Política económica bolivariana haiman el troudi 2010

903 views
844 views

Published on

Published in: Business
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
903
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
6
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Política económica bolivariana haiman el troudi 2010

  1. 1. Haiman El TroudiLA POLÍTICA ECONÓMICA BOLIVARIANA (PEB) Y LOS DILEMAS DE LA TRANSICIÓN SOCIALISTA EN VENEZUELA
  2. 2. © Haiman El Troudi, 2010www.haiman.com.vehaiman2@gmail.comPara esta edición© Centro de Estudios Políticos Económicos y Sociales (CEPES)y Monte Ávila EditoresCaracas-VenezuelaISBN: 978-980-12-4177-5Depósito Legal: lf2522010320389Portada: Francisco FernándezDiagramación: Lydia SolymárCorrección de estilo: Anies Jardines BlancoImpresión: Beta Print C.A.Impreso: República Bolivariana de Venezuela
  3. 3. A Sarah, pálpito de colmena henchida por los vientos de la imaginación infinita. El por venir aguarda… A Luis “El negro” Villafaña, por sus lecciones de humanidad, por suamistad, por el vibrante legado de su voz abierta a las calles por donde peregrinará la vida nueva.
  4. 4. Este texto se ha enriquecido con la generosa y comprometida contribución de Víctor Ríos.
  5. 5. LA POLÍTICA ECONÓMICA BOLIVARIANA (PEB) y los dilemas de la transición socialista en venezuela Índice temáticoINTRODUCCIÓN..................................................................................... 11PARTE PRIMERA: LOS ANTECEDENTES DE LATRANSICIÓN SOCIALISTA. BREVE REVISIÓN 191.Aclaratoria.................................................................................................... 192. Transición sin atajos: las lecciones del Capitalismo de Estado................. 213. Socialismo de Mercado: contexto y perspectivas del paradigmachino-vietnamita.............................................................................................. 244. La variante cubana: el socialismo planificado con apertura parcial almercado interno.............................................................................................. 285. Reforma versus revolución: la socialdemocracia en su laberinto.............. 326. Venezuela: airear el balance de la revolución............................................. 397. Retrato parcial de la economía venezolana................................................ 44PARTE SEGUNDA: LA POLÍTICAECONÓMICA BOLIVARIANA (PEB) 661. Una política para la transición económica al socialismo bolivariano......... 662. Los dilemas de la Política Económica Bolivariana (PEB)........................... 703. Actualización del Proyecto Nacional Simón Bolívar................................... 774. La prioridad absoluta en la política social con arreglo al DesarrolloHumano Integral.............................................................................................. 795. Un nuevo modelo de propiedad y de relaciones sociales......................... 846. La precisión de los sectores económicos.................................................. 927. El carácter popular del nuevo sujeto.......................................................... 1008. Superación de la dicotomía clásica Estado-Mercado. La participaciónproductiva como arista de un triángulo virtuoso............................................ 1069. Políticas diferenciadas según el tipo de propiedad, emprendimiento ysector económico........................................................................................... 11010. El avasallamiento del rentismo................................................................. 12311. Colapso medioambiental y desarrollismo. El ecosocialismo comoimaginario societal.......................................................................................... 13212. Economía y geopolítica internacional....................................................... 141PARTE TERCERA: UN MAPA ESTRATÉGICOPARA LA TRANSICIÓN ECONÓMICA 1511. Desarrollo de las fuerzas productivas armonizadas con relacionessocialistas de producción............................................................................... 1512. Mercado democratizado, regulado y planificado con participaciónsocial............................................................................................................... 162 9
  6. 6. Haiman El Troudi3. Planificación democrática de la economía................................................. 1694. Subsunción de la macroeconomía en la esfera de la economía real......... 1875. Desarrollo nacional endógeno en línea con la ordenación del territorioy el sistema de ciudades................................................................................ 1986. Cambio de estructura económica.............................................................. 2097. Un cálculo económico socialista para la revolución bolivariana................ 2248. Control de los medios de producción verdaderamente estratégicos........ 2329. Márgenes de ganancia socialmente aceptables y tributación progresiva. 24310. Estado Socialista: rol económico y organización institucional................. 25711. Actualización legislativa............................................................................ 27812. Tejido Productivo Comunal....................................................................... 28213. Organización del Sistema financiero y orientación del crédito................ 29814. Estrategia científico-tecnológica............................................................... 32215. Sistema de indicadores que trasciendan la noción monetarista............. 33516. Relación capital – trabajo, seguridad social y sistema deremuneraciones .............................................................................................. 34217. Comercio y consumo................................................................................ 367EPÍLOGO.................................................................................................... 379REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS CITADASY CONSULTADAS.................................................................................... 385 10
  7. 7. LA POLÍTICA ECONÓMICA BOLIVARIANA (PEB)y los dilemas de la transición socialista en venezuelaINTRODUCCIÓN El presente ensayo aspira a propiciar debates teóricos-programáticos.Ahonda en la problematización sobre la naturaleza del modelo emancipatoriopor erigirse en Venezuela, sin fijar estereotipos. Como podrá apreciarseen las próximas líneas, existen dilemas por disipar en el plano económicoa fin de enrumbar una genuina locomoción socialista con característicaspropias. El lector podrá adentrarse en ellos, reflexionar respecto a lapolémica de las visiones encontradas y tomar posición acerca de los cursospropositivos sugeridos. El objetivo del ensayo es alertar sobre los riesgosestructurales de seguir avanzando hacia una transición al socialismo, sincontar con una Política Económica Bolivariana asumida y desarrollada ainstancias de un consenso activo, por lo menos entre los afectos al proyectorevolucionario. Desde otra perspectiva, los desafectos, los indiferentes, o quienesdemandan mayor información respecto al planteamiento socialistavenezolano, podrán encontrar en este texto algunas luces, al menos, dela polémica asociada a la implantación de un nuevo modo de producciónliberador. De seguro sobrevendrán estigmas y apelativos diversos, sobretodo dequienes hacen uso infantil del izquierdismo y edulcoran la ortodoxia delrecetario aprendido, tras la experiencia pretérita del socialismo científicoen otras naciones. Pero a medida que el lector acucioso se adentre enla esencia del ensayo irá advirtiendo como el socialismo del siglo XXI nopuede construirse con las armas melladas del dogma y el sectarismo dealgunos de los que se dicen socialistas. “En todos estos terrenos hay que operar de forma no dogmática, actuando sin la visión de poseer la verdad absoluta, la respuesta definitiva. La construcción del socialismo es un inmenso laboratorio de experiencias nuevas todavía indefinidas. Se debe aprender de la práctica, en primer lugar de la práctica de las mismas masas. Por esa razón, debemos estar abiertos al diálogo y a la discusión fraternal en el seno de toda la izquierda, defendiendo con firmeza lo que son los principios de cada corriente, de cada organización”1. Existen escépticos que habiéndose alejado del socialismo, hoyobservan con desdén las iniciativas y el interés de muchos pueblos porretomarlo. Desde los lugares comunes de la crítica que sólo amplificaerrores y omisiones de las experiencias “socialistas” del pasado reciente,se preguntan: ¿Se habrá de volver al lugar donde se le abandonó, o a otrositio? ¿Cuáles son los enfoques renovados y cuáles sus reivindicaciones?Tales interrogantes han sido abordadas por la revolución venezolana tras laactivación de su fragua emancipatoria. 1 Ernest Mandel. “Para restaurar la credibilidad del Socialismo” 11
  8. 8. Haiman El Troudi El socialismo bolivariano del Siglo XXI preserva la voluntad libertaria delas experiencias precedentes, pero se plantea no repetir sus errores trassu asimilación y procesamiento. Como tal, intenta construirse a la luz de laenseñanza del pasado sin adoptar esquemas predefinidos. Un socialismo que ha preferido sintetizar la herencia cultural, societal,histórica, y política de sus raíces y fuentes originarias (el socialismoindoamericano, la resistencia cimarrona afroamericana, la teología dela liberación, el bolivarianismo y la gesta independentista de nuestroslibertadores, el marxismo, el ecosocialismo, la perspectiva de género, lademocracia de la calle, y la revisión crítica de los postulados del socialismoreal) antes que cavilar sinuoso en la ya conocida incertidumbre de extrapolardisciplinas fundamentadas en visiones eurocéntricas o asiáticas de laorganización de la sociedad. Se trata del Calibán de Fernández Retamarreinterpretado como nuestro símbolo, como emblema de la Latinoaméricamulticultural, híbrida e insumisa frente a toda forma de colonización,edificadora de sus propios referentes y diversidad. No se sabe aún con certeza qué será el socialismo del siglo XXI, perolo que sí puede saberse es lo que no ha de ser: ni capitalista de Estado,ni populista – paternalista, ni mesiánico, ni armamentista, ni unipartidista,ni totalitario, ni extrapolador de modelos foráneos, ni practicante de unexcesivo centralismo “democrático”, ni auspiciante de la división entredirigentes y dirigidos, ni dogmático, ni estrictamente productivista -economicista en el sentido del abandono de la revolución cultural. Como puede apreciarse, el socialismo bolivariano, frente a concepcionesanteriores, tiene el privilegio -a poco más de dos décadas del derribo delmuro de Berlín y poco menos de la capitulación ideológica de quienesalucinaban con el fin de las ideologías y la historia- de haber acumulado laexperiencia histórica de la explotación y la exclusión, y fundamentalmentede asumir la obligación de inventar, de alejarse de las soluciones sencillasy las lógicas lineales; se sabe emprendedor y flexible, por ello se alimentade los enormes talleres de la creatividad popular. El socialismo en construcción reconoce de la tradición marxista unlegado, pero desde una perspectiva crítica; por tanto, el socialista renovadove en Marx, Engels, Lenin, Lukács, Bujarin, Gramsci, Rosa Luxemburgo,Mariátegui, el Che, Trotsky, Salvador de la Plaza, Orlando Araujo, LudovicoSilva, Núñez Tenorio,… una veta que lejos de agotarse multiplica susriquezas. Retomar el marxismo no sectario aviva la espiral histórica quenos trae de vuelta al punto donde se abandonó, pero habiendo avanzadoun peldaño más. Recomenzamos como quien añeja vinos para festejar lavida y sus enseñanzas. Estos esbozos iniciales, lejos de ser meros acomodos semánticos,adquieren una dimensión concreta en la agenda de trabajo para Venezuela,la cual centra su campo de actuación en la confianza plena en losciudadanos organizados, conscientes y movilizados, antes que en estatutos 12
  9. 9. LA POLÍTICA ECONÓMICA BOLIVARIANA (PEB)y los dilemas de la transición socialista en venezuelaimperturbables interpretados por clérigos de la teoría política que, por locomún, siempre distorsionan o canonizan las fuentes originales, tal comonos lo enseñan los horrendos episodios de la era estalinista infelizmentejustificados en la miope lectura del pensamiento socialista. Una vez más,como en casi todas las revoluciones, los pueblos no se sientan a esperara los teóricos. En Venezuela se ha iniciado la marcha gramsciana de lafilosofía de la praxis y en el molino del inventamos o erramos de SimónRodríguez se vierten los granos de la entusiasta y protagónica vinculacióndirecta de las comunidades en los temas públicos. Pocos años han transcurrido desde la proclama socialista en PortoAlegre en enero de 2005. Como bien se sabe y también lo sabe HugoChávez, no basta con decretar el signo socialista de la revolución para quetal aspiración se concrete. Hace falta la adopción de diversas medidas degobierno y políticas públicas para echarle a andar; pero fundamentalmente,hace falta la disposición colectiva y la voluntad de la sociedad en suconjunto, reflejada en actuaciones, formas, conductas, hábitos de vida,relaciones sociales y en la reorientación de las fuerzas productivas. La Revolución Bolivariana ha cubierto ya una etapa de conquistas yrealizaciones, que la legitiman como un proceso de liberación nacional afavor de las grandes mayorías del país. En el transcurso del período 1999-2009, se han elaborado distintos enfoques de desarrollo humano que hanfavorecido el objetivo supremo de enrumbar a la nación hacia metas deplena inclusión y erradicación de la pobreza. No todo está hecho, restauna amplia madeja de problemas sociales por resolver. Sin embargo porsí mismo, el caudal popular de la revolución nacionalista no superará elestrangulamiento de su fluir libertador mientras el trabajo siga siendoobjetivado, no se concrete la emancipación de la clase trabajadora, y no seeche a tierra el imperante modo de producción capitalista. Los desafíos del próximo período histórico 2010-2019, deben sintetizarel impulso de la transformación económica, social, política y cultural de lasociedad venezolana hacia el socialismo bolivariano, visto y entendido endos sentidos complementarios: el socialismo del buen gobierno, y el nuevomodo de producción socialista venezolano del siglo XXI. Estas ideas en general y sus realizaciones en particular constituyen laspremisas materiales e ideológicas, algunas de las condiciones de partida, enlas cuales se sustenta hoy la nueva etapa de consolidación de la revolucióny el proceso de transición. La opción bolivariana no puede buscar atajos al socialismo. Si se fijasecomo meta para alcanzar la nueva sociedad una fecha demasiado cercana,la vía socialista puede derivar exclusivamente en cambio de dueño de losmedios de producción, y ello por sí solo no es garantía para la realizaciónsocietaria. Se requiere por tanto, un período de transición en el cual se funden loscimientos políticos, culturales y económicos de un nuevo bloque histórico, 13
  10. 10. Haiman El Troudiy aprender, desde un amplio sentido crítico, del legado civilizatorio vertidopor los proyectos post-revolucionarios, de sus logros, omisiones, y fracasos.Sobre este respecto es preciso tener siempre presente el planteamiento deFidel Castro “(…) entre los muchos errores que hemos cometido todos,el más importante error era creer que alguien sabía de socialismo o quealguien sabía de cómo se construye el socialismo”2 . El enfoque socialista tradicional y el nuevo proyecto histórico del sigloXXI comparten idénticas concepciones humanistas y societarias. Noobstante, presentan diferencias en el orden instrumental e infraestructural.Si se hace una síntesis estructurada del nuevo modelo, se podrán apreciarlos matices, en algunos casos sutiles tonos diferenciadores, en otroscoincidentes y en los demás visiblemente diferentes. Así, se observa: En lo político; por ejemplo, al asumir la participación protagónica comofactor promotor del poder popular, centrado en la ciudadanía, sujetoplanificador, decisor, gestor y contralor de los asuntos públicos y noespectador pasivo de las funciones del politburó, y el Estado. En lo social;al procurar el desarrollo humano integral; el reconocimiento de los derechosoriginarios de los pueblos indígenas y las comunidades afrodescendientes;la abolición de cualquier forma de discriminación racial, género, minoríasexual, discapacidad. En lo territorial; con sus anclajes ecosocialistas y elrediseño de los nichos geoculturales donde mejor participe la gente. Enlo económico; con la irrupción de un nuevo sujeto económico más alládel Estado y el mercado: las comunidades propietarias y administradorasde medios de producción; asimismo, el adoptar un régimen de propiedadmixta, pero con condiciones y reglas claras, el asumir nuevas relacionessociales de producción, el entender la planificación desde una perspectivademocrática no totalitaria y finalmente, el fortalecimiento del Estado comoinstrumento para la redistribución de la riqueza nacional y el empoderamientopopular, entre otros rasgos distintivos del proyecto apenas en fase decincelado. De Trotsky, Gramsci, el Che… se ha aprendido que en la construccióndel socialismo, hay que empezar por lo concreto. Adaptado al presente,ello supone atender las necesidades básicas de la población; contrastar lagestión pública revolucionaria con los horrores de los gobiernos liberales,conservadores, socialdemócratas y neoliberales del pasado. En eseaccionar, la gestión pública participativa va forjando la cultura del trabajoproductivo como único asiento material para la realización humana y parala generación de riqueza social, redistribuida nuevamente en la cancelaciónde la deuda social acumulada. El capitalismo no está en riesgo de derrumbe final dada la configuraciónde la actual crisis global. Todavía, el umbral socialista se avizora enun horizonte distante, a pesar de los avances del multilateralismo, la 2 Ignacio Ramonet. “Cien horas con Fidel” 14
  11. 11. LA POLÍTICA ECONÓMICA BOLIVARIANA (PEB)y los dilemas de la transición socialista en venezueladeterminación y la gestión política de innumerables pueblos y gobiernosdel mundo, sobre todo al sur del mapamundi. En todo caso, guarda sentidodebatir sobre el proceso en marcha como nuevo intento de autodepuracióndel capitalismo, para desde allí identificar vías de actuación coordinadastendentes a su superación. El neoliberalismo articuló un acuerdo de garantía del orden socialy un sistema de garantía de la reproducción económica. En términosgramscianos, logró articular un bloque histórico que garantizó la cohesiónde los grupos dominantes y, al tiempo, la confianza social. Se cohesionabaasí, el ámbito de las ideas y de la conciencia, el poder del Estado y laacumulación económica. Sin embargo, fue en América Latina dondeel esquema neoliberal empezó a hacer agua. El Presidente Chávez harepetido mil veces cómo el neoliberalismo era cada vez más un “tigre depapel”. Tigre y, por tanto, con capacidad de hacer daño en su delirio, perocrecientemente carente de garras y dientes. Ciertamente, la actual crisis global del capitalismo no significa su fininminente. No porque no se desee ni porque no haya otra alternativa,sino porque ya se ha demostrado que su capacidad de adaptación esenorme. Lo que sí se ha sepultado, parece, es la economía de casino, lamentira neoliberal, el magisterio de Milton Friedman, de los Chicago boys,de Wall Street, de las agencias de calificación de riesgo, del mercado noregulado, de los capitales golondrina, de todo ese fascismo financieroque ha condenado a tres cuartas partes de la población del mundo a laexclusión. La revolución debe ser entendida en términos de proceso. La movilizaciónpermanente se ha convertido en el axioma que anima la organizaciónsocial y el avance político de la revolución. Es común observar entre losvenezolanos y venezolanas afines al proceso de cambio, una disposicióncasi inagotable a través de la cual se canalizan respuestas a las amenazasdel imperialismo y se contrarrestan las embestidas de la oposición local.Este hecho es sin lugar a dudas sumamente enriquecedor en términosde la oxigenación permanente del torrente revolucionario; por cuanto,sólo los hombres al hacer se transforman, como enseñanza de Marx yposteriormente el Che. Sin embargo, una cosa es asumir la postura trotskista de la revoluciónpermanente bajo esos fines y otra diferir recurrentemente los debatescardinales, distraer la atención sólo en la coyuntura, en la táctica electoral,en la reacción política, y relegar el alcance de la direccionalidad estratégicaencaminado a la transformación estructural, soslayándose dicho sea depaso, el balance, la crítica y la autocrítica. En esa perspectiva, ¿puede la revolución venezolana buscar atajos alsocialismo? El proceso histórico y la configuración de la realidad nacionaldibujan, por el contrario, un camino plagado por las inconmensurablesdificultades generadas en la construcción de la nueva hegemonía 15
  12. 12. Haiman El Troudiemancipatoria. Para fijarlo en una sentencia: la vía venezolana opta por más Gramsci,y por menos dogmas. En la transición al socialismo es importante darun paso cada vez y no saltarse etapas. Controlar un territorio e ir a laconquista de otro. Sólo así; un nuevo bloque histórico desplaza al viejo;sólo así, la dominancia de las iniciativas transformadoras de la V Repúblicase concretarán por sobre las viejas prácticas y culturas heredadas delPuntofijismo, se logrará preparar las condiciones para la superación delcapitalismo. Esto no supone la imposibilidad e inconveniencia de tener variosfrentes abiertos en simultáneo, sino la puesta en marcha por cada frentede acciones a las que se les permita cubrir su ciclo natural de crecimiento,maduración y consolidación. Este consejo es particularmente pertinenteen los ámbitos de la construcción del poder popular, de la formación de lacultura y conciencia y del nuevo modo de producción. Los acontecimientos vividos al calor del proceso revolucionariovenezolano han demostrado que no es posible forzar las situacioneshistóricamente determinadas por la especificidad de cada realidad particular.En 2007 se intentó una vía para acelerar la construcción socialista que fuepercibida por amplios sectores populares como una huída hacia adelante.El balance de aquel revés electoral pone en evidencia la falta de madurezde las condiciones subjetivas y objetivas presentes hoy en Venezuelapara acometer, buscando atajos, un proyecto de tales proporciones. Unahipótesis por demostrar nos indica que entre los afines de la revoluciónbolivariana existen más chavistas que socialistas. A partir de esa lecturase derivan dos conclusiones y una reflexión: 1) los tiempos del líder y dela revolución no coinciden siempre con los de las clases populares; 2) lavisión de país y la propuesta societal de la revolución no está del todo clarani homologada por las mayorías, menos aún completamente compartida,por ahora; 3) es fundamental interpretar y asumir el planteamiento de laconstrucción contra-hegemónica de un nuevo bloque histórico. El desplazamiento del bloque hegemónico dominante, expresado entérminos de rentismo, consumismo, afán por el lucro individual, defensade la propiedad privada de los medios de producción, etc., en el marco deuna revolución democrática, demanda audacia e innovadores métodos delucha. Por ello, hay que tomarse tiempo para pensar el país y para definirpolíticas públicas certeras. Es preferible hacer menos, pero hacerlo bien y llevarlo a su fin, ainiciar muchas actuaciones que luego se desagüen por la inercia de lopoco planificado. La revolución bolivariana no sólo debe seguir pariendoextraordinarias iniciativas, sino debe también criarlas. Dejar de moverel blanco. Si se promueven decisiones que después se desinflan, no sefinalizan, motores que se apagan, etc., será difícil rebatir el argumento deque la revolución no experimenta, sino improvisa. 16
  13. 13. LA POLÍTICA ECONÓMICA BOLIVARIANA (PEB)y los dilemas de la transición socialista en venezuela Otro aspecto determinante es la velocidad y el ritmo de la marcha.Cabría interrogarse si las mayorías sociales que respaldan el proceso ydeben empoderarse para protagonizarlo activamente, no acusan enocasiones la fatiga por el paso redoblado imprimido permanentemente aldiscurso revolucionario no acompañado de una práctica consecuente o,en otros casos, si todos comprenden lo que se está haciendo y por qué seestá haciendo. El peligro de marchar sin referentes ni direccionalidad es elextravío, la merma del entusiasmo. Visto así, el abordaje de la transición al socialismo debe atender tanto elámbito superestructural e histórico, como el plano material por medio delcual se ha de fundar el nuevo modo de producción. Toda transición al socialismo preserva por tiempo indeterminado, endiversos aspectos, el sello de la vieja sociedad. Por ello, la transición debeser entendida como un proceso, no como un acto único concebido en elconciliábulo de los administradores de la revolución. No es el fin, sino elmedio para edificar la nueva sociedad. El socialismo, hecho por socialistas,es concebido como el sentido común de la vida social en convivenciaarmoniosa, lograda cuando la misma sociedad asume la solidaridad comoun acto reflejo, en el que nadie es desamparado, no se discrimina ni explotaa los demás, y la filosofía y la metafísica del amor al prójimo invaden elsentimiento humano. Sería reduccionista conferirle a la teoría y al método marxista (soportecientífico del socialismo), una distinción meramente economicista que ladiferencia de su contrario, el capitalismo. Tal y como lo afirma Lukács, elmarxismo debe ser analizado en su dimensión integral, en la supremacíadel todo sobre las partes. Materialismo dialéctico, superestructura y baseeconómica, componen en su compleja y profunda interrelación y fusión,mucho más que la suma de las partes fragmentadas del todo socialista. Enel presente texto se hace énfasis en la base económica, como se ha dicho,pero conectada en ráfagas reiteradas al resto del todo. Hay quienes se dicen socialistas del siglo XXI y actúan como capitalistasdel siglo XIX. Particularmente, la lumpen burguesía que nace del seno dela propia revolución. La herencia cultural cuarta Republicana es abonoinfértil para el ideal libertario. La materialización de la consigna, ¡digámonossocialistas, comportémonos como tal!, obliga en consecuencia a arar enlos sobre poblados cementerios del capitalismo, y a depurar de verdadla militancia y al propio gobierno en sus variados niveles, modalidades yconexiones. Como se ha advertido, el lector tiene en sus manos un documentocentrado en la base económica de la transición al socialismo, en ese campose mueven las ideas y disquisiciones. Se ha ordenado un esquema basadoen dilemas respecto a la economía política de la transición que demandanatención urgente. El qué hacer en torno a cada dilema forma parte de unaagenda colectiva centrada en el diálogo de saberes y la democratización 17
  14. 14. Haiman El Troudide la información. En todo caso, por cada dilema formulado se ha vaciadoun compendio de interpretaciones y opiniones de diversos autores, y sehan mirado de cerca los referentes históricos vinculados. Finalmente,se presentan algunas iniciativas con la intención de coadyuvar en ladelimitación de las tesis sectoriales de la política. El autor espera con los brazos abiertos todos los juicios de la críticacientífica, política y de la sabiduría popular, y con especial agrado losque sean sobrellevados en un clima de tolerancia y búsqueda de laverdad colectiva. La idea es auspiciar el diálogo nacional sobre temasfundamentales, aclarar el panorama, despejar interrogantes. Es urgente lahomologación de las políticas para la transición y vital poner la políticaal mando de la acción estratégica. Con este ensayo se presenta unacontribución para la definición de la Política Económica Bolivariana, perose amerita más. Por ejemplo, las políticas educativas, del nuevo Estado,para la juventud, las territoriales, la del poder popular, etc. Hacer políticastransformadoras es desplegar velas de cara a un horizonte posible. Desde la posición de quienes no comparten el proyecto emancipador,sirva este material para visualizar el marco general de la propuestasocialista bolivariana en construcción. Guía inspiradora del estudio de labase programática auspiciada por las fuerzas revolucionarias, y a partirde allí, negar, compartir, complementar las ideas fuerza del pacto socialeconómico que inexorablemente hay que construir. El material sirve paraexcitar la confrontación en el plano de las ideas concretas, vale decir,hechas políticas públicas. Trascender el claro oscuro del debate bizantino,del debate sin contenido, del debate no propositivo. Lo contrario conducea avivar la confrontación de dos bloques históricos por otros medios. 18
  15. 15. LA POLÍTICA ECONÓMICA BOLIVARIANA (PEB)y los dilemas de la transición socialista en venezuelaPARTE PRIMERA: LOS ANTECEDENTES DE LATRANSICIÓN SOCIALISTA. BREVE REVISIÓN “Ningún ejército es más poderoso que una idea a la que le ha llegado ya la hora.” Víctor Hugo1. Aclaratoria En esta parte se aborda someramente el debate en torno a los modelosde transición socialistas precedentes, vigentes y en construcción, y se haceun balance-inventario de la marcha económica adelantada en las distintasetapas del proceso bolivariano. En la historia de las revoluciones sociales se conocen diversasexperiencias practicadas a tenor de las interpretaciones de la aplicacióndel ideario marxista, todas propugnantes de una verdad socialistaobservada y argumentada. En un primer plano de aparición se encuentra elsocialismo real, o socialismo de Estado, también conocido como socialismocentralmente planificado, desarrollado por la mayoría de los países del viejocampo socialista de la Europa Oriental. Con sus variantes y particularidadesestá la experiencia yugoslava y los “socialismos africanos”. Posteriormente,devino el socialismo de mercado, estructurado en China fundamentalmentey en Vietnam en menor grado. De otro lado, se ubica la socialdemocraciaoccidental. Más recientemente, el socialismo planificado con aperturaparcial al mercado interno en Cuba. Y en plena fase de conceptualización,el socialismo del siglo XXI referenciado en Latinoamérica. Al conocer los diversos modos de producción socialistas, antesimplementados, se posibilita una prospección integradora del modosocialista del siglo XXI, sobre todo si se conoce el empeño capitalista porneutralizar todo aquéllo que es producto del modelado histórico. Se persigue; por tanto, en las disquisiciones subsiguientes, identificarlos matices de los acontecimientos históricos en cada segmento de lostránsitos precedentes. Conocer los acontecimientos pretéritos para asíintervenir en el curso de la actualidad, máxime si ésta es oprobiosa einfausta. La humanidad es la meta, no es el punto de partida del proyectoemancipador. De allí, que sea pertinente preguntarse si en las experienciasrevolucionarias del siglo XX, hubo un correlato apropiado del ideal socialistay de los procesos históricos. A decir de Atilio Borón “las ideas no tienen unahistoria propia independiente de las condiciones sociales que les dieronorigen y las sostienen a lo largo del tiempo.”3 Sirva entonces la siguiente 3 Atilio Borón. “Por el necesario (y demorado) retorno al marxismo” 19
  16. 16. Haiman El Troudiindagación crítica para los fines del esclarecimiento y la contextualización,atributos necesarios para la formulación creadora. El lector también puede enontrar en este apartado dos segmentos dediagnóstico de la gestión bolivariana, sobre todo enfocados en lo atinenteal ámbito económico. Por una parte, se revisan los logros y por otra se haceuna valoración con sentido crítico de los principales indicadores de dichagestión en la realidad observada. La historia es más sabia que cualquier teoría, que cualquier teórico. Sedebe aprender de ella y del referente propio. La revolución es a la historia loque la teoría revolucionaria a la praxis emancipatoria. Por ello, la revoluciónbolivariana posee existencia propia; Así, en la búsqueda de la identidadcultural y los vínculos libertarios nos corresponde revisar su estado delarte, y el estado de la realidad social que determina su fluir dialéctico. Por lo que no existe una historia neutral, ella se transfigura en verboproblematizador; ignorarla es excusa de quienes no piensan y se limitan acontemplar el claroscuro matiz de la mano del titiritero. 20
  17. 17. LA POLÍTICA ECONÓMICA BOLIVARIANA (PEB)y los dilemas de la transición socialista en venezuela2. Transición sin atajos: las leccionesdel Capitalismo de Estado Como se conoce, el sistema de producción desarrollado en la extintaURSS fue el socialismo centralmente planificado por el Estado, el cual sefundamentaba en: … la producción organizada con el Estado como el empleador universal, dueño de todo el aparato de producción. Los trabajadores no son más dueños de los medios de producción que bajo el régimen capitalista occidental. Reciben sus salarios y son explotados por el Estado que es el único mamut capitalista. De modo que el nombre de capitalismo de Estado puede aplicarse exactamente con el mismo significado. La totalidad de la burocracia que manda y dirige, compuesta por los funcionarios, es la dueña real de la fábrica, o sea la clase poseedora. No separadamente, cada uno como una parte, sino juntos, colectivamente, son los poseedores del conjunto. Su función y tarea consistía en hacer lo que la burguesía hizo en Europa occidental y los Estados Unidos: desarrollar la industria y la productividad del trabajo. Tenían que transformar a Rusia convirtiéndola de un país primitivo y bárbaro de campesinos en un país moderno y civilizado de gran industria. Y antes de que transcurriera mucho tiempo, en una lucha de clases librada a menudo con crueldad entre los campesinos y los gobernantes, las grandes empresas agrarias controladas por el Estado reemplazaron a las pequeñas granjas atrasadas .4 La revolución soviética logró un enorme progreso industrial, científicoy tecnológico, pero los trabajadores nunca llegaron a ser dueños de losmedios de producción. Lo era el Estado regentado por su burocraciafuncionarial, subordinada al politburó, y éste a la clase dirigente. El partidose hizo representante de los intereses de la población, cooptó la sociedaddemocrática y la participación ciudadana. Por decirlo de algún modo, ladictadura del partido comunista sustituyó a la “dictadura del proletariado”. Durante el período de la guerra fría, la tensión competitiva con laspotencias imperialistas occidentales se convirtió en el programa de desarrollo,descuidando progresivamente el sostenimiento y la profundización de loslogros sociales felizmente alcanzados. Para el combate al imperialismose llegaron a emplear las mismas armas expansionistas, guerreristasy colonizadoras. En términos económicos, la relación con los paísessocialistas de la Confederación de Repúblicas, o fuera de ella, se fundabaen un internacionalismo paternal. En la esfera de la producción, el modelo económico de la Unión Soviéticaen poco adaptó los presupuestos condensados en la obra de Marxrelacionados con: a) la modificación de las relaciones mercantiles fundadasen la Ley del Valor -dinero, precios, ganancia, salarios-; b) la superaciónde las relaciones sociales de producción basadas en la explotación deltrabajo, la división social del trabajo, la enajenación, etc.; c) la evoluciónde la sociedad en términos de una convivencia centrada en la solidaridady la satisfacción de necesidades sociales con arreglo al cambio de hábitosy costumbres pequeñoburguesas; d) la instauración de una revolución 4 Anton Pannekoek. “Los Consejos Obreros” 21
  18. 18. Haiman El Troudipermanente trascendente a la revolución por etapas (vía administrativarápida al socialismo). Antes de la adopción de los planes quinquenales, la URSS siguió elcamino indicado por Lenin en la Nueva Política Económica (NEP). La ideade expansión de las fuerzas productivas a instancias de la industrialización,la extensión del sistema cooperativo, y la autogestión empresarial obrera,fue diluida al tiempo que se fortaleció el Capitalismo de Estado con baseen el régimen salarial, concebido inicialmente como transitorio, expandidoincluso a las empresas agrícolas estatales. Con la muerte de Lenin, lacooperativización fue forzada en el campo5 para los pequeños productoressolamente y no se desarrolló en la industria, ni en los servicios. Ello derivóen el aumento de la centralización de la propiedad y de las decisiones enel Estado. Finalmente, se deroga la NEP y se inicia la centralización y elcontrol estatal. Sin desmeritar la significación histórica, heroica, referencial y simbólicade la revolución soviética, no se puede omitir la crítica frente a lasdesviaciones observadas, particularmente en cuanto a la adopción delreduccionista formato de Capitalismo de Estado, supresor de la revolucióncultural y la constitución de un orden productivo basado en el trabajo noobjetivado. Así los acontecimientos, el modelo de socialismo real implantado enel contexto de la URSS, no logró desterrar la lógica capitalista. “Como lodemostró el derrumbe del sistema del capital soviético, dado el poder delestado enormemente fortalecido en el país, era mucho más fácil fraguar unacontrarrevolución política desde arriba que concebir de manera realista unarevolución política desde abajo, como el correctivo de las contradiccionesdel orden establecido” .6 La dialéctica le confiere a la historia su atributo central de inagotabledesarrollo de contradicciones sociales; la historia no puede entenderse deotra forma que no sea la explicación de los modos de producción, en elque la base económica y los factores de la superestructura influyen en eldiscurrir de la luchas de clase a lo largo de diversos y siempre vinculadosacontecimientos de la humanidad. “No es la conciencia del hombre la quedetermina su ser sino, por el contrario, el ser social es lo que determina suconciencia” .7 Sobre el análisis de la experiencia de la Unión Soviética se vuelverecurrentemente a lo largo del presente documento. Por ahora, basta conmirar los pigmentos característicos de la experiencia en consideración, para 5 Entre otros Bujarin fue ejecutado por su oposición a la política de Stalin de colectivización agrícola forzada. 6 Itsvan Mészáros. “Más allá del Capital” 7 Marx, Carlos. “Contribución a la crítica de la economía política”. Prólogo. 22
  19. 19. LA POLÍTICA ECONÓMICA BOLIVARIANA (PEB)y los dilemas de la transición socialista en venezuelaponer en contexto el abordaje integrador que se propicia en las seccionesvenideras. En todo caso, tras haber visto con sentido crítico la experienciade la URSS, el punto de interés a resaltar es la manera como se quisoimplementar un enfoque instrumental, ejecutivo, a través del cual, sedispone un acortamiento a la transición al socialismo. El Estado soviéticoadministró las etapas, los ritmos, los controles, las interpretacionesideológicas políticas y económicas, sin comprender la dialéctica del procesode cambios, menospreciando el peso de creatividad popular, imponiendocriterios inflexibles. En este tipo de transición, indefectiblemente sedesarrollan junto a relaciones de carácter socialista, relaciones capitalistasa todos los niveles: económicos, políticas e incluso ideológicas; siendoestas categorías no residuos del pasado, sino formadas en las propiassociedades en transición. Por ello, ciertas sociedades, como la soviética,no tendieron hacia el socialismo, sino hacia el capitalismo, pues prevalecíanlas clases sociales y la plusvalía. El desenlace de la perestroika sin mayoresresistencias, da cuenta en parte, de la escasamente arraigada tradiciónigualitaria de Rusia; también habla en contra, la velocidad con que seprodujo la adaptación al capitalismo. Razón, tenían los marxistas críticos de la revolución rusa. ParticularmenteGramsci y Castoriadis, al entender la transición como un proceso históricodeterminado por el avance paulatino y sostenido de las fuerzas contra-hegemónicas de la revolución socialista: la transición al socialismo no puedeconducirse por caminos expresos, demanda un proceso de desenajenacióngradual de los individuos. Las formas como se reproducen las estructuras materiales y socialesde producción durante el ciclo de transición, están determinadas por losmodos de producción, de pensamiento, de acción personal o colectivaconstituidos a instancia de la realización societaria. En dicho tránsitoevolutivo no desaparecen de facto los viejos modos de producción que, porel contrario, han de coexistir durante un prolongado e inestimable tiempocon el nuevo modo en formación. Visto así, la transición se asemeja a unmovimiento incesante vertido en múltiples direcciones. 23
  20. 20. Haiman El Troudi3. Socialismo de Mercado: contextoy perspectivas del paradigma chino-vietnamita Bajo la teoría de que la planificación no es un monopolio del socialismo,así como tampoco la economía de mercado es un monopolio del capitalismo,el socialismo de mercado hace uso de ambos instrumentos para consolidarun modo de producción con características propias. Existen quienes valoran la interpretación del modo de producciónsocialista de mercado “como una variedad de capitalismo”8 . Los chinosy los vietnamitas9 opinan lo contrario. Asumen que se trata de un modelosocialista, pero a partir de las singularidades de sus respectivos países. Losalegatos en defensa de dicho modelo se concentran en: a) la conducción delproceso por un partido comunista; b) la proclama constitucional socialista;c) el sistema de propiedad mixto, con preponderancia de la propiedadpública (60%); d) la propiedad social sobre toda la tierra; e) la redistribuciónde la riqueza regido por el principio socialista a cada uno según su aporte,según su trabajo. f) el control y la regulación de la economía, aunquetambién funciona el mercado, ambas partes coexisten y se condicionan; g)la planificación estratégica y la propiedad de los sectores estratégicos enmanos del Estado. La idea de transformar el sistema de planificación centralizada en unaeconomía socialista de mercado fue propiciada por Deng Xiaoping afinales de la década del setenta. El criterio central adoptado por Xiaopingpartió de la tesis: “La planificación y el mercado, nada tienen que vercon las diferencias entre el socialismo y el capitalismo. La nuestra es unaeconomía mercantil donde prima la ley del valor.”10 Tal visión presupusola modernización vertiginosa de la sociedad china tomando como criteriogeneral avanzar hacia la descentralización de la economía utilizando elmercado y una apertura nacional al capital extranjero. Su idea central deavanzar hacia el socialismo se apoyaba en la articulación de las fuerzas delmercado, la privatización y la inversión extranjera directa dirigidas por elPartido Comunista. En el debate acerca de la relación del Plan y el Mercado predominarondiferentes puntos de vista. Por un lado, están quienes consideran que laeconomía planificada es el rasgo esencial del socialismo; y a pesar deque se requiera expandir las fuerzas productivas en la fase de transición 8 Bertell Ollman. “Market Socialism: the debate among Socialists” 9 La noción de socialismo de mercado de Viet Nam fue planteada por vez primera en la Conferencia Nacional Intermedia del Partido Comunista de Vietnam, en 1994. Sobre el socialismo de Mercado vietnamita no se abundará en el presente trabajo, dada la similitud de dicha experiencia con el modelo Chino. 10 Deng Xiaoping. PCCH. “China: Reforma o Apertura. Informes, documentos y discursos, política” 24
  21. 21. LA POLÍTICA ECONÓMICA BOLIVARIANA (PEB)y los dilemas de la transición socialista en venezuelay por tanto se hace necesario desarrollar la producción de mercancías yel cambio, ello no necesariamente significa que el socialismo se equiparea la economía de mercado. De la otra parte, resaltan los argumentos entorno al carácter dual de la economía socialista, con rasgos presentes dela economía planificada y de mercado; lo cual condiciona la presencia derelaciones monetarias – mercantiles bajo circunstancias de planificación,pero con base en la producción y el intercambio; vale decir, con baseal reconocimiento de la economía mercantil como rasgo esencial delsocialismo. En ese contexto, la economía socialista se entiende como una modalidadde economía mercantil, regida por las leyes de la competencia y el dejarhacer al mercado.11 Desde ese punto de vista, la planificación operaba por medio delmercado, lo cual prefigura una sólida unidad entre los mecanismosplanificados y los del mercado.12 De ese modo, se llegó a un arreglo epistémico, el modelo planificadofue aplicado a las empresas y obras en construcción necesarias para elconjunto de la sociedad; por tener importancia para la economía nacionaly el nivel de vida de la población. De manera sintética, se pasa a mencionar los otros componentes delmodelo de socialismo de mercado : • Reducción de la planificación centralizada de la economía, en el sentido de determinar la estructura general y la dirección de la actividad económica. • Mantenimiento del control central de las empresas del Estado, y privatización de las no estratégicas. • Creación de nuevas formas de organización empresarial (pequeñas empresas privadas, empresas colectivas de propiedad comunal o municipal). • Industrialización del país en todos los niveles y tamaños de la industria, pero con un importante fomento y apoyo a la pequeña empresa. • Apertura de la economía nacional china a la inversión extranjera y al comercio exterior, pero supeditada a política de regulación y control estatal. • Apertura de zonas especiales a la inversión extranjera. • Políticas de liberalización no abruptas a diferencia de lo que sucedió con la ex Unión Soviética y su periferia: liberalización más controlada y más limitada del comercio y de las finanzas. • Libre oscilación de precios para la mayoría de bienes agrícolas y 11 Una discusión sobre el tema puede verse en: Al Campbel. “Socialism Without Markets: Democratic Planned Socialism” 12 Para mayor profundidad de los tips enunciados ver: Hart-Landsberg y Burkett. “China y el socialismo. Reformas de mercado y lucha de clases” 25
  22. 22. Haiman El Troudi de consumo; el gobierno sólo fija precios de productos esenciales industriales: petróleo, acero, etc. • Economía de consumo planificado: las empresas estatales ya no reciben financiamiento público, ni entregan sus ingresos al Estado, se financian por cuenta propia, pagan impuestos y solicitan créditos a la banca estatal; reducción o eliminación de diversos gravámenes que ponen freno al consumo interno. • Incentivos materiales en términos de remuneración a trabajadores con mayor tasa productiva, y en general estímulo a la eficiencia en todas las empresas (privadas y públicas). • Incremento de la exportación a instancias del aumento de la productividad. • Desarrollo y reorientación de la agricultura como sector estratégico de la economía nacional, pero con base en un nuevo modo de producción y comercialización. • Coexistencia de empresas de propiedad estatal con otras de propiedad colectiva o privada. • Combate a la extorsión y otros delitos económicos, y el cobro puntual de las contribuciones públicas. • Descentralización de empresas del Estado. • Aumento de la autonomía de las administraciones locales y la autonomía de los gestores de empresas. A los estados y municipios se les deja quedarse con una mayor recaudación y se les da autonomía de inversión sobre todo de cara a las empresas municipales y comunales. • Población laboral sometida a inseguridad social. • Fuerza laboral barata, altamente productiva y sobreexplotada. • Represión estatal ante intentos de auto-organización de los trabajadores. • Degradación medioambiental. • Creciente incremento de grupos privilegiados y acentuación de la división de clases sociales. Tales particularidades fueron coronadas en la década del noventa, yen menos de veinte años, China alcanzó tasas colosales de desarrolloeconómico, pero a qué precio. Jiang Zemin durante la presentación delinforme ante el XV Congreso Nacional del Partido Comunista de Chinaen septiembre de 1997, sintetizaba con fineza argumental su concepciónsocialista: …Construir una economía socialista con peculiaridades chinas implica desarrollar una economía de mercado bajo el socialismo y emancipar y desarrollar constantemente las fuerzas productivas. Más específicamente, debemos mantener y mejorar el sistema económico básico en el que la propiedad pública socialista es predominante y en el que diferentes tipos de propiedad se desarrollan lado a lado; debemos mantener y mejorar la estructura de economía de mercado socialista, de modo que el mercado tenga un papel básico en la asignación de los recursos bajo el control macroeconómico estatal, debemos mantener y mejorar diferentes modos de distribución con la distribución según el trabajo en un lugar dominante, permitiendo que algunas personas y algunas 26
  23. 23. LA POLÍTICA ECONÓMICA BOLIVARIANA (PEB)y los dilemas de la transición socialista en venezuela regiones prosperen primero para que luego puedan estimular y ayudar a otras a hacer lo mismo y lograr la prosperidad común paso a paso… Distinción especial tiene el componente del socialismo de mercado chinovinculado a las “áreas de globalización”, o Zonas Económicas Especiales(ZEE), creadas en función de conceder a la inversión extranjera zonasabiertamente capitalistas, donde la mayoría de las prerrogativas antesdestacadas no son implementadas. En estas zonas costeras se aglutinó eldesarrollo industrial apalancado por la inversión estatal, lo cual desencadenóen el advenimiento de China como la principal potencia manufacturera delmundo, en los sectores de producción de electrodomésticos y textiles,particularmente apoyado en los bajos costos de la mano de obra. Shangháies el ejemplo más palpable. El Estado Chino con dos modelos de organización económica posee,más allá de las distorsiones e inequidades sociales y políticas descritas,una deuda histórica relacionada con el perfeccionamiento de las relacionessociales de producción y los sistemas de distribución bajo el principio dedistribución con arreglo al trabajo. En ese marco, el reto chino es hallar laprosperidad social y la reivindicación de la existencia humana subyugadapor el trabajo objetivado. Y es que “El hombre es por sí mismo elfundamento de su producción material, y de toda otra clase de producciónrealizada por él. Todo aquello que afecta al hombre modifica más o menosprofundamente sus funciones y actividades en cuanto creador de la riquezamaterial consistente en mercancías” 13. Las implicancias del socialismo de mercado más allá del enfoqueeconómico conlleva a la introducción del tema esencial de la naturalezade los seres humanos fundados en dicho modelo ¿Será ese hombre capazde forjar el socialismo o el capitalismo?, ¿será posible crear la sociedadnueva a partir de las modulaciones e interpretaciones de una sociedadinfinitamente subsumida en la lógica mercantil? Mandel en referencia a Marx establece que el socialismo es “una sociedadregida por los productores libremente asociados, en la que la producciónmercantil (economía de mercado), las clases sociales, y el estado se hanextinguido” 14. Desde esa interpretación el modelo chino no satisface talpostulado marxista, por lo que no debería ser catalogado como socialista,sino en tránsito al socialismo, ello hasta tanto la economía contenga aún“un sector regido por el dinero y el mercado”. 13 Carlos Marx. “Historia Crítica de la Teoría de la Plusvalía” 14 Ernest Mandel. “The Myth of Market Socialism” 27
  24. 24. Haiman El Troudi4. La variante cubana: el socialismo planificadocon apertura parcial al mercado interno La especificidad cubana ha dado cuenta de un modo propio deproducción socialista. A decir de González Arencibia, el SocialismoPlanificado con Apertura Parcial al Mercado Interno 15. Cuba, junto con China, Vietnam, Bielorrusia y Corea del Norte ha sidouno de los pocos países socialistas que ha traspasado el Rubicón delsiglo XX, y asimilado con determinación el derrumbe de la URSS. China yVietnam cobijados con el manto del Socialismo del Mercado, Bielorrusia yCorea muy cercanos al modelo del Socialismo Centralmente Planificado. El caso cubano es diferente. Se ha forjado un ejercicio económicosui géneris respecto a los otros referentes socialistas, particularmentemodelado por la condición de asedio y bloqueo económico impuesto ala isla por el imperio norteamericano; pero también por las característicasparticulares de aquella economía “tropical” a lo largo de su trayectoria pre-revolucionaria y propiamente revolucionaria, imbuida más recientementeen el desafío de la era globalizadora. Por las valoraciones históricas,culturales, políticas y geográficas, el análisis de dicha experiencia es desuma importancia para la procura socialista bolivariana. El modelo cubano, precursor del socialismo científico latinoamericanoha atravesado diversos períodos económicos sobre los cuales existesuficiente literatura referencial16. En las próximas líneas se caracteriza elproceso actual, matizado por el Presidente Raúl Castro y venido de finalesde los ochenta, a partir de la apertura parcial aplicada en la economía,sobre la base de la utilización de mecanismos de mercado a lo interno delpaís, acompañados de un reimpulso al conjunto de la planificación. El modelo está sembrado en el campo fértil de la innovación y laexperimentación creadora, y ahora mismo rinde frutos y destila resultadostempranos. Se puede recordar como la revolución durante décadaspracticó el enfoque de la planificación centralizada de la sociedad y laeconomía por parte del Estado, a tal punto que el Estado propietario delos medios de producción llegó a asumir roles de agricultor, productormanufacturero, banquero, etc. La condición de centralización macro- 15 Categoría desarrollada por Mario González Arencibia. “Estrategias alternativas frente a la globalización y al mercado” 16 Se puede agrupar en dos grandes bloques históricos, los cuales a su vez pueden ser sub-agrupados. 1959-1989: Inserción de Cuba en el sistema socialista internacional, con importantes índices de crecimiento económico, mejoría sustancial de la calidad de vida de la población, impulso al mercado interno, freno a la incidencia del mercado mundial. 1989 a la fecha: Crisis estructural tras el derrumbe del bloque soviético, y del CAME, búsqueda de nuevos operadores para el mercado interno e internacional, experimentación respecto al Socialismo Planificado con Apertura Parcial al Mercado Interno. 28
  25. 25. LA POLÍTICA ECONÓMICA BOLIVARIANA (PEB)y los dilemas de la transición socialista en venezuelacefálica de la economía cubana en la actualidad está siendo revisada porla vanguardia revolucionaria. El ejemplo empleado por Raúl Castro acercade la distribución de la leche, da cuenta de las distorsiones que se puedenderivar tras la incorrecta armonización de las variables, parámetros, sujetosy flujos de actividad presentes en la economía. Hoy día, Cuba debate su modelo socialista desde las concepcionessobre la propiedad social, papel del mercado en el socialismo, participaciónciudadana en las decisiones y control de la política, construcción delconsenso, etc. Por lo que cabe la pregunta: ¿Ha influido la cercanía conVenezuela y con China al respecto, para acelerar el proceso que se vienemodulando en un denso fluir? Formalmente, el Gobierno Cubano no menciona ni asume públicamenteel modelo de Socialismo Planificado con Apertura Parcial al Mercado Interno,pero existen suficientes indicios institucionales, funcionariales, discursivos,testimoniales, de políticas públicas, documentales, estadísticos, etc., quearmonizan la esencia formal sistematizadas por González Arencibia. A continuación, las evidencias serán revisadas de forma somera: • El mercado funciona bajo la regulación estatal, pero proporcionaaperturas parciales en determinados espacios internos. • La economía es conducida por la Planificación Estatal y buscacorregir los desacoples estructurales no rectificados durante la CAME oCOMECON (Consejo de Asistencia Económica Mutua), en el marco de ladivisión internacional socialista del trabajo. • La interrelación del plan y el mercado se centra en el bienestar social con base a la distribución con justicia y equidad de los resultados del trabajo. • El plan establece y prioriza el alcance, las medidas, los momentos, y los ritmos de los flujos económicos en el mercado, de acuerdo con la coyuntura y la proyección estratégica. • Los controles estatales corrigen las distorsiones propias de los mecanismos de mercado. • La inversión extranjera participa sólo en cadenas productivas definidas por el Estado. • La política monetaria de competencia estatal reestructura la moneda local (el peso), y establece una regulación centralizada de la divisa de intercambios externos, sobre todo en su impacto en el mercado interno. • Adopción de una estructura económica heterogénea, basada en diferentes formas de propiedad: empresas públicas, empresas mixtas, asociaciones contractuales con capital extranjero, unidades básicas de producción cooperativas, cooperativas de producción agropecuaria, pequeños productores campesinos. 29
  26. 26. Haiman El Troudi • Legitimación de empresas capitalistas bajo regulación y control estatal. Tipos socioeconómicos diferenciados y consustanciados con la premisa de socializar los resultados y preservar la soberanía nacional. • Asociación mixta con privados internacionales en empresas capitalistas controladas por el Estado, tanto en los sectores productivos como en los servicios y comerciales. La presencia transnacional ha permitido “… incorporar conocimientos, y tecnología, han desempeñado un papel importante, en la rearticulación de la economía cubana en el contexto de la globalización, sirviendo como “muro” de contención del recrudecimiento del bloqueo norteamericano, a pesar, del carácter globalizante que imprime la ley Helms-Burton y de sus anteriores proyectos” 17. • Los diferentes tipos de propiedad cuentan con un particular esquema de funcionamiento, pero en atención a las directrices del plan y los controles estatales. • Esquema de autofinanciamiento descentralizado en diversas ramas de la economía: comprende la producción, gestión, y la administración económica. • Política de disminución del empleo público bajo el reemplazo por el emprendimiento privado centrado en las forma de propiedad antes enunciadas. • Diversificación del sistema financiero, orientado a su encajamiento con el contexto financiero internacional. • Políticas de reconversión industrial integral, asociadas para completar las cadenas productivas, la automatización de procesos, el impulso a la innovación tecnológica, y el aprovechamiento ambientalmente sustentable de los recursos. • La integración comercial con los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), bajo un esquema de cooperación y complementariedad de la actividad productiva. • Autonomía empresarial para los socios extranjeros, expresada en beneficios tales como la repatriación de utilidades, flexibilidad impositiva, delimitación de regímenes especiales para zonas turísticas, siempre que se garantice el criterio de priorizar la disposición de los bienes y servicios producidos en el mercado interno. Tras esa compilación, queda claro que “La idea del Estado cubano no esliberar las fuerzas del mercado en Cuba,18 -como es frecuente en muchospaíses subdesarrollados- sino su uso con fines sociales, con una planificación 17 Mario González Arencibia. Ibídem. 18 “Nosotros no podemos entregar nuestro desarrollo económico y social a las leyes ciegas del mercado. Las leyes ciegas del mercado no imperarán aquí, eso no quiere decir que no podemos aplicar algunas formas de mercado determinadas formas”. Fidel Castro Ruz. Clausura del V Congreso del PCC. Suplemento del periódico Granma, La Habana 1 de noviembre 1997 p.3., citado por Mario González Arencibia. Ibídem. 30
  27. 27. LA POLÍTICA ECONÓMICA BOLIVARIANA (PEB)y los dilemas de la transición socialista en venezuelaflexible y consensuada de manera democrática, de forma que ello permitacorregir las distorsiones del mercado, evitando las tendencias entrópicas yestableciendo líneas generales para el desarrollo socio-económico en tornoa la propiedad social sobre los medios de producción”19 El reenfoque del modelo cubano, como se ha dicho, está en plenoperíodo de gestación; queda de parte de aquella sociedad heroica concretarsu diseño del socialismo del siglo XXI, a partir de las nuevas condicionesnacionales e internacionales que les son inherentes a la nación caribeña. 19 Mario González Arencibia. Ibídem. 31
  28. 28. Haiman El Troudi5. Reforma versus revolución:la socialdemocracia en su laberinto La socialdemocracia, basada en el sistema de reformas, ha cambiadoconvenientemente sus ropajes desde su aparición como corriente ideológicaa principios del siglo XX. No existe por tanto, una identificación clara dedicho pensamiento que pueda referenciarse en la actualidad; mas bienexisten diversas derivaciones que abarcan desde gobiernos nacionaleshasta organizaciones políticas, agrupadas en una internacional socialistacaracterizada por el eclecticismo, el oportunismo, y el confusionismo. Para dimensionar con mayor nitidez el sentido del reacomodosocialdemócrata a lo largo de su historia, se recuerda como en sus inicios,el argumento inspirador de su ideología se centraba en darle respuestas alos paradigmas y teorías marxistas, relacionadas con el Estado, las clasessociales, la revolución del proletariado, la abolición de la propiedad privada,el derrumbe del modo de producción capitalista, etc. Genéricamentea esta corriente se denomina como “Socialdemocracia de la SegundaInternacional”. En alusión al vibrante debate que marcó el deslinde delsocialismo científico de la socialdemocracia. El socialismo científico encontró así dos gigantescos contrincantes, elliberalismo capitalista y el reformismo socialdemócrata. Particularmente, estapugnacidad programática-ideológica se trasladó a la esfera de las políticaspúblicas, tras el advenimiento al poder de gobiernos socialdemócratas enun importante grupo de países europeos, la expansión de la influencia delcapitalismo norteamericano, y el crecimiento de la órbita soviética en lasfederaciones que se aglutinarían en torno a la URSS. Siempre, la socialdemocracia ha pretendido mostrarse como la opciónde equilibrio, de encuentro entre corrientes antagónicas: el capitalismo yel socialismo-comunismo. No obstante, en el terreno de batalla, las tresvisiones se han confrontado mutuamente. Como se expone más adelante, la Socialdemocracia de la SegundaInternacional ha mutado, en dos formas diferenciadas, la Socialdemocraciadel Estado de Bienestar, y la Socialdemocracia de la Tercera Vía. Noobstante, las tres formas se han mantenido hasta la fecha. Para efectos de la presente revisión y análisis, se evalúan lascaracterísticas inherentes al modelo más próximo al socialismo, el cualincluso, es visto por algunos autores como una modalidad socialista. Setrata de la Socialdemocracia de la Segunda Internacional. No obstante,también se consideran los aportes del Estado de Bienestar logrado porlas luchas obreras en la Europa de la Postguerra, y que después, trasla cruenta embestida neoliberal ha venido perdiendo terreno a ritmosinsospechados. Pero antes, se analiza de forma esquemática cómo la socialdemocraciase ha transformado a través del tiempo en contestación a ciertos paradigmas 32
  29. 29. LA POLÍTICA ECONÓMICA BOLIVARIANA (PEB)y los dilemas de la transición socialista en venezuelay en atención a distintas variables .20 La Socialdemocracia de la Segunda Internacional es la doctrina políticaque defiende una transición pacífica al socialismo -reformas gradualesdentro del sistema capitalista de mercado-, empleando los medios políticosde las democracias liberales, a saber, el parlamentarismo. En términos económicos, tal teoría asume que la emancipación de laclase trabajadora puede lograrse dentro de la misma sociedad capitalista;en consecuencia aceptan el sistema de economía de mercado, pesea que también reconoce que en él subyacen marcadas privaciones enla asignación de recursos. Por lo tanto, promueve la intromisión de lasinstituciones del Estado Burgués prevaleciente a fin de propiciar equilibrios,y con ello asegurar una cierta “libertad económica”. Por tanto, en términosde su ortodoxia: • No intenta destruir o bien superar al capitalismo como modo de producción como vía para la instauración de la nueva sociedad socialista. 20 En socialdemocracia.org, con añadidos y arreglos del autor. 33
  30. 30. Haiman El Troudi • Matiza las diferencias entre clases antagónicas, y por consiguiente no fomenta la lucha entre éstas. • Se deslinda de la interpretación materialista de la historia. • No comulga con la dictadura del proletariado. • Emplea la vía parlamentaria como instancia democrática correctora de los excesos del capitalismo. • No aboga por la extinción del Estado Burgués, por el contrario, busca a través de él alcanzar niveles de bienestar humanamente aceptables. Para abundar en el análisis de la socialdemocracia, es necesario precisarcon carácter previo algunos elementos históricos, políticos y económicosvinculantes, relacionados al liberalismo, al keynesianismo, y al socialismoreal. Se debe tener presente que la socialdemocracia plantea advenir elsocialismo mediante el empleo de otras estrategias, idearios y actores, yque al mismo tiempo se diluye en la democracia burguesa heredera delliberalismo; ahora veremos como el liberalismo progresivamente se alejade sus proclamas anti-absolutistas y “evoluciona” hacia formas todavíamás opresivas, el neoliberalismo. En dicho tránsito, la socialdemocraciatambién se adapta a los vaivenes capitalista, a tal punto que, el propioneoliberalismo antes de erigirse en contra del modelo keynesiano-liberal-capitalista, lo hace contra el Estado de Bienestar Socialdemócrata enaumento en Europa Occidental. El liberalismo es la filosofía política del capitalismo. Es una ideología quesirve a los intereses históricos de la burguesía. Se fue gestando conformela burguesía iba avanzando como clase en ascenso enfrentada a la noblezadel Antiguo Régimen (las monarquías absolutas) durante los siglos XVII yXVIII. Como nació frente al poder absoluto de los monarcas y frente alrégimen medieval de gremios que aún persistían, los valores que defendíael liberalismo, que eran los valores de la burguesía, tenían que ver con lalibertad y con la defensa de la propiedad privada. Para defender la libertad, algo que estaba en peligro por el absolutismode los reyes, desarrollaron la división de poderes. Montesquieu21 fue sumás claro articulador. Poco a poco, la burguesía emergente fue haciéndose con el aparato delEstado y convirtiéndolo en una máquina eficaz para sus fines. Era un Estadomínimo encargado de garantizar la propiedad privada (policías y jueces),las grandes obras (que servían a los grandes negocios) y la defensa de lasfronteras y las rutas marítimas (frente a los apetitos de otras burguesías).Pero en ese primer momento, todavía el peso de la iglesia y la defensade la propia sociedad –que mantenía muchos lazos sociales- servían para 21 En su obra “El espíritu de las leyes” 34
  31. 31. LA POLÍTICA ECONÓMICA BOLIVARIANA (PEB)y los dilemas de la transición socialista en venezuelaque el capitalismo no desarrollara todas sus potencialidades hasta hacerse“salvaje”. Pero conforme la ley del capital crecía y crecía, su comportamiento eramás de rapiña. La ley de la acumulación, que había sido brutal durante lacolonización y expoliación de América, África y Asia, pasaría a ser igualmentebrutal dentro de cada país, incluida Europa o Norteamérica. Es lo que sellamó “capitalismo salvaje”; es decir, un capitalismo sometido a sus propiasreglas sin ningún tipo de freno social o político, y que, bien caracterizado enlas novelas de Charles Dickens, tiene como rasgos jornadas interminables,trabajo infantil, accidentes laborales, enfermedades, fábricas inhumanas,desaparición de cualquier moralidad que frene las ganancias, represiónestatal, analfabetismo, prostitución, enfermedad, etc. Durante la Revolución Francesa, la burguesía, como clase en ascenso,pidió el apoyo popular contra el absolutismo en nombre de la libertad, laigualdad y la fraternidad pero, una vez logrados, no quisieron que el puebloparticipara de esos derechos de ciudadanía. Todo esto explica por qué Marx y Engels en el Manifiesto Comunistase refirieron al “papel revolucionario desempeñado por la burguesía en eltranscurso de la historia”, en el primer capitalismo, de la misma maneraque fueron claros en denunciar todos los problemas posteriores que trajoconsigo. El capitalismo era bueno para acabar con el Antiguo Régimen ypara desarrollar las fuerzas productivas, pero malo para casi todo lo demás,incluyendo el alto precio que se pagó para lograr sus objetivos. Por eso, elcapitalismo fue quien generó su propio sepulturero: en lo material el fin dela propiedad privada, en lo ideológico el socialismo (que debía conseguirun reino de libertad, no como lo que ocurrió en la URSS) y como nuevosujeto la clase obrera. El final del siglo XIX y los comienzos del siglo XX trajeron la participacióndel Estado en la economía, sobre todo a partir de que la clase obreraempezó a organizarse. La prensa obrera, que se empieza a generalizar afinales del siglo XIX, es esencial para esa organización. Como la presiónpopular era tan fuerte, la burguesía empezó a ceder. Además, a comienzosdel siglo XX empiezan a entrar en las Asambleas diputados obreros (tácticasocialdemócrata). Eso hace que el Estado, aunque seguía defendiendo losintereses capitalistas en última instancia, empezaba a poner en marchatareas de redistribución de la renta. La negativa del liberalismo a un Estado interventor y racionalizadorgeneró guerras inter-imperialistas (con abuso llamadas mundiales). Lapetición liberal de “nada Estado” generó, como en un péndulo, el “Estadototal” del socialismo y la reacción capitalista de clases medias que fue elfascismo y el nacional-socialismo. Durante los años 30 y 40 del pasado siglo, hay todo un abanico teóricoy práctico relativo a la intervención del Estado. Intervención del Estado eslo que hay detrás de la Primera y la Segunda Guerra Mundial, obligatoria 35
  32. 32. Haiman El Troudipara organizar el esfuerzo bélico. Intervención es el New Deal de Roosevelty los son los primeros Institutos Nacionales de Industria (como el creadopor Mussolini). También lo son los planes quinquenales de la URSS. El punto de inflexión teórico fue el libro de 1936 de John MaynardKeynes, Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero, dondeformaliza la intervención del Estado en la economía, única manera, dice élmismo al final de la obra, de salvar al capitalismo (pese a que lo acusaronde socialista). Es frente a la intervención del Estado en la economía, frente al Estadosocial, donde surge el neoliberalismo, con la obra de Friedrich von HayekCamino de servidumbre como máximo exponente. En conclusión, el liberalismo nace para enfrentarse al absolutismo,mientras el neoliberalismo nace para enfrentarse al Estado social. Las teorías de Keynes rompieron con la abstención del gobierno enla marcha de la economía, demostrando que la intervención pública eracapaz de cambiar el ciclo económico. En momentos de ciclo bajo, el Estadoanimaba la economía estimulando la capacidad de compra, lograndocrecimiento económico y, por tanto, creación de empleo (aunque tambiéninflación). Cuando el ciclo era alto, reducía la inflación enfriando la economía,reduciendo el crecimiento, retirando dinero de la circulación y aumentandoel desempleo. Eso significaba que era posible influir en la economía a travésde los impuestos, el gasto público y la política monetaria. Ese Estado keynesiano, llamado en Europa, Estado social y en AméricaLatina, Estado desarrollista, fue hegemónico en el ámbito occidental hasta1973, donde el sistema se hundió al generarse al tiempo alta inflación yrecesión (se inventó el neologismo “estanflación”). En Europa comenzó laetapa conservadora (Thatcher, Reagan, Kohl) y en América Latina se frenóel desarrollo, llegaron gobiernos neoliberales o, donde no era posible,dictaduras militares. Previo a la crisis de sobreproducción capitalista, los gobiernos europeosoccidentales, asediados por la presión obrera y por la atracción ejercida porlos derechos sociales alcanzados en los países del socialismo real, matizaronel Estado social keynesiano, al emplear los instrumentos de intervenciónestatal en la economía para abrir paso a la opción socialdemócrata delEstado de Bienestar. Con el Estado de Bienestar, la socialdemocracia terminó por deslindarsepor completo del objetivo socialista. Fue el precio que aceptó pagar tras elpacto velado celebrado con el modelo liberal keynesiano, y con los PartidosLaboristas, cuya ideología guarda grandes concomitancias con las tesissocialdemócratas de la Segunda Internacional. Pues bien, los elementos constitutivos y las ideas-fuerza del Estado deBienestar pueden sintetizarse como sigue: • Composición de una economía mixta. 36
  33. 33. LA POLÍTICA ECONÓMICA BOLIVARIANA (PEB)y los dilemas de la transición socialista en venezuela • El Estado subvenciona la educación, la salud universal, el cuidado infantil, y la provisión de servicios sociales para toda la ciudadanía. • Se instaura un amplio Sistema de Seguridad Social, a fin de compensar las secuelas de la pobreza, la pérdida de ingresos a causa de enfermedad, desempleo o jubilación. • La regulación estatal asegura el derecho a la organización sindical de los trabajadores, la defensa y protección de los consumidores, y la libre competencia de mercado. • Más recientemente se inscribe en la línea de defensa del medioambiente. • Establecimiento de impuestos progresivos para financiar los gastos de la seguridad social y demás programas sociales del gobierno, tanto como sus propios gastos. El argumento frecuentemente empleado por las corrientes comunistasy socialistas en contra de la socialdemocracia viene dado por su abandonode la tesis de transformación de la sociedad capitalista por otra igualitaria.Suficientemente, ha quedado demostrado que la abrumadora mayoría desociedades donde la socialdemocracia ha ejercido el gobierno, a la par de laaplicación de los programas de bienestar social, el capitalismo se expandepor medio de monopolios, apropiación del trabajo ajeno, concentración deriqueza en minorías privilegiadas, e incremento de la brecha de desigualdadsocial. Por si esto fuera poco, la tendencia de los últimos años, previoinclusive a la presente crisis del capitalismo global, ha supuesto que elEstado de Bienestar se ha venido desmantelando sistemáticamente, conel apoyo cómplice de los gobiernos de derecha que ahora mismo sumanmayoría en Europa, incluso en los países nórdicos. A la luz de los acontecimientos y las circunstancias económicas, políticas ysociales, se ha agotado el modelo formal del Estado del Bienestar (exponentemáximo de la socialdemocracia). Ha sido derrotado por la propia semillaautodestructiva contenida en su seno. Dicha derrota no supone negaciónde los derechos laborales, sociales y económicos de las clases populares,sino la imposibilidad de coexistencia de dos concepciones antagónicas,inevitablemente llamadas a colisionar, a prevalecer la una sobre la otra.En el caso del socialismo, las mayorías del planeta se beneficiarían; con elcapitalismo maquillado por la socialdemocracia revisionista, unos pocosseguirán oprimiendo a millones al tiempo que edulcoran su condición devida: esclavos pero bien atendidos. Por otra parte, el Estado de Bienestar, circunscrito dentro de las propiasfronteras nacionales de acuerdo con la especificidad de cada país, al serconcebido como sistema de derechos y beneficios ciudadanos, recibido pormedio del servicio de la Administración Pública, quien a su vez se nutre delmaná del mercado generador de riquezas, se enfrenta a dos circunstanciasinexistentes al momento de su gestación, la globalización económica, y el 37
  34. 34. Haiman El Troudicreciente empuje social demandante de mayor participación en los asuntospúblicos y en la producción de riquezas. El modelo de Estado de Bienestar en la socialdemocracia nórdica-báltica renunció a sacrificar el compromiso social al imperativo económico.Se asume el compromiso social a pesar del peso de éste en las cuentasde tesorería. Entender este hecho supone demarcar con fineza el umbraldonde hacen frontera común la economía y los aspectos morales y socialesde la socialdemocracia en países como Suecia y Noruega. La palanca económica de aquellos países sostenía el sector de laeconomía prestador de servicios sociales bajo financiamiento del Estado.Así, la economía productiva en términos mercantiles-financieros, seconvierte en captador de riqueza y, vía tributos, pagador de empleos delservicio social. A todas luces, este formato se volvió insostenible para lasburguesías nacionales, sumidas en la lógica del capital y el individualismo-egoísta del capitalismo. El costo cada vez incrementado volcado sobre aquel sector condicionaresistencias y por derivación burlas al control estatal y a las obligacionesfiscales. En una sociedad capitalista desacostumbrada a una praxis socialfraterna, el bienestar para todos se vuelve “imposición” atentatoria de losintereses de clase, con lo cual se configura inexorablemente un escenarioen el que los unos se vuelven contra los otros. 38
  35. 35. LA POLÍTICA ECONÓMICA BOLIVARIANA (PEB)y los dilemas de la transición socialista en venezuela6. Venezuela: airear el balance de la revolución La gestión económica bolivariana no es fruto de la improvisación. En losprimeros diez años de Gobierno, se han dado importantes avances en posde desmantelar la trama neoliberal heredada, y ello nos coloca en mejorposición frente a la presente crisis económica mundial en relación a muchospaíses que basan su economía en la lógica del capitalismo global. Basta recordar cómo se actuó frente a los planes por privatizar PDVSA.También cabe recordar la intervención estatal que se hizo en su momentopara el rescate de los “créditos indexados” y el financiamiento de adquisiciónde vehículos denominado “cuota balón”. Así mismo, se acertó en tomar a tiempo la decisión de recolocar lasreservas internacionales de Venezuela fuera de las instituciones financierasde los Estados Unidos. También se acertó en la recuperación del controlde sectores estratégicos para la economía venezolana como la CompañíaAnónima Nacional Teléfonos de Venezuela (CANTV), las cementeras, laElectricidad de Caracas, que hasta hace poco se cotizaban en la Bolsa deNueva York; de no haberlas recuperado, se habrían encontrado a mercedde la tormenta financiera. Otra decisión correcta que hoy es difícil que no sea reconocida hasido la de exigir a los bancos la capitalización de las notas estructuradasque tenían. De un modo más general, las políticas de control bancario lehan permitido a la revolución actuar a tiempo y de forma responsable.Se han regulado las tasas de interés para viviendas, la agricultura, lasmanufacturas, el turismo y las microempresas; y el control cambiario hapermitido no estar a merced de los especuladores y de las veleidades delos “capitales golondrinas”. También cabe resaltar la decisión de fijar el tope de las reservasinternacionales en un nivel óptimo, que ha permitido contar con el Fondopara el Desarrollo Nacional (FONDEN) como instrumento de financiaciónde la inversión productiva. Se debe reconocer la importancia de tener unBanco Central dispuesto a alinearse con las políticas económicas públicassin someterse a la lógica ciega de los mercados. Todas estas medidas han ido a la par de una apuesta por una políticade crecimiento sostenido acompañada de amplios programas de inclusiónsocial. Dicho sea de paso, estas medidas han ido acompañadas de unesfuerzo continuado por avanzar en articular una estrategia de alianzasmultipolar. Los Fondos conjuntos establecidos con China, Rusia, Irán,Bielorrusia, son de gran ayuda para un financiamiento externo quecontribuya al impulso de la producción nacional. En el ámbito latinoamericano y caribeño se ha apostado por reforzarlas bases de una nueva arquitectura económica y financiera regionalsolidaria y al servicio de nuestros pueblos. El ALBA y Petrocaribe son yaexpresiones con fuerza creciente de esta nueva unión económica y social 39
  36. 36. Haiman El Troudien marcha. El Banco del Sur constituye también una pieza clave en estanueva arquitectura financiera ¡Qué distinta sería nuestra posición ahora silo hubiéramos concretado antes! Pero aún estamos a tiempo y ya estáncolocadas las bases sólidas para su definitivo y pronto despegue. El Proyecto Bolivariano ha dado siempre mucha importancia al papelclave del Estado. Con base a ello se han establecido controles y regulacionesen la economía que han permitido afrontar en mejores condiciones losembates de la actual crisis económica del capitalismo. Una crisis que tras estallar inicialmente en el sistema financierointernacional, ha llegado ya a la economía real de los países capitalistasmás desarrollados, alcanzando día a día una dimensión planetaria de laque ningún área regional puede quedar exenta. Venezuela no ha tenido que desdecirse de sus políticas para afrontarla crisis económica desatada. Son otros los que ahora improvisan, losque se ven obligados a hacer lo contrario de lo que pregonaban, con unpragmatismo que contradice su discurso y su proyecto estratégico. Al analizar las características de la crisis económica en curso yreflexionar sobre las medidas a tomar en Venezuela para paliar en todolo posible los efectos de la recesión mundial cuya duración es de inciertapredicción, se ha de hacer desde una convicción: la crisis financieray económica internacional hay que combatirla desde los valores y laspropuestas socialistas, hay que combatirla con más socialismo, con mayorprofundización del camino emprendido. Como dice Mészáros “…el patrón de medición de los logros socialistases hasta qué grado las medidas y políticas adoptadas contribuyenactivamente a la constitución y consolidación bien arraigada de un modosustancialmente democrático (es decir, verdaderamente no jerárquico ensu modo de operación en todas las esferas) de control social y autogestióngeneral…” 22 El desarrollo socialista tiene el desafío de que el futuro se conviertaen esperanza y se traduzca desde ahora en resultados en lo económico,social, político y cultural. Ello supone expandir las potencialidades de lossujetos económicos para lograr el pleno desarrollo de las capacidadeshumanas. Hoy en Venezuela se está en pleno desarrollo de la formulacióny la implementación de estas premisas materiales y culturales. Y sehacen asumiendo el reto de diseñar y empezar a implementar unapolítica económica y social bolivariana para sustentar esta nueva fase deconsolidación de la Revolución Bolivariana: la de la transición socialista,la del tránsito hacia este socialismo nuevo, venezolano, democrático ybolivariano. 22 István Mészáros. Ibídem. 40
  37. 37. LA POLÍTICA ECONÓMICA BOLIVARIANA (PEB)y los dilemas de la transición socialista en venezuela Ahora bien, continuando con la revisión de la gestión bolivariana, puederesultar interesante dar un vuelo rasante sobre la amplia llanura de logrospreliminares y actuaciones emprendidas rumbo al socialismo. A tal fin, sirvael presente resumen no exhaustivo: 1. La participación protagónica, como factor promotor del poder popular, centrado en la ciudadanía, sujeto planificador, decisor, gestor y contralor de los asuntos públicos y no espectador pasivo de las funciones del Estado. Véanse23 los Consejos Comunales, los Presupuestos Participativos, los Consejos Locales de Planificación. 2. Los avances en materia de inclusión social. A instancia de las Misiones Sociales véanse los resultados en alfabetización, educación, sistema público de salud, alimentación, protección social, capacitación productiva y organización para el trabajo colectivo, etc. Revísese también los resultados en el cumplimiento anticipado de algunas de las Metas del Milenio fijadas por las Naciones Unidas, el incremento en la capacidad de ahorro y consumo de los estratos más bajos de la sociedad y el logro sublime de garantizar tres comidas por día a más del 92% de la población. Desde la llegada del Presidente Chávez al Gobierno en 199924, el pago de la deuda social se convirtió en una exigencia. Los logros sociales de la revolución forman parte del orgullo de todos los bolivarianos. La organización social y comunitaria, ese entramado que constituye la red que sostiene la Revolución Bolivariana, es la mejor vitrina de logros y esperanzas. 3. El inicio de la revolución agraria y el desarrollo rural integral, la guerra al latifundio y el otorgamiento de tierras a asociaciones de campesinos desde una perspectiva colectiva y no individual; a lo que se suman políticas de capacitación, acompañamiento técnico, financiamiento a bajo intereses… 4. El apuntalamiento (aún tímido) de un nuevo modelo productivo en el que se rompe con la explotación, la división técnica y la enajenación del trabajo. Véanse los ejercicios cogestionarios; las Empresas de Producción Social; la gestión de Empresas Recuperadas; la Corresponsabilidad Social Empresarial; la diversificación y masificación del trabajo cooperativo; el despliegue de un sistema micro financiero; la adopción de un modelo endógeno de desarrollo; la activación de una nueva estructura territorial; la redistribución de la riqueza nacional entre la mayorías… 23 Con defectos, pero cargados de un germen transformador irrefutable. 24 Lo que el pueblo decidió con su voto fue llevar a la Presidencia de la República un Nuevo Proyecto Histórico, basado en la atención prioritaria de las necesidades humanas de las grandes mayorías. 41
  38. 38. Haiman El Troudi 5. El reconocimiento de los derechos originarios de los pueblos indígenas y las comunidades afro-descendiente; la abolición de cualquier forma de discriminación racial, género, minoría sexual, discapacidad. 6. El impulso de un sistema multipolar y el freno al imperialismo. El carácter internacionalista y la determinación por la integración latinoamericana. Véase el ALBA, la Misión Milagro Internacional, el Banco del Sur, Telesur, Petrocaribe, la política “Petróleo para los pobres del mundo”, como signo inequívoco de la solidaridad desinteresada de dar a quien necesita sin esperar nada a cambio. 7. Los avances en la democratización de la información y la comunicación, ruptura de la hegemonía de los empresarios de medios de comunicación privados y la apertura a medios libres, comunitarios y alternativos que conciben la información como un bien público y no como una mercancía. 8. La reducción estructural de la tasa de desempleo. Cifra ésta contrastante con la significativa pérdida de empleo en las principales economías del mundo como consecuencia de la crisis económica mundial del capitalismo. Así mismo, la tendencia de incremento del empleo formal y descenso del empleo informal, en contraste con la situación existente antes de la revolución. 9. La política ininterrumpida de incremento salarial a lo largo del período revolucionario, alcanzando registros muy superiores a la media latinoamericana y en diversas ocasiones posicionándose en el primer lugar. 10. La ampliación considerable de la infraestructura agrícola asociada a sistemas de riego, y vialidad rural. 11. El fortalecimiento del Sistema Financiero Público venezolano, pese a la mala salud que estructuralmente goza el Banco Industrial de Venezuela. Se ha dado un salto importante en la diversidad, calidad, cobertura y cantidad de los créditos otorgados. 12. La política de inversión ha sido puntal para el proceso expansivo de las infraestructuras y el equipamiento. Se han acopiado recursos económicos y se han financiado un amplio número de iniciativas productivas. Resta la optimización de dicha inversión con prioridad en sectores de mayor empuje y arrastre, con arreglo a un de plan de inversión. Como puede apreciarse, el Proyecto Bolivariano ha dado siempremucha importancia al papel clave del Estado en la construcción de unmodelo económico, social y territorial equilibrado, incluyente, solidariotanto en el plano nacional como en el internacional. En los primeros añosde revolución, mientras el neoliberalismo combatía la función reguladoradel Estado en la economía como un cáncer a extirpar y fomentaba laprivatización de servicios públicos esenciales, Venezuela desplegaba 42
  39. 39. LA POLÍTICA ECONÓMICA BOLIVARIANA (PEB)y los dilemas de la transición socialista en venezueladesde el Gobierno políticas públicas de inclusión en educación, salud,atención social…, y establecía controles y regulaciones en la economía quehan permitido afrontar en mejores condiciones la crisis que ahora estalló enel sistema financiero internacional y que ya se instaló en la economía realde los países capitalistas más desarrollados. 43
  40. 40. Haiman El Troudi7. Retrato parcial de la economía venezolana 25 De manera general, no exhaustiva, se revisan seguidamente algunosindicadores económicos del país, sobre todo los relacionados con eldireccionamiento de los propósitos socialistas. La selección de las variablesconsideradas no es neutra, apunta a componentes sustantivos donde seespera sean suscitados cambios en la estructura material presente, durantelos primeros años de la transición. Se hace poca interpretación valorativa de la información presentada, seintenta en lo posible ofrecer el panorama concreto.Diagnóstico de aspectos macroeconómicos Una vez derrotado el sabotaje petrolero, Venezuela inició un procesode crecimiento sostenido, generalizado, y significativo desde mediados delaño 2003 al cierre del 2008. En 2009 la economía entra en recesión porsegunda vez durante el gobierno bolivariano (pese a que la recesión del2002-2003 obedeció a la estridencia política vinculada al golpe de Estadoy el sabotaje petrolero). Las crisis cíclicas del capitalismo en consecuenciason recurrentes y seguirán siéndolo hasta tanto no se supere el modo deproducción imperante. Es necesario propiciar el crecimiento armónico de la oferta y la demandaagregada. Por una parte, el déficit neto de oferta se ha compensado conel crecimiento de las importaciones, hasta el punto que éstas han crecidocerca de doscientos por ciento entre 2004 y 2008; por otra parte los excesosde demanda que no pueden ser satisfechas con importaciones tienden apropiciar aumento de los precios. No se ha calculado, por tanto no se conoce la magnitud relativamentesuficiente de crecimiento sostenido del PIB a través de la cual se garanticela superación de los desequilibrios productivos y sociales. Se especula entorno a tasas fluctuantes entre 2 y 4 por ciento de crecimiento anual, perono se ha trascendido la barrera empírica a instancias de un procedimientocientíficamente valedero, que no atienda además a las condicionesimperantes de la economía monetarista, sino a las particularidades delas transformaciones estructurales adelantadas en los ámbitos sociales yproductivos. 25 Las fuentes no citadas por restricciones gráficas corresponden al BCV y al INE. 44
  41. 41. LA POLÍTICA ECONÓMICA BOLIVARIANA (PEB)y los dilemas de la transición socialista en venezuelaLo público y lo privado El dato de amplio interés para el análisis que nos ocupa está relacionadoa la composición de la incidencia de cada sector en el crecimiento. Enconsecuencia, se ha de tener siempre presente que lo privado (67%) incidemucho más en el resultado final del PIB que lo público (33%), aunque senota un incremento importante de lo público en los últimos años. El pesodel sector de la economía popular-comunal es casi imperceptible. 45

×