El AndradazoVayan ustedes a saber por qué, pero ni recepcionistas,ni guardias, ni nadie hizo nada para detener al furibun-...
La semana pasada, Jorge G(üerito) Castañeda can-                                                           celó una entrev...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Jaja ebrios

175 views
135 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
175
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Jaja ebrios

  1. 1. El AndradazoVayan ustedes a saber por qué, pero ni recepcionistas,ni guardias, ni nadie hizo nada para detener al furibun-do Eduardo Andrade, quien la noche del 2 de julio de2000 dirigió sus decididos (y tambaleantes) pasosal interior del estudio de televisión en el que JoaquínLópez Dóriga, el Jefe Diego y otros invitados realiza-ban un sesudo análisis, presumidos que son, sobre lavictoria de Vicente Fox en las elecciones presidencia-les. Tan indignado se puso Andrade por no haber sidoinvitado, que reclamó con todo y manotazos y seña-lamientos con el dedo a los ahí presentes. ¡Pus quépasó! Entre compadres eso no se hace… hic.
  2. 2. La semana pasada, Jorge G(üerito) Castañeda can- celó una entrevista pactada con una televisora después de haber llegado a la cita con unos cuantos minutitos de retra- so y quizá con unas cuantas copitas de más. Ni se asusten. Es bien sabido que una rica cervecita o un sabroso whiskito ayudan a destensarse y volverse más sociables (aun cuando nunca falta alguien que se la quiera hacer a uno de pedo). He aquí unos instantes memorables que nuestros políti- cos han dejado para la posteridá. Por cierto: ¿Qué quiere el Seguro Social? ¡¡¡Saluuuuud!!!Por mis pistolasHace dos años el diputado David Garibay se presentó en las instalaciones del diario ABC de Mi-choacán notablemente molesto con un reportero que no tenía nada mejor que hacer que echarletierra con sus notas. Se le hizo tarde (¡salud!) y llegó al periódico a las 2 de la mañana, armadode valor con unos cuantos tragos y una pistola para hacer notar su descontento. Mala suerte lasuya, pues a esa hora no había nadie en el diario… a excepción de los talleristas, quienes tuvieronque aguantar por un rato la malacopa del dipu. Los efectos etílicos Quien acude al Senado para votar la reforma judicial y no le entra al vino, ¿pus pa’qué vino? La discusión de la reforma constitucional en materia de justiciaBorn to be Wild y seguridad pública se convirtió, a fines de 2007, en una fiesta donde nomás faltó la música de ban-Félix Salgado Macedonio, toro entre los toros, valiente y arriesgado como da. Tan animada estuvo la cosa que hubo silbidosJuan Charrasqueado, hacía rodar su (chidísima) motocicleta con forma de y abucheos por parte de aquellos que no queríanarmadillo por las calles de la chilanga colonia Condesa cuando fue detenido debatir y hasta Ricardo Monreal achacó la músicapor unos patrulleros. Como éstos andaban bien necios y echándole mon- de viento a “los efectos etílicos” en que andabantón, valiéndoles pepino que en ese entonces fuese diputado, al guerrero del sumidos sus compañeros. La verdad, la verdad,camino no le quedó más que irse contra uno de ellos… y casi caer al suelo. lo mejor fue ver a Federico Döring desfilar con su vasito en la mano. “Luego luego, la envidia. Por los amargados y aguafiestas no avanza el país”, decla- raron bien encabritados sus valedores. Chale.De reversa, mamiUna vez que tomó protesta como diputada en 2006, Rebeca Parada se fue acelebrar tal acontecimiento (tan memorable como los bautizos, los 15 años,las graduaciones y las bodas) a un bar del Centro Histórico. Total que ella y suasistente Yaeggy Gómez se subieron a un Sentra, la asistente metió reversay que chocan contra un Chevy. Como esas nimiedades no opacan un orgullotan grande como el de ser diputada, Parada le informó al dueño del auto sobresu recién adquirido puesto, agregando que no iba a pagar nada. “¡No saaaabecon quiiién se mete, yo estoy bieen parada!”, recuerdan unos teporochos quedijo mientras se arqueaba.

×