• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
El Sentido Del Olfato
 

El Sentido Del Olfato

on

  • 135,475 views

Fisiología I

Fisiología I

Statistics

Views

Total Views
135,475
Views on SlideShare
134,895
Embed Views
580

Actions

Likes
5
Downloads
776
Comments
9

11 Embeds 580

http://fisiologiarosateruya.blogspot.com 495
http://www.fisiologiarosateruya.blogspot.com 38
http://www.slideshare.net 14
http://elva-elsistemadigestivo-elva.blogspot.com 12
http://elblogdepaulamar.blogspot.com 7
http://elblogdepaulamar.blogspot.com.es 5
http://fisiologiarosateruya.blogspot.de 3
http://fisiologiarosateruya.blogspot.com.ar 2
http://elblogdepaulamar.blogspot.mx 2
http://fisiologiarosateruya.blogspot.mx 1
http://www.fisiologiarosateruya.blogspot.mx 1
More...

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel

19 of 9 previous next Post a comment

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    El Sentido Del Olfato El Sentido Del Olfato Presentation Transcript

    • ESTESIOLOGÍA DRA. ROSA M. TERUYA BURELA.
    • INTRODUCCIÓN
      • Se entiende por "sentidos" las funciones mediante las cuales el hombre y los animales reciben las impresiones de los objetos y seres del exterior por intermedio de los órganos de relación.
      • Para recibir estímulos externos, el sistema nervioso cuenta con receptores sensoriales denominados exteroceptores. Las sensaciones que producen se denominan exteroceptivas. Se entiende por sensación, a la imagen o representación cociente de estimulo.
      • Los receptores están localizados en los órganos de los sentidos: en la piel para la sensibilidad táctil y termoalgesia, en la boca para el gusto, en las fosas nasales, para el olfato, en los ojos para la visión y en los oídos para la audición.
    • El impulso nervioso producido por un estimulo, es conducido al cerebro por el sistema nervioso parasimpático, que es el encargado de establecer la relación del individuo con el medio donde es elaborado en los centros y transformado en sensación táctil, térmica, dolorosa, gustativa, olfativa, visual y auditiva. Las funciones sensoriales se realizan en tres etapas: Recepción Transmisión Percepción
    • Los estímulos necesitan una determinada intensidad para ser captados por los receptores, esta intensidad mínima se llama umbral de excitación. Además para que actúen con eficacia deben ser específicos por ejemplo: el ojo es estimulado por la luz y el oído por el sonido. De acuerdo con la naturaleza del estimulo, los receptores pueden ser químicos (quimioreceptores), mecánicos (mecareceptores) o luminosos (fotoreceptores). Los quimioreceptores son los que captan estímulos como las sustancias alimenticias y los olores. Los mecareceptores son los que captan estímulos mecánicos como roces, presión, dolor, temperatura y sonido. Los fotoreceptores son sensibles a la luz y se localiza a los ojos.
    • SENTIDO DEL OLFATO Probablemente, el olfato es más antiguo y el menos comprendido de nuestros seis sentidos. A través de la evolución se ha mantenido conectado con las partes del cerebro que se convirtieron en el archivo de la clasificación de nuestras respuestas emocionales, ligando íntimamente los olores de las cosas con nuestras emociones. Es importante porque a través de el, los animales encuentran su alimento a distinguir las sustancias comestibles de las que no son, encontrar pareja, detectar al depredador, ubicar su habitat, etc.
    • Nuestro sentido del olfato juega también un gran papel en la atracción sexual, aunque su importancia ha disminuido considerablemente durante el desarrollo evolutivo del hombre.
      • Sus funciones más importantes son las de sistema de alarma ponernos en guardia frente al peligro y de recolector de información nos proporciona valiosos datos sobre el mundo exterior. No siempre nos percatamos el estrecho vinculo existente entre el sentido del gusto y el olfato. Solo cuando nos resfriamos, nos damos cuenta de que no solamente no podemos oler las cosas sino que también el gusto de los alimentos se ha desvanecido.
    •  
    • RECEPTORES OLFATORIOS
      • El sistema olfatorio
      • Los olores son detectados por la nariz por células receptoras especializadas en el epitelio olfatorio. Estas se llaman neuronas receptoras olfatorias. En el techo de la nariz hay una región llamada la mucosa nasal. Esta región contiene el epitelio sensorial, el epitelio olfatorio, cubierto por moco. El área de este epitelio es de 5 cm2 en los humanos y de 25cm2 en gatos.
      • El epitelio olfatorio contiene, además de células sensoriales, las glándulas de Bowman que producen una secreción que cubre la superficie de los receptores. Esta es una secreción acuosa que contiene mucopolisacáridos, inmunoglobulinas, proteínas (como la lisozima) y varias enzimas (como peptidasas).
      • También en la mucosa nasal se encuentra un tipo pigmentado de célula epitelial: la profundidad del color guarda relación con la sensibilidad olfatoria, siendo amarilla en los humanos y marrón en los perros. El pigmento juega un papel en la olfacción, quizá absorbiendo algún tipo de radiación, como la infraroja. Finalmente, el epitelio olfatorio contiene las células receptoras, unas 10 millones en los humanos. Ellas poseen un agrandamiento terminal que se proyecta hacia la superficie epitelial, desde donde se extienden de 8 a 20 cilias. Estas cilias contienen receptores olfatorios. 
      • El olfato es un sentido químico, actuando como estimulo las partículas aromáticas u odoríferas desprendida de los cuerpos volátiles.
      • Por el aire que respiramos llegan a la región olfatoria de la pituitaria excitando a las células olfatorias. Pero para que puedan ser captadas tienen que estar previamente disueltas, misión que cumple el mucus que humedece esta membrana, y que es segregado por las glándulas que poseen.
    • La neurona receptora olfatoria Las células olfatorias son neuronas bipolares que se encuentran en el epitelio nasal. Tienen la característica particular de que pueden regenerarse. Poseen cilias que se proyectan hacia el moco y en el otros extremo un axón que se proyecta hacia el bulbo olfatorio. Se forman grupos de 10 a 100 axones que penetran la placa cribiforme etmoidal y terminan en el bulbo olfatorio.  
    • Las fibras nerviosas olfativas canalizan estas señales atraves del hueso etmoidal hacia los dos bulbos olfativos del cerebro, donde se reúne y procesa la información para luego traspasarla por una compleja red de terminaciones nerviosas hacia la corteza cerebral. Aquí se identifica el mensaje y el olor se transforma en un hecho consciente. Sin embargo, se desconoce aún el mecanismo molecular preciso del sentido del olfato y la manera en que las células receptoras pueden receptar miles de olores diferentes y distinguir escasa variación entre ellos. No existe una verdadera clasificación de olores porque seria muy difícil reunirlos en grupos fundamentales, ya que la unión de dos o más olores da por resultado un olor diferente.
    • Circuitos olfatorios centrales
      • Las neuronas del tracto olfatorio lateral se proyectan hacia la amígdala, núcleo septal, corteza pre-piriforme, corteza entorhinal, hipocampo y subiculum. Muchas de estas estructuras forman el sistema límbico, una región cerebral involucrada con la motivación, las emociones y ciertos tipos de memoria. El núcleo septal y la amígdala contienen regiones conocidas como “centros del placer”. El hipocampo está involucrado en la memoria de motivación ( la asociación de ciertos estímulos con la comida). También existen proyecciones hacia el tálamo y de ahí a la corteza frontal para el reconocimiento.  
      • Las alucinaciones olfatorias que se asocian con sensaciones de deja vu ocurren durante una forma de epilepsia del lóbulo temporal y a veces existe una intensificación generalizada del olor.  
    • Las células mitrales son las neuronas principales en el bulbo olfatorio. Existen cerca de 45000 células mitrales en cada bulbo en la rata y cerca de 50000 en el humano adulto. Tienen una dendrita apical primaria que se extiende formando un glomérulo que recibe la información de las neuronas receptoras olfatorias. Sus axones se juntan para formar el tracto olfatorio lateral. Las células periglo-merulares están involucradas en la inhibición
      •     
      • El tracto olfatorio lateral termina en las áreas piriforme y prepiriforme desde donde las proyecciones primarias van al tálamo. Los axones se proyectan desde el tálamo a la neocorteza (orbito-frontal). Además, los primates tienen un circuito que incluye el pasaje por el sistema límbico, hacia el hipotálamo, que está involucrado en el estado de ánimo (y la memoria) y la regulación neuroendócrina. Este circuito es el responsable del llamado “componente afectivo”del olfato .  
    • FIN
    • SENTIDO DEL TACTO
    • E ste sentido es fundamental, ya que los demás se consideran especializaciones del tacto. Así, para percibir los sabores es necesario que el alimento se ponga en contacto con la lengua. Lo mismo pasa con los olores, que deben tocar la pituitaria; vemos un cuerpo cuando la luz que este emite o refleja toca la retina. Los sonidos deben chocar contra el tímpano para que se inicie la vibración que nos generará la audición. Si te preguntan cuál es el órgano más grande del cuerpo, lo más probable es que respondas que el corazón o tal vez los pulmones. Sin embargo, la respuesta correcta es: la piel , que además es el órgano de mayor sensibilidad táctil.
    •  
    • A través de la piel percibimos todo tipo de sensaciones, cada una de las cuales tiene receptores específicos: la sensación táctil –contacto–, la presión, el frío, el calor y el dolor. Se estima que en la piel humana existen alrededor de cuatro millones de receptores para la sensación de dolor, 500 mil para la presión, 150 mil para el frío y 16 mil para el calor. Los receptores del tacto en la en la piel retransmiten sus mensajes a la corteza cerebral a través De dos vías específicas en la medula espinal: una para las sensaciones bien localizadas del tacto y la otra para el tacto más difuso
    •  
    •  
    • Los corpúsculos de la piel La mayoría de las sensaciones son percibidas por medio de los corpúsculos , que son receptores que están encerrados en cápsulas de tejido conjuntivo y distribuidos entre las distintas capas de la piel epidermis, dermis e hipodermis , desde la superficie hacia abajo. Las distintas impresiones del tacto son transmitidas por los diferentes receptores a la corteza cerebral, específicamente a la zona ubicada detrás de la cisura de Rolando.
    •  
    • Los receptores encargados del tacto o de la sensación de contacto son los corpúsculos de Meissner , que nos permiten darnos cuenta de la forma y tamaño de los objetos y discriminar entre lo suave y lo áspero. se encuentran en las papilas dérmicas, abundantes en el extremo de los dedos, los labios, la lengua, etc. Se ubican en la zona superficial de la piel. Están especializadas en el tacto fino. Los corpúsculos de Pacini son los que determinan el grado de presión que sentimos; nos permiten darnos cuenta de la consistencia y peso de los objetos y saber si son duros o blandos. En algunos casos, el peso se mide de acuerdo al esfuerzo que nos causa levantar un objeto. Por eso se dice que el peso se siente por el “sentido muscular”.
    • E stán ubicados en la zona profunda de la piel, sobre todo en los dedos de las manos y de los pies, pero son poco abundantes, se tratan de dendritas encapsuladas en clavas (células de la neuroglia) rodeada de tejido conectivo fibroso. Detecta presiones y deformaciones de la piel, y sus estímulos duran poco. Los corpúsculos de Ruffini perciben los cambios de temperatura con relacionados al calor nuestra temperatura normal que oscila entre los 36 y los 37 grados. Especialmente sensible a estas variaciones en la superficie o cara dorsal de las manos , poco numerosos, alargados y más profundos que los de Krause, sensibles al calor
    •  
    • En tanto, los corpúsculos de Krause son los encargados de registrar la sensación de frío , que se produce cuando entramos en contacto con un cuerpo o un espacio que está a menor temperatura que nuestro cuerpo , presentes en la superficie de la dermis y sensibles al frío, se ubican en especial en la lengua y los órganos sexuales. Son dendritas ramificadas y encapsuladas. Terminaciones nerviosas libres, están en casi todo el cuerpo, sólo son dendritas que se ramifican entre las células epiteliales. Se especializan en percibir dolor Terminaciones nerviosas de los pelos, s ensibles al contacto, como pueden ser los bigotes de un gato (en realidad sucede con la mayoría de los pelos)
    • Poco numerosos, alargados y más pro­fundos que los de Krause, sensibles al calor Corpúsculos de Rufini Presentes en la superficie de la der­mis y sensibles al frío, se ubican en especial en la lengua y los órganos sexuales. Son dendritas ramificadas y encapsuladas. Corpúsculos de Krause, Se encuentran en las papilas dérmicas, abundantes en el extremo de los dedos, los labios, la lengua, etc. Se ubican en la zona superficial de la piel. Están especializadas en el tacto fino. Corpúsculos de Meissner Sensibles al contacto, como pueden ser los bigotes de un gato (en realidad sucede con la mayoría de los pelos) Terminaciones nerviosas de los pelos Están en casi todo el cuerpo, sólo son dendritas que se ramifican entre las células epiteliales. Se especializan en percibir dolor Terminaciones nerviosas libres Están ubicados en la zona profunda de la piel, sobre todo en los dedos de las manos y de los pies, pero son poco abundantes Se tratan de dendritas encapsuladas en clavas (células de la neuroglia) ro­deada de tejido conectivo fibroso. Detecta presiones y deformaciones de la piel, y sus estímulos duran poco Corpúsculos de Pacini
    • FIN