Your SlideShare is downloading. ×
Diseño Industrial de Sillas de Ruedas Modulares
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Diseño Industrial de Sillas de Ruedas Modulares

1,433
views

Published on

Trabajo de Investigación sobre diseño industrial de sillas de ruedas modulares

Trabajo de Investigación sobre diseño industrial de sillas de ruedas modulares

Published in: Engineering

1 Comment
4 Likes
Statistics
Notes
  • Hola Rocio, me encantó tu trabajo de investigación y me gustaría ponerme en contacto contigo!! Saludos desde México. Pedro Sanchez
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total Views
1,433
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
1
Likes
4
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Trabajo de investigación Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Departamento de Construcción e Ingeniería de Fabricación Director: Ramón Rubio García Autor: Rocío Yuste Mieres Septiembre, 2009
  • 2. “… Ahora bien, vale mucho más no pensar nunca en investigar la verdad de cosa alguna que hacerlo sin método…” René Descartes
  • 3. Índice Página 1 de 174 1 INTRODUCCIÓN ................................................................................................. 5 1.1 Movilidad e independencia................................................................................................................. 5 1.2 La importancia del diseño industrial ............................................................................................... 6 1.3 Objetivos ................................................................................................................................................. 9 2 ANTECEDENTES.............................................................................................. 11 2.1 Historia y evolución de las sillas de ruedas ................................................................................ 11 2.2 Definición, clasificación y tipos de sillas de ruedas.................................................................. 17 2.2.1 Algunas definiciones de silla de ruedas ........................................................................................ 17 2.2.2 Tipos de sillas de ruedas................................................................................................................. 18 2.2.3 De ayudas técnicas a productos de apoyo................................................................................... 21 2.2.4 Las sillas de ruedas como productos sanitarios. Normativa ...................................................... 24 2.3 Componentes y accesorios de una silla de ruedas manual .................................................... 28 2.3.1 Componentes principales de una silla de ruedas manual .......................................................... 28 2.3.2 Accesorios principales para una silla de ruedas manual............................................................ 40 2.4 Guía para el uso general de una silla de ruedas manual.......................................................... 42 2.4.1 Funcionamiento de una silla de ruedas manual........................................................................... 42 2.4.2 Seguridad y limitaciones de uso de una silla de ruedas manual............................................... 42 2.4.3 Controles y mantenimiento generales de una silla de ruedas manual ..................................... 51 2.5 Ergonomía en la silla de ruedas manual....................................................................................... 54 2.5.1 Consideraciones biomecánicas en la silla de ruedas manual ................................................... 54 2.5.1.1 Factores que afectan a la movilidad...................................................................................... 55 2.5.1.2 Factores que afectan a la propulsión.................................................................................... 56 2.5.1.3 La postura en la silla de ruedas............................................................................................. 61 2.5.2 Antropometría del usuario de silla de ruedas............................................................................... 66 2.6 Principales modelos de sillas de ruedas en la actualidad (2009)........................................... 72 2.6.1 INVACARE......................................................................................................................................... 72 2.6.1.1 Silla de ruedas manual de acero, ATLAS LITE................................................................... 72 2.6.1.2 Silla de ruedas manual de aluminio, ACTION 2000 ........................................................... 75 2.6.1.3 Silla de ruedas manual de aluminio, ACTION 3.................................................................. 77 2.6.1.4 Silla de ruedas manual de aluminio, ALU LITE................................................................... 80
  • 4. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 2 de 174 2.6.2 SUNRISE MEDICAL......................................................................................................................... 82 2.6.2.1 Silla de ruedas manual de acero, BREEZY 100 ................................................................. 82 2.6.2.2 Silla de ruedas manual de aluminio, BREEZY 300............................................................. 86 2.6.3 MINOS................................................................................................................................................ 89 2.6.3.1 Silla de ruedas manual de acero, CRONOS........................................................................ 89 2.6.3.2 Silla de ruedas manual de aluminio, IRATI.......................................................................... 91 2.6.3.3 Silla de ruedas manual de aluminio, IRATI PLENA............................................................ 94 2.6.4 SHORTES.......................................................................................................................................... 96 2.6.4.1 Silla de ruedas manual de acero, BEIJING.......................................................................... 96 2.6.4.2 Silla de ruedas manual de acero, TRANSFER.................................................................... 99 2.6.4.3 Silla de ruedas manual de aluminio, ECO.......................................................................... 101 3 DISEÑO BASADO EN LA INGENIERÍA INVERSA ........................................ 105 3.1 Definición de ingeniería inversa.................................................................................................... 106 3.2 Procedimiento de diseño y desarrollo......................................................................................... 106 3.2.1 Apertura del proyecto..................................................................................................................... 106 3.2.2 Requisitos del diseño ..................................................................................................................... 107 3.2.3 Planificación del proyecto.............................................................................................................. 107 3.2.4 Estudios previos.............................................................................................................................. 110 3.2.5 Diseño – Prototipo de diseño........................................................................................................ 111 3.2.6 Revisión del diseño – Prototipo de diseño.................................................................................. 112 3.2.7 Modificaciones del diseño – Prototipo de diseño....................................................................... 113 3.2.8 Verificación del diseño – Prototipo de diseño............................................................................. 114 3.2.9 Diseño – Prototipo de fabricación ................................................................................................ 114 3.2.10 Revisión del diseño – Prototipo de fabricación...................................................................... 115 3.2.11 Modificaciones del diseño – Prototipo de fabricación........................................................... 115 3.2.12 Verificación del diseño – Prototipo de fabricación................................................................. 115 3.2.13 Documentación........................................................................................................................... 116 3.2.14 Costes .......................................................................................................................................... 116 3.2.15 Validación del producto ............................................................................................................. 116 3.2.16 Cierre del proyecto..................................................................................................................... 117 4 METODOLOGÍA DE DISEÑO INDUSTRIAL................................................... 119 4.1 Método y diseño industrial............................................................................................................. 119
  • 5. Índice Página 3 de 174 4.2 FASE 1: Definición estratégica...................................................................................................... 122 4.2.1 Actividades a desarrollar en la fase 1.......................................................................................... 122 4.2.2 Aspectos básicos en la definición y generación de conceptos................................................ 123 4.2.2.1 Función.................................................................................................................................... 123 4.2.2.2 Uso ........................................................................................................................................... 123 4.2.2.3 Mercado................................................................................................................................... 125 4.2.2.4 Materiales y procesos............................................................................................................ 127 4.2.2.5 Forma....................................................................................................................................... 128 4.2.2.6 El envase como elemento asociado al producto............................................................... 130 4.2.3 Técnicas de la fase 1 ..................................................................................................................... 131 4.2.3.1 Búsqueda de documentación............................................................................................... 131 4.2.3.2 Entrevistas y cuestionarios................................................................................................... 132 4.2.3.3 Técnicas de análisis de producto ........................................................................................ 133 4.2.3.4 Estudios de viabilidad............................................................................................................ 135 4.2.4 Resultado de la fase 1 ................................................................................................................... 135 4.3 FASE 2: Diseño de concepto ......................................................................................................... 135 4.3.1 Actividades a desarrollar en la fase 2.......................................................................................... 136 4.3.2 Fase 2.1: Creatividad ..................................................................................................................... 136 4.3.2.1 Técnicas de creatividad ........................................................................................................ 136 4.3.2.2 Herramientas de representación.......................................................................................... 146 4.3.2.3 Resultado de la fase 2.1 ....................................................................................................... 146 4.3.3 Fase 2.2: Evaluación y selección de la solución........................................................................ 147 4.3.3.1 Técnicas de evaluación multicriterio ................................................................................... 147 4.3.3.2 Test de conceptos.................................................................................................................. 153 4.3.3.3 Resultado de la fase 2.2 ....................................................................................................... 154 4.4 FASE 3: Diseño de detalle .............................................................................................................. 154 4.4.1 Actividades a desarrollar en la fase 3.......................................................................................... 154 4.4.2 Herramientas de la fase 3 ............................................................................................................. 155 4.4.3 Resultado de la fase 3 ................................................................................................................... 155 4.5 FASE 4: Oficina técnica de ingeniería de producto: ensayo y verificación....................... 156 4.5.1 Actividades a desarrollar en la fase 4.......................................................................................... 156 4.5.2 Fase 4.1: Desarrollo ....................................................................................................................... 156 4.5.2.1 Prototipos de la fase 4.1 ....................................................................................................... 157 4.5.2.2 Herramientas de la fase 4.1 ................................................................................................. 158 4.5.3 Fase 4.2: Verificación..................................................................................................................... 159 4.5.3.1 Prototipos de la fase 4.2 ....................................................................................................... 159 4.5.3.2 Herramientas de la fase 4.2 ................................................................................................. 159 4.5.4 Resultado de la fase 4 ................................................................................................................... 159
  • 6. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 4 de 174 4.6 FASE 5: Fase de producción ......................................................................................................... 160 4.6.1 Actividades a desarrollar en la fase 5.......................................................................................... 160 4.6.2 Herramientas de la fase 5 ............................................................................................................. 160 4.6.3 Resultado de la fase 5 ................................................................................................................... 162 4.7 FASE 6: Lanzamiento del producto. Distribución, Comercialización y Validación......... 162 4.7.1 Fase 6.1: Prelanzamiento. Diseño y actividad ferial.................................................................. 162 4.7.2 Fase 6.2: Lanzamiento................................................................................................................... 163 4.7.3 Fase 6.3: Validación....................................................................................................................... 163 4.7.4 Resultado de la fase 6 ................................................................................................................... 164 4.8 Reciclaje y evaluación de impacto medioambiental................................................................ 164 5 CONCLUSIONES ............................................................................................ 165 6 REFERENCIAS ............................................................................................... 169
  • 7. 1. Introducción Página 5 de 174 1 Introducción 1.1 Movilidad e independencia La movilidad personal es una actividad fundamental para cualquier individuo, su calidad de vida, su autonomía e independencia dependen de tener un buen nivel de desempeño en las funciones de movilidad. Las restricciones en la movilidad son consecuencia de muy diversas deficiencias, tomando formas y grados también muy diversos. De acuerdo con nuestro actual estilo de vida, el desplazarnos de un lugar a otro supone hoy en día una necesidad. Nos desplazamos al lugar donde trabajamos, para estar en contacto con nuestros familiares y amigos, para visitar lugares que queremos conocer en nuestras vacaciones, para ir a comprar alimentos, ropa o los libros que nos gustan leer… y lo hacemos a pie o por medio de un vehículo. Figura 1. Silla de ruedas manual ultraligera para personas activas Uno de los derechos que más claramente están relacionados con la libertad del individuo y la vida autónoma es el decidir por nosotros mismos dónde queremos ir y cuándo queremos hacerlo. Gracias a las sillas de ruedas, las personas con problemas de movilidad permanentes o transitorios pueden gozar de mayor libertad y poder de decisión sobre su vida. A su vez, los usuarios de sillas de ruedas también tienen sus preferencias sobre el color y el diseño. Una niña puede preferir colores más vivos e infantiles en el chasis, una persona activa puede preferir líneas ligeras y una persona anciana algo discreto, pero sin olvidarse de la estética.
  • 8. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 6 de 174 Al igual que se prueba un traje o un vestido delante de un espejo antes de comprarlo, muchos usuarios de sillas de ruedas hacen la misma prueba ya que, dicha silla, va a formar parte de su imagen para el resto de las personas y para él mismo, por lo que busca encontrarse a gusto tanto desde el punto de vista del confort, como desde el punto de vista de la imagen. Figura 2. Sillas de ruedas infantiles de varios colores Durante muchos años parece que los fabricantes de sillas de ruedas se han olvidado que los usuarios tienen sus preferencias como cualquier otra persona y que el hecho de tener una discapacidad no debe restringir las manifestaciones de sus preferencias, gustos e intereses. Si bien es cierto que se pueden encontrar sillas con diseños actualizados, éstas se encuentran fuera del alcance de los usuarios, debido a sus elevados precios. Las sillas más utilizadas en nuestro país son las que paga la seguridad social, las conocidas como sillas de ruedas manuales estándar, y en éstas el diseño desarrollado es monótono y prima más la reducción de costes que la actualización de los modelos y la creación de nuevos diseños, todo ello debido a la guerra de precios impuesta por las grandes multinacionales del sector. 1.2 La importancia del diseño industrial Las economías de los países en vías de desarrollo, basándose en sus bajos costes de mano de obra y en la explotación de los trabajadores, han creado economías de exportación y ha elevado la competitividad internacional a niveles nunca alcanzados. El resultado de este fenómeno es una competencia brutal basada en la reducción de costes, en la producción eficiente y en la comercialización a medida de los deseos del consumidor.
  • 9. 1. Introducción Página 7 de 174 Figura 3. Fábrica de sillas de ruedas en Zhenjinag, China (Enero 2008) Los mercados se internacionalizan, se buscan ventajas comparativas en todas las actividades de la empresa, lo que exige un mejor conocimiento de los mercados o una optimización de los medios de acceso a los mismos. Según la plataforma tecnológica de investigación en el ámbito de la fabricación (Manufuture), Europa debe responder enérgicamente a esta nueva situación aportando valor a sus productos como único camino para conseguir siendo competitivos, ya que continuar basando la competitividad en la reducción de costes no es compatible con la dirección que sigue en la actualidad la economía mundial. Manufuture propone un cambio en la filosofía del diseño y la fabricación, pasando de basarse en una reducción de costes, mediante la utilización de una mano de obra barata y la automatización, para centrarse en añadir valor al producto con altos rendimientos, personalización, nuevos modelos de negocio, nuevo capital humano y un enfoque dirigido al servicio [1]. Figura 4. Cambio en la competencia: de la reducción de costes a un alto valor añadido: Manufuture
  • 10. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 8 de 174 Como consecuencia, los factores clave de competitividad han variado, los productos se ven obligados a aumentar su relación calidad/precio; y la solución ya no es ofrecer lo mismo a mejores precios, sino ofrecer más a precios similares a los de la competencia, aumentando el valor añadido de los productos. La determinación de las formas estéticas y la funcionalidad de estos objetos que la empresa produce, ya no pueden basarse ni en la intuición ni en la experimentación, como se viene haciendo hasta el momento, porque si es verdad que hasta ahora la empresa ha trabajado de esta manera y aparentemente sus resultados no han variado, sin embargo, las nuevas exigencias del mercado hacen que esos productos deban tener una identidad propia y personal para un cliente que es cada vez más exigente. El diseño industrial es la herramienta que nos proporciona el conocimiento de estas nuevas necesidades y que se constituye como un proceso creativo, tecnológico y multidisciplinar, orientado a la creación de nuevos modelos y el rediseño de otros [2]. Así, el diseño industrial actúa sobre el producto aportándole las propiedades que le permiten satisfacer las necesidades que el mercado demanda. Permite diferenciar el producto dotándole de una imagen adaptada a los deseos del mercado. A su vez, el diseño industrial concibe el producto de tal forma que se maximice la productividad de la empresa y se reduzcan sus costes de producción al adaptarlo al grado de conocimientos tecnológicos y al equipamiento productivo que ésta posee. En este sentido, la aplicación del diseño industrial en la empresa debe permitir alcanzar los siguientes resultados: • Racionalizar el proceso productivo. Las mejoras de diseño introducidas en un producto mediante la colaboración entre ingeniería y diseño, deben conseguir reducir el número de piezas, disminuir las fases del proceso de producción, y simplificar las operaciones productivas, reduciendo o abaratando el consumo de materias primas. El diseño también puede diversificar la oferta de productos a partir de la tecnología disponible o sustituir, mediante el rediseño, una línea de productos ya existentes. • Aumentar la calidad y los valores formales del producto. La saturación de los mercados sólo puede romperse a través del diseño de productos que presenten ventajas funcionales, estéticas o culturales que persuadan al consumidor a comprarlos. Mediante la aplicación del diseño, la empresa se especializa adaptándose a los gustos y necesidades del mercado.
  • 11. 1. Introducción Página 9 de 174 • Favorecer la venta de los productos mediante la optimización y diferenciación de la información de la empresa y el producto. El producto y la empresa transmiten una comunicación al usuario tanto informativa como persuasiva. La comunicación no termina con la publicidad, la marca, el packaging, los expositores, los stands o los medios de transporte. Hay que tener en cuenta también que la diferenciación de los productos no se refiere únicamente al producto y a la empresa, se sustancia también en el envase y el embalaje [3]. En el ámbito macroeconómico, la innovación a través del diseño aumenta la competitividad de los productos nacionales en los mercados internacionales. Muchas veces es tanto la única vía que tienen los países desarrollados para compensar los bajos precios de los países en vías de desarrollo, como la que tienen los países en vías de desarrollo para introducirse en los protegidos mercados de los países desarrollados. Como consecuencia del rediseño de productos y del diseño de nuevos productos y procesos se extienden las posibilidades de uso del producto que satisface más necesidades que antes y mejora su competitividad por coste. El resultado es una capacidad técnica superior del producto que aporta nuevas soluciones y cumple más funciones, una posición más competitiva de la empresa en sus mercados tradicionales y una mejor competitividad de los productos en mercados donde antes no se habían introducido. 1.3 Objetivos ¿Qué camino debe seguir entonces una empresa fabricante de sillas de ruedas para conseguir un producto competitivo y que a su vez cumpla las expectativas de los usuarios? Analizando el mercado actual de las sillas de ruedas y la forma de diseñar de los fabricantes, se plantea en este trabajo de investigación una metodología de diseño industrial, acorde con las últimas investigaciones y propuestas en este campo, con la que conseguir varios objetivos principales desde diferentes puntos de vista: • Desde un punto de vista general, se pretende desarrollar una metodología de diseño de nuevos productos, o el rediseño de otros, que sirva a las empresas para poder obtener un producto competitivo gracias a su valor añadido frente a los productos ofrecidos por la competencia. Elaborar un proceso que pueda ser incorporado de manera efectiva y sencilla en las empresas, pudiendo llegar a evaluar sus beneficios frente a la forma tradicional y actual de diseñar.
  • 12. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 10 de 174 • Desde un punto de vista particular, este trabajo de investigación pretende servir a las empresas fabricantes de sillas de ruedas que hasta ahora no han explotado las posibilidades del diseño industrial y para aquellas que, aún utilizándolo, quieran mejorar su metodología para integrarlo de forma más eficiente dentro de su estrategia empresarial. • Desde el punto de vista de la tesis doctoral, se pretende validar esta metodología a través de la misma en la que, utilizando dicha metodología de diseño, se desarrollará una nueva silla de ruedas manual de estructura modular que ofrezca algo más respecto a las sillas que actualmente se encuentran en el mercado y pueda diferenciarse de éstas de una manera positiva. Se habla de ser competitivo pero ¿qué significa? Ser competitivo significa que las especiales características del producto se ofrecen de forma que los clientes potenciales queden persuadidos de que es un privilegio gastarse dinero a cambio de poseer o utilizar el producto, incluso si con ello se ven privados del poder adquisitivo necesario para adquirir otros interesantes artículos [4]. Este trabajo de investigación pretende ser una guía de trabajo para la realización de proyectos de diseño de una forma metódica, con los que obtener productos competitivos.
  • 13. 2. Antecedentes Página 11 de 174 2 Antecedentes 2.1 Historia y evolución de las sillas de ruedas El hombre desde su origen como especie, debido a su falta de dotación natural para sobrevivir en ambientes hostiles, ha buscado elementos tecnológicos que le permitieran controlar cada vez mejor su entorno. La rueda, la polea, la palanca, el motor de vapor son ejemplos de cómo el desarrollo tecnológico ha evolucionado paralelamente al desarrollo humano. Así, ante la imposibilidad de competir con sus depredadores en velocidad o fuerza, desarrolló ayudas técnicas - utensilios – que le permitieron sobrevivir, es el caso de la rueda, o mejor, de los vehículos con ruedas para alcanzar velocidades mayores o la palanca para optimizar su esfuerzo. En otros casos, se desarrollaron ayudas técnicas para individuos que, por una condición particular, eran más débiles y vulnerables. Así, la muleta permitió a las personas con amputaciones en los miembros inferiores continuar deambulando y gracias a las sillas de ruedas, las personas con problemas de movilidad pueden trasladarse con o sin necesidad de ayuda. Para comenzar con la historia de la silla de ruedas que se conoce hoy en día, hay que remontarse a la antigüedad, a los tiempos en los que los primeros hombres empezaron a caminar erguidos y a realizar sus primeros inventos. Echando una mirada atrás a la historia de la Humanidad se conocen dos grandes acontecimientos, la invención de dos objetos muy útiles, fechado por los historiadores alrededor del año 4.000 AC: la silla y la rueda. El primero de los inventos, la silla, era y es un objeto para sentarse en él y que se podía transportar, utilizado para comer, para hablar, para hacer vida social y para mejorar las primeras viviendas humanas. El segundo gran invento fue obviamente la rueda, un revolucionario descubrimiento para la Humanidad que permitió transportar libremente a los animales cazados, sus propiedades y posteriormente, incluso, a ellos mismos. Diferentes traumas y enfermedades han creado la necesidad de las sillas de ruedas, es muy posible entonces, que los dos descubrimientos fueran combinados para hacer una silla con ruedas.
  • 14. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 12 de 174 En un jarrón de la antigua Grecia, fechado por los historiadores aproximadamente en el año 535 AC, aparece una imagen de una cama para niños a la que se incorporaron ruedas en las patas para su transporte. Es la primera imagen que se conserva de la incorporación de las ruedas al mobiliario. Figura 5. Imagen en una vasija griega de una cama con ruedas para niños (535 AC) Alrededor del mismo periodo, en China, se tienen indicios de la invención de unos carros o sillas sobre ruedas utilizadas por personas importantes y tiradas por personas de menor rango. Parece que la cultura y religión china favorecieron la evolución de las sillas de ruedas. Se conoce que en el año 200 DC llevaban a las personas enfermas o discapacitadas a la “fuente de la juventud” y para hacerlo desarrollaron la carretilla. En China se continuó liderando el desarrollo de la silla de ruedas, si bien la primera prueba clara de una silla de ruedas es una imagen china grabada y fechada en el año 525 DC y que muestra a un hombre sentado sobre una silla de tres ruedas. Figura 6. Grabado chino de un hombre sentado sobre una silla de tres ruedas (525 DC)
  • 15. 2. Antecedentes Página 13 de 174 Cualquier historia subsiguiente de la silla de ruedas es difícil de documentar hasta 1595. Este fue el año en que un artista dibujó un borrador del Rey español, Felipe II de España (1527 - 1598), sentado en una silla que tenía pequeñas ruedas montadas al final de cada pata. Los rasgos de la silla incluían una plataforma levantada para las piernas del Rey y un respaldo reclinable. La silla del Rey Felipe no era auto-propulsada; él dependía de un cortesano o un sirviente para empujarla. Figura 7. Felipe II de España en silla de ruedas (1595) La primera instancia documentada de una persona discapacitada con movilidad independiente fue en 1655 cuando Stephen Farfler, un relojero parapléjico de 22 años, construyó una silla que parecía robusta sobre un chasis de tres ruedas. Sujetas a cada lado de la rueda frontal única había manivelas que Stephen giraba para impulsarse hacia adelante. Figura 8. Silla de ruedas inventada por Stephen Farfler (1655)
  • 16. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 14 de 174 El siguiente desarrollo fue una silla inventada en 1783 por John Dawson. Dawson trabajaba en Bath, Inglaterra, a donde muchos discapacitados viajaban para beber y bañarse en las aguas del balneario. La silla "Bath" de Dawson, con su tercera rueda que el ocupante podía dirigir usando una manivela rígida agregada, fue un gran suceso. Figura 9. Silla "Bath" de Dawson (1783) Se desarrollaron varias versiones, algunas de ellas abiertas, otras con capuchas y frentes de vidrio, pero todas debían ser empujadas desde atrás o tiradas por un pequeño caballo o burro. Figura 10. Silla de respaldo reclinable y reposapiés ajustable (siglo XVIII) Durante el siglo XIX, las sillas de ruedas se volvieron menos voluminosas y más confortables. Como resultado, algunos usuarios fueron capaces de girar las grandes ruedas traseras con sus manos, aunque esto podía ser desagradable si la silla corría a través de un charco de barro. El problema se solucionó en 1881 cuando los fabricantes empezaron a agregar un segundo borde con una menor circunferencia a cada rueda. Estos bordes mantenían las manos limpias y se conocieron como bordes para empujar.
  • 17. 2. Antecedentes Página 15 de 174 Hacia finales del siglo XIX, y probablemente debido a la transferencia de tecnología de la construcción de bicicletas, se introdujeron grandes novedades en el diseño de las sillas de ruedas. A comienzos del siglo XX, las sillas de ruedas se habían desarrollado aún más y disponían de ruedas con radios de alambre (alrededor del año 1900 los radios de madera fueron sustituidos por alambre), respaldos ajustables, y apoyos móviles para brazos y pies. Figura 11. Silla de ruedas de principios del siglo XX Durante estos años también surgieron otros modelos livianos hechos de mimbre montados sobre marcos de metal. Figura 12. Silla de mimbre indio montada sobre arco de metal (principios del siglo XX)
  • 18. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 16 de 174 En 1915, ingenieros británicos produjeron la primera silla de ruedas motorizada, aunque la mayoría de los usuarios continuaron en las versiones manuales, que se estaban volviendo mucho más baratas. A pesar de esto, las sillas aún eran rígidas y difíciles de guardar y transportar, particularmente en autos. Pero en 1932, un ingeniero de Los Ángeles llamado Harry Jennings diseñó y construyó una silla plegable para su amigo, Herbert Everest un ingeniero minero que había sufrido una lesión medular en un accidente. Esto permitía que la silla pudiera ser guardada en un automóvil, aumentando la independencia y movilidad de las personas. Estos fueron los precursores de las sillas de ruedas de uso común hoy en día. Figura 13. Silla plegable inventada por Everest y Jennings (1932) Los dos hombres inmediatamente vieron el potencial de este invento y establecieron una compañía para producir en masa las nuevas sillas portátiles. De hecho, la colaboración entre Everest y Jennings condujo a la formación de una de las fábricas más importantes de sillas de ruedas en los Estados Unidos. La compañía Everest and Jennings dominó la industria de las sillas de ruedas durante mediados del siglo XX. Tenían tanto poder en el mercado que enfrentaron cargos por establecer los precios demasiado altos, y el Departamento de Justicia de los EEUU levantó una demanda anti- monopolio contra ellos. Este diseño, con algunas modificaciones en materiales y los accesorios (por ejemplo ruedas desmontables, aspectos relativos a la posición del respaldo) dominó la industria hasta que durante el decenio de 1970, la masiva afluencia de atletas con silla de ruedas, hacen evolucionar el diseño de las mismas y los materiales con los que se construyen. Nuevas compañías surgieron con diseños innovadores, y expandieron el rango de opciones para los usuarios de sillas de ruedas.
  • 19. 2. Antecedentes Página 17 de 174 Las sillas de ruedas autopropulsadas son un desarrollo mucho más reciente. Aunque existe una patente en 1940, estos sistemas no fueron de uso común hasta mucho más tarde. Los primeros modelos se construyeron sobre el convencional incorporándole motor eléctrico alimentado por batería. Gradualmente, los ingenieros comenzaron a desarrollar nuevos diseños pensados específicamente como sillas autopropulsadas reforzando la estructura básica de la silla. Hoy en día, aunque existen rasgos en los diseños que recuerdan a las primitivas sillas de ruedas, la incorporación de la electrónica para el control y ayuda a la navegación o los sistemas de seguridad para salvar obstáculos ha hecho proliferar un gran número de tipos, modelos y características de las mismas [5, 6, 7]. Las sillas de ruedas siguen en evolución, se prueban nuevos materiales más livianos y resistentes, nuevos sistemas de control y seguridad, motores más potentes y con mayor autonomía, nuevos sistemas de manejo para personas con graves limitaciones en su movilidad, etc. Es de esperar que la evolución de estas tecnologías nos aporte sistemas de ayuda a la movilidad personal que eliminen o aminoren las dificultades en la deambulación que hoy conocemos. 2.2 Definición, clasificación y tipos de sillas de ruedas 2.2.1 Algunas definiciones de silla de ruedas • Según el diccionario de la Real Academia Española, se define como silla de ruedas [8]: “la que, con ruedas laterales grandes, permite que se desplace una persona imposibilitada” • Según Wikipedia la silla de ruedas es [9]: “una ayuda técnica consistente en una silla adaptada con al menos tres ruedas, aunque lo normal es que disponga de cuatro. Estos dispositivos están pensados para permitir el desplazamiento de aquellas personas que no pueden o no deben deambular. Con problemas de locomoción o movilidad reducida. Básicamente existen dos clases de sillas de ruedas, las eléctricas y las manuales. De las segundas existen varios tipos: impulsadas por asistente, bimanuales impulsadas por ruedas traseras o delanteras. Algunos tipos cuentan con frenos con la tecnología ABS y en ciertos casos especiales con un navegador satelital y una laptop con funciones de red activas también encargadas de facilitar la movilidad al afectado, etc.
  • 20. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 18 de 174 Figura 14. El presidente de Estados Unidos Franklin Delano Roosevelt (1882-1945), en su silla de ruedas. Generalmente son plegables (para ahorrar espacio y poder ser transportadas en maleteros y otros habitáculos similares) y suelen estar construidas de elementos ligeros y resistentes como lo es el aluminio o el acero reforzado. En ciertos casos se utiliza titanio al carbono con un revestimiento de Kevlar para brindarle mayor durabilidad, y sobre todo ligereza, ya que su usuario debería ser capaz de levantarla y guardarla, consiguiendo así cierto grado de autonomía y autosuficiencia.” 2.2.2 Tipos de sillas de ruedas Comercialmente, la principal clasificación que se hace de las sillas de ruedas es en función del nivel de independencia que proporcionan al usuario. El grado de movilidad de los usuarios de sillas de ruedas varía de una movilidad reducida hasta una inmovilidad total, y en función de sus necesidades se identificará el tipo de silla adecuado para caso. Siguiendo con esta clasificación, los tipos de sillas de ruedas que se encuentran son: • De movilidad manual dependiente o de acompañante: en este tipo de silla, para conseguir el desplazamiento del usuario, es necesario que otra persona impulse la misma. Se diferencian en que las ruedas traseras son pequeñas de forma que no dificultan la acción del acompañante. Este tipo de silla se recomienda cuando el usuario no es capaz de autopropulsarse por si mismo por imposibilidad física o por falta de nivel cognitivo para controlarse.
  • 21. 2. Antecedentes Página 19 de 174 Figura 15. Silla de ruedas de acompañante • De movilidad manual independiente o autopropulsable: sillas que son autopropulsadas por el usuario utilizando los miembros superiores que impulsan las ruedas traseras motrices, generalmente de diámetro 600mm con aros de empuje, y se dirigen gracias a las ruedas delanteras direccionales. Este tipo de silla se recomienda cuando el usuario es capaz de autopropulsarse por si mismo gracias a una movilidad y fuerza suficientes en sus miembros superiores. Figura 16. Silla de ruedas autopropulsable • De movilidad independiente asistida o motorizadas: estas sillas están dotadas de motores eléctricos que impulsan las ruedas traseras y de un mando de control que dirige la silla y que puede ser accionado por el propio usuario o por un acompañante.
  • 22. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 20 de 174 Este tipo de silla se recomienda cuando el usuario no es capaz de autopropulsarse por si mismo por imposibilidad física, pero sí tiene un nivel cognitivo para controlar su desplazamiento, así como, cuando el acompañante no tiene la fuerza suficiente para asistir al usuario y empujar la silla de ruedas. Figura 17. Sillas de ruedas motorizadas Las sillas que son motivo del presente trabajo de investigación son las sillas de ruedas manuales, tanto de acompañante como autopropulsable, en sus versiones estándar. A la hora de aconsejar una u otra silla, es importante conocer la naturaleza de la discapacidad, su pronóstico, así como el tamaño y el peso del usuario y la actividad habitual del mismo. Es importante saber si la discapacidad es temporal o permanente, y si se espera, en función de su naturaleza, algún tipo de cambio. Por ejemplo, un individuo que ha tenido recientemente un traumatismo cráneo-encefálico puede esperar recobrar total o parcialmente la movilidad pero a corto plazo necesita una silla de ruedas. En esta situación, una silla de ruedas de movilidad manual independiente, en función de su movilidad, puede ser suficiente. Por otra parte, en personas afectadas de enfermedades degenerativas como por ejemplo la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) se tiene que con el tiempo se pierden capacidades funcionales y la silla de ruedas que se requiere necesitará tener una gran flexibilidad de forma que puedan acomodarse en el futuro otros elementos auxiliares que permitan cubrir las necesidades del usuario en función de su pérdida de movimiento. Por último, un individuo con una lesión medular con afectación grave de la médula sobre el nivel de la C4 o C5 presentará unas necesidades constantes y requerirá una silla de ruedas permanente, independiente asistida siempre y cuando conserve un resto motor suficiente para su manejo.
  • 23. 2. Antecedentes Página 21 de 174 Otra consideración importante a tener en cuenta son las necesidades de movilidad el usuario. Es importante saber cuán activo es el usuario y cuáles son los tipos de actividades en los que participará con las silla de ruedas (por ejemplo, usará la silla para actividades lúdicas o laborales). Es importante saber en qué contextos se manejará (el hogar, trabajo, escuela, o en la comunidad) y cuan accesibles son estos ambientes. La anchura de aceras, escalones, pasillos y puertas, esquema de sala de baño, y acceso general al edificio (rampa, escaleras). De poca utilidad le será al usuario la silla de ruedas si el ambiente físico sobre el que tiene que moverse está plagado de barreras y obstáculos. También es importante saber si el usuario se desplazará con la silla de ruedas y cuál es el medio de transporte habitual (automóvil, autobús, tren, metro, avión), cuando está fuera de casa, dado que existen opciones especiales en función del medio de transporte. Por ejemplo, la persona puede manejar un automóvil y tener la necesidad de plegar su silla de ruedas detrás del asiento del conductor, cosa harto complicada con las sillas de movilidad independiente asistida, de mayor peso y complejidad al llevas las baterías para su alimentación eléctrica. El objetivo de la silla elegida deberá ser siempre intentar dotar al usuario de la máxima autonomía que permita su propia discapacidad [10]. 2.2.3 De ayudas técnicas a productos de apoyo Las normas técnicas de clasificación y terminología nos sirven para utilizar lenguajes comunes y sistemas de clasificación homogéneos que facilitan la realización de estudios comparativos [11]. Estas normas están sujetas a revisiones periódicas y en la actualidad se han realizado una serie de cambios que afectan a la clasificación de las sillas de ruedas, La nueva norma “UNE-EN ISO 9999:2007 Productos de apoyo para personas con discapacidad. Clasificación y terminología” ha sido publicada por AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación) en septiembre de 2007 anulando y sustituyendo a la versión anterior del año 2003. Esta norma es la versión oficial, en español, de la Norma Europea EN ISO 9999:2007, que a su vez adopta la Norma Internacional ISO 9999:2007 en su cuarta edición, que anula y sustituye a la versión internacional del año 2002. La anterior norma ISO 9999 definía las ayudas técnicas como: “Aquellos productos, instrumentos, equipos o sistemas técnicos fabricados expresamente para ser utilizados por personas con discapacidad y/o mayores; disponibles en el mercado para prevenir, compensar, mitigar o neutralizar una discapacidad”
  • 24. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 22 de 174 La nueva norma ha sustituido la terminología de “ayudas técnicas” por la de “productos de apoyo” que se definen como: “Cualquier producto (incluyendo dispositivos, equipo, instrumentos, tecnologías y software) fabricado especialmente o disponible en el mercado, para prevenir, compensar, controlar, mitigar o neutralizar deficiencias, limitaciones en la actividad y restricciones en la participación.” En inglés “ayudas técnicas” equivale a “technical aids” y la palabra “aids” se identifica con AIDS: Acquired Immune Deficiency Syndrome, en castellano SIDA, Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, lo que generaba confusiones y malos entendidos. Esta podría ser una de las razones por la que entró en desuso el término “technical aids” y paulatinamente se fue sustituyendo por el de “assistive technology”, en castellano “tecnología de apoyo”. Pero quizá la razón más interesante para acordar la denominación “producto de apoyo” (assistive product) se fundamenta en una cuestión más relacionada con los derechos, como usuarios- consumidores, de las personas con discapacidad y personas mayores. El término “producto” aparece más cercano al usuario-consumidor, mientras que el concepto de “tecnología” se encuentra más ligado a otros ámbitos de investigación y desarrollo. Lógicamente los productos están basados en tecnologías. En el caso de los “productos de apoyo” nos acercamos a poder ejercer el derecho a la libre elección, a la información y a todos los derechos como usuarios- consumidores de productos y servicios. Los productos de apoyo se clasifican de acuerdo a su función. Como en ediciones anteriores la clasificación consta de tres niveles jerárquicos denominados clases, subclases y divisiones y cada una de ellas consta de un código, un título y, si es necesario, una nota aclaratoria y/o una referencia a otras partes de la clasificación. Las sillas de ruedas manuales, que nos ocupan este trabajo de investigación, se encuentran clasificadas en esta norma UNE-EN ISO 9999:2007 como [12]: Clase 12: Productos de apoyo para la movilidad personal • Subclase 12 22: Sillas de ruedas de propulsión manual: dispositivos que proporcionan movilidad sobre ruedas y soporte corporal a personas con capacidad limitada para caminar y son manejadas por el usuario o un asistente.
  • 25. 2. Antecedentes Página 23 de 174 o 12 22 03 Sillas de ruedas bimanuales: sillas de ruedas diseñadas para ser propulsadas por el usuario, empujando con ambas manos sobre las ruedas traseras o los aros de las ruedas traseras. o 12 22 06 Sillas de ruedas bimanuales manejadas por medio de palancas: sillas de ruedas diseñadas para ser propulsadas por el usuario, con las dos manos, usando dos palancas. o 12 22 09 Sillas de ruedas manuales, de conducción mono-lateral: sillas de ruedas diseñadas para ser propulsadas por el usuario usando solamente una mano. o 12 22 12 Sillas de ruedas manuales de propulsión asistida: sillas de ruedas diseñadas para ser propulsadas por el usuario, empujando con la mano(s) sobre el aro(s) o la rueda(s), con un mecanismo eléctrico para ayudar al giro de la rueda. o 12 22 15 Sillas de ruedas manejadas por el pie: sillas de ruedas diseñadas para ser propulsadas por el usuario usando solamente el/los pie/pies. o 12 22 18 Sillas de ruedas manuales manejadas por asistente: sillas de ruedas diseñadas para ser propulsadas y conducidas por un asistente empujando con ambas manos sobre las empuñaduras de la silla de ruedas. o 12 22 21 Sillas de ruedas manuales de propulsión asistida manejadas por asistente: sillas de ruedas diseñadas para ser propulsadas por un asistente, empujando con ambas manos sobre las empuñaduras de la silla de ruedas, con un mecanismo eléctrico para ayudar al giro de la rueda. Si nos atenemos a la nueva norma para clasificar las sillas de ruedas, deberemos de utilizar el nuevo concepto de: “producto de apoyo para la movilidad personal” En la “Guía básica de productos de apoyo 2009” del CEAPAT (Centro Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas) nos encontramos, consecuentemente a la norma UNE-EN ISO 9999:2007, a las sillas de ruedas dentro del grupo de productos de apoyo para la movilidad personal [13]. “Productos dirigidos a las personas con dificultades para moverse por sí mismas o para usar vehículos sin adaptar y que permiten que éstas tengan un mayor grado de movilidad y autonomía para poder desplazarse donde lo deseen y cuando lo deseen.”
  • 26. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 24 de 174 Dentro de estos productos de apoyo para la movilidad personal encontramos: • Apoyos para manejar con un brazo: bastones, muletas. • Apoyos para manejar con dos brazos: andadores. • Sillas de ruedas manuales y automáticas. Figura 18. Clasificación de sillas de ruedas manuales y automáticas según el cuadernillo "Apoyo para la movilidad personal" de la "Guía básica de productos de apoyo [2009]" CEAPAT • Apoyos para cambios posturales o transferencias: tablas, discos, grúas. • Vehículos y adaptaciones para vehículos: volante, scooters, rampas. 2.2.4 Las sillas de ruedas como productos sanitarios. Normativa El Real Decreto 414/1996, de 1 de Marzo, modificado en algunos puntos por el Real Decreto 1143/2007, de 31 de agosto, de acuerdo con lo previsto en la Directiva del Consejo Europeo 93/42/CEE, de 14 de Junio de 1993, relativa a productos sanitarios, establece las leyes para garantizar la conformidad de los productos sanitarios.
  • 27. 2. Antecedentes Página 25 de 174 En dicho Decreto se define como producto sanitario [14]: “Producto sanitario: cualquier instrumento, dispositivo, equipo, material u otro artículo, utilizado sólo o en combinación, incluidos los programas informáticos que intervengan en su buen funcionamiento, destinado por el fabricante a ser utilizado en seres humanos con fines de: 1. Diagnóstico, prevención, control, tratamiento o alivio de una enfermedad. 2. Diagnóstico, control, tratamiento, alivio o compensación de una lesión o una deficiencia. 3. Investigación, sustitución o modificación de la anatomía o de un proceso fisiológico. 4. Regulación de la concepción. Y que no ejerza la acción principal que se desee obtener en el interior o en la superficie del cuerpo humano por medios farmacológicos, inmunológicos, ni metabólicos, pero a cuya función pueda contribuir tales medios.” Según el punto 2 de esta definición vemos como las sillas de ruedas son consideradas como productos sanitarios. A su vez, los productos sanitarios se clasifican en cuatro clases: I, IIa, IIb y III, fundándose las reglas de decisión para la clasificación en la vulnerabilidad del cuerpo humano, teniendo en cuenta los riesgos derivados del diseño de los productos, de su fabricación y su destino previsto. A cada una de estas clases se les aplica diferentes procedimientos de evaluación de la conformidad. Según el Anexo IX del Real Decreto, los productos sanitarios de clase I serían: 1. Productos no invasivos. 1º. Regla 1. Todos los productos no invasivos se incluirán en la clase I, salvo que sea aplicable alguna de las reglas siguientes. 2º. Regla 2. Todos los productos no invasivos destinados a la conducción o almacenamiento de sangre, fluidos o tejidos corporales, líquidos o gases destinados a una perfusión, administración o introducción en el cuerpo entrarán en la clase IIa:
  • 28. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 26 de 174 • Si pueden conectarse a un producto sanitario activo de la clase II o de una clase superior. • Si están destinados a ser utilizados para el almacenamiento o canalización de sangre u otros fluidos o para el almacenamiento de órganos, partes de órganos o tejidos corporales. En todos los demás casos se incluirán en la clase I. 3º. Regla 3. Todos los productos no invasivos destinados a modificar la composición biológica o química de la sangre, de otros fluidos corporales o de otros líquidos destinados a introducirse en el cuerpo se incluirán en la clase IIb, salvo si el tratamiento consiste en filtración, centrifugación o intercambios de gases o de calor, en cuyo caso se incluirán en la clase IIa. 4º. Regla 4. Todos los productos no invasivos que entren en contacto con la piel lesionada: • Se clasificarán en la clase I si están destinados a ser utilizados como barrera mecánica para la comprensión o para la absorción de exudados. • Se clasificarán en la clase IIb si se destinan principalmente a utilizarse con heridas que hayan producido una ruptura de la dermis y sólo pueden cicatrizar por segunda intención. • Se incluirán en la clase II a en todos los demás casos, incluidos los productos destinados principalmente a actuar en el microentorno de una herida. Por lo tanto, podemos concluir que las sillas de ruedas están consideradas como: Productos sanitarios de clase I De esta forma, el Real Decreto 414/1996 considera que los procedimientos de evaluación de conformidad para los productos de clase I pueden realizarse, generalmente, bajo la exclusiva responsabilidad de los fabricantes, dado el bajo grado de vulnerabilidad asociado a estos productos. Esta es la condición que ha de cumplir las sillas de ruedas manuales para ser comercializadas. De todas formas, a pesar de tratarse de productos autocertificables, existe una norma internacional, la norma ISO-7176, en la que se describe cómo hacer una serie de ensayos y los resultados aceptables con el fin de asegurar a los fabricantes la conformidad técnica del producto. A dicha norma internacional se corresponden las siguientes normas españolas:
  • 29. 2. Antecedentes Página 27 de 174 • UNE-EN 12182: ayudas técnicas para personas con discapacidad: requisitos generales y métodos de ensayo. • UNE-EN 12183. sillas de ruedas de propulsión manual: requisitos generales y métodos de ensayo. Los ensayos, según esta normativa, se realizan en España en el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), si bien sus resultados no son dados como válidos en el resto de Europa y del mundo. La realización de estos ensayos son voluntarios por parte de los fabricantes, no cabe duda que son considerados necesarios por los mismos. En particular, los ensayos aplicables a una silla de ruedas manual y que se realizan en el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) son: • Inspección del producto y de la documentación, según UNE-EN 12182 y UNE-EN 12183. • Ensayo de resistencia al fuego, según ISO 7176-16 o certificado de laboratorio acreditado. • Ensayo de dimensiones generales, según ISO-7176-5. • Ensayo de fuerza de empuje, según UNE-EN 12183. • Ensayo de linealidad de rodadura, según UNE-EN 12183. • Ensayos de estabilidad, según ISO-7176-1. • Ensayo de efectividad de frenos, según ISO 7176-3. • Ensayo de resistencia estática y a impactos, según ISO 7176-8. • Ensayo de resistencia a rodaduras y caídas, según ISO-7176-8. • Ensayo de fatiga de frenos, según UNE-EN 12183. Como un complemento a estos ensayos de tipo técnico, el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, su Fundación para la Investigación y la Integración (FUHNPAIIN) y el Instituto de Biomecánica de Valencia, han puesto en marcha un servicio que posibilita efectuar de forma protocolizada una valoración funcional y subjetiva de las sillas de ruedas y que se lleva a cabo en dicho Hospital. La información para la evaluación funcional y subjetiva se obtiene midiendo una serie de parámetros, así como la opinión del usuario tras utilizar la silla en entornos que reproducen situaciones de uso real. Las herramientas que se utilizan son dos, por un lado, unos cuestionarios que exploran mediante preguntas de elección múltiple el grado de satisfacción percibido por el usuario en la realización de las
  • 30. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 28 de 174 pruebas. Por otro, el registro de variables cinéticas y fisiológicas obtenidas de los usuarios al realizar las acciones solicitadas. Este proceso permite evaluar que el diseño de las sillas de ruedas se adecua a los usuarios, mediante una personalización para públicos específicos. Las empresas que superan positivamente todas las pruebas realizadas reciben un certificado SESIR, que igualmente que los ensayos técnicos del IBV tiene únicamente validez en el ámbito nacional [15]. 2.3 Componentes y accesorios de una silla de ruedas manual A la hora de poder ajustar correctamente una silla de ruedas a las necesidades de un usuario y a su vez, a la hora de afrontar un nuevo diseño de una silla de ruedas manual, es importante conocer todos sus componentes, así como las distintas posibilidades de los mismos. De esta forma podremos elegir en cada componente, el que mejor se adapte al usuario y así potenciar al máximo su funcionalidad en la silla. En cuanto al diseño, podremos variar dichos componentes o diseñar unos nuevos. Lo mismo sucede con los distintos accesorios opcionales que se pueden añadir a la configuración estándar de una silla de ruedas. De su uso adecuado depende que el usuario disponga de una silla de ruedas que responda a sus necesidades. 2.3.1 Componentes principales de una silla de ruedas manual Figura 19. Componentes principales de una silla de ruedas manual
  • 31. 2. Antecedentes Página 29 de 174 1 Respaldo 7 Horquilla de rueda delantera 2 Empuñadura 8 Rueda delantera direccional 3 Reposabrazos - Almohadilla 9 Reposapiés – Paleta 4 Reposabrazos - Panel 10 Reposapiés – Soporte 5 Freno manual 11 Cruceta o tijera – Sistema de plegado 6 Rueda trasera motriz 12 Aro de empuje Tabla 1. Componentes principales de una silla de ruedas manual A continuación se analizan más detalladamente los componentes principales de una silla de ruedas, así como los diferentes tipos existentes en el mercado de cada uno de ellos, con sus ventajas e inconvenientes [16]. ⌧ Sistema de asiento El sistema de asiento consta del asiento y respaldo, sus tapizados correspondientes y los reposabrazos. Esta unidad debe proporcionar el confort máximo al usuario. Normalmente se recomienda la utilización de un cojín para prevenir úlceras por presión, pero en los casos en que el usuario no necesite un cojín para su vida diaria, son suficientes los tapizados de asiento acolchados. ⌧ Armazón, chasis o estructura Llamamos armazón, también conocido como chasis o estructura, a la base sobre la que se sustentan todos los componentes de la silla y que soporta los esfuerzos a los que se ve sometida la misma. Figura 20. Armazón de una silla de ruedas
  • 32. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 30 de 174 El armazón de una silla de ruedas puede ser rígido (fijo) o plegable. El aprovechamiento de la energía que el usuario aplica para propulsarse es del doble en una silla con armazón rígido (se aprovecha 15- 20% del impulso), que en una plegable (aprovecha 5 - 8% del impulso). Esto es debido a que en una silla plegable parte de la energía de propulsión se pierde en el movimiento de su estructura por los puntos de articulación. Otras ventajas que presenta el armazón rígido es que resulta fácil de manejar y es algo más ligero que uno similar plegable. Sin embargo, la silla plegable resulta en general más cómoda de transportar y guardar al ocupar menos espacio una vez plegada. El sistema de plegado está formado por una cruceta o tijera, unido a los tubos laterales superiores del asiento mediante bielas. Figura 21. Sistema de plegado, cruceta o tijera La composición del armazón es un factor clave en la funcionalidad de la silla. El acero siendo el más habitual, es el más pesado pero también el más barato. Una silla con armazón de aluminio es mucho más ligera y por lo tanto fácil de propulsar, pero también es más cara. También se pueden encontrar armazones realizados en materiales muy ligeros como titanio y carbono. Se utilizan habitualmente en sillas de armazón rígido y tienen un precio muy elevado. Por poner un ejemplo de esta diferencia de precios, en el caso del fabricante número uno del mundo, Invacare, su silla de ruedas manual estándar de acero “Atlas Lite” se puede adquirir desde 199,00€, su silla estándar de aluminio “Action 2000” en su tarifa de precios de 2009 está a 350€ y su silla activa de chasis de carbono “Küschal Champion” aparece en tarifa a 2.020,00€ [17]. ⌧ Ruedas delanteras El conjunto de la rueda delantera consta de la propia rueda y la horquilla. Las ruedas giratorias aseguran el contacto con el suelo en la parte delantera y determinan la dirección según la orientación de las horquillas.
  • 33. 2. Antecedentes Página 31 de 174 1. Tamaño: puede ir desde los 75mm (3”) de diámetro hasta 200mm (8”). Cuanto más pequeñas sean las ruedas delanteras, tendrán menor rozamiento y mayor facilidad de giro, siendo adecuadas para interiores. Así por ejemplo las de 75mm (3”) y 125mm (5”) se recomiendan en sillas para deportes en pista, como el baloncesto. Figura 22. Ruedas delanteras de 75mm Las ruedas grandes, 200mm (8”) son más recomendables para exteriores, y suelos accidentados, ya que resulta más fácil salvar obstáculos y no se clavan en el terreno. Figura 23. Ruedas delanteras de 200mm Es la rueda de 150mm (6”) el compromiso intermedio para exterior e interior. Figura 24. Ruedas delanteras de 150mm Siempre que variemos el tamaño de la rueda delantera, es necesario ajustar la horquilla. El eje de giro de la horquilla debe de estar siempre a 90º con el suelo.
  • 34. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 32 de 174 2. Cubiertas: existen dos tipos de cubiertas. a) Neumáticas: amortiguan las imperfecciones del terreno pero requieren mantenimiento (se pueden pinchar y hay que hincharlas para mantener la presión adecuada). b) Macizas: resultan más duras en la conducción al no amortiguar, pero no requieren mantenimiento ni sufren pinchazos. ⌧ Ruedas traseras Las ruedas traseras se componen de la propia rueda, el eje y el aro de empuje (en el caso de sillas autopropulsables). Las ruedas traseras garantizan la estabilidad trasera y permiten la propulsión de la silla por el propio usuario, a través de los aros de empuje que están fijados a las ruedas. 1. Tamaño: las ruedas traseras autopropulsables más habituales son las de 600mm de diámetro (24”). Se utilizan ruedas más pequeñas de 550mm (22”) o 500mm (20”) en sillas de niño, para personas con limitación del movimiento en los hombros o para hemipléjicos, para que puedan llegar al suelo y propulsarse con el pie. Las ruedas de 650mm (26”) se utilizan para personas muy altas y para deportes. A menor tamaño de la rueda menor es el esfuerzo que hay que aplicar para propulsarla, pero también requiere mayor número de impulsos. Figura 25. Ruedas traseras de 500mm (autopropulsable) y 300mm Los diámetros utilizados en las ruedas traseras de sillas de acompañante van desde 300mm (12”) a 400mm (16”). 2. Cubiertas: existen varios tipos de cubiertas. a) Macizas: ofrecen menor resistencia al rodar y no requieren mantenimiento, pero son más pesadas y de conducción más dura al no amortiguar los accidentes del terreno. Presentan peor agarre en superficies mojadas.
  • 35. 2. Antecedentes Página 33 de 174 b) Inserto sólido: son un intermedio entre las macizas y las neumáticas. No requieren mantenimiento, presentan mejor agarre que las macizas en superficies mojadas, aunque no amortiguan tanto como las neumáticas y pesan algo más que estas. c) Neumáticas: son de conducción más cómoda porque amortiguan los accidentes del terreno y presentan un buen agarre en la mayoría de las superficies. Son las más ligeras. Como inconveniente tienen que requieren algo más de fuerza para propulsarlas al ser más blandas y requieren mantenimiento (se pueden pinchar, y hay que hincharlas y vigilar la presión de aire para mantener su rendimiento). d) Neumáticos de alto rendimiento: Tubulares: muy ligeros y con mínima resistencia a la rodadura. Inconvenientes: poca resistencia a pinchazos y elevado mantenimiento. Se utilizan para sillas de deporte en pista como el baloncesto. Alta presión: se utilizan en deportes y en sillas de aluminio (activas). Son neumáticos muy ligeros, de alto rendimiento, que al llevar cámara permiten que su reparación sea más económica (sólo se cambia la cámara). Macizos blandos: con un peso similar a los neumáticos, presentan menor resistencia a la rodadura que éstos. Tienen mayor durabilidad que el inserto sólido y además son más baratos. Figura 26. Diferentes tipos de cubiertas 3. Llantas: en sus diferentes materiales y configuraciones. a) Llantas de plástico: apenas requieren mantenimiento, pero pesan más que las ruedas de radios de aluminio.
  • 36. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 34 de 174 Figura 27. Llantas de plástico en ruedas traseras de 600mm y 300mm b) Llanta de radios de aluminio: resulta más ligera que la de plástico y absorbe mejor las rugosidades del terreno. Los radios cruzados ofrecen un entramado más fuerte. Para deporte se prefieren los radios rectos, que dan mayor rigidez al conjunto, pero los aros y el carrete deben de ser especialmente fuertes. Figura 28. Llanta de radios de aluminio en rueda trasera de 600mm c) Llanta de fibra de carbono o magnesio: fabricadas en uno de estos materiales de extraordinaria calidad, ofrecen una gran ligereza sin reducir su elevada resistencia. Además están disponibles en diseños atractivos y de varios colores. El problema de estas ruedas es su elevado precio, por ejemplo, las de fibra de carbono pueden llegar a costar 1.100,00€, precio de venta al usuario, mientras que una neumática de radios de aluminio cuesta unos 58€ [18]. Figura 29. Llantas de fibra de carbono en ruedas traseras de 600mm
  • 37. 2. Antecedentes Página 35 de 174 4. Aros de empuje: generalmente son de aluminio anodizado, pero también los hay de acero (que es más pesado pero resbala menos), de titanio (muy ligeros) o recubiertos de plástico de diferentes colores. Además del material, existen aros con proyecciones para facilitar el agarre por parte de personas con poca movilidad en las manos y con diseños ergonómicos. Figura 30. Aros de empuje de diferentes tipos ⌧ Frenos El freno manual es un freno de estacionamiento. Los dos frenos manuales se utilizan para asegurar la silla durante largas paradas. Existen diferentes tipos de frenos: a) Freno de zapata: el más común. De montaje alto (anclado al tubo por debajo del asiento), y puede ser de dos tipos, según se activen empujando hacia delante o tirando hacia atrás. Figura 31. Freno de zapata b) Freno de tijera: para sillas muy ligeras o deportivas se suelen utilizar frenos de tijera. Este tipo de frenos pueden ser de montaje alto o montaje bajo (según se anclen en el tubo superior o inferior del armazón). Estos frenos quedan recogidos por debajo del asiento cuando no se utilizan, por lo que están más protegidos de impactos y no molestan en las transferencias.
  • 38. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 36 de 174 Figura 32. Freno de tijera c) Freno de una mano: para personas hemipléjicas que sólo se propulsan con una mano, existe este tipo de freno que permite frenar las dos ruedas con una sola mano. d) Frenos con alargador: el alargador de frenos es un accesorio que se utiliza para facilitar el acceso al freno de usuarios con poca movilidad en los brazos o las manos, y así facilitarles el frenado. Figura 33. Freno con alargador e) Frenos de tambor: son frenos que no son activados por el usuario sino por el acompañante. Para ello debe presionar las manetas (como los frenos de una bicicleta) situadas bajo las empuñaduras de la silla. Este tipo de freno es el único que sirve además de para el bloqueo de las ruedas cuando la silla está parada, para reducir la velocidad de la silla en marcha. Figura 34. Frenos de tambor
  • 39. 2. Antecedentes Página 37 de 174 ⌧ Reposabrazos Hay varios tipos de reposabrazos en función de su grado de movilidad y de su forma. a) Desmontables y/o abatibles: pueden ser desmontables y/o abatibles hacia detrás para facilitar las transferencias. Figura 35. Reposabrazos abatible b) De almohadillado normal o largo: distintas longitudes del almohadillado según el tipo de reposo que quiera el usuario. Figura 36. Reposabrazos largo c) Ajustables en altura: el almohadillado puede colocarse en varias alturas para ajustarse a las necesidades del usuario. Figura 37. Reposabrazos ajustable en altura
  • 40. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 38 de 174 d) De escritorio: con forma que permite el acercamiento a mesas. Figura 38. Reposabrazos de escritorio e) Tubulares: pesan menos pero tienen una superficie de apoyo inferior. Figura 39. Reposabrazos tubulares Para gente muy activa se suelen eliminar los reposabrazos y colocar unos protectores laterales, o salva ropas, para impedir que las ruedas ensucien la ropa al salpicar. Figura 40. Protector lateral ⌧ Reposapiés La posición anatómica ideal de los reposapiés es a 90º. Sin embargo, en adultos, los pies pueden interferir con el giro de las horquillas delanteras, por lo que el ángulo se tiende a reducir. Los ángulos más frecuentes son de 90º, 70º y 60º. a) Desmontables y/o abatibles: los reposapiés pueden ser fijos o desmontables. Para acortar la longitud de la silla en espacios reducidos es mejor que sean desmontables. Si no hay problemas de espacio, es más aconsejable que los reposapiés sean fijos.
  • 41. 2. Antecedentes Página 39 de 174 A su vez, pueden ser abatibles con el fin de poder reducir la longitud de la silla sin necesidad de desmontar los reposapiés, muy útiles para el caso de los ascensores. Figura 41. Reposapiés abatibles b) Elevables: los reposapiés elevables elevan el conjunto de la pierna, para adoptar posturas más cómodas. Se utilizan mucho en sillas con respaldo reclinable. Figura 42. Reposapiés elevables Las paletas o plataformas de reposapiés son normalmente de plástico, aunque también las hay de aluminio y otros materiales. Normalmente el ángulo entre el reposapiés y las plataformas es de 90º, pero hay plataformas que tienen la posibilidad de regular este ángulo, para adaptarse a necesidades concretas de algunos usuarios. A su vez, suelen ser de altura regulable con el fin de poder ser ajustado a las dimensiones del usuario. Pueden ser dos paletas individuales para cada pie y plegables para no interceder en las transferencias, o bien una plataforma única plegable al centro o a uno de los lados. Pueden llevar a o no cintas taloneras para evitar que los pies del usuario se deslicen hacia atrás. Figura 43. Paletas de reposapiés giratorias
  • 42. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 40 de 174 2.3.2 Accesorios principales para una silla de ruedas manual Es importante también conocer los accesorios que se pueden acoplar a una silla de ruedas manual con el fin de añadir utilidades a la misma o bien, aumentar el confort y seguridad del usuario. El rediseño de estos accesorios o el diseño de otros nuevos pueden dar valor añadido al producto. Según la norma UNE-EN ISO 9999:2007 se definen los accesorios como dispositivos asociados al uso de la silla de ruedas, incluidos por ejemplo, aquellos accesorios que no forman parte de la gama estándar de accesorios diseñados para la utilización con una silla de ruedas particular. Los accesorios enumerados en la citada norma son los siguientes: o 04 33 03 Cojines y soportes para la prevención de úlceras por presión: dispositivos para reducir la presión y redistribuir el peso en partes vulnerables del cuerpo. Cojines de asiento y soportes. o 04 33 04 Respaldos y almohadillas para la espalda para la prevención de úlceras por presión: dispositivos para reducir la presión y redistribuir el peso en partes vulnerables de la espalda. Cojines y almohadillas para la espalda. o 18 09 31 Asientos, sistemas de sedestación y bloques de abducción: asientos y accesorios que corrigen o mantienen una posición estable. Asientos individualizados o a medida incluidos. Cojines de asiento y soportes excluidos. o 18 09 34 Respaldos: respaldos y accesorios que proporcionan comodidad y apoyo. Cojines y almohadillas para la espalda excluidos. o 18 09 42 Cojines de asiento y soportes: cojines para comodidad. Cojines y soportes para sillas de ruedas incluidos. Productos de apoyo para prevención de úlceras por presión (productos antiescaras). o 18 09 45 Cojines y almohadillas para la espalda: cojines y almohadillas para comodidad. Productos de apoyo para prevención de úlceras por presión (productos antiescaras). o 18 30 12 Orugas para escaleras: dispositivos mecánicos no fijos que pueden transportar a una persona para subir o bajar escaleras y pueden ser controlados por un asistente o por el usuario. o 12 24 03 Sistemas de dirección y control: dispositivos para controlar los movimientos de la silla de ruedas y la dirección del recorrido.
  • 43. 2. Antecedentes Página 41 de 174 o 12 24 09 Unidades de propulsión: dispositivos que se añaden a una silla de ruedas manual para proporcionar energía y mecanismos para conducirla. Sistemas de dirección, de control o de frenado incluidos. o 12 24 12 Luces: dispositivos para iluminar los alrededores o señalar la posición de la silla de ruedas. o 12 24 15 Mesas o bandejas portátiles: dispositivos en los que se pueden llevar a cabo actividades o colocar objetos mientras se está sentado en la silla de ruedas. Recipientes de poca profundidad y tablas incluidos. o 12 24 18 Frenos: dispositivos para reducir la velocidad, parar una silla de ruedas o mantenerla en una posición fija. o 12 24 21 Neumáticos y ruedas. o 12 24 24 Baterías y cargadores de baterías: dispositivos para proporcionar energía eléctrica. o 12 24 27 Dispositivos para limpiar las ruedas: cepillos incluidos. o 12 24 30 Sistemas de seguridad para ocupante de silla de ruedas: dispositivos usados en silla de ruedas para prevenir al ocupante deslizarse o caerse de la silla. Cinturones, arneses y chalecos incluidos. Equipo para sujetar una silla de ruedas en un coche. o 12 24 33 Paraguas y sujeciones para paraguas para silla de ruedas. o 12 24 36 Conexiones para bicicletas: dispositivos para acoplar una silla de ruedas a una bicicleta. Se observa que la norma considera los frenos y neumáticos como accesorios, en este trabajo de investigación se consideran componentes principales de la silla de ruedas. A su vez, en la norma no se incluyen otra serie de accesorios comerciales como son: portabastones, portasueros, portabombona de oxígeno, ruedas antivuelco, ruedas de tránsito, asiento de inodoro, reposacabezas, kit de hemiplejia, kit de doble amputado, etc. que posteriormente, analizando el estado del arte, se verá como ya han sido desarrollados y están disponibles en la oferta actual de los fabricantes de sillas de ruedas.
  • 44. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 42 de 174 2.4 Guía para el uso general de una silla de ruedas manual 2.4.1 Funcionamiento de una silla de ruedas manual El funcionamiento de una silla de ruedas manual es muy sencillo, si bien es necesario tener muchas precauciones teniendo en cuenta que los usuarios que las utilizan son personas con algún tipo de discapacidad por imposibilidad física o por falta de nivel cognitivo para controlarse. • Mediante las ruedas traseras motrices se controla la velocidad en función de la fuerza de empuje aplicada sobre la silla. • Las ruedas delanteras direccionales, montadas en sus respectivas horquillas giratorias, permiten el giro de la silla en cualquier sentido. • Los frenos manuales inmovilizan la silla al impedir el giro de las ruedas traseras. ⌧ Utilización por el acompañante En el caso de las sillas no autopropulsables, un acompañante ha de controlar el movimiento de la silla (de avance o de retroceso) empujándola mediante las empuñaduras situadas en la parte superior trasera del respaldo. ⌧ Utilización por el usuario En el caso de las sillas autopropulsables, es el propio usuario el que controla el movimiento de la silla mediante los aros de empuje situados en la parte exterior de las ruedas traseras, haciendo girar éstas hacia delante o hacia atrás para avanzar o retroceder. ⌧ Inmovilización de la silla La silla se inmoviliza gracias a los frenos que actúan sobre las ruedas traseras impidiendo su giro [19]. 2.4.2 Seguridad y limitaciones de uso de una silla de ruedas manual A la hora de utilizar una silla de ruedas manual hay que tener en cuenta una serie de precauciones para evitar posibles accidentes del usuario o daños en la propia silla.
  • 45. 2. Antecedentes Página 43 de 174 Como práctica rutinaria, antes de poner la silla en movimiento, el usuario ha de asegurarse que ambos pies están sobre las paletas de los reposapiés y que no hay ningún objeto o prenda que pueda quedar atrapado por las ruedas, además de que todos los componentes se encuentran correctamente anclados, especialmente aquellos que son desmontables. También es recomendable que las maniobras especiales se hagan antes con la ayuda de un profesional sanitario o un técnico antes de efectuarlas el usuario por sí mismo, ya que todas estas maniobras, como por ejemplo superar pendientes, desplazan el centro de gravedad de la silla y pueden provocar su vuelco. ⌧ Estabilidad y equilibrio Las sillas de ruedas se diseñan para proporcionar estabilidad durante las acciones de la vida diaria. Cualquier movimiento incide en la posición del centro de gravedad, pudiendo provocar el vuelco de la silla y la caída del usuario. El usuario realiza diariamente acciones tales como: inclinarse, apoyarse, entrar y salir de la silla. Estos movimientos provocan un cambio en el equilibrio de la silla, el centro de gravedad (G) y distribución del peso en la silla. Figura 44. Distribución del peso en una silla de ruedas manual a) Alcanzar objetos desde la silla: la maniobra de inclinarse fuera de la silla para coger objetos que estén fuera del alcance del usuario, pueden provocar el vuelco de la misma al desplazar el centro de gravedad. Mediante el estudio de una muestra representativa de usuarios de sillas de ruedas (91 hombres y 36 mujeres) se han establecido los límites de equilibrio para realizar esta maniobra. Solamente se pueden extender los brazos fuera de la silla, el cuerpo y la cabeza deben permanecer en los límites de la silla y nunca realizar los movimientos de una manera brusca; o bien, utilizar aparatos diseñados para alcanzar objetos que están fuera del alcance de la mano desde la silla.
  • 46. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 44 de 174 Figura 45. Pautas para alcanzar un objeto fuera de la silla b) Inclinarse hacia delante: en el caso de necesitar inclinarse hacia delante, nunca se debe inclinar el tronco más allá de los reposabrazos. Se han de alinear las ruedas delanteras colocándolas hacia delante para utilizarlas como apoyo, ya que de esta forma ayudarán a mantener la estabilidad y el equilibrio, además se tiene que accionar el freno de estacionamiento. Figura 46. Pautas para inclinarse hacia delante c) Inclinarse hacia atrás: en el caso de necesitar inclinarse hacia atrás se debe acercar lo máximo posible al objeto a alcanzar, de manera que se pueda lograr estirando el brazo mientras se está sentado en la silla en posición normal, apoyando en todo momento la espalda en el respaldo y dejando las ruedas delanteras alineadas hacia atrás. El usuario nunca debe inclinarse excesivamente hacia atrás ya que puede provocar el vuelco de la silla. Figura 47. Pautas para inclinarse hacia atrás
  • 47. 2. Antecedentes Página 45 de 174 d) A su vez, para asegurar la estabilidad, no se debe sobrecargar la silla bajo ninguna circunstancia y no colgar objetos pesados de la parte trasera de la silla que puedan desestabilizarla, especialmente al subir pendientes. e) Nunca debe ser utilizada una silla de ruedas por un usuario de peso superior al indicado por el fabricante para cada modelo en particular. f) Para evitar accidentes es recomendable que el acompañante mantenga siempre la silla agarrada por las dos empuñaduras. ⌧ Transferencias Siempre es recomendable que el usuario aprenda a realizar esta maniobra con la ayuda de un terapeuta, técnico u otro profesional sanitario hasta que la realice con soltura. Además, es necesario tener una adecuada movilidad y tono muscular para poder realizarla de forma independiente. a) Transferencia lateral: para iniciar esta maniobra hay que posicionarse lo más cerca posible del asiento al que se quiera transferir, alinear las ruedas delanteras hacia el mismo, accionar el freno de estacionamiento de las ruedas traseras, retirar los reposabrazos y abatir hacia el exterior los reposapiés con las paletas también abatidas; tanto para transferirse a la silla como para salir de ella. A continuación el usuario tiene que desplazar el peso del cuerpo hacia el asiento o hacia la silla, según el caso. Se puede utilizar como ayuda una tabla de transferencia, ya que en el momento de la transferencia el cuerpo no tendrá un punto de apoyo. Es importante que al transferirse el usuario se coloque en la parte posterior del asiento para evitar estropear la tornillería, el tapizado o hacer bascular la silla de ruedas hacia delante. Figura 48. Pautas para transferirse lateralmente
  • 48. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 46 de 174 b) Transferencia frontal: si el usuario puede mantenerse en pie y tiene suficiente fuerza en la parte superior del cuerpo, puede optar por una transferencia frontal, especialmente cuando la silla no tiene reposabrazos extraíbles. Para iniciar esta maniobra hay que posicionarse lo más cerca posible del asiento al que se quiera transferir, alinear las ruedas delanteras hacia el mismo, accionar el freno de estacionamiento de las ruedas traseras y abatir hacia el exterior los reposapiés con las paletas también abatidas; tanto para transferirse a la silla como para salir de ella. Entonces, el usuario se ha de inclinar hacia delante apoyándose en los reposabrazos y levantarse para entonces desplazarse hacia el asiento al que se quiera transferir procurando repartir el peso en los brazos y las manos. El usuario nunca se puede apoyar en los reposapiés para realizar esta operación, podría provocar el vuelco de la silla, hay que abatirlos antes de realizar una transferencia. Figura 49. Pautas para transferirse frontalmente ⌧ Obstáculos Esta maniobra también es recomendable que en un principio el usuario practique con un terapeuta, técnico u otro profesional sanitario antes de intentar salvar un obstáculo por si mismo. Los obstáculos hay que franquearlos con las dos ruedas a la vez (ya sean las delanteras o las traseras si se prefiere atacar el obstáculo de espaldas). También hay que asegurarse siempre que las paletas de los reposapiés no chocan con el suelo antes de salvar un obstáculo. a) Ejemplo: Subir Bordillos. Para mayor seguridad esta maniobra debe realizarse con la ayuda de un asistente. Si la operación se realiza frontalmente, el asistente debe colocar la silla delante del bordillo y bascular la silla desde atrás, para lo cual debe sujetar con firmeza las empuñaduras,
  • 49. 2. Antecedentes Página 47 de 174 comprobando que están bien fijadas, y apoyar un pie sobre la palanca basculante de la parte trasera de la silla y bascularla hacia atrás de manera que las ruedas delanteras sorteen el bordillo. A continuación, el asistente debe hacer descender lentamente la parte delantera de la silla para evitar lastimar al usuario. Entonces, empujar la silla hacia delante hasta que las ruedas traseras queden contra el bordillo y empujar de nuevo la silla hacia delante hasta que las ruedas traseras suban el bordillo y lo franqueen. Figura 50. Pautas para subir un bordillo con la ayuda de un asistente Si la operación se realiza desde atrás, la persona que asiste al usuario permanece encima del bordillo y coloca la silla de espaldas al bordillo con las ruedas traseras contra el mismo. Entonces, el asistente debe bascular la silla hacia atrás hasta obtener un punto de equilibrio y tirar de la silla con un movimiento regular hasta que las ruedas hayan sorteado el bordillo. No debe descender las ruedas delanteras hasta que haya desplazado suficientemente la silla hacia atrás y franqueado el bordillo, de forma que las ruedas delanteras apoyen en el suelo. b) Ejemplo: Bajar Bordillos Con la ayuda de un asistente: esta persona debe colocar la silla de cara al bordillo, empujarla y hacerla bascular hacia atrás, apoyando un pie en la palanca basculante, hasta el punto de equilibrio. Entonces, hacer avanzar la silla hasta que las ruedas traseras hayan sorteado el bordillo, y a continuación hacer descender progresivamente las ruedas delanteras hacia el suelo. De forma independiente: para bajar la silla por un bordillo, lo mejor es bajar hacia atrás, inclinando ligeramente el cuerpo hacia delante [OPCIÓN A] controlando la silla con los aros de empuje de las ruedas. Si se realiza frontalmente hay que comprobar que las paletas de los reposapiés no chocan con el suelo y se ha de inclinar el cuerpo hacia atrás, controlando la silla también con los aros de empuje de las ruedas [OPCIÓN B].
  • 50. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 48 de 174 Como regla general no se deben intentar salvar obstáculos de más de 30mm sin asistencia, a menos que la silla cuente con ruedas antivuelco que minimizan el riesgo de vuelco. Figura 51. Pautas para bajar un bordillo sin la ayuda de un asistente ⌧ Escaleras Bajar o subir escaleras sólo se puede hacer con la ayuda de un acompañante, y si existen instalaciones para ello, como por ejemplo rampas o ascensores, se han de utilizar (nunca escaleras mecánicas). En caso contrario, siempre hay que pedir ayuda a varias personas (una delante de la silla y otra detrás de la misma) para superar este tipo de obstáculo, ya que hacerlo solo puede provocar una lesión al usuario. Dichos ayudantes tienen que agarrar siempre la silla por partes fijas de la misma, por ejemplo, no se ha de levantar por los reposabrazos, se podría herir al usuario o dañar la estructura de la silla. Se coloca la silla de espaldas a la escalera y una de las personas asistente se coloca detrás de ella y la bascula hasta encontrar el equilibrio, entonces empuja la silla contra el primer escalón sujetándola con fuerza por las empuñaduras para hacerla subir. La otra persona se coloca delante de la silla y sujeta con firmeza por los laterales de la estructura levantándola por encima del escalón mientras el otro asistente pone un pie en el siguiente escalón y repite la operación. No se debe hacer descender la silla sobre las ruedas delanteras hasta que la persona que la lleva por detrás haya sorteado el último escalón y avanzado lo suficiente para que la silla apoye contra el suelo en el final de la escalera. Figura 52. Pautas para subir una escalera
  • 51. 2. Antecedentes Página 49 de 174 Para descender una escalera se repite el procedimiento anterior en sentido inverso. ⌧ Pendientes No se debe intentar superar pendientes (bajar o subir) superiores a 9º sin asistencia, por encima de estos valores la silla puede volcar. Figura 53. Pendiente máxima a superar sin ayuda a) Para subir pendientes se ha de inclinar la parte superior del tronco hacia delante e impulsar los aros de empuje con movimientos cortos para controlar la velocidad y la dirección. En el caso de querer parar se han de accionar los frenos de forma simultánea. b) Para bajar pendientes se ha de inclinar la parte superior del tronco hacia atrás y dejar que los aros de empuje se deslicen en las manos, controlando siempre la velocidad y la dirección. c) Tanto a la hora de subir o bajar se ha de evitar hacerlo de forma diagonal ni girar de forma repentina Figura 54. Pautas para subir y bajar una pendiente
  • 52. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 50 de 174 ⌧ Uso en la calle El usuario ha de asegurarse que sus maniobras son observadas en todo momento por los viandantes y muy especialmente por los vehículos si ha de cruzar la calzada. En la oscuridad es preferible utilizar ropa clara o con reflectores. Se ha de cruzar siempre la calzada por los lugares indicados para ello y no se debe utilizar la silla en carretera, salvo en pasos diseñados específicamente para ello. A su vez, es recomendable evitar terrenos irregulares que puedan provocar el vuelco de la silla y evitar superficies blandas en las que las ruedas delanteras puedan hundirse. ⌧ Plegado de la silla de ruedas La principal precaución que hay que tener a la hora de plegar o desplegar una silla de ruedas es el atrapamiento de dedos. En cada modelo de silla se han de seguir las instrucciones dadas por el fabricante para realizar estas operaciones con seguridad. Habitualmente esta operación se realiza tirando de la tapicería longitudinalmente hacia arriba para plegarla y empujando los tubos sobre los que descansa el asiento para desplegarla. Figura 55. Pautas para plegar y desplegar una silla ⌧ Reposabrazos y reposapiés No se debe nunca levantar la silla de ruedas por los reposabrazos ni por lo reposapiés, ya que el usuario podría resultar herido o dañarse la estructura de la silla. No se pueden utilizar los reposapiés para realizar ningún tipo de apoyo a la hora de subir o bajar de la silla, ni para incorporarse, podría provocar el vuelco de la misma. Hay que asegurarse que los reposapiés están a la altura adecuada respecto al suelo para que no choquen con el mismo.
  • 53. 2. Antecedentes Página 51 de 174 ⌧ Frenos La función de los frenos no es reducir la velocidad de la silla, están diseñados para el estacionamiento. No se deben accionar los frenos mientras la silla está en movimiento. Siempre que se detenga la silla se han de bloquear las ruedas con los frenos. ⌧ Neumáticos Antes de utilizar la silla de ruedas hay que asegurarse que los neumáticos conservan la presión recomendada en los laterales de la cubierta. Para una buena maniobrabilidad de la silla es imprescindible el correcto inflado de los neumáticos que, a su vez, afecta también al agarre del freno de estacionamiento. ⌧ Seguridad en los vehículos Las sillas de ruedas manuales no se pueden utilizar como asiento en ninguna clase de vehículos. Se debe siempre transferir al usuario al asiento del vehículo. ⌧ Protección de las manos En el caso de usuarios de sillas de ruedas autopropulsables se recomienda utilizar guantes para proteger las manos de la suciedad y del calor, además de mejorar el agarre. ⌧ Ergonomía Se debe prestar especial atención a la hora de elegir la silla si el usuario padece algún tipo de deformidad, ya que un alojamiento inadecuado del usuario en el sistema de soporte corporal puede ocasionarle úlceras por presión y holguras excesivas. En general se recomienda el uso de cojines antiescaras para evitar problemas de transpiración e irritaciones en el usuario [19, 20, 21, 22]. 2.4.3 Controles y mantenimiento generales de una silla de ruedas manual El usuario tiene que realizar una serie de pautas de control y mantenimiento de la silla para evitar el deterioro de la misma o una propia lesión. Además, un mantenimiento regular permitirá la identificación y sustitución de piezas defectuosas y mejorará el funcionamiento de la silla, por lo que es aconsejable que la silla se someta como mínimo a una revisión anual por parte de un técnico especializado.
  • 54. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 52 de 174 En la siguiente tabla se exponen los fallos más fácilmente identificables y controles que el usuario puede llevar a cabo antes de enviar la silla al técnico. La silla gira hacia la dcha. La silla gira hacia la izqda. La silla se desplaza lentamente Las ruedas delanteras se levantan Chirridos y ruidos La silla tiene juego Inspecciones X X X Comprobar la correcta presión de los neumáticos X X X X Comprobar que las tuercas están apretadas X X X Comprobar el ajuste del ángulo de la horquilla X X X Comprobar que las 2 ruedas están en contacto con el suelo al mismo tiempo Tabla 2. Fallos identificables y actuación por parte del usuario A continuación se citan las inspecciones regulares que debe hacer el propio usuario o la persona que lo asiste: ⌧ General • La silla debe plegarse y desplegarse con facilidad. • La silla debe rodar correctamente en línea recta (sin resistencia ni desvíos). • Todos los componentes deben estar bien anclados. • Todos los tornillos deben estar bien apretados. • Las cuatro ruedas deben apoyar sobre el suelo. ⌧ Sistema de plegado • Las crucetas deben estar bien alineadas. ⌧ Frenos manuales • Los frenos deben cumplir su función de frenos de estacionamiento eficazmente, no deben presentar holguras ni desgaste, deben accionarse fácilmente y no deben interferir con las ruedas al rodar.
  • 55. 2. Antecedentes Página 53 de 174 ⌧ Reposabrazos • Los reposabrazos deben estar bien encajados y desmontarse con facilidad. • Las almohadillas de los reposabrazos deben estar en buen estado. ⌧ Reposapiés • Los reposapiés deben estar bien encajados y desmontarse con facilidad. • Las paletas deben estar bien sujetas y no chocar con el suelo. ⌧ Ruedas • Las ruedas traseras no deben tener gran movimiento lateral al hacerlas rodar al vacío. • Las ruedas traseras deben estar paralelas al chasis. • Los aros de empuje de las ruedas traseras no deben presentar rugosidades. • Los radios de las ruedas traseras deben estar bien tensionados y no deben estar deformados ni rotos. • Los rodamientos deben de funcionar correctamente (ruedas delanteras y traseras). • Las tuercas deben estar bien ajustadas (ruedas delanteras y traseras). • El eje de las ruedas delanteras debe estar apretado (se comprueba haciendo rodar las ruedas y comprobando que se detienen progresivamente). • Las horquillas de las ruedas delanteras deben de estar bien sujetas, con todas sus fijaciones bien ajustadas. • Las ruedas macizas no deben estar excesivamente gastadas ni tener grietas. • Las ruedas neumáticas han de tener la presión adecuada y la cubierta en buen estado. ⌧ Tapizado asiento y respaldo • Ambos tapizados han de estar en buen estado. ⌧ Mantenimiento • Las piezas se deben limpiar con un trapo suave. • La tapicería puede lavarse con agua y jabón.
  • 56. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 54 de 174 • Se debe dejar secar la silla siempre que se moje (tras su lavado o circular lloviendo) para prevenir la aparición de óxido. • Se debe evitar circular por superficies mojadas, así como grava, hierba, etc. En particular la arena y el agua pueden dañar los rodamientos. • Es recomendable utilizar ruedas macizas en interiores, sobre todo al circular sobre moqueta. • No se debe exponer la silla a temperaturas superiores a 40º, como por ejemplo, en el interior de un vehículo [20, 22]. 2.5 Ergonomía en la silla de ruedas manual Una silla de ruedas debe tener como objetivo permitir al usuario la máxima funcionalidad, comodidad y movilidad. Para cumplir con este objetivo, la silla debe estar pensada para ajustarse a la persona, no es la persona la que debe amoldarse a su silla. La ergonomía es la ciencia que se ocupa de adaptar los productos al hombre con el fin de mejorar la eficiencia, seguridad y bienestar de los usuarios. La ergonomía se nutre de información proveniente de, entre otras ciencias, la biomecánica y la antropometría [23], por lo que el conocimiento y estudio de estos dos aspectos, en relación a la silla de ruedas y los usuarios, aportará bases de conocimiento para el rediseño o el diseño de nuevos y mejores productos. 2.5.1 Consideraciones biomecánicas en la silla de ruedas manual La biomecánica es la ciencia que estudia el comportamiento del cuerpo humano, desde un punto de vista mecánico, con el fin de resolver los problemas derivados de las diversas condiciones a las que puede verse sometido [24], en este caso en particular, durante el uso de una silla de ruedas manual. Una silla de ruedas no apropiada puede resultar incomoda o, por ejemplo, tener un asiento en el que el usuario resbale hacia delante o se incline hacia un lado. El resultado será que la energía del usuario se malgastará de manera innecesaria debido al esfuerzo continuado por modificar su postura. Una silla de ruedas inapropiada puede incluso provocar una discapacidad extra. A menudo se considera que lo que más afecta a la maniobrabilidad de la silla son su peso y el material con el que esté hecha su estructura. Sin embargo, hay factores más importantes como el asiento y la postura que de él se derive, la distancia entre ejes de las ruedas, la posición y el tamaño de las ruedas, incluso la forma en que la silla ha sido ajustada o montada, que pueden influir decisivamente en la funcionalidad y movilidad del usuario.
  • 57. 2. Antecedentes Página 55 de 174 2.5.1.1 Factores que afectan a la movilidad Uno de los principales factores que afectan a la movilidad es el rozamiento. Cuanto mayor sea el rozamiento, la resistencia a rodar de la silla será superior, y por lo tanto el usuario requerirá mayor energía para su propulsión. En esta sección se analizan como afectan a la facilidad para rodar los siguientes factores [25]: ⌧ La distribución del peso Entre las ruedas delanteras y traseras. Mayor peso sobre las ruedas delanteras provocan mayor rozamiento, pero al mismo tiempo hace que la silla sea más estable. Una silla de ruedas estándar tiene una distribución del peso de 50/50%, mientras que una silla ligera ajustable (según el ajuste) tiene una distribución del peso de 80% en la rueda trasera y 20% en la delantera (aproximadamente). Esto hace que ruede mejor que una estándar pero que sea menos estable. ⌧ El terreno sobre el que la silla va a ser utilizada El terreno blando produce un mayor rozamiento y por lo tanto exige mayor esfuerzo para propulsar la silla. El rozamiento es menor en terrenos o superficies duras. ⌧ Tamaño y composición de las ruedas Las ruedas neumáticas resultan más cómodas al amortiguar mejor, pero oponen una mayor resistencia a rodar por ser más blandas. La resistencia es inferior en ruedas con cubiertas macizas por ser más duras. Las ruedas pequeñas tienen menor rozamiento por tener menos superficie de contacto con el suelo, pero esto mismo hace que presenten peor agarre. Ruedas más grandes tienen mejor agarre por tener una superficie de contacto mayor pero también produce un rozamiento superior. ⌧ Tamaño de las ruedas delanteras Las ruedas grandes son más recomendables para exteriores y suelos accidentados. Las ruedas pequeñas son mejores para su uso en interiores y para la práctica de deportes por su mayor rapidez de giro en superficies lisas y duras. Sin embargo el tamaño adecuado, está determinado por la combinación entre la superficie sobre la cual será utilizada y la distribución del peso en la silla.
  • 58. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 56 de 174 ⌧ Centro de gravedad de la silla Al mover el centro de gravedad hacia atrás y hacia arriba se aumenta el peso sobre las ruedas traseras y hace que la silla sea más fácil de manejar pero más inestable. Si se desplaza el centro de gravedad hacia abajo y hacia delante, la silla gana en estabilidad pero es más difícil de manejar. (Normalmente se puede llegar a un compromiso según las necesidades del usuario. Puede ser necesario introducir dispositivos de seguridad como ruedas anti-vuelco). ⌧ Distancia entre ejes de ruedas delanteras y traseras Una distancia larga entre ejes mantiene mejor el rumbo (por eso las sillas de carreras son muy alargadas). Una distancia entre ejes corta resulta más suave y fácil de manejar (por eso las sillas de baloncesto tienden a tener esta distancia más corta). ⌧ Angulación de las ruedas traseras Si las ruedas tienen un ángulo positivo (mayor anchura en la base) la silla mantendrá mejor el rumbo y será más estable, el inconveniente es que así se aumenta la anchura total de la silla, por eso sólo se usa para sillas deportivas. Una angulación neutra (ruedas paralelas a la silla) es menos eficaz desde los anteriores puntos de vista, pero la silla tiene un ancho mínimo, muy importante en la vida diaria. Una angulación negativa (menor anchura en la base) hace que la silla sea más inestable. ⌧ Ángulo de las ruedas delanteras Después de cualquier cambio en las ruedas traseras o en la altura del armazón, hay que comprobar siempre que las delanteras están a 90º. Si el ángulo es más cerrado (inferior a 90º - distancia menor entre ejes) la silla girará más rápido, pero al detenerse tenderá a irse hacia atrás. Si el ángulo es más abierto (superior a 90º - distancia mayor entre ejes) se dificulta el giro y cuando se quiere detener la silla, ésta tiende a seguir rodando. 2.5.1.2 Factores que afectan a la propulsión El montaje de la silla de ruedas debe procurar una propulsión eficaz junto con un gasto mínimo de energía. Cada usuario debido a sus circunstancias personales tiene una capacidad de propulsión distinta y a veces limitada. Por eso es importante tener en cuenta los siguientes factores importantes que permitirá buscar la composición de silla que cada usuario necesita, para poder optimizar la propulsión dentro de sus posibilidades [26].
  • 59. 2. Antecedentes Página 57 de 174 ⌧ Gamas de movimiento El grado de movilidad que tenga el usuario en la columna, hombro, codo, muñeca y dedos delimitará la posibilidad de realizar todo el recorrido de propulsión óptimo. En caso de tener una buena movilidad en estas articulaciones, el recorrido más eficaz es el indicado en la figura. Iniciando por detrás del tronco hasta terminar a la altura de los muslos. De esta forma se aprovecha la flexión de los músculos del brazo que permiten aplicar la fuerza. Figura 56. Usuario con buena movilidad, recorrido eficaz ⌧ Postura Para poder propulsarse correctamente y aprovechar toda la energía de esta propulsión, el usuario debe estar correctamente sentado (erguido) en una posición sentada simétrica. Solo así podrá llegar adecuadamente a los aros de empuje y realizar el movimiento completo del brazo, para iniciar la propulsión de la rueda desde atrás, aplicando fuerza en todo el recorrido. Si el usuario se desliza en el asiento, los aros quedarán demasiado altos y le resultará muy incómodo iniciar la propulsión desde atrás, por lo que tenderá a iniciarla adelantado en el recorrido. De esta forma la propulsión será más corta y menos eficiente. Figura 57. Usuario deslizado en el asiento, propulsión menos eficiente
  • 60. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 58 de 174 ⌧ Altura y posición de las ruedas Para lograr una propulsión más eficaz, las ruedas traseras deben estar situadas de forma que el usuario con el hombro relajado y dejando caer el brazo estirado, pueda tocar con la punta de los dedos el eje de la rueda trasera. Figura 58. Posición correcta de las ruedas traseras Si el eje de la rueda queda más alto de lo indicado, el aro de empuje le quedará también alto, y el usuario deberá flexionar demasiado los brazos para propulsarse. La propulsión será más incómoda e ineficiente. Figura 59. Ruedas traseras mal posicionadas por eje alto Lo mismo ocurre si el eje de la rueda está más bajo que la punta de los dedos. El usuario deberá realizar la propulsión con los brazos demasiado estirados, y no podrá realizar la fuerza necesaria para la propulsión correcta. Figura 60. Ruedas traseras mal posicionadas por eje bajo
  • 61. 2. Antecedentes Página 59 de 174 Esta misma regla marca también la posición óptima de la rueda. Si la rueda está adelantada y el eje queda por delante de los dedos, el usuario iniciará la propulsión demasiado atrás y no podrá completar todo el recorrido. Figura 61. Ruedas traseras mal posicionadas por eje adelantado Si el eje queda por detrás de los dedos, el usuario empezará la propulsión adelantado y por lo tanto tendrá un recorrido más corto (menos eficiente). Figura 62. Ruedas traseras mal posicionadas por eje retrasado La posición de la rueda trasera afecta también a la estabilidad de la silla. Si la rueda está más retrasada la silla será más estable (caso de sillas estándar) pero también requiere mayor energía para la propulsión. Las sillas ligeras tienden a tener las ruedas traseras más adelantadas que la silla estándar. De esta forma necesita menor fuerza de palanca y menor energía para su propulsión. ⌧ Tamaño de la rueda La rueda trasera más pequeña permite aplicar menor esfuerzo para propulsarla, pero también realiza un recorrido más corto. Se suelen utilizar ruedas inferiores a 600mm (24") en usuarios con dificultad de movimiento en los hombros o columna quifótica. También se utilizan ruedas más pequeñas en sillas de niños para que el aro de empuje quede a una altura más adecuada a la longitud de sus brazos.
  • 62. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 60 de 174 ⌧ Distancia entre ejes Como ya se ha comentado, una distancia larga entre ejes trasero y delantero permite mantener un rumbo más recto, pero también las ruedas recorren mayor distancia por lo que es necesaria más energía para su propulsión. Una distancia de ejes corta gira con mayor facilidad y se maneja más fácil al requerir menor gasto de energía para su propulsión. ⌧ Angulación de la rueda La propulsión óptima se realiza con las ruedas traseras paralelas al asiento. De esta forma la distancia de los brazos al cuerpo es la adecuada para aplicar la energía necesaria para la propulsión correcta. Figura 63. Ruedas traseras paralelas al asiento, propulsión óptima Si las ruedas están más anchas en la base la silla es más estable, como ya se ha comentado, pero los brazos quedan más cerca del cuerpo, así se produce una mayor abducción de los hombros por lo que la propulsión es más difícil y menos eficaz. Figura 64. Mayor abducción en hombros, propulsión menos eficaz Si las ruedas están más juntas en la base, los brazos quedarán muy lejos del cuerpo siendo difícil aplicar la fuerza necesaria para la propulsión. Además la silla es más inestable.
  • 63. 2. Antecedentes Página 61 de 174 Figura 65. Propulsión difícil, silla inestable 2.5.1.3 La postura en la silla de ruedas La capacidad para funcionar de manera eficaz y realizar actividades depende de la habilidad para adoptar la postura apropiada. Esto hace que, si una persona no puede moverse o modificar su postura, puede ser necesario utilizar el asiento para intentar dar externamente lo que está limitado internamente. Una silla de ruedas únicamente resulta útil para su usuario si le proporciona comodidad y una base de asiento estable que le permita: • Sentarse erguido en una posición sentada simétrica. • Conseguir la máxima capacidad funcional con el mínimo gasto de energía. • Reducir la presión que soporta en las nalgas y muslos. A continuación se analizan los distintos factores de los que depende que el usuario pueda adoptar en su silla la postura correcta para conseguir estos objetivos [27]. ⌧ Tamaño del asiento Asegura la estabilidad optimizando la zona del cuerpo del usuario en contacto con la base del soporte. También procura alivio de la presión al distribuir de manera uniforme el peso del usuario en la mayor superficie posible. Si el asiento es demasiado ancho el usuario tenderá a no sentarse simétricamente, si es demasiado estrecho existe el riesgo de que se produzcan escaras por presión. Figura 66. Asiento demasiado ancho
  • 64. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 62 de 174 Si es demasiado corto, los muslos no se apoyan en el asiento en toda su longitud de forma que se acumula mayor presión en las nalgas. Figura 67. Asiento demasiado corto Si es demasiado largo, puede producir tensión en la zona de detrás de la rodilla. También dificultará que el usuario obtenga el soporte adecuado del respaldo, ya que tenderá a deslizarse en el asiento hacia delante para evitar la tensión. Figura 68. Asiento demasiado largo La longitud óptima del asiento debe ser aquella que estando el usuario bien sentado (erguido) deje una distancia aproximada de tres dedos de espacio entre el final del asiento y la zona interna de las rodillas del usuario. Figura 69. Longitud óptima de asiento
  • 65. 2. Antecedentes Página 63 de 174 ⌧ Forma y ángulo del asiento El asiento debe ser firme y estar nivelado. Una tapicería de asiento hundida provocará que el usuario se siente se manera asimétrica haciendo que los muslos y las rodillas se empujen. Esto producirá un exceso de presión y rozamiento. Figura 70. Tapicería de asiento hundida Cuando se mantiene una buena postura, el ángulo de la cadera (entre los muslos y el tronco) es fundamental ya que determina la estabilidad de la pelvis. Se considera que el ángulo de 90º es el más adecuado para las actividades cotidianas. La mejor forma de conseguir este ángulo es utilizando un cojín adaptado a la forma humana, más bajo por detrás para acomodar la forma de las nalgas. Figura 71. Ángulo correcto de 90º con utilización de cojines ⌧ Soporte para los pies Una vez establecido el ángulo de la cadera en 90º, la mayoría de las personas se sentirán cómodas si las rodillas se encuentran también en un ángulo de 90º. Este mismo ángulo se debe mantener también en los tobillos. Por lo tanto desde el punto de vista ergonómico los reposapiés deberían de ser de 90º. Sin embargo en adultos, normalmente no se da, porque de esta forma las paletas del reposapiés impiden el libre giro de las ruedas delanteras. En sillas normales es algo superior, pero siempre tendiendo a aproximarse lo más posible a los 90º. En sillas deportivas con ruedas delanteras más pequeñas el ángulo puede ser de unos 85º. En usuarios con piernas largas el ángulo del reposapiés deberá ser aún superior para que las paletas no entorpezcan actividades como subir un bordillo.
  • 66. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 64 de 174 Figura 72. Ángulos correctos de cadera, rodillas y tobillos La altura a la que estén colocadas las paletas también es importante. Si están demasiado bajas o el asiento demasiado alto, las rodillas del usuario estarán más bajas que sus caderas. De esta forma el usuario tenderá a deslizarse en el asiento, dificultando la propulsión y aumentando el rozamiento en las nalgas. Figura 73. Paletas demasiado bajas Si las paletas están demasiado altas o el asiento bajo, las rodillas estarán más altas que las caderas aumentando la presión sobre las nalgas. Figura 74. Paletas demasiado altas ⌧ Altura del respaldo: El respaldo debe ser lo bastante alto como para estabilizar la región lumbar superior.
  • 67. 2. Antecedentes Página 65 de 174 Figura 75. Región lumbar superior estabilizada por el respaldo Por encima de este nivel la altura del respaldo depende de las necesidades o preferencias particulares del usuario. En lesionados medulares cuanto más alta es la lesión necesitarán un respaldo más alto para dar soporte al tronco. También se recomienda un respaldo más alto para dar seguridad al usuario que usa por primera vez una silla de ruedas. Una vez acostumbrado y si su lesión lo permite, tenderá a respaldos más bajos que ofrecen mayor libertad de movimientos del tronco. ⌧ Forma del respaldo y ángulo La mayoría de usuarios se sentirán cómodos con un respaldo que ofrezca soporte adecuado a la región lumbar. La forma, junto con un ángulo de inclinación adecuado, proporciona apoyo y equilibrio a la parte superior del cuerpo. El respaldo debe de estar ligeramente reclinado para que la fuerza de gravedad recaiga sobre el pecho del usuario ayudándole a mantenerse estable en la silla. Figura 76. Respaldo ligeramente reclinado, posición correcta Un respaldo completamente recto hace que la fuerza de gravedad recaiga en los hombros del usuario por lo que éste tenderá a inclinarse hacia adelante para compensarla. Figura 77. Respaldo recto, posición incorrecta
  • 68. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 66 de 174 Un respaldo demasiado reclinado resulta incómodo porque el usuario ve reducido su campo visual. Figura 78. Respaldo demasiado inclinado ⌧ Soporte de los brazos Los reposabrazos procuran descanso a los brazos y músculos del cuello. Cuando se ajustan de manera adecuada, los antebrazos del usuario apoyados deben quedar a 90º del codo. Figura 79. Posición correcta de reposabrazos Si los reposabrazos son demasiado altos, los hombros quedarán forzados hacia arriba, dando lugar a dolores musculares en la zona cervical. Si los reposabrazos están demasiado bajos, el usuario tenderá a dejarse caer hacia un lado cuando los utilice. Una base de asiento estable puede eliminar la necesidad de reposabrazos en los usuarios activos. 2.5.2 Antropometría del usuario de silla de ruedas La antropometría cumple una función muy importante en el diseño industrial. Estudia las dimensiones y medidas humanas con el fin de conocer los espacios mínimos que el hombre necesita para desenvolverse diariamente en sus actividades diarias [28], aplicada en este caso en particular, a los usuarios de sillas de ruedas. Conocer las medidas más importantes que hay que tomar en el hombre para la correcta adecuación de una silla de ruedas, es importante para su diseño y para su posterior prescripción.
  • 69. 2. Antecedentes Página 67 de 174 La independencia en una silla de ruedas puede facilitarse o empeorarse como resultado de unas medidas correctas o incorrectas. Se entiende que la silla es una extensión del individuo y que cada individuo tiene unas necesidades que deben ser tomadas en consideración. Las medidas de un usuario se deben tomar en una superficie plana y preferentemente dura con un almohadillado máximo de 2,5 a 3cm (sobre una cama, la tapicería de una silla de ruedas o cualquier otra superficie blanda, puede que no sean las correctas). Se debe respetar siempre al usuario y pedir permiso para tocarle, ya que se estará invadiendo su espacio personal. Esto también garantiza en algunos casos la seguridad de quienes estén trabajando con el usuario. Al tomar medidas el usuario debe posicionarse en la postura correcta que después va a adoptar en la silla de ruedas. En algunos casos puede ser necesaria la ayuda de amigos o familiares. Así mismo debe considerarse la ropa que lleve puesta en ese momento y la que llevará habitualmente [29]. ⌧ Anchura pélvica Medida que se corresponde en equipamiento a la anchura de asiento de la silla. Equivale a la máxima anchura de las caderas en el punto más ancho de las mismas. Un modo práctico de medirla es colocando al paciente sentado sobre una mesa con dos cajas a ambos lados de la cadera y medir la distancia existente entre las caras internas de ambas cajas. Figura 80. Medida de la anchura pélvica (ancho de asiento) Ésta medida determinará los siguientes factores: 1. Crecimiento: si queremos que el niño crezca sin deformidades en la silla, debemos acoplar un sistema especial, que le posicione correctamente y le proporcione un soporte extra en los laterales. 2. Acceso a las ruedas: un asiento demasiado ancho dificultará el acceso del paciente para propulsar la silla y aumentará innecesariamente la anchura total de la silla, dificultando su entrada en interiores.
  • 70. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 68 de 174 3. Posición pélvica y estabilidad: un asiento demasiado ancho provocará un aumento del riesgo de oblicuidad pélvica. Figura 81. Asiento demasiado ancho ⌧ Longitud del muslo Medida que se corresponde con la profundidad del asiento de la silla de ruedas. Un método práctico para medir la profundidad del asiento de la silla es colocar al paciente sentado en una mesa con el borde anterior de la mesa a tres dedos de la flexura de la rodilla y con una caja en la parte posterior de la espalda. Medir desde el plano vertical posterior de la espalda hasta el borde de la mesa. Esta medida deberá realizarse tanto en el muslo derecho como en el izquierdo, para considerar cualquier discrepancia. Figura 82. Medida de la longitud del muslo (profundidad de asiento) De esta toma de medidas dependerá: 1. Distribución de la presión. A mayor superficie de apoyo, mayor distribución del peso. 2. Posición pélvica y estabilidad. A mayor superficie de apoyo, mayor base de estabilidad. 3. Longitud total de la silla y maniobrabilidad. Si el asiento es demasiado corto, la mayor distribución del peso recaerá en la zona de riesgo de escaras (tuberosidades isquiáticas y coxis).
  • 71. 2. Antecedentes Página 69 de 174 Figura 83. Asiento demasiado corto Por el contrario, si el asiento es demasiado largo, el paciente sufrirá rozamiento en la flexura de la rodilla y para evitarlo se deslizará sobre la superficie del asiento. Figura 84. Asiento demasiado largo ⌧ Longitud de la pantorrilla Medida que se corresponde con la longitud del reposapiés de la silla de ruedas. Equivale a la distancia desde la flexura de la rodilla hasta la zona de apoyo del talón, con el tobillo en flexión. Hay que considerar cualquier aparato o ayuda que normalmente utilice el individuo. Es importante medir ambas piernas para considerar cualquier discrepancia. Figura 85. Medida de la longitud de la pantorrilla (longitud del reposapiés) De esta medida dependen: 1. Distribución de la presión: 19% del peso del cuerpo en sedestación se distribuye en los pies. 2. Posición pélvica y estabilidad:
  • 72. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 70 de 174 Si los reposapiés están demasiado largos, los pies van a buscarlos, provocando una retroversión pélvica. Figura 86. Reposapiés demasiado largos Si los reposapiés están demasiado cortos, el paciente no apoyaría los muslos y el peso estaría concentrado en la zona de riesgo de escaras (tuberosidades isquiáticas y coxis). Figura 87. Reposapiés demasiado cortos ⌧ Altura inferior de la escápula Medida que se corresponde con la altura del respaldo en un paciente con control normal del tronco. Se mide desde el plano del asiento hasta el ángulo inferior de la escápula. La altura máxima del respaldo debe quedar 2,5cm por debajo de la escápula. Figura 88. Medida de la altura inferior de la escápula (altura del respaldo/paciente con control de tronco)
  • 73. 2. Antecedentes Página 71 de 174 Hay que considerar los siguientes factores: • Posible punto de presión. • La necesidad de soportes torácicos (laterales) y/o lumbares (posteriores) • Estabilidad y/o movilidad del tronco. ⌧ Altura del hombro Medida que se corresponde con la altura del respaldo en un paciente con poco control de tronco. Equivale a la distancia del plano del asiento a la altura del hombro. Figura 89. Medida de la altura inferior de la escápula (altura del respaldo/paciente con control de tronco) De esta medida dependerán: 1. La estabilidad escapular y movilidad. 2. El soporte torácico y lumbar. 3. La estabilidad. 4. El control de cabeza. Cuando hay poco control de tronco se recomienda ayudar al paciente basculando la silla hasta lograr su equilibrio, siempre manteniendo los ángulos de la pelvis, de las rodillas y del tobillo a 90° (salvo que tenga deformidades fijas en las articulaciones). En caso necesario, se deberán añadir además, mayor altura del respaldo, soportes laterales, lumbares y cabecero.
  • 74. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 72 de 174 2.6 Principales modelos de sillas de ruedas en la actualidad (2009) Para poder ofrecer algo más en un nuevo producto es necesario conocer los que actualmente están en el mercado, lo que ofrecen, sus características técnicas y estéticas. A continuación se detallan las características de las sillas de ruedas manuales que principalmente se venden en la actualidad y frente a las cuales el nuevo diseño deberá diferenciarse. A nivel internacional, Invacare es el fabricante de sillas de ruedas número uno del mundo seguido por la compañía Sunrise Medical [30]. A nivel nacional se van a analizar las sillas de dos de las empresas que tienen una mayor oferta de modelos de sillas de ruedas manuales estándar, Minos y Shortes. 2.6.1 INVACARE 2.6.1.1 Silla de ruedas manual de acero, ATLAS LITE Figura 90. Silla de ruedas manual de acero, ATLAS LITE (Invacare) 2.6.1.1.1 Características destacadas por el fabricante La Atlas Lite de Invacare [20, 31] es una silla estándar fabricada en acero ligero y resistente, capaz de soportar un peso de hasta 120kg. Es ajustable para maximizar el confort del paciente y fácilmente transportable gracias a sus ruedas traseras con eje extraíble.
  • 75. 2. Antecedentes Página 73 de 174 • Libertad de movimiento La movilidad proporcionada por una silla de ruedas es esencial, por eso la Invacare Atlas Lite es de muy fácil manejo, tanto en su versión autopropulsable como acompañante, en interiores como en exteriores. Incluso en espacios reducidos o con mucha gente alrededor, resulta fácil de conducir gracias a sus reducidas dimensiones y chasis compacto: su tamaño nunca es problema. • Fácil de transportar y guardar Al ser ligera y compacta, con ejes extraíbles en las ruedas traseras, la Atlas Lite es fácil de transportar y guardar. • Confort La silla Atlas Lite está también disponible en versión configurable con un respaldo reclinable a 30º y reposapiernas elevables para mayor confort y cuidado del paciente usuario de la silla. • Elegir su configuración La Atlas Lite ofrece una amplia gama de accesorios y opciones disponibles tanto en versión transit como autopropulsable. Así siempre tendrá la silla que más se adapte a sus necesidades o las de su paciente. 2.6.1.1.2 Opciones 1. Respaldo reclinable 30º. 2. Reposapiés elevables. 3. Respaldo partido. 4. Freno tambor (accionado por acompañante). 5. Ruedas traseras: ruedas 24” (cubierta neumática o maciza con eje extraíble, radios o llanta de composite), ruedas 12” (cubierta neumática o maciza con radios de composite). 6. Ruedas antivuelco 7. Acabado: cromado, gris metalizado, negro, granate, verde oscuro.
  • 76. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 74 de 174 2.6.1.1.3 Accesorios 1. Reposacabezas ajustable en altura. 2. Reposabrazos: sport, escritorio o largo (también disponible en versión ajustable en altura). 3. Versión hemiplejia: propulsión por doble aro a la derecha o izquierda. 4. Porta suero, soporte para bastones. 5. Cinturones: estándar, modelo en T, modelo en V. 6. Asiento de inodoro. 7. Bandeja. 2.6.1.1.4 Datos técnicos • Anchos de asiento: 38 / 41 / 43 / 45 / 48 cm • Profundidad de asiento: 42cm • Altura de asiento: 47 / 49,5 cm • Altura de respaldo: 46cm • Altura de reposabrazos: 22cm • Longitud reposabrazos: 20cm • Longitud de reposapiés: 42 – 50 cm • Ángulo del respaldo: 10º • Ancho total: ancho de asiento + 20,5cm • Altura total: 89 / 91,5 cm • Longitud total: 109cm • Longitud sin reposapiés: 83cm • Ancho plegada: 30cm • Peso total: 16kg • Peso del componente más pesado: 9kg • Peso máximo de usuario: 120kg
  • 77. 2. Antecedentes Página 75 de 174 2.6.1.2 Silla de ruedas manual de aluminio, ACTION 2000 Figura 91 Silla de ruedas manual de aluminio, ACTION 2000 (Invacare) 2.6.1.2.1 Características destacadas por el fabricante Ligera y con la garantía de la gama Action. La silla Invacare Action 2000 [21, 32] con su nueva configuración simplificada, es una silla manual ligera diseñada para facilitar el transporte y ofrecer una gran maniobrabilidad a un precio muy competitivo. Está disponible tanto en versión autopropulsable como en versión transit, y ahora con asiento acolchado de serie y protección en el punto de apoyo de los reposabrazos de escritorio. • Ligera y robusta La silla Invacare Action 2000 incorpora el mismo tipo de aluminio ligero en su construcción que tan popular ha hecho a la gama Action. Proporciona gran resistencia con un peso total de solamente 14,5kg. La silla Action 2000 es la opción perfecta para aquellos usuarios que buscan una silla manual que sea manejable y básica pero de gran durabilidad. • Adaptable La silla Action 2000 está disponible en versión estándar con ruedas autopropulsables y reposabrazos escritorio o con ruedas transit neumáticas para aquellos usuarios que precisan la ayuda de una tercera persona para propulsarse.
  • 78. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 76 de 174 2.6.1.2.2 Opciones 1. Rueda trasera autopropulsable con eje extraíble. 2. Kit transit neumático con ruedas traseras de 12” y reposabrazos de escritorio. 3. Freno de empuje abatible para facilitar las transferencias. 4. Respaldo abatible. 5. Frenos de tambor. 6. Acabado en azul zafiro y tapizado en nylon negro. 2.6.1.2.3 Accesorios 1. Reposacabezas. 2. Ruedas antivuelco. 3. Bandeja transparente. 4. Kit doble aro, disponible con eje de desmontaje rápido. 5. Cinturones 2.6.1.2.4 Datos técnicos • Anchos de asiento: 41 / 43 / 45 cm • Profundidad de asiento: 40cm • Altura de asiento: 51cm • Altura de respaldo: 41cm • Altura de reposabrazos: 26cm • Longitud de reposapiés: 33 a 45 cm • Ancho total: ancho de asiento + 20cm • Altura total: 92,5cm • Longitud total: 99cm • Ancho plegada: 30cm • Peso total: 14,5kg • Peso máximo de usuario: 113kg
  • 79. 2. Antecedentes Página 77 de 174 2.6.1.3 Silla de ruedas manual de aluminio, ACTION 3 Figura 92. Silla de ruedas manual de aluminio, ACTION 3 (Invacare) 2.6.1.3.1 Características destacadas por el fabricante Invacare Action 3 [33, 34] ha sido diseñada para adaptarse perfectamente al usuario y así incrementar su movilidad. La silla Action 3 es una silla de ruedas ligera y rígida que asegura unos resultados de desplazamientos máximos. Gracias a este diseño ergonómico, el usuario gana en autonomía. • Ajustes fáciles y precisos El estudio de las necesidades de los usuarios y terapeutas ha llevado a la concepción de un chasis que ofrece ajustes más precisos y más rápidos. El gran número de configuraciones permite mejorar el posicionamiento del usuario y así incrementar su autonomía. • Rendimiento Diseñada para asegurar el máximo rendimiento en su conducción. Gracias al peso ligero del chasis y la alta calidad de sus componentes, podrá desplazarse y maniobrar más fácilmente. • Funcionalidad La Action 3 es adaptable y modular. Las diferentes configuraciones permiten adaptarla a las necesidades de cada usuario.
  • 80. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 78 de 174 • Transporte Los reposapiés extraíbles y las ruedas de desmontaje rápido permiten reducir el volumen de la silla y su peso facilitando así el transporte en maleteros pequeños. • Peso de la silla: 14,5kg Una silla ligera, fácil de maniobrar, de propulsar, de llevar y de guardar. El peso de transporte (sin reposapiernas ni ruedas traseras) es de 7,5kg. • Un solo soporte de horquilla para 5 alturas posibles en la parte delantera del asiento Se suministra con 3º de inclinación. Rápida y fácilmente, la inclinación del asiento puede ser regulada 6º para un usuario activo o a 0º para un usuario hemipléjico a fin de facilitar la propulsión podal. • Reposabrazos El nuevo diseño integra una protección de espuma y un protector de ropa recortado para facilitar las transferencias • 20 posiciones de ruedas traseras Ofrece 20 posiciones de ruedas traseras para adaptarse mejor a cada usuario; 5 posiciones en altura y 4 longitudinales (estándar, activo o amputado) • Frenos de empuje con puño abatible La palanca de freno integra de serie una extensión para facilitar la presión y limitar el esfuerzo del usuario. El freno se puede plegar fácilmente para realizar las transferencias laterales con toda seguridad. • Reposapiés con sistema de desmontaje rápido Los pescantes abatibles hacia interior y exterior están equipados con mecanismos de desmontaje rápido y son reversibles. La altura de la paleta es regulable cada cm.
  • 81. 2. Antecedentes Página 79 de 174 2.6.1.3.2 Opciones 1. Respaldo reclinable por cremallera. 2. Tapizado del respaldo ajustable en tensión para un mayor confort y una mejor posición de la espalda. Disponible también para respaldo reclinable. Posibilidad de incorporar un tensor al respaldo. 3. Tensor de respaldo / Barra de empuje. El tensor mejora la rigidez del respaldo e incluso puede ser utilizado como barra de empuje. Se puede quitar fácilmente para plegar la silla. 4. Freno tambor. Disponible para acompañante o doble freno. 5. Reposabrazos extraíbles regulables en altura. 3 regulaciones en altura: 20, 23 y 26 cm. Disponibles con goma de reposabrazos corta o larga. 6. Reposabrazos abatibles y extraíbles. 7. Reposabrazos extraíbles regulables en altura sobre 12,5cm (regulables en altura de 17 a 29,5 cm. Disponibles con goma corta. 8. Reposabrazos Hemi. Acolchado Dartex. Multiposición. 9. Kit transit. Ruedas de 12” neumáticas o macizas. 10. Acabado: color azul zafiro, antracita, rojo oscuro, gris perla. Tapizado de nylon negro. 2.6.1.3.3 Accesorios 1. Ruedas antivuelco con tubo basculante. Para una seguridad máxima en las pendientes con respaldo reclinado. 2. Kit transfer (ruedas de 4”) 3. Paletas ISO. Paletas fijas o ajustables en inclinación y en profundidad sobre 5cm. 4. Mesita transparente para las actividades de la vida diaria. 5. Kit doble aro, disponible con eje de desmontaje rápido. 6. Palanca de conducción unilateral, dch. o izqd. Disponible en altura de asiento 51, 48,5 y 46cm 2.6.1.3.4 Datos técnicos • Anchos de asiento: 38 / 40,5 / 43 / 45,5 / 48 / 50,5 cm • Profundidad de asiento: 40 / 45 cm • Altura de asiento: 41 / 43,5 / 46 / 48,5 / 51 cm
  • 82. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 80 de 174 • Altura de respaldo: 40 / 43 / 51 cm • Altura de reposabrazos: de 17 a 29,5 cm • Longitud de reposapiés: 35 a 48 cm / 45 a 53 cm • Ángulo del asiento: 80º / 0º - 80º • Inclinación del respaldo: 0º / 7º / 0º - 30º • Ancho total: ancho de asiento + 20,cm (en la silla estándar) • Altura total: 81,5 – 102 cm • Longitud total: 99 – 104 cm (según al posición de la rueda trasera) • Longitud sin reposapiés: 80 – 85 cm • Ancho plegada: 28,5cm • Peso total: 14,5kg • Peso máximo de usuario: 125kg 2.6.1.4 Silla de ruedas manual de aluminio, ALU LITE Figura 93. Silla de ruedas manual de aluminio, ALU LITE (Invacare)
  • 83. 2. Antecedentes Página 81 de 174 2.6.1.4.1 Características destacadas por el fabricante Una forma más ligera de desplazarse. Gracias a su construcción en aluminio, la silla Invacare Alu Lite tiene un peso reducido para una maniobrabilidad cómoda y fácil transporte [35, 36]. • Fácil de transportar y guardar Con su chasis de aluminio, unas compactas dimensiones y un respaldo partido, la silla Invacare Alu Lite es una silla muy fácil de plegar y transportar en el maletero del coche. Sólo hace falta quitar los pescantes, plegar el respaldo y el chasis. • Empujar ya no es un problema La maniobrabilidad de una silla es un punto clave. Por lo tanto, la Alu Lite es muy fácil de empujar, tanto dentro como fuera de casa. Gracias a sus compactas dimensiones, desplazarse en espacios reducidos nunca más será un problema. 2.6.1.4.2 Opciones 1. Respaldo partido. Reduce la altura de la silla para transportarla con más facilidad. 2. Pescantes abatibles interior / exterior, con paletas abatibles para acceder a la silla con más facilidad. 3. Chasis plegable con cruceta, una vez plegada la Alu Lite ocupa muy poco espacio. 4. Acabado: color azul y tapizado en nylon de color negro. 2.6.1.4.3 Datos técnicos • Anchos de asiento: 40,5 / 45,5 cm • Profundidad de asiento: 43cm • Altura de asiento: 49cm • Altura de respaldo: 45cm • Altura de reposabrazos: 23cm • Longitud de reposapiés: 34 – 46 cm • Inclinación del asiento: 3º • Inclinación del respaldo: 0º
  • 84. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 82 de 174 • Ancho total: ancho de asiento + 8cm • Altura total: 94,5cm • Longitud total: 103cm • Longitud sin reposapiés: 76cm • Peso total: 12kg • Peso máximo de usuario: 100kg • Peso de la estructura con las ruedas delanteras: 10,2kg 2.6.2 SUNRISE MEDICAL 2.6.2.1 Silla de ruedas manual de acero, BREEZY 100 Figura 94. Silla de ruedas manual de acero, BREEZY 105 (Sunrise medical) 2.6.2.1.1 Características destacadas por el fabricante El nuevo estándar en sillas de acero [37, 38, 39]. Silla de ruedas de acero, plegable. Estructura de tubo grueso (25mm) que le confiere gran robustez y una estética muy actual. Reposabrazos abatibles y además desmontables. Reposapiés desmontables y giratorios también hacia dentro. Disponibles con rueda trasera grande (600mm) o pequeña (300mm), y con respaldo normal, abatible, o reclinable.
  • 85. 2. Antecedentes Página 83 de 174 • Amplia gama de accesorios La gama Breezy 100 dispone de una amplia gama de accesorios para adaptarse mejor a las necesidades particulares de cada usuario, como diferentes reposabrazos, reposapiés, ruedas delanteras y traseras neumáticas y macizas, así como tapicerías anatómicas, o asientos con inodoro. • Reposapiés giratorios hacia dentro Los reposapiés son desmontables, y además son giratorios tanto hacia fuera como hacia dentro. De esta forma, pueden abatirse sin necesidad de desmontarlos, para acortar la longitud de la silla en espacios reducidos como por ejemplo en ascensores. • Reposabrazos abatibles Los reposabrazos son desmontables y además son también abatibles hacia atrás, para facilitar la transferencia del usuario sin necesidad de desmontarlos. • Respaldos La Breezy 100 está disponible con respaldo normal, respaldo reclinable o con respaldo abatible, para facilitar su transporte. Figura 95. Silla de ruedas manual de acero, BREEZY 112 (Sunrise medical)
  • 86. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 84 de 174 • Desenclavadores ergonómicos Los desenclavadores de los reposapiés y los reposabrazos son ergonómicos, muy amplios y de fácil acceso para el usuario. 2.6.2.1.2 Opciones La configuración estándar de la silla Breezy 100 está compuesta de reposapiés desmontables, giratorios hacia dentro y hacia fuera, reposabrazos abatibles y desmontables, tapicería de skay, rueda trasera maciza (radios de plástico) de 600mm (24”) (Breezy 105) o maciza de 300mm (12”) (Breezy 112), rueda delantera de 200mm (8”) maciza. 1. Respaldo abatible para facilitar su transporte (con rueda trasera de 600mm Breezy 115 – con ruedas trasera de 300mm Breezy 110). 2. Respaldo reclinable en diferentes posiciones (con rueda trasera de 600mm Breezy 121 – con ruedas trasera de 300mm Breezy 141). 3. La Breezy 100 está disponible además de en color cromado en otros 3 innovadores colores: dorada, rojo cobrizo y blanco (según su página web). Cromada y en colores azul metalizado y verde metalizado (según su catálogo). 2.6.2.1.3 Accesorios 1. Reposabrazos: largo / regulable en altura. 2. Reposapiernas elevable. 3. Rueda delantera neumática de 200x50mm. 4. Rueda trasera neumática de 317mm (12”). 5. Rueda trasera 600mm (24”): neumática / radios: acero neumática / acero maciza. 6. Eje de desmontaje rápido. 7. Ruedas de tránsito. 8. Ruedas antivuelco. 9. Respaldo anatómico. 10. Asiento: anatómico / anatómico con inodoro. 11. Cuña abductora. 12. Tapicería de nylon.
  • 87. 2. Antecedentes Página 85 de 174 13. Cabecero: estándar / anatómico. 14. Sistema de hemiplejia. 15. Sistema de doble amputado. 16. Alargador de freno. 17. Frenos de tambor. 18. Soportes: de bastones / de gotero / de bombona de oxígeno 19. Cinturón. 20. Bolsa. 21. Mesa. 2.6.2.1.4 Datos técnicos • Anchos de asiento: 37 / 40 / 43 / 46 cm • Profundidad de asiento: 41cm • Altura de asiento: 51cm • Altura de respaldo: 45cm • Altura de reposabrazos: 22cm • Ancho total: ancho de asiento + 18cm • Altura total: 94cm • Longitud total: 105cm (Breezy 105) / 95cm (Breezy 112) • Ancho plegada: 30cm (Breezy 105) / 28cm (Breezy 112) • Peso total: 17,4kg (Breezy 105) / 16kg (Breezy 112) • Peso máximo de usuario: 125kg
  • 88. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 86 de 174 2.6.2.2 Silla de ruedas manual de aluminio, BREEZY 300 Figura 96. Silla de ruedas manual de acero, BREEZY 305 (Sunrise medical) 2.6.2.2.1 Características destacadas por el fabricante La silla de aluminio estándar, más ligera del mercado [40, 41, 42]. Práctica, y económica. Disponible con rueda trasera grande (600mm) o pequeña (300mm), y con respaldo normal, abatible, o reclinable. • Silla muy ligera La combinación de su avanzado diseño junto con la tecnología utilizada en su producción permiten a la Breezy 300 ofrecer una gran ligereza, siendo la silla de aluminio estándar más ligera del mercado con 13,5kg de peso (completa). • Diseño moderno y actual En el diseño de la Breezy 300 se ha cuidado especialmente los detalles para conseguir una estética muy agradable, moderna y actual. Disponible en una gama de colores que se adapta a los gustos de usuarios muy diversos. • Robusta Su sistema de cruceta combinado con las guías de los tubos del asiento hacen de la Breezy 300 una silla robusta y resistente, adecuada para una vida activa.
  • 89. 2. Antecedentes Página 87 de 174 • Reposapiés desmontables y abatibles Reposapiés desmontables y además abatibles hacia fuera y hacia dentro, para acortar la silla en espacios reducidos (como baños y ascensores, sin tener que quitar los reposapiés) • Reposabrazos desmontables y abatibles Reposabrazos abatibles hacia atrás para facilitar las transferencias y además desmontables, para transportarla más fácilmente. • Transportable Todos los modelos de Breezy 300 son plegables para facilitar su transporte. Además los modelos con respaldo abatible (315 y 310) permiten un plegado aún más compacto. Figura 97. Silla de ruedas manual de acero, BREEZY 312 (Sunrise medical) 2.6.2.2.2 Opciones 1. Respaldo abatible para facilitar su transporte (con rueda trasera de 600mm Breezy 115 – con ruedas trasera de 300mm Breezy 310). 2. Respaldo reclinable, con doble sistema automático de seguridad, en diferentes posiciones (con rueda trasera de 600mm Breezy 321 – con ruedas trasera de 341mm Breezy 141).
  • 90. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 88 de 174 3. La Breezy 300 está disponible en colores: negro brillante, gris selenio y verde manzana (según su página web). Rojo, azul, gris, plata y silver (según su catálogo). 2.6.2.2.3 Accesorios 1. Reposabrazos: largo / regulable en altura. 2. Reposapiernas elevable. 3. Empuñaduras y respaldo ajustables en altura. 4. Rueda delantera neumática. 5. Rueda trasera a maciza de 300mm. 6. Rueda trasera maciza de 600mm. 7. Eje de desmontaje rápido. 8. Ruedas de tránsito. 9. Ruedas antivuelco. 10. Respaldo anatómico. 11. Asiento: anatómico / anatómico con inodoro. 12. Cuña abductora. 13. Cabecero: estándar para respaldo normal/ estándar para respaldo anatómico 14. Cabecero: anatómico para respaldo normal/ anatómico para respaldo anatómico 15. Sistema de hemiplejia. 16. Eje de doble amputado. 17. Alargador de freno. 18. Frenos de tambor. 19. Soportes: de bastones / de gotero 20. Cinturón. 21. Bolsa de espalda. 22. Mesa
  • 91. 2. Antecedentes Página 89 de 174 2.6.2.2.4 Datos técnicos • Anchos de asiento: 37 / 40 / 43 / 46 cm • Profundidad de asiento: 41cm • Altura de respaldo: 45cm • Altura de reposabrazos: 21cm • Ancho total: ancho de asiento + 21cm • Altura total: 95cm • Longitud total: 106cm (Breezy 305) / 96cm (Breezy 312) • Ancho plegada: 31cm (Breezy 305) / 27cm (Breezy 312) • Peso total: 13,5kg (Breezy 305) / 13kg (Breezy 312) • Peso máximo de usuario: 120kg 2.6.3 MINOS 2.6.3.1 Silla de ruedas manual de acero, CRONOS Figura 98. Silla de ruedas manual de acero, CRONOS (Minos)
  • 92. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 90 de 174 2.6.3.1.1 Características destacadas por el fabricante La opción más rentable. La silla más económica con la garantía de calidad y durabilidad de Minos. La seguridad de comprar un producto Minos a un precio más que competitivo [22, 43]. • Reposabrazos y reposapiés desmontables de serie. • La Cronos está disponible en versión autopropulsable (Minos Cronos de ruedas traseras de 600mm) y acompañante (Minos Cronos T de ruedas traseras de 315mm) • Minos Cronos: autopropulsable y funcional. El diseño de sus piezas y sus características particulares la convierten en una silla de gran funcionalidad. • Minos Cronos T: resistente y manejable. Su cuidado diseño ofrece una gran durabilidad y permite un fácil manejo. Figura 99. Silla de ruedas manual de acero, CRONOS T (Minos) 2.6.3.1.2 Opciones 1. Ruedas delanteras neumáticas de 200 x 30 mm ó de 200 x 50. 2. Ruedas traseras con eje de desmontaje rápido y radios deportivos.
  • 93. 2. Antecedentes Página 91 de 174 2.6.3.1.3 Datos técnicos • Anchos de asiento: 36 / 40 / 44 / 48 / 51 cm • Profundidad de asiento: 42cm • Altura de asiento: 50cm • Altura de respaldo: 43cm • Altura de reposabrazos: 20cm • Ancho total: ancho de asiento + 20cm (Cronos) / ancho de asiento + 15cm (Cronos T) • Altura total: 92cm • Longitud total: 105cm (Cronos) / 90cm (Cronos T) • Longitud total sin reposapiés: 81cm (Cronos) / 71cm (Cronos T) • Ancho plegada: 30cm (Cronos) / 26cm (Cronos T) • Peso total: 15,4kg (Cronos) / 13,7kg (CronosT) • Peso máximo de usuario: 110kg 2.6.3.2 Silla de ruedas manual de aluminio, IRATI Figura 100. Sillas de ruedas manuales de aluminio, modelo IRATI (Minos)
  • 94. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 92 de 174 2.6.3.2.1 Características destacadas por el fabricante • Minos Irati Transit: con ruedas traseras de 315mm. De acompañante y manejable: la ligereza y efectividad de su estructura sin soldaduras las nota el acompañante al propulsarla. • Minos Irati Basic: con ruedas traseras de 600mm. Autopropulsable y transformable: con el kit conversión Ø 315mm se pueden quitar sus ruedas traseras, de forma rápida y sencilla y convertirla en una silla de acompañante en menos de 5 minutos [43, 44]. 2.6.3.2.2 Opciones: 1. Minos Irati DB: mayor control del acompañante con freno tambor operado por el acompañante, es muy apta para usuarios limitados en esa función. 2. Minos Irati 51: grandes tallas, reforzada en cruceta, asas y con horquilla de aluminio, es muy apta para usuarios hasta de 140kg. 3. Minos Irati Hemi: autopropulsable con los pies, con altura de asiento reducida a 44cm, es una silla muy apta para usuarios hemipléjicos. El plato multiposición integrado en las Hemi permite reducir la distancia del asiento respecto al suelo y facilitar la autopropulsión a los usuarios hemipléjicos. 4. Minos Irati SDA: ajustable a distintos usuarios, con chasis ajustable es una silla multiusuario. Permite ajustar el asiento a las medidas antropométricas del usuario ajustando la profundidad del asiento a 42, 44.5 y 47 cm. 2.6.3.2.3 Accesorios 1. Reposabrazos largo. 2. Pisador (palancas basculantes). 3. Ruedas antivuelco. 4. Ruedas deportivas de aluminio. 5. Rueda delantera de goma. 6. Asas ajustables en altura. 7. Kit conversión Ø 315mm. 8. Respaldo ajustable en tensión. 9. Freno Deluxe.
  • 95. 2. Antecedentes Página 93 de 174 10. Reposapiés elevables. 11. Soporte amputado. 12. Respaldos: reclinable manual, reclinable pistón de gas y partido. 13. Extensión de cabecero. 2.6.3.2.4 Datos técnicos • Anchos de asiento: 36 / 40 / 44 / 48 cm (51 cm) • Profundidad de asiento: 42cm • Altura de asiento: 50cm • Altura de respaldo: 47cm • Altura de reposabrazos: ajustable de 20 a 27 cm • Ancho total: ancho de asiento + 20cm (Basic) / ancho de asiento + 15cm (Transit) • Altura total: 98cm • Longitud total: 103cm (Basic) / 91cm (Transit) • Longitud total sin reposapiés: 79cm (Basic) / 71cm (Transit) • Ancho plegada: 31cm (Basic) / 27cm (Transit) • Peso total: 15,2kg (Basic) / 13,97kg (Transit) • Peso máximo de usuario: 125kg (140kg para ancho 51cm)
  • 96. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 94 de 174 2.6.3.3 Silla de ruedas manual de aluminio, IRATI PLENA Figura 101. Silla de ruedas manual de aluminio, IRATI PLENA (Minos) 2.6.3.3.1 Características destacadas por el fabricante Para los más exigentes Minos ha desarrollado la silla de aluminio Minos Irati Plena [43, 44, 45] con la horquilla delantera ajustable y el plato multiposición que permiten variar el ángulo del asiento. La distancia entre ejes se ha reducido para mejorar la maniobrabilidad de la silla y hacerla más cómoda. • Cómoda y manejable Reducción entre ejes y un ángulo del asiento de 5º, tiene todas las ventajas de las sillas Minos Irati pero más cómoda y fácil de propulsar. • Autopropulsable con los pies. Muy cómoda para usuarios hemipléjicos por la reducida altura del asiento – hasta 45cm – y la posibilidad de ajustar su inclinación.
  • 97. 2. Antecedentes Página 95 de 174 2.6.3.3.2 Accesorios 1. Reposabrazos largo. 2. Pisador (palancas basculantes). 3. Ruedas antivuelco. 4. Asas ajustables en altura. 5. Respaldo ajustable en tensión. 6. Reposapiés elevables. 7. Soporte amputado. 8. Respaldo reclinable manual. 9. Respaldo reclinable pistón de gas. 2.6.3.3.3 Datos técnicos • Anchos de asiento: 36 / 40 / 44 / 48 cm (51 cm) • Profundidad de asiento: 42cm • Altura de asiento: ajustable de 45 a 50 cm • Altura de respaldo: 47 m • Altura de reposabrazos: ajustable de 20 a 27 cm • Ancho total: ajustable 57, 61, 65, 69, 72 cm (50, 54, 58, 62, 65 cm Transit) • Altura total: 94cm (96cm Transit) • Longitud total: 100cm (89cm Transit) • Longitud total sin reposapiés: 78cm ( 68cm Transit) • Ancho plegada: 31cm (26cm Transit) • Peso total: 15,2kg [con rueda ultraligera 14,3kg] (13,5 kg Transit) • Peso máximo de usuario: 125kg (140kg para ancho 51cm)
  • 98. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 96 de 174 2.6.4 SHORTES 2.6.4.1 Silla de ruedas manual de acero, BEIJING Figura 102. Silla de ruedas manual de acero, BEIJING Universal (Shortes) 2.6.4.1.1 Características destacadas por el fabricante • Estructura y acabado [19, 46] Plegable y compacta, fácilmente transportable gracias a sus reposabrazos y reposapiés desmontables. Sus palancas basculantes permiten al ayudante elevar la silla sobre escaleras o aceras. Con la disposición de dos casquillos se hace posible que con una misma estructura se puede tener la versión universal, ruedas traseras de 600mm, y acompañante, ruedas traseras de 320mm. Frenos fácilmente intercambiables de una versión a otra. La estructura principal está fabricada en tubo de acero de alta resistencia. El tapizado es de nylon acolchado. • Reposabrazos Desmontables fácilmente, mediante un sistema de pivote, para facilitar las transferencias al usuario. Placa lateral de plástico de diseño moderno y mayor ligereza que las tradicionales de acero. Almohadillas confortables en poliuretano de gran durabilidad y fácil limpieza.
  • 99. 2. Antecedentes Página 97 de 174 • Reposapiés Extensibles en altura, fácilmente adaptables a la correcta posición del usuario. Giratorios y desmontables, facilitando el acceso y el manejo de la silla en espacios reducidos, tales como ascensores. Placas individuales de aluminio abatibles. Figura 103. Silla de ruedas manual de acero, BEIJING Acompañante (Shortes) • Ruedas Ruedas delanteras direccionales macizas, salvo petición neumáticas, montadas sobre horquillas giratorias. Ruedas traseras motrices neumáticas, salvo petición de macizas. 2.6.4.1.2 Opciones 1. Respaldo fijo o abatible o reclinable. 2. Versión reforzada para usuarios hasta de 150 kg, con doble cruceta. 3. Acabado cromado de alta calidad o pintado epoxi en varios colores. 4. Reposapiés elevables.
  • 100. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 98 de 174 2.6.4.1.3 Accesorios 1. Asiento de inodoro. 2. Kit de hemiplejia. 3. Kit de doble amputado. 4. Cabezal regulable Anatom. 5. Cinturones de fijación. 6. Bandejas. 7. Portabastones, portasueros y portabombona de oxígeno. 2.6.4.1.4 Datos técnicos • Anchos de asiento: 38 / 40,5 / 43 / 45,5 cm • Profundidad de asiento: 40cm • Altura de asiento: 50cm • Altura de respaldo: 41cm • Altura de reposabrazos: 24cm • Ancho total: ancho asiento + 24,5cm (Universal) / +17cm (Acompañante) • Altura total: 92cm • Longitud total: 105cm (Universal) / 98cm (Acompañante) • Ancho plegada: 28cm (Universal) / 26,5cm (Acompañante) • Peso total: 19,6 / 19,8 / 20 / 20,2 kg (Universal) / 16,6 / 16,9 / 17,1 / 17,3 kg (Acompañante) • Peso máximo de usuario: 100kg
  • 101. 2. Antecedentes Página 99 de 174 2.6.4.2 Silla de ruedas manual de acero, TRANSFER Figura 104. Silla de ruedas manual de acero, TRANSFER (Shortes) 2.6.4.2.1 Características destacadas por el fabricante Silla de ruedas pensada para facilitar las transferencias [47, 48]. Su estructura se ha diseñado de forma que las ruedas traseras se sitúan en un plano más cercano al eje de la silla, de modo que la anchura total disminuye, permitiendo su paso por lugares más estrechos. • Estructura Fabricada en tubo de acero de alta resistencia. Plegable y compacta, fácilmente transportable. Tapizado de nylon acolchado. • Respaldo Abatible, lo que reduce su tamaño facilitando el transporte. • Reposabrazos Desmontables mediante mecanismo de pivote para facilitar las transferencias. Placas laterales de plástico y almohadillas de poliuretano de fácil limpieza.
  • 102. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 100 de 174 • Reposapiés Extensibles en altura, se adaptan para una correcta postura del usuario. Son además giratorios y desmontables. • Ruedas Las delanteras son direccionales y macizas, salvo petición de neumáticas. Ruedas traseras motrices neumáticas, salvo petición de macizas. • Acabado Pintado epoxi en color gris. Figura 105. Detalle de las ruedas traseras de la silla TRANSFER (Shortes) 2.6.4.2.2 Accesorios 1. Asiento de inodoro. 2. Kit de hemiplejia. 3. Kit de doble amputado. 4. Cabezal regulable Anatom. 5. Cinturones de fijación. 6. Bandejas. 7. Portabastones, portasueros y portabombona de oxígeno.
  • 103. 2. Antecedentes Página 101 de 174 2.6.4.2.3 Datos técnicos • Anchos de asiento: 38 / 40,5 / 43 / 45,5 / 48 cm • Profundidad de asiento: 40cm • Altura de asiento: 50cm • Altura de respaldo: 41cm • Altura de reposabrazos: 25cm • Ancho total: ancho asiento + 9cm • Altura total: 92cm (75cm con el respaldo abatido) • Longitud total: 93cm • Ancho plegada: 26cm • Peso total: 15,6 / 15,9 / 16,2 / 16,5 / 16,8 kg • Peso máximo de usuario: 100kg 2.6.4.3 Silla de ruedas manual de aluminio, ECO Figura 106. Silla de ruedas manual de aluminio, ECO Universal (Shortes)
  • 104. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 102 de 174 2.6.4.3.1 Características destacadas por el fabricante Una silla de ruedas manual de aluminio ligera y fácil de transportar por el reducido espacio que ocupa una vez plegada [49, 50]. • Estructura De fácil plegado mediante sistema de tijeras. Muy ligera al ser fabricada en duraluminio de gran resistencia. Aunque es capaz de transportar 100kg, se recomienda un máximo de 90kg. El respaldo es abatible para facilitar su transporte. A una misma estructura se le puede acoplar ruedas autopropulsables (Ø 600mm) o de acompañante (Ø 400mm). • Reposabrazos Fijos, con almohadilla de poliuretano y panel de protección lateral. • Reposapiés Con paletas de plástico giratorias y regulables en altura • Tapizado De nylon transpirable con acolchado termo aislante que le hace muy confortable. De gran durabilidad y limpieza. Con bolsa en el tapizado del respaldo. Figura 107. Silla de ruedas manual de aluminio, ECO Acompañante (Shortes)
  • 105. 2. Antecedentes Página 103 de 174 • Transportabilidad. Su reducido tamaño con el respaldo abatido y los paneles de reposapiés girados, una vez plegada, la convierten en una de las sillas más fácil de transportar, ocupando un espacio muy reducido en el maletero del coche. 2.6.4.3.2 Opciones 1. Acabado en pintura epoxi de gran resistencia con cuatro colores a elegir: azul, gris, negro y rojo. 2. La banda talonera se puede sustituir por cintas individuales para cada reposapiés. 2.6.4.3.3 Accesorios 1. Cinturones de fijación. 2. Bandejas. 3. Portabastones, portasueros y portabombona de oxígeno. 2.6.4.3.4 Datos técnicos • Anchos de asiento: 38 / 41 / 43 / 46 cm • Profundidad de asiento: 39cm • Altura de asiento: 49cm • Altura de respaldo: 42cm • Altura de reposabrazos: 21cm • Ancho total: ancho asiento + 19cm (Universal) / +17,5cm (Acompañante) • Altura total: 91cm (72cm con el respaldo abatido) • Longitud total: 93cm (Universal) / 88cm (Acompañante) • Ancho plegada: 34cm (Universal) / 28cm (Acompañante) • Peso total: 12,3 / 12,4 / 12,5 / 12,6 kg (Universal) / 11,1 / 11,2 / 11,3 / 11,4 kg (Acompañante) • Peso máximo de usuario: 100kg – recomendado 90kg
  • 106. 3. Diseño basado en la ingeniería inversa Página 105 de 174 3 Diseño basado en la ingeniería inversa Las pequeñas y medianas empresas no suelen contar con departamentos especializados en la realización de cada una de las fases del desarrollo de un producto, por lo que no son utilizadas las herramientas del diseño industrial que se desarrollarán posteriormente. En estos entornos, el desarrollo de nuevos productos es, por lo general, bien el resultado de demandas muy concretas de clientes, o bien de la intuición del empresario. A continuación se desarrolla el procedimiento de diseño industrial que sigue una de las empresas fabricantes de sillas de ruedas de España. Este procedimiento está basado en la norma ISO 9001:2008 y certificado por una entidad homologada de certificación. Comprende una serie de etapas que son definición, desarrollo, verificación y validación, tal y como exige la norma. Figura 108. Procedimiento de diseño y desarrollo Aún estando certificado este procedimiento, la citada normativa no se preocupa ni exige un desarrollo exhaustivo de la fase de definición y generación de conceptos del producto. Posteriormente, en la metodología de diseño industrial que se propone en este trabajo de investigación, se verá como de esta primera etapa, de su ejecución y del método de trabajo utilizado en ella depende en gran medida el resultado final del proyecto. Sin embargo, en el procedimiento actualmente utilizado, no se pone hincapié en esta primera fase y lo que se tiende a hacer es basar el diseño industrial en la ingeniería inversa sin obtener resultados tan novedosos y válidos como se consiguen siguiendo un completo proceso de diseño industrial, tal y como se está tratando de implantar actualmente en las empresas de cualquier tamaño.
  • 107. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 106 de 174 3.1 Definición de ingeniería inversa El objetivo de la ingeniería inversa es obtener información a partir de un producto accesible al público, con el fin de determinar de qué está hecho, qué lo hace funcionar y cómo fue fabricado. Este método es denominado ingeniería inversa porque avanza en dirección opuesta a las tareas habituales de ingeniería, que consisten en utilizar datos técnicos para elaborar un producto determinado. La ingeniería inversa es un método de resolución. Aplicar ingeniería inversa a algo supone profundizar en el estudio de su funcionamiento, hasta el punto en que se pueda llegar a entender, modificar, y mejorar dicho modo de funcionamiento [51]. En la empresa estudiada se realiza este proceso de estudio de las sillas ya existentes a las que se le aplica alguna mejora o alguna novedad pero sin llegar a obtener un producto con un valor añadido a los ya realizados por la misma empresa, así como, a los ya existentes en el mercado. 3.2 Procedimiento de diseño y desarrollo 3.2.1 Apertura del proyecto Es el empresario o una demanda concreta de un cliente el punto de partida para el inicio de un proyecto de diseño. Una vez que el empresario da el visto bueno para comenzar con un proyecto de diseño, es el propio departamento de diseño el responsable de llevarlo a cabo. El jefe de proyecto es elegido por el ponente y/o el empresario y esto se comunica a dicha persona mediante una reunión de lanzamiento del proyecto. El primer paso entonces es abrir, por parte del jefe de proyecto, el formato “PROYECTO”. En dicho formato el mencionado responsable cumplimenta la siguiente información: • PROYECTO: “Nombre del proyecto”: título dado al proyecto. Suele ser el del nombre del producto que va a ser el resultado del proyecto iniciado. • FECHA: día / mes / año de apertura del registro. • PONENTE: nombre y apellidos de la persona que propone el proyecto. • JEFE DE PROYECTO: nombre y apellidos de la persona responsable del proyecto nombrado por el ponente y/o el empresario.
  • 108. 3. Diseño basado en la ingeniería inversa Página 107 de 174 • ORIGEN: causas por las que surge la necesidad de desarrollar el nuevo proyecto. • OBJETIVO: meta/s generales que se persiguen con la ejecución del proyecto propuesto. • EQUIPO DE PROYECTO: nombre, apellidos, empresa, departamento y cargo al que pertenecen las personas propuestas por el jefe de proyecto, y aprobadas por el ponente y/o el empresario, para la ejecución del proyecto. En algunos casos puede que se produzcan incorporaciones posteriores al comienzo del mismo. Dichas incorporaciones las incluye el Jefe de Proyecto en esta misma tabla del registro. 3.2.2 Requisitos del diseño En esta misma reunión de lanzamiento del proyecto, o en reuniones posteriores, se establecen claramente y por escrito los requisitos del diseño, es decir, los objetivos específicos que ha de cumplir, o desviarse muy poco, el diseño final. El jefe de proyecto realiza un informe correspondiente en el que se reflejan dichos requisitos y que es aprobado por el ponente (firmando las dos personas el informe correspondiente). Con este documento se podrá comprobar fácilmente que se han cumplido los objetivos del proyecto cuando se finalice el mismo. De la misma forma, se podrá ir haciendo un seguimiento del cumplimiento de los objetivos, durante el desarrollo del proyecto. Evitando una desviación inaceptable de los requisitos marcados inicialmente. En el caso de las sillas de ruedas manuales existe un formulario en el que se incluyen todos los requisitos del diseño, requisitos estándar sin profundizar en las necesidades de los usuarios, sino en la experiencia e intuición del empresario o en la petición personal de algún usuario que haya sido considerada como importante. Dicho formato es el llamado “REQUISITOS DEL DISEÑO SRM”. A continuación, se procede a la planificación del proyecto. 3.2.3 Planificación del proyecto La planificación es una de las primeras actividades a desarrollar en cuanto se aprueba el comienzo de ejecución de un proyecto. Se deben desglosar todas las tareas que requiere el proyecto para llegar a un correcto desarrollo y finalización del mismo. Como punto de partida se toman los datos y materiales inicialmente aportados, y se ajusta a los objetivos planteados. El jefe de proyecto es el que se encarga de planificar el mismo y presentar dicha planificación al ponente para su aprobación.
  • 109. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 108 de 174 Para lograr una planificación lo más ajustada a la realidad posible, el jefe de proyecto podrá consultar con su equipo y con los departamentos que puedan estar implicados en el desarrollo o en los resultados finales del proyecto. Las siguientes tareas o fases en la planificación de un proyecto suelen ser, en general, las más comunes y las que representan los hitos principales en un proyecto: • Estudios previos: identificación de la necesidad. Acopio de documentación y material inicial para el comienzo del proyecto. Requisitos, normalizados o no, que ha de cumplir el diseño objeto del proyecto. Lanzamiento de una oferta al ponente. • Diseño: ejecución de croquis e instrucciones para la fabricación de prototipos (en unos casos de diseño y en otros, en fases más avanzadas, de fabricación). • Fabricación de prototipos: lanzamiento, a talleres o fábricas subcontratadas, de la fabricación de los prototipos (de diseño o de fabricación) controlando siempre la fabricación de los mismos mediante visitas in situ, contacto con el fabricante vía telefónica o e-mail y envío de instrucciones de trabajo si fuera necesario. • Revisiones del diseño: evaluación de los prototipos, en función de los requisitos marcados en los estudios previos, mediante la realización propia, o por parte del Instituto de Biomecánica de Valencia, de ensayos, pruebas, análisis o cualquier otro método de revisión del diseño con el fin de identificar cualquier problema y proponer las acciones o modificaciones necesarias para asegurar el éxito del proyecto. • Verificación del diseño: comprobación de que el prototipo satisface todas las especificaciones marcadas al comienzo del proyecto. En la mayor parte de los casos bastará con que el ponente confirme que el resultado del diseño le satisface y se levante acta firmando el formato “PROTOTIPO” correspondiente. • Documentación: elaboración de catálogos publicitarios, manuales de uso, pegatinas y cualquier otro documento que haya de llevar el producto antes de su lanzamiento al mercado. • Validación del diseño: transcurridos unos tres meses tras el lanzamiento al mercado del producto, fruto del proyecto de I+D+i ejecutado, se realiza la validación del mismo para asegurar que verdaderamente cumple los requisitos y características funcionales previstas de uso. Además de realizar un análisis de su posición frente a productos similares de la competencia y de su aceptación por parte de los clientes.
  • 110. 3. Diseño basado en la ingeniería inversa Página 109 de 174 A cada tarea descrita se le han de asignar unos recursos, plazos de ejecución y responsable/s. Se pueden definir de igual manera subtareas dentro de las tareas mencionadas. Esta planificación puede verse modificada en el transcurso del proyecto. Por ello, es necesario identificar la revisión actualizada de la misma en cada momento. Si estos cambios de planificación afectan al precio o plazo comprometido, se debe comunicar al ponente. La planificación del proyecto la recoge el jefe de proyecto en el formato “PLANIFICACIÓN DE PROYECTO” en le que se rellenan los siguientes datos: • PROYECTO: título dado al proyecto en el registro abierto “PROYECTO”. • FECHA: día / mes / año de aprobación de la planificación. • REVISIÓN: estado de revisión del registro. Numeración correlativa empezando por el 00. • TAREA: numeración correlativa de las tareas empezando por el 01. • DESCRIPCIÓN: de cada una de las tareas enumeradas. • RESPONSABLE/S: personas encargadas de llevar a cabo cada una de las tareas descritas y asignadas por el jefe de proyecto. • DURACIÓN: plazo para la realización de cada una de las tareas. • INICIO: día / mes / año en el que ha de comenzar cada tarea. • FIN: día / mes / año en el que ha de finalizar cada tarea según la DURACIÓN marcada. • OBSERVACIONES: sobre el seguimiento de realización de cada tarea. • CRONOGRAMA: sobre la planificación del proyecto (normalmente Diagrama de Gantt). • OBSERVACIONES: a la planificación planteada. • PLANIFICADO POR: firma del jefe de proyecto que ha realizado la planificación. • APROBADO POR: firma del ponente dando la aprobación a la planificación propuesta. Cada vez que la planificación de un proyecto se vea modificada por causas propias o ajenas a la voluntad del equipo se hará la correspondiente revisión del registro “PLANIFICACIÓN DE PROYECTO” y se registrará el hecho en la TABLA DE REVISIONES DE LA PLANIFICACIÓN DEL PROYECTO del correspondiente registro “PROYECTO” abierto. En dicha tabla, el jefe de proyecto registra la siguiente información: • REVISIÓN: estado de revisión último del registro “PLANIFICACIÓN DE PROYECTO”. Numeración correlativa empezando por el 00.
  • 111. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 110 de 174 • DESCRIPCIÓN DE LA MODIFICACIÓN: resumen sobre los cambios que ha sufrido el registro “PLANIFICACIÓN DE PROYECTO”. • CIERRE: día / mes / año planificado para el CIERRE DEL PROYECTO. Una vez que se tiene aprobada la revisión 00 del registro “PLANIFICACIÓN DE PROYECTO” comienzan las actividades propiamente dichas de ejecución del proyecto. Todas las fases comentadas anteriormente, del desarrollo del proyecto, se van recogiendo en los distintos registros indicados en el procedimiento. 3.2.4 Estudios previos Como ya se ha comentado anteriormente, al inicio de la ejecución de un proyecto se realizan, generalmente, las siguientes actividades: Estudio de la necesidad de la que parte la propuesta del proyecto, para así poder marcar con exactitud las prestaciones que ha de tener el producto objetivo del proyecto. Acopio de documentación y materiales necesarios para la ejecución del proyecto tales como: normativa y productos similares. Todo esto lo registra el jefe de proyecto en la tabla RECURSOS DE PARTIDA del registro “PROYECTO” abierto. En dicha tabla, el jefe de proyecto registra la siguiente información: • DOCUMENTALES: relación de la documentación con la que inicialmente se cuenta para comenzar el proyecto. • MATERIALES: relación del material con el que inicialmente se cuenta para comenzar el proyecto. Análisis de productos, si no iguales, similares al propuesto en el proyecto. Estudio de su funcionamiento hasta lograr entenderlo de forma que pueda modificarse y mejorar. Requisitos que ha de cumplir el producto en cuestión, referidos o no a una normativa vigente. Esta información se recoge en el informe mencionado anteriormente, en el apartado 3.2.2 Requisitos del diseño.
  • 112. 3. Diseño basado en la ingeniería inversa Página 111 de 174 3.2.5 Diseño – Prototipo de diseño En esta fase se realiza todo lo que es propiamente el diseño del producto proyectado, teniendo en cuenta siempre los requisitos marcados en la etapa anterior. En general, en los proyectos se trabaja siempre con prototipos. En una primera etapa se realiza lo que llamamos PROTOTIPO DE DISEÑO, que son los prototipos diseñados en la empresa y fabricados en por una empresa subcontratada y supervisada su fabricación personalmente. Para esta fabricación se realizan croquis y se dan instrucciones. Además de realizar una supervisión personal directa in situ en el taller. Una vez fabricado el primer prototipo se abre, por parte del Jefe de Proyecto, el correspondiente formato “PROTOTIPO” en el que rellena la siguiente información: • PROYECTO: título dado al proyecto en el registro “PROYECTO”. • PROTOTIPO DE DISEÑO: como se ha dicho, estos prototipos fabricados en la fase de diseño se denominan de esta forma por lo que en el registro se marca con una cruz esta casilla. • Nº: numeración correlativa, desde el 01, que se van dando a los prototipos a medida que se van recibiendo los mismos (normalmente el primer prototipo no es el definitivo, es necesario realizar alguna modificación y por esta razón se van numerando correlativamente en función de los prototipos modificados que sea necesario realizar). • FECHA: día / mes / año de apertura del registro, que coincide con la que se recibe el correspondiente prototipo. • DATOS DEL FABRICANTE/PROVEEDOR: Nombre - Dirección – CIF - C.P. – Localidad – Provincia – País – Teléfono – Móvil – Fax – e-mail – web del fabricante/proveedor al que se le solicitó el prototipo. • INSPECCIÓN VISUAL – MATERIAL/ DOCUMENTACIÓN RECIBIDO Y ESTADO: en primer lugar se realiza una inspección visual de todo lo recibido y se apunta lo que se ha recibido y en qué estado ha llegado. • FOTOGRAFÍAS DEL PROTOTIPO: se incluye en el registro alguna fotografía identificativa del prototipo. Una vez cumplimentado hasta aquí este registro, se procede a revisar el prototipo recibido.
  • 113. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 112 de 174 3.2.6 Revisión del diseño – Prototipo de diseño Una vez fabricado el primer PROTOTIPO DE DISEÑO se pasa a revisar el diseño, es decir, a comprobar que dicho prototipo cumple con todo lo esperado y marcado al comienzo del proyecto. Además de a una inspección visual, al prototipo se le somete a una serie de pruebas mecánicas de la siguiente forma: Se somete al PROTOTIPO DE DISEÑO a un recorrido de 6,5km, de los cuales 3,5km son de asfalto irregular y 3km son sin asfaltar y empedrado, durante cuatro días seguidos, en total 26km. Las pruebas se realizan con una persona de 100kg de peso. En las pruebas se hacen recorridos llanos tanto en asfalto irregular como en zona sin asfaltar. También se somete a la silla a descensos rápidos en terreno con asfalto irregular, para probar la resistencia de las horquillas y ruedas delanteras. En pleno descenso se bloquean las ruedas con los frenos, o sólo una rueda, con ello se comprueba primero, que la silla tenga una buena frenada sin que la silla se desestabilice y en segundo lugar, al bloquear sólo una rueda y tender la silla a cruzarse se comprueba la resistencia de las ruedas traseras a la torsión y en caso de las llantas de plástico a la rotura de la llanta. También, en pequeñas cuestas, se somete a la silla a descenso marcha atrás para comprobar que la silla no vuelque a la menor irregularidad del asfalto. Una vez realizados los 26km con este tipo de pruebas, la silla pasa al taller para la comprobación de su estado, tanto de estructuras como de tapizados. Después de su comprobación y limpieza, se comprueba en un sitio bien plano, que al empujar y soltar la silla sin ninguna persona en ella, ésta mantiene la trayectoria recta. También se somete la silla a impactos frontales contra un bordillo de unos 8cm para comprobar la resistencia de las ruedas delanteras, horquillas y de sus soportes a posibles torceduras. Durante el transcurso de esta fase se va cumplimentando el registro “REVISIÓN DEL DISEÑO” en donde cada uno de los miembros que forman el equipo de proyecto revisará el cumplimiento, por parte del prototipo, de los requisitos que se le encomienden. Así, en dicho registro, se va reflejando la siguiente información: • PROYECTO: título dado al proyecto en el registro “PROYECTO”. • PROTOTIPO DE DISEÑO: en un principio estaremos analizando un prototipo de este tipo.
  • 114. 3. Diseño basado en la ingeniería inversa Página 113 de 174 • Nº: del prototipo. El primero será el 01 y así correlativamente según las modificaciones planteadas. • FECHA: día / mes / año de revisión de cada uno de los requisitos. • REQUISITO: descripción de cada uno de los requisitos que ha de cumplir el prototipo. • NORMA: a la que está referido cada uno de los requisitos, siempre y cuando estén referidos a una norma. • REVISADO POR: firma de la persona que revisó el requisito correspondiente. • CONFORME: se marca con una cruz SÍ si el prototipo cumplió el requisito y NO si no lo cumplió. • DEFICIENCIA: en caso de requisito NO CONFORME se describe la causa por la que no cumple el requisito especificado. • MEDIDA A ADOPTAR: se describe la manera de actuar para hacer que el prototipo que está siendo revisado cumpla los requisitos en los que no es conforme. • PLAZO: para realizar la medida anteriormente mencionada. • RESPONSABLE/S: de ejecutar dicha medida. • OBSERVACIONES: que se quieran incluir al registro • PÁGINA _ DE _ : número de página del total de páginas. Una vez revisado el diseño, si el prototipo no ha resultado en todos los requisitos conforme entonces se procede a realizarle las modificaciones propuestas. 3.2.7 Modificaciones del diseño – Prototipo de diseño Si es necesario hacerle cambios al prototipo, se indica esto en su correspondiente registro “PROTOTIPO” y se marca con una cruz la casilla PROTOTIPO A MODIFICAR, indicando la FECHA, el RESULTADO de la revisión del diseño y la firma en REVISADO POR del jefe de proyecto. A continuación se lanza la orden de realizar las modificaciones propuestas al prototipo revisado a la empresa contratada para su fabricación. Una vez que se recibe de nuevo el prototipo se procede igual que con el primero. Se abre el formato “PROTOTIPO” y se procede a su revisión abriendo de nuevo el formato “REVISIÓN DEL DISEÑO”.
  • 115. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 114 de 174 Estas tareas se repiten en un bucle hasta que se logra obtener un prototipo que cumpla con todos los requisitos. Una vez en este punto se procede a verificar el diseño. 3.2.8 Verificación del diseño – Prototipo de diseño Una vez que se obtiene un PROTOTIPO DE DISEÑO que cumpla con todos los requisitos, el Jefe de Proyecto procede a presentarlo al ponente para su verificación. Como ya hemos comentado, en la mayor parte de los casos bastará para dicha verificación con que el ponente firme el correspondiente registro “PROTOTIPO” en la casilla de PROTOTIPO VERIFICADO indicando la FECHA así como el RESULTADO obtenido. En el caso en que el ponente proponga alguna modificación se procederá de la misma forma que en el caso de prototipo no conforme en alguno de sus requisitos. Es decir, mandado modificar el prototipo correspondiente y abriendo los consecuentes formatos “PROTOTIPO” y “REVISIÓN DEL DISEÑO” hasta obtener el prototipo apto para su verificación por parte del ponente. 3.2.9 Diseño – Prototipo de fabricación En el momento en que se tiene verificado el PROTOTIPO DE DISEÑO se procede a lanzar la orden de fabricación del que denominamos, PROTOTIPO DE FABRICACIÓN. La fabricación de este prototipo se encarga a la empresa elegida para la fabricación en serie del producto y tiene las mismas características que los productos fabricados en serie. Para dar esta orden a la empresa, bien el pefe de proyecto, el ponente, o la persona que se designe, lleva a dicha empresa el PROTOTIPO DE DISEÑO verificado para la fabricación de dicho PROTOTIPO DE FABRICACIÓN. Una vez que se recibe en la empresa el primer PROTOTIPO DE FABRICACIÓN se procede a abrir un nuevo formato “PROTOTIPO” en el que cambiará la siguiente información respecto a los anteriores registros correspondientes a los PROTOTIPOS DE DISEÑO: • PROTOTIPO DE FABRICACIÓN: se marca con una cruz esta casilla. • Nº: numeración correlativa, desde el 01, al igual que para los PROTOTIPOS DE DISEÑO. • DATOS DEL FABRICANTE/PROVEEDOR: Nombre - Dirección – CIF - C.P. – Localidad – Provincia – País – Teléfono – Móvil – Fax – e-mail – web del fabricante/proveedor que va a realizar la futura fabricación en serie del producto.
  • 116. 3. Diseño basado en la ingeniería inversa Página 115 de 174 3.2.10 Revisión del diseño – Prototipo de fabricación Esta fase se realiza de forma similar a la del PROTOTIPO DE DISEÑO si bien, en el caso del PROTOTIPO DE FABRICACIÓN, los requisitos exigidos al mismo suelen ser mucho más exigentes. En este caso interviene el Instituto de Biomecánica de Valencia para realizar los ensayos necesarios al mismo. Desde el Instituto de Biomecánica de Valencia nos mandan una Oferta Proforma que revisa el Jefe de Proyecto y que ha de ser aprobada por el Consejero Delegado mediante su firma. Una vez enviado al Instituto de Biomecánica de Valencia este documento, debidamente firmado, comienzan allí a realizar los ensayos a nuestro PROTOTIPO DE FABRICACIÓN. 3.2.11 Modificaciones del diseño – Prototipo de fabricación Si en la revisión del PROTOTIPO DE FABRICACIÓN se detecta la necesidad de realizar modificaciones en el diseño, se procede de la misma forma que en el caso de los PROTOTIPOS DE DISEÑO. Se dan las órdenes necesarias al fabricante para realizar las modificaciones en el prototipo y se espera a recibir el nuevo prototipo modificado. Una vez recibido el prototipo modificado se abre un nuevo formato “PROTOTIPO” y se procede a su revisión abriendo de nuevo el formato “REVISIÓN DEL DISEÑO”. Estos pasos se repiten sucesivamente hasta obtener un PROTOTIPO DE FABRICACIÓN que cumpla con todos los requisitos exigidos. 3.2.12 Verificación del diseño – Prototipo de fabricación En este punto, una vez que se obtiene un PROTOTIPO DE FABRICACIÓN que cumple con todos los requisitos, el Jefe de Proyecto procede a presentarlo al Ponente para su verificación, tal y como se hizo con el PROTOTIPO DE DISEÑO. Bastará por tanto, en la mayor parte de los casos, para dicha verificación con que el Ponente firme el correspondiente registro “PROTOTIPO” en la casilla de PROTOTIPO VERIFICADO indicando la FECHA así como el RESULTADO obtenido.
  • 117. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 116 de 174 En el caso en que el Ponente proponga alguna modificación se mandarán las órdenes necesarias al fabricante para realizar las modificaciones propuestas y se abrirán los consecuentes formatos “PROTOTIPO” y “REVISIÓN DEL DISEÑO” hasta obtener el prototipo apto para su verificación por parte del Ponente. El PROTOTIPO DE FABRICACIÓN verificado por el Ponente se corresponde con el diseño definitivo del producto para su lanzamiento a fabricación en serie y posterior puesta en el mercado. 3.2.13 Documentación Toda la documentación elaborada, a lo largo del desarrollo del proyecto, la recoge el Jefe de Proyecto en la tabla DOCUMENTACIÓN ELABORADA del registro “PROYECTO”, indicando la FECHA, el TIPO de documento y la PERSONA que lo realizó. A su vez, todo lo que rodea al nuevo producto que no sea meramente técnico, es decir, hojas de instrucciones, manuales, catálogos, pegatinas y similares, es labor de Marketing su desarrollo. Esta labor la realiza dicho departamento bajo supervisión del Jefe de Proyecto y la planificación de su realización se ha de incluir en el correspondiente registro “PLANIFICACIÓN DE PROYECTO”. 3.2.14 Costes Todo proyecto ha de ser económicamente viable. Esta variable del coste del proyecto y del producto final se elabora en colaboración con el departamento de Costes y es un factor principal para la toma de decisiones en cuanto a la ejecución del proyecto, así como, al lanzamiento del producto al mercado. Este criterio económico ha de ser marcado previamente en el informe de requisitos del diseño. 3.2.15 Validación del producto Tras un periodo de unos tres meses lanzado al mercado el producto se ha de validar el mismo para asegurar que es capaz de cumplir satisfactoriamente los requisitos y características funcionales previstas de uso. Además de estudiar su posición en el mercado. Este estudio lo realiza el Jefe de Proyecto ayudado por el personal de Marketing. Para esta tarea, se abre el correspondiente formato “VALIDACIÓN DE PRODUCTO”, que se sumará a la documentación ya existente, en I+D+i, de dicho producto. En dicho registro se rellena la siguiente información obtenida en colaboración con el departamento de Marketing:
  • 118. 3. Diseño basado en la ingeniería inversa Página 117 de 174 • FECHA: día / mes / año de validación del producto. • FICHA DE PRODUCTO: DESCRIPCIÓN, REFERENCIA, FABRICANTE/PROVEEDOR (subcontratado para su fabricación) y FECHA LANZAMIENTO AL MERCADO del producto. • HISTORIAL DE PRODUCTO: número de productos FABRICADOS y VENDIDOS, así como número de DEVOLUCIONES y RECLAMACIONES, NO CONFORMIDADES y ACCIONES CORRECTIVAS relacionadas con el producto, desde su lanzamiento al mercado. • INFORME DE VENTAS: principales clientes que han adquirido el producto y zonas en las que hubo mayor venta. Caminos por los que el producto ha sido más aceptado y estudios similares. • INFORME CLIENTES: cualquier opinión o sugerencia recibida sobre el producto por parte de nuestros clientes. • INFORME PRODUCTO: revisión sobre la verdadera funcionalidad del producto así como de su imagen en el mercado. • INFORME COMPETENCIA: análisis de productos similares de la competencia y de la posición del nuestro frente a estos. • RESULTADO: propuesta de modificaciones, previsión de futuro, posible sustitución del producto y comentarios similares. Una vez realizado este análisis, el Jefe de Proyecto, el Ponente cierra el registro firmando en VALIDADO POR del registro. 3.2.16 Cierre del proyecto El único paso que queda, una vez realizada la validación de un producto, es cerrar el proyecto correspondiente. Para ello se cumplimenta en el registro “PROYECTO” la parte correspondiente a CIERRE DE PROYECTO reflejando la FECHA y COMENTARIOS sobre el mismo y firmando tanto el Jefe de Proyecto como el Ponente.
  • 119. 4. Metodología de diseño industrial Página 119 de 174 4 Metodología de diseño industrial 4.1 Método y diseño industrial ¿Qué es un método? La respuesta más simple a esta cuestión sería la siguiente: método es el modo de hacer con orden una cosa. Un método describe y relaciona qué hay que hacer, quién ha de hacerlo, cuándo, dónde, con qué, cómo; para conseguir un objetivo concreto. Cada una de estas dimensiones tiene una denominación particular. • ¿Qué? ↔ Tareas – Actividades • ¿Quién? ↔ Actores – Responsables • ¿Cuándo? ↔ Flujo (secuencia de tareas) • ¿Dónde? ↔ Ubicación • ¿Con qué? ↔ Herramientas • ¿Cómo? ↔ Técnicas La diferencia entre herramientas y técnicas está en que mientras las primeras son medios que dan soporte físico a las ideas del diseñador, las segundas son entes procedurales concebidos para mejorar el rendimiento del diseñador en la ejecución de una actividad de diseño, así como la calidad de los resultados. En resumen, el método engloba de manera racional a todos los posibles componentes de un proceso de acción. ¿Qué es el diseño industrial? El diseño industrial es un proceso proyectual creativo que consiste principalmente en determinar las propiedades formales (relacionadas con la estética), funcionales (relacionadas con el uso y funcionamiento), constructivas (relacionadas con la fabricación) y logísticas (relacionadas con la distribución, comercialización y retirada) de aquellos objetos que pueden ser fabricados industrialmente. En resumen, sus características más destacadas son: • Es un proceso de innovación, cuyo objetivo es introducir el máximo valor añadido en el producto, con el fin de asegurar su rentabilidad económica, social y ambiental.
  • 120. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 120 de 174 • Básicamente consiste en determinar adecuadamente las propiedades que definen un producto innovado. • Se refiere exclusivamente a objetos industriales, es decir, seriables, así como al entorno de intangibles relacionados con el producto, si los hubiere, como son la marca, la publicidad, etc. ¿Qué es un método de diseño industrial? La enumeración descriptiva y racional de las dimensiones del proceso de diseño de productos innovadores y de las relaciones entre ellas, que atiende al menos a los siguientes objetivos predeterminados: • Objetivo principal: definir correcta y completamente un objeto innovador de manera que pueda ser fabricado en serie con unos determinados medios, y ofrezca beneficios por su venta. • La originalidad: la obra de un diseñador industrial, tanto a nivel global como a nivel individual, ha de ser original. • El compromiso ético: lucha contra el plagio, seguridad de los objetos y de los medios de fabricación, utilidad de los productos de consumo, protección del menor y protección del medio ambiente. • La rapidez y la calidad de la respuesta: reducir los plazos previstos de entrega de los trabajos, y cumplir con los mismos sin que la calidad del servicio se vea afectada. • La automatización: de los procedimientos y de las tareas propias de diseño que reducirá los tiempos de ejecución y aportará seguridad en el proceso. • El propio beneficio: obtención, consolidación y expansión de los beneficios obtenidos por la actividad del diseñador, demostrando competitividad profesional. La metodología actual de diseño industrial dedica especial atención a la fase de definición y desarrollo del concepto, dependiendo mayoritariamente de ésta el éxito o fracaso del proyecto. Es en esta fase en la que se genera el valor añadido del producto. Hace años, los diseñadores empleaban el 75% de su tiempo en trabajar sobre el diseño del producto, actualmente emplean el 70% en desarrollar el concepto. El método desarrollado a continuación está estructurado en seis fases: en cada una de las cuales se detallan los objetivos a alcanzar, las actividades a desarrollar para alcanzarlos y las técnicas y herramientas a utilizar para desarrollar dichas actividades y lograr los objetivos.
  • 121. 4. Metodología de diseño industrial Página 121 de 174 Figura 109. Fases en el proceso de diseño En esta nueva forma de realizar el proceso de diseño intervienen muchos factores culturales, humanísticos, constructivos, por lo que el trabajo será desarrollado por un equipo en el que intervienen diferentes departamentos, que aunque realizan actividades diferentes están relacionadas entre sí y su trabajo en conjunto, de una forma coordinada, engloba el método de diseño industrial al completo [2, 52, 53]. Figura 110. Participantes en un proyecto de diseño
  • 122. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 122 de 174 4.2 FASE 1: Definición estratégica Se trata de definir qué se va a hacer y no cómo hacerlo. Esta es una de las fases críticas del desarrollo de un producto. De la fiabilidad de la información obtenida en esta fase dependerá que las soluciones adoptadas en la fase de desarrollo sean las adecuadas tanto en cuanto a la adaptación al usuario, como desde el punto de vista técnico y de mercado. Hay que tener en cuenta que en algunas ocasiones se crean soluciones inadecuadas para los usuarios, o soluciones técnicamente buenas pero generadas de espaldas al mercado, por causa de no dedicar el tiempo ni el esfuerzo suficiente durante esta fase y saltarse este paso pasando directamente al diseño del producto. Las personas y departamentos con mayor grado de responsabilidad en el desarrollo de esta primera fase son: el Gestor del diseño/Jefe de Proyecto, el departamento de Diseño y el departamento de Marketing. El resto de departamentos colaboran, en mayor o menor medida y con mayor o menor grado de implicación, en las diferentes actividades de esta fase de definición estratégica. 4.2.1 Actividades a desarrollar en la fase 1 Durante esta fase se realizan las siguientes actividades: • Investigación de las necesidades y demandas del mercado: recopilación de la información de los mercados y análisis de la misma con el objeto de obtener una visión rigurosa de las necesidades o demandas existentes. • Especificaciones de diseño del producto: decisión sobre las características mínimas del producto. El número de estas características o especificaciones del producto que puedan concretarse dependerá de lo novedoso que éste sea, ya que es imposible cuantificar los requisitos de un producto todavía inexistente que pretende cubrir una necesidad determinada, por lo que el establecimiento de las especificaciones deberá ser cualitativo. Esta decisión comprende una gran cantidad de elementos como el entorno (temperatura, presión, humedad, nivel acústico, vibración…), las pruebas, la seguridad, la legalidad, la documentación, la cantidad, los materiales, la ergonomía, la normalización, la estética, la instalación, la vida útil, el coste, el cliente, los procesos, el tamaño, el transporte, la fábrica, el peso, el mantenimiento, la fiabilidad, la calidad, el embalaje, etc.
  • 123. 4. Metodología de diseño industrial Página 123 de 174 4.2.2 Aspectos básicos en la definición y generación de conceptos En esta fase de definición estratégica es en la que se genera el valor añadido del producto; dicho valor añadido se crea analizando y tomando decisiones en torno a una serie de aspectos básicos e imprescindibles para la configuración de cualquier producto: funcionalidad, uso, adecuación al mercado, materiales, procesos productivos y valores formales. 4.2.2.1 Función La función que realiza un producto es su razón de ser, sintetiza su utilidad básica. El diseño industrial debe conseguir que la funcionalidad sea más eficaz y con mayor valor. A través del diseño es como se está dando una solución concreta, una manera específica entre las posibles, de materializar la funcionalidad de un producto. En esa solución debe haber un equilibrio, un compromiso entre todos los aspectos básicos: uso, adecuación al mercado, materiales y procesos productivos, y valores formales. También debe haber una correcta integración de los componentes de los que dependen las prestaciones técnicas. El diseñador tiene que poder señalar cuál es la función principal del producto de una manera breve y sintética, esa ha de ser la característica fundamental de una buena identificación de la utilidad básica de cualquier producto. Para ello no hay más que contestar a la pregunta: ¿Para qué sirve? En algunos casos esta utilidad básica del producto puede ser enriquecida desde el diseño dotando al mismo de funciones de tipo secundario, de forma que se consigan productos diferenciados que incorporen innovaciones. 4.2.2.2 Uso La actividad de diseño industrial debe abarcar como uno de los aspectos más importantes, el estudio del producto con el fin de detectar todos los elementos susceptibles de adecuación al usuario. Es en esta primera fase de definición del proceso de diseño en donde han de tenerse en cuenta los aspectos de uso de los productos pensando en todas las etapas por las que va a pasar el producto durante su ciclo de vida, desde el montaje inicial hasta su desprendimiento. Un producto es usable cuando la persona que lo utiliza realiza las tareas deseadas con rapidez y facilidad. La usabilidad de los productos se basa en el análisis de cuatro factores básicos: usuario, uso o actividades previstas, entorno donde se desarrollarán y productos del mercado.
  • 124. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 124 de 174 En el proceso de diseño se ha de dar respuesta con creatividad a las siguientes preguntas: • ¿Cómo se utiliza el producto? Hay que averiguar de qué forma se puede obtener beneficio básico o utilidad principal del producto. Qué acciones, tareas, esfuerzos…, tanto de percepción y comprensión, como de manipulación son necesarias realizar para conseguirlo. • ¿Cómo es el usuario? Hay que distinguir entre un diseño destinado al público en general adecuando el diseño a las características del mayor número posible de personas. O por el contrario, un diseño enfocado a un tipo de usuario en concreto, o para satisfacer las necesidades específicas de un colectivo, el diseño deberá responder a los rasgos distintivos de esos usuarios de manera que les facilite la utilización en condiciones de seguridad, confort y eficiencia. • ¿Cuál es el contexto de utilización? Hay que estudiar los lugares o ambientes en los que se va a utilizar el producto y a su vez, como se utiliza el mismo en esos lugares y en qué condiciones del usuario, cansado, atento, entrenado… así como si existen riesgos para terceros. Los índices o factores fundamentales para una evaluación de la usabilidad son: 1. Facilidad de aprendizaje: su uso debe ser aprendido en un tiempo mínimo y con un esfuerzo no elevado. 2. Seguridad: el producto debe estar libre de dañar al usuario y a terceras personas. 3. Rendimiento: dedicación de tiempo para la ejecución de las tareas y el número y tipo de errores cometidos por el usuario en su realización. 4. Satisfacción: medida de la comodidad o confort, de la aceptabilidad y de la actitud positiva generada en las personas afectadas por su uso. 5. Flexibilidad: capacidad del sistema para poder trabajar con diferentes métodos en función de nivel de experiencia del usuario. 6. Eficiencia: número de pasos que debe hacer el usuario para completar la tarea. 7. Adaptabilidad: capacidad del producto para ser utilizada con otros productos, por ejemplo accesorios [54].
  • 125. 4. Metodología de diseño industrial Página 125 de 174 Por otra parte la relación entre análisis de uso y ergonomía es muy estrecha. La ergonomía es la disciplina que se ocupa de la adecuación de los productos al hombre, lo que resulta evidente que una parte importante de esta adecuación tendrá que ver con la problemática de su utilización. La ergonomía se nutre de disciplinas como la psicología, la antropometría (dimensiones corporales), biomecánica (comportamiento de músculos, tendones, etc. ante las tareas y los esfuerzos), o la propia medicina, que constituyen el soporte científico necesario para conocer las consecuencias que provoca en el ser humano la utilización de los productos, en particular cuando ésta es continuada y repetitiva. La ergonomía propugna que los productos tengan en cuenta las capacidades humanas (fuerza, dimensiones…) y sus limitaciones, incluidos los aspectos psicológicos y sensoriales. 4.2.2.3 Mercado A la hora de diseñar un producto hay que ser consciente del mercado al que éste se dirige. Hay que averiguar qué pasa en el mercado, cuantas más claves de su funcionamiento se conozcan, más acertadamente se podrán enfocar los productos. Se deben emplear técnicas de investigación, cualitativa y cuantitativa, que permitan conocer la percepción, las motivaciones y el comportamiento de clientes, consumidores, distribuidores y prescriptores, ante los productos, incorporando las conclusiones de estos estudios a las especificaciones del diseño. El proceso de diseño se debe alimentar con la voz del cliente y debe hacerse de una manera sistemática. En este contexto, la actividad de diseño debe conseguir con habilidad que los productos incorporen y transmitan los valores que mejor les hagan conectar con las expectativas de los clientes y el resto de agentes del mercado. Los aspectos a considerar son el canal de distribución y el cliente potencial. ⌧ El canal de distribución Algunas de las preguntas que nos debemos plantear para analizar este aspecto del mercado son: • ¿En nuestro canal se da la compra por impulso o existe prescripción de compra? En el segundo caso se pude pensar que la venta del producto podrá contar con la labor del prescriptor, ya que el producto no tendrá que venderse por sí solo. De todas formas, aún con la ayuda del prescriptor, un producto debe ser coherente y apoyar su labor de venta. El producto
  • 126. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 126 de 174 por sí mismo debe ayudar a que el cliente perciba sus cualidades. Por ejemplo, no se podrá hablar de calidad si el producto tiene acabados deficientes o imagen de prototipo. • ¿Existe algún tipo de segmentación de los compradores del canal? Hay que conocer si los consumidores responden a algún tipo de característica común o si alguna se pone de manifiesto, por lo menos, en el momento de la compra del producto. • ¿Con qué otros productos convivirán los nuestros? Hay que conocer las características, no solo en el caso de productos de competencia directa, sino también de aquellos productos complementarios o que vayan a coexistir en unos expositores o en un lineal. • ¿Qué sabemos concretamente de los productos que son nuestra competencia en el canal? ¿Cuál es su posicionamiento, y su política de promoción y precios? Las repuestas a estas preguntas afectarán al diseño ya que habrá que fabricar un producto dentro de unos precios concretos, pero además, porque en su enfoque se podrá optar por competir con las mismas armas que la competencia o bien, apostar por un posicionamiento diferente y personal. ⌧ El cliente potencial Es necesario conocer todo lo que sea posible sobre nuestros clientes potenciales. • ¿Quién decide la compra, cuáles son sus razones? Hay que distinguir entre si el que compra es el usuario o no, ya que las motivaciones de su compra son muy diferentes y hay que anticiparlas en el momento de definición del proceso de diseño. En el caso del usuario valorará el producto en función de su experiencia y sus preferencias en cuanto al rendimiento que espera obtener con su utilización y disfrute. En el segundo caso, los motivos son diferentes como ampliar su gama de productos, precio, servicio, fiabilidad, confort, diferenciación formal, innovación, etc. Es imprescindible dirigirse a los futuros destinatarios (usuarios o no) en la fase de definición del proceso de diseño, y metódicamente, con la utilización de técnicas de investigación de mercado, averiguar, extraer de ellos, sus motivaciones reales, las cuestiones que les generan rechazo, el motivo de ese rechazo, si proviene o no de insatisfacciones previas, así como los factores y atributos que le pueden hacer decantar a la hora de elegir un producto.
  • 127. 4. Metodología de diseño industrial Página 127 de 174 4.2.2.4 Materiales y procesos En este apartado se analizan tanto los materiales y procesos de fabricación a utilizar, como las características de los componentes internos del producto, la normativa exigible y el grado de libertad de que se dispone. Aunque puede resultar prematura y excesiva una valoración muy precisa de los aspectos apuntados en este apartado, no considerarlos en esta fase de definición puede llevar a que todo el trabajo exploratorio y de concreción de la idea realizado hasta el momento lleve a generar conceptos que nos sirvieran para nada, no fuesen factibles por razones técnicas o por el coste que supondría alcanzar tal factibilidad. Aunque la decisión final entre materiales equiparables se toma en muchas ocasiones en la fase de desarrollo, o incluso en la de verificación, a la vista de cómo se va comportando el diseño, nunca se deben hacer cambios radicales en la combinación entre material y proceso productivo asociado, definidos inicialmente. A la hora de tomar decisiones en este aspecto, deben tenerse en cuenta con carácter general, cuestiones que se agrupan en: a) Aspectos tangibles: propiedades del material a utilizar y condicionantes derivados de la forma en que deben ser procesados. Valoración de la relación entre el coste de la inversión (moldes, matrices, utillaje) y el coste unitario de las piezas, para cada opción de material y proceso. Cálculo del número de unidades anuales a producir, así como de las series y lotes de fabricación habituales. Y muy importante, hay que ser consciente de la tecnología productiva de que se dispone o bien, si por el contrario el proyecto puede ser definido sin tener en cuenta la tecnología previamente existente en la empresa, pudiendo ser abordado con total libertad a la hora de elegir material y proceso que resulte más eficiente para la función que debe cumplir. b) Aspectos intangibles: se deben valorar otra serie de aspectos que no son tan fácilmente medibles como los mencionados anteriormente. Objetivos formales y de imagen a conseguir, fiabilidad y accesibilidad de los proveedores de las tecnologías que se propone utilizar valorando el grado de pérdida de autonomía y en su caso de capacidad de control que determinadas elecciones de materiales pueden suponer, así como la existencia o no de rigideces a la asimilación de nuevos procesos en el interior de la empresa.
  • 128. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 128 de 174 En relación a este tema podemos responder a una serie de cuestiones básicas. • ¿El proceso productivo está predeterminado? Esta respuesta hay que completarla analizando la capacidad tecnológica concreta de que se dispone. • ¿Es factible el acceso a la subcontratación o introducción de nuevas capacidades/procesos? • ¿Es posible elegir, determinar libremente, el proceso productivo que se va a seguir en la fabricación? Su elección, en este caso, debe conjugar las variables más significativas del proyecto. • ¿La estructuración o disposición interna de los componentes está predeterminada o por configurar? • ¿A qué responde o debe responder tal estructura: principios físicos, mecánicos… exigencias normativas…? • ¿Son racionales y óptimos lo sistemas habituales de ensamblaje de esos elementos y componentes, son eficientes con relación a su montaje, mantenimiento, reparación y sustitución, separación final para el reciclaje? 4.2.2.5 Forma Cuestiones que afectan a la estética, imagen y la comunicación del producto. El encaje de todos estos atributos es una de las cuestiones más complejas del diseño e influirá decisivamente en cómo el producto va a ser percibido y valorado. Las preguntas básicas que tiene que hacerse un diseñador para resolver este apartado son las siguientes: • ¿Puede existir libertad formal en el diseño industrial? ¿Cuáles serán los principales factores que limiten esa libertad? La propia estrategia de la empresa es el primer factor limitativo, no se pueden hacer productos de gran valor formal que se traduzca en cantidades moderadas de producto fabricado si no coincide con los planteamientos de la empresa. Por otra parte, el logro de objetivos formales no debe sacrificar exigencias de tipo funcional, productivo, de uso, etc. La forma ha de seguir a la función, lo que significa en primer lugar
  • 129. 4. Metodología de diseño industrial Página 129 de 174 que ha de expresar o sugerir cual es la utilidad principal del producto y en segundo lugar que deben respetarse las necesidades de la estructura y disposición de los componentes internos. • ¿Existen códigos cromáticos o de otro tipo asociados a nuestra tipología de producto? ¿Se deben romper? Cuando los consumidores con citar un producto ya lo visualiza con unas determinadas características es que ya está codificado. Romper con este código entraña un cierto riesgo comercial pero no significa que no puedan plantear otras opciones pero hay que hacerlo de forma consciente y dando respuesta a la estrategia definida. • ¿Es posible definir una interfaz de producto claro e intuitivo, compatible e integrado con los objetivos comunicativos? Esto se refiere a la zona desde la que se gobierna el producto cuando se interactúa con él. Debe ser diseñada con una cierta imagen de producto pero cumpliendo su función y favoreciendo una comprensión lo más intuitiva posible de las funciones y la utilización del mismo. • ¿Cómo definir los acabados que mejor van a contribuir a nuestros objetivos? El acabado es lo que va a dar la personalidad final al producto. Es una práctica errónea modificar la opción de acabado definida inicialmente a medida que se va desarrollando el diseño, lo que puede llevarnos a desvirtuar parte del trabajo realizado y los objetivos establecidos. Por esta razón, debe respetarse hasta el final los criterios definidos para los acabados. Los factores a tener en cuenta a la hora de decidirse por un acabado son: a) Tecnología disponible y coste de la misma: en función de la existencia de proveedores y medios productivos accesibles y financiables se decidirá el tipo de acabado superficial y el proceso para conseguirlo: cromado, pintado, etc. b) Objetivos comunicativos: en función de los valores que queremos expresar acordes con el producto, la empresa y la imagen de marca que se quiere proyectar. c) Objetivos funcionales que pretendemos con los acabados: en función de criterios de funcionalidad de forma que favorezca requisitos como limpieza, resistencia a la intemperie, antideslizamiento, etc., y que a veces no pueden ser cubiertas por el propio material. • ¿Podemos potenciar el carácter de gama y de familia de producto? ¿Y la imagen de marca? Tiene que ver con que el producto recuerde a otros de la misma compañía o marca, de modo que se consiga mediante el uso de materiales, detalles, acabados comunes, etc. unificar o dar apariencia de unidad a distintos productos.
  • 130. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 130 de 174 En este apartado podemos utilizar la filosofía del diseño emocional para hacer que el producto sea más atractivo para el usuario ya que se ha demostrado que los objetos que nos resulta atractivos funcionan mucho mejor, no nos limitamos a usar el producto, sino que establecemos una relación emocional con él. Según Donald Norman, ya no basta con que los objetos sean funcionales para que funcionen, porque “las cosas atractivas funcionan mejor” [55]. 4.2.2.6 El envase como elemento asociado al producto. En esta fase de definición del concepto hay que plantearse las exigencias del envase según sus funciones principales: contener, proteger y conservar, y transportar. Planteándonos una serie de cuestiones en cuanto al producto a contener: 1. Características físicas: dimensiones, pesos, formas… 2. Consecuencias de una insuficiente protección: coste de rotura, deterioro, imagen… 3. Factores que pueden alterar el envase: luz, temperatura, polvo... 4. Características y dimensiones en función de los sistemas habituales de transporte y almacenaje. Pero, al igual que otros aspectos anteriores, la decisión del envase depende también de la tecnología disponible, exigencias funcionales y la inversión a acometer. De manera que hay que responder a una pregunta genérica: • ¿Debe el envase ser objeto de un diseño estructural específico, o bastará con elegir el más apropiado de entre diseños estándar existentes en el mercado, y concebir una gráfica que lo personalice? Esto es función de la inversión que la empresa puede asumir, así como, de la tecnología propia o de la posibilidad de acudir a envasadores externos. Hay otra serie de funciones añadidas al envase que hay que tener en cuenta a la hora de diseñarlo: su relevancia como elemento de marketing y como portador de los valores de comunicación, su utilización como producto y su necesidad de reciclaje. • ¿Cuál es la funcionalidad del envase desde el punto de vista del marketing? Con diferentes diseños e incluso, únicamente variando el tamaño, se puede llegar a diferentes segmentos de mercado o bien, reforzar el carácter de gama y familia de producto. A la hora de diseñar el envase hay que tener en cuenta: valores comunicativos que se quieran transmitir, información legal exigida o los elementos promocionales a incorporar.
  • 131. 4. Metodología de diseño industrial Página 131 de 174 • ¿Cómo resolver el envase para una utilización más eficaz? Cuestiones relativas a cómo se abre, cómo se puede volver a cerrar, si es sencillo y eficaz el sistema de apertura, si no se vuelve a cerrar el efecto sobre el producto, cómo, dónde y por quién serán realizadas estas operaciones de apertura, cuántas veces y con qué frecuencia se realizarán. • ¿Cómo controlar el impacto ambiental del envase? La respuesta la encontramos planteándonos las bases de la regla de las tres “R”, que en orden de importancia bioecológica son: Reducir / Reutilizar / Reciclar. [56] ¿Se puede reducir el tamaño o los volúmenes del envase? En algunos casos la reducción en micras de cantidad de material que incorpora el envase puede suponer ahorros millonarios. ¿El envase podría ser reutilizable? Esto afecta a los planteamientos logísticos de la empresa y condicionará el material en el que se realice el envase. ¿Se puede favorecer su reciclado? Por ejemplo, no mezclando materiales de diferentes características o favoreciendo su separación. 4.2.3 Técnicas de la fase 1 Para la realización de la definición estratégica se disponen de una serie de técnicas como son: 4.2.3.1 Búsqueda de documentación Esta tarea permite recolectar información sobre un producto de todos los medios existentes. Esta técnica consta básicamente de tres pasos: 1. Identificar qué se busca y los propósitos por los que se busca la información publicada: ya que cuanto más concreto sea el tema, más fructífera será la búsqueda. 2. Identificar los tipos de publicación que probablemente contenga la información adecuada a estos propósitos y determinar las formas preferentes para acceder a la información: según el origen de las fuentes la información obtenida puede ser de alto o bajo coste económico, de corto o largo tiempo de adquisición, de alta o baja incertidumbre. Algunas fuentes son: • Propiedad industrial: patentes, modelos de utilidad y dibujos industriales. • Normas y reglamentos. • Bibliotecas y librerías. • Organismos oficiales y privados. • Catálogos comerciales. • Internet.
  • 132. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 132 de 174 3. Guardar referencias exactas y completas de los documentos de posible utilización: realización de fichas o bases de datos con un resumen de la información encontrada para referencia de posteriores consultas. 4.2.3.2 Entrevistas y cuestionarios Información recabada de usuarios, clientes y distribuidores para identificar las necesidades reales del producto y los posibles puntos débiles de los diseños existentes, así como, conocer las cualidades esperadas del producto y las no deseadas (encuestas, entrevistas, sesiones de grupo). • Las entrevistas consisten en una charla con algunos de los usuarios que tienen experiencia en el uso del producto que se quiere diseñar o rediseñar. • Los cuestionarios consisten en una serie de preguntas propuestas que deben ser respondidas por un sector elegido de la población. Esta técnica consta de seis pasos: 1. Identificar los aspectos del problema y las personas que pueden ser de interés para las entrevistas/cuestionarios. Acotar el problema que se pretende resolver para no solicitar y obtener demasiada información difícil de analizar. En cuanto a las personas a consultar. Si se trata de una entrevista: número óptimo de personas entrevistadas entre 10 y 50 y mejor entrevistar a distintas categorías de consumidores. Si se trata de cuestionarios elegir sector de la población a estudiar y en segundo lugar cálculo de la muestra a encuestar. 2. Buscar el acuerdo de las personas que se van a entrevistar/encuestar. Informar previamente del procedimiento que se va a seguir para aumentar el espíritu colaborador. 3. Recolectar información de los clientes. Es la realización propia de la entrevista o cuestionario. 4. Interpretar la información en términos de necesidades de los clientes. Tratamiento de la información obtenida con el fin de traducir las respuestas a necesidades. 5. Contrastar los resultados. Preguntas de autocontrol que uno debe realizarse para asegurar la correcta realización de esta fase de investigación, tales como: ¿Hemos contactado con todos los tipos de clientes? ¿Cuáles de los entrevistados serían buenos participantes en el futuro? ¿Hemos involucrado en el trabajo a las personas de la organización que necesitan conocer esta información?...
  • 133. 4. Metodología de diseño industrial Página 133 de 174 6. Depuración y conservación de los datos obtenidos. Los resultados que se conserven para este trabajo o consultas posteriores deben ser claros y concisos. Datos circunstanciales: nombre, sexo, edad… y datos críticos, cualquier dato interesante para la mejora del diseño. 4.2.3.3 Técnicas de análisis de producto Existen técnicas para analizar los productos; los propios (en un proceso de rediseño), los de la competencia, incluso aquellos que puedan ser sustitutivos del que se ha de diseñar, y por último, también los que puedan estar relacionados en alguna medida. 4.2.3.3.1 Inconsistencias visuales y funcionales Esta técnica permite obtener información para diseñar un producto basándose en el estudio profundo y completo de las características funcionales y formales de diseños ya existentes en el mercado y que se quieren mejorar o innovar. Para ello se examinan detenidamente los objetos ya existentes para identificar las aparentes inconsistencias que aparezcan. Esta técnica consta de cuatro pasos: 1. Examinar el diseño existente: analizar visualmente y el funcionamiento, uso, manejabilidad, de varios objetos de una misma familia. 2. Identificar las aparentes inconsistencias visuales y funcionales, razonando el por qué de las mismas; se pueden detectar dos tipos de inconsistencias: a) Visuales: pequeños defectos visuales de la forma y ordenación de las piezas. b) Funcionales: características que hacen que el funcionamiento no sea el óptimo. 3. Deducir las razones de las inconsistencias: por las que se pudieron cometer, como pueden ser: limitaciones económicas, limitaciones en los métodos de fabricación, etc. 4. Buscar posibles maneras de evitar las inconsistencias utilizando nuevos medios al alcance del diseñador: nuevas formas, funciones, utilizar nuevos materiales, métodos de fabricación, para evitar las inconsistencias detectadas.
  • 134. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 134 de 174 4.2.3.3.2 Análisis comparativo de productos Análisis sobre variables del producto identificadas como más significativas y elaboración de un cuadro comparativo de puntos fuertes y débiles. ⌧ Método Ian Toon Entre estos está el desarrollado por Ian Toon en 1988 para el Design Council de Londres, desarrollado con fines educativos. Es un sencillo esquema para situar los productos ante la perspectiva de los consumidores y hacer una valoración. Para ello los enfrenta a una reducida lista de preguntas: ¿Cómo hace el trabajo para el que fue creado: muy bien, adecuadamente, de una manera pobre? ¿Es fácil de usar? ¿Es atractivo? ¿Es simple de mantener? ¿Está bien hecho? ¿Es seguro? ¿Vale lo que se paga por él? [57] 4.2.3.3.3 Análisis forma/función Este tipo de análisis estudia los productos en relación a sus partes más significativas en cuanto a la influencia que la forma de éstas tiene en la forma general que adopta el producto, con la función que estas partes desempeñan realmente, para valorar en qué medida existe una mayor o menor adecuación entre ambas (forma y función), y en su caso rediseñar las partes identificadas, para cumplir mejor la función que desempeñan dentro del conjunto, controlando más su impacto formal. 4.2.3.3.4 Análisis desde el punto de vista del uso Estudio de los puntos fuertes y débiles del producto desde el punto de vista del uso y elaboración de un cuadro comparativo de puntos fuertes y débiles. 4.2.3.3.5 Análisis de tendencias. Análisis de las tendencias actuales del mercado y elaboración de un cuadro comparativo de puntos fuertes y débiles del producto desde este punto de vista. 4.2.3.3.6 Análisis de valor. Análisis funcional del producto, de sus componentes y piezas, cuantificando sus costes de adquisición y de proceso, y enfrentándolos con el valor que aportan al producto. Esto permite identificar
  • 135. 4. Metodología de diseño industrial Página 135 de 174 funciones, componentes y piezas del producto que suponen un coste añadido al producto y que sin embargo no le aportan ningún valor, ni real ni percibido. Es una herramienta relativamente compleja cuya utilización en esta primera fase de definición sólo estaría justificada en el caso de rediseño de productos. En otros supuestos, parece más apropiada su utilización en la fase de desarrollo, cuando ya se trabaja con un concepto de producto delimitado técnicamente. 4.2.3.4 Estudios de viabilidad Determinación de la factibilidad de un producto, una vez analizadas las funciones a desarrollar por el producto, evaluados los costes y anticipadas las fechas de entrega, todo ello en base a las predicciones del estudio preliminar. 4.2.4 Resultado de la fase 1 Al finalizar esta fase el documento que obtenemos es un Brief o Pliego de condiciones, documento donde van recogidas las especificaciones sobre el producto que se quiere diseñar, todos los objetivos y restricciones del diseño de forma cualitativa y cuantitativa, lo que se viene a llamar, requerimientos del diseño: • Objetivos, prioridades, posicionamiento y limitaciones de carácter general, incluidas previsiones de producción anual, inversión y coste unitario máximos, plazo de ejecución y lanzamiento… • Funcionalidad, prestaciones técnicas y componentes, usuarios, mercado y comercialización, tecnologías, procesos y materiales, valores de imagen y comunicación, normativa aplicable… 4.3 FASE 2: Diseño de concepto Se trata de proponer alternativas y seleccionar la propuesta más idónea. Esta es una fase analítica y altamente creativa, muy importante y en la que debería emplearse el tiempo suficiente, ya que una mala definición conceptual puede llevar a variar continuamente los desarrollos posteriores del producto y probablemente a un producto final inadecuado. Las personas y departamentos con mayor grado de responsabilidad en el desarrollo de esta segunda fase son: Dirección y los departamentos de Marketing, Diseño e Ingeniería/I+D. El resto de
  • 136. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 136 de 174 departamentos colaboran, en mayor o menor medida y con mayor o menor grado de implicación, en las diferentes actividades para el diseño de concepto. 4.3.1 Actividades a desarrollar en la fase 2 Principalmente, las actividades a desarrollar en esta fase se pueden agrupar en dos: • En primer lugar está la parte creativa de esta fase, en la que se proponen, mediante diferentes técnicas, distintas alternativas para la solución del problema planteado. • En segundo lugar se realiza la selección de la alternativa óptima, de entre todas las propuestas viables. Esta fase en la que se genera el concepto del producto, entraña en sí misma un trabajo de aproximaciones sucesivas hasta delimitar esa idea que se desarrollará en la fase posterior, en un proceso denominado de embudo, en el que al principio debe darse cabida a muchas opciones para irlas sometiendo después a una criba progresiva. 4.3.2 Fase 2.1: Creatividad En esta fase se parte de la información obtenida en la fase anterior. A partir de esta información se generan diferentes conceptos del producto, en función también de la capacidad creativa del equipo de diseño. Se generan un amplio abanico de posibilidades diferentes con las que se podrían alcanzar los objetivos y solucionar las limitaciones establecidas en la fase anterior. Para la realización de este trabajo por un lado es necesario explorar y conseguir ese conjunto de soluciones, pero a su vez, al ser soluciones deben de poder ser visualizadas, por lo que además de las técnicas de creatividad, que están encaminadas a guiar y facilitar el trabajo de búsqueda de soluciones, será también necesario representarlas, para lo que será necesario utilizar herramientas de dibujo, no en vano el dibujo es el lenguaje del diseño. 4.3.2.1 Técnicas de creatividad Las soluciones se pueden buscar entre la oferta disponible en el mercado de mecanismos, estructuras, materiales, etc. que permitan cumplir las funciones previstas. O bien, se puede imaginar o inventar un dispositivo físico que no existe, siendo esta actividad una de las más estimulantes del diseño. En función de estas dos formas de generar soluciones y que se desarrollan paralelamente, las técnicas de creatividad se pueden dividir en dos grupos:
  • 137. 4. Metodología de diseño industrial Página 137 de 174 • Técnicas de la caja transparente: actividades muy sistematizadas, con un claro control por parte del diseñador de los procesos de transformación de información que se producen, desde la información de entrada (problema) hasta la información de salida (solución). Técnicas de este grupo son: Análisis Funcional, Cuadros Morfológicos, AIDA, etc. • Técnicas de la caja negra: actividades intuitivas, en las que el diseñador no sabe muy bien cómo una información (solución) ha surgido dada otra cierta información (problema planteado), pero el caso es que decide dar por buena la idea. Técnicas de este grupo son: Brainstorming, Desaparición del Bloqueo Mental, Método de los seis sombreros, etc. A continuación vamos a desarrollar alguna de estas técnicas. 4.3.2.1.1 Análisis Funcional – Caja transparente Mediante esta técnica se elabora un esquema de las funciones que ha de llevar a cabo el producto a diseñar, ordenadas de forma jerárquica y lógica, para conseguir que se comporte según los requerimientos establecidos. En este esquema se representan actividades pero no cómo se realizan. Cada una de las actividades o funciones de los elementos o subsistemas se puede clasificar en procesos de materia, procesos de energía o procesos de información. Se considera el sistema como una caja negra en la que entra una determinada materia, energía e información desde su entorno y devuelve a dicho entorno una determinada materia, energía e información. Figura 111. El sistema como una caja negra que transforma materia, energía e información. El desarrollo de este análisis permitirá al equipo de diseño enfrentarse con la realidad poniendo a prueba su dominio sobre el producto y pudiendo generarse más dudas que soluciones. Estas dudas son beneficiosas que surjan en esta fase temprana del proceso de diseño. SISTEMA COMO CAJA NEGRA Materia Energía Información Materia Energía Información
  • 138. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 138 de 174 La técnica se divide principalmente en dos pasos: 1. Definición de la función global a desempeñar: se debe expresar en una oración sencilla pero completa la función global que desarrollará el producto. 2. Descomposición en subfunciones: que se puede hacer según dos estrategias diferentes: a) Descomposición en árbol de funciones: partiendo de la función global se va dibujando un árbol del que van colgando subfunciones de forma que cada una de ellas responda a la pregunta ¿qué debe de hacer el subsistema para cumplir la función o subfunción de nivel superior? Hasta que se llega a un punto en que es inútil continuar adelante sin definir el dispositivo físico que realiza esta subfunción del mínimo nivel. En ese momento se da por concluida la descomposición de la subfunción original. Figura 112. Modelo de Árbol de Funciones La manera óptima de realizar este árbol es no solapando subfunciones y agrupándolas por disciplinas, de manera que el árbol de funciones sirva para la descomposición en tareas de diseño. b) Descomposición en diagrama de funciones: mediante una caja se representa cada subfunción y mediante flechas cada flujo de materia, energía o información. A la izquierda las flechas entrantes y a la derecha las salientes, de forma que se pueda seguir el orden lógico de actividades leyendo de izquierda a derecha.
  • 139. 4. Metodología de diseño industrial Página 139 de 174 Figura 113. Modelo de Diagrama de Funciones Ambas estrategias presentan ventajas e inconvenientes. TÁCTICA VENTAJAS INCONVENIENTES Árbol de funciones • Representación más sencilla. • Posibilidad de analizar subfunciones muy estáticas, correspondientes a lo que será el sistema estructura, sistema carcasa, etc. • Posibilidad de analizar subfunciones abstractas como estética, seguridad, fiabilidad, etc. • Oculta la secuencia lógica y temporal de las relaciones entre subfunciones. • Oculta las relaciones entre subfunciones. Diagrama de funciones • Representación de la secuencia lógica y temporal de las relaciones entre subfunciones. • Análisis pormenorizado de los diferentes flujos en los subsistemas. • Define claramente las relaciones entre subsistemas • No permite la representación de funciones muy estáticas como soportar el sistema, confinar el sistema, etc. • Es difícil analizar subfunciones abstractas como ser bello, ser barato o ser fiable. • Puede ser muy complicado de visualizar. Tabla 3. Ventajas e inconvenientes de las tácticas para la descomposición de la función global en subfunciones Se aconseja el árbol de funciones para objetos muy estáticos, con pocos flujos de entrada y salida y con funciones abstractas como importantes (estética, economía, seguridad…). Para aquellos productos donde se produzcan gran cantidad de flujos del tipo que sean, donde sea importante la lógica y la relación entre las distintas funciones, es mejor utilizar el diagrama de funciones.
  • 140. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 140 de 174 Ventajas del Análisis funcional: • Ofrece una visión global del producto a diseñar. • Libera la mente de prejuicios respecto al diseño a desarrollar identificando las subfunciones necesitadas y las que pueden permanecer sin modificar. • A partir de las necesidades identificadas permite desarrollar las funciones del producto antes de definir ningún mecanismo físico, por lo que no se va a incluir posteriormente ningún mecanismo que no cumpla una función. • Permite abordar el diseño por partes. La solución final será la síntesis de todas las subsoluciones dadas al problema. • Permite alejarse de las soluciones físicas ya conocidas dando pie a la solución creativa. 4.3.2.1.2 Cuadros morfológicos – Caja transparente Mediante los cuadros morfológicos se amplia el cambo de búsqueda de soluciones a una problema de diseño, combinando todas las posibles soluciones a sus funciones. La técnica se desarrolla en 5 pasos: 1. Determinar los parámetros del producto: a partir de las características comunes de un cierto número de componentes, abstrayéndolas y describiéndolas en términos de función que realizan. 2. Determinar los componentes asociados a cada parámetro: se propone, para cada parámetro definido, un determinado número de componentes, es decir, subsoluciones posibles a la función. Tanto parámetros como componentes, normalmente se obtienen de la observación de productos ya existentes que tienen implementadas dichas funciones. Para ello se realiza previamente una matriz características (filas) - competencia (columnas) en donde se recogen todas las posibles funciones y características que puede llegar a tener el producto y de esta forma se puede ver la importancia de dichas funciones y características según el número de veces que aparecen en dichos productos de la competencia.
  • 141. 4. Metodología de diseño industrial Página 141 de 174 COMPETENCIA CARACTERÍSTICAS Competencia1 Competencia2 Competencia3 Competencia4 Característica 1 – a1 X Característica 1 - a2 X X X Característica 2 – b1 X X X X Característica 2 – b2 X Característica 2 – b3 X X X Característica 3 – c1 X X X Característica 3 – c2 X Figura 114. Modelo de matriz características (filas) - competencia (columnas) 3. Plantear la matriz que contenga todas las posibles combinaciones parámetros – componentes: se construye el cuadro morfológico cuyas filas se corresponden con los parámetros y las columnas con los componentes, siendo los parámetros independientes y por tanto obteniéndose un número total elevado de soluciones posibles. Parámetros Componentes Característica 1 a1 a2 Característica 2 b1 b2 b3 Característica 3 c1 c2 Figura 115. Modelo de matriz parámetros - componentes 4. Pre-evaluar o reducir el número de soluciones: para ello se pueden seguir tres caminos: a) Análisis previo de filas: eliminando componentes en función del grado de cumplimiento de los objetivos del diseño. b) Ponderación de parámetros: estableciendo prioridades entre los parámetros y evaluándose por orden de importancia. c) Rechazo de soluciones inviables: tanto técnica como económicamente.
  • 142. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 142 de 174 5. Evaluar los diseños obtenidos: con el fin de elegir el mejor de entre todos en función de unos objetivos determinados. Esto se realiza mediante alguna técnica de evaluación multicriterio que se desarrollarán posteriormente. 4.3.2.1.3 Método AIDA - Caja transparente Se trata de un tipo de cuadro morfológico en el que las Áreas de Decisión, semejantes a los parámetros de los cuadros morfológicos, son interdependientes y al tomar una solución se limitan las opciones. 1. Se inicia igual que los cuadros morfológicos hasta tener planteada la matriz parámetros – componentes. 2. A continuación se realiza el estudio de compatibilidad, para lo cual se construye una matriz donde se sitúan los componentes en filas y columnas y se analiza la compatibilidad de cada par de soluciones: compatibles se pone un 1, incompatibles se pone un 0. a1 a2 b1 b2 b3 c1 c2 a1 1 0 1 1 0 a2 1 1 1 1 1 b1 1 0 b2 1 1 b3 0 0 c1 c2 Figura 116. Modelo de Matriz de incompatibilidades de subsoluciones 3. A continuación se enumeran las soluciones compatibles y se eliminan las incompatibles. 4. Posteriormente se rechazan aquellas soluciones inviables tanto técnica como económicamente o que no aportan nada innovador al diseño. 5. Y finalmente se aplica una técnica de evaluación multicriterio para elegir la mejor solución posible. Mediante AIDA se incluyen solamente los conceptos factibles, en lugar de todos los posibles como hacen los cuadros morfológicos.
  • 143. 4. Metodología de diseño industrial Página 143 de 174 4.3.2.1.4 Brainstorming - Caja negra Esta técnica se basa en el trabajo en grupo y en la liberación de inhibiciones. Su objetivo es la producción de ideas en la mayor cantidad posible y con la mayor rapidez posible, se descarta la evaluación, la crítica, la calidad, etc. de las ideas, con lo que el estado emocional negativo que se produce en estas circunstancias se convierte en un estado positivo que concentra todas sus posibilidades en beneficio de la solución del problema. Una sesión de Brainstorming se inicia con un grupo de personas familiarizadas con el tema y un director de la misma. Tras permanecer unos minutos pensando y anotando ideas se inicia la sesión, en la que sin críticas se van expresando las mismas libremente y sin necesidad de justificación. El director modera la sesión con el fin de que las ideas no se alejen en exceso del propósito de la misma y además, recoge las ideas expuestas, las ordena y las clasifica en grupos relacionados. Finalmente, un grupo de personas distinto al que ha participado en el brainstorming evalúa las ideas, estas personas deben conocer el problema a resolver y cuáles son los criterios de diseño que las ideas deben cumplir. El esquema básico de la técnica Brainstorming es el siguiente [58]: BRAINSTORMING DEFINICIÓN Generación de ideas por reflexión en grupo mediante la SUPRESIÓN DE TODA CRÍTICA BASES OPERATIVAS 1. Toda ocurrencia debe expresarse 2. La Cantidad es base de la Calidad 3. Numerar y tomar nota de las ideas 4. Utilizar las ideas de los demás LIMITACIONES OPERATIVAS • No estudiar problemas de una única solución • No plantear varios problemas a la vez • Limitar la duración a 30/45 minutos CUALIDADES DEL GRUPO • Tamaño del grupo: 7 a 12 personas • Expertos en el tema • Experiencias diversas • Diversas edades y sexo DIRECCIÓN DEL GRUPO Debe: • Preparar la sesión • Anunciar y Plantear el problema • Estimular la actividad • Reconducir el tema si es necesario EVALUACIÓN DE IDEAS • Las realiza otro equipo • Conocedor del problema • Conocedor de las especificaciones del diseño Tabla 4. Esquema básico de la técnica Brainstorming
  • 144. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 144 de 174 4.3.2.1.5 Desbloqueo mental – Caja negra En algunos casos los hábitos de las personas son tan fuertes que impiden la creatividad y en consecuencia el hallazgo de soluciones, son lo que se llaman bloqueos mentales. Estos bloqueos pueden ser de distintos tipos: • Propios del ser humano: vemos aquello que queremos ver o que mejor nos encaja. • De origen afectivo o emocional: miedo al fracaso, miedo al ridículo, miedo al examen, ansiedades, repugnancias. • De origen cognitivo: condicionamientos por nuestra formación y experiencia. • Debido al entorno social: juicios críticos impuestos por nuestro entorno social. Existen varias técnicas cuyo objetivo es el estímulo de la creatividad y el desbloqueo sistemático: ⌧ Técnica de las palabras o las imágenes al azar Consiste en utilizar bien palabras obtenidas al abrir un libro, diccionario, periódico o revista o bien imágenes de la televisión o de una revista, para intentar relacionarlas una a una con el problema y ver si por ese camino aparece alguna posible solución al mismo. ⌧ Técnica 6-3-5 De trabajo en equipo. Se define un problema y luego 6 persona generan 3 ideas durante 5 minutos. Una vez escritas se las pasan al participante de la derecha y éste las mejora y se repite el ciclo hasta que se completa el círculo. ⌧ Técnica de la carta salvaje Primero se realiza un pequeño brainstorming y se escriben las ideas en tarjetas. A continuación se eligen las ideas más absurdas. Se elige al azar una de estas ideas y se realiza otro brainstorming intentado obtener una solución positiva al problema planteado inicialmente. Si el camino abierto por la tarjeta, tras el desbloqueo, no parece que conduzca a ninguna solución coherente, se permite la vuelta atrás y se elige de nuevo otra de las tarjetas seleccionadas al principio.
  • 145. 4. Metodología de diseño industrial Página 145 de 174 ⌧ Técnica de la transformación Se define el problema para el que se busca solución y se analiza cada una de las palabras por separado, buscando sinónimos para ellas y a partir de cada sinónimo abrir un nuevo camino para buscar la solución. ⌧ La pregunta como actitud Esta técnica está basada en preguntarse y preguntar. Después de cada respuesta se vuelve a preguntar hasta que se obtenga una idea que pueda convertirse en solución o hasta que se llegue al final. De este modo se genera una actitud inquisitiva, que es la base de todo progreso en el conocimiento. 4.3.2.1.6 El método de los seis sombreros – Caja negra Esta es también una técnica de desbloqueo mental utilizada para tomar decisiones y explorar nuevas ideas. De Bono, reconocido como autoridad mundial en el tema de pensamiento conceptual, desenreda el proceso de pensamiento, separando los elementos como emociones, información, lógica, esperanza y creatividad. De esta forma, elimina la confusión, principal dificultad a la hora de pensar [59]. Basta utilizar los seis sobreros imaginarios y actuar tal y como indica el color del sombrero que se lleve puesto. Esta técnica es más efectiva si se utilizan los sombreros a ratos, utilizando un sombrero en cada momento para obtener un determinado pensamiento. Cuando es necesario explorar un tema completamente y de manera efectiva, se puede crear una secuencia de sombreros y después usarlos cada uno por turnos. Cada sombrero representa uno de los elementos del pensamiento: • Azul: calma, organización • Blanco: neutro y objetivo, basado en hechos y números. Una mirada objetiva a los datos y la información. Los hechos son los hechos. • Rojo: la visión emocional. Opuesto al blanco, legitimiza los sentimientos, presentimientos y la intuición, sin necesidad de justificarse. • Negro: cuidado y precaución. Significa la crítica, la lógica, negativa, el juicio y la prudencia. El porqué algo puede ir mal. Es en líneas generales el más usado
  • 146. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 146 de 174 • Amarillo: provee el contrapeso al sombrero negro, permitiendo realizar una evaluación positiva de las ideas. Simboliza el optimismo, lógica positiva, factibilidad, beneficios. • Verde: crecimiento fértil, creatividad y nuevas ideas. La oportunidad para expresar nuevos conceptos, ideas, posibilidades, percepciones y usar el pensamiento creativo. • Azul: calma, organización, frío y azul como el cielo, indica autoridad. Proporciona un rol permanente para el líder del grupo. Los seis sombreros se pueden utilizar individualmente, en reuniones, para escribir informes y en numerosas circunstancias. 4.3.2.2 Herramientas de representación Las herramientas de representación más apropiadas en esta etapa creativa son, ordenadas de menor a mayor grado de definición, los bocetos, los esquemas, dibujos, o las premaquetas rápidas realizadas estas últimas en materiales de fácil manipulación como el cartón pluma, el poliuretano expandido (poliespan) u otros. Si se requiere un mayor grado de definición se pueden utilizar técnicas de renderizado, para conseguir representaciones realistas del producto en el proceso de diseño: dibujos a mano alzada, fotomontajes, software de dibujo 3D, y maquetas, representaciones tridimensionales del producto. 4.3.2.3 Resultado de la fase 2.1 La riqueza y originalidad de un diseño depende en gran medida de la riqueza de ideas generadas en la fase creativa. Si esta fase previa ha sido fructífera y se ha realizado sin prejuicios, no todas las soluciones propuestas serán viables. Por esta razón es necesario realizar un cribado del que se obtendrá una lista de alternativas viables desde el punto de vista de los requerimientos del diseño. Como resultado de esta fase debemos conseguir propuestas de conceptos alternativos de producto, al menos tres, aumentando el grado de definición de los mismos. Bocetos formalizados que permitan visualizarlos y comprenderlos, así como, poder evaluarlos con el fin de seleccionar la alternativa final sobre la que se desarrollará el producto. Además se ha de elaborar un cuaderno de proyecto que recoja el resto de soluciones, que se han descartado en este paso, ya sea por un menor cumplimiento de las especificaciones de diseño, o por un peor comportamiento en relación a los aspectos básicos del diseño, que como sabemos deben estar contemplados en cualquier propuesta de diseño.
  • 147. 4. Metodología de diseño industrial Página 147 de 174 4.3.3 Fase 2.2: Evaluación y selección de la solución En esta etapa se analiza y valora la adecuación de los conceptos que han pasado la criba de la subetapa creativa, estando los criterios de evaluación relacionados con las especificaciones del diseño previamente descritas. Si bien es cierto que en muchas ocasiones y diferentes ámbitos hay que tomar decisiones sobre un conjunto de alternativas, no es corriente la utilización de técnicas, sino que se suelen apoyar las decisiones en la experiencia del decisor o la semejanza de decisiones anteriormente llevadas a buen término. Con el fin de reducir el riesgo de errores en las elecciones de alternativas que se realizan en esta fase de diseño y que pueden suponer un alto coste en el proceso, se utilizan métodos y herramientas de apoyo. 4.3.3.1 Técnicas de evaluación multicriterio Las técnicas de evaluación se dividen en dos grandes grupos: técnicas monocriterio y multicriterio. Éstas últimas son las más utilizadas, ya que en general, el ámbito del diseño industrial tiene un marcado carácter multicriterio y una decisión adecuada se ha de basar en la valoración de las potenciales alternativas de acuerdo con los múltiples factores que intervienen en el problema. El planteamiento del problema de decisión multicriterio se realiza mediante una matriz de decisión cuyos elementos son los siguientes: • Cj: criterios de decisión: objetivos del diseño o direcciones en las que el diseñador debe esforzarse para hacer mejor las cosas [columnas de la matriz]. • Ai: alternativas: soluciones posibles que hay que analizar durante el proceso de resolución del problema de decisión que se considere [filas de la matriz]. • Vij: resultados: valoración que se le da a la alternativa Ai desde el punto de vista del criterio Cj [intersecciones de las filas y columnas] • Pi: Pesos: importancia relativa de cada criterio. El enunciado típico de un problema de toma de decisiones multicriterio es una Matriz de Valoración que lleva además asociada, una Matriz de Pesos para los distintos criterios.
  • 148. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 148 de 174 C1 C2 … Cj … Cn A1 V11 V12 … V1j … V1n A2 V21 V22 … V2j … V2n … … Ai Vi1 Vi2 … Vij … Vin … … Am Vm1 Vm2 … Vmj … Vmn Figura 117. Modelo de Matriz de Valoración C1 C2 … Cj … Cn P1 P2 … Pj … Pn Figura 118. Modelo de Matriz de Pesos A la hora de tomar decisiones de diseño aparecen las siguientes características típicas: • Varias propiedades que juegan un papel en la decisión están medidas en escalas diferentes (€, kg, m, etc.) • Algunos criterios son cuantitativos (precio, peso, etc.) y otros cualitativos (confort, maniobrabilidad, etc.) • No todos los criterios son igualmente importantes, cada decisor los valora de una forma. • No hay una solución dominante: para ninguna alternativa son todas las propiedades mejores que para el resto de ellas. Por todo ello, para determinar cuál es la mejor alternativa hay que determinar como se podrán tener en cuenta todas las valoraciones a la vez. Para ello se utilizan las técnicas siguientes. 4.3.3.1.1 Técnicas básicas ⌧ Regla conjuntiva 1. Determinar para cada criterio un nivel de aspiración 2. Examinar de manera aleatoria todas las alternativas
  • 149. 4. Metodología de diseño industrial Página 149 de 174 3. Elegir la primera alternativa que cumpla con todos los niveles de aspiración (pueden quedar alternativas sin evaluar) ⌧ Eliminación por aspectos 1. Establecer un cierto nivel de aspiración para cada criterio (unos mínimos) 2. Examinar las distintas alternativas para cada criterio en orden de importancia del criterio (por filas) 3. Eliminar cada vez las alternativas que no satisfagan el nivel de aspiración. 4. El proceso finaliza cuando han sido eliminadas todas las alternativas excepto una, que es la que se elige. ⌧ Regla disyuntiva 1. Identificar cada alternativa con su “mejor propiedad” (en general una propiedad distinta para cada alternativa) 2. Elegir la alternativa según la que se considere más importante de todas las “mejores propiedades”. 4.3.3.1.2 Técnicas cualitativas Se mide el grado de satisfacción de los distintos criterios en una escala ordinal y se clasifican los criterios por orden de importancia. (1 indica la alternativa más efectiva). Todo ello se plasma en una tabla de puntuación. C1 C2 C3 C4 C5 C6 Ranking del criterio 2 1 4 6 3 5 A1 2 2 1 2 2 3 A2 1 3 2 2 3 1 A3 3 1 3 1 1 2 Figura 119. Modelo de Tabla de Puntuación
  • 150. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 150 de 174 Al utilizar un método cualitativo sucede lo siguiente: • Las puntuaciones obtenidas no se pueden sumar, pues están definidas en una escala cualitativa. • Las posiciones en dicha escala sólo dan información de su clasificación frente a las otras alternativas y no sobre las diferencias absolutas en eficiencia entre las propiedades evaluadas de cada alternativa. ⌧ La regla de la mayoría Se comparan alternativas de dos en dos y se elige la más efectiva para el mayor número de criterios. Se puede llegar a obtener dos conclusiones opuestas, se trata de una paradoja bautizada como Paradoja de Arrow. Otra dificultad de esta regla es que para cada criterio se elije la mejor alternativa entre dos, independientemente de la diferencia de posiciones que haya entre ellas, por lo que si la diferencia es grande, la regla de la mayoría no es realista. C1 C2 C3 C4 C5 C6 De acuerdo con la regla de la mayoría A1-A2 A2 A1 A1 - A1 A2 V(A1) > V(A2) A2-A3 A2 A3 A2 A3 A3 A2 V(A2) = V(A3) A3-A1 A1 A3 A1 A3 A3 A3 V(A3) > V(A1) Figura 120. Aplicación de la regla de la mayoría (Paradoja de Arrow) ⌧ La regla de Copeland Evita la no-transitividad del ranking de alternativas de la regla de la mayoría. La regla dice que el número de veces que una alternativa (filas), en comparación con las otras (columnas), tiene preferencia de acuerdo con la regla de la mayoría, es una medida para el valor de la alternativa. Esta regla “fuerza” a establecer un ranking de alternativas, aunque de todos modos no tiene en cuenta la distancia entre las posiciones.
  • 151. 4. Metodología de diseño industrial Página 151 de 174 A1 A2 A3 Posición A1 - 1 -2 -1 2 A2 -1 - 0 -1 2 A3 2 0 - 2 1 Figura 121. Aplicación de la regla de Copeland (mejor alternativa A3) ⌧ La regla de la suma de ratios Se suman para cada alternativa todos los ratios obtenidos en la tabla de puntuación y se obtiene de este modo una clasificación de las distintas alternativas. C1 C2 C3 C4 C5 C6 Posición A1 2 2 1 2 2 3 12 2 A2 1 3 2 2 3 1 12 2 A3 3 1 3 1 1 2 11 1 Figura 122. Aplicación de la suma de los ratios (mejor alternativa A3) ⌧ La regla lexicográfica Se clasifican los criterios en función de su importancia relativa y se elige la alternativa que mejor cumpla el primer criterio. Si más de una alternativa cumple satisfacen de igual manera el primer criterio se continúa con el segundo y así sucesivamente. C1 C2 C3 C4 C5 C6 Ranking del criterio 2 1 4 6 3 5 Posición A1 2 2 1 2 2 3 2 A2 1 3 2 2 3 1 3 A3 3 1 3 1 1 2 1 Figura 123. Aplicación de la regla lexicográfica (mejor alternativa A3)
  • 152. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 152 de 174 ⌧ El método DATUM 1. Elegir una de las alternativas como DATUM o base de comparación. 2. Comparar la adaptación a cada criterio de cada alternativa en relación con el DATUM. Si la alternativa cumple mejor el criterio, se coloca un (+), si se adapta peor se pone un (-) y si no existe gran diferencia en su adaptación se pone un (=). 3. Calcular por separado la suma de signos (+) y de signos (-), para cada alternativa y estos resultados sirven de base para tomar una decisión suficientemente fundamentada. 4. Muchas veces es necesario elegir un nuevo DATUM y repetir los pasos 2 y 3 para clasificar mejor las ideas. A1 A2 A3 C1 D + - C2 A - + C3 T - - C4 U = + C5 M - + C6 + + + 2 4 - 3 2 TOTAL -1 +2 Figura 124. Aplicación del método DATUM (mejor alternativa A3) 4.3.3.1.3 Técnicas cuantitativas En estas técnicas se mide el grado de satisfacción de los distintos criterios en una escala cardinal, permitiendo al responsable de la toma de decisiones cuantificar sus juicios de valor sobre la eficiencia de las alternativas y la importancia de los criterios en una escala de intervalos conocidos. ⌧ Técnica de la suma ponderada Consiste en asignar pesos a los criterios de forma que se represente la importancia relativa que la unidad decisora otorga a cada criterio.
  • 153. 4. Metodología de diseño industrial Página 153 de 174 Esto se puede hacer de dos formas, como asignación directa o indirecta, siendo la primera la forma más práctica y más utilizada de hacerlo. La asignación directa se realiza frente a una escala definida que correlaciona valores de grado con valores numéricos. Por ejemplo, la escala de Saaty: 9 = satisface el criterio muy bien 8, 7, 6 = satisface el criterio bien 5 = satisface el criterio razonablemente bien 4, 3, 2 = satisface el criterio moderadamente 1 = satisface el criterio bastante mal / muy mal La técnica se aplica de la siguiente manera: 1. Se asigna a cada criterio un valor de la ponderación: j. Al criterio más importante se le asigna el valor de ponderación más alto. 2. Se valora cada alternativa frente a cada criterio: eij 3. El valor total de cada alternativa se calcula de la siguiente manera: V(Ai) = j eij Con esta regla de decisión se consigue que el valor total de cada alternativa se determine más por la eficiencia de las propiedades importantes que por las de las menos importantes. C1 C2 C3 C4 j (%) 5 20 50 25 j eij Posición A1 3 6 3 8 485 3 A2 4 9 6 4 600 2 A3 8 7 5 9 655 1 Figura 125. Aplicación de la técnica de la suma ponderada (mejor alternativa A3) 4.3.3.2 Test de conceptos En algunas ocasiones, especialmente cuando se trata de productos para los que no existen referencias previas, también resulta imprescindible hacer un test de conceptos, esto es acudir a pedir la opinión de un grupo de consumidores o usuarios mediante técnicas de grupo, para tener una información más fiable sobre el grado de aceptación o rechazo que las diferentes alternativas tendrían en el mercado.
  • 154. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 154 de 174 4.3.3.3 Resultado de la fase 2.2 Tras esta fase se obtendrá la alternativa final, la propuesta óptima, sobre la que se desarrollará el producto deseado. El documento obtenido tras esta fase es un Pliego de Condiciones del concepto elegido. Definición y estructura del concepto que posteriormente se desarrollará, tanto desde el punto de vista de las funciones a desarrollar como de la manera de implementarlas. 4.4 FASE 3: Diseño de detalle Se trata de desarrollar la alternativa elegida. En esta fase llega el momento de definir técnicamente la alternativa finalmente seleccionada. Determinar las especificaciones técnicas sobre las que construir el producto, incluyendo planos y especificaciones de materiales. El trabajo de diseño de esta fase es el de redactar el proyecto sobre el que se irán efectuando modificaciones de los aspectos que entran en relación con el usuario: aspectos perceptivos (contacto visual, distinción o identificación, imagen); grado de aceptación y compatibilidad con las tendencias; satisfacción (expectativas formuladas); aspectos utilitarios o de servicio (rendimiento funcional, durabilidad). Las personas y departamentos con mayor grado de responsabilidad en el desarrollo de esta tercera fase son: el Gestor Diseño/Jefe de Proyecto y los departamentos de Diseño e Ingeniería/I+D. El resto de departamentos colaboran, en mayor o menor medida y con mayor o menor grado de implicación, en las diferentes actividades para el diseño de detalle. 4.4.1 Actividades a desarrollar en la fase 3 Las actividades que se desarrollan en esta fase son: • Redacción del Proyecto. • Elaboración del documento de especificaciones técnicas del producto. • Análisis del proyecto. • Propuesta de modificaciones.
  • 155. 4. Metodología de diseño industrial Página 155 de 174 4.4.2 Herramientas de la fase 3 El dibujo técnico es la herramienta necesaria para detallar y dimensionar los aspectos técnicos de la solución que se ha pensado y aprobado, para al producto, representaciones en 2D con arreglo a normativas, que recogen las dimensiones, las vistas y los detalles constructivos para la fabricación del producto. En este punto del diseño se puede acudir también a los programas informáticos de apoyo al diseño, pero nunca debe olvidarse que el software es sólo una herramienta que nunca debe suplir a un desconocimiento de la metodología. El abanico existente es muy amplio y abarca desde los programas más básicos de diseño asistido por computador, por ejemplo Autocad, a los que unifican el dibujo de sólidos con la generación de planos técnicos y mallas para prototipado o análisis por elementos finitos, como por ejemplo SolidWorks, Solid Edge, Pro/Engineer, Catia, etc. Estos programas informáticos de generación de sólidos están desplazado progresivamente la construcción física de modelos tridimensionales, prototipos/maquetas, ajustados a las dimensiones recogidas en un plano, pero en algunos casos todavía es necesaria dicha construcción pero en fases posteriores del diseño. Para obtener un mayor grado de definición se pueden utilizar también técnicas de renderizado, con las que se consiguen representaciones realistas del producto y fotomontajes. 4.4.3 Resultado de la fase 3 Al final de esta fase se debe contar con una solución de producto definida técnicamente. La documentación obtenida al finalizar esta fase son la memoria técnica, planos de conjuntos, planos de despiece, alzados, plantas y secciones en diferentes escalas.
  • 156. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 156 de 174 4.5 FASE 4: Oficina técnica de ingeniería de producto: ensayo y verificación Se trata de convertir la solución técnica en una solución fabricable. En esta fase se realizan los trabajos que hacen posible pasar de la fase de diseño a la fase industrial de producción. Se inicia aquí el proceso de ajuste que convertirá progresivamente la solución técnica en una solución fabricable. Se trata de un proceso iterativo en el que las modificaciones van a depender por un lado de las exigencias de dimensionamiento técnico propias del proceso específico de fabricación y también, de la mayor concreción de los componentes internos, y de los ajustes en los elementos asociados a la tecnología, ya sea porque varíen sus características al elegir otros más idóneos en precio o prestación, o porque el proceso de desarrollo técnico o de ingeniería de los mismos no estaba cerrado completamente y se han producido modificaciones. Las variaciones también pueden tener su origen en la progresiva optimización de las soluciones constructivas, de montaje y en la adecuación a la normativa. Las personas y departamentos con mayor grado de responsabilidad en el desarrollo de esta cuarta fase son el Gestor Diseño/Jefe de Proyecto y los departamentos de Diseño e Ingeniería/I+D. El resto de departamentos colaboran, en mayor o menor medida y con mayor o menor grado de implicación, en el ensayo y la verificación. 4.5.1 Actividades a desarrollar en la fase 4 Las actividades a desarrollar en esta fase se pueden agrupar en dos partes: • En primer lugar una fase de desarrollo en la que la solución técnica pueda ser revisada de forma virtual y/o física, según los requerimientos del diseño. • En segundo lugar, una fase de verificación en el que la solución de producto quedará definitivamente ajustada y contrastada, con planos técnicos de fabricación. 4.5.2 Fase 4.1: Desarrollo En esta fase se realizan prototipos con el fin de comprobar los cumplimientos formales y funcionales de los requisitos técnicos del producto. Se revisa el cumplimiento de los objetivos, o lo que es lo
  • 157. 4. Metodología de diseño industrial Página 157 de 174 mismo, se valora en qué medida la solución obtenida tras el desarrollo se aparta del concepto de producto que se había aprobado. No fuera a ser que los cambios introducidos hayan desvirtuado dicho concepto y sacrificado de forma inaceptable el cumplimiento de algún aspecto básico. En el caso en que esto hubiera sucedido, hay que retomar la fase del desarrollo y buscar nuevas soluciones que impliquen un menor incumplimiento del concepto o realizar un test externo para medir la aceptación del mercado. 4.5.2.1 Prototipos de la fase 4.1 ⌧ Prototipo virtual Siempre que sea posible, se debe tender a prototipos virtuales que representen al producto diseñado y que se pueden obtener mediante sistemas de diseño asistido y modelado de sólidos. Con estos prototipos se pueden experimentar las sensaciones que provocará el producto final, comprobar las dimensiones, someterlos a diferentes tipos de ensayos, cálculo estructural, análisis cinemático y dinámico o ensayos de capacidad de ensamblaje entre las partes. Todo esto puede ser llevado a cabo mediante sistemas informáticos sin necesidad de generar los prototipos físicamente. Estos prototipos tienen que ser generados cumpliendo con todos los requerimientos del diseño de forma que, como ya se ha mencionado, puedan ser sometidos a procesos de cálculo (cálculo por elementos finitos u otros) para tratar de verificar el cumplimiento del mayor número de restricciones técnicas que sea posible. Otra ventaja adicional que puede tener un prototipo virtual es que puede ser susceptible de un análisis de fabricabilidad, esto es, dada una geometría propuesta, analizar las diferentes vías para obtener mediante procesos reales de fabricación, dicha geometría, de forma que el ordenador proponga, si es factible, las herramientas y útiles necesarios para fabricarla. Existen programas de simulación de las condiciones de fabricación (mold flow en el caso de la inyección de plástico, etc.) que detectan puntos críticos del diseño y determinan mucho más precisamente las características que permitirán una fabricación eficiente. En este punto del proceso puede ser adecuado la aplicación de técnicas como el análisis del valor que hemos mencionado al principio de la metodología. ⌧ Prototipo formal/funcional A su vez, con el fin de revisar el cumplimiento de los objetivos formales y de imagen establecidos, y/o para obtener la aprobación de los clientes y valorar el grado de la solución final modificada se pueden
  • 158. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 158 de 174 fabricar, lo que se denomina, prototipo formal, obtenidos por procedimientos tradicionales o por técnicas de prototipado. Cuando estos modelos incorporan partes móviles que permiten valorar el funcionamiento de la solución, se denominan prototipos funcionales. Cuando se pueden valorar ambos aspectos, formales y funcionales, dichos prototipos se denominan prototipo formal/funcional, su fabricación requiere mayor precisión que los anteriores pero son más utilizados. Prototipos a escala natural, unidades de producto construidas con materiales y componentes finales aunque no se obtienen por el mismo proceso de fabricación que seguirá en la producción en serie, aunque es posible someterlos ya a algún ensayo de tipo mecánico. Su finalidad es la de proporcionar la mayor fiabilidad y similitud posible con el producto real, con el fin de comprobar definitivamente todas las cuestiones relacionadas con la puesta en fabricación pero antes de su lanzamiento definitivo a producción. En la actualidad están evolucionando las técnicas de prototipado rápido, como la estereolitografía, sinterizado por láser y colada al vacío. Todas se basan en el aprovechamiento de la alta definición técnica, de los ficheros informáticos que se generan con la utilización del software de diseño, para obtener el prototipo, pero el hecho de no utilizar materiales reales les impide cubrir las necesidades de comprobación mediante ensayo, que sí permite un prototipo tradicional. 4.5.2.2 Herramientas de la fase 4.1 • Procesos de cálculo: Herramientas informáticas que permiten verificar el cumplimiento de restricciones de tipo cuantitativo para la solución diseñada: cálculo por elementos finitos. • Programas de simulación: herramientas informáticas que reproducen las condiciones de industrialización y/o fabricación, para detectar puntos críticos y optimizar la solución de diseño. • Prototipos de diversos tipos: virtual (herramientas informáticas de realidad virtual para la visualización de los productos), formal, funcional, formal/funcional (unidades de producto construidas con materiales y componentes finales aunque no se obtienen por el mismo proceso de fabricación que seguirá en la producción en serie), rápido (tecnologías que partiendo de ficheros informáticos permiten obtener en tiempos muy cortos representaciones fieles del producto, de carácter tridimensional aunque no utilizan materiales definitivos: estereolitografía, sinterizado por láser, inyección de fotopolímeros)
  • 159. 4. Metodología de diseño industrial Página 159 de 174 4.5.3 Fase 4.2: Verificación El objetivo de la fase de verificación es la realización de comprobaciones, ajustes, pruebas, ensayos, etc, que permitan garantizar el cumplimiento de los requisitos establecidos por el concepto desarrollado. Estas pruebas se realizarán en el laboratorio y con usuarios, teniendo en cuenta la normativa, si existiera, a cumplir sobre el producto en particular. Se trata de verificar el diseño en las condiciones de uso más realistas posibles. 4.5.3.1 Prototipos de la fase 4.2 ⌧ Pre-serie Para la realización de las actividades de esta fase se fabrica, lo que se denomina, una pre-serie, también llamada primera serie o producto beta. Esto implica la fabricación de un número reducido de unidades de producto con los mismos materiales y con la misma tecnología que se utilizará en la fabricación en serie, si bien no se utilizan los utillajes y herramientas necesarios para la producción en serie. Se trata de un producto ya vendible, pero que puede presentar problemas. Este producto de la pre-serie es el que se le somete a las pruebas de ensayo en el laboratorio y con los usuarios. Permitirá detectar las últimas necesidades de ajuste y de modificaciones antes de lanzar la fabricación en serie. 4.5.3.2 Herramientas de la fase 4.2 • Materiales y tecnologías de fabricación, propias de la fabricación en serie del producto. • Pre-serie: primeras unidades de producto en las que se utiliza la tecnología de fabricación definitiva. • Bancos de ensayo en el laboratorio para la realización de las pruebas necesarias para la verificación de la pre-serie. 4.5.4 Resultado de la fase 4 Tras la realización del desarrollo y la verificación de la fase 4 de la metodología de diseño planteada se obtiene una solución de producto definitivamente ajustada y contrastada. Que responda, bien a criterios internos para garantizar la calidad de su funcionamiento, o que cumpla las exigencias de una norma establecida, o que alcance la homologación otorgada por una entidad autorizada
  • 160. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 160 de 174 4.6 FASE 5: Fase de producción Se trata de definir y poner en marcha del sistema productivo. Esto se realiza diseñando, de la forma más eficaz posible, la cadena de producción y montaje Los objetivos son definir dónde, cómo y con qué medios se debe fabricar el producto, describiendo toda la sucesión de actividades necesarias para la fabricación, adecuando y optimizando los medios de producción con el desarrollo del producto. Las personas y departamentos con mayor grado de responsabilidad en el desarrollo de esta quinta fase son: el departamentos de Ingeniería/I+D y Fabricación. El resto de departamentos colaboran, en mayor o menor medida y con mayor o menor grado de implicación, en la fase de producción. 4.6.1 Actividades a desarrollar en la fase 5 Las actividades a desarrollar se pueden enumerar con las siguientes: • Verificación de utillajes y maquinaria. • Verificación del montaje/ensamblaje de componentes. • Verificación del proceso de fabricación. • Verificación del embalaje del producto. • Verificación del transporte del producto. • Verificación de la capacidad de fabricación. • Verificación de los objetivos de calidad del producto. • Aseguramiento de la trazabilidad del producto. • Definición de actuaciones de control. 4.6.2 Herramientas de la fase 5 • Diagramas de proceso: descripción de todas las operaciones que conforman el proceso de fabricación del producto. En la elaboración de los diagramas se consideran, de forma convencional, cinco clases de actividades simples: operación, inspección, transporte, demora o espera y almacenamiento.
  • 161. 4. Metodología de diseño industrial Página 161 de 174 • Método operativo y análisis de tiempos: procedimiento sistemático que describe las operaciones de fabricación y el tiempo estimado de su realización, dejando la puerta abierta a mejoras que faciliten y reduzcan lo máximo posible el tiempo necesario para la realización de esas operaciones. • Análisis de la capacidad de fabricación: estudio paralelo con el de métodos y tiempos, analizando la distribución más adecuada de los puestos de trabajo y las máquinas en la planta, ya que ello influye de forma decisiva en el movimiento del material. • Plan de autocontrol: consiste en la definición del proceso de formación, documentación, medición y control de la calidad de la producción por el propio operario de fabricación, facilitando la toma de acciones correctoras y preventivas para la mejora permanente del nivel de calidad. • AMFE de proceso: método de análisis preventivo, que permite identificar y corregir los fallos de un producto o servicio, estableciendo asimismo criterios de frecuencia, gravedad y detectabilidad de los mismos, así como acciones correctoras para su eliminación y capitalización de experiencias para otra actuaciones. • Auditoría de embalaje: su objetivo es asegurar la protección de un producto durante todo su proceso de distribución: a) Etiquetaje: identificación de cajas, referencias, cantidad, fechas, remitente y destinatario. b) Manejabilidad del producto: símbolos de posición y apilamiento, limitaciones físicas en el lugar de uso e instalación. c) Acondicionamiento de contenedores: limitaciones de exposición a temperaturas, humedad, ventilación, embalaje interno y material de relleno de protección para golpes y vibraciones. d) Cumplimiento de normativa aplicable, documentación nacional y para la exportación. • Análisis de trazabilidad: abarca el conjunto de acciones, medidas y procedimientos técnicos que permitan identificar cualquier producto dentro de la empresa, desde la adquisición de las materias primas o mercancías de entrada, a los largo de las actividades de producción, transformación y/o distribución que desarrolle, hasta el momento en que se realice su entrega al siguiente eslabón en la cadena. El procedimiento o sistema de trazabilidad que se adopte dentro de cada empresa deberá tener en cuenta:
  • 162. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 162 de 174 a) La identificación del producto, es decir, un medio único y lo más sencillo posible para identificar un producto o agrupación de productos. b) Los datos del producto: materias primas, manera en que fue transformado y presentado, en caso de existir tales procesos. Procedencia y destino, los controles de que ha sido objeto, y sus resultados. • Auditoría de procesos de fabricación: cuando el proceso de fabricación sea nuevo o se le hayan incorporado operaciones en las que no se tenga una experiencia previa contrastada, es conveniente la realización de este tipo de auditoría para verificarlo. Un resultado satisfactorio de este análisis es una condición necesaria para lanzar la fabricación. 4.6.3 Resultado de la fase 5 Como fruto de esta fase se obtiene un sistema de fabricación bien definido y verificado mediante el cual se realiza y controla la fabricación en serie del producto diseñado. 4.7 FASE 6: Lanzamiento del producto. Distribución, Comercialización y Validación Se trata de dar a conocer nuestro producto, posicionarlo en el mercado y su posterior validación. Se trata de definir y buscar los caminos para una óptima distribución y comercialización del producto, así como el estudio de su comportamiento en el mercado y tras periodos de tiempo con el fin de lograr o no la validación del mismo y de sus procesos de fabricación. Las personas y departamentos con mayor grado de responsabilidad en el desarrollo de esta sexta fase son: Dirección, Gestor Diseño/Jefe Proyecto y los departamentos de Comercial y Marketing. El resto de departamentos colaboran, en mayor o menor medida y con mayor o menor grado de implicación, en la fase de lanzamiento del producto, distribución, comercialización y validación. 4.7.1 Fase 6.1: Prelanzamiento. Diseño y actividad ferial La primera etapa para la puesta en el mercado de un producto es el prelanzamiento. Dentro de esta etapa la participación en ferias del sector es una herramienta muy importante de marketing para una empresa. El diseño debe desempeñar un papel significativo en el rendimiento de la participación de una empresa en estos eventos.
  • 163. 4. Metodología de diseño industrial Página 163 de 174 Las ferias sirven para una presentación previa de un producto antes de su lanzamiento y así testar las opiniones de las personas a quienes van dirigidos estos productos. En el caso de las sillas de ruedas tanto de los usuarios finales como de los distribuidores (ortopedas, farmacéuticos, etc.) 4.7.2 Fase 6.2: Lanzamiento La siguiente etapa al prelanzamiento es el lanzamiento en sí. Los productos estarán disponibles para el consumidor final si pertenecen a la oferta de distribución y ésta a su vez tiene que estar bien cuidada para que el producto que se ha diseñado encuentre su posicionamiento en el mercado, es decir, que los clientes evalúen positivamente los atributos de nuestro producto respecto a los artículos competidores. Para ello es importante para el fabricante conocer los requisitos que los distribuidores le exigen para acoger su producto en su establecimiento de venta. A su vez, para atraer la atención del consumidor final hay que realizar una exposición esmerada que llame la atención de los mismos y conseguir que los dependientes encargados de su venta tengan la formación adecuada sobre el producto de forma que ofrezcan un asesoramiento personal y profesional al consumidor final. Para ello la empresa puede colaborar desarrollando materiales de divulgación, de merchandising, dando formación a vendedores y dependientes, etc. El objetivo es que nuestro producto destaque sobre los productos similares de la competencia y que puede que incluso estén en el mismo punto de venta. Las actividades para lograrlo son la distribución y para ello se disponen de herramientas como: catálogos, “Visual merchandising”, iluminación, stands y show-room. 4.7.3 Fase 6.3: Validación Tras el lanzamiento del producto a su producción en serie, todavía es necesario realizar nuevas comprobaciones, para vigilar la efectiva adecuación del producto resultante a los usos y aplicaciones para los que fue diseñado. Estas comprobaciones se realizan en distintos momentos del tiempo, implican la validación de todos los procesos definidos y todas las decisiones tomadas, o en caso contrario puede suponer la paralización de la producción y, en su caso, la retirada del producto del mercado, para la realización de las modificaciones pertinentes. Estas comprobaciones suponen el punto de cierre a un esquema general, en el que se trata de garantizar la calidad en el proceso de diseño de los productos a través de un procedimiento sistemático de controles, que contrasta los objetivos establecidos con las realizaciones alcanzadas en cada momento.
  • 164. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 164 de 174 4.7.4 Resultado de la fase 6 Un procedimiento de fabricación optimizado y un producto resultante validado por el mercado y los usuarios. Cumplimiento completo de los objetivos marcados en el inicio del diseño. 4.8 Reciclaje y evaluación de impacto medioambiental. Cada vez hay una mayor conciencia en el reciclaje y el impacto medioambiental que nuestra forma de vida y de producir provoca en nuestro planeta. Por esta razón, todos los departamentos involucrados en el proceso de diseño han de tener en cuenta los materiales y los procesos de fabricación a utilizar de forma que el impacto medioambiental sea el mínimo. Aún así, todos los esfuerzos de los diseñadores, fabricantes y consumidores que reciclan nunca evitarán que algunos materiales se tengan que dejar como desecho último por lo que también habrá que tener en cuenta como tratar o reutilizar estos materiales para evitar la mayor amenaza del medio ambiente que es la contaminación, tanto a través del escombrado como de la incineración. En un futuro cercano, incluso pensar en la fase de reciclaje ya desde el diseño del producto, puede resultar insuficiente. Los planteamientos de lo que se ha venido en llamar eco-diseño abogan por ser mucho más exigentes en el análisis previo al diseño de los productos, más allá de pensar en dicha facilidad de reciclaje. Proponen utilizar sólo materiales y componentes en cuya fabricación no se contamine, ni se agoten recursos. Y en que el diseño propuesto sea compatible con la utilización de procesos productivos limpios para su fabricación. Dentro de esta tendencia, el producto, evidentemente, no debe provocar ningún tipo de impacto en el medio ambiente, ni durante su funcionamiento, ni al final de su vida útil [60].
  • 165. 5. Conclusiones Página 165 de 174 5 Conclusiones • ¿Por qué usar un método de diseño industrial? Una respuesta convincente sería la siguiente: incluso el método más rudimentario asegura un resultado, aunque éste no sea genial, sin embargo, trabajar sin método deja abierta la posibilidad del doble fracaso, es decir, no obtener resultado alguno y, por supuesto, peder el tiempo dedicado a esa búsqueda infructuosa. • Como se ha comentado anteriormente, el método de diseño utilizado en la empresa estudiada está basado en la norma ISO 9001:2008. En dicha norma se pueden señalar algunas indefiniciones debido a su amplio grado de libertad, por lo que este procedimiento, aunque certificado, se encuentra limitado por deficiencias en su desarrollo. • A su vez, este método está basado en la ingeniería inversa, lo que reduce los nuevos diseños a una mejora o rediseño de productos ya existentes y no fomenta la creatividad. Este camino puede llevar al fracaso al nuevo diseño debido a dos factores principalmente: 1. No ser un producto realmente innovador y convertirse en uno más de la oferta del mercado, con pocas opciones de destacar sobre el resto. Este factor, en algunas ocasiones, se puede considerar como una ventaja al no correr el riesgo de ser rechazado por parte de distribuidores y usuarios finales, pero mayor es el riesgo de no ser elegido frente al resto de productos de la competencia. 2. Arrastrar errores cometidos en diseños anteriores y que no han sido detectados y corregidos en su momento. • Por otro lado, el estudio realizado sobre los diseños de sillas de ruedas manuales estándar en la actualidad refleja que prácticamente todos los modelos tienen las mismas características, por lo que existe la oportunidad de presentar en el mercado un producto innovador que atraiga a distribuidores y usuarios. De la misma forma, la gama de accesorios es común para todos los fabricantes, con lo que el diseño de nuevos accesorios que favorezcan la utilización de nuevas tecnologías, como por ejemplo, soportes para el teléfono móvil, dispositivos multimedia; o bien, ruedas con sistema antirretroceso para favorecer la subida de pendientes sin tener que accionar el freno de estacionamiento, puede hacer que el nuevo producto sea elegido por sus prestaciones adicionales.
  • 166. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 166 de 174 • El estudio de los modelos actuales de sillas de ruedas también refleja que la mayoría están fabricados con uniones soldadas, proceso de fabricación que ofrece una imagen antigua de los mismos y que requiere tiempo y precisión en su realización y no aporta buenos acabados. Teniendo en cuenta las nuevas posibilidades de formas que nos dan los plásticos y de su gran resistencia, así como, la reducción de costes que supone una silla modular, desde el punto de vista de espacio de almacenamiento para los distribuidores y del transporte. Al igual que la versatilidad de un desarrollo modular y la mayor posibilidad de personalización del modelo, frente a un diseño de uniones soldadas. Hacen que el diseño de una nueva silla de ruedas manual deba dirigirse a sustituir las uniones soldadas por uniones de plástico, convirtiendo la misma en un producto modular. • La nueva metodología propone analizar las preferencias de los usuarios, de lo que pueden surgir opiniones que favorezcan la aportación de nuevos valores al producto gracias a la experiencia personal de los mismos. A su vez, propone el estudio del canal de distribución, con lo que a las ideas aportadas por los usuarios se puede añadir la de los distribuidores. De esta forma, por ejemplo, se puede confirmar si tanto por parte de los usuarios como de los distribuidores es preferible una estructura modular, como la que se propone en este trabajo de investigación, frente a una estructura de uniones soldadas. Por lo tanto, la combinación de la información obtenida de estas dos fuentes ayudará a la realización de un producto que cumpla las expectativas tanto de usuarios finales, como de los distribuidores, que podrán nuestro producto por delante de los de la competencia. De esta forma el resultado no será válido únicamente para el empresario o para el cliente que ha expuesto su necesidad, como pasa en la empresa estudiada, sino que servirá para la generalidad de los destinatarios finales del producto. • La fase de diseño se rige a través de prototipos, sin la realización de planos exactos del producto a fabricar. Esto puede suponer una ventaja desde el punto de vista empresarial al no se necesario un departamento de delineación, ya que directamente se pasa de la idea en croquis a la fabricación de prototipos, con lo que se utiliza menos tiempo y menos recursos humanos. Pero conlleva dos riesgos importantes:
  • 167. 5. Conclusiones Página 167 de 174 a) Que el proceso de fabricación de prototipos y revisión de los mismos se alargue mucho en el tiempo por repetirse errores en prototipos que ya habían sido corregidos, al no tener el diseño reflejado en planos. b) Que el producto final pueda ser susceptible de ser fabricado o de sufrir modificaciones en fabricaciones de lotes posteriores, al no tener planos de fabricación detallados y debidamente aprobados. • La aplicación de prototipos virtuales propuesta por la nueva metodología favorece la reducción de costes al no tener que fabricar tantos prototipos formales-funcionales como se realizan actualmente. A su vez, permite la simulación de ensayos que dirigen el diseño hacia un producto funcional y sin fallos mecánicos, susceptibles de producirse en la realización de los ensayos en el Instituto de Biomecánica de Valencia, con el consecuente coste de rediseño y repetición de ensayos. • La metodología propuesta se implica en el desarrollo y planificación del proceso de fabricación, con lo que no se deja a la “confianza” en la empresa fabricante el desarrollo de dicho proceso y se asegura una forma eficaz y unos costes mínimos en esta actividad. • El lanzamiento del producto al mercado también forma parte del proceso de diseño, con lo que el producto se lanza arropado de una serie de herramientas que le ayudan a posicionarse de una forma atractiva frente a los productos de la competencia.
  • 168. 6. Referencias Página 169 de 174 6 Referencias [1] Manufuture. Strategic Research Agenda. Assuring the future or manufacturing in Europe. Report of the high-level group. September 2006. [2] Diseño industrial. Guía metodológica (proyecto Predica). Edición: Fundación Prodintec. Depósito legal AS-268/06. [3] Diseño industrial, competitividad y mercado global. Publicado en El exportador Digital, revista del Icex. http://www.microsoft.com/business/smb/es-es/marketing/mercado_global.mspx [4] Espinosa, M.; Domínguez, M. Diseño industrial y desarrollo de productos. Módulo 2 – Diseño y desarrollo de productos industriales. Universidad nacional de educación a distancia. ISBN: 978-84- 611-9809-2. Año 2007. [5] Sawatzky, B. Wheeling in the New Millennium: The history of the wheelchair and the driving force of the wheelchair design of today. Dr. Bonita Sawatzky, Dept. of Orthopaedics. BC’s Children’s Hospital, Vancouver, Canada. June 13, 2002. http://www.wheelchairnet.org/WCN_WCU/SlideLectures/Sawatzky/WC_history.html [6] Aubrey, E. The Lost History Of The Wheelchairs. April 08, 2007 http://ezinearticles.com/?The-Lost-History-Of-The-Wheelchair&id=518882 [7] The History of the wheelchair. http://www.powerchairsdirect.co.uk/Information/wheelchair-history.html [8] Diccionario de la lengua española – Vigésima segunda edición. Definición de silla de ruedas. http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=silla [9] Wikipedia. La enciclopedia libre. Definición de silla de ruedas. http://es.wikipedia.org/wiki/Silla_de_ruedas [10] Asesoramiento Vocacional de Estudiantes con Minusvalías Físicas y Sensoriales. Editores: Francisco Rivas y María Luisa López. Universidad de Valencia. Documento resultado del proyecto: UNICHANCE: Plan de integración e Inserción Socio-Laboral de Estudiantes y Graduados Universitarios con Discapacidad Física y Sensorial de la Iniciativa Empleo-Horizon del Fondo Social Europeo.
  • 169. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 170 de 174 [11] De Ayudas Técnicas a Productos de Apoyo. CEAPAT. Boletín 57. Febrero 2008. [12] Norma UNE-EN ISO 9999:2007 Productos de apoyo para personas con discapacidad. Clasificación y terminología. [13] Guía básica de productos de apoyo [2009]. Publicada por el CEAPAT y financiado por el Gobierno de España, Ministerio de educación, política social y deporte y la Cruz Roja Española. http://www.sercuidador.org/Guia_Basica_Productos_Apoyo.htm [14] Real Decreto 414/1996, de 1 de Marzo, que desarrolla la regulación productos sanitarios. [15] el mundo. es - SALUD. Un nuevo servicio para evaluar sillas de ruedas. 22 de Mayo de 2009. http://www.elmundo.es/elmundosalud/2009/05/22/tecnologiamedica/1242991739.html [16] Sunrise Medical – Formación: Tipos de componentes de una silla de ruedas. http://marketing.sunrisemedical.com/education_es/formacion4.html [17] Invacare. Tarifa 2009 de las sillas Atlas Lite, Action 2000 y Küschal Champion. http://doclibrary.invacare.es/Office/Europe/Marketing/MktDocSP.nsf/MSubFam?OpenForm&bu=2000 [18] Twenga. Motor de búsqueda de compras. http://www.twenga.es/dir-Mobiliario,Mobiliario-medico,Rueda-para-silla-de-ruedas [19] Manual de uso: Sillas de ruedas manuales serie Beijing. Shortes. Revisión 03. Abril 2008. [20] Manual del usuario: Silla Atlas Lite Invacare. ATL-G-01 SP 10/2006 – V2. http://doclibrary.invacare.es/Office/Europe/Marketing/MktDocSP.nsf/VALLMDocument/5D85FB78E069B3C4C125 6E5900579266/$File/ATL-G-01SP%20V2%20HD.pdf [21] Manual del usuario y mantenimiento: Silla Action 2000 Invacare. ACT-G-01 UK 12/00. http://doclibrary.invacare.es/Office/Europe/Marketing/MktDocSP.nsf/VALLMDocument/F69929211B39F8B2C125 6E5C00418ABC/$File/action_UM.pdf [22] Minos Cronos. Manual de uso y mantenimiento. http://www.minos97.com/pdf/manualcronos.pdf [23] Wikipedia. La enciclopedia libre. Definición de ergonomía. http://es.wikipedia.org/wiki/Ergonom%C3%ADa
  • 170. 6. Referencias Página 171 de 174 [24] Wikipedia. La enciclopedia libre. Definición de biomecánica. http://es.wikipedia.org/wiki/Biomec%C3%A1nica [25] Sunrise Medical – Formación: Consideraciones biomecánicas en la silla de ruedas manual. Factores que afectan a la movilidad – rozamiento. http://marketing.sunrisemedical.com/education_es/formacion1.html [26] Sunrise Medical – Formación: Consideraciones biomecánicas en la silla de ruedas manual II. Factores que afectan a la propulsión. http://marketing.sunrisemedical.com/education_es/formacion2.html [27] Sunrise Medical – Formación: Consideraciones biomecánicas en la silla de ruedas manual III. La postura en la silla de ruedas. http://marketing.sunrisemedical.com/education_es/formacion3.html [28] Wikipedia. La enciclopedia libre. Definición de antropometría. http://es.wikipedia.org/wiki/Antropometr%C3%ADa [29] Sunrise Medical – Formación: Medidas necesarias para la correcta prescripción de una silla de ruedas. http://marketing.sunrisemedical.com/education_es/formacion5.html [30] The Med Supply Guide. Your guide to Medical Supplies. http://www.themedsupplyguide.com/wheelchairs/ [31] Catálogo 2009: Invacare Atlas Lite. http://doclibrary.invacare.es/Office/Europe/Marketing/MktDocSP.nsf/VALLMDocument/43923FD8DB9AB2F7C125 6E4E00412C9E/$File/SEL09ES%20004-007%20AtlasLite.pdf [32] Catálogo 2009: Invacare Action 2000. http://doclibrary.invacare.es/Office/Europe/Marketing/MktDocSP.nsf/VALLMDocument/D9574A5DB854C2EFC12 5728200500A82/$File/SEL09ES%20010-011%20Action2000.pdf [33] Catálogo 2009: Invacare Action 3. http://doclibrary.invacare.es/Office/Europe/Marketing/MktDocSP.nsf/VALLMDocument/00C0ABEEF3141015C125 7122005DAC45/$File/SEL09ES%20012-017%20Action3.pdf [34] Manual del usuario: Invacare Action 3. http://doclibrary.invacare.es/Office/Europe/Marketing/MktDocSP.nsf/VALLMDocument/79DD89A6C1374CDAC12 56E590051BBEB/$File/AC3-G-03SP%20V4.pdf
  • 171. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 172 de 174 [35] Catálogo 2009: Invacare Alu Lite. http://doclibrary.invacare.es/Office/Europe/Marketing/MktDocSP.nsf/VALLMDocument/A370FEAC2D2889F0C125 7513003DBC5D/$File/SEL09ES%20008-009%20AluLite.pdf [36] Manual del usuario: Invacare Alu Lite. http://doclibrary.invacare.es/Office/Europe/Marketing/MktDocSP.nsf/VALLMDocument/7A5668A9A8311510C125 7513003DFE48/$File/Manual%20del%20usuario%20Alu%20Lite%2008.pdf [37] Catálogo: Breezy 100 Sunrise Medical. http://www.sunrisemedical.es/media/product_media/mpd_wheelchairs/ES_wheelchairs/ES_brochure/Catlogodem odelosBreezy100_v2_m56577569830531031.pdf?PRODUCT%3C%3Eprd_id=845524446823205&FOLDER%3C %3Efolder_id=1408474395811467&ASSORTMENT%3C%3East_id=1408474395301479&bmUID=12507612916 33&bmLocale=es_ES [38] Manual de usuario: Breezy 100 Sunrise Medical. http://www.sunrisemedical.es/media/product_media/mpd_wheelchairs/ES_wheelchairs/ES_brochure/Catlogodem odelosBreezy100_v2_m56577569830531031.pdf?PRODUCT%3C%3Eprd_id=845524446823205&FOLDER%3C %3Efolder_id=1408474395811467&ASSORTMENT%3C%3East_id=1408474395301479&bmUID=12507612916 33&bmLocale=es_ES [39] Catálogo de accesorios: Breezy 100 Sunrise Medical. http://www.sunrisemedical.es/media/product_media/mpd_wheelchairs/ES_wheelchairs/ES_brochure/Catlogodeac cesoriosbreezy100_v2_m56577569830531033.pdf?PRODUCT%3C%3Eprd_id=845524446823205&FOLDER%3 C%3Efolder_id=1408474395811467&ASSORTMENT%3C%3East_id=1408474395301479&bmUID=1250761469 320&bmLocale=es_ES [40] Catálogo: Breezy 300 Sunrise Medical. http://www.sunrisemedical.es/media/product_media/mpd_wheelchairs/ES_wheelchairs/ES_brochure/CatlogoBree zy300_v2_m56577569830552722.pdf?PRODUCT%3C%3Eprd_id=845524441878163&FOLDER%3C%3Efolder_ id=1408474395811469&ASSORTMENT%3C%3East_id=1408474395301479&bmUID=1250761585923&bmLocal e=es_ES [41] Manual de usuario: Breezy 300 Sunrise Medical. http://www.sunrisemedical.es/media/product_media/mpd_wheelchairs/ES_wheelchairs/ES_owners_manuals/Instr uccionesBreezy300_todoslosidiomas_Marzo2009_v2_m56577569830559029.pdf?PRODUCT%3C%3Eprd_id=8 45524441878163&FOLDER%3C%3Efolder_id=1408474395811469&ASSORTMENT%3C%3East_id=140847439 5301479&bmUID=1250761597778&bmLocale=es_ES
  • 172. 6. Referencias Página 173 de 174 [42] Catálogo de accesorios: Breezy 300 Sunrise Medical. http://www.sunrisemedical.es/media/product_media/mpd_wheelchairs/ES_wheelchairs/ES_brochure/Catlogodeac cesorios_v2_m56577569830530931.pdf?PRODUCT%3C%3Eprd_id=845524441878163&FOLDER%3C%3Efold er_id=1408474395811469&ASSORTMENT%3C%3East_id=1408474395301479&bmUID=1250761618404&bmL ocale=es_ES [43] Catálogo: Sillas de ruedas manuales MINOS. http://www.minos97.com/pdf/sillasmanuales.pdf [44] Manual de usuario: MINOS IRATI. http://www.minos97.com/pdf/manualirati.pdf [45] Catálogo: Nueva silla de aluminio MINOS IRATI PLENA. http://www.minos97.com/pdf/iratiplena.pdf [46] Catálogo: Sillas plegables de acero, serie BEIJING. Shortes. Revisión 00. [47] Catálogo: Sillas plegable de transferencia. Shortes. Revisión 00. [48] Manual de uso: Silla de rueda manual de transferencia. Shortes. Revisión 00. [49] Catálogo: Sillas ultraligeras de aluminio, serie ECO. Shortes. Revisión 00. [50] Manual de uso: Sillas de ruedas manuales serie ECO. Shortes. Revisión 02. [51] Wikipedia. La enciclopedia libre. Definición de ingeniería inversa. http://es.wikipedia.org/wiki/Ingenier%C3%ADa_inversa [52] García, M.; Cloquell, V.; Gómez, T. Metodología del diseño industrial. Universidad politécnica de Valencia. ISBN: 84-9705-024-X [53] Ubiergo, J.M. Guía práctica diseño industrial. Proyecto Diseña. Edita: Gobierno de Aragón. Departamento de Industria, Comercio y Turismo. ISBN 978-84-7753-826-4. Mayo 2007. [54] Poveda, R.; Barberá.R.; Sánchez, J.; Prat, J.; Belda, J.M.; López, M.A.; Peydro, M.F.; Soler, C. Musa/IBV. Método para la selección de ayudas técnicas bajo criterios de usabilidad. ISBN: 84-95448- 05-X. [55] Norman, D. El diseño emocional: por qué nos gustan o no los objetos cotidianos. ISBN: 9788449317293. Año 2005.
  • 173. Trabajo de investigación: Metodología de diseño industrial de sillas de ruedas modulares Página 174 de 174 [56] Wikipedia. La enciclopedia libre. Definición de la regla de las tres erres (ecología). http://es.wikipedia.org/wiki/Regla_de_las_tres_erres_(ecolog%C3%ADa) [57] Toon, I. Product analysis and evaluation (Teaching and learning design). Ed. Michael Bennett. Design Council. Año 1988. [58] Gómez-Senent, E. Introducción al proyecto. Universidad politécnica de Valencia, 1989. ISBN: 84-7721-104-3. [59] Bono, E. Six Thinking Hats. Back Bay Books, 2ª Edición – 1999. ISBN: 978-0316178310. [60] Fernández, J.; López, V.; Sánchez, R.; Fernández, J.C.; EcoDiseñas. Proyecto de ecodiseño para Pymes. Guía metodológica. Edición: Fundación Prodintec.