• Like
  • Save
La misión de cristo y de la iglesia
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

La misión de cristo y de la iglesia

on

  • 1,243 views

La misión evangelizadora de la Iglesia es, por el Espíritu, perpetuar la mision de Cristo en la historia de la salvación

La misión evangelizadora de la Iglesia es, por el Espíritu, perpetuar la mision de Cristo en la historia de la salvación

Statistics

Views

Total Views
1,243
Views on SlideShare
1,243
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
34
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

CC Attribution-NonCommercial-ShareAlike LicenseCC Attribution-NonCommercial-ShareAlike LicenseCC Attribution-NonCommercial-ShareAlike License

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    La misión de cristo y de la iglesia La misión de cristo y de la iglesia Presentation Transcript

    • La misión de Cristo y de la Iglesia “¡No os avergoncéis de anunciar al Señor!” B16 Charla de maestros y profesores de Religión Católica. Toledo
    • Esta tarde veremos…
      • Misión de Jesús: el Reino de Dios
      • Misión de la Iglesia
          • Dimensión Trinitaria: Imitación
          • Dimensión Eclesiológica: Catolicidad
          • Dimensión Antropológica: Cristo modelo del hombre
            • Diálogo interreligioso
            • Misión:
              • Ad Gentes
              • Nueva evangelización
    • 1. La misión de Jesús
      • Cristo anuncia el Reino de Dios
            • Tensión escatológica
              • Ya,
              • Pero todavía no
        • La Iglesia continúa y es la instauración del Reino aquí y ahora.
        • GS 22 :
        • Cristo revela el hombre
        • al hombre
    • La humanidad de Cristo es fuente para todos
      • El Reino de Dios es la persona de Cristo
        • Obras : milagros, confirman las palabras
        • Palabras : Parábolas: caminan a la cruz
            • Se encarna para morir en la cruz y resucitar
    • 2. Misión de la Iglesia
      • Iglesia: continúa la implantación del Reino-Cristo
      • El Reino es presentado como promesa
      • Iluminan las Bienaventuranzas y el Padre nuestro
          • Alegría del Reino Vs tristeza del Mundo
          • Trovadores de la Buena Noticia:
              • Historia sagrada
              • Santos
    • Dimensión trinitaria de la Misión
      • Tiene su origen en el amor de Dios – Trinitario
        • Envío del Verbo y del Espíritu
              • S. Ireneo: Las manos de Dios son el Hijo y el Espíritu
        • Su Don es modelo de nuestro don
              • Testimonio de la caridad en la verdad:
              • Cristo Iglesia Profesor Religión
        • Por el Espíritu Santo la Iglesia permanece unida a la misión de Cristo.
        • El ser de la Iglesia es la Misión. Inhabitación del Espíritu, principal agente de la misión
              • Tenemos la historia de la salvación en nuestras manos
    • Misión: Ser de la Iglesia
      • La Iglesia es fundada para la misión
          • Mateo 28,18-20 Acercándose a ellos, Jesús les dijo «Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el final de los tiempos.»
      • Actualiza en el tiempo la misión = Amor
        • Bienaventuranzas:
          • Alegría = Caminos de la misión
          • Sembradores de la esperanza
      • El Reino ya está entre nosotros
    • Descanso: 10 minutos
    • Dimensiones Eclesiológicas de la Misión
      • Ser Cristiano (Iglesia) es ser misionero
      • Catolicidad: La Iglesia, que existe para la misión, es enviada a todos.
          • El Evangelio debe sanar las culturas: Inculturación
            • Hoy la cultura “moderna” quiere oponerse al evangelio
            • Inculturación:
              • Presencia en los distintos “areópagos”
              • Derechos humanos: Dignidad, Vida, Justicia, Paz, Pobres, Libertad, Corresponsabilidad, promoción de la mujer, ecología, etc.
              • Respeto a la libertad
    • Comunión unida a la Misión
      • Nuestro objetivo: Comunión trinitaria
        • Ya en nosotros
        • Ser testigos:
        • “ Mirad como se aman”
        • La evangelización de las culturas, así como la de las personas, sólo alcanza su eficacia en la fuerza del Espíritu, en la oración, en el testimonio de fe, en la participación en el misterio de la cruz y de la redención. Los cristianos tienen que revalorizar su tesoro en la opinión pública, en los medios de comunicación social. Hay una "manera cristiana" de trabajar, de vivir en familia, de educar a los hijos, de enseñar en la escuela, de servir al bien común, de comprometerse en política, de defender los derechos humanos.
    • Dimensiones antropológicas de la Misión
      • El “mundo” pide que se le hable de Dios.
          • Nostalgia y Deseo de Dios
          • GS 22 : Dios busca al Hombre
      • Dialogo interreligioso
      • + Evangelización
    • Diálogo interreligioso
      • Pluralismo religioso
          • Sentido religioso: Semillas del Verbo
          • Diálogo interreligioso:
            • Por respeto al ser humano: Dignidad + libertad
            • No a la indiferencia religiosa ni sincretismo
          • Tareas:
            • Conocer otras religiones
            • Dialogar con ellas sobre creencias, valores, actitudes, etc.
            • Buscar juntos el bien común, la paz y la justicia
            • Darles testimonio de nuestra fe
    • Evangelización “ad gentes”
      • 1ª Evangelización – “misiones”
        • Primer servicio que la Iglesia puede proporcionar al ser humano
        • Renueva internamente a la Iglesia
            • Intercambio entre comunidades
    • Nueva Evangelización
      • ChL: Es misión de toda la Iglesia, de todos sus estamentos. B16 coger el testigo
      • Anuncio tradicional + Nuevo ardor
      • Nuevos métodos
      • Nueva expresión
      • Dirigida a: Nuevos etc.
          • Personas
          • Comunidades: Busca obtener Iglesias maduras donde se fomente el Encuentro con Cristo en los sacramentos, en la caridad y en el servicio
    • El Centro de la nueva evangelización es Cristo
      • “ Dar Razón de nuestra fe”
      • Evangelizar la cultura del mundo: La fe es luz para el mundo. Está necesitados de testigos
      • http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=19608
      • ¡El amor a Jesús y a Su Iglesia es la pasión de nuestras vidas! (Mons. Timothy Doland)
          • Era post-eclesial:
      • “… un Rey pero no el reino,
      • un pastor pero no el rebaño,
      • crecer sin pertenecer,
      • una familia espiritual con Dios como mi padre, mientras yo sea el único hijo,
      • “ espiritualidad” sin religión,
      • fe sin los fieles,
      • Cristo sin Su Iglesia…”
    • Conclusión
      • La misión de la Iglesia y nuestra propia misión se fundamentan en la comunión y participación de la Verdad, el Amor y la Vida de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo.
      • Recibimos nuestra misión en la Iglesia , la cumplimos en comunión y participación de Iglesia y desde ella vamos como enviados a evangelizar a todas las gentes en el mundo entero.
      • La misión es la que renueva nuestra identidad cristiana , nos devuelve nuestro entusiasmo , nos ayuda a superar las dificultades en nuestra comunidad y nos hace participar en la salvación de Jesucristo .
      • Nuestra principal perspectiva de vida y servicio es realizar la propia misión en y desde comunidades eclesiales vivas, dinámicas y misioneras.
      • 1Cor 9,16b: ¡ay de mí si no predicara el Evangelio!
    • Fin de la presentación
      • Discurso de Benedicto XVI a los Profesores Italianos de Religión y Moral Católica:
        • http://www.zenit.org/rssspanish-30967
      • Esta presentación en:
        • https://docs.google.com/presentation/d/105U5TU4BXQLHnGecD2yMTi7qVLQQPsnjDLCyjXObdrk/present#slide=id.p13
    • Bibliografía
      • Concilio Vaticano II
          • Gaudium et Spes
          • Lumen Gentium
          • Ad Gentes
      • Pablo VI . Evangelii nuntiandi
      • Juan Pablo II
          • Redemptoris missio
          • Christifideles laici
          • Novo millennio ineunte
      • Benedicto XVI. Caritas in Veritate
      • Lineamenta Nueva Evangelización. XIII Asamblea de Obispos
    • Milagros de Jesús
      • La boda de Caná. En Caná y Cafarnaúm realiza algunos milagros. La primera pesca milagrosa. El endemoniado en la sinagoga. La suegra de Pedro. La curación del paralítico. Curación de dos ciegos y un endemoniado mudo. La curación del leproso. La resurrección del hijo de la viuda de Naím. La curación del paralítico de la piscina de Siloé.
      • La tempestad calmada. El endemoniado de Gerasa La hija de Jairo y la hemorroísa. Primera multiplicación de los panes. Otros milagros en la región de Tiro y Sidón. El demonio mudo y la fe. La curación del ciego de nacimiento. Jesús cura a una mujer en sábado. El ciego Bartimeo. La resurrección de Lázaro.
    • Milagros de Jesús
      • 1. Jesús convirtió el agua en vino en las bodas de Caná. Juan 2,1-11
      • 2. Jesús sanó a un joven que estaba a punto de morir. Juan 4, 46-53
      • 3. Jesús expulsó de un hombre a un espíritu inmundo. Marcos 1, 23-27
      • 4. Jesús sanó la suegra de Simón de una fiebre. También sanó a muchos que padecían de diferentes enfermedades y echó fuera muchos demonios. Lucas 4,38-41
      • 5. Jesús sanó a un leproso. Lucas 5,12-14
      • 6. Jesús sanó a un paralítico que no podía caminar. Mateo 9, 1-8
      • 7. Jesús sanó a un hombre que estaba enfermo por más de treinta años. Juan 5,1-13
      • 8. Jesús sanó a muchas personas de enfermedades, plagas y espíritus inmundos. Lucas 7,20-22
      • 9. Jesús sanó a un hombre que tenía la mano seca. Mateo 12,9-13
      • 10. Jesús sanó multitudes de personas. Mateo 12,14-16
      • 11. Jesús sanó al siervo enfermo y atormentado. Mateo 8,5-13
      • 12. Jesús resucitó a un hombre quien luego se levantó y habló. Lucas 7,12-16
      • 13. Jesús liberó a uno poseído por demonios, hizo que el ciego viera y que el mudo hablará. Mateo 12,22-23
      • 14. Jesús reprendió los vientos y al mar que cubría la barca, y el mar se calmó. Mateo 8,23-27
      • 15. Jesús echó fuera los demonios que ataban a dos hombres que salían de los sepulcros y eran feroces en gran manera. Marcos 5,1-20
      • 16. Jesús sanó a una mujer que por 12 años padecía de un flujo de sangre y los doctores no le podían curar. Ella tocó Su manto y fue sanada instantáneamente. Marcos 5,25-34
      • 17. Jesús resucitó a la hija de Jairo que murió a los 12 años.. Marcos 5,35-43
      • 18. Jesús sanó a dos ciegos, a un hombre mudo y a cada enfermo. Mateo 9,27-31
      • 19. Los discípulos de Jesús sanaron todo tipo de padecimiento y enfermedad. Mateo 10,1
      • 20. Jesús tomó dos peces y cinco panes de cebada y alimentó a 5000 hombres más las mujeres y los niños, y sobraron 12 canastas de comida. Mateo 14,15-21
      • 21. Jesús caminó sobre el agua durante una gran tormenta. Mateo 14,22-33
      • 22. Jesús sanó a todos los que le tocaban o tocaban el borde de su manto. Marcos 6,54-56
      • 23. Jesús sanó a la joven que estaba gravemente atormentada por un demonio. Mateo 15,22-28
      • 24. Jesús hizo que muchos cojos caminaran bien, a los ciegos ver, a los mudos hablar, y a los mutilados les hizo completos. Mateo 15,30-31
      • 25. Jesús sanó a un hombre sordo y tartamudo. Marcos 7,31-37
      • 26. Jesús alimentó a 4,000 hombres más las mujeres y los niños con 7 piezas de pan y unos cuantos pececillos, y sobraron 7 canastas de comida. Mateo 15,32-38
      • 27. Jesús sanó a un hombre ciego. Marcos 8,22-25
      • 28. Jesús sanó al joven lunático que echaba espuma por la boca, crujía sus dientes mientras se tiraba al fuego. Mateo 17,14-20
      • 29. Jesús sanó a un hombre ciego de nacimiento. Juan 9,1-7
      • 30. Jesús sanó a una mujer que tenía un espíritu de enfermedad desde hacía 18 años, andaba encorvada y no se podía enderezar. Lucas 13,10-13
      • 31. Jesús sanó al hombre hidrópico. Lucas 14,1-6
      • 32. Jesús resucitó a Lázaro quien tenía cuatro días de muerto. Juan 11,1-45
      • 33. Jesús sanó a 10 hombres leprosos. Lucas 17,12-19
      • 34. Jesús sanó a Bartimeo el ciego. Lucas 18,35-43
      • 35. Jesús tocó y sanó la oreja derecha de un soldado, la cual le habían cortada con una espada. Lucas 22,49-51
      • 36. Jesús resucitó de entre los muertos después de 3 días. Mateo 28,1-9
    • Parábolas de Jesús
      • La parábola del sembrador. La parábola de la cizaña. La parábola del grano de mostaza. Parábola de la levadura. Las parábolas del tesoro escondido y la perla. Parábola de la red barredera. Parábola de la oveja perdida. Parábola de la dragma perdida. Parábola del hijo pródigo. Parábola de los obreros a la hora undécima. Parábola de los invitados a las bodas. La cuestión de la herencia.
      • La parábola del administrador. La higuera estéril. La parábola del rico epulón y el pobre Lázaro. Parábola del buen samaritano. La parábola del fariseo y el publicano. Parábola de los dos hijos. Parábola de las vírgenes necias y prudentes. Parábola de los talentos. Parábola del juicio final. Parábola del juez injusto. Parábola de los viñadores homicidas.
    • Parábolas
      • De los talentos Mateo 25,14-30
      • De la gran cena Lucas 14,15-24
      • Del amigo de medianoche Lucas 11,5-8
      • De la higuera estéril Lucas 13,6-9
      • Del buen samaritano Lucas 10,25-37
      • De la higuera y sus ramas Lucas 21,29
      • Del crecimiento de la semilla Marcos 4,26-29
      • De la levadura Mateo 13,33
      • Del deber del siervo Lucas 17,7-10
      • De la luz del mundo Marcos 5,15
      • Del fariseo y el publicano Lucas 18,9-14
      • De la moneda perdida Lucas 15,8-10
      • Del grano de mostaza Lucas 13,18-19
      • De la oveja perdida Mateo 18,12
      • Del hijo pródigo Lucas 15,11-32
      • De la perla de gran precio Mateo 13,45-46
      • Del hombre que se fue lejos Marcos 13,34-37
      • De la red Mateo 13,47
      • Del mayordomo infiel Lucas 16,1-13
      • De la vid verdadera Juan 15
      • Del pan de vida Juan 6
      • De la viuda y el juez injusto Lucas 18,1-8
      • Del pastor y sus ovejas Juan 10
      • De las diez minas Lucas 19,11-27
      • Del remiendo nuevo Marcos 2,21
      • De las diez vírgenes Mateo 25,1-13
      • Del sembrador Lucas 8
      • De las ovejas y los cabritos Mateo 25,31-46
      • Del siervo infiel Lucas 12,41-48
      • De los dos cimientos Mateo 7,24
      • Del siervo vigilante Lucas 12,35-40
      • De los dos deudores Mateo 18,23-35
      • Del tesoro escondido Mateo 13,44
      • De los dos hijos y su padre Mateo 21,28-32
      • Del trigo y la cizaña Mateo 13,24-30
      • De los obreros de la viña Mateo 20,1-17
      • Del vino nuevo en odres viejos Lucas 5,37
      • De los labradores malvados Lucas 20,9
      • De la fiesta de bodas Mateo 22,1-14
    • Bienaventuranzas
      • Mateo 5
      • 1 Al ver Jesús el gentío, subió al monte, se sentó, y se acercaron sus discípulos; 2 y, abriendo su boca, les enseñaba diciendo:
      • 3 « Bienaventurados los pobres en el espíritu , porque de ellos es el Reino de los Cielos .
      • 4 Bienaventurados los mansos , porque heredarán la tierra .
      • 5 Bienaventurados los que lloran , porque ellos serán consolados .
      • 6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia , porque ellos quedarán saciados .
      • 7 Bienaventurados los misericordiosos , porque ellos alcanzarán misericordia .
      • 8 Bienaventurados los limpios de corazón , porque ellos verán a Dios .
      • 9 Bienaventurados los que trabajan por la paz , porque ellos serán llamados hijos de Dios .
      • 10 Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
      • 11 Bienaventurados vosotros cuando os insulten, y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa .
      • 12 Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo, que de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.
      • 13 «Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué se la salarán? No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente.
    • Padre nuestro
      • Mateo 6
      • 9 «Vosotros orad así: Padre nuestro que estás en el cielo,
      • santificado sea tu Nombre;
      • 10 venga a nosotros tu Reino;
      • hágase tu Voluntad en la tierra como en el cielo.
      • 11 Danos hoy nuestro pan de cada día;
      • 12 perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
      • 13 no nos dejes caer en tentación,
      • y líbranos del mal.
    • Gaudium et spes 22
      • Cristo, el Hombre nuevo
      • En realidad, el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado . Porque Adán, el primer hombre, era figura del que había de venir, es decir, Cristo nuestro Señor, Cristo, el nuevo Adán, en la misma revelación del misterio del Padre y de su amor, manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la sublimidad de su vocación. Nada extraño, pues, que todas las verdades hasta aquí expuestas encuentren en Cristo su fuente y su corona.
      • El que es imagen de Dios invisible ( Col 1,15) es también el hombre perfecto, que ha devuelto a la descendencia de Adán la semejanza divina, deformada por el primer pecado. En él, la naturaleza humana asumida, no absorbida, ha sido elevada también en nosotros a dignidad sin igual. El Hijo de Dios con su encarnación se ha unido, en cierto modo, con todo hombre. Trabajó con manos de hombre, pensó con inteligencia de hombre, obró con voluntad de hombre, amó con corazón de hombre. Nacido de la Virgen María, se hizo verdaderamente uno de los nuestros, semejantes en todo a nosotros, excepto en el pecado.
      • Cordero inocente, con la entrega libérrima de su sangre nos mereció la vida . En El Dios nos reconcilió consigo y con nosotros y nos liberó de la esclavitud del diablo y del pecado, por lo que cualquiera de nosotros puede decir con el Apóstol: El Hijo de Dios me amó y se entregó a sí mismo por mí ( Gal 2,20). Padeciendo por nosotros, nos dio ejemplo para seguir sus pasos y, además abrió el camino, con cuyo seguimiento la vida y la muerte se santifican y adquieren nuevo sentido.
      • El hombre cristiano , conformado con la imagen del Hijo, que es el Primogénito entre muchos hermanos, recibe las primicias del Espíritu ( Rom 8,23), las cuales le capacitan para cumplir la ley nueva del amor. Por medio de este Espíritu, que es prenda de la herencia ( Eph 1,14), se restaura internamente todo el hombre hasta que llegue la redención del cuerpo ( Rom 8,23). Si el Espíritu de Aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros , el que resucitó a Cristo Jesús de entre los muertos dará también vida a vuestros cuerpos mortales por virtud de su Espíritu que habita en vosotros ( Rom 8,11). Urgen al cristiano la necesidad y el deber de luchar, con muchas tribulaciones, contra el demonio, e incluso de padecer la muerte. Pero, asociado al misterio pascual, configurado con la muerte de Cristo, llegará, corroborado por la esperanza, a la resurrección.
      • Esto vale no solamente para los cristianos, sino también para todos los hombres de buena voluntad, en cuyo corazón obra la gracia de modo invisible. Cristo murió por todos, y la vocación suprema del hombre en realidad es una sola, es decir, la divina . En consecuencia, debemos creer que el Espíritu Santo ofrece a todos la posibilidad de que, en la forma de sólo Dios conocida, se asocien a este misterio pascual.
      • Este es el gran misterio del hombre que la Revelación cristiana esclarece a los fieles. Por Cristo y en Cristo se ilumina el enigma del dolor y de la muerte, que fuera del Evangelio nos envuelve en absoluta obscuridad. Cristo resucitó ; con su muerte destruyó la muerte y nos dio la vida, para que, hijos en el Hijo, clamemos en el Espíritu: Abba!,¡Padre!
    • Nueva evangelización
      • Juan Pablo II:
      • La nueva evangelización no consiste en un “nuevo evangelio”, que surgiría siempre de nosotros mismos, de nuestra cultura, de nuestros análisis de las necesidades del hombre. Por ello no sería “evangelio” sino mera invención humana, y no habría en él salvación. Tampoco consiste en recortar del Evangelio todo aquello que parece difícilmente asimilable para la mentalidad de hoy. No es la cultura la medida del Evangelio, sino Jesucristo la medida de toda cultura y de toda obra humana.
      • La novedad no afecta al contenido del mensaje evangélico que es inmutable, pues “Cristo es el mismo ayer, hoy y siempre”. Por esto el Evangelio ha de ser predicado en plena fidelidad y pureza, tal como ha sido custodiado y transmitido por la tradición de la Iglesia.
      • Dios pierde su lugar central en Occidente y la consecuencia que se deriva es que el hombre mismo viene a perder también su lugar propio . El “eclipse” del sentido de la vida hace que el hombre no sepa más como colocarse en la creación y en la sociedad. De alguna manera cae en la tentación prometeica de pensar ilusoriamente que es él el señor de la vida y de la muerte, porque puede decidir el cuándo y el cómo. Una cultura que tiende a idolatrar la perfección del cuerpo, que discrimina las relaciones interpersonales de acuerdo con la belleza o la perfección física, termina por olvidar lo esencial. Se cae así en una suerte de narcisismo constante que impide fundar la vida sobre valores permanentes y sólidos, para quedarse solo al nivel de lo efímero . Nadie, sin embargo, denuncia esta situación como trágica porque nadie se atreve a ejercer la auténtica libertad. El hombre, de hecho, perdida la relación con Dios, pierde consecuentemente la referencia a la creación. No es más el centro de la creación , sino una parte cualquiera del mundo . Por un lado se exalta al hombre a costa de Dios y contra Dios; por otro, se lo destruye convirtiéndolo en un simple fragmento de la naturaleza . Rota la armonía con la naturaleza para dar lugar al primado de la técnica, se ha venido a encontrar frente a un poder que ha violentado la naturaleza misma.
    • Conferencia Episcopal Española
      • Directorio pastoral familiar 9-14
      • http://www.conferenciaepiscopal.es/documentos/Conferencia/PastoralFamiliar1.htm
      • La cultura “moderna” propone
        • Valores anticritianos:
              • Secularismo. Ignora el valor trascendente de la persona humana.
              • Falsa idea de libertad: libertinaje sin límites
              • Sociedad postcristiana. El cristianismo ha de ser superado pues es negativo.
              • Olvido de Dios: vivir como si Dios no existiera
              • Ser humano solo, anclado en lo subjetivo, consumo.
              • Relativismo moral. Totalitarismo.
              • Nihilismo. Desesperanza .
      • Nº 9: La Iglesia en España ha de saber vivir esa realidad en nuestros días, en el momento en el que el anuncio del Evangelio sufre un formidable desafío por parte de la cultura dominante . Una cultura surgida de un planteamiento que ignora el valor trascendente de la persona humana y exalta una libertad falsa y sin límites que se vuelve siempre contra el hombre.
      •             Se trata de una sociedad que se declara a sí misma como postcristiana , y que va adquiriendo progresivamente unas características del todo paganas . Esto es, una sociedad en la que la sola mención al cristianismo se valora negativamente como algo sin vigencia que recordaría tiempos felizmente superados.
      •             El problema de fondo es, una vez más, el olvido de Dios en una cultura en la que la simple referencia a lo divino deja de ser un elemento significativo para la vida cotidiana de los hombres y queda simplemente como una posibilidad dejada a la opción subjetiva de cada hombre. Esto construye una convivencia social privada de valores trascendentes y que, por consiguiente, reduce su horizonte a la mera distribución de los bienes materiales , dentro de un sistema de relaciones cerrado al misterio y a las preguntas últimas. En este sentido, el Magisterio de la Iglesia ha manifestado repetidas veces los peligros que emanan de este modo de ordenar la sociedad que, tras un relativismo en lo moral , esconde el totalitarismo de determinadas ideologías propugnado por aquellos que dominan los poderes fácticos.
      •             Por eso, las realidades humanas más elementales que están vinculadas a la conformación de una vida y al sentido de la misma quedan en muchos casos vacías de contenido . Así se aboca al hombre al nihilismo y la desesperanza ante el futuro que se extienden como fantasmas en todos los ambientes de la sociedad. Son un auténtico cáncer que “aun antes de estar en contraste con las exigencias y los contenidos de la palabra de Dios, niega la humanidad del hombre y su misma identidad ”.
      •             Ante esta situación contradictoria que afecta de modo particular a España, pero que es común a toda Europa, hay que afirmar que: “La Iglesia en Europa, en todos sus estamentos, ha de proponer con fidelidad la verdad sobre el matrimonio y la familia ”. No pocas veces ante el desafío implacable de la cultura dominante en lo referente a este tema vital, muchos cristianos, incluso algunos pastores , sólo han sabido responder con el silencio , o incluso han promovido ilusamente una adaptación a las costumbres y valores culturales vigentes sin un adecuado discernimiento de lo genuinamente humano y cristiano. En la actualidad, tras la calidad y cantidad de doctrina actualizada en este tema y la llamada imperiosa a la evangelización de las familias, tal silencio o desorientación no puede sino calificarse como culpable  (Cfr. Ez 33,7-9)
      • B 16 Misa Oporto 14-05-2010:
      • Desde sus orígenes, el pueblo cristiano ha percibido claramente la importancia de comunicar la Buena Noticia de Jesús a cuantos todavía no lo conocen. En estos últimos años, ha cambiado el panorama antropológico, cultural, social y religioso de la humanidad; hoy la Iglesia está llamada a afrontar nuevos retos y está preparada para dialogar con culturas y religiones diversas, intentando construir, con todos los hombres de buena voluntad, la convivencia pacífica de los pueblos . El campo de la misión ad gentes se presenta hoy notablemente dilatado y no definible solamente en base a consideraciones geográficas; efectivamente, nos esperan no solamente los pueblos no cristianos y las tierras lejanas, sino también los ámbitos socio-culturales y sobre todo los corazones que son los verdaderos destinatarios de la acción misionera del Pueblo de Dios. Se trata de un mandamiento, cuyo fiel cumplimiento “debe caminar, por moción del Espíritu Santo, por el mismo camino que Cristo siguió , es decir, por el camino de la pobreza, de la obediencia, del servicio, y de la inmolación de sí mismo hasta la muerte, de la que salió victorioso por su resurrección” (Decr. Ad gentes, 5). Sí, estamos llamados a servir a la humanidad de nuestro tiempo, confiando únicamente en Jesús, dejándonos iluminar por su Palabra: “ No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido, y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure ” (Jn 15, 16). ¡Cuánto tiempo perdido, cuánto trabajo postergado, por inadvertencia en este punto! En cuanto al origen y la eficacia de la misión, todo se define a partir de Cristo: la misión la recibimos siempre de Cristo, que nos ha dado a conocer lo que ha oído a su Padre, y el Espíritu Santo nos capacita en la Iglesia para ella . Como la misma Iglesia, que es obra de Cristo y de su Espíritu, se trata de renovar la faz de la tierra partiendo de Dios, siempre y sólo de Dios.
    • Primer anuncio del Reino de Dios
      • Lucas 4, 16 Fue a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso de pié para hacer la lectura. 17 Le entregaron el rollo del profeta Isaías y, desenrollándolo, halló el pasaje donde estaba escrito:
      • 18 “El Espíritu del Señor sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado para evangelizar a los pobres, a proclamar a los cautivos la libertad, y a los ciegos la vista; a poner en libertad a los oprimidos 19 y proclamar el año de gracia del Señor”.
      • 20 Y, enrollando el rollo y devolviéndolo al que lo ayudaba, se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos clavados en él. 21 Y él comenzó a decirles: «Hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír.»
    • Envío de la Iglesia
      • Mateo 28
      • 18 Acercándose a ellos, Jesús les dijo «Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra.
      • 19 Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, 20 enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el final de los tiempos.»