Your SlideShare is downloading. ×

Antologia tema 4

3,777

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
3,777
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
51
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Sindicato ´ Nacional de FUNDACION PARA LA C ULTURA Trabajadores de la DEL MAEST RO EducaciónCurso-Taller FD Fortalecimiento para Docentes 2011 Tema 4 Competencias Didácticas
  • 2. Lectura PáginaDesarrollo de competencias en el aula 3Aplicar las competencias: una verdadera competencia 9La construcción del conocimiento en los niños/as del siglo XXI 14Planeación por competencias 19Diez nuevas competencias para enseñar 22La evaluación basada en competencias 97La organización y los estándares como plataforma de los 101procesos pedagógicosDesarrollo profesional para una educación inclusiva 115Las artes sociales 131La alfabetización emocional como prevención 140Educación y sentido del humor 150Competencias para la vida y perfil de egreso de Educación 152Básica 2
  • 3. DESARROLLO DE COMPETENCIAS EN EL AULA Laura Frade RubioLa palabra competencia tiene dos acepciones: la primera viene del griego “agon, agonistas”(Argudín, 2005) y quiere decir rivalizar, enfrentar; la segunda proviene del latín competere(Simon y Hersch, 2001) y significa “te compete, es del ámbito de tu responsabilidad”. Eneducación utilizamos la segunda porque lo que nos interesa es impulsar que el estudiante sehaga competente, que el aprendizaje sea su responsabilidad y por tanto, parte de suquehacer.Una persona es competente cuando sabe las cosas y puede resolver lo que encuentra. Poreso, una competencia es una capacidad adaptativa, cognitivo- conductual para responder alas demandas del entorno con cierto nivel de adecuación (Frade, 2008a, 2008c), es decir, loque el sujeto hace es lo que se espera que realice en concordancia con lo que la sociedadseñala como pertinente, y para lograrlo tiene que pensar, conocer, sentir y hacer al mismotiempo. Por ejemplo, en el Programa de Educación Preescolar 2004, se encuentra lacompetencia: “Utiliza los números en situaciones variadas que implican poner en juego losprincipios de conteo”. En este caso, se busca que cuando un niño la despliegue, no que lohaga porque exista un estímulo, como antes se pensaba y así lo señalaba el conductismo,sino porque lo que encuentra es una exigencia compleja ante la cual tiene que reflexionar yutilizar todos los conocimientos que posee para resolver. Así, cuando el pequeño va a latienda, sabe qué hacer con diez pesos (---), además identifica lo que puede comprar conesta cantidad entre los diversos productos que encuentra en este entorno. En un contextomercantil como este último, que es diverso y complejo, las capacidades que usa sonmayores que los saberes con los que cuenta, pero, además, la acción que realizadesarrollará la competencia de manera continúa; mientras más utilice los números ensituaciones diferentes mayor será su capacidad de hacerlo.Por esto, en la educación se ha adoptado el enfoque curricular por competencias, puestoque en el siglo XXI el conocimiento se produce a la velocidad de la luz, en virtud de que noexiste cabeza humana que soporte la transmisión del local de los conocimientos acumuladosa la fecha por la sociedad a las nuevas generaciones, es necesario adoptar un nuevoparadigma; el que está centrado en el desarrollo de las capacidades adaptativas y cognitivo-conductuales que permitirá a los estudiantes salir adelante en la época que les tocará vivir;asunto que se centra en la construcción del desempeño frente a las diferentes exigenciasque se presentan en el medio ambiente en que se desenvuelve (Frade 2008a).El sujeto que puede satisfacer las demandas que encuentra en el entorno ha interiorizadouna serie de conocimientos, habilidades, destrezas, actitudes, valores, percepciones,intuiciones, creencias, tradiciones, representaciones mentales de sí mismo (autoestima yautoconcepto), códigos y pautas culturales; de tal modo que, al poner en juego todos estoselementos juntos frente a la demanda que encuentra, la resuelve, cumpliendo con elrequisito de adecuación establecido por la sociedad: considerarlo competente. 3
  • 4. En este orden de ideas surgen preguntas: ¿por qué algunas personas son más competentesque otras?, ¿cuál es la razón por la que, aunque desplieguen la misma competencia, losresultados son diferentes? La respuesta se puede concretizar al identificar que existen tresvariables que afectan el desempeño (Frade, 2008b): • La cultura en la que crece el sujeto porque ésta establece las demandas, las exigencias frente a las cuales tendrá que responder, si se nace en un pueblo cazador, esto es lo que tendrá que aprender el niño que crece; • Los procesos de mediación, es decir, el tipo de intervención que los adultos realizan para que las personas se adapten al mundo natural, cultural y social que les tocará vivir (Vygslky,1995); si se les enseña a memorizar y a repetir contenidos, esto es lo que sabrán hacer; • Las especialidades propias, esto es, el nivel intelectual que posee el individuo, su temperamento, habilidades motrices, carácter, herencia genética, etcétera.Por ejemplo, un niño con Síndrome de Down que crece en una cultura que apoya eldesarrollo de las diferencias y que cuenta con los procesos de mediación pertinentes paralograrlo, impulsará que éste despliegue múltiples competencias como expresarse pordiferentes medios gráficos o bien leer y escribir; en cambio, si crece en un ambiente que lorechaza y que niega todas sus potencialidades no podrá hacerlo. Es la interacción de lacultura, la mediación y la capacidad de cada sujeto lo que genera los diferentes resultadosen el desempeño de las personas.Por esto, desde el punto de vista educativo, debemos identificar cuáles son los procesos demediación que garantizan el desarrollo de las competencias que se definen como necesariaspara responder a las demandas de la época que les tocará vivir a las nuevas generacionesdel siglo XXI. La respuesta a esto es muy compleja porque desde el punto de vistapedagógico existen varias puntualizaciones que hacer.En primer lugar, es necesario señalar que las competencias se conceptualizan en diferentesámbitos. En el psicológico, como capacidad cognitiva que produce un desempeño, porejemplo, comprender y producir el lenguaje. En el laboral, como el conjunto de habilidadespara responder a las exigencias de la empresa que contrata: el trabajador que atiende lasnecesidades de un cliente. En cambio, en el pedagógico, como metas curriculares hacia lascuales se debe dirigir el proceso educativo; ejemplo de ello sería elaborar diversos tipos detextos utilizando las reglas de ortografía y redacción; capacidad que requerirá todo egresadode primaria a lo largo de su vida (Frade 2008a. 2008c)No obstante, si las competencias se despliegan por su utilización, entonces no son sólo finesterminales, sino que también describen la dinámica mediante la cual se debe llegar a ellas,es decir, que cuentan con un carácter dual, son meta y proceso a la vez. Así, si lacompetencia dice que el sujeto toma decisiones éticas frente a los dilemas que enfrenta, esomismo debe hacer el estudiante en el salón de clases, de manera que se adquiera elconocimiento ético al mismo tiempo en que lo utiliza. 4
  • 5. En segundo lugar, una vez que se ha comprendido lo que es una competencia y como secaracteriza, emerge entonces la pregunta: ¿cuáles son las competencias que debe tener elestudiante del siglo XXI? Porque al contestarla estaremos definiendo el perfil del egreso denuestros alumnos y alumnas. Esto no es fácil en un mundo cambiante, ya que existenprocesos educativos que se están cuestionando mucho, como la cantidad de caligrafía quese debe enseñar, dado que los estudiantes escribirán cada vez menos a mano y utilizando elpapel, haciendo mucho más uso de la computadora; o bien el tiempo que se debe destinarpara ejercitar el cálculo mental cuando se puede usar una calculadora o el Excel; y, sobretodo, si lo importante es resolver problemas complejos en lugar de hacer sólo cuentas. Sibien las respuestas a estas preguntas son ambivalentes porque cuentan con argumentos afavor y en contra, los resultados de la discusión que se genere serán la definición de lascompetencias requeridas para elaborar un plan de estudios centrado en la satisfacción delas necesidades educativas del estudiante del siglo XXI.En tercer lugar, es necesario tomar la decisión sobre el tipo de estructura curricular que sedebe adoptar desde este enfoque. Es decir, si solamente se redactan las competenciascomo metas terminales hacia las cuales dirigir el proceso educativo, lo que implica que sólose les describe en el perfil de egreso de un plan de estudios, o si se van especificando a lolargo de cada asignatura y de cada bloque. Este dilema se resuelva por la intencionalidadque se adopta, en el sentido de que si lo importante ahora es desarrollar las capacidadesnecesarias para responder a las demandas del entorno y no sólo la transmisión oconstrucción del conocimiento, las competencias deberán concretizarse desde el perfil hastalas unidades más simples del programa en desempeños más específicos (Frade, 2008a)Esto implica reconocer que existen dos propuestas curriculares en los programas de estudioactuales, ya que el de preescolar y el de bachillerato tienen un diseño curricular centrado enel desempeño, mientras que la Reforma de Educación Secundaria y en el nuevo Plan 2009para la primaria cuentan con una perspectiva más constructivista que está centrada en laconstrucción del conocimiento.En cuarto lugar, es necesario observar que las competencias deben contar con unaestructura gramatical que garantice que así como están redactadas se aplicarán en el salónde clase, por lo que se deben escribir en presente, en la tercera persona singular, puestoque esto se convierte en un imperativo para el docente. Por ejemplo, si la competencia dice“Lee, comprende e interpreta diferentes tipos de texto”, eso es exactamente lo que se debehacer en el aula; en cambio si se redacta en infinitivo o en futuro, ya no es responsabilidadde nadie, puesto que se parte del principio de que algún día el estudiante lo logrará (Frade2008a, 2008c).En quinto lugar, es indispensable identificar el tipo de estructura curricular que se utilizará alo largo del plan de estudios, es decir, si sólo cuenta con propósitos, temas a tratar,aprendizajes esperados y parámetros para evaluar, o bien con competencias que incluyenvarios indicadores de desempeño, que son los descriptores del proceso con los que losestudiantes deberán seguir para llegar a adquirir la competencia especificada. Por ejemplo,en la competencia de preescolar: “Reconoce sus cualidades y capacidades y las de suscompañeras y compañeros”, el programa advierte como manifestaciones (indicadores), lossiguientes desempeños: habla sobre sus sentimientos, habla libremente sobre cómo es él oella, de su casa y comunidad, apoya y da sugerencias a otros (SEP, SEP. 2004). 5
  • 6. Dado que la ejecución de dichas competencias e indicadores se realiza con diferentesimpactos, la estructura también incluye niveles de desempeño, que son los descriptores delresultado que sé obtiene cuando ya se cuenta con ellas.En sexto lugar, para garantizar la mediación adecuada a las demandas que se presentan enel siglo XXI, también se debe abordar la forma en la que se tienen que desarrollar lascompetencias, sí mediante procesos constructivistas exclusivamente, cuyo eje central es laconstrucción del conocimiento bajo el supuesto de que sí esto se logra se trasladará a otroscontextos, o más bien sí es necesario contar con una intención educativa explicita, cuyoénfasis, al momento de planear y de dar la clase, se encuentra en enfrentar demandas delentorno. Esto implicaría que el docente deberá diseñar escenarios de aprendizaje llamadossituaciones didácticas, en las que se busque la resolución de problemas; el análisis decasos; la elaboración de proyectos innovadores; la realización de investigaciones en las quese ponga el acento en la comprobación de las hipótesis que tengan los estudiantes sobreciertos fenómenos, hechos. Procesos o conocimientos; la ejecución de diversosexperimentos; la organización de eventos; o bien la elaboración de productos concretoscomo pueden ser ensayos, libros propios, manuales, recetas, instructivos, etc. (Frade,2008a, 2008c). Al llevar a cabo estas estrategias, el énfasis estará en la búsqueda constantede soluciones ante las demandas presentadas, lo que, por lo tanto, conlleva a que lamediación y la clase brindada deberán ser distintas, asunto que se resuelve con una nuevaforma de planear, cuyo centro de acción se encuentre en el estudiante y no en el docente.Es decir, que la planeación será lo que los alumnos y alumnas realizarán y no lo que hará elprofesor como siempre se ha hecho.En séptimo lugar, si lo que prevemos hacer en el aula se modifica, también debe serlo elproceso para evaluar; asunto que va más allá de efectuar un balance sobre lo que losestudiantes han aprendido. Se trata, más bien, de identificar en qué medida se desplieganlas competencias que han ido desarrollando frente a las demandas concretas de la vida real;el énfasis estará en el análisis del desempeño, más que en ubicar qué tanto saben losestudiantes. Esto trae como consecuencia la necesidad de recabar la evidencia requeridapara observar lo que saben hacer tanto en el proceso como en el resultado, lo que incluye larecopilación de trabajos (proyectos, investigaciones, escritos, tareas, resultados deexperimentos, etcétera) para analizarlos desde ambos puntos de vista: cualitativa ycuantitativamente, de manera que la información que se obtenga sobre hacer, así como loque le falta, se represente con una escala que sea significativa para el estudiante sobre elesfuerzo realizado (Frade, 2008a, 2008d). Lo anterior obedece a la idea de que éste últimodebe desarrollar su capacidad metacognitiva, y que se traduce en la habilidad para analizarsu propio desempeño, ya que, al hacerlo, podrá identificar sus aciertos para repetirlos y suserrores para evitarlos, así como lo que necesita modificar, esto es la base del sercompetente. Este nuevo proceso pedagógico conlleva un supuesto: que los docentesrequieren identificar las diferencias conceptuales que emergen en torno a las competencias,de tal forma que puedan aplicar cualquier tipo de modelo, sea constructivista o centrado enel desempeño, o bien puedan construir sus propias propuestas sin perder de vista la basedel nuevo enfoque, la adecuación entre lo que sabe hacer el sujeto frente a lo que le tocarávivir en el corto, mediano y largo plazo. 6
  • 7. Todo lo anterior trae como consecuencia una nueva definición en el tipo y particularidadesde una mediación, cuya característica esencial es la intención que tiene el docente: eldesempeño adecuado a las demandas del entorno por parte del estudiante, lo quecuestionará, sin duda, las prácticas que realizan las y los maestros, asunto que requeriráuna adaptación al nuevo entorno por parte de sus propias competencias docentes. Si bien,estas últimas no son nuevas, ya que las capacidades que despliegan los educadores paraenseñar siempre han estado ahí, son históricas; lo que resulta una novedad es queactualmente se les busca definir mediante diversos procesos de investigación al contestar lapregunta: ¿qué es lo que sabe hacer el mejor docente, aquel que produce buenos procesosde enseñanza-aprendizaje y buenos resultados? Esto a partir de la consideración de que susprácticas cuentan con una adecuación, una correspondencia con las exigencias que lasociedad le impone. Es decir que, en el contexto mexicano, es bueno aquel profesor oprofesora que cumple con las demandas planteadas en el plan de estudios vigente deacuerdo con las necesidades de su grupo y, por esto, obtiene buenos resultados.Desde mi presupuesto, las capacidades para hacerlo se definen visualizando la inteligenciaeducativa, esto es a partir de la teoría de las inteligencias múltiples que señala que no existeun solo tipo de inteligencia, sino varias (musical, matemáticas, lingüística, cinética, graficaespecial, naturalista, intrapersonal e interpersonal), por lo que la capacidad para educar esuna más, misma que puede ser innata o bien se puede desarrollar. Dicha capacidad seconcretiza en la posibilidad de llevar a cabo mediciones inteligentes y de calidad a partir delas cuales el sujeto que aprende desarrolla las capacidades que le permitirán integrarse demanera adecuada al momento histórico que le tocará vivir (Frade, 2008b). El sujeto cuenta,entonces, con ocho competencias, a saber: • Competencia Diagnóstica: Detecta las necesidades de aprendizaje que se desprenden del medio socio-histórico. • Competencia Ética: Toma decisiones éticas sobre lo que debe enseñarse y cómo debe hacerlo, lo que incluye el propio comportamiento en el entorno. • Competencia Cognitiva: Cuenta con un dominio claro de los conocimientos y competencias que va a mediar. • Competencia Lógica: Define un orden lógico para enseñar los conocimientos y competencias detectadas de manera que organiza los aprendizajes tomando en cuenta las necesidades de sus estudiantes. • Competencia Empática: Identifica las necesidades psicoafectivas y motrices del sujeto que aprende, es empático con él y ejerce un liderazgo proactivo, su intención genera una reciprocidad por parte del estudiante. • Competencia Comunicativa: Establece una comunicación efectiva con el educando, le comunica su propósito y este último le responde. 7
  • 8. • Competencia Lúdico-Didáctica: Diseña y utiliza diferentes manifestaciones simbólicas en la mediación para promover el aprendizaje significativo y efectivo. • Competencia Metacognitiva: Evalúa su propio desempeño como educador, de manera que encuentra el acierto para repetirlo y el error para evitarlo, lo que sabe y lo que le falta por saber y además lo sabe resolver.Como se observa, las competencias docentes descritas no incluyen ciertas competenciaslaborales, como el trabajo en equipo o el cumplimiento de las normas institucionales. Esto sedebe al hecho de que educar a otro no necesariamente es una actividad que se subsume altrabajo institucional, por el contrario, se ejerce de manera continua con o sin la misma. Esdecir, que el buen educador lo es, independientemente de que la escuela se lo exija, peroademás, ejerce su práctica en una relación de uno a uno con sus estudiantes o bien con sugrupo, con o sin ayuda del colegiado docente. Si bien es cierto que el apoyo institucional, asícomo el de sus compañeros, puede mejorar su práctica, también lo es que él y la maestracompetente se identifican por la labor que realizan por si mismos/as.En suma, el enfoque curricular por competencias es un nuevo paradigma educativo, cuyoénfasis se encuentra en el desarrollo de las capacidades que requiere desarrollar del sigloXXI para salir adelante a lo largo de su vida. Busca construir el desempeño necesario frentea las demandas del entorno, por lo que no sólo se centra en construir y transmitirconocimientos, sino en cómo el sujeto los utiliza para vivir, adaptarse, superarse ytransformar la sociedad en la que vive, asunto que requiere de la adaptación de nuestraspropias competencias docentes al nuevo entorno que emerge de la globalización.Frade, Laura. (2009). Desarrollo de Competencias en el aula. Comisión Nacional de los Libros de Texto Gratuitos. Págs. 317 – 326. 8
  • 9. APLICAR LAS COMPETENCIAS: UNA VERDADERA COMPETENCIA Antonio Gómez Nashiki1Como lo muestran los testimonios de maestros que aquí se presentan, el tema de lascompetencias apenas comienza y su principal reto está por venir, cuando los profesoresapliquen de manera cotidiana los nuevos planteamientos y, por tanto, surjan lasobservaciones correspondientes. En estos temas hace falta más difusión e investigación ydiscusión permanente, no sólo de quienes están al frente de las aulas, sino de ampliossectores que den seguimiento y atiendan los distintos requerimientos derivados de unplanteamiento de esta naturaleza.Un Concepto, varias interpretacionesEl concepto de competencia desde su aparición marcó un hito y llamó poderosamente laatención en distintos círculos, no sólo educativos, pues asociados a él estaban otros temas yconceptos muy complejos, tales como: habilidades, experiencia, actitudes, valores, saberes,procesos, entre otros, por lo que su manejo desde un principio no fue muy accesible quedigamos. Por ejemplo, la definición de Francois Lasnier (2000):[…] saber hacer complejo resultado de la integración, movilización y adecuación decapacidades y habilidades (cognitivas, afectivas, psicomotoras o sociales) y deconocimientos utilizados eficazmente en situaciones similares.O de esta otra definición que se presenta como:Una red conceptual amplia, que hace referencia a una formación integral del ciudadano, pormedio de nuevos enfoques, como el aprendizaje significativo, en diversas áreas:cognoscitiva (saber), psicomotora (saber hacer, aptitudes), afectiva (saber ser, actitudes yvalores)… abarca todo un conjunto de capacidades que se desarrollan a través de procesosque conducen a la persona responsable a ser competente para realizar múltiples acciones(sociales, cognitivas, culturales, afectivas, laborales, productivas), por las cuales proyecta yevidencia su capacidad de resolver un problema dado dentro de un contexto específico ycambiante… (Documentos de Buenos Aires, 2005, citado en Beneitone, Esquetini, GonzálezMarty, Siufi y –Wagenaar, 2007: 36).Dos aspectos pueden considerarse ante esta situación, la primera es la polisemia delconcepto, pues hay mucha confusión en el medio magisterial, por ejemplo el siguientetestimonio:Maestro de secundaria:Fui a un curso a Guadalajara nos dieron una visión completa, y definiciones y quedéconvencido, luego chequé en internet y ¡que bárbaro! Era un mar de definiciones, la cosa es¿cómo le vamos hacer para que los docentes entiendan más o menos lo mismo?, uno sepierde con mucha facilidad.1 Profesor-investigador de la Facultad de Pedagogía de la Universidad de Colima 9
  • 10. Este será, sin duda, un tema que estará presente con mucha fuerza en los próximos años,por lo que se seguirá discutiendo. En este sentido, valdría la pena considerar que implica unreto, porque como apunta Laval (2004:94)La dificultad reside aquí en el hecho de que el término puede designar realidades variadas ytanto puede encerrar indudables avances democráticos como conducir a verdaderasregresiones –Noción encrucijada” para algunos, “atractivo extraño” para otros, lacompetencia permite, por ejemplo, que se reconozcan a los asalariados conocimientosprácticos no certificados por los diplomas y que los contratistas no están dispuestos areconocer espontáneamente.En segundo lugar, los conceptos asociados podrían dar pie por sí mismos a un debate muyamplio sobre el peso que cada componente tendría de acuerdo con la corriente u orientacióneducativa en la que se inscribe. Pero ante esta situación, vale la pena preguntar: ¿cuál es elpapel del docente de educación básica ante esta situación?, ¿cómo afrontar el reto deinstrumentarlas?, ¿existe la plena convicción de llevarlas a cabo?, ¿hay informaciónsuficientes y de fácil acceso para los docentes?Educación 2001 se dio a la tarea de preguntar a maestros (18 docenas, diez de primaria yocho de secundaria) de distintos niveles educativos de Colima en torno a este tema, lasrespuestas dejan ver un interesante crisol de puntos de vista que sólo desde la opinión de lapráctica docente es posible que salgan a la luz pública. Por otro lado, si bien es cierto que elreto de las competencias –como muchas otras reformas educativas- está en su correctaformulación teórica, también es crucial que los docentes logren hacerla suya para poderinstrumentarlas adecuadamente en el salón de clase.Como lo demuestran algunos estudios (Giroux, 1990, Apple, 1989), los maestros gozan yejercitan una independencia al momento de aplicar sus contenidos en el salón de clase, yhacen los ajustes y modificaciones que creen convenientes en el momento que lo deciden.Por esta razón, es que es necesario conceptualizar su práctica desde una posición no pasivaen los procesos de diseño y desarrollo del currrículum. Quizá el mejor ejemplo se lapropuesta de Stenhouse de Currículum hipotético (1984), en donde la iniciativa curricularadquiere sentido, a partir de que los sujetos van poniendo en práctica lo indicado en el plan yprograma de estudios,La profesión docente es una actividad creativa en la que todos los días los docentes adaptandistintas acciones y conocimientos en función de su experiencia personal y del contexto endonde les toca impartir sus clases, lo que se ha denominado en ocasiones el currrículum realo vivido, que ocurre todos los días en los salones de clase que protagonizan el docente ysus alumnos. Al respectos han desarrollado interesantes trabajos de todo lo que hace undocente, además de enseñar contenidos específicos, por ejemplo, los trabajos de PérezGómez (1998), Jackson (1968) o en la forma más cotidiana como lo señala una profesora deTecomán: “uno no se hace maestro hasta que se pone a trabajar con los problemas de losniños y padres y de la colonia”.Es, en otras palabras, la aplicación de lo aprendido por los docentes, la identificación de susproblemas concretos, definición, análisis, explicación, las propuestas para su solución y laejecución de las mismas, son procesos en los cuales intervienen muchos saberes 10
  • 11. provenientes de los aportes más básicos y fundamentales de diversas disciplinas yexperiencias (Gutiérrez-Vázquez, 2004).¿Cómo le hacemos?De manera casi inmediata al anuncio de la instrumentación de las competencias surgieronalgunas dudas acerca de qué y cómo va a cambiar la forma de enseñanza. Para algunosdocentes la pregunta está en cómo ir cambiando progresivamente o de plano entrar de llenocon el nuevo enfoque aun cuando no se domina muy bien:Maestro de 2° año de secundaria:Sinceramente me he informado poco, pero sí he escuchado que esto de las competenciases un hecho y no hay paso atrás, pero yo todavía le dudo, porque necesito informarme másy acercarme con compañeros que sepan bien de qué se trata, yo estoy con que tenemosque cambiar, sí, pero no sabemos muchos cómo […]Por otro lado, existe la convicción de que todo se irá resolviendo paulatinamente, conformearranque de lleno el enfoque, aunque no con plena claridad, por lo que la necesidad de unaacompañamiento permanente se hace más que necesario en opinión de los entrevistados:Maestra de 6° año:Yo no me opongo a los cambios eso es algo sano, los resultados no han sido buenos, poreso hay que cambiar, y como ha pasado en otras ocasiones arranca la reforma y te las vasingeniando, pero yo pediría ahora que nos den más apoyo, porque luego haces las cosaspor pura intuición y eso no está muy bien, qué le cuesta a la SEP poner gente cerca de loslugares de trabajo para que asesoren, aprenderíamos más ¿no?, y sobre seguro, sin tantasdudas […]Quizá uno de los aspectos más relevantes de la entrevista es que los docentes señalaronque la atención se centra en cómo aprender una forma nueva de enseñar, utilizandocorrectamente cada uno de los niveles de competencia, en reto por demás interesante quelo plantean así:Maestros de Secundaria:En mi caso, por ejemplo, doy matemáticas, y la verdad es que si uno analiza elplanteamiento de las competencias suena muy bueno, pero ¿cómo le hago cuando lesenseño una ecuación y su despeje? […] eso nos lleva a pensar en ejemplos y darle vuelta alos contenidos que venimos enseñando, no está mal, pero hay que aprender cómo se lehace, a mí me preocupa el tiempo para hacerlo y en el año esto es lo que más te presiona.En el caso de ciencias sociales el tema también preocupa, pero el énfasis se pone en laevaluación, ¿cómo evaluar correctamente las habilidades y competencias?:Maestra de 5° año: 11
  • 12. Yo vi la lista de competencias y habilidades en un curso que tomé, son muchas y lo que mequedé pensando fue: ¿cómo le voy a hacer?, ¿evaluaré todo lo que hace el alumno? Y conmuchos al mismo tiempo ¿cómo le voy a hacer?Maestra de 3°:En mi caso yo tengo dudas, conozco muchos profesores que sí están comprometidos con elcambio, con hacer cosas que el día de mañana se vean, que tengan resultados positivos, enniños con buenos logros académicos, pero también hay otros compañeros que ya no estánmuy dispuestos, ¿cómo abandonar los vicios adquiridos? Esto de las reformas está muchoen función de la disposición y de la edad de los maestros, eso creo […]Ante este cuestionamiento se cierne una pregunta central y que puede ser una reflexióninteresante en la medida de que apunta a que la práctica docente requiere que cambie, puesde lo contrario se hará lo mismo que se viene haciendo, repitiendo los mismos errores paraseñalar el tiempo después que el enfoque no sirvió. ¿Cómo garantizar un cambio en losprofesores?, ¿será posible que se comprometan completamente?El destino de una innovación y cambio educativo depende de lo que piensen y hagan losmaestros, pues son ellos, a través de su trabajo cotidiano, mediante su forma de concebir yadministrar las situaciones de enseñanza-aprendizaje, los que tienen incidencia positiva onegativa para que se produzcan dichos cambios. La calidad con que se transmita dichainnovación dependerá de su modo de entender esas nuevas ideas, de su adhesión a ellas,así como de su capacidad y de su voluntad para integrarlas de forma duradera en suaplicación práctica, aunque con distintos niveles de integración:La innovación crea un repertorio de prácticas pedagógicas alternativas. Nunca se recuperande forma íntegra, pero están ahí, y podemos recurrir a ellas en caso de necesidad. Y cuandose da el caso, no se recuperan tal cual, se niega que se han recuperado. Se convierte enuna fuente de inspiración (Prosa, 1996)Un punto recurrente en las entrevistas tiene que ver con el tiempo para capacitarse y poneren marcha las competencias, pues ya no se trata de la aceptación o rechazo, como lo señalaun docente: “… aquí ya no estamos es estás de acuerdo o no, pues ya están aquí y lo quees más llevándose a cabo”.Los señalamientos están en ¿con qué herramientas afrontar el reto y el tiempo para llevar acabo una adecuada apropiación de los nuevos planteamientos? Se sabe, por ejemplo, quelos docentes no reciben de manera acrítica los planteamientos, por lo que el conocimiento yel convencimiento resultan aún tareas por realizarse, como lo muestra el siguientetestimonio:Maestra de 6° año:Yo no estoy en contra, que no se crea que no me interesa, sí me interesa y mucho, peroprimero tengo qué saber bien a bien qué voy a hacer, tengo que estar convencida de queesta nueva orientación sirve y es mejor […], no podemos enseñar algo de lo que no estamosconvencidos, si no haces lo clásico y finges como si sirviera, y no queremos eso, ¿verdad? 12
  • 13. Otro argumento muy citado fue la poca o nula supervisión en estos procesos por parte de laautoridad una vez que las reformas inician, pues se mencionó que en determinadosmomentos se requiere de apoyo y un esfuerzo sostenido a lo largo de un buen tiempo:Maestro de 5° año:Lo que se necesita son muchos apoyos, porque de alguna manera es como volver aempezar, y no porque no tengas conocimiento de qué es lo que vas a hacer, o no tengasexperiencias […], sino porque de lo se trata es de abordar la enseñanza desde otra forma yes lógico que surjan dudas y ahí es cuando requieres apoyo.Maestra de 1°:A veces ni los compañeros nos podemos apoyar, deberían poner un teléfono, internet opersonal para apoyo, con la capacitación y los cursos no basta, porque necesitas resolverloen el momento o en la semana, yo lo que pediría son ejemplos de cómo hacerle […] porejemplo para tal contenido se le hace así y así, ¿no?Como lo muestran los testimonios, el tema de las competencias es algo que apenascomienza, y que su principal reto está por venir, cuando los profesores apliquen de maneracotidiana los nuevos planteamientos, y por tanto, surjan las observaciones correspondientes.De nueva cuenta queda claro que en estos temas hace falta más difusión y por tanto másinvestigación y discusión permanente, no sólo de quienes están al frente de las aulas, sinode amplios sectores que den seguimiento y que atiendan los distintos requerimientosproducto de un planteamiento de esta naturaleza.Antonio Gómez Nashiki. Aplicar las competencias: una verdadera competencia. Revista de Educación 2001. No. 178 13
  • 14. LA CONSTRUCCIÓN DEL CONOCIMIENTO EN LOS NIÑOS/AS DEL SIGLO XXI Laura Frade RubioAntes de la escritura, la educación, como proceso de transmisión del conocimiento y dereproducción social de la cultura, se lleva a cabo de manera oral, de padres a hijos, o biende un adulto mayor a uno menor. Cuando aparecen la escritura y los libros, se inicia unproceso de transmisión en el cual pasamos de la interpretación directa de las cosas a unainterpretación más compleja, en la cual cada persona puede construir sus propiasinferencias a partir de lo leído, se da un proceso analítico y lógico, de abstracción ygeneralización. Ambos procesos se desarrollaron gracias a nuestra capacidad de lenguajeoral y escrito. Es más, podemos afirmar que, de inicio, el hemisferio izquierdo, donde selocaliza el lenguaje, se desarrolló de una manera más pronunciada que el otro hemisferio(considerado más gráfico, musical y espacial). Lo anterior trajo como consecuencia que losseres humanos mantuviéramos un estilo de aprendizaje mayoritariamente lingüístico durantemucho tiempo, y, aunque no se descarta que hubiera otros estilos en la población, lageneralidad de las personas desarrollamos el lenguaje como medio fundamental tanto deenseñanza como de aprendizaje.Si bien en las sociedades humanas el dibujo, la pintura y la música siempre han estadopresentes, no todos podemos dibujar, cantar o componer música, de hecho, algunospodemos considerarnos analfabetos musicales o gráficos; pero todos poseemos unacapacidad innata para hablar. La inmensa mayoría de los y las adultas podemos escucharcon atención una lectura, una conferencia, y aprender a partir de lo leído, sin embargo, laaparición de los medios visuales esta impactando esto, ya que las capacidades lingüísticasde niños/as y jóvenes están cada vez más interrelacionadas con las habilidades gráficasespaciales.Hoy podemos observar que los juegos como el Nintendo, Game Boy, Game Cube, Xbox, latelevisión, la computadora y hasta los teléfonos celulares ofrecen sistemas de comunicacióncentrados en tres aspectos fundamentales que modifican los estilos de aprendizaje de losniños/as y jóvenes:La información cuenta con un mínimo de lenguaje oral o escrito, ya que ésta se brinda demanera gráfica, con dibujos animados, con signos que sustituyen las letras, e íconos querepresentan acciones, palabras, sentimientos, etcétera, y hasta cuentan conacompañamiento musical.Dichos medios ofrecen una constante interacción entre el usuario y el medio utilizado;asunto que se manifiesta cuando el juego u actividad realizados mediante el aparatorequieren de acción constante por parte del sujeto, ya que pican un botón y se les obedece,dan órdenes, son partícipes de lo que sucede en el juego. Mientras que en la televisión unapersona puede observar cómo matan a otros, en los juegos electrónicos es la persona quienmata, se muere, incendia, o realiza la acción. Esto implica un desarrollo constante devoluntad como función cognitiva: los niños/as y jóvenes de hoy son más voluntariosos quelos de antes. Esperan que se les obedezca como los hacen las máquinas que usan, pero 14
  • 15. además tienen la expectativa de que en todo lo que realizan esa interacción está presente;no son pasivos ante el medio natural.Mientras que antiguamente los adultos, hoy ya maduros, nos concentrábamos en un soloestímulo para leer o bien para ver la televisión o hablar por teléfono, los niños/as y jóvenesde hoy se concentran en varios estímulos a la vez. Pueden ver hasta cuatro pantallas queaparecen al mismo tiempo en la televisión, o bien hablar por teléfono y jugar Game Boymientras que van en el carro o el autobús. Lo anterior tiene efectos ambivalentes en elproceso de atención.Si definimos la atención como la capacidad para concentrarse en un sólo estímulo paraplanear y ejecutar acciones sobre él, veremos que ésta pasa por varias etapas: • La atención focalizada: el momento en que se elige un estímulo; cuando tomo un libro y empiezo a leer elijo poner atención a la lectura. • La atención sostenida: cuando se mantiene la atención a un solo estímulo por largo rato, aunque este sea aburrido, como cuando se fija atención en la lectura, o en una conferencia, o mientras alguien habla. • La atención selectiva: cuando se sigue concentrando en el estímulo, independientemente de las incitaciones que se presenten, como continuar leyendo a pensar del ruido que pueda haber en torno a uno. • La atención directiva: cuando, una vez que se ha optado por un estímulo, se planea la acción sobre el mismo, se ejecuta y se evalúa, porque se sigue poniendo atención en dicho estímulo, pero además se anticipa la siguiente tarea. • La atención diferida: cuando podemos poner atención en dos cosas a la vez.La interacción constante con los medios de comunicación electrónicos desarrolla sóloalgunos tipos de atención: la atención focalizada selectiva y la atención diferida. • Atención focalizada y selectiva. Cuando se despliega la capacidad para elección del estímulo de manera constante, ya que dichos medios están estructurados para escoger estímulos rápidamente, puesto que éstos cambian de forma continua, por ejemplo, el niño/a toma el control, y selecciona una y otra vez múltiples acciones sin analizarlas ni aprender a concentrarse por largo rato en un estímulo. Esto ocurre con todos los medios electrónicos: con la computadora, toma el ratón y elige íconos; con la televisión, usa el control y escoge canales con mucha rapidez; con el Nintendo, utiliza sus controles y selecciona sólo lo que le interesa. De este modo los niños/as y jóvenes desarrollan una gran capacidad selectiva, pero muy poca habilidad para centrar su atención y sostenerla por un buen tiempo en algo que a lo mejor puede ser aburrido o tedioso. • Atención diferida. Dado que los medios de comunicación presentan estímulos simultáneos, los niños, niñas y jóvenes pueden elegir estímulos y pasar de uno a otro sin pausa, como cuando platican con 10 amigos en el Messenger abriendo las 15
  • 16. ventanas y manteniendo diferentes comunicaciones con cada uno de ellos, o cuando en la televisión aparecen cuatro recuadros y pueden identificar lo que pasa en cada uno y comprenderlo.Los niños/as y jóvenes cuentan con un proceso cognitivo que pudiéramos llamar volátil, esdecir, seleccionan otra cosa casi sucesivamente hasta que algo logra captar su atención.Los medios de comunicación actuales repercuten en que los niños/as y jóvenes cuenten conun proceso de atención selectiva y diferida muy desarrollado, pero con una baja atenciónsostenida, que es la base del aprendizaje. El asunto es que si el estímulo no es atractivocambian de canal. Las clases, por lo tanto, o son interesantes o los alumno se distraen,empiezan a portarse mal o dibujan en su cuaderno.Es este el contexto, el proceso cognitivo de los niños/as es muy distinto del nuestro, ya quees visual, interactivo y volátil, mientras que el de los adultos es lingüístico, menos interactivoy muy centralizado en un aspecto a la vez. Lo anterior implica que los primeros aprendenviendo e interactuando, y los segundos deseamos una larga explicación.Esto significa que en tanto nuestra clase se brinda utilizando básicamente los estilos deaprendizaje lingüísticos, los jóvenes requieren medios visuales, interactivos, interactivos ydinámicos.Los niños, niñas y jóvenes de hoy reciben información de manera permanente, simultánea,rápida, creciente y sistemática, por los que no pueden distinguir, discernir o analizar si lo queacogen es verdad o es correcto. Poseen conocimientos previos de muchas cosas, lo cualhace que cuando llegan a la escuela se aburran, y que cuando evalúan a sus profesores, losconsideran seres arcaicos de otro planeta que pretenden enseñarles cosas que ya saben.Un joven de secundaria decía: “En la actualidad, cualquiera puede ser maestro, te sientas,bajas de internet tu clase, y luego le dictas a a los niños/as del salón; si te cuestionan, puesnada más dices: ‘aquí yo mando y soy la autoridad’, con esto cobras ti cheque y punto”.Como vemos, los jóvenes cuentan con ciertas capacidades con las cuales analizan elmundo, su contexto es mucho más vasto y complejo de lo que fue el nuestro cuando éramospequeños/as.Cualquiera pudiera decir que la interacción con los medios depende de la clase social de losalumnos/as. Si bien esto tiene algo de verdad, es común ver indígenas que envían mensajescon su teléfono celular a sus amigos, que los jóvenes en los pueblos no tienen computadorajueguen con las maquinitas de la esquina de la avenida principal, y que las jóvenes leanrevistas en las que se aborden aspectos relativos a la sexualidad, cómo pintarse, qué hacercontra la anorexia l bulimia y cómo borrar las cicatrices de las cirugías, aunque obviamenteesto no suceda en sus comunidades. Ellas también están recibiendo la información de lasciudades, tratan de vestirse como las modelos e imitan su maquillaje. En realidad, al menosen nuestro país, pertenecer a una clase social no determina el acceso o no a los medios,más bien es un asunto de cantidad. Las personas con más recursos cuentan con una mayordiversidad en los medios que utilizan, mientras que los más no disponen de tanta variedad.En este escenario, la información que se recibe es múltiple, a veces científica, a veces no.En otras ocasiones es real, pero no toda. Lo que se llega a saber no es uniforme, ni todos 16
  • 17. saben lo mismo, ni con igual profundidad. El conocimiento al cual se tiene acceso resultafraccionado, en pedazos; como estar dentro de una película en la que se reciben flashes deinformación cortada, que se tiene que interpretar, aunque no se hace de manera crítica.El impacto mediático tanto en el nivel de proceso cognitivo (cómo aprenden los niños, niñasy jóvenes) como en el de recepción de conocimientos entraña al mismo tiempo el desarrollode ciertas habilidades de investigación. Hoy, si un niño/a quiere saber sobre su perro escribela raza en un buscador de Internet y obtiene toda la información que necesita, a unavelocidad impresionante. Así mismo, la analiza con gran rapidez, pues, de algún modo haaprendido a leer y a buscar sólo lo que le interesa al contar con una atención selectiva ydiferida. Pero estas habilidades no son utilizadas en la escuela, ni siquiera en las clases decomputación, en las que por lo general se le enseña a usar Windows, Word o Excel. Estoporque en la escuela aprenden a usar programas que cuando sean grandes sin duda noexistirán. Basta con contestar una pregunta: ¿desde que aparecieron las computadorascuántos tipos de Windows ha aprendido a manejar una persona? Por lo tanto la necesidadde aprender computación no implica saber manejar el programa sino cómo extraer lainformación que se produce de manera continua en Internet, cómo se usa, a qué se le hacecaso y a qué no, lo cual entraña una capacidad analítica, sintética, crítica y creativa.Desde la perspectiva de los niños/as y jóvenes, la escuela no es un espacio de aprendizajesino un lugar al que asisten obligatoriamente a escuchar a los maestros/as porque suspadres los mandan.Aunque la deserción de los jóvenes ocurre sobre todo por razones económicas, tambiéninciden otras cuestiones subyacentes, como aquella que a menudo señalan algunosdesertores escolares: “De todas maneras ni me enseñan nada”. Muchos jóvenes debachillerato abandonan los estudios porque consideran que el mundo tiene más queofrecerles que la escuela, y entonces se incorporan al mercadl laboral sin vislumbrar queestarán en desventaja en el futuro.En este marco, la escuela, desde preescolar hasta la universidad, debería estarrespondiendo a los retos del siglo XXI: • Analizar, reconstruir y explorar la información obtenida con el fin de que no se convierta en conocimiento inerte, sino activo, apropiado por el sujeto para lograr que su interacción con el medio ambiente sea profundamente transformadora y no receptora de ideas. • Utilizar las nuevas formas de aprendizaje que se han ido desarrollando en los niños/as y jóvenes, las visuales-auditivas e interactivas, para que adquieran el conocimiento mediante ellas, tal y como lo hacen con los diversos aparatos mediáticos que usan. Estos mecanismos de acción se convierten en propuestas de cambio al escenario en el que se están moviendo, ya que si se aprieta un botón se da necesariamente una modificación que es empleada por el sistema para continuar jugando. La escuela debería desencadenar procesos en los que las y los sujetos puedan proponer nuevos conceptos de los que reciben. 17
  • 18. • Reenfocar sus procesos de atención terriblemente ágiles pero también fuertemente volátiles, mediante actividades y situaciones de aprendizaje en las que puedan concentrarse de manera motivada, demostrando interés por lo que aprenden, pero además apropiándose de la información para constituirla en conocimiento..Frade, Laura. (2009). Desarrollo de Competencias en educación desde preescolar hasta el bachillerato. La construccióndel conocimiento en los niños/as del siglo XXI. Págs. 30 – 40 18
  • 19. PLANEACIÓN POR COMPETENCIAS Laura Frade Rubio La planeación es una actividad básica para cualquier docente, no sólo porque mediante ella se establecen con claridad los pasos que seguirá en su clase sino también porque es a través de esta actividad que se pone sobre la mesa cómo se piensan alcanzar las metas propuestas, pero además constituye un elemento fundamental de la inteligencia educativa que se posee. La planeación por competencias supone varias habilidades de pensamiento relevantes, entre ellas: aprender a visualizar la diferencia de matiz entre un tipo de planeación y la otra para poder diseñar su actividad docente de conformidad con los marcos teóricos actuales. La pregunta inicial es: ¿Existe un cambio entre la planeación por objetivos, la planeación por propósitos y la planeación por competencias? Planeación por objetivos Planeación por propósitos Planeación por competenciasEs un mecanismo de control de la Es un instrumento para Es una toma de conciencia delactividad del maestro en el que se identificar las estrategias de docente sobre todo lo que implicaobserva una relación entre el aprendizaje que debe instalar el el desarrollo de una competencia;insumo, el proceso y el resultado docente durante su clase incluye los elementos objetivosconseguido; en otras palabras, el que la componen para poderestímulo y la respuesta obtenida diseñar la situación didáctica que realmente asegure que el estudiante la despliegueConsidera que ante el estímulo Considera que el docente Es un proceso de diseño de lapresentado existe un resultado llevará a cabo una mediación mejor situación didáctica o bien elesperado concreto, visible que tiene, de su parte, una escenario de aprendizaje queevaluable y único, igual para todos intención, y de parte del más interese al alumno/a ylos estudiantes estudiante, una reciprocidad, y responda a sus necesidades y que lo importante a establecer motivaciones, además incluye un en ella es que lo debe hacer conflicto cognitivo a resolver por para que el estudiante parte del mismo construya su propio aprendizaje de manera autónomaEs un proceso rígido Es un proceso flexible que Es un proceso flexible que busca busca responder a las responder a las necesidades necesidades de los estudiantes definidas con anterioridad y observadas durante el proceso de enseñanza-aprendizajeSe concentra en la dinámica Se centra en la construcción Se centra en el desarrollo de laestímulo-respuesta del aprendizaje por parte del competencia, es decir, en la alumno/a con el docente como construcción del desempeño del guía y facilitador, y, aunque los estudiante frente a una demanda estudiantes participan, el centro que conlleva un proceso de y motor de la clase sigue ejecución por su parte, el cual ha siendo el docente, ya que es sido planeado por él; lo más quien facilita el aprendizaje importante es el desempeño no el conocimiento; pero no se subsume en ellos, cuenta con otros elementos: habilidades de pensamiento, actitudes, etcétera 19
  • 20. Planeación por objetivos Planeación por propósitos Planeación por competencias Proceso de elaboración Proceso de elaboración Proceso de elaboraciónSe establece el objetivo al cual Se define el propósito del Se elije la competencia allegar como una actividad final. maestro. desarrollar, que esté de acuerdo con las necesidades e interés del grupo, partiendo del programa.Se diseñan las actividades para Se establecen los temas que se Se define de antemano quépoder alcanzarlo, no importa que abordarán durante la clase conocimientos, qué habilidades,estén articuladas o no. destrezas, actitudes y valores requiere adquirir el alumno para desarrollar esa competencia.Se definen los materiales a Cuenta con una secuencia • Se trabaja esautilizar y los recursos necesarios didáctica, se enumeran una a competencia en el salónpara que se dé la relación una las estrategias didácticas de clase, de la mismaestímulo-respuesta. que buscarán que el estudiante manera en que está construya su propio aprendizaje; escrita, buscando el se incluyen las siguientes fases: mejor escenario de a) Identificación de los aprendizaje de la vida conocimientos previos para lograrlo: un por parte del estudiante proyecto, una unidad de b) Construcción colectiva investigación, el análisis del concepto mediante de un caso, un preguntas por parte del problema, una historia, docente, de manera que etcétera. el estudiante vaya • Se diseña esta situación identificando las con un conflicto cognitivo nociones. a resolver por parte del c) Ejecución de actividades estudiante, con una serie de clasificación, de actividades que le organización, orden, permitan encontrar la cuya meta es lograr la solución mediante el asociación entre el aprendizaje por concepto y sus descubrimiento. significado y los conceptos que se derivan o se relacionan, o bien actividades procedimentales que son visualizadas como medio para construir el conocimiento. d) Realización de ejercicios de aplicación a la vida real. e) Inclusión de una actividad de cierre con la que se busca que los estudiantes se queden con lo más importante y lo articulen a la vida. 20
  • 21. Planeación por objetivos Planeación por propósitos Planeación por competencias Proceso de elaboración Proceso de elaboración Proceso de elaboraciónSe observan los niveles de El proceso de la clase es: Se parte de un proceso que es:dominio alcanzados, que son: conoce, construye, comprende, analiza un escenario real,conoce, comprende, aplica, aplica. comprende, usa.analiza, sintetiza y evalúa.Se establece cómo se va a El supuesto básico es: si el Se define cómo se evaluará elevaluar, bajo qué niveles de estudiante construye el desempeño logrado bajo quédominio, según la actividad conocimiento lo aplicará mecanismo (producto, ejercicio,realizada en un examen del que indudablemente en su vida; a examen, participación, actitud,se esperan respuestas únicas y esto se llama proceso de etcétera) y qué porcentaje e launiformes. transferencia y se observa en calificación tendrá cada uno, así actividades y exámenes. como los niveles de desempeño a evaluar, o sea hasta dónde se espera que los alumnos/as usen el conocimiento en diversos contextos.Se examina el resultado obtenido Se evalúan los aspectos Se evalúa el proceso y elpor la realización del objetivo, el conceptuales, procedimentales y resultado mediante productos yénfasis está en el resultado. actitudinales por separado; el exámenes. énfasis está en el proceso.La participación del maestro “ser El rol del maestro es el de El rol del maestro es deel estímulo”, él/ella da la clase, facilitador. diseñador, de guía .él/ella dice qué hacer, losalumnos obedecen.El alumno recibe el estímulo y El papel del estudiante es el de El rol del alumno es deproduce una respuesta. participante activo en la investigador, descubridor, construcción del conocimiento; constructor del conocimiento y dependiendo del enfoque de su propio desempeño. constructivista que se aplique, el estudiante tendrá mayor o menor autonomía en la realización de las actividades que se presenten. Cabe señalar que la práctica cosntructivista existen múltiples formas de planear, pues dentro de esta línea de pensamiento no sólo existe una corriente sino varias, por lo que de acuerdo con ello definirá la planeación que realizan los docentes. Lo trascendente en términos de la diferencia frente al enfoque por competencias, es la intención, lo que se busca con las actividades, es el despliegue del desempeño, mientras que en el constructivismo el objeto es que se construya el conocimiento por parte del estudiante y que lo traslade a otras situaciones. Frade, Laura. (2009). Desarrollo de Competencias en educación desde preescolar hasta el bachillerato. La construcción del conocimiento en los niños/as del siglo XXI. Págs. 161-166. 21
  • 22. DIEZ NUEVAS COMPETENCIAS PARA ENSEÑAR Philippe PerrenoudIntroducción: nuevas competencias profesionales para enseñar2 Práctica reflexiva, profesionalización, trabajo en equipo y por proyectos, autonomía yresponsabilidad ampliadas, tratamiento de la diversidad, énfasis en los dispositivos y lassituaciones de aprendizaje, sensibilidad con el conocimiento y la ley, conforman un «escenariopara un nuevo oficio» (Meirieu, 1989). Éste aparece en un marco de crisis, en un momento en el quelos profesores tienden a recogerse en su clase y las prácticas que han dado prueba de susaptitudes. Dado el estado de las políticas y de las finanzas públicas de los países desarrollados, nohabría motivo para reprochárselo. Sin embargo, puede esperarse que numerosos profesoresaceptarán el desafío, por rechazo de la sociedad dual y del fracaso escolar que la prepara, por deseode enseñar y de hacer aprender a pesar de todo, o incluso, por temor a «morir de pie, con una tizaen la mano, en la pizarra», según la fórmula de Huberman (1989a) cuando resume la cuestiónexistencial que surge al acercarse el cuarenta aniversario en el ciclo de vida de los profesores(1989b). Decidir en la incertidumbre y actuar en la urgencia (Perrenoud, 1996c) es una forma decaracterizar la experiencia de los profesores, que realizan una de las tres profesiones que Freudllamaba «imposibles», porque el alumno se resiste al saber y a la responsabilidad. Este análisis de lanaturaleza y del funcionamiento de las competencias está lejos de conseguirse. La experiencia, elpensamiento y las competencias de los profesores son objeto de numerosos trabajos, inspirados en laergonomía y la antropología cognitiva, la psicología y la sociología del trabajo, el análisis de lasprácticas. Intentaré aquí abordar la profesión del docente de una manera más concreta, proponiendoun inventario de las competencias que contribuyen a redefinir la profesionalidad del docente (Altet,1994). Tomaré como guía un referencial de competencias adoptado en Ginebra en 1996 para laformación continua, en cuya elaboración he participado activamente.2 El tema de este libro ha aparecido anteriormente en el Éducateur, revista de la Société pédagogique ro-mande, en doce artículos publicados enintervalos de tres semanas, durante el año escolar 1997-98. Agradezco profundamente a Cilette Creton, redactora del Éducateur, por haberme invitado aescribir esta serie de artículos. Éstos aparecen en el Éducateur, en el n.° 10 (5 de septiembre de 1997, pp. 24-28), n.° 11 (26 de septiembre de 1997, pp. 26-31), n.° 12 (17 de octubre de 1997, pp. 24-29), n.° 13 (7 de noviembre de 1997, pp. 20-25), n.° 14 (28 de noviembre de 1997, pp. 24-29), n.° 15 (19 dediciembre de 1997, pp. 26-33), n.° 1 (23 de enero de 1998, pp. 6-12), n.° 2 (febrero de 1998, pp. 24-31), n.° 3 (6 de marzo de 1998, pp. 20-27), n.° 4 (1de abril de 1998, pp. 22-30), n.° 5 (19 de abril de 1998, pp. 20-27), n.° 8 (26 de junio de 1998, pp. 22-27). 22
  • 23. El comentario de esta cincuentena de enunciados, de una línea cada uno, sólo mecompromete a mí. Podría ocupar 10 páginas así como 2000, puesto que cada entrada remite aaspectos completos de la reflexión pedagógica o de la investigación en educación. La dimensiónrazonable de esta obra se debe al hecho de que las competencias seleccionadas estánreagrupadas en diez grandes familias y cada una da lugar a un capítulo autónomo. Me heempeñado en que éstas conserven una dimensión razonable remitiéndolas a las obras de Develay(1995), Houssaye (1994), De Peretti, Boniface y Legrand (1998) o Raynal y Rieunier (1997) para untratamiento más enciclopédico de los distintos aspectos de la educación. Mi propósito es distinto: dar a conocer competencias profesionales favoreciendo a las quesurgen actualmente. Este libro no tratará las habilidades más evidentes, que siguen siendo deactualidad para «hacer la clase» y sobre las cuales Rey (1998) ha propuesto una interesantesíntesis para la escuela elemental. Yo haré hincapié en lo que cambia y, por consiguiente, en lascompetencias que representan un horizonte, más que una experiencia consolidada. Un referencial de competencias sigue siendo en general un documento bastante escueto, quea menudo se olvida con rapidez y que, poco después de su redacción, da motivo ya a todo tipo deinterpretaciones. El referencial de Ginebra que me guiará aquí se ha desarrollado con unaintención clara: orientar la formación continua para convertirla en coherente con las renovacionesen curso en el sistema educativo. Se puede leer pues como una declaración de intenciones. Las instituciones de formación inicial y continua tienen necesidad de referenciales paraorientar sus programas, los inspectores los usan para evaluar a los profesores en ejercicio y pedirexplicaciones. No pretendo aquí hacer un uso particular del referencial adoptado, sinosimplemente ofrecer un pretexto y un hilo conductor para construir una representacióncoherente del trabajo del profesor y de su evolución. Esta representación no es neutra. No pretende dar cuenta de las competencias del profesormedio de hoy en día. Más bien describe un futuro posible y, a mi entender, deseable de laprofesión. En un periodo de transición, agravado por una crisis de las finanzas públicas y de lasfinalidades de la escuela, las representaciones se hacen añicos, no se sabe muy bien de dóndevenimos ni adónde vamos. Así pues, lo importante es descubrir la pólvora y algo más. Sobretemas de está índole, el consenso no es ni posible, ni deseable. Cuando se busca la unanimidad,lo más inteligente es seguir siendo muy abstracto y decir, por ejemplo, que los profesores tienenque dominar los conocimientos que enseñan, ser capaces de impartir cursos, conducir una clase 23
  • 24. y evaluar. Si nos limitamos a las formulaciones sintéticas, seguramente todos coincidiremos enque la profesión del docente consiste también, por ejemplo, en «conducir la progresión de losaprendizajes» o «implicar a los alumnos en sus aprendizajes y en su trabajo». El acuerdo en estas evidencias abstractas puede esconder profundas divergencias en cuanto ala manera de utilizarlas. Veamos un ejemplo: • Practicar una pedagogía frontal, hacer regularmente controles escritos y poner en guardia a los alumnos con dificultades, avisándoles de un fracaso probable si no cogen de nuevo las riendas: he aquí una forma bastante clásica de «conducir la progresión de los aprendizajes». • Practicar una evaluación formativa, un apoyo integrado y otras formas de diferenciación, para evitar que las diferencias no se acentúen, es otra forma, más innovadora. Cada elemento de un referencial de competencias puede, del mismo modo, remitir bien aprácticas más selectivas y conservadoras, o bien a prácticas democratizadoras e innovadoras. Parasaber de qué pedagogía o de qué escuela hablamos, es necesario ir más allá de lasabstracciones. También es importante analizar con más detalle el funcionamiento de las competenciasdefinidas, sobre todo para hacer el inventario de los conocimientos teóricos y metodológicos quemovilizan. Por consiguiente, un trabajo profundo de las competencias consiste en: • Relacionar cada una con un grupo delimitado de problemas y de tareas. • Clasificar los recursos cognitivos (conocimientos, técnicas, habilidades, aptitudes, competencias más específicas) movilizados por la competencia considerada. Tampoco existe un modo neutro de hacer este trabajo, puesto que la misma identificación delas competencias supone opciones teóricas e ideológicas, por lo tanto, una cierta arbitrariedad enla representación de la profesión y de sus facetas. He decidido retomar el referencial de Ginebrapuesto en circulación en 1996, porque surge de una administración pública y ha sido objeto, antesde ser publicado, de varias negociaciones entre la autoridad escolar, la asociación profesional, losformadores y los investigadores. Es la garantía de una mayor representatividad que la que tendríaun referencial construido por una sola persona. Como contrapartida, este referencial ha perdido unpoco en coherencia, en la medida en que resulta de un compromiso entre varias concepciones dela práctica y las competencias. Esta fabricación institucional no significa que esta división esté consensuada en el seno delcuerpo docente, suponiendo que cada practicante en ejercicio se tome la molestia de estudiarla condetenimiento... Las divergencias no se hallarían tan sólo en el contenido, sino en la mismaoportunidad de describir las competencias profesionales de forma metódica. Nunca resulta inofensivo 24
  • 25. poner en palabras las prácticas y el rechazo de entrar en la lógica de las competencias puedeexpresar, primero, una reticencia para verbalizar y colectivizar las representaciones de la profesión. Elindividualismo de los profesores empieza, de algún modo, con la impresión de que cada uno tieneuna respuesta personal y original a preguntas como: ¿qué es enseñar?, ¿qué es aprender? La profesión no es inmutable. Sus transformaciones pasan sobre todo por la aparición denuevas competencias (relacionadas, por ejemplo, con el trabajo con otros profesionales o con laevolución de las didácticas) o por el énfasis de competencias reconocidas, por ejemplo, para hacerfrente a la heterogeneidad creciente de los públicos y a la evolución de los programas. Cualquierreferencial tiende a pasar de moda, a la vez porque las prácticas cambian y porque el modo deconcebirlas se transforma. Hace treinta años, no se hablaba de un modo tan corriente del tratamientode las diferencias, evaluación formativa, situaciones didácticas, práctica reflexiva o metacognición. El referencial seleccionado hace hincapié en las competencias consideradas prioritarias porqueson coherentes con el nuevo papel de los profesores, la evolución de la formación continua, lasreformas de la formación inicial y las ambiciones de las políticas de la educación. Es compatiblecon los ejes de renovación de la escuela: individualizar y diversificar los itinerarios de formación,introducir ciclos de aprendizaje, diferenciar la pedagogía, ir hacia una evaluación más formativaque normativa, dirigir proyectos de institución, desarrollar el trabajo en equipos de profesores yla responsabilidad colectiva de los alumnos, situar a los niños en el centro de la acción pedagógica,recurrir a métodos activos, a la gestión de proyectos, al trabajo por problemas abiertos y situacionesproblema, desarrollar las competencias y la transferencia de conocimientos y educar en laciudadanía. El referencial en que se inspira este libro intenta pues comprender el movimiento de laprofesión insistiendo en diez grandes familias de competencias. Este inventario no es nidefinitivo, ni exhaustivo. Ningún referenciar no puede además garantizar una representaciónconsensuada, completa y estable de una profesión o de las competencias que lleva a cabo. Heaquí estas diez familias: 1. Organizar y animar situaciones de aprendizaje. 2. Gestionar la progresión de los aprendizajes. 3. Elaborar y hacer evolucionar dispositivos de diferenciación. 4. Implicar a los alumnos en sus aprendizajes y en su trabajo. 5. Trabajar en equipo. 6. Participar en la gestión de la escuela. 7. Informar e implicar a los padres. 8. Utilizar las nuevas tecnologías. 25
  • 26. Afrontar los deberes y los dilemas éticos de la profesión. 9. Organizar la propia formación continua. 10. Para asociar representaciones a estas fórmulas abstractas, dedicaremos un capítulo a cadauna de estas diez familias. Si los títulos están sacados de un referencial adoptado por unainstitución en concreto, la forma de explicitarlos sólo me compromete a mí. Estos capítulos notienen más ambición que contribuir a formar representaciones cada vez más precisas de lascompetencias en cuestión. Es la condición de un debate y de un acercamiento progresivo de lospuntos de vista. He renunciado a las fichas técnicas, más analíticas, para conservar un enfoque discursivo.Para dar a conocer modos de preparar la clase, por ejemplo, en torno a la diferenciación, a lacreación de situaciones didácticas o a la gestión de las progresiones a lo largo de un ciclo deaprendizaje, una argumentación me ha parecido más razonable que una lista de ítems cada vezmás detallados. La urgencia no es clasificar el mínimo gesto profesional en un inventario sin fallos.Como propone Paquay (1994), consideramos un referencial como un instrumento para pensar lasprácticas, debatir sobre la profesión, descubrir los aspectos emergentes o las zonas controvertidas. Sin duda, para crear controles de competencias o de elecciones muy precisas de módulos deformación, convendría poner a disposición instrumentos más precisos. Esta empresa me pareceprematura y podría desarrollarse en una etapa ulterior. El mismo concepto de competencia merecería ser desarrollado ampliamente. Este atractorextraño (Le Boterf, 1994) suscita desde hace algunos años numerosos trabajos, al lado de losconocimientos de experiencia y de los conocimientos de acción (Barbier, 1996), en el mundo deltrabajo y de la formación profesional así como en la escuela. En varios países, se tiende asimismo aorientar el currículum hacia la creación de competencias desde la escuela primaria (Perrenoud,1998a).El concepto de competencia representará aquí una capacidad de movilizar varios recursoscognitivos para hacer frente a un tipo de situaciones. Esta definición insiste en cuatro aspectos: 1. Las competencias no son en sí mismas conocimientos, habilidades o actitudes, aunque movilizan, integran, orquestan tales recursos. 2. Esta movilización sólo resulta pertinente en situación, y cada situación es única, aunque se la pueda tratar por analogía con otras, ya conocidas. 3. El ejercicio de la competencia pasa por operaciones mentales complejas, sostenidas por esquemas de pensamiento (Altet, 1996; Perrenoud, 1996, 1998g), los cuales permiten determinar (más o menos de un modo consciente y rápido) y realizar (más o menos de un modo eficaz) una acción relativamente adaptada a la situación. 4. Las competencias profesionales se crean, en formación, pero también a merced de la navegación cotidiana del practicante, de una situación de trabajo a otra (Le Boterf, 1997). 26
  • 27. Por lo tanto, describir una competencia vuelve, en larga medida, a representar tres elementoscomplementarios: • Los tipos de situaciones de las que da un cierto control. • Los recursos que movilizan, conocimientos teóricos y metodológicos, actitudes, habilidades y competencias más específicas, esquemas motores, esquemas de percepción, evaluación, anticipación y decisión. • La naturaleza de los esquemas del pensamiento que permiten la solicitación, la movilización y la orquestación de los recursos pertinentes, en situación compleja y en tiempo real. Este último aspecto es el más difícil de objetivar, puesto que los esquemas de pensamiento noson directamente observables y sólo pueden ser inferidos, a partir de prácticas y propósitos de losactores. Además, resulta difícil tener en cuenta la inteligencia general del actor -su lógica natural-y los esquemas de pensamiento específicos desarrollados en el marco de una experienciaconcreta. Intuitivamente, se prevé que el profesor desarrolle esquemas de pensamiento propios asu profesión, distinto a los del piloto, el jugador de ajedrez, el cirujano o el agente de bolsa.Falta describirlos con más detalle. En resumen, el análisis de competencias remite constantemente a una teoría del pensamiento yde la acción situados (Gervais, 1998), pero también del trabajo, la práctica como profesión ycondición (Descolonges, 1997; Perrenoud, 1996c). Es decir, que nos hallamos en terreno pantanoso,a la vez que en el plano de conceptos e ideologías... Un punto merece que le prestemos mayor atención: en medio de los recursos movilizados poruna competencia mayor, se encuentran en general otras competencias, de alcance más limitado. Unasituación de clase presenta en general múltiples componentes, que hay que tratar de formacoordinada, incluso simultánea, para llegar a una acción acertada. El profesional dirige la situaciónglobalmente, pero moviliza ciertas competencias específicas, independientes las unas de las otras,para tratar ciertos aspectos del problema, al modo de una empresa que subcontrata algunasoperaciones de producción. Sabemos, por ejemplo, que los profesores experimentados handesarrollado una competencia muy preciada, la de percibir simultáneamente múltiples procesos quese desarrollan a la vez en su clase (Carbonneau y Hétu, 1996; Durand, 1996). El profesor experto«tiene ojos en la espalda», es capaz de advertir lo esencial de lo que se trama en varias escenasparalelas, sin que ninguna lo deje estupefacto o lo angustie. Esta competencia apenas resulta útil ensí misma, pero constituye un recurso indispensable en una profesión en la que varias dinámicas sedesarrollan constantemente en paralelo, incluso en una pedagogía frontal y autoritaria. Estacompetencia se moviliza por numerosas competencias más globales de gestión de clase (por ejemplo, 27
  • 28. saber prever y prevenir el alboroto) o de animación de una actividad didáctica (por ejemplo, saberdescubrir e implicar a los alumnos distraídos o con dificultades). El referencial seleccionado aquí asocia a cada competencia principal algunas competenciasmás específicas, que son en cierto modo sus componentes principales. Por ejemplo, «conducir laprogresión de los aprendizajes» moviliza cinco competencias más específicas: • Concebir y dirigir las situaciones problema ajustadas al nivel y a las posibilidades de los alumnos. • Adquirir una visión longitudinal de los objetivos de la enseñanza. • Establecer vínculos con las teorías que sostienen las actividades de aprendizaje. • Observar y evaluar los alumnos en situaciones de aprendizaje, desde un enfoque formativo. • Establecer controles periódicos de competencias, tomar decisiones de progresión. Cada una de estas competencias se podría analizar a su vez, pero permaneceremos en este nivel,por temor de que los árboles no nos dejen ver el bosque. Un análisis más detallado sólo tendríasentido para los que comparten globalmente las orientaciones y las concepciones globales delaprendizaje y de la acción educativa que sostienen los dos primeros niveles y exigen además poner elreferencial al servicio de un proyecto común. Yo no propondré un inventario sistemático de conocimientos ya expuesto, para no sobrecargarel propósito. Además rara vez se relacionan con una sola competencia. Tanto es así que losconocimientos relativos a la metacognición son movilizados por las competencias tratadas encapítulos distintos, por ejemplo: • Trabajar a partir de las representaciones de los alumnos. • Trabajar a partir de los errores y los obstáculos al aprendizaje. • Concebir y hacer frente a situaciones problema ajustadas a los niveles y posibilidades de los alumnos. • Observar y evaluar a los alumnos en situaciones de aprendizaje, según un enfoque formativo. • Practicar el apoyo integrado, trabajar con los alumnos con grandes dificultades. • Suscitar el deseo de aprender, explicitar la relación con el conocimiento, el sentido del trabajo escolar y desarrollar la capacidad de autoevaluación en el niño. • Favorecer la definición de un proyecto personal del alumno. Una cultura en psicosociología de las organizaciones será, por su parte, movilizada por lascompetencias siguientes: • Instituir y hacer funcionar un consejo de estudiantes (consejo de clase o de escuela) y negociar con los alumnos distintos tipos de reglas y de contratos. • Liberalizar, ampliar la gestión de clase en un espacio más amplio. • Desarrollar la cooperación entre alumnos y ciertas formas simples de enseñanza mutua. • Elaborar un proyecto de equipo, de representaciones comunes. • Impulsar un grupo de trabajo, dirigir reuniones. 28
  • 29. •Formar y renovar un equipo pedagógico. •Hacer frente a crisis o conflictos entre personas. •Elaborar, negociar un proyecto institucional. •Organizar y hacer evolucionar, en el sí de la escuela, la participación de los alumnos. •Fomentar reuniones de información y debate. •Prevenir la violencia en la escuela y en la ciudad. •Participar en la instauración de reglas de vida común referentes a la disciplina en la escuela, las sanciones, la apreciación de la conducta. • Desarrollar el sentido de las responsabilidades, la solidaridad, el sentimiento de justicia. • Negociar un proyecto de formación común con los compañeros (equipo, escuela, red). Comprendemos a través de estos dos ejemplos la relativa independencia del análisis de losconocimientos y del de las competencias, por lo menos en lo que se refiere a los conocimientoscultos, nacidos de las ciencias de la educación. Los primeros se organizan según camposdisciplinarios y problemáticas teóricas, mientras que el referencial de competencias remite a unanálisis más pragmático de los problemas para resolver en el terreno. A menudo, los conocimientos pertinentes serán nombrados «de paso». Con frecuencia figurarán«indirectamente» en la descripción de las competencias. Si queremos «utilizar las nuevastecnologías», evidentemente tenemos que dominar los conceptos básicos y ciertos conocimientosinformáticos y tecnológicos. Otros conocimientos quedarán implícitos: todos los conocimientos de acción y de experienciasin los que el ejercicio de una competencia se ve comprometida. A menudo son conocimientoslocales: para utilizar un ordenador en una clase, hay que conocer las particularidades de la máquina,sus programas, sus periféricos y su posible conexión a una red. Cada practicante asimila dichosconocimientos con motivo de su pertenencia a una institución o a un equipo. También los crea amerced de su experiencia, a pesar de que estos conocimientos son para una parte de orden privado,por lo tanto, poco comunicables y difíciles de identificar. Demasiado generales o demasiadoespecíficos, los conocimientos movilizados no son pues organizadores adecuados de unreferencial de competencias. El inventario elegido sin duda no es el único posible. Por supuesto se podrían proponer otrasreagrupaciones, también del todo plausibles, de las 44 competencias específicas finalmentedistinguidas. Fijémonos, sin embargo, en que los diez grandes dominios se han constituido alprincipio, mientras que las competencias más específicas no se han definido hasta un segundotiempo. En este sentido, el referencial no nace de un método inductivo que formaría parte deuna miríada de gestos profesionales descubiertos en el terreno. Este método, seductor enapariencia, conduciría a una visión bastante conservadora de la profesión y a una reagrupación 29
  • 30. de las actividades según criterios relativamente superficiales, por ejemplo, según losinterlocutores (alumnos, padres, compañeros u otros) o según las disciplinas escolares. Las diez familias resultan de una construcción teórica conectada a la problemática delcambio. Por esta razón no se encontrarán en este referencial las categorías más consensuadas, talescomo la construcción de secuencias didácticas, evaluación, gestión de clase. Por ejemplo, planificarun curso o las lecciones no figuran entre las competencias elegidas, por dos razones: • El deseo de romper la representación común de la enseñanza como «sucesión de lecciones» • La voluntad de englobar los cursos en una categoría más amplia (organizar y fomentar las situaciones de aprendizaje). Esta elección no invalida el recurso de una enseñanza magistral, que a veces es la situación deaprendizaje más apropiada, teniendo en cuenta los contenidos, los objetivos fijados y lasobligaciones. Sin embargo, el curso debería convertirse en un dispositivo didáctico entre otros,utilizado en el momento oportuno, más que el emblema de la acción pedagógica, modalidad muydistinta que parece excepcional. Sin ser la única posible, ni agotar los distintos componentes de la realidad, esta estructura dedos niveles nos guiará en un viaje alrededor de las competencias que, aunque sin duda menosépico que La vuelta al mundo en 80 días, nos conducirá a pasar revista a las múltiples facetasdel oficio de profesor. Este libro se presta, pues, a varias lecturas: • Aquellos y aquellas que buscan identificar y describir las competencias profesionales encontrarán en este libro un referencial, uno más, cuya única originalidad quizás reside en basarse en una visión explícita y argumentada de la profesión y su evolución. • Aquellos y aquellas que se interesen más bien por las prácticas y la profesión pueden hacer abstracción de las competencias, para seleccionar solamente los gestos profesionales que éstas sostienen. • Aquellos y aquellas que trabajan para modernizar y para democratizar el sistema educativo encontrarán en este libro un conjunto de proposiciones relativas a los recursos del cual depende el cambio. Sobre ninguno de estos puntos, la investigación no da garantías en cuanto a los medios, nirespuesta en cuanto a las finalidades. La obra pretende ser una invitación al viaje, luego al debate,a partir de una constatación: los programas de formación y las estrategias de innovación se basandemasiado a menudo en representaciones poco explícitas y poco negociadas de la profesión y lascompetencias subyacentes, o bien en referenciales técnicos y escuetos cuyas bases el lector noentiende. 30
  • 31. Referencial completoCuadro 1. Diez dominios de competencias consideradas prioritarias en la formación continua delprofesorado de primariaCOMPETENCIAS MAS ESPECIFICAS PARA TRABAJAR EN FORMACIÓN CONTINUA (EJEMPLOS)COMPETENCIAS DE COMPETENCIAS MÁS ESPECÍFICAS PARA TRABAJAR EN FORMACIÓN CONTINUAREFERENCIA (EJEMPLOS)1. Organizar y animar • Conocer, a través de una disciplina determinada, los contenidos que hay que enseñar y susituaciones de aprendizaje traducción en objetivos de aprendizaje. • Trabajar a partir de las representaciones de los alumnos. • Trabajar a partir de los errores y los obstáculos en el aprendizaje. • Construir y planificar dispositivos y secuencias didácticas. • Implicar a los alumnos en actividades de investigación, en proyectos de conocimiento.2. Gestionar la progresión • Concebir y hacer frente a situaciones problema ajustadas al nivel y a las posibilidades dede los aprendizajes los alumnos. • Adquirir una visión longitudinal de los objetivos de la enseñanza. • Establecer vínculos con las teorías que sostienen las actividades de aprendizaje. • Observar y evaluar los alumnos en situaciones de aprendizaje, según un enfoque formativo. • Establecer controles periódicos de competencias y tomar decisiones de progresión. • Hacer frente a la heterogeneidad en el mismo grupo-clase.3. Elaborar y hacer • Compartimentar, extender la gestión de clase a un espacio más amplio.evolucionar dispositivos de • Practicar un apoyo integrado, trabajar con los alumnos con grandes dificultades.diferenciación • Desarrollar la cooperación entre alumnos y ciertas formas simples de enseñanza mutua.4. Implicar a los alumnos en • Fomentar el deseo de aprender, explicitar la relación con el conocimiento, el sentido delsu aprendizaje y en su trabajo escolar y desarrollar la capacidad de autoevaluación en el niño.trabajo • Instituir y hacer funcionar un consejo de alumnos (consejo de clase o de escuela) y negociar con ellos varios tipos de reglas y de acuerdos. .Ofrecer actividades de formación opcionales, «a la carta». • Favorecer la definición de un proyecto personal del alumno.5. Trabajar en equipo • Elaborar un proyecto de equipo, de representaciones comunes. • Impulsar un grupo de trabajo, dirigir reuniones. • Formar y renovar un equipo pedagógico. • Afrontar y analizar conjuntamente situaciones complejas, prácticas y problemas profesionales. • Hacer frente a crisis o conflictos entre personas.6. Participar en la gestión de • Elaborar, negociar un proyecto institucional.la escuela • Administrar los recursos de la escuela. • Coordinar, fomentar una escuela con todos los componentes (extraescolares, del barrio, asociaciones de padres, profesores de lengua y cultura de origen). • Organizar y hacer evolucionar, en la misma escuela, la participación de los alumnos.7. Informar e implicar a los • Favorecer reuniones informativas y de debate.padres Dirigir las reuniones. • Implicar a los padres en la valorización de la construcción de los conocimientos.8. Utilizar las nuevas • Utilizar los programas de edición de documentos. Explotar los potenciales didácticostecnologías de programas en relación con los objetivos de los dominios de enseñanza. • Comunicar a distancia a través de la telemática. • Utilizar los instrumentos multimedia en su enseñanza.9. Afrontar los deberes y los • Prevenir la violencia en la escuela o la ciudad.dilemas éticos de la • Luchar contra los prejuicios y las discriminaciones sexuales, étnicas y sociales.profesión • Participar en la creación de reglas de vida común referentes a la disciplina en la escuela, las sanciones, la apreciación de la conducta. • Analizar la relación pedagógica, la autoridad, la comunicación en clase. . Desarrollar el sentido de la responsabilidad, la solidaridad, el sentimiento de justicia.10. Organizar la propia • Saber explicitar sus prácticas.formación continua • Establecer un control de competencias y un programa- personal de formación continua propios. • Negociar un proyecto de formación común con los compañeros (equipo, escuela, red). • Implicarse en las tareas a nivel general de la enseñanza o del sistema educativo. • Aceptar y participar en la formación de los compañeros. 31
  • 32. 1. Organizar y animar situaciones de aprendizaje ¿Por qué presentar como una competencia nueva la capacidad de organizar y animarsituaciones de aprendizaje? ¿No se halla en el mismo oficio de docente? Todo depende evidentemente de lo que se esconda bajo las palabras. Durante mucho tiempoel oficio de profesor ha sido identificado con el curso magistral, acompañado de ejercicios. Lafigura del magister remite a la del discípulo, que «bebe sus palabras» y continuamente se formacon su contacto, luego trabajando su pensamiento. Escuchar una lección, hacer ejercicios oestudiar en un libro pueden ser actividades de aprendizaje. De ahí que el profesor más tradicionalpueda pretender organizar y fomentar dichas situaciones, un poco como el señor Jourdain hacíacon la prosa, sin saberlo, o más exactamente, sin darle importancia. La idea misma de situación deaprendizaje no presenta ningún interés para los que piensan que a la escuela se va para aprendery que todas las situaciones se supone que han de servir a este propósito. Desde este punto devista, insistir en las «situaciones de aprendizaje» no añade nada nuevo a la visión clásica del oficiode profesor. Esta insistencia incluso puede parecer pedante, como si se insistiera para decir que unmédico «concibe y fomenta situaciones terapéuticas», en vez de reconocer simplemente que curapacientes, al igual que el profesor instruye a sus alumnos. Excepto los que están familiarizados conlas pedagogías activas y los trabajos en didáctica de las disciplinas, los profesores de hoy en día nose consideran espontáneamente como «diseñadores y animadores de situaciones deaprendizaje». ¿Se trata de una simple cuestión de vocabulario o tienen motivos para resistirse a un modo dever que sólo puede complicarles la vida? Cojamos el ejemplo del profesor universitario de primerciclo, porque todavía se encuentra en la mayoría de países. El curso se imparte en un anfiteatro,delante de centenares de rostros anónimos. ¡Qué entienda y aprenda quien pueda! Por unmomento el profesor podría tener la ilusión de que crea de este modo, para cada uno, una situaciónde aprendizaje, definida por el hecho de escuchar la palabra magistral y el trabajo de la toma denotas, por la comprensión y la reflexión que se supone que suscita. Si lo piensa, se dará cuenta deque la estandarización aparente de la situación es una ficción, que existen tantas situacionesdistintas como estudiantes. Cada uno vive el curso en función de sus ganas y su disponibilidad, delo que oye y entiende, según sus medios intelectuales, su capacidad de concentración, lo que leinteresa, lo que tiene sentido para él, lo que se relaciona con otros conocimientos o realidades quele resultan familiares o que logra imaginar. Llegado a este punto de reflexión, el profesor tendrá lasabiduría de suspenderla, so pena de considerar que en realidad, no sabe demasiado sobre las si- 32
  • 33. tuaciones de aprendizaje que crea... Considerarse diseñador y animador de situaciones deaprendizaje tiene sus riesgos: ¡esto puede conducir a preguntarse sobre su pertinencia y eficacia! El sistema educativo se construye por arriba. Por esta razón las mismas constataciones valen,hasta cierto punto, para la enseñanza secundaria y, en menor medida, para la enseñanza primaria.Cuando los alumnos son niños o adolescentes, no son tan numerosos y la enseñanza es másinteractiva; se da más importancia a los ejercicios o a las experiencias conducidas por los alumnos(y no delante de ellos). Sin embargo, siempre y cuando practiquen una pedagogía magistral y pocodiferenciada, los profesores no controlan realmente las situaciones de aprendizaje en las que sitúana codo uno de sus alumnos. Como mucho pueden procurar, usando medios disciplinarios clásicos,que todos los alumnos escuchen con atención y se impliquen activamente, al menos en apariencia,en las tareas asignadas. La reflexión sobre las situaciones didácticas empieza con la pregunta deSaint-Onge (1996): «Yo enseño, pero ellos, ¿aprenden?» Sabemos, después de Bordieu (1996), que en realidad sólo aprenden, a merced de semejantepedagogía, los «herederos», los que disponen de los medios culturales para sacar provecho a unaenseñanza que se dirige formalmente a todos, en la ilusión de la igualdad, identificada en estecaso con la igualdad de trato. Esto hoy en día parece evidente. No obstante, ha sido necesario unsiglo de escolaridad obligatoria para empezar a poner en cuestión este modelo, comparándolo conun modelo más centrado en los estudiantes, sus representaciones, su actividad, las situacionesconcretas en las que les sumergimos y sus efectos didácticos. Sin duda esta evolución -inacabada yfrágil tiene relación con la apertura de los estudios largos a públicos nuevos, lo cual obliga apreocuparse por aquellos para los que escuchar un curso magistral y hacer ejercicios no basta paraaprender. Existen vínculos estrechos entre la pedagogía diferenciada y la reflexión sobre lassituaciones de aprendizaje (Meirieu, 1989, 1990). En la perspectiva de una escuela más eficaz para todos, organizar y animar situaciones deaprendizaje ya no es un modo a la vez banal y complicado de definir lo que hacen de maneraespontánea todos los profesores. Este lenguaje hace hincapié en la voluntad de elaborarsituaciones didácticas óptimas, incluso y en primer lugar para los alumnos que no aprendenescuchando lecciones. Las situaciones pensadas así se alejan de los ejercicios clásicos, que sóloexigen la puesta en práctica de un procedimiento conocido. Ahora bien, siguen siendo útiles, pero yano son el alfa y omega del trabajo en clase, no más que el curso magistral, limitado a funcionesprecisas (Étienne y Lerouge, 1997, p. 64). Organizar y animar situaciones de aprendizaje esmantener un lugar justo para estos métodos. Es sobre todo sacar energía, tiempo y disponer de 33
  • 34. las competencias profesionales necesarias para imaginar y crear otra clase de situaciones deaprendizaje, que las didácticas contemporáneas consideran como situaciones amplias, abiertas,con sentido y control, que hacen referencia a un proceso de investigación, identificación yresolución de problemas. Esta competencia global moviliza varias competencias más específicas: • Conocer, a través de una disciplina determinada, los contenidos que enseñar y su traducción en objetivos de aprendizaje. • Trabajar a partir de las representaciones de los alumnos. • Trabajar a partir de los errores y los obstáculos al aprendizaje. • Construir y planificar dispositivos y secuencias didácticas. • Comprometer a los alumnos en actividades de investigación, en proyectos de conocimiento. Analicémoslas, una a una, y recordemos que todas contribuyen a la concepción, laorganización y la animación de situaciones de aprendizaje.Conocer, a través de una disciplina determinada, los contenidos que hay que enseñar y sutraducción en objetivos de aprendizaje Conocer los contenidos que se enseñan es lo mínimo cuando se pretende instruir a alguien.Pero ésta no es la verdadera competencia pedagógica, sino que consiste en relacionar loscontenidos por un lado con los objetivos, y por el otro, las situaciones de aprendizaje. Esto noparece necesario cuando el profesor se limita a recorrer, capítulo tras capítulo, página tras página,el «texto del conocimiento». Sin duda, ya existe transposición didáctica (Chevallard, 1991), en lamedida en que el conocimiento se organiza en lecciones sucesivas, según un plan y a un ritmo quetiene en cuenta, en principio, el nivel medio y las adquisiciones anteriores de los alumnos, conmomentos de revisión y otros de evaluación. En esta pedagogía los objetivos se definen de formaimplícita por los contenidos: en resumen, se trata, para el alumno, de asimilar el contenido y denacer la prueba de esta asimilación en una prueba oral, un control escrito o un examen. La importancia de los objetivos ocupó un primer plano durante los años sesenta, con la«pedagogía de control», traducción aproximada de la expresión inglesa mastery learning. Bloom(1979), su fundador, aboga por una enseñanza orientada por criterios de control, regulada poruna evaluación formativa que conduzca a «remediaciones». En esa misma época (Bloom, 1975)propone la primera «taxonomía de objetivos pedagógicos», es decir, una clasificación completa delos aprendizajes enfocados a la escuela. En los países francófonos, este enfoque ha sido a menudo caricaturizado con la etiqueta depedagogía por objetivos. Hameline (1979) ha descrito las virtudes además de los excesos y los 34
  • 35. límites del trabajo por objetivos. Huberman (1988) ha demostrado que el modelo de lapedagogía de control sigue siendo pertinente, con la condición de ampliarla e integrar enfoquesmás constructivistas. Hoy en día, nadie aboga por una enseñanza guiada a cada paso por objetivosmuy precisos, en seguida probados con el fin de una remediación inmediata. La enseñanza sinduda persigue objetivos, pero no de una forma mecánica y obsesiva. Estos intervienen en tres esta-dios: • El de la planificación didáctica, no para dictar situaciones de aprendizaje propias a cada objetivo, sino para identificar los objetivos trabajados en las situaciones consideradas, para elegirlas y fomentarlas con conocimiento de causa. • El del análisis a posteriori de situaciones y de actividades, cuando se trata de delimitar lo que realmente se ha desarrollado y modificar la serie de actividades propuestas. • El de la evaluación, cuando se trata de controlar las experiencias de los alumnos. Traducir el programa en objetivos de aprendizaje y estos últimos en situaciones y actividadesposibles no es una actividad lineal, que permitiría honrar cada objetivo por separado. Losconocimientos y habilidades de alto nivel se construyen en situaciones múltiples, complejas, de lascuales cada una persigue varios objetivos, a veces en varias disciplinas. Para organizar y favorecersemejantes situaciones de aprendizaje, es indispensable que el profesor controle losconocimientos, que tenga más de una lección de ventaja respecto a los alumnos y sea capaz deencontrar lo esencial bajo múltiples apariencias, en contextos variados. «Lo que se concibe correctamente se expresa con claridad y las palabras para decirlo salen confacilidad», decía Boileau. Hoy en día, nos encontramos más allá de este precepto. Para haceraprender, no basta con estructurar el texto del conocimiento, luego «leerlo» de modo inteligible ycon energía, sino que esto exige al menos talentos didácticos. La competencia necesaria hoy en díaes controlar los contenidos con suficiente soltura y distancia para construirlos en las situacionesabiertas y las tareas complejas, aprovechando las ocasiones, partiendo dé los intereses de los alum-nos, explotando los acontecimientos, en resumen, favoreciendo la apropiación activa y latransferencia de conocimientos, sin pasar necesariamente por su exposición metódica, en elorden prescrito por un índice de contenidos. Esta soltura en la gestión de las situaciones y contenidos exige un control personal, no sólo delos conocimientos, sino de lo que Develay (1992) llamaba la matriz disciplinaria, es decir, losconceptos, las preguntas, los paradigmas que estructuran los conocimientos en el seno de unadisciplina. Sin este control, la unidad de los conocimientos está perdida, los árboles esconden el 35
  • 36. bosque y la capacidad de reconstruir una planificación didáctica a partir de los alumnos y de losacontecimientos se ve debilitada. De ahí la importancia de saber identificar los conceptos núcleo (Meirieu, 1989, 1990) o lascompetencias clave (Perrenoud, 1998o), en torno a las cuales organizar los aprendizajes y enfunción de las cuales guiar el trabajo en clase y fijar las prioridades. No tiene sentido pedir a cadaprofesor que haga solo, para su clase, una lectura de los programas para sustraer los núcleos. Sinembargo, incluso si la institución propone una reescritura de los programas en este sentido, correnel riesgo de convertirse en papel mojado para los profesores que no están dispuestos a consentirun importante trabajo de vaivén entre los contenidos, los objetivos y las situaciones. ¡A este precionavegarán en la cadena de la transposición didáctica como peces en el agua!Trabajar a partir de las representaciones de los alumnos La escuela no construye a partir de cero, el alumno no es una tabla rasa, una mente vacía, alcontrario, sabe «un montón de cosas», se ha hecho preguntas y ha asimilado o elaboradorespuestas que le satisfacen de forma provisional. Así pues, la enseñanza a menudo choca defrente con las concepciones de los alumnos. Ningún profesor experimentado lo pasa por alto: los alumnos creen saber una parte de lo quequeremos enseñarles. Una buena pedagogía tradicional se sirve a veces de estos poquitosconocimientos como puntos de apoyo, pero el profesor transmite, al menos de forma implícita, elsiguiente mensaje: «olvidad lo que sabéis, desconfiad del sentido común y de lo que os hancontado y escuchadme, yo os diré cómo suceden en realidad las cosas». La didáctica de las ciencias (Giordan y De Vecchi, 1987; De Vecchi, 1992, 1993; Astolfi yDevelay, 1996; Astolfi y otros, 1997; Joshua y Dupin, 1993) ha demostrado que no nos libramostan fácilmente de las concepciones previas de los alumnos; pues forman parte de un sistema derepresentaciones que tiene su coherencia y sus funciones de explicación del mundo y sereconstituye subrepticiamente, a pesar de las demostraciones irrefutables y las desmentidasformales aportadas por el profesor. Incluso al terminar los estudios científicos universitarios, losestudiantes vuelven al sentido común cuando se enfrentan, fuera del contexto del curso o dellaboratorio, a un problema de fuerzas, calor, reacción química, respiración o contagio. Todo su-cede como si la enseñanza teórica rechazara, durante el curso y el examen, una costumbre listapara reaparecer al instante en los otros contextos. Lo que vale para las ciencias aparece en todos los dominios en que la ocasión y lanecesidad de comprender no han esperado a que el tema sea tratado en la escuela... 36
  • 37. Trabajar a partir de representaciones de los alumnos no consiste en hacer que se expresenpara despreciarles inmediatamente. Lo importante es darles regularmente derecho de ciudadaníaen la clase, interesarse por ellos, tratar de comprender sus raíces y su forma de coherencia, nosorprendernos de que éstas reaparezcan cuando las creíamos perdidas. Por esta razón, debe abrirseun espacio para la palabra, no censurar de forma inmediata las analogías falaces, las explicacionesanimistas o antropomórficas, los razonamientos espontáneos, con el pretexto de que conducen aconclusiones erróneas. Bachelard (1996) observa que a los profesores les cuesta entender que sus alumnos nocomprenden, puesto que han olvidado el camino del conocimiento, los obstáculos, lasincertidumbres, los atajos, los momentos de pánico intelectual o de vacío. Para el profesor, unnúmero, una resta, una fracción son conocimientos adquiridos y triviales, así como el imperfecto, elconcepto de verbo, concordancia o subordinada, o incluso el de célula, tensión eléctrica odilatación. El profesor que trabaja a partir de las representaciones de los alumnos trata dereencontrar la memoria del tiempo en la que todavía no sabía, de ponerse en el lugar de losalumnos, de recordar que, si no lo entienden, no es por falta de buena voluntad, sino porque loque al experto le parece evidente a los alumnos les parece complicado y arbitrario. No sirve denada explicar cien veces la técnica de la división a un alumno que no ha entendido el principio de lanumeración en distintas bases. Para aceptar que un alumno no entiende el principio deArquímedes, se debe medir su extrema abstracción, la dificultad de conceptualizar la resistenciadel agua o librarse de la idea intuitiva de que un cuerpo flota porque «demuestra sus esfuerzospara flotar», como un ser vivo. Para imaginar el conocimiento ya construido en la mente del alumno, y que resulta unobstáculo para la enseñanza, no basta con que los profesores se acuerden de sus propiosaprendizajes. Una cultura más amplia en historia y en filosofía de las ciencias podría ayudarles, porejemplo, a entender por qué la humanidad ha tardado siglos en rechazar la idea de que el Solgiraba alrededor de la Tierra o aceptar que una mesa sea un sólido esencialmente vacío, teniendoen cuenta la estructura atómica de la materia. La mayoría de los conocimientos cultos soncontrarios a la intuición. Las representaciones y las concepciones a las cuales les enfrentamos noson únicamente las de los niños, sino sociedades del pasado y de una parte de los adultoscontemporáneos. También resulta de utilidad que los profesores tengan algunas nociones depsicología genética. En una palabra, es importante que se enfrenten a los límites de sus propiosconocimientos y (re)descubran que los conceptos de número imaginario, quanta, agujero negro, 37
  • 38. supraconductor, ADN, inflación o metacognición les ponen en un apuro, al igual que los alumnosfrente a conceptos más elementales. Falta trabajar a partir de las concepciones de los alumnos, entrar en diálogo con éstas, hacerlasevolucionar para acercarles conocimientos cultos que enseñar. Así pues la competencia delprofesor es esencialmente didáctica. Le ayuda a apoyarse en las representaciones previas de losalumnos, sin cerrarse en ellas, a encontrar un punto de entrada en el sistema cognitivo de losalumnos, un modo de desestabilizarlos lo suficiente para conducirlos a restablecer el equilibrioincorporando elementos nuevos a las representaciones existentes, si es preciso reorganizándolas.Trabajar a partir de los errores y de los obstáculos en el aprendizaje Esta competencia está en la misma línea que la anterior. Se basa en el simple postulado de queaprender no es primero memorizar, almacenar las informaciones, sino más bien reestructurar susistema de comprensión del mundo. Esta reestructuración requiere un importante trabajocognitivo. Sólo se inicia para restablecer un equilibrio roto, controlar mejor la realidad, a nivelsimbólico y práctico. ¿Por qué se alarga la sombra de un árbol? Porque el Sol se desplaza, dirán los que, en la vidacotidiana, siguen pensando que el Sol gira alrededor de la Tierra porque la tierra ha seguido surotación, dirán los discípulos de Galileo. De ahí a establecer una relación precisa entre la rotaciónde la Tierra (o el movimiento aparente del Sol) y el alargamiento de una sombra inclinada, hay unpaso, que supone un modelo geométrico y trigonométrico que a la mayoría de adultos lescostaría trabajo encontrar o elaborar con rapidez. Pedir a alumnos de 11 o 12 años hacer unesquema que represente el fenómeno los sitúa, por lo tanto, ante obstáculos cognitivos que sólopodrán superar a costa de ciertos aprendizajes. La pedagogía clásica trabaja a partir de obstáculos, pero favorece los que propone la teoría, losque encuentra el alumno en su libro de matemáticas o de física, cuando, al leer por tercera uoctava vez el enunciado de un teorema o de una ley, todavía no entiende por qué la suma de losángulos de un triángulo es 180° o cómo es posible que un cuerpo caiga con una aceleraciónconstante. Supongamos, por ejemplo, que pedimos a los alumnos que se imaginen que tienen que asaltaruna fortaleza y calcular la longitud de la escalera que les permitirá franquear el foso de 6 metros deancho para llegar a la cima de una muralla de 9 metros de altura. Si conocen el teorema dePitágoras y son capaces de ver su pertinencia y aplicarlo correctamente a los datos, harán la suma 38
  • 39. de los cuadrados de 6 y de 9, es decir, 36 + 81 = 117, y de ahí deducirán que bastará con unaescalera de 11 metros. Si no conocen el teorema de Pitágoras, deberán, o bien descubrirlo, o bien proceder del modomás pragmático, por ejemplo, construyendo una maqueta a escala reducida. Según la edad de los alumnos y el programa que el profesor tenga en mente, éste puedeintroducir limitaciones, por ejemplo, prohibir el procedimiento más empírico, si quiere quedescubran el teorema, o al contrario, favorecerlo, si quiere que induzcan un trabajo sobre lasproporciones. Según si conocen el teorema, que sean capaces de descubrirlo con ayuda o se encuentren aaños luz de la solución, los alumnos no harán los mismos aprendizajes: • Si conocen el teorema, trabajarán «simplemente» la puesta en práctica o la transferencia de un conocimiento adquirido, en un contexto en el que su pertinencia no se observa a simple vista, puesto que hay que reconstruir un triángulo rectángulo, por lo tanto, identificar el foso y la muralla en los lados del ángulo recto, la escalera en la hipotenusa, pensando en Pitágoras. A este nivel, podríamos sugerir a los alumnos que tuvieran en cuenta el hecho de que no pondremos la escalera justo al borde del foso y que intentaremos que sobrepase un poco la cima de la muralla. • Si «se acercan» al teorema, el obstáculo cognitivo será de otro tipo. Los alumnos deberán crear la intuición de que probablemente existe una regla que les permitiría, si la encuentran, calcular el problema sin titubear. Faltará descubrirla, luego formalizarla, fase en la que el profesor intervendrá sin duda proponiendo otras situaciones y quizás el teorema mismo, si cree que le falta tiempo para que la descubran o si considera, con razón o sin ella, que sus alumnos «nunca lo lograrán por sí solos». • Si los alumnos no tienen ni idea de la posible existencia de un teorema aplicable, se contentarán con buscar una solución pragmática mediante estimaciones y 39
  • 40. simulaciones. El obstáculo será más metodológico que propiamente matemático, la situación se parecerá más a un problema abierto que a una situación problema. Una verdadera situación problema obliga a superar un obstáculo a costa de un aprendizajeinédito, ya se trate de una simple transferencia, de una generalización o de la construcción de unconocimiento completamente nuevo. El obstáculo se convierte entonces en el objetivo delmomento, un objetivo obstáculo, según la expresión de Martinand (1986), utilizada de nuevo porMeirieu, Astolfi y muchos otros. Volveremos a este tema en el siguiente capítulo, a propósito delajuste de las situaciones problema a las posibilidades de los alumnos. Afrontar el obstáculo es afrontar el vacío, la ausencia de toda solución, incluso de cualquierpista o de cualquier método, la impresión de que nunca lo lograremos, de que está fuera de nuestroalcance. A continuación, si la transmisión del problema funciona, en otras palabras, si los alumnosse apropian de él, su pensamiento se pone en movimiento, crea las bases de hipótesis, procede aexploraciones, propone pruebas «para ver». En un trabajo colectivo, se inicia la discusión, el choquede representaciones obliga a cada uno a precisar su idea y a tener en cuenta las de los otros. Es entonces cuando el error de razonamiento y estrategia amenaza. Así, para demostrar elteorema de Pitágoras, por lo tanto, para probar que, en el triángulo rectángulo a b c, el cuadrado dela hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados de los catetos, incluimos generalmente eltriángulo rectángulo en un rectángulo. Que el lector intente reconstruir el desarrollo delrazonamiento y calcule el número de operaciones mentales que deben encadenarsecorrectamente y memorizar durante el trabajo para decir ¡eureka! Multiplique los errores y ¡esto seconvierte en una verdadera carrera de obstáculos! Ante una tarea compleja, los obstáculos cognitivos se constituyen, en gran medida, por pistasfalsas, errores de razonamiento, estimación o cálculo. Sin embargo, el error también amenaza enlos ejercicios más clásicos: «Al salir de casa esta mañana, llevaba dinero encima; durante el día, hegastado 70 euros, luego otros 40; ahora me quedan 120 euros. ¿Cuántos llevaba al salir de casa?». 40
  • 41. Muchos alumnos calcularán 120 - 70 - 40 y les dará 10 euros, es decir, un resultadonuméricamente justo a la vista de las operaciones propuestas, pero que no es la respuesta alproblema y que, además, resulta inverosímil, puesto que la cantidad inicial es inferior a la que se hagastado en cada caso. Para comprender este error, hay que analizar las dificultades de lasustracción, y tener en cuenta el hecho de que en realidad se pide una suma para resolver unproblema puesto en términos de gasto, por lo tanto, de sustracción (Vergnaud, 1980). La didáctica de las disciplinas se interesa cada vez más por los errores e intentacomprenderlos, antes que combatirlos. Astolfi (1997) propone considerar el error como uninstrumento para enseñar, un revelador de mecanismos de pensamientos del alumno. Paradesarrollar esta competencia, el profesor evidentemente debe tener una cultura en didáctica y enpsicología cognitiva. En resumen, debe interesarse por los errores, aceptarlos como etapasestimables del esfuerzo de comprender, esforzarse, no corregirlos («¡No digas eso, sino eso!»),sino dar al alumno los medios para tomar conciencia de ello e identificar su origen y superarlos.Construir y planificar dispositivos y secuencias didácticas Una situación de aprendizaje se incluye en un dispositivo que la hace posible y a veces en unasecuencia didáctica en la cual cada situación es una etapa en una progresión. Secuencias ydispositivos didácticos se incluyen a su vez en un pacto pedagógico y didáctico, reglas defuncionamiento, instituciones internas de la clase. Los conceptos de dispositivo y de secuencia didáctica hacen hincapié en el hecho de queuna situación de aprendizaje no se produce al azar, sino que la genera un dispositivo que sitúa alos alumnos ante una tarea que cumplir, un proyecto que realizar, un problema que resolver. Noexiste un dispositivo general, todo depende de la disciplina, de los contenidos específicos, delnivel de los alumnos, de las opciones del profesor. Practicar un método de proyecto requierealgunos dispositivos. El trabajo por situaciones problema requiere otros, los procesos deinvestigación incluso otros. En todos los casos, existe un cierto número de parámetros que contro-lar para que los aprendizajes esperados se realicen. Para entrar en más detalles, convendríaconsiderar una disciplina en concreto. Un método de proyecto en geografía, una experimentaciónen ciencias, un trabajo sobre situaciones matemáticas o una pedagogía del texto precisandispositivos variados. Pongamos como ejemplo una serie de experiencias en torno al principio de Arquímedes, comose detallan en una obra del Grupo Francés de Nueva Educación (Laschkar y Bassis, 1985).Recordemos, para aquellos que lo hayan olvidado, que el principio de Arquímedes explica sobre 41
  • 42. todo por qué algunos cuerpos flotan. Cada cuerpo sumergido en un líquido experimenta unapresión igual a la masa del volumen de líquido que éste ocupa. De lo cual se desprende: • Los cuerpos cuya densidad (o masa volumétrica) es superior a la del líquido se hundirán. • Los que tienen una densidad igual permanecerán en equilibrio (como un submarino estabilizado sumergido). • Aquellos cuya densidad es inferior a la del líquido volverán a la superficie y flotarán (como los barcos) y la línea de flotación delimitará la parte sumergida. Se logra el equilibrio cuando la masa del líquido desplazado por esta parte es igual a la masaglobal del cuerpo que flota. Normalmente, se invita a los alumnos a sustituir mentalmente elcuerpo que flota por el líquido del que en cierto modo «ha cogido el sitio». Entonces puedenentrever que si este líquido estuviera encerrado en una envoltura sin peso ni espesor, permaneceríaen el lugar, lo cual indica que ha experimentado una presión ascensional equilibrando su masa,que lo atrae hacia el fondo. El profesor del GFEN (Grupo Francés de Nueva Educación), que enseña física en una clase deun instituto francés (5o, 13-14 años), se ha formado en biología. Sin duda esta es la razón por lacual no trata el principio de Arquímedes de un modo tan abstracto. Empieza por hacer reflexionar asus alumnos sobre parejas de materias: pan-azúcar, madera-hormigón, hierro-plástico, sinreferencia en este estadio a un líquido. Les pregunta cuál es la más pesada. Las primeras respuestascarecían de razonamiento, se basaban en una intuición sensible de la densidad, sin que seconstruyera el concepto. Luego viene la constatación decisiva: no se puede saber, «depende de lacantidad». ¿Cuánto? Los alumnos llegarán a la conclusión -después de reflexionar- de que un kilo deplumas es tan pesado como un kilo de plomo. La cantidad se refiere por lo tanto al volumen. Elprofesor, partidario del principio de autosocioconstrucción de los conocimientos (Bassis, 1998;Vellas. 1996), evita facilitar el trabajo. No propone volúmenes de madera, hierro, plástico«hormigón iguales y de la misma forma, que bastaría con pesarlos. Pone a disposición de losalumnos fragmentos de volúmenes, formas y pesos variados, que no se prestan ni a unacomparación directa por un peso, ni a una clasificación sencilla en volúmenes iguales. Poco a pocose van cumpliendo las condiciones para que surja el concepto de masa volumétrica. En una segunda secuencia, el profesor propone tratar el mismo problema de otra forma. Daa cada equipo un trozo de plastilina y pide a los alumnos que midan con la mayor exactitudposible la masa y el volumen. Tienen a su disposición balanzas y probetas graduadas que sepueden llenar de agua y en las que se puede sumergir los trozos. Observaremos que los conceptos 42
  • 43. de masa y volumen, en este punto de los estudios, se consideran construidos y movilizables. Elnuevo desafío es ponerlos en relación, de ahí derivará el concepto de masa volumétrica. Los alumnos pesan los bloques de plastilina gracias a una balanza y miden el volumen porinmersión, luego hacen una tabla comparativa: Equipo 1 Equipo 2 Equipo 3 Equipo 4 Equipo 5 Masa en gramos 22 42 90 50 150 Volumen en 15 30 150 35 100 mililitros Los resultados del equipo 3 van bien encaminados: la relación entre masa y volumen no esverosímil. El equipo está seguro del peso, quiere volver a medir el volumen. El profesor les pideque calculen este volumen, sin volver a usar la probeta. La clase se moviliza y llega aformulaciones del tipo: «cuando dividimos masa por volumen, el resultado es casi siempre elmismo». O «hay que multiplicar el volumen por una cifra más grande que 1 y más pequeña que 2para encontrar la masa». Centrémonos ahora en las verificaciones y las pruebas que logran,después de varios intentos, designar y formalizar el concepto de masa volumétrica. La cuestión desaber si una materia es más pesada o ligera que otra puede reformularse de un modo más«científico»: ¿su masa volumétrica es superior o inferior? Los alumnos han entendido que sólo sepodía comparar las masas que tenían un mismo volumen y que era una de las funciones de lasunidades de volumen, que son volúmenes ficticios, que no se dividen físicamente. El profesor introduce una tercera secuencia, a la que llama «¿Flota o se hunde?», diciendo: «¡Un iceberg de 5000 toneladas, esto flota; una pequeña bola de hierro de 10 gramos, esto se hunde!». Los alumnos le responden que el hierro es más pesado que el hielo. El profesor se sorprende, puesto que diez gramos «es una masa inferior a 5000 toneladas». Los alumnos responden: «pero no se trata de la bola, sino del hierro. ¡La masa volumétrica, hombre!» (Laschkar y Bassis, 1985, p. 60). La disociación está hecha en la mente de los alumnos, la masa volumétrica del hierro existe deforma independiente de la bola, como la del hielo existe de forma independiente del iceberg. Elcamino hasta el descubrimiento del principio de Arquímedes todavía es largo y está plagado detrampas, pero se ha adquirido el instrumento conceptual indispensable. Para una descripción más detallada de esta secuencia remito a la obra en cuestión, yo retengoaquí lo esencial, transportable a otros conocimientos, en otras disciplinas: la construcción delconocimiento es un progreso colectivo que el profesor orienta creando situaciones y aportando 43
  • 44. ayuda, sin convertirse en el experto que transmite el saber, ni el guía que propone la solución delproblema. Cuanto más nos adherimos a una conducta constructivista, más importante resulta concebirlas situaciones que estimulan el conflicto cognitivo, entre alumnos o en la mente de cada uno, porejemplo, entre lo que éste predice y lo que observa. El profesor no rechaza, dice sacar conejos desu chistera para provocar avances. Por ejemplo, sin comentarios, hunde dos trozos de hieloidénticos, uno en el agua, el otro en alcohol. Los distintos efectos obligan a los alumnos apercatarse de la masa volumétrica del líquido y a construir una relación entre masa volumétricadel sólido sumergido y masa volumétrica del líquido, base del principio de Arquímedes. Dispositivos y secuencias didácticas buscan, para hacer aprender, movilizar a los alumnos yasea para entender, ya sea para tener éxito, si es posible para las dos cosas (Piaget, 1974). Su concepción y su puesta en práctica suponen uno de los dilemas de toda pedagogía activa: bien invertir en proyectos que implican y apasionan a los alumnos, con el riesgo de que profesores y alumnos se encuentren prisioneros de una lógica de producción y de logro, bien aplicar dispositivos y secuencias centrados de un modo más abierto en aprendizajes y encontrar los puntos muertos de las pedagogías de la lección y del ejercicio (Perrenoud, 1998n). Todo dispositivo se fundamenta en hipótesis relativas al aprendizaje y en relación con elconocimiento, el proyecto, la acción, la cooperación, el error, la incertidumbre, el éxito y elfracaso, el obstáculo y el tiempo. Si construimos dispositivos partiendo del principio de que cadauno quiere aprender y acepta pagar el precio, se margina a los alumnos para los que la entrada alconocimiento no puede ser tan directa. Por lo contrario, los métodos de proyecto puedenconvertirse en fines en sí mismos y alejar del programa. La competencia profesional consiste enutilizar un amplio repertorio de dispositivos y secuencias, adaptarlos o construirlos, e incluso iden-tificar con tanta perspicacia como sea posible los que movilizan y hacen aprender.Implicar a los alumnos en actividades de investigación, en proyectos de conocimiento Acabamos de tratar este tema a propósito de los dispositivos didácticos. Hemos abordado elfenómeno más general de la motivación (Viau, 1994; Chappaz, 1996; Delannoy, 1997), la relacióncon el saber (Charlot, Bautier y Rochex, 1994; Charlot, 1997) y el sentido de la experiencia y deltrabajo escolares (Develay, 1996; Rochex, 1995, Perrenoud, 1996o; Vellas, 1996). Losretomaremos en otro capítulo a propósito de la implicación de los alumnos en sus aprendizajes.Antes de ser una competencia didáctica de una gran precisión, relacionada con contenidosespecíficos, saber implicar a los alumnos en actividades de investigación y en proyectos de 44
  • 45. conocimientos pasa por una capacidad fundamental del profesor: hacer accesible y deseable supropia relación con el saber y con la investigación, encarnar un modelo plausible de alumno. Cuando leemos «la utilidad de experiencias de pensamiento para hacer flotar los barcos»,sólo podemos retener los aspectos epistemológicos y didácticos de la secuencia descrita. Cadarelación de conceptos, cada sucesión de experiencias plantea la cuestión de sus fundamentos ysus alternativas. También se puede debatir sobre el papel del profesor, entre intervenir y dejarhacer. Lo más importante permanece implícito: una secuencia didáctica semejante sólo sedesarrolla si los alumnos se dejan atrapar por el juego y tienen realmente ganas de saber si elhormigón es más pesado que el hierro o por qué flota un iceberg, mientras que una bola de hierrominúscula se va a pique. Ya no se trata, en los alumnos de trece años, de esa curiosidad insaciable y de esas ganasespontáneas de entender que se da en los niños de tres años, la edad de los «¿por qué?». Eneste punto de los estudios, los adolescentes ya han aprendido durante ocho o diez años lastriquiñuelas del oficio de alumno (Perrenoud, 1996). Ya no se les seduce con un enigmacualquiera. También conocen las triquiñuelas del oficio de profesor y reconocen a simple vista elaburrimiento del trabajo repetitivo bajo los inicios lúdicos de una tarea nueva. Reflexionanbastante rápido para acabar en cinco minutos con una adivinanza para juegos televisados. Asípues, para que aprendan hay que implicarles en una actividad de una cierta importancia y unacierta duración, que garantice una progresión visible y cambios en el paisaje, para todos los que notienen la voluntad obsesiva de trabajar durante días en un problema que se resiste. El trabajo sobre la densidad y el principio de Arquímedes no es un método de proyectoclásico, en el sentido de que no hay producción social como objetivo. El producto es elconocimiento; el destinatario es el grupo y sus miembros. No está previsto presentar el principio deArquímedes a los padres de los alumnos bajo la forma de una exposición al estilo de un museo deciencias y técnicas, con paneles, experimentos y diaporamas. Podría ser una buena idea, peroinsistiría en la comunicación de un conocimiento adquirido y sin duda ofrecería la ocasión deconsolidarla, incluso de hacer acceder in extremis a una parte de los alumnos. El profesor delGFEN no elige este «disfraz», como cuando se habla del de un agente secreto. Implicaabiertamente a sus alumnos «en actividades de investigación, en proyectos de conocimiento». Implica... El indicativo cobra aquí todo su sentido. En un deporte colectivo, podemos implicarel balón, éste no se niega. Pero los alumnos, nadie puede implicarse en su lugar. El profesor sólopuede decir «venga, implicaros». Nos damos cuenta de qué delicado es encontrar un equilibrio 45
  • 46. entre la estructuración didáctica de la progresión y la dinámica del grupo clase. Una actividad deinvestigación se desarrolla generalmente en varios episodios, porque requiere tiempo. En laescuela, el horario y la capacidad de atención de los alumnos obligan a suspender la progresiónpara retomarla más tarde, al día siguiente, a veces a la semana siguiente. Según los momentos ylos alumnos, estas intervenciones pueden ser beneficiosas o desastrosas. A veces interrumpen elprogreso de las personas o del grupo hacia el conocimiento, otras veces permiten reflexionar,dejar las cosas que evolucionen en un rincón del pensamiento y volver con nuevas ideas y unaenergía renovada. La dinámica de una investigación siempre es a la vez intelectual, emocional yrelacional. El papel del profesor es relacionar los buenos momentos, asegurar la memoria colectivao confiarla a ciertos alumnos, poner a disposición o hacer que algunos alumnos busquen oconfeccionen los materiales requeridos para experimentar. Durante cada sesión, disminuye elinterés, el desánimo se apodera de algunos alumnos, cuando sus esfuerzos no se venrecompensados o cuando descubren que el problema puede esconder otro, por lo que no ven elfinal del túnel y abandonan. La implicación inicial a cada momento puede que se tenga quevolver a poner en juego. En un método de proyecto, el motor principal al que el profesor puede recurrir es el desafíodel éxito de una tarea que pierde su sentido si ésta no conduce a un producto. A menudo, estedesafío personal y colectivo va acompañado de un contrato moral con terceros: cuando se haanunciado un periódico o un espectáculo, se intenta cumplir esta promesa. En una actividad deinvestigación, este contrato falta y parece finalmente bastante fácil resignarse a vivir sin conocerel principio de Arquímedes, incluso sin entenderlo. En una sociedad desarrollada, la vida de unadulto depende de un número increíble de procesos tecnológicos cuya existencia apenassospecha y que será muy capaz de explicar. Se puede nadar y navegar sin conocer ni entender elprincipio de Arquímedes. Podemos apostar a que la mayoría de seres humanos que hacen flotar cuerpos o barcosdesconocen el principio de Arquímedes. Utilizan reglas más prácticas, que derivan de laexperiencia transmitida de generación en generación o del conocimiento teórico de losingenieros. De ahí que un profesor no pueda legitimar una actividad de investigacióndemostrando sin problemas que el conocimiento ambicionado es de una importancia vital en lavida cotidiana de los seres humanos. Aquellos que, con motivo de una orientación especializada,tendrán que dominar de verdad esas teorías tendrán sobradas ocasiones de aprenderlas una y 46
  • 47. otra vez en la universidad. En la escuela, o incluso en el instituto, el utilitarismo no puede justificarla mayoría de los conocimientos enseñados y exigidos. Por consiguiente, un proyecto de conocimiento no es fácil disfrazarlo de proyecto de acción nitampoco situarlo en una perspectiva «práctica», excepto negando la división del trabajo y el futuroprobable de los alumnos. Los alumnos ven claramente que a su alrededor los adultos noentienden cómo funciona la nevera, la televisión o el lector de CD, que forman parte de su vidacotidiana. ¿Cómo hacerles creer que tendrán necesidad de conocimientos científicos en unasociedad en la que las tecnologías funcionan, nos guste o no, con el desconocimiento de susfundamentos teóricos en la mayoría de sus usuarios? Para fomentar abiertamente un proyecto deconocimiento, luego hay que ser capaz de suscitar una pasión desinteresada por el conocimiento, porla teoría, sin tratar de justificarla, al menos durante la escolaridad básica, por un uso prácticoque será el patrimonio de algunos especialistas. ¿Entonces, cómo convertir el conocimiento en apasionante por sí mismo? No se tratasolamente de una cuestión de competencia, sino de identidad y de proyecto personal delprofesor. Desgraciadamente, todos los profesores apasionados no se creen con el derecho decompartir su pasión, todos los profesores curiosos no logran hacer inteligible y contagioso su gustodel conocimiento. La competencia aquí descrita pasa por el arte de comunicar, seducir, animar,movilizar, interviniendo como persona. Su pasión personal no basta si el profesor no es capaz de establecer una complicidad y unasolidaridad creíbles en la búsqueda del conocimiento. Debe buscar con sus alumnos, aunquetenga un poco de ventaja, por lo tanto renunciar a la imagen del profesor «que lo sabe todo»,aceptar mostrar sus propios errores e ignorancias, no ceder a la tentación de hacer la comedia deque controla, no situar siempre el conocimiento al lado de la razón, la preparación del futuro y eléxito. En cuanto a los profesores a quienes dejan indiferentes los conocimientos que enseñan,¿cómo esperar que susciten el mínimo estremecimiento entre sus alumnos? Todas las competencias comentadas aquí son importantes componentes didácticos. Éstaúltima, más que las otras, nos recuerda que la didáctica descansa en todo momento en la cuestióndel sentido y de la subjetividad del profesor y el alumno, por lo tanto, también en las relacionesintersubjetivas que se construyen a propósito del conocimiento, pero no se desarrollanúnicamente en el registro cognitivo. Nos lo imaginamos. La capacidad de organizar y fomentar situaciones problema y otrassituaciones de aprendizajes fértiles supone competencias bastante cercanas a las que exige un 47
  • 48. proceso de investigación de más larga duración. Sin embargo, mientras que una situaciónproblema se organiza en torno a un obstáculo y desaparece una vez éste se ha superado, unproceso de investigación parece más ambicioso, puesto que invita a los alumnos a construir ellosmismos la teoría. La progresión alrededor de la masa volumétrica y el principio de Arquímedespuede interpretarse como una serie de situaciones problema: cada una permite afrontar un nuevoobstáculo, que deber ser superado para que prosiga el progreso. La diferencia se halla pues en queen el pensamiento del profesor y los alumnos, nos encontramos en un programa de trabajo amedio plazo. Idealmente, sin duda es de este modo como se debería conducir a los alumnos paraconstruir todos los conocimientos científicos, en biología, química, geología, física, pero tambiénen economía o en geografía. Desgraciadamente, los procesos de investigación exigen tiempo, porlo que las progresiones didácticas, de las que hablaremos ahora, se organizan a menudo en funciónde los conceptos previstos en el programa más que en una lógica de investigación, más caprichosay ansiosa de tiempo. Las situaciones problema, lo veremos ahora, representan una forma de compromiso entreestas dos lógicas. Gestionar la progresión de los aprendizajes La escuela en principio está totalmente organizada para favorecer la progresión de losaprendizajes de los alumnos hacia objetivos previstos al final de cada ciclo de estudios. Losprogramas están concebidos en esta perspectiva, así como los métodos y los medios de enseñanzapropuestos o impuestos a los profesores. Por consiguiente, se podría decir que, al encargarse elsistema, la progresión no exige ninguna competencia en particular de los profesores. En unacadena de montaje, si los ingenieros han entendido correctamente la sucesión de tareas, cadatrabajador contribuye a hacer progresar el producto hacia su estado final sin tener necesidad detomar decisiones estratégicas. La estrategia está completamente incorporada en el dispositivo deproducción, los trabajadores pueden limitarse a «hacer lo que tienen que hacer», sin tomariniciativas intempestivas. Se espera de ellos que aporten una forma de habilidad y ajustesmarginales a las operaciones previstas con motivo de pequeñas variaciones de materiales ycondiciones de trabajo. No les corresponde pensar en el conjunto del proceso. En la escuela funciona diferente, porque no se pueden programar los aprendizajes humanoscomo la producción de objetos industriales. No es solamente una cuestión de ética. Simplementeresulta imposible, debido a la diversidad de estudiantes y su autonomía de temas. Porconsiguiente, toda enseñanza digna de este nombre debería ser estratégica, en el sentido que 48
  • 49. entiende Tardif (1992), en otras palabras, concebida en una perspectiva a largo plazo, en el que cadaacción se decide en función de su contribución esperada en la progresión óptima de losaprendizajes de cada uno. Lo que parece caer por su propio peso en el plano de los principios en realidad esextremadamente difícil en las condiciones de la acción cotidiana, por lo que la producción amenudo se limita al año escolar, cuando no a las actividades en curso y al capítulo abierto en elprograma. La parte de los profesores en la gestión óptima de las progresiones se ha ampliadoconsiderablemente cuando se ha renunciado a los planes de estudio que prescriben una progresiónsemana por semana. Una nueva ampliación se perfila con la introducción de ciclos de aprendizajesplurianuales. Además, la progresión de la clase ya no es la única preocupación. El movimientohacia la individualización de los itinerarios de formación y de la pedagogía diferenciada conduce apensar en la progresión de cada alumno. La parte de las decisiones de progresión de las que se encarga la institución disminuyen, enbeneficio de las decisiones confiadas a los profesores. Por lo tanto, la competenciacorrespondiente adquiere una importancia sin precedentes y sobrepasa de largo la planificacióndidáctica del día a día. Esta competencia moviliza por sí misma varias más específicas. He aquílas que configuran este capítulo: • Concebir y controlar las situaciones problema ajustadas al nivel y a las posibilidades de los alumnos. • Adquirir una visión longitudinal de los objetivos de la enseñanza. • Establecer vínculos entre las teorías subyacentes y las actividades de aprendizaje • Observar y evaluar a los alumnos en situaciones de aprendizaje, según un enfoque formativo. • Establecer controles periódicos de competencias y tomar decisiones de progresión. Examinemos estas competencias sucesivamente.Concebir y controlar las situaciones problema ajustadas al nivel y a las posibilidades delos alumnos El concepto de situación problema se ha introducido en el capítulo anterior, junto con el deobjetivo obstáculo. Volvemos a tratarlo aquí bajo el ángulo de la pedagogía diferenciada. Losalumnos no abordan las situaciones con los mismos medios y no se encuentran con los mismosobstáculos. Para no volver a una diferenciación por grupos de nivel, es necesario llegar a controlarla heterogeneidad en el sí de una situación. La primera condición es saber exactamente lo queesperamos. Astolfi (1997, pp. 144-145) definió así las diez características de una situación problema: 49
  • 50. 1. Una situación problema se organiza en torno a la superación de un obstáculo por parte de la clase, obstáculo previamente bien identificado. 2. El estudio se organiza en torno a una situación de carácter concreto, que permita de un modo efectivo al alumno formular hipótesis y conjeturas. No se trata pues de un estudio depurado, ni de un ejemplo ad hoc, con carácter ilustrativo, como los que se encuentran en las situaciones clásicas de enseñanza (incluso en trabajos prácticos). 3. Los alumnos perciben la situación que se les propone como un verdadero enigma que resolver, en el cual están en condiciones de emplearse a fondo. Es la condición para que funcione la transmisión: el problema, aunque inicialmente propuesto por el maestro, se convierte entonces en «su asunto». 4. Los alumnos no disponen, al principio, de los medios de la solución buscada, debido a la existencia del obstáculo que deben superar para lograrlo. Es la necesidad de resolverlo lo que conduce al alumno a elaborar o apropiarse colectivamente de los instrumentos intelectuales que serán necesarios para la construcción de una solución. 5. La situación debe ofrecer una resistencia suficiente, que lleve al alumno a emplear a fondo sus conocimientos anteriores disponibles, así como sus representaciones, de modo que ésta conduzca a cuestionarlas de nuevo y a elaborar ideas nuevas. 6. Por eso, la solución no debe percibirse sin embargo como fuera del alcance para los alumnos, al no ser la situación problema una situación con carácter problemático. La actividad debe trabajar en una zona próxima, propicia a la aceptación del desafío intelectual y a la interiorización de las «reglas del juego». 7. La anticipación de los resultados y su expresión colectiva preceden a la búsqueda efectiva de la solución, el «riesgo» asumido por cada uno que forma parte del «juego». 8. El trabajo de la situación problema funciona también sobre el modo del debate científico en el interior de la clase, y estimula los conflictos sociocognitivos potenciales. 9. La validación de la solución y su sanción no la aporta el profesor de una forma externa, sino que resulta del modo de estructuración de la situación por sí misma. 10. Reexaminar de forma colectiva la progresión llevada a cabo es la ocasión para un repaso reflexivo, con carácter metacognitivo; esto ayuda a los alumnos a concienciarse de las estrategias que han puesto en práctica de manera heurística, y a estabilizarlos en procedimientos disponibles para nuevas situaciones problema. ¿Cómo gestionar la progresión de los aprendizajes practicando una pedagogía de situacionesproblema? La respuesta en principio es sencilla: optimizando la organización del tiempo que queda,proponiendo situaciones problema que favorezcan los aprendizajes previstos, es decir, cogen a losalumnos ahí donde se encuentran y los llevan un poco más lejos. En el lenguaje de hoy en día, se diríaque se trata de requerir a los alumnos en su zona de desarrollo próximo (Vigotsky, 1985), de proponersituaciones desafiadoras que empujan a cada uno a progresar, que estén a su alcance, por lo tanto,situaciones movlizadoras. Este principio no resulta fácil de aplicar, por dos razones distintas. La primera es que resulta difícil calibrar una situación problema como un ejercicio clásico.Cuando se propone a los alumnos -con el fin de enriquecer su vocabulario-explicar una historia dediez líneas prescindiendo de la letra e, consigna inspirada en una novela de Georges Perec que larespeta de principio a fin, no se sabe exactamente en qué desembocará esta tarea. En efecto, no 50
  • 51. existe un procedimiento preestablecido. Se puede imaginar un abanico de actitudes y de estrategias.Por ejemplo, un grupo, de entrada, puede prohibirse pensar en cualquier palabra que contenga laletra e. Este grupo se encontrará pues en dificultades desde el principio y le costará construir la másmínima escena. Otro grupo inventará una historia sin preocuparse demasiado de la consigna, luegointentará reemplazar las palabras que contengan la letra prohibida por otras, de sentido parecido, locual sin duda le obligará a retocar su historia, pero iniciará una tarea de transposición menosimposible que la de «pensar» sin utilizar ningún concepto cuyo significado contenga la letra e. Estasdos estrategias no crean los mismos obstáculos. Por lo tanto resulta difícil prever completamente elnivel de dificultad de la tarea, puesto que esta última dependerá de la dinámica de grupo y laestrategia colectiva, a veces sorprendente, que de ahí se desprenda. La segunda dificultad, evidentemente, es que una situación problema, en clase, se dirige a ungrupo. Se puede intentar limitar la heterogeneidad, pero no es ni fácil ni a la fuerza deseable: • Excepto si se crean grupos en función del nivel intelectual, es difícil de prever la distancia de cada alumno respecto a una tarea inédita; las capacidades de abstracción, expresión, liderazgo sin duda representan un papel importante en las situaciones abiertas, pero su contenido específico puede cambiar las jerarquías generales. • Nos podemos preguntar si unos grupos de niveles son configuraciones ideales para abordar una situación problema; los grupos de nivel elevado vivirán conflictos de poder, pero harán frente a la tarea; los grupos de nivel bajo podrían sufrir una falta de liderazgo. • El funcionamiento paralelo de grupos de niveles muy desiguales crea problemas insolubles de gestión de clase; si trabajan en la misma situación problema, unos llegan a una solución mientras que los otros apenas entran en la progresión; si trabajan en situaciones problema diferentes, esto acentúa las diferencias e impide a la clase funcionar como un foro donde se confrontan las hipótesis y las progresiones de los grupos. El funcionamiento en varios grupos heterogéneos, a decir verdad, tampoco resulta más sencillo. El problema se desplaza. La misma tarea no representa el mismo desafío para todos. Cada uno representa un papel distinto en el progreso colectivo, que por consiguiente no suscita los mismos aprendizajes en todos. Es a la vez un triunfo y un riesgo: • Es un triunfo, porque esto permite diversificar los modos de participación. • Es un riesgo, porque la división de tareas favorece, en general, a los alumnos que ya tienen el máximo de medios. En este caso se afrontan los mismos dilemas que en una actividad marco o en un método deproyecto completamente distinto: el funcionamiento colectivo puede marginalizar a los alumnosque tendrían más necesidad de aprender. Para neutralizar este riesgo, resulta pues indispensableque el control de las situaciones problema se haga a un doble nivel: 51
  • 52. • En la elección de las situaciones propuestas, que deben, grosso modo, convenir al nivel medio del grupo y situarse en la zona de desarrollo próximo de la mayoría de los alumnos. • En el interior de cada situación, a la vez para influirla en el sentido de un mejor ajuste, diversificarla y controlar los efectos perversos de la división espontánea del trabajo, que favorece a los favoritos. Por consiguiente, la competencia del profesor es doble: se incluye en la concepción, por lotanto, en la anticipación, el ajuste de las situaciones problema al nivel y a las posibilidades de losalumnos; también se manifiesta sobre lo importante, en tiempo real, para guiar una improvisacióndidáctica y acciones de regulación. La forma de liderazgo y las competencias necesarias no tienenrelación con las que exige la conducción de una lección planificada, incluso interactiva.Adquirir una visión longitudinal de los objetivos de la enseñanza La historia de la institución escolar ha conducido a una estructuración progresiva de losestudios en años de programa. Sin embargo, hasta mediados del siglo XX, se ha hecho convivirvarios niveles en cada clase, a veces hasta seis u ocho, cuando un pueblo tenía pocos niñosescolarizados. Las reagrupaciones escolares y la urbanización de los pueblos han generalizado lasclases a un solo nivel. Han limitado el horizonte de la mayoría de profesores al programa de unaño. A partir de ahora su obligación es acoger los alumnos que se considera que están preparadospara asimilar el programa anual, luego devolverlos entre 35 y 40 semanas más tarde, en estadode abordar el programa del nivel siguiente. Afortunadamente, todas las escuelas no funcionan todavía o ya no funcionan según estasprogresiones esquemáticas. La costumbre de seguir a los alumnos durante dos años, la supervivenciade clases con múltiples grados, las experiencias recientes de compartimentación y de clases convarias edades, y sobre todo la creación de ciclos de aprendizaje plurianuales evitan el totalconfinamiento de cada uno en un solo año de programa. Sin embargo, el factor menos favorable, lamovilidad de los profesores se ve obstaculizada por diferencias de posición y de formación, queles impiden, en numerosos sistemas educativos, encargarse de todos los niveles y todas las edadesdesde el principio de la escuela maternal hasta el final de la escolaridad básica. A las divisionesmuy generalizadas entre enseñanza primaria y secundaria se suman, en algunos sistemaseducativos, especializaciones menos universales, bien en el interior de la primaria (entre escuelamaternal y escuela elemental), bien en el interior de la secundaria (entre la enseñanza obligatoriay la postobligatoria). De ahí que muchos profesores solo tengan, desde su formación inicial, una visión limitada delconjunto de los estudios. Su experiencia directa es todavía más estrecha. 52
  • 53. Por lo que cada uno se inclina a dar una importancia desmesurada a varios años del programade los que tiene experiencia, sin ser claramente consciente de lo que sucede antes y después.Sería mejor que cada uno tuviera una visión longitudinal de los objetivos de la enseñanza, sobretodo para juzgar con conocimiento de causa lo que se debe adquirir absolutamente ahora y de loque se podría aprender más tarde sin que esto tenga consecuencias. Centrarse en uno o dosprogramas anuales impide construir en el momento oportuno estrategias de enseñanza-aprendizajea largo plazo. Es difícil, sobre todo debido a todos los objetivos que sería absurdo querer lograr enun año, por ejemplo, aprender a leer, escribir, reflexionar, argumentar, evaluarse, expresar por eldibujo o por la música, cooperar, formar proyectos, dirigir observaciones científicas. Elconfinamiento de cada uno en «su programa» conduce, según los casos, a una forma deencarnizamiento pedagógico o a un acto de fe en un futuro de tan color de rosa que se suponeque «alguien», más tarde, se encargará de los problemas sin resolver y «hará lo necesario». Esteconfinamiento impide distinguir lo esencial -la construcción de competencias básicas- de miles deaprendizajes conceptuales y puntuales que no constituyen desafíos mayores. El trabajo en equipo es favorable al control de las progresiones en varios años, cuandoconduce a cooperar con compañeros que enseñan a otros niveles. Sin embargo, no basta con teneruna idea aproximada de los programas de los años anteriores y posteriores, como los que residenen un país y tienen un conocimiento vago de los países limítrofes. El verdadero desafío es el controldel conjunto de los estudios de un ciclo de aprendizaje y, si es posible, de la escolaridad básica, notanto para ser capaz de enseñar indistintamente en no importa qué nivel o ciclo, sino para incluircada aprendizaje en una continuidad a largo plazo, cuya lógica primordial es contribuir a construirlas competencias previstas para el final de ciclo o de los estudios. En los programas modernos, especialmente cuando están orientados hacia competencias, cadaprofesor trabaja en la realización de los mismos objetivos. Retoma, en cierto modo, el trabajo ahídonde sus compañeros, que intervinieron en el inicio, han abandonado, un poco como el médicoque persigue un tratamiento empezado por otro practicante. En este caso, un profesional novuelve a empezar de cero, se informa de los conocimientos, las estrategias y los obstáculos yavanza en la misma dirección si ésta le parece prometedora, cambia de estrategia en el casocontrario, aspirando a los mismos objetivos finales. Este modo de hacer exige competencias de evaluación y de enseñanza que van más allá delcontrol de un programa anual. Concretamente, esto significa, por ejemplo, que cada profesordebería ser capaz de enseñar a leer a sus alumnos, sea cual sea su edad, el tiempo necesario para 53
  • 54. que logren el nivel de control considerado necesario al final de un ciclo o de unos estudios. Deberíaentonces ser capaz de hacer un diagnóstico muy preciso de las competencias de los aprendices delector (Rieben y Perfetti, 1989), sea cual sea su edad. Incluso y sobre todo fuera de las horasdedicadas a la enseñanza del francés, puesto que los problemas de lectura también se revelan enciencias y en historia, ante tipos de textos distintos, y deberían ser tratados, como mínimo bajo elángulo que concierne a la disciplina -el texto histórico, el texto científico como génerosespecíficos-, pero si es necesario de forma más global. Esta visión longitudinal exige también un buen conocimiento de las fases de desarrollo intelectualdel niño y del adolescente, para poder articular aprendizaje y desarrollo, y juzgar si lasdificultades de aprendizaje remiten a una mala apreciación de la fase de desarrollo y la zonaproximal, o si existen otras causas. Requiere, en definitiva, un control amplio de los conocimientosy las competencias para enseñar. En el pasado, algunos profesores tenían muy poca ventaja respecto a los alumnos, apenassabían más que ellos. Esto los hacía totalmente incapaces de desarrollar estrategias a largo plazo,vivían al día, siguiendo el camino del programa y de los manuales. Dirigir las progresionesplurianuales está en las antípodas de este modo de proceder, que «funciona», pero produce elfracaso... En una parte de los países del mundo, no hay suficientes profesores cualificados paraexigir este nivel de control. En las sociedades desarrolladas, cuando se eligen profesores formadoscon estudios superiores, se podría esperar un control del conjunto de los estudios. Esto está pre-visto además con las formaciones iniciales concebidas debidamente. Desgraciadamente,encargarse continuamente de los mismos años de programa (¡si es posible en la misma profesión oen el mismo tipo de institución!) conduce a una descalificación progresiva: los conocimientosteóricos o didácticos que no se han puesto en práctica durante diez años se difuminan, algunos sevuelven además obsoletos, frente a los avances de la investigación. Los profesores también seacostumbran a un conjunto de textos, manuales, pruebas que concretan el producto final de latransposición didáctica. Reconstruir una progresión didáctica a partir de programas, especialmentede conocimientos cultos o prácticas sociales, parece un trabajo desorbitado, para quien hadesarrollado unos instrumentos y un material relacionados con un año específico del programa. Por consiguiente, la capacidad de elaborar y dirigir progresiones en varios años no es enabsoluto una experiencia sólida y estable. Incluso se puede avanzar la hipótesis de que estacompetencia únicamente se desarrollará de verdad si las escuelas funcionan en ciclos plurianualesy si los profesores se sienten a nivel institucional responsables del conjunto de los estudios de la 54
  • 55. enseñanza básica. Aquí valoramos la importancia de articular las competencias emergentes en lasevoluciones estructurales del sistema educativo: si se insiste en funcionar por años de programa yse confirman las prácticas individualistas, no vemos cómo los profesores que habrían aprendidoa organizar ciclos y a trabajar en equipo podrían conservar competencias no empleadas...Establecer vínculos con las teorías que sostienen las actividades de aprendizaje Las actividades de aprendizaje, en principio, sólo son medios al servicio de fines queautorizarían otros progresos. Según esta perspectiva, se considera que son elegidas en función deuna «teoría» -culta o simplista, personal o compartida- de lo que es mejor para aprender yprogresar de este modo en los estudios. En la práctica, las cosas son menos racionales. Algunas actividades se inspiran en la tradición,la imitación y los medios de enseñanza. No siempre están pensadas según una perspectivaestratégica. A veces, no están pensadas en absoluto... Además, las actividades y las situacionespropuestas se ven constantemente limitadas por el tiempo, el espacio, la obligación didáctica, lasesperas de unos y de otros, la cooperación comedida de los alumnos, la imaginación y lascompetencias del profesor. Así pues una búsqueda en el diccionario o una situación matemática,pensadas para hacer aprender, pueden convertirse en dispositivos que se vuelven vacíos, porfalta de condiciones suficientes: falta de sentido, tiempo, implicación o regulación. Elegir y modular las actividades de aprendizaje es una competencia profesional esencial, que nosolo supone un buen conocimiento de los mecanismos generales de desarrollo y de aprendizaje,sino un control de las didácticas de las disciplinas. Cuando un profesor «hace dictados» sin poderdecir qué virtud otorga a esta actividad y se limita a evocar la tradición pedagógica o el sentidocomún, podemos pensar que no domina ninguna teoría del aprendizaje de la ortografía. Ésta lepermitiría situar el dictado entre el conjunto de actividades posibles y de elegirla con acierto, porsu valor táctico y estratégico en la progresión de los aprendizajes y no por «falta de algo mejor» o«como costumbre». Se puede decir lo mismo de toda actividad propuesta a los alumnos, seatradicional o nueva. Este modo de ver, que podría parecer trivial, está en total desacuerdo con el funcionamientoclásico de la institución escolar, que ha invertido mucho en los medios de enseñanzaestandarizados, sobre todo en fichas y libros de ejercicios, que reducen la competencia delprofesor a la elección del buen ejercicio. La formación de los profesores apenas empieza ahacerlos capaces de inventar actividades y secuencias didácticas a partir de los objetivos previstos.La inventiva didáctica de los profesores es pobre y depende de la imaginación personal o la 55
  • 56. creatividad de los movimientos de escuela nueva más que de la formación profesional o losmedios de enseñanza oficiales. No hay ninguna razón para que cada uno reinvente la rueda en surincón o busque la originalidad por la originalidad. Sin embargo, es importante que cada profesorsea capaz de pensar constantemente por sí mismo, en función de sus alumnos del momento, larelación entre lo que les hace hacer y la progresión de los aprendizajes. Esto no resulta evidente.La mayoría de organizaciones humanas funcionan según rutinas ampliamente desconectadas desus razones de ser y no solamente hace falta competencia, sino energía y a veces valor, parapreguntarse constantemente por qué hacemos lo que hacemos...Observar y evaluar a los alumnos en situaciones de aprendizaje, según un enfoqueformativo Para dirigir la progresión de los aprendizajes, no se puede prescindir de los controlesperiódicos de los conocimientos de los alumnos. Son necesarios para establecer decisiones depromoción u orientación, que trataremos más adelante. Esta no es su única función, debentambién contribuir a estrategias de enseñanza-aprendizaje en el interior de un grado o de unciclo. Lejos de constituir una sorpresa, estos controles deberían confirmar e intensificar lo que elprofesor ya sabe o presiente. Por lo tanto, no eximen de ningún modo de una observacióncontinua, de la cual una de sus funciones consiste en poner al día y completar una representaciónde los conocimientos del alumno. Contrariamente a lo que se cree a veces, la evaluacióncontinua completa una función sumativa, incluso certificativa, porque nada reemplaza laobservación de los alumnos en el trabajo, si queremos entender sus competencias, del mismomodo que juzgamos al albañil «al pie de la pared», normalmente, más que en una «prueba dealbañilería». Ahora bien, no basta con convivir en clase con un alumno para saber observarle, niobservarle con atención para identificar claramente los conocimientos y los modos deaprendizaje. Sin utilizar un instrumental pesado, poco compatible con la gestión de la clase y de lasactividades, es importante que el profesor sepa reparar, interpretar y memorizar los momentossignificativos que, a través de pequeñas pinceladas, contribuyen a crear una visión de conjunto delalumno, en lucha contra varias tareas. Recurrir a la vez a una libreta y a un diario puede facilitareste trabajo. Por supuesto, la observación continua no tiene como única función almacenar datos convistas a un control. Su primer objetivo es formativo, lo que, desde una perspectiva pragmática,significa que tiene en cuenta todo lo que puede ayudar al alumno a aprender mejor: sus 56
  • 57. conocimientos, que condicionan las tareas que se le pueden proponer, así como su modo deaprender y razonar, su relación con el conocimiento, sus angustias y sus posibles bloqueos anteciertos tipos de tareas, de lo que tiene sentido para él y le moviliza, sus intereses, sus proyectos, laimagen que tiene de sí mismo como sujeto más o menos capaz de aprender, su entorno escolar yfamiliar. Cardinet (1996b) insiste en la evaluación de las condiciones de aprendizaje más que de losconocimientos adquiridos, puesto que permite regulaciones mucho más rápidas. Nunca sepuede estar seguro de que los aprendizajes se estén produciendo. Sin embargo, un profesorexperimentado, modesto y perspicaz, es capaz de detectar con una cierta precisión: • Por un lado, los alumnos que tienen pocas posibilidades de aprender, porque la tarea les sobrepasa, no participan, se enfadan, trabajan con una lentitud desesperante, copian a sus compañeros, no dialogan con nadie, no tienen nada que ganar ni nada que perder, se fijan en detalles de forma obsesiva o no paran quietos y toman el pelo a la espera de que se pase a otro tema. • Por otro lado, los alumnos que por el contrario tienen muchas posibilidades de aprender, porque se implican, se interesan, se expresan, participan en la tarea, cooperan, parecen divertirse, no abandonan al primer pretexto, hacen y se hacen preguntas. Hay que tener experiencia para desbaratar las artimañas de los alumnos, que a menudollegan a dominar el arte de parecer activos, pero hay que saber también que el silencioconcentrado no es una garantía de aprendizaje. Hay alumnos que charlando aprenden mejorque los escolares modelos. Un profesor experimentado sabe que las actividades que hace, porbien elaboradas y preparadas que estén, no dan siempre los resultados esperados. El maestropropone, los alumnos disponen. ¿Por qué quieres salvar a cualquier precio las actividadesiniciadas, por la sola razón que han sido previstas? Una de las competencias cruciales, en laenseñanza, es saber regular los procesos de aprendizaje más que ayudar al éxito de la actividad(Perrenoud, 1998i). Un trabajo de formación más intensivo ayudaría a los profesores a limitar mejor los indicadoresde aprendizaje que permiten una regulación interactiva, sobretodo, cuando el profesor persigueobjetivos de alto nivel taxonómico. Si desea desarrollar entre sus alumnos la imaginación, laexpresión, la argumentación, el razonamiento, el sentido de la observación o la cooperación, nopuede esperar progresos sensibles en unas semanas. La construcción de actitudes, competenciaso conocimientos fundamentales precisa meses, incluso años. Cuando llega el momento de evaluarlos conocimientos, la regulación ya no se pone en circulación, corresponde como mucho a unprofesor que actúa al final de los estudios. 57
  • 58. Hace tiempo que Carroll (1963, 1965) ha llamado la atención sobre el tiempo invertido en latarea. Los alumnos que pasan poco tiempo en la tarea tienen pocas posibilidades de aprender, ano ser que tengan una gran facilidad. Los otros indicadores de aprendizaje son más sutiles, puestoque obligan a discernir lo que, en una movilización efectiva, construye el conocimiento. Muchosalumnos muy activos se limitan a movilizar lo que ya saben, lo que resulta gratificante pero nosiempre prioritario (Perrenoud, 1996n). La evaluación formativa se sitúa en una perspectiva pragmática (Perrenoud, 1991, 1998b) yno tiene ningún motivo para ser estandarizada, ni notificada a los padres o a la administración. Seincluye en la relación cotidiana entre el profesor y sus alumnos, su objetivo es ayudar a cada uno aaprender, no dar explicaciones a terceros. El profesor tiene interés en adecuar la amplitud deltrabajo de observación e interpretación a la situación singular del alumno, en una lógica deresolución de problemas, invirtiendo poco cuando toda va bien o cuando las dificultades son visi-bles a simple vista, implicándose en un diagnóstico y un seguimiento más intensivos cuando lasdificultades se resisten a un primer análisis. El profesor tiene igualmente el derecho de confiar ensu intuición (Allal, 1983; Weiss, 1986, 1992). Para no sentirse desbordado, es importante: • Que apueste por tecnologías y dispositivos interactivos, portadores de regulación (Weiss, 1993, Perrenoud, 1993c, 19986, 1998/). • Que forme a sus alumnos en la evaluación mutua (Allal y Michel, 1993). • Que desarrolle una evaluación formadora, de la cual se encargue el sujeto aprendiz (Nunziati, 1990); la autoevaluación no consiste pues en rellenar uno mismo su libreta, sino en dar prueba de una forma de lucidez con respecto a la manera de la que se aprende. • Que favorezca la metacognición como fuente de autoregulación de los procesos de aprendizaje (Allal y Saada-Robert, 1992; Allal, 1984, 1993o, b). • Que logre seleccionar muy deprisa un gran número de observaciones fugaces, para identificar una forma que guiará su acción y sus prioridades de intervención reguladora. Estas prácticas exigen una formación en la evaluación formativa (Allal, 1991; Cardinet, 1986o,b) y un conocimiento de varios paradigmas de la evaluación (De Ketele, 1993). Sin embargo, loimportante es integrar la evaluación continua y didáctica (Amigues y Zerbato-Poudou, 1996;Bain, 1988; Allal, Bain y Perrenoud, 1993), aprender a evaluar para enseñar mejor (Gather Thurlery Perrenoud, 1988), en resumen, no separar más evaluación y enseñanza, considerar cadasituación de aprendizaje como fuente de información o de hipótesis valiosas para delimitar mejorlos conocimientos y los funcionamientos de los alumnos. 58
  • 59. Establecer controles periódicos de competencias y tomar decisiones de progresión Los estudios escolares, en ciertos momentos, obligan a tomar decisiones de selección o deorientación. Es el caso del fin de cada año escolar, en unos estudios estructurados en etapasanuales, o al final de cada ciclo. Participar en semejantes decisiones, negociarlas con el alumno,sus padres y otros profesionales, encontrar el compromiso óptimo entre los proyectos y lasexigencias de la institución escolar, he aquí lo que forma parte de las competencias básicas de unprofesor. Sin subestimar la importancia de tales decisiones, cuyas incidencias sobre la carrera escolarsuponen mayores riesgos, para los alumnos y las familias, yo favorecería aquí las decisiones deprogresión que se sitúan en una lógica de enseñanza-aprendizaje, más que de orientación-selección. Cuando la escolaridad se organiza en etapas anuales, esto afecta en parte al hecho derepetir curso, cuya oportunidad es hoy en día apreciada en función de una estrategia deformación más que de una estricta aplicación de normas de promoción. Esto concierne también ala decisión de enviar a un alumno a un curso de apoyo o de ayuda, o incluso aconsejar un trabajomedicopedagógico más pesado. La introducción de ciclos de aprendizajes hace surgir decisiones de otra índole. De un ciclo alsiguiente, las decisiones de paso parecen semejarse a decisiones de promoción o de repetir curso.De hecho, en la medida en la que repetir un ciclo tiene poco sentido, se trata más bien deresolver un dilema pedagógico. ¿Qué es mejor: mantener un alumno un año más en el mismociclo, con el riesgo de retardar su desarrollo y aumentar su retraso escolar, o hacerlo pasar al ciclosiguiente, a pesar de que no domine todos los prerrequisitos y, por lo tanto, podría perder sutiempo y agravar sus lagunas? Otras decisiones de progresión remiten a nuevas competencias en el marco de ciclos deaprendizaje: cuando se trabaja en grupos de varias edades, en módulos, en varias tareas parafacilitar la comunicación, un alumno no pasa todo su tiempo, durante dos o tres años, en el mismogrupo. De mes en mes, a veces de semana en semana, los alumnos son redistribuidos entre variosgrupos de niveles, necesidades y proyectos. Cada decisión implica la progresión hacia lascompetencias previstas y constituye una forma de microorientación, a veces acertada, otrasinconveniente. Por otra parte, he analizado (Perrenoud 1997b, c) el desafío de los ciclos de apren-dizaje: pasar de una gestión «de flujos a presión» a una gestión de «de flujos tensos», con unautilización óptima del tiempo restante. Cada día, prácticamente, se podría tomar una decisión a 59
  • 60. propósito de cada alumno, en respuesta a la pregunta: ¿en qué grupo, gracias a qué actividades ycon qué ocupaciones tendría más posibilidades de progresar? Estas decisiones se toman sobre la base a la vez de un control de los conocimientos, unpronóstico y una estrategia de formación que tiene en cuenta recursos y dispositivos disponibles.Nos encontramos, pues, en el corazón del oficio de profesor.Hacia ciclos de aprendizaje El tema de la progresión es tan actual que se orienta, en la mayoría de sistemas educativos, enla escuela primaria e incluso más allá, hacia ciclos de aprendizaje. Esto modifica considerablementelos datos del problema, en la medida en que esta organización da a los profesores, colectivamente,muchas más responsabilidades y poder. El grupo que acompaña las escuelas primarias en innovación, en Ginebra, ha publicadonueve tesis (Grupo de investigación y de innovación, 1997) sobre la progresión en laperspectiva de los ciclos: 1. La gestión de la progresión de los alumnos depende ampliamente de las representaciones de los profesores en lo referente a su papel y su responsabilidad en el éxito de cada uno. 2. La gestión óptima de la progresión pasa por la convicción previa de que cada alumno es capaz de conseguir los objetivos mínimos fijados con la condición de individualizar su itinerario. 3. La progresión de los alumnos se organiza en el marco de un ciclo de aprendizaje en el cual los alumnos pasan en principio el mismo número de años para lograr objetivos de aprendizaje inevitables. 4. Una progresión satisfactoria de los alumnos en sus aprendizajes pasa por un replanteamiento de la organización escolar actual, la división de la escolaridad por grados, plazos y programas anuales. 5. Una gestión óptima de la progresión de los alumnos en sus aprendizajes exige la puesta en práctica de varias formas de reagrupación y trabajo. 6. Una gestión satisfactoria de la progresión de los alumnos pasa por un replanteamiento de los modos de enseñanza y aprendizaje articulados en la búsqueda de un máximo sentido de los conocimientos y el trabajo escolar para el alumno. 7. La gestión de la progresión de los alumnos implica una reorganización de las prácticas evaluativas, con el fin de hacer visible y regular el itinerario individual de cada alumno. 8. La gestión de la progresión de los alumnos exige que el equipo docente asuma de forma colectiva la responsabilidad de toda decisión relativa al itinerario de los alumnos, de acuerdo con el conjunto de miembros internos y externos de la escuela. 9. La gestión óptima de la progresión de los alumnos implica, tanto a nivel individual como colectivo, que los profesores adquieran nuevas competencias, en el marco de un proyecto progresivo de reflexión y formación. 60
  • 61. La última tesis subraya de forma explícita el desafío en términos de competencias, pero sehabrá entendido que cada una de las ocho tesis anteriores requiere nuevas habilidades, basadas ennuevas representaciones del aprendizaje, la diferenciación, los ciclos y la misma progresión. No sabríamos definir con mucha anticipación competencias sobre los dispositivos. Sinembargo, los ciclos únicamente evolucionarán si los profesores logran inventar dispositivos deseguimiento de progresiones en varios años. Más allá de las herramientas y modelos deobservación formativa, aparece un problema de gestión de los itinerarios en fuerte interacción conlos modos de agrupación de los alumnos y los dispositivos de enseñanza-aprendizaje. Sobre el papel, nada resulta más simple que saber constantemente dónde se encuentra cadauno y regular su itinerario en consecuencia. Esto es lo que hacen los controladores aéreos con losvuelos que se les confían, o el personal sanitario con los pacientes hospitalizados. El seguimientopersonalizado es relativamente fácil si se dispone de una ratio favorable entre el número detrayectorias que seguir, informaciones que recoger y que interpretar, microdecisiones que tomar,por un lado, y por el otro, el número de profesionales implicados en estas tareas. Esta ratio es másfavorable en una torre de control y en un hospital que en una escuela, puesto que las trayectoriasson más difíciles de codificar y controlar, teniendo en cuenta, por un lado, la complejidad y laimpenetrabilidad de los procesos de aprendizaje, por el otro, la autonomía de los alumnos y sucooperación fluctuante, a veces su resistencia activa a toda responsabilidad. Ante estas dificultades,imaginamos que en la escuela, el seguimiento será siempre imperfecto. En la medida en que la ratio alumnos/profesores no va a mejorar de forma espectacular, lo cualresulta una atenuación en un periodo en el que más bien tendería a degradarse, sólo se puedejugar con las agrupaciones y los dispositivos. Por esta razón dirigir la progresión de los alumnos, sobretodo en los ciclos, exige competencias en ingeniería de la enseñanza-aprendizaje, la evaluación y elseguimiento individualizado. Aunque se ha insistido mucho en los instrumentos y los modelos detoma de información, la cuestión central es más bien: ¿cómo organizar el trabajo en un ciclo paraque los profesores estén, en persona o a través de relevos o de tecnologías, lo más a menudoposible, en situación de recoger informaciones e influir en las actividades sobre esta base? Elseguimiento depende de la gestión de los recursos humanos, que no ha logrado, en el marco escolar,la sofisticación de las herramientas de evaluación por criterios. ¿Hace falta añadir que las progresiones plurianuales sólo se pueden guiar en función deobjetivos de desarrollo y de aprendizaje a largo plazo? Corresponde al poder organizador definirlos objetivos de cada ciclo de aprendizaje, en términos de competencias o de núcleos de 61
  • 62. conocimientos. Su buen uso delimita un nuevo campo de competencia para los profesores. ¿Paraqué editar magníficos pedestales de competencias si los profesionales que los procuran seesfuerzan por encontrar los antiguos programas anuales? Durante décadas, los profesores,anticipándose a su tiempo, se han esforzado en identificar los objetivos fundamentales escondidos«entre las líneas de programas conceptuales». Cuando cambia la concepción institucional de losprogramas, sus prácticas de repente están conformes con la norma. A la vez, otros profesores entranen desacuerdo, porque no se sienten capaces de dirigir progresiones didácticas planificadas sobremás de un año y piden el mantenimiento de las balizas tradicionales... Elaborar y hacer evolucionar dispositivos de diferenciación Para que cada alumno progrese hacia los objetivos previstos, conviene ponerlo muy a menudoen una situación de aprendizaje óptima para él. No basta con que ésta tenga sentido, le concierna ylo movilice. Además tiene que requerirlo en su zona de desarrollo próximo. ¿Quién podría oponerse a este magnífico programa? El aburrimiento, el hecho de que haynumerosos alumnos en una clase. Ahora bien, una situación estándar sólo puede ser de formaexcepcional óptima para todos, porque no tienen el mismo nivel de desarrollo, los mismosconocimientos previos, la misma relación con el conocimiento, los mismos intereses, los mismosmedios y formas de aprender. Diferenciar es romper con la pedagogía frontal -la misma lección,los mismos ejercicios para todos-, pero sobre todo situar una organización del trabajo y de losdispositivos didácticos que colocan regularmente a cada uno en una situación óptima, y en primerlugar a los que tienen más que aprender. Saber elaborar y hacer evolucionar estos dispositivos esuna competencia con la que sueñan y que construyen poco a poco todos los profesores quepiensan que el fracaso escolar no es una desgracia, que cada uno puede aprender. «Todoscapaces», afirma el GFEN y con él todos los que defienden el principio de educabilidad. ¡Ahorafalta proponer situaciones de aprendizaje adecuadas! A los ojos de muchos practicantes, esto parece todavía una utopía. Naturalmente, todo elmundo es capaz de diferenciar de vez en cuando, en una u otra disciplina, poniéndole un pocode energía y de imaginación. Por desgracia, estos esfuerzos raramente están a la altura de lasdiferencias entre alumnos de la misma clase. Lo ideal, cuando se tienen entre veinte y treintaalumnos, sería ofrecer a cada uno lo que Claparéde llamaba, a principios de siglo, una«educación a medida». Lo cual parece fuera del alcance. En efecto, el problema es insoluble siempre que imaginemos que, para crear una situación deaprendizaje óptima para cada alumno, hace falta encargarse de él personalmente. Esto no es ni 62
  • 63. posible ni deseable. La solución no es transformar la clase en una serie de relaciones duales, que elprofesor se encargue de cada alumno, uno detrás de otro. El cálculo es sencillo: a razón de 26alumnos por clase por 26 horas semanales, esto haría, para cada uno, una hora de tutoríaindividualizada por semana... Incluso disminuyendo de forma espectacular el efectivo de las clases,no se podrá realizar un modelo semejante. Por otra parte, esto sólo resolvería una parte delproblema: • Frente a ocho alumnos, tres, o incluso uno solo, un profesor no sabe necesariamente proponer a cada uno una situación de aprendizaje óptima. No basta con volverse completamente disponible para un alumno: todavía hace falta comprender por qué tiene dificultades de aprendizaje y saber cómo superarlas. Todos los profesores que han intentado el apoyo pedagógico o han dado clases particulares, saben hasta qué punto uno puede encontrarse desprovisto en una situación de tutoría, mientras que ésta resulta aparentemente ideal. • Algunos aprendizajes sólo pueden hacerse gracias a interacciones sociales, ya sea porque se tiene como objetivo el desarrollo de competencias de comunicación o coordinación, ya sea porque la interacción es indispensable para provocar aprendizajes que pasan por un conflicto cognitivo o una forma de cooperación. Diferenciar la enseñanza no podría pues consistir en multiplicar los «cursos particulares». Paraencontrar un término medio entre una enseñanza frontal ineficaz y una enseñanza individualizadaimpracticable, hay que organizar el trabajo en clase de distinta forma, romper la estructuración enniveles anuales, facilitar la comunicación, crear nuevos espacios / tiempos de formación, jugar auna escala más amplia con las agrupaciones, las tareas, los dispositivos didácticos, las interacciones,las regulaciones, la enseñanza mutua y las tecnologías de la formación (Perrenoud, 19976; Tardif,1998). Esta competencia global no remite a un único dispositivo y todavía menos a métodos o aherramientas concretas. Esta consiste en utilizar todos los recursos disponibles, jugar con todoslos parámetros para: Organizar las interacciones y las actividades de manera que cada alumno constantemente o por lo menos muy a menudo se enfrente a las situaciones didácticas más productivas para él. (Perrenoud, 1996b, p. 29). Esta competencia sistémica moviliza competencias más específicas. Destacaremos cuatro: • Hacer frente a la heterogeneidad en el mismo grupo clase. • Compartimentar, ampliar la gestión de clase a un espacio más amplio. • Practicar el apoyo integrado, trabajar con alumnos con grandes dificultades. • Desarrollar la cooperación entre alumnos y algunas formas simples de enseñanza mutua. Pasemos revista a estas competencias, sin olvidar que remiten a otras muy complementariaspresentadas en otros capítulos, sobre todo organizar y animar situaciones de aprendizaje (capítulo 63
  • 64. 1), dirigir la progresión de los aprendizajes (capítulo 2), implicar a los alumnos en susaprendizajes y su trabajo (capítulo 4) y trabajar en equipo (capítulo 5).Hacer frente a la heterogeneidad en el mismo grupo-clase El sistema escolar intenta homogeneizar cada clase agrupando alumnos de la misma edad.De ahí resulta una homogeneidad muy relativa, debido a las desigualdades en una misma edad,los niveles de desarrollo y los tipos de socialización familiar. Por esta razón corregimos estemecanismo sumario: • Por la práctica de exenciones por edad, integrando alumnos más jóvenes, que manifiestan una cierta precocidad; • Sobre todo, la práctica de la repetición de curso, a merced de la cual los alumnos que no tengan la madurez o el nivel exigido no progresan en los estudios a finales de año y repiten el programa en compañía de alumnos más jóvenes. ¿La acción de estos mecanismos asegura que los alumnos finalmente inscritos en la mismaclase estén preparados por igual para seguir una enseñanza indiferenciada? Sabemos bien queno. Lo son todavía menos porque los sistemas educativos ya no se atreven, y es una suerte, ahacer repetir un alumno de cada cinco. Teniendo en cuenta la eficacia muy limitada de estamedida, de la que somos conscientes de forma progresiva gracias a numerosos trabajos críticos(Allal y Schubauer-Leoni, 1992; Crahay, 1996, 1997; Hutmacher, 1993; Paul, 1996; Perrenoud,1996/)), resulta improbable que el repetir curso pueda, en un futuro, contribuir profundamente ala homogeneidad de las clases. Incluso en la secundaria, el sentido del tiempo autoriza cada vezmenos a crear abiertamente etapas muy selectivas. ¡Cuando éstas existen, por otra parte, dejanintacta la cuestión de la heterogeneidad de las clases que no forman parte de aquellas etapas! Unprofesor experimentado hoy en día sabe que la homogeneidad total es inaccesible, a falta de unaselección previa bastante feroz, pero también porque, incluso en el grupo más seleccionado, éstase recrea, sin duda de un modo menos espectacular, desde principio de año e incluso a lo largo dela progresión en el programa. Sólo un profesor debutante puede todavía soñar con tener ante élsólo alumnos aptos por igual y motivados en sacar provecho de su enseñanza. Cuando se pierde la ilusión de poder salvaguardar una pedagogía frontal constituyendo gruposhomogéneos, cuando se ataca seriamente a las diferencias, la primera tentación sigue siendorepartir los alumnos en grupos de nivel homogéneo o juntar los alumnos con dificultades paraofrecerles momentos de apoyo y esperando así recrear conjuntos merecedores del mismo «trato».Frente a la diferencia, clasificar y orientar los «casos» parecidos hacia tratamientos uniformessigue siendo un modelo de pensamiento muy persistente. Ahora bien, este modo de hacer -además 64
  • 65. de grandes limitaciones prácticas- presupone que, antes de implicar a los alumnos en un trabajode una cierta duración, se puede saber lo que les conviene. Meirieu (1989c, 1990, 1995, 1996o) ha luchado con fuerza contra esta pedagogía del«diagnóstico previo». Meirieu propone renunciar a querer formar grupos homogéneosdebidamente preparados para seguir un tratamiento estandarizado, para afrontar laheterogeneidad en el mismo grupo de trabajo, tal como se manifiesta ante una tarea y sobretodo una situación problema. Lo cual conduce, sin renunciar a toda regulación retroactiva(remediación, apoyo) o proactiva (microorientación hacia tareas y grupos distintos), a priorizar lasregulaciones interactivas en situación, mientras los alumnos siguen juntos (Allal, 1988). Esto nosignifica que haya que renunciar a todo recurso puntual en grupos de nivel, todavía menos quehaya que trabajar en una composición estable. Meirieu (1989o, 6) ha demostrado la pertinencia detrabajar, de vez en cuando, en grupos de necesidades, y en otras ocasiones, en grupos deproyecto. En una pedagogía diferenciada, lo importante es situar los dispositivos múltiples, no basarlotodo en la intervención del profesor. El trabajo por planificaciones semanales, la atribución detareas autocorrectivas y el recurso de programas interactivos son soluciones valiosas. Organizar elespacio en talleres o en «rincones» entre los cuales circulan los alumnos es otra forma de hacerfrente a las diferencias. Ninguna es, por si sola, una solución mágica. La diferenciación exigemétodos complementarios, por lo tanto, una forma de inventiva didáctica y organizativa, basadaen un pensamiento arquitectural y sistémico. Si todo esto fuera sencillo, los especialistas entregarían las pedagogías diferenciadas a puntopara utilizarlas, surtidas de formaciones que dieran exactamente las competencias deseadas. Enrealidad hay que poner manos a la obra, existen dudas, ningún dispositivo está hoy a la altura delos problemas. En el punto en que se encuentran la investigación y la innovación, lascompetencias necesarias de los profesores les conducirán a contribuir al esfuerzo de desarrollomás que a aplicar los modelos probados.Compartimentar, extender la gestión de clase a un espacio más amplio Una cosa parece segura: entre las cuatro paredes de la clase y durante los ocho o nuevemeses de un año escolar, pocos profesores son capaces de hacer milagros. No es imposibleencontrar, aquí y allí, un nuevo Freinet que, él sólo, invente una pedagogía diferenciada, activa ycooperativa, hecha a medida para sus alumnos. Esto supone una creatividad, una energía, unaperseverancia fuera de lo común. 65
  • 66. Parece razonable invitar a los profesores menos excepcionales a poner sus fuerzas en comúnpara organizar la diferenciación a nivel de varias clases y si es posible, en varios años. Laorganización oficial de la escuela en ciclos de aprendizaje plurianuales facilita esta cooperación,pero dista de ser suficiente: en algunos sistemas formalmente estructurados en ciclos, cada unofunciona como antes, a puerta cerrada, solo en su clase, a veces reconstruyendo los nivelesanuales ocultos, contra la mentalidad de los textos. En otros sistemas, todavía organizados enetapas anuales, algunos equipos pedagógicos han creado ciclos antes de tiempo y hanliberalizado los años y las clases paralelas, organizando grupos de varias edades o estableciendouna fuerte continuidad entre los niveles anuales. Estos demuestran que se puede diferenciar enseguida, en el marco de textos vigentes. La gestión de una clase tradicional es el objetivo de la formación inicial y se consolida avoluntad de la experiencia. El trabajo en espacios más amplios precisa nuevas competencias.Unas giran en torno a la cooperación profesional. Volveremos sobre este tema a propósito deltrabajo en equipo. Las otras hacen referencia a la gestión de la progresión de aprendizajes envarios años, tema tratado en el capítulo anterior. Aquí se insistirá en una competencia propiamente gestionaría, definida en un ámbito másamplio que la clase: pensar, organizar, habitar, hacer vivir espacios de formación reagrupandodecenas de alumnos, durante varios años. Estos funcionamientos representan problemas inéditosde organización y coordinación. En los sistemas tradicionales, estos aspectos se organizan por laestructuración de los estudios en programas anuales y la formación de clases estables en cadainicio de curso. En una pedagogía diferenciada y una organización por ciclos de aprendizaje, estosproblemas son el motor de los profesores, que sólo pueden resolverlos en equipo y de forma local(Maison des Trois Espaces, 1993). Si se trabaja en estos espacios-tiempo de formación, es para tener más tiempo por delante,recursos y fuerzas, imaginación, continuidad y competencias para construir dispositivos didácticoseficaces, con el objetivo de combatir el fracaso escolar. Esto obliga a controlar parámetros máscomplejos y prevenir riesgos nada desdeñables de desorganización o desvío. Los equipospedagógicos que se lanzan en una gestión a esta escala se agotan, en un primer momento,resolviendo problemas de organización, descubriendo el consenso y la cooperación,reconstruyendo rutinas económicas, volviendo a encontrar puntos de referencia, controlando losefectos de las decisiones, sabiendo dónde están todos los alumnos, qué hacen, con quién trabajan, 66
  • 67. a dónde van, de qué tienen necesidad y hacia qué tareas o qué grupos orientarlos mañana o lasemana siguiente. Aquí todavía, están surgiendo competencias nuevas. Vamos a distinguir los contornosúnicamente de forma progresiva, puesto que nadie puede proponer un modelo ideal deorganización del trabajo en una pedagogía diferenciada (Perrenoud, 1997b).Practicar el apoyo integrado, trabajar con alumnos con grandes dificultades Algunos alumnos encuentran dificultades que sobrepasan las posibilidades ordinarias dediferenciación y exigen medidas excepcionales. En algunos casos, se puede considerar lacolocación en una clase especializada, el apoyo pedagógico fuera de la clase, incluso una forma uotra de repetir curso, aunque sabemos la poca eficacia que esto tiene en la mayoría de loscasos. Sin embargo, lo ideal sería, en una organización de equipo, encontrar los recursos paraencargarse de esos niños, si es preciso con apoyos externos, pero sin excluirles. Las medidas deintegración de niños discapacitados o psicóticos en las clases habituales han abierto un camino,como las prácticas de apoyo psicopedagógico integradas en el aula, el interventor y elresponsable de la clase trabajando juntos, uno u otro encargándose más en concreto de losalumnos con grandes dificultades. Desde el punto de vista de las competencias en juego,entendemos que los profesores deberían apropiarse, a plazos, de una parte de los conocimientos yhabilidades de los profesores especializados o de los profesores de apoyo, incluso si ningunoejerce esta función de forma permanente. Esto supone unas competencias mucho más precisasen didáctica y en evaluación, pero también capacidades relaciónales que permitan hacer frente, sindesmontarse, ni desanimarse, a resistencias, miedos, rechazos, mecanismos de defensa,fenómenos de transferencia, bloqueos, regresiones y todo tipo de mecanismos psíquicos debido alos cuales se conjugan dimensiones afectivas, cognitivas y relaciónales para impedir aprendizajesdecisivos para empezar o seguir con normalidad. Analizando la cultura profesional de los profesores de apoyo experimentados, suscompetencias, sus representaciones, sus actitudes, sus conocimientos y habilidades, obtenemos lasiguiente lista: 1. Saber observar un niño en situación, con o sin instrumentos. 2. Controlar una progresión clínica (observar, actuar, corregir, etc.), saber sacar buen partido de las pruebas y errores, estar formado en una práctica metódica, sistemática. 3. Saber construir situaciones didácticas a medida (a partir del alumno en concreto más que del programa). 67
  • 68. 4. Saber negociar/explicitar un contrato didáctico personalizado (sobre el modelo de contrato terapéutico). 5. Practicar una aproximación sistémica, no buscar un chivo expiatorio; tener la experiencia de la comunicación, el conflicto, la paradoja, el rechazo, lo no dicho, no sentirse atacado o amenazado personalmente a la mínima disfunción. 6. Estar acostumbrado a la idea de supervisión, ser consciente de los riesgos que se corren y que implica una relación de responsabilidad. 7. Respetar un código deontológico explícito más que remitirse al amor de los niños y al sentido común. 8. Familiarizarse con una aproximación amplia de la persona, la comunicación, la observación, la intervención y la regulación. 9. Tener un control teórico y práctico de los aspectos afectivos y relaciónales del aprendizaje, tener una cultura psicoanalítica de base. 10. Saber que a menudo hace falta salir del registro propiamente pedagógico para entender e intervenir con eficacia. 11. Saber tener en cuenta los ritmos de las personas más que los calendarios de la institución. 12. Estar convencido de que las personas son todas distintas y de que lo que «funciona» para una no «funcionará» necesariamente para la otra. 13. Tener una opinión específica sobre el fracaso escolar, las diferencias personales y culturales. 14. Disponer de bases teóricas sólidas en psicología social del desarrollo y del aprendizaje. 15. Participar en una cultura (trabajo de equipo, formación continua, correr riesgos, animación, autonomía) que sigue la línea de una fuerte profesionalización, de un control del cambio. 16. Tener la costumbre de tener en cuenta las dinámicas y resistencias familiares, y de tratar con los padres como personas complejas, más que como responsables legales de un alumno. Sin transformar los profesores en psicoterapeutas, estas competencias hacen hincapié en unaresponsabilidad más individualizada, un progreso más clínico, con herramientas conceptualesdiferentes a las que se movilizan para organizar un grupo (Perrenoud, 1991a).Desarrollar la cooperación entre alumnos y algunas formas simples de enseñanza mutua Mientras los profesores se consideren la única fuente de impulso y de regulación de losaprendizajes de los alumnos, se puede temer que acaben agotados al intentar estar «en misa yrepicando». Incluso si elaboran dispositivos ingeniosos y recurren a las tecnologías másavanzadas, no lograrán hacer frente a todos los problemas. Sin que esto constituya una solución milagrosa, resulta interesante apostar por la cooperaciónentre alumnos. La enseñanza mutua no es una idea nueva, en el siglo pasado tuvo su máximoesplendor en la pedagogía inspirada por Lancaster (Giolitto, 1983). El profesor tenía cien odoscientos alumnos a su cargo, de todas las edades, y evidentemente no podía ocuparse de todos, 68
  • 69. ni proponer una lección a un público tan amplio y heterogéneo. Por lo tanto el grupo se organizabaen subconjuntos, situados bajo la responsabilidad de «submaestros», que a menudo eran alumnosmayores o monitores sin formación pedagógica. El papel del maestro consistía en hacer funcionarel conjunto, más que enseñar directamente a todos. El método lancasteriano se fundamentaba en una disciplina de hierro y por supuesto sólofuncionaba con pedagogías bastante rudimentarias, basadas en ejercicios automáticos ymemorización. Hoy en día, estamos condenados a inventar nuevas formas de enseñanza mutua,que requieren la autonomía y la responsabilidad de los alumnos, lo cual no resulta fácil. Sin duda,trabajando en equipo pedagógico, se puede pedir a los alumnos destacados que hagan el papel demonitores. Entre alumnos de edades más cercanas, también se puede favorecer ciertas formas de«contrato didáctico», para algunas tareas. Sin embargo, nos podemos preguntar si la energíaempleada para hacer funcionar dispositivos semejantes no es desproporcionada en relación conlos resultados que podemos esperar, en la medida en que parece difícil extender estas fórmulas alconjunto de conceptos inscritos en el programa. Quizás no sea necesario tener constantemente estas ambiciones. Los alumnos puedenformarse mutuamente sin que uno haga el papel de profesor. Basta con que se les asigne unatarea cooperativa que provoque conflictos sociocognitivos (Perret-Clermond, 1979; Perret-Clermond y Nicolet 1988) y favorezca la evolución de las representaciones, los conocimientos, losmétodos de cada uno mediante la confrontación con otras maneras de ver y hacer. Laconfrontación de puntos de vista estimula una actividad metacognitiva de la que cada uno saca unbeneficio (Allal, 1993a, b; Grangeat, 1997; Lehrhaus, 1998; Rouiller, 1998), incluso si esto nodesemboca en una acción colectiva. «¡Uno solo no aprende!», afirma el CRESAS (1987) e insiste en el papel de las interaccionessociales en la construcción de los conocimientos. El mismo autor colectivo aboga (1991) por unaverdadera pedagogía interactiva. Esto supone que el profesor sea capaz de hacer trabajar losalumnos en equipo. Sin embargo, observemos que a menudo nos equivocamos respecto al sentidode esta fórmula: trabajar en equipo no consiste en hacer juntos lo que se podría hacer porseparado, menos todavía en «mirar hacer» al líder o al alumno más hábil del grupo. Laorganización del trabajo en equipo ocasiona problemas de gestión de clase, sobre todo el de laalternancia entre los ajustes y las puestas en común en un grupo grande y los momentos de trabajoen subgrupos. Esta complejidad cuesta demasiado cara si su único efecto es el de yuxtaponer 69
  • 70. actividades que cada uno podría hacer solo. El desafío didáctico es inventar tareas que imponganuna verdadera cooperación (Daniel y Schleifer, 1996; GFEN, 1996, capítulo 15). Esto sólo resulta interesante si las tareas provocan los aprendizajes previstos. Ahora bien, noes fácil conciliar la lógica de la acción con éxito y la del aprendizaje óptimo: una acción colectivafunciona incluso mejor porque conduce a los individuos autónomos y competentes a cooperar yaceptar, por deseo de eficacia, un liderazgo funcional. En una situación de clase, en el mismo grupode tres o cinco alumnos, cada uno aprende y no constituye todavía un recurso muy eficaz para elgrupo. Los alumnos que tienen más necesidad de aprender son también los que más contribuyen adesorganizar y a retardar la acción colectiva... En el deporte, en el trabajo, en la vida, un equipoeficaz aparta a los individuos menos competentes en las tareas más cruciales, a riesgo demarginarlos socialmente. El aprendizaje cooperativo debe saber privilegiar la eficacia didáctica endetrimento de la eficacia de la acción, sin la que nadie podrá «aprender, haciéndolo, a hacer loque no sabe hacer» (Meirieu, 1996b). El desarrollo de la cooperación pasa pues por actitudes, reglas del juego, una cultura de lasolidaridad, de la tolerancia, de la reciprocidad y una práctica regular del consejo de clase(Philiber y Weil, 1997). Saber favorecer la aparición de una cultura parecida y crear institucionesinternas de consenso es una de las competencias pedagógicas más importantes. No basta conasignar a los alumnos el trabajo de verdaderas tareas colectivas, que los hagan dependientes losunos de los otros. Es en cierto modo una cuestión previa, una condición necesaria, puesto que esmuy costoso, incluso imposible, crear las condiciones de la cooperación en el momento precisodonde se necesita. Cuando los profesores trabajan en equipo, se vuelven capaces de desarrollarestas actitudes y esta cultura a lo largo de los estudios, lo que dispensa a cada uno de construirla apartir de cero, cada vez que recibe alumnos nuevos. El bagaje de los profesores debería extenderse no sólo a las variantes europeas ynorteamericanas de la pedagogía cooperativa, sino abrirse a la pedagogía institucional, menoscentrada en las interacciones didácticas, más sensible a la gestión cooperativa de la clase comocomunidad y como ciudad, y a la instauración de instituciones internas que son tanto ocasiones deaprender la democracia como de regular el trabajo colectivo (Imbert, 1976, 1988; Lobrot, 1970;Oury y Vásquez, 1971; Pochet, Oury y Oury, 1986; Vásquez y Oury, 1973). La pedagogíainstitucional pertenece a menudo a una corriente libertaria, crítica, autogestionaria que asusta alos profesores de sensibilidad política menos afirmada. Podemos lamentarlo, puesto que más alláde las posiciones divididas sobre la escuela y la sociedad, la pedagogía institucional, como la de 70
  • 71. Freinet, que ella prolonga, propone herramientas perfectamente utilizables a una mayor escala,como el «¿qué hay de nuevo?», el «¿va bien, no va bien?» y por supuesto el consejo de clase.Sin dar la espalda a una cooperación en el trabajo, estas aproximaciones hacen de laorganización del trabajo y la clase un desafío colectivo. Toda pedagogía diferenciada exige la cooperación activa de los alumnos y de sus padres. Esun recurso, así como una condición, para que una discriminación positiva no sea vivida nidenunciada como una injusticia por los alumnos más favorecidos. Es importante pues que elprofesor dé todas las explicaciones necesarias para ganar la adhesión de los alumnos, sin la cualtodas sus tentativas serán saboteadas por una parte de la clase. Que además veamos aquí unaocasión de educación a la ciudadanía no sería contradecir las intenciones de la pedagogíadiferenciada...Una doble construcción Toda competencia individual se construye, en el sentido en que no la podemos transmitir, ysólo puede prepararse, nacer de la experiencia y de la reflexión sobre la experiencia, inclusocuando existen modelos teóricos, herramientas, conocimientos procesales. En el dominio planteado aquí, las competencias que hay que construir no están totalmenteidentificadas, porque los dispositivos de diferenciación son todavía bastante sumarios, frágiles ylimitados. Así pues, construir competencias individuales en este domino es participar en unprogreso colectivo, que moviliza a los profesores innovadores y a los investigadores. En el dominio tecnológico, las oficinas de estudios desarrollan productos sofisticados y,cuando están a punto, los difunden con unas instrucciones y llegado el caso una formación de losusuarios. Los dispositivos de pedagogía diferenciada no son de la misma naturaleza, siempreestarán para elaborar y construir hic et nunc, a partir de tramas y ejemplos en los que losprofesores pueden inspirarse, sin poder reproducirlos íntegramente. Las competencias necesariasde los profesores sobrepasan pues el simple uso inteligente de una herramienta. Podemoslamentarlo, porque esto exige una inversión importante de los practicantes. O felicitarnos, puestoque es en este aspecto en el que se justifica y se representa la profesionalización de su oficio. Implicar a los alumnos en sus aprendizajes y su trabajo «No puedo hacer nada por él, si no quiere curarse», dirá todavía hoy un médico desesperadopor la falta de cooperación de su paciente. «No puedo hacer nada por él, si no quiere aprender»,dirá o pensará también un profesor. 71
  • 72. Sin embargo, hay una diferencia: la enseñanza es legalmente obligatoria de seis a dieciséisaños, incluso hasta los dieciocho, según los países; a pesar de la escolaridad obligatoria, el derechocivil da a los padres la autoridad de enseñar a sus hijos y de hacer aprender a sus hijos. Por lotanto, en las escuelas encontramos una proporción importante de niños y de adolescentes que nohan elegido libremente aprender y a los que no se les puede decir: «Si no quieres ni trabajar niaprender, vete a casa, nadie te obliga a venir a la escuela». La institución escolar sitúa a los maestros y profesores en una posición muy difícil: debenenseñar, entre veinticinco y treinta y cinco horas por semana, cuarenta semanas al año, entre diezy veinte años, a niños, luego a adolescentes de los cuales algunos no han pedido nada.Ingenuamente, podríamos sacar la conclusión de que la competencia y las ganas de desarrollar eldeseo de saber y la decisión de aprender (Delannoy, 1997) están en el corazón del oficio deprofesor. En realidad, el deseo de saber y la decisión de aprender durante mucho tiempo han parecidofactores fuera del alcance de la acción pedagógica: si acudían a la cita, parecía posible enseñar, sifallaban, ningún aprendizaje parecía concebible. Ningún profesor pierde completamente laesperanza de tener que verse sólo con alumnos «motivados». Cada uno espera alumnos que seimpliquen en su trabajo, manifiesten el deseo de saber y la voluntad de aprender. La motivacióntodavía demasiado a menudo se considera una condición previa, cuya fuerza no depende delprofesor. ¿De dónde vendrá entonces? ¿Del patrimonio genético, la constitución física, la personalidad,la cultura del medio o la familia de origen, las influencias del entorno familiar, el buen o malejemplo de los compañeros? Las “teorías subjetivas” de la voluntad de trabajar y aprender son sinduda tan diversas e imprecisas como las representaciones espontáneas de la inteligencia y sugénesis. Sin embargo, a pesar de las diferencias, encontramos un sentimiento común deimpotencia e irresponsabilidad. La democratización de los estudios ha introducido en las escuelas secundarias alumnos queantes entraban directamente en la vida activa. Se han acabo los «herederos», partidarios de lacultura escolar y cuya única resistencia es la pereza y el jaleo organizado. Los profesores han tenidoque desengañarse. En la secundaria, las instituciones acogen alumnos muy heterogéneos bajoel ángulo de la relación con el conocimiento. En la primaria, la tradición es acoger a todo elmundo, pero las ambiciones han crecido y enfrentan al cuerpo docente con los alumnos pocodeseosos de aprender, todavía menos de trabajar. 72
  • 73. El hacerse cargo del deseo y la voluntad se ha incluido poco a poco en el oficio de profesor, amenudo por falta de poder hacer otra cosa más que por las ganas de despertar vocaciones. La modadel «proyecto personal del alumno» no debe ilusionar: los profesores saben bien que muchosalumnos no tienen casi proyecto y que resulta difícil proponerles uno. La nostalgia de claseshomogéneas y preparadas para ponerse a trabajar no ha desaparecido. Pero algo hay que hacercon la realidad de la escolarización masiva. Sin duda persiste un amplio abanico de actitudes entre los profesores: unos nunca pierden unsegundo para desarrollar la motivación de los alumnos y piensan que «no se les paga para eso»;se limitan a exigirlo y a recordar las consecuencias catastróficas de una falta de trabajo y de éxito.Otros consagran una parte no desdeñable de su tiempo a animar, a reforzar una ciertacuriosidad. El lenguaje de los centros de interés, las actividades para facilitar la comunicación,despertar el interés o motivar se ha convertido en banal. Esto puede crear la ilusión de que suscitaro fomentar las ganas de aprender es una preocupación de ahora en adelante muy extendida entrelos profesores. La realidad no es tan de color de rosa. Muy pocos profesores están dispuestos apensar de forma sistemática: «un buen número de mis alumnos no ven ni el interés, ni la utilidad delos conocimientos que deseo hacerles aprender. Así pues consagraré una parte importante de mitrabajo en desarrollar el deseo de saber y la decisión de aprender». Es verdad que una constatacióncomo esta resulta profundamente decepcionante cuando se trabaja en una institución que fo-menta la ficción de alumnos dispuestos a aprender y fija los planes de estudio en consecuencia. Si la escuela quisiera crear y fomentar el deseo de saber y la decisión de aprender, deberíaaligerar considerablemente sus programas, para integrar al tratamiento de un capítulo todo loque permite a los alumnos darle sentido y tener ganas de apropiarse de él. Ahora bien, losprogramas están pensados para alumnos cuyo interés, deseo de saber y voluntad de aprender seconsidera que se han adquirido y son estables. Sus autores no pasan por alto que estas condicionesprevias faltan en algunos alumnos, pero apuestan entonces por una motivación «extrínseca» eimaginan que trabajarán bajo la amenaza de una mala nota, una sanción, un futuro comprometi-do o, para los más jóvenes, una falta de amor o de cariño por parte de los adultos. No se puedepedir a los profesores que hagan milagros cuando su conjunto de condiciones se basa en unaficción colectiva. El hecho de ocuparse del sentido de construir no debería descansar únicamentesobre los hombros de los profesores. Sin embargo, no esperemos que los autores de los programas los hayan aligerado parapreguntarnos cómo se podría pues implicar mejor a los alumnos en su aprendizaje y en su 73
  • 74. trabajo. Tener más tiempo sólo es una condición necesaria. La competencia necesaria es de tipodidáctico, epistemológico, relacional. Podemos separar varios componentes, que son otras tantascompetencias más específicas: • Suscitar el deseo de aprender, explicitar la relación con el conocimiento, el sentido del trabajo escolar y desarrollar la capacidad de autoevaluación en el niño. • Instituir y hacer funcionar el consejo de alumnos (consejo de clase o de escuela) y negociar con los alumnos varias clases de reglas y obligaciones. • Ofrecer actividades de formación opcionales, «a la carta». • Favorecer la definición de un proyecto personal del alumno. Examinemos estas competencias una a una.Suscitar el deseo de aprender, explicitar la relación con el conocimiento, el sentido del trabajoescolar y desarrollar la capacidad de autoevaluación en el niño La distinción entre deseo de saber y decisión de aprender, tal como la propone Delannoy(1997), sugiere por lo menos dos medios de acción. Algunas personas disfrutan aprendiendo poraprender, les gusta controlar las dificultades, superar obstáculos. En definitiva, poco les importa elresultado. Sólo el proceso les interesa. Una vez finalizado, pasan a otra cosa, como el escritordeja a un lado la novela terminada para empezar otro libro. A semejantes alumnos, el profesorpuede limitarse a proponerles desafíos intelectuales y problemas, sin insistir demasiado en losaspectos utilitarios. La mayoría de la gente es, en algunos momentos, susceptible de introducirse en el juego delaprendizaje, si se le ofrecen situaciones abiertas, estimulantes e interesantes. Hay maneras máslúdicas que otras de proponer la misma tarea cognitiva. No es indispensable que el trabajo escolarparezca un vía crucis, se puede aprender riendo, jugando, disfrutando. Por desgracia, esto no siempre bastará, incluso cuando un profesor hace todo lo que puedepara movilizar a la gran mayoría. Excepto para unos cuantos, aprender cuesta tiempo, esfuerzos,emociones dolorosas: angustia por el fracaso, frustración por no lograrlo, sentimiento de llegar asus límites, miedo de lo que pensarán los otros. Para consentir una inversión semejante y, por lotanto, tomar la decisión de aprender y resistir, hace falta una buena razón. El placer de aprender esuna cosa, el deseo de saber es otra. Este deseo es múltiple: saber para comprender, para actuar con eficacia, para superar unexamen, para ser querido o admirado, para seducir, para ejercer un poder... El deseo de saber noes de una sola pieza. La escuela, incluso si aboga a ojos cerrados por una relación desinteresadacon el conocimiento, no puede, en el día a día, permitirse menospreciar las otras motivaciones. 74
  • 75. Los más ajenos al contenido mismo del conocimiento en juego ofrecen inevitablemente garantíasmínimas de una construcción activa, personal y duradera de los conocimientos. Sin embargo,frente a tantos alumnos que no manifiestan ningunas ganas de saber, una voluntad de aprender,incluso frágil y superficial, ya es un regalo. Por consiguiente, las estrategias de los profesores pueden desarrollarse en un doble registro: • Crear, intensificar, diversificar el deseo de saber. • Favorecer o reforzar la decisión de aprender. Del deseo de saber a la decisión de aprender, la línea no es recta. Incluso los alumnos másconvencidos del interés que tendría saber matemáticas o geografía pueden «hundirse» ante eltrabajo necesario para poner en práctica este proyecto. El infierno del fracaso escolar está lleno debuenas intenciones. Existe casi tanta coherencia en un niño que ha decidido aprender como en unadulto que ha decidido adelgazar o dejar de fumar. Si las ganas de saber son una condiciónnecesaria, sólo es suficiente en los seres muy racionales y dotados de la voluntad de hacer, contraviento y marea, lo que han decidido. En los otros, las resistencias del saber y los costes delaprendizaje no pueden dejar indemne una decisión de aprender que, por sí misma, cuando vacila,debilita el deseo de saber que era su base. Continuamente renunciamos a montones de cosas que,por un momento, nos han parecido deseables, pero al usarlas, nos damos cuenta de que la inversiónes más pesada de lo que pensábamos o que entra en conflicto con otros proyectos u otrosdeseos. Enseñar es reforzar la decisión de aprender, sin hacer como si se hubiera tomado de una vezpor todas. No se trata de encerrar el alumno en una concepción del ser razonable y responsableque no conviene ni a la mayoría de los adultos. Enseñar es también estimular el deseo de saber. Sólo podemos desear saber leer, calcularmentalmente, comunicarnos en alemán o entender el ciclo del agua si nos imaginamos estosconocimientos y sus usos. A veces resulta difícil, porque la práctica en juego sigue siendo confusa,vista del exterior. ¿Cómo alguien que ni imagina qué es el cálculo diferencial podría deseardominarlo? ¿Cómo podría entender de qué se trata sin dominarlo? Sin embargo, esta paradoja no vale en la misma medida para todos los componentes delprograma. Un niño de cuatro años no entiende exactamente qué quiere decir leer, desde un punto devista cognitivo, pero quizá ya posee una representación de la lectura y de los poderes que da. Unarelación con el saber (Charlot, 1997) siempre es solidaria con una representación de las prácticassociales en las que ésta se emplea. 75
  • 76. Al principio, esta representación no está formada en todos los alumnos. Es trabajo del profesorhacerla construir o consolidarla. Incluso para las competencias básicas, cuyo uso parece«evidente», nada cae por su propio peso. La entrada en una cultura escrita (Bernardin, 1997) es unaetapa a menudo superada antes de la entrada en la escuela por los niños procedentes de mediosfavorecidos, pero muy incierta en los otros. Al estudiar el analfabetismo que afecta el 8% de losjóvenes adultos franceses, Bentolila (1996) demuestra claramente que son la observación y laanticipación de los usos sociales de la lengua las que dan sentido a su aprendizaje. Debido a queMathieu, de 20 años, carece de esta familiaridad, es analfabeto: Su padre, representante comercial, no lo veía ni muy a menudo ni durante mucho tiempo. Su madre, enfermera en un hospital en la otra punta de París, tenía otras cosas que hacer que leer. No, los libros no formaban parte del universo de la familia D. Por otro lado, el diálogo tampoco: se hablaban poco, se escuchaban todavía menos [...]. Las palabras le faltan para explicar el mundo, carece de frases para expresar lo que piensa. La idea misma de que podamos comunicar a cualquier otro lo que uno piensa le resulta totalmente extraña. Señala los objetos y los seres, constata los acontecimientos, pero no habla de nada; no se cuestiona sobre nada. (Bentolila, 1996, pp. 9-10) ¡Mathieu «desconoce lo que quiere decir hablar»! ¿Cómo podría construir un deseo de controlhacia una práctica de la que apenas imagina la existencia y que parece que no le concierne? Numerosos investigadores trabajan hoy en día en la dirección de los conocimientos, el trabajoy la experiencia escolares. Unos estudian desde un punto de vista sociológico, la relación con losconocimientos enseñados (Charlot, 1997; Charlot, Bautier y Rochex, 1995; Dubet y Martucelli,1996; Montandon, 1997; Perrenoud, 1996o; Rochex, 1995). Otros adoptan un punto de vista másdidáctico (Astolfi, 1992; Baruk, 1985; Develay, 1996; De Vecchi y Carmona-Magnaldi, 1996;Jonnaert, 1985; Jonnaert y Lenoir, 1996; Vellas, 1996). Otros incluso lo hacen desde un punto devista psicoanalítico (Bettelheim y Zelan, 1983; Cifali, 1994; Delannoy, 1997; Filloux, 1974; Imbert,1994, 1996). Todos estos enfoques están lejos de examinar todos los elementos del problema, perosugieren que en este dominio, las competencias del profesor tendrían interés en fundarse en unacultura en ciencias humanas más allá del sentido común. Para la mayoría de alumnos que tienenuna relación confusa con la escuela o el conocimiento, de nada sirve prodigar ánimos, llamar a larazón, decir: «es por tu bien» o incluso: «más adelante lo entenderás». La competencia profesional apuntada aquí requiere dos recursos mucho más precisos: • Por un lado, una comprensión y un cierto dominio de los factores y los mecanismos sociológicos, didácticos y psicológicos en juego en el nacimiento y el mantenimiento del deseo de saber así como de la decisión de aprender. 76
  • 77. • Por otro lado, las habilidades en el dominio de la transposición didáctica, las situaciones, las competencias, el trabajo sobre la transferencia de conocimientos, así como los recursos para ayudar a los alumnos a imaginarse las prácticas sociales para las que se les prepara y el papel de los conocimientos que las hacen posibles. Instituir un consejo de alumnos y negociar con ellos varios tipos de reglas y de obligaciones La construcción de sentido no está totalmente dictada por la cultura del autor, ésta evolucionacon la situación, a merced de las interacciones. ¿Basta, pues, con explicar de vez en cuando, alconjunto de la clase, la razón de ser de tal o cual capítulo? Hace falta más para convencer a los que tendrían más necesidad de ello. La construcciónde sentido debe ser en parte diferenciada y sobre todo incluirse en un diálogo singular con unalumno o un grupo pequeño. Sin embargo, se puede incluir en una definición colectiva de las reglas del juego. Elconsejo de clase, inventado por Freinet, desarrollado por la pedagogía institucional, a menudoes reconducido a un lugar de regulación de desviaciones y conflictos: no nos escuchamos, norespetamos a los demás, ejercemos violencias, acaparamos recursos; las víctimas se quejan,los culpables se explican, el consejo toma medidas. Si logra restablecer la armonía, derepente parece perder su función mediadora. Ahora bien, para Freinet como para lapedagogía institucional, el consejo no es prioritariamente un lugar de solución de conflictos. Eltrabajo, los conocimientos y el aprendizaje no tienen ninguna razón de ser «excluidos» delconsejo de clase por los problemas disciplinarios, que, por otro lado, nacen a menudo delaburrimiento y de la ausencia de sentido del trabajo escolar. El consejo de clase es un lugar donde es posible hacer frente abiertamente a la distanciaentre el programa y el sentido que los alumnos dan a su trabajo. Hay, en cada clase, uncontrato pedagógico (Filloux, 1974) y didáctico (Schubauer-Leoni, 1986; Brousseau, 1996;Jonnaert, 1996; Joshua, 1996), por lo menos implícito, que fija algunas reglas del juego entorno al conocimiento y prohíbe por ejemplo al profesor hacer preguntas sobre cuestiones quetodavía no se han tratado o al alumno preguntar constantemente por qué se estudia esto o lootro. La relación legítima con el conocimiento está definida por el contrato didáctico, queordena al alumno ponerse a trabajar incluso si este no entiende la finalidad de una actividad. El consejo de clase podría ser el lugar donde se hace frente abiertamente a la distanciaentre los alumnos y el programa, donde se codifican reglas (véase el cuadro 2), por ejemplo,los «derechos imprescriptibles del estudiante». Lo he llamado así (Perrenoud, 1994d), 77
  • 78. inspirándome en los derechos imprescriptibles del lector propuestos por Pennac (1991), unaserie de derechos susceptibles de arreglar el contrato pedagógico y didáctico. Cuadro 2 LOS DERECHOS IMPRECINDIBLES DEL ESTUDIANTE 1.-El derecho a no estar atento constantemente 2.-El derecho a su conciencia. 3.-El derecho a no aprender lo que tiene sentido. 4.-El derecho a no obedecer entre seis y ocho horas al día. 5.-El derecho a moverse. 6.-El derecho a no cumplir todas sus promesas. 7.-El derecho a no gustarle la escuela y a decirlo. 8.-El derecho a elegir con quien quiere trabajar. 9.- El derecho a no cooperar en su propio proceso. 10.-El derecho a existir como persona. Que el lector se sienta invitado a completar esta lista, pensando en el deseo de saber y en ladecisión de aprender. No para imponer una carta completamente hecha a los alumnos, sino paratener una idea de lo que podría surgir si el consejo de clase se dedicara a la tarea de convertir eltrabajo escolar en aceptable. Los poderes del grupo-clase (Imbert, 1976, 1998) son considerables y pueden representar unpapel esencial de mediación: la relación con el conocimiento puede ser redefinida en la clase, amerced de una verdadera negociación del contrato didáctico, lo que evidentemente supone, porlo que se refiere al profesor, la voluntad y la capacidad de escuchar a los alumnos, ayudarlos aformular su pensamiento y a tener en cuenta sus palabras...Ofrecer actividades de formación con opciones Esta competencia puede parecer menor. Cada uno es capaz de proponer actividadesequivalentes en ciertos momentos: tema de un texto o de un dibujo, elección de un poema o de lacanción que aprender, opción entre varios ejercicios del mismo nivel. A propósito de esto,podemos avanzar cuatro hipótesis: 1. Estas opciones sólo se ofrecen si corresponden a caminos distintos para lograr el mismo objetivo de formación. 2. Los profesores subestiman la importancia de estas opciones para los alumnos y no se 78
  • 79. molestan en ofrecérselas lo más a menudo posible. Por lo tanto, renuncian a ello cada vez que esto «complica la vida» sin beneficio visible, debido al material necesario, a la dificultad del seguimiento o la evaluación de actividades diferentes o problemas de justicia resultantes. 3. Las opciones se concentran sobre todo en las disciplinas secundarias. 4. Sólo se disponen si el profesor controla sus implicaciones en términos de didáctica, de evaluación y de gestión de la clase. En resumen, la estandarización parece la regla, la diversificación de las actividades siguesiendo la excepción; no pensamos en ello de una forma sistemática y renunciamos a ello sisupone problemas de organización. Sin embargo, cada uno lo sabe, el sentido de una actividad, para cualquiera, depende muchodel carácter elegido o no; cuando la actividad por sí misma se impone, su sentido depende inclusode la posibilidad de elegir el método, los medios, las etapas de realización, el lugar de trabajo, lostérminos y los compañeros. La actividad de la cual el alumno no elige ningún componente tienemuy pocas posibilidades de implicarle. Al estudiar los efectos de la organización del trabajo sobrela dinámica psíquica, Dejours (1993) demuestra que el cansancio, el estrés, la insatisfacción, elsentimiento de alienación y la sinrazón aumentan cuando la organización del trabajo es rígida yno deja ningún margen a la persona para adaptar la tarea a sus ritmos, su cuerpo, suspreferencias, su visión de las cosas. ¡Lo que vale para los trabajadores en la empresa tambiénvale para los alumnos! Se podría definir la competencia profesional apuntada aquí como «el arte de hacer de ladiversidad la regla», la estandarización de las actividades sólo aparece según el caso, porrazones específicas. Dicho de manera también radical, la cosa puede parecer imposible. Enefecto, la diversificación sistemática de las tareas supone problemas de gestión y de material quepueden convertirse en prohibitivos. Más vale reconocerlo con realismo. Antes de chocar con estosobstáculos, encontramos un problema didáctico: siempre que el profesor no se sienta libre dedistender los vínculos convenidos (y a menudo implícitos) entre un objetivo de aprendizaje, unaactividad cognitiva considerada para servirle y los medios de enseñanza correspondientes, tendrátendencia a «hacer un paquete», lo que conduce a dejar muy poco margen a los alumnos. Dehecho, la formación de los profesores los familiariza a menudo con actividades asociadas acapítulos del programa más que a subministrarles competencias necesarias para elegir o eliminaractividades en función de un objetivo de formación. Bajo la apariencia simplificada de las opciones que ofrecen sistemáticamente algunosprofesores, sobre todo en el marco de una «planificación semanal» o quincenal, se esconde pues 79
  • 80. una gran confianza en los efectos de formación de las actividades que ponen en situación y lacerteza de que estas constituyen vías equivalentes para lograr los mismos objetivos. Ladisociación operada pues entre contenidos y objetivos concilia seguridad y libertad.Favorecer la definición de un proyecto personal del alumno La aparición repentina del PPE (siglas francesas para el proyecto personal del alumno) enFrancia puede dejar preocupado. Hacer como si los alumnos tuvieran un proyecto y bastara conresponderles es una forma de superchería, e incluso de conminación paradoxal, sobre todo paralos alumnos con dificultades. Se enmascara, de esta manera, el carácter obligatorio de laenseñanza. ¡Esperamos el PPP, «proyecto personal del prisionero»! Evadirse, he aquí el proyecto espontáneo del alumno que no ha pedido ir a la escuela.Evadirse físicamente no es fácil y cualquier tentativa se paga cara, pero uno se puede evadirmentalmente, soñando, la mirada perdida, charlando o mirando por la ventana. Como dice Delannoy (1997): «Evitemos primero desmotivar». A los alumnos que tienen unproyecto personal, la escuela apenas les ofrece ánimos, excepto si su proyecto coincidemilagrosamente con el programa y les conduce a hacer de manera espontánea lo que el maestrotenía justamente la intención de pedirles... Un primer aspecto de la competencia apuntadaconsiste pues en identificar los proyectos personales existentes, bajo todas sus formas, valorarlos,reforzarlos. El proyecto personal de un niño no es necesariamente completo, coherente y estable.La mejor manera de hacerlo desaparecer es sin duda aplicarle una lógica adulta. Elias Canetti (1980) cuenta: Mi padre leía cada día la Neue Freie Presse, y era un gran momento cuando desplegaba lentamente su periódico. Ya no tenía ojos para mí una vez que había empezado a leer, yo sabía que no respondería en ningún caso, e incluso mi madre no le preguntaba nada entonces, ni en alemán. Yo pretendía saber qué podía tener aquel periódico que fuera tan atrayente; al principio, yo pensaba que era su olor; cuando estaba solo y nadie me veía, subía a la silla de un salto y olía con avidez el periódico. Sin embargo luego, me di cuenta de que la cabeza de mi padre no paraba de ir de un lado a otro del periódico; yo hice lo mismo, detrás de él, mientras jugaba por el suelo, incluso sin tener bajo los ojos el periódico que él sujetaba con dos manos sobre la mesa. Un visitante entró una vez de improvisto y llamó a mi padre que se giró y me sorprendió leyendo un periódico imaginario. Entonces me habló incluso antes de ocuparse del visitante y me explicó que se trataba de letras, todas las letras pequeñas, ahí, y dio golpéenos encima con el índice. Yo mismo las aprenderé muy pronto, añadió, y despertó en mí una curiosidad insaciable por las letras. Este niño llevará un proyecto a la escuela: leer todas las «letras pequeñas». Por desgracia, nose puede excluir que un deseo de saber como este desaparezca si se pasa por la trituradora del 80
  • 81. método ortodoxo del aprendizaje de la lectura. Los proyectos son frágiles, no siempre racionales,no siempre justificables, pero son los verdaderos motores de nuestra acción. El profesor tiene puesinterés en estar formado para cogerlos tal como son y, si no llevan demasiado lejos o no llevan ahídonde la escuela quiere conducir a los alumnos, para hacerlos evolucionar de una formaconcertada, de modo que generen otros proyectos, más ambiciosos o más conformes con elprograma. En cuanto a los alumnos que no tienen proyecto personal, lo más grave sería dejarlesentender que «están por debajo del nivel». Étienne y otros (1992) hacen hincapié en el hecho deque el proyecto, si no se tiene cuidado, puede convertirse en una nueva norma y, por lo tanto, enuna nueva ficción. Boutinet (1993) ha demostrado que construir su identidad y su vida formandoproyectos es una relación con el mundo entre otras, que caracteriza las sociedades llamadasmodernas. Proyectarse en el futuro no tiene demasiado sentido en las sociedades donde laidentidad no pasa por la realización de uno mismo y la transformación del mundo. Volvemos aencontrar en parte esta diversidad en el seno de cada sociedad; en la nuestra, todas las familias notienen la misma capacidad de hacer y realizar proyectos. Esta capacidad está muy relacionadacon el poder que uno ejerce en su propia vida y en la de los otros. Por esta razón los individuos ylos grupos dominados apenas tienen los medios de formar proyectos. Exigir a un niño que expreseo se dedique rápidamente a un proyecto personal es, pues, una forma de violencia cultural que,por involuntaria que sea, manifiesta una falta de respeto a la diversidad de relaciones con elmundo. Al mismo tiempo, incluir su esfuerzo presente en un proyecto sigue siendo la manera mássegura de darle sentido. ¡Intentemos hacer frente al problema! El primer aspecto de la competencianecesaria consiste, pues, en navegar entre la manipulación y el laxismo. Es legítimo empujar a unniño a hacerse preguntas, hacer proyectos, incluir su trabajo en una perspectiva a medio o alargo plazo. Quizá se trata incluso de un objetivo mayor de la escolaridad básica: volverse capazde formar proyectos, realizarlos, evaluarlos. A condición de recordar que es un camino largo y seríainjusto y poco eficaz hacer de ello un prerrequisito para los otros aprendizajes. ¡Si se incluyen enun proyecto personal a medio plazo, mejor! Si no, la construcción del sentido debe tomar otroscaminos. Vemos que esta última competencia, como las otras, requiere algunos conocimientosdidácticos, pero también una gran capacidad de comunicación, empatía, respecto de la identidad 81
  • 82. del otro. Releer Frankenstein pédagogue (Meirieu, 1996) antes de cada vuelta a la escuela evitaríahacer de la exigencia previa de un proyecto personal una nueva forma de violencia simbólica... Utilizar las nuevas tecnologías «Si no se pone al día, la escuela se descalificará.» Bajo este título, una revista (suplementoinformático de LHebdo, diciembre 1997, p. 12) da motivo a Patrick Mendelsohn, responsable dela unidad de tecnologías de la formación en la facultad de Psicología y Ciencias de la Educación dela Universidad de Ginebra, para formular dos propósitos que merecen que se les presteatención: • Los niños nacen en una cultura en que se clica, y el deber de los profesores es integrarse en el universo de sus alumnos. • Si la escuela ofrece una enseñanza que ya no resulta útil en el exterior, corre el riesgo de descalificarse. Por lo tanto, ¿cómo queréis que los niños confíen en ella? No puede estar más en lo cierto. La escuela no puede pasar por alto lo que sucede en elmundo. Ahora bien, las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación (TIC o NTIC)transforman de forma espectacular nuestras maneras de comunicarnos, pero también detrabajar, decidir y pensar. Podemos lamentar que el alegato en favor de las nuevas tecnologías (Negro-ponte, 1995;Nora, 1997), llevado a cabo con énfasis por los medios de comunicación, a menudo incite a laspersonas abiertas, pero no fanáticas, a unirse al campo de los escépticos. Cualquier palabra«misionaría» irrita, sobre todo cuando proviene de aquellos que tienen un gran interés en captaradeptos. A veces resulta difícil distinguir las proposiciones claras y desinteresadas de los efectos demoda y estrategias de mercado. Quien quiera hacerse una idea del problema en efecto entra enun teatro en el que la palabra está muy monopolizada por: • Los vendedores de máquinas, ordenadores o comunicación a la búsqueda de mercados, pero todavía más de influencia. • Los políticos preocupados en aprovechar la transformación informática y telemática, listos para llevar a cabo medidas espectaculares, por mal fundadas que estén. • Los especialistas de los usos escolares de las nuevas tecnologías, autores de software educativo, formadores en informática y otros gurús de Internet, que pretenden que os adhiráis a la informática sobre un modelo de la fe y la conversión. Para el que se siente manipulado por grupos de presión, es fuerte la tentación de dejar elcampo libre a los «creyentes» y decir que todavía estará a tiempo de volver a hablar de ello el díaen que las nuevas tecnologías de la información transformen realmente sus propias condicionesde trabajo. 82
  • 83. Entre adeptos incondicionales y escépticos de mala fe, quizás haya sitio para una reflexióncrítica sobre las nuevas tecnologías, que no sea de entrada sospechosa de ponerse al servicio yasea de la modernidad triunfadora, ya sea de la nostalgia de aquellos maravillosos años, en los quetodavía se podía vivir en el universo del lápiz y el papel. Con Patrick Mendelsohn, creo quepodemos tratar estas cuestiones en términos de análisis riguroso de los vínculos entre tecnologíaspor un lado, operaciones mentales, aprendizajes, construcción de competencias por el otro. Hacer caso omiso de las nuevas tecnologías en un referencial de formación continua o inicialsería injustificable. Ponerlas en el centro de la evolución del oficio de profesor, sobre todo en laescuela primaria, sería desproporcionado respecto a otros objetivos. El referencial al cual me refiero aquí ha elegido cuatro entradas bastante prácticas: • Utilizar programas de edición de documentos. • Explotar los potenciales didácticos de los programas en relación con los objetivos de la enseñanza. • Comunicar a distancia mediante la telemática. • Utilizar los instrumentos multimedia en su enseñanza. Estas competencias corresponden al profesor, pero resulta difícil disociarlas por completo dela cuestión de saber qué formación en informática debe dar a los alumnos.La informática en la escuela: ¿disciplina de pleno derecho, habilidad o simple medio deenseñanza? En la escuela primaria, la informática en general no se propone como una disciplina que hayque enseñar por ella misma, al igual que la geografía o las matemáticas, un conjunto deconocimientos y habilidades constituidas, a las cuales se les concede una parte del horario. Poresta razón las competencias esperadas de los profesores de primaria no son del orden de una«didáctica de la informática». El problema es bastante parecido en el caso de los profesores desecundaria, excepto para los que se encargan explícitamente de enseñar la informática comodisciplina. ¿Qué lugar tenemos que dar a las nuevas tecnologías cuando no se pretende enseñarlas comotales? ¿Son simplemente medios, instrumentos de trabajo, como la pizarra? ¿0 esperamos de suuso una forma de familiarización transferible a otros contextos? Nadie se imagina que usando lapizarra en clase, se prepare a los alumnos para utilizarlo en la vida. Funciona distinto con elordenador. No es un instrumento propio de la escuela, todo lo contrario. Se puede esperar queutilizándolo en este marco, los alumnos aprenderán a hacerlo en otros contextos. ¿Es unafinalidad de la escuela o solamente un beneficio secundario, por apreciable que sea? ¿Podemos 83
  • 84. matar dos pájaros de un tiro? Si, del uso banal de las tecnologías en clase, se esperan efectos defamiliarización y formación en informática, se insistirá en la oportunidad, por esta sola razón, deinformatizar varias actividades y desarrollar nuevas actividades, posibles únicamente contecnologías y programas nuevos, por ejemplo la navegación por la World Wide Web. ¡Que los que quieran formar a los profesores en TIC para que a su vez «inicien» a sus alumnosno avancen a escondidas! Este objetivo no es ilegítimo, pero resulta peligroso: con la excusa deampliar los medios, se implica implícitamente los propósitos de la escuela. Si la apropiación de unacultura informática debiera ser considerada como un objetivo de pleno derecho de la escolaridadbásica, mejor sería justificar esta proposición y debatirla abiertamente, puesto que hoy en día ésteno es el contenido de los textos. La escuela tiene bastante trabajo con lograr sus objetivosactuales, incluso los fundamentales, como el dominio de la lectura o el razonamiento. Antes decargar el barco de forma insidiosa, sería sensato preguntarse si no se encuentra ya por debajo dela línea de flotación. Asimismo convendría preguntarse qué cultura informática se quiere dar en la escuela o en elinstituto. Los defensores de las nuevas tecnologías a veces tienen una visión muy limitada eingenua de la transposición didáctica. Hace menos de diez años, algunos proponían, con la mayorseriedad, enseñar desde la escuela primaria un lenguaje de programación elemental como el Basic.Enseñar el uso de programas actuales de navegación en la World Wide Web podría ser unequivalente también completamente absurdo. Sin embargo, podemos defender que sin duda hayque empezar un día y que aprender a manejar un programa que pronto quedará desfasado es unmodo de entrar en el mundo de la informática. A continuación, bastará con seguir lastransformaciones de las herramientas. Al ritmo al que van las cosas, la comunicación por correo electrónico y la consulta en Internetse convertirán, en algunos años, en algo tan banal como usar el teléfono. Esta comparación abogapor no enseñar el uso de las herramientas en la escuela: resulta un poco más difícil navegar deuna página a otra en el hipertexto que utilizar el teléfono, pero la verdadera dificultad está fuera.Para utilizar completamente el teléfono, más vale dominar la lectura de anuarios y otrosdocumentos de referencia y la comunicación oral. Del mismo modo, cada uno puede aprender aservirse de un programa, mediante el sistema prueba error o gracias a los manuales o ayudas enlínea, con la condición de saber leer con facilidad. Es claramente más difícil controlar la lógica delos vínculos de hipertexto, la arquitectura de las redes, las estrategias de navegación inteligente en 84
  • 85. una acumulación de datos, textos e imágenes, cuyo valor y pertinencia a menudo son difíciles deevaluar. Formar en las nuevas tecnologías es formar la opinión, el sentido crítico, el pensamientohipotético y deductivo, las facultades de observación y de investigación, la imaginación, la capacidadde memorizar y clasificar, la lectura y el análisis de textos e imágenes, la representación de las redes,desafíos y estrategias de comunicación. Resulta evidente que el desarrollo de tecnologías ofrece nuevos campos de desarrollo a estascompetencias fundamentales (Perrenoud, 1998o) y aumenta sin duda el alcance dedesigualdades en el control de las relaciones sociales, la información y el mundo. De aquí resultauna consecuencia paradójica: preparar en las nuevas tecnologías significa, para una proporcióncreciente de alumnos, lograr más éxito en los objetivos más ambiciosos de la escuela. ¿Por qué sería necesario en primer lugar aprender a leer en libros y, a continuación, aprender adominar el escrito específico de la comunicación informática? Leer en pantalla se convierte en unapráctica social corriente y los hipertextos son de ahora en adelante escritos sociales tan legítimoscomo los documentos impresos como fuentes de la transposición didáctica a partir de las prácticas(Perrenoud, 1998y). ¿Por qué enseñar en primer lugar a hacer un plano con lápiz y papel, para acontinuación únicamente hacer descubrir el modo «plano» de los programas de tratamiento detextos? Este último hace posible una ida y vuelta constante en la estructura de un texto y sucontenido en proceso de redacción, y por lo tanto se adapta perfectamente a la realidad de la pro-ducción textual, que a veces surge de un plano, a veces lo hace surgir del mismo texto. Si hiciera falta iniciar de una forma seria a los alumnos en la informática, la vía más interesantesería implicarlos por completo en las distintas actividades intelectuales que se pretenden dominar,sobretodo cada vez que las TIC liberan de las tareas largas y fastidiosas que desaniman a losalumnos, hacen más visibles los procedimientos de tratamiento o las estructuras conceptuales, oles permiten cooperar y compartir recursos. Las competencias analizadas más adelante permiten, en una larga medida, matar dospájaros de un tiro: aumentar la eficacia de la enseñanza y familiarizar a los alumnos con lasnuevas herramientas informáticas del trabajo intelectual. La legitimidad y la prioridad concedidas aeste último objetivo dependerán de los debates pendientes sobre la formación de los alumnos y eldesarrollo de competencias desde la escuela (Perrenoud, 1998o).Utilizar programas de edición de documentos 85
  • 86. Tradicionalmente, la enseñanza se basa en documentos. Un profesor poco inventivo secontentará con utilizar los manuales y otros «libros del maestro» propuestos por el sistemaeducativo o los editores especializados. Incluso entonces, es probable que no escape por muchotiempo a las nuevas tecnologías, en la medida en que los documentos impresos serán cada vezmás completos, puestos al día, incluso completamente remplazados por documentos grabados bajoforma digital, puestos a disposición en CD-ROM o en una red. La competencia mínima necesariaconsistirá en descubrirlos, repatriarlos en su lugar de trabajo y mostrarlos a los alumnos, ya sea im-primiéndolos, o proyectándolos en una pantalla. Estará pasado de moda instalar dos o tres mapasgeográficos en las clases cuando todos disponen de un medio para proyectar en pantalla imágenesdel mismo tamaño o equipar cada lugar de trabajo con un monitor de vídeo. Profesores y alumnostendrán entonces acceso a todos los mapas imaginables, políticos, físicos, económicos,demográficos, con posibilidades ilimitadas de cambiar de escala y pasar a textos explicativos oanimaciones, incluso a imágenes en directo, por satélite. Vemos que esta simple transferencia de lo impreso a soportes digitales supone que elprofesor construya una gran capacidad de saber lo que está disponible, moverse en estemundo y elegir las opciones. Se pasa de un universo documental limitado (el de la clase y elcentro de documentación cercano) a un universo sin límites verdaderos, el del hipertexto. Esteconcepto no está relacionado con la red, sino con la posibilidad que ofrece la informática decrear vínculos entre cualquier parte de un documento y otras partes, u otros documentos.Todo el mundo utiliza el hipertexto sin saberlo al consultar un diccionario o un atlas, cuandouna página le remite a otra. La diferencia es que la informática prevé estos vínculos y lospropone al usuario, lo cual exige una mínima creatividad y un mínimo esfuerzo, pero encambio pone a su alcance una navegación fácil y rápida. ¿Quién tiene el valor, cuando buscauna palabra en el diccionario, de echar un vistazo a todos los significados para explorar uncampo semántico? Veamos simplemente el ejemplo de la palabra casa en castellano. El diccionario de laRAE propone las siguientes acepciones principales: Casa. Edificio para habitar. Una casa de ocho plantas. 11 2. Edificio de una o pocas plantas destinado a vivienda unifamiliar, en oposición a piso. Quieren vender el piso y comprarse una casa. || 3. Piso (|| vivienda). Mi casa está en el 3° C. 11 4. Edificio, mobiliario, régimen de vida, etc., de alguien. Echo de menos las comodidades de casa. || 5. Familia (|| de una casa). || 6. Descendencia o linaje que tiene un mismo apellido y viene del mismo origen. || 7. Establecimiento industrial o mercantil. Esta casa es la más antigua en su ramo. || 8. Institución de carácter sociocultural y recreativo que agrupa a personas con vínculos geográficos o intereses comunes, y su sede. Casa de Galicia. Casa de la cultura. 11 9. Escaque (| | casilla del tablero de ajedrez). 11 10. En el juego de tablas reales, cada uno de los semicírculos laterales cortados en el mismo tablero, en donde se van colocando las piezas. || 11. Cabana (|| espacio señalado en la mesa de billar). || 12. Estados, vasallos y rentas que poseía un señor. 11 13. Ast. Hueco de la madreña. 11 14. Pl. Arg. Caserío de una estancia. || 15. Chile. Casa principal de un fundo. 86
  • 87. Véase también el listado de palabras afines que encontramos en el Diccionario de MaríaMoliner: Albergue, almacería, alojamiento, * alquería, apartamento [apartamiento], "asilo, bajareque, barbacoa, "barraca, barracón, bastimento -ant.-, botica -ant.-, bungalow -inglés-, "cabana, cajón, "cárcel, casa de vecindad [de vecinos], casatienda, "castillo, casuca, "casucha, celda, chabola, chalé[t], "choza, "cobertizo, cobijo, "construcción, conventico [-¡No], corral de vecindad, "cuartel, cuarto, "cueva, "domicilio, "edificio, "escuela, falansterio, fuegos, garita, "guarida, habitación, habitáculo, "hogar, "hospedaje, "hospital, "hotel, humos, jovenado, "local, manida, mansión, morada, nagüela, nido, palacete, "palacio, palafito, piso, "posada, "quinta, refugio, residencia, sobreclaustro, "tienda de campaña, "vivienda. ¿Quién se ensañaría deliberadamente para buscar en un diccionario clásico todas laspalabras en cursiva, para ver si su definición concuerda con el concepto de casa o la mejora,la precisa o la diversifica? Cuando el diccionario es accesible en el ordenador, cada palabra en negrita se convierteen un vínculo de hipertexto. Al clicar encima de la palabra, nos aparece inmediatamente ladefinición correspondiente, a partir de la cual se puede seguir navegando, progresivamente.Las palabras que no están en negrita son accesibles de una forma casi igual de fácil: bastacon teclear las primeras letras. En cuanto a los números, remiten a ejemplos que sitúan lapalabra en contexto. Cada uno de los ejemplos y las definiciones se puede copiar en otrodocumento. La consulta selectiva de semejante cantidad de datos implica ya funcioneselementales de edición, para guardar una búsqueda o un extracto de informacionespertinentes. El concepto de hipertexto se amplía cuando la conexión a la red permite accedera documentos situados en cualquier parte del planeta. La siguiente información está extraídade la dirección web: <www.diccionarios. com>: Casa: 1. Habitación*, vivienda, morada (lit), mansión (lit.), residencia, domicilio, basílica, (casa real) techo. Habitación es término general y abstracto; vivienda tiene también carácter general; casa es la denominación corriente; morada y mansión son literarios: el Olimpo, morada o mansión de los dioses; en el uso corriente; en el uso corriente añaden idea de distinción o elegancia, p. ej., cuando hablamos de que los invitados fueron recibidos en la mansión o morada de los marqueses de X. Domicilio pertenece al lenguaje administrativo o legal. Residencia, en términos administrativos, es la población o lugar en que se vive: tiene su residencia en Granada; aplicado a casa o vivienda, envuelve idea de colectividad: residencia de jesuitas, de estudiantes, o bien sugiere distinción, señorío: aquel palacio es la residencia del duque de N. 2. hogar, lar. Casa, cuando no se refiere sólo al edificio, lleva asociados los afectos familiares que denotan hogar y lar. 3. familia, linaje. La casa de los Borbones, la casa de Alba. 4. escaque, casilla*. Por ejemplo, cuando se juega al parchís, las fichas eliminadas se tienen que meter en casa. Casa consistorial, casa de la villa, ayuntamiento, alcaldía, consistorio, concejo, cabildo. Casa cuna, hospicio. Casa de la villa, casa consistorial, ayuntamiento, alcaldía, consistorio, concejo, cabildo. Casa real, palacio real, basílica. Hacer temblar la casa, loe. Armar la de Dios es Cristo, alborotar*, gritar, vocear, perturbar, meter voces, escandalizar. Tener casa abierta, aposentar, hospedar, alojar, albergar*, tomar casa, sentar el real. El problema se complica cuando el profesor, no satisfecho con elegir y presentardocumentos o fragmentos, quiere adaptarlos, ampliarlos o combinarlos. Entonces debedominar las operaciones de edición, en el sentido más amplio: integrar documentos de 87
  • 88. distintas fuentes, modificarlos o, sencillamente, diseñar un camino que los una. Un tratamientode textos avanzado permite hoy en día integrar imágenes y sonidos, igual que un programade presentación. Algunos profesores construyen directamente páginas web. Actualmente yano es necesario dominar el lenguaje estándar (el lenguaje que entienden todos losnavegadores web, llamado HTML, Hyper Text Markup Language). Los tratamientos de textoavanzados y otras herramientas permiten transformar con bastante facilidad un documentonormal en página web. Se puede publicar en la red, pero también limitarse a utilizarla en la clase,como base de información en la cual los alumnos pueden navegar con facilidad, con la condiciónde prever vínculos entre las páginas... La competencia necesaria es cada vez menos técnica, essobre todo lógica, epistemológica y didáctica. Esto escapa, por desgracia, a los profesores que todavía piensan que un ordenador essimplemente una máquina de escribir sofisticada. Ahora bien, la evolución de los programaspermite asociar cada vez con mayor facilidad textos, tablas numéricas, dibujos, fotos, hacer ediciónde calidad, unir todos estos elementos en función de problemáticas concretas y difundir estasinformaciones en la red. Será casi tan fácil añadir animaciones, secuencias de vídeo o elementosinteractivos. Para seguir avanzando, la industria informática debe absolutamente hacer accesibleel instrumento a la gran mayoría, por lo tanto, a personas claramente con menos experiencia quelos profesores. Así pues, estos últimos cada vez tendrán menos excusas para seguir afirmandoque no entienden nada. Sin embargo, nada evitará sin duda, durante los años venideros, limitarse a los libros y folletos,presionando la audacia hasta servirse de un tratamiento de texto para componer algunas fichasde ejercicios o pruebas. Resulta poco probable que el sistema educativo imponga de formaautoritaria el dominio de las nuevas herramientas a los profesores empleados, mientras que enotros sectores, esto no es negociable. Quizás no sea necesario: los profesores que no quieranmeterse en este mundo dispondrán de informaciones científicas y recursos documentalessiempre más pobres, respecto a los que accederán sus compañeros más avanzados. No se puedenexcluir algunas paradojas: algunos de los que disponen de los medios de un uso crítico y selectivode las nuevas tecnologías se mantendrán al margen mientras que otros se lanzarán sin tener laformación necesaria para evaluar y entender... Esta desviación amenaza a los alumnos, incluso a losmás jóvenes, si la escuela no les da los medios de un uso crítico. La evolución de los sistemasmultimedia, el comercio electrónico y la generalización de los equipamientos familiares convertiránel acceso en algo cada vez más banal sin que las competencias necesarias se desarrollen al mismo 88
  • 89. ritmo. Por esta razón la responsabilidad de la escuela está comprometida, más allá de laselecciones individuales de los profesores.Explotar los potenciales didácticos de los programas en relación con los objetivos de laenseñanza Esta formulación un poco abstracta intenta cubrir el uso didáctico de dos tipos de programas:los que están hechos para enseñar o hacer aprender y los que tienen finalidades más generalesque pueden ser orientadas a fines didácticos. Las aplicaciones concebidas para hacer aprender -o software educativo- provienen de lo quese ha llamado EAO (enseñanza asistida por ordenador) y luego AAO (aprendizaje asistido porordenador). En el origen, estos programas derivaban de la enseñanza programada de los añossesenta y setenta. Intentan transformar en un diálogo alumno-máquina la parte más repetitiva yprevisible de los diálogos entre profesores y alumnos. Hacer preguntas de cálculo mental oconjugación está al alcance del ordenador. Lo que evoluciona es la formulación de las preguntas(colores, animación, efectos sonoros, codificador de voz) y el tratamiento de las respuestas(posibilidad de descodificar el texto libre, luego la palabra, lo cual libera de las preguntas conopciones múltiples o las respuestas exactas o falsas). Otra evolución, que se arraiga también enla intuición primera de la enseñanza programada: la sofisticación creciente de la gestión deprogresiones, al ser el programa capaz de analizar un conjunto de respuestas o de opciones ydeducir una estrategia óptima de entrenamiento. A los programas que automatizan una parte del trabajo escolar clásico se suman los quesimulan situaciones complejas. Hoy en día, se pueden formar pilotos, médicos, ingenieros,fontaneros, militares o cargos de responsabilidad gracias a simuladores muy realistas desituaciones complejas. En la escuela obligatoria, las situaciones están menos relacionadas conprácticas sociales, más cercanas a juegos de estrategia que a la vida real, pero parten de lasmismas premisas: el ordenador propone una situación, que exige una reacción, que hace ellamisma evolucionar la situación, y así continuamente, hasta un «fin de partida». Otros programas orientados hacia el aprendizaje ofrecen soportes a tareas más abiertas, porejemplo, construcción geométrica, modelado científico, composición de textos, o de crucigramas, omelodías. Otros incluso facilitan el acceso a una documentación o al tratamiento de datosnuméricos o cartográficos. Una parte de los programas concebidos para ayudar a la enseñanza o el aprendizaje sonversiones de programas de uso más general, que se han simplificado y adaptado para ponerlos al 89
  • 90. alcance de los alumnos. Así pues, encontramos versiones «escolares» de hojas de cálculo,solucionadores de ecuaciones, programas de PAO (publicación asistida por ordenador), tratamientode texto, dibujo vectorial o artístico, tratamiento de imagen o sonido, composición musical,tratamiento de ficheros y base de datos, navegación hipertexto o correo electrónico. Tambiénencontramos lenguajes de programación específicamente concebidos para niños, de entre loscuales LOGO es el emblema (Papert, 1981). Esta evolución es ventajosa, en el sentido en que vuelve accesibles estos instrumentos a niñosbastante jóvenes. Sin embargo, aunque estos programas empiezan a parecerse a medios deenseñanza por su formato, siguen siendo radicalmente distintos del software educativo, en elsentido en que son instrumentos de trabajo que, como tales, no se encargan de aprendizajesespecíficos (sino en lo que se refiere a su uso). Ayudan a construir conocimientos o competenciasporque hacen accesibles operaciones o manipulaciones que son imposibles o muy desalentadorassi nos reducimos al lápiz y papel. Un tratamiento de textos no enseña a redactar, aunque incluyacorrectores de ortografía, puntuación o sintaxis y ofrezca facilidades para dar forma y estructurarel texto. Es el trabajo de escritura el que forma. El hecho de utilizar un programa informáticopermite simplemente corregir sin límites, desplazar o insertar fragmentos, actuar sobre el índicetemático, conservar y comparar varias versiones o incorporar ilustraciones. El poder de estosinstrumentos permite concentrarse en las tareas más específicas y dejar al programa las tareas másrepetitivas. Freinet desarrolló el uso de la imprenta en clase, para que los alumnos se enfrentaran aactividades de producción textual. Hoy en día obtenemos el equivalente con un ordenador, unprograma de tratamiento de texto o de PAO y una impresora. Por supuesto, ya no se eligen loscaracteres de plomo para ordenarlos en la caja, ya no nos ensuciamos los dedos de tinta, pero lasoperaciones, por ser más abstractas, no son menos formadoras, por lo que se pueden multiplicary hacerlas reversibles sin límites. En el dominio de las matemáticas o las ciencias, nos imaginamoslo que se puede hacer con una hoja de cálculo, un programa de estadística o un instrumento desimulación. Un profesor de biología o química hoy en día puede remplazar una parte de losexperimentos de laboratorio -que siguen siendo formadores, por otras razones- por operacionesvirtuales que ocupan mucho menos tiempo, por lo tanto, densifican los aprendizajes, porque sepueden multiplicar las pruebas y los errores y saber inmediatamente los resultados y modificar ala vista las estrategias. Los programas informáticos de asistencia en el trabajo de creación, investigación, tratamientode datos, comunicación o decisión están hechos para facilitar tareas precisas y mejorar el 90
  • 91. rendimiento y la coherencia del trabajo humano. Su dominio obliga a planificar, decidir,encadenar operaciones, orquestar y unir recursos. Todo esto es formador de competenciasesenciales, en la construcción de las cuales el instrumento es secundario en relación con lasoperaciones mentales y las cualidades movilizadas: rigor, memoria, anticipación, regulación, etc. En el marco escolar, además se puede autorizar a desviarlos de forma parcial de su usointensivo, por ejemplo, para hacer trabajar los alumnos en parejas delante un único ordenador, demanera que se les invita a cooperar, verbalizar sus hipótesis, sus operaciones, para dirigir elproceso en común. Todo esto no tiene nada de mágico y exige un importante trabajo de concepción,organización y seguimiento, sin hablar de equipamientos y los problemas materiales. La primeracompetencia de un profesor, en este dominio, es ser: • Un usuario prevenido, crítico, selectivo de lo que proponen los especialistas de programas informáticos y de la AAO. • Un usuario de programas informáticos que facilitan el trabajo intelectual en general y en una disciplina en concreto, con una familiaridad personal y bastante imaginación didáctica para desviar estos instrumentos de su uso profesional. No es necesario que un profesor se convierta en informático o programador. Un cierto númerode programas informáticos hoy en día están concebidos para permitir al usuario elegir él mismonumerosos parámetros de utilización y el contenido de los ejercicios. Otros programas permitencrear programas con funciones didácticas personalizadas sin tener que ser programador,utilizando en cierta manera estructuras y procedimientos ya programados, relacionándolos,especificándolos o dándoles un contenido que depende del profesor. Que no haga falta ser programador o un informático experto no significa que se puedaprescindir de una cultura informática básica y un entrenamiento para manejar todos estosinstrumentos. La facilidad personal en el manejo de varios programas no garantiza unaorientación favorable hacia fines didácticos, pero la hace posible.Comunicar a distancia mediante la telemática Hace unos años, esto parecía ciencia ficción, hoy en día, clases separadas por un océanopueden intercambiar correo varias veces al día, por un precio módico de una conexión a unservidor de Internet por módem (línea telefónica ordinaria). Freinet, otra vez él, desarrolló lacorrespondencia escolar. Sin desaparecer bajo su forma epistolar, ahora se extiende al correoelectrónico. Escribimos un mensaje, de varias líneas o varias páginas, poco importa. Le adjuntamoso no documentos más voluminosos (texto, imágenes, sonido, etc.) y lo enviamos todo a la otra 91
  • 92. punta del planeta o a la clase vecina, seleccionando una dirección en la agenda. El destinatarioabre su buzón de correo electrónico cuando quiere y responde de la misma forma.Progresivamente, el escrito deja lugar a los mensajes orales y a las imágenes: es una simplecuestión de rendimiento de líneas y del tamaño de los disquetes. También se puede ir hacia laconversación en directo, como en el teléfono, o la videoconferencia, con los cuales se equipan lasempresas y otras instituciones que trabajan en numerosos lugares: cada uno ve y escucha a los otros,casi como si estuvieran en la misma sala. No es seguro que estas proezas tecnológicas sean indispensables en las clases. Sin embargo,un simple correo electrónico abre una puerta al mundo entero. Las lenguas constituyen la únicabarrera y se puede esperar a que llegue el día en el que se integrará una traducción automática. A estas comunicaciones a distancia «clásicas», entre dos interlocutores identificados, lainformática añade otras posibilidades: el mailing (publienvío) se vuelve muy simple, porque bastacon multiplicar los destinatarios del mensaje. Los grupos de news (noticias) funcionan un pocodiferentes, puesto que los mensajes se dirigen entonces a un foro, cada uno los puede leer yresponder públicamente. En resumen, a distancia, se pueden consultar bases de datos y páginas web de toda clase,desde horarios de tren hasta las páginas del Pentágono o del Vaticano, pasando por las páginascientíficas, políticas, lúdicas, artísticas o comerciales imaginables, incluso la propaganda racista, elneonazismo y la pornografía. Es comprensible la reticencia de los padres y los profesores frente auna información tan rica como descontrolada, donde se codea lo mejor y lo peor. ¿Acaso esdiferente la televisión? ¿Basta con no instalarlo en clase para proteger a los niños? Está claro que la imaginación didáctica y la familiaridad personal con las tecnologías debenaliarse en una percepción clara de los riesgos éticos. Podemos tener encuentros desagradables enla red igual que en un barrio de mala fama, ¿pero es esto una razón para no arriesgarse nunca? Aeste propósito, nos podríamos preguntar si la escuela ha actualizado sus objetivos de formación enmateria de espíritu crítico, autonomía, respeto por la vida privada y ciudadanía. En una sociedad enla que nos acostumbramos a votar, comprar, informarnos, divertirnos, buscar una vivienda, unempleo o un compañero en Internet, quizás sería mejor armar a los niños y adolescentes en estedominio, para reforzar su identidad, su capacidad de distanciarse, resistir a las manipulaciones,proteger su esfera personal, no «embarcarse» en ninguna aventura dudosa. Estaremos de acuerdo en que, para utilizar la red con finalidades de formación en las distintasdisciplinas escolares, se impone un mínimo de precauciones. Sin embargo, para que los alumnos 92
  • 93. no se conviertan en esclavos de las tecnologías y elijan con sensatez, el desarrollo del espíritucrítico y las competencias de gran precisión parecen más eficaces que las censuras. ¡En talinstituto, un programa informático impide el acceso, después de las clases, a cualquier página quecontenga la palabra «niño»! Para protegerse de la pedofilia, sin duda hay que prohibir otras cosas.La alternativa será evidentemente desarrollar criterios y autonomía... Una vez tomadas las precauciones necesarias, queda la cuestión principal: ¿cómo poner losinstrumentos al servicio de estrategias de formación? Si hacemos caso omiso de los beneficiossecundarios -familiarizarse con los instrumentos tecnológicos, hacer reflexionar sobre sus riesgos ysu futuro-, quedan por responder preguntas didácticas elementales: ¿se aprende mejor a leerconsultando un periódico electrónico? ¿A escribir mejor gracias al correo electrónico? ¿A asimilarmejor conceptos de biología buscando informaciones en la red? ¿A entender mejor la historiacontemporánea participando en un foro electrónico sobre la segunda guerra mundial? Hay, encada caso, razones para pensar que la implicación en verdaderas redes de comunicación aumentael sentido de los conocimientos y el trabajo escolares (Perrenoud, 1996a). También se puedeasociar los instrumentos tecnológicos a métodos activos, puesto que favorecen la exploración, lasimulación, la investigación, el debate, la construcción de estrategias y de micromundos. ¿Es estosuficiente para justificar la inversión? Todo dependerá de la forma en que el profesor enmarque ydirija las actividades. Su dominio técnico facilita las cosas, pero aquí, se trata de dominio didácticoy de relación con el saber. Otras cuestiones se plantean: ¿estos instrumentos favorecerán una diferenciación de laenseñanza, una individualización de los itinerarios de formación, una democratización del acceso alos conocimientos y a la información? Si no se anda con cuidado, las nuevas tecnologías puedenaumentar las diferencias (Perrenoud, 1998d). La ciberdemocratización es menos probable que lasituación inversa, que vería a los más favorecidos apropiarse de las NTIC para aumentar susprivilegios...Utilizar los instrumentos multimedia en su enseñanza Cada vez más, los CD-ROM y las páginas multimedia harán una gran competencia a losprofesores, si no quieren o no saben apoderarse de ello para enriquecer su propia enseñanza.Friedmann presentó la televisión naciente como una escuela paralela. Es así, aunque oímos amenudo lamentar que ofrece un «conocimiento hecho añicos», un conocimiento de juegostelevisados, que únicamente enriquece de verdad a los que han desarrollado estructuras, en laescuela o en el trabajo. Esto refuerza la defensa de Develay (1982) a favor de una inversión 93
  • 94. prioritaria en la construcción de controles disciplinarios. En las redes y los medios decomunicación, habrá cada vez más informaciones científicas, desde la vulgarización de base hasta laenseñanza de alto nivel. Sólo podrán sacarle partido los que tengan una buena formación escolarde base. La integración del video en la enseñanza, sobre el cual se depositaron en los años setentainmensas esperanzas, no ha cumplido sus promesas, sin duda porque ha permanecido pocointeractivo y funcionaba sobre el modo de la sensibilización de ciertos problemas -el hambre enSahel, la erosión, el paro, la explosión demográfica, etc.- o la ilustración de conceptos teóricos:funcionamiento de un motor de explosión, división celular, crisis económica, forma de la tragediaclásica, etc. La unión del ordenador y la imagen cambia la situación del problema, puesto que enadelante es posible numerar las imágenes, para hacerles sufrir toda clase de tratamientos. Tambiénse puede componer una imagen de síntesis a partir de estructuras, tramas y modelos, igual que sepuede fabricar un codificador de la voz. Para la animación y las películas, es un poco más complejo,pero la «realidad virtual» está a nuestras puertas. Actualmente, las presentaciones multimedia son espectáculos de «sonidos y luces» cada vezmás sofisticados, en los cuales se pueden incorporar elementos de síntesis. Mañana, la realidadvirtual permitirá a un alumno provisto del casco adecuado explorar la época prehistórica, viajar alcentro de la Tierra o ir a la Luna. No como en una simple película, en la cual el espectador esprisionero de la escena, sino como si fuera el actor y pudiera tomar decisiones que modificanrealmente el curso de la historia. En cierto modo, se pasa de la novela en la que eres el héroe alfilme documental del cual eres el explorador o el realizador o de la película de ficción de la cual eresun personaje principal así como el guionista. Los programas y los ordenadores que se fabricanactualmente sin duda permiten calcular y simular escenas (imágenes y sonidos) sintetizadas cadavez más realistas. Estos avances interesan a la investigación y llegarán sin duda primero al mercadode la diversión. No ha llegado el día, pero se acerca, en el que una película virtual permita vivir endirecto el descubrimiento del virus de la rabia o remontar el Amazonas a la búsqueda de Eldorado. ¿En qué consiste la competencia de los profesores? Sin duda en utilizar los instrumentosmultimedia ya disponibles, desde el banal CD-ROM a animaciones o simulaciones mássofisticadas. Quizás también en desarrollar en este dominio una apertura, una curiosidad y, por quéno, deseos. Los vendedores de sueños e ilusiones están al acecho de los avances tecnológicos,porque entrevén ganancias fabulosas. ¿Hay que abandonarlos en este campo? El mundo de laenseñanza, más que ir siempre a la cola de una revolución tecnológica, podría ponerse en la 94
  • 95. cabeza de una orden social orientada hacia la formación. Equipar y poner al día las escuelas, estábien, pero esto no exime de una política más ambiciosa en cuanto a las finalidades y lasdidácticas.Competencias basadas en una cultura tecnológica Los profesores que saben lo que aportan las nuevas tecnologías así como sus peligros y suslímites pueden decidir, con conocimiento de causa, hacerles un buen sitio en su clase así comoutilizarlas de forma bastante marginal. En este último caso, esto no será por ignorancia, sino porque hansopesado los pros y los contras, luego han considerado que no valía la pena, teniendo en cuenta elnivel de sus alumnos, la disciplina considerada y el estado de las tecnologías. Puede ser más sencillo eigual de eficaz enseñar física o historia por medios tradicionales que pasar horas buscandodocumentos o escribiendo programas, sin tener tiempo para pensar en los aspectos propiamentedidácticos. En cinco o diez años, las tecnologías habrán avanzado todavía más. Los especialistas de laindustria practican la «vigilia tecnológica», en otras palabras, la atención permanente en referenciaa lo que se anuncia, para no encerrarse en los instrumentos de hoy en día. Sería mejor que losprofesores se dedicaran en primer lugar a una vigilia cultural, sociológica, pedagógica y didáctica,para entender de qué estarán hechos mañana la escuela, sus públicos y sus programas. Si les sobraun poco de disponibilidad, una apertura a lo que ocurre en el mundo de las NTC también seríabienvenida. Una cultura tecnológica de base es necesaria también para pensar las relaciones entre laevolución de los instrumentos (informático e hipermedias), las competencias intelectuales y larelación con el saber que la escuela pretende formar. Por lo menos desde esta perspectiva, lasnuevas tecnologías no resultarán indiferentes a ningún profesor, porque modifican las formas devivir, divertirse, informarse, trabajar y pensar. Esta evolución afecta pues a las situaciones en lasque se enfrentan y se enfrentarán los alumnos, en las cuales se supone que movilizan ymovilizarán lo que han aprendido en la escuela. De este modo, hoy en día, no se debería poder imaginar una pedagogía o una didáctica deltexto sin ser consciente de las transformaciones que la informática produce en las prácticas delectura y escritura. Del mismo modo que no se debería poder imaginar una pedagogía y unadidáctica de la investigación documental sin medir la evolución de los recursos y de los modos deacceso. Cualquier profesor que se preocupe por la transferencia, la reinversión de los conocimientosescolares en la vida (Mendelsohn, 1996) mostraría interés en hacerse una cultura de base en el 95
  • 96. dominio de las tecnologías -sean cuales sean sus prácticas personales- igual que esta es necesariapara cualquiera que pretenda luchar contra el fracaso escolar y la exclusión social. En un libro reciente, Tardif (1998) propone un marco pedagógico a las nuevas tecnologías.Hace hincapié en el cambio de paradigma que éstas exigen y al mismo tiempo facilitan. Elparadigma considerado no afecta como tal a las tecnologías. Implica los aprendizajes. Se trata depasar de una escuela centrada en la enseñanza (sus finalidades, contenidos, su evaluación,planificación, su aplicación bajo la forma de cursos y ejercicios) a una escuela centrada no en elalumno, sino en los aprendizajes. El oficio de profesor se redefine: más que enseñar, se trata dehacer aprender. Se puede ironizar y decir que el cambio de paradigma ha descubierto América.¿Hacer aprender no es el objetivo de todos? La pregunta adecuada entonces es la de Saint-Onge(1996): «Yo enseño, pero ellos, ¿aprenden?». Las nuevas tecnologías pueden reforzar la contribuciónde los trabajos pedagógicos y didácticos contemporáneos, puesto que permiten crear situacionesde aprendizajes enriquecedoras, complejas, diversificadas, con la ayuda de una división del trabajoque ya no hace descansar toda la inversión en el profesor, puesto que de la información así comola dimensión interactiva se encargan los productores de instrumentos. La verdadera incógnita es saber si los profesores aprovecharán las tecnologías como una ayudaa la enseñanza, para hacer clases cada vez más claras a través de presentaciones multimedia, opara cambiar de paradigma y concentrarse en la creación, la gestión y la regulación desituaciones de aprendizaje. Perrenoud, Philippe. (2004). Diez nuevas competencias para enseñar. Tr. Anreu Judhit, México D.F., Ed. GRAÓ de IRIF, Primera edición SEP/ed. Graó, 2004 (Biblioteca de Actualización del Maestro). Págs. 7 – 66 y 93 -120 96
  • 97. LA EVALUACIÓN BASADA EN COMPETENCIAS Laura Frade RubioUna de las grandes discusiones en la educación ha sido cómo saber qué tanto aprendieronlos niños y las niñas después haber realizado alguna actividad o haber participado en unaclase.Con base en las teorías conductistas, la evaluación se centró en la observación de cambiosen la conducta de los sujetos, posteriores al estímulo realizado, dado que, según aquéllas, elaprendizaje es un cambio de conducta. Durante años, las evaluaciones se han diseñado apartir de esta concepción, de manera que los exámenes se utilizan como instrumentosmaestros para evaluar. Así, en todas las escuelas del país se usan las pruebas para medircuánto aprendieron a los niños y las niñas. Aunque en la práctica se han ido incorporandootros aspectos como la participación, los hábitos como la tarea, el respeto, los valores, larealidad que se impone es que los instrumentos a evaluar siguen siendo los exámenes, loscuales son bastante cuestionados por varias razones: La concepción que promueven de la evaluación: “los exámenes sólo sirven para otorgar una calificación”, idea que hace difícil comprender el aspecto más profundo el aspecto del proceso educativo, esto es, que constituye una oportunidad para crecer más, identificar el error, y así desarrollar la capacidad cognitiva. Aunque los alumnos demuestren en ellos los conocimientos adquiridos, estos instrumentos no manifiestan la capacidad para trasladarlos a la vida real. La calificación obtenida no refleja necesariamente el aprendizaje logrado, ya que existen variables que afectan el desempeño escolar, las cuales pueden ser objetivas (el diseño del examen no es el adecuado, por ejemplo) o subjetivas (el alumno/a no desayunó y, por lo tanto, no se siente bien, no está en forma). El resultado obtenido no muestra el esfuerzo realizado por los alumnos/as, asunto que en la vida real resulta mucho más educativo. Es decir, un alumno inteligente puede sacarse 10 aunque no haya ido a todas las clases, y uno que se esforzó continuamente no obtiene una buena calificación; sin embargo, el hábito adquirido le será más útil en la vida que los conocimientos, los cuales muchas veces no se ponen en práctica. El otro problema es que miden realmente los exámenes, es decir, qué queremos evaluar: cantidad de conocimientos, nombres y asuntos netamente declarativos y verbales o profundidad en el uso, habilidad para utilizarlos cuando se requieran, o la posibilidad de trasladarlos a varias situaciones. Así, los exámenes actuales más con una escala enciclopédica que con una que mida qué tan competente es el alumno. En otro aspecto es que tanto sirven los exámenes para evaluar el binomio alumno- docente y no sólo al alumno, ya que únicamente se observa lo que hace el niño/a y no 97
  • 98. lo que logra el maestro, puesto que rara vez estos instrumentos son empleados como insumos para identificar las fallas del docente. Su diseño debería incluir algunos mecanismos para poder identificar de quien es el acierto o la falla. Las calificaciones que se otorgan no les dicen mucho a los niños y a las niñas, pero tampoco a los padres y madres de familia en el sentido de saber con exactitud cuáles son las fallas. Por ejemplo, una calificación de 10 solo indica que el niño/a lo hace bien, pero no en qué, y viceversa, un 5 tampoco dice en que falla. No se identifica el acierto para repetirlo y el error para evitarlo y corregirlo, lo que promovería el desarrollo de su capacidad metacognitiva.Lo anterior pone de relieve la necesidad de diseñar sistemas de evaluación que en verdadpromuevan el aprendizaje y que sean vistos como una oportunidad para identificar losaciertos para repetirlos y los errores para evitarlos.Esta discusión cobra aún más relevancia al hablar de que tenemos que evaluar porcompetencias, lo que implica el docente no puede fijarse sólo en los conocimientos,habilidades o destrezas adquiridas, sino en el desempeño total de la persona; es decir, queinvolucran diversos niveles de complejidad; cómo se despliega todo lo que es.Cuando nuestro enfoque educativo se da en el saber pensar para hacer, ser y vivir ensociedad, la evaluación se complica, porque ni el examen por sí mismo será suficiente, nimucho menos un contenido enciclopédico que vacíe de fechas y datos al alumno.El diseño curricular por competencias tiene que pasar del diagrama único “qué tanto sabe elalumno” a “que tanto sabe pensar para hacerlo solo, con ayuda, o de plano no puede”. Esdecir, se tiene que modificar la cultura del examen, dando cabida a otra en la que loimportante sea aprender, y, para hacerlo, existen múltiples formas donde lo prioritario escómo el alumno/a pondrá en juego tanto los elementos objetivos como los subjetivos en undesempeño concreto: un proyecto, la resolución de un problema, el análisis de una lecturacon niveles de interpretación más complejos, etcétera. Esto conlleva la construcción de lascapacidades docentes para ampliar sus conocimientos sobre distintos mecanismos deevaluación para el desempeño, como un trabajo de concientización permanente que lo llevea ver en cada alumno lo que puede hacer solo, lo que requiere hacer con ayuda y lo quetodavía no es capaz de realizar. La detección de esta zona de desarrollo próximo cuando seevalúa ayudará a satisfacer las necesidades reales de aprendizaje de los alumnos/as, peroademás estimulará la interacción docente-alumno, base central de la educación.La evaluación por desempeñoPasar de un concepto de evaluación del aprendizaje logrado a uno de evaluación pordesempeño implica definir, para empezar, ¿Qué es el desempeño? Es un proceso cognitivoconductual que incluye de manera secuencial y simultánea la sensación percepción,atención, memoria, pensamiento, y actuación con miras a conseguir un objetivo. Es unpropósito que se realiza en acciones concretas que tienen resultados, e involucraadquisición de conocimientos, habilidades de pensamiento, destrezas y actitudes que setraducen en actividades con resultados o productos específicos. Impone también la 98
  • 99. utilización de los elementos subjetivos: las creencias, percepciones, representacionesmentales de uno mismo, etcétera. Además, es un producto cognitivo. Lo que se siente y sepiensa se hace para lograr una meta previamente establecida. No es conducta ni tampococomportamiento, es algo mucho más complejo, ya que incluye el proceso cognitivosubyacente, es decir, que lo que está detrás de cualquier cosa que realice una persona.Cuando se evalúa por desempeño se observa un proceso más integral, pues no sólo seidentifica que tanto aprendió una persona, sino cómo se desempeña o desenvuelve con loaprendido. En este contexto, la evaluación por desempeños es:El proceso mediante el cual se hace un balance objetivo, válido, confiable, integral,significativo, completo, transparente y que rinde cuentas del proceso y del logro obtenidopor los y las estudiantes. Hace énfasis en la oportunidad de aprendizaje y toma como baseel nivel de desempeño logrado, para establecer los retos y obstáculos que se encuentran,con miras a tomar decisiones y diseñar estrategias, tanto para el alumno/a como para eldocente en búsqueda de la mejora continua. Es un proceso que busca el perfeccionamientode lo que se es, se piensa, se siente y se hace, para que seamos mejores personas,estudiantes y docentes.La evaluación por competencias es, por tanto, el eje articulador de la mediación entre elsujeto que emprende y el sujeto que enseña. Es decir, cuando una persona aprende algo, lohace porque entra en contacto con otra, con un mediador, quien es su constante búsquedade estrategias para que el otro adquiera los conocimientos y desarrolle sus capacidadesevalúa de manera continua si quehacer, así como las necesidades que presenta quien seencuentra aprendiendo.En consecuencia, la evaluación por desempeño estará sustentada en cuatro pilaresfundamentales: La Evaluación diagnóstica: Proceso mediante el cual el docente cuenta con un punto de partida en el que define qué tanto y cómo están desarrollándose las competencias de sus estudiantes. Nos permite definir una línea base sobre la cual empezar. Se identifica el inicio. La evaluación formativa: centrada en observar el proceso en el logro de la competencia, identificando lo que se sabe hacer para planificar lo que sigue. No necesariamente es sólo cualitativa. La evaluación sumativa: Enfocada en observar el resultado alcanzado por las actividades en el despliegue de la competencia. No es únicamente cuantitativa. La evaluación implícita: centrada en observar la zona de desarrollo próximo del estudiante, que a medida puede con las tareas propuestas, qué es lo que hace en realidad y cuál es su potencial para desarrollarlo mediante una intervención. Es implícita porque el docente la realiza en todo momento. 99
  • 100. Esto significa que se tendrá que llevar a cabo una dinámica en la que se observe desdedónde se parte (el inicio), se identifique el proceso (qué se hace, cómo se hace) y luego elresultado (cómo se llega, en qué condiciones y qué productos se logran), pero en todomomento el docente está evaluando su intervención para mejorarla, al mismo tiempo quemotiva que los estudiantes desarrollen su capacidad para autoevaluarse.La evaluación por competencias es un proceso continuo, cuya característica principal es ladificultad para identificar en qué momento comienza y cuándo termina. De ser entendidacomo un proceso de perfeccionamiento en donde el centro y eje recto es la mediación quedesarrolla la metacognición de los que participan: el educador y el estudiante. Comoproceso, se enfoca en identificar qué sucede en el desempeño de una persona y cómo seda, para determinar la intervención que requiere, si la necesita y, sobre todo, cómo se logray cuál es el resultado, siempre en la búsqueda de la mejora continua.Dado que la evaluación por competencias se centra en identificar el desempeño comoresultado del producto cognitivo que realiza una persona, se necesita recopilar lasevidencias que se dejan a lo largo del camino, de manera que todo pueda ser expuesto paraque el estudiante y el docente reconozcan los aciertos para repetirlos y los errores paraevitarlos. Para poderlo hacerlo, se cuenta con herramientas e instrumentos que pueden serutilizados con objeto de recabar las evidencias que permitan identificar los factores queimpulsan la mejora continúa de una persona. Evaluación por competencias Contexto en el Mediación constante que se Relación dialógica d ñ que busca la mejora Mediador Sujeto que continua aprendeFrade, Laura. (2009). Desarrollo de Competencias en educación desde preescolar hasta el bachillerato. La construcción del conocimiento en los niños/as del siglo XXI. Págs. 295-299. 100
  • 101. LA ORGANIZACIÓN Y LOS ESTANDADRES COMO PLATAFORMA DE LOS PROCESOS PEDAGOGICOSEl esquema que sigue ilustra la lógica de la posición y selección de los estándares deescuela. Es claro que no están en este esquema todos los factores que configuran elambiente de aprendizaje, pero consideramos que reflejan las “buenas prácticas de gestión yparticipación social de escuelas públicas mexicanas, así como principios de gestión que hansido considerados por las políticas educativas a nivel internacional.Estándares para la dirección de la escuelaEn el director recae la gran responsabilidad de conducir al equipo escolar al logro de lasmetas de la escuela, sobre todo las que giran alrededor del aprendizaje, así como la formade conseguirlo de manera óptima y efectiva a través del desempeño pedagógico docente.El director es el soporte principal de la escuela. Sobre él se apoya el colectivo de maestros yla comunidad escolar; es quien establece conexiones y quien promueve y se asegura de queocurran las acciones colectivas e individuales para apoyar el aprendizaje. Él se formula unavisión global de las estrategias que delinean este camino, y requiere habilidades paralograrlo.Cada director interpretará lo que conviene proponer al colectivo de acuerdo con buenasprácticas de gestión escolar, la experiencia colectiva y la historia de la escuela. Comoresponsable de conducir la escuela hacia los objetivos institucionales y las metas que en lacomunidad escolar se plantearon para ello, el director puede considerar cada una de lasáreas donde su quehacer como tal es decisivo. 101
  • 102. El estándar relativo a la dirección de la escuela se compone de ocho aspectos a considerar: Ejerce liderazgo eficaz. Construye un clima escolar positivo. Promueve compromiso y responsabilidad por el aprendizaje. Genera decisiones y visión compartidas. Facilita planeación institucional, sistemática y colectiva. Ejecuta procesos de autoevaluación. Rinde cuentas a los padres y a la comunidad de las acciones de la escuela. Participa en redes escolares. Ejerce liderazgo eficazSe representa por un director organizando y concertando acuerdos con la comunidadescolar, asegurándose de que éstos se lleven a cabo y, por lo tanto, ganando terreno en ellogro de los objetivos planeados en tiempo y forma. Concuerda, siendo incluyente con elequipo y la comunidad escolar, las estrategias para conseguirlos.Produce convicciones del equipo y de la comunidad escolar a través de la reflexión colectivasobre la importancia del aprendizaje. Estas convicciones se traducen en contratospersonales e institucionales que reflejan el alto compromiso de los diversos actores parallevar a cabo las estrategias decididas. El director lanza una convocatoria para obtenermejores logros, se asegura que se lleve a cabo este proceso, ofrece los apoyos necesariospara cumplirlos y los liga con los objetivos planeados, directa o indirectamente alaprendizaje.Posibles conceptos operativosEl director ejerce liderazgo eficaz si: Promueve que los docentes formen un solo equipo de trabajo. Impulsa la participación de profesores y padres en decisiones y acciones relevantes para mejorar el nivel de aprendizaje. Desarrolla una visión compartida entre la comunidad escolar sobre la mejora académica continua. Logra los compromisos necesarios de la comunidad escolar para mejorar los niveles de aprendizaje. Maneja adecuadamente los conflictos suscitados en la escuela. Gestiona permanentemente recursos para que la escuela funcione de la forma más adecuada posible. Lleva a cabo intercambios de experiencias directivas entre ésta y otras escuelas. Dedica el tiempo necesario y suficiente a las tareas académicas que respaldan más el aprendizaje de los alumnos. Logra prestigio ante la comunidad. Satisface a la comunidad por su forma de conducir la escuela. Satisface a los profesores con la conducción que hace de la escuela. Construye un clima escolar positivo 102
  • 103. Un buen clima escolar supone la existencia de la comunicación, cooperación, intercambio,integración y el establecimiento de valores como el respeto, la tolerancia y la confianza entrelos actores componentes de la comunidad escolar. Es responsabilidad del director, junto conel equipo docente, que exista un ambiente de esta naturaleza en la escuela, apoyando laconsolidación de su capital social organizacional, es decir, la capacidad de trabajocooperativo, basado en confianza y reciprocidad, principalmente con sus maestros. En estesentido la escuela se establece como una comunidad abierta a la autocrítica y dispuestapara desarrollar acciones de aprendizaje organizacional.Posibles conceptos operativos. En la escuela existe un clima escolar positivo si: Existe comunicación sincera entre todos los actores de la comunidad escolar. Se promueve cooperación académica dirigida a mejorar el aprendizaje. Existe intercambio de ideas y materiales para el aprendizaje entre los profesores, y en general, en el equipo escolar. Se orienta la integración de la comunidad escolar en torno a los mismos objetivos dirigidos al aprendizaje. Se promueven las condiciones para una buena convivencia y relación mutua, como el respeto, la tolerancia a las ideas, a las prácticas diversas y la confianza que deposita la comunidad en sí misma como condición indispensable del trabajo de conjunto. Promueve compromiso y responsabilidad por el aprendizajeConceptos entrelazados, compromiso y responsabilidad, se presuponen entre sí. Laresponsabilidad es la manifestación objetiva del compromiso. La responsabilidad nosolamente está relacionada con el cumplimiento puntual de la normatividad, sino tambiéncon la forma de asumir y aceptar los resultados obtenidos individual y colectivamente. Eldirector procede a ser convincente con la interiorización del compromiso, y está atento a quese asuma responsabilidad de los niveles de aprendizaje de los alumnos. El compromiso y laresponsabilidad pueden darse en varios aspectos, pero todos importantes para que elproceso de enseñanza se ofrezca con mayor efectividad, desde cumplir con la jornada diariade labores, hasta hacerlo con el máximo cumplimiento indicado por el calendario escolar.Posibles conceptos operativos.En la escuela existe compromiso y responsabilidad por el aprendizaje si: Se dedica tiempo extra clase a actividades académicas complejas. Se incentiva que los maestros mejoren cotidianamente su práctica pedagógica. Se induce a involucrarse en el plan o proyecto escolar y cumplir con la responsabilidad asumida. Se compromete a lograr, en conjunto, un aprendizaje efectivo de los alumnos, junto con maestros y padres de familia. Genera decisiones y visión compartidasLa escuela, como una organización abierta, incorpora las perspectivas de toda la comunidadescolar para encontrar un camino más seguro y obtener el apoyo necesario para conseguirlas metas propuestas. En la escuela existe una ambiente de libertad para expresar los 103
  • 104. puntos de vista de cada quien y además se establecen los mecanismos para que estosuceda. En la escuela esto no queda sólo como un discurso, sino que las perspectivas serecogen para ser discutidas, valoradas y, en todo caso, incorporadas al esquema dedecisiones que se hayan tomado, con fines de mejorar el aprendizaje de los alumnos.Posibles conceptos operativos El director genera decisiones y visión compartida si: Existe un ambiente de libertad para expresar propuestas, tanto de profesores como del resto de la comunidad escolar. Se establecen condiciones y mecanismos para establecer acuerdos dentro de la comunidad escolar. Se aseguran procedimientos para actuar conforme a los acuerdos decididos por la comunidad escolar. Facilita planeación institucional, sistemática y colectivaAunque la planeación institucional a través de proyectos o planes de mejora ya es algofrecuente en la organización de las escuelas, de cualquier forma se enfatiza la necesidad deque ésta cuente con una determinada planeación a nivel de organización escolar, quepermita a todos tener siempre presente el rumbo que se ha tomado, con la finalidad de quelos alumnos tengan un aprendizaje efectivo. Para que la escuela alcance el estándarrelacionado con la planeación, no es suficiente que se haya elaborado un plan o proyectoescolar. La elaboración del plan o proyecto es el principio definitorio de las acciones yactividades que habrán de desarrollarse para conseguir las metas planeadas, pero apenases un punto de partida.Está por demás decir que éste es uno de los temas más delicados de la organizaciónescolar (porque delega responsabilidades) y que el liderazgo del director juega un papelcentral.Posibles conceptos operativosSe asumen que la escuela ha elaborado un plan de mejora escolar, por lo que la planeacióninstitucional es sistemática y colectiva si: En la elaboración del Plan de mejora participó la comunidad escolar. El aprendizaje de los alumnos es el principal tema que se maneja en el Plan de mejora escolar. El personal de la escuela se distribuye las responsabilidades de las comisiones de trabajo. Los profesores y padres de familia se coordinan para la planeación de actividades de la escuela. Se planean las actividades de la escuela tomando en cuenta el Plan de mejora escolar. Se cumplen las metas y compromisos definidos en el Plan de mejora escolar. Ejecuta procesos de autoevaluación 104
  • 105. La autoevaluación escolar representa el mecanismo por el cual la escuela reconoce,reflexivamente, las condiciones en las que se encuentra con relación a la misión que lecorresponde como parte del sistema educativo. También la autoevaluación tiene la finalidadde cotejarse con relación a los estándares. Ésta es una de las más importantes iniciativasque el director incluye en su plan de actividades desde el principio del ciclo escolar. Esteproceso es, de suyo, importante, en vista de que permite a todos los actores de lacomunidad escolar observar con transparencia los resultados y los avances de la escuela,relacionado con el desarrollo de actividades orientadas al aprendizaje de los alumnos.Al mismo tiempo ofrece los elementos palpables y verificables que permiten mejorar laretroalimentación en los ámbitos que se detecten con esa necesidad. Algunos de losindicadores más importantes para reconocer cómo es que la escuela lleva a cabo suproceso de autoevaluación, son los que a continuación se enumeran:Posibles conceptos operativosEl director de la escuela ejecuta procesos de autoevaluación si: La escuela cuenta con un sistema abierto y público de información que registra los progresos académicos de los alumnos. El director se reúne periódicamente con los profesores y padres de familia para analizar los indicadores de la escuela como asistencias (alumnos y profesores), deserciones de alumnos, niveles de aprovechamiento académicos de los alumnos, etcétera. El director analiza, junto con los profesores, las mejoras que ha tenido para el aprendizaje de los alumnos el hecho de que los éstos hayan asistido a cursos de preparación profesional. Se han reconocido las fortalezas y debilidades académicas de la escuela y se definen acciones para profundizar las fortalezas y disminuir las debilidades. Se producen conversaciones informadas y estructuradas entre los miembros de la comunidad escolar. La escuela ha elaborado mecanismos para dar seguimiento oportuno al desempeño de los alumnos. Rinde cuentas académicas a los padres y a la comunidadQue la escuela haya dispuesto de medios para que los padres conozcan los avances de loshijos es el primer paso para avanzar en el camino de la rendición de cuentas.Posteriormente, se habrán de implementar mecanismos para que los padres no solamentereciban información sobre el aprovechamiento de los hijos, sino que encuentren espacios enla escuela donde discutirlos y reflexionar sobre sus implicaciones en la preparaciónacadémica de los alumnos. Al rendir cuentas de este tipo, los integrantes de la escuelabuscan obtener satisfacción sobre su propio desempeño, al ver que los alumnos alcanzanniveles altos de aprendizaje y que, con esto, la comunidad escolar reconozca esta mismasatisfacción derivada de las acciones de los profesores, de la organización impulsada por eldirector y de las propias actividades de apoyo que dan los padres de familia orientadas alaprendizaje de los alumnos. 105
  • 106. De nueva cuenta, el director de la escuela es el primer promotor de otra actividad, en estecaso de la rendición de cuentas de la escuela. Él promueve e implementa los mecanismosadecuados para llevarla a cabo.Posibles conceptos operativosLos directores rinden cuentas académicas a los padres y a la comunidad si: La escuela dispone de medios para dar a conocer a los padres de familia los avances académicos de los alumnos. Los padres de familia participan activamente en el análisis de los resultados académicos de los alumnos. Los padres de familia están satisfechos con la información que les da la escuela sobre las actividades académicas. La supervisión escolar es convocada para las reuniones de maestros cuando se presentan los resultados de los alumnos. En la escuela se reconocen responsabilidades en los resultados académicos de los alumnos.Participación en redes escolaresComo comunidades de aprendizaje las escuelas no se encuentran aisladas. No representanínsulas del sistema educativo ni de los acontecimientos relevantes que existen en otrosámbitos. Por el contrario, aprenden al estar insertas en un contexto de interacción constante.El director de la escuela, en este aspecto, se convierte en el actor central (junto a lainspección de la escuela), al tener la iniciativa de buscar la formación de redes escolares.Las escuelas, en general, tienen posibilidades de aprender de otras escuelas; quizásmediante una identificación de cómo hacen los mejores (benchmarking) se considerenexperiencias exitosas, o simplemente por pasar por problemas semejantes y contrastar lasmaneras de confrontarlos. Puede ser que, en intercambio de estas experiencias, surjanideas nuevas que abran mayores y mejores posibilidades de abordarlos para una adecuadasolución. Las redes escolares no son algo nuevo; por el contrario, existen antecedentesdesde mucho tiempo atrás. Sin embargo, el plus actual de las redes escolares reside en elavance de tecnologías, permitiendo que la intercomunicación se dé con gran rapidez. Deesta manera, cada escuela no puede considerarse aislada del resto, del sistema educativo ode los acontecimientos dados en otros contextos que afectan el desenvolvimiento interno dela escuela. Algunos elementos que componen las redes escolares podrían ser incorporadosen un esquema de estándares, con el objeto de conocer qué tanto las escuelas se haninvolucrado en este tipo de procesos de aprendizaje. Los supervisores y los asesorestécnico-pedagógicos pueden jugar un papel clave en la promoción de las redes de escuela,tanto al interior de sus zonas, como entre zonas escolares.Posibles conceptos operativosLa escuela participa en redes escolares si: Conoce los resultados educativos de otras escuelas (dentro o fuera de la misma zona escolar) con los cuáles compara los suyos a fin de mejorar. 106
  • 107. Ha buscado apoyo, acompañamiento o asesoría con otras escuelas (dentro o fuera de la zona escolar). Los profesores platican con los de otras escuelas (dentro o fuera de la zona escolar) para ver la forma en que han superado los obstáculos de enseñanza y aprendizaje. Solicita y obtiene recursos académicos de otra escuela, cuando no cuenta con ellos. Conoce las experiencias de las demás escuelas (dentro o fuera de la zona escolar) en torno a sus avances pedagógicos. Usa medios tecnológicos para estar informada de las actividades y resultados de otras escuelas. Usa medios tecnológicos para mejorar el conocimiento del mundo, la sociedad y las ciencias. Los directivos, profesores o personal han sido asesores o capacitadores del personal de otras escuelas. Lleva un trabajo académico colaborativo con las demás escuelas de la zona escolar.Estándares de desempeño colectivo del equipo docenteEl desempeño colectivo del equipo docente se diferencia del desempeño pedagógico deldocente, en que el primero se refiere al as prácticas que tienen los profesores comocolectivo en el nivel de escuela. En su caso, el segundo concepto se relaciona más con lasactividades que desarrolla el profesor en forma individual y directa con sus alumnos, con lafinalidad de promover su aprendizaje. Entre ambos conceptos no existe una línea divisoriaque los separe, y sí muchos espacios en donde convergen ambas esferas de la actividaddocente. El docente, en este caso, tiene múltiples fuentes de aprendizaje. Parte delaprendizaje del profesor sobre el desempeño de su actividad pedagógica proviene de unámbito externo a su práctica cotidiana en el salón de clases y de la escuela misma. Otraparte de este aprendizaje se da por pertenecer a la escuela e interactuar con otrosintegrantes de ésta (además del aprendizaje adquirido por iniciativa propia) y otra,finalmente, se da por su experiencia constante con los alumnos.Los estándares que competen a esta área son aquellos que se ligan a lo que la escuelapuede hacer desde su ámbito para mejorar la práctica docente, tomando en cuenta eldesarrollo profesional del profesor. Por eso se denomina a esta parte “desempeño colectivodel equipo docente”, enfatizando el término “colectivo” para insistir en el aprendizajeobtenido por su integración al equipo docente de la escuela.Por lo menos dos grupos de estándares integrarían esta área: uno relacionado con laformación profesional impulsada desde la escuela y el otro con las actividades colectivas deplaneación pedagógica compartida.Perfeccionamiento profesional desde la escuelaLa capacitación y actualización de los maestros, después de su preparación profesionalinicial se ofrece, principalmente, desde el sistema educativo. Tiene la finalidad de actualizarpermanentemente a los maestros para apoyarlos en su desempeño pedagógico. Sinembargo, una vez que los maestros están en la escuela, esta capacitación tiene un impactodeterminado en gran parte por la institución escolar. Es posible que la escuela valore laformación recibida por el maestro, o bien, la ignore o no la aprecie lo suficiente como para 107
  • 108. que tenga beneficios importantes para el aprendizaje de los alumnos. El maestro, en formaindividual, como es el caso de la escuela, puede hacer lo mismo: valorar, ignorar o noapreciar esta formación. Puede ser también que cada maestro reciba un tipo de formaciónque no comparte con el equipo docente de la escuela. Tampoco la escuela ha implementadomedios para que existan procesos de formación entre maestros (pares), lo cual sehadocumentado con escuelas que llevan a la práctica este esquema con bastante éxito.Algunos maestros asimilan en muy alto grado la formación que les brinda el sistemaeducativo y llevan a la práctica con sus alumnos estos aprendizajes, pero existen muchoscasos en que, maestros de este tipo, se guardan para sí estos conocimientos y habilidadesadquiridas.Por lo que una escuela abierta que deposita en el equipo docente una parte esencial de laapuesta por el aprendizaje de los alumnos, propicia la formación entre pares y disminuye loscelos profesionales que impiden compartir innovaciones en la enseñanza. Se conoce que,en algunas escuelas, un maestro se distingue de los demás llevando un peso extra que secarga en el proceso pedagógico que su tarea le impone. Cuando este tipo de maestroscambia de centro de trabajo, la escuela que queda atrás decae y, aquélla a la que llega,mejora. Esto es indicio de que ninguna de las dos escuelas ha creado una plataforma que lepermita tener una planta docente de alto nivel generada a partir de una formacióncompartida, en la que el aprendizaje es tarea de todos.Posibles conceptos operativosSe ejecutan acciones de perfeccionamiento docente desde la escuela si: El director participa en la capacitación y/o actualización de sus maestros. Los profesores buscan y están motivados para llevar cursos para su capacitación y actualización profesional relevantes para el contexto de su escuela. Los profesores conversan sobre los desempeños de los demás, apoyan en la definición de estrategias de mejora de los desempeños docentes y se retroalimentan de manera profesional Se evalúan los resultados del perfeccionamiento de los profesores, considerando los resultados de los desempeños de los alumnos. Las acciones de perfeccionamiento docente ofrecidas por el sistema educativo se analizan y valoran en reuniones con todos los profesores.Planeación pedagógica compartidaLa planeación pedagógica representa una de las tareas más importantes del profesor,mediante la cual expresa los objetivos de aprendizaje, junto con las estrategias y losrecursos para alcanzarlos. Esto pareciera ser una actividad individual, muy personal. En unaescuela abierta, los profesores revisan constantemente, ante sus compañeros, los planespara sus clases. Es una puesta en común, que indica la disponibilidad del maestro paraintercambiar observaciones y comentarios sobre su perspectiva didáctica y sus criterios deselección de contenidos. De todo esto existen, como resultados, conversaciones quealimentan a la totalidad de los maestros que participan, quienes se sienten más estimuladoshacia su propio trabajo. Es en un ambiente como el descrito donde los maestros reciben y 108
  • 109. ofrecen retroalimentaciones sobre sus propias prácticas, descubriendo sus aciertos oposibles fallas que, ante los demás, podrán verse como parte del desempeño de cualquiermaestro. De igual forma, se dan a conocer innovaciones que un profesor en lo individualpueda compartir, como por ejemplo, algunas modalidades diferentes de planear o bien elempleo original de recursos didácticos, o bien la forma en que cada profesor revisa y evalúasu propia planeación.Por otro lado, se darán cuenta de la forma en que la planeación de cada quien estáatendiendo a todos los alumnos y los mecanismos que se emplean para lograrlo. Si laplaneación toma en cuenta a los alumnos que tienen algún tipo de desventaja en elaprendizaje, o si se considera el nivel socioeconómico de algunos de ellos, o bien si laplaneación realizada en el papel tiene las variantes necesarias para atender a los alumnos,según el ritmo de aprendizaje de cada uno de ellos.Posibles conceptos operativosLa planeación pedagógica es compartida si los profesores: Conversan entre sí para intercambiar experiencias sobre su planificación de clases. Comparten entre sí modalidades diferentes de su planeación didáctica para atender diferentes tipos de alumnos. Dan a conocer a sus compañeros la utilidad que han logrado obtener de algunos recursos didácticos. Acuerdan entre ellos el tipo de registro que se lleva de los alumnos con características especiales. Evalúan mutuamente su planeación didáctica. Analizan en común los resultados de los alumnos y los cambios que implica tener que hacer en su práctica pedagógica. Diseñan en común sus estrategias para atender eficazmente a los alumnos en rezago académico.Estándares de gestión del aprendizajeLos estándares en este ámbito se relacionan directamente a la tarea más importante de laescuela: el logro de un aprendizaje significativo para los alumnos. La escuela es unainstitución que se orienta, en su totalidad, a que los alumnos participen activamente a crearsu propio aprendizaje junto con los profesores y toda la comunidad escolar, teniendo comosoporte a la escuela, a manera de plataforma para lograrlo. En este sentido, el aprendizajese considera como un compromiso de todos, incluyendo a los alumnos, también en sutotalidad. Es una de las tareas más importantes de la comunidad escolar trabajararduamente en la convicción de que el aprendizaje es el asunto central de la escuela y quecada una de las actividades que se propongan y se desarrollen en ésta –debe asegurarse–tiene algún tipo de conexión con su logro. En este aspecto, todos los integrantes de lacomunidad escolar se comprometen. El aprendizaje de los alumnos, visto de este modo,tiene relación con el conocimiento y con las habilidades adquiridas. El profesor es la guíapara que los alumnos puedan construirlo y generarlo para sí mismos. La escuela es el apoyosustancial que proporciona los elementos necesarios para que eso ocurra plenamente. 109
  • 110. Prioridad, ante todo, del aprendizaje de los alumnosPara la escuela, el aprendizaje es el motivo central de su origen, pues se considera que, conello, los alumnos tendrán un mejor desarrollo y operarán con más éxito dentro de lasociedad, desarrollándose como individuos capaces de aprender a lo largo de la vida y decontribuir, con este aprendizaje constante, a una convivencia social más equitativa paratodos.Posibles conceptos operativos La prioridad de la escuela es el aprendizaje si: En el plan de mejora escolar las metas y objetivos centrales se relacionan con el incremento en los niveles de aprendizajede los alumnos. En la valoración del nivel de desempeño de los maestros se consideran los resultados de aprendizaje de los alumnos. En las reuniones que convoca el director con sus maestros, el aprendizaje de los alumnos es el tema central. En las reuniones que convoca el director con los padres de familia, el aprendizaje de los alumnos es el tema central. Se toman decisiones y acciones para mejorar las condiciones de aprendizaje de los alumnos. Se analizan los resultados de evaluaciones externas asignando prioridad a las necesidades de aprendizaje de los alumnos. Se realizan esfuerzos metodológicos para desarrollar evaluaciones de desempeño auténtico en los alumnos, trascendiendo exámenes estandarizados o de opción múltiple.Compromiso del alumno sobre su propio aprendizajeLa escuela motiva a los alumnos a formar su propia ruta de aprendizaje, los maestrosmuestran las posibilidades y las metas.La escuela dispone de medios para que los maestros desarrollen actividades que propicienel compromiso de los alumnos hacia su propio aprendizaje, desarrollando habilidades dedisciplina y autocontrol.Posibles conceptos operativos La escuela fomenta entre sus alumnos compromiso sobre su propio aprendizaje si: Los alumnos están informados sobre los objetivos de su aprendizaje. Los alumnos diseñan parcial y gradualmente las estrategias y la ruta hacia el aprendizaje propio, que han de conseguir. El alumno sabe de sus limitaciones en el aprendizaje y pide apoyo cuando lo necesita. Los maestros están disponibles para atender a los alumnos cuando piden su apoyo en alguna tarea o trabajo de aprendizaje. Los alumnos tienen altas expectativas en su aprendizaje. 110
  • 111. Los alumnos consideran valiosa para su vida presente y futura su propio aprendizaje.Atención a todos los alumnos y equidad en las oportunidades de aprendizajeLos alumnos que integran la escuela acuden para aprender, sean o no conscientes de ello;sin embargo, la escuela trata de que los todos los alumnos se den cuenta de que éste es elmotivo central de su ingreso y permanencia. La escuela no distingue en su oferta entre susalumnos, ni por cuestiones de género, cultura o lenguaje, raza, nivel socio-económico de lafamilia, lugar de residencia, forma de vestir, ni por preferencias personales.Posibles conceptos operativosEn la escuela, los maestros atienden a todos los alumnos de acuerdo con sus necesidadesde aprendizaje si: La escuela fomenta entre sus alumnos compromiso sobre su propio aprendizaje si: Los alumnos están informados sobre los objetivos de su aprendizaje. Los alumnos diseñan parcial y gradualmente las estrategias y la ruta hacia el aprendizaje propio, que han de conseguir. El alumno sabe de sus limitaciones en el aprendizaje y pide apoyo cuando lo necesita. Los maestros están disponibles para atender a los alumnos cuando piden su apoyo en alguna tarea o trabajo de aprendizaje. Los alumnos tienen altas expectativas en su aprendizaje. Los alumnos consideran valiosa para su vida presente y futura su propio aprendizaje.Atención a todos los alumnos y equidad en las oportunidades de aprendizajeLos alumnos que integran la escuela acuden para aprender, sean o no conscientes de ello;sin embargo, la escuela trata de que los todos los alumnos se den cuenta de que éste es elmotivo central de su ingreso y permanencia. La escuela no distingue en su oferta entre susalumnos, ni por cuestiones de género, cultura o lenguaje, raza, nivel socio-económico de lafamilia, lugar de residencia, forma de vestir, ni por preferencias personales.Posibles conceptos operativosEn la escuela, los maestros atienden a todos los alumnos de acuerdo con sus necesidadesde aprendizaje si: Se propician intercambios de experiencias de maestros que tienen éxito en su enseñanza. Se da seguimiento a las actividades y resultados del Plan de mejora escolar.El Consejo Escolar de Participación SocialDiferente del CTE, el Consejo Escolar de Participación Social (CEPS) se compone derepresentantes de los diversos grupos de la comunidad escolar. Se integra porrepresentantes de alumnos, de maestros, de padres de familia, gente, en general, de lacomunidad y del director. Sus propósitos también varían con relación al CTE, los cuales se 111
  • 112. orientan más al apoyo y desarrollo de actividades de gestión de recursos. En algunasescuelas es quizás la tarea más importante que se realiza a partir de aquí. Sin embargo, elCEPS se constituye como un órgano de apoyo directo en el ámbito académico, que aún noha sido explotado en gran parte de las escuelas. La Ley General de Educación de 1993, ensu artículo 69, faculta a los padres de familia, empleando este órgano, a que opinen sobreasuntos pedagógicos que tienen que ver directamente con el aprendizaje de sus hijos en laescuela.Posibles conceptos operativosEl Consejo Escolar de Participación Social cumple su función si: Se reúne periódicamente para tomar decisiones informadas sobre el aprendizaje de los alumnos. Se discuten los avances académicos de la escuela. Sus decisiones y actividades tienen relación con la mejora de los procesos de enseñanza y aprendizaje. La gestión de recursos se relacionan con la mejora del ambiente de aprendizaje en la escuela. Participa vigorosamente en el proceso de autoevaluación de la escuela.Estándares de participación socialIndependientemente de las funciones del CEPS en la escuela, la participación de los padresde familia se da en otros ámbitos posibles, tanto en la escuela, como en su hogar; tales son,por ejemplo, el de la incorporación a las actividades académicas y brindando un apoyodirecto al aprendizaje de sus hijos.Incorporación académica de los padres de familia a la escuelaLa escuela incorpora a los padres de familia en diversas actividades que tienen conexióncon el aprendizaje. Desde la escuela se convoca a los padres de familia para que acudan alplantel con múltiples motivos, como el de participar en las clases que se imparten a los hijos,en actividades creativas junto a sus hijos dentro de la escuela, en talleres donde se les danelementos para apoyar de mejor manera el aprendizaje, etc. Este tipo de actividades no selleva a cabo a través del CEPS, sino que son actividades que intencionalmente planea laescuela con el objeto de obtener mayor apoyo de los padres de familia en el aspectoacadémico.Posibles conceptos operativosLos padres de familia participan activamente en la escuela si: Existe un alto grado de incorporación de padres de familia en las discusiones colectivas. Las percepciones y opiniones de los padres de familia se analizan y se toman en cuenta por directivos y maestros. 112
  • 113. La planeación de las actividades de la escuela se realiza de manera colectiva incorporando las opiniones de los padres defamilia. Los padres de familia están satisfechos con el acceso a la información de las actividades de la escuela. Los padres de familia participan activamente en las actividades relacionadas con el Plan de mejora escolar. La escuela lleva a cabo procesos de capacitación, como los talleres “Escuela para Padres”, para facultarlos en la participación en la escuela.Apoyo directo de los padres de familia al aprendizaje de los alumnosCuando los padres de familia se incorporan de esta forma a la escuela, tienen másposibilidades de brindar el apoyo que requieren sus hijos. El aprendizaje es más significativoy eficaz cuando el maestro encuentra en el hogar de sus alumnos, padres de familiacapaces de continuar, en parte, con la tarea de enseñar.Posibles Conceptos OperativosLos padres de familia apoyan el aprendizaje de sus hijos si: Apoyan a sus hijos en las tareas escolares. Acuden a la escuela para conocer el aprovechamiento de sus hijos. La escuela convoca a los padres de familia cuyos hijos están teniendo bajos logros académicos. La escuela ofrece cursos y/o talleres a los padres de familia que les hacen saber cómo apoyar mejor a sus hijos en los estudios. Se estimula a los padres a apoyar actividades de los maestros en sus clases. Se recupera en la escuela la cultura de los padres y de la comunidad.Estándares peculiares de cada escuelaSi bien la investigación educativa ha logrado configurar como certezas las prácticasanteriormente consideradas, y las escuelas se enmarcan en un sistema escolar regido porlas mismas leyes y normas, es necesario reconocer la singularidad de cada escuela. Por ellose sugiere que el personal de la zona escolar, los directivos, docentes y padres de familia nosólo seleccionen los referentes más relevantes para el momento y contexto que vive suescuela, sino que construya estándares especialmente importantes y que no esténformulados en la lista anterior. En general, sería deseable que entre 10% y 20% de losreferentes de la escuela responda a las expectativas, principios y filosofía educativa de cadacomunidad escolar.Criterios para definir los niveles de desempeño de la escuelaLos estándares de gestión de las escuelas tienen como parámetros o referentes dedesempeño en la escala de la organización del Centro Escolar. La formulación de losestándares debe incluir un mecanismo de valoración que sirva a las comunidades escolaresa determinar si muestran, o no, mejoras. A este mecanismo de valoración lo hemosdenominado “niveles de implementación”. 113
  • 114. Se les puede considerar para definir si la gestión de la escuela muestra mejoras en las cincodimensiones críticas de los estándares de gestión de escuela:1. Dirección Escolar2. Desempeño Colectivo del Equipo Docente3. Gestión del Aprendizaje4. Órganos Oficiales de Apoyo a la Escuela5. Participación SocialCada estándar puede mostrar mejoras en el desempeño de las escuelas en cuatro niveles(más uno de desconocimiento). En el cuarto nivel, el más avanzado, se reconocería el plenocumplimiento de la escuela con el estándar de gestión. En el resto de los niveles (3, 2, 1), seestarían representando cumplimientos parciales del estándar específico. El nivelrepresentado con el número 3, significaría que se ha logrado una implementaciónimportante, pero que aún no ha sido suficiente. El nivel 2 se refiere a una implementaciónincipiente, con algunos indicios valiosos, pero con un trecho grande para llegar a resultadosóptimos.Finalmente, el nivel 1 se caracteriza por una implementación muy baja o nula. Existe ungrado (0) que, desde la perspectiva de algunos, puede significar desconocimiento de talesreferentes, si la comunidad escolar lo ha decidido así.Recomendamos que, cualquiera que sea el instrumento y procedimiento que decida usar lacomunidad escolar para evaluar el nivel de cumplimiento de los estándares, se usen lassiguientes escalas de cumplimiento para resumir el estado de la escuela en laimplementación de los estándares de gestión. Además, deben tomarse en cuenta elconcepto implicado en cada referente y su nivel de implementación en la escuela, pararesponder el instrumento diseñado para los actores de la comunidad escolar. SEP. Dirección General de Desarrollo Curricular. Estándares para la Educación Básica. (Información en disco compacto). 114
  • 115. DESARROLLO PROFESIONAL PARA UNA EDUCACIÓN INCLUSIVA UNESCOASPECTOS CLAVESEl desarrollo profesional debe verse como parte de un enfoque de cambio sistémico. Laformación centrada en el desarrollo de la escuela puede ser particularmente potente durantelas primeras etapas para avanzar hacia una educación más inclusiva.Cuando los recursos son escasos, los modelos de cascada permiten diseminar elperfeccionamiento a través de todo el sistema educativo.Cuando hay problemas logísticos que obstaculizan la formación de los maestros, elaprendizaje a distancia puede jugar un papel importante.Hay un punto en el que será necesario revisar las estructuras de la formación de maestros.En particular, será necesario implementar una jerarquía de oportunidades de formación, demanera que todos los maestros sepan algo acerca de las barreras al aprendizaje y, algunosde ellos tengan la oportunidad de desarrollar un conocimiento más especializado.Será necesario crear oportunidades de formación para educadores especiales paraayudarles a reorientar su rol hacia entornos inclusivos.Los formadores de docentes también pueden necesitar oportunidades para reorientar su rol.Especialmente donde la educación común y la especial han estado tradicionalmenteseparadas. Los esfuerzos de formación de los docentes deben ser planificados ysistemáticos y mantenerse en el tiempo.FUNDAMENTACIÓNEste tema trata sobre la manera en que se puede organizar el desarrollo profesional de losdocentes con el fin de apoyar un sistema educativo inclusivo. El desarrollo profesionalincluye tanto la formación inicial como el desarrollo continuo que tiene lugar durante lacarrera del docente. Este ocurre a través de modalidades formales de formación – que talvez conducen a diplomas u otras formas de certificación de universidades e institucionesformadoras de maestros – y de otras actividades menos formales que ocurren de formaocasional.Para todos los países, los docentes constituyen el recurso más caro – y más poderoso – quese puede desplegar en un sistema educativo. El desarrollo de un contingente de maestroses, por tanto, crucial, particularmente, en países donde otros tipos de recursos sonrelativamente escasos. En tanto los sistemas avanzan hacia la inclusión, el desarrolloprofesional se hace particularmente importante, dados los grandes y nuevos desafíos quehan de enfrentar tanto los maestros de las escuelas comunes – que deben responder a unamayor diversidad de necesidades estudiantiles – como los educadores especiales – que venque el contexto y foco de su trabajo cambia sobremanera. Los aspectos claves del desarrolloprofesional parecen ser los siguientes: 115
  • 116. • En enfoques inclusivos, los educadores especiales pasan más tiempo trabajando y apoyando a los maestros en escuelas comunes. Ellos tienen que desarrollar, entre otros aspectos, un nuevo rango de habilidades en asesoramiento, currículum común y prácticas de aula inclusivas. • Si los docentes deben formarse en enfoques inclusivos, sus programas de formación deben, por ende, organizarse con un enfoque inclusivo. La rígida separación entre la educación común y los programas de atención a las necesidades educativas especiales debe ser reemplazada por programas más integrados, o con modalidades más flexibles que lleven a la titulación. • A fin de capacitar a los docentes en enfoques inclusivos, los formadores de maestros deben dominar la práctica inclusiva. Ellos han de tener un mayor conocimiento de la educación común y, en particular, del tipo de prácticas que son apropiadas para las aulas inclusivas. • Los enfoques inclusivos se basan en n conjunto de actitudes y valores, así como de conocimientos y habilidades pedagógicas. Tanto la formación inicial como en servicio deben, por tanto, ofrecer oportunidades de reflexión y debate sobre estas materias.EJEMPLOS DE ESTRATEGIAS1 Un enfoque sistémicoCada país se encuentra en una situación muy distinta en términos de su oferta actual dedesarrollo profesional. Algunos países cuentan con programas extensivos con grandisponibilidad de recursos que simplemente deben reorientarse hacia fines inclusivos; enotros países, la formación es dispersa, los maestros de educación regular, en particular, sonformados con estándares relativamente bajos y deben estructurar programas en el contextode una disponibilidad limitada de recursos. Sin embargo, a pesar de estas diferencias, hayuna serie de enfoques que parecieran ser comunes a prácticamente todos los países, amedida que avanzan hacia una mayor inclusión:Parece importante no depender mucho de eventos de perfeccionamiento de corta duracióncomo único motor del cambio. Los países han descubierto que los cambios en el desarrolloprofesional han de ser sostenidos en el tiempo y acompañarse de cambios en otrosaspectos del sistema – por ejemplo, financiamiento o procedimientos de evaluación – demanera que los maestros recién formados estén habilitados para trabajar e la aplicación denuevas prácticas. Por esta razón, todas las propuestas planteadas en este Temario Abiertopueden entenderse como complementos esenciales para el impacto del desarrolloprofesional.En algunos países, la formación es parte de un programa general de cambio que progresade área en área:En India, El Programa Distrital de Educación Primaria (PDEP) ha estimulado a los distritos aque empleen los recursos existentes para promover la educación inclusiva. Entre ellos seincluye extensivos programas de formación en servicio para maestros. Por ejemplo, todoslos maestros del PDEP son sensibilizados en la problemática de la discapacidad. Losesquemas para aumentar las competencias básicas de todos los estudiantes se hanimplementado en colaboración con el sector de las ONG. Entre ellas están la evaluación 116
  • 117. continua más que un examen al final del año, materiales innovadores específicos a lasdistintas culturas y contextos, tanto para la enseñanza como para el aprendizaje, textosfáciles de seguir y un enfoque en habilidades.Un problema que se ha destacado en este enfoque de formación en servicio es el de la“sobrecarga”. Dada la alta frecuencia de los talleres de capacitación, los maestros semuestran cautelosos y ni las tasas de retención ni la efectividad de los talleres han sidoevaluadas formalmente. A pesar de esto, el programa tiene un impacto marcado en lasescuelas y las aulas y en la mayoría de los pueblos se reporta a lo menos un mejoramientode un 80% en las competencias de lectura y escritura. Comenzar acciones de este tipo encontextos donde la experiencia es escasa puede constituir una oportunidad para desarrollarcambios de mayor alcance.El siguiente ejemplo ilustra un enfoque sistémico en acción:El Proyecto de Educación Integrada de Laos se instaló en 1995 a fin de remover la inclusiónde alumnos y alumnas con discapacidad de áreas aisladas y de familias muy pobres en unsistema educativo que cuenta con recursos muy limitados. También se anticipaba que sereducirían las masivas tasas de fracaso, repetición y deserción escolar si se producía unmejoramiento de la calidad de la educación básica.Las técnicas tradicionales de formación docente en servicio no eran apropiadas por nocontar en todo el sistema educativo con una experiencia y conocimiento especializadoapropiados para enfrentar la problemática.Se implementó, por tanto, una estructura con tres líneas de acción:En términos organizativos: • un Equipo Nacional de Implementación en expansión compuesto por miembros del Ministerio de Educación y del Centro Nacional de Rehabilitación, por directores de escuelas con experiencia y miembros del equipo nacional provincial, para llevar a cabo la formación, apoyo y evaluación • equipos provinciales similares en constante crecimiento, según avanza el proyecto una red de escuelas asociadas, con al menos dos escuelas participantes en cada distrito, e instrucciones claras en cuanto a los procedimientos a seguir.En términos de apoyo: • Monitoreo y visitas de apoyo de los equipos nacional y provinciales • Un boletín para que las escuelas y los maestros compartan experiencias una reunión anual de revisión para compartir experiencias • Reuniones provinciales de revisión en las que, según avanza el proyecto, participan más maestros 117
  • 118. • Reuniones del claustro en cada escuela en las que se comparte información y experiencias, y • Sistemas para solicitar ayuda de los equipos de ImplementaciónEn términos de formación: • Talleres de corta duración para directores de escuela y administradores de los distritos para que lideren el proceso • Talleres de cinco días para maestros (partiendo desde el nivel de preescolar y los cursos 1 y 2) sobre educación inclusiva, factores que impactan en el aprendizaje, métodos de enseñanza, organización del aula, observación y planificación, registro de progreso, trabajo con las familias y gestión del programa.Aunque la intensidad de las acciones de formación puede ser relativamente limitada, ambosejemplos son parte de un programa de cambio y apoyo permanente más amplio. Estosignifica que el impacto de la formación se refuerza con otros cambios en el sistemaeducativo y son mantenidos en el tiempo, aumentando la posibilidad que, en el largo plazo,se incorporen permanentemente a la práctica.Desarrollo basado en la escuelaEn las primeras etapas para avanzar hacia enfoques inclusivos, la necesidad más urgentede desarrollo docente se da en las escuelas comunes. Muchos programas de formaciónexitosos se han basado en la provisión de apoyos externos a las escuelas y, al mismotiempo, en capacitar a los maestros de esas escuelas para que se apoyen mutuamente.Desde 1996 ha habido en Santiago de Chile una buena cantidad de trabajo en red y dedesarrollo compartido entre las escuelas. La RIE (Red de Integración Educativa) estáconformada por escuelas públicas y privadas que comparten la experiencia de tener niños yniñas con necesidades educativas especiales en sus aulas. Representantes de estasescuelas se reúnen cada mes, aproximadamente, con el propósito de intercambiarinformación y experiencias, así como para desarrollar proyectos en colaboración. En el cursode las reuniones identifican problemáticas en común y establecen grupos para analizarlas ydiscutirlas, e invitan, cuando es necesario, a un experto en la materia para apoyar su trabajo.Ellos asumen, conjuntamente, actividades que se relacionan con la práctica cotidiana, comopor ejemplo el desarrollo de instrumentos de observación para analizar aquellos factores delaula que facilitan u obstaculizan el aprendizaje en los alumnos.En algunos lugares, se ha ofrecido a los maestros una metodología específica paradesarrollar su trabajo colaborativo:En Cataluña, España, se ha implementado con un pequeño número de escuelas un proyectoconjunto de tres años entre el Departamento de Educación del gobierno de la Generalitat de 118
  • 119. Catalunya y la UNESCO, con el fin de desarrollar iniciativas en la dirección de enfoques másinclusivos.El punto de partida del proyecto fue el conjunto de materiales de formación dela UNESCO, Las Necesidades Especiales en el Aula, que estimula a los docentes aobservar (a veces empleando el vídeo) y analizar sus propias prácticas. Para ello, sereorganizaron los horarios de las escuelas para que los docentes tuvieran tiempo paradiscutir juntos su trabajo. En la medida que se desarrolló el proyecto, la discusión se centromás en cuestiones pedagógicas y adquirió grados de independencia, cada vez mayores, delmaterial de la UNESCO.En la medida que los docentes se sentían más seguros y aumentó la interacción entre ellos,se generó un mejor clima de trabajo al interior de las escuelas y los maestros se sintieronmás seguros para tomar decisiones. Emergieron gradualmente nuevas formas decooperación entre los docentes, tales como el trabajo en equipo de dos o tres de ellos en elmismo nivel educativo. Es significativo que esos hábitos se hicieron más permanentesdurante el segundo año. También se hizo aparente, la necesidad de estimular mayorinteracción entre los docentes de aula y especialistas que trabajan en el mismo nivel.En particular, se introdujo más trabajo grupal, lo que indujo a los maestros a considerarnuevas formas de organizar sus aulas. Adicionalmente, los maestros se dieron cuenta de lanecesidad de mejorar la comunicación en la clase, y la relación entre los estudiantes, asícomo entre los estudiantes y los maestros. Ahora existe la necesidad de enfrentar algunasde las ideas teóricas acerca de la inclusión. Sin embargo, esto no es algo impuesto a losmaestros por los formadores, sino que es algo que ha surgido al tener un foco claro en lasprácticas del aula.Un enfoque similar se ha empleado en Brasil, donde éste ha ayudado a resolver la falta deformadores expertos en el tema de la inclusión:El proyecto escolar “Nueva Cara”, en Sao Paulo, surgió ante la necesidad de revertir lasaltas tasas de deserción y fracaso escolar en Brasil. Este incluye un programa de formacióndirigido a promover el desarrollo profesional de los maestros de primer grado a fin deimplementar un nuevo modelo de gestión escolar en el que todos los alumnos tengan éxito.La formación se centra en la escuela y se relaciona la teoría y la práctica mediante unaestrategia llamada “acción-reflexión-acción”.Hay cuatro fases en el proceso de formación: • La identificación de las necesidades y problemas que experimentan todos los maestros de la escuela; • La formulación de preguntas a resolver en el proceso de formación; • La implementación de actividades de formación para todos los maestros de la escuela, construidas sobre la base de la reflexión y discusión sobre la realidad de la situación de la escuela; • Actividades de apoyo y evaluación en el lugar de trabajo, combinando la práctica profesional con un enfoque sistemático del conocimiento; los temas y problemática 119
  • 120. nuevos se identifican a partir de la propia experiencia de los maestros y es analizada en discusión colectiva.Las ventajas de enfoques como estos son las siguientes: • No dependen de la disponibilidad de formadores “expertos” (aunque puede requerir facilitación externa, por ejemplo, de equipos locales o de escuelas asociadas, de recursos como el conjunto de materiales de la UNESCO). • Se enfocan en las realidades y prácticas del aula inclusiva más que esperar que los maestros traduzcan el conocimiento teórico en términos que puedan ser aplicados en la práctica. • Se enfocan en los problemas pedagógicos que presenta la diversidad de los alumnos, más que en las características médicas o psicológicas de “tipos” particulares de estudiantes. Esto enfatiza las necesidades de aprendizaje que los alumnos tienen en común y valoriza las competencias que los maestros de educación común poseen, más que estimularlos a acatar el conocimiento de los “especialistas”. • Enfatizan la colaboración entre los maestros así como el desarrollo de equipos con base en la escuela y, por tanto, la construcción de un proceso de desarrollo en las escuelas que pueda transformarse en auto sustentable.3. Modelos en cascadaLos ejemplos citados más arriba son particularmente útiles en aquellos casos en quepequeños grupos de escuelas están comenzando a explorar cómo podrían ser másinclusivas. Sin embargo, cuando los países están buscando cambios más generalizados,estos enfoques no pueden llegar a todos los maestros involucrados. Una solución a esteproblema es optar por modelos en “cascada”, en los que se forma un número relativamentepequeño de profesionales, quienes luego diseminan sus competencias y conocimiento agrupos más extensivos, los que a su vez diseminan dichos conocimientos a otros:En 1994, representantes del sistema educativo de Paraguay participaron en un taller sub-regional impartido en el marco del MERCOSUR, en el que se formaron dos facilitadores porpaís, responsables de la educación especial y la formación docente en sus respectivosministerios de educación. Al año siguiente, se impartió otro taller en Paraguay para capacitar30 facilitadores a nivel nacional, la mayoría de los cuales eran maestros y supervisores de laeducación especial y regular. Estos facilitadores, a su vez, diseminaron el proyecto haciamaestros, supervisores y formadores de maestros de educación regular y especial. En 1997,el proyecto fue incorporado a la reforma del sistema de educación regular en su conjunto,habiéndose formado, a la fecha, unos 3.000 maestros.La ventaja de los modelos en cascada es la velocidad con que se puede formar unimportante número con una inversión relativamente baja en la formación de “expertos”durante la fase inicial. Sin embargo, estos modelos deben ser empleados con cautela. El“mensaje” de la formación puede alterarse o diluirse a medida que baja en la cascada, y losreceptores del mensaje en los niveles más bajos pueden motivarse menos con dichomensaje que aquellos que recibieron la formación inicialmente. Por otro lado, los modelos encascada tienden a ser más efectivos cuando se usan estrechamente vinculados a cambios 120
  • 121. generalizados del sistema (como en este ejemplo) o cambios a nivel de la gestión de uncentro escolar, que reconoce la necesidad de que el “mensaje” sea reinterpretado paraajustarse al contexto de cada institución.Formación a distanciaEn muchos países hay problemas logísticos serios para que los maestros accedan a laformación, debido a las grandes distancias existentes entre las escuelas ubicadas en lugaresremotos y los grandes centros de población. Un peligro en tales situaciones es que seofrezca formación regularmente sólo a los maestros de centros urbanos, mientras que suscolegas rurales reciben muy poca o nada. En algunos casos, este problema se haenfrentado mediante la creación de sistemas de educación a distancia:El programa de formación “Un salto al Futuro”, en Brasil, ha hecho un uso extensivo de latecnología de las telecomunicaciones. Las actividades se realizan en centros de recepción(telesala) donde se emite un programa, a través de circuito cerrado de televisión, y despuéslos docentes trabajan los contenidos abordados en dicho programa con un material impresoy con el apoyo de un facilitador. Complementariamente, se organizan tele-conferencias enlas que los maestros participan en una conferencia emitida por circuito cerrado, yseguidamente se llevan a cabo discusiones grupales con la ayuda de guías especialmenteelaboradas para ello. Ambos modelos son interactivos y permiten la comunicación por fax, e-mail, y teléfono.En México, se han creado en las escuelas y los centros de formación de maestros unas“salas de medios tecnológicos”, de manera que se puedan realizar actividades de formacióncon programas audiovisuales y computadores. Esto se considera una estrategia esencialpara formar a los maestros emplazados en áreas remotas.En Inglaterra, se han combinado las telecomunicaciones con la formación centrada en lasescuelas mediante el “SENCO - forum”, que es un listado de discusión vía e-mail para los“SENCO” (Coordinadores para las Necesidades Educativas Especiales) de las escuelascomunes. Mediante el listado, los “SENCO” pueden intercambiar información y experiencias,hacerse preguntas entre ellos, y contactarse con investigadores y formadores de maestros.Este está asociado a un sitio web que contiene información sobre cuestiones relacionadascon las necesidades especiales y con “links” de un amplio rango de otros sitios relevantes.Las distancias hacen que la formación en servicio sea difícil en Suecia. La mayoría de losmaestros que están matriculados en programas de formación sobre educación inclusiva enlas universidades eligen cursarlos en la modalidad a distancia. Ellos asisten a clasesexpositivas y seminarios entre 4 y 6 veces por año. El resto del tiempo trabajan juntos enredes locales y regionales y se comunican con sus tutores vía e-mail e Internet.Al igual que con el modelo de cascada, hay que tener cuidado que la educación a distanciano imparta un mensaje diluido. Tal como muestran estos ejemplos, podría ser necesariocombinar modelos a distancia con el apoyo directo, el trabajo colaborativo en equipos y/ocon oportunidades de interacción. 121
  • 122. Revisión de las estructuras de la formación de maestrosAunque las iniciativas de formación en pequeña escala son importantes durante las primerasfases del avance hacia la inclusión, es necesario establecer una estructura de largo plazopara la formación de los docentes. Esta ha de ser capaz de transformarse en una fuentepermanente de maestros capacitados para trabajar con estrategias inclusivas. Una barreraimportante en muchos países para establecer una estructura como esta es que la formaciónde los educadores especiales está organizada de manera diferente de la formación de losmaestros de educación común. El resultado es que los maestros de educación especial y losformadores de maestros se ven a sí mismos trabajando en un sistema muy diferente al desus contrapartes de la educación regular y les resulta muy difícil compartir su experiencia yconocimientos con ellos. Al mismo tiempo, los docentes de educación común tienden asentir que no tienen otra alternativa que derivar a los estudiantes con dificultades al sistemade educación especial.Con el fin de evitar este problema, algunos países encontraron muy útil identificar unajerarquía de oportunidades de formación basada fundamentalmente en la formación demaestros de la educación regular. Pareciera que hay tres niveles que deben construirse enun sistema como este: • Todos los docentes necesitan comprender las prácticas inclusivas en el aula, desarrollando dicha comprensión tanto mediante la formación inicial como a través de un proceso permanente de desarrollo profesional. • Muchos docentes (idealmente, a lo menos uno por escuela) necesitarán desarrollar un grado mayor de especialización acerca de las dificultades y discapacidades más comunes que experimentan los alumnos. Estos docentes no necesitan perfeccionarse solamente para mejorar sus propias prácticas, sino también para actuar como consejeros con sus colegas. • Unos pocos maestros necesitarán desarrollar un alto nivel de especialización.Sin embargo, parece ser muy útil que estos maestros no pasen por un proceso de formaciónseparado desde un principio, sino que adquieran más bien habilidades y experiencia comoeducador regular y sólo después se especialicen. Es más, dada la diversidad de dificultadesque enfrentarán, pareciera también importante que su especialización no se defina entérminos muy limitados sino que se construya sobre una amplia base de experiencias en losniveles previos de formación.La Dirección de Educación Especial del Ministerio de Educación de Brasil (1998) hapropuesto una reestructuración de todos los cursos de formación de maestros de todos losniveles educativos, a fin de hacerla consistente con las políticas de educación inclusiva.Ellos proponen que en la formación inicial de los docentes de educación pre-escolar,primaria y secundaria adquieran el “saber” y “el saber hacer” en relación con la diversidad ylas necesidades educativas especiales. Tanto los programas de la formación de maestroscomo los cursos de pedagogías y licenciaturas han de incluir la temática de las necesidades 122
  • 123. educativas especiales. Por ejemplo, la asignatura de Sociología de la Educación incorporaráproblemáticas tales como: la construcción social de los estigmas; pre concepción,estereotipo y segregación de las diferencias; la exclusión y la inclusión del individuo en losgrupos sociales; y determinantes culturales, económicos, políticos e ideológicos en larepresentación social de las diferencias.También proponen que la formación de maestros de apoyo y de especialistas deberealizarse después que el maestro haya completado su formación general, la cual debieraconstituir un proceso de desarrollo profesional continuo que conduzca a un grado demagíster o un doctorado.En este caso, se ha creído necesaria la intervención directa del gobierno en el sistema deformación. El problema no radica sólo en la separación de la formación de la educaciónespecial y la regular, sino en el alto grado de autonomía que disfrutan las institucionesformadoras. En los casos en que éstas estén reacias a mantener el ritmo de los cambios queocurren en el sistema educativo, una intervención directa podría ser inevitable.El primer nivel en la jerarquía de la formación se preocupa de asegurar que todos losdocentes tengan algún grado de comprensión acerca de los enfoques inclusivos. Estoimplica que estos enfoques deben ser parte de la formación inicial de los docentes y que laproblemática de la respuesta a la diversidad debe ser incorporada en los cursos de losdocentes de la educación regular. No obstante, está claro que el mero hecho de agregar aesos cursos “paquetes” de conocimiento específico (por ejemplo, acerca de los trastornosde la visión, de los tipos de discapacidad física o de enseñanza multilingüe y multicultural) noserá suficiente. Es necesario, por tanto, que desde el principio los maestros tengan laoportunidad de pensar cuáles son las implicaciones prácticas, tanto para la enseñanza comopara el aprendizaje, de atender la diversidad del alumnado en el aula común. Esto puedesignificar cambiar la forma en que se imparte la formación, de manera que se enfoque conclaridad hacia la realidad del aula:El Conjunto de Materiales de la UNESCO para la Formación de Profesores: LasNecesidades Especiales en el Aula, fue concebido para apoyar a los Estados Miembros aque adopten estrategias más inclusivas para responder a las necesidades especiales deaprendizaje de los niños y niñas en las escuelas comunes (como en el ejemplo de Cataluña)y para apoyar la educación regular.Los principales elementos de este Conjunto de Materiales son: • Materiales de estudio – éstos incluyen un amplio rango de lecturas, actividades de motivación y actividades de aula.- Una Guía para el monitor del curso con instrucciones detalladas de cómo organizar un curso y facilitar sesiones basadas en el material de estudio; y • Dos vídeos de demostración que documentan los enfoques recomendados para usar durante los cursos y que presentan ejemplos de prácticas inclusivas en escuelas. 123
  • 124. El Conjunto de Materiales introduce una nueva manera de pensar la educación especial yconcibe las discapacidades y las dificultades de aprendizaje desde el punto de vista de lainteracción entre el alumno y el entorno, desechando el “modelo médico” que sitúa el origende las dificultades en el alumno. El material promueve enfoques participativos tanto para elaprendizaje como para la enseñanza, estimulando a que los estudiantes y maestros trabajende forma colaborativa, e invita a las escuelas a que abran sus puertas a la participación de lacomunidad. Los materiales son de uso flexible y pueden ser modificados para ajustarse a loscontextos locales, ya sea en la formación inicial o en servicio, o para la formación con baseen la escuela.Independientemente de que se use o no se use el Conjunto de Materiales de la UNESCO,los maestros en formación también pueden aprender mucho acerca de la inclusión si pasanalgún tiempo trabajando en contextos inclusivos junto a maestros experimentados. Sustutores pueden ayudarlos a reflexionar sobre lo que han visto. Por supuesto que también esde gran ayuda que los tutores pasen un tiempo trabajando en entornos inclusivos, o que losmaestros experimentados vayan de vez en cuando a la universidad u otras institucionesformadoras para trabajar con los maestros en formación.Una última cuestión sobre la formación inicial es que podría ser necesario estimular a losmiembros de grupos marginados a que entren a la profesión docente y que progresen enella hasta los niveles más altos posibles. De esta manera, ellos pueden actuar comomodelos para los alumnos de grupos marginados, así como incorporar su conocimientopersonal y social particular para enriquecer al sistema educativo en su conjunto. Para queesto sea posible, podrían ser necesarias medidas de discriminación positiva en relación conla contratación y la formación de docentes. Esto es importante, por ejemplo, en el caso delos miembros de las minorías étnicas, de grupos desaventajados económicamente, depersonas con discapacidad o (dependiendo de los sentidos culturales de género) dehombres o mujeres. Al mismo tiempo, es importante revisar las barreras estructurales queexisten para la participación de estos grupos. Esto podría mostrar la necesidad de queaparezcan modelos apropiados para los alumnos, que se reduzcan las calificaciones deentrada que no sean esenciales, que se organicen sistemas preferenciales o de cupos derepresentatividad, entre otros aspectos.Nuevos roles para los educadores especialesEl segundo y tercer nivel de la jerarquía de formación tiene que ver con aquellos maestrosque continúan para ser especialistas en algún aspecto de la educación especial, laeducación multicultural o multilingüe, etcétera. Dado que estos especialistas estaránubicados en escuelas ordinarias o trabajarán muy cercanamente con ellas, es importanteque desarrollen las habilidades para trabajar colaborativamente con los educadoresregulares y hacer que su experiencia esté ampliamente disponible. Estos maestros no sólodeberán saber algo acerca de un amplio rango de barreras al aprendizaje, sino que tambiéndeberán tener competencias en asesoramiento, administración y gestión. También habránde tener conocimientos acerca de cómo trabajar con especialistas no docentes, los padres ylas diferentes instancias externas a la escuela. 124
  • 125. En Inglaterra, casi todos las escuelas cuentan con un “Coordinador de NecesidadesEducativas Especiales” (SENCO) cuya tarea consiste en asegurar que la escuela sea capazde satisfacer las necesidades de aprendizaje de estudiantes que presentan una ampliavariedad de dificultades.Generalmente, los “SENCO” se forman como profesores de educación común y trabajancomo tales cumpliendo al mismo tiempo con su rol de “SENCO”. Algunos toman cursos deeducación especial como parte de su formación inicial o en servicio y casi todos asisten aeventos de formación de corta duración organizados por las autoridades de educación anivel local.En algunas partes del país, la formación en servicio para los “SENCO” la imparten tutores dela educación superior, que trabajan en conjunto con 52 especialistas de las autoridadeslocales. Los tutores de la educación superior informan a los “SENCO” sobre el desarrolloactual de la educación inclusiva.El personal especializado incluye psicólogos educacionales, maestros especialistasitinerantes y asesores que trabajan con sus escuelas en cuestiones relacionadas con elmejoramiento de la escuela. Ellos son capaces de traspasar parte de su experiencia a los“SENCO”, desarrollar su capacidad para trabajar con instituciones externas y apoyarlos paraque relacionen su capacitación con la problemática que enfrentan en sus propias escuelas.En algunos cursos se solicita a los “SENCO” que implementen un proyecto de mejoramientoorientado a que sus escuelas respondan mejor a la diversidad de su alumnado. Como parte de una iniciativa para elevar la calidad y coherencia del perfeccionamiento paraestos maestros, recientemente se produjo un conjunto de “estándares” consensuados a nivelnacional. En ellos se establecen las competencias, el conocimiento y los atributos querequiere un “SENCO”. Estos se usan principalmente para estructurar la formación queimparten los tutores de instituciones de educación superior con las autoridades locales, perotambién pueden utilizarse para darle a los “SENCO” una base para que planifiquen su propiodesarrollo profesional, para informar a sus supervisores acerca de la evaluación de sutrabajo y para que sirvan de base para las descripciones de cargo y procedimientos decontratación.n este ejemplo, el “SENCO” ya está formado y posee experiencia de trabajo en la educaciónregular. En otros casos, es necesario reorientar a los educadores especiales de manera quesean capaces de trabajar efectivamente en las escuelas comunes. Una estrategia importantepara el logro de esto es la formación conjunto con sus colegas de la educación común. Lomismo es válido para otros profesionales, tales como los trabajadores sociales, lospsicólogos y los trabajadores de la salud. La formación en conjunto permite que losespecialistas aprendan acerca de la realidad de las escuelas y las aulas comunes. Tambiénofrece la oportunidad para que los maestros de la educación regular y los educadoresespeciales trabajen en colaboración, compartiendo su experiencia y sus recursos.Con el apoyo de la UNESCO; en Ghana las iniciativas acerca de la inclusión de alumnos connecesidades educativas especiales en la educación regular se han extendido por un período 125
  • 126. de tres años. Un equipo central a nivel nacional ha sido el responsable de un programa deformación y desarrollo a nivel regional, que involucra maestros especialistas itinerantes,maestros de la educación regular, directores de escuelas, formadores de maestros,administradores de distrito, coordinadores regionales y administradores de programas derehabilitación con base en la comunidad.En los talleres regionales se ofrecieron oportunidades para una reflexión permanente y larevisión de nuevos conocimientos en el contexto de la realidad de sus lugares de trabajo. Sepromovieron los enfoques de aprendizaje cooperativo y se exploró el uso de los recursosexistentes para resolver los problemas. La planificación y búsqueda de apoyo y colaboraciónen el trabajo fue un elemento integral del programa, a fin de asegurar la transferencia y lainstitucionalización del cambio. Los participantes planificaron e implementaron unainvestigación para perfeccionar y transferir sus habilidades a su contexto laboral. Unacaracterística importante del proceso, ha sido el alto nivel de cooperación entreprofesionales de los distintos departamentos trabajando en asociación con instanciasexternas.Formación de formadoresEl desarrollo de enfoques más inclusivos significa que los mismos formadores de maestrospodrían necesitar desarrollar nuevas competencias. Especialmente, si tradicionalmente, losformadores de docentes de educación regular y especial han trabajado de forma separada ysi ninguno de estos grupos tiene experiencia de primera mano en enfoques inclusivos. Unaforma de resolver este problema, es estimulando a los especialistas de la educación superiora que se involucren en los avances hacia la inclusión que ocurren a nivel de las escuelas. Enalgunos países, tanto los investigadores como os académicos trabajan con las escuelas ylos maestros regularmente. Al hacer esto, ellos asumen roles de facilitación con los maestrosy, de esa manera, ganan experiencia práctica en la implementación de una educacióninclusiva.Muchos investigadores académicos y formadores de maestros en los Estados Unidostrabajan regularmente con escuelas ordinarias y, a menudo, reciben fondos federales pararealizar este trabajo. Un patrón frecuente es que un académico diseñe una serie deestrategias inclusivas, sobre la base de investigaciones anteriores, y las transforme en unprograma que se prueba en las escuelas.Al trabajar cercanamente con las escuelas, los académicos pueden saber cómo funcionansus programas en la práctica y, con frecuencia les hacen grandes cambios comoconsecuencia de ello. Cuando la fase de desarrollo se ha completado, el programamodificado se pone a disposición de un rango más amplio de centros, tal vez de maneracomercial. La investigación continúa de manera que el programa pueda ser perfeccionado ysu efectividad evaluada en un amplio rango de contextos. De esta manera, el conocimientoacadémico sobre la educación inclusiva se desarrolla mano a mano con la práctica, y losacadémicos nunca están muy lejos de las escuelas y los maestros. 126
  • 127. En la India se pueden observar enfoques similares, aunque allí las relaciones entre losacadémicos y las escuelas se coordinan mediante iniciativas nacionales y locales, más quepor el emprendimiento de universidades e investigadores específicos:Con el fin de hacer que la formación de maestros responda a las necesidades de lasescuelas inclusivas, es esencial que opere una red de instituciones y agencias en losdistintos niveles. El Proyecto de Investigación Acción Multi-local (MARP) de la India involucraa los Institutos Distritales de Educación y Perfeccionamiento (IDEP), a institutosprofesionales, a departamentos de universidades, a escuelas, a ONG`s y a las autoridadeslocales de la reforma de la formación de maestros.De igual manera, Grupos de Recursos de Formación a nivel nacional, estatal, distrital y debloque forman redes con personas claves en institutos deformación, como los consejosnacional y regionales de investigación educativa y formación. Desde que estos grupos derecursos brindan apoyo a los maestros en contextos inclusivos hay una clara conexión entrelos investigadores, los formadores de maestros y la realidad de la vida del aula.Los IDEP son los institutos más importantes que trabajan a nivel de las bases. Ellos están encontacto con todos los maestros e imparten cursos de manera regular. Los 765 distritos de laIndia cuentan con estos institutos. Los esfuerzos por sensibilizar a los maestros formadoresde los IDEP sobre la inclusión comenzaron en Maharashtra por el Centro Nacional deRecursos para la Inclusión, que ha comenzado a trabajar en un contacto muy cercano conlos IDEP. La información sobre la inclusión para el estado de Marathi, se ha realizado en sulengua vernácula.Aquí es posible ver, nuevamente, el beneficio dual de estos enfoques. No sólo losinvestigadores y los formadores de maestros llegan a comprender de forma más completalas preocupaciones de quienes están cotidianamente en la práctica, sino que también losmaestros de aula obtienen acceso directo al conocimiento que pueden aportar especialistasy académicos.Estrategias de formación sistemáticaEn muchos países se hacen esfuerzos considerables para formar a los docentes y otrosprofesionales durante las etapas iniciales de avance hacia una educación inclusiva. En estafase del proceso, es obvia la necesidad de desarrollar nuevas habilidades en los maestros.Sin embargo, si los enfoques inclusivos han de sostenerse en el tiempo, es importante quetambién se mantengan los esfuerzos de formación. Hay varias formas para lograr esto: • Se puede exigir que tanto los maestros como las escuelas tengan planes de desarrollo que especifiquen sus necesidades de formación. Se puede hacer un seguimiento a estos planes para asegurarse que tengan una adecuada orientación inclusiva. • Los gobiernos nacionales y locales pueden estructurar los sueldos y las condiciones de los docentes de manera que haya incentivos para que los maestros se perfeccionen una vez que hayan ganado experiencia en las escuelas. También se 127
  • 128. puede asegurar que los buenos maestros que tengan experiencia con prácticas inclusivas se mantengan en el aula en vez de “promoverlos” a trabajos de “mayor estatus” de tipo directivo, en la administración local o en la educación superior. • Los gobiernos pueden usar sus sistemas de inspección de escuelas para asegurar que los centros tengan planes de formación apropiados y actúen como gestores de redes, identificando necesidades de perfeccionamiento y conectando a las escuelas y a los maestros con los que proveen formación.Todo esto implica que los ministerios de educación así como las autoridades locales tienenque desarrollar planes de formación de largo plazo. Estos deben apoyarse en la creación deredes de proveedores de capacitación tanto a nivel local como nacional, que se motiven paraapoyar el plan y/o se alineen con el plan mediante el control del financiamiento:La planificación del desarrollo profesional de la fuerza laboral docente en Inglaterra es, en laactualidad, responsabilidad de la Agencia de Formación de Maestros (AFM). Estaorganización identifica prioridades nacionales, establece estándares detallados deformación, financia a los proveedores de formación e inspecciona la calidad de los servicios.La mayor parte de la formación es impartida por los proveedores tradicionales de laeducación superior. Sin embargo, la AFM también puede financiar a proveedoresindependientes que cumplan con sus estándares y que puedan contribuir a sus planes.Además, el Ministerio de Educación Nacional, que trabaja en estrecha colaboración con laAFM, financia la formación de corto plazo a través de las autoridades locales. El Ministeriotambién cuenta con un plan de formación que incluye un conjunto de prioridades nacionalesque los proveedores locales deben cumplir.En la medida que el país avanza hacia una educación más inclusiva. La AFM puedeespecificar el conocimiento y competencias que deben enseñarse a todos los maestros ensu formación inicial, así como el conocimiento especializado que unos cuantos maestrosrequerirán como parte de desarrollo profesional permanente. Al mismo tiempo, el Ministeriopuede financiar programas anuales de formación a nivel local con el fin de apoyar lasiniciativas inclusivas.IMPLICACIONES Y PREGUNTASLos siguientes principios han surgido como producto de la reflexión sobre las experienciasen América Latina. En ellos se resumen muchas de las lecciones de los ejemplos citados alo largo del desarrollo de este tema y pueden conformar una base útil para una formacióncoherente en muchos países:Es esencial lo siguiente: • Diseñar planes de formación de largo plazo que consideren a todos los actores involucrados así como los diferentes modelos necesarios para satisfacer distintas necesidades. Dichos planes debieran incorporar un diseño de evaluación y permitir su seguimiento y mejoramiento permanentes. 128
  • 129. • Las acciones de formación deben dirigirse conjuntamente a maestros de la educación regular y a los especialistas, de manera que compartan el mismo enfoque y puedan trabajar conjuntamente. Esto no excluye la posibilidad de desarrollar algunas acciones dirigidas a grupos diferentes que cumplen distintos roles en el proceso. • Incluir la relación entre teoría y práctica y oportunidades de reflexión en todas las acciones de formación. Los seminarios y los talleres de formación deben incorporar una fase de trabajo en grupo guiado, una fase de aplicación en el aula y una fase de retroalimentación. • Partir de las necesidades sentidas por los maestros, creando oportunidades para que éstos participen en el diseño de los contenidos, las estrategias y las actividades. • Enfatizar la formación dirigida a la escuela en su totalidad, utilizando, al mismo tiempo, una serie de estrategias y modalidades para lograr diferentes objetivos y enfrentar necesidades distintas. • Promover la autoformación, creando oportunidades de trabajo en redes entre los maestros y las escuelas. • Proveer materiales de apoyo adecuados, así como estímulos a los maestros para que desarrollen nuevos materiales de enseñanza.Al revisar sus sistemas de desarrollo profesional, a la luz de estos principios, losadministradores y quienes toman las decisiones podrían considerar las siguientes preguntas: • ¿Qué oportunidades tienen los maestros de las escuelas ordinarias de participar en cualquier tipo de actividades de desarrollo profesional? ¿Cuántas de esas oportunidades se refieren directamente a la educación inclusiva? ¿Cómo se pueden ampliar estas oportunidades? • ¿Cómo se puede introducir el tema de la educación inclusiva en el desarrollo de actividades de formación relacionadas de forma general con el mejoramiento de la calidad de la educación? • ¿Qué oportunidades tienen los maestros de las escuelas ordinarias para apoyarse mutuamente y trabajar conjuntamente en actividades de resolución de problemas en sus propias escuelas? • ¿Qué tipo de redes o grupos puede organizarse entre las escuelas o entre éstas y otras instancias o instituciones? • ¿Qué oportunidades tienen los profesores de educación especial y otros especialistas de trabajar directamente con los docentes de escuelas regulares en relación con los desafíos de la educación inclusiva? ¿Cómo se pueden incrementar dichas oportunidades? 129
  • 130. • ¿Cuál es el balance entre la formación inicial y en servicio? ¿Existe un marco coherente de desarrollo profesional que considere ambas fases y que ofrezca a los docentes oportunidades de formación, desarrollo profesional y apoyo permanente? • ¿Cuán distintas son las líneas de formación para los docentes de educación común y especial? ¿En qué medida es posible unir ambas líneas? ¿Cómo se puede incluir la temática de la inclusión de manera transversal en la formación de todos los docentes de educación común? • ¿Qué tipo de oportunidades deben proveerse a los investigadores y los académicos para que trabajen directamente con los maestros en contextos inclusivos, como parte de su propio desarrollo profesional?Temario Abierto sobre Educación Inclusiva. UNESCO http://www.mineduc.cl/biblio/documento/200809221549100.temario_abierto_educacion_inclusiva_manual2.pdf, pp. 44-56 130
  • 131. LAS ARTES SOCIALES Daniel GolemanComo suele ocurrirles a los chicos de cinco años con sus hermanos menores, Len haperdido la paciencia con Jay, su hermano de dos años y medio, que está revolviendo todoslos bloques lego con los que han estado jugando. Impulsado por un arranque de ira, Lenmuerde a Jay, que se echa a llorar. Al oír los gritos de dolor de Jay, su madre se acerca atoda prisa, reprende a Len y le ordena que guarde los objetos que son motivo de pelea, losbloques Lego. Ante esto –que seguramente le parece una terrible injusticia- Len se echa allorar. Todavía irritada, su madre se niega a consolarlo.Pero Len recibe consuelo de una fuente inesperada: Jay, que –aunque fue el que recibió eldaño originalmente- ahora está tan preocupado por las lágrimas de su hermano mayor quese embarca en la tarea de consolarlo. La conversación es, aproximadamente, como sigue:3-Len, no- implora Jay-. No llores más. No llores más. Pero Len sigue llorando. Como susúplica directa ha fracasado, Jan le implora y le da unos golpecitos a su hermano en laespalda mientras le dice en tono tranquilizador:-Mira, Len. Basta de llorarPero los sollozos de Len continúan, a pesar de las palabras de consuelo. Entonces Jayrecurre a otra táctica: le ofrece ayuda a su hermano para guardar los bloques de lego enbolsa mientras le dice en tono amistoso:-Ya está, Len. Yo los guardo para Lennie, ¿sí?A pesar de todo, el llanto continúa. El ingenioso Jay prueba con otra táctica, de ladistracción. Mientras le muestra a su hermano un coche de juguete, Jay intenta distraerlo dela tragedia menos que ha caído sobre él.-Aquí está el hombre. ¿Qué es esto, Len? ¿Qué es esto, Len? A Len no le interesa. No tieneconsuelo; su llanto es irrefrenable. Su madre pierde la paciencia y recurre a la clásicaamenaza:-¿Quieres que te pegue?Len responde con un tembloroso-No.-Entre cállate, por favor –dice la madre con firmeza, aunque un poco exasperada.Entre sollozos, Len logra responder en toco jadeante:3La conversación entre Jan y Len fue mencionada por Judy Dunn y Jane Brown en “Relationships, Talk About Feelings, and theDevelopment of Regulation in Early Childhood”, Judy Gerber y Kenneth A. Dodge, eds., The Development of Emotion Regulation andDysregulation, Cambridge, Cambridge, Cambridge University Press, 1991. Los tanques dramáticos me pertenecen. 131
  • 132. -Trato de hacerlo.Esto impulsa la última estratagema de Jay: imitando la firmeza y la voz autoritaria de sumadre, amenaza a su hermano:-Basta de llorar Len. ¡Te pego en el trasero¡Este microdrama revela la notable sofisticación emocional que en un chico de sólo treintameses puede mostrar en su intento por manejar las emociones de otra persona. En suurgente intento por calmar a su hermano, Jay es capaz de desarrollar un enorme repertoriode tácticas, desde la sencilla súplica, hasta b0uscar la alianza con su madre (que no le sirvede nada), el consuelo físico, el ofrecimiento de ayuda, hasta las distracciones, las amenazasy las órdenes directas. No cabe duda de que Jay cuenta con un arsenal que ha sido aplicadocon él en momentos de aflicción. No importa. Lo que cuenta es que él puede utilizarlorápidamente en un caso de apuro, a pesar de su corta edad.Por supuesto, como saben los padres que tienen hijos más pequeños, la muestra deempatía y consuelo de Jay no es en modo alguno universal. Es probable que un chico de suedad considere la aflicción de su hermano como una oportunidad de vengarse, y que hagatodo lo posible para que la aflicción sea aún peor. Esas mismas habilidades puedenutilizarse para importunar o atormentar a un hermano. Pero incluso esa actitud mezquinaexpresa la aparición de una aptitud emocional fundamental : la capacidad de conocer lossentimientos de otro y de actuar de una manera que dé nueva forma a esos sentimientos.Ser capaz de manejar las emociones de otro es la esencia del arte de mantener relaciones.Para manifestar este poder interpersonal, los niños primero debes alcanzar parámetros deautodominio, el comienzo de la capacidad de aliviar su propia ira y aflicción, sus impulsos yexcitación, aunque esa habilidad a menudo tambalea. La sintonía con otros exige un mínimode serenidad en uno mismo. Las señales tentativas de esta habilidad para manejar suspropias emociones surgen aproximadamente en esta misma etapa: el niño que da losprimeros pasos comienza a ser capaz de esperar de quejarse, de discutir o engatusar paraconseguir lo que quiere en lugar de usar la fuerza… Aunque no siempre elige usar estahabilidad. La paciencia surge como una alternativa a las rabietas, al menos de vez encuando. Y las señales de empatía surgen alrededor de los dos años; fue la empatía de Jay,la raíz de la compasión, lo que lo llevó a intentar tan arduamente alegrar a su llorosohermano, Len. Manejar así las emociones de otro –el arte de las relaciones- exige lamadurez de otras dos habilidades emocionales, autogobierno y empatía.Sobre esta base, las “habilidades de la persona” maduran. Estas son las capacidades quecontribuyen a la eficacia en el trato con los demás; aquí los déficits conducen a la ineptituden el mundo social o a los desastres interpersonales repetidos. En efecto, es precisamentela ausencia de estas habilidades lo que puede hacer que incluso los más brillantesintelectuales fracasen en sus relaciones, apareciendo como arrogantes, desagradables oinsensibles. Estas habilidades sociales le permiten a uno dar forma a un encuentro, movilizaro inspirar a otros, prosperar en las relaciones íntimas, persuadir e influir, tranquilizar a losdemás. 132
  • 133. Mostrar alguna emociónUna competencia social clave es lo bien o mal que la gente expresa sus propiossentimientos. Paul Ekman utiliza la expresión reglas de demostración para el consensosocial acerca de qué sentimientos pueden mostrarse adecuadamente y cuándo. Las culturasa veces varían enormemente en este sentido. Por ejemplo, Ekman y sus colegas de Japónestudiaron las reacciones faciales de alumnos ante una horrenda película acerca de lacircuncisión ritual de adolescentes aborígenes. Cuando los estudiantes japoneses vieron lapelícula en presencia de una figura de autoridad, sus rostros mostraron sólo reaccionesleves. Pero cuando creyeron que estaban solos (aunque estaban siendo filmados por unacámara oculta) sus facciones se contrajeron en vívidas mezclas de aflicción angustiada,temor y disgusto.Existen varias clases básicas de reglas de demostración.4 Una es minimizar las muestras deemoción: esta es la norma japonesa para los sentimientos de aflicción en presencia dealguien con autoridad, que los alumnos estaban siguiendo cuando ocultaron su perturbacióncon una expresión inmutable. Otra es exagerar lo que uno siente magnificando la expresiónemocional; esta es la táctica utilizada por el niño de seis años que contorsiona la caradramáticamente con el seño fruncido, los labios temblorosos, mientras corre hacia su madrepara quejarse del tormento al que lo somete su hermano mayor. La tercera es reemplazar unsentimiento por otro; esto entra en juego en algunas culturas asiáticas en las que esdescortés decir que no, y en lugar de eso se hacen promesas positivas (aunque falsas). Lobien que uno emplee estas estrategias, y sepa cuándo hacerlo, es un factor de la inteligenciaemocional.Aprendemos estas reglas de demostración muy pronto, en parte mediante la instrucciónexplícita. Una educación en las reglas de demostración es impartida cuando le indicamos alniño que no se muestre decepcionado y que en lugar de eso sonría y dé las gracias cuandosu abuelo le ha hecho un regalo de cumpleaños espantoso aunque bienintencionado. Estaeducación en las reglas de demostración, sin embargo, se realiza con mayor frecuenciadando el ejemplo: los chicos aprenden a hacer lo que ven hacer. Al educar los sentimientos,las emociones son al mismo tiempo el medio y el mensaje. Si un padre le dice a su hijo“sonríe y da las gracias” y lo hace en una actitud dura, exigente y fría, mascullando elmensaje en lugar de susurrarlo cariñosamente, es más probable que el niño aprenda unalección muy distinta, y en realidad responda a su abuelo con el ceño fruncido y con un“gracias” lacónico e inexpresivo. El efecto que produce en el abuelo es muy diferente: en elprimer caso, se siente feliz (aunque engañado), y en el segundo queda herido por elmensaje confuso.Las demostraciones emocionales, por supuesto, tienen consecuencias inmediatas en elimpacto que producen en la persona que las recibe. La regla que aprende el niño es algo asícomo: “Disfraza tus verdaderos sentimientos cuando pueden lastimar a alguien a quienamas; en lugar de eso sustitúyelo por un sentimiento falso pero menos hiriente”. Estas reglaspara expresar emociones son algo más que una parte del léxico de los cánones sociales;dictan el impacto que nuestros sentimientos producen a los demás. Seguir bien estas reglas4 El tema de la exhibición de reglas aparece mencionado en Paul Ekman y Wallace Friesen, Unmasking the Face, Englewood –Cliffs, NJ,Prrentice Hall, 1975 133
  • 134. es tener un impacto óptimo; hacerlo deficientemente supone fomentar un desastreemocional.Por supuesto, los actores son artistas de la demostración emocional; su expresividad es loque provoca respuesta en el público y, sin duda, algunos de nosotros entramos en la vidacomo actores naturales. Pero en parte porque las lecciones que aprendemos sobre reglasde demostración varían de acuerdo con los modelos que hemos conocido, la pericia difiereenormemente de una persona a otra. Expresividad y contagio emocionalEran los comienzos de la guerra de Vietnam cuando los soldados de un pelotónnorteamericano estaban en cuclillas en medio de un arrozal, en pleno tiroteo con el Vietcong.De repente, una fila de seis monjes empezó a caminar a lo largo de las pequeñaselevaciones que separaban un arrozal de otro. Con serenidad y porte perfecto, los monjescaminaban directamente hacia la línea de fuego.“No miraban a la derecha ni a la izquierda. Caminaban en línea recta, recuerda David Busch,uno de los soldados norteamericanos. “Fue realmente extraño, porque nadie les disparó. Ydespués que terminaron de caminar por los montículos. De pronto el deseo de lucha meabandonó. Ya no tenía ganas de seguir haciendo eso, al menos ese día. Debió de ser asítodos, porque todos abandonaron. Simplemente dejamos de combatir.5El poder del sereno coraje de los monjes para apaciguar a los soldados en el fragor de labatalla ilustra un principio básico de la vida social: La mayor parte del contagio emocional esmucho más sutil, parte de un intercambio tácito que se produce en cada encuentro.Trasmitimos y captamos estados de ánimo unos de otros en lo que equivale a una economíasubterránea de la psiquisen la que algunos encuentros tóxicos y algunos nutritivos. Esteintercambio emocional se produce típicamente en un nivel sutil y casi imperceptible; la formaen que un vendedor le da a uno las gracias puede hacer que se sienta pasado por alto,ofendido o verdaderamente bienvenido y apreciado. Nos contagiamos mutuamente lossentimientos como si se tratara de una especie de virus social.Enviamos señales emocionales en cada encuentro, y esas señales afectan a aquellaspersonas con las que estamos. Cuanto más hábiles somos socialmente, mejor controlamoslas señales que emitimos; la reserva de la sociedad cortés es, después de todo, sólo unmedio de asegurar que ninguna perturbadora filtración emocional alterara el encuentro (unaregla social que, cuando entra en la esfera de las relaciones íntimas, resulta sofocante). Lainteligencia emocional incluye el manejo de este intercambio “popular” y “encantadora” sontérminos que utilizamos para referirnos a la persona con la que nos gusta estar porque sushabilidades emocionales nos ayudan a sentirnos bien. La gente que es capaz de ayudar aotros a calmar sus sentimientos posee un producto social especialmente valioso; son lasalmas a quienes otros recurren cuando padecen alguna necesidad emocional. Todos5 Monjes en el fregor de la batalla: la anécdota aparece narrada por David Busch en “Culture cilde Sac”, Arizona State University Research, primavera/verano de1994 134
  • 135. formamos parte de la caja de herramientas del otro para el cambio emocional, para bien opara mal.Consideremos esta notable demostración de la sutileza con la que las emociones pasan deuna persona a otra. En un sencillo experimento, dos voluntarios llenaron una lista acerca delos estados de ánimo que experimentaban en ese momento y luego sencillamente sesentaron uno frente a otro, en silencio, mientras esperaban que la experimentadoraregresara a la habitación. Dos minutos más tarde volvió y les pidió que llenaran nuevamenteuna lista de estados de ánimo. La pareja estaba expresamente formada por una personaque manifestaba muy abiertamente sus emociones y otra que era inexpresiva.Invariablemente, el estado de ánimo de la persona más expresiva había sido transferido a lamás pasiva.6¿Cómo se produce esta transmisión mágica? La respuesta más verosímil es queinconscientemente imitamos las emociones que vemos en otra persona, a través de unamímica motriz de su expresión facial, sus gestos, su tono de voz y otras marcas no verbalesde emoción. Mediante esta imitación, las personas recrean en ellas mismas el humor delotro, una versión en tono menor del método de Stanislavsky, en el que los actores recuerdangestos, movimientos y otras expresiones de una emoción que han experimentadointensamente en el pasado con el fin de evocar nuevamente esos sentimientos.La imitación cotidiana de los sentimientos es comúnmente bastante sutil. Ulf Dimberg, uninvestigador sueco de la Universidad de Uppsala, descubrió que cuando la gente ve unrostro sonriente o un rostro airado, el suyo da muestras de ese mismo estado de ánimo através de ligeros cambios en los músculos faciales. Los cambios son evidentes a través desensores electrónicos pero no pueden percibirse a simple vista.Cuando dos personas interactúan, la dirección en que se transmite el estado de ánimo esdel que es más enérgico para expresar sus sentimientos al que es más pasivo. Pero algunaspersonas son especialmente susceptibles al contagio emocional; su sensibilidad innata haceque su sistema nervioso autónomo (una marca de actividad emocional) se dispare másfácilmente. Esta característica parece hacerlos más impresionables; los anuncioscomerciales sentimentales pueden provocarles lágrimas, mientras una charla fugaz conalguien que se siente feliz puede estimularlos (también puede hacerlos más empáticos, yaque se sienten más fácilmente conmovidos por los sentimientos de los demás).John Cacioppo, el psicofisiólogo de la Universidad Estatal de Ohio que ha estudiado estesutil intercambio emocional, comenta: “el sólo hecho de ver que alguien expresa unaemoción puede provocar ese estado de ánimo, tanto si uno se da cuenta o no de que imita laexpresión facial. Esto nos ocurre constantemente, hay una danza, una sincronía, unatransmisión de emociones. Esta sincronía del estado de ánimo determina que uno sientaque una interacción salió bien”.El grado de compenetración emocional que las personas sienten en un encuentro quedareflejado por la exactitud con que se combinan sus movimientos físicos mientras habla, unindicador de cercanía del que típicamente no se tiene conciencia. Una persona asiente con6 El estudio de la transmisión del estado de ánimo y la sincronía fue realizado por Ellen Sullins en el número de abril de 1991 delPersonality and Social Psychology Bulletin 135
  • 136. la cabeza cuando otra hace una observación, o ambas se mueven en su silla al mismotiempo, o una se echa hacia adelante mientras la otra se mueve hacia atrás. Lacombinación puede ser sutil hasta el punto de que ambas personas se balanceen en sussillas giratorias al mismo ritmo. Como descubrió Daniel Stern al observar la sincronía entremadres con sintonía y sus hijos, la misma reciprocidad une los movimientos queexperimentan compenetración emocional.Esta sincronía parece facilitar el envío y recepción de estados de ánimo, incluso si estos sonnegativos. Por ejemplo, en un estudio de sincronía física, mujeres deprimidas sepresentaron en un laboratorio con sus parejas y discutieron un problema que se presentabaen su relación. Cuánta mayor sincronía existía entre ambos a nivel no verbal, peor sesentían después de la discusión las parejas de las mujeres deprimidas: ellos se habíancontagiado el mal humor de sus novias.7 En resumen, tanto si la persona se siente abatidacomo optimista, cuanto más físicamente entonizado es su encuentro, más similaresterminarán siendo sus estados de ánimo.La sincronía entre profesores y alumnos indica en qué medida se sienten compenetrados;estudios efectuados en aulas muestran que cuanto mayor es la coordinación de movimientosentre profesor y alumno, más amigables, contentos, entusiasmados, interesados y sociablesse muestran mientras interactúan. En general, un elevado nivel de sincronía en la interacciónsignifica que las personas que participan se caen bien. Frank Bernieri, el psicólogo de laUniversidad Estatal de Oregón que llevó a cabo estos estudios me dijo: “la comodidad oincomodidad que uno siente con alguien es en cierto modo física. Es necesario tener unritmo compatible, coordinar los movimientos, sentirse cómodo. La sincronía refleja laprofundidad del compromiso entre los miembros de la pareja; si uno está muycomprometido, los estados de ánimo empiezan a confundirse, ya sea los positivos o losnegativos”.En resumen, la coordinación de los estados de ánimo es la esencia de la compenetración, laversión adulta de la sintonía que una madre experimenta con su hijo. Un determinante de laefectividad interpersonal, plantea Cacioppo, es la habilidad con que la gente desarrolla susincronía emocional. Si son hábiles para sintonizar con el estado de ánimo de otra persona,o logran dominar fácilmente a otros, entonces sus interacciones serán más parejas a nivelemocional. La marca de un líder o actor poderoso es ser capaz de influir en una audienciade miles de personas en ese sentido. Del mismo modo, Cacioppo, señala que las personasque no logran percibir o transmitir emociones son propensas a tener problemas en susrelaciones, dado que los demás suelen sentirse incómodos con ellas, aunque no puedenexpresar por qué.Fijar el tono emocional de una interacción es, en cierto sentido una señal de dominio en unnivel íntimo y profundo: significa guiar el estado emocional de la otra persona. Este poder dedeterminar la emoción está relacionado con lo que se conoce en biología como un zeitgeber(literalmente, “tomador de tiempo”), un proceso (como el ciclo día-noche, o las fasesmensuales de la luna) que interviene en los ritmos biológicos. En el caso de una pareja que7 Los estudios sobre sincronía y transmisión del estado de ánimo fueron efectuados por Frank Bernieri, psicólogo de la Universidad Estatalde Oregón; escribir acerca de su trabajo en The New York Times. Gran parte de esta investigación aparece mencionada en Bernieri yRobert Rosenthal, “Interpersonal Coordination, Behavior Matching, and Interpersonal Synchrony” en Robert Feldman y Bernard Rijme, eds.,Fundamentals of Nonverbalo Behavior Cambridge University Press, 1991. 136
  • 137. baila, la música es un zeitgeber físico. En lo que se refiere a los encuentros personales, lapersona que tiene la mayor fuerza expresiva –o el mayor poder- es típicamente aquélla cuyaemociones influyen en la otra. Los miembros dominantes de la pareja hablan más, mientrasel subordinado observa más el rostro del otro, lo cual supone una disposición para latransmisión del afecto. De la misma forma, la fuerza de un buen orador –un político o unevangelista, digamos- actúa para influir en la emoción del público.8 Los rudimientos de la inteligencia socialEs el recreo en un preescolar, y un grupo de chicos corre por la hierba. Reggie tropieza, selastima la rodilla y empieza a llorar, pero los demás chicos siguen corriendo; todos salvoRoger, que se detiene. Mientras los sollozos de Reggie se calman, Roger se agacha y sefrota la rodilla mientras dice: ¡Yo también me lastimé la rodilla!Roger aparece mencionado como un niño de ejemplar inteligencia interpersonal por ThomasHatch, colega de Howard Gardner en Spectrum, la escuela basada en el concepto de lasinteligencias múltiples.9 Al parecer, Roger es inusualmente experto en reconocer lossentimientos de sus compañeros y hacer rápidas y fáciles conexiones con ellos. Roger fue elúnico que reparó en la situación y el dolor de Reggie, y el único que intentó proporcionarlecierto alivio, aunque lo único que pudo hacer fue frotar su propia rodilla. Este pequeño gestodemuestra un talento para la compenetración, una habilidad emocional esencial para lapreservación de las relaciones íntimas, ya sea en el matrimonio, en la amistad o en unasociedad comercial. Estas habilidades en un niño que está en edad preescolar son el capullode los talentos que madurarán a lo largo de la vida.El talento de Roger representa una de las cuatro capacidades que Hatch y Gardneridentifican como componentes de la inteligencia interpersonal: • Organización de grupos: esencial en un líder, esta habilidad incluye esfuerzos iniciadores y coordinadores de una red de personas. Es el talento que se ve en los directores y productores de teatro, en los oficiales militares, y en los directores efectivos de organizaciones y unidades de todo tipo. En el patio de juegos, este es el niño que toma la iniciativa y decide a qué jugarán todos, o se convierte en el capitán del equipo. • Negociación de soluciones: es el talento del mediador, que previene conflictos o resuelve aquellos que han estallado. Las personas que tienen esta habilidad se destacan en la realización de acuerdos, en arbitrar o mediar en disputas; podrían hacer carrera en la diplomacia, en el arbitraje o en la ley, o como intermediarios o administradores de adquisiciones. Son lo niños que resuelven las disputas en el patio de juegos. • Conexión personal: es el talento de Roger, el de la empatía y la conexión. Hace que resulte fácil participar en un encuentro o reconocer y responder adecuadamente a los8 La teoría de la influencia está planteada por Berniere y Rosenthal en Fundamental off Non Verbal Behavior.9 Thomas Hatch, “Social Intelligence in Young Children”, trabajo presentado en la reunión anual de la American Psychological Association, 1990. 137
  • 138. sentimientos y las preocupaciones de la gente… el arte de las relaciones. Estas personas son ideales para el “trabajo en equipo”, son esposas confiables, buenos amigos o socios comerciales; en el mundo comercial se desempeñan bien como vendedores o administradores, y pueden ser excelentes maestros. Los chicos como Roger se llevan bien con casi todo el mundo, les resulta fácil jugar con los demás y se sienten felices al hacerlo. Estos niños suelen ser excelentes para interpretar las emociones a partir de las expresiones faciales, y son apreciados por sus compañeros. • Análisis social: supone ser capaz de detectar y mostrar comprensión con respecto a los sentimientos, los motivos y las preocupaciones de la gente. Este conocimiento de cómo se sienten los demás puede conducir a una fácil intimidad o sentido de la compenetración. En su mayor expresión, esta capacidad convierte a la persona en una competente terapeuta o consejero o, combinado con algún talento literario, en un talentoso novelista o dramaturgo.Tomadas en conjunto, estas habilidades son la materia del refinamiento interpersonal, losingredientes necesarios del encanto, el éxito social, incluso el carisma. Aquellos que sonexpertos en la inteligencia socia pueden relacionarse con las demás personas bastantefácilmente, ser sagaces en la interpretación de sus reacciones y sentimientos, dirigir yorganizar y aclarar las disputas que pueden desencadenarse en cualquier actividad humana.Son los líderes naturales, las personas que pueden expresar los sentimientos colectivostácitos y articularlos de tal manera que guíen al grupo hacia sus objetivos. Son la clase depersonas con las que los demás quieren estar porque resultan emocionalmenteenriquecedores: ponen a los demás de buen humor y provocan comentarios como: “Quéplacer estar con alguien así”.Estas habilidades interpersonales se basan en otras inteligencias emocionales. Laspersonas que causan una excelente impresión social, por ejemplo, son expertas en dominarsu propia expresión de las emociones, están finamente sintonizadas con las reacciones delos demás, y son capaces de sintonizar continuamente su desempeño social, adaptándolopara asegurarse de que logran el efecto deseado. En ese sentido, son como actoresexpertos.Sin embargo, si estas habilidades interpersonales no están equilibradas por un astutosentido de las propias necesidades y sentimientos y cómo satisfacerlos, pueden conducir aun éxito social vacío, una popularidad ganada a costa de la verdadera satisfacción propia.Tal es el argumento de Mark Snyder, psicólogo de la Universidad de Minnesota que haestudiado a las personas cuyas habilidades sociales las convierten en camaleones socialesde primera línea, campeones en causar una buena impresión.10 Su credo psicológico podríaser una observación de “W.H. Auden, que dijo que la imagen íntima que tenía de sí mismoera “muy diferente de la imagen que procuro crear en la mente de los demás con la intenciónde que me amen”. Ese equilibrio puede existir si las habilidades sociales sobrepasan lacapacidad de conocer y honrar los propios sentimientos con el fin de ser amado –o al menos10 Camaleones sociales: Mark Snyder, “Impression Management: The Self in Social Interaction”, en L. S. Wrightsman and K. Deaux, SocialPsychology in the ´80s, Monterey, CA: Brooks/Cole, 1981. 138
  • 139. de caer bien- el camaleón social parecerá ser lo que aquellos que están con él quieren quesea. La señal de que alguien entra dentro de esta pauta, afirma Snyder, es que causa unaexcelente impresión, aunque tienen pocas relaciones íntimas estables o satisfactorias. Unapauta más saludable, por supuesto, es encontrar el equilibrio siendo fiel a uno mismo con lashabilidades sociales, usándolas con integridad.Sin embargo, a los camaleones sociales no les importa en lo más mínimo decir una cosas yhacer otra, si eso les permite ganarse la aprobación social. Simplemente viven con ladiscrepancia existente entre su rostro público y su realidad privada. Helena Deutsch,psicoanalista, se refirió a estas personas como “la personalidad como-si”, que cambia connotable plasticidad a medida que recibe señales de quienes la rodean. “Para alguna gente”,me comentó Snyder, “la persona pública y la privada encajan perfectamente, mientras paraotras parece haber sólo un caleidoscopio de apariencias cambiantes. Son como Zelig, elpersonaje de Woody Allen intentan desesperadamente encajar con cualquiera.”Antes de dar una respuesta, estas personas intentan observar al otro buscando un indicio delo que se espera de ellos, en lugar de decir lo que sienten realmente. Para llevarse bien ygustar están dispuestos a hacer que las personas que les desagradan piensen que sonamistosos con ellas. Y utilizan sus habilidades sociales para moldear sus acciones comoexigen las dispares situaciones sociales, de modo tal que pueden actuar como personasmuy distintas según con quién estén, pasando de la sociabilidad burbujeante, por ejemplo, alreservado aislamiento. Sin duda, en la medida en que estas características conducen a uneficaz manejo de la impresión, son muy valoradas en ciertas profesiones, sobre todo laactuación, la abogacía, las ventas, la diplomacia y la política.Otra clase de autocontrol, tal vez más importante, parece ser la diferencia entre aquellos queacaban siendo camaleones sociales sin estabilidad, que intentan impresionar a todo elmundo, y aquellos que puedan utilizar su refinamiento social en consonancia con susverdaderos sentimientos. Esa es la capacidad de ser fiel, como dice la frase, “a uno mismo”,lo que permite actuar de acuerdo con los valores y los sentimientos más profundos de uno,al margen de cuáles sean las consecuencias sociales. Esta integridad emocional podríaconducir, digamos, a la provocación deliberada de una confrontación con el fin de aclararuna duplicidad o una negativa, aclaración que un camaleón social jamás intentaría.Goleman, Daniel. (1998). La inteligencia emocional. Javier Vergara Editor. Séptima reimpresión, 1998. Págs. 139 – 149 139
  • 140. LA ALFABETIZACIÓN EMOCIONAL COMO PREVENCIÓNAlgunos de los más eficaces programas de alfabetización emocional fueron desarrolladoscomo respuesta a problemas específicos, particularmente la violencia. Una de lasconsecuencias de más rápido crecimiento que han tenido estos cursos de alfabetizaciónemocional inspirados en la prevención, ha sido el Programa de Resolución Creativa deConflictos, en cientos de escuelas públicas de Nueva York y en otras escuelas del país. Elcurso de solución de los conflictos se centra en cómo arreglar diferencias surgidas en laescuela que pueden llegar a convertirse en incidentes como los disparos que acabaron conla vida de Ian Moore y Tyrone Sinkler en la entrada de la Escuela de Enseñanza MediaJefferson.Linda Lantieri, creadora del Programa de Resolución Creativa de Conflictos y directora delcentro nacional con base en Manhattan desde donde se pone en marcha este programa,considera que el mismo tiene una misión que va más allá de evitar las peleas. Dice: “Elprograma muestra a los estudiantes que tienen muchas otras manera de abordar losconflictos al margen de la agresividad o la pasividad. Les mostramos la inutilidad de laviolencia, reemplazándola con destrezas concretas. Los chicos aprenden a defender susderechos sin apelar a la violencia. Estas son habilidades para toda la vida, no sólo paraaquellos más propensos a respuestas violentas”.11En uno de los ejercicios, los alumnos piensan en una alternativa realista que podría haberlosayudado a solucionar algún conflicto que hayan tenido. En otro, los estudiantes dramatizanuna escena en la cual una hermana mayor, que está intentando hacer su tarea, se cansa deescuchar a todo volumen el rap que puso su hermana menor. En su frustración, la hermanamayor saca el cassette, a pesar de las protestas de la menor. La clase arde de propuestasacerca de cómo habría manejado el problema cada uno, para que amas quedaransatisfechas.Una clave para el éxito del programa de resolución de conflictos, es extenderlo fuera delaula, hasta el patio de juegos y la cafetería de la escuela, donde es más probable queestallen los problemas. Con ese fin, algunos estudiantes son entrenados como mediadores,un papel que puede comenzar en los últimos años de escuela primaria. Cuando estalla latensión, los estudiantes pueden buscar al mediador para que los ayude a resolver lacuestión. Los mediadores del patio de juegos aprenden a manejar peleas, riñas y amenazas,incidentes interraciales, y otros sucesos potencialmente incendiarios de la vida escolar.Los mediadores aprenden a expresarse con frases que hacen que las dos partes sientanque es imparcial. Sus tácticas incluyen el sentarse con los involucrados y hacer que cadauno escuche al otro sin interrupciones ni insultos. Hacen que cada uno se tranquilice yexprese su posición; luego hacen que cada uno repita lo que se ha dicho para que quedeclaro que lo han oído realmente. Luego tratan de pensar entre todos soluciones quesatisfagan a ambas partes; frecuentemente los acuerdos toman la forma de pactos escritos.Más allá de la mediación en una disputa dada, el programa enseña a los alumnos, en primerlugar, a enfocar los desacuerdos de manera diferente. Como lo expresó Ángel Pérez, un11 E. Lakin Phillips. The Social Skills Basis of Psychopathology, Nueva York, Grune y Stratton, 1978, pág. 140. 140
  • 141. alumno entrenado como mediador, el programa “cambió mi manera de pensar. Solía creerque si alguien me molestaba, o me hacía algo malo, la única solución era pelear, hacerlealgo a cambio. Desde que pasé por este programa, tengo una manera de pensar máspositiva. Si alguien me hace algo negativo, no pienso en lo negativo que le puedo devolver,sino que intento solucionarlo”. Y se ha encontrado él mismo difundiendo esta actitud entre sucomunidad.En tanto que el objetivo principal del programa de Resolución Creativa de Conflictos es laprevención de la violencia. Lantieri considera que tiene una misión más amplia. Su punto devista es que las habilidades que se necesitan para eliminar la violencia no pueden seraisladas del espectro completo de la aptitud emocional ya que, por ejemplo, saber lo que sesiente o cómo manejar los impulsos o la pena es tan importante para la prevención de laviolencia como el control del enojo. Gran parte del entrenamiento tiene que ver con lasemociones básicas, tales como reconocer una gama extendida de sentimientos o ser capazde darles nombre, y con la empatía. Cuando describe los resultados de la evaluación de losefectos de su programa, Lantieri señala con orgullo el aumento del “cuidado entre los niños”,y el descenso del promedio de peleas, de desprecios y de insultos.Una convergencia similar con la alfabetización emocional ocurrió entre un grupo depsicólogos que intentan hallar la manera de ayudar a jóvenes con una vida signada por elcrimen y la violencia. Docenas de estudios sobre estos jóvenes – como vimos en el Capítulo15- evidenciaban una clara noción del camino que la mayoría emprende, empezando por laimpulsividad y la rapidez para estallar de furia en los primeros grados, hasta convertirse endesplazados sociales hacia el final de la etapa primaria, y llegar a relacionarse con otroscomo ellos mismos y con una gran cantidad de estos muchachos tenían antecedentespoliciales, y una notable predisposición para la violencia.Cuando se trató de intervenir en la vida de estos jóvenes para ayudarlos a apartarse delcamino de la violencia y del crimen, el resultado fue, una vez más, un programa dealfabetización emocional.12 Uno de ellos, desarrollado por un grupo que incluía a MarkGreenberg, de la Universidad de Washington, es el programa PATHS (sigla que significapadres y maestros que ayudan a los alumnos). A pesar de que los que corren mayor riesgode incurrir en el crimen o la violencia, el curso se les brinda a todos los de la clase, evitandoasí cualquier forma de estigmatización de un subgrupo más conflictivo.En realidad, las lecciones son útiles para todos los niños, Incluyen, por ejemplo, elaprendizaje del control de las emociones desde los grados inferiores. La carencia de estacapacidad hace que los niños tengan particular dificultad en prestar atención a lo que se estáenseñando, fracasando en el aprendizaje y en las calificaciones. Otras lecciones incluyen elreconocimiento de los sentimientos; el programa del PATHS contiene cincuenta leccionessobre emociones diferentes, enseñando las básicas, como felicidad y enojo, a los máspequeños, y desarrollando más adelante la enseñanza de sentimientos más complejos, talescomo celos, el orgullo y la culpa. Las clases de conocimiento emocional incluye el enseñar adominar lo que están sintiendo ellos y quienes los rodean, y –lo que es más importante paraaquellos proclives a la agresión- cómo darse cuenta de que alguien les es realmente hostil,en oposición a la hostilidad, que en realidad proviene de uno mismo.12 Nowicki y Duke, Helping the child who doesn´t fit in 141
  • 142. Una de las lecciones más importantes, por supuesto, es la del manejo del enojo. La premisabásica que los niños aprenden con respecto al enojo (y a otras emociones), es que “escorrecto sentir cualquier sentimiento”, pero que algunas reacciones están bien, y otras no.Aquí una de las herramientas para la enseñanza del autodominio es el mismo ejercicio del“semáforo” utilizado en el curso de New Haven. Otra unidad ayuda a los niños con susamistades, una forma de contrarrestar el rechazo social que puede impulsar a un niño a ladelincuencia. Replantear la escuela: preparar a los maestros, comunidades que se preocupanDado que cada vez más niños no reciben en la vida familiar un apoyo seguro para transitarpor la vida, las escuelas pasan a ser el único lugar hacia donde pueden volverse lascomunidades en busca de correctivos para las deficiencias de los niños en la aptitud social yemocional. Esto no significa que la escuela, por si sola pueda suplantar a todas lasinstituciones sociales que con frecuencia están al borde del colapso, o ya han caído en el.Pero desde el momento que prácticamente todos los niños concurren a la escuela (almenos, al principio), esta ofrece un ámbito donde se les puede brindar lecciones de vida queno podrían recibir en ninguna otra parte. La alfabetización emocional implica un aumento delmandato que se les da a las escuelas, teniendo en cuenta la pobre actuación de muchasfamilias en la socialización de los niños. Esta tarea desalentadora exige dos cambiosimportantes: que los maestros vayan más allá de su misión tradicional, y que los miembrosde la comunidad se involucren más con la actividad escolar.El hecho de que haya o no una clase específicamente dedicada a la alfabetizaciónemocional puede importar mucho menos que cómo son enseñadas estas lecciones. Tal vezno haya otra materia en la que importe más la calidad del maestro, ya que la forma en queéste lleva su clase es en sí misma un modelo, una lección de facto de aptitud emocional, ode su carencia. Cada vez que un maestro le responde a un alumno, hay como veinte otreinta que aprenden la lección.Existe una selección natural en la clase de maestros que se sienten atraídos hacia clasescomo estas, porque no todo el mundo se adapta a ellas por temperamento. En principio, losmaestros deben sentirse cómodos cuando hablan acerca de los sentimientos; no todos losmaestros se sienten así haciéndolo, o desean hacerlo. Hay poco o nada en la formacióntradicional de un maestro, que lo prepare para esta clase de enseñanza. Por estas razones,los programas de alfabetización emocional habitualmente les ofrecen a los postulantes a suenseñanza varias semanas de entrenamiento especial en su enfoque.Mientras que muchos maestros pueden mostrarse al principio muy reacios a encarar untema tan distante de su propia formación profesional y sus rutinas, hay pruebas de que, unavez que intentan ponerlo en práctica, son más los que se muestran satisfechos que los quese cansan. En las escuelas de New Haven, cuando los maestros tuvieron la primera noticiade que serían entrenados para enseñar los nuevos cursos de alfabetización emocional, el31% dijo que era reacio hacerlo. Tras un año de enseñar estos cursos, más del 90% dijoestar contento con ellos, y que deseaba volver a impartirlos al año siguiente. 142
  • 143. Una misión ampliada para la escuelaMás allá de la preparación de los maestros, la alfabetización emocional amplía la visión quetenemos de la tarea que debe cumplir la escuela, convirtiéndola en un agente más concretode la sociedad para asegurarse de que los niños aprendan estas lecciones esenciales parala vida, lo que significa un retorno al papel clásico de la educación. Este objetivo ampliadorequiere, aparte de cualquier especificidad que haya en el programa, la utilización de lasoportunidades dentro y fuera de la clase para ayudar a los niños a transformar los momentosde crisis personal en lecciones de aptitud emocional. También funciona mejor cuando laslecciones escolares se coordinan con lo que ocurre en el hogar. Muchos programas dealfabetización emocional incluyen clases especiales para padres donde se les informa de loque sus hijos están aprendiendo, no para complementar lo que se enseña en la escuela sinopara ayudarlos a sentir la necesidad de manejar más eficazmente los problemas derivadosdel desarrollo de la vida emocional de sus hijos.De esta manera, los chicos reciben sólidos mensajes sobre aptitud emocional desde todoslos aspectos de su vida. En las escuelas de New Haven, dice Tim Shriver, director delPrograma de Aptitud Social, “si los chicos provocan una pelea en la cafetería, se les envíaun mediador que es par, que se sienta con ambos y elabora el conflicto con la misma técnicade toma de distancia que han aprendido en clase. Los entrenadores usan esta técnica paramanejar los conflictos en el campo de deportes. Ofrecemos lecciones para padres en las queles enseñamos a utilizar estos métodos con los niños en sus casas”.Estas líneas de acción paralelas de refuerzo de las lecciones emocionales –no sólo en elaula sino también en el patio, y no sólo en la escuela, sino también en el hogar- son óptimas.Implican relacionar la escuela con los padres y con la comunidad en un vínculo másestrecho. Incrementan la posibilidad de que lo que los niños aprendieron en sus clases dealfabetización emocional no quede relegado a la escuela, sino que sea puesto a prueba,practicado y perfeccionado en los verdaderos desafíos que presenta la vida.Otra de las maneras en que este enfoque rediseña la función escolar es mediante lacreación de una cultura de campus que la convierte en una “comunidad que se preocupa”,un lugar en el que los estudiantes se sienten respetados, cuidados y unidos a suscompañeros, maestros y a la propia escuela.13 Por ejemplo, las escuelas de zonas comoNew Haven, donde las familias se están desintegrando a un ritmo elevado, ofrecen unagama de programas que apela a aquellas personas de la comunidad que pueden hacerlo, ainvolucrarse con los alumnos cuya vida familiar es extremadamente conflictiva. En lasescuelas de New Haven, adultos responsables actúan voluntariamente de mentores, unacompañía regular para los alumnos que se están derrumbando, y que tienen pocos, o ningúnadulto estable en su vida familiar.En síntesis, el óptimo desarrollo de un programa de alfabetización emocional se da cuandocomienza tempranamente, cuando es apropiado a cada edad, se lo sigue a lo largo de todala etapa escolar, y aúna los esfuerzos de la escuela con los de los padres y los de toda lacomunidad.13 Empatía en pacientes fronterizos: “Giftedness and Psychological Abuse in Borderline Personality Disorder: Their Relevance to Genesisand Treatment”, Journal of Personality Disorders, 6. 1992. 143
  • 144. Aunque mucho de todo esto se adapta muy bien a secciones existentes de la tarea escolardiaria, estos programas son un cambio importante en cualquier plan de estudios. Seríaingenuo suponer que no se encontrarán obstáculos para implementar estos programas en laescuela. Muchos padres pueden sentir que el tema en sí es demasiado personal para sermanejado por la escuela, que temas de esa naturaleza conviene dejarlos en manos de lospadres, argumento que gana en credibilidad cuando estos se abocan realmente a estascuestiones, pero es menos convincente cuando fracasan en ello. Algunos maestros puedenmostrarse renuentes a destinar parte del día a temas que parecen estar poco relacionadoscon los contenidos académicos; otros pueden sentirse demasiado incómodos ante estostemas como para enseñarlos, y todos necesitarán de un entrenamiento especial. Tambiénalgunos chicos se resistirán, especialmente en la medida en que estas clases no estén ensintonía con sus verdaderas preocupaciones, o las sientan como intromisiones en sucomunidad. Y también está el dilema de mantener el nivel de calidad, y asegurar que lossuperficiales comerciantes de la educación no vendan programas de aptitud emocional maldiseñados, que repitan los desastres que surgieron, por ejemplo, en cursos mal concebidossobre drogas o embarazo adolescente.Teniendo en cuenta todo esto, ¿Por qué deberíamos molestarnos en intentarlo?¿Tiene alguna importancia la alfabetización emocional?Una pesadilla que acosa a todos los maestros: al abrir el diario por la mañana, Tim Shriverse enteró de que Lamont uno de sus ex alumnos favoritos, había recibido nueve disparos enla calle New Haven, y se hallaba en estado crítico. “Lamont había sido uno de los líderes dela escuela, un corpulento defensor del equipo, de gran popularidad entre sus compañeros”,recuerda Shriver. “Por entonces Lamont disfrutaba viniendo a un club de liderazgo que yodirigía, donde barajábamos ideas en el marco de un programa de solución de problemasllamado SOCS.”SOCS es una sigla que significa: Situación, Opciones, Consecuencia, Soluciones; consisteen un método de cuatro pasos: se enuncia la situación y qué se siente al respecto; se piensaen las opciones para solucionar el problema, y cuáles serían las consecuencias; se elige unasolución, y se ejecuta; una versión más adulta del método del semáforo Lamont, agregóShriverrt, amaba imaginar maneras eficaces y creativas de manejar los dilemas acuciantesde la vida de la escuela secundaria, tales como las cuestiones con las novias, o evitar laspeleas.Pero estas pocas lecciones parecieron fallarle una vez que salió de la secundaria. Vagandopor las calles en un mar de pobreza, drogas y armas de fuego, a los veintiséis años, Lamontyacía en una cama de hospital, envuelto en vendajes, con el cuerpo perforado por heridasde bala. Cuando llegó al hospital, Shriver descubrió que Lamont apenas era capaz dearticular palabra, y su madre y su novia lo colmaban de cuidados. Al ver a su antiguomaestro, Lamont se inclinó hacia un costado de la cama y cuando Shriver se le acercó paraescucharlo, susurró: “Shriver, cuando salga de aquí voy a aplicar el método SOCS”.Lamont asistió a la escuela Hillhouse cuando aún no se dictaban en ella los cursos dedesarrollo social. ¿Habría sido diferente su vida si hubiera recibido el beneficio de esaeducación en sus años de escuela, tal como lo hacen ahora los alumnos de las escuelas 144
  • 145. públicas de New Haven? Las señales apuntan a una posible afirmación, aunque nadiepodría asegurarlo.Como lo expresara Tim Shriver, “Una cosa queda clara: el campo de pruebas para lasolución de problemas sociales no es sólo el aula, sino también la cafetería, las calles, elhogar”. Consideremos el testimonio de maestros del programa New Haven. Uno relata cómouna antigua alumna, aún soltera, lo visitó y le dijo que sin duda a esa altura sería una madresoltera si “no hubiera aprendido a defender mis derechos durante las clases de DesarrolloSocial”.14 Otra maestra recuerda cómo la relación de una alumna con su madre era tan malaque sus conversaciones siempre terminaban en peleas a gritos; después de que la jovenaprendiera a tranquilizarse y a pensar antes de reaccionar, la madre le contó a la maestraque no podían hablar sin ir Hasta la raíz del asunto”. En la escuela Troup, una alumna desexto grado le entregó una nota a su maestra de Desarrollo Social; su mejor amiga, decía lanota, estaba embarazada, no tenía con quién hablar del tema, y estaba pensando ensuicidarse, pero sabía que la maestra se preocuparía.Un momento revelador se produjo cuando me encontraba observando una clase de séptimogrado de desarrollo social en las escuelas de New Haven, y la maestra pidió que “alguien mehablé de algún descuerdo que hay tenido recientemente, y que haya terminado bien”.Una niña regordeta de doce años levantó la mano: “Alguien me dijo que una chica del grado,que se suponía era mi amiga, quería pelearse conmigo. Me dijeron que me iba a esperarpara eso en una esquina, después de clase”.Pero en lugar de enfrentarla, la niña aplicó uno de los métodos aprendidos en clase:enterarse de lo que verdaderamente ocurre antes de llegar a ninguna conclusión: “Así, fui ahablar con la niña y le pregunté por qué había dicho eso. Y contesto que nunca lo habíadicho. Así, que no nos peleamos”.El episodio parece demasiado inocuo. Salvo porque la niña que relató la historia ya habíasido expulsada de otra escuela por pelear. En el pasado, ella habría atacado primero, ypreguntando después, o ni siquiera lo hubiera hecho. Para ella, enfrentar a un aparenteadversario de manera constructiva en lugar de estallar inmediatamente en unaconfrontación, es una victoria pequeña, pero real.Tal vez el signo más elocuente del impacto de las clases de alfabetización emocional, loconstituyan los datos que me hizo conocer el director de la escuela de estos niños de doceaños. Una regla inviolable es que a todo niño que es sorprendido en una pelea, se losuspende. Pero desde que se han instrumentado las clases de alfabetización emocional entodos los años, ha habido una caída constante en el número de suspensiones. “El añopasado”, dice el director, “hubo 106 suspensiones. En lo que va de este año –estábamos enmarzo-, hemos tenido solamente 26”.Estos son beneficios concretos. Pero aparte de estas anécdotas sobre vidas mejoradas osalvadas, aparece una pregunta empírica sobre cuánto afectan realmente estas clases dealfabetización emocional aquellos que las cursan. Los datos sugieren que, aunque estos14 Leslie Brothers, “A biological perspective on empathy” American Journal of Psychiatry 146, 1, 1989. 145
  • 146. cursos no cambian de la noche a la mañana, a medida que los niños avanzan en elprograma, de grado en grado, se observan mejoras evidentes en el ambiente de la escuela yen el panorama de los chicos y chicas que las cursan, así como de su nivel de aptitudemocional.Se han realizado un puñado de evaluaciones objetivas, las mejoras de las cuales comparana los estudiantes de estos cursos con otros que no lo son, con observadores independientesque evalúan el comportamiento de los mismos alumnos antes y después de los cursos,basado en mediciones objetivas de su comportamiento, tales como el número de peleas enel patio, o de suspensiones. Reuniendo otros datos, se comprueba un extendido beneficiopara la aptitud emocional y social del niño, para su comportamiento dentro y fuera del aula, ypara su habilidad para aprender (ver Apéndice F para mayor detalle):AUTOCONOCIMIENTO EMOCIONAL • Mejora en el reconocimiento y la designación de las propias emociones. • Mayor capacidad para atender las causas de los sentimientos. • Reconocimiento de la diferencia entre sentimientos y acciones.MANEJO DE LAS EMOCIONES • Mayor tolerancia ante las frustraciones, y control del enojo. • Menor cantidad de bromas, peleas e interrupciones de la clase. • Mayor capacidad para expresar adecuadamente el enojo, sin pelear. • Menos suspensiones y expulsiones. • Menos comportamiento agresivo o autodestructivo. • Más sentimientos positivos sobre ellos mismos, la escuela, y la familia • Mejor manejo del estrés • Menos soledad y ansiedad social.APROVECHAMIENTO PRODUCTIVO DE LAS EMOCIONES • Más responsabilidad. • Mayor capacidad de concentrarse en la terea que se tiene entre manos y de prestar atención. • Menos impulsividad, mayor autocontrol. • Mejores calificaciones en las pruebas de rendimiento escolar.EMPATÍA: INTERPRETACIÓN DE LAS EMOCIONES • Mayor capacidad para comprender el punto de vista de otra persona. • Mejora de la empatía y de la sensibilidad para percibir los sentimientos de los otros. • Mejora de la capacidad de escuchar.MANEJO DE LAS RELACIONES PERSONALES • Aumento de habilidad para analizar y comprender las relaciones. • Mejora de la resolución de los conflictos y de la negociación en los desacuerdos. 146
  • 147. • Mejora en la solución de problemas planteados en las relaciones. • Mayor habilidad y actitud positiva en la comunicación. • Más popularidad y sociabilidad: actitud amistosa e interesado con sus pares. • Mayor preocupación y consideración. • Mayor solicitud por parte de sus pares. • Más actitud “pro-social” y armoniosa en grupo. • Mayor cooperación, ayuda y actitud de compartir • Actitud más democrática en el trato con los otros.Uno de los puntos de esta lista reclama especial atención: los programas de alfabetizaciónemocional mejoran las calificaciones académicas y el desempeño escolar. Este no es undescubrimiento aislado: aparece una y otra vez en estos estudios. En un momento en quedemasiados niños parecen carecer de la capacidad de manejar sus problemas, de prestaratención o de concentrarse, de controlar sus impulsos, de sentirse responsables por sutrabajo o de interesarse en su aprendizaje, cualquier cosa que sostenga estas habilidadesayudará a su educación. En este sentido, la alfabetización emocional mejora la capacidad dela escuela para enseñar. Incluso en una época de retorno a los contenidos básicos y derecortes presupuestarios, un argumento a favor de la implementación de estos programas esque ayudan a revertir una tendencia declinante de la educación, y que fortalecen lacapacidad de las escuelas de cumplir con su misión principal, por lo que inversión vale lapena.Más allá de estas ventajas educativas, los recursos parecen ayudar a que los niños cumplanmás eficazmente sus papeles en la vida, volviéndose mejores amigos, alumnos, hijos e hijas,y con la posibilidad futura de ser mejores esposos y esposas, trabajadores y patrones,padres y ciudadanos. Hasta que todos los chicos y chicas se aseguren de recibir estasenseñanzas, debemos luchar para que ocurra. “La marea alta empuja todos los botes”,sintetiza Tim Shriver. “Los que se benefician de esas habilidades no son sólo los chicos conproblemas sino todos; son una vacuna para toda la visa”. Carácter, moral y las artes de la democraciaExiste una palabra anticuada para designar al conjunto de habilidades que conforman lainteligencia emocional: carácter. El carácter, escribe Amitai Etzioni, teórico social de laUniversidad de Washington, es “el músculo psicológico que la conducta moral exige”15 y elfilósofo John Dewey sostuvo que una educación moral es más efectiva cuando las leccionesse imparten a los niños durante los hechos reales, no sólo como cuestiones abstractas: elmodelo de la alfabetización emocional. 16Si el desarrollo del carácter es la base de las sociedades democráticas, consideremosalgunas de las maneras en que la inteligencia emocional puede apoyar este fundamente. Elcarácter está sustentando en la autodisciplina; la vida virtuosa, como lo observaran losfilósofos, desde Aristóteles, está basada en el autodominio. La piedra angular del carácter esla capacidad de motivarse y guiarse uno mismo, ya sea haciendo los deberes, terminandoun trabajo, o levantándose a la mañana. Y, como ya hemos visto, la capacidad de diferir las15 Hatch, “Social Intelligence in Young Children”16 El relato de Terry Dobson sobre el borracho japonés y el anciano está mencionado con autorización del patrimonio de Dobson. Tambiénestá relatado por Ram Dass y Paul Gorman, How Can I Help?, Nueva York, Alfred A. Knopf, 1985, págs.. 167-171 147
  • 148. gratificantes y de controlar y canalizar la urgencia de actuar es una habilidad emocionalbásica, lo que en tiempos anteriores se llamaba voluntad. “Necesitamos controlarnos anosotros mismos, nuestros apetitos, nuestras pasiones, para hacer el bien a otros”, señalaThomas Lickona, al escribir sobre la educación del carácter. “Se necesita voluntad paramantener la emoción bajo el control de la razón”.Ser capaz de dejar de lado el enfoque sobre uno mismo, y de controlar los impulsos, rindebeneficios sociales: allana el camino hacia la empatía, a escuchar con atención, a ponerseen el lugar del otro. La empatía, como vimos, conduce a interesarse, al altruismo, y a lacompasión. Ver las cosas desde la perspectiva del otro rompe los estereotipospreestablecidos, y promueve así la tolerancia y la aceptación de las diferencias. Estasaptitudes son cada vez más requeridas en nuestra sociedad crecientemente pluralista,permitiendo a las personas vivir unidas en respeto mutuo, y creando la posibilidad endiscurso público creativo. Son las artes fundamentales de la democracia.Las escuelas, señala Etzioni, tienen un papel central en la formación del carácter inculcandoautodisciplina y empatía, lo que a su vez posibilita la asunción de compromisos auténticoscon los valores cívicos y morales. En esta tarea, no es suficiente dar a los niñosconferencias sobre valores: necesitan practicarlos, lo que ocurre cuando los niñosconstruyen las habilidades sociales y emocionales esenciales. En este sentido, laalfabetización emocional corre pareja con la formación del carácter, del desarrollo moral y dela conciencia ciudadana. Unas últimas palabrasMientras termino este libro, algunos asuntos conflictivos aparecidos en los diarios atraen miatención. Uno anuncia que el disparo con armas de fuego se ha convertido en la causanúmero uno de muerte en los Estados Unidos, sobrepasando a los accidentesautomovilísticos. El segundo, que el promedio de asesinatos del año anterior se incrementóen un 3% Particularmente perturbadora es la predicción realizada por un criminalista en elsegundo artículo de que estamos en el ojo de un “huracán de criminalidad”, que sedesencadenará en la próxima década. La razón que da para afirmar esto, es que elasesinato cometido por adolescentes de sólo catorce o quince años, está en aumento, y queese grupo representa la cresta de un mini baby boom (una pequeña explosión demográfica).En la próxima década, este grupo tendrá entre dieciocho y veinticuatro años, la edad en quelos crímenes violentos alcanzan un punto crítico en el curso de una carrera criminal. Loscambios se avecinan: un tercer artículo dice que en los cuatro años entre 1988 y 1992, losdatos del Departamento de Justicia muestran un salto del 68% en el número de jóvenesprocesados por asesinato, robo calificado, asalto y violación, con un aumento del 80% en elcaso del robo calificado.Estos adolescentes pertenecen a la primera generación que no sólo tiene armas, sino queademás son automáticas y fácilmente accesibles, así como la generación de sus padres fuela primera en disponer de drogas. La tenencia de armas por parte de adolescentes significaque los desacuerdos que en otros tiempos se hubieran zanjado a golpes de puño, ahoraconcluyen con disparos. Y, como lo señala otro experto, “estos chicos no son muy buenosen evitar las disputas”. 148
  • 149. Una de las razones de que carezcan de estas habilidades básicas de la vida es, porsupuesto, que esta sociedad no se ha molestado en asegurarse de que todos los niñoscuenten con la enseñanza que les facilite lo esencial en el manejo del enojo o en la soluciónpositiva de los conflictos, ni en enseñar empatía, control de los impulsos, ni ninguno de losfundamentos de la aptitud emocional. Dejando que los niños aprendan esto por su cuenta,nos arriesgamos a perder la posibilidad de que lenta maduración cerebral ayude a los niñosa cultivar paulatinamente la creación de un saludable repertorio emocional.A pesar del fuerte interés que algunos educadores han demostrado en la alfabetizaciónemocional, estos cursos aún son excepcionales; la mayoría de los maestros, directores ypadres, simplemente no saben de su existencia. Los mejores modelos están fuera de laprincipal corriente educativa, en poder de un puñado de escuelas privadas y unas pocasescuelas públicas. Por supuesto, ningún programa, ni siquiera este, es una respuesta paratodos los problemas. Pero dada la crisis que enfrentamos y enfrentan nuestros niños, y laesperanza que surge de los cursos de alfabetización emocional, debemos preguntarnos:¿No deberíamos estar enseñando estas habilidades esenciales para la vida a todos losniños ahora más que nunca?Y si no ahora, ¿cuándo?Goleman, Daniel. (1998). La inteligencia emocional. Javier Vergara Editor. Séptima reimpresión, 1998. Págs. 318 - 330 149
  • 150. EDUCACIÓN Y SENTIDO DEL HUMOR Lucía Ávila SantanaHay quienes sin humor alegan que el humor nada tiene que hacer en la educación.Frunciendo el ceño les parece inconcebible, “¡se ríen, no dan importancia!” como si la risafuese sinónimo de indolencia. La sonrisa, la mayoría de las veces, demuestra comprensiónde aquello que no es tan evidente, como la ironía, el absurdo, la contradicción, la relatividad;se trata, entonces, de una forma de enfrentar las situaciones que denota flexibilidad mental,creatividad, habilidades intelectuales muy importantes para enseñar y aprender. Vale la pena saber que existen muchos estudios sobre el humor en la educación. Nopuede menos que darnos alegría que tanta gente quiera reivindicarlo. Imagino que son,además de investigadores sesudos, gente ingeniosa, que sabe reír. Porque, reírse es unarte, no de espectáculo pero sí de vida. En Pedagogía del humor17, Jesús Fernández Solís recalca la necesidad de que losprofesores lo desarrollen: “es necesario completar la formación integral de los educadores(…) para relativizar fracasos, sobrellevar desencantos, superar frustraciones …, desterrarapatías”; porque el humor “nos da otra manera de tomarnos la vida y enfrentar losacontecimientos cotidianos; nos ayuda a desactivar los conflictos, aliviar tensiones yestablecer una buena comunicación con uno mismo, los estudiantes y los colegas”. Además,es una herramienta invaluable para construir significados: “nos hace ver la existencia y larealidad del mundo desde diferentes puntos de vista, nos ayuda a comprenderla yconsiderarla desde nuevas claves”; también nos hace creativos, nos anima a pensar y aemprender tareas de maneras no convencionales. Aunque su ensayo desagrega lo que el humor aporta a los profesionistas de laeducación y sus relaciones con los demás, sus ideas son generalizables. Como lodemuestran múltiples investigaciones, un buen sentido del humor es herramientafundamental de vida, pues nos permite trascender y transformar los gravescondicionamientos socioculturales, políticos y económicos que las características salvajes dela vida contemporánea nos imponen. ¿Por qué?, porque las personas con sentido del humor(y no hablo de los que viven de chistoretes) no se casan con una idea, son ágiles y flexibles,enfrentan los problemas y los piensan a fondo; el humor les sirve para considerar variasperspectivas, como las que parecen más absurdas que muchas veces contienen grados deverdad. Además, el humor regala la posibilidad de reírse de uno mismo; no es poca cosa ymenos en la educación. Desdramatizarse y conocerse mejor es hacer conciencia de laspropias limitaciones, saber que todo es un proceso, que formarse implica cambios, quetenemos derecho y podemos reírnos de las recaídas y los errores –que son inevitables– ytambién con el gusto de los logros y los avances. El antiperfeccionismo que esto genera noshace aceptantes, comprensivos de las diferencias, nos acerca a los demás. ¿No es esto loque hace posible perseverar en el camino de la propia formación? ¿No es lo que un buendocente necesita para ayudar a los estudiantes en sus caminos? Como forma ingeniosa de considerar diferentes puntos de vista, el humor nos ayuda arelativizar la realidad y a elevar el umbral de frustración. Permite que salten a la vista las17 Jesús Damián Fernández Solís, Pedagogía del humor. El valor educativo del humor en la educación social, Departamento de Teoría eHistoria de la Educación, Universidad Complutense de Madrid. laserena.dip-badajoz.es/.../documentos_pedagogia_del_humor_8ae1f73a 150
  • 151. discrepancias y contradicciones de las que no están libres ni los más serios y profundosargumentos. Sonreír o soltar una carcajada no significa trivializar, sino comprender matices,atenuar las situaciones, ubicarlas en su justa perspectiva y restablecerlas en su dimensiónmás humana. Todo ello es herramienta de aprendizaje y educación. Sin sentido del humor la tristeza nos acecha y nos roba parte de nuestra vitalidad y laposibilidad de aprender. Pero más triste es que quien lo tiene, lo esconda como si fuera unextraño que avergüenza. Porque nosotros mismos le tenemos miedo y le ponemosobstáculos. A veces pensamos que hacemos el ridículo, que “balconeamos” nuestras fallas ynos exponemos al juicio de los demás. Y a veces el miedo tiene razón. Sabemos que elhumor tiene un uso nefasto y primitivo, cuando se confunde con burlas, cuando con o sinconciencia se usa contra los demás. Por eso necesitamos hacer del humor una tarea consciente de desarrollo y unaherramienta de formación y aprendizaje. Es tarea pendiente para casi todos, alumnos ymaestros, y la escuela es espacio ideal para desarrollarlo. El humor inteligente que se ejercesobre las ideas y no sobre las personas, que genera un clima abierto a los juegos delpensamiento, aporta el gusto de reírse juntos y alimenta la motivación y la flexibilidad mentalpara la convivencia creativa y para aprender y comprender el mundo en sus dimensionesmás humanas.Posibilidades pedagógicas del humor • Despierta el interés y el entusiasmo, fomenta la buena disposición ante las tareas. • Ayuda a establecer relaciones sanas y un clima de cordialidad y de confianza que promueve y fortalece lazos de amistad. • Ayuda a liberar tensión acumulada, desdramatizar situaciones; aporta una válvula de escape en situaciones imprevistas o conflictivas. • Contribuye a experimentar alegría, al placer de reírse juntos. • Contribuye a reírse de las propias fallas y dificultades antes que otros lo hagan, y así a protegerse de las burlas de los demás. • Favorece la consideración de diversos elementos en el análisis de las situaciones, permite desterrar pensamientos distorsionados, promueve la memoria y los procesos cognitivos. • Estimula el pensamiento lateral o divergente. Potencia la imaginación como elemento clave en la resolución de problemas. • Ayuda a generar un mejor ambiente educativo y a agilizar los procesos de enseñanza y aprendizaje. • Hace posible un mejor abordaje y tratamiento de problemas emocionales. Todo Mafalda, Quino, Ediciones de La Flor, Argentina, 2004.Periódico La Jornada, Sección Educación, No. 8. (6 de marzo de 2010). Educación y sentido del humor. Lucía ÁvilaSantana. Fuente: www.jornada.unam.mx/2010/03/06/humor.html 151
  • 152. COMPETENCIAS PARA LA VIDA Y PERFIL DE EGRESO DE LA EDUCACIÓN BÁSICA Secretaría de Educación PúblicaEn el mundo contemporáneo cada vez son más altas las exigencias a hombres y mujerespara formarse, participar en la sociedad y resolver problemas de orden práctico. En estecontexto es necesario ofrecer una educación básica que contribuya al desarrollo decompetencias para mejorar la manera de vivir y convivir en una sociedad cada vez máscompleja; por ejemplo, el uso eficiente de herramientas para pensar, como el lenguaje¸ latecnología, los símbolos y el propio conocimiento; la capacidad de actuar en gruposheterogéneos y de manera autónoma.La investigación educativa ha buscado precisar el término competencias, coincidiendo enque éstas se encuentran estrechamente ligadas a conocimientos sólidos; ya que surealización implica la incorporación y la movilización de conocimientos específicos, por loque no hay competencias sin conocimientos. Una competencia implica un saber hacer(habilidades) con saber (conocimiento), así como la valoración de las consecuencias de esehacer (valores y actitudes). En otras palabras, la manifestación de una competencia revela lapuesta en juego de conocimientos, habilidades, actitudes y valores para el logro depropósitos en contextos y situaciones diversas, de ahí que se utilice la idea de movilizarconocimientos (Perrenoud, 1999). Lograr que la educación básica contribuya a la formaciónde ciudadanos con estas características implica plantear el desarrollo de competenciascomo propósito educativo central.5.1 Las competencias para la vidaLas competencias movilizan y dirigen todos estos conocimientos hacia la consecución deobjetivos concretos .Las competencias se manifiestan en la acción de manera integrada.Poseer sólo conocimientos o habilidades no significa ser competente: pueden conocerse lasreglas gramaticales, pero ser incapaz de redactar una carta; pueden enumerarse losderechos humanos y, sin embargo, discriminar a las personas con alguna discapacidad.La movilización de saberes (saber hacer con saber y con conciencia respecto del impacto deese hacer) se manifiesta tanto en situaciones comunes de la vida diaria como en situacionescomplejas y ayuda a visualizar un problema, poner en juego los conocimientos pertinentespara resolverlo, reestructurarlos en función de la situación, así como extrapolar o prever loque hace falta. Algunos ejemplos de estas situaciones son: diseñar y aplicar una encuesta,organizar una actividad, escribir un cuento o un poema, editar un periódico. De estasexperiencias se puede esperar una toma de conciencia de ciertas prácticas sociales ycomprender, por ejemplo, que escribir un cuento no es sólo cuestión de inspiración, puesdemanda trabajo, perseverancia y método.Las competencias que aquí se proponen contribuyen al logro del perfil de egreso y deberándesarrollarse desde todas las asignaturas, procurando proporcionar oportunidades yexperiencias de aprendizaje que sean significativas para todos los alumnos. 152
  • 153. Competencias para el aprendizaje permanente. Implican la posibilidad de aprender, asumir y dirigir el propio aprendizaje a lo largo de la vida, de integrarse a la cultura escrita, así como de movilizar los diversos saberes culturales, lingüísticos, sociales, científicos y tecnológicos para comprender la realidad. Competencias para el manejo de la información. Se relacionan con la búsqueda, identificación, evaluación, selección y sistematización de información; el pensar, reflexionar, argumentar y expresar juicios críticos; analizar, sintetizar, utilizar y compartir información; el conocimiento y manejo de distintas lógicas de construcción del conocimiento en diversas disciplinas y en los distintos ámbitos culturales. Competencias para el manejo de situaciones. Son aquellas vinculadas con la posibilidad de organizar y diseñar proyectos de vida, considerando diversos aspectos, como los históricos, sociales, políticos, culturales, geográficos, ambientales, económicos, académicos y afectivos, y de tener iniciativa para llevarlos a cabo, administrar el tiempo, propiciar cambios y afrontar los que se presenten; tomar decisiones y asumir sus consecuencias, enfrentar el riesgo y la incertidumbre, plantear y llevar a buen término procedimientos o alternativas para la resolución de problemas, y manejar el fracaso y la desilusión. Competencias para la convivencia. Implican relacionarse armónicamente con otros y con la naturaleza; comunicarse con eficacia; trabajar en equipo; tomar acuerdos y negociar con otros; crecer con los demás; manejar armónicamente las relaciones personales y emocionales; desarrollar la identidad personal y social; reconocer y valorar los elementos de la diversidad étnica, cultural y lingüística que caracterizan a nuestro país, sensibilizándose y sintiéndose parte de ella a partir de reconocer las tradiciones de su comunidad, sus cambios personales y del mundo. Competencias para la vida en sociedad. Se refieren a la capacidad para decidir y actuar con juicio crítico frente a los valores y las normas sociales y culturales; proceder a favor de la democracia, la libertad, la paz, el respeto a la legalidad y a los derechos humanos; participar tomando en cuenta las implicaciones sociales del uso de la tecnología; participar, gestionar y desarrollar actividades que promuevan el desarrollo de las localidades, regiones, el país y el mundo; actuar con respeto ante la diversidad sociocultural; combatir la discriminación y el racismo, y manifestar una conciencia de pertenencia a su cultura, a su país y al mundo.5.2 El perfil de egreso del estudiante de la educación básicaEl perfil de egreso de la educación básica tiene un papel muy importante en el proceso dearticulación de los tres niveles (preescolar, primaria y secundaria) que constituyen esta etapade escolaridad obligatoria. Las razones de ser de dicho perfil son las siguientes: 1. Definir el tipo de ciudadano que se espera formar a lo largo de la educación básica. 153
  • 154. 2. Ser un referente común, tanto para la definición de los contenidos como para las orientaciones didácticas que guían el estudio de las asignaturas que forman el currículo. 3. Servir de base para valorar la eficacia del proceso educativo.El perfil de egreso plantea un conjunto de rasgos que los estudiantes deberán mostrar altérmino de la educación básica, como garantía de que podrán desenvolversesatisfactoriamente en cualquier ámbito en el que decidan continuar su desarrollo. Dichosrasgos son el resultado de una formación que destaca la necesidad de desarrollarcompetencias para la vida, que además de conocimientos y habilidades incluyen actitudes yvalores para enfrentar con éxito diversas tareas. El logro de los rasgos del perfil de egresosupone una tarea compartida entre los campos de conocimiento que integran los planes deestudio de la educación básica.Los planes y programas de estudio de preescolar, primaria y secundaria se han construidode manera articulada y con el principio general de que la escuela en su conjunto y enparticular los docentes dirijan los aprendizajes de los alumnos, mediante el planteamiento dedesafíos intelectuales, el análisis y la socialización de lo que éstos producen, laconsolidación de lo que se aprende y su utilización en nuevos desafíos para seguiraprendiendo. Así, el paso de los alumnos por la escolaridad básica se hará de maneracoherente y sin traslapes o vacíos en las diversas líneas de estudio.Como resultado del proceso de formación a lo largo de la escolaridad básica, el alumnomostrará los siguientes rasgos: a) Utiliza el lenguaje oral y escrito para comunicarse con claridad y fluidez e interactuar en distintos contextos sociales y culturales. Además posee las herramientas básicas para comunicarse en una lengua adicional. b) Argumenta y razona al analizar situaciones, identifica problemas, formula preguntas, emite juicios, propone soluciones y toma decisiones. Valora los razonamientos y la evidencia proporcionada por otros y puede modificar, en consecuencia, los propios puntos de vista. c) Busca, selecciona, analiza, evalúa y utiliza la información proveniente de diversas fuentes. d) Interpreta y explica procesos sociales, económicos, financieros, culturales y naturales para tomar decisiones individuales o colectivas, en función del bien común. e) Conoce y ejerce los derechos humanos y los valores que favorecen la vida democrática, actúa en y pugna por la responsabilidad social y el apego a la ley. f) Asume y practica la interculturalidad como riqueza y forma de convivencia en la diversidad social, étnica, cultural y lingüística. 154
  • 155. g) Conoce y valora sus características y potencialidades como ser humano; sabe trabajar en equipo; reconoce, respeta y aprecia la diversidad de capacidades en los otros, y emprende y se esfuerza por lograr proyectos personales o colectivos. h) Promueve y asume el cuidado de la salud y del ambiente, como condiciones que favorecen un estilo de vida activo y saludable. i) Aprovecha los recursos tecnológicos a su alcance, como medios para comunicarse, obtener información y construir conocimiento. j) Reconoce diversas manifestaciones del arte, aprecia la dimensión estética y es capaz de expresarse artísticamente.Secretaría de Educación Pública. (2009). Plan de estudio 2009. Educación Básica. Primaria. Segunda edición. (ISBN:978-607-467-008-0). Págs. 40 - 43 155

×