1220-2 son de carne

  • 219 views
Uploaded on

Presentacion a los contenidos sobre el pensamiento en la asignatura de Pensamiento y Lenguaje. Universidad del Norte. Barranquilla, Colombia.

Presentacion a los contenidos sobre el pensamiento en la asignatura de Pensamiento y Lenguaje. Universidad del Norte. Barranquilla, Colombia.

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
219
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
1
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Sesión 2 En contacto con la realidad: Conceptos, palabras e imágenes PSI 1220 Pensamiento y Lenguaje
  • 2. ¿Nuestro cerebro es la única base de nuestra vida mental?
  • 3. - Son de carne - ¿De carne ?... - No nos cabe la menor duda. Tomamos a varios de diferentes partes del planeta, los llevamos a bordo, los colocamos en las cápsulas de reconocimiento, los investigamos analizándolos a fondo, y son todos de carne.
  • 4. Relato, del escritor de ciencia ficción Terry Bisson . Refiere una conversación entre el responsable de una flota interplanetaria de exploración y su comandante en jefe.
  • 5. - Es imposible. ¿Y las señales de radio, los mensajes enviados a las estrellas? - Utilizan las ondas de radio para hablar, pero las señales no las emiten ellos, sino máquinas. - Entonces, ¿Quién construye las máquinas?. Es con ese alguien con quien queremos establecer contacto.
  • 6.
    • Ellos mismos construyen las máquinas. Eso es lo que intento decir. La carne construye las máquinas.
    • Es absurdo ¿cómo va la carne a construir una máquina? Me pide que crea en una carne capaz de sentir?
    • No se lo pido yo, lo afirmo. Estas criaturas son la única raza capaz de sentir en este sector y están hechas de carne.
  • 7.
    • Tal vez sean como los Orfolei. ya sabe, aquella, aquella inteligencia basada en el carbono que pasa transitoriamente por un estado sustancial.
    • - ¡No! Nacen y mueren siendo carne. Los estudiamos en varios estadios de su vida, que no dura demasiado.  ¿Tiene idea del tiempo que vive la carne?
  • 8.
    • Ahórreme los detalles. Bien, tal vez sean solo en parte carne. Ya sabe, como los Weddilei. Una cabeza de carne con un cerebro electroplasmático en su interior.
    • No, ya pensamos en ello, dado que tienen cabezas de carne como los Weddilei. Pero le digo que los investigamos y analizamos a fondo. Están hechos integramente de carne.
  • 9.
    • ¿ No tienen cerebro?
    • - Eso sí, tenerlo ya lo creo que lo tienen. ¡ Solo que el cerebro esta hecho de carne!
    • Entonces...¿qué elabora el pensamiento?
    • - ¿No me entiende? El cerebro produce el pensamiento. Es la carne.
  • 10.
    • ¡Carne pensante! ¿ Me pide que crea que son carne que piensa?
    • - ¡ Sí, carne que piensa! ¡Carne consciente! Carne que ama, que sueña. ¡Todo es carne!. ¿Se hace ya una idea?
  • 11. ¿Podemos conocer la realidad?
  • 12. Ron Mueck
  • 13. Rene Magritte
  • 14.  
  • 15. Arthur Schopenhauer “ Un hombre puede hacer lo que quiera, pero no desear lo que quiere”.
  • 16.  
  • 17.  
  • 18.  
  • 19.  
  • 20.   A penas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sustalos exasperantes. Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenía que envulsionarse de cara al nóvalo, sintiendo cómo poco a poco las arnillas se espejunaban, se iban apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendido como el trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas fílulas de cariaconcia. Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que él aproximara suavemente su orfelunios. Apenas se entreplumaban, algo como un ulucordio los encrestoriaba, los extrayuxtaba y paramovía, de pronto era el clinón, las esterfurosa convulcante de las mátricas, la jadehollante embocapluvia del orgumio, los esproemios del merpasmo en una sobrehumítica agopausa. ¡Evohé! ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentía balparamar, perlinos y márulos. Temblaba el troc, se vencían las marioplumas, y todo se resolviraba en un profundo pínice, en niolamas de argutendidas gasas, en carinias casi crueles que los ordopenaban hasta el límite de las gunfias.
  • 21.  
  • 22.  
  • 23.