Your SlideShare is downloading. ×
Historia de los humedales de bogota d.c.
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Historia de los humedales de bogota d.c.

184
views

Published on


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
184
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 1 HUMEDALES DE BOGOTA HISTORIA DE LOS HUMEDALES DE BOGOTÁ, D.C. 1. INTRODUCCIÓN Y DEFINICIONES En Colombia existen varias clases de humedales, tanto de agua dulce como de agua salada: ciénagas, manglares, estuarios, arrecifes de coral, sabanas inundables, pantanos, lagunas, embalses, madres viejas y meandros. En los humedales que forman parte de grandes ciudades, como es el caso de Bogotá, la sociedad interactúa con los ecosistemas, modificándolos, aun cuando depende de ellos para su supervivencia a largo plazo. Desde el punto de vista biofísico, los daños a estos sistemas y a su diversidad biológica son sinérgicos, es decir, se combinan o multiplican en un radio de afectación tan amplio que pocas veces pueden estar bajo el control humano y sus efectos pueden llegar a ser devastadores. El Departamento Técnico Administrativo del Medio Ambiente, DAMA, autoridad ambiental dentro del perímetro urbano del Distrito Capital, se encarga de realizar acciones orientadas a preservar, administrar y conservar el medio ambiente y los recursos naturales de Bogotá, dentro del marco de la planificación urbana, por tanto, es la entidad encargada de gestionar proyectos que promuevan la protección y conservación de los humedales de la ciudad. Bogotá cuenta con trece humedales que forman parte del más importante centro de reproducción de aves al norte de los Andes: la Sabana de Bogotá, éstos son: La Conejera, Juan Amarillo, Torca, Guaymaral, Jaboque, Techo, El Burro, La Vaca, Córdoba, Santa María del Lago, La Tibanica, Capellanía y El Meandro del Say.
  • 2. 2 1.1 DEFINICIÓN DE HUMEDAL El humedal es un ecosistema intermedio entre el medio acuático y el terrestre, con porciones húmedas, semihúmedas y secas, caracterizado por la presencia de flora y fauna muy singular. El Convenio Internacional de Ramsar, realizado en 1971 en la ciudad iraní al que debe su nombre, fue convocado por la alarmante desaparición de miles de hectáreas de humedales en todo el mundo, y el consecuente peligro de extinción de las especies que los habitan. El Convenio define a los humedales como "extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de agua, sean estas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina, cuya profundidad en marea baja no exceda los 6 metros". 1.2 FUNCIONES DEL HUMEDAL En cuanto a flora y fauna, el humedal es decisivo para la vida de muchas especies, algunas de ellas endémicas y en peligro de extinción, pues es el hábitat natural que genera los nutrientes y el ambiente necesario para la reproducción de gran cantidad de aves, como el pato de pico azul, las garzas y las tinguas, o mamíferos como el curí o los murciélagos y reptiles como la rena verde o la lagartija, además de múltiples especies de moluscos e insectos, en el caso de Bogotá. El humedal es además albergue transitorio de muchas aves que en sus migraciones recorren el continente o el país. Es el caso de la garza castaña, los cardenales y los patos canadienses, que migran desde Norteamérica durante el invierno, para reproducirse o pasar algunos meses del año en los humedales de la sabana de Bogotá. Por su capacidad de absorción, el humedal actúa como una gran esponja que retiene el exceso de agua durante los períodos lluviosos, reservándola para las temporadas secas, por lo que regula los efectos perjudiciales de las crecientes
  • 3. 3 de los ríos y los consecuentes riesgos de inundación. Además aporta grandes volúmenes de agua a los acuíferos (aguas subterráneas), regulando el nivel freático y contribuyendo al mantenimiento de los manantiales. Así mismo, reduce la contaminación del agua, pues las plantas lacustres propias del humedal retienen sedimentos y metales pesados, por lo que funcionan como digestores de materia orgánica y purificadores naturales de las aguas contaminadas. 1.3 ZONAS DE RONDA Y PRESERVACIÓN Los humedales no sólo están conformados por el cuerpo de agua o zona de inundación, sino por las áreas de transición: La Ronda Hidráulica y la Zona de Manejo y Preservación Ambiental. La ronda hidráulica es la franja paralela a la línea media del cauce alrededor de los nacimientos o los cuerpos de agua, hasta de 30 metros de ancho (a cada lado de los cauces), de conformidad con lo dispuesto en el Decreto Ley 2811 de 1974. La ronda hidráulica es fundamental para la estabilidad del ecosistema, y se considera reserva forestal de protección ecológica, ya que abarca las áreas inundables que permiten el paso de crecientes no ordinarias y tiene la función de amoriguar, dinamizar y proteger el equilibrio del humedal, por tanto, no debe ser afectada por desarrollos urbanísticos o edificaciones. La zona de manejo y preservación ambiental es la franja de terreno de propiedad pública o privada contigua a la ronda hidráulica, destinada principalmente al mantenimiento, protección, preservación o restauración ecológica de los cuerpos y cursos de agua y ecosistemas aledaños. Su problemática es igual o más crítica que la de las mismas áreas inundables, pues su afectación y deterioro derivan de la alteración del suelo o la forma original, así como por la variación de los cauces naturales o su contaminación.
  • 4. 4 2. EVOLUCIÓN HISTÓRICA Se estima que a principios del siglo XX, el área ocupada por lagos y humedales en los que hoy es Bogotá, sumaba más de 50.000 hectáreas. De las cuales hoy sólo quedan 800. La evolución histórica de los humedales no muestra protección o conservación de estos ambientes, sino que revela un claro proceso de reducción, deterioro y contaminación, lo que implica un fuerte impacto en la flora y la fauna de tan valioso ecosistema. 2.1 LOS MUISCAS Y EL AGUA Hace más de 20.000 años la Sabana de Bogotá era un gran lago, más sufrió el quebrantamiento de uno de sus bordes y se desaguó por lo que hoy conocemos como el Salto de Tequendama. La mitología muisca no sólo atribuye este grandioso evento a Bochica, sino que nos cuenta cómo el dios arrojó su vara de oro al Salto de Tequendama, separando dos grandes peñascos para liberar las aguas. La leyenda narra además, que el lago se formó por el desbordamiento de los ríos Sopó y Tibitó, pues el dios Chibchacum, ofendidos por los habitantes de la sabana, decidió inundarla, y las aguas cubrieron las viviendas y los cultivos de los muiscas. El agua era parte esencial de la creación del mundo muisca, y muchos episodios de su mitología acontecieron en lagos y humedales. Entre los dioses relacionados con el agua se cuentan Bochica el héroe civilizador, Sie, la diosa del agua, Bachué, quien representa el origen de la humanidad pues emergió de una laguna con un niño en sus brazos y su descendencia pobló la tierra; además la diosa Chía, quien solicitó a los muiscas ofrecer sacrificios y ofrendas a ríos y arroyos, lagos y lagunas en señal de devoción y respeto a las deidades indígenas. Durante los baños rituales de Zipa en la laguna de Guatavita, ceremonia que originó la leyenda del Dorado.
  • 5. 5 Todas las etapas de la vida del individuo se consagraban en el agua. Sie, la diosa del agua, acompañaba la vida del muisca desde el nacimiento hasta su muerte. En el momento del parto, la madre se acercaba a la orilla de una laguna a dar a luz, y luego del alumbramiento, madre e hijo tomaban un baño en sus aguas, y se encomendaba la vida del recién nacido a la diosa. Las ceremonias de la llegada de la pubertad o la consagración de los varones que aspiraban a sacerdotes, guardaban una estrecha relación con el agua, pues el ritual se realizaba entorno a las lagunas, y concluía cuando los iniciados se sumergían en sus aguas. De otro lado el rito funerario de los caciques era una especie de baño eterno, ya que eran enterrados junto con gran cantidad de ofrendas de oro en el lecho de una laguna. 2.2 LA FUNDACIÓN DE SANTAFÉ La ciudad de Santafé fue fundada el 6 de agosto de 1538 cerca al lugar de recreo del Zipa, un sitio muy agradable llamado por los muiscas Teusaquillo. La ciudad fue trazada a partir de la actual Plaza de Bolívar, pues el lugar ofrecía muchas ventajas para la instalación del caserío inicial, ya que gozaba de quebradas y arroyos de aguas cristalinas que descendían de las cuencas formadas por los cerros orientales. Además el terreno no presentaba inundaciones durante la temporada de lluvia, pues el exceso de agua era, como ya se mencionó, recogido y almacenado naturalmente por lagos y humedales. Para el trazado de la ciudad se usó la tradicional cuadra española de cien varas de lado. Las travesías o calles actuales se alinearon en sentido de la mayor pendiente, es decir hacia el occidente, permitiendo un buen drenaje de las aguas lluvias. Por su parte las calles principales (Carreras) se guían el eje norte sur desaguaban en los ríos que bordeaban la ciudad: El San Francisco y El San Agustín, que luego de verter sus caudales en los grandes lagos y humedales del occidente de la región, desembocaban en el río Bogotá.
  • 6. 6 2.3 LA CONTAMINACIÓN DE LAS QUEBRADAS El sistema domiciliario de desagüe en Santafé era tan primitivo como el de suministro de agua potable. La mayoría de las viviendas no contaban con ningún dispositivo sanitario y simplemente, se arrojaban las aguas servidas y las basuras al caño público, que corría por el centro de las calles a cielo abierto. Las aguas y las basuras que se acumulaban en las épocas de verano daban a la ciudad un aspecto repugnante, y sólo después de fuertes aguaceros las calles recobraban algo de limpieza. Los arroyos utilizados como único sistema de desagüe y basurero, desembocaban en los ríos que bordeaban la ciudad, y sus caudales transportaban los desechos a lagunas y humedales, y por último al río Bogotá. 2.3.1. La Colonia (1580-1810). Para 1580 la población santafereña suplía sus necesidades de agua sirviéndose de los ríos San Agustín, San Francisco, Salitre, Fucha y Tunjuelo, sin embargo, las aguas residuales producidas por la ciudad se revertían a los mismos ríos mediante caños o zanjas improvisadas, contaminando el agua que consumían. A finales del siglo XVI y con el fin de mejorar el servicio de agua potable de Santafé se construyó el primer acueducto. Consistía en una acequia a cielo abierto, revestida por lajas de piedra, ladrillo y cal, que se alimentaba del río San Agustín y atravesaba una densa de arbustos sembrados por los indígenas. Su función era conducir el agua que descendía de los cerros hasta algunos establecimientos públicos, para luego alimentar la pila pública. Los lagos y humedales ubicados en las áreas periféricas de la joven Santafé, cumplieron una labor protagónica en la evolución histórica de la ciudad. Éstos eran fuente de muchos productos y estaban asociados con algunos aspectos de la vida cotidiana. En sus rondas se recolectaba la leña requerida para asar carnes rojas y hornear pan, alimentos básicos de la dieta española, así como para la cocción de tejas de barro y las primeras herrerías. En sus aguas se pescaban el capitán y el dorado, o se realizaban apacibles recorridos en bote. En sus orillas alisos, arrayanes y otros árboles nativos, además de los sauces
  • 7. 7 sembrados por orden del rey Carlos V en 1510, conformaban paisajes agradables y pintorescos. Pronto en sus riberas se establecieron las haciendas de muchos españoles, en las que pasaban los días de descanso dedicados a la caza o la pesca, las cabalgatas en corceles de paso fino y otras actividades recreativas. 2.3.2. Los Primeros Puentes. En 1640 el gobierno de la colonia ordenó la construcción de puentes y alcantarillas, debido al desbordamiento de los ríos, quebradas, lagunas y humedales afectados por el aumento en el nivel de las aguas del río Bogotá durante la temporada de lluvia, lo que transformaba el occidente de la ciudad en una insalvable barrera acuática. Situación que obedecía al comportamiento natural del sistema de lagos y humedales de la sabana, pues como sabemos, su función consistía en captar el exceso de aguas de invierno, reservándolas para la temporada seca. 2.3.3. La Expedición Botánica. Una de las haciendas más renombradas a finales del siglo XVIII fue la que habilitó el científico José Celestino Mutis, pues en ella creó un Jardín Botánico de investigación con base en la flora típica de las riberas del río Bogotá y de los lagos y humedales que se encontraban en su área de influencia, desarrollando importantes estudios y avances científicos sobre la flora de estos ambientes. En 1783 el arzobispo y virrey Antonio Caballero y Góngora creó una comisión científica, dirigida por el sabio Mutis, su promotor, que inició sus investigaciones en los cerros orientales de Santafé, primeros pasos de una aventura que después se conocería mundialmente como la expedición botánica. 2.3.4. Bogotá en los primeros años de vida republicana. En 1819, tras el Congreso de Angostura y sin concluir aún la campaña libertadora, el país renació como nación independiente: La República de Colombia, conocida históricamente como la Gran Colombia, y a la antigua Santafé se le cambio el nombre por el de Bogotá. La ciudad no presentó un avance significativo en su
  • 8. 8 crecimiento urbano por aquel entonces, manteniéndose distantes de las áreas ocupadas por lagos y humedales. Según el censo de 1843 Bogotá contaba con 40.086 habitantes, lo que equivalía al 2.07% de la población del país, que a la fecha era de 1.936.522 habitantes. La población se incrementaba, más la ciudad no se expandía, redoblando los problemas de hacinamiento e insalubridad. La causa del evidente letargo urbanístico residía en la estrechez económica de la época, que indujo a los bogotanos a subdividir las grandes casonas coloniales en 2 o 3 viviendas independientes, costumbre que perduró hasta el siglo XIX. La ciudad contaba para este entonces con 30 carreras, 26 calles y 700 tramos de vías urbanas, 250 manzanas, 4 plazas, 8 plazuelas y cerca de 3.000 casas, según el Nuevo Plano del Agustín Codazzi. Bogotá ya empezaba a desbordar el marco fijado por sus ríos tradicionales, El San Agustín, El San Francisco, El Arzobispo y el Fucha. El crecimiento de la ciudad junto con las nuevas prácticas urbanísticas europeas, que promulgaban por la implantación de nuevas costumbres sanitarias en favor de la salud pública, llevó a reemplazar el precario sistema de distribución de agua por un verdadero acueducto. 2.3.5. El Primer Acueducto. Por lo que en 1886 el municipio firmó un contrato con la compañía del señor Ramón B. Jimeno. Se trataba de un sistema de tuberías de hierro fundido que suministraban agua a domicilio mediante plumas o acometidas. El agua proveniente de los ríos San Agustín y San Francisco empezó a distribuirse en 1888 sin mayor tratamiento, pues sólo se contaba para ello con cajas desarenadoras. Para prestar el servicio, la compañía de acueducto de Bogotá construyó dos estanques, uno de 4 millones de litros en el barrio Egipto, y otro de 13 millones en la quinta de Bolívar. Pero los estanques y las fuentes de abastecimiento del acueducto del señor Jimeno así como los grandes tramos del sistema de distribución, acrecentaban su caudal tanto en invierno como en verano con
  • 9. 9 excrementos humanos y animales, distribuyendo así los gérmenes del tifo y la disentería que por esa época azotaron la población. Con todo, la construcción del acueducto impulso la urgencia de crear un sistema de alcantarillado, pues hasta el momento las aguas residuales corrían por el centro de las calles a cielo abierto, como lo venían haciendo desde los tiempos de la Colonia, generando desaseos, pestilencias, muladares y focos de infección. Se vio entonces la necesidad de crear un sistema de tuberías subterráneas para la conducción de las aguas negras, y se construyó la primera alcantarilla de la ciudad en 1877, en la calle 10 entre 7 y 9. No obstante, las novedosas tuberías de desagüe vertían su contenido en los ríos que surcaban la ciudad, contaminando los caudales que desembocaban en lagos y humedales. 2.3.6. El Siglo XX. El área ocupada por el casco urbano de Bogotá en 1917 era de 203 hectáreas, en 1905 superaba las 300. La población pasó de contar con 21.394 habitantes en 1801 a 100.000 en 1905, es decir, cinco veces más. En las primeras décadas proliferaron las urbanizaciones improvisadas y carentes de servicios públicos como respuesta a la demanda de vivienda. Debido al crecimiento demográfico y la expansión urbana fue necesario ampliar la red de alcantarillado de la ciudad. Así mismo se pensó por primera vez en tratar con cloro el agua distribuida por el acueducto, que en 1914 fue adquirido por el Municipio, debido a los problemas de salud pública del área central que en las dos primeras décadas del siglo XX colocaba a la ciudad en una situación cercana al colapso sanitario. La primera planta de tratamiento de aguas del país fue la de Vitelma, construida entre 1933 y 1938 en los cerros orientales de Bogotá. La puesta en funcionamiento de la planta de Vitelma y la represa de la Regadera que la alimentaba, fue un avance importante en la cobertura y la calidad del servicio. Sin embargo, para la cuarta década del siglo XX la ciudad padecía por la falta de agua, por lo que en 1948 se recurrió al río Bogotá cómo fuente de abastecimiento, y se construyó la planta de Tibitó.
  • 10. 10 Los lagos y humedales por su parte, continuaban suministrado el agua para las haciendas que se encontraban en su área de influencia, pero recibían a cambio sus aguas residuales y las de la ciudad. Se puede decir que los humedales, desde la época de la Colonia, además de proveer a los pobladores de sus inmediaciones de caza y pesca, prestaron a la ciudad el servicio de recolección de desechos sólidos, líquidos e industriales, actuando como grandes estanques o plantas naturales de tratamiento de agua, pese a que, al cumplir tan loable labor, perdían paulatinamente la riqueza de su flora y fauna. 2.3.7. La Expansión Urbana. La actividad constructora iniciada en las primeras décadas del siglo XX no fue suficiente para la demanda de vivienda. Entre 1918 y 1928 los arriendos subieron en un 350%. Según los datos de 1928, los 235.702 habitantes de la ciudad requerían 29.963 casas (tomando como base una casa para ocho personas) pero sólo había 17.767, lo que arrojaba un déficit de 11.969 viviendas. La anterior situación generó la aparición de barrios periféricos, cambiándole el rostro a la ciudad. 2.3.8. Fragmentación de los Humedales. En la década de los treinta se construyó al Aeródromo de Techo, y años más tarde, la Avenida de las Américas, obras que jalonaron el desarrollo urbano hacia el occidente, y que quizá fueron las primeras en afectar los grandes lagos y humedales, ya que fraccionaron la laguna de Tíntala en cuerpos de agua más reducidos, formando los actuales humedales de Tibanica, La Vaca, El Burro y Techo y el lago Timiza, fragmentación que no sólo afectó el área física del lago sino que modificó el funcionamiento normal del sistema hídrico de la zona, afectando la flora y fauna natural. El crecimiento de la ciudad exigió el trazado de nuevas vías, como la Autopista Norte, construida en 1952, obra de vital importancia para la ciudad, pero que afectó otro de los grandes lagos de la ciudad, dividiéndolo en los actuales humedales de Guaymaral y Torca.
  • 11. 11 De igual forma, la construcción del Aeropuerto y la Avenida El Dorado, obras concluidas en 1958, afectaron la laguna que ocupaba esa área, fragmentándola en los humedales de Jaboque y Capellanía. En 1961 el proyecto de Ciudad de Techo (hoy Kennedy) generó otro polo de desarrollo que pronto creó una serie de barrios periféricos de origen espontáneo, como Patio Bonito o Britalia, todos ellos construidos sobre la ronda y el cuerpo de agua de los lagos y humedales del sector (por lo que soportan los desbordamientos del río Bogotá en tiempo lluvioso), y de los que sólo subsisten los pequeños humedales de Techo, El Burro y La Vaca. En 1897 se inició el proyecto Ciudad Salitre. Su columna vertebral es la Avenida de la Esperanza que vincula la urbanización con Fontibón y el centro de la ciudad. La construcción de la avenida afectó una laguna que para entonces abarcaba una extensa área (remanente del gran lago afectado años antes por la avenida del dorado), y de la que hoy sólo sobrevive el humedal de Capellanía. Al otro extremo de la ciudad, por la década del 90 Suba vivió un fuerte desarrollo urbano. En algunos casos los barrios siguieron las normas urbanísticas, pero en muchos otros, los barrios invadieron, no sólo las rondas de los humedales de Tibabuyes y la Conejera, sino que con base en rellenos ilegales fueron hechos sobre el cuerpo de agua de estos ecosistemas. Para finalizar este breve recorrido por lo que sobrevive de los humedales de Bogotá, debemos mencionar el Meandro del Say, antiguo curso del río Bogotá en la localidad de Fontibón, que ha sufrido la invasión de su ronda y su cuerpo de agua por industrias del sector.
  • 12. 12 3. INVENTARIOS DE LOS HUMEDALES ACTUALES 3.1 HUMEDAL DE TORCA / USAQUÉN Estado Actual: Para reducir la contaminación de este humedal de 24 hectáreas se construye actualmente el interceptor de Torca, que entregará las aguas negras captadas al interceptor del río Bogotá, evitando que ingresen al humedal, lleguen al humedal de Guaymaral, y desemboquen posteriormente en el río Bogotá. Además, se adelanta la adecuación paisajística del canal de Torca y el canal de la 189, y se construye la red de alcantarillado local del barrio Canaima. Proyectadas para el 2001 se encuentran la adecuación hidráulica y la adecuación paisajística del humedal. Localización: Pertenece a la localidad de Usaquén y limita al oriente con los predios de la Compañía Nacional de Reforestación, con la Mazda y con Lucerna, al sur con el Cementerio de la Paz, al occidente con la autopista norte y al norte con los predios de la escuela de fútbol Alejandro Brand. 3.2 HUMEDAL DE GUAYMARAL / SUBA Estado Actual: Las obras hidráulicas que afectan a Torca, mejoran este humedal puesto que el agua que vierte el canal de Torca en el humedal del mismo nombre, es llevada por la pendiente hacia el Humedal de Guaymaral, y finalmente, es conducida al río Bogotá por el canal Guaymaral, donde se tienen proyectadas obras de adecuación hidráulica para reducir las inundaciones en la zona. Localización: Pertenece a la localidad de Suba, y se extiende desde la autopista norte, hacia el occidente del centro Bima.
  • 13. 13 3.3 HUMEDAL DE LA CONEJERA / SUBA Estado Actual: Para la conservación de este ecosistema de 60 hectáreas de extensión, se construyen, un canal para aguas lluvias en la quebrada la Salitrosa, y el interceptor de La Conejera que recorre el costado sur de la quebrada y el humedal, captando redes de aguas negras. El interceptor, y la construcción de las redes locales de alcantarillado que se adelantan en 23 barrios aledaños, reducirán en más de un 90% el vertimiento de aguas contaminadas al humedal. Las obras de descontaminación incluyen la construcción del interceptor del río Bogotá, proyectada para el 2002, por tanto, se construye una estación de bombeo provisional, que conducirá las aguas negras del interceptor La Conejera, al interceptor las Mercedes. Localización: Pertenece a la localidad de Suba, y limita al norte con la vía Suba Cota; por el oriente, con los cerros de Suba; por el sur, con la cuenca del río Juan Amarillo y por el occidente con el río Bogotá. 3.4. HUMEDAL DE JUAN AMARILLO / SUBA Estado Actual: Juan Amarillo con sus 220 hectáreas es el humedal más grande de Bogotá. Allí se recuperan 35 hectáreas de espejo de agua de la laguna oriental mediante dragado aterrazado (de 2 a 3 metros de profundidad). Así mismo se adelantan obras de adecuación paisajística en el costado sur del humedal y los canales asociados Rionegro y El Salitre. En este último se construye un Box Culvert que conducirá las aguas negras, desde la Av. 68 hasta la planta de tratamiento de aguas residuales el salitre. Para reducir la descarga de aguas negras al ecosistema, se construyen alcantarillados sanitarios en 26 barrios que lo afectan. Así, las aguas lluvias descontaminadas en más de un 90% en el sector, alimentarán al humedal.
  • 14. 14 Localización: Pertenece a la localidad de Suba, y limita por el norte con los barrios el Rubí, Joroba, San Cayetano, Villa Rincón, Carolina, Atenas, Cañiza, Nueva Tibabuyes y Miramar; por el oriente, con la transversal 91 y con los barrios Almirante Cólon, Bachué y Ciudad Hunza; por el occidente, con el río Bogotá y los barrios Lisboa y Santa Cecilia, y por el sur, con la Ciudadela Colsubsidio, El Cortijo y Bachué. 3.5 HUMEDAL DE CÓRDOBA / SUBA Estado Actual: El humedal, que cuentan con 40 hectáreas, forma parte del corredor ambiental Sistema Córdoba, Juan Amarillo, Jaboque. Para el primer trimestre del 2001 se tiene proyectada la restauración arquitectónica y paisajística del humedal y los dos canales que lo alimentan: Córdoba y Molinos. El humedal se encuentra bien delimitado, en un sector consolidado, sin embargo y como parte del saneamiento ambiental y predial del ecosistema, se proyecta la ampliación de los interceptores existentes, y la adquisición de predios. Localización: Pertenece a la localidad de Suba y limita al norte con los barrios Niza y Prado Veraniego, al oriente con la Avenida de Córdoba, al occidente con el Club del Banco de la República y la avenida Boyacá, y al sur, en el sector comprendido entre la avenida Suba y la avenida Boyacá, con los barrios San Nicolás y Pontevedra. 3.6 HUMEDAL DE JABOQUE / ENGATIVÁ Estado Actual: Para reducir de manera significativa la descarga de aguas negras al ecosistema se trabajaba en la construcción de los interceptores Jaboque, Marandú, Laureles, Roldán, Bosque de Mariana, Marantá entre otros, y las redes locales de alcantarillado en 18 barrios aledaños.
  • 15. 15 De otro lado, aunque Jaboque cuenta con 80 hectáreas, se ha visto afectado por las invasiones. Con el fin de recuperar terrenos se reubicaron 130 familias y se adquirieron predios. Localización: Pertenece a la localidad de Engativá y limita al occidente con el río Bogotá; al sur, con los barrios Engativá, Bolivia y Villa del Mar; al oriente con el barrio Alamos Norte, y al norte con el barrio Villas de Granada y algunas áreas destinadas al cultivo y a la ganadería. 3.7 HUMEDAL DE SANTA MARÍA DEL LAGO / ENGATIVÁ Estado Actual: Actualmente se adelanta la adecuación paisajística y la restauración ecológica del parque "Humedal Santa María del Lago", que incluye la erradicación de escombros y la construcción de miradores, senderos peatonales, ciclo-ruta y andenes. El proyecto incluye la revegetalización con especies adecuadas para el ecosistema, según el Protocolo de Restauración Ecológica del DAMA. De otro lado y con el fin de incrementar la calidad ambiental del ecosistema, se construye un colector en la carrera 76, que interceptará las conducciones de aguas negras que actualmente descargan en el humedal. Localización: Pertenece a la localidad de Engativá y limita al norte con la calle 80, el centro de estudios del niño y conjunto residencial San Francisco; al oriente, con la avenida Boyacá y el conjunto residencial Sago; al suroccidente, con los barrios Santa Maria del lago y Taborá y al noroccidente con el barrio La Granja. 3.8 HUMEDAL DE CAPELLANÍA / FONTIBÓN Estado Actual: Se realizó el amojonamiento de las 18 hectáreas del humedal. Se detectaron conexiones erradas, lo que reduce la descarga de aguas negras que recibe el
  • 16. 16 humedal. Sin embargo, algunas empresas del sector vierten residuos industriales al ecosistema, lo que genera fuertes disturbios ambientales. Este humedal se verá reducido al construirse la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO), por lo que en compensación el Instituto de Desarrollo Urbano adquirió predios adyacentes, que se integrarán al ecosistema. Las obras de adecuación paisajísticas se tienen proyectadas para el 2002. Localización: Limita al norte con las urbanizaciones Bella Vista, Los Pantanos, Cofradia y Santa Teresa, al sur con la carrera 87, y las bodegas de Kokoriko, al oriente con la calle 43 y al occidente con la avenida del ferrocarril de occidente. 3.9 MEANDRO DEL SAY / FONTIBÓN Estado Actual: Las zonas aledañas al río Bogotá presentan espejo de agua con vegetación lacustre. En algunas zonas se están realizando procesos de relleno que generan fuertes disturbios al ecosistema. En otros sectores, la ronda y el cuerpo de agua, en los dos costados, ha sido rellenado e invadidos por industrias que además vierten residuos al humedal. En la actualidad no existen proyectos de recuperación de este humedal por parte del Distrito. Por lo que el DAMA recomienda a las entidades competentes: El manejo de las compuertas para que el agua del río Bogotá ingrese de forma controlada al meandro, lo que contribuiría a la conservación del cuerpo de agua, y de otro lado, la pronta recuperación del espacio público. Localización: Pertenece a la localidad de Fontibón y limita al nororiente con la Avenida Centenario, al occidente con los predios de la finca la estancia y el cauce del río Bogotá, y al suroriente nuevamente con el río Bogotá y con la zona franca. La franja comprendida por el cauce abandonado en toda su extensión sirve como límite entre Bogotá y Mosquera.
  • 17. 17 3.10 HUMEDAL DEL BURRO / KENNEDY Estado Actual: El Burro cuenta con 26 hectáreas en dos cuerpos de agua divididos por la avenida Ciudad de Cali e interconectados por un Box Coulvert. El humedal fue recientemente amojonado, y se realizaron obras de saneamiento ambiental como los interceptores de Castilla y las Américas parte baja. Se construyen además, redes locales de alcantarillado que reducirán la carga de aguas negras al ecosistema. Localización: Ubicado en la localidad de Kennedy y limita al norte con la finca el Tintal y los predios de la urbanización Alboral, al oriente con los barrios El Castillo, Monterrey, Villa Mariana y Villa Castilla, la hacienda Techo y el lota El Triángulo, al occidente con los predios de Protecho y al sur con la carrera 86A. 3.11 HUMEDAL DE LA VACA / KENNEDY Estado Actual: Actualmente se construye el interceptor de aguas residuales Tintalito y Canal de aguas lluvias Tintal II. En cuanto a la construcción del sistema Granada (canal y colector de aguas lluvias), se espera iniciar obras en el primer trimestre de año 2001. Así mismo, se elaboran los diseños de las redes locales de alcantarillado en barrios que vierten sus aguas negras al humedal, y a la adecuación hidráulica y paisajística del ecosistema. Localización: Está conformado por dos cuerpos de agua (sector A y B) delimitados mediante el acuerdo 035 de 1999, con un total de 7 hectáreas. Ubicado en la localidad de Kennedy el sector A limita al norte con el barrio Villa de la Torre, al oriente con el barrio Villa Emilia, al sur con el barrio Villa Nelly, y al occidente con el barrio la María. El sector B limita al norte y al occidente con los barrios el Amparo y
  • 18. 18 Amparo Cañizares, al sur con el parque Amparo Cañizares y al oriente con la central de abastos. 3.12 HUMEDAL DE TECHO / KENNEDY Estado Actual: Aunque los límites de las 11 hectáreas del humedal de Techo fueron definidas en 1994, el ecosistema presenta dos cuerpos de agua fragmentados por una serie de construcciones y lotes ilegales, por lo que en el primer trimestre del año 2001 se adelantará un proceso de saneamiento predial que comprende la reubicación de 50 familias y la compra de predios. De otro lado, se construyó el sistema Alsacia en el sector aguas abajo de la avenida Ciudad de Cali, y se encuentran en proceso de adecuación hidráulica, que incluyen la prolongación del Box Culvert Alsacia hasta la avenida Ciudad de Cali, la restauración ecológica del humedal, y la adecuación paisajística de la Zona de Ronda y la Zona de Manejo y Preservación Ambiental. Localización: Limita al norte con Industrias Juveniles Bosconia, al occidente con la urbanización san Juan de Castilla, al sur con la urbanización Urbiza, y al oriente con la urbanización Lagos de Castilla. 3.13 HUMEDAL DE LA TIBANICA / BOSA Estado Actual: Está conformado por dos grandes áreas, Tibanica en la localidad de Bosa, y Potrero Grande en el municipio de Soacha. Potrero Grande es competencia de la CAR, y Tibanica (23 Hectáreas) del DAMA. Las obras de saneamiento construidas mediante el proceso de concertación agrológicas III de Bosa, son: el canal Tibanica, y los interceptores la Esperanza, San Diego, San José, Primavera y Tibanica. La construcción de los interceptores Cartagenita y Manzanares se tiene prevista para el primer trimestre del 2001. Los diseños de rehabilitación arquitectónica y paisajística del humedal fueron elaborados mediante contratación con el IDRD.
  • 19. 19 Localización: Limita al norte con los barrios Charles de Gaulle y Villa Anay, al oriente con el barrio José María Carbonell, al occidente con el límite de la localidad y al sur con el municipio de Soacha. 3.14 LAGOS ASOCIADOS Los Lagartos: El lago club los lagartos es bordeado por el río Juan Amarillo, más sus aguas no se mezclan. Al parecer el lago tiene manantiales, por lo que en otros tiempos se hablaba de Aguascalientes para referirse al lugar que hoy ocupa el club. La Florida: El lago de la florida esta ubicado fuera del perímetro urbano, sin embargo se encuentra asociado, a nivel hídrico con el río Bogotá, y a nivel biológico con el sistema de humedales del Distrito Capital. 4. ECOSISTEMAS ESTRATÉGICOS Y BIODIVERSIDAD El Programa aborda la conservación de los ecosistemas estratégicos urbanos y periurbanos, dentro del Sistema de Áreas Protegidas del Distrito Capital (SAP). Tal conservación se entiende como compuesta por tratamientos de: preservación, restauración y aprovechamiento sostenible (según el régimen de usos de cada categoría del SAP). El enfoque de la conservación en el Distrito Capital se basa en el documento "Desarrollo conceptual del enfoque ecosistémico" de la Convención sobre Diversidad Biológica (Ley 165 de 1994, Ley marco de biodiversidad) y en "Política distrital de ecosistemas estratégicos y biodiversidad". Las áreas urbanas y periurbanas protegidas hacen parte -junto con las rurales y los grandes parques urbanos- de la Estructura Ecológica Principal, la red
  • 20. 20 verde que sostiene y conduce los procesos ecológicos esenciales a través del territorio distrital y continúa a través de la región. La conservación de las áreas protegidas urbanas implica un compromiso entre dos prioridades: la primera, el restablecimiento y mantenimiento de la estructura, composición y función de los ecosistemas nativos; la segunda, su integración al espacio público urbano efectivo, garantizando su disfrute equitativo y su apropiación colectiva, como parte de la estrategia social de conservación urbana. El programa apunta a la creación de un ambiente urbano de alta biodiversidad, incorporando y recuperando espacios y elementos naturales en el tejido urbano. Se pretende hacer de Bogotá una ciudad destacada por su oferta natural y enfatizar la protección y aprovechamiento de estos elementos, como fundamento del proceso de desarrollo integral de los seres humanos que la habitan. 5. ACTORES INSTITUCIONALES PÚBLICOS Y CIVILES El escenario de la conservación de los ecosistemas estratégicos y la biodiversidad en el Distrito Capital involucra a: • Ministerio del Medio Ambiente. • Instituto Alexander von Humboldt. • Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca. • Departamento Técnico Administrativo del Medio Ambiente del Distrito. • Jardín Botánico José Celestino Mutis. • Secretaría de Educación del Distrito. • Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá. • Comunidades vecinas de áreas protegidas. • Comunidades locales de los Cerros Orientales. • Explotadores y comercializadores formales e informales de productos derivados de la biodiversidad. 6. SUBPROGRAMAS
  • 21. 21 La política distrital de ecosistemas estratégicos y biodiversidad, abarca las siguientes líneas de acción: • Manejo y ordenamiento para la conservación de los Cerros Orientales. • Recuperación de humedales urbanos. • Conservación de otras áreas urbanas protegidas. 6.1 SUBPROGRAMA CERROS ORIENTALES Los llamados Cerros Orientales son la porción distrital de un sistema orográfico que cruza Bogotá, La Calera, Sopó y Chía, dividiendo la cuenca del Teusacá de la Sabana. Es uno de los principales ecosistemas estratégicos compartidos dentro de la Estructura Ecológica Principal Regional. La porción distrital está cobijada por la Resolución 76 de 1977 del Ministerio de Agricultura como Reserva Forestal Protectora, norma cuya aplicación y eficacia han sido muy cuestionadas. En el POT distrital se concertó el compromiso de formular un Plan de Manejo de los Cerros Orientales de Bogotá, de modo igualmente concertado entre la CAR, el Ministerio del Medio Ambiente y el Distrito Capital. Este proceso, que ya venía adelantándose un año antes de la aprobación del Decreto Distrital 619 de 2000, es actualmente coordinado por la CAR y debe surtir, en menos de un año, un Plan de Manejo y un nuevo marco normativo para los Cerros Orientales. Ambos deben ser concertados con los actores locales, tras lo cual, entrarían a hacer parte del Plan de Ordenamiento Territorial del Distrito Capital. La Resolución 76 de 1977 creó la Reserva Forestal Protectora Bosque Oriental de Bogotá (Cerros Orientales). Sin embargo, la zona contiene, simultáneas y adyacentes, áreas de un alto valor de conservación ambiental, lo mismo que distintos usos del forestal (único admitido por Ley en Reserva Forestal): producción agropecuaria tradicional, canteras, establecimientos nocturnos,
  • 22. 22 centros educativos, clubes y asentamientos urbanos de diversa condición de legalidad, consolidación y estrato socioeconómico. Los Cerros Orientales son, al mismo tiempo, el borde oriental de un gran centro urbano en crecimiento y un área con valores singulares en lo ambiental, lo biológico y lo escénico, que la sociedad aspira a conservar. Son un rasgo distintivo de la ciudad, el principal referente físico de identidad social y una ventaja comparativa para su desarrollo. En relación con los Cerros Orientales, la política ambiental distrital plantea: consolidar una estructura territorial que medie y estabilice las relaciones de la ciudad con los Cerros y la región al Oriente y ordene el aprovechamiento sostenible y la protección de sus valores biológicos, ambientales y paisajísticos, priorizando y garantizando su disfrute y apropiación públicos. El presente subprograma aborda la puesta en marcha de las acciones que se prescribirán y programarán en el Plan de Manejo de los Cerros Orientales, ordenado por el artículo 389 del POT distrital y actualmente en elaboración, bajo las orientaciones del comité interinstitucional conformado para tal efecto. Éste también coordina las acciones urgentes requeridas para controlar el deterioro del área protegida. 6.2 SUBPROGRAMA DE RECUPERACIÓN DE HUMEDALES URBANOS Este subprograma se basa en las resoluciones, recomendaciones y directrices de la Convención de Ramsar, así como en los documentos "Enfoque ecosistémico en el manejo de los humedales bogotanos" y "Directrices para la gestión ambiental de los humedales del Distrito Capital". Los humedales urbanos y periurbanos del Distrito Capital prestan numerosos servicios ambientales insustituibles. Sin embargo, la acumulación de los impactos del desarrollo urbano que acelera y se suma al proceso natural de eutrofización y colmatación de los humedales, ha hecho desaparecer la mayor
  • 23. 23 parte de su extensión y ha alterado su composición, estructura y funcionamiento. El subprograma reúne las acciones requeridas para la recuperación de los valores biológicos y servicios ambientales de estos ecosistemas, así como las necesarias para su mantenimiento, como parte de la estructura ecológica urbana. Las acciones en cada humedal, en tanto es parte del Sistema de Áreas Protegidas, bajo la figura de Parque Ecológico Distrital, deben coordinarse dentro de los Planes de Manejo Ambiental, atendiendo al régimen de usos de los Parques Ecológicos Distritales, según lo previsto en uno y otro aspecto por el POT. Dentro de estos planes de manejo deberá darse prioridad a las siguientes acciones: • Creación de la base física propicia para el establecimiento de las distintas comunidades vegetales y la generación de una oferta amplia y diversa de hábitats para la fauna residente, visitante y migratoria. • Repoblación de fauna con especies nativas propias de estos ecosistemas. • Control de la proliferación vegetal acuática por medios mecánicos, químicos o biológicos. • Conformación y estabilización de las distintas franjas de vegetación propias del humedal, previniendo la aceleración de los procesos de terrificación del humedal. • Construcción de la infraestructura requerida para evitar la entrada a los humedales de aguas servidas, asegurando su alimentación mediante el sistema de aguas lluvias. • Dragado y manejo hidráulico para contrarrestar los procesos de colmatación. El objetivo es mantener el volumen del vaso, la máxima superficie del espejo de agua y el desempeño hidráulico, reforzando la función de amortiguación de crecidas y manteniendo una franja periódicamente inundable.
  • 24. 24 • Establecer la conectividad de los humedales conformando la estructura ecológica principal en su interacción con los ríos, las rondas y los parques urbanos. • Apoyar la conformación de organizaciones cívicas locales reunidas en torno a la conservación de los ecosistemas, involucrándolas en el diseño y supervisión de las actividades de recuperación y adecuación urbanística de las áreas protegidas. 6.3 SUBPROGRAMA DE ÁREAS PROTEGIDAS URBANAS Este subprograma aborda la restauración y protección de las áreas protegidas en suelo urbano y de expansión (exceptuando los humedales, de los cuales se ocupa el subprograma anterior, sección 7.3.2), así como la integración de las mismas al espacio público efectivo de la ciudad. Restando los Cerros Orientales y los humedales -que se tratan en los dos subprogramas anteriores- y las rondas de ríos y canales - que son parques urbanos pasivos- quedan como parte de la estructura ecológica principal de la ciudad: • Los cerros de Torca, La Conejera y Entre Nubes (Parques Ecológicos Distritales). • Sierras del Chicó y las cimas de los Cerros de Suba (Reservas Forestales Distritales). • El Bosque de La Merced ("Maleza de Suba", Santuario Distrital de Fauna y Flora). • Cada una de estas áreas presenta condiciones bien peculiares de estado y manejo. Es preciso formular e implementar la estrategia de conservación y el respectivo Plan de Manejo en cada una de ellas, con el máximo de participación de la comunidad local, en especial de aquellas organizaciones cívicas que vienen trabajando por su protección, de años atrás.
  • 25. 25 6.4 SUBPROGRAMA DE CONTROL DEL TRÁFICO BIOLÓGICO ILÍCITO Sólo se dispone de información parcial y reciente sobre las verdaderas dimensiones del tráfico ilegal de plantas y animales silvestres y productos derivados, en Bogotá. Como capital de uno de los cinco países considerados megadiversos, la ciudad juega -como es de esperar- el papel de estación clave en el tráfico biológico ilegal, en el ámbito internacional y doméstico. A usos tales como extractos medicinales, mascotas y pieles, se suma la preocupación creciente por el tráfico y manipulación genéticos. Bogotá dispone de todas las facilidades tecnológicas y logísticas para hacer el enlace internacional en esta y otras formas de saqueo de los recursos biológicos, que no sólo amenazan la conservación de los mismos en todo el país, sino que evaden la retribución justa y equitativa de los beneficios derivados hacia la Nación y las comunidades locales de procedencia. Por tanto, Bogotá es el punto donde deben concentrarse los esfuerzos por cumplir las convenciones internacionales sobre fauna y flora amenazada, tráfico biológico y patentes biológicas. 7. CARTOGRAFÍA BÁSICA DEL SISTEMA HÍDRICO DE BOGOTA, D.C.
  • 26. 26
  • 27. 27

×