El mar prosa poética de benjamín martínez velasco

567 views
396 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
567
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
189
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El mar prosa poética de benjamín martínez velasco

  1. 1. El mar (Benjamín Martínez Velasco) Hoy llega la suave brisa del mar y su sol nos acaricia la piel Nos evoca tantos recuerdos de arena y sol nos anima a adentrarnos en sus misterios el golpe tempestuoso de sus olas estremece y nos muestra su fuerza y la pequeñez nuestra el brillo dorado de sus aguas nos seduce e instaura momentos que jamás se olvidan su grandeza nos hace ser más libres, más plenos crea en nosotros otro trozo de espíritu el lejano horizonte ejercita los absortos ojos al poner en movimiento al igual que el firmamento mecanismos casi atrofiados de nuestra mirada Como las raíces del árbol se internan en la tierra así nuestro pasado humano se pierde en el mar allí la vida flotó por primera vez como en el vientre materno lo hicimos nosotros la larga fila de nuestros antepasados se nutrieron de sus multiplicados peces con temor los antiguos recorrieron sus bordes y se preguntaron por sus misterios luego las estrellas les hicieron camino descomunales navegantes lo abandonaron todo en busca de las sirenas de sus sueños nunca antes o después el hombre fue tan valiente. Poco a poco el mar nos abrió los ojos nos enseñó otros pueblos, otras vidas tuvimos conciencia de nuestra humanidad por primera vez conocimos el planeta en que vivimos como el niño que descubre maravillado sus manos ...y poco a poco nos fuimos adueñando de él cada tierra tenía su mar como cada casa tiene su patio la basura de nuestro progreso cubrió sus aguas los ríos se convirtieron en sus enemigos y hoy el mar se pregunta por los misterios del hombre. Hoy pisamos un suelo que algún día fue océano corremos por las rocas de su fondo y pensamos que el mar está lejos pero él nos llama como una madre llama a sus hijos nos amamanta, nos conoce, nos añora. Hoy llega la suave brisa del mar y su sol nos acaricia la piel.

×