Your SlideShare is downloading. ×
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Tomando la tierra- John & Glenna Miller
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Tomando la tierra- John & Glenna Miller

236

Published on

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
236
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. NUESTRAS PALBRAS DE FE Tomando la Tierra Una Guía Espiritual para la Restauración del Alma Por John y Glenna Miller JOSHUA WORLD MINISTRIES www.joshuaworldministries.com
  • 2. CONTENIDO INTRODUCCION 7 SECCION UNO: LOS CIMIENTOS 15 ¿QUIÉN ES DIOS? ¿QUIÉN ES EL HOMBRE? Dios es Trino y es el Creador; Dios es el Padre y el Juez; Las Imágenes Distorsionadas del Padre Celestial; Dios es el Hijo y el Salvador; Dios es el Espíritu Santo y el Controlador; el hombre el Trino, como Dios. ¿QUÉ ES LA SALVACIÓN? Re-creación, Sanidad, Liberación, Restauración; El Temor es un Estorbo para la Salvación; La Muerte y el Temor a la Muerte; la Salvación del Espíritu; la Salvación del Alma; la Salvación del Cuerpo; Renuncia al Pecado y Sé Liberado; Arrepiéntete del Pecado; Sé Restaurado como Pedro lo Fue; Oración de Muestra. ¿LOS CRISTIANOS, PUEDEN SER POSEÍDOS POR DEMONIOS? Nosotros Somos el Templo; ¿Y Qué del Aguijon de Pablo?; Serpientes Ardientes; ¿Cómo es que entran? ¿Y Quién es Responsable? En Conclusión. NUESTRA AUTORIDAD: La Autoridad de Dios; La Autoridad que se Dio a Adán y Eva; La Rebelión de Adán; La Serpiente fue Maldita; Eva Recibió las Consecuencias; Adán Recibió las Consecuencias; Satanás Recibió la Autoridad; Jesús Derrotó a Satanás; ¿Y Qué de Adán y Eva? Jesús Recuperó la Autoridad; Nuestra Autoridad como el Cuerpo de Jesús; El Poder del Cuerpo de Jesús; Nuestra Misión como Su Cuerpo; Una Oración de Muestra. SECCION DOS: EL CORTE DE RAICES 55 EL PECADO GENERACIONAL Y LA INIQUIDAD: La Iniquidad Acumulada; El Pecado Cultural y la Iniquidad; Los Espíritus Territoriales; Las Distinciones y las Creencias Culturales; Podemos Ser Libres; Una Oración de Muestra; ¿Por Quién Podemos Orar? LOS LAZOS DEL ALMA Y LAS TRANSFERENCIAS ESPIRITUALES: Los Lazos del Alma que Vienen de Dios; La Falsificación de Satanás; (o, Los Lazos del Alma Que No Vienen de Dios); El Pecado y la Iniquidad en la Carne; La Transferencia Espiritual; Muchas Generaciones Contaminadas; Una Oración de Muestra. BAUTISMOS Y DEDICACIONES: Los Bautismos y Dedicaciones Cuestionables; Los Bautismos Cristianos; Una Oración de Muestra. LAS MALDICIONES DE GENERO (SEXO) DE IDENTIDAD, Y DE DESTINO: Las Maldiciones a Través del Linaje Familiar; Las Maldiciones de los Nombres; De los Apodos; De Otras Personas; De Miembros de Nuestra Familia; Las Maldiciones que Nos Compramos; Las que Nos Echamos; Las que Les Echamos a Otros; Tenemos Una Alternativa; Las Maldiciones de Traumas Físicas y Emocionales; El Abuso de Sustancias; El Escapismo; La Falsa Sanación; Una Oración de Muestra. EL ESPIRITU DE ANTICRISTO: El Anticristo Niega al Mesías; El Anticristo Disminuye la Obra de Cristo; El Anticristo Intento Reemplazar a Cristo; ¿Y Qué de los Seres Creados?; ¿Qué es el Amor? ¿Qué Hay de las Cosas Creadas? ¿Qué Hay de los Espíritus que Imitan al Espíritu Santo? Una Oración de Muestra. SECCION TRES: EL ALMA 113 LA DEFINICIÓN DEL ALMA: Alma en Hebreo, Corazón en el Griego; La Definición de la Mente; Sembrando Semillas en el Alma; La Germinación y el Crecimiento; El Desarrollo del Fruto; Lo Demanda Dios; El Conflicto en el Alma; El Pecado le Causa Daño al Alma; ¿Podemos Perder el Control de Nuestra Alma?; Los Daños del Alma Afectan al Cuerpo; ¿Qué no se ha Hecho Ya el Trabajo?; La Vieja Programación vs. La Verdad de Dios; ¿Obrar Nuestra Propia Salvación?; Confiesa Y Sé Limpio; Una Oración de Muestra. 2
  • 3. LOS METODOS DE DISOCIACION: Sueños, Fantasías e Imaginaciones; Las Consecuencias de la Disociación; Los Espíritus Familiares; Los Espíritus Familiares de la Muerte; Tenemos Otras Opciones; la Restauración de Nuestra Alma; ¿Y Ahora Qué?; Una Oración de Muestra; ¿Puedes Tú Ser Como Dios? SECCION CUATRO: LOS ASUNTOS DEL FRUTO DEL ALMA 161 ¿PUEDES TU JUZGAR COMO EL PADRE?: La Falta de Voluntad de Otorgar Perdón; Los Efectos Sobre el Cuerpo; Las Reacciones Temerosas, Asignamos Culpabilidad; Una Oración de Muestra. EL RECHAZO Y EL ABANDONO: Una Oración de Muestra. EL ORGULLO, LA VERGÜNZA Y EL DEVALÚO PROPIO: El Devalúo Propio, (O, “La Tortuga”); El Orgullo (O, “La Liebre”); La Corrupción; Percepciones Equivocadas; El Yo Idealizado o Idolatrado; Nuestra Identidad Verdadera; Una Oración de Muestra. ¿QUÉ HAY DEL PRIMER AÑO DE VIDA? Transmitida; Una Oración de Muestra. Las Raíces mas profundas; La Muerte Espiritual LA IMAGEN DEL PADRE: El Creer que el Padre Celestial es Como el Padre Terrestre; Una Oración de Muestra; Las Imágenes Idealizadas, Tanto Buenas como Malas; ¿Quién se Supone que Debo Ser Yo?; El Deseo de Ser Juez; Una Oración de Muestra; La Bendición del Padre. ¿PUEDES SALVAR TU COMO LO HACE EL HIJO?: El Fracaso que Motiva las Acciones; El Temor al Fracaso; ¿Estamos Institucionalizados?; La Potencial de Fracaso; La Falta de Esperanza y la Desesperación; El Fracaso Programado; El Fracaso Garantizado; La Necesidad de Ser Perfecto; La Necesidad de Dar Perfecto Rendimiento; La Rivalidad y la Competencia Entre Hermanos; La Competencia por la Atención de sus Padres; Los Deportes y Otras Actividades Escolares; La Competencia en los Medios Noticieros; En el Matrimonio; En los Negocios; En la Iglesia; ¿Estamos Actuando como se Fuéramos Salvadores?; El Vampirismo Emocional; ¿Tienes Trabajo para Mí?; Necesidades Desesperadas; La Inanición Emocional; El Comportamiento de Auto-Destrucción; Satanás, el Chantajista; ¿Qué Le Pasa a Dios?; ¿Qué Tal te Doy Esto por Aquello?; Rehúsa la Oferta de Satanás; Nuestras Conclusiones; El Deseo de Ser Salvador; Una Oración de Muestra PUEDES TU CONTROLAR COMO LO HACE EL VERDADERO ESPÍRITU SANTO?: La Injusticia Produce Rebelión; La Rebelión Igual a la Hechicería y lo Fuera de la Ley; La Contaminación del Género Sexual; ¿Qué es la Honra?; Las Programaciones y los Medios Ambientales Religiosos; Las Alternativas a la Violación; ¿Cómo Podemos Tener el Control?; Nunca Estamos en Control; Una Oración de Muestra. CONTROLAR POR MEDIO DE ENFERMEDAD O LASTIMADURA: ¿Es la Enfermedad una Ilusión? Una Oración de Muestra; El Deseo de Ser el Controlador; Una Oración de Muestra. TU PUEDES SER TODO LO QUE EL CREO EN TI!: Justificado; Libre de la Ley del Pecado y de la Muerte; Herederos con Cristo; Con la Garantia de Tener el Amor de Dios; Tener Su Naturaleza Divina; Una Oración de Muestra; Al Terminar. BIBLIOGRAFÍA 287 3
  • 4. INTRODUCCION La preparación para este libro empezó hace medio siglo. Glenna y yo ahora vemos como el Señor nos ha preparado para el día de hoy. El ha usado eventos de nuestras vidas, nuestro entrenamiento como ingeniero y maestra, para equiparnos para los retos que ahora encaramos. Puede ser de ayuda una breve mirada a nuestros trasfondos. Antes de que Glenna entrara a mi vida, yo había estado involucrado con la metafísica de la Nueva Era. Mientras yo vagaba entre esas malas hierbas, me involucré con muchas cosas peligrosas. Iba en pos de búsqueda y estaba siendo manejado en maneras que yo no entendía. Mi búsqueda comenzó en la escuela secundaria, donde se me animó a desarrollar mis habilidades psíquicas naturales. Yo entonces te habría dicho que estaba buscando a Dios y la Verdad. Todo lo que buscaba realmente, era el poder. No buscaba al Dios verdadero, porque yo no deseaba entregarle el control de mi vida. Yo quería lo mismo que querían Adán y Eva: Ser como Dios y empuñar los poderes del universo de acuerdo con mi voluntad en vez de la Suya! Mi deseo de tener el control había empezado porque yo crecí en una familia que distaba mucho de ser idílico. Mi madre era una católica, ocasionalmente activa, quien parecía tener una relación genuina con Jesús. Creo que mi padre se habría llamado cristiano, porque su madre le había insistido que asistiera a la iglesia de pequeño. A pesar de eso, yo veía en él más fruto de hechicería y rebelión que del cristianismo. Como resultado de este ambiente del hogar, crecí con inseguridades masivas, rabias contenidas, y un sentir avasallador de desesperación y de falta de cualquier esperanza. Estaba convencido de que yo era un fracaso, inadecuado en cada aspecto de mi vida y de mi ser. Esto me produjo un sentido de falta de poder que me hizo ansiar el tener el control de mi vida, de las vidas de los que me rodeaban, y hasta de las mismas fuerzas de la naturaleza. Durante mi tiempo de descubrimiento psíquico, me casé y me divorcié dos veces. Aquellas relaciones fueron destruidas, en gran parte, por mis problemas emocionales y espirituales. Estos problemas se aumentaron debido a mi viaje a la metafísica. En retrospecto, lamento los años en los que yo le respondía a mi familia, mis esposas, mis hijos y mis hijastros de las manaras que ahora me recuerdan a mi padre. También entré en relaciones con otras gentes, tanto hombres como mujeres, que resultaron ser dolorosas y destructivas. Muchos años después, trabajaba en Mesa, Arizona, como ingeniero de proyectos. Mis exploraciones espirituales habían incluido el uso de los espíritus familiares para hacer guerra contra los que yo percibía como mis enemigos. Ocasionalmente mis espíritus familiares me sugerían a otros que debían ser atacados de maneras específicas. Si yo me negaba, mis espíritus familiares expresaban su enojo de varias maneras. Con el correr del tiempo, me di cuenta de que los espíritus que yo consideraba como mis servidores, en realidad me consideraban como el servidor de ellos. Ya dormía yo muy poco de noche. Me despertaba con un sudor frío y con todos los cabellos erizados en mi cuerpo. Podía sentir la presencia de ellos, y su odio que proyectaban hacia mi. Prendía yo las luces y me quedaba sentado en medio de mi cama, haciendo voluntad para que se fueran. Se me había enseñado que yo tenía el control y que ellos tenían que hacer lo que yo quisiera, pero no tenia yo el control, y ellos no hacían lo que yo quería. Una noche, con desesperación absoluta, miré hacia arriba y le hablé a Dios. El siempre había estado allí, pero yo siempre había elegido no reconocerlo. Mi búsqueda había sido siempre la de establecer mi poder y mi control en todas las cosas. En aquella noche yo estaba suficientemente aterrado para finalmente entregarle el control a El. Yo Le dije, “No se si realmente estás allí, Pero si estás, yo necesito Tu ayuda.” Sabía que me había encontrado con mi propio fin, y necesitaba algo mas. 4
  • 5. La mañana siguiente, alguien de mi oficina me regaló un libro y me dijo que necesitaba leerlo, así que esa misma tarde comencé a leer El Lado Hermoso de la Maldad, escrita por Johanna Michelson. Se trataba de una mujer joven, quien había crecido envuelta por la magia y la hechicería. Ella también fue atormentada por espíritus, y unos cristianos le dijeron como librarse de ese tormento. Cerré el libro, resuelto a dormir, pero en cuanto las luces se apagaron, mis atormentadores volvieron a hacer su aparición. Me llené de miedo por su presencia y por el odio tan intenso que podía sentir que me dirigían. Al principio me inmovilicé, pero mi miedo se mezcló con una ira intensa, producto de muchos meses de ser acosado. De voz en cuello les grité, “En el nombre del Señor Jesucristo, lárguense de aquí! Fue un inmenso alivio cuando ellos, junto con las emociones y sentimientos tan intensos, se fueron al instante. Me dejó atónito el poder de ese Nombre. Mi búsqueda de toda la vida había llegado a hacer círculo completo, y había llegado yo de vuelta, a clamar al Dios que antes había despachado como algo sin importancia. El poder que yo buscaba no era nada en comparación del poder de ese Nombre. Había encontrado por fin lo que buscaba. La noche siguiente miré en el televisor a un hombe cuyo nombre no recuerdo. El apuntó a la cámara, me miró directamente, y dijo, “Esta es tu noche para recibir al Señor Jesucristo.” Tenía razón. Me quedé sentado en medio de un charco de lágrimas, allí en el piso, frente a mi sillón, por mucho tiempo. Glenna creció con padres que demostraban los conceptos del cristianismo. Ellos vivían por la regla de oro, y se la enseñaban a sus hijos; trata a otras gentes como tu quisieras que te trataran. Ella experimentó los estándares, la ética del trabajo y los valores familiares muy saludables y superiores a las normas de la sociedad. Sus padres trataron de infundirles amor y seguridad a los corazones de los hijos. Aunque nunca hubo abundancia de dinero, esa familia tenía muchas formas de riqueza. Yo conocí a Glenna en Winslow, Arizona, en un estudio bíblico, en el año de 1989. Me habían mandado a ese pueblo, para que ayudara con un proyecto de construcción que mi compañía de ingenieros había acordado hacer, en conjunto con el departamento de carreteras del estado de Arizona. Durante los 10 meses que siguieron, nos hicimos buenos amigos y disfrutamos al visitar varias iglesias además de nuestra iglesia local. Nuestra meta era el de abrir un grupo de estudio, y luego invitar a personas de otras iglesias, con el fin de derribar los muros que separaban a las iglesias. El grupo que se juntó efectivamente representaba a varias iglesias de diferentes trasfondos. Como resultado de este grupo ecléctico, empezamos a involucrarnos con la guerra espiritual, y con otros temas relacionados. Fue una buena experiencia de crecimiento para todos. Un día en el almuerzo, Glenna y yo charlábamos sobre cuanto disfrutábamos estar juntos. Yo lamentaba el hecho de que en unas cuantas semanas más, el proyecto de construcción se vería terminado, y yo tendría que salir de Winslow. Me sorprendió lo mucho que había disfrutado nuestros tiempos de compañerismo, y ya experimentaba un sentimiento de pérdida. Glenna compartia ese mismo sentimiento. Una semana después nos casamos, y al poco tiempo nos mudamos a mi condominio en Gilbert, Arizona. Una vez terminada la tarea de la mudanza, empezamos a considerar nuestras opciones. Ambos éramos profesionales con experiencia en países extranjeros. Glenna se había desepeñado como maestra de secundaria, enseñado fuera del territorio de Estados Unidos con el Departamento de Defensa de los E.E.U.U. Yo era ingeniero civil registrado, con bastante experiencia en la construcción. Decidimos buscar empleo en otros países. En 1990, había grandes proyectos de construcción en todo el mundo. Se me había dicho que estaban contratando a cualquiera que tuviera aun la más mínima experiencia en el ramo. Así es que Glenna y yo preparamos nuestros currículums y se los mandamos a varias empresas potenciales. Dimos por asentado que no pasaría mucho tiempo sin que empezaran a llegar a raudales, las ofertas de trabajo. 5
  • 6. Decidimos entonces pedirle al Señor que nos ayudara a tomar lo que prometía ser una difícil decisión. Le explicamos a El nuestro cuidadosamente urdido plan, y Le advertimos que ciertamente nos llegarían muchas ofertas, de las cuales tendríamos que escoger la que representara Su mejor y más alto plan para nosotros. Sabíamos que no podiamos confiar en nuestros propios recursos para tomar la mejor elección, así que Le pedimos al Señor que nos cerrara todas las puertas que no fuesen de lo mejor de Su voluntad. Le pedimos que solo nos dejara abierta una puerta; la que representara Su mejor elección, y nosotros Le prometimos que pasaríamos por esa puerta. Pasaron muchas semanas, y un día recibimos una carta con una respuesta corta de agradecimiento por nuestro interés, pero que no tenían oferta para nosotros ahora. Nos sentimos algo frustrados. Después, mi jefe me llamó a su oficina para explicarme que durante el tiempo que pasé en Winslow, mi trabajo de la oficina de Gilbert se lo habían pasado a otros compañeros. La compañía me ofrecía ayudarme a encontrar otro trabajo con otra compañía, o que me trasladara a Las Vegas para abrir una nueva oficina allí. Esa tarde acordamos Glenna y yo que Las Vegas sería el último lugar sobre la tierra a donde quisiéramos ir. Glenna había estado allí antes, y no tenía ningún deseo de volver. Mi padre era un adicto a los juegos de azar, y yo había jurado que jamás iría a Las Vegas, debido a mi negativa actitud hacia cualquier cosa que tuviera algo que hacer con los juegos de azar. Se nos recordó, sin embargo, de nuestras oraciones previas. Habíamos pedido que el Señor nos abriera una sola puerta, y habíamos prometido pasar por ella. Estábamos viendo solo una puerta abierta, y nos hubiera encantado poder encontrar una laguna jurídica en ese acuerdo. El Señor había ignorado campalmente el maravilloso plan que Le habíamos presentado, para trabajar en tierras lejanas, amasar mucho dinero, poner ese dinero en el banco, y luego viajar, sirviéndole como misioneros. Pero en vez de eso, en el otoño de 1990, nos dirigimos a Las Vegas. El Desierto Llegamos a Las Vegas y pasamos varios meses buscando una iglesia hogar. Finalmente encontramos una iglesia que iba empezando una semana de reuniones para renovar los votos matrimoniales, misma que culminaría en una rededicacion de los matrimonios, precisamente el día que cumplíamos el primer año de nuestro matrimonio. Ambos sentimos que el Señor nos confirmaba que este sería nuestra iglesia, pero no pudimos conectarnos con la mayoría de las personas que asistían allí. Después de varios meses de este aislamiento relativo, apareció un rayito de esperanza. Uno de los pastores anunció una clase para el entrenamiento de nuevos líderes de grupos de casas. Nosotros teníamos experiencia en los ministerios caseros, así que nos inscribimos, y asistimos a todas las clases, esperando la oportunidad de servir liderando un grupo de casa. Cuando nos casamos, Le habíamos dicho al Señor que haríamos cualquier cosa que El nos ofreciera como ministerio. No teníamos idea de que una vez mas El iba a ignorar nuestros planes y nuestras recomendaciones de cómo mejo Le podríamos servir. Descubrimos que nos habíamos comprometido con lo que llamaban <<ministerio de liberación>>. De todas las maneras que nos habíamos propuesto para servir al Señor, nunca habíamos mencionado la liberación. No sabíamos nada acerca de ello y preferíamos dejar las cosas así. La idea de tratar con demonios, uno a uno, fue totalmente repugnante, y nos intimidaba. Otra vez, El ignoró nuestros planes, porque conocía lo que realmente era mejor para nosotros. Durante el año siguiente, nos encontramos en una curva de aprendizaje sumamente empinada. Leimos libros y escuchamos cintas de cassette. Se nos dio la oportunidad de ministrar con algunas personas muy especiales. Si es verdad lo que nos dijeron, algunas venían de situaciones familiares más allá de nuestras imaginaciones más locas. Este fue entrenamiento sobre la marcha en la escuela de golpes duros del Señor. El mostró mucha paciencia en soportar nuestras quejas y lloriqueos. 6
  • 7. Cada vez que leíamos un libro nuevo, probábamos los métodos de ministerio descritos allí. Algunas veces observábamos buenos frutos, algunas veces no. Le clamábamos al Señor, que nos mostrara como ministrar de una manera que le sirviera mejor. Nos sentíamos muy incómodos con algunos de los modelos para ministraciones que nos parecían abusivos. Nos frustrábamos y nos sentíamos golpeados espiritualmente, emocionalmente y físicamente. Cruzando la Barrera Una noche nos encontrábamos quejándonos con Dios; pensábamos que Le servíamos de maneras importantes y valiosas para que Su Plan Maestro pudiera lograrse. Pero estábamos sufriendo y El no hacía nada para remediarlo. Habíamos guerreado con todo lo que conocíamos, sin lograr efectos aparentes. Habíamos cumplido con muchas de las formulas para oraciones que habíamos cosechado de los muchos libros que habíamos leído. Nada parecía ayudarnos. Yo me sentía enojado y quería que El lo supiera. Como resultado de esta confusión y desconcierto, nos alejamos del ministerio con otras personas y nos regresamos a la lectura y el estudio, esperando encontrar una resolución para estos problemas. Este fue un tiempo de decisiones, porque era fuerte la tentación de darnos por vencidos y dejar a un lado este ministerio tan frustante. Durante este tiempo, el Señor fue fiel en mostrarnos problemas que aún nos afectaban nuestros corazones y nuestros cuerpos. A medida que El nos revelaba las cosas de las que necesitábamos liberación, nosotros nos hacíamos listas de ellas y tratábamos con ellas. Asistimos a seminarios y conferencias para aprender más sobre el alma y lo que llamaban abuso satánico ritualística. Encontramos nuevos modelos de ministración y experimentamos con nosotros mismos. Algunos de los modelos producían buenos frutos y algunos no. Los modelos de ministración que se habían desarrollado para las personas de trasfondos extraordinarios parecían ser una mezcla de muchas cosas. Encontramos que los métodos de Satanás para despedazar las almas de las personas, se aplicaban con todos. Nuestras actitudes y tendencias de antes para nombrar y categorizar a la gente se erosionaban rápidamente. A medida que nuestro pastor nos mandaba gente para ser ministrada, probábamos las nuevas técnicas y los modelos que habíamos aprendido. Algunas cosas desechábamos, y otras las guardábamos. Nuestro deseo era de quitar todas las cosas que considerábamos abusivas e inefectivas, y guardar las que producían frutos buenos. Fue en este tiempo que nuestro pastor nos propuso que produjéramos nuestro propio seminario de ministerio. Respondí en la rebelión, como resutado de mis temores e inseguridades, y me negué a considerarlo siquiera. Ocupando la Tierra Llegó el tiempo de hacer a un lado nuestras rebeliones, temores e inseguridades. En 1995, presentamos a nuestro pastor la primera esquema para nuestro seminario, y le pusimos por nombre Taking the Land. (Tomando la Tierra) En un solo documento habíamos combinado los puntos fuertes de los modelos de ministerio que habíamos leído, y de lo que habíamos experimentado. Lo leyó, y nos instruyó que programáramos nuestro primer seminario. Con mucho temor y trepidación y con la boca seca, presentamos nuestro primer seminario en nuestra iglesia hogar. Fuimos gratamente sorprendidos, al recibir muchos comentarios positivos. Una persona nos dijo que siempre había sentido atracción al estar cerca de nosotros, pero al mismo tiempo sentía una aversión, una especie de rechazo al acercarse. Después del seminario, esa aversión se quitó. Desde entonces hemos recibido muchos comentarios similares. 7
  • 8. Desde ese tiempo, hemos experimentado muchos altibajas. Nos ha resultado muy difícil dejar que el Señor lleve el control. El se sigue rehusando a seguir nuestra agenda, y es siempre fiel para mostrarnos nuestros errores y desbocamientos. Hubo una ocasión en la que hice lo que supongo que hayan hecho otras personas; apunté con mi Biblia al techo, y Le dije al Señor que me sentía confuso y frustrado, y que necesitaba saber qué era lo que estaba sucediendo. Dejé caer mi Biblia sobre la mesa, y se abrió sólo en Isaías capítulo 58. Mis ojos se enfocaron sobre el versículo 6, y leí hasta el final del versículo 12. Allí, el Señor proclamaba el ayuno que El había escogido. No tenía nada que ver con nuestras tradiciones religiosas. El nos decía allí que hiciéramos nuestra parte para romper los yugos, desatar las cuerdas, quitar las cargas pesadas y ayudar a liberar a los cautivos. Nos decía que compartiéramos nuestro pan y que ofreciéramos nuestra hospitalidad; que vistiéramos al desnudo y que nunca nos escondiéramos de nuestros semejantes. Nos decía que si hiciéramos todas esas cosas, que nuestra luz saldría como la aurora, nuestra sanidad vendría pronto, nuestra justicia iría delante de nosotros, y que la gloria del Señor seria nuestra retaguardia. Nos decía que nos llamarían reparadores de brechas y restauradores de calles donde habitar, porque El estaría obrando a través de nosotros. Nos estaba diciendo claramente lo que El quería que hiciéramos. Estos versículos se han convertido en la clave de nuestro ministerio. Nuestro Señor desea que Su pueblo sea libre de toda clase de ataduras. El desea que funcionemos como Sus embajadores, en Su representación, y que Le ayudemos en el proceso de liberar a Su pueblo de las cargas de tinieblas y muerte. Pasamos los próximos dos años siguiendo esta nueva visión con todas nuestras energías. A medida que presentábamos seminarios en varios lugares, mas y mas gente se nos acercaba, pidiendo catálogos de nuestros libros y cintas. No teníamos catálogo, porque no teníamos ni libros ni cintas para vender. Todo lo que teníamos era el bosquejo del seminario que presentábamos. Teníamos una caja grande llena de cintas de audio de los seminarios que habíamos presentado, pero éstas no estaban ordenadas. Recibíamos peticiones por cintas del seminario que acabábamos de presentar, y esas pudimos satisfacer. Pero la idea de escribir libros nos intimidaba demasiado. Yo decidí que estábamos demasiado ocupados como para involucrarnos en proyectos que yo no me sentía capaz de cumplir. Yo Le dije al Señor que si de veras quería El que escribiéramos libros, que nos tendría que enseñar; no esperaba yo que El lo hiciera, porque yo no era más que un ingeniero, y no escritor. El, obviamente, disfruta con utilizar lo menos adecuado, lo menos probable, para cumplir Sus propósitos. Este libro es una viva muestra de ello. Existen muchos ministerios de liberación. La mayoría de ellos se enfocan en cierta parte del espectro total de ministerio, y parecen ser efectivos cada uno en el área de enfoque. Nuestra meta ha sido la de proveer un modelo de ministerio con un espectro tan grande como se pueda abarcar con efectividad. Como resultado, hemos combinado lo que creemos ser los mejores atributos de un grupo de modelos de ministerio. Vemos nuestro modelo como un tratamiento de amplio espectro para las infecciones espirituales. También hemos llegado a reconocer que la liberación por sí sola, no es suficiente. A nuestro ver, se necesita combinar la liberación con la restauración para que el proceso de la salvación sea completo. Una forma de restauración ocurre cuando nuestro espíritu es re-creado (salvo). Creemos que más restauración debe ocurrir durante la salvación del alma y del cuerpo. Estaremos discutiendo estos procesos de la salvación, la liberación y la restauración en todo este libro. Exponemos ejemplos de problemas y situaciones que hemos encontrado. Observamos un código estricto de conducta; nunca violamos la confianza de una persona que venga con nosotros para efectos de ministerio. Por esto, los ejemplos que usemos serán compuestos, pero representarán situaciones verídicas de ministerio. Representarán de manera precisa, algunas situaciones y asuntos reales que 8
  • 9. hemos enfrentado. No nombraremos a personas específicamente a menos que se trate de nuestras ministraciones entre nosotros mismos. Puede haber en este libro ideas y algunas metodologías de ministerio que pudieran entrar en conflicto con las creencias o las teologías del lector. En esos casos, te pedimos que cheques las referencias que citamos, para verificar que no hayamos pervertido nada de lo que ha dicho Dios, ni hemos tomado las cosas fuera de contexto de cómo se presentan en la Biblia. Le pedimos al Espíritu Santo que El haga brillar Su luz de la verdad, y que claramente ponga al descubierto cualquier error que enseñemos o propongamos. Nos hemos esforzado en estudiar detenidamente el material que presentamos a continuación, y confiamos en que nuestro lector encontrará que representamos con precisión la verdad bíblica. Nuestra oración ferviente es que este libro sea leído por mucha gente, y que esa gente se decida a orar las oraciones, y que sean liberados de sus ataduras, de sus cargas pesadas, y de todo yugo de tinieblas y muerte. La Escrituras nos prometen que, “donde dos o tres se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan aquí en la tierra, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.” (Mateo 18:19). Al leer y hacer estas oraciones usted, Glenna y yo estaremos de acuerdo. Siendo que ya somos tres, y que los tres estamos de acuerdo, esperamos que nuestro Señor honre estas oraciones siempre y cuando alguien las use! JOHN MILLER Para empezar este libro, será necesario establecer algunos cimientos. Nosotros somos cristianos, y como tales, presentamos toda la información a seguir desde nuestra perspectiva cristiana. Esto incluye la creencia de que sí hay un Dios, el Único Pre-Existente, Quien es responsable por la creación entera. Nos dice la Biblia en Hebreos 11:6 que necesitamos creer que El es, y que El recompensa a los que Le busquen con diligencia. Todo lo que en este libro presentemos dándolo por hecho, se basará sobre lo que entendemos que habla la Biblia, y también sobre nuestra experiencia en el ministerio con miles de personas alrededor del mundo. En todo este libro, nuestras oraciones se dirigen siempre a nuestro Padre en el cielo. Jesús, en el libro de Juan dice, “En aquel día, no me preguntareis nada. En verdad, en verdad os digo, si pedís algo al Padre, os lo dará en mi nombre.” (Juan 16:23). Jesus dijo, “Vuestro Padre sabe lo que necesitáis antes que vosotros le pidáis. Vosotros, pues, orad de esta manera: Padre nuestro que estás en los cielos” (Mateo 6: 8-9). Por esto es que llegamos a la conclusión que debemos orar al Padre, no específicamente a Jesús, ni al Espíritu Santo; el modelo de este libro es de seguir las instrucciones de nuestro Señor Jesús. 9
  • 10. PRIMERA SECCION: LOS CIMIENTOS ¿QUIÉN ES DIOS? ¿QUIÉN ES EL HOMBRE? Dios es Trino y es el Creador (Isaías 42:5) La Palabra dice que Dios es uno, en tres identidades principales. Se Le define como el que es eternamente Padre, Hijo y Espíritu Santo. A Dios se Le atribuyen muchos nombres a lo largo de toda la Biblia. Sin embargo, para los fines de este estudio, trataremos mayormente del Dios que es los Tres en Uno. En Génesis, observamos dos manifestaciones de Dios, Quien creó los cielos y la tierra. El Espíritu de Dios se movía sobre las aguas (Genesis 1:1-2) La palabra hebrea que se usa en este pasaje para nombrar a Dios está escrita en forma plural. El apóstol Juan inició su evangelio con una descripción de la tercera manifestación de Dios, y de Su parte en estas actividades... “En el principio existía el Verbo...y el Verbo era Dios... Todas las cosas fueron hechas por El; y sin El, nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En El estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. (Juan 1:1-4AB). Al examinar el proceso de la creación, nos podemos imaginar a Dios el Padre, Quien tuvo la muy buena idea de crear el universo. Luego el Hijo, la Palabra de Dios, definió el universo con Sus Palabras. Finalmente, el Espíritu Santo usó Su poder infinito para hacer que se materializara lo que se había hablado. Ellos funcionaron como equipo para que se manifestara la creación. Parece que cada una de las manifestaciones de Dios intervino con su función especial en el plan maestro de la creación. Hay quienes no aprueban Su creación. Muchas personas observan las inigualdades y las injusticias en asuntos relacionados con sus propias vidas, y en el mundo a su alrededor. Quieren saber porqué parece ser incapaz un Dios creador de corregir todos los problemas tan obvias que existen sobre la tierra. Quieren saber, si El es tan lleno de amor, ¿Por qué no quiere que todo refleje Su bondad? Estas personas normales quieren saber, “¿Por qué permite las cosas malas en la vida?” O más precisamente, “¿Por qué permitió que esas cosas malas me pasaran a mí?” ¡Todas esas cosas sí reflejan Su bondad y Su amor! Dios no quiere que funcionemos como perritos o robotitos. Dios, en Su amor infinito, nos ha dado libre albedrío para que elijamos. Nos ha dicho que escojamos vida o muerte, luz o tinieblas, el reino de El o el de Satanás. No es un juego. Las elecciones que hacemos nos afectarán para siempre. Dios nos ha dado el derecho y la responsabilidad de tomar esas decisiones. (Romanos 11:29) Vamos a hacer de cuenta que es tiempo de las elecciones nacionales. Cuando te toque tu turno para votar, descubres que hay cinco candidatos para la presidencia. El candidato número uno es John Miller. El Candidato número cinco es John Miller. Se te instruye que votes por uno de los candidatos. ¿Valida esto tu libertad para escoger? Para que sea libre nuestro albedrío, tiene que haber una alternativa de elección. Dios nos dió derecho de escoger, y El no nos quitará ese derecho nunca. Nos permite tomar decisiones buenas y malas, que hagamos cosas malas, que lastimemos a otros, y que seamos lastimados. Por Su propia Ley, tiene que permitir las cosas malas que hacen las personas en el mundo, y que sucedan cosas malas, ¡aún cuando nos sucedan a nosotros! El creó la vida y la muerte, la luz y las tinieblas, y la realidad de dos reinos distintos, eternos: el cielo y el infierno. Es sólo así que nos puede ofrecer la opción de elegir. Así que a resumidas cuentas se trata de Su amor por nosotros. (Isaías 14:12-15) El creó a Lucifer, sabiendo que éste se rebelaría. Después de ser desterrado del cielo, Lucifer, el hijo de la mañana, se convirtió en Satanás, el enemigo de Dios y de toda la humanidad. Dios 10
  • 11. creó el lago de fuego para que fuera el destino eterno para Satanás y todos sus seguidores. Satanás no puede quitarnos nuestro derecho de hacer elección, porque él está sujeto a las mismas Leyes de Dios. Muchas personas esbozan ideas interesantes sobre da naturaleza de Dios, y han expresado un punto de vista que se asemeja a lo que se enseña en algunas religiones orientales. Por ejemplo, dicen que Dios es una fuerza que existe en todas partes del universo. El es omnipresente y como tal, existe tanto como el bien infinito como el mal infinito. El creó el universo para que funcionara de acuerdo a unas reglas definidas, pero no tiene interacción con Su creación. Es nuestra responsabilidad aprender y crecer para podernos volver a hacer la identidad de dios, aún cuando esto nos lleve varias vidas para lograrlo. Otra vista común de Dios Le expone como un hombre viejo muy enojado. Tiene una barba larga y blanca, vestiduras sueltas y fluidas, y con un puño lleno de rayos de luz. Se sienta malvadamente sobre Su trono en espera de que algún miembro de Su creación haga algo malo. Cuando esto sucede, le tira con los rayos. Es mata, destruye y hace miserables las vidas de los de Su creación. Este Dios de ira ofrece por un lado un don de la salvación, y por otro lado amenaza con quitar esa salvación si alguien no se comporta de manera perfecta. Conocíamos a una mujer, quien aparentemente veía de esta manera a Dios. Un día, al salir de la iglesia, se tropezó con la guarnicion de la acera y cayó sobre sus rodillas y sus manos. Yo fui a ayudarle a levantarse, y le pregunté si se había lastimado. Aunque manifestaba no haberse lastimado, se quedó sentada allí, llorando desconsoladamente. Le pregunté qué le pasaba, y sollozando me dijo, “Dios debe estar enojado conmigo.” Ella creía que porque Dios estaba enojado, le había hecho que se tropezara con la guarnición. Nosotros nos consternamos por esa imagen distorsionada que ella tenia de Dios, e intentamos convencerle que El no le haría ese daño. Creemos hasta la fecha que nunca se convenció de Su carácter amoroso verdadero. Este es sólo un ejemplo de gente que está confundida acerca de la naturaleza de Dios. Se han creído tantas enseñanzas equivocadas que en realidad no tienen ningún fundamento Bíblico, y no se tiene ni idea de quién es Dios realmente. Desafortunadamente, está muy difundida esta confusión, aún entre los mismos cristianos, y se han generado muchas imágenes distorsionadas de Dios. Dios es Padre y Juez Dios, el Creador y el Padre, también se define come el Juez infinito. David escribió, “Examíname, o Dios, y conoce mi corazón” (Salmos 139:23). El apóstol Juan describe, “Y vi un gran trono blanco, el al que estaba sentado en él...y fueron juzgados los muertos” (Apocalipsis 20:11-15) Pedro nos advierte, “Pero ellos darán cuenta al que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos” (1 Pedro 4:5). El autor de Hebreos declara, “...a Dios, el Juez de todos” (Hebreos 12:23). Aunque las Escrituras identifican claramente a Dios como el único Juez, muchos de nosotros juzgamos a otros, a nosotros mismos, y particularmente, a Dios, basándonos sobre nuestras experiencias. La mayoría de la gente que profesa una creencia en Dios, Lo acepta como su Creador, pero hay asuntos del corazón que nos evitan que Le veamos en Su identidad como Padre. ¿Se habrá conocido alguna vez a un padre perfecto? No creemos que nadie que tenga vida haya visto jamás a un padre terrenal perfecto. Sabemos que hay hombres quienes se esfuercen en ser buenos padres. Aún así, no concebimos como cualquier hombre pudiera esperar llenar este papel, cuando nadie ha visto un ejemplo de un padre perfectamente funcional. Por esto, llegamos a la conclusión de que todos los padres terrenales son disfuncionales de mayor a menor grado. Esto lo decimos no como ataque, sino como una observación. 11
  • 12. Imágenes Distorsionadas del Padre Celestial Creemos que las más grandes conceptos equivocados de Dios Padre se basan sobre nuestras experiencias de la vida. Todos hemos tenido papás imperfectos normales, y probablemente hayamos llegado a la conclusión que todos los padres son como nuestro padre terrenal. Esto se entiende, pero representa un problema en relación a nuestro Padre celestial. Muchas personas encuentran dificultad en establecer una relación con Dios, por esta confusión entre las dos imágenes. Y hay otra fuente de preocupación. Vemos en la Biblia que el rey o el sacerdote con autoridad sobre una nación, define la personalidad espiritual de esa nación. El esposo y padre del hogar es el sacerdote de la casa. Su disfunción de la administración de sus responsabilidades afectará a la familia, y el resultado son los comportamientos y las interacciones malsanos. El establece la personalidad espiritual de su hogar y de su familia. Mi padre demostraba constantemente que él era incapaz de funcionar como esposo ni como padre. Yo crecí con su ejemplo de lo que yo sería. Recuerdo que me aterré cuando me di cuenta que iba yo a ser padre. El temor al fracaso me abrumó porque yo no quería ser como ese hombre al que yo llamaba Papá. Temía hacerles a mi esposa y mis hijos lo mismo que se había hecho con mi familia y conmigo. Como resultado de esta programación y de mi auto-maldición, yo hice y dije muchas cosas abusivas a mi esposa y a mis hijas. Había otras personas, además, que me veían como modelo de un hombre sano. Al mirar hacia atrás, reconozco que fallé miserablemente, y espero sinceramente que ellos me hayan podido perdonar y que hayan recibido sanidad. Todavía lucho con “la voz” me llega a recordar las cosas que dije e hice. Estos recordatorios me llenan de remordimientos el corazón. Me considero afortunado por haber encontrado una medida de paz a través del amor de mi Padre celestial. Creo que El me ha dicho que puedo entregarle a El a toda esta gente, para que El les sane. ¿Y qué de los hombres que nunca descubren el poder sanador del Espíritu Santo? Ellos hacen cosas terribles con sus hijos, porque ellos están quebrados, llenos de temor y enojo, y no saben hacer lago diferente. No creemos que esas personas sean malvadas, sino que están siendo controlados por la maldad, hasta cierto punto. Esto no es para darle excusas a nadie, sino simplemente es una observación. Cada vez que un hombre sale a embriagarse o a buscar mujeres, vuelve a su casa borracho y abusa o molesta a su familia de cualquier manera, allí está el acusador, haciendo lo suyo. Cada vez que no se le encuentre cuando la familia lo necesite, o que trate a alguien con injusticia, el acusador les habla a los corazones de sus hijos. Puede que diga, “ya ves, así son todos los padres. Siempre te van a rechazar, abandonar, abusar de ti y a tratarte injustamente. Esto incluye al Padre celestial.” Esto puede pasar con cualquier figura de autoridad, incluyendo la madre, los hermanos o hermanas, cualquier otro miembro de la familia, un maestro de la escuela, un policía o un ministro de la Palabra de Dios. La razón de nuestro enfoque sobre el papá es porque creemos que Satanás trabaja diligentemente para profanar o envilecer nuestra relación con nuestro Padre celestial. La manera puede más fácil de lograr esto es profanando o envileciendo la imagen de nuestro padre terrenal. Aún cuando es la mamá o son otros los abusadores, el papá es responsable porque él es la cabeza de la casa. El es el responsable de proveer protección y seguridad. Cuando él permite los abusos de otros, ya sea activamente o pasivamente, retiene la responsabilidad de esos abusos, tanto a los ojos de Dios como a los ojos de los que reciben los abusos. 12
  • 13. Personas normales nos dicen, “Sólo hago los movimientos. No entiendo porque no puedo experimentar el toque de Dios.” Cuando Le pedimos al Espíritu Santo que les examine su corazón para poder descubrir la verdad, muchas veces encontramos en el interior profundo a un niño que tiene mucho coraje o mucho temor. Siguen respondiendo con temor a la intimidación, la manipulación, los gritos y varias amenazas. Quizás se recuerden a sí mismos escondidos debajo de la cama, en el closet, en el cuarto de atrás o afuera en el patio, por el temor tan grande que le tienen a su papá. Los niños crecen al lado de un padre normal, imperfecto y disfuncional, y llegan a la conclusión que los papás no ofrecen seguridad. No se les puede hacer confianza ni se puede depender de ellos. Un niño puede creer que todos los papás son enojones y crueles, y que vale más acercarse más con la mamá. ¿Podría ser ésta la razón porque mucha gente preferiría tener un dios femenino? Hay varios pasajes escriturales que definen a Dios como el Padre: “Y cuando estés orando, perdonad...para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.” (Marcos 11:25). “Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso” (Lucas 3:36). “Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.” (Juan 6:37). Estos pasajes nos hablan de la naturaleza de nuestre Padre celestial que es perdonador, misericordioso y que nos acepta. Hablando con Felipe, Jesús proclamó que cualquiera que Le haya visto a El, ha visto al Padre. (Juan 14:9). Durante Su estancia en esta tierra, Jesús demostraba el amor, la justicia y la naturaleza divina del Padre. Solo necesitamos estudiar la manera en que Jesús manejaba las situciones y trataba con la gente, para llegar a un claro entendimiento de nuestro Padre. Dios es Hijo y Salvador Hay muchas organizaciones religiosas dispuestas a aceptar al Señor Jesucristo como un gran hombre, profeta y maestro, pero no están dispuestas a aceptarlo como el Hijo del Dios vivo, ni como el Salvador. (Juan 1:1-4; Lucas 2:11). En el primer capítulo del libro de Juan, se describe a Jesús como La Palabra. El estaba con Dios, era Dios, El Mismo. El era responsable de crear todo. (Juan 1:1-4). A través del libro entero de Juan, se hace énfasis deliberadamente sobre la deidad de Cristo. Creemos que uno se tendría que esforzar mucho para pasar por alto el significado de estas aseveraciones; y aún así mucha gente lo logra. Jesús vino para representarnos delante del Padre, para funcionar como nuestro embajador, trayendo paz (Juan 14:27) y reconciliación (Romanos 5:11), para que podamos venir confidamente delante de trono, sin temor. (Hebreos 4:16; Romanos 3:22-26). También vino Jesús a servir como el embajador de Dios, representando al Padre delante de nosotros. (Juan 14:9). El vino a mostrarnos el amor y la verdadera naturaleza de Dios, nuestro Padre celestial, para que no solo pudiéramos, sino que quisiéramos, ir delante de Su trono. El papel de Jesús, como Salvador, es el de representar ambos lados delante del otro, y así poner fin a la guerra. (Zacarías 8:17; Proverbios 8:36; Apocalipsis 21:7-8; Efesios 2:13-18) En el capitulo 4 de Juan, se describe a Jesús como el Salvador del mundo. Se nos dice que El realizó la obra formidable de pagar por todos los pecados del mundo. El roció Su propia sangre sobre el propiciatorio en el cielo, nulificando el poder del pecado. Hay muchos pasajes más que nombran a Jesús como el Salvador del mundo. (Juan 4:42; Hechos 5:30- 31; 2 Timoteo 1:10; 1 Juan 4:14) A pesar de estas proclamaciones de las Escrituras, conocemos regularmente a gente que al parecer están epeñados en funcionar como salvadores. Quizás se dieron por vencidos con la idea de Jesús, en alguna epoca de su vida. Quizás nunca Le vieron como el Salvador. Quizás tienen necesidad de ser salvadores 13
  • 14. para poder tener el control, tomar el merito y echarse los galardones. “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe...pues es el don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” (Efesios 2:8-9). Existen muchas razones para explicar por que la gente elige ser salvador. Es ahora como era entonces en el jardín del Eden. La serpiente todavía nos dice, “Tu puedes ser como Dios.” Asintimos, y procedemos como se fuera verdad. El problema es que nadie califica para ser El Ungido, ni tampoco para fungir como juez, y al tratar de tomarnos estos papeles, nos echamos a cuestas un trabajo con el cual es imposible cumplir. Dios es el Espíritu Santo y el Controlador La evidencia biblica sugiere que el Espíritu Santo es infinitamente poderoso. En el principio, El se movía soble la faz de las aguas, sobre un universo vacio, y fue Su poder que produjo todo al darse las palabras. (Génesis 1:2; 1 Juan 4:13; 1 Juan 5:6; Romanos 15:19) El era, y es la Fuerza motivadora, haciendo realidad todas las palabras habladas por Dios. El es el poder espiritual que resucitó a Jesús de entre los muertos. (Romanos 8:11) Nos dicen que El es capaz de hacer cosas infinitamente más allá de cualquier cosa que podamos pedir o entender. (Efesios 3:20). Como cristianos, ahora El mora en nuestros corazones, haciendo posible que nos relacionemos con Dios como nuestro Padre. (Romanos 8:15) Tenemos otros pasajes de Escritura que definen Su papel en el plan maestro del Padre para la redención. El es la Fuerza motivadora, el Poder infinito que hace manifiesto el plan de Dios. El es nuestro tutor, nuestro entrenador, nuestro Consuelo, y todo lo demás que necesitemos. El tiene el control de absoutamente todo. A pesar de saber esto, gente normal cree que se supone que nosotros debemos llevar el control. Por las experiencias en la vida, por nuestra programación y por nuestra desesperada necesidad de sobrevivir, intentamos mantener el control. No nos atrevemos a confiar en Dios para que El controle nuestras vidas, porque no tenemos ningún cuadro de referencia para entregarle ese tipo de control a nadie. La Voz nos dice que la única manera de sobrevivir será si mantenemos el control. Así es que, intentamos ser como Dios y tomarnos el control, aún cuando no tengamos las cualidades necesarias y encaremos la garantía de fracasar. El Hombre es Trino Como Dios El hombre fue creado para reflejar la imagen y semejanza de Dios. (Génesis 1:26) Aun cuando esto no parezca ser crítica para efectos de nuestro entendimiento bíblico, la Palabra parece dibujar una distinción entre la creación de los animales y la creación de los humanos. Hasta donde podamos ver, las personas son la única creación hecha a la imagen de Dios y con Su semejanza. En el libro de Génesis, vemos que Dios les dio a los animales dos partes distintas en su ser. Les dio un cuerpo y algo que se llama el alma viviente; y estas dos partes definen el ser de cada animal. Dios sopló aliento de vida a los animales y a los hombres. (Génesis 2:7) Un estudio de palabras nos revela que el espíritu, que se define como aliento o viento, en un sentido, sólo se aplica a los seres racionales. Llegamos entonces a la conclusión que Dios les ha dado algo a los humanos, algo que no les dio a los animales. Sabemos que Dios tiene tres partes primarias, así que es razonable creer que los humanos deben tener también tres partes primarias. La Biblia dice que se nos dio espíritu, cuerpo y alma. Las Escrituras nos dicen que la Palabra de Dios es más filosa que una espada de dos filos, separando el alma del espiritu. (Hebreos 4:12) Esto indica claramente que son dos cosas distintas el alma y el espíritu, porque si no fuera así, nada se les podría poner entre medio. 14
  • 15. No queremos crear complicaciones. Si la Bibia dice que tenemos tres partes primarias, lo aceptamos como la verdad. (1 Tesalonicenses 5:23) Cuando combinamos esto con la imagen que tenemos en la similitud a El, vemos que las personas son distintas en Su creación. No tenemos conocimiento de ningún otro ser que haya sido creado de manera similar. ¿Quién es el hombre? Dios nos ha ordenado que escojamos. (Deuteronomio 30:19) Esta habilidad de escoger es importante porque tiene que ver con las relaciones. El hombre fue creado para ser amigo y compañero del Señor. Llegamos a la conclusión que sólo nosotros los humanos tenemos la capacidad de experimentar este compañerismo tan singular con nuestro Papito, Dios. (2 Corintios 13:14; Juan 15:14-15; 1 Corintios 1:9; 1 Juan 1:3) Además, se nos dice que somos los hijos eternos de Dios, y herederos juntamente con Cristo. (Romanos 8:16-17) Y por si esto fuera poco, tenemos lo siguiente: “Porque no sujetó a los ángeles el mundo vinidero, acerca del cual estamos hablando; pero alguien testificó en cierto lugar, diciendo: ¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él, o el hijo de hombre, para que le visites?...Le coronaste de gloria y de honra, y le pusiste sobre las obras de tus manos; Todo lo sujetaste bajo sus pies. Porque en cuanto le sujetó todas las cosas, nada dejó que no sea sujeto a él. Pero todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas. (Hebreos 2:5-8)(Tambien, Salmos 144:3) Por esto es que Satanás y todos sus seguidores nos odian tan intensamente. Dios nos ha dado algo que ellos nunca tuvieron, y que nunca lo tendrán, y debe de enfurecerles. Previamente deciamos que Jesús había venido como el embajador de Dios Padre, para representar al Padre, en un esfuerzo de terminar con la guerra. Como embajadores de Dios en el mundo, nosotros tenemos la misma comision que Jesús. Debemos presentar la oferta de paz, no de la guerra a la gente y al mundo que nos rodean. Dondequiera que vamos, debemos ofrecer un tratado de paz el Padre celestial y la gente, que son Su creación más alta y mejor. ¿QUÉ ES LA SALVACIÓN? Re-Creacion, Sanidad, Liberación, Restauración Hay muchas sistemas de creencias religiosas que describen una variedad de procesos necesarios para la salvación. Las religiones orientales buscan llegar al estado de Nirvana y la expiación de los pecados basada sobre muchas vidas de trabajo. Otras religiones nos enseñan que la salvación se basa sobre el descubrimiento de todo el conocimiento secreto del universo. Esto nos recuerda la oferta que les hizo Satanás a Adán y Eva. También hay sistemas religiosos que hacen hincapié exclusivamente en hacer buenas obras y dar regalos. Existe un factor común que se asocia con estos sistemas de creencias religiosas. En todos, es necesario para que cada individuo se gane la salvación a través de algo, como buenas obras y habilidades. Por la razón de promover la auto-salvacion, estas filosofías se unen por el evangelio del anticristo. Cuando una gente indica el deseo de orar para recibir el regalo de la salvación, puede que cierre sus ojos. Quizás llore o masculla entre dientes una oración mientras el ministro esta orando por él (o ella). Quizás se quede estóicamente parado, o quizas se le defina en el rostro una mirada de “Por favor, que esto sea real para mi.” Nosotros lo vemos con tristeza, porque no parece haber entendido la sencillez de recibir este regalo de la salvación. Algunos cristianos, parece que piensan que la salvación es mono-dimensional, y que solo puede ocurrir en algún punto incierto en el tiempo. No están totalmente seguros, y no se les ha enseñado como es que ocurre; solo esperan que sea real. Para poder presentar los conceptos de la liberación y la restauración, necesitamos aclarar el asunto de la salvación. El significado del nombre Jesús en el griego y en el hebreo, significa El salvará. Esto describe la identidad de nuestro Señor, y Su destino como Salvador. (Ver Strong’s, H 3442 y G 2424) 15
  • 16. La definición de la palabra salvación tiene muchas facetas. Es como una piedra preciosa, cortadada con mano de maestro; no importa de qué ángulo la veamos, porque dondequiera se ve reflejada la gloria de la luz y la verdad. También la definición incluye tales cosas como la liberación, la ayuda, la victoria, la prosperidad, la salud, y el bienestar. (Ver Strong’s H 3444) La Biblia nos dice que meditemos sobre las cosas de Dios, o sea que mentalmente, mastiquemos algo. Nuestro estudio de un thesaurus nos proporcionó mayores dimensiones de esta palabra. Cuando consultamos la lista amplificada de definiciones de la palabra salvación, se expandió nuestro entendimiento. Las Escrituras nos dicen que fuimos escojidos y que nuestros nombres fueron escritos en el libro de la vida, “antes de la fundación del mundo”, o bien, “Desde la fundacion del mundo.” (Efesios 1:3-4; Apocalipsis 17:8) Esto nos provoca una pregunta muy importante. ¿Qué debemos hacer para que nuestros nombres queden escritos en el libro de la vida? ¿Cuántas vidas debemos vivir, cuantas obras buenas hacer, cuanto dinero debemos dar; o cuanto conocimiento secreto debemos acumular? ¿Cuál es el precio que Dios ha puesto para que nuestro nombre quede escrito en Su libro? Si es que nuestros nombres se escribieron antes de, o desde la fundación del mundo, no temos nada que hacer. La gente intenta realizar, en su propia fuerza, lo que El ya hizo. Jesús, al derramar Su propia sangre, ha hecho expiación, El ha pagado por todos los pecados del mundo, para siempre, lo cual significa que el pasado, el presente y el futuro están incluidos en ese siempre. Mucha gente opera bajo un engaño, creyendo que los pecados que ellos han cometido son tan grandes que no es posible que ellos sean salvos. Nuestra pregunta tendría que ser, que si cual de los pecados del mundo no caen en la categoría de todos y siempre? (1 Juan 2:2; Hebreos 10:12) No es por lo que podamos hacer, por nuestra justicia, nuestra bondad, nuestro dinero ni buenas obras; no por cualquier otra cosa más que nuestros pecados son perdonados. Dios ha perdonado nuestros pecados por Su Nombre. ¿Puedes ver que tan reconfortante es esto? (1 Juan 2:12) Jesús ha perfeccionado un pacto, y Dios honra ese pacto, no obstante nuestra incapacidad de cumplir con la parte que nos toca. Por Su nombre, y por Su justicia, es que El ha garantizado que cumplirá con Su parte del trato. No tenemos que sentirnos condenados por nuestros desperfectos. Los reconocemos, y los lamentamos, pero sabemos que nada de lo que podamos hacer o dejar de hacer, podrá afectar Su habilidad de llavar el pacto. (Hebreos 9:15; Tito 1:2) Nuestra santificación no se ha cumplido del todo, pero nosotros somos Sus obras en proceso. El ha prometido terminar la obra que empezó en nosotros. (Hebreos 10:14) ¿Puedes ver que esta es otra promesa tremenda? Vamos a recapitular lo que hemos discutido ya: El ha escrito nuestros nombres en Su Libro de la Vida antes de la fundación del mundo. El ha pagado por todos los pecados del mundo, incluyendo los nuestros. Si buscamos en los libros de Romanos y Gálatas, y también en mucho del Nuevo Testamento, encontraremos que la salvación es un regalo. No nos cuesta nada, y no hay nada que podamos hacer para ganarla! La sangre del pacto proveyó para nuestra santificación. La palabra santificar significa hacer santo, purificar, y consagrar. Cuando Jesús terminó Su obra en la cruz y roció Su sangre sobre el propiciatoio, los efectos del pecado fueron nulificados para los que acepten el regalo de la salvación. Si se nos ha dado como regalo la justicia, ¿podría mantenernos en cautiverio la lay del pecado y la muerte? Pablo proclama que no hay ninguna condenación para los que están en Cristo Jesús. La ley 16
  • 17. del Espíritu de Vida en Cristo Jesús nos ha librado de la ley del pecado y la muerte. (Romanos Capítulo 8) Dios nos ha ordenado que escojamos la vida o la muerte, la luz o las tinieblas, Su reino o el reino de Satanás. El Espíritu de gracia oferece el regalo de la salvación. Si una persona considera la sagre de Criso como cosa común, e indeseble el regalo de la salvación, de hecho está insultando al Espíritu de gracia y reusando su unica esperanza. Si durante toda la vida continúa rehusándolo, llegará el tiempo en el que ya no esté disponible ese regalo; se quedará entonces como hijo/a de las tinieblas, y recibirá juicio eterno. Por eso es que el rehusar el regalo de la salvación es el único pecado que no tiene perdón. (Hebreos 10:26-29) El Temor es Estorbo para la Salvación Hace años, al tiempo que trabajaba sobre un proyecto de construcción, hablaba yo con uno de los trabajadores. El era grande y fuerte y su persona respiraba la esencia de la masculinidad. Nuestra conversación de algún modo se fue inclinando a los asuntos espirituales. El compartió conmigo sus creencias, y yo le compartí mi cristianismo. Cuando le pregunté que si le gustaría aceptar el regalo de la salvación, lo ojosse le hicieron lágrimas y me respondió, “No puedo hacerlo hoy. Tengo miedo. Quizás lo haga en otra ocasión.” Esa respuesta me sorprendió. A pesar de la imagen de fuerza y masculinidad que él proyectaba a toda la gente, ese día no recibió el regalo de la salvación, por temor. Hay muchos otros como él. Ellos se racionalizan que podrán ganarse la salvación, algún día, por sus buenas obras. Quizás se digan, “Yo no soy una mala persona; nunca he matado a nadie, ni he robado un banco. Yo creo en Dios, en Jesús, y en lo que hizo Jesús. Estoy seguro que Dios pondrá en consideración todo esto, y que me encontrará un lugar”. ¿Alguna vez has oído, o quizás has dicho algo así? Satanás, todos los angeles caidos, todos los demonios, y los que sirven a Satanás, creen en Dios, en Jesús, y en lo que hizo Jesús. A pesar de creer, estos seres pasarán la eternidad en el lago de fuego. El sólo creer filosóficamente so el suficiente. Algunas personas prefieren a una diosa feminina, porque no les resulta tan intimidador. Ellos se imaginan a una diosa amorosa, maternal y aceptadora, como una buena mamá. Se imaginan que ella sería todo lo que nunca fueron sus padres terrenales. El estorbo más grande al recibir el regalo de la salvación es el temor, que resulta en los malos entendidos acerca del Dios Padre y Su verdadera carácter, o sea, Su naturaleza divina. La mayoría creemos que Dios es como nuestro padre o madre terrenal, o como algún personaje de autoridad que hayamos conocido. Quizás creamos que El nos haría lo mismo que nos han hecho estos otros. Como resultado, nos sentimos escamados y no queremos exponernos al peligro que puede representar este Padre celestial. Es nuestra opinión que el temor es un motivador común para todo pecado. La esclavitud al temor nos puede evitar que recibamos salvación, liberación, sanidad, y aún el compañerismo con Dios. No hay temor en el amor, ni tampoco pensamientos de castigos, a medida que crecemos en la perfección completa del amor. (I Juan 4:17-18) Al leer que no hay temor en el amor, también podemos concluir que no hay amor en el temor. Donde rige el temor, el amor no puede existir. Dado que se nos ha otorgado el dominio en este reino, nosotros somos los que tenemos que decidir abrazar ya sea el temor, o el amor. ¿Te acuerdas que, cuando eras niño, contabas historias de fantasmas, haciendo juegos que evocaban miedo, y que disfrutabas la energía y la emoción del miedo? ¿Te acuerdas como se escondían unos de otros, para luego saltar repentinamente del escondite, asustando y causando el grado máximo del miedo? ¿Y qué de los carnavales, las casas embrujadas y los paseos mecánicos de miedo? 17
  • 18. ¿Te acuerdas que la “carne de gallina” y los pelos parados de punta, eran reacciones favorables? ¿También te acuerdas que a los que elegían no participar, se les llamaba por nombres burlescos, como wimp or sissy? Todos pensábamos que nos estábamos divertiendo. Sin embargo vamos a suponer que se abrió una puertita y entró una criatura, que nos prometía darnos la sensación del miedo cada vez que nosotros quisiéramos. Así que le entregamos partes de nuestra mente y sistema nervioso. Al hacerlo, le concedimos el derecho de llenarnos de miedo cada vez que la criatura quería. Como resultado de este simple contrato, podemos experimentar una vida llena de muchos temores. Olvidando nuestros juegos de niños, le echamos la culpa a Dios y queremos saber porqué no nos libera de ese espiritu de temor. Dios nos está honrando nuestra decisión de permitir que el temor ocupe lugar en nuestro corazón. De la misma manera que tenemos el derecho de escoger la vida o la muerte, tenemos el derecho de escoger el temor o el amor. Esto no es complicado. Dios nos dice, “El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y El será mi hijo. Pero los cobardes e incrédulos,.....tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.” (Apocalipsis 21:7-8). ¿No es interesante que El encabeza esta lista con los que son controlados por el temor? Muchos cristianos no creen en las manifestaciones del Espíritu Santo, ni tampoco creen en Sus dones. No creen que Dios fuera a tener interacción directa en sus vidas al proveerles sanidad, liberación, victoria ni prosperidad. Pueden creer que “Dios ayuda al que se ayuda”. Muchas veces piden que otros oren por ellos, para no tener que acercarse a Dios personalmente. Esto es entendible; también es un problema. Dios dice que lo que no se de la fe, es pecado. Si no Le creemos lo que El dice acerca de si mismo, concerniente a Si naturaleza divina de amor, gracia y misericordia, ya tenemos un problema. Una vez más nos remontamos a las Escrituras, y encontramos “Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartase del Dios vivo,....Y vamos que no pudieron entrar a causa de la incredulidad.” (Hebreos 3:12-19) (Ver también Lucas 19:12-27; la parábola de las diez minas, y Mateo 25:14-30; la parábola de los talentos.) La Muerte y el Temor a la Muerte Hemos estudiado lo que dice la Biblia sobre la muerte y el papel que juega en nuestras vidas. Parece haber sido una de las primeras de las armas de Satanás. Dios le dijo a Adán que si comía del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal, moriría. La serpiente contradijo a Dios, asegurándole a Eva que ella no moriría. Ella comió, y le dio a Adán, quien estaba con ella, y recibieron la muerte. (Ver Genesis 3:4-6) También nos dice la Biblia que la muerte será el postrer enemigo que se destruirá. (1 Corintios 15:2526) Una vez más, se describe la muerte como enemigo primario aquí en la tierra. La Escritura nos ayuda a definir la obra que Dios le encargó a Jesús, la cual era de derrotar a Satanás. La Biblia nos dice que por medio de la muerte destruyó al que tenía el imperio de la muerte...y libró a todos los que por el temor a la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre. (Hebreos 2:14-15) ¡El poder del temor ha sido vencido en Cristo Jesús! ¡No hay razón para que el temor siga reinando en nuestros corazones ni en nuestras vidas! En resumen, todo temor es pecado porque es el opuesto del amor. (Romanos 8:15; 2 Timoteo 1:7). No hay por qué permitamos que el temor, la muerte ni el temor a la muerte reine en nuestras vidas. Podemos, sin embargo, permitir que el amor reine en nuestras vidas; y Dios es amor. 18
  • 19. Hay tres niveles mayores del proceso de la salvación. Al ir venciendo nuestros temores acerca de poder aceptar el regalo inicial de la salvación, iniciamos un viaje de descubrimientos, apoderados por nuestra libertad de elección y guiados por el Espíritu Santo. La Salvación del Espíritu Para entender mejor el proceso de la salvación, nos puede servir el observar el modelo del Templo que nos ha dado Dios para su comparación. Cuando a Moisés se le ordenó que hiciera el primer Templo de Dios, se la dio una lista muy clara y precisa para que consiguiera todas las partes componentes, y también un programa para la construcción que describía cada paso del proceso. La primera fase consistía de la construcción del Lugar Santísimo, y la provisión de todas las cosas asociadas con él. La fase dos era la construccion del Lugar Santo con todos sus muebles. Finalmente, se terminó el Atrio. Este es nuestro modelo para la construcción del Templo de Dios. Sabemos que, como parte del nuevo pacto, nosotros somos el templo y la residencia de Dios. Las cosas que se relacionan con el antiguo testamento, se definen en la Biblia como sombras del nuevo pacto, y creemos que esto se refiere al Templo también. De ser así, el programa de Dios sería el de construir las tres partes del Templo. Lógicamente, El empezaría con el Lugar Santísimo, luego el Lugar Santo y finalmente, el atrio de afuera. Si identificamos nuestro espiritu con el Lugar Santísimo, tenemos donde empezar. Creemos que la salvación del espíritu ocurre en un instante, por medio de la gracia, y no por nada que nos podamos ganar. Cuando recibimos el regalo de la salvación, deja de existir el ser espiritual que habíamos sido hasta ese momento, y se crea un ser espiritual nuevo. Creemos que nuestro espiritu, se une con el Espíritu Santo. (Efesios 5:8-9; Ezekiel 11:19; 2 Corintios 5:17) Vista desde la perspectiva de Dios, nuestra condicion previa, tanto moral como espiritual, ha dejado de existir. Jesús le dijo a Nicodemo, el Fariseo, que tendría que nacer de nuevo. Cuando Nicodemo Le cuestionó, Jesús le explicó que no hablaba de un nacimiento físico, sino que renacimiento espiritual. Esta nueva creación espiritual, que antes fuera hijo de las tinieblas, ahora es hijo de la luz, vestido de justicia y santidad. (Efesios 4:24; 1 Corintios 1:30; 1 Corintios 6:11; Romanos 8:35-39, 11:29; y Ezekiel 18:31) En las Escrituras no hay discusiones sobre la re-creacion del cuerpo como parte de esta experiencia de la salvación. Sabemos que las Escrituras que hablan de este evento no se refieren a nuestro cuerpo ni nuestra alma. Nunca hemos conocido a nadie que no siga teniendo pensamientos y deseos físicos que no provienen de Dios. El espíritu es el enfoque de la creatividad de Dios en el momento de nuestra salvación inicial, y es nuestro propio Lugar Santísimo. Ha sido salvado, lavado, santificado, justificado y creado de nuevo. La primera fase ya está completo. La Salvación del Alma Creemos que en este punto todas las cosas que tengan que ver con nuestro espíritu ya son hechas nuevas. Sin embargo, a nuestra alma todavía le quedan muchos de los mismos patrones de pensar, actitudes, creencias, sentimientos y deseos de los que tenía antes de ser salvos nosotros. En las Escrituras encontramos muchas referencias a la triste condición del alma antes de la salvación. (2 Corintios 3:14; 4:4) Todos hemos visto a hermanos y hermanas en Cristo, cuyas vidas distan mucho de ser victoriosos. Generalmente, la antigua programación de nuestro corazón no está a la par con la verdad de Dios. Parecen haber niveles de conciencia que no conocemos. Muchas veces respondemos a otras gentes, sucesos en la vida y a Dios en maneras que muchas veces ni las entendemos. En muchos casos nuestro 19
  • 20. proceso de pensar se ha vuelto automático, porque están basados nuestros pensamientos sobre la antigua programación. El corazón es el centro tanto de la función física, como de las funciones moral y espiritual. La Escritura indica que no sabemos lo que sucede en nuestro propio corazón, el cual es engañoso y perverso. (Jeremías 17:9; Marcos 7:21-23; Proverbios 23:7). Lo que creemos acerca de nosotros mismos, otras gentes y Dios, representan la realidad en la que vivimos. Estos conceptos, sembrados en el corazón y expresados en nuestras palabras y acciones, seguido se convierten en profecías que se cumplen solas. Puede que reaccionemos explosivamente a sucesos relativamente sin importancia, y nos sorprenemos con el fervor de nuestra reacción. Proclamamos, “Caracoles, no sé de dónde vino eso!” La programación, puesto en nosotros hace muchos años, podría estar estimulando respuestas automáticas a ciertas situaciones y sucesos. Reaccionamos de la manera que creemos sea necesario para nuestra sobrevivencia, o para que nuestras necesidades sean satisfechas. No hay respuesta accidental. Aún después de recibir el regalo de la salvación, vivimos todavía en un cuerpo de barro y funcionamos en este mundo. Por eso es que nuestro cuerpo y nuestra alma se ven afectados, hasta cierto punto, por las influencias que nos rodean. Y porque la antigua programación la vemos todavía como normal, seguimos respondiendo normalmente. Son muchas las áreas que tenemos programadas con las antiguas ideas y tradiciones: la vida, la familia, la política, la iglesia, entre otros. Las tradiciones de la iglesia y de los asuntos religiosos parecen controlar, aún cuando los podemos refutar por medio de las Escrituras. Parecen regir en nuestros corazones, las antiguas creencias que tienen que ver con la vida y como debieran estar las cosas, aunque a veces ni sentido tienen. ¿Conoces la historia de la joven esposa? Su esposo le observaba mientras ella preparaba el jamón. Antes de colocarlo en la fuente de hornear, ella le cortó un trozo de unos tres pulgadas a un extremo del jamón, y luego lo puso en la fuente por un lado del otro extremos del mismo jamón. Su esposo le preguntó, “¿Por qué le cortas el extremo delgado?” Ella lo pensó un momento, y contesó “No lo sé, es que así lo ha hecho siempre mi mamá.” Intrigado, él esposo sugirió que le llamaran a su suegra para hacerle la misma pregunta. “Yo le corto ese trozo de hueso porque mi mamá siempre lo hacía. Le voy a hablar para preguntarle por qué lo hacía así.” Más tarde llamó de vuelta la mamá de la joven esposa, riéndose y con un poco de vergüenza al axplicar, “Tu abuela me dijo que ella tenía que cortarle ese trozo al jamón porque la fuente que ella tenia no era la suficientemente grande como para acomodar el jamón entero.” Nos reimos de esta anécdota, pero no está muy lejos de la realidad de nosotros. Respondemos a muchas situaciones de nuestra vida de una manera automática, y posiblemente hasta irracional. Siempre lo hemos hecho así, y por eso seguimos el mismo patrón. Es tiempo de cuestionar por qué hacemos lo que hacemos, y por qué creemos lo que creemos. ¿Nos beneficia, o hay otra manera mejor? ¿Realmente provino del Espíritu de Dios, o es tan sólo la antigua programación? Quizás sea tiempo de hacer un cambio, de tomar nota de nuestras creencias, nuestras respuestas y de nuestros pensamientos. Esto no es complicado. Juzgamos nuestros pensamientos, basándonos sobre la Pablo nos da algo de perspectiva en torno a nuestros pensamientos, y de donde provienen, al proclamar, “Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo...” (2 Corintios 10:3-5). En este pasaje, las fortalezas podrían ser sistemas de pensar o programaciones espiritualmente inspiradas. 20
  • 21. No podemos lograr estas cosas en nuestra propia fuerza. Estamos escarbando las fortalezas espirituales en nuestras propias almas, y sentimos la oposición de parte de los seres espirituales malvados, mismos que se describen como “toda altivez”. Para poder alcanzar el éxito en este ejercicio, necesitamos la participación activa y el poder del Espíritu Santo. Muy al principio de la era de las computadoras, se acuñó una frase que aplica aquí: Basura entra, basura sale. Como invertimos nuestro tiempo y lo que vemos y escuchamos afectan de gran manera a nuestro corazón y nuestro alma. Mientras que algunas actividades nos pueden influenciar positivamente, estas mismas actividades nos pueden influir negativamente, también. La tele, la música, los libros, los juegos de video, las revistas y la realidad virtual son sólo una muestra. Si permitimos que respondan pecaminosamente nuestras emociones, nuestro alma o nuestro cuerpo, nos volvemos culpables del pecado y recibimos las consecuencias espirituales de esos pecados. (Mateo 6:22-23; Lucas 11:34) Pablo nos dice que si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra. (2 Timoteo 2:20-21) Esta limpieza incluye todo lo que representa nuestro medio ambiente. Cuando somos salvos, y empieza el proceso de la reprogramación, nuestro alma se va limpiando a medida que va entrando la luz verdadera. A medida que vayamos alimentándonos de la Palabra de Dios, la cual es Palabra de vida, el proceso se continúa. Esta reprogramación, la Biblia la llama la renovación de la mente, y nos queda muy claro que es un paso importante en el proceso de la salvación del alma. (Oseas 4:6) La Palabra de Dios nos equipa con el conocimiento necesario para lograr esto. (Romanos 12:2; Colosenses 3:10; Efesios 4:23) Esta renovación de la mente se asemeja a la reprogramación de una computadora. Al instalar software nuevo o actualizar software antiguo, queremos deletear la versión antigua. Cuando oprimimos el botón de “delete” la computadora nos manda un cuadrito con la pregunta, “¿Estás seguro de querer borrar esto?” Tenemos que ser persistentes en borrar el software antiguo, para poder reemplazarlo con el nuevo. El software nuevo no actualizará la función de la computadora si no lo sacamos de la caja. Tenemos que instalarlo y usarlo para poder mejorar las operaciones. De la misma manera, debemos aplicar la Palabra de Dios en nuestra vida para que nos beneficie su sabiduría. Jesús se ha responsabilizado de perfeccionar la obra que El comenzó en nosotros. (Philipenses 1:6) No nos dice específicamente cuando quedará perfeccionado. Por tanto, creemos que la salvación de nuestro alma nos requiere que tomemos un papel activo si es que deseamos acelerar el proceso, minimizar la incomodidad y caminar en victoria de mayor grado ahora. A medida que sucede el proceso, vemos la contruccion del Lugar Santo, o la segunda fase del Templo que se hace como parte de Su plan maestro. La Salvación del Cuerpo Nos es posible experimentar una medida de sanidad y restauración en nuestro cuerpo a medida que recibamos sanidad y restauración en el alma. Durante nuestros años de ministerio, hemos recibido testimonios de personas que experimentaron sanidades en sus cuerpos después de ser restauradas sus almas. Siempre nos gozamos al recibir tales reportes, y sabemos que existen aún más. La Biblia describe la realización de nuestra recreación. Cuando Jesús se preparaba para irse, les dijo a Sus discípulos que la casa de Su Padre había muchas moradas, y que El iba a preparar lugar para ellos. (Juan 14:2) Las moradas son residencias grandes e imponentes. Pablo habla de su cuerpo como un lugar humilde, una tienda. También proclama que un día recibiremos la terminación de nuestra herencia en el cuerpo nuevo y glorificado. Este cuerpo nuevo, creado con 21
  • 22. material celeste, estará seguramente más allá de nuestra capacidad presente de entendimiento. Creemos que poseerá poderes y capacidades que no podemos imaginar. Existe una dimensión mucho más grande, aplicable a la salvación de nuestros cuerpos. Creemos que se logra la total salvación del cuerpo al recibir nuestro cuerpo glorificado, según se promete en las Escrituras. (Romanos 8:23; 1Corintios 15: 40-49; Philipenses 3:20-21). Será nuestro regalo de graduación, de parte de nuestro Papito en el cielo. Cuando recibamos el cuerpo glorificado, Dios ya habrá terminado la construcción del Atrio, o la tercera fase de Su Templo. (2 Corintios 5:1-4) Renuncia al Pecado y Sé Libre La Palabra de Dios nos dice que sucederán cosas maravillosas si confesamos nuestros pecados. (1 Juan 1:9). Cuando confesamos nuestros pecados, estamos reconociendo que somos desesperadamente perversos. Admitimos que no tenemos esperanza de salvación, si es que ésta se basa sobre nuestra habilidad de cumplir con la Ley. Confesamos que nuestra única esperanza mora en Su misericordia, Su gracia y Su obra consumada de salvación. (1 Pedro 1:13-15) Cuando dejamos de depender de nuestra propia habilidad y dependemos de El enteramente, El es capaz de hacer todo lo necesario. Cuando confesamos nuestros pecados, tomamos la responsabilidad de haber hecho acuerdo con el reino de las tinieblas por medio de nuestras palabras y acciones. Empezamos a reconocer cuales patrones de nueastra conducta Le desagradan a Dios, y que son dañinos para nosotros mismos y también para otros. Renunciamos estas conductas y acciones. Se nos aconseja que declaremos nuestras confesiones entre nosotros. (2 Corintios 4:2; Santiago 5:16; Apocalipsis 12:11) Como lo discutiremos más adelante, sabemos que el que peca se vuelve esclavo del pecado. Si queremos ser libres de esta esclavitud espiritual, debemos renunciar a nuestros pecados. Este es un proceso legal por el cual nulificamos el acuerdo que habíamos hecho con el reino de tinieblas. Antes de cumplir Jesús Su comisión, esto era imposible; pero ahora, gracias a lo que El hizo, podemos ser libres por medio de ejercitar nuestro libre albedrío. Cuando renunciamos nuestros pecados y nulificamos el derecho legal de Satanás, Le pedimos al Señor que nos libere y nos haga libres del poder del pecado. El nos rescata de la esclavitud al pecado y nos libera del encarcelamiento espiritual. Su obra consumada incluye el pasado, el presente y el futuro, proveyéndonos de seguridad perfecta. (Lucas 4:18; Colosenses 1:13; 2 Timoteo 4:18; 2 Corintios 1:10) Arrepiéntete del Pecado En la Biblia, el mensaje del arrepentimiento era para todos los hombres, tanto salvos como no salvos. (Apocalipsis 2:4-5; Apocalipsis 2:22; Apocalipsis 3:19; Mateo 3:8; Hechos 26:20) Creemos que esto se aplica aún más hoy día, dado que el Señor Jesús ha pagado por todos los pecados del mundo. Mientras seamos esclavos del pecado, nuestras decisiones de dejar de pecar son sólo un esfuerzo de voluntad, como las resoluciones que hacemos cada Año Nuevo, mismos que se desvanecen después de unos días. Pero cuando renunciamos nuestros pecados, quitamos el derecho legal que tenía sobre nosotros el reino de tinieblas, y ya no somos esclavos del poder del pecado. Al ya no ser esclavos, nos es posible arrepentirnos de eso pecados. El arrepentimiento no es el decir “lo siento”. El arrepentimiento es el tomar una decisión de cambiar nuestro comportamiento. Cuando recibimos la libertad y la renovación de nuestra mente, hacemos a un lado esos pecados. Ya sin ser esclavos al pecado, nos podemos decidir emprender una nueva dirección. Cambiamos nuestro patrón conductual, conformándonos al camino trazado por nuestro Señor. 22
  • 23. Se Restaurado Como lo Fue Pedro Creemos que no se puede lograr la sanidad completa sin la restauración, porque es un componente vital del proceso. (Salmos 23:3). En el hebreo, la palabra que significa confortar (restaurar) es primordialmente devolver o traer de vuelta. (Strong’s, H 7725) Desde nuestra punta de vista, todo el proceso de la restauración es el traer a la gente de vuelta a la entereza, como Adán y Eva antes de la caída. Por causa de nuestras reacciones pecaminosas frente a las cosas que hemos experimentado, hemos entregado partes de nuestro alma y de nuestra humanidad al reino de tinieblas. Esto lo veremos más a detalle en la segunda sección. Juan 10:10 nos dice que el ladrón viene sólo a hurtar, matar y destruir. Nuestra meta es el de tomar de vuelta todo lo que ha sido hurtado, muerto o destruido Como ilustración, Pablo estaba dormido en la prisión encadenado entre dos guardias. Entró un ángel a la celda y le dijo a Pedro que se levantara y se pusiera sus sandalias. Cuando lo hizo Pedro, se cayeron sus cadenas. Técnicamente, fue en este momento que Pablo fue libertado. Todas las restricciones que le habían mantenido cautivo fueron quitados. Pero el ángel no paró con su liberación. Le dijo a Pedro que lo siguiera hasta llegar a estar fuera de la celda, pasando por más guardias, por la puerta de fierro de la prisión, la cual se abrió sola. (Hechos 12:6-10). El ángel restauró a Pedro a las calles de la ciudad y a la libertad relativa que gozaba antes de su encarcelamiento El objetivo de este ministerio es el de ayudar a las personas a reclamar todas las partes de su alma y su humanidad, mismos que se habían perdido al control de Satanás por medio de engaños y el pecado. Hay partes de nuestra humanidad y allma que se han quedado en cautiverio, o encarcelamiento espiritual. Por medio del poder del Espíritu Santo, se nos Ofecemos esta oración de muestra para que tu la proclames fervientemente a tu alma y al reino espiritual. Hay otras oraciones similares en este libro. Cada vez que encuentres una, te animamos a que la leas en voz alta. Oración Ejemplo: Renuncio a todos los pecados de mi pasado. Renuncio a todas las cosas ocultas vergonzasas, y al poder de esas cosas para controlarme. Renuncio a todas mis decisiones y elecciones que le hayan entregado mi alma o mi humanidad al reino de Satanás. Padre Celestial, Te doy gracias por el regalo de la salvación que Tu me das por obra de Jesucristo. Te doy gracial por apartarme para Ti. Te doy gracias por el regalo de la justicia y por el regalo de la gracia, por la cual soy lavado y justificado. Yo sé que el Señor Jesucristo me ha librado del poder de las tinieblas. Te doy gracias porque ya no estoy bajo la condenación ni la Ley del pecado y la muerte. He sido librado del cautiverio por la Ley del Espíritu de Vida, y restaurado a Tus amorosos cuidados. Te doy gracias por Tu Palabra viviente que renueva mi mente y destruye el poder del engaño que me controlaba. Te doy gracias por limpiarme y por restaurar mi alma, y por darme la habilidad de prosperar en todas las cosas, así como prospera mi alma. ¡Alabo Tu santo nombre! Amen. ¿LOS CRISTIANOS, PUEDEN SER POSEÍDOS POR DEMONIOS? Ahora que hemos determinado qué es lo que significa ser cristiano, necesitamos tratar con un punto quisquilloso. Por muchos años, Glenna y yo nos hemos topado con esta pregunta en nuestros seminarios, 23
  • 24. y en conversaciones con pastores y otros cristianos. Sería imposible determinar cuántas veces se nos ha preguntado, “¿Por qué es necesario la liberación para los cristianos?” Hay una percepción general de que, como cristianos, debemos ser inmunes a las infestaciones demoniacas. Somos, después de todo, el Templo de Dios. Se nos ha dicho que es imposible que Dios y los que le sirven a Satanás moren en la misma casa. La luz y las tinieblas no pueden moral en el mismo lugar. Estas voces prolaman en alta voz que en absoluto, un cristiano no puede ser poseído por demonios. Para los fines de nuestra discusión, la posesión significaría ser propiedad. Si esto es cierto, necesitamos determinar cómo se puede establecer quien es el dueño. Porque somos trinos, necesitaremos determinar las condiciones de los tres niveles de nuestro ser. El hecho de que Dios sea nuestro Padre y Creador de nuestro espíritu, proclama que El es nuestro Dueño. (Isaías 42:5; Zacarías 12:1; Eclesiastés 12:7; 1 Corintios 6:20). Dios dice que todas las almas Le pertenecen. (Ezequiel 18:4). También El asevera ser Dueño de nuestro cuerpo de de la tierra. (Salmos 24:1; 1 Corintios 10:26) Siendo que nuestro cuerpo está hecho del polvo de la tierra, El mantiene una reclamación anterior sobre la tierra y sobre nuestros cuerpos. Además, como cristianos, somos Su posesión comprada de Dios por medio del Señor Jesucristo. A la mayoría no nos gusta la idea de ser propiedad de nadie. Queremos sentirnos libres e independientes para poder llevar una medida más grande de control. Por otro lado, esta idea es extremadamente reconfortante. Contradice la postura de que Dios sea sólo una fuerza en el universo, y que no se involucra con las vidas de las personas. Al contrario, sugiere que El jugará un papel activo en los suceso sobre la tierra, porque por ser su Dueño, El tiene interés en las cosas que afectan a Sus propiedades. Si El reclama la potestad, ya sea activa o pasivamente, sería razonable que protegiera lo que Le pertenece. Este que reclama la podestad es el Rey todopoderoso y amoroso del universo. El tiene interés en evitar que Su rebaño se auto-destruya. El se motiva para ayudarnos a encontrar agua dulce y comida buena, y protegernos de enfermedades, bichos y parásitos. Le complace que nosotros estemos saludables y contentos (Ezequiel 34:12-16) Hablando de bichos y parásitos, nosotros no creemos que los cristianos puedan ser poseídos por demonios. Por el precio que El pagó, el Señor es nuestro Dueño. Nos es imposible tener otro dueño. Quizás podamos dar acceso a los bichos y parásitos espirituales. De esa manera, podemos ser atormentados, molestados o hasta infestados por esas cosas, así como una casa puede ser infestada por cucarachas. Nosotros Somos el Templo La Biblia dice que representamos una casa, el templo de hoy de Dios. En Proverbios 20:27 se nos dice que lámpara de Jehová, la cual escudriña lo más profundo de su corazón. La traducción literal habla de las habitaciones del vientre. Nuestro corazón aparentemente tiene compartimientos múltiples. Esto nos ofrece un paralelo interesante. El primer tabernáculo para Dios tuvo tres espacios o habitaciones bien definidos. A Moisés se le instruyó que construyera primero el Lugar Santísimo, luego el Lugar Santo, y finalmente el Atrio. En el libre de Ezequiel, capítulos ocho, nueve y diez, Dios le mostró al profeta una variedad de actividades que se desarrollaban en el templo de Jerusalén. 24
  • 25. Observó que ocurrían abominaciones en los atrios. Luego se le instruyó muro para que fuera testigo a las actividades del Lugar Santo. El abominaciones que ocurrían en el Lugar Santo. Vió los ídolos de la casa rastreras, y bestias abominables pintadas sobre las paredes. Fue testigo ofrecían sacrificio a las imágenes y los ídolos. que excavara un hoyo en el se asomó y vió malvadas de Israel, imágenes de cosas de los setenta ancianos que Después de esto, Dios dirige su atención hacia un lugar donde se sentaban mujeres, endechando a Tamuz. En términos modernos, esas mujeres estarían llorando por el Anticristo. Una vez más, Dios llevó a Ezequiel al Lugar Santo, donde los varones adoraban al sol, o sea el dios del sol, Baal, inclinándose hacia el este. Dios proclamó esto como abominación aún más grande. Para aquellos que están convencidos de que Dios y Satanás no pueden morar en la misma casa, es que elaboramos este punto. En la visión de Ezequiel, Dios residía en el Lugar Santísimo mientras que ocurrían las abominaciones y las actividades demoniacas en el Lugar Santo y en los Atrios. No sabemos por cuantos tiempo compartió El la casa con la actividad satánica. Vemos, en el capítulo once, que finalmente El salió de allí y se fue a una montaña al este de la ciudad. (Ezequiel 8:4-6, 9:3; 10:4, 18, 19; 11:23) Nosotros, que somos el templo presente, tenemos también tres compartimientos: nuestro núcleo espiritual, que es el Lugar Santísimo; nuestro alma, que funciona como el Lugar Santo; y nuestro cuerpo, el Atrio. Si dibujamos un paralelo con el otro templo, creemos que el Espíritu de Dios mora en nuestro Lugar Santísimo. Esto es verdad, aún a pesar de que puedan haber actividades demoniacas todavía en nuestro Lugar Santo y el Atrio. Dios nos ha dicho que El nunca cambia. Lo que fue verdad en el templo antiguo también debe ser verdad para el templo de hoy en día. (1 Corintios 3:16; 6:19-20, y 2 Corintios 6:16) ¿Y Qué del Aguijón de Pablo? Se nos ha dicho también que las referencias al antiguo Templo no son revelantes en estos tiempos; que esa estructura existía antes del nuevo pacto, y a pesar de que Dios nunca cambie, no aplica para nosotros. Y una vez más, insisten esas voces en que un cristiano ¡no puede tener un demonio! Y nuestra respuesta tiene que ser en forma de otra pregunta: “¿Qué es lo que dice la Biblia?” Pablo escribe que a él le fue dado un aguijón en la carne, un mensajero de Satanás, para abofetearlo. Indica Pablo que esto fue para que no se enalteciera por las revelaciones que Dios le había dado. Dice que para que no se fuera a exaltar desmedidamente, así que su tentación más fuerte para Pablo puede haber sido el orgullo, lo cual es pecado. El aguijón aparentemente funcionaba como contra-medida para controlar el orgullo. (2 Corintios 12: 6-10) La palabra usada en este pasaje es mensajero, y es la misma palabra griega que se usa en otras partes donde se traduce como ángel. Un mensajero de Dios sería un ángel; un mensajero de Satanás sería un demonio. Las Escrituras dicen claramente que el aguijón de Pablo fue un mensajero de Satanás. Este mensajero demoniaco no ha de haber sido como Gasparín, el fantasmita amistoso, flotando en el aire a un lado de Pablo. Le fue dado en su carne, afligiendo y atormentando a Pablo. El le pidió a Dios que se lo quitara, pero Dios se negó a hacerlo, diciendo que le bastara Su gracia. Interpretamos esto com que Dios se glorificaba en Pablo, y para hacerlo, forzaba a Pablo que aceptara un lugar humillante de debilidad. También creemos que Dios le decía que el aguijón era necesario para el bien de Pablo. Parece que Pablo lo entendía así, al proclamar que se gloriaría en sus debilidades, enfermedades, reproches, necesidades, aflicciones y persecuciones. Al ser humillado por todas esas cosas, Pablo estaría menos sujeto a los pecados de orgullo y auto-exaltación. Así Dios pudo usarlo de manera más grande. 25
  • 26. Creemos que nuestro pecado limita nuestra capacidad de ser usados por Dios de acuerdo a Sus intenciones más altas y mejores. En Su amor infinito, El nos responde con permitir que experimentemos las consecuencias de nuestros pecados. Si nuestro pecado nos causa un aguijón, o aflicción, podemos responder de la manera que lo hacía Pablo. Cuando estemos motivados a dejar el pecado, Dios nos puede levantar más alto y llevarnos a un lugar o posición mejor. Creemos que esto es bueno. Serpientes Ardientes Mientras viajaba el pueblo de Dios en el desierto, se quejaban contra Dios y contra Moisés. Dios oyó sus quejas, y respondió a ellas mandado las serpientes ardientes. Las serpientes mordieron al la gente, y algunos de ellos murieron. El pueble fue con Moisés para pedirle que Le dijera a Dios que se habían arrepentido de su pecado. Querían que Dios les quitara a las serpientes ardientes. (Números 21) Cuando Moisés oró por el pueblo, Dios le dijo que hiciera una serpiente de bronce y que lo colgara en una vara. A la gente que había sido mordida, se les llevaba para que vieran la serpiente, y así no morían. Pero no quitó las serpientes. Qizas pudo haber dicho, “Las serpientes son buenas para ti, porque te motivan a buscar la sanidad de la serpiente de bronce en la vara.” (Esto era una sombra del Cristo que había de venir) “Te motivan a mantener una relación más estrecha conmigo. También te motivan a seguirte encaminando hacia la tierra prometida. Todo esto es bueno para ti”. Podemos ver que el dolor puede producir resultados buenos. Hay una enfemedad que hace que la persona que la sufre no sienta dolor. Cuando alguien que padece esa enfermedad daña su cuerpo, no sienten dolor, y por tanto no son motivados a buscar ayuda médica. Este daño podría Dios le dio a nuestro cuerpo la capacidad de experimentar el dolor. Ese dolor nos motiva a hacer lo que beneficie vuesta supervivencia. Hay un buen número de maneras de tratar una herida, siempre y cuando nos demos cuenta de que llevamos la herida. Es por eso que decimos que el dolor puede ser usado para nuestro bien. Creemos que esto aplica también a los niveles espirituales y emocionalesde nuestro ser. Un aguijón en la carne se puede percibir como algo bueno, porque es muy motivador. El hostigamiento espiritual y emocional también podemos percibir como bueno, porque nos motivará a que busquemos a Dios. Cuando buscamos a Dios, recibimos la sanidad y la restauración que El ha provisto por medio de Su plan maestro de la salvación. Dios ha instituido un sistema perfecto para ayudarnos a perdurar durante nuestro tiempo sobre el planeta Tierra. Por Su misericordia, El permite que circunstancias desagradables obren con los asuntos en los corazones de Sus hijos. Dios proclamó, “...formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo, Jehová, hago todo esto.” Y luego dice, “Yo Jehová lo he creado. ¡Ay del que pleitea con su Hacedor!” (Isaías 45:7-9). “...Yo he creado al destruidor para destruir.” (Isaías 54:16). En el siguiente versículo El también proclama, “Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová y su salvación de mi vendrá.” (Isaías 54:17). Dios creó la calamnidad, las tinieblas y al destruidor. ¿Este hecho Lo vuelve el tirano enojón y vengativo que mucha gente cree que El es? No. Cuando El declaró estas cosas, ofreció también la alternativa en el siguiente versículo. Creemos que todo es parte de Su plan de salvación. Es parte del propósito de darnos la libertad de experimentar las consecuencias de nuestras elecciones, tanto malas como buenas. Como individuos, esto nos fortalece, y en general, nos fortalece como el cuerpo de Cristo. (1 Corintios 10:13) 26
  • 27. ¿Cómo es que Entran? Si Pablo pudo recibir el pecado en su carne, ¿por qué nosotros no? ¿Somos acaso más grandes que él? Y si no es as´, ¿cómo es que los bichos espirituales entran? ¿Podemos recibir demonios por usar un inodoro con el asiento sucio? ¿Podemos recibirlos por las puertas de los ojos, los oidos o la boca? ¿Podemos recibir un virus espiritual por tener asociación con gentes que lo padezcan? ¿Pueden las entidades demoniacas brincar de una persona a otra? Se nos han preguntado todas estas dudas. Hemos leído libros y hemos acumulado mucho material sobre el tema. Por el ministerio con el que nos involuncramos, hemos oido algunas cosas muy extrañas. Finalmente llegamos a la conclusión de que necesitábamos desechar las fórmulas complicadas y buscar más bien una respuesta desde la Fuente. Al hacer esto, encontramos lo que buscábamos leyendo ambos extremos del Libro. En el extremo fin del Libro, en Apocalipsis 3:20, Jesús proclama que El toca a nuestra puerta, y creemos que esto se refiere a la puerta de nuestro corazón. Cuando El toca, y Le abrimos nuestra puerta, El entrará. Tendremos compañerismo con El, cenará El con nosotros, y establecerá un pacto con nosotros. Puede ser que esta puerta sólo tiene manivela por dentro, así que nosotros tendremos que abrirla. De todos modos, tenemos la convicción de que El no abrirá esa puerta, porque hacerlo negaría nuestro libre albedrío, y neutralizaría nuestro derecho de escoger. En el Cantar de Cantares, el Rey (que también le llama ella su amado pastor) vino y tocó, pero la sunamita no respondió con suficiente rapidez. Cuando por fin abrió la puerta, El ya se había ido. (Cantar de Cantares 5:2-6). Esto demuestra que El honra nuestro derecho de escoger. Esto se puede aplicar a otros que representen al Señor. Si orando pedimos un espíritu de sabiduría, creemos que la sabiduría vendrá a tocar nuestra puerta, y de nosotros depende si se la abrimos. Si buscamos otras cosas de parte de El, ¿será menester abrirles la puerta para poder recibir lo que, o a quien, El mande? Siempre será nuestra responsabilidad el abrir la puerta para El. En el extremo inicio, en el libro de Génesis, el sacrificio que Le había ofrecido Cain a Dios había sido rechazado, y Cain estaba enojado. La respuesta de Dios fue preguntarle, “¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaido tu semblante? Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? Y si no hicieres bien, el pecado está a tu puerta; quiere entrar y adueñarse de ti; pero tú debes enseñorearte de él.” (parafraseado por el autor, Génesis 4:6-7) Esta afirmación es muy significativa. Cain no es cristiano, así que no tiene la sangre de Cristo, ni el nombre de Cristo, ni el poder del Espíritu Santo. A pesar de esto, Dios le dice a Cain que él debe enseñorearse de esta cosa llamada pecado. Este versículo usa las palabras que se basan en una antigua palabra babilonica que se usaba para describir un demonio perverso agazapado en la puerta de un edificio, amenazando con dañar a la gente que anda dentro. (See NIV Study Bible note for Genesis 4:7) En este caso, lo que amenaza es el pecado, y también el castigo que acompaña al pecado. La palabra que usa la Biblia para decir pecado, significa una ofensa con su castigo o sanción. (Strong’s H 2403) También denota el estado de ser perverso. Significa, de manera literal, absorber o ingerir, como una esponja o una mecha. Viene de actur sin ley, y nos trae pre-disposición para cometer pecados. Podemos entonces recibir ese pecado como resultado de nuestra malas decisiones y por medio de nuestra voluntad pecaminosa. De acuerdo con este ejemplo, a medida que vayamos pecando, absobemos (o ingerimos) el castigo o la sanción que va con dicho pecado. Cuando nos tomamos esto que se llama pecado, las Escrituras dicen que nos volvemos esclavos del pecado. (Juan 8:34) Recuerda que el pecado estaba agazapado a la puerta de Cain, esperando una oportunidad para entrar; una oportunidad que extendió Cain cuando él eligió pecar. Ahora tenemos un retrato hablado. Cain se 27
  • 28. siente rechazado y enojado, y hay un demonio perverso agazapado en la puerta de su corazón. Nos imaginamos a esta criatura con grades ojos amarillosos, orejas que terminan en punta, cuernos, dientes y garras, buscando ganar acceso dentro de Cain. Dios le dijo a Cain que no tenía que permitirle la entrada. Se podía haber negado a abrir la puerta de su corazón. Pero dejó entrar el pecado y terminó matando a su hermano. Esto nos da una idea de cómo es que entran los espíritus. Ellos tocan; nosotros abrimos nuestra puerta y les permitimos entrar. Dios no entrará sin un invitación nuestra, ni puede entrar Satanás sin que nosotros le abramos la puerta. Satanás puede tocar nuestra puerta y esperar que le abramos, pero tanto él como los demonios bajo su mando, sólo podrán entrar si es que nosotros se lo permitimos. ¿Entonces, Quien Tiene la Responsabilidad? ¿Cómo entran los demonios? Nosotros se lo permitimos. Entonces tendrán una morada legal en las habitaciones de nuestro vientre. Reciben una estancia legal, porque nosotros se lo damos. Cuando ellos tocan nuestra puerta, es como se nos ofrecieran un contrato. Ellos ofrecen proveernos de la fuerza, la ira, o lo que necesitemos, para tratar con una persona que nos ha hecho una injusticia. Ellos ofrecen ayudarnos a defendernos o protegernos contra un enemigo, o a derrotarlo. Sólo piden a cambio la residencia en nuestro proyecto de condominio. Pueden también requerir una parte de nuestra humanidad o de nuestra alma que no valoremos, y nos dicen que nunca la extrañaremos. Con regularidad escuchamos a la gente que dice, “Él me rompió el corazón; Ella me ofendió; El me entristeció; Alguien me hirió mis sentimientos; o Ellos me hicieron enojar.” Estas expresiones proclaman que alguien nos hizo que dijéramos, hiciéramos o sintiéramos algo. Decir esto implica que hemos perdido nuestro libre albedrío, lo cual es imposible. Es tanto como decir “Alguien me hizo que fuera Volkswagen.” Nadie más nos puede hacer nada, no nos pueden obligar a que estemos triste, ni enojado, ni ofendido, ni siquiera a que estemos alegre. Nosotros siempre decidimos como responder a una palabra, un comentario, una situación, o cualquier otro estímulo. Nadie puede controlar nuestras emociones. Somos el único que podemos decidir cuando, y a quien le abrimos nuestra puerta. Recuerda que Dios nos dio libre albedrío, y que los done y el llamado de Dios son irrevocables. El sistema que estableció Dios fue manifiesto cuando El le previno a Cain que el pecado se agazapaba a la puerta. El sistema que estableció Dios no cambia nunca, y la tentación de pecar está siempre presente, Pedro dijo que nuestro adversario, el diablo, anda alrededor, buscando a quien devorar. (1 Pedro 5:8). Pablo, también, nos advirtió que con el escudo de la fe apagáramos los dardos de fuego del maligno. (Efesios 6:16) Son advertencias para todos los cristianos, y también para los que todavía no son salvos. Vivimos bajo la influencia constante el dios de este mundo. Satanás y sus secuaces vienen sólo a matar, hurtar y destruir. Es responsabilidad de nosotros guardar nuestra puerta con mucho cuidado para permitir la entrada sólo para lo que nos convenga. En Conclusión Somos influenciados por lo demoniaco en nuestras almas y en nuestros cuerpos, pero Satanás sólo puede poseer el terreno que le entreguemos. Cada vez que reaccionamos de manera pecaminosa a las circunstancias y a los engaños de Satanás, abrimos una puerta y las fuerzas enemigas entran. Nuestro trabajo es el de usar nuestra autoridad para desalojar a los engañadores, y tomar de vuelta la tierra prometida de nuestra alma, para poder caminar libremente en el Espíritu de Dios. 28
  • 29. Antes de que viniera Jesús a la tierra, no había esperanza alguna. En Josué 9, cuando el pueblo de Dios selló un pacto que no le convenía, fue obligado a cumplirlo, aún siendo que se les había engañado. A raíz de que vino El, podemos ahora escapar de los pactos a los que hayamos entrado insensatamente. Una vez que hagamos las paces con la idea de que las entidades demoniacas hayan ganado el acceso a nuestro condominio, ya podemos hacer algo al respecto. Cuando entendamos que nosotros fuimos los que abrimos la puerta, entonces podremos tomar responsabilidad por nuestras acciones. A medida que nos demos cuenta de que esas entidades sólo pueden haber entrado por medio de los contratos que hayamos hecho con ellas, podremos nulificar esos contratos. La liberación es cosa fácil. Como nosotros invitamos a entrar esos bichos y parásitos, nosotros los podemos desalojar. Está disponible el poder de la sangre de Cristo para librarnos de los efectos de nuestras necias decisiones. La consecuencia eterna del pecado y la infestación demoniaca que es resultado del pecado, pueden ser removidos y quitados. El hecho de que eligiéramos abrir nuestra puerta ya no nos condena a las consecuencias permanentes. Ya no somos esclavos del pecado, porque el derecho legal de Satanás y sus secuaces ha sido anulado. Esta es una parte gloriosa de las buenas nuevas del Evangelio de Cristo Jesús. NUESTRA AUTORIDAD El entendimiento que tenemos sobre nuestra autoridad en Jesús, es de suma importancia. Cuando nosotros empezamos a enseñar sobre el diablo, los demonios, el satanismo y la brujería, algunas personas se inundad de temor. A veces nos dicen, “No hablemos de estas cosas, porque se pueden enojar y nos pueden dañar”. Un cristiano así, lleno de miedo, puede proponer que mejor nos escondamos en nuestro aposento de oración y esperemos que suceda el Rapto. Esto me recuerda una película que vi hace años. En esta historia un ranchero que cultivaba melones antagonizó a un asesino a sueldo. El asesino llegó un día al restaurant donde tomaba el desayuno el agricultor. Comenzó a describir como iba a matar al granjero, lentamente y con mucho dolor. Le decía cuanto iba a disfrutar con su agonía, y continuó así hasta que el ranchero observó, “Bueno, supongo que no tiene caso que intente ganarme tu buena voluntad.” Bajó entones la taza de café que se estaba tomando, y le conectó un fuerte golpe que hizo que el asesino se fuera rodando por el piso. El asesino no tenía buena voluntad, ni tampoco la tiene Satanás. No hay nada que podamos hacer para aplacarle. El y sus servidores son entidades desprovistas de toda capacidad de amor, misericordia, lástima y gracia. Se motivan exclusivamente por la maldad y por le deseo de matar, hurtar y destruir. No hay escondite que nos sirva para que no nos vean estos príncipes de tiniebles y sus huestes de maldad. Una de las armas más fuertes que usa Satanás en nuestra contra, es el temor. Si le tememos, ya ganó él la batalla. El no descansa ni duerme; es despiadado y en extremo persistente. Cuando nuestras defensas están bajas, de seguro que nos ataca. Sabiendo esto, debemos pelear una guerra ofensiva, usando todas las armas que ha puesto Dios a nuestra disposición. Mantenerlo a la defensiva es mucho más efectivo que estar agachado y temeroso, escondiéndonos en el closet. Podemos hacer guerra contra el reino de Satanás al usar las armas y la armadura que nos ha dado ya el Señor. La Escritura describe un cinturón de la verdad, una coraza de justicia, las sandalias del apresto para llevar el evangelio de paz, el escudo de la fe, el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios. Se nos encomienda que estemos orando siempre. (Efesios 6:12-18) Nuestro arma más poderosa y ofensiva es la oración. Nuestras palabras y proclamaciones, alineadas con la Palabra de Dios, son espada efectiva y derrotarán al enemigo. (Apocalipsis 12:11). ¿Cómo nos ponemos a la ofensiva? ¡Con la autoridad de Dios! 29
  • 30. La Autoridad de Dios Se hizo manifiesto la autoridad de Dios al mismo tiempo de la creación. El dijo, “Sea la luz”, y así comenzó el proceso de la creación. Curiosamente, aún la teoría del “Big Bang” describe un evento similar. Antes no había nada en el universo, con la excepción de un pequeño pedacito de materia, demasiado chico para imaginarlo siquiera. Contenía más densidad y energía de lo que nadia pudiera entender. Por razones que no pueden explicar los que proponen esta teoría, ese pedacito de materia explotó, y de allí se hizo toda la materia que ahora existe en el universo. Basándose sobre una variedad de suposiciones, pretenden estimar el tiempo que ha transcurrido desde el “Big Bang”, tanto como la cantidad de energía y materia que existen ahora. Se necesita un grandísima fe ciega para poder creer estas teorías. No se precisa de tanta fe para creer lo que la Palabra de Dios dice en Génesis 1:1. Cuando observamos el universo, cual máquina milagrosa donde habitamos, y el mundo en nuestro derredor, es obvio que sólo pudo haber sido logrado por el Ser digno de ser llamado Dios. (Juan 1:3) Vemos razonable aceptar que El que creó todo tenga autoridad infinita, y Se le debe considerar el Dueño de Todo lo que El ha creado. (Salmos 24:1). No nos parece arrogante que El procalme, Jehová dice así: “El cielo es mi trono y la tierra estrado de mis pies”. (Isaías 66:1). La Autoridad fue Dada a Adán y Eva Dios nunca ha permitido que Su creación esté sujeta a los ángeles. Ni tampoco a los ángeles caidos, ni al rey de los ángeles caidos. (Hebreos 2:5-8). Estos últimos son seres sobrenaturales poderosos, mismos que estuvieron presentes cuando Dios creó los cielo y la tierra. Pero luego después de crear todas las cosas, puso todo bajo la autoridad de dos personas vestidas con cuerpo de barro. ¡Esto debe haber sido sumamente frustrante para Satanás y sus ángeles! El propósito de Dios fue de hacer compañeros para sí, que fueran también conservadores de Su creación. Después de crearlos, dijo el Señor que les daba el dominio del reino físico. El dominio denotaba soberanía, autoridad y poder. Al hacerlo así, Dios estableció la necesidad de que todas las cosas se cumplieron por medio de la autoridad que El les había conferido. Una vez hecha esta declaración, Dios se obligó por Su Palabra, porque “Los dones y el llamado de Dios son irrevocables”. (Génesis 1:26; Efesios 1:5; Isaías 43:21; 1 Samuel 15:29; Romanos 11:29) Esto es extremadamente importante, porque sólo el que tenga el dominio es el que puede decidir lo que se hará. Como Dios, el que tiene el dominio puede delegar a otros las decisiones o acciones, pero siempre seguirá siendo el único responsable. Por eso es que si nosotros delegamos nuestra autoridad y dominio al reino de Satanás, seguiremos siendo responsables ante Dios por lo que se haga con esa autoridad. Adán Se Rebeló Las Escrituras dicen que “Dios le ordenó al Hombre.” No hubo mención de esa misma órden para con Eva. Adán recibió la encomienda, y él era responsable de la misma. Más tarde, cuando Eve fue engañada por la serpiente y comió, Adán también comió; allí se rebeló contra el único mandamiento que Dios le había dado. (Génesis 2:17; Génesis 3:6) Las Escrituras no dicen que Adán fuera engañado; así que su pecado fue el de la rebelión. El versículo siete dice que sus ojos fueron abiertos, y conocieron que estaban desnudos, y se hicieron delantales. Finalmente, cuando oyeron el sonido de Dios que caminaba en el jardín, se escondieron por el temor. Dios entonces confrontó a la serpiente, Eva y Adán. (Génesis 3:7-8) 30
  • 31. La Serpiente Fue Maldita La serpiente, o sea, Satanás, fue maldita por sus acciones. El Señor dijo que pondría odio entre la serpiente y la mujer, y entre su simiente y la simiente de la mujer (Jesús). También proclamó el Señor que la simiente de la mujer heriría la cabeza de la serpiente. La palabra herir sugiere mucho más que una lastimadura; sugiere que la cabeza de la serpiente sería aplastada o despedazada. (Génesis 3:14-15) Eva Recibió las Consecuencias La maldición que habló Dios sobre la serpiente demuestra que El no hizo a un lado a Eva, sino que le dio un lugar muy importante en Su plan maestro. Es interesante que Dios dijera que la semilla de Eva sería la que aplastaría la cabeza de la serpiente, y no la de Adán. (Génesis 3:16). A pesar de la opinión popular, no encontramos ninguna evidencia de que Eva (o las mujeres por medio de ella) haya sido maldita. Sí dijo Dios que habría consecuencias como resultado de haberse dejado engañar. Le dijo que multiplicaría sus dolores en sus preñeses; que con dolor daría a luz sus hijos, que su deseo sería para su marido y que su marido de enseñorearía sobre ella. Aunque muchas mujeres hayan percibido esto como una maldición, nos gustaría poderlo ver desde una perspectiva diferente. Hemos escuchado mucho acerca de las diferencias entre los hombre y las mujeres. Los hombre funcionan generalmente en su “cerebre izquierdo”, usando la lógica “masculina” y su aplicación racional. La gran mayoría de los hombres normalmente no se inclinan a enfocar sobre los aspectos emocionales de una situación. Las mujeres generalmente tienden a funcionar más en el “cerebro derecho”, reflejando más respuesta emocional y creatividad más grande. Las mujeres parecen ser más intuitivas en cuanto a lo que trate de cosas espirituales; por eso usamos la expresión, intuición feminina. Vemos generalmente a las mujeres como más sintonizadas en lo espiritual que la mayoría de los hombres. Esto se refleja en la asistencia que vemos en las iglesias. Y porque las mujeres están más sintonizadas con el reino espiritual, sería más fácil que las engañara la criatura sobrenatural, la serpiente. Creemos que Dios eligió colocar a Eva bajo la autoridad espiritual de Adán, para protegerla de las consecuencias de ser engañada. Cuando funcionan juntos un hombre y una mujer como equipo, existe una buena mezcla de lógica, respuesta emocional, aplicación racional, punta de vista creativa, e intuición espiritual. Nos parece una manera sabia y amorosa de combinar los puntos fuertes de ambos sexos. ¿Fue el castigo el propósito de Dios cuando puso a Eva, y por ende a todas las mujeres, bajo la autoridad de sus esposos? No creemos que sea así. Más bien lo vemos como una expresión de Su amor. Adán Recibió Consecuencias Cuando lo confrontó Dios por su acto de rebeldía. Adán sólo hizo lo que haría cualquier hombre normal: le echó la culpa a Eva, y a Dios. (Génesis 3:12). Dios ignoró los intentos de evitar su responsabilidad, y le siguió Desde nuestra perspectiva, estas consecuencias eran mucho más profundas que las otras de Eva. A través del pecado de Adán, entró maldición a la tierra. Creemos que toda la creación física recibió la maldición, porque nos dice la Biblia que la creación entera espera la revocación de la maldición. (Génesis 3:17-24; Romanos 8:19-22) Cuando Adán escogió rebelarse, entró la muerte como lo había advertido Dios, y también la rebelión, el temor, la vergüenza, el rechazo a Dios y a Su Ley y el temor al rechazo. Todas estas fuerzas demoniacas empezaron a ejercer control. Se le había dado libre albedrío, pero con cada pecado se acrecentaba la influencia espiritual. Su capacidad para resistir se aminoraba, a la par que su capacidad de tomar 31
  • 32. decisiones justas. Por la mala decisión inicial de Adán tanto él como Eva se corrompieron con la muerte, fueron esclavizados por el pecado, y sujetos al cautiverio espiritual. (Juan 8:34; 2 Pedro 2:19) Hay una ley espiritual que proclama que recibiremos lo mismo que demos. Como resultado del rechazo a Dios, Adán y Eva recibieron rechazo y se les expulsó del jardín. ¿Puedes ver en tu mente esa imagen? Dios los miró con furia, los llevó arrastrando hasta las puertas del jardín, y los lanzó al polvo. Luego, para recalcar Su indignación, hizo imposible su regreso al jardín. ¿No es así como la mayoría de la gente ve a Dios? Entendemos porqué la gente puede ver a Dios de esta manera, y sin embargo estamos convencidos que el verdadero problema estiba en el amor perfecto. Dios vió que que el hombre y la mujer habían experimentado la muerte espiritual, y también habían recibido la muerte en sí mismos. Ya no podrían disfrutar el compañerismo con El, sino que ahora estarían separados de Dios. Si entonces hubiesen comido del Arbol de la Vida, no habria ninguna esperanza. Ellos hubiesen existido eternamente en este estado de muerte espiritual. Dios Padre manifestó Su amor infinito para aquellos que Lo rechazaron protegiéndolos de este detino terrible. Puso guardias al este del jardín para garantizar que estas personas caidas, no pudieran entrar y así tener accesa al Arbol de la Vida. Lo que se necesitaba desde entonces, era que viniera Jesús para hacer Su maravillosa obra de redención, una vez por todos. (Génesis 3:22-24; Hebreos 7:27) Satanás Recibió la Autoridad Como resultado del pecado de Adán, él y todos sus descendientes serían sujetos al control satánico. Adán y Eva tuvieron a Cain y Abel, y se sumó el pecado de asesinato a la creciente lista. Este proceso siguió, hasta que el Señor vió tanta perversidad entre los hombres, que Su corazón Le dolió. (Génesis 6:5-7). Una vez más, mucha gente ve este hecho como comprobación de que Dios se llena de odio hacia Su creación maestra. No aceptamos esta conclusión, porque no representa la naturaleza de nuestro Padre celestial. Vemos una y otra vez como demuestra Su amor. Porque hubo gente esclavizada por el pecado, ésos siguieron entregando cada vez mayor control a aquellos que se habían convertido en sus amos. Con cada generación que entraba al mundo, se propagaba más el pecado y Satanás usaba más métodos contra ellos, tales como el temor y el engaño, para ganar aún más control sobre ellos. Entre más pecaban, más entregaban su dominio y autoridad naturales a Satanás y su reino. (Efesios 2:2) Entre más continuaba el proceso, más se volvieron esclavos. El pueblo, cuya mente había sido entenebrecida,se hundían cada vez más en el fango del pecado hacia las fauces de la muerte. Era necesario que Dios pusiera fin a la acumulación de iniquidad, para que pudiera manifestar Su plan maestro. (Génesis 6:12). La cosa más amorosa que podía hacer Dios en ese punto, era traer las aguas. Escogió a ocho personas que pudieron ser rescatadas, y así redujo dramáticamente la acumulación de iniquidad entre los seres humanos. (2 Corintios 4:4) Cuando Jesús vino al mundo, ya habían pasado muchas generaciones desde la inundación, en las cuales Satanás aprovechó para engañar y esclavizar a la gente. Cuando Jesús fue tentado en el desierto, no disputó el derecho de Satanás, ni su autoridad sobre los reinos de la tierra. El sabía que Satanás sí poseía toda la autoridad que le había sido entregado Jusus Derrotó a Satanás A pesar de los esfuerzos de Satanás y sus servidores, Jesús pudo lograr todo lo que Su Padre Le había mandado hacer. En Su vida, Jesús derrotó absolutamente a Satanás, cumpliendo así las profecias habladas generaciones atrás. (1 Juan 3:8; Mateo 11:5; 26:56; Juan 19:28; Isaías 61:1; 35:4-6) 32
  • 33. Nunca recibió Jesús nada de Satanás para Sí. (Juan 14:30). Esta declaración nos revela que El era libre del control de aquellos queines se habían convertido en los amos de los demás hombres. Fue por esto que Jesús fue escogido desde la fundación del mundo para que fuera el sacrificio por todo pecado. Al pagar el precio del pecado, era esencial que El experimentara las consecuencias igual como un pecador. Cuando consideramos lo que dijo Pablo en Efesios, podemos concluir que Jesús tendría que descender a los lugares bajos de la tierra. Para que fuera justo el pago que El ofrecía, tendría que experimentar las llamas y los tormentos del infierno, no como Dios, sino como el Hijo de hombre. (Efesios 4:8-10). Aunque esto suena terrible, ¡todavía habria algo mucho peor! Igual como un hombre pecador normal es separado de Dios, Jesús tendría que ser separado de Su Padre. Esta es la separación que ocurrió en la cruz cuando El clamó, “¿Por qué me has abandonado?” Antes de ese momento, Jesús nunca había sido separado de la presencia de Su Padre. ¡Esto debió ser mucho más terrible que los castigos físicos y emocionales que El experimentara! Jesús habló del menor del reino de Dios; por tanto, debe haber uno mayor. Y creemos que si eso es cierto, entonces también debe haber uno menor y otro mayor en el reino de Satanás. Si es que por nuestras mejores y más grandes obras de justicia recibimos mayor rango y mayor gloria, suena razonable que por las obras mayores de maldad o depravación, la persona recibiría mayor tormento. No sabemos como funcione esto, pero parece lógico. Pablo dijo que Jesús descendió hasta las partes bajas de la tierra. Creemos que esto indica una parte más baja del infierno, con su tormento asociado. Cuando Jesús entró en ese lugar, llevando a cuestas el peso de todos los pecados del mundo, como si fuera el ser humano más depravado, debe haber sido algo terrible, más allá de todo entendimiento. Nos preguntamos que si qué pasaría allá. Nos imaginamos a Jesús, doblado bajo el peso terrible que llevaba a cuestas. Los subalternos del infierno danzaban en Su derredor, mientras que, sentado en su trono, el rey del infierno lbservaba la escena, regodeándose. Ellos creyeron que habían derrotado a Cristo y que habían destruido el plan maestro de Dios en el cielo. Luego, sucedió algo incomprensible. Nos imaginamos que cuando Jesús se enderezó y dejó caer la carga de pecado, los celebrantes pararon de danzar, preguntándose qué pasaba. Cuando apareció en atisbo de luz en los ojos del Señor, que luego creció y se intensificó, llenándolo y rodeándolo, nos imaginamos a todos los demonios escondiéndose y cubriéndose los ojos. (Colossians 2:15) Las palabras de Pablo en Efesios 4:8, que El llevó cautiva la cautividad, sugiere un desfile de victoria. Nos imaginamos que esta procesión sería similar a las que hacía el ejército romano cuando regresaba victoriosa a Roma, llevando su botín y sus esclavos encadenados. Los soldados desfilaban por el arco triunfal, montados orgullosamente en sus caballos y en sus carruajes. De manera similar, Jesús hizo un espectáculo de sus enemigos, triunfando sobre ellos. Entonces El ascendió más allá de los cielos, para poder cumplir todas las cosas. Algún crítico de Dios podrá preguntar, “¿Qué clase de Dios haría que Su único Hijo nacido pasara por semejante suplicio?” Un Dios absolutamente amoroso pagó por todos los pecados del mudo por medio de Su Hijo unigénito. También glorificó a Su Hijo y Le exaltó a un lugar más allá de todos los cielos. Aquello que Jesús experimentó, lo contó como gozo, por el resultado que sería para toda la eternidad. Ahora y para siempre el Señor Jesús posee la autoridad y la posición, y nadie Se las podrá quitar. (Efesios 1:20-23) Jesús fue el primero en poseer un cuerpo físico glorificado. Los ángeles y todos los seres creados en el cielo no lo tienen; Dios, el Padre, tampoco lo tiene. Jesús, el Cristo glorificado, es el único a quien se podría referir Juan en Apocalipsis 14:14. 33
  • 34. ¿Y Qué de Adán y Eva? Estamos convencidos de que Jesús también visitó el lugar que se llamaba Paraíso, antes de ascender a las alturas. Al tiempo de Su crucifixión, Jesús habló con uno de los criminales que fueron crucificados junto con El. Le dijo a ese criminal que estaría con El en el Paraíso. (Lucas 23:42-43). Paraíso significa un lugar de felicidad futura. (Strong' 3857) s Recordamos la historia que narró Jesús acerca del hombre rico y el pobre, quienes murieron. El hombre rico fue llevado a un lugar de tormeno, mientras que el pobre fue a un lugar que describió Jesús como “el seno de Abraham”. Nosotros creemos que ese lugar era el Paraíso. Dicho lugar parece ser un albergue temporal para aquellos que murieron antes de que ascendiera Jesús. Previo a Su muerte y resurrección, nadie calificaba para entrar al cielo después de morir. Aparentemente, el Señor creó este lugar, llamado Paraíso, Sheol, o el seno de Abraham, para los que serían redimidos después de la obra que sólo El podría terminar. This place seems to be a temporary holding place for those who died Jesús se dejó torturar, matar y llevar hasta las mismas entrañas de la tierra. Fue levantado de entre los muertos. El ascendió y roció Su sangre sobre el propiciatorio; hizo lo que se tenía que hacer para pagar por todos los pecados del mundo (Hebreos 9:19-21-23). Como parte de este proceso, El anunció el Evangelio de Vida a todos los que estaban presentes en el Paraíso. Ya con sus pecados pagados, nada les detenía para entrar al cielo. Los que aceptaron a Jesús como su Salvador, se alejaron de ese lugar junto con El, y fueron a ocupar sus lugares en Su reino eterno. Creemos que Adán y Eva fueron librados de las consequencias de una mala decisión. (1 Pedro 3:19-20) Jesús Volvió a Tomar la Autoridad El vivió con las debilidades de un hombre normal, tentado de toda manera posible, pero sin caer jamás en la tentación. Fue resucitado por el poder de Dios. Después proclamó que El tenía las llaves del Hades y la muerte. (2 Corintios 13:4; Apocalipsis 1:18) El poder de la muerte, ya no lo poseía Satanás, porque Jesús lo derrotó. (Hebreos 2:14-15) Jesús, un hombre sin pecado, legalmente tomó de vuelta, la autoridad sobre la tierra cuando El derrotó a Satanás. Después de Su resurrección, Jesús se apareció ante Sus discípulos y les declaró; “Toda potestad me es dado en el cielo y en la tierra”. (Mateo 28:18). Puede que haya sido la cosa más dramática que haya dicho El hasta ese punto en el tiempo. Ahora tenemos una garantía absoluta que Jesús tomó de vuelta la autoridad que le había sido entregada a Satanás por la gente pecaminosa. No creemos que Jesús haya perdido jamás Su autoridad en el cielo, pero lo cierto es que Dios había entregado personas vestidas con cuerpo de barro, la autoridad sobre este reino físico. Y porque El había vestido ese mismo cuerpo de barro, y así había derrotado a Satanás, El recibió toda autoridad aquí en la tierra. La tomó legalmente, manteniendo así Su justicia. Satanás no podía ir con Dios para quejarse de que “No es justo”. Nuestra Autoridad como el Cuerpo de Jesús Gracias a la obra de Jesús, nosotros podemos morir físicamente, pero yo no somos sentenciados a sufrir la muerte espiritual. (Hebreos 2:9). Nuestra autoridad como el cuerpo de Jesús se define en el Nuevo Testamento. ¿Cómo no llenarnos de confianza al leer esta proclamación?: “..somos hijos de Dios, Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo...” (Romanos 8:16-17). (Ver también: Efesios 1:3, 11-13; 2:4-10) El eligió a todos los que Le recibieran como Salvador, para que fuesen parte de Su cuerpo. Se nos ha dicho que somos parte de Su cuerpo, la llenura del que todo lo llena en todo. Porque El ha sido 34
  • 35. levantado sobre todas las cosas, nosotros, que somos Su cuerpo, también hemos sido levantados para tomar el lugar para el que fuimos creados en el reino de nuestro Padre. (Efesios 1: 19-23; Hebreos 2:5-8) Cuando El tomó de vuelta la autoridad que le había sido entregada a Satanás por gente pecaminosa, El hizo algo alucinante. El luego delegó esa autoridad otra vez a la gente. El proclamó que nos daba autoridad sobre todo poder del enemigo y sobre las cosas que servían al enemigo. (Lucas 10:19) Tenemos tantas promesas de parte del Señor, que no hay ninguna razón para temer. El haber nacido con un cuerpo de barro nos ha dado el dominio en este mundo, y el pertenecerle a El nos ha dado autoridad impresionante. (Mateo 16:19) El Poder del Cuerpo de Jesús Las Escrituras revelan el poder dentro de los creyentes en Cristo Jesús. Al cerrar el libro de Lucas, encontramos a Jesús que les explica a Sus discípulos lo que ha pasado. Jesús dijo, “...fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día...He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.” (Lucas 24: 45-51). “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros siempre. El Espíritu de verdad...vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.” (Juan 14:16). [negritas por el autor] (Ver tambien Juan 14:26 y 15:26) Las Escrituras nos revelan el poder dentro de los creyentes en Cristo Jesús. Al cerrar el libro de Lucas, encontramos a Jesús explicándoles a Sus discípulos lo que ha transcurrido. Dijo El que a Sus seguidores se les dio la promesa de que recibirían poder de lo alto. Por las Escrituras, sabemos que Jesús se refería al Espíritu Santo. El es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos. (Efesios 3:20) Creemos que la razón de combinar las palabras mucho más abuandantemente, sugiere una magnitud para la cual el escritor no tiene palabras adecuadas. Quizás pudiéramos usar la palabra “infinito”. ¿Cuan grande será eso? Puedo cerrar mis ojos y ver las galaxias girando y explotando. Puedo imaginar tremendos hoyos negros en el espacio, y galaxias enteras que son engullidas por esos hoyos, desapareciendo para siempre. Con mi imaginación, puedo ver que sucedan cosas increíbles, y casi todo es posible. Aún así, Pablo dice que este Espíritu puede hacer ¡infinitamente más allá de cualquier cosa que yo sea capaz de pensar siquiera! Este no es algún poder allá afuera en algún rincón distante del universo. El Espíritu Santo lo puede hacer según el poder que actúa en nosotros. Porque nuestro ser espiritual ahora es uno con el Espíritu Santo, el Espíritu que mora en nosotros puede hacer infinitamente más allá de lo que nos podamos imaginar. Nos bloqueamos con cositas pequeñas, teniendo el poder que creó el universo que obra en nosotros. El mismo poder que libró a Jesús de las garras de Satanás y que Lo levantó de entre los muertos, mora en cada uno de los verdaderos cristianos. Porque Jesús ha subido con Su Padre, y porque nosotros hemos recibido oa presencia y el poder del Espíritu Santo, deberíamos permanecer a la ofensiva. Deberíamos invadir las areas que Satanás considera suyas, para echarlo fuera de nuestras vidas, nuestras familias, hogares, iglesias, empresas y ciudades. Jesús ha proclamado que haremos cosas aún más grandes de las que hizo El en Su paso sobre la tierra. (Juan 14:12) No tenemos que temer, ni ser intimidados por, los espíritus demoniacos. Nuestro trabajo es de reconocer que están aquí, y luego correrlos, dando la gloria a Dios. Sin embargo, el temor nos puede limitar. La muerte miente y crea ilusiones. Aún sabiendo que mora infinito poder en nosotros, podemos aceptar las mentiras si las escogemos. 35
  • 36. En nuestros viajes, encaramos retos de varias orígenes. Encontramos a gente involucrada en la hechicería: aquellos que so satanistas funcionales y pertenecen a una coven formal. Tratamos con representantes de gobiernos, con los de la industria turística, y con gente afiliada a las iglesias. Todos funcionan según su resquiebramiento. En nuestras interacciones experimentamos una buena cantidad de hostigamiento espiritual. Esto nos parece normal, porque vivimos sobre el campo de batalla Tierra. No respodemos con temor ni con la paranoia. Consideramos que la guerra espiritual sea una parte de nuestra actividad normal de oración. Por otro lado, si no fuera por lo que Jesús y hizo, algunas de esas cosas podrían ser bastante desalentadores. Nuestra Comision Como Su Cuerpo Dios proclamó que la vida está en la sangre. (Génesis 9:4; Juan 6:53). Al estar Jesús colgado en la cruz, cuando Le traspasaron el costado con una lanza, salió una mezcla de agua y sangre, misma que llegó hasta la tierra. La sangre del Hijo de Dios, que contiene vida infinita proveniente de Dios mismo, fue derramada sobre la tierra. La maldición de la muerte, echada sobre la tierra por la caída de Adán, fue vencida. Por tanto, toda la creación ha sido legalmente librada de la maldición de la muerte. Aún así, la creación todavía espera ser liberada de la esclavitud de la corrupción por la manifestación de los hijos de Dios. (Romans 8:19). Como embajadores, representantes y sacerdotes de Dios en esta tierrra, sabemos que la deuda ha sido pagada. Al ver nuestras ciudades y observar que Satanás lleva el control, declarando que la muerte es su terreno legal, se nos vuelve obvio qué es lo que tenemos que hacer. Hemos sido resucitados juntamente con El, y somos Su Cuerpo. Nosotros somos, en este mundo, quienes podemos hacer guerra, y hacer todas las cosas para las que El nos ha dado el poder. Hay tantas Escrituras que tienen que ver con las promesas de Dios para nosotros, que no podremos incluirlas todas. Nuestra finalidad es el de demostrar claramente la magnitud de lo que se nos ha entregado. Al haber recibido el don, y las bendiciones y privilegios que lo acompañan, también necesitamos tomar nota de nuestras responsabilidades. Recuerda, ¡a quien se le haya dado mucho, mucho se le demandará! (Lucas 12:48). Cualquiera que sea tu nivel de fe ahora, puedes fortalecerte. Puedes ejercer más dominio mañana y la semana que entra, que el que tienes hoy. Este es un proceso de aprendizaje. Descubrirás más de lo que significa ser un hijo del Rey del universo. Podrías descubrir que vivir en pleno campo de batalla es tan sólo parte del proceso en ser todo lo que puedas ser. Glorificamos a nuestro Señor al caminar en la victoria por la que El entregó Su vida. Cuando entramos a la batalla, es bueno recordar que las armas de nuestra milicia son poderosas en Dios (2 Corinthians 10:4). Cuando tomamos la decisión y estamos dispuestos a pelear las batallas, el Señor derrota a nuestros enemigos. El los acuesta delante de nosotros, para que podamos ponerles nuestros pies encima. Luego, destruye a nuestros enemigos. (Joshua 10: 24-26). Esto es lo que nos hace más que vencedores. (Romans 8:37) Jesús nos dice, “Por tanto, id y haced discipulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.” (Mateo 28:18-20). (Negritas del autor) Esto nunca ha sido una sugerencia, sino una orden. No es un misterio teológico; es muy sencillo. Jesús también dijo, “Si me amas, guarda mis mandamientos”. (Juan 14:15) Nosotros, o Le amamos o no Le amamos. O pisoteamos al enemigo, o no 36
  • 37. lo hacemos; podemos correrlo de nuestra familia, nuestra iglesia y nuestro territorio, o no lo hacemos. Son opciones muy claras, y ahora es un buen tiempo para orar. Oración de Muestra: Padre Celestial, Te alabo porque me has bendecido con cada bendición espiritual del los lugares celestiales. Te alabo por el privilegio de ser levantado como un hijo de Dios , y porque me has hecho coheredero con Cristo Jesus. Te alabo por el tremendo poder del Espíritu Santo, que obra en mí. Te alabo por las armas espirituales y la autoridad que Tú me has dado. ¡Te alabo porque Tu me has hecho más que vencedor! Te pido que hagas lo que sea necesario para que mi mente y mi alma reciban la revelación de estas verdades, con el fin de servirte de una manera mejor y más grande. Te doy gracias porque me has dado la fe, el valor y la confianza de usar esta autoridad para traerte gloria y honor en abundancia. Amen. 37
  • 38. SECCION DOS: EL CORTE DE RAICES ¿Qué es el Corte de Raices? En el primer capítulo de Génesis, Dios proclama, durante el proceso de la creación, visto en el versículo 11, “Produzca la tierra…hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol de fruto que dé fruto según su género…”, Luego, el versículo 12 dice, “Produjo, pues, la tierra…árbol que da fruto, cuya semilla está en él, según su género” Se mencionan mucas veces en la Biblia árboles, plantas, semillas, ramas, viñas, raices y fruta. También encontramos allí referencias a la jardinería y a los jardineros, empezando con el Jardín de Eden, y continuando hasta los Evangelios y las Epístolas. El Jardín de Eden contenía tanto el árbol de la vida como el que producía la muerte. (Génesis 2:8-9). Desde el principio, Dios estableció el contraste para darle al hombre la libertad de elegir a Dios, o de no hacerlo. (Ver: Juan 15:1-5) En Mateo 13, Jesús se refiere a las personas como semillas plantadas en el mundo. Hay un contraste entre las semillas que son los hijos de Dios, y aquellas que son los hijos de Satanás. (Mateo13:37-38). A medida que las semillas se vayan desarrollando para ser plantas, algunas producen el buen fruto de Dios, y algunas producen el fruto malo de la perversidad. Pablo identifica el fruto bueno como amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre,y templanza. (Gálatas 5:22-23). A estos se les llama frutos del Espiritu. Jesús dijo, “Al árbol se le conoce por su fruto.” (Mateo 12:33) Jesus también describió a las personal como árboles que dan fruto, marcando así el contraste de los tipos de fruto que producen. (Mateo 7:16-20). Juan el Bautista, al confrontar a los fariseos y a los saduceos., se refería a ellos como un nido de serpientes, y les exhortó a dar frutos dignos de arrepentimiento. Les dijo que los árboles que no diesen buen fruto, serían cortados y echados al fuego. (Mateo 3:7-10). El escritor del libro de San Judas expresó precaución con respecto a ciertos hombres quienes habían entrado encubiertamente. Los describió como hombres impíos, soñadores que mancillaban la carne, rechazaban la autoridad y blasfemaban de las potestades superiores. Los llamó nubes sin agua, árboles otoñales sin fruto, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas. (San Judas 413) Por causa del fruto de pecado, fueron condenados como árboles muertos. (Ver también Mateo 15:1314). Eran como la higuera, que no produjo ningún fruto bueno, y por tanto fue maldito y se secó. Nosotros vemos el pecado como una semilla. Las circunstancias de la vida son los procesos por los cuales esa semilla es sembrada en la tierra fértil que es nuestra alma. Esas circunstancias van alimentando a la planta, la cual se desarrolla de acuerdo a la alimentación. La planta después rinde frutos. Sabiendo que la semilla fue el pecado, conocemos que el fruto es el pecado, que posee las semillas de más pecado. Atacando las Raices para Matar el Árbol Por la Biblia y a través de nuestras experiencias, sabemos que algunos árboles producen frutos malos, algunos producen frutos buenos, y los demás funcionan como cristianos normales. Estos árboles producen frutos buenos a veces, y frutos malos el resto del tiempo. Esto sucede porque el núcleo espiritual de nuestro ser ha sido creado de nuevo, pero nuestro cuerpo y alma siguen siendo obras bajo construcción. 38
  • 39. Vemos muchos ejemplos de cómo los cristianos tiende a tratarse entre sí. Uno de los métodos más comunes es el de funcionar como un inspector oficial de frutos. Esta persona escanea a toda la gente a su alrededor. Cuando ven a un miembro del cuerpo que en ese momento produce fruto malo, ellos atacan. Desenvainan su espada de la auto-justificación, le dan de machetazos al fruto, y dañan el árbol. Hemos ministrado con muchos cristianos heridos que han experimentado este tipo de trato. Seguramente has escuchado que “La iglesia es el único ejército que regularmente mata a sus heridos.” Hemos conocido a muchos cristianos decepcionados que han dejado la iglesia, porque el mundo los trata mejor. Algunos nos han dicho, “¡Jamás volveré a poner un pie dentro de una iglesia con tantos hipócritas!” ¿Te suena familiar? ¿Te suena que el método de la espada de auto-justificación sea algo que Jesús hiciera? ¿Que no dijo El, “El que no tenga pecado, que tire la primera piedra? Si alguna vez hubo alguien con derecho a mirar a otras gentes como pecadores, fue Jesús. Pero El no lo hizo. A los que El reprendió eran los que querían acusar a otros mientras que se negaban a reconocer sus propios pecados. Si lo que se pretende es parar la producción de fruto malo, no es eficiente el usar la espada de la autojustificación como herramiento de poda. Los jardineros saben que cosechar la fruta de las plantas, estimula el crecimiento de más fruta. Si no se pizca la fruta, muchas veces la planta dejará de producir fruta para entrar a una etapa de dar pura semilla. Si nosotros nos pasamos todo el tiempo pizcando o cortando el fruto, sin tratar con las raices, la planta puede producir más fruto que nunca. El mismo principio aplica a la liberación, restauración y sanidad. A menos que hayamos tratado de manera entera con las raices de un asunto de pecado; cómo llegó allí, y cual es el derecho legal de Satanás, el fruto de ese pecado puede multiplicarse. Entonces la condición postrera de una persona sería peor que al principio. ¿Recuerdas el ejemplo de alguien que empezó con un demonio y terminó con siete más? (Ver Lucas 11:24-26). Jesús trató con una higuera que no había producido fruto, diciendo que nunca produciría más. (Mateo 21:19). A la mañana siguiente los discípulos vieron que la higuera se había secado desde las raices. (Marcos 11:21) El Maestro perfecto nos dio un ejemplo de como tratar con un árbol que dé malos frutos. Debemos matar el sistema de raices en vez de enfocarnos sobre los frutos ni las ramas. Debemos matar el sistema de hambre por medio de cortar el suministro de nutrimentos desde el punto de origen. En nuestros árbloles espirituales, los nutrimentos podrían ser las cosas con las que nos rodeamos: los amigos, lo que elegimos ver o escuchar, las actividades y actitudes. Estos nutrientes son las fuentes de alimento para las raices, el tronco primario, y los frutos. Si cortamos el flujo de nutrientes desde las raices, los frutos se secarán naturalmente. Después de ministrar con asuntos profundos del alma, una persona puede reportar que algún problema física (o más de uno) se ha disminuido o desaparecido por completo. Esta es evidencia de que servimos a un Dios maravilloso que sana todas nuestras heridas y lastimaduras. También es evidencia de que hay una relación entre la sanidad del alma y las sanidad física. Ambos aspectos de la sanidad, son parte del proceso de la salvación. El corte de raices requiere que escarbemos más abajo de la superficie, para quitar las raices de perversidad. EL PECADO GENERACIONAL Y LA INIQUIDAD Hay una distinción interesante entre las dos palabras comunmente usadas que son: pecado, e iniquidad. El pecado es un acto que viola las leyes de Dios. Es algo malhecho, que frecuentemente trae consecuencias desagradables. La palabra pecado, en Génesis 4:7, y en 39
  • 40. muchas otras partes de la Escritura, significa una ofensa, junto con su sancción o castigo. (Strong’s H 2403) La iniquidad es la inclinación a pecar. También significa perversidad, o el estado de ser perverso. Significa literalmente, absorber, o ingerir, como una esponga o una mecha. Proviene de un acto de desorden (sin ley), que trae consigo una predisposición a cometer pecado. La iniquidad la podemos recibir de nuestros padres, abuelos, y visabuelos, o como resultado de nuestras propias malas decisiones y actos voluntarios pecaminosos. A medida que cometamos pecados, estamos absorbiendo o ingiriendo la sanción o el castigo, del pecado. Recuerda, el pecado estaba agazapado tras la puerta de Cain, esperando una oportunidad de entrar, misma que fue provista por Cain cuando eligió pecar. Esta proclamación indica que los padres se habían tomado la iniquidad espiritual dentro de sí, y por lo tanto, la inclinación a pecar se transmite a los hijos por medio de su simiente. ¿Será just que los hombres tengan que ser responsables de todo el pecado que se va pasando a través de las generaciones? Todos sabemos que las mujeres llevan su parte del pecado y de la iniquidad. A pesar de todo esto, Dios eligió darles la responsabilidad a los padres. Cuando observamos que la iniquidad se pasa a la tercera y cuarta generación, se unen las generaciones, y podemos seguir la cadena de iniquidad hasta Adan, y la iniquidad de la cual era él responsible. Nosotros ponderabamos sobre esta proclamación muchas veces, tratando de entenderla. ¿Significa que la sangre contiene la sustancia que llamamos la fuerza de vida, o que la sangre contiene cosas espirituales, como las consecuencias de pecado? ¿Fluirá la iniquidad por nuestras venas y arterias, junto con nuestra sangre? Nos han dicho que es muy importante el beber sangre durante un sacrificio satánico, porque los satanistas creen que es a través de la sangre que ellos reciben su poder espiritual. Si es cierto, entonces es una buena razón para que Dios le instruya a Su pueblo que no se coma la sangre. Nosotros creemos que los satanistas reciben para sí la parte espiritual de la muerte al consumir sangre de sacrificios. Por otro lado, Jesús nos instruyó que bebiéramos lo que representa Su sangre, para así recibir Su vida infinita. La ciencia médica nos dice que un bebé recibe la vida, o sea la sangre, del padre. Entendemos que la esperma sola, permite que el feto produzca su propia sangre. El cuerpo de la madre provee alimento, pero la sangre de ella no entra al bebé. Buen tiempo para ofrecer un escenario hipotético para la consideración. Durante la segunda guerra mundial, mi padre fue comisionado en San Diego, California. Cierto día, tuvo que abordar un barco para ser transportado a las islas de la Nueva Guinea, en donde él se involucraría en la guerra. Según sus historias, pasaron meses viajando en una ruta serpenteante, rumbo a su destino. Siendo mi padre y sus compañeros gentes normales, vamos a decir que en cierto punto se sintieron solos. Podemos imaginar que, en alguna ocasión durante ese viaje, mi padre hubiera descubierto que el soldado que dormía en la litera de abajo, también se sentía solo. Así que nos preguntamos, ¿qué pasaría si decidieron consolarse sexualmente y, al hacerlo, recibieron para sí la consecuencia espiritual de la iniquidad? Muchos años después, mi padre conoció a mi madre; se casaron y tuvieron hijos. Yo nací y crecí con el apodo de Johnny boy, y al correr los años, descubrí que los otros muchachitos eran sexualmente atractivos. 40
  • 41. Cuando llegué a la adolescencia, esa exitación se volvió una obsesión, y me encontraba a la defensiva por como me sentía. Si sentía que se me retaba, yo proclamaba, “Yo siempre he sido así, por lo tanto, ¡debe ser de Dios!” ¿Te suena esto familiar? ¿Hemos oído esta proclamación para justificar la homosexualidad como estilo de vida? Afortunadamente para mí, este escenario es tan sólo hipotético. Si rechazamos a Dios y a Su Palabra, se vuelve necesario que encontremos alguna explicación para las cosas que que son tratadas con claridad en Su Palabra. Nuestra cultura humanista y el evangelio de Hollywood se aprestan a encontrar esas explicaciones, mismas que se basan en suposiciones y la fe ciega. Una vez que hayan sido establecidas las suposiciones, se necesita encontrar una manera de validarlas. Los científicos han estado tratando de encontrar el gene homosexual, el gene asesino, el gene ladrón entre otros. Según nuestra opinión, no los encontrarán, porque la iniquidad no es algo físico. Es la condición espiritual que resulta de las acciones en contra de las leyes de Dios. Se pasa de generación a generación por los padres. Algunos estudios indican que las tendencias criminales se pasan de generación a generación. Por ejemplo, se puede tomar a un niño pequeño de su hogar que muestra actividad criminal, y criarlo en un hogar sano, sin crimen. Según los estudios mencionados, ese niño es más propenso a entablar actividades criminales. No es de extrañarse. Ese niño fue concebido con la residente iniquidad espiritual ya dentro de su ser. Una vez más, la gente normal percibe que esto no es justo, y nosotros estamos de acuerdo. Encontraremos la respuesta en Exodo 20:6. Esto significa que las bendiciones de Abraham son pasadas a sus hijos físicos y espirituales. También significa que nosotros podemos recibir las bendiciones compradas por Jesús, cundo Le recibimos; y al hacerlo, nos convertimos en herederos como parte de Su familia. Estas bendiciones alcanzan a miles de generaciones. Tampoco esto es justo, pero ¡a nosotros nos gusta! Porque Abraham complació a Dios con su fe, y porque Jesús cumplió Su parte del plan que fue trazado antes de las fundaciones del mundo, nosotros somos bendecidos. No queremos justicia; queremos la gracia y la misericordia. Queremos las bendiciones que nos alcanzan aún a pesar de nosotros mismos. Iniquidad Acumulada La primera raíz de iniquidad y pecado originó con Adán, y desde entonces ha sido pasada a cada generación sucesiva. Muchas generaciones después de que Adán y Eva estuvieron en el jardín, Dios reconoció que había problema. La carga de iniquidad que se estaba pasando de padres a hijos, se había ido incrementando desde Adán. (Genesis 6:5-7) Adán cometió el primer pecado de rebelión en contra de Dios. Sintió miedo y vergüenza. Por eso fue que él y Eva se escondieron de Dios. Después de ser expulsados del jardín, sentiría culpa, condenación, rechazo y otras cosas más. Sus hijos heredaron su iniquidad. Uno de ellos, Cain, mató a su hermano, porque le tenía celos, y así fueron añadidos la envidia y el asesinato al núcleo de iniquedad que se pasaba ya a la siguiente generación. Pablo el apóstol dijo que éramos antes hijos de tinieblas, nacidos en un estado de muerte espiritual. (Efesios 5:8) Cuando se unen un hombre y una mujer sexualmente, ellos se comparten la iniquidad que cada uno recibió de sus padres. Cada uno de sus padres de ellos habían recibido la iniquidad de dos padres respectivos. Empezó con los hijos de Adán y Eva, y continuó así hasta la gente que describe el capítulo seis de Génesis, quienes habían sido afectados por las iniquidades de muchos padres. No era esto una simple acumulación, que se contara como uno, dos, tres, etc. Incluía a los padres hasta la tercera y cuarta generación, cada uno con sus dos padres que les habían pasado sus iniquidades, así que 41
  • 42. había una progresión geométrica: dos, cuatro, ocho, dieciseis, etc. Creció esta progresión hasta que Dios vió que todos sus pensamientos y motivos eran perversos. La inundación fue un acto de amor. Disminuyó grandemente el factor de la multiplicación. Sin embargo, los padres en las generaciones postreras pasaron sus iniquidades a los que les siguieron. Esta iniquidad acumulada nos afecta a todos. Es por la misericordia de Dios que podemos ser librados de las consecuencias espirituales del pecalo y de la iniquidad que hemos heredado. Los componentes espirituales del pecado y de la iniquidad siguen acumulándose. La muerte espiritual se transmie a través de la sangre del padre al hijo. Es por esto que el nacimiento virgen era tan importante. Si Jesús hubiese tenido por padre un hombre mortal, se hubiese llevado el núcleo de iniquidad de ese hombre. Pero El fue concebido por el Espiritu Santo, y por tanto, nació sin pecado. El Pecado Cultural y la Iniquidad En las Escrituras, los grupos de personas y sus naciones sufren por causa del pecado y la iniquidad. En Jeremías 44:1-6, Dios describe las calamidades que El infligió sobre Jerusalén y todas las ciudades de Judá por su perversidad para servir a otros dioses. Les dice a los israelitas que habitaban en Egipto, que por adorar a otros dioses, ellos cut themselves off y serían maldición y reproche entre todas las naciones de la tierra. Nótese que Dios no los ha maldito, sino que ha proclamado que ellos have cut themselves off y fueron malditos como consecuencia de sus acciones. Encontramos tales juicios como estos en Ammón, Moab, Edom, and Filistia en Ezekiel 25. En Mateo 11:20-24, Jesús reprende las ciudades de Corazin, Bethsaida y Capernaúm, en las cuales fueron realizadas grandes obras, y aún así no se arrepintieron. Los pueblos que no recibieran a los setenta esperimentarían graves consecuencias. (Lucas 10:10-12). Al acercarse a Jerusalén, Jesús lloró (Lucas 13:34). ¿Puedes escuchar el corazón de Dios en todas estas cosas? El ha mostrado de manera continua, Su amor, gracia y misericordia. El envió a Sus maestros y profetas, y ésto fueron apedreados por los líderes religiosos, quienes no querían renunciar al control que llevaban. Jesús apareció sobre la tierra en cuerpo de barro, pero fue rechazado por la gente que no quiso llegar al arrepentimiento. El lloró, haciendo duelo por todos los juicios que debían caer sobre la tierra por la dureza de corazón de la gente. Antes veíamos la película de Moisés y el éxodo de Egipto, y sentíamos coraje, con toda esa gente que presenciaron los milagros de Dios, y siguieron rebelándose en contra de El y de Su ñíder escogido. Ahora a la luz de años de ministerio, concluimos que nada ha cambiado. Algunos dicen que la humanidad se va evolucionando y mejorando, pero observamos que la gente de hoy es la misma de aquella época. Espíritus Territoriales A estas alturas, una pregunta natural sería, “¿Por qué la gente de todas las naciones siguen actuando así?” La respuesta es que hay espíritus territoriales que ejercen influencia, reinando sobre áreas geográficas, como reinos, paises, estados, ciudades, pueblos, etc. Creemos que estas entidades afectan, hasta cierto punto, a todos los que viven dentro de cada área de influencia. En el libro de Daniel, dos veces se refiere a Jesus como el príncipe. En Daniel 8:11, se Le dice el Príncipe de la hueste, y en el versículo 25 del mismo capítulo, se Le nombra el Príncipe de príncipes. Interpretamos esto como el Príncipe de la hueste celestial, que incluye a todos los ángeles que no hayan caído con Satanás, y que Le sirvan a Dios todavía. (Jesús después recibió una promoción, a ser el Rey de reyes). 42
  • 43. Hay tres príncipes espirituales más que se mencionan específicamente en Daniel. Hace él referencia a Miguel, el príncipe de Israel, y que sirve a Jesús. También habla de el príncipe de Persia, que guerrea contra el ángel de Dios, y el príncipe de Grecia, que vendrá después. El ángel proclama que Miguel lo sostendrá contra ambos príncipes, el de Persia y el de Grecia. Esta es evidencia suficiente de la existencia de los príncipes espirituales que rigen en este mundo. (Daniel 10:13, 12:1, 20-21) En el libro de Efesios, Pablo exorta a los creyented que sean fuertes en el Señor y en el poder de Su fortaleza. Identifica a nuestros adversarios espirituales con títulos que nos indican que existen rangos dentro de la hueste espiritual. Describe un ejército espiritual de tinieblas, con grados ascendentes de poder y de autoridad. (Efsios 6:10-12). Estas fuerzas influyen a naciones y a los pueblos. Creencias y Distinciones Culturales Hemos descubierto otro aspecto de la iniquidad generacional y cultural, que combina ambas de manera única. Tiene que ver con aspectos específicos de las linajes sanguíneos y las herencias culturales, y con los signos astrológicos, los tipos de personalidad, las inclinaciones emocionales, las diferencias culturales y las categorías psicológicos. En los procesos mentales de algunas gentes, llevan etiquetas que, para ellos, definen su propia identidad y destino, ya sea de manera positiva o negativa. Para algunos, es fuente de mucho orgullo tener realeza el sus lineamientos sanguíneos, y en su herencia cultural. Nos han dicho que poseen sangre real y que los espíritus que moran en ellos son espíritus reales. Representaban para ellos importancia y relevancia, y en algunos casos, sentían que los espíritus eran necesarios para que ellos pudieran existir. Aquellas gentes creían que los espíritus reales proveían sus necesidades y que les protegían. Muchos creen que su relevancia depende de ser miembro de un grupo en particular, un club o una organización secreta. Hasta hemos encontrado a gente cuya identidad estaba envuelta en ser miembro de cierta sociedad histórica. Más otros pertenecían a un ramo particular de la milicia y habían peleado en una guerra o conflicto. Aunque hayan sido dados de baja, están convecidos de que siempre serán parte de esa organización. Se ha vuelto, para ellos, parte de su identidad. Sea linaje de nobleza, organización secreta o la evolución de una carrera, puede representar la identidad y el destino. Si una persona se convence de que tal identidad establece su importancia o relevancia, tiende a asirse a ello, sin importar las consecuencias. Si la identidad o el destino es Los signos astrológicos también pueden establece identidad y destino. Hemos conocido a un número de cristianos que se siguen identificando por un signo astrológico, y nos cuentas como esa identidad afecta sus vidas. A veces nos han sorprendido con la intensidad con la cual se aferran a estas creencias. Cuando me dijeron que yo era Virgo, leí libros para descubrir quién debiera ser, y como debiera responder a las personas, los sucesos y la vida a mi alrededor. Por muchos años, mi percepción de la realidad se filtraba por esas creencias. Cuando acepté a Jesús como mu Salvador, decidí aprender todo lo que pudiera acerca de ser cristiano. Muchas Escrituras identificaban mis actividades de antes como hechicería. Todas las formas de adivinación, necromancia, creencia en los astros y funcionar como médium, se describían como abominaciones al Señor. Después de muchos años de oración y renuncias, el control de esas cosas y su influencia sobre mi vida se han convertido en recuerdos muy lejanos y tenues. De vez en cuando todavía alguien me pregunta, “¿Cuál es tu signo?” Al principio, no tenía ni idea de cómo responder, y decía algo moralista como, “Ah, ahora soy cristiano, y ya no aplica eso conmigo”. Inevitablemente, me echaban miradas de confusión, o de desaprobación, y se truncaba la conversación. 43
  • 44. Pero una noche, cuando alguien me volvió a hacer la misma pregunta, Dios me iluminó, y respondí, “¡Yo soy un Cristos!” La expresión facial de esa persona claramente preguntaba, “¿Qué es eso? Yo nunca lo había escuchado”. Respondiendo, le dije que previamente havía sido un Virgo, pero me había vuelto un Cristos. Le expliqué cómo había recibido el regalo de la salvación, y que ahora era una nueva creación. El asunto es la identidad. Cuando yo fui hecho de nuevo, por el poder milagroso de Dios, cambió mi identidad. Ya no estoy bajo el control de un espíritu que represente un signo astrológico. No hay necesidad de constelaciones que controlen mi vida, porque el Creador de las constelaciones nos ha ofrecido una nueva identidad. Frecuentemente, el medio ambiente determina como la gente se siente consigo mismos. Una persona que haya crecido dentro de una familia disfuncional, da por asentado que ese comportamiento disfuncional es normal, porque es lo que conocen, y las cosas siempre han sido así a sus alrededores. Las inclinaciones emocionales y los rasgos de personalidad se consideran permanentes, como si fueran ortorgados por Dios, y por eso no pudieran ser cambiados. Esto es un engaño. El apóstol Pablo nos dice que Dios nos lleva de gloria en gloria. (2 Corintios 3:18). También nos asegura que Dios es fiel para terminar la obra que ha empezado en nosotros. (Filipenses 1:6). Eso incluye la salvación de nuestra alma. Finalmente, se nos dice que podemos ser partícipes de Su naturaleza divina. (2 Pedro 1:3). Dado que esto es cierto, nuestras inclinaciones emocionales y rasgos de personalidad deben ir cambiando a medida que El vaya terminado Su obra. Hay gente que cree que son controlados por las diferencias culturales. Atribuyen su comportamiento irracional a uno u otro grupo étnico, y creen que no hay manera de cambiar. Podrán decir, “Yo respondo de esta manera porque pertenezco a este grupo cultural o a aquel. ¡Todos sabemos que los pelirrojos somos iracundos! No puedo hacer nada al respecto.” ¿Será que pesa maldición sobre la cultura o la clasificación entera, o lo estamos usando de excusa, para no tomar responsabilidad? Sea cual fuere la razón, ninguna de estas cosas deben controlar nuestra identidad ni nuestro destino después de hacernos cristianos. Quizás puede uno llegar viente minutos tarde para todo, porque es latino, o de raza negra, o filipino, o francés, o porque es miembro de cierta iglesia. Todos sabemos que las iglesias funcionan con la hora de la iglesia. Y tenemos la cuenstión del tiempo de mujeres, que cuenta con minutos flexibles; la duración de sesenta segundos cambia y se estira, dependiendo de la situación y el humor de cada damita. En este caso, “cinco minutos” puede tomar significados muy distintos entre sí. Por supuesto, lo mismo puede ser cierto con el tiempo de hombres, o el tiempo familiar. Hay personas que se aplican exámenes en su trabajo y en sus iglesias, y se describen como tipo A, B, C, D, flemático, colérico, sanguíneo, etc. Parece ser otra excusa fácil para evitar tomar la responsabilidad por nuestras En esto casos, habremos permitido que sea definida nuestra identidad por un sistema que nada tiene que ver con Dios. Tiene que ver con la psicología secular, y con el sistema de creencia del mundo. Estamos convencidos de que cualquier identidad o destino que no provenga de nuestro Creador, se convierte en maldición para nuestra vida. Al aceptar nosotros estas identidades y destinos falsos, aceptamos la maldición. Es tiempo de evaluar. ¿Estamos aceptando ciegamente las etiquetas que nos pone el mundo para describir o definir quienes somos? ¿Cómo se comparan estas etiquetas con lo que dice nuestro Creador de nosotros? 44
  • 45. Podemos Ser Libres La solución es sencilla. Si alguno de estos falsos destinos o identidades todavía ejercen control sobre nuestra vida, necesitamos ser salvo. Una vez salvo, ninguna de estas cosas tendrá importancia. Linajes sanguíneos, herencias culturales, signos astrológicos, tipos de personalidad, inclinaciones emocionales, diferencias culturales y categorías psicológicos se han vuelto incidentales. A medida que recibamos la mente de Cristo y aceptemos la identidad y el destino establecidos por el Fabricante, todo lo demás va palildeciendo en comparación. Por medio de la sangre de Jesús, podemos ser libres de la esclavitud a la iniquidad generacional y cultural. Jesús fue el sacrificio perfecto, sin pecado que, de una vez y por todos, nulificó el poder de la iniquidad. (1 Pedro 1:18-19; Gálatas 1:3-4) Debemos apropiarnos del poder de la sangre derramada de Jesús para limpiarnos de todo poder del pecado y la iniquidad, en cada aspecto de nuestra vida y nuestro ser. Esto fue lo que hizo Dios para nuestro espíritu cuando fuimos hechos nuevos. Es importante que usemos nuestra autoridad para obtener libertad en nuestro Lugar Santo y nuestros Atrios, que son nuestro alma y cuerpo. Ya sea que te consideres cristiano o no, creemos que esta oración te beneficiará extremadamenete. Te animamos a que la leas en voz alta. Habrá más oportunidades similares para que ores más adelante en este libro. Oración de Muestra: En el nombre del Señor Jesucristo, proclamo la destrucción de toda maldición gemeracional y cultural que haya sobre cualquier parte de mi vida o mi ser. Renuncio a todo pecado e iniquidad generacional y cultural que haya heredado de mis antepasados. Clamo el poder de la sangre de Jesucristo, para la destrucción de toda conexión espiritual entre cualquiera de los pecados de mis antepasados y mí. Renuncio a todo lo que sirva al reino de Satanás, y que tenga que ver con la herencia cultural, derechos de primogenitura, nobleza, realeza. Importancia, bendiciones y dones que yo haya recibido como resultado de mi linaje sanguíneo físico, herencia o cultura. Ato y renuncio a todo lo que yo haya recibido de mis padres terrenales, y Renuncio a todo rasgo de personalidad pecaminoso; renuncio al haber visto a cualquier persona como menos valiosa o menos importate que yo. Renuncio a todo orgullo, arrogancia, actitud, expectación, percepción, creencia y mentira que hayan engañado a cualquier parte de mi alma o de mi humanidad. Renuncio a todo espíritu real, espíritu guía, y espíritu familiar que haya yo recibido de mis antepasados terrenales o por cualquier otro medio. Renuncio a todo beneficio, ya sea real o percibido, que haya recibido de estas fuentes por cualquier medio, y renuncio el haber entregado cualquier parte de mi alma, mi humanidad o mis energías a cambio. Ordeno que todo lo que sirva al reino de Satanás, que salga de toda parte de mi vida y mi ser, que suelte todo lo que habían reclamado como resultado del pecado, y que vaya, ahora a donde mi Señor Jesucristo lo mande. Ordeno que el reino de Satanás Le entregue al Señor Jesucristo, todo lo que haya recibido de mí como sacrificio, porque El ha pagado por todos mis pecados. Reclamo de vuelta toda mi alma y humanidad que había sido muerto, hurtado o destruido. Le pido al Señor que restaure a mí toda mi alma, mi humanidad, mis dones, habilidades, 45
  • 46. dignidad, auto-respeto, salud, bienestar, y mi veradera identidad y destino como Su hijo y Su amigo. Proclamo que yo soy hijo del Dios todopoderoso, el Rey del universo, y que El es la unica fuente de mi realeza y mi herencia. Además soy miembro de cuerpo de Cristo, y este hecho define tanto mi identidad como mi destino. Padre celestial, Te pido que hagas lo que sea necesario para que manifiestes estas cosas, y que me integres a ser todo lo que Tú creaste en mí. Muchas gracias, Amén. ¿Por Quién podemos Orar? No somos responsables por aquellas cosas que no sean una función de nuestro libre albedrío, tales como la iniquidad generacional o cultural. No somos enteramente responsables por los nexos del alma. En la mayoría de los casos, no somos responsables por las raices que forman la base de nuestros problemas. Estas oraciones de corte de raices pueden ser ligeramente modificadas, o se pueden crear oraciones similares, que tengan efecto en las vidas de otros. Las personas por las que tu ores, no tienen que estar presentes para que tus oraciones sean efectivas. Creemos que hay grados de autoridad en la oración. La autoridad mayor la tenemos sobre nuestra propia vida. La autoridad que sigue en importancia podría ser en la vida de nuestro cónyuge, porque somos una sola carne con ella o con él, y luego en las vidas de nuestros hijos. Para nuestros hijos menores en particular, nuestras oraciones serán casi tan poderosas que si las dijeran ellos mismos. En el caso de los hijos adoptivos, o en las familias compuestas, los padre tienen la autoridad espiritual, porque ellos tienen la responsabilidad sobre las vidas de sus hijos. Más allá de nuestra familia inmediata habrían miembros de la familia extendida. El próximo grupo podría incluir amigos y miembros de nuestra iglesia. Nuestras oraciones tenrán algo de efectividad sobre ellos, pero no tanto como si ellos oraran por sí mismos. También oramos estas oraciones por los amados y otros no salvos, para los que pedimos la salvación. Esto pudiera darles la libertad suficiente para aceptar a Jesucristo como su Salvador. Hemos escuchado numerosos testimonios que sugieren que esto sea cierto. Un caso en punto es el padre de Glenna, quien estaba totalmente cerrado al Evangelio y que se negaba rotundamente a escucharlo. Cada vez que se abordaba el tema, el se ponía a reñir. Ella había estado orando por él por años. Nosotros pronunciábamos estas oraciones sobre él, le seguimos amando y hablar cosas buenas sobre su vida. Como resultado, pocos años antes de morir, él recibió a Cristo Jesús como su Salvador sin chistar. LAS ATADURAS DEL ALMA Y LAS TRANSFERENCIAS ESPIRITUALES No se encuentran estos términos en la Biblia. Sin embargo, creemos que es apropiado que hablemos de las ataduras del alma y las transferencias espirituales, para habilitar el entendimiento de este tema. Para los propósitos de la oración efectiva, creemos que nos ayudará, el ponerles una etiqueta a estos conceptos tan complejos. También podemos demostrar que se mencionan de varias maneras en las Santas Escrituras. Las Ataduras del Alma Con Dios En muchos pasajes, la Biblia describe conexiones entre cristianos; por ejemplo al decir que somos todos miembros de un sólo cuerpo. También nos dice que lo que afecta a uno, nos afecta a todos. (1 Corintios 46
  • 47. 12:12-13, 26; Efesios 2:18-22). No entendemos como funciona esto. Estimamos que hay cientos de millones de cristianos en todo el mundo. Puesto que no compartimos conexiones físicas, debemos estar conectados de alguna otra manera, por medio del poder del Espíritu Santo. Al considerar estas conexiones misteriosas, encontramos Escrituras que nos indican eventos en los que se demostró una unión extraordinaria de alma y corazón entre las personas. (Hechos 4:32). Algunos dirían que suena a percepción extrasensorial, con muchas personas que comparten la misma consciencia, los mismos pensamientos y las mismas emociones. No aceptamos ese término, pero vemos que hay conexiones entre la gente que van más allá de lo normal. Estos eslabones se mencionan en el Antiguo Testamento. Las almas de David y Jonatán fueron entretejidos (1 Samuel 18:1; 1 Chronicles 12:17; Deuteronomy 13:6). Los versículos indican que dos almas intangibles pueden ser unidas, atadas en el amor, la estima mutua, la amistad y la lealtad el uno con el otro. También indican que parejas de casados, padres e hijos, y hermanos, pueden experimentar un entretejido de sus almas. (See Genesis 2:24). Casi podemos ver que se crea un tapiz, tejiendo a muchas almas juntas, haciéndolas como una sola. Vemos evidencia de que los esposos y esposas saben frecuentemente lo que su cónyuge está pensando. A veces, una persona sabe cuando algo pasa con su hermano o hermana que se encuentra lejos. Hemos escuchado historias de madres que de repente supieron que estaban en peligro sus hijos, y se apresuraron al rescate. Una vez más, rechazamos la idea de que todo esto sea una muestra de la percepción extrasensorial. Contamos con amplia evidencia escritural de que Dios creó un sistema para unirnos de maneras que aún no entendemos. Dicho sistema debe ser diseñado para protegernos y fortalecernos, y para darnos unidad con el cuerpo de Cristo, así también con los miembros de nuestra familia y amigos cercanos. Y porque sabemos que El nos ama infinitamente, sabemos que esas conexiones son para nuestro bien. La Falsificación de Satanás, o Las Ataduras del Alma que No Son se Dios Hemos escuchado mucho acerca de la percepción extrasensorial, control mental y telepatía mental. Hay celebridades en la televisión que aseguran que pueden leer las mentes de la gente. Los que se involucran en los distintos aspectos de las ciencias metafísicas, emplean métodos que parecen imitar las obras de Dios. Satanás no es el Creador; es un falsificador. Puede imitar lo que Dios ha creado. Razonable es creer que él falsificaría, pervertiría, y corrompería lo que Dios ha hecho, haciendo su propio sistema para forjar la conexión entre las almas. Lógicamente, escogería un método dañino para que sirviera su propósito de traer la muerte y la destrucción. Por ejemplo, puede alguien estar todavía conectado de alguna manera con una persona que ya murió. Esta conexión puede ser por memorias que evocaran emociones negativas. El oír frases y dichos familiares podría dar lugar al temor o a la ira. Algunos individuos se han tomado la personalidad de una persona, después de la muerte de ésta. En todos los casos, al orar para destruir las ataduras del alma que no son de Dios, son liberados. Una pareja tenía una hija adolescente, que se había hecho amiga de otra joven, cuyos padres se acababan de divorciar. La amiga estaba enojada y rebelde. Aunque la hija de esta pareja sólo quería ayudar a la otra joven, ella también comenzó a mostrar actitudes de rebeldía y enojo. Los padres se mortificaban y querían saber cómo ayudar a su hija. Los guiamos en las oraciones para destruir toda conexión y ataduras espirituales que pudieran afectar a su hija. Al día siguiente la hija anunció que había decidido terminar su relación con la otra joven. Se dió 47
  • 48. cuenta de que estaba siendo afectada de manera negativa, y no veía que ella tuviera un efecto positivo sobre la otra joven. Concluimos que hay conexiones espirituales y ataduras entre las almas de las personas. Algunos son buenos, y algunos son dañinos. Nuestra meta es la de conservar los buenos, y cortar los malos. El Pecado y la Iniquidad Carnales Como cristianos, nuestros espíritus son libres de la iniquidad porque Jesús compró esa libertad. Ahora somos hijos de la luz, y vamos a pasar la eternidad en el cielo. Sin embargo, aún tenemos cuerpo y alma que quieren hacer las cosas que no son de Dios. ¿Te acuerdas de la expresión de angustia de Pablo acerca de su propia inclinación hacia el pecado? (Romanos 7:15-25, 8:1) Pablo proclamó que con su mente, él servía la ley de Dios. Pablo luchaba con la dualidad de su naturaleza, una parte de la cual deseaba servir a Dios, y la otra parte no. (Romanos 7:19). (parafraseado por el autor) Este parece ser el caso para cualquier cristiano normal. Nuestro espíritu quiere funcionar perfectamente, de acuerdo con la voluntad de Dios. No queremos pecar, y sin embargo nos encontramos haciendo exactamente eso que no queremos. No nos gusta, y queremos librarnos de el, pero ese pecado es inspirado por la iniquidad, la cual ya residía en nuestro cuerpo y alma desde antes de nacer. Tenemos pecado que mora en nosotros, al igual que Pablo. La Transferencia Espiritual El Señor nos ha ordenado que nos guardemos de la impureza sexual. ¿Por qué? ¿Será porque nos quiere quitar lo bueno? Uno de los diez mandamientos nos dice que no adulteremos. (Ver Exodo 20:14). Además Dios ha pronunciado cosas muy duras con respecto a la fornicación. Parece ser que El considera que son igualmente malos la fornicación, el adulterio y trato con ramera; todos son impureza sexual. (1 Corintios 5:1, 6:18-19; Gálatas 5:19; Efesios 5:3) En el Antiguo Testamento, Dios había ordenado que las personas sorprendidas en estos pecados, fueran llevadas lejos del campamento y apedreadas hasta morir. Si nos basamos sobre la moralidad actual y la religión de Hollywood, esto podría parecernos muy extremado. Se vería radicalmente afectada la población mundial si apedreáramos a todos los que son culpables de fornicación o adulterio. ¿Por qué Dios le diría a Su pueblo que hiciera una cosa tan radical? ¿Será un caso de que Dios muestra Su lado oscuro, o debemos ver este mandamiento desde otra perspectiva? Puede haber muchos métodos de establecer unión espiritual con otras personas. En el ministerio hemos escuchado algunas cosas interesantes, pero creemos que la manera más efectiva el por medio de las relaciones sexuales. En algunas traducciones de la Biblia, la palabra unido se traduce como fidelidad, que significa hacerse uno solo. Basados en esto, el matrimonio no se hace porque pases por una ceremonia legal, sino que se hace cuando las dos personas entran en un pacto carnal, y los dos se hacen una sola carne. When one is joined to another they shall become one flesh. (Matthew19:5-6) El pecado mora en nuestra carne. Acuérdate de Pablo y su aguijón o mensajero de Satanás en su carne. Pablo lamentaba el pecado que moraba en su carne. (Romanos 7:17, 18, 20, 23). La palabra pecado significa el acto de pecar y la consecuencia espiritual. que es (la criatura que entra en nosotros). Cuando dos personas entran en relación sexual, se hacen una sola carne, y sus cosas espirituales toman la oportunidad de emigrar. Esto es porque ahora los dos son una sola carne. (1 Corintios 6:16). Cuando dos se unen de esta manera, cada uno recibe en sí mismo, la iniquidad de sus acciones y se están llenando de toda injusticia. Para los fines de este tratado, no hay diferencia entre la unión de mujermujer, hombre-hombre o mujer-hombre. (Romanos 1:26-31) 48
  • 49. Este proceso se asemeja a tomar dos vasos de agua, uno con el agua pintada de un color, y el otro con agua de otro color. Si estos dos vasos de agua se combinan, se hacen uno solo, y los dos colores se mezclan y producen otro color compuesto. Típicamente, una vez que se hayan combinado ambos colores, el proceso no se puede hacer al revés. De igual manera, una vez combinadas ambas iniqidades, el resultado es irreversible. Antes esto representaba desastre para todos los hombres, hasta que Jesús fue levantado y roció Su sangre sobre el propiciatorio. Esto era porque antes era imposible deshacer el daño espiritual que se hacía en esas uniones. Para contestar la pregunta anterior, no creemos que este mandamiento de Dios fuera una muestra de Su lado oscuro. Estamos convencidos de que es otra muestra de Su amor. Muchas Generacioned Corrompidas Para demostrar porque creemos que fue manifestación de Su amor, puede que este sea otro buen tiempo para introducir un escenario imaginado. Supongamos y me decido a ponerme de acuerdo con los conceptos de la moralidad moderna y me busco a una prostituta. Después de todo, Hollywood me dice que no hay problema, mientras sea el acto entre dos adultos y con consetimiento de ambos. Pero, antes de proseguir, quizás sea bueno un poco de clarificación. Yo una vez oi una historia que define a una prostituta. Entró un hombre a un bar, se sentó en una de las bancas en seguida de una mujer atractiva, y lae ofreció comprarle un trago. Ella aceptó, y él siguió la conversación. Después de un rato de conversar, él le preguntó, “Si yo te pagara un millón de dólares, ¿te acostarías conmigo?” Ella lo pensó un rato y al final dijo que sí. Luego él le preguntó, “Bueno, ¿te acostarías conmigo por cincuenta dólares?” Ella se ofendió y le gritó, “¿Qué te estás creyendo, que soy una prostituta?” Y le contestó, “Eso ya lo establecimos. Ahora nada más estamos regateando el precio.” Podemos ver esto desde el punto de vista del mundo, o desde el punto de vista de Dios. No importa cual sea el precio, ni que tipo de moneda se use. Puede ser un millon de dólares o sólo cincuenta, o dos tragos y una cena, una pelicula y una salida a bailar, o palabras dulces que se hablan en una orejita rosada, que traen confort al alma. Lo que importa es que los hombres y las mujeres escojan corromperse funcionando como prostitutos, tanto físicamente como espiritualmente. Volvamos al escenario. Digamos que yo negocio un contrato con la prostituta, pago lo que acordamos y consumamos el contrato. Después, seguimos cada quien con nuestras vidas. Parece haber sido un proceso muy simple, excepto que necesitamos verlo desde el punto de vista previamente expuesto. ¿Cuáles son las consecuencias de mi unión con esta prostituta? Antes de unirse conmigo, ella podría haberse unido con cientos de otros hombres. Al hacerse una sola carne con cada uno de ellos, ella habría recibido las iniquidades de todos. Algunos de ellos podrían haber vivido experiencias homosexuales, o haber tenido sexo con perras o gatas, o haber matado a alguien, o haber hecho otras cosas raras y pervertidas, cosas que yo nunca habría pensado en hacer. La prostituta habría funcionado como receptáculo, recibiendo y compartiendo las iniquidades con todos ellos. Si ellos antes de estar con ella se habían unido a otras mujeres, recibieron las iniquidades de cada una, y ellas, a su vez habrían recibido las iniquidades de los otros hombres con quienes se habían acostado. Los números se vuelven exponenciales, y la iniquidad se recibe con solo una vez unirse. Por buscar unos pocos de minutos de disfrute, puedo recibir las iniquidades de cientos, o posiblemente miles de personas y sus linajes sanguíneos. Visto desde la perspectiva de un ingeniero, me parece que es ciertamente una manera muy eficaz de contaminarme. Más tarde, entro en relaciones íntimas con mi esposa y le comparto todo lo que yo recibí. Si de las relaciones sale un nuevo Johnny Boy, él puede pensar que el normal que encuentre atractivos a otros 49
  • 50. muchachitos, o que le dominen fantasías acerca de torturar y matar a la gente, y que se sienta atraído sexualmente por las perras o gatas. Si le preguntamos sobre estas cosas, él podría decir, “Yo siempre he sido así, así que ¡debe ser de Dios!” ¿Has escuchado esa excusa, usada para justificar un estilo pervertido de vida? En nuestra cultura, a Dios se le puede culpar por las actividades pecaminosas y los estilos pervertidos de vida, pero en realidad, el culpa del padre terrenal. El escogió contaminarse, a su esposa, sus hijos, los hijos de sus hijos, y los hijos de los hijos de los hijos, con la iniquidad acumulada. Aunque las consecuencias físicas de la promiscuidad pueden ser graves, las consecuencias espirituales son mucho peores. Una vez recibamos la iniquidad, recibimos la inclinación para cometer los pecados representados por los espíritus demoniacos. Al recibir estos espíritus, muchos se han vuelto esclavos de los pecados. La contaminación continúa a través de las generaciones hasta que la sangre de Cristo sea recibida para romper esta maldición. Los apologistas llaman a la prostitución un crimen sin víctimas, y así la justifican. Nosotros nos oponemos fuertemente a esta justificación. Se han contaminado multitudes de personas por la prostitución, y por la misma se han mantenido en la esclavitud. Hay enfermedades físicas, que a veces resultan en la muerte, que son consecuencias de esta práctica. Puede haber además el divorcio, con sus respectivos rompimientos y traumas. Más que las otras consecuencias, el linaje sanguíneo entero se contamina al unirse una persona con una prostituta. Para los críticos de Dios, es fácil condenarlo a El por tomar una postura tan dura acerca de este problema. Cuando El nos dijo que no participáramos en este tipo de actividades, no fue porque El fuera malo y cruel, sino porque conocía las terribles consecuencias que se echarían los hombres. Por eso es que estableció Su paraguas de protección, que es el pacto del matrimonio. Cuando un papá terrenal les dice a sus hijos que se alejen de la estufa, es porque los ama y no quiere que se quemen. Una madre les dice a sus hijos que no se vayan a salir a jugar en la transitada calle, porque quiere protergerlos, no para estropear su diversión. Establecer reglas lógicas, es trabajo de un buen padre. ¡El es nuestro Padre que nos ama, y quier cosas buenas para nosotros! Nuestro Papá celestial cumple perfectamente con Su trabajo, y establece reglas perfectas para nuestra protección. Nos dice que escojamos vida o muerte, lo que es bueno o malo. Somos responsables por la transferencia espiritual que ocurre como función de nuestra voluntad. Afortunadamente, por lo que hizo Jesús, podemos ser libres de las consecuencias de nuestras malas decisiones. Podemos arrancar las raices de todas esas cosas que nos han tenido en el cautiverio. Una vez más, es tiempo de que ejerzas tu autoridad, y ores así: Oración de Muestra: En el nombre del Señor Jesucristo, proclamo la destrucción de todas las ataduras del alma que no sean de Dios, toda conexión demoniaca y toda transferencia espiritual entre mí y cualquier otra persona, lugar, objeto, sustancia o ser, por el poder de la sangre de Jesucristo. Renuncio y ato a todo lo que sirva al reino de Satanás, que yo haya recibido de cualquier otra persona o fuente en cualquier tiempo, por cualquier medio, incluyendo las relaciones sexuales. Ordeno que todas estas cosas salgan de toda parte de mi vida y mi ser, y que se vayan ahora a donde el Señor Jesucristo los mande. Renuncio el haber entregado cualquier cosa al reino de Satanás como resultado de mis pecados. Ordeno que todo lo que sirva al reino de Satanás, Le entregue al Señor Jesucristo 50
  • 51. todas las energías y todo lo que haya recibido de mí, porque sólo El ha pagado por todos mis pecados, y sólo El es digno de recibir estas cosas. Reclamo de vuelta toda mi alma y mi humanidad, incluyendo todo lo que fue muerto, hurtado o destruido, y todo lo que se había entregado al control de Satanás por medio de cualquier atadura del alma que no fuere de Dios, y toda conexión espiritual que no fuere de Dios. Padre Celestial, Te alabo por el sacrificio del Señor Jesucristo, y Te doy todo el honor y la gloria por librarme del cautiverio espiritual que se asocia con estas cosas. Amen. DEDICACIONES Y BAUTISMOS Dedicar algo es apartarlo, o designarlo para un uso nuevo o diferente. En los sistemas mundanos, existen diferentes tipos de dedicaciones, mismos que sirven para establecer demandas y autoridad, o potestad. En nuestras Escrituras, las dedicaciones son para limpiar, consagrar o santificar. Cualquier cosa puede ser dedicada. La gente, las cosas y las acciones pueden ser dedicados. Anna dedicó su hijo varón a Dios, aún antes de concebirlo. (1 Samuel 1:11) Artículos de plata, oro y bronce pueden ser dedicados. Los edificios y las ubicaciones geográficas pueden ser dedicados. (2 Samuel 8:10-11; Ezra 6:16). La estatua de Nabucodonosor fue dedicado a algo. (Daniel 3:1-3) Por la autoridad que se le ha dado a la gente, cualquiera puede dedicarse a si mismo, o cualquier cosa sobre la cual tenga potestad. Hasta donde tengamos potestad espiritual, podemos y debemos ejercer esa autoridad. Debemos dedicar conscientemente a nuestra familia, nuestras propiedades, y a nosotros mismos, al Dios de la Creación. Al no hacerlo, es posible que los estemos dedicando pasivamente al dios de la muerte, por default. Creemos que Satanás puede reclamar derecho legal a partes de la vida o el ser de una persona, y a su propiedad, como resultado de estas dedicaciones default, aún cuando la persona no lo sabe. En Jeremías, el Señor decidió quemar la ciudad porque los hijos de Israel ofrecieron, o dedicaron incienso a Baal, y ofrendas de libación a otros dioses. (Jeremías 32:29). Viendo Su respuesta, es aparente que el Señor toma en cuenta como importantes, las dedicaciones. Dado que los hijos de Israel no tenían el poder limpiador de la sangre de Jesús, ni el poder de Su nombre, ni al Espíritu Santo, el Señor les advirtió fuertemente en contra de hacer comercio con gentes paganas. Las cosas que recibían por medio de dicho comercio podían estar llenas de contaminación, ya sea infestadas de influencias espirituales. Aunque los sacrificios de sangre del Templo cubrían los pecados de los hebreos, no los liberaba de las influencias espirituales. Ellos no tenían manera de salir del cautiverio demoniaco, una vez infectados. La única solución en aquellos tiempos era la muerte o la destrucción. Cunado Dios instruyó a Su pueblo que destruyera todas las cosas infectadas, incluyendo a la gente, Su motivación fue nacida del amor. Una vez más, El estaba protegiendo a Su pueblo de las consecuencias espirituales del pecado. A través de la historia, las dedicaciones y los bautismos a los falsos dioses y entidades aparte del Dios viviente, han sido muy comunes. Debido a la naturaleza única de nuestro ministerio, hemos leido libros que no fueron escritos para cristianos. Una noche, estudiábamos un libro que trataba con la religión de los druidas, porque estábamos ministrando con una persona que nos aseguraba poseer ese trasfondo. El autor describió una ceremonia en particular para dedicar a un niño, utilizando juramentos y promesas. Nos sorprendió lo que leimos. El padre del niño presentaba el bebé al sacerdote, concediéndole potestad 51
  • 52. espiritual. Entonces el sacerdote dedicaba al niño y a toda su simiente, o descendencia, al gran roble, o lo que representara su dios. Nos preocupamos porque ambos tenemos raices del norte de Europa. Puede ser que hayamos tenido ancestros druidas, quienes nos dedicaran a algo, muchas generaciones antes de nacer nostros, y no teníamos manera de saberlo. Algo pudiera proclamar, “Tu me perteneces porque te dedicaron a mí hace doce generaciones. Voy a influenciar tu vida de toda manera posible, por tanto tiempo como pueda. Si llegas a ser salvo, te voy a seguir hostigando hasta que me eches de aquí a la fuerza.” Una vez más, el pasado nos puede afectar. Desde una perspectiva del presente, nuestras familias podrían dedicarnos a algo representado por una estatua en la iglesia, y pedirle que nos protega. La estatua quizás se verá muy bonita, pero es sólo un pedazo de madera o yeso. Para nuestro ver, el asunto de más cuidado es acerca de la entidad espiritual que se esconde detrás de la estatua. Los padres sentirán que le han hecho un buen servicio a su hijo; sin embargo, a raiz de esa ceremonia, puede ser que algo malvado se convierta en compañero del niño, y se quede con él por toda su vida. La fe de muchos cristianos los lleva a dedicar a sus hijos al Dios de la Creación, porque El puede cuidarlos y ver por ellos. No hay razón para dedicar a los niños a una persona que esté muerta. Algunas personas son llevadas con un practicante de la hechicería, para que reciban allí bendiciones, sanidades o dedicaciones. Este es un problema, porque Dios dice que todas las formas de hechicería, son abominación para El. Todas son obras del reino de Satanás. No es cosa buena para el niño. Por medio de sistemas religiosas tales como el yoga y las artes marciales, disciplinas orientales y otras actividades espirituales similares, hay gente que con regularidad dedican sus cuerpos y sus energías. Visto desde nuestra perspectiva, dichas dedicaciones representan una potencial para la esclavitud espiritual. Y aún hay organizaciones religiosas que practican el bautismo de personas muertas, y posiblemente otras, sin recibir permiso para hacerlo. No conocemos los efectos de esos bautismos, pero vistos desde la perspectiva cristiana, ciertamente representan causa de preocupación. A menudo, las personas se atan a si mismos por medio de la membresía de organizaciones religiosas, sin darse cuenta de las implicaciones espirituales de tales dedicaciones. Hay grupos en todo el mundo, con ramas de organizaciones afiliadas, y que sirven a dioses aparte de nuestro Padre celestial, y rechazan al Señor Jesucristo. Algunas de estas organizaciones obligan a sus miembros a dedicarse a si mismos, a sus familias y sus negocios, a los dioses con los cuales están afiliados. Si una gente ha sido engañada, y ha dedicado su familia y negocio sin un entendimiento pleno de lo que hacía, puede estar sirviendo los propósitos de Satanás sin estar consciente de lo que hace. Jesún nos advierte que nos cuidemos de que la luz que hay en nosotros, no sea tinieblas o luz falsa. (Lucas 11:35; Mateo 6:23) La gente promete juramentos y hace promesas para con las naciones, los gobiernos, las corporaciones, o las organizaciones militares. Estas proclamaciones pueden otorgarle a la entidad o potestad espiritual asociado con tales cosas, influencia sobre las vidas de los que hacen las promesas, por el resto de sus vidas naturales. ¿Cuanto más poderosas serán entonces, las dedicaciones cristianas, hechas por gentes que están obrando dentro de la voluntad de Dios, tanto para sus vidas como para sus familias, negocios y posesiones materiales? Estas dedicaciones Le dan a Dios la oportunidad de derramar bendiciones sobre las vidas de las personas, con o sin su conocimiento. 52
  • 53. El Bautismo Cristiano Juan, el Bautista, describe dos tipos de bautismo, uno con agua y el otro con el Espíritu Santo. (Mateo 3:11). En la iglesia cristiana moderna, el bautismo se practica generalmente con la inmersión o lavamiento dentro del agua. Creemos que este bautismo en particular simboliza que estamos compartiendo la muerte, entierro y resurrección de Jesús, nuestro Salvador. (Romanos 6:3-4). Esto simboliza nuestro nuevo nacimiento. Así como las dedicaciones, los bautismos se pueden realizar para cumplir con varios propósitos, algunos de los cuales no sirven para identificarno como miembro del cuerpo de Cristo. Es nuestra intención nulificar aquellos bautismos, dedicadiones, promesas, juramentos y deudas espirituales que nos hayan llevado a un estado de cautiverio. Nos proponemos establecernos firmemente en pacto con el Señor Jesucristo, porque hemos sido comprados con Su sangre derramada. El objetivo de la siguiente oración de muestra, es el de librarnos del poder y del control del reino de Satanás. Si la autoridad espiritual sobre cualquier entidad u organización no proviene del Señor de toda la creación, queremos ser libres de su influencia. Jesús nos dijo que le diéramos a Cesar lo que es del Cesar. (Mateo 22:21) Así que debemos cumplilr los contratos legales que hayamos establecido y las duedas que hemos incurrido de acuerdo a las leyes de nuestra tierra, pero sin entregarnos a la esclavitud y deuda espirituales. Además debemos dedicar cada parte de nuestro ser, todas nuestras energías, y cada parte de nuestras vidas a nuestro Creador. Y al hacerlo, estaremos dándole a Dios lo que es de Dios. Ahora tenemos la sangre, el nombre y la autoridad de Jesús; todo lo que necesitamos para ser libres. Es un buen tiempo para orar. Oración de Muestra: Proclamo, por el poder de la sangre de Jesucristo, la destrucción de todo bautismo y toda dedicación puesto sobre mi vida o mi ser, en cualquier tiempo, por cualquier medio, que me sujetara bajo el poder y el control del reino de Satanás. Renuncio y nulifico toda promesa, juramento y contrato entre cualquier parte de mi ser y cualquier entidad que me atara espiritualmente al reino de Satanás. Renuncio a cualquier reclamación de propiedad sobre toda parte de mi vida o mi ser, por cualquier entidad espiritual o política, corporación, gobierno, organización o instituto financiero. Renuncio y ato a todo lo que sirva al reino de Satanás, y a todo lo que esté afectando mi vida o mi ser como resultado de estas cosas. Ordeno que todo lo que sirva al reino de Satanás, que salga de cada parte de mi vida, mi humanidad y mi ser, ahora, y que se vaya a sonde mi Señor Jesucristo lo mande. Ordeno que todas mis energías espirituales, emocionales y físicas que fueran recibidas por el reino de Satanás, sean entregadas al Señor Jesucristo, porque El pagó por todos mis pecados, y El es el Único digno de recibirlas. Por causa de la obra terminada del Señor, reclamo todo mi corazón, mi alma, mente, sistema nervioso, órganos y partes de mi cuerpo, así como todo lo que me fue matado, hurtado o destruido como resultado del pecado. Proclamo que dedico cada parte de mi espíritu, cada parte de mi alma, cada parte de mi cuerpo y cada parte de mi vida exclusivamente al Señor. Yo Le pertenezco enteramente, porque he sido comprado por la sangre derramada del Señor Jesucristo. Amen. 53
  • 54. LAS MALDICIONES DE SEXO, IDENTIDAD Y DESTINO Las maldiciones de sexo, identidad y destino son extremadamente comunes y dañinos. Una maldición es un deseo, proclamación, oración o invocación con fines de dañar o lastimar, y para causar tormento. Para echar una maldición, muchas veces se usa lenguaje profano o insolente, con el fin de menospreciar. Puede ser el uso de ese lenguaje también para llamar a los poderes divinos o sobrenaturales para que envíen mal, un daño; para afligir. (Diccionario Merriam-Webster) Todas estas definiciones hacen resaltar el poder de la lengua. Existe amplia evidencia de que la Biblia acredita consecuencias poderosas a las bendiciones y las maldiciones. Como muestra podemos recordar a Balak, rey de los moabitas, que hizo llamar a un hombre cuyo nombre era Balaam, para que maldijera al pueblo de Israel. La razón de hacerlo era porque los israelitas habín derrotado a los amoritas y ahora acampaban en los terrenos de Moab. (Números 2224) Varias palabras son las que se usan para decir “maldición”, que son comunes en ambos el Antiguo Testamento y el Nuevo. Las palabras primordiales comparten significados generales que incluyen: maldecir amargamente, calumniar, apuñalar con palabras, condenar, hablar mal de, y jurar o proclamar una promesa. (Strong’s) Nuestra manera de expresarnos es muy importante. Proverbios 18:21 procalma, “La vida y la muerte están en el poder de la lengua”. El autor no les estaba hablando a los cristianos, porque todavía no los había. El hablaba de la gente normal, la que porta cuerpos de barro. A lo largo de la Biblia, encontramos proclamaciones acerca del poder de la lengua. Necesitamos recordar que Dios le dió a los hombres dominio dentro del mundo físico. Utilizamos palabras para la comunicación entre nosotros, para expresar nuestros sentimientos, y para causar que sucedan cosas. (Santiago 3:6-10; Mateo 12:34-37, 15:18-19). Se pueden usar palabras para producir reacciones y emociones, ya sea benéficas o pecaminosas en otras personas. (1Timoteo 6:3-5) Las maldiciones pueden ser fórmulas específicas intencionadas para causar daño, mala suerte o maldad, o pueden ser palabras habladas sin pensar, ya sea de broma o en serio. Los resultados pueden ser devastadores. Porque están basadas en el pecado, las maldiciones atraen consecuencias. Vamos a explorar diferentes tipos de maldiciones, y ver como hemos sido malditos, y como hemos maldito a otros o a nosotros mismos. Las Maldiciones por Medio de la Línea Familiar Como anotamos anteriormente, Dios Padre y Jesús proclamaron y describieron las consecuencias de varias formas de rebelión en contra de las Leyes de Dios. Ellos mencionaron linajes sanguíneos específicos, grupos de personas, ciudades y naciones. En el Antiguo Testamento, Dios usaba a Sus profetas para advertir sobre esas consecuencias, y para describir la forma que tomarían. Nos pueden afectar las maldiciones, por algo hablado o hecho hace generaciones. Noé maldijo a su nieto, Canaan. De Canaan descendieron muchos pueblos o grupos de personas. Creemos que la maldición de Noé sobre esas naciones ha afectado a mucha gente a lo largo de los siglos. (Genesis 9:2527) Un buen ejemplo de la importancia de la palabra hablada se encuentra en la historia de Jacob y Esaú. (Genesis 27:14-41). En este caso, no fue maldición lo que se habló, sino que bendición. Vemos aquí la importancia que asignaban ambos muchachos a esa bendición que Isaac pretendía hablar sobre Esaú, ya que llegó el tiempo para impartirla. Esaú recibió una bendición, pero no era la bendición que él quería. Había vendido su primogenitura a su hermano por una cazuela de comida. El mismo se timó y se perdió de la bendición, porque despreció la 54
  • 55. herencia que le correspondía como el primogénito. (Genesis 25:29-34) La maldición percibida que recibió Esaú, vino en forma de una bendición menor. Como resultado, todas las generaciones que han salido de su linaje, han recibido la maldición. Las palabras son importantes. Igualmente importante es como se reciben las palabras, y lo que el recipiente de las palabras hace con ellas. La manera en que una persona perciba y actúe sobre lo que escucha, puede ser la clave para descubrir la raíz de un problema. Las Maldiciones de los Nombres Dios ponía gran importancia sobre los nombres y su correspondiente declaración de identidad y destino. (Ver Génesis 17:5, 15, 19; 32:27-28). La palabra que más se usaba para decir “nombre” en el hebreo, significa un apelativo, como una marca o remembranza de la individualidad, honor, autoridad, carácter, fama o reporte. (Strong’s, 8034) Varias personas descritas en las historias bíblicas, reciben un nombre al nacer y otro nombre, con una identidad diferente y un destino distinto, en un tiempo más adelante. Lucifer recibió la nueva identidad nueva de Satanás por su rebelión. Basándonos sobre lo que le dijo Dios a la serpiente, concluimos que ese nombre es maldición. Genneralmente, los nombres nuevos se daban de parte de Dios, como bendición. Esto es similar al proceso de ser nacido de nuevo como hijo de Dios. Al nacer, recibimos una identidad y un destino como hijo de la oscuridad; más adelante recibimos la nueva identidad y el nuevo destino, como hijo de la luz. Aunque los nombres deben bendecir nuestra identidad y destino, también pueden ser de maldición. Un nombre dado a un niño en el vientre puede ser maldición. Podría definir al bebé como no deseado, un accidente, o un error. Los niños que supieron así que no eran deseados, crecen con un sentir persistente que debieron de haber muerto, en vez de nacer. Por causa de que recibieran el mensaje de que no debieron haber sido concebidos ni nacidos, ellos viven con la maldición del aborto. Aunque al cuerpo se la permitió sobrevivir, el aborto se ha manifestado en sus relaciones, educación, matrimonios, carreras, esperanzas y sueños. Algunas mujeres nos han compartido que sus padres esperaban un varón debido a su cultura, porque necesitaban labradores para su finca, o porque ya tenían cuatro mujeres y deseaban un varón. Nos han compartido hombres que sus padres ya tenían tres varones y deseaban una niña; o que mamá odiaba a los hombres y a los niños y deseaba tener sólo niñas. Hay muchas razones por las cuales el sexo de un niño no sea aceptable para sus padres u otros miembros de la familia. El nombre que se le da a un niño, también puede contaminar el verdadero sexo, identidad y destino. No obstante la razón de hacerlo, su efecto sobre los niños es el mismo. Ellos se llenan de auto-odio cuando creen que son del sexo equivocado. Al recibir el mensaje que hay algo que está mal con ellos, y que no hay nada que ellos puedan hacer para remediarlo, son malditos su identidad y su destino. En los tiempos de la Biblia, cuando nacía un niño, los padres pasaban ocho días ayunando y orando para determinar el nombre del niño. Ellos conocían la importancia de un nombre para que proclamara la identidad y el destino. Desafortunadamente, hemos ministrado con gente cuyos padres no tenían ese conocimiento. A un hombre le habían puesto el nombre del loco tío Harold. Sus padres habían sentido pena por ese tío, porque a nadie le caía bien. Pensaron que ponerle su nombre a su hijo, sería una bendición para el tío. Tristemente, no consideraron el efecto sobre el corazón de su hijo cuando él descubriera como y porqué recibió su nombre. 55
  • 56. Otros padres nombraron a su hijo por una muy amada perra de la familia. La perra era grande, peluda, desaliñada, y siempre se babeaba. Ellos sabían que algún día se moriría la perra, así que al usar su nombre, le daría a la perra una medida de inmortalidad durante sus vidas. Cuando la niña tuvo suficiente edad para comprender, le dijeron como había recibido su nombre. Quizás todo esto era bueno y aceptable para la perra y sus dueños, pero ¿qué le dice al corazón de la niña? Ella recibió el mensaje que su razón de existir, y su destino, era para ser el reemplazo de la perra amada. Ella creció sintiendo que nunca había tenido una identidad propia. Ese mensaje se reforzaba cada vez que se mencionaba su nombre. Las Maldiciones de los Apodos Cuando nacimos, el nombre que se escribió en el acta de nacimiento se convirtió en nuestra identidad legal. Al ir nosotros creciendo, otros nombres pueden reemplazarlo. A veces llevamos nombres de cariño o versiones cortas del nuestro propio, o nos los ganamos (o nos los dan independientemente de ser merecidos). Muchas veces los apodos nos los ponen nuestros papás, los otros niños en la escuela, maestros, entrenadores, asociados de negocios, expertos médicos, pastores y otras figuras de autoridad. Un apodo es un nombre que se añade o se sustituye por el nombre propio. Puede ser por cariño, burla, o por la confianza. Por ejemplo, otros niños de seguido ponen apodos como gordo, flaco, cuatro-ojos, etc. Los niños pueden ser excepcionalmente crueles cuando quieran, o cuandos sienten necesidad de bajar de categoría a alguien. También hay apodos familiares, tales como sonso, menso, o feo. Cualquiera de una gama muy extensa sirve para contaminar o maldecir la verdadera identidad y destino. Estos apodos pueden, al principio, causar risa o caernos en gracia. Pero casi siempre representan una maldición de identidad / destino, porque raras veces se llevan de acuerdo con el nombre que el Señor ha escogido para nosotros. Otras personas usan esos apodos para dirigirse a nosotros, y el impacto que tienen sobre nosotros depende de la autoridad o importancia que tienen dichas personas en nuestra vida. Si aceptamos y usamos estos nombres, el impacto es aún mayor. La familia de una mujer la llamaba Rana. Obviamente, ella fue afectada por ese nombre y la identidad que evocaba. Aunque ella era una mujer muy atractiva de edad media, se percibía como gorda y fea. No sabía que ella tenía la potestad de rechazar la identidad que le habían otorgado, así que la aceptó y creyó la mentira, incapaz de ver la verdad por el poder de la mentira. El resultado de esta maldición sobre su vida, había sido una hilera de matrimonios y relaciones dolorosos. Un joven nos confió que él estaba contemplando el suicidio, porque su carrera, su matrimonio y su vida en general carecían de sentido. Lo entrevistamos a largas, buscando la razón del fracaso. La única pista que se vislumbró fue que su madre parecía ejercer gran influencia sobre su vida. Cuando le preguntamos como le llamaba su madre, él empezó a llorar. El apodo, que se traduce como mi pequeño inútil, se oía curioso cuando él era chico, pero le causaba vergüenza y lo humillaba ahora. Mientras compartía su historia, las emociones lo vencieron. Los sentimientos asociados con ese nombre eran como dagas que se hundían en su corazón. Por un tiempo, permaneció sobre la mesita de nuestra sala, un libro que contenía las definiciones de los nombres. Muchas veces, después de una ministración, buscábamos el nombre de la persona con la que habíamos ministrado, para ver la interpretación bíblica. En todos los casos, la obra que Satanás había hecho en sus vidas, era convencerles de que ellos eran lo contrario de lo que sus nombres significaban. Usaba a las familias, los amigos y las figuras de autoridad en la vida de cada persona, para lograr sus fines. Para muchos, la palabra maldición trae a mente la imagen de una vieja harpía, encorvada sobre un caldero hirviendo, mascullando incantaciones. Una bruja puede llevar un largo vestido negro, portar 56
  • 57. cabellera negra y lacia, y traer un pentagrama de plata colgado en una cadena. A pesar de ese esterotipo, una bruja puede vestir como cualquier persona trabajadora normal, o de alta moda, conducir un auto de lujo, y moverse en los estratos más altos de la sociedad. Podemos recibir maldiciones sin darnos cuenta. Estas maldiciones pueden ser desde las incantaciones de una bruja, hasta la maldición iracunda, hablada sin pensar, de un extraño que hayamos ofendido mientras manejábamos el carro. Alguien puede pedir o pagar para que nos echen una maldición, o sobre nuestra iglesia, familia o negocio. Hay tiendas ocultistas, donde se pueden comprar cosas para hacer hechizos mágicos. Se pueden consultar a los brujos profesionales. Se pueden encontrar, con toda seguridad en cada pueblo o ciudad. Ellos creen sinceramente en los poderes de la hechicería. Por dinero suficiente y una foto, muchos estarían dispuestos a echar una maldición sobre la persona.. Al ministrar con gente que ha estado involucrada en el ocultismo, nos han dicho que alguien puede caminar por una tienda departamental, tocando la ropa, impartiendo influencias espirituales; o que un satanista puede espolvorear un polvito cargado de cosas espirituales sobre la comida en un restaurant. También hay presuntos cuentos de satanistas que trabajan en hospitales, usando su posición para afligir, o hasta matar. Nos han descrito estas cosas y nos parecieron creíbles. Desde la perspectiva de alguien que sirve a Satanás, el dolor, el sufrimiento, la enfermedad o la muerte infligidos en otros, representan sacrificios a Satanás, y sirven a su reino. Las personas que realizan estos sacrificios creen que por medio de ellos, recibirán poder de Satanás a cambio, y se motivan sobremanera. Los padres bien intencionados pueden llevar a sus hijos a un espiritista, o un shamán para buscar sanidades y bendiciones. Los practicantes pueden impartir lo espiritual dándoles algo de tomar, untando sus cuerpos con preparaciones, soplando sobre ellos con un líquido en la boca, frotándolos con cenizas, o soplarles humo. Hay muchas maneras de sujetar a los niños bajo las fuerzas espirituales. Creemos que es posible llevar a un niño con una bruja para obtener sanidad física, y ver que tengan alivio de los síntomas físicas. También creemos que el alivio será sólo temporal. En estas situaciones, se les ha dado entrada legal a los espíritus perversos, en el cuerpo del niño. Existen grupos religiosos e iglesias que permiten y hasta aprueban este tipo de actividades en sus medios; sin embargo, Deuteronomio 18:10-12 proclama que son abominación al Señor. Satanás y sus secuaces son incapaces de dar cosas buenas, no obstante cuan benéficas parezcan ser. Los fines son siempre de afligir y no sanar, y usarán cualquier engaño para llegar a sus metas. Se nos dan muchas oportunidades de aceptar maldiciones por medio de las cosas que nos presentan desde entidades gubernamentales, la profesión médica, escuelas e iglesias. Los comerciales de la tele nos dicen que es la temporada de resfriados o de alergias, y que necesitamos comprar ciertas drogas para tratar las aflicciones. Si aceptamos esas predicciones y sus maldiciones correspondientes, nos apuramos a comprar esas drogas, para tenerlas a la mano para cuando nos veamos afectados. Glenna y yo nos dimos cuenta de la influencia de este tipo de maldición sugestiva, y empezamos a usar el botón silenciador del control remoto de la tele, rehusándonos a escuchar esos comerciales. Hoy día, cuando se nos presenta en la mente el pensamiento inicial de alguna enfermedad, lo rechazamos enseguida. Las Escrituras nos dicen que llevemos cautivos nuestros pensamientos, y hacerlo es nuestra tarea. (2 Corintios 10:5) Aún dentro de la iglesia, la gente dice y hace cosas que pueden ser maldiciones. Pueden ser movidas por una preocupación genuina. Conscientemente, puede que deseen bendecir, pero subconscientemente pueden seguir guardando resentimiento por algún roce anterior. La cabeza quiere hacer una cosa, y el corazón, otra. Suceden muchas cosas dentro del corazón, de las cuales ni cuenta nos damos. 57
  • 58. Y sí hay personas en la congregación cuyas oraciones no deseamos. Hemos escuchado cuando oran, y no queremos maldiciones, intencionales o no. Sin embargo, hemos aprendido a no lastimar. Tenemos que tener cuidado de lo que recibamos. Con frecuencia nos llegan personas, ofreciéndonos una palabra “del Señor”. Hemos aprendido a decir, “Con gusto recibimos toda palabra inspirada por el Espíritu Santo”. A veces nos dicen, “El Señor te ha estado poniendo en mi corazón últimamente. ¿Me dan permiso de orar por ustedes?” Si decimos que sí, les damos autoridad en nuestras vidas, y ellos podrían usar nuestra autoridad para servir a otro señor, ya sea con conocimiento o no. Podría en estos casos, obrar en contra nuestra, la autoridad que le otorgamos a otro. Hace algunos años que atravesamos un tiempo de opresión muy pesada. En respuesta a nuestra quejas en oraciones, el Señor nos sugirió que anuláramos todo permiso que habíamos dado a los que deseaban nuestro mal. Lo hicimos, y los resultados fueron asombrosos. Ahora, cuando alguien desea orar por nosotros, le decimos, “Con gusto recibimos toda oración inspirada por el Espíritu Santo”. Cuando la gente nos dice, “El Señor te bendiga”, respondemos, “Gracias. Con gusto recibimos toda bendición de nuestro Señor”, porque no sabemos a qué señor se refieren. No sentimos ningúna paranoia, ni temor ni enojo, ni tampoco deseamos ofender. Sin embargo, debemos basarnos en la realidad. Debemos ser tan astutos como la serpiente, y al mismo tiempo, tan mansos como la paloma. (Matthew 10:16). Si alguien nos acosa con maledicencias o lenguaje soez, no tenmos que temerles, ni enojarnos con ellos. Simplemente podemos decir, “No es eso lo que dice mi Señor de mí, y la única opinión que tiene importancia, es la de El”. Las Maldiciones de la Familia Las maldiciones que provienen de la familia abarcan todas las categorías de maldiciones. Frecuentemente echan raices desde una muy temprana edad, y se nos pegan como chicle por el resto de la vida. Porque al hombre la fue dado el dominio, nuestras palabras son poderosas. Cuando las usamos para criticar, condenar o asignar culpabilidad, hacemos grandes daños. Cuando se usan para apuñalar el corazón, los efectos permanecen por largo tiempo en nosotros. Esta es una descripción del hobre caído. (Ver también, Salmos 14:1-3; 53:1-3; 5:9; 140:1-3; 10:7; Romanos 3:10-18). No es de maravillarse que esta descripción se aplique a las familias. Creemos que es normal que los padres, y otras figuras adultas de autoridad, por su propio quebrantamiento, digan cosas que lastimen y que funcionen como maldiciones. Exsisten casos en los que los hijos maldicen a sus padres, pero muchos más frecuente es que los padres maldigan a sus hijos. Hace muchos años, observé a una mujer que arrastraba a su niño de cinco años por un restaurante sujetado de una muñeca. Al pasar por el lugar donde yo estaba sentado, escuché que él le preguntaba, “¿Por qué me agarras así, Mami?” Ella le respondió, “¡Porque cada vez que te suelto, te metes en problemas!” Vaya mensaje maravilloso para sembrarlo en el corazóm de un niño. Los niños no saben que ellos pueden negarse a aceptar las maldiciones. Las voces de sus padres, abuelos, tios y hermanos mayores, representan para sus pequeños corazones, a Dios. Imagínate a un niño diciendo, “No recibo esa maldición porque no es lo que Dios dice de mí.” ¿Puedes visaulisar la respuesta de los padres? Los niños ejercen mucho cuidado cuando saben que hay posibilidad de que se desate cualquier forma de violencia. Para poder sobrevivir, ellos tratarán de abstenerse de proferir palabras o frases inflamatorias. 58
  • 59. Los ataques verbales que provienen de los miembros de la familia, en su mayoría, no se los buscan los niños, y ellos los reciben como maldiciones. Los ataques vienen de los que debieran amar y proteger a los niños, y tener el cuidado de siempre hablarles bendiciones a su corazoncitos. Las palabras de una maldición pueden ser bien intencionadas, con fines de ayudar o consolar. Recordamos a una niña que luchaba a diario con sus tareas de matemáticas. Después de un tiempo de ver a su hija batallar y quedar frustrada, la madre trataba de conslarla diciendo: “Yo tampoco nunca dí con bola en las matemáticas. Debes de ser igual a mí”. La niña recibió el mensaje de que más valía que se diera por vencida, porque nunca tendrá éxito con las matemáticas. ¡PAMPLINAS! La mamá no supo que ella misma le servía de agente del enemigo mayor de nuestras almas al darle voz a la mentira. La niña no era propiedad ni de sus padres, ni de su familia. A los padres se les confió la responsabilidad de actuar como administradores sobre su vida. Dios les encargó la tarea de cuidarla, proveer para sus necesidades, y de representarlo a El de buena manera, para que algún día ella pudiera establecer una buena relación con Dios. La siembra de maldiciones en su corazón no representaba bien a Dios. Cuando los padres disciplinan a un niño diciéndole que es malo, o si le dicen, “que vergüenza contigo”, lo están maldiciendo. Pueden decirle al niño, “Si no te portas bien, Dios no te va a querer”. ¿Puedes ver como esto contamina la imagen de Dios en el corazón de un niño? Además, es mentira. Dios nos ama a todos con amor incondicional. Con frecuencia los padres no le dicen al niño que lo que hizo estuvo mal, sino que le dicen que él es un niño malo, o tonto o feo. El niño podría quizás modificar su comportamiento, pero no hay nada que pueda hacer sobre lo que es. Cuando estos fallos son emitidos por las voces de autoridad, se convierten en dagas espirituales y se entierran profundamente en el corazón del niño. Vamos a suponer que un niño, que sabe que se ha portado mal, camina cruzando la habitación donde está sentado su papá. Al pasar por donde está el papá, éste le echa una mirada por encima de sus anteojos. Es una mirada que dice, “Tú no eres bienvenido aquí. Ve a tu cuarto”. No tiene que decir nada en voz audible. Con sólo la mirada, la expresión de condenación y aplicar la ley de hielo, le dice al niño que algo hay de malo con él, porque si no fuese así, no mereciera ese trato de parte de su papá. El niño aprende a identificarse como malo. No sabe que puede negarse a aceptar esa identidad. Muchas veces, un niño que cree que es malo, decide: “Si yo soy malo, más vale dque me porte mal”. Y los adultos se sorprenden con el cambio repentino en el comportamiento del niño. Pero sólo está respondiendo de manera lógica a la falsa identidad de la maldición que se ha atorado en su corazón. Otro ejemplo es el niño que va a la escuela y sueña despierto durante sus clases. Al terminar el semestre, lleva a casa su boleta, y se la da con desgano a su papá. Después de esudiar la boleta, su padre empieza su diatriba de costumbre, gritando: “¿ES ESTO LO MEJOR QUE PUEDES HACER? ¡DESPUES DE TODO LO QUE HEMOS HECHO PARA TI! ¡DESPUES DE TODAS LAS VENTAJAS QUE SE TE HAN DADO; DESPUES DE TODO LO QUE HEMOS SACRIFICADO PARA QUE TU LOGRES UNA BUENA EDUCACION, Y ¿ESTO ES LO MEJOR QUE PUEDES HACER? ¡ME DAS ASCO! ¡ERES IGUALITO A TU TIO! EL SIEMPRE HA SIDO UN BUENO PARA NADA, UN FRACASADO Y PERDEDOR, Y ¡TÚ ERES IGUALITO QUE EL! ¡QUITATE DE MI VISTA! ¡NI SIQUIERA QUIERO VERTE LA CARA!” Al pasar los años, todas esas proclamaciones se manifiestan. Papá toma café con sus amigos y se lamenta, “No sé qué fue lo que pasó con ese muchacho. Tuvo todas las ventajas y oportunidades. Él es inteligente y tiene la capacidad, pero ahora se la lleva con esa pandilla, tomando drogas y cometiendo crímenes. Debe haberlo arruinado la sociedad; no sé qué otra cosa podría ser”. 59
  • 60. Cuando éramos niños, nos decíamos, “Los palos y las piedras podrán quebrar mis huesos, pero las palabras no me lastiman. Sticks and stones may break my bones, but words will never hurt me.” ¡Pamplinas mayores! Si a alguien se le pega con un palo, la herida física se quitará en relativamente poco tiempo. Pero si es puñalado con palabras, la herida emocional puede durarle toda la vida. Es por eso que necesitamos a un Sanador. Con la sabiduría que encontramos en las Escrituras, se nos dice que no tomemos en el corazón todo lo que nos diga la gente, porque podemos escuchar maldiciones. (Eclesiastés 7:20-21) Se nos permite que hagamos una elección. ¡Tenemos permiso de decir que no! En este caso, la expresión aplica tanto con las maldicioned como con las drogas. Todos hemos sido maldichos, no obstante si lo reconozcamos o no. Cuando los miembros de una familia se hacen burla unos con otros en maneras que producen maldiciones, se contaminan tanto su identidad como su destino. Este proceso de la contaminación empieza en nuestras vidas desde una edad muy temprana. El enemigo de nuestras almas usa cada momento para atormentar a los hombres y las mujeres. Debido a que sus armas mayores son el engaño y la intimidación, él selecciona a los más inocentes e indefensos como sus blancos. A manera de ejemplo, quizás un niño se ha mojado su cama, y le han obligado a quedarse acostado en lo mojado, como castigo. Quizás se le ha pegado, o le han frotado la cara contra las sábanas, o le han abusado verbalmente, ridiculizádolo y humillándolo, todo con el afán de entrenarlo. Esto contamina su identidad y presagia su destino. Considera a un bebé con el pañal sucio, sintiendo la incomodidad de la comezón y el escozor, llorando por ayuda. Imagínate los efectos emocionales que se producen al darse cuenta de que a nadie le importa, porque sus necesidades físicas no están siendo satisfechas. Imagínate cómo sentirá la injusticia este bebé, y la maldición que recibe como resultado de lo que percibe. Nos han dicho que algunos miembros de la familia obligan a los niños a comer o beber desechos corporales como parte de un ritual o como el abuso sistemático. ¿Qué tan puros y limpios podrán ser los pensamientos de tales víctimas? Las víctimas de abusos sistemáticos sexuales, emocionales y físicos, ciertamente abrigarán actitudes y creencias acerca de si mismos, que son maldición sobre sus identidades y sus destinos. Estas mismas creencias con frecuencia, disparan comportamientos autocontaminantes, que son el fruto de esas maldiciones. No obstante nuestra destreza para disfrazar estas traumas y enterrarlas profundamente en nuestra alma, sus efectos son profundos. Se convierten en poderosas maldiciones que afectan nuestra salud física, emocional y espiritual. Además afectan nuestra capacidad para relacionarnos con otras personas, con nuestro Creador y con nosotros mismos. Afectan la manera en que actuamos, como hablamos y respondemos a los sucesos de la vida. En estos casos, las maldiciones fueron invocadas tanto por acciones que inducen traumas, como por las palabras. A través del tiempo, estas actividades generan expectaciones de más contaminación y abuso. Frecuentemente las víctimas verbalizan estas expectaciones entre sí y a otras personas, perpetuando así la maldición. Esto no es una teoría. Hemos conocido a mucha gente que ha llegado a creer que estos abusos y la contaminación son normales. Nos Compramos La Maldición Como se describe arriba, hay muchos tipos diferentes de maldiciones que pueden habernos afectado. Sin embargo, sólo representan un pequeño porcentaje del total. Un porcentaje mayor es representamos por las maldiciones que nosotros pagamos para tenerlas, a través de varias formas de hechicería. 60
  • 61. Hablar con los espíritus de personas muertas, en busca de conocientos secretos, o para pedirles que cambien o ejerzan influencia sobre los sucesos, se llama necromancia. Cuando nos involucramos en tales prácticas, permitimos que los espíritus asociados con ellas, tengan influencia en nuestras vidas. El Rey Saúl sabía que era rebelión que él cometía contra la Palabra de Dios al meterse a hacer la abominación de ir con la médium en Endor, para comunicarse con el profeta Samuel, quien ya se había muerto. La médium vio a un hombre viejo, cubierto con un manto, al cual ella identificó como Samuel. El espíritu profetizó que serían entregados Saúl y el pueblo de Israel en manos de los filisteos. Le dijo además, “Mañana tú y tus hijos estarán conmigo”. Esta sesión de necromancia fue exitosa en cuanto localizó a quien buscaba, y el resultado fue una maldición. El ejército de Israel fue derrotado, y murieron Saúl y sus hijos. (1 Samuel 28:5-19; 31:1-6) Los jóvenes en Estados Unidos, a veces juegan a lo que llaman María Sangrienta (Bloody Mary o Mary Worth), sobre todo en las fiestas no supervisadas. Se les ha engañado, y creen que sólo es una diversión, así como el Halloween es solo uns diversión. Prenden una vela en una habitación oscura, la ponen frente a un espejo, y llaman a María. A veces, aparece un ser en el espejo, y el jóven se asusta tanto que ya no lo vuelve a hacer. Pero a veces, a través de una experiencia así, se forma una alianza entre la persona joven y el espíritu. Porque fue solicitada la presencia del espíritu, ése se aprovecha de lleno de la oportunidad. Si es que puede establecer un lugar dentro de la vida de la persona joven, se hace plantón allí hasta que se le desaloje a la fuerza. Y funcionar como médium o espiritista subyuga a la persona que lo hace, y la pone bajo el control de ese espíritu. En cualquier tiempo y de cualquier manera que les pidamos a los espíritus que nos revelen sabiduría oculta o cosas del futuro, es adininación. Muchos de nosotros, incluyendo cristianos, hemos ido con brujas para que nos lean las cartas, o hemos consultados los mapas astrológicas. En Bulgaria, ministramos con gitanos Turcos quienes asistían a las iglesias los domingos por la mañana, y en la tarde iban a la plaza de la ciudad para poner sus mesas y leer sus cartas y bolas de cristal. Existen muchas formas, instrumentos y prácticas de adivinación. Entre otras cosas, se usan cartas, bolas de cristal, o péndulos. Algunos dicen poder leer las protuberancias que tenemos en la cabeza, las líneas de nuestras palmas, las hojas de té, el asiento del café, y los mapas astrológicos. En la sección de juegos de una tienda de juguetes típica de EEUU, podemos encontrar tablas ouija, la bola negra del ocho, y otros juegos de adivinación. Todos son diversificaciones de la hechicería y la magia, y son abominaciones delante de Dios. Una joven esclava, poseída por un espíritu de adivinación, ya reconocida como quien podía adivinar el futuro, siguió a Pablo por varios días por las calles, gritando a todos la verdad acerca de la identidad de Pablo y la de sus acompañantes. After many days, Paul was greatly annoyed and turned to the spirit and said, “I command you in the name of Jesus Christ to come out of her.” La Biblia dice que el espíritu la dejó en esa misma hora. ¿No te parece un poco raro que provocara a Pablo, un espíritu que dijera la verdad? (Hechos 16:16-18) Pablo conocía la naturaleza de su enemigo. Sabía que Satanás y sus secuaces eran incapaces de hacer algo bueno. Aunque las palabras eran verdad, la motivación era de hacer un mal. Mucha gente se confunde en esto: Parecen creer que Satanás puede ser malo, perverso, y aún hacer cosas buenas. Algunas personas llaman a Madame Zelda, por su línea de número 900. Esas personas lo piensan mucho para darle una ofrenda a la iglesia, pero con gusto pagan los cuatro dólares por minuto que les cuesta recibir una maldición de una lectora espiritual o practicante de la astrología. 61
  • 62. Todas las formas de adivinación representan maldiciones, no importa qué tan buenas parezcan ser. La bruja o el brujo usa un espíritu de adivinación. Cuando ella te dice que algo va a pasar, y tú escoges creerle, los subalternos del espíritu de adivinación son asignados al caso para causar que suceda lo que creíste. Puede que parezca buena la fortuna, pero ni Satanás ni su reino son capaz de dar buenos regalos. Supongamos que a una mujer joven se le dice que ella va a conocer a, y casarse con, un desconocido alto, guapo y de tez oscura. Suena magnífico, pero después de casarse con él, ella descubre que el sótano de su casa está lleno de instrumentos de tortura. Satanás nunca da nada que no traiga su agijón pegado. Hay gente que usa la hecicería y la magia para intentar tomar control. Ellos se rebelan contra la autoridad de Dios y se atraen maldiciones sobre sí y sobre otros. En la sección 4, discutiremos los asuntos del control, la rebelión y la hechicería con más detalle. Duras cosas dice el Señor acerca de tales actividades.. “You shall not learn to follow the abominations of those nations. There shall not be found among you anyone who…practices witchcraft, or a soothsayer, or one who interprets omens, or a sorcerer, or one who conjures spells, or a medium, or a spiritist, or one who calls up the dead. For all who do these things are an abomination to the LORD, and because of these abominations the LORD your God drives them out from before you” (Deuteronomy 18:9-12). [Emphasis ours] Cuando nos entregó la Ley, Dios ordenó que a cualquiera que encontraran practicando las obras de magia y hechicería, fuera ejecutado. Aquí tenemos otra gran oportunidad para que los críticos de Dios pregonen cuan grande es Su sed de sangre. Al contrario, Sus acciones u mandamientos están basados en el amor. El conocía, mejor que nadie, las terribles consecuencias que Su pueblo pagaría como resultado de utilizar los poderes espirituales o demoniacos. Nosotros Nos Maldecimos ¿Y qué hay de nuestras propias actitudes, creencias, percepciones y expectaciones? Han sido formadas por las cosas arriba descritas, y nos afectan profundamente en nuestra alma y en nuestra vida. ¿Cómo las formamos, dónde empezaron, y cómo se manifiestan en nuestra vida? Nuestra voz propia es la voz más poderosa de todo el mundo, en lo que respecta nuestra alma. Podemos hacer una proclamación silenciosa en nuestro corazón, o podemos proclamar de voz en cuello con mucho ruido. Podemos invocar daños, heridas, tormentos o grandes males sobre nosotros mismos. Nos echamos maldiciones cuando desdeñamos nuestra propia identidad que Dios nos dio. Muchos nos despreciamos, y nuestros corazones están llenos de condenación y auto-juicio. Las maldiciones más fuertes sos los que nosotros nos echamos. Estas podrían incluir promesas, mandas y proclamaciones que hayamos hecho en cualquier tiempo en la vida. Hemos escuchado a la gente hablar sobre sí maldiciones de manera claramente consciente, y las hemos escuchado que se proclamen sin pensar, o en broma. No importa cómo se digan. Ya sean intencionales o sin pensar, los resultados pueden ser igualmente devastadores. Nosotros le hemos asignado a este fenómeno, el nombre de auto-habla. Les damos mucho más poder a las expectaciones y la desesperanza cuando las combinamos con nuestra fe. Cuando nos preocupamos y entramos en angustias acerca del futuro, estamos mezclando nuestra fe con la espera de cosas malas. No solamente es pecado esto, por no confiar en Dios, sino que también es maldición. La Biblia nos confirma que somos afectados en gran manera por lo que creemos en nuestro corazón, porque lo que creemos se manifiesta. (Proverbios 23:7) Jesús, al confrontar a los fariseos, proclamó que nuestras palabras nos bendicen o nos maldicen. (Mateo 12:34-37) Cuando usamos nuestras palabras para ponernos de acuerdo con la Palabra de Dios acerca de 62
  • 63. nuesta identidad y destino, somos bendecidos. Pero cuando usamos nuestras palabras para acordar con el mundo o con Satanás acerca de nuestra identidad y destino, nos maldecimos. (Santiago 3:2-10) Esto se ilustra en las historias que tenemos del éxodo de Egipto. Por causa de que los hijos de Israel funcionara en rebelión, tanto en sus corazones como de sus bocas, Dios honró sus proclamaciones de que iban a morir en el desierto. Casi parece que Dios les dijera, “Tu vountad te sea hecha.” No hay indicación de que esto fuese la voluntad de Dios para ellos. A nosotros nos parece que El manifestaba tristeza cuando respondía a sus proclamaciones y quejas. (Números 14:28-29; Hebreos 3:17-19) Dios acepta las elecciones o decisiones que hace Su gente, porque los ama demasiado, y no impondrá Su voluntad sobre sus vidas, aún cuando sería mejor para ellos. ¿Alguna vez has escuchado después de la reunión de la iglesia, a la gente que juega competencias para establecer quien es el más miserable? La hermanita fulana les cuenta a todos de sus enfermedades y las drogas que se tiene que tomar, de su familia miserable, y su vida miserable. Respondiendo, el hermano perengano le asegura que ella realmente no sabe lo que es el dolor. El describe, con lujo de detalle, sus enfermedades y las drogas que toma, junto con los efectos secundarios de éstas. Le cuenta de su trabajo, de cuán miserable se siente él, de los miembros de su familia, y las maneras en que le hacen sufrir. Como resutado de los males que él enumera, el hermano mangano se gana el premio por ser el más miserable de la iglesia. Sospechamos que, en lo espiritual, se ha de ganar una medalla con una grande y brillante letra “M” por miserable. Luego, se va a su casa miserable, se toma un café miserable, y se pregunta que si qué pasará con Dios. “¿Por qué Dios permite que sucedan estas cosas malas en mi vida? ¿Por qué no me muestra Su amor y provisión, como lo hace con otra gente?” Una vez más, el Señor proclama, “Así sea contigo, de acuerdo a tus palabras.” En un lugar aborrotado, alguien enseguida de nosotros estornuda. Casi de inmediato, sentimos un cosquilleo en la garganta o la nariz. Pasa súbitamente por la mente el pensamiento de que hemos pescado una gripa. Al aceptar ese pensamiento, incrementamos nuestras probabilidades de ser afectado, no obstante que se requieren varios días para que una gripa se manifieste con síntomas en el cuerpo. Esto nos trae a flote otro asunto. Algunas personas no entienden la diferencia entre un testimonio y la realidad. Si no nos sentimos bien, podemos afirmar lo que dice de nosotros, nuestro Creador. Sin mentir, podemos decir, “Me siento un poco abatido el día de hoy, pero por los azotes de Jesús soy sano. Estoy seguro que voy a estar bien, porque es en esta verdad que voy a permanecer.” (1 Pedro 2:24) No estamos obligados a decir, “estoy bien, todo es color de rosa,” cuando no sea cierto. Cosa seria es que alguien te eche una maldición, o que tú le eches una maldición a otro. Por causa de la programación que hemos recibido del mundo que nos rodea, nuestra computadora del alma se ha llenado de software obsoleto y no benéfico. Nescesitamos reemplazar ese viejo software de maldición con la Palabra de Dios, para poder reprogramar nuestra computadora con vida. Las Maldiciones Sobre Otros Otra manera de maldecirnos es por medio de maldecir a otros. Vimos en Eclesiastés acerca de las maldiciones que otros nos ofrecen con sus palabras. El mismo autor también dice que nuestros corazones saben que hemos maldicho a otros. (Eclesiastés 7:22) Por causa de los medios ambiente disfuncionales en los cuales la mayoría somos formados, es común que digamos cosas desagradables acerca de nuestros padres. Mucho de lo que digamos puede estar bien fundado, cuando menos a nuestro ver. Sin embargo, estas cosas nos presentan con un problema espiritual. Jesús tomaba muy en serio este tipo de maldición. (Marcos 7:10) Todos hemos maldicho a otros con nuestras palabras o acciones, en algún tiempo de nuestras vidas. Puede que hayamos usado la crítica o que hayamos juzgado, o que hayamos usado apodos que no 63
  • 64. edificaban para nada; a lo mejor hicimos de menos a un hermano o hermana, amigo o a un hermano de la fe. Podemos percebir lo que hacemos como cariñitos, o algo de broma, y pensar que caemos en gracia cuando decimos cosas derogatorias de otros. A lo mejor decidimos que la persona en jaque necesita que se le bajen los humos, y nos encargamos de darle un aguijón en forma de comentarios sarcásticos y negativos. No siempre están a la vista las consecuencias de haber hecho tales cosas. Sin embargo, nos debemos preguntar, “¿Así es como Dios realmente ve a esta persona?” Si la respuesta es no, necesitamos renunciar a nuestras palabras. Creemos que esas palabras tienen un efecto espiritual sobre nuestra vida, por lo que dijo Dios de recibir de vuelta lo que hemos repartido. (Lucas 6:37-38; Malaquías 3:10) Se nos asegura que recibiremos bien por bien, y mal por mal. Sin pensarlo siquiera, proclamamos maldiciones hacia nuestra familia, ciudad, institutos gubernamentales, y escuelas, Nuestras palabras llevan gran poder. (Proverbios 18:21) Nuestra responsabilidad es la de usar esas palabras de acuerdo con la voluntad de Cristo. (I Timoteo 6:3-5) La Escritura nos dice que tenemos el poder. (Apocalipsis 12:11) La Palabra dice también que somos responsables por cada palabra que sale de nuestra boca. (Mateo 12:36-37) Desde que nos dimos cuentas de la importancia de las palabras, nos preguntamos mutuamente, “¿Es esto realmente lo que quisiste decir?”, o “¿Esto realmente es lo que quieres que pase?” Sabemos entonces que más vale que revisemos lo que acabamos de decir. Generalmente, hacemos una oración cortita como, “Señor, renuncio esas palabras; Te pido que las hagas caer al piso sin ningún poder. Clamo el poder de la sangre de Jesús sobre todas mis palabras y sobre todas las maldiciones que haya proclamado sobre mi familia, mi iglesia, mi comunidad o sobre mí mismo.” Por ser nosotros los que hablamos las palabras, somos los que compareceremos en juicio delante de Dios. Si yo le digo a alguien, “Oh, hermana, te ves tan bonita hoy,” más vale que lo diga sinceramente. Si es que estoy pensando, “Ay, esa vieja dolor de cabeza, tuve que hacerle la barba porque quiero algo”, entonces tengo un problema, porque ya está grabado en el cielo. Yo algún día estaré delante del Señor para rendirle cuentas de cada motivación, y cada cosa que dijo o pensé. Nada se pasará desapercibida. No sólo debemos vivir con los efectos de las maldiciones aquí, sino que también los trataremos en la eternidad. Tenemos Una Alternativa La vida y la muerte están en el poder de la lengua. (Proverbios 18:21) Podemos hablar muerte; o podemos hablar vida. Las armas de nuestra milicia no son temporales. (2 Corintios 10:4) Debemos llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo, y hablar de acuerdo con El. (2 Corintios 10:5) Debemos ser la voz de Dios aquí en la tierra. Necesitamos asegurarnos de que nuestras oraciones no estén guerreando contra la voluntad de Dios, y de que Satanás no esté usando nuestra voz para promover su reino. Se nos dice que debemos decirnos salmos, canciones y bendiciones espiritualesuno a otros, a nuestras ciudades y aldeas, y a nuestros líderes de gobierno. (Colosenses 3:16; Mateo 5:44; Lucas 6:28; I Pedro 2:17) Debemos hablar bendiciones y no maldiciones. Quizás tengamos necesidad de arrodillarnos delante del Señor, para arrepentirnos de las palabras ociosas que hayan salido de nuestra boca. Debemos empezar a hablar bendiciones para nuestro país. El Señor designó a nuestro Presidente y al gobierno. Podemos no estar de acuerdo con todo lo que ellos hagan o digan. Ellos ocupan dichos puestos porque Dios pone a las autoridades sobre nosotros. Hay Escrituras que nos dicen que no toquemos a los ungidos del Señor. (I Samuel 24:6; I Crónicas 16:22) 64
  • 65. ¿Quienes somos nosotros para hablar en contra de lo que Dios ha puesto? Debemos honrar a Dios por lo que El hace, cumpliendo con la parte que nos toca a nosotros. No tenemos que estar perfectamente de acuerdo con el pastor que sale en la telelvisión, ni con el que predica en la iglesia que queda en la otra calle. Si creemos que están equivocados, debemos de estar peticionando al Señor para que El inunda sus corazones de luz, de vida y de verdad. Debemos estar pidiéndole al Señor que llene las iglesias con Su Espíritu Santo, y haga que Su voluntad prospere allí. Debemos escoger hablar vida, y no muerte. Puede ser que no sepamos cómo orar por ciertas situaciones, pero es nuestra responsabilidad como cristianos, orar. El Señor ha elegido usar nuestras oraciones para hacer prosperar Su voluntad en la tierra. Si no sabemos cómo orar por nuestro presidente, nuestros líderes de la ciudad, una iglesia o nuestra congregación, siempre podemos pedirle que haga Su voluntad. Algunas gentes oran así; “Señor, yo no sé cómo orar, así que oro de acuerdo con Tu Espíritu. Te pido que Tú ores a través de mí para que se haga Tu voluntad en esta situación, por esta persona, o en este grupo de personas.” Uando el modelo que nos enseñó Jesús, podemos orar, “Padre celestial…quiero que venga Tu reino y que Tu voluntad se haga en la tierra como en el cielo; en mi corazón y mi vida, en en mi familia y mi iglesia, en mi comunidad, en mi país, en mi gobierno, en Los Pinos, el congreso y el senado, en las escuelas, en los cuerpos policiacos, en las cortes, en los medios noticieros y en la industria del entretenimiento.” (Mateo 6:9; Lucas 11:2) No es complicado. Imagínate qué pasaría si cada cristiano orara así todos los días. No podemos fallar si pedimos que se haga la voluntad de Dios. No tenemos que saber cual sea Su voluntad. No estamos certificados para llevar puesta la placa que dice Dios, así que podemos confiar en El para que decida lo mejor para nosotros. Cuando pedimos que Su voluntad se haga en cada nivel de la vida, Le estamos otorgando la potestad de mandarnos ángeles para asegurar que las cosas se hagan de acuerdo a Su voluntad. Las Maldiciones De Traumas Físicas y Emocionales Existe un asunto en nuestra vida pertinente al trauma física y emocional. Aunque vemos esto como otro tipo de maldición, lo hemos separado de la sección anterior para ver desde otra perspectiva la maledicencia y sus consecuencias. Nuestra vida es salpicada por asuntos normales, tales como el rechazo, el abandono, la violencia, los accidentes y enfermedades. Podemos empezar a experimentar estas cosas en la matriz, y las seguimos experimentando hasta el presente. Técnicamente, estas experiencias no son maldiciones. Sin embargo, afectan nuestra vida de casi la misma manera, estableciendo creencias y expectaciones. Nos gustaría mirar esto desde el mejor de los casos. Empezamos la vida en un lugar relativamente seguro y cómodo, que es el vientre de mamá. Nuestro mundo empieza a cambiar al llegar el tiempo del alumbramiento. El cuerpo de mamá hace cosas extrañas. Empieza a empujar y a comprimir, forzándonos a salir de ese lugar tan familiar. Probablemente sentimos temor y urgencia pñor medio de la actividad desusual, y escuchamos voces desconocidas junto con los sonidos del apuro de mamá. Esto nos causa confusión y trauma espirituales, emocionales y físicas. No recordamos conscientemente los sucesos, pero es inevitable que, como niños, experimentamos los temores y las incomodidades que se asocian con el trabajo de parto. Si todo sale bien, después de nacer y de respirar aire por primera vez, nos ponen en una cunita de plástico. El estar separado de la mamá, quien era todo nuestro mundo, puede sembrar rechazo y abandono en el corazón de un recién nacido. 65
  • 66. En el parto difícil, podemos sentirnos aplaeado y moreteado. Ya adultos, algunos de nosotros podemos llevar todavía las indentaciones en el cráneo, marcas dejadas por los forceps que se utilizaron para asistir nuestro nacimiento. Creemos que estas experiencias crean recuerdos corporales traumáticos, mismos que tienen consecuencias emocionales y espirituales a largo plazo. Las experiencias normales del crecimiento garantizan más heridas y golpes. A veces estos golpes pueden ser físicos, a veces emocionales, y a veces ambos. Estas experiencias normales pueden incluir la violencia que se asocia con la victimización y los abusos. Pueden ser suficientemente severos como para ameritar la hospitalización. Los años de la adolescencia pueden resultar bastante difíciles para la mayoría, especialmente cuando se siente la presión de alcanzar un nivel de éxito. Las actividades deportivas organizadas son duras, llamando a cada quien a buscar establecer su dominio; y al mismo tiempo que todo esto, se atraviesa por los primeros romances juveniles, con la correspondiente presión de tratar con el sexo opuesto. Todas estas cosas nos producen dolor y traumas. Los tiempos de gran estrés, tanto emocional como físico, parecen tener un efecto duradero sobre nosotros, sobre todo en lo espiritual. Cuando reaccionamos ante estas experiencias con temor, por ejemplo, abrimos la puerta para que nos atormenten las fuerzas espirituales. (1 Juan 4:18) Cuando basamos nuestras expectaciones sobre todos esos temores, las expectaciones se vuelven profecías negativas, que se auto-cumplen, impulsadas por la fe. Como tales, se vuelven maldiciones funcionales en nuestra vida. Podemos ser libres de todas las manifestaciones, síntomas, ilusiones, recuerdos corporales, y de todo lo que sirve al reino de Satanás, que hayamos recibido en el alma o el cuerpo. Podemos ser libres de todos los pensamientos, sentimientos, emociones, actitudes, creencias, percepciones y expectaciones que se hayan anidado como maldición en nuestro corazón y en nuestra vida. Además, podemos ser libres de cualquier efecto negativo espiritual de las hospitalizaciones, cirugías, procedimientos dentales, todo medicamento relacionado, narcóticos, inmunizaciones, drogas, alcohol, o cualquier otra sustancia física que haya entrado en nuestro cuerpo. Los Abusos Químicos, El Escapismo y La Falsa Sanidad Estamos convencidos que toda reacción pecaminosa al dolor y a la trauma, da al enemigo de nuestras almas, el derecho legal de afligirnos. Todos deseamos sobrevivir, y que nuestras necesidades sean satisfechas, así que encontramos maneras creativas para lograr esto. Creemos que todo pecado se basa sobre estas necesidades primordiales, y sobre nuestra percepción de lo que necesitamos para proveerlas. Como resultado, muchos hemos usado (o abusado con) drogas, alcohol u otras sustancias químicas, en un intento de escapar al dolor físico o emocional. Estas sustancias afectan nuestra salud espiritual, emocional y física. Cuando cedemos el contros de nuestra mente y sistema nerviosa por medio del uso de tales sustancias, abrimos la puerta a nuestros atormentadores. Podemos soñar despierto, y usar otros medios de escape para evitar tratar con nuestros problemas. Esta manera de escape, que es bastante común, se llama disociación. Todos hemos observado a niños y adultos sentados en medio de la actividad, con sus ojos glaseados, totalmente removidos de lo que pasa a su alrededor. Su consciente está en alguna otra parte. Calvin, el personaje de la tira cómica Calvin and Hobbs, es un buen ejemplo de un soñador despierto, porque obviamente prefiere su mundo de fantasía sobre la realidad. Este patrón de comportamiento, probablemente empieza muy temprano en la vida. Esto no nos hace malos; sólo nos hace normales. Creemos que Dios nos dio la capacidad de escapar de esta manera porque El sabía cuan dura iba a ser nuestra vida. Antes de recibir a Jesús como nuestro Salvador, eran limitadas las opciones que teníamos, pero ahora la Escritura nos ofrece una alternativa para la disociación. El Señor provee nuestro lugar de escape. (Salmos 91:1-3) 66
  • 67. Algunos, de niños fueron llevados con brujas, brujos, shamanes o espiritistas, para la falsa sanidad o los falsos beneficios. Como lo hemos dicho antes, toda forma de hechicería y magia producen infestación demoniaca, que afecta nuestros cuerpos y almas. Como cristianos, tenemos el dominio y la autoridad para declarar nuestra libertad de todo lo que se nos haya hecho. En Conclusión Todos hemos tenido muchas oportunidades para recibir maldiciones, pero podemos ser libres de los efectos de esas maldiciones, si no les damos lugar para que se aniden. A curse without cause shall not alight (Proverbios 26:2). Nos imaginamos una maldición que va volando de aquí para allá, semejante al vuelo de un murciélago, buscando donde posarse, donde aterrizar. En lo espiritual, así es. Si la maldición no encuentra una causa en la persona a quien busca, si la persona no tiene puertas abiertas, ni da ningún derecho legal, la maldición no puede anidar, y se tiene que ir. Si yo le digo a Glenna que se ve muy mal o enferma, ella puede eligir recibir mis palabras, y así ella provee un lugar para que aterrize ese pequeño murciélago; o puede elegir no recibir mis palabras. Quizás me diga, “Gracias, John, por tu preocupación, pero me siento muy bien. El Señor manda en mi vida.” En este caso, no pasa nada, porque ella no dio lugar para que aterrizara la maldición. No responde con temor ni con enojo, sino que simplemente elige no tomar en cuenta mi comentario. Muchos tomamos ofensa con suma facilidad. Les contamos a otros todo lo que se dijo y lo que no se dijo, por lo que nos ofendimos. Describimos las maneras en que nos han faltado al respeto. Desde nuestra perspectiva, la gente tiene la culpa de las ofensas que recibimos. Pero desde la perspectiva de Dios, nosotros decidimos producir las respuestas pecaminosas que abren nuestras puertas para recibir la maldición. Constantemente se mandan maldiciones a nuestro alrededor, pero no estamos obligados a recibirlas. No estamos obligados a maldecir a otros. Podemos escuchar nuestras palabras, monitorear los pensamientos que procesamos en nuestra mente, y rechazar lo que nos es de Dios. Las cosas que escuchemos y aceptemos como la verdad, pueden mantenernos en esclavitud hasta que nos demos cuenta que todas las maldiciones son mentiras, porque no van de acuerdo con lo que Dios dice de nosotros. Como creemos en el corazón, así somos. (Proverbios 23:7) Dado que pueden funcionar nuestras creencias, percepciones y expectaciones como maldición, Podemos rechazar aquellas que no nos sean de beneficio. Cuando descubrimos la verdad, rechazamos las maldiciones y renunciamos el haberlas aceptado, le quitamos a Satanás el derecho legal. Una vez eliminado el derecho legal, ese murciélago espiritual ya no tiene derecho de aterrizar ni anidar. Ya le damos el órden de desalojo, junto con la maldición que representa. En la oración que sigue, hemos incluido muchos de los asuntos descritos arriba. Si algunos no aplican en tu caso, puedes orar de todos modos, y no tendrán ningún efecto. Confiamos en que algunos sí aplican, y que esta oración te será de ayuda. Si estás de acuerdo, es tiempo de orar. Oración de Muestra: En el nombre del Señor Jesucristo, renuncio a todas las mentiras del reino de Satanás, y a todos los nombres y apodos que yo haya recibido de cualquier manera, y que no estén de acuerdo con mi verdadero sexo, identidad y destino como hijo de Dios. Renuncio también a toda maldición que haya recibido de, o a través de, mis ancestros, miembros de la familia, figuras de autoridad, amigos o quien sea. Renuncio a todo espíritu 67
  • 68. familiar que represente cualquiera de estas personas, a todas sus palabras y a toda su influencia. Renuncio y proclamo la destrucción de toda maldición asociada con la sanidad falsa o demoniaca, y a toda hecicería y magia puestas sobre mi vida o mi ser en cualquier tiempo, por cualquier medio, incluyendo mis propias palabras, acciones o creencias. Renuncio y anulo toda maldición que yo haya puesto sobre la vida o el ser de cualquier otra persona, por medio de mis acciones o mis palabras. También renuncio a toda maldición que haya recibido yo por causa de estos pecados. Renuncio a toda maldición que me haya echado yo mismo por medio de mis palabras, acciones o creencias. Renuncio el haber entregado el control sobre cualquier parte de mi alma o mi humanidad, al reino de Satanás como resultado de pronunciar o recibir estas maldiciones. Ahora proclamo la destrucción de toda maldición resultante de traumas espirituales, emocionales y físicas que he experimentado, y a todos los componentes espirituales de dichas traumas. Ordeno la destrucción de todos los efectos del abandono, la traición, la victimización y el abuso. Renuncio a toda forma de disociación y escape pecaminosa, y ordeno que todos sus efectos sean destruidos. Ordeno la destrucción de toda maldición asociada con la sanidad que no es de Dios, y a la infestación espiritual que haya afectado mi cuerpo o mi alma, como resultado de hospitalizaciones, cirugías, procedimientos médicos, procedimientos dentales, medicinas, narcóticos, inmunizaciones, drogas, alcohol, o cualquier otra sustancia que haya ganado el acceso a mi cuerpo. Proclamo la destrucción de todo pensamiento, sentimiento, emoción, actitud, creencio, percepción y expectación que se haya convertido en maldición en mi corazón o en mi vida. Ahora renuncio y ordeno la destrucción de toda manifestación, síntoma, ilusión, dolor y recuerdos corporales, así como también todo disparador, tales como sonidos, cosas vistas, olores, sabores, sensaciones y estímulos, por el poder de la sangre derramada del Señor Jesucristo. Clamo al poder de la sangre de Cristo Jesús sobre todas estas maldiciones, y ato a todo lo que sirva al reino de Satanás y que me Ordeno que salga todo lo que sirva al reino de Satanás, de cada parte de mi vida y mi ser, y también de las vidas y seres de otros a los que yo haya maldicho, y que vayan a donde el Señor Jesucristo los mande. Reclamo de vuelta toda parte de mi alma y mi humanidad: todo lo que yo haya perdido o entregado, y todo lo que ha sido muerto, hurtado o destruido. Proclamo que todo lo que yo haya recibido del reino de Satanás, se reemplaza ahora con sanidad, restauración, luz y vida, por el poder de la sangre derramada del Señor Jesucristo. Amen. EL ESPIRITU DE ANTICRISTO Jesús, el Cristo, es el único escogido antes de la fundación del mundo y ungido para la obra especial de proveer salvación. El es el ünico que puede definir nuestra identidad y destino, y llenar nuestros corazones con amor perfecto, aceptación, aprobación, significado, satisfacción, confianza, contentamiento, confort, seguridad, felicidad, paz y gozo. 68
  • 69. ¿Qué tiene que ver un cristiano con el anticristo? Si buscamos las cosas descritas arriba de alguien más o de alguna otra cosa aparte de Dios, nos estamos yendo con un anticristo. Vamos a explorar algunas de las maneras de las cuales nos afectan los espíritus de anticristo directa e indirectamente. Un anticristo puede ser un oponente que niegue la existencia del Mesías por completo, o un alterno que disminuya al Cristo verdadero, o un falsificador o reemplazo de Cristo. En el libro de Apocalipsis, capítulo 13, se describen dos bestias. La primera es la bestia que con frecuencia se denomina Anticristo. El es la que recibirá el espíritu de Satanás en los tiempos del fin del mundo. (Ver 2 Thesalonicenses 2) Sin embargo, y de acuerdo con el apósto Juan, han venido muchos anticristos, y muchos engañadores. (1 Juan 2:18; 2 Juan 7) Nótese que las idas y venidas de los anticristos son grabadas en el tiempo pasado. Han venido al mundo, han salido del mundo, y son muchos. Satanás y todas las entidades espirituales que le sirven, se oponen contra Dios, Su plan maestro de Salvación, y a Su Ungido. Concluimos que todos esos oponentes son espíritus de anticristo. El Anticristo Niega al Mesías ¿Te suenan familiar algunas de estas enunciados, mismos que son inspirados por anticristo? “No hay Dios, ni cielo, ni infierno, ni Cristo. Todo eso es sólo mitología. Yo soy demasiado inteligente como para creer en esas cosas. Pienso comer, beber y gozar, porque mañana puedo morir. Cuando estás muerto, sólo eres comida para gusanos. ¡Yo soy ateo!” En dos de sus salmos, el Rey David se refiere a los necios que dicen que no hay Dios. Por tanto, cuando escuchamos a alguien hacer comentarios como los arriba mencionados, sabemos que estamos frente a un necio. (Salmos 14:1; 53:1) Esto simplifica las cosas, porque se nos dice en Proverbios que no discutamos con un necio. (Proverbios 23:9, 26:4) Dios nos dice que no le ofrezcamos nuestras perlas a alguien así, porque pisotearán las perlas hasta hundirlas en el fango, y luego se volteará para atacarnos. (Mateo 7:6) Además, no creemos que haya tal cosa como un ateo. Todos sabemos en nuestro corazón que sí hay Dios. El dice que la creación entera declara Su existencia. También nos dice muy claramente que ninguno tiene excusa para negar Su existencia. (Romanos 1: 18-21, 10:18; Salmos 19:1-4) Sin embargo, son muchos los oponentes de Dios, quienes Lo odian por diversas razones, o Lo rechazan a Dios y a todo lo que creen que El representa. Muchos se han convencido que no pueden atreverse a confiar en Dios, porque El puede resultar como otros que han conocido. No creemos que haya nadie con vida que no sepa que hay en Dios en verdad, el Creador. Hay gente que dice que los cristianos tenemos fe ciega y nos ridiculizan por eso. Sin embargo, para creer que el universo entero haya salido de la nada como resultado de un big bang accidental, que no se colapse en caos, sino que esté funcionando ahora con perfecta órden, se requiere una fe masiva. Cuando miramos los cielos, las estrellas en el firmamento, las nubes en el aire, los plantas, los animales, y el milagro del cuerpo humano, nos quedamos maravillados por ese nivel de fe ciega. El humanismo es idolatría que se basa sobre la adoración de sí mismo. Este sistema de creencias es una religión nonteísta, hostil a la religión tradicional, haciendo hincapié sobre la capacidad del individuo para la auto-realización por medio del razonamiento. Nótese que la palabra operativa aquí es auto-. Si nos pregonamos ateos, o humanistas, nos estamos poniendo sencillamente en el trono que Le pertenece al Creador. 69
  • 70. Esta religión incluye la adoración a, o la preocupación por, todos los aspectos de sí mismo: la aparencia física, las necesidades, los deseos y los logros que tengamos. Si adoramos nuestra inteligencia, nuestras habilidades, nuestra independencia o los talentos que Dios nos ha dado; si confiamos de nuestra fuerza más que en Dios y Su capacidad, su adoramos la fe y nuestra capacidad de tener fe, más que al Autor de toda la fe; estamos adorando a anticristo. La gente que adora y sirve a este anticristo, lo hacen con la esperanza de que puedan encontrar algo bueno en sí mismos. No tienen el tiempo para adorar al Creador, porque están demasido ocupados adorándose a sí mismos y a su capacidad para hacer cosas importantes. En una película que vimos, uno de los personajes proclamaba, “Gloria al hombre.” Estos adoradores se ocupan tanto de establecer su propia falsa salvación, que no se pueden molestar en interesarse en la verdadera salvación ni en el verdadero Cristo. El Anticristo Disminuye la Obra de Jesús Anteriormente en este libro, hablamos de lo que es necesario para aceptar el regalo de la salvación y ser espiritualmente nacido de nuevo. Aceptamos estas cosas basándonos sobre nuestro entendimiento de la Biblia. Hay otros que parecen estar decididos a creer en ideas diferentes. Un anticristo puede proponer estas otras ideas con el fin de disminuir la obra consumada de Cristo. Este espíritu religioso puede reconocer al Cristo, pero requiere de obras del creyente, e Impone leyes para que se pueda lograr la salvación. Algunos dirían, “Seguro, yo creo en Dios. Creo en el cielo y el infierno, y creo que Jesús lo hizo posible que nos salváramos. Ahora que El ha hecho Su parte, nosotros tenemos que hacer nuestra parte.” Esto es para proponer una alternativa para las Escrituras, y ¡disminuye lo que hizo Jesús, el Cristo! Pablo nos advirtió acerca de pervertir el Evangelio de Cristo. (Gálatas 1:6-9) Una mujer nos llegó en estado de confusión acerca de varios asuntos, buscando ser ministrada. Al esforzarnos para entender su problema, le preguntamos que si como había sido salva. Ella nos dijo que siempre había sido salva. Cuando le preguntamos qué significaba siempre, nos dijo que por tanto tiempo como ella podía recordar. John le preguntó, “¿Te acuerdas cómo fuiste salva?” Ella contestó, “Siempre he asistido a la iglesia, desde que era niña.” Entonces John le preguntó que si su salvación se basaba sobre la asistencia a la iglesia, y ello asintió. Acto seguido, le preguntó John, “¿O sea que si un perro asiste a la iglesia, será salvo?” “Sí”, ella contestó. Ella creía que con ir a la iglesia, se había ganado el derecho de ir al cielo. (Romanos 10:2-4, 11:6) No había razón para creer que estuviera salva, porque no tenía el concepto de lo que ésta significaba. Después de explicarle y ayudarle a entender lo que es la salvación, ella recibió con gozo el regalo de la salvación. Una persona nos reportaba haber participado en una procesión de Semana Santa, subiendo de rodillas un cerro, ensangrentándose las manos los codos, las rodillas y los pies, para besarle los pies a una estatua de un Jesús muerto colgado en una cruz. John le sugirió, “El próximo año necesitas arrastrarte igual al cerro, teniendo cuidado de sangrar mucho, para que sufras lo máximo que se pueda. Luego que llegues a la cima del cerro, párate, dale una buena cachetada a esa estatua y proclama, ‘¡Tú fracasaste! Yo tengo que sufrir y sangrar para ganarme la salvación, porque Tú eres un fracasado!’” La persona se ofendió en gran manera, se le enrojeció la cara, y parecía listo para darse a la perlea. No comprendíamos el porqué, porque todas las acciones que él había descrito, proclamaban el fracaso de Jesús. El había sido menospreciado, y se le estaba tomando por un hombre muerto e impotente, todavía colgado en la cruz. Aunque estaba esta persona agradecida con Jesús por Su sacrificio, Le estaba viendo 70
  • 71. como débil y sin poder, no como el Hijo de Dios recusitado, glorificado y sentado a la diestra del Poder en las alturas. Como lo han hecho tantos otros, esta persona había decidido que era necesario ganarse la salvación, o hacer méritos para merecerla, sin depender de la justicia de Dios; haciendo alarde de su propia capacidad de establecer su justicia. Este espírito de anticristo funge como una alternative de la verdadera salvación, basado sobre la justicia de Dios, Su obra consumada, y nada más. La Biblia está llena de proclamaciones acerca de la verdadera fuentede la salvación. En todo el Nuevo Testamento, la salvación se define como un regalo, comprado por Jesús. Entre otros muchos, se destacan los pasajes en Romanos, capítulos 3 – 11, donde dice que la salvación y la justicia delante de Dios, ¡son regalos de Dios! A nosotros nos corresponde simplemente aceptar este regalo. (Romanos, 3:21-24,26,28,30; 4:2-3,5,16,23; 5:15-16,18-21; 6:22-23; 8:9-11) El Anticristo Intenta Reemplazar al Cristo Un espíritu de anticristo puede también funcionar como el reemplazo, o la imitación del Mesías. Solamente Cristo puede proveer la salvación de nuestras almas. El anticristo puede mostrarse de acuerdo, diciendo “Sí, por supuesto que hay un Dios y un cielo; hay un infierno y Jesús es el salvador que murió, efectivamente, por ti. Vas a ir al cielo algún día, pero necesitas ser razonable y entender que El está muy ocupado manejando el universo entero. “El está cuidando al hombre y haciendo que Su plan maestro se cumpla. Está supervisando a millones de millones de ángeles y otros seres. “No es razonable que tú esperes que El participe activamente en tu vida, y que llene tu corazón con todo lo que necesitas. El está ocupado con muchas cosas muy importantes. Si quieres que tu corazón sea llenado, necesitas ir con los otros que El ha puesto para ti.” Este espíritu podría hablar por una boca bien intencionada, y ofrecer métodos de reemplazo para satisfacer las necesidades de nuestro corazón. Este espíritu querría suprimir la verdad, y aquellos que se ponen de acuerdo con él reciben gustosamente los reemplazos. Profesando sabiduría, se vuelven necios, cambiando al Dios incorruptible por imágenes de semejanzas del hombre corruptible, aves, animales y bichos rastreros; cambian la verdad por la mentira, y adoran y sirven al ser creado en vez del Creador. (Romans 1:18-25) (parafraseado del autor) ¿Y Qué de los Seres Creados? Porque somos gente normal, crecemos con necesidades que son también normales. Estas necesidades incluyen amor, aceptación, aprobación, paz, gozo, significado, satisfacción, seguridad, comodidad, y seguridad. Cuando no creemos que podamos recibir estas cosas de un Dios invisible, encontramos alguna alternativa. ¿Quién, en tu vida, se ha vuelto demasiado importante? ¿Tus padres son más importantes que Cristo porque ellos representan amor, comodidad o seguridad? ¿Son tus hijos más importantes que Jesús porque ellos representan aprobación y significancia? ¿Será tu familia más importante que el regalo de la salvación porque ella representa paz y gozo? ¿Y qué de tus amigos y compañeros del Trabajo? ¿Saben siquiera que eres cristiano? ¿Temes decírselo por que necesitas con desesperación la aceptación, y si saben, te podrían rechazar? ¿En público, te ries de los chistes groseros, hablas y actuas como pagano, solo para ser aceptado? ¿Hay acaso algluna diferencia notable entre tú y los no creyentes? 71
  • 72. ¿Representan estos para ti comodidad o seguridad de que tú estés bien? ¿Encuentras comodida o seguridad en acudir a los lugares donde todos te conocen por tu nombre? ¿Puedes ver que muchos esperamos recibir de otras gentes el reconocimiento que necesitamos con tanta desesperación? Creemos que hay problema cuando la aprobación y aceptación de los que nos rodean nos es más importante que nuestro Creador. La Biblia dice que Dios nos entregará a las inmundicias que viene de nuestra idolatría de personas o de cosas. (Romanos 1:24-25) Cuando Jesús anduvo en la tierra, El proclamaba que una persona no es digna de ser Su discípulo si es que aman más a su familia, su propia vida o a otras personas, que a El. (Lucas 14:26) [parafraseado del autor] Cuando damos prioridad a otros sobre El, les damos prioridad en nuestra vida. Es como si El estuviera parado a distancia, y pusiéramos a otros entre El y nosotros. Decimos que queremos una relación con El, aun cuando hemos puesto a otros entre medio. La idolatría es también la adoración de un objeto físico como si fuera un Dios. Muchas personas adoran a los ancestros y los consideran parte de la familia aún. En algunos casos estos ancestros se ven como seres divinos a los cuales se les consulta por medio de la oración de los familiares. Otros reverencian a sus padres u otros miembros de la familia de manera no saludable. Conocemos a gente que se dan a la adoración de héroes y les otorgan honor y devoción extraordinarios. Una ilustración de esto es la de los fanáticos que aoran a una celebridad. Nos causa maravilla ver a la gente gritar, llorar, desmayarse, etc. Sobre un artista o un atleta. Si adoramos a una estrella de cine, un héroe del deporte, un presidente, un industrialista, un gran inventor, una esposa, nuestros padres, nuestros hijos, o cualquiera aparte de nuestro Creador, estamos adorando a anticristo. Permitimos que estas personas se vuelvan demasiado importantes para nosotros porque deseamos recibir de ellos acepación, amor y afirmación. Ser fanático, nos hace parte de algo. Si tenemos pósters, pinturas, fotografías, albums, parafenelia y en la esquina guardamos una estatua de Elvis con su chaqueta favorita puesta, ¿será difícil determinar la identidad de nuestro dios? ¿Esperamos que nuestros pastores sean nuestros intermediaries, que escuchen a Dios por nosotros? ¿Los ponemos en un pedestal, y los hacemos responsables de nuestro crecimiento y bienestar espirituales, porque no tenemos ninguna intención de ser responsables nosotros mismos? De ser así, hemos hecho a ese hombre, esa mujer o esas personas, anticristo en nuestra vida. ¿Qué Es El Amor? Hoy día las palabras, te amo se usan para describir muchas cosas que nada tienen que ver con el amor que se describe en las Escrituras. Con demasiada frecuencia, “Te amo” quiere decir “Tengo codicia de ti”, “Quiero poseerte”, “Te necesito”, “Necesito que me necesites”, o “Quiero controlarte”. ( Todos recetados por el evangelio de Hollywood) Estas condiciones indican enfermedades del alma, inanición emocional, deseos y anhelos malsanos. Cuando interactuamos con otros, muchas veces nos estamos esforzando para cumpir estas necesidades. Sin embargo, ningún ser humano puede llenar nuestro corazón con todas las cosas que necesitamos. Buscar a una persona que nos pueda llenar, es solo idolatría inútil. Solamente nuestro Creador, el Padre de nuestro espíritu, es suficientemente grande para podernos llenar. Supongamos que alguien se sienta en un bar de vaqueros y grita cantando, “Si me dejas, ¡me muero!” Nosotros diríamos que esa persona está adorando al anticristo. Si habla con sinceridad, el amor del que canta está basado sobre una dependencia enfermiza. No interpretaríamos esto como amor por alguien más; porque se basa sobre los deseos del cantante, de que sus necesidades sean satisfechas. ¿Qué tan patético te suena eso? 72
  • 73. Las personas hacen ese tipo de declaración o se identifican con ella porque ellos están mal y se encuentran desesperados por tener la atención y aceptación de alguien. Están dispuestas a dar hasta el alma o su propia vida, para recibir esa aceptación. Eso es idolatría. Hay muchas canciones que expresan ese tipo de actitudes y declaraciones destructivas. Retener la ofensa por una lastimadura del pasado representa otra forma de idolatría asociada con las relaciones normales disfuncionales. Quizás alguien que amábamos se fugó con el cartero o con nuestro mejor amigo. Aún después de tantos años, nuestras percepciones, actitudes y comportamientos hacia otras personas se basan sobre esa antigua experiencia. Podemos sentir enojo con Dios porque El permitió que nos pasaran cosas malas. Nos sentimos rechazados, abandonados y traicionados porque El no los obliga a volver a nosotros. Generalmente, enfocamos nuestro enojo sobre las personas, y en particular sobre las personas que representen al que nos ofendió. Este tipo de amor podría estar basado sobre el temor al fracaso, o quizás, la necesidad de ganar. Puede que la persona que nos ofendió ya ni se acuerde de nosotros. No obstante, hemos permitido que sean controlados nuestro destino y nuestra identidad por lo que nos hicieron. Puede que la persona esté felizmente casada y viviendo en Tasmania, pero nosotros hemos permitido que nos controle nuestras emociones y actitudes, ¡haciendo miserable nuestra vida! ¿Puedes ver a quién estamos adorando? Hemos puesto a otra persona sobre un pedestal entre Dios y nosotros. Le decimos a Dios, “Yo quiero amarte y servirte”. Al mismo tiempo, nos estamos guardando amarguras y enojos. Necesitamos desechar toda esa basura, para poder adorarlo y servirle de verdad. La mejor manera de librarnos de este tipo de idolatría, es la de perdonar y entregarle todo juicio a Dios. ¿Qué pasa si la persona lastimada se casa otra vez, y proyecta sobre su nuevo cónyuge, lo que hacía la previa esposa? La nueva relación y la nueva esposa sufrirán también. Todo parece desbaratarse por la tendencia de proyectar la antigua deuda emocional sobre otras personas. Todo es idolatría. Es de vital importancia que no permitamos que nuestro odio ni amargura reinen en las vidas de otras personas así. Si permitimos que alguien, o alguna cosa, aparte de Dios, defina quien somos, es tiempo de ser libres de esa forma pervertida de adoración. ¿Y Qué De Las Cosas Creadas? Se nos dice que huyamos de la idolatría. (1 Corintios 10:14) La adoración a los falsos dioses es idolatría. No importa quien, ni qué, sea ese dios. El Dios soberano es el Creador. Cualquier cosa o cualquier persona, que se haya convertido en la primordial importancia en nuestra vida, puede ser un dios para nosotros. Muchas veces medimos nuestro valor o establecemos nuestra significancia por medio de las cosas que idealizamos. Supongamos que llegas a nuestra casa y encuentras mesas por todos lados. Todos las habitaciones están llenas de mesas de diferentes tamaños y descripciones. Sobre las mesas encuentras albums fotográficos llenos de retratos de mesas, y en las paredes hay muchas pinturas y cuadros de mesas. Si tu fueras uno de nuestros mejores amigos, te invitaríamos a entrar en nuestra habitación secreta, donde guardamos las mesas de más valor. ¿Pensarías que somos un poco extraños? En el libro de Mateo, hay una historia de un hombre quien vino a Jesús y Le preguntó, “¿Qué cosas buenas debo hacer para tener vida eterna?” Nótese que la percepción de ese hombre era que él podía hacer cosas buenas para ganarse la vida eterna. Jesús le dijo que guardara los mandamientos. El hombre se apresuró para decir que nunca había cometido adulterio ni asesinato, ni había robado ni dado falso testimonio, que siempre había honrado a sus padres, y había amado a su prójimo como a si mismo. 73
  • 74. Era un testimonio buenísimo, pero no hubo mención del Primer Mandamiento: “You shall have no other gods before Me” (Exodus 20:3). Jesús le dijo que vendiera todo y Le siguiera. Cuando oyó esto el hombre joven, se alejó tristemente, porque él tenía muchas posesiones. Obviamente Jesús sabía cual de los mandamientos era el que no había seguido el joven. Para ese hombre, se había vuelto más importante que Dios, a la acumulación de cosas, y él estaba en la idolatría. (Mateo 19: 16-24) Algunos de nosotros todavía guardamos la ropa que usábamos en la preparatoria. No nos quedan, pero no nos podemos hacer a la idea de deshacernos de ella. Esa ropa representa las pasadas glorias, los recuerdos, y las ligaduras emocionales que creemos que definen nuestra identidad. Otros guardamos todos todos los animales de peluche de nuestra ninez y adolescencia. No podríamos quitarlos porque ellos representan algo que de adultos hemos perdido. Podemos hundir la cara en el largo peluche y volver a experimentar algunos de los sentimientos de los días de antes. En el corazón, vorvemos a ser el niño o la niña que encontraba confort y consuelo, seguridad y protección de todos los monstruos, por medio de nuestros amiguitos peludos. ¿Quién necesita a Dios? Otros tenemos una habitación extra llena de cosas que ni siquiera recordamos. No necesitamos recordarlas, debido a que ese no es el motivo para guardarlas. Pedazos empolvados de papel aluminio, rollos de cuerda, tarjetas que hemos recibido, y otras cosas inútiles, se han vuelto una fuente de seguridad. En el corazón, estas cosas podrán haber reemplazado la seguridad que nos ofrece el Señor. Personas nos han dicho que si sus casas se encendiaran y ellos llegaran a perderlo todo, se suicidarían. No habría razón para seguir viviendo. Para ellos, las cosas son más importantes que la vida que Dios les dio. Esto indica que están adorando y confiando en las cosas creadas, más que el Creador. ¿Te suena familiar alguna de estas situaciones? ¿Nos estamos apegando a las cosas porque son nuestra fuente preferida de seguridad? ¿Será más fácil creer en una habitación llena de animales de peluche, ropa vieja o telebrejos polvosos, que en un Dios que no podamos ver y a Quien no conozcamos? ¿Será posible que nos estemos aferrando a lo tangible porque no podamos confiar totalmente en un Dios espiritual, amador y fiel? Un espíritu que represente al reino de Satanás podrá decirte que no es razonable esperar que Jesús te provea con la salvación completa. Tu significancia, satisfacción, seguridad o llenura debe venir de la acumulación de cosas. Estar de acuerdo con este espíritu de anticristo es funcionar en idolatría. También podemos disfrutar la acumulación de cosas si buscamos que el gobierno nos proporcione los cuidados de la salud y in ingreso de jubilación. Esto el seguridad garantizada, porque sabemos que podemos confiar en nuestro gobierno. Sabemos que siempre nos protege, provee nuestras necesidades, y hace lo mejor para nosotros. Si queremos experimentar satisfacción a través de la experiencia maravillosa de la emociones, podemos ir al cine a ver una película exitosa. Conocemos a gente que ha ido a ver la cinta Titanic diecisiete veces. Ellos se rieron, lloraron, produjeron una abundancia de energía emocional, y dejaron el cine sintiéndose satisfechos. ¿Quién necesita a Dios cuando nos podemos beneficiar tanto de una película? Si no son para nosotros las películas, podemos ir a un partido de footbol, pintar nuestra cara de púrpura y oro, arreglar el cabello en picos, y gritar hasta quedar roncos a favor de nuestro equipo. Una vez más, podemos experimentar la emoción y la energía de esas maravillosas emociones. (¿No es interesante que las mismas personas piensen que los cristianos son raros y demasiado emocionales si lloran, danzan o levantan sus manos dentro de la iglesia?) Para algunos, un trabajo o una carrera es su razón de existir. Ellos orgullosamente admiten que son trabajhólicos. Cuando no están en su trabajo, están pensando en su trabajo. En este caso, el dinero no es 74
  • 75. la motivación principal, aunque la acumulación de riquezas represente seguridad. Su significancia y sus valores se basan sobre el trabajo que ellos hagan. En este caso el trabajo es su ídolo, y representa al anticristo en sus vidas. La gente en ocasiones establece su significancia y su identidad por medio de su asociación con un juego. Los juegos son competencias que fueron diseñadas para ser entretenimiento. Sin embargo, para muchos es importante llevar puesta la chaqueta oficial, con el emblema del equipo preferido, o portar el número de uniforme del jugador favorito. Esta gente representa una nación distinta, dentro de la población general, misma que tiene su propio lenguaje, cultura y valores, los cuales se basan sobre un juego. Si la casa de alguien contiene todas clases de parafenelia de futbol, modelos del Trofeo Heisman, balones autografiados en sus estuches de vidrio, objetos asociados con el deporte y retratos de héroes del futbol, ¿será dificil saber a quién o qué están adorando? Yo crecí en una familia de seis, que se involucraba mucho en los juegos. Durante años jugamos Monopolio y Risk, juegos de cartas tales como Canasta o Gin Rummy, y afuera jugábamos al Badminton y Croquet. En diferentes tiempos, todos los miembros de nuestra familia, visitantes y vecinos jugábamos. El espíritu de la competencia funcionaba poderosamente. Recuerdo muchas conflagraciones emocionales, enojos, frustraciones y palabras hirientes. Cuando alguien iba perdiendo, se les llamaba por apodos denigrantes. Se reservaban otros apodos desagradables y comentarios acres para los que fueran ganando en un juego como el Monopolio. Divertirnos y disfrutar un juego dentro de tal ambiente, era inconcebible. Tanto en el hogar como en la escuela, se nos decía que nos comportáramos con ética, pero yo aprendí que no importaba lo que la gente dijera. Lo que importaba era cómo reaccionaba la gente, y cómo actuaba. La situación que vivíamos reprensentaba un “Catch 22”; podía yo perder, y recibir identidades y apodos denigrantes; o si iba ganando, recibía identidades y apodos denigrantes. No había mucha variación. Observé este principio en acción, tanto en la escuela como en mi casa. Desde entonces, lo he venido observando en todos aspectos de la vida. Estas experiencias afectaron mi percepción acerca de los juegos. He asistido a fiestas donde se han organizado juegos para el entretenimiento de los invitados, tales como la Trivia. He jugado, a regañadientes, y a veces me he quedado observando nada más las interacciones, discusiones y los estallidos emocionales de los jugadores. Me recordaba mi niñez, y no disfrutaba ni me divertía. No puedo menos que mirar con tristeza a alguien que establezca su significancia por medio de la acumulación de información trivial. También hay personas quienes han memorizado miles de pasajes bíblicos. Poseen mucho conocimiento filosófico acerca de Dios, pero no Lo conocen a El. Tienen una relación con un libro que se llama La Biblia. Puedes observarlos proteger y tratar con mimos al libro que se ha vuelto tan importante para ellos. Nuestra inquietud es que la cosa creada, el libro, se haya convertido en un dios de reemplazo. Ellos no tienen una relación con el Dios viviente. Se nos recuerda un pasaje de las Escrituras, en el cual Jesús describió cómo sería el juicio. Aparentemente, habrán personas que vendrán a El y Le proclamarán todas las obras buenas que han hecho en Su nombre. Jesús les dirá que nunca los conoció. (Mateo 7:23) Estas personas pueden haber creído que estaban haciendo buenas obras. No sabemos si estaban engañados para creer que eran salvos, cuando no lo fueran. No conocián suficiente de la Escrituras como para orar, profetizar, echar fuera demonios, y hacer otras cosas en Su nombre. Tomando en cuenta que no eran, cuando menos conscientemente, agentes del reino de Satanás, estas eran personas con conociminto intelectual, pero faltos de conocimiento de Jesús con su corazón. Se les 75
  • 76. define como gente desordenada, sin ley, y por tanto llegamos a la concusión de que estaban adorando al anticristo, al falso cristo, en lugar del Cristo verdadero. ¿Y Qué De Los Espíritus Que Imitan al Espíritu Santo? En una reunión de una iglesia grande, escuchamos a un pastor proclamar que él había venido buscando desesperadamente a Dios, y había determinado en su corazón recibir cualquier cosa sobrenatural. Nos inquietamos porque con esa actitud, estamos convencidos de que podría recibir cualquier cosa, aún sin saber que no fuera del Espíritu Santo. Si adoramos las manifestaciones sobrenaturales más que al Dios de la Creación, estamos adorando al anticristo. Necesitamos proclamar que sólo recibiremos lo que provenga del Dios de la Creación. De otra manera, podríamos recibir regalos espirituales de los espíritus de anticristo más que del Espíritu Santo. Gente quebrantada, desesperada por recibir significancia, importancia, o algo especial, están dispuestos a tomar lo que se le ofrezca. De esta manera es posible pasar lo falso de persona en persona. Alguien podría decir, “Yo recibí algo muy poderoso anoche. Sentí calor en mi corazón, como si me fuera a incendiar desde adentro. Además he descubierto que lo mismo pasa con toda la gente que toco”. Desafortunadamente, muchos le dirán, “Dame lo que tú tienes,” sin pensarlo dos veces, y sin discernir o juzgar a los espíritus, como nos manda la Biblia. (I Juan 4:1-6) Hay espíritus de engaño que imitan las manifestaciones y los dones del Espíritu Santo, como los que funcionaban en la joven esclava de Hechos 16: 16-18. Concluímos que habrá muchos engañadores como la muchacha. Esperamos ver a falsos profetas y ministros haciéndose pasar como cristianos. Estas gentes pueden funcionar en sus papeles ya sea como humilde ministro en una iglesita pequeña, o desde una posición enaltecida. Se nos ha dicho que no nos sorprendamos si los engañadores vienen como ministros de Dios, haciendo milagros y señales. Se nos ha dicho que aún Satanás se transforma en ángel de luz, para engañar. (2 Corintios 11:13-15) Jesús habló de un tiempo cuando Sus seguidores, los elegidos, tendrían oportunidades de ser engañados. ¿Recuerdas de lo que hablamos, acerca de recibir oración o ministración de aquellos que dicen representar a Cristo? Nos han reportado personas que ellas oraban por muchas gentes creyentes, cuando ellas todavía eran satanistas funcionales. Ellas impartían bendiciones espirituales, que nada tenían que ver con Cristo. Ellas parecían satisfechas, porque habían engañado a los cristianos tontos Disneylanderos. Los que habían recibido esas bendiciones parecían dispuestos a recibir oración sin averiguaciones. Los cristianos tenemos una obligación; la de discernir, de ser astutos como la serpiente y mansos como la paloma. Tenemos la obligación de juzgar a los espíritus por sus frutos, porque los espíritus de anticristo ya están en el mundo. Los cristianos debemos estar conscientes para poder discernir la diferencia entre lo falso y el verdadero Cristo. No importa si un espíritu de anticristo venga como oponente (contricante), como una alternativa, o como la falsificación del verdadero Cristo. Cuando le demos nuestra adoración a cualquier persona o a cualquier cosa aparte del verdadero Dios de la Creación, estamos adorando al anticristo y estamos funcionando en idolatría. Aquí tenemos otra buena oportunidad de orar: Oración de Muestra: En el nombre del Señor Jesucristo, ahora renuncio a todos los falsos dioses del humanismo y de cualquier otra organización religiosa que sirva al reino de Satanás. Renuncio al Anticristo, al Falso Profeta, al Hades, a la Muerte y al Dragón. 76
  • 77. Renuncio al Jesús muerto y colgado todavía en la cruz, al padre enojado en el cielo que me rechazara, a la voz del acusador que se hace pasar por el verdadero Espíritu Santo, a todos los espíritus religiosos inmundos, a toda la gente religiosa y a todos los espíritus familiares. Renuncio a todos los espíritus engañadores que representen a mis ancestros o a cualquier persona muerta. Renuncio a todas las mentiras, ilusiones y engaños de cualquier organización o entrenamiento que yo haya recibido. Renuncio a todas las actitudes, creencias, percepciones, espectaciones y programación que yo haya recibido a través de mi participación en cualquier organización religiosa. I renounce all attitudes, beliefs, perceptions, expectations, Renuncio a todos los rituales, ceremonias, juramentos, proclamaciones, leyes, requerimientos y obligaciones, que conecten cualquier parte de mi ser, al reino de Satanás. Renuncio a todas las responsabilidades que me hayan sido impuestas de cualquier sistema religioso. Renuncio además a toda forma de hechicería, magia, manipulación, control, intimidación, violencia, culpabilidad, condenación, y a la necesidad de realizar o hacer cosas para recibir aceptación y aprobación. Renuncio a todo lo que se asocie con cualquier sistema de creencias religioso que haya contaminado mi verdadera identidad, mi verdadero destino o mi verdadero sexo, incluyendo todos los espíritus, actitudes, percepciones, fortalezas y competencias. Renuncio a toda forma de armadura, protección, poderes, foralezas, habilidades, y armas espirituales y a todo lo que yo haya recibido del reino de Satanás, para sobrevivir, protegerme o proveer por mis propias necesidades. Renuncio a todos los espíritus que imiten al verdadero Espíritu Santo, y a Sus dones y manifestaciones; renuncio a cualquier otra cosa que me pudiera engañar o hacer que me aleje de la comunión con mi Padre celestial y el Señor Jesucristo. I renounce all spirits that imitate the true Holy Spirit, and Renuncio al haber recibido cualquier energía espiritual del reino de Satanás, en cualquier parte de mi cuerpo o mi ser, ya sea por engaño o por un acto de mi voluntad. Renuncio al haber adorado, idolatrado o sacrificado a cualquier persona o a cualquier cosa, aparte de mi Dios, el Creador y Padre de todo, y al Señor Jesucristo. Renuncio al haber entregado mis energías espirituales, emocionales o físicas, al servicio del reino de Satanás, por cualquier medio. El Señor Jesucristo ha pagado por todos los pecados del mundo, incluyendo los míos; por tanto, ordeno que todos estos sacrificios Le sean entregados a El, porque es el Unico digno de recibirlos. Ordeno que todo lo asociado con estas oraciones, y que sirva al reino de Satanás, suelte todo lo que me pertenece, que salga de cada parte de mi vida y mi ser, y que se vaya ahora a donde el Señor Jesucristo lo mande. ¡Amén! 77
  • 78. SECCIÓN TRES: EL ALMA Dios nos ha dicho que El es el Padre de nuestros espíritus; por tanto, nuestro espíritu debe ser creado íntegro y completo. Dios nos ha dicho, en Su Palabra, que El es el dueño de todas las almas, así que nosotros recibimos originalmente un alma completa y hecha perfectamente. Sin embargo, hay muchos pasajes de las Escrituras que nos indican que el alma puede ser dañada. Un niño en el vientre posee un alma completa, pero ya ha sostenido daños, al recibir programación que no entiendede lleno. Como veremos más adelante en nuestro análisis al alma, los daños llegan al alma como resultado del pecado. Creemos que empezamos a pecar siendo bebés en el vientre, porque recibimos mensajes que nos provocan que reaccionemos en temor, ansiedad, enojo o en otras maneras pecaminosas. Al nacer, ya hemos sido afectados por los daños al alma a consecuencia del pecado. Nacemos necesitados y vulnerables a las heridas emocionales, a familias que no saben cómo proveer de lleno para nuestras necesidades. Como niños, requerimos cuidados constantes de nuestros padres y familias. Cuando ellos no entiendan y no nos provean esas necesidades, nuestra alma sigue recibiendo daños. Pasamos la niñez sin haber satisfecho algunas de esas necesidades. Normalmente, respondemos de manera pecaminosa, con temor e inseguridad que producen aún más quebrantamiento en el alma. DEFINIENDO EL ALMA Al principio de este ministerio, el Señor nos puso en una curva de aprendizaje muy empinado. Nos habían invitado a unirnos con un equipo ministerial de liberación, pero no teníamos nada de experiencia ni mucho conocimiento, para poder ministrar con eficacia. Los recursos disponibles eran muy limitados. Leíamos, escuchábamos cintas, y asistimos a algunos seminarios que nos ayudaron un poco. La parte mayor la aprendimos con los golpes. Durante los primeros dos años experimentamos un fenómeno que nos parecía totalmente increíble. Un momento nos encontrábamos ministrando con un adulto normal, y de repente estábamos hablando con alguien diferente, alguien con la voz de una niña de 5 años, y el comportamiento igual. No me es possible expresar el nivel de frustración que experimentaba durante estos encuentros. Como ingeniero lógico, yo sabía que no podía ser real, porque una persona no puede cambiarse de adulto a niño con tanta rapidez. Si esto solo era un engaño, entoces estábamos tratanto con alguien que debiera estar trabajando en Hollywood. Sin embargo, yo sabía que eso tenía que ser demoniaco, y así lo manejé. De mi ignorancia y mis temores, yo gritaba y vociferaba, ataba y echaba. Un día, en medio de un asalto verbal de esas, fui confrontado. La persona con la que estaba ministrando lloraba lastimosamente y me hizo una pregunta terrible. “¿Sabes como me haces sentir, cuando me llamas demoio?” Yo no sabía qué hacer. Esto representaba un reto tremendo a mi sistema lógico de creencias. Durante esos primeros años estudiábamos de tantos recursos como podíamos conseguir, y llegamos a la conclusión de que este fenómeno podría ser algo aparte de demonios. Entre más estudiábamos, más sentíamos que había algo en este nuevo paradigma. Finalmente aceptamos la creencia de que la gente que había experimentado una niñez extraordinariamente terribles, posiblemente podría estar sufriendo de Desorden de Personalidades Múltiples, o DPS. Después, al asistir a una conferencia, descubrimos que este fenómeno había cambiado de nombre, y que ahora se llama Desorden Disasosiativa de Identidad, o DDI. Junto con este descubrimiento, leímos y escuchamos mucho acerca de lo que se llama Abuso Satánico Ritualístico, o ASR. Creíamos que tales cosas sucedían solamente con unas pocas personas que estaban involucradas en el satanismo formal. 78
  • 79. Cuando salimos de los Estados Unidos para emprender un viaje largo al Sudamérica, nuestro sistema de creencias ya estaba bastante sólido. Traíamos nuestro paradigma bien puesto; teníamos clasificaciones para cada tipo de persona, y lo habíamos balanceado todo con la lógica. Esto nos ofrecía un poco de sentido de seguidad de que tenía sentido lo que hacíamos, y esperábamos poderlo aplicar a un espectro más amplio de personas. Entonces, ocurrió lo inexplicable. En cada ciudad y cada iglesia, conocimos a personas quienes nunca habían sido parte de un coven satánico, ni fueron sujetos a lo que los expertos llamaban abuso satánico ritualístico. Sin embargo, había individuos en cada grupo que respondían a las ministraciones de la misma manera como habían respondido los ex satanistas en casa. Se brincaban de una personalidad a otra, una y otra vez, dándonos una maravillosa oportunidad de frustración. Esto no parecía ser raro de manera alguna, sino que afectaba a muchos, en uno u otro grado. Hacia el fin del viaje, el nivel de frustración se había vuelto casi intolerable. Experimentábamos demasiado desorden y agitación, acerca de algo que nos nos podíamos explicar, ni mucho menos controlar. Al terminar cada día, acostado en la cama le contaba mis frustraciones a Glenna. Finalmente, en nuestro habitación en Lima, haciendo los preparativos para salir rumbo a los Estados Unidos, yo descargué. Hice lo que haría cualquier esposo normal, y venteé mis frustraciones con gritos a mi esposa. Le dije cuan frustrado me sentía. Le dije que Le daba yo a Dios un últimatum. Nos pondríamos a estudiar en cuanto llegáramos a casa. Necesitábamos encontrar cuando menos dos o tres pasajes de las Escriturasque validaran este fenómeno, o yo ya me salía de este ministerio. Regresaría a mi antiguo trabajo de ingeniería, donde tenía ecuaciones que siempre me daban la respuesta correcta. De vuelta en casa, nos pasamos unas semanas hurgando las Escrituras para tratar de validar las manifestaciones que habíamos visto. Dado que el asunto trataba de identidad y de desordenes de identidad, empezamos a buscar las cosas que se relacionaran con la identidad. Escudriñamos las definiciones primordiales que se relacionaban con el alma. Sabiendo que a cada persona se le da sólo un alma, concluimos que este fenómeno debe involucrar el alma. Encontramos que hay muchas palabras que se pueden usar en aplicaciones concernientes al alma, muchas que se aplican al corazón, y otras que se aplican a la mente. Las palabras primordiales se definen, en parte, así: Alma, en Hebreo – en Griego En hebreo, la palabra es nefesh. (Strong’s H 5315) “El lenguaje de Hebreos 4:12 sugiere la extremada dificultad de discernir entre el alma y el espíritu, afines en sus naturalezas y en sus actividades. Generalmente hablando, el espíritu es el elemento más alto, mientras el alma el más bajo. El espíritu puede ser reconocido como el principio de vida que recibió el hombre de Dios, y el alma como la vida que resulta constituido en el individuo, siendo el cuerpo el organismo material animado por el alma y el espíritu.” (Vine’s Complete Expository Dictionary, OT pp 237-38) La palabra griega es psuche. (Strong’s G 5590) Denota… la parte inmaterial, invisible del hombre… el asiento de muchas cosas…. “el hombre interior” (Vine’s, NT pp 588-89) Corazón, en Hebreo – en Griego Corazón en hebreo es (Strong’s H 3820) y significa “corazón; mente; en medio; puede referir al órgano del cuerpo… o también puede referir a la parte interior o el centro de algo… Se puede usar para el hombre mismo o para su personalidad… el asiento del deseo, la inclinación, o la voluntad se puede indicar por ‘corazón’. El corazón se toma como sinónimo de ‘mente’. El corazón es la fuente de todo lo 79
  • 80. que hace, todos suspensamientos, deseos, palabras y acciones, mismos que fluyen desde lo profundo de su ser.” (Vine’s, OT pp 108-9) Corazón en griego es kardia (Strong’s G 2588) y significa “el corazón… el órgano mayor de la vida física. Es fácil la transición de la palabra para representar la total actividad mental y moral del hombre, tanto las cosas racionales como las irracionales. En el Nuevo Testamento, denota ser el asiento de muchas cosas incluyendo la vida física.” (Vine’s, NT p408) (Ver también Marcos 12:30; Lucas 10:27 and Hechos 8:37) La Definición de La Mente En Mateo 22:37, la palabra “mente” dianoia en el griego, significa “pensamiento profundo, imaginación, entendimiento”. (Strong’s, G 1271) “reflexionando, conociendo, entendimiento o reflexión moral.” “Al ser renovado por el Espíritu Santo, el estado mental cambia enteramente, de la negativa temerosa de la mente carnal al pensamiento positivo vibrante de la mente regenerada y renovada.” (Biblia de la Vida Llena del Espíritu, NKJV sección Word Wealth, Marcos 12:30) Sembrando Semillas en el Alma Como decíamos previamente, la Biblia menciona semillas, viñas, árboles, ramas, y frutos. Jesús habló específicamente acerca de las semillas de mostaza. Aunque las semillas son muy pequeñas, pueden producir una planta muy grande. Esta planta, a su vez, dará hojas, fruto y semillas, que son usadas de muchas maneras. (Mateo 13:31-32, 17:20; Marcos 4:31-32; Lucas 13:18-19) Cuando sembramos cualquier semilla, se queda enterrada en el suelo, esperando el proceso de la germinación. También hay semillas que pueden ser sembradas en tu alma, de la misma manera que las que se siembran en la tierra. Creemos que es de esto que habla la anología que presenta Jesús cuando habla de la semilla de mostaza. El habla en esta analogía del reino del cielo. Una semilla del reino del cielo no puede ser sembrada en la tierra, sino que se tiene que sembrarse en el alma. Jesús comparaba a la gente con los árboles; El proclamaba que un árbol bueno da fruto bueno, mientras que el árbol malo da fruto malo. Un hombre bueno produce fruto bueno desde su corazón, y un hambre malo produce fruto malo desde su corazón. En estos versículos, las semillas sembradas en el alma producen los tesoros buenos y malos del corazón. (Lucas 6:43-45; Mateo 7:17-18) Aunque fuimos creados a la imagen de Dios, las personas podemos hacer cosas malas. Esto es porque, gracias a la caida, todos nacemos como hijos de tinieblas. Fueron sembradas las semillas de iniquidad generacional, por medio del padre. La mala semilla, entonces, debe haber sido sembrada en el corazón de la persona descrita como árbol. Si nosotros recibimos muerte, temor, rechazo, rebelión y desorden por medio de nuestros padres, todas estas cosas se manifestarían de manera natural en nuestros corazones, aún siendo bebés en el vientre. No es raro que durante una ministración, las personas describan sucesos que ocurrieron mientras ellos se encontraban dentro del vientre de sus madres. Cuando se les ha pedido a sus padres que confirmen lo que el Espíritu Santo ha mostrado, esto se maravillan de la precisión de la información. Esto parecería invalidar la postura de que los fetos son sólo materia sin consciencia. De ser cierto esto, dichas semilla podrían estar afectando a las personas en los tres niveles de su ser, produciendo frutos desde el momento de su concepción. Por otro lado, creemos que podríamos aprovechar para sembrar semillas de gozo, paz, paciencia y otros atributos positivos. Creemos que es normal que ambos tipos de semilla sean sembrados en la misma alma. También creemos que es normal que la gente produzca plantas buenas y malas. Estas dos plantas opuestas serían de las raices que provenían a su vez de las semillas correspondientes. Estas plantas producirían frutos, algunos buenos y otros malos. Y así nos volvemos árboles de doble ánimo. 80
  • 81. La Germinación y El Desarrollo Las presiones externas producen presiones internas, estimuando las semillas originales para que crezcan y se desarrollen. Estos estímulos, ambos buenos y malos, sirven de alimento espirtual y causan la germinación y el desarrollo de las semillas. Pueden presentarse de varias maneras. En la escuela primaria pusimos frijoles entre un trozo de fieltro y un pedazo de vidrio en un vaso de agua, y subía el agua por el fieltro. Las semillas llevaban en sí suficiente alimento para comenzar el proceso del crecimiento. En ese ambiente húmedo, las plantitas crecían un poco cada día. La raíz aparecía en la parte de abajo del frijol, y un brotito se asomaba en la parte de arriba. En las personas también, creemos que las semillas llevan su alimento propio. La semilla se cuida, se riega y se alimenta de los sucesos normales de la vida. Cuando ocurren experiencias, interacciones y palabras con otras personas, se germina la semilla, y produce una plantita pequeña. Esta plantita con el tiempo produce frutos. Por ejemplo, cuando una madre y un padre se pelean en torno a un bebé, el bebé responde naturalmente. Se se basa la respuesta en el temor, las semillas se estimulan y se germinan. In respuesta a las palabras duras, la plantita se desarrolla más. Con estímulos negativos adicionales, podrá producir frutos, como estallidos de ira o ensimismamiento temeroso. Cuando reaccionamos de cualquier manera pecaminosa, el resultado será el proceso de germinación, desarrollo y fruto. Hemos conocido a personas que sabían que sus padres planeaban abortarlos, o matarlos al momento de nacer. En esas condiciones, la voz de la muerte les hablaba con mentiras a esos bebés, con el propósito de contaminar sus identidades y sus destinos. Les decía que no se deberían haber concebido, que nadie los quería, y que nadie les amaba. Las semillas que se estimularon por esa voz podrían incluir cualquier cosa que tuviera que ver con el pecado, hasta el aborto. Los sentimientos de la madre, tales como temor, rechazo o traición, pueden estimular una respuesta pecaminosa similar en el bebé. El bebé percibe y comparte las emociones que se generan en la madre. Esto, a su vez, puede estimular reacciones, percepciones, creencias y expectaciones automáticas, que pueden afectar la vida entera del bebé. Por otro lado, hay personas que recuerdan tener consciencia de su madre, canturreando o cantando de contentamiento. Ellos recuerdan haber experimentado un sentido de bienestar y seguridad. Este es un ejemplo de los estímulos externos que sirven de alimento espiritual, causando la germinación y desarrollo de las buenas semillas. Esto también puede estimular respuestas automáticas que afecten la vida entera de la persona. Desarrollo Del Fruto Creemos que el Señor nos ha mostrado, a través de Su creación física, como ocurren las cosas en el reino espiritual. Las semillas espirituales, profundamente sembradas en nuestro ser, crecen y se transforman en plantas que producen los frutos que afectan cada aspecto de nuestras vidas. El desarrollo de los frutos puede empezar en los árboles inmaduros, y termina produciendo sólo una pequeña parte del fruto que debiera tener. Por otro lado, algunas plantas pueden desarrollar raices e infraestructuras de apoyo mucho tiempo antes de que se ponga el fruto en evidencia. Entonces de repente, la plata puede producir cantidades masivas de desarrollo y frutas. En el caso de una persona, esos frutos podrían incluir manifestaciones de temor, furia, odio, vergüenza o cualquier otra emoción negativa fuerte. Nos han compartido personas que sus vidas eras idóneas, hasta que de repente aparecieron estas cosas de la nada. ¿Te acuerdas de haber visto las antiguas bombas de agua en las películas de vaqueros, las que se operaban manualmente? Típicamente, este tipo de bomba tenía armazón de metal, con una manivela en 81
  • 82. la parte de atrás; la apertura de arriba estaba en forma de embudo, y al frente estaba el pitorro por donde fluía el agua. En muchos casos, había una taza de agua junto a la bomba, misma que se usaba para preparar la bomba. Antes de comenzar a bombear la manivela, era necesario echar la taza de agua a la bomba primero. El agua de la taza mojaba un círculo de cuero dentro del mecanismo, y la humedad hacía que se expandiera esa parte, lo cual causaba una succión. Cuando se accionaba la manivela, la succion jalaba el agua el pozo y la expelía por el pitorro. Nuestro pozo emocional parece funcionar de la misma manera. Cuando se hablan ciertas palabras, o cuando ocurre un suceso traumático, los componentes espirituales de iniquidad preparan la bomba. Se echa una pequeña cantidad de energías emocionales al pozo espiritual. Nuestra respuesta pecaminosa luego genera suficiente energía como para bombear un torrente de emociones, que se manifiestan como frutos. Esto puede causar reacciones negativas de otras personas. Palabras duras se pueden escuchar, y puede desencadenarse una discusión. Este proceso de la producción del fruto basado en el pecado tendría un efecto de “bola de nieve”, causando que cada persona siga produciendo las energías pecaminosas, aumentando en volumen e intensidad, alimentando así a las plantas pecaminosas. Las plantas crecen más, produciendo aún más fruto. Esto es normal dentro de las familias que afrontan los asuntos de una manera disfuncional normal. Pero este proceso puede ser escarrilado en cualquier etapa por la influencia del Espíritu Santo. Las energías que representan al Espíritu Santo son otra forma de alimento. Ellas estimulan otro tipo de semilla, y producen frutos más saludables. Estos frutos se amor, paz, gozo y justicia se conflictan con los frutos de la disfunción normal. Una vez más, vemos la manifestación de los árboles de doble ánimo. El tipo de fruto producido depende de nuestro medio ambiente, de nuestra alimentación de semillas específicas, y de nuestra elección de tipo de respuesta. Desafortunadamente, nuestras respuestas generalmente son estimuladas por la iniquidad que more en nuestro corazón. Hasta no estar libres del poder de la iniquidad, siempre funcionaremos, de mayor o menor grado, como esclavos de ese poder. Hasta que no hayamos destruido las raices de las plantas malas, poniendo fin a la producción de los frutos malos, no hay razón para esperar que haya un cambio. Una definición de la locura es la de esperar resultados diferentes sin dejar de hacer las mismas cosas de antes. Nuesta meta es la de quitar las raices de las plantas malas. Si nosotros como ministros atacáramos con nuestra espada al árbol que está dando fruto, podríamos causarle daños a la persona que está siendo ministrada, misma que es amada infinitamente por nuestro Padres celestial. Mejor, Le pedimos a El que le muestra a la persona, y a nosotros, los asuntos verdaderos que necesitan ministración. Confiamos en que El conozca como fueron sembradas las semillas de pecado, y donde se encuentran las raices. Confiamos en El para encontrar la manera más eficiente y misericordiosa de tratar con el árbol problema. Jesús proclamó que Su Padre quita cada rama que no dé fruto bueno. Tambien poda cada rama que sí da buen fruto, para que dé aún más buen fruto. (John 15:1-2) Este proceso de quitar y podar elimina las partes dañadas, enfermas o infestadas, y da al árbol la capacidad de producir fruto de buena calidad, de manera más consistente. Lo Manda Dios Jesús nos mandó que amáramos al Señor nuestro Dios con todo nuestro corazón, toda nuestra alma y toda nuestra mente. (Mateo 22:37) Durante este studio, este pasaje de las Escrituras, era para nosotros 82
  • 83. una fuente de frustración. Nuestro primer impulso fue el de ver este caso como una redundancia dolorosa que usara el Señor. Fue solo después de encontrar las definiciones enlistadas arriba, que vislumbramos un poco de luz de entendimiento. Después de estudiar y escudriñar dichas definiciones, vimos muchas comunalidades y algunas diferencias sutiles. Se nos ocurrió que Jesús conoce como somos y como pensamos. El estaba evitando que fuéramos a encontrar algín resquicio o vacío legal en Su mandamiento. Con este entendimiento, ya podíamos mirar todas las definiciones y las Escrituras para encontrar algo lógico. Determinamos que la palabra corazón podría ser la más complicada. Si las Escrituras decían que fue tirada una lanza por un hombre y que perforó el corazón de otro hombre, esa palabra probablemente se refería al órgano físico. Si las Escrituras hablaban del corazón de Dios que se comunica con el corazon de hombre, es más probable que se refiera a lo espiritual. En la mayoría de los casos, cuando se usa la palabra corazón, se refiere a la intangible parte central de nuestro ser, que funciona entre el espíritu y el cuerpo. Esto despejó mucha confusion de la que habíamos sentido. Entendemos que cuando leemos las Escrituras dentro de su contexto, se aumenta nuestra capacidad de entender algún versículo en particular. Encontramos en muchas partes las palabras, corazón, alma y mente, y las tres se aplican a la parte de nuestro ser que comúnmente llamamos nuestro alma. Creemos que Jesús utilizaba las tres, para asegurarse de ser entendido. Muchas veces en las Escrituras encontramos indicaciones de que amemos, sirvamos o alabemos al Señor, con todo nuestro corazón, alma, mente, voluntad y fuerza. Muchas referencias hay, tanto en el antiguo Testamento, como en el nuevo, que tratan con este mandamiento. Aquí hemos seleccionado más de treinta pasajes que tratan específicamente con este mandamiento: (Deuteronomio 4:29; 6:5; 10:12; 13:3; 26:16; 30:2,6,10; Josué 22:5; 1 Samuel 12:20,24; 1 Reyes 2:4; 8:23,48; 2 Reyes 23:3; 2 Crónicas 6:38; 15:12,15; 34:31; Salmos 9:1; 111:1; 119:2,34,58,69,145; 138:1; Proverbios 3:5; Jeremías 24:7; Joel 2:12; Sofonías 3:14) El Conflicto en Nuestro Alma Al ver estos mandamientos, se nos da más oportunidad para frustrarnos. Si nos dicen treinta veces que hagamos algo, entonces debe ser posible no hacerlo. Debe ser posible amar, servir o alabarle con solo una parte de nuestro corazón, alma o mente. Esto significa que diferentes partes sel alma podrán estar en conflicto. Así podríamos ir a la iglesia, cantar, danzar, levantar nuestras manos y pedirle al Señor que llene nuestra vida con Su presencia. Simultáneamente, una parte de nuestro alma, escondida adentro profundamente, podría estar diciendole, “¡No Te metas a mi vida! ¡No Te conozco! ¡No confío en Ti, y no quiero que Te acerques! ¡Probablemente seas como todos los demás que me han herido!” Ahora tenemos un conflicto. La parte del alma que es la cabeza está rogando que Dios venga, y la parte del alma que es el corazón, Le corre. ¿A quién le hará caso el Señor? De acuerdo a la Biblia, El escucha al corazón. Esto nos trae a la mente una pregunta: ¿Se identifican específicamente en la Biblia la DID y la MPD? Nosotros creemos que sí. Yo quería encontrar uno o dos pasajes para validar el feonómeno. Aquí están sólo unos pocos de los muchos que encontramos: “With flattering lips and a double heart they speak” (Salmos 12:2). “Purify your hearts,you double-minded” (Santiago 4:8). [Judah has] “…committed adultery with stones and trees...Judah has not turned to Me with her whole heart, but in pretense,” says the LORD (Jeremías 3:8-10). 83
  • 84. Estos pasajes hablan del hecho que tengamos corazones o almas que pueden responder por lo menos de dos maneras en lo que respecta a Dios. Si esto es verdad, somos capaces de responder a otras cosas de más de una sola manera, también. En nuestra opinión, las Escrituras validan la existencia del fenómeno que llamamos disociación. Aún tenemos un solo alma, pero ésta responde de múltiples maneras. Creemos que esta es la fuente de mucho del conflicto en nuestros corazones. ¿Cómo es que responde el alma de maneras diferentes? ¿Alguna vez has escuchado a alguien decir, “Una parte de mi quier salir a comer pizza, pero otra parte de mi se quiere quedar en casa para descansar”? Si le preguntaras por qué, podría mirarte raro y decirte que no sabe. Aparentemente, no sabemos por qué respondemos de la manera que lo hacemos, ni cómo funciona nuestra propio alma. Sabemos que nuestros pies, manos y ojos fueron creados para propósitos específicos. ¿Será posible que nuestro alma esté segmentada de alguna manera, con partes distintas creadas con diferentes propósitos? La Biblia nos dice que debemos experimentar amor, gozo, paz, y tokos los frutos del Espíritu. ¿Podrá haber partes específicas de nuestro alma que de alguna manera se asocie con todas estas cosas? Quizás haya partes de nuestras almas que se ocupan de una cosa, mientras que haya otras partes hacienda otras cosas. Considera la anterior expresión, misma que suena muy común entre toda la gente. ¿Qué tan real será? ¿Podrá ser que algunas partes de nuestro alma estén ocupadas con las actividades conscientes, mientras que otras partes se ocupen de las actividades, tales como el respirar? Quizás sucedan cosas en nuestros corazones, de las cuales no estamos conscientes. En este versículo, ¿se estará refiriendo la Biblia a la disociación? “The heart is deceitful above all things, and desperately wicked, and who can know it” (Jeremías 17:9)? ¿Será posible que fuéramos motivados a responderle a Dios, a la gente, a las situaciones, los estímulos, retos y pruebas por cosas que ni siquiera recordamos? No solamente creemos que sea posible, sino que podemos demostrar que así es. El versículo de Jeremías citado arriba puede proporcionarnos un pista. Podríamos estar respondiendo por la Antigua programación que traemos, por las antiguas creencias o los entendimientos antiguos. En un tiempo podemos haber creido que nuestra sobrevivencia dependía de nuestro uso de un juego específico de acciones. Ahora seguimos funcionando de acuerdo a esta vieja programación, porque ha sido grabada y establecida en nuestra computadora. Hay otro pasaje, aún más interesante en las Escrituras. “If anyone among you…deceives his own heart…this one's religion is useless” (Santiago 1:26). Lo encontramos sugerente porque nos dice que podemos engañarnos a nosotros mismos, aún estando conscientes. Cuando llevamos a cabo las cosas religiosas por las razones equivocadas, con la motivación del corazón equivocada, esas cosas son inútiles. No son más que trapos inmundos a los ojos de Dios. Esto no es buena noticia. El salmista rogaba, ““Search me, oh God, and know my heart” (Salmos 139:23) De manera muy sabia, Le pidía a Dios que juzgara su corazón, para que resplandeciera la luz de la verdad. Los juicios de Dios no son malos. Son buenos, porque son motivados por el amor, y por Su conocimiento de lo que es bueno para nosotros. Nuestro trabajo es el de pedirle ayuda, como lo hizo el salmista. ¿Que pasa se percebimos que Dios dice que no, o si El no quiere ayudarnos cuando lo requerimos, o de la manera en que lo queremos? La promesa de Dios es que El nos ayudará a llegar al lugar correcto, siempre que Le pidamos a El y hagamos lo que El nos diga. Así que, ¿qué pasa si nos permite caminar por las cosas difíciles y no nos quita de las pruebas? ¿Podrá ser que nuestra idea de ayuda sea tan diferente a la idea Suya de ayuda, que aún cuando nos ayude, no lo podamos ver? 84
  • 85. Quizás cuando teníamos siete años, nuestro cachorrito fue atropellado por un auto. Oramos, pero El nosalvó al cachorro. Entonces decidimos, “¡De ninguna manera que vuelvo a confiar en Ti!” ¿Y qué pasa si oramos cuando estaba enfermo nuestro hermanito, o el abuelo, o cuando se estaba muriendo un buen amigo; o si tuvimos que mudarnos a una ciudad y no lo queríamos hacer; las cosas malas sucedieron de todas maneras? Como resultado de experiencias como estas, nuestra cabeza puede decir, “Ven”, mientras que nuestro corazón dice “No Te acerques”. Tenemos un conflicto en el alma, con partes diferentes de nuestro ser que tratan de imponer su voluntad y controlar nuestra mente y nuestras acciones. Entre tanto, Dios nos ve luchar por las consecuencias de nuestro doble ánimo. El no tomará el control en contra de nuestra voluntad, ni nos forzará a hacer cosas que no queramos. El El Pecado Causa Daños en el Alma ¿Cuántas veces has escuchado a la gente decir cosas como estas?: “Ella me hizo enojar”, “El me entristeció”, “Ellos me ofendieron”, “El me rompió el corazón”, “Alguien me lastimó los sentimientos”, “Me diste un susto de muerte”, “Estoy buscando a alguien que me haga feliz”. Nótese que siempre es alguien más que está haciendo estas cosas. Otra persona, a quien hemos permitido que funcione en nuestra vida como reemplazo de Dios, siempre es la responsable. No podemos aceptar ser nosotros los responsables, y esto representa un problema. Si utilizáramos la misma cantidad de energía para resolver problemas en vez de buscar a quien echarle la culpa, seríamos mucho más saludables. Nuestras respuestas, emociones y decisiones simplemente no pueden ser la responsabilidad de otra persona. Esto nos recuerda una película en la cual el malo apunta la cabeza de su víctima con una pistola y le grita, “Si no haces lo que diga, voy a pegarte un tiro, y será culpa tuya!” ¿Puedes ver lo irracional de esta declaración? La decisión del pistolero y sus acciones no pueden ser culpa de nadie más. La misma actitud parece prevalecer entre la gente de todo el mundo. Véanse los reportes diarios de las noticieros. ¿Tiene sentido algo de esto? ¿Qué nos son responsables de sus propios actos los que las hacen? ¿Qué no tendrán que rendir cuentas los individuos de sus malas decisiones? Vamos a verlo de manera más personal. La hermana fulana le cuenta a todo el mundo que ha sido ofendida, porque alguien hizo algo que ella pensaba que era inapropiado. No puede ser la responsabilidad de otra persona cuando la hermana decida ofenderse. El hermano sotano llama a todos sus conocidos para proclamar su indignación por algo que dijo alguien. No puede ser la responsabilidad de otra persona cuando sotanito decida indignarse. Esto equivale a decir que alguien me hizo Volkswagen. Una persona no puede hacer que otra sea nada; ni puede una persona hacer que sintamos alguna cosa. Cada uno somos responsables de llevar el control de nuestras emociones, reacciones, y de nuestras decisiones de cómo respondamos a cualquier situación. Necesitamos entenderlo bien. ¿Quien es el responsable de nuestros pecados? Leemos, “Lord, be merciful to me, heal my soul for I have sinned against you” (Salmos 41:4) La palabra Sanar significa, literalmente, remendar, reparar, o integrar. (Strong’s, 7495) El problema del salmista era su propio pecado. ¿Puedes imaginarlo diciendole a toda la gente que hacía cosas pecaminosas porque alguien le hizo hacerlas? El salmista estaba en sintonía con Dios, y sabía que el problema no era el pecado de otra persona. El asumía la responsabilidad de sus propias reacciones y pecados. Otras palabras claves son, sana mi alma. Esta es una plegaria que solo puede ser contestada cuando reconozcamos nuestro pecado. 85
  • 86. Dios nos dice que nos perdona nuestros pecados cuando los confesamos, no cuando le echamos la culpa a otros. Si queremos ser restaurados, debemos ser tan valientes y humildes como el autor de estos Salmos. ¿Cuantas veces has oido a alguien proclamar que tiene un corazón roto, y has pensado que era tan sólo una expresión? No creemos que sea eso nada más. Creemos que es salmista hablaba por su conocimiento personal, o que fue inspirado por el Espíritu Santo. Las Escrituras nos confirman que es posible tener un corazón roto. “The LORD is near to those who have a broken heart.” (Psalm 34:18). (Psalm 51:17, 69:20) Esa palabra, Quebrantado, usada en este pasaje, significa literalmente: reventar, quebrar, hacer pedazos, quebrado, destruir, lastimar, apagar, hacer añicos, aplastar, estrellar. Las palabras de esta definición bíblica son las mismas que se usan generalmente en la comunidad psicológica secular para describir los efectos de la disociación. Cuando me puse a buscar dos o tres versículos, no tenía ni idea que fuéramos a encontrar tantos. Esto me recuerda un cuadro de una vasija de barro, que fue estrellada en el suelo, y los añicos fueron despersos por todos lados. ¿Puedes imaginarte a nuestra alma intangible al ser estrellada, hecha pedazos o aplastada? No es un cuadro agradable, y sin embargo, podríamos describir esto como una condición normal para la mayoría de la gente. La Buena noticia es que hay buenas noticias. Tenemos otra promesa que podemos atesorar, “He heals the brokenhearted and binds up their wounds” (Psalm 147:3). ¿Será posible que el Señor nos haya creado con habilidades, de las cuales no se diera cuenta, y que nuestra capacidad para disociarnos Le haya sorprendido? No lo creemos. Creemos que nos creó con la capacidad de sobrevivir, no obstante los grandes retos de esta vida sobre la tierra. ¿Podemos Perder el Control Sobre Nuestra Alma? Se nos ha dicho que debemos vigilar porque Satanás, como leon rugiente, está buscando a quien devorar. (1 Pedro 5:8) ¿Qué es lo que Satanás quiere devorar? ¿Nuestra carne? El es un ser espiritual, y no tendría uso para la carne. Creemos que lo que busca es energía, y tanto control sobre nuestro espíritu y humanidad como estemos dispuestos a entregarle por medio de nuestros pecados. Es interesante notar que Pedro no se está dirigiendo a los paganos; está hablando con los cristianos. Llegamos a la conclusión de que por medio del pecado y el engaño, podemos perder el control sobre partes de nuestra alma. El que recibe este control es Satanás, o bien, algún representante de su reino. Jesús hasta nos advirtió que sería posible que un hombre perdiera su propia alma, mientras que ganaba el mundo entero. (Marcos 8:36) ¿Cómo debemos entender esto? ¿Significa esto que dejaríamos de tener un alma como parte de nuestro ser? No lo creemos. El significado de la palabra “perder” incluye los conceptos de daño, pérdida, o de ser echado fuera. (Strong’s G 2210). A nuestro parecer, echar fuera el control sobre el alma es una función de nuestra libre albedrío. Consideremos un ejemplo. Ministrábamos con una mujer, quien se revolcaba en el piso. Habíamos atado a los espíritus, y por eso, sabíamos que lo que pasaba no era asunto puramente espiritual. Sabíamos que aquí estaba involucrada su alma de ella, así que debía haber una buena razón por ese comportamiento. Decidimos que nuestras actividades estaban en conflicto con la voluntad de ella, y necesitábamos descubrir por qué. Como creíamos que ella deseaba ser libre, le hicimos preguntas para determinar las razón de sus manifestaciones. 86
  • 87. Ella nos dijo que había sido involucrada en el satanismo, y había firmado un contrato con sangre, donde acordaba vender su alma a cambio de recibir cosas de parte de Satanás. Ella estaba aterrada porque estaba convencida que no podía alcanzar la salvación. Las voces que ella escuchaba en su cabeza, no cesaban de recordarle lo que ella había hecho. Paramos, oramos por direccción, y yo recibí un flashazo de entendimiento. Recordé un pasaje de las Escrituras donde Dios proclamó que todas las almas Le pertenecen a El. (Ezekiel 18:4). Esto nos dio luz para ver bien el problema de ella. Yo le pregunté que si ella firmaría un contrato con su sangre, para venderme su país. Me vio como si estuviera loco, y me informó que no me podía vender su país porque ella no era la dueña. Le pregunté que si sería legal el trato si estuviera firmado con sangre el contrato. Ella contestó que dicho contrato sería sin sentido e inefectivo, puesto que ella no podía vender lo que no poseía. Le leímos entonces el pasaja mencionado arriba, y le explicamos que ella no podía haber vendido su alma, que el contrato que había firmado con sangre, no era válido. Ella se quedó callada por un tiempo, procesando esta nueva información. Al fin nos miró con una nueva esperanza en los ojos, y procedimos con su ministración. Nadie podemos vender ni regular, algo que no nos pertenece. Jesús sabía quien era el dueño de las almas, así que cuando habló de perder el alma, hablaba de perder el control sobre la misma. Si no fuera por lo que El hizo, no tendríamos la capacidad de retomar el control sobre nuestra alma después de haberlo entregado. Este es otro ejemplo del porqué tenemos necesidad de un Salvador. Satanás rara vez nos llega con un contrato pidiéndonos que firmemos la venta de nuestra alma a cambio de las riquezas, la fama y la fortuna. Mejor usa las mentiras, los engaños y los efectos de nuestros propios pecados para tomar control sobre partes de nuestra alma, un pedazo a la vez. Creemos que le place robar esas cosas valiosas sin tener que pagar nada por ellas. Creemos que Satanás se esfurza para usurpar todo lo que nos ha dado nuestro Papá celestial. Vamos a examinar algunos ejemplos. Con regularidad escuchamos comentarios como, “Me siento seco y vacío, como si hubiera cosas dormidas dentro de mi. No sé cómo despertarlas. Puedo recorder un tiempo cuando podia llorar y sentir las emociones normales, pero parece que esa parte de mi se ha muerto.” Escuchamos de las pérdidas aparentes de partes de la humanidad o del alma de las personas, y el conflicto que resulta llega cuandos no están de acuerdo todas las partes de nuestra alma. No creemos que sean meras clichés, sino declaraciones de la realidad de la persona. Creemos que hay dones, habilidades y talentos específicos que nos ha dado el Señor. Entre éstos podrían estar la música, el arte, la danza, cocinar, alabanza y adoración. Quizás, estando aún muy chicos, haciendo nuestros “pininos” en manifestar esos dones, alguien nos dijo, “Ay eso es una tontería. Nunca lo vas a hacer bien. Vale más que desistas ahora.” Quizás dijimos entonces “Me rindo.” Es posible que hayamos entregado regalos preciosos del Señor a una edad muy temprana. Ahora, ese don o talento se encuentra guardado en un rincón oscuro de nuestro corazón, y posiblemente bajo la protección de nuestro enemigo. Por ejemplo, un niño decidió dibujar un elefante. Se fue a la habitación de atrás para que no lo molestaran, y se dio a la tarea con todas sus ganas. Cuando lo terminó, llevó el dibujo a la sala, donde estaba su padre concentrado leyendo los informes de las carreras de caballos. Para su padre, esos informes eran más importantes casi, que cualquier otra cosa. Cuando el niño le mostró el cuadro, su reacción fue, “¿Qué es este cochinero?” El niño le informó que se trataba de un elefante. El papá le despachó con una mirada agria y le dijo que se fuera al patio a jugar. 87
  • 88. Yo fui ese niño. Desde entonces muchos me han dicho que yo debería seguir una carrera en el arte. Supongo que nunca sabré que tan buen artista pude haber sido, porque yo me negué a experimentar otra vez ese tipo de reacción. Para que no creas que esta experiencia es única, te diré que Glenna recuerda la vez cuando alguien miró un dibujo que ella había hecho, y le dijo, “Ah, qué bonito. ¿Te lo hizo tu hermano?” Todos sabían que su hermano era el artista de la familia. Glenna sólo quería recibir el mensaje de que ella era valiosa, e importante como artista, también. Después de esto, ¿Qué tan seguido crees que haya hecho ella más dibujos? Ya dejó que los dibujos, los hiciera el artista. Ella entregó la posibilidad de desarrollar ese don, a la voz que le decía, “Ni para que te molestes; nunca vas a ser tan buena como él.” Muchos hemos elegido renunciar a los dones y habilidades que nos hacían personas únicas delante del Señor. Lo hemos hecho porque hemos creido las mentiras habladas por bocas de la gente que nos rodea, o por nuestras propias mentes. Ellos nos dicen que no tenemos un verdadero talento, ni somos especialmente capaces en las áreas de nuestro interés. Muchas veces lo dicen como broma, para atenuar las palabras cortantes, pero no es broma para nosotros. Dios nos da estos dones con propósito. Pueden ser parte de Su plan maestro para la eternidad. Si los hemos perdido en un rincón de nuestro corazón, no podremos hacer nuestra parte en Su plan. Hay personas quienes Le han pedido al Espíritu Santo que les muestre lo que ellos han entregado, y por qué. Una mujer recordaba una vez que su mamá le observó en la clase de danza y le dijo, “Más vale que estudies y aprendas a ser una doctora.” En cuanto le vino ese recuerdo, ella empezó a llorar porque entendió porqué había renunciado a su sueño. Ministramos una vez con una dama a quien el Señor le había dado un don de poeta. Aunque nunca había estudiado poesía, ni cómo escribirla, hubo un tiempo en su vida cuando ella podía sentarse a escribir, y el Señor comenzaba a escribir poesías a través de ella. A pesar de esto, algo pasó en el camino, y ella decidió que era un fracaso. Guardó sus poesías y las olvidó. Años después, tuvimos con ella una sesión gloriosa de ministración, y ella decidió empezar de nuevo a escribir poesías. En el servicio de la tarde, ella leyó un poema que había escrito ese mismo día, después de la sesión que tuvimos. ¡Fue maravilloso! Era poesía gloriosa y profética. ¡Nos bendijo sobremanera! Hemos encontrado que cuando Le pedimos al Señor que nos restaure lo que parece haber sido perdido, nos damos cuenta de que no se había perdido realmente, sino que había estado metido en la hibernación. Los Daños al Alma Afectan al Cuerpo Nos hemos convencido de que los daños que sostiene el alma, afectan también al cuerpo físico. No sólo hemos visto una abundancia de evidencias, sino que también tenemos algunos pasajes grandiosos de los Proverbios. Nótese que estos proverbios fueron diseñados para producir un contraste entre una condición y otra. En Proverbios 14:30, el contraste se enfoca sobre el pecado de la envidia, pero creemos que sería bueno expandirlo un poco. Santiago nos dice que bajo la Ley, cuando cometemos un pecado, somos culpables de todos los pecados. (Santiago 2:10) Podríamos parafrasear este proverbio diciendo que un corazón sano es vida para el cuerpo, y el corazón que no esté sano trae muerte al cuerpo. La expresión que emplea el proverbio es carcoma de los huesos, y en otra traducción, dice que es podredumbre de los huesos, y esto puede manifestarse en nuestro cuerpo de varias maneras. Se nos dice que la pena del corazón quebranta al espíritu. (Proverbios 15:13) Creemos que no se quebranta el espíritu de la misma manera que el alma. Cuando experimenta nuestro corazón estas cosas, afecta eso adversamente a nuestro espíritu. En este caso, la palabra quebrado se podría definir más bien 88
  • 89. como golpeado, o afligido. (Diccionario Merriam Webster’s) Las cosas que afectan a nuestro esppíritu, ¿afectarán también a nuestro cuerpo? Para dar respuesta a esto, vamos a ver más de las Escrituras. Los Proverbios nos dicen que un corazón alegre hace bien al cuerpo, pero un espíritu quebrado seca los huesos. (Proverbs 17:22) Aquí la palabra alegre sugiere que se trata de buenos sentimientos en general. Algunos estudios sugieren que aquellos quienes constantemente manifiestan infelicidad, temor, ara y una falta de voluntad de perdonar, se causan daños físicos a sus propios cuerpos. Por causa de esas emociones negativas, se producen toxinas, que luego atacan al cuerpo en general, trayendo malestares, enfermedades y un suicidio lento y doloroso. Por otro lado, las buenas emociones producen el efecto contrario. Los estudios han mostrado que la gente hospitalizada que mantiene un estado de ánimo alegre y positivo, sanan bastante más rápido que la gente que no lo hace. También hay reportes que demuestran que estas respuestas positivas pueden estimular la producción de endorfinas. Éstas son drogas naturales que benefician tanto al cuerpo como al alma. Dios tenía razón. Un corazón alegre sí estimula el proceso de sanación. Ahora tenemos que un corazón sano es vida para el cuerpo; que la envidia, que es un pecado asociado con el alma, is carcoma de los huesos. Algo que hiera el corazón, o el alma, también ocasiona que se afliga el espíritu, y eso a su vez afecta adversamente al cuerpo. Los daños en el alma afectan directamente a nuestro cuerpo, o indirectamente a través del espíritu. Parece ser que los problemas en el alma forman las raíces de los problemas tanto del espíritu como del cuerpo. Concluimos que un alma que esté funcionando en pecado genera efectos que son detrimentales para el cuerpo, tales como malestares y enfermedades. El alma que se restaura produce las emociones y respuestas de la justicia. Estas generan efectos buenos para el cuerpo, mismos que promueven la buena salud. Hemos ministrado con gente sobre asuntos de sus almas, y después nos han comunicado que las manifestaciones en sus cuerpos se han quitado sin más. Dolores e incomodidades de años de duración se han ido disminuyendo sobre un periodo de semanas. Hemos recibido cartas y tarjetas que expresan gratitud al Señor por lo que El ha hecho tanto en sus cuerpos como en sus almas. Hemos leído que debemos esperar ser prosperado en todas las cosas y tener salud, así como prospera nuestra alma. (3 Juan 2) Porque estamos seguros de que Juan oraba de acuerdo con el Espíritu Santo, creemos que esta oración se aplica a cualquiera que sea miembro del cuerpo de Cristo. Al decir en todas las cosas y que tengas salud, se cubre un amplio espectro de posibilidades. Es razonable creer que la prosperidad del alma ayudará a sanar al espíritu del aplastamiento y las lastimaduras que ha sufrido. También nos parece razonable creer que nuestra sanidad y prosperidad serían inhibidas si es que nuestra alma no prospera. El Señor vivificará nuestros cuerpos mortales por medio de Su Espíritu que mora en nosotros. (Romanos 8:11) En este caso la vivificación incluye la fuerza y la vitalidad, así que es razonable esperar que esto sea cierto para todos los que somos parte de Su cuerpo. Al ir renunciando a nuestra antigua programación que producía malestares y enfermedades, debemos experimentar cambios benéficos en nuestro cuerpo. ¿Qué No Se Hizo Ya Esa Obra? Ocasionalmente nos preguntan que si porqué es necesario que hagamos todo lo de la limpieza y la restauración del alma, cuando la Palabra dice que todas las cosas son hechas nuevas como resultado de nuestra salvación. Si todos morimos con Cristo, fuimos resucitados juntamente con El y ahora estamos sentados en lugares celestiales, ¿cuál es la necesidad? 89
  • 90. Respondemos a esta pregunta con otra pregunta: ¿Por qué los cristianos normales no manifiestan la naturaleza de Dios y por qué no viven en la perfecta victoria como lo hizo Jesús? Visto desde una perspective eternal, somos una nueva creación. Sin embargo, hemos visto siempre la vida a través de oscuros lentes espirituales que causaron que percibiéramos todo de una manera destorcionada. Como resultado, es normal que respondamos de maneras que pueden ser destructivas, tanto para otros como para nosotros mismos. Nuestra alma es todavía motivada por los mismos patrones conductuales, formas de pensamiento, actitudes, creencias, sentimientos y deseos que teníamos antes de ser salvos. Las Escrituras ofrecen muchas referencias acerca de la triste condición del alma antes de la salvación. (2 Corintios 3:14; 4:4) Conocemos con certidumbre solo de nuestras propias inclinaciones pecaminosas, pero creemos que es probable que lo mismo sea cierto para todos los que nos rodean. Respondemos con la gente, las situaciones, la vida, y hasta con Dios, en maneras que deben ser producto de nuestra antigua programación. Vemos la verdad de esto en nuestras propias vidas, y en nuestra observación de otras gentes. Sabemos que estas cosas no provienen de nuestro Padre celestial. Hemos escuchado muchas referencias a los hipócritas auto-justificadores que asisten a las iglesias. Con toda imparcialidad, sospechamos que la gente a la que se refieren es engañada solamente. Las creencias y percepciones del pasado son tan normales, que no pueden ver la verdad. Se hace aparente que nuestra vista del pecado y la vista de Dios del pecado son totalmente diferentes. Dios muchas veces ve pecado en las cosas que creemos que son buenas. ¿Recuerdas la Escritura que dice que aún nuestras mejores obras son como trapos sucios e inmundos para El? (Isaías 64:6) Nuestros puntos de vista muchas veces los basamos sobre la antigua programación no benéfica. Cuando hacemos cosas buenas utilizando la motivación equivocada, El las ve y se tapa las narices. La Antigua Programación Versus La Verdad de Dios La gran mayoría de nuestra antigua programación no va de acuerdo con la verdad de Dios. Mucho de esta programación mora aún en nuestro corazón. El corazón es el centro de las funciones físicas, y también de las funciones morales y espirituales. Parecen haber niveles de consciencia de los cuales no nos damos cuenta. Como se trató anteriormente, las Escrituras indican que la mayoría no sabaemos lo que pasa en nuestros propios corazones. (Jeremías 17:9; Marcos 7:21-23; Proverbios 23:7) Como resultado, respondemos a otras personas, sucesos en la vida y hasta a Dios, de maneras que no entendemos. Las cosas que creemos acerca de nosotros mismos, de otras personas, y Dios, representan la vista mundial dentro de la cual operamos. Estos conceptos y expectaciones, sembrados en el corazón y expresados en nuestras palabras y acciones, muchas veces se vuelven profecías auto-cumplidoras. Quizás respondamos explosivamente a sucesos aparentemente sin importancia, y luego nos sorprende el fervor del arrebato. Proclamamos, “¡Caracoles, no se de dónde salió eso!” La programación, realizada hace muchos años, podría estar estimulando respuestas automáticas. Podemos reaccionar de una manera que creemos necesario para nuestra protección, sobrevivencia, o para suplir nuestras necesidades. En cada caso, ya estamos convencidos de que ninguna respuesta es accidental. Siempre existe una razón. Una vez recibimos la salvación y nos unimos a una iglesia, descubrimos que debemos de conformarnos a un juego nuevo de reglas. Somos una nueva creación, así que debemos actuar como si nunca hubiéramos hecho cosas malas, ni hubiéramos pasado nunca por experiencias terribles. Se nos ha instruido que todo ha sido hecho nuevo, así que debemos de funcionar como si todo fuera nuevo. En algunas iglesias se nos dice que sigamos de frente. Esta actitud representa una fuente de preocupación seria. Debemos creer que estamos sentados en lugares celestiales, y sentirnos con paz. Si 90
  • 91. tenemos suficiente fe, no debemos tener problemas. Se nos dice que los problemas son de la carne y que debemos crucificar la carne. En realidad, ¿Qué significa esto? ¿Significa que no se nos permite tener problemas? Y si los tenemos, ¿es que estamos demostrando una falta de fe? Si es que todavía experimentamos enfermedades y malestares, ¿significa que hemos fallado, y que todavía estamos funcionando en pecado? ¿ qué si no hemos encontrado la victoria sobre las ataduras normales de la vida? ¿Significa que no fuimos salvos, sino solo engañados? Creemos que la voz del chantajista controla la vida de muchos de nosotros. Queremos ser aprobados por otros cristianos, quienes parecen tenerlo todo en control. La voz insiste que si permitimos que otros sospechen que tenemos problemas, o si nos volvemos un estorbo latoso para ellos, seremos rechazados. Si ellos descubren la verdad sobre quienes y lo que somos reallmente, seremos echados fuera. Después de recibir estos mensajes, cualquier persona racional se fabricaría una buena máscara de iglesia, completa con una sonrisa de plástico. Cuando nos preguntan aue si cómo nos va, nuestra respuesta es siempre, “Soy bendecido; todo está bien.” En este punto, podría parecer que estamos manifestando la programación de iglesia. El llevar una buena máscara de iglesia, ¿representa el cristianismo verdadero? Tratamos de ponerlo todo bajo la sangre, tal como se nos ha dicho, pero eso no hace que desaparezcan el dolor, la vergüenza y las manifestaciones de pecado. Nos preguntamos, “¿Qué me sucede? ¿Soy salvo realmente?” Podemos decidir que el ser cristiano es demasiado difícil, o que no somos capaces de ser un buen cristiano. Nos desanimamos, y muchas veces simplemente nos alejamos como algo flotando en la corriente. Por medio de Su profeta Jeramías, Dios proclamó que los profetas y sacerdotes habían sanados ligeramente las heridas de Su pueblo. Ellos decían, “Paz, paz”, cuando no había paz. (Jeremías 6:14) En este caso, Dios proclamaba que los profetas y sacerdotes habían fallado en ministrar de manera adecuada con Su pueblo. Quizás era demasiado trabajo, o representaba mucho tiempo invertido. Como resultado, el dolor y el sufrimiento continuó. Sería maravilloso si pudiéramos encontrar a todos los cristianos desencantados y ayudarles a descubrir que no son tan malos, después de todo. En lugar de proclamar, “Paz, paz, cuando no hay paz,” podríamos asegurarles que ellos podrán encontrar la paz, como parte de un proceso, si de veras la desean. Ellos podrían descubrir que son normales y saber que todo lo que necesitan es tiempo para obrar el proceso de ganar su libertad. (Filipenses 2:12) Las cosas que ocasionan las dificultades en nuestras vidas no pueden ser simplemente tapadas y olvidadas. Pueden haber aún recuerdos dolorosos, viejas heridas, temores y patrones destructivos de vida que necesitan ser sanados. Ellos representan fortalezas espirituales que influencian nuestro corazónes, almas, mentes y vidas. No se deben desechar tan a la ligera. ¿Buscar Nuestra Propia Salvación? Nunca hemos encontrado el versículo bíblico que nos diga que sólo lo pongamos bajo la sangre y sigamos adelante. Pero sí recordamos una proclamación acerca de renunciar a las cosas ocultas de vergüenza. (2 Corinthians 4:2) Esto sueno como lo contrario de lo que se cita tan comunmente. En lugar de esconder esas cosas de vergüenza, debemos sacarlas a la luz. (Ver también Juan 8:32) Este es un mandato para que tomemos una parte active en el proceso de lograr un nivel mayor de libertad para nuestros cuerpos y almas. Pablo asienta que si alguien se limpia a si mismo, será santificado y preparado ya para toda buena obra. (2 Timoteo 2:20-21) Hemos cruzado el Río Jordan, hemos entrado a probar la Tierra Prometida, y ahora nos encaramos con nuestros enemigos. Dios nos ha prometido que todo lo que tenemos que hacer es librar las peleas a favor de nuestra Tierra Prometida, y El nos garantiza el éxito. Ya ha derrotado a nuestros enemigos y nos ha hecho más que vencedores. Ahora nosotros debemos salir y demostrar que somos Sus hijos. 91
  • 92. Se nos instruye que “busquemos nuestra salvación con temor y temblor” (Filipenses 2:12) Aunque esto parece contradecir lo que vimos previamente, estamos seguros de que Dios ha terminado la obra en la parte de nosotros que se conoce como el espíritu. (1 Corintios 1:30) También estamos seguros de que nuestros cuerpos y almas son obras en progreso. El Señor espera que tomemos una parte activa en la limpieza de nuestro Templo. No podemos lograr estas cosas en nuestro propio esfuerzo. Se nos oponen seres espirituales malvados. Para que podamos alcanzar el éxito en este ejercicio, precisamos de la participación activa y de lleno del Espíritu Santo. Esta guerra espiritual es un proceso de sacar de raíz las fortalezas espirituales de nuestra propia alma, con Su dirección y Su poder. No sería razonable que esperáramos ganar la Guerra con sólo una batalla. No hemos encontrado este precedente tampoco en la Biblia. Cuando el Señor mandó a Su pueblo que curuzara el rio hacia la Tierra Prometida, les advirtió que no les daría toda la tierra de una vez. Les dijo que les daría sólo una parte hasta que pudieran ocuparla. Este proceso continuaría, parte por parte, hasta que, eventualmente, tomaran posesión de toda la Tierra Prometida. El explicó que se les daba demasiado territorio a la vez, se incrementarían entre ellos las bestias salvajes. (Deuteronomio 7:22; Exodo 23:29) Vemos el paralelo cuando consideramos esto como una sombra, o tipo, del Nuevo Pacto. Dios nos restaura toda nuestra Tierra Prometida, toda nuestra alma y nuestra humanidad, todo lo que El creó en nosotros, en el proceso de la salvación. Es necesario desalojar todas las bestias salvajes, las criaturas que han invadido nuestra tierra, para que podamos poseer todo. Si ocurriera esto todo junto, de una sola vez, podría ser más de lo que pudiéramos soportar. No solamente vemos este modelo en las Escrituras, sino que también lo vemos en nuestras vidas. Es la manera más amorosa y llena de gracia, de la que nos puede restaurar. Al irse realizando el proceso, vemos la construcción del lugar santo, la segunda fase del templo, el cual El construye como parte de Su plan maestro. Con nuestra participación voluntaria, puede ser acelerado el proceso. Confiesa y Se Limpio ¿Será necesario recordar todos los sucesos de nuestras vidas y confesar cada pecado individual, para poder ser perdonados? Nosotros no lo creemos. Ninguno de nosotros podemos recordar todos nuestros pecados, ni tampoco podemos entender la profundidad del pecado que existe en nuestras vidas y nuestros corazones. Sólo es necesario reconocer y confesar aquellas cosas que el Señor nos muestre. La Palabra de Dios nos dice que sucederán cosas maravillosas si confesamos nuestros pecados. (1 Juan 1:9) Cuando confesamos nuestros pecados, reconocemos que somos desesperadamente malos. Admitimos que no tenemos esperanza de la salvación, si ésta se finca en nuestras habilidades. Confesamos que nuestra única esperanza consiste en depender de Su misericordia, gracia, y Su obra consumada de salvación. (1 Peter 1:13-15) Cuando dejemos de depender de nuestras propias habilidades, y dependamos de El enteramente, El hará todo lo que nos ha prometido. Dios puede restaurar nuestras almas. (Psalms 23:3) Si es que hemos entregado el control sobre partes de nuestra humanidad a nuestro enemigo, ahora es tiempo de renunciar a ese contrato. Así es como le quitamos a nuestro acusador, el poder y el control sobre partes de nuestra alma. Los dones y los llamamientos de Dios son irrevocables; por tanto, la autoridad sobre nuestra alma que se nos había dado, aún sigue vigente. (Romanos 11:29) Renunciamos al haberle dado acceso, y lo desalojamos. Esto no es complicado. Nuestra voluntad de encarar los asuntos difíciles que se asocian con el dolor, la ira, y las heridas que hemos sostenido, Le facilita al Señor el llevar a cabo esta tarea, para que podamos experimentar la libertad y la victoria en nuestras vidas hoy. Al ir dando los pasos de la restauración y la limpieza, somos santificados, o apartados, y liberados del pecado. (Hebreos 2:11) 92
  • 93. El Señor Se ha hecho responsible para terminar la obra que El ha comenzado en nosotros. (Filipenses 1:6) La Biblia no especifica justo cuando será completo este proceso. Por tanto, creemos que la salvación de nuestra alma nos requiere que juguemos un papel activo, si el que quermos acelerar el proceso, minimizar la incomodidad, y caminar en un grado mayor de victoria ahora. Nuestro Padre celestial amante nos ha brindado la oportunidad de trabajar juntos con El para cumplirlo, y nosotros podemos eligir como y cuando el proceso procederá. Al hacerlo así, podemos ser hacerdores de la Palabra, y no sólo oidores. (Santiago 1:21-22) Su Palabra es Vida y Verdad, y tiene la capacidad de renovar nuestras almas y llenarnos de luz. (Juan 17:17) El nos capacitará para hacer lo que El nos ha instruido. Es animador saber que El nunca nos daría una orden que no pudiéramos cumplir. Eso sería injusto. (Mateo 22:37) ¿Esperaremos hasta llegar al Cielo, y estar delante del trono de juicio de Cristo, o Oración de Muestra: En el nombre del Señor Jesucristo, confieso y renuncio a los pecados que han quebrado y despedazado mi corazón. Confieso y renuncio a las cosas ocultas de vergüenza que le han dado al reino de Satanás, derechos legales en contra mía. Renuncio a toda forma de bondad demoniaca; a la auto-justicia, la auto-justificación, el auto-enañok las observaciones religiosas, y a la luz que es en realidad tinieblas. Renuncio a la mente carnal, que es hostilidad hacia Dios. Renuncio a creer o proclamar que toros sean responsables de hacerme pecar. Yo soy responsable de todas mis palabras, acciones, y reacciones pecaminosas. Renuncio el entregarle a cualquiera, poder sobre mi, por las proclamaciones de que fuera responsable de mi. Clamo al poder de la sangre derramada del Señor Jesucristo, como pago por todos los pecados que reclamara Satanás sobre cualquier parte de mi alma o mi humnidad. Ordeno que todo lo que sirva al reino de Satanás, toda su influencia y control, y todos sus efectos en mi vida, vayan ahora, a donde el Señor Jesucristo los mande. Renuncio el haber entregado cualquier sacrificio, incluyendo toda energía espiritual, emocional o física, al reino de Satanás. Ordeno que todo lo que sirva al reino de Satanás, Le entregue al Señor Jesucristo todo lo que haya recibido de mi como sacrificio, porque el Señor Jesucristo es el que pagó por mis pecados, y solamente El es digno de recibir estas cosas. Padre Celestial, Te pido que hagas resplandecer Tu luz de la verdad, y que escudriñes mi corazón, para saber donde yo me haya engañado. Te pido que resuelvas el conflicto en mi alma, para poder ser yo libre del doble ánimo. Te pido que restaures la salud que había perdido como resultado de mis pecados, a mi espíritu, mi alma y mi cuerpo. Te pido que me prosperes y me tengas en buena salud, así como prospera mi alma. Te pido que me ayudes a percibir, reaccionar y responder, a mi mismo y a otros, a los sucesos de la vida, y a Ti, de la manera adecuada. Te pido que me sanes y me integres mi corazón quebrado. Te pido que recuperes todo lo que me pertenece, y que había sido devorado por Satanás y su reino. Te pido que me restaures todo lo que tenga que ver con mi verdadera identidad y mi verdadero destino, y todo lo que yo había perdido o regalado, así como todo lo que había sido muerto, hurtado o destruido por causa de mis pecados. Te pido, Padre Celestial, que hagas lo que sea necesario para que me integers y me hagas complete, para que yo pueda amarte, adorarte y servirte con todo mi corazón, todami alma, toda mi mente y todas mis fuerzas, para poder ser lo que Tu creaste en mi, para que 93
  • 94. me puedas levantar al lugar más alto y mejor que has creado para mi. No me conformo con menos, y Te doy permiso de hacer esta obra en mi vida. Gracias, Amén. LOS METODOS DE LA DISOCIACION Muchos hemos usado o abusado de las drogas, el alcohol, la comida u otras sustancias para escaparnos del dolor físico o emocional. Dichas sustancias nos afectan no sólo en la salud física y emocional, sino que también en la salud espiritual. Al entregar el control de nuestra mente o nuestro sistema nervioso por medio de estas sustancias, abrimos la puerta a los atormentadores. Para poder arreglárnoslas con las presiones de nuestras vidas, a veces recurrimos también a la disociación. Esto lo tocamos ya brevemente en la sección que trata con las traumas físicas y emocionales. Aquí ofrecemos la descripción que esboza un grupo llamado Fundación Sidran: “La disociación es un proceso mental que produce la falta de conexión entre los pensamientos, recuerdos, sentimientos, acciones o sentido de identidad de una persona. Durante el periodo de tiempo en que la persona recurre a la disociación, ciertos datos no se ligan con otra información como se haría normalmente. “Por ejemplo, durante una experiencia traumática, uno puede disociar el recuerdo del lugar y de las circunstancias de la trauma de la memoria cotidiana, lo cual resulta en un escape temporal del temor y del dolor de dicha trauma, y en algunos casos, en una laguna mental del recuerdo de la experiencia. Puesto que este proceso puede producir cambios en la memoria, las personas que frecuentemente recurren a la disociación, muchas veces encuentran afectadas su historia personal y su identidad. “La mayoría de los consejeros cree que existe la disociación en un continuum de severidades. Dicho continuum refleja un amplio rango de experiencias y/o síntomas. En un extremo se tienen las experiencias moderadas de disociación que son comunes para la mayoría de la gente, tales como soñar despierto, hipnosis en la carretera, o el “perderse” en un libro, las cuales indican la pérdida momentánea con el conocimiento consciente de lo que nos rodea de inmediato. En el otro extremo se encuentra la disociación compleja y crónica, tal como en los casos de Desorden Disociativa de Identidad, el Síndrome de Personalidades Múltiples, y otros más, mismos que pueden traer como consecuencia la disfunción severa o la incapacidad de funcionar.” Muchos hemos crecido usando el soñar despierto y otros métodos de escape para vérnoslas con la vida. Imagine a un niño dentro del aula de clase, totalmente enfadado con lo que sucede allí, a su alrededor. Está viendo las nubes desde la ventana del aula, soñando despierto acerca de aventuras en tierras lejanas, o quizás algún lugar en el espacio exterior. Fracasando en su intento de acaparar su atención, la maestra golpea impacientemente el mesabanco del alumno, demandando la respuesta a la pregunta que le ha hecho. La reacción del niño es, “¿Cuál pregunta?” No intenta hacer desatinar a la maestra; es que no oyó la pregunta. Su cuerpo estaba sentado frente al mesabanco, pero su mente, su consciente, estaba en alguna otra parte. Puedo recordar muchas veces en las que me era requerido que cumpliera con una tarea. Yo podía leer capítulos enteros en mi libro de texto. Con mis ojos veía cada letra de cada palabra mientras les daba vuelta a las hojas. Y todo el tiempo pensaba yo en otras cosas. Como resultado, podía terminar de leer la tarea completita sin tener memoria consciente de lo que acababa de leer. No quería leer esas cosas que para mí no encerraban ningún interés, así que dejaba mi cuerpo allí y yo me transportaba a otro lugar. Estaba en otra parte, realizando otras actividades mentales o conversaciones. Llegamos a nuestro destino sin memoria de cómo llegamos allí. Muchas personas pueden ir al centro comercial, caminar de 94
  • 95. tienda en tienda por horas, y no retener ningún recuerdo consciente de lo que vieron o lo que hicieron allí. Todos podemos hacer una variedad de actividades, sin poder recordar después cuáles fueran. Siendo niños aprendemos a hacer uso de la disociación, para poder soportar sucesos aburridos, desagradables o traumantes. Por causa de las experiencias dolorosas, el temor, las traumas, y aún de las responsabilidades pesadas, buscamos fuentes de salvación (escape), tales como las fantasías, imaginaciones, el dormir, películas, libros, la thele, la música,los videals las revistas, la pornografía, computadoras, juegos de video, realidad virtual, el sexo, los deportes o el ir de compras. Creemos que Dios nos dio la capacidad de disociación porque El sabía que tan duro sería la vida. El sabía que a veces tendríamos que escaparnos para poder sobrevivir. Para la mayoría, no es problema la capacidad de escape, sino que es nuestra elección de dónde, con quien y que tan seguido nos escapamos. No creemos que seamos malos por escaparnos, sólo normales. Sin embargo, muchas veces aún de adultos seguimos usando la disociación. Alguien pudiera pensar que estos escapes representa pasatiempos inocentes, pero nosotros no vemos que esa conclusión esté de acuerdo con las Escrituras. Antes de hacernos cristianos, eran limitadas las opciones que teníamos, pero ahora tenemos al Señor. El nos ha dicho que vengamos a El. (Salmos 18:13) El es nuestro refugio, torre fuerte, y nuestro mejor lugar de escape. Cuando elegimos ir a algún otro lugar, estamos rechazando la ayuda que El nos ofreciera. Sueños, Fantasías e Imaginaciones Para muchos, el vivir en un mundo de sueños, fantasías e imaginaciones es muy apetecible, y en gran manera preferible sobre la vida real. La gran mayoría empezamos a usar, desde niños, la capacidad de crear gente y situaciones idealizadas en nuestra mente. Es nuestra manera de sobrellevar las situaciones y a las gentes difíciles. Pero el uso de nuestra imaginación como un mecanismo de escape puede continuar hasta en nuestra vida adulta. Como acabamos de ver, esto representa problemas en potencia. Estas creaciones idealizadas nos estimulan a albergar expectaciones no realistas de las gentes y las cosas que nos rodean, aún de nosotros mismos. Cuando alguien no se encuentra a la medida de las imágenes idealizadas creadas por nosotros mismos, nos desalentamos y nos frustramos. No están siendo satisfechas nuestras expectaciones, y sea vocalizadas o no. Se puede tratar de nuestro cónyuge, familia, iglesia, o de cualquier gente o entidad. Al no ver satisfechas estas expectaciones, podemos responder con un sentimiento de traición, de enojo o desesperación, porque concluimos que no hay esperanza. La única manera de encontrar otra vez la esperanza y salir de este fenómeno, es renunciar a todo lo que tenga que ver con nuestra vida idealizada. Pasamos mucho de nuesta vida consciente enfocándonos sobre las cosas del pasado. Las glorias o los problemas del pasado ocupan nuestros pensamientos. Preferimos vivir en el pasado porque nos libera de los retos del presente. También suele suceder que nos controlen las experiencias del pasado, a tal grado que las proyectamos a los sucesos y las circunstancias del presente por medio de nuestros sueños. Podemos darte un ejemplo de como funciona esto. Una mañana, muy al principio de nuestra vida matrimonial, nos levantamos y comenzamos a prepararnos para las actividades del día. Al hacer sus preparaciones Glenna, ella notó que yo estaba muy poco amigable, y se fijó que le dirigía miradas odiosas cada vez que ella me miraba. Después de unos minutos de ese trato, ella demandó saber cual fuera mi problema. Yo había tenido un sueño justo antes de amanecer, en el cual la había encontrado con otro hombre. Por cuanto esto representaba algo de mi pasado, yo estaba furioso con ella y le manifestaba mi coraje. Entonces, al tener que contarle a ella lo que me sucedía, me dio vergüenza. Me pareció ridículo cuando lo dije, pero aquellos sentimientos eran muy poderosos y me parecían muy reales, y todo por un sueño! 95
  • 96. Nos resulta igual de fácil usar sueños placenteros o soñar despiertos en nuestro intento de compensar por los sucesos desagradables de la vida. Podemos escapar en el pensamiento sobre el futuro y sobre los posibles problemas y glorias del mismo. Podemos usar todos estos métodos de escape en un intento de librarnos de las responsabilidades y dificultades diarios. Las Escrituras nos dicen que lo real es major que los antojos de wandering desire. Esto deseos se describen como vacíos y striving after the wind. (Eclesiastes 6:9, AB) ¿Será como grasping for the wind el tratar de vivir en el futuro o en el pasado? El pasado se ha ido y no podemos hacer nada para cambiarlo. A lo mejor podemos alcanzar sanidad de aquellas cosas que inhiben nuestro crecimiento y desarrollo, como hijo victoriosos de Dios. Podemos planear para el futuro, pero no podemos vivir allí. El fantansear sobre el futuro nos derena las energías que necesitamos para vivir en el presente. Cuando vivimos en el reino de las fantasías, estamos intentando ser el creador. No Le escuchamos al Señor porque queremos hacer las cosas a nuestra manera. Necesitamos dejar que nuestro Dios sea el Creador, y nosotros seguirle a El. Jesús nos dijo que no nos preocupáramos del mañana, porque el mañana traerá sus propios problemas. (Mateo 6:34) Nos es suficiente con los problemas de hoy. También nos dijo Jesús que oráramos pidiendo nuestro pan diario. (Mateo 6:11; Lucas 11:3) Nos instruyó que viviéramos en el día de hoy y que que buscáramos Su reino hoy, para que El pueda proveer para nuestros mañanas. Nos podemos imaginar a nosotros mismos de muchas maneras. Por medio de nuestras imaginaciones y escenarios, nos podemos imaginar ya sea como vícitmas o como vencedores. Podemos imaginar nuestro vivir de ayer o el de mañana, y podemos crear las circunstancias que nos plazcan. Dios nos ha dado la capacidad de funcionar de maneras muy creativas. Podemos usar estas habilidades para funcionar en justicia, o las podemos usar para funcionar en pecado. La decisión es nuestra. Las Consecuencias de la Disociación Nuestro problema no consiste en que usemos una habilidad dada por Dios, sino en usarla de mala manera. Cuando acudimos a cualquier otra parte que no sea al Señor, le damos al enemigo una entrada a nuestra alma. Dios es el Creador Todopoderoso. Cuando nosotros intentamos asumir Su papel en nuestra vida, estamos intentando hacerle a El la competencia. Al intentar nosotros ser un creador todopoderoso, es que intentamos suplir y reemplazar a Dios en un papel que solo El puede hacer. Al tratar de ser como Dios, funcionamos en idolatría de acuerdo a la relilgion del humanismo. Esto es pecado y nos garantiza nuestro fracaso. (1 Corintios 10:14) Porque Dios es la fuente de luz infinita, sería razonable creer que Su enemigo es la fuente de tinieblas. Antes de abrir nuestra puerta al enemigo de Dios (y de nosotros), debemos considerar este pasaje: “Therefore take heed that the light which is in you is not darkness” (Luke 11:35). ¿Puedes ver que alguna luz, o realidad aparente, es en realidad engaño? (2 Corintios 11:14) Cuando los usamos de manera pecaminosa, nuestras fantasías, imaginaciones y escenarios pueden proporcionarle a los servidores de Satanás, las oportunidades para engañarnos. Ellos parecen ser lo que queremos, y parece que nos asisten en nuestro esfuerzo de ser como Dios. Muchos hemos pasado más horas de vigilia metidos en nuestro mundo de fantasía, que en el mundo real. A algunos nos da vergüenza hablar de nuestros hábitos, mientras que otros consideramos normales esas actividades, sin tomar en cuenta el peligro que representan. En este proceso, enañamos a nuestra propia alma. Después de todo, no estamos realizando físicamente esas cosas, sino que sólo las imaginamos y sentimos la lascivia en pos de ellas. En nuestro corazón nos decimos, “Nadie más que yo lo sabe; no estoy lastimando a nadie.” Aunque esta es una buena racionalización no necesariamente se alinea con la verdad. Estas actividades imaginarias se describen en 96
  • 97. la Palabra de Dios, donde recordamos que dice Jesús, “… whoever looks at a woman, to lust for her, has alreadycommitted adultery with her in his heart” (Matthew 5:28). Cuando presentamos un seminario, generalmente asisten más mujeres que hombres. Al estar enseñando y mirando a esas mujeres, ¿he adulterado? El versículo dice que si yo miro a una mujer, to lust for her, he adulterado. ¿Qué significa esto desde un punto de vista práctico? Podría mirar a las mujeres presentes durante un seminario sin experimentar ninguna reacción. También podría mirar a una en particular, notando la manera en que ella cruza sus piernas, y ver una imagen nítida en mi mente. Podría usar esa imagen para producir imaginaciones y escenarios que serían en verdad pecaminosos. Podría elegir producir energías físicas y emocionales de pecado y calentarme con la lujuria. En ese punto, me parece que la estaría viendo con lujuria y habría sido culpable de adulterio. Así que, el problema no está en el mirar, sino que en responder de manera pecaminosa. Podemos utilizar fantasías y imaginaciones o escenarios, y todo sucede en el interior. Se nos recuerda wur desde los corazones de los hombres proceden pensamientos de maldad, y que todas estas cosas malas que salen del hombre, son las mismas que contaminan al hombre. (Marcos 7:21-23) Vamos a suponer que rentamos una película de James Bond. Podríamos armar nuestro teatro en casa con bebidas y papitas, y sentirnos seguros porque solo vamos a ver un video. Al poco tiempo del inicio, Bond se ve envuelto con una de las muchas chicas de la película. Al entrar con ella a la recámara, la cámara muestra una silueta sugestiva en la pared. Si producimos las energías emocionales y físicas de la lujuria, se abre la puertita, y la criatura que se asocia con la lujuria entra a ocupar su lugar. En otra escena, Bond asiste a un sèance que se lleva a cabo en la cima de un precipicio. Es de noche, y afuera golpea encolerizada una tormena, con vientos aulladores. Varias personas están sentadas a la mesa, tomados de las manos. Las velas están encendidas y puestas en lugares estratégicos. La bruja primordial murmura incautaciones cuando de repente, la ventana se abre con un sonido explosivo de WHOOOOOSSH! Todos damos un salto de susto y sentimos la carne de gallina en nuestros brazos y cuello. Disfrutamos la emoción y la energía de lo sobrenatural. La puerta se vuelve a abrir, y entra algo asociado con la hechicería a ocupar su lugar. Al seguir viendo la película, hemos llegado a despreciar al villano. Nos enojamos por las cosas terribles que ha realizado. Más tarde en la película él da la vuelta a la esquina empuñando una ametralleta. Bond aparece en la otra esquina con una bazooka. Vemos primero un close-up del dedo de Bond en el disparador; luego se aleja la cámara y vemos una explosión. Nos paramos y echamos porras, sintiendo una cálida satisfacción por ver los brazos y las piernas del villano que vuelan por el aire. Nos da gusto que se haya muerto. Una vez más se abre la puertita, y recibimos las consucuencias del pecado. Como ingeniero que soy, yo pienso que este proceso e maravillosamente eficiente. Nos quedamos en casa viendo una película y la puertita se abre una y otra vez. Podemos recibir las consecuencias de muchas actividades pecaminosas sin siquiera alejarnos del sofá. No hay nada malvado en una cosa de plástico con retratos. El problema reside en los corazones y las mentes de los que respondan en pecado. El cuerpo está sentado sobre el sofá; la mente está metida en actividades pecaminosas, dando lugar a nuestro enemigo. ¿Aplicará este principio solamente a una película o video que veamos en la pantalla? Vamos a explorar esa pregunta. Supongamos que vamos manejando y algún idiota llega de un camino lateral y nos corta el paso. Chirriamos los frenos. Controlamos el auto y empiezan a desvanecerse los efectos de la adrenalin. Luego notamos que el idiota, ni siquiera ha aminorado la marcha. Se fue alejando a gran velocidad, olvidando lo que acababa de suceder. Pero nosotros no lo hemos olvidado a él. 97
  • 98. Todavía sentimos la agitación emocional que hizo que sintiéramos. Todo esto es enteramente su culpa. Empezamos a correr una escena en nuestra mente, donde no frenamos. Vamos tras él y le embestimos con nuestro auto, causando que caiga en una zanja. No bajamos del coche, empuñamos una herramienta de las llantas, vamos a su carro, y estrellamos sus vidrios. Nos quedamos con la herramienta frente a él, amenazando redecorarle su cara, para así ventear nuestro temor. Pero no nos satisface esto, así que re-embobinamos nuestro video mental y corremos otra vez la escena. Esta vez lo chocamos y lo aventamos a la zanja. Seguimos chocando su carro hasta que estalla en llamas. Esta vez nos quedamos parados arriba del barranco, observando que se queme el auto de él, a la vez le decimos todas las cosas que siempre habíamos deseado decirles a todos los idiotas del mundo. Esto resulta mucho más satisfactorio. Podríamos seguir corriendo este video una y otra vez, tanto como fuera nuestro gusto. Podríamos correrlo durante nuestro recorrido al trabajo, y durante la jornada, abriendo la puertita tantas veces como fuera satisfactorio, recibiendo toda la energía demoniaca que pudiéramos querer. Después de todo, solo lo estamos pensando; no hacemos en realidad nada malo. Al terminar el día podríamos ir a casa con nuestra familia y ventear toda esa energía demoniaca que hemos recibido, con nuestros inocentes amados, vomitándoles el veneno que quisiéramos haber vomitado sobre el idiota. ¿Te parece familiar esto? Todas estas cosas caen dentro de la categoría de la no realidad. Recibimos las energías demoniacas cuando abrimos la puertita, y producimos una abundancia de energías pecaminosas como respuesta. Luego nos preguntamos, “¿Qué le pasará a Dios? ¿Porqué permite que pasen estas cosas malas en mi vida?” No fue la decisión de Dios que nos envolviéramos en actividades pecaminosas. Dios simplemente nos dice, “Tu voluntad se haga,” pero no termina el asunto allí. Aunque nuestro Señor tenga que honrar nuestro libre albedrío, también puede motivarnos a cambiar nuestra mentalidad. Se te acuerdas de la discusión sobre las serpientes ardientes, entenderás porque pensamos que el dolor puede ser usado para bien. Espíritus Familiares Como se vió anteriormente, nuestras fantasías, imaginaciones y escenarios pueden darles a los servidores de Satanás, oportunidades para engañarnos. Basándonos en nuestra experiencia ministerial, si le respondemos a cualquier persona o entidad de una manera pecaminosa, damos apertura para un engañador. A medida que sucesos reales o imaginaciones, fantasías y escenarios pecaminosos produzcan respuestas pecaminosas, les entregamos más poder y control a ellos. Ellos parecen convertirse en lo que sea para servir nuestros propósitos, y parecerá que nos asisten en nuestro esfuerzo de ser como Dios. Hemos conocido gente que han tenido una variedad de amantes de fantasía. En algunos casos, estas gentes normales nos han confesado que han tenido mucho más actividad con sus amantes de fantasía que con su cónyuge. Desde nuestra perspectiva, cada vez que entren en dichas actividades, están entregando más poder y control a los espíritus que se esconden tras la máscara. Basado sobre los testimonios que hemos recibido de muchas personas, los espíritus familiares pueden también producir una voz, en la mente, como la que representa la máscara. Cuando la mente ve la imagen, también oye la voz apropiada. Estos espíritus pueden parecer ser lo que sea siempre que sirva sus propósitos mejor. Aparentemente, pueden llevar una máscara espiritual, diseñada para provocar la respuesta máxima pecaminosa. Una mujer sufría de un terror de los perros. Ella recordaba un suceso en su vida, de cuando le persiguió un perro negro grande desde la escuela hasta su casa. En esa ocasión, apenas alcanzó a llegar a su cerco antes que el perro que le ladraba y amenazaba. En este caso, el espíritu familiar se podía ver como aquel perro peligroso que ladraba y se aventaba contra el cerco. Esa imagen y la trauma emocional que evocaba habían existido en el corazón de esta 98
  • 99. mujer por muchos años. El espíritu familiar asociado con aquel perro había alcanzado un lugar importante en su vida. Cuando ministramos con las personas, encontramos ejemplos de realciones disfuncionales y abusivas con los padres, otros miembros de la familia, y hasta con otras personas. Cuando dichas relaciones tienen sus raices en el pecado, o cuando contienen componentes pecaminosas, los espíritus familiares pueden representar a las personas involucradas. Se ponen una máscara y usan una voz que se parece a la de la persona representada. Una vez establecidos, estos espíritus familiares funcionan por medio de la mente de su anfitrión, para producir respuestas pecaminosas. Ofrecemos estos sencillos ejemplos para dar respuesta a esta pregunta, y para ilustrar un fenómeno que parece ser común para la mayoría de la gente: Hace algunos años, nos encontrábamos junto con nuestros pastores en una ciudad de la selva se Perú. Una tarde, visitamos una tiendita de videos y rentamos un video que se llamaba Bogus . La palabra “bogus” significa en inglés, algo que no es verdad, una copia, o algo fingido. La palabra “sham”, que en español es “fingido” significa un truco que despista, una delusión, falsedad o hipocresía. (Diccionario Merriam Webster’s) Nosotros creemos que le quedaba muy bien ese nombre a la película. La historia trata de un niño cuya madre se murió. Ella había nombrado a una amiga como guardiana del niño por si algo le pasara a ella. En el camino de ir a conocer a la amiga de su mamá, el niño conoció a un hombre que se le presentó como Bogus. Ellos dos establecieron una especie de amistad, y el niño descubrió que Bogus venía cuando el niño lo deseaba. Pronto descubrimos que Bogus no era una persona real, sino que un espíritu familiar que le llegó al niño en su tiempo de necesidad emocional. Como resultado, establecieron una relación cada vez más profunda. En respuesta a las acciones del niño, la amiga de la mamá del niño se mortificaba, porque ella sentía que él vivía en un mundo de fantasía, y que necesitaba enfrentarse a la vida real. Al tiempo, la señora también conoció a Bogus, y ella descubrió que había sido amigo de ella desde su niñez. El la había ayudado durante los tiempos difíciles en su vida. En una de las escenas al final, Bogus y ella bailan juntos de manera romántica, después de su re-encuentro. Ella había redescubierto algo que había sido, y que aún era, muy importante para ella. Es claro el mensaje de la película. No importa cuan joven o viejo sea uno. Siempre podremos usar a los espíritus familiares para proveernos de comodidad, apoyo, o de cualquier cosa que necesitemos. Esto parece ser la teología de Hollywood, misma que se le presenta a un público ingenuo. Esta teología nos enseña que el crisianismo es malo, pero que todo lo que se relacione con lo oculto, la brujería y la Nueva Era es bueno. Enseña que son buenos los guías espíritus. No se molesta en considerar que esos espíritus pueden haber sido mandados desde el infierno y que su misión es el de destruirnos. (Ver Juan 10:10) en este caso los profetas de Hollywood han escogido para sí una religión y tratan de convencer a otros hacia la misma. Algunos padres de familia nos han dicho que a sus niños se les obligó a participar en actividades de ocultismo o de la Nueva Era. En un caso, a los niños se les instruyó que se acostaran en el suelo y que escucharan algunos sonidos musicales especiales, que les ayudaría a relajarse. Después del relajamiento, se les instruyó que se imaginaran a alguien que les gustaría que fuera su amigo. Ese nuevo amigo podría verse como ellos lo quisieran ver, y les ayudaría cuando ellos se sentían solos, estresados, o asustados. También les ayudaría con sus tareas. Se les advirtió a los niños que no les contaran a sus padres acerca de estos ejercicios, porque sus padres no lo entenderían. Esos padres nos preguntaban que si a nosotros nos parecían válidas sus preocupaciones. Se los afirmamos, y yo les compartí de algunas de mis experiencias con el ocultismo. Los padres luego instruyeron a la administración de la escuela que sacaran a sus hijos de ese ejercicio y 99
  • 100. de esa clase. A los niños se les daba alguna otra cosa mientras que pasaban tiempo los demás con sus espíritus familiares. Esto nos trae a discutir a los niños que ven las películas de los X - Men, The Power Rangers, The Captain Planet Kids, Pokémon, Harry Potter y otros programas que tratan con la hechicería o lo sobrenatural. De acuerdo con estos programas de la televisión, la hechicería y los espíritus familiares pueden ser usados para el bien. Los niños involucrados piensan, “Esto está muy suave. Puedo tener mi varita cristal de poder para destruir a todos los poderes de maldad, porque así lo hacen mis héroes de la tele.” Cosa buena es destruir la maldad, ¿no es cierto? ¿Puedes ver la razón de nuestra preocupación? Los padres dejan que el televisor funcione como un servicio de niñera. Ese servicio de niñera está programando a los niños para que crean que la magia y la hechicería son cosas buenas y deseables. Nuestro Padre celestial ha proclamado que toda forma de magia y hechicería son abominaciones. La pequeña puertita del corazón se abre de par en par para recibir a los espíritus familiares de la hechicería. Hace muchos años, vi una caricature en la cual una conejita de color Rosita flotaba sobre el piso del corridor de una escuela. Ella hacía la postura del loto, y emanaba el sonido de “Uuummm.” Llegó corriendo un niño conejito y le dijo, “Tienes que ayudarme. ¡Tengo examen de matemática hoy y no he estudiado!” Al cabo de suficiente tiempo de estarle rogando, ella asintió y le tocó en el lugar del tercer ojo, en el centro de su frente. Él sufrió contorciones y manifestaciones, terminando con su cabeza engrandecida. El proclamó, “Acabo de recibir el espíritu de Einstein.” Más tarde en esa caricatura experimentó también algunas consecuencias negativas, pero el mensaje fue muy claro. No tienes que estudiar. Solo recibe el guía espíritu o espíritu familiar correcto, y podrás hacer lo que sea. ¿Puedes ver lo seductivo que sería esto para un niño normal? Podemos meternos a las fantasias pornográficas y, en nuestra mente, formar imágenes de aquellos con quienes interactuaríamos. Llamamos a esa imagen mental, una contrucción. Se compone de alguna combinación de energías pecaminosas. Esta construcción funciona como una máscara que esconde la verdadera identidad de un espíritu familiar. Cuando le damos lugar a ese espíritu, ya tiene acceso legal a nuestro cuerpo, mente y alma. Al imaginarnos la imagen sexy de nuestro amante de fantasía, estamos viendo el disfraz que nosotros creamos para que esa criatura nos engañara. Cuando mentalmente entramos en actividades pecaminosas con la imagen, estamos realmente entrando en dichas actividades con la criatura. Algunos podemos hacer el sexo regularmente con nuestros amantes de fantasía. Para algunos, esto indica entrar en estado hipnótico, viajar hacia otros universos, e involucrarse en muchos tipos de actividades diferentes. Podemos correr en nuestra mente un escenario para luego masturbarnos. Unos podemos tener una vida sexual más activa en nuestras fantasías, incluso que con la propia esposa/esposo. No importa si la mascara oculta la imagen de una cosa que tenga que ver con algún pecado sexual o de otra índole. Podemos participar en los pecados de ira, rebelión, lo sobrenatural, la hechicería, la magia, violencia o la muerte. A estos embajadores del reino de Satanás realmente no les importa cual pecado cometamos. Su trabajo de ellos consiste en engañar, motivar y estimularnos para que pequemos y contaminarnos de toda manera que les sea posible. Ellos nos presentan algo así como un menú y nos invitan a tomar lo que deseemos de ese menú. Una vez más, “hágase nuestra voluntad”. Esto resulta muy seductor y muchas gentes, no solamente los niños, lo aceptan, creyendo que es bueno recibir ayuda de los espíritus. Sin embargo, no es lo que nos dice el Manual del Fabricante. Dios nos dice que estas actividades, tanto como la gente que las practican, son abominaciones a Él. (Deuteronomio 8:10-12) Nos dice que Satanás se disfraza de angel de luz. (2 Corintios 11:14) El Señor 100
  • 101. nos advierte que tengamos precaución de que la luz en nosotros no sea tinieblas. (Lucas 11:35; Mateo 6:23) Las cosas que recibimos como resultado de las actividades ocultas no provienen de Dios. No son realmente ponys de color rosita, unicornios de color ambar, dinosaurios violetas, aliens del espacio, hadas madrinas no buenos papás y mamás. Son espíritus inmundos mandados específicamente para engañarnos y tomar el control de nuestras almas. Tus hijos tal vez no lo sepan, pero desde ahora, tú sí. Al acudir a cualquier forma de escape que no sea Jesucristo, nos sujeta al control de Satanás y de su reino. Si hemos permitido que nos sujeten estos espíritus familiares, ellos influenciarán nuestros pensamientos, percepciones, creenias y actitudes por medio de su interpretación y traducción de lo que veamos y oigamos. Una vez más te recordamos que el dolor puede ser usado para lograr el bien. Los Espíritus Familiares de la Muerte Por medio del pecado de Adán, la muerte es la primera de nuestros enemigos que entra al mundo. En otras secciones de este libro, analizamos el hecho de que el pecado more en nuestra carne. El pecado se define como una acción, y es también la entidad espiritual que se enseñorea sobre nosotros cuando lo dejamos entrar. Escuchamos su voz cuando está afuera queriendo entrar, y escuchamos su voz después de entrar. El apóstol Pablo escribió que la muerte está trabajando activamente dentro de nosotros. Como mencionamos previamente, Pablo proclamaba que cuando él hacía cosas que fueran malas, no era él quien las realizaba. Era el pecado (la muerte) ese mal que siempre está presente, que moraba dentro de él. Era la voz, dentro de él, que le movía constantemente, insistiendo que él hiciera su voluntad. (Genesis 2:17, 4:7; Romanos 5:13-14; 1 Juan 3:8; Juan 10:10; Hebreos 2:14-15; Colosenses 2:11-15; 1 Corintios 15:26, 56-57) Porque la muerte aún ocupa lugar en la carne y en las almas de los cristianos, es necesario que descubramos su efecto en nuestras vidas, y que eliminemos su influencia. Cuando vemos a la gente controlada por el temor, nos causa lástima, porque desde nuestra perspectiva humana, ellos necesitan ayuda. En estos casos, la voz del temor equivale a la voz de la muerte. El hecho de que una persona permita que les mande la voz de la muerte, la condena. El conflicto se presenta dentro de la cabeza. Pablo dijo que la mente carnal no se somete a la ley de Dios. Dijo, además, que no podía someterse. La criatura, que en este caso es la muerte, controla la mente carnal. Esa criatura es hostil delante de Dios; luego entonces la mente carnal también será hostil a Dios. (Romanos 8:7-8) La gente que viene a las sesiones de ministración nos ha dicho que ellos experimentan pensamientos que se conflictan entre sí, en sus mentes. Estamos convencidos plenamente que no todos los pensamientos que tenemos son nuestros. Creemos que pueden emanar de la voz de la muerte que mora en nuestro corazón. A veces puede haber mucho alboroto, con tantas voces tratando de controlar nuestra mente. Cuando entretenemos pensamientos, o escuchamos palabras de temor, condenación, vergüenza, falta de valor o rechazo que provienen de otras personas, eso es la voz de la muerte, usando las voces de las personas conocidas y amadas por nosotros. Quizás no tengan conciencia de que están permitiendo que la muerte hable por medio de sus bocas; sin embargo los mensajes aún traen consigo una forma de la muerte. Hemos visto la influencia de la muerte en las vidas de muchas personas con las cuales hemos ministrado. Un hombre de más de treinta años se quejaba de que cuando iba a la iglesia, no experimentaba nada bueno. No entendía por qué otras gentes parecían recibir tanto gozo y satisfacción de los servicios. Ho entendía el amor de Dios y no lo podía sentir, a pesar de que lo deseaba desesperadamente. 101
  • 102. Le pedimos al Espíritu Santo que le mostrara a ese hombre por qué luchaba tanto. De repente, él levantó la vista y proclamó, “Bueno, esto es ridículo. Acabo de recordar algo de hace mucho tiempo, pero no tiene ningún sentido”. Le pedimos que nos lo contara de todos modos. Nos relató que había recordado una escena de cuando tenía unos siete años. Él jugaba con su perrito en la calle. De repente llegó un camión y atropelló al perrito. Después de orar, “Por favor, Dios, arregla mi perrito”, el niño se quedó esperando pero no sucedió nada. Finalmente, se fue a casa, y recuerda haber pensado durante la caminata, “A Dios no le importas tu. No Le importa tu perrito. No Le importan tus oraciones, pero a mí sí. Yo quiero ser tu amigo. Podemos irnos a un lugar muy quieto donde siempre podemos estar juntos. Nunca te dejaré.” Corrían lágrimas calientes de ira por el rostro del hombre mientras nos platicaba la historia. Por primera vez en treinta años había descubierto el dolor que estaba enterrado profundamente dentro de él. También descubrió que estaba enojado con Dios, porque ¡no le arreglaba su perrito! Una parte de su alma se había ido a ese lugar quieto. Sospechamos que fuera la parte de su alma que podía experimentar una relación con Dios. Le guiamos en oración. En estas oraciones, él le entregó todo el dolor, la infelicidad y la ira a Jesús, quien pagó por todas esas cosas en la cruz. Renunció al confort y a la amistad de la muerte. Perdonó a Dios y Le pidió que le sanara su corazón. Después recibimos testimonio de que muchas cosas habían cambiado en su vida. Ya pudo adorar y sentir la presencia de Dios. Hasta se llevaba ya bien con su jefe en el trabajo. Ese fue un milagro mayor. Otro ejemplo es de un muchachita de unos cuatro años, que amaba pasar tiempo con su papá. Una noche le dijo él que la semana entrante iba a salir de viaje de negocios. Al volver él, habría tiempo para que jugara con ella. Ella no tenía concepto del tiempo entones, pero asintió. El lunes por la mañana, despidió a su papá y siguió el curso del día, ocupada de manera normal. En la tarde fue con su mamá y preguntó que si porqué no llegaba papá. Su madre le recordó que papá estaría ausente cinco días. Le dijo que ahora era lunes, y que papá regresaría hasta el viernes. La niña no lo entendía, pero lo aceptó. La semana se fue pasando muy lentamente. Cada día le preguntaba a su madre que si este era el día que llegaría papá. Cada día le decía pacientemente su mamá que llegaría el viernes. Finalmente, llegó el viernes. A mediados de la tarde, al niña se sentó frente a la ventana para poder ver cuando llegara el carro de su papá. Descansaba el mentón sobre sus manitas, y esperaba a papá. Por fin detectó que llegaba su auto. Se bajó su papá del auto y se dirigió hacia la puerta de la casa. La niña casi se desmaya de la emoción y la expectación. Abrió la puerta para avalanzarse sobre su papá. Al abrir, exclamó, “¡Papiiiiiito!” En ese preciso momento llegó mamá de la cocina para decirle que había llamado su jefe sobre una crisis del trabajo, y necesitaba su papá reportarse inmediatamente. Venía corriendo su hijita hacia él con los bracitos abiertos, pero sólo le dio palmaditas en la cabeza y le dijo, “Un momento, cariño, ahorita vuelvo.” Ella se quedó allí, totalmente desinflada como globo de fiesta de hace una semana. Al caminar lentamente hacia su recámara, una voz le habló a su corazón, diciéndole que su papá no la había extrañado, y que realmente ella no le importaba. A nadie le importaba ella. Le ofreció llevarla a un lugar quieto, prometió ser siempre su amigo, y le dijo que nunca se iría ni la ignoraría a ella. Muchos años después, conocimos a una mujer que se preguntaba por qué no podía experimentar una relación con Dios. Se preguntaba que si por qué había sufrido estar cinco veces casada y cinco veces divorciada, y por qué parecía que no podía sostener una buena relación con ningún hombre. Expresaba esas dudas en voz audible mientras que lloraba despacito con nosotros. Cuando Le pedimos al Espíritu Santo que le mostrara la razón, ella nos contó con reservas acerca de la niña. 102
  • 103. Durante la ministración, ella renunció a los espíritus familiares de la muerte, todos los atributos de la muerte, al lugar de la muerte y a su temor a la vida. Después de ministrar con la ira, indignación, el rechazo, abandono y el temor de ser rechazada, ella nos dijo que sentía una libertad nueva. Al tiempo, supimo que ella también había experimentado muchos cambios en su vida, incuyendo una relación con Dios que iba cada día en aumento. Podríamos seguir describiendo otros casos que hemos visto, en donde la voz de la muerte jugaba un papel muy importante. Basándonos en los reportes de gentes normales, hemos llegado a la conclusión de que la muerte es multifacética nuestra vida con el temor fascinante de la muerte de muchas formas diferentes: la muerte física, la muerte emocio muerte aparente de partes de nuestra alma, la muerte y el aborto del matrimonio o de la relación, la pérdida de la car del estilo de vida, la muerte de los esperanzas y de los sueños, la muerte de la salud y de la vitalidad y la muerte confianza y la seguridad. Las manifestaciones pueden ser tan diferentes como los individuos que las sufren. La muerte ha estado aquí por mucho tiempo. Toda la creación está impregnada con su influencia y su poder. Las cri que producen la voz de la muerte, nunca descansan ni se duermen, sino que siguen clamando por atención. Aún nos dice que Jesús vino a destruir el poder de la muerte, liberando y poniendo en libertad a los cautivos que había esclavizados por el temor a la muerte durante toda su vida. (Hebreos 2:14-15) Una vez que entendamos que estam esclavitud, podemos experimentar la libertad para la cual Jesús entregó Su vida. Sí Tenemos Otras Opciones Cuando somos tentados a revolcarnos en la vergüenza, nos consuela recordar que es Dios quien nos ha justificado. Las voces de la muerte no tienen ningún derecho a condenarnos. (Romanos 8:33-34) Ya hemos sido aprobados y aceptados por el Único cuya opinión tiene importancia. Cuando renunciamos a las voces, y al pecado que les ha dado terreno legal, ellas tienen que irse. Nos instruye la Palabra a traer cada pensamiento a la cautividad, haciendo notar lo que estamos pensando y como respondemos. (2 Corintios 10:5) Nos dice que le demos la espalda a los pasatiempos que no den fruto, y que frecuentemente son dañinos, para enfocarnos sobre las cosas que ofrecen beneficio. Nos dice que meditemos sobre lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable, si hay alguna virtud o algo que merece elogio. (Filipenses 4:8) Estas cosas edificarán nuestra alma y nuestro espíritu. Al reconoce el primer pensmiento que puede tornarse en scenario que dure por horas, debemos hacer un elección. Podemos aceptar ese pensamiento, engranar nuestra voluntad, pasar horas prendidos en conversaciones iracundas con alguien que ni siquiera está presente, o podemos rechazarlo. Es divertido pensar que el pensamiento original ni era de nosotros, sino que pudo haber llegado de un demonio. Parémoslo con autoridad y digamos, “¡No! No voy a recibir esto. Demonio, en el nombre de Jesucristo, sal de mi vida, de mi cabeza, mi sistema nervioso y mis oidos. Jesús ha pagado por todos mis pecados. No quiero escuchar tu voz de desecho ni escuchar tu basura ya más. ¡Lárgate de aquí!” Podemos tomar el dominio y el control. ¡No tenemos que permitir que él reine en nuestra vida, nuestra mente, nuestros pensamientos, sistema nervioso, ni en ningún área! Quizá resulte más fácil decirlo que hacerlo. Hay gentes que nos han dicho que sus vidas dependen tanto de las fantasías y de los hábitos de disociación, que no sabrían como terminar el día sin ellos. Para estas gentes, no parece haber esperanza de encontrar la libertad. “Dios es nuestro refugio y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto no temeremos.” (Salmo 46:1-2) Mejor que participar en scenarios pecaminosos, podemos meditar sobre todas las cosas que serán de bien para nuestra alma. En vez de llenar nuestros corazones con energías demoniacas, podemos llenar nuestros corazones con las energías de justicia y poder. 103
  • 104. Necesitamos acudir al Único que nos puede proteger de todos aquellos que nos quisieran destruir. (Salmo 91:2) Podemos pedirle a El que nos dé la capacidad de soltar todo pensamiento, fantasía, imaginación, y todo lo que se exalte sobre El. Estas son decisiones sencillas por las cuales necesitamos empezar a tomar la responsabilidad. Necesitamos proteger aquello que nos ha sido dado: nuestro corazón, alma, y mente. (Proverbios 4:23) No se nos require que entreguemos nada a las criaturas que nos quieren destruir. El Señor ha invertido mucho en nuestra salvación, y El nos ha dado órdenes que son para nuestro bien. Hasta creó las serpientes ardientes para nuestro bien. Nos parece muy apropiado que Le permitamos que nos ayude a obedecer Sus mandatos. La Restauración de Nuestra Alma En una sección previa examinamos la restauración como parte de la salvación. Cuando se encontró Pedro en una prisión, siguió las indicaciones del ángel, y las cadenas se le cayeron de las manos. Aunque técnicamente Pedro ya estaba libre, aún estaba dentro de la prisión, rodeado por sus guardias demoniacas. Si él se hubiese quedado allí suficiente tiempo, los guardias hubiesen despertado para ponerle las cadenas de vuelta. Pero Pedro siguió al ángel. Salieron de allí, y el ángel inmediatamente partió. (Hechos 12:6-10) Cuando el Señor nos da una órden, se pone en tela de juicio la justicia de El, así que El mismo se obliga. Sólo puede pedir de nosotros aquello que El haya hecho posible para que lo cumplamos. Es más, El se obliga a ayudarnos si nos humillamos y Se lo pedimos. ¡Hay buenas noticias! El salmista escribió, “El restaura mi alma; me guía por senderos de justicia por amor de Su nombre.” (Salmo 23:3) Hay dos maravillosas promesas en esta proclamación. Primero, El restaura nuestra alma. Si El tiene a bien hacerlo para uno, entonces hará lo mismo para todos. La segunda promesa puede ser aún más importante. La promesa no depende de nuestra capacidad para ganarla. El pacto que El ha hecho con nosotros Le obliga a El a realizar Su parte a la perfección. Aún cuando nosotros no funcionemos perfectamente, El realizará Su parte por amor de Su nombre. Hemos escuchado enseñanzas que sugieren que El refrescará el alma, pero necesitamos examinar todas las otras definiciones. Los significados predominantes de esta palabra hablan de algo que se trae de vuelta de algún lugar. La pregunta, que nos parece obvia, sería, ¿De dónde? Estamos hablando de una parte intangible de nuestro ser, misma que se llama el alma. ¿A dónde va, que necesita regresar? Pedro estaba en una prisión física, pero ¿a dónde se va nuestra alma, que debe ser traida de regreso? De acuerdo con nuestro entendimiento y experiencia, las partes de nuestra alma son puestas un una pisión no física. Personas que han experimentado abuso ritualítistico nos han contado cosas sorprendentes que ellos podían ver en sus mentes. Nos han descrito detalladamente castillos, cuevas y calabozos con instrumentos de tortura. También nos han contado de lugares que existen en otros tiempos, espacios y dimensiones. Basandonos en el entendimiento de ellos, las partes de sus almas que tengan que ver con sucesos o sistemas de sucesos específicos, estaban aparentemente encarcelados en muchos de esos lugares. “He aquí, Tu deseas la verdad en lo más íntimo, y en lo secreto me harás conocer sabiduría.” (Salmo 51:6) En este versículo, las palabras lo más intimo, tienen un significado conocido ya. Pero la palabra lo secreto significa algo que se esconde, se mantiene en secreto, cerrado o encerrado. Esta definición sugiere que hay partes secretos, de las cuales podremos no estar enterados. Dichas partes podrían ser podrían ser las escondidas que moran en las mencionadas celdas de prisión, tanto espirituales como emocionales. Estas son las partes que deseamos rescatar. Satanás es un ladrón que viene a matar, hurtar y destruir. (Juan 10:10) No creemos que el ladrón estime el cuerpo físico como cosa de mucho valor, más allá de su capacidad de generar energía. Creemos que el 104
  • 105. ladrón no tiene la capacidad de matar, hurtar ni destruir al espíritu. Por tanto, creemos que su blanco de preferencia es nuestra alma, y todo lo que ella representa. Nuestro objetivo es el de recuperar todo lo que ha sido muerto, hurtado y destruido. Esto incluye toda nuestra alma y toda nuestra humanidad. Seguros estábamos de que esto no aplicaba para nosotros, hasta que vimos evidencias de lo contrario en Sudamérica. Empezamos a conocer a muchos cristianos que nos relataban cosas similares entre sí, a pesar de tener trasfondos vastamente distintos y variados. Por ejemplo, una niña se portaba mal, y la ponían en un sótano oscuro por días enteros. No había agua más que unas gotas que salían por una llave antigua y mohoso. Su comia consistía en animales rastreros que ella pudiera capturar. Con frecuencia se la mandaba a esa sótano-prisión como castigo, y ella vivía en su infierno privado por muchos años. La mujer que nos contó de sus experiencias siendo esa niña, se veía ella misma todavía encerrada, moviéndose a gatas, esperando encontrar algo que comer. Luego la mujer ordenó que saliera de esa niña, todo lo que tuviera que ver con el reino de Satanás, y a la vez que saliera de cada parte de su propia vida y de su ser. Finalmente, la mujer Le pidió al Señor que le ministrara y que le diera la restauración. Al terminar con las oraciones, ella dijo que la niña ahora estaba dentro de su corazón junto con el Señor. Le preguntamos que se aún sentía esas emociones y sentimientos intensas que asociaba con la niña. Ella declaró que se habían ido y que ya no le afligían. Un hombre nos dijo que no podía recordar la última vez que había experimentado emociones. Le pedimos que nos relatara lo que le mostrara el Espíritu Santo. Después de largo tiempo, nos dijo que veía una imagen de lo que parecía ser un calabozo con cadenas e implementos de tortura que colgaban en las paredes. También vió una figura de terrible aspecto, encadenado a la pared. Pensamos que esa figura debía representar una parte de su alma. Le explicamos que la imagen en su mente probablemente fue creada siendo él aun muy chico. Era posible que la emociones se hubieran tornado tan peligrosas o tan dolorosas, que él mismo había decidido ponerlas en el calabozo. Durante este proceso nos dimos cuenta que la figura en el calabozo representaba experiencias dolorosas y las emociones de auto-odio que se asociaba con ellas. Una vez descubiertas dichas experiencias y el temor asociado con ellas, ya fue cosa fácil seguir con la ministración. El hombre renunció a todos los componentes del pecado. Ordenó que se fuera todo lo relacionado con el reino de Satanás, a donde Jesucristo lo mandara, y Le pidió al Señor Jesús que le ministrara y le diera la restauración. No sabemos realmente como funciona, pero hemos visto resultados similares muchas veces. Más adelante nos comunicaron que ese hombre ya estaba aprendiendo a experimentar y responder a las emociones normales. El Señor le había restaurado sus emociones, y su humanidad que las acompaña. Ahora él podía aprender como apreciar las las cosas que había regalado siendo niño. Todos queremos sobrevivir, suplir nuestras necesidades y escaparnos de las cosas dolorosas en la vida. Como resultado, ponemos esas cosas dolorosas en lugares oscuros, con la esperanza de que se pierdan. Cuando guardamos los recuerdos relacionados con las cosas desagradables y dolorosas, aparentemente cerramos las partes de nuestra alma que se relacionan con los sucesos. Luego les ponemos candado para no tener que recordar ni tratar con los recuerdos, ni con las emociones. Desafortunadamente, esto limita nuestra capacidad de cumplir con todo lo que el Señor ha creado en nosotros. Fuimos creados para funcionar íntegramente como hijos maduros de Dios. Si tenemos partes de nuestra alma que están escondidas, o esparcidas entre las dimensiones, no podremos funcionar de manera óptima. La clave de la sanidad es que soltemos las ilusiones para poder descubrir la verdad. “Conoceráis la verdad, y la verdad os hará libres” (Juan 8:32). 105
  • 106. A Glenna y a mí nos ha sido dado el privilegio de ayudar a muchos cientos de personas. Cuando ellos descubren la verdad de quién son realmente, porque responden de la manera que lo hacen, y la magnitud de su autoridad y dominio, son puestos en libertad. Cuando descubren que ellos mismos pueden funcionar como rescatadores de las partes de sus propias almas, hemos visto cambios asombrosos en sus vidas. ¿Y Ahora Qué? Poseemos la autoridad y el dominio para orar efectivamente por la liberación de las partes de nuestra alma de la prisión. Al ejecerlos, necesitamos recordar Quien es realmente el Ministro de la liberación y la restauración. Leemos las Escrituras en las cuales el autor Le ruega a Dios que sane su alma. (Salmo 41:4; 86:11) En ambos casos, la petición es que el Señor una, cure, repare o integre el alma/corazón. (Strong’s H 7495) Muchas veces en los Evangelios, Jesús empleaba la palabra paz. (Juan 14:27; 16:33) Jesús proclamaba que nos dejaba Su paz para que tengamos paz. Esta palabra viene de un verbo primario y significa unir, prosperar, uno, quietud, descanso, hacerse uno otra vez. (Strong’s, G 1515) Hay varias palabras en el Antiguo Testamento que se traducen como paz. Cuando vemos todas estas definiciones, percebimos un concepto que se asocia con la paz mundial. Vemos que se aplica a algo que se une o se hace uno otra vez. La paz causa que se una lo que se ha dividido, de ser completo, perfeccionado, y también de la restauración. La paz también habla de estar íntegro, en perfecta salud y prosperidad de mente y cuerpo. Shelem [(Strong’s, H 8002) que viene de shalam (Strong’s, H 7999)] esto parece encajar perfectamente con el pasaje de la Palabra que dice, “El restaura mi alma” En el tiempo que anduvo en la tierra, Jesús proclamaba que la paz que El da no es la paz que diera el mundo. ¿Puedes ver que esta declaración puede ser tomada como un proverbio, contrastando lo que ofrece en mundo, con lo que El provee? Las cosas que da el mundo generalmente son lo contrario de la paz. Jesús les dijo a Sus seguidores que el haría, a travéz de Su obra de Mesías, que se unieran otra vez cuerpos y almas. El causaría la finalización y la perfección, así como la restauración. El es el Autor de la salud y la prosperidad por medio de la salvación. También El nos puede usar como Sus herramientas para cumplir Su trabajo en la tierra. En ingles hay una rima para niños que reza: “Humpty Dumpty se sentó sobre el muro. Humpty Dumpty se cayó. Todos los caballos del rey y los hombres del rey, no pudieron volver a unir las piezas del Humpty Dumpty.” Estamos de acuerdo y es cierto, pero ¡el Rey sí puede! El Rey puede hacer las cosas que no pueden ser hechas por Sus caballos ni por Sus hombres. El Rey sabe donde van todas las piezas. El Rey sabe cuales piezas tienen que ser pre-ensambladas, y conoce el perfecto orden del armado. El Rey es el Fabricante original, el Creador, y El puede. Dice el Nuevo Testamento, “Que el mismo Dios de paz os santifique por complete; y que todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea preservado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.” (1 Tesalonicenses 5:23) (Ver además Jeremías 29:13-14) Nosotros creemos que esta oración sirve como promesa de lo que hay disponible para nosotros. Nos han dicho algunos que esto es imposible, pero debe ser posible. Cuando Jesús nos mandó que amáramos al Señor nuestro Dios con todo nuestro corazón, toda nuestra alma y toda nuestra mente, El puso a prueba Su propia justicia. Si no fuera posible, tendría que renunciar a Su justicia. El no puede mandarnos hacer algo que sea imposible, ¡porque eso no sería justo! 106
  • 107. Tenemos una promesa del Único que conoce nuestra alma mejor que nosotros. Si Le brindamos la oportunidad, El está dispuesto y puede sanar el alma. El nos puede capacitar para amar al Señor nuestro Dios con todo el corazón, toda la mente y toda el alma. El es el Único que lo puede hacer. Es tiempo de orar. Oración de Muestra: En el nombre del Señor Jesucristo, renuncio a la voz del acusador y a su función en mi mente o mi boca. Ordeno la destrucción de toda la bondad o maldad demoniaca que yo recibí al competir contra mi Dios, el verdadero Creador. Renuncio a todo lo que tenga que ver con que yo sea creador, y todo lo que sirva al reino de Satanás. Renuncio a todo su poder y su control sobre cualquier parte de mi vida o mi ser, y renuncio a todo contrato, promesa, proclamación y acuerdo que haya yo hecho en mi corazón, o con mi boca, y que haya entregado cualquier cosa a Satanás o a su reino. Renuncio al uso pecaminoso de la disociación y a toda forma de escape pecaminosa. Renuncio al haber usado los sueños despiertos, sueños, fantasías, imaginaciones, drogas, alcohol, sexo, comida, ir de compras, cine, video juegos y aventuras, libros, dormir—todo lo que haya usado para escaparme de la vida real y del dolor, del temor y la infelicidad de la vida. Renuncio a todo lo que tenga que ver con las ilusiones y la irrealidad. Renuncio a todo reino de escape pecaminosa en cualquier tiempo, espacio o dimensión. Ordeno la destrucción de todo lo que haya sido creado por cualquier forma de disociación en la cual haya yo participado; todo lo que represente la vida real, sueños, fantasías o imaginaciones y que sea asociado con fentes, lugares, objetos, sucesos, cosas vistas, sonidos, sabores, olores, sentimientos, emociones, recuerdos corporales, sensaciones y estímulos. Ordeno la destrucción de todo lo que pudiera controlar, engañar, o mantener cautiva cualquier parte de mi alma. Ordeno que todos los components de estas construcciones, vayan a donde los mande mi Señor Jesucristo. Ordeno la destrucción de toda contaminación e iniquidad que yo haya recibido mediante dichas actividades. Renuncio a todo espíritu familiar asociado con miembros de mi familia, gente que ya murió, ancestros, figuras de autoridad, y otras gentes o entidades. Renuncio al haber sido engañado por cualquier espíritu familiar o guía espíritu. Renuncio y proclamo la destrucción de toda máscara e ilusión que oculte la verdadera identidad de cualquier espíritu familiar o guía espíritu que haya engañado cualquier parte de mi alma o mi humanidad. Renuncio a todos los espíritus familiars de la muerte, la voz de la muerte, la amistad con la muerte, la consejería de la muerte, el temor fascinante de la muerte, y al temor a la vida. Renuncio a todo poder, fuerza, habilidad, confort, a todo beneficio, ya sea real o percibido, y a cualquier otra cosa que haya yo recibido de cualquier espíritu guía o espíritu familiar, incluyendo el espíritu de la muerte, en cualquier tiempo durante mi vida. Renuncio al haber entregado cualquier idolatría o sacrificio, incluyendo mis energías espirituales, emocionales o físicas, tanto como cualquier parte de mi alma o mi humanidad, a cualquier persona o a cualquier cosa que sirviera al reino de Satanás. Ordeno que todo lo que sirva al reino de Satanás Le entregue al Señor Jesucristo, todo lo que hayan recibido de mi como sacrificio, porque el Señor Jesucristo pagó por todos mis pecado , y sólo El es digno de recibir tales cosas. 107
  • 108. Clamo el poder de la sangre derramada del Señor Jesucristo como pago por todos los pecados que pudiera reclamar Satanás sobre cualquier parte de mi alma o mi humanidad. Ordeno que todo lo sirva al reino de Satanás, con todas su influencia, control y todos sus efectos en mi vida que se vayan, ahora, a donde los mande mi Señor Jesucristo. Padre Celestial, ahora pongo en Tus manos todas las partes de mi alma que estén asociadas con mis esfuerzos para funcionar como el Creador. Yo renuncio a ese trabajo, y al peso de la responsabilidad por ese trabajo. Te pido que me restaures toda mi alma, mi humanidad y todo lo asociado con mi verdadera identidad y destino; todo lo que yo perdí o regaléasí como todo lo que ha sido muerto, hurtado o destruido. Señor Mío, Te pido que mi limpies mis ojos espirituales, mi mente y mi corazón, de todo lo que me pudiera engañar y que evitara que yo Te viera y Te conociera como realmente eres, o que evitara que yo me viera y me conociera como lo que has creado Tu en mi. Te pido que me des la revelación de qu Tu eres mi Padre y que yo soy Tu hijo. Te pido que llenes mi corazón con la revelación de cuan diferente eres To de cualquier otra persona o ser que yo haya conocido. Te pido que inundes mi corazón con Tu presencia y poder; con Tu perfecto amor, aceptación, aprobación, ñaz, gozo, satisfacción y seguridad. Te pido que me llenes con todo lo que nunca había recibido, todo lo que sea necesario para que yo sea libre de la inanición emocional y de todos los apetitos y deseos que sean asociados con la misma. Te pido, Padre Celestial, que me enseñes como confiar en Ti, y como escaparme hacia Ti. Quiero conocerte como mi lugar de escape. Gracias. Amén. ¿Puedes Tu Ser Como Dios? Desde el Jardín de Edén, las iniquidades de Adán se han ido pasando a través de todos los padres de la tierra. La serpiente le dijo a Adán y Eva que ellos podían recibir el conocimiento del bien y del mal y así ser como Dios. Esta promesa de ser como Dios sedujo a Adán y Eva. Sigue seduciendo a las personas normales que provienen de la semilla de Adán. No hemos cambiado mucho en estos pocos milenios. Aún queremos ser el centro del universo. Queremos todo ahora, de acuerdo a nuestra voluntad. En más de una ocasión, el Señor ha mostrado Su misericordia al juzgarnos a Glenna y a mi. Nos ha mostrado que somos unos niños engreídos, mimados y egoístas. En Su misericordia, El sólo nos diría necios. Cuando Dios guiaba a los hijos de Israel por el desierto, ellos se quejaban constantemente porque ellos querían la Tierra Prometida con su leche y miel, ¡en ese mismo momento! Ellos no querían experimentar problemas y pruebas. Eran gentes normales y les costó cuarenta años. Cuando finalmente llegó la hora de que el pueblo de Dios entrara a la Tierra Prometida, el Señor les explicó que El no se los daría toda junta. Les dijo que les daría porciones de la tierra. Cuando pudieran ocuparla, El les daría más. Prometió llevar este proceso a su culminación por cuanto ellos siguieran Sus reglas. (Deuteronomio 7:22-24; Exodo 23:29) Cuando la gente nos dice que ha recibido la liberación completa, toda de una sola vez, nos inquietamos. No parece engranar con el modela que hemos visto representada en la Biblia. Nos dice la Palabra que el Señor es el mismo ayer, hoy y siempre. (Hebreos 13:8) Nosotros creemos que nos da la Tierra Prometida de nuestra alma, también por medio de un proceso. Una vez que nos hay enseñado como ocupar lo que hemos tomado de vuelta del enemigo, El nos ayuda a tomar más. Creemos que la restauración del alma es un proceso de ser llevado de gloria en gloria. A medida que ocupemos y poseamos toda nuestra Tierra Prometida, El nos va transformando de gloria 108
  • 109. en gloria. (2 Corintios 3:18) Debe ocurrir este proceso de ir poseyendo nuestra alma, porque El ha garantizado que El lo terminará. (Filipenses 1:6) La única incertidumbre es de que tan rápido tendrá lugar este proceso en cada una de nuestras vidas. Quizás aún estamos en el desierto o quizás ya estamos pasando por el Río Jordán para recibir nuestra heredad. Dios no es malicioso. El no hace las cosas nada más para ver si fracasamos. Las hace por nuestro bien, como parte de Su plan maestro. El quiere que lleguemos a cumplir todo lo que El tiene para nosotros. Afortunadamente, a El Le toca decidir como mejor lograr Sus propósitos en nosotros. Al estar Pablo en la cárcel en Roma, proclamaba que todo obraba para bien. No sólo era bueno para él personalmente, sino que era bueno para el reino de Dios. (Ver Filipenses 1:12–14) A medida que la gente Le vaya dando permiso al Señor de hacer resplandecer Su luz en los lugares oscuros de sus almas, ellos irán encontrando mayores medidas de libertad. Esto requiere cooperación, porque el Señor no va a forzar a nadie para aceptar este aspecto de la salvación. Nos dice la Biblia que escojamos a quien serviremos, y muchos deciden servir a su propia voluntad. Cuando el Señor especifica lo que es Su proceso de salvación y restauación, una persona normal quizás responda, “Creo que lo haré a mi manera. Yo se cuando la quiero - ¡Ya!. Se como la quiero – sin dolor. Y se quien quiero que lo haga – yo mismo. No quiero confiar en Dios, esperar en El, e depender de El. Quiero que se haga mi voluntad, porque yo ¡quiero ser como Dios! Para Adán, el querer ser como Dios le produjo la muerte. Cuando nosotros nos queremos elevar para ser como Dios, también nos produce la muerte. Cuando el mismo tentador nos diga que podemos ser como Dios, ¡su voz es la de la muerte! Al querer asumir los trabajos del Creador, del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, invitamos a la muerte que invada nuestra vida y nuestro ser. Como lo dijera mi profesor de matemática, “Es intuitivamente obvio,” ¡NO ESTAMOS TITULADOS NI EN CONDICIONES DE HACER NINGUNO DE ESOS TRABAJOS! 109
  • 110. SECCION CUATRO: LOS TEMAS de FRUTA de ALMA Basándonos sobre nuestros estudios, y sobre nuestras experiencias con muchas personas, creemos que las niños toman el trabajo de ser el juez muy temprano en la vida. Parece como si ellos tuvieran una pantalla en el corazón, con la etiqueta: hombre, padre, esposo potencial, (o Dios el Padre). Es en este tiempo que la niña o el niño quieren saber lo que debe ser la imagen de un hombre. La imagen del padre terrenal es la más probable para estar en la pantalla. Sin esta imagen, el niño o la niña tendrían dificultades para determinar qué clase de hombre ellos deben ser o qué con clase de hombre deben casarse. ¿Puédes juzgar como el padre? La Falta de Perdón Esta es una función de voluntad propia, porque una persona exhibe desgana para renunciar al resentimiento, o para otorgar el perdón. Esto implica que también hay una deuda o deuda percibida, pendiente. Uno escoge también sentirse amargado en contra del ofensor. No importa si la ofensa es verdadera o imaginada; los efectos son los mismos. Estas respuestas se basan sobre juicios. El ofendido decide que tiene el derecho de tener cólera y resentimiento. Eljuzga que la ofensa es tanto que el debe mantener la amargura en el corazón. Juzga los motivos del ofensor basado sobre su comprensión infinita. Este juicio le da el derecho de establecer el valor de la deuda, que quizás sea emocional o asociado con algo palpable. Las Escrituras nos dicen que nos envenena la amargura y nos encadena la iniquidad cuando no otorgamos el perdón. (Acts 8:22-23) La criatura de pecado nos toca la puerta, y abrimos la puerta para invitarla a entrar. Como consecuencia, mora dentro de nosotros, dándonos una mayor inclinación hacia el pecado. Imagínate una criatura horripilante con las manos llenas de cadenas, forjadas éstas un eslabón a la vez por nuestras decisiones, respuestas y pecados. Nuestras almas se envenenan y somos esclavizados por las cadenas que nosotros forjamos. Al decir una parábola acerca del reino del cielo, Jesús dijo de un rey que conducía sus asuntos (Mateo 18:23-35) Un hombre fue traído a él que debió una deuda magnífica. El hombre rogó la misericordia y prometió pagar la deuda entera si dada la oportunidad. Como resultado, el patrón fue movido con compasión y perdonó la deuda. Mas tarde este hombre, que debía tanto, encontró a otro hombre que le debía muy poco. El otro hombre le rogó la misma manera que él había rogado a su señor, pero el primer hombre no perdonaba. El hizo que al otro hombre lo llevaran preso. Cuándo el rey oyó lo que había acontecido, él llamó al primer hombre. El señor estaba tan enojado que ordenó que el hombre fuera entregado a los torturadores hasta que él pagara todo que se debía. Jesús concluye "Así Mi Padre celestial hará también a usted si cada uno de ustedes, del corazón, no perdona a su hermano sus ofensas" (Mateo 18:35). (Ver también Marcos 11:25) Esto es digno de algún pensamiento, porque Jesús usó las palabras muy específicamente. ¿Advirtió usted las palabras, del corazón? Nosotros no creemos que ser implacable nos costará nuestra salvación. Es el mismo que cualquier otro pecado y Jesús pago con su sangre. Creemos que los torturadores con que debemos tratar son esos que envenenan, atan, y nos afligen en este mundo. (Los actos 8:23) Se nos ha dicho que tenemos que deshacernos de la cólera, de la rabia, de la maldad, de la calumnia, y de todas las otras emociones del pecado, para ser libre. (Efesios 4:31); Colosenses 3:8; 1 Pedro 2:1) se 110
  • 111. nos ha dicho que ver que no crezca la raíz de amargura en nosotros. (Hebreos 12:15) debemos perdonar del corazón si queremos ser otorgados el alivio del pago, y ser libres de las consecuencias de nuestro propio pecado (Mateo 6:14; Marcos 11:25; Lucas 6:37) Hay tiempos que en un ambiente del ministerio cuando una persona proclama sinceramente que no hay amargura en el corazón. Entonces pedimos que ellos describan el acontecimiento para lo cual ellos había perdonado a alguien. Cuando ellos hacen así, su cara se pone roja, ellos quizás comiencen a llorar, y su tono de la voz indica una emoción intensa. Cuándo nosotros preguntamos de donde viene toda la emoción, la respuesta típica es, "¡YO NO SE!" La ley de dios nos dice que como damos, así iremos recibiendo. La cabeza puede haber decidido perdonar, pero el corazón quizás siga todavía teniendo aflicción, enojo y amargura. Quizá nuestros corazones no pueden perdonar mientras estos sentimientos y emociones todavía estén hirviendo alrededor de allí. Recuerde, la cabeza no siempre sabe lo que pasa en el corazón.. Los efectos en el Cuerpo En la parábola acerca del rey y el sirviente implacable, Jesús dijo que Dios nos trataría de la misma manera como nosotros tratamos a nuestros deudores. Esto podría incluir muchas clases de deudas, tanto verdaderas como percibidas. Es posible que alguna persona pudiera usar este como otra acusación contra Dios. Nosotros no creemos que esto defina a Dios como enojado o malo. Esto es otra ilustración de Su amor que demuestra Su deseo para libertarnos del control del pecado. Como discutimos en la sección tres, los Proverbios indican que las reacciones pecadoras pueden manifestarse en nuestra alma y cuerpo. Los componentes espirituales de la iniquidad, nosotros creemos, tienen la habilidad de producir las consecuencias físicas de la iniquidad. Estas criaturas sobrenaturales han estado alrededor durante mucho tiempo y probablemente tienen la habilidad de afectar el cerebro, los órganos, y sistema nervioso. Como nosotros producimos las reacciones pecadoras, estos torturadores pueden ayudar a producir aflicciones verdaderas, emocionales y físicas. Estar enojado con otros no los lastima; nos lastima a nosotros. Nuestras respuestas basadas en temor pueden estimular nuestros cuerpos para producir toxinas que quizás causen gran dolor y daño y puedan, eventualmente, matarnos. Es razonable creer que la reducción en respuestas basadas en temor traerá una reducción en el sufrimiento verdadero, físico y emocional. Una vez más, vemos el sistema perfecto de Dios para motivarnos hacer lo que es necesario para ser libre. De nuestra discusión anterior del pecado y su efecto en el cuerpo, nosotros sabemos que el dolor se usa para bien. Las serpientes ardientes eran buenas para la gente en el desierto, porque ellas motivaron a la gente para buscar a Dios y a seguir adelantándose. En esa misma manera, el dolor físico y emocional producido por los torturadores es bueno cuando nos motiva a perdonar sinceramente a otros y a buscarle a El. Tenemos tarjetas y cartas de gente en nuestro archivo, que nos dicen que ellos han recibido la curación física como resultado de su curación emocional. Sus problemas físicos se desvanecieron después que ellos trataron con los asuntos del corazón. Algunos han dicho ellos ya no necesitan tomar antidepresivos o medicinas para tratar el dolor crónico. Las Respuestas Temerosas "Sigue la paz ...para que cualquier raíz de amargura cause problema, y por este muchos llegan a ser ensuciados" (Hebreos 12:14-15). Responder en el temor y seguir la paz son acciones opuestos. Algunas personas parecen creer que el pecado es cometido sólo cuando lastimamos activamente a otra persona. Mucho más a menudo, pecamos por la manera en que respondemos al ser lastimado. El temor, la amargura, desgana para perdonar, y muchos otros sentimientos negativos se producen como resultado 111
  • 112. de lo que alguien nos hace a nosotros. Cuándo nosotros respondemos en estas maneras normales, nosotros y los que están a nuestro derredor nos ensuciaremos. Cuándo gente normal crece en ambientes disfuncionales normales, la sobrevivencia llega a ser un factor fuerte que motiva. Creemos que todo pecado se basa en el temor y se asocia con la necesidad para la sobrevivencia. Podría ser el temor de no satisfacer nuestras necesidades o el temor que nosotros no sobreviviremos a menos que nos protejamos. Los motivos para nuestras respuestas en temor son basados típicamente sobre nuestros juicios y esperanzas producidos por el corazón sentencioso. Hay tiempos cuando gente viene a nosotros que solicita aconsejo de matrimonios. Generalmente, cada uno acusará al otro de ser la fuente del problema. Si nos reunimos con ellos, nosotros les aseguramos que la razón por la cual necesitan aconsejar es porque ambos contribuyen a los conflictos. Sabemos que las cosas que molestan su relación no se basan realmente sobre las acciones de su compañero. A veces ellos tratan de chantajearnos, amenazando divorciarse si nosotros no les ayudamos. Esto se hace para poner la responsabilidad de sus decisiones en nuestros hombros. En este punto explicamos que, en nuestro la opinión, el casamiento no es de la importancia primaria. Si deciden divorciarse es enteramente su decisión. Tenemos interés en dos almas individuales. Cuidamos de que cada una establezca una relación buena con nuestro Padre celestial. Cuándo ellos tengan una relación buena con nuestro Padre celestial, trabajar con los problemas en la relación intrapersonal será mucho más fácil. Los asuntos verdaderos se entierran profundamente en nuestro corazón, empotrados en el pasado, y por ello aumentan el temor y los juicios. Estos tratan de los papás y de las mamás, de las familias disfuncionales, los ex-esposos, los novios o las amigas, y los acontecimientos normales del trauma. La gente normal ve a otros a través de las lentes espirituales que están teñidas por la traición, la persecución y el abuso. Siendo gente normal, nosotros juzgamos las palabras, las acciones, y los motivos de todos alrededor de nosotros. Cuándo nosotros vemos la insinuación más leve de que nuestras expectativas son verdad, respondemos en el temor, que se manifiesta como cólera y rabia. Cuándo estos asuntos son resueltos, las actuales nos parecen mucho menos significativas, porque ellos son sólo asuntos de fruta, vistos en las puntas de las ramas de nuestro árbol del alma. Los problemas siempre se basan sobre qué clase de relación tengamos con nuestro Padre celestial. A pesar de nuestros temores, esperamos que otra gente proporcione lo que necesitamos. Cuándo nosotros dejemos de confiar en otros para que nos protejan, proporcionen para nosotros, y aseguren nuestra sobrevivencia, el poder del temor se anulará. ¿Cómo sabemos que los problemas no se basan en el aquí y ahora? El estudio de las Escrituras y la experiencia de centenares de sesiones de ministerio confirman nuestras conclusiones. Por ejemplo, un hombre con quien hemos ministrado nos relató esta historia. "Antes de casarme con mi esposa actual, yo tuve problemas acerca de las mujeres y con el casamiento en general. Muchos años antes, yo había sido casado y teníamos niños. Un día, mi esposa y yo planeamos una cena en casa con invitados. Trabajaba en la yarda y ella preguntó si cuidaría a los niños mientras ella fuera a la tienda, yo asentí y seguí trabajando. "Después que unas horas, yo comencé a sentirme mortificado porque ella no había vuelto. Yo no supe si debía ir al vecindario, pensado que era posible que el coche se hubiera descompuesto, o llamar a la policía. Decidí esperar lo mejor y entré a tomar un baño. Después de bañarme, yo continué estresado. 112
  • 113. "Finalmente, el teléfono sonó, yo ansiosamente lo contesté y oí una voz familiar en la línea. Un hombre que pensé que era un amigo me dijo, muy impasiblemente, ' esposa está conmigo y ella no volverá a Su casa'No había discusión. El no permitió que hablara con ella. Yo había sido informado, y eso fue el fin . de la conversación. "Cuando llegaron los invitados para la cena, yo estaba en un charco de lágrimas. Yo no recuerdo mucho acerca de ese tarde. Alguien ayudó a cuidar de los niños y ordenó una pizza. Mis amigos hicieron todo lo que había en su poder para consolarme y convencerme de que todo se solucionaría. "Durante el próximo año yo pasé por un divorcio largo y doloroso. Al final del proceso yo me sentía traicionado por casi todos: mi esposa, el hombre que pensé era un amigo, los miembros de mi familia, y mi abogado. Como resultado, yo llegué a algunas conclusiones que pensé eran razonables: Todas las mujeres, y probablemente la mayoría de los hombres, eran malos. "Decidí que una mujer estaba como un pulpo, con tentáculos que tienen chupadores por todas partes y con un pico terrible. Este pulpo plantaría su pico en el centro del pecho de hombre y le chuparía toda su energía vital. Cuándo ella ya hubiera chupado todo lo de valor, al hobre lo escupiría. La cáscara vacía del hombre se alejaba flotando sin fuerzas en la corriente, y ella buscaría otra víctima. "Con esta comprensión nueva de la naturaleza verdadera de mujeres, yo comencé a hacer algunos cambios en mi estilo de vida. Decidí protegerme de estas criaturas malas y hacerles mal antes ellas me lo hicieran a mí. A la verdad, yo no era completamente exitoso. Mis necesidades desesperadas, generalmente pesaban más que mi buen juicio. Como resultado, había algunos tiempos buenos, pero a cuentas resumidas, hubo muchos años de dolor y desdicha. Finalmente, decidí abandonar las relaciones por completo. Por varios años viví como un ermitaño. Iba a trabajar durante el día, y durante las noches encontraba cosas solitarias para hacer. Leía, miraba la Tele, o veía una película. Hice muchas cosas para satisfacer mis necesidades que no eran tan peligrosas como tratar con gente. "Un día yo hablaba con el Señor y Le dije cuán solitario estaba. Puede haber sido mi imaginación, pero yo pensé escuchar que El me decía que El sabía, y necesitaba yo esperar hasta que El decidiera que yo estaba listo para tratar con esas criaturas malas otra vez. Después, fui transferido a otra ciudad y encontré a mi esposa actual. "Cuando nos casamos, yo esperaba que las cosas fueran mejores. Durante mis años de ermitaño, yo había recibido el obsequio de la salvación. Ella era también cristiana, así que esperaba que pudiéramos vivir felizmente para siempre. "Poco después de casarnos, mi esposa anunció que ella iba a la tienda y me preguntó si había algo ella pudiera comprar para mi. Yo la dije no y continué con lo que hacía. Cuando ella salió de la puerta, yo verifiqué mi reloj; sabía que tomaba cerca de seis minutos para llegar a la tienda, cerca de treinta minutos para hacer las compras, y cerca de seis minutos para volver a casa. Eso significaba que ella debía llegar a casa en cuarenta y dos minutos. "A los cuarenta y cinco minutos comencé a sentirme estresado, preguntándome dónde estaba ella, qué era lo que ella hacía, y con quién. Cuándo ella llegó a casa, yo estaba hecho una furia de rabia. Finalmente, encontré mi serenidad y le pedí disculpas por cómo yo la había tratado. El asunto ahora se resolvió hasta la próxima vez. "Este ocurrió varias veces al correr de los años hasta que busqué finalmente ayuda ministerial. Cuándo nosotros pedimos que el Señor me mostrara el asunto verdadero, era terrible. En mi mente había una imagen de mi primera esposa, parada en un pedestal. Ella llevaba un vestido de diosa, y una luz de diosa emitía en todas direcciones. 113
  • 114. "El Señor me dijo que yo la había puesto en ese pedestal, la vestí con ese vestido, y le había dado a ella el poder de producir aquella luz. El me dijo que mi idolatría era profunda. Le había entregado a ella el control de mis emociones, de mis sentimientos, de mis actitudes, y de mis reacciones frente a otra gente, haciéndola el dios de mi vida. Esto no era lo que yo queria oír. "Quería que El me consolara por ser yo una víctima. Quería que El concordara conmigo de que ella era mala, quería entirme justificado, pero El no quería nada de eso. En vez de eso, El me informó que sus acciones eran, en un grado muy grande, a causa mía. Yo la había abandonado al hacer de ella una prioridad baja. En el corazón, yo la había traicionado, y mis acciones y actitudes la ayudaron a sentirse antipática y no deseada. "El proclamó que los pecados de ella no eran mi problema. Satanás no puede tener los pecados de ella contra mí. El puede sólo tener mis propios pecados contra mí. Si era afligido en mi alma, era una consecuencia de mis decisiones. Al hacerla el dios de mi vida, yo había permitido que ella definiera mi identidad y mi destino. "Entonces, yo la juzgué a ella y a todas las mujeres, como malas. Yo me juzgué a mi mismo como antipático e indeseable, digno sólo de ser rechazado, abandonado, y traicionado. Juzgué también a Dios porque El permitió que estas cosas terribles me acontecieran a mí. "Después de ser yo condenado de todas estas cosas, era necesario que renunciara a todos los juicios, al temor, las expectaciones, y la idolatría que gobernaban mi vida. Después de este acontecimiento, mi vida, aunque no llegó a ser un lecho de rosas, mejoró dramáticamente. El Señor es asombrosamente misericordioso." Este testimonio representa a muchos testimonios que hemos oído de gente cuyas vidas están llenas de la idolatría y la expectación de cosas malas. Cuándo nosotros permitimos que el temor gobierne, no podemos alcanzar lo qué Dios nos creó en nosotros, porque estamos muy ocupados siendo lo que Satanás quiere que seamos. El prejuicio basado en el temor ilustrado en el ejemplo arriba puede aplicarse a cualquier género, raza, clase social, estrato económico, o a cualquier otra distinción que nosotros escogamos y juzguemos. El escritor de Job 21:25, proclama que un hombre puede morir en la amargura de su alma, sin haber nunca comido con placer. Nosotros interpretamos esto como significativo de que es posible tener las cosas buenas y no ser capaz de gozarlos, a causa de la amargura en nuestra alma. ¿Puede ver usted cómo Satanás usa el pecado del juicio, basado en el temor, para estafar a gente, arrebatándoles las cosas buenas de la vida? Asignamos la Culpa El apóstol Pablo expresó que somos imperdonables cuando juzgamos a otros. Porque en cualquiera cosa que juzguemos nos condenamos a nosotros mismos, puesto que nosotros que juzgamos practicamos las mismas cosas. (Romanos 2:1) Esta proclamación habla en volúmenes. Oímos alguien quejarse acerca de las actividades de alguien, acerca de sus acciones, o acerca de sus actitudes. Una expresión común de pasarela en la respuesta de acciones o de palabras de alguien es, "Esa persona me vuelve loco." Sospechamos que encontraríamos ese mismo asunto al acecho en el laberinto del alma de la persona que se queja. La Escritura mencionada indica que miramos a otra persona como si mirábamos en un espejo. Esto es un caso clásico de la validación procurada del ser culpando nuestra propia imperfección en otra persona. Respondemos de esa manera porque vemos, reflejadas en otra persona, las cosas de las que nos avergonzamos o de la antipatía en nosotros mismos. Encontramos regularmente a gente que se queja de que ellos han estado asistiendo por años a una iglesia específica y que ahora están considerando trasladarse. A pesar de todo lo que ellos han invertido en esa 114
  • 115. iglesia, nadie parece tener interés en ellos. Ellos vagan en esa iglesia sin hablar con nadie, y van a casa sintiéndose rechazados. Ellos juzgan a todos los demás como hipócritas o demasiado arrogantes. Ellos normalmente preguntan, "¿dónde está el amor cristiano del que he oído tanto?" Puede haber validez a sus opiniones porque los cristianos no siempre demuestran el amor. Por otro lado, como estos comentarios se basan en el juicio, Glenna ha encontrado una manera diferente de tratar con estas personas. ¿Ella pregunta al quejumbroso, "Cuando fue la ultima vez que usted ofreció una palabra alentadora a alguien que miró solitario? ¿Cuándo fue la última vez que usted hizo para los otros lo que usted quiere que ellos hagan para usted? ¿No sabe usted que como usted dé, usted recibirá?" En ese momento, algunas personas deciden considerarse ofendidos y finalizan calladamente la conversación. Hemos encontrado que si nosotros no estamos dispuestos estar de acuerdo con los juicios de alguien, ellos ya no tienen deseo de hablar con nosotros.. Estas gentes buscan simplemente alguien que les conceda la razón. Cualquiera que nos haya hecho cosas malas va a tratar con Jesús a su tiempo. Ellos tendrán que encarar el juicio, y las consecuencias de de ese juicio durarán por la eternidad. Al aferrarnos a todo lo malo, nosotros de todos modos no les afectamos a ellos. Mientras sigamos reteniendo las conexiones impíos entre nosotros mismos y los que nos hayan lastimado, todo lo malo es nuestro. A la mayoría se nos ha enseñado que somos egoístas si hacemos cosas para nuestro propio beneficio. Es tiempo para un cambio dramático. Es tiempo de hacer algo que es bueno para nosotros, para así que poder ser libres de tormento y de temor. Ser egoísta por las razones correctas y tratar con nuestros asuntos nos libertará de los juicios que hemos recibido, y esos que hemos puesto en los otros. Si usted ha volado en un avión comercial, usted ha sido advertido que el avión podría experimentar una pérdida repentina en la presión aérea. Usted fue instruido para ponerse su máscara de oxígeno primero y, sólo entonces, ayudar alrededor de usted, porque usted no puede ayudar apropiadamente a otra gente a menos que usted obtenga suficiente aire. Lo mismo aplica con la salud emocional. Si nosotros no experimentamos una medida buena de la salud emocional, no nos será posible ayudar a otros. En este contexto, ser egoísta es no sólo bueno para nosotros sino que para todos alrededor de nosotros. Ser egoísta nos puede ayudar a ser mejor gente. Ahora es el tiempo de permitir que el Espíritu Santo le muestre la verdad, y permitir que la verdad lo ponga en libertad. Empaque todo el temor, el dolor, y basura de tormento acumulado sobre los años. Es tiempo de usar su autoridad para ser libre de todo lo asqueroso. Jesús pagó por todo eso, así que usted Se lo puede dar a El. Permita que el Señor lo reemplace con las cosas buenas que El siempre ha querido darle. Su deseo más grande es ayudarle a ser libre. Si usted quisiera, es tiempo de orar. La Oración de muestra: Renuncio a la falta de perdonar y a toda idolatría, amargura, cólera, y al temor fundamental que produce estas respuestas. Renuncio a todo lo que he recibido del reino de Satanás, y renuncio el haber entregado algo al reino de Satanás, que sirva como un sacrificio. Ordeno al reino de Satanás que Le entregue todo lo que hayan recibido de mí como un sacrificio, al Señor Jesucristo. El pagó por todos mis pecados y es el Unico digno de recibir estas cosas. 115
  • 116. Padre, yo escojo perdonar a los que me han lastimado de cualquier manera. Yo ahora coloco todo esta gente en Tus manos. Escojo permitir que Tú los juzgues, y pido que trates con ellos de acuerdo con Tu perfecta voluntad. Pido, por el poder de la sangre derramada del Jesucristo el Señor, que me limpies de todo lo que sirva al reino de Satanás asociado con la falta de perdón, la idolatría, la amargura, la cólera, y el temor que las acompaña. Ato y ordeno que todo lo que sirva al reino de Satanás, salga de cada parte de mi vida, y que se vaya a donde el Señor Jesucristo los mande. Amén. El RECHAZO Y EL ABANDONO En el Jardín de Edén, a Adán se le dio sólo una ley. Adán y Eva la rechazaron y, al hacerlo así, rechazaron a Dios. Entendemos que hay leyes espirituales que gobiernan el universo. Una de esas leyes dice que como demos, recibiremos también. Como resultado, Adán y Eva recibieron el rechazo y fueron arrojados del jardín. (Génesis 3:6-24). Cuándo Dios le dijo a Adán que él seguramente moriría, las consecuencias incluía la separación de Dios, quien es la Vida. Cuándo Adán y Eva se rebelaron, el Jardín de Edén les fue cerrado y vedado, y la presencia de Dios se retiró. Como resultado, la función de Dios en el reino terrenal se afectó en grande. Estas dos personas, a quienes les había sido dado el dominio en este reino, escogieron rechazar a Dios. Ellos habían, por así decirlo, desalojado a Dios de su dominio de ellos. (Esto es semejante a lo que nuestra cultura ha hecho; Lo desalojamos de nuestro gobierno, de nuestras escuelas, y de la arena pública) Ellos fueron dejados solos en la tierra, que era influida por Satanás y sus subordinados. Esta separación de la presencia de Dios debe haber sido mucho más terrible de lo que ellos se podrían haber imaginado. A pesar de la intención de Dios, es razonable creer que Adán y Eva se sintieron abandonados. La definición del abandono incluye ser entregado al control o la influencia de otro. En este caso, ellos fueron entregados al control y la influencia de la serpiente, Satanás, cuyo consejo ellos habían escogido seguir. Su abandono incluyó la realidad de la separación y del retiro de la protección de Dios. Ellos tuvieron también el sentimiento de ser abandonados. Estos resultados describen el empobrecimiento espiritual, emocional y físico del que ha sido abandonado. (Merriam-Webster' s) Ahora, algunos miles de años mas tarde, nosotros respondemos naturalmente por nuestro paradigma basado en el pecado. La mayoría de la gente cree que ha sido abandonada por Dios. Cree que El nos ha abandonado y que nos dejó bajo el control de uno que nos odia. Cree que estamos siendo castigados todavía. Vive una vida del empobrecimiento espiritual y de luto, porque se percibe a sí mismo como un ser indeseable y antipático. Las mentiras y los juicios del acusador han sido pasadas en su genética espiritual, por sus padres. La voz siempre interpreta y traduce todo lo que acontece, dándole el sabor a muerte. Viviendo en este mundo influido por la muerte, todos hemos experimentado el rechazo. Por ejemplo, imagínese un bebé en la matriz de su mamá. El se ha desarrollado por aproximadamente nueve meses mientras experimentaba la comodidad y la seguridad de un mundo protegido. Un día, el cuerpo de mamá comienza hacer cosas extrañas. Empieza a empujar y apretar, dando al bebé un mensaje nuevo. Este mensaje es que él debe salir, o sea, morir a, este mundo personal. El proceso continúa hasta que el bebé es expulsado, o es quitado, del cuerpo de mamá. Entonces, una persona grande lo toma y lo lleva lejos de mamá, lo limpia, y lo pone en un cajón plástico mientras los otros cuidan de mamá. Repentinamente, el cuerpo de mamá no se envuelve alrededor él. El ys no puede oír los latidos del 116
  • 117. corazón, sentir su calor, ni experimentar su presencia y el comodidad. El bebé se siente absolutamente sólo. Eventualmente, él es puesto en los brazos de mamá. Eso es mejor, pero hay todavía dos capas de piel que los separa. Después que unos pocos días, mamá y el bebé van a casa. Como esto es un caso ideal, nosotros creemos que él experimentará muchísimo tiempo y atención con mamá por unos años. Esto es bueno y consolador en la mayor parte, aunque él está siempre separado. Un día, la mamá desaparece, y el niño se maravilla de donde ella se fue. El es dejado con papá, un pariente, o quizá un amigo. Esto no es tan consolador como cuando está con mama, así que él experimenta un nivel nuevo del rechazo y el abandono. Después de unos pocos días, la mamá reaparece, llevando en sus brazos un lío de cobijas. Cuando ella llega a la casa el pequeño chico se emociona mucho y quiere abrazarse y acurrucarse porque ella había estado fuera por tan largo tiempo. Ella dice que no, porque este lío de cobijas es un bebé nuevo que necesita su atención. El pequeño chico se pregunta por qué ellos necesitaron a un bebé nuevo. Continúa experimentando lo que él percibe ser el rechazo y el abandono. Le parece que cada vez que él va a la mamá para un abrazo, para la cercanía, o para la seguridad, ella está ocupada con el bebé. A él quizás le es permitido mirar a mamá mientras ella cuida al bebé, y se le remueven memorias de seguridad. Aún así, a él no se le permite amamantarse más a causa del bebé. Desde que vino mamá a casa con el bebé nuevo, el chico se ha preguntado "Que hice? ¿Qué estaba malo conmigo? ¿Por qué me reemplazaron con ese bebé terrible? ¿Cómo obtendré yo mis necesidades ahora?" Estas preguntas roen en su corazón y él sabe es a causa del bebé. Si no estuviera ese bebé, todo estaría bien. El resentimiento, basado en el temor, crece en el corazón del chico. Cuando los años pasan, el niño llega a estar más acostumbrado a la separación de la mamá. Entonces, un día, la mamá le dice que ellos dos van a dar una vuelta en coche. El esta ecstático. Ha pasado largo tiempo desde que ellos han tenido algún tiempo de calidad para apenas ellos dos. Entran al coche y van a un edificio grande con un estacionamiento. Entran el edificio y la mamá habla con una mujer. La mamá lo alienta a jugar con los otros niños mientras hablan entre sí los mayores. Lo hace así, pero piensa luego en algo importante que quiere decirle a mamá. Cuándo él echa una mirada alrededor, ella no está. El pregunta a la mujer que si dónde esta su Mamá. Le dicen que ella tuvo que irse, pero volverá mas tarde. El experimenta un nivel nuevo del rechazo y abandono, combinado con la traición de la confianza. No sabe él cómo tratar con todas estas gentes nuevas, ni cuales son las reglas, ni tampoco como lograr que se realicen sus metas. Observa que hay que competir para recibir atención y aprobación. Más tarde regresa su mamá a recogerlo, pero la relación entre ellos ya nunca más será igual. Al paso de los años, este niño normal experimenta muchos rechazos de parte de toros niños, de sus maestros, y del mundo que le rodea. Al llegar a la adolescencia, empieza a sufrir los cambios hormonales y las emociones arrasadoras con una intensidad jamás conocida. Y como si eso no fuera suficiente, ahora se enfrenta a una dinámica nueva que es la de la interacción con el sexo opuesto. Ahora pasa de tratar de lograr sobrevivir en las relaciones con los otros niños, a establecer nuevas relaciones con esas criaturas tan peligrosas pero sin embargo deseables, que son las niñas. Ahora se hace necesario competir por lograr el dominio, esperando así lograr que sus necesidades sean satisfechas. Años atrás, él podia preguntar inocentemente a otro niño, “¿Quieres ser mi amigo?” Ahora, siendo un sabiondo adolescente, le pide a su amigo que le pregunte a una niña, “¿Te gustaría ser amiga de mi amigo?” Piensa que así no tendrá que sufrir por el rechazo si no se anima la niña. Pero no funciona así 117
  • 118. el asunto. Su amigo, la niña, y quizás la escuela entera, se enteran de la respuesta que le den. No solo tiene que encarar el rechazo, sino también la humillación. El comienza a armar una forma de la protección espiritual que nosotros llamamos armadura demonizada. Dicha armadura se diseña para protegerlo del rechazo, de la humillación, de la vergüenza, y del dolor. Parece tener púas por todas partes, para mantener lejos a los demás. A veces el que se acerca también experimentará lo que se siente como una leve descarga eléctrica, y se aleja rápidamente. La armadura no sirve en realidad; sólo le da la ilusión de una seguridad. Porque muchas personas llevan la misma clase de armadura, la molestia puede ser aún más impresionante. Las púas existen en el interior así como también en el exterior de la armadura. En cualquier momento que la descarga eléctrica se sucite, todos los implicados la sienten. La expectación del rechazo y el abandono se arriaga profundamente en el corazón. Eventualmente, este hombre encuentra una mujer que tiene semejantes asuntos espirituales y emocionales, mismos que los hace compatibles. El procesa todo lo que ella hace o dice por medio de su traductor espiritual, y busca evidencias de rechazo. Al percibir la más leve amenaza de rechazo, él se pone a la ofensiva. Mejor que ser rechazado, él hace o dice algo que manda el mensaje de “¡NO ME PUEDES RECHAZAR, PORQUE YO TE RECHAZO PRIMERO!” ¿Cuántas veces hemos oído que alguien dice, "Esta bien, porque yo la deje?" El se pone su máscara valiente y finge que todo esta muy bien, pero por dentro siente el dolor que parte su corazón con la confirmación de que sus peores expectaciones se han cumplido. Esta es una forma de auto-profecía que viene desde lo profundo del corazón. Se basa en el temor de que el rechazo y el abandono sean normales - que todos siempre harán lo que tanto se ha hecho siempre, porque él tiene algo mal. Quizás haya también el temor de que Dios encuentre todo muy divertido y goze con atormentarlo. Estas creencias y los temores se basan en las percepciones y juicios de un bebé, de un niño, o de un adolescente, y son proyectados en la vida de un adulto. Para el escéptico, nosotros tenemos otra ilustración de cuan fuerte es el temor del rechazo y el abandono. Cuando nosotros nos casamos, ambos teníamos problemas con el rechazo y el temor al rechazo. Por varios años, pasamos muchísimo tiempo ministrandonos el uno al otro, sobre ese asunto y muchos otros. A pesar de esto, mi problema siguió en pie. Una tarde, el temor del abandono se manifestó otra vez, así que Le pedimos al Señor que nos mostrara la raíz de ese tormento. Lo qué recibí no tenía ningún sentido. Glenna se determinó llegar al fondo de este asunto, así que ella me insistió que le dijera lo que había recordado. De muy mala gana, le dije que cuando era bastante pequeño, mi madre a veces nos cantaba una canción de cuna a mis hermanos y a mí antes de meternos a la cama. Yo no veía cómo eso pudiera ser un factor significativo en mi vida, así que quise olvidarlo y seguir adelante. Glenna tenía curiosiad, así que me pidió que recitara la canción de cuna. El siguiente es lo que recordé: Tres pobres niños pequeños cuyo nombre yo no se. .. Fueron llevados lejos, en un buen día del verano, Y dejados en el bosque, he oído la gente decir; Y cuando vino la noche, ellos sollozaron y lloraron, Y estos pobres niños pequeños, se acostaron y murieron; Y cuando estaban muertos, los petirrojos Tan rojas trajeron las hojas de la fresa, y sobre ellos las tendieron. 118
  • 119. A medida que recitaba esta canción de cuna, yo fui inundado por una emoción y sollozaba incontrolablemente, con la cabeza en el hombro de Glenna. Cuando el pozo de la emoción se había vaciado, éramos capaces de ministrar al asunto y Le pedimos al Señor por la restauración. Después de la ministración, llegamos a la conclusión siguiente. Alguna vez después de escuchar la canción de cuna, yo me pude haber imaginado como uno de los niños dejados en el bosque para morir. Yo no recuerdo el guión, pero recuerdo vívidamente los efectos. Aún después de cuarenta años, experimenté los sentimientos fuertes de la desolación y el temor que yo había asociado con el abandono. Esto, ¿te parece tonto? Un niño pequeño oye una canción de cuna, fantasea acerca de ello, y temores desesperados se alojan en su corazón. No es un asunto lógico. Este pequeño chico oyó un cuento y comenzó a funcionar en el modo de creador. El hecho que él nunca experimentara verdaderamente esas cosas no es pertinente. Porque ocurrió en su mente, y él experimentó los sentimientos y los temores en el corazón, las consecuencias emocionales y espirituales eran muy reales. Como discutimos previamente, desde una perspectiva ministerial, no hay diferencia entre los acontecimientos verdaderos, y los imaginados, ni los sueños. Todos ellos parecen tener el mismo impacto en nuestras almas. Cuando nosotros me ministramos a mí acerca de la canción de cuna, hicimos las mismas cosas que haríamos para cualquier acontecimiento de la vida verdadera. Así que, si algo que se basó en la fantasía tuvo un efecto tan profundo en el corazón del pequeño chico, ¿que tal los asuntos de la vida diaria? ¿Cuánto más impresionarán el corazón de una persona normal? Tendemos a atravesar por la vida buscando la aprobación y la aceptación de otros. Generalmente, sólo encontramos lo qué el reino de Satanás tiene para ofrecer. Si tenemos miedo que alguien nos vaya a rechazar, le juzgamos y le rechazamos primero. Generalmente, hacemos lo mismo con Dios y Sus leyes. Dios aún así nos acepta a pesar de nuestros pecados y rebeliones. Por miles de años, Dios ha trabajado metódicamente para establecer la relación con Su gente. Aún cuando Su gente Lo rechazó y adoró a otros dioses, Dios continuó amándolos. Cuando llegó el juicio a ellos por consecuencia de sus acciones, Dios lloró. ¡”Ah que mi cabeza fuera aguas, y mis ojos una fuente de lágrimas, y yo quizás llore día y noche para la hija fallecidas de mi gente" (Jeremías 9:1)! "Yo me aliviaría en la pena, mi corazón es débil en mí" (Jeremías 8:18). El nos asegura, así como aseguró a Josué y a los hijos de Israel cuando ellos se preparaban para la entrada a la Tierra Prometida. El les dijo que no temieran, sino que se fortalecieran y que tuvieran buen ánimo. El prometió no dejarles ni abandonarles (Deuteronomio 31:6) Nuestra única esperanza de recibir la aceptación y la aprobación que ansiamos, es la de tirarnos a Sus brazos. (2 Corintios 5:21); Mateo 25:34; Lucas 22:31; Galatas 4:4-7; Romanos 15:7) Dios no rechazó a Adán y Eva. Ellos lo rechazaron y Lo abandonaron. Ellos forzaron la separación voluntariosamente tomando para sí mismos la muerte y el pecado. El no quiso que ellos vivieran para siempre en un estado de la muerte espiritual, así que El los quitó de Su jardín. El demostró Su deseo para restablecer la relación mandando a Su Hijo para pagar por todos nuestros pecados y librarnos del poder de la muerte, en todas sus formas. Tenemos una fórmula, que se basa en la ciencia, las matemáticas, veinte años de enseñar, y de veintiséis años de la ingeniería, para determinar quién necesita el ministerio por el rechazo. Hemos usado esta fórmula muchas veces, en muchas iglesias alrededor del mundo, y nunca ha fallado. Según nuestra fórmula, sólo la gente que tiene piel ha sido afectada por estas cosas y tiene necesidad de este ministerio. Una vez más, es tiempo de ser egoísta y hacer lo que es mejor para ti, para tu alma, para tu vida, y para tu relación con tu Papá celestial. Pedimos que el Señor haga resplandecer Su luz en tu alma y te ministre 119
  • 120. para que tu Le puedas entregar todo el temor y dolor. Entonces El te puede poner en libertad y te cambiará para siempre. Si quieres esto, es tiempo de orar. Oración de Muestra: En el nombre del Señor Jesucristo, renuncio a todo el poder del rechazo y el temor al rechazo. Renuncio al abandono y al temor del abandono. Renuncio al haber creído las mentiras de Satanás con respecto a que yo haya sido rechazado por Dios y que yo sea inaceptable. Renuncio a todo espíritu o voz que sirve al reino de Satanás, y que haya afectado mi vida de cualquier manera, incluyendo por medio del rechazo y del abandono. Renuncio a todo lo que he recibido del reino de Satanás como resultado de estos pecados, y los ordeno que se vayan a donde el Señor Jesucristo los mande. Renuncio al haber dado cualquier cosa al reino del Satanás a cambio. Ordeno que el reino de Satanás Le entregue todo lo que haya recibido de mí, al Señor Jesucristo. El pagó por todos mis pecados y es el único digno de recibir todas estas cosas. Mi Señor, Te pido que me restaures todo lo que necesito para ser íntegro y completo como Tu me creaste. Yo ahora proclamo que soy aceptado y soy amado por mi Dios Padre en el Cielo para siempre. Amén LA VERGUENZA, LA INUTILIDAD Y EL ORGULLO Nosotros hemos leído que una cuerda con tres hilos es muy difícil romper. (Eclesiastés 4:12) creemos que esta sección describe justo tal cuerda. La vergüenza, la inutilidad, y el orgullo tienen mucho en común. Si gritase enojadamente a Glenna por algo que yo pensé que ella había hecho y entonces descubriese que ella no lo había hecho, quizás tu pienses que cometí un pecado. Quizás te sientas ofendido porque le grité a mi esposa. Algunas personas se molestan ante cualquier forma de ataque conyugal. Después de mi arrebato, yo podría sentir remordimiento por lo que he hecho y le pido su perdón. Podría pedirles perdón a los que estuvieran alrededor y que quizás se ofendieron. Podría ir aún delante Dios y arrepentirme por lo que hice. Esa es la belleza del convenio nuevo. Cuándo nosotros hacemos algo mal o cometemos algún pecado, nosotros podemos arrepentirnos y será borrado. A algunos se nos ha dicho que somos algo malo, que fuimos un error, o un accidente. Podemos sentir vergüenza como resultado de experimentar el abuso a las manos de individuos más grandes, más fuertes o más poderosos, quienes a su vez estaban emocionalmente quebrantados y estropeados. El abuso provoca sentimientos de degradación, de culpa, de traición, y de rabia en la víctima. Estos sentimientos evolucionan hacia el auto-odio, la auto-condenación, el auto-juicio, la auto-corrupción, y la autodestrucción. Podemos juzgarnos y creer que es por culpa nuestra o que merecimos el castigo. Cuándo creemos estas mentiras, juzgamos también a otros, inclusive a nuestro Padre celestial, basado en esas mentiras. Olvidamos la verdad de las promesas en las Escrituras, de que si creemos en El no seremos avergonzados (1 Pedro 2:6) Todos tenemos al mismo enemigo que dice que hay algo mal con nosotros. Puede ser algo que podemos cambiar, tal como el color del cabello, o la condición de los dientes, o puede ser algo que no podemos cambiar, tal como nuestro género verdadero, la identidad, el destino, o la familia. Supongamos que mi madre y mi padre se habían puesto de acuerdo antes de mi concepción, de que ellos querían realmente a otra chica. A lo largo del embarazo ellos expresaron con palabras su deseo de una 120
  • 121. chica y repentinamente, hubo un pequeño chico. En el corazón, el bebé sabe que él no es lo que ellos querían. Quizás haya un padre tan atemorizado ante la responsabilidad que no quería engendrar a ningún hijo. A él no le importó que fuera una chica o un chico; él no quiso encarar la responsabilidad agobiante. ¿Qué tal si los padres creyeron que no podrían soportar financieramente tener niños, y la mamá descubrió que ella estaba embarazada? ¿Qué tal si un bebé no es del color adecuado, o del cuerpo adecuado, o del tamaño adecuado, o cualquier otra deficiencia? Hay tantas razones por las que un bebé puede sentirse no deseado, como hay gente en el mundo. A cada lugar que vamos, los asuntos normales de la vergüenza existen y se manifiestan en la misma manera. Hemos estado en las Islas Filipinas, donde gente con suficiente dinero va a salones de blanqueo para lograr tener su piel blanqueada. Su percepción es que alguien con piel clara es más adorable, aceptable, o atractiva. Regresamos a los Estados Unidos y muchas personas van a los salones de bronceado. Su percepción es que alguien con piel bronceada es más adorable, aceptable, o atractiva. Por todas partes La gente normal se esfuerza para ser algo no son. La gente pone énfasis con respecto a sus cuerpos. El tamaño, la forma, y las proporciones de las partes específicas del cuerpo han llegado a ser obsesiones. La gente ha sido convencida que algo en ellos está equivocado. Muchos creen que es necesario cambiar el color de cabello para ser adorable. Ellos creen que es obligatorio tener la clase correcta de zapatos atléticos, la marca de pantalones vaqueros, desodorante o enjuague. ¿Has advertido alguna vez las propagandas diseñadas de la televisión para convencernos de que esto es verdad? No podemos arrepentirnos por algo que somos, aunque no querramos serlo. No hay nada de que arrepentirse si nuestros padres no nos quisieron, y no saben cómo amarnos. A pesar del porqué nuestras familias son disfuncionales, los efectos en nosotros son los mismos. No podemos controlar estas condiciones, así que no los podemos reparar. La gente que toma esas decisiones que no está sujeta a nuestra autoridad, así que no tenemos la responsabilidad de ellos. Cuándo nosotros no recibimos las bendiciones de nuestros padres u otras figuras de autoridad, somos más inclinados a creer las mentiras de nuestro enemigo. Al tomar decisiones de cómo tratar con este dilema, se presentan muchas opciones. Hemos escogido dos para la discusión. INUTILIDAD, O "LA TORTUGA" La primera opción, en un extremo, es decidir que no hay esperanza porque somos sin valor. Nadie jamás nos amará, tendrá interés en nosotros, ni nos querrá proporcionar la satisfacción de nuestras necesidades. En vez de eso, la gente siempre quiere usarnos y alimentarse de nosotros. Algunos decidimos que esa gente es demasiado peligrosa, así que nos protegemos. Algunas personas nos han dicho que ellos mismos se habían construido un muro alrededor de sí. Nos imaginamos este muro como una cobertura espiritual que abarca a la persona por todas partes, como un concha de tortuga espiritual. Parece tener efectos benéficos. En los pasillos de la escuela, funciona como un campo de fuerza que mantiene la gente a distancia, proporcionándonos una zona de seguridad. En las fiestas o las reuniones públicas la concha nos permite pararnos contra una pared y confundirnos entre el trasfondo, como camuflaje. Somos las flores en la pared. Somos motivados por el temor de ser maltratados otra vez. Hemos juzgado a otra gente, hemos juzgado a Dios, que creó esta vida dolorosa, y nos hemos juzgado a nosotros mismos. El problema con nuestra concha auto-impuesto, o célula, es que también nos protege del Unico que puede ayudarnos encontrar la paz para nuestras almas. 121
  • 122. Cuándo sucumbimos al temor de seu inútil, quizás procuremos compensar nuestro estado desesperado queriendo complacer a todos. Procuramos siempre ganar lo que necesitamos. Cuándo la gente no responde de manera amorosa y aceptable, concluímos que es porque hay algo mal con nosotros. Reaccionamos en ciclos de la desesperación, de desesperanza, y de la impotencia. ¡Cuándo nos alejamos de la interacción social, o llegamos a ser un esclavo emocional de otra gente, nosotros nos estamos esclavizando a la idolatría! Permitimos que otra gente, y sus reacciones potenciales, controlen nuestras vidas y definen nuestra identidad y destino. El ORGULLO, O "LA LIEBRE" La segunda opción, en el otro extremo, es lo que llamamos el orgullo, que produce un sentido falso de nuestra propia importancia o dignidad, y de arrogancia. El orgullo generalmente conduce al egoísmo y abre la puerta por la cual el enemigo puede entrar. Incluye el envolvernos con una identidad espiritual de la liebre. En vez de escondernos de vista, esta concha demanda atención. La liebre corre y se apura por realizar tareas, para probarles a todos cuán rápido, maravilloso, y poderoso es ella. Puede parecer extraño igualar el orgullo con la vergüenza y la inutilidad pero estamos seguros que esto es bíblico. (Los proverbios 11:2; 13:10; 16:18; 29:23). Vemos esto como un dibujo circular, donde el orgullo produce vergüenza y vergüenza produce orgullo. Si vemos esto como la otra cara de la moneda de la vergüenza/ inutilidad, cobra perfecto sentido. Alguien que siente vergüenza se ve forzado a encontrar maneras de compensar. Podemos procurar compensar nuestro estado desesperado siendo opresivos o tiránicos. Nosotros quizás reclamemos también la superioridad sobre otros. En este caso tenemos una necesidad desperada de lograr la validación y la justificación. Cuándo somos motivados por estas necesidades, nuestra actitud es, ¡Sólo se razonable y ponte de acuerdo conmigo! La arrogancia es una actitud de superioridad manifestada de una manera imperiosa o de en reclamos impertinentes. ¡Por ejemplo, "No me importa si usted no me aprecia! ¡No me importa si mis padres no me aprecian! ¡Yo no necesito bendiciones y aprobación de nadie! ¡Seré la persona más poderosa y exitosa en el mundo! ¡Dios lo ayude si usted entra mi camino; yo lo aplastaré como una uva!" El temor de ser dejado abajo o rechazado causa que nosotros demandemos la honra. Demandamos que esa gente reconozca y alabe nuestro trabajo. Cuándo ellos no responden de la manera que queremos, asumimos hay algo mal con ellos. Algunas personas en la iglesia funcionan de esta manera, si no con palabras, lo hacen con sus acciones. Trabajan febrilmente para alcanzar las cosas buenas, para impresionar a otros. Buscan desesperadamente el reconocimiento por todas las cosas buenas, para sentirse bien de si mismos. Pueden estar buscando también el reconocimiento de Dios, porque piensan que son esenciales para Su plan maestro. En nuestra opinión, mucho de lo que se hace para Dios es hecho en realidad con este motivo. Cuándo hacemos las cosas buenas por las razones injustas (la vergüenza, el temor, inutilidad, el orgullo, o la obligación), funcionamos en el pecado, y nuestros trabajos buenos no serán de ningún valor espiritual. Nuestra comprensión de las Escrituras nos hace creer que estos trabajos, hechos por razones injustas, se quemarán como heno, paja, y rastrojo en el Juicio. Los únicos trabajos que se mostrarán como oro, plata, y piedras preciosas, serán los que fueron motivados por el amor. (Corintias 3:11-15) La jactancia no parece impresionar mucho a Dios. El nos ha salvado de la muerte y nos ha dado el derecho de morar con El para siempre. El ha derramado Su bondad sobre nosotros, no a causa de nada que hayamos hecho, sino como un obsequio para que nadie se jacte. (Efesios 2:4-9) El apóstol Pablo lo presentó muy claramente. Cuándo nosotros hablamos por razones injustas, somos como un címbalo sonando. Aún cuando entendemos las verdades magníficas, sin el amor no somos 122
  • 123. nada. Si damos al pobre o nos sacrificamos aún, para poder jactarnos, sin el amor no hay beneficio espiritual. (1 Corintias 13:1-3) Pablo hablaba específicamente acerca del obsequio de la salvación, pero el asunto parece ser el mismo. Cuándo somos motivados por el orgullo y la necesidad para validarnos o exaltarnos, tendemos a jactarnos. Llamamos la atención hacia nuestras buenas obras y hacia la manera en que facilitamos el cumplimiento de plan maestro de Dios. Todos deben estar agradecidos por todo que hemos hecho. Normalmente nos llamarían estirados o latosos. Nos hemos encerrado en una concha espiritual para nuestra protección. Juzgamos a otra gente, al Creador de esta vida dolorosa, y a nosotros mismos. También, somos motivados por el temor de ser maltratados y ser abusados. Permitimos que los otros, y sus reacciones potenciales, controlen nuestro vivir y definan nuestra identidad y destino de tal manera que estamos ¡esclavizados a la idolatría! Alguien que se encuentre en este extremo del espectro tiene una necesidad desesperada de ser reconocido públicamente por sus buenas obras. Buscamos estar en la luz para que todos nos puedan ver, y podamos sentir el respandor de nuestra gloria. Desgraciadamente, no existe suficiente aceptación ni aprobación para poder llenar el hoyo negro en nuestro corazón. Ninguna cantidad de aprobación satisfará la necesidad de alguien que esté motivado por la vergüenza. Entendemos que esa gente puede funcionar en un extremo hoy, y mañana en el otro. Tendemos a ser de doble ánimo. ¡Si tratamos de exaltar a otros (como la tortuga) o a nosotros mismos (como la liebre), funcionamos en la idolatría! La Corrupción Las palabras usadas para la corrupción, en hebreo y el griego, incluyen los conceptos que se pueden aplicar internamente o externamente. Estas palabras se refieren a la contaminación ceremonial o moral, que hacen a una persona o cosa impuras. Para ensuciar deberá corromper la pureza o la perfección de algo o para profanarlo. (Merriam-Webster’s) Esto podría incluir el género, la identidad, o el destino. En nuestros estudios, hemos determinado que podemos contaminarnos a nosotros mismos, nuestra carne, el templo (la casa de Dios); podemos contaminar la tierra, los lugares santos, el alimento, las prendas de vestir, el oro, la plata, etc. Aunque gente y cosas pueden ser contaminadas, ellas retienen la identidad que tuvieron antes de ser contaminadas. Tengo una sola identidad, dada por mi Creador. Mi identidad no cambia a causa de lo que hago. Puedo actuar de manera diferente, cambiar mi apariencia, o hacerme pasar por un nombre falso, pero mi identidad permanece intacta. Si yo me siento en un garaje y hago los sonidos de un coche, ¿me he convertido en un coche? Si subo en un árbol, para columpiar de las ramas, y hago los sonidos de un mono, ¿me he convertido en un mono? Si me revuelco en el barro después que una lluvia y hago los sonidos de un puerco, ¿me he convertido en un puerco? En cualquiera de estas situaciones, ¿ha cambiado mi identidad verdadera? Si otra gente ve el barro, ellos quizás sean confundidos; si miro en el espejo, yo quizás sea confundido; pero cuando mi Papá celestial me mira, El no se confunde. El tiene la visión de Rayos X y puede ver a través del barro. El siempre ve quién soy realmente. El barro nunca Lo confunde. Es por eso que El siempre me ama, no importa lo que hago. Con esto en mente, ¿que pasaría si fuera a un bar de homosexuales e hiciera las cosas que hace un homosexual? ¿He llegado a ser una creación nueva con una identidad nueva? Algunas personas dicen que sí, otros dicen que no. ¿No es interesante? Cuando nosotros hablamos acerca de convertirse en un coche, un mono, o un puerco, la gente puede entender el concepto, pero cuando hablamos acerca de algo de lo cual ellos tienen sentimientos fuertes, no es tan sencillo. 123
  • 124. Repentinamente, nuestra identidad se puede cambiar por acciones pecadoras. Dios, con Su habilidad infinita, nos crea para ser una cosa; nosotros, por nuestra habilidad limitada, nos damos una identidad nueva. Aceptamos la mentira que lo que hemos hecho define quién, y lo que, ahora somos. Quizás aún sea posible que cambie nuestra identidad a causa de las cosas que otra persona nos haga. Tanto otras personas como nosotros debemos ser asombrosamente poderosos. ¿Recuerdas el párrafo de arriba? Muchas cosas, quizá cualquier cosa, se puede contaminar. ¿Notaste que, aunque todos estas cosas se pueden ensuciar, siguen siendo lo que eran antes? Las cosas se pueden hacer imperfectas o físicamente impuras (por ser volcadas en el barro). Desde nuestra perspectiva, cualquiera de estos efectos puede representar el desastre en nuestra vida. Desde la perspectiva de Dios, nosotros necesitamos sólo tomar un chapuzón espiritual y lavarnos el barro. En esta vida, la corrupción es normal. Nuestro Padre mandó a Jesús para que nosotros fuéramos libres del barro y sus efectos contaminadores. Cuándo nos contaminamos o nos contaminan, Lo necesitamos a El y necesitamos el poder de un agente limpiador: Su sangre. Esto realmente no es complicado. Las Percepciones Injustas En el corazón de un niño, la verdad de una situación no es lo que dicta una respuesta. La respuesta siempre se basará sobre la percepción de la verdad. (Proverbios 23:6-7) Entendemos que la identidad y el destino de una persona pueden ser contaminados por sus percepciones. Estas percepciones, creídos en el corazón, pueden ser formado por el odio de la imagen de padre, de la madre, de la familia, de los otros, o de si mismos. Cuando Glenna era pequeña, ella estaba sentada en el asiento anterior del coche de la familia en medio de sus padres. Todos bromeaban y se divertían. Por alguna razón, ella tocó el volante. Instantáneamente, sus hermanos más grandes, el papá, y la mamá, todos gritaron fuertemente, "¡No! ¡No toques el volante!" La motivación de su familia era evitar que hiciera algo que podría poner en peligro a todos. Ellos no tenían deseo de lastimarla ni ofenderla, pero eso no fue la interpretación que tuvo ella. Su percepción fue que ella había sido tratada injustamente y duramente. Ella pensó que todos le gritaron porque estaban enojados. Ella se dijo, "Ustedes me gritaron y lastimaron mis sentimientos." Ella fue ofendida y produjo mucha energía negativa. ¿Es eso causa para la condenación? Por supuesto que no; fue una reacción pecaminosa normal. En la situación de Glenna, los efectos emocionales y espirituales fueron los mismos como si ella fuera abusada. En su corazón, ella percibió que había sido abusada. La realidad de una situación no es pertinente para el corazón; lo es la percepción de la persona. Tanto los niños como los adultos pueden reaccionar negativamente a algo que sea para bien, cuando se ha presentado mal. Cuando Dios es citado con una proclamación como, "No harás," la reacción normal es, "¿Quien se cree que El es?" Si un abuso es verdadero o percibido, las reacciones negativas son normales. Las reacciones se basan en las percepciones. Muchos años después, alguien (como John) podría decir algo más fuerte que lo que ella percibe como necesario, y la reacción de Glenna podría ser el mismo que la de la niña. La vocecita podría decir, "Tu estás enojado conmigo; me gritas y has lastimado mis sentimientos." La situación que provoca podría ser algo muy insignificante, de una perspectiva adulta. La respuesta condicionada, basada en el temor, causa que "la pequeña chica en el corazón de Glenna" reaccione en pecado. La reacción no es lógica, ni tiene mucho que ver con lo que la otra persona hace realmente, porque ha llegado a ser automático. 124
  • 125. Por el proceso de renovar nuestra mente descubrimos la verdad. Nos damos cuenta que no somos aptos para juzgar a otros ni a nosotros mismos. También nos damos cuenta que nuestros hábitos viejos y nuestras respuestas automáticas programadas ya no tienen sentido; son perjudiciales a otros y a nosotros mismos. Comenzamos a darnos cuenta que nuestras actitudes y percepciones deben cambiar. A menudo, una voz acusadora que llamamos el chantajista nos dice que no nos atrevamos a exponer esos pecados vergonzosos y escondidos a causa de todas las cosas terribles que ocurrirán si los confesamos. El nos recuerda de las cosas malas que hemos hecho así como también esos que se nos han hecho a nosotros. El estafador nos dice cuán miserable y sin valor somos, y cuánta vergüenza debemos de sentir. Cuándo sentimos la vergüenza, no nos atrevemos a decirle nada a nadie. El quiere que mantengamos el programa viejo, así que le dice al corazón que es necesario para nuestra sobrevivencia. A fin de cuentas, debe ser bueno porque hemos sobrevivido hasta ahora. En vez de escucharlo, necesitamos renovar nuestras mentes con la verdad. A medida que este proceso continúe, nos volvemos más capaces de oír la voz del Espíritu de la Vida. El nos da la comprensión que reprogramará nuestro corazón. Podemos pedirle que llame nuestra atención a las mentiras del chantajista, para que las podamos rechazar. Si hacemos una lista de todas las cosas que no queremos confesar a nadie, debemos escoger la que nos represente el terror más grande. Esa cosa será generalmente la que tenga nexos a la mayoría de los temores y vergüenza. Si somos valientes y tratamos con ese asunto, sacándole el colmillo al chantajista, experimentaremos el mayor grado de la liberación, de la curación, y de la restauración. Cuando procedemos con la renovación de nuestra mente, y seguimos la receta de confesar las cosas escondidas de la vergüenza (2 Corintios 4:2), nuestro vida comienza a cambiar. Muchas de las actitudes y predisposiciones antiguas ya no están más en vigor. Somos capaces de vernos, y el mundo alrededor de nosotros, de manera diferente. Hay consecuencias de nuestros pecados. Una vez que nosotros nos hayamos arrepentido del pecado, debemos tratar con las consecuencias que ya existen en nuestra vida como resultado de los actos de nuestra propia voluntad. De Dios no nos burlaremos. (Gálatas 6:7) Después de renunciar las cosas escondidas de la vergüenza, nosotros proclamamos el poder de la sangre de Cristo sobre esas actitudes y actividades anteriores. (2 Corintios 4:2; 1 Juan 1:7) Renunciamos la iniquidad que existe ya en nuestra vida, alma, y cuerpo. Cuando nosotros hacemos nuestra parte, el Libertador hace Su parte. Los cristianos necesitan pertenecer a una iglesia que aliente el crecimiento y manifieste la gracia de Dios, no la condenación del enemigo. En ese ambiente, nosotros nos sentimos libres para ser transparentes con respecto a nuestras luchas o problemas y podemos pedir ayuda. Si nosotros no gozamos de esa clase de relación, nos sentimos aislados y desalentados. Si, siendo el cuerpo de Cristo, no podemos permanecer juntos, nos deshacemos. Eso es, por supuesto, la meta de Satanás. Es tiempo de trabajar el uno con el otro para ser reales. Sólo Jesús era perfecto; así que nosotros no debemos demandar la perfección ni en nosotros mismos, ni en otros. Nosotros te alentamos a quitarte la máscara de la iglesia y a ser real. El Ser Idealizado o Idolatrado Otro método sobresaliente para lograr nuestra corrupción es el de tratar de ser el Creador infinito. Dios nos dio habilidades creadoras y nos dijo cómo usarlos. Nos dijo en qué cosas deberemos meditar y cómo tomar cada pensamiento cautivo a la obediencia de Cristo. 125
  • 126. Muchas personas sienten el peso del juicio de que nada de lo que ellos hacen parece ser lo suficientemente bueno. Ellos siempre sienten que han fallado, que son inútiles e inaceptables, y que Dios no los podría amar. La razón por la que ellos no se pueden involucrar en ninguna clase del ministerio es porque no se ven ni hábliles ni dignos. Nosotros les recordamos acerca de Moisés, acerca de David, acerca de Abraham, y acerca de los otros que no se sintieron dignos. Nada de esto registra, porque la voz dice que no hay esperanza. Hace algunos años, nosotros estábamos en una aldea en Francia conduciendo un seminario. Pedí que todos cerraran los ojos y vieran, en su mente, la cara de su crítico más acerbe. Cuando todos reconocieron esa cara, oramos para ser puestos libres de juicios y condenación. Glenna tuvo cierta experiencia interesante durante este ejercicio. Apreciaríamos explorar sus descubrimientos. Comenzaremos con otro escenario. Una chica se siente deprimida. Ella había estado adentro tratando de obtener la atención de papá porque él estaba en casa. El respondió finalmente instruyéndola que fuera a jugar afuera. El estaba ocupado y no tenía tiempo para ella en ese instante. Ella se pregunta por qué él no quiere pasar tiempo con ella. El está en el trabajo la mayor parte del tiempo, y cuando él esta en casa, ella quiere estar con él. ¿Si ella fuera más lista, más bonita, más alta o tuviera el cabello largo, él querría estar con ella? ¿Si ella alcanzara mejores calificaciones en la escuela, él querría estar con ella? ¿Hay algo que ella podría hacer o podría ser que cambiaría sus sentimientos hacia ella? Cuando ella se pregunta, ella ve las imágenes en su mente de todas las cosas que pudiera ser, mismas que la harían más adorable y aceptable para su papá. Entonces, ella comienza a imaginarse lo que sentiría y como se vería. Sus fantasías traen consuelo, porque, en ellas, el papá demuestra que él la ama y no está demasiado ocupado para estar con ella. Otro día, esta chica está en la escuela y sus amigos no quieren jugar con ella. Ellos tienen a un amigo nuevo y ella ahora estás afuera de ese círculo especial. Como si esto no fuera suficiente, el maestro la reprende por las cosas que ella hace para ganar la aceptación. Durante su tiempo libre, ella se imagina quien y cómo podría ser para ganar la aceptación y la aprobación del maestro y sus compañeros de clase. Ella es consolada porque la persona que ella crea en su mente es aceptable y adorable a todos. Con el tiempo, ella se convierte en una adolescente con los problemas normales de los adolescentes. Advierte que el capitán del equipo del fútbol es atraído a chicas más monas, más altas. Las chicas aceptables para la escuadra de porristas son más altas, más esbeltas, y tienen cabello más bonito que ella. Ella ve las calidades en otra gente que son atractivas, y piensa que si ella los tuviera, ella sería más deseable y aceptable. Pasan más años, y ella se imagina que es una amante, una amiga, la estudiante perfecta, o presidente de la clase colegial. Ella encuentra a muchas personas y se juzga a si misma por que ellos parecen ser y lo que ellos hacen. Eventualmente, ella encuentra a un hombre joven especial que parece ser como su imagen de alguien que ella podría amar. Su relación desarrolla, y ellos se casan. En su mente ellos deben vivir felizmente para siempre, pero no funciona así. Ella descubre que ella no sabe cómo ser esposa y madre perfectas; ni como cuidar perfectamente de una casa y familia. Una vez más, ella cae en su conducta establecida. Busca tiempos callados para imaginarse y fantasear acerca de lo que puede y debe ser. 126
  • 127. Mas adelante, algunos amigos les hablan a ella y su esposo acerca de Jesús. Ellos concuerdan en asistir la iglesia el domingo siguiente y se impresionan mucho por lo que oyen. Como resultado, ellos pasan al frente y aceptan a Jesús como su Salvador, al son del aplauso de todos alrededor. Ahora ella tiene que enfrentar un conjunto enteramente nuevo de desafíos. Ella nunca fue entrenada para ser la cristiana perfecta ni la discípula perfecta. En la iglesia se pregunta lo que otra gente piensa de ella. Ella mira a los otros para ver cómo vestir, cómo pararse, cómo venerar y alabar, y cómo responder a otra gente. Se da cuenta de que ella es terriblemente inadecuada para su posición nueva como una cristiana. La gente hace y dice cosas que ella encuentra vergonzosos y ella hace cosas que la avergüenzan. Se da cuenta de que carece tristemente de la fe de un cristiano bueno. Así que ahora, en su tiempo callado, ella se imagina cómo sería si fuera una cristiana perfecta. Ella ha estado compitiendo con Dios todo su vida tratando de crearse a si misma a la imagen de lo que ella pensó que sería aceptable. Cada vez que ella se quedó pensando, fantaseando, e imaginando, fue aumentando la imagen. Esta imagen idealizada es como Frankenstein. Se ha armado con pedacitos de este y pedacitos del otro, y es producto de muerte. Ella tomó sobre si misma el trabajo de ser un creador, porque ella rechazó el trabajo del Creador. Ella rechazó lo que era como una chica y continuó rechazándose como una mujer. Ella respondió a su propio auto-odio, auto-rechazo, y auto-condenación al hacerse creadora. Como la vida sigue, ella sigue añadiendo más a su imagen idealizada y la imagen que ella ve en su mente sigue evolucionando. Esta imagen compuesta ha llegado a ser una máscara de cuerpo entero, que esconde la identidad de un espíritu familiar. Ella invitó a este espíritu familiar a entrar en su corazón por sus propios juicios, fantasías e imaginaciones pecadoras. La voz de este espíritu siempre condena, juzga, menosprecia, ridiculiza, y se burla de ella. Le dice cuán sin valor, antipática, e imperfecta es. Es la voz atrás de su creación, que habla en su mente continuamente diciendo cuán lastimosamente inadecuada es ella. Esta creación ha llegado a ser su competidor primario. Ha llegado a ser también su juez y su crítico primarios. Cada vez que ella oye las palabras negativas de la voz que la condena, se siente derrotada. Su vida ha llegado a ser un ciclo de emociones desagradables. La voz la condena, sumiéndola en depresión, la cuál progresa a la desesperación, luego a la impotencia, y finalmente, al abismo. Al ir pasando por este proceso, la voz continúa golpeándola sin la compasión, sin misericordia, y sin gracia. Suena como su propia voz, pero viene de la imagen que ella creó de lo que ella debe ser. Glenna vio una imagen de su ser idealizado, su crítico más grande. Después de la reunión, ella hablo de la revelación que recibió, y decidimos que esto sería un lugar apropiado para enfocar nuestra atención. Desde entonces, hemos oído las pistas que indican la presencia de este enemigo particular. Como resultado, hemos oído a centenares de gente que describen cuán condenados, sin valor, feos, y antipáticos se sienten. Ellos han descrito la necesidad para competir y la desesperación de no ser capaz. En la mayoría de los casos, hemos sido capaces de ayudarlos a entender el problema describiendo un escenario semejante al de arriba. Ellos han podido ver cómo que este problema había evolucionado a través de su propia vida. Ellos podrían ver cómo habían sido engañados por un espíritu familiar llevando una máscara. Aquí hay dos asuntos. El primero implica nuestra intento de ser un creador, como Dios. Porque odiamos la manera en que Dios nos creó, tratamos de hacer algo acerca de esto. Concluimos que nuestra sobrevivencia o nuestra habilidad de obtener nuestras necesidades se basa sobre nuestra habilidad de recrearnos. ¿Significa esto que somos malos? No, esto significa que somos normales. 127
  • 128. El segundo asunto es el rechazo de si mismo. La manera que la gente responde a nosotros nos estimula a juzgarnos como antipáticos, indignos, e inaceptables. Esto produce el auto-odio, el auto-juicio, la autocondenación, y la auto-destrucción. Creemos que esta es la razón por qué la gente se esfuerza tanto para cambiar a sí mismo, y esto es auto-corrupción o auto-contaminación. La gente nos ha descrito muchas imágenes interesantes. Una persona se vio como una pequeña chica en traje real, sentada en un trono. Algunos se han visto como Rambo, Superhombre, un vaquero, o algún otro superhéroe. Los otros se describieron como esclavos, o como la Cenicienta. Alguien tratando con la anorexia se vio con un cuerpo perfecto con una voz identificada como Anna. Las posibilidades son limitadas sólo por la imaginación. Tenemos un a enemigo muy diligente. Fantasear acerca de ser alguien o algo que no somos puede crear contratos y acuerdos espirituales que nos esclavizen. Podemos vernos como más fuertes, más listos, más grandes, más pequeños, más capaces, más populares, o más atractivos. Esa imagen idealizada toma el carácter de un rival. Llega a ser la perfección que nunca podemos lograr por mas duro que tratemos. Como resultado de nuestro pecado, inevitablemente abrimos nuestra pequeña puerta. En algún tiempo un sirviente de Satanás se pone la máscara, asume el papel, y habla con una voz que suena como la nuestra. Esta voz es terriblemente poderosa porque continuamente nos critica y nos deja en mal lugar. Los resultados pueden ser devastadores cuando nosotros le creemos. Cuando nosotros creemos que no tenemos valor ni importancia, tendemos a sentir la desesperación y un sentido de impotencia. Nos rendimos completamente o inentamos compensar esforzándonos para establecer nuestro valor. Vimos una película una vez en que el héroe se preparaba para entar en el combate contra una criatura dedicada a la destrucción. El héroe preguntó a la criatura por qué hacía todas las cosas que hacia. La respuesta de la criatura fue explicar que su maestro sabía que gente sin esperanza es fácil de controlar. La película, en general, era realmente tonta pero esta declaración era profunda. Hemos encontrado a muchas personas que parecen pensar que no hay esperanza. En algún punto ellos han decidido que pueden también rendirse. Sería difícil estimar cuántas veces hemos oído, "por qué no permite Dios que me muera?" ¡La respuesta es: PORQUE EL LE AMA! Nuestra Identidad Verdadera ¿Recuerdas nuestra discusión de antes titulada Quien es el Hombre? Cuando un hombre y mujer se unen sexualmente, hay la posibilidad de que un bebé se produzca, pero en muchos casos no hay bebé. En algunos casos, la unión ocurrió a destiempo. Es posible que alguno de los padres o ambos sean incapaz de producir niños. A veces, todo parece ser ideal para la concepción, pero nada acontece. Los hombres y las mujeres quizás se unen juntos por muchas razones. A veces es porque quieren niños, a menudo son apenas a causa de lujuria animal. Ellos podrían estar solitarios, atemorizados, o en busca de consuelo. Ellos quizás necesiten sentirse necesitados. Alguna necesidad para poseer a otra persona y tener el dominio sobre ella. Hay muchos motivos pero no tiene nada que ver con bebés. Por otro lado, hay muchas personas que desean tener niños, pero no pueden. El establecimiento médico tiene clínicas de fecundidad y organizaciones de investigaciones para ayudar a producir niños. Hay muchas personas que emplean los servicios de estas organizaciones, pero muchas veces aún así, no lo logran. Parte del problema es que ellos creen que este proceso es puramente biológico. Nosotros no estamos de acuerdo. Cuándo una mujer y hombre se unen, ellos pueden proporcionar sólo el huevo y la esperma necesarios para producir a un bebé. Por otro parte, en algunas ocasiones, el dedo de Dios toca la unión y dice, 128
  • 129. “QUIERO ESTE,” Ahora hay tres partes: la parte del espíritu, y las partes proporcionadas por mamá y papá. El Señor nunca se cofunde ni es afectado por motivos basados en temor. El decide que El quiere a ESTE, y un bebé es concebido. Estamos convencidos de que un bebé humano no puede ser concebido a menos que Dios cause el acontecimiento. Siendo este el caso, es imposible que una persona sea un accidente o un error. Es imposible que provenga de los padres equivocados, de la familia equivocada, de la ciudad equivocada, o de la cultura equivocada Es imposible nacer con el color equivocado de piel, con el color de cabello, con el tamaño, o con la forma. Porque existimos en un mundo influido por la oscuridad y la muerte, hay desafíos. Hay cosas que nosotros no entendemos. Muchas de las cosas que vemos como terribles, son los productos del pecado y la muerte en el mundo. Algunas personas nacen con enfermedades o problemas con su alma. Nosotros no creemos que el Señor desee que cualquiera de Sus hijos tenga que sufrir estas cosas. Creemos que El ama a todos Sus hijos espirituales sin reservación ni limitaciones. Todos nosotros fuimos creados porque El nos quiso. Cuando nosotros enfocamos sólo en el aquí y ahora mismo, es fácil perder de vista el para siempre. No es necesario que entendamos cual es Su razonamiento ni Su plan maestro. Sólo es necesario que El entienda. El proclama que Sus pensamientos y maneras son mucho más altos que el nuestro. (Isaías 55:8-9) Creemos que en medio de todo, El nos muestra Su amor, Su misericordia, y Su aceptación. El entiende que seremos tomados a un lugar de cautiverio, pero El proclama también que El nos reunirá desde todos los lugares del cautiverio. Vemos el aquí y ahora mismo como la única realidad, y de esa manera, es fácil malentender Sus motivos. Es fácil para Sus críticos condenarlo y decir que no nos ama, porque El permite cosas que ellos no aprueban. Por otro lado, El proclama que Sus pensamientos hacia nosotros incluyen la paz y un futuro con esperanza. El promete escuchar cuando Le llamemos y, cuando Le busquemos a El con todo el corazón, El promete que Lo encontraremos. (Jeremías 29:10-13) El nos asegura que tiene un plan para nosotros, y es todo para bien porque El nos ama. Cuándo conocemos la verdad quien somos realmente según nuestro Papá celestial, nosotros no tenemos que creer las mentiras. Cuándo leemos las parábolas habladas por Jesús, obtenemos una idea de cuán valioso somos para nuestro Señor. (Lucas 15:4-32) Todos hemos funcionado como hijos e hijas pródigos, haciendo pacto con los enemigos de nuestro Padre. Hemos malgastado los recursos que Dios nos dio en las cosas contaminadas de este mundo, revolcándonos en la pocilga, comiendo con los puercos. Nos hemos rebelado contra El, Lo rechazamos, y huimos de El a causa de la vergüenza. Hemos permitido que el temor gobierne en nuestros corazones y motive nuestros juicios contra otros, contra nosotros mismos, e incluso contra El. Hay gente que quizás nos mire y nos juzgue de poco valor. Hay celebridades, oficiales gubernamentales, la gente de la realeza, y muchos otros que quizás nos vean con indiferencia. Si buscamos la aprobación y la aceptación de estos mortales, probablemente seremos desilusionados. Muchos de ellos no nos estimarían como dignos de su tiempo ni su atención. Por otro lado, el Rey del universo nos ve como importantes. El tiene tiempo para cada uno de nosotros. El ha proclamado que somos dignos de Su atención. ¡"Jehová está en medio de ti, Poderoso, El Salvador! El se gozará sobre ti con alegría; callará de amor; se regocijará sobre ti con cánticos" (Zofonías 3:17, AB). (También, Mateo 18:4; 2 Crónicas 7:14; Jeremías 29:11; Efesios 1:3-11) Podemos parar de creer las mentiras que motivan el temor, y aprender cómo recibir el amor de Dios y dar nuestro amor en a la vez. Podemos reflejar Su amor a otros. Podemos aceptar la verdad de lo que 129
  • 130. somos lo más alto de Su creación. Podemos desechar la vergüenza con sus juicios y temores y permitir que El reemplace esas cosas con el amor perfecto, con la aceptación, y con la aprobación. El no es como nadie que hayamos conocido jamás. El no es semejante a cualquier papá, hermano, amigo, cualquier otro miembro de la familia, o figura de autoridad que hemos encontrado jamás. El es Amor absoluto, Poder, y Majestad, y nos ha estado esperando desde hace miles de años. Cuándo El abra el rollo que abarca desde para siempre pasado hasta para siempre futuro, ve cosas que no podemos imaginar aún. El ve todas las cosas buenas en la eternidad que sólo El conoce. El ve esta realidad y mira con la alegría la potencial de la relación para siempre. ¿Puedes ver la magnitud de esto? ¡El Rey del universo quiere tener la confraternidad con nosotros para siempre! Con gran anticipación, El ha estado esperando el tiempo en el que podamos ser Su lugar de morada y El pueda ser el nuestro. Cuando El pueda regocijarse sobre nosotros con alegría, y exaltarse con nosotros con cánticos. El ha estado esperando el tiempo en el que podamos entrar en la eternidad con El, para poder experimentar las alegrías y las glorias de Su creación. ¿Te das cuenta de la magnitud de esta verdad? Si es así, es tiempo de orar. Oración de Muestra: En el nombre del Señor Jesucristo, renuncio al haber creído cualquiera mentira acerca de mi identidad y mi destino verdaderos. Proclamo que nada de lo que he hecho jamás, o lo que se me ha sido hecho a mí, define quién soy, ni asegura que mi pasado siempre me controlará. Renuncio a toda las construcción e imágen asociados con cualquier imagen idealizada que represente a cualquier otra persona, lugar, objeto, sustancia, ser, o a mi mismo. Proclamo que todo lo espiritual que haya recibido sobre mi o en mí, y que disfraze mi identidad verdadera, ahora es destruido por el poder de la sangre derramada del Señor Jesucristo. Renuncio a cada espíritu familiar asociado con cualquier imagen idealizada. Renuncio a todo beneficio, ya sea verdadero o percibido, que yo haya recibido de estos espíritus. Renuncio a todo juicio, a la necesidad de competir y a todo lo demás que se asocie con estos espíritus familiares. Renuncio el todo que he recibido del reino de Satanás que haya ensuciado mi género verdadero, mi identidad verdadera, o mi destino verdadero. Renuncio haber entregado energías, sacrificios, o alguna cosa más al reino del Satanás. Ordeno todo estas cosas sean entregadas al Señor Jesucristo porque El ha pagado por todos mis pecados y El es el único digno de recibirlos. Renuncio todo lo que sirva al reino de Satanás, que tenga que ver con la vergüenza, la corrupción, la falta de valor , el ser victimizado, la impotencia, la falta de esperanza, la fatalidad, el auto-odio, el auto-rechazo, la auto-condenación, el auto-juicio, la autodestrucción, la auto-corrupción, la auto-justificación, el orgullo, el egoísmo, la autoexaltación, y la auto-compasión. Ordeno que salgan todas estas cosas, de cada parte de mi vida y de mi ser, y que vayan ahora a donde el Señor Jesucristo los mande. Renuncio el buscar mis propias lujurias y deseos. Renuncio a la necesidad de ser servido y de ser exaltado. Proclamo que el Señor Jesucristo es mi Señor. En mi propia habilidad y el poder, yo soy incapaz de alcanzar alguna cosa buena. Escojo humillarme, y Les doy toda la gloria y el honor a mi Padre en el cielo y al Señor Jesucristo. Estoy agradecido por el privilegio de servirle y ser la herramienta por la cual El haga las obras buenas. 130
  • 131. Proclamo la victoria que me ha dado mi Señor Jesucristo. Soy creado a la imagen de Dios y valgo la vida de Su Hijo, Jesús, que dio Su vida para mí, personalmente. Soy un hijo de la luz a quien le ha sido entregado el poder de vencer y triunfar sobre las pruebas de este mundo. Soy de Dios y tengo la victoria porque El que está en mí es más que él que está en el mundo. Amén Ya que Dios nos compara a árboles, la base del árbol representa el primer año de la vida. Según la tradición Hebrea, el primer año de la vida comienza al momento de concepción. Incluye los nueve meses de la gestación, el alumbramiento, y el tiempo de ser nombrado e identificado como un miembro nuevo de la comunidad. En la tradición judía, esa persona tiene entonces un año de vida. Los acontecimientos que ocurren durante este primero año representan las semillas y/o las raíces de la vida de esta persona. Creemos que la cosa más normal es que esta persona se perciba como el Centro del Universo. ¿QUE DEL PRIMER AÑO? Dios nos dice que El nos conoció y nos formó en la matriz de nuestra madre. (Salmo 139:13-16) El dijo al profeta Jeremías, "Antes yo lo formé en la matriz que supe usted; antes usted nacía yo lo santifiqué; yo lo ordené un profeta a las naciones" (Jeremías 1:5). Como lo dicho a Jeremías, la palabra para "conocer" es el mismo que con un amigo familiar. La palabra puede significar también hacer que sea algo. A diferencia del mundo alrededor de nosotros, El no nos trata como nulidad simplemente porque no hemos respirado aire. Según la tradición Hebrea, presumiblemente establecido por el diseño de Dios, el primer año de la vida comienza con la concepción e incluye los meses en la matriz, el nacimiento, un período de la oración y el ayuno antes de ponerle nombre al bebé, y un tiempo de la purificación de la madre. Basado en esto, el mundo quizás exprese que una persona tenga 12 años de edad basado sobre el número de años desde que nació. La misma persona tendría 13 años de edad si se toma en cuenta el primer año de la vida. Al funcionar en el ministerio, nos hemos impuesto una orden sencilla. Sólo podemos ministrar a los asuntos que el recipiente de la ministración nos indique, o a lo que sabemos que debe existir. Siempre buscamos las raíces más profundas de cualquier asunto; es lógico explorar la única experiencia que todos compartimos. Esto incluye todo lo que concierne el primer año de vida. Las Raíces más Profundas Hace varios años, asistimos a una conferencia en el Medio-oeste que trató con asuntos asociados con el abuso ritualístico y el abuso ritualístico satánico. La única diferencia entre estos términos parece ser las afiliaciones religiosas de los abusadores. En ambos casos, la gente que son controladas por el mal, sujeta a los niños a abusos increíbles. Los oradores principales de esta conferencia no parecieron creer en asuntos espirituales tal como demonios. Durante un intermedio, yo le pregunté a uno de ellos cómo lidiaban con asuntos espirituales. El explicó que cuando sus clientes creían en los demonios y la infestación por demonios, él oraaba con ellos para exorcizar a los demonios. Había encontrado que conformandose a los deseos de sus clientes, a veces ayudaba con su terapia. El no creía en los demonios, pero creía en los resultados. Cuando nosotros comenzamos este ministerio con respecto al primer año de vida, adoptamos una actitud semejante. Francamente, en aquel momento nosotros no habíamos hecho el estudio bíblico suficiente para satisfacernos de que fuera válido ese ministerio hacia dicha época en una vida. Al mismo tiempo, el propósito de nuestro ministerio era encontrar el comienzo de los problemas, para buscar el punto en el cuál las semillas de las emociones y reacciones se habían sembrao en el corazón. A menudo, hacíamos todo lo posible para resolver los asuntos del adulto, los asuntos del joven y de la niñez. Al ministrar, se volvió más común que la gente relacionara los incidentes que creían que habían 131
  • 132. ocurrido durante el primer año de su vida. Los problemas parecieron ser tantos y tan variados y extraordinarios, como había gente ministrada. Este desafiaba nuestro enfoque lógico hacia el ministerio. Muchas personas nos han relatado acontecimientos que ocurrieron durante el proceso de alumbramiento, o aún antes. Algunos saben acerca de estos acontecimientos porque un miembro de la familia les contó, pero otros nos han dicho que repentinamente habían recordado algo, o que ellos de pronto supieron algo que no habían sabido previamente. A causa de nuestro tipo de ministerio, tratamos con estos asuntos como si fueran verdad. Habíamos adoptado la actitud del psiquiatra arriba mencionado. Si una persona cree que algo es verdad, nosotros creemos que debemos honrar su percepción. No sabíamos qué creer acerca de estos informes en un principio, pero creemos en los resultados. Hemos visto muchos resultados positivos, hemos hecho mucho más estudio, y nuestro acercamiento a las ministraciones ha evolucionado. La Muerte Espiritual Se Transmite El bebé en la matriz recibe los componentes espirituales del pecado y de la muerte automáticamente por parte del papá. La recepción de estos componentes es lo que produce las respuestas pecadoras normales. Siendo este el caso, estamos convencidos de que el pecado comienza en la matriz. La definición del pecado incluye todo que no es producido por la fe. (Romanos 14:23) Así como la fe se considera normalmente como una respuesta positiva, toda respuesta basada en el temor, tales como la preocupación y el pavor, deben ser pecado. Con desgraciada regularidad, las semillas de la muerte se plantan durante el primer año. El bebé, existiendo en su propio mundo, necesita considerarse como el centro del universo. Al irse desarrollando el bebé en la matriz, responde naturalmente con temor a las cosas que experimenta la madre y que podrían afectar la sobrevivencia del bebé. En algunos casos, la madre pasa por enfermedad, dolor, o trauma durante el embarazo. Cuándo esto acontece, sus respuestas físicas y emocionales son transmitidas al bebé. Estas respuestas son procesadas por el bebé, que entonces reacciona normalmente. Si mamá teme que papá ande de parranda con otras mujeres, el bebé responderá según el temor de mamá. El bebé puede experimentar sentimientos de traición o de inseguridad. El bebé puede suponer que, porque él es el centro del universo, todo el sufrimiento, la desdicha o el trauma de mamá es, de algún modo, su culpa. A causa de la carga emocional conectada, los sentimientos o las respuestas podrían representar una amenaza a la sobre-vivencia del bebé. Cualquier amenaza estimularía una respuesta temerosa normal. Por ejemplo, una tormenta aterrorizó a una madre embarazada que se había quedado sóla. Su niño, que es ahora un adulto, siempre se había aterrorizado de tormentas y no sabía por qué. Esta respuesta pecadora automática persistió hasta que el Espíritu Santo lo se lo reveló en una sesión de ministerio. Otras traumas experimentados por mamás embarazadas, tal como una caída, una pelea con papá, o estar en un accidente del auto, causan reacciones fuertes de temor en sus bebés, y, generalmente los afecta como adultos. En estos casos, la voz ayuda a los bebés a juzgarse a sí mismos como antipáticos e inaceptables. Estas respuestas, incluyendo las fobias, se basan en el pecado. Personas que antes habían sido satanistas nos han dicho que fueron torturados dentro de la matriz. Ellos creen que sus madres fueron forzadas a consumir drogas, o veneno, para afligir a los bebés. Algunos creen que sus madres fueron atormentadas con aguijones o dispositivos eléctricos para uso con el ganado, así que los bebés experimentaron también el golpe eléctrico, espiritual y emocional. Han descrito también otras cosas terribles que se hicieron para traumatizar a los bebés. Los personas que hacían estas cosas buscaban estimular reacciones pecadoras. Nos han dicho que éstos eran intentos 132
  • 133. deliberados para quebrantar el alma y sujetar a los bebés al control de personas que representan el reino de Satanás. Como vimos anteriormente, algunas personas sabían que no fueron deseadas durante el tiempo que permanecieron en la matriz. Fueron considerados como un accidente o una equivocación, porque mamá y/o papá querían a un chico y en vez de una chica. Ellos supieron que ellos serían una desilusión, o una carga, para su familia. Como resultado, esos bebé deseaban morirse. Estas respuestas de auto-odio, autojuicio, y el deseo de muerte, son también pecado. Por otro lado, aún en las mejores situaciones, tanto los padres como la comunidad médica son imperfectos, y los bebés nacen en un mundo imperfecto. Otras gentes han relatado conversaciones entre sus padres que ocurrieron mientras ellos estaban en la matriz. En algunos de estos casos, los padres deseaban al bebé y no importaba si fuera niño o niña; ellos tomaban deleite con el hecho de que el bebé pronto nacería En nuestra experiencia previa, escuchábamos este testimonio y nos regocijábamos. Nos sentíamos contentos por causa de la persona, y aceptábamos esta declaración sin cuestionar. Entonces continuábamos con otros asuntos que pertenecientes al ministerio. Con el paso del tiempo descubrimos que nos perdíamos de muchos de los asuntos importantes. Necesitábamos encontrar por qué la mamá estaba contenta, porque no era siempre una cosa buena para el bebé. Había muchas respuestas. Un niño quizás llegue a ser un labrador valioso que ayude a sostener a la familia. Otro puede haber sido designado como un pony premiado del cual los padres podrían presumir. O quizá se les dijo que mamá siempre había querido ser una patinadora sobre hielo famosa y este niño le cumpliría ese sueño. Un niño quizás sea designado para competir en los juegos olímpicos, jugar al fútbol profesional, o llegar a ser un cirujano famoso. Al bebé quizás se le diga que mamá renunció a un trabajo o una carrera importante a causa de ellos. Al niño le sería requerido compensar a mamá con el pago de esa deuda. Cuando mamá esté vieja y papá se haya ido, este niño será el compañero de mamá. Sólo cuándo mamá se haya ida, y que ya no necesite de un vigilante y proveedor, es que a este niño le sea permitido tener una vida propia. Mamá y papá quizás deseaban otras cosas significativas en la vida, y ahora las tendrán por medio de la vida del niño. Ellos podrían sentirse desfalcados porque tuvieron que casarse y este bebé sería su recompensa. Por otro lado, quizá la relación marital se esté despedazando y a este bebé se le da el trabajo de salvar la unión. Posiblemente se le podría dar el trabajo de reemplazar a un niño que murió. Quizás mamá esté cansada de cuidar de su esposo y quiere que otra persona haga el trabajo. La mamá podría sentirse solitaria y a este niño le seria dado el trabajo de ser su sirviente. Después que tener a tres hijos, ella puede querer desesperadamente a una hija que funcione como su Cenicienta. Esto hará posible que ella vuelva a trabajar, o simplemente tener tiempo lejos de las responsabilidades de casa. Hay muchas razones equivocadas por las cuales los padres se complazcan en dar a la luz a un bebé. En muchas de estas escenas, este bebé es deseado para que los padres puedan ver cumplidas sus necesidades emocionales, o posiblemente, físicas. ¿No es esto maravilloso? El niño fue deseado, pero sólo para satisfacer el egoísmo de otra persona. Después de pedir al Señor que les muestre la verdad, algunas personas nos dicen que temieron, hasta con espanto, salir de la matriz. Su percepción era que ellos se adhirieron, lo mejor que podían, al interior de matriz de mamá, tratando desesperadamente de no nacer. Ellos nos dijeron que experimentaron un miedo terrible a la vida, porque sabían que venían en este mundo a tomar tareas que no eran posibles de realizar. 133
  • 134. Estas revelaciones nos presentaron con un dilema. Una respuesta posible a estas escenas sería proclamar, "Esto es ridículo. ¡Muéstrame donde puedo el hallar esto en la Biblia!" Lo mejor que podemos ofrecer es recordarles que el Señor nos conoció en la matriz. Esto no sugiere que El nos conocerá algún día. Creemos que este tipo de conocimiento sugiere una conexión del consciente al consciente. Si podemos tener una conexión del consciente con El, ¿por qué no con la mamá con quien pasamos los primeros pocos meses de nuestra vida? Podríamos estar equivocados, pero si es así, ¿cómo deberemos tratar entonces con los testimonios de tantas personas? ¿Cómo podremos desoír a tantos que nos han relatado los cambios mayores que han tenido lugar en su vida una vez que estos asuntos se resolvieron? ¿Que tal las evidencias científicas y de experiencia? ¿Cuando se cosquillea una barriguita embarazada, por qué el bebé patea si no hay consciencia? ¿Cuándo vemos ultra sonidos en videos pro-vida, por qué vemos a bebés que tratan de escapar de los instrumentos médicos que invaden su dominio y tratan de matarlos? Nosotros no creemos que esto sea tan sólo un feto, respondiendo instintivamente como cualquier otro animal. Hay evidencia amplia, para los que quieren saber, demostrando que los bebés bostezan dentro de la matriz, gritan, y responden a los estímulos físicos y emocionales. Cada bebé existe porque la decisión que lo creó fue tomada por tres seres libres; la mamá, el papá terrenal, y el Padre celestial. Creemos que a cada persona-bebé, le ha sido dada la consciencia desde el momento de su concepción. Pedimos que el Señor le dé revelación acerca de las cosas importantes con respecto a su primer año de vida. El siempre ha estado allí y tiene la comprensión perfecta con acerca de todas las cosas. El ciertamente ofrecerá el amor del Padre, así que tu y nosotros podemos confiar en El para recibir un trato amable. El no hará nada para lastimarte, ni para imponer Su voluntad en ti. Con la ayuda del Señor, podemos saber las respuestas a cualquier pregunta acerca del primer año y la infancia. Ofrecemos otra oración para orar en voz alta. La Oración de Muestra En el nombre del Señor Jesucristo, yo renuncio a toda ilusión y engaño que se relacione con que yo sea el centro del universo en lugar de mi Padre celestial. Renuncio a la voz del acusador y a su función en mi mente y en mi boca. Ordeno la destrucción de todo lo que se asocie con la bondad o maldad demoniaco que se aplique a, o que afecte, cualquier parte de mí ser. Renuncio a todo sentimiento, emoción, actitud, creencias, percepciones, y esperanzas pecadores. Renuncio a todo espíritu familiar y a todo lo que sirva al Reino de Satanás, y que se asocie con el que yo sea el centro del universo. Renuncio a todo su poder y al control sobre cualquier parte de mi vida o ser, y renuncio a todo contrato y acuerdo que haya hecho alguna vez con ellos. En el nombre del Señor Jesucristo, yo ordeno la destrucción total de todo lo espiritual que se haya puesto sobre, o dentro del bebé de mi corazon, causando que parezca feo, indeseable, antipático, o contaminado de cualquier manera. Proclamo la destrucción de todo engaño que represente el primer año de mi vida, comenzando con la concepción: todo lo que representa el cuerpo de mi madre; sus sentimientos y emociones; el canal de alumbramiento; los cordones umbilicales físicos y espirituales; y todo lo que represente el proceso de nacimiento, inclusive todo el temor, dolor, trauma, rechazo, y abandono. 134
  • 135. Proclamo la destrucción de todo construcción e imagen que represente la vida diaria, los sueños, las fantasías, o las imaginaciones asociadas con gente, con los lugares, con los objetos, los acontecimientos, las cosas vistas, los sonidos, los olores, los sabores, los sentimientos, las emociones, los recuerdos corporales, las sensaciones, y los estímulos. Ordeno la destrucción de todo lo que engañaría, controlaría, o mantendría cautivo cualquier parte de mi alma al primer año de la vida, comenzando con la concepción. Renuncio a las responsabilidades que yo haya tomado sobre mí por miembros de mi familia, figuras de autoridad, o cualquier otra persona - por sus palabras, sus acciones, sus pecados, sus fracasos, sus faltas, sus imperfecciones, y por su desgano o incapacidad, de otorgarme el amor, el honor, y el respeto que merezco como un hijo de Dios. Renuncio a todas estas cosas y a todo el poder y control de estas cosas. Renuncio al peso de responsabilidad, a la oscuridad, la muerte, a los espíritus impuros, a los espíritus familiares, las voces, a los atormentadores, las acusaciones, la culpa, la condenación, a toda auto-destrucción, y a toda forma de corrupción y todo lo que yo recibí del reino de Satanás. Renuncio al haber dado algo al reino de Satanás. Ordeno que todas las energías, las emociones, y los sacrificios recibidos del reino de Satanás Le sean entregados al Señor Jesucristo. Solo El ha pagado por todos mis pecados y solo El es digno de recibir todas estas cosas. Renuncio al temor a la vida y el deseo de la muerte para escapar de la vida. Ordeno que todo lo que sirva el reino de Satanás, salga de toda parte de mi vida y mi ser y vaya, ahora, donde el Señor Jesucristo lo mande. Padre celestial, yo ahora coloco en Tus manos todas las partes de mi alma asociadas con el primer año de mi vida, y Te entrego mis esfuerzos para ser yo el centro del universo. Abandono este trabajo y el peso de la responsabilidad del mismo. Te pido que reemplaces toda la oscuridad y la muerte con Su Vida y Su luz, Su amor perfecto, la aprobación y la aceptación, Su paz y la alegría, la satisfacción y la seguridad. Te pido que limpies mis ojos espirituales, mi mente, y mi corazón de todo lo que me engañara y me evitara verte y conocerte como eres verdaderamente, o verme y conocerme tal como Tu me creaste. Te pido que rodees el centro de mi corazón con Tu presencia y Tu poder. Pido que me des la revelación de que Tu eres mi Padre, y yo soy Tu hijo. Te pido que me llenes con el Espíritu de adopción. Te pido que muestres a las partes de mi alma que representan el primer año de mi vida, cuán diferente eres Tu de cualquier otra persona o espíritu que jamás haya conocido. Te pido que inundes mi corazón con todo lo que yo nunca he recibido; todo lo que me darían un padre, una madre, y una familia perfectos; dame cualquier cosa que sea necesaria para ser yo libre de la inanición emocional y de todos los anhelos asociados. Te pido que llenes mi corazón con el conocimiento de cuán valioso e importante soy para Ti y para Tu reino. Te pido que restaures todo lo que perdí, todo que regalé, todo lo que se mató, fue hurtado, o fue destruido, y el todo lo asociado con mi identidad y destino verdaderos. Te pido que restaures todo lo que el centro de mi corazón necesita para funcionar como el centro de mi ser para poder ser todo que Tu creaste en mí. Gracias. Amén 135
  • 136. A causa de la importancia extrema de este asunto, nosotros pedimos que haga esta proclamación: En el nombre del Señor Jesucristo, yo proclamo la verdad. No es posible que el bebé que era yo tenga la culpa de ninguna cosa mala que haya afectado a mi madre, ni a mi padre, ni de nada de lo que sucediera afuera mientras que yo estaba dentro de la matriz. No pude haber sido un accidente ni un error. No pude haber sido concebido sin la aprobación y la participación del Rey del universo El Papá de mi espíritu me tuvo que querer; de lo contrario, yo no estaría aquí. La IMAGEN DEL PADRE En años recientes, los representantes del gobierno, e incluso la comunidad psicológica, han sugerido que un niño no necesita una unidad normal de la familia para prosperar. Algunos han dicho que cualquiera combinación de gente puede funcionar como una unidad de familia y que los padres no son realmente esenciales para el desarrollo de niño. Nos han dicho que el gobierno, la guardería infantil, las escuelas públicas, o una aldea pueden criar a nuestros hijos mejor que los papás y mamás. Al considerar estas afirmaciones, nosotros miramos el registro de los éxitos del gobierno, para decidir cuánto de esto podremos creer. En años pasados, nuestro país se ha comprometido en un masivo experimento social. Todas las referencias al Dios Judeó-cristiano han sido quitadas de todo lugar de las escuelas y del público en general, mientras que otras formas de religión se promueven. Las mujeres han sido programadas para creer que es degradante ser ama de casa, y que para tener relevancia deben tener una carrera. A los hombres les ha dado el mensaje de que ellos no son realmente importantes en la vida de sus niños porque son incompetentes y sin valor como padres. Esta creencia es la que se les ha programado los hijos en la escuela, por la Televisión, y por las acciones y actitudes de algunos padres. Los noticieros predican esta mentira incansablemente por tiras humorísticas y programas cómicas. El esposo, y padre, es representado como un zoquete estúpido. Tenemos veinte a treinta años de esta clase de programar desde que Padre Sabe lo Mejor fue popular. Nosotros ahora hemos aceptado las figuras de padre como las representan en Archie Bunker, Casado Con Niños, y Los Simpsons. Los medios de la comunicación han estado haciendo todo lo que está en su poder para ensuciar totalmente la imagen del papá. Parecen también tener la intención de destruir la imagen de nuestro Papá celestial. Puede que no estén haciendo esto conscientemente, pero ciertamente son usados por el maligno para estos propósitos. Hoy, más que nunca, hay los que mantienen que el gobierno, o la aldea, es todo lo que necesitan los niños. Mire las estadísticas con respecto a lo que ha acontecido en los últimos treinta años en nuestras escuelas, nuestras ciudades, y en la sociedad en general. Los que se consideran a sí mismo como las élites han tomado sobre sí mismos el trabajo de decidir lo que es mejor para todos. Ellos hacen así según sus filosofías e ideales humanistas. Trabajando a través de la experimentación social, ellos no se dignan en recibir la verdad de El. Parecen preferir averigüar todo por sí mismos. De hecho, la gente parece inclinada a rechazar las verdades sencillas, expresadas en la Biblia, prefiriendo hacer las cosas a la manera difícil. ¿Queremos realmente nosotros que esta tendencia continué? Por lo dicho, esperamos, con optimismo cuidadoso, que algunos miembros de las comunidades científicas y psicológicas puedan estar descubriendo que las enseñanzas de la Biblia son verdad. Hemos descubierto, por leer acerca de estudios controlados, que el padre en cualquier unidad de la familia es extremadamente importante. Hay algunos que proponen que las familias sin un padre amoroso y cuidador, producen a niños problemáticos. Esto me recuerda de mis años en el colegio. 136
  • 137. Cuándo yo tomé clases de psicología básica en los años 70, me enseñaron que las familias eran importantes; que un niño tiene que experimentar una crianza palpable. Esto incluía interacción, verbal y física, con ambos padres. Recuerdo ver un video acerca de los chimpancés que se usaron en un estudio. Algunos chimpancés muy jóvenes fueron introducidos a un ambiente con alimento y agua pero sin nada que representara el consuelo paternal. Ellos crecieron siendo neuróticos y extremadamente antisociales. A otro grupo se les dio alimento, agua, y un oso de felpa con una grabación que hacía los ruidos de chimpancé. Estos chimpancés jóvenes crecieron siendo levemente más sociales y bien ajustados. Junto con este grupo, había algunos a los que se les dió la interacción con una chimpancé femenino verdadero. Estos chimpancés tuvieron un nivel más alto del desarrollo emocional y social. El grupo final se crió en un ambiente con chimpancés mamá y papá. Las hembras pasaron la mayor parte del tiempo con los jóvenes y había presente adultos machos. Los jóvenes en este grupo del estudio fueron mejor ajustados y más sociales. Cuándo ellos fueron puestos en un ambiente con otros chimpancés, fueron capaces de actuar recíprocamente en maneras saludables. Semejantemente, hemos visto la estadística en el pasado, con respecto a los casos de niños de la ciudad interior que no tienen una unidad saludable de la familia. En estos estudios, parece que había un porcentaje más grande de la violencia y de la actividad relacionada con las pandillas cuando no había padre. Estos resultados eran asombrosamente reminiscientes de lo que escuché en mis clases de la psicología. Las conclusiones se habían interpretado como aplicables a todos los niños, aunque el enfoque estaba en los del interior de la ciudad. ¿No es interesante cómo las teorías se presentan por ciclos? Aquí estamos treinta años mas tarde y la comunidad psicológica otra vez considera que, a fin de cuentas, los papás pueden ser importantes. Cuando miramos el mundo alrededor de nosotros, así como a muchas personas a quienes hemos ofrecido consejos, vemos el problema. Los chicos aparentemente no pueden aprender cómo funcionar como hombres, como esposos, y como padres sin un papá como un modelo apropiado. Las chicas aparentemente no aprenden cómo funcionar como mujeres, como esposas, y como madres a menos que ellos hayan tenido a una mamá como un buen modelo, y una imagen saludable de padre en su vida. Para las chicas como los chicos, la presencia de un padre en la estructura familiar es crítica para su desarrollo emocional saludable, así como también su habilidad de entender las relaciones femeninasmasculinas. La gente con las almas rotas que hemos conocido nos ha mostrado la importancia de encontrar maneras de curar la estructura de la familia para que los niños puedan crecer bien ajustados. El motivo primario de nuestro enemigo es retorcer y pervertir la imagen de nuestros padres. El quiere destruir nuestra relación con nuestro papá terrenal para poder prevenir una relación significativa con nuestro Papá celestial. Si él puede hacer esto, cree que él ganará. Creer Que El Padre Celestial Es Como El Padre Terrenal Cuándo papá no funciona de una manera apropiada, sus niños interpretan lo que acontece con la ayuda de la voz. La meta de la voz es proyectar las mentiras y la confusión en los corazones y mentes de los niños. Quizás diga, "Ve, así son todos los papás. No les importa cómo te sientes o lo que piensas. No se les puede hacer confianza." La voz es la del acusador, quien es la muerte, y su propósito es poner una barrera de desconfía entre los niños y sus padres terrenales, cualquier figura de autoridad, y, especialmente, su Padre celestial. Desgraciadamente, muchos padres le otorgan abundancia de materia a la voz con que trabajar. Cuándo 137
  • 138. papá es un necio, un abusador, un alcohólico, un adicto a la droga, es violento, o abandona y rechaza, la voz felizmente proporciona su interpretación de las circunstancias. Curiosamente, la voz no sólo acusa a los padres, sino que acusa también al niño de tener la culpa. ¿Es acaso alguna maravilla que la gente normal sea tan disfuncional? ¿Debemos maravillarnos de que las estadísticas para el divorcio, el abuso de los niños, la pornografía, y otras corrupciones se miren de igual manera en el mundo secular como en la Iglesia? ¿Es acaso alguna maravilla que muchas personas se sientan obligadas para ir a la iglesia cuando prefieren no ir? Ellos pueden aún alzar las manos y cantar las canciones, fingir gozar el servicio para que nadie advierta las dificultades que tienen. Aunque puedan llevar sus máscaras de iglesia y hacer los movimientos, nada acontece en sus corazones. Al sentirse seguros y poder hablar honestamente, ellos nos dicen que no obtienen nada del servicio. Ellos perciben que todos en la sala parecen estar experimentando bendición. Ellos dicen, "Yo no siento nada. Yo no siento al Padre celestial, y no siento ninguna habilidad de darle mi amor. Yo no entiendo por qué. ¿Qué tiene Dios que El no me muestra Su amor?" Esto se habla con un sentido de desesperanza y desesperación. Por el proceso de entrevista, nosotros encontramos que hay un alma adulta que intenta desesperadamente conocer el amor del Padre. ¡Simultáneamente, puede estar escondida una parte del alma de niño en los lugares recónditos del corazón que dice, "no! Déjeme sólo. Yo no confío en ti. Mis papás siempre me han hecho cosas malas a mí y Tu quizás me lastimes también." El enemigo puede usar figura de autoridad importante en la vida de un niño como herramienta. A veces, cuando el padre biológico no es parte de la vida del niño, otra persona funciona en ese papel. Los abuelos, las tías, los tíos, y padrastros pueden contribuir también a este problema con sus palabras, con sus acciones, y con sus actitudes. Aún cuando esto es el caso, nosotros hemos encontrado que los niños pueden culpar al padre porque él no les protegió del abuso. La voz quizás le diga al corazón del niño que lo puede proteger de los papás malos. Así que, el niño comienza a construir una concha de protección alrededor de él mismo, con la ayuda del espíritu que hay atrás la voz. En este punto, él entra en un contrato con el espíritu. El ha sido engañado. Porque el padre terrenal representa a Dios, es fácil para un niño creer que el Padre celestial es responsable de todas las cosas malas que han acontecido. Como el Padre celestial es considerado también enemigo, dicha concha de protección prevendría Su acceso, también. En algún punto, nosotros tenemos que perdonar a Dios, todas esas cosas malas por las cuales Lo habían tenido como responsable, nuestros corazones. Creemos que esta oración es importante porque necesitamos ser libertados de todas las ilusiones. Lo que sea que el Espíritu Santo elija mostrarnos, es tiempo de ser libertados y recibir al Papá que nunca cambiará y será siempre nuestro Padre perfecto. Oremos. La Oración de Muestra Padre Celestial, ahora coloco cada parte de mi alma y de mi humanidad que haya sido engañada jamás, en Tus manos. Te pido que me muestres quien eres realmente para poder conocer la verdad. Renuncio al creer que Tu eres como ese hombre que era, o es, mi padre terrenal, o como cualquier otro hombre que jamás haya conocido. Renuncio al creer las mentiras que Te acusan, sembradas en mi corazón; Te pido que me perdones por creer esas mentiras y darles poder en mi vida. 138
  • 139. Te pido que me perdones por juzgarte a causa de esas mentiras. Te pido que me perdones por creer que yo no podría confiar en Ti para entregarte el control sobre mi vida. Yo ahora Te perdono por todas las cosas malas que han acontecido en mi vida, por los cuales creía que Tu eras el responsable. Mi Señor, yo Te pido que restaures toda mi alma y mi humanidad, y todo lo yo regalé. Te pido que me integres y me hagas entero para que yo pueda ser todo lo que Tu creaste en mi, para que Te pueda amar, y para conocer Tu amor. Amén Las Imágenes idealizadas Buenas y Malas: Hay hombres que quieren sinceramente ser papás buenos y amorosos para sus niños. Ellos pueden llegar del trabajo a casa con algo del interés especial. Ellos pueden sentarse y hablar o pueden jugar, jugar a luchar, y hacerse el tonto, mostrar que gozan realmente el tiempo que gastan con sus niños. Tan raro como esto parece ser, tales padres existen. Inevitablemente, aún estos papás cometen errores, porque ellos son imperfectos. Cuando un papá bueno se siente débil, es impaciente, enojado o aún enfermo, se inclina a funcionar de manera imperfecta. Estos ratos pueden ejercer un impacto mayor en los corazones de niños. La voz acusadora siempre se encuentra preparada para hablarles a los corazones pequeños. Como antes, todo el enfoque del enemigo está sobre retorcer la imagen del papá y destruir nuestras relaciones con él y con nuestro Papá celestial. Creemos que esto ha afectado la vida de todas las personas. Cuándo Papá demuestra sus desperfectos, nosotros, como niños, podemos aceptarlo como apenas algo de papá, o decidir no reconocer la realidad. A veces, nosotros desarrollamos una imagen idealizada de papá como alguien sobrenatural y siempre maravilloso. En nuestra mente, esta imagen se viste con la bondad demoniaca y llega a ser el papá bueno de nuestro mundo imaginario, así que nosotros lo idolatramos. Después que crear a este papá idealizado nosotros interpretamos la realidad basada en la fantasía. Usando nuestras imaginaciones, nosotros podemos reinterpretar acontecimientos verdaderos usando imágenes envueltos en la bondad demoniaca. Ahora funcionamos en la idolatría de la adoración. Cuando la vida llega a ser desagradable, simplemente podemos ir al lugar donde creamos nuestra propia realidad. Esto produce las imágenes o construcciones en nuestra mente que se parecen a papá, pero son sólo máscaras que ocultan la identidad verdadera de espíritus familiares que representan al buen papá. En otro caso, hay una imagen del papá invisible. Quizás se creó porque el padre verdadero murió o desapareció. Los papás a veces se pasan fuera del hogar la mayor parte del tiempo, debido al trabajo y a la necesidad de viajar. A veces ellos están en el ejército y se van por períodos extendidos de tiempo. Muchos papás están presentes físicamente, pero no están emocionalmente disponibles a sus niños. Para compensar el tener a un papá invisible, quizás sea necesario crear un reemplazo aceptable. En otras ocasiones, hay tanto vergüenza en conexión con el papá verdadero, que una imagen del papá idealizado es necesario para la sobrevivencia emocional. El papá puede haberse ido con otra mujer, traicionando a mamá y abandonando a la familia. Algunos papás se pasan la mayor parte de su tiempo en un bar con sus compañeros. Algunos niños tienen a papás que nunca querrían que sus amigos conocieran. Muchas personas han tenido ambientes vergonzosos de papás o familia; las razones de tales vergüenzas son tan extraordinarias como la gente implicada. Cuando la imagen verdadera de papá es inaceptable, es lógico buscar una alternativa. Se la podría llamar, el papá aceptable, enmascarando la identidad de un espíritu familiar. 139
  • 140. Las imágenes creadas o construcciones siempre dicen y hacen la cosa correcta, y siempre está allí para proporcionar nutrición y alivio, cuando sea necesario. Los componemos de la imaginación y la percepción, y los accionamos por energías emocionales-espirituales. Llevan máscaras que se podrían sobreponer espiritualmente sobre cualquier cara. Una vez más, nos comprometemos con la idolatría de la adoración. Por otro lado, el papá es visto como el malo, y es vestido con la maldad demoniaca. Entonces la idolatría se manifiesta en forma del odio, no sólo hacia el papá, sino que también hacia si mismo. Debemos ser malos si tenemos un papá tan malo. La imagen del papá y el espíritu familiar asociado con él, son accionados por la energía emocional pecaminosa. Cuando experimentamos el abuso del papá o de cualquier otra figura masculina de autoridad en nuestra vida, la imagen crece y cambia. Puede acentuar la cara, los ojos, los puños, u otras partes del cuerpo y representar la maldad. Podría enfocar también en acciones tal como la violencia, la intimidación, la corrupción, o cualquier otra actividad que representa la maldad en el corazón de niño. Porque esta imagen se viste con la maldad demoniaca, no representa a la persona verdadera. Se produce de la perspectiva de niño, en la mente de un niño, con la ayuda de la voz que funciona por la imagen de papá malo. Se parece, actúa, y tiene semejanza de sonidos como papá. Vivimos nuestra vida siendo influenciado, aún controlado, por esta imagen de papá. A veces nosotros oímos sus palabras, las maldiciones, y las acusaciones que atormentan nuestra mente. Esta imagen podría continuar evolucionando aún en nuestra vida adulta. Puede tomar características o atributos de cualquiera figura masculina de autoridad, tal como un instructor colegial, un empleador, un oficial de la policía, un pastor, o alguien encontrado en la calle. La máscara espiritual representando esta imagen también se podría sobreponer espiritualmente sobre cualquier cara. Muchas personas responden a su esposo, o a los otros en su vida, como si ellos fueran el uno visto como el abusador. Nuestro enemigo no es nuestro papá verdadero ni cualquier otra persona viva; es el espíritu familiar. Recordemos que no luchamos contra carne y hueso pero contra entidades espirituales sirviendo los poderes de la oscuridad. (Efesios 6:12) Si podemos mantener esto en mente, nuestra habilidad de tratar con gente y con la vida será aumentado magníficamente. Nosotros no despedimos, condonamos, o dispensamos ninguna acción que perjudican a un niño. Concentramos en la manera que los espíritus familiares nos engañan y el acceso de la ganancia en nuestra alma por nuestras respuestas pecadoras a esas cosas perjudiciales. A causa de nuestro pecado, la puerta se abre y el espíritu que representa la iniquidad entra. Porque esta imagen se viste en la maldad demoniza, no representa a la persona verdadera. Se produce de la perspectiva de niño, en la mente de un niño, con la ayuda de la voz que funciona por la imagen de papá malo. Se parece, actúa, y tiene semejanza de sonidos como papá. Vivimos nuestra vida siendo influido, aún controlado, por esta imagen de papá. A veces nosotros oímos en la mente sus palabras, las maldiciones, y las acusaciones que atormentan. Esta imagen podría continuar evolucionando aún en nuestra vida adulta. Puede tomar características o atributos de cualquier figura masculina de autoridad, tal como un instructor colegial, un empleador, un oficial de la policía, un pastor, o alguien encontrado en la calle. La máscara espiritual representando esta imagen también se podría sobreponer espiritualmente sobre cualquier cara. Muchas personas responden a su esposo, o a los otros en su vida, como si ellos fueran el abusador. Nuestro enemigo no es nuestro papá verdadero ni es ninguna otra persona viva; es el espíritu familiar. Recordemos que no luchamos contra carne y hueso sino contra entidades espirituales sirviendo los poderes de la oscuridad. (Efesios 6:12) Si podemos mantener esto en mente, nuestra habilidad de tratar con gente y con la vida será aumentado magníficamente. 140
  • 141. Nosotros no ratificamos, ni tenemos en menos, ni recomendamos ninguna acción que perjudique a un niño. Nos concentramos sobre la manera en que los espíritus familiares nos engañan y el acceso de la ganancia en nuestra alma por medio de nuestras respuestas pecaminosas, a esas cosas perjudiciales. A causa de nuestro pecado, la puerta se abre y el espíritu que representa la iniquidad entra. La relación entre el niño y los espíritus familiares puede llegar a ser muy compleja. Al pasar de los años, el niño puede confundir la fantasía y la realidad e ir a los espíritus familiares para buscar la amistad o el consuelo. A veces, aún el abuso le podría traer consuelo al corazón de un niño porque es tan familiar y representa seguridad. Es asombroso ver lo que algunas personas perciben, o interpretan, como beneficioso. A causa de estos beneficios percibidos, el niño puede caer más profundo en la idolatría. La relación de idolatría evita que al niño, y posteriormente el adulto, tenga una relación con su Padre celestial. La idolatría autoriza al espíritu y le da un lugar legal en el corazón de la persona. El espíritu familiar se coloca, desde una perspectiva espiritual, de estorbo entre la persona y el Padre celestial. Ofrezco el testimonio siguiente como un ejemplo sencillo de cómo esto puede funcionar. Mi papá ha sido un asunto grande para mí. Desde que empecé a lidiar con mi propia liberación y la restauración, la mayor parte de las cosas con las que he tratado, se han relacionado con él de manera directa o indirecta. Hace algún tiempo, Glenna y yo estábamos en otra ciudad conduciendo un seminario y ofreciendo ministerio a individuos. Trabajábamos con una mujer que habíamos conocido en algunas ocasiones previas. Tratamos con un asunto relacionado a su padre y yo recibí un rayo de revelación para mi mismo. Continuamos con ella y eventualmente finalizamos la sesión del ministerio. Nosotros la invitamos a almorzar. Yo les dije a ella y a Glenna acerca de la revelación que yo creía que el Señor me había dado. Este le dio ánimo para buscar más profundamente en su propio corazón. Después del almuerzo, volvimos a la iglesia e hicimos más ministerio con ella. Cuándo se completó, me recosté en mi silla para relajarme. Ella me miró y dijo valientemente, "Ahora, es su turno. ¿Recuerda lo que usted dijo más temprano?" Trataba de olvidarme, pero pedí al Señor que me mostrara el asunto. Yo no recuerdo el proceso, pero te puedo decir el resultado. En mi mente, vi una imagen de mi mismo como el Chico Johnny, un tipo pequeño de cabello desaliñado vestido en pantalones vaqueros viejos y desteñidos. A través de nuestro ministerio conmigo, la identidad de Chico Johnny ha sido muy significativa. Esta identidad representó muchas cosas en mi vida porque él vivió a la sombra de John Grande, su papá. En esta imagen particular, él se paraba ante un trono inmenso, y sentado en el trono había una imagen, o construcción, que se parecía a mi papá. El espíritu familiar que había causado tanto caos en mi vida, ¡se parecía a mi papá! Esta construcción mental, o espiritual, tenía cierto visaje de burla demoniaca en su cara, mismo que le salía a mi papá cuando él me manipulaba. El miraba directamente al chico pequeño como si él dijera, "te tengo en mi control; yo siempre te controlaré." Mis emociones se fueron desde el asombro al temor, y del temor al enojo. Supe que tenía que afrentarme finalmente a él. En mi mente, yo recogí al chico pequeño, y giré su cara lejos de esa imagen. Entonces comencé a descargar toda la ira que había llevado por más de cuarenta años. Ordené la destrucción de toda construcción que mantendría cualquier parte de mi alma cautivo. Até esa cosa, proclamando mi libertad hasta que la imagen se desvaneció. Entonces Le pedí al Señor que me proporcionara la liberación y la restauración por la parte de mi alma representada por el Chico Johnny. Cuando pasaba por este proceso, las emociones que había experimentado se desvanecieron. Yo lo encuentro interesante que no he respondido a hombres, ni a otras figuras de la autoridad, de la misma manera desde esa tarde. 141
  • 142. Yo me di cuenta que había estado reaccionando frente a cualquiera figura masculina de autoridad, y frente a acontecimientos en mi vida, de acuerdo con mi respuesta a esa cosa sentada en el trono. ¡Desde la ministración, mis percepciones y actitudes han cambiado dramáticamente y estoy muy agradecido! Como vimos en una sección previa, el espíritu familiar puede aparentar ser algo o alguien con quien tiene familiaridad nuestra alma. Puede parecerse a una mamá, un hermano, una hermana, el maestro, el sacerdote, o el predicador. Puede llevar una máscara que representa lo que creemos que odiamos, o necesitamos. Puede representar lo que llamamos bondad demoniaca o maldad demoniaca. Ambas son ilusiones diseñadas para engañar nuestra alma. Podemos haber idealizado las imágenes asociadas con papá, con mamá, o con alguna otra figura de autoridad, que no son prácticas. Ellos son ídolos en los corazones que necesitan de ser derrocados y renunciados. Esto representa un problema porque los niños generalmente creen mejor tener un papá malo, que no tener ningún papá. El ídolo, o la imagen en nuestras mentes, nos puede dar una ilusión de seguridad. No importa si creemos que papá es bueno o malo. Queremos desesperadamente a un papá de alguna forma, porque está en nuestra genética espiritual. Tener un papá es esencial porque él representa a nuestro Creador; por lo tanto, nosotros nos esforzamos para recibir sus bendiciones, su amor, su aprobación, y su aceptación. Cuándo no podemos ni recibimos estas cosas, nosotros recibimos una maldición poderosa que ensucia nuestra identidad y destino verdaderos. Cuándo nosotros permitimos a otra persona, por la idolatría, definir nuestra identidad o destino, le regalamos erróneamente mucha de nuestra autoridad. Esto es particularmente verdad cuando hemos dado esa autoridad a una entidad espiritual que nos odia absolutamente. ¿Quién Debo Ser Yo? Es normal para un chico crecer como su padre terrenal, aún cuando el chico haya proclamado fuertemente que él nunca sería como ese hombre. Un chico influido por una imagen idealizada en el corazón, quizás crea que él debe ser como esa imagen idealizada. Eso presenta un problema, porque es imposible. Cuándo una chica crece siendo influida por una imagen idealizada de su padre, ella quizás crea que ella debe encontrar, y casarse con, un hombre a semejanza de la imagen. Su búsqueda resultará inútil. En ambos casos, es imposible replicar una imagen idealizada que representa a alguien que nunca existió. Esta imagen fue producida por las habilidades creadoras de un niño. Ambos problemas tienen la misma solución. Hay sólo Uno que es calificado para definir nuestra identidad y destino. El es nuestro Creador y Padre celestial. El es el único que realmente nos conoce. Sus ejemplos son los que los chicos y los hombres deben seguir. Las mujeres deben buscar Su Espíritu en la persona con que planean casarse. La gente piensa frecuentemente que esto no les aplica a ellos y luchan con el concepto. Nosotros les recordamos que la imagen mental que ven no puede ser la persona verdadera, porque está dentro de su mente. Proponemos que es una máscara que esconde la identidad de un espíritu familiar, y ellos deben estar dispuestos a renunciarlo. Ellos deben ser capaces de distinguir la realidad de la fantasía. Si tuviste un papá maravilloso, estamos realmente contentos por ti. Si tuviste un papá realmente malo, nosotros entendemos que debe haber sido muy difícil. No queremos quitarte nada bueno. Sólo queremos asegurarnos de que el papá que veas en el ojo de la mente sea la verdad, y no alguna construcción. Esta es nuestra oración para ti. 142
  • 143. Padre celestial, nosotros Te pedimos que le muestres al lector cualquier ilusión que represente la imagen de su padre. Te pedimos que le reveles alguna imagen mental que el enemigo podría usar para mantener al lector en la esclavitud. Si papá es recordado como bueno o malo, Te pedimos que le muestres la verdad. Pedimos que le des la gracia y el valor que necesita para ver la verdad. Te pedimos que alivies el alma del lector. Te pedimos que le asegures que nada bueno le será quitado. Si él o ella está dispuesto/a a orar, lo malo que se quite será reemplazado con algo mejor. Por favor muéstrales el Dios verdadero, que murió para ellos, quiere adoptarlos, y desea ser su Papá para siempre. Una vez más, nosotros le ofrecemos una oportunidad de orar para su propia libertad. Oración Ejemplar En el nombre del Señor Jesucristo, yo proclamo la destrucción de toda imágen, construccion, o ilusion que representen a ese hombre que era, o es, mi padre terrenal. Ordeno la destrucción de toda bondad demoniaca y toda maldad demoniaca que tenga que ver con con mi padre terrenal, incluyendo cualquier máscara, sus ojos, su voz, sus manos, y toda parte de su cuerpo. Ordeno que todo lo que se asocie con esta imagen, sea destruido ahora, por el poder de la sangre derramada del Señor Jesucristo. Ordeno que cualquier espíritu familiar que represente a mi padre terrenal sea borrado de toda ilusion y de todo engaño, por la luz de la verdad. Ordeno que se me permita ver la verdad. Ordeno que la voz de cualquier espíritu familiar sea callada. Ordeno la destrucción de todo el poder y la influencia de esa voz, incluyendo todas las maldiciones asociadas con esa voz. Proclamo la destrucción de todo acuerdo y contrato hechos jamás con algún espíritu familiar que tenga que ver con con mi padre terrenal, o con cualquier otra figura de autoridad. Renuncio a todo lo que recibí de dichos espíritus. Renuncio al haber sido recipiente de la oscuridad, la muerte, toda voz de espíritu impuro, a los atormentadores, a las acusaciones, la culpa, la condenación, y a todo lo que sirva al reino de Satanás y renuncio al haber dado algo a cambio. Ordeno que todas las energías de sacrificio que haya recibido de mi el reino de Satanás, Le sean entregadas al Señor Jesucristo porque él, solamente él, ha pagado por todos mis pecados y él, solamente él, es digno de recibir estos sacrificios. Ordeno que todo lo que sirve el reino de Satanás, que tenga que ver con cualquier padre idealizado o falsificado, salga de cada parte de mi vida y de mi ser y que se vaya, ahora, a donde el Señor Jesucristo los mande. En el nombre del Señor Jesucristo, recupero toda mi alma y mi humanidad que perdí, o regalé, a algún espíritu familiar nombrado, o asociado con, mi padre terrenal o cualquier otra figura de autoridad. Amén. Deseo de Ser el Juez Ahora debemos tratar con el pecado querer ser el juez. Oración Ejemplar En el nombre del Señor Jesucristo, renuncio a la voz del acusador y a su función en mi mente o mi boca. Ordeno la destrucción de todo lo que se asocia con ser el juez y que haya sido aplicado a cualquier parte de mi ser. 143
  • 144. Renuncio a todos mis esfuerzos de ser Juez como mi Padre celestial. Mi Señor, yo ahora coloco en Tus manos todas las partes de mi alma asociadas con mis esfuerzos de funcionar como el juez. Abandono este trabajo y la responsabilidad de este trabajo. Renuncio a todo lo que sirva al reino de Satanás, así como también a todo espíritu familiar, que tenga que ver con ser el juez. Renuncio a todo su poder y al control que tuviera sobre cualquier parte de mi vida o ser, y renuncio a todo contrato y a los acuerdos que haya hecho jamás con ellos. Ordeno que estos espíritus, y todo el reino de Satanás, Le entreguen al Señor Jesucristo todo lo que hayan recibido de mí como sacrificio; porque él, solamente él, ha pagado por todos mis pecados, y él, solamente él, es digno de recibir estas cosas. Proclamo el destrucción de toda construcción e imágen que represente la vida real, los sueños, las fantasías, o las imaginaciones asociados con gente, con objetos, lugares, con los acontecimientos, con cosas vistas, con los sonidos, con los olores, con los sabores, con los sentimientos, con las emociones, con las memorias del cuerpo, con las sensaciones, y con los estímulos. Ordeno la destrucción de toda bondad demoniaca, o de la maldad demoniaca, y todo que controlaría, engañaría, o tendría cautiva cualquier parte de mi alma. Renuncio a todos los sentimientos, emociones, actitudes, y creencias pecaminosos; a las percepciones, esperanzas, mentiras, e ilusiones falsas, y a todas las responsabilidades que he tomado sobre mi mismo por miembros de mi familia, por figuras de autoridad o por cualquier otra persona; por sus fracasos y sus errores, y por su incapacidad o falta de voluntad, para darme el amor, la protección, la provisión, y respeto que merezco como un hijo de Dios. Renuncio a todas estas cosas y al poder y el control de estas cosas. Renuncio al peso de la responsabilidad, a toda oscuridad y muerte, a los espíritus impuros, a los espíritus familiares, a las voces de los atormentadores, a las acusaciones, la culpa, la condenación, y a toda forma de corrupción – todo lo que he recibido del reino de Satanás. Ordeno que todo lo que sirva al reino de Satanás, salga de cada parte de mi vida y mi ser, y se vaya, ahora, a donde el Señor Jesucristo los mande. Padre celestial, Te pido que me limpies mis ojos, mi mente, y mi corazón espirituales de todo lo que me engañara y me evitara verte y conocerte como eres realmente, o verme y conocerme a mi mismo como Tu me creaste. Señor Te pido que llenes mi corazón con la revelación de que Tu eres mi Padre y yo soy Tu hijo, y que Tu me has dado el Espíritu de la adopción. Te pido que le muestres al niño de mi corazón cuan diferente eres de cualquier otra persona o espíritu que yo jamás haya conocido. Te pido que rodees al niño de mi corazón con Tu presencia y Tu poder, y que llenes mi corazon con Tu amor perfecto, con la aceptación, con la aprobación, con la paz, con el gozo, con la satisfacción, y con la seguridad; con el todo lo que yo nunca había recibido, todo lo necesario para ser libre del hambre emocional y de todo deseo y anhelo que la acompañan. Te pido que me restaures toda mi alma, mi humanidad, mis dones, habilidades y talentos, la dignidad, el auto respeto, la salud, y el bienestar. Restaura por favor todo lo qu se asocie con mi niñez y mi vida, mi identidad verdadera, mi destino, todo lo que perdí, todo lo que regalé, y todo lo que ha sido muerto, hurtado o destruido. 144
  • 145. Te pido que me hagas completo para poder ser todo lo que creaste en mi y para que yo Te pueda conocer como mi padre perfecto. Gracias. Amén. Ahora que has usado tu autoridad para destruir las mentiras y las ilusiones, permite por favor que él Espíritu Santo te muestre la verdad de lo Siguiente: La Bendición del Padre Mi hijo, yo quiero que sepas que te amo. Te conocí y escribí tu nombre en mi libro de la vida desde el principio del mundo. Sabía quién serías y te amaba. Estaba allí cuando fuiste concebido, y yo bendije tu concepción porque te amaba. Te miré crecer en la matriz de tu madre, y te nutrí porque te amaba. Estaba allí cuando naciste. A través del dolor, el temor, y todo el trauma de tener que salir de ese lugar de consuelo y seguridad, yo te amaba. Cuándo pensaste que tu mundo se destruía, estaba allí y te consolé. Bendije tu nacimiento, sabiendo que tendrías que soportar muchas cosas. Si buscas dentro del reino espiritual de tu mente, y ves el tiempo en el cual naciste, Me verás allí. Yo nunca te he dejado. En todos esos tiempos cuando eras pequeño y llorabas porque te sentías solo, Yo estaba allí. Cuándo llorabas porque te sentías indeseado y abandonado, lloraba contigo. Sentía tu dolor. Cuándo llegó el tiempo para que fueras adulto, y no había nadie allí para bendecirte, yo estaba allí. Te bendije. Hijo mío, para que llegaras a ser el adulto que Yo creé en tí. A través de tu vida, Yo he proclamado, "Eres mío." Eres mi hijo; eres mi hija; estoy orgulloso de ti. Estoy orgulloso de llamarte mi hijo y que seas un miembro de Mi familia. Cuándo vienes a Mí, Me lleno con gozo. Te veo a través de los ojos de la satisfacción silenciosa, como ya perfeccionado. Yo me regocijo sobre ti con cantos porque estás conmigo. He esperado miles de años para que estés conmigo. No hay nada que puede afectar mi amor hacia ti. No tienes que realizar algo; no tienes que esforzarte; no tienes que hacer nada para ganarte mi amor; porque yo siempre te he amado. Yo para siempre te amaré, no importa qué suceda. Tengo planes gloriosos para ti. Anhelo que esos planes se cumplan para que, finalmente, veas las cosas maravillosas que he planeado para ti. Haré todo lo que pueda hacer para levantarte y exaltarte al mejor y más alto lugar posible. ¡YO TE AMO! Un dilema de la identidad confronta típicamente al niño de ocho o de nueve años. Ellos comienzan a pensar acerca de quién son ellos o qué deben ser. Frecuentemente, se adjudican un puesto en la estructura familiar, tal como el pacificador, el proveedor, el confortador, el consejero, el protector, el rescatador, el SALVADOR, el papá o la mamá sustitutos, o esposo o esposa sustitutos, y todo eso se asocia con el vampirismo emocional; la persona buena, la persona mala, el cristiano, la persona invisible, el payaso, la cenicienta y otros creados para ayudar a la persona a funcionar como salvador de si o de otra persona. Los niños pueden asumir estos puestos a una edad más temprana, pero hemos visto que son más comunes que ellos hagan así en los años medianos de niñez.j ¿Puedes Salvar Como el Hijo? Acciones que Motivan al Fracaso El fracaso es un factor que frecuentemente se encuentra junto con muchos de los otros asuntos del corazón. Nosotros creemos que se puede rastrear hacia atrás, hasta el mismo Jadín de Edén. Al ser desalojados Adán y Eva del Jardín, quizás oyeron la voz de la serpiente que decía, “Tontos, han 145
  • 146. fracasado. Después de todo lo que hizo Dios por ustedes, traicionaron Su confianza. Ya no son dignos de Su amor.” La criatura detrás de la voz del acusador, o sea, la muerte, está aún muy activa. Se vale del engaño, para poder ocultarse entre las sombras. Nos acusa de ser fracasos débiles, vergonzosos e inadecuados. Engaña a nuestras almas para crear en ellas conceptos erróneos sobre Dios, sobre otras personas y sobre nosotros mismos. Acusa a otras personas y a Dios de hacer las cosas que él hace, y nos acusa a nosotros delante de Dios. Sus engaños son más exitosos cuando somos niños, porque no sabemos que podemos rechazar sus mentiras. Nadie nos ha advertido de sus artimañas, ni nos han explicado que tenemos opciones. Se aprovecha de nuestra naturaleza pecaminosa, y llena nuestros corazones de ideas distorcionadas sobre las gentes y circunstancias que nos rodean. Por causa de estos engaños, hemos caido en su trampa y hemos aceptado las perspectivas, actitudes y creencias erróneas de este mundo. Por regla general, todos respondemos a las personas y a la vida de la única manera que conocemos. Los niños que crecen con adultos que se acostumbran a hacerse comentarios despreciativos, son propensos a seguir el mismo patrón. Ellos se comportan de la misma manera que los adultos, porque no tienen otro cuadro de referencia del cual tomar ejemplo. En este caso, es normal que den, así como han recibido. Dichos niños quizás sientan la necesidad de encontrar cosas que pueden criticar en otros. Parecen sentirse mejor acerca de si mismos, cuando menos momentáneamente, cuando pueden hacer menos a otra persona. A veces usan bromas mal dirigidas, a veces el sarcasmo en general, o hasta comentarios acres. Tiene poco que ver con las otras gentes, quienes por azar se han convertido en enfoque de atención por el momento. Y es que en estas ocasiones, los que funcionan con la voz de la condenación se sienten menos faltos de estimación, en comparación con sus víctimas. Los niños son maestros para encontrar dónde están los botones, y con finura suprema, los aprientan. Cualquier adulto que haya tratado con ellos ha observado esta obra. Es más común entre los niños que no están recibiendo el sostén emocional necesario para sus almas. Es muy fácil identificar a los que se sienten inadecuados o que temen al fracaso. Ellos constantemente están apretando los botones de todos los que les rodean, buscando ganar en el juego de espadacines emocionales. Ellos lo hacen en el hogar, en la escuela con los maestros y con los compañeros; lo hacen en público y en la iglesia. Ellos necesitan ganar, para poder comprobar que no son fracasos. El mensaje que envían podría expresarse como, “No lo tomes como cosa personal. Solo es que tengo que ganar. Lo siento si tu tienes que perder.” Este es un temor de raíz profunda que los impulsa a ganar, aún cuando no hay premio tangible que ganar. Si respondemos con ira o intimidación, podrán ellos concluir que han ganado, y que ellos recibirían algún tipo de beneficio. Esto también se podría aplicar a la necesidad del control, pero en este caso, la necesidad más grande es la de vencer el temor al fracaso, y eso se hace ganando. Para alguien atormentado por el temor al fracaso, esto puede ofrecer un alivio temporal de la opresión del temor. Un niño de este medio ambiente podría volverse exasperador. A un exasperador tu le podrías hacer el comentario, “Hoy es un bonito día, ¿no?”, él respondería, “Quizás, pero hace mucho calor y se siente miserable.” En cambio, tu podrías decir, “Hoy hace mucho calor y se siente miserable”, y él respondería, “Yo creo que es un día bonito”. No importa de qué lado de la discusión te pongas, el exasperador te dará la contra. Él o ella tiene que ganar, así que tu tienes que perder; no es nada personal. Nuestras experiencias en la vida forman nuestras perspectivas, actitudes y creencias. Si hemos sido humillados por figuras de autoridad en la niñez, es razonable creer que manifestaremos los efectos en nuesta vida adulta. Al dejar nuestro hogar para entrar al mundo, quizás inconscientemente nos 146
  • 147. gravitemos hacia las personas y las situaciones sociales que reconocemos como algo familiar. Para algunos, esto podría representar la seguridad. Al estar rodeados por estas situaciones familiares, probablemente observemos que se abuse de otros en maneras similares a como abusaban de nosotros. Al darnos cuenta de estas cosas, se nos podría disparar algo profundo dentro de nosotros, y por eso lo tomamos como algo personal. Esto, a su vez, podría estimular respuestas automáticas que se basan sobre nuestra necesidad de sobrevivir. Quizás sintamos que es necesario criticar a alguien, en un intento de sentirnos mejor acerca de nosotros mismos. Quizás abusemos de, y maltratamos a, otras personas, porque fue así como nos trataron a nosotros. Ambos Glenna y yo hemos tenido que ministrar con un asunto que tiene que ver con el fracaso y con el temor al fracaso. Este asunto se relaciona con la negativa creencia de que no importa que tanto nos esforzemos, todas nuestras acciones se verán frustradas por las acciones de otros. Esto es en particular frustrante, porque no hay nada que podamos hacer al respecto. No somos capaces de controlar a otros que parecen estar determinante dispuestos a volvernos un fracaso. En mi caso, tenía que ver con mi padre, y con su determinación de fracasar en todo lo que él emprendía. Esto amenazaba la seguridad de mi familia y ejerció sobre mi una gran presión. Como su hijo mayor, yo tenía el punto de vista distorcionado de que de alguna maners yo era responsible de todos sus fracasos. También creía que yo debiera poder hacer algo para compensar las faltas de él. En el caso de Glenna, fue el asunto de ser la más chica y la más pequeña de su casa, y todos esperaban que realizara las cosas tan bien como los que la rodeaban. Incluso ella misma esperaba poder hacer todo como grande. Cuando no pudo estar a la altura de sus mayores, quienes por más grandes tenían más capacidad, ell se sintió fracasada. Sus hermanos mayores, por supuesto, apoyaban esa percepción. La respuesta de ella fue la de sentir que no había razón para esforzarse; todo era inútil y su fracaso era siempre asegurado. El Temor al Fracaso He aquí un ejemplo de las perspectivas programadas que podrían controlar la manera en que respondemos. A mediados de los años ‘80, yo estaba enseñando en un grupo chico de casa en Mesa, Arizona. Mi pastor me pidió que viera a una mujer quien había estado viviendo en México por muchos años. Ella se había envuelto en una variedad de actividades metafísicas y tenía muchas preguntas. Fue muy al principio de mi entrenamiento para el ministerio. Por causa de mi involucramiento con el ocultismo de la Nueva Era, él pensaba que yo estaría mejor equipado para comparar los creencias del cristianismo. Nos pusimos de acuerdo y acudí a conocer a dicha mujer y a su amiga, para ofrecer respuestas a sus preguntas. Una reunión se resovió en varias, y luego en más aún. A final de cuentas, estas sesiones se dieron a lo largo de varios meses, y durante ese tiempo nos hicimos buenos amigos. Una tarde me pidió ella que ministrara en México. Por supuesto que yo me llené de temor y trepidación. Alargué lo más posible el tiempo antes de responder a su invitación, pero finalmente establecimos un tiempo en el cual podía yo agendar unas vacaciones de mi trabajo de ingeniería. Viajé solo a la ciudad de Hermosillo, en Sonora, México. Degusté una comida maravillosa con la mujer y su familia, y después nos desplazamos al lugar de ministración a las orillas de la ciudad. Al llegar al lugar apropiado, yo me llené de aprehnsión y pánico. Nos encontrábamos en un área con una población aproximada de unos 50,000 almas, y la mayoría de ellos vivía en viviendas hechas primordialmente de cartones y de metal corrugado viejo. Yo había crecido creyendo que vivía en la pobreza, pero nunca me había imaginado algo así. Nos habíamos parado afuera de uno de los pocos edificios de material del área, discutiendo la logística y haciendo arreglos para los próximos dos días. A medida que nos quedábamos platicando, algunos niños 147
  • 148. empezaron a acercarse, curiosos de ver lo que pasaba. Ellos se juntaban y se dispersaban, jugando y riéndose, cuando pasó por esa calle un vendedor de frutas, apaparando su atención. Uno de los miembros de nuestro grupo compró una naranja, la cortó en pedazos, y la distribuyó entre los chiquillos. Ellos se sentaron a comer con un gusto notable. Se me ocurrió que los niños de los Estados Unidos no se gastarían ni el tirmpo ni el esfuerzo de pelar la cáscara de cada jugosa pieza. Aún aquellos que vivieran en la pobreza no verían con tanta importancia el consumo de una simple naranja. La profundidad de la pobreza en la cual estaban sumidos eso pequeños me tocó en lo más profundo de mi ser, y se disolvió mi habilidad de concentrarme en la conversación. Al poco tiempo se terminaron de poner de acuerdo, y nos fuimos de vuelta a la casa de mi amiga. Ella debe de haberse fijado que algo me pasaba, porque me echaba miradas rápidas mientras ella manejaba. Al cabo de un rato me preguntó, “¿Pasa algo?” yo realmente no quería hablar de ello, pero no tuve más opción. Le dije que me sentía avasallado e inadecuado para el trabajo. Yo no veía cómo pudiera hacer algún bien, puesto que la necesidad era tan grande y mis habilidades estaban tan limitadas. Seguí hablando, trantando de explicarle la profundad de mis sentimientos. Supuse que ella me entendía, y sin embargo, ese era el mundo al cual ella se había acostumbrado. Por causa de mis prejuicios, yo juzgué que su perspectiva no sería la misma que la mía. Ella intentaba ayudarme a lidiar con estos asuntos, cuando repentinamente otra voz invadió mi consciencia desde muy adentro de mi. Hablaba de manera calmada, pero a la vez firme, diciendo, “¿quién te crees que eres? Se te mandó aquí para que hicieras un trabajo específico para Mi. Sólo haz tu trabajo. Todo lo demás es Mi responsabilidad.” Esa puede haber sido la primera vez que me recordara de cuan pequeño soy en comparación de El. Mis opciones eran de intentar hacer las cosas en mis propias fuerzas y fracasar, o dejar que El obrara a través de mi, y tener éxito. Esta es una decisión que todos tenemos que tomar en algún punto de la vida. Si el temor hubiera seguido llenando mi corazón, es posible que no hubiera llevado al cabo el seminario de los dos días siguientes. Si el Señor y mi amiga no hubieran ministrado con mi corazón, puede ser que yo me hubiera inmobilizado por el temor, y hubiera quedado inútil. Podía haberme perdido de una gran bendición, y el temor al fracaso me habría ganado la partida. El fracaso y el temor al fracaso, son influencias fuertes en nuestras vidas. Muchos procrastimamos por causa del temor al fracaso. Tememos tanto el fracaso, que mejor preferimos no iniciar una tarea. Puede que pensemos que es más fácil encarar las consecuencias de no hacer algo, que arriesgar la posibilidad del fracaso. ¿Estamos Institucionalizados? Vimos una película acerca de un hombre a quien se le culpó del asesinato de su esposa, y fue sentenciado a la prisión. Allí conoció a un viejo estafador, quien decidió funcionar como su mentor, mismo que le ayuldó a sobrevivir en la cárcel. En una parte del filme, otro viejo estafador asalta a uno de los compañeros, porque le habían dicho que ya él iba a ser puesto en libertad, y no quería salir. El estaba aterrado y no quería salir de la prisión. Había vivido por más de cuarenta años bajo un sistema de reglamientos extremadamente estrictas, pero las mismas le ofrecían una forma de seguridad. El tenía su lugar dentro de aquel sistema que le aportaba cierta medida de respeto, un horario bien definido, y seguridad. El sabía cuando levantarse, comer, hacer ejercicio y dormir. En ese punto, le parecía más seguro quedarse en la prisión que encarar el fracaso potencial de la libertad. Al ser puesto en libertad, se le despojaría de la seguridad que conocía. Pero con el tiempo fue puesto bajo libertad condicional, y luchó tremendamente con el mundo externo a los muros de la prisión. Despuén de un tiempo breve, la presión se volvió demasiado pesada, y se 148
  • 149. suidcidó. Cuando los compañeros se enteraron de su muerte, muchos ofrecieron sus propias versiones de lo que había pasado con él. El viejo sabio estafador al fin entró a la conversación. Él explicó que lo que había pasado, fue porque el hombre se había institucionalizado. El ser puesto en libertad sería considerado como el éxito por cualquier prisionero normal. Sin embargo, este hombre, porque estaba institucionalizado, tenía un temor desesperado al éxito. Junto con el éxito venía una gran responsabilidad y el temor al fracaso. Ya no tenía la capacidad de lidiar con el mundo de afuera. Era más fácil dejar que otros le cuidaran y fueran responsables de él. A medida que veía la película, recibí una revelación. Por muchos años, todos los recuerdos que yo tenía de mi padre, estaban manchados con la ira, la traición y los juicios de la voz del acusador. Yo veía a un hombre quien, a pesar de ser extremadamente inteligente, parecía estar resuelto a sabotear cualquier posibilidad de su propio éxito. Yo conocía poco de mi abuelo y de la casa donde creció mi padre, pero vi algunas similitudes. Basándome sobre las cosas sutiles que él había dicho, puedo decir que no creo que mi padre recibiera bendiciones ni aprobaciones de su propio padre. No importaba lo que hiciera, nunca era lo suficiente. Como resultado de eso, creo que pasó la vida resignado al hecho de que simplemente él no podía tener éxito. Durante mis años de crecimiento, él intentó varias carreras y siempre las abandonaba justo antes de alcanzar el éxito. Mi juicio, en ese tiempo, era que simplemente perdía el interés, una vez que desaparecía el desafío. Se pasaba a hacer otra cosa, y nuestra familia tenía que vivir con las consecuencias. Yo hacía disculpas para él ante mis amigos y ante otros que parecían juzgar nuestro estilo de vida. Por causa de la vergüenza, yo lo podía juzgar, pero no estaba bien que otros lo hicieran. En efecto, él se había institucionalizado por sus propias creencias, actitudes y expectaciones. La prisión que él creó en su mente se convirtió, para él, en una zona de comodidad, protgiéndolo del fracaso. Era más fácil parar de correr antes de llagar a la meta, para no tener que encarar la amenaza de perder. Era más fácil quedarse dentro de su institución auto-impuesto. En sus años de ocaso, pasaba la mayoría de sus horas de vigilia estudiando las formas de las carreras de caballos y galgos. Finalmente había encontrado algo que le negaba totalmente el tener éxito. Era más fácil echar suertes sobre los perros y los caballos, para poder echarles la culpa cuando él no ganaba. Esto cumplía la auto-profecía que había en su corazón, misma que le impulsaba a sabotearse día y noche. Mientras que mi madre proveía para nuestra familia, mi padre era controlado por los demonios que motivaban el temor al fracaso, el temor al éxito, y la necesidad de ganar. Esto no es único para el hombre de la película ni para mi papá. En ocasiones, yo me he quededo inmovililzado por el temor. A medida que encaraba más responsabilidades y desafíos en la vida, me aterraba el prospecto del fracaso. Como esposo, padre e ingeniero, encaré muchas veces estos temores. En ocasiones me rendía, y buscaba excusas para asignar culpas. En otras ocasiones le daba la cara al temor, escalaba el muro invisible y me adelantaba hacia nuevos niveles. Siempre era mi decisión si me iba para adelante, o me dejaba institucionalizar. La Potencial del Fracaso Hace algunos años, conocíamos a un hombre que estaba confinado a una silla de ruedas. El pidió oración por sanidad, y is pastor le dijo que creía que el Señor le quería sanar, y ese hombre estuvo de acuerdo, pero tuvo miedo salirse de la silla. Había estado discapacitado por muchos años, y no sabía si podía sobrevivir sin las prestaciones que recibía del gobierno. ¿Puedes ver lo irracional de esa situación? 149
  • 150. Este es otro ejemplo de una persona que era institucionalizada, en esta ocasión por una silla de ruedas y un sistema benevolente. Él aparentemente podía creer que Dios podía, y le quería sanar, pero no podía creer que Dios proveera por sus necesidades después de sanarlo. No era lo importante que Dios le pudiera sanar, porque no tenía voluntad de efrentar las responsabilidades de la libertad, ni el fracaso potencial. Antes de terminar con este asunto, sería bueno repasar la magnitud de lo que podría significar el ser institucionalizado. Muchos nos sentimos atrapados en un trabajo o en una carrera que odiamos, porque no nos atrevemos a entregar nuestra percepción de la seguridad para intentar otra cosa. Muchos estamos atrapados dentro de relaciones por la misma razón. Hasta habemos algunos que asistimos a la misma iglesia que nuestros padres y abuelos, sólo por la tradición. Aún cuando la iglesia está seca, aburrida y sin significado alguno, nos quedamos porque nos hemos institucionalizado. La familiaridad y la ilusión de seguridad se nos vuelven a hacer como disco rayado, porque nos hemos institucionalizado en nuestro pensamiento. El temor al fracaso, a la responsabilidad, e incluso al éxito, nos puede paralizar. En vez de permitir que el temor reine en nuestras vidas, el Señor nos dice que no soltemos nuestra confianza. (Hebreos 10:3539) La Falta de Esperanza Cuando recibimos el mensaje de que somos un fracaso y que somos inadecuados, nos llenamos de la desesperanza. Cuando estos mensajes son sembrados como semillas en nuestro corazón, afectan cada aspecto de nuestras vidas. Ofrecemos un ejemplo de como el asunto del fracaso y la desesperanza que va con el fracaso, pueden ser programados en la vida de una persona. Una joven era muy activa en su escuela preparatoria. Ella contaba entre los estudiantes de más altas calificaciones, y participaba en programas para estudiantes especiales y de otros tipos de programas escolares. Mucho de esto lo hacía para poder recibir la aprobación y la aceptación de su padre. Ella se esforzaba mucho en todo lo que hacía. Sus maestros le llamaban sobre-lograda. Su padre tenía una educación extensa. Como resultado, él creía que una buena educación era de importancia extremada en la vida de todos. Quería motivar a su hija a que sacara las mejores calificaciones posibles. Intentaba ayudarla, pero por causa de su crianza y vida del hogar de él, sus capacidades como padre de familia y sus habilidades para motivar de maners positiva, estaban muy limitadas. Ella trajo a casa su boleta de calificaciones, con un 90 y el resto eran puros cienes. Se la mostró a su padre, esperando su aprobación. Estudió la boleta por un largo rato, y luego le preguntó: “¿Por qué tienes un noventa aquí? ¿No puedes esforzarte más y conseguir puros cienes? ¿Es esto lo mejor que puedes hacer?” Dolida y decepcionada, se alejó agachada, resolviendo en su corazón hacerlo mejor para la próxima. El papá se sentía satisfecho con su método de echarle porras, o animarle. Poco después, ella se re-organizó en sus horarios para tener más tiempo para estudiar. Se esforzó aún más y se enlistó en algunos cursos de preparación especial para la universidad. En su singular motivación, ella hizo a un lado todas sus actividades de tiempo libre, para así lograr una boleta perfecta. Al final del semestre, llevó otra vez su boleta a casa, feliz con sus éxitos. Ella había logrado su meta, y seguramente ahora le daría gusto a Papá. Ella le presentó la boleta y se quedó parada allí, radiante en su anticipación de su aprobación. El miró la boleta y se quedó sin hablar por un tiempo. Cuando par fin habló, fue para decirle: “Tus clases deben ser demasiado fáciles. ¡No quiero que andes tomando cursos fofos!” 150
  • 151. El mensaje era claro. Si no recibes calificaciones perfectas, has fracasado; si las logras, has fracasado. ¡No hay nada que puedas hacer para complacer a ese hombre ni para recibir su aprobación y su aceptación! La voz del acusador empezó a hablarle a su mente y a su alma. “No vale la pena. Vale más que te rindas. No tiene caso seguir. Nunca vas a poder hacer tan bien las cosas como para complacer a nadie. Después de todo, tu no quieres hacer esas aburridas cosas académicas. Diviértete y olvídate de los estudios.” Fue en ese tiempo que se encogió de hombros y se rindió a la desesperanza. El siguiente semestre sus calificaciones se bajaron de repente. Empezó ella a correr con jóvenes a quienes no les importaban las calificaciones. Pasaba mucho más tiempo haciendo actividades sociales y ya salía en citas de amor. Comenzó a buscar a un joven que pudiera ofrecerle el amor, aceptación y aprobación que su papá le negaba. Encontró a uno que estaba dispuesto a ofrecerle, cuando menos la ilusión de lo que ella necesitaba. Sus decisiones fueron una afrenta para su padre. El respondió con enojo y condenación, y la relación entre elllos se fue de pique, y con el tiempo se cortó por completo. Ella no estaba dispuesta a enfrentar la ira de él, y él estaba perplejo por su cambio repentino. El joven representaba su esperanza de recibir la satisfacción y la aceptación que ella nunca había recibido del papá. Como era de esperarse, esta relación eventualmente murió, también. Los dos jóvenes no podían proporcionar lo que cada uno tan desesperadamente necesitaba. Años pasaron, con relaciones falladas, con la desdicha, y con el hambre emocional creciente. Cuando los hombres no podían proporcionarle su necesidad, ella buscó las drogas y el alcohol para escapar del dolor y del vacío. Ella fue pasando de salvador potencial a salvador potencial, esperando, eventualmente, satisfacer sus necesidades. ¿Ves que el sexo, las drogas, y el alcohol nunca fueron el asunto principal? Eran el fruto de su desesperación, y su forma escogida del escape. El asunto siempre fue un corazón roto que experimentaba la inanición. Aunque ella tenía un cuerpo adulto, el corazón de una chica que anhelaba la aprobación, el amor y la aceptación de papá, moraba adentro. No era irracional que ella quisiera estas cosas y esperara que su papá se las proporcionara. El no supo cómo, porque él probablemente no los había recibido de su papá. El resultado fue, muchos años de dolor y desdicha para ambos. Eventualmente, ella encontró al Papá verdadero. Recibió el obsequio de la salvación con la sanidad y la liberación, y fue capaz de restaurar su relación con su papá terrenal. Conocimos a muchas personas en el ministerio cuyos historias no han sido resueltos. Algunos, aparentemente, han recibido el obsequio de la salvación, pero aun no han encontrado la capacidad de perdonar, recibir el perdón, y ser sanados. Son institucionalizados todavía en ese lugar de dolor, de desesperanza, y de la desesperación. Ellos se han creído la ilusión de que es más seguro permanecer en la prisión emocional con la programación correspondiente, que encarar la amenaza de más dolor y mas fracaso. El Fracaso Programado Miremos otro ejemplo de la programación de la niñez. Comenzamos con el carácter mítico conocido como Santa Claus, que tiene una tienda de juguetes mágicos, duendes mágicos, el trineo volador de mágico, y los renos mágicos. Sin embargo, este viejo alegre parece tener un lado más oscuro. Usando quizás una bola de cristal o sus espías duendes mágicos, él es capaz de registrar todas las actividades de todos los niños. El puede decidir quién ha sido travieso o agradable, dormido o despierto, y quien ha sido bueno o malo. El determina quién recibe carbón o regalos en sus medias. 151
  • 152. Si desatendemos toda la magia y la brujería, aún nos queda un problema. ¿Que escala usa él para decidir quién es bueno y quién es malo? ¿Cuánto desempeño se requiere para ser considerado suficientemente bueno? ¿Si no obtenemos el presente que queremos realmente, ¿HEMOS FALLADO? ¿Si tratamos realmente duro y todavía no recibimos el obsequio deseado, otra vez hemos sido sujetados a la injusticia bruta? Esto no es una invectiva contra la Navidad. El asunto para nosotros es la perversión de la Navidad y el establecimiento del fracaso programado. ¿Cómo funciona un niño en un sistema de ilusiones y engaños, sin parámetros definidos? ¿Cómo han de tratar los niños con todo ese material mágico y ese misterioso ser, que tienen tanto poder sobre sus vidas? Miremos esto desde una perspectiva adulta. Digamos que fuimos a trabajar y encontramos un memorando en nuestra estación del trabajo que dice que todos aumentos futuros de sueldo serán determinados por el desempeño satisfactorio. ¿Si así fuera, no querríamos saber la definición de satisfactorio? ¿No sería importante saber quién haría esa determinación, y en qué base? ¿No sería frustrante encontrar la que la definición fuera arbitrario, basado en factores desconocidos fuera de nuestro control? ¿Qué si este juez fuera como Santa Claus, escondido en algún lugar en su cubículo? ¿Qué si los juicios se basaran sobre cámaras escondidas, sobre teléfonos intervenidos, o sobre las computadoras que serían monitoreadas al azar? ¿Y qué si nunca se nos permitiera confrontar a nuestro juez para determinar el atino de sus juicios? ¿Y qué si no hubieran pautas sólidas a seguir, porque el que hace las órdenes era contradictorio? ¿Y qué si supimos nosotros que las decisiones hechas se basaron en la política? El Fracaso Garantizado ¿Y qué si ese juez contradictorio es mamá o papá, y la definición de ser lo suficientemente bueno depende de que si alguien tuvo o no una buena noche de sueño? Quizá un dolor de cabeza o una resaca determine sus reacciones. Quizá su deseo de castigar el uno al otro les dicte la manera en que ellos responden a los niños. Ellos quizás proyecten sus propias insuficiencias y sus fracasos percibidos en sus niños. Estos son comportamientos perturbantes comunes de padres estropeados. Un padre o una madre quizás juegue con las mentes, y use la manipulación y el control, o la culpa y la intimidación como métodos de decidir el éxito o el fracaso del desempeño de un niño. El o ella quizás respondan a las actividades de los niños con, "¡Ustedes hacen tanto ruido, que me vuelven loco!" Ellos usan esta amenaza para tener el control. Entonces, cuando los padres actúan irracionalmente, los niños asumen que ellos han fallado de algún modo. La mayoría de los niños están dispuestos a aceptar tanto la culpa como la responsabilidad por los adultos que no están dispuestos a hacerse responsables de ellos. Estos niños experimentan el temor y la inseguridad terribles de que mamá o papa se volverán locos a causa de ellos. Algunos padres actúan como si verdaderamente fueran inestables, para que esos niños berrinchudos sufran. Para ellos puede haber sido una manera de obtener la atención o la simpatía. Si la gente decide que niños ruidosos, los problemas en el trabajo, y las frustraciones en el matrimonio son excusas buenas para volverse loco, es su decisión. Quizás su deseo es el de escapar de la responsabilidad y de las cosas en la vida, que ellos desesperadamente no quieren encarar. Cualquiera que sea su motivo, los efectos son los mismos. Las almas de los niños se llenan con las semillas que crecen para producir la fruta del fracaso, la desesperación, desesperanza, y el deseo de morir. La necesidad de Ser Perfecto Muchas personas sienten que deben ser perfectos. Sus padres siempre demandaron de ellos el desempeño perfecto en cualquier tentativa. La mayoría de nosotros estamos familiarizados con estos 152
  • 153. padres. Entras a su casa y todas las cosas de la casa están exactamente en orden, mientras la anfitriona se disculpa por cuán desordenada es. Entras a su garaje y él te explica que hay un lugar para todo y todo está en su lugar. Un hombre así hombre no consideraría permitir a su hijo trabajar con él en el garaje, porque el chico quizás pierda algo y haga un desorden. Como al hijo no le es permitido tener ninguna interacción verdadera con el papá, él procura recibir alguna aprobación y aceptación de la mamá. El pregunta si él puede hacer algo para ella y ella le dice que ponga la mesa para la cena. El recoge los platos, los cubiertos, los vasos, y las servilletas, y los pone todos. Cuando termina, él pregunta que si él puede hacer algo más. En vez de responder a su pregunta, ella inspecciona lo que él ha hecho. Antes que darle la aprobación que él busca tan desesperadamente, ella le da esa mirada especial que le dice él falló otra vez. Ella no dice nada pero coloca todo a su satisfacción. Ella podría haber alcanzado su meta sin mandarle ese mensaje terrible. Ella podría haber dicho, "Hiciste muy bien. Normalmente arreglo estas cosas un poco diferentemente. ¿Quisieras ver cómo, para que te ayudare a recordarlo? Aprecio realmente tu ayuda." ¿Ve usted la diferencia entre darle la mirada y afirmar lo que él hizo con instrucción positiva? Estos son dos mensajes claramente diferentes que pueden ser mandados al corazón. Posteriormente, la mamá le pedirá que haga algo y él quizás se olvide. Ahora le es más fácil encarar su cólera, en vez de hacer algo y encarar el fracaso potencial, aún cuando él realize perfectamente la tarea. Una vez más, nosotros tenemos a una persona programada con la expectativa del fracaso y de sus consecuencias. A nuestro ver, la procrastinación es un síntoma del perfeccionismo y un resultado del temor al fracaso. Muchas personas van por la vida, incapaces de funcionar, aún de las maneras más fundamentales. Ellos no saldan su cuenta corriente bancaria ni pagan sus cuentas puntuales. Es muy duro para ellos mantener un trabajo porque creen que algo menos que la perfección es el fracaso. El temor al fracaso es tan inmovilizador, que puede causar que algunas personas se queden sentadas en su estación de trabajo, soñando despiertas. Otras harán una tarea sencilla repetidamente una y otra vez, tratando de lograr la perfección. En su mente ellos pueden ver esa cara de familiar con la mirada, rechazando su trabajo, no obstante cuán bien se haya hecho. La Necesidad de Realizar Conocimos a un hombre que creció como hijo único rodeado por adultos. Sus padres eran muy intolerantes cuando él actuaba como un niño. Se esperaba que pensara, conversara, y se comportara como un adulto. Le dijeron que él tenía que ser brillante en todo para ser aceptado. Su respuesta fue esforzarse, durante toda su vida, para lograr el nivel de la perfección que se requería. Cuándo nosotros lo conocimos ya siendo un hombre de edad mediana, él se esforzaba todavía. Nos dijo todo acerca de sus logros, acerca de su inteligencia, de su habilidades, y de todas las razones por las cuales debíamos apreciarlo y aprobarlo. La gente generalmente quiere tener conversaciones que incluyen una variedad de temas. No siempre quieren oír acerca de cuán maravillosos somos nosotros. Se cansan de tener que afirmar y asegurarnos de que somos aceptables y adorables. Eventualmente ellos se exasperan con nuestra necesidad constante de afirmación, y se alejan. Entonces nos preguntamos por qué siempre nos rechazan. El resultado a menudo puede ser una forma del aislamiento auto-impuesto. Este hombre se sentía aislado como un niño, así que él estaba familiarizado con ese sentir. Su respuesta al rechazo aparente de otros adultos era la de volver a su lugar del aislamiento y culparlos. Aunque él anhelara tener interacción social, él no supo como entablarla exitosamente. Sus emociones fluctuaban entre la frustración intensa, la cólera, la injusticia, el temor, y un sentido agobiante del fracaso. 153
  • 154. Gente como este hombre puede dejarse caer entre percepciones de la grandiosidad y sentimientos intensos de la inferioridad. Ellos crecieron con mensajes opuestos, y con los sentimientos de ser poderoso e impotente, brillante e incapaz, necesitado y no deseado a la vez. Su identidad siempre fue definida por las voluntades y las necesidades de otros. Como adultos, ellos no saben cómo encontrar una identidad propia. Han probado las identidades que han servido a las necesidades de otros, y las que son productos de su propia imaginación creadora. Su único esperanza para una resolución satisfactoria será la de ir al Creador y permitir que él restaure su identidad y su destino verdadero. La Rivalidad del Hermano y la Competencia Muy temprano en la vida nos enseñan a competir en una variedad de maneras. La mayoría de nosotros hhemos experimentado la rivalidad entre hermanos. En la mayoría de los casos, los padres funcionan como árbitros en el calor de la batalla. Por otro lado, hemos encontrado situaciones en que el papel de padres era enteramente diferente. Ellos pondrían a un niño contra otro y alentarían la rivalidad. En algunas familias, cada niño es presentado con el desafío de alcanzar tanto como, o más que, los otros niños. Quizás el desempeño satisfactorio se basa sobre una comparación con un hermano o alguna otra persona. Esta situación se puede establecer con miembros de familia más viejos, más experimentados, o más talentosos en ciertas áreas que dichos niños. Para el más viejo, esto es un tiempo magnífico de recibir el refuerzo positivo. Para el menor, esto es un tiempo de establecer un tiempo de no-victoria llenando el corazón con las expectativas del fracaso. Mi papá era un ejemplo de este tipo de padre. Yo no recuerdo que mi hermana más grande fuera implicada, excepto cuando nos compararaban las caslificaciones en la escuela. Fui recordado muchas veces que ella siempre obtenía las buenas calificaciones. Su pregunta era "¿Por qué no puedes ser más como tu hermana?" Recuerdo decidir yo que no me interesaban mis calificaciones de escuela. Era imposible competir con mi hermana, y la injusticia de que esperaran que fuera igual que ella, era intolerable. Típicamente, mi papá establecería las competencias entre mis hermanos y yo. El nos decía constantemente cuán orgulloso estaba él de los otros dos. No importaba cuán bien hacia yo, siempre sentía que había sido insuficiente. El logró transmitir estos mensajes verbalmente, con gestos, y a veces sacudiendo la cabeza. La acción postrera se hacía de tal manera que transmitía el mensaje, "Eres una causa perdida." La cosa más cercana al refuerzo positivo que yo recuerdo haber recibido de él era, "Johnny, saca tu cabeza de tu ano!" Había también tiempos cuando dos o tres de nosotros no nos llevábamos bien o no realizábamos algo lo suficiente bien. En estos tiempos papá relataba los cuentos de familias como la nuestra que él había conocido en el pasado. El nos decía cómo ellos habían encontrado una solución a estos problemas. Por la frustración, estos otros padres mandaron a sus niños a orfanatos y hogares para los desamparados. Los padres siguieron felizmente con su vida, y los niños nunca volvieron a verse los unos a los otros. Estas amenazas eran extremadamente traumáticas para mí. El solo pensamiento de que mi papá nos echara como basura vieja llenaba mi corazón con una tempestad de emociones. Yo no puedo hablar por mis hermanos, pero recuerdo los efectos en mí. Una vez él contó la historia con gritos y gestos. Fui inundado con sentimientos del fracaso, de desesperación, de la cólera, y de la vergüenza. En ese momento, yo sentía que el único escape de todo el dolor y el fracaso era la muerte. Esto nos ataba con lazo doble. Mi papá nos forzaba a competir por su aprobación y aceptación. Entonces, cuando la competencia le fastidiaba, él usaba las amenazas y la intimidación para mantener el control. En nuestra experiencia, mi papá era más típico de lo que la mayoría de nosotros pudiéramos 154
  • 155. pensar. Hemos conocido a muchas personas cuyos padres demandaban la competencia por la aprobación y la aceptación. En otros casos, los niños pueden ser comparados también con otros modelos en la escuela, en sus vecindarios, o en la iglesia. En tal sistema, se espera que todos sobresalten en tales cosas como lo académico, los deportes, las habilidades sociales y en el comportamiento. En la escuela, los concursos y las competencias se usan regularmente para motivar estudiantes, retener su atención, y evaluar su progreso. Todo deporte implica alguna forma de competencia. Si se le pregunta a un entrenador sobre el valor del deporte, diría que son los beneficios físicos y emocionales. Concordaríamos probablemente con la mayor parte de las declaraciones, pero creemos que también esta moneda tiene dos lados. Nosotros no estamos opuestos a los deportes, las actividades de escuela, ni a nada más que ayude a crecer a los niños. El problema no es con la actividad; es con las actitudes y percepciones plantadas en los corazones de los niños; estas actitudes penetran cada aspecto de la vida. Hay tanto temor de perder, o ser un fracaso que gente compite automáticamente. ¡Estamos forzados por la necesidad a ganar en algo; lo que sea! En Las Vegas, vemos un fenómeno interesante asociado con este asunto. Si viajamos en la carretera por el pueblo, hemos advertido que puede ser peligroso prender nuestro intermitente. Descubrimos que hay esos tan competitivos que harán el todo en su poder para cruzarnos. En muchos casos, es más seguro cambiar carriles repentinamente sin avisar. En mi opinión, esto es un ejemplo clásico de alguien queriendo ganar, aún cuando no hay nada palpable para ganar. La Competencia por la Atención de Padres La competencia dentro de la familia puede presentar algunas situaciones interesantes. Hemos conocido personas a las que que les fue requerido competir en maneras muy creativas por la atención de papá, por el amor, por la aceptación, o por la aprobación. A algunos niños les fue requerido competir con mamá para la atención de papá. En estas situaciones, cada miembro de la familia, inclusive mamá, ha competido como si su sobrevivencia dependiera de eso. En otros casos, a los niños les fue requerido competir con el trabajo de papá, su necesidad para triunfar, o su lujuria para el dinero. Generalmente, el papá puede gastar la mayor parte de su tiempo en el trabajo, dando a los niños la impresión de que ellos no son muy significativos. Entonces, él quizás venga al hogar del trabajo y vaya inmediatamente al garaje a trabajar en algo importante para él. El mensaje mandado a los corazones de sus niños es que ellos no son tan importantes como su trabajo en el pasatiempo. En otros casos, un niño quizás tenga que competir con la botella del licor de papá, con las apuestas, o con una variedad de otras cosas. Crecí con la certeza absoluta que yo nunca podría competir con la necesidad de mi padre para apostar. No importa cual sea la obsesión o el vicio, el efecto que tiene en los corazones de niños es el mismo. Cuándo nosotros nos damos cuenta no podemos competir exitosamente, la desesperanza y la desesperación nos pueden agobiar. Esto no sólo aplica al papá. Personas nos han dicho de su desesperación al saber que mamá amaba el alcohol más que a ellos. Tuvieron que encontrar maneras creativas para aplazar la hora feliz de mamá. Una vez que ella empezaba a beber no habría más interacción social. Cada vez que un niño se encuentre el mensaje de que necesita competir con una carrera, con un estilo de vida, con cualquier otra persona, con una cosa, o con una actividad, él o ella encara el fracaso. Esta expectativa del fracaso, basada en la falta de valor, puede manifestar una variedad de emociones, inclusive el deseo para morir. Esto realmente no es el mismo que rivalidad entre hermanos, porque la competencia puede ser con cualquier persona o con cualquier cosa. 155
  • 156. Las Actividades Escolares y los Deportes Competimos en actividades deportivas en el patio de la escuela, para la aprobación de los maestros, de los padres, y de las figuras de autoridad. Nos dicen que no importa si ganamos o perdemos, sino que cómo participemos en el juego. Oímos eso, pero nadie lo cree. Cuándo nosotros vemos el conflicto obvio entre las palabras y las acciones, sabemos que ganar es realmente lo más importante. Aunque el entrenador logre permanecer equilibrado, los niños tienen que tratar con los padres. Hay mamás y papás que actúan como locos en los juegos de “Little Leaque”. Gritando, chillando, y maldiciendo al entrenador, a los árbitros, y a los niños, aún los suyos propios. Si su equipo pierde, ellos rabian y actúan como si fuera un desastre mayor. Quizás digan, "Saldríamos para una pizza, pero no para una bola de perdedores." Creemos que casi sería imposible que un niño creciera en nuestra cultura sin ser programado para el fracaso por la competencia. En los Medios de Comunicación Recientemente hemos visto la explosión de lo que se llama Reality TELEVISION. Los contrincantes compiten para la sobrevivencia, por los premios, por un esposo, o por los títulos, y la distinción de ser ganador. Durante el curso de este tan llamado juego, los contrincantes típicamente mienten, estafan, hurtan, y hacen cualquier cosa que se requiera para ganar. Hemos oído que contrincantes proclaman que harán lo que sea para ganar. La gente es programada para creer que es BUENO hacer lo que sea para ganar. Esto incluye a todos los jóvenes que ven a los adultos alrededor de ellos aprobando las tácticas de los contrincantes. ¿Es esto realmente el mensaje que queremos dejar plantado en sus corazones? En el Casamiento ¿Que tal la necesidad de ganar la victoria en la relación del casamiento? A menudo, los esposos y las esposas compiten por la dominación, queriendo que las decisiones se tomen a su manera. Ellos pueden, como hermanos, esforzarse para complacer a sus propios padres o padrastros. Pueden competir sobre carreras, viviendas, las prioridades, las finanzas, y otras consideraciones de la vida. Personas con quienes hemos ministrado nos han dicho de la manipulación y el control, la intimidación y la violencia, inclusive tácticas asombrosas para mantener el dominio. En las luchas de competición, ¿es glorificado Dios o corre Satanás a la gente en círculos? Porque los motivos competitivos son egoístas y basados en le temor, ellos no pueden glorificar a Dios. En el Negocio Cuando la necesidad de ganar entra en el ambiente del negocio, vemos una variedad de injusticias. Los supervisores oprimen y dominan. Los subordinados buscan cualquier oportunidad de hacer menos trabajo por más dinero. Hay una mentalidad de la administración que trata a los empleados como el enemigo y viceversa. También pueda haber el deseo de sabotaje a otros con quienes trabajamos para ganar una ventaja y posiblemente una promoción. La rabia del camino puede, por lo menos hasta cierto punto, ser explicada por esta necesidad programada para competir. Tratamos de manejar un coche como si fuera una tentativa de negocios. Queremos ganar porque hemos sido programados para ganar. Perder no es una opción aceptable. Competir con otros conductores para alguna ventaja percibida, para ganar algún premio intangible, es irracional. Particularmente cuando recurrimos a la temeridad. Muchas personas gastan cantidades magníficas de energía para ganar. Una vez más, el mensaje parece ser, "Esto es apenas negocio. No es nada personal. Tengo que ganar; asi que tienes que perder." En la Iglesia 156
  • 157. ¿Cómo afecta esto a la iglesia? En Ezekiel 34, Dios instruye a su profeta que proclame que los pastores se han alimentado y ministrado a sí mismos, pero no a las necesidades de su congregación. Dios dirige varias acusaciones a los pastores. El proclama que serán quitados de sus posiciones. El parece tener los sentimientos muy fuertes acerca de su comportamiento. ¿A qué se refiere él? ¿Era apenas solo de esos sacerdotes antiguos que el hablaba? Hay pastores y líderes hoy que quieren ganar desesperadamente. Como resultado, ellos funcionan de la misma manera que lo hicieran en cualquier otro ambiente corporativo. Estos ejecutivos corporativos ven a los demás miembros de la iglesia como un recurso para ser utilizado. En algunos casos tratan a los miembros de la iglesia como sirvientes cuya razón de ser deberá servir a los ejecutivos. Varias personas nos han dicho que ellos han dejado una iglesia por esta razón. Los pastores pueden competir también el uno contra el otro. Esto limita severamente su habilidad de trabajar juntos. La falta de la unidad dentro del cuerpo o en una comunidad, puede lisiar cualquier proyecto que requiera la cooperación. Esto presenta un gran desafío en el cuerpo de Cristo. Estamos convencidos de que esa resistencia a la unidad se arraiga principalmente en el temor al fracaso y la necesidad de competir. Los pastores preguntan uno al otro, "¿Cuántos asistieron su servicio el domingo? ¿Cuánto fue lo de sus ofrendas?" Ellos nos recuerdan a niños que se desempeñan en la rivalidad entre hermanos, quienes tratan de impresionar a todos los demás y convencerse a sí mismos de que ellos son muy exitosos. ¿Nos exhortó Jesús a congregaciones grandes, o nos encargó ir y hacer a discípulos? ¿Nos exhortó Él a competir y hurtar ovejas, o a alimentarlas? ¿Ovejas de quién son ellas, después de todo? ¿Que hay del sabotaje hacia otros para que nosotros, o nuestro ministerio, pueda tener un éxito que se perciba de manera más grande? ¿Cuál reino realmente se beneficia de esta clase de actividad? La competencia definitivamente no es necesaria y no es benéfica. En la competencia, nosotros funcionamos como agentes de Satanás, porque él es el ganador. ¡Cuando nosotros hacemos nuestro trabajo para el Señor, el fracaso es imposible! Mirando esto de un punto de vista puramente egoísta, ¿cuál es lo mejor para nosotros? Cuándo nacimos de nuevo, fuimos adoptados en una familia nueva. En esta familia nueva, cuando uno de nosotros sufre, todos sufrimos; cuando uno de nosotros es honorado, todos nos regocijamos. Como la expresión dice, una marea alta levanta todos los barcos (1 Corintios 12:26) Nuestro Padre ha establecido un sistema en el que todos podemos ganar. Según Su sistema, cuando ayudamos a los otros a triunfar, nuestro éxito se aumenta. ¿Estamos Actuando de Salvador? Nuestro enemigo nunca se cansa y nunca duerme. El ha estado engañando a la gente durante mucho tiempo. Si él puede plantar las semillas del fracaso y de la competencia en nuestros corazones, permanecerá en control hasta que descubramos la verdad. Cuando sabemos la verdad, podemos arrastrarnos fuera del carril y escoger caminos nuevos de la vida, nuevas actitudes, y nuevas percepciones. De los bancos de la memoria de nuestra alma podemos borrar todas las creencias basadas en mentiras, en las ilusiones, y en los engaños. Para muchos de nosotros, cualquiera que sea nuestra edad, nuestras necesidades emocionales no son satisfechas. No experimentamos la satisfacción y buscamos desesperadamente algo más. Es por eso que muchos de nosotros, inclusive muchos en la iglesia, tomamos decisiones malas acerca de cosas importantes en la vida, tales como el casamiento. Muchos no estamos satisfechos con nuestro matrimonio, con las relaciones, con los trabajos, con la carrera, con las iglesias, ni con nuestra situación en la vida. Encontramos personas de todas las edades 157
  • 158. que parecen estar pasando por la crisis de la edad mediana. Esto es otro caso de querer hacer lo que sólo Dios puede hacer. Se nos ha dicho que Dios es Amor. El es la fuente del amor; por lo tanto, El es el único que puede llenar los corazones con todo el amor que necesitamos. La gente a menudo lucha en su matrimonio a causa de esto. Sospechamos que ellos han tratado desesperadamente de hacer el trabajo que habían contratado. La relación probablemente ha ido atravesando un espiral hacia abajo, en el cual ambos partidos creen que son fracasados. No es porque ellos sean malos, ni porque no les importe, ni es porque no quieran satisfacer las necesidades de la pareja. Lo que ellos intentan hacer, es imposible. A menudo nos llegan angustiados, asidos a un pequeño rayito de esperanza. Ellos preguntan si hacemos consejería de matrimonios. Lo hacemos, de hecho. Permitimos muy pocas acusaciones conyugales en nuestras sesiones. De otro modo podríamos gastar una cantidad infinita de tiempo oyendo de la injusticia y de lo malo de cada pareja. Esto no alcanza nada útil. Queremos entrar en las catacumbas del alma donde están los asuntos verdaderos. Como vimos previamente, si cada uno de ellos establece una relación vertical magnífica con su Papá verdadero, la relación horizontal entre ellos dos será mucho más fácil. Cuando nosotros vamos al Recurso infinito para nuestra provisión, los asuntos de hambre emocional y del fracaso comienzan a desvanecerse. Emocionales de Vampirismo Los niños no se dan como propiedad de los padres, sino que siempre deberán ser considerados como hijos de Dios. El papel del padre es representar a Dios tan exactamente como sea posible para que los niños puedan conocerlo a El. Ellos deben presentar la imagen de un proveedor abundante para sus niños. Cuando los corazones de los niños se llenan con cosas buenas, ellos pueden experimentar la satisfacción y la seguridad. Estos niños no tendrían problema para conocer y aceptar el amor nutritivo de su Papá celestial. Desgraciadamente, nunca hemos conocido a nadie cuyos padres hayan tenido la habilidad de proporcionar y reflejar exactamente una imagen de Dios. Las mayoría de las personas a quienes hemos ministrado viven en un mundo de depresión, de ansiedad, y de baja auto-estima. Como resultado, ellos llegan a ser presas fáciles para los que se alimentarían de ellos, ya sea físicamente o emocionalmente. A muchos nunca se les dió permiso para establecer límites saludables de protección de sí mismos. Como no se les permitió establecer límites para sí mismos, son incapaces de honorar los límites de otros. Como resultado, ellos tienen problemas con toda forma de relaciones humanos. Cuando a nosotros, como niños, se nos pide proporcionar algo para otros de manera inadecuada, somos sujetos al vampirismo emocional. En tales casos, nosotros nos adjudicamos los trabajos del Salvador, mismos que no somos capaces de cumplir. ¿Tienes Trabajo para Mí? Hemos ministrado con un número sorprendente de gente que nos han dicho acerca de los trabajos que ellos aceptaron como niños, y el por qué los aceptaron. Ellos llegaron a ser los vigilantes, los consoladores, los proveedores, los pacificadores, los confidentes, los consejeros, o los salvadores para otros miembros de la familia. Ser el consolador de Papá, el vigilante de Mama, o el protector para sus hermanos, le da a un niño un sentido de importancia y de poder. Cuando alguien tiene trabajos como éstos, su papel y su importancia dentro de la familia están asegurados. ¿Acaso no tenemos todos nosotros la necesidad de un sentido de seguridad? Estos trabajos, y el peso de la responsabilidad asociada con ellos, llegan a ser una fuente importante de poder, y una carga terrible. 158
  • 159. Como se esperaría, eso de adjudicarnos el trabajo de salvador es una garantía de perder, nunca de victoria. Nosotros no podemos triunfar, porque tratamos con la voluntad propia de otra gente. No hay manera alguna de que podamos realizar el trabajo del salvador, pero aún nos dice la voz, "Puedes ser como Dios". Este engaño es muy seductivo porque todos queremos ser poderosos. Ya que los niños generalmente se ven a sí mismos como el centro del universo, ellos tienden a dar por hecho que ellos son los responsables de todos los problemas de la familia. Por lo tanto, resulta fácil manipularlos para que acepten trabajos inapropiados. Si mamá o papá necesitan a un mejor amigo, un esposo sustituto, la intimidad, el compañerismo, o un chivo expiatorio, el niño está disponible. Si mamá o papá son emocionalmente o físicamente enfermos o dependientes de drogas o alcohol, el niño está disponible. Cuando hay una necesidad de establecer la ilusión de la seguridad, el niño esta disponible. Hemos ministrado con gente que, de niños, fueron violados, deshonrados, o que fueron lanzados a la calle por sus padres, a trabajar como prostitutas. A veces ellos describen estoicamente los acontecimientos; y a veces ellos lloran y rabian. No obstante la naturaleza de la ofensa, los niños que son usados por sus padres experimentan un dolor tremendo. Ellos han sido traicionados y victimizados por los que debían haberlos protegido y haber provisto para sus necesidades. Han sido tratados injustamente por intentar realizar los trabajos que les garantizaban el fracaso. De ellos se han alimentado los que los debieran estarlos alimentando y nutriendo. El sistema que Dios estableció ha sido volteado al revés y todos dentro del sistema de vampirismo son contaminados. Cuando trata de hacer los trabajos descritos arriba, un niño normal quizás perciba que no se han satisfecho sus propias necesidades, o que se ve amenazada su sobrevivencia. Cuando esto ocurre, la cosa más lógica de hacer es tomar otros trabajos, junto con sus máscaras correspondientes, y eso quizás asegure la sobrevivencia. Estos trabajos se pueden asumir más temprano en la vida, pero hemos encontrado que niños de como ocho o de nueve años de edad toman éstas mascaras de identidades. Hay una variedad de los trabajos que los niños toman sobre sí mismos, pero éstos parecen ser los de elecciones más frecuentes. La persona buena, el cristiano, Cenicienta y una variedad de otros trabajos se diseñaron para ayudar al niño a recibir suficiente atención o aceptación para sobrevivir. Cuando una persona que lleve cualquiera de estas máscaras realiza su papel, espera recibir una palmadita apropiada en la cabeza. Esto lo puede ayudar a sentirse aceptado y aprobado. La persona mala actúa mal para recibir atención, porque la atención mala es mejor que ninguna atención. La persona invisible lleva una máscara de invisibilidad para escapar de la atención de esos que están comprometidos en conflicto violento. Esta persona quizás se esconda debajo de la mesa de la cocina en la esperanza que nadie los advierta. Ellos quizás también se escondan debajo su cama o en su armario en un esfuerzo de escapar del ser una parte de esta familia. El payaso responde a las acciones violentas de los padres de manera diferente. Esta persona espera la llegada de papá y comienza su actuación inmediatamente. La esperanza es que contando chistes, cantando y haciendo reír a todos prevendrá la violencia. Posteriormente en la vida, el payaso quizás actué en cada aspecto de su vida con la esperanza de evitar las situaciones desagradables. Los trabajos descritos arriba y sus máscaras correspondientes indican a una persona que usa su identidad asumida. Cuando alguien crece llevando estas máscaras, puede influir la relación con su familia, y con el mundo alrededor de ellos. Estas máscaras pueden afectar también la habilidad de la persona para tener una relación con nuestro Padre celestial. La persona que lleve la máscara de la persona invisible, llevará también esa máscara en su relación con El. Se esconderá de El en un esfuerzo de evitar ser lastimado como lo ha sido a manos de otros. La 159
  • 160. persona que lleve la máscara del payaso se obligará a mantener a todos, inclusive a Él, riendo y feliz, y así no habrá violencia ni desdicha. La persona que lleve la máscara de Cenicienta trabajará duramente para complacer a todos, inclusive a Él, en la esperanza desesperada de recibir la aceptación y la aprobación. Podemos aplicar este principio a todas las máscaras que usa la gente. Cuando nosotros vemos a mamas, a papás, la familia, y a otros experimentando el dolor, el abuso, o la desdicha, todos nosotros desearíamos ponernos nuestro traje del Superhombre y salvar el día. En este caso, la “S” significa “Salvador”. Además, comenzamos a sentirnos responsables de sus insuficiencias y fracasos. Nuestro fracaso se garantiza, porque ninguno de nosotros estamos capacitados para ser el Salvador. Las Necesidades Desesperadas Algunas personas tienen las necesidades tan profundas que quizás crean una fantasía o un mundo idealizado. Ellos crean sus recuerdos basados sobre lo que quieren creer acerca de su niñez, sus familias, y su vida. Para ellos, es más fácil creer la ilusión de que se satisfacieron todas sus necesidades, que tratar con las realidades de la vida. Los que nos dicen que ellos crecieron con una vida idílica, quizás nos digan cuán buenas estaban las cosas, con lágrimas rodando por sus caras. También quizás nos digan acerca de sus malas relaciones y la vida que viven ahora con gran énfasis. Cuándo preguntamos que si de donde viene toda la emoción, su respuesta generalmente es que no saben. Entonces somos encarados con el desafío de encontrar la verdad atrás la fantasía, si ellos están dispuestos. Permítanos usar alguna gente normal y quebrantada como nuestro ejemplo. Ellos tienen problemas funcionando como hombre y esposa de una manera saludable. A pesar de esto, producen a un niño que representa responsabilidad y la posibilidad clara del fracaso para manejarlo adecuadamente. Si el niño es una chica, en muchos casos una alianza se establecerá con papá. Si es un chico, muy a menudo la alianza será con mamá; asumiendo que tanto la mamá como el papá están presentes en la estructura de la familia. Cuando tal alianza se forma, el niño tendrá generalmente una relación más distante con el padre enajenado. Recuerde, los dos adultos tienen problema en sus relaciones personales, en llenarse ellos mismos sus propias necesidades emocionales, y para nutrir el uno al otro. El padre enajenado probablemente se retire aún más de la relación. El acto de retirarse quizás sea debido al enojo, el resentimiento, o/y los celos. Podría ser también un método de la defensa o la búsqueda de un alivio de la responsabilidad. Si mamá experimenta el temor del fracaso con respecto a su relación con papá, ella quizás reduzca ese temor empujando a la chica hacia los brazos de papá. En la mente de mamá la responsabilidad de la niña es la de satisfacer a papá. Así que, ahora, el papá llega a casa del trabajo y su princesa se sube a su regazo frente ala televisor. A la mamá ya no se le tiene que molestar para que actúe recíprocamente con él de ninguna manera significativa. Ella puede hacer sus cosas propias porque ella ya no es responsable. Ahora miremos la otra cara de la moneda. Digamos que el niño es un chico. El papá se va a trabajar y mamá prepara el desayuno para el chico. Ella le dice que él necesita ser su hombrecito porque papá no proporciona para ella. El trabaja la mayor parte del tiempo y ella está solitaria y atemorizada. Ella dice, "si eres mi hombrecito todo estará bien". El mensaje le proclama al chico que él es alguien muy poderoso e importante en la vida de mamá. Eso le parece suave realmente, porque es normal gozar con ser poderoso e importante a alguien. Muchas personas han expresado que su papá era un proveedor realmente bueno. Ellos tuvieron una casa agradable, un coche bueno, y todos los beneficios de una familia de clase mediana. Después en la 160
  • 161. entrevista, encontramos que las necesidades importantes de su corazón nunca fueron satisfechas, porque papá no tuvo la menor idea de que existía alguna. El no supo cómo sostener ni proveer para ellos de ninguna manera más que materialmente. Nuestra necesidad de aceptación, aprobación, y amor nunca se quita. Sin estas cosas crecemos con corazones vacíos, anhelando lo que nosotros no podemos denominar, y que nunca lo hemos experimentado. Llamamos a esta condición, Síndrome de Corazón Vacío. Esta condición estimula el temor y nos incita a buscar desesperadamente maneras de llenar el vacío. Creemos que esto es uno de los motivos primarios para el pecado. Esto no comenzó con nuestra generación, ni aún en la del pasado reciente. Creemos que habría comenzado con el desahucio de Adán y Eva del Jardín de Edén. A causa de sus sentimientos del abandono, ellos deben haber experimentado las sensaciones de un corazón vacío. Por lo tanto, muchas generaciones de gente con corazones vacíos han llegado y se han ido. Un adulto que trate de ser salvador quizás sea llamado co-dependiente. En nuestra opinión, un codependiente sería una persona que dice por sus palabras y acciones, "yo necesito que me necesites." A menudo esto es lo que queremos decir cuando proclamamos, "yo te amo." Muchas personas creen que las persona co-dependientes necesitan darle algo a otra persona. El contrario exacto puede ser verdad en algunos casos. ¿Qué tal si el adulto co-dependiente está funcionando verdaderamente como un vampiro emocional? ¿Qué tal si esta persona de corazón vacío necesita que lo necesitemos, para poder alimentarse de nosotros? Cualquier relación con esta base no tiene nada que ver con el amor, sino con el hambre emocional. Es posible que muchos casamientos sean basados sobre este contrato ensuciado de ofrecimiento. Para padres que nunca han visto satisfechas todas sus necesidades, y que tienen niños tan dispuestos a dar, el tomar parece algo natural. Otro adulto, semejantemente sufriendo del Síndrome de Corazón Vacío, proablemente no podrá dar tan con tanta libertad como un niño. Son más propensos de hacer demandas para si mismos. Ellos pueden desear realmente ver satisfechas sus propias necesidades. Pueden querer comunicación significativa o esperar que alguien los consuele y les ofrezca el ánimo. Pueden querer cosas que una persona de corazón vacía sea incapaz dé dar. Es mucho más fácil ir con un niño. El niño depende de los adultos en su vida y es motivado por una necesidad de la seguridad, del amor, y de aceptación. En respuesta a estas necesidades desesperadas, la mayoría de los niños estarían dispuestos a hacer todo para proteger aunque sea una ilusión de la seguridad. Aunque creamos que es erróneo, esto se describe a veces como amor. Mientras el amor podría ser el motivo para las acciones del niño, es más probable que el responda en un modo de sobrevivencia. Los padres, u otros adultos, amenazan a los niños con la mentira de que ellos son responsables de las cosas malas que suceden. Si el niño debía decir lo que aconteció realmente en el hogar, alguien quizás se mate o la mamá o el papá quizás vayan a la cárcel, u obtengan el divorcio, y la unidad de la familia se destruiría. No creemos sorprendente que los niños, con sujeción a varios abusos, mentirían a autoridades en escuela, en la iglesia, y a la policía. Los niños son inclinados particularmente a verse a sí mismo como el centro del universo. Si papá trae a casa un cartón de helado de chocolate, es porque ellos son maravillosos. Si mama y papá pelean, es porque hay algo mal con el niño. Si alguien muere, los niños a menudo creen que es porque ellos hicieron algo mal. Si mama y papá son los vampiros, los niños se sienten responsables y deben hacer algo para aliviar el problema. La ilusión de la seguridad se puede basar en la necesidad de ser necesitado. 161
  • 162. El Hambre emocional Cuándo nosotros leemos en Génesis acerca de Caín y Abel ofreciendo sus obsequios a Dios, nosotros lo vemos como una transacción de dos maneras. Ellos ofrecían algo que pensaron era bueno, y esperaban Su aprobación y aceptación. Dios aceptó el sacrificio de Abel y rechazó el uno ofrecimiento por Caín. Dios confrontó a Caín, que se sentía muy enojado y rechazado. Es posible que Caín creyera que él había sido privado de algo que él necesitaba, y que Dios no cubría sus necesidades. Su seguridad y sobrevivencia las veía amenazadas. La cólera de Caín pudiera haber sido estimulada por su temor. Muchas generaciones después, vivimos en un mundo habitado por mil millones de gente. La mayoría de nosotros lucha con los efectos del Síndrome de Corazón Vacío, y con el temor de que nunca veremos satisfechas nuestras necesidades. Con este temor controlado y motivado, ¿será difícil entender por qué muchos de nosotros queremos ser como Dios? Muchos reaccionamos de la misma manera que Caín. Decidimos rechazar a Dios y funcionar como salvador para nosotros mismos o para los que están a nuestros alrededores. Cuándo despedimos a Dios como el proveedor, llega a ser necesario encontrar otra manera de obtener nuestras necesidades. Una de las consecuencias normales de ser alimento para otros, es el hambre emocional. Puesto que se nos pide proveer satisfacción de las necesidades emocionales de otros, no nos es permitido tener sentimientos, emociones, ni necesidades. Como resultado, buscamos maneras de satisfacer nuestras propias necesidades. A menudo llegamos a ser también vampiros emocionales. Imagínese a un hombre con un corazón vacío que busca el amor en todos los lugares equivocados. El encuentra a una mujer cuyo corazón es tan vacío como la suya. Una noche llega a haber una relación. Ellos concluyen que tienen mucho en común y comienzan a considerar el casamiento. Proclaman su amor el uno para el otro, pero este puede ser verdaderamente la lujuria, la necesidad, codependencia, o el hambre emocional. Es muy poco probable que esto sea amor, porque ni uno ha experimentado jamás el amor. Ellos no pueden dar algo que no tengan. Mientras planean la boda, cada uno abriga inconscientemente las esperanzas tácitas. Cuando recitan los votos, colocan secretamente el uno sobre el otro la responsabilidad para llenar el hoyo negro en corazones. Los mensajes se transmiten en una variedad de maneras. "Yo ahora espero que proporciones todo el amor, la aprobación, y la aceptación que yo nunca recibí. Es ahora tu responsabilidad, como mi esposa, llenar mi corazón con todo lo que necesito para ser libre del hambre emocional. Esto es muy eficiente; garantiza el fracaso para ambos partidos. Si nos acercáramos a un adulto y para pedirle que levantara en peso una esquina de un edificio, probablemente se riera y quizás nos llame locos. Si vamos con esa misma persona y le pedimos que nos llene el corazón con todo lo que necesitamos, quizás entre en el modo de salvador e intente hacer el trabajo. Ningún padre humano, ninguna madre, esposo, ni amigo puede esperar jamás llenar ese hoyo negro. Cualquiera que lo intente experimenta el fracaso. Nosotros lo podemos ver en los ojos y gestos de la otra persona, y ellos lo pueden ver en los nuestros. Ambos partidos se sienten traicionados y oyen la voz que proclama su fracaso. Cuándo nosotros vamos al Recurso Infinito para nuestra provisión, los asuntos del hambre emocional y el fracaso se desvanecen. Cuando estos asuntos no tienen mas importancia, el temor ya no motiva la defensa y la cólera. El sistema que Dios ordenó tiene todo lo que necesitamos. Dios es por encima de todo. El es el Pan de la Vida, el Agua de la Vida, y de la Fuente del Amor, de la aceptación, y de la aprobación. El es la Fuente de todo lo bueno porque El es el único Padre perfecto. El tiene la habilidad y el deseo de proveer perfectamente para todos Sus hijos. El nunca pide que sus hijos provean a El. 162
  • 163. El Comportamiento Auto Destructivo En esta discusión, estamos hablando acerca de la lujuria y las perversiones. Podemos recurrir al alcohol, las drogas, las perversiones sexuales, o a la lujuria en busca de la ilusión de que nuestras necesidades son satisfechas. Estas categorías incluyen cosas como adulterio, fornicacion, homosexualidad, las fantasías sexuales, sueños eróticos, la pornografía, la prostitución, concupiscencias, y sobre-indulgencia estimulada por deseos y anhelos. Los cristianos típicos sacarán sus espadas cuando ellos ven estas cosas manifestadas en la vida de otra persona y empiezan a atacar. Porque el fumar, beber, y los pecados sexuales son tan perceptibles, la gente se enfoca sobre ellos. Creemos que estos comportamientos simplemente indican el fruto de las necesidades profundas y nunca son los asuntos primarios. Jesús no condenó a la gente por tales cosas. Cuándo él encontró a la mujer que había sido capturada en el adulterio, El no la condenó. El confrontó sus acusadores; entonces les dijo, "Yo no te acuso tampoco. Anda y no peques más (Juan 8:11) El confrontó a los Fariseos y a otros que estaban repletos de auto-justicia, hipocresía, orgullo, y arrogancia. Sus acusadores la habrían apedreado hasta mastarla, pero fueron condenados por Su instrucción sencilla. El les dijo que el que estuviere sin pecado tirara la primera piedra. (Juan 8:7) A través de los años, algunas pocas personas nos han dicho que estos testimonios eran desagradables para ellos y que nunca deben ser discutidos abiertamente. Al mismo tiempo, han habido muchas personas que nos han dicho que estos testimonios les dieron el valor para encarar sus cosas escondidas por la vergüenza. A la vez que honramos a los pocos, hemos escogido servir a los muchos. Para proteger a quienes hemos ministrado, le podemos dar ejemplos de nuestra propia vida. A fines de un verano, cuando tenía doce o trece años, fui a ver una película del James Bond, con mis hermanos y con un chico del vecindario. A medida que observaba, comparaba a James Bond y sus aventuras con mi papá, que no era la figura ideal de padre ni modelo masculino satisfactorio. El estaba en tantos líos que no supo cómo ser un padre ni un esposo bueno. En mi mente, él no era nada de lo que debía ser. Mi Papá gastado todo el dinero que él podía mendigar, pedir prestado o hurtar en las carreras de perros y caballos. Anteriormente, ya te había descrito como era nuestra relación. Como resultado, me sentía ultrajado, no deseado, e inadecuado. Estaba desesperadamente atemorizado de que yo fuera a ser como él de grande. Era su tocayo y creí las mentiras de enemigo acerca de mí mismo. Como resultado, yo buscaba desesperadamente a un hombre verdadero al que pudiera emular. Este tipo en la película podría hacer cualquier cosa. Cada mujer que ponía sus ojos en él lo deseaba. El podía matar a los tipos malos y dormir con las mujeres en la misma escena. El cumplía cada desafío fácilmente. Esta era una identidad masculina que yo anhelaba alcanzar. Había estado tratando de resolver lo que se suponía que un hombre debía ser, y la película me decía que Bond era un hombre verdadero. Sentía que olas agobiantes de la insuficiencia y el temor lavaban sobre mí. Supe que yo nunca podría ser como él. Después que la película, yo me paré en el vestíbulo esperando a mis hermanos y mirando a la gente salir del teatro. La mayoría de ellos eran parejas que tenían cerca de mi edad. Había estado trabajando todo el verano y no tenía tiempo para tener a una amiga. Aunque tuviera el tiempo, yo no tenía la confianza para procurar tal relación. Me sentía estafado y vacío. Cuando yo me paré allí, otra serie de los pensamientos devastadores me golpearon: Tú nunca tendrás eso. Tú nunca encontrarás a alguien que quiera realmente estar contigo, te ame, y reciba tu amor. Tú nunca encontrarás a alguien que quiera proveer para tus necesidades, o ser todo lo que tú necesitas que 163
  • 164. sea. Nunca encontrarás a esa persona. Un nivel nuevo desesperado del temor se sembró en mi corazón ese día. Poco después de ese acontecimiento, yo empecé a masturbarme. Comencé con lo que yo ahora llamaría, pornografía suave, haciendo todo lo que podía para desmentir ese temor. Después, comencé a buscar pornografía más fuerte. Las fantasías llegaron a ser más explícitas y raras, a medida que trataba desesperadamente de ser mi propio salvador y satisfacer mis propias necesidades. No importaba lo que hacía ni cuán rígidamente lo intentara, las necesidades nunca se satisficieron. Podía hacer algo realmente pervertido y, quince minutos mas tarde, el mismo sentimiento hueco y desesperado volvía. Este comportamiento continuó hasta que asombrosamente, unos pocos años después, yo encontré a alguien que estaba dispuesta a casarse conmigo. Pensé que mis necesidades se satisfarían finalmente, pero no fue así. Por más dispuesta que ella estuviera para satisfacerme, nunca era suficiente. Mi cuerpo podía estar descargado de energía, pero mis necesidades emocionales nunca se cumplieron. Esa voz del destino regresaría repetidamente una y otra vez reforzando los temores sembrados años antes. Sospecho que ella debió haber conocido esto y recibió el mensaje de que ella era un fracaso. Miro hacia atrás con una gran tristeza ahora. Creo que cada uno de nosotros entró en el casamiento pensando que finalmente, veríamos satisfechas nuestras necesidades. Como ninguno de nosotros pudo, ambos éramos infelices. Continué masturbando y usando la pornografía, abriendo la puerta para los poderes de la iniquidad. La vida diaria no podía competir con las fantasías y estímulos proporcionados por mis ayudantes. Creo que es por este tipo de fantasías que muchas personas terminan siendo infiel en sus matrimonios. Eventualmente, nuestro matrimonio murió y ambos empezamos a buscar satisfacción en otra parte. Muchos años pasaron, acepté a Jesús como mi Salvador y pasaron aún más años. Por FIN, estaba dispuesto a pensar acerca en ellas otra vez. Si Dios tomara control y me diera la mujer perfecta, yo quizás considerara tener a una mujer como amiga. En ese tiempo, yo fui transferido a Winslow, Arizona, y encontré a Glenna. Después de casi un año nos casamos. Nos mudamos a Las Vegas. Por FIN estuve casado en un convenio cristiano. Todo debería haber estado bien. Por otra parte, ¿por qué había de estar “todo bien”? Había pasado más de treinta años contaminándome a mi mismo, viviendo en mis fantasías e imaginaciones, y proveyendo para mis propias necesidades, haciendo toda clase de cosas raras. Había entregado partes de mi mente, de mi sistema nervioso, y de mi cuerpo a los que prometieron ayudarme a encontrar la satisfacción. Esas criaturas supieron cómo poner las imágenes en mi mente y cosquillear mi sistema nervioso en maneras que una mujer normal no podía. Podía estar mirando la televisión, ver a una mujer en un bikini, y me quedaba todo emocionado; pero en cuanto Glenna y yo comenzamos con la intimidad, todo fallaba. El material extraño comenzaba a desenvolverse en mi cabeza, y yo veía cuadros raros. Cosas extrañas estaban pasando en mi cuerpo; nada funcionaba bien. Cada vez que yo hacía lo que Satanás quería que hiciera para satisfacer mis necesidades, la puertita se abría y algo entraba. Les entregaba el control sobre mi mente a esas cosas, porque quería tener fantasías maravillosas. Entonces les di a ellos control sobre mi sistema nervioso porque quería tener sensaciones maravillosas. Quería que todas las perversiones sexuales en las que yo fuera implicado, fueran intensamente agradables. Había creído que era capaz al funcionar como mi propio salvador, proveyendo para mis propias necesidades. No tenia que depender de nadie más. Había pensado que esto era cosa de hombres únicamente, pero asombrosamente, descubrí que Glenna había hecho las mismas cosas. Ella nunca había estado casada y se había contaminado con fantasías e imaginaciones usando las novelas de romance. 164
  • 165. Ellas pueden ser usadas de la misma manera en que yo había usado la pornografía para alcanzar la misma cosa. debido a mi necesidad de ser como Bond y a mi temor del fracaso, yo estaba dispuesto a culparla, aunque sabia que yo era el responsable. Era lo mismo con Glenna. A causa de sus sentimientos de vergüenza y de auto juicio, ella estaba dispuesta a aceptar la responsabilidad por el fracaso de los tiempos anteriores de la intimidad. Nosotros creímos las mentiras del enemigo y éramos miserables. Nosotros habíamos entregado el control de nuestras mentes y nuestros cuerpos a la oscuridad, permitiéndole gobernar. Finalmente desesperados fuimos a nuestra única Esperanza. Dejamos de culparnos el uno al otro y comenzamos a pedir al Señor Su ayuda. El nos recordó de todos los años de masturbación, de fantasías sexuales, y de la pornografía que habíamos usado para nuestras propias necesidades. Había muchos pecados y dolor que no queríamos. Asumimos que todos estaban bajo la sangre y ya no existían. Sin embargo, eso no es lo que nos dice la Escritura. La Historia de Glenna: "De chiquita fui molestada. Después de eso, yo comencé a masturbarme y continué a través de la mayor parte de mi vida adulta. De joven, yo tuve un asunto romántico doloroso y prometí nunca sufrir eso otra vez. Yo no le daría a nadie la oportunidad de lastimarme. Cumplí ese voto por muchos años hasta que conocí a John. "En el ínterim, yo traté de ser mi propia salvadora y de proroveer para mis propias necesidades. Usé un método levemente diferente que John, pero experimenté esencialmente los mismos resultados. Aún en mis primeros años de cristiana, yo procuraba proveer para mis necesidades, sabiendo que estaba equivocada pero era incapaz y/o no dispuesta a parar. "La misma clase de cosas que John hizo en su propia manera extraordinaria, yo las hice también. Era sola hasta que nos casamos en 1990 y célibe para la mayor parte de ese tiempo. Durante ese período yo leía muchas novelas de romance. Fantaseaba también y masturbaba. Permití que esos espíritus de la oscuridad tuvieran el control de mi mente y de mi sistema nervioso. "Nos unimos en lo que se suponía que sería una relación santa, pero uno no puede gozar una relación santa cuando se tienen a todos esos bichos, anteriormente nuestros ayudantes, de entrometidos. Frecuentemente, tuvimos que parar y orar en medio de nuestras tentativas en la intimidad. ¡Esto nunca se había mencionado en cualquiera de las novelas! Satanás el Chantajista "Hay una tendencia de continuar la perversión en espiral hacia abajo, procurando satisfacer constantemente las necesidades de nuestros cuerpos y almas. Experimentamos los sentimientos de autoodio, auto-condenación, auto-juicio, fracaso, culpabilidad, desesperación, y el impulso hacer más cosas para sentirse mejor. No vemos salida de este ciclo vicioso. (Romanos 1:24-32; 1 Corintios 10:6) Tuvimos que admitirnos esas cosas escondidas de vergüenza el uno al otro. Esa fue la cosa más dura que tuve que hacer jamás. La voz del chantajista se aferra a mantener el secreto. Mientras nuestros secretos vergonzosos son mantenidos en las sombras y escondidos, estamos bajo el poder del enemigo y en sujeción a su control. Es mucho más fácil decir, "Padre, este payaso que me dio no hace bien su trabajo," mientras John decía, "Señor, esta mujer es un lío." Entonces, fuimos honestos el uno con el otro y comenzamos a trabajar para expulsar juntos la oscuridad que venia entre nosotros. En respuesta a nuestras peticiones, el Señor hizo posible que nosotros nos comunicáramos más honestamente el uno con el otro. Un asunto grande en nuestra relación era la cosa del desempeño. Para ser aceptables teníamos que realizarnos bien sexualmente. Todo nuestra programación nos decía que teníamos que ser buenos que en 165
  • 166. la cama para ser aceptables como compañeros. Si esto viene del evangelio de Hollywood, de la pornografía, de los cuentos dulces donde vives felizmente siempre jamás, de las novelas ardientes, o tan solo de tu imaginación; es una mentira. La proeza sexual sorprendentemente tiene poco que ver con una relación verdadera. "Cuándo John y yo éramos recién casados ambos creímos las mentiras del desempeño. Después de muchas sesiones dolorosas, nos dimos cuenta de que nos enfocábamos en las cosas equivocadas. Cuando nuestras habilidades de comunicación mejoraron, nuestra relación y nuestra intimidad comenzaron a mejorar. "En vez de culparnos o embotellar nuestra frustración, o sentirnos estafados y enojados, empezamos a compartir nuestros corazones con el uno al otro. Comenzamos a admitir que algo estaba mal en nuestros propios corazones y mentes. El Señor comenzó a hablarnos en este proceso. Comenzamos a ver la raíz de esta cosa y buscar las soluciones. Las respuestas no vinieron de repente. "Nosotros ahora entendemos que por algún período de tiempo habíamos entregado ambos nuestras mentes y cuerpos a algo malévolo con el propósito de elevar la experiencia. Les dimos poder a las cosas que nos ayudaban a tener experiencias cada vez mejores. Nosotros les dimos permiso para estimular nuestros sentidos, sin darnos cuenta cuan peligroso sería esto. "Cuando decidimos tener una relación santa de matrimonio, ese algo tiene la actitud de que siempre tiene el control. Cuándo nosotros queremos hacer algo; quiere hacer lo contrario. Hará cualquier cosa para ensuciar una relación buena con nuestro cónyuge, porque eso servirá a su señor. Cuándo decidimos parar de fantasear, para así poder tener tiempo íntimo con nuestro cónyuge, en vez del amante de la fantasía, nosotros comenzaremos a sanar. Con esta comprensión nueva, antes de comenzar nuestro tiempo de intimidad, nosotros orábamos, ' Señor, Tu creaste estos cuerpos con sus necesidades. Nosotros no queremos nada de nuestro enemigo; sólo queremos lo que viene de Ti. Nos dedicamos a Ti, y pedimos que trabajes en cada aspecto de nuestra relación. Toma el control de nuestros cuerpos y mentes.' Sé que eso suena un poco extremo, pero ayudó. A veces, nosotros nos sentíamos resbalar hacia los modelos viejos de hábitos y comportamientos. Pararíamos y cambiaríamos nuestra atención, recordando que habíamos dedicado nuestra relación, y el de total sus aspectos, al Señor. Si no Le glorificaba, no era aceptable. Dentro de poco, comenzamos a ver resultados positivos. No podemos permitir que las criaturas de corrupción tengan el control por más tiempo. Debemos tratar con todas las manipulaciones de estos enemigos, y de todas las formas en que ellos nos influyen. Debemos ordenar estas cosas que nos suelten y se salgan cada vez que manifiestan su presencia. Nosotros no tenemos que ser sujetados a la tiranía del chantajista. Podemos ser libres. Nuestro Señor promete proveer para todas nuestras necesidades según sus riquezas en la gloria. (Filipenses 4:19) Podemos dejar de hacer un trabajo que nunca fuimos equipados para hacer. El es el único que puede satisfacer el deseo de los corazones. El quiere alzarnos en Sus abrazos y darnos todo el amor, el cual nuestros corazones anhelan desesperadamente. Si estamos dispuestos a rendir todos los trabajos en los que no podamos triunfar y hacer los que el Señor nos ha equipado para hacerlos, seremos capaces de decir, con confianza. ' Puedo hacer todas cosas por Cristo que me fortalece' (Filipenses 4:13) ". ¿Qué Está mal Con Dios? ¿Por qué permite Dios a cada bebé nacer por la matriz de una persona tan imperfecta como mama, con una familia imperfecta, bajo la jefatura espiritual de un padre imperfecto? ¿Por qué bebés nacen para ser tan dependientes? 166
  • 167. ¿Qué está mal con Dios que El permite que estas cosas sucedan? ¿No habría sido mejor garantizar que todos los niños nacieran en familias con padres perfectos y con dinámicas perfectas de familia? ¿No era esto posible para el Dios? Cuándo Adán y Eva fueran puestos al principio en el Jardín, a ellos les fue dado el dominio en este reino. Cuándo Jesús vino a la tierra, él cumplió con lo que era necesario para pagar por todos los pecados del mundo. Al hacerlo así, él anuló la reclamación de Satanás del control sobre las partes de nuestras almas. Después de que Jesús pagó por todos los pecados, él proclamó que les daba la autoridad a sus seguidores. Recuerda, los dones y los llamamientos de dios son irrevocables. El resultado de estos acontecimientos es que la gente que habita un cuerpo de barro tiene tanto el dominio, como la autoridad. Cuándo Dios le hablaba a Caín, El proclamó que Caín debía tener el dominio sobre esa criatura agazapada en su puerta. ¡Cuánto más tendrán los cristianos el dominio y la autoridad sobre las criaturas que sirven a los poderes del pecado y la muerte! Nuestra meta es la de ayudar a la gente a darse cuenta de que la prisión de las partes de su alma y su humanidades, es una ilusión. Esto se basa sobre el proceso milagroso de la curación que proporciona nuestro Creador. Jesús nos dio la habilidad de liberar todos los sentimientos y las emociones negativas que resultan del trauma. El nos dijo que debíamos entregarle a El todos esas cosas, porque él pago por ellas en la cruz. Todo lo que los padres tienen que hacer es dar a sus niños la oportunidad para liberarlos de una manera natural. Muchas de las personas con quienes ministramos, tuvieron padres normales y disfuncionales que desalentaron a sus niños de usar los mecanismos naturales para lidiar con el trauma. En lugar de eso, ellos suprimieron las reacciones naturales de sus niños usando la cólera, la intimidación, y protection extrema, sofocándolos. Ellos pueden haber hecho esto a causa de sus propias necesidades, por temor al fracaso, o por los sentimientos de culpa. Ellos proyectaron el mensaje, "No te es permitido experimentar ni expresar los sentimientos, las emociones, los deseos, ni las necesidades. En el sistema de esta familia, nuestros deseos y las necesidades son los únicos que tienen importancia." Esto no es siempre el caso; sin embargo, ha sido un factor grande en un número sorprendente de familias de personas con quienes hemos ministrado. Quizá Dios no es tan confuso a fin de cuentas. En este ministerio, hemos visto los resultados del poder creador de Dios. La gente ha experimentado cosas terribles y además ha sobrevivido. El obviamente ha construido dentro de nosotros una habilidad milagrosa para la sanidad y la restauración. Una vez más, nuestro Dios no es el creador del problema. Una vez más, El obtiene el crédito por lo qué gente normal y disfuncional, inspirado por la muerte, haga. ¿Que tal de Esto para Aquello? Satanás viene a hurtar, matar, y destruir, y él puede alcanzar a causar estas cosas por padres y familias imperfectos. Usa generalmente a gente inconsciente, que le sirve como sus agentes para ofrecer a sus niños los contratos emocionales sutiles. El contrato puede ofrecer la promesa de amor, de la aceptación, y de la aprobación, si damos algo de vuelta. El quizás prometa que nunca lo perderemos. El sólo quiere alguna parte insignificante de nuestra alma o humanidad. Aunque la transacción se haga en un nivel inconsciente, es tan válida como si se hubiera hecho conscientemente. Los niños están generalmente dispuestos a rendir partes de su identidad, del alma, y de la humanidad en la esperanza de que ellos puedan recibir provisión de sus necesidades tal como las perciben. Cada niño quiere desesperadamente recibir el amor, la aceptación, y la aprobación. Satisfacer estas necesidades parece ser esencial para la sobrevivencia de un alma saludable. Los padres tienen el poder 167
  • 168. de determinar cuál de estas necesidades serán permitidas. El resultado puede ser una forma de negociación. Para recibir la aceptación y la aprobación, quizás tengamos que rendir nuestro pensar y expresión independiente. Se nos podrá permitir desarrollar nuestros talentos para complacer a nuestros padres, si no molestamos a nadie con nuestra necesidad de consuelo y y la alimentación emocional. Quizás crezcamos siendo “trabajólicos” y sobre-motivados, con tal de lograr la aceptación y la aprobación. Así como somos capaces de regalar talentos y habilidades, podemos regalar también nuestras capacidades mentales. Hemos encontrado gentes a las que se les dijo que eran demasiado listas, demasiado bonitos o demasiado talentosos. Si mamá se sentía amenazada a causa de su inteligencia, sus miradas o el talento, la cosa más segura que hacer era renunciar a ello. La gente no hace estas cosas porque ellos sean malas, sino porque ellas, también, son víctimas. Todos nosotros hemos nacido en un mundo en que la necesidad para entrar en semejantes contratos de negociaciones como éstos es normal. La razón por la que los padres sujetan a sus niños a estas negociaciones, probablemente sea porque ellos crecieron con padres disfuncionales. Hace muchos años, yo vi una película llamada El Valle de la Serpiente. En esta película, una mujer había decidido que ella estaba mentalmente enferma. Ella mostraba todos los síntomas de la disociación y de esquizofrenia. Ella fue colocada en una institución y fue diagnosticada por miembros del personal. En el curso de la película, se le introdujo a un pabellón denomonado como “el valle de las serpientes”, donde ella estuvo rodeada por gente que estaba profundamente loca. A medida de que progresaba la película, ella experimentó una revelación acerca de su propia estabilidad mental. Entonces llamó por su doctor y le dijo que ella no pertenecía en el valle de serpientes. El le dijo que él siempre había sabido que ella no pertenecía allí. Él solo esperaba que ella descubriera la verdad. Creemos que es lo mismo para la mayoría de las gentes. Ellos necesitan simplemente descubrir que las creencias y los contratos viejos ya no son requeridos para la sobrevivencia. Cuando ellos lo descubran, algo se puede restaurar. Algunas personas vienen al ministerio esperando que digamos una oración o dos, y que ellos serán sanados instantáneamente. No funciona de esa manera. Nuestro trabajo es ayudarles a entender que es Dios quien les ha dado la autoridad. No tenemos el dominio y la autoridad sobre su alma. Nosotros sólo facilitamos su recuperación. Nosotros los entrevistamos acerca de asuntos significativos en su vida y les reflejamos, como un espejo, lo que ellos han dicho, de una perspectiva diferente. Generalmente ellos experimentan la revelación y recuerdan los acontecimientos en los cuales no habían pensado por muchos años. Nosotros les ayudamos a descubrir que los comportamientos y las actitudes que pensaron que eran normales, no son aceptables, desde una perspectiva bíblica. Ellos pueden decidir si adoptan o no una perspectiva nueva y reciben la curación. En este proceso, podemos tocar un pozo de emociones. Les aseguramos que están en un ambiente seguro. Se les permite tener y expresar los sentimientos, las emociones, las necesidades, y los deseos. Algunos nunca han tenido este permiso antes. Cuando son capaces de expresar lo que se ha embotellado por tanto tiempo, se liberan y son limpiados. Esto puede ayudar a destruir el programa que recibieron creciendo. Anteriormente hicimos la pregunta, ¿qué está mal con Dios? Hemos concluido que no hay nada mal con Dios. El ha provisto por todas nuestras necesidades. El nos ha dado la manera para poder ser libres de toda carga emocional, física y espiritual que hemos acumulado a través de los años. El nos ha dado el dominio y autoridad para apropiarnos de estas cosas. 168
  • 169. Todo lo que tenemos que hacer es decidir aceptar el obsequio para poder experimentar la libertad por lo cual él pagó un precio tan alto, y salir del valle de las serpientes ¡Rehúse la Oferta de Satanás! El denominador común en todos los ejemplos que hemos descrito es un deseo de ser como Dios. Cuándo mamá está triste o papá está solitario, presionado, y desesperado, el consolador le toca el hombro y le dice todo estará BIEN. El enemigo de nuestras almas nos miente, diciéndono que necesitamos ser como Dios para poder manejar este trabajo tan grande. Aunque hagamos lo mejor, ninguno de nosotros puede hacer estas cosas. Nos sentimos muertos de hambre emocionalmente como resultado de ser comidos por vampiros emocionales. Tenemos un temor del fracaso y un sentido de insuficiencia, mismos que nos impulsan a lograr éxito en cada aspecto de la vida, mientras que estamos aterrorizados de tener que intentarlo. Estos temores se mezclan con palabras de derrota, habladas constantemente a nuestros corazones. Se nos recuerda frecuentemente que no obstante lo que hagamos, nunca será suficiente. Entonces la voz nos dice que es mejor morir. Éramos un error, de todos modos. Ellos nunca nos quisieron realmente. Todos estarían mejor si estuviéramos muertos. En algún lugar profundo en nuestros corazones, aunque nosotros no cumplamos el acto, hay un temor de la vida con todos sus fracasos y la desdicha, y un deseo de muerte. Cuando nosotros entretenemos este deseo, la puertita se abre y recibimos las consecuencias de nuestro pecado. Si te fueron dadas alguna vez las tareas de salvador, puedes renunciar hoy. Si tuviste que hacer cosas para ganarte la aprobación y la atención, puedes renunciar a esa tarea ahora. La insignia del Salvador está demasiado pesada. Nosotros no podemos ser pacificadores, consoladores, ni proveedores. Estos trabajos son demasiado grandes para nosotros, y no porque seamos malos ni porque seamos unos fracasos. No estamos capacitados ni calificados. Ningún niño puede proveer para las necesidades de mamá ni papá. Nuestras Conclusiones Tu Papá celestial no requiere ninguna de estas cosas. Él solo quiere que te saltes a Su regazo y aceptes Su amor perfecto, la aprobación, la aceptación, la gracia, y la abundancia. El puede proporcionar sinceramente todo lo que nunca recibiste. Papá, a causa de lo qué Jesús hizo, puede llenar todos los corazones vacíos. Aún tu puedes llenar tu corazón. Dios es el único suficientemente grande y poderoso para hacer este trabajo. Este es el deseo de Su corazón. Ninguno de nosotros es perfecto, especialmente Glenna y yo. Hemos hecho mucho progreso los últimos pocos años, y estamos mucho mejor hoy de lo que éramos entonces. Podemos ayudar a la gente a descubrir que ellos fueron engañados para que tomaran responsabilidad por trabajos que nunca les corresponían, así que ellos no han fallado. Ellos le pueden entregar a Jesús toda la desesperación, el fracaso, y la impotencia. Ellos pueden renunciar a todos los trabajos, responsabilidades, títulos, e insignias asociados con ser un salvador, y a todos sus esfuerzos de ser como Dios. Le pueden dar toda la responsabilidad y el peso. El no sabe cómo fallar. Durante la ministración nosotros dirigimos a la gente en oraciones para la limpieza, la liberación, y la restauración. Ellos recuperan las partes de su alma, su humanidad, de sus dones, habilidades, dignidad, auto-respeto, y todo lo que se refiere a su identidad y destino verdaderos. Ellos descubren que tienen el derecho y la capacidad de rescatar las partes de su alma y su humanidad del valle de serpientes. Ellos pueden explorar el laberinto de su alma, con todas sus emociones y traumas, desde la perspectiva de un cristiano adulto. Ellos no vuelven a ser la persona traumatizada otra vez, sino que funcionan como rescatadores. La autoridad dada a ellos por el Señor lo hace posible todo. 169
  • 170. Le pedimos que el Espíritu Santo que les muestre si son gobernados por el temor de que no verán satisfechas sus necesidades, o de que su Papá celestial sea incapaz o no dispuesto a satisfacer todas sus necesidades. Pedimos que El haga resplandecer Su luz para que puedan ver la verdad. Le pedimos que él muestre en donde fueron sembradas las semillas, y qué mentiras se han arraigado en el corazón. Es tiempo de entregarle el trabajo de ser el Salvador, para que así puedas experimentar ese éxito garantizado y ver satisfechas tus necesidades. "Como Su poder divino ha dado a nosotros todas cosas que pertenecen a la vida y la piedad..que... usted ..... huido de la corrupción que está en el mundo a causa de la concupiscencia" (2 Pedro 1:3-4). (También Galatas 5:16-18; 1 Tesalonicenses 4:3-5; Santiago 4:17; Filipenses 2:15; 2 Timoteo 2:21-22) Una vez más, es tiempo de hacer la cosa más egoísta para poder ser libre. La Oración de Muestra: En el nombre del Señor Jesucristo, yo renuncio al tratar de proveer para mis propias necesidades por medio de cualquier forma de la lujuria, las perversiones, o concupiscencias. Renuncio a todo lo que sirva al reino de Satanás, que tenga que ver con cualquier forma de la lujuria. Renuncio al temor, y al tormento correspondiente, de que mis necesidades espirituales, las emocionales o físicas no sean satisfechas, y a todo lo que sirva al reino de Satanás, que tenga que ver con cualquier forma con este temor. Renuncio a toda esclavitud, responsabilidad, y a los trabajos basados en el pecado, que tengan que ver con ser el salvador. Renuncio a la necesidad de ser el proveedor, el pacificador, el consolador, el compañero, confesor, o asociado de confidente con vampirismo emocional. Renuncio a la necesidad de competir con algo o con cualquier persona por el amor, la aceptación, y la aprobación de mi Padre celestial. Renuncio a todos los pensamientos pecaminosas, a las actitudes, las creencias, las percepciones, las esperanzas, los sentimientos, las emociones, y las memorias del cuerpo diseñadas para controlarme y mantenerme en esclavitud. Renuncio a todo fracaso, desesperación, desesperanza, impotencia, y al deseo de morir. Ordeno todo estas mentiras, junto con sus poderes, efectos, controles, espíritus, y todo lo que yo haya recibido del reino de Satanás, que salgan de cada parte de mi vida y mi ser, y que se vayan a donde el Señor Jesucristo los mande. Proclamo mi libertad de todo pecado y de su control sobre mi vida, por el poder de la sangre derramada por el señor Jesucristo. Escogo mantener mi propia vaso en santificación y honra, para la gloria del señor Jesucristo, que me compró con su sangre derramada. Le pido a mi Padre celestial que llene mi cuerpo y mi alma con Su presencia y Su poder. Ahora dedico mi cuerpo y mi alma a su gloria. Amén El deseo de Ser un Salvador Ahora debemos tratar con el pecado "paraguas" de querer ser como el Salvador. Oración de Muestra: En el nombre del Señor Jesucristo, yo renuncio a la voz del acusador y a su función en mi mente y mi boca; ordeno la destrucción de todo lo que tenga que ver con ser un salvador, que haya sido aplicado a cualquier parte de mi ser. 170
  • 171. Renuncio a todos mis esfuerzos de ser salvador como lo es el Señor Jesucristo, y a todo lo que sirva al reino de Satanás, así como también a todo espíritu familiar, que tengan que ver con ser un salvador. Renuncio a todo su poder y control sobre cualquier parte de mi vida o ser, y renuncio a todo contrato y todo acuerdo que jamás haya hecho con ellos. Renuncio a todo lo que haya recibido del reino de Satanás, inclusive a todos los beneficios percibidos. Ordeno que todo o que sirva al reino de Satanás, Le entregue al Señor Jesucristo todo lo que hayan recibido de mí como sacrificio, porque El, y solo El, ha pagado por todos mis pecados y El, solo El, es digno recibir todo estas cosas. Proclamo la destrucción de toda construcción e imágen que represente la vida real, los sueños, las fantasías, o las imaginaciones asociadas con gente, con los lugares, con los objetos, con los acontecimientos, con lo visto, con los sonidos, con los olores, con los sabores, con los sentimientos, con las emociones, con los recuerdos corporales, con las sensaciones, y con los estímulos. Ordeno la destrucción de toda bondad demoniaca o maldad demoniaca, y todo lo que pudiera controla, engañar, o mantener cautiva cualquier parte de mi alma. Renuncio a todo sentimiento, emoción, actitud, creencia, percepcion, esperanza, mentiras, e ilusion pecaminosos,. Renuncio a todas las responsabilidades, inclusive esos que tengan que ver con ser un salvador, que yo haya tomado sobre mi mismo por miembros de la familia, por figuras de autoridad, o por cualquier otro; por sus palabras, sus acciones, sus pecados, sus fracasos, sus insuficiencias, y por sus desperfectos; por su incapacidad o falta de iniciativa para protegerme, proveer para mí o para darme el amor y respeto merecido como un hijo de Dios. Renuncio a todas estas cosas y al poder y al control de estas cosas. Renuncio el peso de responsabilidad, de toda la oscuridad, de la muerte, de los espíritus impuros, de los espíritus familiares, de las voces, de los tormentos, de las acusaciones, de la culpa, de la condenación, y de toda forma de corrupción; todo lo que haya recibido del reino de Satanás. Ordeno que todo lo que sirva al reino de Satanás, salga de cada parte de mi vida y ser, ahora, para ir a donde el señor Jesucristo los mande. Padre celestial, yo coloco en Tus manos todas las partes de mi alma asociadas con mis esfuerzos de funcionar como un salvador. Abandono este trabajo y el peso de responsabilidad para este trabajo. Pido que limpie mis ojos mi mente, y mi corazón espirituales, de todo lo que me engañara y me evitara que Te viera y Te conociera como eres realmente, o de verme y conocerme tal como Tu me creaste. Te pido que me des la revelación que eres mi Padre, mi Hermano y mi Amigo, y que yo soy Tu hijo y Tu amigo. Pido que le muestres el niño de mi corazón cuán diferente eres Tu de cualquiera que el jamás haya conocido. Te pido que rodees al niño de mi corazón con Tu presencia y Tu poder, e inundes mi corazón con Tu amor perfecto, con la aceptación, la aprobación, Tu paz, alegría, satisfacción, y seguridad; con todo lo que yo nunca recibí, para poder ser libre del hambre emocional y de todos los anhelos asociados. Te pido que restaures todo lo asociado con mi niñez, mi vida, mi identidad verdadera, mi destino; todo lo que perdí, todo lo que regalé, y el todo lo que ha sido muerto, hurtado o 171
  • 172. destruido, por tratar yo de ser el salvador. Te pido que me hagas completo e íntegro, para poder ser todo Tu creaste en mi, y para que pueda conocerte como mi Padre perfecto. Gracias. Amén. Nosotros comparamos la vida de una persona a un árbol. Tiene un tronco primario, y muchas ramas. Las ramas significan las funciones diferentes de una vida adulta. Todas estas ramas funcionan juntas, así como hacen todas las partes diferentes del cuerpo de una persona (cerebro, los pulmones, el corazón, etc.), o el alma (el cristiano, el trabajador, el conductor, la mamá, el papá, etc.) Los años adolescentes conectan el tronco a las ramas y funcionan como la unión entre la niñez y la vida de adulto. Este punto de conexión ocurre cuando una persona tiene doce o trece años. Este es el tiempo, según la tradición Hebrea, en el cual una persona cumple con una ceremonia en el templo. En esta ceremonia, el sacerdote y/o el padre bendicen la transición de ser un niño, a ser adulto. Esto es un tiempo muy importante en la vida de una persona. Tanto Dios como Satanás orquestan los acontecimientos para influir sobre quién llegará a ser la persona, ya de adulto. Los adolescentes tienden a ser súper sensitivos a las injusticias y las traiciones, y se pueden obsesionar con la necesidad de ejecer el control. Esta necesidad del control puede dominar toda la vida adulta, a menos que tenga lugar la curación entera. ¿PUEDE USTED CONTROLAR COMO EL ESPIRITU SANTO VERDADERO? Para controlar deberá regular, gobernar, o ejercitar la autoridad sobre alguien o algo. Un control es una restricción, o algo que se usa para guiar o manejar. Al luchar para tener el control, nosotros buscamos el poder del Juez, del Salvador y de los aspectos diferentes del Espíritu Santo. El control juega alguna parte en todos los asuntos previamente discutidos y es digno de mucha más atención. Creemos que todos los asuntos que hemos estado discutiendo, se arraigan en el temor. Este asunto acerca del control lo hemos guardado para el final porque es la manera más contundente en que nos esforzamos para ser como Dios. La mayoría de nosotros crecimos en casas disfuncionales. Es normal crecer con controles inadecuados y opresivos puestos sobre nuestras vidas. Por otro lado, cuando se trata de la familia, nosotros queremos amarlos y disfrutar de una relación buena. Todos sabemos que tener una familia mala es mejor que no tener ninguna. A pesar de este anhelo, a veces solemos no hacerles confianza por razones de experiencias pasadas. Como resultado, nosotros tenemos toda la razón para no creer que ellos provean por nuestras necesidades, ni aseguren nuestra sobrevivir, ni nos protejan de ninguna manera. Todos hemos experimentado tiempos en nuestras vidas cuándo la familia, los amigos, los padres, los compañeros de clase, o la gente en la iglesia han abusado de nosotros o traicionado nuestra confianza. Cuando nosotros experimentamos los abusos normales del control y la manipulación, desarrollamos las defensas automáticas. Ellas son diseñados para protegernos del control irracional y pueden aplicar en cada aspecto de nuestra vida. A causa de ser sujetos al control injusto, nosotros quizás rechacemos toda forma de control de parte de otros. Comenzamos a juzgar los motivos de otros. Cuándo nosotros creemos que tratan de controlarnos alguien de nuestra familia, los pastores en la iglesia, u otros en posiciones de liderazgo, nos resistimos automáticamente. Por sistema, decidimos limitar el control de otra gente en nuestras vidas. ¡En verdad, nosotros queremos estar en control por nosotros mismos! Al crecer y madurar, decidimos tomar el control de nuestra propia vida, de la vida de otros, y de las fuerzas que afectan o amenazan nuestra sobrevivencia. Después, debemos encontrar las maneras de mantener el control. A veces, la mejor manera de hacer esto es abiertamente. Si alguien nos grita, nosotros le gritamos. Si somos golpeados, golpeamos también. Si alguien amenaza nuestra sobrevivencia, nosotros también les amenazamos. Mientras estos métodos pueden ser empleados por cualquiera, son considerados generalmente como comportamientos masculinos y quizás son más arriesgados para mujeres. 172
  • 173. Las mujeres generalmente no son físicamente poderosas: por lo tanto ellas tienden a adoptar medios más sutiles del control. Ellas pueden establecer una variedad de actividades agresiva-pasivas. Ellas quizás finjan estar de acuerdo con alguien más grande y más fuerte, y entonces, al descuidarse la otra persona, hacen lo que ellas habían planeado todo el tiempo. O ellas quizás encuentren las maneras de controlar verbalmente. La fuerza física no es necesaria cuando se puede usar más efectivamente la lengua. Tome, por ejemplo, el caso de una mujer que quizás nos diga que su marido es tan abusivo que ella no sabe que hacer. Quizás en el curso de una conversación normal, repentinamente él estallaría como un cohete, chillando, gritando, amenazando, y usando a veces la violencia. Después, ella dió detalles de la conversación. Fue después de un tiempo de la intimidad sexual y comenzó cariñosamente. Su esposo entonces dijo algo que ella interpretó como una crítica de su habilidad como amante. Ella quedó lastimada y enojada y comenzó a destrozarlo con palabras. ¿Ella dijo, "piensas que eres un amante tan magnífico? ¿Quién crees que puedes complacer, hombre pequeño patético?" Al principio él la miró confuso; entonces, él estalló. El cuento completo demuestra formas diferentes de ataque. El fue el primero de manifestar físicamente; ella fue la primera en tirar un puñal cargado de veneno verbal. ¿Cuándo comenzó realmente la pelea y quién la comenzó? ¿Consideramos los ataques físicos como la única forma del abuso, o son los ataques verbales igualmente abusivos? ¿Cuál se curará primero, la magulladura física o la herida emocional? La mayoría de nosotros considera ambas cosas, la violencia física y la verbal, como ataques en contra de nuestra identidad o seguridad. Respondemos de cualquier manera que consideremos apropiada para asegurar nuestra propia protección o sobrevivencia. La Injusticia Produce Rebelión Este es nuestro parafraseado de la Escritura: Si un padre exaspera a su hijo con órdenes, con las demandas, o con el tratamiento injusto, precipitará la necesidad de venganza en el corazón de su hijo. (Efesios 6:4) Si por sus acciones, el padre estimula el pecado en el corazón de su hijo, el padre comparte la responsabilidad de ese pecado. En vez de representar apropiadamente la imagen de Dios, él representa una imagen contaminada. Porque el papá que representa a Dios es injusto, el hijo percibe a Dios como injusto. La respuesta normal es rebelarse contra Dios y Su ley. Estamos convencidos de que la respuesta normal a la injusticia percibida es la rebelión. Por lo tanto, esta necesidad para la venganza se manifiesta como el pecado de la rebelión. Podemos imaginarnos lo que sucedió entre la serpiente, Eva, y Adán en el jardín de Edén. La serpiente sugería, "pienso que esto es la injusticia. ¿Por qué Dios no dará este conocimiento secreto que les hará como El? ¿Por qué los disminuye El y restringe su desarrollo? ¿De qué tiene miedo? ¿Serán ustedes una amenaza para El? Ustedes no tendrán que someterse a sus restricciones irracionales si ustedes aprenden la verdad. ¡Ustedes fueron creados para ser como dios, y El no permite el cumplimiento de su destino!" Podemos imaginarnos a Adán sentado en un tronco adoptando la postura del Pensador con el mentón sostenido en el puño, reflexionando estas palabras. Nosotros casi podemos ver la computadora en su cabeza que compara los pro y contra de la sugerencia de serpiente. Nos imaginamos también a Eva parada con las manos en las caderas, echándole esa mirada que decía, "Vamos Adán, yo pienso realmente que esto es una idea buena. Quizá la serpiente tiene razón y Dios es injusto. Quizá estaríamos mejores, si supiéramos todos los secretos y pudiéramos ser como Dios". Si la 173
  • 174. rebelión es la respuesta normal a la percepción de la injusticia, Satanás solo tuvo que convencerles de que Dios era injusto. El hace lo mismo hoy. ¿Hace esto que la gente sea mala? Nosotros no pensamos así porque creemos que la rebelión es la respuesta natural a la injusticia percibida. Si algo que le sirve a la serpiente nos puede engañar haciéndonos creer que nos tratan injustamente, reaccionaremos de la manera más normal. El problema es que la rebelión es pecado. Cuándo nosotros pecamos, cosechamos las consecuencias de ese pecado. ¿Cómo nos rebelamos al principio? Miremos un ejemplo. Imagínese a un bebé en una cuna. El pañal del bebé se moja y él esta incómodo. El deja salir un grito para que los vigilantes adultos sepan que él necesita ayuda, pero nadie responde. El llora vigorosamente y se tira de un lado al otro en el pesebre. Finalmente, alguien viene a cambiar su pañal, pero lo hace muy impacientemente, tratando al bebe ásperamente y hablando entre dientes bajo el aliento. El bebé se fija, pensando cual es el problema. Los vigilantes deben entender que éstos son necesidades normales. El bebé puede responder con un sentido de la atrocidad, pensado, "Esta persona no me debe estar tratando esta manera a mi." El bebé puede suponer que él fue tratado ásperamente porque había algo mal en él. Quizá él es defectuoso de alguna manera, y es por eso que él tiene que orinar tan a menudo. Quizá este defecto es la razón por la que mamá, papá, o el guardián estén siempre tan malhumorados e impacientes. Puesto que él se siente que es el centro del universo, él debe haber creado el problema. Recuerde, la percepción es todo. Quizá es el defecto del bebé, y él necesita hacer la enmendación. Quizá…quizá...quizá.... las mentiras se siembran en el corazón. Como resultado de las mentiras, él quizás sienta temor, vergüenza, o aún auto-odio. Estas percepciones demandan una respuesta defensiva que puede aparecer ser la ofensiva. Digamos que el bebé responde con la atrocidad y un sentido de la injusticia: "Cómo se atreve esta persona tratarme de esta manera? ¿No saben ellos que soy el centro del universo, y ellos deben responder a todas mis necesidades? ¿No saben ellos que se trata todo de mí y lo que yo necesito para ser cómodo? ¡Mi sobrevivencia es amenazada, y es por sus defectos! ¡Esto es intolerable, y yo no debo estar sujeto a esta clase del abuso!" Es un paso corto de la injusticia a la rebelión. Los bebés no son capaces de manifestar la rebelión de muchas maneras, pero ciertamente pueden hacer saber su descontento. Ellos pueden llegar a ser llorones y no cooperar con ningún intento de establecer una rutina. Ellos quizás mantengan a los padres despiertos toda la noche. Los sentimientos de la injusticia y semillas de la rebelión se alojan profundamente en el alma. ¿Te parece esto inverosímil? ¿Piensas que los bebés no presienten los sentimientos, las actitudes, e incluso palabras de ésos alrededor de ellos y que no llegan a hacer conclusiones? Pensamos que sí lo hacen. Hemos ministrado con muchas personas que, cuando bebés, entendieron que ellos eran amados, fueron rechazados, o se esperaba de ellos la satisfacción de alguna manera, para sus padres u otros. La Rebelión es Igual a la Brujería y la Anarquía Siguiendo este modo de pensar, cuándo otros tratan de controlarnos en maneras que nosotros decidimos que son irracionales, nos rebelamos naturalmente. Aunque ellos puedan estar tratando de ayudar o enseñarnos, nosotros podemos mal interpretar sus acciones y los juzgamos de ser injustos u opresivos. Nuestra percepción de la verdad es lo que motiva nuestras respuestas. Nuestra resistencia al control de otros y nuestra necesidad percibida para ejercer el control nos estimula para responder en rebelión, lo cual Dios dice que es brujería. (1 Samuel 15:23; Isaías 30:1 y 174
  • 175. Deuteronomio 9:7). ¿Ves lo que esta cadena de pensamientos ha producido? ¡Esto es una equivalencia: el control = la rebelión = la brujería = el control = la rebelión! La rebelión es también lo mismo que anarquía. Adán funcionó en el anarquía. La Biblia dice que en los últimos días Dios tratará con el hombre de la anarquía. Este es el que se rebelará contra todas leyes de Dios y blasfemará el nombre de Dios. En esos días, Dios dice que la gente estará haciendo lo que es bueno en sus propios ojos y decidir para sí mismos lo que tiene razón y lo que está equivocado. Esto suena como muchas de las enseñanzas que existen en la sociedad americana hoy. Ellos enseñan que no hay derechos ni injusticias absolutos. Todo es relativo y dependiente sobre la moralidad de situaciones. ¡Aquí está otra equivalencia de algebraica: control = rebelión = la brujería = la anarquía = control = rebelión = la brujería = la anarquía! ¿Puede ver usted que todos éstos se tejen junto como una cuerda? Hay cuatro palabras con cuatro definiciones y con ellos todo representa el mismo pecado. La Importancia de Votos Gente que ha sido sujeta a la injusticia tiende a enfocarse sobre la injusticia que ven alrededor de sí. Es verdad que hay muchas injusticias y maldades en nuestro mundo. Es también verdad que la gente se mortifica más por las injusticias en sus propias vidas. Los abusos y las injusticias de un ambiente disfuncional típico son las fuentes de la frustración y la exasperación. ¿Por qué escogería alguien respetar las leyes de Dios cuando se cree que esas leyes son injustas? ¿Por qué honoraria alguien a Dios, y Su autoridad, cuándo se cree que El es injusto? Cuando la gente cree estas cosas, no importa lo que su boca diga. La rebelión será aparente en sus acciones y en el fruto de sus vidas. Esta es una situación semejante a la que nos imaginamos previamente con respecto a Adán y Eva. La serpiente habla a los corazones de la gente, desafiando la bondad de Dios. El acusa a Dios, sembrando las semillas de la injusticia en los corazones, que llegan a ser las semillas de la rebelión. Si hemos sido víctimas del abuso de alguna manera, podemos prometer que nunca nos permitiremos ser lastimados otra vez. Podríamos haber hablado los votos en voz alta, o sólo en nuestros corazones. Los podemos haber expresado fuertemente o con suavidad. El asunto del control, y del pecado de estar en control, se basa en la esperanza de evitar dolor adicional. Creemos erróneamente que tales votos nos ponen al mando. Lo contrario es verdad. Estos votos dan al enemigo una puerta abierta para atormentarnos y controlarnos de varias maneras. Porque tales votos se hacen generalmente con la intensidad y fervor emocionales, ellos representan típicamente el pecado. Como tal, ellos tienen poder considerable en nuestra vida, aún después de que los tales se olvidan. La Biblia nos advierte acerca de hacer promesas debido a su significado espiritual. (Vea Mateo 5:37 y Santiago 5:12) Así como Dios honora nuestras proclamaciones y votos, nosotros estamos seguros que Satanás trabaja para ayudarnos a hacer votos basados en el pecado. Esto le da control sobre partes de nuestra alma y humanidad. Cuando una criatura de pecado golpea y escogemos abrir la puerta, se le permite establecer residencia en nuestro condo. Si esta criatura del pecado ganó el acceso como resultado de un voto pecaminoso, nosotros nos ponemos bajo la influencia de la criatura y las consecuencias del voto. Un guión típico quizás incluya a un niño que recibe abuso y es victimado por sus hermanos y hermanas más grandes. Alguna vez, el niño decide no permitir nunca jamás que estas cosas le acontezcan. Resuelve con un voto a llegar a ser fuerte y poderoso para que en el futuro no sea sujeto al abuso. Efectivamente, renuncia a las partes de su alma y su humanidad que percibe como débiles y sin valor. Para sobrevivir, esta persona abandonaría contentamente los atributos dados por Dios, mismos que 175
  • 176. percibiera como una amenaza a su sobrevivencia. Estos atributos podrían pertenecer a nuestro género natural. Creemos que algo como esto sucede, aunque no en un nivel consciente. Cuándo el contrato se ofrece y es aceptado, Satanás tiene un reclamo legal en nuestros corazones. El no puede reclamar los pecados de otra gente contra nosotros. El sólo puede reclamar nuestros propios pecados, inclusive votos y proclamaciones. Corrupción de Género El libro de Proverbios nos dice un hombre malo funciona en la rebelión y, como resultado, un mensajero cruel lo afligirá. (Los proverbios 17:11). Nosotros tle recordamos que ese mensajero puede ser un ángel, un embajador, o un diputado. Esta palabra identifica a un subordinado trabajando para su amo. En este caso, el mensajero es descrito como cruel; por lo tanto, nosotros podemos suponer que su amo es Satanás. "Eso no es justo," protestamos, "yo fui la víctima. ¿Tengo que sufrir dos veces para algo que otra persona me hizo a mí?" Como hemos dicho antes, el enemigo no nos puede atormentar a causa de los pecados de otra persona, sólo a causa de nuestro pecado. Nuestras reacciones pecaminosas frente a la injusticia (tal como cólera, la atrocidad, la ofensa o la rebelión) invitan el tormento. Hemos encontrado otra reacción pecaminosa que el enemigo suele usar. Creemos que hay espíritus específicos de corrupción asociados con la homosexualidad masculina y femenina, pero no creemos que esta sea la única manera de corrupción de género. Hay un fenómeno llamado la corrupción de género que afecta a muchas personas. Este es principalmente un asunto de auto-odio y no afecta necesariamente la sexualidad. El espíritu de corrupción no siempre se manifiesta como homosexualidad ni lesbianismo. Trabaja incansablemente para pervertir la relación santa de mujer-hombre. Nosotros a menudo encontramos hombres y mujeres que manifiestan fuertemente los atributos del género opuesto y son heterosexuales. Para protegernos, proveer para nosotros mismos, o sobrevivir, nosotros quizás recibamos dones y habilidades del espíritu de corrupción. Al recibir éstos, regalamos las cosas de nuestro patrimonio y género naturales, y hacemos más difícil el recibir lo qué Jesús tiene para nosotros. Un guión común podría implicar a una pequeña chica discutiendo con su hermano mayor. El la tira al piso, se sienta en ella, y la abofetea mientras rie y ridiculiza su debilidad. Ella es humillada y es ultrajada por este tratamiento abusivo y promete que nunca permitirá que esto acontezca otra vez. Satanás aprovecha la oportunidad de ofrecerle a la chica un contrato. El puede ofrecer ayudar con el problema proporcionando el blindaje demoniaco, la protección domoniaca, los poderes demoniacos, las fuerzas, las habilidades, las armas, y todo lo que ella necesita para la sobrevivencia. Todo lo que él quiere de regreso es su feminidad natural, la fuerza, la gentileza, y las tendencias para nutrir que la haría una madre buena. El susurra en su mente, "nunca los echaras de menos." Ella concuerda al contrato y recibe esas cosas que ella cree son necesarias para alcanzar su meta. Ella quizás reciba entidades espirituales, actitudes, percepciones, fuerzas, y la inclinación para competir como un chico. Después de esta transacción, es posible que ella asuma los atributos de lo que se podrían llamar niña atravancada. ¿Esto hace que sea mala? No. Ella solo trata de sobrevivir, simplemente. ¿Es por eso una lesbiana? Ella ciertamente puede comportarse como una lesbiana, pero no creemos que sea el resultado requerido por causa de su decisión. Ella puede llevar su cabello como un hombre, caminar como un hombre, y buscar las oportunidades de competir con hombres. 176
  • 177. El espíritu de corrupción que mora en ella, nunca duerme. Siempre hace su trabajo para ensuciar a su anfitrióna humana. La identidad y el destino verdadero de la persona no han cambiado, pero la persona ha tomado sobre sí misma una identidad y destino falsificados. Miremos otra situación. Imagínate que papá ha venido a casa en estado ebrio. El está enojado y agresivo, y demanda saber lo que mamá ha hecho para la cena. Ella lo dice que es espagueti. ¿El grita, "no sabes hacer nada aparte de espagueti? ¿Cuántas veces a la semana tenemos que comer esta piltrafas?" El recoge la cacerola de espagueti y lo tira contra la pared. En este punto, la mamá estalla y comienza a gritar. La respuesta del papá es asir a mamá por la garganta, tirarla sobre la mesa, y la estrangula hasta dejarla inconsciente. (Quizás te sorprenda conocer las veces que hemos oído cosas semejantes a este durante sesiones de ministerio.) Mientras mamá y papá se pelean, un chico y una chica se esconden en un rincón, esperando no ser observados. Ambos niños se sienten terribles porque ellos quieren realmente ayudar a mama pero no pueden. Ellos piensan que deberían ser capaces de hacer algo pero no saben qué. Ellos piensan que quizás sean capaces de ayudar a mamá de alguna manera, pero no saben cómo. Si fueran más fuertes y más valientes, ellos podrían ayudar pero están demasiado espantados. Como resultado, ellos se sienten culpables y responsables de lo que acontece. La chica piensa, "Yo no quiero ser jamás débil y vulnerable como mama. Quiero ser fuerte y poderosa y yo no seré abusado por ningún hombre. Si alguien es víctima del abuso, no seré yo." ¡En este punto, Satanás viene con su contrato que ofrece, "Tengo un trato para ti!" El chico piensa, "Yo no quiero ser mezquino y abusivo como ese hombre. Yo no quiero lastimar a gente como mi mamá. Odio ese hombre a causa de lo que él le hace a mi mamá, y yo me odio porque no hay nada que pueda hacer acerca de esto. Cuándo yo crezca, quiero ser más como mi mama: amoroso, apacible, y bueno." Otra vez, Satanás viene con su contrato que ofrece. ¡Vaya eficacia! Un acontecimiento sucede y afecta masivamente los corazones de dos niños. Ambos deciden que ellos odiaban el género que Dios les dio. Ambos deciden que ellos llegarán a ser lo que ellos quieran ser. Corregirán la injusticia y abandonarán la identidad que ellos desprecian. Por todas partes donde hemos ministrado, la gente nos ha dicho que ellos quieren desesperadamente servir a Dios y funcionar en maneras significativas como cristianos. Sentían que eran bloqueados de alguna manera. No subían cuál era el problema, pero ellos podían ver sus efectos. Ellos pueden haber estado experimentando dificultades en su matrimonio, porque no tenían una relación apropiada con sus esposas. Supieron que había asuntos con otras relaciones, porque no podían responder a otra gente de la manera correcta. Sabían que había desafíos en la iglesia, porque ellos no podían llevarse bien con nadie que funcionara en autoridad. Todas estas cosas les causaban la confusión y la frustración. Cuándo Jesús estaba en el jardín preparándose para ser crucificado, El respondió a su padre celestial con corazón de sumisión. A pesar de no querer hacer lo que él tenía que hacer, él proclamó, "Tu voluntad sea hecho." El asunto aquí es semejante, pero al revés, porque las gentes han decidido, "No Tu voluntad, sino la mía se haga." Queremos que Dios arregle nuestros problemas; queremos también que nuestra voluntad sea hecha. Mientras que podemos entender estos motivos, entendemos también que crea nuevos problemas. Cuándo rechazamos nuestra identidad y destino verdaderos y aceptamos una falsificación, nuestro papel en el reino de Dios se afecta grandemente. Dios no puede honorar ni puede bendecir nuestro pecado. El no 177
  • 178. bendecirá la rebelión, porque eso le hace cómplice en el pecado. El tiene que honorar nuestro derecho de corrompernos. Cuándo nosotros queremos vivir según nuestra propia voluntad, aunque queramos ir al infierno, la respuesta de Dios tiene que ser, "Tu voluntad será hecha." El se apena por nuestra decisión, pero Sus manos están atadas por nuestra voluntad. ¿Qué es el Honor? A pesar de que Glenna creció en una familia buena, había acontecimientos en su vida que afectaron sus respuestas frente a muchas cosas. Antes de conocernos, ella experimentó un tiempo duro que causó que ella buscara la ayuda del Señor. Como resultado, ella fue atraída a una iglesia en la ciudad donde vivía y aceptó la oferta de la salvación. Posteriormente, en la clase de nuevos creyentes, ella fue confrontada con la enseñanza que ella era una criada del señor. La enseñanza también cubrió acerca de la manera que Dios ordena las familias, haciendo al esposo la autoridad espiritual sobre su esposa y hijos. Ella proclamó en la clase, "Yo nunca me someteré a ningún hombre ni a Dios." Algunos años después, ella fue confrontada con la muerte de su madre y otras crisis personales. Era sólo en este tiempo que ella fue quebrantada suficientemente para caer de rodillas. Su oración era, "Señor, yo he hecho un lío completo de mi vida, así que yo te la entrego." Esto era la primera vez que ella estaba dispuesta a permitirle ser su Señor, también. A las mujeres cristianas se les dice que ellas deben honorar a sus esposos porque eso representa el orden de Dios. A las esposas se les dice que deben someterse aún cuando el hombre no sea nada como Cristo. Así que, ¿por qué deben ellas someterse a él? Los esposos no pueden tener ninguna idea de lo que significa tratar sus esposas de la manera que lo haría Jesús. Al mismo tiempo, las mujeres son alentadas hoy por la sociedad y los medios a resistir toda forma de autoridad masculina, inclusive la autoridad de Dios. Esto presenta a mujeres cristianas con un dilema más grande aun. Ellas deben decidir si seguir la prescripción de Dios para las esposas, o rebelarse en contra y seguir la prescripción del mundo, que creemos es una doctrina de la anarquía. El problema no es principalmente con las mujeres, sino con los hombres. Hemos hablado con los hombres acerca de la manera apropiada para tratar con sus esposas y nos han dicho, "la Biblia dice que debo amar mi esposa como Cristo ama la iglesia. Esto hago, estaría dispuesto a matar o morir por ella. Solo quiero su respeto y obediencia." (Efesios 5:22-24) Este tipo lee apenas un verso e ignora lo demás. Si él amaría realmente a su esposa de la manera que Cristo ama la iglesia, él nunca la oprimiría ni la hiciera menos. El siempre la levantaría arriba, la exaltaría, la discipularía, y la ayudaría a llegar a ser todo lo que Cristo creó en ella. El nunca funcionaría como un gobernante injusto para estimular el pecado de la rebelión. Efesios, capítulo cinco, es el consejo para todos los cristianos. Algunos versículos se dirigen específicamente a los esposos y a las esposas. Si queremos obtener un retrato claro de lo que el Señor nos llama a hacer, debemos leer el pasaje entero. (Efesios 5:25-33) En el libro de los Hechos, los gobernantes del templo confrontaron a Pedro y a Juan mientras ellos enseñaban en el templo. Los gobernantes los detuvieron por curar al lisiado y les instruyeron que pararan de predicar acerca de Jesús. También les ordenaron que pararan de orar y trabajar en el nombre de Jesús. (Los Actos 4:18-20). Los Apóstoles fueron encarados con un dilema. Jesús les había dicho que obedecieran a los gobernantes de la tierra, porque Dios había establecido a los gobernantes. La respuesta de Pedro fue proclamar que si él tuviera que escoger entre la orden de Dios y la orden de ellos, él haría lo qué Dios le había instruido hacer. Este es un ejemplo de Pedro y de Juan rehusando 178
  • 179. obedecer las instrucciones pecaminosas, a pesar del hecho que las instrucciones provenían de una autoridad establecida. El mensaje es claro. Cuándo recibimos instrucciones y órdenes apropiadas, nosotros obedecemos. Cuándo nosotros recibimos instrucciones pecaminosas, opresivas, o inadecuadas, nosotros rehusamos. La palabra de Dios es la última autoridad. Es nuestra guía para determinar lo que debemos hacer en cualquier situación. En nuestra opinión, esto se aplicaría a una mujer casada con un hombre que no funciona de una manera santa. Cuándo él da órdenes que son impías, ella debe rehusar. Cuándo él le dice que no haga lo que Dios le ha dicho, ella debe rechazar su orden. Cuándo él le dice que haga las cosas que ensucian, degradan, o hacen pecar, ella debe rehusar. Cuándo él es violento, abusivo, o destructivo, ella debe llamar a la policía y detenerlo. Nosotros simplemente no podemos creer que Dios quiere que sus hijas, ni cualquiera de sus ovejitas, sean abusadas por hombres disfuncionales ni por cualquier otro gobernante injusto. Hemos también ministrado con gente que tiene madres o padres dominadores, controladores, y manipuladores. Estos padres han funcionado típicamente como vampiros emocionales, y pueden estar funcionando todavía de esa manera. La gente nos dice, "Tengo que hace lo que ellos dicen, ¿verdad? La Biblia me dice que debo honorar mi padre y mi madre. Cuándo yo resisto, ellos me golpean con, "Yo pensé que eras un cristiano. Los cristianos deben honorar a su padre y su madre". Esto causa que ellos se sientan atrapados e impotentes. ¿Que dice realmente la Biblia acerca de esto? Debemos mirar toda la información, no nada más parte. Generalmente, la gente apunta al quinto mandamiento para honorar a padre y a madre. Esto formaba parte de la ley entregada a Moisés por Dios. Es claro lo que deberemos hacer, pero no es claro cómo hacerlo. El mismo Dios, en la persona de Jesús, nos mostró cómo él interpretó la Ley en situaciones prácticas de vida. A la edad de doce años, l fue dejado atrás en el templo cuando su caravana familiar se dirigía hacia casa. El hacía preguntas y escuchaba a los maestros. Cuando su madre le preguntó que si por qué El había permanecido atrás, causándoles preocupación, El le dijo que tenía que estar al tanto del negocio de Su padre. El obviamente creyó que el negocio de su padre celestial tomaba precedencia sobre cualquier consideración terrenal. (Ve Lucas 2:40-49) Otro acontecimiento interesante se registra en el libro de Marcos. Los Escribas y los Fariseos acusaron a Jesús de ser poseído por Beelzebub (el diablo). Ellos fueron ofendidos porque Jesús había estado realizando los milagros. Aparentemente, algunos de la familia de Jesús' oyeron esto y vinieron a llevarlo a la fuerza, diciendo que El estaba fuera de Sus cabales. Ellos procuraron interferir con el trabajo al que Le llamó Su Padre. Ellos pueden haber mantenido su distancia segura lejos de El. Los gobernantes de la sinagoga miraban las actividades de Jesús y sus compañeros muy de cerca. Había una amenaza verdadera de que aquellos que estaban conectados con Jesús, podrían ser echados de la sinagoga, perdiendo su relación en la comunidad. Mientras que El enseñaba en el templo, alguien le dijo a Jesús que su madre y sus hermanos estaban afuera y querían hablar con El. El rehusó salir a ellos, infiriendo que los que él enseñaba, esos que hacían la voluntad de su Padre, eran su madre y sus hermanos. (Marcos 3:31-35). En este caso, Jesús, que es sin pecado, aparentemente faltó al respeto a su madre. Si Jesús es el mismo Dios que escribió los diez mandamientos, ¿por qué no hizo él honor a su madre? No sólo rehusó salir a ella, sino que lo hizo más bien severamente. 179
  • 180. Su declaración sugirió que ella no hacia la voluntad de Su Padre y que El sólo responde a los que sí. Si ella no hacía la voluntad de Su Padre, ella debe haber estado funcionando en pecado. ¿Vio Jesús su temor de la gente y de los gobernantes como pecado? ¿Es posible que, por amor de Su rectitud, El no pudiera ser partidario a sus pecados? Creemos que esto era el problema. Cuándo nosotros tomamos parte en las actividades pecaminosas con cualquiera, nos hacemos partidarios al pecado. Aunque nosotros no seamos participantes activos, la ley civil dice que somos cómplices y somos también culpables. Siguiendo el ejemplo de Jesús, por amor de nuestra rectitud, nosotros nunca debemos ser partidarios del pecado de otra persona, aunque que sea nuestro padre, madre, o familia. Debemos separarnos de actividades y de pecadores y proclamar, "Quienes son mis padres, mi familia, o mis amigos, sino los que hacen la voluntad de mi Padre." Si nos llamara nuestro padre y ordenara que compráramos drogas, o quizás algún veneno para él, ¿qué haríamos? Si con conocimiento hacemos algo a o para alguien, y ellos mueren como resultado, ¿somos responsables? ¿Hay sangre en nuestras manos porque les ayudamos a cometer el suicidio? Nosotros creemos que si. Si esto es verdad para el pecado del suicidio, entonces es verdad para cualquier otro pecado. Si nuestros padres o familia quieren comprometerse en la brujería, en rebelión, en la manipulación, en el control, en vampirismo emocional, en los chismes, o en las calumnias y nosotros participamos, somos también culpables de estos pecados. La empatía en el pecado no honora a nadie. La empatía en actividades pecaminosas no sólo nos daña, sino habilita también a otros a continuar en su estilo pecaminoso de vida. Este es un punto muy importante que debemos entender. No significa que nuestro estilo de vida cambiará instantáneamente ni que aprenderemos repentinamente cómo establecer las fronteras saludables. Significa que tenemos alguna información nueva con qué hacer mejores decisiones. Si esto se aplica en las relaciones con padres, con la familia, con los esposos, o con cualquier figura de la autoridad, nosotros podemos tomar las decisiones más benéficas. Dios nos dice que demos el honor a toda persona, porque toda persona es hecha a la semejanza de Dios. Honramos el derecho de otra persona, no importa lo que sea, de funcionar en su propio estilo de vida pecaminosa. Honramos su derecho de tomar las decisiones realmente malas y vivir con las consecuencias de esas decisiones. Así es cómo damos el honor. Los Ambientes y Programas Religiosos. Previamente, discutimos sobre el ser institucionalizado. Creemos que esto acontece regularmente dentro de los ambientes de la familia que tienen órdenes rígidas, o religiosas, para su comportamiento. Si preguntamos a la gente sobre su involucramiento pasado con la religión, ellos quizás nos digan ellos no tienen ninguna. Crecieron con padres que no tuvieron nada que ver con la iglesia o la religión. Entonces, ellos nos dicen acerca de todas las órdenes y regulaciones asociadas con su familia, y mencionan que el comportamiento de todos era controlado por esas órdenes y regulaciones. En nuestra opinión, este es un ambiente religioso. En este caso, quizás se describe como humanismo, porque no reconocían al Dios verdadero. A pesar de este hecho, allí definitivamente había dioses que demandaban alabanza y obediencia. Ellos llevaban máscaras que se parecían a mamá, a papá, u otros miembros de la familia. Estos dioses falsos son siempre imperfectos y generalmente injustos. Ellos no presentan una imagen exacta del Dios verdadero. En su necesidad del control, ellos establecen las órdenes y las regulaciones. Si éstos no son cumplidos, las consecuencias pueden incluir la violencia, la intimidación, varios abusos, la culpabilidad, la condenación, las acusaciones, y la manipulación. 180
  • 181. Esperamos encontrar todas estas cosas en sistemas religiosos normales. Usadas como armas, estas consecuencias funcionan para programar niños, causándoles llegar a ser institucionalizados. Ellos también crean lazos de doble cuerda, o las situaciones de perder-perder. Cuándo son encarados con la agresión, los niños deben decidir cómo responder. Su seguridad y sobrevivencia podrían depender de la decisión que tomen. Si ellos tratan de ser demasiado fuertes al encontrarse con la agresión, ellos podrían ser lastimados. Si ellos muestran debilidad, llegan a ser presa fácil y se podrían lastimar. Cualquier manera que ellos escogen, ellos pueden perder y ser lastimados. Esto es otro ejemplo de la injusticia que llena los corazones con la frustración y la rebelión. La respuesta al programa podría entrar por otro lado, y un niño podría nomás rendirse. Ellos podrían llegar a ser pasivos, sumisos, y moldeados fácilmente. Describimos este fenómeno como una violación del alma. La violación tiene muchas variaciones, tales como el ataque, el mal trato, el asalto, el abuso, la molestia, o la fuerza. Se puede definir como robo o infracción atroz. Se han conducido estudios sobre la violación y los violadores en prisiones, y parecen arrojar que la violación física tuvo menos que ver con el apetito sexual, que con la necesidad de ejecer el dominio. El violador funcionaba como depredador, y las víctimas se percibieron como presas. La meta de los violadores, y la necesidad desesperada, es la de imponer su voluntad sobre otra persona para establecer su dominio y mantener el control de la situación y de la persona. Concluimos que la gente que se ha sido privada de los controles razonables que deberían haber tenido, pueden manifestar su necesidad de controlar usando varias formas de la violación. Para los efectos de esta discusión, la violación no requiere el uso de un pene. No hablamos acerca de la actividad sexual, sino que acerca del acto de violar atrozmente el alma o la voluntad de alguien. Esto podría ocurrir cuando el atacador encara a alguien hasta que la víctima marchite, sujetando totalmente su voluntad al atacador. El alma de la víctima ha sido sujetada a la violación, en forma de la dominación. Estos modelos del comportamiento comienzan generalmente durante la niñez. Los niños pueden ser condicionados para no tomar decisiones, ni siquiera para ejercitar los controles saludables en su propia vida. Ellos sufren consecuencias desagradables, cuando alguien que tiene el control sobre ellos no aprueba sus decisiones. A menudo se emplea alguna combinación del abuso espiritual, emocional y físico contra los niños para castigarlos y dominarlos. El castigo se puede usar para descargar la cólera y la ira de los padres que sienten que ellos deben tener el control absoluto. ¿Puedes ver que ese castigo abusivo es algo que asociaríamos con el reino de Satanás? El castigo inculca el temor. El satanismo usa el temor como un mecanismo de control. Aún en los hogares normales disfuncionales, corren con leyes y requisitos arbitrarios y estrictos. Los sistemas de relaciones, órdenes, requisitos, y programación que nos rodearon de niños, es todo lo que sabemos. No reconocemos el amor incondicional, porque nunca lo hemos visto. No obstante cuan amorosos y cuidadosos hayan sido nuestros padres, ellos no fueron perfectos. Como resultado, nosotros tendemos a criar a nuestros niños de la manera en que nosotros fuimos criados. Al hacerlo así, a menudo usamos la injusticia para establecer el control y programar a aquellos que se encuentran bajo nuestro control. El mismo modelo puede ser verdad al trabajar como supervisores, maestros, o en cualquier otra posición de la autoridad. Si solamente hemos visto el control establecido de cierta manera, nosotros estableceremos naturalmente el control de la misma manera, porque somos programados para hacerlo así. Si somos incapaces de funcionar como nuestro Papá celestial, ¿somos malos? Nosotros no lo creemos así; creemos que esto sólo nos hace normal. Todos nosotros queremos sobrevivir, proveer para nuestras 181
  • 182. necesidades, y protegernos, particularmente cuando no podemos depender de nadie más. Sería extraño si no respondimos esta manera. Cuándo un contrato se presenta que nos habilite para sobrevivir, aceptamos naturalmente. La Violación Alternativa Porque Jesús se volvió pecado en nuestro beneficio, el requisito de Dios de un sacrificio perfecto, se cumplió. Jesús quitó nuestra necesidad de llevar el carga de todos nuestros pecados. Dios nos da elecciones. Cuándo él nos dice que escojamos, él nunca está enojado ni colérico. El explica que habrá consecuencias para todas nuestras elecciones, buenas y malas. No hay ningun tentativa de controlar, sino que simplemente una declaración del hecho. Esto no tiene nada que ver con ser salvos, sino con cuán victoriosamente viviremos en este mundo, y en lo que será nuestra posición eterna en el cielo. Dios ha logrado mezclar rectitud perfecta, consecuencias justas, y perfeccionar el amor para establecer la relación con su creación más alta y más grande. El libro de Hebreos muy claramente dice que el convenio que nosotros ahora tenemos con Dios se basa sobre Su justicia y Su amor. El actúa recíprocamente con nosotros en gracia y misericordia. El no es como la gente que funciona con desperfectos al actuar recíprocamente con los niños. Su meta es nunca controlar, manipular, intimidar, ni programar a Sus hijos. El no se intimida cuando Sus niños funcionan de manera imperfecta. El no quiere hijos que sean institucionalizados. El quiere hijos que lo aman y están dispuestos a recibir su amor. ¿Cómo Podemos Estar Nosotros en el Control? La mayoría de la gente son controladas por sus propios temores, sus inseguridades, y sus quebrantamientos. Si mamá y papá fueron controlados y atormentados por los espiritos familiares, ellos no siempre se ocuparían de nuestro bienestar. Nosotros quizás pensemos que tratamos con nuestros padres, pero podemos, en lugar, estar tratando con algo que funciona como ellos. Quizás nos mire por sus ojos y nos hable por sus bocas, pero sea algo que no se puede complacer ni puede ser satisfecho. Este algo nunca dará la aprobación ni la aceptación, porque es incapaz de estos sentimientos y respuestas. No siente la compasión, el remordimiento, ni la misericordia, porque estos espíritus son sobrenaturales, funcionando por medio de las personas, para servir al señor de la oscuridad y la muerte. Si encontramos estas cosas, nosotros quizás decidamos eventualmente que no hay esperanza ni razón para creer que recibiremos trato justo de nuestros padres ni de nuestras familias. Nuestros corazones quizás se llenen con el dolor, la cólera, y la rabia. De alguna manera, nosotros quizás decidamos que nuestra sobrevivencia depende de estar en el control. Si no podemos confiar en mamá, papá, ni cualquier otra figura de la autoridad, necesitamos un plan alternativo. Hay una expresión, si quieres algo bien hecho, lo tienes que hacer tu mismo. Nosotros no tenemos oportunidad, pero nuestras ilusiones nos mantienen impulsados. Hemos sido creados con un instinto poderoso de sobrevivencia, y con la mayoría de nosotros haremos todo lo que creamos necesario para sobrevivir. Esto incluye el tratar de hacer lo imposible. Muchos de nosotros seguimos este modo de pensar. Sin embargo, nosotros no podemos estar en el control. Cuando niños, tratamos con gente más grande y más poderosa y un sistema de seres sobrenaturales. Nosotros no somos suficientemente grandes, fuertes, ni poderosos para controlar a los adultos ni a nadie más. 182
  • 183. Al esforzarnos para mantener el control, estamos funcionando en el papel de Dios. Tratamos de reemplazar al Espíritu Santo, aunque nosotros no tenemos su poder ni su sabiduría infinitos. Nosotros nos ponemos una insignia grande y pesada que dice controlador, y llevamos por la vida el peso de esa insignia. Ningún ser mortal es capaz de llevar ese peso ni de tener la sabiduría que se necesita para usar ese gran poder. Cuando tratamos de hacer estas cosas, nos armamos para el fracaso seguro. A nadie le gusta el sentirse fracasado. Queremos ser exitosos en todas nuestras tentativas, y aun así, a menudo garantizamos nuestro propio fracaso al tratar de hacer este trabajo. He leído la Biblia varias veces desde que acepté a Jesús como mi Salvador, y siempre tuve problemas para poder entender lo que decía. Leí acerca de la gente de Dios en el desierto y Sus mandamientos que debían tomar un día libre de cada semana para descansar. Leí Sus mandamientos acerca de celebraciones de semanas enteras seguidos por una convocación santa. Ordenó a su gente a festejar, beber, y regocijarse en todas las cosas que El había provisto. Pable nos dijo que vivamos en el descanso del Señor, y yo siempre luché con esta idea (Hebreos 4:1011). No nos dice que descansemos un día a la semana ni que tomemos vacaciones de vez en cuando. Si entiendo bien, Pablo nos dice que debemos vivir en el descanso del Señor todo el tiempo. Esto me hace explosión en la cara de toda mi progamación. Yo crecí oyendo decir que Dios ayuda al que se ayuda a si mismo. Busqué ese pasaje, porque estaba en conflicto con la idea de que debemos vivir en el descanso del Señor todo el tiempo. Estudié, escudriñé la concordancia, y cubrí toda la Biblia, pero no encontré ese versículo. Por fin, halle que lo contrario es en realidad lo que dice. Dios ayuda a los que Le permitan hacerlo! El otro dicho, que no es de las Escrituras, ha causado que mucha gente funcione en pecado. El dicho que proclama que yo debo ayudarme, pone énfasis en lo contrario entre la creencia popular y lo que realmente dice la escritura. La Biblia también nos advierte a no estar otra vez sujetos al yugo de la esclavitud una vez que Jesús nos haya liberado (Galatas 5:1). Jesús nos anima a llevar Su yugo porque es fácil y Su carga es ligera y El nos dará descanso (Mateo 11:28-30. también 1 Corintias 6:17, 19-20 y Galatas 5:16-26). Filosóficamente, yo podía entender lo que Jesús decía, y sabía que debería ser bueno para mí. A través de este consentimiento mental, sin embargo, no había ningún entendimiento en realidad. No podía imaginarme que yo le pasara mis problemas a otra persona. No tenía con quien compararlo, porque mi padre no había sido buen proveedor. No podía imaginarme a un padre que realmente pudiera proveer para mí. Mi programación me mandaba hacer las cosas por mi mismo, porque no me atrevía confiar en nadie. En vez de decirle “Hágase Su voluntad”, solía decir “Hazte para atrás Dios, yo puedo hacer esto”. Hemos conocido a mucha gente con este tipo de pensar. Aparentemente, no estamos dispuestos ni capaces de confiar en El. Una noche, cuando me sentía muy frustrado, me quejaba con el Señor. Si El es realmente Dios, nada acontecería sin Su aprobación o iniciativa. Tomé lista de todos los problemas con mi negocio, mi matrimonio, y los desafíos del ministerio que El me había puesto encima. Lógicamente, concluí que El producía estos problemas en mi vida por alguna razón inescrutable. Estaba enojado y quería que El lo supiese. Como luchaba con estos sentimientos e ideas, vi una imagen en mi mente que me sorprendió. Podía verle la espalda cuando estaba parado delante de mí. En esta imagen El tenía unas cincuenta o sesenta pies de altura y tenia un yugo inmenso en los hombros. Al lado derecho cerca de su hombro, la estructura del yugo se reducía significativamente y se extendía hacia fuera. En esta parte muy pequeña, 183
  • 184. había una muesca semejante a un yugo pequeña. De esta parte pequeña colgaban unas cuerdas, y atajado a estas cuerdas parecía estar un pedazo de madera. Mientras miraba esta imagen, el se agachó hasta muy abajo y me invitó a sentarme en ese pequeño pedazo de madera. Resultó ser un columpio hecho solo para mí. Tome las cuerdas en mis manos y me estabilicé cuando El se paraba. Al principio me sentí incomodo, y pareció que El me miraba de reojo y sonreía. Cuando comenzó a caminar me mecía lentamente. Pronto comencé a disfrutar mi lugar en el columpio. A medida que caminaba El, tomé nota de lo que acontecía allá abajo en el suelo. Veía lo que parecía un campo de batalla como en esas películas viejas, con los cráteres bombardeados y árboles quemados. Podía ver las escaramuzas y guerras por todas partes. Todos los acontecimientos que sucedían eran muy penosos, porque eran las cosas con las que yo siempre había pensado que debo ayudar. La gente sostenía varias formas de ataques de demonios y opresiones fuertes. En algunos casos, parecía que ellos perdían la batalla. Era realmente extraño que Él pareciera no advertir ninguna de estas cosas. Cuando yo no aguantaba más, pregunté, "Señor, puedes ver lo que pasa allí abajo?" A mi incitación, Él miró hacia abajo, sonrió, y dijo, "no hay problema." El extendió la mano y señaló al acontecimiento, y repentinamente todo estaba bien. ¡Pensé, "Wow!" Todo lo que tenía que hacer era atraer Su atención a cierto problema y llegó a no ser problema. Seguimos caminando, yo columpiando en el columpio, y vi más asuntos que necesitaban ser arreglados. Cuando indiqué estos asuntos, el Señor sonreía, extendía la mano, y todo estaba bien. Finalmente, me pareció muy natural. Gozaba yo del proceso. Aun así, quería bajar del columpio e involucrarme en los eventos alrededor. Antes de expresar mi deseo, El se agachó. Yo me deslicé fuera del columpio y caminé hacia adelante. Luché para pasar por la vegetación quemada y los montes espinosos. Cuidadosamente fui pasando por la basura y los cráteres bombeardados. Fue difícil, pero ocasionalmente, de aquí abajo yo podía ver el problema. Apuntaba al problema y le gritaba a El para llamar Su atención. El se sonreía y gestionaba al problema como antes. El proceso parecía igual, solo que ahora yo estaba en el campo de batalla experimentando los rigores de mover hacia adelante. Eventualmente me cansé mucho, así que decidí que quería volver al columpio. Tan pronto decidí esto, El Señor se agachó hasta muy abajo para yo poder subir. Cuando Se paró, me di cuenta lo bien que se sentía. No solamente estaba fuera de la basura y los montes espinosos, pero desde aquí también sentía el aire fresco. Podía ver más lejos, y tenía mejor idea de lo que acontecía abajo. De todos modos, mi habilidad para funcionar era aumentada grandemente mientras estaba en el columpio. Decidí salir del columpio en otras ocasiones. Cuando me cansaba de luchar, el Señor me permitía volver. Eventualmente, mi tiempo en el columpio fue mayor que en el suelo. Me supongo que esto es el proceso de descubrir la sabiduría. Probamos las cosas en diferentes formas y tenemos oportunidad de descubrir lo mejor. En este caso, estando en el columpio fue mucho mejor que estar en el suelo. Mas tarde, al meditar sobre todo esto, se me ocurrió que esta es la manera de estar en Su descanso. Yo puedo tratar de hacer la obra peleando por el campo de batalla y cansarme y fundirme. Mi otra opción es quedarme en el columpio, permitir que El haga la obra y no tener que cansarme y fundirme. Tenia que preguntarme; ¿Cuál es mejor para mi? 184
  • 185. Ahora comprendo mejor. Si quiero descanso para mi alma, debo poner todo la carga en El. Mientras el lleva la carga, yo puedo descansar. Puedo escoger confiaren El, y dejar de confiar en mi propia fuerza y habilidad. Puedo rendir la ilusión de que yo tengo o puedo terer alguna vez, el control. Nunca Tenemos el Control Vivimos en un mundo bajo la influencia de las fuerzas sobrenaturales. Vivimos entre dos reinos espirituales: uno gobernado por oscuridad y muerte, el otro gobernado por luz y vida. Tenemos una elección simple. Dios nos dice que podemos escoger funcionar en justicia o en el pecado. Podemos proclamar. “Que se haga mi voluntad,” funcionar en pecado, y entregarle el control al reino de tinieblas y seres sobrenaturales que nos quieren destruir. Nuestras tentativas para controlar todo, abren la puerta al enemigo de nuestras almas. (Proverbios 17:11) Estos seres crueles sirven al reino de Satanás y nos hacen mal usando poderes y habilidades mas allá de nuestro entendimiento. Cuando les entregamos control de nuestras vidas por el pecado, experimentamos las consecuencias del pecado. O podemos proclamar, “Padre, que se haga Tu voluntad en mi vida, así como en el cielo.” Cuando nuestra respuesta es humilde, hay otros seres espirituales que quieren ministrar a nuestras necesidades y ayudarnos a experimentar victoria en nuestras vidas. Sirven a nuestro Padre celestial y tienen habilidades y poderes más allá de nuestra comprensión para hacer el bien para nosotros. En todo nuestro derredorr hay seres sobrenaturales y nosotros tenemos la ilusión que vayamos a tener el control? Es obvio que nosotros solamente decidimos quien estará en control. Podemos dar el control a nuestro gran enemigo o a nuestro mejor Amigo. La pregunta es, y esto es difícil, ¿cual es mejor para nosotros? Como siempre, la decisión es nuestra solamente. Rendir el control a nuestro Padre celestial Le permite a El que obre en nuestras vidas y nos da libertad verdadera. Esto es el descanso de nuestras almas. Ahora si estas listo, es hora de orar. Oración Ejemplar En el nombre del Señor Jesucristo, renuncio a creer que mi Dios y Padre sea incapaz de controlar mi vida. Renuncio al temor de rendirle a Dios el control, y a todo voto, juramento, y contrato que yo haya hecho, entregando cualquier parte de mi alma o mi humanidad a cualquiera cosa que sirva al reino de Satanás. Renuncio a toda rebelión y al pecado de brujería, por la cual he tratado de mantener el control sobre mi vida o sobre la vida de otros. Renuncio a toda forma de armaduras espirituales, protección, poderes, fuerzas, habilidades y armas; todo lo que haya recibido del reino de Satanás para sobrevivir, proteger, o proveer por mis propias necesidades. Ato y renuncio a todo lo que sirva al reino de Satanás, todo lo que tenga que ver con el control, la rebelión, la brujería, y todo lo que se relacione con el temor. Mando todas estas cosas a donde el Señor Jesucristo les envíe. Le pido al Señor que reemplaze estas cosas con Su armadura de luz, Su poder y proteccion, Sus fuerzas, habilidades y armas; con gloria, justicia y realeza para poder conocerme como el me conoce. Proclamo que confio en Dios para controlar mi vida, y Le pido al Señor me libre de la atadura al temor. Decido entregarle el control a mi Padre celestial. Amen. 185
  • 186. Controlando por Medio de Enfermedad o Heridas Hemos escogido separar este asunto de los capítulos anteriores porque lo percibimos significante a muchas personas. Hay un aspecto especial del control que corresponde a nuestros cuerpos físicos y nuestras almas. Creemos que esto es tan importante que necesita atención especial. Ciertamente no proponemos que toda enfermedad sea auto-impuesta. Sin embargo algunas personas usan la enfermedad para propósitos variados. Suele ser un beneficio percibido de alguna forma. Algunas personas parecen cumplir con la voluntad de otros. Hemos ministrado con gente que han sido programadas para la enfermedad por la familia o por la comunidad médica. Imagínese, una niña que ha sido entrenada por su mamá a tener pneumonía en la misma temporada cada año. No sabemos como o porque este modelo comenzó pero hemos visto los resultados. Como mujer adulta, no importaba el clima o lo que aconteciera en su vida. Al tiempo especificado cada año ella y su mamá esperaban la pneumonía y ësta se presentaba. Estaba programada. Por una o dos semanas, esta mujer tenía un lugar de mucho poder. Iba al hospital o se quedaba en casa, manteniendo control sobre su familia. Hemos descubierto varias veces el mismo fenómeno, en muchos lugares. No tengo razón para creer que mi padre nos estaba programando. Por otra parte, él manipulaba y controlaba a las personas usando técnicas que, yo creo, tenia un componente espiritual. Frecuentemente, cuando el y mi mamá se peleaban, el se enfermaba. Cuando ella estaba dispuesta a rendirse y dejarlo ganar, el se sentía mejor. Recuerdo una noche en particular cuando él la había aguijado hasta que saliera, bajo la lluvia, a la tienda del licor para comprarle una botella de whiskey. Esto serviría como su ofrecimiento de paz. Caminé con ella esa noche porque era el hijo mayor y sentía que era mi deber. Recuerdo que ocurría un guión semejante varias veces. Tenía ese sentido de la cólera y la atrocidad por de mi madre cada vez. Me sentía enojado a causa de la manera en que él la trataba y la controlaba. Sentía también otra dimensión de la cólera porque quise proteger a mi madre de su abuso pero no había nada que pudiera hacer. Esto produjo un sentido de la vergüenza y el temor de no tener valor, que se manifestaba como cólera. Algo más me intrigaba. Mi papá aparentemente tenía la habilidad de estar enfermo cuando convenía para su propósito. Había poder en esa habilidad. Yo no recuerdo el proceso acerca de los potenciales de este poder, pero lo debo tener en algún nivel de la mente. Una mañana cuando tenía nueve o diez años, al despertar me di cuenta de que no había estudiado para una prueba en la escuela. Inmediatamente pensé, "estaré enfermo." Para cuando que mi mamá llegó arriba a llamarme, ya tenía fiebre y náuseas. Mi mamá aún me olió el aliento y dijo, "Sí, está enfermo," y llamó la escuela para decirles que yo no iria ese día. Ella fue al trabajo, y a los diez minutos luego yo fui curado milagrosamente. Esto estaba suave. Yo no podría usar esta táctica muy a menudo, porque sé que ella me pillaría, y habría problema. Sin embargo, yo lo usaba de vez en cuando. Aya de adulto, cuando las presiones y responsabilidades parecían demasiado grandes y opresivas, yo me enfermaba. Podría decidir que necesitaba estar enfermo, y dentro de unos pocos días yo tenía pulmonía. El doctor me daba una nota, y yo lo mandaba a trabajar para poder quedar en casa, con goce de sueldo, por una semana. Había otro fenómeno interesante que ocurría en la casa de los Miller. A mi papá aparentemente no le era permitido castigarnos con nalgadas ni con violencia física. Creo que mi mamá había leído un libro de la sicología de niños. 186
  • 187. Parece que esto era un asunto donde mi madre había prevalecido, porque sólo recuerdo que el castigo físico se administraba en ocasiones raras. Oímos muchas veces, "Te daré algo para llorar," pero él raramente usaba el castigo físico. Mirando hacia atrás, estoy seguro que esto frustraba a mi papá. Como resultado, él tuvo que buscar modos creativos para castigarnos y descargar su cólera y frustración. Uno de sus métodos del castigo era ponernos en el armario. En el verano ese armario estaba muy caliente, oscuro, y desagradable. Ocasionalmente yo sentiría que algo se arrastraba sobre mi pie y esperaba que no mordiera ni picara. A veces yo me sentaba en ese armario y fantaseaba acerca de todas las cosas malas que acontecerían. Yo me vería estallar en llagas sangrientas grandes, o yo me imaginaba sufriendo problemas terribles en mis pulmones. A veces, yo me imaginaba aún agonizante y muerto, y pensaba entre mi, "Chispas, vaya que se arrepentirán." Pensaba que yo era el único que hacía eso. Nunca se lo expresé a nadie con palabras sino hasta que Glenna y yo vimos una película llamada, “El Cuento de la Navidad”. El chico en la película quería desesperadamente un rifle de municiones. En un punto en la película él dijo una palabra mala y su madre le hizo lavar la boca chupando una barra de jabón. Cuándo él se acostó, él fantaseaba acerca de quedarse ciego. En su fantasía, ya ciego, él visitaba a sus padres, les entregaba una nota, y se sentaba en el sofá. La nota decía que la ceguera se debía a un envenenamiento por jabón. A medida que sus padres lloraban y gemían, el chico seguía sentado allí con una mueca inmensa de la alegría en dibujada en su cara. El, por supuesto, pensaba, "si algo terrible me acontece, o si muero, ellos sufrirán realmente." El pensaba que valdría la pena el dolor, el sufrimiento, o aún la muerte, si él pudiera tener su venganza y la VICTORIA. ¡Eso era el premio! Miré a Glenna y le dije, "yo hacia eso." Ella me dio una mirada chistosa y me dijo, "yo también." Resulta que, ese chico no es extraordinario, ni tampoco nosotros lo éramos. Desde entonces, muchos otros nos han confesado haber hacer la misma clase de cosa. Nuestra pregunta es, ¿Cuáles son los efectos espirituales de la iniquidad que experimentamos como resultado de querer estar enfermos o querer morir? Otro ejemplo de desear la enfermedad ocurrió cuando yo era un hombre joven. Estuve en un accidente automovilístico durante los años setenta, cuando era tan popular la lastimadura del cuello. Mi coche fue golpeado por detrás. Casi instantáneamente, después de recuperar mis sentidos, yo pensé, "¡El cuello!" quise realmente tener esa lastimadura y que fuera suficiente serio como para cobrar millones, pero no tan malo como para no poder disfrutarlos. Experimenté unas semanas de verdadera miseria, con el dolor en el cuello, en los hombros, y en la cabeza. Era difícil dormir, y si movía la cabeza demasiado rápido, todo se me ponía negro por un momento. Había tiempos en que me sentía simplemente miserable. Sin embargo, cuando pensaba en los millones, estaba contento con el dolor. Con el informe del doctor y otras consideraciones, mi abogado decidió que yo no tenía una causa significativa. Negociamos con la compañía del seguro del otro conductor para llegar a un arreglo. Mi abogado, que pareció haber hecho muy poco, recibió mucho del arreglo mientras que yo sufrí el dolor. Era solamente otro caso de querer experimentar la enfermedad. Había sido bastante exitoso en ello, de joven. En este caso, yo logré estar fuera del trabajo por una semana, así que hubo un pago pequeño. Glenna ofrece el siguiente relato de su propia experiencia: 187
  • 188. "En el ministerio, cada vez que pedimos que el Señor revele la raíz de algún asunto en una persona, aceptamos lo que la persona recibe, y así le ministramos. Hemos descubierto que no hay diferencia si el revelación concierne un acontecimiento verdadero, un sueño, o un acontecimiento imaginario. La percepción es la clave. Nuestro objeto es encontrar cómo un acontecimiento afectó adversamente a la persona, y el ministramos con base en esa información. "Parte de la razón por la que hacemos esto se basa sobre las ministraciones que nos hemos hecho el uno al otro. Una tarde, a insistencias de John, yo pedí que el Señor me mostrara la raíz de algunos problemas físicos que experimentaba. Fuimos ambos grandemente sorprendidos en lo que percibí de manera poca precisa. Aunque los acontecimientos verdaderos estaban nebulosos, mis sentimientos eran extremadamente vívidos y agudos. "Sabía desde hacia algún tiempo, que alguna vez había sido yo molestada (violada) como niña. A causa de la molestación, yo creía que era sucia, mala, y desagradable. El auto-odio, auto-rechazo, auto-juicio, y la auto-condenación eran muy fuertes. Esas cosas, aunadas con otras cosas que había experimentado, obraban juntas en mí para crear fortalezas. Creía que era mi culpa el haber sido molestada. A causa de la vergüenza y el temor del rechazo, yo no hablé de ello por muchos años. "Después de que lidiamos en el ministerio y con la ayuda del Señor, yo descubrí que había incidentes desde más temprano en mi vida que me afectaron grandemente. Las dos incidentes siguientes ocurrieron como resultado de lo que pareceían ser acontecimientos de poca importancia. Aún así, mis reacciones abrieron la puerta para que el enemigo me afligiera. "Cuando tenia dieciocho meses, alguien cambio mi pañal y fue un poco brusco. Me sentía ofendida por ser tratada tan ásperamente. Experimenté una variedad de emociones incluyendo la atrocidad, la cólera, la traición, vergüenza, y los sentimientos de ser violada. Experimenté también la percepción de ser tratada como si yo no fuera importante. "Tuve un sentido intenso de descontento porque mis necesidades no fueron cumplidas de manera apropiada. Fui bombardeada con la compasión de mi misma. Yo me vi definitivamente como una víctima, y sospeché también que yo debía tener la culpa, de algún modo, o no habría acontecido. Me sentía asquerosa. "En otra ocasión, ya siendo yo más grande, otra vez me sentí maltratada o ásperamente tratada por un adulto, no en castigo, sino en una situación social ordinaria. El Espíritu Santo me mostró un retrato de la chica en un ataque de ira en relación a esta ofensa percibida, causando a mis padres mucho desconcierto. Ellos fueron rápidos para mostrar su desaprobación y repugnancia respecto a mi comportamiento. "En mi mente, esto me aportaba aún más razón para estar trastornada y ofendida. Me sentía hecha una víctima, injustamente acusada, y traicionada. A causa de la reacción de mis padres, yo busqué las maneras de justificar mis acciones y transferir la culpa. "Busqué también las maneras de establecer una medida del control. En esos años, yo comencé a usar la enfermedad para escapar las consecuencias de mi propio comportamiento, o evitar responsabilidad de tareas asignadas. Ya era capaz de acaparar la atención que yo siempre anhelé, así como también castigar al abusador, y ejercer algún control en mi familia. Como era la mas jóven y la única chica de tres niños, yo siempre buscaba las maneras de mantener el control. "Había disociado estos acontecimientos hasta que pedí que el Señor me revelara la fuente de mis sentimientos y manifestaciones físicas. Mi temor de perder el control de mi misma, de no tener el control de las situaciones, o de ser controlada por otros causaba problemas en mi relación con John. Aprendí que mis actitudes, creencias, y respuestas eran formadas por mis experiencias de mi niñez, y mis percepciones de esas experiencias." 188
  • 189. Hay muchas formas de enfermedad y muchas formas de la muerte. Los asuntos que hemos discutido se relacionan con enfermedades físicas. En nuestra experiencia como ministros, hemos descubierto que las enfermedades pueden afectar también la mente. En nuestra necesidad de mantener el control, podemos recurrir a medidas extremas. Algunas personas que hemos entrevistado, han usado la enfermedad mental como una forma del control. Hemos escuchado también acerca de niños que estaban sujetos bajo el control de los padres que usaban este método. La gente ha hecho el recuento de las memorias de un padre que amenaza volverse loco, diciendo, "¡Niños, me van a volver loco! Estarán realmente arrepentidos cuando yo entre a una institución y ustedes ya no me tendrán aquí. Todo será por su culpa." Esta es una forma clásica del castigo para los que no hicieran honor al derecho de alguien para ejercitar el control absoluto. En algunos casos estos padres sufrieron verdaderamente alguna avería y se hospitalizaron. Los niños se sentían terriblemente culpables, aunque los adultos eran responsables de sus propias palabras y elecciones. Algunos padres actúan con amenaza de suicidarse. Hay niños que han sido fozados a pararse en fila contra una pared y presenciar a su padre cortarse a sí mismo con un cuchillo. La sangre comienza a fluir, los niños gritan de y lloran, y los adultos hacen declamatorias y delirios acerca de cómo ellos sufrirán cuando él (o ella) se haya muerto. Creemos que muchas de las personas que exhiben estas averíanos lo hacen para así recibir la atención, establecer su importancia, o mantener el control sobre los que les rodean. Permítanos la revisión de las opciones diferentes. A veces queremos estar enfermo para escapar el dolor o responsabilidad. Podríamos escoger la enfermedad porque queremos recibir dinero de un caso de lastimadura de cuello. Nosotros quizás queramos estar enfermos porque de esa manera, ellos sufrirán. Podemos querer recibir la atención, la simpatía, la importancia, o el ejercicio de controlar por la enfermedad. Aunque creamos que somos miserables y sin valor, nosotros podemos usar cualquier de, o todos estos artefactos para comprobarnos a nosotros mismos que alguien si cuida de nosotros. De otro modo, nosotros quizás seamos vencidos por el temor de que otros concordarían con nuestra auto evaluación. Quizá solo queremos aguijonear a la gente. Si apreciamos estar al mando, ejercemos el control por la manipulación. Sabiendo que cuando estamos enfermos, o decidimos estar enfermos, todos van a tomar nota. Los niños, particularmente, estarían dispuestos a hacer casi cualquiera cosa para proteger su ilusión de la seguridad. ¡Imagínese el sentido del poder! ¿La Enfermedad es una Ilusión? Entienda por favor, nosotros no creemos que esto sea lo mismo que hipocondría. No hablamos acerca de fingir ni de padecer alguna enfermedad imaginaria. Creemos que los síntomas son verdaderos, las enfermedades son verdaderas, y los efectos son verdaderos, porque nosotros lo hemos experimentado. En los comienzos de los años 90, nosotros nos vimos pesadamente implicados en la liberación con alguna gente muy especial. Gastábamos virtualmente todo nuestro tiempo haciendo lo que se llamaba el ministerio. Al mismo tiempo, experimentábamos una variedad de manifestaciones desagradables, tanto emocionales como físicas. A menudo oramos por vallados de protección alrededor de nuestro hogar y alrededor nuestro. A pesar de nuestras oraciones, continuamos experimentando estas cosas. Nosotros no podíamos entender el por qué. Un día estaba, una vez más, quejándome con Dios. Yo Le dije cuán duramente nos esforzábamos para servirle, trabajando en lo secular de jornada completa y haciendo el ministerio en nuestro tiempo sobrante. A veces tenía yo dolor tan fuerte, que si movía la cabeza de lado al lado, sentía que iba a desmayar. El permitía que todo esto aconteciera, y yo lloriqueaba y gimoteaba. 189
  • 190. Seguía recordándole que hacíamos todo esto para cuidar de Su gente, y El ni siguiera nos ayudaba. Yo Le decía que yo pensaba que El estaba fracasando. No pasó mucho tiempo cuando que comenzaba a darme pequeños destellos de revelación. Entre esos destellos estaba mi deseo de padecer la lastimadura del cuello. Cuándo llegué a casa, yo comencé a contarle esto a Glenna. Los destellos de la revelación comenzaron realmente a fluir. Recordé haber estado sentado en el armario y querer que cosas terribles me acontecieran. Recordé cuando había querido estar enfermo para no ir a la escuela, al trabajo, y a la responsabilidad, o para manipular y controlar. Recordé muchas cosas que había hecho, con gusto, para estar enfermo. Glenna recordó cosas semejantes en su vida también. El Señor nos dijo que la razón por la cual experimentábamos tanto dolor, no era por un problema que hubiera allí afuera; era porque el problema estaba en nosotros. ¡Vaya! ¡Aquí tratábamos de reparar a todos, y nosotros necesitábamos ser reparados más que todos! Este proceso de descubrimiento fue bastante áspero. Recibíamos la comprensión acerca de nuestros propios motivos pecaminosos y sus efectos en nuestra vida. Oramos, renunciamos, y nos arrepentimos toda esa tarde hasta el anochecer. Cuando nos acostamos esa noche, parecía que si nada había acontecido. Cuándo yo desperté la próxima mañana, el dolor en el cuello se había reducido significativamente. Sobre los próximos pocos días, el dolor disminuyó verdaderamente hasta llegar a ser casi nula. Durante las próximas semanas, otras manifestaciones físicas se fueron desvaneciendo. Durante este proceso, se me ocurrió que había experimentado el dolor, porque yo quería esas cosas en mi vida. De mi propia voluntad, había entregado el control sobre mi cuerpo a ellas. Una vez que ellas vinieron a mí, con gusto me hacían el enfermo cuando yo lo deseaba, pero también me hacían el enfermo cuando ellas querían. Antes, había habido una recompensa. Podíamos escapar de la vida y las responsabilidades. Podíamos obtener la simpatía, la atención, y las cosas que queríamos, quizá aún cinco millones de dólares. Estábamos cara a cara con las consecuencias de nuestros pecados, y no eran nada agradables ni atractivas, en absoluto. Todo lo que habíamos logrado, era dolor. Esto fue un punto de retorno para nosotros. Hay muchos aspectos en esta cosa. Como oramos y renunciamos el haber entregado el control sobre nuestros cuerpos y almas a Satanás, las manifestaciones se fueron disminuyendo. Recibimos tanto alivio del sufrimiento, que empezamos a compartirlo con algunas de las personas con quienes ministrábamos. Les contábamos lo que habíamos experimentado y por qué, y les preguntábamos si ellos sentían relación con lo mismo en sus vidas. Un poco esépticos, ellos a veces asentían, y nosotros los guiábamos en oraciones semejantes a las que habíamos orado para nosotros mismos. Posteriormente, recibíamos testimonios de elogio acerca de algún beneficio que ellos experimentaban. Después de recibir varios de estos testimonios, agregamos esta discusión a nuestro material del seminario junto con las oraciones que usamos. Vemos frecuentemente los ejemplos de este fenómeno trabajando en la vida de las gentes. Un día o o dos después de un seminario agendado, a menudo alguien se nos acerca y nos dice que planeaba realmente venir, pero la mañana del seminario se sentía enfermo y volvió a la cama. Entonces nos asegura que no perderá el próximo. No tienes la menor idea de cuántas veces hemos oído algo como esto, y seguido viene de la misma gente que ya lo había expresado antes. De ahí que concluimos que puede haber otros que son engañados así como lo estábamos nosotros, y de esta manera. Es extraño que los domingos, cuando el señor se instala de una manera impresionante y magnífica, algunas personas no vienen a la iglesia a causa de la enfermedad. Esto no es enteramente 190
  • 191. sorprendente. Cuando invitamos el poder de la enfermedad y la muerte en nosotros, ellos reciben el control. Llegamos a ser los esclavos del pecado. El contrato quizás se lea algo así: "Nos dará mucho gusto hacerle enfermar cuando usted quiera. Emplearemos el poder de la muerte en su cuerpo y alma, cuando le complace, y ya que usted nos invitó, impondremos la muerte y/o la enfermedad en usted cuando nos complazca. Cuándo usted planifica algo servir al Señor, o para recibir Su bendición, nosotros nos complaceremos en hacer nuestro trabajo." Ahora, si esto tiene sentido para ti, es tiempo de orar. La Oración Ejemplar: En el nombre del Señor Jesucristo, yo renuncio el haber deseado jamás, cualquier forma de enfermedad, debilidad o muerte por cualquier razón. Renuncio el haberle dado un lugar en mi cuerpo o mi alma a la muerte, la enfermedad, las debilidades, o las heridas. Renuncio a todos los beneficios percibidos que haya recibido. Renuncio el haber entregado el control de cualquier parte de mi alma o el cuerpo, al reino del Satanás como un acto de mi voluntad, por la programación o por cualquier voto hablado en voz alta o en el corazón. Renuncio a todo lo espiritual o físico que tenga que ver con el pecado, la iniquidad, y la corrupción que haya recibido sobre o dentro de mí. Ordeno que todo lo que sirva al reino de Satanás, todo a lo que yo haya dado acceso a mi alma o mi cuerpo, inclusive toda enfermedad, toda debilidad, toda manifestacion, todo síntoma, toda ilusione, y toda memorias del cuerpo, que se vayan ahora, a donde el señor Jesucristo los mande. Padre celestial, yo Te pido que inundes mi cuerpo y mi alma con Tu luz, con vida, con curación, y con restauración. Gracias Señor. Amén. Desear de ser el Controlador Ahora debemos tratar con el pecado de "paraguas" de querer ser como el Controlador. Oración Ejemplar En el nombre del Señor Jesucristo, yo renuncio a la voz del acusador y a su función en mi mente o mi boca. Ordeno la destrucción de todo lo que tenga que ver con el ser un controlador, todo lo que haya sido aplicado a cualquier parte de mi ser. Ordeno la destrucción de toda bondad demoniaco o maldad demoniaco que haya recibido. Renuncio a todos mis esfuerzos para ser un controlador a semejanza del Espíritu Renuncio a todo lo que sirva el reino de Satanás, así como también a todos los espíritus familiares, que estén asociados con el ser controlador. Renuncio a todo su poder y control sobre cualquier parte de mi vida o ser, y renuncio a todo contrato y a todo acuerdo que yo haya hecho jamás con ellos. Renuncio a todo lo que haya recibido de ellos. Ordeno que todo lo que sirva el reino de Satanás, Le entregue al señor Jesucristo todo lo que hayan recibido de mí, como un sacrificio, porque El ha pagado por todos mis pecados y El, solo El, es digno recibir todo estas cosas. Proclamo la destrucción de todo construcción e imagen que represente la vida diaria, los sueños, las fantasías, o las imaginaciones asociadas con gente, con los lugares, con los objetos, con los acontecimientos, con cosas vistas, con los sonidos, con los olores, con los sabores, con los sentimientos, con las emociones, con las memorias del cuerpo, con las sensaciones, y con los estímulos. Ordeno la destrucción del todo lo que controlaría, engañaría, o tendría cualquier parte de alma mi cautivo. 191
  • 192. Renuncio a todo sentimiento pecaminoso, a las emociones, actitudes, creencias, percepciones, esperanzas, mentiras e ilusiones. Renuncio a todas las responsabilidades que he tomado sobre mi mismo por miembros de mi familia, por los que están en autoridad, o por cualquier otra persona; por sus palabras, acciones, pecados, fracasos, insuficiencias, imperfecciones, y su incapacidad para darme el amor, el honor, y respeto que merezco como un hijo de Dios. Renuncio a todas estas cosas y al poder y al control de estas cosas. Renuncio al peso de la responsabilidad, a toda oscuridad y muerte, a los espíritus impuros, los espíritus familiares, a las voces, a los tormentos, a las acusaciones, culpa, condenación, a toda forma de corrupción, y a todo lo que he recibido del reino de Satanás. Ordeno que salga, todo lo que sirva al reino de Satanás, de cada parte de mi vida y mi ser y que se vayan, ahora, a donde el Señor Jesucristo los manda. Padre celestial, Te pido que limpies mis ojos espirituales, mi mente, y mi corazón de todo lo que me engañara y me evitara verte y conocerte como eres en verdad, o verme y conocerme como todo lo que Tu creaste en mi. Señor, Te pido que me des la revelación de que Tu eres mi padre, mi hermano, y amigo, y que yo soy Tu hijo, Tu familia, y Tu amigo. Te pido que le muestres al adolescente de mi corazón, cuán diferente eres Tu de cualquier otro que haya conocido jamás. Yo ahora coloco en Tus manos, todas las partes de mi alma que tengan que ver con mis esfuerzos de funcionar como un controlador. Abandono este trabajo y el peso de la responsabilidad para este trabajo. Te pido que rodees al adolescente de mi corazón con Tu presencia y Tu poder, e inundes mi corazón con Tu amor perfecto, con aceptación, aprobación, paz, alegría, satisfacción, y seguridad; con todo lo que yo nunca recibí, todo lo necesario para ser libre del hambre emocional y de todo deseo y anhelo de la misma. Te pido que me restaures todo lo que tenga que ver con mis años adolescentes y mi vida: mi identidad verdadera, mi verdadero destino, todo lo que perdí, todo lo que regalé, así como también todo que se ha matado, ha sido hurtado, o ha sido destruido en mis tentativas para ser un controlador. Te pido que me hagas completo, así que pueda ser todo lo que creaste en mí, para verte y conocerte como mi Padre perfecto. Gracias. Amén. ¡Tu Puedes Ser Todo que El Creó en Ti! Por todo este libro, hemos estado discutiendo el deseo de la gente normal de querer ser como Dios. En el jardín de Edén, este fue el pecado de Adán. La serpiente vino a Adán y Eva y les vendió una mentira, al convencerlos de que Dios era injusto. Les convenció que ellos podían, en su propia habilidad, llegar a ser como Dios; todo lo que ellos tenían que hacer era aprender el conocimiento secreto. Desde entonces, los profetas del infierno y los sistemas religiosos del mundo han propagado esta mentira. El culto de filosofías basado sobre el humanismo, ha sido el sistema religioso predominante a través de los siglos. Hoy, sistemas gubernamentales, sistemas religiosos, sistemas educativos, y sistemas culturales continúan pregonando esta mentira. A la gente se les enseña que ellos pueden ganarse el derecho de ser como Dios, aprendiendo los misterios del universo, haciendo buenas obras, o pagando por sus propios pecados. No hay diferencia 192
  • 193. entre estos sistemas de religión y el sistema religioso introducido en el Jardín de Edén por Satanás. Nos hemos esforzado para poder ilustrar esta verdad: por nuestras propias habilidades, es absolutamente imposible ser como Dios. Es esencial que entendamos que es lo que Dios dice. A través de los siglos, El ha estado restableciendo la relación con la humanidad. El ha estado desplegando su plan maestro para atraernos a él, a un lugar de vida, desde la muerte que nos tiene atados. Ahora, vemos, a la luz de la verdad, el evangelio de Cristo y de lo que nos ofrece. Justos La fe en Jesucristo causa que la rectitud de Dios sea ortogada a todo el que cree. (3:21-26) ¿Qué significa esto? No recibimos la justicia de Dios porque tengamos una comprensión filosófica. Creer en El significa creer en El como el nuestro Salvador, personalmente. No tiene nada que ver con nuestras obras; tiene que hacer enteramente con Sus obras. En Romanos, el capítulo 4, Dios imputó justicia, sin obras. Somos justificados por la fe y recibimos la paz con Dios. Alcanzamos esto cuando permitimos que El sea el Salvador. La buena noticia es que cuando permitimos que El sea nuestro Salvador y aceptamos Sus obras, recibimos su rectitud. Recibimos la justificación, y la paz con Dios. Estas no son apenas posibilidades; son garantizados por Su rectitud. La Biblia dice que Dios es Amor. Esto es una proclamación de Su identidad y Su naturaleza que es constante y para siempre. El es Amor absoluto. Dios ordenó Su Amor hacia nosotros antes de que tuviéramos ninguna relación con El. Mientras Le odiábamos aun, él nos amó con un amor que nosotros no podemos comprender. (Romanos, capítulo 5). Fuimos reconciliados con Dios por el obsequio gratuito que proporciona la justificación, a pesar de nuestros muchos pecados. Su obsequio de justicia se da como un acto de gracia abundante. Jesús pagó por todos los pecados del mundo, así que esta justicia se aplica al pasado, al presente, y al futuro. LIBRES DE LA LEY DEL PECADO Y DE LA MUERTE Si hemos recibido la justicia como un obsequio, ¿Podrá la ley del pecado y la muerte tenernos en esclavitud aún? Pablo proclama que no hay condenación para los que están en Cristo Jesús. La ley del Espíritu de la vida en Cristo Jesús me ha hecho libre de la ley del pecado y la muerte. (Romanos, capítulo 8). ¿Puedes ver que la ley del Espíritu de la vida es preeminente sobre, y ha anulado la ley del pecado y la muerte? (Romanos 8:33-35). Si solamente Dios pudo darnos la justificación, sólo El nos la podría quitar. No lo hace porque los dones y los llamamientos de Dios son irrevocables. Es Cristo quien murió y ahora hace intercesión para nosotros. Sus oraciones son perfectas y siempre serán honradas por Su Padre. El Señor nos garantiza que El completará la obra que El ha comenzado en nosotros. ¡Esto nos permite gritar, "Papá, Padre!" El que funcionemos aun de manera imperfecta, es normal. Nada de lo que podamos hacer será suficientemente poderoso como para anular ni lo que El ha hecho, ni la identidad que El nos ha dado. Es imposible que nosotros desechemos su plan maestro. HEREDEROS CON CRISTO El continúa diciendo que el Espíritu Santo dice la verdad a nuestro espíritu: somos hijos de Dios. Si somos Sus hijos, somos herederos de Dios y herederos conjuntos con Cristo. Se nos dice que sufriremos con El, pero seremos glorificados también junto con él. 193
  • 194. Nos Lo podemos imaginar, sentado a la mano derecha de Dios el Padre. Podemos imaginarnos la gloria que irradia del El, más brillante que el rayo. ¿Sugiere esto que si es que somos glorificados junto con El, la gloria se aplica a nosotros también? Si Jesús es realmente el Cristo, y Cristo ha sido hecho Señor sobre la creación, ¿Qué significa esto para nosotros? Al tratar de comprender lo que significa ser heredero conjunto con Cristo, nos deja mentalmente alucinados. Es imposible que nosotros comprendamos la magnitud de este concepto con nuestras mentes finitas. Creemos que un día entenderemos y seremos movidos a la alegría más allá de lo que podamos experimentar ahora. El Espíritu escudriña nuestros corazones y nuestras mentes, y hace intercesión a favor de nosotros según la voluntad de Dios. Aún cuando no oramos para nosotros mismos, El ora por nosotros. Así es cómo El podrá completar esa obra que El ha comenzado. Cuando Le invitamos a pasar por nuestra puerta, recibimos Su intercesión perfecta. El siempre ora de acuerdo con lo que sea mejor para nosotros, aún cuando no lo entendemos. Su trabajo es el de funcionar como nuestro maestro y nuestro entrenador, así que podemos llegar a ser todo lo que un heredero de Dios debe ser, como parte de su casa real. GARANTIZADO EL AMOR DE DIOS. A causa de todo esto, nosotros sabemos que todas las cosas obran para bien de los que Le aman y son llamados de acuerdo a Sus propósitos. Antes de la fundación del mundo, El sabía lo que incluiría Su plan maestro. El sabía quiénes seríamos nosotros, lo que seríamos, y cómo quedaríamos cada uno, individualmente, en Su plan. A pesar de que todas esas cosas que nos hayan dejado perplejos, nada ha sido sorpresa para El. El nos conoció de antemano y nos predestinó a ser conformados a la imagen de Su Hijo. Hemos sido justificados, y hemos sido glorificados. ¡Se nos ha dado la garantía de que nada nos puede separar del amor infinito de Dios! (Vea Romanos 8:28-39; 35-39). Cuándo Josué dirigía a gente de Dios en la Tierra Prometida, Dios les dijo que no les daría toda la tierra a la vez. Tomarían parte y entonces aprenderían a ocuparlo. El entonces les ayudaría tomar otra parte de la tierra y les ayudaría a aprender a ocuparlo. Así el proceso continuaría. Nuestra meta es poseer toda la tierra espiritual que el Señor ha ordenado como nuestra herencia. El nos enseña cómo renunciar a los papeles, los trabajos, y las responsabilidades asociados con ser el Creador, el Juez, el Salvador, y el Espíritu Santo. El nos enseña cómo permitir que El haga esas obras, para así nosotros poder llegar a ser más victoriosos y exitosos en nuestra vida. Creemos que, cuando pasamos por el ministerio de la liberación y la restauración, nuestra inclinación hacia el pecar será reducida grandemente. SU NATURALEZA DIVINA. El nos lleva de gloria a gloria. (2 Corintias 3:18). ¿Te das cuenta que todo se trata de lo que El hace? No se trata de lo que nosotros hagamos. Anteriormente, decíamos que nuestros esfuerzos de llegar a ser como Dios garantizaban nuestro fracaso. El ser como Dios, en nuestra propia habilidad, es absolutamente imposible. Recuerda esas palabras; absolutamente imposible. Por otro lado, toma en cuenta todas las escrituras que hemos presentado ya acerca de nuestra herencia como Sus hijos. Mira todo lo que El ha hecho para garantizar nuestra posición en la eternidad. Esta es una garantía gloriosa. El usa Su propio poder divino para darnos todo lo que se relaciona con la vida y la santidad. Por medio del conocimiento del que nos ha llamado a la gloria y la virtud, nosotros podemos llegar a tomar parte de la naturaleza divina. (2 Pedro 1:3). 194
  • 195. ¿Viste eso? Por su propio poder divino, El ha hecho lo que es, para nosotros, absolutamente imposible hacer. El nos ha dado todo lo que pertenece a la vida y la santidad, y todo lo necesario para llegar a ser como El. Además, El nos ha llamado a la gloria y la virtud como Sus hijos. Finalmente, El hace la declaración más impresionante de todo. Cuando logramos conocerle mejor, llegamos a tomar parte en la naturaleza divina. Esto forma parte de su plan maestro, y es un resultado garantizado. No sabemos cuánto tiempo tomará, ni si ocurrirá en esta vida. No sabemos hasta donde podamos tomar Su naturaleza divina mientras ocupamos nuestros cuerpos de barro. Pero sabemos que es inevitable. ¡Sabemos que es absolutamente imposible fallar! ¿Ves el contraste? ¡Cuándo nosotros tratamos de hacerlo en nuestras propias fuerzas, es absolutamente imposible triunfar! Cuándo permitimos que El lo haga, de acuerdo con su habilidad infinita, es absolutamente imposible fallar! Ahora, esta es una pregunta realmente difícil. ¿Que es mejor para ti, el fracaso garantizado o éxito garantizado? Cuándo Le conocemos como nuestro Padre, Hermano, y Amigo, somos capaces de establecer un nivel mayor de la confraternidad con El. La meta es que Le permitamos que El nos haga como es El. La meta es reflejarlo, representarlo, ser Su canal, y permitirle que El nos exalte al mejor y más alto lugar que El tenga para nosotros. Una vez más, oremos. Oración Ejemplar Mi Dios, Padre y Salvador, yo Te reconozco como el Único Señor de toda la creación. Yo Te alabo por el obsequio de la justicia, yo Te alabo por justificarme y por Tu obsequio de la paz. ¡Yo Te alabo por el don asombroso del amor, y Te alabo por la promesa de que nada me podrá separar de Tu amor infinito! Te doy las gracias por adoptarme y hacerme heredero junto con el Señor Jesucristo. Te doy gracias por completar la obra que has comenzado en mí, y Te pido que hagas lo necesario para completar esa obra. Sé que todas las cosas obran para mi bien porque yo Te amo y soy llamado según Tu propósito. Enséñame por favor cómo tomar Tu yugo, y así mi alma podrá, finalmente, reposar en Ti. Te pido, Señor del cielo y de la tierra, que me restaures todo lo que necesito para que Tu perfecta voluntad se manifeste en mi vida. Yo le confiaré en Ti para que Tu me levantes hasta el mejor y más alto lugar que has creado para mí. Quiero reflejarte, representarte, y glorificarte. ¡Gracias para todo lo que eres y por todo lo que haces! ¡Amén! AL CERRAR El Señor nos ha ordenado que seamos completos, para así poder amarlo, servirle, y venerarlo con todo nuestro corazón, toda nuestra mente, toda nuestra voluntad y toda nuestra fuerza. Si esto no fuera posible, El sería injusto al ordenarlo. Creemos que es posible encontrar el mejor sendero que El tiene para cada uno de nosotros y recibir toda nuestra herencia. Esto incluirá también el lugar más alto y el mejor en Su reino. Algunas personas no alcanzarán esto, por varias razones. Esto no cambia Su amor ni Su aceptación hacia ellos de ninguna manera. Creemos que se llena Su corazón de tristeza, al saber que ellos no recibirán lo mejor. 195
  • 196. El enfoque de nuestro ministerio es el de facilitar un proceso de la restauración, para alcanzar todo lo descrito arriba. Sospechamos que los tiempos venideros traerán muchas dificultades y desafíos, y el Señor ha dado este ministerio para un tiempo tal como este. Nuestra bendición más grande es la de ayudar a equipar Su ejército. Creemos que la restauración incluye nuestros cuerpos físicos también, porque ningún ejército puede funcionar sin vehículos fiables. Creemos que podemos y debemos ser sanados, porque es una parte de nuestra salvación. El la compró para nosotros, así que creemos que debemos recibir nuestra sanidad en esta vida. Creemos también que El nos ha dado una responsabilidad magnífica como auxiliares de nuestros cuerpos. El espera que hagamos todo lo que podamos hacer para mantener nuestro vehículo funcionando eficientemente. El hará lo que nosotros no somos capaces de alcanzar. Confiamos en la promesa de Romanos 8:11, "El que levantó a Cristo de entre los muertos dará también la vida a sus cuerpos mortales por Su Espíritu que mora en usted." Tenemos la fe que El completará la obra que ha comenzado en todos nosotros. Se hará, seguramente, cuando nos paremos delante del Trono de Juicio. Entonces, todo el heno, la paja, y la hojarasca se quemarán a la luz de la verdad. Esperamos que El pueda hacer esto en la mayoría de nosotros antes de que salgamos de este reino terrenal. Todo se sacará a la luz, se juzgará, será recompensado, y finiquitado. Creemos que Su juicio será el tiempo más duro que atravesaremos. Podemos estar en una habitación grande con un millón de otros que miran. Nos parece a nosotros que será mucho más fácil y más benéfico lograr terminar con tanto como sea posible, ahora mismo y aquí. El ha prometido que, si nos juzgamos, seremos salvados de otro juicio. Entonces, porque hemos sido sanados, El nos puede levantar para ser el todo que El creó en nosotros. Tu, y todos los que conoces, pueden recibir la sanidad AHORA. ¡Esto no es complicado! Cuando esa voz tranquila te haga saber algo que necesita ser sanado, debes estar dispuesto a tratar con ello. No tienes que buscar obsesivamente esas cosas. Solo Dale permiso y El te mostrará la verdad. Esto no es el ‘show’ de John y de Glena, esto es el ‘show’ de JESUS. EL FIN, O QUIZA, EL PRINCIPIO. 196
  • 197. BIBLIOGRAFIA Achtemeier, Paul J., General Editor. Harper's Bible Dictionary. San Francisco, California: Harper & Row, 1985. The Amplified Bible, Expanded Edition. Grand Rapids, Michigan: Zondervan Publishing House. 1987. Anderson, Neil T. Living Free in Christ. Ventura, California: Regal, 1993. _____. Victory Over the Darkness. Ventura, California: Regal, 1990. _____. The Bondage Breaker. Eugene, Oregon Harvest House, 1990. Billheimer, Paul E. Destined for the Throne. Minneapolis, Minnesota: Bethany House Publishers, 1975. ______. Destined to Overcome. Minneapolis, Minnesota: Bethany House, 1982. Bubeck, Mark. The Adversary. Chicago, Ill: Moody Press, 1975. _____. Overcoming the Adversary. Chicago, Ill: Moody Press, 1984. Cloud, Henry and John Townsend. 12 "Christian" Beliefs That Can Drive You Crazy. Grand Rapids, Michigan: Zondervan Publishing House, 1994. _____. Boundaries, When to say YES, When to Say NO to Take Control of Your Life. Grand Rapids, Michigan: Zondervan Publishing House, 1992. _____. How People Grow, What the Bible Reveals About Personal Growth. Grand Rapids, Michigan: Zondervan Publishing House, 2001. Curtis, Brent and John Eldredge. The Sacred Romance, Drawing Closer to the Heart of God. Nashville, Tennessee: Thomas Nelson Publishers, 1997. Flexner, Stuart Berg, Editor in Chief. The Random House Dictionary of the English Language, Second Edition, Unabridged. New York, N.Y: Random House, 1987. Frangipane, Francis. The Three Battlegrounds. Cedar Rapids, Iowa: Advancing Church Publications, 1989. Gill, A.L. Destined for Dominion. Fawnskin, California. Powerhouse Publishing,1987. (For other publications by A.L. and Joyce Gill, visit gillministries.com) Hill, Craig S. The Ancient Paths. Northglenn, Colorado: Harvest Books, 1992. _____. Deceived? Who Me? Northglenn, Colorado: Harvest Books, 1986. The Holy Bible, The New King James Version. Nashville, Tennessee: Thomas Nelson Publishers, 1992. Hudson, Robert, General Editor. The Christian Writer’s Manual of Style, Updated and Expanded Edition. Grand Rapids, Michigan: Zondervan Corporation, 2004. Joyner, Rick.The Final Quest. Charlotte, N. C: Morning Star Publications, 1996. _____. The Call. Charlotte, N. C: Morning Star Publications, 1999. Love, Patricia with Jo Robinson. The Emotional Incest Syndrome, What to Do When a Parent's Love Rules Your Life. New York, N.Y: Bantam Books, 1990. Merriam-Webster’s Collegiate Dictionary, Eleventh Edition. Springfield, Massachusetts: Merriam-Webster, Incorporated, 2003. Sabin, William A. The Gregg Reference Manual, Ninth Edition. New York: Glencoe McGraw-Hill, 2001. Smalley, Gary and Trent, John, Ph.D. The Blessing. Nashville, Tennessee: Thomas Nelson, 1986. Strong, James. Strong's Exhaustive Concordance of the Bible. Nashville, Tennessee: Thomas Nelson Publishers, 1990. Virkler, Mark and Patti., Counseled by God. Shippensburg, Penn: Destiny Image Publishers, 1989. Wagner, C. Peter. Warfare Prayer. Ventura, California: Regal, 1992. Zondervan NIV Study Bible, Fully Revised. Grand Rapids, Michigan: Zondervan Publishing House, 2002. 197

×