Una extraña dictadura

1,760 views

Published on



No vivimos bajo la garra fatal de la globalización sino bajo el yugo de un régimen político único y planetario, no reconocido: el ultraliberalismo, que rige la globalización y la explota en detrimento de las grandes mayorías. Esta dictadura sin dictador no aspira a tomar el poder sino a dirigir a quienes lo ejercen.

Viviane Forrester demuestra que no es la economía la que rige la política, sino que esta política de vocación totalitaria destruye la eco¬nomía en beneficio de la especulación. En beneficio exclusivo de la ganancia, que se ha vuelto incompatible con el empleo. En aras de ella se sacrifican la salud pública y la educación, ambas vinculadas con la civilización. Sus propagandistas elogian los fondos de pensión, fuentes de despidos en masa, que llevan a los asalariados a auspiciar su propia desocupación; cantan loas a Estados Unidos por eliminar el desempleo, cuando en realidad lo han reemplazado por la pobreza. Podemos resistir esta extraña dictadura que margina a sectores crecien¬tes y al mismo tiempo conserva —en ello reside la trampa y también nuestra oportunidad— las formas democráticas.

Published in: Economy & Finance
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,760
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
21
Actions
Shares
0
Downloads
12
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Una extraña dictadura

  1. 1. No vivimos bajo la garra fatal de la globalización sino bajo elyugo de un régimen político único y planetario, no reconocido:el ultraliberalismo, que rige la globalización y la explota endetrimento de las grandes mayorías. Esta dictadura sindictador no aspira a tomar el poder sino a dirigir a quienes loejercen. Viviane Forrester demuestra que no es la economía laque rige la política, sino que esta política de vocacióntotalitaria destruye la economía en beneficio de laespeculación. En beneficio exclusivo de la ganancia, que se havuelto incompatible con el empleo. En aras de ella se sacrificanla salud pública y la educación, ambas vinculadas con lacivilización. Sus propagandistas elogian los fondos de pensión,fuentes de despidos en masa, que llevan a los asalariados aauspiciar su propia desocupación; cantan loas a EstadosUnidos por eliminar el desempleo, cuando en realidad lo hanreemplazado por la pobreza. Podemos resistir esta extrañadictadura que margina a sectores crecientes y al mismo tiempoconserva —en ello reside la trampa y también nuestraoportunidad— las formas democráticas.Viviane Forrester, novelista y ensayista, es autora, entre otrasobras, de Ainsi des exilés, Van Gogh ou lenterrement dans lesblés, Ce soir, aprés la guerre. Es crítica literaria del diario LeMonde y jurado del premio Fémina. La última edición de suobra El horror económico, Premio Medias de ensayo 1996,vendió más de 75.000 ejemplares en América Latina.
  2. 2. SECCIÓN OBRAS DE SOCIOLOGÍA VIVIANE FORRESTERUNA EXTRAÑA DICTADURA UNA EXTRAÑA DICTADURA FONDO DE CULTURA ECONÓMICA Traducción MÉXICO - ARGENTINA - BRASIL - CHILE - COLOMBIA - ESPAÑA DANIEL ZADUNAISKY ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA - PERÚ - VENEZUELA
  3. 3. Primera edición en francés, 2000Primera edición en español, 2000 IPrimera reimpresión, setiembre de 2000 Día a día asistimos al fiasco del ultraliberalismo. Cada día, este sistema ideológico basado en el dogma (o el fantasma) de una autorregulación de la llamada economía de mercado demuestra su incapacidad para autodirigirse, controlar lo que provoca, dominar los fenómenos que desencadena. A tal punto que sus iniciativas, tan crueles para el conjunto de la población, se vuelven en su contra por un efecto bumerán, y al mismo tiempo el sistema se muestra impotente para restablecer un mínimo de orden en aquello que insiste enTítulo original: Une étrange dictature imponer.ISBN de la edición original: 2-213-60271-9© Librairie Arthéme Fayard, 2000 ¿Cómo es posible que pueda continuar susD.R. © 2000, FONDO DE CULTURA ECONÓMICA DE ARGENTINA, S. A. actividades con la arrogancia de siempre, que su poder El Salvador 5665; 1414 Buenos Aires tan caduco se consolide y despliegue cada vez más su e-mail: fondo@fce.com.ar carácter hegemónico? Sobre todo, ¿de dónde viene esta Av. Picacho Ajusco 227; 14200 México D. E impresión creciente de vivir atrapados bajo unaISBN: 950-557-358-8 dominación inexorable, "globalizada", tan poderosa que sería vano cuestionarla, fútil analizarla, absurdoFotocopiar libros esta penado por la ley. oponérsele y delirante siquiera soñar con sacudirse una omnipotencia que supuestamente se confunde con laProhibida su reproducción total o parcial por cualquier medio de Historia? ¿A qué se debe que no reaccionemos, queimpresión o digital, en forma idéntica, extractada o modificada, encastellano o en cualquier otro idioma, sin la autorización expresa de sigamos cediendo, consintiendo, atenazados, rodeadosla editorial. de fuerzas coercitivas, difusas, que parecen saturar todos los territorios, ancladas, inextricables y de orden natural?IMPRESO EN LA ARGENTINA - PRINTED IN ARGENTINAHecho el depósito que marca la ley 11.723 Es hora de despertar, de constatar que no vivimos bajo el imperio de una fatalidad sino de algo más banal,
  4. 4. de un régimen político nuevo, no declarado, de carácter afán de la ganancia, del beneficio en estado puro,internacional e incluso planetario, que se instauró sin dispuesto a provocar todos los estragos, acaparando todoocultarse pero a espaldas de todos, de manera no el territorio o, más aún el espacio en su totalidad, porclandestina sino insidiosa, anónima, tanto más encima de sus configuraciones geográficas.imperceptible por cuanto su ideología descarta elprincipio mismo de lo político y su poder no necesita de Una de las cartas de triunfo, una de las armas másgobiernos ni instituciones. Este régimen no gobierna: eficaces de esta razzia es la introducción de una palabradesprecia y desconoce a aquellos a quienes tendría que perversa, la "globalización", que supuestamente define elgobernar. Para él, las instancias y funciones políticas estado del mundo, pero en realidad lo oculta. Así, con unclásicas son subalternas, carentes de interés: lo término vago y reductor, carente de significación real oestorbarían, lo harían visible, permitirían convertirlo en por lo menos precisa, "engloba" lo económico, político,blanco de ataques, echar luz sobre sus maniobras, social y cultural, los escamotea para sustituirlos y asíexhibirlo como la fuente de las desdichas planetarias con evitar que esta amalgama caiga bajo la luz del análisis ylas cuales jamás aparece vinculado, porque si bien ejerce la comprobación. El mundo real pare ce estar atrapado,el verdadero poder en el planeta, delega en los gobiernos engullido en este globo virtual presentado como si fuerala aplicación de todo lo que ello implica. En cuanto a los real. Y todos tenemos la impresión de estar en-cerradospueblos, el régimen apenas experimenta una sensación en las cuevas de este globo, en una trampa sin salida.de fastidio cuando ellos se apartan del silencio, delmutismo que supuestamente debería caracterizarlos. Recientemente, un periodista explicaba por radio, a propósito de una de esas decisiones empresarias que Para este régimen no se trata de organizar una se han vuelto habituales -en este caso una fusión-, quesociedad sino de aplicar una idea fija, diríase maniática: provocan despidos masivos: "La globalización losla obsesión de allanar el terreno para el juego sin obliga..." Ajá, ¿de veras? Ni una palabra más: ¡a callar! Yobstáculos de la rentabilidad, una rentabilidad cada vez para el que no terminó de comprender, aquí va elmás abstracta y virtual. La obsesión de ver el planeta argumento definitivo: "La competitividad exige que..." Sinconvertido en terreno entregado a un deseo muy embargo, en este caso, "la" globalización no significahumano, pero que nadie imaginaba convertido -o nada. Lo que "obliga" a fusionar y por lo tanto a despedirsupuestamente a punto de convertirse- en elemento es exclusivamente la "necesidad" de obtener mayoresúnico, soberano, en el objetivo final de la aventura ganancias. Se responderá que esa ganancia esplanetaria: el gusto de acumular, la neurosis del lucro, el beneficiosa, necesaria para todos, que de la prosperidad
  5. 5. de las empresas, esa gallina de los huevos de oro, su haber no tenía otra realización de beneficios que esosdepende la creación de puestos de trabajo, la disminu- 40.000 despidos...ción del desempleo, en fin, la suerte de la mayoría. Peroeste argumento olvida que la empresa había alcanzado la El 9, Sony anuncia la eliminación de 17.000prosperidad empleando a los que ahora despide. Lo que puestos; su cotización aumenta ese día en 8,41 puntos ydesea aumentar no es su volumen de negocios sino, al siguiente en 4,11.precisamente porque es próspera, la rentabilidad queobtiene, y que obtienen sus accionistas, de ese volumen. El 11, Alcatel, con 15.000 millones de francos de¡Y para ello no hay que crear puestos de trabajo sino ganan-cias, anuncia 12.000 despidos, con los cualesechar trabajadores! suman 30.000 en cuatro años. También olvida que en el mundo entero, mientras El 19, la privatizada Deutsche Telekom anunciase repite el estribillo oficial, "prioridad a la creación de 70.000 despidos en tres años.puestos de trabajo", las empresas (generalmente muyrentables) que despiden masivamente mejoran su El 25, Akai anuncia entre 154 y 180 despidos en sucotización en la Bolsa justa-mente por ello, en tanto sus planta de Honfleur, donde emplea a 484 trabajadores.directivos proclaman que su modo de gestión preferido Motivo: su traslado a Gran Bretaña y Tailandia.es la reducción de los costos laborales, o sea los despidosen masa. Cada día hay una lista de ejemplos. Ese día, Swissair suma a una primera oleada de 1.600 despidos otros 1.200. El objetivo: la competitividad Veamos algunos, entre muchos, correspondientes y reducción de costes en 500 millones de francos suizosa marzo de 1996: (2,11 millones de francos franceses o 470.000 dólares). El 7, ATT (el gigante norteamericano de las France Télécom, con 15.000 millones detelecomunica-ciones), que dos meses antes había ganancias, no tomará empleados, y así sucesivamente.anunciado 40.000 despidos, informó a la prensa que elsueldo de su presidente, Robert Alien, era de 16,2 Estos pocos ejemplos de prácticas que se vuelvenmillones de dólares (la tercera parte en opciones de cada vez más habituales demuestran la incoherencia decompra de acciones), casi el triple que el año anterior. En proposiciones como las siguientes: el empleo depende del crecimiento; el crecimiento, de la competitividad; la
  6. 6. competitividad, de la capacidad para eliminar puestos de insoportable. Ahora bien, estos gastos son vitales paratrabajo. Lo cual equivale a decir: para luchar contra el sectores esenciales de la sociedad, en especial los de ladesempleo, ¡hay que despedir! educación y la salud. No son "útiles" ni "necesarios" sino indispensables; de ellos dependen el futuro y la "La globalización obliga...", "la competitividad supervivencia de nuestra civilización.exige...": ¡divinas palabras! Ya no se trata de argumentossino de referencias a la doctrina, a dogmas que ni Pero la obra maestra del género -una verdaderasiquiera es necesario enunciar: basta aludir a ellos para joya, ¡un triunfo!- es una vez más la "globalización". Ellaanular cualquier intento de resistencia. "Globalización" cubre con su solo nombre, reduce a esa sola palabra,forma parte de ese vocabulario rico en términos que, al todas las realidades de nuestra época, y logra camuflar,ser tergiversados y repetidos con fines de una volver indistinguible en el seno de esta amalgama, lapropaganda eficaz, tienen la propiedad de persuadir sin hegemonía de un sistema político, el ultraliberalismo, queintervención del razonamiento. Su mera enunciación sin ejercer oficialmente el poder domina el conjunto depermite manipular magistralmente los espíritus porque, aquello que los poderes tienen para gobernar, ejerciendotras ingresar de manera insidiosa en el lenguaje así la omnipotencia planetaria.corriente, hasta el punto de aparecer incluso en boca desus opositores, parece dar por evidente, cierto y por A partir de esta opción política, la de una ideologíaañadidura consumado aquello que la propaganda quiere ultraliberal, se administra la globalización. ¿Acaso es unaque se reconozca, pero que difícilmente podría razón para confundir a esta última con la ideología que lademostrar. Entre estos términos citemos el célebre rige pero que no la constituye? Ahora bien, nosotros"mercado libre"... para obtener ganancias; las "re- creamos esta confusión y le conferimos al ultraliberalismoestructuraciones" para desmantelar empresas o al menos el carácter irreversible, ineluctable de los avancesdesintegrar su masa salarial; proceder a los despidos en tecnológicos que definen a la globalización, no almasa, es decir, a un deterioro drástico de la sociedad, es liberalismo. Sobre todo, olvidamos que la globalización noelaborar un "plan social". Se nos exhorta a combatir el requiere una administración ultraliberal, y que esta última"déficit público" que comprende, en realidad, los sólo representa un método (por lo demás, calamitoso)"beneficios públicos": esos gastos considerados entre otros posibles. En síntesis, la globalización no essuperfluos, incluso nocivos, no tienen otro defecto que el inseparable del ultraliberalismo... ¡y viceversa! Node no ser rentables, estar perdidos para la economía obstante, cuando hablamos de aquélla en realidad nosprivada y representar para ella un lucro cesante referimos inconscientemente a éste y le transferimos la
  7. 7. idea de fatalidad que es propia de la primera. El Esta política no aparente, corporativista, buscaultraliberalismo no tiene nada de fatal: no es inevitable. consolidar y banalizar las licencias absurdas y la anarquía de un mundo de los negocios y una economía de Lo que tenemos, y que vemos como resultado de mercado sumidos en una forma económica puramenteuna globalización omnipresente al punto de abarcarlo especulativa; fomentar y legitimar las desregulaciones, eltodo, es producto de una política deliberada, ejercida a desarraigo y la fuga de capitales, jugar con laescala mundial, pero que a pesar de su poder no es sacralización de unas monedas y el sabotaje de otras, lasineluctable ni predestinada sino, por el contrario, vueltas de los flujos financieros, las dinámicas mafiosas.coyuntural, perfectamente analizable y discutible. Esa Así se crea el marco, o mejor, el impasse donde nopolítica rige la globalización y le impone sus dictados. Se parece haber otra alternativa que "adaptarse" a las con-trata de la elección de cierto tipo de gestión diciones favorables a las ganancias y perjudiciales para laestrechamente vinculado con esta política. Pero existen gran mayoría. En este impasse, las políticas públicas,mil métodos de gestión posibles y sin duda preferibles. expresadas por las instituciones oficiales, tendrán elRepitámoslo: el tipo de gestión imperante no es una mandato de organizar esta "adaptación" y no salirse defatalidad. ella. No es la "globalización" -término vago- la que cae Así se advierte cómo la globalización sirve decomo un peso inamovible sobre la política y la paraliza. pantalla para el alucinante desarrollo de una dominaciónUna política precisa, el ultraliberalismo, al servicio de una política; más aún, cómo el ultraliberalismo, la ideologíaideología, sujeta la globalización y somete a la economía. dominante, base de un sistema oligárquico, se engalanaSe trata de una política que no dice su nombre, no trata con el ropaje de la globalización.de convencer, no pide adhesiones ni aspira, como hemosdicho, a ejercer oficialmente el poder y se cuida de ¡En esto radica el engaño! Porque si la realidad deenunciar sus principios, tanto más por cuanto su único la globalización, fenómeno histórico, es irreversible porobjetivo difícilmente despertaría el entusiasmo de las ser producto de un pasado inmodificable, susmultitudes: obtener para la economía privada unas potencialidades no están cristalizadas en unamegaganancias fenomenales de manera cada vez más constatación de ese pasado; su futuro es perfectamenterápida, al costo que sea. modificable y depende de diversas dinámicas, diversos proyectos capaces de movilizarlo, de la gama de políticas variadas capaces de regirlo. El ultraliberalismo, que no es
  8. 8. sino uno de los rectores posibles, no es idéntico al Ahora bien, estos avances de la tecnología defenómeno cuyas características trata de usurpar para punta son inseparables de la globalización, pero no de lahacerse pasar por irreversible e ineluctable con el fin de ideología que pretende confundirse con ella. Handetener la Historia (o hacer creer que está detenida) en permitido el triunfo del ultraliberalismo, pero no son lola época actual, la de su predominio y omnipotencia. mismo que éste. Al contrario, el ultraliberalismo dependeNormalmente, éste sería apenas un período, un episodio de ellos, los utiliza y manipula; ellos no dependen nide la Historia que, al igual que sus predecesores y los provienen del ultraliberalismo y podrían disociarse de élque vendrán, tendrá una duración más o menos larga. En sin sufrir la menor alteración. Así podrían quedar averdad, lejos de ser sinónimo del fenómeno histórico, el disposición para nuevos usos en lugar de ser confiscados;liberalismo se inscribe en él como un elemento podrían ser beneficiosos para la gran mayoría en lugar decondenado, como los demás, a la probabilidad de funestos.ser transitorio. Por consiguiente, ultraliberalismo y globalización Sin embargo, ha logrado hacer pasar un sistema no son sinónimos.ideológico preciso y sus prácticas intencionales porfenómenos naturales, tan irreversibles e inflexibles como Cuando creemos hablar de globalización (definiciónel Big Bang, tan imposibles de contrarrestar como las pasiva y neutra del estado del mundo actual), casimareas, la alternancia del día y la noche o el hecho de siempre se trata del liberalismo, ideología activa yque somos mortales. Ya no se trata de aceptar o agresiva. Esta confusión permanente permite hacer creerrechazar el ultraliberalismo que, deseable o deplorable, que el rechazo del sistema político, sus operaciones y susbajo la máscara de la globalización, se presenta como un consecuencias, es el rechazo de la globalización y lahecho consumado hacia el cual tendía la Historia desde amalgama sobre la cual descansa, incluidos los progresossus comienzos. ¿Rebelarse? ¡Sería tan equivocado como de la tecnología. Los exégetas del liberalismo segrotesco! ¿Quién osaría rechazar la tecnología de punta, complacen en refutar a sus opositores con unlas transacciones en tiempo real y tantos otros avances encogimiento de hombros y una expresión burlona,prodigiosos que se le atribuyen equivocadamente? hacerlos pasar por tristes agitadores, consagrados al¿Quién es tan ciego como para negar que éstos son los absurdo, hundidos en el arcaísmo, que se obstinan enelementos constitutivos de nuestra Historia? negar la Historia y rechazar el Progreso.
  9. 9. Impostura fundamental, estratagema de este En lugar de reconocer la muerte de una sociedadléxico tendencioso, cada vez más difundido y en el que para asentar sobre nuevas bases aquélla en la cual seaparece la palabra "globalización": se confunden los vive, todos, sean víctimas o beneficiarios, tienden aprodigios de las nuevas tecnologías, su irreversibilidad, desconocerla. Con ello se le facilita a la propaganda lacon el régimen político que los utiliza. Como si fuera tarea de imponer la convicción de orden religioso segúnlógico que el inmenso potencial de libertad y de la cual estaríamos paralizados, atrapados sin remedio nidinamismo social ofrecido a la humanidad por las salida, detenidos para siempre en los huecos de un globoinvestigaciones, las invenciones y los descubrimientos de sin fallas, como si todo estuviera consumado, como sipunta se haya transformado en un desastre y en el todo intento de resistencia estuviera condena-do aconfinamiento de la gran mayoría de los hombres en las terminar en fanfarronadas locales, quijotescas,cuevas provocadas por ese desastre. bravuconas y sobre todo inútiles. Como si sólo nos restara debatirnos en vano, prisioneros en estructuras Por otra parte, se confunde la perennidad de la imperecederas, con esa impresión de que ya esHistoria con aquello que no es sino una peripecia. La "demasiado tarde" que se nos sugiere permanentemente.Historia es permanentemente un vehículo de movimiento; Como si todas las salidas estuvieran bloqueadas oesta movilidad perpetua la define; no puede quedar fija directamente clausuradas.para siempre en uno de sus episodios. Jamás loolvidemos: no vivimos el "fin" de la Historia. A pesar de Es una propaganda eficaz, porque si no somosque una de las estrategias contemporáneas es la de conscientes del yugo bajo el cual se coloca al planeta, alconvencernos de lo contrario, vivimos una de sus no pensar con lucidez es posible que fantaseemos sobremayores efervescencias, que ya no acompaña las crisis él, sin analizarlo, y cedamos a una sensación dede la sociedad sino la mutación de una civilización basada impotencia que nos parece demasiado pesada,hasta ahora en el empleo, una civilización que está en ineluctable y perpetua.contradicción con la economía especulativa dominante.Esto implica desempleo y remedos de empleo, salarios Sin duda, vivimos la hora del triunfo ultraliberal,congelados y en baja, y sobre todo aquellos, numerosos, tanto más porque sus propias derrotas son incapaces deque no son sino seudosalarios insuficientes para vivir. Las quebrantarlo y porque los desastres provocados por susestadísticas se modifican con saña, pero no se modifica la defectos parecen alimentar su soberbia y confirmar losvida social, que está cada vez más deteriorada y que re- éxitos de sus objetivos.parte cada vez menos.
  10. 10. Sin duda. Pero semejante victoria jamás es nos encontramos confinados. Un espacio que en apa-definitiva ni menos aún está asegurada. ¡Cuántos riencia no depende de ningún régimen, de ninguno queimperios y regímenes aparentemente consolidados, que hubiera podido resistir a la llamada soberaníase creían inquebrantables, acabaron por derrumbarse! Es "económica" en la cual todo concurre para convencernosverdad que aparecían con su verdadero rostro: el de de que ella reina sola y nos aplasta, de que la economíaregímenes políticos a los que se podía enfrentar. La ha triunfado sobre la política.fuerza del régimen actual, de envergadura mundial, sedebe a que se ejerce de manera anónima, imperceptible, Lo cual es falso.y por ello es intocable y coercitivo. Para liberarnos de él,lo primero es hacerlo aparecer. La economía no ha triunfado sobre la política. Lo contrario es verdad. En esta época de política única, globalizada,¿sabemos bajo cuál régimen vivimos? ¿Advertimos que se La globalización parece estar generalizada ytrata de un régimen político y cuál es su política? ¿Nos asociada con la economía y no con la política, pero enpreguntamos qué función puede tener la pluralidad de realidad no se trata de la economía sino del mundo de losformaciones diversas, indispensables para la democracia, negocios, el business, que hoy está entregado a laahora que reina de manera cada vez más abierta la especulación.afirmación, que sería blasfemo rechazar, de que laeconomía de mercado representa el único modelo posible Y a su vez es una cierta política, la delde sociedad? ultraliberalismo, la que intenta -por ahora con éxito- liberarse de toda preocupación económica, desviar el "No hay alternativa a la economía de mercado": un sentido mismo del término "economía", antes vinculadodictado no sólo débil sino carente de fundamento, con la vida de la gente y ahora reducido a la mera¡porque la economía de mercado encubre una economía carrera por las ganancias.puramente especulativa que la suplanta y la destruyecomo destruye todo lo demás! Pretender que existe un No asistimos a la primacía de lo económico sobresolo modelo de sociedad, sin alternativa, no sólo es lo político sino, por el contrario, a la relegación delabsurdo sino directamente estali-nista. Y esto es así, concepto mismo de economía, que cierta política trata decualquiera que fuese el modelo propuesto. Es un discurso sustituir por los dictados de una ideología: eldictatorial que sin embargo define el espacio en el cual ultraliberalismo.
  11. 11. La desaparición aparente de lo político se debe a Una seudoeconomía basada en productos sin realidad,una voluntad política exacerbada que reclama, en inventados por ella en función del juego especulativo,realidad, una exasperación de esta actividad. Esta separado a su vez de todo bien real, de toda producciónvoluntad y actividad políticas están al servicio de la tangible. Una economía histérica, inoperante, asentadatodopoderosa economía privada, la cual, bajo el rótulo en el viento, alejada años luz de la sociedad y, por ello,casto y reconfortante de "economía de mercado", sirve de la economía real, porque ésta no existe sino ende pantalla a una economía dominante, cada vez más función de la sociedad y sólo encuentra sentido en suespeculativa, revuelta en procedimientos de casino, indi- vinculación con la vida de los pueblos.ferente a los activos reales. Un ejemplo del ostracismo de la economía La única función de esta economía virtual es verdadera y la ineficacia arrogante es el triunfal "milagroallanarle el terreno a la especulación, a sus ganancias asiático", tan festejado, exhibido como pruebaprovenientes de "productos derivados", inmateriales, indiscutible de los fundamentos ultraliberales. Y sudonde se negocia aquello que no existe. Es, por ejemplo, derrota. La conversión brutal del "milagro" en un fiascola compra de riesgos virtuales derivados de un contrato preocupante.en estado de proyecto, luego de los riesgos sobre esosriesgos, los cuales incluyen a su vez mil y un riesgos Una situación que se ha vuelto clásica: en funciónvirtuales que son objeto de otras tantas especulaciones de las ganancias, se pretende exportar un sistemavirtuales: apuestas y apuestas sobre las apuestas, económico sin tener en cuenta las poblaciones de ambosconvertidas en los objetos "reales" de los mercados. lados. De ahí la implantación brutal, colonialista, en regiones incompatibles, de mercados ávidos de mano de La economía actual, llamada "de mercado", obra con salarios de hambre, sin garantías laborales niconduce precisamente a estos juegos incontrolables: a leyes de protección social, que son consideradasespecular con la especulación, con los "productos "arcaicas". Estos mercados están ávidos de la "libertad"derivados" de otros productos derivados, con los flujos pregonada por los exégetas del liberalismo; unafinancieros, con las variaciones futuras de las tasas de "libertad" que permite suprimir la de los demás al otorgarcambio, con distribuciones manipuladas y nuevamente a unos pocos todos los derechos sobre la gran mayoría.con productos derivados artificiales. Una economía Una "libertad" que permite en ciertas regiones del globoanárquica, mafiosa, que se extiende e introduce en todas aquello que prohiben en otros los progresos socialespartes mediante un pretexto: el de la "competitividad". tachados de "arcaicos".
  12. 12. Como resultado, se obtienen ganancias alucinantes la economía real sino por la locura de los flujosen tiempo récord y, en el mismo lapso, la derrota financieros.absoluta, el derrumbe lamentable de la apoteosisasiática, modelo ejemplar del sueño liberal. Quedan de ¿Qué es la economía? ¿Es la organización y elello las gigantescas megalópolis, soberbias y desiertas, reparto de la producción en función de los pueblos y suincongruentes en esos lugares, y la miseria agravada de bienestar? ¿O bien es la utilización o marginación delos pueblos. Mientras los campeones de esta epopeya, éstas en función de las fluctuaciones financierasincapaces de controlar o siquiera comprender el desastre, anárquicas, en su detrimento y en beneficio exclusivo deindiferentes a los pueblos sacrificados, sólo se interesan las ganancias? ¿Estamos en una economía verdadera o,por remendar unos mercados financieros cuyos caprichos por el contrario, en su negación?resisten cualquier intento de manejarlos. Y de huir oadquirir por monedas los restos de esos países en A partir de estas confusiones y engaños seliquidación. despliega, de manera inadvertida, una política destructora de las demás, que después de anularlas y Una vez más, el ultraliberalismo pretendió hacer sustituirlas puede pretender que no queda ningunaeconomía y sólo hizo negocios. Pretendió hacer negocios política, ni siquiera la que ella misma encarna y quey sólo hizo especulación. reina, única y disimulada, sin temer oposición alguna. Se conocen las consecuencias, que por otra parte Semejante neutralización de la política provieneeran previsibles. evidentemente de una resolución extrema que sólo mediante una acción y propaganda exacerbadas puede Pero no nos limitamos a confundir la economía con lograr su objetivo, el de un régimen político único, valelas operaciones de business, éste con la especulación o decir totalitario, que reina sobre un vacío. Así, la acciónincluso la globalización con su administración ultraliberal: política en todas sus formas queda sujeta a hechos real oconfundimos el ejercicio engañoso de la economía con el pretendidamente consumados, que se convierten en elde la política. Sobre todo, confundimos las instituciones punto de partida tácito, considerado evidente, de todapolíticas con el poder económico. No advertimos que si medida, de todo compromiso o iniciativa, en fin, de todoeste poder neutraliza aquellas instituciones, eso no el engranaje.significa que éstas han desaparecido sino que aquél lasha anexado y gobierna en su lugar. Sin preocuparse por
  13. 13. Es un régimen autoritario capaz de imponer lascoerciones reclamadas y otorgadas por su poder IIfinanciero sin poner de manifiesto el menor aparato, el ¿Lo más urgente? Sacudirse la carcaza de lamenor elemento que deje traslucir la existencia del propaganda. Apartar con paciencia las preguntas falsassistema despótico instaurado para implantar su ideología que disimulan los verdaderos problemas. Negarse aimperiosa. Esta política se pretende "realista" a la vez manosear, bajo el control de aquellos que los explotan,que impone una indiferencia asombrosa respecto de la los datos superados que ellos ponen de relieve pararealidad. hacernos aplicar las reglas de juego que rechazamos; no caer, con el pretexto de buscar soluciones rápidas y a Es una política única, dispuesta al divorcio de la toda costa, en la trampa de elegir aquellas previstas ydemocracia, pero por ahora lo suficientemente poderosa dictadas por el adversario.para no interesarse por ello. "Una política", digamosmejor un nuevo régimen, oculto detrás de hechos Por lo tanto, lo importante es no dejarse fascinareconómicos supuestamente ineluctables, tanto menos por esas cuestiones planteadas y machacadas sin cesar,advertido por la sociedad por cuanto ésta respira y circula que ocultan la realidad y sobre todo el hecho de queen una puesta en escena y una estructura democráticas. considerarlas válidas, y las únicas válidas, es parte delLo cual no carece de importancia; lejos de ello, debemos problema.conservarlas a toda costa mientras aún haya tiempo paraliberamos de este régimen, de esta extraña dictadura que La consecuencia de ignorar los problemas reales ycree poder darse el lujo, mientras sea poderosa, de los datos verdaderos es que se los padece tal comomantener el marco democrático. disponen aquellos que los crearon y aseguran así su perpetuidad. Ahora bien, debatimos interminablemente en torno de estas versiones adulteradas, redundantes, presentadas por los que están interesados en censurar los orígenes de la situación y que las reemplazan por sus propias conclusiones presentadas con la forma de postulados. De manera que los problemas -que han sido escamoteados- sean abordados siempre a la luz de esos postulados. Uno de ellos, sin duda esencial, decreta la prioridad de la ganancia; se supone que la supremacía de
  14. 14. ésta va de suyo, hasta tal punto que, siempre considerarlas lamentables pero inevitables porquepreponderante, jamás se la mencionará. En todo provienen de esa realidad tácita que se da pormomento y circunstancia se buscarán las condiciones que establecida, inviolable. Sagrada. Premisas indiscutibles.la favorecen; se considerará a éstas indispensables conrespecto a las demás, y en especial a las causas Las preguntas formuladas al comienzo sondegradadas por ella, como la del trabajo. desplazadas por aquellas que dicta la política que se pretendía cuestionar; en lo sucesivo se limitarán a la Todo problema originado de la ganancia será esfera en cuyo interior no existe otra solución que la deresuelto a partir del dogma de su necesidad y la prolongar (y frecuentemente acentuar) aquello que haafirmación de que el conjunto de la población depende provocado esos problemas, que de otro modo no sede ella, obtiene beneficios de las ganancias ilimitadas de hubieran suscitado y a los cuales habrá que adaptarseunos pocos y perecería sin ellas. ¡Cuánta propaganda pasivamente.insidiosa y persistente fue necesaria para inculcar estosreflejos condicionados! La ganancia jamás queda al Adaptarse es la consigna. Adaptarse una vez másdescubierto; se la presenta como si cumpliera una fun- y siempre. Adaptarse al hecho consumado, a lasción altruista, providencial (para con aquellos a los que fatalidades económicas, a las consecuencias de esasarruina). Jamás se la discute ni cuestiona; se movilizan fatalidades, como si la coyuntura en sí fuera fatídica,todos los argumentos para justificarla. historia concluida, época condenada a prolongarse para siempre. Adaptarse a la economía de mercado, es decir, Vivimos maniatados en el seno de esa realidad especulativa. A los efectos del desempleo y suoculta por una política ligada por completo a esa realidad explotación desvergonzada. A la globalización, es decir, apreponderante, tácitamente aceptada, a esas lógicas la política ultraliberal que la rige. A la competitividad, esirrebatibles por cuanto derivan de ella y no necesitan ser decir, al sacrificio de todos en aras de la victoria de undemostradas. Esquivado así el origen de los problemas, explotador sobre otro, participantes ambos del mismono advertimos que sus consecuencias, precisamente juego. A la lucha contra el déficit de las cuentas públicas,aquellas que cuestionamos, se convierten en nuestros es decir, la destrucción progresiva de infraestructurasúnicos puntos de referencia, en esos célebres "hechos esenciales y la supresión programada de las proteccionesconsumados" de los cuales, en rigor de verdad, sólo y conquistas sociales. Adaptarse a las desregulacionespodemos criticar su funcionamiento. Aquellos que económicas que sustentan una revolución reaccionaria ydeploran las consecuencias están obligados a agresiva, que se pueden calificar incluso de
  15. 15. insurreccionales, pero que se han instalado con toda el punto de que el disimulo mismo pasa inadvertido. Sutranquilidad, oficialmente, aceptadas e incluso alentadas, proceso es esencial, pero nadie lo aborda ni visualiza. Seaunque anulan cualquier ley que se erige en barrera de la podría decir que no sólo se la oculta sino que se la relegavoluntad especulativa, aunque violan impunemente las inconscientemente al escotoma.1 Tal como "La cartaleyes que garantizan poner cierto freno a la injusticia y robada" de Edgar Alian Poe, está demasiado en evidenciasin las cuales triunfa la tiranía. Adaptarse al cinismo de como para que se la descubra, y por ello es tanto máslas conductas mafiosas autorizadas, convertidas más que capaz de actuar, ser el meollo oculto, inconscientementeen familiares en tradicionales. Adaptarse al traslado de aceptado y cínicamente lícito de la situación.empresas y a la fuga de capitales, los paraísos fiscales,las desregulaciones anárquicas, las fusiones enormes, las Es el principio mismo a partir y en torno del cual -yespeculaciones criminales, aceptadas como si tal cosa, en cuyo beneficio- opera el sistema imperante, sin quecomo producto de leyes naturales contra las cuales es jamás aparezca a la vista ni, a fortiori, sea puesto en telainútil rebelarse. Adaptarse, va de suyo, a la soberbia de de juicio. Por consiguiente, ya no se trata de enfrentar lala incompetencia, a su soberanía de derecho divino. situación histórica en curso, de la cual es la fuerza motrizAdaptarse... se necesitarían muchas páginas para y dominante, el núcleo invisible y sagrado, sino decompletar la lista. "arreglárselas con" los métodos que explotan esta situación en su propio beneficio: en beneficio de la Adaptarse en realidad a este clima de coerción ganancia. Sólo resta acomodarse al régimen planetariosolapada en el que no se puede luchar sino a partir de permanente armado en torno de esa ganancia reconocidarenunciar al objeto mismo de la lucha, a lo que constituía oficiosamente como lícita, prioritaria, dueña de todos lossu origen y que por arte de magia es reconocido como derechos y además directora de la escena mundial.objetivo general, el postulado mayor inscrito en eltrasfondo, tácito pero implícitamente deseable y legítimo, Sin embargo, salvo para unos pocos es difícilen todo caso considerado insoslayable. En lo sucesivo, imaginar la ganancia, ese factor tan pobre, tansólo resta aceptar las respuestas machacadas por lamentable -según se lo presenta- convertida en el motoraquellos que se niegan a aceptar las preguntas. de la existencia con exclusión de todo lo demás. La reflexión indicaría que es demasiado despreciable, pueril, La ganancia es el nervio y el corazón del acta deacusación del sistema actual; se la evita 1permanentemente, se suprime toda alusión a ella hasta Escotoma: zona circunscrita de pérdida de visión (Diccionario de la RAE).
  16. 16. para ser cierto. Sin embargo, nada podría ser más real. y se agita, abstracta y furtiva, en los intersticios de lasEste efecto de droga, de insaciabilidad, de rivalidades transacciones especulativas, en su misma volatilidad.personales a niveles anecdóticos, de carrera para obtener Proviene de los flujos especulativos más que de losposesiones cada vez más virtuales, esta voracidad objetos de la especulación. Esta avidez, que tiende almaniática, ávida de lo superfluo, son los que destruyen el frenesí virtual, es la que genera la aniquilación insti-sentido de multitudes de vidas y generan ese sufrimiento tucional de todos y de todo por algunos, y que seinenarrable que consume, altera, destruye una masa de pretende universal, autónoma, fuera de todo control a ladestinos, cada uno de ellos vivido por una persona vez que se revela incapaz incluso de dominarse a sísingular, una conciencia única, en carne viva, una y otra misma.vez. Esta obsesión insensible, que da lugar a Lo que reina, entonces, es una idea fija, surgida operaciones delirantes, quiere conducir el destino delde una pulsión atávica centrada en la posesión, en la planeta y amenaza ese destino. Un deseo bruto, primario,acumulación de bienes; pulsión hoy desfasada, porque ya irracional de jugar no tanto con las posesiones como conno está vinculada, como antes, con posesiones tangibles, el instinto de posesión, en detrimento de todo aquellooperaciones sustentadas sobre activos reales o siquiera que se le opone o amenaza con atenuarlo.simbólicos, sino con las fluctuaciones virtuales de laespeculación, de estas apuestas alucinantes. La dictadura de la ganancia, que conduce a otras formas dictatoriales, se instala con una facilidad En nuestra época, la riqueza ya no consiste en la desconcertante. ¡Sus medios son extremadamenteposesión de bienes palpables como el oro o siquiera el sencillos! El más indispensable, la clandestinidad, le esdinero:2 se ha desviado, se ha vuelto móvil e inmaterial, acordado de antemano: aunque la ganancia es la clave de todo y es omnipresente, oficialmente está ausente.2 Sin duda se la considera conquistada de una vez y para La moneda misma, palpable y aparente, tiende a desaparecer. El siempre, debidamente inscrita y tan banal que cualquiertamaño de las tarjetas de crédito es el mismo, cualquiera que sea elmonto de dinero que transita por ellas. No aparecen la cantidad ni el alusión a ella sería superflua, sobre todo sería conside-peso. ¿Qué ha pasado con el cofre de monedas del avaro Harpagón? rada infantil, arcaica, sórdidamente grosera, de unHoy no saldría de su ordenador. ¿Disfrutaría de él como antes? ¡Tal marxismo antediluviano.vez más que nunca! Pero su regocijo sería de otra naturaleza.Aunque sus nuevas manías de orden especulativo no serían másproductivas que el oro que antaño llenaba su cofre.
  17. 17. El derecho a la ganancia, siempre colocado en un riquezas se habla? ¿Del enriquecimiento del génerosegundo plano, está sobreentendido, pero en el sentido humano? ¿De progresos científicos o sociales? ¿Dede algo aceptado definitivamente, absoluto, irrefutable, objetos esenciales, preciosos o de gran utilidad? No, sólouna emanación del derecho divino. Investida del papel -el de utilidades derivadas de una producción consideradaúnico que acepta- de fuente indispensable de abundancia rentable. Nada más. "Riquezas" reales, pero que sóloy empleos, la ganancia aparentemente no responde sino benefician a los "empresarios" y sus accionistas. Seríaa las exigencias del deber, o mejor, está consagrada a más apropiado hablar de "creadores de utilidades".sacrificios modestos y discretos. Anónimos, púdicos, losque obtienen ganancias con tanta abnegación no quieren En todo caso, ¿se traducirán esas utilidades enser nombrados. Los rodea la mayor discreción. En puestos de trabajo? ¿Se distribuirán esas "riquezas"? Escambio, los que aparecen como los verdaderos lo que se anuncia de manera incesante y espectacular.aprovechados, merecedores del escarnio general, Pero esa vocación ha quedado superada: las empresasacaparadores tan notorios como desvergonzados, son los más beneficiadas despiden a troche y moche; susempleados públicos con sus privilegios escandalosos, así autoridades sienten un ansia constante, una preferenciacomo los desocupados, esos holgazanes, chupasangres irresistible por disminuir el coste de la mano de obra.de la nación, vergüenza de las estadísticas, que ¿Para qué invertir en puestos de trabajo si el despido esdesprecian al ciudadano trabajador y viven a costa del más rentable? Como hemos visto, la Bolsa ama esa acti-Estado, serenos en la seguridad de sus subsidios. Aparte tud. Y su amor es ley.de los inmigrantes que nos despojan de lo nuestro, no semenciona a otros beneficiarios de la ganancia, la cual por Por consiguiente, lo que triunfa y domina es laotra parte ya no responde al nombre de "lucro", ni menos especulación, disimulada pero alimentada por losaún al de "utilidades", sino al de "creación". mercados. Hemos visto que a partir de estas "riquezas", aunque existan apenas como proyecto o hipótesis, se He aquí los famosos "creadores de riquezas", que multiplican mil y una especulaciones delirantes,presuntamente ofrecen todos sus tesoros a la humanidad indiferentes a toda producción que no sea la de lasen su conjunto. ¡Con cuánta satisfacción, gratitud y circulaciones espectrales, enloquecidas, disociadas de laadmiración se evocan esas maravillas de los "creadores", sociedad y de toda "riqueza" que no sea la neofinanciera.esos dirigentes de la economía privada convertidos "Riquezas" tan virtuales cuan volátiles, especulaciones, osúbitamente en magos! Hacen pensar en la varita mágica mejor, apuestas demenciales que distorsionan aquellodel hada, en la cueva de Alí Babá. Ahora bien, ¿de qué que se sigue llamando Economía, a la que siempre se
  18. 18. añadirá el rótulo de "de mercado": en los hechos, una Equivaldría a olvidar también el riesgo deseudoeconomía situada a años luz de la esfera de las estropear el destino de tantas criaturas terrestres,riquezas tangibles o mentales con las que sueñan con sabotear las únicas vidas que les es dado vivir, sumirlasjusta razón los pueblos, ya que éstas sí las necesitan. en la angustia y la humillación, riesgo que lleva incluso a arrojarlas a la calle, ponerlas en peligro, hacerlas caer en Así como estas "riquezas" van descartando el ese peligro. Aún más, el riesgo que corren, en sutrabajo humano, provienen en medida decreciente de entusiasmo creador, de generalizar la miseria, generaractivos reales y reducen sus inversiones en ellos, infiernos en la Tierra. Pero éstos son otros tantostampoco se espera de sus "creadores", los rectores de la desafíos ante los cuales jamás retroceden nuestroseconomía privada o sus especuladores (suelen ser los generosos cruzados de la creatividad. Nos aseguran...mismos) que hagan surgir tesoros para el bien de todos,generadores de empleos, y cual ríos que fluyen hacia el ¡Alabados sean los caballeros de la competitividad,mar, vayan a nutrir a las empresas. Los funcionarios de campeones de la autorregulación y la desregulación, cuyatoda laya y todas las naciones exaltan a estos eficiencia bendecimos todos los días de nuestras vidas! Abienhechores como "fuerzas vivas de la nación", los sus "fuerzas vivas", la nación agradecida...únicos que hacen gala de "dinamismo", "audacia" e"imaginación" en el seno de poblaciones supuestamente ¿Ganancia? ¿Habéis dicho ganancia?plácidas y satisfechas, seguras en sus viviendassubsidiadas, el cobro de sus asignaciones por desempleo, Así, no es necesario instituir la clandestinidad de lasus salarios rebajados, en tanto sólo las intrépidas ganancia, su autoridad y legitimidad: se las ha"fuerzas vivas" se "atreven" a "correr riesgos". convenido, dispuesto y acallado de antemano. La ganancia está subyacente en todo, pero jamás de ¿Cuáles riesgos?, preguntarían ciertos espíritus manera expresa; ignorada en todas partes, está infiltradamalignos. ¿El de obtener ganancias aún más colosales? en todo, actúa en el corazón de todas las cosas y se la¿O bien -¡temblemos!- un poco menos colosales? ¡Eso acepta sin que jamás se hubiera formulado ni requeridoequivaldría a olvidar los riesgos que han asumido esas una conformidad consciente. Domina como un principioperlas de la nación al retirar sus empresas precisamente sagrado, reina sin ser invocada, en tanto razón de ser dede la nación o enviar lejos de ella sus capitales! la ideología que subyace tras el régimen y sus obsesiones.
  19. 19. ¿Un ejemplo de éstas? La competitividad. Es una reformar todo en función de ella sin que jamás se lade esas afirmaciones que se blanden como argumentos pueda cuestionar? ¿Por qué nos dejamos arrastrar por ladefinitivos, en tono perentorio, con la certeza de contar ola -y nos parece normal hacerlo- de reconocercon la aceptación general, como una conclusión maquinalmente a la competitividad como un fin en síverificada para siempre jamás; por añadidura, con cierta mismo, una entidad frente a la cual no cabe otra reacciónligereza, como al pasar, de tan arraigadas que están su que someterse? A fin de cuentas, para que esta certezaexistencia, influencia y consecuencias. sea presentada -o mejor, impuesta-corno evidente e indiscutible es imperioso aceptar que se nos sacrifique en "La competitividad obliga...", "la competitividad no aras de ella. Pero una vez más, ¿por qué y para qué?permite..." ¡Cuántas oleadas de despidos, traslados de ¿Con qué fin?empresas, reducciones o congelamientos de salarios,eliminaciones de puestos de trabajo, derogaciones de Aparentemente se trata de un duelo de titanes, unbeneficios laborales, cuántas decisiones desastrosas y torbellino colosal de empresas y países que se enfrentan,perversas se ha intentado justificar con estos pero ¿qué es lo que está en juego? ¿Intereses oargumentos! ¡Y cuántos lamentos, cuánto pesar, se sentimientos patrióticos? No: la mayoría de las empresasexpresan por adoptar esas medidas devastadoras que participan de sociedades transnacionales, a veces deexige, desgraciadamente, la competitividad! grupos de compatriotas afiliados cada uno a una multinacional distinta, rivales entre sí. Un mismo grupo Ahora bien, ¿qué representa ella? Nadie lo puede comprender empresas rivales. Por otra parre,pregunta. ¿Quiénes son los competidores? ¿Cuáles son jamás se explica ni comenta la naturaleza de la rivalidadlas luchas, las rivalidades? ¿Qué es lo que está en juego? entre los competidores: en cada ocasión, sólo se pone de¿En qué consiste su poder o necesidad para que se le manifiesto una empresa, aquella que debe tomaratribuya semejante autoridad, para que se la considere medidas contrarias al interés general, pero indispensablesfatal, ineluctable, un factor clave de la economía de para la competitividad. Cuando se trata de recomendar ymercado, la cual se presenta a su vez como prueba promover medidas políticas de alcance general bajoindispensable de la democracia? ¿Qué cualidad posee pretexto de la competitividad, no se habla de empresapara que su función, que se da de antemano por pre- alguna ni se brinda la menor información sobre lo queponderante, jamás sea explicitada ni analizada y su sola está en juego: basta la autoridad del término. Lasmención sirva para impedir o cerrar toda discusión, todo empresas en cuestión desaparecen en la nebulosacuestionamiento? ¿Por qué se ha de concebir, organizar o
  20. 20. impenetrable de una competitividad vaga en la cual la ¿Alguna vez se plantean estos interrogantes? ¿Deimprecisión le disputa la palma a la opacidad. qué información disponemos para responder a ellos? ¿Alguna vez se mencionan los nombres de los ¿Se trataría entonces de mejorar, estimular la competidores, se comparan sus respectivascondición humana, en particular por medio del trabajo? características? ¿Se aclaran sus diferencias? En síntesis,De ninguna manera. Generalmente es en nombre de la ¿se nos brindan elementos que nos permitan elegir concompetitividad que se eliminan los puestos de trabajo; se fundamento entre las diversas opciones?la utiliza como pretexto para suprimir con la mayor saña No. Porque no se trata de competitividad sino delas conquistas sociales, deteriorar las condiciones de la competitividad, una conmoción en sí misma ytrabajo, cerrar empresas, multiplicar y aplicar con toda concentrada sobre sí. Los competidores son anónimos,intensidad las medidas más nefastas. los bandos intercambiables. Sus afanes parecen unirlos; conforman una casta. Los resultados de sus luchas sólo ¿Se trata entonces de terminar con esta influyen sobre sus propios intereses, sus circuitoscompetitividad agotadora, que no representa sino una cerrados. Si existen campos, la población en su conjuntoetapa, una crisis a superar? ¿Habrá que sacrificarse a ella no forma parte de ellos, es extraña a todos, como lo es apara apaciguarla y extenuarla? ¿Conviene ayudar esta competitividad que sufre y cuyos objetivos le son, ensistemáticamente a una de las empresas competidoras a verdad, hostiles. La competitividad, si existe, seque triunfe y así resolver y poner fin de una buena vez a desarrolla entre íntimos, entre potencias privadas, en unaesas rivalidades vanas? ¿Conviene que todas se fusionen palabra, entre sí, en bien de los intereses comunes de losen una sola? En efecto, ésta es la pregunta fundamental: competidores. No tiene relaciones con el público ni ten-¿cómo decidir quién es el "malo" entre los competidores dría consecuencias para éste si los protagonistas de estassi no se es uno de ellos? ¿Y habrá que decidir a lidias no se aprovecharan de él.continuación quién es el "bueno"? ¿Cómo decidir a quiénse defiende, en qué campo uno se enrola? ¿A cuál Se responderá que estas lidias afectan la economíaestamos convocados, o cuál nos atrae más? ¿Qué bando general, de la cual dependen los empleos. Efectivamente,nos conviene adoptar, ahora que la competencia cumple la seudoeconomía está en juego, pero ella no es la gallinaun papel tan fundamental en nuestros destinos y de los huevos de oro, fuente normal y prolífica de losconsiderando que jamás se ha producido entre nosotros? empleos que dependen de su crecimiento. Como hemos visto, la filosofía de la ganancia la obliga a suprimir empleos a medida que se vuelve más próspera.
  21. 21. Enfrentemos el hecho de que esos empleos no le niños trabajan, doblados bajo pesos enormes,son indispensables como le eran hasta hace poco, ni enceguecidos por tejer tapices con hilos imperceptibles,siquiera útiles o necesarios. Peor aún, sus postulantes deslizándose por los socavones de las minas,constituyen una molestia. En cuanto a los puestos de prostituidos, agotados, su vida atacada por la pobreza.trabajo que sobreviven, serán asignados como maná a Cómodamente indignados en nuestros sillones,los felices ganadores, como una limosna a los indigentes, contemplamos en las pantallas la vida horrorosa de loscomo una esperanza que los obliga a aceptar lo niños de nuestro tiempo, privados de infancia, resignadosinaceptable y los mantiene sometidos y explotables. a que su vida de adultos sea una prolongación de estaRogando que se los explote. injusticia irracional, ilegal... Por otra parte, un excelente espectáculo que retuerce las tripas antes de pasar a los Empleos mal pagos, flexibilizados, parcelados en deportes o las variedades.trabajos precarios, fugitivos. Santo Grial ofrecido sobretodo a los más dóciles, los habitantes de los países donde Estos trabajos forzados también son producto deaún subsisten legalmente condiciones de vida las decisiones de los jefes de las empresas privadas. ¡Lamedievales, incluso bárbaras, perpetuadas y "competitividad" obliga! ¿Tendrán una vez más la osadíaconsideradas razonables por los jefes de empresas que, de decir que es una necesidad? ¿Se atreverán a aludir aen un alarde de caridad, dan trabajo a niños de países las exigencias de sus accionistas? ¡Pero sin duda hay queremotos. Cabecitas rubias o morenas (nada de ex- adaptarse! ¿Y qué hacemos nosotros, si no adaptarnos?clusiones racistas, más bien inclusión), adorables (pero ¿Usar, como consumidores, el trabajo de esos niños queno onerosas), que pueden beneficiarse en regiones no conocen otra infancia? ¿Cómo es que no advertimos,donde no tienen aceptación nuestros ridículos remilgos, desde una perspectiva egoísta, que se trata de nuestroesas reticencias caducas que prohiben el trabajo infantil; propio futuro y que todos los niños de las generaciones¡esa preocupación arcaica no agobia a nuestras "fuerzas venideras están amenazados?vivas", campeonas de la modernidad! Adalides de lascostumbres medievales que se practicaban con cierta La competitividad sirve de pretexto para losaudacia aún en el siglo XIX, tachan de arcaicos a los que innumerables abusos cometidos en su nombre, así comose atreven a condenar esas regresiones. para la degradación más cruel, aunque menos espectacular, de las condiciones generales de vida y de Porque, ¿de qué nos quejamos? ¿De falta de trabajo. Con ese argumento, la explotación es lógica,empleos? ¡Bromeáis! Doscientos cincuenta millones de indispensable, más aún, deseable, a los ojos de los
  22. 22. mismos explotados. Su única finalidad es la ganancia: la cuyo resultado no influye en absoluto sobre el equilibrio oganancia a toda costa, cuya función sigue siendo desequilibrio general, hacen a su buen funcionamiento.desconocida, aunque la población en su conjunto debeapoyarla y darle derecho, amparada en la competitividad, La competitividad es un juego convenido entre losa la prioridad absoluta, una prioridad que es preciso que pretenden imponerla. Cada uno asegura que se lareconocer imperiosamente y sin el menor imponen los demás, con los cuales se ha puesto decuestionamiento. acuerdo incluso para competir. Lo esencial para ellos es obtener aquello que, dicen, se les ha impuesto. Se van Amparada en la competencia se alienta la turnando para tomar la iniciativa de decretar medidasbúsqueda de la ganancia sin límites, que no admite el antisociales, obligando a sus rivales a tomar otras quemenor rechazo ni vacilación. Hay que resignarse a ella, deberán superar a su vez; en verdad, nada podría seracomodarse, reclamarla. Asistimos como espectadores a más conveniente para los competidores que siguen elesas competencias en las que cada participante deberá mismo camino, el de una política ultraliberal permanente,sobrepasar a los demás antes de ser superado a su vez que es exclusivamente la de la ganancia en detrimentoen la explotación del mayor número, con consecuencias de aquellos seres sobre los cuales creen tener prioridad.dramáticas: tragedias sociales, regresión mundial, todaidea de civilización relegada, primero negada y luego en Son otros tantos avances ultraliberales a los cualespeligro de ser anulada. deben asociarse las masas anónimas. Se les sugiere que la competitividad sería una fuerza exterior padecida por Aquí se revela la impostura general: es evidente la economía privada, la cual se vería obligada, a pesarque no existen conflictos reales entre clanes rivales sino suyo, a hacer repercutir sobre el público esta fuerzauna alianza amigable. La competitividad se reduce a esas antagónica a todos, pero irresistible, a la que todos,competencias propias de los clubes privados, entre sus poderosos como miserables, deben "adaptarse" juntos,propios miembros, sin consecuencias afuera de ellos. Por unidos.cierto que la fiebre de ganar abrasa a todos, pero elpremio es íntimo, cada uno es solidario con los demás y De ahí la invitación a los plebeyos a que se asocientodos miran en la misma dirección. Los competidores con los miembros del club, se conviertan en espectadoresestán unidos por el hecho de pertenecer al mismo club. fascinados de sus juegos, intervengan en éstos comoÉste marcha tanto mejor por cuanto las competencias, hinchas, se interesen por sus conflictos internos y, sobre
  23. 23. todo, se unan a su causa, presentada como de interés quienes se desea someter de que éste es su destinogeneral, pero que es la de la ganancia. natural. Convertirlos en un público crédulo, o que parece serlo -lo mismo da-, de enfrentamientos comerciales Vemos cómo funciona este método, que consiste librados a su costa por cómplices que fingen seren dar por seguro aquello que no se ha demostrado y adversarios. Estos adversarios están unidos en laguardar silencio sobre lo que es verdadero. empresa de convencer a los explotados de que se plieguen a su programa y lo apoyen. Lo esencial es disimular el papel de la ganancia, el En realidad es una tarea pesada, muy pesada,de la política derivada de ella, hacer olvidar su existencia someter a toda la población del planeta; no es fácilmisma justamente cuando se vuelve más invasora, activa condicionarla, lograr que apoye aquello que es nefastoy omnipotente. Con ese fin, se imputan los azares del para ella y renuncie a las conquistas de un largo pasadoempleo -despidos, flexibilidad, bajos salarios, entre otros- de luchas, hacerla regresar e imponerle todo un cúmuloa la competitividad, que sirve de parachoques aunque en de coerciones, velando a la vez para que no se subleve.realidad no afecta en absoluto el trabajo en su conjunto. Hay que tener en cuenta a esta población bajo unCualquiera que sea la empresa que gane la competencia, régimen que aún se considera democrático. Y al mismoesto no afectará el número de puestos de trabajo, salvo tiempo ocultar la pregunta que, al ser expresada, podríaque se trate de una fusión o reventa. Lo que habrá es transformarse en: "¿cómo desembarazarse de él?"mucha propaganda sobre la competitividad para facilitarla aceptación de las políticas laborales desastrosas, queconducen a la decadencia de la sociedad. Cierta propaganda concentra en estas rivalidadesel antagonismo de quienes sufren, en verdad, el yugo dela ganancia; trata de convencerlos de que tomen partido,se desvíen de su blanco natural para asociarse con losintereses de uno u otro de sus adversarios y se unan aellos incluso en sus luchas intestinas. Éste es uno de lospuntos fuertes del método: enrolar furtivamente en lasfilas del sistema a los que él explota, a los que deberíanconcentrar sus fuerzas en oponérsele. Convencer a
  24. 24. la ganancia privada, en un sistema creado por ella y en III cuyo seno esa lógica es eficaz; de ahí la sensación de que no existe otra y de que lo mejor es olvidar toda vía por Anestesiar para mejor convencer, cubrir con fuera del sistema en la cual ella rige.paciencia y persistencia el espacio mental, y por esa víatodo el espacio, con una ola de propaganda permanente, Este sistema se basa en un dogma obsoleto segúndesenfrenada, son métodos propios de prácticas el cual el empleo depende de la ganancia, de laseculares, pero que jamás alcanzaron la envergadura y la rentabilidad de las empresas y el crecimiento, ahora quegeneralización actuales. la ganancia y la rentabilidad son incompatibles con el empleo y no se obtienen sino mediante su supresión. Negarse a ser engañado y declararlo, revelar la Tanto más por cuanto la ganancia así obtenida no seimpostura y rechazar la complicidad son tareas ingratas dirige a la inversión sino a la especulación, que la nutre ypero fundamentales, insuficientes pero indispensables de la cual se nutre. No importa: todo se basa en esospara quien pretende liberarse de las artimañas axiomas perimidos, y cualquier proposición divergente oultraliberales; es inútil querer resolver algo antes de cuestionamiento tropieza con este círculo vicioso. Así serealizarlas. Ésta es también una prioridad. ha podido instaurar sin obstáculos y con el rótulo recon- fortante de la "economía de mercado" la hegemonía de ¿De qué sirve tratar de resolver problemas creados un poderío financiero desenfrenado que mantiene bajo supara no ser solubles sino en el marco en el cual se yugo, con una violencia imperceptible pero sin igual, eldesarrollan y por medio de aquello que los constituye? conjunto de los circuitos planetarios.Enfrentar problemas presentados por los mismos que losoriginan y perpetúan con el fin de disimular los De este poder financiero que se desprende cadaverdaderos es la mejor manera de someterse al sistema, vez más de la "economía de mercado" para confundirsehundirse en sus trampas, lanzarse en la dirección prevista con los "valores" virtuales, volátiles de una especulaciónpor ellos, hacia donde ellos quieren, lo cual sólo servirá rayana en la demencia, dependemos todos. De él derivanpara prolongar y legitimar las dificultades verdaderas de hasta en sus menores detalles todas las políticas que selas cuales queremos liberarnos y de las cuales quieren aplican hoy y que adhieren o consienten con mayor oque seamos cómplices. menor entusiasmo o reticencia las lógicas ultraliberales que han promulgado o han permitido que se propaguen e Por eso es vital advertir cómo nos encierran en laideología ultraliberal que no admite sino una lógica, la de
  25. 25. implanten, y de cuyo imperio proclaman o deploran que su dominio de todos los factores necesarios para elno hay más alternativa. ejercicio de su soberanía, su prescindencia de los seres humanos, su separación de la sociedad. Hasta tal punto Esto equivale a decir que vivimos en el seno de sus prioridades son ley.políticas distintas sólo en apariencia, ya que todasresponden a una política mundial asentada en un Esta dictadura sin dictador se ha insinuado sinprincipio único, subyacente, considerado incuestionable: acometer a una nación en particular. Se ha impuesto unael de la prioridad más o menos clandestina acordada a la ideología de la ganancia sin otro objetivo que laganancia privada, sagrada fuente de empleos. Se dice omnipotencia del poder financiero ilimitado, que noque este principio no admite discusión, y quien no aspira a tomar el poder sino a dominar a quienes loreconoce la "economía de mercado" como modelo único ejercen, aboliendo su autonomía. Éstos aún tomande sociedad, como definición misma de la democracia, es decisiones, conservan la administración del Estado, perouna mezcla de aurista retardatario con agitador peligroso. en función y bajo la férula de un terrorismo financiero que no les deja libertad ni elección. ¡Qué importa si lo que hoy se conoce como"economía de mercado" ya no corresponde a su La clase política, estrangulada, es esencial, pero adefinición! condición de ser dirigida por la opinión pública que, tomada por sorpresa, hoy no se hace escuchar, pero no ¡Qué importa el totalitarismo de una ideología por eso deja de pensar. Existe una conciencia públicaúnica que, disimulada detrás de la "globalización", no internacional, "globalizada", mayoritariamente antiliberal,deja lugar para un contrapoder! pero no se sabe hasta qué punto se ha extendido, tanto menos por cuanto uno de los recursos del sistema Es una situación extraña, inédita. Es verdad que consiste en convencer a cada opositor de que estávivimos en una democracia, maltratada pero presente: si aislado, de que es el único en manifestar pensamientosdesapareciera, la crueldad de la diferencia nos enseñaría delirantes y grotescos. También es un "iluso", puesa apreciarla en su forma actual, por salvaje y equívoca considera "realista" la idea incongruente de que en últimaque sea. Porque, sin destruir la atmósfera, las estructuras instancia el planeta está habitado por una humanidadni las libertades democráticas a las que se adapta, se ha histórica y viviente a la que habría que tener en cuentainstaurado una dictadura extraña que esas libertades no prioritariamente. Por añadidura es "arcaico", ya quepueden perturbar, hasta tal punto ha afianzado su poder, rechaza una "modernidad" que consiste en regresar al
  26. 26. siglo XIX. Con todo, esta opinión pública empieza a implantado, confundido con la globalización, la cual a sureconocerse, a presentir su fuerza numérica, su vez parecía un fenómeno natural, que constituía laenvergadura internacional: está dispuesta a asumir su sustancia misma de toda sociedad. Por otra parte (y estofunción. Sólo ella puede permitirle a la clase política es lo que permitió evitar la inquietud de las clasesrecuperar la suya. Y, para aquellos que lo desean, medias), durante mucho tiempo esta influencia fuedesafiliarse del club ultraliberal. confundida con las rutinas habituales de un capitalismo visible, relativamente cartesiano, que ocultaba los delirios Para imponer el reino de este club no hizo falta despóticos y devastadores, así como la paranoia delconspiración alguna sino, lo que es más grave y eficaz, ultraliberalismo.una política que, al hacerle el juego al poder financiero,se beneficia de él y por su intermedio puede controlar los También ocultaba sus innumerables torpezas, pocoescasos puntos neurálgicos que rigen el conjunto. La visibles, rápidamente olvidadas, jamás tomadas enmaquinaria empieza a funcionar y así se pone en marcha cuenta en las planificaciones. Y, sobre todo, jamásla lógica concatenada de un sistema ideológico de circuito sancionadas. Son los pueblos los que pagan estoscerrado; a partir de sus axiomas se puede considerar que errores, frecuentemente aberrantes, sobre los cuales nolas depredaciones y desregulaciones operadas por el ejercen el menor control previo ni posterior. Lossistema son hechos ejemplares, que inmediatamente responsables siguen su camino. Un fracaso devastadorpasan a formar parte de los usos y costumbres con la aquí será compensado nerviosa, delirantemente allá enfuerza de decretos. Sin necesidad de conspiraciones, todo términos de flujos financieros por estos aprendices deel espectro político queda encadenado a esta red cada brujo. La Tierra seguirá girando, o en todo caso losvez más inextricable de hechos, todos al servicio de la índices de la Bolsa seguirán aumentando: ¡para ellos esganancia privada y sus imposiciones. Al mismo tiempo, se lo mismo!reduce hasta desaparecer el espacio permitido a la menorproposición que cuestione el sistema y ponga de Qué importa si las naciones quedan exangües,manifiesto o permita recordar que existen o pueden exis- agobiadas por la miseria luego del paso de estostir otros modelos. campeones que han partido a hacer lo suyo en otras partes. Se dirá que son torpezas humanas. Sí, pero más Poco espectacular en sus comienzos, casi invisible, desastrosas que ninguna otra, sus designios implicaránla influencia ultraliberal, desde que apareció siquiera en cada caso crisis en todo el planeta, arrojadas al azar,vagamente a la luz, se presentó como algo ya
  27. 27. lanzadas por los vaivenes imperiosos y estériles de la Despedir, desregular, desplazar, privatizar,especulación. especular: medidas evidentemente nefastas para el empleo, pero que son presentadas con descaro como si Aquí se trata de vidas humanas arrastradas por fueran favorables porque lo son para la ganancia, laeste frenesí irresponsable, deterioradas por su crueldad, rentabilidad y por consiguiente para el crecimiento; espero sobre todo por una incoherencia instaurada con decir, según el dogma clásico, las condiciones mismasfrialdad, prolongada con cuidado, astutamente para aumentar el empleo. Ya hemos visto si lo son.disimulada, que lleva a las masas al impasse y lasmantiene allí. Lo más funesto no es la desaparición del empleo sino la explotación cínica de este fenómeno, ante todo ¿Incoherencia? ¿De qué otra manera se puede con el argumento de que el desempleo actual esdefinir el hecho de mantener a las masas en estado de excepcional, transitorio, insólito. Así se conserva el mitodisolución y a generaciones enteras en la miseria, de que la desaparición del empleo es apenas un eclipse.mientras se obstinan en atribuir al empleo, llamado Y con ello, al prometer su regreso inminente, al restar"trabajo", la función crucial que ya no puede cumplir? dramatismo a la marginación de los excluidos, al alentar el sentimiento de vergüenza que lo acompaña (pero que, No hay la menor ingenuidad en el hecho de felizmente, está decreciendo), se refuerza la explotaciónbautizar todo lo que tiene que ver con el "empleo" con el de aquellos que corren peligro de caer en el desempleo,noble término de "trabajo", ya que esta confusión los que quedan a merced de los dueños de los pocosprovoca una reacción inmediata de indignación: puestos de trabajo que quedan."¡Imposible! ¡El trabajo no puede desaparecer!" Esverdad. El trabajo, función inherente a la persona Lo más funesto no es la ausencia de empleos sinohumana, no puede desaparecer, pero el empleo sí puede, las condiciones de vida indignas, el rechazo, el oprobiodejando intactos el concepto, las posibilidades y el futuro infligido a quienes la padecen. Y la angustia de ladel trabajo, que se ve liberado. inmensa mayoría que, bajo la amenaza de caer en el desempleo, se ve sometida a una opresión creciente. Aquí cabe una rectificación: ¿esta incoherencia norevela una coherencia extrema, una estrategia más o La obsesión del empleo crece en la medida quemenos consciente para dominar a todos los pueblos? desaparecen los puestos de trabajo, se propaga su idolatría, se concede la prioridad a la lucha interminable
  28. 28. (e inútil) contra el desempleo por medio de las Puesto que las empresas no tienen esos pudores,concesiones a la ganancia, y así los millones3 de serán ellas las "socorridas" por medio de exenciones"desempleados" quedan librados a su suerte. La lucha impositivas y subvenciones que aparentemente no lescontra la desocupación los deja de lado, con sus magras provocan la menor humillación. Qué importa si esasasignaciones siempre en peligro de disminuir, y por toda empresas, subvencionadas para "incitarlas" a tomarperspectiva el "fin de los derechos", expresión alucinante personal, se guardan el dinero y toman poco o nada,de inhumanidad. salvo que ya tuvieran esa intención y aprovechan para realizarla a buen precio. Son tan generosas que, si no ¿Dar prioridad a la situación de los millones de pueden contratar, en algunos casos consienten endesocupados? ¡Inconcebible! Sería dar muestras de un despedir menos.pesimismo imperdonable, un insulto a la promesa delregreso del empleo pleno (o casi). Así, en Francia, Esos detalles no trastornarán a esos espírituscuando el Estado estudia la posibilidad de emplear fondos positivos que se comprometen a reducir el desempleo, depara que la población se beneficie del crecimiento, tal manera que los solicitantes de empleo no pasarán, loconsidera que utilizarlos para volver menos intolerable la juran, más de unos años en la angustia. Además, ¿paravida de los desocupados y desheredados sería hacer gala qué preocuparse? Una vez que pasen esos años, tendránde un derrotismo lamentable; hay que apostar todo al la certeza de conseguir más promesas. ¿Qué puede serempleo que vendrá -al menos en teoría-, sin detenerse más elocuente?en aquellos que sufren por carecer de él ahora, muchosde ellos desde hace mucho tiempo, sin otro recurso que Sin embargo, uno tenía la impresión de que ellas promesas. Se nos dice, además, que eso sería trabajo era un derecho. ¡Sin duda, no era más que elcontrariar su mayor deseo: el de "recuperar la dignidad" derecho de tener esa impresión!(¡se nos -se los- convence de que la han perdido!) ydejar de ser "socorridos". ¡Sobre todo, dejemos de La Declaración Universal de los Derechos delhumillarlos! Hombre tiene hoy un aspecto subversivo y sus aspiraciones parecen utopías delirantes. Pero siempre queda bien como decorado, es de buen tono referirse a ella. Ahora bien, si eventualmente está permitido3 oponerse a ella, criticarla, mofarse de ella mientras se la Oficialmente son tres millones en Francia y dieciocho millones en la honra, ¡qué burla siniestra!Unión Europea.
  29. 29. individuo. Si se lo puede llamar así... Porque eseLa Declaración Universal de los Derechos del Hombre, individuo tan mimado por el ultraliberalismo no puede seradoptada el 10 de diciembre de 1948 por la Asamblea sino un "poderoso", un "emprendedor", ¡jamás de losGeneral de las Naciones Unidas, estipula en su artículo jamases un "pobre" ni cualquiera en vías de serlo! Sólo23: es un individuo aquel que está autorizado a tomar iniciativas individuales, a colocarse en situación de influir 1. Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre a voluntad sobre las vidas de una masa de no individuos, elección de su trabajo, a condiciones equitativas y los cuales no pueden oponerse sin atentar contra la satisfactorias de trabajo y a la protección contra el libertad individual del auténtico Individuo. desempleo. 2. Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, Por otra parte, la presunta "ayuda social" no a igual salario por trabajo igual. representa una "ayuda" sino un derecho: la 3. Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria que le asegure, compensación por parte de la sociedad de las injusticias así como a su familia, una existencia conforme a la creadas por ella misma, compensación despreciable con dignidad humana y que será completada, en caso respecto a una deuda que no se cancela. Si desaparecen necesario, por cualesquiera otros medios de protección los puestos de trabajo y con ellos el "derecho de social. trabajar", si la sociedad no es capaz de restablecer los plenos derechos de los despojados, ¿qué derecho tiene Aquí se ve hasta qué punto las naciones que la ella de sancionarlos, como lo hace con tanta crueldad, sifirmaron han cometido perjurio. es ella la que está en falta y en lugar de dejarlos de lado, librados a los sufrimientos, debería liberarlos de ¡Olvidado, el derecho al trabajo! ¡Negado, el hecho de semejante embrollo de injusticias y estragos?que la "dignidad" de la persona es suya por derechopropio! Que una persona es digna de por sí, que posee La solución es una sola: obligarla a cumplir con suuna dignidad que el empleo no le confiere ni menos aún deber. ¿Con qué medios? Haciendo de ello una prioridad.lesiona. Desbloqueando los recursos necesarios, los que utiliza en las situaciones de emergencia, pero esta vez de manera Como se ve, el concepto mismo de la "ayuda social" permanente, mientras duren las anomalías. ¡Tanto máses contrario a la dignidad, se lo ha fabricado para mejor por cuanto el optimismo nos debe impulsar a creer en lashundir a ese adversario en que se ha convertido el promesas de que esta vez durarán poco tiempo!
  30. 30. La elección de las prioridades determina lo que es Estados Unidos, que es la primera, algo está podrido enposible. Hoy se inclina hacia los juegos de azar, las el planeta. Y eso es lo que se debe rechazar, con todasespeculaciones estériles que sólo interesan a una las modificaciones que se desprenden de ello, sin hacerpequeña banda de "aprovechados". A éstos, una política caso de los ojos elevados al cielo, los clamores sobre laoligárquica y una ideología totalitaria les han permitido, falta de realismo y las pretensiones imposibles.en un clima de silencio, dar preponderancia -y Imposibles porque para crear una sociedad mínimamentecondicionar los espíritus- al rechazo de la realidad, a una decente conviene crear gastos que, efectivamente,conducción económica que, lejos de buscar lo más podrían afectar los presupuestos que benefician laconcreto, conduce a un caos virtual, a una negación de la ganancia privada, a la que se ha declarado sagrada.realidad, en particular aquella, fundada sobre "bases sóli- ¿Pero de qué lado está la falta de realismo y seriedad?das", de que en la Tierra existen seres humanos Los fondos existen, riquezas no faltan. Sólo falta resolvervivientes. Sensibles. A veces denominados "nuestros el problema del reparto.semejantes". Una realidad trivial a los ojos de nuestrosjugadores y sus corredores de apuestas, que no ven, no Si ello ha de trastornar el equilibrio ultraliberalescuchan ni se comunican sino con ese mundo ficticio centrado en otras prioridades, será para restaurar unque los apasiona y al cual sacrifican el nuestro. poco de economía real. ¡Y es factible, mucho más factible que las acrobacias virtuales en torno de las Les parece normal que los desocupados vivan especulaciones que no sirven a otro fin que a sí mismas!expuestos a situaciones insostenibles por tiempoindeterminado, que sufran padecimientos impuestos sin No sería sino una contrarreacción, una oposición arazón, arbitrarios y de los cuales no son culpables, al la conquista del poder absoluto por el régimen ultraliberalmenos no más que nosotros. Les parecería aberrante que administra un mundo en el cual, en los paísesreasignar partidas presupuestarias en función de la pobres, 1.300 millones de personas viven con menos desuerte de las personas vivas sin dar prioridad a los un dólar por día y en los países ricos (¡hasta qué punto!)vaivenes del índice de la Bolsa y otras abstracciones que decenas de millones viven por debajo del umbral de laprovocan semejantes dramas y segregan los obstáculos a pobreza; en Francia son ocho millones. En el que todosu solución. conduce a esos valores bursátiles (los únicos) que no dejan de fugarse gracias a esta situación que no dejan de Si tales obstáculos existen en países ricos como agravar.Francia, la cuarta potencia económica mundial, o los
  31. 31. No hay excusas para haber llegado a esta situación Al escuchar las loas al valor sin igual del trabajoen la cual, en tiempos de riqueza, millones y decenas de cantadas por aquellos que se deleitan con su supresiónmillones de nuestros contemporáneos viven en la masiva porque atrae a los inversores, convendríacarencia. La hay menos aún para no prever lo que se recordar cuánto valor le asignan a la hora de retribuirlo.está gestando, permitir una vez más que lo indeseable seconsolide a nuestra vista, padeciéndolo sin verlo. Un razonamiento realista, moderno, pretendería la supresión de esta religión del trabajo y, con ella, del Se nos pide que dejemos pasar, inmóviles, estos concepto anacrónico del desempleo, que sirve de castigotiempos de mutación. Un sector sumamente reducido de en todo el mundo. Pero la desaparición de este conceptoprivilegiados tiene la libertad, el acceso al movimiento; significaría un tremendo revés para el régimenpuesto que participa y se beneficia de la modernidad y el ultraliberal, ¡que se vería privado de medios de coerción,progreso sin emplear a los que quedan de lado, considera chantaje, explotación y sumisión!moderno prescindir de ellos, dejarlos petrificados en laespera de que renazca el pasado, ese tiempo en el que ¡Pero qué avance sería que no se pudiera explotareran necesarios. más el desempleo! Dejar de lado esa concepción anacrónica y comprender su carácter actual, el de un No obstante, aunque la relación de fuerzas ha fenómeno nuevo que aún lleva un nombre antiguo perovariado, se considera preferible prolongar las rutinas en no tiene nada que ver con lo que indica éste. Lidiamostorno del trabajo, cantarle alabanzas, repetir los viejos con un fantasma, el de un desempleo que desaparecióestribillos que prometen un futuro de trabajo. con la época pasada a la cual pertenecía. ¿Qué es más optimista, cantar canciones de cuna Hoy se combate la desocupación de los tiemposreconfortantes o denunciarlas, mostrar las trampas sobre del abuelo, que sigue existiendo como mal artificial. Ellas cuales se basan y a las cuales conducen, desmistificar empleo es cada vez más de carácter precario y deja delas falsas esperanzas cuyo fin es obtener la aceptación ser un factor de integración; no ocupa todo el tiempo,general de lo inaceptable? ¿Qué es mejor, despertar a la con frecuencia es insuficiente para ganarse la vida (lo"realidad" o resignarse al "realismo" de los jefes y cual era normal a fines del siglo XIX, pero luego dejó deespeculadores, que consiste en reconocer que ellos son serlo) y por lo tanto no siempre permite a quien lo poseelos más fuertes y deducir de allí que poseen todos los que se aleje del umbral de la pobreza. Ha variado laderechos? relación de fuerzas y, con ella, el status del trabajo, su

×