Your SlideShare is downloading. ×
Res15
Res15
Res15
Res15
Res15
Res15
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Res15

157

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
157
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Marisol Rey Castillo © PERELLÓ, Jorge y PÉREZ SIERRA, Jaime. (1989) III Fisiología de la Fonación En “Fisiología de la Comunicación Oral”. Editorial Científico – Médica. Barcelona. En el libro, los autores nos hablan de la fisiología en la oralidad. Es así como sepresentan las fisiologías de la audición, de la respiración, de la laringe y la fisiologíanerviosa, y dentro de ésta, se expone la fisiología de la fonación. De esa manera, los autores dividen este apartado en seis partes: primero nos haceuna breve introducción al tema, y las otras cinco secciones las divide en lo que consideranlos niveles de la fisiología de la fonación con relación al sistema nervioso central: nivelcortical, nivel diencefálico, nivel bulbar, nivel cerebeloso, y la influencia hormonal. En la introducción se nos explicita que la actividad nerviosa periódica espontáneasólo se manifiesta en los centros y receptores sensoriales. Los nervios sólo obedecen aestas excitaciones rítmicas y las transmiten a los órganos periféricos de ejecución de unamanera pasiva. Después los autores esbozan el nivel cortical de la fonación. Éste es el nivel de lasrepresentaciones voluntarias y de las intenciones expresivas. Siempre que se habla en untono determinado la estimulación rítmica inicial es de origen cortical y está ligado a laactividad de las células del área electromotriz. Las variadas representaciones intelectualesdependen de los montajes neurológicos, de desvíos y de metacronosis (cambios decronaxia) que son el resultado de la educación musical y que tiene tendencia a reproducirseen la cadena y que constituyen en la suma la memoria musical. La iniciativa motriz depende del sistema parapiramidal, o área 6 de Brodmann, lacual en relación con el sistema talamoestriado, permite la utilización de la motilidadautomática en con fines voluntarios. A partir de esta área se obtiene movimientos de laboca. La corteza ejerce una inhibición sobre los centros inferiores. Sin ella la fonación seríaun delirio emocional. La influencia de las emociones de los afásicos es muy marcada,porque su tálamo está sometido a un escaso control del córtex. Entre la zona cortical motora y la auditiva hay relaciones muy estrechas, porejemplo, si cuando una persona habla se le ensordece con ruidos intensos y graves, puedesuceder que aumente considerablemente su intensidad de voz o que modifique la tonalidaden agudo o grave, al no oírse hace esfuerzos inconsistentes para tratar de oírse de nuevo,esto pone en juego mecanismos neurológicos de naturaleza refleja. Cuando un sujetoquiere cantar en estas condiciones no puede mantener el tono. Ya que la voz se haceinestable y fluctúa con gran rapidez. Bajo ensordecimiento, el control de la frecuencia de lavibración de los repliegues vocales reaparece cuando el sujeto hace un esfuerzo volitivosuficientemente intenso para representar psicoanalíticamente la altura del sonido que debe
  • 2. Marisol Rey Castillo ©emitir. La representación mental de la altura del sonido puede ser suficiente para regular losinflujos nerviosos. Es el “canto interior” bien conocido por los cantantes que saben bien quesus notas sobreagudas no se emiten por un esfuerzo de soplo, sino por un esfuerzopsíquico, intensamente volitivo, de representación mental. Esto explica los cantantes sordoso compositores sordos, como el conocido ejemplo de Beethoven, que “oía interiormente”sus obras. La formación voluntaria de una imagen auditiva es necesaria al principio de todaproducción fónica, que comprende altura tonal y timbre del sonido a emitir. Estarepresentación mental desencadena una serie de acomodaciones del resonadorbucofaríngeo que van por las vías nerviosas del facial y del glosofaríngeo, utilizandocoordinaciones adquiridas en el curso de la educación vocal. Interviene además ciertosautomatismos. Se puede pensar que en la fonación a frecuencias deseadas, en el canto, los centrosauditivos de la primera circunvolución temporal realizan la integración de las vías motricescorticofugas salidas de los centros laríngeos (aductores) del área electromotriz. Estoscentros, están por otra parte, contiguos en el córtex. Durante el habla se produce unaumento del 25% en el riego sanguíneo de las zonas promotora y rolándica. Como tercera parte, se nos habla del nivel diencefálico. La relación de unaordenación diencefálica sobre la fonación no ha podido ser demostrada, pero existe unaserie de datos que hacen sospecharlo. Así las inflexiones de tonalidad durante la emisiónde voz, su carácter involuntario, liberado de todo control auditivo, su carácter afectivo y lasrepercusiones que sobre la voz ejercen los estados emotivos y endocrinos, no podríanexplicarse si no fuera por su acción sobre el tálamo y los estirados. Todo ello no es másque un aspecto de la fisiología general nerviosa aplicada a la fonación. Los núcleosoptoestirados y el diencéfalo tienen un efecto considerable sobre la vida psicológica;mientras la corteza cerebral es esencialmente intelectual, la base del cerebro esparticularmente afectiva. El tálamo es un órgano sensitivo y también es un receptor de lasimpresiones corporales, no compara ni mide la sensación, se contenta en regular sutonalidad afectiva, agradable o desagradable, dolorosa o placentera, su lesión unilateralproduce exageración del carácter afectivo de la sensación de la misma mitad del cuerpo,que frecuentemente es integrada como sensación dolorosa. Así en los síndromes talámicosla fonación toma un carácter quejoso o gimiente, un aspecto de lamentación por a laexaltación del componente afectivo con un déficit del componente intelectual. Igualmente seexplica que todos los estados patológicos de origen organovegetativo e intestinal ejercensobre la voz del lírico una acción inhibidora que se traduce por una debilidad de la oclusiónglótica y una disminución del mordiente de la voz que se vuelve blanca y descimbrada. La transmisión de estados desagradables al cerebro vegetativo, igual que el dolorse efectúa por el sistema nervioso simpático, mientras que los estados agradables caminan
  • 3. Marisol Rey Castillo ©por la vía del sistema nervioso parasimpático. Delmas Marsalet ha demostrado que la vidacotidiana y el equilibrio de los órganos están sometidos a una acción pendular entre estosdos sistemas. Por la mañana, la actividad orgánica está regida por el simpático, después delas comidas hay una hipovagotonía, y durante la noche, sobre todo en el sueño, el vago seactiva. Con ello se explica las dificultades de la fonación por las mañanas contraídas por lapredominancia simpática, que después de comer se encuentren dificultades para cantar, yla mayor facilidad de la emisión de voz a medida que se acerca la noche, como también lainfluencia nefasta del insomnio, puesto que el sueño es un auxiliar irremplazable delcantante, ya que le permite hacer una carga de influjos nerviosos vagotónicos. Los cuerpos estriados tienen dos partes: el pallidum y el struatum. El pallidum tienebajo su control la adaptación tónica de los músculos a las diversas actitudes impuestas porlas reacciones con el mundo exterior, y la regulación de los movimientos automáticosemocionales. Su destrucción bilateral engendra la rigidez muscular o hipertonía, la perdidade la mímica emocional y de todos los automatismos primarios cuyo origen remonta muylejos en la escala animal. El striatum ejerce una acción inhibitriz sobre el pallidum y loscentros motores subyacentes, además coordina ciertos automatismos motores. Sudestrucción bilateral origina hipotonía y la aparición de movimientos espontáneosincoordinados. Seeman atribuye la tartamudez a desarreglos en la esfera estriopallidal. El hipotálamo, y en general el diencéfalo tiene por misión, regular las oscilacionesdel humor, y regular las oscilaciones de la conciencia (estados de vigila y sueño). Como cuarto apartado se menciona el nivel bulbar. La sustancia gris bulbar contienelos núcleos de origen de las fibras motrices de los últimos cuatro pares craneales(glosofaríngeo, vago, espinal e hipogloso) y los núcleos de terminación de las fibrassensitivas de los nervios auditivo, trigémino, vago y glosofaríngeo. Se puede suponer que elbulbo es el punto de partida de un cierto número de acciones reflejas cócleo ytrigeminorrecurrenciales que repercuten sobre la fonación. De otra parte, como la formación reticulada del tronco cerebral se extiende hacia laprotuberancia, al mesencéfalo y al diencéfalo, pero pertenece propiamente al bulbo, éste vaa concurrir en el mantenimiento del tonus general, y del tonus laríngeo en particular. De unamanera accesoria interviene por vía refleja en los efectos dinamicogénicos producidos porlos estímulos auditivos y que se extienden por las raíces motrices de todas las etapasraquídeas. Así se explica la facilitación del esfuerzo muscular somático producido por lamúsica o los cantos rítmicos. La destrucción bilateral de la vía piramidal (parálisis pseudobulbar) anula la fonaciónvoluntaria, pero después de destruir la totalidad de formaciones del sistema nerviosocentral, situadas por encima del bulbo no tan sólo persiste la respiración sino también lacapacidad de emitir gritos reflejos, y quizá la lectura a media voz de textos totalmentedesprovistos del carácter expresivo o efectivo.
  • 4. Marisol Rey Castillo © Gerde anuncia la existencia de un nivel reflectivo bulbar uniendo el nervio auditivo ylos núcleos motores de los cuatro últimos pares craneales y le llama reflejococleorrecurrencial. Para ponerlo en evidencia, observa la vibración de los pliegues vocalesen fonación y en falsete y al mismo tiempo provoca un estímulo auditivo al oído del sujeto.Este estímulo es el mismo que la nota emitida en falsete por él, en una frecuencia vecina, oen una frecuencia muy diferente. Así observa que en una estimulación acústica débil en elmismo tono emitido por el sujeto investigado, el repliegue vocal del mismo lado tiene unamayor contracción, aumenta la amplitud de vibración y estabiliza mejor la frecuencia. Si elestímulo acústico en el mismo tono es de intensidad fuerte, la respuesta es bilateral. Si laestimulación se hace con una frecuencia sonora vecina, en 10 o 15 vibraciones dediferencia, los repliegues vocales sufren un paro momentáneo en su ondulación y luegoreemprenden la vibración en el mismo tomo que la frecuencia estimulante. Si laestimulación es de frecuencia muy diferente de la nota emitida por el sujeto, la vibración delos repliegues se hace irregular y el tono emitido vacila y tiende a acercarse a la frecuenciaperturbadora. Este reflejo no se presenta en oídos sordos y siempre es homolateral enintensidades débiles, lo que quiere decir que es un reflejo bulbar. Los reflejos transmitidospor el nervio auditivo se dispersan en el bulbo, hacia los núcleos motores del vago yademás llega a otros como el glosofaríngeo, espinal, hipogloso y las vías motricesraquídeas. La laringe de los sordos totales presenta una imagen dramática; lo que pareceligado a la falta de estímulos auditivos. Husson estimula el territorio trigémino (entre las encías superiores y las mejillas) y almismo tiempo observa estroboscópicamente la laringe durante la emisión del falsete.Observa un mayor cierre glótico, la epiglotis desciende y la respuesta es bilateral. Estereflejo trigeminorrecurrencial es esencial para las sensaciones intensas notadas por elcantante en la cavidad faringobucal y macizo óseo de la cara. Husson y Gerde han puestoen evidencia el papel que desempeña la formación reticulada del bulbo en la fonación. Posteriormente se nos habla del nivel cerebeloso. Además de los tres nivelesencefálicos de estimulación fonatoria vistos hasta ahora, se debe reconocer en papel quedesempeña el cerebelo en la inervación de los músculos vocales, sobre todo en laregulación de la contracción y mantenimiento del tono muscular por estar intercalado enlos arcos reflejos destinados a ello y que atraviesan la protuberancia en el bulbo. El déficit cerebeloso produce atonía, astenia, temblores y dismetría. En las lesionesdel cerebelo se produce una emisión de voz entrecortada, titubeante, y lenta; es la llamadavoz escandida. Ello se explica por la rápida sucesión de movimientos antagonistas, aunquetambién podría intervenir la asinergia o dismetría de la musculatura de la fonación. Eltrastorno de la voz se presenta sobre todo en los focos unilaterales, afectando los lóbulossemilunares. El cerebelo desempeña un influjo regulador sobre los movimientos de losmúsculos vocales, observando que después de destruir la porción anterior del lóbulo
  • 5. Marisol Rey Castillo ©anterior, se producen trastornos transitorios de los movimientos de abducción de losmismos. Por último los autores tocan el tema de la influencia hormonal en la fisiología de lafonación. Las hormonas desempeñan un papel primordial en la regulación de calcio (Ca),potasio (K) y sodio (Na), y por consecuencia sobre la actividad rítmica encefálica. Lasinfluencias hormonales hacer sentir su autoridad en todo el aparato fonador, pero esespecialmente en el diencéfalo donde tiene mayor importancia, en razón de la solidaridadque une la hipófisis y el hipotálamo, tanto por vía nerviosa como por vía vascular la fuerzade las glándulas sexuales era la única que se conocía, pero después se demostró quetodas las glándulas endocrinas actúan sobre la laringe y la fonación, por la influencia queejercen unas sobre otras, por existencia de síndromes endocrinos comunes, o por lasinterrelaciones entre el sistema endocrino y el sistema nervioso cerebrospinal, simpático yparasimpático. La actividad tónica de los músculos en general depende de numerosos factores yentre ellos estímulos neurovegetativos. El sistema nervioso vegetativo regula la contraccióny la dilatación tónica general. La excitación proviene del parasimpático y la inhibición delsimpático, que refiere a la laringe y a su fisiología. El sistema vegetativo actuaría sobreterminaciones neuromusculares o sobre las placas motrices por un intermediario hormonalo iónico. Se ha demostrado que la excitación del simpático disminuye la fatigabilidad yaumenta la contracción tónica, probablemente por la liberación se sustancias químicas. Laexcitación del simpático disminuye la cronaxia muscular. Se define el tonus de la glotiscomo el número de fibrillas musculares tiroaritenoideas que se contraen simultáneamenteen cada período vibratorio. Este tonus glótico con la excitación del parasimpático cranealaumenta el mordiente de la voz y facilita su emisión, sobre todo en tono agudo. El sistema nervioso vegetativo es susceptible de desempeñar un papel motor. Ellodemuestra el carácter funcionalmente visceral de la musculatura laríngea. Las accioneshormonales están estrechamente ligadas al funcionamiento del sistema nerviosovegetativo. Existen fascículos nerviosos que unen el encéfalo y el diencéfalo, que mandanfibras a los lóbulos de la hipófisis. Esta solidaridad nerviosa de la hipófisis y el hipotálamose completa por solidaridad vascular que se establece por un sistema arterial común. Estacomplejidad anatómica lleva consigo la intrincada función de sus mecanismos y lacomplejidad de su acción. Las hormonas de la hipófisis pueden estimular el hipotálamo por acción local devecindad, por vía de la conexión nerviosa, o por las arterias comunes. Esta estimulaciónpuede ser realizada igualmente por las otras glándulas endocrinas, una vez que han vertidosus secreciones al torrente articulatorio. El hipotálamo puede estimular la hipófisis y susfascículos nerviosos y provocar una secreción de hormonas hipofisarias, además deefectos tróficos, como ciertos tumores de hipófisis.
  • 6. Marisol Rey Castillo © Las secreciones hormonales son reguladas por el sistema nervioso e inversamentela actividad nerviosa está sometida a influencias hormonales. Estas acciones no puedenllevarse a cabo sin la ayuda de sustancias químicas de origen endocrino. De todo esto se deduce que las acciones hormonales son uno de los másimportantes factores que condicionan el tono y la excitabilidad del esfínter glótico. Estasacciones hormonales pueden ejercerse por medio de la vía circulatoria general o porintermedio del sistema nervioso vegetativo. La laringe, órgano de musculatura visceral,tiene una afinidad particular para ciertas hormonas, porque su inervación depende delparasimpático en su mayoriílla, o por la constitución química de sus tejidos. Las acciones hormonales sobre la fonación no son exclusivamente sexuales puras,ellas son más pluriglandulares y revisten un carácter neuromuscular. Se manifiestan de unamanera constante y regular durante toda la vida activa del sujeto. Los estímulos endocrinos son excitantes fisiológicos de la fonación, inseparables delos estímulos centrales y neurovegetativos, que los completan y modifican en cada instante. Marisol Rey Castillo

×