LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE1
La Soberanía marítima del Perú2
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE3
La Soberanía marítima del Perú4Título del Texto"La Soberanía marítima del Perú"La Controversia entre el Perú y ChileAutor:...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE5
La Soberanía marítima del Perú6
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE71319292933525959648087
La Soberanía marítima del Perú896105117118120131134138142144145146149152160
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE9162162168194194195196198201204205211211227234240255268
La Soberanía marítima del Perú10277281281288294302318336337343345347353
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE11355366374374378396400400406406409410416435435
La Soberanía marítima del Perú12
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE13PrólogoLa fecha probable del primer tratado de buena vecindad entredos Estados fron...
La Soberanía marítima del Perú14ración y la integración, especialmente las inter-fronterizas, requie-ren imperativamente a...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE15En el complejo escenario de las relaciones internacionales noes grave que existan o...
La Soberanía marítima del Perú16rectores y normas inherentes al derecho internacional marítimo,así como la jurisprudencia ...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE17nes o dictar medidas con el objeto que se lleve a efecto la ejecucióndel fallo.Tant...
La Soberanía marítima del Perú18
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE19I.	 IntroducciónLas relaciones de vecindad entre el Perú y Chile son menos an-tigua...
La Soberanía marítima del Perú20internacionales, debido a la presencia de tropas grancolombianasen su territorio y las asp...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE21grancolombiana. Los aprestos militares y las visiones diplomáticasdel Perú hasta 18...
La Soberanía marítima del Perú22territorio de Arica, recién se pudieron ejecutar el 13 de noviembrede 1999, con la negocia...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE23militares de su ejército, que no tiene otro referente histórico que laguerra contra...
La Soberanía marítima del Perú24dos países, específicamente la cuestión de la delimitación maríti-ma, que constituye el ún...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE25cional y del papel que en su administración corresponde a la CorteInternacional de ...
La Soberanía marítima del Perú26nadas las fases escrita y oral del juicio, la Corte sentenciará el casoaplicando las regla...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE27Unidas establece: “Cada miembro de las Naciones Unidas se com-promete a cumplir la ...
La Soberanía marítima del Perú28cia de los pueblos y vínculos interestatales sólidos y permanentes,sustentados en los prin...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE29II. 	 ESPACIO E IDENTIDAD NACIONAL1. 	 EL ESPACIO NACIONAL TERRITORIAL Y MARÍTIMO D...
La Soberanía marítima del Perú30madamente cinco mil años. Desde esa época hasta nuestros días lainteracción entre la obra ...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE31espacio uniforme de 200 millas, medidas a partir de las líneas debase utilizadas pa...
La Soberanía marítima del Perú32oscilan entre los 13 y 14 grados centígrados y, en el verano, entre15 y 17. Es como si un ...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE332.	 EL PROCESO DE DETERMINACIÓN DE LOS LÍMITES DEL TERRI-TORIO NACIONALEl itinerari...
La Soberanía marítima del Perú34Estos factores generaron múltiples dinámicas de conflicto ycooperación en las relaciones e...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE35los procesos más duros y dramáticos de la historia republicana delPerú. Ha costado ...
La Soberanía marítima del Perú36agitó la vida política peruana y boliviana, que consumió muchos desus esfuerzos en el camp...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE37En 1823 la primera constitución peruana en la sección referi-da al territorio refle...
La Soberanía marítima del Perú38coloniales, se han fijado y formalizado jurídicamente en la dinámicade la cooperación y el...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE39concierne al tratado de límites Velarde - Río Branco de 1909, Porrasanota también, ...
La Soberanía marítima del Perú40sido gravitante en los casos de las fronteras con Chile, con Colom-bia y con el Ecuador. B...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE41Posteriormente con la independencia de Bolivia, el territoriode la nueva república ...
La Soberanía marítima del Perú42ha constituido un centro gravitante de la problemática territorial yde la política fronter...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE43de las tres repúblicas confederadas (Art. XXX, 2), la misma que otor-gó al protecto...
La Soberanía marítima del Perú44peruano-bolivianas, incluso en el procesamiento de las diferenciaslimítrofes. los Tratados...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE45rritorial peruana, Colombia obtuvo un acceso directo al Amazonas.Producida la caída...
La Soberanía marítima del Perú46tas y mal definidas; no se trata de reconocer a un Estado vastosterritorios casi inhabitad...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE47tar. También de la determinación nacional para defender y preser-var la soberanía n...
La Soberanía marítima del Perú48entre los derechos territoriales y las aspiraciones para hacer valeresos derechos, entre l...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE49Perú, conduce a análisis más objetivos. En el caso de la fronteraSur, la derrota mi...
La Soberanía marítima del Perú50lón Polo y Raúl Porras Barrenechea, realizaron las precisiones quedebían realizar sobre la...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE51para cumplir con sus estipulaciones. Al mismo tiempo, el Tratadode 1922 con Colombi...
La Soberanía marítima del Perú52son objeto de políticas racionales y sustentables de acondiciona-miento del territorio. Y ...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE53En primer término, el territorio y el mar, como espacios com-partidos de una plural...
La Soberanía marítima del Perú54Europea es quizás el más representativo de esta compatibilidad yfusión creadora entre lo n...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE55siete millones de toneladas, por encima de los Estados Unidos eIndonesia. Las captu...
La Soberanía marítima del Perú56peruana asciende al 13%.32Revertir esta situación es una de las ta-reas básicas de la demo...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE57de tener notables efectos nutritivos positivos, incluso en pequeñascantidades, pues...
La Soberanía marítima del Perú58de la posición marítima y de la condición privilegiada de los puer-tos como bisagras entre...
LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE59III. 	 EL MAR Y LOS LÍMITES MARÍTIMOS EN LA HISTORIA DE LASRELACIONES ENTRE EL PERÚ...
La Soberanía marítima del Perú60se puede aceptar la idea de que todos los Estados que accedieron ala independencia tuviero...
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Libro delimitacion maritima con chile
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Libro delimitacion maritima con chile

1,647

Published on

0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
1,647
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Libro delimitacion maritima con chile

  1. 1. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE1
  2. 2. La Soberanía marítima del Perú2
  3. 3. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE3
  4. 4. La Soberanía marítima del Perú4Título del Texto"La Soberanía marítima del Perú"La Controversia entre el Perú y ChileAutor: Manuel Rodríguez Cuadros© Manuel Rodríguez CuadrosAv. Gregorio Escobedo 598 - Jesús MaríaPrimera Edición enero 2010Tiraje: 1 000 ejemplaresHecho el Depósito Legal en la BibliotecaNacional del Perú Nº: 210-08780ISBN Nº:Corrección de estilo: Prof. Nicanor JiménezJaimesDiseño y diagramación: Sinthia EchajayaParedesDIRECTORIOPresidenteJorge Luis Arteaga SalazarVicepresidenteCésar Horacio Farfán CárdenasSecretarioOrlando Grimaldo Luján LujánVocalesVíctor Hugo Paco AcasieteAsabedo Fernández CarreteroCONSEJO DE VIGILANCIAPresidentaEsther Saturnina Taco BellidoSecretarioBrígido Jorge Luis Pío CámaraGerente GeneralCésar Augusto Reyes ValleGerente AdministrativoFernando Pazos CherresImpreso en Industrial Gráfica San Remo S.A.C.Gral. Varela 1843 - Breñawww.impsanremo.netEmail: impsanremo@yahoo.esReservado todos los derechos.Esta obra no puede serreproducida, en todo o en parte,en forma alguna, sin permiso delos editores.Impreso en el Perú
  5. 5. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE5
  6. 6. La Soberanía marítima del Perú6
  7. 7. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE71319292933525959648087
  8. 8. La Soberanía marítima del Perú896105117118120131134138142144145146149152160
  9. 9. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE9162162168194194195196198201204205211211227234240255268
  10. 10. La Soberanía marítima del Perú10277281281288294302318336337343345347353
  11. 11. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE11355366374374378396400400406406409410416435435
  12. 12. La Soberanía marítima del Perú12
  13. 13. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE13PrólogoLa fecha probable del primer tratado de buena vecindad entredos Estados fronterizos es de 1655 y está referida al pacto suscri-to por Valachie y Transilvania, provincias rumanas, que acordaronorientar sus relaciones fronterizas asumiendo la obligación de res-petar el derecho. El tratadista Iftene Pop señala que este tratadoes el primero en la historia de las relaciones internacionales el quesubordina la buena vecindad al respeto del derecho internacional.Este antecedente firmado hace más de tres siglos, puso de relieveque la primera obligación de los Estados vecinos es no violar las nor-mas de derecho que rigen sus relaciones mutuas. Por consiguien-te, las relaciones de amistad son aquellas que desarrollan lazos decooperación e integración y resuelven los problemas o diferendosrespetando y aplicando las normas de derecho internacional.A partir de este contenido jurídico las buenas relaciones veci-nales desarrollan una multiplicidad de interacciones diplomáticas,políticas, comerciales, financieras, culturales y sociales, en una tra-ma que debe privilegiar la dinámica de la cooperación y gestionaradecuadamente, cuando existan, las diferencias y los conflictos através de los medios pacíficos de solución de controversias.No obstante el carácter multidimensional de las relaciones ve-cinales, sus componentes jurídicos adquieren preeminencia sobreel resto de procesos políticos, económicos y societales, debido aque la dinámica de cooperación entre Estados, gobiernos locales ypoblaciones requiere una situación de paz y estabilidad. La coope-
  14. 14. La Soberanía marítima del Perú14ración y la integración, especialmente las inter-fronterizas, requie-ren imperativamente ausencia de conflictos, paz y seguridad.Las relaciones inter-estatales y particularmente las vecinalesse sustentan en principios del derecho internacional, como el res-pecto a la integridad territorial y a la soberanía nacional, la no in-tervención en asuntos internos, la inviolabilidad de las fronteras, lapromoción de la cooperación, la confianza mutua y los vínculos deamistad, el no uso de la fuerza o la amenaza del uso de la fuerza yla solución pacífica de las controversias.Los conflictos bélicos como realidad opuesta a la buena vecin-dad implican siempre la violación de los principios de la soberaníaestatal y la integridad territorial. Están prohibidos por el DerechoInternacional, salvo la excepción de legítima defensa prevista en elart. 51 de la Carta de las Naciones Unidas. Al estar proscrita la gue-rra y la agresión, el derecho internacional ha elevado la obligaciónde solucionar los diferendos y las controversias por medios pacífi-cos a una norma de ius cogens, es decir, de cumplimiento imperati-vo por parte de todos los Estados.En consecuencia, el primer deber de las relaciones de amistadentre los Estados, cuando enfrentan diferendos que oponen sus in-tereses nacionales, es recurrir a los medios de solución pacífica queprovee el derecho internacional.Como las zonas de frontera son los radares de la paz o del con-flicto, constituyen los espacios privilegiados de las políticas de bue-na vecindad. La frontera como hecho jurídico, espacial y humano esel eje de las relaciones entre estados vecinos. El concepto tradicio-nal de la frontera línea de separación, está siendo superado por elconcepto de la frontera zona, como un área espacial y jurisdiccionalque es objeto de las políticas de integración y buena vecindad. Losflujos transfronterizos de los individuos, las empresas y las entida-des de la sociedad civil constituyen los agentes dinámicos de la bue-na vecindad en las zonas de frontera.
  15. 15. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE15En el complejo escenario de las relaciones internacionales noes grave que existan o surjan discrepancias, controversias o diferen-dos entre Estados, siempre que estos sean encaminados a travésde los métodos de solución pacífica, sin tratar, por consiguiente, deutilizar o pretender utilizar la amenaza o el uso de la fuerza proscri-tas expresamente por el derecho internacional.Los problemas que atentan contra la estabilidad del sistemainternacional se originan, por lo general, en la violación de esa nor-ma imperativa de la convivencia pacífica entre las naciones. Por elcontrario la paz, la legitimidad del orden internacional y la amistadentre los países se fortalece cuando los diferendos y las controver-sias se resuelven –como se ha precisado- aplicando los métodosde solución pacífica, entre ellos: la negociación, la investigación, lamediación, la conciliación, el arbitraje y el arreglo judicial.Como un ejemplo de esa conducta el gobierno del Perú, en ob-servancia de normas y principios establecidos tanto a escala regio-nal como universal, específicamente la Carta de la OEA, el TratadoAmericano de Soluciones Pacíficas y la Carta de las Naciones Uni-das, decidió acudir a la Corte de La Haya para solucionar la contro-versia marítima con Chile cumpliendo de esta manera el deber depropiciar la solución pacifica del diferendo, luego de haber agotadotoda posibilidad de lograr una solución negociada bilateralmente.El Embajador Manuel Rodríguez Cuadros, Canciller de la Repú-blica entre los años 2003 y 2005, publicó en noviembre de 2007 unerudito libro titulado Delimitación Marítima con Equidad. El casode Perú y Chile, el cual constituye un ilustrado aporte sobre los de-rechos que sustentan la posición peruana. En dicha obra se efectúatambién un exhaustivo análisis en torno a los componentes y la na-turaleza de la controversia marítima con Chile.Con el propósito de ilustrar los sólidos argumentos que asistena la posición nacional procedió, también, a precisar principios
  16. 16. La Soberanía marítima del Perú16rectores y normas inherentes al derecho internacional marítimo,así como la jurisprudencia emanada de la Corte Internacional deJusticia que dictamina la aplicación de la equidad de resultadoscomo el principio fundamental para la resolución de diferendosen materia de delimitación marítima. La equidad infra legemcomo norma rectora a ser aplicada sobre el particular en procesoslitigiosos entre estados vecinales, está expresamente establecidaen la Convención sobre el Derecho del Mar, conforme se precisa enla demanda interpuesta por el Perú.El nuevo libro sobre este trascendente asunto que nos ofreceManuel Rodríguez Cuadros, aparte de enriquecer determinados ar-gumentos jurídicos expuestos en su primera obra, la complementay amplía con interesantes aportes, entre ellos, los capítulos II, III yVI: “Espacio e Identidad Nacional”, “El Mar y los Límites Marítimosen la Historia de las Relaciones entre el Perú y Chile” y “La Contro-versia Marítima entre el Perú y Chile”. Asimismo, aborda en el últi-mo punto del citado capítulo VI, lo pertinente a la Corte de La Hayay la solución pacífica de las controversias.Como es de amplio conocimiento el fallo del Tribunal, confor-me lo establece el artículo 60 de su Estatuto, es definitivo e inape-lable. Por consiguiente cualquiera que este fuere, definitivamentesu cumplimiento es obligatorio para las partes. La Corte es la únicainstancia judicial de naturaleza supranacional que forma parte delsistema de paz y seguridad de la ONU y la ejecución de sus senten-cias no solo está asegurada por el carácter imperativo de las mis-mas, sino también por el propio Consejo de Seguridad.En efecto, el artículo 94.1 de la Carta de la ONU, prescribe que“cada miembro de las Naciones Unidas se compromete a cumplir ladecisión de la Corte Internacional de Justicia en todo litigio en quesea parte”. El numeral 2 del mismo artículo confiere al Consejo deSeguridad la facultad, si lo cree necesario, de hacer recomendacio-
  17. 17. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE17nes o dictar medidas con el objeto que se lleve a efecto la ejecucióndel fallo.Tanto en el Perú como en Chile, altas autoridades han expresa-do su voluntad de cumplir el fallo; su cabal ejecución tendrá la vir-tud de situar las relaciones bilaterales, por primera vez en su histo-ria, en un contexto ausente de contenciosos vinculados a derechosde soberanía. Ese momento contribuirá poderosamente a dotar larelación peruano chilena de una indispensable estabilidad.Ello, además, permitirá afianzar sin eventuales tensioneso dificultades coyunturales, un nuevo capítulo presidido por lacooperación y la integración y sustentado en los principios derespeto mutuo, beneficio recíproco y transparentes confianza yamistad.Todos estos elementos están desarrollados con lucidez y rigorjurídico en este segundo libro del Embajador Manuel RodríguezCuadros sobre el contenciosos existente con Chile en el que –comoya he anotado- complementa y amplía su primer libro, contribu-yendo ambas obras a la sustentación de los incuestionables dere-chos del Perú sobre el mar adyacente a sus costas hasta 200 millas,derechos que confiamos serán oportunamente confirmados por elTribunal de La Haya.Reitero mi felicitación al Embajador Rodríguez Cuadros, poreste nuevo aporte en torno a la problemática marítima con Chile yhago votos para que prosiga enriqueciendo el acervo jurídico-inter-nacional de nuestro país con renovados trabajos y publicaciones.Javier Pérez de Cuéllar
  18. 18. La Soberanía marítima del Perú18
  19. 19. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE19I. IntroducciónLas relaciones de vecindad entre el Perú y Chile son menos an-tiguas que las relaciones interestatales entre ambas naciones. Estassurgieron alrededor de 1818 y 1821 con la independencia respectoal poder y la jurisdicción españoles. Entre esos años y 1883, el Perúy Chile no eran vecinos pues no tenían fronteras. La vecindad limí-trofe de ambas naciones era con Bolivia. Las aguas territoriales deambos países no colindaban entre sí, sino con las aguas territorialesbolivianas. El hecho que la vecindad, como realidad de la geografíay la historia, se haya impuesto como consecuencia de la guerra de1879-1883, a partir de la cesión a Chile por la fuerza de las provin-cias peruanas de Arica y Tarapacá, otorga a las relaciones bilateralesun origen traumático, difícil y complejo, para ambos naciones.El período de las relaciones bilaterales no vecinales, entre1818 – 1821 y 1883, estuvo marcado por una temprana dinámicade cooperación e integración y el subsecuente surgimiento de unarivalidad y competencia por la hegemonía comercial y militar delPacífico Sur y por la preeminencia marítima de los puertos del Ca-llao y Valparaíso.Bernardo O´Higgins impulsó en el reciente estado indepen-diente de Chile una visión armónica y constructiva de las relacionesbilaterales con el Perú, sustentada en la cooperación, la integra-ción, la confederación y la defensa conjunta. El Perú retribuyó estadiplomacia de la amistad, no obstante estar ocupado intensamenteen los primeros años de su independencia por difíciles situaciones
  20. 20. La Soberanía marítima del Perú20internacionales, debido a la presencia de tropas grancolombianasen su territorio y las aspiraciones relativas a la reintegración delAlto y el Bajo Perú. En las primeras décadas del siglo XIX Brasil fuela única frontera estable del Perú.Una expresión de esta diplomacia del entendimiento y la co-operación, fue la suscripción del Tratado de amistad, liga y confe-deración del 23 de diciembre de 1822, que estableció una alianzamilitar entre el Perú y Chile para su “(…) defensa común, para laseguridad de su independencia y libertad, para su bien recíprocoy general y para su tranquilidad interior (…) obligándose a soco-rrerse mutuamente y rechazar en común todo ataque o invasiónque pueda de alguna manera amenazar su existencia política”. Eltratado estableció además un área de libre comercio entre los dospaíses – históricamente la primera en la región- y el libre tránsito depersonas bajo el principio del trato nacional.Con la asunción al poder de Diego Portales en Chile se intro-duce en las relaciones bilaterales una visión sustentada más en ladinámica de la competencia y el conflicto que la referida a la coope-ración y a la integración. Portales poseía una visión internacional enla que el desarrollo nacional y la proyección internacional de Chilese concebía a partir de la hegemonía en el mar del Pacífico Sur y enel control y limitación del poderío territorial, militar y económicodel Perú. La declaratoria de guerra a la Confederación Peruano-Bo-liviana y las acciones bélicas posteriores que culminaron en la invia-bilidad de la confederación fueron las expresiones más concretasde esa política. Lo fue también, posteriormente, la guerra que Chiledeclaró a Bolivia y al Perú en 1879.Mientras que en el Estado portaliano el Perú era la variableestratégica fundamental de su proyección internacional, en las éli-tes civiles y militares del Perú Chile no era ni una preocupación niun referente internacional esencial. Su prioridad en el Sur era re-cuperar o unificarse con Bolivia y en el Norte limitar la influencia
  21. 21. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE21grancolombiana. Los aprestos militares y las visiones diplomáticasdel Perú hasta 1879 estaban en función de esas realidades. La va-riable Chile era marginal, salvo en algunas cuestiones económicasque generaron tensiones menores1. No hubo en los gobernantesdel Perú, entre 1821 y 1879, una clara comprensión de que Chileera una contraparte sustantiva y desafiante en las relaciones depoder en el Pacífico Sur.La guerra que Chile declaró al Perú en 1879, en el contexto deldeterioro de las relaciones de este país con Bolivia y coincidentecon una grave crisis financiera de la economía peruana, introdujode manera abrupta y permanente la variable Chile en las relacionesexternas del Perú. Algunas de las múltiples consecuencias de laguerra en la vida social, económica y política del Perú fue la anexióndel territorio de Tarapacá a la soberanía chilena como consecuen-cia del Tratado de Paz de 1883, la ocupación de Tacna y Arica y lamovilización nacional, diplomática, política, social y espiritual pararecuperar las provincias cautivas.Como subproducto de la guerra, Chile y el Perú, luego de se-senta y dos años de vida independiente sin vecindad directa, pasa-ron a ser países limítrofes y fronterizos.Las previsiones del tratado de 1883 respecto de la realizacióndel plebiscito que debía decidir la suerte final de la reintegraciónde Tacna y Arica al territorio peruano o su anexión al espacio na-cional chileno, dominaron ampliamente las relaciones bilateralesentre los dos países durante cuarenta y nueve años, hasta que en1929 a través de un nuevo tratado se obtuvo una solución negocia-da políticamente, fuertemente contestada en el Perú, que definió laanexión de Arica a Chile y la reintegración de Tacna al Perú.Si se considera que las disposiciones del tratado de 1929 queotorgaron al Perú servidumbres y facilidades de libre tránsito en el1 Cf. Tratado de Alianza y Amistad entre el Perú y Chile, suscrito en Santiago el 23 de diciembre de1822, Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú, Dirección de tratados, código 0003, p.2.
  22. 22. La Soberanía marítima del Perú22territorio de Arica, recién se pudieron ejecutar el 13 de noviembrede 1999, con la negociación y aprobación del Acta de Ejecucióndel Art. 5 del Tratado de 1929, también fuertemente cuestionada,resulta altamente significativo que las secuelas territoriales de laguerra de 1879 hayan sido resueltas definitivamente ciento diez yseis años después.En ese devenir de más de un siglo las relaciones de vecindadentre el Perú y Chile estuvieron marcadas por los asuntos territo-riales pendientes; pero, al mismo tiempo, fueron desarrollándoseesfuerzos y proyectos bilaterales y multilaterales de cooperación eintegración, que otorgaron a la relación un alcance y una dinámicamucho más amplios que el procesamiento diplomático de los dife-rendos.El comercio, que desde la independencia ha gravitado en losflujos económicos de ambos países, ha jugado un papel muy impor-tante no sólo en una cada vez más creciente interdependencia, sinocomo un factor de fomento de la confianza entre las poblaciones,los empresarios y las élites políticas. En la última década las inver-siones han adquirido una importante relevancia. Y los flujos trans-fronterizos del turismo, los vínculos culturales y las migraciones handotado a la relación de una reconocida vitalidad.Las economías de Perú y Chile desde la época colonial hansido más complementarias que competitivas y por ello han tenidouna evolución dinámica. Ello ha ido creando en las poblaciones unanueva visión y comprensión de la relación bilateral. Se han supera-do, en gran medida, visiones estereotipadas que han ensalzado enuno y otro país la exaltación militar del pasado o el revanchismo.Pero siguen siendo relaciones vecinales complejas, que merecenuna atención especial de pueblos y gobiernos para construir unpresente y un futuro de cooperación e integración. No ayudan aeste propósito hechos como la celebración diplomática que año aaño hace el gobierno de Chile, en honor y recuerdo de las glorias
  23. 23. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE23militares de su ejército, que no tiene otro referente histórico que laguerra contra el Perú en 1879.La historia no se puede ni se debe cambiar. La solidaridad li-bertaria de Chile y el Perú en la fase inicial de la independencia y lavida pública de los nuevos Estados es un hecho histórico, objetivo.Como lo son la guerra contra la Confederación Peruano-Bolivianay la guerra de 1879-1883. Cada pueblo tuvo en el conflicto sus hé-roes y sus dramas. Unos fueron vencedores, otros vencidos. Unosperdieron su territorio y otros lo anexaron. Y la ocupación militarconllevó ciertamente iniquidades como el “repase” de soldadosheridos, que violaron las reglas de la guerra. Un futuro de inte-gración y cooperación entre el Perú y Chile demanda serenidad yresponsabilidad en la conducción de la relación bilateral. Tambiénexige respeto por los hechos de la historia y en su momento debesignificar, por parte del Estado de Chile, un reconocimiento de lossufrimientos y estragos que la ocupación provocó en el estado y lasociedad en el Perú, como lo ha hecho Alemania en relación a Fran-cia, o Paraguay en relación a Bolivia. La exaltación no razonable deuna victoria militar del siglo XIX que conllevó acciones y crímenesprohibidos por el derecho de la guerra, no es la mejor consejerapara construir una relación de estabilidad y amistad en el siglo XXI.Como ha señalado Jorge Basadre, el pasado no debe servirpara alimentar estériles e irracionales revanchismos, ni exaltacio-nes de la agresión, tampoco en el caso peruano para repetir la im-previsión que llevó al desastre de 1879. La historia cumple el papelcreativo de enseñar los errores para no repetirlos. Todos los pue-blos de América Latina y evidentemente los pueblos del Perú y Chi-le, especialmente sus élites dirigentes, deben extraer del pasadolas enseñanzas para excluir el conflicto y privilegiar cursos razona-bles de cooperación e integración en sus relaciones. Pero esto tieneque hacerse con mutuo respeto y beneficio recíproco.Esta tarea del siglo XXI requiere superar los problemas objeti-vos, vinculados a la soberanía nacional, que aún subsisten entre los
  24. 24. La Soberanía marítima del Perú24dos países, específicamente la cuestión de la delimitación maríti-ma, que constituye el único diferendo de esa naturaleza presenteen las relaciones peruano-chilenas.En la diplomacia lo grave no es que existan problemas, dife-rendos o controversias, su existencia es más bien el uso corrientede la política internacional. Lo grave sería que los Estados resuel-van esas controversias con el uso o la amenaza del uso de la fuer-za, es decir, con el conflicto. Los grandes temblores que afectan laestabilidad del sistema internacional contemporáneo se originanen la violación de esa norma imperativa de la convivencia pacíficay cooperativa entre los Estados. Por el contrario, la paz, la vigenciay la legitimidad de la legalidad internacional y el desarrollo delas relaciones de amistad entre Estados y pueblos, se fortalececuando los diferendos y las controversias se resuelven aplicandolas normas y principios del derecho internacional, ejecutando eldeber imperativo de superarlo aplicando los medios de soluciónpacífica, como el arreglo judicial en la Corte Internacional de Jus-ticia.El Perú adoptó la decisión de recurrir a la Corte para solucio-nar la controversia marítima con Chile el año 2004, y presentó lademanda respectiva en el 2008, cumpliendo el deber imperativode propiciar la solución pacífica de las controversias y luego de ha-ber agotado toda posibilidad de encontrar una solución negocia-da directamente entre las partes. Este acto fortalece la legalidadinternacional, el sistema interamericano de solución pacífica delas controversias y la institucionalidad democrática en la región2.Se inscribe, adicionalmente, en la larga tradición del derechointernacional americano, una de cuyas expresiones es el propioPacto de Bogotá, así como en una vivencia de la justicia interna-2 Los países latinoamericanos en ese espíritu recurren cada vez más a la Corte Internacional de Justiciapara resolver sus controversias. Actualmente la Corte considera cuatro casos que conciernen apaíses de la región: Ecuador c. Colombia (2008); Perú c. Chile (2008); Argentina c. Uruguay (2006);Nicaragua c. Colombia (2001).
  25. 25. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE25cional y del papel que en su administración corresponde a la CorteInternacional de Justicia.La controversia marítima entre el Perú y Chile comprende tresdiferendos específicos: 1) El desacuerdo sobre el límite marítimoen una zona de superposición de sus respectivas proyecciones ma-rítimas (hasta una distancia de 200 millas). 2) El diferendo sobre elpunto de inicio de esa frontera marítima. 3) La pretensión de Chilede desconocer los derechos de soberanía y jurisdicción del Perúen una extensa área de aproximadamente 28 471 km2, distinta a lade la controversia de los límites marítimos y en la que se atribuyeciertas jurisdicciones.La demanda peruana fue presentada el 16 de enero de 2009y la memoria (documento sustentatorio de la demanda) el 19 demarzo de 2009. En conformidad con el artículo 79 del reglamentodel Estatuto de la Corte, el gobierno de Chile tenía el derecho depresentar un recurso de excepciones preliminares, negando la com-petencia de la Corte y oponiéndose a la admisibilidad de la deman-da, con la finalidad de solicitar el archivo del caso. No obstante queen un nivel político las más altas autoridades del Estado anunciaronque Chile presentaría ese recurso por considerar que no existe unacontroversia, en razón de la supuesta existencia de tratados quehabrían establecido un límite por el paralelo 18 21´03¨, finalmenteel gobierno de Chile decidió no presentar ese recurso, allanarse a lademanda, reconocer la existencia de la controversia jurídica y porende la competencia de la Corte para dirimir el caso.La fase procesal del juicio se ha resuelto, así, a favor de la po-sición peruana que afirmó la existencia de la controversia y la com-petencia de la Corte para resolverla, en mérito al reconocimientoque ambos países hicieron de su competencia obligatoria en 1948,a través del Pacto de Bogotá.El proceso judicial sobre el fondo de la cuestión continúa sinque se haya presentado incidente procesal alguno. Una vez culmi-
  26. 26. La Soberanía marítima del Perú26nadas las fases escrita y oral del juicio, la Corte sentenciará el casoaplicando las reglas de la delimitación marítima propias del de-recho internacional consuetudinario, si previamente establece lainexistencia de un tratado o normas especiales sobre la materia;las Convenciones del Mar de 1958 y 1982 no se aplican al caso,pues la primera no fue suscrita ni ratificada por los dos países yporque el Perú no ha adherido a la Convención de Montego Bay.La norma aplicable del derecho internacional consuetudinariopara la delimitación del mar territorial es la fórmula equidistan-cia-circunstancias especiales y para la plataforma continental y lazona económica exclusiva la regla principios equitativos-circuns-tancias pertinentes.La Corte decidirá el límite marítimo aplicando estas normas,siempre y cuando desestime la pretensión chilena de la existenciade un límite por el paralelo que, conforme a su posición, habríasido pactado convencionalmente o a través de la aquiescencia.Este libro está dirigido a presentar un análisis jurídico de lacontroversia en sus tres componentes, a partir de un análisis delos principios, normas y reglas del derecho internacional de la de-limitación marítima, convencional y consuetudinario. Es, en esesentido, el desarrollo de una obra anterior del autor: Delimitaciónmarítima con equidad, el caso de Perú y Chile3El fallo de la Corte resolverá definitivamente la controversia.Su ejecución, por parte del Perú y Chile, es obligatoria y no admiteposibilidad de rebeldía. Al ser la Corte la única instancia judicial denaturaleza supranacional que forma parte del sistema de paz y se-guridad de las Naciones Unidas, la ejecución de sus fallos no sóloestá asegurada por el carácter imperativo de sus sentencias queconstituyen res judicata, sino por el propio Consejo de Seguridadde las Naciones Unidas. El Art. 94.1 de la Carta de las Naciones3 José Manuel Rodríguez Cuadros, Delimitación marítima con equidad, el caso de Perú y Chile, EditorialPeisa, Lima, 2007.
  27. 27. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE27Unidas establece: “Cada miembro de las Naciones Unidas se com-promete a cumplir la decisión de la Corte Internacional de Justiciaen todo litigio en que sea parte”. Y el numeral 2 del mismo artículoactiva la instancia del Consejo de Seguridad como garante de esecumplimiento: “Si una de las partes en un litigio dejare de cumplirlas obligaciones que le imponga un fallo de la Corte, la otra partepodrá recurrir al Consejo de Seguridad, el cual podrá, si lo creenecesario, hacer recomendaciones o dictar medidas con el objetode que se lleve a efecto la ejecución del fallo”. La última parte delartículo, que faculta al Consejo de Seguridad a “dictar medidas”implica el uso de sus facultades coercitivas.Durante mi gestión como Ministro de Relaciones Exterio-res del Perú, el gobierno del Presidente Alejandro Toledo tomóla decisión de llevar el caso a la Corte Internacional de Justicia yrealizó todo el trabajo técnico-jurídico y diplomático para que elPerú pudiese incoar la demanda. La racionalidad de esta decisiónobedeció a una visión de Estado de la política exterior. Por ello,al coincidir la fase final del proceso con las elecciones nacionales,se dejó el espacio para que el gobierno electo procediera a pre-sentar la demanda. La fase final del juicio será responsabilidad delgobierno que el pueblo peruano elija el año 2011. El hecho que lasolución jurídica de la controversia comprometa la acción de tresgobiernos sucesivos casi simboliza la naturaleza de estado de estaaspiración nacional.El Perú, en cualquier hipótesis, fiel a la tradición jurídica desu diplomacia ejecutará el fallo. Y este tendrá la virtud de situarlas relaciones bilaterales entre el Perú y Chile, por primera vez ensu historia, en un contexto ausente de contenciosos de soberaníanacional. En ese momento se habrá ganado, adicionalmente, laposibilidad cierta de dotar a la relación de la estabilidad que a lolargo de su historia le ha sido esquiva, y que debe ser el anunciode una nueva página en las relaciones diplomáticas entre ambasnaciones, signada por la cooperación, la integración, la diploma-
  28. 28. La Soberanía marítima del Perú28cia de los pueblos y vínculos interestatales sólidos y permanentes,sustentados en los principios del respeto mutuo, el beneficio recí-proco y la solidaridad latinoamericana.Lima, 3 de octubre de 2009Manuel Rodríguez Cuadros
  29. 29. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE29II. ESPACIO E IDENTIDAD NACIONAL1. EL ESPACIO NACIONAL TERRITORIAL Y MARÍTIMO DEL PERÚEl Perú es un estado-nación asentado sobre un territorio de1´284 216 km2, ubicado al sur de la línea ecuatorial en la partecentro occidental de la América del Sur. En extensión es el tercerpaís más extenso de la región. Su territorio corresponde aproxima-damente a más de dos veces al de España, dos veces el de Francia,treinta veces más extenso que Suiza y sesenta veces mayor que ElSalvador. Es un territorio difícil para los asentamientos humanos,pero al mismo tiempo de una riqueza excepcional en recursosnaturales. Pablo Macera, con mucha razón, ha señalado que “lageografía andina no es sólo un espacio de la acción histórica, sinotambién un factor contrario y excluyente de la acción humana. Esla geografía dramática del aluvión o del huayco, las inundaciones,los arenales y los terremotos que combaten la presencia humana.Aquí, en los andes las cosas son siempre de duración incierta. Pue-den durar eternamente o durar un día y durar demasiado”4.Más allá de las dificultades y desafíos del medio geográfico, elhombre peruano organizado en plurales sociedades y culturas seha impuesto a la geografía en la construcción de su hábitat natural ysocial. El antiguo Perú ha sido una de las seis sociedades internacio-nales particulares que florecieron en el planeta antes de la primeraola globalizadora de inicios del siglo XVI. Caral, la civilización másantigua del Perú, se implantó en la costa central desde hace aproxi-4 Pablo Macera, Visión histórica del Perú, editorial Milla Batres, 1978, p. 8.
  30. 30. La Soberanía marítima del Perú30madamente cinco mil años. Desde esa época hasta nuestros días lainteracción entre la obra del hombre y el medio geográfico en todoel decurso de la sociedad y la cultura peruanas ha sido multifun-cional, tanto en relación al territorio como en torno al mar.En el territorio peruano existen múltiples y diversos pisosecológicos distribuidos longitudinal y altitudinalmente en formasucesiva. Esta diversidad presenta ocho regiones ecológicas, alber-ga 84 ecosistemas de los 104 que existen en el mundo, así como28 climas de los 32 que se registran en el planeta. El territorioperuano es uno de los cinco más ricos del mundo en diversidadbiológica., Las investigaciones, aún en curso, han determinado queen su geografía habitan 25 000 especies de flora, 315 especies deanfibios, 365 de reptiles, 1760 de aves, 460 de mamíferos y 736 depeces continentales.Los recursos naturales se ofrecen a la vida peruana con ge-nerosidad. Al inicio del siglo XXI el Perú es el primer país pro-ductor de plata en el mundo (3402 toneladas métricas5), el tercerpaís productor de cobre (10491 toneladas6), el tercer productormundial de zinc (383 mil TMF7) y el quinto productor de oro (170toneladas anuales8). Su explotación y aprovechamiento sustenta-ble es un desafío que se reproduce al ritmo de la expansión de lasinversiones.El mar, una de las regiones naturales del Perú, recorre suscostas a lo largo de un litoral de 3795 km, contando sus entrantes ysalientes, desde Boca de Capones al norte hasta el punto extremosur de la proyección del área marítima de 200 millas en la fronteracon Chile. Hacia el alta mar, el mar peruano se extiende por un5 Cf. World Silver Survey, 2007. 6 Cf. Codelco, 2007.7 Cf. Statistique ILZG, 2006.8 Cf. World Gold Council (GFMS), 2007.
  31. 31. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE31espacio uniforme de 200 millas, medidas a partir de las líneas debase utilizadas para definir la anchura del dominio marítimo delEstado9.Las líneas de base utilizadas para proyectar la extensión de2oo millas constantes del mar adyacente a sus costas, están de-terminadas por las coordenadas geográficas que se inician en elNorte en las coordenadas astronómicas Lat. 03º23’33.96’’S, Long.80º19’16.31’’W(WGS84Lat.03º23’31.10’’S,Long.80º18’49.29’’W),y finalizan en el Sur en las coordenadas WGS84 Lat. 18º21’08’’S,Long. 70º22’39’’W. Las aguas marinas que se encuentran entre es-tas líneas de base y el litoral forman las aguas interiores de la Repú-blica. Conforme a las normas del Derecho Internacional de la Deli-mitación Marítima, el límite exterior del dominio marítimo peruanohasta una distancia de 200 millas hacia el alta mar se traza de modoque cada punto del citado límite exterior se encuentre a 200 millasmarinas de los puntos más próximos de las líneas de base.El mar peruano, denominado oficialmente Mar de Grau10, pre-senta características especiales que modifican el clima de la costa,contribuyendo a la existencia -junto a la presencia de otros fenó-menos geográficos- de una faja desértica en el litoral, allí donde porsu posición geográfica debería existir un paisaje y un clima de zonatropical. Este efecto negativo es compensado por la naturaleza alproducir, al mismo tiempo, en el mar, una extraordinaria riquezahidrobiológicas.Las aguas son de temperatura templada, pero en el interiorde ellas discurre una corriente marina de aguas frías (Corriente Pe-ruana o Corriente de Humboldt), con temperaturas en invierno que9 El art. 54 de la Constitución del Perú establece: “[…] El dominio marítimo del Estado comprende elmar adyacente a sus costas, así como su lecho y subsuelo, hasta la distancia de doscientas millas ma-rinas medidas desde las líneas de base que establece la ley. En su dominio marítimo, el Estado ejercesoberanía y jurisdicción, sin perjuicio de las libertades de comunicación internacional, de acuerdocon la ley y con los tratados ratificados por el Estado…”.10 Cf. Ley No. 23856 del 24 de mayo de 1984.
  32. 32. La Soberanía marítima del Perú32oscilan entre los 13 y 14 grados centígrados y, en el verano, entre15 y 17. Es como si un río frío discurriese en un mar templado. Labaja temperatura de las aguas de la corriente peruana genera ma-yor oxígeno que unido a la presencia de una alta irradiación de luzsolar activa el proceso de fotosíntesis. Al mismo tiempo, los vientosy la accidentada topografía de la costa producen afloraciones delos fondos marinos ricos en nutrientes, como los nitratos, los fosfa-tos y los silicatos. Todo ello biológicamente incentiva la existenciadel plancton (plagktós) que se mantiene en la superficie por la altasalinidad de las aguas. El plancton es el alimento de múltiples recur-sos vivos del mar, como la anchoveta cuyos volúmenes de capturaexplican la posición del Perú como el segundo país pesquero delmundo.El territorio peruano, inserto en un sistema global donde elequilibrio ambiental roza límites de alto riesgo posee uno de losmayores índices de biodiversidad en el mundo, debido especial-mente al aporte de su mar que posee un ecosistema extraordina-riamente rico en afloraciones y nutrientes.11El biólogo Marco Es-pino indica que el mar del Perú está situado en “la más importanteárea de afloramiento del mundo, con niveles de productividad nosuperados por ningún otro ecosistema marino, y que son la basede una cadena trófica que soporta importantes biomasas de pe-queños pelágicos como la anchoveta, que transforma la proteínavegetal en proteína animal de alto valor nutritivo”12. La riquezaque produce el ecosistema marino peruano hace que la pesca seauno de los recursos naturales que más ingresos aporta a la econo-mía nacional. El segundo en volumen de exportaciones despuésde la minería, con la virtud de que genera más fuentes de trabajo.11 Cf. Manuel Vegas Vélez, “La pesquería peruana”, en: INP, Atlas histórico, geográfico y de paisajesperuanos, Lima, Instituto Nacional de Planificación, 1970, p. 165.12 Marco Espino, “Lecciones aprendidas”, en: El libro de oro de la pesquería peruana, Sociedad Nacionalde Pesquería, editor Pedro Trillo, Lima 2003, p. 129.
  33. 33. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE332. EL PROCESO DE DETERMINACIÓN DE LOS LÍMITES DEL TERRI-TORIO NACIONALEl itinerario de la definición del espacio nacional y la fijaciónde las fronteras y límites del territorio no ha sido fácil en la histo-ria general de los peruanos. Las cuestiones de la soberanía sobreel territorio y el mar han gravitado de manera directa en las ten-siones internas y externas que han caracterizado la vida peruanaen su historia republicana. La determinación nacional de preser-var la soberanía nacional sobre el territorio y el mar ha enfrentadoconflictos externos, militares y diplomáticos, y ha producido disen-siones políticas; pero, al mismo tiempo, ha contribuido a forjar laconciencia, la identidad y la unidad nacionales. Jorge Basadre haseñalado que desde el inicio de la República el Perú enfrentó unasituación internacional muy difícil y sensible debido por un lado asu ubicación geográfica céntrica en el continente y a las comple-jas características de su situación social: 1) Fronteras amplias queno poseían demarcación con sus cuatro vecinos fronterizos; 2)Unaguerra de independencia larga y sangrienta que dejó exhaustas lasarcas fiscales y empobreció al país; 3) La presencia en territorio pe-ruano y boliviano, después de la independencia, de tropas colom-bianas; 4) La carencia de vías de comunicación entre la capital yel resto del país, entre el centro y los extremos del país;5)la gravedesigualdad cultural, social y económica entre las clases ilustradas yla población mayoritaria indígena;6) la desarticulación del aparatodel Estado por la emigración de funcionarios públicos peninsularesy peruanos, por razones ideológicas, económicas y militares, entre1821 y 1826;7)La inestabilidad política;8)Los efectos negativos enla administración y en la vida económica, social y política del paísque tuvo el descubrimiento y la explotación del guano; y, 9) La des-ventajosa ubicación del Perú en Sudamérica, en la época, que al noexistir el Canal de Panamá, lo aislaba de Europa. 1313 Cf. Jorge Basade, Memoria y Destino del Perú. Selección y notas introductorias de Ernesto Yepes delCastillo, Fondo Editorial del Congreso del Perú, Lima, 2004, p. 207.
  34. 34. La Soberanía marítima del Perú34Estos factores generaron múltiples dinámicas de conflicto ycooperación en las relaciones externas del Perú durante el siglo XIXy otorgaron a la variable territorial y a las cuestiones de la soberaníanacional un peso gravitante en la política exterior del Estado.José María de Pando, Ministro de Relaciones Exteriores delPerú en 1826,1829 y 1832, recordaba, con acierto, en su libro dederecho internacional, escrito en 1838, que la obligación de “[…] fi-jar con la mayor exactitud que sea posible los términos o linderos delos territorios respectivos, es un objeto de la más alta importanciapara todas las naciones, a fin de precaver las disputas y aún guerrasque de la incertidumbre se han originado frecuentemente”14 . Cien-to catorce años después, esa “obligación de todas las naciones” aque aludía Pando continuaba pendiente en el Perú y dio lugar a unareflexión de Alberto Ulloa, quizás exagerada, pero representativadel significado de la variable territorial en la historia peruana: En el“[…] horizonte visible, nuestra expresión internacional tiene que serfundamentalmente territorial y así lo ha sido principalmente hastahoy. Como no somos una gran potencia, como no tenemos intere-ses políticos universales, como nuestra proyección económica eslimitada, hemos vivido, durante ciento veinte años, y seguiremosviviendo por mucho más todavía, en función de nuestro territorio.Los grandes problemas internacionales de nuestra historia han te-nido este signo, en todas las direcciones de la rosa de los vientos.”15La cuestión territorial en la política exterior peruana, en laconcepción de Ulloa Sotomayor, y el sinuoso camino recorrido paracumplir con el axioma señalado por Pando, ha sido quizás uno de14 José María de Pando, Elementos del Derecho Internacional, Imprenta de J. Martín Alegría, Madrid,1838, p.107.15 Alberto Ulloa Sotomayor, La Posición Internacional del Perú, Imprenta editora Atlántida S.A., Lima,1977 (1aedición 1941), pp. XIX y XX. La cita de Ulloa es representativa para ilustrar el peso de la va-riable territorial en la política exterior del Perú, pero no lo es con relación al alcance de la diplomaciaperuana que desde sus inicios definió un campo de acción bastante variado y amplio que excedió lacuestión de límites no obstante la presión de las cuestiones territoriales. El reduccionismo de la políti-ca exterior peruana a las cuestiones territoriales es un prejuicio antes que una constatación histórica.
  35. 35. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE35los procesos más duros y dramáticos de la historia republicana delPerú. Ha costado a los peruanos ser el país de América Latina queha tenido que enfrentar el mayor número de conflictos16. Costó laocupación extranjera del territorio nacional durante la guerra conChile. Pero, sobre todo, ha tenido el altísimo precio de miles de vi-das de combatientes y de la población civil sacrificadas en los cam-pos de batalla de las reiteradas guerras que el país ha tenido queafrontar, desde el momento mismo de su independencia hasta ene-ro de 1995. Ha significado también la concentración de las mejoresenergías nacionales e ingentes recursos materiales y financieros enla tarea de obtener fronteras jurídicamente reconocidas.El proceso de fijación de los límites del Perú ha durado cientoveintiún años, entre 1821 y 1942. Con la suscripción y ratifica-ción del Protocolo de Río de Janeiro de 1942 se logró, finalmente,perfeccionar jurídicamente los límites fronterizos con Brasil, Chile,Colombia, Bolivia y Ecuador. El protocolo de Río estableció ademásla paz entre los beligerantes. El Acuerdo de Brasilia de 1998 es sóloun convenio de perfeccionamiento de la demarcación de los límitesestablecidos por el Protocolo de Río de Janeiro que, sin embargo,varió el statu quo establecido por este, al introducir la cesión porparte del Perú del territorio de la localidad de Tiwinza en una com-pleja figura jurídica de derecho privado, creada por un instrumen-to de derecho internacional público y para un uso exclusivamentepúblico.Dos ejes han dominado históricamente la preocupación pordefinir los límites del territorio nacional peruano. Uno en el sur,otro en el norte. Desde 1821 hasta 1929 el centro de gravitaciónestuvo concentrado en la frontera sur. En un primer momento, através de las acciones integracionistas que buscaron reintegrar losterritorios del alto (Bolivia) y del bajo Perú. Proceso complejo que16 Ningún país de América Latina presenta el número de conflictos internacionales que ha tenido queenfrentar el Perú.
  36. 36. La Soberanía marítima del Perú36agitó la vida política peruana y boliviana, que consumió muchos desus esfuerzos en el campo de batalla y que culminó trágicamentecon los graves resultados que trajo para ambos países la derrotamilitar en la guerra con Chile. En un segundo momento, a partirde la post guerra con Chile, a través de la movilización nacionalpara intentar recuperar en la mesa de negociaciones - a través dela acción diplomática- las provincias cautivas que se habían perdidoen el campo de batalla. Este proceso culminó en 1929, en sus com-ponentes sustantivos, con la reintegración de Tacna al territorio na-cional y la cesión definitiva de Arica a la República de Chile.A partir de esa nueva situación, el eje hegemónico del conflic-to territorial en las relaciones internacionales del Perú se trasladóa la frontera norte. Es cierto que ya en el siglo XIX este eje de con-flicto produjo dos guerras, con Colombia en 1829 y con el Ecuadoren 1860. Es también un registro histórico que en 1910 se produjouna situación pre bélica con el Ecuador. Sin embargo, no es menoscierto que más allá de esas graves contingencias, la prioridad dela política exterior y de la política de defensa nacional fue durantetodo ese período la situación en el sur. Las tensiones en el nortefueron percibidas en términos subsidiarios. Como factores tácticos,tensiones políticas y diplomáticas o flancos militares que hicieronmucho más complejas las estrategias de política exterior y de de-fensa en la frontera sur.Producida la independencia sectores de las élites militares,económicas y políticas peruanas, como las del alto Perú, no renun-ciaron a un espacio territorial que reintegrara el alto y el bajo Perú.Y este nacionalismo territorial, sustentado en realidades económi-cas, históricas, sociales, culturales, étnicas y lingüísticas, fue unode los factores determinantes de la vida política nacional interna yexterna, particularmente vinculada al regionalismo sureño, en lasprimeras y decisivas décadas de nuestra vida republicana. El Perúnació con la impronta de la variable territorial en el centro de losproblemas del poder, la economía y la sociedad.
  37. 37. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE37En 1823 la primera constitución peruana en la sección referi-da al territorio reflejó esta determinación, al señalar, en su artículo6, que “El Congreso fijará los límites de la República, de inteligenciacon los Estados limítrofes verificada la total independencia del altoy el bajo Perú”17. De ahí en adelante la variable de la integración conBolivia ha sido un factor determinante o condicionante de la vidapolítica peruana, de manera decisiva por lo menos hasta la guerracon Chile. A partir de 1883, como subproducto de este proceso, lavariable territorial relativa al estatus y a la recuperación de las pro-vincias cautivas de Tacna y Arica dominó gran parte de los procesospolíticos nacionales. Y desde 1922, intermitentemente, la cuestiónde Leticia con Colombia y luego el contencioso con el Ecuador, hanincidido también fuertemente en la dirección de la política exte-rior y en coyunturas críticas de la política interna. Esta presenciacasi interrumpida de la variable territorial en el curso de la políti-ca peruana ha sido, adicionalmente, un factor permanente y enocasiones urticante en las relaciones entre las fuerzas armadas y lainstitucionalidad civil.En ese contexto, la determinación de los límites del Perú noha sido como se cree a partir de aproximaciones juridicistas, soloconsecuencia de nuestros títulos y los principios que orientaronla constitución inicial y la división política de las nuevas nacioneshispanoamericanas. Si bien es cierto que los principios del uti pos-sidetis, las nacionalidades y la libre determinación de los pueblos,orientaron la formación inicial de las nuevas repúblicas desde elpunto de vista de la constitución orgánica de sus territorios, loslímites de esos territorios, los “confines” en la interpretación roma-na del concepto de límites, ni se derivaron ni se consagraron de losprincipios constitutivos, fueron el producto de negociaciones diplo-máticas, arbitrajes y guerras. Como en toda la historia del estadonación, las fronteras en América Latina, sobre la base de los títulos17 Domingo García Belaunde, Las Constituciones del Perú, Ministerio de Justicia, Lima, 1993, p. 96.
  38. 38. La Soberanía marítima del Perú38coloniales, se han fijado y formalizado jurídicamente en la dinámicade la cooperación y el conflicto.Este proceso, propio de las relaciones internacionales comorealidad social, quizás por la especial posición geográfica del Perúque Basadre señaló como una de las causas de las tensiones inter-nas y externas, unida a su condición de centro gravitante en el perio-do colonial, se ha expresado, de manera contundente en la historiaperuana. Las fronteras del Perú son producto de la negociación di-plomática, de la cooperación y las políticas de buena vecindad, perotambién de la agresión militar extranjera, de la guerra.La primera frontera que el Perú consagra en términos jurídicoscon una línea demarcatoria convencional, que permitió al estado pa-sar de una etapa de exhibición de títulos y defensa de los derechosterritoriales de la nación al establecimiento de límites precisos apro-bados por un tratado internacional, fue la frontera este con el Brasil.La determinación de los límites en esta sección en la línea de fronterafue exclusivamente producto de la negociación diplomática, a travésde la suscripción de la Convención Fluvial sobre Comercio y Navega-ción del 23 de octubre de 1851, la misma que en su artículo VII esta-blece los límites convencionales entre el Perú y Brasil en la fronteraeste. Posteriormente, a través del Tratado de Límites, Comercio yNavegación en la Cuenca del Río Amazonas, suscrito en Río de Janei-ro el 8 de septiembre de 1909, se completó la delimitación en todala frontera peruano – brasileña. Sobre la determinación de los límitescon el Brasil, Raúl Porras Barrenechea, en valoración que comparto,ha señalado que la convención de 1851 reflejó la comprensión delinterés peruano de obtener la libre navegación en el Amazonas, lamisma que el tratado de San Ildefonso le concedía exclusivamente alBrasil, razón por la cual, en las negociaciones, la parte peruana acep-tó aplicar el uti possidetis de facto como principio rector18. En lo que18 Raúl Porras Barrenechea, Historia de los límites del Perú, Librería Francesa Científica y Casa EditorialRosay, Lima 1930, p. 87.
  39. 39. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE39concierne al tratado de límites Velarde - Río Branco de 1909, Porrasanota también, en un análisis valorativo de los resultados del arre-glo, que “la solución adoptada…fue pues la única posible, oportunay provechosa para el Perú”19No obstante que el Brasil siempre ha sido el vecino de ma-yor volumen espacial y con mayor poder en el escenario regional,constituye el único caso de las cinco fronteras nacionales donde ladeterminación de los límites se ha realizado exclusivamente a tra-vés de la dinámica de la cooperación y la negociación. Ni siquierase tuvo que recurrir al arbitraje. El conflicto se redujo a esporádicosy puntuales incidentes en la zona fronteriza. Entre otros factores,esto se ha debido a que la inmensidad de la selva amazónica haconstituido un espacio que ha gravitado como un tapón entre loscentros poblados y económicamente activos de los dos países, in-dependientemente de haber constituido al mismo tiempo un espa-cio de disputa desde la perspectiva, regionalizada, de la explotaciónde ciertas riquezas como el caucho o de la acción colonizadora paraincorporar los inmensos espacios amazónicos a la jurisdicción deuno u otro país.La preeminencia de la dinámica de la cooperación y la nego-ciación en la solución de los contenciosos de límites entre el Perúy el Brasil ha contribuido a dar a las relaciones bilaterales una esta-bilidad y previsibilidad ausente en las otras fronteras. A su vez hapermitido que el Perú perciba al Brasil como un vecino confiable,capaz de ejercer sus buenos oficios en la solución de controversiasen el ámbito de las otras fronteras nacionales. Brasil ha sido el úni-co factor externo de estabilidad en la determinación de las fronte-ras nacionales.Si la dinámica de la negociación y la cooperación prevalecióen la fijación de los límites con el Brasil, la dinámica del conflicto ha19 Ibíd., p. 91.
  40. 40. La Soberanía marítima del Perú40sido gravitante en los casos de las fronteras con Chile, con Colom-bia y con el Ecuador. Bolivia es un caso especial, pues ambos pue-blos, dentro de sus propias diversidades, tienen un origen común.En la época precolombina sus pueblos compartieron el territorioy los pisos ecológicos del sur andino y sus sociedades políticas seexpandieron a través de ese territorio. Durante la mayor parte dela colonia formaron una unidad social, económica y administrativa;razón por la cual al momento de la independencia hubo distintascorrientes, las que pugnaban por reintegrar el bajo y el alto Perúy las que bregaban por la unidad a partir de la constitución de dospaíses independientes. Los conflictos entre el Perú y Bolivia en lasprimeras décadas del siglo XIX fueron producto paradójicamente dela dinámica de la cooperación, integración o reintegración.El Perú y Chile no han sido países limítrofes sino hasta 1883como consecuencia de la guerra de 1879. En el antiguo Perú, la ex-tensión del Tahuantinsuyo comprendió el territorio actual de Chilehasta el río Maule. A partir del hecho colonial y la creación del Vi-rreinato del Perú, con Real Cédula del 20 de noviembre de 1542, lajurisdicción virreinal peruana abarcó también el territorio de Chile,hasta que el gobernador La Gasca, en 1548, estableció el límite en-tre el Virreinato del Perú y la Gobernación de Chile a la altura deCopiapó.El límite entre las secciones virreinales del Perú y Chile con-forme al principio del uti possidetis colonial fue establecido por realorden del 1 de octubre de 1803, en el río Paposo (25º); precisán-dose que el puerto del Paposo, sus costas y territorios pasaban aagregarse al Virreinato de Lima. Con base a estos antecedentes ju-rídicos, Raúl Porras Barrenechea registra que conforme al derechointernacional americano y al principio del uti possidetis de 1810 “ Ellímite entre el Perú y Chile estaba al Sur del desierto de Atacama, enel Paposo, hasta donde se extendía la intendencia de Arequipa”20.20 Ibíd., p.108.
  41. 41. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE41Posteriormente con la independencia de Bolivia, el territoriode la nueva república abarcó el litoral que se extendía desde Ata-cama hasta Loa. Como también señala Porras: “Constituido en re-pública independiente, y antes de alentar sus planes de expansión,Chile reconoció la soberanía de Bolivia en estos territorios, esto sehalla comprobado en el texto mismo de sus constituciones. La de1822, dijo: “El territorio de Chile reconoce por límites naturales alsur el cabo de Hornos; al Norte el despoblado de Atacama”. Idén-tica disposición consignaron las de 1823, 1828 y 1832. La de 1833decía aún: “El territorio de Chile se extiende desde el desierto deAtacama, hasta el cabo de Hornos”. Hasta esa época no hubo puesla más pequeña discusión de los límites entre Chile y Bolivia”.21La guerra de 1879 enclaustró a Bolivia al anexar Chile por lafuerza su litoral. Para el Perú significó la emergencia de un nue-vo país limítrofe; impuso la cesión territorial de las provincias deTarapacá y Arica, a través de lo dispuesto en el Tratado de Paz yAmistad, suscrito en Lima el 20 de octubre de 1883 y el Tratadoy Protocolo Complementario para Resolver la Cuestión de Tacna yArica, firmado el 3 de junio de 1929. Más allá de cualquier consideración valorativa sobre el trata-do de 1929 y su protocolo complementario que determinaron laanexión de Arica a Chile pero también la devolución de Tacna alPerú, una constatación histórica es que en este caso parte de loque se perdió en la guerra, en la dinámica del conflicto, se recuperóparte a través de la negociación diplomática, en la dinámica de lacooperación.Los límites con Bolivia, a diferencia del caso chileno, han sidoproducto de la negociación diplomática y el arbitraje. Bolivia esun factor altamente significativo en la historia del espacio nacionalperuano, pues durante todo el siglo pasado y parte del presente21 Ibíd, p.109.
  42. 42. La Soberanía marítima del Perú42ha constituido un centro gravitante de la problemática territorial yde la política fronteriza del Perú. El alto Perú, como se ha señala-do, fue un referente del espacio nacional peruano que provocó unsentimiento de reintegración territorial y unidad política del bajoy alto Perú en las elites nacionales civiles y militares peruanas ybolivianas durante las primeras décadas de la independencia.Estas corrientes ideológicas, militares, políticas, sociales yeconómicas finalmente obtuvieron la realización del proyecto dereintegración y unidad, con el establecimiento de la ConfederaciónPerú -Boliviana en 1836. El Perú, que sólo hacía diez años habíaconsolidado su independencia y su estructura de estado unitario sedividió en dos Estados. El Estado Nor Peruano (Amazonas, Junín,La Libertad y Lima), con su capital en Lima, y el Estado Sud Perua-no (Arequipa, Cusco, Puno y Ayacucho) con capital en el Cusco. Yambos Estados se fusionaron con el Estado boliviano, bajo la pre-sidencia del General Andrés de Santa Cruz. Se consagraba de estamanera la aspiración nacional - territorial de reunificar el alto y elbajo Perú. La constitución del Estado Nor Peruano señalaba en suartículo I : “Los departamentos de Amazonas, Junín, La Libertad yLima se erigen y constituyen en un estado libre e independienteque se denominará Estado Nor Peruano, confederado con los delSud y Bolivia, bajo la forma de gobierno popular representativo”.22Y el artículo II consignaba que “El Estado Nor Peruano reconoce laseparación e independencia del Estado Sud Peruano”. La constitu-ción del Estado Sud Peruano, aprobado en Sicuani el 17 de marzode 1836 contenía cláusulas similares.23Por su parte, la constitución de la Confederación Peruano Bo-liviana, aprobada en Lima el 28 de octubre de 1836, estableció, enrelación al espacio nacional, una sola cláusula relativa al territorio22 Constitución del Estado Nor-Peruano (1836), art. 1, en: Domingo García Belaunde, Las Constitucionesdel Perú, Ministerio de Justicia, Lima, 1993, p. 216.23 Ibíd.
  43. 43. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE43de las tres repúblicas confederadas (Art. XXX, 2), la misma que otor-gó al protector la atribución de “Conservar la integridad del territo-rio de la Confederación y de cada una de las tres repúblicas”. 24Lapartición del Estado peruano y su reintegración política junto conBolivia a través de la confederación, fue objeto de recelos por partede la Argentina y de la intervención armada chilena que produjo laprimera guerra entre el Perú y Chile.La confederación se disolvió en 1839 y el Mariscal Gamarraasumió, nuevamente, la Presidencia de la República, el 10 de juliode 1840. Gamarra no fue un enemigo de la unificación de los es-pacios nacionales del Perú y Bolivia. Por el contrario, era partidariode reintegrar el alto y el bajo Perú, pero con dirección y conducciónperuanas. Al año de iniciado su gobierno y a los dos años de di-suelta la confederación, Gamarra invade Bolivia e inicia el segundoconflicto peruano - boliviano. El contexto y los resultados fuerondistintos. El ejército peruano fue derrotado en Ingavi. Y el MariscalGamarra se convirtió en el único presidente de la República muertoen combate en el campo de batalla.Desde 1842, año en que se descubren los ricos yacimientosde salitre y covaderas de guano de Atacama, Perú y Bolivia inten-sificaron sus relaciones de amistad y cooperación. En 1873 suscri-bieron el Tratado de alianza defensiva que ambos países honraron.En 1879 enfrentaron la guerra que les declaró Chile y la derrotaacarreó serias y graves consecuencias: Chile se anexo el litoral boli-viano y la provincia peruana de Tarapaca, más tarde el anexionismose expandió a la provincia de Arica.Abandonados los irredentismos territoriales de una y otraparte y asimiladas las lecciones de la guerra con Chile, durantela última década del siglo XIX y las primeras del siglo XX la diná-mica de la cooperación continuó prevaleciendo en las relaciones24 Constitución del Estado Sud-Peruano, art. 2, ibíd., p. 212.
  44. 44. La Soberanía marítima del Perú44peruano-bolivianas, incluso en el procesamiento de las diferenciaslimítrofes. los Tratados Osma-Villazón de 1902; el Laudo Arbitraldel Presidente de la República Argentina, José Figueroa Alcorta, de1909, el Protocolo sobre Aceptación del Laudo Argentino, tambiénde 1909, el amistoso Tratado de Rectificación de Fronteras Polo –Bustamante de 1909 y posteriores protocolos para la ejecución deeste último tratado, constituyen los resultados formales de un ar-duo y amistoso proceso de negociación y entendimiento que per-mitió establecer definitivamente los límites entre el Perú y Bolivia.El establecimiento de los límites primero con la Gran Colombiay después con Colombia ha tenido una dinámica de cooperación yconflicto desde los albores de la independencia. La presencia defuerzas auxiliares del ejército libertador hasta 1827 en territorioperuano, fue un permanente factor de conflicto en las relacionesperuano – grancolombianas. Las tensiones políticas y limítrofesprodujeron la guerra de 1829. Disuelta la Gran Colombia, en mayode 1830, la sucesión de Estados planteó la continuidad de la con-troversia limítrofe entre el Perú y Colombia. Con el nuevo estadolos problemas de límites evolucionaron en los mismos términos deoposición de intereses y tesis. Entre 1829 y 1894 hubo una suertede administración positiva del statu quo que duró 63 años. Luego,se vuelve a activar la cuestión de límites y después de una seriede negociaciones fracasadas, intentos de arbitraje inviables o frus-trados e incidentes como el de La Pedrera (1911), se llegó a unanegociación definitiva, muy controvertida.Durante el gobierno del presidente Augusto B. Leguía se nego-ció y pactó con Colombia, a través de un repudiado procedimientosecreto, el Tratado Salomón – Lozano, a través del cual se fijaronlos límites entre ambos países. Grandes sectores de la poblacióny de la opinión nacional consideraron el tratado como lesivo a losintereses nacionales del Perú, por haber dispuesto la cesión de lalocalidad de Leticia (17 000 habitantes) que había formado partedel territorio nacional desde 1821. A través de esta concesión te-
  45. 45. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE45rritorial peruana, Colombia obtuvo un acceso directo al Amazonas.Producida la caída del presidente Leguía, la tensión en la fronterase agudizó, especialmente luego de la ratificación del tratado en1928. El 1 de septiembre de 1932, durante el gobierno del GeneralLuis M. Sánchez Cerro, fuerzas civiles comandadas por un oficial enretiro ocuparon Leticia. El gobierno peruano respaldó la ocupacióny movilizó a sus fuerzas armadas. El 14 de febrero de 1933 se abrie-ron las hostilidades. Producido el asesinato de Sánchez Cerro, eldomingo 30 de abril de 1933, asumió la presidencia el Gral. Óscar R.Benavides. El conflicto cambió de curso y con la intervención de laSociedad de Naciones se pactó, en Ginebra, el armisticio del 24 demayo de 1933. El acuerdo impuso la evacuación de Leticia y su en-trega a una administración temporal, mientras las partes resolvie-sen definitivamente el incidente en consultas y negociaciones bajolos auspicios del Ministro de Relaciones Exteriores del Brasil, Afra-nio de Mello Franco. Producto de estas negociaciones se suscribióel 24 de mayo de 1934, en Río de Janeiro, un Protocolo a través delcual se ratificó la cesión de Leticia y los límites establecidos por eltratado Salomón-Lozano.La cuestión con Chile, después del incumplimiento por partede Santiago de las disposiciones del tratado de 1883 que mandabala realización del plebiscito para definir el estatus definitivo de Tac-na y Arica, configuró una prioridad diplomática para la recupera-ción de las provincias cautivas. El diferendo con Colombia, siemprependiente por la inexistencia de límites convencionales, era final-mente una cuestión estrictamente de linderos, es decir de líneasde límites. Pero la reivindicación ecuatoriana de Tumbes, Jaén yMaynas significaba contestar la soberanía orgánica del Perú en unaparte importante del espacio nacional. Como señalaron los juristasfranceses León Bourgeois y Louis Renault: “ No creemos que puedaencontrarse otro caso en el cual, con el pretexto de una delimita-ción, se produzca una reivindicación territorial tan amplia; no setrata ya de trazar una línea precisa para rectificar fronteras incier-
  46. 46. La Soberanía marítima del Perú46tas y mal definidas; no se trata de reconocer a un Estado vastosterritorios casi inhabitados, sobre los cuales ninguna de las partesha ejercido soberanía de manera suficiente: son provincias enteras,muy pobladas, que han formado parte de un Estado desde su cons-titución, que se han considerado siempre como parte integrante dedicho Estado…las que otro Estado a título de rectificación de fron-teras, pretende hacerse atribuir…25 “.Progresivamente, una vez superado formalmente en 1929el problema del incumplimiento chileno del tratado de 1883, lascuestiones limítrofes del norte reemplazaron a las del sur comoprioridad de la política exterior. Luego de diversos procesos nego-ciadores y situaciones de tensión en la frontera, se produjo en 1941una guerra originada por la avanzada ecuatoriana sobre poblacio-nes fronterizas peruanas. Al término del conflicto, con los buenosoficios de los Estados Unidos, Brasil, Argentina y Chile, ambos paísessuscribieron el Protocolo de Paz, Amistad y Límites de 1942, quepuso fin al conflicto y definió jurídicamente los límites terrestres.El Perú accedió, de esta manera y por primera vez en su his-toria, al perfeccionamiento de los límites fronterizos con sus cin-co vecinos, luego de 121 años de vida independiente, de nume-rosos conflictos, negociaciones, tensiones internas y externas. Ladeterminación de los límites terrestres del Estado no ha sido unaempresa fácil. Por el contrario ha constituido un proceso difícil ycomplejo, violento muchas veces, con repercusiones diversas en lavida política nacional.Como en la mayoría de los países de la región, los límites delPerú han sido el sub producto de guerras y conflictos fronterizos,así como de negociaciones diplomáticas, efectuadas en algunos ca-sos a partir de una situación negociadora débil por la derrota mili-25 Cf. Ministerio de Relaciones Exteriores, Dictámenes Jurídicos presentados a S.M. el Real Árbitro conla Memoria del Perú, en: Documentos de relativos a la Conferencia Perú-Ecuatoriana de Washington,Editorial Lumen,Lima, 1938, p. 137.
  47. 47. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE47tar. También de la determinación nacional para defender y preser-var la soberanía nacional. En esta historia, donde la dinámica delconflicto y la negociación se han confundido casi sin solución decontinuidad, la variable territorio dio al estado nación peruano unode sus pocos referentes de consenso social, independientementede la concepción patrimonial del territorio que primó en gran partede la República.El territorio, la defensa de los límites del Perú, las estrategiasnegociadoras para determinarlos y los numerosos conflictos que setuvo que enfrentar, contribuyeron al desarrollo de dos institucionesque, no por casualidad, son las de mayor continuidad y consistenciaen la vida política nacional. Dos instituciones que en el pensamien-to de Raymond Aron26constituyen el arquetipo de las relacionesdiplomáticas, el ejército que simboliza la dinámica del conflicto y ladiplomacia que simboliza la dinámica de la negociación.La relativa ausencia de estudios sobre las relaciones interna-cionales del Perú y particularmente de la historia de las relacionescon los países limítrofes, ha creado algunas mistificaciones sobre lahistoria de las relaciones internacionales del Perú y sobre la diplo-macia peruana. Una de esas mistificaciones es la de un país que nohabría enfrentado serios conflictos en la defensa de su soberanía yen la fijación de los límites de sus fronteras. La historia demuestraque no ha sido así.Otra de las mistificaciones es la relativa al papel histórico de ladiplomacia peruana. A la cual, en términos de imágenes cotidianas,se le responsabiliza de ingentes pérdidas del territorio nacional.Esta aseveración se ha basado en dos errores. Por un lado, la ad-ministración en el Perú, como en otros países de Sudamérica, en ellegítimo afán de defender sus derechos y afirmar sus aspiracionesterritoriales llegó a producir una confusión en la opinión pública26 Cf. Raymond Aron, Paz y guerra entre las naciones, Editorial Cuervo, Madrid, 1976.
  48. 48. La Soberanía marítima del Perú48entre los derechos territoriales y las aspiraciones para hacer valeresos derechos, entre la pretensión máxima de las líneas de fronteray la existencia de límites consagrados por vía convencional y reco-nocidos por el Derecho internacional. Se confundió la aspiración,basada ciertamente en derechos legítimos, sobre un determinadoespacio nacional, con la existencia real de ese espacio nacional.Esta situación ha llevado a que la cartografía del espacio nacionalperuano, como la cartografía del espacio nacional ecuatoriano, bra-sileño, o de los demás países de la región durante muchas décadassean cartografías de territorios que en sus confines representabanaspiraciones o derechos subjetivos de los estados, mas no límitesreconocidos por la vía del derecho.En todo este proceso, el territorio de su constitución inicialcomo Estado independiente se rigió por la aplicación de los prin-cipios del Uti Possidetis y de la libre determinación de los pueblos,pero los confines, los linderos, los límites, las fronteras de ese te-rritorio siempre estuvieron bajo negociación o bajo la dinámica delconflicto territorial, hasta que se perfeccionaron las fronteras total-mente en 1942.En este contexto, vinculado a su vez con los factores de políticainterna que hicieron del Perú un país con mayor o menor potenciaen la balanza de poder regional, así como con los resultados de lasguerras y los conflictos externos, que configuraron las diversas si-tuaciones negociadoras, es que se debe analizar el papel históricode la diplomacia peruana. Con una precisión adicional, referida ala participación de la cancillería y la diplomacia nacional, como ins-titución, en el proceso de toma de decisiones de gobiernos queno siempre siguieron el curso de las recomendaciones hechas porla cancillería y que no siempre sustentaron las acciones de políticaexterior en procesos institucionales de decisión.Un balance histórico de la gravitación de las dinámicas de lacooperación y el conflicto en la determinación de los límites del
  49. 49. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE49Perú, conduce a análisis más objetivos. En el caso de la fronteraSur, la derrota militar se tradujo en las cláusulas secesionistas deltratado de 1883. Y negociaciones diplomáticas, no siempre realiza-das en los mejores contextos externos e internos, permitieron re-cuperar Tacna. En el caso de Bolivia, los múltiples enfrentamientosdel siglo XIX, incluyendo intervenciones armadas exitosas, no pro-dujeron la posibilidad de un acuerdo que estableciese los límites.El arbitraje internacional y la negociación diplomática, realizadacon firmeza y flexibilidad a partir de un adecuado realismo político,consiguió finalmente establecer los límites, dentro de los contornoshistóricos de nuestros derechos y aspiraciones. En el caso del Brasilse da la más expresiva muestra de la paradoja del derecho afirmadoy la realidad del derecho consagrado y/o la posesión que ayuda aconsagrar el derecho. Se ha criticado, a mi juicio muy superficial-mente, el arreglo de 1851 y más aún el de 1909. Sin embargo, todoinduce a pensar que el hecho de cerrar formalmente, de maneratemprana, la frontera con el Brasil, en condiciones no ideales perosí bastante razonables en relación a nuestras aspiraciones y dere-chos proclamados, ha sido uno de los aciertos más visibles de lavida diplomática y política peruanas. Porque evitó conflictos ma-yores con el vecino más poderoso y especialmente porque creó lascondiciones materiales y subjetivas de una diplomacia de amistady entendimiento con el Brasil, que aún no ha sido valorada debida-mente en sus repercusiones positivas en relación al tratamiento delos contenciosos fronterizos con Chile, con Colombia, con el Ecua-dor y con Bolivia.En el caso de Colombia el tratado de 1922 fue evidentemen-te una negociación que constituyó una concesión no compatiblecon una percepción nacional del problema territorial peruano. Setrató, como se sabe, de una negociación secreta, llevada a cabo di-recta y personalmente por el presidente Leguía. Sin participaciónde la cancillería como institución. Los dos diplomáticos que segúntodas las evidencias tuvieron conocimiento de la negociación, So-
  50. 50. La Soberanía marítima del Perú50lón Polo y Raúl Porras Barrenechea, realizaron las precisiones quedebían realizar sobre la naturaleza y el alcance de las negociacio-nes. Y otros diplomáticos sufrieron incluso el exilio por oponerse altratado. La cesión de Leticia fue una responsabilidad exclusiva delpoder político y particularmente del presidente Augusto B. Leguía.El incidente del uso de la fuerza en 1932, que culminó con laocupación de Leticia, no tenía viabilidad militar y por estar abierta-mente en contra del derecho internacional fue un factor de mayordificultad para el manejo diplomático de la situación. En este casolas dinámicas del conflicto y la negociación no guardaron funcio-nalidad y por ende no pudieron ser integradas en una percepciónestratégica coherente.Finalmente, el caso del Ecuador, reprodujo en 1856 la disocia-ción entre los factores diplomáticos y militares, lo que es un errorbásico de naturaleza estratégica. La victoria de la intervención mi-litar del Mariscal Castilla no tuvo su correlato en una negociaciónsobre los límites, existiendo condiciones propicias para ello. Eneste caso lo que se ganó en el campo de batalla no se concretó enla mesa de negociaciones. Fue una oportunidad perdida con costospor cerca de cien años. Sólo en 1942, luego de 86 años de incesan-tes hostilidades por parte del Ecuador, la unidad entre la guerra yla diplomacia, que Aron reivindica como un componente esencialde la conducta estratégica, se ejercieron de manera firme y atinada,bajo el liderazgo del presidente Prado y la inteligente y férrea con-ducción del canciller Solf y Muro. El resultado de esta conduccióneficaz de los asuntos del estado permitió resolver el último proble-ma de límites pendientes a través del Protocolo de Paz, Amistad yLímites de 1942, en una línea que si bien es cierto se aleja de lasaspiraciones máximas del Perú, coincide básicamente con el statuquo de 1936.Con el Tratado de 1929 y su Protocolo Complementario se es-tabiliza la frontera en el sur, a pesar de la renuencia que tuvo Chile
  51. 51. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE51para cumplir con sus estipulaciones. Al mismo tiempo, el Tratadode 1922 con Colombia, independientemente de la apreciación quese tenga de la negociación secreta que culminó con la cesión deLeticia, tuvo un efecto estratégico importante. Redujo a un solocontencioso los problemas históricos de la frontera norte y disociópara siempre los intereses y aspiraciones colombianas y ecuatoria-nas, que hasta ese momento siempre se mostraron recíprocamen-te vinculadas.En lo que atañe estrictamente a la demarcación de las fronte-ras terrestres e independientemente de la valorización del conjuntode la negociación, el acuerdo de Brasilia de 1998, como hecho ob-jetivo, marca una realidad: el estado peruano, luego de 177 añosde existencia, contó por primera vez con prácticamente todas susfronteras terrestres demarcadas y ya no debía enfrentar contencio-sos de límites o del trazo de sus fronteras. La obligación primordialde los estados de delimitar y demarcar sus territorios de que habla-ba José María de Pando, le ha tomado al Perú el tiempo de todasu vida independiente. Ello y el controvertido debate nacional quesuscitó el Acta de Brasilia, constituyen testimonios del acierto deAlberto Ulloa al utilizar la metáfora de la dirección de la Rosa delos Vientos para simbolizar el peso que los asuntos territoriales hantenido en la vida política peruana y en la política exterior.La territorialidad ha sido de esta manera un factor preponde-rante en la vida política interna e internacional del estado y la so-ciedad en el Perú. A partir de la culminación de la demarcación denuestras fronteras, aunque en otros contextos y escenarios, lo se-guirá siendo también en el futuro. La dinámica del conflicto o la di-ferenciación no empieza ni termina con las cuestiones de límites. Laintangibilidad de las fronteras exige políticas de límites sostenidasen materia de la cartografía nacional, el mantenimiento y la densi-ficación de hitos y el desafío de llevar a cabo políticas integrales ydemocráticas de desarrollo fronterizo. Las fronteras perfeccionadassólo adquieren una dimensión social cuando las zonas fronterizas
  52. 52. La Soberanía marítima del Perú52son objeto de políticas racionales y sustentables de acondiciona-miento del territorio. Y estas adquieren sentido cuando se articu-lan a mercados locales o transfronterizos. Las poblaciones asumensu papel de agentes dinámicos del desarrollo fronterizo cuando sonproductores y consumidores activos. Y las tareas de planificaciónestratégica de las regiones fronterizas, en un esquema de desarro-llo sustentable con equidad, suponen necesariamente procesos efi-caces de regionalización y estrategias de cooperación e integraciónfronteriza con las poblaciones vecinas. Los ejes interoceánicos enel norte y en el sur que vincularán físicamente al Perú y el Brasil, porejemplo, serán un factor dinámico del desarrollo fronterizo, perono podrán reemplazar a las estrategias internas del desarrollo contransformación productiva y equidad en el ámbito más amplio delproceso de descentralización.El proceso de definición histórica de los límites del espacio na-cional peruano tiene como única cuestión pendiente, en los albo-res del siglo XXI, la determinación del límite marítimo entre el Perúy Chile, el mismo que será decidido por la Corte Internacional deJusticia en La Haya. Al haber presentado la demanda contra Chile,el Perú ha hecho uso de los recursos que el derecho internacionalpone a disposición de los Estados para la solución pacifica de suscontroversias.3. EL ESPACIO MARÍTIMO, LA IDENTIDAD Y EL DESARROLLO NA-CIONALLa relevancia permanente con que la variable del espacio na-cional, que incluye al territorio y al mar, se ha expresado en la di-mensión externa del problema peruano, se deriva de la conjunciónde factores históricos, sociales, económicos y culturales que dotanal espacio territorial y al dominio marítimo, en el caso específico delPerú, de por lo menos tres características vinculadas a la consolida-ción del estado nación, a la conciencia y autovaloración nacional yal desarrollo económico y social en las zonas de frontera.
  53. 53. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE53En primer término, el territorio y el mar, como espacios com-partidos de una pluralidad de expresiones sociales, étnicas y cultu-rales, ha jugado en la historia peruana un papel catalizador en laconstrucción de la idea y el sentimiento de la nación y la naciona-lidad; en segundo lugar, la fuerte presencia de conflictos y nego-ciaciones territoriales y la exitosa batalla diplomática para que sereconozca la soberanía y jurisdicción del Estado hasta una exten-sión de 200 millas marítimas, ha generado, en la mayoría de lospoblación, un sano nacionalismo que ha superado el revanchismo yel irredentismo. En tercer lugar, en la problemática de las fronte-ras a lo largo de la historia y aun en las coyunturas del conflicto, haestado presente también una dinámica de cooperación, vinculaciónsocial e integración entre las poblaciones fronterizas, no obstantela ausencia sistemática de políticas de desarrollo económico y so-cial de las áreas de frontera.Por ello, una política de fronteras y de defensa, promoción yrealización de los intereses marítimos del Perú, debe conciliar lasindispensables tareas de preservación de la soberanía nacional y elfomento de un saludable sentimiento de identidad y conciencia na-cional, con políticas de desarrollo económico, social y cultural queposibiliten un mayor nivel de vida y bienestar material y espiritual.En esa perspectiva la integración fronteriza será viable, así como lacooperación en el marco de la Comisión Permanente del PacíficoSur.El mundo global de nuestros días no significa el fin del estadonación, ni de la conciencia nacional. Por el contrario las tendenciasfragmentadas de la globalización han suscitado procesos de afir-mación nacional, regional y local en todo el mundo.Se trata de afirmar las identidades culturales y nacionales enuna perspectiva de apertura al mundo, respetando a las otras cul-turas y a las otras nacionalidades, aun en los saludables y necesa-rios procesos de integración supra nacional. El ejemplo de la Unión
  54. 54. La Soberanía marítima del Perú54Europea es quizás el más representativo de esta compatibilidad yfusión creadora entre lo nacional y lo regional o universal.El mar y su contribución al desarrollo y bienestar nacionalesson una fuente de riquezas para el crecimiento y la expansión de laeconomía. Quizás en el futuro su mayor contribución provenga delos yacimientos de hidrocarburos que actualmente están en fasede exploración en la plataforma continental, independientementede la explotación de petróleo que ya se realiza en el subsuelo dellecho marino de las costas de Tumbes y Piura. Pero, en el pasado,en el presente y en el futuro, el mar ha aportado, aporta y aporta-rá al desarrollo nacional con uno de los sectores industriales máscompetitivos de la economía: la pesquería. La riqueza del mar enrecursos vivos es muy significativa. Posee en volúmenes conside-rables recursos pelágicos, como la anchoveta, la sardina, el jurel yla caballa; de mersales, como la merluza y otros; costeros, comoel pejerrey, la loma y el machete; moluscos; pelecyodos, comolas conchas y choros; cefalópodos, como los calamares y pulpos;gasterópodos, como los caracoles y lapas; crustáceos, como loslangostinos, los camarones , las langostas los cangrejos; quelonios,como las tortugas; y cetáceos, como los delfines y las ballenas.La actividad pesquera mundial se revaloriza cada día por lanaturaleza más saludable de la ingesta de pescado en relación ala carne. Según la FAO, las exportaciones mundiales de pescado yde productos pesqueros llegaron el año 2006 a 85 900 millones dedólares y el mismo año la captura llegó a más de 110 millones detoneladas. El 77% de la producción mundial de pescado se dirigió alconsumo humano, mientras que el resto, 33 millones de toneladas,se destinaron a usos no alimentarios como la fabricación de harinay aceite de pescado.27El año 2006 el Perú fue, después de la China,el segundo país del mundo en captura marina y continental, con27 Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Informe anual,Roma, 2007, p. 8.
  55. 55. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE55siete millones de toneladas, por encima de los Estados Unidos eIndonesia. Las capturas peruanas son esencialmente de anchovetaque, por especies, es la captura de mayor volumen en el ámbitomundial: siete millones de toneladas, muy superior a las capturasde otras especies como el colín de Alaska (2,9 millones), el listado2,5 y el arenque del Atlántico 2,228.La pesca en el Perú tiene un impacto social mucho más impor-tante que la minería, por ser más intensiva en la creación de fuen-tes de trabajo. Al año 2006 las estadísticas muestran que existíanen el país 72 260 personas dedicadas directamente a la pesca y laacuicultura, cifra que ha ido incrementándose año a año desde elnivel de 1990 que ascendía a 56 550 trabajadores. Si se calculanlas familias de estos trabajadores se llega a la cifra aproximada demás de 300 000 personas dependientes de las actividades pesque-ras en el país, sin considerar a los trabajadores indirectos29.Pero el mar no sólo debe ser un medio de captación de divisasy fuente de trabajo. Uno de los problemas más graves que afrontael Perú es el déficit nutricional de significativos sectores de su po-blación. La adecuada alimentación es un derecho humano básico.El Banco Mundial señala que el porcentaje de niños menores decinco años desnutridos en el Perú, el 2002, era de 26%, superioral 18% del promedio de América Latina.30El informe “Un nuevocontrato social para el Perú”, también del Banco Mundial, señalaque la desnutrición, en particular, sigue siendo un área en la queel Perú se encuentra muy atrás de sus vecinos.31Y, conforme a losindicadores de la FAO, el porcentaje de subnutrición de la población28 Ibíd., pp. 10-13.29 Ibíd., p. 52.30 Cf. Daniel Cotlear, editor, Un nuevo contrato social para el Perú, Banco Mundial, Washington, 2006,p. 48.31 Ídem.
  56. 56. La Soberanía marítima del Perú56peruana asciende al 13%.32Revertir esta situación es una de las ta-reas básicas de la democracia peruana y del crecimiento sostenidocon redistribución y cohesión social. En esta tarea, el mar es unafuente indispensable de recursos que deben orientarse a superaresta situación.Al mismo tiempo el Perú es un país importador neto de ali-mentos, lo que agrava la situación y torna casi estructural el proble-ma alimentario. En el mar está una de las llaves que llevaría al Perúa resolver su déficit alimentario y nutricional. El desarrollo de lapesca de consumo humano debe ser, bajo esta óptica, un elementocentral de la seguridad y la soberanía alimentarias, de los peruanos.Como lo ha indicado la Organización de las Naciones Unidaspara la Agricultura y la Alimentación: “El pescado contribuye a laseguridad alimentaria en muchas regiones del mundo y constituyeun valioso suplemento en dietas diversificadas y nutritivas. El pes-cado es uno de los alimentos más completos, y constituye no sólouna fuente valiosa de proteínas, sino también de micronutrientes,minerales y ácidos grasos fundamentales. En promedio, el pescadoproporciona, al día, unas 20-30 kilocalorías por persona. Procuraniveles mayores, hasta 180 kilocalorías por persona y día, en aque-llos países donde no existen alimentos alternativos y donde se hacreado y mantenido una preferencia por el pescado como dieta ali-mentaria de consumo masivo (Islandia, Japón y algunos pequeñosestados insulares en desarrollo)”.La contribución más importante del pescado a la dieta está ensu rico contenido de proteínas animales. El pescado y los productospesqueros constituyen una fuente asequible de proteínas animalesque no sólo es más barata que otras, sino que además se prefierecrecientemente y forma parte de las recetas locales y tradicionales.Aunque el consumo medio de pescado per cápita sea bajo, pue-32 Cf. FAO, El estado de la seguridad alimentaria en el mundo, Roma, 2004.
  57. 57. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE57de tener notables efectos nutritivos positivos, incluso en pequeñascantidades, pues aporta aminoácidos esenciales que suelen ser es-casos en dietas basadas en las verduras33.El consumo de pescado en el Perú ha aumentado ostensible-mente en la dieta alimentaria de la población. Actualmente el Perúes una de las sociedades en el mundo con mayores niveles de con-sumo de pescado. Según la FAO, el consumo de pescado per cápitaen el año 2006, llegó al rango de 20-30 kg por año, la tercerajerarquía nacional en el consumo per cápita, igual al promedio delos Estados Unidos y Canadá; junto a Chile, el Perú presenta el másalto consumo de Sudamérica. Bastante más alto, cerca del doble,que el consumo de pescado promedio del conjunto de los paísesen desarrollo (14,5 kg per cápita anual)34.De esta manera, el mar no sólo es parte integrante del hábitaty de la cultura de los peruanos desde los tiempos en que los ciclosde la pesca se consideraban que eran regulados por los dioses. Estambién un componente esencial de su economía y crecientemen-te de su alimentación, una realidad que hay que desarrollar másaún y potenciar en la alimentación de la población; un factor histó-rico y material de la identidad nacional; y un espacio esencial de laseguridad y la defensa nacionales.En una perspectiva histórica, Basadre señaló que en el pasadoel Perú no tuvo realmente una conciencia marina, puesto que, dealguna manera, vivió, especialmente en el siglo XIX, de espaldas alPacífico, ganado quizás por la vocación telúrica de sus culturas an-dinas ancestrales. Esa situación ha cambiado en la actualidad. Eldesarrollo de la industria pesquera nacional, la incorporación delpescado a la dieta popular a escala masiva, la percepción cada vezmás extendida entre los peruanos del valor estratégico-económico33 FAO, ob.cit., p. 65.34 Ibíd., p. 66.
  58. 58. La Soberanía marítima del Perú58de la posición marítima y de la condición privilegiada de los puer-tos como bisagras entre Sudamérica y la Cuenca del Pacífico hanconvertido al mar peruano, finalmente, en un elemento sustancialde la vida nacional.Desde la perspectiva de la política exterior, el mar, como par-te del espacio nacional peruano, ha contribuido al desarrollo de laidentidad nacional. El carácter integrador que adquirió la reivindi-cación de soberanía y jurisdicción hasta las 200 millas así lo testi-monia. En esta tarea participaron, como en pocas otras, al amparode fuertes lazos de unidad y cohesión, el estado, los empresarios,los trabajadores pesqueros y otros sectores laborales, los hombresy mujeres plurales del Perú plural.El espacio nacional, el territorio y el mar, como espacio com-partido de una diversidad de expresiones sociales, étnicas y cultu-rales, han jugado en la historia peruana un papel catalizador en laconstrucción de la idea y del sentimiento de la nación y la nacio-nalidad. La honda huella que guerras y negociaciones territorialeshan dejado en la historia nacional ha generado en los peruanos unsano nacionalismo territorial que ha sabido superar el revanchis-mo y las expresiones de carácter chauvinista. En el Perú, incluso,se respira un nacionalismo generoso. Al mismo tiempo, el imagina-rio de la unidad continental y la apertura al mundo han reforzado,desde la Confederación de los Andes, en los inicios de la República(1826), hasta el impulso peruano para la creación de la ComunidadSudamericana (2005), los sentimientos nacionales de hermandad ysolidaridad con los países vecinos y con la comunidad internacional.
  59. 59. LA CONTROVERSIA ENTRE EL PERÚ Y CHILE59III. EL MAR Y LOS LÍMITES MARÍTIMOS EN LA HISTORIA DE LASRELACIONES ENTRE EL PERÚ Y CHILE1. LA CONSTITUCIÓN NACIONAL DE LOS ESTADOS Y LA REGULA-CIÓN DE LAS ACTIVIDADES PESQUERAS EN LAS AGUAS TERRI-TORIALESEn la fase germinal de las relaciones bilaterales entre el Perúy Chile, la constitución de los nuevos Estados se nutrió del espíritude solidaridad e integración propias de la gesta emancipadora. Unamuestra de esta actitud fue el hecho que solo un año después dedeclarada la independencia del Perú, en 1822, se firmara el Tratadode Liga, Alianza y Confederación entre ambos países35.La constitución inicial de los nuevos Estados en conformidadcon los principios del uti possidetis y la libre determinación de lospueblos, les otorgó conforme el derecho internacional de la épocasoberanía sobre el mar adyacente a sus costas, pero ello no contuvoelementos de previsión alguna en materia de los límites marítimosentre países limítrofes con costas adyacentes.La Corte Internacional de Justicia en el asunto Nicaragua c.Honduras ha señalado que al momento de su independencia, entanto que nuevos Estados independientes, tenían derecho, en vir-tud del principio del uti possidetis, a los territorios continentales einsulares así como a los mares territoriales de las provincias corres-pondientes. Sin embargo, la Corte precisa que “[…] si ciertamente35 Mario Barros, Historia Diplomática de Chile 1541-1938, Editorial Ariel, Barcelona,1970, p.58
  60. 60. La Soberanía marítima del Perú60se puede aceptar la idea de que todos los Estados que accedieron ala independencia tuvieron derecho a un mar territorial, esta reali-dad jurídica no determina el trazo de la frontera”.36Esta apreciación en el caso de la frontera sur del Perú se aplicaa la adyacencia con el mar de Bolivia, pues, a la época, el Perú nolimitaba con Chile. En ese contexto histórico y jurídico las nuevasnaciones independientes, con soberanía y jurisdicción sobre susmares territoriales y sin límites establecidos entre ellos, ocupanlos primeros años de su vida independiente en una temprana pre-ocupación por la utilización de los recursos marinos a favor de lasnecesidades de la población y de los intereses del Estado.Este interés se dio particularmente en el Perú. El 6 de septiem-bre de 1833 el gobierno del Perú aprobó el decreto supremo queestableció que la pesca de cetáceos y anfibios, en las playas e islasdel país, quedaba reservada exclusivamente a sus ciudadanos.37Eldecreto fundamentó la decisión en la constatación que buques ex-tranjeros invadían “la propiedad nacional y, privaban por la fuerzael trabajo de los naturales en esas actividades”. Se estableció, comomedida práctica de protección, la expedición de permisos de pescay caza, a los cuales solo podían acceder los buques de bandera na-cional. Esta disposición muestra la temprana preocupación del Es-tado peruano por preservar y utilizar en beneficio de su poblaciónla riqueza marina. El decreto no estableció el área de aplicación dela ley ni un límite exterior del mar adyacente a las costas.Unos años después, otro decreto supremo, del 5 de agostode 1840, reguló de manera específica el régimen de pesca en lascostas e islas de la República, con la misma lógica de protección dela industria pesquera y las faenas artesanales de la norma de 1833.36 CIJ, Sentencia sobre el diferendo territorial y marítimo entre Nicaragua y Honduras en el Mar delCaribe (Nicaragua c. Honduras), en: Pierre Michel Eisemann y Photini Pazartzis, La Jurisprudence dela Cour Internationale de Justice, Éditions A. Pedone, París, 2008, pp. 686-687.37 Decreto Supremo del 6 de septiembre de 1833, Colección de Leyes y Decretos, Lima, 1883, p. 322.

×