Your SlideShare is downloading. ×
La selección de marcelo bielsa en corea   japón 2002
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

La selección de marcelo bielsa en corea japón 2002

1,761
views

Published on


0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
1,761
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
52
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. No se puede hablar de fútbol sin hacer nombres, algo así dijo Menotti y tiene razón. No es lo mismo el esquema de la selección Argentina de Bielsa en 2.002 si es incluido Maradona en la punta izquierda en lugar del “piojo” López. Veamos entonces algunos aspectos de aquella selección con el propósito de analizar tal esquema. Lo primero que refleja la ubicación de los jugadores en el campo es la facilidad que suministra al rival para obstruir con cualquier esquema. Veamos ejemplos: Esquema de Bielsa vs esquema de Bielsa.
  • 2. Esquema de Bielsa vs esquema del Boca de Bianchi campeón del mundo ante Milan. Esquema de Bielsa vs esquema del Independiente campeón del "tolo" Gallego.
  • 3. Sin embargo, los futbolistas tienen la costumbre de moverse, de modo que no es posible determinar el desempeño de un equipo únicamente en función del esquema. Por eso veamos las características de los jugadores. Pochetino: por naturaleza es un segundo zaguero central, en ese puesto se desempeñó durante mayor lapso de su carrera. De modo que tiene tendencia a cerrar hacia la derecha en posición defensiva y a salir sobre la izquierda cuando el equipo se ubica en posición ofensiva o de tenencia de balón. Chamot: Reemplazó a Ayala que se lesionó antes del primer partido del mundial. Otro segundo zaguero central, en 2.002 no tenía la velocidad que supo tener y que es indispensable en el puesto de líbero. En el esquema de Bielsa estaba obligado a adelantarse demasiado, lo que lo dejaba siempre a mitad de camino en un contraataque rival. Samuel: Segundo zaguero central habituado a defender con línea de cuatro. Buena cobertura saliendo hacia delante, lento hacia los costados. En el esquema de Bielsa tenía que abrirse hacia la punta izquierda con el propósito de ser la salida por ese sector cuando el equipo tenía el balón. El adelantamiento general del equipo lo obligaba a excederse en los pases largos y rectos provocando de ese modo la división de la tenencia. Zanetti: Lateral derecho de origen, habituado también al recorrido que le proponía el esquema de Bielsa. Buena marca, buen manejo de balón, hábil y fuerte, eficacia en la protección del balón. Dificultad para pasar el balón, tendencia a inclinarse hacia el medio y dejar mal parada a la defensa cuando pierde en ese sector, escaso intelecto de elaboración. El típico jugador que necesita una descarga cercana, lo que el equipo de Bielsa no le facilitaba ya que ocupaba la cancha repartiendo a los jugadores siempre lejanos entre sí. Almeyda: Típico mediocampista central con mayor despliegue y marca. Buena llegada a los costados, escaso pero eficiente manejo de balón, sin tiro de media distancia, sin anticipo, fácil de anticipar. Jugador de cierta brusquedad. Sorín: Iniciado en el puesto de segundo zaguero central, buen cabezazo. Habituado también a la posición de lateral izquierdo, en el esquema de Bielsa su posición era similar a la de Zanetti en el otro sector. Mal manejo de balón, excelente despliegue, buena aceleración, excelente cobertura en su sector, muy brusco, sin criterio ofensivo. Verón: Jugador de excelente manejo, se desempeña mejor en posiciones más retrasadas ya que necesita tener amplitud visual para utilizar su fuerte: el pase largo y preciso. Buen remate de media distancia, buena cobertura en el mediocampo aunque dificultad para el quite. Buen despliegue, ordenado, excelente anticipo, excelente para jugar a un toque. En el esquema de Bielsa perdía amplitud visual al colocarse delante del mediocampo, los pases perdían sorpresa y precisión, obligado a jugar sin espacios evidenció la dificultad de este futbolista para escapar a la marca con una gambeta, y anuló cualquier posibilidad
  • 4. de pase entre líneas. Ortega: Excelente delantero de prodigiosa habilidad. Buen manejo, buena pegada, excelente desmarque, excelente despliegue. En el esquema de Bielsa estaba obligado a ocupar la punta derecha y a retroceder en la marcación del rival, cosa que no hizo mal pero que le quitó energías a la hora de ponerse a disposición de ataque. Sin espacio para el desmarque facilitaba el trabajo defensivo del rival y ubicado en la derecha le dificultaba el recorrido diagonal. Jugador apto para retroceder inclinado hacia el mediocampo, cuyo fuerte es la asociación con el elaborador del equipo para jugar a un toque y correr al desmarque, ya sea para llegar vacío a posición de definición o para obligar a la defensa rival a un doblaje abriendo entonces espacios para un compañero. En el esquema de Bielsa sólo quedaba a espaldas de su marcador sobre la línea final, de ese modo nunca tenía espacios para maniobrar. Batistuta: Potente delantero de área, sin pegada, sin habilidad, sin precisión en los pases. En la selección Argentina jamás convirtió goles en partidos importantes en ninguno de los mundiales. Típico jugador de equipos chicos donde puede hacer uso de su principal características: El pivote para aguantar el balón, la potencia para definir. Buen cabezazo. López: Puntero izquierdo muy veloz. Sin habilidad, sin cabezazo, sin peligrosidad en el arco rival. Su única virtud es la velocidad, pero en el esquema de Bielsa no podía aprovecharla puesto que no tenía espacios, ni recorrido diagonal que de por sí ya no posee. Pasemos ahora a analizar el conjunto:
  • 5. En general demostró, en el proceso de Bielsa, ser un equipo que proponía la salida con pelotazos largos desde la defensa para provocar el rechazo del rival, entonces presionaba. No siempre conseguía la tenencia. Toda vez que poseía el balón en el mediocampo, aceleraba sobre las puntas, y buscaba el gol mediante la aceleración y el centro. Nunca descansaba con el balón, no proponía sorpresas, debilitaba a los jugadores de elaboración, que ya eran escasos, obligándolos a retroceder a posiciones defensivas. Obstruía a sí mismo los espacios debido a la ubicación de los delanteros. La mecanización de los movimientos entorpecía la inspiración de los creativos a la hora de elaborar el juego. Poseía un excelente juego aéreo en defensa y no consiguió el mejor estado físico para obtener el despliegue que pretendía. Es decir, era un equipo que poseía todas las características de los que juegan con ese esquema, facilitan la marcación del rival, se pierden espacios en ataque y se ofrece al rival un recorrido diagonal cuyo riesgo es superior al que ofrecen otros esquemas. Algunos suelen tildar a Bielsa de “ofensivo”, está claro que esa denominación es falsa. Vélez y Newell’s, dos equipos que no pueden darse el lujo de adquirir grandes estrellas como Boca y River, agradecen a Bielsa haber utilizado tal esquema, sin embargo, cuando hay jugadores creativos a disposición es indispensable ofrecerles los recursos necesarios para desarrollar la elaboración del ataque. Los espacios desocupados benefician al que ataca y hay sectores del campo que no deben ocuparse como método sino como recurso. No es igual que Ortega llegara a la punta izquierda que Ortega permaneciendo en la punta izquierda durante gran parte del partido. Los jugadores de Bielsa se instalaban a una distancia tal que impedían el pase corto obligando tanto al pelotazo como a la jugada individual. De esta manera es más fácil perder el balón en cualquier sector del campo. Bielsa, técnico acostumbrado a dirigir equipos que no se hacían de la posesión del balón durante la mayor parte de los partidos, no demostraba sabiduría a los efectos de tener el balón y elaborar, por eso se trabajaba en esa selección en la presión sobre los defensores rivales y en el despliegue físico más que en la búsqueda de espacios para la resolución de los delanteros o mediocampistas de elaboración. Acostumbrado también a dirigir equipos que solían ir en desventaja hasta los últimos minutos de un partido, Bielsa trabajó en centros a la cabeza de Batistuta, este modo de jugar beneficia al rechazo del defensor que tiene una amplitud de visión siempre superior a la de los delanteros. Es probable que en la selección chilena Bielsa obtenga muy buenos resultados, esto sería muy interesante para el gentío mediático del fútbol argentino, las diferencias creo que ya han sido explicadas párrafos más atrás. www.quécobrasblog.blogspot.com