Globalización y narrativa mexicana

  • 73 views
Uploaded on

Desde lo general a lo particular, esta investigación recorre el concepto de cultura global, se detiene en la literatura, Latinoamérica para llegar a tres líneas estéticas de autores mexicanos que de …

Desde lo general a lo particular, esta investigación recorre el concepto de cultura global, se detiene en la literatura, Latinoamérica para llegar a tres líneas estéticas de autores mexicanos que de maneras distintas se inscriben en la literatura global

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
73
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. LA NOVELA MEXICANA EN LA ERA DE LA GLOBALIZACIÓN Disertación presentada por Rocío Martínez Velázquez para el título de Doctor en Filosofía
  • 2. La modernidad es una palabra en busca de su significado: ¿es una idea, un espejismo o un momento de la historia? ¿Somos hijos de la modernidad o ella es nuestra creación? Nadie lo sabe a ciencia cierta. Poco importa: la seguimos, la perseguimos. • OCTAVIO PAZ
  • 3. Globalización Consecuentemente, la expresión “mundo globalizado” vale exclusivamente para la instalación dinámica que sirve como envoltura de “mundo de vida” a la fracción de la humanidad de los poseedores de capacidad adquisitiva. En su interior siempre se alcanzan nuevas alturas de imposibilidad estabilizada, como si el juego de beneficios de las minorías intensamente consumidoras contra la entropía pudiera seguir de forma indefinida. PETER SLOTERDIJK
  • 4. Globalización Económica Inmigración Industria cultural Ciudades globales Nuevas tecnologías
  • 5. Territorio / desterritorialización La globalización económica y las nuevas tecnologías de la información no sólo han reconfigurado la centralidad y sus correlatos espaciales, sino que también crearon nuevos espacios para la centralidad. Estamos viendo la formación de un “centro” transterritorial constituido por vía de la telemática e intensas transacciones económicas. La más poderosa de estas nuevas geografías de la centralidad en el nivel interurbano vincula los mayores centros internacionales financieros y de negocios: Nueva York, Londres, Tokio, París, Frankfurt, Zurich, Amsterdam, Los Ángeles, Sidney y Hong Kong, entre otros. Pero esta geografía ahora incluye ciudades como San Pablo y México D. F. La intensidad de las transacciones entre estas ciudades, particularmente a través de los mercados financieros, el comercio en servicios y la inversión, se ha incrementado notoriamente, y así lo han hecho los órdenes de magnitud involucrados. SASSIA SASKEN
  • 6. Homogeneidad / Heterogeneidad Más allá de las narrativas fáciles de homogeneización absoluta y la resistencia de lo local, la globalización nos confronta con la posibilidad de aprehender fragmentos, nunca la totalidad, de otras culturas, y reelaborar lo que veníamos imaginando como propio en interacciones y acuerdos con otros, nunca con todos. De este modo, la oposición ya no es entre global y local, entendiendo global como subordinación a un solo estereotipo cultural, o local como simple diferencia. La diferencia no se manifiesta como compartimentación de culturas separadas, sino como interlocución con aquellos con los que estamos en conflicto o buscamos alianzas. NÉSTOR GARCÍA CANCLINI
  • 7. La era del hiperconsumo La lógica del hiperconsumo es dominante, de eso no hay duda, pero no es omnipotente. Salta a la vista que este proceso no llega a sus últimas consecuencias: crear, mejorar, progresar, nada de esto ha desaparecido. GILLES LIPOVETSKY
  • 8. Bestsellerización Si no es un libro cuyas instrucciones de uso se hallan en lugares que NO son únicamente los libros. No resulta fácil decir de qué lugares se trata, pero la lengua del mundo, hoy en día, sin duda alguna se gesta en la televisión, en el cine, en la publicidad, en la música ligera, tal vez en el periodismo. Es una especie de lengua del Imperio, una especie de latín hablado en todo Occidente. Está formada por un léxico, por una determinada idea de ritmo, por una colección de secuencias emotivas estándar, por algunos tabúes, por una idea concreta de velocidad, por una geografía de caracteres. Los bárbaros van hacia los libros, y van de buena gana, pero para ellos tienen valor únicamente los escritos en esa lengua: porque de esta forma no son libros, sino segmentos de una secuencia más amplia, escrita en los caracteres del Imperio, que a lo mejor se ha generado en el cine, ha pasado por una cancioncita, ha desembarcado en televisión y se ha difundido en Internet. El libro en sí mismo, no es un valor: el valor es la secuencia. ALESSANDRO BARICCO
  • 9. La República mundial de las letras El espacio literario no es una estructura inamovible, fijada de una vez por todas en sus jerarquías y sus relaciones unívocas de dominación. Aun si el reparto desigual de los recursos literarios provoca formas de dominación duraderas, dicho espacio es el campo de luchas incesantes, de impugnaciones de la autoridad y la legitimidad, de rebeliones, de insurrecciones y hasta de revoluciones literarias que logran modificar las relaciones de fuerza y derrocar las jerarquías. En este sentido, la única historia real de la literatura es la de las revueltas específicas, de los golpes de fuerza, de los manifiestos, las invenciones de formas y lenguas, de todas las subversiones del orden literario que poco a poco “hacen” la literatura y el universo literario. PASCALE CASANOVA
  • 10. Literatura Latinoamericana Mis clásicos son los de mi lengua y me siento descendiente de Lope y de Quevedo como cualquier escritor español ... Pero no soy español. Creo que lo mismo podrían decir la mayoría de los escritores hispanoamericanos y también los de los Estados Unidos, Brasil y Canadá frente a la tradición inglesa, portuguesa y francesa. Para entender más claramente la peculiar posición de los escritores americanos, basta con pensar en el diálogo que sostiene el escritor japonés, chino o árabe con esta o aquella literatura europea: es un diálogo a través de lenguas y de civilizaciones distintas. En cambio, nuestro diálogo se realiza en el interior de la misma lengua. Somos y no somos europeos. ¿Qué somos entonces? Es difícil definir lo que somos pero nuestras obras hablan por nosotros. OCTAVIO PAZ
  • 11. La literatura consagra en el mercado internacional a escritores que negocian sus derechos a través de agentes, según el sistema dominante en el cine y en la industria del espectáculo. Todos los aspectos de la cultura funcionan con el estrellato en perspectiva, con sus listas principales, sus obras más vendidas, sus premios, su palmarés, sus récords de ventas, de visitas, de público. GILLES LIPOVETSKY
  • 12. Temáticas Globales Inmigración y frontera Literatura y nuevas tecnologías Ciudades globales Literatura mexicana
  • 13. Lo Experimental Hay universos paralelos que hacen que se esté en varios lugares al mismo tiempo. La escritura muchas veces es capaz de develarlos. MARIO BELLATIN Cuando alguien halla en mis textos un tiempo y un lugar definidos –a pesar de que no suelen estar especificados–, siento que funciona la propuesta planteada de hacer que cada lector reconstruye un universo propio a partir de su experiencia. MARIO BELLATIN
  • 14. Soy mario bellatin y odio narrar, apareció publicado en cierto diario hace algún tiempo. El hecho de ser escritor está más allá de una decisión consciente, que haya podido ser tomada en un momento determinado, continuaba la nota. No recuerdo, exactamente, cuándo nació la necesidad de ejercer esta actividad tan absurda, que me obliga a permanecer interminables horas frente a un teclado o delante de las letras impresas de los libros. Y eso, que para muchos podría parecer encomiable y hasta motivo de elogio, para mí no es sino una condición que no tengo más remedio que soportar. MARIO BELLATIN
  • 15. Lo Global Como Ícaro al volar rumbo al sol, los intelectuales siempre terminan deslumbrados ante el poder. ¿Cómo eludir esta condena? ¿Cómo estudiar de cerca el virus sin contaminarse? JORGE VOLPI Una buena novela es, en realidad, un tratado sobre el yo. JORGE VOLPI
  • 16. Siempre he tenido la convicción de que la novela puede ser un gran instrumento de investigación de la realidad, no sólo en el sentido histórico, sino también político, social. Para muchos, la novela es un entretenimiento o una forma de contar historias por contar historias. Yo creo que la novela es una de las grandes invenciones de la especie humana, que permite a través de la ficción y de vidas individuales investigar también la realidad. JORGE VOLPI
  • 17. Como los personajes de un relato de Kafka, los seres humanos aparecimos de pronto en esta gigantesca jaula que llamamos Tierra. Un día despertamos y nos descubrimos convertidos en estos repugnantes bichos bípedos, sometidos a fuerzas absurdas e incognoscibles. Como si un dios artero nos hubiese abandonado aquí para jugar con nosotros en medio de reglas tan caprichosas como elusivas. JORGE VOLPI
  • 18. Lo Local Los dos me revelaron la forma de ver el mundo. A través de Onetti entiendo que el hombre no tiene escapatoria; a través de Cervantes, o mejor dicho de Don Quijote, aprendo que este mundo hay que verlo desde fuera de la lógica, que las palabras funcionan mejor si no parten de la razón, sino de la belleza. DAVID TOSCANA
  • 19. El presente minimiza, puesto que el hombre no sale a explorar el mundo porque la mujer le pide para el gasto; los muchachos no se enlistan en el ejército porque mañana tienen examen de geografía; la historia no se enseña porque no sirve para sumar; la mujer no hace lo que de cualquier modo nunca haría porque ha de surtir las legumbres. La exigencia del presente nada tiene que ver con la historia, se dice Matus, y el gordo Comodoro es la historia de México en cuatro tomos, desde la caída de Tenochtitlán hasta nuestros días. DAVID TOSCANA