Your SlideShare is downloading. ×
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistas1

1,191

Published on

Published in: Business, Economy & Finance
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
1,191
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
19
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. La crisis del capitalismo mundial y las tareas de los marxistasEscrito por Juan Ignacio Ramos y Bárbara ArealViernes, 28 de Enero de 2011 12:55El sistema capitalista ha experimentado una profunda transformación. La recesión mundial, enrealidad una crisis de sobreproducción sin precedentes desde 1929 agudizada por el desplomedel sector financiero y la explosión de deuda pública en los países capitalistas más poderososcomo consecuencia de la aplicación generalizada de planes de rescate, ha sacudido loscimientos económicos y políticos del capitalismo internacional, Los fundamentos de la ideologíaburguesa predominante en estas últimas décadas y los pronósticos de los estrategas del capitalhan sido desmentidos por los hechos. La idea de un futuro de prosperidad y democracia, repetidainsistentemente en los medios de comunicación, en las tribunas parlamentarias, universidades yen los aparatos reformistas de las organizaciones de la clase obrera, han dejado paso aldesconcierto y las previsiones más sombrías. Todas las certezas del periodo anterior se hanhecho añicos, mientras en los foros de la clase dominante se discute sobre la viabilidad de la UE,la nueva escalada de proteccionismo económico, el enconamiento del enfrentamientointerimperialista por el mercado mundial y, lo más importante, los efectos de la crisis en la luchade clases.La virulencia de la actual recesión hunde sus raíces en el boom precedente. Éste se basó, entreotros aspectos, en factores derivados de las derrotas del movimiento obrero en Europa, EEUU yAmérica Latina en los años setenta y ochenta, y la posterior restauración capitalista en losantiguos países estalinistas (URSS, China, Este de Europa), que permitieron incrementarglobalmente la explotación de la fuerza de trabajo y reducir los salarios reales, propiciando unanueva división del trabajo internacional. Otros factores, como la caída del precio de las materiasprimas o el desarrollo de la economía china, contrarrestaron las tendencias a la recesiónexistentes en occidente facilitando la expansión del comercio mundial. En el periodo más intensodel anterior boom económico (2003-2007), la economía china se convirtió en la primera receptorade inversión de capital extranjero de todo el mundo, en la principal fuente de financiación delconsumo privado de los EEUU (en mayo de 2009 llegó a acumular 800.000 millones de dólaresen bonos del tesoro norteamericano) y también en el mayor proveedor del mercado domésticonorteamericano.El crecimiento del comercio mundial y una intensa explotación de la clase obrera gracias alaumento de la jornada laboral, la intensificación de los ritmos de trabajo, la precarización ydesregulación del mercado laboral y la caída de los salarios, contribuyó al abaratamiento de loscostes de producción, contrarrestando la tendencia decreciente de la tasa de ganancias. Tambiénjugó un papel relevante en este sentido las privatizaciones en el sector productivo estatal, lastelecomunicaciones y los servicios sociales, que aceleraron la acumulación capitalista de losgrandes monopolios estadounidenses y europeos. La aplicación de la nueva tecnología de lainformación también sostuvo esta dinámica.Capital financiero y crisis de sobreproducciónNo obstante, si el boom en las economías centrales del capitalismo se prolongó durante tantotiempo fue debido a otro factor esencial: el recurso generalizado al crédito, que además deimpulsar actividades puramente especulativas mantuvo el consumo doméstico de la principaleconomía del mundo (EEUU) e, indirectamente, la producción de una parte importante de las
  • 2. manufacturas mundiales. Pero lo que en un periodo reforzó el ciclo alcista de la economía y tiróde la producción, ensanchando el mercado mundial, en un momento determinado se convirtió enla fuente de contradicciones poderosas: el crédito barato generó una espectacular burbujabursátil e inmobiliaria que atrajo miles de millones de euros acumulados en los años anteriores(finales de los noventa). Debido a la desregulación masiva del sector financiero, al incrementoespectacular de la actividad bursátil y la especulación inmobiliaria, se obtuvieron plusvalíasexcepcionales sin la necesidad de pasar por la inversión productiva. El crédito masivo tambiéncreó las condiciones para un endeudamiento privado y empresarial sin precedentes que se cubríacon más deudas. Estas deudas multimillonarias, gracias a la ingeniería financiera, setransformaron en activos financieros que cotizaban al alza frenéticamente, hasta que todo elsistema estalló el verano de 2007 a raíz de los impagos generalizados de las hipotecas subprimeen EEUU.Los grandes capitalistas, monopolios y bancos hicieron negocios multimillonarios en este período.La tasa media de beneficios empresariales en EEUU y Europa pasó de un 12-14% entre 1975-1982, a valores superiores al 20% desde finales de los años noventa hasta mediados de ladécada de 2000, tasas similares a las obtenidas en la época dorada del capitalismo occidentaldurante los años cincuenta y sesenta del siglo XX. La diferencia fundamental con aquellos añosprodigiosos del capitalismo norteamericano y europeo es que mientras el grueso de laacumulación capitalista se efectuaba a través de la reinversión de capital en la producción, enestas últimas dos décadas una parte sustancial de los beneficios del capital se han logradomediante la especulación financiera. La brecha entre la producción real y el capital ficticio enestos años aumentó en proporciones desconocidas (el 90-95% de los movimientos de capital noresponden a operaciones comerciales o de inversión, sino a movimientos puramenteespeculativos)1.Cuando el sistema financiero de los EEUU se vio afectado por el retroceso de la economía real yel crecimiento del desempleo, el desplome de los grandes bancos de inversión, comprometidoshasta los tuétanos con la especulación inmobiliaria y bursátil, se precipitó. El sistema financieromundial se vio amenazado por un colapso generalizado (especialmente tras la caída LehmannBrothers en septiembre de 2008). Esto tuvo efectos inmediatos provocando que la crisis desobreproducción latente emergiera a la superficie con virulencia y empeorara aún más lasituación insostenible del sistema financiero. Estalló entonces una crisis clásica del sistemacapitalista, de sobreproducción de mercancías, bienes y servicios, precisamente en el pico delboom económico. Una crisis que ha vuelto a poner de relieve el carácter reaccionario del Estadonacional y la propiedad privada de los medios de producción, que actúan como una camisa defuerza sobre las fuerzas productivas.2Los planes gubernamentales para salvar el sistema financiero: sus consecuenciasLos planes de salvamento público orientados al estímulo de la demanda y sobre todo al rescatedel sistema financiero — una nacionalización general de las deudas bancarias bajo presupuestoscapitalistas— , han supuesto la inyección, en poco más de tres años, de 20 billones de dólares enlas economías de EEUU, Japón, China y la UE ¡Prácticamente un tercio del PIB mundial! Noobstante, y a pesar de un desembolso de ayudas públicas sin parangón en la historia delcapitalismo, incluyendo los periodos de reconstrucción posteriores a las dos guerras mundiales,la crisis no sólo no ha sido conjurada, sino que nuevos desequilibrios han irrumpido en la escenaintroduciendo más incertidumbre respecto a las perspectivas para la recuperación. La explosiónde deuda pública soberana, la bancarrota de las economías más débiles de Europa, la crisis del
  • 3. euro o el fracaso de la coordinación de la política económica de las grandes potencias mundiales,por citar algunas, han puesto de manifiesto que la utilización del Estado para salvar la economíade mercado ha cosechado resultados limitados, y en muchos casos adversos. Ello prueba laprofundidad de la crisis y las enormes dificultades estructurales que encuentra la clase dominantepara salir del pantano.La deuda masiva, pública y privada, que condicionará las perspectivas generales para el próximoperiodo se ha intentado contrarrestar por parte de los gobiernos capitalistas, sean abiertamentederechistas o socialdemócratas, con planes salvajes de austeridad que pretenden acabar concualquier vestigio del llamado Estado del bienestar y anular las conquistas históricas delmovimiento obrero. Planes que están actuando como una receta acabada para una explosión dela lucha de clases como no se veía desde la década de los años setenta del siglo pasado, inclusoen muchos aspectos semejante a los efectos que se vivieron en los treinta, induciendoparalelamente a la continuidad de la recesión y, por tanto, alejando la posibilidad de unarecuperación a corto plazo.Los informes elaborados por los organismos económicos mundiales (FMI, BM, OCDE) a finalesde 2009 afirmaban que lo peor de la crisis había pasado y en 2010 asistiríamos al fin de larecesión global. Durante meses desataron una campaña propagandística tremenda, con losfamosos “brotes verdes” como eje. Dicha campaña reveló el pavor a las consecuencias políticas ysociales de la crisis. En aquellos meses pretendían convencer a la población de que sevislumbraba el final del túnel, intentando crear la ilusión de que aceptando más sacrificios,recortes en los gastos sociales, rebajas salariales, mayor precariedad laboral, se crearían lascondiciones para un futuro mejor. Pero la propaganda burguesa choco con la realidad de loshechos. Los brotes verdes no se consolidaron, y la burguesía afiló el cuchillo pasando a laofensiva.En estos años ha aflorado con toda crudeza una paradoja que ilustra el carácter reaccionario delcapitalismo. Si el Estado nacional se ha convertido en un armatoste que obstaculiza el desarrollode las fuerzas productivas y está completamente superado por la realidad del mercado mundial,no es menos cierto que ese mismo Estado nacional es esencial para garantizar los interesescapitalistas en momentos de crisis. La burguesía nacional necesita a su Estado para defendersede los competidores extranjeros (proteccionismo); necesita al Estado para mantener la solvenciadel capital financiero; necesita al Estado para amortiguar las graves consecuencias de losconflictos políticos y sociales que se derivan de la crisis…En palabras de Federico Engels: “…ElEstado moderno, cualquiera que sea su forma, es una maquinaria esencialmente capitalista, unEstado de los capitalistas: el capitalista total ideal. Cuantas más fuerzas productivas asume enpropio, tanto más se hace capitalista total...”.3 La envergadura de la crisis obligó a los gobiernosde las naciones más desarrolladas a adoptar medidas drásticas. Pero a pesar de lo que digan losdefensores del neokeynesianismo, los planes de salvamento público han servido, esencialmente,para rescatar al sistema financiero a través de una masiva nacionalización de las perdidasmientras el ciclo recesivo se mantiene. El déficit presupuestario y la deuda se han disparado entodos los países a niveles históricos, en el momento en que los ingresos de los Estados, debido ala recesión, se reducen drásticamente. Y además, por increíble que parezca, este gigantescotrasvase de dinero público ha alentado un nuevo proceso de acumulación capitalista dónde elmáximo beneficiario está siendo, cómo no, el mismo sistema financiero que precipitó la granrecesión. Estos son los magros resultados de las llamadas a “regular el mercado” auspiciadas porObama, y secundadas, con entusiasmo, por los líderes socialdemócratas europeos.
  • 4. Cuando se habla de crisis de liquidez para explicar lo que está ocurriendo, hay que responderque este tipo de argumentos no tienen nada que ver con la realidad. No es un problema deliquidez de capitales, que por otra parte han sido concedidos a manos llenas a la banca por elconjunto de los estados capitalistas, sino de la incapacidad del mercado mundial por absorber elexceso de mercancías, bienes y servicios, en un contexto de deudas masivas de la población ydesempleo galopante. Bajo el capitalismo, la inversión productiva de capital sólo tiene sentido siproporciona ganancias tangibles al capitalista. Cuando la capacidad productiva instalada estáfuncionando a mínimos históricos en los EEUU, en la UE, en Japón; cuando la demanda internase reduce dramáticamente a consecuencia del paro masivo, las deudas multimillonarias y losplanes de austeridad, y el comercio mundial se contrae ¿Para qué invertir en ampliar laproducción, en construir nuevas fábricas, en contratar más trabajadores?La liquidez monetaria, que ha fluido masivamente desde los bancos centrales a la banca privadaa través de créditos concedidos a tipos de interés fronterizos al 0%, no se ha orientado a impulsarla producción, ni al consumo de las familias, ha sido utilizada para sanear los números rojos de lagran banca y garantizar su solvencia, permitiendo, al mismo tiempo, que el sector financierocoseche beneficios fabulosos en el mercado de deuda pública y desvíen parte de estos fondos aoperaciones especulativas en bolsa y en los mercados de materias primas. La aparición de unanueva burbuja bursátil es una realidad en todo el mundo: el mercado mundial de derivados quemovía a mediados de 2007 en torno a 500.000 millones de dólares, en 2009 se acercaba a600.000 millones; así mismo, los 25 gestores más ricos de fondos de alto riesgo, en pleno pico dela crisis (2009), lograron unas ganancias globales de más de 25.000 millones de dólares, más deldoble que el año anterior. La existencia de una gran masa de capital especulativo supone unriesgo latente. La explosión de la especulación bursátil e inmobiliaria en China, o los ataquesespeculativos contra el euro y la deuda soberana de Gracia, Irlanda, Portugal o España sonsignos evidentes de esta realidad.El capital financiero, que domina con puño de hierro la economía de mercado, obligó al conjuntode la sociedad a penetrar en el corralito de las deudas hipotecarias. Sobre la base delendeudamiento masivo, público y privado, los grandes bancos y fondos de inversión seapropiaron de la plusvalía de cientos de millones de personas. Como ahora es imposiblecontinuar con el festín de la misma manera, el capital financiero se beneficia de plusvalíasmultimillonarias a través de los planes de salvamento público y, por alucinante que parezca, definanciar la gigantesca deuda pública que estos mismos planes de salvamento han generado. Ladeuda soberana de los 30 países más avanzados del mundo en 2010 alcanzará en promedio el100% de su PIB. En el caso de EEUU el pago de intereses de la deuda pública supone ya lacuarta partida de su presupuesto anual. Sólo en 2009, los títulos de obligaciones emitidos enAlemania alcanzaron la cifra de 1 billón 692.000 millones de euros. En el conjunto de la UE seemitieron en 2008 más de 650.000 millones de euros en deuda pública; en 2009 fueron más de900.000 millones y en 2010, según estimaciones conservadoras, será de 1,1 billones. El conjuntode los estados de la UE tiene ya más de 8 billones de euros en deuda pública.La deuda pública se ha convertido en el gran negocio del momento. Pero ¿de dónde saldrán lasmultimillonarias retribuciones a la banca privada por la deuda pública? ¿Cómo se obtendrán losrecursos necesarios para recortar drásticamente el déficit presupuestario de los Estados? Larespuesta es obvia: de la sangre, el sudor y las lágrimas de la clase trabajadora a través de losllamados planes de austeridad.La economía norteamericana en el pantano
  • 5. Muchos “analistas” pronosticaron una rápida salida de la crisis en EEUU. Pensaban que era difícildescender mucho más. No obstante, como demostró la depresión de 1929 la caída puede sermuy grande, y la recuperación lenta y débil, arrastrándose penosamente durante años.En las dos últimas décadas el consumo fue el pilar fundamental en el que se sustentó el boomeconómico norteamericano, llegando a aportar más de 2/3 partes del crecimiento del PIB (un77,3% en 2007). Este fenómeno se apoyó en el crédito indiscriminado. Ahora todo el edificio seha venido abajo y el consumo interno está completamente deprimido, aplastado por una montañade deudas imposibles de pagar para millones de familias. La lacra del desempleo desalienta aúnmás el gasto doméstico. Los datos son elocuentes: entre junio de 2007 y finales de 2008 lapérdida de riqueza de las familias, combinando activos tangibles y activos financieros, rozó eltotal del PIB estadounidense (14 billones de dólares). Partiendo de estas circunstancias, lasfórmulas que el gobierno Obama ha llevado a cabo para reactivar el consumo interno se hanestrellado contra un muro. El paquete de 800.000 millones de dólares de ayudas públicasaprobado a principios de 2009 por la administración demócrata, tuvo una eficaciaextremadamente modesta (se calcula que pudo inducir la creación de poco más de medio millónde empleos). Y este es un aspecto importante, pues a pesar de las teorías de losneokeynesianos del tipo Krugman, la inversión estatal sólo puede tener —en el caso de laseconomías más fuertes— un efecto limitado a la hora de paliar algunas consecuencias negativasde la recesión, o ayudar a estimular el auge cuando las condiciones objetivas para ello existen.Pero la inversión estatal no determina el ciclo económico. Para sortear la recesión y transitar lasenda de la recuperación es necesario que la inversión de capital privado se reactive ante laperspectiva clara de un aumento de la demanda.A la luz de los datos y previsiones, la crisis no ha terminado en EEUU. Todos los sectores estánafectados por la sobreproducción: automóvil, construcción, acero, cemento, máquinaherramienta, química, comercio…La capacidad productiva de la industria manufacturera estásiendo utilizada por debajo del 72%, la tasa más baja desde el establecimiento de la serieestadística en 1948 (un 26% inferior a la media entre 1972-2008), y la inversión empresarial siguecayendo. La destrucción de empleo no cesará a corto plazo: la recesión ha eliminado 8,2 millonesde puestos de trabajo desde diciembre del 2007, alcanzando un 10, 2% de desempleo y lahistórica cifra de 15,7 millones de desempleados, la mayor en 26 años. Según estudios del bancoGoldman Sachs, la economía de EEUU necesitaría crecer durante los próximos cinco años a unatasa anualizada del 5% para lograr que el empleo volviese a la situación previa a la crisis.Paralelamente, la ofensiva contra los salarios se recrudece, aumentando la desvalorización de lafuerza de trabajo en un contexto favorable para los empresarios donde el ejército de reservacrece con fuerza. Pero las cosas pueden empeorar. La exposición del sector financieroestadounidense a la crisis inmobiliaria —que continua tras la caída persistente de venta deviviendas de segunda mano en un 20% de promedio a lo largo de 2010—, ha sido subrayado porel Fondo de Garantías de Depósito de los EEUU, que calcula en 552 las entidades financierasque pueden quebrar en los próximos dos años (lo que significaría una pérdida de 250.000millones de dólares).La perspectiva de un nuevo descenso a los infiernos para la economía norteamericana no esningún invento. El corresponsal de El País en EEUU, Sandro Pozzi, lo fundamentaba así en unartículo del pasado 28 de agosto: “El que iba a ser el verano de la esperanza se está convirtiendoen el del miedo a que EEUU tropiece, vuelva a caer en la recesión y se lleve por delante larecuperación en todo el mundo. Ante tanta incertidumbre, el cónclave en Jackson Hole(Wyoming, EEUU) de economistas y banqueros centrales internacionales ha cobrado especial
  • 6. relevancia, con un mensaje de nubes y claros. „Esta crisis durará casi 10 años en los países másendeudados -tanto EEUU como España están entre ellos-, y apenas llevamos tres desde queestalló‟, explicó en una entrevista con este diario Carmen Reinhart, de la Universidad deMaryland (...) En la calle, con 14,6 millones de parados y otros 2,4 millones que ni siquierabuscan empleo en la situación actual, la respuesta parece ser afirmativa. En EEUU hay también8,5 millones de personas que no tienen más remedio que trabajar a tiempo parcial, lo que setraduce en menos ingresos. Y 40 millones de personas con bajos recursos que acuden a lasayudas públicas para poder comer, a los conocidos food stamps: para todos ellos, la vida es unaespecie de depresión contenida. Tampoco hay buenas noticias para las empresas, que ven cómola demanda vuelve a bajar. Ni en el sector de la vivienda, donde las ventas avanzan al menorritmo en cinco décadas...”.La situación a mediados de 2010 era tan grave que Obama aprobó un nuevo plan de “estímulo”de 50.000 millones de dólares destinados a la inversión en infraestructuras públicas y ayudasfiscales a las empresas. Pero esto era 16 veces menos que su plan de hace año y medio, un planque fracasó a la hora de sacar a la economía del agujero. Economistas como Krugman exigenmás ambición y un plan de estímulo mayor, pero ¿para invertir en qué y de dónde saldrá eldinero? Si se aumenta la inversión pública de algún sitio tienen que salir los recursos. ¿De losimpuestos a los ricos? Sería una alternativa... pero Obama, presionado por los malos resultadosen las elecciones de noviembre, ha decidido prorrogar las exenciones fiscales a las grandesfortunas que aprobó el gobierno Bush y que vencían en diciembre de 2010. Su argumento es elmismo que el que utiliza su colega Zapatero, que después de amagar con aumentar la fiscalidada las grandes fortunas ha reculado vergonzosamente aduciendo que eso podría provocar fugasde capitales y empeorar la situación. Así es la lógica implacable del capitalismo, incluso para susfeligreses más piadosos y bienintencionados.La persistencia de la recesión en los EEUU, el fiasco de los planes de salvamento y estìmulo dela administración Obama, el desencanto general entre la población con sus medidas, han dadofuerza al sector dominante del capital estadounidense que exige cambios drásticos en laestrategia para salir de la crisis. Cambios que agudizarán el enfrentamiento del imperialismonorteamericano con sus competidores en la lucha por cada palmo de mercado mundial.El desplome europeoSi la situación de EEUU es adversa, el desarrollo de la recesión en el viejo continente ha hechosaltar por los aires todas las creencias en la solidez de la Unión Europea abriendo un agriodebate sobre su futuro. En este mismo número de Marxismo Hoy dedicamos un artículoespecífico a la crisis de la UE, del euro y de los efectos de los planes de austeridad en la luchade clases. Pero en cualquier caso es necesario señalar algunos aspectos de los acontecimientosen Europa para entender la dinámica general de la recesión mundial y su poderosa influencia enlas perspectivas generales.Después del terremoto de mayo de 2010 en el que el hundimiento de la economía griega desatóla mayor crisis de credibilidad del euro y puso en tela de juicio los acuerdos políticos de añosanteriores, las medidas adoptadas para garantizar la solvencia de los bancos alemanes,franceses y británicos comprometidos por sus inversiones en deuda soberana de los paísesperiféricos, han sido incapaces de frenar la crisis. Al crack de la economía griega ha seguido sinapenas interrupción la bancarrota de las finanzas irlandesas, la amenaza de una nuevabancarrota en Portugal y, lo más importante, la posibilidad de un plan de rescate para laeconomía española, que convertiría en un juego de niños lo ocurrido anteriormente. El Estado
  • 7. español representa el 10% del PIB comunitario, y un plan de intervención sobrepasaría losfondos de rescate aprobados en mayo —la prensa financiera alemana señala que seríannecesarios 500.000 millones de euros para el caso español— requiriendo de acuerdos bilateralescon Alemania, Francia y Gran Bretaña. El semanario Der Spiegel anunciaba en su edición delpasado 28 de noviembre que “si cae España, cae el euro”. El mismo pronóstico lo contemplaba elFinancial Times Deutchland: “Si una economía tan grande como la española tuviera que recurrir alos bomberos financieros, el futuro del euro estaría en serio peligro”. Esta perspectiva, totalmentefactible, ha suministrado muchos argumentos a importantes sectores de la burguesía alemanaque ven en la bancarrota de las economías más débiles un lastre imposible de soportar y unaamenaza a la estabilidad de la economía germana. Y la posibilidad de nuevas bancarrotas estáen el orden del día, incluyendo países como Italia y Bélgica, mientras la presión sobre la deudasoberana de Portugal y el Estado español continua intensificándose.La profundidad de la crisis europea ha puesto de relieve las enormes dificultades para launificación económica y política del viejo continente, abriendo la caja de Pandora para la vueltadel viejo discurso del nacionalismo económico, esgrimido con fuerza por las autoridadesalemanas, y que reflejan, en última instancia, que la idea de una Europa unida en basescapitalistas es una quimera reaccionaria. El hecho es evidente: las economías nacionales deEuropa alcanzaron un grado de integración muy importante en los años de crecimientoeconómico, donde el desarrollo desigual de las mismas podía ser paliado parcialmente gracias alos fondos europeos desembolsados por las potencias más fuertes. En el momento en que larecesión se ha hecho una realidad permanente, estas contradicciones latentes han aflorado confuerza, alimentando las tendencias centrífugas tendentes a disolver los acuerdos de integración.Nadie quiere salvar a su vecino a costa de empeorar las cosas en casa.La jerga oficial habla ya de una Europa a dos velocidades, en todo, y lo peor es que a pesar deponer en marcha planes de ajuste y austeridad de caballo en la mayoría de las naciones, lasposibilidades de que arranque la recuperación son cada vez más inciertas. Como ocurre enEEUU, las tasas de desempleo en la UE están en cotas históricas: según las cifras de Eurostat,la zona euro acabará el 2010 en el 10%, un máximo de los últimos 12 años, con más de 16millones de personas en paro en la eurozona. La economía francesa está en encefalogramaplano como la italiana, la inglesa sigue descendiendo, y la alemana, que es una clara excepción yque puede acabar el año con una tasa de crecimiento que doble la medida europea, es pasto dedesequilibrios y zonas oscuras que puede arrastrar al conjunto de Europa, empezando por lasituación nada fiable que atraviesa su sistema bancario.El crecimiento alemán se ha basado en su músculo exportador, que se ha beneficiado durantemeses de la debilidad del euro, de la caída de los salarios, de la precariedad creciente del mundolaboral alemán y, una razón de mucho peso, de la pujanza de la economía china y los planes deinversión estatal de su gobierno, que ha aumentado significativamente las importaciones demaquinaria y tecnología alemana. Una dinámica que está condicionada por factores adversos, talcomo señalaba el corresponsal del diario catalán La Vanguardia: “El nivel de dependenciaexterior de Alemania es la clave de su éxito y también su talón de Aquiles. Su cuota deexportación supera el 40% en sectores como el del automóvil y la máquina herramienta, y el 50%o 60% en la industria electrónica o farmacéutica. Alemania depende como pocos de la coyunturainternacional, algo que se parece a unas arenas movedizas, porque el panorama general estádominado por la incertidumbre...”.4 El crecimiento de las exportaciones alemanas, que yarepresentan el 50% de su PIB, tiene consecuencias muy importantes: alienta las tensiones consus supuestos socios europeos y, sobre todo, agudiza el enfrentamiento con los EEUU. En las
  • 8. cumbres del G-20 en Ontario y Seúl los norteamericanos han clamado con vehemencia no sólocontra la política exportadora y monetaria de China, también Alemania, y por ende Europa, hansido el centro de sus críticas. De todas maneras, la escalada de descalificaciones y ataques nova en una sola dirección: el gobierno alemán, tanto su Ministro de finanzas como la PresidentaAngela Merckel, han arremetido con dureza contra las medidas de la administración Obama,especialmente contra su decisión de devaluar el dólar a través de la emisión de más de 600.000millones de dólares por parte de la Reserva Federal (FED) para comprar bonos del tesoro, asuntodel que nos ocuparemos más adelante.El otro punto débil de la economía europea sigue localizado en el sector financiero. Hace unosmeses que se hicieron los test de estrés para evaluar la solvencia de los principales bancoseuropeos y calmar a los “mercados”. Los bancos españoles salieron aparentemente airosos, apesar de que llevan años incorporando a sus balances, como si fueran activos, todo el pasivo dela crisis inmobiliaria, con préstamos concedidos al sector por valor de 600.000 millones, y unamorosidad que supera los 100.000 millones de euros. Pero lo más irónico es que el mismoresultado positivo obtuvieron los bancos irlandeses que meses después entraron en quiebra yprecipitaron la declaración de rescate por parte del gobierno y la puesta en marcha de un plansalvaje de recortes del gasto público, despido de miles de empleados públicos y reducción de laspensiones, entre otras medidas.5 La situación es tan grave que incluso China ha tenido quellegar en auxilio de la maltrecha economía europea buscando también su propio respiro: desde2006 la Unión Europea es el principal destinatario de las exportaciones chinas y viceversa. Poreste motivo, el gobierno chino ha intentado tranquilizar a los especuladores internacionalesdeclarando que apoyan los planes de austeridad europeos y que no reducirán su participación enbonos soberanos europeos. Pero a pesar de todo la economía europea se encuentra en uncallejón.Los planes de austeridad aprobados en Gran Bretaña, Irlanda, Francia, Italia, Portugal, Grecia,Alemania, en el Estado español, que buscan garantizar la cuenta de resultados de los grandesbancos, los grandes fondos de inversión y las grandes empresas, los denominadoseufemísticamente “mercados” en la jerga oficial, no van a sacar la economía de la UE del hoyo enel que se encuentra, pero sí van a desencadenar una rebelión social en todo el continente,rebelión que ya ha escrito sus primeros capítulos con las grandes movilizaciones de masas,huelgas generales, movilizaciones estudiantiles que se han sucedido país tras país. Laposibilidad de que este panorama remita y se vuelva al anterior equilibrio capitalista es muyimprobable. El capitalismo europeo ha entrado en una nueva coyuntura histórica preparando lascondiciones para una guerra de clases prolongada.El capitalismo chino frente a la recesión mundialEl desarrollo explosivo de las fuerzas productivas en China ha convertido a este país enprotagonista indiscutible de la escena mundial. Todos los factores que juegan un papel decisivopara dificultar o ayudar a la estabilidad del capitalismo —crisis de sobreproducción, relacionesentre las potencias, guerra de divisas— están influenciados por el gigante asiático. El estallido dela recesión en el verano de 2007 ha supuesto un importante jalón en la historia del peculiarcapitalismo chino, que arroja luz sobre la solidez de sus cimientos y sus perspectivas.A diferencia de sus homólogos americanos y europeos, los dirigentes chinos consiguieron sortearlo peor de la recesión mundial: el PIB chino creció en 2009 un 8,7% y superó el 10% en 2010.Las enormes reservas acumuladas gracias a décadas de un robusto crecimiento —entre 1980 y2005 el PIB chino creció alrededor de un 9% de media, alcanzando en 2007 un espectacular
  • 9. 13%— permitieron al régimen responder al cambio de ciclo en la economía mundial con ungeneroso plan de estímulo, aprobado en 2008, de 580.000 millones de dólares, equivalente amás del 12% del PIB del país. La abundancia de capitales no ha sido la única ventaja con la queha contado el gobierno chino. También han podido disponer de un poderoso instrumento paraaplicar sus plan anticrisis: una economía férreamente centralizada —nos referimos tanto a la granindustria como a los recursos naturales y la banca— controlada con mano firme por el Estado, yel hecho de que los planes de estímulo se dirigieran en buena medida a la inversión productiva.Pero a pesar de las apariencias positivas, las contradicciones del capitalismo de Estado chinoson muchas, y la mayor de ellas sigue siendo que su economía depende esencialmente delmercado mundial y de su capacidad exportadora.Mientras en occidente el grueso de los planes estatales ha sido destinado al rescate de la bancaprivada, en China se han orientado fundamentalmente a inversiones en infraestructuras —lainversión en este sector se incrementó un 73% en los dos primeros años de la crisis—,consiguiendo una recuperación de la producción industrial, determinada en buena parte por estainyección de dinero público.6 Por otro lado, con el objetivo de estimular el consumo, el gobiernoaumentó el dinero en circulación a través del crédito, hasta el punto que en el primer semestre de2009 se superó en un 50% el volumen total de créditos de 2008. Buena prueba de la importanciaadquirida del recurso al crédito, fue que el mero anuncio de una restricción crediticia el 20 deenero de 2010 provocó una caída generalizada de las bolsas.Sin embargo, esta recuperación no debería ocultar que la recesión mundial ha hecho aflorar lasdebilidades estructurales de la economía china, muy dependiente del mercado mundial. Segúndatos gubernamentales, la crisis destruyó más de 20 millones de puestos de trabajo aunque parala Academia de Ciencias Sociales del país fueron 40 millones, es decir, una cifra equivalente al40% del desempleo mundial provocado durante el primer año y medio de crisis. El retroceso de laactividad económica en 2008 y 2009 fue consecuencia de una caída en el crecimientoininterrumpido de sus exportaciones. El potencial exportador de China, clave de su meteóricoavance, se vio gravemente afectado por la contracción de la demanda mundial, especialmentedel mercado doméstico estadounidense y europeo. Tras alcanzar, entre 2000 y 2007, unsuperávit comercial de más del 20%, en 2009 hubo una caída del comercio exterior del 13,9%respecto al año anterior. Por el momento, la demanda estadounidense y europea no dansíntomas de recuperación lo que sumado a las medidas proteccionistas de las potenciasoccidentales, supone una espada de Damocles que amenaza a la llamada fábrica del mundo.No podemos perder de vista que establecer comparaciones mecánicas entre el gigante asiático yotras grandes economías puede inducir a error. La economía china necesita crecer anualmenteentre un 8% y 9% del PIB para absorber alrededor de 10 millones de nuevos trabajadores que seincorporan todos los años al mercado laboral. Un crecimiento que para otras potencias, comoEEUU o Alemania, representaría un enorme avance, en China simplemente impide el aumentodel desempleo. De ahí, la comparación del crecimiento chino con la estabilidad de una bicicleta.Un vehículo de tres o cuatro ruedas puede ir a baja velocidad e incluso permanecer detenido sinvenirse abajo, una bicicleta precisa alcanzar una determinada velocidad para mantenerse establey evitar su caída.La recesión mundial ha dejado al descubierto el talón de Aquiles de la economía china: ladebilidad de su consumo interno y su extraordinaria dependencia de las exportaciones. Desde unpunto de vista teórico, no es un problema irresoluble. Podría superarse consiguiendo que lasmercancías que no absorbe el mercado mundial sean consumidas dentro del mercado doméstico
  • 10. chino. Pero semejante transformación se enfrenta con enormes dificultades, puesto que entra enabierta contradicción con las bases sobre las que se ha desarrollado el capitalismo chino lasúltimas décadas. En primer lugar, el carácter exportador de la economía china no ha hecho sinoaumentar exponencialmente en el último período. Entre 2001 y 2007, China elevó del 20 al 36%el peso de los intercambios comerciales en su PIB. El consumo doméstico, que representaba un49% del PIB en 1990 disminuyó al 35% en 2008. En dólares constantes, el PIB chino en 2007 esmuy superior al de 1990 y, por tanto, el mercado interno se ha ensanchado. Pero, aún así, elconsumo interno sigue muy por detrás de las exportaciones en lo que a riqueza generada serefiere, contrastando con el 70% del PIB que representa en países como EEUU.Las masas chinas sólo podrán consumir más si disponen de mayor poder adquisitivo. Noobstante, el factor más importante a la hora de explicar porqué las manufacturas chinas han sidotan competitivas en el mercado mundial son los bajos costes laborales. Salarios bajos a cambiode jornadas de trabajo inhumanas, combinados con la ausencia de derechos sindicales. Es más,aunque entre 2000 y 2006 el PIB per cápita chino se duplicó, pasando aproximadamente de1.000 dólares a 2.000, sigue muy lejos de los registros que se dan en las principales potencias:en EEUU el PIB per capita multiplica por 22 el de China (en 2006 era de 44.000 dólares). Inclusoexiste la posibilidad de que China vea reducida su competitividad como consecuencia delencarecimiento relativo de su mano de obra, como está ocurriendo por la explosión de huelgas yconflictos laborales que recorren el país, y por el aumento del desempleo a escala mundial queprovoca un abundante excedente de fuerza de trabajo en las naciones con las que compite y que,como cualquier otra mercancía, se ve sometida a un proceso de depreciación.¿Podrá China convertirse en la locomotora de la economía mundial?Aunque las grasas acumuladas por el capitalismo chino son abundantes y permiten al régimen unmayor margen de maniobra, no debemos olvidar que en una parte decisiva provienen delsuperávit comercial. Los intercambios comerciales del dragón rojo con el resto del mundo hanestado sometidos a constantes vaivenes desde el inicio de la recesión y siguen sin estabilizarse.Tras un crecimiento anual de más del 20% entre 2000 y 2007, en agosto de 2009 se registró unacaída del superávit comercial del 45% respecto al mismo mes de 2008. Posteriormente hubo unafase de recuperación que volvió a sufrir un nuevo bache en marzo de 2010— en el primertrimestre de ese año se alcanzaron 10.700 millones de euros de superávit pero supusieron un70% menos que en el mismo período de 2009—. La balanza comercial del capitalismo chino noha sido capaz de recuperar, al menos hasta el momento, la forma de una clara curva ascendentecomo en el período de boom. No es de extrañar, pues el grueso del crecimiento económico chinose produjo en un período de auge de los intercambios comerciales, que entre 1970 y 2002 semultiplicaron por veinte. El panorama actual del comercio mundial es totalmente distinto, a lo quehay que sumar las tendencias proteccionistas. Si éstas se intensificasen podrían dar al traste conlas expectativas de recuperación estable de la economía china.Sobre estas bases podemos empezar a responder a la pregunta de si China puede sustituir elpapel del capitalismo estadounidense en la economía mundial. Desde nuestro punto de vista, esun error pensar que la hegemonía de EEUU está amenazada a corto plazo. Su poderío todavíaes muy superior al chino y su participación en el PIB mundial prácticamente multiplica por seis alde China. La economía estadounidense absorbía, justo antes del estallido de la crisis,mercancías por valor de 9,7 billones de dólares, mientras China, con una población que multiplicapor cuatro la estadounidense, lo hacía por valor de 1,7 billones. En estas condiciones, China nopuede sustituir a los EEUU ni a la UE como motor decisivo de la economía mundial.
  • 11. La fortaleza de las finanzas chinas ha sido un argumento manejado por algunos economistaspara subrayar su liderazgo en la futura recuperación. China posee las mayores reservasmundiales de divisas: 2,7 billones de dólares, tres cuartas partes de ellos invertidos en activosdenominados en dólares y casi un billón directamente en deuda pública norteamericana. Sinembargo, la actual situación del dólar expone a China a serias dificultades. A pesar de lasamenazadoras declaraciones por parte de las autoridades chinas exigiendo limitar la hegemoníade la divisa estadounidense, lo cierto es que el debilitamiento del dólar supone unadesvalorización de su propia riqueza en divisas. Sin olvidar que una depresión mayor en EEUUafectaría decisivamente el potencial exportador chino. Esta es la razón de que Hillary Clinton,número dos de la Administración Obama, se preguntara a finales de marzo de 2009: “¿Cómonegocias con mano dura con tu banquero?”, en clara referencia a la dependencia de lafinanciación china de la deuda estadounidense. Este “equilibrio del terror” financiero entre China yEEUU se mantendrá: aunque ambos son competidores en el mercado mundial, se necesitan, porlo menos en el corto plazo. La dependencia mutua entre ambas economías es una confirmaciónpráctica de la ley dialéctica sobre la unidad y lucha de contrarios.Por otra parte, al calor de los planes de estímulo estatales, se ha abierto un nuevo debate en elque algunas voces comienzan a hablar de una vuelta atrás en la restauración capitalista enChina. No compartimos dicha afirmación. La intervención estatal china, con todas susparticularidades, no difiere, en su naturaleza de clase, de la desarrollada por los estadoscapitalistas europeos o norteamericanos. La cuestión clave es que la clase dominante estáutilizando los recursos estatales para salvaguardar las bases capitalistas del sistema, intentandoevitar un colapso de consecuencias sociales y políticas incalculables. La historia del capitalismoconoce enérgicas intervenciones estatales. Las experiencias del capitalismo europeo y japonéstras la Segunda Guerra Mundial, en Corea del Sur o Brasil en los sesenta, setenta y ochenta delsiglo pasado, son aleccionadoras. En China, las empresas estatales y la banca pública, soninstrumentos utilizados en beneficio de la nueva clase de capitalistas —muchos de ellos concarné del PCCh— que se lucran explotando a millones de trabajadores, privatizando empresaspúblicas, estableciendo acuerdos con las multinacionales imperialistas y participando en elmercado mundial, una vez liquidado el monopolio estatal del comercio exterior. Gracias a lasfiltraciones de wikileaks hemos conocido como el antiguo primer ministro Li Peng y su familiacontrolan el sector eléctrico; el miembro del Comité Permanente del Politburó, Zhou Yongkang, ysus socios dominan el petrolero; la familia de Chen Yun, antiguo líder comunista de la época deMao, el sector bancario; Jia Quinglin, presidente de la Conferencia Consultiva Política delParlamento, controla el sector inmobiliario en Pekín; el yerno de Hu Jintao dirige la página websina.com, una de las más importantes, y la esposa del primer ministro, Wen Jiabao, el de laspiedras preciosas.Los aprietos económicos de 2008 obligaron al capitalismo chino a recurrir a un tipo de recetasque, junto a los positivos resultados iniciales que hemos expuesto, ya demostraron sus efectosperniciosos a largo plazo cuando fueron aplicadas por potencias más veteranas. El recursoexcesivo al crédito, como respuesta a la crisis de sobreproducción, ha alimentado las tendenciasespeculativas en China. Un 20% de los 1,39 billones de dólares que los bancos chinosconcedieron en nuevos créditos en 2009 —el doble que el año anterior— fueron a parar al sectorinmobiliario. De hecho, la burbuja inmobiliaria china no ha dejado de crecer. Según datos oficialesla inversión en bienes inmuebles aumentó un 75% ese mismo año, en el que la especulaciónbursátil tampoco fue a la zaga: la bolsa de Shanghai se disparó hasta un 90%. Otro datoenormemente preocupante es el crecimiento de un 5,1% de la inflación en 2010, una media, quecomo tantos otros valores estadísticos, pretende enmascarar que los alimentos básicos
  • 12. incrementaron sus precios en casi un 11%, ejerciendo una enorme presión sobre las familiastrabajadoras.Esta situación ha llevado al régimen a imprimir un giro en su política económica a finales del año2010. Se ha limitado el volumen de dinero en circulación incrementando las reservas de la bancay elevando los tipos de interés. A su vez, para aliviar la presión que puede provocar un estallidode la burbuja inmobiliaria, se ha limitado la compra de viviendas y oficinas tanto a nativos como aextranjeros, así como la concesión de suelo para nuevas construcciones. Pero si la políticaexpansiva ha demostrado ya sus riesgos, un recorte excesivo puede provocar resultados igual denegativos. El sector inmobiliario ha sido uno de los motores del crecimiento en los últimos años,alimentando una parte considerable del crecimiento del PIB, sin olvidar que el arrendamiento deterreno a largo plazo se ha convertido en una fuente de ingresos vital para las administracioneslocales —en 2009 obtuvieron ingresos por valor de 150.000 millones de euros por esteconcepto—, sobre las que pesa una deuda de 900.000 millones de dólares. Por otra parte, losrecursos estatales destinados a infraestructuras que permitieron recuperar el aliento del sectorproductivo tras el primer golpe de la recesión, se han agotado. Es importante destacar, que esteplan de estímulo no ha servido para resolver los problemas de sobrecapacidad productivainstalada. La intervención del Estado, que ha garantizado durante un período de tiempo lademanda de la producción de los sectores nacionales más afectados por la crisis, ha aplazado laexpresión de este problema en forma de paro y cierres de fábricas. En la actualidad es palpablela incertidumbre creada por las nuevas medidas destinadas a enfriar la economía, que haimpedido hasta el momento la adopción de un nuevo plan de estímulo.En paralelo a todos estos procesos económicos el proletariado chino ha empezado a estirar susmúsculos. Durante 2009, tuvimos un anticipo del carácter que adoptará la lucha de clases enChina. En julio, los 30.000 obreros de la fábrica Tonghua Iron & Steel se movilizaron contra laprivatización de su empresa. Secuestraron al representante de la empresa, le lincharon e hicieronfrente a miles de antidisturbios que intentaron disolver los piquetes de forma violenta. El régimentuvo que dar marcha atrás. Una lucha similar, que también acabó en victoria, se produjo enagosto en la fábrica Linzhou Steel Corporation. En 2010, trabajadores del sector privado denumerosas empresas se sumaron a la movilización y conquistaron importantes mejorassalariales. Lo más importante es que despertando a la lucha por mejoras económicas, ya haysectores, como los trabajadores de Honda, que se adentran en un terreno más político,oponiendo al modelo sindical del régimen sindicatos democráticos con elección directa y controlsobre sus representantes. El proletariado chino está forjando su conciencia en base a una duraexperiencia de explotación y derrotas. La burocracia capitalista que dirige el PCCh, aunque siguehablando de socialismo y envolviéndose con la bandera roja, ha destruido las conquistas de larevolución. Pese a todos los obstáculos, capitalismo es sinónimo de lucha de clases, y el procesode toma de conciencia empieza a abrirse camino a través de la bruma de la contrarrevolucióncapitalista. Probablemente, un proceso generalizado de ascenso de la lucha de clases en Chinatarde todavía un tiempo y, seguramente, adoptará formas peculiares debido a las característicaspolíticas y económicas tan particulares en que se ha gestado el capitalismo chino. En cualquiercaso, al calor del crecimiento explosivo del capitalismo en China, la clase llamada a derrocarlo seha visto enormemente fortalecida.El imperialismo chino se vuelve más audazTodo lo dicho anteriormente no contradice que China pueda seguir fortaleciendo sus posicionesen el ranking mundial, no tanto por su capacidad para solucionar sus propios desequilibrios comopor la debilidad creciente de sus competidores. Claro exponente de ello fue la forma en que
  • 13. desplazó a Alemania como primera potencia exportadora del planeta. Realmente, ambaseconomías sufrieron un retroceso en el volumen total de sus exportaciones, la diferencia fue quela economía germana lo hizo mucho más que la asiática.China se ha convertido en un serio desafío para las potencias imperialistas occidentales,disputando abiertamente el control de sus fuentes de materias primas y cuotas de mercadotradicionales. Es ya el primer socio comercial de la UE, el segundo de América Latina y el tercerode África. Como ilustra el cuadro, la correlación de fuerzas en el mercado mundial se estátransformando por la irrupción del gigante asiático, alimentando las tensiones y conflictos entrelas potencias como ha puesto de manifiesto la guerra de devaluaciones competitivas entre lasdivisas.Porcentaje de participación en el total de exportaciones mundiales de mercancíasAño/País 1948 1973 2006EEUU 2.,7 12,3 8,8Alemania 1,4 11,6 9,4Japón 0,4 6,4 5,5China 0,9 1,0 8,2Fuente OMCEn tiempos de boom la audacia de la expansión imperialista china provocó mucha tensión, en unmomento en el que el planeta ya estaba repartido —aunque este reparto fuera inestable ycambiante— entre las grandes potencias. La contracción del mercado mundial provocada por larecesión no ha hecho más que alimentar la voracidad del capitalismo chino y prácticamenteninguna de las grandes economías ha dejado de sentirse amenazada por este proceso. Junto ala reactivación de viejos conflictos con Japón —la pugna por la soberanía de las islas Senkaku—,y el desafío que desde hace años representan sus avances en América Latina y África paraEEUU y Europa, se están gestando nuevos conflictos: con Rusia en Asia Central — debido a loscontratos que empresas chinas han arrebatado a Gazprom en Kazajistán y Uzbekistán—; conAlemania en Europa Oriental —provocado por las inversiones chinas en Polonia, Rumania yHungría—. Pero es en Asia donde se localiza actualmente el punto más caliente. El conflictomilitar entre las dos Coreas iniciado en noviembre del pasado año, es un nuevo síntoma delgrado de tensión al que han llegado las relaciones económicas y militares entre EEUU y China. Elcapitalismo estadounidense no se conforma con la pequeña Corea del Sur, consciente de que elavance chino necesita un oponente de mayor envergadura, y espera encontrar ese poderosoaliado en India. La clase dominante de este gigantesco país, con 1.000 millones de habitantes yunas tasas de crecimiento comparables a las chinas, parece encantada de aceptar esta invitacióna fortalecer la alianza anti-china. No es ninguna casualidad que las hostilidades militares entre lasCoreas coincidieran con un viaje de Obama a este país, durante el cual el presidente de EEUUse mostró favorable a la entrada de India en el Consejo de Seguridad de la ONU. Semejante
  • 14. reconocimiento fue agradecido por los anfitriones del presidente de EEUU con el desplazamientode 36.000 soldados indios a su zona fronteriza con China.El capitalismo chino se enfrenta a una nueva etapa plagada de contradicciones. Como siemprehemos explicado los marxistas, las perspectivas no son una ciencia matemática. Los factores quedeterminan una previsión son múltiples y no sólo de carácter económico. Tal es el caso de lalucha de clases, que puede empujar al régimen chino a desarrollar medidas económicas endiferentes sentidos, dependiendo de la presión social a que esté sometido. De lo que no cabeduda es que la actual recesión ha puesto en marcha una lucha de alcance histórico por elmercado mundial en la que China jugará un papel decisivo.Proteccionismo y devaluaciones competitivas: la lucha por el mercado mundial se recrudeceEl pesimismo económico ha encontrado otro punto de anclaje en la situación que atraviesa laeconomía japonesa. Sumergida en una deflación que no termina, con la mayor tasa de parodesde el final de la Segunda Guerra Mundial (en torno al 5%), con un yen más fuerte que nunca yque afecta muy negativamente a sus exportaciones, el gobierno japonés ha intentado insuflarvida en el organismo económico a través de constantes inyecciones de ayudas públicas. Aunquesigue siendo la segunda economía del mundo y cuenta con uno de los mayores patrimoniosfinancieros y la industria más automatizada (con un altísimo valor añadido), Japón sigue sinlevantar cabeza. Oficialmente salió de una acusada recesión en el segundo trimestre de 2009,pero su crecimiento sigue siendo muy modesto. Estos resultados, decepcionantes como en elresto de países avanzados, se han alcanzado gracias a planes de estímulo público que rozaronen dos años el 4% del PIB. Lejos de retirar este estímulo estatal, la burguesía japonesa se vioobligada a aprobar un nuevo plan de cerca de 55.000 millones de euros en el año 2010. Perohasta ahora las medidas gubernamentales no han servido para reactivar la actividad, la deudapública se acerca al 200% del PIB mientras la polarización social y las desigualdades seincrementan: miles de jóvenes que pernoctan en los cibercafés porque no pueden permitirsepagar un alquiler o los ancianos obligados a sobrevivir con pensiones míseras, inflan cada vezmás las filas de los pobres de Japón.La profundidad y virulencia de la recesión no sólo está destruyendo las anteriores certezas,también ha arruinado los discursos con que intentaron tranquilizar a la opinión pública en losprimeros momentos. No hace mucho tiempo los gobiernos de todo el mundo se llenaban la bocade solemnes declaraciones afirmando haber tomado nota de las causas de la crisis para norepetir errores anteriores. Ese fue el mensaje de la administración Obama en cuantas cumbreseconómicas se han celebrado en estos tres años. Y sin embargo, para desgracia de Obama y desus mentores, los viejos fantasmas del crack de 1929 han hecho su aparición para recordar quelos intereses contradictorios de las diferentes burguesías nacionales pueden empujar a laeconomía mundial a una depresión aún mayor. Primero fue el fracaso de la cumbre del G-20 afinales del mes de junio de 2010 en Ontario, y aquel retroceso, que abrió las puertas a las salidasnacionales frente a una recesión desbocada, se ha ratificado en la cumbre de Seúl del pasadomes de noviembre.La prensa burguesa ha intentado presentar el enfrentamiento del imperialismo estadounidensecontra China y la UE como un debate doctrinal entre los partidarios de mantener los estímulosfiscales y aquellos que defienden las medidas de ajuste y austeridad para frenar el crecimiento dela deuda pública y atajar el déficit presupuestario. Pero esta explicación oculta, como no podíaser de otra forma, las auténticas causas que alimentan la disputa. Decir que Obama es undefensor de la inversión pública, en sentido coloquial para entendernos, es lisa y llanamente
  • 15. mentira, tal como los hechos se están encargando de demostrar. La administración demócrata haaprobado planes de ayuda estatales por valor de varios billones de dólares que han sidodestinados, en su mayor parte, a salvar al sistema financiero estadounidense, sostener a losgrandes monopolios de la automoción (gracias a las subvenciones a fondo perdido otorgadasgenerosamente por Obama, por ejemplo a General Motors), subsidiar la venta de casas, ycontinuar con los gastos multimillonarios en materia de seguridad interior y en las intervencionesmilitares en curso (las guerras de Iraq y Afganistán). Pero las inversiones productivas, eninfraestructuras, en obra pública, en sanidad, en educación, para crear empleo y estimular elconsumo, han brillado por su ausencia. Más bien habría que señalar que los ataques a los gastossociales, a las pensiones, a los empleados públicos (en las administraciones de los estados y enlos ayuntamientos se han destruido 69.000 y 247.000 puestos de trabajo respectivamente desdeagosto de 2008), a la sanidad y la educación, también se suceden a buen ritmo en los EEUU. Lasventajas fiscales para los ricos y los beneficios estratosféricos que los grandes bancos estánobteniendo, son parte del panorama económico estadounidense igual que en Europa o Japón.7En realidad, la causa del enfrentamiento entre los EEUU y la UE, también del enfrentamiento conChina, no es otro que la lucha brutal por el mercado mundial. EEUU, que atraviesa una fasedepresiva en su consumo, no puede convertirse en el destinatario de las mercancías baratas detodo el mundo y hundir aún más sus industrias manufactureras. Esto va directamente en contrade los beneficios del capital norteamericano. Al contrario, la burguesía estadounidense necesitaresituarse en el mercado mundial, incrementar el volumen de sus exportaciones para salir de unacrisis que se prolonga y vender mucho más en el exterior. En la capital de Corea del Sur, elimperialismo norteamericano ha dejado claro que está dispuesto a pelear con fuerza contra suscompetidores y no dejarse arrebatar el liderazgo mundial, independientemente de lasconsecuencias que sus decisiones, y las de sus adversarios, provoquen.Es importante señalar que la reunión de Seúl estuvo precedida por dos acontecimientos deenorme significado. Primero, la derrota de Obama en las elecciones legislativas parciales denoviembre. El triunfo de los republicanos, gracias a un aumento tremendo de la abstención en lasciudades, ha dado aún más confianza al sector decisivo del capital estadounidense que quiererespuestas contundentes. Los grandes monopolios y transnacionales estadounidenses, han dichoque es hora de pasar a la ofensiva en el terreno de la economía mundial. Y este es el segundoacontecimiento significativo: el gran capital estadounidense que mostró abiertamente susintenciones durante la crisis del euro en mayo de 2010 y en la cumbre del G-20 en Ontario unmes después, han dado un puñetazo en la mesa buscando fortalecer su posición en el mercadomundial a costa de sus competidores. Es el capital estadounidense el que ha impuesto, con elbeneplácito de Obama, la mayor devaluación competitiva del dólar de los últimos cuarenta años,horas antes de la cumbre del G-20 en Seúl, mediante una gigantesca operación de impresión dedólares, denominada en la propaganda oficial con el término eufemístico de “expansióncuantitativa”. Con esta decisión, el gobierno de EEUU pondrá en circulación 650.000 millones dedólares para comprar bonos del tesoro e impulsar, este es uno de los fines de la operación, laexportación de las manufacturas norteamericanas a los mercados mundiales, intentandorecuperar su predominio en el mercado doméstico.Los imperialistas norteamericanos han puesto punto final a la época de las palabras y las buenasintenciones. Hay una guerra económica para salir de la crisis y quieren ganarla. Obviamente en labase de esta estrategia se encuentra la profundidad de la crisis económica en los EEUU y lacerteza de que las medidas adoptadas hasta el momento no permiten salir del atolladero.Además de los datos que hemos señalado anteriormente, con un déficit presupuestario y una
  • 16. deuda soberana en niveles históricos (11,1% del PIB y 65,8% del PIB respectivamente), lasituación es realmente alarmante si consideramos que las necesidades de financiación de EEUUrequieren de 350.000 millones de dólares al año y que la compra de bonos del tesoro por partede los inversores extranjeros está disminuyendo acusadamente. China, que en 2007 adquirió el47% de las nuevas emisiones de bonos norteamericanos a diez años, las redujo en 2008 a lamitad, en torno al 20%, cifra que en 2009 tan sólo representó un 5% del total de bonos emitidos.Las debilidades del capitalismo norteamericano, que se refuerzan por la precaria situación de unsistema financiero que puede sufrir nuevas recaídas, están detrás de esta orientación hostilcontra sus competidores.El escenario dibujado en la cumbre del G-20 en Seúl no deja lugar a dudas. Las lecciones delpasado no han sido asimiladas, y no pueden serlo por una razón evidente: el capitalismo es unsistema anárquico, no puede ser planificado ni regulado. El motor que lo hace funcionar no es lasatisfacción de las necesidades sociales de la mayoría, sino el beneficio de las grandesempresas y bancos que determinan la política de los gobiernos y deciden sobre la vida de milesde millones. Esta clase de plutócratas, los famosos “mercados”, no tienen más solidaridad entreellos que la de sus cuentas de resultados y, frente a esta crisis de sobreproducción, estosmonopolios, que en una economía mundializada siguen manteniendo su base nacional, luchancon uñas y dientes por mantener sus beneficios a costa del vecino, desalojándolos de susmercados y posiciones estratégicas. Es la misma contradicción que Marx señaló hace 150 años:las fuerzas productivas que han dejado de tener una base nacional para adquirir un caráctermundial, chocan contra la camisa de fuerza de la propiedad privada de los medios de produccióny el Estado nacional.¿Recaída en la recesión?Las perspectivas para la recuperación son inciertas y están muy condicionadas por las enormescontradicciones que enfrentan a unas potencias contra otras. Las reuniones del G-20 no hanservido más que para evidenciar el fiasco en el empeño de coordinar las políticas económicas.Todos los problemas estructurales derivados del anterior periodo de boom económico, yacentuados calamitosamente en esta fase de recesión, han abierto las puertas a una nuevaconfiguración del capitalismo mundial, en el que la lucha por la supervivencia y la primacía tendráefectos en todos los planos: en la lucha de clases por supuesto, pero también en las relacionesinternacionales donde la pugna entre las diferentes potencias imperialistas se expresará tambiénen el frente militar de una forma más acusada.En la gran depresión de 1929, uno de los factores que recrudeció la espiral destructiva fue quelas grandes potencias económicas acometieron medidas proteccionistas y devaluacionescompetitivas de sus monedas. Un escenario que se está repitiendo milimétricamente a pesar detodos los deseos en contra, confirmando la incapacidad de resolver esta crisis desobreproducción con recetas capitalistas. Según informes de la Organización Mundial delComercio (OMC) las medidas proteccionistas no sólo se circunscriben a la devaluacióncompetitiva de las divisas, se extienden con la aplicación de leyes para proteger distintossectores económicos en diferentes países: subidas de aranceles, endurecimiento de normas deimportación, subsidios públicos a sectores productivos como el automóvil, acero o calzado,iniciativas legislativas para obstaculizar el comercio internacional.A las medidas proteccionistas y la guerra de devaluaciones competitivas hay que sumar que lacaída de los ingresos fiscales del Estado y la depresión de la demanda interna, que será elresultado inevitable de la aplicación de los planes de austeridad, no hacen más próxima la
  • 17. recuperación de la economía. Por otra parte, el saneamiento de los bancos mundiales todavía noha terminado. El FMI estima en 3,5 billones de dólares las pérdidas seguras de la banca mundialhasta finales de 2010; pero la cantidad puede ser muy superior y seguir lastrando larecuperación. Tomados en conjunto todos los factores mencionados, se pone de relieve elcarácter extraordinario de la recesión económica. Según algunos estudiosos de la historiaeconómica, la producción industrial, los mercados bursátiles y el comercio mundial cayeron eneste último año y medio con más fuerza que en los inicios de la Gran Depresión. Hay queretroceder a la Segunda Guerra Mundial para encontrar una caída del PIB de los paísesindustrializados tan importante. Exactamente igual se puede decir del desempleo, aunque en estecaso las referencias hay que tomarlas directamente de la depresión de los años treinta: laseconomías de la OCDE (las 30 naciones más industrializadas), superarán los 60 millones dedesempleados, casi el doble que al inicio de la crisis. Los datos son impresionantes, pero igual designificativo es la sincronización y simultaneidad de la recesión en todas las economías delplaneta (algo que tardó en 1929). Este hecho ratifica lo que los marxistas hemos explicado en losúltimos años: el peso aplastante del mercado mundial y la estrecha interrelación de todas laseconomías, un fenómeno que se reforzó en el periodo de boom y que, como explicamos, tendríaconsecuencias tremendas cuando la crisis de sobreproducción hiciese su aparición.Los organismos internacionales hablan de que la producción industrial podría remontar en 2011,pero esto es poco probable, mucho menos cuando en numerosos países aprueban recortessalvajes de la inversión estatal. La clave sigue siendo la inversión de capital privado, que está porlos suelos, y el crecimiento de la demanda interna, el consumo privado, que supone la partedecisiva del PIB en los países avanzados. Hay motivos serios para pensar que la recuperacióntan cacareada podría sufrir un traspié importante y que la fase recesiva se prolongará, inclusopodría empeorar. En cualquier caso una cosa es clara, las tasas de crecimiento de añosprecedentes están completamente descartadas.Un nuevo periodo histórico. Ruptura del equilibrio capitalistaLo fundamental es entender que hemos entrado en una época diferente de la historia delcapitalismo. Un periodo que no comienza con la recesión sino, precisamente, durante la fase decrecimiento económico. En la última década hemos vivido grandes acontecimientos que, tomadosen conjunto, marcan un punto de ruptura en la historia mundial. En primer lugar, el desarrollo dela revolución en América Latina, que tiene una significación histórica. Pese a las cifrasmacroeconómicas de crecimiento, desde finales de los años noventa asistimos a movimientosrevolucionarios en América Latina que supusieron un cambio profundo respecto a los ochenta yprimeros años noventa, marcados por derrotas: La revolución bolivariana, el movimientorevolucionario de las masas en Bolivia, Ecuador, el Argentinazo, el movimiento contra el fraudeen México en 2006, la respuesta al golpe en Honduras…La influencia de estos procesos en la política mundial es obvia, pero lo más significativo es suduración en el tiempo, lo que demuestra la correlación de fuerzas extraordinariamente favorablepara la clase obrera, los límites del imperialismo para abortar estos procesos, y la precariedadpolítica de la burguesía nativa. Por otro lado, esta prolongación también es consecuencia de laausencia de una dirección marxista con autoridad entre las masas capaz de completar estasrevoluciones. Otro elemento de primer orden en este cambio de época es la crisis de poder einfluencia del imperialismo norteamericano. Las relaciones mundiales están experimentandocambios muy agudos, determinados por la sacudida de la crisis y la competencia feroz de laspotencias imperialistas por los mercados. La escalada del enfrentamiento entre China y EEUU,en el plano económico, político y militar, y entre EEUU y la UE marcarán el próximo periodo. Hay
  • 18. una lucha por el dominio de Asia, África, y de las fuentes esenciales de materias primasestratégicas.En definitiva, dos décadas después del colapso del estalinismo, el nuevo escenario tiene unascaracterísticas muy diferentes al periodo anterior. Trotsky señaló una idea que puede serbastante útil para abordar las características de esta nueva fase de la lucha de clases y de lahistoria mundial: “Las épocas de enérgico desarrollo capitalista deben poseer formas —enpolítica, en leyes, en filosofía, en poesía— agudamente diferentes de aquellas que correspondena la época de estancamiento o de declinación económica. Aún más, una transición de una épocade esta clase a otra diferente debe producir necesariamente las más grandes convulsiones en lasrelaciones entre clases y entre Estados (...) No es difícil demostrar que en muchos casos lasrevoluciones y guerras se esparcen entre la línea de demarcación de dos épocas diferentes dedesarrollo económico”. 8En la compleja ecuación política que atraviesa el capitalismo mundial, el papel de las masas, suirrupción en escena y su proceso de toma de conciencia (contradictorio, y no lineal), sigue siendoel factor decisivo. Como marxistas rechazamos cualquier esquema basado en una luchaconstante y permanente de la clase obrera. Cuando las oportunidades no se aprovechan soninevitables derrotas, repliegues y retiradas. En función del carácter y profundidad de éstas, elretroceso será de un tipo u otro (diversos factores influyen: la política de las direcciones de lasorganizaciones obreras, la situación económica, etc.). Pero lo primero que debemos señalar es elpapel que la clase obrera ha jugado en los últimos años, incluso en el periodo de boom. Zanjaresta cuestión diciendo que la conciencia de las masas en los países capitalistas desarrollados haretrocedido, como se repite como un lugar común entre los intelectuales izquierdistas, sectarios oex marxistas, representa una visión unilateral y sesgada. En primer lugar, no es posible obviar lasderrotas políticas de los años setenta. Entonces, ligados directamente a la recesión, asistimos amovimientos revolucionarios en Europa occidental (España, Portugal, Grecia), y a un augetremendo de la lucha de clases en Francia, Gran Bretaña, EEUU.... Los efectos políticos de estasderrotas fueron muy severos. Sus consecuencias se vieron reforzadas posteriormente por elcolapso del estalinismo y la restauración capitalista en la URSS, Europa Oriental y China. Elboom de los años noventa estuvo directamente relacionado con estas precondiciones políticas.Generalmente un boom económico restablece las esperanzas en el futuro y, teóricamente,aumenta la confianza en el sistema. Indudablemente, este fenómeno se repitió en buena medidaen el anterior periodo de crecimiento. Pero el boom de las dos últimas décadas, en EEUU, Japón,la UE (no digamos otros países) ha quemado parte importante de las grasas acumuladas,atacando la cohesión social y el estado de bienestar. Ciertamente, sectores de la pequeñaburguesía se beneficiaron mucho de la especulación inmobiliaria y bursátil; incluso sectores delproletariado trabajando duro y agachando la cabeza, empujados a esa situación por la política decolaboración de clases de las direcciones reformistas, pudieron aumentar sus ingresos ysometerse de por vida a los créditos hipotecarios. Pero no fue un boom como otros anteriores dela historia del capitalismo, que desarrollaron grandes ilusiones incluso entre sectores amplios detrabajadores.Es importante hacer un balance cuidadoso del periodo anterior y no caer en simplificaciones queexpresan el punto de vista, no del marxismo, sino de capas desmoralizadas de activistas. Laexperiencia acumulada por la clase obrera (especialmente la juventud obrera) durante los añosde boom es fundamental para entender las perspectivas para el próximo periodo. Las masas hanaccedido a mercancías a bajo coste, disfrutado de la compra a crédito de coches, televisores deplasma y otros bienes, pero el fermento de crítica al sistema empezó a incubarse durante el
  • 19. boom, con el incremento de la jornada laboral, la precariedad, el enorme endeudamiento de lasfamilias, etc. Estos factores estaban detrás de los movimientos de masas contra la guerra, lassacudidas huelguísticas en Europa, etc. ¿Cuál fue la historia de la última década en los paísescapitalistas avanzados? ¿Hemos vivido sólo un periodo de reacción y reflujo? Evidentemente eldesarrollo no ha sido uniforme (Gran Bretaña lo prueba), pero la mayoría de países vivieronimportantes movilizaciones de la clase obrera y la juventud. Esto ha marcado la conciencia decientos de miles de trabajadores, aunque no se haya traducido inmediatamente en el surgimientode tendencias reformistas de izquierdas de masas o centristas algo que no deberíasorprendernos. Desarrollos de ese tipo son característicos de situaciones revolucionarias oprerrevolucionarias.Obviamente hay un retraso de la conciencia respecto a la situación objetiva. Pero el factordecisivo para explicarlo no es la “fortaleza del boom” pasado, sino la política de los dirigentesreformistas, que se ha transformado en un factor objetivamente reaccionario, el más importantede todos. Un factor que no encuentra contrapeso por el momento en las fuerzas del marxismo,que siguen siendo muy débiles, lo que hará que esta situación contradictoria se prolongue —contodo tipo de distorsiones, pasos adelante y atrás— por un periodo bastante amplio.La teoría marxista excluye la existencia de una crisis final del capitalismo. La dinámica interna delsistema, recorrida por fases periódicas de boom y recesión, fue analizada por Marx en obrascomo El Capital y Teorías sobre la Plusvalía. También Lenin y Trotsky abordaron este asunto.Cuando tratamos con la dinámica del ciclo económico y la caracterización de una época históricadeterminada, el marxismo no sólo considera los factores derivados propiamente del proceso deproducción y circulación, toma muy en cuenta todos aquellos aspectos políticos e ideológicos queforman parte de la superestructura de la sociedad y adquieren relevancia en el desarrolloeconómico e histórico (derrotas huelguísticas y fracaso de movimientos revolucionarios; guerrasentre naciones e intervenciones imperialistas, etc.). La relación entre lucha de clases y cicloeconómico es estrecha, compleja y dialéctica. Las ecuaciones “boom igual a reacción” o“recesión igual a revolución”, simplifican groseramente esta relación. La experiencia de losúltimos años es rica al respecto. Hablando de las perspectivas generales, evidentemente hemosentrado de lleno en un periodo extremadamente turbulento de la historia. La actual recesión no escualquier recesión, sino una profunda crisis de sobreproducción. La curva de desarrollocapitalista ha entrado en una dinámica declinante. Aunque haya fases de recuperación de losíndices macroeconómicos (algo que no será homogéneo) la posibilidad de tasas de crecimientoglobal como en la última década y media es poco probable. Lo fundamental es entender que elcapitalismo, tal como se configuró en las décadas posteriores al colapso del estalinismo, hadejado paso a otra realidad diferente. Ésta se caracterizará por años de estancamiento y débilcrecimiento, altas tasas de desempleo y austeridad brutal; y tendrá efectos políticostrascendentales. La lucha de clases entra en una fase de mayor dureza, polarización entre lasclases y choques sociales sin precedentes desde los años setenta. La conciencia de la clasetrabajadora, a diferentes ritmos, avanzará martilleada por estos acontecimientos.¡Construir las fuerzas del marxismo!Los planes de austeridad que han puesto en marcha los gobiernos capitalistas representan unaofensiva sin cuartel contra las conquistas históricas del movimiento obrero. Por ahora, la ofensivapatronal auspiciada por los gobiernos, ya sean de derechas o socialdemócratas, ha tenido éxito.Pero esto ha sido posible, en gran medida, gracias a la política errática de los dirigentesreformistas de los sindicatos obreros, que siguen optando por la línea de la concertación y lacolaboración de clases, aunque cada día con más dificultades y presiones para llevarla a la
  • 20. práctica. Pero la recesión también ha tenido otros efectos, y el más importante es que refuerza lapérdida de confianza por parte de millones de trabajadores y jóvenes en este reformismo sinreformas, que ya venía desgastándose en los últimos años.En una crisis económica de proporciones históricas como la actual, la lucha sindical limitadaempresa a empresa es impotente. La batalla por defender las conquistas del movimiento y frenarla sangría del desempleo, se tiene que transformar en una amplia, extensa y contundente luchapolítica por transformar de raíz la sociedad. Defender condiciones dignas para la vida de millonesde familias obreras, entra en contradicción con los fundamentos del sistema capitalista. Por esocualquier lucha defensiva tiene que adoptar una estrategia anticapitalista y socialista, un enfoqueque aumentaría el grado de conciencia y organización de la clase trabajadora y la juventud. Sinesa estrategia no puede extrañar que el miedo a perder el empleo, el chantaje empresarial paraimponer recortes salariales o aumentar la jornada laboral, se haya abierto camino temporalmente.Sin embargo, es necesario situar todas las caras de la realidad para hacer un análisis equilibradoy no unilateral.A pesar de todas estas dificultades existe un fermento de descontento creciente entre capas muyamplias de la clase trabajadora y la juventud, y en algunos países de abierta furia. El proceso dedeslegitimación del sistema no está disminuyendo, sino aumentando, y lo hace al calor de unacrisis que está poniendo en claro que los sacrificios sólo los soporta una parte de la sociedadmientras los auténticos responsables del actual caos se enriquecen a manos llenas.9 Comosiempre hemos explicado, la conciencia tiende a reflejar el pasado y va con retraso respecto a losacontecimientos. No se puede tener una visión simplista o mecánica al respecto, la concienciasufre cambios bruscos y traumáticos. Dado el carácter profundo y probablemente prolongado dela actual crisis, el camino de la lucha de clases, la organización y la movilización es la únicaalternativa para defender el nivel de vida de millones de hombres y mujeres de todo el mundo.Teniendo en cuenta las particularidades específicas de cada país, que los ritmos no seránhomogéneos y habrá retrocesos y repliegues, este es el horizonte para los próximos años.Lo más destacable es que se ha producido un cambio en el sentido general de la corriente. Estenuevo periodo histórico estará caracterizado por fluctuaciones muy bruscas, cambios abruptos enla economía, la política, las relaciones internacionales. Y aunque la debilidad de las fuerzas delmarxismo es un factor decisivo en la ecuación que hará que los procesos se prolonguen, contodo tipo de distorsiones, alzas y repliegues, el cambio de tendencia, la creciente polarizaciónsocial y política, impulsará la polítización de sectores cada día más amplios de la juventud y elmovimiento obrero abriendo grandes posibilidades a las fuerzas del marxismo.La gran recesión de la economía ha sido el ariete para que el equilibrio capitalista se rompa. Enel plano político muchos de los fundamentos que daban credibilidad a la democracia burguesaestán en cuestión porque la experiencia de estos años ha desvelado la brutal dictadura del capitalfinanciero que domina el mundo. Por otra parte, la inestabilidad será la constante en el próximoperiodo, donde las dificultades de la burguesía y de sus aparatos políticos por mantenercohesionada a su base social van a aumentar. La crisis del gobierno de Sarkozy y del entramadopolítico liderado por Berlusconi son síntomas de lo que está por venir. Pero sobre todo, estamosen los inicios de una era de lucha de clases, muy dura y radicalizada. Es el comienzo, pero vayacomienzo: huelgas generales masivas en Grecia, que no tienen precedentes en la historia delpaís heleno; el movimiento de los trabajadores y la juventud en Francia, que ha paralizado el paíscomo no se conocía desde mayo de 1968; la mayor huelga general de los últimos treinta años enPortugal; huelga general en el Estado español, y una perspectiva de recrudecimiento de la luchaa pesar de todas las vacilaciones de las direcciones sindicales; movilizaciones de masas en
  • 21. Irlanda, en Italia, en Gran Bretaña en las que la juventud juega un papel de vanguardiaanticipando la entrada en escena de los grandes batallones del movimiento obrero. Movimientosrevolucionarios del proletariado en Centroamérica, América Latina, en el subcontinente indio; unaexplosión de la lucha de clases en Túnez, Argelia, El Sahara y Marruecos...Este auge de la lucha de masas, con sus flujos y reflujos, tendrá efectos demoledores sobre elmodelo sindical reformista y de paz social que ha dominado el panorama de los últimos años. Elmayor pilar con el que ha contado la burguesía para garantizar sus grandes negocios y laestabilidad de su sistema en los últimos treinta años, esto es, la colaboración de los dirigentes delos sindicatos y los partidos de la izquierda, se agrietará por la presión de la clase obrera. Estepanorama de abierta guerra social, tendrá un impacto tremendo en la conciencia de millones detrabajadores, mucho más después de transcurridos tres años de crisis y de certificar que lasesperanzas de volver a la situación del pasado aceptando sacrificios, recortes salariales, pérdidade derechos, no ha servido de nada salvo para envalentonar a la burguesía. Un cambio radicalen la psicología y la actitud de millones de trabajadores, jóvenes y desempleados se estápreparando, en el que el cuestionamiento del capitalismo, de las instituciones de la democraciaburguesa, de la política oficial crece día a día con fuerza.La expresión de este proceso de polarización, radicalización y politización adquirirá formas muydiversas, y en muchos casos distorsionadas, debido a la ausencia de una alternativa marxista demasas. Pero una cosa está clara: el divorcio mayúsculo de la política de los partidos tradicionalesde la izquierda y de los sindicatos respecto a las aspiraciones fundamentales de la población,cristalizará en una crisis histórica de la política reformista y los sacudirá de arriba abajo, creandolas condiciones para un trabajo exitoso de los marxistas en el seno de las organizaciones de lostrabajadores. La tarea de los marxistas revolucionarios y los trabajadores avanzados escomprender la dinámica contradictoria de este proceso y prepararnos para los futurosacontecimientos, ganando posiciones en las organizaciones sindicales y en las empresas, entrela juventud, en las organizaciones políticas tradicionales del proletariado. Pero sobre todoconstruyendo paso a paso las fuerzas del marxismo. Ligarnos a estas organizaciones, serreconocidos como parte del movimiento, implica en primer lugar intervenir enérgicamente en lalucha de clases y una labor de educación política de los cuadros, que no depende de lascondiciones objetivas, sino de una firme política principista y métodos proletarios basados en lastradiciones del bolchevismo.En estas grandes luchas defensivas frente a los planes de austeridad, la clase obrera y lajuventud sacarán las conclusiones necesarias para avanzar hacia una alternativa acabada frentea la crisis. Una alternativa que no es otra que el programa por la transformación socialista de lasociedad, por la expropiación de la banca y los monopolios bajo el control democrático de lostrabajadores, poniendo fin a la dictadura del capital y estableciendo las bases para la auténticademocracia, la democracia obrera. Las ideas del socialismo revolucionario, del marxismo,volverán a convertirse en el programa de millones de oprimidos en todo el mundo.NOTAS1. En 2007 el patrimonio mundial en fondos superaba los 17 billones de euros. Su crecimientoexponencial, sobre todo en la primera mitad de la década de los 2000, era ya un síntomarelevante del predominio del capital especulativo sobre el productivo.2. Hace más de 150 años Marx y Engels explicaron los fundamentos de las crisis delcapitalismo en El Manifiesto Comunista: “Las relaciones burguesas de producción y de cambio,
  • 22. las relaciones burguesas de propiedad, toda esta sociedad burguesa moderna, que ha hechosurgir como por encanto tan potentes medios de producción y de cambio, se asemeja al magoque ya no es capaz de dominar las potencias infernales que ha desencadenado con susconjuros. Desde hace algunas décadas, la historia de la industria y del comercio no es más quela historia de la rebelión de las fuerzas productivas modernas contra las actuales relaciones deproducción, contra las relaciones de propiedad que condicionan la existencia de la burguesía y sudominación. Basta mencionar las crisis comerciales que, con su retorno periódico, plantean, enforma cada vez más amenazante, la cuestión de la existencia de toda la sociedad burguesa.Durante cada crisis comercial, se destruye sistemáticamente no sólo una parte considerable deproductos elaborados, sino incluso de las mismas fuerzas productivas ya creadas. Durante lascrisis, una epidemia social que en cualquier época anterior hubiera parecido absurda se extiendesobre la sociedad: la epidemia de la superproducción. La sociedad se encuentra súbitamenteretrotraida a un estado de repentina barbarie: diríase que el hambre, que una guerra devastadoramundial la han privado de todos sus medios de subsistencia; la industria y el comercio parecenaniquilados. Y todo eso, ¿por qué? Porque la sociedad posee demasiada civilización,demasiados medios de vida, demasiada industria, demasiado comercio. Las fuerzas productivasde que dispone no favorecen ya el régimen de la propiedad burguesa; por el contrario, resultandemasiado poderosas para estas relaciones, que constituyen un obstáculo para su desarrollo; ycada vez que las fuerzas productivas salvan este obstáculo, precipitan en el desorden a toda lasociedad burguesa y amenazan la existencia de la propiedad burguesa.“Las relaciones burguesas resultan demasiado estrechas para contener las riquezas creadas ensu seno. ¿Cómo vence esta crisis la burguesía? De una parte, por la destrucción obligada de unamasa de fuerzas productivas; de otra, por la conquista de nuevos mercados y la explotación másintensa de los antiguos. ¿De qué modo lo hace, pues? Preparando crisis más extensas y másviolentas y disminuyendo los medios de prevenirlas.” (Carlos Marx, Federico Engels, El ManifiestoComunista, FFE, Madrid, 1996, pp 33-34)3. Federico Engels, Anti Dühring, Editorial Grijalbo, Barcelona 1977, p 2894. Rafael Poch, La Vanguardia, 06/09/20105. Estos hechos dan una idea del grado de falsedad y manipulación que las autoridadescomunitarias, y los gobiernos de la UE, han sido capaces de esgrimir y de las falaces previsionesde los gurús del neoliberalismo económico, como el responsable actual de las finanzas británicas,George Osborne, que en 2006 afirmaba que Irlanda “constituye un magnífico ejemplo del arte delo posible en la elaboración de políticas económicas a largo plazo”. Es evidente que si ungobierno como el griego puede falsificar sus cuentas públicas para pasar el examen de la UE, labanca europea, y sobre todo la alemana, puede presionar para que la realidad quedeoportunamente enmascarada y ocultar convenientemente sus riesgos. De hecho, la metodologíade las pruebas de resistencia de la banca europea apenas penalizaba la posesión de deudagriega. Para justificar una decisión así, las autoridades comunitarias argumentaron, en el mes dejunio de 2010, que tras la creación del fondo de rescate del euro ya “no se contempla la hipótesisde un impago por parte de ningún país europeo”. Como señaló The Wall Street Journal poniendoel dedo en la llaga: las maniobras técnicas han servido para ocultar la enorme exposición de losbancos europeos, su gran pasivo acumulado y las dificultades para recuperar miles de millonesconcedidos en créditos dudosos (en el mes de septiembre de 2010 la prensa económica europeahizo público que los grandes bancos alemanes necesitarán más de 100.000 millones de eurospara cumplir con las nuevas regulaciones).
  • 23. 6. En lo concerniente a la producción industrial, las cifras son extraordinarias comparadas conNorteamérica o Europa: un crecimiento del 6,4% en 2008, del 12,5% en 2009 y alrededor del14% en 2010, si bien la previsión para 2011 es del 11% debido a la desaceleración sufrida afinales del pasado año. Cifras positivas, pero todavía alejadas del crecimiento medio superior al17% en los años previos a la crisis.. Basta recordar que en mayo de 2010, justo cuando estalló la crisis europea y el euro estuvobajo un intenso fuego de los “especuladores” (es decir, de los grandes bancos y las grandesmultinacionales, en una parte considerable de matriz estadounidense), el presidentenorteamericano telefoneó a Zapatero, al primer ministro griego Papandreu, al primer ministroportugués Sócrates, por no decir a Merkel y Brown (todavía había un gobierno laborista en GranBretaña), para presionarles y exigirles que pusieran en marcha cuanto antes los planes de ajustey austeridad, el recorte del déficit y la ofensiva contra la clase obrera. Obama, como portavozpolítico de los grandes negocios estadounidenses, de los grandes bancos y las grandescorporaciones, igual que lo fueron otros presidentes estadounidenses en los que se inspira, comoWilson o Roossevelt, no hacía más que asegurar que estos grandes consorcios capitalistasrecibieran puntualmente el pago de sus intereses y la devolución de sus préstamos, que pudierancontinuar con sus sabrosos negocios especulativos a costa de la sangre, el sudor y las lágrimasde la clase obrera europea. Presentar a Obama como el defensor de otro modelo económico esdemagogia barata.8. León Trostky, La curva de desarrollo capitalista, en Marxismo Hoy nº 8, diciembre de 20009. Esta es la otra cara de la historia, el crecimiento exponencial de la desigualdad y el aumentode la concentración de la riqueza. Algunos ejemplos pueden ilustrar las dimensiones de estefenómeno. Según la edición de Wall Street Journal del pasado11 de octubre de 2010, lasremuneraciones totales de los directivos de Wall Street superarán un nuevo record, alcanzandolos 144.000 millones de dólares en 2010. Desde el estallido de la crisis en 2007 hasta 2009, losbanqueros y brokers de Wall Street percibieron más de 70.000 millones de dólares en primas.Por otra parte, la agencia de calificación Merryll-Lynch ha hecho público en el 2010 un informesobre el crecimiento de las grandes fortunas. Según dicho estudio, en el año 2005 se podíancontabilizar en todo el mundo 8,8 millones de HNWI (High Net Worth Individuals, es decir,individuos de valor neto elevado, con activos superiores al millón de dólares); esta cifra aumentóa 9,5 millones en el año siguiente y llegaron hasta 10,1 millones en el año 2007. En el 2008, conel estallido de la crisis económica, el número de HNWI se redujo a los niveles de 2005, con 8,6millones en todo el mundo. Pero en 2009, en pleno pico de la gran recesión, la cifra fue de 10millones. La riqueza conjunta de todos estos HNWI fue de 33,4 billones de dólares en el 2005, de37,2 en el 2006, de 40,7 en el 2007, bajó hasta los 32,8 en el 2008 para volver a subir en el año2009 a 39 billones. Para considerar el volumen de riqueza del que hablamos los activosacumulados por estos individuos en el año 2009 equivalen aproximadamente a 3 veces el PIB deEstados Unidos, y entre 30 y 40 veces, según el año, al PIB del Estado español. Pero hay más.Existe otro grupo mencionado en el informe, el de los Ultra-HNWI (individuos con activossuperiores a los treinta millones de dólares), que en 2009 estaba formado por 93.100 personasen todo el planeta, con unos activos en conjunto superiores a los 13.845.000.000.000 de dólares.Menos de cien mil multimillonarios, los famosos “mercados” que no son anónimos sino que tienennombre y apellidos y constituyen la plutocracia de cada una de las naciones capitalistas másavanzadas, poseen ingresos equivalentes al PIB de toda la Unión Europea. Entre EstadosUnidos (con casi 2‟9 millones), Japón (con casi 1‟7 millones) y Alemania (con 861.000),
  • 24. concentran el 53,5% de todos los HNWI del mundo en 2009. En el Estado español la cifra deHNWI es de 143.000 para este mismo año.(Datos extraídos del artículo de Daniel Raventós, Las cifras de la concentración mundial deriqueza, http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=3643). Crisis y lucha de clases en la Unión EuropeaEscrito por Jordi Rosich y Miriam MunicioViernes, 28 de Enero de 2011 13:15Uno de los efectos de mayor trascendencia que ha provocado la crisis económica mundial esllevar el proceso de unificación europea a una situación crítica. La implantación del euro en 1999se produjo en una fase de expansión de la economía y en un clima de optimismo de la clasedominante europea y mundial. En este contexto las contradicciones derivadas de la adopción deuna moneda única en distintos países, con intereses económicos y políticos propios y en muchoscasos divergentes, quedaron en un segundo plano. Sin embargo, cuando la crisis se ha hechorealidad, estas contradicciones han salido, abruptamente, a la superficie. A la profunda caída delPIB en 2009 (4% en la eurozona, acompañada de una caída en un 14,9% de la producciónindustrial) le siguió, en 2010, la llamada “crisis de la deuda soberana” de la que todavía no se hasalido y que amenaza a la propia existencia del euro. A lo largo de 2010 se sucedieronacontecimientos que rememoraban las crisis financieras latinoamericanas de los años 80 y 90. El2 de mayo la UE y el FMI salieron al rescate de Grecia con un fondo de 110.000 millones deeuros en tres años, a condición de la imposición de un severo plan de ataque contra el nivel devida de la mayoría de la población griega. Sin embargo, lejos de resolverse, inmediatamentedespués de esta medida, la crisis de la deuda amenazaba con saltar de Grecia a otros países deEuropa sin que nadie lo pudiera detener.El 5 de mayo, la “prima de riesgo” que Portugal tenía que pagar por la colocación de deudapública se multiplicaba por cuatro respecto al mes de marzo; en dos días la bolsa españolaperdía un 7,5%. La desconfianza de los inversores mundiales se proyectó sobre toda Europa,hasta el punto de que se cortaron los créditos interbancarios desde EEUU. Fue en este contexto,cercano al colapso financiero, cuando se aprobó, el 10 de mayo, el fondo de 750.000 millones deeuros (de los cuales 250.000 millones son aportación del FMI) para afrontar eventualessituaciones de rescate de otros países. La creación del fondo, que se presentó como un ejemplode la “solidaridad europea”, estaba en realidad destinado al único fin de salvaguardar losintereses de la banca y está siendo costeado con un retroceso brutal del nivel de vida de lostrabajadores de toda Europa, a través de draconianos planes de ajuste. Respecto a la eficacia delfondo de rescate los hechos hablan por sí mismos: el año 2010 se ha cerrado con un nuevorescate de 85.000 millones de euros para Irlanda, y con la incertidumbre sobre un posible“contagio”, en 2011, a Portugal, el Estado español, Italia y Bélgica. La crisis de la deudadesestabiliza Europa Aunque la crisis de la deuda afecta a toda la zona euro se ha expresadomás agudamente y en primer lugar en los países más débiles. La implantación de la monedaúnica facilitó, en la última década, el flujo de inversiones desde los países fuertes a los paísesdébiles. El hecho de que Grecia, el Estado español, Irlanda o Portugal fueran economías en lasque operaba el euro, en vez de monedas nacionales tendentes a la devaluación, fue un estímulo
  • 25. para aumentar las inversiones y los préstamos a estos países. Este proceso ha sido uno de losfactores que alimentaron las burbujas inmobiliarias en distintos países (especialmente en elEstado español e Irlanda), y en general, disimularon los problemas derivados de la bajaproductividad de los países periféricos. Sin embargo, con la irrupción de la crisis mundial, ladebilidad histórica de estas economías salió otra vez a la superficie, agravada por el estallido dedicha burbuja y la imposibilidad de devaluar sus monedas para, de esta manera, hacer máscompetitivas sus exportaciones. Las consecuencias han sido un agravamiento brusco delproblema de la deuda privada y pública —acumulada durante todo el periodo de boom—, uncrecimiento vertiginoso del déficit y situaciones de eventual bancarrota. Situándose al borde delprecipicio, estas economías fueron y están siendo pasto de los movimientos especulativos, sobretodo (aunque no exclusivamente) empujando hacia arriba los tipos de interés que los paísesatacados se ven obligados a ofrecer para poder financiarse colocando sus títulos de deudapública. En la medida que la situación es similar en todos los países más atrasadoseconómicamente, la crisis amenaza con propagarse rápidamente; pero es que además, elproblema se amplifica por dos razones: la profunda interconexión financiera que existe entre lospaíses más fuertes y los periféricos, y porque el problema de la deuda también está instalado enlos primeros, factores ambos que inciden en la desestabilización de la zona euro como un todo.Según un reciente informe del Banco Internacional de Pagos (BIS), los países llamados “PIGS”(Portugal, Irlanda, Grecia y España) acumulan una deuda externa, tanto pública como privada, de2,281 billones de dólares. El país con mayor implicación en la deuda de estas cuatro naciones esAlemania, con 513.000 millones de dólares, le sigue Francia con 410.000 millones, Reino Unidocon 370.000 millones y Estados Unidos, con 353.000 millones. Si la economía española entraraen una situación de impago tendría efectos devastadores para el euro y para toda la economíamundial, cualitativamente distintos a los que está teniendo el colapso griego e irlandés. El Estadoespañol representa el 43,5% del total de la deuda de los PIGS. En realidad la crisis inmobiliaria ysu correspondiente agujero en la banca es también un problema de Alemania y Francia ya queestos países detentan un porcentaje importante de los préstamos concedidos a las entidadesfinancieras españolas, que ascienden a 770.000 millones de euros, siete veces más que lospréstamos a la banca griega. De ahí que esta perspectiva sea vista con pánico por las grandespotencias europeas y por los propios EEUU, que intentan a toda costa evitar la caída de la cuartaeconomía de la zona euro. Por otro lado, la enfermedad de la deuda afecta también al paísacreedor más importante, Alemania. Su presupuesto federal soportó un déficit sin precedentes,superior a los 50.000 millones de euros en 2010. Sólo el pago de intereses por la deuda públicaconsumió más del 10% del presupuesto. Aparte, la deuda del sector privado alemán superó los1,7 billones de euros, alrededor del 80% del PIB. El propio FMI advertía, en octubre de 2010, queuno de los focos de potenciales problemas en las finanzas europeas, junto con Irlanda y las cajasespañolas, son los bancos regionales alemanes. Así, aunque es normal que la enfermedad semanifieste en primer lugar en los países económicamente más débiles, los problemas derivadosdel alto endeudamiento son generales, y la sombra que proyectarán sobre el futuro de la zonaeuro afectará a todos los países durante un periodo largo. El rescate permanente En realidad,aunque formalmente sólo se ha rescatado a Grecia e Irlanda, se podría decir que el BancoCentral Europeo (BCE) está practicando una política de rescate permanente, concediendopréstamos al 1% a la banca privada y comprando deuda pública. Desde que el BCE emprendió elprograma de adquisición de deuda soberana, el 10 de mayo de 2010, se ha gastado 73.500millones de euros. El grueso se produjo en las primeras tres semanas del lanzamiento del plan yla idea del BCE era reducir progresivamente su intervención en la medida que la situación seestabilizara. Sin embargo, el recrudecimiento de las tensiones en la zona euro ha hecho quevuelva a intensificarse su intervención. Sólo en la segunda semana de diciembre, en plena crisis
  • 26. irlandesa, adquirió 2.667 millones de euros de deuda pública, la mayor operación de compradesde el mes de junio. A mediados de diciembre, el consejo de gobierno del BCE tomó ladecisión de casi duplicar su capital (pasando de 5.760 millones a 10.000 millones de euros), elmayor incremento en sus 12 años de existencia y prorrogar a los bancos comerciales de la zonaeuro toda la liquidez necesaria hasta abril del 2011, manteniendo los tipos al 1%. La políticamonetaria de inyección continua de liquidez al sistema puede acabar provocando inflación, por loque ya hay voces que advierten, sobre todo desde Alemania, de que hay que cerrar el grifo. Elmomento en que se tome esa decisión abrirá una nueva fase crítica pues tanto las entidadesbancarias como los estados han tenido que recurrir a la política expansiva del Banco CentralEuropeo para no recaer en situaciones de quiebra. La creación del fondo de 750.000 millones deeuros y la actuación del BCE se produjeron en un contexto de máxima tensión financiera en laUnión Europea, que bordeaba el colapso. Ni Alemania, que fue renuente a adoptar esta medida,ni en general la burguesía europea, la consideraron como una solución definitiva sino, comoplanteó Merkel, una forma de “comprar tiempo” con el objetivo de crear las condiciones políticaspara justificar el lanzamiento de un plan de ataque profundo y generalizado a la clase obreraeuropea. Sin embargo, incluso como balón de oxígeno, la creación del fondo se ha reveladoextremadamente endeble, provocando nuevas complicaciones. Ni ha evitado el incremento delcoste de financiación de la deuda de los países periféricos (la prima de riesgo de los bonosportugueses respecto a los alemanas alcanzó los 400 puntos básicos en la primera semana deenero, mientras que la española se encuentra en los 265 puntos, la cota más alta desde el 30 denoviembre, cuando tocó a su techo histórico de los 300 puntos, al calor de la crisis irlandesa), niha evitado la perspectiva de nuevas situaciones de quiebra, como la que se produjo en Irlanda, ola posibilidad cada vez más cercana de un rescate de Portugal. Las dudas sobre la capacidad dedevolución de la deuda portuguesa tienen un efecto sobre la economía española ya que estaúltima está en posesión del 33% de la deuda pública y privada portuguesa (más de 80.000millones de euros). La cumbre europea de diciembre En esta situación de tensión, que tiene yaun carácter crónico, se produjo la cumbre europea del 16 y 17 de diciembre. La única medidaaprobada fue la creación de un fondo de rescate permanente, llamado Mecanismo Europeo deEstabilización (MEDE) que sustituirá al actual fondo temporal existente desde el mes de mayo. ElMEDE entraría en vigor en junio de 2013, previa reforma del Tratado de Lisboa, al que seañadiría el siguiente párrafo: “Los estados miembros, cuya moneda es el euro podrán establecerun mecanismo de estabilidad que será activado si fuera indispensable para salvaguardar laestabilidad de la zona euro en su conjunto. La concesión de cualquier ayuda financiera bajo estemecanismo estará sujeta a estrictas condiciones” (el subrayado es nuestro). Teóricamente elMEDE dotaría a la UE de un mecanismo más sólido de ayuda financiera a países en situacióncrítica. Dos años y medio es mucho tiempo en las actuales condiciones de inestabilidadeconómica y política; cuando llegue la hora de la verdad veremos qué posición adoptan lospaíses claves de la UE, de momento nada se sabe de la dotación que tendrá. En relación alfondo de rescate ya existente se decidió “garantizar la disponibilidad de un apoyo financieroadecuado” a todos los países que lo necesiten. A pesar de su supuesto carácter “ilimitado”,Alemania se ha negado en rotundo a ampliar su dotación, que era lo que estaba exigiendo aEuropa el FMI. La ampliación será un debate inevitable cuando se tenga que concretar lamovilización de recursos, previsiblemente muy superiores a los utilizados hasta ahora, teniendoen cuenta que la lista de próximos países a rescatar se encuentran economías más grandescomo la del Estado español e incluso la italiana. En la cumbre y después de la misma,especialmente en sus discursos de fin de año, Merkel y Sarkozy han acentuado su discursoeuropeísta y su disposición a defender el euro. Han querido así atenuar las crecientesespeculaciones de los mercados sobre la perspectiva de ruptura de la moneda única. Eso refleja
  • 27. un cierto cambio de matiz en el lenguaje, ya que durante todo el año 2010 fueron abundantes lasamenazas de Merkel de expulsión de la zona euro de aquellos países que no redujesendrásticamente sus desequilibrios fiscales. Esta suavización en el lenguaje no niega que subsistangraves tensiones de fondo en la Unión Europea, que a corto plazo se están manifestando deforma más aguda entre Alemania y los países más débiles de la zona euro. La participación de laburguesía alemana en el proyecto europeo nunca ha sido y no será altruista. Su disposición amantener la actual configuración de la zona euro está supeditada a seguir teniendo lasupremacía sobre la misma, con un euro estable y bajo su control. El ministro de Finanzasalemán, Wolfgang Schäuble, en su artículo publicado por La Vanguardia (3/01/2011) “Controlar laenorme deuda de Europa”, señalaba de forma bastante clarificadora los perfiles del “europeísmo”alemán: “La Unión Monetaria Europea (UME) no se diseñó para ser una panacea para losmiembros de la eurozona ni para servir de modelo millonario a los especuladores financieros.Tampoco es su finalidad ser un sistema de redistribución de los países ricos a los más pobresmediante créditos más baratos para los gobiernos en la forma de eurobonos comunes otrasferencias fiscales sin restricciones. La unión monetaria no tendrá éxito si algunos paísestienen repetidamente déficits y debilitan su competitividad a expensas de la estabilidad del euro.La UME se diseñó para incentivar las reformas estructurales. Se suponía que los miembrosdespilfarradores se verían obligados por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, así como por sussocios, a vivir según sus posibilidades y fortalecer así su competitividad (…). No podemos evitarla crisis de deuda soberana en Europa (…) mediante la acumulación de más deuda”. La cuestiónde los eurobonos Efectivamente, otro de los debates abordados en esta cumbre ha sido el de laemisión de eurobonos, a lo que Merkel y Sarkozy se han opuesto con rotundidad. Esta medida,que sustituiría la emisión de deuda nacional, teóricamente permitiría mitigar el sobrecoste definanciación que están sufriendo los países más débiles del euro. El encarecimiento constante dela financiación, unido a la caída de la recaudación impositiva de los estados producto de losefectos depresivos en la actividad económica de los recortes, está llevando a los paísesperiféricos de la zona euro a una espiral negativa, similar a lo que sucedió en los paíseslatinoamericanos en el pasado, en los que el problema de la deuda se hizo crónico y los situópermanentemente al borde del impago. Sin embargo, una cosa es que Alemania y Francia esténdispuestas a rescatar países en crisis, de forma temporal, con el fin de garantizar que los bancosalemanes y franceses cobren y no quiebren, y otra cosa muy distinta es que estén dispuestos acompartir para siempre el sobrecoste que supondría la emisión de bonos europeos, cuando susbonos nacionales se pueden costear a un precio más bajo. Como dijo Schäuble, ministro definanzas alemán, “quien no tenga una economía sólida, paga más tasas de interés; quiengestiona su economía bien, paga menos por su deuda”. En realidad, la división en torno a loseurobonos es un exponente más de que siguen prevaleciendo los intereses nacionales sobre losintereses “europeos” y que esta tendencia se está exacerbando. En un contexto de crecimientoeconómico y de confianza en una perspectiva de mayor integración económica y política de lazona euro, la emisión de eurobonos quizás sería una apuesta tolerable para los países fuertes;sin embargo, en una situación de gran incertidumbre sobre la economía, de grandes cambios enlas relaciones mundiales y donde a medio y largo plazo la perspectiva de ruptura del euro siguesin despejarse, los países fuertes no quieren hipotecar su futuro con los eurobonos (¿qué paísesse harían cargo de los eurobonos emitidos en caso de ruptura de la zona euro?), asumiendoriesgos de países sobre los que no tienen el control de su política económica y fiscal. De hecho,los países capitalistas dominantes quieren mantener bien definidas las fronteras de cada una delas deudas de los estados nacionales y, aunque hablan de combatir la especulación, dejan a losmercados la labor de “corrección” y “castigo”. Así que, las medidas de rescate no sólo no soneficaces contra la especulación sino que tienen en ella un complemento necesario para acelerar
  • 28. los planes de ajuste y de ataque contra los trabajadores. 1 La burguesía es perfectamenteconsciente de que la creación de fondos de rescate, por sí misma, sean temporales opermanentes, no son una solución a los problemas de la deuda. No sólo por el hecho de que uneventual rescate de países como España o Italia exigiría cantidades muy superiores a las hastaahora reunidas, posiblemente inasumibles, sino porque han llevado a la creación de más deuda,como una pescadilla que se muerde la cola. Sólo en un contexto de crecimiento sólido yprolongado la deuda de los estados, de la banca, de las empresas y de las familias podría irenjuagándose. Sin embargo, la tendencia es la contraria, sobre todo en las economías periféricasde Europa. Es verdad que la economía alemana cerrará 2010 con un crecimiento cercano al 4%(después de una caída del 5% en 2009) pero, debido a su gran exposición al mercado mundial,unido al debilitamiento de su mercado interno, no está nada claro que esta tendencia se vaya aconsolidar. Grecia, después de sucesivos planes de ajuste, prevé cerrar 2010 con una caída del4,2% del PIB, y para el 2011 el FMI prevé una contracción del 3%; el país registra una deuda del130% de su PIB, mayor que hace un año, y hasta 2015 debe pagar una deuda de 140.000millones de euros, a los que se añaden 90.000 millones de intereses. Es decir, que el problemade la deuda griega volverá a ser, tarde o temprano, un foco de tensión, y probablemente se tengaque poner en marcha un plan de reestructuración, es decir, de retraso en el pago de la deuda. EnIrlanda los ajustes empezaron antes que en cualquier otro país, en verano de 2008. Estamosviendo la misma espiral descendente que en Grecia, con una caída del PIB del 10% en 2010 ysin que pudiera evitar, finalmente, el plan de rescate, aprobado después de un nuevo y todavíamás salvaje plan de ajuste. Las perspectivas para la economía irlandesa se pueden sintetizar enun dato de carácter social: 100.000 irlandeses, en un país con 4,5 millones de habitantes, hanemigrado entre abril y diciembre de 2010. Se calcula que los índices de endeudamiento rozaránel 150% del PIB hasta 2016 y los mercados valoran la deuda irlandesa al mismo nivel que lapaquistaní. Sólo los desequilibrios del sistema financiero español podrían causar problemastodavía más graves que el caso griego e irlandés. El problema fundamental de la banca españolaes que los efectos de la crisis inmobiliaria todavía no se han expresado en toda su dimensión,tanto por el hecho de que los bancos están falseando los precios de las viviendas incorporadasen sus activos como porque el precio de la vivienda sigue sin haber tocado suelo. Según elBanco de España, 180.000 millones de préstamos al sector promotor y constructor son“potencialmente problemáticos” (El País, 5/12/10). Según un ejecutivo de una entidad extranjera,citado por el mismo periódico, “en España no se reconoce la verdadera caída del valor de losactivos inmobiliarios, el mercado está poco activo por esta razón, mi entidad ha reconocido unadepreciación del 50% de media del suelo y de activos promotores. Eso es lo realista y nuestroscolegas españoles, con los que compartimos operaciones, no reconocen más allá del 20 o el30% como máximo”. Aunque el problema de la deuda en el Estado español se concentre en elsector inmobiliario, la situación afecta a toda la economía: en apenas una década la deudaamasada por familias, empresas no financieras, bancos y el conjunto de la administración seduplicó, alcanzando la actual cifra de 3,9 billones de euros, equivalentes al 390% del PIB. Engeneral, la perspectiva para los países afectados o proclives a ser afectados por la crisis de ladeuda es de contracción o parálisis económica para el 2011: en el Estado español La Caixaestima una contracción del -0,2% y Funcas del -0,4%; para Portugal el FMI prevé undecrecimiento del -1,4%. Italia cerrará 2010 con un crecimiento del 1% y se prevé que estasituación de semiparálisis se mantenga o empeore en 2011. La burguesía europea es conscientede que los acreedores privados tendrán, tarde o temprano, que amoldarse a una situación distintaa la actual dinámica de endeudamiento-rescate-más endeudamiento. Habrá situaciones deimpago que no podrán ser asistidas por más fondos, se trata de que cuando esta situación lleguesus efectos desestabilizadores sean lo más pequeños posible. En ese sentido, Alemania está
  • 29. impulsando la creación de mecanismos que permitan efectuar quiebras controladas de estados,entre ellos, la llamada “cláusula de acción colectiva” que deberá figurar en todas las emisiones dedeuda a partir de 2013, cuando se ponga en marcha el Mecanismo Europeo de Estabilización.Esta cláusula obligaría a los acreedores a renunciar a parte de sus exigencias, aceptando unaplazamiento de los pagos de la deuda o incluso un recorte de los tipos de interés si el paísemisor entra en quiebra. Aunque esta propuesta fue presentada como una acción “valiente” deMerkel contra los tiburones del mercado, más bien orienta a estos tiburones hacia determinadaspresas. En realidad es una forma de decir que Alemania no se va a corresponsabilizar más deeventuales impagos de los países deudores, lo que encarecerá todavía más la “prima de riesgo”de los mismos. Así, se seguirá utilizando el látigo de la especulación para forzar la aceleración delos planes de recortes y como señala el diario económico Cinco Días (15/12/10) “para que losinversores que se acerquen al estanco de la deuda pública se fíen más de una etiqueta escrita enalemán, holandés o francés que de otra en griego, portugués o español”. El factor alemán Detrásde la crisis de la deuda de los países periféricos subyacen los desequilibrios comerciales dentrode la Unión Europea, con países que acumulan superávit, sobre todo Alemania, y otros queacumulan déficits. Estos desequilibrios han sido objeto de amargas quejas por parte de gobiernosde otros países europeos, incluyendo a Francia. Exigen a Alemania que utilice su superávitcomercial para fomentar su consumo interno y así, contribuir al reequilibrio de la economíaeuropea alimentando las exportaciones de los demás países hacia Alemania. Sin embargo, laruta estratégica que se ha marcado Alemania pasa por fortalecer sus exportaciones y toda supolítica económica, desde hace años, ha tenido esta orientación. Las exportaciones alemanashan pasado del 20% del PIB en 1990 al 47% en 2010. La clave de su economía es el sectorexterior, que ha ido ganando en importancia sobre el mercado interno. Entre 2004 y 2007 el saldoneto de las exportaciones alemanas (restadas las importaciones) representaba el 60% de sucrecimiento económico. Desde la entrada en vigor del euro el superávit exterior alemán se hamultiplicado por cinco y el 66,6% de sus exportaciones han ido a la Unión Europa (más del 40% ala zona euro). Realmente, este empuje externo ha sido a costa del bienestar de la mayoría de lapoblación alemana. La burguesía alemana fue una de las pioneras en aumentar la competitividadde sus productos a costa de los salarios de sus trabajadores y del recorte de los gastos sociales.De hecho, el gasto social ha pasado del 50% del PNB en 1990 al 44% en 2010. Los impuestos ylas cotizaciones sociales eran del 39,3% del PIB ya en 2006, cuando la media de la UE-27 eradel 39,9%. El salario medio real de los trabajadores alemanes ha caído un 9% en los últimos 10años. El coste unitario de la mano de obra aumentó 7 veces más en Francia, y entre 9 y 11 vecesmás en el Estado español, Portugal e Italia, permitiendo que los productos alemanes fueran másbaratos. Según un informe de la Unión Europea, desde mediados de los años 90 Alemania haganado entre un 30 y un 40% en ventajas de costes frente a Italia y el Estado español, y más del20% respecto a Francia. Ahora con la crisis económica Alemania no va a renunciar a estaventaja. Es verdad que desde el punto de vista del funcionamiento general del capitalismo unapolítica de ajuste severo incide en un menor consumo y dificulta el crecimiento (aunque tambiénes cierto que una mayor relajación en el gasto y en el déficit trae problemas, como estamosviendo precisamente con la crisis de la deuda; se trata de una contradicción irresoluble delcapitalismo); aún así, esta opción, dentro de los efectos secundarios negativos que tienecualquier política monetaria, es la que mejor se amolda a los intereses estratégicos de Alemania.La economía alemana es la que tiene más margen para compensar la caída de la demanda de lazona euro orientando sus exportaciones hacia fuera de dicha área económica y la que está enmejores condiciones que otros países de sostener una moneda estable (lo cual es un atractivopara la inversión y para mantener el poder de compra de mercancías extranjeras) y a la vezganar competitividad. ¿Es posible la ruptura del euro? Se repite mucho en la prensa burguesa la
  • 30. idea de que “Europa se ha construido a base de crisis” para dar a entender que saldrá fortalecidatambién de ésta. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los avances en el proceso deunificación europeo en el último medio siglo se produjeron en un contexto de crecimiento yoptimismo generalizado en el futuro. Todo esto ha cambiado radicalmente con la crisis mundial.El proceso de ha quedado a medio camino y ahora, tanto la vuelta atrás como el avance hacia un“gobierno del euro”, en forma de un dominio más descarado de la burguesía alemana, en sucondición de potencia económica, de gran prestamista de la eurozona y garante del euro, noestará exento de enormes tensiones nacionales y de instabilidad social y política en cada uno delos países. Es muy significativo que, en el apogeo de la crisis del euro no se haya tomadoninguna medida efectiva hacia una unidad presupuestaria y fiscal en la zona euro, que todos losexpertos reconocen como el “fallo” de la moneda única. En la cumbre de diciembre decidieron“acelerar los trabajos” para forjar el gobierno económico de la UE a finales de junio de 2011, perose ha limitado a fortalecer los mecanismos de ajuste. El citado ministro de finanzas alemán,Schäuble, da un cuadro de lo que pretenden con la gobernanza económica: “Las sanciones paralos países de la eurozona que infringen seriamente las reglas de la UME deben tener efectomucho más rápidamente y con menos discrecionalidad política y deben ser más severas.Alemania y Francia han propuesto medidas de crédito y gasto más severas, respaldadas porduras sanciones semiautomáticas a los gobiernos que no las cumplan. Se deben congelar losfondos de la UE y suspender los derechos de voto de los países que repetidamente hacen casoomiso de las recomendaciones de reducir sus excesivos déficits y de los que manipulen lasestadísticas oficiales”. Es decir, que la gobernanza europea consistirá en que el palo va a sermás gordo y que será manejado exclusivamente por el capitalismo alemán y francés. Tratan deenmendar el incumplimiento generalizado, empezando por Alemania y Francia en su momento,del Plan de Estabilización y Crecimiento, ya veremos qué grado de éxito tendrán en este empeñoy qué coste La propia viabilidad del euro está más en cuestión que nunca. A pesar de que laruptura de euro tendría un coste tremendo, no sólo económico sino político, The Economist, ensu edición del 3 de diciembre titulada “No matéis al euro”, señalaba que esta perspectiva “no esimpensable” y recuerda que “la historia financiera está plagada de sucesos que pasaron a ser deimpensables a inevitables de la noche a la mañana. Gran Bretaña abandonó el patrón oro en1931. Argentina abandonó su paridad con el dólar en enero de 2002”. Por supuesto la ruptura deleuro es una posibilidad que causa escalofríos a la burguesía: “Cualquier insinuación de que unpaís débil está a punto de abandonar al euro provocaría una retirada masiva de los depósitos, loque debilitaría aún más a unos bancos ya con problemas (…) Los países salientes quedaríanmarginados de las finanzas internacionales tal vez durante años, lo que agravaría la carencia defondos de sus economías”. Si quien abandonara el euro fuera Alemania la cosa no sería muydistinta, sigue esta revista económica; “de nuevo, habría retiradas masivas de depósitos enEuropa cuando los depositantes quisieran huir de los país más débiles (…) Aun cuando losbancos alemanes ganaran depósitos, sus importantes activos en la eurozona quedaríandevaluados: recordemos que Alemania es el principal acreedor del sistema. Por último, losexportadores alemanes, que han sido los principales beneficiarios de la mayor estabilidad de lamoneda única, protestarían al verse una vez más atados a un marco alemán en rápidareevaluación”. Hay una pugna constante entre factores que empujan a mantener la unidadeuropea y otros que empujan a su desintegración. Como hemos visto, los desequilibrioscomerciales, el problema de la deuda, los diferentes intereses geoestratégicos y las propiaspresiones políticas internas suministran la base objetiva por la que, en un contexto de crisisprofunda, se alimente todo tipo de tensiones entre los distintos estados capitalistas de la UE, asícomo de tendencias centrífugas. No obstante, debido a la debilidad de cada una de estaseconomías para hacer frente al mercado mundial por separado y las ventajas, que también
  • 31. existen, de una moneda única para el comercio intereuropeo, las tendencias a mantener launidad son las que han prevalecido hasta ahora. También es cierto que el euro es la segundamoneda de reserva mundial con el 27% de las mismas, frente al 62% en dólares y el 4% y 3% enlibras británicas y yenes respectivamente. Como señala Le Monde (26/11/10): “Esto suma muchagente interesada en que la moneda única vaya bien. A día de hoy, ningún fondo soberano oprivado asiático se ha desprendido de sus posiciones en euros, el Asia emergente cree en eleuro”. El gobierno chino ha empezado 2011 con una gira europea para aumentar sus inversionesen el continente y su compra de deuda (está dispuesta a comprar alrededor de 6.000 millones deeuros de deuda española, y ya detenta cerca del 20% de la misma en manos de inversoresextranjeros) e inversiones europeas. A China le preocupa mucho la estabilidad de Europa, ya quees el principal destino de sus exportaciones. Aunque la cuestión del futuro Europa y del euro esun tema clave en las perspectivas y los trabajadores no deben ser pillados por sorpresa, desde elpunto de vista de los intereses de la clase obrera el programa no puede ser “euro sí” o “euro no”,alineándose con un sector u otro de la burguesía europea. Dentro o fuera del euro los capitalistasnecesitan atacar a los trabajadores, y lo están haciendo. La salida de la zona euro no significaque puedas aislarte de la crisis capitalista o de la competencia del mercado mundial. Mientras elEstado español, Grecia, Alemania o cualquier otro país siga siendo capitalista la burguesíaintentará descargar sobre los hombros de los trabajadores el peso de la crisis, y los problemaspara la mayoría de la población seguirán siendo fundamentalmente los mismos. La auténticadisyuntiva es capitalismo o socialismo y esta lucha sólo es posible, hoy más que nunca, con launidad de la clase obrera de toda Europa en una lucha común contra la burguesía de todos lospaíses. La única unidad europea posible y próspera posible es la Federación Socialista deEuropa.Arrecia la confrontación socialEl inicio de la aplicación de los planes de ajuste ha tenido un profundo impacto en la concienciade los trabajadores europeos, que han protagonizado movilizaciones que, en el caso de Francia yGrecia, han alcanzado el grado de auténticas rebeliones sociales. Pero las movilizaciones hanabarcado prácticamente a todos los países y han estado acompañadas de un profundodescrédito de los gobiernos. Nunca en las últimas tres décadas, el cuestionamiento del sistemacapitalista ha sido tan grande y el malestar social tan general.El eurobarómetro (encuesta oficial de la Comisión Europea) publicado en julio de 2010, centradoen el impacto de la crisis en las familias, es muy ilustrativo de los retrocesos sociales que seestán viviendo en el continente y de cómo son percibidos. Uno de cada tres europeos sientetemor a no llegar a fin de mes, no poder afrontar los gastos básicos y a perder el empleo. El 73%teme que se tengan que jubilar más tarde o con una pensión peor de la que esperaban. El 60%piensa que la pobreza aumentó en su país en el último año (85% en Grecia, 83% en Francia,75% en Italia). 80 millones de europeos viven en el umbral de pobreza y el 8% de la poblacióntiene un empleo que no le permite salir de la pobreza. Según la OCDE, el 60% de lostrabajadores europeos que trabajan lo hacen con contratos precarios y sin prestaciones sociales.La crisis económica y sus efectos sociales lejos de haber significado una parálisis del movimientoobrero, han supuesto un recrudecimiento claro de la lucha de clases. A pesar de la política decolaboración y el papel de freno de las direcciones sindicales y políticas de la izquierdareformista, la clase obrera está dando muestras incuestionables de capacidad de lucha y de unaimportante radicalización política. Esta situación no cae del cielo sino que viene gestándosedurante un largo periodo. Incluso en el periodo de boom económico, a pesar de todas lasdificultades objetivas y la ausencia de una dirección marxista, ya habíamos asistido a una década
  • 32. de movilizaciones, manifestaciones, huelgas parciales y generales en prácticamente todos lospaíses europeos. Estos acontecimientos forman parte de un proceso continental que, empezandopor Italia con una impresionante huelga general en abril de 2002 (doce millones de trabajadoressecundándola y tres millones de manifestantes) contra el entonces recién elegido primer gobiernode Berlusconi, tuvo continuidad, de una forma u otra, en una cantidad importante de países. En elEstado español en 2002 vivimos una huelga general contra el gobierno de la derecha seguido porel movimiento de masas contra la guerra de Iraq y que terminó, un año después, con la caída delgobierno de Aznar. En Francia el movimiento empieza antes, en 1995, y luego tiene numerososmomentos álgidos, como la lucha contra el Contrato de Primer Empleo (CPE) en 2006. EnPortugal, Bélgica, Suiza, Grecia, Dinamarca, Austria, Irlanda e incluso en los países del Este sehan producido sacudidas sociales de gran trascendencia y cuyo significado es el inicio deldespertar de la clase obrera después de un letargo relativamente largo, y de una crecientepolarización social y política, que en el caso de Alemania, Grecia y Portugal se ha expresado ensurgimiento o crecimiento de alternativas a la izquierda de la socialdemocracia que expresan eldescontento con el sistema. También durante este periodo, la percepción de la Unión Europeacomo un factor de progreso social se ha ido disipando, lo que se puso de relieve en elreferéndum del 2005 sobre la constitución europea en el que el No obtuvo un 55% en Francia yun 62% en Holanda; en junio del 2008 Irlanda rechazaba, con el 53% de los votos, el Tratado deLisboa.Aparentemente, las importantes luchas obreras de estos últimos años, que también se hantraducido en la conciencia de amplios sectores de la clase obrera en una crítica creciente alcapitalismo, son contradictorios con la existencia de gobiernos de derechas en la mayoría de lospaíses de Europa. Pero estas victorias electorales de la derecha no se explican por un ambientede reacción en la clase obrera, sino por la crisis de los dirigentes reformistas, que después deaños y años de aplicar una política económica similar a la de la derecha, y de defraudar ydilapidar en numerosas ocasiones grandes expectativas de cambio, tienen muchas másdificultades que en otros periodos históricos para movilizar a la clase obrera en el terrenoelectoral. El factor decisivo, por tanto, no ha sido un aumento sustancial del apoyo electoral de laderecha, y menos aún su capacidad de generar ilusión en el sistema. Eso no quiere decir quepodamos menospreciar los efectos políticos perniciosos del reformismo en la medida queintroduce confusión en las filas de la clase obrera y retrasa, dificulta y debilita su capacidad derespuesta.La privatización masiva de sectores estratégicos, el empobrecimiento de ampliascapas de la población, el notable rechazo hacia la política oficial, son elementos de la realidadsocial y política europea muy similares a los que precedieron en América Latina el tremendo giropolítico hacia la izquierda en la última década. La crisis económica y el endurecimiento de losataques a partir del 2010 han supuesto una vuelta de tuerca en este proceso.Grecia, el eslabón más débil marca el caminoGrecia fue el primer país en el que la lucha alcanzó el grado de rebelión social. Los 5 años degobiernos de la derecha (Nueva Democracia, ND) estuvieron marcados por ataques a lostrabajadores y una incesante conflictividad social. Fue ese tremendo auge de la lucha, y el odiogeneralizado a la derecha, lo que explica que en las elecciones del 4 de octubre de 2009 más del56% de los votos fueran a la izquierda, y el PASOK (44%) se hiciera con el gobierno por mayoríaabsoluta. Sin embargo, después de una sucesión de rebajas de la calificación de la deudahelena, iniciadas el 7 de diciembre de 2009, casi sin solución de continuidad y espoleado por lapresión de los capitalistas, el gobierno orientó todas sus energías a enfrentarse con su basesocial, anunciando el primero de una serie de planes de ajuste.
  • 33. Los hechos sucedieron a una velocidad vertiginosa, una de las características del panoramaeuropeo en los últimos meses, en el que los ritmos de los acontecimientos políticos están muydeterminados por las sacudidas en el terreno económico, especialmente el financiero. Una rasgosobresaliente del movimiento desencadenado en Grecia fue que, a pesar de la mayoríacontundente de la socialdemocracia en el terreno electoral, en menos de dos meses, el 17 dediciembre, se encontraba con el inicio de una respuesta en la calle, igualmente contundente; unreflejo del nuevo periodo en el que ha entrado Europa y que está vinculado al prolongado yacumulado desgaste del reformismo de las últimas décadas.De hecho, es sintomático de la tensión social existente el que la dirección del principal sindicatodel sector público, ADEDY, que se negó a secundar la huelga del 17 de diciembre (convocada ensolitario por el PAME, fracción sindical del KKE) amparándose en el discurso de que eranecesario dar un margen de maniobra al reciente gobierno y haciéndose eco del llamamiento dePapandreu de conseguir “un nuevo pacto social” para conseguir que el país “no se hunda”,menos de un mes después tuviera que convocar una huelga en el sector público para el 10 defebrero de 2010 y, posteriormente, una huelga general el 24 del mismo mes, junto al otro gransindicato griego GSEE, que agrupa a los trabajadores del sector privado. Tanto la dirección deADEDY como la de GSEE tienen vínculos directos con el PASOK.La respuesta del gobierno a estas dos huelgas, que tuvieron un seguimiento muy amplio, fueanunciar, el 3 de marzo, un nuevo y durísimo plan de ajuste, de aprobación inmediata, para“salvar el país”. La indignación social se propagó como la pólvora. Las movilizaciones sesucedieron de forma inmediata y en una línea claramente ascendente. Ese mismo día semanifestaron los jubilados y el KKE llamaba a no respetar las medidas impuestas por el gobiernoy a salir a la calle. El día 4 los principales sindicatos convocaron una manifestación en Atenas ala misma hora en que se aprobaba el plan de ajuste. Pero lo más sintomático del ambienteexplosivo que se vivió estos días es que los dirigentes sindicales se tuvieron que reunir esamisma tarde y hacer pública la convocatoria para el día siguiente de una nueva huelga general. Alo largo de todo el mes de marzo se sucedieron huelgas sectoriales, manifestaciones y protestasde forma ininterrumpida, reforzando el clima de movilización general.Todo este movimiento culminó el 5 de mayo con una nueva huelga general masiva, celebradatras el acuerdo al que llegó el gobierno griego con la UE y el FMI, el 2 de mayo, para recibir unpréstamo de 110.000 millones de euros en tres años a cambio de un nuevo paquete de recortes yataques a los derechos conquistados: 30.000 millones de euros menos en los presupuestos, unsalvaje incremento de los impuestos indirectos, congelación durante tres años de salario de losfuncionarios que, junto con la eliminación de la pagas extras y los complementos significa unadisminución efectiva del salario del 30%, privatizaciones y el inicio de una reforma de laspensiones y del mercado laboral.Esta huelga general fue un éxito histórico con manifestaciones masivas en todo el país y laparálisis total de la actividad económica. En Atenas alrededor de 200.000 personas terminaron laprotesta frente al parlamento al grito de “ladrones y mentirosos”, revelando hasta qué punto sehabía desplomado la autoridad de las instituciones capitalistas ante la mayoría de la población.Además de la dureza de las medidas en sí mismas, éstas revelaban que el auténtico gobierno noera el elegido por las urnas sino el poder financiero materializado en las decisiones de la UE y elFMI. Así, tanto el día 5, como en las manifestaciones del 1º de Mayo se gritó: “Fuera la Junta delFMI”, en referencia a la dictadura militar que gobernó Grecia de 1967 a 1974.
  • 34. A pesar de esta tremenda movilización el parlamento despreciaba las reivindicaciones de lostrabajadores aprobando el plan de ajuste al día siguiente, mientras en el exterior del edificio milesde griegos volvían a concentrarse para rechazarlo. Ésta es la verdadera cara de la democraciaburguesa, mientras la inmensa mayoría de la población dice `no´ a estos ataques, los señoresparlamentarios votan lo contrario. Sin embargo, esta decisión no significaba ni mucho menos elfin de la lucha. De hecho, el 10 de mayo se anunciaron los ejes definitivos de la reforma delsistema de pensiones que se aprobaría en el parlamento en junio. La respuesta de los sindicatosfue la convocatoria de una nueva huelga general el 20 de mayo. Esta quinta huelga, aunquemenor que la histórica y multitudinaria del 5 de mayo, prácticamente volvió a paralizar el país. Elsábado 15 de mayo, convocada por el KKE, hubo una masiva manifestación de protesta frente alparlamento, en la que participaron 100.000 personas.La clase obrera y la juventud griega habían demostrado un elevado nivel de conciencia y estardispuestas a todo para defender unas condiciones de vida dignas. Tras seis meses de lucha sincuartel, el movimiento se encontraba en un punto decisivo. La estrategia de cómo luchar y elprograma a defender eran clave para hacer avanzar el movimiento. Por eso las organizacionesde la izquierda, los sindicatos de clase (GSEE, ADEDY, PAME) y el KKE especialmente, que hanjugado un papel protagonista tenían una enorme responsabilidad en sus espaldas.Lo que estaba en juego era la lucha por quién controla la sociedad, los capitalistas o lostrabajadores, y por eso era necesario un plan de acción que combinara la más ampliamovilización con una alternativa al capitalismo, basada en la explicación y popularización de unprograma que ligara las reivindicativas más inmediatas (defensa de los salarios, educación,sanidad, pensiones públicas y dignas, etc.) con la expropiación y nacionalización de las palancasfundamentales de la economía y el control democrático de los trabajadores sobre las mismas.Para que la riqueza esté al servicio de la mayoría y no de una minoría de parásitos y usureros esfundamental rechazar el pago de la deuda externa, confiscar las grandes fortunas y nacionalizartodo el sector financiero y los sectores estratégicos de la economía.Frente a la represión del aparato estatal y contra la infiltración policial y las provocaciones eranecesario organizar comités de autodefensa y garantizar los derechos democráticos dentro delejército y la policía y la depuración de los elementos fascistas del aparato estatal. Para darfuerza, extensión, unidad y continuidad era necesario realizar asambleas participativas,democráticas y decisorias en todas las fábricas, barrios, escuelas y universidades, que eligieranrepresentantes (revocables en cualquier momento por la asamblea) para coordinarse a nivel localy nacional, y que culminara en la formación de un parlamento obrero, genuinamente democráticoy representativo de las capas más oprimidas de la sociedad, es decir, la gran mayoría de lamisma.La necesidad de una huelga general europeaEn el terreno de la táctica inmediata, frente a las maniobras divisionistas de la burguesía,empeñada en criminalizar a la clase obrera griega y en silenciar o tergiversar las luchas que seestaban dando para evitar que la rebelión social se extendiese a más países, había que oponerun plan de extensión de la solidaridad y la lucha a toda Europa, haciendo un llamamientoconcreto a la solidaridad de clase al conjunto de la izquierda europea, empezando por lasorganizaciones sindicales. En aquel momento hubiera significado una bocanada de apoyo para laclase obrera griega, además de una palanca para fortalecer al movimiento obrero europeo en suconjunto, justo cuando era perceptible para las masas que los planes de ajuste se iban a aplicarde forma inmediata y prácticamente simultánea en todos los países. La base de partida era muy
  • 35. favorable para tomar esta determinación ya que se venía de una situación, en los últimos meses,en la que los trabajadores europeos estaban movilizándose.En Italia se estaban produciendo luchas sectoriales, destacando la huelga de FIAT. El 12 demarzo la CGIL convocó una huelga en el sector público, al día siguiente hubo una manifestaciónmasiva de protesta contra la corrupción del gobierno de Berlusconi que reunió a 200.000italianos. En Gran Bretaña, el 8 de marzo, el sindicato del sector público convocaba una huelgade 48 horas. En Irlanda, ya en diciembre de 2009 se convocaron dos huelgas en el sector públicocontra los primeros planes de ajuste del gobierno. En Portugal hubo huelga en el sector público el4 de marzo, contra la congelación salarial, y el 29 de mayo 300.000 trabajadores protagonizabanuna marcha a Lisboa convocados por la CGTP. El 22 de enero y el 23 de marzo el sector públicoen Francia salió a la huelga; el 12 de marzo se movilizaron los profesores de primaria ysecundaria; ya con la amenaza de la reforma de las pensiones sobre la mesa los sindicatosconvocaron también al sector privado a una jornada de lucha, con grandes manifestaciones, el 27de mayo. En Rumanía, el 19 de mayo, se produjo la manifestación de protesta más grandes delas últimas dos décadas, contra los recortes emprendidos por el gobierno y el 31 del mismo messe iniciaba una huelga indefinida en el sector público.En junio, el anuncio de un salvaje plan de recortes en Alemania causó un fuerte impacto en todaEuropa, al reforzar la idea de que nadie se iba a librar de profundos ataques. El 9 de junio, milesde estudiantes de universidad y de bachillerato protestaban contra estas medidas y el 12,decenas de miles se manifiestan en ciudades como Berlín y Stuttgart. El 8 de junio, 80.000personas se manifestaban en Dinamarca. El mismo día se convocaba huelga del sector públicoen el Estado español, el 25 de junio los sindicatos mayoritarios de Euskal Herria convocabanhuelga general, con un amplio seguimiento. El 24 de junio, en Francia se volvía a la carga:jornada de lucha general contra el plan de ajuste y la reforma de las pensiones, con 2 millones demanifestantes, superando la participación de la jornada del 27 de mayo y causando la percepcióngeneral de que ambiente iba en ascenso, como efectivamente quedó patente después delverano. En Italia se manifestaban más de un millón de trabajadores el 25 de junio en la huelgageneral convocada por la CGIL. La clase obrera griega volvió a protagonizar dos huelgasgenerales, el 29 de junio y el 8 de julio contra la aprobación de la reforma de las pensiones y elmercado laboral.Todas estas numerosas luchas revelaban que, en la práctica, en toda Europa los trabajadores yaestaban protagonizando un movimiento continental y que la huelga general europea era posible sihabía voluntad política por parte de los dirigentes sindicales de llevarla a cabo y enfrentarseconsecuentemente con los planes centralizados de la burguesía europea. En todo caso, laoportunidad para esa convocatoria se prolongó ya que todas las condiciones para un otoñocaliente estaban dadas.El caso italianoEn Italia se está gestando un ambiente de contestación social muy profundo, alimentado no sólopor los efectos generales de la crisis sino por el carácter particularmente reaccionario y corruptodel gobierno Berlusconi y la dura ofensiva de la patronal, que ha llegado al extremo de romperunilateralmente, en septiembre de 2010, el convenio colectivo del sector del Metal. El 16 deoctubre, 500.000 trabajadores italianos inundaron las calles de Roma convocados por laFederación del Metal (FIOM) del principal sindical del país (CGIL) contra este atropello y losplanes de ajuste aprobados en mayo. En esta manifestación, el secretario general de la FIOM
  • 36. planteó la necesidad de continuar la lucha y convocar una huelga general, lo que fue respaldadopor los asistentes con el grito unánime de “huelga, huelga, huelga”.Uno de los rasgos más interesantes de la situación sindical en Italia es la rapidez y claridad conla que se está desarrollando el enfrentamiento interno en la CGIL entre un sector que se aferra alsindicalismo de pactos y consensos con la burguesía (la nueva secretaria general de la CGIL,Susana Camuso ya ha señalado que “una CGIL de oposición no es útil” y ante la petición de losestudiantes de la convocatoria de una huelga general, ésta ha vuelto a contestar, a finales dediciembre, que no se convocará “porque no existen las condiciones”) y otro sector, aglutinado entorno a la FIOM, que se da cuenta de la necesidad de un giro a la izquierda. El 8 de noviembre sucomité central aprobaba un documento en el que exigía a la CGIL salirse de la negociación con elgobierno y la patronal (está encima de la mesa un acuerdo sobre productividad en el que secontempla la existencia de contratos con periodos de prueba de un año y la posibilidad deeliminar los límites al encadenamiento de contratos temporales, así como el aumento del 50% delo que pagan los trabajadores a la seguridad social) y proponiendo la convocatoria de una huelgageneral. La dirección de la CGIL quiere evitar a toda costa que se abra un escenario deenfrentamiento masivo y radicalizado, como ha ocurrido en Francia. En ese sentido estánconteniendo, de momento, la convocatoria de una huelga general, que podría desembocar en unmovimiento que llevara a la caída del gobierno. Para dar cauce de forma controlada a la presiónque existe en sus bases, la CGIL convocó una nueva marcha a Roma el 27 de noviembre, quefue masiva. Esta convocatoria coincidía con la entrada en escena de los estudiantes (contra losrecortes en la educación pública y la conocida como “reforma Gelmini”, que acelera laprivatización de universidad), con un movimiento muy participativo, masivo y con una claraorientación hacia el movimiento obrero, que se inició el 8 de octubre con una huelga conjunta conel profesorado; el 17 de noviembre 200.000 profesores y estudiantes de secundaria salieron a lacalle y el punto álgido se produjo en las manifestaciones del 30 de noviembre con más de400.000 estudiantes, el día que se aprobaba la reforma en el parlamento.La situación en Italia es extremadamente volátil. La burguesía italiana se ha lanzado a un ataquefrontal contra el movimiento obrero pero con una maquinaria desgastada y dividida. La extremaarrogancia de Berlusconi, los incontables e ininterrumpidos escándalos de corrupción, de abusode poder, su ostensible menosprecio hacia las más elementales formas de la propia democraciaburguesa (el último ejemplo ha sido la compra descarada de votos a parlamentarios en la últimamoción de censura a la que fue sometido el 14 diciembre), se han convertido en un problema deprimer orden para la propia estabilidad del país. Sin embargo, para la burguesía es complicadocambiar de caballo en mitad de la carrera. La posibilidad de elecciones anticipadas es más quereal, aunque la clase dominante preferiría que este escenario no se diera. Ni la continuidad deBerlusconi ni una salida electoral —que equivaldría a introducir un grado mayor de incertidumbre,un paréntesis en la toma de decisiones hasta la formación de un nuevo gobierno, cuyaestabilidad tampoco estaría garantizada— son satisfactorias para la burguesía, ni podrán evitarexpresiones cada vez más claras de descontento social. Por eso, incluso, sectores importantesde la burguesía están barajando muy seriamente la articulación de una alternativa posberlusconi,sin pasar por el riesgo de las urnas. Llegar a una gran coalición de gobierno, el llamado “tercerpolo”, en la que se incluiría a Fini escindido del PdL de Berlusconi y a otros disidentes de dichopartido, a la democracia cristiana (UDC) e incorporar al Partido Democrático, punto central paratratar de dar mayor estabilidad a la burguesía y poder llevar adelante los planes contra la claseobrera italiana. En todo caso tampoco resolvería el problema de fondo: que la crisis brutal delcapitalismo italiano y de su clase dominante se agudizará, abriéndose la puerta a un periodo de
  • 37. mayor enfrentamiento entre las clases y de búsqueda de una alternativa revolucionaria por partedel movimiento obrero.El despertar de la lucha en Gran BretañaGran Bretaña también es un ejemplo de la rapidez de los cambios que se están produciendo. Enmayo de 2010 la derecha ganaba las elecciones, gracias al desprestigio ganado a pulso por el“nuevo laborismo”, formándose un gobierno de coalición entre tories y liberales que lanzó el plande recorte más duro desde la Segunda Guerra Mundial. El 10 y 24 de noviembre los estudiantessalían a la calle en contestación a la subida salvaje de las tasas universitarias y contra losrecortes educativos, protagonizando la mayor movilización de la juventud en 25 años. Muchosestudiantes expresaron su rabia ante el engaño descarado del que habían sido objeto por partede los liberales, quienes en su campaña electoral se habían comprometido a congelar las tasas.Es un indicativo de la volatilidad política de las capas medias, una parte de ellas puede girar a laizquierda de forma muy rápida en un contexto en el que la crisis capitalista necesariamentegolpeará también a sectores que hasta ahora pensaban que nada incomodaría su estabilidadeconómica y social. Esta movilización es un síntoma muy importante de los cambios que se estánproduciendo en Gran Bretaña. Es significativo que el TUC apoyara públicamente lasmovilizaciones estudiantiles.Después de casi 30 años de relativa calma, el movimiento obrero británico está dando signos dedespertar. A lo largo de 2010 hemos asistido a distintas huelgas parciales (Metro de Londres,bomberos, personal de aeropuerto, etc…) y, en primavera, a una importante huelga de 48 horasen el sector público, la mayor desde 1987. Ahora, el anuncio del brutal plan de despido de másde medio millón de funcionarios sumado al resto de recortes y ataques impondrá una enormepresión a la dirección del TUC en el sentido de impulsar una contestación más general delmovimiento obrero a estos planes.El Estado español, los dirigentes sindicales en el filo de la navajaEl cambio de ciclo económico en el Estado español fue particularmente brusco, debido al boominmobiliario y su posterior estallido. La gravedad de la crisis y el látigo de los mercados hanempujado al gobierno a adoptar una línea de enfrentamiento directo con los trabajadores,poniendo en marcha planes de ajuste salvajes y varias “reformas estructurales”. Este giro a laderecha del gobierno ha situado a las direcciones sindicales en una posición extremadamenteincómoda. La clase dominante y el gobierno sacaron la conclusión de que, entre preservar unaprecaria paz social a cambio de retrasar más las llamadas “medidas estructurales” o ponerlas yaen marcha, aún a costa de enfrentarse a un escenario de mayor conflictividad social y a unamayor inestabilidad política, era preferible lo segundo, y efectivamente, pasaron a la ofensiva.Ese giro implicó un cambio político fundamental en la situación. Los dirigentes sindicales sequedaron totalmente descolocados, atrapados entre la necesidad de tener que dar una respuestay el pánico a que sus acciones les llevaran a enterrar definitivamente el “diálogo social”,abriéndose un escenario lleno de incertidumbres y peligros para su tranquilidad burocrática.El 8 de junio, tras haberse aprobado ya un recorte salarial a los funcionarios, CCOO y UGTconvocaron huelga en el sector público que tuvo un seguimiento desigual, por ser tardía,artificiosamente parcial —el carácter general de los ataques era evidente— y sin perspectivaclara de continuidad,. Finalmente, aunque totalmente a disgusto, sin convencimiento, sinalternativa, imbuidos de una tremenda rutina burocrática y sin una táctica clara salvo ladeterminada por el empeño de retomar una y otra vez el camino del diálogo social, los sindicatos
  • 38. convocaron la huelga general del 29 de septiembre, semanas después de que el parlamentohubiese ratificado el decretazo de reforma laboral. El éxito del 29-S, tanto por el seguimientocomo por el carácter multitudinario de las manifestaciones, con un millón y medio de personas enlas calles, se produjo en un contexto de intenso chantaje patronal y a pesar de la desastrosaactuación sindical.Después del 29-S, muchos dirigentes sindicales habían expresado expectativas de que elgobierno “aparcaría” la reforma de las pensiones, y se justificaron en ello para no dar continuidadinmediata a la huelga general. Así, a pesar de que la percepción generalizada para el conjunto dela clase obrera era que se estaban fraguando ataques que significarán un cambio profundo, apeor, en las condiciones de vida de las actuales y futuras generaciones, y del gran impacto queestaba teniendo la lucha de Francia, los dirigentes sindicales desaparecieron del escenariopolítico durante varias semanas para volver con una esperpéntica propuesta consistente en unaIniciativa Legislativa Popular y manifestaciones provinciales para el 18 de diciembre, que tuvieronun seguimiento muy limitado. Era evidente que esa táctica no se ajustaba a la gravedad de losataques. Como hemos venido apuntando, la existencia de una ambiente de lucha y un malestarsocial muy fuerte se combina con una profunda crítica a las direcciones sindicales, producto desu política desmovilizadora de pactos y consensos durante décadas. Las masas responden, pesea eso, cuando perciben una oportunidad seria de expresar su descontento; pero no es así antetodas las convocatorias de los dirigentes sindicales.Después del 29-S el gobierno se reafirmó en los ataques: reforma de las pensiones (enero de2011), la reforma de los convenios colectivos (marzo de 2011), y recortes del gasto social en elpresupuesto de 2011. El cambio de gobierno tras la huelga y la asunción del mando por parte delministro del Interior, Rubalcaba, fue una puesta a punto para retomar el ataque. Después de lareunión de los grandes oligarcas de la economía española con el rey y la nueva reunión de los 37capitalistas más importantes del país con Zapatero en la segunda quincena de noviembre, en laque se le exigió que actuase sin vacilar, la cosa estaba más clara todavía. Dichos cónclaves hansido tremendamente ilustrativos de la farsa de la democracia burguesa ya que ni siquiera setomaron la molestia de disimular su carácter ejecutivo y de que la vida de la inmensa mayoría delas personas está gobernada por una ínfima minoría de privilegiados. El consejo de ministros del3 de diciembre, con la retirada de la ayuda de 426 euros a los parados, la privatización de AENAy lotería del estado, la gestión de los aeropuertos, la introducción de agencias privadas deempleo, las nuevas reducciones de impuestos a las empresas, etc. el reinicio de los ataques sehacía explícito, complicando aún más la situación de los dirigentes de CCOO y UGT.La presión para que convoquen otra huelga general es muy fuerte. En Euskadi, ELA y LAB, queson mayoría sindical, han convocado huelga para el 27 de enero. El mismo día, la CIG convocahuelga en Galicia. Durante las navidades los dirigentes de CCOO y UGT han tenido reuniones“discretas” e intensas con el gobierno con el fin de obtener alguna concesión respecto a lareforma de las pensiones, que les sirva para justificar la no convocatoria de una huelga general.Los equilibrios de la burocracia sindical no tienen ninguna base sólida de sustentación, la noconvocatoria de una huelga o su retraso, ahondará todavía más en el ambiente crítico hacia losdirigentes sindicales e incluso en las fisuras, latentes, dentro del mismo aparato sindical.El gobierno, aunque le gustaría tener el apoyo directo de los dirigentes sindicales a las “reformasestructurales”, nunca ha condicionado la puesta en marcha de los ataques a un acuerdo conellos. A la vez, el gobierno, de forma muy consciente, ha explotado al máximo todas lasvacilaciones de los sindicatos con el fin de confundir, desarmar ideológicamente y desmovilizar a
  • 39. los trabajadores. Esta situación, tarde o temprano, no evitará que la clase obrera, pese a todaslas dificultades, encuentre el camino de la lucha.En los próximos meses asistiremos a un escenario lleno de acontecimientos no sólo en el terrenode la lucha de clases sino también en el escenario político electoral, ya que la política derechistadel gobierno está propiciando la vuelta del PP al gobierno en el 2012 (a pesar de que la derechasufre sus propias tensiones internas). Un síntoma claro de que esto puede suceder han sido laselecciones catalanas, en las que el PSC ha obtenido los peores resultados de su historia, con un22% del voto, que anticipan un retroceso muy serio del PSOE en las elecciones municipales yautonómicas de mayo de 2011. La vuelta al gobierno de la derecha echará más leña al fuego dela lucha de clases, además de abrir una situación de crisis en el seno de la socialdemocracia (enla línea de lo que está ocurriendo en toda Europa) que coincidirá con un incremento del procesode diferenciación interna de los sindicatos.La rebelión social en FranciaLa lucha de la clase obrera y de la juventud francesa en otoño de 2010 es un exponente claro deque la revolución social en Europa es una perspectiva cierta y no sólo un recuerdo del pasado. Lacontinuidad que ha tenido el movimiento, la fusión con la juventud estudiantil, la contundencia delas huelgas indefinidas en sectores estratégicos como las refinerías, la parálisis de más de unmes del puerto de Marsella, el amplísimo respaldo social de las huelgas y las manifestaciones, elaislamiento político y social del gobierno de Sarkozy..., todo ello ha constituido una fuente deinspiración tremenda para la clase obrera y desde luego también para los marxistas, alreafirmarse, en la práctica, nuestras perspectivas para la lucha de clases.Después de Grecia, el movimiento en Francia es el mayor desafío que la burguesía europea haenfrentado para la aplicación de sus salvajes planes de ajuste, pero sin duda no será el último.¿Cómo caracterizar lo sucedido? El movimiento ha tenido como aglutinante central la luchacontra la reforma de pensiones, pero ha ido mucho más allá, alcanzando el grado de rebeliónsocial.Efectivamente, uno de los rasgos más llamativos y significativos del estallido social en Francia hasido, precisamente, la debilidad política de la derecha cuando se tiene que enfrentar a unmovimiento de masas. Las encuestas del apoyo social a las huelgas han sido claras y rotundas yrevelan un hecho que tiene una importancia política tremenda: la capacidad de la clase obrera,cuando entra en acción, de atraerse a la inmensa mayoría de la sociedad, incluso a sectoressociales que en tiempos de “normalidad” se muestran pasivos políticamente.Es muy sintomático de la debilidad de la derecha que ésta no haya podido articular, en todo esteperiodo de movilizaciones, ningún movimiento social afín a su política, ni siquiera simbólico ominoritario. A pesar de la excepcionalidad de la situación económica, a pesar de la intensacampaña ideológica de la burguesía que trata de demostrar que “no hay otra salida” que losajustes para hacer frente a la crisis, la burguesía francesa no ha podido crear un clima de unidadnacional para salir “juntos” de la crisis. Ni la apelación al nacionalismo francés, ni las maniobraspolíticas de carácter racista para minar la unidad de la clase obrera, como fue la intensa ysistemática campaña de criminalización contra los gitanos, sirvieron para restar fuerza a lacontestación social.Como apuntábamos más arriba, en los días que siguieron a la jornada del 12 de octubre elmovimiento alcanzó su punto más álgido, con la incorporación de todas las ramas productivas, delos estudiantes y el estallido de huelgas indefinidas en las refinerías y otros sectores estratégicos.
  • 40. Presionados por un ambiente que estaba en su clímax, los sindicatos plantearon que se votaradiariamente, en distintos sectores e industrias, la continuación de la huelga, lo que se conociócomo “huelgas renovables”. Uno de dichos sectores fue el de las refinerías. Las doce que existenen el país quedaron completamente paralizadas durante casi dos semanas, algo que sólo habíaocurrido durante Mayo de 1968. Los camioneros anunciaron su incorporación a lasmovilizaciones, realizando diversas acciones de bloqueos en las carreteras. Los ferrocarrilesnacionales también se sumaron a la huelga, también el transporte urbano y el servicio derecogida de basuras. Todo eso confluía con la huelga de Marsella, que tenía paralizada la ciudady su puerto, el más importante del país, durante más de un mes. Así las cosas, el sábado 16confluyen 3,5 millones de personas en la calle, el movimiento seguía muy firme. La huelgageneral del 19 de octubre, día en el que inicialmente estaba prevista la aprobación de la reformaen el senado, volvió a ser un éxito rotundo.¿Qué hacer?En la declaración publicada por la Corriente Marxista Revolucionaria sobre Francia, del 16 deoctubre, decíamos: “Por un lado, el respaldo al gobierno de Sarkozy está en el nivel más bajodesde su llegada al poder, no supera el 32%. Por otro lado, y ese es el aspecto más importante,el apoyo entre la población a las movilizaciones ronda el 70% y más significativo aún es que un61% de los encuestados se declaran a favor de una huelga general indefinida. Esto tiene unatremenda importancia pues revela un avance cualitativo en la conciencia de las masas. Lamayoría de la población de Francia está dispuesta a paralizar completamente el país, dejandoclaro que quiere ir hasta el final para echar atrás las medidas de los capitalistas, y derribar algobierno Sarkozy. La generalización del movimiento huelguístico sobre la base de la consigna dela huelga indefinida podría conducir a una crisis prerrevolucionaria en Francia, abriendo laposibilidad de un gobierno de la izquierda que pudiera cambiar por completo las pretensiones delos capitalistas franceses de volcar el peso de la crisis sobre los trabajadores y la juventud”.En toda lucha, sea en una fábrica o un movimiento más general, hay momentos clave en los quela orientación y la táctica de la dirección del movimiento son determinantes para su desarrollo ypara conseguir una victoria o una derrota. Decíamos al respecto en la citada declaración: “Elpapel de las direcciones sindicales es fundamental de cara a que este movimiento triunfe. Losdirigentes de la CGT, CFDT y el resto de centrales sindicales, así como las direcciones del PS yel PCF deben extender la huelga general hasta convertirla en indefinida. Vinculado a ello esnecesario dotarse de un programa auténticamente socialista que saque a Francia y al conjuntode Europa de la crisis capitalista. Un programa que plantee, entre sus demandas irrenunciables,la retirada de la reforma de las pensiones y de los planes de ajuste, el subsidio indefinido paratodos los parados, la nacionalización de todas las empresas en crisis bajo control obrero, y lanacionalización de la banca y el sector financiero. Las condiciones para defender este programaestán completamente maduras: la conciencia de los trabajadores, que refleja en la acción elgrado de radicalización que ha experimentado el movimiento, conectará con estasreivindicaciones si se plantean de una manera seria por las organizaciones de la izquierda, y sedebaten en las asambleas generales de trabajadores y estudiantes”.Probablemente, en otro contexto, antes de llegar a una situación tan extrema en la que se hicieratan visible y patente su aislamiento social, el gobierno hubiera hecho alguna concesión. Sinembargo, lo que estaba en juego, tanto para el movimiento como para la burguesía francesa, eramucho más que la aplicación de una reforma. Retirar el plan o suspender temporalmente suaprobación sería una victoria clara y contundente de los trabajadores, con profundasimplicaciones en toda Europa. Toda la clase obrera, pero también toda la burguesía europea,
  • 41. miraba a Francia. Al gobierno, aunque en una situación de extrema debilidad, no le quedaba másque resistir y esperar a ver qué paso daba la dirección del movimiento. Hubiera sidoperfectamente posible derrotar al gobierno, pero para ello era necesario darle un empujónsuplementario. Llegados a este nivel de enfrentamiento, las huelgas renovables por sectores yaera completamente insuficiente. Era necesaria la consigna de la huelga general indefinida detodos los sectores para alcanzar la paralización completa del país. Indudablemente esa medidasituaba la lucha en un terreno abiertamente político, en el que la necesidad de defender unaalternativa al capitalismo era fundamental para dar una perspectiva al movimiento.Para aunar la fuerza de millones de trabajadores y jóvenes en el momento más crítico, en el queestaba en juego quién tiene el poder realmente en la sociedad, era necesaria la máxima cohesiónpolítica y táctica, la máxima firmeza, que sólo puede venir de la defensa de un programaconsecuentemente revolucionario y socialista por parte de las organizaciones de la clase obreraque estaban a la cabeza del movimiento. En la medida en que esto no fue así, que no hubo unaseñal desde la dirección de estar dispuestos afrontar una situación de cuestionamiento total de laautoridad del gobierno, el movimiento interpretó que ya se había hecho todo lo que se podíahacer y fue perdiendo fuerza. A pesar de todo, en la huelga general del 28 de octubre, despuésde haberse aprobado la reforma en el senado y en el parlamento, las manifestaciones agruparona 2 millones de personas y se mantuvieron varias convocatorias de manifestaciones ennoviembre.Aunque la clase obrera francesa, debido a las vacilaciones e insuficiencias de su dirección, no haconseguido paralizar la reforma de las pensiones, esta lucha no ha sido en vano. La burguesía esplenamente consciente de la fractura existente en la sociedad. Un analista de la empresaencuestadora francesa IFOP señalaba: “Algunos dirán que Sarkozy ha ganado al aprobar lareforma, pero la reforma ha causado mucho daño, creando resentimiento, y con cualquier nuevareforma en el futuro el malestar social puede estallar de nuevo”. Es normal y necesario que seabra un periodo de reflexión y de asimilación de las lecciones.La burguesía europea, a pesar de contar con la tremenda ventaja del nefasto papel de losdirigentes reformistas en el movimiento obrero, no va a conseguir doblegar fácilmente la voluntadde lucha de la clase obrera. No estamos asistiendo a un enfrentamiento en un solo acto sino a unlargo proceso. A pesar de los éxitos de la burguesía en conseguir imponer, hasta el momento, losplanes de ajuste, éstos se producen a costa de un desgaste todavía más profundo de los partidosreformistas, y también burgueses, hundiendo todavía más el descrédito de las instituciones de lademocracia burguesa. Lo vimos en las elecciones regionales griegas en noviembre de 2010, enlas que hubo una abstención histórica, cercana al 60% en la segunda vuelta y llegando al 75% enzonas tan importantes como la región Ática, donde se encuentra Atenas. Es muy significativo queel voto nulo y en blanco alcanzara el 10%, frente al 2% que tenía en las anteriores. El PASOKperdió más de 1.100.000, Nueva Democracia más de medio millón y el KKE, con el 11% de losvotos, fue el único partido que aumentó su apoyo respecto a las generales de 2009, tanto entérminos absolutos como en porcentaje. Estas elecciones se dieron en un contexto, nuevamente,de efervescencia social creciente, ante el anuncio de nuevas medidas de ataque introducidas enlos presupuestos generales de 2011, con manifestaciones y huelgas sectoriales (enseñanza,transporte, puertos, bancos, sanidad, especialmente), que culminaron en la huelga general del 15de diciembre, la más importante de todas las habidas desde el mes de mayo. Todo esto es unindicativo de que, más de un año después del inicio de las primeras movilizaciones contra losplanes de ajuste salvajes, la clase obrera y la juventud griega dista mucho de haber dicho suúltima palabra y también de que la fractura social y política griega es irreversible.
  • 42. La clase dominante se preparaLa burguesía y los distintos gobiernos se están preparando para un escenario de ascenso, no dedescenso, de la lucha de clases. Están echando mano, de forma cada vez intensiva de lademagogia racista, que ya se ha elevado a la categoría de “racismo de Estado” y de losnumerosos mecanismos represivos “democráticos” de los que dispone.Lo vimos con la expulsión de los gitanos impulsada por Sarkozy en septiembre u otras iniciativasintroducidas en la ley de inmigración, como la que establece una división completamente racistaentre franceses de origen extranjero y el resto de franceses. Hoy estas medidas se aplican contralos inmigranes o los sectores más pobres de la sociedad, pero mañana serán utilizadas contra elconjunto de la clase obrera. En diciembre de 2010, ante la huelga de controladores aéreos en elEstado español se decretó el “estado de alarma” y la militarización del control aéreo. Así, elgobierno, además de intentar desviar la atención de la gravedad de los ataques sociales queacababa de aprobar, sentaba un precedente que puede ser utilizado a discreción contra futurosconflictos laborales que pueden ser muy duros y radicalizados en los próximos meses y años.En Alemania entre 2005 y 2009 al menos 53 diputados del partido alemán Die Linke (LaIzquierda) fueron espiados por el servicio secreto. El 26 de abril el Consejo Europeo de AsuntosGenerales aprobó el documento 8570/10, por el cual la UE podrá observar “procesos deradicalización” a través de la vigilancia de aquellas personas que mantengan “actitudesradicales”, como posiciones de “extrema izquierda o derecha, nacionalistas, religiosas o deantiglobalización”. En marzo de 2010, se aprobó el documento 7984/10 (documento clasificado yque fue sacado a la luz por la ONG Statewatch) en el que se plantea “almacenar datos sobre laradicalización violenta” en realidad se podrá fichar cualquier tipo de organización “radical”, sea“violenta” o no. El Estado griego amenazó con ilegalizar al KKE antes las elecciones regionales ymunicipales de noviembre. El motivo es la negativa del KKE a abandonar el sistema definanciación a través de bonos de ayuda organizado en las fábricas y manifestaciones y a facilitaral Estado un listado de todos aquellos que contribuyan económicamente a financiar al partido.Finalmente la amenaza de ilegalización no se llevó a la práctica, pero es un síntoma claro de pordonde va a actuar la burguesía en el próximo periodo, en la medida que la contestación alcapitalismo se cristalice en más organización política y sindical y la burguesía sienta másamenazada su estabilidad y su control sobre la sociedad.La izquierda a la izquierda de la socialdemocraciaPrecisamente, otro elemento vinculado a la creciente polarización política en Europa es elsurgimiento y consolidación en los últimos años de una izquierda a la izquierda de lasocialdemocracia. La implicación directa del SPD alemán en los ataques sociales, primero con elgobierno de Schröder (Agenda 2000) y posteriormente entrando en un gobierno de coalición conla derecha encabezado por Merkel, ha llevado a la socialdemocracia alemana a un desgastebrutal (obteniendo el peor resultado en las elecciones generales de 2009, con el 23% del voto,pasando de más de 20.000 a menos de 10 en una década) y al surgimiento de una opción a laizquierda, Die Linke. Esta formación se compone, en parte, de una escisión del SPD vinculada alos sindicatos (1999), que fue encabezada por Oskar Lafontaine, quien formó el WASG (2005)unificándose en 2007 con los ex estalinistas del PDS. Die Linke es un fenómeno político nuevo,que se ha consolidado claramente en los últimos años (obteniendo el 12% del voto en las últimaselecciones generales) y se ha extendido también a la zona occidental del país.,
  • 43. En Portugal, en las últimas elecciones generales de 2009, el PS perdió la mayoría absoluta y elPCP y el Bloco de Esquerdas, llegaron al 18% de los votos, recogiendo más de un millón. El BEha pasado de tener un 2,7% de los votos en 2002 al 9,9. La utilización de un lenguaje combativo,unido al vínculo que PCP mantiene con el movimiento sindical, a través de la CGTP, en uncontexto de auge de la lucha obrera le permite tener una autoridad y una proyección políticaimportante. El potencial de desarrollo de una izquierda más combativa se acentuará teniendo encuenta que, como hemos explicado, el rescate de Portugal, y con ello más planes de ajuste, esinminente. Ya el 24 de noviembre se produjo la primera huelga general conjunta de los dossindicatos (CGTP y UGT) en 20 años.Respecto a Grecia, cuya situación ya hemos abordado, hay que señalar que el KKE y Syrizaalcanzaron el 12% de los votos en las elecciones generales del 2009. Si en el Estado español nose ha producido el mismo fenómeno no es por diferencias sustanciales en la situación social opolítica, sino por el hecho de que IU ha estado durante mucho tiempo a rebufo de la política delPSOE, sin diferenciarse sustancialmente. Otro factor es que IU, y el PCE, han debilitado muchosu vínculo con el movimiento sindical, hecho que no ha ocurrido ni con el PCP ni con el KKE. Entodo caso, los guiños a la izquierda por parte de Cayo Lara y su clara oposición a las medidas delgobierno apuntan a un aumento electoral en las próximas elecciones generales.Es significativo de la preocupación por parte de la burguesía de que este fenómeno se extiendael editorial del diario El País, titulado „Izquierda en crisis‟, del 5 de octubre de 2009. En él se hacíareferencia a los resultados de las elecciones alemanas, insistiendo en la creciente hegemonía delos gobiernos conservadores en Europa, pero a la vez terminaba con una advertencia: “estapérdida de peso [de la izquierda] no es buena noticia para nadie, ni siquiera para los partidosconservadores. Entre otras razones porque el vacío que la izquierda deja está siendo ocupado enmuchos casos por discursos y fuerzas populistas (...)”.Aunque todavía es difícil prever qué progresión tienen estos agrupamientos en el futuro, quetambién dependerá de la actitud de su dirección ante acontecimientos clave, lo que es evidentees que reflejan una situación de polarización política cada vez mayor y que las perspectivasapuntan a una situación más favorable para la cristalización de agrupamientos a la izquierda delreformismo. Muy probablemente sea en los sindicatos donde ese proceso se dé de forma másextensa y con un impacto más profundo en la situación política. En los próximos años veremoscambios importantes en las organizaciones políticas, tanto en la izquierda como en la derecha,que reflejarán a su vez el clima de mayor inestabilidad política. Veremos acontecimientos demasas no sólo espoleados por factores sociales o sindicales, sino directamente políticos y en losque la juventud tendrá un papel muy protagonista; los hemos visto ya en el pasado reciente y sevan a reproducir en una escala superior en el futuro.Financial Times, en un artículo de marzo de 2010, expresaba claramente los temores de la clasedominante sobre el futuro: “Lo que será crucial en los próximos años, no es la simple amplitud dela deuda, sino saber si los gobiernos están en posición de encontrar un medio eficaz de reducirla(…) sin provocar (en el mejor de los casos) una inestabilidad política o (en el peor) una verdaderarevolución”. En último término, el futuro dependerá del éxito de la construcción de una alternativamarxista revolucionaria que tenga la suficiente autoridad e implantación en el movimiento paraque todo el potencial de la clase obrera, que ya se han evidenciando en las recientes rebelionessociales en Grecia y Francia, se corone con el fin del capitalismo y el inicio de la construcción deuna sociedad socialista en Europa y en todo el mundo.
  • 44. La crisis del capitalismo y las relaciones internacionalesEscrito por Carlos Rodríguez y Eloy Val del OlmoViernes, 28 de Enero de 2011 13:20La crisis de la economía capitalista ha destapado la Caja de Pandora en la lucha entablada entrelas principales potencias por los mercados mundiales aumentando exponencialmente lastensiones interimperialistas. Una muestra tangible de ello es la tendencia irresistible hacia elproteccionismo económico, en forma de devaluaciones competitivas, que se manifiesta confuerza al calor de la escalada recesiva: “Japón, Suiza, Estados Unidos, Corea del Sur, ReinoUnido y Brasil han aplicado recientemente medidas —con intervenciones directas o de forma mássibilina— que ponen de manifiesto que esos países ven las monedas como una forma menosdolorosa de resolver sus problemas económicos. El dólar, por ejemplo, se ha infravalorado másde un 15% con respecto al euro desde junio del 2010, especialmente después de que la ReservaFederal —el banco central norteamericano— avanzara nuevas medidas extraordinarias. Larebaja de tipos combinada con nuevos fondos para comprar deuda pública en Japón paradetener la escalada del yuan han desatado definitivamente las hostilidades”. “¡Es la guerra! Lapugna entre países por mantener baja la cotización de sus divisas amenaza con retrasar larecuperación de la economía mundial”. Este era el titular de portada del especial Negocios deldiario El País del domingo diez de octubre del 2010.Cambios de fondo en las relaciones internacionalesLa clase dominante que dijo haber aprendido de manera definitiva las lecciones del crack de1929 y que no cometería los mismos errores se está comportando de una manera similar a comolo hizo entonces, protegiendo cada cual su economía y su mercado interno a través de diferentesformas de proteccionismo. Las tremendas medidas de estímulo económico y ayudas a la banca ylas grandes empresas que han consumido en apenas unos años la cuarta parte del PIB mundial,han resultado insuficientes para frenar la crisis de sobreproducción. Ha bastado la amenaza deuna nueva marea recesiva para que se haya instalado en la economía capitalista el lema “sálveseel que pueda”: “Todos contra todos. Ricos contra pobres. EEUU y la UE elevan sus presionessobre China. Pobres contra ricos: China no se da por aludida y el resto de emergentes elevan laescala de su intervención a pesar de las amenazas. Ricos contra ricos: Alemania se queja de queEEUU sigue inundando de liquidez su economía y acaba haciendo lo mismo que tanto critica,devaluar. Y pobres contra pobres: los países emergentes, asiáticos y latinoamericanos se venobligados a competir en los mercados para ir más allá en ese carrera por devaluar, por ganar deesa manera, fuertes dosis de competitividad, por imponer controles de capital . Hasta ahora setrata de escarceos, apenas de las primeras hostilidades...” (Ibíd., pag. 5. Claudi Pérez). En estapugna de todos contra todos, los auténticos pesos pesados, EEUU, Japón, Alemania o China,luchan de una forma cada vez más descarnada por hacer prevalecer sus intereses al resto. Elfracaso de las cumbres del G-20 son una expresión de ello.La crisis orgánica del capitalismo se está revelando claramente en el relativo declive de lasgrandes potencias. En este sentido es patente la pérdida de influencia y peso de la UniónEuropea en la medida que el centro mundial lleva desplazándose hacia el Pacífico desde hacedécadas y cuyos países más fuertes que conforman el eje decisivo y dominante, Alemaniaprincipalmente y Francia a la zaga, tratan de mantener su influencia en el escenario mundialrodeándose del resto de países que hoy conforman la UE de los 27. La Unión de 27 estadosmuestra el intento de superar esta debilidad, no su fortaleza. Por otro lado, la desintegración del
  • 45. estalinismo ha balcanizado Europa todavía más, configurando uno de los escenarios del planetadonde se expresan de manera más acusada las tensiones entre las potencias. La lucha por losrecursos naturales del Cáucaso, la guerra y división de Yugoslavia, las tensiones en Georgia, enChechenia, son elocuentes. Asistimos igualmente al ocaso lento y convulso del imperialismoamericano que, liderando al mundo capitalista en todos los terrenos, está acumulando ingentesdesequilibrios que ponen en riesgo su posición hegemónica. La pérdida de las guerras de Iraq yAfganistán, sus dificultades en Oriente Medio —una zona estratégica de primer orden—, lacreciente pugna por los mercados mundiales con China y Alemania, la revolución desatada enLatinoamérica, han puesto a prueba las debilidades actuales del imperialismo estadounidense.Igualmente vemos el declive de Japón con un estancamiento económico que se prolonga pormás de dos décadas.Lo que algunos ven como la configuración de un mundo multipolar “más equilibrado” con laformación de nuevos bloques de poder como el conformado por China, Rusia, India y Brasil(BRIC) no es sino el reflejo de la crisis, la decadencia del capitalismo y la agudización de losantagonismos nacionales, sociales y bélicos en el mundo. Las grandes potencias van a lucharcon determinación por su puesto en el escenario mundial y eso va a ser una fuente creciente deconflictos, tensiones y ruptura de todos los equilibrios internacionales. El aumento de la carreraarmamentística, hasta alcanzar los niveles más álgidos de la guerra fría, dan fe de ello. Losgastos globales de defensa en 2009 fueron de 1 billón 563.000 millones de dólares encomparación con el billón 50.000 millones del año 2000, es un aumento cercano al 50%. Porprimera vez esa cifra ha sobrepasado el billón 550.000 millones de dólares que gastó todo elmundo en plena Guerra Fría, en 1988, cuando los ejércitos regulares de docenas de países seintegraban en los campos de la URSS o de EEUU.La lista de enfrentamientos es larga y se ampliará en el próximo periodo. El imperialismoamericano ha lanzado una fuerte campaña de presión contra China para que revalúe el yuan, enun intento de tener las manos libres en las zonas donde sus intereses chocan. El antagonismoentre EEUU y China es una muestra de este nuevo escenario, pero no es la única. Entre Europay EEUU, los viejos aliados, las escaramuzas han sido visibles en las últimas reuniones del G20sobre decisiones estratégicas en materia económica, las tensiones provocadas por la guerra deIraq (donde salvando a Gran Bretaña, los europeos no jugaron ningún papel), o másrecientemente a causa de la guerra de Afganistán: las exigencias de más tropas europeas de laOTAN por parte estadounidense han chocado con la situación política que viven Alemania oFrancia. Oriente Medio es otro foco de enfrentamiento, igual que el mercado del petróleo o lapolítica de cambios de divisas internacionales. La depreciación del dólar y los ataquesespeculativos contra el euro, son una confirmación de que las contradicciones interimperialistasaumentarán considerablemente en el próximo periodo, provocando más inestabilidad mundial.Estados Unidos, como potencia capitalista más desarrollada, refleja el declive general del modode producción capitalista. A lo largo de la historia hemos visto como el mantenimiento de unimperio y sus exigencias (auge del militarismo y gastos derivados del mismo, excesivoendeudamiento) conducía a la crisis y eclipse del mismo. Existen varios ejemplos. El apogeo dela influencia y poder militar del imperio español en los siglos XVI y XVII (guerra contra Inglaterra,Flandes,…) coincidió con sucesivas bancarrotas del estado y marcó el definitivo declive delfeudalismo español. Ello condujo a desajuste fiscal, déficit, inflación, y una lenta decadenciabizantina durante tres siglos, que a su vez lastró el desarrollo industrial y colocó a la otrorapotencia mundial en una posición de subordinación frente a Inglaterra o Francia.Las relaciones interimperialistas tras la segunda guerra mundial
  • 46. Tras la segunda guerra mundial, el fortalecimiento del estalinismo y el ascenso de losmovimientos revolucionarios en los países coloniales, obligó a los diferentes poderesimperialistas a subordinar sus intereses al gigante norteamericano, baluarte de la reacciónmundial. Los imperialistas tuvieron que disciplinarse y coordinarse política, económica ymilitarmente para evitar que continentes enteros cayeran en manos del estalinismo. Estasituación marcó las relaciones internacionales. Dos potencias, EEUU y la URSS, se equilibraronentre sí durante décadas. De esa correlación de fuerzas surgieron instituciones internacionales(OTAN, ONU, UE…) que ahora, ante el cambio provocado por la gran recesión mundial, están encrisis.Con una política bolchevique por parte de la URSS, el capitalismo hubiera tenido sus díascontados. Pero la burocracia estalinista buscaba mantener el status quo para asegurar susprivilegios y decidió repartirse durante décadas el mundo con el imperialismo norteamericano.Los estalinistas (coaligados con la socialdemocracia) no querían la revolución socialista pero,reiteradamente, la acción de las masas desbarataba sus planes y en muchas ocasiones lesobligaba a ponerse al frente del movimiento. Donde las circunstancias les eran propicias, losestalinistas no dudaban en sabotear la lucha llevándola a la derrota. Cuando las condiciones eranadversas porque el impulso revolucionario ya había llegado demasiado lejos, la burocraciaestalinista presionaba para que no se estableciese un Estado obrero sano, sino un régimen debonapartismo proletario a su imagen y semejanza. Ese fue el caso de la revolución en el mundocolonial (China, Cuba, Mozambique, Angola…).y el modo en que se manifestó la teoría de larevolución permanente, como analizó en profundidad el marxista británico Ted Grant siguiendolos planteamientos elaborados por León Trotsky.La existencia de la URSS, y sobre todo, la presión de las masas buscando una vía hacia larevolución socialista, con una situación objetiva enormemente favorable, distorsionaron lasrelaciones interimperialistas. Aunque la lucha imperialista por los mercados mundiales se hamantenido ininterrumpidamente, la amenaza del estalinismo y el ascenso revolucionario en elmundo colonial produjo una mayor coordinación de las políticas para impulsar el comerciomundial entre las tres grandes potencias capitalistas (EEUU, Alemania y Japón) comandadas porEEUU. Como subproducto, la burguesía europea que había vivido con pavor el estallido de larevolución socialista en los años de posguerra, una revolución que sólo pudo ser derrotadagracias a la política de colaboración de los Partidos Comunistas (Francia, Italia, Grecia…),también emprendió el camino de las reformas. La creación del llamado estado del bienestar,aprovechándose del auge de posguerra, perseguía contrarrestar la amenaza de la URSS y elpeligro de revolución. Ese proceso dio lugar a la formación de la CEE y posteriormente de la UE,cuyos pasos más decisivos se produjeron a finales de los años ochenta, tras el colapso de laURSS, y la fuerte competencia del bloque americano (impulsado por el imperialismoestadounidense con los Tratados de Libre Comercio), y el bloque asiático, liderado por Japón yChina.La caída estrepitosa del estalinismo rompió el equilibrio de 40 años, dejando a EEUU como únicasuperpotencia. La clase dominante norteamericana se emborrachó de éxito, creyendo que supoder era irresistible. Intervinieron en los Balcanes, Afganistán, Iraq, Somalia,…Las guerras deIraq y Afganistán fueron consecuencia de esa sobreestimación de su poder por parte delimperialismo norteamericano. En otra época, intervenir militarmente en Oriente Medio hubieraprovocado un enfrentamiento con la Unión Soviética. De hecho cuando intentaron ir demasiadolejos en el patio trasero de Rusia provocaron la guerra en Georgia, invadida por las tropas rusas
  • 47. para frenar la penetración estadounidense en el Cáucaso, históricamente su área de influencia.Moscú dijo basta, aplastando en pocos días al ejército georgiano armado por la OTAN.El declive económico estadounidense, como vimos históricamente con otras potencias, vieneacompañado de un auge de su militarismo y agresividad. Sin duda, asistiremos a una larga épocade decadencia del imperialismo norteamericano. Lo que no podrán resolver mediante su potenciaeconómica intentarán resolverlo con su potencia militar, creando nuevos y más profundosdesequilibrios. Obama, pese a la demagogia que muestra convocando foros internacionales parael desarme nuclear, aprobó este año el presupuesto militar más grande de la historiaestadounidense. No se preparan para un futuro de paz, sino de guerras.Volvemos a una época más “tradicional” del imperialismo. Un periodo donde diferentes potenciasluchan por el mercado mundial a través de guerras regionales, en las que pequeñas nacionesson manejadas como marionetas de los intereses imperialistas. Una época que estarácaracterizada también por la lucha entre las viejas potencias imperialistas en decadencia, quetratarán por todos los medios de mantener su posición dominante, contra las potenciascapitalistas emergentes que buscan más presencia en el mercado mundial. Bandidos grandes ypequeños poniéndose de acuerdo para saquear el mundo y al mismo tiempo luchando entre sípor repartírselo nuevamente, tal como planteaba Lenin en su trabajo El Imperialismo fasesuperior del capitalismo.Este nuevo intento de redistribuirse el mundo en esferas de influencia se da, como hemosexplicado, en una época de declive general del sistema. Las contradicciones imperialistas antesde la primera guerra mundial, el choque entre el desarrollo de las fuerzas productivas y la camisade fuerza del estado nacional y la propiedad privada de los medios de producción, estallaronbrutalmente en la guerra imperialista. Hoy es imposible un enfrentamiento directo entre lasgrandes potencias, pero sí a través de terceros. El mundo multipolar del que hablan losreformistas no es sino la expresión del auge de nuevas potencias imperialistas igual dedepredadoras que Estados Unidos. Es en este contexto cuando las disputas entre China, comouna nueva potencia imperialista en desarrollo, y los EEUU adquieren su auténtico relieve. Perolas contradicciones se extienden a más países. China está frenando las condenas impulsadaspor EEUU en el consejo de seguridad de la ONU contra Irán. Irán entra en contradicción con elimperialismo estadounidense por sus intereses como potencia regional pero al tiempo colaboracon éste para repartirse el control de Iraq. Brasil se opone a la política del imperialismonorteamericano en Honduras, las bases estadounidenses en Colombia o a la intervenciónnorteamericana en Haití, no por amor a la independencia nacional o la unidad latinoamericana,sino porque tiene sus propios objetivos hegemónicos en el continente. Rusia se oponefrontalmente a las maniobras militaristas de los EEUU en su frontera occidental…No obstante hay que ser cuidadosos a la hora de abordar esta discusión. Es un error afirmar,como se hace en determinados análisis, que la supremacía política y económica estadounidenseestá amenazada a corto plazo. Ciertamente, EEUU ha pasado de primer acreedor mundial aprimer deudor, lo que refleja su decadencia, pero sigue conservando un músculo económico ymilitar que ninguna otra potencia puede, por el momento, desafiar frontalmente. Lo que resultaevidente es que la situación objetiva del imperialismo estadounidense es radicalmente diferente ala de hace sesenta años. En 1945 salía victorioso de una guerra devastadora controlando el 60%de la producción industrial mundial, un 32,4% del comercio mundial, más del 80% de las reservasde oro y con una perspectiva de desarrollo extraordinario de sus fuerzas productivas. Hoy elescenario es de depresión y declive.
  • 48. El caso de wikileaks y las contradicciones en el interior de la clase dominante norteamericanaLas revelaciones de wikileaks, aunque parciales y sesgadas, han puesto al descubierto una parteimportante de las maniobras del imperialismo norteamericano, así como la podredumbre general,la corrupción y la doble moral de la política burguesa en todo el mundo. La primera revelación enoctubre de 2010 destapó la olla podrida de la guerra de Iraq, donde documentos oficialesmostraban los datos de la masacre imperialista y desvelaban las atrocidades cometidas por lastropas norteamericanas. Las segundas revelaciones en noviembre, desvelaban parte delentramado diplomático norteamericano. Difícil es creer que el tamaño de estas revelaciones seaconsecuencia de que un soldado aislado (Manning) destinado en Iraq y contrariado con la guerray sus mandos, se confabulara con otro individuo (Assange), hakeara computadoras y obtuvieratal tamaño de información que compromete públicamente la política del gobierno norteamericano.Esto parece más un cuento para consumo de inocentes, papilla del agrado de la opinión públicaburguesa y pequeño burguesa, incluidos ciertos sectores de la izquierda.¿A quién benefician estas revelaciones? La primera revelación de octubre de 2010 golpeadirectamente al Pentágono y al partido de la guerra en EEUU mientras que las segundas lohacen a la diplomacia norteamericana, al intento de un sector de la burguesía norteamericana derecomponer el equilibrio diplomático de la época anterior. El carácter de estas revelacionesrefleja más que un triunfo de la libertad de expresión, la lucha soterrada de estos dos sectoresque utilizan estos documentos como arma interna. Esta lucha expresa las divisiones internas dela burguesía norteamericana sobre cómo mantener su dominio sobre el mundo y cómo resolver laprofunda crisis del capitalismo norteamericano. Los cables de Wikileaks son un barómetro de lacrisis de la clase dominante norteamericana, enfrentada a un futuro que no esperaba. Comonumerosos informes señalan, Obama y el departamento de Estado no controlan buena parte delos servicios secretos heredados de Bush que siguen bajo la tutela de sus antiguos amos. Estosúltimos apuestan, en América Latina, Asia u Oriente Medio por el uso abierto y creciente delpoderío militar norteamericano para mantenerse como potencia dominante. Esa división de laclase dominante se puso de manifiesto claramente durante el golpe de estado en Honduras,donde el departamento de Estado y la embajada no tenían idea de lo que el Pentágono y la CIAestaban organizando junto al ejército hondureño —controlado y adiestrado por estos últimos— ensus preparativos para el derrocamiento de Zelaya.No es la primera vez que secretos de Estado se hacen públicos y se utilizan como arma políticainterna en los Estados Unidos. El caso Watergate es el ejemplo más claro. La clase dominantepublicitó parte de su corruptela interna para deshacerse de un personaje que, como Nixon, habíaescapado a su control. Los republicanos, que ya han ganado la mayoría en el Congreso deEEUU, ganarán de nuevo la presidencia e intentarán volver a los tiempos de Reagan con unapolítica exterior agresiva. Las declaraciones en la prensa en junio de 2010 del GeneralMcChrystal comandante en jefe en Afganistan, con sus críticas y su público desprecio a Obama yBiden reflejan lo que piensa buena parte del sector más derechista del imperialismo. Estasdivisiones en la clase dominante norteamericana, mientras el movimiento obrero no entre en laescena política, jugarán cada vez un papel más importante en la política tanto interna comoexterna de los Estados Unidos y por tanto en las relaciones internacionales.El eje del mundo se desplaza hacia el PacíficoTal como planteó Trotsky en los años treinta del siglo pasado, el eje del mundo se estádesplazando del Atlántico al Pacífico. Recientemente China superó a Alemania como primerexportador mundial. Pero la película no ha terminado: la burguesía norteamericana y las
  • 49. burguesías europeas pelearán con todos los medios para impedir que China les arrebate susupremacía económica. La naciente burguesía china, que se funde con la burocracia, necesitapara desarrollarse del mercado mundial. Las crecientes inversiones chinas en África, Asia yLatinoamérica son muestra de esto.La escalada entre China y EEUU se ha recrudecido, aunque ambos son económicamenteinterdependientes (buena parte de la deuda norteamericana está en manos chinas). La guerra dearanceles para productos como el pollo, neumáticos, tubos para la industria petrolera, acero, etc.;muestra en potencia la guerra comercial soterrada que se está librando entre ambos. Lasprovocaciones estadounidenses vendiendo armas a Taiwán y recibiendo con honores de jefe deEstado al Dalai Lama son una advertencia a los chinos de que la burguesía norteamericana noaceptará que se cuestione su papel dominante. Pero estas manifestaciones son sólo la punta deliceberg.El recrudecimiento del conflicto en la península de Corea es parte importante de la lucha entreEEUU y China. Corea del Norte es un país que depende económicamente de China, sin cuyoapoyo no se podría mantener dos días. El 90 por ciento de la energía y el 40 por ciento de losalimentos que consume el país provienen del gigante asiático. China está utilizando el régimenestalinista de Pyongyang para mantener en jaque a los imperialistas norteamericanos en el marde China, y frenar las maniobras en su contra. Este es el sentido de los recientes enfrentamientosentre las dos Coreas. Por encima de la propaganda de la diplomacica, con la que losnorteamericanos llaman cínicamente a China a “mediar” en los enfrentamientos, ambos utilizan elconflicto coreano para sus intereses particulares en la zona. La burguesía china advierte que silos norteamericanos continúan con su política en la zona utilizarán a Corea del norte para golpeara uno de los principales aliados estadounidenses, Corea del Sur, y crearles problemas, si fueranecesario, incluso con una guerra. En cualquier caso, esta escalada del enfrentamiento chino-estadounidense, con el recrudecimiento del conflicto coreano como telón de fondo, confirma loscambios decisivos que se están produciendo en las relaciones internacionales. Estamos ante unalucha prolongada por el dominio de sectores estratégicos del mercado mundial que tendráconsecuencias políticas de primer orden. Confirma también la idea de que un enfrentamientomilitar directo entre potencias imperialistas está descartado de momento, pero la posibilidad deguerras a través de terceros países como marionetas de las grandes potencias, está cada vezmás a la orden del día.La ruptura del equilibrio capitalista y sus consecuencias sociales, políticas y diplomáticas“El equilibrio capitalista es unfenómeno complicado, el régimen capitalista construye ese equilibrio, lo rompe, lo reconstruye ylo rompe otra vez, ensanchando de paso, los límites de su dominio. En la esfera económica, lascrisis y las recuperaciones de la actividad constituyen las rupturas y restablecimientos delequilibrio. En el dominio de las relaciones entre las clases, la ruptura del equilibrio consiste enhuelgas, cierres patronales, en la lucha revolucionaria. En el dominio de las relaciones entreestados, la ruptura del equilibrio generalmente es la guerra, o bien, más solapadamente, laguerra de tarifas aduaneras, la guerra o bloqueo económico. El capitalismo tiene, pues unequilibrio inestable que, de vez en cuando, se rompe y se compone. Al mismo tiempo, semejanteequilibrio tiene una gran fuerza de resistencia, la mejor prueba de ello es que aún existe el mundocapitalista”León Trotsky
  • 50. La política es la expresión concentrada de la economía. La ruptura de todo tipo de equilibrios enel terreno de la economía mundial y la acción consciente de la burguesía por restablecerlosnuevamente, provoca la ruptura de equilibrios en el terreno social, en el político, diplomático,militar, en la cuestión nacional. De esta manera, el conjunto de las relaciones internacionales seven sometidas a una creciente inestabilidad donde los distintos factores interactúan unos conotros. La economía no lo es todo, los conflictos sociales, las guerras, incluso las catástrofesnaturales influyen en la economía; sin embargo es necesario analizar lo más detenidamenteposible los cambios que se producen en la economía para entender sus consecuencias en lasmutaciones que tienen lugar en las relaciones internacionales.La crisis orgánica del capitalismo es una crisis de sobreproducción de mercancías, de capitales yde mano de obra excedente, de paro orgánico. La caída de la tasa de ganancia producto delincremento de la composición orgánica del capital fue compensada en el periodo anterior, entreotros factores, a través del aumento de la explotación del trabajo, esto es, de la plusvalíaabsoluta y relativa extraída de clase obrera. Con la caída del estalinismo se incorporaron grandesterritorios al mercado mundial e igualmente creció la competencia entre los obreros al doblarseprácticamente la mano de obra disponible, mediante fenómenos como la deslocalización o laamenaza de deslocalización que fue utilizada para presionar a la baja los salarios y lascondiciones de vida de la clase trabajadora en los países más avanzados del mundo. Losimpresionantes excedentes obtenidos por la burguesía en países centrales del capitalismodurante el periodo de boom, que no se han reinvertido en el aparato productivo debido a lasaturación de los distintos mercados, ha ido hinchando la bolsa del capital especulativo.Parte de dicho capital es capital ficticio que ha sido inyectado durante décadas por las políticasmonetarias de diferentes estados, principalmente del imperialismo americano a través de lainyección de dólares sin respaldo real. EEUU tras la segunda guerra mundial poseía las 2/3partes del oro del mundo imponiendo el cambio del patrón oro por el patrón dólar. La tremendacantidad de dólares emitidos sin control provocaron que el dólar abandonase la conversión en oropor 35 dólares la onza en los años 70. A pesar de ello, desde entonces el dólar continúa siendo lamoneda indiscutida en los intercambios comerciales y financieros otorgando un armapoderosísima al imperialismo americano en sus relaciones con el resto de países. La creación delEuro trató de ofrecer una alternativa al dólar, y supuso un auténtico reto hacia los Estados Unidosde las potencias imperialistas europeas y un intento de frenar su progresiva pérdida de influenciaintentando luchar de igual a igual en el mercado mundial, pero Europa no es un Estado, carecede una política única, su fragmentación en distintos estados nacionales es una desventajaobjetiva y particularmente en época de crisis aguda. El imperialismo alemán ha sacado laconclusión de que la actual crisis es una oportunidad histórica para emerger públicamente comola única potencia capaz de nuclear a Europa debilitando y sometiendo al resto de países de laUnión en su propio beneficio. Fuera o dentro de la UE, los distintos gobiernos se enfrentan a unescenario como el que vivió latinoamérica durante los años 80 y 90 con la crisis de la deuda y losrecortes promovidos por el FMI. Este es un escenario de pesadilla para Francia en primer lugar ytambién para los países del sur de Europa.Los ataques especulativos al euro son consecuencia del intento de preservar el poder de la clasedominante norteamericana mediante la enorme ventaja de la primacía del dólar. China, Rusia yotras potencias que han invertido en dólares parte de sus recursos y que están siendo por tantoperjudicados por la utilización irresponsable del dólar por parte de la Reserva Federal, hanllegado a plantear la creación de una nueva moneda para las transacciones internacionales. Sinel concurso de la burguesía americana no es factible que esto ocurra. Boicotearán cualquier
  • 51. intento como de hecho está ocurriendo con el euro. Otros países como Alemania, que sufrieron lahiperinflacción en el período de entreguerras temen que en algún momento estalle una espiralinflaccionaria incontrolable que dé al traste con el ya muy vapuleado y precario equilibriofinanciero internacional. Si mirar atrás no ofrece ninguna solución, el futuro tal y como se estádesarrollando bajo el capitalismo es igualmente desolador.Como consecuencia de una distribución de la riqueza cada vez más desigual se han creado lasbases materiales para una polarización creciente entre las clases. El auge de la lucha de masasse está dando con más fuerza que en ninguna otra parte del mundo en América Latina, conVenezuela al frente. Las explosiones sociales en todo el continente, desde Argentina hastaMéxico, ilustran los procesos que, con sus particularidades, veremos en otras áreas y regionesenteras del globo como Europa, Asia, etc. A su vez la lucha de clases, las guerras y lasrevoluciones provocan cambios bruscos, profundos y duraderos en las relaciones internacionales.La revolución rusa influyó en éstas a lo largo de todo el siglo XX de forma decisiva. Igualmente larevolución venezolana y las guerras de Iraq y Afganistán están provocando importantes cambiosa escala mundial en cuanto a las relaciones entre las distintas potencias se refiere.La agudización de la lucha de clases y el aumento de la inestabilidad política, social y económicaen cada país, conlleva que cada burguesía nacional tienda a resolver sus contradiccionesinternas en el exterior por diversos medios. Factores que en la época anterior sirvieron paraimpulsar la economía mundial han desaparecido o se han trasformado en su contrario. Porejemplo los flujos de inversión de capital hacia el tercer mundo que fueron un factor decrecimiento económico ahora también se han reducido: de 850.000 millones de euros en 2007,pasaron a 505.000 millones de euros en 2008 y 200.000 millones de euros en 2009. No hayprecedente de una caída similar. Pero el drama no acaba aquí: las remesas de dinero de lostrabajadores del Tercer Mundo en los países “ricos” van por el mismo camino: han caído un 15%a mediados de 2009, lo que supone 6.000 millones de euros provinentes de Europa, 30.000millones de euros de los EEUU y 7.000 millones de euros del resto del mundo.América Latina había recuperado en 2005 los niveles de pobreza de 1980 (¡triste logro!). Ahora,la zona ha perdido 4 millones de puestos de trabajo tan sólo en 2009. El presidente del BancoMundial señalaba que, en 2009, las cifras de pobres a escala mundial se habían incrementado en46 millones de personas, a sumar a los 138 millones de pobres más que aumentaron en 2008.Otros 100 millones de personas marchan hacia la pobreza, según datos de la ONU y del BancoMundial, a sumar a los 1.500 millones de personas por debajo de la línea de pobreza en laactualidad. El número de desnutridos es de casi 1.000 millones de personas, un 15% de lapoblación del planeta.Pero la ruptura del equilibrio también se expresa en otros planos. La burguesía estableció elEstado nacional burgués acabando con el particularismo feudal lo cual fue extraordinariamenteprogresista para el desarrollo de las fuerzas productivas. En la actualidad sin embargo, el Estadonacional es un obstáculo objetivo para el avance de las fuerzas productivas, una camisa defuerza que impide su desarrollo armónico y exige la destrucción de una parte de las mismas enépocas de crisis. De la misma manera que las fronteras nacionales se han transformado en unarémora reaccionaria, las instituciones supranacionales creadas por el imperialismo estánagrietándose martilleadas por los acontecimientos. No es ninguna casualidad que todas lasinstituciones establecidas por la burguesía tras la Segunda Guerra Mundial estén ahora en crisiso siendo sometidas a profundos cambios en su configuración: la OTAN, la ONU, el GAT, el G-20... La crisis de la ONU es hoy particularmente evidente. La socialdemocracia aspiraba apresentarla como el gobierno mundial que velaría por el bienestar de los distintos pueblos
  • 52. mediando en los conflictos y resolviéndolos mediante la aplicación de un derecho internacionalglobal inexistente. Pero la realidad se ha encargado de arruinar estas vanas ilusiones. La ONU seha mostrado impotente a la hora de resolver ningún conflicto de envergadura, y en la práctica haactuado como ariete de los planes intervencionistas del imperialismo norteamericano, como laguerra de Iraq y Afganistán han demostrado en los últimos años, introduciendo una mayorinestabilidad y nuevos conflictos en las relaciones internacionales.Afganistán, trampa para el imperialismoTras siete años de ocupación militar, el imperialismo norteamericano ha sido incapaz de crear ungobierno estable en Afganistán que sirva a sus intereses y objetivos. En 2009 y 2010 hubo másataques y muertos de tropas invasoras que en todos los años anteriores. Karzai sólo gobiernaKabul escoltado por su guardia pretoriana de soldados y mercenarios imperialistas; en Kandahar,segunda ciudad del país, el poder está en la práctica bajo control talibán. Estos años deocupación han supuesto una sangría económica para el imperialismo norteamericano. La guerraen Iraq y Afganistán ha costado a EEUU tres billones de dólares y mantener un soldado en lazona anualmente cuesta cerca de un millón de dólares.Las divisiones en el seno de la clase dominante norteamericana respecto a cómo mantener eldominio imperialista se han manifestado con fuerza durante la guerra de Afganistán. Ladestitución del comandante en jefe de las fuerzas de la OTAN Stanley McChrystal, cuandoexpresó públicamente sus desavenencias con la administración Obama al mismo tiempo que lasdiferencias entre el Pentágono y el Departamento de Estado respecto al futuro de Karzai, revelanque los imperialistas no saben cómo salir del atolladero de Afganistán. Por si fuera poco, laintervención ha tenido el efecto de desestabilizar Pakistán, trasladando la guerra afgana a lasregiones fronterizas y agudizando los conflictos étnicos y religiosos en toda la región.Afganistán ocupa una región montañosa donde todas las potencias, desde Gran Bretaña hasta laburocracia estalinista de la URSS, fracasaron en sus intentos de someter al país militarmente. Lomás probable es que los ejércitos imperialistas de Obama sigan el mismo camino que susantecesores. Están manteniendo parte del país controlado pero a un enorme costo y con unagran inestabilidad. La receta imperialista para Afganistán es más tropas, guerra y sufrimiento paralas masas. Obama intenta salir dejando un gobierno títere, pero antes tiene que meter más tropaspara estabilizar ese gobierno y construir un aparato estatal. El imperialismo se encuentra entre laespada y la pared.La guerra de Iraq. El papel de EEUU e IránEl imperialismo ha conseguido un equilibrio precario en Iraq que puede romperse en cualquiermomento e incluso podría provocar una guerra civil. Aplicando la vieja política de “divide yvencerás” estimularon los enfrentamientos religiosos para romper la oposición masiva a laocupación. Apoyándose en la mayoría de líderes chiítas anteriormente opuestos a Saddam,disciplinaron o eliminaron a los chiítas más díscolos y reprimieron abiertamente a los suníes. Bajola dictadura de Saddam (suní) fueron reprimidos levantamientos chiítas y kurdos. No obstante,los conflictos en líneas religiosas nunca habían llegado tan lejos como ahora.Por sí solas, las maniobras estadounidenses serían insuficientes sin la colaboración de lapotencia imperialista regional tradicionalmente rival de Iraq: Irán. Al mismo tiempo que tienen unjuego diplomático de amenazas mutuas, Irán y EEUU mantienen un acuerdo tácito para controlarIraq. Las fuerzas militares norteamericanas junto a los 30.000 mercenarios a sueldo del
  • 53. Departamento de Estado, y las fuerzas paramilitares iraníes, garantizan un mantenimientoprecario el orden mediante la división en líneas religiosas del país.Mostrando su cinismo e hipocresía respecto a los derechos democráticos, los imperialistas hanlevantado un nuevo aparato estatal basándose en los dirigentes chiíes (y con la colaboración delpropio régimen iraní) que la población suní ve como una imposición. Para las últimas eleccionesprohibieron 500 candidaturas suníes acusándolas de lazos con el partido Bath de SaddamHussein. El padrón electoral se elaboró basándose en la cartilla de aprovisionamiento que reparteel Ministerio de Comercio y 2,4 millones de desplazados del país no pudieron participar. Aún así,ganó la candidatura en líneas no religiosas de Alawi por un reducido número de votos. Estomuestra por un lado el instinto de las masas, contrario a la división religiosa. Con todas laslimitaciones y trabas que tenía la población para expresarse, apoyó mayoritariamente lacandidatura que aparecía más vinculada a la defensa de la unidad nacional iraquí. Por otro lado,esto también evidencia la presión del imperialismo estadounidense. Tras apoyarse en los chiítasy el régimen iraní para estabilizar Iraq, temen su creciente influencia e intentan reequilibrarfuerzas. La dificultad para formar gobierno en todo el 2010 es una muestra de la inestabilidad dela situación en Iraq.EEUU e Irán tienen intereses contrapuestos en la región y al mismo tiempo se ven obligados aentenderse en toda una serie de cuestiones. Con el programa nuclear, Irán pretende disuadir alos imperialistas e Israel de una agresión y enviarles un mensaje de fuerza. Por otro lado,también busca desviar la atención de las masas de los problemas domésticos y jugar con sussentimientos antiimperialistas. No obstante, el estallido del movimiento revolucionario de lasmasas iranís significa que la paciencia de la mayoría de la población, sometida a la dictadura delos mulás, ha llegado a su límite.La retirada parcial en agosto de este año de las tropas norteamericanas muestra que la políticadel imperialismo (de exacerbar el conflicto nacional en Iraq y desviar la lucha contra la ocupaciónhacia una guerra civil sangrienta) obtuvo ciertos resultados. Sin embargo, la situación deinestabilidad en Iraq hace necesaria la presencia de más de 50.000 soldados norteamericanosque vigilan y tutelan el gobierno del país con la promesa de una próxima retirada. El problemanacional también juega un papel central en el futuro del país. Como ha pasado durante laocupación norteamericana, la cuestión nacional tratará de ser utilizada por las diferentespotencias de la zona para defender sus intereses. En el futuro, nuevos enfrentamientos en líneasnacionales están implícitos en la situación. Una escalada de enfrentamientos entre chiítas ysuníes, así como las ambiciones secesionistas de los líderes kurdos, contagiaría a otros países.Los dirigentes burgueses kurdos, que colaboran con el imperialismo con los ojos puestos en loscampos petrolíferos de Kirkuk y Mosul, no tienen la capacidad para liderar la lucha por laliberación nacional y social de su pueblo. De hecho, se han mostrado completamente impotentescuando en varias ocasiones los tanques y aviones del ejército turco han invadido su territorio enincursiones represivas contra las fuerzas del PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán). ElKurdistán fue dividido cruelmente por el imperialismo entre varias potencias regionales (Iraq, Irán,Turquía,..). Como marxistas revolucionarios, defendemos el derecho del pueblo kurdo a tener supropia patria pero eso sólo será posible a través del derrocamiento revolucionario del capitalismoen los países citados. Una separación de los kurdos iraquíes estimularía movimientos similaresen los países vecinos y podría llevar a una nueva incursión del ejército turco en el nortedesestabilizando aún más la región. Otro riesgo si los imperialistas salen de Iraq es que el actualgobierno de Bagdad gire aún más hacia Teherán. Como Afganistán, Iraq se ha convertido en uncampo minado para el imperialismo.
  • 54. La capacidad de los ejércitos imperialistas para invadir y someter naciones como Iraq estálimitada por su moral combatiente y la de los pueblos oprimidos. Ambas a su vez estáninterrelacionadas. Si el imperialismo pudo ocupar Iraq rápidamente y el régimen de Saddamcolapsó fue porque nadie estaba dispuesto a dar su vida para defenderlo. El declive delcapitalismo ha recortado en EEUU la base social de apoyo al militarismo, que también pudointervenir en Iraq y Afganistán gracias al shock de los atentados del 11 de septiembre.Actualmente menos del 30% de la población norteamericana apoya la guerra en Afganistán.La experiencia de estos años de guerra imperialista cruel ha puesto sobre la mesa, una vez más,que la esperanza de los pueblos oprimidos de Oriente Medio para vencer al imperialismo está enun programa de lucha revolucionario e internacionalista que agrupe a las masas por encima dedivisiones religiosas o étnicas, dándoles una perspectiva de que un cambio radical en suscondiciones de vida es posible. Palestina es un ejemplo dramático de qué ocurre si falta eseprograma.La cuestión palestinaLa cuestión Palestina, pese a las múltiples promesas y planes imperialistas de los últimos años,sigue completamente enquistada y en un callejón sin salida. La debilidad de los regímenesárabes, resultado de la incapacidad y parasitismo de sus burguesías y la ausencia de unaalternativa revolucionaria de masas, permite a Israel diseñar su propia hoja de ruta, ampliando losasentamientos de colonos judíos y convirtiendo la llamada Autoridad Nacional Palestina (ANP) enuna ficción. La traición de los dirigentes de la ANP, sometiéndose al imperialismoestadounidense, lejos de mejorar un ápice la suerte de los palestinos animó a la burguesíasionista a lanzar la guerra de 2009 sobre Gaza (donde el descontento con la ANP había llevado alos fundamentalistas de Hamás al gobierno) y desarrollar desde entonces una especie degenocidio a cámara lenta contra los palestinos.La burguesía sionista, apoyada por sectores del propio imperialismo estadounidense, estáechando un pulso a Obama. El mismo día que el vicepresidente Biden visitaba Palestina, ocuando Obama demandaba el fin de los asentamientos y prometía un “Estado palestino”(realmente una nueva estafa al pueblo palestino), el presidente israelí, Netanyahu, ordenaba másasentamientos y ataques militares, incumpliendo por enésima vez las resoluciones de la ONU.Como en el caso del golpe en Honduras, esto además de mostrar las contradicciones internas delimperialismo confirma los límites de las promesas de cambio de Obama. También muestra laimposibilidad de resolver el problema palestino sin un programa marxista.Las ideas reaccionarias y fundamentalistas de Hamás, su programa capitalista y sus métodos,refuerzan las barreras y prejuicios religiosos impidiendo levantar un movimiento de masas quecontagie no sólo a la población de los países árabes vecinos sino a la propia clase obrera israelí.Sobre bases nacionales o religiosas, sobre el sectarismo, como ya hemos explicado, no haysolución para los palestinos ni para ningún otro pueblo. Sólo una alternativa de clase yrevolucionaria que vincule la lucha por la liberación nacional y social de los palestinos con lamovilización de la clase trabajadora israelí por cambiar la sociedad, acabando con la burguesíasionista y los demás regímenes capitalistas de la zona y avanzando hacia una FederaciónSocialista de Oriente Medio, puede resolver el problema palestino.Mientras la situación en Oriente Medio no se resuelva en líneas socialistas, el escenario paranuevos conflictos militares e inestabilidad generalizada está servido. La amenaza más graveproviene de un conflicto entre Irán e Israel, que constituye el brazo del imperialismo
  • 55. norteamericano en la zona. El desarrollo, con ayuda rusa, del programa nuclear iraní es visto porsectores de la clase dominante israelí como una amenaza de primer orden para su supervivencia.Al mismo tiempo, en la última década Irán se ha transformado en una potencia económica en lazona, equilibrándose entre el imperialismo nortemericano, China y Rusia. Sirva de ejemplo elenorme desarrollo de la industria automovilística, la mayor de Oriente Medio, con un millóncuatrocientos mil vehículos producidos anualmente. Irán es un poderoso contrincante comercialpara la burguesía israelí o de Arabia Saudí, por ello la idea de un ataque contra Irán va más alláde lo nuclear: consiste sobre todo en debilitar económicamente al régimen de los mulás paraneutralizar su papel cada vez más dominante en la zona.Por estas razones nuevos conflictos y enfrentamientos armados estarán a la orden del día. Porahora los intentos de la administración de Obama han sido apaciguar a los israelíes e intentarresolver el enfrentamiento diplomáticamente. Pero estos movimientos diplomáticos no son másque un interludio para una nueva escalada de las hostilidades entre Irán, Siria y Hezbolá frente aIsrael y Estados Unidos. La salida de Obama y la llegada de una administración republicana conuna línea más abiertamente militarista podría dar el pistoletazo de salida para un enfrentamientode envergadura. Pero también en este caso, los planes del imperialismo y de los regimenesreaccionarios integristas están condicionados por los acontecimientos de la lucha de clases. Losmovimientos revolucionarios de las masas en Irán durante 2009 y el estallido social en el SaharaOccidental en diciembre de 2010 y en Túnez y Argelia en enero de 2011, marcan una dinámicamuy clara: la revolución social golpea el mundo árabe con fuerza, y su desarrollo puede dar ungiro dramático a los acontecimientos acelerando la crisis del integrismo y obstaculizando losplanes imperialistas. En cualquier caso, el movimiento de las masas árabes, espoleado por lacrisis general del capitalismo y la bancarrota de los regimenes burgueses que gobiernan estasnaciones, busca expresarse en líneas de clase y socialistas, dejando en claro que la oleada deapoyo al integrismo islámico está remitiendo después de que su programa reaccionario haya sidopuesto a prueba.Revolución en IránLas movilizaciones masivas contra el fraude electoral del verano de 2009 marcaron un punto deinflexión en Irán. Y aunque el régimen iraní a través de la represión, y por la falta de una direcciónmarxista del movimiento de las masas, consiguió detener la protesta, la profundidad delmovimiento ha dejado una profunda huella en la sociedad iraní marcando el inicio de una oleadarevolucionaria ascendente de gran alcance para todo Oriente Medio y el mundo árabe, despuésde años de derrotas, guerras y auge del fundamentalismo islámico.La entrada en acción de las masas, que expresa el malestar acumulado, desestabilizó elrégimen. La denuncia de fraude de Mousavi desató el movimiento. Éste empezó con losestudiantes y la clase media, y con sectores de los trabajadores participando diluidos en estemovimiento. En un primer momento las consignas fueron a favor de la democracia, libertad deexpresión, etc. pero en el fondo reflejan los antagonismos sociales dentro de la sociedad iraní ytenderán a plantearse en líneas de clase.Hay varios rasgos que definen una revolución: la entrada de las masas en la arena política,dispuestas a ir hasta el final; divisiones en la clase dominante, incluido el aparato estatal; virajesa izquierda de sectores de clase media o cuando menos su neutralidad política; y, por último, laexistencia de un partido revolucionario. Todos estos puntos se dan en Irán, excepto elfundamental: el partido. El carácter revolucionario del movimiento explicó la cautela que ha
  • 56. mostrado el imperialismo a la hora de apoyarlo, consciente del potencial que abrigaba en suseno.Durante los meses de lucha callejera y manifestaciones se produjo un cambio fundamental en lapsicología de las masas. Ése es el factor determinante de la situación: perdieron el miedo a larepresión. El régimen islámico está condenado porque ha perdido su justificación histórica antelos ojos de millones de personas. Cada arbitrariedad, cada crimen, en vez de fortalecerlo losepulta un poco más. Las masas no sólo perdieron el miedo, en su rabia se volvieron temerarias.Durante las movilizaciones de la Asura, el 27 de diciembre de 2009, apresaban a policías en losaltercados. Demostrando un fino instinto, ante la prohibición de manifestarse contra el fraudeutilizaron las fiestas religiosas para mostrar su descontento.En una revolución las masas no se incorporan a la lucha sincronizadamente. Nuevos sectores sesuman y otros, cansados o defraudados, abandonan la escena. La tarea de un partidorevolucionario consiste en trabajar previamente organizando a la vanguardia obrera en sus filas, ymovilizando unificadamente al proletariado (el sector más homogéneo de las masas) arrastrandotras él a los sectores más heterogéneos de la pequeña burguesía y del resto de los oprimidos. Deno hacerlo habrá tentativas desordenadas y parciales que serán derrotadas por la clasedominante. Para recuperar el control la burguesía recurrirá tanto a la represión como al engaño,especialmente utilizando a los dirigentes reformistas.No es casual que la clase trabajadora y sectores de su vanguardia en Irán fueran tomados porsorpresa por este movimiento. Los trabajadores desarrollaron en los últimos años numerosashuelgas y movilizaciones donde fueron golpeados especialmente por la represión. La ausencia deuna organización nacional que les unifique y dé una perspectiva de lucha por el socialismo facilitóla labor de los mulás. Sin un partido revolucionario que sepa ganarse su confianza y muestre elcamino hacia la revolución socialista, las masas tenderán a nuclearse en torno a los dirigentesdel régimen que aparezcan oponiéndose a Ahmanideyad.Todo tipo de maniobras a espaldas de las masas tendrán lugar para frenarlas. Ante la ausenciapor ahora del papel dirigente de la clase trabajadora, la revolución iraní se alargará meses,incluso años, y tomará un carácter contradictorio, con alzas y bajas como vemos en la actualidad.Sin embargo, la represión no ha hecho más que recrudecer y ampliar el odio de la poblaciónhacia el régimen fundamentalista, con lo que cualquier accidente puede volver a poner de nuevoa las masas en acción. Toda una serie de factores internacionales (la crisis económica mundial,la ocupación imperialista de Iraq y Afganistán, nuevos estallidos revolucionarios en la región…)condicionarán el ritmo y forma de los acontecimientos.Del derrocamiento de de la dictadura a la transformación socialista de Irán¿Cuáles son las tareas del movimiento revolucionario? ¿Qué programa de lucha puede acabarcon la dictadura de los mulás? Desde la CMR defendemos todas las demandas democráticascontra la tiranía: elecciones democráticas, libertad de expresión, libertad de reunión, libertad deorganización para la clase trabajadora y la juventud, partidos obreros y sindicatos libres. De estamanera los marxistas nos vinculamos con las demandas por las que luchan millones depersonas, sin sectarismos. Pero no constreñimos el potencial del movimiento revolucionarioplanteando como su único objetivo la consecución de estas demandas, por importantes quesean, como hacen los estalinistas y todos los defensores de la revolución por etapas.Los marxistas señalamos con claridad al pueblo de Irán, y especialmente a los trabajadoresavanzados y la juventud revolucionaria, que la democracia burguesa no puede resolver los
  • 57. problemas esenciales de los oprimidos. Si queremos salarios dignos, empleo para todos, unasanidad y una educación pública de calidad, luchar contra el atraso en el campo, resolver elproblema de la vivienda y lograr un techo para toda la población, suprimir las grandes bolsas depobreza, acabar con el problema nacional… es necesario que la clase trabajadora luche por latransformación socialista de la sociedad. Las conquistas democráticas se encontraránpermanentemente amenazadas por la burguesía, y sólo se pueden consolidar plenamenteligándolas a la lucha por la expropiación general de los capitalistas y el derrocamiento del Estadoburgués e integrista de los mulás. Los marxistas no defendemos la revolución por etapas: primerouna fase de democracia burguesa y en el futuro indeterminado el socialismo. Esta posición esuna trampa mortal para las masas iranís, un programa envenenado que demostró susconsecuencias funestas en la revolución de 1979, traicionada por los reformistas y usurpada porlos integristas.Advertimos a los trabajadores y al pueblo iraní que el régimen utilizará todo tipo de estrategiaspara mantener su poder. No tan sólo el fraude electoral y la represión; llegado un momento —sino pueden frenar a los trabajadores y el pueblo— se basarán en los líderes reformistas parafrenarles ofreciendo algunas migajas. Tratarán de desviar la lucha al terreno electoral. Ofreceránpromesas de reformas. Intentarán convocar elecciones para maquillar el régimen, aparentaránque todo ha cambiado mientras los mismos empresarios, militares y clérigos burguesesmantienen el poder político y económico.Los trabajadores y jóvenes iraníes sólo pueden confiar en sus fuerzas. Para derrocar a ladictadura integrista es necesario que los sectores más avanzados del proletariado prepararenuna huelga general insurreccional: una acción del conjunto de la clase obrera con todos losoprimidos para paralizar el país y derribar la dictadura capitalista de los mulás. Esa huelgageneral debería unificar todas las reivindicaciones progresistas de las masas: mejoras salariales,vivienda, empleo, etc.; plenas libertades democráticas, libertad de expresión y asociación; de talmodo que logre agrupar a todos los oprimidos. Para que esta acción sea victoriosa es necesariola organización de comités de lucha en todas las fábricas, entre el conjunto de las clasetrabajadora, en los barrios de las grandes ciudades, entre los estudiantes, y también en el senodel ejército para ganar su base y que no sea utilizado contra los trabajadores. Comités que sedeben coordinar a escala local y nacional, y fortalecerse como órganos de poder de lostrabajadores y oprimidos, preparando de esta manera la lucha por la transformación socialista deIrán.Los marxistas somos conscientes de que amplios sectores de las masas en Irán tienen ilusionesdemocráticas. La lucha por las demandas democráticas se puede utilizar como una magnificapalanca para derrocar el régimen integrista siempre que se liguen a la lucha por el socialismo; Lademocracia plena sólo será posible si se tumba el poder del aparato del estado burgués y seexpropia a los capitalistas. Defendemos una Asamblea Constituyente Revolucionaria, organizadadesde la base por esos mismos comités de trabajadores y oprimidos, no para mantener lalegislación capitalista y reaccionaria, la propiedad privada de los grandes monopolios y la banca,el control de los capitalistas sobre el petróleo, o la propiedad terrateniente de la tierra. Luchamospor una Asamblea Constituyente Revolucionaria que adopte medidas decisivas en defensa de lamayoría de la población, y eso significa movilizar a todos los oprimidos contra la burguesía y sufuente de poder: el Estado capitalista y la propiedad asfixiante que ejercen sobre las grandesriquezas del país, la banca y la gran industria, que deben pasar inmediatamente al control y a lagestión democrática de la clase trabajadora. Sólo desalojando del poder económico y político a laburguesía iraní y sustituyendo la dictadura tiránica de los mulás por una democracia obrera que
  • 58. abra el camino al socialismo, se podrán resolver definitivamente los problemas de las masastrabajadoras y los oprimidos de Irán.Una revolución socialista victoriosa en Irán tendría un efecto multiplicador en todo el mundoárabe: no sólo significaría liquidar políticamente el integrismo, también barrería a los Estadosárabes capitalistas que hoy no son más que marionetas corrompidas del imperialismoestadounidense. El triunfo de la revolución socialista en Irán cambiaría la historia del mundo.La cuestión nacional y colonial en la época de decadencia del capitalismoComo hemos explicado, las dos contradicciones fundamentales del sistema capitalista queimpiden el desarrollo armónico de las fuerzas productivas y producen crisis de sobreproducciónson la propiedad privada de los medios de producción y las fronteras del estado nacional. Elboom posterior a la segunda guerra mundial permitió superar parcialmente ambas mediante laintervención estatal en la economía y el desarrollo del comercio mundial. La división internacionaldel trabajo y la integración a escala mundial de las distintas economías nacionales alcanzó unpunto nunca visto. La otra cara de este proceso es que las clases trabajadoras de todos lospaíses y los países coloniales y semi-coloniales son exprimidas por un puñado de grandesmultinacionales imperialistas.La decadencia orgánica del capitalismo se refleja en la cuestión nacional. La crisis económicaalimenta tendencias centrífugas entre las diferentes naciones, rompe equilibrios exteriores ytambién resquebraja la unidad interna del estado nacional burgués. Las divisiones en la clasedominante son una característica de esta época. En un período de decadencia capitalista lacuestión nacional emerge con mucha más crueldad y virulencia que en ningún otro, amenazandocon hundir la civilización humana en la ciénaga de la barbarie. Las atrocidades en Ruanda sonuna muestra.Lenin desarrolló ampliamente la postura de los marxistas frente a la cuestión nacional. Todoconflicto nacional encierra un contenido de clase. Para los marxistas, la demanda del derecho ala autodeterminación y la resolución de la cuestión nacional están vinculadas inexorablemente ala lucha de clases y a las perspectivas de la revolución proletaria, y supeditados a ella. Comoseñalaba Lenin, defendemos el derecho de autodeterminación “en negativo”: denunciamos ycombatimos la opresión de la clase dominante sobre cualquier nacionalidad al reprimir su lengua,cultura y derechos democráticos y mantenerla sojuzgada contra su voluntad dentro de unasfronteras. Al mismo tiempo explicamos que sólo es posible acabar con esta opresión nacionalerradicando el capitalismo mediante la acción unificada del proletariado al frente de todos losexplotados superando las fronteras y divisiones que fomenta la burguesía. Las políticas yconsignas concretas en cada momento para conseguir estos objetivos dependen de la lucha declases. Nunca fue un fin absoluto para los marxistas apoyar todos los movimientos nacionalistasexigiendo autodeterminación o incluso autonomía. Depende de las circunstancias concretas.La cuestión nacional es un arma de doble filo. Por un lado, es un problema que la clasedominante no puede resolver. Como demostró la política leninista en la revolución rusa,correctamente planteada, vinculando la enorme energía que genera el rechazo a la opresión delas naciones oprimidas con la lucha de la clase trabajadora por acabar con el capitalismo y elimperialismo, es un potente motor en la lucha por transformar la sociedad y construir unaFederación Socialista mundial.Por otro lado, la burguesía y el imperialismo intentan utilizar los conflictos nacionales en subeneficio, azuzando las rivalidades entre naciones, etnias o religiones cuando eso les permite
  • 59. dividir a las masas, descarrilar procesos revolucionarios, extender sus zonas de dominio einfluencia,…Incluso son capaces de ondear la bandera de la independencia y el derecho deautodeterminación si les beneficia. El dominio colonial por parte del imperialismo se consumómuchas veces mediante la balcanización de distintos pueblos. América central atomizada,América del sur fragmentada, la división con tiralíneas de África y Asia, la partición de la India, laruptura de Irlanda, la dispersión del pueblo kurdo, etc.La desintegración de Yugoslavia y la URSSLa actual pesadilla de colapso económico, guerras y conflictos étnicos y sectarios que vivenmuchos antiguos países estalinistas es, por un lado, la herencia envenenada de décadas dedominio totalitario de la burocracia y por otro, del intento de las potencias imperialistas y mafiascapitalistas locales por desviar la atención de las masas mediante prejuicios y rivalidadesnacionalistas. Sin embargo el capitalismo no ofrece salida a ninguno de estos pueblos. Laindependencia formal bajo el capitalismo ha supuesto romper los lazos que les conectaban a unplan común de producción y ha provocado la ruina económica para amplios sectores de lapoblación.Los nacionalistas burgueses de diferentes nacionalidades saludaron la desintegración de laURSS y Yugoslavia. Algunos autodenominados marxistas se sumaron al coro. Fue un crimen. Lapartición de Yugoslavia fue promovida por el imperialismo alemán desarrollando su vieja políticade expansión hacia el este. Tras alcanzar la independencia de la mano del imperialismo, Kosovoes un protectorado del imperialismo estadounidense sin capacidad de desarrollo o decisiónpropia. EEUU y sus aliados, para ampliar la OTAN a las mismas fronteras rusas, alentaron losconflictos en Georgia y otras repúblicas ex soviéticas. Querían hacerse con su petróleo, instalargrandes gasoductos y bases militares permanentes así como enviar un mensaje de fuerza aPutin y el renaciente imperialismo ruso.Todo esto reafirma que mientras exista el capitalismo ninguna nacionalidad oprimida podráconseguir su liberación. La clase trabajadora, sobre cuyas espaldas hacen caer todo el peso dela crisis las distintas burguesías nacionales, busca instintivamente la unión y es la única quepuede resolver el problema nacional. En las movilizaciones contra la guerra imperialista en Iraqparticiparon, en más de 20 países, alrededor de 150 millones de personas. Sin embargo, para darforma y cuerpo a esa unión son necesarios el programa y el partido revolucionario. Esa es latarea de la Internacional marxista. Será imposible unir orgánicamente el cuerpo vivo delproletariado sin una postura escrupulosamente correcta sobre la cuestión nacional.Recrudecimiento de los conflictos nacionalesComo ya analizamos, el boom se basó en la sobreexplotación de las masas trabajadoras y de losmal llamados países en vías de desarrollo: apertura de fronteras a las multinacionalesdestrozando su escasa capacidad industrial y hundiendo sus economías, planes de ajustedictados por el FMI, OMC, etc. que aumentaban la pobreza y violaban su soberanía, recortedrástico de derechos democráticos, aumento del militarismo e intervencionismo,…Dice muy pocode la fortaleza del boom de los últimos años, el aumento de tendencias centrífugas enprácticamente todo el planeta, incluidos países desarrollados donde este problema parecíaresuelto. Los antagonismos entre griegos y turcos en Chipre, que han provocado enfrentamientosviolentos e incluso guerras en el pasado, siguen enquistados e introducen otro factorpotencialmente desestabilizador entre dos países miembros de la OTAN. En Bélgica la tensiónentre flamencos y valones, en Gran Bretaña con el conflicto irlandés, sin posibilidad de resolución
  • 60. bajo el capitalismo. Los recientes atentados por parte de escisiones del IRA revelan que elproblema sigue latente, al tiempo que la política antiobrera del gobierno de colaboración SinnFeinn-Unionistas evidencia el fracaso de los acuerdos de Stortmont. Además, reflejando eldeclive del capitalismo británico el problema nacional se ha agudizado en Escocia y Gales. EnCanadá también tenemos la cuestión de Quebec..Durante los últimos años de boom, el problema nacional en Catalunya, Galiza y sobre todoEuskal Herria, ha sido un elemento central en la creciente polarización política que ha vivido elEstado español. En un período de crisis y mayor polarización veremos recrudecerse estacuestión. La política de acoso a la izquierda abertzale, el rechazo popular a los ataques a losderechos democráticos del pueblo vasco, la celebración de referendos por la independencia conel beneplácito de la burguesía catalana, son algunos ejemplos. Los ataques del PP a la lenguagallega, que han provocado movilizaciones masivas y una huelga general en la enseñanzaconvocadas por toda la izquierda, confirman tanto esta perspectiva como el potencial que existepara, si se uniesen las reivindicaciones democrático-nacionales a un programa de clase, utilizarla cuestión nacional contra la burguesía. En otros casos, sectores de la propia burguesíafomentan divisiones y prejuicios chovinistas allí donde no existían, como en Italia con la LigaNorte, inventándose la idea de “la Padania” y estimulando prejuicios chovinistas en el norte, lazona más rica, contra el sur.A todos estos conflictos se une la carga explosiva de nuevos problemas como la discriminacióncontra los inmigrantes o las minorías raciales (negros, latinos,…) en los países avanzados.Incluso en Latinoamérica, intentando quebrar el avance revolucionario, la burguesía ha fabricadoartificialmente un problema nacional en Santa Cruz (Bolivia), sacándose de la manga dossupuestas etnias diferenciadas, amenazando con la secesión y promoviendo movimientosfascistas y racistas como la Unión de Juventudes Cruceñas. Con bastante menos éxito, tambiénestán fomentando sentimientos regionalistas y consignas autonomistas en Zulia (Venezuela) yGuayas (Ecuador). Como en Bolivia, la oligarquía ecuatoriana también ha intentado utilizar lacuestión nacional para dividir al movimiento obrero y popular y tumbar a Correa. Además deutilizar demagógicamente la cuestón indígena, han intentado desarrollar —con la excusa de laautonomía— un movimiento regionalista en el departamento de Guayas y en particular en lacapital del mismo: Guayaquil, segunda ciudad del país y donde se concentra el mayor desarrolloeconómico e industrial. Sin embargo, hasta el momento estos planes no han tenido éxito. Losprimeros movimientos en ese sentido fueron contestados por Correa (que curiosamente esoriginario de Guayaquil) convocando una gigantesca marcha de masas en esta ciudad en apoyoa la revolución. Esto fue determinante para frenar, al menos temporalmente, el entusiasmomovilizador de los contrarrevolucionarios. Reflejando la correlación de fuerzas favorable para laclase obrera, todos estos intentos han sido derrotados hasta ahora por las masas pero son unaadvertencia para el futuro si la revolución no triunfa definitivamente.Si la cuestión nacional se ha recrudecido en el seno de naciones que han tenido un desarrolloeconómico mayor, en África las tensiones y conflictos se traducen en auténtica barbarie: guerrasferoces en Ruanda, Congo, Somalia, etc.; instigadas por los diferentes poderes imperialistas.También vemos una agudización de las tensiones étnicas y religiosas en toda Asia. En definitiva,en esta nueva era de crisis orgánica del capitalismo mundial, la solución al problema nacional, ala opresión imperialista, sólo puede encontrar un cauce positivo en el programa del marxismorevolucionario y el internacionalismo proletario. A lo largo de los últimos ciento cincuenta años, elnacionalismo burgués ha considerado a la nación burguesa como un todo absoluto, ante la cualdeben inclinarse los intereses de todas las clases, al margen de los antagonismos que las
  • 61. enfrentan. El marxismo revolucionario opone a este razonamiento una idea central: los interesesde clase de los trabajadores están por encima de cualquier frontera nacional, por eso la lucha dela clase obrera es internacionalista. A la proclamación del principio de “unidad nacional” de lasclases, que en todo movimiento nacional enarbola la burguesía nacionalista, el marxismoresponde con la lucha de clases y considera el problema de las naciones oprimidas como unaspecto de esta lucha.El movimiento marxista siempre ha combatido cualquier manifestación de opresión, sea de clase,nacionalidad, raza o género. Si la clase obrera quiere ganar al conjunto de los oprimidos a sucausa, incluyendo a las masas de la pequeña burguesía y del campesinado de una nacionalidadoprimida, debe ser especialmente sensible con el problema nacional y apoyar aquellas demandasprogresistas que sirvan para demostrar, con hechos, que no tiene ningún interés en mantener laopresión nacional. Defender y luchar de forma consecuente a favor de una reivindicacióndemocrática como es el derecho de autodeterminación, pasa por señalar que la opresiónnacional es una consecuencia directa de la existencia de la sociedad de clases y que, por tanto,sólo puede resolverse de forma efectiva a través del derrocamiento del capitalismo y susustitución por un régimen de democracia obrera. Sólo una Federación Socialista Mundial puedehacer realidad el derecho de autodeterminación y la auténtica libertad de las nacionesinscribiendo en su bandera las palabras de Lenin: “¡Ningún privilegio para ninguna nación, ningúnprivilegio para ninguna lengua, ninguna opresión, ninguna injusticia hacia la minoría nacional! Heaquí el principio de la democracia obrera”. El levantamiento de las masas barre la dictadura de Ben Alí. Revolución en TúnezEscrito por Ulises BenitoViernes, 28 de Enero de 2011 13:27Los jóvenes y trabajadores tunecinos han dado un impresionante ejemplo de fuerza y decisión alas masas árabes y de todo el mundo, actuando de vanguardia en el explosivo Magreb. Desde el19 de diciembre, las manifestaciones ilegales, el desafío a las fuerzas represivas, en definitiva, unauténtico levantamiento de la población, se extendieron de un extremo a otro del país,corroyendo un brutal régimen proimperialista. El 14 de enero, el movimiento, y sólo él, que habíaresistido una y otra vez la criminal represión (con al menos 67 asesinados), y desobedecido eltoque de queda, impuso la huida del dictador Ben Alí. La revolución había obtenido un primertriunfo histórico e inicia una nueva etapa. ¿De dónde surge toda esta energía, en el paísconsiderado (por los medios burgueses) más estable de la zona? ¿Hacia dónde va Túnez?¿Cuáles son los retos del movimiento?La inmolación del joven Mohamed Buazizi en Sidi Bouzid fue el detonante. Este licenciado enparo intentó buscarse la vida con un puesto callejero de frutas y verduras, pero su mercancía fuerequisada por la policía y su desesperación le encaminó hacia el suicidio. Los jóvenes, que son lamayoría de la población y se sienten acorralados por el alto paro (según algunas fuentes, del60% entre los licenciados) y el alto coste de la vida, se vieron inmediatamente reflejados en estavíctima de la crisis y de la soberbia de un régimen tiránico. En el entierro de Mohamed, 5.000personas clamaron “hoy te lloramos, mañana haremos llorar a quienes te han empujado alsuicidio”. Durante estas semanas, desde Sidi Bouzid, Kasserine, Thala y Regueb, se fueronextendiendo las manifestaciones ilegales por todo el país. En varias localidades los manifestantesasaltaron locales oficiales, incluso comisarías. Hubo también al menos dos suicidios (un joven se
  • 62. electrocutó gritando consignas contra el régimen) y cinco suicidios frustrados, lo que refleja elgrado de desesperación y determinación. Especial importancia tiene la participación de lapoblación de la cuenca minera de Gafsa, protagonista de una dura lucha, que fue aislada yreprimida, hace tres años.Las primeras reivindicaciones espontáneas, más centradas en el paro, dieron paso rápidamentea otras más políticas, críticas contra Ben Alí, la corrupción, la represión y el régimen. Consignascomo “el trabajo es un derecho, banda de ladrones”, “abajo los verdugos del pueblo”, “trabajo,libertad, justicia social” o “no a los saqueadores del dinero público” se gritaban en las marchascallejeras. Pero la que se impuso por encima de cualquier otra es “Ben Alí, márchate”.La policía reprimió con saña. La noche del 9 de enero y la mañana del 10 provocó decenas demuertos en Kassedine. Las fuerzas represivas ocuparon violentamente la sede regional de laUGTT (Unión General de Trabajadores Tunecinos), sitio de referencia de los manifestantes. EnThala se enfrentaron con ellos estudiantes de bachillerato (un buen ejemplo de la pérdida delmiedo a la represión), y los policías se vieron obligados a ocupar los institutos. Ese mismo día, el10, Ben Alí ordenó el cierre de todos los centros educativos. El régimen también infiltró aprovocadores en las manifestaciones para excusar la intervención policial, dispuso defrancotiradores para asesinar a manifestantes, y organizó saqueos para intentar presentarlescomo delincuentes.La criminal represión no sirvió para parar el movimiento, al contrario. La brutal actuación policialen Kassedine y otras localidades entre el 8 y el 10 provocó una mayor movilización, y laincorporación de los barrios obreros de Túnez, capital a la revuelta.Una dictadura descompuestaEl régimen ha demostrado en este proceso síntomas claros de un agotamiento terminal. Inclusosectores importantes de capas medias, y profesionales liberales (abogados, actores y artistas) semovilizaron y sufrieron en sus carnes la represión. Rápidamente, los tres partidos de la oposiciónlegal y domesticada han intentado desmarcarse de la dictadura. Otro síntoma de ladescomposición del régimen fue la destitución del general Rahid Amar como responsable delEjército, por negarse a reprimir a la población.La clave para el triunfo definitivo de la insurrección ha sido la implicación de la clase obrera. EnTúnez la población urbana es muy mayoritaria, del 65%. Un tercio de la población activa trabajaen la industria (petróleo, minería, textil), y un 43% en los servicios, frente al 22% que vive delsector primario. Correctamente, la población se ha manifestado enfrente y dentro de los localesde la UGTT, ejerciendo presión. En muchas localidades las secciones locales de la Unión hansido el epicentro de la revuelta. Los sindicatos de docentes, trabajadores postales y sanitarioshan sido la vanguardia dentro de la federación sindical. En Sfax, la UGTT convocó huelgageneral el 9 de enero, y el paro fue total, salvo hospitales y panaderías que permanecieronabiertas para atender a la población. Aunque la cúpula del sindicato ha estado comprometida conel régimen, las masas se han orientado hacia la única organización tradicional y con autoridad,debido a su papel desde la lucha contra el colonialismo francés. Ante la presión, la direcciónnacional anunció la tímida convocatoria de una huelga general de dos horas para el 14 de enero.Sin embargo, esta convocatoria tan limitada ha sido la puntilla para la caída, ese mismo día, deBen Alí.Ben Alí gobernaba Túnez desde 1987. Su dictadura se ha caracterizado por la eliminación delmonopolio estatal del comercio exterior y por una salvaje apertura del país a las multinacionales
  • 63. europeas y estadounidenses, privatización que también ha beneficiado ostentosamente a sufamilia. Ella es propietaria de la telefonía privatizada, de bancos, de grandes superficies, deconcesiones automovilísticas…De hecho, el saqueo de los bienes públicos por parte de lacamarilla dominante, las empresas extranjeras y los burgueses (saqueo ampliamente conocido,pero ratificado en sus detalles por las filtraciones de Wikileaks), es un factor clave en la explosiónpopular.Los intereses del imperialismoEl imperialismo tiene grandes intereses en el país. El acuerdo de asociación Túnez-UE, firmadoen 1998, fue un punto de inflexión en el saqueo de las empresas públicas y la ruina de lapequeña producción. También existe un interés político, ya que Túnez es tierra de paso demuchos inmigrantes africanos que intentan acceder a Europa a través de Italia; la UE firmó unacuerdo en 2002 que permite el control y la represión de esta población desesperada, con unacontundencia que es más difícil en territorio europeo. Además les interesa de Túnez el control delpeligro islamista. Por último, existen intereses estratégicos: el imperialismo necesita en la zonaregímenes estables que promuevan sus negocios, y esto sólo es posible con dictaduras. Elproblema que tienen es que, como demuestra este caso, cada vez es más difícil apuntalarregímenes odiados por las masas, que están perdiendo el miedo, y la rabia recorre todo elMagreb y, también, el principal país árabe: Egipto.Teniendo en cuenta estos intereses, es difícil sorprenderse de la nula o tibia reacción de losgobiernos imperialistas ante los acontecimientos. El viernes 7 de enero, la Ministra francesa deExteriores, Michèle Alliot-Marie, recibía sin publicidad a su homólogo tunecino, Kamel Morjane.La UE no se pronunció hasta el día 10, en boca de la responsable de Exteriores, CatherineAshton, que pidió la liberación de los detenidos y “diálogo” (es de imaginar que a las dos partes).Más vomitiva todavía es la declaración de Franco Frattini, el Ministro de Exteriores italiano:“condenamos cualquier tipo de violencia, pero respaldamos a los Gobiernos que han tenido lavalentía y han pagado con la sangre de sus ciudadanos los ataques del terrorismo”. El Gobiernode Zapatero ha mantenido durante semanas un silencio cómplice, para al final lamentar con suhabitual jesuitismo los hechos violentos producidos. Llama la atención, como ya pasó ante suposicionamiento a favor de la dictadura marroquí (frente a la masacre del pueblo saharahui), ladoble vara de medir de los reformistas, cuando se trata de regímenes tiránicos dóciles a losintereses capitalistas, o de revoluciones como la venezolana y la cubana.Los tres días negros del dictadorCombinar el palo con la zanahoria ha sido la táctica de Ben Alí. El palo de asesinar a decenas demanifestantes, la zanahoria de destituir a dos ministros y prometer crear 300.000 puestos detrabajo, inversiones, una comisión de control de la corrupción, etc. Promesas que no hanengañado a nadie.Ante el avance de la lucha, con su extensión a los arrabales obreros de la capital, el régimen, enun intento desesperado por parar la insurrección, aislando a los sectores más luchadores delresto, combinó concesiones significativas con un paso cualitativo en la represión. El 12 de enero,Ben Alí, por una parte, sacrificaba a su ministro de Interior y, lo más importante, ordenaba laliberación de todos los detenidos. Por otra, decretaba el toque de queda nocturno en Túnezcapital, sacando a las tropas a las calles. Sin embargo, estas maniobras no tuvieron éxito. Esamisma noche los enfrentamientos se recrudecieron en la misma ciudad. En la localidad minera deGafsa duraron hasta bien entrada la madrugada; la policía asesinó a siete manifestantes. La
  • 64. revuelta continuó en Kasserine, Beja (donde fue asaltada una sede del partido gubernamental),etc.El día siguiente tuvo que reaparecer Ben Alí, en su penúltimo intento de aplacar la revolución. Enun falso tono de autocrítica, y utilizando por primera vez el dialecto tunecino y no el árabeestándar (para que le entendieran fácilmente las masas y para dar una frustrada imagen decercanía), el tirano se ofreció a no optar a la reelección presidencial en 2014, a permitir la libertadde prensa e internet, a abordar una reforma política en profundidad, y otras promesas de caráctereconómico y social. A la vez, informaba de haber dado orden de no disolver con bala lasmanifestaciones. Pero mantenía el toque de queda.Una vez más, la maniobra salió mal. Al certificar con ese discurso la debilidad del régimen, milesde personas se echaron a las calles para celebrarla, haciendo caso omiso de nuevo delimpotente toque de queda. El día 14 un clamor recorrió Túnez ciudad: “Ben Alí asesino”. Lacrónica de El País es reveladora: “Eran las 9 de la mañana cuando ha comenzado una nuevamarcha en el centro de Túnez. Primero se han reunido unas miles de personas frente a la sededel prestigioso sindicato UGTT y luego ha ido creciendo con la incorporación de másmanifestantes, hasta reunirse decenas de miles de personas (…). Allí [frente al Ministerio deInterior] se han enfrentado a un cordón policial y lo han sobrepasado. Los manifestantes no sefían del presidente y de lo que dijo ayer, lo llaman „asesino‟ —en francés para que todo el mundolo entienda— y piden libertad y que los Trabelsi, la familia de la primera dama, sean juzgados.„No a Ben Alí‟, corean los manifestantes, añadiendo que „la revuelta continúa‟. Dicen, sin parar decantar el himno nacional, que „o nos matan o se van, pero aquí no se negocia”.La manifestación finalmente fue disuelta, aunque grupos de jóvenes mantuvieron enfrentamientoscon la policía durante horas. Después de esta multitudinaria marcha, Ben Alí anunció, en suúltimo cartucho, la destitución de todo su Gobierno y la convocatoria de elecciones legislativas.Ben Alí era ya una carga evidente para el propio régimen que lo encubrió, y a las pocas horas seprodujo su huída y la asunción del poder formal por parte de uno de sus cargos políticos. Este esla primera victoria del movimiento de masas.¿Hacia dónde va Túnez?Ha caído la cúpula del régimen, pero éste se mantiene. Continúa en pie todo el aparato delEstado, los funcionarios, policías, mercenarios, jueces… y, por encima de todo, la clase burguesaque se ha enriquecido a la sombra de la dictadura, por no hablar de las empresas imperialistas(francesas, italianas, españolas…) que se lucraron con Ben Alí. Temporalmente perdieron elcontrol real de la sociedad, y todos sus esfuerzos van encaminados a retomar ese control,disolver el movimiento, y dar continuidad a la dictadura del capital con nuevos servidores ynuevas formas. Para ello no pueden basarse, al menos a corto plazo, en la represión, y sólo lesqueda ganar tiempo, engañar al pueblo con promesas, con maniobras democráticas, e intentandodesmantelar lo menos posible todos los mecanismos de la dictadura de Ben Alí, eso sí,barnizados con una ligera capa democrática.Para tal fin se ha levantado una potente campaña mediática, que también llega a occidente, através de los medios burgueses. „Todos juntos, en unidad nacional‟; „ya hemos tenido suficientesufrimiento, vamos a retomar la normalidad‟; „acabar con el caos, dejad en nuestras manos elorden‟, „es el momento de restañar heridas‟, etc. Las mismas ideas que repiten, en toda situaciónrevolucionaria, todos esos demócratas que surgen el día después del triunfo de una insurrección,pero que hasta la víspera llevaban toda su vida escondidos en las faldas del régimen derrocado.
  • 65. En un primer momento hubo tensiones dentro de la clase dominante. El intento del primerministro de Ben Alí, Mohamed Ganuchi (conocido como Monsieur Oui Oui por su seguidismo) desustituirle como presidente del país, el día 14, y de declarar su incapacidad sólo temporal para elcargo (dejando abierta la posibilidad de su vuelta), fue considerado insuficiente y por ellopeligroso, y neutralizado por otro sector, vinculado al Ejército y a la Corte Constitucional, queproclamaron a Fued Mebaza (presidente del Parlamento) como presidente interino. Mebaza,aunque es evidentemente un hombre del régimen (fue ministro en tres ocasiones), está menosdesprestigiado, al no haber estado en la primera línea de la represión y de las últimas medidaseconómicas. Por tanto, es una opción menos difícil de imponer al movimiento.A partir de entonces el siguiente paso para la burguesía es la formación de un „Gobierno deunidad nacional‟ donde implicar a la oposición legal y de esta forma intentar utilizar la autoridadque puedan tener para sus planes. Con entusiasmo los dirigentes de los tres partidos legales(Ettajdid, proveniente del estalinismo; el socialdemócrata Partido Demócrata Progresista, y el másderechista Foro Democrático por el Trabajo y las Libertades) han aceptado la oferta. El 17 deenero se presentó el nuevo Gobierno, donde el partido de Ben Alí (RCD, AgrupaciónConstitucional Democrática) seguía teniendo cinco ministerios clave (Defensa, Interior, Finanzasy Exteriores), más el cargo del primer ministro (¡Mohamed Ganuchi continuaba en su puesto!),aunque para que la píldora fuera más fácil de tragar incorporaban una representación de los trespartidos de oposición legal que hemos citado y de la UGTT. Este Gobierno ha anunciado unapróxima amnistía y la convocatoria de elecciones en un plazo de dos meses.Este intento de recomposición tiene una gran dificultad. Frente a él se encuentra un movimientoque carece de suficiente organización, que no enarbola un programa cien por cien claro (o mejordicho que está en proceso de dotarse de lo uno y lo otro), pero que cuenta con una ricaexperiencia (en pocas semanas ha aprendido más que en años), y que, sobre todo, esconsciente de su fuerza. No le usurparán su triunfo tan fácilmente. Y, por encima de todo, lascondiciones sociales que han germinado la protesta siguen en pie. No es posible determinar deantemano cómo se van a desarrollar los acontecimientos, pero lo que está claro es que estacontradicción (la pugna entre la burguesía por retomar el control y acabar con la revolución, y laclase obrera y otros sectores oprimidos por completar ésta) es la que va a dominar.De hecho, el mismo día 17 en que se anunció la formación del nuevo Gobierno se desarrolló unamanifestación de miles de personas contra la participación de RCD en él. El 18, lasmanifestaciones fueron aún más extensas y los tres ministros de la UGTT salían del Gobierno,exigiendo la expulsión del partido de Ben Alí. Esto significa que nace muerto, sin ningún tipo deautoridad, lo que obligará a la oligarquía a nuevas maniobras políticas y concesiones.El papel del EjércitoLa actuación del Ejército, y de cada sector dentro de él, es una incógnita. Existen elementoscomunes entre lo que acontece en Túnez y la Revolución de los Claveles de abril de 1974 enPortugal. La confraternización de soldados y manifestantes, especialmente el día 14, la negativaa reprimir al pueblo, y la decisión con la que éste se ha enfrentado y se está enfrentando a lasbandas de mercenarios al servicio de Ben Alí (que intentan aterrorizar el movimiento,organizando saqueos, disparando contra la población, etc.), e incluso a la odiada policía (quesigue siendo nido de reaccionarios), demuestran que el Ejército no es inmune a la presión social.Es evidente que la revolución ha despertado la simpatía de un sector de los mandos(seguramente más suboficiales que oficiales) y de la mayoría de los soldados. Las tropastunecinas se formaron al calor de la lucha por la independencia y de la posterior política de
  • 66. enfrentamiento con el imperialismo, y no han participado en ningún golpe de Estado, ni siquieraen el que dio en 1987 Ben Alí, ministro del Interior en el último mandato de Habib Bourguiba(padre de la independencia), desde dentro del régimen.Sin embargo, sería un gran error para el movimiento confiar su destino en el Ejército. Al fin y alcabo, no se ha roto la cadena de mando, y en última instancia el mando recae sobre un gruporeducido de militares que no vive en las mismas condiciones sociales, ni tiene los mismosintereses, que la masa de soldados, y mucho menos que los trabajadores y oprimidos. Esfundamental que el movimiento revolucionario persevere en la confraternización con soldados yoficiales, sin supeditar nunca sus intereses a la actuación militar. Hay que exigir plenos derechosdemocráticos en los cuarteles, y especialmente la formación de comités de soldados, condelegados elegidos y revocables. Ésta es la mejor forma de neutralizar la posibilidad de que enun determinado momento tenga éxito cualquier intentona de un sector de militares, que pretendaahogar en sangre la revolución. Y, a la vez, estos métodos reforzarán la compenetración con lossoldados y mandos que de forma sincera quieren participar en esta revolución.Por otra parte, la autodefensa revolucionaria es una tarea urgente. La seguridad de los barriosobreros, de los locales, de las manifestaciones, no puede depender de la policía, totalmentecomprometida con el régimen. Ha de ser tarea del propio movimiento. Ya han surgido miliciaspara parar el pillaje y terrorismo de las fuerzas mercenarias que sirven a Ben Alí. Esas miliciashan de coordinarse y someterse a las asambleas revolucionarias, y en ellas debe jugar un papelcentral la clase obrera.Crear comités, dotarse de un programa socialistaLa revolución, más que nunca, implica organización y programa. El movimiento no puede delegarsu representación en nadie ajeno. Es imprescindible la creación de comités en cada barrio,fábrica, localidad, elegidos en asamblea, y su coordinación a nivel nacional. Sus delegadosdeben ser revocables en todo momento, y organizar la huelga general es su tarea más inmediata.Quien tiene más posibilidades de llevar a cabo esta iniciativa es la base de la UGTT. Fábrica afábrica, barrio a barrio, localidad a localidad, los trabajadores han de utilizar la Unión como uninstrumento para organizar asambleas y comités. A la vez, hay que perseverar en la presiónhacia la dirección nacional, exigiendo la elección democrática de sus cargos y la depuración delos elementos comprometidos con la dictadura. También los sindicatos independientes, y lasorganizaciones obreras ilegales, tienen un papel muy importante que jugar en las asambleas ycomités.La tarea central de la vanguardia revolucionaria del movimiento, de todos aquellos que sereclaman marxistas, y en estos momentos cientos de activistas lo hacen, debe ser concretar enun programa las reivindicaciones que son necesarias para completar la revolución con éxito. Lasreivindicaciones democráticas (depuración profunda del aparato de Estado; enjuiciamiento detodos los responsables policiales, políticos y económicos de la dictadura; expropiación de susbienes, libertades democráticas plenas sin cortapisas burocráticas; amnistía completa;desmantelamiento del partido de Ben Alí y de la policía), deben vincularse a las exigenciassociales y económicas populares (salarios dignos, plan de creación de empleo por parte delEstado, bajada radical del precio de los productos básicos, renacionalización de los sectoresproductivos privatizados y entregados a las multinacionales imperialistas; reforma agraria, etc.), ya la única alternativa que puede garantizar esto: la expropiación de la camarilla dirigente y de losburgueses, que se han lucrado con la dictadura, y de las multinacionales instaladas en el país.Recuperando los recursos del país, se podría planificar la economía al servicio de la mayoría.
  • 67. Para ello es imprescindible el control obrero, a través de los comités que deben organizar la luchay que deben ser la base de un auténtico Estado democrático, esto es, un Estado obrero ysocialista.Una revolución socialista es la única posibilidad de mejorar el nivel de vida de las masas.Cualquier maniobra burguesa para ganar tiempo no sólo no supondrá ninguna mejora para ellas,sino que puede preceder a una revancha de la clase dominante tunecina, y del imperialismo, queelegirán el mejor momento para ensangrentar de nuevo Túnez, y dar un criminal escarmiento alpueblo.Un Túnez socialistaUn régimen de democracia obrera, que tome inmediatamente medidas socialistas, tendrá laenemistad radical de los imperialistas. Pero también tendrá un efecto electrizante en las masasdel Magreb y de todo el mundo árabe. Marcará un camino a las masas desesperadas, hartas delyugo del imperialismo y del integrismo islámico.Durante lustros los burgueses han intentado asustar a los trabajadores occidentales con elpeligro de los movimientos islamistas. Han escondido convenientemente que éstos no son ni másni menos reaccionarios que los propios imperialistas, como podemos ver en Afganistán o Irak. Y,sobre todo, han sobrevalorado convenientemente sus fuerzas. A la vez han escondido cómotambién en las naciones árabes e islámicas, ricas en tradiciones revolucionarias, existenoprimidos y opresores; también existen trabajadores, jóvenes y campesinos, que buscan unasociedad justa, no en el Paraíso, sino en la Tierra, y que luchan por ella, contra los regímenesproimperialistas y haciendo frente a la reacción islamista (que allí juegan un papel similar al delas bandas fascistas de Europa en los años 30).La onda expansiva de la revolución tunecina alcanza a todos los países árabes. El efecto másclaro es y será Argelia, donde los trabajadores y jóvenes (hastiados de un régimen similar al deBen Alí) se miran en el espejo de Túnez, y donde ya ha habido un levantamiento de sectores dela juventud. También impacta en Egipto, el país árabe clave, en estado de permanenteinestabilidad social. Pero también se han producido manifestaciones y disturbios en Libia yYemen. Según la revolución avance, el efecto será mucho mayor. El imperialismo se encuentracon un enorme obstáculo imprevisto para sus planes de saqueo. Frente a la posibilidad de laprofundización y extensión de la revolución, sus actuales problemas en Afganistán e Irak añadenmás dificultades para mantener su dominación.Aunque es difícil establecer una perspectiva acabada, la revuelta tunecina es un hito que llamapoderosamente a la acción de la clase obrera y a los demás oprimidos. Un Túnez socialista queenarbole la bandera de una Federación Socialista del Magreb y de la extensión mundial de larevolución sería un formidable imán.Balance y perspectivas de la lucha de clases en América LatinaEscrito por Gabriel de los SantosViernes, 28 de Enero de 2011 13:31
  • 68. En 2009 se cumplieron veinte años de lo que se puede considerar el comienzo de un nuevoperíodo revolucionario en América Latina. En febrero de aquel lejano año de 1989 las masasvenezolanas se lanzaron a la calle en una rebelión espontánea en contra del paquete económiconeoliberal implementado por el flamante presidente socialdemócrata, Carlos Andrés Pérez. Esarebelión, que pasó a la historia como el Caracazo, y que hizo tambalear al régimen burgués enVenezuela durante un par de días, sólo pudo ser sofocada a sangre y fuego por el ejército (lapolicía y la guardia nacional ya habían sido desbordadas) a un costo de unos tres mil muertos, ensu mayoría trabajadores y gente humilde del pueblo.El alzamiento popular en contra de los ajustes económicos capitalistas no se circunscribió sólo aVenezuela, también en Argentina, en ese mismo año y luego en 1990, se produjeron hechossimilares en las principales capitales del interior. En ambos casos la rebelión se dio bajo la formade saqueos generalizados que hicieron las veces de válvulas de escape a la frustración y elmalestar acumulado ante un sistema que, no sólo no satisfacía ya las necesidades máselementales del pueblo, sino que trataba de sobrevivir aumentando la explotación de lostrabajadores a límites insoportables. Estos sucesos, ocurridos en el mismo momento en que sedesmoronaba la URSS y los capitalistas y sus ideólogos anunciaban a los cuatro vientos “el fin dela historia” y la supremacía del sistema capitalista sobre el socialismo, demostraban todo locontrario: el capitalismo hacía agua en América Latina y dejaba al descubierto las condicionesobjetivas de una situación revolucionaria. Sin embargo, con sus organizaciones minimizadas odestruidas por las derrotas de los años 70 y 80, la clase obrera no sólo no pudo aprovechar estasituación favorable, sino que fue víctima durante la década que fue de 1990 a comienzos del sigloXXI, de una nueva oleada voraz por parte de los capitalistas para aumentar el saqueo y laexplotación en esta parte del mundo. La implementación de las llamadas políticas neoliberales,que no eran más que políticas capitalistas en su forma más ortodoxa y pura, terminó de destruirlas economías latinoamericanas a través de su casi total privatización, y sumió a las masas enunas condiciones de explotación y miseria nunca vistas hasta entonces.1 Periodo revolucionarioComo decíamos antes, los alzamientos populares de los años 89 y 90 que, incluso, se repetiríanen Argentina en un nivel superior en 2001, sólo fueron el inicio de un período revolucionario que,con sus alzas y bajas, se ha extendido hasta el presente. Lo que comenzó en un par de países,hoy se puede decir que se ha propagado a casi todo el continente y tiene sus puntos másavanzados en las revoluciones que se vienen desarrollando, cada una con sus propiasparticularidades, en Venezuela, Bolivia y Ecuador. Las revoluciones son como ríos crecidos quebuscan un cauce para avanzar, si se les cierra una vía buscarán otra, así ésta no sea la másprevisible. Aunque las condiciones objetivas para la revolución estaban dadas, no existía laorganización revolucionaria que actuara como un pistón para concentrar y darle dirección a todaesa fuerza potencial de las masas. En Venezuela, luego del Caracazo, se dieron dos alzamientosmilitares fallidos y la elección como presidente de la República de un viejo político burgués,Rafael Caldera, que llegó al gobierno disfrazado de progresista para tratar de darle continuidad alas políticas del FMI que había empezado a aplicar Carlos Andrés Pérez cinco años antes.Finalmente, fue Chávez, el mismo joven militar que dirigió el primer intento de golpe de Estado de1992, el que se puso al frente del movimiento de masas para conducirlo a la victoria electoral de1998. En Bolivia, las masas expulsaron a través de sucesivas insurrecciones populares a dospresidentes de la burguesía y por lo menos dos veces tuvieron la oportunidad de tomar el poderentre 2003 y 2005, pero la falta de una dirección revolucionaria dio al traste con ellas. Al final, larevolución se encauzó por la vía electoral llevando a la presidencia de Bolivia a Evo Morales. EnEcuador ocurrió algo similar: luego de dos o tres intentos insurreccionales fallidos, las masas
  • 69. terminaron eligiendo presidente a Rafael Correa. Sin embargo, ninguna de estas revoluciones sehan completado por el momento. Los gobiernos de estos tres países han tratado de implementarprogramas sociales que parten de reformar al Estado burgués a través de procesosconstituyentes, haciendo hincapié en lo social para intentar disminuir las enormes desigualdadesexistentes, pero sin afectar su propia estructura y manteniendo las relaciones de produccióncapitalista. Estas políticas, en la medida que propiciaron una mayor inversión social por parte delEstado a través de misiones y programas, además del desarrollo de obras de infraestructura,generaron un crecimiento económico. Particular es el caso de Venezuela que estuvo creciendoininterrumpidamente durante casi 5 años. Esta euforia llevó a algunos dirigentes como Chávez e,incluso, Cristina Fernández en Argentina, a afirmar que la crisis económica mundial no tocaría aestos países, que estaban blindados contra ella. No obstante, al estar el crecimiento apuntaladopor los altos precios de los combustibles fósiles, que son la base de las exportaciones de estostres países, cuando los precios cayeron en medio de la crisis capitalista de 2008, el crecimientose detuvo al verse afectadas políticas económicas como la del “socialismo petrolero” enVenezuela, debiendo recurrirse entonces a medidas de ajuste de tipo monetarista. La dinámicade los acontecimientos y las ilusiones frustradas de estos sectores de la izquierda, vuelven aponer de relieve la idea señalada por Trotsky: la crisis del capitalismo es también la crisis delreformismo. Las contradicciones que se generan por tratar de hacer revoluciones por etapas,aplicando políticas reformistas, mantienen la lucha de clases sin resolverse, agotando a lasmasas y, por lo tanto, sometiendo a la misma revolución al peligro de ser derrotada en cualquiermomento. El desarrollo de la revolución bolivariana en primer lugar, y de las revoluciones enBolivia y Ecuador posteriormente, unido al reimpulso que esta situación dio en un comienzo a lapropia revolución cubana, han sido un ejemplo para que los demás pueblos del continenteintenten buscar una salida en esa dirección. Lo ocurrido en Honduras en 2009 es un buenejemplo en este sentido. Uno de los pueblos más explotados y sometidos de América Latina supoalzarse en contra del golpe de Estado dado a Zelaya por la oligarquía apoyada por EEUU yconvertir ese movimiento inicial en una rebelión que duró varios meses y que, incluso, a pesar delas posteriores elecciones presidenciales amañadas y de la represión, se ha mantenido en unaforma latente que puede volver a explotar en cualquier momento. Quién duda que la elección ensu momento de Lula en Brasil, de Tabaré Vásquez en Uruguay, de Fernando Lugo en Paraguay,de Daniel Ortega en Nicaragua, e, incluso, de los Kirchner en Argentina y de Michelle Bachelet enChile, identificados como progresistas, independientemente de las políticas que posteriormentedesarrollaron, estuvo influenciada por los vientos de revolución que han estado soplando en laregión. También la candidatura presidencial de López Obrador en México y el maravillosomovimiento de masas que lo impulsó y luchó hasta el final por evitar el fraude debe inscribirse enesta corriente. Actualmente, y a pesar que las revoluciones en desarrollo en Venezuela, Bolivia yEcuador, no terminan de completarse, la propia situación de explotación crónica de las masaslatinoamericanas, agravada por la crisis mundial del sistema capitalista que cierra cualquieresperanza de solución en ese sentido, mantiene viva la idea de la revolución en la mente demillones de latinoamericanos como la única salida posible a su actual situación. El lugar másdesigual del mundo Doscientos años después de su independencia, el sueño de libertad eigualdad que impulsó la lucha de las masas latinoamericanas en contra del colonialismo europeoa comienzos del siglo XIX, se encuentra hoy más lejano que nunca. Si en algún lugar del mundose puede decir que el sistema capitalista ha fracasado, ese lugar es América Latina, una de lasregiones más ricas del planeta en lo que a recursos naturales se refiere, con enormesposibilidades de desarrollo industrial y agrícola, con una población relativamente pequeña parasu gran extensión territorial pero que, sin embargo, constituye la región más desigual del mundoen lo que a la distribución de la riqueza se refiere. En América Latina conviven algunos de los
  • 70. individuos más ricos de la Tierra junto a millones de personas que se ubican en niveles deextrema pobreza, que cuando logran comer algo no saben cuándo lo volverán a hacer.2 Losíndices de pobreza de la década de los noventa no variaron mucho en los siguientes diez años, apesar que en una buena parte de estos países, merced al empuje revolucionario de sus pueblos,se instalaron gobiernos considerados progresistas que adoptaron políticas reformistas quepusieron un poco más de énfasis en lo social. Según los últimos informes de la CEPAL uno decada tres latinoamericanos es pobre y uno de cada ocho vive en la pobreza extrema, aunqueesto tiende a agudizarse en los países más pobres como Haití y Honduras, donde siete de cadadiez personas son pobres. Por otra parte, la mitad de los pobres del continente viven en los dospaíses más poblados: Brasil y México. Salvo contadas excepciones como Venezuela, donde el40% de la población más pobre dispone del 18,4% de la riqueza, la participación más alta deLatinoamérica, la distribución de los ingresos tampoco ha mejorado mucho. La desigualdad enAmérica Latina se concreta en una grosera concentración del ingreso en el sector de la poblacióncon mayor renta, y a su ausencia en el sector de la población más pobre. El último Índice deDesarrollo Humano señala que el 10% de la población más rica de la región recibe entre el 40% yel 47% del ingreso total, mientras que el 20% más pobre entre el 2% y el 4%, incluso por debajode África y de los lugares más pobres de Asia que están sobre el 5%. De acuerdo al índice deGini, cinco de los diez países más desiguales del mundo se encuentran en América Latina, entrelos cuales se hallan Brasil, donde el 40% de la población debe vivir con poco más del 10% de lariqueza mientras el 10% de la población se queda con el 45% de dicha riqueza; y Chile, donde el40% de la población dispone del 15% de la riqueza mientras el 10% más rico se queda con el47%, países ambos que son presentados como ejemplo de desarrollo económico.3 Brasil yMéxico no sólo comparten la mitad de los pobres latinoamericanos, también comparten a 23 delos 31 multimillonarios que tiene Latinoamérica en el selecto mundo de los capitalistas más ricosdel planeta según el ranking 2009 de la revista Forbes, incluyendo al tercer hombre más rico delmundo, el mexicano Carlos Slim Helú, propietario de 35 mil millones de dólares. Estos 31parásitos acumulan 120 mil millones de dólares, con un promedio personal de 3,9 mil millones dedólares, en un continente donde mueren diariamente de hambre 288 niños y donde uno de cadadiez latinoamericanos se acuesta sin comer, o debe comer tierra como en Haití o ratas como enSan Miguel Potosí en México. El número de personas que pasan hambre ha crecido enLatinoamérica. Según el último informe de la CEPAL la pobreza en la región aumentará, en elaño 2009, 1,1% y la indigencia 0,8%, en relación con 2008. Así, las personas en situación depobreza pasarán de 180 a 189 millones en 2009 (34,1% de la población), mientras que laspersonas en situación de indigencia aumentarán de 71 a 76 millones (13,7% de la población),manteniéndose esta situación en el año 2010. Hasta una organización pro capitalista al serviciodel imperialismo yanqui, como Inter American Dialogue, lo reconoce en su informe del año 2009:“Más allá de los programas de TMC, existe poca evidencia de que las mejoras importantes en lapolítica social hayan sido cruciales en la disminución de la pobreza y la desigualdad en lasúltimas dos décadas. No cabe duda de que varios gobiernos han buscado mejorar los serviciossociales, aumentando significativamente el gasto social, focalizándose en los pobres, ydescentralizando programas a gobiernos locales más responsables. Pero estos esfuerzos —apesar de ser sustanciosos— han tenido un impacto limitado. La mayoría de los expertosargumenta que el gasto público (incluyendo el gasto social) es neutral o regresivo, y no halogrado redistribuir el ingreso a los pobres. La educación pública y los servicios de salud, lamayoría de los cuales asisten a los pobres, padecen de baja calidad en casi todos los países. Porlo tanto, es difícil ser optimista. Hasta ahora, América Latina no parece haber desarrollado unaestrategia sólida para reducir la pobreza y la desigualdad, o para lograr mayor inclusión de susciudadanos más pobres dentro del sistema político y económico. El fracaso continuo de la región
  • 71. en promover un adecuado avance social pone en riesgo su estabilidad política, haciendo másdifícil la atracción de la inversión necesaria para el crecimiento económico. La política socialnecesita renovarse y fortalecerse de forma significativa.”4 Menor crecimiento económico, mayordesempleo y explotación Aunque en un primer momento algunos gobernantes de la regiónafirmaron que la crisis no tocaría sus países, la misma se hizo sentir con fuerza durante el año2009 poniéndole freno a cinco años de crecimiento sostenido y descenso parcial y débil de lastasas de desempleo. En una región altamente dependiente del comercio de sus materias primasen un mundo absolutamente globalizado era temerario realizar semejante afirmación. En lamayoría de los países latinoamericanos la desaceleración económica comenzó a hacerse sentiren el segundo semestre del año 2008. En el caso de Venezuela, que contaba con un buencolchón de reservas producto de los altos precios del petróleo, este proceso se demoró un pocomás, pero al final igual llegó, y en todos, desde entonces, no se ha detenido. “Según el reporte dela CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), América Latina termina subuena racha de crecimientos positivos de seis años (desde el 2003 se acumularon 2,2%, 6,1%,4,9%, 5,8%, 5,8%, 4,2%)… En promedio la región caerá 1,3%. Brasil, quien había presentadoaños anteriores un crecimiento de entre 3 y 5,7%, caerá sólo 0,8%. Las remesas caerán entre 5 y10% a nivel regional. Para México las remesas vienen cayendo desde el primer cuarto del 2008,completando una caída de casi 20% en el segundo trimestre del 2009.”5 La crisis también golpeóa uno de los principales fetiches de capitalistas y reformistas regionales, y al que subordinanbuena parte de su política económica: el de la inversión extranjera, que disminuyó un 40,7% enAmérica Latina durante 2009, según un informe de la Conferencia de Naciones Unidas sobre elComercio y el Desarrollo (UNCTAD).6 No es de extrañar, entonces, que la formación bruta decapital fijo haya disminuido un 9,8% durante el año 2009 producto de la fuerte contracción en lainversión en maquinaria y equipo, así como en el área de la construcción. Una demostración másde que a los capitalistas actuales ya no les interesa invertir su dinero en la producción de bienes,prefiriendo la vía rápida y fácil de la especulación financiera para hacer crecer su capital.7 Larecesión económica generada por la crisis capitalista ha tenido un efecto devastador sobre unempleo que ya venía golpeado y precarizado desde los años 90 y que apenas había comenzadouna débil recuperación gracias a las políticas de inversión pública de algunos gobiernos durantelos últimos cuatro o cinco años, como bien lo reconoce la OIT: “El fortalecimiento del gastopúblico que se está proponiendo en el área de la inversión pública no solo busca compensar lareducción de los niveles de inversión privada, sino que intenta hacerlo por medio de proyectos derápida maduración y con uso intensivo de mano de obra… las políticas de generación directa eindirecta de empleo por parte del sector público continuaron jugando un papel contracíclico”.8 Ala caída en la producción industrial se agregó la paralización en el sector de la construcción elcual, en estos países, es alimentado básicamente por la inversión del Estado. “La coyunturaactual muestra que los niveles de ocupación están empeorando. La mayoría de los paísesregistra una disminución de la tasa de ocupación, en algunos casos (Brasil, Colombia) demagnitud moderada, en otros (Chile, Ecuador, México) más pronunciada, con una reducción demás de un punto porcentual. Sólo en Uruguay y la República Bolivariana de Venezuela, y muylevemente en la Argentina, aumentó la tasa de ocupación en la comparación interanual”, señalael boletín de la CEPAL-OIT del año 2009.9 Ya para el primer trimestre de dicho año más de unmillón de personas habían perdido su empleo en América Latina, gracias a que la tasa dedesempleo urbano se había incrementado en 0,6 puntos con respecto al mismo período del añoanterior. Esta situación ayudó a informalizar aún más el empleo y a incorporar a este mercado amujeres y niños: “Se espera que frente a la dificultad de encontrar empleo asalariado, lapoblación en edad activa se incorpore a actividades informales en los hogares o realice trabajospor cuenta propia de escasa productividad e ingresos y con el propósito fundamental de
  • 72. sobrevivir. De igual modo, se esperaría una tendencia creciente de prácticas del mercado formalde trabajo destinadas a volver más informales los contratos a fin de reducir los costos laborales,lo que traerá consecuencias adversas sobre la precarización del empleo y una mayordesprotección social. La crisis incidirá de manera distinta en el comportamiento de la poblaciónen edad activa. Es probable que en muchos hogares de menores ingresos, la crisis impulse amiembros no activos, principalmente mujeres, a buscar empleo o incorporarse a alguna actividadlaboral. Esto también podría tener consecuencias negativas sobre la incidencia del trabajoinfantil”.10 Buena parte de esta precarización laboral ha sido impulsada por las propias empresascapitalistas a través de la tercerización de sus trabajadores con el objeto de reducir los costoslaborales, o para decirlo en buen castellano: aumentar los niveles de explotación de lostrabajadores para que los capitalistas puedan sobrellevar la crisis. Como era de esperarse estastendencias se mantuvieron a lo largo de todo el año y en su Panorama Laboral del año 2009 lamisma OIT informaba que “2,2 millones de personas se incorporaron al grupo de quienes buscantrabajo y no lo consiguen. De esta forma, el número total de desempleados en la región habríallegado a 18,1 millones de personas… la tasa de desempleo aumentó en 2009 en 12 de los 14países estudiados. Solo se salvaron Perú y Uruguay, donde hubo una leve disminución, de 8,6 y7,9% por ciento en 2008 a 8,5% y 7,5%, respectivamente. Los mayores aumentos se observaronen Barbados (que subió de 8,3% en 2008 a 10% en 2009), Costa Rica (de 4,9% a 7,8%), Chile(de 7,9 a 10%), Ecuador (6,85 a 8,7%) y México (de 3,9% a 5,5%)… Por otra parte, el PanoramaLaboral destaca que, de acuerdo con los datos disponibles en un grupo de seis países, en estacoyuntura de crisis se ha producido un aumento de la ocupación en el sector informal, de 3,1%.Según estos datos, 57,1% de las mujeres y 51% de los hombres sólo encuentran ocupación en elsector informal… en 2009 no se ha producido un aumento en la tasa de participación entrepoblación en edad de trabajar, y por lo tanto la oferta de fuerza de trabajo ha sido menor. Esto esatribuido al fenómeno de „desaliento‟ por parte de quienes no consiguen trabajo, en especial dejóvenes que habrían optado por mantenerse fuera del mercado laboral”.11 Actualmente, unos220 millones de personas conforman la clase obrera de Lationamérica, de los cuales más de 18millones están desempleados y unos 130 millones tienen empleos informales, precarizados y sinseguridad social. La paridad de poder adquisitivo o salario mínimo real de los trabajadoreslatinoamericanos, esto es la capacidad de compra que tiene el salario mínimo en sus respectivospaíses, varía desde los U$ 694 mensuales en Argentina en agosto de 2010 (el más alto), hastalos U$ 214,00 en Bolivia (el más bajo), pasando por los U$ 370 de Venezuela. El costo de lacanasta básica alimentaria en Argentina para mayo de este año estaba en unos U$ 475.12El fantasma de la revolución continúa recorriendo América LatinaLas cifras descritas anteriormente sólo confirman una situación de deterioro progresivo ycreciente de las condiciones de vida de los trabajadores latinoamericanos en un proceso que lesha hecho perder muchas de sus conquistas históricas y en el cual han sido masacrados comoclase en más de una ocasión —la última de ellas bajo las dictaduras militares del cono surimpulsadas por los capitalistas y el imperialismo norteamericano durante los años 70 y 80 delsiglo pasado—. Como ya se ha dicho, estas derrotas del movimiento obrero destruyeron odejaron en condiciones muy difíciles a buena parte de sus organizaciones sindicales y políticastradicionales, descabezándolas y postrándolas a merced de las políticas neoliberales de los años90. Sólo a partir del presente siglo, en medio de una nueva realidad política donde las dictadurasy los gobiernos neoliberales cedieron su lugar a gobiernos reformistas, luego de grandes
  • 73. movilizaciones de masas donde la clase obrera participó, principalmente, diluida dentro delmovimiento social, el movimiento obrero de Latinoamérica ha podido empezar a reconstruirse y areorganizarse. El actual proletariado del continente se caracteriza por ser más pobre y por tenermayor cantidad de empleos precarizados e informales que en el siglo pasado, pero también esmás fuerte y numeroso y se encuentra con un sistema capitalista mundial sumamente debilitado yesto, evidentemente, se refleja en una disminución de la capacidad represora de la clasedominante.Sin duda que los puntos de avanzada de la clase obrera latinoamericana en este nuevo períodode lucha revolucionaria se encuentran en Venezuela y Bolivia, sobre todo, en el primero donde latoma de empresas y la lucha por el control obrero de los medios de producción ha alcanzadomomentos álgidos y cada día cobra más fuerza dentro del proletariado organizado quecomprende que ése es el camino para hacer avanzar a la revolución. Evidentemente, elpresidente Chávez ha jugado un papel importante en este hecho, expropiando numerosasempresas y manejando un discurso revolucionario que ha estimulado a las masas obreras aentrar en acción para defender sus puestos de trabajo. No obstante, esta lucha de lostrabajadores no se ha quedado circunscrita a las fronteras venezolanas y, prácticamente, en todoel continente se ha dado la pelea por la recuperación de las empresas cerradas y abandonadaspor los capitalistas. No hay que olvidar el movimiento de empresas recuperadas de Argentina,que ya tiene más de diez años en un enfrentamiento heroico contra los empresarios y el Estadoburgués, o en Brasil, Uruguay, Paraguay, Bolivia, etc. Hasta en la ciudad de Chicago en EEUU,se dio la toma de una empresa después de 70 años. El proceso de toma de empresas y la luchapor el control obrero no hace más que evidenciar el nivel de conciencia que han venidoalcanzando los trabajadores en Latinoamérica en una lucha que, normalmente, comienza por lasupervivencia pero que, por sus características, termina cuestionando la propiedad privada de losmedios de producción, base del sistema capitalista, y dejando en claro que los explotadospueden dirigir las fábricas sin necesidad de los explotadores y mucho más eficientemente queellos.La clase obrera latinoamericana, con sus más de 200 millones de integrantes, es una fuerzaconsiderable que ha demostrado, a través de sus actuales combates, que está más quepreparada para tomar el poder, acabar con el sistema capitalista y comenzar a construir elsocialismo, inclusive en los países donde está siendo reprimida con más fuerza, como enColombia, país donde para junio del año 2010 iban asesinados 31 sindicalistas para un total decerca de 3.000 durante los últimos 10 años; o en México, Perú o Chile donde también susgobiernos aplican, normalmente, políticas represivas hacia los trabajadores. Sólo falta que elproletariado tome el poder en uno solo de los países latinoamericanos para que el ejemplo seriegue por todo el continente como el fuego por la pradera.La actual crisis capitalista ha dejado una vez más en evidencia el empirismo de los dirigentespolíticos de la burguesía y de sus teóricos. Sumidos en una situación que no comprenden y quese les ha escapado de las manos, sólo atinan a elaborar conjeturas sin ningún fundamentocientífico, a tratar de encontrar signos de recuperación, los llamados “brotes verdes”, donde sólohay más especulación financiera, mientras, sin ninguna otra solución a la mano que no seadestruir puestos de trabajo y cargar sobre las espaldas de las masas el peso de la crisis,aguardan a que el tiempo cure las heridas y regrese las cosas a su lugar. La burguesíalatinoamericana, más elemental y parasitaria que sus pares de los países desarrollados, noescapa a esta fórmula y cifra sus esperanzas en que los precios de las materias primas semantengan relativamente altos y ello les permita retomar los índices de crecimiento que
  • 74. registraba la economía de estos países hasta finales del año 2008. La CEPAL hizo pronósticosde un crecimiento en torno a un 4,1% para 2010: “Lo peor de la crisis ha quedado atrás. Losmotores del crecimiento ya se encendieron nuevamente, pero no se sabe cuánto nos durará elcombustible” advirtió Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL…13 Un informe similarrealizado por la ONU da cifras más conservadoras en cuanto al crecimiento pronosticado paraeste año para la región pero no por ello es menos empírico que el primero: “El Departamento deAsuntos Económicos y Sociales de la ONU (UNDESA) difundió en Naciones Unidas el informetitulado “Situación y perspectivas económicas globales para 2010”, que indica que la media decrecimiento de América Latina y el Caribe será del 3,4%. Los expertos de la ONU atribuyen eldeclive de la economía de la región en 2009 a la disminución de la demanda externa, a la bajadade los precios y a la contracción del consumo e inversión privados. La fuerte caída en lasremesas que envían los trabajadores a México, Centroamérica y el Caribe agravó la disminuciónen la demanda del consumo… Para 2010 anticipan que la recuperación económica globalcontinuará debido, en gran parte, a que los precios de las materias primas también lo harán, asícomo a una mayor demanda externa (especialmente de Asia) y a las medidas en estímulosfiscales que apoyen las economías nacionales… Brasil, para el que se pronostica un aumento desu economía del 4,5% este año. Así prevén que la economía de México crezca un 3% en 2010,revirtiendo el descenso del 7% de 2009”.14Evidentemente, en el mundo de las suposiciones todo es válido, y si es posible pronosticarcrecimiento económico, en función de éste, también se puede pronosticar una disminución deldesempleo. “El informe de la OIT dice que si se cumplen las previsiones de crecimientoeconómico de 4,1% (CEPAL), en 2010 habrá un ligero descenso de la tasa de desempleo urbanoregional, a 8,2%. Agrega que si bien será una evolución positiva, no alcanzará para reducir elnúmero total de personas afectadas por la falta de trabajo, que se mantendría en torno a 18millones. Es probable que la gente termine realizando trabajos poco productivos en el sectorinformal, de modo que es posible que el verdadero impacto de la crisis en la pobreza se hagavisible este año, al tiempo que aumentarán en cuatro millones los latinoamericanos que viven enpobreza extrema”.15 Sólo buenos deseos pueden presentar los capitalistas aunque al final debanreconocer que no serán capaces de hacer disminuir el desempleo y que, por el contrario,incrementarán el número de personas viviendo en la extrema pobreza.A pesar de los anuncios halagüeños de las instituciones económicas del capitalismo, en el año2010 las desigualdades sociales continuaron profundizándose. Como veíamos en el puntoanterior, hasta los pronósticos más optimistas de los propios voceros del sistema anticipaban unmantenimiento del desempleo y un aumento de la pobreza extrema. Si el año 2009 estuvomarcado por conflictos sociales y laborales a lo largo y ancho del continente, las perspectivaspara el 2010 no eran mucho mejores y estuvieron caracterizadas por una intensificación de lalucha entre explotados y explotadores, tal como se pudo apreciar en Venezuela y Chile,principalmente. Desgraciadamente, esta disposición a la lucha y al cambio por parte de lasmasas latinoamericanas, en medio de una situación claramente revolucionaria, no ha encontradoel cauce adecuado y la mayoría de los gobiernos reformistas que accedieron al poderaprovechándose de ello, como era de esperar, no han sido capaces de dar respuestas a lasnecesidades más sentidas del pueblo, con lo cual, también han comenzado a preparar el terrenopara un posible retorno de la derecha al gobierno. Chile ha sido el ejemplo más relevante.Si bien existe un sentimiento revolucionario en las masas latinoamericanas que se extiende porcasi toda la región ante un sistema capitalista que hace mucho que dejó de satisfacer susmínimas necesidades, los tiempos de la revolución varían de país en país de acuerdo con las
  • 75. condiciones objetivas de cada uno. Es posible establecer, a modo de ejercicio de síntesis, tresbloques respondiendo al momento por el que pasa la lucha de clases en cada uno de ellos. Unprimer grupo en el que se encuentran aquéllos donde han comenzado procesos revolucionarios otienen gobiernos que se autodefinen como izquierdistas y que con sus políticas han propiciadouna mayor confrontación entre las clases, como es el caso de Venezuela, Bolivia, Ecuador y, enmenor medida, Nicaragua. Los gobiernos de estos países, con Chávez a la cabeza, se hanagrupado en el ALBA (Alianza Bolivariana de las Américas) para tratar de desarrollar un modeloeconómico de integración con la intención de que prevalezca “lo social sobre lo mercantil” eimpulsar a lo interno el llamado socialismo del siglo XXI.A pesar de todas las buenas intenciones de sus mentores, la realidad está poniendo demanifiesto que estos proyectos no han roto con la lógica reformista, en la cual se plantea laeliminación gradual del capitalismo, el denominado etapismo, mientras se mantienen lasrelaciones de producción capitalista, y se busca el apoyo de unos supuestos empresarios“nacionalistas” y progresistas en desmedro de los verdaderos productores de riqueza: lostrabajadores. Después de unos años en que se ha impuesto esta estrategia, la mayoría de estosgobiernos dan la impresión de encontrarse dando vueltas en círculos sin saber muy bien cómoterminar de resolver la ecuación revolucionaria. La crisis capitalista, evidentemente, le ha puestoplomo en el ala a los intentos desestabilizadores de una burguesía que presenta como paradigmaun sistema fracasado, pero también ha significado un duro golpe para el proyecto que intentaconstruir el socialismo respetando las relaciones de producción capitalista. Lo que ha impulsadoeconómicamente hasta ahora a este modelo provenía de los altos precios de los combustiblesfósiles, básicamente, del petróleo venezolano, y en menor medida del gas boliviano, lo que enVenezuela se denominó “el socialismo petrolero”. La crisis acabó con los precios altos y dejó aldesnudo un proyecto inviable a mediano y largo plazo, que ha generado, en el caso venezolano,una inflación acumulada para el año 2010 de 26,9%, la más alta del mundo.Otro elemento negativo para la revolución, que se ha ido asentando en la medida en que losprocesos se prolongan en el tiempo, es la casta burocrática que parasita en el Estado, que siguesiendo un Estado capitalista, a pesar de las denominaciones que se quieran utilizar. Mientras semantiene y fortalece el aparato del Estado burgués, merced a las políticas reformistas, estesector gana confianza en sí mismo y sus estratos superiores, lo que se podría denominar la altaburocracia, comienzan a jugar un papel contrarrevolucionario al identificar sus intereses con losde la burguesía.El principal y común problema en estos tres procesos reside en el hecho de que, al no haberprofundizado la revolución, expropiando a la burguesía y acabando con el Estado burgués, elpeligro de la contrarrevolución se mantiene latente, como se acaba de ver en las recienteselecciones legislativas de Venezuela del 26 de septiembre, y en el intento de golpe de Estado enEcuador del 30 de septiembre. En Venezuela, a pesar que el PSUV obtuvo una mayoría dediputados, la reacción lo sobrepasó en cantidad total de votos, y de mantenerse esta tendenciade crecimiento de la reacción y de estancamiento o reducción de las fuerzas chavistas, la cualestá basada más en las carencias de la revolución que en los méritos de las fuerzas escuálidas,no es descartable que en un futuro próximo la contrarrevolución intente un nuevo asalto al poder.En el caso de Ecuador pareciera estar transitando el mismo camino que recorrió la revoluciónbolivariana durante los años 2002 y 2003. Al igual que entonces, fueron las masas, en este casolas ecuatorianas, las que salieron en defensa de Correa y de la revolución, pero el hecho deja aldescubierto que las fuerzas de la reacción, apoyadas desde EEUU, sin ninguna duda, continúanconspirando y buscando el mejor momento para derrocar a la revolución.
  • 76. A pesar de todo esto, la correlación de fuerzas aún continúa siendo sumamente favorable para laclase obrera y las masas pobres revolucionarias. La actuación heroica de la poblaciónecuatoriana para derrotar el golpe de estado, al igual que los más de 5 millones de votos delPSUV en medio de una situación en la cual continúan padeciendo muchas de las lacras quegenera el capitalismo y que la revolución todavía no ha solucionado, son la mejor prueba de ello.Las masas no sólo han comprendido que es necesario cambiar el sistema, algo que ya se haconvertido en un asunto de vida o muerte, sino que es posible hacerlo y van a luchar por ello contodas sus fuerzas. Sólo falta un elemento en esta ecuación: que la clase obrera se dote de unadirección que comprenda el rol protagónico que ésta debe jugar para colocarse al frente de lasmasas y conducirlas a la victoria. En Venezuela, luego de casi 12 años de la revoluciónbolivariana, hay indicios en el movimiento obrero que nos permiten ser optimistas en cuanto aque pareciera haberse comenzado a caminar en ese rumbo, y si esto termina de concretarse, sinduda, será un magnífico ejemplo para el proletariado de Bolivia y Ecuador, en primer lugar, asícomo para el resto de la región.Los otros bloquesEn un segundo grupo de países podemos ubicar a aquéllos cuyos gobiernos, definidos como“progresistas” pero que no han abandonado su carácter burgués, llegaron al poder impulsadostambién por el sentimiento de cambio de las masas, amparados muchas veces en discursosseudo revolucionarios, pero cuyos programas y acciones no han pretendido en ningún momentouna ruptura con las reglas de juego del capitalismo. Agrupados en el Mercosur, los gobiernos deLula Da Silva en Brasil, el matrimonio Kirchner en Argentina, Tabaré Vásquez, primero, y José“Pepe” Mujica, luego, en Uruguay, Fernando Lugo en Paraguay, y Michelle Bachelet hastacomienzos de 2010 en Chile, la llamada “otra izquierda” o “izquierda responsable”, han aplicadomedidas que han servido, en esencia, a las burguesías de sus respectivos países. Sin embargo,esas políticas se están agotando rápidamente y dejan al descubierto todas sus miserias comoocurre en Uruguay, donde ya el sector más avanzado del movimiento obrero está cuestionandofuertemente las políticas económicas del “guerrillero” presidente que plantea una reducción de losempleados públicos; o en Chile, donde la “socialista” Bachelet debió entregar el gobierno alderechista Piñera porque las masas no vieron grandes diferencias entre unos y otros y secansaron de apostar por cambios que nunca llegaron.Como decíamos en el comienzo de este punto, existe un tercer grupo de países en Latinoaméricacuyos gobiernos se encuentran perfectamente alineados con Washington y que tienen comofunción primordial representar y defender los intereses del imperialismo norteamericano en laregión, principalmente, tratando de meter una cuña en los intentos unitarios que han surgido enlos últimos años y conspirando contra los procesos revolucionarios que se hallan en desarrollo.Nos referimos específicamente a Perú y Colombia, a los cuales se ha unido en 2010 el Chile dePiñera. La mayoría de ellos han firmado tratados bilaterales de libre comercio con EEUU (losfamosos TLC) o, como en el caso de Colombia, ya no sabe qué hacer para poder firmarlo. Aligual que ha ocurrido con Chile, al estar amarrados económicamente con EEUU, la crisiscapitalista los ha golpeado más duro que a los demás, lo cual, evidentemente, ha tenido unefecto nefasto sobre sus respectivos pueblos. No obstante, la falta de una alternativa
  • 77. revolucionaria, sumada a la fuerte represión gubernamental, ha llevado a que una buena parte delas masas de estos países se abstenga de participar en política, como es el caso de Colombiadonde Juan Manuel Santos, ex ministro de defensa del narcoparamilitar Álvaro Uribe, ganó lapresidencia frente a un aguado Antanas Mokus. Esta situación de aparente apatía popular ocultauna realidad explosiva de malestar y explotación entre las masas que, al igual que ocurre con losvolcanes, puede estallar en cualquier momento, sólo necesitaría de una gota que rebasara elvaso de la paciencia o de un ejemplo a seguir, como que en alguno de los tres países donde sedesarrollan revoluciones la clase obrera tomara el poder.La revolución permanente en América Latina hoyComo señalábamos al comienzo de este trabajo, en 2010 se cumplieron 200 años del inicio de larevolución independentista en América Latina. Al calor del ejemplo de la revolución francesa quedio al traste con el sistema de producción feudal reemplazándolo por el capitalista, las masaslatinoamericanas se rebelaron casi en forma unánime a lo largo y ancho del continente contra elimperio español de la época. El 19 de abril de 1810 comenzó el desconocimiento de la autoridadcolonial en Caracas, un mes después, el 25 de mayo, se repitió la historia en Buenos Aires, el 16de septiembre se produjo el Grito de Dolores en México, y así en casi todo el continente. En pocotiempo toda la región fue un hervidero revolucionario contra un sistema basado en la extracciónde materias primas que sólo servía para mantener a una clase parasitaria y decadente en lametrópoli europea y dejaba muy poco para los pueblos de las colonias.La posterior guerra de liberación dio a la historia grandes gestas heroicas donde se demostró elvalor y el espíritu revolucionario de las masas mestizas de estas tierras. En su mayoría, loslíderes que encabezaron esta revolución continental, con Simón Bolívar como el más destacadode ellos, pronto comprendieron que la revolución no podía quedarse dentro de las fronteras desus respectivas regiones, que si se quería triunfar había que extirpar el poder imperial de todaAmérica, extender la revolución a todo el continente. Aunque estas revoluciones tenían uncarácter democrático burgués, los objetivos planteados no pudieron llevarse a término con éxitoen la medida que las relaciones capitalistas se mantuvieron. Sí, aquélla no era una revoluciónsocialista, ni podía haberlo sido porque las fuerzas productivas de la época no estaban losuficientemente desarrolladas para permitir un avance hacia el socialismo, pero no es menoscierto que un revolucionario como Simón Bolívar, de no haber tenido una muerte prematura, dabaindicios en su pensamiento de haber podido evolucionar hacia posiciones socializantes, como sílo hiciera su maestro Simón Rodríguez.El triunfo de la revolución independentista se alcanzó luego de casi dos décadas de guerra, perola victoria militar no trajo aparejado el triunfo de las ideas bolivarianas. El trabajo que generó laenorme riqueza que durante tres siglos estuvo saliendo como una hemorragia constante deAmérica Latina, y que contribuyó en gran medida al desarrollo del capitalismo europeo, provinode la salvaje explotación de millones de trabajadores esclavos, indígenas, negros, criollos pobres,los mismos que más tarde vertieron generosamente su sangre para que la revolución venciera.Sin embargo, al igual que en la Francia revolucionaria, fue la naciente burguesía criolla,básicamente agrícola, la que se benefició del triunfo revolucionario para ocupar el espacio dejadopor la aristocracia europea como clase explotadora. La nueva clase dominante, alentada por
  • 78. Inglaterra, principal potencia imperial de ese momento, se encargó de acabar rápidamente con elsueño de Bolívar y los otros líderes revolucionarios, de una América Latina unida en una sola ygran nación. El continente se dividió una y otra vez en decenas de pequeños Estados, con locual, también, se dividió a las masas latinoamericanas y se facilitó su dominación. Los antiguosesclavos se convirtieron en modernos obreros y campesinos, igualmente explotados bajocondiciones extremas, condenados a ser eternamente pobres y a ver morir a sus hijos de hambrey enfermedad.Luego de 200 años de capitalismo la situación, en términos de explotación, no ha variado muchopara los latinoamericanos, posiblemente, esté peor que entonces. En ese tiempo Inglaterra cediósu poder hegemónico a los EEUU, quienes se convirtieron en la principal potencia capitalistamundial, y ya llevan más de un siglo haciendo uso y abuso de su “patio trasero”. Sin embargo,como lo explicara Carlos Marx, las sociedades humanas y los sistemas económicos no escapan alas leyes de la dialéctica. Hoy, tal como ocurriera a finales del siglo XVIII con el sistema feudal, elsistema capitalista agoniza y se hace imprescindible, para la supervivencia de la especie humanae, incluso, de la vida en el planeta, remplazarlo por un sistema socio económico superior: elsocialismo.En aquella ocasión se luchaba contra el colonialismo europeo, hoy la lucha es contra el sistemacapitalista y su brazo armado, el imperialismo norteamericano. Igual que en aquel entonces, lavictoria pasa, como lo entendieron los libertadores, por la unificación de la lucha, por aplicar lastesis de la revolución permanente de Trotsky: las realizaciones de la revolución democráticonacional, tales como la reforma agraria, la resolución del problema indigena, la industrialización,la separación de la Iglesia del Estado, la industrialización, la defensa de los derechosdemocráticos del conjunto de la población, es una quimera bajo el dominio del capital. Por eso,aquel movimiento por la liberación nacional, que hoy continua con otras formas, sólo puedeencontrar satisfacción en el marco del triunfo de la revolución socialista. El programa de SimónBolivar y de todos aquellos héroes podrá ser realidad aplicando su legado internacionalista yligándolo a la lucha por el poder obrero. La revolución pendiente no es otra que la transformaciónsocialista de la sociedad y debe ser continental. Igual que en aquel entonces, serán los esclavosactuales, los obreros y campesinos latinoamericanos, quienes están llamados a dar esta batallapor la liberación definitiva. En esto consiste la teoría de la revolución permanente quedesarrollaría, casi un siglo más tarde, León Trotsky: “El triunfo de la revolución socialista esinconcebible dentro de las fronteras nacionales de un país. Una de las causas fundamentales dela crisis de la sociedad burguesa consiste en que las fuerzas productivas creadas por ella nopueden conciliarse ya con los límites del Estado nacional…. La revolución socialista empieza enla palestra nacional, se desarrolla en la internacional y llega a su término y remate en la mundial.Por lo tanto, la revolución socialista se convierte en permanente en un sentido nuevo y másamplio de la palabra: en el sentido de que sólo se consuma con la victoria definitiva de la nuevasociedad en todo el planeta”.16Decir aquí que las condiciones objetivas para la existencia de una situación revolucionaria, talcomo lo planteaba Lenin, se hallan presentes en América Latina, es repetir algo que ya se hadicho muchas veces en los últimos tiempos. Estas condiciones se han presentado en numerosasocasiones a lo largo de la historia reciente de la región en los distintos países en que seencuentra dividida, pero, como comentábamos en el punto anterior, en muy pocas se han dadogeneralizadamente en todo el continente como está ocurriendo en la actualidad. Evidentemente,el hecho de que se encuentren de una forma generalizada no quiere decir que en todas partestengan el mismo nivel de desarrollo, mientras en algunos países todavía están verdes, en otros,
  • 79. como Venezuela, de tan maduras podrían comenzar a podrirse. Quién puede dudar que a laburguesía le está resultando sumamente difícil conservar su poder político, el cual, inclusive, yaha perdido en algunos países como Venezuela, Ecuador y Bolivia, mientras en donde gobiernaabiertamente, como en Colombia, Perú, México o Chile, debe recurrir con regularidad a larepresión para controlar a unas masas que cada día le pierden más el respeto.La actual crisis capitalista sólo ha venido a resquebrajar aún más el ya de por sí debilitado poderde una clase dominante que siente como éste se le ha ido escapando entre los dedos. Por suparte, la clase media, merced a la degeneración acelerada que sufre el sistema capitalista desdehace un buen tiempo, se ha ido proletarizando paulatinamente, y hoy en día se puede decir quepadece muchos de los males que antes eran exclusivos de la clase obrera. La habitual fidelidadde estos sectores a la burguesía también se encuentra en entredicho. Finalmente, la grancantidad de conflictos sociales y laborales que han venido en aumento en la mayoría de lospaíses latinoamericanos, producto de unas condiciones de vida que se han vuelto insoportables,unido esto a las revoluciones en desarrollo en Venezuela, Ecuador y Bolivia, al alzamientopopular en Honduras, etc., es un claro indicativo de que las clases explotadas han llegado allímite de su paciencia y se están rebelando a favor de un cambio social. Como decía Trotsky, lasmasas todavía no saben muy bien lo que quieren pero sí están claras en lo que no quieren.Con unas condiciones objetivas tan favorables, con un capitalismo agonizante a nivel mundial,con un imperialismo debilitado y empantanado militarmente en el Medio Oriente, con un espíritu yuna disposición al combate de las masas como pocas veces se ha visto, con una poderosa claseobrera en movimiento que en numerosas partes del continente ha puesto a producir bajo controlobrero las empresas cerradas por los capitalistas, se hace difícil de comprender el hecho que larevolución socialista todavía no haya triunfado en América Latina. Parafraseando lo dicho porTrotsky respecto a la revolución española de los años treinta, las masas venezolanas,ecuatorianas y bolivianas, por sólo mencionar los puntos donde la revolución está más avanzada,han podido tomar el poder no una sino numerosas veces en esta última década. Sin embargo,esto no ha ocurrido y las causas no hay que buscarlas, como dicen los sectarios y los reformistas,en su baja conciencia. No, la clase obrera y los sectores más avanzados de los campesinos y lospobres urbanos se han cansado de demostrar hasta la saciedad que si algo les sobra esconciencia. La razón de esta demora en el triunfo hay que buscarla en la ausencia del factorsubjetivo, de una organización marxista de masas con una estrategia decidida para tomar elpoder, expropiar a los capitalistas y establecer las bases de una auténtica democracia obrera.Gobiernos reformistas se hallan al frente de las tres revoluciones que se desarrollan en estemomento en Latinoamérica, cada uno con sus características particulares, pero todos con unaconcepción etapista que ralentiza la revolución hasta niveles sumamente peligrosos. Comohemos venido recalcando una y otra vez a lo largo de este trabajo, la falta de una direcciónrevolucionaria, con un programa y un método marxistas, ha privado hasta la fecha a los puebloslatinoamericanos de sacudirse de una vez y para siempre el sistema capitalista y encender lamecha de la revolución mundial. Después de más de 70 años de haber sido escrito por Trotsky,el análisis que éste hacía en “El Programa de Transición” de la situación de aquel momento, tienehoy plena vigencia: “La situación política mundial del momento, se caracteriza, ante todo, por lacrisis histórica de la dirección del proletariado…La economía, el Estado, la política de laburguesía y sus relaciones internacionales están profundamente afectadas por la crisis social quecaracteriza la situación pre-revolucionaria de la sociedad. El principal obstáculo en el camino dela transformación de la situación pre-revolucionaria en revolucionaria consiste en el carácteroportunista de la dirección proletaria, su cobardía pequeño-burguesa y la traidora conexión quemantiene con ella en su agonía…En todos los países el proletariado está sobrecogido por una
  • 80. profunda inquietud. Grandes masas de millones de hombres vienen incesantemente almovimiento revolucionario, pero siempre tropiezan en ese camino con el aparato burocrático,conservador de su propia dirección”.No puede haber duda que en este momento la principal tarea de los marxistas revolucionariosdebe ser dedicar sus mayores y mejores esfuerzos a la construcción de la dirección y laorganización revolucionarias que permita a la clase trabajadora cumplir con su tarea histórica deacabar con el capitalismo y construir la nueva sociedad socialista, en América Latina y el restodel mundo.Perspectivas para la revolución venezolanaEscrito por William SanabriaViernes, 28 de Enero de 2011 13:34Entre la nueva ofensiva contrarrevolucionaria y la lucha de la clase obrera por completar larevoluciónLos resultados de las elecciones a la Asamblea Nacional del 26 de Septiembre de 2010 hanaumentado la inquietud que ya existía entre las bases del PSUV, la UNETE y el conjunto delmovimiento revolucionario venezolano ante las contradicciones y peligros que amenazan anuestra revolución. Aunque la mayoría de la población (y especialmente la gran mayoría de lasmasas obreras y populares) sigue apoyando el proceso revolucionario, sectores significativos hanempezado a verse afectados por el desencanto y el escepticismo. Esto se expresaelectoralmente en el incremento de la abstención y el acortamiento de la distancia entrerevolución y contrarrevolución.1¿Cómo evitar el avance de la contrarrevolución?En distintos materiales hemos explicado las causas de esta tendencia. Pese a la voluntad deavanzar del Presidente Chávez —y las conquistas alcanzadas en distintos aspectos (reducciónde la pobreza y pobreza extrema, freno a las privatizaciones, nacionalización de varias empresas,extensión de la salud y educación públicas…)— la revolución sigue a medio camino. Según elBanco Central de Venezuela (BCV) el sector privado representa todavía un 70% del PIB. Elmantenimiento de la propiedad privada de los medios de producción y la estructura burguesa delEstado actúan como una camisa de fuerza que impide erradicar las lacras que crea el sistemacapitalista: pobreza, desempleo, desigualdades sociales, extensión de la economía informal,
  • 81. tercerización, déficit habitacional, inseguridad, inflación, corrupción, burocratismo,… Elmantenimiento de estos problemas, tras 12 años de revolución, explica que hayamos pasado de7.300.000 votos en las presidenciales de 2006 a 5.400.000 votos en 2010.Al elemento desorganizador de la economía que representa el mantenimiento de las formas depropiedad capitalista, se une el papel desmoralizador y contrarrevolucionario de la quintacolumna burocrática enquistada en el aparato del Estado. Tanto las instituciones estatales comolas empresas públicas y las nacionalizadas durante los últimos años, no están siendogestionadas por los trabajadores sino por gerentes y funcionarios fuera del control de las masasque, aunque repiten el discurso revolucionario del Presidente, a menudo hacen lo contrario de loque éste y el pueblo esperan, e incluso reproducen muchas prácticas cuarto-republicanas:corrupción, nepotismo, burocratismo, represión contra los sindicatos revolucionarios, vulneraciónde los derechos de los trabajadores…Para cambiar esta situación es imprescindible sustituir aesa quinta columna burocrática y a la estructura estatal burguesa sobre la que se sostiene por ungenuino estado revolucionario dirigido por los propios trabajadores. Al mismo tiempo hay queexpropiar urgentemente los principales medios de producción (los bancos, las empresas y latierra) y ponerlos en manos de ese Estado dirigido por los trabajadores y el pueblo.La estatización de la economía bajo administración directa de la clase obrera y los demásexplotados a través del control de consejos de trabajadores y consejos comunales unificados aescala local, regional y nacional, en el que todos los voceros y cargos públicos estén obligados arendir cuentas periódicamente de su gestión y sean elegibles y revocables en todo momento, ydonde además no perciban más ingresos que los correspondientes a un trabajador cualificado, eslo único que puede garantizar una planificación democrática de la economía en función desatisfacer las necesidades sociales y erradicar el capitalismo, el burocratismo y la corrupción.En contra de lo que suelen afirmar los reformistas —y muchos ultraizquierdistas— acerca de lainmadurez y falta de conciencia de las masas, durante estos 12 años de revolución la claseobrera y el resto de los oprimidos han dado un impresionante ejemplo de madurez, concienciarevolucionaria y disposición a completar la revolución. Su movilización entusiasta llevó alPresidente Chávez al poder. También fue la movilización popular la que derrotó el golpe y el paropatronal en 2002 y ratificó al comandante en el referéndum del 15 de agosto de 2004. El pueblotrabajador respondió nuevamente al llamado de Hugo Chávez a romper con el capitalismo yconstruir el socialismo en las elecciones presidenciales de 2006. Hoy mismo, pese al sabotajecapitalista, al cínico acoso y guerra mediática organizados por los imperialistas y sus medios decomunicación, o la labor de desgaste de la burocracia, la inmensa mayoría de los trabajadores ycampesinos venezolanos seguimos apoyando la revolución. Si esto no refleja un alto nivel deconciencia ¿qué refleja?La economía venezolana ante la crisis capitalista mundialLa economía venezolana está siendo duramente golpeada por la crisis capitalista mundial. En2009 el PIB cayó un 3,3%. El sector petrolero lo hizo un 10,2% y el comercio un 13,9%. Lamanufactura, que aporta el 16% del PIB, se desplomó un 6,9% y la Formación Bruta de CapitalFijo (FBCF) —que mide la inversión a futuro de los capitalistas, nueva maquinaria, nuevas
  • 82. instalaciones,...— también retrocedió, alcanzando sólo un 8,8% cuando en años anteriores seubicaba en cifras de dos dígitos. En 2010 las cosas no han mejorado mucho. Según el informedel BCV este año se cerró con un 1,9% de caída del PIB. Esto es más grave si tenemos encuenta que los precios petroleros se recuperaron finalizando el año por encima de 80 dólares.Otro aspecto preocupante es que, pese a la contracción de la actividad económica, la inflaciónsigue altísima: entorno al 25% (31,83% en el caso de los alimentos básicos). Durante los tresúltimos años, la inflación acumulada en los alimentos y otros productos básicos supera el 100%.Esto golpea de manera especial a los más humildes, la base social de la revolución.Los responsables de la política económica del gobierno apostaron a que la recuperación de losprecios del petróleo, unida a la devaluación del bolívar, aumentaría los ingresos públicos y esto,combinado con una recuperación de la economía mundial en la que confiaban, produciría undoble efecto: por un lado, mantener el gasto social y seguir aplicando reformas sin tocar lapropiedad privada de los medios de producción; por otra parte, mediante una combinación deayudas a los empresarios privados (Fondo Bicentenario y otros), medidas de control y amenazas(multas, intervenciones e incluso expropiaciones de algunas empresas), disciplinaría al sectorprivado y estimularía a los empresarios a mover sus capitales de la especulación a la inversiónproductiva.Tal como pronosticamos desde la Corriente Marxista Revolucionaria en varios artículos escritos aprincipios de 2010,2 nada de esto ha ocurrido. La diferencia entre el dólar paralelo y el oficialvuelve a moverse en niveles cercanos al momento de la devaluación y el gobierno ha tenido queacometer una nueva devaluación, eliminando el cambio de 2,60 BF para importar alimentos,medicamentos y otros productos básicos y estableciendo un cambio oficial único en 4,30 BF pordólar. Los empresarios privados siguen dedicándose a especular y renunciando a invertir. Segúnel periódico financiero El Mundo, nada sospechoso de anticapitalista, los empresarios privadossólo utilizan un 52% de la capacidad productiva instalada. Por si fuera poco, la Formación Brutade Capital Fijo alcanzó en 2010 un nuevo récord negativo: 4,8%.3 ¡Una nueva confirmación delparasitismo e incapacidad de los empresarios venezolanos y extranjeros para desarrollar el país!El desenlace y perspectivas de la revolución siguen abiertosEsta situación en la que la revolución se mantiene a medio camino se ha prolongado ya doceaños, algo bastante excepcional comparado con otros procesos revolucionarios. Sin embargo, undesenlace definitivo podría demorarse aún un tiempo. La razón para ello es que la burguesía notiene hoy por hoy fuerza suficiente para desactivar la situación revolucionaria en marcha pero almismo tiempo la clase obrera, que es la única que tiene la capacidad para acabar con elcapitalismo y mostrar al resto de los oprimidos el camino para levantar un estado revolucionarioalternativo al estado burgués, carece por el momento de una dirección unificada y reconocidacomo tal por las masas y con un plan de acción que le permita llevar a cabo esta tarea. Comoconsecuencia, las perspectivas para la revolución venezolana siguen completamente abiertas yhay distintos desarrollos posibles. El resultado final dependerá de la dinámica futura de la luchade clases, no sólo en Venezuela sino también internacionalmente.
  • 83. Los sectores decisivos del imperialismo —tras ser derrotado en 2002 su ofensiva directa contra larevolución— tuvieron que cambiar de táctica por todo un período. No obstante, mantienen todaslas opciones abiertas. Dada la correlación de fuerzas todavía favorable a la revolución enVenezuela y el ascenso de la movilización obrera y popular en Latinoamérica, han tenido queapostar como táctica central —al menos por ahora— por el desgaste (sabotaje económico,campaña mediática, etc.). Con ello intentan minar la moral de las masas y preparar unacorrelación de fuerzas más favorable. No obstante, los imperialistas nunca han abandonado demanera definitiva sus planes para intervenir de manera directa contra la revolución. En unasituación de inestabilidad creciente en todo el mundo que empuja al imperialismo estadounidensea ser cada vez más agresivo, estos planes podrían ser puestos en marcha en cualquier momentosi el desarrollo de la lucha de clases se lo permite y les obliga a ello.A un sector del imperialismo, a parte de la burocracia reformista, e incluso a muchos gobiernosburgueses que se declaran aliados de Venezuela, les gustaría algún tipo de acuerdo quepermitiese frenar y desactivar la situación revolucionaria de un modo relativamente tranquilo. Si laperspectiva para el capitalismo fuese un auge económico prolongado y estabilidad política ysocial, los sectores reformistas pro-capitalistas y la burguesía tendrían más fácil imponer unacontrarrevolución “por vías democráticas”.4 Pero el capitalismo mundial vive su crisis másdramática desde 1929. Aunque esta posibilidad no puede ser descartada (ya que si la claseobrera no logra completar la revolución todo tipo de aberraciones son posibles) en su camino sealzan grandes obstáculos.El primero y más importante es la respuesta de las masas y en particular del movimiento obrero.Por otra parte, cuando sectores de la burocracia han intentado el camino de la conciliación, nosólo las bases revolucionarias sino el propio Presidente Chávez se han opuesto frontalmente. Lacrisis del capitalismo reduce el margen para realizar una contrarrevolución manteniendo ciertasconcesiones sociales y obliga a los capitalistas a atacar brutalmente al movimiento obrero y aéste a defenderse. Con los inevitables avances y retrocesos, la tendencia general en todo elmundo no es al desarrollo tranquilo y gradual de los procesos políticos y sociales sino a cambiosbruscos y repentinos, inestabilidad económica, política y social, agudización de la lucha de clasesy las contradicciones entre las distintas potencias imperialistas, es decir: revoluciones,contrarrevoluciones, guerras e intervenciones imperialistas…En una situación revolucionaria como la venezolana esto es aún más cierto. En la medida que laclase obrera y el resto de los explotados siguen luchando por completar la revolución, y que elPresidente Chávez continúa hablando de socialismo y control obrero, acometiendo lanacionalización de distintas empresas y negándose a conciliar con la burguesía, la impacienciaentre sectores decisivos de la clase dominante aumenta. En un contexto de crisis mundial, larevolución bolivariana es un punto de referencia cada vez más peligroso. Por eso necesitanatacarla, frenarla y, si pueden, aplastarla. Lo que veremos en el próximo período no será unapaciguamiento sino una intensificación de la lucha entre revolución y contrarrevolución. Laburguesía y la burocracia harán todo lo que puedan por impedir que la clase obrera y losexplotados construyamos un estado obrero y una sociedad socialista. Las bases revolucionariaslucharán hasta el final y tendrán numerosas oportunidades para transformar la sociedad.La nueva ofensiva contrarrevolucionaria y cómo derrotarla
  • 84. Aprovechando su reciente avance en la Asamblea Nacional y en distintas alcaldías ygobernaciones en las últimas convocatorias electorales, los contrarrevolucionarios estánintensificando su ofensiva en la calle y los medios de comunicación. La campaña mediáticainternacional también se ha agudizado. La nueva Ley Habilitante, que permite a Chávez elaborardecretos respecto a distintas necesidades sociales, es manipulada por los medios decomunicación burgueses en todo el mundo para repetir sus calumnias habituales: “dictadura, etc.”Esto es sólo la punta del iceberg. Aunque, por el momento, sus movilizaciones han fracasado,seguirán utilizando todas las contradicciones y fallas de la revolución para intentar minar el apoyosocial a ésta y sacar a las calles a su base social, como hicieron en 2002. A medida que seacerquen las elecciones presidenciales de 2012 esta cínica y agresiva campaña arreciará. Peroello incrementará también la inquietud entre las bases revolucionarias y las movilizará.Aunque queda mucho tiempo, y hoy por hoy no parece probable que los contrarrevolucionariosconsigan sus objetivos (ya que las reservas sociales de la revolución y el apoyo a Chávez siguensiendo muy grandes y se movilizarán nuevamente ante la amenaza contrarrevolucionaria), seríauna grave irresponsabilidad descartar este peligro y no tomar medidas para conjurarlo. Estasmedidas pasan, como ya dijimos, por llevar la revolución hasta el final acabando con el Estadoburgués y la propiedad capitalista de los medios de producción. Las condiciones para hacerlosiguen siendo favorables: la movilización en la calle de las bases revolucionarias sigue siendomás fuerte y masiva que la de la reacción. Marx definió a la base de la contrarrevolución como“polvo social”. Con ello quería señalar que si la dirección revolucionaria actúa con decisión ymuestra, no en discursos sino con acciones concretas, que está dispuesta a ir hasta el final ysabe resolver los problemas del país, ese “polvo social” tiende a dispersarse. Una minoría —losmás privilegiados— se quedará con la burguesía; pero los que son golpeados por el capitalismo yestán más cercanos a las condiciones de vida de la clase obrera —la mayoría—, tenderán averse arrastrados hacia el campo revolucionario. Las capas desmoralizadas del pueblo que hoyse abstienen (o, que en un porcentaje todavía pequeño han empezado a votar por la oposición)podrían ser recuperadas fácilmente para la revolución. Buena parte de la clase media podríaadoptar una postura de neutralidad o ser incluso ganada al campo revolucionario.Los precios petroleros y las perspectivas económicasUn aspecto importante para ver el ritmo y forma concreta que pueden tomar los procesos a cortoy medio plazo es el de la evolución de los precios petroleros. En 2008 cayeron debajo de 45dólares, en 2009 se recuperaron paulatinamente y han cerrado 2010 por encima de los 80dólares. Varios analistas incluso pronostican una recuperación por encima de 100 dólares y queéste pueda mantenerse algún tiempo. La causa no es la cacareada recuperación económicamundial (que en realidad no existe, a pesar del mantenimiento por el momento del crecimientochino), sino nuevas burbujas especulativas en el mercado de materias primas y los crecientesproblemas para incrementar la extracción y refinado. De hecho, aunque los preciosinternacionales del petróleo venezolano casi se doblaron, el aporte final del sector petrolero alPIB ha disminuido: un 10% en 2009 y un 2,2% en 2010 según el BCV.
  • 85. Aunque el ingreso petrolero está sujeto a distintos factores (algunos de gran volatilidad), esbastante posible que pueda mantenerse o incluso crecer, concediendo cierto margen al gobiernonacional para incrementar el gasto público en 2011 y 2012. El Presidente del BCV anunciaba unpresupuesto expansivo, con aumento de los gastos sociales para 2011, y una previsión decrecimiento de 2,2%. Sin embargo, además de que ese crecimiento sigue siendo modesto, seríaun grave error pensar que el incremento de los precios petroleros bastará para resolver losproblemas del país.De 2004 a 2008 los precios petroleros estuvieron muy altos y el PIB creció a tasas de 5,8 y hastadel 10%. La política de redistribución de la riqueza del gobierno permitió elevar el consumo de lasfamilias. Pero ¿cuál fue la actitud de los empresarios? No sólo no incrementaron la producciónsino que siguieron cerrando empresas. El número de empresas privadas en Venezuela hapasado de más de 12.000 a mediados de los 90 a alrededor de 7.000 en 2010. La FormaciónBruta de Capital cayó respecto a los 90 (aunque sin ser tan baja como hoy) y la utilización de lacapacidad productiva nunca pasó de 65%. Ello obligó al gobierno a incrementar año tras año lasimportaciones y elevó espectacularmente la inflación. Lo mismo vemos respecto a la actualrecuperación de los precios petroleros. Aunque entre el último trimestre de 2008 y el primero de2010 pasaron de menos de 45 dólares a casi 75, la economía no creció sino que perdió casi 9puntos.5La causa de que, pese a los indudables esfuerzos del gobierno, ninguno de los problemas defondo de la economía venezolana haya sido resuelto es el parasitismo e incapacidad de loscapitalistas para desarrollar las fuerzas productivas. A ello se une un elemento de sabotajecontrarrevolucionario. El problema fundamental para ellos es la existencia de la revolución.Mientras haya revolución en Venezuela, los trabajadores exijan sus derechos y el gobierno noacceda a aplicar todas y cada una de las políticas que necesitan para incrementar su tasa debeneficios sometiendo a las masas a un ataque sin precedentes (tal como hacen otros gobiernossiguiendo los dictados de sus burguesías), los capitalistas no invertirán. Es más: incluso en elcaso de que hubiese un gobierno que cediese a todas sus demandas tampoco serían capaces dedesarrollar significativamente el país. Lo vimos bajo la IV República, cuando a pesar de que losgobiernos adecos y copeyanos les ofrecían condiciones a la carta para explotar y oprimir a lostrabajadores, su actitud fundamental fue dedicarse a especular, evadir capitales del país ysaquear los recursos públicos.Agudización de la lucha de clasesLas exigencias empresariales son claras: flexibilizar los controles de precios y cambios hasta sudesaparición, eliminar las limitaciones al despido (inamovilidad laboral) y, como dicen ellos, crear“condiciones que restauren un clima de confianza adecuado para la inversión”. Esto, además dela reiterada petición de subvenciones estatales a fondo perdido, significa limitar el control eintervención del Estado, pero sobre todo acabar con la movilización de los trabajadores y lossindicatos revolucionarios. Aunque la burocracia está cediendo ya a esa presión en muchasinstituciones y empresas (tercerización, reenganches que no se ejecutan, despidos arbitrarios yrepresión sindical, incumplimientos de contratos colectivos…), sigue sin ser suficiente para loscapitalistas. Necesitan acabar con la revolución y aplastar la resistencia de la clase obrera. De
  • 86. ahí los asesinatos de varios trabajadores y sindicalistas en conflictos y luchas obreras a manosde sicarios pagados por la patronal y el incremento de la represión sindical. El problema es que larevolución sigue viva y la clase obrera y el pueblo no se dejarán arrebatar sin un duro combateesta oportunidad histórica, como demuestra el ejemplo de los trabajadores de MMC Automotriz(Mitsubishi) en el Estado de Anzoátegui, y otras muchas empresas.Esta agudización de la lucha de clases se reflejará dentro del PSUV y el movimiento bolivariano.La lucha entre reformismo y revolución ya está intensificándose. Incluso en el seno de la propiaburocracia reformista surgirán divisiones a derecha e izquierda. Aunque todos los burócratasdesconfían de la clase obrera y sus reivindicaciones, un sector ha estrechado más los vínculoscon la burguesía, mientras otros —que podrían ser incluso mayoría— saben que una victoriacontrarrevolucionaria podría ser una pesadilla no sólo para las masas sino para todo el queaparezca vinculado a la revolución. Esto es especialmente cierto en sectores como el ejército,PDVSA o la CVG. Enfrentados a una fuerte ofensiva contrarrevolucionaria es probable quetuviesen que apoyarse en la clase obrera.La nacionalización sólo funcionará si es bajo control obreroEn algunas situaciones revolucionarias, gobiernos progresistas o revolucionarios que inicialmenteno tenían entre sus planes nacionalizar la banca ni la mayor parte de la economía, tuvieron quehacerlo para responder a las necesidades de su base social y al sabotaje de la burguesía y elimperialismo. En casos como el de Cuba esto llevó al establecimiento de una economíanacionalizada y planificada. En revoluciones como la portuguesa o la nicaragüense se llegó a unalto grado de nacionalización de la economía pero nunca se dio el salto a una economíaestatizada que rompiese con las relaciones de producción capitalista.En una situación límite, en que la incapacidad del capitalismo venezolano para desarrollar lasfuerzas productivas unida a la crisis mundial, la propia ofensiva y sabotaje de loscontrarrevolucionarios, o las necesidades de las masas (o una combinación de todo ello) pusiesea la revolución entre la espada y la pared, es bastante posible que Chávez decidiese acometeruna nacionalización más amplia de los medios de producción. En ese caso, incluso sectores de ladirigencia, que hoy se oponen a medidas como nacionalizar la banca o implantar el monopolioestatal del comercio exterior, podrían apoyarlas.De darse una dinámica semejante animaría la movilización de las masas y los marxistas, porsupuesto, apoyaríamos con fuerza ese proceso de nacionalización. Sin embargo, el aspectoclave de todo esto —en caso de que se acometiese una nacionalización de sectores enteros oincluso de que se instaurase una economía nacionalizada y planificada—, es qué clase socialdirige el Estado y la economía, quién está al frente de las empresas nacionalizadas, con quémétodos y objetivos. En revoluciones como la nicaragüense o la portuguesa, aunque senacionalizó el 100% de la banca y muchas empresas, çestos nunca estuvieron ni bajo el control,ni gestionados por los trabajadores. Junto a embriones de un Estado revolucionario (Consejos,comités, etc.) que reflejaba la existencia de un doble poder temporal, se mantuvo la viejaestructura del Estado burgués y las relaciones de producción capitalista seguían siendodominantes. El resultado fue que esa estructura burguesa sofocó los embriones de poder obrero
  • 87. y popular y la iniciativa de las bases mientras las leyes económicas del capitalismo se imponíandefinitivamente. La desmoralización que esto provocó entre sectores de las masas y la ausenciade una dirección revolucionaria al frente de la clase obrera, que permitiera corregir el rumbo,posibilitaron el triunfo de la contrarrevolución por vías democráticas.No es posible determinar de antemano si las medidas de nacionalización que se están aplicandoen Venezuela podrán llevar a una economía nacionalizada y planificada democráticamente bajola dirección de los trabajadores o, por el contrario, se quedarán en una economía nacionalizadapero dirigida por la burocracia, o incluso en una nacionalización más o menos extensa peromanteniendo vivo el capitalismo. Esto será resuelto por el desarrollo vivo de la lucha de clases.Incluso en caso de nacionalización de la banca, la tierra y las empresas fundamentales, la tareacentral para el movimiento obrero es luchar por implantar y extender el control obrero, y que tantola economía nacionalizada como el Estado estén dirigidos por los trabajadores. Una situación enla que se estaticen empresas, o incluso sectores económicos enteros, pero el Estado no estéadministrado y controlado por los propios trabajadores a través de sus organismos democráticos,no resolvería decisivamente ningún problema y engendraría nuevas contradicciones. Se abriríauna lucha entre los trabajadores y la burocracia por el control de las empresas y el Estado. Si lostrabajadores no saliésemos victoriosos de esta lucha, los elementos de burocratismo que hoyvemos tenderían a incrementarse y el peligro de desmoralización entre las masas ycontrarrevolución sería muy grave. Sin embargo, antes de que esta hipótesis pueda darse, laclase obrera tendrá muchas oportunidades para tomar definitivamente el poder y construir unasociedad basada en la auténtica democracia obrera.En la medida en que la revolución se mantiene en este punto de equilibrio inestable, parece comosi todo dependiera de la voluntad de un solo hombre. El Presidente Chávez ha mostrado enrepetidas ocasiones que es un revolucionario honesto y quiere avanzar hacia una sociedad librede opresión y explotación; incluso se ha jugado la vida al plantear este objetivo. No obstante, lahistoria de todas las revoluciones demuestra que el objetivo de construir una nueva sociedadsocialista no puede ser alcanzado por la voluntad y el esfuerzo de un solo individuo, a pesar detodas sus cualidades excepcionales. Para conocer las necesidades existentes en cada barrio ocentro de trabajo y resolverlas, luchar contra los corruptos, gestionar las empresas, decidir losobjetivos estratégicos de la producción, cumplir los planes revolucionarios… es imprescindible laacción colectiva de una dirección revolucionaria compuesta por cuadros surgidos de la propiaclase obrera y el movimiento popular, vinculados a ésta y sometidos a su voluntad, y formados enel estudio de la teoría marxista y el desarrollo de una práctica revolucionaria.El PSUV, el gobierno y el presidente están sometidos a presiones de clase contrapuestas. Lassurgidas de las masas, y también de la crisis mundial del capitalismo, tienden a empujar hacia laizquierda. Al mismo tiempo, también existen enormes presiones cuyo objetivo es mantener lapropiedad privada de los medios de producción y evitar que el capitalismo sea definitivamentederrotado. Además de la presión frontal que ejercen los imperialistas estadounidenses yeuropeos y la burguesía venezolana, hay otra más sutil, incluso disimulada con fraseologíasocialista, que ejercen desde dentro del gobierno y el Estado los burócratas reformistas, muchosasesores e incluso algunos gobiernos considerados amigos.¿Puede ser China un modelo?
  • 88. Tras fracasar en su búsqueda de unos empresarios patriotas dispuestos a industrializar el país,los reformistas venezolanos parecen buscarlos ahora en las burguesías de China, Rusia, Irán, ensectores de la burguesía japonesa o en la propia burguesía brasileña. El crecimiento delcapitalismo chino (presentado como “socialismo de mercado”) alimenta —como ocurre tambiénen Cuba—, las ilusiones respecto a la posibilidad de hacer coexistir la nacionalización de todauna serie de empresas y sectores con el mantenimiento de buena parte de la economía enmanos de los capitalistas, obteniendo resultados positivos.China todavía no es el principal socio comercial de Venezuela, pero la importancia de lasrelaciones políticas y comerciales bilaterales está incrementándose rápidamente. Aunque lasexportaciones petroleras venezolanas siguen teniendo como principal destino EEUU (ésterepresenta todavía el 41,7% frente a sólo un 4,73% de China), las exportaciones hacia Japón,India y China aumentaron un 272,01% entre 2000 y 2008. En 2000 la distribución de petróleo era55,32% a EEUU, 35,08% a Latinoamérica y 9,61 % a otros países (entre los que destacan China,India y Japón). En 2008 era 41,70% a EEUU, 23,78 % Latinoamérica y 34,52% a otros países.6En los últimos dos años este porcentaje ha seguido aumentando. Además, las empresas chinasestán incrementando su participación en distintos sectores en Venezuela: construcción de víasférreas, planes de vivienda, y sobre todo préstamos financieros y compra de deudaLa burocracia utiliza el crecimiento económico chino para justificar sus políticas reformistasmientras fomenta ideas reaccionarias como que los trabajadores no estamos preparados“todavía” para dirigir las empresas; o achaca el fracaso de la URSS a la estatización, cuando éstafue la que le permitió convertirse en una potencia y la causa del colapso fue precisamente queesa economía estatizada no estaba dirigida por los trabajadores sino por una casta burocráticaestalinista.Cualquier ilusión en que las burguesías china, japonesa, iraní o rusa vayan a actuar de maneradiferente al resto de los capitalistas y ayudar a resolver los problemas que sufre el pueblovenezolano, está condenada al fracaso. Aunque tengan conflictos con la burguesíaestadounidense por el reparto del mercado mundial, estas burguesías funcionan exactamenteigual, guiadas por la búsqueda del máximo beneficio y sometiendo a los trabajadores acondiciones de explotación insoportables. Aunque la emergente burguesía china presenta sumodelo como socialismo, se trata de un capitalismo puro y duro con un fuerte elemento deintervención estatal, que condena a los trabajadores a largas jornadas de trabajo y durísimascondiciones laborales mientras les niega derechos fundamentales. En varias empresas bajodirección china o iraní ya hemos asistido a luchas de los trabajadores venezolanos exigiendo suderecho a formar sindicatos revolucionarios, protestando por la vulneración de derechos,batallando por salarios dignos o demandando participación en la toma de las decisiones, controlobrero, etc. Como en el caso de la clase dominante venezolana, la movilización de lostrabajadores representa una amenaza para estos capitalistas y harán todo lo posible porderrotarla.¿Cómo llevar la revolución hasta el final?
  • 89. La única clase que puede construir el Estado socialista y llevar la revolución hasta el final es laclase obrera. Pero incluso decir esto no es más que una abstracción, si no somos capaces decomprender qué organización y sector de la clase obrera es el que está situado en cadamomento en mejores condiciones para poder desequilibrar la situación a favor de la revolución, yno somos capaces de dotarnos de un plan de acción, consignas y métodos que nos ayuden alograrlo.Cuando desde distintos sectores reformistas, e incluso algunos autodenominados “marxistas” sedecía que la UNETE estaba muerta, desde la CMR insistimos en que el movimiento obreroorganizado y en particular la UNETE, que hoy es su expresión más desarrollada, eran (y siguensiendo) la clave de la situación. Miles de activistas obreros ven en la UNETE su herramienta paralograr la unidad de la clase obrera y que ésta llegue con sus propuestas al conjunto de losexplotados (a las bases del PSUV y la JPSUV, al propio Chávez), y sobre todo para llevar esaspropuestas a la práctica y completar la revolución. Mientras entre sectores de las masas deorigen pequeñoburgués (o incluso entre capas populares atomizadas por el desempleo o laeconomía informal), la inquietud frente al burocratismo y los peligros que enfrenta la revolución vaacompañada de cierta impotencia, entre los activistas obreros se respira indignación contra laburguesía y la quinta columna burocrática pero también la confianza en sus propias fuerzas que,por su carácter colectivo y su papel en la producción, tiende a desarrollar el proletariado. Deestas fuerzas surgirá un programa acabado de lucha para completar la revolución con el triunfodel socialismo.El éxito de la marcha convocada el 9 de noviembre por la UNETE en Caracas en defensa de larevolución, por la aplicación de leyes socialistas que lleven ésta hasta el final, es unaconfirmación más de ello. Por primera vez desde la división de la UNETE en 2006 el movimientoobrero se movilizaba unificadamente y agrupaba a otros sectores populares: inquilinos en luchacontra los desalojos, trabajadores de la economía informal, militantes de base del PSUV,… Si ladirección de la UNETE logra dar continuidad a esta movilización y agrupar al conjunto de la claseobrera y los sectores populares entorno a un plan de lucha que organice la toma y ocupación delas fábricas abandonadas y de los edificios y terrenos ociosos para luchar contra el sabotaje delos capitalistas y la nueva ofensiva de la contrarrevolución y el imperialismo, mostrando elcamino para erradicar la pobreza, solucionar la falta de vivienda, acabar con la inflación y elevarlos salarios… es perfectamente posible derrotar los planes contrarrevolucionarios, recuperar lamoral de las masas y poner a la clase obrera al frente de la revolución.Lenin decía que muchas revoluciones han sido derrotadas por su incapacidad para transformarlas grandes ideas y discursos en acción. Este es un peligro muy real hoy en Venezuela. Paracombatir con éxito a los burócratas reformistas no basta con declaraciones generales a favor delsocialismo, las nacionalizaciones, etc, ni con llamados genéricos a organizarse para luchar contrael burocratismo y por el control obrero. El primer paso debe ser agrupar a la vanguardia obreraorganizada en la UNETE para presentar un plan de acción concreto al conjunto de la clase obreray del movimiento revolucionario, al conjunto de los militantes del PSUV y la JPSUV (incluido elPresidente Chávez), debatirlo en todos los centros de trabajo, sindicatos, barrios, consejoscomunales y patrullas del PSUV y llevarlo cuanto antes a la práctica. Este es también el mejormodo de aislar a los sectores burocráticos que querrán distorsionar cualquier propuestarevolucionaria intentando presentarla como divisionista, anti-partido, etc. y conquistar un apoyomasivo entre las bases del PSUV y del movimiento bolivariano para un programa marxista. Lavictoria de la clase obrera venezolana en la lucha contra el reformismo y el burocratismo abriría la
  • 90. puerta a la victoria definitiva de la revolución socialista, fortalecería enormemente el apoyo a éstay permitiría extenderla a otros países del continente.1. “Balance de los resultados electorales del 26 de Septiembre” (CMR, 29-9-10,www.elmilitantevenezuela.org) (ver cuadro 1)2. “El laberinto del comandante. Balance de un año agitado”, (G. de los Santos, 11-2-10),“Lasmedidas económicas anunciadas por el Presidente y el peligro de inflación” (H. Albrecht, 12-2-10)”¿Quién está ganando y quién está perdiendo con la devaluación del bolívar?” (W.Sanabria, 16-02-10) “Se agrava el impacto de la crisis capitalista mundial en la economía venezolana” (H.Albrecht, 17-03-10). Todos en www.elmilitantevenezuela.org3. Informe anual del Presidente del BCV www.bcv.gob.ve4. Esto fue lo que pudieron hacer en Nicaragua, tras la derrota electoral sandinista de 1990 (verLa revolución sandinista. Un análisis marxista, Marxismo Hoy nº 19); o en la revoluciónportuguesa con la colaboración de los dirigentes socialdemócratas del Partido Socialista y losoficiales más moderados del Movimiento de las Fuerzas Armadas (La revolución de los claveles,Marxismo Hoy nº 14)5. Cuadro 2 Fuentes: BCV, MENPET y Ecoanalítica (5). “¿En mitad del valle? Perspectivas2010-2012” www.econalítica.net6. Petrodiplomacia y economía en Venezuela, Andrés Giusseppe Avalo, Ed. El perro y la rana,2010Lecciones del control obrero en la revolución bolivarianaEscrito por Yonie MorenoViernes, 28 de Enero de 2011 13:41La verdad de la lucha de los trabajadores de MMC automotriz (Mitsubishi)Una revolución significa la entrada en la lucha política de las masas, esto es, de millones detrabajadores, pobres y oprimidos que permanecían apartados de la política. Normalmente lapolítica permanece reservada a periodistas, parlamentarios, burócratas o políticos profesionales.Sin embargo, en determinadas circunstancias, cuando las contradicciones sociales llegan a un
  • 91. punto crítico, las masas participan activamente para tomar el destino del país y de sus vidasentre sus manos.Ese proceso de despertar de las masas, al igual que todo proceso de la naturaleza, se desarrollasobre la base de contradicciones, de acumulaciones cuantitativas de experiencia que setransforman en saltos cualitativos de la misma. Esa acumulación de experiencia es la fuente deaprendizaje de los trabajadores.La lucha de los trabajadores de MMC automotriz (Mitsubishi) forma parte del movimiento de laclase trabajadora por ponerse al frente de la revolución bolivariana, que a su vez pasa porcomprender cúales son las tareas que debe llevar a cabo la vanguardia de los trabajadoresvenezolanos para completarla con éxito. Como veremos esa escuela de aprendizaje es dura,porque supone un choque con los dos factores que pretenden frenar la revolución: la burocraciareformista y los empresarios privados. Contra ambos llevan luchando durante meses sin fatiga lostrabajadores de MMC, transformándose en símbolos del combate contra el capitalismo y elreformismo.El comienzo de la batallaEl 29 de enero de 2009 los trabajadores de MMC automotriz tuvieron una experiencia quemarcaría sus vidas. Más de 1.000 obreros de la planta que se halla en la zona industrial de losmontones en la ciudad de Barcelona (Estado de Anzoátegui), acompañados de trabajadores delas empresas Vivex y Macusa, entre otras, se encontraban tomando las instalaciones de la plantaensambladora que daba empleo a 1.450 trabajadores. La toma comenzó el día 9 de enerocuando los obreros, en la asamblea organizada por Singetram, Sindicato de trabajadores deMMC automotriz, mayoritario en la planta, tras una votación secreta con más de 1.200 votos afavor, decidieron ocupar la planta como medida de presión contra el despido de 130 trabajadoresde induservis, subcontrata que laboraba en las instalaciones de MMC. Con la toma, lostrabajadores solidarios con sus camaradas, pretendían el reenganche de sus compañeros y quefueran contratados por MMC como trabajadores en nómina para de este modo terminar con latercerización (subcontratación).La mañana del 29 de enero, dos jueces (Diana Vázquez y Lourdes Villarroel) acompañadas deun operativo de 60 policías del estado de Anzoátegui, se desplazaron hasta las instalaciones dela planta para llevar a cabo una orden de desalojo. Los trabajadores agolpados frente a la plantahablaron con las jueces. Apuntaron que no iba a desistir en su protesta y no iban a desalojar laplanta hasta que fueran atendidas sus reivindicaciones, advirtiendo además que era de las juecesla responsabilidad de todo lo que sucediera ese día. Tras este dialogo la jueza se retiró(posteriormente declararía que fue secuestrada), y los 60 policías de la gobernación del estadode Anzoátegui arremetieron contra los trabajadores indefensos, lanzando botes de humo yefectuando numerosos disparos con sus pistolas reglamentarias. La salvaje agresión policial dejótras de sí dos trabajadores muertos (José Marcano de MMC automotriz y Pedro Suarez deMacusa), tras dos horas de lucha desigual donde los trabajadores indefensos respondieron conpiedras al ataque armado de la policía. Fue una demostración heroica de resistencia: los obrerossabían que no podían permitir que la policía entrara a la planta, pues de hacerlo, los mismos
  • 92. sembrarían armas o drogas para poder incriminarlos de cualquier delito. Fue la acción de lascomunidades aledañas apoyando a los trabajadores la que terminó haciendo desistir la violenciapolicial.Cómo se vio posteriormente, todo fue un plan urdido por la gerencia de la empresa, encomplicidad con las jueces, la policía del Estado de Anzoátegui y cargos políticos de lagobernación, siguiendo los mismos métodos que empleó la derecha durante el golpe de Estadode abril de 2002 contra el presidente Chávez. Generar una acción de violencia contra el pueblo ylos trabajadores y manipular burdamente la verdad con el fin de hacer caer la responsabilidad dela violencia en los trabajadores, para así incriminarlos y poder actuar contra su organización ycontra los dirigentes de la lucha.Las primeras declaraciones en ese sentido para formar una “matriz de opinión” contra lostrabajadores de MMC fue del gerente de compras de la empresa que poco después de laagresión, en entrevista telefónica en TVO la televisora regional, denunciaba a los trabajadores y aSingetram como los causantes de la violencia y señalaba además que la gerencia de la empresahabía contado con la ayuda y el apoyo de la policía del Estado y del gobernador Tarek WilliamSaab. La matriz de opinión estaba en marcha contra los trabajadores. Coincidió también condeclaraciones de Rafael Vega, Secretario de la gobernación, responsabilizando a Singetram de laviolencia en la planta.Tras la masacre del 29 de enero el gobernador WTS asistió a la factoría en manos de lostrabajadores a solidarizarse con ellos prometiendo indemnizaciones y ayudas para los mismos. Ados años de aquello todavía los trabajadores y los familiares no han recibido las indemnizacionesque prometió el gobernador.La historia de Singetram: Lucha contra la explotación, por los derechos de los trabajadores ycontra las enfermedades ocupacionalesEl sindicato Singetram fue creado en 2003, después de años en que la factoría dominara unsindicato ligado a Acción Democrática. El nuevo sindicato surgió en un momento de boom yrenovación sustanciosa del parque automovilístico venezolano. El aumento de la producciónimplicó que, en pocos años, la nómina de trabajadores pasara de 500 a 1.450 trabajadores. Laincorporación de estos nuevos trabajadores, en su mayor parte jóvenes menores de 30 años,fraguó el poderoso impulso que sufrió la organización sindical en la planta. Los trabajadores seveían empujados a la lucha por las pésimas condiciones de trabajo que reinaban en la planta,particularmente en aquellos primeros años tras el golpe de Estado. De las condiciones laboralesexistentes en el año 2004 provienen la mayor parte de los cerca de 300 enfermos ocupacionales.En su mayor parte los trabajadores tienen trastornos músculo-esqueléticos, hernias y dolenciasdel manguito rotador y túnel carpiano. La explotación empujo a los trabajadores a organizarse ydar una pelea colectiva. Los ritmos de trabajo eran tan intensos que, con 500 obreros en 2004,se producía tanto como en 2008 con 1.400. De ahí la epidemia de enfermedades ocupacionalesentre los obreros.
  • 93. En un principio fue una pequeña minoría de 130 trabajadores los que conformaron Singetramque, llevando a la práctica un sindicalismo democrático y de lucha, consiguieron agrupar a másde 1.200 trabajadores de la planta que se afiliaron a la organización.No tan sólo fueron las condiciones de explotación capitalista de la multinacional las quecondujeron a la organización de los trabajadores, éstas interaccionaron con las condicionesexteriores fuera de la planta, con la situación política que vivía el país tras la llegada al poder deChávez y después de los acontecimientos que sacudieron el país en 2002-2004. Chávez levantóla moral del pueblo, lo puso en pie. La nueva Constitución nacional aprobada en 1999consagraba los derechos de toda la población, en particular de los más pobres y de lostrabajadores. La derrota de la derecha en el golpe de 2002, el paro petrolero y el referéndumrevocatorio reimpulsó de nuevo la lucha de masas, hizo conscientes a los trabajadores y alpueblo, inspirados por los discursos de Chávez, a organizarse. Los años de políticas de derechasque llevaron al 80% de la población del país a vivir bajo el umbral de la pobreza desencadenaronla acción revolucionaria de las masas. Este factor jugó un papel de importancia en todas lasluchas y también en la de MMC automotriz, motivados por la situación revolucionaria del país.Barcelona y la ciudad de Puerto la Cruz constituyen una de las zonas de Venezuela con mayorescontradicciones sociales entre ricos y pobres. En pocos kilómetros de distancia se puedeobservar el lujo asiático parecido a Miami de las llamadas “casas bote”, que conforman unapequeña red de canales que comunica casas burguesas en las que sus propietarios puedeacceder navegando desde el mar, junto a barriadas populares como el Viñedo o Tronconal,donde miles de trabajadores viven en calles sin asfaltar y regularmente se producen ocupacionesde terreno para que los trabajadores y los sectores populares construyan sus viviendas, ante eldéficit de viviendas para las familias trabajadoras . Anzoátegui, como estado petrolero, es lasalida al mar del petróleo que produce el oriente del país y se exporta en su mayor parte aEstados Unidos. Esa riqueza no va a parar al pueblo y se queda atrapada entre los canales de lacasas botes. El Estado de Anzoátegui es uno de los más deteriorados del país: las vías estánllenas de agujeros por falta de mantenimiento, regularmente se va la luz, inseguridad, etc. Larevolución prometió cambios sustanciales, aunque tras ocho años de gobierno estatal del PSUV,en las manos del gobernador William Tarek Saab, nada fundamental ha cambiado. Losproblemas esenciales del Estado siguen como en la IV república provocando el cansancio entrelas bases populares que apoyan la revolución. Esta situación se manifestó agudamente en laselecciones parlamentarias del 26 de septiembre de 2010, cuando el PSUV sufrió en el estado deAnzoategui una dura derrota a manos de los partidos de la derecha.Es en estas condiciones materiales y políticas donde nace el combatido proletariado de la zonaindustrial de los montones del área de Barcelona. Son las condiciones objetivas de pobreza, juntoa la agrupación de los obreros en la fábrica y la disciplina fabril ejercida por la explotadoramultinacional, las que educaron y engendraron en su seno una de las organizaciones obrerasmás combativas de Venezuela, Singetram. El sindicato se nutrió del despertar revolucionario demillones.Control obrero y criminalización
  • 94. La toma de MMC finalizó el 13 de abril de 2009. Los trabajadores firmaron un acuerdo favorable asus intereses que recogía buena parte de sus reclamos. En el acuerdo, si bien no se logró laasimilación de los trabajadores de Induservis a la nómina, se consiguió que las condiciones detrabajo y los derechos se asimilaran. Era un paso importante en la lucha contra la tercerización.Pero el fin de la toma también supuso el inicio de una nueva etapa de arremetidas contra lostrabajadores. Para la multinacional no eran los reclamos de la plantilla la amenaza fundamental.La toma fue la expresión máxima del control obrero en la planta y cumbre del proceso deorganización y lucha de varios años. La gerencia de la multinacional había perdido el controlsobre los trabajadores, los mismos habían perdido el miedo. El avance en la conciencia de lostrabajadores de MMC fue paralelo al avance de la revolución y llegó a cuestionar abiertamente elpoder patronal dentro de la empresa. La gerencia había declarado la guerra abierta a los obreroscon la masacre del 29 de enero, en la que el objetivo fundamental del ataque era el asesinato delos dirigentes sindicales de Singetram. Y consciente de lo que se estaba jugando movió de nuevopieza para romper la resistencia de los trabajadores y destruir su organización sindical. Lapatronal había entendido hace tiempo que o eran ellos o eran los obreros los que dominaban laplanta: no había caminos intermedios.El desarrollo del control obrero se mostró en la nueva propuesta de estatutos elaborada porSingetram en agosto de 2009 y que fue aprobada en referemdum, tras debate por la aplastantemayoría de los trabajadores, y que a día de hoy sigue sin ser aceptada por el Ministerio delTrabajo. Estos estatutos son una manifestación práctica de la contradicción dialéctica entra formay contenido que se da en el transcurso de toda revolución: formal y jurídicamente son losestatutos de una nueva organización sindical, pero en la práctica, en su contenido, son laorganización del poder obrero dentro de una empresa, del consejo de trabajadores y del controlobrero de la producción. La forma jurídica que pretendían imponer los trabajadores representabala correlación de fuerzas real dentro de la fábrica: la toma de la empresa hizo aflorar unasituación de poder obrero que tanto la multinacional como la burocracia estatal no podían sinoreprimir para que el ejemplo no se extendiera. De ahí la violencia contra los trabajadores y lacampaña vil de calumnias para crear las condiciones en la opinión pública para aplastarviolentamente la lucha.La campaña contra los directivos sindicales fue de tan agresiva y manipuladora que cuando ladirectiva sindical, compuesta por 11 trabajadores, fue despedida, se la trató de asociar con elsecuestro a manos de delincuentes de dos familiares de una gerente de la empresa. La rápidaacción de los trabajadores condenando estas calumnias deshizo los planes para lanzar lasfuerzas del Estado contra el sindicato y el conjunto de la plantilla. Poco después los familiaresfueron liberados. Sin embargo las amenazas han continuado desde entonces.En las marchas dentro y fuera de la empresa, un eslogan ha sido insistentemente coreado: !Notenemos miedo¡ y, efectivamente, los trabajadores, y ese es el principal mérito de la dirigencia deSingetram, se habían hecho conscientes de su propia y tremenda fuerza. Por ello los capitalistasy la burocracia procapialista del Estado tenían que quebrarla y romperla. Retrotraer a lostrabajadores a la condición de esclavos que, atemorizados por la pérdida del puesto de trabajo yla represión, aceptaran las condiciones de trabajo de la multinacional. Los planes de la empresapasaban por aumentar los ritmos de producción y el despido de todos los trabajadores enfermosocupacionales que, tras exprimirlos y enfermarlos, los quería desechar. Esto contaba y cuentacon la férrea oposición del conjunto de la masa obrera.
  • 95. La multinacional se apoya en la burocracia estatal. Del paro patronal al despido de la juntadirectiva de SingetramEl lunes 24 de agosto de 2009, la dirección de MMC automotriz organizó un paro patronaltratando de culpabilizar a los trabajadores, amenazando al mismo tiempo con cerrar la planta ytrasladar la producción. Singetram, sin embargo, demostró con datos y cifras que el paro habíasido impuesto de un modo injustificado por la empresa. En este momento se produce un nuevosalto en la arremetida contra los trabajadores. La estrategia de la multinacional, que contará apartir del mes de septiembre de 2009 con la colaboración del Ministerio del Trabajo, criminaliza laprotesta con el fin de justificar el despido de los directivos de Singetram y liquidar la lucha.En su estrategia, la multinacional también contó con la ayuda de FEDECAMARAS, laorganización patronal golpista cuyo líder Pedro Carmona Estanga encabezó el golpe de Estadode 2002, y que no dejó de presionar para que se tomaran medidas contra la directiva deSingetram. Los capitalistas venezolanos eran conscientes que el foco de resistencia obrera a susplanes para el sector automotriz estaba en Barcelona, y que de una u otra manera había quevencer esa resistencia.Las agresiones contra los trabajadores de MMC formaban parte de una estrategia para debilitar yromper la resistencia de la clase trabajadora en el sector automotriz. En marzo de 2009,coincidiendo con la toma de MMC, aconteció el asesinato del secretario de organización delsindicato de Toyota, Argenis Vázquez, que conmocionó el estado Sucre. Pero también hay otrosmotivos, relacionados directamente con los jugosos beneficios que se obtienen de la venta legal,y otras muchas veces fraudulenta, de vehículos. La burguesía y la burocracia reformista, a la quecada día unen más vínculos, obtienen grandes ingresos del mercado del automóvil, uno de losnegocios más lucrativos del país. Por eso, la dirigencia sindical de MMC, Singetram y lostrabajadores organizados en sus filas, son un obstáculo para la corrupción y la venta de cupos decarros y negocios turbios. Esta era también una poderosa razón para quitársela de en medio.Detrás de toda la campaña contra los trabajadores de MMC existen motivaciones económicasevidentes.La ofensiva patronal dio un paso adelante a partir del mes de septiembre de 2009, cuando lamultinacional coordina sus acciones con el Ministerio del Trabajo. Esta acción tenderá a prepararlas condiciones para el despido, en noviembre de 2009, de toda la junta directiva de Singetram.Los acuerdos que la empresa había llegado con el Ministerio para mantener los empleos sehicieron sobre la base de sacrificar a la dirigencia sindical. Pese a que el entonces Ministro deIndustrias Ligeras, Jesse Chacón, declaró que “la conflictividad en MMC era un problema interno”y que “el gobierno iba mediar”, el Ministerio del Trabajo se cuadró con la multinacional. La excusapara los despidos era la amenaza del cierre de la planta por parte de la multinacional. Así sejustificó el despido de la directiva de Singetram que contó con el apoyo de la dirección regionaldel PSUV, encabezada por el gobernador Tarek William Saab, que llegó a realizar uncomunicado público apoyando las medidas contra los trabajadores. Descabezando Singetrampensaban liquidar el movimiento de los trabajadores, pero estaban muy equivocados.
  • 96. Los trabajadores de MMC Automotriz, el PSUV y la UNETELos trabajadores de MMC habían constituido con motivo del referéndum constitucional de febrerode 2009 más de 40 patrullas laborales del PSUV, y entre la nómina de la empresa más de 700trabajadores eran militantes del partido. Esta actitud inequívoca de Singetram y de los obreros deMMC de apoyo a la revolución y a favor de participar activamente en el partido dirigido por elPresidente Chávez, fue una palanca para lograr que en el seno de las organizacionesbolivarianas, empezando por el PSUV, se conozca la verdad de esta lucha.En noviembre de 2009 se estaba desarrollando el congreso extraordinario del PSUV. Lostrabajadores llevaban tiempo atrás con la idea de ir a Caracas para hacerle llegar a Chávez susreclamos y que fuera resuelta la situación de indefensión en la que se encontraban frente a losataques de la multinacional amparado por el aparato estatal. Sin embargo, la campaña decriminalización a la que estaban sometidos dificultaba el éxito de una marcha a Caracas; sepodría llegar a la capital, pero lo más seguro es que no se pudiera ir al Palacio de Miraflores yque muy pocos escucharan los reclamos de los trabajadores, aparte de la posibilidad de tenerque enfrentar las provocaciones de la policía.En una medida audaz, los trabajadores decidieron, en número de 500, desplazarse a Caracas yplantarse en el congreso del PSUV, e intentar hacer uso de palabra en el mismo. Lostrabajadores pagaron de su propio bolsillo con aportaciones individuales el costo del alquiler delos autobuses. En la llegada a la Rinconada, en las afueras de Caracas, en las instalaciones de laescuela de planificación donde se realizaba el congreso, los obreros empezaron a repartirvolantes y videos de su lucha granjeándose el apoyo entre los delegados. El nerviosismo entresectores de la burocracia reformista fue tal que la Ministra del Trabajo tuvo que salir al estrado yseñalar que la decisión de los despidos en MMC “había sido de la dirección del PSUV” y que nose discutía más en el congreso. Los trabajadores de MMC no tan sólo recogieron al apoyo de lasbases del PSUV, sino también de centenares de sindicatos y organizaciones populares y de lacentral UNETE (Unión Nacional de Trabajadores), particularmente en su tercer congreso que secelebró en diciembre de 2009.Enero de 2009: una nueva provocación de la multinacional y del Ministerio del Trabajo paraacabar con la resistencia de los trabajadoresLa multinacional y la burocracia reformista pensaban que los despidos de diciembre de ladirectiva de Singetram, con el fin de descabezar la organización sindical, bastarían para doblegara los trabajadores, sin ser conscientes del nivel de organización y disciplina que tenían losmismos. Al comprobar que no los podía doblegar, pues se mantenía la estructura de delegadosde salud laboral y la propia madurez de los trabajadores, volvió con total impunidad a arremetercontra los trabajadores de MMC con nuevos despidos.Ya en enero de 2010 la empresa, en colaboración con altos cargos del Ministerio del Trabajo,urdió un nuevo complot contra los trabajadores. Para ello montó una provocación dentro de laempresa. Dentro de los elementos de control obrero que se mantenían en la planta, lostrabajadores organizaban ellos mismos las rotaciones en los puestos de trabajo para así evitar,
  • 97. en la medida de lo posible, las enfermedades ocupacionales y desgaste de articulaciones,frecuente en las tareas repetitivas que realizan los obreros. En ese punto fue donde la gerenciaorganizó la provocación. Intentó imponer unas rotaciones arbitrarias que no fueron aceptadas porlos trabajadores, que son quienes mejor saben cómo se deben hacer el trabajo productivo. Estoprovocó, ante la negativa de los trabajadores a acatar las rotaciones impuestas y mantener laspropias, a que se apagara la línea de producción de la planta. A continuación la empresa acusó alos trabajadores de haber paralizado la producción injustificadamente. Las victimas fueronpresentadas como verdugos.Aquí empezó toda la trama urdida anteriormente. La empresa, para paralizar la producción, tieneque justificar ante los organismos del Estado las causas de la misma. Por ello echó la culpa a lostrabajadores de la paralización. Desde el Ministerio del Trabajo se puso en marcha unainvestigación que estaba viciada desde el comienzo. Altos funcionarios del Ministerio sedesplazaron a la planta para amedrentar a los trabajadores. En una de las reuniones, después decoordinar sus actividades con la gerencia de la multinacional, realizaron todo tipo de amenazascontra los trabajadores. Al final, pese a las pruebas presentadas por los obreros, estos burócratasdictaminaron que la responsabilidad de la paralización de la planta fue de los trabajadores. Laempresa y la burocracia entendieron que el problema no era la dirigencia del sindicato, sino quetenían que despedir a una buena parte de la plantilla para doblegarlos. Así comenzó una oleadade despidos que terminó con 280 trabajadores fuera de la planta.Los trabajadores ante la indefensión sufrida se negaron a entrar a trabajar durante variassemanas, sin embargo, al cabo de prácticamente dos meses (hasta el mes de abril), tuvieron quereintegrarse a trabajar fruto de la necesidad. En esto, los despidos continuaron en grupos de 40 o50 trabajadores. Una buena parte de ellos ni siquiera a través de calificaciones de despido, sinoque la gerencia ponía a la entrada de la planta sus nombres con sus fotos y les impedía el paso,violando toda reglamentación laboral y la Constitución nacional.Estos meses fueron duros para los trabajadores que, sin medios económicos, con la mano libreque la burocracia dio a la multinacional para golpearlos, sostuvieron una pelea desigual. En esascircunstancias tan adversas fue clave la orientación política que planteó la Corriente MarxistaRevolucionaria (CMR). Desde la CMR se explicó, en primer lugar, cuáles eran las contradiccionesdentro de la revolución para que se diera la aberración de que un Ministerio del Trabajo, que seproclama socialista y de los trabajadores, se pusiera al servicio de una multinacional.Este contexto de represión sindical contra los trabajadores era el más favorable para elsurgimiento natural de tendencias ultraizquierdistas en el seno del movimiento. Lenin decía que elultra izquierdismo es el precio que tienen que pagar los trabajadores por la traición de losdirigentes reformistas. Es natural que el enfado de los obreros contra la burocracia se pudieradesviar en estas líneas. Sin embargo, ese peligro, el peligro a identificar a la burocracia del PSUVcon la base popular que apoya al presidente Chávez, pudo solventarse satisfactoriamente graciasa que los trabajadores, en el debate político y en la orientación del trabajo, entendieron que estalucha sólo se puede ganar si se gana la simpatía y el apoyo militante de la base del PSUV, de losmillones que votan por Chávez. Aislados del movimiento bolivariano, del que los trabajadores deMMC son vanguardia, sólo se daría mas facilidades a la burocracia para terminar con elmovimiento y favorecer la matriz de opinión de que los trabajadores eran saboteadores, quedetrás de ellos estaba una corriente internacional financiada por la CIA y demás calumnias quetratan de poner un foso entre las masas que apoyan al presidente y la lucha de los trabajadoresde MMC.
  • 98. La contraofensiva obrera y el papel de la dirección de los trabajadoresLa marcha que realizaron los trabajadores de MMC, el 4 de junio de 2010, volvió de nuevo areagrupar a la plantilla golpeada. La marcha que discurrió por las calles de Barcelonaseencamino hasta la el Palacio de Justicia del Estado para demandar el reenganche de lostrabajadores. La mismo en la que cerca de 300 trabajadores se movilizaron por el conjunto de laciudad.Tras los últimos despidos de 40 trabajadores la empresa se las prometía felices. Prácticamentetoda la vanguardia (unos 300) estaba fuera de la planta. La dirección de la multinacional entregóbonos de 7.000 bolívares a los trabajadores, con la creencia de que comprándolos conseguiríaterminar con la resistencia de los obreros. Pero de nuevo volvía a infravalorar a los trabajadores ysu conciencia revolucionaria.En una medida de audacia y confianza en los trabajadores, Singetram llamó a realizar eleccionessindicales para el 15 de julio de 2010. Tocaba por ley nuevas elecciones sindicales, y aunque laestrategia de la empresa era crear un sindicato patronal y darle legitimidad amparado por elMinisterio del Trabajo, la multinacional tenía el problema de que los obreros consideraban aSingetram como su sindicato. Es por ello que el día 15 se dieron las elecciones certificadas por elCNE y en las que 992 trabajadores votaron a favor de la candidatura de Singetram. Fue unatremenda victoria: tras más de año y medio de arremetidas por parte de la multinacionalcoaligada por el Ministerio del Trabajo, no consiguieron que ni siquiera un sector significativo delos trabajadores se pusiera del lado de la empresa. Después de ser golpeados durante meses,los trabajadores consiguieron su primera victoria que midió la moral y el espíritu de lucha.En todo este proceso fue clave la actitud de la directiva sindical de Singetram, que no cedió a ladesmoralización, y mantuvo su confianza en la capacidad de lucha de los trabajadores aún en lospeores momentos (sobre todo cuando la actitud de los organismos del Estado en los que lostrabajadores tenían confianza se mostró abiertamente propatronal), y que alimentó a los mismoscon ideas, ánimo y un plan de lucha para conseguir paso a paso sus objetivos. Tanto en la guerracomo en la lucha de clases, la actitud de la dirección, su capacidad para inspirar y mantenersefirme con buen ánimo frente a las adversidades es de una importancia capital. Sin duda, buenaparte de ese ánimo provino de la compresión que las ideas del marxismo dieron a la dirección dela lucha, acerca de las contradicciones del conflicto que no son otras que las contradicciones enlas que se encuentra inmersa la propia revolución. La comprensión sentó las bases para poderelaborar una estrategia adecuada para enfrentar la lucha.Otro golpe para la empresa y la burocracia fue la condena, en julio de 2010, de 15 policíasregionales por los asesinatos perpetrados en el asalto a la fábrica: se dictaron penas entre 20 y 2años de prisión. Esta condena era un nuevo golpe a la línea de flotación de la campaña decriminalización contra la junta directiva de Singetram. Demostraba que los trabajadores habíansido víctimas inocentes y desarmadas frente a la brutalidad policial al servicio de la multinacional.Los trabajadores siguen demandando tras la condena que se investigue quiénes fueron losautores intelectuales, que todavía continúan ocultos, los que compraron policías y dieron la orden
  • 99. de ir armados a los mismos a una protesta pública cuando la Constitución nacional impide latenencia de armas de fuego por parte policial en marchas y manifestaciones.Durante meses, en su intento de criminalizar a los trabajadores, la empresa coaligada con laburocracia utilizó todo tipo de argucias sucias para lograr una confrontación violenta con lostrabajadores, pretendiendo borrar las pruebas de su implicación en la matanza del 29 de enerode 2009. Hubo todo tipo de acusaciones por parte de la multinacional: de que los directivossindicales eran malandros, vende cupos de carros, violentos…. En ese propósito, en el mes deagosto de 2010, se decidió desde el Ministerio de Interior y Justicia situar a dos funcionarios delSebin (antigua disip, policía secreta) en el interior de la planta, con el fin de amedrentar y recogerpruebas que pudieran incriminar a los trabajadores. Incluso amenazas de mandos militares deleEstado con el fin de que depusieran su resistencia.Las maniobras no terminaron. El siguiente movimiento de la empresa fue el intento, en los mesesde septiembre y octubre de 2010, de montar un nuevo sindicato, Sutratex, con el fin de negociarla contratación colectiva con la empresa a espaldas de los trabajadores y terminar de liquidar aSingetram. El nuevo inspector del trabajo que llegó a Barcelona, de nombre Juan Larez, fuemilitante de Podemos y en la actualidad es miembro del buró regional del PSUV. El mismoaceptó la conformación de este sindicato patronal, en octubre del 2009, ¡¡con sólo 30trabajadores¡¡ Además el secretario sindical de este sindicato patronal es del partidocontrarrevolucionario Primero Justicia.Estas son las fuerzas para lograr el triunfo definitivo de la revolución socialistaHoy en día la lucha de MMC se ha convertido por derecho propio en uno de los conflictos másconocidos y respetados entre los trabajadores en Venezuela y se ha granjeado el apoyo debuena parte de la vanguardia de la clase obrera. Los trabajadores de MMC comprendierondolorosamente que aunque eran fuertes dentro de la planta, a la multinacional que estabaapoyada por la burguesía y la burocracia no la podían derrotar ellos solos: tenían que apoyarseen el conjunto de la clase trabajadora para vencer. Aún más, comprendieron que su lucha ibaligada al futuro de la revolución, y que su conflicto era el mismo que se estaba dando en todo elpaís entre los empresarios que, coaligados con la burocracia, tratan de frenar el avance de lostrabajadores y mantenerlos bajo el yugo de la explotación capitalista.El futuro del movimiento de los trabajadores de MMC está ligado indisolublemente a la tarea decompletar la revolución bolivariana asegurando el triunfo del socialismo. Frente a la presión delcapitalismo y su correa de transmisión, la burocracia reformista, la clase obrera se tiene queorganizar, en primer lugar agrupando a su vanguardia en un frente único de lucha contra elsabotaje económico de los capitalistas y de la burocracia. Hay que rescatar la UNETE para quese convierta en el instrumento de combate que necesita la revolución para extender el controlobrero y marchar al socialismo. Esto es lo que demanda la situación política de la revolución.También es necesario formar los cuadros políticos revolucionarios de clase trabajadora, basadosen las ideas del marxismo, que son una guía para la acción práctica como bien han visto losobreros de MMC automotriz. Esa es la tarea que lleva a cabo la CMR. Sobre la base de unprograma auténticamente socialista, los obreros de MMC y de muchas otras empresas estarán en
  • 100. las mejores condiciones para dar la batalla a la quinta columna y a la burocracia reformista dentrodel PSUV, que es la principal amenaza para la revolución. El ejemplo abnegado de voluntad,sacrificio y conciencia revolucionaria de los trabajadores de MMC muestra el tremendo potencialde lucha de la clase trabajadora. La tarea es agrupar esa fuerza y hacer un solo puño que rompala resistencia de capitalistas y burócratas. Una tarea en la que se decide el futuro socialista de larevolución venezolana.Las reformas y el futuro de la revolución cubanaEscrito por Jordi RosichViernes, 28 de Enero de 2011 13:45En los últimos meses Raúl Castro ha dado un impulso muy importante al llamado proceso dereformas en Cuba, que vuelven a poner sobre la mesa el trascendente debate sobre lasimplicaciones que estas tienen para el destino de la revolución. El 25 de octubre de 2010 sepublicaban nuevas disposiciones del gobierno cubano, que concretaban la propuesta dereducción de las “plantillas infladas” en el sector público y la ampliación de los ámbitos deactuación de la actividad económica privada en la Isla.Impulso al negocio privadoSegún las previsiones del gobierno, en los próximos seis meses se eliminarán medio millón depuestos de trabajo, con el objetivo de que en los próximos años el Estado cuente con 1.300.000empleados y funcionarios menos, un 25% del total. También se han producido modificacionesdrásticas que afectan a la percepción del subsidio del desempleo, hasta ahora indefinido. Lasnuevas medidas establecen que quien quede desempleado recibirá un subsidio equivalente a susalario íntegro durante un mes. Luego se reducirá un 60% prorrogándose de uno a cinco mesesmás en función del tiempo trabajado. Respecto a los que mantienen su trabajo, se acelerará lapolítica de diferenciación salarial, que estará mucho más determinada por la “cantidad y calidad”de lo producido.Paralelamente a las medidas que afectan al empleo y los salarios en el sector estatal seampliarán las licencias de trabajo por cuenta propia, además de aumentar el número de sectoresen los que éste podrá operar. Lo novedoso y más significativo es que por primera vez desde lanacionalización de la economía cubana tras la revolución se legaliza la contratación privada detrabajo asalariado y la formación de pequeñas empresas. Además, los trabajadores por cuentapropia podrán comercializar sus bienes y servicios a entidades estatales y tendrán acceso alcrédito bancario; podrán alquilar locales y activos del Estado o de otros ciudadanos; una personatendrá la facilidad de disponer de varias licencias para ejercer más de una actividad por cuentapropia, tanto en su municipio de procedencia como en cualquier lugar del país; se eliminará larestricción para alquilar el total de una casa o departamento; se permitirá el arrendamiento de
  • 101. viviendas y vehículos a las personas que disponen de un permiso de residencia en el exterior(PRE) o a aquellos que, viviendo en Cuba, salgan del país por más de tres meses, para lo cualpodrán nombrar un representante; y el tamaño autorizado para los paladares (restaurantesprivados) aumentará de 12 a 20 plazas.¿Qué efectos sociales van a tener estas medidas? A finales de 2009 había, según cifras oficiales,144.000 “cuentapropistas”, y es posible que exista una cifra similar de establecidos ilegalmente.De estos, es complicado que todos opten por legalizar su actividad ya que el pago de impuestosla haría, en muchos casos, inviable. Con todo, el negocio privado recibirá un impulso, aunque conefectos desiguales en la población. Según estimaciones del gobierno, 250.000 personasengrosarán el cuentapropismo en 2011, con lo que quedarían en la incertidumbre otras 250.000.“Todo parece indicar que la economía deberá convivir en el corto plazo con altas tasas dedesempleo, lo cual es un reto desde varios puntos de vista”, admiten economistas cubanos, muyproclives a las reformas favorables al mercado.1 Sólo un sector de la sociedad, el que esté encondiciones de acceder más fácilmente al crédito, a los suministros y a las redes de distribución,podrá prosperar.Las concesiones al cuentapropismo hay que analizarlas como parte de una dinámica. Algunoseconomistas cubanos la señalan con mucha claridad: “La descentralización, unida a laliberalización de precios y flujos de divisas, son metas a las que debe tender la políticaeconómica si quiere propiciar los incentivos y la autonomía necesaria para impulsar laproductividad y el salario en la empresa estatal. En algún momento, el mercado mayoristaempresarial deberá poder fijar sus precios de acuerdo al principio de oferta y demanda, tal ycomo lo hacen las actividades por cuenta propia. Ello requerirá un estudio cuidadoso de lasestructuras monopólicas, una mayor apertura externa y una corrección de los tipos de cambio delpeso convertible y del peso cubano en la empresa”.2 Todas estas propuestas van en la línea deque el Estado se convierta en un mero “regulador” de la economía, tesis asumida poreconomistas de relevancia en Cuba.Las medidas de incentivo a la actividad económica privada no se limitan al trabajo por cuentapropia y a la legalización de pequeñas empresas. A finales de agosto se aprobaronmodificaciones legales con el fin de “facilitar el proceso de participación de la inversión extranjeraen el turismo internacional”, y se extendía el tiempo de arrendamiento de la tierra para inversoresextranjeros de 55 a 90 años.Planificación versus autonomía empresarialEl 9 de noviembre se hizo público el Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social,que será el documento fundamental del VI Congreso del Partido Comunista Cubano (PCC) acelebrarse en marzo de 2011. Este escrito es bastante clarificador sobre el sentido en que lasreformas piensan orientarse. Especialmente significativo es todo lo referido a la autonomíaempresarial. Aunque se dice que “el sistema de planificación socialista continuará siendo la víaprincipal para la dirección de la economía nacional”, se afirma, al mismo tiempo, que “las finanzasinternas de las empresas no podrán ser intervenidas por instancias ajenas a las mismas” (punto12). Respecto al control de la gestión empresarial se plantea la reducción de los mecanismos
  • 102. administrativos y los gastos que estos acarrean por “mecanismos-económicos financieros” (punto14). Así, en lugar de combatir el problema del burocratismo con más participación del conjunto dela clase obrera y la población, se refuerza el criterio de rentabilidad propia del mercado. En esesentido, las empresas no rentables serán liquidadas (punto 16). En general, las empresas “norecibirán financiamiento presupuestario” (punto 17). Se plantean criterios autónomos en ladistribución de los beneficios ya que las empresas “podrán crear fondos para el desarrollo, lasinversiones y la estimulación a los trabajadores” (punto 18). “Los ingresos de los trabajadores delas empresas estatales estarán vinculados a los resultados finales que se obtengan” (punto 19).Las empresas podrán decidir sobre el tamaño de las plantillas y tendrán flexibilidad en la fijaciónde precios (punto 23). Se da un impulso a las cooperativas, en la que sus miembros serán“propietarios de los medios de producción” (punto 25) y podrán unirse entre ellas para crearcooperativas más grandes (punto 29). En un capítulo especial dedicado a la parte de la economíaque funciona en base a asignaciones presupuestarias del Estado, determinante en una economíaplanificada, se afirma: “No se crearán unidades presupuestadas para prestar serviciosproductivos ni para la producción de bienes” (punto 32).Todas estas medidas tienen enormes implicaciones en la desorganización de la economíaplanificada. Un dato muy revelador es que el gobierno tiene como objetivo declarado que en lospróximos años la mayoría de la fuerza laboral esté encuadrada en sector privado de la economía.También hay que tener en cuenta, para el análisis de las tendencias fundamentales que se estánproduciendo, la naturaleza de las medidas adoptadas en los años precedentes. En 2008 seaprobó la eliminación de los topes salariales en las empresas estatales; en 2009 empezó laentrega en usufructo de tierras ociosas a particulares y cooperativas, que ahora podráncomercializar su producción por canales privados ya que entre la lista de oficios por cuenta propiaaprobados en octubre está el de “vendedor de producción agrícola en puntos de venta yquioscos”. También en 2009 el gobierno anunció los primeros pasos para la supresión de loscomedores obreros y sustituirlos por una asignación monetaria; también se anunció unareducción progresiva de la cartilla de racionamiento. La sustitución de determinadasimportaciones por producción interna, como la alimentación (Cuba importa el 85% de alimentosque consume) está ligado a un plan de paulatina liberalización de la producción agrícola. Una delas primeras medidas de Raúl fue la entrega de tierras ociosas en régimen de usufructo aagricultores privados.Campaña contra el “igualitarismo”Las reformas económicas se han acompañado de una campaña oficial contra lo que se denominael “paternalismo” estatal, los gastos sociales “irracionales”, las excesivas gratuidades, lasinconveniencias del “igualitarismo”, etc.3 En julio de 2008, Raúl Castro afirmó en la AsambleaNacional: “Socialismo significa justicia social e igualdad, pero igualdad de derechos, deoportunidades, no de ingresos. Igualdad no es igualitarismo. Este, en última instancia, es tambiénuna forma de explotación: la del buen trabajador por el que no lo es, o peor aún por el vago”.4Raúl Castro también calificó el sistema de antes descrito como correspondiente al “principiosocialista, de cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo”. “Hay que eliminar elgasto que es simplemente insostenible, que ha crecido año tras año y que, además (...) estáprovocando que la gente sienta que no tiene necesidad de trabajar”, afirmó Raúl Castro enseptiembre de 2009.5 Por su parte Ramiro Valdés, comandante de la Revolución, vicepresidentedel Consejo de Estado y del Consejo de Ministros de Cuba, señaló en verano de 2009: “Tenemos
  • 103. que tratar (...) que las masas participen en la solución de sus propios problemas y no esperar quepapá Estado venga a resolverles y como los pichones: abre la boca que aquí tienes tu comida.Así no es‟”. También el viceministro de Trabajo, Carlos Mateu, señaló en junio de 2008,justificando la reforma salarial: en Cuba “ha existido una tendencia a que todo el mundo reciba lomismo, y ese igualitarismo no es conveniente”. El director del periódico Granma, Lázaro BarredoMedina, afirmaba el 9 de octubre en un artículo: “El intercambio de opiniones que ha habido enlas cartas a nuestro diario, por ejemplo, sobre los temas de la libreta de abastecimientos o de loscomedores obreros, son una prueba meridiana de hasta qué punto han calado en nuestraconciencia algunas concepciones equivocadas sobre la justicia social. La justicia social no es eligualitarismo, es la igualdad de derechos y oportunidades, es en el socialismo la distribución bajoel principio „de cada cual según su capacidad, y a cada cual según su trabajo”. En este mismoartículo se defiende que se proteja y se garantice “el acceso de las personas de bajos ingresos aesa canasta básica y estimule al resto a trabajar para obtener beneficios salariales a partir de losresultados”, admitiendo implícitamente la normalidad de que exista gente “con bajos ingresos”,diferenciados de los demás. Más adelante, denunció el “síndrome del pichón” que padece lasociedad cubana: “andamos con la boca abierta porque buena parte de los mecanismos quehemos diseñado están concebidos para que nos lo den todo. Usted no va a la bodega a comprar,va a que le den lo que le toca; usted no repara su casa o su apartamento en el edificio, porqueademás de que no tiene cómo adquirir los materiales, las cosas están concebidas para que leden las facilidades de esa reparación y así es en la mayoría de los asuntos de nuestra vidacotidiana”.Por supuesto que cualquier revolucionario serio no puede poner en duda que la eficiencia y lameticulosidad en el gasto es una cuestión de enorme trascendencia en una economíaplanificada. Los enormes progresos sociales derivados de la nacionalización de los recursos nosignifican que se pueda gastar más de lo que se ingresa, esto también es evidente. Pensar deotra manera sería tener una visión idílica e inútil para la causa de la revolución. El desarrollolimitado de la economía cubana tiene causas objetivas e históricas evidentes, que incluso unaeconomía planificada no puede superar aisladamente. Como los marxistas siempre hemosseñalado, no se puede construir el socialismo en las estrechas fronteras nacionales de un solopaís, es necesario extender la revolución internacionalmente.Sin embargo, de la búsqueda de la eficiencia no se deriva automáticamente cuáles deben ser lasprioridades en la inversión, ni cómo alcanzarla. Esto son decisiones políticas estratégicas y nopuramente técnicas. Cuando hablamos de eficiencia y rentabilidad éstas se consiguen conmétodos y objetivos distintos según el sistema social. Los capitalistas también persiguen laeficiencia y rentabilidad de sus empresas con el fin de poder competir y obtener un beneficioindividual, y para ello no dudan en explotar a los trabajadores hasta la extenuación o despedirlos.Estos fines (beneficio privado) y estos métodos (intensificación de la explotación) sonincompatibles en una economía socialista que tiene como fin productivo el incremento delbienestar social general, salvo a costa de socavar sus propios fundamentos. La participaciónconsciente de la población en la planificación de la producción, y su capacidad para ejercer uncontrol efectivo sobre la misma, es el único sustituto del mercado en una economía planificada.La democracia obrera se convierte en un factor político decisivo para el funcionamiento eficientede la economía planificada. El látigo del mercado no puede ser sustituido eficazmente porórdenes burocráticas.A su vez, la participación y la implicación de los trabajadores en la solución de los problemas dela producción, el control del gasto y la distribución dependen, y mucho, de factores políticos, entre
  • 104. otros de la percepción de que su esfuerzo redundará en un beneficio general para toda lasociedad y será distribuido de forma equitativa entre todos los individuos. Y aquí llegamos a unpunto fundamental: la lucha por la igualdad en la distribución de la riqueza es objetivamenterevolucionaria, no es simplemente una idea romántica. La lucha por la igualdad y contra cualquiertipo de privilegio es un elemento político fundamental para mantener la tensión revolucionaria, lamoral y la participación de amplias capas de la sociedad, algo imprescindible en una economíaen la que no rigen las relaciones de producción y distribución capitalista.Esto no quiere decir que se pueda alcanzar una igualdad total y rigurosa de forma inmediata.Ciertos niveles de desigualdad son inevitables, y se explican por el atraso económico y losvestigios del pasado capitalista. Son tolerables siempre y cuando su tendencia sea a desaparecery exista un control real de los trabajadores sobre las palancas fundamentales del Estado, jugandoun papel decisivo en la distribución. Pero una cosa es la existencia de un cierto grado dedesigualdad, en las condiciones arriba descritas, y otra cosa totalmente distinta son las medidasque tienden a incrementar la desigualdad, y que se justifican económicamente (eficacia) ypolíticamente como medidas socialistas, culpabilizando a los trabajadores (la gente es “vaga”,“irresponsable”, “se han acostumbrado a vivir sin trabajar”). El incremento de la desigualdad, de lacompetencia individual y su justificación abierta y oficial se convertirán, inevitablemente, en unafuente de debilitamiento de las bases sociales, políticas y económicas de la revolución,haciéndola mucho más vulnerable a una involución capitalista.El principio de la igualdad limitado a las “oportunidades” y desligado de una política efectiva debúsqueda de la igualdad social, es una concepción burguesa, no socialista. Por otra parte, lateoría socialista jamás ha planteado la formulación “de cada cual según su capacidad, a cadacual según su trabajo” como la norma de la economía socialista. Todo lo contrario. En realidadeste planteamiento está tomado directamente de la burocracia estalinista en la URSS, y fueutilizado en los años treinta para justificar las desigualdades económicas y el sistema de trabajo adestajo.Según el esquema del gobierno cubano, el combate contra el “igualitarismo” estimulará laproductividad y permitirá al Estado liberar más recursos para la inversión. Eso propiciaría unadinámica de crecimiento económico que permitiría salvaguardar las conquistas de la revolución yaumentar los salarios en el futuro. Sin embargo, un crecimiento, en la hipótesis de que seprodujese, basado fundamentalmente en una mayor apertura al mercado y un incremento de ladesigualdad social (lo que implica la acentuación y cristalización de intereses socialescontrapuestos y un inevitable incremento de la corrupción y de la asociación de intereses entresectores de la burocracia estatal y los capitalistas privados), sienta las bases objetivas —conindependencia de las intenciones de quienes lo promuevan— para la restauración capitalista,como ocurrió en la URSS o en China.La corrupción y el peligro de restauración capitalistaLa corrupción está estrechamente vinculada al peligro de la restauración capitalista. En abril de2010, Esteban Morales, académico cubano de prestigio completamente comprometido con larevolución, militante histórico del PCC y director honorario del Centro de Estudios sobre Estados
  • 105. Unidos de la Universidad de La Habana, publicó un artículo titulado: Cuba: corrupción, ¿laverdadera contrarrevolución?. Merece la pena reseñar algunos extractos: “Hay gente enposiciones de gobierno y estatal que se está apalancando financieramente para cuando larevolución se caiga, y tener todo preparado para producir el traspaso de los bienes estatales amanos privadas, como ocurrió en la antigua URSS”. Señala claramente donde está el peligro:“En realidad, la corrupción es mucho más peligrosa que la llamada disidencia interna. Esta últimaaun se encuentra aislada: carece de programa alternativo, no tiene líderes reales, no tiene masa.Pero la corrupción resulta ser la verdadera contrarrevolución, la que más daño puede hacer,porque resulta estar dentro del gobierno y del aparato estatal, que son los que realmentemanejan los recursos del país. Si no veamos algo muy simple: ¿Cuando hay leche en polvo en elmercado negro, que ha ido subiendo de precio hasta llegar a 70 pesos el kilogramo? Cuando laleche en polvo llega a los almacenes estatales. No hay mejor ejemplo que ese. Y así es contodos los productos que se adquieren en el mercado negro por parte de la mayoría de lapoblación. Es decir, a cuenta de los recursos estatales, existe un mercado ilegal, del cual todosse benefician, menos el Estado. Y que me dicen, de los vendedores en los alrededores de lasgrandes tiendas en divisas, proponiendo de todo. Se trata de una corrupción de las que casitodos participan, generada por la corrupción de funcionarios estatales. Porque, que sepamos, enCuba hay un solo importador: el Estado. No creo que lo que viene en los paquetes de Miami sirvapara generar un mercado tan grande, mucho menos, de productos duraderos. Es decir, demanera evidente, existe un flujo ilegal de productos entre el comercio mayorista estatal y elcomercio en la calle”. Esteban González sigue profundizando: “Se trata entonces, esta última, deuna forma de contrarrevolución que sí cuenta con líderes ocultos, ofrece alternativas a las delEstado y cuenta con una masa que la practica”. El problema, señala el académico “… no estáabajo, sino arriba, en los propios niveles del gobierno y del aparato estatal. Formada por loscorruptos, ya no de poca monta, que se van descubriendo, en altísimos cargos y con fuertesconexiones personales, internas y externas, generadas por decenas de años ocupando lasmismas posiciones de poder”.En otro artículo, publicado en julio, Esteban Morales señala que la táctica fundamental delimperialismo en la actualidad es de “acumulación de información y lazos internos ligados a lacorrupción”. Señala que “por medio del funcionario corrupto, el enemigo puede penetrar algobierno y al Estado e incluso, al Partido”. Más adelante: “La corrupción, forja un ambiente, queen nuestro caso, ya en parte existe, aunque no sin retroceso (algunos la considerangeneralizada, yo no) dentro del cual, el individuo pierde valores, poniéndolo en condiciones deaceptar aquellas variantes de comportamiento que sustentan de manera prioritaria, la comodidad,el privilegio no ganado, y el beneficio personal”.Imposible mantener el status quo indefinidamenteEstán confluyendo varios factores que, en un momento determinado, pueden llevar la situaciónpolítica, económica y social de Cuba a un punto crítico, en el que sea imposible mantener elstatus quo. Uno de esos factores que puede precipitar los acontecimientos es la grave situacióneconómica. Entre 2003 y 2007 el proceso revolucionario y la orientación del gobierno deVenezuela fueron determinantes para sacar la economía cubana del estancamiento en que seencontraba. No obstante, los efectos positivos de las relaciones comerciales con Venezuela (queapenas revelaron el potencial que supondría la planificación conjunta de ambas economías) no
  • 106. han sido suficientes para contrarrestar las consecuencias adversas de la crisis económicamundial sobre Cuba.Además de los efectos devastadores de los huracanes en 2008, en 2009 los precios mundialesdel níquel, principal rubro cubano, descendieron un 40%; también cayeron las remesas delexterior y, si bien el número de turistas aumentó, sus gastos disminuyeron un 12%. La crisiseconómica está agravando los problemas de escasez. Combinado con la política de recortes y lapérdida de autoridad del gobierno, esto podría acabar desencadenando movimientos sociales deprotesta y finalmente un resquebrajamiento del régimen. No podemos descartar esta perspectiva.En los momentos más duros del periodo especial (principios de los 90) hubo agitación ydescontento entre sectores pobres en La Habana. Fueron rápidamente abortados, no por larepresión, sino por la autoridad política y moral de Fidel, que se implicó directamente. Ahora lasituación es diferente. Es difícil pronosticar con exactitud las perspectivas, que además dependendel contexto internacional y particularmente del triunfo o no de la revolución venezolana. En todocaso es imposible que la dirigencia cubana mantenga indefinidamente el status quo actual. Ladisyuntiva fundamental es contrarrevolución capitalista o la extensión de la revolución socialistaen América Latina y una auténtica democracia obrera en Cuba. Sin embargo, como ocurre enVenezuela y otros países, este proceso no tiene por qué concluir rápidamente. En Cuba se abriráuna etapa de turbulencia donde la búsqueda y defensa de las genuinas ideas del marxismo y delleninismo, y de las mejores tradiciones de la revolución cubana, encontrarán apoyo entre capasmuy amplias de la vanguardia revolucionaria del PCC, de la clase obrera y la juventud.La base material de las conquistas de la revolución reside en la planificación económica,imposible sin la propiedad estatal de los medios de producción. Esta fue la gran conquista de larevolución cubana y ahora se ve la importancia de extender esta gran lección a la revoluciónbolivariana. Mientras en Venezuela la economía dependa del sector privado, la burguesía y elimperialismo seguirán utilizando el sabotaje empresarial y la huelga de inversiones con el fin deminar la revolución bolivariana, socavando indirectamente, la propia revolución cubana. El futurode la revolución cubana está íntimamente vinculado a la supresión del capitalismo en Venezuelay al establecimiento de una auténtica democracia obrera en la Isla. Internamente, no hay nadamás eficaz contra el despilfarro, la corrupción y la rutina burocrática que el control obrero y lainvolucración efectiva de las masas en las decisiones políticas fundamentales. Así, de lascondiciones extremadamente complicadas de la economía cubana, debido fundamentalmente asu aislamiento y a su desarrollo relativamente atrasado, no se deriva automáticamente lanecesidad de más mercado. Esa es una opción política. La otra es el impulso de la revoluciónmundial y la democracia obrera, la única vía para salvaguardar las conquistas de la revolución.México. Perspectivas para la lucha de clasesEscrito por Luis Enrique BarriosViernes, 28 de Enero de 2011 13:47
  • 107. La crisis económica mundial, que ha tenido uno de sus epicentros en los Estados Unidos, haimpactado gravemente sobre la económica mexicana. La extraordinaria dependencia de Méxicodel mercado norteamericano se ha dejado sentir con fuerza: EEUU es el destino del 85% de lasexportaciones mexicanas y de ese país provienen más del 50% de las Inversiones DirectasExtranjeras (IED) hacia México. En 2009 las exportaciones mexicanas cayeron un 21,2% y la IEDse redujo 50,7%; a su vez el PIB mexicano sufrió su peor descalabro en 70 años, al decrecer un6,5%. Los trabajadores han sacado la peor parte de esta situación: de acuerdo a la AsociaciónLatinoamérica de Micros, Pequeños y Medianos Empresarios (ALAMPYME), quebraron 500.000medianas y pequeñas empresas, despidiendo a millón y medio de trabajadores.1 Este balancecontradice las maquilladas cifras del Secretario del Trabajo, Javier Lozano, quien sólo reconoce189.271 despidos durante 2009.Una crisis profundaEn los últimos 20 años los EEUU habían estimulado con fuerza la economía mundial,consumiendo cantidades ingentes de mercancías producidas en prácticamente todo el planeta;para México, dada su ubicación geográfica y su mano de obra barata, tal situación fueespecialmente ventajosa. Pero ahora todo se ha transformado en su contrario, puesto que almismo tiempo que los EEUU importaban mercancías de todo el mundo, su industria no cesabade producir. Mientras el mercado interno de los EEUU pudo sortear dicha contradicción las cosaslograron marchar, sin embargo, la dinámica ascendente llegó a sus límites con la saturación delmercado yanqui y esa contradicción terminó manifestándose de una manera álgida en 2007, conel estallido de la crisis de la hipotecas subprime, marcando el inicio de la actual crisis delcapitalismo mundial.El desarrollo de la crisis ha sido contradictorio pues, al mismo tiempo que naciones como Greciae Irlanda se encuentran al borde de la bancarrota, otras naciones como China han sorteadoparcialmente la situación manteniendo tasas de crecimiento importantes en el último año. Para elcaso de la economía mexicana, ésta ha oscilado entre su peor colapso en 70 años de historia en2009, hasta una previsión del 5% de crecimiento estimado en 2010. Los aspectos contradictoriosde este proceso han dado lugar a reiteradas declaraciones del Presidente Calderón señalandoque México ha dejado atrás definitivamente la crisis y se enfila hacia el desarrollo.Aparentemente éste último resultado le da la razón a Calderón, pero un análisis más detalladomuestra que las cosas no son así.El tercer trimestre de 2009 representó el final de 18 meses consecutivos de recesión para losEEUU; durante ese trimestre la economía norteamericana creció en un 3,5% para un trimestredespués escalar hasta el 5,6%. Sin embargo, la economía yanqui culminó ese año finalmente conuna aguda contracción del 2,4%. Para México dicho factor representó un cambio significativo yaque a mediados de ese mismo año 2009, la economía mexicana ya había padecido unacontracción del 8,2% en el primer trimestre seguida de otra aún más profunda del 10,3% en elsegundo trimestre. El mejor ritmo de los EEUU, permitió “suavizar” la caída tanto en el tercertrimestre, 6,4%, como en el cuarto trimestre, 2,03%. A pesar de estos resultados, ya en 2010, eltipo de recuperación vivida en México está plagada de contradicciones, es especialmenteendeble y está lejos de permitir señalar con certeza que nuestro país ha dejado de lado todo
  • 108. peligro económico y el riesgo de una nueva recesión en el marco de la actual crisis económicamundial.Exportaciones, industria, inversiones y empleoEntre enero y septiembre del 2010 las exportaciones mexicanas acumularon 216.800 millones dedólares, representando un crecimiento del 34% en comparación al mismo periodo del 2009. Laperspectiva es la de que al finalizar el 2010 totalicen un crecimiento del 33,7%. Sin embargo elpanorama continúa siendo incierto, pues desde el 43,9% alcanzado en mayo, el ritmo hadecrecido mes tras mes hasta ubicarse en un 20,8% en septiembre.La producción industrial estimulada por las exportaciones, alcanzó su repunte mas importante enjunio pasado (8,2%), un resultado que se mantiene 3,6 puntos por debajo del nivel más altoalcanzado antes de la crisis. Además, el avance de este sector no ha sido homogéneo pues seha basado principalmente en las manufacturas, las cuales crecieron durante el primer semestreun 11,6% (y dentro de éstas en la industria automotriz, la cual creció un 76,8%), mientras laindustria de la construcción en mayo pasado reportaba 22 meses consecutivos en “caída libre”,de acuerdo a los empresarios del ramo. Incluso para la industria automotriz el panorama escontradictorio, pues Volkswagen de México señala que en 2010 fabricaría sólo 435.000 unidades,más que los 320.000 autos fabricados en 2009, pero menos de las 450.000 unidades de 2008.Volkswagen de México señala que la cantidad de autos que se fabricarán en 2011 también serásimilar a la del 2010.Tras ese significativo repunte de junio, ahora la producción industrial reporta crecimientos muchomás moderados que van del 6,6 al 3,7% en septiembre y octubre respectivamente.Es cierto que la IED ha mejorado significativamente al acumular durante el primer semestre delaño 2010 12.238 millones de dólares, cantidad superior al ingreso de todo 2009 y que alcanzó los11.900 millones de dólares; además se estima que la IED en el global de 2010 escale hasta los18.857 millones y en 2011 a los 19.913 millones. No obstante, de lograrse esas cantidades, apesar de ello el resultado será menor al de 2007 cuando la IED llegó a los 23.230 millones dedólares. Estas cifras no pueden ocultar que a lo largo del primer semestre del 2010 se reportaronfugas de capitales por valor de 9.988 millones de dólares a través de empresarios y particularesmexicanos que transfirieron capitales al extranjero. Si bien es cierto que esta cantidad es menoren un 33% a la de 2009, no es desdeñable el hecho de que esa cifra representeaproximadamente la mitad de la IED estimada para 2010.Otra paradoja que se agrega es la noticia de que el 26 de agosto pasado, la Bolsa Mexicana deValores cerró operaciones con una pérdida del 0,75%, quedando el Índice de Precios yCotizaciones en 31.127,99 puntos. De acuerdo a los analistas “este nivel indica que todas lasganancias en el mercado local de valores durante 2010 han quedado eliminadas, incluso, la bolsaregistra pérdidas nominales del 2,80% respecto a los valores que tuvo al término de 2009”.2 (LaJornada 27082010)También hay que destacar que el valor total del PIB durante el segundo trimestre de 2010,periodo en el que se logró el crecimiento más alto del año con un 7,6%, fue de 8 billones 753.916millones de pesos, cantidad aún inferior a los 9 billones 40.647 millones alcanzados el segundo
  • 109. trimestre del 2008, antes de que la crisis estallara en nuestro país. Ahora las cosas marchan ensentido contrario pues entre julio y septiembre de 2010 el crecimiento se ubicó en 5%,finalizando, según estimaciones, en un 4% en el cuarto trimestre.Sobre el desempleo las cifras también son contradictorias: al tiempo que la Secretaria del Trabajoy Previsión Social (STPS) señala que de enero al 30 de noviembre de 2010 se registraban980.000 nuevas plazas, por otro lado un balance comparativo entre los resultados de la EncuestaNacional de Ocupación y Empleo (ENOE) de finales del 2009 (44 millones 535.314 personastrabajando) y los del primer trimestre del 2010 (43 millones 633.759 personas ocupadas) indicaque entre enero y marzo de 2010 se perdieron 901.000 puestos de trabajo. Por otro lado enoctubre pasado la tasa de desempleo se ubicó en el 5%, para después remontar hasta el 5,8%en noviembre. Se pronostica además que este índice será, al terminar 2010, del 5,36% y en 2011del 5,14%. De nuevo comparemos resultados: en enero del 2009 la tasa de desempleo se ubicoen los 5% de la Población Económicamente Activa (PEA), siendo considerado en aquel entoncesel nivel más alto de los últimos 12 años; después, durante el segundo trimestre de ese mismoaño, cuando el PIB experimentó su peor colapso al contraerse en un 10,3%, el desempleoalcanzo el 5,2% de la PEA. Es evidente que todos esos porcentajes contradicen el discursooficial. Como podemos ver, salvo el resultado de octubre de 2010, que es idéntico al de enero del2009, las perspectivas para el global de 2010 y 2011 arrojan porcentajes superiores al logrado enel segundo trimestre del 2009 cuando se presentó el peor registro del PIB en décadas.La problemática del desempleo en 2010, a pesar del crecimiento logrado en este año, es muysimilar al que se tenía un año antes. De hecho el escepticismo ya es visible entre la burguesía eincluso en el gobierno, pues los cálculos de la propia STPS sobre la generación de empleos para2011 oscilan entra las 500 y 600 mil nuevas plazas (el vaticinio de la Concanaco es de 530 milplazas). De cumplirse esas perspectivas, realmente muy poco se habrá solucionado pues esemedio millón de empleos se tendrán que repartir entre los 2 millones y medio de desempleadosque oficialmente reconocen el gobierno y el millón 300.000 jóvenes que cada año se integran almercado laboral. Pero si tomamos en cuenta que el desempleo real es de 8 millones demexicanos,3 ese medio millón de nuevos empleos para 2011, en caso de ser alcanzados, pocohabrán solucionado.Perspectivas económicasUn reconocimiento tácito de la debilidad de la recuperación, es la línea de crédito solicitada, elpasado 14 de diciembre, por el Presidente Calderón al Fondo Monetario Internacional (FMI) porun monto de 73.000 millones de dólares. De acuerdo a Calderón esta medida tiene un “carácterprecautorio” para proteger a la economía “contra cualquier turbulencia externa”. Con esta medidael gobierno contaría con un “blindaje económico” que, sumado al monto actual de reservasinternacionales (130 mil millones de dólares) se aproxime a los 200.000 millones de dólares.México está fuertemente atado a la economía de los EEUU, la cual desde mediados de 2010 yapresenta un menor ritmo económico. La perspectiva trazada en octubre pasado por el FMI para el2010, ubica al PIB de los EEUU con un crecimiento del 2,6% y para el caso del 2011 “lasperspectivas para Estados Unidos son inciertas”, de acuerdo a este organismo internacional. Lasexpectativas trazadas por el Bank of America-Merrill Lynch en 2011 son de un crecimiento del2,3%.
  • 110. Los contradictorios resultados de México en 2010 demuestran que el crecimiento alcanzadohasta el momento por los EEUU no ha sido suficiente, derivando ello en una base económicaparticularmente frágil, factor que ahora significa importantes riesgos en un momento en que laprincipal potencia capitalista da muestras de una tendencia hacia un menor ritmo de crecimiento.Pero el anterior no es el único problema para México, también lo es el hecho de que elimperialismo yanqui está fincando la mayor parte de sus expectativas de recuperación en elmercado externo con el objetivo de reducir su gigantesco déficit comercial.Para que México se recupere con mayor firmeza se necesita que el mercado interno de los EEUUse reactive, pues durante el pasado boom económico dicho mercado actuó como fuerza motrizque empujó hacia el frente a la economía mexicana. Sin embargo, por el momento no se puedeesperar mucho del mercado interno estadounidense, seriamente limitado por un desempleo entorno al 10%, un porcentaje cuestionado por Robert Reich, ex secretario del trabajo con Clinton,quien asegura que en realidad es del 22%.De acuerdo a numerosos analistas burgueses, para que el desempleo en los EEUU disminuya senecesita un crecimiento sostenido del 5% a lo largo de los próximos años, una perspectiva pocoprobable en el mediano plazo. Eso lo sabe la administración de Obama, la cual es consciente deque el camino del mercado interno está descartado por el momento por lo que su apuesta haciael mercado externo se ha fortalecido. Los EEUU han depreciado el dólar abaratando con ello elprecio de sus exportaciones: tan solo desde el 7 de julio de 2010, cuando presentó su cotizaciónmás alta, el dólar se ha depreciado en un 6,6%. Sin embargo esto no ha sido suficiente, y ahoraObama pretende ir más lejos poniendo en circulación 600.000 millones de dólares. Una medidaproteccionista adicional, para hacer más competitivas las exportaciones yanquis, es el recienterecorte masivo de impuestos aprobado por el Senado, a través de las rebajas tributarias quevencían a finales de 2010. La iniciativa, la cual se extenderá durante dos años, pondrá adisposición de la industria buena parte de los 858 mil millones de dólares que costará para lasfiananzas del Estado la Ley de Recorte de Impuestos.Para los socios comerciales de los EEUU como México, las anteriores medidas representan ungolpe directo para su estabilidad económica. Pero EEUU no tiene otro camino, o ataca o denuevo se hunde en la recesión con la fuerte posibilidad de que la próxima vez sean máscatastróficos los resultados. El crecimiento de los EEUU en 2010, estimado en un 2,6%, tambiénha sido bastante contradictorio pues su déficit comercial, en los primeros diez meses de 2010,acumuló 614.000 millones de dólares, cantidad que representa mas del doble del saldodesfavorable registrado durante el mismo lapso de meses del 2009.En este marco, la producción industrial yanqui, que en el primer semestre 2010 creció un 7%,para tres meses después escalar hasta el 9,1%, ha terminado por experimentar un menor ritmohasta ubicarse en el 4,8% durante el tercer trimestre.Por el momento la estrategia de Obama ya ha rendido algunos frutos pues las exportaciones delos EEUU lograron en octubre pasado su valor más alto de los últimos dos años, con ventasrecord a China y a México, lográndose durante ese mes la reducción del déficit comercial en un13,2%. No es descartable que el fenómeno de octubre se transforme en una tendencia que hagaaún más lenta y tormentosa, y más contradictoria, la recuperación económica en México. Pero lascosas podrían ser peor si la administración de Obama siente que, para asegurar una mejor y másrápida recuperación para los EEUU, máxime cuando el peligro del colapso europeo no es unaamenaza menor, necesita profundizar esa clase de medidas. En cualquier caso, si el déficitcomercial de los EEUU sigue creciendo con el mismo ritmo de 2010, cuando se duplico a pesar
  • 111. de la recuperación, y su economía continúa decayendo arrastraría tras de sí irremediablemente ala economía mexicana.Polarización socialEl pasado boom económico tuvo un costo muy alto para el proletariado mexicano. Un dato que loilustra es la parte de las rentas salariales respecto al PIB, que pasaron del 36% en 1980 al 29,2%de 2009, mismo periodo en el que los beneficios patronales crecieron del 47,7 al 61,6%.Los diferentes ataques lanzados por la burguesía a lo largo de todo ese periodo crearon unapolarización social sumamente explosiva, que encontró su expresión más importante en lamasiva lucha contra el fraude electoral que en el 2006 impuso en la presidencia de la República aCalderón. A la anterior lucha se agregan, también en el 2006, los casos del sindicato minero(cuya manifestación más destacada ese año fue huelga de Sicartsa, hoy Arcelor Mittal) y lainsurrección revolucionaria de Oaxaca. Durante aquel año la magnitud del enfrentamiento contrael régimen creaó situaciones de doble poder y puso, como nunca en décadas, en auténticopeligro a la burguesía mexicana.Como podemos ver antes de la crisis económica el equilibrio entre las clases ya se había roto. Elauge económico no creó ninguna base para aminorar la polarización, sino todo lo contrario, y lacrisis empeoró la situación. Un panorama que también se vislumbra para el 2011. El grado depolarización social ha prendido las señales de alerta entre algunos estrategas de la burguesía,los cuales ya han advertido sobre el riesgo de un estallido social en México. Tal es el caso de lasdeclaraciones del 29 de agosto del 2009 del entonces Secretario de Desarrollo Social y hoy titularde la SHCP, Ernesto Cordero; mismas declaraciones haría quien en esa fechas, octubre del2009, aun se desempeñaba como gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz, y que fueronreiteradas posteriormente, en febrero del 2010, por el ex presidente Luis Echeverría.Lo cierto es que una cosa son los temores de la burguesía y otra los derroteros que imponen lasnecesidades de la reproducción capitalista, la cual demanda los máximos beneficios al menorcosto posible. Esta razón obligó a Calderón dar el “sabadazo” contra el Sindicato Mexicano deElectricistas (SME) el 10 de octubre del 2009, despidiendo masivamente a más de 40.000electricistas al cerrar su fuente de trabajo, la estatal Luz y Fuerza del Centro (LyFC). La mismaofensiva se reprodujo después, al intervenir con la Policía Federal el pasado 6 de junio paratomar la mina de Cananea y cumplir la orden de la justicia laboral que meses antes habíadeclarado como concluidas las relaciones laborales entre los mineros y el Grupo México, ylevantar de manera violenta una huelga que ya se había extendido por 30 meses.A pesar de la profundidad y dimensión de estos ataques, la tendencia general por parte delmovimiento obrero ha sido la de responder con energía. Por ejemplo el “sabadazo” fuecontestado con movilizaciones de masas, algunas de las cuales adquirieron proporcionesasombrosas, como lo fue el caso de la marcha del 15 de octubre de 2009 que movilizó al lado delSME a unos 500.000 trabajadores y jóvenes.También, como una expresión trascendente del descontento, está el caso del mitin convocadopor Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el 25 de julio del 2010, en el que se reunieron
  • 112. aproximadamente medio millón de personas en el Zócalo de la Ciudad de México, ratificando conello la disposición de las masas para continuar luchando.La crisis del régimenLa polarización social, junto a una incierta situación económica, ha exacerbado la crisis delrégimen, el cual está cada vez más débil y dividido. Un ejemplo de ello es que, a estas alturas,Calderón ya se ha visto obligado a remover cuando menos en 15 ocasiones a diferentesSecretarios de Estado y altos funcionarios de su gabinete. Y recientemente se agregan a estacrisis hechos como la expulsión del PAN, en diciembre del 2010, de Manuel Espino, expresidente nacional de dicho partido y pilar del ala encabezada por Vicente Fox; o el conflictoderivado de las elecciones internas, también en diciembre pasado, para renovar la presidencianacional del panismo: si bien un acuerdo de última hora permitió que los consejeros nacionalespanistas eligieran prácticamente por unanimidad al Senador Gustavo Madero como nuevopresidente de dicho partido, resultado con el que Calderón mantiene el control del PAN, ello noniega el nivel de fragmentación que existe en el interior del panismo pues a la contienda internase presentaron cinco distintos candidatos.El PAN ha ido de descalabro en descalabro tras las elecciones del 2006: ya para el 2009 habíaperdido más de 5 millones 250.000 votos en diferentes elecciones parciales, y se encuentra enuna situación muy delicada dado que cada vez son más lejanas las posibilidades de que repita enla presidencia tras las elecciones del 2012.El efecto en la elecciones explica en parte la crisis del PAN y de su gobierno, pero también juegaun papel importante el hecho de que Calderón no puede gobernar sin el apoyo del PRI, y que elnivel de polarización social mantiene prácticamente paralizada a la administración panista para elimpulso de las contrarreformas más estratégicas: la laboral, para la cual el intento del PAN en2010 se tradujo nuevamente en un fracaso; el IVA para medicamentos y alimentos, así como laprivatización plena y sin cortapisas de la totalidad del sector energético.No sólo Calderón ha fracasado sistemáticamente a la hora intentar avanzar sobre esa clase decontrarreformas, sino que además, como lo hizo a finales del 2009, se ha visto obligado aimplementar medidas como el Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU) provocando airadosreclamos de la burguesía, a tal grado que Calderón se vio obligado a defenderse acusando a losempresarios que más ganancias tienen de ser ellos los que “rara vez pagan impuestos”.4 Todoello ha puesto en el patíbulo al panismo ante un sector de la burguesía; por ejemplo, en opiniónde Rogelio Sada Zambrano, empresario regiomontano de larga trayectoria en su militanciapanista, el PAN “es un cadáver”.5Por su parte, el PRI ha aprovechado su posición de fuerza (posee la mayor parte de curulesparlamentarios así como la mayoría de los gobiernos estatales y municipales), para imponerle aCalderón, en detrimento del PAN, todo tipo de condiciones para apoyar su gobierno, alimentandoel enfrentamiento entre dirigentes panistas y Calderón. El saldo ha sido una relación entre el PANy el PRI que en algunas ocasiones ha estado al borde de la ruptura.Dada su debilidad, Calderón ha optado por emplear de manera más decida y abierta el apoyo delala de derechas del PRD, la misma que tiene bajo su control la dirección nacional de este partido.
  • 113. En este marco, y con el objetivo consciente de cerrarle el paso hacia el 2012 a una potencialnueva candidatura de AMLO, quien tras el 2006 ha logrado organizar el movimiento de masa másimportante del país en décadas, se lanzaron en el 2010 alianzas entre el PAN y el PRD paracontender contra el PRI por 12 gobernaturas en disputa.Pero los resultados fueron pobres pues a pesar de que, con ex priistas como candidatos, dichaalianza le arrebató tres gobiernos estatales al PRI, mismo partido que ganó las nuevegobernaturas restantes, y el PAN pasó de gobernar en los estados en disputa, de 20,6 millones a18,5 millones de electores, dejando al PRD en una mala posición de cara a las eleccionesfederales del 2012. Otro saldo más ha sido el de que las alianzas estimuladas por Calderón hanprovocado más divisiones dentro del PAN.Crisis en el PRDLo más destacado de estos fenómenos políticos, es que las alianzas electorales con el PAN,impulsadas por la dirección nacional del PRD, han creado un crisis interna en la que las diputasderecha e izquierda, casi todas estas últimas orbitando en torno a la figura de AMLO, son cadavez mayores. Ya en diciembre del 2009 estas presiones provocaron una escisión por la derechaen el PRD de parte de tres de los pilares más importantes de la política de apoyo hacia elrégimen: Ruth Zavaleta, quien se ha unido a apoyar a la campaña del PRI para las elecciones del2011 por el gobierno de Guerrero, junto con René Arce y Víctor H. Cirígo, los cualesrecientemente han lanzado el Partido de la Ciudad.Esta crisis en el PRD, ante el peligro de que la dirección actual intente imponer una alianza con elPAN para las presidenciales del 2012, han intensificado las confrontaciones creando unpanorama en el que no se ve lejana la posibilidad de que le sea arrebatada la dirección delpartido al ala de derechas. De hecho, las presiones ya han forzado un acuerdo que obliga aJesús Ortega, presidente nacional del PRD, a convocar para marzo del 2011 a eleccionesanticipadas para renovar la dirección nacional. La pérdida del control sobre el PRD por parte desu ala de derecha significaría la perdida de un punto de apoyo importante para Calderón.El narcotráficoAl calvario de Calderón se une el caso de la “guerra” contra el narco. Ya se habla de más de30.000 muertos producto de dicha “guerra” en los cuatro años trascurridos del actual gobierno;además, de acuerdo a la Comisión de Desarrollo Municipal del Senado, las diferentes bandas denarcotraficantes ostentan el control total sobre 195 municipios de un total de 2.439; además dichacomisión destaca que, en otros 1.536 municipios, el narco posee una “fuerte influencia”.Sumados uno y otro caso, ello quiere decir que estamos hablando del 71% del territorio nacional.A todo esto se agregan las evidencias expuestas por la periodista Anabel Hernández en sureciente libro, “Los señores del narco”, en el que se documentan los vínculos y transaccionesdesde las esferas más altas del gobierno de Calderón con diferentes capos del narco. Al principiode su administración Calderón vio en el combate contra el narco una oportunidad para buscarlegitimidad, pero las cosas se han transformado en una auténtica catástrofe para los intereses delgobierno, que ha aplicado una política impotente, en la que además, se encuentra atrapado.
  • 114. Lucha de clasesPara capitalizar mejor las oportunidades que ofrecía el pasado boom, el capitalismo mexicano lecobró un costo muy alto a la clase trabajadora, pero el cobro ha sido más caro aún en el marcodel colapso de 2009 e incluso esa misma receta ha sido aplicada en 2010 cuando la economía halogrado mejores resultados. Pero tampoco hay algo que nos permita pensar que en 2011 lascosas serán diferentes: de ello hablan los recortes a los egresos del Estado para este último añoen la mayor parte de rubros que tienen que ver con las necesidades sociales de las familiastrabajadoras del campo y de la ciudad.Lo mismo se puede decir a partir del incremento de salario mínimo para 2011, el cual es del4,1%; es decir, para la zona “A”, que es el más alto, el alza salarial es de 2 pesos con 34centavos. Ello paralelamente al aumento del precio de la tortilla, alimento clave para la dieta dedos tercios de la población mexicana, de 8 a 12 pesos por kilo.Todos esos elementos son leña para la llama de la lucha de clases. El PRI y su ascensoelectoral, el cual es muy probable que se mantenga en las elecciones del 2011 si el PRD no giracon energía hacia la izquierda, cada vez se presenta como una alternativa más favorecida por laburguesía, pretendiendo lograr con ello estabilidad para el régimen y disminuir las tensionessociales. Sin embargo si el PRI regresará al gobierno en el 2012, en el mejor de los casos suefecto en torno a esos objetivos sería limitado pues la situación material de la economía leimpediría adoptar medidas de fondo para comprar la paz social y recuperar el equilibrio entre lasclases.De hecho, la recuperación electoral del PRI debemos entrecomillarla pues sus triunfos electoraleshan estado marcados por elevados índices de abstencionismo, factor que además refleja ladesilusión de una importante capa de trabajadores y pobres con el sistema electoral y la propiademocracia burguesa. Para ilustrar la problemática de PRI, el cual también está dividido, bastaseñalar que en la contienda electoral del 2009, en los 14 estados participantes, se llamó a 30millones de electores de los cuales sólo acudieron a las urnas el 50%, de ellos, otorgándole alPRI su voto solamente 6 millones 380.000 personas, es decir sólo la quinta parte del total delpadrón electoral convocado al sufragio en dicha oportunidad. Esa ha sido la tendencia general enlas elecciones posteriores al 2006, por ello resulta difícil pensar en que el regreso del PRI a lapresidencia le regalara a la burguesía la estabilidad tan soñada desde hace ya varios años.Más que estabilidad, la perspectiva más probable, considerando la problemática en todos losterrenos, tanto el económico, como el político y el social, es la de que la polarización socialseguirá siendo alimentada. En este marco se presentarán las elecciones presidenciales del 2012en las que, si AMLO logra presentarse como candidato, no podemos descartar de antemano unambiente similar al del 2006. Esta opinión la sustentamos no sólo en la imposibilidad objetiva delcapitalismo mexicano para comprar la paz social, ni tampoco únicamente por el grado depolarización social alcanzado, sino además en el hecho de que a estas alturas se han organizadocientos de comités a lo largo de todo el país en torno a AMLO, los cuales ya poseen, cuandomenos, una afiliación de 2 millones y medio de personas. Seguramente durante 2011, año en elque AMLO intentará fortalecer su base de apoyo a través de las elecciones del Estado deMéxico, probablemente muy reñidas, y en la primera mitad del 2012, ya en abierta campañaelectoral, el número de afiliados en esta clase de comités crecerá de manera importante. Pero no
  • 115. sólo la organización, sino también la experiencia de las masas acumulada en la lucha contra elfraude y las batallas posteriores tendrán un peso específico imprimiendo su sello particular a lalucha de clases en 2012.El futuro es de lucha en un momento además en el que el régimen cada vez está mas débil ydividido; es por ello que podemos insistir en la idea de que está lejos de haberse dicho la últimapalabra respecto a la movilización del SME, sindicato que aún mantiene en la lucha a 16.000electricistas y varios cientos más que, a pesar de haber aceptado su liquidación, continúansaliendo a las calles junto a sus compañeros a reclamar sus derechos. En el contexto actual de lalucha de clases en México, particularmente volátil, la lucha del SME podría reactivarse con unafuerza mayor a la demostrada en los últimos meses, creándose una situación favorable paraimpulsar con más fuerza las demandas de los electricistas.Otro elemento a destacar es la cada vez más próxima vinculación entre AMLO y los electricistas:si AMLO se apoya en el SME para las elecciones y deja de zigzaguear buscando la aceptaciónde los empresarios, tal como lo ha hecho por medio de reuniones con éstos tanto en Monterreycomo en Guadalajara en octubre pasado, podría ayudar a los trabajadores a romper el cercoimpuesto por la mayor parte de los dirigentes sindicales, los cuales impiden la participación de lostrabajadores en la lucha política de manera organizada a través de sus sindicatos, generando conello dispersión y desorganización.El panorama esta abierto, el resentimiento social es cada vez mayor, y el capitalismo y sugobierno están excepcionalmente limitados para revertirloEl polvorín centroamericanoEscrito por Rodrigo CruzViernes, 28 de Enero de 2011 13:50Centroamérica es una de las regiones con mayor desigualdad social del mundo, en la que losempresarios y banqueros han saqueado todo lo que les ha sido posible arrojando a la clasetrabajadora y al campesinado a una situación insoportable. Una de cada tres personas esanalfabeta; la mitad de la población vive bajo la línea de la pobreza y una de cada cinco en laindigencia. El 10% posee el 50% de la riqueza creada, mientras que el 10% más pobre ni siquieralogra retener el 2% de lo que se genera. En El Salvador, ocho grupos de empresarios controlan722 empresas que consumen el 60% de la riqueza creada; al mismo tiempo estas mismasempresas evaden impuestos por un monto aproximado de 1.500 millones de dólares anuales,mientras el 85% de la población vive en la pobreza. En Honduras, el 10% más rico consume el45% de la riqueza mientras que el 10 % más pobre apenas sobrevive con el 4%. También enHonduras, más de 300.000 niños se ven obligados a dejar la escuela y entrar al mercado laboral,mientras que en toda Centroamérica dos millones de niños aprenden a caminar y al tiempoaprenden el significado de lo que es la explotación capitalista.
  • 116. Una economía inestable y dependienteTodas las economías centroamericanas mostraron crecimientos positivos en 2010: en promedioel PIB creció 3,3% con respecto al año anterior. Sin embargo, las cosas están lejos de significaruna base para una recuperación firme y remontar la crisis actual del capitalismo. En el año 2009la región sufrió una caída en su PIB del 1,48% y para 2011se “pronostica” un crecimiento del3,5%. De cumplirse esta expectativa, la economía centroamericana reportará un crecimiento deapenas un 1,7% en tres años.La realidad queda mucho más clara al ver el comportamiento de la balanza comercial, queregistra un déficit regional de 22.360 millones de dólares, ello a pesar de que las exportacionescrecieron un 11,7% arrojando ingresos por valor de 22.187 millones. El déficit comercial puedecrecer por distintas razones pero en esencia se trata de que Estados Unidos, como principalconsumidor, no garantiza ni precios estables (favorables y base fundamental del crecimiento en2010), ni el volumen del consumo. A pesar de toda la propaganda sobre las perspectivas queauguran una próxima estabilización económica, la realidad es que nadie puede asegurar que noexistirá una profundización de la crisis a escala internacional, cuyas consecuencias seríanpagadas con sangre en los países menos desarrollados.El déficit comercial de Centroamérica se compensa con el ingreso de remesas que significan unaverdadera bendición para la débil economía local. En 2009, los principales países receptores deremesas registraron una caída del 10%. Para 2010 la situación cambió y las remesas lograroncrecer 4,6% aproximadamente; sin embargo, aún resultan muy inferiores a las de 2002 cuandocrecieron 17,6%. El desempleo en Estados Unidos no ha logrado bajar entre la poblacióninmigrante ni parece que vaya a hacerlo en el corto plazo, por ello las remesas no podrán jugar elpapel que anteriormente estaban jugando tanto en el gasto familiar como en la economía engeneral.Un escenario explosivoLatinoamérica ha atravesado un periodo de casi diez años de sorprendentes luchasrevolucionarias que han puesto en duda la dominación de la burguesía. Este periodo estáenmarcado por un elevado desarrollo de la tecnología, la ciencia y por tanto de los medios deproducción. Ello ha transformado el rostro del continente, y en particular de Centroamérica: delaño 1990 a 2001 los trabajadores empleados en la maquila pasaron de 17.000 a 354.000, esdecir, que la fuerza laboral en el sector industrial aumentó en un 2.085%. El avance de la maquilaproletarizó al campesinado; el caso de El Salvador es muy gráfico: en 1992 el sectoragropecuario absorbía al 34,8% de los ocupados, mientras que para el año 2000 la cifra bajo al20,9%. Marx señaló que la burguesía siembra la semilla de su propia destrucción. Centroaméricaes un buen ejemplo de ello: para lograr obtener mayores y más rápidas ganancias la burguesíatuvo que desarrollar a una potente clase asalariada.La gran diferencia entre el periodo revolucionario actual y todos los periodos pasados es queahora el proletariado ha crecido por todo el territorio. Y este hecho ha incidido en muchos planos,
  • 117. incluido en que el campesinado ha transformado sus métodos tradicionales de lucha, asimilandolas tácticas y estrategias características de la clase obrera: la organización de sindicatos agrarios,la ocupación de tierras, la movilización de masas y el fortalecimiento de sus vínculos con lasorganizaciones obreras urbanas.La crisis internacional del capitalismo ha transformado el ambiente entre los oprimidos de todo elmundo, impulsando una oleada de lucha de clases, huelgas generales, movilizaciones de masaspor todos los rincones del planeta. Este ambiente coincide con un proletariado latinoamericanoque después de diez años de revolución ha logrado sacar conclusiones y ha fortalecido susorganizaciones. Y, finalmente, otro aspecto que marca el periodo y que lo hace todavía máspeligroso es que la revolución bolivariana, pese a las dificultades que ha atravesado, funcionacomo puntal político del resto de luchas en el continente.La burguesía se presenta ante nuestros ojos como una poderosa clase que puede con la manoen la cintura derrotar al movimiento obrero, alardea de sus medios de comunicación, de sus leyesy de su capacidad militar. Sin embargo el periodo no le favorece, por ello mismo se ven obligadosa exagerar sus actos. Los acontecimientos en Centroamérica demuestran esa idea.NicaraguaLas elecciones previstas para noviembre de 2011 preparan un poderoso enfrentamiento entre lasclases. El candidato oficial de la izquierda será, sin duda alguna, el actual presidente DanielOrtega, mientras que los partidos de la derecha todavía no tiene claro su cabeza de cartel.El triunfo del FSLN y Ortega en las elecciones presidenciales del año 2006, fue un gran logro delpueblo trabajador y de los campesinos pobres. El resultado fue contundente y los Sandinistaslograron el 41% de los puestos en la Asamblea Nacional. El impacto político de esteacontecimiento se hizo sentir en toda Latinoamérica, demostrando que la oligarquía y losbanqueros no eran invencibles.A pesar de las enormes carencias políticas de Daniel Ortega, el líder sandinista se ha arropadoante las masas de la heroica tradición de lucha de los años setenta que acabaron con la odiadadictadura de Somoza. Esta es la razón del voto masivo que obtuvo. Indudablemente, Ortega seha fortalecido parcialmente gracias a los programas de ayudas sociales que ha desarrollado, apesar de su carácter parcial e insuficiente. Pero el pueblo de Nicaragua sigue sufriendo de lapobreza. El aspecto fundamental que ha impedido una transformación radical es que DanielOrtega no ha tocado la propiedad privada de los grandes empresarios, banqueros y oligarcas. Laburguesía nicaragüense sigue haciendo muy buenos negocios, explotando los recursosnaturales, saqueando al país y manteniendo salarios de hambre. Ese es el problema fundamentaly mientras los medios de producción sigan en manos privadas será imposible modificarsustancialmente la difícil situación de los trabajadores.El FSLN debe lanzar un programa de expropiaciones hacia las grandes empresas y ponerlas bajoel control de los trabajadores. Esa es la condición fundamental para eliminar realmente lapobreza, la falta de vivienda, y las graves carencias en salud y educación que existen en el país.En Nicaragua como en el resto de Centroamérica no hay términos medios. La burguesía sabeque la presencia de los sandinistas en el gobierno, a pesar de que han demostrado los límites de
  • 118. su política, supone una amenaza para sus intereses. Y lo supone, porqué detrás del FSLN estánlas masas pobres de la ciudad y el campo, que no dudarán en pelear si se aplican políticas deataques contra sus derechos. Esta es la razón de que la clase dominante nicaragüense ésteusando todos los medios a su disposición para derrotar a Ortega y evitar que sea reelegido en laselecciones de noviembre de 2011.Las perspectivas electorales son francamente favorables para el FSLN. A inicios de 2011 todaslas encuestas le favorecen con un 40% de los votos, pero más allá de estas cifras, lasconcentraciones convocadas por Ortega demuestran que mantiene un gran apoyo entre lapoblación. La derecha nicaragüense sabe que los pobres, los explotados, la gente de los barriosmás humildes simpatiza claramente con la izquierda y no con los viejos asesinos, corruptos ysaqueadores que se organizan en torno a la oposición. En el marco de un ambienterevolucionario en toda Latinoamérica y de la crisis internacional, un triunfo del FSLN tendría ungran costo político para la burguesía y supondría un nuevo obstáculo para los planes capitalistasen la región.Pero la derecha no está dispuesta a ser derrotada una vez más, por lo que han tratado degenerar un ambiente de linchamiento y de descredito hacia el FSLN. La primer acción concretaque han tomado es la de intentar frenar la candidatura de Ortega por vía legal, planteadodemagógicamente que la constitución prohíbe la reelección. En vista de que la vía legal no hafuncionado, la burguesía ha optado por organizarse y movilizar a grupos de choque yprovocadores contra la base trabajadora. Esto demuestra una cosa: las próximas eleccionesserán una lucha feroz. Ortega y el FSLN necesitan actuar rápidamente, organizar a lostrabajadores, estudiantes y campesinos para así evitar que la derecha tome fuerza y logrerealizar sus objetivos.En este contexto hay que situar el reciente conflicto por límites fronterizos entre Nicaragua yCosta Rica, que no es más que una estrategia de Estados Unidos para ejercer mayor presiónsobre los sandinistas. De hecho, Colombia y Honduras ya han dado señales de que ellos tambiénpueden actuar en la misma lógica contra Nicaragua. La presencia de personal militarestadounidense en Costa Rica es una clara amenaza que no debe tomarse a la ligera, sino queexige una respuesta firme y contundente: el FSLN debe pasar a la acción, defender un programasocialista basado en la expropiación de la tierra, la banca y las grandes empresas, armar alpueblo obrero nicaragüense en defensa de sus derechos y llamar a todo el movimiento obrero ycampesino de Centroamérica a derrocar el capitalismo. En esta perspectiva, que estácompletamente abierta, un golpe de Estado contra los sandinistas o bien la intervención directadel ejército estadounidense no es la vía más segura para la burguesía. El látigo de lacontrarrevolución puede fortalecer la revolución: todo Latinoamérica se tensaría y la clasetrabajadora y campesina podrían entrar en una nueva fase de lucha, más aguda y radicalizada.Por eso Ortega y el FMLN no deben tomar las amenazas a la ligera.La vía más segura para evitar que el FSLN vuelva a ganar en las elecciones es fortaleciendo laoposición hasta lograr la victoria en las elecciones. Pero este camino está plagado decomplicaciones: la derecha está sumamente dividida, tras años de intensos debates y luchasinternas. Fabio Gadea, acaudalado empresario, ha logrado obtener la bendición de parteimportante de la burguesía, consiguiendo que Eduardo Monte Alegre, que también postulaba sucandidatura, declinara a favor de él. Con esto la derecha ha dado un paso al frente, pero aún lequeda otro problema. El ex presidente Arnoldo Alemán quiere ser el candidato de la derecha y,según sus propias palabras, jamás renunciará ni declinara de su intención. Bajo estas
  • 119. condiciones, la posibilidad de que la derecha fuera a las elecciones con dos candidatos podríadividir su voto y con ello asegurar su derrota.La batalla entre Gadea y Alemán ha llegado a límites sorprendentes que no hacen otra cosa quedemostrar la debilidad de la burguesía. Por ahora ni uno ni otro está dispuesto a ceder, aunqueentre elementos así, siempre se puede llegar a un buen arreglo económico.La lucha en El Salvador apenas iniciaEl triunfo del FMLN en el año 2009 interrumpió 20 años continuos de encarcelamientos,explotación y miseria. La reacción burguesa, organizada en el partido Alianza RepublicanaNacionalista (ARENA), es la responsable de 75.000 asesinatos y 12.000 desaparecidos, todosellos trabajadores y campesinos pobres. Los “escuadrones de la muerte” creados por Robertod‟Aubuisson, también fundador de ARENA, no hicieron distinción y lo mismo asesinaron ancianosque mujeres, y la represión también se cebó con los niños: cerca de 900 desparecieron en losmomentos álgidos de la lucha contra el FMLN. El imperialismo estadounidense fue la basematerial e intelectual de todo aquel periodo de terror.La derrota de ARENA era uno de los objetivos más importantes para las masas obreras ycampesinas salvadoreñas, que respondieron con el voto masivo al FMLN en 2009. No se trató deun simple triunfo electoral en los márgenes de lo que llaman “estado de derecho” y “democracia”,no. Las masas empobrecidas en El Salvador se organizaron y se movilizaron, impusieron poresta vía a su candidato y su partido. El fraude electoral contra Funes estaba organizado y listopara aplicarse; de hecho, la diferencia de votos tan pequeña entre los dos candidatos, 2,54%, esel resultado de que, en parte, el fraude se realizó, pero no se llevó hasta sus últimasconsecuencias por el nivel de organización y movilización de las masas.Las tareas de Funes eran totalmente claras: encabezar la lucha contra la miseria y la explotaciónque por décadas ha azotado al pueblo Salvadoreño. La oligarquía también entendió ese mensajey tan pronto como Funes y el FMLN asumieron el gobierno, en junio del 2009, iniciaron toda unacampaña de amenazas y presiones. El golpe de estado contra Mel Zelaya en Honduras eratambién una advertencia clara contra el nuevo gobierno. Pero Funes no entendió que detrás de élestaba todo un pueblo heroico capaz de evitar cualquier intentona militar siempre y cuandotuviera una dirección política a la altura de las circunstancias. Agobiado por las presiones ycarente de una alternativa revolucionaria, Funes fortaleció su discurso sobre la “unidad yreconciliación nacional”. El caso de Funes demuestra que incluso la persona más honesta puedecometer errores muy graves.Las primeras concesiones importantes comenzaron con la composición del gobierno. El FMLNdebió de haber jugado un papel de dirección consecuente al respecto, colocando no afuncionarios profesionales sino a luchadores sociales probados en las batallas. Sin embargo ledejaron las manos libres a Funes y la Comisión Política del partido declaró: “apoyamos quenuestro candidato escoja de manera que él crea conveniente la conformación de su equipo detrabajo”. De esta forma el grupo llamado “los Amigos de Mauricio” y “Cambio Democrático” (quefueron en alianza con el FMLN en las elecciones) se quedaron con palancas muy importantes delgabinete: Hacienda, Economía, Turismo, Instituciones Estatales y Embajadas en el extranjero.1Por otro lado, Educación, Salud, Obras Públicas, Trabajo, Agricultura, Gobernación, y Seguridad
  • 120. quedaron a cargo del FMLN. Las tareas de seguridad han resultado totalmente comprometedorasporque ahora Funes ha sacado el ejército a las calles con el argumento de la lucha contra las“maras”, y el costo político lo está pagando el FMLN.Formalmente el FMLN está al frente del gobierno pero realmente es la derecha la que orienta losaspectos más importantes de la política nacional. Hay muchos y sobrados ejemplos: laAsociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) es la patronal empresarial más importante ydurante los gobierno areneros ellos han sido la guía de sus políticas. Funes los aceptó a su ladoy ahora son quienes presionan para orientar cada movimiento que ha de dar el gobierno.De esta forma la mayoría de las promesas de justicia y vida digna se han olvidado. Los militaresresponsables de miles de muertes siguen libres y cobijados por la “ley de amnistía”, ley queFunes prometió derogar y que ahora ni siquiera tiene fecha para discutirse. La impunidad con laque se trata a los militares es todavía más sorprendente, porque Funes ampara a los asesinos desu propio hermano, caído durante una movilización estudiantil que organizó un brazo del FMLN.Los privilegios fiscales de los empresarios siguen sin tocarse: los corruptos como Antonio Saca,ex presidente, han recibido favores y siguen libres. El caso de los feminicidios sigue sinresolverse; El proyecto de presa el Chaparral no se detiene a pesar de que la lucha de lapoblación ha sido muy fuerte. El Registro Nacional de Personas Naturales (RNPN) fue puesto enbandeja de plata para la derecha, y desde ese órgano se puede controlar el registro delelectorado. En el plano internacional, se rechazó el ingreso al ALBA, y con ello también se marcópública distancia con la revolución Bolivariana. Desde instancias gubernamentales se hacaracterizado al gobierno de Lobo en Honduras como un gobierno “legitimo” y de hecho Funes harealizado mucho trabajo para que el sucesor de Micheletti sea aceptado en la OEA. Por todo ello,Mauricio Funes se viene ganando la oposición cada vez más importante de parte de la clasetrabajadora y el campesinado pobre.Sin embargo hay que decir que el FMLN no es lo mismo que Funes. El Frente Farabundo Martísigue siendo el partido de los trabajadores y los campesinos pobres. En el reciente festejo del 30aniversario del FMLN miles asistieron y demostraron su apoyo. Pero es fundamental que ladirección del Frente diga las cosas claras y evite cubrir o minimizar las diferencias que tiene conel Presidente, que son de dominio público. La necesidad que ahora se impone es fortalecer todala organización desde la base, y plantear claramente que el pueblo salvadoreño no va a consentiruna traición ni una burla más.Honduras, la resistencia está vivaPorfirio Lobo sustituyó al golpista Micheletti en la presidencia de Honduras respaldado por unaselecciones totalmente fraudulentas y antidemocráticas, boicoteadas por la izquierda y laResistencia. Según los informes del Tribunal Superior Electoral, Lobo obtuvo 1.200.000 votos, loque significaba poco más del 55% de la votación, que registró una abstención del 40%. Larealidad es que en muchas empresas presionaron a sus trabajadores para que votaran, mientrasotros fueron abiertamente obligados por las fuerzas represivas para que participaran. Además,desde El Salvador se envió a individuos vinculados a ARENA para que votaran a favor de Lobo.
  • 121. A pesar de que con la farsa electoral los imperialistas estadounidenses pretendieron conferir unacierta credibilidad democrática a Lobo, el régimen está completamente desacreditado yentendido, correctamente por las masas explotadas, como la continuación del golpe de estado.Las tareas del gobierno de Lobo están muy claras: desmovilizar la lucha obrera y campesina yseguir adelante con los planes económicos de la derecha. Por ello no han dudado en conformarel nuevo gobierno con golpistas, y como primera medida adoptada para lograr sus objetivoselevar y profesionalizar la represión. La Coordinadora Nacional del Comité de Familiares deDetenidos Desaparecidos de Honduras (Cofadeh) informó que desde que inicio el régimen deLobo la cantidad de violaciones a los derechos humanos son 45% más que durante la dictadurade Micheletti. Periodistas y dirigentes o bases del movimiento obrero y campesino han sufrido larepresión. Al mismo tiempo los trabajadores que tuvieron que huir de Honduras durante ladictadura de Micheletti, aún no pueden regresar por los cargos legales que están en su contra:Lobo quiere “permitirles” el regreso pero sólo a condición de una negociación en la que ayuden adispersar el movimiento, cosa que ha sido totalmente rechazada por los exiliados. Esta es laverdadera cara del gobierno de Lobo.La represión en Honduras es una realidad constante, pero sería un error sólo ver esa parte de laecuación. Las debilidades y contradicciones del nuevo gobierno son muchas. En el terrenoeconómico Honduras está en una profunda crisis, por ello mismo las reformas que impulsó MelZelaya a favor de los trabajadores dolían tanto a los empresarios. Hoy día, la deuda externa delpaís ronda los 3.000 millones de dólares a pesar de que el Banco Interamericano de Desarrollo(BID) y otras instituciones financieras le habían condonado en años pasados otros 3.000millones. La situación es tan grave que diversos economistas burgueses han planteado que seestá a punto de llegar al límite máximo de endeudamiento.La crisis internacional del capitalismo tiene en jaque a la economía: en 2009 el PIB de Hondurascayó 2% mientras en 2010 creció 2,5%; para 2011 los cálculos plantean un posible desarrollo entorno al 2% de tal forma que en tres años la economía no habrá rebasado el 1% de crecimiento.Por otra parte las exportaciones están sujetas a precios cuyos niveles y volumen de demanda noestán asegurados. Por ello, en términos capitalistas, la salida es la de destruir las ya de por siduras condiciones de vida de la clase trabajadora a través de mayor endeudamiento, reducciónde salarios, prestaciones y privatizando todo lo que sea posible. Lobo está impulsando estasmedidas en todos los terrenos. La educación pública y los recursos naturales están siendoprivatizados, y los salarios se han estancado desde que Zelaya fue tomado preso (hoy día el 70%de trabajadores hondureños viven con 4,76 dólares diarios, que no es suficiente para adquirir nila tercera parte de la canasta básica). Esto es una receta acabada para un nuevo y poderosoenfrentamiento entre la burguesía y el movimiento obrero y campesino.La lucha de clases es un proceso vivo que avanza y retrocede, y cuyos resultados no puedenanalizarse en los límites de un sólo país, mucho menos para el caso de Honduras yCentroamérica. Todas las luchas tienen vínculos entre sí muy fuertes, no por una razónromántica, sino porque la cercanía geográfica, la vinculación de sus economías, su cultura y suhistoria así lo obliga. El ejemplo quizá más claro es la fuerte influencia de la revoluciónvenezolana, que motiva y da lecciones a trabajadores de todo el continente. El movimientorevolucionario desatado contra el golpe de estado en Honduras, a pesar de que no pudo lograr suprimer objetivo que era el de restablecer a Mel Zelaya en el poder, demostró el enorme potencialde las masas en lucha y puso en jaque durante semanas a la oligarquía y al imperialismo. Lascondiciones para el triunfo de la revolución socialista estaban plenamente maduras, pero laausencia de una dirección revolucionaria con un programa acabado, a pesar del heroísmo de
  • 122. miles de activistas y dirigentes populares, permitió a la burguesía imponer temporalmente susplanes.2A pesar de las duras condiciones en las que se desarrolla la lucha después del triunfo de Lobo,durante 2010 los trabajadores y los campesinos pobres hondureños realizaron movilizaciones,paros, cierres de avenidas, tomas de oficinas, asambleas, etc. El 1 de Mayo del año pasado,miles salieron a las calles levantando las consignas contra la reducción de los salarios y contralas pesadas jornadas laborales. En agosto, el magisterio protagonizó una huelga que se prolongodurante 48 días y en la que participaron cerca de 50.000 docentes que se mantuvieron firmes apesar de las constantes agresiones físicas, laborales y mediáticas. Esta lucha logró arrancarconcesiones importantes al gobierno de Lobo. El 15 de Septiembre, día de la Independencia, lasmasas llenaron de banderas y consignas al boulevard Morazán: la columna se extendía por másde 3 kilómetros. Ese día Juan Barahona, del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP,antes llamando Frente Nacional Contra el Golpe de Estado), planteo muy claramente el eje de lamovilización “hoy nos movilizamos por la independencia de los oligarcas y los golpistas”. Esemismo día se cerró la colecta de firmas por una Asamblea Constituyente, lográndose 1.250.000firmas de apoyo, que rebasan la cantidad de votos que obtuvo Porfirio Lobo en sus fraudulentaselecciones. Las firmas por sí mismas no solucionan el conflicto pero hablan del importante nivelde trabajo y organización del movimiento, y de su presencia en todo el país. En noviembre serealizó uno de los paros cívicos más fuertes, por todo el país se tomaron carreteras, se realizaronmovilizaciones, etc.Lo más importante de estas últimas acciones es que ha habido una unidad entre las centralesobreras y el FNRP. Esa unidad es la clave para el triunfo. Existe una gran fuerza que no hapodido ser doblegada por los golpistas y el imperialismo estadounidense. Pero el movimiento noes perfecto. Dentro del FNRP existen debates en torno a cómo lograr conquistar la AsambleaConstituyente, si por vía electoral o por vía insurreccional. Desde nuestro punto de vista la tareafundamental ahora es la de conquistar a las masas explicando pacientemente los objetivos de lalucha. En este sentido, el programa a defender debe plantear claramente la expropiación de todala gran propiedad privada, industrial y agrícola, y el control de estas por medio de consejosobreros y campesinos creados en cada fábrica, pueblo y barrio. Sólo imponiendo una soluciónsocialista, poniendo la riqueza, la tierra, las fábricas, la banca bajo el control democrático de lamayoría de la población, y acabando con el Estado capitalista, podremos solucionar la pobreza,la falta de vivienda, salud y educación que vive el pueblo de Honduras. El FNRP debe plantearcon fuerza la lucha por la transformación socialista de la sociedad, y para lograrlo tendrá dealiado a todo el pueblo latinoamericano. En el terreno de las acciones concretas, hay que levantarun frente único entre todas las organizaciones obreras y campesinas, y como un sólo puñogolpear el mismo día. La primera tarea debe ser la de superar el paro cívico y convocar a unahuelga general. Lobo no tiene la fuerza para mantenerse y su derrota estaría prácticamenteasegurada. Pero la lucha de los obreros y campesinos hondureños no debe quedarse dentro desus propias fronteras, existen todas las posibilidades para convocar a una acción conjunta entoda Centroamérica y asestar un golpe decisivo contra los golpistas, la oligarquíacentroamericana y el imperialismo estadounidense.Centroamérica ha sido saqueada por décadas, pero todo el ambiente que vemos ahora es unaprueba de que las masas han decidido ponerle un alto a esa miserable historia, buscando unaalternativa distinta al capitalismo. Esa alternativa es una Federación Socialista Centroamericana.
  • 123. Los planes del gobierno Santos y la burguesía colombiana y las tareas para la izquierdaEscrito por Jairo ZabaletaViernes, 28 de Enero de 2011 13:51Seis meses después de las elecciones que llevaron a Juan Manuel Santos a la presidencia, lasituación política colombiana está marcada por el intento del nuevo Presidente y los sectoresdecisivos de la burguesía de marcar distancias respecto a Uribe y prometer a las masas uncambio profundo en el país. En palabras de la revista burguesa Semana —una de las máscríticas con Uribe durante sus últimos años de mandato— estamos ante “la reforma política yeconómica más ambiciosa desde la Asamblea Constituyente de 1991”.1 No obstante, y por másque Semana y otros medios burgueses intenten exagerar el calado del llamado “Acuerdonacional” propuesto por Santos, no estamos ante ningún cambio fundamental en los intereses yestrategia de la burguesía colombiana sino ante un giro táctico cuyo objetivo es desviar laatención de las masas y cerrar la crisis política abierta en el seno de la clase dominante durantelos últimos años. La tarea para la izquierda —el Polo Democrático Alternativo (PDA), la CUT, lasorganizaciones y colectivos sociales (Minga, Congreso de los Pueblos, organizacionespopulares…)— es explicar a las masas la auténtica naturaleza y consecuencias de los planes dela burguesía, comprender el potencial de lucha existente en el país y sacar lecciones de loocurrido durante los últimos años para no repetir los mismos errores y lograr encauzar estepotencial hacia una transformación social revolucionaria.El giro táctico de SantosEl sector más consciente de la burguesía ha sacado la misma conclusión que los marxistashemos venido explicando durante los últimos años.2 En la sociedad colombiana existe un enormemalestar acumulado que ha empezado a buscar expresión tanto en luchas obreras y popularesimportantes, como las desarrolladas en 2008 (corteros, trabajadores judiciales, Minga indígena…,que confluyeron en una huelga general masiva el 23 de octubre) o 2009, así como en fenómenospolíticos como el crecimiento electoral del PDA en las presidenciales de 2006, sus victorias en2003 y 2007 en la Alcaldía de Bogotá o, más recientemente, la llamada “ola verde” en torno alcandidato Antanas Mockus.3Detrás de este cambio de táctica también está el interés de sectores de la burguesía pordisciplinar sus propias filas y cortar las alas a sectores de la camarilla uribista y de la llamadanarcoparaburguesía que empezaban a mostrase demasiado independientes, arrogantes ypoderosos. Para dar algo de credibilidad a sus promesas, Santos y la burguesía han empezadocortando algunas cabezas de turco. Varios colaboradores próximos a Uribe durante los últimosaños han sido detenidos y están siendo investigados por vínculos con el narcotráfico y losparamilitares. También lo están siendo diversas actuaciones por parte de organismos del Estadocomo las escuchas ilegales a periodistas y políticos de oposición (“chuzadas”) o el secuestro yasesinato de jóvenes en los barrios populares por parte del ejército para ser trasladados a zonas
  • 124. rurales en conflicto y presentados como guerrilleros muertos en enfrentamientos armados (“falsospositivos”). Al mismo tiempo que se deshacen de algunos competidores en la lucha por el repartodel poder político, los sectores decisivos de la clase dominante intentan hacerle un lavado decara al conjunto del sistema y recomponer la imagen de honorabilidad de la clase dominante,bastante maltrecha últimamente.Por el momento, los medios de comunicación burgueses insisten en que Uribe sigue siendointocable, pero la inquietud en el círculo próximo al ex Presidente crece. Aunque éste en públicointenta mantenerse al margen, todo indica que hay una lucha subterránea por el control delaparato del Partido de la U (al que pertenecen ambos) en la perspectiva de las regionales de2011 y nuevas legislativas y presidenciales en 2014. La intención de Uribe cuando aceptó aregañadientes, y bajo la presión de sectores decisivos de la burguesía colombiana y del propioimperialismo estadounidense, no modificar la Constitución para ser reelegido por tercera vez, eravolver al poder en 2014. Pero todo indica que Santos y los sectores que le apoyan tienen unaagenda diferente y están intentando ponerla en práctica.Por el momento, todos los sectores decisivos de la clase dominante parecen haber cerrado filasen torno a Santos y los medios de comunicación son sistemáticamente utilizados para intentarfortalecer su imagen. El nuevo Presidente y ex Ministro de Defensa, al mismo tiempo que sepone la piel de cordero y aparece denunciando el paramilitarismo (e incluso prometiendo castigopara algunos de sus viejos amigos “paracos”), ha infligido varios golpes militares a las FARC(como el asesinato del Mono Jojoy y algunos otros comandantes) y al ELN, y promete acabar conel conflicto militar. En el colmo de la demagogia, Santos incluso ha anunciado una reformaagraria cuyo objetivo sería devolver tierras arrebatadas por los paramilitares a los desplazados.El Gobierno ha creado una comisión para estudiar las denuncias presentadas por distintasasociaciones campesinas. Varios miembros de la misma han planteado que al menos 1/3 de lastierras denunciadas deben ser devueltas a sus antiguos propietarios. En el terreno económico,Santos ha prometido aumentar el gasto público y llevar a cabo un plan masivo de construcción deviviendas e infraestructuras para, supuestamente, hacer frente al déficit habitacional y al desastreocasionado por el fenómeno climatológico “La Niña” durante los últimos meses.Las relaciones con VenezuelaUn último pero no menos importante aspecto es el cambio —al menos por el momento y mientrasla lucha de clases no obligue a otra cosa— en la política diplomática hacia Venezuela y Ecuador.Tras el fallo de la Corte Superior de Justicia colombiana declarando anticonstitucional el acuerdode Uribe con EEUU para la cesión de siete bases militares al ejército estadounidense, Santos seha comprometido a no volver a presentar ese acuerdo (al menos por el momento) y a retirar lademanda presentada por su antecesor ante el Tribunal de La Haya contra el gobiernovenezolano.Las razones de este cambio también fueron anticipadas por la Corriente MarxistaRevolucionaria.4 Amplios sectores de la burguesía colombiana estaban preocupados porque lapolítica de enfrentamiento frontal y provocaciones constantes contra Venezuela seguida porUribe, bajo influencia del sector más duro del imperialismo estadounidense, amenazaba susegundo mercado más importante. En los dos últimos años de ruptura de relaciones entre ambos
  • 125. países, Colombia ha pasado de ser el segundo exportador de productos hacia Venezuela,superado solamente por EEUU, a ocupar el cuarto lugar tras China y Brasil. La caída de lasexportaciones ha sido, según el Instituto Nacional de Estadística (INE) de Venezuela, de un60,8%. En un momento en el que, además, a causa de la crisis, y el incremento de las tendenciasproteccionistas en EEUU, la aprobación del TLC entre ambos países se estaba retrasando ytanto el aporte de las remesas de los emigrantes como el de las exportaciones agrícolas y textilesse veían reducidos, esto ha convencido a un sector de la burguesía colombiana de que eranecesario realizar cambios y recuperar las relaciones con Venezuela.En un contexto en el que, además, otro sector del imperialismo ante la correlación de fuerzasexistente en Venezuela y Latinoamérica apuesta —al menos momentáneamente— por unaestrategia de desgaste contra la revolución venezolana más a medio plazo, esta posición seimpuso entre los sectores decisivos de la clase dominante. Esto no significa —como creenalgunos reformistas en Venezuela y otros países— una nueva época en las relaciones entreambos países. Santos ya ha demostrado en el pasado su capacidad para cambiar de principioscomo quien cambia de ropa interior. Lo único que le interesa es aquello que proporcione másbeneficios a corto plazo a su clase. Si hoy, para recuperar la tasa de ganancias de los capitalistascolombianos, necesita rebajar la tensión con Venezuela no tiene ningún problema en hacerlo.Mañana, cuando la lucha de clases (en Venezuela y en la propia Colombia) la crisis capitalista,las necesidades de la oligarquía y las órdenes del imperialismo exijan atacar frontalmente a larevolución (y lo harán) no dudará en mostrar los dientes. Por eso mientras reanudan relaciones ynegocios, los burgueses colombianos mantienen la campaña mediática atacando a Chávez y larevolución venezolana.Los planes económicos: Un gran saqueo de los recursos públicos con la excusa de lasnecesidades socialesUn terreno en el que se ve claramente el cinismo e hipocresía de Santos y la oligarquíacolombiana es la promesa de acometer un gigantesco plan de construcción de viviendas. Larealidad es que estos planes, presentados por los medios de comunicación burgueses comodestinados a resolver los problemas de la población, no son otra cosa que un gigantesco negociopara los capitalistas. Su resultado, de llevarse finalmente a cabo, será el mismo que el de planesanteriores que acabaron con centenares de miles de personas desahuciadas porqué compraronsus viviendas con créditos de los bancos privados pero no podían pagar las hipotecas. Sólo enBogotá, en 2008 había más de 40.000 familias en esa situación.El plan de construir miles de viviendas forma parte de otro más ambicioso para desarrollar obraspúblicas e infraestructuras. El Estado colombiano haría uno de los mayores desembolsos derecursos de su historia para contratar con empresas constructoras privadas nacionales yextranjeras el desarrollo y restauración de distintas infraestructuras y obras públicas. En lapráctica significará saquear al Estado mediante un trasvase gigantesco de recursos públicos a losbolsillos de los capitalistas. Para financiar estos planes de gasto público, el Estado prevé sacar ala venta un 19% de las acciones de la petrolera ECOPETROL, la empresa más rentable del país.El ingreso previsto por la venta de estas acciones representa, según la revista burguesa Dinero,el doble de toda la inversión extranjera directa recibida en 2009. La misma revista mencionabatambién un plan para vender edificios y terrenos propiedad del Estado a empresarios privados.
  • 126. Bajo el loable objetivo de reducir gastos, los empresarios se harán “a precio de gallina flaca” conedificios y terrenos públicos con ubicaciones privilegiadas para especular con ellos.Durante los últimos años la burguesía colombiana ha acumulado una enorme cantidad de capitalsobre la base de explotar a los trabajadores (bajos salarios, extensión del trabajo temporal)saquear el estado (privatizaciones…) e incluso canalizando recursos procedentes de actividadesilegales como el narcotráfico hacia el sistema financiero legal. Como ocurre en el resto delmundo, existe una enorme masa de capital acumulado que busca reproducirse lo másrápidamente posible. Una burbuja especulativa es sustituida por otra, casi sin solución decontinuidad. Con sus medidas, la burguesía colombiana está preparando una gran burbuja en elsector de la construcción que proporcionará grandes dividendos a corto plazo a los capitalistas ydejará un tremendo lastre de deudas al Estado y a las masas.La burguesía colombiana también está apoyándose en el incremento de los precios del oro y elpetróleo para hacer frente a los efectos de la crisis mundial sobre sus mercados y exportacionesmás tradicionales como el textil, agroindustrial o automotriz. El sector minero —sobre todo lasminas de oro—, y energético —el petróleo y la venta de energía hidroeléctrica— han aumentadode forma importante su aportación al PIB y están siendo claves para recuperar el crecimiento (un4,6% a mitad del año 2010). Para hacer caja, tener más fondos disponibles y poder utilizar alEstado como muleta para ayudar a los empresarios privados, Santos ha aumentado un poco lasregalías que deben pagar las multinacionales por explotar estos recursos. Además, comocaramelo para las masas, junto a la ya comentada reforma agraria, promete una reforma laboralque erradicaría las cooperativas de trabajo asociado (especie de empresas de trabajo temporal) yfomentaría el empleo estable, así como incrementar la inversión en educación e investigación. Enrealidad, su objetivo es mantener e incluso incrementar la explotación de los trabajadoresaumentando la cualificación de la mano de obra mientras mantienen bajos los salarios. Bajo eldiscurso de la mejora de la calidad de la educación quieren poner las universidades bajo elcontrol de las grandes empresas privadas y gestionarlas con criterios empresariales, utilizando lainvestigación universitaria como excusa para explotar a técnicos y científicos como mano de obrabarata y sin derechos. La existencia de un movimiento estudiantil que ha estado en primera líneaen la lucha contra la represión y el neoliberalismo es un obstáculo a esos planes. De ahí la brutalcampaña intentando criminalizar, aislar y desarticular al movimiento estudiantil.5A corto plazo, las políticas económicas comentadas pueden maquillar las cifrasmacroeconómicas de crecimiento e incluso provocar la afluencia de algunos capitalesespeculativos al país y crear cierta sensación de euforia pasajera (como cuando un drogadicto seinyecta una dosis). Sin embargo, una cosa son los deseos y promesas de la burguesíacolombiana y otra el margen de maniobra que la crisis internacional del sistema y su propiadebilidad y parasitismo permiten. El desempleo sigue siendo el más alto de América Latina(12,5% reconocido oficialmente) y la informalidad supera el 58%. El sistema público de salud ylas universidades están al borde de la quiebra. Las diferencias entre ricos y pobres son lasmayores de la región y el poder adquisitivo de las masas de los más bajos. En un contexto decreciente lucha por los mercados en todo el mundo, el capitalismo colombiano sigue siendoenormemente dependiente de sus exportaciones hacia otros países y poco competitivo. Pese aque el PIB ha vuelto a cifras positivas este año, las perspectivas para Colombia siguen muyligadas a lo que ocurra con la economía mundial y el futuro para ésta no es nada halagüeño.Todo indica que los planes de Santos y compañía acabarán igual que todas las tentativasanteriores de la oligarquía colombiana: con nuevos ataques a los niveles de vida de clase obreray el pueblo y una agudización de la lucha de clases. Ésta se ha dejado sentir con fuerza durante
  • 127. los últimos años, pero por falta de alternativas de los dirigentes del Polo Democrático y la CUT noha encontrado todavía un cauce.Las tareas de la izquierdaEl giro táctico de Santos no sólo ha sorprendido a algunos de sus colegas de la extrema derecha,también ha aumentado el desconcierto que ya existía entre muchos dirigentes reformistas de laizquierda. El PDA está en crisis. A causa de la falta de una genuina política de izquierdas porparte de su dirección, y de los errores cometidos en la Alcaldía de Bogotá durante los últimosocho años, es bastante posible que pueda perder esta posición clave. El candidato en laspasadas presidenciales, Petro, ha atacado duramente al alcalde de Bogotá por casos decorrupción bajo su mandato pero a su vez Petro defiende aceptar la oferta de diálogo de Santos yllegar a acuerdos en algunas “políticas de estado”. La izquierda del PDA, encabezada por losmaoístas de MOIR y el Partido Comunista de Colombia (PCC), se opone y la posibilidad de unaruptura está presente. Si no ha ocurrido es porque nadie quiere aparecer como responsable. Elproblema es que tanto Robledo, dirigente de MOIR y uno de los senadores con más prestigio delPolo, como los dirigentes del PCC, aunque critican los aspectos más derechistas de Petro yestán más vinculados a las luchas sociales, carecen de un programa marxista y siguen confiandoen la posibilidad de un pacto con supuestos sectores progresistas de la burguesía planteandoque el objetivo a corto plazo debe ser obligar a la burguesía a instaurar una auténtica democraciaburguesa y lograr amplias reformas y mejoras para las masas. Estas ideas no tienen nada quever con un auténtico programa socialista, y lejos de entusiasmar y hacer consciente de su fuerzaa la clase obrera y el resto de los oprimidos crean confusión y minan su moral.La parálisis de los dirigentes del PDA y la CUT, su negativa a dar continuidad y generalizar laimportante movilización de masas de 2008, unificando las reivindicaciones de todos los sectoresen lucha (como proponían los dirigentes de la Minga indígena), fue clave para que aquelmagnífico movimiento se dispersase y los partidos de la burguesía hayan podido mantener lahegemonía política. Sin embargo, el malestar social es tan grande que nuevas oportunidadesllamarán a la puerta. Miles de activistas están buscando alternativas y lo que predomina es unambiente muy crítico y reflexivo.Recientemente, los dirigentes del movimiento asambleario indígena, que encabezaron junto a lossindicatos de la CUT la huelga general de 2008 (la Minga), lanzaron una iniciativa (el Congresode los Pueblos) que reunió a más de 21.000 activistas para discutir un programa que unifique lasreivindicaciones obreras, estudiantiles y campesinas. Esto demuestra el potencial existente. Eneste momento no está claro cómo va a evolucionar esta iniciativa. Si cristalizará en una nuevafuerza política o se desarrollará como un frente unitario de lucha. En el segundo caso podríaagrupar a un sector de activistas —incluidos muchos militantes del Polo— y empezar a unir en laacción a sectores de la vanguardia. Si intentasen construir un nuevo partido y competir con elPDA, aunque pudiese agrupar a un sector de activistas pero sin un programa claramentesocialista y enfrentados a una organización que, con todas sus carencias sigue siendo vista comotradicional por sectores importantes de la clase obrera y la juventud, el resultado más probablesería que sectores importantes de las masas lo percibiesen como una nueva división en laizquierda y se distanciasen. En cualquier caso, como decimos, el primer congreso no decidió
  • 128. nada al respecto y el desarrollo de este movimiento es un síntoma más del ambiente debúsqueda de alternativas que existe.La tarea para los militantes de izquierda en Colombia es construir un frente único de la izquierda(PDA, CUT, Minga, Congreso de los pueblos…) con un programa socialista que responda a lasaspiraciones de los trabajadores y el pueblo, vinculando sus demandas y necesidades másinmediatas (empleo, educación, salud, salarios dignos, reforma agraria que acabe con ellatifundio, paz…) con la lucha por otro modelo de sociedad, el socialismo, el único camino paradesterrar cualquier forma de opresión y explotación.NOTAS1. Entonces los dos principales partidos de la burguesía colombiana (liberal y conservador)buscaron integrar a los ex guerrilleros de la Alianza Democrática M-19y consensuar con ellos laactual constitución.2. Un análisis marxista del incremento de las luchas y el malestar social y de la crisis interna de laburguesía en Desaceleración económica, crisis política y agudización de la lucha de clases, ¿Elotoño del patriarca? J.Zabaleta, www.elmilitantecolombia.org3. Independientemente de sus limitaciones, contradicciones y carácter burgués el candidato delPartido Verde, Antanas Mockus, éste movilizó al menos en un primer momento los deseos decambio de gran parte de la juventud, sectores importantes de la pequeña-burguesía urbana ycapas de trabajadores. Ver El fenómeno Mockus: Una expresión distorsionada de la lucha declases. D. Zapata, www.elmilitantecolombia.org4. Los planes imperialistas, las relaciones colombo-venezolanas y la defensa de la revoluciónbolivariana, W. Sanabria, www.elmilitantecolombia.org5. Ver todos los artículos sobre la lucha de la Universidad de Antioquia (UdeA) y sobre lasperspectivas para el movimiento universitario colombiano publicadas enwww.elmilitantecolombia.org y www.plano-sur.com

×