Quintín dovarganes trabajo final protocolo
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share

Quintín dovarganes trabajo final protocolo

  • 542 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
542
On Slideshare
542
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
4
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Universidad Anáhuac Xalapa, Veracruz Maestría en Administración Pública X Generación. Curso de Protocolo. Asignatura Dr. Sergio Guerrero Catedrático LD. Quintín Antar Dovarganes Escandón Alumno Protocolo y dos de sus tipos: diplomático y empresarial Ensayo
  • 2. Página 2 de 15 Introducción. El protocolo –genéricamente entendido- ha existido desde hace mucho tiempo, todos hemos sido testigos a través de la maravilla del cine y de las series de época cómo ya desde la edad media e inclusive desde los tiempos en que vivió Jesucristo durante el esplendor del imperio romano, cierto tipo de ceremonias eran consideradas como necesarias en el trato interpersonal de los personajes, sobre todo de aquellos investidos de alguna autoridad. No obstante, pareciera que la palabra protocolo incluyera un sinnúmero de normas de conducta, unas legales, otras morales, algunas más de etiqueta, y el conjunto de actos a través de los cuales deben materializarse. Es por eso que nos hemos dado a la tarea de desentrañar un poco más el significado de la palabra. José Antonio de Urbina nos menciona: “…El sustantivo <protocolo> nos viene el latín protocollum, que a su vez deriva del griego clásico <protókolon>, que significa <la primera hoja o tapa, enconlada, de un manuscrito importante, con notas sobre su contenido>. El Diccionario de la lengua española nos dice: a) <escrituras matrices y otros documentos que un notario autoriza y custodia> (en otras palabras, <protocolo notarial>); b) <acta o cuaderno de actas relativas a un acuerdo, conferencia o congreso diplomático>; c) <regla ceremonial diplomática o palatina establecida por decreto o por costumbre> (aquí está nuestro protocolo, aunque, insuficientemente definido)”1 . Termina señalando que el mismo Código de Hammurabi de hace cientos de años, especificaba con sorprendente detalle cómo se usaría ése “protocolo”. Para el autor anterior, el protocolo, está basado en la cortesía y en la educación, puede 1 De Urbina y de la Quintana, José Antonio, El gran libro del protocolo, 1ª ed. en libro electrónico, Madrid (España), Ediciones Planeta Madrid, 2011, p. 6.
  • 3. Página 3 de 15 realizar su acción sólo en un estado de derecho para hacer el bien, resolviendo problemas, no creándolos, siendo un corsé flexible cuyo objetivo final es precisamente la convivencia2 . Resulta de gran ayuda para aterrizar más el concepto de protocolo, lo así definido por María Teresa Otero Alvarado: “…El protocolo constituye la ordenación espacio-temporal del ámbito de presencia pública en el que se desenvuelve el poder político legítima o ilegítimamente establecido en forma de Estado o entidades paraestatales. Se trata de normas escritas y de usos y costumbres tradicionales que configuran los aspectos relacionados con la triple resultante espacio-tiempo-personas en el ceremonial de determinados actos: los oficiales. Este ceremonial constituye un sistema propio, compuesto de un conjunto interminable de acciones de carácter más o menos solemne cuyo objetivo es, en el marco que defina constitucionalmente a cada entidad, honrar a las personas físicas y jurídicas que ostentan su representación creando un ámbito relacional adecuado. Las ceremonias están constituidas a su vez por infinidad de elementos de comunicación no verbal susceptibles de ser percibidos con suma facilidad sensorialmente: auditivos, como la música; visuales, como los espectáculos de luz; olfativos, como los aromas; táctiles, como las texturas de los ornamentos; o gustativos, como las viandas de los banquetes… …El ceremonial proporciona el marco relacional adecuado en el que van a desarrollarse los vínculos entre ellos y el protocolo es la técnica de gestión espacio-temporal de su presencia pública. Ambos nos proporcionan el mapa de 2 Ibídem p. 8.
  • 4. Página 4 de 15 las fuerzas imperantes en esa comunidad y el de la interrelación existente entre ellas”3 . Resulta siendo éste último párrafo precisamente de mucha utilidad para entender la diferencia entre protocolo y ceremonial. No obstante, es de mencionar la carencia de obras escritas en torno a estos temas en México. La mayoría –si no es que todas- las obras consultadas para el presente documento, fueron de fuentes bibliográficas y autores españoles. Por último, y para concluir lo que respecta a definir con precisión las palabras protocolo y ceremonial, veamos lo que nos dice María del Carmen Martínez Guillén: “Protocolo es aquella disciplina que, con realismo, técnica y arte (pues tiene las tres cosas), determina las estructuras o formas bajo las cuales se desarrolla una actividad humana pluripersonal e importante; con el objeto de su eficaz realización y, en último lugar, de mejorar la convivencia. Con más sencillez: Protocolo es aquella actividad determinadora de las formas bajo las cuales han de llevarse a cabo, del mejor modo posible, las relaciones del ser humano con sus semejantes”4 . Y con respecto al ceremonial: “Relación específica de ceremonias que han de observarse en ciertos actos/actividades públicos y solemnes”. Ahora bien, una vez determinadas las definiciones anteriores, pasemos a ver la verdadera antigüedad del protocolo. El mismo José Antonio de Urbina clasifica su 3 Otero Alvarado, María Teresa, Protocolo y organización de eventos, 1ª ed., Barcelona (España), Editorial UOC, 2009, p. 10. 4 De Urbina y de la Quintana, José Antonio, El gran libro del protocolo, 1ª ed. en libro electrónico, Madrid (España), Ediciones Planeta Madrid, 2011, p. 12.
  • 5. Página 5 de 15 historia en 4 etapas5 , todas posteriores a la caída del imperio romano, toda vez que durante la noche oscura, periodo dominado por los bárbaros, se pierde cualquier norma, tales etapas podemos resumirlas de la siguiente manera siguiendo a dicho autor: a.- Periodo primitivo: Siglos VII al XIV, protocolo rudimentario y primitivo en casi toda Europa. b.- Periodo de iniciación de un “protocolo europeo”.- Siglos XV al XVII; desde el Renacimiento hasta el Barroco. Se intensifica el comercio y se inicia en Europa una aproximación del protocolo. c.- Periodo de formación y perfeccionamiento del “protocolo europeo”: Siglos XVIII, XIX y principios del XX; unificación del protocolo en sus áreas básicas. Recordando aquí al Congreso de Viena del que hablaremos más adelante. d.- Expansión mundial del “protocolo europeo”, inspirador del “protocolo internacional”: Desde la segunda mitad del siglo XIX hasta la primera década del XX, tiene lugar la “expansión de Europa”. Imitación primero y adopción después de las fórmulas protocolarias europeas, convirtiéndose (todas esas normas) en lo que hoy es un protocolo básico, único y universal, denominado “protocolo internacional”. e.- “Salto” del protocolo, del área “oficial” o del Estado al área o sector “privado”. Nacimiento del “protocolo empresarial”: Último tercio del siglo XX con la globalización de la economía, aparecen multinacionales que encuentran lagunas y problemas en sus unidades de relaciones públicas, por lo que se interesan y utilizan el protocolo dentro de sus unidades de relaciones públicas; resultando lo mismo en entidades no empresariales como las fundaciones y otras organizaciones. Aquí fue el nacimiento del protocolo empresarial. 5 Ibídem p. 10.
  • 6. Página 6 de 15 Una vez establecido lo anterior, pasemos a ver los dos tipos de protocolo que nos interesan: el protocolo diplomático, específicamente en México, y el protocolo empresarial. El Protocolo Diplomático De acuerdo con María del Pilar de Burga Ferré: “A mediados del siglo XV toma forma el establecimiento de la representación diplomática permanente. Finalmente, en el Congreso de Westfalia en 1648 se establece definitivamente la diplomacia como función estable. Es en el Congreso de Viena de 1815 ampliado por el de Aix-la-Chapelle, donde se consagra la organización diplomática actual en cuanto a la clasificación de sus agentes. Finalmente en la convención de Viena (1961) auspiciada por la ONU se aprobó un proyecto de convención sobre relaciones, privilegios e inmunidades diplomáticas, firmada por representantes de 81 países”6 . La Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas (adoptada por México en Viena, Austria, el 18 de Abril de 1961 y ratificada el 17 de Junio de 1965) y la Convención de Viena sobre relaciones consulares (adoptada por México en 1963 y ratificada también en 1965) son los instrumentos normativos que dan nacimiento como tal al protocolo diplomático, o dicho con mayor propiedad, dan nacimiento al compromiso internacional de observarlo. Ahora bien, aterrizando esto en México, nuestro país cuenta con diversos cuerpos jurídicos que prevén el cumplimiento de éstos preceptos: a) Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos: 6 M. R. De Burga Ferré, María del Pilar, Protocolo diplomático, oficial, empresario y social, 1ª ed., Buenos Aires (República Argentina, Centro Argentino de Estudios de Ceremonial, p. 135.
  • 7. Página 7 de 15 i. Artículo 133: Enaltece a los Tratados Internacionales prácticamente al nivel constitucional en magnitud y jerarquía con las que cuentan respecto de otros ordenamientos. ii. Artículo 89 f. X: Le encomienda al Ejecutivo Federal la facultad de dirigir la política exterior y celebrar tratados internacionales. En su conducción, deberá observar diversos principios normativos: la autodeterminación de los pueblos; la no intervención; la solución pacífica de controversias; la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales; la igualdad jurídica de los Estados; la cooperación internacional para el desarrollo; el respeto, la protección y promoción de los derechos humanos y la lucha por la paz y la seguridad internacionales. iii. Artículo 76: El mismo Senado de la República es quien analiza la política exterior que desarrolle el Ejecutivo Federal y aprueba los Tratados Internacionales y Convenciones diplomáticas que Presidente suscriba. En preciso cumplimiento de lo que dispone el artículo 89 f. X, precisamente encontramos otro ordenamiento jurídico, que da nacimiento a la Secretaría de Relaciones Exteriores, hablamos de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, que en su artículo 26, le da existencia a dicha dependencia. De tal ley, podemos rescatar: b) Ley Orgánica de la Administración Pública Federal: i. Artículo 26: Ya descrito en el párrafo anterior. ii. Artículo 28 f. II: Textualmente, a la Secretaría de Relaciones Exteriores se le confiere en ésta fracción, el despacho de lo siguiente: Dirigir el servicio exterior en sus aspectos diplomático y consular en los términos de la Ley del Servicio Exterior Mexicano y, por conducto de los agentes del mismo servicio, velar en el extranjero por el buen nombre de México; impartir protección a los mexicanos; cobrar derechos consulares y otros impuestos; ejercer funciones notariales, de
  • 8. Página 8 de 15 Registro Civil, de auxilio judicial y las demás funciones federales que señalan las Leyes, y adquirir, administrar y conservar las propiedades de la Nación en el extranjero. Naturalmente, el siguiente ordenamiento jurídico a consultar, es: c) Ley del Servicio Exterior Mexicano: i. Artículo 1º: Lo define como el cuerpo permanente de funcionarios del Estado, encargado específicamente de representarlo en el extranjero y responsable de ejecutar la política exterior de México, de conformidad con los principios normativos que establece la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. ii. Artículo 2 f. V: Le confiere al Servicio Exterior Mexicano la obligación de cuidar el cumplimiento de los tratados de los que México sea parte y de las obligaciones internacionales que correspondan. Lo anterior, incluye por supuesto a las Convenciones de Viena sobre relaciones diplomáticas y relaciones diplomáticas. iii. Artículo 10.- Señala que será la Secretaría quien fijará las modalidades de acreditación del personal adscrito en el exterior, de acuerdo con el derecho y las prácticas internacionales. iii. Artículo 41: Aquí es donde comienzan las obligaciones respecto a la diplomacia, pues éste artículo señala que todos los miembros del servicio exterior deberán observar las costumbres sociales del país y la práctica diplomática internacional. En realidad, éste ordenamiento jurídico cumple su propósito al normar la integración (artículo 4 y 5) y organización del Servicio Exterior Mexicano, así
  • 9. Página 9 de 15 como el ingreso, ascenso y obligaciones de sus miembros, sus derechos y prestaciones, formas de separación y sanciones administrativas, todo ello viene a complementarse con el Reglamento de la Ley, sin embargo, es de rescatarse por cuanto hace al tema que nos ocupa, tan solo algunos de los puntos de su contenido, que a continuación se invocan. d) Reglamento de la Ley del Servicio Exterior Mexicano: i. Artículo 9: Resulta sobre todo por una palabra, de interés el transcribir éste artículo: El personal asimilado y el personal temporal tendrán las mismas obligaciones que el personal de carrera; seguirán las recomendaciones del jefe de misión o del jefe de la representación, en todo lo que atañe a la política exterior y a los usos y costumbres locales en lo que se refiere a actividades de carácter público, social y protocolar, sin perjuicio de que en los aspectos técnicos se guíen por las instrucciones específicas que reciban de las dependencias que hayan promovido sus nombramientos… Como podemos apreciar, tanto la Ley del Servicio Exterior Mexicano, como el Reglamento de la misma, vienen a normar orgánicamente principalmente la integración y funcionamiento de dicha dependencia gubernamental, no obstante, prever en dichos documentos, las obligaciones tendientes al cumplimiento de Tratados Internacionales, usos y costumbres, y sobre todo la práctica diplomática. No obstante todo lo anterior, la misma Secretaría de Relaciones Exteriores, en una obra de inestimable beneficio, llamada Guía de Protocolo: Privilegios e Inmunidades de las Misiones Extranjeras acreditadas en México, tiene por objeto, según ella misma proporcionar a las Misiones Extranjeras y a su personal
  • 10. Página 10 de 15 toda la información relativa a los procedimientos y disposiciones en vigor, con el fin de auxiliarlas en el proceso completo de su estancia en México7 . Según tal documento, las Misiones Extranjeras acreditadas en México son del orden de 85 Representaciones Diplomáticas, 286 Consulados Generales, Consulados de Carrera, Agencias Consulares y Consulados Honorarios, así como 41 Representaciones de Organismos Internacionales. Siendo la Dirección General de Protocolo a través de la Dirección General Adjunta para Misiones Extranjeras, la encargada de vigilar y garantizar la aplicación de las disposiciones en materia de Privilegios e Inmunidades que consagran la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961, y la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares de 1963, así como las Convenciones sobre Prerrogativas e Inmunidades de los Organismos Especializados de las Naciones Unidas, los Acuerdos de Sede suscritos con los Organismos Internacionales, otros instrumentos internacionales celebrados por México, así como el Principio de Reciprocidad. Así las cosas, la Guía de Protocolo: Privilegios e Inmunidades de las Misiones Extranjeras acreditadas en México, contiene los siguientes capítulos: I. Acreditación; II. Privilegios y Franquicias; III. Seguridad; IV. Cortesías en el aeropuerto. El contenido de esa guía, contempla el cumplimiento de cada uno de los actos previstos en sus capítulos respecto de diversos ordenamientos internacionales y nacionales, mismos que son citados al final de dicho documento. 7 Guía de Protocolo: Privilegios e Inmunidades de las Misiones Extranjeras acreditadas en México, México, Dirección General de Protocolo, Secretaría de Relaciones Exteriores, 2012, p.7.: http://www.sre.gob.mx/index.php/cancilleria/guia-de-protocolo; Página de Internet consultada en 01 de Junio de 2013.
  • 11. Página 11 de 15 Siendo así las cosas, tenemos que la Ley del Servicio Exterior Mexicano y su Reglamento, norman el protocolo diplomático -conjuntamente con instrumentos internacionales- para el funcionamiento del Servicio Exterior Mexicano (cumpliendo además las normas dispuestas por los países destinatarios de cada misión diplomática) y del ingreso de misiones extranjeras en nuestro país. Éste protocolo, el diplomático, es tan específico como vasto, su existencia se fundamenta históricamente en usos y costumbres, documentos internacionales y leyes internas, y su observancia resulta obligatoria en cualquier Estado de derecho.
  • 12. Página 12 de 15 El Protocolo Empresarial En la vida de las organizaciones privadas –diametralmente distinta a la de las públicas-, no obstante que no constituyen órganos de gobierno y que sus actos si bien deben desempeñarse dentro de las normas jurídicas, éstas no prevén reglas respecto a su comportamiento, el intercambio y trato con otras organizaciones privadas, resulta inevitable. Por lo tanto y al no existir una reglamentación general para el protocolo empresarial, las normas específicas que cada empresa determina para sus integrantes y representantes, no responden sino a un sin número de factores como objetivos, usos y costumbres empresariales regionales, giro de la empresa, personas –físicas y morales- con las que se interactúa, etc. Es frecuente ver que cada una de las organizaciones privadas, cuenta con su propio Código de Ética, para normar el actuar de sus integrantes, sin embargo esto es tendiente a la probidad de sus acciones, no a la forma en que éstas deban darse respecto a terceras personas. Por el contrario, pocas empresas –sobre todo las más grandes- son las que cuentan con Manuales de Ceremonial. De acuerdo a lo que nos menciona Otero Alvarado, se trata de un texto donde se recogen los aspectos ceremoniales y protocolarios que afectan a la vida de la organización, así como su ordenación, clasificación y sistematización, aportando tanto los principios generales como las soluciones concretas a cualquier circunstancia que pudiera plantearse en la vida relacional de la organización a efectos ceremoniales o protocolarios8 . 8 Otero Alvarado, María Teresa, Protocolo y empresa: el ceremonial corporativo, 1ª ed., Barcelona (España), Editorial UOC, 2011, p. 125.
  • 13. Página 13 de 15 Esta autora hace una diferenciación, dejando entrever que respecto a las empresas, se utilizará el término ceremonial y no protocolo. Fernando Ramos Fernández por el contrario menciona: la empresa se dota de unos ritos propios con qué celebrar sus comparecencias públicas, se dota de un protocolo que se convierte en una herramienta comunicativa de gestión. Y continúa apuntando: el objetivo fundamental no es sólo obtener una porción o segmento del mercado en el que trabaja la empresa. Se busca la formación de una actitud favorable de los públicos hacia la organización. Los públicos dejan de ser sujetos de consumo, para considerarlos fundamentalmente como sujetos de opinión9 . Siendo así, el mismo autor, divide al protocolo en cuatro familias: A. Protocolo estructural: Crea, diseña y determina el espacio, estructura y ambiente para el desarrollo de una acción humana. B. Protocolo de gestión: Establece las formas de llevar a cabo dicha acción humana. C. Protocolo de atención a personalidades: su propio nombre lo indica. D. Protocolo de la eficacia personal: Perfeccionamiento de la acción personal para aumentar su eficacia en relaciones con los demás. A opinión propia, aquí entran en juego aptitudes innatas y adquiridas dependiendo la persona de que se trate. Haciendo a un lado todas las consideraciones respecto al protocolo general del que carecen las empresas, y ante la diversidad geográfica, antropológica y cultural 9 Ramos Fernández, Fernando, El protocolo de empresa, herramientas para crear valor, 1ª ed., La Coruña (España), NETBIBLO, 2008, p. 1 - 4.
  • 14. Página 14 de 15 inherente a los diferentes ámbitos espaciales y temporales que las rodean, podemos concluir que: 1.- Cada empresa es rectora de su propio comportamiento y del de los miembros que la integren. 2.- El protocolo o manual de ceremonial que para tal efecto se expida, rige sólo por cuanto hace a sí misma y nunca sobre terceros. 3.- Si bien puede haber –y seguramente hay- semejanzas entre lo dispuesto por unas y otras empresas en sus manuales ceremoniales o protocolarios para sus departamentos de relaciones públicas y otros afines, el contenido y sentido de dichas normas, es dependiente directamente de los factores que constituyen a la empresa, sus objetivos y su contexto espacial, territorial, comercial y temporal. Beneficios obtenidos del estudio de los Protocolos Diplomático y Empresarial. El haber investigado sobre estas dos vertientes del protocolo, sin duda complementa –en una formación personal como abogado- la convicción de que vivimos en un mundo de normas, sin las cuales, tendríamos –además del raciocinio- pocas diferencias respecto de los animales. Es maravilloso poder entender y contar ahora con el conocimiento y explicación del por qué suceden los actos oficiales –protocolo diplomático- de la manera que suceden. Quizá en el domicilio y ámbito de desempeño de un servidor, ése sea el protocolo más cercano debido a los medios de comunicación. Por cuanto hace al protocolo empresarial, aquí (Orizaba, Veracruz), existen pocas empresas de gran envergadura (quizá Kimberly-Clark y Cervecería Moctezuma solamente), no obstante, el acercamiento a entender cómo y por qué funciona en el sector privado el protocolo empresarial, sin duda deja listas las bases para una incursión futura en las altas esferas empresariales. Agradezco la oportunidad.
  • 15. Página 15 de 15 Fuentes de Consulta: Jurídicas: 1. Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas. 2. Convención de Viena sobre relaciones Consulares. 3. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos 4. Ley Orgánica de la Administración Pública Federal 5. Ley del Servicio Exterior Mexicano 6. Reglamento de la Ley del Servicio Exterior Mexicano Bibliográficas: 1. De Urbina y de la Quintana, José Antonio, El gran libro del protocolo, 1ª ed. en libro electrónico, Madrid (España), Ediciones Planeta Madrid, 2011. 2. M. R. De Burga Ferré, María del Pilar, Protocolo diplomático, oficial, empresario y social, 1ª ed., Buenos Aires (República Argentina), Centro Argentino de Estudios de Ceremonial. 3. Otero Alvarado, María Teresa, Protocolo y empresa: el ceremonial corporativo, 1ª ed., Barcelona (España), Editorial UOC, 2011. 4. Otero Alvarado, María Teresa, Protocolo y organización de eventos, 1ª ed., Barcelona (España), Editorial UOC, 2009. 5. Ramos Fernández, Fernando, El protocolo de empresa, herramientas para crear valor, 1ª ed., La Coruña (España), NETBIBLO, 2008. Virtuales: 1. Guía de Protocolo: Privilegios e Inmunidades de las Misiones Extranjeras acreditadas en México, México, Dirección General de Protocolo, Secretaría de Relaciones Exteriores, 2012,http://www.sre.gob.mx/index.php/cancilleria/guia-de-protocolo; Página de Internet consultada en 01 de Junio de 2013.