Your SlideShare is downloading. ×
anestesia y cirugía laparoscopica
anestesia y cirugía laparoscopica
anestesia y cirugía laparoscopica
anestesia y cirugía laparoscopica
anestesia y cirugía laparoscopica
anestesia y cirugía laparoscopica
anestesia y cirugía laparoscopica
anestesia y cirugía laparoscopica
anestesia y cirugía laparoscopica
anestesia y cirugía laparoscopica
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

anestesia y cirugía laparoscopica

2,903

Published on

0 Comments
6 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
2,903
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
6
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. CAPÍTULO 26 Anestesia y cirugía laparoscópica P. de Mateo Garma, S. Navarro Molina1. INTRODUCCIÓN Debido a sus numerosas ventajas sobre la cirugía abierta convencional (menoragresión funcional, menor incidencia de dolor, etc.), que permiten una recupera-ción y alta más precoz, la cirugía por vía laparoscópica ha experimentado un grancrecimiento en la actividad diaria de los quirófanos. Por ello, los profesionales im-plicados en la actividad quirúrgica deben conocer las particularidades de esta vía,causadas en su mayor parte por la insuflación de gas en la cavidad, y por las po-siciones empleadas para favorecer la cirugía. Además, explicaremos brevementela ventilación unipulmonar necesaria para la realización de cirugía toracoscópica,también comentada en un capítulo de este libro.2. ALTERACIONES FISIOPATOLÓGICAS Y COMPLICACIONES DERIVADAS DEL NEUMOPERITONEO Y DE LA POSICIÓN QUIRÚRGICA2.1. Alteraciones respiratorias (Figura 26.1) La elevación del diafragma y la compresión del parénquima pulmonar pro-ducen una disminución de la capacidad funcional residual (CFR) y de la disten-
  • 2. 2 MANUAL DE INSTRUMENTACIÓN EN CIRUGÍA LAPAROSCÓPICA Neumoperitoneo Trendelenburg DIAGRAMA ↓ ↓ C Toracopulmonar ↓ CFR ↓ Paw Alt. V/Q ( Shunt. ↓ ↓ Espacio muerto) Mayor Hipoxemia Atelectasias riesgo de ↓Eliminación CO2 barotrauma HipercapniaFigura 25.1: Alteraciones respiratorias.sibilidad (C) de la pared torácica y del tejido pulmonar, elevando las presionesen la vía aérea (Paw) y alterando la distribución de la ventilación y la perfu-sión (V/Q). Estos cambios pueden provocar complicaciones mecánicas comoel neumotórax o atelectasias, o bien a nivel del intercambio gaseoso como lahipoxemia. Estas alteraciones pueden permanecer durante el postoperatorio (sobre todoen las primeras 24 horas), aunque se consideran de menor severidad que las pro-ducidas por la cirugía abierta. Son bien toleradas en la mayoría de los pacientes,pero pueden ser graves en aquellos pacientes con reserva respiratoria disminuida(EPOC, enfermedades restrictivas).2.2. Alteraciones hemodinámicas (Figura 26.2) El aumento de la presión intraabdominal (PIA) conlleva una disminución dela precarga (por compresión de la vena cava inferior, la cual puede colapsarse apartir de 20 mmHg) y un aumento de la postcarga (resistencias que deben vencerlos ventrículos para bombear la sangre en cada latido) del corazón, provocandouna disminución del gasto cardiaco. Estas alteraciones se producen sobre todo al principio, durante la insufla-ción de la cavidad, y su intensidad dependerá de la velocidad de insuflación yde la PIA alcanzada, siendo mucho peor toleradas en estados de hipovolemia.La posición de Trendelemburg compensa estas alteraciones, al favorecer elretorno venoso (lo contrario que la posición de Trendelemburg inverso, quelas agrava).
  • 3. ANESTESIA Y CIRUGÍA LAPAROSCÓPICA 3 ↓ PIA Anestesia general Trendelenburg inverso Factores ↓ ADH y otros mecánicos mediadores ↓ RV POSTCARGA ↓ ↓ PRECARGA ↓ RVP Y RVS ↓ GCFigura 25.2: Alteraciones hemodinámicas.2.3. Hipercapnia El gas más utilizado para crear el neumoperitoneo es el CO2 por ser segu-ro (no inflamable, se elimina a través de la respiración), soluble (dificultando laformación de grandes burbujas), barato y de fácil transporte. Sin embargo, esabsorbido en la cavidad peritoneal, elevando sus niveles en sangre (PaCO2). Esteascenso depende de un gradiente de presiones (a mayor PIA, mayor absorción),iniciándose desde el comienzo de la insuflación y alcanzando una meseta a los15-30 minutos. Habitualmente puede monitorizarse adecuadamente por medio dela capnografía (EtCO2), aunque pueden existir diferencias significativas en pa-cientes con patología pulmonar. En la mayoría de los casos se resuelve fácilmenteaumentando la ventilación alveolar.2.4. Difusión extraperitoneal del gas Es una complicación frecuente. Cuando el paso del gas se produce haciala cavidad retroperitoneal, mediastino o tejido celular subcutáneo tiene pocarelevancia (reabsorción prolongada del CO2). Cuando ocurre hacia la cavidadpleural genera un neumotórax, cuya presión vendrá determinada por la PIA(disminuyendo con el desinflado de la cavidad peritoneal) y que en la mayorparte de los casos será subclínico. En algunos casos puede presentar un me-canismo valvular y convertirse en un neumotórax a tensión, de mucha mayorgravedad. En este último caso será necesaria la colocación urgente de un dre-naje torácico.
  • 4. 4 MANUAL DE INSTRUMENTACIÓN EN CIRUGÍA LAPAROSCÓPICA2.5. Embolismo gaseoso Es una complicación grave, con elevada mortalidad, aunque afortunadamentepoco frecuente. El mecanismo es la entrada de gas a través de estructuras vascu-lares abiertas, favorecida por el gradiente de presión (no se produce por debajode 20 mmHg de PIA). Cuando la cantidad de gas es suficiente y llega a la circu-lación pulmonar, produce una elevación de la presión de la arteria pulmonar y deforma retrógrada, un fracaso del ventrículo derecho (ingurgitación yugular, hi-poxemia, cianosis, disminución brusca del EtCO2, hipotensión, arritmias severas,IAM derecho, shock cardiogénico, etc.). El tratamiento consistirá en vaciar de gasla cavidad peritoneal, colocar al paciente en posición de Durant (Trendelemburg+ decúbito lateral izquierdo), oxígeno al 100%, colocación de un catéter venosocentral y aspiración del gas por el mismo, medidas de soporte ventricular, y encaso de ser necesario, maniobras de reanimación cardiopulmonar. Otra potencial complicación derivada de la entrada de gas en sistema vasculares el embolismo gaseoso paradójico, que se debe a la existencia de una comuni-cación entre las cavidades cardiacas derechas e izquierdas (defectos del tabiqueinterauricular o interventricular), permitiendo el paso de burbujas de gas al siste-ma arterial, evitando la circulación pulmonar (que actúa como un filtro). Si estasburbujas se dirigen hacia un territorio con circulación terminal como el sistemanervioso central o el corazón, pueden provocar lesiones isquémicas, si bien no seha determinado la incidencia de esta complicación.2.6. Trombosis venosa profunda Su incidencia está aumentada por la estasis sanguínea en las extremidadesinferiores, sobre todo en cirugías prolongadas, debiendo extremarse las medidaspreventivas.2.7. Arritmias Se producen sobre todo al inicio de la insuflación, siendo la más frecuentela bradicardia por aumento del tono vagal debido a la distensión del peritoneo.Otras posibles causas son las alteraciones hemodinámicas (hipotensión, isquemiamiocárdica por aumento de la postcarga, etc.), la hipoxemia, la hipercapnia, laacidosis por hipercapnia no corregida y el embolismo gaseoso.2.8. Lesiones de nervios periféricos Las más frecuentes son lesiones del plexo axilar (abducción excesiva del bra-zo, compresión en región cervical por tope de hombro, etc.), del nervio cubital,y del nervio ciático-poplíteo y nervio peroneo común (estos dos últimos por lasperneras en la posición de litotomía). Para evitarlas debemos posicionar adecua-
  • 5. ANESTESIA Y CIRUGÍA LAPAROSCÓPICA 5damente al paciente, almohadillando las zonas más susceptibles, y utilizar me-didas de sujeción adecuadas para impedir su deslizamiento cuando se utilicenposiciones extremas de la mesa quirúrgica (es conveniente revisar periódicamenteque no se han producido cambios).2.9. Elevación de la presión intracraneal (PIC) La posición de Trendelemburg y el aumento de la presión intraabdominal pro-vocan un aumento de la presión intracraneal (PIC), que en sujetos sanos no tienerepercusiones significativas, pero que en pacientes con disminución de la disten-sibilidad craneoencefálica (TCE severos, lesiones ocupantes de espacio, HTic)puede comprometer la perfusión cerebral. La presión intraocular (PIO) tiene un comportamiento similar a la PIC, pero nose ha establecido su relevancia clínica.2.10. Alteraciones de la función renal El aumento de la presión intraabdominal y las alteraciones hemodinámicas,que conlleva, producen una disminución de la perfusión cortical renal, del flujoplasmático renal y de la tasa de filtración glomerular, provocando una disminu-ción reversible de la diuresis, que puede ser definitiva en pacientes con deterioroprevio de la función renal, especialmente tras laparoscopias prolongadas.2.11. Riesgo de broncoaspiración El aumento de la presión intraabdominal favorece la regurgitación del conte-nido gástrico y la broncoaspiración, por lo que se debe proteger la vía aérea pormedio de la intubación orotraqueal.2.12. Hipotermia A pesar de que la exposición de vísceras al exterior es mínima, el flujo con-tinuo de CO2 (con una temperatura de 4-6 ºC) para mantener el neumoperitoneopuede disminuir la temperatura corporal en cirugías de larga duración.3. CONSIDERACIONES ANESTÉSICASPERIOPERATORIAS3.1. Valoración preoperatoria La técnica laparoscópica es una vía de abordaje que en la actualidad abarcaun gran número de indicaciones quirúrgicas, muchas de ellas de cirugía mayor
  • 6. 6 MANUAL DE INSTRUMENTACIÓN EN CIRUGÍA LAPAROSCÓPICA(hemicolectomía, nefrectomía, cirugía de la obesidad, etc.). Por ello, el estudiopreoperatorio deberá adaptarse al procedimiento a realizar, teniendo en cuenta laduración y agresividad del mismo. Muchas de las contraindicaciones que tradicionalmente se han aplicado a estatécnica han sido descartadas por la experiencia satisfactoria conseguida con eltiempo. Actualmente sólo consideraremos como contraindicaciones absolutas,desde el punto de vista anestésico, a aquellos estados médicos que contraindiquentambién la cirugía abierta y los pacientes con presión intracraneal aumentada. En pacientes cardiópatas, debe valorarse la repercusión de la disminución delretorno venoso (valvulopatías severas dependientes de la precarga) y el aumentode la postcarga (hipertensión pulmonar severa, enfermedad coronaria, etc.) encada caso. Para ello, además de la estabilidad clínica y el grado funcional del en-fermo, pueden ser útiles la ecocardiografía y los estudios de esfuerzo. En los pacientes con enfermedades respiratorias severas, el enfoque será pa-recido al de los enfermos cardiológicos, teniendo en cuenta que, si bien durantela cirugía puede ser difícil mantener una adecuada ventilación y oxigenación delenfermo, en el postoperatorio las alteraciones respiratorias suelen ser de menorgravedad que en la cirugía abierta.3.2. Manejo intraoperatorio Las necesidades de monitorización dependerán de la agresividad de la cirugíay del estado médico del enfermo. Pueden ser necesarios la colocación de catéteresvenosos periféricos de gran calibre (riesgo de sangrado), catéter venoso central(PVC, nutrición parenteral), catéter arterial (monitorización invasiva de la pre-sión arterial, gasometrías seriadas), medición horaria de la diuresis, e incluso uncatéter de Swan-Ganz (presión de arteria pulmonar y de enclavamiento, monitori-zación continua del gasto cardiaco, etc.). La técnica empleada es la anestesia general con intubación orotraqueal. Se hanpublicado series de casos realizados en cirugía ginecológica y digestiva con aneste-sia epidural e intradural, obteniendo buenos resultados de tolerancia. También se hautilizado la mascarilla laríngea en algunos casos, evitando así la intubación, pero ac-tualmente se considera que los beneficios son muy inferiores al riesgo que supone. Desde el punto de vista farmacológico, no hay grandes diferencias entre losempleados habitualmente hoy en día, pero es recomendable utilizar fármacos devida media corta en las intervenciones que se realicen en programa ambulatorioo de alta precoz. Podemos establecer unas recomendaciones generales para disminuir las alte-raciones comentadas con anterioridad, que deben ser extremadas en los pacientesde mayor riesgo: 1. Compresión neumática de las extremidades inferiores (prevención de la TVP, disminución del atrapamiento de volumen en las piernas). 2. Aumentar la volemia antes de la insuflación, con una carga de volumen de 10-20 ml/kg.
  • 7. ANESTESIA Y CIRUGÍA LAPAROSCÓPICA 7 3. Colocar al paciente en Trendelemburg moderado antes del llenado de la cavidad (menor atrapamiento de sangre en extremidades inferiores). 4. Proceder a una insuflación lenta de la cavidad. 5. Mantener las PIA más bajas posibles, que permitan la realización de la cirugía. 6. Posicionar al paciente dentro de unos márgenes moderados (angulaciones menores de 20º en Trendelemburg o en Anti-Trendelemburg se asocian con alteraciones mínimas). 7. En los casos indicados, utilización de vasodilatadores para disminuir la pos- tcarga. En los casos con mala tolerancia, o ante la aparición de complicaciones gra-ves, deberán vaciarse la cavidad, y si es posible continuar con la cirugía, plantear-se realizarla sin neumoperitoneo (por medio de retractores abdominales) o bien sureconversión en cirugía abierta.3.3. Cuidados postoperatorios Los cuidados serán similares a la cirugía abierta, vigilando la aparición decomplicaciones médicas (depresión respiratoria, inestabilidad hemodinámica,etc.) y quirúrgicas (sangrado, perforación de vísceras, etc.), cuya extensión sobre-pasa el objetivo de este capítulo. Resaltar como dato importante, la alta incidencia de náuseas y vómitos posto-peratorios asociados a la laparoscopia, siendo recomendable la prevención sis-temática con antieméticos. También destacar que el dolor asociado a estas inter-venciones es, muchas veces, infravalorado por tratarse de “incisiones pequeñas”,cuando se trata en muchas ocasiones de cirugías con amplias resecciones y con elefecto añadido de la irritación peritoneal producida por el CO2.4. VENTILACIÓN UNIPULMONAR Para la realización de cirugía toracoscópica se necesita crear un espacio libredentro de la cavidad torácica. Esto se consigue por medio de la ventilación unipul-monar, que consiste en la ventilación del pulmón que no se va a operar, colapsan-do (y por tanto, no ventilando) el pulmón del hemitórax que se va a intervenir. Enesta cirugía no se genera presión positiva con insuflación de gas en el hemitóraxpor las peligrosas repercusiones hemodinámicas derivadas de la compresión delmediastino, al igual que ocurre en un neumotórax a tensión (excepcionalmente,en casos en que el pulmón no se colapse lo suficiente, puede emplearse aire, perosiempre a muy baja presión y bajo estricta vigilancia hemodinámica). Para ello se emplea un tubo de doble luz, que como su nombre indica, tienedos tubos en paralelo de menor diámetro del habitual, denominados: bronquial elque termina en la punta del tubo y traqueal el que lo hace un poco antes. Este tubopermite la ventilación de ambos pulmones conjuntamente, o bien de cada pulmónde forma aislada. Para ello tiene dos manguitos inflables de neumotaponamiento,
  • 8. 8 MANUAL DE INSTRUMENTACIÓN EN CIRUGÍA LAPAROSCÓPICAuno por encima del orificio terminal del tubo bronquial y el otro, más grande,por encima de la luz traqueal. Además el tubo lleva una guía para ayudar en sucolocación (y que se retira una vez colocado) y una pieza en Y, que divide el flujogaseoso que proporciona el respirador entre las luces bronquial y traqueal. Lostamaños empleados habitualmente son 39 F en los hombres y 37 F en las mujeres(Figura 26.3). La intubación se realiza por laringoscopia directa, con la punta del tubo haciaarriba, y una vez pasadas las cuerdas vocales, se gira 90º hacia la izquierda, reti-rándose la guía e introduciéndolo hasta encontrar resistencia. Posteriormente, secomprueba la correcta colocación del tubo (la luz traqueal proximal a la carina yla luz bronquial en el bronquio principal izquierdo) por medio de la auscultaciónmientras se ventila por cada una de las luces, o bien, de manera más exacta, conla observación directa de la carina con fibrobroncoscopio (debe verse el manguitode neumotaponamiento distal en el inicio del bronquio principal izquierdo). Alposicionar al paciente en decúbito lateral para iniciar la cirugía, se comprobaránuevamente ya que es frecuente que se movilice. Existen también tubos de colo-cación en bronquio derecho, menos empleados por el riesgo de obstrucción delbronquio superior derecho (que se ramifica más próximo a la carina) si se colocaninadecuadamente. Antes de abrir la pleura, se procede a colapsar el pulmón de arriba soltando laconexión del tubo (bronquial para el pulmón izquierdo o traqueal para el derecho)con la pieza en Y, permitiendo el vaciado del aire del pulmón. Al mismo tiempose clampa la rama de la pieza en Y que se ha desconectado para impedir que fugueFigura 26.3: Tubo de doble luz.
  • 9. ANESTESIA Y CIRUGÍA LAPAROSCÓPICA 9Figura 26.4: Colocación del tubo de doble luz.el aire, y se ajustan los parámetros ventilatorios del respirador, adecuándolos a laventilación de un solo pulmón (Figura 26.4). Una vez terminada la cirugía se reexpande el pulmón hasta su volumen nor-mal, volviendo a conectar el tubo y desclampando la rama de la pieza en Y co-rrespondiente. Al inicio de la ventilación pulmonar, el pulmón colapsado mantiene su riegosanguíneo, que no realiza el intercambio gaseoso en la membrana alveolar. Estasangre no oxigenada (“venosa”), a pesar de haber atravesado la red capilar pulmo-nar, se mezcla en la aurícula izquierda con la sangre proveniente del pulmón quesí se está ventilando (y que por tanto estará oxigenada), produciendo hipoxemia.Este mecanismo de hipoxemia se conoce como shunt o cortocircuito intrapulmo-nar (paso de sangre por alvéolos no ventilados) y aparece también en patologíasque impiden la ventilación de unidades alveolares (neumonía, obstrucción porsecreciones o tumores, etc.). Sin embargo, el pulmón es capaz de contrarrestaresta alteración por medio de la vasoconstricción pulmonar hipóxica. Esta consisteen una vasoconstricción del lecho vascular pulmonar de las zonas no ventila-das en respuesta a la hipoxia alveolar, dirigiendo la sangre hacia las zonas bienventiladas (en este caso al pulmón inferior), donde puede realizar el intercambiogaseoso, corrigiendo la hipoxemia.BIBLIOGRAFÍA 1. Beleña JM. Anestesia en cirugía laparoscópica. Madrid: Glaxosmithkline; 2009. 2. Benumof J, Alfery D. Anestesia en Cirugía torácica. En: Miller RD. Anesthesia. 4 ed. Barcelona: Doyma; 1998. p. 1267-358.

×