• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Res3
 

Res3

on

  • 233 views

 

Statistics

Views

Total Views
233
Views on SlideShare
233
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Res3 Res3 Document Transcript

    • Marisol Rey Castillo © David HEAP, Segunda Noticia Histórica del ALPI (A los cuarenta años de la publicación de su primer tomo): Revista de Filología Española, LXXXII, 2002, Pp 5-19.En este artículo, el profesor David Heap, de la Universidad de Wester OntarioCanadá, habla de su búsqueda de algunos cuestionarios del ALPI –Atlas Lingüísticode la Península Ibérica-, así como de la importancia del estudio de los materiales, ysu futura divulgación por medios electrónicos e Internet.Después de una larga y azarosa historia, el ALPI apenas en 1962 vio impreso suprimer tomo para después suspender de manera definitiva su publicación. En 1975Tomás Navarro afirma que se debía a motivos económicos y metodológicos. Elcorpus no estaba totalmente corregido y se hacía muy dificultoso tener que imprimiruna muestra para después corregir de nuevo y publicar el resultado definitivo. Losmateriales de elaboración de mapas eran costosos y difíciles de conseguir yfinalmente sus principales investigadores se desanimaron ante el poco apoyo de lacomunidad científica y cada uno siguió su propio camino en otras líneas deinvestigación. Navarro también pedía que los originales fueran conservados demanera que en un futuro algún estudioso los retomara ya que eran fuentes de riquezalingüística.Heap decidió tomar el riesgo de encontrar los manuscritos originales de las encuestasdel ALPI, y poco a poco logró reunir y copiar el material. Encontró un documento deManuel Sanchis Guarner y un listado del año 1957 con el nombre de tres de losinvestigadores y las provincias que cada uno había trabajado así: Anibal Otero: LaCoruña, Lugo Pontevedra, Orense, Viana do Castelo, Braga, Porto, Vila Real,Bragança, Guarda, Viseu, Aveiro, Coimbra, Castelo, Branco, Leiria, Santarem,Portoalegre, Lisboa, Setúbal, Évora, Beja y Faro con 146 puntos de encuesta.Lorenzo Rodriguez-Castellano: Asturias, León, Zamora, Salamanca, Cáceres,Badajoz, Valladolid, Santander, Palencia, Segovia, Soria, Ávila, Madrid, Guadalajara,Toledo, Ciudad Real, Córdoba, Jaén, Huelva, Sevilla, Cádiz, Málaga y Granada, con191 puntos de encuesta. Y Manuel Sanchis Guarner: Álava, Vizcaya, Burgos,Logroño, Cuenca, Albacete, Almería, Murcia, Navarra, Huesca, Zaragoza, Teruel,Andorra, Pyrénées Orientales (Rosellón), Lérida, Gerona, Barcelona, Tarragona,Castellón, Valencia, Alicante e Islas Baleares, con 190 puntos de encuesta, los trescon un total de 527 puntos de encuesta. Posteriormente se puso en contacto conestudiosos y familiares de los fallecidos investigadores para ese entonces.Finalmente su búsqueda dio frutos, recopiló y copió todo el material que encontró.
    • Marisol Rey Castillo ©Aunque muchas han sido las voces que se han levantado contra el uso y el valor delALPI, también hay otras tantas que han hecho la contra y han demostrado lasgrandes utilidades y los beneficios que éste traería a la lingüística. Sus detractoreshan comentado que un atlas lingüístico de esta índole es muy general, el territorioabarcado es muy extenso, a diferencia de un atlas lingüístico regional, que abarcaríadistancias menos grandes. Además el tiempo transcurrido entre la primera encuesta(1931) y la última (1954) era muy prolongado, y se debía tener en cuenta que laguerra civil también había traído cambios lingüísticos importantes. Quienes lodefienden han argumentado que en el ALPI no busca competir con atlas regionales,sino complementarse el uno al otro, y precisamente con su antigüedad lo hace unimportante documento histórico, además la forma de elaboración de sus preguntas ysu valiosa información morfosintáctica eclipsarían otro tipo de atlas regionales que seinteresan más por la variedad fonética y léxica. Para la elaboración del cuestionario ylas preguntas de morfología y sintaxis, se consultó con Amado Alonso y MenéndezPidal quienes junto con Tomás Navarro trabajaron sobre aspectos como: pronombresátonos, pretérito simple y pretérito perfecto, condicional e imperfecto (y futuro) desubjuntivo, “se” impersonal y pasiva refleja, entre otros.Finalmente, Heap propone que la publicación hoy del ALPI sería más fácil gracias alos medios electrónicos y no se tendrían los obstáculos que surgieron en 1962después de la publicación de su primer tomo. Los datos ya obtenidos por Heap, estánsiendo colocados en una base de datos, el SIG ―Sistema de InformaciónGeográfica- que facilita en gran medida la construcción del ALPI, lo cual no prolongasu tiempo ni el gasto que supondría la impresión en papel. Además el autor afirmaque no es estrictamente necesario elaborar cartográficamente los datos, sino quesería más fácil presentar listas, y opcionalmente, una elaboración en mapas quecomplementaría la información. Heap tiene la esperanza de que en poco tiempo sepueda tener la versión electrónica del ALPI en CD-ROM o DVD. Los avances de tanimportante proyecto ya están disponibles en la web: www.alpi.ca lo cual esconsiderado un triunfo por parte del autor, ya que para él, tan valioso material nodebe dejarse a un lado, ya que allí se tiene una importante fuente de investigaciónlingüística de la Península Ibérica. Marisol Rey Castillo