LA FORMULA DE LA VIDA
El Santo Grial

“NO VEAS NORMAS, SÓLO FORMAS”

RICARD JIMENEZ GARCIA
Einstein expresó una vez:
“Estoy de acuerdo que el puro pensamiento puede comprender a la realidad, como los
antiguos soña...
¡Perfecto!
El objetivo de todo esto es encontrar una fórmula matemática capaz de explicar cómo
funciona la realidad. En re...
patrón forzosamente lo que nos está definiendo es una escala. Entender esto es de una
importancia capital.2
Si somos capac...
Aunque sea una paradoja, las mismas matemáticas, la ciencia más exacta, es capaz de
demostrar esto (que existen resultados...
¿Qué ocurriría si las matemáticas que nos han explicado, sencillamente, no son ciertas?
¿Te lo has planteado? ¿Quién pone ...
¿Qué es lo que te voy a explicar que conecta matemáticas y realidad? Ni más ni menos lo
mismo que, hace mucho tiempo, los ...
El mundo, aunque lo pienses, no se rige sólo por la razón ¡Qué gran error! La racionalidad
no es más que una sofisticación...
La gravedad cuántica es la atracción que se da en las partículas elementales, esas que son
infinitesimales. La relatividad...
Si todas esas escalas que utilizamos no son más que manifestaciones en diferentes estados
de la energía o divisiones del e...
Y además un premio Nobel, ¡toma ya! El estamento oficial premia así el conocimiento. Sólo
que… ¡espera un momento!, no hab...
LOS CONCEPTOS Y LA REALIDAD.
Como dice Robert Kurzban: “El lenguaje está diseñado para confundirnos”. Necesitamos
creer, e...
De hecho, si lo piensas, toda la política y la economía funcionan de la misma manera. Y es
que, cuando asociamos un nombre...
Nuestro universo es dual ¿me das la razón?: energía y gravedad, espacio y tiempo, "efectos
electromagnéticos", polaridad y...
LOS NUMEROS Y LOS CONCEPTOS.
Las matemáticas describen el universo. Como decía Lobachevsky, el creador de la
geometría hip...
para el que carece de preparación previa. Es difícil, pues, hacer comprender a alguien la
belleza que se puede encerrar en...
Maxwell, que vivía en una sociedad mecanicista, se sintió obligado a ofrecer algún tipo de
modelo mecánico para la propaga...
La clave es entender los conceptos: buscamos un patrón que pueda unificar en una sola
formulación el 0 y el infinito. Nece...
Entonces piensa, un 0 no es la nada, sólo es la no percepción. Si lo quieres ver en términos
matemáticos entonces piensa e...
Esta condición, en el fondo, es una condición irracional, ¡Es natural que así lo pienses!
pero, fíjate, como de cerca está...
EL UNIVERSO Y TU MENTE.
En nuestro Universo nuestra escala natural es el 0 y el 1. Y no es por casualidad, esta
escala tan...
Un cubo se compone de 8 puntos, pero también de 6 caras. También podemos pensar que
son 4 líneas o, por último, 2 planos o...
Si piensas en términos absolutos, la realidad “es real”: esto sucede en el momento en que
nosotros pensamos que la realida...
En el fondo no hemos dejado de movernos entre estas escalas:

Todo nuestro esfuerzo ha consistido en colocar más y más pal...
La geometría es la parte más sensitiva de las matemáticas, es la más intuitiva, nos la
podemos imaginar, sin más, en nuest...
Únicamente con un relación triangular podemos rellenar todo un espacio, formar
cuadrados y después, planos contrapuestos, ...
Imagina 2 cuerdas,

Como si las cuerdas fueran 2 rectas paralelas. Piensa en ellas como si existieran. Si
pudieran extende...
El cuadrado sagrado, también conocido como “Tetraktys” por los pitagóricos no es más que
la unión de cuatro triángulos sag...
2
2

√
1

1/
1

En palabras de Heráclito: “Camino que sube, camino que baja, mismo camino”. Observa la
importancia, parti...
En esta estructura ese contorno que imaginamos coincidiría con su contenido, serían la
misma cosa. Y es lógico, ese “inter...
Si juntáramos 6 codos egipcios de volumen igual a
, el volumen total
(6
); Es decir, la superficie del envoltorio sería ig...
Zecharia Sitchin en su libro “ La guerra de los dioses y los hombres” describe de la
siguiente manera como pudieron diseña...
1 Pétalo = 1 Codo

6 Codos = 1 “Flor”

“La semilla de la vida”

Esta figura se conoce “popularmente” como la Semilla de la...
Arquímedes, sin duda uno de los matemáticos más importantes de la Historia calculó el
volumen de una esfera en función del...
LA CONJETURA DE FERMAT.
Una de las más famosas conjeturas de la historia se la debemos a Pierre de Fermat: “Si n
es un núm...
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial

951 views

Published on

La fórmula de la vida demuestra como las principales características de nuestro Universo: Dualidad, entrelazamiento, gravedad, relatividad y movimiento pueden ser descritas únicamente en base a la disposición geométrica de los 5 valores áureos. El patrón universal que unifica gravedad y relatividad es un patrón geométrico basado en las fórmulas de Pitágoras y Euler. También una forma diferente de entender las matemáticas. El mundo áureo es el nuevo paradigma del conocimiento, el mundo unificado.

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
951
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
9
Actions
Shares
0
Downloads
32
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

LA FORMULA DE LA VIDA, El Santo Grial

  1. 1. LA FORMULA DE LA VIDA El Santo Grial “NO VEAS NORMAS, SÓLO FORMAS” RICARD JIMENEZ GARCIA
  2. 2. Einstein expresó una vez: “Estoy de acuerdo que el puro pensamiento puede comprender a la realidad, como los antiguos soñaron… Podemos construir por medio de construcciones matemáticas puras los conceptos y las leyes que los interrelacionan las cuales proveen la llave del entendimiento de los fenómenos naturales”. La frase de Einstein condensa de forma magistral de que va todo esto. Voy a tratar, sólo con el pensamiento, de demostrarte la existencia de una fórmula muy especial, una fórmula que relaciona relatividad y gravedad, espacio y tiempo y, sorprendentemente, tu mente con el Universo. Este pensamiento se compone, a partes iguales, de intuición y razonamiento. Voy a aplicar, por tanto, el principio de “balance cósmico” que los egipcios ya entendieron. Aquí no hay mediciones, datos de colisionadores, experimentos o cosas de esas tan complejas que dicen los “expertos”. Creo que muchos han experimentado ya un sentimiento diferente: el presentimiento de que existe una conexión universal que hasta ahora no se ha podido demostrar. Esta “conexión” ha estado siempre relegada a un plano más espiritual, precisamente el mismo que los físicos y matemáticos han renunciado siempre a traspasar. Nunca hay sólo una posibilidad, un sólo camino para avanzar en el conocimiento. La “verdad” no es patrimonio de nadie porque es sólo un concepto y, como todo, es relativo. La verdad no es colectiva, es personal, lo que tú creas, para ti será tú realidad. Yo sólo te ofrezco argumentos para razonar y luego tú decidirás con que te quieres quedar. Sólo te pido una cosa: entra sin prejuicios, con la mente abierta. La historia repetidamente nos ha enseñado que una opinión, por muy mayoritaria que sea sólo es una opinión, no necesariamente la verdad. Por tanto, si eres de los que creen en el Big-Bang, en la partícula de Dios, en los agujeros negros o en la “ciencia oficial” como una Deidad a la que de ninguna manera estás dispuesto a renunciar mejor cierra ya, ¡Déjalo estar! A ti cuando sea el momento ya te lo dirán. Si continuas yo me comprometo, no te voy a defraudar. Te voy a mostrar simple y llanamente cómo se compone la realidad, algo que hace mucho tiempo los “antiguos” ya entendieron y, a su manera, nos transmitieron. Tú decides… ¿Vamos allá?
  3. 3. ¡Perfecto! El objetivo de todo esto es encontrar una fórmula matemática capaz de explicar cómo funciona la realidad. En realidad, para ser más exactos, lo que buscamos es un patrón, lo que no es inconveniente para que pueda expresarse matemáticamente. Ahora bien, aunque suene incoherente, prácticamente no vamos a utilizar las matemáticas, sencillamente porque no son necesarias. Aquí no hay ecuaciones, ni integrales, derivadas o desarrollos complejos en formulaciones interminables ¡Nada de eso! Solamente vamos a necesitar sumar y multiplicar. Vamos a sustituir todo ese lenguaje artificial por el razonamiento. Voy a tratar de condensar, sin demostraciones (no hay necesidad), todo esto que te quiero explicar. Al final hay un resumen bastante visual de algunos conceptos geométricos así como una explicación, desde el mismo punto de vista, a las más famosas conjeturas matemáticas pendientes. Si quieres ampliar la información también te dejo los correspondientes enlaces. Las matemáticas, como tal, no son más que un conjunto de símbolos y conceptos. No tenemos por qué basarnos sólo en su lenguaje para encontrar este patrón, el que vamos a utilizar es mucho más visual. Como verás, lo importante son los conceptos, no la forma que utilicemos para describirlos. Un patrón universal, por definición, ha de ser intemporal, ha de funcionar aquí y en cualquier lugar del Universo. También ha de explicar el origen de la Creación, ese “punto” inicial del que todo surgió. Es evidente, por tanto, que ese Patrón ya existía antes de nuestra llegada; En otras palabras, esa “realidad” debe de estar libre del lenguaje que usemos para describirla, debe de estar necesariamente libre del bagaje humano1. Esto es importante de entender, el lenguaje que usemos para describirlo es secundario. Las matemáticas pueden ayudarnos, pero sólo y únicamente en su forma más pura: estoy hablando de “geometría”. Existen dos creencias muy extendidas y que hoy día son uña y carne. La primera es que sólo podemos aspirar al conocimiento a través de la medición y la experimentación. La segunda es que todo debe de ser validado a través del “método matemático”. Es decir, aquellos que consideran que sólo ellos pueden aspirar a la solución, además te imponen el método de actuación y no sólo eso; Además debes de hacerlo en su lenguaje, sino no es válido. Esto es lo que yo denomino “ciencia egipcia” y, en su esencia, está su mayor contradicción: una ciencia fundamentalista, que se mueve por convicciones e impone la forma de llegar a las soluciones para mí no es ciencia, es religión. Un solo ejemplo para que entiendas más claro la confusión que la ciencia históricamente nos ha provocado: Un patrón universal ha de unificar fundamentalmente la gravedad cuántica con la relatividad. La ciencia siempre nos ha hablado de la fuerza de la gravedad y los efectos de la relatividad. Ahora bien si encontramos un patrón capaz de unificar a ambas, este 1 Fragmento de la Entrevista realiza por Eduard Punset a Max Tegmark (cosmólogo del MIT)
  4. 4. patrón forzosamente lo que nos está definiendo es una escala. Entender esto es de una importancia capital.2 Si somos capaces de encontrar una escala en que podamos situar de forma unificada a la gravedad y la relatividad, en el fondo lo que estamos diciendo es que ni hay fuerzas ni efectos. Solamente dependiendo de la posición en que nos situemos percibiremos la gravedad o la relatividad de forma diferente. Yo hablo de percepción que es un término muy diferente al de interacción con el exterior. La ciencia, por tanto, siempre ha situado todos estos conceptos separados de tu mente; en cambio, un patrón universal ineludiblemente los va a unificar. Yo pienso que la esperanza de los expertos en la “materia” es que la existencia del patrón quede limitada al ámbito exclusivamente físico, no entiendo como no aceptan que esta parte espiritual es tan “real” como el mundo que podemos observar. También aquí cabe citar a muchos científicos que, poco a poco, van traspasando este umbral, sólo que lo hacen de manera disimulada, utilizando expresiones muy técnicas pero definiendo exactamente lo mismo que dicen los “místicos”. Esta conexión “espiritual” o conceptual (hablo de la percepción, de los sentidos en general) es precisamente lo que la ciencia, a través de mediciones o experimentos trata de demostrar y, además, trata de probarlo utilizando un nuevo lenguaje artificial. Dime tú si esto no es una contradicción. Como irás viendo, cómo definimos los conceptos es muy importante. “La Real Academia de la Lengua” los define a su manera pero, por muy importante que sea, una definición de ninguna manera, es la verdad “verdadera”. LA CIENCIA EGIPCIA. La Ciencia Egipcia es lo que yo denomino ciencia radical, es la ciencia que ve la realidad de forma limitada, desde un solo punto de vista, de forma parcial. Para entendernos: a veces utilizaré el término refiriéndome a ella como ciencia “oficial”. Para la ciencia egipcia únicamente cuentan sus preceptos, su forma de entender la física, las matemáticas y la realidad, todo lo demás no cuenta, es marginal. A veces a esta comprensión diferente de la realidad se la denomina “pseudociencia”; algo que además hay que ridiculizar. La ciencia egipcia no admite la objeción de conciencia, además parte de preceptos tan, tan “razonados” que no pueden entender que quizás estén equivocados. Y esto también te lo voy a demostrar. Esta ciencia radical piensa que todo se puede explicar a través de la experimentación, en un colisionador o a través de determinados axiomas matemáticos ¡Error! Gödel, el gran matemático ya lo demostró: “siempre podemos tener resultados que aún siendo indemostrables sean correctos”. 2 Toda la historia de la ciencia ha consistido en una comprensión gradual de que los hechos no ocurren de una forma arbitraria, sino que reflejan un orden subyacente” son palabras de Stephen W. Hawkings en su libro “Historia del tiempo“. En palabras de Einstein “Dios no juega a los dados”.
  5. 5. Aunque sea una paradoja, las mismas matemáticas, la ciencia más exacta, es capaz de demostrar esto (que existen resultados correctos que no se pueden demostrar). Más en concreto, “parece” ser que es cierto que no se puede demostrar que una condición es cierta y que a la vez lo sea su opuesta. Ni siquiera una obviedad como esta va a resultar ser cierta. Lo “imposible” sólo es un concepto, puedes definirlo como quieras, pero es sólo una concepción mental. Entonces, ¡plantéate esto! ¿Qué sucedería si la solución fuera una de esas que aún siendo correctas no se puede demostrar? ¿Y si pudiera demostrarse que una condición y su inversa son ambas ciertas? En otras palabras… ¿Qué sucedería si lo imposible fuera la solución? Sherlock Holmes dijo (y era un tío muy listo): “Cuando hayas eliminado lo imposible, lo que sea que quede, por muy improbable que sea, debe ser la verdad” Antes de continuar me gustaría dejar muy claro un concepto: yo no critico la ciencia en sí, yo acepto todos sus preceptos, todos sus experimentos y todo aquello que, de manera racional o matemática ha sido demostrado y ampliamente validado. Sólo critico a quienes no aceptan otros puntos de vista, los que no admiten otra opinión y los que ven indiscutible que sólo haya un campo de acción para llegar a la verdad. La ciencia no puede guiarse por convicciones, ha de tener en cuenta todas las opiniones, admitir la autocritica e, incluso, reconocer sus errores. Carl Sagan, autor de referencia, ya nos advertía de esto pero muchos de sus adeptos parecen olvidarlo. La ciencia egipcia cree estar en posesión de la verdad. No sólo eso, sino que además piensa que ha de imponer las reglas. Este pensamiento no es más que el resultado de una moral impuesta desde las grandes “corporaciones” científicas y se adentra, lógicamente, en el campo de la educación. Una de estas paradojas la encontramos en el campo de las matemáticas. Lo podemos ver mejor con un ejemplo: la geometría euclidea. La geometría euclidea es la geometría que se enseña en todos los colegios del mundo. Es la que a ti y a mí nos han enseñado. Ahora bien esta geometría falla, no es exacta, no sirve en un mundo en movimiento, aunque en ocasiones pueda ser una buena aproximación. Como indica el gran físico y matemático Roger Penrose: “Cualquier tipo de geometría debe ser lógicamente consistente, pero no es necesario que tenga que ver directamente con el espacio físico de nuestra experiencia”. Nos han enseñado que la geometría, como las matemáticas es algo “estático”, que podemos condensar en determinadas fórmulas que describen o hacen un “flash” de la realidad. Pero la realidad es continuo movimiento y este concepto es el que las matemáticas más dificultades tienen para explicar. MATEMATICAS Y REALIDAD. Esto es lo que en ocasiones sucede con las matemáticas, a las que no pretendo restar ni un ápice de su potencia, pero si las mismas no se pueden aplicar al mundo real, no son matemáticas, simplemente es divagar. ¿De qué sirve un avance en física si no se puede aplicar al mundo real? Así pues, un primer concepto, las matemáticas (como ciencia) sólo son válidas si describen la realidad, sino es hablar por hablar. Y aún iría más allá, si no sirven para describir la parte espiritual (de la realidad) es que algo anda mal en ellas.
  6. 6. ¿Qué ocurriría si las matemáticas que nos han explicado, sencillamente, no son ciertas? ¿Te lo has planteado? ¿Quién pone la mano en el fuego asegurando que son perfectas? Si existiera esa posibilidad (que existe) ¿Cómo podemos utilizar entonces ese “método” para describir la realidad? ¿No deberíamos empezar primero por plantearnos si realmente son la herramienta que necesitamos? Este argumento para muchos resulta irracional, es imposible para ellos entender que su “ciencia”, su “religión” pueda estar equivocada. Pero la ciencia es avanzar y para eso es necesario aceptar que no todo es perfecto, también cuestionarse sus preceptos en todo momento. Aquí voy a explicar como muchos de los conceptos matemáticos que utilizamos simplemente no son correctos, están equivocados. Las matemáticas no son más que un conjunto de símbolos y conceptos ¿supongo que estarás de acuerdo?, no son más que un lenguaje artificial; Sin embargo en la definición de sus conceptos hay escondidas diversas trampas, trampas que conducen una y otra vez a resultados irracionales que no se sabe interpretar. ¿No te resulta extraño que ni los mismos matemáticos, después de milenios sean incapaces de encontrar un patrón que explique cómo se forman los números que habitualmente utilizamos?: me estoy refiriendo al patrón de formación de los números primos. Esto es crucial ¿Cómo puede decir la ciencia más exacta que su “edificio” es perfecto si ni ella misma sabe de qué manera se ha construido? Las matemáticas han sobrepuesto pisos y más pisos, aún sin saber de que están hechos sus cimientos. ¿Por qué se acumulan en un cajón, año tras año, centenares de años, incluso milenios conjeturas matemáticas a la espera de resolución? El pensamiento oficial es incapaz de admitir que algo ande mal, sólo te dirá que es normal, que las cosas llevan su tiempo. No sé a ti, pero a mí todo esto me dio por pensar, así que decidí llegar hasta el final. Entonces… ¿Qué es lo que anda mal en las matemáticas? Principalmente la conexión entre matemática y realidad, así como la incapacidad de admitir que nada en matemáticas que sea válido es inventado: sólo lo descubrimos por qué siempre fue así. ¡Así de simple! Todos los grandes físicos y matemáticos de la Historia han obtenido la mayor parte de sus resultados gracias a la conexión de su pensamiento con el mundo natural. Hoy, sin embargo se ha perdido esa esencia y, en el camino, también la humildad. Esto implica un distanciamiento entre planteamiento y realidad. Los conceptos se manejan de forma equivocada. Si me preguntas mi opinión te diré que esto siempre ha sucedido de forma deliberada. Concepto y realidad matemáticamente expresan cosas diferentes. Para mí, estos son los principales: los conceptos de cero e infinito, la comprensión (aunque te escandalice) de la función exponencial y también la de multiplicar, la función lineal (el concepto de escala), el concepto de dimensión, el concepto fractal, los ejes de referencia, los números complejos, los números irracionales, los números áureos y, por último, la disposición espacial de los números (el entrelazamiento) así como el concepto de punto inicial. Repasa la historia, todos los grandes descubrimientos matemáticos han venido de la mano de la observación de la realidad, Pitágoras, Euler, Mersenne, Napier o Poincaré… Todas sus fórmulas (como la naturaleza) son simples y elegantes y, lo que es más importante, guardan una correlación total con aquello que podemos apreciar. El problema de la matemática actual es que ha perdido precisamente eso, el concepto de realidad y eso conduce a la confusión en una jungla de conceptos artificial.
  7. 7. ¿Qué es lo que te voy a explicar que conecta matemáticas y realidad? Ni más ni menos lo mismo que, hace mucho tiempo, los sacerdotes de Memphis decían, “La ciencia de los números y el arte de la voluntad son las dos claves de la magia; ellas abren todas las puertas del universo”. Aquí vamos a hacer magia con los números, te los voy a presentar de una forma muy diferente, una forma capaz de explicar la realidad. A ti que lees esto sólo te pido una cosa, voluntad, la voluntad de continuar hasta el final. Tanto a ti como a mí lo que nos debe de guiar es la búsqueda de la verdad. Aunque lo parezca no soy tan radical, aunque tampoco es mi intención ser formal. Siempre parto del supuesto que las matemáticas han de explicar la realidad. Las matemáticas se basan en los números, todo lo demás no son más que símbolos. La cuestión por lo tanto reside en si las características del universo pueden ser explicadas sólo en base a los números, nada más. Si nuestro Universo se caracteriza principalmente por la gravedad, la relatividad, el entrelazamiento o la dualidad voy a demostrarte cómo es posible representarlo sólo con los números, sin más. Lo que te estoy diciendo, en el fondo, es que los mismos números que habitualmente utilizamos expresan, en su esencia, conceptos tan físicos como la relatividad, la gravedad o incluso el movimiento. El problema sólo es que no entendemos su lenguaje, nos confunden los conceptos. Y para ello sólo voy a utilizar cinco números, eso sí, combinados de una forma muy especial. ¿Te parece magia? Pues sólo es una cuestión de voluntad. La ciencia egipcia tiene un muro justo enfrente y es el que hace referencia al “tema espiritual”; Sin embargo, todo lo que podamos hacer, pensar o conceptualizar con las matemáticas reside en nuestra mente, no está en el mundo real, aunque lo podamos extrapolar. La parte espiritual forma parte, tanto o más, de lo que estimamos que es real; Como el calor que se desprende de nuestros cuerpos, las ideas también forman parte del Universo. A todo lo considerado “sagrado” se le pone la etiqueta “camino equivocado”; Sin embargo ese conocimiento, al que se quiere llegar de la mano de la ciencia, durante toda la Historia encontramos evidencias de que ya se conocía y ha sido transmitido de modo “codificado”. No quiero acabar este apartado sin hacer referencia a algunos físicos y matemáticos que sabían más de lo que decían, que formulaban conjeturas sin demostrar, que no decían de forma clara cómo llegaban a ellas (y que resultaban ser ciertas) o que, nos ofrecían una formulación que se parecía mucho a la realidad, pero que en el fondo no han hecho más que desencaminarnos de la verdad. Si sigo mi intuición te diré que, algunos de ellos, como Newton o Einstein yo diría que se encuentran en esta lista. Esto tampoco se puede demostrar, es sólo una reflexión personal. LA PSEUDOCIENCIA. La pseudociencia no es más que "tener la mente abierta", olvidarse de los dogmas y avanzar al contrario del pensamiento unificado.3 La pseudociencia mira al pasado, para entender el presente. Entiende que los antiguos constructores no fueron artesanos con suerte, sino que pertenecieron a una civilización que entendió la esencia del Universo, desafiaron el tiempo y nos dejó su legado. El concepto de pensamiento único fue descrito por 1ª vez por el filósofo alemán Arthur Schopenhauer en 1.819 como aquel pensamiento que se sostiene a sí mismo, constituyendo una unidad lógica independiente. 3
  8. 8. El mundo, aunque lo pienses, no se rige sólo por la razón ¡Qué gran error! La racionalidad no es más que una sofisticación sin demasiado sentido evolutivo. Mira sino a tu alrededor… ¿Crees realmente que hemos evolucionado? ¿Qué escala has utilizado? La intuición o el instinto, por más que puedan ser criticados, siempre han estado ahí, siempre te han acompañado. ¡Fíjate! Si este patrón existe, y vas a ver que sí, por fuerza ha de ser intemporal; Nosotros no hemos creado las leyes de la física, tampoco las hemos inventado, ellas siempre han estado aquí. Antes de nuestra llegada el mundo ya funcionaba. ¡Ten esto presente! Por lo tanto, nosotros y nuestras (maravillosas) mentes somos el resultado de la evolución del susodicho patrón. Si el instinto es anterior, el resultado no puede ser otro: la razón no es más que una manifestación de la intuición. Lo que llamamos razón no es más que una forma diferente de referirnos a la intuición. Ningún resultado suele ser aceptado sino podemos condensar rápidamente la lógica subyacente en nuestras mentes. Si necesitamos centenares de páginas para validar una demostración (que sólo unos pocos dicen que entienden) es que hay algo equivocado. La búsqueda del patrón nos lleva a entender nuestro presente pero también el pasado. Para mí, la demostración de la Teoría de la Relatividad es un “gol” más que nos han colado. Personalmente pienso que Einstein ya sabía primero el resultado, la demostración fue posterior. La “ciencia oficial”, como tal, no es más que el reflejo de una moral impuesta, un reflejo milenario del pasado, que podemos rastrear hasta el punto inicial, el pecado original y sus preceptos: ¡no cuestionarás! ¡Obedecerás! Obedecerás quieras o no quieras; si es necesario, modificaremos tus creencias. Yo no cuestiono los avances pero, como verás, la “cúpula” oficial siempre nos ha encaminado a dar por sentadas cosas absolutamente irracionales. La ciencia es algo más, no es sólo conocimiento, también es sentimiento, intuición y por encima de todo imaginación. ¿Cómo podemos hablar de evolución, si sólo seguimos una argumentación? Los grandes cambios en el conocimiento nunca han venido de dar una vuelta más de tuerca a los mismos conceptos ¡Todo lo contrario! Los grandes cambios han venido de grandes saltos plenos de libertad, no de compartimentar el conocimiento entre quien dice que sabe y quien no. Se pueden dar 1000 argumentos, darle vueltas a los conceptos, integrales, derivadas y todo lo que pase por tú mente. Pero hay algo que es evidente: nada es válido si no podemos comprenderlo intuitivamente. La intuición siempre, siempre estará presente. El “método” oficial tiene un dogma preinstalado: “Ver para creer”; En cambio es ampliamente aceptado que el cerebro funciona justo al revés. ¿Tú lo entiendes? LAS PARADOJAS DE LA CIENCIA OFICIAL. La ciencia oficial es profusa en contradicciones, las más evidentes quizás están en todo lo que envuelve la búsqueda de este patrón universal: la unificación de la gravedad cuántica y la teoría de la relatividad.
  9. 9. La gravedad cuántica es la atracción que se da en las partículas elementales, esas que son infinitesimales. La relatividad hace referencia a la curvatura del espacio-tiempo a velocidades muy elevadas. La gravedad es algo así como el pegamento del universo; una relación que existe entre todas las partículas que lo componen y que, dependiendo de lo juntas o separadas que estén la gravedad será diferente. La gravedad, por tanto, es un constituyente del universo. Lógicamente estoy aceptando el postulado de Einstein, el que dice que “la gravedad es una ilusión; En consecuencia, la gravedad, es una cuestión de escala. La relatividad, por su parte, nos dice que el espacio y el tiempo no siguen una relación fija, sino que la relación entre ambos conceptos es variable. Pero, y esto es importante, la relación es variable en función de la energía (de la velocidad). La relatividad no tiene sentido sin el concepto de movimiento. Imagina que esta distorsión que se produce entre el espacio y el tiempo siguiera algún tipo de geometría. Con esto me refiero, por ejemplo, a que el efecto de distorsión del tiempo sigue una curva exponencial (en función de la velocidad). La distorsión del espacio-tiempo, evidente a velocidades elevadas, sigue también un patrón y, aunque quizás diferente del anterior, en el fondo no deja de ser una nueva escala; en este caso una curva exponencial. Imagina que la primera escala (la de la gravedad) se pudiera expresar también de forma geométrica y que ésta no fuera curva, sino en línea recta. Si así fuera tendríamos dos escalas, una recta y otra curvada. A lo mejor, por este motivo, no es casualidad que, en el Universo, únicamente podamos tener líneas curvas o rectas. Cuando hablo, por tanto, del razonamiento me refiero a cuestionamientos como éstos. Si estas dos escalas existieran, en el fondo lo que estamos buscando es un patrón que unifique dos escalas, en apariencia muy diferentes. Antes de seguir, ¡piensa una cosa! El patrón universal ha de unificar todas las escalas del universo y… entre medio, estamos tú y yo… ¡y nuestras mentes! Si buscamos un solo patrón éste ha de servir, por tanto, para explicar de forma unificada como conectamos el Universo con la “mente”. ¿No te parece incoherente seguir una única vía de exploración cuando, por el mismo precio, podemos tener dos? La ciencia egipcia es profusa en contradicciones, la lista es muy larga aunque sólo me voy a centrar en las más evidentes. El dogma oficial es que todo se ha aislar, pues se ha medir y comparar: ¡hemos de experimentar! No ves incongruente que si nuestro universo es, en esencia, constante evolución nos sigamos empeñando en definir una posición. Si todo está en movimiento… ¡Dime! ¿Cómo podemos detener, cómo podemos cortar el tiempo? Es imposible, a lo más que podemos llegar es a una aproximación, a una visión limitada de cualquier manifestación. La relatividad no sólo hace referencia a una distorsión, en el fondo lo que nos dice es esto: “nunca podremos definir una posición”. En la actualidad nos empeñamos en compartimentar la información, el conocimiento (esto antes no pasaba); Dicho de otra manera, lo dividimos todo en escalas. Ahora bien, todas ellas son artificiales, inventadas: todas estas que creamos antes no estaban. Nuestras escalas y las escalas del universo son una aproximación con mucho detalle. Son precisamente todas estas escalas las que no están unificadas. Esto nos indica varias cosas:
  10. 10. Si todas esas escalas que utilizamos no son más que manifestaciones en diferentes estados de la energía o divisiones del espacio y del tiempo, en el fondo lo que están describiendo es, “a trocitos” nuestro universo. Pero no solo eso, también nos definen las “fuerzas” que nos afectan. No te resulta extraño que la mayoría de nuestras “fuerzas”, en su formulación, aparezcan conceptos al cuadrado, como por ejemplo, en la formulación de la gravedad o el mismo concepto de relatividad. ¿Qué pasaría si ambos tipos de geometría se pudieran relacionar? Aquí tenemos una pista, los “cuadrados” los tenemos a los dos lados. El universo se rige por escalas, eso es evidente. Si encontramos una formulación geométrica que unifique ambas escalas tenemos, por consiguiente, la escala del Patrón que buscamos. En otras palabras, el patrón unificado, de acuerdo con estas conclusiones ha de llevar su propia escala incorporada. Sería genial si no siguieras sin tener esto bien claro. Un patrón universal, por definición, debe de ser único en su formulación, no lo podemos acotar, no puede depender de magnitudes establecidas por nosotros. Si lo hiciéramos así no tendríamos sólo un patrón, sino dos; Una única formulación debe de llevar su propia escala incorporada. Recuerda: antes de que nosotros llegáramos, ella ya estaba. El Big-Bang, otra gran contradicción, “la teoría oficial de la creación”: el universo se creó de una explosión. Esta explosión tan peculiar dio lugar a un universo perfectamente ordenado donde todo parece estar en su lugar de forma milimétrica. La teoría del Big Bang contradice la 1ª ley Universal, la que establece que toda acción tiene su reacción (¿Quién puso la “carga explosiva”?... ¿Dios?). También contradice la 2ª Ley Universal de la Termodinámica, la de la Entropía; Pero bueno, no pasa nada: ¡BigBang!... pues vale, ¡Qué más da! si el nombre suena bien. A mí me gusta más que otros como “la materia oscura”, “la radiación negra” y, por supuesto “los agujeros negros” que suenan mucho peor. La física cuántica es muy clara. Ya nos ha enseñado su principal conclusión: la base de la existencia no es real, es inmaterial. Esto… ¿Qué significa? Resumidamente: cuando observamos un fotón de forma consciente, de repente ¡Pop! desaparece, o ¡Pop Pop! aparece en un lugar diferente, o ¡milagro! se convierte en dos o en muchos diferentes. La base de nuestra existencia, nuestra esencia ¡recuerda esto! es irracional. Lo irracional es lo que ciencia nos quiere demostrar en base a las matemáticas o los experimentos… Los expertos en física cuántica esto es lo que estudian, un comportamiento absolutamente irracional aunque, eso sí, de una forma absolutamente razonada. Para ello utilizan métodos matemáticos basados en experimentos, amplitudes de probabilidad y números complejos. Los números complejos también son llamados números imaginarios y, aunque parezca que sí, tampoco se sabe exactamente que son en realidad. Un número imaginario, supongo que lo has dado en el colegio, es la raíz cuadrada de un número negativo. A ti y a mí nos decían que esa solución no existía, que es imposible, pero ahora resulta ser absolutamente fundamental para explicar la “mecánica” de la realidad. Toda la historia de la física ha consistido en entender que un punto en el fondo, es todo un mundo. Me explico: descubrimos las células, las moléculas, los átomos, etc.… A cada punto del camino pensamos que habíamos llegado al punto final ¡pero no! En el interior de cada uno de ellos resulta que había un nuevo universo por explorar. Pero ahora, ¡esta vez sí! parece que hemos llegado al punto final, la partícula de Dios, ésta estaba en un colisionador en Ginebra ¡por fin!: “el bosson de Higgs”.
  11. 11. Y además un premio Nobel, ¡toma ya! El estamento oficial premia así el conocimiento. Sólo que… ¡espera un momento!, no había dicho (la física) que una partícula elemental, un fotón, se comportaba de forma dual. Un fotón, como la Luz puede ser tanto una onda como una partícula… Entonces ¿Qué anda mal? Como cita Penrose “(…) La naturaleza consigue, de alguna manera, construir un mundo consistente en el que partículas y oscilaciones de campo son la misma cosa. O más bien, su mundo está constituido por algún ingrediente más sutil, siendo las palabras “partícula” y “onda” imágenes sugerentes pero sólo parcialmente apropiadas”. Aquí hay que hacer una apreciación, una cosa es la partícula y otra el campo de interacción, ahora llamado “Campo de Higgs”. La existencia de una partícula en una dimensión inferior de lo que llamamos “masa” no implica que no puedan existir “partículas” en otra dimensión inferior. Además esto no es incompatible con una “función de onda” en vez de una partícula material. De hecho, la masa de las partículas elementales se determina precisamente en función de su longitud de onda. Entonces ¿qué pasa? ¿La “partícula de dios” tiene o no tiene masa? Si es una onda y, por definición, no la tiene, definamos bien los conceptos: no hemos encontrado una partícula, hemos encontrado que existe un campo de interacción, el que determinan las ondas. Es lógico que exista un campo de interacción entre las partículas, o entre las diferentes escalas que componen la energía o la masa. Todos somos conscientes de esta realidad material que es nuestra composición; por lo tanto, aunque seamos energía, en esencia, en el tránsito entre las diferentes escalas la masa (si o si) se me manifiesta. Masa y energía no es más que una cuestión de escala, la escala que establecemos para definir hasta qué punto queremos hablar de energía y hasta qué punto queremos hablar de masa. Una discusión realmente tonta si en el fondo ambas son la misma cosa. “La partícula de Dios” no es más que la definición actual de una escala fundamental, esa que hace ya varios siglos se sabía que existía. Maxwell la definió como “El éter incorpóreo”, algo muy sutil para explicar de qué manera los efectos electromagnéticos o la misma Luz parecían estar “encadenados”. Para mí esto no es ciencia, esto es sólo una cuestión de tener los recursos adecuados, el material necesario para refutar la existencia de un mismo concepto con el nombre cambiado. Entonces hazte esta pregunta ¿quién financia? Está claro que un colisionador sale muy caro. Tenemos múltiples creencias, algunas basadas en la fe ciega, otras en la educación y la mayoría en el adoctrinamiento. Un dogma como tal es que vivimos en un mundo material, que podemos medir y tocar ¡No! Para nada, no es así: sólo es una ilusión. La realidad: "nada toca nada" (lo que decía Carl Sagan). Nuestro mundo, aunque cueste de admitir, es tan real como imaginario. Las matemáticas se comportan de idéntica manera, también cuentan con los mismos representantes, los números reales y los imaginarios. Como te dije al principio, cuestión de conceptos.
  12. 12. LOS CONCEPTOS Y LA REALIDAD. Como dice Robert Kurzban: “El lenguaje está diseñado para confundirnos”. Necesitamos creer, es nuestra condición; pero muchas veces pasa que nos hacen entender cosas que en realidad no son. Esto pasa en todos los campos: en religión, en política, en economía, pero también en física ¡reconócelo! Nos engañan, nos confunden, “El lenguaje toca el alma”. Cuando hacemos una asociación entre un concepto y lo que pensamos que representa éste es interiorizado, hasta tal punto, que pasa a formar parte de nuestras creencias. ¡Piénsalo! Pasa lo mismo con los “Reyes Magos”. Lo que pensamos que son nuestras creencias tal vez no lo sean tanto. Este psicólogo evolucionista dice una cosa que me encanta y que después entenderás: “Tú no tienes acceso a la silla en que te sientas, no tienes acceso a ti”. Esto lo dice cuando habla del “duende” que todos llevamos dentro y que parece dirigir “el cotarro” allí sentado cómodamente en el subconsciente: tú otro yo. Desde tiempos remotos existe la creencia de que la vida en nuestro planeta está de alguna forma conectada en todas sus expresiones. Tal idea, históricamente ha venido oscilando entre la religión y la ciencia, la especulación metafísica del mundo y la experimentación fáctica y objetiva.4 En una cita de sus notas autobiográficas, Albert Einstein, compartió su creencia de que somos esencialmente observadores pasivos viviendo en un universo que ya está en su lugar, en el que parecemos tener muy poca influencia. “Allá, a lo lejos hay un mundo enorme”, dijo, “que existe independientemente de nosotros, los humanos y que se yergue ante nosotros como un enorme y eterno acertijo, por lo menos parcialmente accesible para nuestra inspección y raciocinio”.5 También expresó, de forma similar a muchos otros autores, que: “La naturaleza parece ser la realización de las ideas más simples concebibles” En contraste con la perspectiva del “acertijo” de Einstein, todavía predominante en muchos científicos actuales, John Wheeler (…) ofrece una visión radicalmente distinta de nuestro papel en la creación. “Antes teníamos un concepto antiguo de que había un universo – ahí fuera – y que aquí estaba el hombre, el observador, protegido con toda seguridad del universo por una losa de vidrio templado de 15 centímetros de grosor”(…)”Ahora, hemos aprendido del mundo cuántico que, incluso para observar un objeto tan minúsculo como un electrón, debemos destrozar ese vidrio templado. Tenemos que ponernos en contacto con el otro lado… Entonces, el antiguo término de observador debe ser sencillamente tachado de los libros, y debemos añadir la nueva palabra: participante”6 Toda la historia de la ciencia, vista desde la perspectiva del poder, ha consistido en modificar nuestro punto de vista. El lenguaje ha jugado un papel fundamental. Pero esto no sólo ocurre en la ciencia, al contrario, esto pasa en todos los ámbitos de nuestra sociedad. Talleyrand dijo: “Un arte importante de los políticos es encontrar nombres nuevos para instituciones que bajo sus nombres viejos se han hecho odiosas al pueblo”. 4 Pijama Surf. www.pijamasurf.com La matriz divina. Greg Bradenn 6 La matriz divina- Greg Bradenn. 5
  13. 13. De hecho, si lo piensas, toda la política y la economía funcionan de la misma manera. Y es que, cuando asociamos un nombre a un concepto es muy difícil romper esta asociación, simplemente porque así funciona tú mente. En todos estos campos de actuación, incluida la religión, nos venden conceptos imaginarios (salvación, soluciones, confianza, etc…) como si fueran reales; la realidad es que pagamos muy caros todos estos conceptos inmateriales. Todos estos conceptos no valen nada y además ya los llevamos incorporados, vienen de serie. A todo esto algunos lo llaman “despertar” y significa, entre otros aspectos, darse cuenta de la confusión en los conceptos: Reforma y progreso, estado de derecho y bienestar, capital y libertad, globalización y igualdad, inteligencia y militar y muchos, muchos otros más… conceptos vacios con un solo objetivo: mantenerse en el poder a perpetuidad. Todo consiste en un cambio en la escala de valores, la política te vende soluciones (soluciones a conflictos por ellos creados), te vende seguridad a un precio muy alto: tu libertad. La economía te vende confianza, te vende indicadores, hasta nos hace creer que el tiempo tiene un precio, lo que significa, en el fondo, que por vivir hemos de pagar. Pero, sin ninguna duda, nuestra escala principal de valores es la que modifica la religión. La religión modifica nuestro sentido dimensional, separa lo divino y lo humano como si se tratara de dos mundos separados. Muchos “hombres de ciencia” huyen como el gato escaldado de la palabra maldita, pero casi ninguno imagina que la religión no sólo está en una iglesia, está por todos lados: en la sociedad, en nuestras creencias y, por lo tanto, también en la ciencia. La religión crea dos escalas separadas de donde no puedes escapar. El símbolo de la cruz representa la sumisión a esta visión limitada del espacio y del tiempo. Pero, no lo olvides, hay otra escala más para observar la realidad, el movimiento; Así que no lo cortes, no lo detengas, déjalo pasar: sólo observa. EL UNIVERSO BINARIO. Una escala no es más que una compartimentación que hacemos entre conceptos que consideramos opuestos (en los extremos). Pero una escala tiene un punto a nuestro favor, si queremos saber de qué manera está hecha no tenemos más que fijarnos en cualquier “punto” de la misma. La distancia entre dos puntos será siempre idéntica, como una de las reglas que utilizamos en casa. Una escala, por tanto, es fractal, un término actualmente muy utilizado para describir el universo. En una regla normal hablaríamos de una escala fractal, pero en sentido lineal. Lo que nosotros vamos a buscar no es una partícula material, tampoco es demostrar la existencia de un campo de interacción, ni la “partícula de Dios”: lo que buscamos es saber cómo se compone esta escala, como se estructura espacialmente esta interacción. Esto nos sirve para darnos cuenta de que una estructura así (de existir) ha de ser tridimensional, ha de ocupar todo el volumen espacial que ha de ocupar (no sólo lineal). En resumen, lo que buscamos todo el rato es una estructura geométrica capaz de explicar cómo podemos rellenar todo el espacio de forma tridimensional. A su vez esta escala ha de llevar la escala incorporada y esto sólo puede suceder con las formas geométricas. Sobre esto en un momento volveré al hablar de nuestra “escala natural”.
  14. 14. Nuestro universo es dual ¿me das la razón?: energía y gravedad, espacio y tiempo, "efectos electromagnéticos", polaridad y ¡cómo no! luz, ondas y/o partículas en movimiento. Todo lo que percibimos es una combinación, una relación entre “efectos” opuestos. Dime sino ¿por qué nuestro universo parece haber sido escrito en lenguaje binario? La gravedad no es una fuerza, y la relatividad tampoco es un efecto, así expresadas son sólo características de nuestro universo, pero... ¿qué nos han contado los expertos? La relatividad es una escala, una relación entre dos conceptos opuestos. En nuestro universo todo es relativo, todo depende del punto de vista que se mire; En él sólo hay dos posibilidades: que percibas el “efecto” o que no lo percibas. Estoy sustituyendo el efecto por la percepción, dos conceptos muy diferentes. Esto quiere decir que el Universo no sólo está fuera sino que también está dentro. Fuerzas y efectos son conceptos contrapuestos a entender que tú mente también forma parte del universo: tú eres participante, no sólo observas. Es necesario que comprendas la diferencia entre ambos conceptos. Pondré un ejemplo. La “fuerza” del rozamiento se manifiesta en función de la velocidad y de la superficie de contacto. A medida que incrementamos la velocidad el “efecto” del rozamiento proporcionalmente será mayor. Esta relación la podemos escalar como hacemos, por ejemplo, en el coeficiente aerodinámico de los coches. Ahora bien, el aire no es ninguna fuerza ni ningún efecto, simplemente está ahí, como una característica más de nuestro Universo. A veces pensamos que hemos avanzado y quizás no nos damos cuenta de que nos han llevado por el camino equivocado. No descubrir (o inventar) determinados conceptos quizás no hubiera ayudado a encontrar conclusiones diferentes. En nuestro universo no existe lo absoluto, nada está determinado; En conclusión, todo es relativo: incluso un concepto tan contundente como “la verdad” tampoco escapa a este precepto. La base de toda la ciencia está en las matemáticas. Las matemáticas no son más que un desarrollo conceptual, mental. Si queremos unificar las leyes físicas en una formulación matemática hemos de entender ese “mundo imaginario”: el hogar del “duende”. Si queremos avanzar hemos de atravesar ese muro entre lo físico y lo inmaterial. Como expresa Paul Davies7, astrónomo, matemático y de razonamiento intemporal: “Si uno persevera en el principio de la razón suficiente, y exige una explicación racional de la naturaleza, no hay otra opción que buscarla más allá o fuera del mundo físico, - en algo metafísico – porque, como hemos visto, un universo físico contingente, no puede contener la explicación de sí mismo “(…)“Hoy, en la edad de la ciencia, nuestro conocimiento se ha ampliado muchísimo, de modo que lo compartimentamos. Este brusco progreso ha llegado de la mano del “método científico”: experimento, observación, deducción, hipótesis y clasificación. La ciencia establece cánones rigurosos de proceder y discutir, que arrojan razón sobre las creencias irracionales” Los místicos, apasionados, sentimentales o “raros” lo tienen claro: todo está conectado. Yo soy de la opinión de algunos científicos disidentes, como Wheeler, que creía firmemente que: “Todo debe estar basado en una simple idea. Una vez que la hayamos descubierto nos diremos los unos a los otros: Sí, ¡cómo podía ser de otra manera!”. 7 Paul Davies. “La Mente de Dios”.
  15. 15. LOS NUMEROS Y LOS CONCEPTOS. Las matemáticas describen el universo. Como decía Lobachevsky, el creador de la geometría hiperbólica: “No hay rama de la matemática, por abstracta que sea, que no pueda aplicarse al mundo real”. Si no encontramos soluciones quizás sea una cuestión de confusión en los conceptos y de no mirar con más detenimiento el mundo natural. Pondré un ejemplo: Cuando hablamos de unificar relatividad y gravedad, en términos matemáticos, estamos hablando de unificar el infinito y la nada. En su versión más espiritual me estaría refiriendo a conectar el universo y tú mente. El infinito y el cero, no son números aunque lo pienses: son definiciones. El infinito es sólo un concepto, ¡tú no sabes si existirá! ¡Tú no sabes si será verdad! El infinito es una concepción mental y puede que no se corresponda con la realidad. ¿Entiendes la importancia del lenguaje? ¿Por qué piensas que tenemos una Real Academia de la lengua? Una definición no es la realidad; Es más, en nuestro universo todo lo real es nada. Para definir un concepto, por más que lo intentes, siempre necesitarás recurrir a un concepto alternativo. El infinito quiere decir que no tiene fin, pero… te lo repito: Tú, eso no lo sabes. Tú no sabes si hay un fin o si, por el contrario, damos vueltas en un círculo. El 0 es otro concepto, el 0 no existe ¿sabes por qué? Porque no se da en el universo, nada es nada en sentido absoluto, todo existe sin importar su posición en la escala. No es que no exista, simplemente no lo percibo. Creo que éste es el concepto que menos se entiende; Todo debe de estar unificado. Recuerda la condición: buscamos un único patrón. Utilizamos los conceptos de 0 e infinito de forma habitual, pero ambos no son más que una concepción. Olvídate de la definición, ¡está equivocada!, el 0 no es la nada y el infinito sencillamente es sólo una posibilidad. Ya no es cuestión de matemáticas, es cuestión de cómo tu lo entiendas. La matemática se basa en los símbolos, los símbolos son un lenguaje, depende de cómo los utilicemos el resultado final puede estar equivocado, no estar bien expresado. La clave está en una dimensión diferente, tu percepción. Entender este concepto es fundamental, si pensamos que todo se estructura en escalas y estas son independientes nuestra visión será limitada. ¿Qué pasaría si nuestra mente formara parte de la escala? ¿Te lo has preguntado? No es una pregunta incoherente, la física cuántica ya nos ha demostrado como el observador modifica lo observado y Wheeler nos dice que más que observadores somos participantes. Si entendemos que hemos de tener una visión diferente, una visión de la realidad de forma multidimensional lo de establecer un patrón en la misma dimensión ya cuadra un poco más ¿Verdad? Ahora bien, si sumamos un Universo Tridimensional a la percepción este patrón parece que ha de estar en una dimensión diferente. El concepto dimensional, como verás, también nos lo han explicado mal. Una dimensión superior no tiene porque ser una dimensión extraterrestre, la clave está en entender correctamente la escala fractal. Un punto, siempre nos han dicho, que no tiene dimensión pero, como hemos visto, un punto puede ser todo un Universo; un punto, por tanto, es dimensional. Esto es sumamente importante de asimilar. La matemática actual ha perdido su esencia, ha renunciado a comprender en profundidad los principios en que se basa, los mismos principios que rigen el Universo. Esto no sólo lo digo yo, veamos la opinión de un matemático de prestigio, Fernando Corbalán: “El resultado final de una investigación suele ser tener formato de teorema, que ha sido ordenado, revisado y pulido de tal forma que adolece casi siempre de un cierto hermetismo
  16. 16. para el que carece de preparación previa. Es difícil, pues, hacer comprender a alguien la belleza que se puede encerrar en enunciados tan técnicos y de tan extrema pulcritud lógica. Sin embargo, la tarea del investigador matemático no se desarrolla en ese esquema, más bien se mueve, en una intrincada selva en la que no se vislumbran apenas caminos y en la que, además, es noche oscura” Las matemáticas se basan en la linealidad. Por eso no fue hasta la aparición de los números complejos (o imaginarios) que se inició la comprensión del Universo de forma tridimensional (o multidimensional) en matemáticas. Un número imaginario se representa espacialmente en 2 puntos diferentes del espacio respecto a un eje (nuevamente) imaginario de coordenadas. El Teorema de los números primos basado en una sucesión de cocientes al cuadrado establece una representación, en su disposición, que no se puede representar porque está en una 4ª dimensión, según establece “la conjetura de Riemann”. Este matemático no estaba equivocado, ahora bien, él consideraba que esta dimensión no se puede representar, él nunca pensó que esta dimensión pudiera ser nuestra percepción, el cuarto eje de referencia, el que da esa dimensión tridimensional al mundo exterior. La 4ª dimensión no es más que nuestra percepción, un punto separado que no está en el exterior, sino en nuestra mente. Esto no es muy diferente a una opinión que cada día gana más adeptos, la de que el tiempo (o el movimiento) es la 4ª dimensión. De hecho, si lo piensas, ambas concepciones expresan lo mismo. Quizás sea también que el mundo efectivamente no es lineal, como las matemáticas (o la religión) nos quieren enseñar. Un universo cíclico tiene múltiples implicaciones; Si vamos más allá, la verdad, es que lo cambia todo. En un universo interconectado, en un “campo de Higgs” universal no hay más que un Dios: ¡tú y tu mente! No entraré en las implicaciones que tiene la validación de un tiempo cíclico o recurrente, pero esto cambiaría radicalmente la percepción que tenemos de la realidad y de todas sus implicaciones. Planck, el patriarca de la física cuántica dijo: “No existe la materia como tal. Toda la materia se origina y existe sólo por la virtud de una fuerza la cual trae la partícula de un átomo a vibración y mantiene la más corta distancia del sistema solar del átomo junta. Debemos asumir que detrás de esta fuerza existe una mente consciente e inteligente. Esta mente es la matriz de toda la materia”. También dijo: “La ciencia no puede resolver el último misterio de la naturaleza. Y eso se debe a que, en última instancia, nosotros mismos somos una parte del misterio que estamos intentando resolver”. Las ecuaciones del físico-matemático James Clerk Maxwell pusieron la piedra angular de la primera teoría unificada de las fuerzas naturales. El electromagnetismo, su teoría, supuso un paso ineludible en el camino que condujo a la física moderna: la relatividad de Einstein y la mecánica quántica, de Planck, Heisenberg y Schrödinger. Sus postulados fueron propuestos por los científicos más notables de la época, y muy poco dados a especulaciones paracientíficas como Helmholtz, Lord Kelvin, Faraday y el propio Maxwell. Estos pioneros llegaron a la conclusión de que nuestra realidad tridimensional no es sino la parte accesible para nosotros (seres tridimensionales) de un universo de más dimensiones, y que en la interacción entre esas otras dimensiones y las tres que constituyen el mundo material de nuestra experiencia se encontraría el secreto de muchos fenómenos hasta ahora inexplicables, e incluso la clave de la aparición de la vida sobre nuestro planeta.
  17. 17. Maxwell, que vivía en una sociedad mecanicista, se sintió obligado a ofrecer algún tipo de modelo mecánico para la propagación de una onda electromagnética a través de un vacío perfecto. Así, se imaginó el espacio lleno de una sustancia misteriosa que llamó éter, que sostenía y contenía los campos eléctricos y magnéticos variables en el tiempo... algo así como una gelatina palpitante pero invisible que impregnara el universo. Las vibraciones del éter eran la razón por la que la luz viajaba a través de él, igual que las ondas de agua se propagan por el agua y las ondas de sonido por el aire. Pero este éter tenía que ser un material muy raro, muy sutil, fantasmagórico, casi incorpóreo. Toda la idea de luz y materia moviéndose por el éter iba a llevar cuarenta años después a la teoría especial de la relatividad de Einstein. La relatividad y los experimentos que llevaron a ella demostraron de manera concluyente que no hay un éter que sostenga la propagación de ondas electromagnéticas, como sostenía Einstein. La onda avanza por sí sola. El campo eléctrico cambiante genera un campo magnético; el campo magnético cambiante genera un campo eléctrico. Se sostienen ambos... “con sus tirantes” Lo que buscamos es que forma tienen estos tirantes, su forma espacial. Y para llegar a ello ya tenemos medio camino recorrido si entendemos que debemos de pensar en formas geométricas así como en relaciones espaciales entre puntos (o planos) opuestos. Estamos siguiendo todo el rato el punto de vista de Einstein que vimos al principio. Este es el mismo al que hacía referencia Carl Sagan: “Los propios hombres de ciencia dan por supuesto que vivimos en un cosmos racional, ordenado, sometido a leyes precisas que pueden ser descubiertas por el razonamiento humano”. Desde nuestra más tierna infancia nos graban a fuego determinados preceptos. Para mí, el más claro la diferencia entre lo divino y lo humano. Kant decía que nuestro razonamiento sólo es aplicable al terreno de la experiencia, al mundo de los fenómenos que observamos. Con él lamentablemente el razonamiento metafísico pasó de moda. Sucesos así han sucedido en diferentes momentos de la Historia en que una línea de pensamiento se ha impuesto. En palabras del maestro, ya ascendido José Luis Sampedro: “Desde la primera infancia, nos enseñan primero a creer lo que nos dicen las autoridades, los padres, la mayoría tal…, el cura, el otro…Primero a creer…y luego…a razonar sobre lo que hemos creído… NO, NO, NO: la libertad de pensamiento es justo al revés, es primero razonar y luego creeremos en lo que nos ha parecido bien de los que razonamos… Si usted no tiene libertad de pensamiento, la libertad de expresión, no tiene ningún valor” Aristóteles dijo: “No basta con decir la verdad, más conviene decir la causa de la falsedad”. Religión, sin más. No sé trata sólo del misterio de la gravedad o la luz que nos envuelve sino también de la separación en dos mundos separados: tú y tú subconsciente. Religión, magia, indefensión o adoctrinamiento ¿Qué más da? La cuestión es hacerte ver como real aquello que no existe. La religión altera tu sentido dimensional, te hace renunciar a tu plano divino, te hace ver las cosas de forma lineal, te hace acatar la autoridad y reduce tu existencia terrenal a ser sólo un mortal. La religión, como la magia, cambia tu percepción, te vende como una verdad algo que no sabes si existirá y… si existe ¿cómo será?
  18. 18. La clave es entender los conceptos: buscamos un patrón que pueda unificar en una sola formulación el 0 y el infinito. Necesitamos cambiar la mentalidad, no te encierres en un lenguaje establecido, no te pierdas en los conceptos: libera tú mente, piensa más allá. La religión funciona en muchos frentes. Últimamente cada vez más oirás a los políticos asociar deliberadamente conceptos opuestos: convivencia y estado constitucional, libertad y seguridad y mí preferida: política y democracia. ¡Que no te engañen! Todos estos no son más que conceptos opuestos. La política y la democracia son como el aceite y el agua. Mientras están revueltos parecen lo mismo. Si los dejas reposar ves que no se comportan igual. La política no tiene sentido si no existe el conflicto. La Cábala se basa en el simbolismo, en los números y también en las palabras, en el reconocimiento de la fuerza mística, mágica y creadora de la palabra, ya sea oral o escrita. De ahí que la Cábala sea conceptuada como una “mística del lenguaje”. Para la doctrina cabalística el Universo está formado por letras, que determinan la verdadera naturaleza de las cosas. El estudio de las letras y su combinación con equivalencias aritméticas desempeña un papel capital en su doctrina. El papel del lenguaje, por tanto, es determinante. No te encierres en los conceptos pues estos determinan la forma de tu pensamiento. La geometría es la forma más efectiva de unificar forma y concepto. La geometría es el lenguaje del universo; y el universo no engaña, si lo sabes leer él te abre las puertas a su entendimiento. Para la cábala el 10 es un número simbólico que expresa la perfección, la plenitud y la totalidad. Pero no es el único número, el 3 también tiene un significado especial (la Trinidad) que en el fondo no es más, como verás que una relación triangular, el 4 de donde arranca todo el proceso creador, 6 representa la construcción cósmica, el arquetipo de la Creación y 7 es el “Reino”, la causa final, la omnipresencia de “Dios” en el Universo. Iremos viendo en las próximas páginas como todo esto no es más que un código numérico para definir una geometría universal. El 7, nuestro punto final no es más que el valor que representa al patrón universal. Y es que la Cábala en último término simboliza el misterio relativo al conocimiento de las leyes secretas que rigen el orden del Cosmos. Un último concepto para acabar este apartado, las fórmulas no son más que normas. Observa el universo tal y como es, sólo así serás capaz de visualizar formas donde para otros sólo hay normas. Fíjate también en esta diferencia a nivel matemático, un número no sólo expresa relaciones matemáticas, no sólo expresa fórmulas; Un mismo número se puede expresar en todas las dimensiones espaciales. Así que, a partir de ahora, cuando veas un número no veas sólo una norma, fíjate en su forma. LA PARADOJA DE LA RELATIVIDAD. Estamos buscando un patrón único que pueda explicarlo todo desde el principio hasta el final. Este patrón, por tanto ha de cumplir el principio, si quieres llámalo “místico” de “Como es arriba es abajo”.
  19. 19. Entonces piensa, un 0 no es la nada, sólo es la no percepción. Si lo quieres ver en términos matemáticos entonces piensa en una cantidad infinitamente pequeña. Recuerda, en nuestro infinito no hay nada que no exista, sólo es que no lo podemos percibir. Los números negativos tampoco se dan en el Universo. Nada puede ser negativo en sentido estricto. A esto también le puedes llamar relatividad: no es negativo, sólo es un punto de vista. El infinito también es un concepto. Toda la historia de la física no ha sido más que una aventura en busca de “la causa perdida”, la partícula que dé sentido a todo, a eso que llamamos “masa”. Pero, si todo es relativo ¿cómo podemos encontrar una causa definida? ¿Cómo podemos encontrar una partícula? En el universo tenemos dos posibilidades, o que no haya causa y… si la hay no será sólo una, sino dos. ¿Ves la contradicción incluso en conceptos más profundos? En un universo en movimiento en el que nunca podemos definir una posición ¿cómo podemos hablar de partículas? Esta cualidad es más propia de las ondas. Por tanto, nada es absoluto, todo es relativo. Nada tiene sentido sin su opuesto. El infinito no es más que 1, un punto, todo un universo. En nuestro universo dual, si lo piensas, todo se mide, todo se clasifica en diferentes escalas. Las escalas no son más que una relación entre un concepto y su opuesto. Piensa en una fracción, una escala no es más que un cociente entre conceptos diferentes: energía/gravedad, espacio/tiempo, etc. Esto es otra manera de definir la relatividad. Este concepto lo podemos expresar también de la siguiente manera, p.e: 1:100.000, como si de un mapa se tratara. Observa que una relación no depende de ninguna magnitud. Las escalas tienen esta cualidad, no necesitan de ninguna otra magnitud (o nueva escala) para describirlas. Quizás fue este el motivo más profundo cuando Einstein dijo que la Fuerza de la Gravedad no era más que una ilusión. Es lógico, el mejor que nadie entendía el concepto de relatividad. Todo el rato, ¡date cuenta! hablamos de escalas, de relaciones. Entonces observamos que una escala no sólo tiene estas cualidades; en su esencia lleva inscrita el concepto de relatividad, el principio que hemos definido como esencial: “como es arriba es abajo”. Una escala no tiene preferencia entre arriba y abajo, da igual como lo midas, todo va a ser relativo. En un universo infinito, como ya te comentaba “ningún punto puede ser definido”. En resumen, no importa la posición, nunca la sabrás, todo es relativo. Tú no sabes tampoco si el 0 ocurrirá ¿Sabes por qué? Porque no son más que posibilidades: pueden darse o no. La cuestión reside en la percepción: si no lo percibo, si no lo puedo medir, si no lo puedo ni intuir entonces ¿he de pensar que no existe? No necesariamente; “los electrones hace 500 años no existían”. El concepto de creencia, por tanto, también es relativo, siempre habrá una alternativa diferente capaz de explicar la realidad. No podemos incumplir las condiciones, como es arriba es abajo. Esto en el fondo no deja de ser, supongo que lo ves, una dualidad. En nuestro universo no hay una causa determinada porque buscamos un punto, y al final resulta que siempre son dos: ¡lo percibo o no! 1=2 es la forma matemática de expresar nuestra condición, causa-efecto, arriba-abajo, acción-reacción (si prefieres puedes utilizar la igualdad 0=1, es equivalente) Es entender el concepto de escala como una unidad inseparable, una condición que sólo puede ocurrir si todo está en movimiento, siempre indefinido.
  20. 20. Esta condición, en el fondo, es una condición irracional, ¡Es natural que así lo pienses! pero, fíjate, como de cerca está lo natural de lo irracional. El mundo que separa las matemáticas de la realidad es una línea muy, muy fina. Esto en matemáticas ¿es aceptable? Difícilmente. Tenemos varios inconvenientes. El primero es entender que, para llegar a este entendimiento es necesario ampliar el campo de visión. Si compartimentamos el conocimiento es difícil salir de tu campo de acción y tomar en consideración esta fusión entre dos mundos que, aunque cercanos aún están separados. La educación es un ministerio, piensa también, si quieres en esto. Por otro lado, esta solución tiene unas consideraciones simbólicas que, para la mayoría es tema “tabú”. Esta disciplina está atrapada, es víctima de su doctrina. En el mundo “exterior” todo está conectado, el universo con tú mente o lo divino con lo humano; Entonces… ¿Cómo cruzar al otro lado y dejar de ser aceptado? Ahora bien esta disposición, este cambio en el “dogma” de partida es determinante, de un alcance incalculable. Para mí es el punto de partida para cambiar la doctrina y abordar, desde una perspectiva diferente, todas esas conjeturas matemáticas pendientes. En los enlaces que té adjunto se da una solución bajo la misma perspectiva a algunas de las más conocidas, como Fermat, Goldbach o Riemann. Al final te dejo un resumen. Esto también supone una nueva perspectiva en esos conceptos que acabamos de definir pero, como creo que son más técnicos creo que es conveniente no entrar ahora con ellos. En geometría la comprensión es muy diferente, mucho más evidente; Sólo hay que entender 2 puntos de partida separados. Podría haber diversas maneras de representarlos pero, como vamos directos a la búsqueda del patrón ya te doy la solución: seguramente ya la conoces.8 En el principio “Dios” creó el Cielo y la Tierra ¡a la vez! Y dijo: “creced y multiplicaros”. En la biblia también se dice “En el principio, había seis” ò “Dios creó el mundo en 6 días”. 8
  21. 21. EL UNIVERSO Y TU MENTE. En nuestro Universo nuestra escala natural es el 0 y el 1. Y no es por casualidad, esta escala tan simple es la escala natural. En matemáticas nada es inventado, sólo lo descubrimos. El 0 y el 1 cuando nosotros llegamos, ellos también estaban primero. Piénsalo, un patrón ha de ser intemporal como las matemáticas. Las matemáticas tienen esta característica incorporada; una verdad matemática pensamos que debe de ser cierta tanto aquí como en el otro extremo del firmamento. A su vez es intemporal, los números ya existían antes de nuestra llegada. Pero… contrariamente a lo que nos han enseñado, los números no sólo se organizan de forma lineal; No, no, no… su principal característica es su disposición espacial. Así es como se construyen los cimientos. Kepler, quién formuló las leyes planetarias expresó: “La geometría existía antes de la Creación. Es co-eterna con la mente de Dios… La Geometría ofreció a Dios un modelo para la Creación… La Geometría es Dios” La geometría se basa en relaciones, en relaciones entre puntos o planos opuestos. Todas las relaciones en geometría son independientes de su medida, la geometría expresa relaciones, planos espacialmente diferentes. La geometría ya lleva su escala autoincorporada. Roger Penrose también da una versión alternativa: “La geometría euclidea trabaja con longitudes y ángulos. Para comprender esta geometría debemos estimar qué tipo de – números- son necesarios para describir esas longitudes y ángulos”9 Si tienes un cuadrado la relación entre sus caras siempre va a ser la misma, no importa el tamaño que tenga. Esto se conoce con el nombre de fractalidad (en el caso de un cuadrado fractalidad espacial). Esta cualidad es intrínseca de las construcciones geométricas, son independientes de cualquier otra escala. Piensa en la sencillez, buscamos una idea simple y elegante. Un cubo es una forma fractal tridimensional, es la forma más simple de rellenar un espacio. Si lo miras en tridimensional, conserva la forma al aumentar o disminuir la “distancia”. Las formas espaciales se pueden componer en base a puntos (imagina los puntos dispuestos espacialmente), líneas, superficies o en su forma final, volúmenes. Veamos el ejemplo del cubo: 9 Roger Penrose, “La nueva mente del Emperador”
  22. 22. Un cubo se compone de 8 puntos, pero también de 6 caras. También podemos pensar que son 4 líneas o, por último, 2 planos opuestos. Los valores que buscamos en nuestra “fórmula” matemática deben, por tanto, de cumplir con estas cualidades; Es decir, que puedan ser representados tanto por puntos, líneas, superficies o volúmenes Una forma geométrica expresa, por tanto 4 dimensiones diferentes: un punto, una línea (o 2 puntos separados), un plano (4 puntos separados, 2 x 2), y un volumen (la unión de planos contrapuestos). Un punto, sin más también es una dimensión espacial. Recuerda: un punto es todo un mundo. Un punto es una dimensión desconocida. En el universo, por tanto existen 3 dimensiones que podemos apreciar y 1 que podemos conceptualizar; en el fondo otra forma de definir la irracionalidad en nuestro universo. Matemáticamente 3=4. Tampoco te sorprendas, más adelante verás que podemos conceptualizar este entrelazamiento también de forma matemática. Sólo es cuestión de conceptos. Los números espacialmente no están separados, en el mundo que vamos a describir, viajan entrelazados, como el espacio y el tiempo. Imagina esas líneas, imagínalo todo en tu cabeza. En nuestro mundo binario el 0 y el 1 siempre están conectados. Si el 1 está en la forma geométrica el 0 está… ¡en tu cabeza! Entiendes por tanto, la cuarta dimensión… la 4ª dimensión está en tu mente: “la percepción”. La percepción es la 4ª dimensión. ¿Porqué… sino? ¡Dime! ¿Porqué nuestra percepción parece estar separada de nuestra conciencia? ¿Porqué nuestra mente es el mundo de las ideas, del pensamiento, de los recuerdos o del tiempo….? El 0 representa ese mundo que no podemos cortar, el 0 también representa al tiempo, nuestra percepción de la realidad como destellos de nuestra existencia. El 0 al igual que el infinito está en nuestras cabezas: el 1 es la escala que observamos en la naturaleza. Nuestra realidad es un conjunto de sueños y recuerdos, del futuro y del pasado; el presente, simplemente no sucede. Como dice David Eagleman,10 “Nuestra vida es un show televisivo en directo con un ligero retraso”. “El inconsciente es quien modela nuestro tiempo. La percepción del tiempo es relativa. Puede alargarse o acortarse en función de nuestras vivencias” Míralo de otra manera, el Caos es inherente a nuestro sistema. El Caos no es un cambio radical, como nos han contado, ni tampoco un desorden absoluto: el caos es simplemente la probabilidad de que un suceso (por muy improbable que sea) suceda, algo así tan simple. No lo veas al final de la escala, míralo como yo desde el principio. El caos es la probabilidad, la infinita probabilidad de que la realidad se manifieste. El caos representa lo imposible pero, como te dije al principio, lo imposible no es nada. Pero… entonces me dirás ¿cómo es posible, nuestra realidad existe? Recuerda entonces de nuevo la igualdad, la 1ª condición, la realidad es tan probable que se manifieste (de una u otra manera) como que ésta no suceda. El caos es un concepto opuesto a la relatividad. La relatividad nos cuenta como el futuro y el pasado se manifiestan conjuntamente. El caos expresa, por el contrario, la posibilidad de que la realidad suceda: dos posibilidades en una. 10 David Eagleman – Cap. Redes – Eduard Punset - ¿Qué es el tiempo?
  23. 23. Si piensas en términos absolutos, la realidad “es real”: esto sucede en el momento en que nosotros pensamos que la realidad converge en un punto. Por eso tratamos, bueno sólo intentamos, cada vez con mayor ahínco de buscar el tiempo allá en un punto, en el infinito. La realidad es como la partícula de Dios, 2 conceptos contrapuestos, la infinitesimal porción de tiempo entre el pasado y el futuro. En nuestro mundo la principal diferencia es la diferencia entre el “Ser” y la “Esencia”. Al Ser ya lo conoces, eres tú, lo que estamos buscando es la esencia, esa construcción imaginaría, irracional donde se asienta la “existencia”: “El movimiento debe ser, por tanto, equivalente a la existencia”. El movimiento refleja, por tanto, otra característica de nuestro Universo, la Dualidad. Otra forma diferente de entender la relatividad. En una relación siempre son dos. Ser o no ser es la cuestión, pero también la solución. Una escala es una regla, una línea que dividimos en puntos. Pero en una línea, por muy infinita que sea, no cabe un universo tridimensional. Necesitamos un tercer punto, necesitamos el espacio, la Luz.11 Esta es la condición universal, la Trinidad, que no es más que ver como el universo lleva incorporada una escala tridimensional, una relación Triangular subyacente; Una ley universal que no es otra que la fórmula más famosa de la historia, el “Teorema de Pitágoras”. ¿Porqué sino piensas que el faraón lleva este objeto desde el otro lado (de la estancia), siempre bien agarrado? La Historia nos cuenta que Pitágoras cuando estuvo en Egipto fue conducido por un sacerdote egipcio hasta la base de la Pirámide. Este le explicó que fue Thoth quien la diseñó, no un faraón y allí fue donde se le entregó su famosa fórmula. Napoleón fue un conquistador pero también fue un gran matemático. Es el protagonista de una historia12 que también cuenta como en su estancia en Egipto fue conducido hasta los pies de la Gran Pirámide, con la promesa de la revelación de algo extraordinario. “Quien domine la pirámide dominará el Universo”, le anunciaron de camino. Allí fue también donde le revelaron, según cuenta, que todos somos inmortales. Todo nuestro esfuerzo hasta ahora ha consistido en agrandar las escalas, en hacerlas infinitas, tanto en el espacio como en el tiempo. 11 Al tercer día Dios subió al Reino de los Cielos y allí dijo “Hágase la Luz, y la Luz se hizo”: (La luz es el espacio) 12 Javier Serra “El secreto egipcio de Napoleón”.
  24. 24. En el fondo no hemos dejado de movernos entre estas escalas: Todo nuestro esfuerzo ha consistido en colocar más y más palitos en cada una de las escalas, pero sin salirnos nunca de lo mismo. Nunca hemos comprendido la realidad de forma tridimensional. Una dimensión diferente es comprender que el salto que hay entre el Universo y tú mente no es nada. Comprender esto es comprender que no hay diferencia entre el infinito y la nada. Esto para mí es el salto cuántico. Cambiar de dimensión es pasar a ver el mundo desde una perspectiva diferente. Para entenderlo, como “Leonardo” nos indicaba has de entrar desnudo, dejar fuera hasta los dogmas. “Leonardo” así nos indicaba la entrada a un nuevo mundo: el mundo de la esfera y del cuadrado. Robert Kurzban ya nos lo decía “Tú no tienes acceso a la silla en que te sientas, no tienes acceso a ti”. Una forma de decir que el Universo y tú mente son dos planos diferentes. Si lo quieres ver así, tú eres tú, pero tu mente no sólo es tuya, es del universo, de ese inmenso campo cuántico. Tú mente te conecta al Universo, además, la tuya y la mía ahora están compartidas. ¿Hacemos un cambio y volvemos al principio? Regresamos al Antiguo Egipto. LA ESFERA Y EL CUADRADO. “Libera entonces tú mente viajando hacía el pasado, porque el presente de nuestras vidas se sumerge en el pasado de lo que fuimos”13 “Antes de entrar en la Gran Pirámide se le requirió a Napoleón la entrega del amuleto que Elías le ofreció, un Ojo de Horus que colgaba de su cuello. Napoleón entregó el Wadjet al segundo Ka que acompañaba a Balasán. El Wadjet dijo, no es sino la llave que abre la puerta del Amentí, el reino del Más Allá. Esta pirámide es un modelo a escala de ese Más Allá. Fue Thoth quien, por orden de Osiris, entregó a los reyes de Egipto los planos de esta “Máquina de la Inmortalidad” para que fuera construida en piedra y sirviera como preparación del viaje que tú acabas de iniciar”.14 13 14 M-Jota- Youtube – Viajando Al Pasado. Fragmento “El Secreto Egipcio de Napoleón” Javier Serra
  25. 25. La geometría es la parte más sensitiva de las matemáticas, es la más intuitiva, nos la podemos imaginar, sin más, en nuestros cerebros. La geometría, como tal es un Lenguaje. No lo olvides estamos buscando un patrón universal y este patrón, lo repito, cuando nosotros llegamos él ya estaba. En el fondo lo que estamos buscando es la forma o la manera en que el Universo se comunica. Nuestra mente está codificada con el mismo patrón, ella nos conecta inconscientemente con la fuente de nuestra sabiduría, la geometría. Las pirámides tienen un lenguaje, un legado: la escala que utilizaron. Los antiguos constructores nos dejaron una escala para cambiar de dimensión. El mensaje no puede ser más claro: “Entiende mi lenguaje, en piedra lo dejo grabado”. Las pirámides son muy especiales, no las construyeron artesanos con suerte. Ellos fueron sin duda gente muy diferente, una civilización que entendió la esencia del universo, desafiaron al tiempo y adoraron al Sol como fuente de vida. Ellos entendieron, sin duda, el mensaje que sus ancestros, codificado, les transmitieron. Ellos fueron sin duda una civilización muy diferente, sin esclavos, sin reyes ni administrados, todos ellos conectados a sus mentes y, de alguna forma, también a nuestro presente. Las pirámides están formadas, a escala, por números irracionales. Los irracionales son números muy especiales: pueden ser expresados, ¡qué casualidad! como un cociente: siempre representaran, por tanto, una relación. Son números muy especiales, con infinitos decimales. El numerador y el denominador nunca se encontrarán aunque eso… ¡tú no lo sabes! Lo vuelvo a repetir, no hagas caso de la definición. Fueron los griegos los que dijeron: “los números irracionales son la llave que abre la puerta al entendimiento de la física del cosmos”. La clave, no veas los irracionales solamente como puntos, míralos como planos contrapuestos. Los irracionales pueden expresar superficies; De hecho ésta, como ahora veremos, es la “esencia” de la Gran Pirámide. En nuestra mente, por lo tanto, distinguimos dos conceptos, el concepto de finito, el real, el que observamos más directamente (el 0 y el 1), y el mundo de lo infinito, de la infinita posibilidad, allí al final, de que un suceso por improbable que sea “suceda”. Cómo buscamos siempre la igualdad, entonces ¡qué más da… que se dé o no! Si se da es nuestra realidad, si no, no será. Una condición de nuestro universo, si lo recordamos era la condición triangular. Un cuadrado no es más que la unión de 4 triángulos (o dos). Un cuadrado rellena todo el espacio. Vemos un ejemplo en la teselacion o el embaldosado: Una condición imprescindible para embaldosar con polígonos iguales es que la suma de un número entero de ángulos iguales ha de ser 360 grados. Los únicos polígonos que suman estos ángulos son el hexágono regular, el triángulo equilátero y el cuadrado. Como un hexágono se puede dividir en seis triángulos equiláteros, se puede decir que sólo hay dos posibilidades de llenar el plano con polígonos regulares: las tramas cuadradas y las tramas triangulares. Como las tramas cuadradas pueden ser representadas mediante tramas triangulares, solamente con la repetición en esta disposición de puntos espaciales rellenamos todo el espacio.
  26. 26. Únicamente con un relación triangular podemos rellenar todo un espacio, formar cuadrados y después, planos contrapuestos, cubos que se expanden de forma fractal rellenando todo el volumen, todo el espacio. La Ley de Pitágoras es universal. Y se basa en las líneas rectas, pero también en los ángulos de 90º. Las “ruedas egipcias”, explica Drunvalo Melchizedek15, “son uno de los símbolos más conocidos del Antiguo Imperio. Hasta ahora han sido encontradas en los techos de ciertas tumbas egipcias muy remotas. En dichas inscripciones vienen representados unos dioses, personas con cabezas de animales, quienes caminan a lo largo de una línea que, cuando llega a su final, se observa que realizan un giro de 90º y continúan caminando perpendicularmente a su primera dirección (…). “Los niveles dimensionales están separados por 90º; las notas musicales están separadas 90º; los chacras están separados por 90º. Los 90º continúan surgiendo una y otra vez. De hecho, con el fin de que podamos entrar hacia una dimensión superior, debemos hacer un giro de 90º”.16 Ya hemos visto lo que representa uno de los amuletos del faraón, una relación de líneas rectas, una relación triangular. Sólo nos queda, por tanto, descifrar que representa su otro amuleto, una relación circular. El universo se compone de líneas rectas y curvas, 2 formas relativas de ver la realidad. Por lo tanto en un universo dual no es ilógico pensar que pueda ser representado por una esfera y un cuadrado. La relación triangular es fundamental pero también la circular y esto implica un cambio muy, pero que muy grande, en el concepto que tenemos del “tiempo”. Para componer la realidad, necesitamos también un universo circular. Esto no es imaginario, muy al contrario, es algo necesario. Déjame usar algo muy especial de matemáticas para explicarlo. Tomaré de referencia a Poincaré. La Conjetura de Poincaré, puedes pensar que será complicada pero, en el fondo, establece un resultado sobre la esfera tridimensional: El teorema sostiene que la esfera tridimensional es la única variedad compacta tridimensional en la que todo lazo o círculo cerrado se puede deformar (transformar) en un punto. Este último enunciado es equivalente a decir que sólo hay una variedad cerrada y simplemente conexa de dimensión 3: la esfera tridimensional. Dicha hipótesis dejó de ser una conjetura para convertirse en un teorema tras su comprobación en 2003 por el matemático ruso Grigori Perelman. A fecha de 2013, ha sido el único de los siete problemas del milenio en ser resuelto. Poincaré da, por lo tanto una versión matemática al concepto de expresar un punto como todo un universo (una esfera tridimensional) La Conjetura de Poincaré puede imaginarse representando unas cuerdas que se extienden por el infinito (dejo abajo un enlace a su explicación)17. Poincaré asimiló las matemáticas con lo físico. Algo similar es lo que vamos a mirar de hacer aquí: 15 Drunvalo Melchizedek. “El Antiguo Secreto de la Flor de la Vida”. 16 Los 90º representan el ángulo del Triángulo Sagrado Egipcio. También representan el ángulo que forma la altura de la pirámide de Keops (√ ) con su lado (1). Pero, fundamentalmente, también representan el giro espacial que efectúa  en su desdoblamiento. 17 www.mundoaureo.co – “La maldición de la Conjetura de Poincaré”
  27. 27. Imagina 2 cuerdas, Como si las cuerdas fueran 2 rectas paralelas. Piensa en ellas como si existieran. Si pudieran extenderse hasta el infinito significaría que nunca se encontrarían. Si esto pasara nuestra realidad nunca se daría. Bastaría una infinitesimal perturbación en sólo una de ellas para que al final, por muy lejos que fuera, acabaran encontrándose. Por lo tanto en algún punto se han de encontrar. Si el mundo fuera cíclico podríamos solucionar la paradoja, bastaría con tener un contorno que se situara en los dominios del infinito, en otras palabras, una esfera (el infinito no sólo puede tener una forma). El infinito es cíclico, no lineal. Esto también nos lo ha confirmado la Teoría de la Relatividad. Una esfera tiene una formulación muy especial, viene definida por un número irracional. Sólo necesitamos un radio inicial (un 0 y un 1, siempre dos puntos) para crear un contorno que incluya en su formulación a  (no sólo en su contorno, también en su volumen). El volumen de una esfera de radio 1 es precisamente ; De alguna manera, en este caso, podemos pensar que el concepto de esfera coincide con el concepto de irracional.  tiene esta característica: puede ser un punto, una línea, un plano e incluso un volumen. No podía ser de otra manera, es el candidato perfecto a nuestra escala imaginaria.  es irracional, pero es conocido también por ser un valor áureo; En otras palabras, un número sagrado. La esfera y el cuadrado ¡no puede ser de otra manera! Leonardo ya nos lo decía. El mensaje de Leonardo fue el Hombre de Vitruvio dentro de una esfera y un cuadrado, representado el Universo. Dicen que la esfera representa el cielo y el cuadrado a la Tierra. Dios creó el cielo y la tierra (a la vez), en el fondo, dos puntos separados. Pero Leonardo también nos dejó otro mensaje, el menos evidente, el más claro: “Entra desnudo, entra sin dogmas, prejuicios o creencias” porque… ¡Quizás no sean correctas! El gran error del pensamiento unificado no es no saber, es no saber que no lo saben. Los Antiguos Maestros no intentaban educar a la gente sino que, suavemente, enseñaban a no saber. “Las personas son difíciles de guiar cuando creen que saben las respuestas”, decían. Cuando saben que no saben, encuentran su propio camino. En nuestro universo sólo podemos tener las formas curvas o rectas, pero… ¿cuándo deja una recta de ser recta para convertirse en curva? Es relativo, sólo una cuestión de distancia, de mi punto de vista, de mi perspectiva. Mi universo no se curva, mi universo ya es curvado, como el tiempo.
  28. 28. El cuadrado sagrado, también conocido como “Tetraktys” por los pitagóricos no es más que la unión de cuatro triángulos sagrados. Un triángulo sagrado viene definido por el número áureo , un “número” universalmente conocido. A pesar de la popularidad de , si hay un número que ha fascinado a lo largo de la historia a muchas más mentes brillantes, tal y como cita Fernando Corbalán18 éste es sin lugar a dudas . De acuerdo con él, “el número de oro, que se representa con la letra griega , habita un territorio de relaciones y propiedades numéricas increíbles, pero también de conexiones insospechadas entre la naturaleza y las creaciones humanas”. Supongo que habrás oído hablar de él, sino es así te diré que se da en todas las manifestaciones de la naturaleza, en las proporciones del cuerpo humano, en el crecimiento de las plantas, en las galaxias, etc… También conocido como “La divina proporción” o “la sección dorada” lo encontramos en múltiples monumentos de la antigüedad y, lógicamente, también está representando en la arquitectura de las Pirámides; Pero no me quiero extender en esto, si no lo conoces para un momento y mira en Internet. El número  expresa una relación, la que se establece entre el diámetro y el arco de una circunferencia. En el caso de , la relación se establece entre dos segmentos de recta, ella y su inversa.  es una relación entre 2 líneas diferentes, una curva y una recta (un arco y un radio); Y es una relación entre líneas “contrapuestas”, a 90º. es el único número irracional que cumple esta condición, su distancia respecto al 1, es la misma que la de su inversa respecto al 0. Por lo tanto, cumple la condición, en nuestro universo 1=2, dos puntos espaciales, de inicio diferentes, aunque prácticamente iguales (en el infinito). Opuesto significa el mismo valor pero en una dimensión, un punto de partida diferente. 1 2 1 2 1 2 1 2 En el “Triángulo Sagrado” las medidas ; (Lógicamente cumple con la Ley de Pitágoras). La Gran Pirámide de Keops es una representación a escala de la siguiente figura: 18 Fernando Corbalán -La proporción áurea-
  29. 29. 2 2 √ 1 1/ 1 En palabras de Heráclito: “Camino que sube, camino que baja, mismo camino”. Observa la importancia, partimos de dos puntos espaciales separados, mismo, NO valores diferentes.19 Esto supone un cambio radical respecto a las matemáticas convencionales, la excepción (lo imposible) resulta ser la regla en el “mundo” áureo. Esto es extremadamente importante, los dos puntos espaciales de los que partimos, el 0 y el 1 imaginarios se extienden en base a este valor áureo y su inversa. Los 2 valores expresan el mismo valor (1=2). Uno parte del 0 y el otro parte del 1, como ambos tienen la misma distancia respecto a estos valores expresan el mismo segmento de recta (NO diferente). La diferencia únicamente es que están en planos separados, formando un triángulo, “El triángulo Sagrado”. Como te dije al principio, lo imposible, la infinita posibilidad que un suceso exprese la realidad efectivamente en el mundo irracional así sucede. Cambia la perspectiva, estamos hablando de una concepción totalmente diferente. Estamos diciendo que los números áureos o irracionales estructuran la realidad, son su esencia y su principal característica es que conforman la circunferencia y el cuadrado, 2 planos radicalmente opuestos. La Gran Pirámide de Keops es la única de las 7 maravillas de la Humanidad que aún permanece en pie. ¿Sabes por qué es? Porque sus constructores quisieron deliberadamente que su mensaje desafiara al tiempo. Las Pirámides de Giza tienen un mensaje evidente: “En piedra os lo dejamos grabado”. Las pirámides son el mensaje en sí, no necesitan de ningún sobre, de ningún envoltorio o escalas diferentes. En el modelo áureo que estamos construyendo ocurre igual… ¡Verás! La geometría es un lenguaje especial. Cuando construimos figuras geométricas espaciales estas tienen varias cualidades. La más importante, como hemos visto que no dependen de la escala (conservan las relaciones entre sus caras) Pero tienen más… piensa en este mundo áureo, en donde todos esos puntos espaciales que componen las estructuras no son más que puntos de energía (imaginarios). Esa estructura (p.e. el cubo) tendría un contorno, unas superficies que imaginamos; nosotros no vemos sólo 8 puntos, sino que también vemos un cubo imaginario, ¡es nuestra mente la que crea el espacio! 19 es incorrecto!
  30. 30. En esta estructura ese contorno que imaginamos coincidiría con su contenido, serían la misma cosa. Y es lógico, ese “interior” ha de cumplir la misma condición que su contorno, nada es definido; todo es infinito. Pero, en el fondo, mensaje y contenido son la misma cosa. Las pirámides nos expresan en su lenguaje imaginario cuál es su mensaje: ¡Somos nosotras! Por eso no es extraño que, las Pirámides en todas sus medidas exteriores e interiores estas vengan definidas por los números áureos: éste es el lenguaje en que se expresan. La Gran Pirámide, tanto en las cámaras interiores, en sus dimensiones exteriores, túneles, longitudes y aristas los números áureos siempre, siempre están presentes. Entonces… ¿qué necesitamos para entender su lenguaje, que necesitamos para entender sus construcciones? Necesitamos entender la escala, la escala en la que trabajaban; En otras palabras, sus unidades de medida. Las pirámides nos están dando el patrón, el patrón universal, nos están diciendo como se compone está escala. La primera evidencia la tenemos tanto en el mensaje, como en su contenido. La conclusión es evidente: su escala en sí es la escala. Hemos de entender, por tanto, ¿Cómo se construye la misma? La solución está en sus unidades de medida. Los valores áureos representan una escala fractal, aumentes o disminuyas la escala siempre están presentes, con las mismas características. A esta característica se le conoce como autosimilitud. No dependen de la escala, sólo necesitan 2 puntos de inicio, un radio inicial si lo quieres ver así (el 0 y el 1) para formar estructuras, circunferencias, triángulos y cuadrados que conservaran siempre la relación entre sus caras, o entre el diámetro y el contorno. Pero, siempre, siempre, dos puntos de partida diferentes. LAS UNIDADES DE MEDIDA UNIVERSALES. Los antiguos constructores, los egiptólogos todos coinciden en que utilizaron para su construcción “El Codo Egipcio” y el “Triángulo Sagrado”. Ambos tenían el calificativo de “sagrado”. Verás por qué: El codo egipcio es una unidad de medida que equivale a dimensiones espaciales, pues su valor también coincide con el volumen de una esfera de diámetro 1. La esfera de diámetro 1 tiene unas propiedades muy especiales. Es la única que tiene un . En otras palabras podemos expresar la relación del codo egipcio de esta manera: 1 Volumen esf Ahora atento, que empieza la “magia” (si te pierdas con los números, mira las formas)
  31. 31. Si juntáramos 6 codos egipcios de volumen igual a , el volumen total (6 ); Es decir, la superficie del envoltorio sería igual al volumen contenido. Área de una circunferencia de radio 1: Longitud arco de una circunferencia de radio 1: 1 2 Cuando juntamos 6 codos de esta forma podemos inscribirlos dentro de una circunferencia de radio 1. Aquí observamos algo muy, muy importante. El área de la circunferencia de radio (no diámetro) 1 coincide con el volumen contenido (los 6 codos). En el fondo es una asociación similar a la definida por Pitágoras: la relación se cumple en una dimensión superior. El Teorema de Pitágoras establece como la suma de los catetos al cuadrado es igual al cuadrado de la Hipotenusa. Es decir, la igualdad que ha de establecer el Triángulo rectángulo (con un ángulo de 90º) se verifica en una dimensión superior (al cuadrado), tal y como sucede aquí. Un codo no es más que el resultado de multiplicar su arco ( cuadrado: 2 Unir los codos egipcios de esta forma lo definimos como “Entrelazamiento” y es una característica fundamental de las “partículas” elementales. Veamos de qué manera funciona el entrelazamiento. Partimos de dos puntos separados: Cada punto es él y su campo de interacción (definido en función del radio o de ). En un universo conectado ambos campos comparten, como mínimo, un punto en común. Esto quiere decir que un nuevo punto se me genera, de la siguiente manera: 2=3
  32. 32. Zecharia Sitchin en su libro “ La guerra de los dioses y los hombres” describe de la siguiente manera como pudieron diseñar los constructores de la Gran Pirámide de Keops esas simetrías, esos alineamientos perfectos. La solución que propusieron fue la siguiente: “La solución que propusimos se puede ilustrar mejor con un dibujo; es un plano de distribución del interior de la pirámide que hemos trazado, así nos parece, como lo podrían haber trazado los propios constructores: ¡un sencillo, aunque ingenioso, plano arquitectónico que consigue esos impresionantes alineamientos, simetrías y perfección a partir de unas cuantas líneas y tres círculos” Lógicamente el entrelazamiento se ha de dar de dos en dos, este no es más que un paso intermedio hasta construir el diseño entrelazado con 6 esferas anteriormente dibujado. En el universo áureo, por tanto 2=3. El codo egipcio expresa una asociación muy particular, una relación entre valores irracionales. ¡Los números irracionales se comunican entre ellos! La relación es esta: - 2 = Codo 1 2 El codo egipcio se corresponde con el área sombreada; la unión de las 4 partes sombreadas forman una forma ovalada: un “pétalo” 20. Si juntamos 6 pétalos tenemos esto: 20 Según Stefano Mancuso, biólogo de la Universidad de Florencia: “Si se define la inteligencia como la capacidad de resolver problemas, las plantas tienen mucho que enseñarnos”
  33. 33. 1 Pétalo = 1 Codo 6 Codos = 1 “Flor” “La semilla de la vida” Esta figura se conoce “popularmente” como la Semilla de la Vida y para muchos autores encierra en sus formas la esencia del Universo. A esto se llama entrelazamiento y es equivalente al Teorema de Pitágoras; Es decir, las estructuras así formadas están todas relacionadas entre dimensiones diferentes. El Teorema de Pitágoras habitualmente lo utilizamos para relacionar longitudes con superficies. La geometría áurea va más allá y también relaciona, de la misma manera, superficies con volúmenes.21 es exclusivamente el único valor capaz de formar dos circunferencias contrapuestas cuyo valor sea 2. Esto será de utilidad cuando veamos el significado de la famosa “Sucesión de Basilea”, descubierta por Bernard Euler y popularizada por Riemann como base de su Conjetura, que constituye uno de los problemas del milenio. 21
  34. 34. Arquímedes, sin duda uno de los matemáticos más importantes de la Historia calculó el volumen de una esfera en función del cilindro que la circunscribe. El determinó que el volumen de una esfera es de 2/3 del cilindro que la circunscribe. Todas estas figuras aquí representadas, partiendo del radio unidad pueden compararse unas con otras en función, solamente, de proporciones entre ellas. Esto también sucede con la Pirámide y el Cuadrado (o el cubo) La Ley de Pitágoras no es un teorema más: “La ley de Pitágoras es la ley del entrelazamiento dimensional”. Esto literalmente quiere decir que: “LA LEY DE PITAGORAS ES LA LEY DE LA GRAVEDAD” espaciales más formando lo que se conoce como “Estrella de David”. En el siguiente desdoblamiento formaríamos lo que se conoce como “Estrella Tetraédrica” también conocida como “La semilla de la Vida” (en su versión tridimensional). Dentro del “punto fundamental” (el codo egipcio) todo se basa en el Teorema de Pitágoras. Al agrupar circunferencias “unidad” en la siguiente escala fractal la relación se mantendrá. Y así… indefinidamente. ___________________________________________________________________________________ Newton también fue un profundo estudioso del conocimiento heredado de las más antiguas filosofías, como la sabiduría esotérica22. En 1703 fue elegido presidente de la “Royal Society”. Según él, el judaísmo antiguo había sido depositario del conocimiento divino que, posteriormente se había diluido, corrompido y perdido en parte. Sin embargo, él creía que parte de dicho conocimiento se había filtrado hasta Pitágoras, cuya “música de las esferas” era, a juicio de Newton, una metáfora de la ley de la gravedad. A Newton le obsesionó la búsqueda de una unidad divina y de una red de correspondencias inherentes a la naturaleza. Esta búsqueda le llevó a la exploración de la geometría y la numerología sagradas, el estudio de las propiedades intrínsecas de la forma y el número. También estudió numerosas obras de Alquimia, a la par que repudió el deísmo tan de moda en su tiempo y que reducía el cosmos a una vasta máquina mecánica construida por un ingeniero celestial Según expresó: “La unidad es la variedad y la variedad es la unidad. Es la Ley suprema del Universo”. 22 El enigma sagrado. Michael Baigent, Richard Leigh, Henry Lincoln
  35. 35. LA CONJETURA DE FERMAT. Una de las más famosas conjeturas de la historia se la debemos a Pierre de Fermat: “Si n es un número entero mayor que 2, entonces no existen números enteros x, y, z distintos de 0, tales que cumplan la igualdad: xn + yn = zn Tal teorema fue resuelto en 1995 por el matemático británico Andrew John Wiles, en una demostración que ocupaba más de 100 páginas. Fermat, como era habitual en él, solía omitir las demostraciones, aduciendo, como en el caso de su célebre último teorema, que era demasiado larga. ¿Cómo llegaba a tales conjeturas y si conocía realmente las demostraciones? continúa siendo un misterio. El teorema de Fermat no deja de ser una representación del Teorema de Pitágoras para el caso específico de elevar al cuadrado. Como hemos visto, en el universo áureo y por extensión en todo el universo, todas las relaciones, en último término están basadas en el teorema de Pitágoras, que aplicamos tanto para pasar de puntos a superficies, como para pasar de superficies a volúmenes. El propio modelo nos está diciendo que: En el universo de los números nada ocurre que no ocurra a su vez en el mundo “real”. La resolución del Teorema de Fermat, si dicho modelo es correcto, es directamente consecuencia del mismo: “Si no existe en el universo no existe en la matemáticas” La archiconocida y última Conjetura de Fermat establece que no es posible la igualdad en el volumen de 3 formas tridimensionales en base a los números naturales. Esta es una forma de decir que si tal igualdad se pudiera dar únicamente sería posible en base a los números irracionales. Esta conjetura la veremos al final, al analizar la Sucesión de Basilea, la Conjetura de Goldbach así como la Conjetura de Riemann. El entrelazamiento es una de las propiedades de las partículas elementales. Pero también es una propiedad de la geometría fundamental. Una cita de Erwin Schröndinger, también apunta en esta dirección: “La interconexión no es una propiedad del mundo cuántico, es la propiedad” Al final adjunto un pequeño resumen del entrelazamiento cuántico, de manera más gráfica para quien le pueda interesar más. En múltiples ocasiones hemos leído y hemos visto representado el Universo como una superposición de 3 círculos concéntricos. A veces la misma simbología se reproduce en forma de 3 cuadrados superpuestos. El codo egipcio representa la primera de dichas esferas, la segunda es la que vamos a ver a continuación, la circunferencia que me determina el “Piramidón” o la esfera de radio (no diámetro) 1 (la que envuelve a los seis codos egipcios)

×