Librito abril

  • 996 views
Uploaded on

 

More in: Spiritual
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
996
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
1

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. "Yo soy la resurrección y la vida" – Jn 11:25Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida." Jn 8:12" -1- Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 2. OFRECIMIENTOVen, Espíritu Santo, inflama nuestro corazón en las ansias redentoras delCorazón de Cristo; para que ofrezcamos de veras nuestras personas y obras,en unión con El, por la redención del mundo.Señor mío y Dios mío Jesucristo: Por el corazón Inmaculado de María meconsagro a tu corazón, y me ofrezco contigo al Padre en tu santo sacrificiodel altar, con mi oración y mi trabajo, sufrimientos y alegrías de hoy, enreparación de nuestros pecados y para que venga a nosotros tu Reino.Te pido en especial:-- por el Papa y sus intenciones,-- por nuestro Obispo y sus intenciones,-- por nuestro Párroco y sus intenciones.Intenciones para el mes de Abril:General: Evangelizar las nuevas generacionesPara que por el anuncio creíble del Evangelio, la Iglesia sepa ofrecer a lasnuevas generaciones razones siempre nuevas de vida y esperanza.Misionera: La expansión misioneraPara que los misioneros, mediante la proclamación del Evangelio y eltestimonio de vida, sepan llevar a Cristo a los que aún no lo conocen. Ojalá escucheís hoy su voz: No endurezcáis vuestro corazón (sal 94,1-2.6-9) -2- Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 3. 1.- CALENDARIO LITÚRGICO ABRIL DE 2011 - 4- 2.-CALENDARIO GRUPO PARA EL MES ABRIL DEL 2011 - 5- 3.-EVANGELIOS MES DE ABRIL -6- 4.- ALGUNOS SANTOS DEL MES -25- 5.- NOTICIAS SANTA SEDE -29- 6.-CATEQUESIS PREPARATORIA JMJ -34- 7.- PARA REFLEXIONAR -40- 8.- MEDITACIONES -42- 9.- ENTREVISTA A UN MIEMBRO DEL GRUPO -50- 10.- Y SIEMPRE CON MARÍA -53-"No tengáis miedo a la verdad que hay en vosotros" fueron las primeras palabras queJuan Pablo II lanzó al mundo entero desde la Plaza de San Pedro, cuando inauguró su pontificado, el 22 de octubre de 1978. Esas palabras recorrieron, como una melodía, todo su trabajo como Vicario de Cristo, hasta su muerte santa en el 2005. ¡No tengáis miedo a abrir de par en par las puertas a Cristo! Esta expresión es, posiblemente, uno de los gritos más esperanzadores y revolucionarios del mundocontemporáneo, que se debate entre la angustia y los miedos hacia los monstruos que él mismo ha creado: la guerra, la cultura de la muerte, la pérdida de la dignidad humana... -3- Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 4. 1.- CALENDARIO LITÚRGICO ABRIL DE 2011 1 Vi. Feria. III semana de Cuaresma (Salterio, III semana). 2 Sa. Hasta nona: Feria o Conm. S. Francisco de Paula, presbítero. Aniversario del fallecimiento del Papa Juan Pablo II (2005). Después de nona: Domingo IV de Cuaresma, I Vísperas. (Salterio, IV semana). 3 Do. Domingo IV de Cuaresma «Lætare» 4 Lu. Feria. 5 Ma. Feria o Conm. S. Vicente Ferrer, presbítero. 6 Mi. Feria. 7 Ju. Feria o Conm. S. Juan Bautista de la Salle, presbítero. 8 Vi. Feria. Abstinencia de carne. 9 Sa. Hasta nona: Feria. Después de nona: Domingo V de Cuaresma, I Vísperas. (Salterio, I semana). 10 Do. Domingo V de Cuaresma. 11 Lu. Feria o Conm. S. Estanislao, obispo y mártir. 12 Ma. Feria. 13 Mi. Feria o Conm. S. Martín, papa y mártir, o Conm. S. Hermenegildo, mártir. 14 Ju. Feria. 15 Vi. Feria. Abstinencia de carne. 16 Sa. Hasta nona: Feria. Comienza la Semana Santa Después de nona: Domingo de Ramos en la Pasión del Señor, I Vísperas. (Salterio, II semana). 17 Do. Feria o Conm. S. Patricio, obispo. 18 Lu. Feria. Lunes Santo. (Segorbe-Castellón: Misa Crismal, Catedral de Segorbe). 19 Ma. Feria. Martes Santo. Aniversario de la elección de Benedicto XVI (2005). 20 Mi. Feria. Miércoles Santo. 21 Ju. Hasta nona: Feria. Jueves Santo. Comienza el Santo Triduo Pascual. Después de nona: Jueves Santo en la Cena del Señor. 22 Vi. Viernes Santo en la Pasión del Señor. Ayuno y abstinencia de carne. 23 Sa. Sábado Santo de la Sepultura del Señor. Recomendado el ayuno y abstinencia. En la noche: Santa Vigilia Pascual. Comienza el Tiempo Pascual. 24 Do. Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor. 25 Lu. Lunes de la Octava de Pascua. Aniversario de la inauguración del Pontificado de Benedicto XVI (2005). 26 Ma. Martes de la Octava de Pascua. 27 Mi. Miércoles de la Octava de Pascua. 28 Ju. Jueves de la Octava de Pascua. 29 Vi. Viernes de la Octava de Pascua. 30 Sa. Hasta nona: Sábado de la Octava de Pascua. Después de nona: Domingo II de Pascua o de la Divina Misericordia, I Vísperas (Salterio, II semana).Conm.= Para la Conmemoración. -4- Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 5. 2.-CALENDARIO GRUPO PARA EL MES DE ABRIL DEL 2011 Sábado 2 Sábado 9 Sábado 16 Sábado 24 Sábado 30 Hora Santa Formación Retiro Sábado Peregrinación Santo a Roma: Beatificación Juan Pablo II Lugar: Lugar: Lugar: Lugar: Lugar: San Miguel San Miguel Convento San Miguel De Crucero de Nules por el 10h mediterráneo destino Roma. Cumpleaños Lucia (20 Abril) y Cristina (24 de Abril) ¡Felicítalas!"Expiraste, Jesús, pero la fuente de vida brotó inmensamente para las almas, y el océano de Misericordia se abrió por todo el mundo. O fuente de Vida, Oh Misericordia Infinita, abarca el mundo entero y derrámate sobre nosotros." "Oh Sangre y Agua, que brotaste del Corazón de Jesús como una Fuente de Misericordia para nosotros, en Vos confío." Santa María Faustina Kowalska -5- Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 6. ¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo? Sácate la viga de tu ojo y entonces verás claro para sacar la mota del ojo de tu hermano. Lucas 6,39-423.-EVANGELIOS MES DE ABRIL3 de abril. Domingo IV de cuaresmaSemana IV del salterio.1ª lectura: 1S 16, 1b.6-7.10-13aSalmo responsorial: Sal 22, 1-6 (R: El Señor es mi pastor, nada me falta)2ª lectura: Ef 5, 8-14Evangelio según san Juan 9, 1-41En aquel tiempo, al pasar Jesús vio a un hombre ciego de nacimiento. Y le preguntaronsus discípulos: «Rabbí, ¿quién pecó, él o sus padres, para que haya nacido ciego?».Respondió Jesús: «Ni él pecó ni sus padres; es para que se manifiesten en él las obras deDios. Tenemos que trabajar en las obras del que me ha enviado mientras es de día; llegala noche, cuando nadie puede trabajar. Mientras estoy en el mundo, soy luz del mundo».Dicho esto, escupió en tierra, hizo barro con la saliva, y untó con el barro los ojos delciego y le dijo: «Vete, lávate en la piscina de Siloé» (que quiere decir Enviado). El fue, selavó y volvió ya viendo.Los vecinos y los que solían verle antes, pues era mendigo, decían: «¿No es éste el que sesentaba para mendigar?». Unos decían: «Es él». «No, decían otros, sino que es uno quese le parece». Pero él decía: «Soy yo». Le dijeron entonces: «¿Cómo, pues, se te hanabierto los ojos?». Él respondió: «Ese hombre que se llama Jesús, hizo barro, me untó losojos y me dijo: ‘Vete a Siloé y lávate’. Yo fui, me lavé y vi». Ellos le dijeron: «¿Dónde estáése?». El respondió: «No lo sé».Lo llevan donde los fariseos al que antes era ciego. Pero era sábado el día en que Jesúshizo barro y le abrió los ojos. Los fariseos a su vez le preguntaron cómo había recobradola vista. Él les dijo: «Me puso barro sobre los ojos, me lavé y veo». Algunos fariseosdecían: «Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado». Otros decían: -6- Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 7. «Pero, ¿cómo puede un pecador realizar semejantes señales?». Y había disensión entreellos. Entonces le dicen otra vez al ciego: «¿Y tú qué dices de Él, ya que te ha abierto losojos?». Él respondió: «Que es un profeta».No creyeron los judíos que aquel hombre hubiera sido ciego, hasta que llamaron a lospadres del que había recobrado la vista y les preguntaron: «¿Es éste vuestro hijo, el quedecís que nació ciego? ¿Cómo, pues, ve ahora?». Sus padres respondieron: «Nosotrossabemos que éste es nuestro hijo y que nació ciego. Pero, cómo ve ahora, no losabemos; ni quién le ha abierto los ojos, eso nosotros no lo sabemos. Preguntadle; edadtiene; puede hablar de sí mismo». Sus padres decían esto por miedo por los judíos, pueslos judíos se habían puesto ya de acuerdo en que, si alguno le reconocía como Cristo,quedara excluido de la sinagoga. Por eso dijeron sus padres: «Edad tiene; preguntádseloa él».Le llamaron por segunda vez al hombre que había sido ciego y le dijeron: «Da gloria aDios. Nosotros sabemos que ese hombre es un pecador». Les respondió: «Si es unpecador, no lo sé. Sólo sé una cosa: que era ciego y ahora veo». Le dijeron entonces:«¿Qué hizo contigo? ¿Cómo te abrió los ojos?». Él replicó: «Os lo he dicho ya, y no mehabéis escuchado. ¿Por qué queréis oírlo otra vez? ¿Es qué queréis también vosotroshaceros discípulos suyos?». Ellos le llenaron de injurias y le dijeron: «Tú eres discípulo deese hombre; nosotros somos discípulos de Moisés. Nosotros sabemos que a Moisés lehabló Dios; pero ése no sabemos de dónde es». El hombre les respondió: «Eso es loextraño: que vosotros no sepáis de dónde es y que me haya abierto a mí los ojos.Sabemos que Dios no escucha a los pecadores; mas, si uno es religioso y cumple suvoluntad, a ése le escucha. Jamás se ha oído decir que alguien haya abierto los ojos deun ciego de nacimiento. Si éste no viniera de Dios, no podría hacer nada». Ellos lerespondieron: «Has nacido todo entero en pecado ¿y nos da lecciones a nosotros?». Y leecharon fuera.Jesús se enteró de que le habían echado fuera y, encontrándose con él, le dijo: «¿Túcrees en el Hijo del hombre?». El respondió: «¿Y quién es, Señor, para que crea en él?».Jesús le dijo: «Le has visto; el que está hablando contigo, ése es». Él entonces dijo: «Creo,Señor». Y se postró ante Él. Y dijo Jesús: «Para un juicio he venido a este mundo: paraque los que no ven, vean; y los que ven, se vuelvan ciegos». Algunos fariseos queestaban con él oyeron esto y le dijeron: «Es que también nosotros somos ciegos?». Jesúsles respondió: «Si fuerais ciegos, no tendríais pecado; pero, como decís: ‘Vemos’ vuestropecado permanece».COMENTARIO: En nuestro camino cuaresmal la palabra de Dios nos hace entender hoyque ese ciego del evangelio somos cada uno de nosotros. Ciegos de nacimiento. Eincapaces de curarnos nuestra propia ceguera. Hemos entrado en la Cuaresma para ser -7- Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 8. iluminados por Cristo, para que Él sane nuestra ceguera. ¡Qué poquito conocemos aDios! ¡Qué poco entendemos sus planes! De Dios es más lo que no sabemos que lo quesabemos. Somos incapaces de reconocer a Cristo, que se acerca a nosotros bajo tantosdisfraces. Nuestra fe es demasiado corta. Pero Cristo quiere iluminarnos. El mejor frutode Cuaresma es que salgamos de ella con una fe acrecentada, más lúcida, más potente,más en sintonía con el misterio de Dios y con sus planes, más capaz de discernir lavoluntad de Dios. Dios quiere «arrancarnos del dominio de las tinieblas» (Col 1,13) paraque vivamos en la luz de Cristo, iluminados por su presencia.Para ello, la primera condición es reconocer que somos ciegos y dejar entrar plenamenteen nuestra vida a Cristo, que es «la luz del mundo». El hombre ciego reconoce su cegueray además de la vista física recibe la fe. Los fariseos, en cambio, se creen lúcidos«nosotros sabemos» y rechazan a Jesús, se cierran a la luz de la fe y quedan ciegos. Lasoberbia es el mayor obstáculo para acoger a Cristo y ser iluminados. Por eso insiste laEscritura: «Hijo mío, no te fíes de tu propia inteligencia... no te tengas por sabio» (Prov 3,5-7).Esta sanación es un testimonio potente del paso de Cristo por la vida de este ciego. Él nosabe dar explicaciones de quién es Jesús cuando le preguntan los fariseos. Simplementeconfiesa: «sólo sé que era ciego y ahora veo». Pero con ello está proclamando que Cristoes la luz del mundo. No se trata de ideas, sino de un acontecimiento: estaba muerto y hevuelto a la vida, era esclavo del pecado y he sido liberado. Esto ha de ser nuestraCuaresma y nuestra Pascua: el acontecimiento de Cristo que pasa por nuestra vidasanando, iluminando, resucitando, comunicando vida nueva.10 de abril. Domingo V de cuaresmaSemana I del salterio.1ª lectura: Ez 37, 12-14Salmo responsorial: Sal 129, 1-8 (R: Del Señor viene la misericordia, la redención copiosa)2ª lectura: Rm 8, 8-11Evangelio según san Juan 11, 1-45Un cierto Lázaro, de Betania, aldea de María y de su hermana Marta, había caídoenfermo. María era la que ungió al Señor con perfumes y le secó los pies con suscabellos; su hermano Lázaro era el enfermo.Las hermanas enviaron a decir a Jesús: «Señor, aquel a quien tú quieres, está enfermo».Al oírlo Jesús, dijo: «Esta enfermedad no es de muerte, es para la gloria de Dios, para queel Hijo de Dios sea glorificado por ella». Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro. -8- Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 9. Cuando se enteró de que estaba enfermo, permaneció dos días más en el lugar donde seencontraba.Al cabo de ellos, dice a sus discípulos: «Volvamos de nuevo a Judea». Le dicen losdiscípulos: «Rabbí, con que hace poco los judíos querían apedrearte, ¿y vuelves allí?».Jesús respondió: «¿No son doce las horas del día? Si uno anda de día, no tropieza, porqueve la luz de este mundo; pero si uno anda de noche, tropieza, porque no está la luz enél». Dijo esto y añadió: «Nuestro amigo Lázaro duerme; pero voy a despertarle». Ledijeron sus discípulos: «Señor, si duerme, se curará». Jesús lo había dicho de su muerte,pero ellos creyeron que hablaba del descanso del sueño. Entonces Jesús les dijoabiertamente: «Lázaro ha muerto, y me alegro por vosotros de no haber estado allí, paraque creáis. Pero vayamos donde él». Entonces Tomás, llamado el Mellizo, dijo a los otrosdiscípulos: «Vayamos también nosotros a morir con Él».Cuando llegó Jesús, se encontró con que Lázaro llevaba ya cuatro días en el sepulcro.Betania estaba cerca de Jerusalén como a unos quince estadios, y muchos judíos habíanvenido a casa de Marta y María para consolarlas por su hermano. Cuando Marta supoque había venido Jesús, le salió al encuentro, mientras María permanecía en casa. DijoMarta a Jesús: «Señor, si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano. Pero aunahora yo sé que cuanto pidas a Dios, Dios te lo concederá». Le dice Jesús: «Tu hermanoresucitará». Le respondió Marta: «Ya sé que resucitará en la resurrección, el último día».Jesús le respondió: «Yo soy la resurrección. El que cree en mí, aunque muera, vivirá; ytodo el que vive y cree en mí, no morirá jamás. ¿Crees esto?». Le dice ella: «Sí, Señor, yocreo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que iba a venir al mundo».Dicho esto, fue a llamar a su hermana María y le dijo al oído: «El Maestro está ahí y tellama». Ella, en cuanto lo oyó, se levantó rápidamente, y se fue donde Él. Jesús todavíano había llegado al pueblo; sino que seguía en el lugar donde Marta lo había encontrado.Los judíos que estaban con María en casa consolándola, al ver que se levantabarápidamente y salía, la siguieron pensando que iba al sepulcro para llorar allí. CuandoMaría llegó donde estaba Jesús, al verle, cayó a sus pies y le dijo: «Señor, si hubierasestado aquí, mi hermano no habría muerto». Viéndola llorar Jesús y que tambiénlloraban los judíos que la acompañaban, se conmovió interiormente, se turbó y dijo:«¿Dónde lo habéis puesto?». Le responden: «Señor, ven y lo verás». Jesús se echó allorar. Los judíos entonces decían: «Mirad cómo le quería». Pero algunos de ellos dijeron:«Este, que abrió los ojos del ciego, ¿no podía haber hecho que éste no muriera?».Entonces Jesús se conmovió de nuevo en su interior y fue al sepulcro. Era una cueva, ytenía puesta encima una piedra. Dice Jesús: «Quitad la piedra». Le responde Marta, lahermana del muerto: «Señor, ya huele; es el cuarto día». Le dice Jesús: «¿No te he dichoque, si crees, verás la gloria de Dios?». Quitaron, pues, la piedra. Entonces Jesús levantólos ojos a lo alto y dijo: «Padre, te doy gracias porque me has escuchado; yo sé que Tú -9- Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 10. me escuchas siempre; pero lo digo por la gente que me rodea, para que crean que Tú mehas enviado». Dicho esto, gritó con fuerte voz: «¡Lázaro, sal fuera!». Y salió el muerto,atado de pies y manos con vendas y envuelto el rostro en un sudario. Jesús les dice:«Desatadlo y dejadle andar».Muchos de los judíos que habían venido a casa de María, viendo lo que había hecho,creyeron en Él.COMENTARIO: «Señor, si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano».Idénticas palabras repiten las dos hermanas, cada una por su cuenta. Palabras que sonexpresión de fe en Jesús, pero una fe muy limitada, muy condicionada, muy a la medidahumana. Creen que Jesús puede curar un enfermo, pero no creen que puede resucitarun muerto. ¿No es así también nuestra fe? Creemos «hasta cierto punto». Y esta poca fese manifiesta en expresiones de este tipo: «si las circunstancias fueran favorables», «si elambiente fuera mejor», «si hubiese aprovechado aquella oportunidad». Ponemoscondiciones al poder del Señor. Y sin embargo su poder es incondicionado. «Para Diosnada hay imposible» (Lc 1,37).«Si crees verás la gloria de Dios». Frente a esta fe tan recortada, el evangelio de hoy nosimpulsa a una fe «a la medida de Dios». Él quiere manifestar su grandeza divina, su poderinfinito, su gloria. Deliberadamente, Jesús tarda en acudir a la llamada de Marta y Maria.Permite que Lázaro muera para resucitarle y manifestar de manera más potente sugloria: «Esta enfermedad... servirá para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios seaglorificado por ella». No hay situación que no tenga remedio. Más aún, cuanto másdifícil, más facilita que Cristo «se luzca». «Yo soy la resurrección y la vida». No sólo «da» la resurrección, sino que Él mismo es laresurrección. Incluso si permite el mal es para que más se manifieste lo que Él es y lo quees capaz de realizar: «Lázaro ha muerto, y me alegro por vosotros... para que creáis».Esta cuaresma tiene que significar para nosotros y para mucha gente una auténticaresurrección a una vida nueva. Cristo es la resurrección, y lo típico de su acción es hacersurgir la vida donde sólo había muerte. Cristo puede y quiere resucitar al que estámuerto por el pecado o por la carencia de fe. Lo suyo es hacer cosas grandes, maravillasdivinas. Y nosotros no podemos conformarnos con menos. No tenemos derecho a dar anadie por perdido. -SEMANA SANTA-17 de abril. Domingo de RamosSemana II del salterio. - 10 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 11. -Procesión: Cuando se acercaban a Jerusalén y llegaron a Betfagé, junto al monte de losOlivos, Jesús mandó dos discípulos, diciéndoles:-«Id a la aldea de enfrente, encontraréis en seguida una borrica atada con su pollino,desatadlos y traédmelos. Si alguien os dice algo, contestadle que el Señor los necesita ylos devolverá pronto.»Esto ocurrió para que se cumpliese lo que dijo el profeta:«Decid a la hija de Sión: "Mira a tu rey, que viene a ti, humilde, montado en un asno, enun pollino, hijo de acémila".»Fueron los discípulos e hicieron lo que les había mandado Jesús: trajeron la borrica y elpollino, echaron encima sus mantos, y Jesús se montó. La multitud extendió sus mantospor el camino; algunos cortaban ramas de árboles y alfombraban la calzada. Y la genteque iba delante y detrás gritaba:-«¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en elcielo!»Al entrar en Jerusalén, toda la ciudad preguntaba alborotada:-«¿Quién es éste?»La gente que venía con él decía:-«Es Jesús, el Profeta de Nazaret de Galilea.»-Misa:1ª lectura: Is 50, 4-7Salmo responsorial: Sal 21, 8-9,17-24 (R: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me hasabandonado?)2ª lectura: Flp 2, 6-11Pasión de nuestro Señor Jesucristo según san MateoEn aquel tiempo uno de los doce, llamado Judas Iscariote, fue a los sumos sacerdotes yles propuso: «¿Qué estáis dispuestos a darme si os lo entrego?». Ellos se ajustaron con élen treinta monedas. Y desde entonces andaba buscando ocasión propicia paraentregarlo.El primer día de los ácimos se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron: «¿Dóndequieres que te preparemos la cena de Pascua?». Él contestó: «Id a casa de Fulano ydecidle: ‘El Maestro dice: mi momento está cerca; deseo celebrar la Pascua en tu casacon mis discípulos’». Los discípulos cumplieron las instrucciones de Jesús y prepararon laPascua.Al atardecer se puso a la mesa con los doce. Mientras comían dijo: «Os aseguro que unode vosotros me va a entregar». Ellos, consternados, se pusieron a preguntarle uno tras - 11 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 12. otro: «¿Soy yo acaso, Señor?». Él respondió: «El que ha mojado en la misma fuente queyo, ése me va a entregar. El Hijo del Hombre se va como está escrito de Él; pero, ¡ay delque va a entregar al Hijo del Hombre!, más le valdría no haber nacido». Entoncespreguntó Judas, el que lo iba a entregar:«¿Soy yo acaso, Maestro?». Él respondió: «Así es». Durante la cena, Jesús cogió pan, pronunció la bendición, lo partió y lo dio a losdiscípulos diciendo: «Tomad, comed: esto es mi cuerpo». Y cogiendo un cáliz pronuncióla acción de gracias y se lo pasó diciendo: «Bebed todos; porque ésta es mi sangre,sangre de la alianza derramada por todos para el perdón de los pecados. Y os digo queno beberé más del fruto de la vid hasta el día que beba con vosotros el vino nuevo en elreino de mi Padre».Cantaron el salmo y salieron para el monte de los Olivos. Entonces Jesús les dijo: «Estanoche vais a caer todos por mi causa, porque está escrito: ‘Heriré al pastor y sedispersarán las ovejas del rebaño’. Pero cuando resucite, iré antes que vosotros aGalilea». Pedro replicó: «Aunque todos caigan por tu causa, yo jamás caeré». Jesús ledijo: «Te aseguro que esta noche, antes que el gallo cante tres veces, me negarás».Pedro le replicó: «Aunque tenga que morir contigo, no te negaré». Y lo mismo decían losdemás discípulos.Entonces Jesús fue con ellos a un huerto, llamado Getsemaní, y les dijo: «Sentaos aquí,mientras voy allá a orar». Y llevándose a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, empezó aentristecerse y a angustiarse. Entonces dijo: «Me muero de tristeza: quedaos aquí yvelad conmigo». Y adelantándose un poco cayó rostro en tierra y oraba diciendo: «Padremío, si es posible que pase y se aleje de mí ese cáliz. Pero no se haga lo que yo quiero,sino lo que tú quieres». Y se acercó a los discípulos y los encontró dormidos. Dijo aPedro: «¿No habéis podido velar una hora conmigo? Velad y orad para no caer en latentación, pues el espíritu es decidido, pero la carne es débil». De nuevo se apartó porsegunda vez y oraba diciendo: «Padre mío, si este cáliz no puede pasar sin que yo lobeba, hágase tu voluntad». Y viniendo otra vez, los encontró dormidos, porque estabanmuertos de sueño. Dejándolos de nuevo, por tercera vez oraba repitiendo las mismaspalabras. Luego se acercó a sus discípulos y les dijo: «Ya podéis dormir y descansar.Mirad, está cerca la hora y el Hijo del Hombre va a ser entregado en manos de lospecadores. ¡Levantaos, vamos! Ya está cerca el que me entrega».Todavía estaba hablando, cuando apareció Judas, uno de los doce, acompañado de untropel de gente, con espadas y palos, mandado por los sumos sacerdotes y lossenadores del pueblo. El traidor les había dado esta contraseña: «Al que yo bese, ése es:detenedlo». Después se acercó a Jesús y le dijo: «¡Salve, Maestro!». Y lo besó. Pero Jesúsle contestó: «Amigo, ¿a qué vienes?». Entonces se acercaron a Jesús y le echaron manopara detenerlo. Uno de los que estaban con Él agarró la espada, la desenvainó y de un - 12 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 13. tajo le cortó la oreja al criado del sumo sacerdote. Jesús le dijo: «Envaina la espada:quien usa espada, a espada morirá. ¿Piensas tú que no puedo acudir a mi Padre? El memandaría en seguida más de doce legiones de ángeles. Pero entonces no se cumpliría laEscritura, que dice que esto tiene que pasar». Entonces dijo Jesús a la gente: «¿Habéissalido a prenderme con espadas y palos como a un bandido? A diario me sentaba en eltemplo a enseñar y, sin embargo, no me detuvisteis». Todo esto ocurrió para que secumpliera lo que escribieron los profetas. En aquel momento todos los discípulos loabandonaron y huyeron.Los que detuvieron a Jesús lo llevaron a casa de Caifás, el sumo sacerdote, donde sehabían reunido los letrados y los senadores. Pedro lo seguía de lejos hasta el palacio delsumo sacerdote y, entrando dentro, se sentó con los criados para ver en qué parabaaquello. Los sumos sacerdotes y el consejo en pleno buscaban un falso testimoniocontra Jesús para condenarlo a muerte y no lo encontraban, a pesar de los muchosfalsos testigos que comparecían. Finalmente, comparecieron dos que declararon: «Ésteha dicho: ‘Puedo destruir el templo de Dios y reconstruirlo en tres días’».El sumo sacerdote se puso en pie y le dijo: «¿No tienes nada que responder? ¿Qué sonestos cargos que levantan contra ti?». Pero Jesús callaba. Y el sumo sacerdote le dijo:«Te conjuro por Dios vivo a que nos digas si tú eres el Mesías, el Hijo de Dios». Jesús lerespondió: «Tú lo has dicho. Más aún, yo os digo: desde ahora veréis que el Hijo delHombre está sentado a la derecha del Todopoderoso y que viene sobre las nubes delcielo». Entonces el sumo sacerdote rasgó sus vestiduras diciendo: «Ha blasfemado. ¿Quénecesidad tenemos ya de testigos? Acabáis de oír la blasfemia. ¿Qué decidís?». Y elloscontestaron: «Es reo de muerte». Entonces le escupieron a la cara y lo abofetearon;otros; lo golpearon diciendo: «Haz de profeta, Mesías; dinos quién te ha pegado».Pedro estaba sentado fuera en el patio y se le acercó una criada y le dijo: «También túandabas con Jesús el Galileo». Él lo negó delante de todos diciendo: «No sé qué quieresdecir». Y al salir al portal lo vio otra y dijo a los que estaban allí: «Éste andaba con Jesús elNazareno». Otra vez negó él con juramento: «No conozco a ese hombre». Poco despuésse acercaron los que estaban allí y dijeron: «Seguro; tú también eres de ellos, se te notaen el acento». Entonces él se puso a echar maldiciones y a jurar diciendo: «No conozco aese hombre». Y en seguida cantó un gallo. Pedro se acordó de aquellas palabras deJesús: «Antes de que cante el gallo me negarás tres veces». Y saliendo afuera, lloróamargamente.Al hacerse de día, todos los sumos sacerdotes y los senadores del pueblo se reunieronpara preparar la condena a muerte de Jesús. Y atándolo lo llevaron y lo entregaron aPilato, el gobernador.Entonces el traidor sintió remordimiento y devolvió las treinta monedas de plata a lossumos sacerdotes y senadores diciendo: «He pecado, he entregado a la muerte a un - 13 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 14. inocente». Pero ellos dijeron: «¿A nosotros qué? ¡Allá tú!». Él, arrojando las monedas enel templo, se marchó; y fue y se ahorcó. Los sacerdotes, recogiendo las monedasdijeron: «No es licitó echarlas en el arca de las ofrendas porque son precio de sangre». Y,después de discutirlo, compraron con ellas el Campo del Alfarero para cementerio deforasteros. Por eso aquel campo se llama todavía "Campo de Sangre". Así se cumplió loescrito por Jeremías el profeta: «Y tomaron las treinta monedas de plata, el precio deuno que fue tasado, según la tasa de los hijos de Israel, y pagaron con ellas el Campo delAlfarero, como me lo había ordenado el Señor».Jesús fue llevado ante el gobernador, yel gobernador le preguntó: «¿Eres tú el rey de los judíos?». Jesús respondió: «Tú lodices». Y mientras lo acusaban los sumos sacerdotes y los senadores no contestabanada. Entonces Pilato le preguntó: «¿No oyes cuántos cargos presentan contra ti?».Como no contestaba a ninguna pregunta, el gobernador estaba muy extrañado.Por la fiesta, el gobernador solía soltar un preso, el que la gente quisiera. Tenía entoncesun preso famoso, llamado Barrabás. Cuando la gente acudió, dijo Pilato: «¿A quiénqueréis que os suelte, a Barrabás o a Jesús, a quien llaman el Mesías? Pues sabía que selo habían entregado por envidia. Y mientras estaba sentado en el tribunal, su mujer lemandó a decir: «No te metas con ese justo porque esta noche he sufrido muchosoñando con Él».Pero los sumos sacerdotes y los senadores convencieron a la gente que pidieran elindulto de Barrabás y la muerte de Jesús. El gobernador preguntó: «¿A cuál de los dosqueréis que os suelte?». Ellos dijeron: «A Barrabás». Pilato les preguntó: «¿Y qué hagocon Jesús, llamado el Mesías?». Contestaron todos: «Que lo crucifiquen». Pilato insistió:«Pues, ¿qué mal ha hecho?». Pero ellos gritaban más fuerte: «¡Que lo crucifiquen!». Al verPilato que todo era inútil y que, al contrario, se estaba formando un tumulto, tomó aguay se lavó las manos en presencia del pueblo, diciendo: «Soy inocente de esta sangre.¡Allá vosotros!». Y el pueblo entero contestó: «¡Su sangre caiga sobre nosotros y sobrenuestros hijos!». Entonces les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de azotarlo, loentregó para que lo crucificaran.Los soldados del gobernador se llevaron a Jesús al pretorio y reunieron alrededor de Él atoda la compañía: lo desnudaron y le pusieron un manto de color púrpura y, trenzandouna. corona de espinas se la ciñeron a la cabeza y le pusieron una caña en la manoderecha. Y, doblando ante Él la rodilla, se burlaban de él diciendo: «¡Salve, rey de losjudíos!». «Luego lo escupían, le quitaban la caña y, le golpeaban con ella la cabeza. Yterminada la burla, le quitaron el manto, le pusieron su ropa y lo llevaron a crucificar.Al salir, encontraron a un hombre de Cirene, llamado Simón, y lo forzaron a que llevara lacruz. Cuando llegaron al lugar llamado Gólgota (que quiere decir "La Calavera"), ledieron a beber vino mezclado con hiel; él lo probó, pero no quiso beberlo. Después de - 14 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 15. crucificarlo, se repartieron su ropa echándola a suertes, y luego se sentaron acustodiarlo. Encima de la cabeza colocaron un letrero con la acusación: «Éste es Jesús, elrey de los judíos». Crucificaron con Él a dos bandidos, uno a la derecha y otro a laizquierda. Los que pasaban; lo injuriaban y decían meneando la cabeza: «Tú que,destruías el templo y lo reconstruías en tres días, sálvate a ti mismo; si eres Hijo de Dios,baja de la cruz». «Los sumos sacerdotes con los letrados y los senadores se burlabantambién diciendo: «A otros ha salvado y Él no se puede salvar. ¿No es el Rey de Israel?Que baje ahora de la cruz y le creeremos. ¿No ha confiado en Dios? Si tanto lo quiereDios, que lo libre ahora. ¿No decía que era Hijo de Dios?». Hasta los que estabancrucificados con él lo insultaban.Desde el mediodía hasta la media tarde vinieron tinieblas sobre toda aquella región. Amedia tarde, Jesús gritó: «Elí, Elí, lamá sabaktaní». Es decir: «Dios mío, Dios mío, ¿por quéme has abandonado?». Al oírlo algunos de los que estaban por allí dijeron: «A Elías llamaéste». Uno de ellos fue corriendo; en seguida cogió una esponja empapada en vinagre y,sujetándola en una caña, le dio de beber. Los demás decían: «Déjalo, a ver si viene Elías asalvarlo». Jesús dio otro grito fuerte y exhaló el espíritu.Entonces el velo del templo se rasgó en dos de arriba abajo; la tierra tembló, las rocas serajaron, las tumbas se abrieron y muchos cuerpos de santos que habían muertoresucitaron. Después que él resucitó salieron de las tumbas, entraron en la Ciudad Santay se aparecieron a muchos. El centurión y sus hombres, que custodiaban a Jesús, al ver elterremoto y lo que pasaba dijeron aterrorizados: «Realmente éste era Hijo de Dios».Había allí muchas mujeres que miraban desde lejos, aquellas que habían seguido a Jesúsdesde Galilea para atenderlo; entre ellas, María Magdalena y María, la madre de Santiagoy José, y la madre de los Zebedeos.Al anochecer llegó un hombre rico de Arimatea, llamado José, que era también discípulode Jesús. Este acudió a Pilato a pedirle el cuerpo de Jesús. Y Pilato mandó que se loentregaran. José, tomando el cuerpo de Jesús, lo envolvió en una sábana limpia; lo pusoen el sepulcro nuevo que se había excavado en una roca, rodó una piedra grande a laentrada del sepulcro y se marchó. María Magdalena y la otra María se quedaron allísentadas enfrente del sepulcro.A la mañana siguiente, pasado el día de la Preparación, acudieron en grupo los sumossacerdotes y los fariseos a Pilato y le dijeron: «Señor, nos hemos acordado que aquelimpostor estando en vida anunció: ‘A los tres días resucitaré’. Por eso da orden de quevigilen el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vayan sus discípulos, se lleven el cuerpoy digan al pueblo: ‘Ha resucitado de entre los muertos’. La última impostura sería peorque la primera. Pilato contestó: «Ahí tenéis la guardia: id vosotros y asegurad la - 15 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 16. vigilancia como sabéis». Ellos fueron, sellaron la piedra y con la guardia aseguraron lavigilancia del sepulcro.COMENTARIO: Al entrar en la Semana Santa la Iglesia nos proclama la Pasión deJesucristo. Pero al escucharla o al leerla por nuestra cuenta hemos de evitar un peligro.Tenemos el riesgo de asistir a ella como espectadores que contemplan unos hechos sólodesde fuera. Porque lo que el Espíritu Santo pretende es hacernos conocer cómo Cristoha vivido la Pasión «por dentro». Se trata de dejarnos iluminar esa interioridad de Cristo.Lo que nos salva no son los simples sufrimientos de Cristo, sino el amor con que los havivido, un amor que le ha llevado a dar la vida libremente por nosotros.De hecho, en la oración colecta del domingo pasado pedíamos a Dios Padre que«vivamos siempre de aquel mismo amor que llevó al Hijo a entregarse a la muerte por lasalvación del mundo». La liturgia no es una representación teatral. Nos introduce en elmisterio. Y al introducirnos en él no sólo nos hace capaces de contemplarlo en toda suriqueza, sino que el contacto con el misterio de Cristo nos transforma, pues Cristomismo nos contagia su vida, sus actitudes y sentimientos. No podemos entrar en laSemana Santa ni vivirla con provecho si no estamos dispuestos a subir con Cristo a lacruz.El relato de la Pasión según san Mateo subraya además cómo en ella se cumplen lasEscrituras. Todo estaba predicho. Nada ocurre por casualidad. El plan del Padre secumple. Y Cristo vive la Pasión en perfecta obediencia a la voluntad del Padre, «paramostrar al género humano el ejemplo de una vida sumisa a su voluntad» (oracióncolecta). Cristo puede decir con las palabras del profeta: «El señor Dios me ha abierto eloído y yo no me he rebelado ni me he echado atrás» (primera lectura). Adándesobedeció la voluntad de Dios y nos trajo la ruina; Cristo obedece «hasta la muerte ymuerte de cruz» y nos salva (segunda lectura). En su obediencia al Padre y en su amor alos hombres está nuestra salvación. Y esta salvación seguirá haciéndose presente hoy sinosotros prolongamos la entrega de Cristo, su obediencia al Padre y su amor a loshombres. -TRIDUO PASCUAL-21 de abril: Jueves Santo de la Cena del Señor (SO)Comienza la novena de la Divina Misericordia1ª lectura: Ex 12, 1-8.11-14: Prescripciones sobre la cena pascualSalmo responsorial: Sal 115, 12-18 (R: El cáliz de la bendición es comunión con la sangre deCristo)2ª lectura: 1Co 11, 23.26: cuando coméis y bebéis, proclamáis la muerte del Señor. - 16 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 17. Evangelio según san Juan 13, 1-15Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar deeste mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amóhasta el extremo. Durante la cena, cuando ya el diablo había puesto en el corazón aJudas Iscariote, hijo de Simón, el propósito de entregarle, sabiendo que el Padre le habíapuesto todo en sus manos y que había salido de Dios y a Dios volvía, se levanta de lamesa, se quita sus vestidos y, tomando una toalla, se la ciñó. Luego echa agua en unlebrillo y se puso a lavar los pies de los discípulos y a secárselos con la toalla con queestaba ceñido.Llega a Simón Pedro; éste le dice: «Señor, ¿tú lavarme a mí los pies?». Jesús le respondió:«Lo que yo hago, tú no lo entiendes ahora: lo comprenderás más tarde». Le dice Pedro:«No me lavarás los pies jamás». Jesús le respondió: «Si no te lavo, no tienes parteconmigo». Le dice Simón Pedro: «Señor, no sólo los pies, sino hasta las manos y lacabeza». Jesús le dice: «El que se ha bañado, no necesita lavarse; está del todo limpio. Yvosotros estáis limpios, aunque no todos». Sabía quién le iba a entregar, y por eso dijo:«No estáis limpios todos».Después que les lavó los pies, tomó sus vestidos, volvió a la mesa, y les dijo:«¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros? Vosotros me llamáis “el Maestro” y “elSeñor”, y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro, os he lavado lospies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros. Porque os he dado ejemplo,para que también vosotros hagáis como yo he hecho con vosotros».COMENTARIO: «Los amó hasta el extremo». Estas palabras son la clave para entender eltriduo pascual, la pasión y muerte de Jesús, la eucaristía... Todo ello es expresión yrealización de ese amor hasta el extremo que lo ha dado todo sin reservarse nada, quese ha hecho esclavo por nosotros. Es ese amor el que está presente en cada misa y encada sagrario: ¿cómo es posible la rutina o el aburrimiento?, ¿cómo permanecerindiferente ante ese amor que sobrepasa toda medida?«Es la Pascua, el Paso del Señor». En cada misa es Cristo mismo quien pasa junto anosotros, quien desea entrar –si le dejamos para quedarse con nosotros. Pasa Cristopara hacernos pasar con Él de este mundo al Padre. Si la vivo bien, cada misa meintroduce más en Dios, en su seno y en su corazón. La misa me introduce en el cielo,aunque siga viviendo aún sobre la tierra.«Haced esto en memoria». Estas palabras son el encargo de perpetuar la eucaristía en eltiempo y el espacio. Pero no sólo. Incluyen el mandato de vivir la misa, de hacer presenteen nuestra vida todo lo que ella es y significa: «Os he dado ejemplo para que lo que yo hehecho con vosotros, vosotros también lo hagáis». La misa nos hace esclavos de nuestros - 17 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 18. hermanos y nos impulsa a amarlos hasta el extremo. «Él dio la vida por nosotros:también nosotros debemos dar la vida por los hermanos».22 de abril: Viernes Santo de la Pasión del Señor (SO)1ª lectura: Is 52, 13-53, 12: Fue traspasado por nuestras rebeliones.Salmo responsorial: Sal 30, 2.6.12-17.25 (R: Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu)2ª lectura: Hb 4, 14-16; 5, 7-9: A pesar de ser Hijo, aprendió, sufriendo, a obedecer.Pasión de nuestro Señor Jesucristo según san JuanEn aquel tiempo, Jesús pasó con sus discípulos al otro lado del torrente Cedrón, dondehabía un huerto, en el que entraron él y sus discípulos. Pero también Judas, el que leentregaba, conocía el sitio, porque Jesús se había reunido allí muchas veces con susdiscípulos. Judas, pues, llega allí con la cohorte y los guardias enviados por los sumossacerdotes y fariseos, con linternas, antorchas y armas. Jesús, que sabía todo lo que leiba a suceder, se adelanta y les pregunta: «¿A quién buscáis?». Le contestaron: «A Jesúsel Nazareno». Díceles: «Yo soy». Judas, el que le entregaba, estaba también con ellos.Cuando les dijo: «Yo soy», retrocedieron y cayeron en tierra. Les preguntó de nuevo: «¿Aquién buscáis?». Le contestaron: «A Jesús el Nazareno». Respondió Jesús: «Ya os hedicho que yo soy; así que si me buscáis a mí, dejad marchar a éstos». Así se cumpliría loque había dicho: «De los que me has dado, no he perdido a ninguno». Entonces SimónPedro, que llevaba una espada, la sacó e hirió al siervo del Sumo Sacerdote, y le cortó laoreja derecha. El siervo se llamaba Malco. Jesús dijo a Pedro: «Vuelve la espada a lavaina. La copa que me ha dado el Padre, ¿no la voy a beber?».Entonces la cohorte, el tribuno y los guardias de los judíos prendieron a Jesús, le atarony le llevaron primero a casa de Anás, pues era suegro de Caifás, el Sumo Sacerdote deaquel año. Caifás era el que aconsejó a los judíos que convenía que muriera un solohombre por el pueblo. Seguían a Jesús Simón Pedro y otro discípulo. Este discípulo eraconocido del Sumo Sacerdote y entró con Jesús en el atrio del Sumo Sacerdote,mientras Pedro se quedaba fuera, junto a la puerta. Entonces salió el otro discípulo, elconocido del Sumo Sacerdote, habló a la portera e hizo pasar a Pedro. La muchachaportera dice a Pedro: «¿No eres tú también de los discípulos de ese hombre?». Dice él:«No lo soy». Los siervos y los guardias tenían unas brasas encendidas porque hacía frío, yse calentaban. También Pedro estaba con ellos calentándose. El Sumo Sacerdoteinterrogó a Jesús sobre sus discípulos y su doctrina. Jesús le respondió: «He habladoabiertamente ante todo el mundo; he enseñado siempre en la sinagoga y en el Templo,donde se reúnen todos los judíos, y no he hablado nada a ocultas. ¿Por qué mepreguntas? Pregunta a los que me han oído lo que les he hablado; ellos saben lo que hedicho». Apenas dijo esto, uno de los guardias que allí estaba, dio una bofetada a Jesús, - 18 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 19. diciendo: «¿Así contestas al Sumo Sacerdote?». Jesús le respondió: «Si he hablado mal,declara lo que está mal; pero si he hablado bien, ¿por qué me pegas?». Anás entonces leenvió atado al Sumo Sacerdote Caifás. Estaba allí Simón Pedro calentándose y le dijeron:«¿No eres tú también de sus discípulos?». El lo negó diciendo: «No lo soy». Uno de lossiervos del Sumo Sacerdote, pariente de aquel a quien Pedro había cortado la oreja, ledice: «¿No te vi yo en el huerto con Él?». Pedro volvió a negar, y al instante cantó ungallo.De la casa de Caifás llevan a Jesús al pretorio. Era de madrugada. Ellos no entraron en elpretorio para no contaminarse y poder así comer la Pascua. Salió entonces Pilato fueradonde ellos y dijo: «¿Qué acusación traéis contra este hombre?». Ellos le respondieron:«Si éste no fuera un malhechor, no te lo habríamos entregado». Pilato replicó: «Tomadlevosotros y juzgadle según vuestra Ley». Los judíos replicaron: «Nosotros no podemosdar muerte a nadie». Así se cumpliría lo que había dicho Jesús cuando indicó de quémuerte iba a morir. Entonces Pilato entró de nuevo al pretorio y llamó a Jesús y le dijo:«¿Eres tú el Rey de los judíos?». Respondió Jesús: «¿Dices eso por tu cuenta, o es queotros te lo han dicho de mí?». Pilato respondió: «¿Es que yo soy judío? Tu pueblo y lossumos sacerdotes te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?». Respondió Jesús: «Mi Reinono es de este mundo. Si mi Reino fuese de este mundo, mi gente habría combatido paraque no fuese entregado a los judíos: pero mi Reino no es de aquí». Entonces Pilato ledijo: «¿Luego tú eres Rey?». Respondió Jesús: «Sí, como dices, soy Rey. Yo para esto henacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que esde la verdad, escucha mi voz». Le dice Pilato: «¿Qué es la verdad?». Y, dicho esto, volvió asalir donde los judíos y les dijo: «Yo no encuentro ningún delito en Él. Pero es costumbreentre vosotros que os ponga en libertad a uno por la Pascua. ¿Queréis, pues, que osponga en libertad al Rey de los judíos?». Ellos volvieron a gritar diciendo: «¡A ése, no; aBarrabás!». Barrabás era un salteador.Pilato entonces tomó a Jesús y mandó azotarle. Los soldados trenzaron una corona deespinas, se la pusieron en la cabeza y le vistieron un manto de púrpura; y, acercándose aÉl, le decían: «Salve, Rey de los judíos». Y le daban bofetadas. Volvió a salir Pilato y lesdijo: «Mirad, os lo traigo fuera para que sepáis que no encuentro ningún delito en Él».Salió entonces Jesús fuera llevando la corona de espinas y el manto de púrpura. DícelesPilato: «Aquí tenéis al hombre». Cuando lo vieron los sumos sacerdotes y los guardias,gritaron: «¡Crucifícalo, crucifícalo!». Les dice Pilato: «Tomadlo vosotros y crucificadle,porque yo ningún delito encuentro en Él». Los judíos le replicaron: «Nosotros tenemosuna Ley y según esa Ley debe morir, porque se tiene por Hijo de Dios». Cuando oyóPilato estas palabras, se atemorizó aún más. Volvió a entrar en el pretorio y dijo a Jesús:«¿De dónde eres tú?». Pero Jesús no le dio respuesta. Dícele Pilato: «¿A mí no me hablas?¿No sabes que tengo poder para soltarte y poder para crucificarte?». Respondió Jesús:«No tendrías contra mí ningún poder, si no se te hubiera dado de arriba; por eso, el que - 19 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 20. me ha entregado a ti tiene mayor pecado». Desde entonces Pilato trataba de librarle.Pero los judíos gritaron: «Si sueltas a ése, no eres amigo del César; todo el que se hacerey se enfrenta al César». Al oír Pilato estas palabras, hizo salir a Jesús y se sentó en eltribunal, en el lugar llamado Enlosado, en hebreo Gabbatá. Era el día de la Preparaciónde la Pascua, hacia la hora sexta. Dice Pilato a los judíos: «Aquí tenéis a vuestro Rey».Ellos gritaron: «¡Fuera, fuera! ¡Crucifícale!». Les dice Pilato: «¿A vuestro Rey voy acrucificar?». Replicaron los sumos sacerdotes: «No tenemos más rey que el César».Entonces se lo entregó para que fuera crucificado.Tomaron, pues, a Jesús, y Él cargando con su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario,que en hebreo se llama Gólgota, y allí le crucificaron y con Él a otros dos, uno a cadalado, y Jesús en medio. Pilato redactó también una inscripción y la puso sobre la cruz. Loescrito era: «Jesús el Nazareno, el Rey de los judíos». Esta inscripción la leyeron muchosjudíos, porque el lugar donde había sido crucificado Jesús estaba cerca de la ciudad; yestaba escrita en hebreo, latín y griego. Los sumos sacerdotes de los judíos dijeron aPilato: «No escribas: ‘El Rey de los judíos’, sino: ‘Éste ha dicho: Yo soy Rey de los judíos’».Pilato respondió: «Lo que he escrito, lo he escrito». Los soldados, después quecrucificaron a Jesús, tomaron sus vestidos, con los que hicieron cuatro lotes, un lotepara cada soldado, y la túnica. La túnica era sin costura, tejida de una pieza de arribaabajo. Por eso se dijeron: «No la rompamos; sino echemos a suertes a ver a quién letoca». Para que se cumpliera la Escritura: «Se han repartido mis vestidos, han echado asuertes mi túnica». Y esto es lo que hicieron los soldados. Junto a la cruz de Jesúsestaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y MaríaMagdalena. Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a sumadre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo». Luego dice al discípulo: «Ahí tienes a tu madre». Ydesde aquella hora el discípulo la acogió en su casa.Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba cumplido, para que se cumpliera laEscritura, dice: «Tengo sed». Había allí una vasija llena de vinagre. Sujetaron a una ramade hisopo una esponja empapada en vinagre y se la acercaron a la boca. Cuando tomóJesús el vinagre, dijo: «Todo está cumplido». E inclinando la cabeza entregó el espíritu.Los judíos, como era el día de la Preparación, para que no quedasen los cuerpos en lacruz el sábado —porque aquel sábado era muy solemne— rogaron a Pilato que lesquebraran las piernas y los retiraran. Fueron, pues, los soldados y quebraron las piernasdel primero y del otro crucificado con Él. Pero al llegar a Jesús, como lo vieron yamuerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le atravesó el costadocon una lanza y al instante salió sangre y agua. El que lo vio lo atestigua y su testimonioes válido, y él sabe que dice la verdad, para que también vosotros creáis. Y todo estosucedió para que se cumpliera la Escritura: «No se le quebrará hueso alguno». Y tambiénotra Escritura dice: «Mirarán al que traspasaron». - 20 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 21. Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, aunque en secreto pormiedo a los judíos, pidió a Pilato autorización para retirar el cuerpo de Jesús. Pilato se loconcedió. Fueron, pues, y retiraron su cuerpo. Fue también Nicodemo —aquel queanteriormente había ido a verle de noche— con una mezcla de mirra y áloe de unas cienlibras. Tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en vendas con los aromas, conformea la costumbre judía de sepultar. En el lugar donde había sido crucificado había unhuerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el que nadie todavía había sido depositado.Allí, pues, porque era el día de la Preparación de los judíos y el sepulcro estaba cerca,pusieron a Jesús.COMENTARIO: «Jesús el Nazareno, el Rey de los judíos». Todo el relato de la pasiónsegún san Juan –especialmente el prendimiento y el diálogo con Pilatos– manifiesta lasoberanía y majestad de este Jesús que había dicho: «Nadie me quita la vida, yo la doyvoluntariamente» (Jn 10,18). Verdaderamente Jesús reina desde la cruz. Ahora se cumplelo que Él mismo había anunciado: «Yo cuando sea levantado de la tierra atraeré a todoshacia mí» (Jn 12,32). La multitud inmensa de los redimidos es fruto de esta eficazatracción del Crucificado.«Está cumplido». Jesús ha llevado a cabo perfectamente la obra que el Padre leencomendó (Jn 17,4). Ha realizado el plan del padre, ha cumplido las Escrituras, nada haquedado a medias. La redención es un hecho consumado y sólo falta que cada hombreacepte dejarse bañar por su sangre y acuda a beber el agua que brota de su costadoabierto. En Cristo estamos salvados.«Mirarán al que atravesaron». Si los que miraban la serpiente de bronce en el desiertoquedaban curados (Nm 21,4-9), ¡cuánto más los que miran con fe al Hijo de Dioscrucificado! (Jn 3,14-15). San Juan nos invita a esa mirada contemplativa llena de fe. Estamirada de fe permite que se desencadene sobre nosotros el infinito amor salvador quese encuentra encerrado en el corazón del Redentor traspasado por nuestros pecados.23 de abril: Sábado Santo de la Sepultura del SeñorHoy, propiamente, no hay “evangelio” para meditar o —mejor dicho— se deberíameditar todo el Evangelio (la Buena Nueva), porque todo él desemboca en lo que hoyrecordamos: la entrega de Jesús a la Muerte para resucitar y darnos una Vida Nueva.Hoy, la Iglesia no se separa del sepulcro del Señor, meditando su Pasión y su Muerte. Nocelebramos la Eucaristía hasta que haya terminado el día, hasta mañana, que comenzarácon la Solemne Vigilia de la resurrección. Hoy es día de silencio, de dolor, de tristeza, dereflexión y de espera. Hoy no encontramos la Reserva Eucarística en el sagrario. Hay sólo - 21 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 22. el recuerdo y el signo de su “amor hasta el extremo”, la Santa Cruz que adoramosdevotamente.Hoy es el día para acompañar a María, la madre. La tenemos que acompañar para poderentender un poco el significado de este sepulcro que velamos. Ella, que con ternura yamor guardaba en su corazón de madre los misterios que no acababa de entender deaquel Hijo que era el Salvador de los hombres, está triste y dolida: «Vino a los suyos, perolos suyos no le recibieron» (Jn 1,11). Es también la tristeza de la otra madre, la SantaIglesia, que se duele por el rechazo de tantos hombres y mujeres que no han acogido aAquel que para ellos era la Luz y la Vida.Hoy, rezando con estas dos madres, el seguidor de Cristo reflexiona y va repitiendo laantífona de la plegaria de Laudes: «Cristo se hizo por nosotros obediente hasta lamuerte y una muerte de cruz. Por lo cual Dios le exaltó y le otorgó el nombre que estásobre todo nombre» (cf. Flp 2,8-9) -TIEMPO PASCUAL-• Vigilia Pascual-Gn 1, 1-2: Vio Dios todo lo que había hecho, y era muy bueno.-Gn 22, 1-18: El sacrificio de Abrahán, nuestro padre en la fe.-Ex 14, 15-15, 1: El paso del mar rojo.-Is 54, 5-14: Con misericordia eterna te quiere el Señor, tu redentor.-Ba 3, 9-15.32-4, 4: Camina a la claridad del resplandor del Señor.-Ez 36, 16-28: Derramaré un agua pura, os daré un corazón nuevo.-Rm 6, 3-11: Los que por el bautismo fuimos incorporados a Cristo, fuimos incorporados a su muerte.-Sal 117, 1-2.16-17.22-23 (R: ALELUYA, ALELUYA, ALELUYA)Evangelio según san Mateo 28, 1-10Pasado el sábado, al alborear el primer día de la semana, María Magdalena y la otra María fueron aver el sepulcro. De pronto se produjo un gran terremoto, pues el ángel del Señor bajó del cielo y,acercándose, hizo rodar la piedra y se sentó encima de ella. Su aspecto era como el relámpago y suvestido blanco como la nieve. Los guardias, atemorizados ante él, se pusieron a temblar y sequedaron como muertos.El ángel se dirigió a las mujeres y les dijo: «Vosotras no temáis, pues sé que buscáis a Jesús, elCrucificado; no está aquí, ha resucitado, como lo había dicho. Venid, ved el lugar donde estaba. Y - 22 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 23. ahora id enseguida a decir a sus discípulos: ‘Ha resucitado de entre los muertos e irá delante devosotros a Galilea; allí le veréis’. Ya os lo he dicho».Ellas partieron a toda prisa del sepulcro, con miedo y gran gozo, y corrieron a dar la noticia a susdiscípulos. En esto, Jesús les salió al encuentro y les dijo: «¡Dios os guarde!». Y ellas, acercándose, seasieron de sus pies y le adoraron. Entonces les dice Jesús: «No temáis. Id, avisad a mis hermanos quevayan a Galilea; allí me verán».COMENTARIO: «HA RESUCITADO». Así, con mayúsculas, aparece en el Leccionario. Estapalabra es común a los tres sinópticos y aparece por tanto en los tres ciclos. Es la noticia.La Iglesia vive de ella. Millones de cristianos a lo largo de veinte siglos han vivido de ella.Es la noticia que ha cambiado la historia: el Crucificado vive, ha vencido la muerte y elmal. Es el grito que inunda esta noche santa como una luz potente que rasga lastinieblas. ¿En qué medida vivo yo de este anuncio? ¿En qué medida soy portavoz de estanoticia para los que aún no la conocen?«Consideraos muertos al pecado y vivos para Dios». La resurrección de Cristo es tambiénla nuestra. Él no sólo ha destruido la muerte, sino también el pecado, que es laverdadera muerte y causa de ella. La resurrección de Cristo es capaz de levantarnos parahacernos llevar una vida de resucitados. Ya no somos esclavos del pecado. Podemosvivir desde ahora en la pertenencia a Dios, como Cristo. Podemos caminar en novedadde vida.«La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular». Las lecturas delA.T. son una síntesis de la historia de la salvación, que culmina en Cristo. El Resucitado esla clave de todo. Todo se ilumina desde Él. Sin Él, todo permanece confuso y sin sentido.¿Le permito yo que ilumine mi vida? ¿Soy capaz de acoger la presencia del Resucitadopara entender toda mi vida como historia de salvación?24 de abril. Domingo de Resurrección1ª lectura: Hch 10, 34a.37-43Salmo responsorial: Sal 117, 1-2.16-17.22-23 (R: Éste es el día en que actuó el Señor: seanuestra alegría y nuestro gozo)2ª lectura: Col 3, 1-4Evangelio según san Juan 20, 1-9El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuandotodavía estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Echó a correr y fue dondeestaba Simón Pedro y el otro discípulo a quien tanto quería Jesús, y les dijo: «Se hanllevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto». Salieron Pedro y el - 23 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 24. otro discípulo camino sepulcro. Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corría másque Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro. Se inclinó y vio las vendas en el suelo;pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio lasvendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no junto a lasvendas, sino enrollado en un lugar aparte. Entonces entró también el otro discípulo, elque había llegado el primero al sepulcro; vio y creyó, pues hasta entonces no habíanentendido la Escritura: que Él había de resucitar de entre los muertos.COMENTARIO: «¡Ha resucitado!»: Es la noticia que hoy nos es gritada, proclamada. Estaes la noticia. Es la certeza que se nos da a conocer. La gran certeza, la que sostiene todanuestra vida, la que le da sentido y valor. ¡Ha resucitado! No podemos seguir viviendocomo si Cristo no hubiese resucitado, como si no estuviese vivo. No podemos seguirviviendo como si no le hubiera sido sometido todo. No podemos seguir viviendo como siCristo no fuera el Señor, mi Señor. No podemos seguir viviendo «como si». Sólo cabebuscar con ansia al Resucitado, como María Magdalena o los apóstoles; o mejor, dejarsebuscar y encontrar por Él.«¡Ha resucitado!». También nosotros podemos ver, oír, tocar al Resucitado (1 Jn 1,1). No,no es un fantasma (cfr. Lc 24, 37-43). Es real, muy real. Cristo vive, quiere entrar en tuvida. Quiere transformarla. No, nuestra fe no se basa en simples palabras o doctrinas,por hermosas que sean. Se basa en un hecho, un acontecimiento. Sí, verdaderamente haresucitado el Señor. Para ti, para mí, para cada uno de todos los hombres. Hoy puede serdecisivo para ti. Él quiere irrumpir en tu vida con su presencia iluminadora yomnipotente. Es a Él, el mismo que salió del sepulcro, a quien encuentras en laEucaristía.«¡Ha resucitado!». La noticia que hemos recibido hemos de gritarla a otros. Si de verdadhemos tocado a Cristo, tampoco nosotros podemos callar «lo que hemos visto y oído»(He 4,20). No somos sólo receptores. Cristo resucitado nos constituye en heraldos,pregoneros de esta noticia. Una noticia que es para todos. Una noticia que afecta atodos. Una noticia que puede cambiar cualquier vida: «Cristo ha resucitado, está vivo,para ti, te busca, tú eres importante para Él, ha muerto por ti, ha destruido la muerte, teinfunde su vida divina, te abre las puertas del paraíso, tus problemas tienen solución, tuvida tiene sentido». - 24 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 25. 4.- ALGUNOS SANTOS DEL MES5 de abril: san Vicente Ferrer (ML)Nació en 1350 en Valencia, España. Sus padres le inculcaron desde muy pequeñito unafervorosa devoción hacia Jesucristo y a la Virgen María y un gran amor por los pobres. Leencargaron repartir las cuantiosas limosnas que la familia acostumbraba a dar. Así lofueron haciendo amar el dar ayudas a los necesitados. Lo enseñaron a hacer unamortificación cada viernes en recuerdo de la Pasión de Cristo, y cada sábado en honor dela Virgen Santísima. Estas costumbres las ejercitó durante toda su vida. Se hizo religiosoen la Comunidad de los Padres Dominicos y, por su gran inteligencia, a los 21 años ya eraprofesor de filosofía en la universidad. Tras estudiar en Barcelona, Lérida y Toulouse,recibió las sagradas ordenes en 1378. Escaló posiciones en la jerarquía de la Orden hastaser nombrado predicador general de la misma en 1389. Vicente estaba muy angustiadoporque la Iglesia Católica estaba dividida entre dos Papas y había muchísima desunión.De tanto afán se enfermó y estuvo a punto de morir. Pero una noche se le aparecióNuestro Señor Jesucristo, acompañado de San Francisco y Santo Domingo de Guzmán yle dio la orden de dedicarse a predicar por ciudades, pueblos, campos y países. Y Vicenterecuperó inmediatamente su salud. En adelante por 30 años, Vicente recorre el norte deEspaña, y el sur de Francia, el norte de Italia, y el país de Suiza, predicandoincansablemente, con enormes frutos espirituales. Dicen que convirtió más de 10,000judíos y otros tantos musulmanes en España. Antes de predicar rezaba por cinco o máshoras para pedir a Dios la eficacia de la palabra, y conseguir que sus oyentes setransformaran al oírle. Dormía en el puro suelo, ayunaba frecuentemente y se trasladabaa pie de una ciudad a otra. Los milagros acompañaron a San Vicente en toda supredicación. Y uno de ellos era el hacerse entender en otros idiomas, siendo que élsolamente hablaba su lengua materna y el latín.Los últimos años, ya lleno de enfermedades, lo tenían que ayudar a subir al sitio dondeiba a predicar. Pero apenas empezaba la predicación se transformaba, se le olvidabansus enfermedades y predicaba con el fervor y la emoción de sus primeros años. Murióen plena actividad misionera, el Miércoles de Ceniza, 5 de abril del año 1419. Fuerontantos sus milagros y tan grande su fama, que el Papa lo declaró santo a los 36 años dehaber muerto, en 1455.25 de abril: san Marcos evangelistaMarcos, hebreo de origen, nació probablemente fuera de Palestina, y era de familia rica.San Pedro, que lo llama “hijo mío”, lo tuvo ciertamente consigo en sus viajes misioneros - 25 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 26. en Oriente y en Roma, en donde escribió el Evangelio. La antigüedad cristiana llamó aMarcos “intérprete de Pedro”: “Marcos, un intérprete de Pedro, escribió exactamentetodo lo que recordaba. Pero escribió, sin seguir un orden, lo que dijo e hizo el Señor. Esdecir, Marcos no oyó al Señor, ni lo acompañó; pero después oyó a Pedro, que exponíasus enseñanzas según las necesidades...”.Además de la familiaridad con San Pedro, el evangelista Marcos gozó de una largacomunidad de vida con el apóstol Pablo, a quien encontró por primera vez en el año 44,cuando Pablo y Bernabé llevaron a Jerusalén la generosa oferta de la comunidad deAntioquía. Al regreso, Bernabé llevó consigo a su joven sobrino Marcos. Después de laevangelización de Chipre, cuando Pablo proyectó un viaje más difícil y arriesgado alcorazón de Asia Menor, entre las desconfiadas y belicosas gentes semibárbaras delTauro, Marcos “se separó de Pablo y de Bernabé y regresó a Jerusalén” como lo narra ellibro de los Hechos de los Apóstoles. Más tarde Marcos se encontró de nuevo al lado desan Pablo, pero esta vez en la prisión de Roma. En el año 66 san Pablo ofrece la última información acerca de Marcos, cuando escribíadesde la cárcel romana a Timoteo: “Trae contigo a Marcos. Puedo necesitar de susservicios”. Los datos cronológicos de la vida de San Marcos no son muy seguros.Probablemente murió en el año 140 del imperio de Nerón (68 a.D.), de muerte natural,según una relación, y según otra, como mártir, en Alejandría de Egipto.28 de abril: san Luis Mª Grignon de MonfortNació en Monfort, Francia, en 1673. Era el mayor de una familia de ocho hijos. Desde muyjoven fue un gran devoto de la Santísima Virgen. A los 12 años ya la gente lo veía pasarlargos ratos arrodillado ante la estatua de la Madre de Dios.Con grandes sacrificios logró conseguir con qué ir a estudiar al más famoso seminario deFrancia, el seminario de San Suplicio en París. Allí sobresalió como un seminaristatotalmente mariano. Sentía enorme gozo en mantener siempre adornado de flores elaltar de la Santísima Virgen.Luis Grignon de Monfort será un gran peregrino durante su vida de sacerdote. Perocuando él era seminarista concedían un viaje especial a un Santuario de la Virgen a losque sobresalieran en piedad y estudio. Y Luis se ganó ese premio. Se fue enperegrinación al Santuario de la Virgen en Chartres. Y al llegar allí permaneció ochohoras seguidas rezando de rodillas, sin moverse. Él no iba como algunos de nosotros arezar como un mendigo que pide que se le atienda rapidito para poder alejarse. El iba acharlas con sus dos grandes amigos, Jesús y María. Y con ellos las horas parecenminutos.Su primera Misa quiso celebrarla en un altar de la Virgen, y durante muchos años laCatedral de Nuestra Señora de París fue su templo preferido y su refugio. - 26 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 27. Monfort dedicó todas sus grandes cualidades de predicador y de conductor demultitudes a predicar misiones para convertir pecadores. Grandes multitudes lo seguíande un pueblo a otro, después de cada misión, rezando y cantando. Se daba cuenta deque el canto echa fuera muchos malos humores y enciende el fervor. Decía que unamisión sin canto era como un cuerpo sin alma. El mismo componía la letra de muchascanciones a Nuestro Señor y a la Virgen María y hacía cantar a las multitudes.Era todo fuego para predicar. Pero no era él quien conseguía las conversiones. Era laVirgen María a quien invocaba constantemente. Ella rogaba a Jesús y Jesús cambiaba loscorazones. Después de unos Retiros dejó escrito: "Ha nacido en mí una confianza sinlímites en Nuestro Señor y en su Madre Santísima". Y viajaba confiado porque no ibanunca solo. Consigo llevaba el crucifijo y la imagen de la Virgen, y Jesús y María secomportaban con él como formidables defensores. En cada pueblo o vereda dondepredicaba procuraba dejar una cruz, construida en sitio que fuera visible para loscaminantes y dejaba en todos un gran amor por los sacramentos y por el rezo del SantoRosario.Antes de ir a regiones peligrosas o a sitios donde mucho se pecaba, rezaba con fervor ala Sma. Virgen, y adelante que "donde la Madre de Dios llega, no hay diablo que seresista". Las personas que habían sido víctimas de la perdición se quedaban admiradasde la manera tan franca como les hablaba este hombre de Dios. Y la Virgen María seencargaba de conseguir la eficacia para sus predicaciones.San Luis de Monfort fundó unas Comunidades religiosas que han hecho inmenso bien enlas almas. Los Padres Monfortianos (a cuya comunidad le puso por nombre "Compañíade María") y las Hermanas de la Sabiduría.Escribió Grignon de Monfort el "Tratado de la verdadera devoción a la Virgen María". ElPapa Juan Pablo II tomó como lema una frase que repetía mucho nuestro gran santo:"Soy todo tuyo oh María, y todo cuanto tengo, tuyo es".Murió el 28 de abril de 1716, a la edad de 43 años, agotado de tanto trabajar y predicar.“A quien Dios quiere hacer muy santo, lo hace muy devoto de la Virgen María” (S. Luis Mª). "Al consagrarnos al Corazón de María, descubrimos el camino seguro al Sagrado Corazón de Jesús, símbolo del Amor Misericordioso de Nuestro Salvador" S.S. Juan Pablo II, 22 de septiembre de 1986.29 de abril: santa Catalina de SienaCatalina nació en Siena (Italia) el 25 de marzo de 1347 y era la vigésimo cuarta hija deSantiago y Lapa Benincasa. A los siete años celebró su místico matrimonio con Cristo.Esto no se debió a fantasías infantiles, sino que era el comienzo de una extraordinariaexperiencia mística, como se pudo comprobar después. A los quince años entró a laTercera Orden de Santo Domingo, comenzando una vida de penitencia muy rigurosa.Para vencer la repugnancia hacia un leproso maloliente, se inclinó y le besó las llagas. - 27 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 28. Como no sabía leer ni escribir, comenzó a decir a varios amanuenses sus cartas, afligidasy sabias, dirigidas a Papas, reyes, jefes y a humilde gente del pueblo. Su valientecompromiso social y político suscitó no pocas perplejidades entre sus mismos superioresy tuvo que presentarse ante el capítulo general de los dominicos, que se celebró enFlorencia en mayo de 1377, para explicar su conducta.En Siena, en el recogimiento de su celda, dictó el “Diálogo sobre la Divina Providencia”para tributar a Dios su último canto de amor. En los comienzos del gran cisma aceptó elllamamiento de Urbano VI para que fuera a Roma. Aquí se enfermó y murió rodeada desus muchos discípulos a quienes recomendó que se amaran unos a otros. Era el 29 deabril de 1380: hacía un mes que había cumplido 33 años.Fue canonizada el 29 de abril de 1461. En 1939 fue declarada patrona de Italia junto conSan Francisco de Asís, y el 4 de octubre de 1970 Pablo VI la proclamó doctora de laIglesia, y el 1 de Octubre de 1999 S.S. Juan Pablo II la declaró Patrona de Europa.“ La verdad es esta: Dios no quiere otra cosa que nuestra santificación. Por eso nos creóa su imagen y semejanza y quiso dar la vida por nosotros con tan ardiente amor el dulcey amoroso Verbo. Así nos ha manifestado su verdad. El alma que mira con esa luz no seecha a dormir, antes bien despierta del sueño buscando con gran solicitud el modo, elcamino, el lugar y el tiempo de cumplirla. No se confía aguardando el día de mañana,pues no está segura de tenerlo.”2 de abril: VI aniversario de la muerte de Juan Pablo II19 de abril: VI aniversario de la elección de Benedicto XVI - 28 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 29. 5.- SANTA SEDE: ALGUNAS ACTIVIDADES DEL PAPA (Marzo)Lunes 28: Benedicto XVI recibió a los participantes en la asamblea anual de la PontificiaAcademia para la Vida. Recibió en audiencia al Presidente del Parlamento Europeo, JerzyBuzek. Recibió a los participantes en la plenaria del Pontificio Consejo para lasComunicaciones Sociales.Martes 1: El Papa Benedicto XVI ha concedido su conformidad a la elección canónicarealizada por el Sínodo de los Obispos de la Iglesia patriarcal siro-católica. Nombróexarca apostólico de los siro-católicos de Venezuela al corobispo Hikmat Beylouni, quesucede a Iwannis Louis Awad.Miércoles 2: El Vicario de Cristo celebró en el Aula Pablo VI la audiencia general. Hablósobre san Francisco de Sales. Después recibió en privado a la directora ejecutiva delPrograma Mundial de Alimentos (PMA), Josette Sheeran, que acaba de regresar de unamisión de ese organismo en la frontera entre Libia y Túnez.Miércoles 9: El Vicario de Cristo, durante la audiencia general con unos 7.000 fielescongregados en el Aula Pablo VI, alentó a los católicos a esforzarse en Cuaresma porconvertirse cada vez más a Cristo.Viernes 11: El Obispo de Roma envió un telegrama al presidente de la ConferenciaEpiscopal de Japón, monseñor Leo Ikenaga, en el que expresa su profunda tristeza porel gran terremoto y los consiguientes tsunamis.Domingo 13: El Papa dirigió el Ángelus dominical con peregrinos llegados de todaspartes del mundo en la Plaza de San Pedro. Hoy el Santo Padre iniciará sus ejerciciosespirituales. LA VOZ DEL PAPALa conciencia moral en las situaciones concretas de la vida: “En esta reflexión sería útilcentrarse en la conciencia, a veces ofuscada, de los padres de los niños, que a menudodejan solas a las mujeres embarazadas. La conciencia moral […] tiene el deber dediscernir el bien del mal en las diferentes situaciones de la vida, de modo que a partir de - 29 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 30. este juicio, el ser humano puede orientarse libremente al bien. A quienes niegan laexistencia de la conciencia moral del ser humano, reduciendo su voz al resultado decondicionamientos externos o a un fenómeno puramente emocional, es importantereiterar que la calidad moral de la acción humana no es un valor extrínseco, o facultativoy no es ni siquiera una prerrogativa de los cristianos o de los creyentes, sino que escomún a todos los seres humanos. En la conciencia moral Dios habla a cada uno e invitaa defender la vida humana en todo momento. En este vínculo personal con el Creador sehalla la dignidad profunda de la conciencia moral y la razón de su carácter inviolable”.Derecho a la vida del concebido y al bien de la mujer: “Es necesario que toda la sociedaddefienda el derecho a la vida del concebido y del verdadero bien de la mujer que, nuncay en ninguna circunstancia, podrá sentirse realizada en la decisión del aborto”.Ayuda necesaria a las mujeres que abortaron: “Es necesario […] que no falte la ayudanecesaria a las mujeres que, habiendo recurrido desgraciadamente al aborto,experimentan todo el drama moral y existencial. Hay muchas iniciativas, tanto en ámbitodiocesano como de los entes de voluntariado, que ofrecen ayuda psicológica y espiritualpara una plena recuperación humana. La solidaridad de la comunidad cristiana no puederenunciar a este tipo de corresponsabilidad”.El cordón umbilical y el ámbito científico: (La utilización de los bancos del cordónumbilical) “Se trata de aplicaciones clínicas importantes y de investigacionesprometedoras en ámbito científico, pero que para su realización dependen mucho de lagenerosidad en la donación de la sangre del cordón en el momento del parto y de quelas estructuras se adecuen para ello. Os invito por tanto a haceros promotores de unasolidaridad humana y cristiana verdadera y consciente”.San Francisco de Sales, maestro de vida espiritual: “Se abandonó entonces al amor deDios: amándolo, sin esperar nada, y al mismo tiempo, confiando en el amor divino. Esteserá el secreto de su vida”.Construir nuestra vida en la Palabra de Dios: “Jesús nos dice en el Evangelio de estedomingo (6 de marzo) que quien escucha sus palabras y las pone en práctica se parece aun hombre que construye su casa sobre roca. Esta roca firme sobre la que podemosconstruir nuestra vida es la fe en la Palabra de Dios. Fijando nuestros ojos en la VirgenMaría, aprendamos de ella a cumplir en todo momento la voluntad del Padre celestialpara que, con la ayuda de la gracia divina, seamos transformados en imagen de Cristo ydemos un testimonio eficaz de su vida y enseñanzas”.¿Es Dios quien nos convierte?: “El periodo cuaresmal nos propone este ámbito litúrgicoy penitencial: un camino de cuarenta días donde experimentar de modo eficaz el amor - 30 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 31. misericordioso de Dios. Hoy resuena para nosotros la llamada “Volved a mi con todo elcorazón”; hoy somos nosotros los llamados a convertir nuestro corazón a Dios,conscientes siempre de no poder llevar a cabo nuestra conversión nosotros solos, connuestras fuerzas, porque es Dios quien nos convierte.”El hombre no es Dios sino su imagen: “El primer paso para una relación correcta con elmundo que nos rodea es el reconocimiento, por parte del ser humano, de su condiciónde criatura: el hombre no es Dios, sino su imagen; por eso, debe tratar de ser mássensible a la presencia de Dios en lo que le rodea: en todas las criaturas, y especialmenteen la persona humana, hay una epifanía de Dios” (Mensaje a los obispos de Brasil por lacampaña de fraternidad que promueven en Cuaresma, miércoles 9 de marzo de 2011).La vida cristiana es un camino: “La Cuaresma es un camino, es acompañar a Jesús quesube a Jerusalén, lugar del cumplimiento de su misterio de pasión, muerte yresurrección; nos recuerda que la vida cristiana es un «camino» por recorrer, que noconsiste tanto en una ley que debemos observar, sino en la persona misma de Cristo, aquien hemos de encontrar, acoger y seguir.”¿El sacerdote es embajador de Cristo?: “El sacerdote no lo es solo a tiempo parcial, lo essiempre, con toda el alma, con todo nuestro corazón. Este ser con Cristo y serembajador de Cristo, este ser para los otros es una misión que penetra nuestro ser ydebe siempre penetrar más en la totalidad de nuestro ser”.Cuaresma es tiempo de progreso espiritual: “En este tiempo de Cuaresma, la imagendel desierto nos invita a recogernos interiormente y, con espíritu de penitencia,progresar en nuestro camino espiritual. Que apoyados en la Palabra de Dios y guiadospor el ejemplo del Salvador vivamos con alegría y aprovechemos este tiempo de gracia”. NOTICIAS DE INTERESLa JMJ premia a los mejores comunicadores del evento: La información sobre laJornada Mundial de la Juventud de Madrid (JMJ) tiene premio. La fundación españolaCrónica Blanca convoca los premios de comunicación "Centinelas del Mañana" con losque se premiarán los mejores trabajos periodísticos que tengan por tema la JornadaMundial de la Juventud. Los premios se dividen en cuatro categorías: artículosperiodísticos, espacios radiofónicos, documentos audiovisuales y propuestasperiodísticas en Internet. Están convocados todos aquellos periodistas o estudiantes decomunicación, de 16 a 35 años, inscritos en la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid, - 31 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 32. que hayan publicado los trabajos que van a presentar entre el 1 de enero y el 1 de mayode 2011. Los trabajos se deben entregar antes del 15 de mayo de este año. El juradopremiará aquellos trabajos que mejor reflejen lo que supone, es y significa la JMJ deMadrid 2011.Obispos de zona fronteriza analizan cómo ayudar a migrantes: Del 1 al 3 de marzo sellevó a cabo en el Paso, Texas, la reunión anual de los obispos fronterizos de Texas,Tamaulipas, Coahuila y Chihuahua. El problema fundamental a analizar es el papel de laIglesia católica en la solución de la inseguridad que aqueja a la región, así como lasconstantes violaciones a los derechos humanos que sigue padeciendo la poblaciónmigrante que proviene de México y de América Central. Nueve de los diez obispos (seisde Texas: los de El Paso, Brownsville, San Angelo, Amarillo, San Antonio y Laredo) y tresdel lado mexicano (Ciudad Juárez, Matamoros y Piedras Negras, con la ausencia delobispo de Nuevo Laredo, quien no podrá estar presente por problemas de agenda),analizarán el entorno sobre el que tiene que influir la Iglesia católica, que en este campose encuentra profundamente hermanada en ambos lados de la frontera.Obispos colombianos afirman que adoptar no es un derecho:Los obispos de Colombia han emitido una nota en la que se muestran públicamente encontra de la adopción de niños por parte de parejas homosexuales, advirtiendo queadoptar “no es un derecho” y que por tanto no hay “discriminación”. En una larga nota,fechada el 25 de febrero y firmada por el secretario de la Conferencia Episcopal,monseñor Juan Vicente Córdoba, se explican las razones de la postura de la Iglesia,basadas en el bien del menor adoptado.Congreso de reflexión sobre el Sagrado Corazón en Paray-le-Monial:El padre William Petrie, superior provincial de la Provincia del Este de la Congregacióndel Sagrado Corazón de Jesús y María de Estados Unidos, ha organizado un congresomundial para reflexionar sobre el amor de Dios y promover una civilización del amor ensus familias y sociedades. Dicho congreso se desarrollará en la cuna de la devoción alSagrado Corazón, Paray-le-Monial, del 6 al 11 de octubre de 2001.Publicación del segundo libro del Papa sobre Jesús de Nazaret:En un informe de la oficina de prensa vaticana se he publicado que la Santa Sedepresentó el segundo libro de Benedicto XVI sobre Jesús de Nazaret el próximo 10 demarzo. El volumen, que se concentra en el período de la vida de Cristo que va "De laentrada a Jerusalén hasta la resurrección", es editado por la Libreria Editrice Vaticana,que cede los derechos de autor a editores según países. Participarán en el acto el - 32 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 33. cardenal Marc Ouellet, Prefecto de la Congregación para los Obispos y el escritor ygermanista Claudio Magris. El volumen está traducido en siete idiomas: alemán, italiano,inglés, español, francés, portugués y polaco y tiene nueve capítulos y un epílogo.El Papa responderá en televisión a preguntas sobre Jesús:Benedicto XVI responderá a las preguntas de los fieles en un programa de televisiónretransmitido por la televisión italiana ´Rai Uno´ el día de Viernes Santo. Es la primera vezque el Papa acude a este tipo de entrevista en televisión. La entrevista será grabada doso tres días antes del 22 de abril, día de Viernes Santo, y se registrará desde su estudioprivado o en la capilla, según informa el diario ´Corriere della Sera´. La televisión italianaha notificado que la entrevista al Pontífice será retransmitida a las 14,10 horas,aproximadamente la misma hora en la que se cree que murió Jesús en la Cruz.PRD persigue a la Iglesia por odio a la fe y valores católicos en México:El P. Hugo Valdemar Romero, Vocero de la Arquidiócesis de México, anunció enconferencia de prensa que impugnará la decisión del Instituto Federal Electoral (IFE),que falló en su contra por haber criticado al Partido de la Revolución Democrática (PRD)que ha promovido la despenalización del aborto y la ley de las uniones homosexuales,con derecho a adopción, en el Distrito Federal. ORACIÓN POR EL PAPA Oh Jesús, Rey y Señor de la Iglesia: renuevo en tu presencia mi adhesión incondicional a tu Vicario en la tierra, el Papa. En él tú has querido mostrarnos el camino seguro y cierto que debemos seguir en medio de la desorientación, la inquietud y el desasosiego. Creo firmemente que por medio de él tú nos gobiernas, enseñas y santificas, y bajo su cayado formamos la verdadera Iglesia: una, santa, católica y apostólica. Concédeme la gracia de amar, vivir y propagar como hijo fiel sus enseñanzas. Cuida su vida, ilumina su inteligencia,fortalece su espíritu, defiéndelo de las calumnias y de la maldad. Aplaca los vientos erosivos de la infidelidad y la desobediencia, y concédenos que, en torno a él, tu Iglesia se conserve unida, firme en el creer y en el obrar, y sea así el instrumento de tu redención. Así sea. - 33 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 34. 6.- CATEQUESIS PREPARATORIA JMJ:http://www.madrid11.com/es/camino/catequesis/53-catequesis-7La Resurrección de Jesucristo trae una vida nuevaObjeto de la Catequesis:Mostrar cómo la Resurrección de Cristo manifiesta la victoria absoluta y definitiva sobretodo sufrimiento y, en último término, sobre el pecado y la muerte. Jesús, que haquerido pasar por el dolor, consecuencia de la libertad humana, lo ha vencidoresucitando de entre los muertos.Síntesis:1. Un acontecimiento sorprendente2. La resurrección es muestra del poder de Dios3. La resurrección: fundamento de la fe de la Iglesia4. La fe en la resurrección es fuente de salvación5. La resurrección es un acontecimiento histórico y trascendente6. La resurrección de Jesucristo trae una vida nueva7. Es una gran noticia que debe ser comunicada: comunidad y evangelizaciónTexto:Jesucristo es el "primogénito de entre los muertos" (Col 1,18; Ap 1,5) que nos ha abiertoel camino de la vida nueva por su resurrección. En ésta se manifiesta el sentido de sumuerte. Jesús resucitado nos revela un Dios de vivos y no de muertos. Él mismo se - 34 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 35. autoproclama "la resurrección y la vida" (Jn 11,25). El cristiano desde el bautismoparticipa en la muerte y resurrección de Cristo y así puede encontrar vida en cualquiersituación.1. Un acontecimiento sorprendente"¡Es verdad! ¡El Señor ha resucitado y se ha aparecido a Simón!" (Lc 24,34). Es el grito delos discípulos a los de Emaús cuando, después de encontrarse con Jesús, vuelven a lacomunidad de Jerusalén.Jesús verdaderamente resucitó y así lo fueron descubriendo los testigos de susapariciones. Al principio no podían creerlo: como vemos por ejemplo en Tomás (Jn20,24), los discípulos de Emaús (Lc 24,13ss). Era algo impensable. Que había muerto eraevidente. ¿Quién iba a pensar que un muerto volviera a la vida? Jesús durante su vida enla tierra resucitó muertos (como Lázaro -Jn 11,43s), pero la resurrección de Jesús esdistinta: ya no morirá más.El cuerpo de Jesús resucitado es una carne transfigurada, con propiedades espirituales:es material y espiritual a la vez. ¿Por qué? Porque la carne ha sido espiritualizada con lapresencia del Espíritu Santo. Por eso es nota común a las apariciones que al principio aJesús no le reconocen (María Magdalena -Jn 20,15; los de Emaús -Lc 24,16, etc.). Es elmismo pero está transformado; ya no es lo mismo, su humanidad ha recibido la plenituddel Espíritu Santo.2. La resurrección es muestra del poder de DiosLa primera fórmula de fe que aparece en el Nuevo Testamento es muy básica: "Dios haresucitado a Jesús de entre los muertos". La fórmula es un fragmento kerigmático, esdecir, de la fe original predicada por los apóstoles, como atestigua el primer escrito delNuevo Testamento, la carta a los Tesalonicenses 1,10 (escrita por San Pablo hacia el año50 d.C.) . En esta primera expresión, ¿por qué Dios es el sujeto? Porque sólo Dios tienefuerza para dar vida a un muerto .Así se muestra el poder de Dios que es el único que puede salvar: "Dios, que resucitó alSeñor, nos resucitará también a nosotros mediante su poder" (1 Co 6,14) (54-57 d.C). Noes sólo proclamación de un acontecimiento, sino que es fuerza que se comunica ypropaga a todos los hombres .Más adelante, sin cambio de sentido, aparecerá la expresión "Cristo resucitó" (1Co15,13s); "el Señor ha resucitado" (Lc 24,34). Es Jesús, en cuanto que es Cristo (es decir: el - 35 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 36. Ungido por el Espíritu Santo), en cuanto que es Señor (es decir: título divino del quetiene el poder sobre todo) el que puede vencer el poder de la muerte con la vida nuevade la resurrección . La resurrección confirma que Jesús no es un mero hombre, sino quees Dios .La resurrección es una "nueva creación", por la que todo vuelve a ser hecho. Al igual queen la primera creación actuó la Trinidad en unidad, así también en la resurrección: es elPadre el que resucita a Jesús y es el Hijo el que resucita por la fuerza del Espíritu Santo.3. La resurrección: fundamento de la fe de la IglesiaLa resurrección de Cristo, realizada con la fuerza de Dios, es el centro y la originalidad dela fe cristiana."Os anunciamos la Buena Nueva de que la Promesa hecha a los padres Dios la hacumplido en nosotros, los hijos, al resucitar a Jesús" (Hch 13,32-33). La Resurrección deJesús es la verdad culminante de nuestra fe en Cristo, creída y vivida por la primeracomunidad cristiana como verdad central, transmitida como fundamental por laTradición, establecida en los documentos del Nuevo Testamento, predicada como parteesencial del Misterio Pascual al mismo tiempo que la Cruz .Dios, que se ha hecho hombre en Jesucristo, ha resucitado de entre los muertos. Así loexpresa 1Co de un modo más desarrollado:Os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí:- que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras;- que fue sepultado y- que resucitó al tercer día, según las Escrituras;- que se apareció a Cefas y luego a los Doce; después se apareció a más dequinientos hermanos a la vez, de los cuales todavía la mayor parte viven y otrosmurieron.Luego se apareció a Santiago; más tarde, a todos los apóstoles. Y en último término seme apareció también a mí, como a un abortivo (1 Co 15,3-8).San Pablo desarrolla en este "credo" primitivo escrito hacia el año 56 la fe en laresurrección que él ha recibido y por eso "transmite". Los exegetas dicen que este textono es invención de Pablo, sino que recoge lo que él ha escuchado de los apóstoles y loconfirma con su testimonio. El mensaje central que Pablo ha recibido es que el quemurió y fue sepultado resucitó. Para que haya resurrección es necesario atestiguar la - 36 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 37. muerte y ésta se confirma con la sepultura. De ahí que afirmar la muerte y sepultura sonnecesarias para poder afirmar la resurrección.Pero la fuerza de la resurrección está en el testimonio de los testigos. Pablo señalaalgunos de ellos: Pedro, los Doce apóstoles, un gran número de discípulos y, por último,a él mismo. El mismo Pablo es testigo de la resurrección y si tiene fe en ella y la confiesacon tanta convicción es porque ha sido testigo de primera mano.Primero el testimonio del sepulcro vacío y después las numerosas apariciones hacenposible que el mensaje de la resurrección sea creíble para los testigos y aquellos a losque éstos comunican esta buena nueva.4. La fe en la resurrección es fuente de salvaciónSi Cristo no ha resucitado vana es nuestra fe (1Co 15,17). Por eso la fe cristiana tiene sufundamento en la victoria de la vida sobre la muerte. Esto es lo que nos salva. La fe en laresurrección que nos libera del poder del mal, del pecado, de la muerte:Porque, si confiesas con tu boca que Jesús es Señor y crees en tu corazón que Dios leresucitó de entre los muertos, serás salvo. Pues con el corazón se cree para conseguir lajusticia, y con la boca se confiesa para conseguir la salvación (Rm 10,9-10).La confesión de Cristo muerto y resucitado es tabla de salvación para el creyente.La resurrección de Cristo transforma el cansancio y la frustración en esperanza. ¡Esposible algo nuevo! ¡Siempre es posible el cambio! No hay nada que esté perdido. Estaes la experiencia de los discípulos: con miedo, encerrados en el cenáculo, sólo les hacesuperar el temor ver a Jesús resucitado. Jesús se aparece, y esto les devuelve laesperanza. Así también los de Emaús cambian radicalmente: de huir de Jerusaléndefraudados por el triste final de Aquel al que habían seguido y había "fracasado" en lacruz, pasan a volver rápidamente al descubrir que Jesús está vivo. "Y, levantándose almomento, se volvieron a Jerusalén" (Lc 24,33).5. La resurrección es un acontecimiento histórico y trascendente"El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvomanifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento".La credibilidad de las apariciones viene dada por las notas comunes que en ellas serepiten: es un acontecimiento inesperado, en primera instancia no reconocen que es - 37 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 38. Jesús, les cuesta salir de la tristeza en la que están, al principio les cuesta creer que seaJesús, sólo por sus gestos y palabras lo reconocen. Así, por ejemplo, los de Emaús salende Jerusalén decepcionados y sólo le reconocen cuando Jesús hace el signo del "partir elpan" (Lc 24,31) y en ese momento se dan cuenta de que su corazón ardía cuando Él leshablaba en el camino (Lc 24,32).Es imposible interpretar la Resurrección de Cristo fuera del orden físico, y noreconocerlo como un hecho histórico. Sabemos por los hechos que la fe de losdiscípulos fue sometida a la prueba radical de la pasión y de la muerte en cruz de suMaestro, anunciada por él de antemano (cf. Lc 22, 31-32). La sacudida provocada por lapasión fue tan grande que los discípulos (por lo menos, algunos de ellos) no creyerontan pronto en la noticia de la resurrección. Los evangelios, lejos de mostrarnos unacomunidad arrobada por una exaltación mística, los evangelios nos presentan a losdiscípulos abatidos ("la cara sombría": Lc 24, 17) y asustados (cf. Jn 20, 19). Por eso nocreyeron a las santas mujeres que regresaban del sepulcro y "sus palabras les parecíancomo desatinos" (Lc 24, 11; cf. Mc 16, 11. 13). Cuando Jesús se manifiesta a los once en latarde de Pascua "les echó en cara su incredulidad y su dureza de cabeza por no habercreído a quienes le habían visto resucitado" (Mc 16, 14) .Muchos se preguntan el "cómo" de la resurrección, pero sólo sabemos el "qué". La fe dela Iglesia, atestiguada por los testimonios, manifiesta el hecho de la resurrección, perono se concreta la forma como ésta se dará. Así lo dice el Catecismo:Nadie fue testigo ocular del acontecimiento mismo de la Resurrección y ningúnevangelista lo describe. Nadie puede decir cómo sucedió físicamente. Menos aún, suesencia más íntima, el paso a otra vida, fue perceptible a los sentidos. Acontecimientohistórico demostrable por la señal del sepulcro vacío y por la realidad de los encuentrosde los apóstoles con Cristo resucitado, no por ello la Resurrección pertenece menos alcentro del Misterio de la fe en aquello que transciende y sobrepasa a la historia.6. La resurrección de Jesucristo trae una vida nuevaHemos de entender el sentido de la resurrección como complemento al de la muerte. Sipor la muerte de Jesús somos liberados del pecado y de la muerte eterna, por laresurrección se nos abre el camino a una vida nueva . En palabras de San Pablo: con lamuerte de Cristo muere nuestro hombre viejo y con su resurrección renace el hombrenuevo: "Despojaos del hombre viejo con sus obras, y revestíos del hombre nuevo" (Col3,9).En el bautismo participamos del misterio pascual a través del signo del agua. Sersepultados en el agua significa morir a todo lo viejo (el pecado, el resentimiento, la - 38 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 39. frustración.) y salir del agua supone comenzar una vida nueva en Dios: "Sepultados conél en el bautismo, con él también habéis resucitado por la fe en la acción de Dios, queresucitó de entre los muertos" (Col 2,12).La vida nueva que nos trae Cristo resucitado es la vida eterna . No se trata sólo de la vidafutura, sino que cuando vivimos en el Espíritu ya poseemos la vida eterna, aunque noplenamente:Conviene no olvidar que la vida nueva y eterna no es, en rigor, simplemente otra vida; estambién esta vida en el mundo. Quien se abre por la fe y el amor a la vida del Espíritu deCristo, está compartiendo ya ahora, aunque de forma todavía imperfecta, la vida delResucitado: "Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y alque tú has enviado, Jesucristo" (Jn 17, 3). ésta encuentra su "pleno significado" en. lacomunión con el Padre" (EV 1). la vida eterna, siendo "la vida misma de Dios y a la vez lavida de los hijos de Dios" (EV 38), "no se refiere sólo a una perspectiva supratemporal",pues el ser humano "ya desde ahora se abre a la vida eterna por la participación en lavida divina" (EV 37) .7. Es una gran noticia que debe ser comunicada: comunidad y evangelizaciónEs nota común a todas las apariciones, que los que ven a Jesús no pueden callárselo. Estan grande la noticia que han de anunciarlo. Así pues, la resurrección lleva a volver a lacomunidad y al anuncio. Las primeras en encontrar el domingo de Pascua el sepulcrovacío fueron mujeres, que corren para comunicarles a los discípulos la gran noticia (Lc24,9-10; Jn 20,1 cita sólo a María Magdalena) y que han visto a Jesús resucitado (Jn20,18). Asumen el riesgo de no ser creídas. Pero es más fuerte la experiencia que eltemor al qué dirán.La experiencia de Jesús resucitado hace volver a la comunidad a los que se han ido deella por miedo o decepción (como los de Emaús: Lc 24,33). El encuentro con Jesús vivolleva a vivir la fe en la comunidad, a compartirla, a anunciarla. - 39 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 40. 7.- PARA REFLEXIONAR… http://www.sanmiguel.org.ar/web/reflex.html. AGUANTA UN POCO MAS TODAVIA NO ES TIEMPO Se cuenta que en Inglaterra había una pareja que gustaba de visitar las pequeñastiendas del centro de Londres. Al entrar en una de ellas se quedaron prendados de unahermosa tacita. "? Me permite ver esa taza?" pregunto la señora, "¡nunca he visto nadatan fino!" En las manos de la señora, la taza comenzó a contar su historia: "Usted debe saberque yo no siempre he sido la taza que usted esta sosteniendo. Hace mucho tiempo yo era solo un poco de barro. Pero un artesano me tomo entresus manos y me fue dando forma. Llego el momento en que me desespere y le grite:"¡Por favor..ya déjeme en paz...!" Pero mi amo solo me sonrió y me dijo: ..."Aguanta unpoco mas, todavía no es tiempo". Después me puso en un horno. ¡Nunca había sentido tanto calor!.... toque a lapuerta del horno y a través de la ventanilla pude leer los labios de mi amo que medecían: ..."Aguanta un poco mas, todavía no es tiempo." Cuando al fin abrió la puerta, mi artesano me puso en un estante. Pero, apenas mehabía refrescado, me comenzó a raspar, a lijar. No se como no acabó conmigo. Medaba vueltas, me miraba de arriba a abajo. Por ultimo me aplico meticulosamentevarias pinturas...Sentía que me ahogaba... "Por favor déjame en paz", le gritaba a miartesano; pero el solo me decía:..."Aguanta un poco mas, todavía no es tiempo." Al fin, cuando pensé que había terminado aquello, me metió en otro horno, muchomas caliente que el primero. Ahora si pensé que terminaba con mi vida. Le rogué y le imploré a mi artesano que me respetara, que me sacara, que si sehabía vuelto loco. Grité, lloré; pero mi artesano solo me decía: "Aguanta un poco mas,todavía no es tiempo." Me pregunté entonces si había esperanza... si lograría sobrevivir aquellos tratos yabandonos. Pero por alguna razón aguanté todo aquello. Fue entonces que se abrió lapuerta y mi artesano me tomo cariñosamente y me llevo a un lugar muy diferente. Eraprecioso. Allí todas las tazas eran maravillosas, verdaderas obras de arte, resplandecíancomo solo ocurre en los sueños. No pasó mucho tiempo cuando descubrí que estaba - 40 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 41. en una fina tienda y ante mi había un espejo. Una de esas maravillas era yo. ¡No podíacreerlo! ¡Esa no podía ser yo! Mi artesano entonces me dijo: "Yo se que sufriste al ser moldeada por mis manos,mira tu hermosa figura. Se que pasaste terribles calores, pero ahora observa tu sólidaconsistencia, se que sufriste con las raspadas y pulidas, pero mira ahora la finura de tupresencia... y la pintura te provocaba nausea, pero contempla ahora tu hermosura.. y,¿si te hubiera dejado como estabas? ¡"Ahora eres una obra terminada! !lo que imaginécuando te comencé a formar!". Querido hermano que lees. Usted es una tacita en las manos del mejor alfarero:Dios. Confíate en Sus amorosas manos aunque muchas veces no comprendas porquépermite tu sufrimiento. AGUANTA UN POCO MAS Y SERÁS EL MAS PERFECTORESULTADO DE TU ALFARERO. EL PODER DE LA PUERTA NEGRA Érase una vez en el país de las mil y una noches... En este país había un rey que eramuy polémico por sus acciones, tomaba a los prisioneros de guerra y los llevaba haciauna enorme sala. Los prisioneros eran colocados en grandes hileras en el centro de lasala y el rey gritaba diciéndoles: «Les voy a dar una oportunidad, miren el rincón dellado derecho de la sala...» Al hacer esto, los prisioneros veían a algunos soldados armados con arcos y flechas,listos para cualquier acción. «Ahora, -continuaba el rey- miren hacia el rincón del lado izquierdo...» Al hacer esto,todos los prisioneros notaban que había una horrible y grotesca puerta negra, deaspecto dantesco, cráneos humanos servían como decoración y el picaporte paraabrirla era la mano de un cadáver..... En verdad, algo verdaderamente horrible solo deimaginar, mucho más para ver. El rey se colocaba en el centro de la sala y gritaba:«Ahora escojan, ¿qué es lo que ustedes quieren? Morir clavados por flechas o abrirrápidamente aquella puerta negra mientras los dejo encerrados allí? Ahora decidan,tienen libre albedrío, escojan....» Todos los prisioneros tenían el mismo comportamiento: a la hora de tomar ladecisión, ellos llegaban cerca de la horrorosa puerta negra de más de cuatro metros dealtura, miraban los cadáveres, la sangre humana y los esqueletos con leyendas escritasdel tipo : "viva la muerte" , y decidían: «Prefiero morir flechado...» Uno a uno, todosactuaban de la misma forma, miraban la puerta negra y a los arqueros de la muerte ydecían al rey: «Prefiero ser atravesado por flechas a abrir esa puerta y quedarmeencerrado» - 41 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 42. Millares optaron por lo que estaban viendo: la muerte por las flechas. Un día, la guerra terminó, pasado el tiempo, uno de los soldados del "pelotón de flechas" estaba barriendo la enorme sala cuando apareció el rey. El soldado con toda reverencia y un poco temeroso, preguntó: «Sabes, gran rey, yo siempre tuve una curiosidad, no se enfade con mi pregunta., pero... ¿qué es lo que hay detrás de aquella puerta negra?» El rey respondió... «¿Recuerdas que a los prisioneros siempre les di la opción de escoger? Pues bien...ve y abre esa puerta negra.»El soldado, temeroso, abrió cautelosamente la puerta y sintió un rayo puro de sol besar el suelo de la enorme sala, abrió un poco más la puerta y más luz y un delicioso aroma a verde llenaron el lugar. El soldado notó que la puerta negra daba hacia un campo que apuntaba a un gran camino. Fue ahí que el soldado se dio cuenta de que la puerta negra llevaba hacia la Libertad...Todos tenemos una puerta negra dentro de nuestra mente. Para algunos, la puerta negra es el miedo a lo desconocido, para otros, es una persona difícil, tal vez para otros es una frustración, ya sea miedo a relacionarse o miedo a ser rechazado, miedo a innovar o miedo a cambiar, miedo a volar más alto... Para algunos la puerta negra es la inseguridad porque la falta de preparación lo atemoriza, o una traba imaginaria que la inseguridad de la vida fabricó durante su educación o su crianza.Pero si tú puedes perder, también puedes vencer. Si das un paso más allá del miedo, vasa encontrar un rayo de sol entrando en tu vida... "Abre esa puerta negra y deja que el solte inunde".8.- MEDITACIÓN GenerosidadLa generosidad es una de las virtudes fundamentales del cristiano. La generosidad es lavirtud que nos caracteriza en nuestra imitación de Cristo, en nuestro camino deidentificación con Él. Esto es porque la generosidad no es simplemente una virtud que nacedel corazón que quiere dar a los demás, sino la auténtica generosidad nace de un corazónque quiere amar a los demás. No puede haber generosidad sin amor, como tampoco puedehaber amor sin generosidad. Es imposible deslindar, es imposible separar estas dosvirtudes.Autor: P. Cipriano Sánchez2 Co 8, 1-9Mt 5, 43-48 - 42 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 43. La generosidad es una de las virtudes fundamentales del cristiano. La generosidad es lavirtud que nos caracteriza en nuestra imitación de Cristo, en nuestro camino deidentificación con Él. Esto es porque la generosidad no es simplemente una virtud quenace del corazón que quiere dar a los demás, sino la auténtica generosidad nace de uncorazón que quiere amar a los demás. No puede haber generosidad sin amor, comotampoco puede haber amor sin generosidad. Es imposible deslindar, es imposibleseparar estas dos virtudes.¿Qué amor puede existir en quien no quiera darse? ¿Y qué don auténtico puede existirsin amor? Esta unión, esta intimidad tan estrecha entre la generosidad y la misericordia,entre la generosidad y el amor, la vemos clarísimamente reflejada en el corazón denuestro Señor, en el amor que Dios tiene para cada uno de nosotros, y en la forma enque Jesucristo se vuelca sobre cada una de nuestras vidas dándonos a cada uno todo loque necesitamos, todo lo que nos es conveniente para nuestro crecimiento espiritual.Este darse de Cristo lo hace nuestro Señor a costa de Él mismo. Como diría San Pablo:“Bien saben lo generoso que ha sido nuestro Señor Jesucristo, que siendo rico, se hizopobre por ustedes, para que ustedes se hiciesen ricos con su pobreza”. Ésta es la claveverdadera del auténtico amor y de la auténtica generosidad: el hacerlo a costa de uno.En el fondo, podríamos pensar que esto es algo negativo o que es algo que no nosconviene. ¡Cómo voy yo a entregarme a costa mía! ¡Cómo voy yo a darme o a amar acosta mía! Sin embargo, es imposible amar si no es a costa de uno, porque el auténticoamor es el amor que es capaz de ir quebrando los propios egoísmos, de ir rompiendo labúsqueda de sí mismo, de ir disgregando aquellas estructuras que únicamente sepreocupan por uno mismo. ¡Qué diferente es la vida, qué diferente se ve todo cuando ennuestra existencia no nos buscamos a nosotros y cuando buscamos verdadera yúnicamente a Dios nuestro Señor! ¡Cómo cambian las prioridades, cómo cambia elentendimiento que tenemos de toda la realidad y, sobre todo, cómo aprendemos a noconformarnos con amar poquito!Esto es lo que nuestro Señor nos dice en el Evangelio: “Antiguamente se decía: Ama a tuprójimo y odia a tu enemigo”. Esto es amar poquito, amar con medida, amar sin darsetotalmente a todos los demás. Podríamos nosotros también ser así: personas que amanno según el amor, sino según sus conveniencias; no según la entrega, sino según lospropios intereses. Cuando Cristo dice: “Si ustedes aman a los que los aman, ¿quérecompensa merecen? ¿No hacen eso también los publicanos? Y si saludan tan sólo a sushermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen eso también los paganos?”, lo quenos está diciendo: ¿no hacen eso también aquellos a los que solamente les interesa laconveniencia o el dinero? Te doy, porque me diste; te amo porque me amaste. - 43 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 44. El cristiano tiene que aprender a abrir su corazón verdaderamente a todos los que lorodean, y entonces, las prioridades cambian: ya no me preocupo si esto me interesa ono; la única preocupación que acabo por tener es si me estoy entregando totalmente ome estoy entregando a medias; si estoy dándome, incluso a costa de mí mismo, o estoydándome calculándome a mí mismo. En el fondo, estos dos modelos que aparecen sonaquellos que, o siguen a Cristo, o se siguen a sí mismos.Ser perfectos no es, necesariamente, ser perfeccionistas. Ser perfectos significa sercapaces de llevar hasta el final, hasta todas las consecuencias el amor que Dios hadepositado en nuestro corazón. Ser perfecto no es terminar todas las cosas hasta elúltimo detalle; ser perfecto es amar sin ninguna medida, sin ningún límite, llegar hasta elfinal consigo mismo en el amor.Para todos nosotros, que tenemos una vocación cristiana dentro de la Iglesia, se nospresenta el interrogante de si estamos siendo perfeccionistas o perfectos; si estamosllegando hasta el final o estamos calculando; si estamos amando a los que nos aman oestamos entregándonos a costa de nosotros mismos.Estas preguntas, que en nuestro corazón tenemos que atrevernos a hacer, son laspreguntas que nos llevan a la felicidad y a corresponder a Dios como Padre nuestro, y,por el contrario, son preguntas que, si no las respondemos adecuadamente, nos llevan ala frustración interior, a la amargura interior; nos llevan a un amor partido y, por lo tanto,a un amor que no satisface el alma.Pidámosle a Jesucristo que nos ayude a no fragmentar nuestro corazón, que nos ayudea no calcular nuestra entrega, que nos ayude a no ponernos a nosotros mismos comoprioridad fundamental de nuestro don a los demás. Que nuestra única meta sea la deser perfectos, es decir, la de amar como Cristo nos ama a nosotros. Meditando con el Kempis http://www.iglesiacatolicamagisterio.com/BibliotecaVirtualCatolica/PDF/Escritos_Santos/Imitacion_de_Cristo.pdf L I B R O SE G U N D OCapítulo primero : De la conversión interior.1. Dice el Señor: El reino de Dios dentro de vosotros está. Conviértete a Dios de todocorazón, y deja ese miserable mundo, y hallará tu alma reposo.Aprende a menospreciar las cosas exteriores y darte a las interiores, y verás que sevienen a ti el reino de Dios. - 44 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 45. Pues el reino de Dios es paz y gozo en el Espíritu Santo, que no se da a los malos.Si preparas digna morada interiormente a Jesucristo, vendrá a ti, y te mostrará suconsolación.Toda su gloria y hermosura está en lo interior, y allí se está complaciendo.Su continua visitación es con el hombre interior; con él habla dulcemente, tieneagradable consolación, mucha paz y admirable familiaridad.2. Ea, pues, alma fiel, prepara tu corazón a este Esposo para que quiera venirse a ti, yhablar contigo. Porque él dice así: Si alguno me ama, guardará mi palabra, y vendremosa él y haremos en él nuestra morada.Da, pues, lugar a Cristo, y a todo lo demás cierra la puerta.Si a Cristo tuvieres, estarás rico, y te bastará. El será tu fiel procurador, y te proveerá detodo, de manera que no tendrás necesidad de esperar en los hombres.Porque los hombres se mudan fácilmente, y desfallecen en breve; pero Jesucristopermanece para siempre, y está firme hasta el fin.3. No hay que poner mucha confianza en el hombre frágil y mortal, aunque sea útil y bienquerido, ni has de tomar mucha pena si alguna vez fuere contrario o no te atiende.Los que hoy son contigo, mañana te pueden contradecir, y al contrario; porque muchasveces se vuelven como viento.Pon en Dios toda tu esperanza, y sea El tu temor y tu amor. El responderá por ti, y lohará bien, como mejor convenga.No tienes aquí domicilio permanente: dondequiera que estuvieres, serás extraño yperegrino, y no tendrás nunca reposo, si no estuvieres íntimamente unido con Cristo.4. ¿Qué miras aquí no siendo este lugar de tu descanso?En los cielos debe ser tu morada, y como de paso has de mirar todo lo terrestre.Todas las cosas pasan, y tú también con ellas. Guárdate de pegarte a ellas, porque noseas preso y perezcas. En el Altísimo pon tu pensamiento, y tu oración sin cesar seadirigida a Cristo.Si no sabes contemplar las cosas altas y celestiales, descansa en la pasión de Cristo yhabita gustosamente en sus grandes llagas.Porque si te acoges devotamente a las llagas y preciosas heridas de Jesús, gran consuelosentirás en la tribulación, y no harás mucho caso de los desprecios de los hombres, yfácilmente sufrirás las palabras maldicientes.5. Cristo fue también en el mundo despreciado de los hombres, y entre grandesafrentas, desamparado de amigos y conocidos, y en suma necesidad. - 45 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 46. Cristo quiso padecer y ser despreciado, y tú ¿te atreves a quejarte de alguna cosa?Cristo tuvo adversarios y murmuradores, y tú ¿quieres tener a todos por amigos ybienhechores?¿Con qué se coronará tu paciencia, sin ninguna adversidad se te ofrece?Si no quieres sufrir ninguna adversidad, ¿cómo serás amigo de Cristo?Sufre con Cristo y por Cristo, si quieres reinar con Cristo.6. Si una vez entrases perfectamente en lo secreto de Jesús, y gustases un poco de suencendido amor, entonces no tendrías cuidado de tu propio provecho o daño; antes teholgarías más de las injurias que te hiciesen; porque el amor de Jesús hace al hombredespreciarse a sí mismo. El amante de Jesús y de la verdad, y el hombre verdaderamenteinterior y libre de las aflicciones desordenadas, se puede volver fácilmente a Dios, ylevantarse sobre sí mismo en el espíritu, y descansar gozosamente.7. Aquel a quien gustan todas las cosas como son, no como se dicen o estiman, esverdaderamente sabio y enseñado más de Dios que de los hombres.El que sabe andar dentro de sí, y tener en poco las cosas exteriores, no busca lugares, niespera tiempos para darse a ejercicios devotos. El hombre interior presto se recoge;porque nunca se entrega todo a las cosas exteriores. No le estorba el trabajo exterior, nila ocupación necesaria a tiempos; sino que así como suceden las cosas, se acomoda aellas. El que está interiormente bien dispuesto y ordenado, no cuida de los hechosfamosos y perversos de los hombres. Tanto se estorba el hombre y se distrae, cuandoatrae a sí las cosas de fuera.8. Si fueses recto y puro, todo te sucedería bien y con provecho.Por eso te descontentan y conturban muchas cosas frecuentemente, porque aún no hasmuerto a ti, del todo, ni apartado de todas las cosas terrenas.Nada mancilla ni embaraza tanto el corazón del hombre cuanto el amor desordenado delas criaturas. Si desprecias las consolaciones de fuera, podrás contemplar las cosascelestiales.Capítulo II : De la humilde sumisión.1. No te importe mucho quién es por ti o contra ti; sino busca y procura que sea Dioscontigo en todo lo que haces. Ten buena conciencia, y Dios te defenderá. Al que Diosquiere ayudar, no le podrá dañar la malicia de alguno. Si sabes callar y sufrir, sin dudaverás el favor de Dios. El sabe el tiempo y el modo de librarte; y por eso te debes ofrecera El. A Dios pertenece ayudar y librar de toda confusión.Algunas veces conviene mucho, para guardar mayor humildad, que otros sepan nuestrosdefectos y los reprendan. - 46 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 47. 2. Cuando un hombre se humilla por sus defectos, entonces fácilmente aplaca a losotros, y sin dificultad satisface a los que le odian.Dios defiende y libra al humilde; al humilde ama y consuela; al hombre humilde seinclina; al humilde concede gracia, y después de su abatimiento le levanta a gran honra.Al humilde descubre sus secretos, y le trae dulcemente a Sí y le convida.El humilde, recibida la afrenta, está en paz; porque está con Dios y no en el mundo.No pienses haber aprovechado algo, si no te estimas por el más inferior de todos.Capítulo III : Del hombre bueno y pacífico.1. Ponte primero a ti en paz, y después podrás apaciguar a los otros.El hombre pacífico aprovecha más que el muy letrado.El hombre apasionado, aun el bien convierte en mal, y de ligero cree lo malo.El hombre bueno y pacífico todas las cosas echa a la buena parte.El que está en buena paz, de ninguno sospecha.El descontento y alterado, con diversas sospechas se atormenta; ni lo sosiega, ni dejadescansar a los otros.Dice muchas veces lo que no debiera, y deja de hacer lo que más le convendría.Piensa lo que otros deben hacer, y deja él sus obligaciones.Ten, pues, primero celo contigo, y después podrás tener buen celo con el prójimo.2. Tú sabes excusar y disimular muy bien tus faltas, y no quieres oír las disculpasajenas.Más justo sería que te acusases a ti, y excusases a tu hermano.Sufre a los otros si quieres que te sufran.Mira cuán lejos estás aún de la verdadera caridad y humildad, la cual no sabe desdeñar yairarse sino contra sí.No es mucho conversar con los buenos y mansos, pues esto a todos da gustonaturalmente; y cada uno de buena gana tiene paz, y ama a los que concuerdan con él.Pero poder vivir en paz con los duros, perversos y mal acondicionados, y con quien noscontradice, grande gracia es, y acción varonil y loable. - 47 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 48. 3. Hay algunos que tiene paz consigo, y también con los otros.Otros hay que ni la tienen consigo, ni la dejan tener a los demás: molestos para los otros,lo son más para sí mismos. Y hay otros que tienen paz consigo, y trabajan en reducir apaz a los otros. Pues toda nuestra paz en esta miserable vida, está puesta más en elsufrimiento humilde, que en dejar de sentir contrariedades.El que sabe mejor padecer, tendrá mayor paz. Este es el vencedor de sí mismo y señordel mundo, amigo de Cristo y heredero del cielo.Capítulo VI: La alegría de la buena conciencia.1. La gloria del hombre bueno, es el testimonio de la buena conciencia. Ten buenaconciencia, y siempre tendrás alegría. La buena conciencia muchas cosas puede sufrir, ymuy alegre está en las adversidades. La mala conciencia siempre está con inquietud ytemor. Suavemente descansarás, si tu corazón no te reprende. No te alegres sinocuando obrares bien. Los malos nunca tienen alegría verdadera ni sienten paz interior;porque dice el Señor: No tienen paz los malos. Y si dijeren: En paz estamos, no vendrámal sobre nosotros: ¿quién se atreverá a ofendernos? No los creas, porque de repente selevantará la ira de Dios, y pararán en nada sus obras, y perecerán sus pensamientos.2. No es dificultoso el que ama gloriarse en la tribulación; porque gloriarse de estasuerte, es gloriarse en la cruz del Señor. Breve es la gloria que se da y recibe de loshombres. La gloria del mundo siempre va acompañada de tristeza. La gloria de losbuenos está en sus conciencias, y no en la boca de los hombres. La alegría de los justoses de Dios, y en Dios, y su gozo es la verdad. El que desea la verdadera y eterna gloria, nohace caso de la temporal. Y el que busca la gloria temporal, o no la desprecia de corazón,señal es que ama menos la celestial. Gran quietud de corazón tiene el que no se le danada de las alabanzas ni de las afrentas.3. Fácilmente estará contento y sosegado el que tiene la conciencia limpia. No eres mássanto porque te alaben, ni más vil porque te desprecien. Lo que eres, eso eres; y por másque te estimen los hombres, no puedes ser, ante Dios, más grande de lo que eres. Simiras lo que eres dentro de ti, no tendrás cuidado de lo que de ti hablen los hombres. Elhombre ve lo de fuera, mas Dios el corazón. El hombre considera las obras, y Dios pesalas intenciones. Hacer siempre bien, y tenerse en poco, señal es de un alma humilde. Noquerer consolación de criatura alguna, señal de gran pureza y de cordial confianza.4. El que no busca la aprobación de los hombres, claramente muestra que se entregó deltodo a Dios. Porque dice San Pablo: No el que se alaba a sí mismo es aprobado, sino el - 48 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 49. que Dios alaba. Andar en lo interior con Dios, y no embarazarse de fuera con algunaaflicción, estado es de varón espiritual5. Pues ¿sobre qué puedo esperar, o en quien debo confiar, sino solamente en la granmisericordia de Dios, y en la esperanza de la gracia celestial?Pues aunque esté cercado de hombres buenos, o de hermanos devotos, o de amigosfieles, o de libros santos o tratados lindos, o de cantos suaves e himnos, todo aprovechapoco y tiene poco sabor, cuando soy desamparado de la gracia, y dejado en mi propiapobreza. Entonces no hay mejor remedio que la paciencia, y negándome a mí mismo,ponerme en la voluntad de Dios.6. Nunca hallé hombre tan religioso y devoro que alguna vez no tuviese apartamiento dela consolación divina o sintiese disminución del fervor.Ningún Santo fue tan altamente arrebatado y alumbrado que antes o después no hayasido tentado. Pues no es digno de la alta contemplación de Dios, el que no es ejercitadoen alguna tribulación.Porque suele ser la tentación precedente, señal que vendrá la consolación.Que a los probados en tentación, es prometida la consolación celestial.Al que venciere, dice, dará a comer del árbol de la vida.7. Dase también la divina consolación, para que el hombre sea más fuerte para sufrir lasadversidades. Y también se sigue la tentación, porque no se ensoberbezca del bien. Eldemonio no duerme, ni la carne no está aún muerta: por esto no ceses de prepararte a labatalla. A la diestra y a la siniestra están los enemigos, que nunca descansan. - 49 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 50. 9.- ENTREVISTA A UN MIEMBRO DEL GRUPO:¿Qué tal llevas ser madre?Sobrevivo, el tiempo pasa rapidísimo y no me cunde.¿En que ha cambiado tu vida?En ser colaboradora con Dios para que exista otra persona que en el Cielo le pueda dargloria es maravilloso.¿Cómo te sientes?A veces sola, pero es culpa nuestra por la sociedad tan individualista que siempre va deprisay hemos creado…¿Imaginabas así la maternidad y el cambio?En una Pascua con las Hermanas de la Consolación aprendí que lo mejor es no esperar nada,así que esto de ser madre es una aventura que no puedo comparar…¿Como conociste a Jesús?Pese a que mi cabeza estaba atormentada por las ideas que tenia al respecto de la religión(pensaba que era un “Comecocos”), me decidí con 15 años, en 1º de Bachillerato a volver aacercarme al Señor y me apunté en contra de la opinión y poca confianza que tenían en miconstancia mis familiares a confirmación. Poco a poco comencé a ir al Coro, a la adoraciónnocturna (ANFE). Conocí a los hermanos de María Teresa: Inma y Santi (mi catequista, que,por todas mis inquietudes, me dijo que aprendió de mi por todas las preguntas que lehacia!) que me aportaron mucho espiritualmente.¿Qué aportaciones puede hacer una cristiana y madre de familia como tu a al sociedadactual?Como cristiana, dar ejemplo a los demás (aunque es dificilísimo).Como madre, se teagranda el corazón con todos los demás.¿Por que piensas que la gente cada vez conoce su vocación más tardíamente?Por el miedo al compromiso (aquí no hago distinción de vocación, en todas me refiero). - 50 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 51. ¿Qué nos puedes decir, ahora de casada, sobre la vocación al matrimonio? ¿Algunasugerencia para la persona que piense que su vocación va por ahí?Un perdón constante. Pienso que la convivencia de dos personas que vienen de diferentescasas es difícil, Dios debe estar en medio para poner Paz.¿Cual es tu mayor deseo personal?En el plano humano, finalizar mis estudios para ayudar a las personas y en lo espiritual, serfiel a Dios.¿Qué vocación imaginas para tu hija?Consagrada a Dios. En verdad: Carmelita Descalza del Cerro de los Ángeles, Madrid.¿Como te imaginas a Dios? ¿y a la Virgen?A la Virgen como a una madre tierna .A Dios Padre es difícil imaginármelo. Me viene alpensamiento una frase de San Pablo: exclama, “Ni ojo vio, ni oído oyó, ni pasó al hombrepor pensamiento…. cuales cosas tiene Dios preparadas para aquellos que le aman” (1 Cor.2:9).¿Algo que no soportes?La soberbiaUna virtud(No quiere contestar).Pero entre su marido y yo hemos confeccionado una lista. Ahí te van: es sencilla y sincera,humilde, tiene mucha paciencia con su hija, es caritativa, prudente, alegre y bondadosa,persistente y tiene gran poder de persuasión para acercar a las almas al Señor, en concretolo tuvo con una (mil gracias por estar ahí siempre), sabe escuchar y alegrar con su dulzura alque está triste.Un defectoLa murmuración debida a la envidia.Una canción - 51 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 52. El MilagroUna afición.El agua, me encanta el agua!!Un libro.El Regreso del Hijo Pródigo de Henri Nowen.¿Cita favorita?Yo soy el camino, la Verdad y la Vida.No tengáis miedo, abrid de par en par las puertas a Cristo.Mil gracias por contestar.10.- ...Y SIEMPRE CON MARÍASeñor, ensancha mi corazón para que pueda desvivirme en caridad por mi hermano, aejemplo de María con su prima Isabel, olvidándome de mí mismo. - 52 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 53. Señor, que sea un gran animador entre mis hermanos los hombres, con una caridad quetransmita seguridad, consuelo y aliento, a ejemplo de María en el Cenáculo.MADRE... AYÚDAME A DECIR SÍEl "SI" del trabajo.El "SI" de la honradez.El "SI" de la fidelidad.El "SI" del compromiso con JesúsEl "SI" del amor a los semejantesEl "SI" de la apertura al Espíritu de Cristo ResucitadoEl "SI"... TAMBIÉN YO QUIERO HACER LA VOLUNTAD DE DIOS María, modelo de mujer nuevaFuente: Catholic.net Autor: P. Antonio Izquierdo y Florián Rodero Quiero invitarlos a volver una vez más su mirada a María. Ella es, como dice el PapaPablo VI, "el modelo de mujer nueva y cristiana perfecta, tipo eminente de lacondición femenina y modelo singularísimo de vida evangélica". "En su condiciónconcreta de vida, Ella se adhirió completa y responsablemente a la voluntad de Dios,porque acogió su palabra y la puso en práctica, porque su acción estuvo animada porla caridad y por el espíritu de servicio, porque, en fin, fue la primera y más perfectaseguidora de Cristo".El hombre desde sus mismos orígenes ansía con anhelo la novedad. Ahí está la clavede la ciencia y del progreso, de la técnica y del arte, de la filosofía y de la religión. Unúnico terreno le estaba vedado: el misterio infinito de Dios. Hasta que un día Diosmismo, en su designio de bondad y de amor, nos lo reveló por medio de Jesús, elHombre nuevo, gracia a María, su Madre, la Mujer nueva. 1. Modelo de mujer nueva. Dios es la fuente de toda novedad en la historia. Mujernueva será aquella que más viva llena de Dios y de su Espíritu. Esa mujer nueva porexcelencia es María santísima. Ella, en efecto, es la llena de gracia de Dios; ella formóen su seno virginal al Hijo de Dios, hecho hombre para salvarnos, el Hombre nuevopor antonomasia. Toda mujer que busque la verdadera novedad, no efímera nipasajera sino perenne, ha de mirar a María y verla reflejada en Ella. Ella encarna laNovedad de Dios. Ella es nueva porque es plenitud de gracia, de santidad, de amor,recibida de la fuente inagotable del ser y de la vida que es Dios.2. Adhesión completa a la Voluntad de Dios. El hombre nuevo dice a Dios, su Padre:’He aquí que vengo para hacer tu voluntad’. La mujer nueva responde al ángel:’Hágase en mí según tu palabra’. Como Jesús, el Hombre nuevo, María, Mujer nueva, - 53 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 54. tiene como alimento único la Voluntad del Padre. En las penas y en los sufrimientosrepite como Jesús en Getsemaní: ’No se haga como yo quiero, sino como quieresTú’. Y al igual que Jesús puede terminar su peregrinación terrena con las palabrasinefables: ’Todo se ha cumplido’. Adhesión a la Voluntad de Dios que surge de la fe ydel amor, que lleva el sello de la firmeza y de la constancia, que se realiza por igualen la alegría y en el dolor, que afecta a la mente, al corazón y a las obras.3. La primera seguidora de Cristo. María fue la primera mujer que escuchó de Jesús,en la intimidad de su alma, las significativas palabras: ’Ven, sígueme’. Ella fue laprimera seguidora y discípula de Jesús. Ella respondió siempre, con docilidad ygenerosidad, al llamado de su Hijo. Siguió a Cristo en la sencillez y ocultamiento deNazaret. Siguió a Cristo, con su corazón de madre y de discípula, en sus prolongadascorrerías apostólicas. Siguió a Cristo en la persecución y en la incomprensión de loshombres. Siguió a Cristo hasta la cruz y hasta la resurrección. Finalmente, siguió aCristo, en cuerpo y alma, hasta la gloria de los cielos. María es, pues, la primera, lamás auténtica y fiel, la más santa y perfecta seguidora y discípula de Cristo.4. Fruto: Estar dispuestos a seguir a Cristo, tras las huellas de María, en todomomento y ocasión, para ser sus verdaderos discípulos y apóstoles de su Reino. HTTP://ES.CATHOLIC.NET/APRENDEAORAR/32/143/ARTICULO.PHP?ID=36614 INVOCA A MARIA... Si se levanta la tempestad de las tentaciones, si caes en el escollo de las tristezas, eleva tus ojos a la Estrella del Mar: invoca a María!. Si te golpean las olas de la soberbia, de la maledicencia, de la envidia, mira a la estrella, invoca a María!Si la cólera, la avaricia, la sensualidad de tus sentidos quieren hundir la barca de tu espíritu, que tus ojos vayan a esa estrella: invoca a María! Si ante el recuerdo desconsolador de tus muchos pecados y de la severidad de Dios, te sientes ir hacia elabismo del desaliento o de la desesperación, lánzale una mirada a la estrella, e invoca a la Madre de Dios. En medio de tus peligros, de tus angustia, de tus dudas, piensa en María, invoca a María!El pensar en Ella y el invocarla, sean dos cosas que no se parten nunca ni de tu corazón ni de tus labios. Ypara estar más seguro de su protección no te olvides de imitar sus ejemplos. Siguiéndola no te pierdes en el camino! ¡Implorándola no te desesperarás! ¡Pensando en Ella no te descarriarás! Si Ella te tiene de la mano no te puedes hundir. Bajo su manto nada hay que temer. ¡Bajo su guía no habrá cansancio, y con su favor llegarás felizmente al Puerto de la Patria Celestial! - 54 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 55. Amén. SALVE Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, Vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos,y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María!Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén. Unidos por la oración en los Sagrados Corazones de Jesús y María!! - 55 - Reino de Cristo. Apostolado de la Oración
  • 56. - 56 -Reino de Cristo. Apostolado de la Oración