Lenguaje cartográfico
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Lenguaje cartográfico

on

  • 2,472 views

 

Statistics

Views

Total Views
2,472
Views on SlideShare
2,061
Embed Views
411

Actions

Likes
0
Downloads
5
Comments
0

3 Embeds 411

http://aprendersalto.blogspot.com 350
http://www.aprendersalto.blogspot.com 56
http://aprendersalto.blogspot.com.ar 5

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Lenguaje cartográfico Document Transcript

  • 1. EL LENGUAJE CARTOGRÁFICO COMO INSTRUMENTO PARA LA ENSEÑANZA DE UNA GEOGRAFÍA CRÍTICA Y PARA LA EDUCACIÓN AMBIENTAL ÓSCAR JEREZ GARCÍA Universidad Complutense de Madrid La ciencia debe poderse expresar en un lenguaje y ser comunicable por la enseñanza (Aristóteles, Ética a Nicómaco, VI, 1139b25)INTRODUCCIÓN La geografía como disciplina científica y como disciplina didáctica utiliza todauna serie de recursos que permite comunicar por medio de diversos lenguajes loscontenidos desarrollados por esta ciencia. El Diccionario de la Lengua Española(1992: 878) define lenguaje, entre otras acepciones, como «manera de expresarse»y también «conjunto de señales que dan a entender una cosa». A nivel conceptual,existe una estrecha relación entre lenguaje, comunicación e información. Entre estosdos últimos, la diferencia fundamental estriba en el carácter intencional de la comu-nicación, que se diferencia con respecto a la información cuyo fin es transmitir eldato de forma aséptica. Además, mientras que el proceso informativo es unidireccio-nal, el proceso comunicativo es bidireccional, interactivo y recíproco, permitiendoel diálogo y el debate. La comunicación se vale de diferentes medios de información 483
  • 2. Óscar JEREZ GARCÍApara conseguir sus objetivos. Entre ellos están el lenguaje verbal y el lenguaje noverbal, como gestos, números, gráficos, signos, imágenes, etc. Comunicar implica por tanto transmitir señales mediante un código que seacomún tanto al emisor como al receptor, y se caracteriza por su carácter intencionaly por el uso de signos o símbolos comprensibles que permitan compartir significa-dos.1. COMUNICACIÓN GEOGRÁFICA Y LENGUAJES GEOGRÁFICOS En una ciencia como la Geografía, los contenidos se transmiten también pordiferentes códigos. El lenguaje oral, el lenguaje escrito, el lenguaje gráfico, icónicoo simbólico, son algunos ejemplos empleados en la didáctica de esta disciplina.Estos códigos emplean distintos medios de transmisión o canales, como la palabra,la pizarra, el papel, el libro, el ordenador, las TICs, etc. El contenido informativo dela comunicación se concreta en el mensaje, que tiene como finalidad la de aportarinformación que sea significativa para el sujeto receptor. Éste a su vez tiene la fun-ción de descifrar, decodificar, interpretar y traducir el mensaje expresado por el emi-sor, quien a su vez codifica la información para que sea significativa e interpretabley la transmite. Si la comunicación ha sido eficaz, el emisor y el receptor compartenel mismo significado del mensaje. Éste sin embargo puede ser ambiguo y expresarconnotaciones que impidan una correcta concordancia de significados y por tantodificulten la comprensión y con ello la comunicación. En una disciplina como la didáctica de la geografía el emisor se correspondecon el profesor o docente, el receptor con el alumno o discente, el mensaje con elcontenido propio de esta ciencia (adaptado a las necesidades, intereses y edades delreceptor), y los medios o canales el libro de texto, las fichas, la pizarra, el proyector,el ordenador, etc. El código, sistemas de signos, señales y reglas que permite hacercomprensible y significativo el mensaje geográfico, puede adoptar diferentes formas.En geografía este código se suele expresar, entre otros, mediante un lenguaje verbal.Pero también, y muy especialmente en esta disciplina, por medio de un lenguajecartográfico, a través de mapas. A finales del siglo XVIII el cartógrafo y astrónomoE. Halley expresaba que «mediante el uso de mapas ciertos fenómenos pueden sercomprendidos mejor que a través de cualquier descripción verbal» (N.J.W. Thrower,2002:10).2. EL LENGUAJE CARTOGRÁFICO El mapa como lenguaje o conjunto de señales que dan a entender una cosa no esexclusivo de la ciencia geográfica, pero como señalaba R. Hartshorne (1967: 247)«los investigadores de otros campos coinciden, de forma común y sin discrepancias,484
  • 3. El lenguaje cartográfico como instrumento para la enseñanza de una geografía ...en que el geógrafo es un experto en mapas». Hay quien considera que «la geografíaes la guardiana de un lenguaje particular, el lenguaje de los mapas, que se nos apa-rece como una forma de comunicación distinta a lo que puede ser la comunicaciónescrita, oral o numérica y que, de alguna manera, puede ser comprendida o vislum-brada por los niños a edad muy temprana». (Piñeiro Peleteiro, M.R. 2003: 350) El mapa se puede definir como una representación selectiva, abstracta, simbólicay reducida de la superficie terrestre en su totalidad o parcialmente. Esta representa-ción incluye una serie de elementos propios del lenguaje cartográfico, como son laescala, la orientación, la localización, la distribución y los símbolos, que pueden serpuntos, líneas y/o polígonos, además de textos. Algunos autores consideran que unmapa no tiene por qué ser gráfico ni de la superficie terrestre (hay mapas de la Luna,mapas genéticos, etc.). Según D. Buisseret (2004: 16) «lo que hace que un mapasea un mapa es su cualidad de representar una situación local; tal vez deberíamosllamarlo imagen de situación o sustituto situacional. La función principal de esaimagen es transmitir información situacional». El mapa como instrumento técnico tiene una función concreta como medio paraconocer y comprender un territorio y los diferentes fenómenos geográficos, así comobase de datos y de información territorial y espacial. El mapa como instrumento didáctico tiene la función principal de «alfabetizarcartográficamente», de enseñar y aprender a leer en este lenguaje, a interpretar ycomprender el lenguaje cartográfico y a construir significados a partir del mismo.«El estudio del mapa no es sólo una herramienta geográfica sino un lenguaje quetoda persona educada debe de dominar puesto que es imprescindible para el hombreadulto y, por ese valor que su conocimiento tiene, el trabajo con el mapa y la manerade transmitir su lenguaje se ha convertido en una preocupación de los profesores degeografía en muchos países» (M.R. Piñeiro Peleteiro, 2003: 350). Por último, el mapa como instrumento educativo tiene la función de comunicaruna realidad que permita al receptor del mensaje interpretarlo de manera crítica,con el fin de desarrollar sus capacidades intelectuales, cognitivas, procedimentalesy actitudinales. La educación se produce en un medio concreto, en un contextogeográfico, natural, social y cultural que proporciona estímulos, valores, actitudes,conductas y, en definitiva, contenidos educativos. Y puesto que la finalidad sociali-zadora de la educación es ayudar al educando a integrarse y adaptarse a su medio,los mapas como instrumento educativo cumplen esa función educadora. Permitenconocer el mundo en el que viven, los fenómenos que les afectan, sus relaciones conel medio, etc. Pero sobre todo el lenguaje cartográfico permite, a través del uso selectivo, ade-cuado y apropiado de mapas: 485
  • 4. Óscar JEREZ GARCÍA – desarrollar la curiosidad – proponer la solución de problemas espaciales, ambientales y sociales – idear soluciones alternativas – relacionar la información cartográfica con la realidad – pensar de forma integradora – localizar la información necesaria para transformarla en un conocimiento útil, crítico, válido y aplicado que pueda ser utilizado en la vida cotidiana – fomentar el desarrollo de valores ambientales y sociales3. MAPAS Y EDUCACIÓN Entre las numerosas definiciones que se han dado sobre educación, creemosque se debe considerar como «todo proceso permanente dirigido a la optimizaciónde la persona en el ser, el conocer, el hacer y el convivir» (L. García Aretio, M.Ruiz Corbella, 2003: 39). Como proceso se refiere a una operación en el tiempo,a una secuencia de acciones, constante, permanente, y por optimización se entien-de como desarrollo pleno de capacidades, maduración a partir de un fin, de unaintencionalidad, que permita enseñar y aprender conceptos (conocer), procedi-mientos (hacer) y actitudes (ser y convivir). En este sentido, nuestra labor comoeducadores no se limita únicamente a transmitir toda una serie de conocimientosgeográficos, sino sobre todo en educar «geográficamente» a nuestros alumnos (X.M. Souto, 1998), lo cual implica un esfuerzo para que el discente tome concienciay se sensibilice ante los problemas sociales y ambientales de su entorno inmediatoy mediato (escala local, comarcal, autonómica, nacional y global), que conozcalos principales procesos espaciales y territoriales que han configurado el espaciogeográfico actual, que sea capaz de utilizar de manera consciente los mecanis-mos, herramientas y materiales necesarios para alcanzar dicho conocimiento, quedesarrolle toda una serie de destrezas y habilidades geográficas y, sobre todo, queparticipe de forma crítica, democrática y activa en la mejora de los problemasambientales y sociales de su entorno. Por lo que respecta a una educación geográfica creemos que debería preparar alindividuo para la integración en su medio, en su ambiente, promoviendo el progresotanto individual como social. De esta forma, la educación debería incluir entre suscontenidos aquellos relacionados con el contexto social, cultural y geográfico deldiscente, y desde luego el conocimiento del espacio geográfico, su valoración y con-servación constituye un objetivo educativo. Puesto que la actividad humana transforma el medio y el paisaje como mecanis-mo para extraer unos recursos, se hace necesario dotar de un proceso cultural, comoes la educación, que permita transmitir toda una serie de conductas, actitudes, hábi-tos, ideas, informaciones, etc., necesarias para poder mantener, respetar y conservar486
  • 5. El lenguaje cartográfico como instrumento para la enseñanza de una geografía ...esos recursos naturales y paisajísticos. Por tanto, la educación en términos generalespermite al individuo relacionarse, integrarse y adaptarse al grupo social en el quevive. Creemos que es importante no solo suministrar datos e información geográficasino sobre todo transmitir y enseñar a manejar las herramientas necesarias que per-mitan al discente conocer e interpretar el medio en el que vive y los sistemas natura-les y sociales que lo conforman. Se trata de «alfabetizar», es decir, enseñar a «leer»y a «escribir» a partir del territorio, considerando a éste como un lenguaje geográ-fico, a partir del cual se puedan plantear diferentes lecturas, identificar problemas,proponer soluciones, extraer la información necesaria para el logro de los objetivospropuestos, aplicar los conocimientos a la realidad, valorarlo, sentirlo, comprender-lo, analizarlo, criticarlo, juzgarlo e implicarse de manera activa y consciente en sumejora y conservación (Ó. Jerez y L. Sánchez, 2004: 19). Ese territorio, ese paisaje y los elementos que lo integran puede ser leído e inter-pretado a través de mapas. Estos a su vez pueden cumplir con diversas funcionessegún el interés cognitivo que desempeñen (práctico, técnico y/o emancipatorio)según la teoría de Habbermas (1978:VII, en T. Unwin, 1995: 56) lo que equivale aldesarrollo de una educación intelectual, manual y/o ética según Pestalozzi que secorresponde a su vez con los tres tipos de saberes y su analogía curricular (conteni-dos conceptuales, procedimentales y actitudinales). Cuadro 1 EQUIVALENCIAS ENTRE DIVERSAS PROPUESTAS PEDAGÓGICAS EQUIVALENCIAS PESTALOZZI HABBERMAS DELORS LOGSE E. intelectual I. práctico Saber ConceptosE. artesano-industrial I. técnico Saber hacer Procedimientos E. ética y moral I. emancipatorio Saber ser/convivir ActitudesElaboración propia Algunos contenidos geográficos que se pueden enseñar a través del lenguaje car-tográfico, según esta clasificación, son los siguientes: — Conceptos: los propios de la geografía, pues en un mapa se puede ver, de forma gráfica y simbólica, los diferentes conceptos estudiados en esta disci- plina. Por ejemplo, monte, depresión, meseta, cuenca fluvial, falla, tipos de litologías, formas de relieve, clima, vegetación, actividades humanas, etc. 487
  • 6. Óscar JEREZ GARCÍA – Procedimientos: el hecho de constituir un instrumento de análisis geográfico permite que los mapas contribuyan a desarrollar diferentes tipos de habilida- des, destrezas, aptitudes y procedimientos geográficos (B.S. Atwood, 1976). Por una parte, los relacionados con la lectura, interpretación, traducción y análisis del mapa. Pero por otra parte aquellos relativos a la confección del mismo. Entre los diferentes procedimientos que se pueden llevar a cabo en el aula desta-can: – La comprensión, interpretación, comentario y análisis crítico de los diversos fenómenos geográficos. – El conocimiento del código empleado, leyendas, claves, símbolos y colores, lo cual implica una «alfabetización cartográfica», un proceso de enseñanza- aprendizaje de la lectura y de la escritura de este lenguaje geográfico. – La investigación del medio local, de los elementos del entorno reflejados en mapas de gran escala, la comparación de los fenómenos locales con los regio- nales, nacionales y mundiales (el uso de diferentes escalas). – La identificación de los recursos naturales y humanos de un territorio, con especial atención a los efectos positivos que ofrece el medio geográfico (pro- visión de recursos) y negativos (necesidades, obstáculos, catástrofes naturales, etc.). – La utilización del mapa como instrumento para recoger información y para comunicar, codificando los datos, fenómenos y mensajes por medio de símbo- los significativos. – El análisis de la organización de la información del mapa y la representación matemática de los datos: la orientación, situación, localización, distribución, distancia, superficie. – La identificación de los objetivos y finalidades del mapa (informativo, bélico, explotación de recursos, ordenación del territorio, conservación, etc.) otorgán- dole la función adecuada según nuestros intereses y necesidades. – Actitudes: resulta evidente y certera la función instrumental de los mapas para desarrollar capacidades procedimentales y habilidades técnicas geográficas, así como fuente de información geográfica. Pero como medio para potenciar el desarrollo actitudinal, la capacidad crítica y la reflexión sobre los valores ambientales o geográficos (ecología, respeto hacia el medio natural, social y cultural, solidaridad, tolerancia, compromiso, justicia, paz, etc.), puede resul- tar menos habitual. De hecho, a la hora de educar en valores, se utilizan diver- sas estrategias y métodos entre los que el uso de la cartografía no presenta una especial relevancia, o a lo sumo como recurso didáctico complementario.488
  • 7. El lenguaje cartográfico como instrumento para la enseñanza de una geografía ... Entre las metodologías y recursos más empleados en la educación de valores ambientales destacan el Laissez faire, la inculcación, el análisis y la clarifica- ción de valores, el desarrollo moral, las técnicas de comunicación persuasiva y los juegos de simulación (J. García y J. Nando, 2000: 85). Es precisamente mediante los juegos de simulación como se consigue poner en práctica esta triple intencionalidad educativa (saber, saber hacer y saber ser) y en los que el empleo del lenguaje cartográfico adquiere una especial significación. En estos juegos los mapas, croquis y esquemas cartográficos permiten el desarrollo de toda una serie de actitudes críticas y positivas hacia el medio geográfico, a la vez que presentan numerosas ventajas didácticas, como la motivación, el favorecer un aprendizaje significativo, el desarrollo de la capacidad para tomar decisiones, del aprendizaje globalizado, de una visión de conjunto, la modificación de la clásica relación profesor-alumno, el favorecer el aprendi- zaje significativo y duradero, el desarrollo de la sociabilidad y el espíritu de cooperación y, en definitiva, la educación integral del alumno (M. J. Marrón Gaite, 1996: 100). Es indiscutible la importancia del mapa para el desarrollo de conceptos y pro-cedimientos. Cuando utilizamos un mapa para responder a cuestiones como ¿qué?,¿cómo?, ¿dónde?, ¿cuándo? ó ¿cuánto? hacemos un uso informativo del mismocomo fuente de datos. Pero si nos preguntamos ¿por qué?, podemos hacer un usocrítico de esta fuente geográfica. Un mapa que exprese indicadores sociales, de desa-rrollo humano o de conservación de la naturaleza nos podrá informar sobre la defo-restación del Amazonas, la destrucción de la capa de ozono, el desigual reparto delos recursos en el mundo o la esperanza de vida. Nos permitirá conocer e interpretarqué está pasando, cómo ha ocurrido ese fenómeno, dónde se localiza, la magnituddel mismo y la diferenciación espacial. Pero si nos preguntamos acerca de las cau-sas, el porqué de ese fenómeno, podemos avanzar hacia un desarrollo de los valoresy de los contenidos actitudinales del discente. Para ello se hace necesario cambiarel discurso del mapa a través de una nueva funcionalidad educativa. Manteniendoel mismo emisor, receptor, mensaje, código y canal, el lenguaje cartográfico puedeadquirir una nueva función didáctica si se cambia la intencionalidad.4. INTENCIÓN Y ACCIÓN. COMUNICACIÓN Y REFLEXIÓN Con el mapa, como con cualquier otro tipo de lenguaje, el emisor (cartógrafo,geógrafo, profesor o maestro que lo modifica y manipula) expresa un mensaje enfunción de un objetivo preconcebido que permita el desarrollo de unas capacidadesconcretas en el sujeto receptor. Estas capacidades pueden ir desde el mero acopio dedatos e información hasta el desarrollo de un pensamiento crítico que le predisponga 489
  • 8. Óscar JEREZ GARCÍAa un compromiso real y participativo con el territorio y la sociedad en la que vive eldiscente.4.1. Modelos didácticos en el uso del mapa El uso del mapa ha sido utilizado de acuerdo con los diferentes modelos didácti-cos según el modelo tradicional, centrado en un aprendizaje memorístico y erudito,en el que se insiste en las localizaciones para recordar, o bien según el modelo prác-tico, centrado en el fomento del aprendizaje por descubrimiento. Un tercer enfoquees el modelo crítico, según el cual «el mapa se convierte en un buen instrumentopara desvelar problemas del análisis sociopolítico de la realidad. Los mapas quereflejan problemas son el ejemplo más significativo. En ellos, procedimientos delcambio de escala o uso de diferente proyección pueden ayudar a favorecer unconocimiento valorativo. Este tipo de mapas son los que mejor se ajustan parahacer emerger los valores y el pensamiento crítico» (R. Calaf, M.A. Suárez y R.Menéndez: 1997:145-155). De acuerdo a este modelo didáctico crítico, corresponde al docente enfatizaren la intencionalidad educativa que confiera a un mapa con un uso y una funcióntradicional o práctica presentar ahora una función crítica, que permita al alumnodesarrollar toda una serie de valores y actitudes positivos hacia el medio geográfico,natural, social y cultural. Por eso un mapa geológico de una región volcánica, comoel Campo de Calatrava, puede tener una lectura tradicional y/o práctica, que permiteenseñar Geografía Física, geología y geomorfología. Pero también se le puede con-ferir una lectura crítica, si observamos las explotaciones mineras y canteras señala-das en el mapa, cuyo impacto ha degradado muchos edificios volcánicos, elementosgeomorfológicos singulares en todo el contexto peninsular. Esta información transformada en conocimiento crítico permite provocar el deba-te. De igual forma, «no es lo mismo presentar el mapa del analfabetismo en el mundoen una proyección Mercator (el hemisferio Sur queda reducido y Europa posee unaposición central; el Norte ocupa más superficie de la real), que una proyecciónPeters (presenta el mundo con una mayor equidad: el Sur ocupa una extensión querefleja la realidad; y el Norte queda reducido respecto a la imagen en la que todosnos hemos alfabetizado cartográficamente). El mapa del analfabetismo en el mundoen la proyección Mercator esconde gran parte de la gravedad del problema. Si seutiliza el mapa de proyección Peters, el analfabetismo se nos presenta con la contun-dencia que merece el tema» (R. Calaf, M.A. Suárez y R. Menéndez: 1997:145-146).Es por todo ello que la intencionalidad educativa permite transformar la funcionali-dad didáctica de un instrumento de análisis geográfico como el mapa con el objetivode desarrollar capacidades no solo conceptuales y procedimentales, sino tambiénactitudinales. Por eso el uso didáctico del mapa, como la enseñanza de la geografía,490
  • 9. El lenguaje cartográfico como instrumento para la enseñanza de una geografía ...«no debe ocuparse de inculcar hechos aceptados, sino de capacitar a los estudiantespara que desarrollen sus propios enfoques críticos ante el mundo en que viven» (T.Unwin, 1995: 285).5. EJEMPLOS PRÁCTICOS: MAPAS Y EDUCACIÓN AMBIENTAL Con el objetivo de poner en práctica las reflexiones teóricas que anteriormentese han apuntado, proponemos algunos ejemplos en los que el uso intencionado de lacartografía permite contribuir a la potenciación de una conciencia crítica y reflexivapor parte del discente hacia los problemas ambientales y sociales tanto globalescomo de su entorno (en función de la escala que utilicemos). La propuesta teóricadel lema ecologista que dice «piensa globalmente pero actúa localmente» la retoma-mos como un principio pedagógico en el que el proceso de enseñanza-aprendizajede la Geografía juega un importante papel. Por eso, la reivindicación del lugar (L.Sánchez y Ó. Jerez, 2004) y de lo local cobra un especial interés didáctico al consti-tuir el contexto educativo y a la vez el espacio vivido, emotivo y conocido donde elaprendiz de geografía contribuirá con sus pensamientos y acciones a la construcciónde su propio espacio, de forma activa y participativa. Es por ello que al discente sele debe enseñar, fundamentalmente, a tomar consciencia de su potencialidad comoagente constructor, o destructor, de su paisaje. De ahí que defendamos una enseñan-za crítica de la geografía, en cuyo seno el uso de un lenguaje cartográfico, la correctalectura e interpretación de mapas apropiados, por su carácter gráfico y visual, y portanto motivador, debería ser una línea de trabajo de los docentes de esta disciplina. El uso de los SIG, la combinación, superposición y correlación de mapas, lamanipulación intencionada de los mismos, y la confección de cartografía con finesdidácticos constituyen procedimientos que se deberían potenciar entre los docen-tes dedicados a la enseñanza crítica de esta disciplina. R. Piñeiro Peleteiro (2003:345), tomando como referencia el trabajo de Cl. Hart y T. Thomas (1986), expresamuy acertadamente que los problemas que se resuelven por medio de los diversosprocedimientos usados por esta disciplina geográfica «no están completos si no nospreguntamos, después de una recogida de datos, sobre las respuestas humanas quese dieron a los mismos, los valores que dichas soluciones han puesto en circulación,que pueden buscarse a través de los grupos implicados, de la ideología política queéstos tienen y de las posiciones ideológicas, presentando un conjunto de preguntasque podíamos resumir en las siguientes: – ¿A quién beneficia? – ¿Qué repercusiones tiene? – ¿Existen otras soluciones mejores? – ¿Por qué no se han adoptado? 491
  • 10. Óscar JEREZ GARCÍA – ¿Puedo yo como ciudadano realizar alguna intervención que permita modifi- car las actuaciones que ya han sido tomadas? En las conclusiones de su propuesta, ambos autores (Cl. Hart y T. Thomas) mani-fiestan los objetivos que persiguen con esta orientación que, además del netamentegeográfico de entrelazar la geografía física y la humana, resumen en cinco puntos: • La oportunidad de investigar la geografía real que abarca el tejido del mundo observable cada día. • Incrementar la conciencia del papel potencial de la geografía para resolver problemas y cuestiones ambientales. • Reconocer el papel de los valores y de las consideraciones políticas en la toma de decisiones ambientales. • Desarrollar la habilidad de investigar e interpretar los datos obtenidos. • Conocer y usar experimentalmente una serie de técnicas y procedimientos de investigación» (R. Piñeiro Peleteiro, 2003: 345-346). Estos objetivos se pueden conseguir con la puesta en acción de un procedimientoindagativo propio de la geografía radical que consiste sencillamente en preguntarsepor las causas y consecuencias del fenómeno geográfico (ambiental o social, físico ohumano). Nuestra propuesta es por tanto transformar la función objetiva del tradicio-nal mapa positivista en una nueva función, también objetiva, de un mapa radical. Esdecir, que esta representación gráfica, esquemática, reducida, proporcional y a escalade la superficie terrestre, o de alguno o algunos de sus elementos, puede utilizarsecomo tradicionalmente se ha venido haciendo, de acuerdo al paradigma positivista,como recurso auxiliar en la didáctica de la geografía. Pero también, paralelamentey no excluyentemente, se puede hacer un uso de la misma de acuerdo al paradigmaradical o crítico. De acuerdo a esta segunda premisa, proponemos cuatro ejemplosconcretos en los que el uso de la cartografía temática puede tener una funcióneducativa crítica que provoque un mayor conocimiento, concienciación y sensibi-lización hacia determinados problemas ambientales. Para ello hemos seleccionadocuatro ejemplos tomando como referencia los valores transmitidos por la educaciónambiental, todos ellos localizados en la provincia de Ciudad Real. No obstante losejemplos se podrían prodigar desde escalas locales a escalas globales, y de proble-mas ambientales a problemas sociales.492
  • 11. El lenguaje cartográfico como instrumento para la enseñanza de una geografía ...5.1. El aeropuerto de Don Quijote 493
  • 12. Óscar JEREZ GARCÍA En estos tres mapas (o más bien esquemas cartográficos) se expresa la siguien-te información geográfica: en el primero, los espacios naturales protegidos de laprovincia de Ciudad Real, que incluye además de Parques Nacionales, ParquesNaturales, Reservas Naturales y Monumentos Naturales, los espacios que formaránparte de la Red Natura 2000, los L.I.C. (Lugares de Interés Comunitario) y tambiénlas Z.E.P.A. (Zonas de Especial Protección de las Aves). En el segundo mapa serepresentan los aeropuertos de Ciudad Real (uno y en construcción). Desde unaperspectiva positivista estos mapas nos permiten enseñar la diversidad de categoríasde los espacios naturales, los diferentes paisajes representados, la superficie queocupan, etc., o bien la localización de una infraestructura aeroportuaria en relacióncon núcleos de población con un volumen demográfico determinado y con otra seriede infraestructuras de comunicación (AVE, autovías, carreteras, etc.). En el tercermapa, si se superponen los dos anteriores, aumentando la escala intencionadamen-te hasta el lugar donde se localiza el aeropuerto, se observa que éste se incluye enun espacio protegido. En este caso, desde una perspectiva crítica, y retomando lascuestiones formuladas por M.R. Piñeiro, nos podemos preguntar acerca de diversascontradicciones plasmadas en el mapa: ¿por qué se construye una infraestructura deesta envergadura en el interior de un espacio protegido?, ¿a quién beneficia?, ¿esnecesaria?, ¿qué repercusiones tiene?, ¿por qué no se ha instalado en otro lugar?,¿por qué la Ley no garantiza la conservación de este espacio?, ¿qué argumentos seesgrimen para justificar ante la opinión pública esta obra?.494
  • 13. El lenguaje cartográfico como instrumento para la enseñanza de una geografía ...5.2. La desaparición de los Ojos del Guadiana 495
  • 14. Óscar JEREZ GARCÍA A partir del análisis de fotografías aéreas antiguas y recientes se puede com-probar un cambio irreversible en el paisaje relacionado con la alteración del curso,drenaje y posterior desecación del nacimiento de uno de los principales ríos de lapenínsula Ibérica: el río Guadiana. En el primer esquema cartográfico aparece elrío en su nacimiento en los denominados «ojos» (rebosadero natural del acuífero),presentando una morfología meandriforme, con un caudal permanente, sin apenasestiajes (la línea continua expresa un caudal regular) y una zona de encharcamientosque formaban unas tablas fluviales durante todo el año. En el segundo mapa desapa-rece ese trazado curvilíneo que es sustituido por uno rectilíneo, por tanto ya no hayun río, sino un canal artificial. Además estos encauzamientos y canalizaciones apare-cen de forma discontinua, expresando que el agua ya no discurre por ellos de formanatural, pues estos ojos se desecaron hace casi un cuarto de siglo, periodo duranteel cual el agua solo corrió durante algunos meses en dos inviernos diferentes, peroa «contracorriente». Es decir, el agua, que no ha llegado a manar por los ojos, nocorría de este a oeste, sino de oeste (donde estaba la presa de Puente Navarro, en elParque Nacional de las Tablas de Daimiel) hacia el este (donde se infiltraba en losojos), como consecuencia de la escasa pendiente del río en este tramo. Por tanto, lazona encharcable también desaparece en el mapa más reciente. Ante estos fenóme-nos, cartografiados en ambos mapas, nos podemos preguntar acerca de la causa queoriginó esta alteración, qué Ley propició la desecación y la canalización del río, cuáles la causa de que los ojos del Guadiana dejasen de manar, quien se benefició de estehecho, a quien perjudicó esta desecación, qué repercusiones ha tenido, por qué sehabla tan poco de este fenómeno en los medios de comunicación, o si realmente setrata de uno de los mayores problemas ecológicos con repercusiones sociales, eco-nómicas y culturales que ha sucedido en la península Ibérica o por el contrario notiene la importancia que parece tener.496
  • 15. El lenguaje cartográfico como instrumento para la enseñanza de una geografía ...5.3. La degradación de la Mancha Húmeda 497
  • 16. Óscar JEREZ GARCÍA En relación con los mapas anteriores, en estos esquemas cartográficos se expresatambién la evolución de la superficie ocupada por los humedales, especialmentetablas fluviales, en un sector de La Mancha. De las extensas áreas encharcadas quemuestra el primer mapa, asociadas a los ríos Guadiana, Gigüela, Záncara, Azuer,etc., se ha pasado a unas manchas mucho más reducidas que se corresponden entodo caso con embalses artificiales, balsas de agua represadas con gruesos murosque permiten mantener ciertos volúmenes de agua estancada con fines agrícolas(para regadío) y urbano, o bien conservacionista, en el caso de las Tablas de Daimiel.En este Parque Nacional el agua forma tablas de manera artificial, pues es retenidapor una presa que provoca el encharcamiento de sus apenas 2.000 Has. (cuando lastablas fluviales ocupaban más de 30.000 Has.). Además, el agua que le llega no esni de los Ojos del Guadiana (secos desde hace varios años), ni del Gigüela, sino dela cabecera del río Tajo, que es reconducida a este espacio por medio de transva-ses (los años en los que no se producen los transvases, como el presente 2006, elParque ha permanecido prácticamente seco, a excepción de algunas charcas que seforman extrayendo el agua de forma artificial mediante sondeos en el propio ParqueNacional). Esto pone de manifiesto una serie de cuestiones, como las siguientes,que se preguntan por las causas y las consecuencias de la insostenibilidad de unterritorio cuyos efectos se expresan en estos mapas: ¿por qué han desaparecido loshumedales?, ¿quién se ha beneficiado?, ¿quién se ha perjudicado?, ¿podrían rege-nerarse estos sistemas naturales?, ¿cómo se solucionaría el problema?, ¿quién estáimplicado?, ¿que piensa la sociedad al respecto?, ¿qué beneficios ha acarreado esteproceso?, ¿qué consecuencias ambientales, sociales y económicas se han derivadode este fenómeno paradigmático de la insostenibilidad?, etc.498
  • 17. El lenguaje cartográfico como instrumento para la enseñanza de una geografía ...5.4. La «ruiderización» o el desastre urbanístico en el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera 499
  • 18. Óscar JEREZ GARCÍA Este último ejemplo, concretado también en un territorio próximo a los ante-riores, pone de manifiesto el impacto ambiental y paisajístico provocado por eldesarrollo urbanístico en el interior de un Parque Natural cuyas aguas de titularidadpública han sido en gran medida usurpadas por la propiedad privada. No se ha res-petado en algunos casos no solo la servidumbre sino tampoco la policía (distancia deconstrucción con respecto al margen de este sistema fluvio-lacustre). Tampoco, enciertos casos, las singulares formas geomorfológicas de naturaleza travertínica, lle-gándose incluso a ocupar antiguas lagunas (como ocurre con las infraestructuras deun camping construidas sobre una antigua laguna desecada). El impacto del turismode este espacio conocido popularmente como «el Benidor» de La Mancha (aunqueno está en La Mancha, sino en el Campo de Montiel) así como la especulación inmo-biliaria y la construcción desordenada convierten a este paraje un objeto de reflexióncrítica geográfica.6. CONCLUSIONES El uso de los mapas para enseñar y para aprender geografía constituye un refe-rente fundamental para desarrollar contenidos conceptuales y procedimentales. Elmapa se contempla así como un mero instrumento o herramienta de análisis, conoci-miento e información geográficos. Sin embargo, nuestra propuesta es conferir a estaherramienta planimétrica un carácter crítico y reflexivo, que permita hacer un usointencional e intencionado con unos propósitos dirigidos a la consecución de unoscontenidos no solo conceptuales y procedimentales sino, sobre todo, actitudinales. De esta forma, partimos del principio de que �la representación cartográfica esselectiva, por cuanto no es posible introducir todos los rasgos físicos o ficticios delámbito geográfico cartografiado. La selección de rasgos efectuada por el cartógrafodependerá de la finalidad para la cual se ha producido� (P. Alegre, 1996: 307). Portanto, la selección de contenidos, la finalidad didáctica y la intencionalidad peda-gógica puede y debe conducir al docente a exponer por medio de mapas aquellosfenómenos geográficos que considere más adecuados para el desarrollo crítico yconstructivo del discente con respecto a su medio, a su entorno o a su espacio geo-gráfico.BIBLIOGRAFÍAALEGRE, P. (1996): «Los mapas, las fotografías y las imágenes», en MORENO, A. y MARRÓN, M.J. (1996): Enseñar geografía. De la teoría a la práctica, Sínte- sis, Madrid.ATWOOD, B.S. (1990): Cómo explicar los mapas, CEAC, Barcelona.BUISSERET, D. (2004): La revolución cartográfica en Europa, Paidós, Barcelona.500
  • 19. El lenguaje cartográfico como instrumento para la enseñanza de una geografía ...CALAF, R., SUÁREZ, M.A. y MENÉNDEZ, R. (1997): Aprender a enseñar geo- grafía. Escuela Primaria y Secundaria, Oikos-Tau, Barcelona.GARCÍA, L. Y RUIZ, M. (2003): «El concepto de educación», en R. MEDINA, L. GARCÍA y M. RUIZ: Teoría de la Educación. Educación Social, UNED, Madrid.GARCÍA, J. Y NANDO, J. (2000): Estrategias didácticas en Educación Ambiental, Ediciones Aljibe, Málaga.HART, Cl. Y THOMAS, T. (1986): «Framework Fieldwork», en BOARDMAN (edit.) Handbook for Geography Teachers, The Geographical Association, Shef- field.HARTSHORNE, R. (1967): The Nature of Geography, Association of American Geographers.MARRÓN GAITE, M.J. (1996): «Juegos y técnicas de simulación», en MORENO JIMÉNEZ, A. y MARRÓN GAITE, M.J. (1996): Enseñar geografía. De la teoría a la práctica, Síntesis, Madrid.PIÑEIRO PELETEIRO, R. (2003): «Innovación en didáctica de la geografía», en M.J. MARRÓN, C. MORALEDA e H. RODRÍGUEZ (edit.) La enseñanza de la geografía ante las nuevas demandas sociales, Grupo de Didáctica de la Geogra- fía (A.G.E.), UCLM, Toledo.REAL ACADEMIA ESPAÑOLA (1992): Diccionario de la Lengua Española, vigé- sima primera edición, Espasa Calpe, Madrid.SÁNCHEZ LÓPEZ, L. y JEREZ GARCÍA, Ó. (2003): «El lugar en las ciencias sociales», en Métodos para enseñar ciencias sociales: interacción, cooperación y participación, Íber, Didáctica de las Ciencias Sociales, Geografía e Historia, Graó, Barcelona.SOUTO GONZÁLEZ, X. (1998): Didáctica de la Geografia. Problemas Sociales y Conocimiente del Medio. Barcelona. Ediciones del Serbal.THROWER, N.J.W. (2002): Mapas y civilización, Ediciones del Serbal, Barcelona. 501