Consultoría en salud mental y psiquiatría. La perspectiva de Gerald Caplan

773 views
685 views

Published on

Presentación docente de Rafael Sepúlveda

Published in: Health & Medicine
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
773
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
20
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Consultoría en salud mental y psiquiatría. La perspectiva de Gerald Caplan

  1. 1. Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  2. 2. Consultoría en Salud Mental y Psiquiatría La perspectiva de GERALD CAPLAN Dr. Rafael Sepúlveda / Santiago de Chile/2013
  3. 3. INDICE • Gerald Caplan, fundador de la salud mental y psiquiatría comunitaria. • Definición de Consultoría • Sobre la responsabilidad por el cliente en Consultoría • La dimensión “Capacitación” de la Consultoría. • Consultoría en Salud Mental • Tipos de Consultoría en Salud Mental Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  4. 4. Gerald Caplan Fundador de la Salud Mental y Psiquiatría Comunitaria • Gerald Caplan nació en Inglaterra a comienzos del siglo XX. Se formó en la Universidad Victoria de Manchester, donde recibió el grado de bachiller en ciencias en Anatomía y Fisiología en 1937, luego la Licenciatura en Ciencias en Medicina (1940) y el doctorado en 1945. Estudió Psiquiatría en la Universidad de Birmingham y Psiquiatría Infantil en la Clínica Tavistock de Londres, y luego Psicoanálisis en el Instituto de Psicoanálisis de Londres y en el Instituto Psicoanalítico de Boston. • En 1948 se trasladó a Israel, donde vivió y trabajó continuamente la mayor parte de su vida adulta desde los años 70. Sin embargo, también pasó algunos años en Estados Unidos. Vivió principalmente en Boston, donde primero trabajó con Eric Lindemann en Harvard. • Desde 1952 a 1964 fue Director del Programa de Salud Mental Comunitaria de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard. Más tarde, en 1964, creó el “Laboratorio de Psiquiatría Comunitaria” en Harvard, inmediatamente después de la aprobación de la Ley de centros de salud mental comunitaria. • Este programa fue uno de los primeros en entrenar fellows (post-becados) en salud mental y psiquiatría comunitaria. El mismo año publicó su más famoso trabajo: “Principios de Psiquiatría Preventiva” (1964). El entonces director del National Institute of Mental Health, Dr. Robert Félix, escribió un breve adelanto, en el cual concluye: “Este libro no es solo una guía para el trabajador en salud mental comunitaria, sino que es una Biblia. Podría ser leído por cada residente de psiquiatría y trabajador de salud mental en formación, como también por aquellos que están comprometidos con los programas de salud mental comunitaria”. Este libro todavía se usa en los programas de formación de psiquiatría comunitaria a través del mundo, y aún se puede encontrar a la venta en Internet. Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  5. 5. Consultoría, definición: • Por CONSULTORIA entendemos la interacción entre dos profesionales: – El Consultor, que es un especialista, y – el Consultante. – El Consultante solicita ayuda respecto a un problema de trabajo habitual con el que tiene cierta dificultad, y que estima se encuentra dentro del área de competencia del consultor. • El problema de trabajo implica el manejo o el tratamiento de uno o más clientes del consultante, o el planeamiento de un programa para la acción con tales clientes. Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  6. 6. Sobre la RESPONSABILIDAD POR EL CLIENTE en la Consultoría • Un aspecto esencial de la consultoría así definida, es que la responsabilidad profesional por el cliente sigue recayendo en el consultante. • El consultor puede ofrecer un esclarecimiento útil, una interpretación diagnóstica, o un consejo sobre el tratamiento, pero el consultante está en libertad de rechazar esa ayuda, total o parcialmente. • El tratamiento que surja de la consulta es responsabilidad del consultante. Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  7. 7. La dimensión “CAPACITACIÓN” de la Consultoría • Otro aspecto esencial de la Consultoría es que el consultor no sólo ayuda al consultante en su problema profesional del momento, -relativo a un cliente o a un programa específico- , sino que aumenta sus conocimientos y mejora sus competencias, de manera que le permite abordar con más eficacia en el fututo ese tipo de problemas. • Esta definición no se aplica solamente al consultor único que trata con un solo consultante; también rige para los grupos de consultores que asesoran a un solo consultante, y para los grupos consultantes asesorados por un solo consultor o por un grupo de consultores. Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  8. 8. Consultoría en salud mental • Con la expresión “Consultoría sobre salud mental” Gerald Caplan designa la utilización de este método como parte de un programa comunitario para la promoción de la salud mental y para la prevención, tratamiento y rehabilitación del trastorno mental. Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  9. 9. La Consultoría sobre Salud Mental como parte de un programa comunitario • La Consulta sobre salud mental permite que un número relativamente pequeño de consultores ejerza una amplia influencia sobre comunidad, por la mediación de un grupo grande de consultantes. • Para que este método sea eficaz, debe ser breve el tiempo dedicado a ayudar a los consultantes en el tratamiento de cada caso individual y máxima transferencia del aprendizaje al trabajo del consultante en los otros casos. Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  10. 10. TIPOS DE CONSULTORIA SOBRE SALUD MENTAL • Caplan distingue 4 tipos de Consultoría sobre Salud Mental, cada uno de los cuales se relaciona con distintas demandas técnicas planteadas al consultor. • Los cuatro tipos son: – Consultoría sobre casos centrada en el cliente – Consultoría sobre casos centrada en el consultante – Consultoría administrativa centrada en el programa – Consultoría administrativa centrada en el consultante. Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  11. 11. Consultoría sobre casos centrada en el cliente • El foco de interés son los problemas que enfrenta el consultante ante el cliente (usuario/paciente/caso). • Su objetivo inmediato es ayudar al consultante a hallar el tratamiento más eficaz para el cliente • Un objeto subsidiario es educar al consultante mismo, de manera que en el fututo pueda manejarse sin ayuda para tratar a este cliente o tipo de cliente. • Puesto que el objetivo primario es mejorar a la persona afectada, la responsabilidad fundamental del consultor consiste en hacer una valoración especializada de la situación de esta, y en recomendar un método eficaz para que el consultante lo aplique. • La atención del consultor se centra en el cliente, al que examinará con las técnicas de investigación que su juicio especializado le indique como convenientes para llegar a una evaluación adecuada de su dificultad. 1 Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  12. 12. ¿Qué ayuda pide el Consultante? • El consultor prestará atención a lo que el consultante dice, para determinar que tipo de ayuda solicita. • A veces el consultante pide consejo pero en realidad desea remitir el paciente para que lo trate el especialista y le molestará mucho que éste se lo envié de nuevo con un diagnóstico y prescripciones para un manejo no especializado. • A veces sólo desea ayuda en la búsqueda de un servicio especializado pertinente para remitir al paciente. • En tales casos no le interesa recibir una complicada formulación diagnóstica; el consultor podría muy bien haberse ahorrado el tiempo y el esfuerzo que ella le lleva. • Como siempre en la psiquiatría comunitaria, la energía dedicada a la investigación diagnóstica no debe ser mayor que la necesaria para responder a las preguntas que afectarán significativamente el tratamiento. Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  13. 13. ¿Cuál es la mejor forma de Comunicarse con el Consultante? • El consultor prestará también atención a lo que dice el consultante para aprender a comunicarse con él. • Cuanto más sepa el consultor sobre el lenguaje, el esquema conceptual y las formas de trabajo del consultante, tanto mayor será su capacidad para formular un diagnóstico en términos comprensibles y sugerir un tratamiento que el consultante pueda llevar eficazmente a cabo en un marco profesional. • A veces los consultores escriben informes en los que solo se comunican consigo mismos y con un grupo especializado de referencia. • Esto no afectaría el bienestar del cliente sí el especialista mismo realizará el tratamiento, pero puesto que éste es responsabilidad del consultante, sólo los informes que mejoren sus funciones serán útiles para el paciente. • Es redundante decir que el consultor debe hacer un diagnóstico correcto y sugerir un tratamiento eficaz. Pero es imprescindible tener en cuenta que tanto el contenido como la forma de la comunicación son importantes para el éxito. Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  14. 14. Consulta administrativa centrada en el programa • En este caso, el consultor es llamado por el consultante o, más a menudo por un grupo de consultantes, para que ayude a solucionar los problemas corrientes de la administración de programas de prevención, tratamiento o rehabilitación de trastorno mental. • Estos problemas pueden relacionarse con cualquier aspecto de estos programas, incluso con el planeamiento y administración de los servicio, y con los planes de acción que gobiernen el reclutamiento, la preparación y la utilización afectiva del personal. • En respuesta a las necesidades expresadas por los consultantes, el enfoque del consultor realiza una evaluación especializada del programa corriente o de la situación política, y recomienda un plan de acción para resolver la dificultad. • Como en el tipo anterior de consulta, educar a los consultantes de modo que el fututo puedan tratar por sí mismos este tipo de dificultad, es un objetivo subordinado. 3 Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  15. 15. • En contraste con la consulta sobre casos centrada en el cliente, el consultor puede, al analizar el problema, utilizar la información sobre la institución que han recogido los consultantes. Sin embargo, tomará en cuenta que los consultantes distorsionarán inevitablemente su informes. • El mismo recogerá algunos de los datos esenciales, utilizando sus propios métodos especializados. Y verificará los otros datos, puesto que, en este tipo de consulta, la valoración del problema es sólo responsabilidad suya, a pesar de la cooperación activa que pueda conseguir de los consultantes en la reunión de los datos. • La razón que tiene para procurar la ayuda de ellos es que muy probablemente necesitará muchos agentes para recolectar la gran cantidad de datos complicados indispensables para comprender los problemas de una institución. • Un aspecto importante de estos problemas se refiere a las relaciones del personal, que puede observar in vivo cuando trabaja con sus miembros. • También mediante su interacción en este proceso, puede familiarizarse con el lenguaje, los valores y las tradiciones de la institución, de manera que sus recomendaciones se expresen en forma comprensible y sean factibles dentro de la realidad presente y futura de institución. Consulta administrativa centrada en el programa Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  16. 16. • Generalmente se requerirá que los consultores administrativos presenten su análisis de los problemas institucionales, y sus recomendaciones, en un informe escrito. • Este informe consignará frecuentemente soluciones a corto plazo, que estén al alcance de personal corriente y concuerden con el marco administrativo normal. • También sugerirá soluciones ideales a largo plazo, que pueden actuar como objetivos distantes hacia los cuales tendería la institución. • Las recomendaciones a largo plazo se basarán en gran parte en los acontecimientos generales observados por el consultor y su experiencia en una variedad de programas, así como en su sistema de valores profesionales. • Todo esto, por supuesto, se aplicará a la situación particular, pero la influencia de las ideas de los consultantes será mínima. Consulta administrativa centrada en el programa Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  17. 17. • Por el contrario, las recomendaciones a corto plazo, para que sean aceptables e instrumentales, deben concordar estrechamente con las expectativas y capacidades del grupo consultante. • Los consultores administrativos con experiencia encuentran que la mejor forma de asegurar esto es ir comunicando a ese grupo sus juicios en evolución y modificando progresivamente las recomendaciones a la luz de las reacciones de aquel. • Es cierto que la responsabilidad por las recomendaciones no se comparte con los consultantes, y el hecho de que uno o más de ellos no estén de acuerdo con algunas no necesariamente obliga al consultor a cambiarlas. • Sin embargo, las discusiones pueden permitirle ver en qué medida su plan se adapta a la cultura del grupo, y además facilitan el fututo informe. Así, cuando los consultantes lo lean, encontrarán poco que no se haya tratado con ellos y sobre lo que no puedan expresar su opinión. Consulta administrativa centrada en el programa Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  18. 18. • Una variante interesante de este tipo de consulta no se ocupa de programas de promoción de salud mental y de prevención y control del trastorno mental, sino de los aspectos relativos a la salud mental de los otros programas. • En estas consultas, al especialista en salud mental se le pide ayuda en los problemas administrativos que pueden influir sobre la salud mental o la eficacia del personal o de los destinatarios del programa. • Su conocimiento especializado de la dinámica de la personalidad y de las relaciones personales en los sistemas sociales se explota para ayudar a los administradores a comportarse más eficazmente y, al mismo tiempo, con mayor consideración de las necesidades humanas de sus colegas, subordinados y clientes. • La eficiencia del funcionamiento de una institución como un hospital o una fabrica, puede lograrse de diversas maneras. Algunos de éstas frustran las necesidades fundamentales de los implicados, y llevan a su mayor riesgo de trastorno mental. • Es posible que el especialista en salud mental pueda ayudar a los administradores a mantener o a elevar la productividad de su institución mientras aumenta el potencial de salud mental de los trabajadores. Consulta administrativa centrada en el programa Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  19. 19. Consulta sobre casos centrada en el consultante • El enfoque del consultor en este tipo de consulta se dirige al consultante, más que al cliente con el que el consultante tiene en ese momento dificultades. • En realidad, los problemas del cliente fueron el estímulo director del pedido de consulta, y constituirán el tema principal de la misma; además, una consulta exitosa lleva generalmente a una mejoría del manejo del paciente, con el consecuente beneficio para él. • Pero, a diferencia de la consulta sobre casos centrados en el cliente, su esfuerzo primario en este caso tiende a evaluar la índole de la dificultad del consultante, y a ayudarlo a vencerla. 2 Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  20. 20. • La mayor parte o todo el tiempo de las consultas se emplea en conversar con el consultante; el tema es el cliente, pero se dedica poco o ningún tiempo al examen especializado del mismo. • El consultor ha advertido que, debido a alguna dificultad especial, las percepciones del consultante y su comprensión del caso están probablemente distorsionados, y que es improbable que pueda llegar a un diagnóstico correcto del cliente si sus datos se limitan a la información de consultante. • Pero, dado que se plantea el objetivo de mejorar el funcionamiento de este último, y no el de hacer el diagnóstico del cliente, esto no tiene importancia. • En realidad, en este tipo de consulta, las distorsiones y omisiones del informe del consultante proporcionan al consultor el material básico. • No necesita conocer la realidad efectiva del cliente para identificar esas distorsiones y omisiones. Las reconoce a través de las contradicciones internas del relato del consultante, y de las sugerencias verbales y no verbales de su conducta, y la de otros miembros de la institución que consulta. • Cuando el consultor ha definido la dificultad del consultante, trata de solucionarla ayudándolo a dominar el tema significativo mediante una discusión de los problemas del cliente. Consulta sobre casos centrada en el consultante Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  21. 21. Dificultades que interfieren la capacidad de un Consultante para tratar adecuadamente los problemas de salud mental de sus clientes Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  22. 22. Dificultades que interfieren la capacidad de un Consultante para tratar adecuadamente los problemas de salud mental de sus clientes • Existen 4 tipos importantes de dificultad que interfieren la capacidad de un consultante para tratar adecuadamente los problemas de salud mental de sus clientes, estimulándolo a él o a sus superiores administrativos a buscar ayuda en la consulta. • Ellos son: a. la falta de comprensión de los factores psicológicos del caso, b. la falta de habilidad o recursos para tratar los problemas, c. la falta de objetividad profesional, y d. la falta de confianza y autoestima. Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  23. 23. Falta de Comprensión de los factores psicológicos del caso • En este tipo de dificultades, el consultante no conoce la suficiente psicología y psicopatología como para advertir qué factores actúan en el caso, o bien conoce las leyes psicológicas generales pero no ve la forma de aplicarlas a las complejidades personales del cliente y de su medio psicológico. • El consultor tratará de ayudar al consultante aumentando sus conocimientos y esclareciendo los datos, para ayudar al profesional a ver las conexiones significativas entre las partes de la estructura psicosocial. • Es importante que el consultor conozca la subcultura profesional del consultante, de manera que la información que imparta esté de acuerdo con el tipo y nivel de comprensión psicológica de la profesión del mismo. • Los consultores deberán guardarse de tratar de transformar a enfermeras, sacerdotes o pastores, y pediatras, en procuradores de psiquiatras o psicólogos. • Esto implica la necesidad de usar la terminología de la profesión del consultante, o expresiones no expertas. • También debe evitarse introducir conceptos tales como “envidia del pene”, “miedo a la castración”, “fantasías pregenitales”, etc, cuya correcta comprensión requiere el esquema conceptual y el tipo de pensamiento de un especialista en salud mental. a Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  24. 24. • La consulta individual sobre salud mental es una forma cara de enseñar los hechos de la conducta humana a los profesionales. • A los consultantes que encuentran que en un servicio o comunidad en particular se hacen muchos pedidos de este tipo de consulta, les convendría considerar la organización de cursos de salud mental pre-profesionales o de adiestramiento interno, para lograr resultados comparables en forma económica, mediante la instrucción grupal sistemática. Falta de Comprensión de los factores psicológicos del caso Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  25. 25. Falta de habilidad: • La dificultad no es en este caso la falta de comprensión, sino – la falta de habilidad profesional (incluso para utilizar profesionalmente el yo al tratar las complicaciones psicológicas de los clientes), – o la carencia de conocimientos acerca de los recursos especializados con que cuenta la comunidad, o de la manera de movilizarlos en beneficio del cliente. • El consultor ayuda al consultante a elegir un plan de acción adecuado. • Debe conocer y tomar en cuenta el nivel del consultante y su grado de desarrollo profesional. • Las recomendaciones han de ser coherentes con la subcultura profesional del consultante, y no peculiares de los especialistas en salud mental. • Para poder no hacer peligrar la integridad profesional del consultante, el consultor que utilice esta técnica debe estar al tanto de los detalles del funcionamiento del rol es esa profesión. b Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  26. 26. • Este tipo de consulta, que fomenta el desarrollo de las habilidades profesionales, es similar a la supervisión técnica. • Muchas categorías de consultantes (médicos de familia, clérigos, y pediatras), no tienen un sistema institucionalizado de supervisión técnica, y las consultas sobre salud mental pueden ser la única ayuda con que cuenten para el desarrollo de sus habilidades (siempre se considerará a la instrucción en grupo como un complemento útil de la consulta individual). • Toda vez que en una institución o una profesión haya supervisores-como en las escuelas, jardines infantes, y servicios sociales y de enfermería-, el especialista en salud mental evitará prescribir acciones al personal de línea, sugerirá en cambio, la educación de los supervisores. • De este modo, la responsabilidad sigue recayendo totalmente sobre el servicio consultante. • En todas las profesiones asistenciales, el especialista en salud mental deberá tratar de influir sobre la preparación pre-profesional, de manera que estas habilidades se aprendan en forma efectiva Falta de habilidad: Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  27. 27. Falta de objetividad: • Ocasionalmente, algunos consultantes con experiencia, bien preparados y supervisados, se encuentran en situaciones que exceden sus conocimientos y habilidades. • Es posible entonces que necesiten una de las dos categorías anteriores de consultoría, pero, con mayor frecuencia, cuando tales personas piden ayuda es porque, por alguna razón, no pueden explotar sus conocimientos y habilidades con un cliente en particular. • Generalmente se trata de un trastorno del a objetividad profesional debido a factores subjetivos. • Su empatía profesional con el cliente y con otros actores de la vida del cliente puede ser reemplazada por la identificación y el compromiso personal, cosa que lo lleva a tomar partido; en otros casos, el profesional se aparta de la situación del cliente porque ella roza en él algún área sensible. • En ambas situaciones es probable que haya una distorsión de la percepción y el juicio, y una menor eficacia de la utilización de los conocimientos y habilidades profesionales. c Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  28. 28. • La dificultad del consultante se debe a la intrusión en su funcionamiento profesional de un problema interferente. Este deriva en general de una antigua dificultad personal que el cliente, actuando como disparador, ha reactivado, o de un conflicto situacional que en ese momento aparece en la vida privada del consultante, o de algún problema de trabajo. • En otro orden de cosas, ese problema puede también deberse a un conflicto de rol del consultante, a un desequilibrio más general del sistema social-agudo o crónico, que incluye a las estructuras jerárquicas, o a las vías de comunicación dentro de la institución, o entre ésta y la comunidad que la rodea. • Sean cuales fueren las causas inmediatas o últimas, la aparición de dificultades en el trabajo y el consiguiente pedido de consulta se deben en general a “tema interferente”, a una inhibición simbólica de la libre percepción y comunicación entre el consultante y el cliente, y al trastorno concomitante de la objetividad. • Esto generalmente se acompaña de cierta alteración emocional del consultante, que va desde una tensión relativamente suave que surge cuando piensa en ciertos aspectos del caso del cliente (la llamamos tensión segmentaría), hasta una marcada reacción de crisis en la que el funcionamiento profesional general y el equilibrio emocional del consultante están temporariamente alterados. • El consultante generalmente atribuye su incomodidad a sus dificultades con el cliente, y desplaza sobre él los sentimientos de ansiedad, hostilidad, vergüenza y depresión, que según puede ver el consultor, se originan en parte o aún principalmente en la vida personal del profesional, o en los problemas del sistema social de su institución. Falta de objetividad: Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  29. 29. Falta de confianza y autoestima • En general este tipo de dificultad se identifica fácilmente. • El funcionamiento del consultante es interferido en forma no específica por la enfermedad, la fatiga, la inseguridad o la falta de confianza debida a inexperiencia o juventud. • Lo que se requiere del consultor es un apoyo general al yo. • La única dificultad técnica radica en que este apoyo debe proporcionarse en forma prudente, de manera que el consultante no se debilite más por el reconocimiento explícito de sus dificultades personales, en un contexto que pudiera llevar a una mayor pérdida de autonomía. d Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  30. 30. Consulta administrativa centrada en el consultante • El objetivo primario de esta categoría de consulta es ayudar a los consultantes a dominar los problemas de planeamiento y mantenimiento del programa para la prevención y control del trastorno mental, y en los aspectos interpersonales del funcionamiento del servicio. • Como la consulta administrativa centrada en el programa, este método se aplica con frecuencia a situaciones y tiende a ayudar a un grupo de administradores, pero no es infrecuente que un administrador la pida individualmente. • Puesto que no se requiere la evaluación especializada del problema administrativo, es bastante factible actuar con un administrador individual y limitar la ayuda de la consulta a su área de la vida institucional. • Este tipo de consulta es similar a la consulta sobre casos centrada en el consultante, con la diferencia importante de que muy pocos consultores de salud mental tienen un conocimiento tan completo de los problemas administrativos como de las complicaciones psicosociales de un caso individual; deben pues tener el cuidado de limitar su ayuda a los factores de la situación administrativa -como la dinámica grupal e interpersonal-, en los que tienen especial competencia. • La mayoría de los especialistas en salud mental que actúan como consultores administrativos estudian seriamente la administración y ciencia social para aumentar los conocimientos. • En los casos exitosos, la amalgama resultante lleva a un enfoque clínico de los problemas administrativos que muchos administradores que consultan encuentran particularmente útil y característicamente diferente del tipo de ayuda que están acostumbrados a recibir de los especialistas de su propio campo. 4 Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  31. 31. • Como ocurre en la consulta sobre casos, la consulta administrativa centrada en el consultante individual puede ser solicitada ad hoc para tratar problemas corrientes que necesitan unas pocas sesiones. • Debido a la gran complejidad de la situación administrativa, casi siempre habrá algún problema que aflija a los consultantes, de modo que pueden planearse reuniones regulares con un consultor, durante u período prolongado, para tratar las cuestiones que predominen en el momento. • En esta organización, los consultores deben cuidarse de que su rol no se transforme sin quererlo en uno de supervisión, de apoyo emocional general, o de psicoterapia. Consulta administrativa centrada en el consultante Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  32. 32. • La consulta administrativa centrada en el consultante en un medio grupal es una operación más complicada, y sus complejidades no han sido aún adecuadamente esclarecidas. • Casi invariablemente se organizan en forma de reuniones regularmente planeadas durante un período prolongado. En estas reuniones, los consultantes presentan los problemas administrativos del momento, que pueden ser el tema central de una o varias reuniones. • El curso de acción más sencillo consiste en que el consultor ayude al grupo a aclarar las complejidades del problema y contribuya a la discusión sobre la base de su conocimiento especializado de las motivaciones intrapersonales y de las relaciones interpersonales, así como de las necesidades humanas del personal y los clientes. • Puede facilitar la adquisición de las habilidades relativas a la dinámica grupal, y ayudar a los consultantes a explorar nuevas formas de acción para tratar las complejidades administrativas. • La principal dificultad técnica aparece cundo se identifica un interferente en un grupo de grupo, o como manifestación grupal. Consulta administrativa centrada en el consultante Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  33. 33. • Las técnicas de reducción de la interferencia tal como se practican en la consulta sobre casos son a menudo peligrosas en el manejo de un miembro individual en presencia del grupo. • Si los consultantes conocen psicología, uno de los colegas del individuo puede percatarse de su compromiso subjetivo y formular una interpretación que destroce la defensa antes de que el consultor pueda detenerlo. • Una situación tal puede transformarse rápidamente en una psicoterapia de grupo, en la que se deja de lado la separación entre los problemas personales y de trabajo, con la aparición de la ansiedad y resistencia acostumbradas. • Para eludir esto, el consultor de grupo debe establecer reglas básicas destinadas a impedir que se ventilen problemas personales, y controlar la dirección de la discusión de manera que ella no se centre en el tema interferente de un miembro individual. • A veces esto es relativamente fácil, debido a que ese miembro habla en nombre del grupo y su tema interferente se manifiesta a través de un problema que es común al grupo. Otros miembros pueden hacerlo estimulado para que actúe como su interprete. En este caso, el consultor puede enfocar activamente el tema como problema grupal, y apartar al miembro individual del centro de la discusión. Consulta administrativa centrada en el consultante Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  34. 34. • Una maniobra de este tipo crea el problema técnico de tratar el tema interferente a nivel grupal. • En otras palabras ¿Cómo maneja el consultor la discusión de una programa o una política cuando identifica, como fuente importante de dificultad, conflictos personales no manifestados entre los miembros del grupo o entre el grupo y las personas-generalmente superiores administrativos o figuras de alto status- en otras divisiones de la organización? ¿deben ser estos los temas discutidos explícitamente? Y si es así ¿Cómo diferencia el consultor este enfoque de la psicoterapia analítica del grupo? . • La respuesta no es clara, pero tal diferenciación puede consistir en limitar el contenido de las discusiones al conflicto de roles, y reducir l mínimo la discusión de los factores personales. • Esto no es sencillo, puesto que las idiosincrasias e incompatibilidades personales son fuentes frecuentes de antagonismos de roles. • Una regla práctica que ha resultado útil es evitar un examen de la personalidad de cualquier miembro del grupo consultante, que vaya más allá de los aspectos fundamentales de la naturaleza humana que son comunes todos, incluso al consultor. Consulta administrativa centrada en el consultante Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  35. 35. LA ELECCION DEL TIPO DE CONSULTORIA • En la consulta sobre salud mental, el consultor tiene la responsabilidad de decidir qué tipo de consulta es apropiada en una situación en particular. Puede decidir la utilización de alguno de los cuatro tipos principales en forma pura, o combinados adecuadamente. • Esta decisión debe ser explícita, y tomar en cuenta las necesidades expresadas por los consultantes, los planes de acción del servicio del consultor, y el consentimiento que ha obtenido previamente de las diferentes autoridades del servicio del consultante. Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  36. 36. • A menudo estos factores no coinciden; el consultante puede querer consejo explícito sobre un plan de acción para su cliente, o sea consultas sobre un caso centradas en el cliente. • La agencia del consultante, por otra parte, quizás pretenda promover consultas que mejoren la capacidad de los consultores, para aprovechar mejor el esfuerzo del consultor, de modo que pedirá consultas sobre un caso centradas en el consultante. • La agencia consultora puede haber estado de acuerdo con esto, y es posible que se oponga particularmente a que el consultor aconseje sobre el punto, debido a que esto sería invadir los dominios de su personal de supervisión. • Finalmente el consultor mismo puede reconocer que el problema del consultante con el caso se produce principalmente por un desequilibrio del sistema social que evita el adecuado uso de los recursos especializados de la institución debido a bloqueos de la comunicación interna, ante lo cual le gustaría ofrecer consultas administrativas. LA ELECCION DEL TIPO DE CONSULTORIA Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013
  37. 37. • En cualquier situación particular, las solución de tales conflictos exigirá del consultor reflexiones complejas. • Pero una cosa es evidente; logre o no un consultor alcanzar objetivos concordantes con los planes de acción de su propio servicio, es conveniente que no utilice tipo de consulta que no tiene el consentimiento del servicio consultante. • En nuestro ejemplo, esto significa que debe manejar el problema sobre la base de consultas sobre un caso, y no tratar explícitamente las dificultades administrativas, aún cuando éstas sean evidentes para él. • Un consultor que no se obliga a tomar una decisión explícita entre las diferentes posibilidades, dejará probablemente sin definir las expectativas y sanciones en conflicto, y vagará confundido entre los diversos conjuntos de objetivos y técnicas. • Las razones de sus fracasos serán para él tan oscuras como las de sus éxitos, ésta no es una buena base para el progreso profesional. LA ELECCION DEL TIPO DE CONSULTORIA Dr. Rafael Sepúlveda/ 2013

×