Tdelirio

2,321 views
2,246 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
2,321
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
23
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Tdelirio

  1. 1. Delirium, demencia, trastornos amnésicos y otros trastornos cognoscitivos Esta sección incluye el delirium, las demencias, los trastornos amnésicos y los trastornos cog- noscitivos no especificados. La alteración predominante es un déficit clínicamente significativo de las funciones cognoscitivas o la memoria que representa un cambio del nivel previo de actividad. En esta sección cada trastorno es debido a una enfermedad médica (aunque no se haya identifica- do de un modo específico) o al consumo de una sustancia (p. ej., de drogas, medicamentos o tó- xicos), o a una combinación de estos factores. En el DSM-III-R estos trastornos se incluyeron en la sección titulada «Síndromes y trastor- nos mentales orgánicos». El término trastorno mental orgánico no es muy usado en el DSM-IV, ya que implica incorrectamente que los trastornos mentales «no orgánicos» carecen de una base biológica. En el DSM-IV los trastornos antes llamados «trastornos mentales orgánicos» se han agrupado en tres secciones: 1) delirium, demencia, trastorno amnésico y otros trastornos cognos- citivos; 2) trastornos mentales debidos a una enfermedad médica, y 3) trastornos por consumo de sustancias. El delirium se caracteriza por una alteración de la conciencia y un cambio de las cogniciones que se desarrollan a lo largo de un breve período de tiempo. Los trastornos incluidos en el apar- tado «Delirium» son enumerados de acuerdo con la etiología que se les presupone; delirium debi- do a etiologías múltiples o delirium no especificado (si la etiología es indeterminada). La demencia se caracteriza por déficit cognoscitivos múltiples que implican un deterioro de la memoria. Las demencias son también enumeradas de acuerdo con su presumible etiología: de- mencia debida a una enfermedad médica, demencia inducida por sustancias (p. ej., debida a abu-© MASSON, S.A. Fotocopiar sin autorización es un delito. so de drogas, a medicamentos, o a la exposición a un tóxico), demencia debida a etiologías múl- tiples o demencia no especificada (si la etiología es indeterminada). El trastorno amnésico se caracteriza por el deterioro de la memoria en ausencia de otros de- terioros cognoscitivos significativos. Los trastornos en el apartado «trastornos amnésicos» se enumeran de acuerdo con su etiología presumible: trastorno amnésico debido a una enfermedad médica, trastorno amnésico persistente inducido por sustancias o trastorno amnésico no especifi- cado. El trastorno cognoscitivo no especificado se reserva para los cuadros clínicos que se carac- terizan por alteraciones cognoscitivas presumiblemente debidas a una enfermedad médica o indu- cidas por sustancias, que no cumplen los criterios para algunos de los trastornos enumerados en otro lugar de esta sección. La discusión de los síntomas generales para cada grupo de trastornos va precedida de un tex- to, a modo de introducción, según la etiología específica de cada uno de ellos. 129
  2. 2. 130 Delirium, demencia, trastornos amnésicos y otros trastornos cognoscitivos Delirium Los trastornos del apartado «Delirium» tienen en común la alteración de la conciencia y de lasfunciones cognoscitivas, pero se diferencian en su etiología: delirium debido a una enfermedadmédica, delirium inducido por sustancias (incluyendo los efectos secundarios de los medica-mentos) y delirium debido a múltiples etiologías. Además, los cuadros en los que el clínico noes capaz de determinar la etiología específica del delirium se incluyen en este apartado como de-lirium no especificado.Características diagnósticas La característica esencial de un delirium consiste en una alteración de la conciencia que seacompaña de un cambio de las funciones cognoscitivas que no puede ser explicado por la pre-existencia o desarrollo de una demencia. La alteración se desarrolla a lo largo de un breve períodode tiempo, habitualmente horas o días, y tiende a fluctuar a lo largo del día. A través de la histo-ria, del examen físico o de las pruebas de laboratorio se demuestra que el delirium se debe a losefectos fisiológicos directos de una enfermedad médica, de la intoxicación por o la abstinencia desustancias, del consumo de medicamentos o de la exposición a tóxicos, o bien a una combinaciónde estos factores. La alteración de la conciencia se manifiesta por una disminución de la capacidad de atenciónal entorno. La capacidad para centrar, mantener o dirigir la atención está deteriorada (Criterio A).Las preguntas deben repetirse debido a que la atención del sujeto es vaga, éste puede perseverar enuna respuesta a una pregunta previa en lugar de focalizar su atención de forma adecuada, y los es-tímulos irrelevantes le distraen con facilidad. Debido a estos problemas, puede ser difícil (o im-posible) mantener una conversación. Hay otros cambios de las funciones cognoscitivas (deterioro de la memoria, desorientación oalteraciones del lenguaje) o existen alteraciones de la percepción (Criterio B). El deterioro de la me-moria se manifiesta con más frecuencia en la memoria reciente y puede comprobarse preguntandoal sujeto por algunos objetos no relacionados o haciéndose repetir una frase corta tras unos minu-tos de distracción. Frecuentemente, la desorientación está referida al tiempo (p. ej., pensando que espor la mañana cuando en realidad es medianoche) o al espacio (p. ej., pensando que está en casacuando en realidad está en el hospital). En el delirium leve el primer síntoma que suele aparecer esla desorientación temporal. Menos frecuente es la desorientación autopsíquica. La alteración dellenguaje se hace evidente con la disnomia (p. ej., deterioro de la capacidad para nombrar objetos)o la disgrafia (p. ej., deterioro de la capacidad para escribir). En algunos casos el lenguaje es vagoe irrelevante y en otros, caudaloso e incoherente, con saltos imprevisibles de unos temas a otros.Para el clínico puede ser difícil valorar los cambios de la función cognoscitiva, puesto que el suje-to suele estar poco atento e incoherente. En estas circunstancias ayuda la revisión cuidadosa de lahistoria y la obtención de información de otras personas, con preferencia los familiares. Las alteraciones perceptivas pueden incluir interpretaciones erróneas, ilusiones o alucinacio-nes. Por ejemplo, el ruido de una puerta puede ser tomado por un disparo de pistola (interpreta-ción errónea), las arrugas de la ropa de la cama pueden parecer objetos animados (ilusión) o el su-jeto puede «ver» a un grupo de personas volando sobre su cama cuando, en realidad, allí no haynadie (alucinación). Las alucinaciones y falsas percepciones sensoriales son sobre todo de tipo vi-sual, pero también pueden pertenecer a otras modalidades sensoriales. Las percepciones erróneaspueden ser simples y uniformes o altamente complejas. A menudo hay una convicción delirantede la realidad de las alucinaciones y una respuesta emocional y comportamental congruente consus contenidos.
  3. 3. Delirium 131 La alteración se desarrolla en un breve espacio de tiempo y tiende a fluctuar a lo largo del día (Criterio C). Por ejemplo, durante la mañana el sujeto puede estar coherente y cooperador, pero a medianoche puede insistir en quitarse las vías de administración intravenosa y en ir a casa de sus padres, muertos hace años. Síntomas y trastornos asociados El delirium se acompaña con frecuencia de una alteración del ciclo sueño-vigilia. Esta altera- ción puede incluir somnolencia diurna o agitación nocturna y dificultad para mantener el sueño. En algunos casos se presenta un cambio radical del ciclo sueño-vigilia y del ciclo noche-día. El delirium se acompaña con frecuencia de alteraciones del comportamiento psicomotor. Muchos su- jetos están inquietos e hiperactivos y las manifestaciones del incremento de la actividad psicomo- tora pueden consistir en amasamiento o rotura de las sábanas de la cama, intentos de levantarse y ponerse de pie con movimientos súbitos e intempestivos. Por otro lado, puede haber una dismi- nución de la actividad psicomotora, con inactividad y letargia cercanas al estupor. La actividad psicomotora puede oscilar de un extremo a otro a lo largo del día. El deterioro de la capacidad de juicio puede interferir el tratamiento médico. Los trastornos emocionales que el sujeto puede manifestar son ansiedad, miedo, depre- sión, irritabilidad, ira, euforia y apatía. Algunos individuos mantienen el mismo tono emo- cional a lo largo de todo el delirium y otros pasan de un estado emocional a otro de manera rápida e imprevisible. El miedo es muy frecuente y algunas veces es el resultado de alucina- ciones amenazadoras o ideas delirantes pobremente sistematizadas. Si el sujeto presenta mie- do acusado, puede atacar a las personas que juzga amenazadoras. Puede producirse lesiones en los intentos por levantarse de la cama, quitarse las vías intravenosas, los tubos respirato- rios, los catéteres urinarios y otros utensilios terapéuticos. La alteración del estado emocional se hace evidente por los gritos, llamadas de ayuda, maldiciones, musitaciones, quejas y otras vocalizaciones. Estos comportamientos predominan por la noche y cuando falta una estimu- lación ambiental adecuada. Además de los hallazgos del laboratorio característicos de las enfermedades asociadas o de su etiología (estados de intoxicación o abstinencia), el EEG es típicamente anormal, mostrando tan- to un enlentecimiento generalizado como una actividad rápida. Síntomas dependientes de la cultura, la edad y el sexo© MASSON, S.A. Fotocopiar sin autorización es un delito. En la evaluación de la capacidad mental debe tenerse en cuenta el ambiente cultural y educa- cional del sujeto. Algunos individuos de ciertos ambientes pueden no estar familiarizados con la información que se utiliza en determinadas pruebas de cultura general (p. ej., nombres de presi- dentes, conocimientos de geografía), memoria (p. ej., fechas de nacimientos en culturas que no ce- lebran los aniversarios) y orientación (p. ej., el sentido de localización y situación puede ser con- ceptualmente distinto en algunas culturas). Los niños son más susceptibles al delirium que los adultos, en especial cuando éste se debe a enfermedades con fiebre y a algunos medicamentos (anticolinérgicos). En los niños el delirium se toma a veces de forma errónea como un comportamiento de falta de colaboración y puede ser di- fícil obtener de aquéllos los signos cognoscitivos diferenciales. Es sugerente de delirium el hecho de que el niño no se calme con la presencia de familiares. La proporción en cuanto al sexo refle- ja que la población anciana (en la cual la proporción de mujeres a varones aumenta con la edad) es el grupo con mayor riesgo de presentar delirium.
  4. 4. 132 Delirium, demencia, trastornos amnésicos y otros trastornos cognoscitivosPrevalencia Se ha descrito que de los sujetos mayores de 65 años hospitalizados a causa de una enferme-dad médica, aproximadamente el 10 % pueden presentar delirium en el momento de su admisión,mientras que otro 10-15 % puede presentarlo durante su estancia hospitalaria.Curso Los síntomas del delirium se desarrollan habitualmente en el espacio de horas o días. Puedeempezar de forma brusca (p. ej., después de un traumatismo craneal), pero es más típico que lossíntomas aislados evolucionen hacia el delirium completo en un período de 3 días. El cuadro sepuede resolver en pocas horas o persistir durante semanas, en especial en sujetos con demenciacoexistente. Si se corrige o autolimita pronto el factor etiológico subyacente, es más probable quela recuperación sea completa.Diagnóstico diferencial Lo más habitual es que el diagnóstico diferencial consista en establecer si el sujeto padece unademencia en lugar de un delirium, si tiene sólo un delirium o si éste se sobreañade a una demen-cia preexistente. El deterioro de la memoria es debido con frecuencia tanto al delirium como a lademencia, pero en la demencia el sujeto está vigil y no tiene la alteración de la conciencia carac-terística del delirium. Para determinar la preexistencia de una demencia cuando hay síntomas dedelirium, la información de los familiares, los cuidadores del enfermo o los datos de la historia sonde mucha ayuda. El código de un delirium sobreañadido a los diferentes tipos de demencia se expone en «Pro-cedimientos de tipificación» para cada tipo de delirium. La supuesta etiología determina el diagnóstico específico del delirium (la descripción y los cri-terios para cada diagnóstico de delirium se especificarán después por separado). Se diagnostica de-lirium debido a una enfermedad médica cuando se juzga que el delirium se debe a los efectos fi-siológicos directos de una enfermedad médica. Si el delirium se debe a los efectos fisiológicos di-rectos de abuso de una sustancia, se diagnosticará delirium por intoxicación por sustancias odelirium por abstinencia de sustancias, según se presente asociado con la intoxicación por la sus-tancia o con su abstinencia. Si el delirium es el resultado del consumo de un medicamento o de laexposición a tóxicos, se diagnosticará como delirium inducido por sustancias. No es raro que eldelirium sea debido tanto a una enfermedad médica como al consumo de una sustancia (incluidoslos medicamentos). Esto ocurre, por ejemplo, en sujetos de edad avanzada con una grave enfer-medad médica, que es tratada con múltiples medicamentos. Cuando hay más de una etiología (p. ej.,debido a una sustancia y a una enfermedad médica), se diagnosticará delirium debido a múlti-ples etiologías. Si no es posible establecer una etiología específica (p. ej., inducido por sustanciaso debido a una enfermedad médica), se diagnosticará delirium no especificado. Se realizará el diagnóstico de delirium por intoxicación por sustancias o delirium por absti-nencia de sustancias en lugar del de intoxicación por sustancias o del de abstinencia de sus-tancias sólo si los síntomas del delirium exceden de los que son propios de los síndromes de in-toxicación o de abstinencia y si son lo suficientemente graves para merecer una atención clínicaindependiente. Incluso en sujetos con signos evidentes de intoxicación o abstinencia deben serexaminadas otras posibles causas de delirium (delirium debido a enfermedad médica). Porejemplo, un traumatismo craneal como consecuencia de una caída o de una pelea durante una in-toxicación puede provocar un delirium.
  5. 5. Delirium 133 El delirium que se caracteriza por alucinaciones vívidas, ideas delirantes, alteraciones del len- guaje y agitación debe distinguirse del trastorno psicótico breve, de la esquizofrenia, del tras- torno esquizofreniforme y de otros trastornos psicóticos, así como de los trastornos del esta- do de ánimo con síntomas psicóticos. En el delirium los síntomas psicóticos fluctúan, son frag- mentarios y no sistematizados, se presentan en el contexto de una disminución de la capacidad para mantener y dirigir la atención, y van a menudo asociados a alteraciones del EEG. En el delirium, es frecuente el deterioro de la memoria y la desorientación que no se dan en estos otros trastornos. Por último, en el delirium suele haber pruebas de la existencia de una enfermedad médica subya- cente, de una intoxicación por una abstinencia de sustancias, o del consumo de un medicamento. El delirium debe diferenciarse de la simulación y del trastorno facticio. La distinción se basa en que en ambos casos es frecuente la presentación atípica de los síntomas y en la ausencia de una enfermedad médica o de una sustancia que se relacione etiológicamente con la aparente alteración cognoscitiva. Hay sujetos en los que pueden presentarse algunos, pero no todos los síntomas del delirium. Las presentaciones subsindrómicas requieren una cuidadosa evaluación, puesto que pueden ser el preludio de un delirium completo o indicar la existencia de una enfermedad médica subyacente, todavía no diagnosticada. Tales cuadros deben ser codificados como trastorno cognoscitivo no especificado. Relación con los Criterios Diagnósticos de Investigación de la CIE-10 El concepto general de delirium que aparece en el DSM-IV es similar al de la CIE-10 (es de- cir, un trastorno de la conciencia y de la capacidad cognoscitiva de inicio agudo y curso fluctuan- te). Los Criterios Diagnósticos de Investigación de la CIE-10 incluyen algunos puntos adiciona- les: afectación de la memoria a corto plazo con conservación de la memoria a largo plazo, deso- rientación, alteración psicomotriz y problemas de sueño. A diferencia del DSM-IV, la CIE-10 no recoge la categoría de delirium debido a múltiples etiologías. F05.0 Delirium debido a enfermedad médica [293.0] Diagnóstico y síntomas asociados Los síntomas descriptivos del delirium debido a enfermedad médica (Criterios A-C) se ex- ponen en las páginas 130-131. Además, para establecer el diagnóstico de delirium debido a enferme-© MASSON, S.A. Fotocopiar sin autorización es un delito. dad médica, debe demostrarse a través de la historia, la exploración física y las pruebas de labo- ratorio que la alteración cognoscitiva es un efecto fisiológico directo de una enfermedad médica (Criterio D). Para determinar si el delirium es debido a una enfermedad médica, primero el clínico debe esta- blecer su presencia. Además, tiene que evaluar si el delirium está relacionado etiológicamente con di- cha enfermedad. Para hacer este juicio es necesaria una valoración cuidadosa y comprehensiva de los múltiples factores que intervienen. Aunque no hay una guía infalible, algunas consideraciones pueden servir de orientación. La primera consideración es la presencia de una asociación temporal entre el ini- cio, la agudización o la remisión de la enfermedad médica y el delirium. En la literatura se pueden en- contrar pruebas de esta asociación, y su consulta proporciona datos útiles para cada caso. Además, el clínico debe juzgar si la alteración no es más explicable por la acción de sustancias o por la presen- cia de un trastorno mental primario (p. ej., un episodio maníaco). Todo ello se comenta con mayor de- talle en la sección «Trastornos mentales debidos a enfermedad médica» (pág. 171).
  6. 6. 134 Delirium, demencia, trastornos amnésicos y otros trastornos cognoscitivos El delirium puede asociarse con muchas y diferentes enfermedades médicas, cada una de lascuales exige un examen físico y pruebas de laboratorio características. Los signos neurológicos fo-cales no se encuentran con frecuencia en enfermedades sistémicas y puede haber varias formas detemblor. El aleteo (flapping), movimiento de hiperextensión de las manos, fue descrito original-mente en la encefalopatía hepática, pero se ha encontrado asociado a otras causas de delirium. Tam-bién hay signos de hiperactividad autonómica (p. ej., taquicardia, sudoración, vasocongestión facial,pupilas dilatadas y elevación de la tensión arterial). Además de las pruebas de laboratorio caracte-rísticas de la etiología de la enfermedad médica (o de los estados de intoxicación o abstinencia), elEEG es generalmente anormal, mostrando un enlentecimiento generalizado o una actividad rápida.Procedimiento de tipificación Para el registro del diagnóstico de delirium debido a enfermedad médica el clínico debe anotaren el Eje I tanto el delirium como la enfermedad médica identificada como causante de la altera-ción (p. ej., F05.0 Delirium debido a hipoglucemia [293.0]). Los códigos diagnósticos de la en-fermedad médica deben también anotarse en el Eje III (p. ej., E16.2 Hipoglucemia [251.2]). En unsujeto con una historia de demencia, un delirium sobreañadido debe ser registrado de acuerdo conel código F05.1 Delirium sobreañadido a demencia. En situaciones en las cuales es poco claro quelos déficit cognoscitivos se deban a delirium o demencia, puede ser útil realizar un diagnóstico pro-visional de delirium y observar al sujeto mientras se investiga la naturaleza de la alteración.Enfermedades médicas asociadas Entre las enfermedades médicas que pueden provocar delirium se incluyen infecciones sisté-micas y alteraciones metabólicas (p. ej., hipoxica, hipercapnia, hipoglucemia), alteraciones delequilibrio hídrico o electrolítico, enfermedades hepáticas o renales, deficiencia de tiamina, estadospostoperatorios, encefalopatía hipertensiva, estados poscomiciales y secuelas de traumatismos cra-neales. Algunas lesiones focales del lóbulo parietal derecho y de la superficie inferomedial del ló-bulo occipital pueden también conducir al delirium.Diagnóstico diferencial Para la exposición general del diagnóstico diferencial del delirium, véase la página 132. s Criterios para el diagnóstico de F05.0 Delirium debido a... [293.0] (indicar enfermedad médica) A. Alteración de la conciencia (p. ej., disminución de la capacidad de atención al en- torno) con disminución de la capacidad para centrar, mantener o dirigir la atención. B. Cambio en las funciones cognoscitivas (como déficit de memoria, desorientación, alteración del lenguaje) o presencia de una alteración perceptiva que no se expli- ca por la existencia de una demencia previa o en desarrollo. (continúa)
  7. 7. Delirium 135 n Criterios para el diagnóstico de F05.0 Delirium debido a... [293.0] (indicar enfermedad médica) (continuación) C. La alteración se presenta en un corto período de tiempo (habitualmente en horas o días) y tiende a fluctuar a lo largo del día. D. Demostración a través de la historia, de la exploración física y de las pruebas de laboratorio de que la alteración es un efecto fisiológico directo de una enferme- dad médica. Nota de codificación: si el delirium está sobreañadido a una demencia preexistente, código F05.1. Nota de codificación: incluir el nombre de la enfermedad médica en el Eje I, por ejemplo, F05.0 Delirium debido a encefalopatía hepática [293.0]; codificar también la enfermedad médica en el Eje III. Delirium inducido por sustancias Diagnóstico y síntomas asociados En las páginas 130-131 se ha procedido a la descripción de los síntomas del delirium inducido por sustancias (Criterio A-C). Para el diagnóstico de delirium inducido por sustancias debe haber demostración a través de la historia, de la exploración física o de las pruebas de laboratorio de que la intoxicación o abstinencia de sustancias, los efectos secundarios de la medicación o la exposi- ción a tóxicos se estiman etiológicamente relacionados con el delirium (Criterio D). Un delirium que se presenta durante la intoxicación por una sustancia se diagnostica como delirium por into- xicación por sustancias, un delirium que se presenta durante la abstinencia de una sustancia se diagnostica como delirium por abstinencia de sustancias y un delirium que se asocia con efectos secundarios de la medicación o con exposición a tóxicos, se diagnostica como delirium inducido por sustancias (v. el grupo de criterios para el delirium por intoxicación por sustancias en la pági- na 136). El delirium que aparece durante la intoxicación por sustancias puede desarrollarse minutos u horas después de haber ingerido dosis relativamente altas de algunas drogas como Cannabis, co- caína y alucinógenos. Con otras sustancias como el alcohol, los barbitúricos o la meperidina, el© MASSON, S.A. Fotocopiar sin autorización es un delito. delirium a veces sólo se presenta después de una intoxicación mantenida durante algunos días. Con frecuencia, el delirium se resuelve en pocas horas o días cuando la intoxicación cede (aunque la duración puede prolongarse tras la intoxicación con fenciclidina). El delirium por abstinencia de sustancias se desarrolla a medida que la concentración de la sus- tancia en los tejidos y el plasma va disminuyendo después de la reducción o cese de su consumo a do- sis altas. La duración del delirium tiende a variar de acuerdo con la vida media de la sustancia en cues- tión: las sustancias de acción prolongada se asocian con frecuencia a una abstinencia más prolongada. El delirium por abstinencia de sustancias puede mantenerse desde unas horas hasta 2-4 semanas. Se debe establecer este diagnóstico en lugar de los diagnósticos de intoxicación por sustancias o abstinencia de sustancias sólo cuando los síntomas cognoscitivos excedan de los que son pro- pios de los síndromes de intoxicación y de abstinencia, y cuando los síntomas sean de la suficiente gravedad como para merecer una atención clínica independiente. Una discusión más detallada de los síntomas asociados a los trastornos relacionados con sustancias se ofrece en la página 181.
  8. 8. 136 Delirium, demencia, trastornos amnésicos y otros trastornos cognoscitivosProcedimiento de tipificación El diagnóstico de delirium inducido por sustancias empieza con el nombre de la sustancia es-pecífica (más que con el tipo de sustancias) que se estima ha provocado el delirium (p. ej., «diace-pam», y no «sedante, hipnótico, o ansiolítico»). El código diagnóstico se selecciona de la lista detipos de sustancias proporcionadas por los criterios establecidos. En el caso de sustancias que no seencuentren en ninguno de los tipos (p. ej., digital) debe usarse el código «otra sustancia». Para lassustancias que producen intoxicación o abstinencia, el nombre de la sustancia irá seguido del con-texto en el que han aparecido los síntomas (p. ej., F15.03 Delirium por intoxicación por dextroan-fetamina [292.81]; F10.4 Delirium por abstinencia de alcohol [291.0]). Se usa el término «induci-do» para los efectos secundarios de la medicación o la exposición a tóxicos (p. ej., F19.03 Deliriuminducido por digital [292.81]). Cuando se estima que hay más de una sustancia que desempeña unpapel significativo en el desarrollo del delirium, deben enumerarse por separado. Si una sustanciase estima como factor etiológico, pero la sustancia específica o el tipo de sustancias no son cono-cidas, el diagnóstico será F19.03 Delirium inducido por sustancias desconocidas [292.81].Sustancias específicas El delirium por intoxicación por sustancias puede presentarse con los siguientes tipos desustancias: alcohol, alucinógenos; anfetaminas y sustancias afines; Cannabis; cocaína; fenciclidi-na y sustancias de acción similar; inhalantes; opioides; sedantes, hipnóticos y ansiolíticos, y otrassustancias desconocidas. El delirium por abstinencia de sustancias se puede dar con los si-guientes tipos de sustancias: alcohol (a menudo denominado «delirium tremens»); sedantes, hip-nóticos y ansiolíticos, y otras sustancias desconocidas. Entre los medicamentos señalados como causantes de delirium se incluyen anestésicos, anal-gésicos, agentes antiasmáticos, anticonvulsivantes, antihistamínicos, medicación cardiovascular yantihipertensiva, antimicrobianos, fármacos antiparkinsonianos, corticosteroides, medicación gas-trointestinal, relajantes musculares y medicaciones psicotrópicas con efectos secundarios anticoli-nérgicos. Los tóxicos señalados como causa de delirium incluyen anticolinesterasas, insecticidasorganofosfatados, monóxido de carbono, dióxido de carbono y sustancias volátiles como la gaso-lina o la pintura.Diagnóstico diferencial Para la exposición general del diagnóstico diferencial del delirium véase página 132 y para laexposición general del diagnóstico diferencial de intoxicación y abstinencia de sustancias véase lapágina 196. s Criterios para el diagnóstico de delirium por intoxicación por sustancias A. Alteración de la conciencia (p. ej., disminución de la capacidad de prestar atención al entorno) con reducción de la capacidad para centrar, mantener o dirigir la atención. (continúa)
  9. 9. Delirium 137 n Criterios para el diagnóstico de delirium por intoxicación por sustancias (continuación) B. Cambio en las funciones cognoscitivas (como deterioro de la memoria, desorien- tación, alteración del lenguaje) o presencia de una alteración perceptiva que no se explica por una demencia previa o en desarrollo. C. La alteración se presenta en un corto período de tiempo (habitualmente en horas o días) y tiende a fluctuar a lo largo del día. D. Demostración, a través de la historia, de la exploración física y de las pruebas de laboratorio, de (1) o (2). (1) los síntomas de los Criterios A y B se presentan durante la intoxicación por la sustancia (2) el consumo de medicamentos se estima relacionado etiológicamente con la alteración* Nota: Este diagnóstico debe hacerse en lugar del diagnóstico de intoxicación por sustancias sólo cuan- do los síntomas cognoscitivos excedan de los que son propios del síndrome de intoxicación y cuando los síntomas sean de la suficiente gravedad como para merecer una atención clínica independiente. *Nota: El diagnóstico debe registrarse como delirium inducido por sustancias si está relacionado con el uso de la medicación. Códigos para el delirium por intoxicación por (sustancia específica): F10.03 Alcohol [291.0]; F16.03 Alucinógenos [292.81]; F15.03 Anfetaminas (o sus- tancias afines) [292.81]; F12.03 Cannabis [292.81]; F14.03 Cocaína [292.81]; F19.03 Fenciclidina (o sustancias de acción similar) [292.81]; F18.03 Inhalantes [292.81]; F11.03 Opiáceos [292.81]; F13.03 Sedantes, hipnóticos o ansiolíticos [292.81]; F19.03 Otras sustancias (o sustancias desconocidas) [292.81] (p. ej., cimetidina, digi- tal, benztropina)© MASSON, S.A. Fotocopiar sin autorización es un delito. s Criterios para el diagnóstico de delirium por abstinencia de sustancias A. Alteración de la conciencia (p. ej., disminución de la capacidad de prestar aten- ción al entorno) con reducción de la capacidad para centrar, mantener o dirigir la atención. B. Cambio en las funciones cognoscitivas (como deterioro de la memoria, desorien- tación, alteración del lenguaje) o presencia de una alteración perceptiva que no se explica por una demencia previa o en desarrollo. (continúa)
  10. 10. 138 Delirium, demencia, trastornos amnésicos y otros trastornos cognoscitivos n Criterios para el diagnóstico de delirium por abstinencia de sustancias (continuación) C. La alteración se presenta en un corto período de tiempo (habitualmente en horas o días) y tiende a fluctuar a lo largo del día. D. Demostración, a través de la historia, de la exploración física y de las pruebas de laboratorio, de que los síntomas de los Criterios A y B se presentan durante o poco después de un síndrome de abstinencia. Nota: Este diagnóstico debe hacerse en lugar del diagnóstico de abstinencia de sustancias sólo cuando los síntomas cognoscitivos excedan de los propios del síndrome de abstinencia y cuando los síntomas sean de la suficiente gravedad como para merecer una atención clínica independiente. Códigos para el delirium por abstinencia de (sustancia específica): F10.4 Alcohol [291.0]; F13.4 Sedantes, hipnóticos o ansiolíticos [292.81]; F19.4 Otras sustancias (o desconocidas) [292.81] Delirium debido a múltiples etiologías La categoría de delirium debido a múltiples etiologías se incluye para llamar la atención delclínico acerca de la frecuencia del delirium debido a más de una etiología. Puede haber más deuna enfermedad médica relacionada etiológicamente con el delirium (p. ej., delirium debido a en-cefalopatía hepática, delirium debido a traumatismo craneal) o el delirium puede deberse a losefectos combinados de una enfermedad médica (p. ej., encefalitis vírica) y el consumo de sustan-cias (p. ej., abstinencia de alcohol).Procedimiento de tipificación El delirium debido a múltiples etiologías no tiene un código propio y no debe registrarse comoun diagnóstico. Por ejemplo, para codificar el delirium debido tanto a una encefalopatía hepáticacomo a la abstinencia de alcohol, se debe anotar en el Eje I F05.0 Delirium debido a encefalopa-tía hepática [293.0] y F10.4 Delirium por abstinencia de alcohol [291.0], y en el Eje III K72.9 En-cefalopatía hepática [572.2]. s Criterios para el diagnóstico de delirium debido a múltiples etiologías A. Alteración de la conciencia (p. ej., disminución de la capacidad de prestar aten- ción al entorno) con reducción de la capacidad para centrar, mantener o dirigir la atención. (continúa)
  11. 11. Demencia 139 n Criterios para el diagnóstico de delirium debido a múltiples etiologías (continuación) B. Cambio en las funciones cognoscitivas (como deterioro de la memoria, desorien- tación, alteración del lenguaje) o presencia de una alteración perceptiva que no se explica por una demencia previa o en desarrollo. C. La alteración se presenta en un corto período de tiempo (habitulamente en horas o días) y tiende a fluctuar a lo largo del día. D. Demostración, a través de la historia, de la exploración física o de las pruebas de laboratorio, de que el delirium tiene más de una etiología (p. ej., más de una en- fermedad médica, una enfermedad médica más una intoxicación por sustancias o por efectos secundarios de los medicamentos). Nota de codificación: Utilizar los códigos necesarios que reflejen el tipo de delirium y su etiología especí- fica, por ejemplo, F05.0 Delirium debido a encefalitis vírica [293.0] y F10.4 Delirium por abstinencia de al- cohol [291.0]. F05.9 Delirium no especificado [780.09] Esta categoría debe utilizarse para el diagnóstico del delirium que no cumpla los criterios para ningún tipo específico de delirium descrito en esta sección. Como ejemplos se citan: 1. Un cuadro clínico de delirium del que se sospecha pueda ser debido a una enfermedad mé- dica o al consumo de una sustancia, pero del que no hay las pruebas suficientes para es- tablecer su etiología específica. 2. Delirium debido a causas no enumeradas en esta sección (p. ej., deprivación sensorial). Demencia© MASSON, S.A. Fotocopiar sin autorización es un delito. Los trastornos del apartado «Demencia» se caracterizan por el desarrollo de múltiples déficit cognoscitivos (que incluyen el deterioro de la memoria) que se deben a los efectos fisiológicos di- rectos de una enfermedad médica, a los efectos persistentes de una sustancia o a múltiples etiolo- gías (p. ej., efectos combinados de una enfermedad cerebrovascular y la enfermedad de Alzhei- mer). Los trastornos de este apartado se caracterizan por un cuadro clínico con síntomas comunes, pero se diferencian en base a su etiología. Los síntomas diagnósticos enumerados en el siguiente apartado pertenecen a demencia tipo Alzheimer, demencia vascular, demencia debida a trau- matismo craneal, demencia debida a enfermedad de Parkinson, demencia debida a enferme- dad de Huntington, demencia debida a enfermedad de Pick, demencia debida a enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, demencia debida a otras enfermedades médicas, demencia inducida por el consumo persistente de sustancias y demencia debida a etiologías múltiples. Además, la demencia no especificada se incluye en esta sección para aquellos cuadros clínicos en los que no se pueda determinar una etiología específica que explique los múltiples déficit cognoscitivos.
  12. 12. 140 Delirium, demencia, trastornos amnésicos y otros trastornos cognoscitivosCaracterísticas diagnósticas La característica esencial de una demencia consiste en el desarrollo de múltiples déficit cog-noscitivos que incluyen un deterioro de la memoria y al menos una de las siguientes alteracionescognoscitivas: afasia, apraxia, agnosia o una alteración de la capacidad de ejecución. La alteraciónes lo suficientemente grave como para interferir de forma significativa las actividades laborales ysociales y puede representar un déficit respecto al mayor nivel previo de actividad del sujeto. Silos déficit cognoscitivos se presentan exclusivamente durante el delirium, no debe realizarse eldiagnóstico de demencia. Sin embargo, el diagnóstico de demencia y delirium podrá establecersesi la demencia está presente a veces, en ausencia del delirium. La demencia puede estimarse etio-lógicamente relacionada con una enfermedad médica, con los efectos persistentes del consumo desustancias (incluyendo la exposición a tóxicos) o con la combinación de ambos factores. Para establecer el diagnóstico de demencia se requiere que el deterioro de la memoria sea elsíntoma más precoz y prominente (Criterio A). Los sujetos con demencia tienen deteriorada la ca-pacidad para aprender información nueva y olvidan el material aprendido previamente. Ambos ti-pos de deterioro de la memoria están presentes en los sujetos con demencia, aunque a veces en elcurso de la enfermedad puede ser difícil demostrar la pérdida del material aprendido previamen-te. Los sujetos con demencia pueden perder objetos de valor como la cartera o las llaves, olvidanla comida que están cocinando y pueden perderse en barrios con los que no están familiarizados.En las formas avanzadas el deterioro de la memoria es tan intenso, que el sujeto olvida su ocupa-ción, el grado de escolarización, los aniversarios, los familiares o, en ocasiones, incluso su propionombre. Se puede examinar la memoria preguntando al sujeto acerca de su capacidad para registrar, re-tener, recordar y reconocer información. La capacidad para aprender información nueva puede va-lorarse dándole una lista de palabras para que se las aprenda. Se pide al sujeto que repita la listade palabras (capacidad de registro), que recuerde la información después de un ligero retraso deunos minutos (capacidad de retención y recuerdo) y que reconozca palabras de una larga lista (ca-pacidad de reconocimiento). Los sujetos con dificultades para aprender información nueva no pue-den ser ayudados con pistas o anotaciones (p. ej., preguntas de elección múltiple), ya que noaprendieron el material inicialmente. Por el contrario, los sujetos con déficit primarios de evoca-ción pueden ser ayudados con pistas o anotaciones, ya que el deterioro está en la capacidad paraacceder a su memoria. La memoria a largo plazo puede ser examinada preguntando al sujeto si re-cuerda información personal o material que encuentre de interés (p. ej., política, deportes, entrete-nimiento). Es útil determinar (a través del sujeto y de los informantes) el impacto de las altera-ciones de la memoria en la actividad del sujeto (p. ej., capacidad para el trabajo, ir de compras,cocinar, pagar facturas, volver a casa sin haberse perdido). El deterioro del lenguaje (afasia) puede manifestarse por dificultades en la pronunciación denombres de sujetos y objetos (Criterio A2a). El lenguaje puede ser vago o vacío, con largos cir-cunloquios y uso de términos de referencia indefinida como «cosa» y «ello». Pueden estar com-prometidas tanto la comprensión del lenguaje hablado y escrito como la repetición del lenguaje.En las fases avanzadas de demencia los sujetos pueden enmudecer o presentar un patrón de len-guaje deteriorado, caracterizado por ecolalia (p. ej., repite lo que oye) o palilalia (p. ej., repetir so-nidos o palabras una y otra vez). El lenguaje se examinará preguntando al sujeto nombres de ob-jetos de la habitación (p. ej., corbata, vestido, despacho, lámpara) o partes del cuerpo (p. ej., na-riz, barbilla, hombro), haciéndole seguir órdenes («Señale la puerta y luego la mesa») o repitiendofrases («sin síes ni peros»). Los sujetos con demencia pueden presentar apraxia (p. ej., deterioro de la capacidad de eje-cución de las actividades motoras, a pesar de que las capacidades motoras, la función sensorial yla comprensión de la tarea a realizar están intactas) (Criterio A2b). Su capacidad en el uso de ob-jetos (p. ej., usar un cepillo para peinarse) podría estar deteriorada, así como la actividad cons-
  13. 13. Demencia 141 tructiva de actos motores conocidos (p. ej., movimiento de la mano para decir adiós). La apraxia puede conducir a déficit en cocinar, vestir y dibujar. Las alteraciones de las habilidades motoras se examinan pidiendo al sujeto que ejecute funciones motoras (p. ej., mostrando cómo se limpia los dientes, copiando figuras tridimensionales [pentágonos entrelazados], que ensamble cubos o que haga con palillos figuras de acuerdo con modelos específicos). Los sujetos con demencia pueden presentar agnosia (p. ej., fallos en el reconocimiento o iden- tificación de objetos, a pesar de que la función sensorial está intacta) (Criterio A2c). Por ejemplo, el sujeto puede tener una agudeza visual normal, pero ha perdido la capacidad para reconocer ob- jetos como sillas o lápices. En ocasiones es incapaz de reconocer a sus familiares o incluso su pro- pia imagen en el espejo. De forma parecida, puede tener una sensación táctil normal, pero ser in- capaz de identificar por el tacto objetos colocados en sus manos (p. ej., monedas o llaves). Las alteraciones de la actividad constructiva (de ejecución) son manifestaciones habituales de la demencia (Criterio A2d) y pueden estar especialmente relacionadas con trastornos del ló- bulo frontal o de las vías subcorticales asociadas. La actividad de ejecución implica la capaci- dad para el pensamiento abstracto y para planificar, iniciar, secuenciar, monitorizar y detener un comportamiento complejo. El deterioro del pensamiento abstracto puede manifestarse por la in- capacidad para afrontar situaciones nuevas y evitar situaciones que requieran el procesamiento de información nueva y compleja. La capacidad para la abstracción se examina pidiendo al su- jeto que encuentre similitudes o diferencias entre palabras afines. La disfunción de la ejecución se hace también evidente a través de la disminución de la capacidad para cambiar esquemas mentales establecidos y generar información verbal o no verbal para ejecutar actividades moto- ras consecutivas. Para el examen de la función ejecutiva se pide al sujeto que cuente hasta 10, que recite el alfabeto, que reste una serie de números de siete en siete, que nombre tantos ani- males como sea posible en 1 min o que dibuje una línea continua a base de alternar dos letras. Es también útil determinar (a través del sujeto y de los informantes) el impacto de la alteración en la vida diaria del sujeto (p. ej., capacidad para el trabajo, planificación de actividades y pre- supuestos). Los ítems de los Criterios A1 (deterioro de la memoria) y A2 (afasia, apraxia, agnosia o alte- ración de la actividad de ejecución) deben ser lo suficientemente graves como para provocar un deterioro significativo de la actividad social o laboral (p. ej., ir a la escuela, al trabajo, ir de com- pras, vestirse, bañarse, manejar temas económicos y otras actividades de la vida diaria) y han de representar un déficit respecto al nivel previo de actividad (Criterio B). La naturaleza y el grado del deterioro varían y en ocasiones dependen del marco social del sujeto. Un mismo nivel de de- terioro cognoscitivo puede deteriorar significativamente la capacidad para el desarrollo de un tra- bajo complejo, pero no para un trabajo menos exigente. Para medir la gravedad del deterioro pue- den utilizarse escalas de valoración estandarizadas que miden el cuidado físico (p. ej., la higiene personal), la capacidad intelectual y la habilidad para utilizar utensilios e instrumentos (p. ej., te-© MASSON, S.A. Fotocopiar sin autorización es un delito. léfono, lavadora). No se diagnostica demencia si estos síntomas se presentan exclusivamente durante un deli- rium. Sin embargo, el delirium puede coexistir con una demencia previa, y en tal caso se realiza- rán los dos diagnósticos. Síntomas y trastornos asociados Características descriptivas y trastornos mentales asociados. Los sujetos con demen- cia pueden llegar a estar desorientados espacialmente y tener dificultades en relación con las tareas espaciales. El funcionamiento visuoespacial se examina pidiendo al sujeto que copie di- bujos como un círculo, pentágonos entrelazados y un cubo. Son frecuentes en la demencia la pobreza de introspección y de juicio crítico. Los sujetos pueden tener o no conciencia de
  14. 14. 142 Delirium, demencia, trastornos amnésicos y otros trastornos cognoscitivosla pérdida de memoria o de otras anomalías cognoscitivas; pueden hacer valoraciones poco rea-listas de su capacidad y hacer planes sin tener en cuenta sus déficit (p. ej., planificar el iniciode un nuevo negocio) o desestimar los riesgos implicados en algunas actividades (p. ej., con-ducir). En ocasiones llegan a ser violentos y a herir a otros. El comportamiento suicida se pre-senta en particular en los estados iniciales, cuando el sujeto es más capaz de llevar a cabo unaacción planificada. La demencia se acompaña a veces de alteraciones de la marcha que provo-can caídas. Algunos sujetos con demencia muestran un comportamiento desinhibido, que in-cluye bromas inapropiadas, descuidando el aspecto personal y la higiene, mostrando una inde-bida familiaridad con extraños o despreciando las normas convencionales que regulan el com-portamiento social. Si la demencia se asocia con patología subcortical, puede presentarse unlenguaje farfullante, como sucede en la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Huntingtony algunos casos de demencia vascular. Los múltiples deterioros cognoscitivos de la demenciase suelen asociar a ansiedad, depresión y trastornos del sueño. Las ideas delirantes son fre-cuentes, sobre todo las que implican temas de persecución (p. ej., el sujeto considera que losobjetos que no encuentra le han sido robados). Las alucinaciones se presentan en todas las mo-dalidades sensoriales, pero son más frecuentes las alucinaciones visuales. El delirium está fre-cuentemente sobreañadido a la demencia, puesto que la enfermedad cerebral subyacente pue-de aumentar la susceptibilidad a los estados confusionales producidos por medicamentos uotras enfermedades médicas. Los individuos con demencia son especialmente vulnerables a losfactores estresantes, tanto físicos (p. ej., una enfermedad o intervención quirúrgica menor),como psicosociales (p. ej., ingreso en el hospital, pérdida de un ser querido), lo que puedeagravar sus déficit intelectuales y los problemas que se asocian a ello. Hallazgos de laboratorio. La exposición de los hallazgos de laboratorio que son específi-cos de los tipos de demencia se incluyen en el texto que corresponde a cada uno de ellos. Hay ano-malías de la actividad cognoscitiva y de la memoria que se pueden evaluar mediante exámenes delestado mental y pruebas neuropsicológicas. La neuroimagen ayuda a realizar el diagnóstico dife-rencial de demencia. La tomografía computarizada (TC) o la resonancia magnética (RM) puedenrevelar la presencia de atrofia cerebral, lesiones cerebrales focales (accidentes vasculares cerebra-les, tumores, hematomas subdurales), hidrocefalia o lesiones cerebrales periventriculares isqué-micas. Imágenes funcionales como la tomografía por emisión de positrones (PET) o la tomogra-fía computarizada por emisión de fotón único (SPECT) no se utilizan de forma rutinaria en la eva-luación de la demencia, aunque proporcionan una información útil para realizar el diagnósticodiferencial en individuos sin pruebas evidentes de cambios estructurales en la TC o RM (p. ej.,cambios en el lóbulo parietal en la enfermedad de Alzheimer o alteraciones del lóbulo frontal enlas degeneraciones de éste). Hallazgos de la exploración física y enfermedades médicas asociadas. Los hallazgos dela exploración física asociados a la demencia dependen de la naturaleza, la localización y el esta-do de progresión de la patología acompañante. La causa más frecuente de demencia es la enfer-medad de Alzheimer, seguida por la demencia vascular y, por último, las etiologías múltiples.Otras causas de demencia incluyen la enfermedad de Pick, la hidrocefalia normotensiva, la enfer-medad de Parkinson, la corea de Huntington, lesiones traumáticas cerebrales, tumores cerebrales,anoxia, enfermedades infecciosas (p. ej., virus de la inmunodeficiencia humana [VIH], sífilis), en-fermedades por virus lentos (p. ej., enfermedad de Creutzfeld-Jakob), enfermedades endocrinas(p. ej., hipotiroidismo, hipercalcemia, hipoglucemia), deficiencias vitamínicas (p. ej., deficienciasde tiamina, niacina, vitamina B12), trastornos inmunológicos (p. ej., polimialgia reumática, lupuseritematoso), enfermedades hepáticas, enfermedades metabólicas (p. ej., enfermedad de Kuf, adre-noleucodistrofia, leucodistrofia metacromática y otras enfermedades de depósito en niños y adul-tos) y otras enfermedades neurológicas (p. ej., esclerosis múltiple).
  15. 15. Demencia 143 Síntomas dependientes de la cultura y la edad Se debe tener en cuenta el bagaje cultural y educativo del individuo al valorar su capacidad mental. Algunos sujetos no están familiarizados con la información que se utiliza en algunas prue- bas de conocimiento general (p. ej., nombres de presidentes, nociones de geografía), memoria (p. ej., fechas de nacimiento en culturas que no celebran los aniversarios) y orientación (p. ej., el sentido de localización y lugar se conceptualiza de forma diferente en algunas culturas). La pre- valencia de las diversas causas de demencia (p. ej., infecciones, deficiencias nutricionales, lesio- nes traumáticas cerebrales, enfermedades endocrinas, enfermedades cerebrovasculares, trastornos comiciales, tumores cerebrales, abuso de sustancias) varía de forma sustancial entre distintos gru- pos culturales. La edad de inicio de la demencia depende de la etiología, pero habitualmente es tardía, con mayor prevalencia por encima de los 85 años. En los niños pequeños puede ser difícil documen- tar el deterioro significativo de la memoria y de las múltiples habilidades cognoscitivas necesarias para el diagnóstico de demencia. Por tanto, el diagnóstico de demencia puede no ser factible has- ta que el niño es mayor (con frecuencia entre los 4 y 6 años). En sujetos menores de 18 años con retraso mental debe realizarse un diagnóstico adicional de demencia sólo si los trastornos no se ex- plican de forma satisfactoria por el simple diagnóstico de retraso mental. La demencia es poco fre- cuente en niños y adolescentes, pero puede presentarse como resultado de enfermedades médicas (p. ej., lesión cerebral, tumores cerebrales, infecciones por VIH, accidentes vasculares cerebrales y adrenoleucodistrofias). La demencia en los niños puede presentarse como un deterioro de la ac- tividad (como en los adultos) o como un retraso o una desviación del desarrollo significativos. El deterioro del rendimiento escolar puede ser el primer síntoma. Prevalencia La prevalencia señalada en los diversos estudios epidemiológicos depende de la edad de los sujetos de la muestra; de los métodos para determinar la presencia, gravedad, y tipo de deterioro cognoscitivo, y de las regiones o países estudiados. En población adulta los estudios comunitarios prospectivos a 1 año han estimado una prevalencia de casi un 3 % de deterioro cognoscitivo gra- ve. Este estudio evaluó a los individuos con el instrumento breve que examina el estado mental actual (el Mini-Mental State Exam), que no identifica diagnósticos específicos. Se estima que el 2-4 % de la población mayor de 65 años padece demencia tipo Alzheimer, siendo otros tipos de demencia mucho menos frecuentes. La prevalencia de la demencia tipo Alzheimer y de la de- mencia vascular aumenta con la edad, en particular después de los 75 años, alcanzando una pre- valencia del 20 % o más por encima de los 85 años.© MASSON, S.A. Fotocopiar sin autorización es un delito. Curso El término «demencia» implicaba históricamente un curso progresivo o irreversible. Sin em- bargo, la definición de demencia del DSM-IV se basa en un patrón de déficit cognoscitivos y no conlleva connotaciones acerca del pronóstico. La demencia puede ser progresiva, estática o en re- misión. La reversibilidad de la demencia está en función de la patología subyacente y de la rapi- dez y disponibilidad de aplicación del tratamiento eficaz. El modo de inicio y el curso subsiguiente dependerán también de la etiología subyacente. El grado de discapacidad depende no sólo de la gravedad de los deterioros cognoscitivos del individuo, sino también de la disponibilidad de so- porte social. En las formas avanzadas de demencia los individuos pueden llegar a estar totalmen- te desconectados del entorno y requerir cuidados constantes. Los individuos con demencia grave
  16. 16. 144 Delirium, demencia, trastornos amnésicos y otros trastornos cognoscitivosson susceptibles a los accidentes y a las enfermedades infecciosas, que con frecuencia producenun fatal desenlace.Diagnóstico diferencial El deterioro de la memoria se presenta tanto en el delirium como en la demencia. El deliriumtambién se caracteriza por una reducción de la capacidad para mantener y dirigir la atención de for-ma apropiada. Es típico que los síntomas del delirium fluctúen, mientras que los síntomas de la de-mencia son relativamente estables. Los múltiples deterioros cognoscitivos que persisten inalteradosdurante unos meses sugieren demencia en lugar de delirium. El delirium puede sobreañadirse a lademencia, y en tal caso se dignosticarán ambos trastornos. En los casos en los que no sea claro silos déficit cognoscitivos se deben a delirium o a demencia, puede ser útil realizar el diagnóstico dedelirium y observar cuidadosamente al sujeto mientras se investiga la naturaleza de la alteración. El trastorno amnésico se caracteriza por un grave deterioro de la memoria, sin otros deteriorossignificativos de la función cognoscitiva (p. ej., afasia, apraxia, agnosia o alteraciones de la ejecución). El diagnóstico específico de demencia viene determinado por su presunta etiología. Si el clínicoha determinado que la demencia es debida a etiologías múltiples, debe utilizar los distintos códigossegún las demencias específicas (v. demencia debida a múltiples etiologías, pág. 161). En la de-mencia vascular existen signos neurológicos focales (exageración de los reflejos tendinosos pro-fundos, respuesta de extensión del reflejo plantar) y pruebas de laboratorio sugerentes de enferme-dad vascular. El curso clínico de la demencia vascular es variable y es típico su progreso por etapas.La presencia de demencia debida a otras enfermedades médicas (p. ej., enfermedad de Pick, VIH)requiere la demostración a través de la historia, de la exploración física o de las pruebas de labora-torio apropiadas de que la enfermedad médica está relacionada etiológicamente con la demencia. Esútil conocer el inicio del deterioro (gradual o súbito) y su curso (agudo, subagudo o crónico) parasugerir la etiología. Por ejemplo, la gravedad del deterioro de las funciones cognoscitivas suele per-manecer estable después de una lesión cerebral, una encefalitis o un accidente vascular cerebral. Los múltiples déficit cognoscitivos que se presentan en el contexto del consumo de sustanciasse diagnostican como intoxicación por sustancias o abstinencia de sustancias. Si la demencia esel resultado de los efectos persistentes de una sustancia (p. ej., droga de abuso, medicación o ex-posición a tóxicos) entonces se diagnosticará demencia inducida por el consumo persistente desustancias. Deben considerarse siempre otras causas de demencia (p. ej., demencia debida a unaenfermedad médica), incluso en una persona con dependencia de sustancias. Por ejemplo, la lesióncerebral no es rara durante el uso de sustancias y puede ser la razón fundamental de la demencia.El diagnóstico de demencia tipo Alzheimer se hace habitualmente por exclusión tras descartarseotras posibles causas de demencia (v. antes). Además, el curso se caracteriza por un inicio gradualy un deterioro cognoscitivo continuo. Se codificará demencia no especificada cuando no haya su-ficientes pruebas para determinar si la demencia es debida a una enfermedad médica o a la acciónde sustancias. Los sujetos pueden presentar algunos, aunque no todos, los síntomas de demencia.Estos cuadros clínicos deben codificarse como trastorno cognoscitivo no especificado. El retraso mental se caracteriza por una capacidad intelectual general por debajo del prome-dio y se acompaña al mismo tiempo de deterioro de la capacidad de adaptación, iniciándose antesde los 18 años. El retraso mental no se asocia necesariamente con el deterioro de la memoria. Porel contrario, la edad de inicio es con frecuencia más tardía. Si se cumplen los criterios para am-bos trastornos, se diagnosticará retraso mental y demencia si el inicio de la demencia tuvo lugarantes de los 18 años. En niños menores de 4 años puede resultar difícil documentar el significati-vo deterioro de la memoria y de otras habilidades cognoscitivas. En sujetos mayores de 18 añosel diagnóstico de demencia debe establecerse sólo si la alteración no se explica de forma satisfac-toria por el simple diagnóstico de retraso mental.
  17. 17. Demencia 145 En la esquizofrenia también puede haber múltiples deterioros cognoscitivos con un deterioro de la actividad, pero, al contrario que en la demencia, el inicio es generalmente más temprano, con un patrón de síntomas característico y ausencia de una etiología específica, como son una enfer- medad médica o el consumo de sustancias. El deterioro cognoscitivo asociado a la esquizofrenia es típicamente menos intenso que el de la demencia. El trastorno depresivo mayor puede acompañarse de quejas sobre el deterioro de la memo- ria, la dificultad en el pensamiento y la capacidad de concentración y de reducción global de la capacidad intelectual. Además, puede haber unos malos rendimientos en la exploración y en las pruebas neuropsicológicas. En personas mayores a menudo es especialmente difícil determinar si los síntomas cognoscitivos se explican mejor por la demencia o por el episodio depresivo mayor. Se puede realizar el diagnóstico diferencial a través del examen médico, del inicio de la alteración, de la secuencia temporal de los síntomas depresivos y cognoscitivos, del curso de la enfermedad, de la historia familiar y de la respuesta al tratamiento. El estado premórbido del sujeto puede ayu- dar a diferenciar la «seudodemencia” (p. ej., deterioros cognoscitivos debidos a un episodio de- presivo mayor) de la demencia. En ésta, hay con frecuencia una historia premórbida de deterioro de la función cognoscitiva, mientras que un sujeto con un episodio depresivo mayor es mucho más probable que tenga un estado premórbido relativamente normal y que el déficit cognoscitivo se asocie a la depresión. Hay que diagnosticar ambos trastornos si el clínico determina que ambos es- tán presentes y se deben a etiologías independientes. La demencia debe diferenciarse de la simulación y del trastorno facticio. Los déficit cog- noscitivos presentes en la simulación y en el trastorno facticio no son habitualmente consistentes a lo largo del tiempo y difieren de los que son típicos de la demencia. Por ejemplo, los individuos simuladores o con trastornos facticios que se asemejan a la demencia pueden realizar cálculos para mantener sus puntuaciones en un juego de cartas y quejarse de no poder realizar cálculos simila- res durante el examen de su estado mental. La demencia debe distinguirse del deterioro fisiológico de las funciones cognoscitivas que se produce con el envejecimiento (como el déficit cognoscitivo relacionado con la edad). El diag- nóstico de demencia sólo se justifica si hay pruebas evidentes que demuestren que el deterioro cognoscitivo y de la memoria es mayor que el que cabe esperar debido al proceso normal de en- vejecimiento, y si los síntomas provocan un deterioro de la actividad laboral o social. Relación con los Criterios Diagnósticos de Investigación de la CIE-10 El concepto general de demencia que aparece en el DSM-IV es similar al de la CIE-10 (es de- cir, deterioro de la memoria acompañado de una disminución de otras capacidades cognoscitivas). Los Criterios Diagnósticos de Investigación de la CIE-10 son más estrictos en diversos aspectos:© MASSON, S.A. Fotocopiar sin autorización es un delito. la duración mínima de esta alteración está establecida en 6 meses, los déficit adicionales están li- mitados a la capacidad de juicio y pensamiento, y al procesamiento general de la información, y todo ello debe acompañarse a la vez de una «reducción del control emocional o de la motivación, o un cambio en el comportamiento social». Demencia tipo Alzheimer Características diagnósticas Los déficit cognoscitivos (Criterio A) y el deterioro requerido (Criterio B) se comentan en las páginas 139-141. El inicio de la demencia tipo Alzheimer es gradual e implica un deterioro cognos-
  18. 18. 146 Delirium, demencia, trastornos amnésicos y otros trastornos cognoscitivoscitivo continuo (Criterio C). Debido a la dificultad de obtener pruebas patológicas directas de la pre-sencia de la enfermedad de Alzheimer, el diagnóstico sólo se establecerá tras haber descartado otrasetiologías de demencia. Específicamente, los déficit cognoscitivos no se deben a otras enfermeda-des del sistema nervioso central que provocan déficit progresivos en las capacidades cognoscitivasy en la memoria (p. ej., enfermedades cerebrovasculares, enfermedad de Parkinson, corea de Hun-tington), ni a enfermedades sistémicas que es conocido que provocan demencia (p. ej., hipotiroi-dismo, deficiencia de vitamina B12, infecciones por el VIH), ni tampoco a efectos persistentes delconsumo de sustancias (p. ej., alcohol) (Criterio D). Si hay una etiología añadida (p. ej., traumatis-mo craneal que empeora la demencia de tipo Alzheimer), ambos tipos de demencia deberán ser co-dificados (v. demencia debida a múltiples etiologías, pág. 161). La demencia tipo Alzheimer nodebe diagnosticarse si los síntomas se presentan exclusivamente durante el delirium (Criterio E). Sinembargo, el delirium puede sobreañadirse a una demencia previa de tipo Alzheimer, en cuyo casodebe señalarse el subtipo con delirium. Por último, los déficit cognoscitivos no se explican por lapresencia de otro trastorno del Eje I (p. ej., trastorno depresivo mayor o esquizofrenia) (Criterio F).Subtipos y especificaciones La edad de inicio de la demencia tipo Alzheimer puede ser señalada con el uso de uno de lossiguientes subtipos: Inicio temprano. Este subtipo se usará si el inicio de la demencia se presenta a los 65 años o antes. Inicio tardío. Este subtipo se usará si la demencia se inicia después de los 65 años. Deben utilizarse los siguientes subtipos (cada uno con su propio código) para indicar el sínto-ma predominante del cuadro clínico actual: Con ideas delirantes. Este subtipo se usa si las ideas delirantes constituyen los síntomas predominantes. Con estado de ánimo depresivo. Se usa este subtipo si predomina un estado de ánimo de- presivo (incluyendo los cuadros clínicos que cumplen los criterios para episodio depresivo ma- yor). No se establecerá un diganóstico separado de trastorno del estado de ánimo debido a una enfermedad médica. No complicado. Se usa este subtipo si ninguno de los subtipos mencionados resulta predo- minante en el cuadro clínico actual. También se podrá señalar la presencia de alteraciones del comportamiento (p. ej., vagabundeo)cuando éstas sean significativas, utilizando la especificación (que no puede codificarse) con tras-torno de comportamiento.Procedimiento de tipificación Por convención, sólo la demencia tipo Alzheimer y la demencia vascular poseen subtipos co-dificados. Los códigos diagnósticos seleccionados son los siguientes: • Para la demencia tipo Alzheimer, de inicio temprano, el código depende de los síntomas predominantes determinados por los subtipos: F00.01 Con ideas delirantes [290.12], F00.03 Con estado de ánimo depresivo [290.13] y F00.00 No complicado [290.10].
  19. 19. Demencia 147 • Para la demencia tipo Alzheimer, de inicio tardío, el código depende también de los sínto- mas predominantes determinados por los subtipos: F00.11 Con ideas delirantes [290.20], F00.13 Con estado de ánimo depresivo [290.21] y F00.10 No complicado [290.0]. El especificador con trastorno del comportamiento no está codificado, pero puede aplicarse a cada uno de los subtipos mencionados (p. ej., F00.13 Demencia tipo Alzheimer, de inicio tardío, con estado de ánimo depresivo, con trastorno de comportamiento [290.21]). Además, G30.0 En- fermedad de Alzheimer de inicio temprano o G30.1 Enfermedad de Alzheimer deben codificarse en el Eje III [(para CIE-9-MC, 331.0 Enfermedad de Alzheimer en el Eje III)]. Síntomas y trastornos asociados Características descriptivas y trastornos mentales asociados. Para la exposición general de las características y trastornos asociados a demencia, véase la página 141. La prevalencia de la demencia es mayor en los sujetos con síndrome de Down y en quienes tienen historia de trauma- tismo craneal. Los cambios patológicos que son característicos de la enfermedad de Alzheimer es- tán presentes en los cerebros de los individuos con síndrome de Down cuando están cerca de los 40 años, aun cuando los síntomas clínicos no sean evidentes hasta más tarde. Hallazgos de laboratorio. En la mayoría de los casos la atrofia cerebral está presente en la demencia tipo Alzheimer, con mayor dilatación de los surcos y mayor ensanchamiento de los ven- trículos de lo esperado en el proceso normal de envejecimiento. Esto puede demostrarse por to- mografía computarizada (TC) o resonancia magnética (RM). El examen microscópico revela con frecuencia cambios histopatológicos, que incluyen placas seniles, nudos neurofibrilares, degenera- ción granulovascular, pérdida neuronal, gliosis astrocitaria y angiopatía amiloide. A veces se en- cuentran cuerpos de Lewis en neuronas corticales. Hallazgos de la exploración física y enfermedades médicas asociadas. En los primeros años de la enfermedad se asocian a la demencia tipo Alzheimer pocos signos sensoriales y moto- res. Más tarde pueden aparecer mioclonías y alteraciones de la marcha. Las crisis comiciales se presentan en aproximadamente el 10 % de los sujetos con el trastorno. Síntomas dependientes de la cultura, la edad y el sexo Para la exposición general de los síntomas asociados a la demencia, véase la página 143. El ini-© MASSON, S.A. Fotocopiar sin autorización es un delito. cio tardío de la demencia tipo Alzheimer es mucho más frecuente que su inicio precoz. Pocos casos se desarrollan antes de los 50 años. El trastorno es algo más frecuente en mujeres que en varones. Prevalencia Se estima que entre el 2 y el 4 % de la población mayor de 65 años presenta demencia. La prevalencia aumenta con la edad, en especial después de los 75 años. Curso Para la exposición general del curso de la demencia, véase la página 143. El curso de la de- mencia tipo Alzheimer tiende a progresar lentamente, con una pérdida de 3-4 puntos/año en la
  20. 20. 148 Delirium, demencia, trastornos amnésicos y otros trastornos cognoscitivosevaluación estandarizada con instrumentos como el examen del estado mental (Mini-Mental). Sehan descrito diversos patrones de déficit. Un patrón habitual es el inicio insidioso, con rápidos dé-ficit de memoria reciente, y el desarrollo de afasia, apraxia y agnosia después de algunos años. Al-gunos individuos presentan cambios de personalidad o aumento de la irritabilidad en estadios ini-ciales. En fases avanzadas de la enfermedad pueden presentarse alteraciones de la marcha, altera-ciones motoras y en ocasiones mutismo y postración en cama. La duración media de laenfermedad desde el inicio de los síntomas a la muerte es de 8-10 años.Patrón familiar Comparados con la población general, los sujetos con familiares de primer grado con demen-cia tipo Alzheimer de inicio precoz tienen más probabilidades de presentar el trastorno. Los casosde inicio tardío también tienen un componente genético. En algunas familias con demencia tipoAlzheimer de inicio precoz se ha demostrado una herencia de tipo dominante ligada a algunos cro-mosomas, entre ellos los cromosomas 21, 14 y 19. Sin embargo, no se conoce la proporción decasos relacionados con una herencia específica.Diagnóstico diferencial Para la exposición general del diagnóstico diferencial de demencia, véase la página 144.Relación con los Criterios Diagnósticos de Investigación de la CIE-10 Al igual que el DSM-IV, la CIE-10 recoge dos subtipos de demencia tipo Alzheimer: de ini-cio temprano y de inicio tardío. Sin embargo, a diferencia del DSM-IV, los Criterios Diagnósticosde Investigación de la CIE-10 para estos subtipos especifican a la vez aspectos del curso clínico ytipos de déficit característicos: los casos de inicio temprano deben tener un «inicio y evolución re-lativamente rápidos» y un tipo característico de afectación cognoscitiva (p. ej., afasia), mientrasque los casos de inicio tardío deben caracterizarse por un inicio muy lento y gradual donde pre-domine el deterioro de la memoria sobre otros déficit intelectuales. En la CIE-10, este trastornoviene recogido con el nombre de demencia de la enfermedad de Alzheimer. s Criterios para el diagnóstico de demencia tipo Alzheimer A. La presencia de los múltiples déficit cognoscitivos se manifiesta por: (1) deterioro de la memoria (deterioro de la capacidad para aprender nueva in- formación o recordar información aprendida previamente) (2) una (o más) de las siguientes alteraciones cognoscitivas: (a) afasia (alteración del lenguaje) (b) apraxia (deterioro de la capacidad para llevar a cabo actividades moto- ras, a pesar de que la función motora está intacta) (continúa)

×