Sociedad de la informacion (Pozo Municio) - 4to Com (TIC's)
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Sociedad de la informacion (Pozo Municio) - 4to Com (TIC's)

on

  • 827 views

 

Statistics

Views

Total Views
827
Views on SlideShare
827
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
5
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Sociedad de la informacion (Pozo Municio) - 4to Com (TIC's) Sociedad de la informacion (Pozo Municio) - 4to Com (TIC's) Document Transcript

  • “Aprendices y maestros – La nueva cultura del Aprendizaje”. Ignacio Pozo Municio 2000La Sociedad de la Información La demanda de un aprendizaje constante y diverso es consecuencia tambiéndel flujo de información constante y diversa al que estamos sometidos. Los cambiosradicales en la cultura del aprendizaje están ligados históricamente al desarrollo denuevas tecnologías en la conservación y la difusión de la información. Una primera revolución de la información surgió en la sociedad sumeria endónde se utilizaban tablillas que eran instrumentos de mediación entre la informacióny la memoria humana. Lamentablemente estos cambios tuvieron una influencia muylimitada sobre las demandas sociales de aprendizaje, no solamente porque su uso serestringió a las elites administrativas, sino sobre todo por las limitaciones tecnológicasen el almacenamiento, conservación y difusión de la información. Una segunda revolución de la información surge con la invención de laimprenta. La impresión de los libros era mucho menos laboriosa y costosa que la copiade un manuscrito y a la vez más accesible a una mayor cantidad de gente. Por estosfactores la iglesia perdió el monopolio del conocimiento, que de esta forma sediversificó y democratizó. Se inicia la era de la descentralización de los saberes. Comoconsecuencia, la memoria repetitiva y el aprendizaje reproductivo se desprestigiaronentre las elites intelectuales. Es la era de la razón más que de la memoria. En la segunda mitad del siglo pasado, y muy especialmente en sus últimasdécadas, se produjo una tercera revolución en los soportes de la información queabrió paso a una nueva cultura del aprendizaje. Las nuevas tecnologías permitieron unacceso casi instantáneo a grandes bancos de datos, que contienen no sólo informaciónescrita sino también información audiovisual, más inmediata y fácil de procesar. No hace falta buscar activamente la información, desear aprender algo, paraencontrarla. Es más bien la información la que nos busca a nosotros, a través de lamediación impuesta por los canales de comunicación social. Son cada vez menos las primicias informativas y aún menos las exclusivas quese reservan para la escuela. Toda esta información a la cual somos expuestos esfragmentaria, confusa y muchas veces engañosa. Pero, como los programas escolaressiguen funcionando en gran medida como si la sociedad de información no existiera,los alumnos tienen pocas oportunidades de organizar y dar sentido a esos saberesinformales relacionándolos con el conocimiento escolar, que por lo demás suele serbastante menos atractivo. Según Pylyshyn los seres humanos somos auténticos “informívoros”,necesitamos información para sobrevivir, igual que necesitamos alimento, calor ocontacto social. En las ciencias de la comunicación se considera que información estodo aquello que reduce la incertidumbre de un sistema.
  • Esta incertidumbre es aún mayor en la sociedad actual, como consecuencia dela descentración del conocimiento. Un rasgo característico de nuestra cultura del aprendizaje es que, en vez detener que buscar activamente la información con que alimentar nuestra ansia depredicción y control, estamos siendo atiborrados, sobrealimentados de información. Además de esta característica, los medios de comunicación social suministrantambién mucho “ruido”, supuesta información que en realizad no reduce ningunaincertidumbre, ya que no incrementa nuestra capacidad predictiva ni nuestro controlsobre los acontecimientos es constantemente expuesta a las personas. En nuestra cultura, la información fluye de modo mucho más dinámico perotambién menos organizado. Gracias a las nuevas tecnologías podemos conectarnos con mucha facilidad yvagar perezosamente por la red, pero de ese vagabundeo extraeremos pocoaprendizaje si no somos capaces de organizar nuestra ruta. Mientras que elaprendizaje de la cultura impresa suele ser un viaje organizado por quien produce elconocimiento, en la sociedad de la información es el consumidor quien debe organizaro dar significado a su viaje. Es la cultura del zapping informativo, una cultura hecha de retazos deconocimiento, un collage que es necesario recomponer para obtener significado. Paraello se necesitan no sólo esas estrategias para buscar, seleccionar y reelaborarlainformación que mencionaba ante, sino también conocimientos con los que relacionary dar significado a esa información. Un ejemplo de este tipo de característica de la sociedad de la información sonlos programas de televisión del tipo “resumen de noticias”. Los mismos consisten en presentar fragmentos de informes obtenidos dediversas fuentes y luego de ser presentados realizar un comentario sobre el mismo. Cabe aclarar que cada canal que lo emite realiza una intervención política deacuerdo a la información que quiera mostrar, logrando en algunos casos, que unamisma información sea presentada a través de posturas muy contradictorias variandode la fuente que la emite. Es necesario formar “televidentes” capaces de reconocer estas posturas quesutilmente presentan cada canal de información y seleccionar de todo lo que sepresenta y que a la vez se jactan de tener la verdad absoluta, de aquello que realmentedesinforma y confunde.