Tu Matrimonio - Blandino Gomez

263 views
241 views

Published on

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
263
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Tu Matrimonio - Blandino Gomez

  1. 1. 1 ““TU MATRIMONIO”” Usted puede aprender a amar más a su pareja II Ped.1:5-7 PEDRO JOSÉ BLANDINO GOMEZ
  2. 2. 2 INDICE Capítulo I Pag. Fundamentos del matrimonio…………………………………………..……. 05 La Iglesia en la Familia…………………………………………..…………. 10 El Matrimonio y la Biblia…………………………………………………..... 11 Matrimonios cristianos……………………………………………………..... 13 Los Primeros años de matrimonio………………………………………….... 14 La formación de los hijos……………………………………………….….… 15 La herencia……………………………………………………………….….... 19 Capítulo II Familia feliz…………………………………………………………………..... 20 Cinco grandes áreas de un matrimonio…………………………………….…... 21 ¿Qué enseñar en la familia?………………………………………….………….. 22 Valores personales necesarios para vivir en pareja………………….......…….... 23 Beneficios de un buen matrimonio…………………………………………......... 25 ¿Cómo aprender a amar?...........................................................………………..... 26 Capítulo III Diferentes puntos que afectan al matrimonio ………………………………... 34 Siete causas de problemas en los matrimonios….…………………………….. 37 Violencia intrafamiliar………………………………..……………………… 41 Un problema de autoridad………………………….………………………... 45 Ejemplos de matrimonios de personas comunes…….……………………… 46 APENDICE ¿Cómo mantener el amor con el paso de los años en el matrimonio?.................... 50 Carta al lector…………………………………………………………………....... 52 ¿Cómo es tu corazón en Cristo?............................................................................... 53 Postdata................................................................................................................... 54
  3. 3. 3 PPaarraa eell lleeccttoorr Pedro José Blandino Gómez, graduado en Psicología Clínica, y con estudios en Consejería Bíblica. Con una primera investigación publicada a nivel mundial en la Internet que tiene por título “Los factores que influyen en el stress pre y post-operatorio y las emociones que se desencadenan en una operación cardio-vascular”, esta en www.monografias.com ventana salud general. También ha investigado, por muchos años, sobre nutrientes que apoyan y mejoran el tratamiento puesto por los médicos para enfermedades tales como:  Artritis  Alzheimer  Asma  Obesidad  Impotencia masculina  Adicciones al cigarrillo y al alcohol  Ulceras Los médicos y los pacientes que deseen conocer sobre nutrientes para mejorar la salud de las personas, pueden contactar la dirección de correo electrónico que aparece más abajo. Su proyecto de vida gira en torno a la familia, por lo que tiene años investigando todo lo relativo para lograr una mejor familia, siendo esta razón la causa principal por lo cual se publica este primer estudio sobre el matrimonio. ………………………………………………………………………………………… Agradezco por esta obra a Dios por su misericordia conmigo, al ministro José Agüero por sus enseñanzas, a los maestros Ángel Gálvez, Cipriano Agustín, y Beatriz Peña por su cooperación en la corrección de este material y a mi familia por su amor Amigo lector, le solicito su apoyo para que oren por mí para que Dios provea recursos económicos para crear un centro de Consejería Bíblica gratuita para personas de escasos recursos económicos y también te pido que compartas estos escritos con otras personas. Gracias psi.pedroblandino@hotmail.com
  4. 4. 4 IINNTTRROODDUUCCCCIIÓÓNN Las estadísticas muestran que la mayoría de las personas que se divorcian, se vuelven a divorciar otra vez, o no llegan a ser tan felices con su nueva pareja como ellos pensaban ¿Por qué esto? Porque cometen los mismos errores u otros peores que los de antes. No aprenden de sus errores, primero, porque no quieren admitirlos, echándole la culpa al cónyuge por la separación. Segundo, no leen libros, ni toman cursos “buenos” sobre cómo llevar su matrimonio, y por ende, no actúan en función de esas buenas enseñanzas, porque las ignoran. Tercero, violan e incumplen muchas de las enseñanzas elementales que están recopiladas en esta investigación, cometiendo siempre las mismas faltas. En todos los procesos de divorcio que he visto y que se han dado tiempo buscando una solución siempre terminan separándose, en todos ellos no he visto un deseo real de hacer lo que se requiere para mejorar y tener un matrimonio exitoso, en casi todos se toma una decisión y se produce primero un divorcio espiritual, una separación producida en la mente y el corazón con alardes de intento de reconciliación, cuando en realidad ninguno toma, humildemente, buenas medidas (hechos) para aprender a amar y mejorar su matrimonio, sólo se echan la culpa entre sí. Este estudio está dirigido primero a entender lo que es un matrimonio, en segundo lugar te mostrará como amar mas a tu cónyuge y también a solucionar los problemas del matrimonio tanto de personas no cristianas como cristianas, con la intención de ayudar a fortalecer sus relaciones, por lo que en determinado momento se presentan algunos puntos para analizar con diferentes enfoques para ambos dentro de un mismo capítulo y con diferentes problemas a la vez. Aprender a amar a tu pareja, te traerá el éxito económico, te dará el control sobre tus hijos y tu matrimonio, te traerá la paz espiritual que anhelas convirtiéndose en tu mejor proyecto de vida para estar en paz con Dios y llenar de felicidad tu vida.
  5. 5. 5 CCAAPPÍÍTTUULLOO II 1- Fundamentos del matrimonio Como psicólogo he observado la crisis del matrimonio en América y otros países, donde cada día más el divorcio va aumentando, esto aun en los matrimonios cristianos. He observado dos cosas: 1ro. Que mientras más sólida sea la fe en Dios y la práctica religiosa de la pareja, más felices y estables son ellos. 2do. Como psicólogo he visto muchos matrimonios débiles a punto de divorciarse, sin embargo, cuando renuevan su fe en Dios, estas parejas van renovando su amor y la paz en su matrimonio. Por ello es que en Dios se fundamenta el matrimonio para recibir las bendiciones celestiales para poder desarrollar la unión de esas dos personas. En Dios se fundamenta el matrimonio para poder resolver los problemas cuando se presenten, con mansedumbre y humildad, que es el carácter que Cristo quiso que todos tuviéramos en nuestro vivir. Tercero, en Dios aprendemos amar a nuestra pareja de igual forma en la que Cristo nos amó a nosotros. En el matrimonio, el hombre y la mujer se completan como un ser humano integral, ya que se complementan entre sí, se desarrolla la identidad plena de cada uno, estado que necesita el cónyuge para ser una persona completa, estable, y feliz. Mal se ha aprendido por la constante y creciente presión de la sociedad con su inversión de valores, los medios de comunicación de que cada uno debe disfrutar al máximo el sexo, en determinado momento se habla más de ello que de las bondades del matrimonio. Para algunos no es la meta principal edificar un buen hogar, sino primero ser un profesional, comprar un buen carro, tener su casa supuestamente para vivir bien el hogar, pero se pasan todo el tiempo centrándose en lo profesional y en adquirir bienes, dejando, realmente, en un segundo lugar, las cosas espirituales que fortalecen los vínculos familiares. Muy pocas personas, casi ninguna antes de casarse, se preocupan por investigar, saber cuál es el propósito del matrimonio cristiano, si usted también le preguntase a una pareja ¿Cuál es el propósito de su matrimonio? Pocos te responderán bien y muchos te dirán que no han meditado antes en eso, muchas personas creen que el propósito es tener una pareja y tener relaciones sexuales sin problema, otros piensan que es el disfrute sexual, sueñan con el novio o la novia cuando ya desnudos en la alcoba y todo lo que podrán hacer juntos desnudos en una casa sola para ellos y con el tiempo, pero muy con el tiempo, tener hijos como algo secundario.  ¿Conoces las bondades de tu matrimonio? Los cristianos y algunos psicólogos han encontrado grandes propósitos para el matrimonio en todo el buen sentido de la palabra “matrimonio”, estos son:
  6. 6. 6 A) Compañero (amigo) B) Ayuda (idónea) C) Tener la familia D) Placer sexual E) Función Social A) Compañero (amigo) . En el relato bíblico se cuenta que Dios vio que no era bueno que el hombre estuviera solo, por lo que le proveyó de una compañera, por lo que un propósito es tener una compañía para no estar solo el resto de nuestra vida, pero hoy en día no se ha visto bien ese significado. El punto aquí sería alguien con quien compartir, reír, gozar, hablar, buscar consejo y llorar si es necesario. Pero vemos muchas veces que la esposa compite en importancia y confidencialidad con los amigos o compañeros de trabajo ya que para muchos un buen cónyuge es una cosa y buen amigo es otra. No valoran que su pareja debería ser su mejor “amigo”, nuestro mejor confidente, y la principal persona con quien uno en cada tiempo desearía estar. Muchos problemas pasan porque cuando hay una confrontación entre esposo y esposa son aconsejados por un amigo, si su cónyuge se entera, algunos le dicen "no te metas con mi amigo que lo conozco antes que tú, y nos hemos ayudado mucho". Esto muestra lo poco que se valora el matrimonio. Es importante que en toda relación se trate de que el compañero sea la persona con quien uno desearía estar todo el tiempo, sin olvidar que como seres sociables que somos, tenemos que relacionarnos con otras personas. No hay mejor relación que cuando uno de los dos al conocer un nuevo sitio de diversión, un nuevo restaurante, con quien primero piense en ir sea con su cónyuge. También que cuando un cónyuge tiene un problema lo que más desea, sea contárselo a su pareja para desahogar sus penas y le ayude en lo que pueda. El matrimonio ante todo es una relación de amistad, de verdadera amistad que se puede cultivar y desarrollar. Podemos aprender a crear una buena amistad, con nuestro cónyuge si así nos lo proponemos. ¡De que se puede se puede!  ¿Cómo se llama tu mejor compañero? ¿Es tu cónyuge? B) Ayuda Idónea El segundo propósito de esta lista, es que sean ayuda idónea y esto no es más que cada uno sea la ayuda del otro (que se complementen), que se confíe primero en el otro antes que en cualquier vecino y se espere siempre cooperación de él sin importar que los familiares y otros no deseen ayudar a su cónyuge. Una ayuda es, si uno da una norma en el hogar el otro no le contradiga frente a los hijos, una ayuda es, que si el padre o la madre desea estudiar o trabajar el otro le ayude, si uno desea dejar el trabajo el otro le ayude. Si hay problemas después por esa decisión, que no se reproche sino que se consuele. Que si hay problemas en el trabajo o en el barrio sea su cónyuge la primera persona que uno desee contarle para buscar consejo o ayuda.  ¿Valoras a tu pareja?
  7. 7. 7 Que cada uno sienta que su pareja es una verdadera ayuda idónea sentimental y espiritual, y una ayuda en todo lo que emprendan, juntos y siempre juntos, como una familia. Para ello, sólo falta valorar a su pareja, aprender a comunicarse en todo momento, actuar juntos en toda decisión que tomen, mostrarse afecto cada día, sin tomar nunca decisiones que puedan romper el vínculo familiar ni la confraternidad entre ellos. C) Tener Familia El propósito de la procreación al principio del mundo fue dado para llenar de hijos la tierra, y crear la gran familia de cada uno de nosotros. Está claro que el tener hijos es una gran meta para la mayoría de los matrimonios, aunque en muchos países hay personas que no desean tener hijos (no que no puedan) y otros desean tenerlos muchos años después de estar casados. Pero muy pocos no desean tener hijos ya sea por razones personales, ya que los hijos son un compromiso, y a los hijos hay que dedicarles mucho tiempo, recursos y amor. Sólo espero que en la vejez, los que no desearon tener hijos, no se arrepientan, porque ya sería un problema más en su vida. Está claro que hay que tener hijos si se puede, que es una función del matrimonio, el problema es que muchos los tienen pero no se preocupan por criarlos, y lo hacen por deber, no por amor.  ¿Quién está criando a tus hijos? Unos creen que tener hijos es sólo parir, alumbrar, sacar un niño del vientre, pero una cosa es parir y otra muy diferente es ser padre o madre, ya que esto último conlleva amor y responsabilidad, expresados día a día a esa pequeña criatura de Dios. Por ello siempre recomiendo constantemente a los que van a ser padre o madre o a los que ya lo son a que lean buenos libros que les ayuden en esa tarea. Muchos ministros se han especializado en el área de consejería matrimonial y son muy útiles sus consejos, pero es más fácil y penoso para muchos pasar esta recomendación por alto, ya que demuestran lo mal que ellos crían y tendrían que admitir su error ante su cónyuge y su familia. Errores que muchas veces cometieron su padre y su madre al educarlos a ellos y estos continuarán en este camino de enseñar erróneamente a sus hijos. Por ello, es que se le dice a los niños que son problemáticos o malcriados porque fueron mal educados por sus propios padres. No hay cosa más bella que ver en una fotografía de diferentes generaciones: los padres, los nietos, los abuelos todos felices, ya que el anhelo de todos es tener una familia feliz; esto puede aún lograrse si actuamos en función del matrimonio.  ¿Has pensado en los errores en tu crianza? ¿Los estás cometiendo con tus hijos?
  8. 8. 8 D) Placer Sexual Lamentablemente, para muchos, desconocedores de lo que es un matrimonio, creen y consideran el placer sexual como el principal fundamento en el matrimonio. Se busca tanto el placer sexual que muchos se unen por pura pasión, por deseo, por atracción física, por amor a primera vista. Todo ser humano debe tener pasión por su pareja, pero no es la atracción física lo que más le debería gustar. Muchos fracasan porque se enamoran a primera vista del físico y dicen que también buscan lo espiritual, lo profesional, pero ellos sólo se engañan a sí mismos porque saben que lo que más les atrae es el físico. El placer sexual debe ser parte de todo matrimonio y deben satisfacerse cada uno las necesidades eróticas de ellos. Digo las necesidades, porque para muchos hombres, más que mujeres, el sexo es una necesidad fisiológica como lo es comer y orinar, y algunas personas necesitan cada cierto número de días el tener relaciones sexuales. Si el cónyuge no entiende esto se desarrollaran matrimonios frágiles y ello puede ser una excusa para el adulterio.  ¿Entiendes por el bien de tu pareja que el sexo es una necesidad fisiológica de ambos? El placer sexual debe de estar fundamentado en el amor y el romanticismo, así como de una buena comunicación, para que cada pareja diga lo que le gusta y lo que no, para complacerlo en algunas cosas y entenderlo en otras. Siempre hay que recordar que una relación no debe estar fundamentada en el sexo porque habrá muchos períodos de tiempo donde no podrán ejercer ese bello acto de amor. En algún tiempo del embarazo, en algunas enfermedades, en los últimos años de la vejez no se podrá tener sexo por problemas fisiológicos, pero sí podrán tener amor, amistad, compañerismo y una vida unida en dos seres, hombre y mujer, que decidieron juntar sus vidas en las buenas y en las malas. Aún cuando la pareja sólo se haya unido por pasión, si es un deseo de ambos, pueden desarrollar el compañerismo, la amistad y el amor. Aprender amar al cónyuge y mantener ese amor debe de ser la prioridad de toda relación sólida, duradera y fundada en principios cristianos con la bendición de Dios.  ¿Es tu prioridad mantener el amor de tu cónyuge? E) Función Social Crear una sociedad dando pautas de ética y moral social. Esta función social del Matrimonio sólo es conocida por algunos estudiosos, filósofos, psicólogos, etc. Pero es fácilmente entendida por el sentido común de cualquier persona con un intelecto normal. "Es la familia o grupos de familia" que crean las sociedades y pautan sus reglas, normas éticas, morales y sociales. La inversión de valores que se está dando en muchos países, donde los grupos pequeños están tratando de que sus costumbres sean aplicadas a toda la sociedad, por ejemplo, los consumidores de alcohol y drogas menores, están logrando que se liberen estos productos, y todo el mundo, de ser posible los consuma igual que ellos, para así no ser ellos menospreciados.
  9. 9. 9 Otro ejemplo sería los grupos homosexuales que luchan tanto en la sociedad, que ya se ve como normal, ético, saludable psicológicamente que dos personas de un mismo sexo se unan, ya que para ellos es ético moral, bueno y válido. La inversión de valores lo logran porque muchos están en sectores de poder, y por su poder influencian a una sociedad indiferente, pero existen sólo dos sexos, y Dios castiga en la Biblia a los homosexuales.  ¿Sabías que la sociedad puede influir en tu familia y tú puedes influir en la sociedad? Las grandes empresas han logrado que muchos consejeros acepten y permitan el consumismo y la moda, sin reproche. Cada quien haga lo que sea con su vida, muchas frases de anuncios publicitarios, canciones y algunos profesionales dicen “vive tu vida disfrutándola, haz lo que deseas (sin importar tu cónyuge) sin dañar al otro”. La sociedad le está poniendo muchas trabas a la familia, las familias no despiertan de quienes la destruyen poco a poco, y no se dan cuenta lo que eso significa para la humanidad. Algunos grupos influyen negativamente en el matrimonio neutralizando la buena función social del hogar para ellos y para sus nietos. Otro mal ejemplo, en honor a la libertad del joven, (libertinaje) es que hay países donde la sociedad le ha enseñado a la familia que está bien que un joven adolescente de 15 años salga de su casa a las 11:00 p.m. para el inicio de una fiesta o discoteca, un inicio a media noche para la diversión de un joven adolescente, en una fiesta que en el mejor de los casos termina a las 4:00 a.m. para algunos y al amanecer para los más libres. En cuanto a los padres ante el libertinaje sexual, la sociedad también está dañando la familia ya que es tanto el número de adulterios que se está viendo como algo común, que es normal que todo hombre o mujer le sea infiel a su pareja.  ¿Sabes qué es libertinaje? ¿Dónde lo puedes detectar? La sociedad está poniendo normas, porque las familias están desunidas, no divididas, sino desunidas para tomar decisiones que les está perjudicando y muchos políticos y líderes sociales están corrompiéndose, haciéndose de la vista inocente de lo que está pasando a las familias tradicionales de buenas costumbres hogareñas. Siempre he terminado una exposición diciendo que se puede aprender a amar para darle vida y esperanzas reales a los matrimonios, pero tendrán que cambiar demasiados matrimonios para que se pueda lograr cambiar la moral y lo ético que ha perdido la sociedad, con su inversión de valores bíblicos.  ¿Cómo se puede volver a las buenas costumbres hogareñas en tu casa? En Dios se fundamenta el matrimonio, y el matrimonio es el fundamento del hogar. Esto porque: a. El hogar es el sitio que las personas toman como centro de su vida donde se desarrolla a plenitud la identidad de cada uno, es su sitio donde vivir. b. En el hogar se satisface el deseo de tener una familia propia, se satisface la necesidad de unir su vida a otro en matrimonio
  10. 10. 10 c. En el hogar se satisfacen plenamente las necesidades de la pareja: necesidad de amarse, descansar, comer, curarse sus enfermedades, sentir y dar afectos, disfrutar del sexo, se cubren las necesidades de tener un nido donde criar su descendencia. d. El hogar es un “bien” con el que contamos para la vejez para estar satisfecho con la vida que tuvimos y el hogar es el sitio donde deseamos morir. En resumen, cada pareja debe corregir y reafirmar los fundamentos del matrimonio y hacerlos suyos, tratar de aplicarlos según sea en su caso, para que verdaderamente pueda tener una familia como la soñó, una buena familia como todo ser humano la desea. El mejor matrimonio no es el que se discute menos sino, el que se ama más, el que se perdona más, sin resentimientos pasados, donde se valora y respeta al ser que más amamos, donde aunque pueda en determinado momento no pensar igual, pero sí ponerse de acuerdo, donde la educación real de los hijos es asunto del padre y la madre, no uno como proveedor y otro como educador. En una buena relación de pareja cada día se, dan tiempo para compartir, hablar, demostrarse afecto físicamente, orar juntos y buscar de Dios para que sean bendecidos por él.  ¿Cómo soñaste que sería tu familia? ¡Aún estás a tiempo de conseguir algunas cosas! 2- La Iglesia en la Familia La iglesia puede ser una segunda familia, que en casos de personas con pocos parientes o lejanos en distancia y confianza, la iglesia se podría convertir en su más cercano pariente. En la iglesia podrían desarrollar su amor a Dios y al prójimo, sus valores éticos, religiosos, podrán conocer y compartir con personas de sus propias creencias que no lo llevarán a hacer cosas indebidas. En la congregación podrían participar de actividades sociales, tanto para los padres como para los hijos, pero deben de estar activos en su comunidad religiosa para que puedan percibir todo los beneficios que ésta les puede dar. Una familia que va esporádicamente o sólo una vez a la semana, por cumplir, rara vez podrá aprender de la fe, la esperanza, el amor, y la templanza que se necesita como apoyo a la educación hogareña para vivir con honor esta vida. Al ir al culto regularmente, también conocerán a otros miembros con los que además de compartir la fe, podrán hacer negocios, adquirir servicios independientes, y poner su profesión para beneficio de cada familia. Creé una pequeña empresa de comida (que durante 15 años brindó sus servicios) y mis primeros y mejores clientes fueron los compañeros de la fe, y las empresas donde estos laboraban también. Luego seguí consiguiendo otros clientes, hasta que años después decidí vender el negocio. Recuerdo otra ocasión en que se enfermó un hijo mío, en ese momento hermanos de la iglesia me ayudaron a cuidarlo y también me ofrecieron ayuda económica, gracias a Dios, hoy mi hijo está bien y yo estoy agradecido por ello.
  11. 11. 11 Muchas buenas actividades en favor de la familia se planifican en las diversas iglesias, pero muchos se las pierden por ver TV en exceso, por dormir más de lo necesario o por llevar trabajo extra a la casa. No entienden lo bueno y agradable que es congregarse, llevar la energía espiritual y ver a buenos amigos. Los matrimonios se pueden beneficiar espiritual y económicamente y ser más fuertes como pareja si comparten con buenas y sanas personas de su misma iglesia, además de que el Dios Todopoderoso le premiará con una familia unida en amor. Los estudios y estadísticas tanto formales como informales, demuestran que los matrimonios que más asisten a la iglesia tienden a tener menos divorcios, no por el hecho de que las iglesias están en contra del divorcio, sino porque se ha demostrado que son más felices. Esto porque cuando hay un problema, tratan de solucionarlo con mayor deseo, poniendo cada uno amor para perdonar. Claro, siempre habrá excepciones, pero el sentido común dicta que un matrimonio que tiene fe y va a la iglesia se complacerá poco en los vicios, en el libertinaje sexual, en la moda, en las revistas y la TV, con películas no educativas, ni comedias sensuales, y son personas que no se complacen en el adulterio, ni en otros pecados más, que afectan al hogar directamente. 3-El Matrimonio y la Biblia En la Biblia no sólo encontramos relatos históricos de los hechos poderosos de Dios y sus siervos, no sólo está la historia de Jesús y el plan para salvar a cada uno de nosotros, sino también la forma en que Dios glorifica la Creación en nosotros. Tiene normas de moral general, de amor al prójimo, también encontramos guías y normas de cómo vivir en familia, de cómo debe ser nuestro matrimonio, de cómo educar a nuestros hijos y de cómo resolver nuestros problemas. Dice la Biblia que en el principio Dios creó a Adán y Eva, siendo ellos el primer núcleo matrimonial, y que luego, con los hijos, sería la primera familia y un ejemplo de lo que ésta debe ser. Por ello lo importante es que todo comenzó con la unión de dos seres, porque Dios vio lo importante que sería el primer matrimonio, si así se le puede llamar. Dios les dijo a los dos, no a uno solo, que debían sojuzgar y fructificar la tierra, por lo que ambos son los que deben cumplir con ese deber. Cuando pecaron no pecó uno sino los dos juntos. Hoy en día siempre se busca un solo culpable en toda relación de pareja, pero si no son ambos culpables directamente, lo son pasivamente. Vemos que el primer problema según el relato bíblico fue cuando Caín mató a su hermano, aquí vemos como comienzan los problemas familiares. Hoy muchos problemas son por lo mismo y mucho más. Dios quería que todo se hiciera en familia, así lo vemos en el relato de Noé. El Dios Todopoderoso salvó a Noé y a su “familia”. También se muestra en el relato bíblico que Dios quiere familias creyentes, unidas, buenas y practicantes de la fe que proclaman. A Abrahán lo llamó al servicio con su esposa porque le prometió una gran familia, no hay mejor premio que este: que Dios pudo darle una gran familia. Donde lo que importa no es que sea grande sino que le daría familia a alguien que no la tenía, que entiende que eso es mejor que el oro. Jehová mandó a su Hijo, lo más preciado de una persona, a través de una familia, la de María y José.
  12. 12. 12 Debemos entender la importancia de ser guiados por la Biblia, valorizar las familias, y las bendiciones que tendremos de Dios a través de ella. Tenemos que reflexionar acerca de los antivalores de hoy en día, del libertinaje sexual, y de que muchos vayan tras riquezas personales. Tontos son los que creen y dedican su tiempo a otras cosas, supuestamente en beneficio de la familia, pero que en verdad no lo son, engañándose sólo ellos mismos. Muchos sólo lo entienden al final de sus vidas. Nunca es un buen propósito personal tener una licenciatura para luego poner el cuadro en la pared, no ejercer, y sólo decir que uno es un profesional; tampoco es buen propósito ante la sociedad y ante ellos mismos como pareja que las personas se casen por la iglesia sólo por el hecho de lo bello y tradicional que es, complacer a su madre y padre o a ellos mismos, y después de casarse ir una vez al año a la iglesia, ¿Dónde está la verdadera fe que proclamaron al casarse ante Dios? Lo importante del matrimonio no puede ser el acto de la ceremonia social donde el juez civil o el reverendo les dice: "los declaro marido y mujer", debemos valorar día a día la unión familiar hasta el final de nuestra vida, algo muy fácil para el que quiere y ama, pero muy difícil para el que se casa por pasión, con poco concepto de lo que es el matrimonio. Toda unión que está fundamentada en las leyes divinas y espirituales que encontramos en la Biblia, y en la búsqueda del Dios Todopoderoso, difícilmente se disolverá ya que han aprendido a amarse como Dios manda y mantendrán la llama del amor encendida por generaciones, ya que los hijos aprenderán de la madre y padre y también los nietos sabrán amar y dar amor. De buena forma, en nuestra sociedad, a una joven adolescente se le llama señorita o virgen, doncella, nombre que se le asigna cuando no han tenido relaciones sexuales prematrimoniales. Pero por ética o sentido común, una joven que tenga su himen porque no se le haya roto la membrana interna de su órgano sexual, pero que sí ha tenido contacto oral o masaje de su novio, moralmente, esa joven, no es virgen, ni señorita ante Dios, porque ya fue tocada por un varón. De igual forma una pareja de unión libre o casada por lo civil nunca podrá pretender, espiritualmente, decir que no se ha casado ante Dios, porque no lo ha hecho por la iglesia, ya que han convivido el uno con el otro y han entregado su vida sexual y no sexual el uno para el otro. No hay porque complicarse, el sentido común que parece que no es “tan común” por el poco uso que le dan, y la misma naturaleza, sin mencionar también la Biblia, nos indican que nunca se le podría llamar matrimonio bíblico por más legal que parezca ser, a la unión libre de dos personas o a la boda de homosexuales (legalmente ante los hombres pero pecado ante Dios). Que la sociedad permite, en nombre de la libertad (libertinaje), que dos jóvenes se muden solos (convivan) para ver si después se casan, o que permita que pueda ser por derecho (libertinaje) del mismo sexo, esto va destruyendo las sociedades naturales (naturaleza) o sociedades cristianas. Los consejeros bíblicos señalan que familias disfuncionales crean familias disfuncionales (divididas, no nucleares), relaciones débiles paternas crean hijos que tendrán problemas en sus matrimonios, tendrán muchos trastornos psicológicos, producto del estilo de vida de sus padres, y no sólo serán un mal ejemplo para sus hijos sino también para otros muchos niños más: sobrinos, vecinos, etc.
  13. 13. 13 Es por esto que hay que entender, que lo que atente contra la buena unión del matrimonio, atenta contra la salud de la sociedad, y de nuestros hijos, además de que Dios no lo aprueba. 4- Matrimonios cristianos Se ha demostrado que los matrimonios cristianos practicantes, que ejercen con regularidad su fe, que oran día a día, y asisten siempre a su iglesia, tienen menor índice de separación, no porque la iglesia se lo prohíba, sino porque realmente han aprendido a amarse más y a demostrarse, entre ellos, su amor verdadero. Pero a pesar de ello, esto no ocurre en la totalidad de cristianos, sino en algunos practicantes, ya que muchas de las personas que dicen ser “cristianas” no buscan de Dios día a día, no practican los consejos de la Biblia, sino los de un amigo. No tienen paciencia para esperar las bendiciones de Dios y cuando uno le pregunta por sus bienes algunos dicen que ellos se compraron sus cosas, pero nunca expresan que Dios se las ha ayudado a comprar. Este punto es importante; porque en los problemas no cuentan primero con Dios, sino con el familiar, algún vecino, o en la confianza que tienen en sus ahorros de dinero, o en el banco que les podría ayudar a salir de cualquier problema. Esto es bueno, pero si se busca primero la guía de Dios. Muchos hombres no roban por temor a caer preso, y no porque sea pecado ante Dios. Muchos no practican más el adulterio para que no le descubran, para que su esposa no se entere, o para que la sociedad no los catalogue de adúlteros y no porque esto sea un pecado ante Dios.  ¿Por qué le temes más a la justicia de los hombres que a la de Dios? Qué pena, que por tradición, sea primero el deseo de casarse de una pareja por la iglesia, pero luego algunos se olvidan de vivir conforme Dios manda, según la Biblia. Por ello, si somos cristianos, debemos ser cristianos practicantes. Cuando llegan los problemas, que siempre llegarán, y hay que tomar decisiones, muchas veces el esposo/a no toma en consideración los deseos del otro/a, muchas veces compran un carro, un mueble de casa, porque a uno le gustó, y el otro lo deja para no contradecirlo (no tanto por amor, sino por no discutir). Con los años cuando la pasión decrece, si no se van resolviendo los problemas; estos crecen con los años y en muchos casos no sólo no se toma en cuenta al otro, sino que tampoco se toma en cuenta a Dios para orar por eso que deseamos tener. Por no decidir juntos un día, si un esposo desea comprar un carro y la esposa no está muy de acuerdo, él lo compra, si ese carro no sale bueno, se daña mucho, la esposa le va a pelear, le reclamará y le dirá “te dije que no lo compraras”, al punto de discutir. Por ello todo debe hacerse con el seguro consentimiento del otro. Muchas veces en un matrimonio “uno” decide vivir con un familiar para ahorrar tiempo o dinero y uno complace al otro sin estar de acuerdo y ninguno recuerda que Dios manda a sus criaturas que vivan en su casa aparte.
  14. 14. 14 Ya que con el tiempo habrá un problema, el familiar dueño de la casa se va a parcializar con su pariente y esto traerá, poco a poco, diferencias entre la pareja. Dios manda que debes mejorar tu carácter, tu personalidad, para ser el esposo que debes ser, la esposa que debes ser, para ser el padre o la madre que dé ejemplo de buen carácter, disciplina y amor, así les enseñarás a tus hijos tu personalidad.  ¿Eres de los que dicen yo soy así y no cambio? El matrimonio cristiano no sólo se vive el domingo en la iglesia, se vive más en la casa, donde Dios nos pone situaciones para uno aprender a ser más humilde y manso como Cristo quiere que seamos, según lo expresa la Biblia. 5- Los primeros años del matrimonio Antes de casarse, el joven vive una vida de gozo sin muchas responsabilidades, sus hormonas están muy activas y acostumbran a enamorarse mucho, a salir con amigos que en determinados momentos llegan a ser más importantes que sus padres y son, en muchas cosas, sus consejeros. La juventud es fiesta, pero cuando desean casarse saben que esto amerita una responsabilidad, aunque no tanto, ya que muchos quieren vivir la vida de casado igual a la de soltero, con la única diferencia de que ahora casados tienen una pareja para compartir responsabilidades del hogar, pero ello les quita tiempo para diversión constante, porque aunque están casados siguen siendo jóvenes (inmaduros). Lo anterior se demuestra en algunos matrimonios que desean esperar dos o tres años para tener hijos, con la finalidad de disfrutar del matrimonio como si con la llegada de los hijos jamás van a poder disfrutar del matrimonio. Sin planificarlo, por error, muchos hijos llegan antes de lo planeado, siendo estos un problema para algunos. Esto ocurre en muchos matrimonios que aún no entienden bien el papel de cada uno de ellos como padres. Son años difíciles porque cada uno llega a casarse con su carácter y su personalidad, que deberá cambiar su forma de ser a una vida de pareja. Uno no puede ser el mismo si se compromete con una relación de dos en uno. Si continúa así, con deseos únicos para él/ella, buscando sólo su propia felicidad, le vendrán problemas a la pareja.  ¿Cuántas veces tu carácter ha interferido en tu matrimonio? Algunos jóvenes cuando se casan tienen el problema de que están acostumbrados a ver toda la sensualidad que la sociedad ofrece en la moda o en la TV, y lo que el mercadeo ofrece con sus mujeres bellas. Esto siempre mantiene al hombre en la expectativa sexual, y la presión de los amigos para tener una escapadita supuestamente sana, salir de noche con amigos, tomar alcohol, música, y mujeres, trayendo como consecuencia el adulterio. Los fundamentos de un matrimonio se pueden ir destruyendo, si cada uno no hace su papel, y no pone cada cosa en su lugar. La esposa debe ser la mejor “amiga” de su esposo y viceversa.  ¿Quién es tu mejor amigo/a? ¿Tu esposo/a?
  15. 15. 15 El matrimonio que no aprende a ceder en ambas direcciones siempre tendrá a uno inconforme, ya que están ante una persona diferente a él/ella, con expectativas de relación muy diferentes a las que vivimos, y es por eso que tenemos que acoplarnos, unirnos, poner de su parte cada uno, no esperando que sea el otro el que acepte o se enamore de nosotros. Al casarse, cada quien trae problemas desde el noviazgo, que piensan que después de casados se cambiará esa actitud o acción que no les gusta y que podría transformar a su pareja, pero lo correcto es que cada uno se transforme a la manera de su cónyuge, para que los dos cedan y puedan compartir un matrimonio para dos.  ¿Quieres un buen matrimonio? ¡Cambia tu carácter! La mujer no puede estar siempre resistiéndose a las cosas de su marido y él no puede estar siempre queriéndose imponer sobre su esposa. Algunos deciden divorciarse más de una vez sin entender que toda pareja que elijan tendrá defectos. En la mayoría de los casos el que tiene más cosas de su carácter que cambiar, es el divorciado, porque no entiende que él ya no es él, sino él y su pareja, dos personalidades diferentes que deben de aprender a vivir. El divorcio, aunque parezca una salida a los problemas graves, no lo es, porque siempre quedará un trauma, aunque sea ligero; pero los hijos jamás se recuperan, aunque así lo expresen o lo aparenten con el tiempo.  ¿Quieres tú que tus hijos cometan tus mismos errores? Todos los años de un matrimonio podrían ser de “luna de miel”, un año más que otro. Si nos lo proponemos y actuamos en función de ese deseo, en cuyo caso no importa si hay diferencias, porque como enamorados aprenden a expresarse y a entenderse, y ceder al amor como cuando lo hacían de novios, de esa forma amorosa se debe actuar, aún casados. En resumen, lo más importante en los primeros años es el amor y entender que hay que ceder y moldear nuestro carácter para que ya no sea el mío, sino el carácter de los dos en uno, entendiéndose y perdonándose día a día. 6- La Formación de los hijos A) Denotamos que lo más importante es nuestra familia, nuestros hijos, el hogar. Pero en este tiempo he visto a muchas madres y muchos padres, enseñándole a sus hijos: "todo niño debe estudiar para que cuando sea grande pueda comprar su carro, su casa, vivir bien y mantener a sus hijos”. Aquí se ve el materialismo social, las comodidades primero, el deseo de luchar por las cosas materiales que le enseñan desde pequeño, está primero que la familia, incluso le enseñan bien el deber de proveer para los hijos y mantenerlos económicamente. Por ello es que muchos padres entienden la necesidad de comprarles a los hijos ropa, pagarle la escuela, pero, les es difícil abrazarlos, ayudarlos a hacer la tarea, enseñarlos a leer y a orar con ellos.
  16. 16. 16 Otra enseñanza errónea que le he escuchado decir a muchas madres, conscientes de lo que están enseñando, es: "todo niño debe de aprender a estudiar para que cuando sea grande pueda ayudar a su madre en la vejez y también pueda tener su familia". Esta afirmación de enseñanza es más dada por madres solteras, divorciadas o materialistas que tal vez han tenido problemas de sustento con sus esposos o compañeros y se sienten socialmente desprotegidas, tratando de este modo a enseñarles a sus hijos el deber de cuidar a su madre en la vejez; sin embargo no enseñan los verdaderos valores del matrimonio por lo que el hijo sufrirá tanto o más que ella. Cuando un padre o una madre está enseñando algo al hijo tiene que pensar bien qué le está enseñando, porque puede darle señales equivocadas. Sin él/ella proponérselo, le permite que haga cosas o vea cosas que no aparentan ser tan dañinas, pero que en realidad van torciendo la formación espiritual y ética del niño o de la niña. Por ejemplo, cuántos padres han disfrazado a su hijo de monstruo con una pistola de juguete o un cuchillo, el niño, de juego dice: "te voy a matar", esto entra a su subconsciente y luego se sorprenden de la cantidad de adolescentes que ofrecen matar y matan a alguien. El padre o la madre lo ven como un bello disfraz, pero el niño lo percibe todo diferente, y entiende que se puede jugar a matar, luego lo asocia en su mente con una realidad subconsciente y vienen los problemas, primero en su hogar y después en la sociedad. B) Hoy en día hay algunos hombres “que no quieren” saber que su deber no es sólo proveer económicamente para su familia, sino ser el primer educador en cuanto a lo moral, ético, espiritual, y social, en dirigir y participar en la educación hogareña poniendo las pautas con su ejemplo, para que, junto a él, su esposa, sea “la ayuda idónea” en ponerla en práctica cuando él no esté. En la familia cristiana es deber del hombre sentarse con su familia a orar, leer la Biblia, y compartir con sus hijos junto con su esposa, para formar así un buen hogar.  ¿Alguna vez has leído, tú, padre, con tu hijo? Hay hombres que no saben que su principal función es educar, otros no saben cómo hacerlo, no buscan ayuda y le huyen al problema para no admitirlo, quedándose más en el trabajo, saliendo con sus amigos o descansando en la casa, y a otros, no les nace el deseo de hacerlo. Pero gracias a Dios por el remanente fiel que ha entendido su “deber” y lo hace como puede. Que sacan tiempo a diario, tiempo para expresar su amor, para su esposa y los hijos. Haciendo esto recibirán el doble del amor que han dado. C) Muchos traumas y frustraciones se han enseñado de generación en generación porque nunca los padres, han analizado sus errores y virtudes de la educación que ellos dan como padres. Por ello siguen enseñando lo bueno y lo malo que aprendieron de sus padres.  ¿Puedes detectar un error en la educación crianza que te dieron tus padres? ¿Qué has hecho para corregirlo? Todos los padres deben estar muy conscientes de lo que enseñan y cómo lo enseñan. Observa la conducta del niño para que, sin temor ni frustración, corrijas a tiempo cualquier problema, de ser necesario, con la ayuda de un ministro que tenga la especialidad en ayudar a las familias.
  17. 17. 17 Ya que muchos cometen el error de pedir consejo a un amigo, vecino, familiar, que tal vez no sabe cómo solucionar el problema, pero que de buena fe le da un consejo. Si no es una ayuda de un consejero bíblico hay que tener cuidado porque se le puede hacer más daño que bien, no sólo al niño, sino a la familia completa. Existen muy buenos libros cristianos que enseñan a cómo educar, también lo hace la Biblia, pero se invierte muy poco en comprar esos libros cristianos para educar a los hijos antes de que aparezcan los problemas. Ya que un niño mal educado, es un niño como dicen “malcriado” y esto es responsabilidad de los padres que no se dedicaron a “aprender a educar y a ser un verdadero ejemplo de amor”. D) Cuantas veces veo a padres y madres, verdaderos ejemplos, trabajadores, y que sus hijos son lo opuesto a esto, ya que cuando estos padres vienen del trabajo siempre expresan su cansancio, sus problemas en el trabajo. El niño ve que por culpa de su trabajo él no juega con el padre, al pasar los años el niño ve que entonces el trabajo no es bueno y después de grande no demuestra el interés ni la disciplina para ser un buen trabajador. Hoy en día la sociedad está tan mal porque casi nadie le enseña a sus hijos el valor de ayudar, no sólo al prójimo, sino también a los padres. Es por esta razón que se ven tantas injusticias no sólo al prójimo, sino también de hijos adultos con sus padres ancianos. Muchos padres cuando lavan ellos el carro, o pintan la casa, no quieren ayuda de un niño de tres años, porque es más desorden y estorbo que ayuda. El padre rechaza esa ayuda. Si el niño de tres años moja la casa o a él con la manguera, éste lo castiga. Pero después, cuando ese niño tiene quince años, el mismo padre se queja de que éste no quiera ayudarle en la casa, pero peor que ese hecho, es que dice que no le enseñaron a hacerlo cuando el niño tenía tres años, lo castigaron cuando trataba de ayudar por lo que ahora no desea colaborar, luego el padre dice que ese niño es malo y que él lo educó bien.  ¿Te parece esto conocido? También he visto a mucha madres regañar a su niña de tres años por limpiar, lavar o sacudir la casa porque al ser pequeña lo hace mal, entonces la madre la castiga y es natural que la niña pierda el deseo de hacerlo, un año más tarde la madre se quejará de que su hija no ayuda y con razón la madre no la supo educar. Muchos padres no entienden que a los niños se les enseña con el ejemplo a amar, a tener disciplina hogareña, a ayudar en la casa y fuera de ella. Se les debe mostrar que son valiosos, y más que nada, a amar a Dios, a leer la Biblia e ir a la iglesia. Por ello los niños aprenden por medio de imitar las conductas de los adultos.
  18. 18. 18 Con la palabras “solas” usted podrá decirle a un niño que no diga mentiras, que no fume, pero si él oye y mira que usted cuando lo llaman a la casa o al trabajo usted dice mentira, el niño se fijará en eso, lo tomará como modelo y lo imitará, igual si usted fuma o toma alcohol, si le dice al niño que no lo haga hasta ser adulto o no lo haga nunca, él tratará de hacerlo tan pronto como pueda porque lo vio en su modelo de vida, lo vio a usted que lo hace y le gusta.  ¿Alguna vez has hablado mal a tu hijo de tu cónyuge? E) Un buen padre no es sólo el que provee, económicamente, casa, educación, ropa, alimento, o juguete, ya que esto lo puede hacer cualquiera, de hecho, muchos buenos albergues e internados ofrecen techo, alimentos, ropa, enseñanza y tratan de ofrecer comprensión, pero no pueden ofrecer el amor de padre y madre, el calor de un hogar. Esto frustra a muchos, que de buena fe hacen lo más que pueden y mucho más por el bien de los niños.  ¡Padres estamos fallando en esto y no lo queremos admitir! Una vez le pregunté a una familia si pensaban que estaban educando bien a sus hijos y me respondieron: “Sí, están en uno de los mejores colegios, la niña practica ballet y piano, el niño estudia el idioma inglés y computadora, y socializan en uno de los mejores clubes del país, esto es educación formal. El que el padre sea un buen proveedor de materialismo en sí no es suficiente en la educación del niño si no unen eso al amor, a la comprensión, al perdón, a la disciplina, a la buena relación matrimonial y a una buena convivencia familiar, sin esto, el niño no será un verdadero niño sano y feliz. El amor de los padres no debe sólo expresarse con reglas materiales, sino también con abrazos, besos, y mucha conversación, además de salir regularmente a divertirse con ellos. Sólo de tú a tú, sin el otro cónyuge, y sin otros hermanos, y hacer esto por turno con cada hijo. Muchos padres luchan para que sus hijos tengan lo mejor, esto es bueno, si podemos dárselo, pero en su medida, con orden y disciplina, sin excesos inmerecidos, con amor. No se avergüence de abrazar a su hijo en público, de decirle que le ama, porque sólo así tendrá un niño sano y feliz y su hijo no se avergonzará de abrazarlo a usted (padre) en su vejez. F) Hay que tener en cuenta que muchos padres o madres se dejan llevar por la moda liberal, la música con malos mensajes, los muñequitos violentos, las películas de sexo, terror, o violencia, todo esto afecta a los niños. Ellos están siendo educados con estos antivalores que tiene la sociedad, haciendo que cada vez más se preocupen por satisfacer sus deseos (egoístas), educándose como niños violentos, agresivos que todo lo resuelven peleando, ofendiendo. G) También, en la “formación de los hijos”, algunos padres, cuando se divorcian, ponen a sus hijos en contra del otro padre o peor aún, le hablan a sus hijos de lo mal padre o madre que ha sido el otro, procurando tener el amor más en un padre que en el otro, sin saber que el más perjudicado es el hijo, ya que este deja de ver la figura paterna y la familia como algo bueno a imitar o para crear su propia familia, después el niño no sólo menosprecia a un padre sino que lo menosprecia a los dos, padre y madre.
  19. 19. 19 7- La Herencia Todo padre desea dejar una herencia: una casa para que los hijos no mal pasen, bienes económicos que les provean hasta que ellos sean autosuficientes, y si Dios bendice a los padres, un buen negocio de familia para que los hijos lo continúen. Pero también hay otra herencia que los padres deberían procurar primero, por la que deberían luchar más para dejar, que son: valores familiares, seguridad emocional, seguridad espiritual, respeto a los deberes y los derechos de ellos y de lo demás, amar a Dios, justicia y misericordia. Estas carencias de valores se notan mucho en los adolescentes. Los padres desean tener hijos que no sean fácilmente influenciables por malas compañías, formar adolescentes con convicciones propias con metas por lograr y una razón de vivir, buscando con fe su futuro sin dañar a nadie. Preguntas como estas a continuación debemos responderlas ahora, para saber cómo dirigir la herencia familiar.  ¿Cómo me gustaría que mi hijo me recordara?  ¿Qué estilo de vida me gustaría que llevara mi hijo cuando no estemos?  ¿Qué tan fuerte y buena fueron nuestras enseñanzas como padre, para que mi hijo le siga enseñando esos valores a sus hijos?  ¿Cómo me gustaría que reaccionara en una situación difícil de la vida, según lo que yo le enseñé? La buena herencia es aquella que consta de bienes materiales, y una fortuna de bienes espirituales. Enseñar a nuestros hijos que cada generación de nuestra familia se eduque lo mejor que pueda, para valerse y desarrollarse económicamente y espiritualmente en todo momento. Para muchas personas de clase baja y algunos de clase media su mejor deseo es darle una profesión a su hijo para que a éste le sea más fácil desarrollarse económicamente. Ese anhelo debería ser un segundo mejor anhelo, ya que el primero debería ser, asegurarnos que nuestros hijos sean buenos, justos, honestos, devotos a Dios en todo tiempo. Por amor a Dios, ese niño sería un gran trabajador, buen administrador de sus bienes, no dado a los vicios de alcohol, cigarrillo, droga, sexo y lo alejara de la homosexualidad. La mejor herencia es una herencia cristiana, y nunca será tarde para que seamos ejemplos a nuestros hijos de esa fe y ellos aprendan con nuestro ejemplo.
  20. 20. 20 CCAAPPIITTUULLOO IIII 1- Familia feliz Es una pena que muchas personas no sepan lo que es tener una familia feliz, no lo saben porque no la han tenido y porque ni siquiera por definición lo saben. Muchos creen que una familia feliz es aquella que aprende a vivir juntos, soportarse, amándose por el compromiso, hermanos que creen que se aman y se soportan por el título de hermano que tienen, el título de padre o madre. Una relación donde en la mañana todos se levantan y cada quien sale para la escuela, trabajo o el deber de casa, comen cada uno por su lado y en la noche cada quien se pone en lo suyo, uno en la televisión, otro en la computadora, otro se pone a oír música. Tienen sus ligeras discusiones diarias a lo que le llaman discusiones normales de toda familia. Para muchos eso es una familia feliz porque no están ni separados ni divorciados, o no son enemigo ninguno de sus miembros, donde no hay violencia física entre ellos, donde pueden existir miembros con vicios, individualistas, homosexuales, pero saben vivir entre sí (soportarse entre sí Muchos creen que tienen una familia normal porque aprenden a convivir donde las discusiones no pasan al plano personal o hiriente, donde comen, duermen, pero que cada uno anda tras sus propios intereses, y no hay una visión común, son las familias que muchos la categorizan como felices, que se han conformado, pero que algunos anhelan un mejor trato y un verdadero amor familiar.  ¿Tu matrimonio es feliz? ¿Tu familia es feliz? La familia feliz no es una fantasía, no es una donde los miembros están riendo constantemente, no es una donde todos están contentos con sus roles (funciones), donde nunca discuten o pelean porque no hay desacuerdos entre ellos, no es una familia donde, por dicha, todos son profesionales económicamente estables, les queda dinero para extras, no es una familia donde todos gozan de buena salud, o son ejemplos para la sociedad. No es aquella familia donde todos van a la iglesia, ayudan al prójimo, pertenecen a clubes deportivos, culturales y sociales. No es una familia feliz aquella que ante los ojos de los demás, todo está bien, donde desde afuera no se ven discusiones y sólo se ve prosperidad. Todas estas cosas ayudan a formar dicha familia, lo ideal es algo más grande que esto, es más que el hecho de actuar unidos, y tener prosperidad económica. Una familia feliz es aquella donde sus miembros tienen empatía los unos por los otros, donde se comprenden, se aman, tienen metas comunes e individuales, donde discuten pero no se ofenden, se perdonan, donde no sólo viven juntos, sino que aprenden a relacionarse, se ayudan entre sí. En esta familia se muestran afectos los unos por los otros, se saludan, se besan, se abrazan con regularidad, comparten sus bienes, sus ropas, sus postres, donde aprenden las enseñanzas morales, éticas, religiosas y las ponen en práctica en sus vidas, donde cada uno asume su responsabilidad, cuando un miembro se enferma todos se preocupan, le proveen lo que necesita para sanarse, todos comparten su dolor.
  21. 21. 21 Es una familia donde al final del día de trabajo o estudios todos anhelan y desean ir a ver a sus seres queridos, no como muchos, que prefieren todos los días al llegar y comer volver a salir porque no les gusta estar en su hogar. Donde a pesar de que cada uno tiene sus metas individualmente, se ayudan porque no se olvidan de que son un núcleo familiar, que si la familia se destruye o sufre, a cada quien por su lado no le va a ir tan bien como si estuvieran unidos en familia. Esta familia aprende a reír regularmente a disfrutar de la vida juntos, pueden salir todos de vacaciones y se gozan, aunque no necesariamente anden todos juntos. En la familia feliz se aprende amar, la esposa y el esposo muestran su amor a los hijos (no relaciones sexuales), y estos lo hacen para que aprendan a amar sus hijos. Sacan tiempo, van juntos a la iglesia, oran en familia juntos, se piden consejos y se consultan entre sí, respetando las opiniones particulares porque se aman. Esa familia ideal puede ser posible en nuestra familia, si el padre y la madre se lo proponen, y poco a poco con ayuda de un ministro y/o consejero bíblico van corrigiendo los problemas que ya ellos conocen. También hay libros muy útiles cuyos temas están centrados en fortalecer la unión familiar, y otros, que te enseñan a vivir la vida en particular. Un matrimonio feliz y una familia feliz hacen que los niños aprendan a amar y a mostrar amor, justicia, y misericordia. Este niño en el momento de casarse ya sabrá lo que es una buena familia y desarrollará la suya, en una base de amor, comprensión, perdón y pasión. Muchos matrimonios van mal por más interés que pongan, porque enseñan lo que de pequeños vieron, sufrieron y mal aprendieron de su madre o padre, y así son sus vidas. Muchas parejas no entienden las malcriadezas de los niños con sus familias y esto sólo se podrá corregir cuando estas malas conductas enseñadas se cambien por medidas de amor y comprensión.  ¿Quieres tener una familia feliz? 2- Cinco grandes áreas de un matrimonio A) El hogar: Matrimonio, hijos B) La iglesia C) El trabajo D) La familia extendida E) La sociedad Un matrimonio se desarrolla dentro de un ambiente de diferentes áreas, unas más prioritarias que otras, pero que el matrimonio sea un buen matrimonio, deben desarrollarse cada una de esas área sin faltar ninguna. A) La función en el hogar está dividida entre el rol de matrimonio y el de padre. La llegada de los hijos no debe traer distanciamiento entre los esposos, sin olvidar que ya son también padres, y que los dos deben educar a los hijos.
  22. 22. 22 B) El amor a Dios se debe mostrar en cada problema día a día en el hogar, además de todo, meditar la Biblia (no sólo leer la Biblia), orar cada día y congregarse en una buena iglesia regularmente. Si hay un ciclón o un terremoto (una catástrofe) todos claman a Dios, la familia no debe esperar problemas para priorizar como meta su relación con Dios en la práctica. C) El trabajo secular no debe ser llevado al hogar bajo ningún pretexto, mas si el trabajo está en el hogar, no trabajar más de las horas que establece el gobierno a la semana. Esas 44 horas semanales de labor que tienen algunos países, no deben de extenderse, ya que, aunque trae más dinero al hogar, quita tiempo a otra actividad de educación, recreación o devoción, trayendo grandes y malos problema por culpa del dinero. Si trabajas más, tendrás más dinero neto, pero esa entrada extra se perderá con un hijo mal educado o un esposo mal atendido, aunque muchos no se dan cuenta de este mal porque empieza muy sutilmente y los problemas que esto acarrea siempre se lo echan a otra cosa. D) La familia extendida está formada por primos, hijos de primos, cuñados, etc. Estos familiares comparten cada día menos entre sí, excusándose por distancia, por falta de tiempo, pero la verdad es que los intereses particulares ya no giran en torno a los otros familiares, el mundo se mueve por interés no por familiaridad. E) Debemos vivir en sociedad, y si la sociedad se deteriora, y si los valores se destruyen, esto afecta poco a poco a las familias. El matrimonio vive en una nación, en una sociedad política que corrompe a la familias, si no hay familias sólidas no hay una nación firme. Da pena que muchos gobiernos legislen en algunas áreas contra la familia. 3- ¿Qué enseñar en la familia? A) Temer y seguir a Dios B) Crear valores espirituales no económicos C) Unidad familiar D) Ser trabajadores E) Responsabilidad social  ¿Qué ambiente hogareño has creado? ¿Qué ve la gente cuando hablas de tu matrimonio? ¿Qué les estás enseñando a tus hijos? A) Todo matrimonio que enseña a sus hijos en primer lugar a amar y temer a Dios, tiene la mayor parte del camino hecho, no es amar a Dios por rito o tradición, es que Dios viva en ellos día a día. Que otros digan: “esa es una persona humilde y devota a Dios”.
  23. 23. 23 B) Crear valores espirituales siguiendo normas bíblicas. La Biblia enseña cómo resolver cualquier problema de la vida, nos enseña a construir nuestro carácter a la imagen de Dios. C) La mala unidad familiar: las parejas que conozco, que han criado hijos que son adultos ya, en muchos de estos hogares no hay unidad real, se visitan muy poco los hermanos, se ayudan sólo en casos de mucha emergencia, y fomentan escasamente la unión entre los primos. D) Todos deben ser trabajadores, entender que todos tienen un rol y un deber en el hogar, que sólo termina parcialmente cuando se muden de la casa, recordando que aunque tengan otra familia, seguirán teniendo deberes para con su familia que les vio nacer. E) La responsabilidad social y la ayuda al prójimo, será más efectiva como familia que individual. Vivimos en sociedad, por lo cual debemos aprender a ayudar a la gran familia o nación donde vivimos. Muchas naciones se han caído y levantado rápido porque su patriotismo está fomentado, cimentado, en valores morales y familiares. 4- Valores personales necesarios para vivir en pareja ¡Valores personales! Aunque esto parezca simple, sin importancia, o un hecho que todos conocemos, es algo que se evidencia en la vida práctica de la pareja. La convivencia matrimonial muestra problema de conducta. Muchas parejas se divorcian por incompatibilidad de caracteres, porque no se entendían bien, porque no pueden estar los dos bajo un mismo techo. Todos vivimos nuestra propia vida, pero pocos entienden que en el matrimonio, tú vives la vida con tu compañero. Ya uno no está solo, vive en comunión con un ser al que supuestamente se ama, a quien uno, supuestamente, está dispuesto a entregarse entero por el otro. Pero muchos no quieren cambiar su carácter personal, a uno de convivencia con otro. Dicen que en la confianza está el peligro, y los buenos modales nunca están demás. En primer lugar, deben entender, en la práctica del día a día, que el “yo” “lo mío”, “yo quiero” no debe ser lo primordial. Siempre se ve como un problema que ninguno quiera cambiar su carácter egoísta, mezquino, celoso, por un carácter humilde, donde se debe amar, perdonar, compartir y ser respetuoso del otro. He visto familias donde:  Los hijos siempre están peleando día a día y los padres lo permiten.  Los padres están vestidos con buenas ropas y los niños mal vestidos, dando señales de que unos son importantes, otros no.  Los padres están bien comidos con hijos mal alimentados.
  24. 24. 24  Los padres cómodos, con buena cama y un buen televisor, e hijos que duermen en el piso.  Los esposos no quieren entender su papel en el hogar sus roles se unen y no se diferencian.  Los padres tienen vicios de bebidas alcohólicas, de juego, de malos programas de TV que ven frente a sus hijos sólo porque a ellos les gusta y creen que viven solos.  Los padres mantienen los sueldos separados, enseñando a los hijos que hay cosas que no pueden compartir con la familia nunca, que una parte de su salario lo disponen para la casa, pero que cada uno se queda con una parte para sí, para su egoísmo.  La mansedumbre y la humildad frente a los demás miembros de la familia se ha perdido, y murió con Cristo (aunque Cristo resucitó). Cada quien dice ser como es y cree que no puede cambiar su forma de ser, lo cual no es así, con Dios se puede cambiar siempre.  En la que en el matrimonio hay un rencilloso que siempre quiere tener la razón y menosprecia al otro.  La incompatibilidad de carácter o egoísmo, es razón por lo que muchos matrimonios se separan, pudiendo esto no ser así, si se quiere de veras.  Muchos dicen que no son tiernos, dulces, porque no le enseñaron a hacerlo, o por no ser melosos, excusa para uno no cambiar de carácter.  Se ponen muchas reglas para que los otros las cumplan. Los padres les pegan a los hijos para que no digan mentiras pero cuando alguien les llama, les dicen: “dile que no estoy que no quiero hablar por teléfono con esa persona”.  Nunca aprenden a perdonar y olvidar.  El peor problema de todos, es que aún sabiendo que han cometido un error, no lo admiten ante el otro. Podría ser que una vez al mes admitan algún pequeño error pero la mayoría que se cometen en el día a día en la relación de pareja, nadie los quiere admitir, nadie quiere aceptar su culpa, con la excusa de no verse débil frente al otro, siempre acusando al otro de sus problemas familiares sin buscar ayuda pastoral. Los matrimonios tienen que tener normas éticas basadas en un proyecto de familia donde todos compartan el amor y los bienes según las necesidades básicas de cada uno.
  25. 25. 25 5- Beneficios de un buen matrimonio Todos, en una manera u otra, conocen los problemas que genera un mal matrimonio o un divorcio. Una familia disfuncional: separaciones, suicidios, frustraciones, odios, pleitos, cárceles, infidelidad, estrés, depresión, poca salud física. Esto es en todos los miembros, unos más que otros y con diferentes manifestaciones, según cada persona. Es lógico pensar que los mejores beneficios son no tener ninguno de los problemas anteriores, ni ningún otro problema en la familia. Aunque muchos conocen de estos problemas porque los han vivido o los han visto en algún familiar cercano, a pesar de esto, hay que animar a las personas a que actúen, a que no se queden sin hacer nada en función a la problemática familiar, a que no actúen para divorciarse sino para corregir y fortalecer, porque es posible, por más difícil que sea la situación. Muchos ejemplos hay de personas que decidieron actuar a favor, y su matrimonio hoy es feliz, sin divorcio. El ser humano, por naturaleza, tiende a hacer lo malo, uno, a un niño siempre tiene que enseñarle los buenos modales, pero los malos lo aprende sin ayuda. Por ello explicaré los beneficios que obtendremos, si actuamos para tener una mejor familia. Existen, generalmente, tres tipos de beneficios: A) Económicos B) De salud (físicos) C) Espirituales (morales)} A) Beneficios económicos: Todo divorcio implica una división de bienes, en vano se trabaja, dizque por la familia, porque al final tienen que dividir los bienes, quedando cada uno con menos bienes y dinero que cuando estaban unidos. Se forma otra familia, teniendo responsabilidad económica, cada uno con la familia anterior. Aunque muchos no desean reconocer esta verdad, esa es la realidad. B) Beneficios de salud Todo divorcio trae problemas espirituales y los médicos saben que esto trae problemas de salud física, úlceras, presión alta, artritis, dermatitis, estrés. Muchos no quieren creer, quieren auto engañarse pensando que muchos de sus problemas de salud no son por problemas matrimoniales sino únicamente por genética.
  26. 26. 26 C) Beneficios espirituales Un buen matrimonio trae paz espiritual, es decir, la satisfacción de un proyecto de vida cumplido. Por el contrario, un mal matrimonio crea un vacío espiritual donde la persona no sabe porqué su vida está vacía, porqué su vida está mal. Un buen matrimonio es la mejor reserva espiritual para toda persona que va a morir por vejez o enfermedad. Cierta paz interna tiene porque sabe que en vida dejo una buena familia establecida, donde sus miembros son buenos ante la sociedad, trabajadores y capaces de formar sus propias familias a su tiempo.  ¿Qué haces para tener estos beneficios ya mencionados? 6- ¿Cómo aprender a amar? Estos pasos, “todos juntos”, te llevarán poco a poco, con la práctica diaria, a aprender a amar a tu pareja. Es importante ponerlos todos a la vez en ejecución, ya que mientras más se omitan y no se ejecuten por alguna razón o diferencia de opinión con este método, tomando sólo algunas recomendaciones, los logros podrían durar más en aparecer como no aparecer nunca. Es por esto que recomendamos, diariamente, ponerlos en práctica, en lo que amerite, para así tener el resultado deseado de “aprender a amar, tener una familia feliz y ser uno feliz”.Veamos los pasos que debemos considerar y poner en práctica: A) Tener el deseo de cambiar Estar dispuesto a actuar, a hacer lo necesario para lograr el propósito. De nada vale si no se hace, hasta lograr el resultado sin desalentarse. Esto como que una persona enferma vea a su médico, y este le diga cuál es su enfermedad, cómo se cura esa enfermedad, el paciente compra el tratamiento medicinal completo, que podría ser por un mes. Pero si al cabo de 15 días siente una ligera mejoría, y luego decide parar el tratamiento, es muy probable que este padezca una recaída peor que la enfermedad anterior. “Si una persona no está bien convencida y necesitada, difícilmente pone algo en práctica”. Muchos conocen la solución a sus problemas, pero pocos hacen lo necesario para resolverlos, sin embargo, cuando hay una necesidad mayor en nuestra vida, una convicción, o un deseo de conciencia en el corazón, es cuando se sacan fuerzas necesarias para poder actuar. Otros no cambian porque creen que no pueden cambiar y porque no saben cómo cambiar, pero si se les enseña, se debe hacer con mucha paciencia para que cambien su forma de ver y pensar. Los cambios de temperamento, conducta en la persona, en los miembros de la familia, no se dan por sí solos, no es por lo general algo espontáneo. Nosotros debemos tomar decisiones y actuar.
  27. 27. 27 Toda acción de cambio toma su tiempo para que se haga rutinaria en nuestra vida. Se empieza a actuar a nivel consciente según los nuevos parámetros que deseamos aprender, por lo que no debemos estresarnos al no tener resultados rápidos, ni tampoco desesperarnos, ya que al igual que una profesión, el establecimiento de un pequeño negocio, o la construcción de una casa, todo toma tiempo. Cambiar de actitud es posible, pero toma tiempo. Para obtener buenos resultados, la mejor herramienta para sacar fuerza y actuar, aunque parezca platónico, abstracto o muy espiritual, es la fe; ésta nos puede ayudar mucho. Si tenemos fe, veremos los resultados más rápido con la ayuda de Dios, y si no tenemos mucha fe, la podemos adquirir poniendo en práctica todo lo que enseña la Santa Biblia. B) Una persona que “aprende” a amar a Dios. Esto nos da fuerzas para actuar en todo lo que Él nos pida. Una persona que “aprende” a amar a Dios, este le enseña a amar a todo el mundo y a su esposa también. Una persona que se siente amada por Dios puede dar de ese amor que esta recibiendo y compartirlo con su familia. ¿De qué forma podemos aprender a amar a Dios? 1- Leyendo y meditando cada día en la Palabra de Dios (La Santa Biblia). La fe es por el oír y el oír por la Palabra de Dios. Las personas que al leer la Biblia meditan en sus propias vidas y las de sus familias, van cambiando poco a poco, el odio por amor, la desesperanza por esperanza. Aprenden a perdonar y a vivir en ellos las historias reales de las Escrituras, aplicándolas en su vida. Es por ello que hay que memorizar y estudiar los versículos que más hablan del amor, el perdón, el matrimonio, etc. 2- Asistiendo a una iglesia, aprendiendo y compartiendo junto a otras personas que tienen problemas, y viendo cómo ellos lo van solucionando. Los que han encendido carbón saben que varios carbones juntos arden más fuerte que uno solo, y que si un carbón se saca del fuego tiende a apagarse con más rapidez y facilidad. En las iglesias hay personas de fe que nos animan a tener fe, que nos enseñan a vivir la vida cristiana, y que nos enseñan a amar a Dios sobre todas las cosas, y nos enseñan a resolver los problemas matrimoniales según los principios bíblicos. 3-Trabajando activamente en su comunidad religiosa. Según actuemos en la iglesia y ayudemos en la comunidad, esto nos ayudará a tener una vida social activa, nos enseñará a actuar más que a lamentarnos, preocuparnos o embriagarnos, aprendiendo a amar a los demás. 4- Al evangelizar o ayudar a un enfermo. Esto hace que nuestro cuerpo libere hormonas, siendo el hecho que una de ellas nos hace sentir más feliz, queriendo siempre sentir ese gozo de compartir, hacer, y actuar por los demás, aprendiendo de esta manera, a amar a todo el mundo, a Dios y a nuestra familia.
  28. 28. 28 C) Orar a Dios Debemos pedir a Cristo por nuestro matrimonio, por la familia. La oración tiene un poder divino que actúa sobre nosotros y sobre lo que nos rodea. La oración despierta nuestra espiritualidad, nuestro amor, nuestra energía subconsciente que nos ayuda en todo lo que queremos, que no es más que una familia feliz. La oración desde lo celestial, actúa en lo más íntimo de nuestro ser, de nuestro inconsciente, que luego se convierten en actos conscientes reforzados por la manos de Dios ayudándonos a cambiar o resolver los problemas. Se les debe pedir a Jesucristo no sólo cosas materiales, sino también por cambios de comportamiento y debe de ser específico indicando el hecho errado que no queremos cometer más y como deberíamos de actuar. Muchas personas piden para que el otro cambie de actitud y eso es bueno, pero primero debemos pedir cambiar nosotros antes, como ejemplo de que Dios puede hacer la transformación en nosotros y como un acto de amor por nuestra pareja e hijos. D) Perdone y olvide Esto está entre los mandamientos de Dios, pero lo menciono aparte porque tanto los cristianos como los no cristianos, ateos, o cualquier persona, con sentido común, entenderían que el perdón y el olvido de problemas pasados en el matrimonio serían la mejor forma de iniciar una nueva etapa en la familia, el matrimonio y la vida. No hay peor enfermedad según los médicos y sicólogos que cuando uno se hace daño a sí mismo sin saberlo. Esto, por vivir una vida amargada alimentada por el rencor, por el pernicioso sentimiento de no perdonar una actitud o hecho de su compañero/a o de su hijo/a. Algunos dicen verbalmente que perdonan, pero aún así no olvidan el hecho y al siguiente problema reclaman por el suceso presente y por el problema pasado. Esto es vivir el presente amparado en lo errores del pasado. En mi experiencia de vida, he conocido muchas personas en adulterio (eso es casi un deporte nacional), pero con los años (más de 10 años) he notado que los matrimonios que se divorciaron por ese hecho cada uno de los cónyuges sufrió, pero los hijos siempre sufrieron más, los padres que perdonaron y olvidaron el adulterio, los hijos salieron más maduros y juiciosos, con el resultado de un matrimonio más fortalecido. Perdonar es una acción basada en una decisión que nunca debería ser reclamada después de ser dada. Pedir perdón es la mejor demostración de amor que puede dársele a una persona. Aceptar el perdón es “la mejor enseñanza” que se le puede dar a un hijo, es una actitud que puede servirle en su vida en el futuro.
  29. 29. 29 E) Lea libros cristianos, tome cursos, y oiga charlas sobre el matrimonio y la familia Uno de los más grandes problemas que no queremos admitir, es lo poco que sabemos y lo poco que hacemos día a día para desarrollar un mejor matrimonio y como saber resolver los problemas comunes y prevenirlos en donde sea posible. La mayoría de las personas leen poco. Cuando leen, lo hacen por superación profesional, unos menos por desarrollo personal, pero muy pocos por desarrollo matrimonial o familiar. Leer e investigar sobre familias es invertir en tu futuro en una mejor familia y en tener una buena ancianidad, viendo tu familia unida, pero no haga como muchos, que leen y leen pero no ponen en práctica lo aprendido. F) Enamorarse de su pareja Si erró al elegir su pareja, si la eligió por pasión, o por interés, usted puede de seguro enamorarse de su pareja, y tener un matrimonio apasionado, ejemplar, logrando la plena felicidad de la vida. Olvide toda cualidad negativa y resalte las cualidades positivas de su pareja. Si usted decide insistentemente buscar las cosas negativas de una persona, las encontrará en cualquier pareja que elija, todo el mundo comete errores. Dedíquese a pensar, a decir, a resaltar las cualidades buenas de su pareja, aunque la persona a quien usted debe decirle, vez tras vez, las cualidades buenas de su esposa, es primero a usted mismo, y después a su esposa. Es primero a usted mismo, a su mente y a su corazón, todos los días de su vida; esto le ayudará a renacer otra vez el amor por su pareja, a quien usted también le dirá con el corazón todo lo bueno y bella que es su cónyuge. Ilusiónese en su mente así como muchos han tenido fantasías con un artista o con otra persona, tenga fantasías de amor, amistad y sexo con su pareja. Un filete, una lasagña o una buena ensalada, por mejor hecha que esté, con los mejores y más finos ingredientes, decorada por los mejores cocineros, si usted y sólo usted no degusta y no aprecia cada bocado, no podrá percibir la delicadeza en el sabor del plato. En el matrimonio es igual debe buscarle el sabor a cada suceso bello de cada día. He aprendido que la mente es tan poderosa que usted mismo puede enamorarse de quien usted decida, aun sabiendo que la mayoría de sus cualidades le son indiferentes.  Ejemplo: Supongamos que usted prefiere las personas altas a las pequeñas. Pero si un día conoce a una persona pequeña que es buena, simpática, y una gran profesional, día a día usted ve a esa persona, arreglada, educada, cada día usted percibe la moda que viste y disfruta de su conversación. Si día en día se fija en eso y más, llegará el momento en que usted se enamorará, como un gato a ojos cerrados, de esa persona; de igual forma usted puede enamorarse de su pareja si así lo decide conscientemente. El éxito del amor en su matrimonio, aunque son dos personas, depende mucho de usted (lector).
  30. 30. 30 G) Dedíquense cada tiempo libre Muchos hogares tienen más de una televisión o tienen diferentes equipos eléctricos como TV, radio, computadora, teléfono, por lo que cada miembro de la casa se separa (no comparte) a ver lo que desee. ¿Cómo vamos a aprender a amar a una persona con la que solamente compartimos un techo y una cama? Nos hacemos amantes pero no amigos. Qué bello es cuando veo parejas de esposos, practicando deportes juntos, o de tienda andando agarrados de manos sin importar el paso de los años. Todo novio lo que más desea es compartir cosas hermosas con su pareja, dedicarle tiempo a su cónyuge, pero al casarse no actúan así. Dedique tiempo para meditar este libro, no para leerlo, y saque más tiempo libre con su cónyuge, tiempo para revivir el amor, para hablar de sus metas ideales, de sus hijos, tómese tiempo también para besarse y demostrar afecto frente a los hijos, así también aprenderán estos a amarse entre ellos. H) Comparta lo que hizo en el día con su pareja Cuéntele de sus compañeros de trabajo, de lo que hizo en su trabajo, en la escuela, o su hogar. Tanto hablen los que se quedan en la casa como los que salen. Hablen si es bueno, regocíjense juntos, si es malo compréndalo y anímele, que su pareja sienta que usted le comprende y trate de comprenderlo/ de veras. Hable pero no con chisme, el chisme es una crítica destructiva, pero hablar es algo constructivo. Algunas parejas no hablan sino que pelean y discuten, y a nadie le gusta ir a una casa, aunque sea la suya, si hay un ambiente de problema, y un hogar debe ser más un sitio de descanso, un lugar familiar. No lo conviertan en un cuadrilátero de pelea ya que todos perderían. I) Apoye a su cónyuge en los proyectos de él o ella Toda decisión familiar por ser familiar debe de discutirse en común, pero una vez decidido, todos deben apoyar esa decisión y no estar reclamando después si no funcionó como deseábamos. Es bueno que los hermanos, tíos, abuelos, padres y demás familiares de un matrimonio, apoyen las decisiones tomadas por la pareja. No deben discutirse más allá de lo debido o de lo que le permitan ambos como matrimonio, y no debe de ser influenciada por otro familiar, aunque parezca bueno el consejo, ya que esto puede traerle problemas a la pareja.
  31. 31. 31 J) Sea cariñoso delante de los hijos Una de las peores enseñanzas que les pueden dar los padres a los hijos, es pretender que no es necesario demostrar amor, besos, abrazos entre ellos de una forma normal ante los hijos. No estamos hablando de excesos ni de sexo, sólo muestren manifestaciones de cariño hablado y físico. Los padres cuando se muestran cariñosos con sus hijos estos aprenden a amarse entre ellos y pelear menos también, aprenden a demostrar afecto. Otros beneficios que tienen los padres que se agarran las manos en el supermercado, o se abrazan al ver TV es que esto, además de enseñarles amor correcto a los hijos, mantiene la pasión entre los esposos y el amor platónico también. Nosotros nos abrazamos todos en familia. Cada vez que puedo le doy un abrazo a mi esposa, lo hago tratando de que nos vean nuestros hijos, y ellos al darse cuenta, salen corriendo y nos abrazan a nosotros. Otras veces le digo a mi hijo de 5 años: “Como mamá está cocinando démosle un abrazo en la cocina”, a mi hijo le gusta y corremos a hacerlo. Que los padres muestren un correcto amor ante los hijos, evitará una de las causas del homosexualismo. Al mostrar afecto diariamente nos volvemos adicto a nuestra pareja, contrario a cansarnos y el día que salimos solos uno de los dos por varios días, extrañamos esa demostración de afecto de nuestra pareja. Esto une mucho a los matrimonios y es la mejor forma de aprender a amarnos. K) Planifiquen juntos sus presupuestos y eviten gastos dañinos a la relación Son muy pocos los matrimonios que hacen presupuestos en sus vidas, estos ayudarán a traer parte de la solidez emocional que desea toda pareja. El asunto es tan crítico que en muchos casos, tanto los padres como los hijos, cuando trabajan, tienden a aportar a la casa algo de lo que ganaron, pero se guardan más del 20% para sí en algunos casos, asumiendo que tienen derecho a guardarse algo (egoísmo). En mi familia, mi esposa y yo, tenemos una lista mensual de gastos fijos (casa, teléfono, luz, agua, comida, transporte, gastos médicos) y gastos menores que varían como ropa, diversión, mantenimiento del hogar y del carro. Todo el dinero debe entrar a cuentas comunes según las necesidades o según los extras. Conozco esposos/as que guardan dinero no deseando ponerlo a disposición de la familia, para usarlo en actividades no éticas. Luego vemos cuanto producimos entre todos, cubrimos los gastos, hacemos un presupuesto de diversión y otros gastos. Planificamos también las otras cosas que deseamos comprar para hacerlo mes por mes según el dinero que reste, y ahorramos lo que se pueda.
  32. 32. 32 Esta planificación nos ayuda a pasar momentos difíciles económicamente, que son los que más destruyen a una familia. Por más fuerte que aparenten ser, toda familia se pone a prueba en sus relaciones internas, por las presiones económicas internas y externas. (No es fácil ver a un hijo con hambre o ropa vieja porque no tienes dinero para comprarle lo mínimo y necesario). Así como una empresa pone todas sus oficinas para un mismo fin empresarial, cuando se tiene una meta, todos deben trabajar unidos a esa meta. En la familia es igual, hay proyectos grandes y pequeños, desde comprar una vivienda hasta comprar un juego de sala o comedor. Muchas familias gastan mucho de sus ingresos en cosas no urgentes, ni importantes, compran por instinto o impulso para luego tener menos dinero para la comida u otra necesidad. Los presupuestos pueden variar las necesidades de los diferentes hogares, no deben ser muy rígidos, pero aun así sirven de parámetro para uno tener una idea de cuánto compran o qué ahorrar. Esto fortalece el matrimonio y por ello el amor crece en función del respeto y admiración por los logros financieros. Recuerda diezmar en tu iglesia y “ayudar a otros también”. L) Busque ayuda pastoral Todos los problemas que en este trabajo se han presentado serán validados por cualquier otro teólogo, pero es importante que si los problemas son graves se busque una ayuda extra para visualizar y analizar los problemas específicos, y para que se encuentre una solución, si no la han podido encontrar ellos como familia. Dado que los problemas en el matrimonio, la Biblia lo llama “Pecado”, el ministro preparado en consejería Bíblica es de más utilidad en esto tipos de problemas. Por ejemplo, un empresario, que personalmente administra su negocio y quiebra, funda un segundo negocio dirigido por él y quiebra. Para un tercer negocio le pide dinero a usted para él administrarlo ¿Confiaría usted en esa persona como administrador? Fundamentados en el ejemplo anterior, yo no recomendaría nunca ir a un consejero matrimonial que no tenga una familia estable, hay muchos psicólogos, siquiatras y terapeutas exitosos, muy conocidos, buenos en diversas áreas, pero si no son capaces de formar ellos mismos su propia familia o matrimonio, yo, personalmente no iría a buscar en estos un consejo matrimonial o familiar, le pediría consejo en otra área que no sea esa, recuerde eso, ¡esto es muy importante! Los ministros pueden ayudar más a nivel espiritual, para uno estar bien con Dios, la familia y consigo mismo. La enseñanza Bíblica es muy buena como base o columna de las enseñanzas de moral, ética y respeto mutuo, y son mejores en fomentar el amor.
  33. 33. 33  Para aprender a amar (I Ped.1:5-7) El sentido común nos dice que con estas reglas, si se aplican todas, el amor se afianzará más, se desarrollará más, nacerá, aunque supuestamente se haya terminado. El amor es como montar bicicleta, si en realidad se aprende, nunca se olvida. Recuerda que el amor puede renacer y es posible aprender a convivir con los hijos y el cónyuge para tener paz, primero con uno mismo y luego con Dios.
  34. 34. 34 CCAAPPIITTUULLOO IIIIII 1- Diferentes puntos que afectan al matrimonio Mucho se ha hablado en diversos programas de televisión y grupos profesionales sobre el fracaso del matrimonio, tantos escritos de cómo corregir los problemas de anteriores generaciones como de los actuales, pero a pesar de todo eso, ¿Por qué cada día es mayor el número porcentual de divorcios? ¿Por qué hay cada vez más personas que se unen en unión libre y no en el vínculo sagrado del matrimonio?, ¿Por qué son cada vez más los divorciados que se casan y se vuelven a divorciar? ¿Por qué tantas preguntas, tantas respuestas y tan pocas soluciones? Se seguirá escribiendo y teorizando más, mientras no haya una voluntad colectiva, social y legislativa, que trabaje por el matrimonio. Más aún, hasta que no haya un deseo personal de cada uno de nosotros de buscar soluciones reales, prácticas, verídicas, de priorizar nuestro problema del matrimonio, mientras no se valore lo que este es, lo que representa en nuestra vida, el cómo nos puede afectar individual y socialmente, como esto, por sí solo, (el matrimonio) puede ayudar o destruir nuestra vida, nuestra carrera profesional, nuestros hijos, nuestros intereses económicos.  Realmente, ¿Qué representa el matrimonio en tu vida? Muchos podrán tener bienes familiares, casas, dinero, etc., y sin embargo, no tener un hogar. De nada vale años de trabajo sí con el divorcio tenemos que dividir nuestros bienes, nuestras bendiciones. Como una pareja, que suele esforzarse por ser profesional por tener dinero, por divertirse si al final el costo, lo paga su matrimonio, sus hijos frustrados de por vida por la separación de su madre y padre.  ¿Tienes una casa o un hogar? Las cosas nos irán bien a todos individualmente y socialmente cuando dejemos de ver los problemas del matrimonio como los problemas del concepto matrimonio, de la palabra familiar y la analicemos en función de nuestra vida como dicen: "La fiebre no está en la sábana sino en el enfermo”. Siempre se ve que las familias están hoy en crisis, pero cuando decimos esto no miramos a ver si la nuestra lo está. Ya que siempre somos muy cándidos pensando que nosotros lo hacemos bien y que el divorcio no tocará nuestro hogar.  ¿Has pensado en separarte alguna vez? Muchos de los que se han separado siempre creen que los problemas surgieron en los últimos años y no ven que desde su boda tal vez ya había problemas, pero por la pasión y el deseo no lo mostraron. Los problemas del matrimonio son un problema mío, tuyo, real; que necesita de tanta ayuda como una muela dañada, que necesita de tanto tiempo como del que le dedicamos al trabajo o a una profesión (cuidado si más tiempo). Pero el matrimonio puede ser tan placentero como la conversación con un amigo, como una tarde de día de fiesta, como estar en un estadio viendo a nuestro equipo preferido de deporte ganar un juego.
  35. 35. 35 Pero cada día más el mundo, la televisión, los amigos, los problemas económicos, destruyen poco a poco en silencio el matrimonio. Más si no sabemos valorar el matrimonio, si no lo sabemos cuidar, cada día más la inversión de valores, el libertinaje sexual, y el individualismo (el Yo) irá destruyendo poco a poco, en silencio, el matrimonio. A) Un problema es que hoy en día son muchas las personas que antes de casarse están pensando y proclamando el divorcio. Principalmente muchas mujeres cuentan a sus amigas que si el hombre le sale malo, me divorcio, y desde la primera cosa mala que me haga lo voto de la casa. Algunos hombres, en cambio, comentan que se van a casar para estar dos o tres años tranquilos, porque algunos ya están cansados de pasar de movida en movida y desean establecer una familia. Establecer una familia sólo porque ya es su tiempo, sólo porque ya quieren dormir acompañados, sólo porque ya desean tener su propia casa, pero en su inmadurez lograron esto y más pero no logran un hogar estable ya que lo formaron en la pasión, no en el amor. Viendo su error no entienden que aunque se formó por pasión se puede aprender a amar.  ¿Quieres aprender a amar a tu pareja? B) También muchas corrientes filosóficas nos enseñan que el “YO" es lo más importante, que debemos siempre velar por nuestra propia felicidad, sin pensar que, al casarnos, ya no somos dos sino uno. Algunos creen, erróneamente, que se han casado para que los cuiden, los amen, y los ayuden a formar un hogar, pero en un matrimonio el “YO” no es lo más primordial sino el “NOSOTROS”. Que la expresión “vive tu vida sin importar nada" es una expresión que en determinado momento no prioriza ni da principal importancia a la unión de dos personas para un bien común.  ¿Buscas tu felicidad o la de tu familia? El “YO” nos causa mucho daño en el matrimonio, producto de un carácter mal aprendido en nuestra niñez; cuando uno de niño quería ser la atención de todo y el más importante en la casa. Igual cuando adulto en el matrimonio queremos ser el eje principal de la relación de pareja por lo cual funciona el hogar. Ya sea porque producimos dinero o el otro, porque es quien dirige los quehaceres domésticos. El amor y el matrimonio es asunto de dos en uno, dos personas que deben aprender a vivir, a quererse, a comprenderse y perdonarse, formando una unión entre si con la guía de Dios expresada en la Biblia. C) Cuantos matrimonios están mal porque se unieron por pasión y no desean aprender a amarse. Cuántos kilómetros de distancia hay entre la pasión carnal que desea tener sexo, sexo y el amor sacrificado. Ignorando muchos que en nuestra mente poderosa podemos aprender a amar apasionadamente a quien queramos si nos preparamos para ello. Esto también pasa porque muchos se casan con filosofías de matrimonios personales muy diferentes a las leyes de Dios (Biblia), con creencia de vida mundana que desconocen su papel en el matrimonio y sólo exigen sus derechos ante su pareja, más que dar su amor desinteresado que le prometieron de novio/a, (cuando le ofrecieron el mundo a sus pies) o cuando se casaron con los votos que dijo el reverendo: amor en las buenas y en las malas, en la pobreza y en la enfermedad.
  36. 36. 36  ¿Amas a tu pareja aún? Algunos se enamoran por error, creyendo que es amor, buscan su pareja en función de los parámetros de moda, buscan la pareja que mejor se vea, que más les excite pasionalmente, mirando así, en segunda opción, su educación, su profesión, su formación hogareña, su posición ante la vida. Muchos se casan por amor a primera vista (sólo viendo lo físico). Las revistas y la TV siempre nos muestran modelos bellos, que tomamos como parámetro de los que nos gustaría tener como pareja, pero eso produce que emocionalmente después de muchos años de casado, creamos que otra persona es más bella que la nuestra y deseemos seguir tras modelos falsos de hombría o feminidad. Nos casamos para disfrutar la vida matrimonial y no sólo para disfrutar la vida sexual. D) Muchos tienen una actitud no de formar un hogar, de cultivar el amor, y la amistad entre ellos. Erróneamente sus emociones se centran, en muchos casos, más en el placer sexual, en sentir que son independientes. Viven fuera de su casa edificando y comprando cosas buenas, pero descuidando el amor por su pareja, descuidan el darse tiempo como pareja para entender y confraternizar tanto entre ellos, que no esperan tampoco que su cónyuge se convierta en su mejor amigo.  ¿Es tu cónyuge tu mejor amigo para fiestas y confidencias? E) En muchos matrimonios Dios está en último lugar de importancia ya que primero hay que sacar tiempo para trabajar, para educar, para compartir con los amigos, para dormir y descansar, luego, si queda tiempo, buscan de Dios. Aunque muchos se casan por la iglesia, sus valores religiosos no están en sus actividades diarias de la vida matrimonial. Irónicamente dicen "me caso con ella o con él porque lo amo y quiero hacerlo feliz”, pero en el fondo no es más que: “YO me amo, deseo que estés conmigo para que me hagas feliz, me caso para YO ser feliz”.  ¿Es feliz realmente tu pareja? Es bueno dar lo mejor que podamos a nuestros hijos, guardar lo más que podamos para nuestra vejez, tener nuestro techo propio para vivir, pero muchas veces esto se logra sacrificando la relación marital y familiar. También al disminuir el tiempo de compartir juntos como esposo y esposa, bajando la calidad de tiempo para dar una buena educación moral-familiar y disfrutamos muy poco unidos como familia en diversas actividades tanto recreativas como de quehaceres domésticos. F) También las familias se están destruyendo porque algunos hombres siempre han huido del "DEBER" de darles amor a sus hijos y a su esposa, de educar a sus hijos junto a su esposa, de instruirles moral y espiritualmente con su ejemplo real. Pero con “la excusa de que tienen que trabajar”, que deben proveer para su familia, ellos creen que esto les excusa de lo otro. Esos comentarios que, en broma o en verdad, dicen tantos hombres como mujeres, denota el poco valor que le dan al matrimonio y a la familia como institución, ya que ni la madre ni el padre tienen, hoy en día, mucho tiempo para dedicarlo a los hijos, porque los dos trabajan, supuestamente, para darles un mejor futuro y una mejor educación escolar y comprarle los mejores juguetes.
  37. 37. 37 G) Otro inconveniente que afecta al matrimonio es que cuando vienen los problemas, le piden consejos a un vecino o a un amigo, pero no hacen como cuando se daña el carro que buscan a un mecánico profesional. Muy pocas veces se acude a un especialista o psicólogo para pedirle ayuda. Pero muchos, cuando lo hacen, le dicen al psicólogo o la psicóloga: "me voy a divorciar", van, no esperando un consejo restaurador, sino un apoyo para que le digan "hazlo". En el fondo, eso es lo que desean oír muchos, ya que piensan, erróneamente, que siempre es más fácil el divorcio, que luchar genuinamente por una restauración, ya que siempre entienden que el otro es el culpable de los problemas del matrimonio y no uno mismo.  ¿Quién es tu consejero matrimonial? ¿Está calificado con su propio matrimonio? H) Buena es la actitud de amar al otro por sobre todo, ese amar sacrificial que muestra la Biblia y que se puede expresar sin pesar, sólo por amor. Ejemplo: Muchas veces en mi hogar se ha tenido que votar un poco de un exquisito postre o un buen jugo de fruta ya que al inicio ambos comemos o bebemos de él, pero cuando sólo queda un pedazo o un poco de jugo, uno no se lo come para dejárselo al otro, y ese otro tampoco se lo come esperando a ver si él/ella lo desea. Cada uno trata de agradar al otro pero se daña, porque el otro en su amor desea que su pareja se lo coma. Cuántas veces hemos dejado uno de comprarse ropa para sí y decide mejor comprarle algo a su pareja, sentir que su pareja es su mejor amigo/a y cultivar con amor esa amistad. ¡Es mejor dar que recibir! Independientemente de las muchas razones valederas de porqué fracasan la mayoría de los matrimonios sean cuales sean los errores que cada uno de nosotros hemos cometido, no sólo contra nuestra pareja, nuestros hijos, nuestros padres y madres, sino que he cometido contra uno mismo, ya que yo soy el primer afectado por no cultivar los valores cristianos, el amor incondicional y por fallar en algo tan importante como crear mi familia. Independientemente de todo eso aún hay tiempo de crear un matrimonio sano. Para lograr esto, hay que proponérselo y trabajar por ese amor, así como nos esforzamos estudiando todas las noches por una profesión, así como luchamos por crear una empresa pequeña e independizarnos laboralmente, así también podemos esforzarnos a aprender a amar y vivir por nuestro hogar conyugal. 2 - Siete causas de problemas en los matrimonios Todo matrimonio siempre tendrá momentos de pruebas, tensiones, problemas que tendrán que aprender a resolver para que puedan seguir funcionando bien como pareja, hay principalmente siete grandes causas de conflicto y casi siempre todas ellas están en algún tiempo en tu matrimonio, aunque con diferente grado de conflicto. Aunque el gran problemas que divide o puede dividir una pareja parece ser único, pero la verdad es que son pequeños problemas que cada día se acumulan hasta hacer un gran problema, estos siete factores varían según la persona, el grupo social, religioso, o la cultura que pertenecen él y ella. Estos factores son:
  38. 38. 38 A) Males de carácter, el temperamento de cada miembro del matrimonio y las luchas de poder para hacer cada uno las cosas a su gusto o manera. B) Malos usos del dinero que produce tensión económica en la pareja que luego ellos no pueden manejar C) El mal manejo de los problemas íntimos, ya sean problemas sexuales o relacionados entre los cónyuges. D) Adulterio e infidelidades que destruyen la pasión y el amor en toda relación de pareja. E) La intromisión de familiares y amigos que aconsejan mal a cada uno en particular. F) La violencia intrafamiliar, ya sea verbal o física o emocional. G) Hábitos tóxicos (cigarrillo, alcohol, drogas) y los juegos de azar.  ¿Cuáles de estos están ocultos en tu familia? Nota: Cualquier psiquiatra y psicólogo pueden confirmar que cada uno de estos problemas puede destruir un matrimonio, pero es bueno observar que la Biblia tipifica a cada uno de estos problemas como “Pecado ante Dios”, por lo que debemos restaurar nuestra comunión con Dios, y un consejero Bíblico nos puede ayudar mejor en nuestros problemas familiares. A) El Carácter: Muchas personas conocen que el carácter de cada uno puede afectar la relación, pero desconocen la magnitud del problema, ya que puede haber todo tipo de personalidades tales como: temperamentales, manipuladores, egoístas, celosos, tercos, vagos dormilones, exaltados, estos y otros influyen en la paz de las parejas, la presionan y muchas veces tiene que aprender a lidiar con ellos. Muchos conocen su forma de ser, pero dicen: "yo soy así y no cambio". Trayendo esto tensión, una lucha de poder, basada en los gustos individuales y los deseos de cada quien, esto se convierte al principio en una guerra sutil, muchas veces no declarada ni consciente, siempre el instinto de vida y las fuerzas internas de uno desean que las cosas se hagan como uno dice. En caso del otro ceder o negociar lo contrario, siempre le quedará un pequeño mal sabor en la boca del alma, que sabe a resignación, más que a amor sacrificado y va sumando tensión en un matrimonio.  ¿Manifiestas un amor sacrificial por tu pareja? B) El Aspecto Económico: La poca planificación de ingresos y gastos, el no tener un presupuesto hogareño, el que muchos se casen y cada quien trabaje por su cuenta y cada quien da de su dinero lo que cree para quedarse con la otra para sí, denota la poca unión entre esas personas y desde ya va mal el matrimonio. Los gastos innecesarios en la moda, fiestas excesivas (“Bebamos y comamos, después averiguamos”, dicho popular), dañan la economía de las familias, también los malos negocios sin buena planificación, que traen escasez de dinero en el hogar y los problemas económicos son una de las grandes causas de separación en un matrimonio. C) La infidelidad y el adulterio, tanto imaginado en nuestra mente como en la práctica, abre una brecha profunda en la relación de pareja. El adulterio, ayudado por el machismo que fomenta que un hombre tenga muchas novias, la moda provocativa, la desnudez en el vestir de la mujer que ayuda al pobre hombre a que se le desarrolle poco

×