Trabajo De Fisiologia
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Trabajo De Fisiologia

on

  • 8,049 views

Fisiología I

Fisiología I

Statistics

Views

Total Views
8,049
Views on SlideShare
7,772
Embed Views
277

Actions

Likes
3
Downloads
103
Comments
0

6 Embeds 277

http://fisiologiarosateruya.blogspot.com 211
http://fisiologiarosateruya.blogspot.mx 25
http://www.fisiologiarosateruya.blogspot.com 22
http://paveca3.blogspot.com 15
http://www.slideshare.net 3
http://fisiologiarosateruya.blogspot.com.ar 1

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Trabajo De Fisiologia Trabajo De Fisiologia Presentation Transcript

    • SENTIDO DEL OIDO, DEL EQUILIBRIO Y LA VISTA Dra. Rosa Teruya Burela
    • El oído y el equilibrio
      • Son sentidos muy diferentes, pero ambos se encuentran en el oído, que es también un órgano muy complejo, sobre todo la parte interna, es decir, lo que llamamos el oído medio e interno.
      • En este último se encuentran los receptores, encerrados en una bolsa de membrana que está rellena de un líquido parecido al suero sanguíneo, y que recibe el nombre de laberinto membranosos.
    • El sonido es un movimiento de las moléculas que forman el aire, como una vibración de partículas. Por esta razón el sonido no se transmite en el espacio que está vacío y por eso, también, los sonidos cambian tanto cuando hablas bajo el agua, porque ahí lo que se mueven son las moléculas de agua.
    • Esa vibración entra por el pabellón auditivo, la oreja, y llega hasta el tímpano que vibra como si fuera un tambor, transmitiendo la vibración hasta los huesecillos que, a su vez, la transmiten hasta el laberinto, estimulando a los receptores. Los huesecillos los más pequeños de nuestro organismo están situados en el llamado OÍDO MEDIO, que se comunica con la faringe a través de un conducto llamado la TROMPA DE EUSTAQUIO, y son tres: el MARTILLO, el YUNQUE y el ESTRIBO.
    • L os oídos, que se encuentran parcialmente alojados en el hueso temporal del cráneo, son los órganos de la audición y el equilibrio. Nos permiten percibir los sonidos y el movimiento gracias a la estimulación de receptores especializados llamados células ciliadas , que reaccionan o responden ante las ondas sonoras transmitidas por el aire y el movimiento de la cabeza. Las fibras nerviosas que provienen de la vía auditiva y las estructuras del equilibrio forman el nervio vestibulococlear , que lleva los impulsos nerviosos al cerebro para su interpretación.
    • Anatómicamente, el oído está dividido en tres partes: el oído externo , recubierto de cilios y glándulas secretoras de cera; el oído medio , por el que pasan mecánicamente las vibraciones; y el interno , cuyas estructuras traducen las vibraciones a mensajes nerviosos Oído externo: está formado por el pabellón de la oreja o aurícula y el conducto auditivo externo.
      • El pabellón de la oreja es la parte visible, un repliegue formado casi completamente por cartílago, cubierto por piel y adherido al cráneo, con forma de embudo, que envía las ondas sonoras hacia el conducto auditivo. Este, de unos 2,5 centímetros de longitud, tiene en su entrada pelos cortos y gruesos; en su interior, glándulas sebáceas –grasa– y ceruminosas –cerumen–, y al final, una tensa membrana llamada tímpano , donde llegan las ondas, haciéndola vibrar.
    •  
    • OÍDO MEDIO : es una cavidad llena de aire en el hueso temporal, que está entre el tímpano y el oído interno. Ligados al tímpano y también entre sí, hay tres huesos diminutos: martillo, yunque y estribo , que transfieren las vibraciones del tímpano al oído interno. En esta parte es importante la trompa de Eustaquio , canal de unos 4 cm. de largo que conecta el oído medio con la nariz y en lo alto de la garganta, a través de la trompa de Eustaquio y cuya función es equilibrar la presión a ambos lados del tímpano, para equilibrar las diferencias de presión entre el oído medio y el exterior. A cada movimiento de deglución, se abre la trompa y deja pasar aire al oído medio. Es por esto, que cuando sentimos los oídos tapados, al tragar se nos destapan.
    •  
    • La TROMPA DE EUSTAQUIO es la responsable de algunos fenómenos curiosos de nuestro oído; por ejemplo, de que oigamos nuestra voz desde dentro, y no por los oídos, cosa que habrás notado cuando escuchas tu voz grabada y no eres capaz de reconocerte porque en ese momento estás escuchando tu voz desde fuera, por los oídos. También produce el efecto de destaponar nuestros oídos cuando se taponan por efecto de la presión, por ejemplo al bucear o al viajar en avión.
      • OÍDO INTERNO: llamado también laberinto , está compuesto por un complejo sistema de canales membranosos con un revestimiento óseo. En esta zona profunda del oído están el centro auditivo , ubicado en el “caracol” , y el control del equilibrio , que depende de las estructuras situadas en el vestíbulo y en los “canales semicirculares” . Está separado del oído medio por la ventana oval. Consiste en una serie de canales membranosos alojados en la parte densa del hueso temporal, se divide en: caracol, vestíbulo y tres canales semicirculares, que se comunican entre si y contienen endolinfa (fluido gelatinosos).
    •  
    •  
    •  
    • Enfermedades del Oído Externo:
      • Ausencia del pabellón auditivo (malformación congénita). Si estas estructuras son anormales es posible realizar una cirugía reconstructora de la cadena de huesillos y restablecer la capacidad auditiva.
      • El otematoma (oído en forma de coliflor) Es el resultado frecuente de daños que sufre el cartílago cuando va acompañado de hemorragias internas y producción excesiva de tejido cicatrizante.
    • Enfermedades del Oído Medio
      • Perforación del tímpano : lesiones producidas por cualquier objeto afilado, por sonarse la nariz con fuerza, al recibir un golpe en el oído o por cambios bruscos en la presión atmosférica.
      • Infección del oído medio: se conoce como otitis media, son todas las infecciones del oído por bacterias, puede ser aguda o crónica. Puede producir sordera, al adherirse tejidos al tímpano que impiden su movimiento. Si se produce dolor, se debe de realizar una intervención quirúrgica para permitir el drenaje del oído medio.
    • Enfermedades del Oído Interno:
      • Las enfermedades del oído interno pueden afectar el equilibrio y producir síntomas de mareos.
      • Vértigo: es consecuencia de lesiones producidas en los canales semicirculares y produce náuseas y pérdida de la capacidad auditiva.
      • Destrucción traumática del órgano de Corti: es responsable de la producción de una sordera total. Se conocen aparatos que ayudan a convertir las ondas sonoras en señales eléctricas, produciendo la estimulación directa del nervio auditivo. Sin embargo los sonidos son poco definidos.
    • Capacidad Auditiva
      • Las ondas sonoras, en realidad son cambios en la presión del aire, y son transmitidas a través del canal auditivo externo hacia el tímpano, en el cual se produce una vibración. Estas vibraciones se comunican al oído medio mediante la cadena de huesillos y, a través de la ventana oval hasta el líquido del oído interno. El rango de audición varía de una persona a otra. El rango máximo de audición en el hombre incluye frecuencias de sonido desde 16 hasta 28.000 ciclos por segundo.
    • El menor cambio de tono que puede ser captado por el oído varía en función del tono y del volumen. La sensibilidad del oído a la intensidad del sonido también varía con la frecuencia. La sensibilidad a los cambios de volumen es mayor entre 1.000 y los 3.000 ciclos, de manera que se pueden detectar cambios de un decibelio. Esta sensibilidad es menor cuando se reducen los niveles de intensidad de sonido.
    •  
    • Equilibrio
      • Los canales semicirculares y el vestíbulo están relacionados con el sentido del equilibrio. En estos canales hay pelos que detectan los cambios de la posición de la cabeza.
      • Los tres canales semicirculares se extienden desde el vestíbulo formando ángulo más o menos rectos entre si, lo cual permite que los órganos sensoriales registren los movimientos que la cabeza realiza.
    • Sobre las células pilosas del vestíbulo se encuentran unos cristales de carbonato de calcio, que cuando la cabeza está inclina cambian de posición y los pelos que están por abajo responden al cambio de presión. Es posible que quienes padezcan de enfermedades del oído interno no pueda mantenerse de pie con los ojos cerrados sin tambalearse o caerse.
    • Además de los cinco sentidos clásicos existe un sexto sentido que es el TEMPORO-ESPACIAL, por el que nos damos cuenta de nuestra posición en el espacio y del discurrir del tiempo. El desarrollo del componente espacial de este sexto sentido es necesario para el mantenimiento del equilibrio y está íntimamente relacionado con él: nos hace percibir nuestro entorno y nuestra orientación espacial, teniendo la sensación de estar estables.
    • Normalmente se habla de sentido del equilibrio, pero no es un término correcto, ya que no tenemos sensación consciente del mismo. Lo que sí que podemos tener, es sensación de lo contrario, es decir, de desequilibrio, cuando el sentido espacial está alterado. Físicamente entendemos por equilibrio el estado en que se encuentra un cuerpo sometido a fuerzas opuestas que se contrarrestan exactamente.
    • Todos los seres vivos se encuentran sometidos a la fuerza constante de la gravedad que los sujeta a la superficie de la tierra. Esta fuerza ha forzado en la escala animal a la creación de un sistema para poder mantener un equilibrio estático y dinámico. Este sistema es tanto más complejo cuanto menor es la base de sustentación de un cuerpo y más elevado está el centro de gravedad con arreglo a esa base.
    • Cumplir esta función no es tarea fácil en el hombre, ya que su base de sustentación es muy pequeña (planta de los píes) y el centro de gravedad de su cuerpo está situado muy alto con relación a la base de sustentación. Por esto el hombre es un animal pésimo para mantener el equilibrio estático y óptimo para el dinámico, ya que si bien la pobre relación base-centro de gravedad facilita la caída, también facilita el movimiento.
    • A esta dificultad que tiene el hombre para mantener el centro de gravedad dentro de su pequeña base de sustentación, pueden añadirse otras fuerzas no gravitatorias que tienden a desequilibrarlo: suelo irregular, obesidad, fuerza externas, etc. Estos fenómenos físicos nos hacen comprender como una de las grandes conquistas filogenéticas del hombre es la verticalización como postura básica y dinámica: puede trasladarse de pie manteniendo la posición de la cabeza y la mirada, y le permite disponer libremente de sus extremidades anteriores.
    • El sentido del equilibrio, o sea, aquellas sensaciones que nos informan en todo momento de la posición de nuestra cabeza con respecto al espacio tridimensional en que nos movemos, reside en el oído interno. El equilibrio dinámico, el que mantiene nuestro cuerpo en los movimientos de giro y aceleración, es posible gracias a los canales semicirculares del aparato vestibular: el canal superior, el canal posterior y el canal externo.
    •  
    • En la ampolla o extremo de cada canal se encuentra la cresta, provista de finos cilios inervados por un nervio craneal. El movimiento del liquido que contienen los canales, la endolinfa, empuja los cilios, cuya torsión representa el estímulo eficaz para la creación del impulso nervioso.
    • El equilibrio estático, el que mantiene el cuerpo cuando permanece quieto o se desplaza de forma rectilínea, se controla desde el utrículo, una cámara del aparato vestibular. En su interior se localiza la mácula, un conjunto de células ciliadas, y pequeñas masas óseas o calcáreas llamadas otolitos.
    •  
    • Cuando se altera la posición del cuerpo respecto al campo gravitatorio, los otolitos tuercen los cilios de las células de la mácula, que inician la descarga de impulsos en las neuronas vestibulares. Una prueba simple para comprobar el correcto funcionamiento del mecanismo del equilibrio consiste en permanecer de pie, con los ojos cerrados y los pies juntos. Si existe alguna deficiencia en los utrículos, el individuo empieza a oscilar de un lado a otro y quizá acabe por caer
    •  
    • El EQUILIBRIO es una actividad refleja mediante la cual podemos mantener una correcta postura corporal con respecto a la gravedad y al medio inercial, sin caernos, en cada momento de la vida, tanto en reposo como en movimiento (estático o dinámico), lo que significa que cuando se percibe el entorno, se tiene la impresión de que es estable. Esta capacidad la va adquiriendo el ser humano de forma natural mediante un aprendizaje. A través de este proceso se adquieren multitud de patrones, modelos y mecanismos para reajustar reflejamente y con precisión la actividad muscular en cada momento, de forma que el cuerpo esté equilibrado.
    • La función equilibrio puede ser subdividida en dos subfunciones: El control postural: mantiene una posición espacial del cuerpo y sus segmentos correcta y acorde con el entorno, en reposo y movimiento. El control de la actividad oculomotriz: garantiza la orientación espacial visual, manteniendo la fijación ocular sobre un objetivo o campo visual cuando se mueve el cuerpo o la cabeza.
    • En la función equilibrio colabora todo el sistema nervioso mediante complejos mecanismos en los que intervienen múltiples componentes que funcionalmente podemos agruparlos en tres partes: Una parte SENSORIAL, o informadora, que capta toda la información corporal periférica e interna que hace referencia con el equilibrio. No está compuesta por un receptor determinado como ocurre en los demás sentidos clásicos, sino por tres: vestibular, vista y sensibilidad.
    •   Otra COORDINADORA-RECTORA-INTEGRADORA, que recibe toda la información que le proporciona la parte sensorial, la analiza e integra. Está formada por los centros del SNC con función equilibratoria: N.raquídeos, tronco encefálico, cerebelo, sustancia reticular y córtex, que emiten respuestas reflejas a los músculos posturales para el mantenimiento del equilibrio, a tenor de las sensaciones recibidas. Una tercera TERMINAL, o MOTORA, compuesta por el sistema musculo-esquelético, que materializa las respuestas posturales trasmitidas por impulsos nerviosos básicamente de tipo reflejo.
    •  
    • ORGANOS Y CENTROS NEURALES DEL SISTEMA DEL EQUILIBRIO.- Estos son los órganos y centros neurales que relacionados entre si, conforman la unidad funcional del sistema:   ▪          Sistema Nervioso Central.   ▪          Troncoencéfalo - cerebelo.   ▪          Sistema vestibular.   ▪          Sistema visual.   ▪          Sistema propioceptivo, cinestésico y táctil.   ▪          Vías neurales de interconexión.   ▪          Sistema musculoesquelético.  
    • Todos estos elementos anatómicos funcionan como un todo armónico mediante una intrincada red de circuitos funcionales, que de forma refleja e inconsciente, realiza la función de sentirnos orientados temporoespacialmente y de mantener en equilibrio nuestro cuerpo, tanto estáticamente como en movimiento. Estos circuitos se comportan funcionalmente como circuitos biocibernéticos retroactivos de autocontrol.   Estos sistemas de autocontrol rigen el mantenimiento de una determinada actitud del cuerpo, estática y dinámicamente, corrigen errores involuntarios, coordinan las distintas reacciones de reajuste del equilibrio y al mismo tiempo informan a nuestra inteligencia a cerca de la relación que los distintos segmentos corporales guardan entre sí y de nuestra orientación en el espacio.  
    • La fisiología del equilibrio se materializa finalmente en el mantenimiento y regulación del tono muscular básico que es en definitiva el que mantiene el cuerpo en equilibrio en condiciones de reposo. En condiciones de movimiento o ante la aparición de fuerzas desequilibratorias, aparecen reflejos modificadores del tono básico y acciones motrices voluntarias. También otros sentidos, como oído y olfato, aunque de forma indirecta, ayudan a la formación de la conciencia témporo-espacial, captando información exterior y enviándola a los centros superiores para su codificación.  
      • El correcto funcionamiento de este sistema precisa además de la ayuda de una serie de procesos metabólicos, hormonales e inmunológicos: consumo de energía, conversión de energía mecánica en nerviosa, mantenimiento de gradientes iónicos, etc. procesos que son mediados por factores bioquímicos.
      • Esto a su vez, supone que estén implicados en el correcto funcionamiento del equilibrio órganos como el riñón, el hígado, el tiroides, las glándulas adrenogenitales, la pituitaria y el hipotálamo.
    • El sentido del equilibrio se debe a la existencia de otros receptores diferentes en el laberinto. Unos son los encargados de detectar nuestra posición en el espacio cuando estamos quietos, es decir, si estamos de pie, sentados o agachados, rectos o inclinados, boca arriba o boca abajo, pero quietos; es lo que llamamos el EQUILIBRIO ESTÁTICO. Otros receptores del equilibrio nos permiten desplazarnos por el espacio sin caernos, andar o bailar, montar en bicicleta, correr o nadar. Forman el EQUILIBRIO DINÁMICO, que se encuentra en los canales semicirculares del laberinto. Estos receptores son los responsables de que nos mareemos cuando damos vueltas muy deprisa.
    • FIN
    • SENTIDO DE LA VISIÓN
      • El sentido de la vista es el que permite al hombre y a los animales, conocer el medio que lo rodea, relacionarse con sus semejantes, y se debe contar con los elementos adecuados para captar e interpretar señales provenientes de aquellos. Las imágenes visuales le proporcionan a través del ojo, información sobre el color, la forma, la distancia, posición y movimiento de los objetos.
    • SENTIDO DE LA VISIÓN
      • El ojo es el órgano de la visión en los seres humanos y en los animales. Los ojos de las diferentes especies varían desde las estructuras más simples, capaces de diferenciar sólo entre la luz y la oscuridad, hasta los órganos complejos que presentan los seres humanos y otros mamíferos, que pueden distinguir variaciones muy pequeñas de forma, color, luminosidad y distancia.
      • En realidad, el órgano que efectúa el proceso de la visión es el cerebro; la función del ojo es traducir las vibraciones electromagnéticas de la luz en un determinado tipo de impulsos nerviosos que se transmiten al cerebro.
    • El sentido de la vista se sitúa en los ojos. En los animales superiores esta, ubicado en el interior de los huesos de la cara, en las cavidades orbitarias que presenta la parte anterior de la cabeza. Está constituido por el globo ocular y otros órganos anexos. Básicamente es una cámara cerrada con la parte anterior transparente para permitir la entrada de la luz, y una zona interna sensible donde convergen los rayos luminosos para formar la imagen.
    • GLOBO OCULAR
      • Vulgarmente llamado ojo, es un órgano par, simétrico y muy simple, especializado para percibir la luz. Anatómicamente está formado por tres túnicas o capas concéntricas, y por un sistema de medios transparentes y refringentes que se alojan en su interior.
    • TÚNICAS DEL OJO
      • Las tres capas son, de afuera hacia adentro:
      • Túnica fibrosa o esclerótica
      • Túnica vascular o coroides
      • Túnica nerviosa o retina.
    • Medios transparentes
      • Estos medios refringentes constituyen el
      • sistema dióptrico del ojo, y están formados
      • por:
      • el cristalino
      • el humor acuoso
      • el humor vítreo
      • la córnea.
    • El globo ocular está compuesto por tres membranas concéntricas cuya parte más externa es la ESCLERÓTICA o blanco del ojo, consistente en un tejido opaco, fibroso y duro, salvo en su zona anterior que es transparente y convexa formando la córnea, y su zona posterior que está perforada para dar salida al nervio óptico.
    • La parte intermedia del globo ocular, desde la esclerótica hasta la retina, es un tapizado muy vascularizada llamado COROIDES, que finaliza por delante mediante un anillo multiciliar blanquecino ( anillo circular ) en la unión entre la esclerótica y la córnea. La CÓRNEA es una membrana resistente compuesta por cinco capas a través de la cual la luz penetra en el interior del ojo.
    • Tras la córnea se sitúa una cámara acuosa transparente ( humor acuoso ), en medio de la cual se halla el IRIS; éste es un diafragma musculoso, contráctil y opaco, en cuyo centro está la pupila o niña , la cual regula la cantidad de luz que penetra en el ojo variando su diámetro, función que es llevada a cabo mediante la contracción o dilatación de sus músculos circulares y radiales. El IRIS, es una estructura pigmentada suspendida entre la córnea y el cristalino y tiene una abertura circular en el centro, la pupila; el tamaño de la pupila depende de una músculo que rodea sus bordes, aumentando o disminuyendo la cantidad de luz que entra en el ojo.
    •  
    • D etrás del iris está el CRISTALINO, un cuerpo lenticular, transparente y biconvexo cuya misión es hacer converger los rayos luminosos de manera que formen imágenes en la retina; la pérdida de transparencia del cristalino da lugar a una enfermedad conocida vulgarmente como cataratas . E l NERVIO ÓPTICO entre en el globo ocular por debajo y algo inclinado hacia el lado interno de la fóvea central, originando en la retina la pequeña mancha llamada disco óptico, esta estructura es el punto ciego del ojo, ya que carece de células sensibles a la luz.
    • La capa más interna del globo ocular es la retina , constituida por diez capas superpuestas que acoge variados elementos nerviosos y de sostén; sus células (conos, bastoncillos, neuronas bipolares y multipolares) se prolongan y agrupan para constituir el nervio óptico, el cual parte de un punto llamado ciego , debido a que en él no se produce ninguna visión. La retina se sitúa detrás de la pupila. La retina tiene una pequeña mancha de color amarillo que se denomina mácula lútea, es su centro se encuentra la fóvea central, que es la zona del ojo con mayor agudeza visual.
    • La retina es una capa compleja compuesta sobre todo por células nerviosas. Las células receptoras sensibles a la luz se encuentran en la superficie exterior, tienen forma de conos y bastones y están ordenados como los fósforos de una caja. Las células de la retina contienen una materia pigmentaria altamente sensible a las impresiones luminosas que recibe, y que producen la sensación visual; la zona de mayor agudeza visual es la posterior, llamada fóvea , mácula o mancha amarilla .
    • Los conos de la retina se relacionan con esa agudeza visual, mientras que los bastoncillos tienen que ver con las condiciones de escasa iluminación. Todo el resto del globo ocular está ocupado por el llamado humor o cuerpo vítreo . ORGANOS ANEXOS Los órganos anexos del globo ocular están constituidos por las glándulas lacrimales, órbitas, cejas, párpados, pestañas y seis músculos.
    •  
    • Glándulas lacrimales, se sitúan en la parte más externa de la cavidad orbitaria, en su región antero-superior. Existen dos por cada ojo: una principal o superior y otra accesoria o inferior, cada una de ellas comunicada con el ángulo más externo del ojo y las fosas nasales mediante un conducto lacrimal.
    •  
    • Estas glándulas son las encargadas de segregar las lágrimas, un líquido ligeramente alcalino, lubricante y limpiador de la superficie ocular. PÁRPADOS , superior e inferior, son repliegues cutáneos movibles, unas láminas fibrosas tapizadas exteriormente por la piel, e interiormente por mucosa y la conjuntiva, una membrana transparente que recubre también la córnea.
    • Los párpados poseen unas glándulas que segregan grasa llamadas de Meibomio , en referencia al médico anatomista alemán Heinrich Meibom (1638-1700) que las descubrió y estudió. En el borde de los párpados se encuentran las PESTAÑAS , unos pelillos tamizadores de la luz, que limpian el ojo y las ya citadas glándulas de Meibomio.
      • También se encuentran los seis músculos motores del ojo, los cuales permiten su movimiento y sujeción: los cuatro rectos (interno, externo, superior e inferior), y dos oblicuos (pequeño y grande). Los músculos del ojo se controlan por pares de nervios craneales ( motor ocular común , patético y motor ocular externo ).
    • M ECANISMOS DE LA VISION La visión es un proceso fisiológico, resultado de varios fenómenos sucesivos, que nos permite revelar la presencia de los cuerpos, con identificación de su forma, color y dimensiones. En ese proceso intervienen el ojo y la zona de la corteza cerebral encargada de interpretar las sensaciones luminosas que se proyectan sobre la retina de aquél. La visión es pues una actividad que implica la necesidad de luz; sin ella no existe visión. El mecanismo de la visión se produce de forma similar al utilizado para obtener la imagen en una cámara fotográfica.
    • Lente convexa.- producen convergencia de los rayos luminosos Lente cóncava.- producen divergencia de los rayos luminosos.
    • Así como en la cámara existe una película sensible a la luz que se sitúa detrás del objetivo, en donde se materializa la impresión de la imagen captada, en el ojo esa función la realiza la retina, donde las células receptoras son estimuladas para después conducir los impulsos nerviosos que generan hacia el cerebro. En la cámara se regula la cantidad de luz que penetra en el interior mediante un diafragma mecánico; de manera homóloga el ojo utiliza el iris como diafragma, contrayendo o relajando los músculos que lo gobiernan.
    •  
    •  
    • En ambos ejemplos, tanto la imagen formada en la retina como en la película se proyecta invertida, es decir, si visualizamos un árbol éste se proyecta con la copa hacia abajo y la base hacia arriba, sin embargo, en el ojo humano esa característica es interpretada correctamente tras ser enviada por el nervio óptico hasta el lóbulo de la corteza cerebral correspondiente. Por su parte, la mayoría de cámaras permiten ajustar el enfoque del objeto que se desea impresionar; en el ojo esa función la llevan a cabo los músculos ciliares del cristalino, que acomodan el ojo para enfocar los objetos según la distancia a que se encuentren.
    •  
      • Los receptores de la vista se estimulan por la luz. Estos receptores se encuentran en un órgano muy complejo que es el ojo, constituido por el globo ocular, al que además acompañan una serie de músculos, que le dan gran movilidad, y glándulas que le lubrican y le protegen.
      • La luz entra al interior del globo ocular atravesando la córnea, y el cristalino enfoca la imagen sobre la retina, que es el lugar donde se encuentran las células receptoras. Estas células son de dos tipos:
    •  
      • CONOS: se estimulan por las diferentes longitudes de onda, es decir, por los colores, y constituyen lo que llamamos la "visión diurna". ¿Has observado que los colores sólo los distinguimos de día?; durante la noche vemos en blanco y negro.
      • BASTONES: se estimulan por las distintas intensidades de luz, es decir, los brillos, y constituyen la "visión nocturna", la que nos permite ver algo por la noche.
    • FORMACION DE IMAGEN
      • La imagen que se forma en la retina es idéntica a la que se forma sobre la película del interior de una cámara fotográfica; es más pequeña que el objeto real y está al revés.
      • La mayor o menor nitidez con que veamos un objeto depende de cómo enfoque nuestro cristalino la imagen sobre la retina, abombándose más o menos, tal y como puedes ver en la siguiente animación:
    • El enfoque del ojo se lleva a cabo debido a que la lente del cristalino se aplana o redondea; este proceso se llama acomodación. En un ojo normal no es necesaria la acomodación para ver los objetos distantes, pues se enfocan en la retina cuando la lente está aplanada gracias al ligamento suspensorio. Para ver objetos más cercanos, el músculo ciliar se contrae y por relajación del ligamento suspensorio, la lente se redondea de forma progresiva.
    • El mecanismo de la visión nocturna implica la sensibilización de las células en forma de bastones gracias a un pigmento, la púrpura visual, sintetizada en su interior; para la producción de este pigmento es necesaria la vitamina A, y su deficiencia conduce a la ceguera nocturna. Cuando la luz intensa alcanza la retina, los gránulos de pigmento marrón emigran a los espacios que rodean a estas células, revistiéndolas y ocultándolas. De este modo los ojos se adaptan a la luz. Los movimientos del globo ocular hacia la derecha, izquierda, arriba o abajo se llevan a cabo por los seis músculos oculares que son muy precisos. Se estima que los ojos pueden moverse para enfocar como mínimo cien mil puntos distintos del campo visual.
    •  
    •  
    •  
    • ENFERMEDADES DE LOS OJOS MIOPÍA: es la incapacidad de enfocar objetos lejanos porque el cristalino está demasiado abombado y no se puede estirar para enfocar. HIPERMETROPÍA: incapacidad de enfocar objetos próximos porque, al revés que en la miopía, el cristalino está demasiado estirado y no se puede abombar. PRESBICIA, o vista cansada: pérdida de agudeza visual. Impide ver objetos cercanos porque el cristalino se endurece y tampoco se puede estirar. ASTIGMATISMO: se ven deformadas las líneas verticales porque el cristalino se abomba de forma desigual por su superficie. deformación de la córnea o alteración de la curvatura de la lente ocular. Provoca una visión distorsionada debido a la imposibilidad de que converjan los rayos luminosos en un solo punto de la retina.
    • CATARATAS: el cristalino se hace opaco y no deja pasar la luz DALTONISMO: es la ceguera para los colores; se confunden ciertos colores como el verde y el rojo. Es la única enfermedad que no tiene que ver con el cristalino, sino con los conos. CEGUERA: puede ser causada por la presión del nervio óptico. También por la separación de la retina desde el interior del globo ocular. CONJUNTITIS: produce enrojecimiento, inflamación, molestias y constante lagrimeo. Durante el sueño, se produce una reacción defensiva produciéndose luego la secreción de pus que al secarse, hace que las pestañas se peguen entre sí. La prevención de ésta enfermedad se logra mediante la práctica de medidas higiénicas como lavarse regularmente bien los ojos, usar toallas limpias, no frotar los ojos con las manos sucias, aplicar sólo los medicamentos (colirios o cremas) recetados por el médico.
    • FIN
    • Cristalino.- Es una lente biconvexa elástica, incolora y trasparente, que se ubica inmediatamente por detrás del iris, y que está sujeta por el ligamento suspensor del cristalino o zónula de Zinn , que lo fija a la túnica vascular. El cristalino divide el globo ocular en dos compartimientos, uno anterior que contiene el humor acuoso, y otro posterior, que contine el humor vítreo. Se encarga de enfocar la luz para que sobre la retina se vea una imagen nítida (clara). Si bien tiende a adoptar una forma redondeada, debido a la presencia de músculos presenta una curvatura que varía según la distancia a la que se hallan los objetos que se miran. Humor Acuoso.- Es un líquido incoloro y transparente, formado en su mayor parte por agua (98%). Se aloja en el compartimiento anterior del globo ocular. Este líquido provoca la refracción de los rayos luminosos que lo atraviesan .
    • HUMOR VITREO.- También llamado cuerpo vítreo , es una masa transparente y gelatinosa que llena la cavidad comprendida entre el cristalino y la retina (compartimiento posterior). El humor vítreo está envuelto en una membrana, la membrana hialoidea y atravesado en sentido antero-posterior por el conducto hialoideo o de Cloquet , por el que pasa una arteria durante elestado ambrionario. CÓRNEA.-Es la parte anterior de la esclerótica, que se hace transparente para dejar pasar los rayos luminosos. Es una membrana transparente, de unos 0,5 mm de espesor.