Lecturas de motivacion y reflexion
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Lecturas de motivacion y reflexion

on

  • 49,156 views

 

Statistics

Views

Total Views
49,156
Views on SlideShare
49,154
Embed Views
2

Actions

Likes
8
Downloads
45
Comments
1

1 Embed 2

https://twitter.com 2

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel

11 of 1

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Lecturas de motivacion y reflexion Lecturas de motivacion y reflexion Document Transcript

    • La belleza de la disciplina El antiguo arte chino llamado bonsái ha existido como una forma de arte hortícola por casi dos mil años. El significado literal de la palabra bonsái es, tanto en chino como en japonés, “árbol en una maceta”. Practicado en todo el mundo, el bonsái es un arte sublime en el que la forma, la armonía, la proporción y la escala se equilibran con sumo cuidado y la mano humana trabaja en una causa común con la naturaleza. Un árbol plantado en una maceta no es un bonsái hasta que se poda, da forma y prepara para que tenga la forma deseada. Los bonsái se quedan pequeños debido al cuidado control de las condiciones de crecimiento de la planta. Solo se permiten que queden las ramas que son importantes para el diseño general del bonsái, mientras que se podan las que producen un crecimiento indeseado. Las raíces del bonsái se confinan a una maceta y se cortan cada cierto tiempo. La forma de estos árboles es como la encontramos siempre en la naturaleza. Se sabe que algunos bonsáis han vivido por cientos de años y se valora mucho la apariencia de vejez. El bonsái vivo cambiará a través de las estaciones y los años, requiriendo la poda y preparación durante toda su vida. Y a medida que pasa el tiempo, será cada vez más bello. En realidad el bonsái no será más un árbol común, si no fuera por la disciplina del artista. Al darle constante atención a la dirección del crecimiento, podando todo lo que es feo o innecesario, y fortaleciendo las ramas más vitales se logra una obra de arte que ofrece belleza a lo que rodea por muchos años. En nuestra vida, es esa misma disciplina la que hace que todo sea diferente entre una vida común y otra que aporta gozo y belleza a todo lo que la rodea. Con la Palabra de Dios como nuestra disciplina, nosotros también llegaremos a ser obras de arte. Tenemos que ser constantes, y saber que nuestro crecimiento es un proceso, no desmayemos, cada día tomemos nuevas fuerzas y seamos disciplinados. Dios no se ha detenido, al contrario, cada día nos lleva en su proceso para que lleguemos a cumplir su propósito en esta vida. Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados. Hebreos 12:11 Tomado del libro Momentos De Quietud Con Dios Traducción: José Luis Martínez
    • Dios saca lo mejor de nosotros Jesús tenía el poder para sacar lo mejor de cada persona. Cuando se encontró con Simón, un torpe pescador bastante charlatán, pudo descubrir su potencial aún más allá de sus escasas habilidades. Lo miró a los ojos y le dijo: - ¿Así que tú eres Simón, el hijo de Jonás? Simón asintió con la cabeza. – Desde ahora te llamarás Pedro – declaro Jesús (Juan 1:42). Pedro significa roca, y Jesús decidió que de ahora en adelante Simón se llamaría Pedro (La roca), aunque en ese momento Pedro distaba mucho de ser una persona de carácter fuerte. Sin embargo, Jesús vio su potencial, y este pescador se transformó en una roca sólida que llegó a ser líder de la Iglesia de Jerusalén. A través de las páginas de la Biblia encontramos personas que luego de haber experimentado un encuentro con Dios, cambiaron radicalmente sus vidas. Abram se convirtió en Abraham, “padre de multitudes”. Jacob, luego de un encuentro con Dios se llamó Israel, que significa “el que lucha con Dios”. Es importante que comprendamos que Dios nos fortalece de la misma manera que lo hizo con los personajes de la Biblia. Él nos ama y sacará lo mejor de nosotros. Él solo no solo ve lo que somos, sino también lo que podemos llegar a ser. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. Juan 1:11 Tomado del libro Conectado con Dios. Autor: Jim Burns
    • ¿En qué forma estamos? Las vasijas de barro de todas formas y tamaños eran utensilios valiosos en los hogares de la antigüedad. Nuestros antepasados usaban grandes tinajas para almacenar agua y aceite; empleaban cántaros para acarrear agua y frascos de terracota para guardar perfumes. Las vasijas de barro para almacenamiento se llenaban de granos y otros alimentos. Las amas de casa usaban cazuelas de barro para cocinar. En las comidas, usaban utensilios de barro como platos y tazones. En la noche iluminaban las casas con lámparas de barro. Los alfareros que fabricaban estos utensilios tan necesarios eran parte muy importante de la economía de los antiguos pueblos y ciudades. Un alfarero moderno describió así su artesanía: “Mis dos manos dieron forma a esta vasija. Y el lugar en el que se forma en realidad es uno de tensión entre la presión aplicada en el exterior y la presión de la mano en el interior. Así ha sido mi vida. Tristeza, muerte e infortunio y el amor de los amigos y todas las cosas que me han sucedido en la vida que ni siquiera elegí. Todas influyeron en mi vida. Sin embargo, hay cosas que creo tengo dentro de mí: mi fe en Dios y el amor de algunos amigos que actuaron en mí. Mi vida, al igual que esta vasija, es el resultado de lo que ocurrió en el exterior y de lo que sucede en el interior de mi vida. La vida, como esta vasija, se forma en lugares de tensión”. A lo largo del día quizás nos sintamos regulados por el estrés, abrumados por las responsabilidades y presionados por los retos que nos acosan desde el exterior. Sin fortaleza de espíritu en nuestro interior, esas dificultades nos llevarán al derrumbe bajo la presión externa. Durante este descanso, alimentemos nuestro espíritu con las Escrituras. Esto nos mantendrá fuertes, renovados y restaurados por dentro. Podemos responder con fortaleza interior y creatividad a lo que de otra manera nos derrotaría. Recordemos, nuestra vida interior nos da las fuerzas que necesitamos para convertirnos en un vaso útil en la familia de Dios. Aunque este nuestro hombre exterior se va degastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 2 Corintios 4:16 Tomado del Libro - Devocionario Momentos de quietud con Dios Por Editorial Unilit
    • Seamos un buen ejemplo Benjamín Franklin quería que Filadelfia se iluminara. Creía que iluminando las calles de la ciudad no solo mejoraría la estética, sino que las haría más seguras. Pero no trató de persuadir a los habitantes de Filadelfia hablando con ellos. En cambio, colgó una hermosa lámpara en el frente de su puerta. Mantuvo la lámpara bien lustrada, y con mucho cuidado y confianza la encendía cada noche justo antes del anochecer. La gente que paseaba por la calle oscura veía la lámpara de Franklin desde lejos. Encontraban su resplandor bello y agradable además de útil, pues les guiaba en el camino. Muy pronto los vecinos de Franklin comenzaron a colgar lámparas en los frentes de sus casas. Luego de un tiempo la ciudad estaba ya por completo iluminada, y más personas comenzaron a apreciar la belleza y el valor de la brillante idea de Franklin. Iluminar las calles creó una ciudad grande, importante y muy brillante. Así como Franklin se convirtió en el centro de iluminación de su ciudad, nuestras acciones pueden ser linternas para nuestras familias, vecinos, compañeros de trabajo, amigos, etc. Lo que ellos vean, lo copiarán. Y cuando vean la luz se sentirán inspirados para encender sus propias velas. Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. Juan 13:15 Tomado del Libro -El libro devocionario de Dios para el centro de Trabajo Por Editorial Unilit
    • La fe que vence los instintos Hay un número de espectáculo que nunca falta en un circo. Y es aquel de los leones que saltan por unos aros de fuego. Los leones saltan grandes distancias para pasar por esos aros. Según los veterinarios, uno de los instintos de los animales con pelo es alejarse del fuego, porque saben que pueden quemarse con facilidad, llevándolos a la muerte en cuestión de pocos minutos. Pero entonces, ¿cómo logran que los leones salten entre las llamas de fuego? Siempre hemos pensado que era el resultado de largas horas de entrenamiento. Que por medio de entrenamiento constante, lograban vencer los instintos. Pero según los entrenadores, no importa cuánto se entrene a un animal, éste nunca podrá correr hacia el fuego. Y entonces, ¿qué es lo que los impulsa a hacerlo? Es la fe que ellos ponen en su entrenador. Antes de dirigirse hacia el fuego, el animal mira los ojos de su entrenador. Y puestas su fe en él, puede correr. La fe tiene el poder de vencer hasta nuestros propios instintos. Aunque se trate de algo que nuestros instintos rechaza, si tenemos fe, tendremos la fuerza para correr hacia el fuego. Delante de nosotros nos esperan grandes tribulaciones y dificultades. También se levantarán las adversidades para impedir nuestro avance. Pero justamente, la fe tiene el poder que nos permite vencer y superar todas esas dificultades. Por eso debemos creer. Puesto los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe. Hebreos 12:2 Tomado del libro Tiempo Con Dios Autor: Jun Byeong
    • Bálsamo En siglos pasados, se plantaban en terrazas las arboledas de bálsamo en las colinas al sur de Jerusalén. También se cultivaban en los campos al este del río Jordán, en la región conocida como Galaad. La savia que tenía grandes y valiosas propiedades medicinales para ayudar a sanar las heridas. El bálsamo se usaba en especial para tratar picaduras de escorpiones y mordeduras de serpientes. Debido a que los escorpiones y las serpientes abundaban en las zonas desérticas de Judea y de todo el Oriente Medio, el bálsamo era muy valioso y era importante artículo de exportación a lo largo de las antiguas rutas comerciales. El “bálsamo de Galaad está identificado con Jesús. Él es el que sana nuestras heridas. Cada día viene con la posibilidad de que suframos picaduras y mordeduras, tanto en sentido literal como figurado. Aunque no siempre son mortales, estos “golpes” del enemigo son, no obstante, hirientes y perjudiciales. ¿Cómo les aplicamos el bálsamo de Jesucristo? La mejor manera es mediante la alabanza. En cualquier momento que nos veamos bajo ataque o heridas, podemos dirigir nuestra mente a Cristo con una palabra, pensamiento o cántico de alabanza. Por ejemplo, si nos sentimos atacados por un enjambre de problemas punzantes, podemos decir: “Te alabo Jesús, tú eres mi salvador, mi libertador y mi ayuda segura”. Si nos sentimos heridos por el fracaso, podemos decir: “Te alabo, Jesús, tú eres mi redentor”. Si nos sentimos heridos en el corazón por una palabra de crítica o rechazo, podemos decir “Te alabo, Jesús, pues enviaste al Espíritu Santo para que fuera mi consolador”. Si nos sentimos abrumados por las responsabilidades, podemos decir: “Te alabo, Jesús, tú eres mi príncipe de paz”. A medida que alabamos a Jesús, descubriremos que calma el dolor asociado con un incidente o situación. Él es el Señor de señores, eso incluye cualquier cosa que trate de “señorear” sobre nosotros. Haz conmigo señal para bien. Y véanlo los que me aborrecen y sean avergonzados; Porque tú, Jehová, me ayudaste y me consolaste. Salmos 86:17 Tomado del libro Momentos De Quietud Con Dios Traducción: José Luis Martinez
    • Conozcamos la voluntad de Dios A cada persona que cree en Dios le conviene conocer su voluntad, tanto en su conjunto como en los detalles diarios. Todos necesitamos preguntar a menudo ¿Qué quiere Dios que yo haga? ¿Cómo quiere que viva? San Ignacio de Loyola vio el hacer la voluntad de Dios no solo como el mandamiento para nuestras vidas, sino también nuestras recompensas. “Enséñame, buen Señor, a servirte como mereces: a dar sin contar el costo, a luchar sin contar las heridas, a trabajar y a no buscar descanso, a laborar sin pedir recompensas excepto saber que hacemos tu voluntad”. El verdadero significado de la vida y el profundo sentido de satisfacción y propósito lo encontramos cuando hagamos la voluntad de Dios. ¿Cómo sabemos que estamos haciendo la voluntad de Dios’ Una de las maneras más sencillas es esta: 1. Consagrarnos al Señor cada día, y a invitarlo durante el día, con solo decir: “Señor, pongo mi vida en tus manos. Haz conmigo lo que tú quieras”. 2. Confiemos en el Señor para que nos provea el trabajo y las relaciones que necesitamos a fin de cumplir su propósito en nuestras vidas. Como Roberta Hromas, una destacada maestra de Biblia, dijera una vez: “Solo responde a las llamadas en tu puerta, en tu teléfono y contesta tus cartas. El Señor pondrá en tu camino las oportunidades que Él desea que busques”. La voluntad de Dios no es un misterio que tratamos de descubrir con urgencia. Él no desea que su voluntad sea un secreto porque la Biblia está llena de pasajes sobre el conocimiento de su voluntad, escuchar al Espíritu de Dios y estudiar su Palabra. !Entonces podemos saber lo que Él ha planeado para nosotros! Si he hallado gracia en tus ojos, te ruego que me muestres ahora tu camino. Éxodo 33:13 Tomado del libro Momentos De Quietud Con Dios Traducción: José Luis Martinez
    • Si no hubiese sufrido La poesía “Si no hubiese sufrido” fue escrita por el famoso poeta Genzo Mizuno, que nació en Japón en 1937. Estando en cuarto grado de primaria, a los 9 años de edad, padeció disentería, que le produjo meningitis, causándole pérdida total de la capacidad de expresión. Quedó totalmente paralizado e imposibilitado de hablar. Cuando el médico le entregó él terrible diagnóstico de que nunca más podría moverse ni hablar, él solamente cerró sus ojos en silencio. Su madre decidió ayudarle a que, al menos, pudiera comunicarse. Juntos crearon un medio de comunicación usando el parpadeo de los ojos de Genzo, representando cincuenta sonidos del idioma japonés. A los doce años empezó a leer la Biblia, y al año siguiente recibió a Jesús como su Señor. Su madre leía el parpadeo de sus ojos, y escribía sus poemas llenos de humilde gratitud y gozo en medio de sus luchas y victorias en un cuerpo paralizado. En medio del dolor, Mizuno editó poesías como “Mi gracia te es suficiente” y “La gracia de Dios me hace ser yo mismo”. Genzo Mizuno partió a encontrarse con su Señor en 1984, a los 47 años de edad. Las personas suelen pensar que sólo los fuertes y ricos logran hacer cosas grandes. Pero los protagonistas del reino de Dios son los débiles y los que no tienen fuerzas. El Señor es la fortaleza de los débiles, y levanta a los fracasados y necesitados, a los temerosos y desanimados. Nos ayuda a ser soldados valientes por la providencia y el poder de Dios para cargar la cruz. Recordemos que cuando estamos débiles, el Señor será nuestra fortaleza. Jehová es mi fortaleza y mi escudo; En Él confió mi corazón, y fui ayudado, Por lo que se gozó mi corazón, Y con mi cántico le alabaré. Salmos 28:7 Tomado del libro Tiempo Con Dios Autor: Kim Hyeong-jun
    • La gente agradecida es gente feliz Hace algunos años una mujer se encontraba en la cornisa del piso 54 de un edificio de la ciudad de Nueva York, lista para saltar al vacío, acción que el escuadrón anti suicidio de la policía tomó con extrema seriedad. No parecía ser de esa clase de personas, tenía un costoso vestido y era de apariencia distinguida. Sin embargo, a pesar de su apariencia, todo intento por hacerla bajar de la cornisa resultaba infructuoso. Un oficial de policía llamó a su pastor para que orara por ella. El pastor dijo que iría inmediatamente para ver si podía colaborar con la policía. Cuando este sabio ministro evaluó la situación, preguntó si podía acercarse para hablar con la mujer. El capitán se encogió de hombros y dijo -¿Qué podemos perder? El pastor comenzó a caminar hacia ella, pero la mujer gritó, como ya lo había hecho antes: - ¡No se acerque o saltaré! El pastor retrocedió y le dijo: - ¡Lamento mucho que piense que nadie la ama! Este comentario, no solo llamó su atención, sino que también sorprendió al escuadrón anti suicidio, por tratarse de un comentario tan poco ortodoxo. El pastor continuó diciendo: -Seguramente sus nietos nunca le prestaron atención. Ante semejante comentario, ella se acercó y exclamó: -Mi familia me ama y mis nietos son maravillosos. – Sin embargo, usted debe ser muy pobre para estar tan desesperada por saltar – respondió el pastor. Ella contempló su cuerpo regordete y su hermoso vestido y expresó: - ¿Acaso parezco necesitar un plato de comida? Vivo cerca del Central Park, en un hermoso departamento. El pastor se acercó nuevamente, solo se encontraba a un metro de distancia de ella y le preguntó: -Entonces, ¿Por qué quiere quitarse la vida? – No recuerdo- dijo la mujer, llena de sorpresa. El pastor había logrado que ella considerara todos los motivos que tenía para estar agradecida, en lugar de enfocarse en sus problemas. ¡Continuaron conversando y la mujer le mostró fotos de sus ochos nietos, con detalladas descripciones de cada miembro de su familia! Al año siguiente ella trabajaba como voluntaria para una línea telefónica de asistencia al suicida; ayudaba a la gente no solo a optar por la vida, sino también a elegir vivir una vida llena de agradecimiento. Había aprendido el secreto. La gente agradecida es gente feliz. ¡Den gracias al Dios de los cielos! ¡Su gran amor perdura para siempre! Salmos 136:26 Versión N.V.I. Tomado del libro Conectado con Dios. Autor: Jim Burns
    • Más grande de lo que se ve Era común encontrarse con una fila de soldados que eran enviados al combate todas las noches en la estación de Washington. Había un anciano con un sombrero encasquetado, que pese a que tenía una seria dificultad para caminar, servía una taza de café caliente a los soldados todas las noches. Esa taza de café que él les servía era suficiente para calmar los nervios de los soldados, y transmitir un cálido amor sin palabras. Este anciano era Franklin D. Roosevelt, Presidente de los Estados Unidos. ¿En dónde se encuentra la verdadera autoridad? ¿En sentirse orgulloso de sí mismo por ser el presidente de una nación? La verdadera autoridad se encuentra en el amor y en el servicio de corazón. Nosotros conocemos muy bien el milagro de cinco panes y dos peces. Si bien para el hombre es imposible realizarlo, para el Señor es más que posible. Aquí hay un detalle al cual debemos prestar mucha atención, y es cuando Jesús nos dijo: “Dadles vosotros de comer”(Lucas 9:13). Él esperaba un milagro interior en nuestro corazón. El señor tomó el milagro desde nuestro interior para transformarlo en uno más grande. El milagro que hoy debemos demostrar en el mundo, consiste en cumplir el mandato del Señor que dice “Dadles vosotros de comer”. De una persona egoísta, pasamos a ser una persona que ayuda al prójimo; esto es posible cuando obedecemos con gozo a la autoridad de la Palabra. Así como la pequeña taza de café de un presidente, nuestra cálida mano extendida al necesitado provocará cambios en nuestra sociedad. ¡Éste es justamente el milagro que el Señor espera de nosotros! Porque el Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por todos. Mateo 10:45 Tomado del libro Tiempo con Dios Presidente y Editor Yong Jo Ha
    • Sonriamos Se estaba haciendo tarde, y el agente soviético había golpeado y torturado a Paulo por muchas horas. “No vamos a torturarlo más”, dijo él, sonriendo con brutalidad cuando el cristiano levantó la vista. “En lugar de eso lo vamos a enviar a Siberia, donde la nieve nunca se derrite. Es un lugar de gran sufrimiento. Usted y su familia encajarán bien”. En lugar de estar deprimido, Paulo sonrió. -Toda la tierra pertenece a mi Padre, capitán. A dondequiera que me envíe yo estaré en la tierra de mi Padre. - Le quitaremos todo lo que posee – dijo el capitán mirándolo con aspereza. - Necesitará una escalera alta, capitán, porque mis tesoros están guardados en el cielo – respondió Paulo todavía con una sonrisa preciosa. - Le prenderemos una bala entre sus ojos – gritó el capitán, ahora enojado. - Si me quita la vida en este mundo, comenzará mi verdadera vida de gozo y belleza – respondió Paulo. – No le tengo miedo a la muerte. El capitán agarró a Paulo por su camisa de prisionero hecha jirones y le grito al rostro: - ¡No lo mataremos! ¡Lo mantendremos encerrado sólo en una celda y no permitiremos que nadie vaya a verlo! - Usted no puede hacer eso, capitán – dijo Paulo, aún sonriendo. – Yo tengo un amigo que puede pasar a través de puertas cerradas y barrotes de hierro. Nadie me puede separar del amor de Dios. A pesar de un futuro incierto, estamos seguros de una cosa: Cristo lo enfrentará con nosotros. Ya sea que estemos pasando a través de una prueba privada o una aflicción pública, nunca vamos a estar solos. En contraste todo compañero humano nos fallará en algún momento. Habrá lugares en el peregrinaje de la vida donde no pueden caminar con nosotros; el agua estará muy profunda y su entendimiento estaría turbio en el mejor de los casos. Solo Jesús tiene la habilidad de pasar a través de los “barrotes de hierro” de nuestros corazones que sufren y compartir esos tiempos difíciles. Él puede optar por no liberarnos de nuestras circunstancias, su presencia segura nos ayudará a través de ellas. Sonriamos, sabiendo que tenemos un amigo del cual nunca lograrán separarnos. ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, angustia, persecución, hambre, d desnudez, peligro o espada? Romanos 8:35 Tomado del Libro Devoción Extrema Traducido al español por Rafael B. Cruz Aprovechemos el día al máximo
    • Dios nos entregó veinticuatro horas, 1,440 minutos ó 86,400 segundos por día para que vivamos una vida plena. A veces estamos tan ocupados y distraídos que olvidamos que cada amanecer nos trae nuevas oportunidades y aventuras en este planeta llamado Tierra. Dios nos da un día a la vez para que el futuro no nos distraiga o el pasado nos paralice. Hoy es el primer día del resto de nuestra vida. Aprovechémoslo al máximo. Disfrutemos de este regalo de Dios. Podemos realizar muchas cosas en 1,440 minutos por día; aquí tenemos algunas sugerencias: . Digámosle al alguien cuanto lo amamos. . Escribamos algo amable a un amigo. . Detengámonos y disfrutemos el atardecer. . Dediquemos 20 minutos de los 1,440 que tiene cada día para hablar con Dios. . Memoricemos este versículo: “Este es el día en que el Señor actuó; regocijémonos y alegrémonos en él” Este es el día que hizo Jehová; Nos gozaremos y alegraremos en él. Salmos 118:24 Tomado del libro Conectado con Dios. Autor: Jim Burns
    • La Oracion de Consagracion Había dos jóvenes hermanos que soñaban con ser pintores. Ambos deseaban estudiar dibujo, pero se vieron impedidos por la pobreza. Así que, hicieron una promesa: “Si tú estudias primero, entonces yo trabajaré para pagarte tus estudios”. Cuando tengas éxito como pintor, entonces me pagarás mis estudios, y yo podré estudiar pintura también”. Pasaron los años, y uno de ellos terminó los estudios, logró notable reconocimiento ante los demás, como pintor. Cuando obtuvo su certificado de graduación, fue corriendo a su hermano que estaba trabajando en un restaurante. Las luces del local estaban apagadas, pero escuchó la voz de su hermano orando en un rincón: “Dios Padre, gracias porque mi hermano pudo terminar sus estudios de pintura. Después de trabajar tantos años, mis manos se han endurecido y no podré pintar nunca más. Pero es suficiente que mi hermano se haya hecho pintor. Si algo deseo, Señor, es que él que es tan talentoso, pueda dibujar mucho mejor que yo y sea un gran pintor. Ayúdame a orar siempre por él”. El joven que vio a su hermano desde afuera del restaurante, fue grandemente conmovido por ese hermoso corazón, que no dudó en sacrificarse por él. Con sus ojos llenos de lágrimas pudo recordar, una vez más, sus manos maltratadas. Esas manos fueron las que pintó. Esta es la hermosa obra de Albrecht Durero, “Manos que oran”. Durero había dibujado las sacrificadas manos de su hermano Albert, aquellas que oraban por él. El corazón de Jesús es de aquel que se sacrifica por su amigo y le demuestra amor, aquel que ora por el éxito de su hermano aunque él no lograra alcanzar su sueño. Jesús ofreció sus manos por nosotros, para que lográramos el éxito más grande de toda nuestra vida, que es la vida eterna. Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho. Santiago 5:16 Tomado del libro Tiempo Con Dios Autor: Lee Yeong-hun
    • La Parábola del Sembrador Nuevo Testamento > Evangelios > San Marcos > Parábola del sembrador (41:4:1 - 41:4:20) Otra vez comenzó a enseñar junto al mar, y se reunió ante él una multitud muy grande; de manera que él entró en una barca mar adentro y se sentó allí, y toda la multitud estaba en la playa, frente al mar. Y les enseñaba muchas cosas en parábolas. Les decía en su enseñanza: “¡Oíd! He aquí un sembrador salió a sembrar. Y mientras sembraba, aconteció que parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la devoraron. Otra parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra, y en seguida brotó; porque la tierra no era profunda. Y cuando salió el sol se quemó, y porque no tenía raíces se secó. Otra parte cayó entre los espinos. Y los espinos crecieron y la ahogaron, y no dio fruto. Y otras semillas cayeron en buena tierra y creciendo y aumentando dieron fruto. Y llevaban fruto a treinta, sesenta y ciento por uno.” Y decía: “El que tiene oído para oír, oiga.” Cuando estuvo solo, los que estaban alrededor de él junto con los doce le preguntaban en cuanto a las parábolas. Y él les decía: “A vosotros se os ha dado el misterio del reino de Dios; pero para los que están fuera, todas las cosas están en parábolas, para que viendo vean y no perciban, y oyendo oigan y no entiendan; de modo que no se conviertan y les sea perdonado.” Luego les dijo: “¿No comprendéis esta parábola? ¿Cómo, pues, entenderéis todas las parábolas? El sembrador siembra la palabra. Primero están estos que caen junto al camino donde se siembra la palabra. Y cuando la oyen, en seguida viene Satanás y quita la palabra que había sido sembrada en ellos. Es por esta razón que una persona no regenerada (sin convertir), no puede tener entendimiento de Dios ni de las cosas espirituales: « Espíritu, espíritu es. » (Juan 3: 3-6)Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.
    • Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del espiritu espiritu es. También los que son sembrados en pedregales son aquellos que, cuando oyen la palabra, en seguida la reciben con gozo; pero no tienen raíz en sí, sino que son de poca duración. Entonces, cuando viene la tribulación o la persecución por causa de la palabra, en seguida tropiezan. Son personas que su corazón está endurecido por el engaño del pecado., tienen fortalezas de pecado; pecados como el orgullo, soberbio, altivez, incredulidad, temor, etc., endurecen el corazón del ser humano y los convierten en pecadores empedernidos. Y otros son los que son sembrados entre espinos. Ellos son los que oyen la palabra, pero las preocupaciones de este mundo, el engaño de las riquezas y la codicia de otras cosas se entrometen y ahogan la palabra, y queda sin fruto. Muchos creyentes al pasar el tiempo de convertirse pierden su primer amor, y el gozo de su salvación comienza a disiparse, el corazón se enfría, el amor a Dios se empieza a desvanecer y comienzan a preocuparse quizás mas por progresar económicamente, trabajan mas horas o se consiguen un trabajito extra si pueden, para obtener un ingreso económico adicional. Y aquellos que fueron sembrados en buena tierra son los que oyen la palabra, la reciben y producen fruto a treinta, a sesenta y a ciento por uno.” El apóstol Pablo es un ejemplo de buena tierra, ya que antes de convertirse, perseguía a la iglesia, pero luego de su conversión al evangelio cambio drásticamente y dio grandes frutos para el reino de Dios. Al final de sus días, pudo expresar con gozo «He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.» (II Tim. 4:7 RVA 1960). Otro ejemplo, el apóstol Pedro, que luego de Pentecostés, su predicación logró la conversión de 3.000 personas: «Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. Y perseveraban en la doctrina de los .» (Hch. 2 RVA 1960)apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.
    • Agua Viva Los horticultores nos dicen que las plantas crecen con fuerzas en tierra bien humedecida en una profundidad de diez a quince centímetros. Entonces cuando llega el tiempo seco, las plantas logran sobrevivir mejor, aunque solo reciban agua una vez a la semana. Además, regándolas en las horas del atardecer disminuye el factor evaporización que les quita humedad a las plantas. Una cosa es cierta, las plantas sanas que producen abundancia de hojas y hermosas flores y frutos exigen abundante agua aplicadas con cuidado a sus raíces. Los expertos dicen que el regadío ocasional aquí y allá causa más perjuicio que beneficio. Así como las plantas llegan a tener sed, nosotros también la tenemos. Cuando la samaritana se encontró en el pozo con Jesús, Él le explicó que el agua física es temporal, pero el agua espiritual es eterna (Juan 4:13-14). Para llevar fruto, necesitamos el agua eterna de Jesús morando en nosotros. Si vamos siempre con prisa y solo leemos un versículo de la Biblia acá y allá, nuestras raíces permanecen superficiales y pueden marchitarse en la estación seca. Al pasar más tiempo a solas con Dios en oración y en la lectura y meditación de su Palabra, desarrollaremos el sustento interno para las pruebas venideras. Cuando le permitimos a Dios que ponga su agua viva en nuestros corazones, no solo Él satisface nuestra sed espiritual, sino que también nos ayuda a crecer. Y a cambio, nosotros podemos ser fuentes para nutrir a otros. S Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Juan 7:37 Tomado del libro Momentos De Quietud Con Dios Traducción: José Luis Martínez
    • ¡Sólo Jesús te puede salvar! Hay quien pregunta: "¿Por qué tenemos que meter a Jesús en el asunto? ¿Por qué tenemos que usar ese nombre? ¿Por qué no se puede decir simplemente Dios, hablar del amor de Dios y buscar la salvación en Su nombre?" ¡La respuesta es muy sencilla! ¡Es que ésas son las condiciones que Dios ha fijado! "¡Hay un solo Mediador entre Dios y el hombre, Jesucristo hombre!" Y "no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres en que podamos ser salvos." Y Jesús mismo dijo: "¡Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida, nadie viene al Padre sino por Mí!" (1Tim.2:5; Hch.4:12; Jn.14:6) ¿Y qué me dices de los judíos, los musulmanes, los hindúes, los budistas, los humanistas y el resto del mundo? ¿Se pueden salvar? ¡Claro, todos se pueden salvar, independientemente de cuál sea su religión! ¡Incluso aunque no tengan religión! ¡Pero sólo mediante Jesús! ¡Nadie entra en el cielo de otra manera! (Jn.10:7-9) ¡No hay más vuelta que darle! O Jesús dijo la verdad y es el único camino para llegar a Dios y al cielo y salvarse, o no es así. ¿Qué crees tú? "¡Sobre Jesús, la Roca, estoy; de arena otros suelos son!" ¿Confías en que Jesús te salvará? Aferrémonos a la esperanza ¿Alguna vez nos hemos sentidos fracasados? Hay personas que consideran que la
    • vida de Jesús fue un fracaso. Jesús nació en un lugar humilde, fue un carpintero solitario la mayor parte de su vida, viajó como predicador itinerante durante tres años. Durante esos años de esfuerzo pocos fueron sus discípulos, y no tuvo un número considerable de seguidores. Murió en el oprobio, crucificado junto a dos presos comunes. Si este fuera el final de la historia, todos consideraríamos que su vida fue un fracaso. ¡Pero la historia no concluye aquí, porque al tercer día Jesús resucitó de los muertos, ascendió al cielo y ahora está sentado a la diestra del Padre! Si nos sentimos fracasados, estamos en buena compañía. Abraham Lincoln tuvo más fracasos que victorias. Detengámonos por un instante y leamos algunos aspectos de su vida: • Creció en una granja, aislado del mundo. Recibió un año de educación formal. En sus primeros años apenas tuvo acceso a unos pocos libros. • En 1832 perdió no solo el trabajo, también perdió en las elecciones para ocupar un cargo en el Congreso en el Estado de Illinois. • En 1833 fracasó en los negocios. • En 1834 fue elegido para ocupar un cargo en el Congreso; pero en 1835 murió su novia y en 1836 sufrió una crisis nerviosa. • En 1838 perdió la nominación para presidente de la Cámara de Representantes, y en 1843 perdió la nominación para el Congreso. • En 1846 fue electo para ocupar un cargo en el Congreso, pero en 1848 perdió la segunda nominación. • En 1849 se rechazó su nombramiento como funcionario del gobierno federal encargado de la administración de los territorios, y en 1854 perdió la nominación para el senado. • En 1856 perdió la nominación para la vicepresidencia, y en 1858 perdió nuevamente la nominación para el senado. ¿Consideramos que la vida de Lincoln fue un fracaso? ¡En absoluto! Fue uno de los presidentes más importantes en la historia de los Estados Unidos. Cuando pensemos en la palabra fracaso, no se puede evitar asociarla con perseverancia. ¡Perseverar significa aferrarse a, permanecer, arremeter, esforzarse por seguir adelante! Todos debemos mantener los ojos puestos en Jesús y caminar con Él. Podemos mantener la seguridad. Sigamos adelante; al final del túnel encontraremos la luz, la luz del amor de Dios. Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús. Filipenses 1:6 Versión N.V.I. Tomado del libro Conectado con Dios. Autor: Jim Burns
    • No estamos lejos de aprender Un niño parcialmente sordo volvió a su casa después de la escuela. En sus manos traía una nota. Era una nota de las autoridades de la escuela, sugiriéndoles a sus padres que lo sacaran de la misma. De acuerdo con estas sabias autoridades, este niño era “demasiado estéril e improductivo como para aprender”. Luego de leer esta nota la madre del niño señaló: Mi hijo Tom no es demasiado estéril ni improductivo como para aprender. Le enseñaré yo misma. Y eso fue lo que hizo. Muchos años más tarde Tom falleció, muchos norteamericanos le rindieron tributo apagando las luces durante un minuto. Era un tributo digno y adecuado para Thomas Alva Edison, que había inventado la bombilla eléctrica, el cine y el fonógrafo. Patentó miles de inventos. También tenía el don de dar palabras motivadoras y poderosas. Ni nosotros ni nadie con los que trabajamos están lejos de aprender. Nadie está más allá de descubrir nuevos caminos para expresar talento, entusiasmo, creatividad y amor. Nadie está exento de recibir afecto y aliento. Nunca abandonemos las cosas buenas que hacemos, no importa lo que digan los demás. Perseveremos y alentemos a los otros para que sigan su curso también. Nuestro Padre celestial no nos ha abandonado a ninguno de nosotros jamás. Y nunca lo hará. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. Efesios 2:10 Tomado del Libro -El libro devocionario de Dios para el centro de Trabajo Por Editorial Unilit
    • Nunca Es Tarde Para Amar Algo tan sencillo como el amor a Dios y a los demás puede resolver todos nuestros problemas! Su amor es la solución a todo: salva almas, perdona pecados, satisface corazones, purifica mentes, redime cuerpos, gana amigos, ¡y hace que la vida valga la pena! Puede superar cualquier dificultad, diferencia, debilidad, defecto, fracaso, falta, pecado u obstáculo. ¡Es la única Verdad, el único Camino y la única Paz! El amor tiene incluso poder creativo, porque Dios es amor, y Él es el Creador! (1Juan 4:8) Su amor puede transformar vidas arruinadas en hijos e hijas de Dios maravillosos, productivos, felices, afectuosos y radiantes. ¡Puede hacer cualquier cosa! ¡Nada puede resistirse al poder del amor! Todo lo que toca, lo transforma. Lo cambia todo. ¡Es hermoso! ¡No tiene igual! Puede cambiarlo todo, curar todas las enfermedades, limpiar todas las manchas. ¡Es todopoderoso! El amor no conoce horas ni días. ¡El amor siempre es! ¡Porque el amor es Dios, y Dios siempre es! Es como una corriente, como un río que fluye constantemente, pase lo que pase, debido al rocío del Cielo, ¡Jesús! "¡Ah, amor, por fin te he hallado! ¡En mi corazón hay una canción! ¡Soñé con amor en el pasado, te había esperado con tanta ilusión! ¡Ah, eterno amor, por fin te he hallado!" Nuestros hechos hablan más que nuestras palabras
    • Nuestros hechos hablan más que todas las palabras que podamos pronunciar. Cuando nos consideremos verdaderos seguidores de Dios, abramos nuestras vidas ante los ojos de los demás y esta se transformará en un verdadero ejemplo. La buena noticia consiste en que la gente responderá a todas nuestras obras y a nuestra actitud servicial. De hecho, querrán conocer más acerca de nuestro Dios, a medida que nuestra forma de actuar evidencie que nuestra fe se basa en hechos y no en palabras. Vamos a ver una historia que transmite un importante mensaje: “Poco tiempo después de que la Segunda Guerra Mundial llegara a su fin, Europa comenzó su reconstrucción. Gran parte del viejo continente había sido arrastrado por la guerra, y estaba en ruinas. No había imagen más penosa que de los pequeños huérfanos hambrientos por las calles de las ciudades destrozadas por la guerra. Una fría mañana, muy temprano, un soldado estadounidense regresaba al cuartel en Londres, cuando al dar vuelta la esquina con un jeep, vio a un pequeño muchacho con la nariz contra el vidrio de una pastelería. En el interior un cocinero amasaba rosquillas. El muchacho, hambriento, observaba cada movimiento en silencio. El soldado detuvo su jeep y se acercó al muchacho. A través de la ventana empañada podía ver cómo sacaban del horno las apetitosas rosquillas bien calientes. El muchacho se relamía y suspiraba cuando del cocinero las colocaba en la vidriera con sumo cuidado. El soldado sintió compasión por el huérfano y se paró junto a él. -Hijo… ¿te gustaría comer un poco? -¡Sí, me gustaría! – respondió el muchacho, un poco asustado. El soldado entró en la pastelería, compró una docena y poniéndosela en una bolsa fue en busca del muchacho, en la fría y neblinosa mañana de Londres. – Aquí tienes – dijo con una sonrisa. Cuando se dio vuelta para marcharse, sintió que le tiraban del saco. - Señor… ¿es usted Dios? –preguntó el muchacho. Nunca nos pareceremos más a Dios que cuando damos. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio..” Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad. I Juan 3:18 Tomado del libro Conectado con Dios. Autor: Jim Burns No Tiene Sustituto Cuando viniste a este mundo, Ella te sostuvo en sus brazos. Tu se lo agradeciste gritando.
    • Cuando tenías un 1 año, Ella te alimentaba y te bañaba. Tú se lo agradeciste llorando la noche entera. Cuando tenías 2 años, Ella te enseñó a caminar. Tú se lo agradeciste huyendo de Ella cuando te llamaba. Cuando tenías 3 años, Ella te hacía todas las comidas con amor. Tú se lo agradeciste tirando el plato al piso. Cuando tenías 4 años, Ella te dió unos lápices de colores. Tú se lo agradeciste pintando todas las paredes del comedor. Cuando tenías 5 años, Ella te vestía para las ocasiones especiales. Tú se lo Agradeciste tirándote y enlodadote a más no poder. Cuando tenías 6 años, Ella te llevaba a la escuela. Tú se lo agradeciste gritándole: ¡NO VOY A IR! Cuando tenías 7 años, Ella te regaló una pelota. Tú se lo agradeciste arrojándola contra la ventana del vecino. Cuando tenías 8 años, Ella te trajo un helado. Tú se lo agradeciste derramándoselo sobre su falda. Cuando tenías 9 años, Ella té pago unas clases de piano. Tú se lo agradeciste nunca practicando. Cuando tenías 10 años, Ella te llevaba con el auto a todas partes: al Gimnasio al partido de fútbol, a fiestas de cumpleaños, a otras fiestas. Tú se lo agradeciste cuando salías del coche y nunca mirabas atrás. Cuando tenías 11 años, Ella te llevó a ti y a tus amigos a ver una película. Tú se lo agradeciste diciéndole que se sentara en otra fila. Cuando tenías 12 años, Ella te aconsejó que no miraras ciertos programas. Tú se lo agradeciste esperando que ella se fuera de la casa. Cuando tenías 13 años, Ella te sugirió un corte de pelo que estaba de moda. Tú se lo agradeciste diciéndole que Ella no tenia gusto.
    • Cuando tenías 14, Ella té pagó un mes de vacaciones en el campamento de verano. Tú se lo agradeciste olvidándote de escribirle una carta. Cuando tenías 15, Ella venía de trabajar y quería darte un abrazo. Tú se lo agradeciste cerrando con llave la puerta de tu habitación. Cuando tenías 16, Ella te enseñó cómo manejar su coche. Tú se lo agradeciste usándoselo todas las veces que podías. Cuando tenías 17 años, Ella esperaba una llamada importante. Tú se lo agradeciste, hablando por teléfono toda la noche. Cuando tenías 18, Ella lloró en la fiesta de tu graduación de la escuela. Tú se lo agradeciste estando de fiestas hasta el amanecer. Cuando tenías 19 años, Ella té pagó la cuota de la universidad, te llevó en coche hasta el campo y cargó tus maletas. Tú se lo agradeciste diciéndole adiós desde fuera del dormitorio, así no te sentirías avergonzado ante tus amigos. Cuando tenías 20 años, Ella te preguntó si estabas saliendo con alguien. Tú se lo agradeciste diciéndole: “A Ti no te importa eso” Cuando tenías 21 años, Ella te sugirió algunas carreras para tu futuro. Tú se lo agradeciste diciéndole: “No quiero ser como Tú.” Cuando tenías 22, Ella te abrazó en la fiesta de graduación de la Universidad. Tú se lo agradeciste diciéndole si te podía pagar un viaje a Europa. Cuando tenías 23, Ella te dio algunos muebles para tu primer apartamento. Tú se lo agradeciste diciéndoles a tus amigos que los muebles eran feos. Cuando tenías 24, Ella conoció a tu futura esposa y le preguntó sus planes para el futuro. Tú se lo agradeciste con una mirada feroz y le gritaste “¡Cállate!”. Cuando tenías 27, Ella te ayudó a pagar los gastos de tu boda y llorando te dijo que te amaba muchísimo. Tú se lo agradeciste mudándote para la otra mitad del país. Cuando tenías 30, Ella te dio algunos consejos para cuidar al bebé. Tú se lo agradeciste, diciéndole que las cosas son diferentes ahora. Cuando tenías 40, Ella te llamó para recordarte el cumpleaños de tu Papá. Tú se lo agradeciste diciéndole que estabas muy ocupado.
    • Cuando tenías 50, Ella se enfermó y necesitó que la cuidaras. Tú se lo agradeciste leyendo sobre la carga que representan los padres hacia los hijos. De repente, un día…………., Ella silenciosamente MURIOOOO……!!!!. Y todas las cosas que nunca hiciste cayeron como un trueno. Tomémonos un momento para rendir honor y tributo a la persona que llamamos MAMÁ, aunque algunos no la pueden llamar así de ese modo abiertamente. No hay sustituto para Ella. Alegra cada momento. Aunque a veces, Ella no parezca la mejor de las amigas, quizás no concuerde con tu forma de pensar, pero aún así… ¡Es tu Madre! Ella estará allí para ayudarte con tus dolores, tus penas, tus frustraciones. Pregúntate a ti mismo: ¿Has LIMITADO tu tiempo para estar con Ella, para escuchar sus quejas sobre el trabajo en la cocina, su cansancio? Sé prudente, generoso y muéstrale el debido respeto, aunque tú pienses diferente de Ella. Una vez que se vaya de este mundo, solamente los recuerdos cariñosos del Ser Que Llamamos Mamá, Solo Eso, Nos Queda. Bendícela y pide a Dios por ella, porque Dios en su infinita misericordia le dió la dicha de ser Madre y a ti el de tener una Mamá. Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días sean prolongados en la tierra que el Señor tu Dios te da. Éxodo 20:12 También se levanta cuando aún es de noche, y da alimento a los de su casa, y tarea a sus doncellas. Evalúa un campo y lo compra; con sus ganancias planta una viña. Ella se ciñe de fuerza, y fortalece sus brazos. Proverbios 31:15-17 Fuente: http://www.renuevodeplenitud.com Nuestra actitud marca la diferencia Había una vez dos hombres, el señor Wilson y el señor Thompson; los dos se encontraban gravemente enfermos en la misma habitación de un hospital, bastante
    • pequeña por cierto, solo había lugar para las dos camas, una puerta que daba a un pasillo y una ventana que se habría al mundo exterior. Como parte de su tratamiento, Wilson debía permanecer sentado en la cama durante una hora todas las tardes, para drenar el líquido de sus pulmones. Su cama se encontraba junto a la ventana. Pero Thompson debía permanecer acostado durante todo el día. Los dos tenían que estar quietos y en silencio, razón por la cual se encontraban en la pequeña habitación. Estaban agradecidos por la paz y la privacidad que había en el lugar, y porque estaban alejados de todo bullicio, los ruidos y las miradas entrometidas habituales en la sala general. Por supuesto, debido a su condición no se les permitía hacer mucho: no podían leer, escuchar radio ni mirar televisión. Debían permanecer quietos y en silencio. Sin embargo, solían charlar durante horas acerca de sus esposas, hijos, hogares, trabajos, pasatiempos, infancia, de lo que habían hecho durante la guerra, y a donde habían ido de vacaciones. Cada tarde, cuando Wilson debía permanecer sentado en la cama durante una hora, como parte de su tratamiento, pasaba el tiempo describiendo lo que podía divisar a través de la ventana. Al escuchar sus comentarios, Thompson comenzaba a vivir aunque más no fuera durante esas horas. Aparentemente la ventana daba a un parque con un lago, donde los niños alimentaban a los patos y cisnes, veleros de juguetes surcaban la aguas y jóvenes enamorados caminaban tomados de las manos bajo los árboles, podía observarse la magnifica vista de la ciudad. Thompson escuchaba los comentarios de Wilson, y disfrutaba cada instante: “un niño que casi cae al agua, hermosas niñas con su vestidos de verano, un emocionante juego de pelotas o un niño que jugaba con su perrito.” Era como si pudiera ver lo que ocurría afuera. Una tarde en que había una especie de desfile, un pensamiento lo turbó: “¿Por qué Wilson, que se encontraba junto a la ventana, podía disfrutar al ver lo que ocurría afuera? ¿No debería yo tener la misma posibilidad?” Se sitió avergonzado y trató de no pensar en eso, pero cuando más lo intentaba, mayor era su deseo de experimentar un cambio. ¡Algo tenía que hacer! Al cabo de unos pocos días se había llenado de amargura. El debería estar junto a la ventana. Meditaba con cierta melancolía. No podía dormir y aún su salud empeoró gravemente. Los médicos no podían comprender lo que sucedía. Una noche, mientras Thompson tenía la vista fija en el techo, Wilson despertó de repente, tosía mucho y se ahogaba, los líquidos congestionaban sus pulmones, sus manos buscaban el timbre que traería a la enfermera de noche inmediatamente. Thompson miraba inmóvil. En la oscuridad. Wilson tosía cada vez más. Luego su respiración se detuvo. Pero Thompson siguió con la mirada clavada en el techo. A la mañana siguiente la enfermera de día que entró en la habitación con agua para bañarlos, encontró a Wilson muerto. Retiraron su cuerpo silenciosamente. Cuando le pareció apropiado, Thompson solicitó que lo ubicaran junto a la ventana. Así lo hicieron, dejándolo cómodo y sólo para que pudiera descansar. En cuanto las enfermeras se retiraron, con gran esfuerzo y dolor se recostó sobre un codo para mirar a través de la ventana. ¡Solo se veía una pared blanca! Nuestra actitud frente a la vida es la que marca la diferencia en el mundo: algunas personas encuentran una pared blanca y solo ven pintura seca y descascarada; otras, en cambio, ven hermosas oportunidades y un gran abanico de posibilidades. ¿Cuál es nuestra actitud hoy? En Dios hay esperanza. Con Él tenemos la capacidad para
    • comprender que, aunque las circunstancias que enfrentamos no sean un lecho de rosas, Dios reina en nuestra vida con victoria. Bendeciré a Jehová en todo tiempo; Su alabanza estará de continuo en mi boca. Salmo 34:1 Tomado del libro Conectado con Dios. Autor: Jim Burn
    • Nunca nos conformemos con la mediocridad Muchos se conforman con la mediocridad, con ella llenan sus vidas, y mediocridad es lo único que obtienen. Una historia cuenta que un indígena encontró un huevo de águila y lo metió en el nido de una gallina. El aguilucho creció con los pollitos y pensando que era una gallina, vivió como tal. Picoteaba la tierra en busca de semillas e insectos para comer, cacareaba y aleteaba a unos pocos centímetros del suelo como las gallinas. Después de todo, así vuelan las gallinas. Con el transcurso del tiempo el aguilucho creció. Cierto día vio un pájaro magnifico que volaba entre las nubes. El pájaro planeaba entre las corrientes de aire con gran elegancia, y apenas con un breve aleteo de sus fuertes alas doradas se elevaba hasta las alturas. – ¡Qué hermoso pájaro! – dijo, el que creció con las gallinas, a su vecino – ¿Qué es? – Es un águila, el rey de todos los pájaros – cacareó el vecino –. Nunca podrás ser como él. El águila nunca volvió a pensar en el asunto, y murió creyendo que era una gallina. A veces las circunstancias de la vida nos llevan a conformarnos con la mediocridad. Comprometámonos con Dios ahora mismo, para recibir todo lo que Él tiene reservado para nosotros. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo q que queréis, y os será hecho. En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis m mucho fruto, y seáis así mis discípulos. Juan 15:7-8 Tomado del libro Conectado con Dios. Autor: Jim Burns
    • DECIDE HOY “La peor decisión es la indecisión.” Benjamín Franklin. ¿Eres indeciso? ¿Te cuesta tomar decisiones? ¿Eres de las personas que piensan mucho para tomar una decisión y nunca la toman? Sabías que la indecisión es una decisión. Cuando la gente elige no tomar una decisión ya ha tomado una. Así que debes estar listo para tomar una decisión. La mayoría de las personas no toman decisiones por temor a equivocarse. Todos los días tanto en el hogar, como en la universidad o en la empresa nos enfrentamos a decisiones que debemos tomar. Una de las historias que comparto con las personas a las cuales entreno es esta: “Todas las mañanas en África, una gacela se despierta. Ella sabe que debe correr más rápido que el león o morirá. Cada mañana un león se despierta. El sabe que debe correr más rápido que la gacela o morirá de hambre. No importa si tú eres un león o una gacela. Cuando sale el sol, es mejor estar listo para la acción.” Cada día debes estar listo para tomar decisiones. Probablemente te equivoques, pero eso es mejor que quedarse con las ganas de nunca tomarla y preguntarse después ¿Qué hubiese pasado? El no tomar decisiones es para cobardes, por cierto que Dios dice que los cobardes no heredaran el reino de los cielos. Igual sucede con los indecisos no conquistaran reinos ni ciudades, ni ganaran los tesoros escondidos. La indecisión no te lleva al éxito, te lleva es al fracaso. Si quieres alcanzar tus sueños tú debes saber que es lo que quieres. Si no sabes lo que quieres vas a vivir en la tierra de la ingratitud, donde solo hay quejas, murmuración y críticas. En la tierra de la ingratitud hay llanto y dolor, mientras que en la tierra de la gratitud hay paz y gozo. Tú decides como vivir. Decidir es elegir, y Dios siempre espera que nosotros elijamos. El nos da a decidir entre la vida y la muerte, la bendición o la maldición, la queja o la gratitud. ¿Cuál es tu decisión hoy? Ahora no es solamente tomar una decisión y elegir, hay que buscar que eso ocurra. Hay que generar las posibilidades, de los imposibles se encarga Dios. Debemos hacer todo lo que este a nuestro alcance para ser las personas que queremos ser. ¿Qué persona quiero ser? ¿Qué matrimonio quiero tener? ¿Qué negocio me gustaría desarrollar? ¿Qué relaciones debo tener? ¿Qué viajes quiero hacer? Y hay otras preguntas
    • sobre las cuales debe tomar decisiones, deje ya de decir no se y enfóquese sobre lo que desea, y actúe inmediatamente. “La acción tomada no siempre trae la felicidad pero no existe la felicidad sin tomar acción.” Benjamín Disraeli Comienza hoy a hacer una lista de todas las decisiones que tomarás. Son decisiones que tienen que ver con el ser, el hacer y el tener. Algunas decisiones que puedes hacer hoy: 1. Seré el amigo que mi esposa necesita. 2. Tendré buenos amigos. 3. Haré ejercicios físicos para mantenerme en forma. Y la lista puede continuar, hay cosas que para ti son importantes. Cuando termines la lista, piensa en las acciones que tienes que tomar para lograr lo que buscas. Hoy es el mejor día para decidir. Toma la decisión de elevarte hacia las alturas. En amor y liderazgo, Pedro Sifontes Coach Personal info@liderazgocreativo.com www.liderazgocreativo.com
    • LUCHAR HASTA VENCER En la pequeña escuelita rural había una vieja estufa de carbón muy anticuada. Un chiquito tenía asignada la tarea de llegar al colegio temprano todos los días para encender el fuego y calentar el aula antes de que llegaran su maestra y sus compañeros. Una mañana, llegaron y encontraron la escuela envuelta en llamas. Sacaron al niño inconsciente más muerto que vivo del edificio. Tenía quemaduras graves en la mitad inferior de su cuerpo y lo llevaron de urgencia al hospital. En su cama, horriblemente quemado y semi-inconsciente, el niño oía al médico que hablaba con su madre. Le decía que seguramente su hijo moriría -que era lo mejor que podía pasar, en realidad-, pues el fuego había destruido la parte inferior de su cuerpo. Pero el valiente niño no quería morir. Decidió que sobreviviría. De alguna manera, para gran sorpresa del médico, sobrevivió. Una vez superado el peligro de muerte, volvió a oír a su madre y al médico hablando despacito. Dado que el fuego había dañado en gran manera las extremidades inferiores de su cuerpo, le decía el médico a la madre, habría sido mucho mejor que muriera, ya que estaba condenado a ser inválido toda la vida, sin la posibilidad de usar sus piernas. Una vez más el valiente niño tomó una decisión. No sería un inválido; ¡caminaría! Pero desgraciadamente, de la cintura para abajo, no tenía capacidad motriz. Sus delgadas piernas colgaban sin vida. Finalmente, le dieron el alta. Todos los días, su madre le masajeaba las piernas, pero no había sensación, ni control, nada. No obstante, su determinación de caminar era más fuerte que nunca. Cuando no estaba en la cama, estaba confinado a una silla de ruedas. Una mañana soleada, la madre lo llevó al patio para que tomara aire fresco. Ese día en lugar de quedarse sentado, se tiró de la silla. Se impulsó sobre el césped arrastrando las piernas. Llegó hasta el cerco de postes blancos que rodeaba el jardín de su casa. Con gran esfuerzo, se subió al cerco. Allí, poste por poste, empezó a avanzar por el cerco, decidido a caminar. Empezó a hacer lo mismo todos los días hasta que hizo una pequeña huella junto al cerco. Nada quería más que darle vida a esas dos piernas. Por fin, gracias a los fervientes masajes diarios de su madre, su persistencia férrea y su resuelta determinación, desarrolló la capacidad, primero de pararse, luego caminar tambaleándose y finalmente caminar solo y después correr. Empezó a ir caminando al colegio, después corriendo, por el simple placer de correr. Más adelante, en la universidad, formó parte del equipo de carrera sobre pista. Y aún después, en el Madison Square Garden, este joven que no tenía esperanzas de que sobreviviera, que nunca caminaría, que nunca tendría la posibilidad de correr, este joven determinado, el Dr. Glenn Cunningham, ¡corrió el kilómetro más veloz del mundo!
    • ¡Es imposible tener fe en que Dios nos curará si no contamos con las promesas de Su Palabra! ¡Con cuánta frecuencia la falta de fe se debe a la ignorancia! ¡Si te parece que no tienes mucha fe para que Dios te cure, es sencillamente porque no tienes una base suficiente de fe y conocimiento de la Palabra de Dios! ¡Pero ya está a tu disposición! A lo largo de toda la Biblia, que es la Palabra que Dios nos ha dirigido personalmente a cada uno, Él ha hecho montones de promesas para nuestra curación. "Nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina." (2Pe.1:4) ¡Son promesas que podemos reclamar contando con que Dios las cumplirá! Y también de ellas surge nuestra fe. "La fe se recibe, aumenta, al oír la Palabra de Dios." (Rom.10:17) ¡Léela con mucha oración y ella te dará la fe! No puedes decir: "Me fío del médico, pero no voy a tomar las pastillas que me recetó. Estoy sometido a tratamiento médico pero no quiero seguir las indicaciones." En lo que sea que se haya puesto la fe, hay que ser consecuente y obedecer. Si es en el Señor, tienes que tomar las píldoras de las Escrituras y seguir el tratamiento que Él prescribe: ¡Tienes que citar y reclamar Sus promesas, y afirmarte en la Palabra! ¡No importa qué otra cosa estés haciendo... siempre puedes estar orando! No hace falta que te eches de rodillas al suelo para poder orar. Pues de hecho, en todo lo que haces deberías orar y tener "puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de nuestra fe." (Heb.12:2) Orar es como respirar, como respirar constantemente el Espíritu Santo. ¡Manténte en todo momento en comunicación con el Señor, pensando en Él constantemente, y Él te ungirá y te guiará con Su Espíritu en todo lo que hagas! ¡Si oras por cada cosa que haces y le pides a Dios que te dé sabiduría, Él prometió que te la daría! (Stg.1:5) El Señor puede ahorrarte un montón de trabajo, problemas y tiempo si oras antes de comenzar cualquier tarea. Ora y pídele al Señor que te ayude y te guíe, aunque sólo se trate de una palabra: "¡Jesús, ayúdame, por favor!" Puedes orar en una fracción de segundo y recibir la respuesta a tu oración enseguida, ¡pero si te apoyas en tu propia prudencia o en tu propia sabiduría tal vez cometas un error lamentable! De modo que "¡ora sin cesar!" (1Tes.5:17) Consulta todo con el Señor, cada problema, cada decisión, y asegúrate de estar haciendo lo que Él quiera que hagas. "¡Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus veredas!" (Pro.3:6)
    • No puedes ser amigo de Dios sólo en tiempo de vacas gordas! ¡Debes seguir sirviendo al Señor aun cuando todo vaya mal! La mayoría de los cristianos son capaces de tener fe en circunstancias y situaciones normales y corrientes, en lo que suponen que Dios va a hacer; pero solamente los que tienen gran fe, como Job, pueden decir, cuando todo va mal y parece contrario a la Palabra y a lo acostumbrado: "¡Aunque Él me matare, en Él esperaré!" (Job 13:15) En otras palabras, Job decía: "Aunque parezca que Dios está faltando a Su propia Palabra conmigo, aunque Él me mate en contra de todas Sus promesas, ¡yo seguiré confiando en Él!" Si solamente vas a estar dispuesto a creer y obedecer al Señor mientras todo vaya sobre ruedas, no creerás ni obedecerás mucho, ¡porque cuando se sirve al Señor hay muchas cosas que parecen salir mal! Mas aunque "muchas son las aflicciones del justo", la Biblia promete que "¡de todas ellas le librará el Señor!" ¡No importa cuántas sean ni nada! (Sal.34:19) Así que tratemos de ser capaces de soportar nuestras pruebas y tentaciones, ¡y confiar en Dios pase lo que pase! "¡Confía, pues, en Dios, por muy oscuro que el camino te pueda parecer! ¡Toma Su mano hasta que raye el alba y despertemos semejantes a Él!" EL PODER PERTENECE A DIOS El pastor Bruce Larson relata la historia de un aficionado que le gustaba observar a las águilas. Un día estaba sentado sobre una roca, observando un águila que volaba en todo su esplendor. De repente, gracias a su penetrante y aguda visión, la reina de las aves se lanzó veloz entre el matorral y cuando salió, llevaba una presa entre sus garras. Acababa de garantizar la comida del día. Pero este aficionado continuó observando. Primero con fascinación y después con aprehensión, porque el águila comenzó a volar con dificultad, casi sin rumbo, sujetando todavía a su presa. Después de un tiempo, comenzó a descender y a descender, hasta que cayó abruptamente. Curioso, se acercó al lugar donde el águila se estrelló contra el suelo. Cuando vio la tragedia, descubrió que la poderosa ave había cazado un hurón, que es uno de los más formidables roedores de las montañas; y mientras llevaba a su víctima, ésta le había roído la barriga a punto de sacarle los intestinos. Cuando nosotros pensemos que estamos dominando, tengamos cuidado. Cuando pensemos que tenemos poder, tengamos precaución. Nuestra “victoria” puede ser nuestra derrota. Nuestra “conquista” puede transformarse en nuestra mayor tragedia. “Una vez habló Dios”. No necesita hablar más, su palabra es eterna. Cambia el rumbo de las cosas, transforma y restaura. Nosotros hablamos muchas veces y no decimos nada. Dios habló y el mundo llegó a la existencia. “El dijo y fue hecho, mandó y existió”. El poder es de Él y solamente a Él pertenece. A veces lo presta, por amor, lo confía a la pobre criatura, y ésta queda fascinada y comienza a pensar que es dios. ¡Cuidado! El poder que nos fue confiado circunstancialmente es un don que necesitamos administrar con sabiduría. Si no lo hacemos así, ese poder puede transformarse en un arma que segará nuestra propia vida. Cuando pensemos que estamos cazando, podemos ser cazados; cuando pensemos que estamos venciendo, podemos estar perdiendo. “Una vez habló Dios; dos veces he oído esto”. Si Dios no necesitó hablar más que una vez, ¿Por qué el hombre precisa oír dos veces? Cuando nuestra alma escucha el eco de la voz de Dios una y otra vez, hasta que el consejo divino llega a ser parte de nuestro propio ser. Fijemos hoy nuestros ojos en el Dios del poder. Cuando todo falla en esta vida, Dios todavía esta allí, listo para socorrernos, pero recordemos: “Una vez habló Dios; dos veces he oído esto; que Dios es el poder”.
    • Tomado del libro “Cada día mas sabio”, por Alejandro Bullón. Cuando Cometes Un Error Un conserje del Banco First Security en Boise, Idaho, en una ocasión, por accidente, puso en la basura una caja de ocho mil cheques que valían ochocientos cuarenta mil dólares. Esa noche, el operador del triturador de papeles con diligencia vació la caja de cheques en su máquina cortando así los cheques en pedacitos de papel de un cuarto de pulgada. Luego vacío los pedacitos en un latón de basura en las afueras del banco. A la mañana siguiente, cuando el supervisor se percató de lo que había pasado, quería llorar. La mayoría de los cheques habían sido cambiados en el banco y estaban esperando ser enviados a la casa de cobro. Su pérdida representaba la pesadilla de un contador ya que la mayoría de los cheques estaban aún sin registrar y como resultado, los banqueros no podían saber quién pagó qué a quién. ¿Qué hizo el supervisor? Ordenó que los pedacitos de papel fueran reconstruidos. Entonces, cincuenta empleados trabajaron en dos turnos, seis horas al día dentro de seis habitaciones, cambiando, combinando, pegando los pedazos como si fuera un rompecabezas, hasta que los ocho mil cheques fueran reconstruidos. Humpty Dumpty puede que se haya caído de la muralla. ¿Pero los hombres del rey acaso trataron de pegar sus pedazos? ¡Si cometes un error, trabaja en la solución! Un error no se vuelve una falta hasta que rehúsas corregirlo. Proverbios 10:17 Por senda de vida va el que guarda la instrucción mas el que abandona la represión se extravía.
    • ¿Te Estas Arriesgando? Dos entrenadores de pelota se compadecían mutuamente por la dificultad de reclutar jugadores de calidad para sus equipos. Un entrenador dijo: - Si solo pudiera encontrar a un hombre que jugara cada posición a la perfección, le diera siempre a la pelota, nunca quedara fueran del juego y no hiciera un error en el campo. El otro entrenador suspiró en acuerdo y añadió: - Sí, si apenas pudiéramos hacer que dejara su perro caliente y bajara de las gradas. Jugar el juego de la vida al máximo requiere enfrentar riesgos. Sin ellos, la vida tiene poca emoción, poco que pueda contarse como excitante o que satisfaga.  Reírse es arriesgarse a parecer tonto.  Llorar es arriesgarse a parecer sentimental.  Extender la mano a otra personas es arriesgarse a involucrarse.  Exponer sentimientos es arriesgarse a mostrar su verdadero yo.  Amar es arriesgarse a no ser correspondido.  Vivir es arriesgarse a morir.  Tener esperanza es arriesgarse a desesperarse.  Intentar es arriesgarse a fracasar. Sin embargo, la persona que no arriesga nada, no está obrando, nada tiene y al final se vuelve nada. No tengas temor a enfrentar riesgos. ¡Bájate de las gradas y juegas a la pelota! El hombre no puede descubrir nuevos océanos a menos que tenga el valor de perder de vista la orilla. Mateo 14:29 Y descendiendo Pedro de la barca, caminó sobre las aguas, y fue hacia Jesús. Fuente: http://www.renuevodeplenitud.com
    • SE BUSCA UN PADRE DESCRIPCION DE TRABAJO: a largo plazo, que sea jugador de equipo, que este dispuesto a aceptar el desafío del trabajo permanentemente en un ambiente a menudo caótico. Los candidatos deben poseer comunicación excelente y habilidades de la organización y estar dispuesto a trabajar horas extras, incluyendo noches y fines de semana listo para recibir llamadas las 24 horas del día. ¡Algunos viajes por la noche pueden ser requeridos, inclusive viajes a campings los fines de semana lluviosos y torneos interminables de deporte en ciudades lejanas! Los viáticos no se reembolsaran. Los deberes extensos de mensajero se le solicitaran. RESPONSABILIDADES: El resto de su vida. Debe estar dispuesto a ser odiado, por lo menos temporalmente, cuando alguien necesite $500. Debe estar dispuesto a morderse la lengua repetidas veces. También, debe poseer la energía física de un leon y que sea capaz de ir del cero a 120 kph en tres segundos en caso de escuchar gritos en el patio de la casa. Debe estar dispuesto a encarar los desafíos técnicos estimulantes, la reparación de pequeños aparatos, lavabos misteriosamente lentos y cremalleras atascadas. Debe investigar las llamadas telefónicas, mantener calendarios y coordinar la producción de múltiples proyectos y deberes. Debe tener la habilidad de planear y organizar las reuniones sociales para sus pequeños clientes. Debe estar dispuesto a ser imprescindible en un minuto, e ignorado en el próximo. Siempre debe esperar lo mejor y estar preparado para lo peor. Debe asumir final, completa la responsabilidad para la calidad del producto final. Responsabilidades incluyen también la conservación de piso y trabajo de portero a través de las instalaciones. POSIBILIDADES DE PROMOCION: Ninguna. Deberá estar en la misma posición durante años, sin quejarse, reestrenándose constantemente y para actualizar sus habilidades, y estar dispuesto a ser superado por aquellos a quienes sirve. EXPERIENCIA PREVIA: Ningún requirió lamentablemente. SUELDOS Y COMPENSACION: Cubiertos por si mismo sin posibilidad de aumento libre, ya que tendrá que invertir todo lo que recibe en la misma empresa. BENEFICIOS: Ninguna en cuanto a salud, ninguna pensión, ningún reembolso de la enseñanza, ningunas vacaciones pagadas y ningunas opciones de acciones se ofrecen; este trabajo suministra las oportunidades ilimitadas para el crecimiento personal. Tiene derecho a reconocimiento una vez al año, en el día del Padre, pero tendrá que cubrir los gastos ocasionados en el día de ese reconocimiento. Si está interesado déjelo saber.
    • COMUNÍQUESE A INVERSIONES HOGAR En cuanto a mí, he aquí, mi pacto es contigo,y serás padre de multitud de naciones. Gen 17:4 Dolor es para su padre el hijo necio, Y gotera continua las contiendas de la mujer. Prov 19:13 Al que maldiga a su padre y a su madre,su lámpara se le apagará en la más densa oscuridad. Prov 20:20 Fuente: http://www.renuevodeplenitud.com
    • El Arbol De Manzanas Hace mucho tiempo existía un enorme árbol de manzanas. Un pequeño niño lo amaba mucho y todos los días jugaba alrededor de él. Trepaba al árbol hasta el tope y él le daba sombra. Él amaba al árbol y el árbol amaba al niño. Pasó el tiempo y el pequeño niño creció y el nunca más volvió a jugar alrededor del enorme árbol. Un día el muchacho regresó al árbol y escuchó que el árbol le dijo triste: “¿Vienes a jugar conmigo?” pero el muchacho contestó “Ya no soy el niño de antes que jugaba alrededor de enormes árboles. Lo que ahora quiero son juguetes y necesito dinero para comprarlos”. “Lo siento, dijo el árbol, pero no tengo dinero… Te sugiero que tomes todas mis manzanas y las vendas. De esta manera tú obtendrás el dinero para tus juguetes”. El muchacho se sintió muy feliz. Tomó todas las manzanas y obtuvo el dinero y el árbol volvió a ser feliz. Pero el muchacho nunca volvió después de obtener el dinero y el árbol volvió a estar triste. Tiempo después, el muchacho regresó y el árbol se puso feliz y le preguntó: “¿Vienes a jugar conmigo?” “No tengo tiempo para jugar. Debo trabajar para mi familia. Necesito una casa para compartir con mi esposa e hijos. ¿Puedes ayudarme?”… ” Lo siento, pero no tengo una casa, pero…tú puedes cortar mis ramas y construir tu casa”. El joven cortó todas las ramas del árbol y esto hizo feliz nuevamente al árbol, pero el joven nunca más volvió desde esa vez y el árbol volvió a estar triste y solitario. Cierto día de un cálido verano, el hombre regresó y el árbol estaba encantado. ¿Vienes a jugar conmigo? le preguntó el árbol. El hombre contestó “Estoy triste y volviéndome viejo. Quiero un bote para navegar y descansar. ¿Puedes darme uno?”. El árbol contestó: “Usa mi tronco para que puedas construir uno y así puedas navegar y ser feliz”. El hombre cortó el tronco y construyó su bote. Luego se fue a navegar por un largo tiempo. Finalmente regresó después de muchos años y el árbol le dijo: “Lo siento mucho, pero ya no tenga nada que darte ni siquiera manzanas”. El hombre replicó “No tengo dientes para morder, ni fuerza para escalar…Por ahora ya estoy viejo”. Entonces el árbol con lágrimas en sus ojos le dijo, “Realmente no puedo darte nada…. la única cosa que me queda son mis raíces muertas”. Y el hombre contestó: “Yo no necesito mucho ahora, solo un lugar para descansar. Estoy tan cansado después de tantos años”. “Bueno, las viejas raíces de un árbol, son el mejor lugar para recostarse y descansar. Ven siéntate conmigo y descansa”. El hombre se sentó junto al árbol y este feliz y contento sonrió con lágrimas. Esta puede ser la historia de cada uno de nosotros. El árbol son nuestros padres. Cuando somos niños, los amamos y jugamos con papá y mamá… Cuando crecemos los dejamos …..sólo regresamos a ellos
    • cuando los necesitamos o estamos en problemas… No importa lo que sea, ellos siempre están allí para darnos todo lo que puedan y hacernos felices. Tú puedes pensar que el muchacho es cruel contra el árbol, pero es así como nosotros tratamos a nuestros padres… Valoremos a nuestros padres mientras los tengamos a nuestro lado y si ya no están, que la llama de su amor viva por siempre en tu corazón y su recuerdo te dé fuerza cuando estás cansado… Colaboración de: Alfredo Castañeda Cada uno temerá a su madre y a su padre, y mis días de reposo guardaréis. Yo Jehová vuestro Dios. Levítico 19:3 Ya no ha de honrar a su padre o a su madre. Así habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición. Mateo 15:6 Fuente: http://www.renuevodeplenitud.com