LIBRO ORADORES.indd 1 08-02-13 12:39
2
ORADORES
INVITADOS
Una publicación de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP)
JULIO E. MUÑOZ, Ph. D
Director Ejecutiv...
3
Índice
(En el contenido, las frases destacadas en negritas son del editor).
Carta de Presentación..........................
4
Felipe González........................................................................................................ ...
5
Carta de Presentación
Como un aporte al acervo cultural de la comunidad periodística y, en especial, de las
nuevas gener...
6
COLABORADORES POR Y PARA LA COMPAÑÍA PERIODÍSTICA
Protecmedia es una compañía internacional con una misión clara desde s...
7
Fotografía guardada en los archivos de las Asambleas de la SIP: momento en que
John F. Kennedy, presidente de Estados Un...
8
Este es un espacio informativo de sólida trayectoria y credibilidad en Venezuela.
Inició transmisiones con la salida al ...
9
ORADORES INVITADOS
JOHN F. KENNEDY
Esta Sociedad Interamericana de Prensa y sus miembros tiene una gran
responsabilidad ...
10
JOHN F. KENNEDY
cionaI y en una devoción común por la libertad, porque todos compartimos
un patrimonio común, y si la i...
11
ORADORES INVITADOS
ración interamericana. Estados Unidos ha comprometido 2.300 millones de
dólares a Ia Alianza, y los ...
12
JOHN F. KENNEDY
AI buscar el bienestar económico, la Alianza no le dicta a ninguna na-
ción cómo debe organizar su vida...
13
ORADORES INVITADOS
ayudar a los gobiernos víctimas de amenazas provenientes deI exterior. Los
estados americanos deben ...
14
JOHN F. KENNEDY
de este hemisferio confrontarían una vida de miseria sin esperanzas, con la
independencia desaparecida ...
15
LA ESENCIA DE TODAS LAS LIBERTADES
La Fundación para la Libertad de Expresión (Fundalex) fue erigida en 2009 con el
obj...
16
FORMA COMUNICADORES
DESDE 1968
Esta reconocida Escuela Profe-
sional de Ciencias de la Comunica-
ción del Perú tuvo su ...
17
ORADORES INVITADOS
ARTURO USLAR PIETRI
Yo considero que esta reunión ocurre en un momento sumamente impor-
tante. El mu...
18
ARTURO USLAR PIETRI
una importancia y unas consecuencias que no podemos ni siquiera todavía
vislumbrar. Dentro de veint...
19
ORADORES INVITADOS
mundial, que en gran parte era uno de los resortes que sostenía la marcha
del mundo en pro o en cont...
20
ARTURO USLAR PIETRI
cada vez mayor de la economía mundial. Que el tiempo de las autarquías,
que el tiempo de los nacion...
21
ORADORES INVITADOS
No tenemos mucho a donde regresar y tenemos que hacer un gran esfuerzo
para saber finalmente quiénes...
22
ALBERTO LLERAS CAMARGO
Hace catorce años, a pocos meses de dejar las funciones de gobierno, y
cuando reanudaba mis acti...
23
ORADORES INVITADOS
su liberación-- las mismas tácticas de los déspotas de cualquier época de
la historia.
Parece que el...
24
ALBERTO LLERAS CAMARGO
hecho grato y un privilegio el ser la sede de sus asambleas. El gobierno y el
pueblo de Colombia...
25
Azteca es uno de los dos mayores productores de contenido en español para
televisión en el mundo. Fundada en 1993, hoy ...
26
Una disertación especial ofreció, el 7 de octubre de
1996 durante la Asamblea 52 celebrada en Los Angeles,
California, ...
27
ORADORES INVITADOS
era la editorial. El cargo más desvalido era el de reportero, que tenía al mis-
mo tiempo la connota...
28
GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ
vez de lo formativo. Pero en el caso específico del periodismo parece ser,
además, que el oficio...
29
ORADORES INVITADOS
o deliberados, manipulaciones malignas y tergiversaciones venenosas que
le dan a la noticia la magni...
30
GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ
Claro que deben persistir en sus programas humanísticos, aunque menos am-
biciosos y perentorios...
31
ORADORES INVITADOS
hizo el suyo sobre las tendencias de la prensa en los Estados Unidos y Stephen
Ferry lo hizo sobre f...
32
DON JUAN CARLOS I DE BORBÓN
Vaya por delante mi más cordial bienvenida a los miembros de la Socie-
dad Interamericana d...
33
ORADORES INVITADOS
los profesionales deI periodismo les compete ejercer su necesaria tarea desde
la veracidad y la impa...
34
MARIO VARGAS LLOSA
Me siento muy honrado por esta invitación para dirigirles unas palabras,
sobre todo porque proviene ...
35
ORADORES INVITADOS
de la cúspide y base de la pirámide social un mandato generacional, eso que
Ortega y Gasset llamaba ...
36
MARIO VARGAS LLOSA
“Yo acuso”, escrito en defensa de un judío falsamente acusado de traición a
la patria por una conjur...
37
ORADORES INVITADOS
más que las máscaras de un arte revolucionario que se ha vuelto moda, pa-
satiempo, juego, un ácido ...
38
MARIO VARGAS LLOSA
tienen remordimiento.Viven prendidos a la novedad, no importa cuál sea con
tal de que sea nueva. Olv...
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Libro oradores texto
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Libro oradores texto

844 views
682 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
844
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
22
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Libro oradores texto

  1. 1. LIBRO ORADORES.indd 1 08-02-13 12:39
  2. 2. 2 ORADORES INVITADOS Una publicación de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) JULIO E. MUÑOZ, Ph. D Director Ejecutivo de la SIP jmunoz@sipiapa.org Compilador y Editor: MAURICIO J. MONTALDO mmontaldo@sipiapa.org Promoción: PAOLA DIRUBE pdirube@sipiapa.org Diseño y diagramación de portada e interiores: FRANCISCA GATICA M. franciscagm06@yahoo.com Traducciones OSCAR DIAZ releasepoint@yahoo.com Impresión: Litografía Magnograf, SA de CV, Puebla, México Las opiniones vertidas en los discursos por todos y cada uno de los Oradores Invitados son puntos de vista personales y corresponden al pleno ejercicio de la libertad de expresión. No necesariamente reflejan la opinión de la SIP. La producción de este libro contó con el gentil apoyo financiero de: Diario La Nación (Argentina), Protecmedia (España), Fundalex (México), Diario El Universal (México), Diario de Puebla (México), TV Azteca (México), Grupo Epensa (Perú), Universidad San Martín de Porres (Perú), Diario El Nuevo Día (Puerto Rico), Listín Diario (República Dominicana), Globovisión (Venezuela), Noticiero Venevisión (Venezuela). Derechos reservados y propiedad intelectual de la SIP. Jules Dubois Building 1801 SW 3rd Ave., Suite 800 Miami, FL 33129, EE.UU. www.sipiapa.com Distribución de cortesía. Ejemplar sin valor comercial. LIBRO ORADORES.indd 2 08-02-13 12:39
  3. 3. 3 Índice (En el contenido, las frases destacadas en negritas son del editor). Carta de Presentación................................................................................................ 5 John F. Kennedy......................................................................................................... 9 Arturo Uslar Pietri...................................................................................................... 17 Alberto Lleras Camargo............................................................................................. 22 Gabriel García Márquez............................................................................................ 26 Don Juan Carlos I de Borbón..................................................................................... 32 Mario Vargas Llosa.................................................................................................... 34 Jorge Castañeda......................................................................................................... 40 Arthur O. Sulzberger, Jr.............................................................................................. 46 Juan Manuel Santos................................................................................................... 52 Alejandro Toledo....................................................................................................... 58 Carlos Mesa............................................................................................................... 62 Anthony Lewis........................................................................................................... 67 Felipe Calderón......................................................................................................... 68 José Luis Rodríguez Zapatero..................................................................................... 74 Ollanta Humala......................................................................................................... 78 Oscar Arias................................................................................................................ 82 Paulo Coelho............................................................................................................. 87 Ricardo Lagos............................................................................................................ 92 Ricardo Salinas Pliego............................................................................................... 97 Julio María Sanguinetti.............................................................................................. 100 Raúl Rivero................................................................................................................ 106 Carlos Menem........................................................................................................... 108 Martín Torrijos........................................................................................................... 112 José Miguel Vivanco.................................................................................................. 116 Francisco Flores......................................................................................................... 121 Enrique Krause.......................................................................................................... 126 Alfredo Palacio.......................................................................................................... 130 Andrés Pastrana......................................................................................................... 134 Bill Clinton................................................................................................................ 138 Julio Cobos................................................................................................................ 144 Hipólito Mejía........................................................................................................... 147 Bill Gates................................................................................................................... 151 Arturo Valenzuela...................................................................................................... 156 Enrique Iglesias.......................................................................................................... 161 Jean-François Revel................................................................................................... 168 George H. W. Bush.................................................................................................... 173 César Gaviria............................................................................................................. 178 Claudio Grossman..................................................................................................... 182 LIBRO ORADORES.indd 3 08-02-13 12:39
  4. 4. 4 Felipe González........................................................................................................ 188 Jorge Alessandri......................................................................................................... 192 Bob Woodward......................................................................................................... 196 Santiago Cantón........................................................................................................ 200 Asdrúbal Aguiar......................................................................................................... 204 Manuel Zelaya........................................................................................................... 207 Augusto Pinochet...................................................................................................... 212 Daniel Ortega............................................................................................................ 216 Violeta Barrios de Chamorro..................................................................................... 222 Joaquín Balaguer....................................................................................................... 224 Rafael Caldera........................................................................................................... 227 Brian Mulroney......................................................................................................... 232 Ricardo Luis Lorenzetti.............................................................................................. 236 Fernando Belaúnde................................................................................................... 238 Condoleezza Rice..................................................................................................... 242 Natalio Botana.......................................................................................................... 246 Federico Mayor Zaragoza.......................................................................................... 250 Rigoberta Menchú..................................................................................................... 255 David Hawley........................................................................................................... 259 Alvaro Uribe.............................................................................................................. 263 José Miguel Insulza.................................................................................................... 267 Fernando Lugo.......................................................................................................... 270 Henry Kissinger......................................................................................................... 273 Jorge Edwards............................................................................................................ 278 Camilo José Cela....................................................................................................... 285 Tomás Eloy Martínez................................................................................................. 287 Índice Onomástico.................................................................................................... 295 Patrocinadores Proctemedia, España................................................................................................. 6 Noticiero Venevisión, Venezuela............................................................................... 8 Fundalex, México...................................................................................................... 15 Universidad San Martín de Porres, Perú..................................................................... 16 TV Azteca, México.................................................................................................... 25 Grupo Epensa, Perú................................................................................................... 51 Diario La Nación, Argentina...................................................................................... 61 Diario El Universal, México....................................................................................... 73 Listin Diario, República Dominicana ........................................................................ 81 Diario El Nuevo Día, Puerto Rico.............................................................................. 91 Globovisión, Venezuela............................................................................................. 105 LIBRO ORADORES.indd 4 08-02-13 12:39
  5. 5. 5 Carta de Presentación Como un aporte al acervo cultural de la comunidad periodística y, en especial, de las nuevas generaciones, la Sociedad Interamericana de Prensa presenta su libro Oradores Invitados, antología que contiene 62 valiosas y trascendentes piezas oratorias de ilustres personalidades de diferentes países de las Américas y Europa, las que en su respectivo momento, en los últimos 35 años, concurrieron especialmente invitadas a disertar en las Asambleas de la SIP. En este recuento se ha rescatado de los archivos y documentación de la SIP, la robusta palabra y pensamiento de figuras líderes, que abordaron ideas y consideraciones en los campos político, periodístico, literario, científico, tecnológico, financiero y empresarial. Por lo tanto, en las siguientes páginas conviven estadistas, premios Nobel, escritores, economistas, empresarios, académicos. Todos ellos ofrecieron, en su oportunidad una conferencia magistral ante la membresía de la SIP, con alguna excepciones en cuanto al tiempo investigado, pues también fueron incluidos en este contenido por su estatura mun- dial de hace medio siglo, el presidente de Colombia en 1960, fundador de la OEA, Alberto Lleras Camargo; la del presidente de Chile en 1962, Jorge Alessandri Rodríguez; y la del presidente de Estados Unidos en 1963, John F. Kennedy, una de sus últimas intervenciones en voz alta, antes de caer asesinado en Dallas. Es un orgullo presentar las piezas oratorias preparadas y destinadas al mundo de la prensa, expresadas con especial énfasis en asuntos de libertad de expresión, ejercicio pro- fesional del periodismo y situaciones de gobernabilidad democrática. La SIP, como norma, invita a sus Asambleas al Presidente en funciones del país sede de la reunión. Así, y respetando la versatilidad ideológica de nuestros invitados, incluimos a continuación, por ejemplo, a Augusto Pinochet, de Chile; Daniel Ortega, de Nicaragua; Joaquín Balaguer, de República Dominicana, con disímiles y controversiales puntos de vista respecto a la práctica de la libertad de expresión y de prensa. Esta antología tan particular sale a la luz como adhesión a la celebración de los 70 años de la SIP, en el momento en que el pleno de la organización periodística continental se da cita, en marzo de 2013, a su Reunión de Medio Año en la ciudad de Puebla, México. Como institución sin fines de lucro, esta edición circulará internacionalmente de cortesía. Agradezco el gesto voluntario y valioso de las empresas latinoamericanas y España que entusiastamente concurrieron a patrocinar esta obra, permitiendo así un preciado aporte a la difusión del pensamiento. Julio E. Muñoz, Ph. D Director Ejecutivo Sociedad Interamericana de Prensa LIBRO ORADORES.indd 5 08-02-13 12:39
  6. 6. 6 COLABORADORES POR Y PARA LA COMPAÑÍA PERIODÍSTICA Protecmedia es una compañía internacional con una misión clara desde su funda- ción en 1979: contribuir, mediante el desarrollo de software, prestación de servicios y conocimiento del negocio, a la continua adaptación de las compañías periodísticas a las necesidades de su entorno. La capacidad de innovación permanente, la cercanía al cliente y la experiencia han sido los factores principales que la han convertido en empresa líder dentro del sector. Protecmedia invierte en I+D una parte importante de sus beneficios año tras año. El compromiso de la compañía con esta industria, y la disposición a escuchar sus requerimientos, explican su estabilidad y capacidad de innovación. Editores de diarios, revistas y publicaciones informativas están experimentando una profunda transformación en sus negocios, como consecuencia de las nuevas tecnologías y hábitos sociales. Protecmedia les acompaña en esta evolución para que aumenten y potencien su marca y capacidad de liderazgo en su comunidad social. Los productos de la compañía optimizan, con una arquitectura modular que no pierde de vista la unidad operativa que precisa la actual compañía periodística, los procesos y trabajos precisos para estar presentes en todos los soportes de salida exis- tentes (web, papel, tablets, smartphones, e-reading…), sin incurrir en costes de es- tructura innecesarios. Gestión y producción de publicidad, gestión de contenidos multimedia y elabo- ración de productos multi-canal, e-Commerce a partir de los activos editoriales en archivo, control de suscripciones tradicionales y digitales, circulación, análisis de la audiencia… Son las principales áreas que abarcan las soluciones de Protecmedia, que son complementadas con los servicios de Consultoría y soporte-mantenimiento que ofrece al mercado, como una consecuencia más de su role de partner tecnológico. Protecmedia colabora con 400 clientes en 21 países. Está en www.protecmedia.com. Proctemedia PATROCINADOR LIBRO ORADORES.indd 6 08-02-13 12:39
  7. 7. 7 Fotografía guardada en los archivos de las Asambleas de la SIP: momento en que John F. Kennedy, presidente de Estados Unidos, ingresa al banquete ofrecido en su honor durante la 19ª Asamblea Anual de la Sociedad Interamericana de Prensa, el 18 de noviembre de 1963, en el hotel Americana de Miami. Le dan la cordial bienvenida, George H. Beebe, de The Miami Herald, y su esposa, Helen. LIBRO ORADORES.indd 7 08-02-13 12:39
  8. 8. 8 Este es un espacio informativo de sólida trayectoria y credibilidad en Venezuela. Inició transmisiones con la salida al aire de esta planta televisora con la señal del Canal 4 el 1* de junio de 1953, siendo la primera televisora privada y comercial que existió en el país. Inicialmente se llamó Televisa y luego cambió su nombre comercial aVenevisión, televisora privada con amplia plataforma tecnológica y equipo humano calificado, que realiza la mejor cobertura de los hechos noticiosos, manteniéndose por 69 años presente en los momentos coyunturales que determinan la historia de Venezuela y el mundo. Su famoso slogan “Información justa y balanceada” permite que los televidentes puedan formarse una visión precisa, consolidando con sus opiniones la percepción e imagen de “Noticiero Venevisión”. “NoticieroVenevisión” se transmite en cuatro emisiones diarias, siendo la primera luego de medianoche. “El Imparcial” y los “Avances informativos” , más las secciones de “Estrenos y Estrellas”, “Cómo amanece Venezuela”, “Vida y salud”, “Al natural es mejor”, “Lo que pasa en el mundo”, “Deportes”, “El buen venezolano”, “Dígalo ahí”, “Noticiero Venevisión contigo” y “Venezuela opina” evidencian la multiplicidad de sus contenidos. Análisis de audiencia confieren a “Noticiero Venevisión” un indiscutible gran li- derazgo y profunda identificación con el ciudadano venezolano, gracias a la confian- za que los televidentes depositan en él, reconociendo ampliamente la transversalidad en las diferentes tendencias políticas existentes en el país. El equilibrio de la “Entrevista Venevisión”, el despliegue tecnológico-humano de los operativos de elecciones “Democracia” y la creación de campañas concientiza- doras llevan a “Noticiero Venevisión” a ser pionero en la transmisión de mensajes de interés colectivo. “Noticiero Venevisión” forma mejores personas, con valores y principios que en- orgullecen al gentilicio del venezolano, por lo que queremos y creemos en un mejor país, lleno de oportunidades donde su gente es el principal valor. Noticiero Venevisión PATROCINADOR LIBRO ORADORES.indd 8 08-02-13 12:39
  9. 9. 9 ORADORES INVITADOS JOHN F. KENNEDY Esta Sociedad Interamericana de Prensa y sus miembros tiene una gran responsabilidad en la defensa de la libertad de nuestro hemisferio. A través de la prensa, ustedes crean la vital conciencia pública de los que es nues- tra responsabilidad y una apreciación de los peligros que nos acechan. Con motivo del trabajo que desempeñan al cumplir con esta responsabilidad y la valiente lucha de esta sociedad en pro de la libertad de prensa y de la libertad del ciudadano, me enorgullezco en ocupar esta tribuna. Es muy apropiado que se celebre esta reunión al llegar a su término el estudio anual de la Alianza para el Progreso, celebrado en la ciudad de São Paulo, Brasil. En dicha conferencia se ha estudiado el progreso alcanzado hasta la fecha, se han examinado los defectos y se han aplaudido los logros. Ha sido una oportunidad para celebrar discusiones y realizar un análisis crítico. Resalto un hecho, a saber, que a pesar de las divergencias en cuanto a problemas concretos, existen una devoción común y una fe común en los principios fundamentales enunciados en la carta de Punta del Este, y en la fuerza, la urgencia y la inevitalidad de la Alianza para el Progreso. En realidad, no podría ser de otro modo. Porque aquellos principios, me- tas y métodos de la Alianza para el Progreso representan el único sendero mediante el cual los hombres de buena voluntad pueden lograr progreso sin despotismo y justicia social, sin terror social. Anhelamos un hemisferio de naciones plenas de confianza en la fuerza de su propia independencia, dedicadas a la libertad de sus ciudadanos y unidas a todas las naciones del Occidente en una asociación basada en Ia fuerza na- Pocas horas antes de ser abatido por balas asesinas, el 22 de noviembre de 1963 en Dallas, Texas, el presidente de Estados Unidos (1961-63), John F. Kennedy, pronunciaba en Miami, Florida, el que sería su último discurso público, al inaugurar la Asamblea 19 de la SIP. LIBRO ORADORES.indd 9 08-02-13 12:39
  10. 10. 10 JOHN F. KENNEDY cionaI y en una devoción común por la libertad, porque todos compartimos un patrimonio común, y si la idea de la comunidad deI Atlántico ha de tener un verdadero significado, debe incluir a Ias naciones latinoamericanas. El cumplimiento de estas esperanzas no es tarea fácil. Es importante que el pueblo de Estados Unidos, sobre el cuaI descansa gran parte de Ia responsabilidad, se dé cuenta de Ia magnitud de la tarea. Se puede ver su magnitud en el hecho de que la América Latina es el continente que tiene el crecimiento más rápido deI mundo. Su pobIación ha aumentado en un 10 por ciento en el transcurso de los últimos 10 años. Dentro de 20 años más, sus 200 millones de habitantes serán unos 400 millones. Se puede ver su magnitud en eI hecho de que decenas de millones de nues- tros vecinos hacia el sur viven en Ia pobreza con un ingreso anual de menos de 100 dólares; que la expectación de vida, en casi la mitad de los países de la América Latina es de menos de 50 años; que la mitad de los niños no tie- nen escuelas; que casi Ia mitad de los adultos no pueden leer ni escribir; que decenas de millones de residentes urbanos viven en condiciones inaguanta- bles; que millones más en Ias zonas rurales padecen de enfermedades que se podrían curar fácilmente pero que no tienen esperanzas de recibir tratamiento médico; que en vastas zonas, existen hombres y mujeres debilitados por el hambre mientras que poseemos las herramientas científicas requeridas para producir todos los alimentos necesarios. Estos problemas, que constituyen una realidad en gran parte de la Amé- rica Latina, no se pueden resolver solamente con quejas contra Castro, o achacándole la culpa aI comunismo, a los generales o aI nacionalismo. La dura realidad de la pobreza y de la injusticia social no desaparecerá sola- mente con promesas y buena voluntad. La tarea que hemos asumido en la Alianza para el Progreso, que es el desarrollo de todo el continente, es la ta- rea más grande que jamás hemos emprendido. Requerirá un esfuerzo difícil y doloroso durante mucho tiempo. A pesar de la magnitud de estos problemas y de nuestra pasada respon- sabilidad, el sacrificio exigido aI pueblo de Estados Unidos ha sido relativa- mente leve. Menos deI uno por ciento de nuestro presupuesto federal se ha destinado para ayudar a la mitad de todo un hemisferio. Los dos años y medio transcurridos han sido años de ensayos y de experi- mentos. Hemos trabajado para levantar una estructura de cooperación y de esfuerzo común que perdurará por muchos años. Ninguna nación de Améri- ca puede negar que es menester hacer mucho más para fortalecer y acelerar nuestros esfuerzos, y que ha habido reveses y desengaños. Empero, la atención debida que se preste a los obstáculos y a las mejoras no debe oscurecer el hecho de que la Alianza para el Progreso también ha lo- grado un progreso importante. Hemos creado nuevos mecanismos de coope- LIBRO ORADORES.indd 10 08-02-13 12:39
  11. 11. 11 ORADORES INVITADOS ración interamericana. Estados Unidos ha comprometido 2.300 millones de dólares a Ia Alianza, y los países latinoamericanos han comprometido miles de milIones adicionales. En muchos países se han librado nuevos esfuerzos en materia de reforma agraria y tributaria, en la educación y en la agricultura. Las cuestiones fundamentaIes de progreso y de reforma, ignoradas por tanto tiempo, se han convertido en el campo de batalla de las fuerzas políticas deI hemisferio. En el frente económico, durante el año pasado, diez de las 19 naciones latinoamericanas excedieron la meta de crecimiento per cápita de 2,5 por ciento establecida en la Carta de Punta deI Este. EI hecho de que no se hayan alcanzado algunas de las metas enunciadas en dicha Carta no se puede atribuir completamente a Ias fallas de la Alianza. Ninguna cantidad de recursos exteriores, ninguna estabilización de los precios de los productos básicos, ninguna nueva institución interamericana pueden darle progreso a las naciones que no cuentan con estabilidad política y dirigen- tes decididos. Ninguna serie de acuerdos hemisféricos de ningún mecanismo complicado puede ayudar a los que no tienen disciplina interna, o que no están dispuestos a hacer sacrificios y renunciar privilegios. EI que envía su dinero aI exterior y el que no está dispuesto a invertir en el futuro de su propio país no puede culpar a los demás por el diluvio que amenaza inundarIo. La Alianza para el Progreso no es un programa de ayuda extranjera. Es más que un esfuerzo cooperativo para financiar los planes de desarrollo; es una batalla para el progreso y Ia libertad de las naciones que debe ser librada en todos los frentes según los intereses y Ias necesidades de cada nación. En primer término figura eI frente de Ia justicia sociaI. No es posible tener un progreso genuino mientras que a millones se les niegan oportunidades y mientras que a otros se les perdonan sus obligaciones. En mi propio país hemos redactado proyectos de ley y hemos movilizado los recursos deI go- bierno federal para asegurar que los negros norteamericanos, al igual que los demás grupos minoritarios, tengan acceso a los beneficios de Ia sociedad norteamericana. Les corresponde a otros hacer lo mismo para eI campesino que no tiene tierra, para el ciudadano urbano que vive en Ia miseria, para el indio oprimido. Sin embargo, los privilegios no se rinden fácilmente. EI segundo frente es el deI bienestar económico; el principio de que todo ciudadano de América tiene derecho a una vida decorosa para sí mismo y a una vida mejor para sus hijos. Esto quiere decir que debemos continuar con eI perfeccionamiento de los planes de desarrollo nacional y con el mejora- miento de los mecanismos e instituciones financieras. Quiere decir que todas las naciones deben estar dispuestas a sacrificarse y a movilizar sus propios recursos para fines de desarrollo. También quiere decir que Estados Unidos debe cumplir con su compromiso cabal de suministrar ayuda continua. LIBRO ORADORES.indd 11 08-02-13 12:39
  12. 12. 12 JOHN F. KENNEDY AI buscar el bienestar económico, la Alianza no le dicta a ninguna na- ción cómo debe organizar su vida económica. Cada nación puede forjar libremente sus instituciones económicas de conformidad con sus propias necesidades y voluntad nacionales. Sin embargo, tal como ningún país puede decirle a otro cómo debe orga- nizar su economía, ninguna nación debe actuar, dentro de sus propias fron- teras, en violación con los derechos de otras naciones según los principios aceptados del derecho internacional. La empresa privada también juega un papel importante en la Alianza para el Progreso. No existe una cantidad suficiente de capital público disponible, ni en Estados Unidos ni en América Latina, para llevar a cabo los programas de desarrollo aI ritmo requerido. Las inversiones privadas, si es que se alien- tan, y si actúan de conformidad con las necesidades, las leyes y los intereses de la nación, pueden cooperar con el sector público para suministrar el mar- gen vital requerido para tener éxito, tal como lo hizo en el desarrollo de todas las naciones de Occidente, incluso mi propio país. En tercer lugar figura el frente de la democracia y de la estabilidad políti- ca. Estas constituyen la médula de nuestras esperanzas para el futuro. No puede haber progreso si los pueblos no tienen fe en el porvenir. Esta fe es minada cuando existen hombres que buscan el poder ignorando las limitaciones impuestas por los procedimientos constitucionales. La Carta de la OEA pide “la consolidación de este continente dentro deI marco de las instituciones democráticas, de un sistema de libertad individual y de justicia social basado en el respeto a los derechos esenciales del hombre”. Estados Unidos se ha comprometido a apoyar este ideal. Dejando a un lado lo que pueda existir en otras partes deI mundo, es éste un hemisferio de hombres libres capaces de gobernarse a sí mismos. De confor- midad con esta idea, Estados Unidos continuará dando su apoyo a los esfuer- zos de los que procuran establecer y mantener la democracia constitucional. En cuarto lugar está el frente de la responsabilidad internacional. Debe- mos cumplir con nuestros compromisos en cuanto a la solución pacífica de las disputas, aI principio de la acción colectiva y aI fortalecimiento deI siste- ma interamericano. Debemos seguir invitando e instando la participación de otras naciones occidentales en los programas de desarroIlo. Estados Unidos continuará sus esfuerzos tendientes a convencer a sus aliados de Ia necesidad de ampliar los mercados para los productos latinoamericanos. Aunque contamos con amigos en el exterior, también tenemos enemigos. EI comunismo está empeñado en la subversión y destrucción deI desarrollo democrático, con miras a extender su dominio a otras naciones deI hemis- ferio. Para que la Alianza tenga éxito debemos continuar nuestro apoyo a las medidas que detengan la infiltración y la subversión comunistas, y para LIBRO ORADORES.indd 12 08-02-13 12:39
  13. 13. 13 ORADORES INVITADOS ayudar a los gobiernos víctimas de amenazas provenientes deI exterior. Los estados americanos deben estar dispuestos a prestarle auxilio a cualquier gobierno que solicite ayuda para impedir un cambio de gobierno, que esté vinculado a las políticas deI comunismo extranjero más bien que a un deseo nacional de efectuar un cambio. Mi propio país está listo para proporcionar dicho auxilio. Esos son los múltiples frentes de la Alianza para el Progreso. La conducta en estos frentes, la victoria firme sobre los enemigos que son la miseria y la desesperación, el hambre y la injusticia, los cuales inevitablemente tendrán que rendirse ante nuestros ataques, constituyen la tarea central de América en estos tiempos. Sin embargo, ningún sentimiento de confianza ni de opti- mismo en el futuro de todo el hemisferio puede ocultar nuestro pesar ante el exilio auto-infligido de Cuba de la familia de las repúblicas americanas. La verdadera revolución cubana, una revolución contra la tiranía y la co- rrupción deI pasado, se había granjeado el apoyo de muchas personas con objetivo y conceptos nobles. Empero, se ha destruido esa esperanza de liber- tad y de progreso. Las metas proclamadas en la Sierra Maestra fueron traicio- nadas en La Habana. Es importante reiterar los factores que separan a Cuba de mi país y de todas las naciones americanas: lo que ha ocurrido es que un grupo pequeño de conspiradores le ha robado al pueblo cubano su libertad, y ha entregado la independencia y la soberanía de la nación cubana a fuerzas que no son de este hemisferio. Han convertido a Cuba, en una víctima del imperialismo extranjero, en un instrumento de la política de otros, en una arma utilizada en un esfuerzo dirigido por potencias extranjeras para subvertir a las otras repúblicas americanas. Esto nos separa y solamente eso. Mientras esto exista nada es posible. Sin esto todo es posible. Ningún cubano debe sentirse aplastado entre la dependencia en las pro- mesas quebrantadas deI comunismo extranjero por una parte, y la hostilidad deI resto deI hemisferio por otra. Porque una vez que se haya restaurado la soberanía de Cuba le ofreceremos la mano de amistad y de ayuda a una Cuba cuyas instituciones políticas y económicas hayan sido forjadas de conformi- dad con la voluntad del puebIo cubano. Pero nuestra marcha hacia el logro de Ias metas de la Alianza para el Pro- greso no esperará hasta que llegue ese día feliz. En 1961 las naciones americanas firmaron la Carta de Punta del Este. Más de dos años después, a pesar de los peligros y de las dificultades, más que nunca apoyo y tengo fe en la Alianza para eI Progreso. Contando con la Alianza, eI sistema interamericano y las naciones americanas pueden entrar en una década de esperanzas y de libertad crecientes. Sin eIla, los pueblos LIBRO ORADORES.indd 13 08-02-13 12:39
  14. 14. 14 JOHN F. KENNEDY de este hemisferio confrontarían una vida de miseria sin esperanzas, con la independencia desaparecida y Ia libertad un vano ideal. No ignoro las dificultades que confronta la Alianza para el Progreso, que son mucho más grandes de las que existían en el Plan Marshall. En esa oca- sión, contribuimos a la reconstrucción de una economía quebrantada que contaba con cimientos humanos y sociales. Actualmente, estamos procuran- do crear nuevos cimientos básicos capaces de forjar de nuevo sociedades que datan de muchos siglos, así como las economías de la mitad del hemisferio. Los que conocen a nuestra hemisferio, aI igual que los que conocían a Europa en 1948, no tienen la menor duda de que si no nos descorazonamos, los lúgubres pronósticos de hoy una vez más desaparecerán aI alcanzar los logros deI porvenir. Aunque los problemas son enormes, el peligro más grande no radica en nuestras propias condiciones ni en nuestros enemigos sino en nuestras dudas y temores. El poeta Robert Frost escribía hace medio siglo: “nada es cierto a no ser que un hombre u hombres lo apoyen, vivan por él, se desgasten por él, mueran por él”. Este espíritu es más necesario que el dinero o las instituciones o los acuer- dos. Con él podremos hacer de la Alianza para el Progreso una realidad transformadora durante muchas generaciones venideras. A la larga, será el nuestro un continente donde más de 20 naciones fuertes vivan en paz, con sus pueblos aunados en la esperanza, en la libertad y en la convicción de que todos los días deI futuro acarrearán consigo un aumento en el bienestar y en la dignidad deI hombre. £ “No puede haber progreso si los pueblos no tienen fe en el porvenir. Esta fe es minada cuando existen hombres que buscan el poder ignorando las limitaciones impuestas por los procedimientos constitucionales.” LIBRO ORADORES.indd 14 08-02-13 12:39
  15. 15. 15 LA ESENCIA DE TODAS LAS LIBERTADES La Fundación para la Libertad de Expresión (Fundalex) fue erigida en 2009 con el objetivo de difundir, defender y promover la libertad de expresión. Convencidos los fundadores (un grupo de intelectuales muy prestigiado) “de que la libertad de expre- sión es un derecho fundamental que permite al ser humano en lo personal y en lo colectivo el desarrollo de sus capacidades e inteligencia, beneficiando la creatividad, el surgimiento de nuevas ideas; y, adicionalmente, como puente entre gobernantes y gobernados, creamos Fundalex, sin fines de lucro, ni filiaciones políticas ni religio- sas”, expresa Armando Prida Huerta, presidente honorario de la Fundación. Fundalex nace, inspirada en otras instituciones, con la experiencia de los periódi- cos Síntesis que desde 1992 aparecieron en los estados de Puebla y Tlaxcala (y a la fecha se extienden a siete estados de la república mexicana) y que desde inicios de este siglo emitió su Código de Ética y el Estatuto para la Defensoría del Lector. Y nace la Fundación, principalmente, porque su presidente y otros colegas fue- ron víctimas de ataques de funcionarios públicos, por haber publicado notas perio- dísticas sobre hechos conocidos de desvíos de recursos. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación el 18 de abril de 2008 en contra de los funcionarios y dependencias gubernamentales coludidos. Pero a la fecha aún no se ha hecho cabal justicia y existe una demanda en la Comisión Intera- mericana de Derechos Humanos. “Nadie, nunca debe ser perseguido por informar”, dice Prida, agregando que “para llegar a una excelente comunicación, en el ejercicio de la libertad de expre- sión, primero hay que tener y vivir una educación sustentada en valores. Entendiendo los derechos y obligaciones de cada uno, cumpliéndolos y respetándolos. De esta manera, además, no habrá que corregir”. ¡La libertad de expresión es la esencia de todas las libertades! Fundalex PATROCINADOR LIBRO ORADORES.indd 15 08-02-13 12:39
  16. 16. 16 FORMA COMUNICADORES DESDE 1968 Esta reconocida Escuela Profe- sional de Ciencias de la Comunica- ción del Perú tuvo su origen en el Instituto de Periodismo, que inició sus funciones en 1968, seis años después de promovida la Universidad de San Martín de Porres por la Orden de Predi- cadores de Santo Domingo. Se distingue por ofrecer los mejo- res programas de estudios, calificados docentes, equipos e instalaciones de vanguardia para que los alumnos puedan insertarse con éxito en el mercado laboral. Cuenta en la actualidad con 3.300 alumnos. Obtuvo en el año 2004 la acreditación del Consejo Latinoamericano de Acreditación de la Educación en Periodismo (Claep), organismo autónomo administrado por la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), y la reacreditación en el 2010. Tiene sus- critos 24 convenios con universidades de América Latina, Estados Unidos, Canadá y Europa. Posee una moderna biblioteca con cerca de 50.000 libros especializados y unas 600 computadoras para las clases prácticas de sus estudiantes, quienes cuentan con equipados y confortables estudios de televisión, cabinas de radio, salas de redacción y laboratorios de multimedia. En estudios de posgrado, la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicación brinda una formación al más alto nivel, con las maestrías en Periodismo, en Relacio- nes Públicas, en Publicidad, y en Población, Comunicación y Desarrollo Sustentable. Además ofrece el Doctorado en Relaciones Públicas. Su Instituto de Investigación ha publicado 80 libros sobre temas relacionados con las ciencias de la comunicación. Desde 1998 publica el periódico Redacción, medio elaborado por los propios alumnos y que hasta la fecha lleva más de cien ediciones. Redacción, con un tiraje de ocho mil ejemplares, es el único periódico universitario del Perú que tiene el ho- nor de ser miembro de la SIP y del Consejo de la Prensa Peruana. Universidad de San Martín de Porres PATROCINADOR LIBRO ORADORES.indd 16 08-02-13 12:39
  17. 17. 17 ORADORES INVITADOS ARTURO USLAR PIETRI Yo considero que esta reunión ocurre en un momento sumamente impor- tante. El mundo está atravesando una época de crisis inmensa, de mucho cambio, de inmensa transformación, de la que la mayoría de los hombres no nos damos cuenta sino muy parcialmente y de la que va a emerger un mundo muy distinto a aquel que conocimos y vivimos en la mayor parte de este siglo y para cuyo nuevo escenario no estamos debidamente preparados. América Latina simultáneamente está atravesando una época de grandes transformaciones que implican rectificaciones, enmiendas y cambios sobre muchos de los conceptos sobre los cuales ha vivido desde la independencia y en particular desde el comienzo de este siglo. Se reúnen ustedes ahora preci- samente en Caracas, en el momento en que este país atraviesa una de las más graves crisis de su historia, que afecta todas las formas de la vida nacional. De modo que es una época de amplia, de inmensa y de variante crisis. Digo yo que el papel del periodismo y del periodista --y cuando digo el periodista no me refiero solo a la prensa escrita sino a todas las formas de comunicación social-- se ha hecho muy exigente, muy difícil y muy complejo ante el inmenso cambio de escenario mundial. Podríamos decir, sin exageración, que los parámetros sobre los cuales la humanidad se organizó, se reconoció y trazó sus rumbos en los últimos cin- cuenta años, han cambiado radicalmente. Estamos ante un mundo, no diría nuevo, pero sí desconocido. Un mundo que nos está revelando fases que no veíamos y conocíamos y del que han desaparecido muchas de las referencias más cómodas y simples que nos permitían situarnos ante él. Para empezar, ha desaparecido la guerra fría. Ese es un acontecimiento de El periodista e historiador venezolano Arturo Uslar Pietri ofreció una pieza oratoria magistral sobre “El periodismo en tiempo de crisis” durante la Asamblea 51 celebrada en octubre de 1995 en Caracas, Venezuela. LIBRO ORADORES.indd 17 08-02-13 12:39
  18. 18. 18 ARTURO USLAR PIETRI una importancia y unas consecuencias que no podemos ni siquiera todavía vislumbrar. Dentro de veinte o treinta años podremos apreciar lo que signifi- có esta inmensa ruptura. La humanidad entera vivió cincuenta años bajo la sombra del temor del holocausto nuclear. Ese mundo era amenazante. Sobre él pendía el riesgo continuo de desem- bocar en una guerra nuclear que hubiera podido destruir no solamente todas las formas de civilización sino gran parte de las formas de la vida. Hubiera sido una catástrofe planetaria. Pero ese mundo representaba un orden y ese mundo era comprensible, era explicable, abarcable y era muy sencillo colocarse ante él. La guerra fría era un orden terrible y amenazante, pero un orden mundial. El último orden mundial que la humanidad ha conocido. Cada país sabía dónde colocarse, cada grupo político en el mundo sabía el horizonte en que podía moverse; las opciones eran claras, tajantes y eso asegu- raba una situación tensa y peligrosa pero estable y hasta cierto extremo segura. Muchas veces se pensaba que la única salida que tenía esa situación de tensión bipolar en el mundo sería una monstruosa y casi final guerra mundial que terminaría con la civilización en el mundo. Sin embargo no sucedió así. Ese inmenso enfrentamiento, esa situación que dividía tajantemente al mun- do en dos mitades, se derrumbó sola, se desintegró sola, desapareció sola, sin un disparo, sin un acto de violencia, ante el asombro unánime de la humani- dad entera, incluyendo los dirigentes de los propios países más involucrados. La caída del muro de Berlín, para referirnos a uno de los sucesos típicos de ese proceso, es uno de los acontecimientos más extraordinarios de la historia universal. Un orden del mundo que parecía establecido por mucho tiempo y que regía todas las relaciones internacionales desapareció en horas. La esperanza, la creencia, la fe en que vendría otro orden mundial, que sería más justo, más humano, más pacifico, más creativo y estaría limpio de los pecados que nuestra civilización ha acumulado en su experiencia histó- rica. Ese gran credo, que movilizaba, como todos los credos, de una manera imperfecta a inmensas masas humanas, desapareció de pronto. La crisis ideológica es tan grande, y de consecuencias tan inmensas, como la desaparición de la Unión Soviética, como potencia mundial y como la desaparición del orden que representaba la guerra fría. No era difícil, era riesgoso, como siempre lo ha sido, ser periodista en tiempos de la guerra fría. Se sabía dónde estaban las noticias. Se sabía don- de pasaban las cosas. Se sabía cuáles eran las alternativas, cuáles eran los riesgos, las posibilidades. Había un claro cuadro de referencia de su desa- parición. Desapareció de pronto y bruscamente y los hombres estamos en el mayor desvalimiento. Y con eso desapareció el gran mito de la revolución LIBRO ORADORES.indd 18 08-02-13 12:39
  19. 19. 19 ORADORES INVITADOS mundial, que en gran parte era uno de los resortes que sostenía la marcha del mundo en pro o en contra y hemos desembocado en un mundo que no conocemos bien, habitado todavía por fantasmas del pasado. En estos mismos días en la ciudad colombiana de Cartagena está reunida la Conferencia de los No Alineados. Yo digo que es casi un hecho surrealista, es un fantasma que aparece de pronto: ¿No alineados con quién? ¿No ali- neados contra quién? ¿No alineados para qué? Eso revela hasta qué extremo venimos con conceptos y visiones del mundo que ya no tienen sitio ni efec- tividad en este mundo nuevo que ha surgido y que no vemos. De modo que esa es la responsabilidad del periodista. ¿Quiénes nos van a explicar este mundo que está surgiendo? Los filósofos, los pensadores, sin duda lentamente. Saldrán explicaciones, doctrinas, teorías, pero quienes tie- nen que decirnos qué es lo que está pasando y decírnoslo de la manera más fidedigna y efectiva, quiénes tienen que darnos los datos del extraño mundo emergente en que hemos caído son los periodistas. De modo que la responsabilidad del periodista se ha hecho inmensa y se ha hecho insustituible. Yo diría sin exageración que es más grande que la de los políticos en este momento. Que es más grande que la de los ideólogos sin duda alguna, que están en el mayor descrédito y desposeídos de lo que podían ser sus temas y sus explicaciones y no nos quedan más que esos hombres que nos dicen qué está pasando, dónde está pasando y cómo está pasando, para que con esos actos de rompecabezas nosotros tratemos de componer una imagen del mundo que nos permita situarnos, pues la gran an- gustia que tenemos es que textualmente no sabemos donde estamos parados. Las tendencias que han surgido por ese gran vacío son múltiples y muy variadas. Hubo, desde luego, la gran crisis ideológica y la desaparición de esas ideologías dominantes. Ha aparecido triunfante la economía de mercado, y con razón porque si uno se pone a pensar quién derrotó a la Unión Soviética, llega a la conclusión de que no fueron las fuerzas militares de la OTAN las que la derrotaron, que no fue la más hábil política internacional del bloque occidental la que la deshizo y derrotó. La Unión Soviética se derrumbó por- que en su sistema no pudo mantener la competencia que adora de riquezas de un viejo hecho histórico que era la economía de mercado. No es un nuevo sistema político, es la más vieja forma que viene de la Edad Media, de tran- sacción e intercambio entre los hombres. Es poca cosa pero muy significativa y muy importante, y nos cuesta trabajo reconocerlo. En este mundo, por ejemplo, existen en este momento dos tendencias con- tradictorias muy claras. Una tendencia a la globalización económica. Es muy poderosa. Las grandes potencias que subsisten en el mundo de hoy, y no so- lamente las grandes, están convencidas de que se va hacia una globalización LIBRO ORADORES.indd 19 08-02-13 12:39
  20. 20. 20 ARTURO USLAR PIETRI cada vez mayor de la economía mundial. Que el tiempo de las autarquías, que el tiempo de los nacionalismos económicos, ha pasado y que tenemos que ir hacia grandes formas nuevas, peligrosas, riesgosas, en que las funcio- nes económicas tendrán una dimensión global. Eso está caminando todos los días ante nuestros ojos, pero simultánea- mente está sucediendo por efecto del fin de la guerra fría y de la bipolaridad, lo que pudiéramos llamar también y que, en otro aspecto es muy grande, la fragmentación política del mundo. Desapareció la Unión Soviética. La Rusia que la ha sustituido no sabemos todavía qué consistencia tenga. Desapare- ció la Europa Occidental, desaparecieron las organizaciones clientelares y dependientes de la guerra fría. Han resucitado los más viejos credos, las más viejas creencias, las más viejas lealtades, los fundamentalismos religiosos. Todo eso es una desesperación de buscar de qué agarrarse, de qué valerse. De modo que es un mundo peligroso y confuso, en el que la más grande necesidad que hay es la necesidad de información fidedigna y cierta. Y esa información fidedigna y cierta que es la que puede permitimos orientarnos en la inmensa confusión del presente, los encargados de servirla, son los pe- riodistas. Es necesario y el mundo necesita que los periodistas se pongan del tamaño de ese inmenso desafío y de esa aterradora tarea. Simultáneamente estamos en un país latinoamericano. América Latina está atravesando igualmente un grave proceso de transformación y de principio. Hace pocos años surgió la esperanza contra una vieja tradición nacionalista, de internación del desarrollo económico. De un mito nacional surgió la idea de una apertura económica. Era una idea justa, sólida, válida. Y surgió el ejemplo de México. Creció México de un modo espectacular y entró en la NAFTA, con Canadá y Estados Unidos. Parecía despertarse un nue- vo tiempo, una nueva manera, unas nuevas posibilidades y de pronto sucede el crash que ocurre en México. Sucede la inesperada crisis, que hace pensar que el proceso de modernización de nuestros pueblos no se limita a liberalizar la economía , sino que tiene que ir más adentro y más atrás y más profunda- mente. El efecto de la crisis mexicana se ha extendido a todos nuestros países que en este momento con distintos grados confrontan esa situación. Necesitamos también noticias de América Latina. Saber qué está pasan- do, qué se prepara, cómo reaccionan nuestros pueblos frente a esa nueva situación. No se puede regresar al pasado, porque el mundo entero va en otro rumbo, va hacia la globalización. Pero al mismo tiempo no podemos instalarnos en la crisis perpetua, en la inseguridad perpetua, en la falta de objetivos claves y precisos compartidos por las mayorías nacionales de todos los países. Está también en crisis América Latina. Por lo tanto, no hay en estos mo- mentos ideólogos que nos puedan vender las fáciles ideologías del pasado. LIBRO ORADORES.indd 20 08-02-13 12:39
  21. 21. 21 ORADORES INVITADOS No tenemos mucho a donde regresar y tenemos que hacer un gran esfuerzo para saber finalmente quiénes somos, dónde estamos y qué podemos hacer y es ahí, vuelvo a decir, donde los hombres de la prensa en su concepción más amplia tienen un papel insustituible. Háblennos de América Latina. Dígannos lo que está pasando, dennos el panorama más fidedigno para ver si podemos encontrar dentro de esa cerra- zón amenazante los rumbos claros, los esfuerzos precisos para salir de ello. Venezuela atraviesa una de las más graves, si no la más grave crisis eco- nómica, política, social, cultural y moral de toda su historia. Es una crisis amenazante. A la sombra de la inmensa riqueza petrolera en manos del Estado venezo- lano, Venezuela sufrió en los últimos veinte o treinta años una deformación gigantesca. Con esa inmensa riqueza entre los años 1973 a 1989,Venezuela debería ser la envidia de América Latina, ser el país con el desarrollo más estable, con los mejores servicios, con la sociedad más madura, con la mejor educación, con la mejor salud, con las mejores comunicaciones, y está sumida en una inmen- sa crisis, pues con esa inmensa riqueza en lugar de hacer una nación hicimos un Estado monstruoso que remplazó a la nación, que la devoró y la sustituyó, creando un tipo de gobierno clientelar y paternalista, guiado en vagas ideas revolucionarias, que llevó a la monstruosidad de que en Venezuela la nación vivía del Estado, cuando en todas partes del mundo el Estado vive de la nación. Es ante este panorama que digo que hoy más que nunca la función del periodismo es grande. En nuestro país en esta hora están en crisis los partidos políticos, están en crisis por efecto universal las ideologías. En cambio ha brotado a la luz del público la inmensa importancia de los medios de comunicación. Lo que el venezolano hoy piensa, lo que dice es lo que recibe en los medios de comunicación. No es pequeña tarea. Es exigente, grande y digna y requiere mucha voca- ción de sinceridad y de comprensión y la renuncia a muchos mitos y creen- cias fáciles. Estas eran las cosas que quería traer a la reflexión de ustedes para decir- les el inmenso valor que le doy a esta reunión en esta ciudad en esta hora de la América Latina y del mundo. Esperamos mucho de ustedes. No nos defrauden. £ LIBRO ORADORES.indd 21 08-02-13 12:39
  22. 22. 22 ALBERTO LLERAS CAMARGO Hace catorce años, a pocos meses de dejar las funciones de gobierno, y cuando reanudaba mis actividades de periodista, tuve el privilegio de presidir una reunión como ésta de la Sociedad Interamericana de Prensa. Fue aquella una asamblea confusa y difícil, llena de incidentes, pero que definió bien el carácter y la aspiración de la entidad que se estaba organizando para librar estupendas batallas por la libertad de prensa en el hemisferio. Desde su iniciación era obvio que tendría carácter combativo y no simple- mente ornamental o de simple cofradía de gentes de un común oficio. Cada una de sus reuniones posteriores fue fragorosa y categórica. La organización no se hacía para vigilar una libertad consolidada, sino para defenderla de frecuentes agresiones en un suelo en que se la amenazaba diariamente. Hoy el examen severo que se hace del estado de la libertad de prensa en América, da un balance mucho mejor que el de tiempos anteriores. Un nú- mero considerable de gobiernos ha desaparecido. Pero no por ello hay tran- quilidad. Nuevos riesgos y gravísimos hechos conturban a los hombres libres de América y la privación de la libertad de prensa, señala, como siempre, la extinción de las demás, o la anuncia. Nada cambia en los términos de esta lucha inacabable. Quienes como yo, y muchos de los compañeros y colegas aquí presentes, vamos llegando a la vejez, no tenemos de qué sorprendernos, como no sea de que los enemigos de la libertad empleen todavía --con relativo buen éxito entre generaciones nuevas de una humanidad llena de cicatrices y rastros de los empeños por En octubre de 1960, inauguró la Asamblea 16 celebrada en Bogotá, el periodista, diplomático y estadista Alberto Lleras Camargo, presidente de Colombia (1945-46; 1958- 62), quien había sido el primer secretario general de la OEA (1948-1954). Fue condecorado por la SIP por servicio público reiterado en bien de la colectividad. LIBRO ORADORES.indd 22 08-02-13 12:39
  23. 23. 23 ORADORES INVITADOS su liberación-- las mismas tácticas de los déspotas de cualquier época de la historia. Parece que el destino de las gentes con vocación de libertad es el de repe- tir, una y otra vez, sus esfuerzos y sacrificios, y el de utilizar todas sus energías para no dejarse vender por la misma empresa de opresión, cualquiera que sea su nombre, su disfraz y su propósito. Siempre se inicia con la misma falacia: el pueblo, se dice, no necesita libertad, sino seguridad, no necesita libertad, sino pan. Hay que confesar que en este siglo se ha elaborado y pervertido más la proposición original de las más antiguas tiranías. No en balde para las contemporáneas han trabajado equipos de intelectuales, filósofos y econo- mistas mercenarios en la tarea de darle novedad en la tentativa de encadenar las gentes a un comando único. En cambio quienes defienden la libertad de prensa como un requisito in- dispensable del ámbito de decencia propio de la persona humana, no pueden hacer otra cosa que repetir una verdad que, desde su descubrimiento, ha tenido menos evolución que las leyes naturales y ha sido prohibida, por des- gracia, cuando quiera que ha logrado su transitorio oscurecimiento. Cuando esa libertad comienza a desaparecer no hay ya abuso, desafuero, atropello o crimen que no se cometa. La dinámico de la opresión es inflexible. El gober- nante que juzga preciso reprimir la prensa ya no puede contenerse ni echar hacia atrás el curso fatal de la historia. De igual manera la tiranía sistemática, y no accidental, la que nace de una concepción totalitaria del poder y del mundo no ha incurrido un solo minuto en la tentación de mantener libertad de prensa. Y cuando emprende sus aventuras imperialistas dirige todos sus instrumentos de penetración y de infiltración en término, contra la prensa. Restarle autoridad, señalarla como un peligro, condenarla como un negocio, o como una aberración del sistema capitalista, es una campaña que nuestra generación ya conoció como el pró- logo del sojuzgamiento general, la artillería de ablandamiento que precede a la ofensiva y a la ocupación de un territorio libre. Con criterio militante, la SIP ha venido señalando cada síntoma de corrupción del sistema democrático en cuanto afecta, principalmente, a la libertad de pren- sa. Naturalmente esta posición no ha hecho de su existencia una fiesta prolon- gada.Varios gobiernos dictatoriales han intentado sustituirla por confederaciones de periódicos y periodistas encadenados. Otros, han expulsado a sus represen- tantes. Cada una de sus denuncias ha sido seguida de delirantes gritos de cólera. Se le ha tildado de ser instrumento del capitalismo y del imperialismo. Pero nunca ha sido más respetada y amada que a la mañana siguiente de una victoria democrática, cuando el pueblo ha logrado quebrantar un gobierno de hecho. Millones de americanos le debemos gratitud, estamos satisfechos de no temer su acción. Para un país del hemisferio es, por eso mismo, un LIBRO ORADORES.indd 23 08-02-13 12:39
  24. 24. 24 ALBERTO LLERAS CAMARGO hecho grato y un privilegio el ser la sede de sus asambleas. El gobierno y el pueblo de Colombia así lo juzgan. Por mi parte creo que la responsabilidad que ha asumido la SIP de man- tener, en su esfera de actividad, la solidaridad de los pueblos americanos, principalmente en los momentos difíciles, cuando está en peligro una parte vital de su patrimonio jurídico, es una de las más eficaces maneras de avanzar hacia la unidad real del hemisferio. Si cada país que recobra su libertad o que tiene la insuperable fortuna de no verla amenazada por la fortaleza de sus instituciones, olvidara los desastres ajenos y guardara indiferencia ante los padecimientos de otros pueblos, establecería por implicación una solidaridad con los tiranos que dejaría huellas perdurables y amargas. En América la prensa, publicando lo que no se deja publicar en un deter- minado territorio, informando con objetividad y comentando con franqueza los episodios de las tiranías, crea en los pueblos oprimidos esperanza, deter- minación y fe en su destino último.Y eso se recuerda siempre. Quienes hemos pasado por experiencias de ese género podemos olvidar las dificultades en que estuvimos envueltos, pero jamás el apoyo moral que recibimos de quienes no tenían obligación estricta de otorgarlo. Ciertamente ningún vínculo institu- cional es más fuerte entre naciones que el que se forma en esas circunstancias. Pero esta Sociedad tiene, además de la misión gloriosa y difícil a que me he referido, otras muchas que sus estatutos fijan con precisión y que son menos notables y comentadas. No basta que la prensa sea libre para que sea siempre un instrumento de bien público, aunque es cierto que no lo puede ser si no se mueve en un ambiente de absoluta libertad. Ustedes trabajan por su mejoramiento de manera especialmente eficaz. Técnicamente la prensa del hemisferio americano es una de las más avan- zadas del mundo. Como medio de información dudo de que haya otra más completa. Entre las formas más notables de este periodismo y las más atrasa- das, debe establecerse, y la SIP es un canal apto para tal función, intercam- bio, cooperación y asistencia que fortalezcan esta formidable herramienta de la libertad. Un código cada día más riguroso de ética profesional, aún no escrito, va definiendo lo que es lícito y lo que es abusivo en el ejercicio del periodismo, y la confrontación de las experiencias de todos los países ameri- canos de consistencia y fuerza a esas reglas, cuyo abandono hace vulnerables a toda la prensa, a aquella que las respeta y/o que las viola. Pero mi grata obligación aquí no es otra que la de saludar a los periodistas extranjeros que han llegado a tierra colombiana a nombre y en representa- ción de un pueblo que les guarda gratitud, los admira y los quiere. Como amigo y antiguo colega de ustedes ese encargo me resulta todavía más ama- ble. No formulo, pues, protocolaria, sino íntima y fervorosamente, votos por el mejor éxito de sus tareas. £ LIBRO ORADORES.indd 24 08-02-13 12:39
  25. 25. 25 Azteca es uno de los dos mayores productores de contenido en español para televisión en el mundo. Fundada en 1993, hoy Azteca transmite a través de dos fre- cuencias nacionales de televisión, Azteca 13 y Azteca 7, a más de 300 estaciones locales en todo el territorio mexicano, así como Proyecto 40 en el Valle de México. Las afiliadas incluyen Azteca America Network, la cadena de televisión enfocada al mercado hispano de EUA, Azteca Guatemala. Azteca Web, compañía de Internet para hispanohablantes, y la revista Central. Azteca es una empresa de Grupo Salinas (www.gruposalinas.com ), creado por el empresario mexicano Ricardo B. Salinas (www.ricardosalinas.com) como una corpo- ración de empresas dinámicas, en constante crecimiento y tecnológicamente avan- zadas, enfocadas en crear valor, contribuir al fortalecimiento de la clase media en las comunidades en donde operan dentro y fuera de México, y mejorar a la sociedad a través de la excelencia. Las empresas que conforman a Grupo Salinas incluyen: Azteca (www.tvazteca. com.mx; www.irtvazteca.com) Azteca America (www.aztecaamerica.com), Grupo Elektra (www.grupoelektra.com.mx), Banco Azteca (www.bancoazteca.com.mx), Afore Azteca (www.aforeazteca.com.mx), Seguros Azteca (www.segurosazteca.com. mx) y Grupo Iusacell (www.iusacell.com). Cada una de estas empresas opera en forma independiente, con su propia admi- nistración, consejo y accionistas. Al mismo tiempo, comparten una visión común, valores y estrategias de Grupo Salinas para lograr un rápido y sólido crecimiento, resultados competitivos y un desempeño de clase mundial. TV Azteca PATROCINADOR LIBRO ORADORES.indd 25 08-02-13 12:39
  26. 26. 26 Una disertación especial ofreció, el 7 de octubre de 1996 durante la Asamblea 52 celebrada en Los Angeles, California, el afamado literato colombiano, Premio Nobel de Literatura en 1982, Gabriel García Márquez. Bajo el concepto general de “Entrenamiento periodístico: el punto de vista de un escritor-periodista”, esta fue su charla que tituló “El Mejor Oficio del Mundo” GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ A una universidad colombiana se le preguntó cuáles son las pruebas de aptitud y vocación que se hacen a quienes desean estudiar periodismo y la respuesta fue terminante: “Los periodistas no son artistas”. Estas reflexiones, por el contrario, se fundan precisamente en la certidumbre de que el perio- dismo escrito es un género literario. Hace unos cincuenta años no estaban de moda las escuelas de periodis- mo. Se aprendía en las salas de redacción, en los talleres de imprenta, en el cafetín de enfrente, en las parrandas de los viernes. Todo el periódico era una fábrica que formaba e informaba sin equívocos, y generaba opinión dentro de un ambiente de participación que mantenía la moral en su puesto. Pues los periodistas andábamos siempre juntos, hacíamos vida común, y éramos tan fanáticos del oficio que no hablábamos de nada distinto que del oficio mismo. El trabajo llevaba consigo una amistad de grupo que inclusive dejaba poco margen para la vida privada. No existían las juntas de redacción instituciona- les, pero a las cinco de la tarde, sin convocatoria oficial, todo el personal de planta hacía una pausa de respiro en las tensiones del día y confluía a tomar el café en cualquier lugar de la redacción. Era una tertulia abierta donde se discutían en caliente los temas de cada sección y se le daban los toques fina- les a la edición de mañana. Los que no aprendían en aquellas cátedras ambu- latorias y apasionadas de veinticuatro horas diarias, o los que se aburrían de tanto hablar de los mismo, era porque querían o creían ser periodistas, pero en realidad no lo eran. El periódico cabía entonces en tres grandes secciones: noticias, crónicas y reportajes, y notas editoriales. La sección más delicada y de gran prestigio LIBRO ORADORES.indd 26 08-02-13 12:39
  27. 27. 27 ORADORES INVITADOS era la editorial. El cargo más desvalido era el de reportero, que tenía al mis- mo tiempo la connotación de aprendiz y carga-ladrillos. El tiempo y el mis- mo oficio han demostrado que el sistema nervioso del periodismo circula en realidad en sentido contrario. Doy fe: a los diecinueve años --siendo el peor estudiante de derecho-- empecé mi carrera como redactor de notas editoria- les y fui subiendo poco a poco y con mucho trabajo por las escaleras de las diferentes secciones, hasta el máximo nivel de reportero raso. La misma práctica del oficio imponía la necesidad de formarse una base cultural, y el mismo ambiente de trabajo se encargaba de fomentarla. La lec- tura era una adicción laboral. Los autodidactas suelen ser ávidos y rápidos, y los de aquellos tiempos lo fuimos de sobra para seguir abriéndole paso en la vida al mejor oficio del mundo... como nosotros mismos lo llamábamos. Alberto Lleras Camargo, que fue periodista siempre y dos veces presidente de Colombia, no era ni siquiera bachiller. La creación posterior de las escuelas de periodismo fue una reacción esco- lástica contra el hecho cumplido de que el oficio carecía de respaldo acadé- mico. Ahora ya no son sólo para la prensa escrita sino para todos los medios inventados y por inventar. Pero en su expansión se llevaron de calle hasta el nombre humilde que tuvo el oficio desde sus orígenes en el siglo XV, y ahora no se llama periodis- mo sino Ciencias de la Comunicación o Comunicación Social. El resultado, en general, no es alentador. Los muchachos que salen ilusionados de las aca- demias, con la vida por delante, parecen desvinculados de la realidad y de sus problemas vitales, y prima un afán de protagonismo sobre la vocación y las aptitudes congénitas. Y en especial sobre las dos condiciones más impor- tantes: la creatividad y la práctica. La mayoría de los graduados llegan con deficiencias flagrantes, tienen gra- ves problemas de gramática y ortografía, y dificultades para una comprensión reflexiva de textos. Algunos se precian de que pueden leer al revés un docu- mento secreto sobre el escritorio de un ministro, de grabar diálogos casuales sin prevenir al interlocutor, o de usar como noticia una conversación conve- nida de antemano como confidencial. Lo más grave es que estos atentados éticos obedecen a una noción intrépida del oficio, asumida a conciencia y fundada con orgullo en la sacralización de la primicia a cualquier precio y por encima de todo. No los conmueve el fundamento de que la mejor noticia no es siempre la que se da primero sino muchas veces la que se da mejor. Algunos, conscientes de sus deficiencias, se sienten defraudados por la es- cuela y no les tiembla la voz para culpar a sus maestros de no haberles inculca- do las virtudes que ahora les reclaman, y en especial la curiosidad por la vida. Es cierto que estas críticas valen para la educación general, pervertida por la masificación de escuelas que siguen la línea viciada de lo informativo en LIBRO ORADORES.indd 27 08-02-13 12:39
  28. 28. 28 GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ vez de lo formativo. Pero en el caso específico del periodismo parece ser, además, que el oficio no logró evolucionar a la misma velocidad que sus ins- trumentos, y los periodistas se extraviaron en el laberinto de una tecnología disparada sin control hacia el futuro. Es decir, las empresas se han empeñado a fondo en la competencia feroz de la modernización material y han dejado para después la formación de su infan- tería y los mecanismos de participación que fortalecían el espíritu profesional en el pasado. Las salas de redacción son laboratorios asépticos para navegantes solitarios, donde parece más fácil comunicarse con los fenómenos siderales que con el corazón de los lectores. La deshumanización es galopante. No es fácil entender que el esplendor tecnológico y el vértigo de las comu- nicaciones, que tanto deseábamos en nuestros tiempos, hayan servido para anticipar y agravar la agonía cotidiana de la hora del cierre. Los principiantes se quejan de que los editores les conceden tres horas para una tarea que en el momento de la verdad es imposible en menos de seis, que les ordenan mate- rial para dos columnas y a la hora de la verdad sólo les asignan media, y en el pánico del cierre nadie tiene tiempo ni humor para explicarles por qué, y menos para darles una palabra de consuelo. “Ni siquiera nos regañan”, dice un reportero novato ansioso de comunicación directa con sus jefes. Nada: el editor que antes era un papá sabio y compasivo, apenas si tiene fuerzas y tiempo para sobrevivir él mismo a las galeras de la tecnología. Creo que es la prisa y la restricción del espacio lo que ha minimizado el reportaje, que siempre tuvimos como el género estrella, pero que es también el que requiere más tiempo, más investigación, más reflexión, y un domi- nio certero del arte de escribir. Es en realidad la reconstitución minuciosa y verídica del hecho. Es decir: la noticia completa, tal como sucedió en la realidad, para que el lector la conozca como si hubiera estado en el lugar de los hechos. Antes que se inventaran el teletipo y el télex, un operador de radio con vocación de mártir capturaba al vuelo las noticias del mundo entre silbidos siderales, y un redactor erudito las elaboraba completas con pormenores y antecedentes, como se reconstruye el esqueleto entero de un dinosaurio a partir de una vértebra. Sólo la interpretación estaba vedada, porque era un dominio sagrado del director, cuyos editoriales se presumían escritos por él, aunque no lo fueran, y casi siempre con caligrafías célebres por lo enmara- ñadas. Directores históricos tenían linotipistas personales para descifrarlas. Un avance importante en este medio siglo es que ahora se comenta y se opina en la noticia y en el reportaje, y se enriquece el editorial con datos informativos. Sin embargo, los resultados no parecen ser los mejores, pues nunca como ahora ha sido tan peligroso este oficio. El empleo desaforado de comillas en declaraciones falsas o ciertas permite equívocos inocentes LIBRO ORADORES.indd 28 08-02-13 12:39
  29. 29. 29 ORADORES INVITADOS o deliberados, manipulaciones malignas y tergiversaciones venenosas que le dan a la noticia la magnitud de un arma mortal. Las citas de fuentes que merecen entero crédito, de personas generalmente bien informadas o de altos funcionarios que pidieron no revelar su nombre, o de observadores que todo lo saben y que nadie ve, amparan toda clase de agravios impunes. Pero el culpable se atrinchera en su derecho de no revelar la fuente, sin preguntarse si él mismo no es un instrumento fácil de esa fuente que le transmitió la información como quiso y arreglada como más le convino. Yo creo que sí: el mal periodista piensa que su fuente es su vida misma --sobre todo si es oficial-- y por eso la sacraliza, la consiente, la protege, y termina por establecer con ella una peligrosa relación de complicidad, que lo lleva inclusive a menospreciar la decencia de la segunda fuente. Aún a riesgo de ser demasiado anecdótico, creo que hay otro gran culpable en este drama: la grabadora. Antes de que ésta se inventara, el oficio se hacía bien con tres recursos de trabajo que en realidad eran uno solo: la libreta de notas, una ética a toda prueba, y un par de oídos que los reporteros usábamos todavía para oír lo que nos decían. El manejo profesional y ético de la grabado- ra está por inventar. Alguien tendría que enseñarles a los colegas jóvenes que la casetera no es un sustituto de la memoria, sino una evolución de la humilde libreta de apuntes que tan buenos servicios prestó en los orígenes del oficio. La grabadora oye pero no escucha, repite --como un loro digital-- pero no piensa, es fiel pero no tiene corazón, y a fin de cuentas su versión literal no será tan confiable como la de quien pone atención a las palabras vivas del interlocutor, las valora con su inteligencia y las califica con su moral. Para la radio tiene la enorme ventaja de la literalidad y la inmediatez, pero muchos entrevistadores no escuchan las respuestas por pensar en la pregunta siguiente. La grabadora es la culpable de la magnificación viciosa de la entrevista. La radio y la televisión, por su naturaleza misma, la convirtieron en el género supremo, pero también la prensa escrita parece compartir la idea equivocada de que la voz de la verdad no es tanto la del periodista que vio como la del entrevistado que declaró. Para muchos redactores de periódicos la transcrip- ción es la prueba de fuego: confunden el sonido de las palabras, tropiezan con la semántica, naufragan en la ortografía y mueren por el infarto de la sin- taxis. Tal vez la solución sea que se vuelva a la pobre libretita de notas para que el periodista vaya editando con su inteligencia a medida que escucha, y le deje a la grabadora su verdadera categoría de testigo invaluable. De todos modos, es un consuelo suponer que muchas de las transgresiones éticas, y otras tantas que envilecen y avergüenzan al periodismo de hoy, no son siempre por inmoralidad, sino también por falta de dominio profesional. Tal vez el infortunio de las facultades de Comunicación Social es que en- señan muchas cosas útiles para el oficio, pero muy poco del oficio mismo. LIBRO ORADORES.indd 29 08-02-13 12:39
  30. 30. 30 GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ Claro que deben persistir en sus programas humanísticos, aunque menos am- biciosos y perentorios, para contribuir a la base cultural que los alumnos no llevan del bachillerato. Pero toda la formación debe estar sustentada en tres pilares maestros: la prioridad de las aptitudes y las vocaciones, la certidum- bre de que la investigación no es una especialidad del oficio sino que todo el periodismo debe ser investigativo por definición, y la conciencia de que la ética no es una condición ocasional, sino que debe acompañar siempre al periodismo como el zumbido al moscardón. El objetivo final debería ser el retorno al sistema primario de enseñanza me- diante talleres prácticos en pequeños grupos, con un aprovechamiento crítico de las experiencias históricas, y en su marco original de servicio público. Es de- cir: rescatar para el aprendizaje el espíritu de la tertulia de las cinco de la tarde. Un grupo de periodistas independientes estamos tratando de hacerlo para toda la América Latina desde Cartagena de Indias, con un sistema de talleres experimentales e itinerantes que lleva el nombre nada modesto de Fundación para un Nuevo Periodismo Iberoamericano. Es una experiencia piloto con periodistas nuevos para trabajar sobre una especialidad específica --reportaje, edición, entrevistas de radio y televisión, y tantas otras-- bajo la dirección de un veterano del oficio. En respuesta a una convocatoria pública de la Fundación, los candidatos son propuestos por el medio en que trabajan, el cual corre con los gastos del viaje, la estancia y la matrícula. Deben ser menores de treinta años, tener una experiencia mínima de tres, y acreditar su aptitud y el grado de dominio de su especialidad con muestras de las que ellos mismos consideren sus mejores y sus peores obras. La duración de cada taller depende de la disponibilidad del maestro invita- do --que escasas veces puede ser de más de una semana--, y éste no pretende ilustrar a sus talleristas con dogmas teóricos y prejuicios académicos, sino fo- guearlos en mesa redonda con ejercicios prácticos, para tratar de transmitirles sus experiencias en la carpintería del oficio. Pues el propósito no es enseñar a ser periodistas, sino mejorar con la práctica a los que ya lo son. No se hacen exámenes ni evaluaciones finales, ni se expiden diplomas ni certificados de ninguna clase: la vida se encargará de decidir quién sirve y quién no sirve. Trescientos veinte periodistas jóvenes de once países han participado en veintisiete talleres en sólo año y medio de vida de la Fundación, conducidos por veteranos de diez nacionalidades. Los inauguró Alma Guillermoprieto con dos talleres de crónica y reportaje. Terry Anderson dirigió otro sobre informa- ción en situaciones de peligro, con la colaboración de un general de las Fuer- zas Armadas que señaló muy bien los límites entre el heroísmo y el suicidio. Tomás Eloy Martínez, nuestro cómplice más fiel y encarnizado, hizo un taller de edición y más tarde otro de periodismo en tiempos de crisis. Phil Bennet LIBRO ORADORES.indd 30 08-02-13 12:39
  31. 31. 31 ORADORES INVITADOS hizo el suyo sobre las tendencias de la prensa en los Estados Unidos y Stephen Ferry lo hizo sobre fotografía. El magnífico Horacio Verbisky y el acucioso Tim Golden exploraron distintas áreas del periodismo investigativo, y el español Mi- guel Ángel Bastenier dirigió un seminario de periodismo internacional y fascinó a sus alumnos con un análisis crítico y brillante de la prensa europea. Uno de gerentes frente a redactores tuvo resultados muy positivos, y soña- mos con convocar el año entrante un intercambio masivo de experiencias en ediciones dominicales entre editores de medio mundo. Yo mismo he incurrido varias veces en la tentación de convencer a los talleristas de que un reportaje magistral puede ennoblecer a la prensa con los gérmenes diáfanos de la poesía. Los beneficios cosechados hasta ahora no son fáciles de evaluar desde un punto de vista pedagógico, pero consideramos como síntomas alentadores el entusiasmo creciente de los talleristas, que son ya un fermento multiplicador del inconformismo y la subversión creativa dentro de sus medios, compartido en muchos casos por sus directivas. El solo hecho de lograr que veinte periodistas de distintos países se reú- nan a conversar cinco días sobre el oficio ya es un logro para ellos y para el periodismo. Pues al fin y al cabo no estamos proponiendo un nuevo modo de enseñarlo, sino tratando de inventar otra vez el viejo modo de aprenderlo. Los medios harían bien en apoyar esta operación de rescate. Ya sea en sus salas de redacción, o con escenarios construidos a propósito, como los simu- ladores aéreos que reproducen todos los incidentes del vuelo para que los estudiantes aprendan a sortear los desastres antes de que se los encuentren de verdad atravesados en la vida. Pues el periodismo es una pasión insaciable que sólo puede digerirse y humanizarse por su confrontación descarnada con la realidad. Nadie que no la haya padecido puede imaginarse esa servidumbre que se alimenta de las imprevisiones de la vida. Nadie que no lo haya vivido puede concebir siquie- ra lo que es el pálpito sobrenatural de la noticia, el orgasmo de la primicia, la demolición moral del fracaso. Nadie que no haya nacido para eso y esté dispuesto a vivir sólo para eso podría persistir en un oficio tan incomprensible y voraz, cuya obra se acaba después de cada noticia, como si fuera para siempre, pero que no concede un instante de paz mientras no vuelve a empezar con más ardor que nunca en el minuto siguiente. £ LIBRO ORADORES.indd 31 08-02-13 12:39
  32. 32. 32 DON JUAN CARLOS I DE BORBÓN Vaya por delante mi más cordial bienvenida a los miembros de la Socie- dad Interamericana de Prensa que celebra estos días su 64 Asamblea Gene- ral en Madrid. Espero que esta prestigiosa Asamblea puede encontrar en la hospitalidad y el dinamismo de esta urbe la mejor atmósfera para acometer nuevos análisis y propuestas. La Sociedad Interamericana de Prensa bien merece el más amplio respal- do toda vez que a lo largo de su ya larga vida ha destacado como un muy eficaz instrumento en la defensa de la libertad de expresión. Son encomiables y ejemplares sus esfuerzos por sostener los valores de la prensa libre y de la dignidad de la profesión periodística en todos los países del continente americano. Deseo poner de relieve en especial la meritoria labor de esta Sociedad para combatir e impedir que puedan quedar impunes los delitos que aún se cometen contra los periodistas por el mero hecho de serIo. No cabe duda de que cuantos aquí nos reunimos defendemos la libertad de expresión como un derecho fundamental de la persona. Y como uno de los más grandes logros de las sociedades democráticas de cuyo desarrollo forma parte y es condición inexcusable, un logro que ha costado, y aún cues- ta, enormes sacrificios y no pocas víctimas en distintas regiones deI planeta. Sabemos asimismo que las naciones que han querido forjar un estado de derecho que asegure el imperio de la ley manifiestan un respeto escrupuloso por la libertades de expresión e información, un respeto que se garantiza y se protege mediante las iniciativas políticas y legislativas pertinentes. Los poderes públicos deben asegurar que los medios de comunicación puedan desarrollar su función en condiciones de plena libertad. A la vez, a La Asamblea 64 se celebró en Madrid, en octubre de 2008. La inauguración oficial estuvo a cargo de Don Juan Carlos I de Borbón, Rey de España, quien entregó el siguiente Mensaje de saludo: LIBRO ORADORES.indd 32 08-02-13 12:39
  33. 33. 33 ORADORES INVITADOS los profesionales deI periodismo les compete ejercer su necesaria tarea desde la veracidad y la imparcialidad. Sobre estas bases, en las que se inscribe la Sociedad Interamericana de Prensa, nunca agradeceremos bastante la existencia de medios de comuni- cación que como los aquí representados estrechan los lazos entre personas, sociedades y Estados en un mismo continente o entre espacios geográficos aun más diferenciados. Al llegar a este punto permítanme constatar que las transformaciones de los últimos años ofrecen oportunidades y suscitan retos que influyen decisiva- mente en la redefinición del papel de los medios de comunicación. Las nuevas tecnologías, y en especial al acceso a Internet, han interconec- tado el mundo y ya han acostumbrado a las personas a una comunicación interactiva. Por ello, el público es cada vez más exigente con los medios de comunicación. En este marco reviste nueva importancia la formación del pe- riodista. Toda vez que la información sin fronteras es ya hace tiempo una rea- lidad incuestionable, la cooperación internacional capaz de llegar a medios y personas se presenta no solo como un desafío sino como una verdadera ocasión para intercambiar experiencias y enseñanzas. España está sinceramente dispuesta a fomentar este tipo de cooperación desde y hacia los países de América con los que nos unen tantos y tan pro- fundos contactos y afinidades. En este mundo nuevo que ante todos estamos construyendo, sería positivo que fuésemos capaces de suscribir convenios de reciprocidad que multipli- cara los intercambios de saberes, proyectos y sugerencias entre personas y empresas en condiciones de equidad. Para concluir, deseo destacar que conozco y aprecio desde hace tiempo el excelente quehacer de la Sociedad Interamericana de Prensa. Por ello, estoy seguro de que sabrá mantener intactos los principios que inspiraron su fundación y de que esta Asamblea General culminará sus trabajos con el mismo espíritu de iniciativa y superación que a lo largo del tiempo ha sabido demostrar. Declaro inaugurada la 64 Asamblea General de la Sociedad Interamerica- na de Prensa. £ LIBRO ORADORES.indd 33 08-02-13 12:39
  34. 34. 34 MARIO VARGAS LLOSA Me siento muy honrado por esta invitación para dirigirles unas palabras, sobre todo porque proviene de una institución como la Sociedad Interameri- cana de Prensa que de una manera indesmayable desde su fundación lucha por la libertad de expresión. La civilización del espectáculo es la definición de la civilización de nues- tro tiempo, en un mundo en el que el primer lugar en la tabla de valores vigente lo ocupa el entretenimiento, donde paliar el aburrimiento es la pa- sión universal. Este ideal de vida es perfectamente legítimo. Sólo un puritano fanático podría reprochar a los miembros de una sociedad que quieran tener solaz, esparcimiento, humor y diversión a unas vidas encuadradas en general en rutinas deprimentes. Pero convertir esa natural propensión a pasarlo bien en un valor supremo tiene como consecuencia la banalización de la cultura. ¿Qué ha hecho que el Occidente haya ido deslizándose hacia la civi- lización del espectáculo? Al desgaste de largos años de privaciones de la Segunda Guerra Mundial le siguió en las sociedades democráticas de Europa y América del Norte, un período donde las clases medias crecieron como la espuma, se intensificó la movilidad social y se produjo al mismo tiempo una notable apertura de los parámetros morales, empezando por la vida sexual, tradicionalmente frenada por las iglesias. Este bienestar, la libertad de costumbres y el espacio creciente ocupado por el ocio en el mundo desarrollado constituyó un estímulo notable para que proliferaran como nunca antes las industrias del entretenimiento. De este modo, sistemático y a la vez insensible, no aburrirse, evitar lo que perturba, preocupa y angustia, pasó a ser para sectores sociales cada vez más amplios Especialmente invitado a la Asamblea 64 en octubre de 2008, en Madrid, concurrió el laureado escritor peruano Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura en 2010. El intelectual, galardonado por la SIP en 2011 con el Gran Premio Chapultepec a la Libertad de Prensa, ofreció en aquella oportunidad en la capital española, una conferencia magistral sobre “La civilización del espectáculo”, como denominó a su libro publicado en abril de 2012 por Alfaguara. LIBRO ORADORES.indd 34 08-02-13 12:39
  35. 35. 35 ORADORES INVITADOS de la cúspide y base de la pirámide social un mandato generacional, eso que Ortega y Gasset llamaba el espíritu sabroso, regalón y frívolo al que todos, sabiéndolo o no, rendimos pleitesía. Otro factor no menos importante para la forja de la civilización del es- pectáculo ha sido la democratización de la cultura un fenómeno altamente positivo: la cultura no podía seguir siendo el patrimonio de unos pocos, sino estar al alcance de todos mediante la educación, pero también la promoción de las artes, las letras y todas las manifestaciones culturales. Esta loable filosofía ha tenido en muchos casos el indeseable efecto de la trivialización de la vida cultural, donde ciertos contenidos de los productos culturales se justificaban en razón del propósito cínico: la cantidad a expen- sas de la calidad. Este criterio, proclive a demagogias en el dominio político, en el ámbito cultural ha causado reverberaciones imprevistas, entre ellas la desaparición de la alta cultura, obligatoriamente minoritaria por la comple- jidad y a veces hermetismo de sus claves y códigos, y la masificación de la idea misma de cultura. No es casual que la crítica haya poco menos que desaparecido en nuestros medios de hoy y que se haya refugiado en esos conventos de clausura que son las facultades de humanidades y en especial los departamentos de filología. La crítica en épocas de nuestros abuelos y bisabuelos desempeñaba un pa- pel central en el mundo de la cultura, porque asesoraba a los ciudadanos en la difícil tarea de juzgar lo que oían, veían y querían. Hoy es una especie en extinción a la que nadie hace caso, salvo cuando se convierte también en di- versión y en espectáculo. En la civilización del espectáculo el cómico es el rey. La literatura light, como el cine light y el arte light, da la impresión cómoda al lector y al espectador de ser culto, revolucionario, moderno y de estar a la vanguardia con el mínimo esfuerzo. Esa cultura que se pretende avanzada, en verdad propaga el conformismo. Las estrellas de la televisión ejercen una influencia sobre las costumbres. El vacío dejado por la desaparición de la crítica ha permitido que insensi- blemente lo haya lIenado la publicidad, constituyéndose en nuestros días no sólo en parte constitutiva de la vida cultural, sino en su factor determinante. La publicidad ejerce una influencia decisiva en los gustos, la sensibilidad, la imaginación y las costumbres. De este modo la función que antes tenían en este campo los sistemas filosóficos, las creencias religiosas, las psicologías y doctrinas, y aquellos mentores que en Francia se conocían como los manda- rines de una época, hoy la cumplen los anónimos creativos de publicidad. El intelectual asiste al eclipse de un personaje que desde hace siglos y hasta hace relativamente pocos años había jugado un papel importante en la vida de las naciones. La denominación de intelectual sólo nace durante el caso Dreyfus en Francia y las polémicas que desató Emile Zola con su célebre LIBRO ORADORES.indd 35 08-02-13 12:39
  36. 36. 36 MARIO VARGAS LLOSA “Yo acuso”, escrito en defensa de un judío falsamente acusado de traición a la patria por una conjura. Aunque el término intelectual sólo se popularizara a partir de entonces, la participación de este pensamiento y creación pública en los debates políticos de ideas se remonta a los albores mismos de Occidente. En nuestros días el intelectual se ha esfumado de los debates públicos. Es verdad que todavía firman manifiestos, envían cartas a los diarios y se ensalzan en polémicas. Pero nada de ello tiene seria repercusión en la sociedad, cuyos asuntos económicos, institucionales, e incluso culturales, se deciden por los poderes fácticos, desde los cuales los intelectuales solo brillan por su ausencia. La razón que debe considerarse es el descrédito de varias generaciones de intelectuales que cayeron por sus simpatías con los autoritarismos (nazi, soviético y maoísta) frente a horrores como el Holocausto y el Gula y las car- nicerías de la Revolución Cultural. Es desconcertante y abrumador que tantos casos de quienes parecían las men- tes privilegiadas de su tiempo hicieran causa común con regímenes que cometían horrendos atropellos contra los derechos humanos. Es una de las razones para la pérdida total del interés de la sociedad en su conjunto por los intelectuales. Hoy reina la primacía de las imágenes sobre las ideas. Los medios audio- visuales, el cine, la televisión y ahora internet, han ido dejando rezagados a los libros. Esa marginación tal vez tenga un efecto depurador que aniquile toda la literatura del best seller, injustamente llamada basura, no sólo por la superficialidad de sus historias sino por su carácter efímero, hecho para ser arte de entretenimiento dedicado al gran público. Hay una cultura que propicia el menor esfuerzo. No preocuparse ni angus- tiarse ni en última instancia pensar. Imagina abandonarse en actitud pasiva. En cuanto a las artes plásticas, ellas se adelantaron a todas las otras ex- presiones de la vida cultural en sentar las bases de la cultura del espectácu- lo, estableciendo que el arte podía ser juego y diversión, y nada más. Revo- lucionó los patrones artísticos del Occidente estableciendo que un excusado era también una obra de arte si así lo decidía el artista. Todo fue posible en el ámbito de la pintura y escultura. Davis Hirst sea hoy reverenciado no como el extraordinario vendedor de embaucos que es, sino como uno de los grandes artistas de nuestro tiempo. Tal vez lo sea, pero eso no habla bien de él, sino muy mal de nuestro tiem- po. Un tiempo donde el juego y la bravata, el gesto provocador y despojado de sentido pasan a veces por la complicidad de las mafias que controlan el mercado del arte y los críticos cómplices o papanatas a coronar falsas obras y otorgar el estatuto de artista a ilusionistas. En nuestros días en que lo que se espera de nuestros artistas no es el ta- lento ni la destreza sino la bravata y el desplante, sus advenimientos no son LIBRO ORADORES.indd 36 08-02-13 12:39
  37. 37. 37 ORADORES INVITADOS más que las máscaras de un arte revolucionario que se ha vuelto moda, pa- satiempo, juego, un ácido sutil que desnaturaliza. En las artes plásticas la frivolización ha llegado a extremos aberrantes. La desaparición de mínimos consensos sobre los valores estéticos hacen que en ese ámbito reine la con- fusión y reinará por mucho tiempo, pues ya no es posible discernir con una cierta seguridad que es tener talento o carecer de él, que es bello y que es feo, que obra representa algo nuevo y durable y cual no es más que un fuego fatuo. Esa confusión ha convertido el mundo de las artes plásticas en un car- naval donde genuinos creadores y vivillos y embusteros andan revueItos y es a menudo muy difícil diferenciarlos. En la civilización del espectáculo, la política ha experimentado una ba- nalización acaso más probada que en la literatura, el cine y las artes. Lo que significa que en ella la publicidad y los esloganes, lugares comunes, frivolidades y tics, ocupan casi enteramente el quehacer que antes estaba reservado a razones, programas, ideas. Un político de nuestros días si quiere conservar su popularidad está obli- gado a dar una atención primordial al gesto. Nada hay que importe más que el color de sus canas, las arrugas, así como el atuendo valen tanto como ex- plicar lo que el político se propone hacer. La entrada de la modelo y cantante Carla Bruni al Palacio del Eliseo como madame Sarkozy y el fuego de artificio mediático que trajo consigo, muestra como ni siquiera Francia, el país que se preciaba de mantener viva la vieja tradición de la política como quehacer intelectual, de cotejo de doctrinas e ideas, ha podido resistir y ha sucumbido también a la afrenta. EI diccionario llama frívolo a lo ligero, veleidoso e insustancial. Pero en nuestra época ha dado a esa manera de ser una connotación más concreta. La frivolidad consiste en tener una tabla de valores invertida o desequilibrada, en la que la forma importa más que el contenido, la urgencia más que la esencia. En una novela que yo admiro, una señora da una bofetada a su hijo, para que llore por la partida de su padre a Jerusalén. Todos los lectores nos reímos di- vertidos con ese disparate. Como si las lágrimas que Ie arranque esa bofetada a esa pobre criatura pudieran ser confundidas con el sentimiento de tristeza. Pero ni esa dama ni los personajes que contemplan aquella escena se ríen. Es la pura forma. No hay otra manera en ese mundo de estar triste que llorando, derramando vivas sales. Es la forma la que cuenta. Eso es la frivolidad. Una manera de entender el mundo, la vida, según la cual todo es apariencia. La revolución zapatista del subcomandante Marcos, en Chiapas, una re- volución que Carlos Fuentes llamó la primera revolución postmoderna, ape- lativo solo aceptable en su acepción de mera representación sin contenido. Octavio Paz señaló con exactitud el carácter efímero sin pudores de los políti- cos contemporáneos. Los espectadores no tienen memoria, por eso tampoco LIBRO ORADORES.indd 37 08-02-13 12:39
  38. 38. 38 MARIO VARGAS LLOSA tienen remordimiento.Viven prendidos a la novedad, no importa cuál sea con tal de que sea nueva. Olvidan pronto y pasan sin pestañear de unas escenas a otras de esta positiva emancipación sexual ha sido también la banalización del acto sexual que para muchos, sobre todo en las nuevas generaciones, se ha convertido en un quehacer compartido que Ie da más importancia al sexo puramente instintivo y animal, el sexo sin amor. Tal vez sea sana en mate- ria de equilibrio psicológico y emocional. Quizás responda a una necesidad biológica, pero no enriquece la vida del entrevero carnal. En vez de liberar al hombre y a la mujer de la soledad, pasado el acto perentorio y fugaz del amor físico se vuelve a ella con una inevitable sensación de frustración. Es la frivolización del sexo. ¿Cómo ha influido el periodismo en la civilización del espectáculo? De en- trada, digamos que la frontera que tradicionalmente separaba al periodismo serio del escandaloso ha ido llenándose de agujeros, llegando en algunos ca- sos a evaporarse. Una de las consecuencias de convertir al entretenimiento en el valor dominante va produciendo también un trastorno en la información. Las noticias pasan a ser importantes o secundarias, sobre todo y a veces exclusivamente, no tanto por su significación económica, política, cultural o social, como por su carácter novedoso. Vaya desafío el del periodismo de nuestros días si quiere enfrentarse al mandato cultural imperante que busca entretener y evitar la gravedad. Esta sutil dispersión de sus objetivos tradi- cionales la convierten también en una prensa light, ligera, amena. Los casos más notables de conquista de grandes públicos por órganos de prensa no son por parte de las publicaciones serias, las que buscan el rigor, la verdad y la objetividad en la descripción de la actualidad, sino las llamadas revistas del corazón, las únicas que desmienten con sus ediciones millonarias el axioma según el cual en nuestra época el periodismo de papel se está achicando. Esto sólo vale para la prensa que todavía trata, remando contra la corriente, de informar antes que entretener y divertir al lector. Fenómenos como el de Hola, esa revista que ahora no solo se publica en español sino en cuatro o cinco idiomas, es ávidamente leída, acaso sería más exacto decir hojeada, por millones de lectores en el mundo entero. Está demostrado que la pasan muy bien con las noticias sobre cómo se casan, descasan, visten, desvisten, se pelean, se avistan y dispensan sus millo- nes, sus caprichos y sus gustos, mal gustos, los ricos, triunfadores y famosos de este valle de lágrimas. Vivía en Londres cuando apareció la versión inglesa de Hola: Hello. He visto con mis propios ojos la vertiginosa rapidez con que aquella criatura periodística española conquistó a la tierra de Shakespeare. Por eso no es exa- gerado decir que Hola y congéneres son los productos periodísticos más ge- nuinos de la civilización del espectáculo. LIBRO ORADORES.indd 38 08-02-13 12:39

×