Indicadores De Los Desastres Natuales

12,916 views
12,505 views

Published on

Indices de los desastres naturales en Latinoamerica y el Perú

Published in: Technology, Business
0 Comments
3 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
12,916
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
88
Actions
Shares
0
Downloads
237
Comments
0
Likes
3
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Indicadores De Los Desastres Natuales

  1. 1. Indicadores de los Desastres Naturales en America Latina y en el Perú Joan Tincopa Langle Lima, Junio 2007
  2. 2. Introducción <ul><li>La región de América Latina y el Caribe conoce muy bien la devastación ocasionada por inundaciones, terremotos, huracanes, erupciones volcánicas, deslizamientos de tierra y sequías. En los últimos diez años, las amenazas naturales han dejado un saldo de más de 45.000 muertos, 40 millones de damnificados y daños que superan los US$ 32.000 millones. </li></ul><ul><li>Los países de América Latina y el Caribe están gradualmente adoptando el concepto de gestión proactiva para la reducción de desastres. Esto ha sido evidente también en el aumento paulatino de la demanda de financiamiento del Banco Mundial; los recursos comprometidos para dicho fin alcanzaron US$ 3.200 millones entre 1996 y 2002. El portafolio de préstamos nos muestra que el 41 por ciento del costo de los proyectos ha sido dirigido a la prevención y mitigación, el 6 por ciento a la respuesta de emergencia a través del mecanismo de Facilidad de Respuesta Inmediata y el 53 por ciento a la rehabilitación y reconstrucción. </li></ul>Comentario Caroline Clarke, especialista senior del BID en gestión de riesgos de desastres
  3. 3. <ul><li>El aumento de la frecuencia de los desastres y los daños colaterales en la región son parte de una tendencia mundial causada por una mayor vulnerabilidad y que posiblemente refleje también cambios en las condiciones climáticas. </li></ul><ul><li>Mientras que los riesgos en el globo parecen estar aumentando, la asistencia mundial para situaciones de emergencia en el mundo continúa disminuyendo, siguiendo la tendencia iniciada en 1992*. Debido a estas tendencias, es indispensable que la región salga del círculo vicioso de destrucción y reconstrucción y aborde las causas fundamentales de su vulnerabilidad, en vez de limitarse a tratar los síntomas y esperar hasta que se produzca un desastre. </li></ul><ul><li>Un análisis más detenido de los factores que transforman un fenómeno natural en un desastre humano y económico revela que los problemas fundamentales del desarrollo de la región son los mismos que contribuyen a su vulnerabilidad hacia los efectos catastróficos de las amenazas naturales. </li></ul><ul><li>Las causas principales de la vulnerabilidad de la región son la urbanización rápida y no regulada, la persistencia de la pobreza urbana y rural generalizada, la degradación del medio ambiente causada por el mal manejo de los recursos naturales, la política pública ineficiente y los rezagos y desaciertos de las inversiones en infraestructura. </li></ul><ul><li>En la región se invierte muy poco en la mitigación < política en materia de desastres> respuesta a situaciones de emergencia. </li></ul>* Plan de acción que surgió de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo (1992), conocido como Agenda 21.
  4. 4. Para anticiparse a los desastres en la región y reducir sus efectos, se necesita un enfoque más integral que abarque tanto la reducción de los riesgos antes de los desastres como la recuperación posterior, encuadrado en nuevas políticas y mecanismos institucionales que propicien una acción eficaz. Este enfoque abarca los siguientes tipos de actividades: <ul><li>análisis de los riesgos para determinar su clase y gravedad para la población y las inversiones en desarrollo, </li></ul><ul><li>medidas de prevención y mitigación para abordar las causas estructurales de la vulnerabilidad, transferencia de riesgos a fin de distribuir los riesgos financieros en el tiempo y entre distintos protagonistas, </li></ul><ul><li>preparativos e intervención en situaciones de emergencia con el propósito de que los países estén mejor preparados para hacer frente de forma rápida y eficaz a las situaciones de emergencia, y </li></ul><ul><li>rehabilitación y reconstrucción después de los desastres para facilitar la recuperación eficaz y crear salvaguardias contra desastres futuros. </li></ul>
  5. 5. Indicadores Latinoamericanos <ul><li>Omar Darío Cardona, líder experto en desastres naturales en América Latina, dirigió a un grupo de expertos de la región en el diseño de un  conjunto de indicadores  para evaluar el impacto potencial de desastres naturales en 12 países de la región, su vulnerabilidad a las catástrofes y su capacidad para gestionar tales riesgos. </li></ul><ul><li>Los nuevos indicadores, con el apoyo financiero del BID, pueden ser una herramienta para tomar mejores decisiones en toda la región. El sistema se basa en datos de las últimas dos décadas sobre 12 naciones: Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Jamaica, México, Perú, y Trinidad y Tobago. </li></ul><ul><li>Los indicadores ayudan a monitorear la evolución de la capacidad para gestionar riesgos en cada país. También permiten comparaciones entre los países y son una fuente de información para tomar decisiones acerca de las políticas financiera, económica, ambiental y social. Los indicadores no son solamente útiles para los gobiernos sino también para las provincias, estados o regiones, ciudades y municipios. </li></ul>
  6. 6. El sistema consiste de cuatro índices principales: <ul><li>El  Índice de Déficit por Desastres  calcula el impacto macroeconómico y financiero de los riesgos que enfrentan los países debido a posibles catástrofes. </li></ul><ul><li>El  Índice de Desastres Locales  evalúa la frecuencia en la magnitud y distribución de los efectos derivados de la acumulación de daños causados por desastres de pequeña escala, tales como el número de muertos, gente afectada y concentración de pérdidas. </li></ul><ul><li>El   Índice de Prevalencia de Vulnerabilidad  mide la exposición de los países a pérdidas humanas y económicas, su fragilidad socioeconómica y la debilidad institucional e infraestructura. </li></ul><ul><li>El  Índice de Gestión de Riesgo  evalúa cómo los países identifican riesgos, qué hacen para reducirlos, cómo responden y se recobran después de desastres naturales y qué esquemas presupuestarios y de protección financiera aplican para lidiar con los costos de catástrofes. </li></ul>Este nuevo conjunto de indicadores de riesgo de desastres naturales, fue auspiciados por el BID, y presentado en la Conferencia Mundial sobre Reducción de Desastre, realizada en Kobe, Japón (Enero,2005).
  7. 7. Índice de Deficit de Desastres Pérdidas posibles Anuales Inversiones de Capital Este índice expone las consecuencias presupuestarias de los desastres y pone de manifiesto la necesidad de considerar la aseguración de bienes públicos y privados, la creación de reservas contra pérdidas, la contratación de créditos contingentes y la inversión en medidas de prevención y mitigación estructurales y no estructurales.
  8. 8. Índice Déficit del Desastre Local números consolidados para el período 1996-2000, obtenidos agregando tres indicadores: muertes, damnificados y las pérdidas. evalúa los riesgos sociales y ambientales derivados de los desastres A diferencia del IDD, este índice comprende desastres que suelen ocurrir en zonas aisladas, cobran pocas vidas y rara vez salen reflejados en los medios de comunicación. Sin embargo, la acumulación de pérdidas que causan estos eventos recurrentes puede socavar el desarrollo de un país. En ese sentido, el IDL puede ayudar a guiar decisiones sobre zonificación, redes de seguridad social y gestión de riesgo en el ámbito local.
  9. 9. Índice de Vulnerabilidad y Prevalencia Mide la exposición de un país a sufrir pérdidas humanas y económicas por desastres, su fragilidad social y económica y su capacidad para absorber impactos y financiar recuperaciones. Sus tres indicadores compuestos consideran factores como el crecimiento demográfico, la densidad poblacional, los niveles de pobreza y desempleo, la degradación de suelos provocada por la acción humana, el gasto social y la aseguración de infraestructura y vivienda. Según el IPV, Guatemala, El Salvador, Ecuador y República Dominicana han tenido los niveles más altos de vulnerabilidad durante las dos últimas décadas, mientras que Chile, Costa Rica y Colombia exhiben niveles más bajos. Argentina, que comenzó con el nivel más bajo de todos en la década de los ochenta, sufrió un fuerte aumento en sus niveles de vulnerabilidad en los noventa.
  10. 10. Índice de Gestión del Riesgo El gráfico muestra valores del RMI para los países en el 2000 obtenido sumando los cuatro componentes relacionados con la identificación del riesgo, la reducción del riesgo, la gerencia del desastre y la protección financiera. Este es uno de los principales indicadores del sistema, combina diversas medidas para evaluar la capacidad de los países para identificar y reducir riesgos de desastres naturales y para responder ante catástrofes y recuperarse de sus efectos. El IGR considera factores tales como el desempeño de los países en la vigilancia y detección de amenazas, el cumplimiento de códigos de construcción, la coordinación de operaciones de emergencia y el funcionamiento de sus redes de seguridad social. El índice señala que, más allá del progreso registrado desde 1980, la mayoría de países incluidos en el informe aún evidencian niveles inadecuados de efectividad.
  11. 11. Los indicadores de la Comunidad Andina (CAN)
  12. 14. Documento de Discusión - Agenda Estratégica Nacional, Perú, 2006 Propuesta para un Marco General e Instrumentos de Política para la Gestión de Riesgos .
  13. 15. Indicadores Perú 1 1 2 3 4 5 Los eventos que mayor afectación produjeron damnificados (afectados directos) fueron las inundaciones, las heladas, las nevadas, las sequías y sismos. Los daños producidos por las inundaciones se distribuyeron en todo el periodo, pero con énfasis en el 2003 .
  14. 16. Los daños ocasionados por sismo se produjeron fundamentalmente el 2001 a consecuencia del terremoto de junio de 2001 en el sur del Perú. Mientras que los daños ocasionados por nevadas se produjeron principalmente en el 2002 y 2004, con la ocurrencia de eventos extremos de descenso de temperaturas y formación de mantos de nieve que afectaron a comunidades altoandinas del sur del Perú, constituidas por campesinos en extrema pobreza que habitan territorios por encima de los 3,500 msnm, dedicados a la crianza de camélidos. Este tipo de eventos climáticos extremos, en los últimos años ha tenido bastante recurrencia, según las instituciones científicas esto constituiría también parte de las manifestaciones del proceso de cambio climático en el Perú , donde paradójicamente, el calentamiento global estaría generando transtornos en el sistema climático que en el sur andino estarían produciendo eventos extremos de descenso brusco de temperaturas.
  15. 17. <ul><li>La urbanización acelerada es el factor clave en el incremento de la vulnerabilidad, en particular de familias con bajos ingresos que hicieron ocupación de áreas antiguas en las ciudades, generando un sobreuso, deterioro y tugurización; y también ocupación informal del suelo urbano a través de asentamientos no planificados (invasiones en terrenos de poco valor comercial) en suelos de mala calidad y expuestos a diversos peligros (es el caso de fajas marginales en los ríos, laderas inestables o cauces de huaycos ocupadas con fines de vivienda). </li></ul><ul><li>Modalidad principal de crecimiento no sólo en la ciudad de Lima Metropolitana, sino también otras ciudades del país. </li></ul><ul><li>Urbanización en condiciones de pobreza y marginalidad, que ha creado condiciones de alta vulnerabilidad humana, por su alta sensibilidad al daño y limitada capacidad de resiliencia que por lo general tienen las poblaciones que están expuestas. </li></ul>
  16. 18. <ul><li>La tercera parte de las provincias del país, que concentran más del 71% de la población nacional, está expuesta a niveles de muy alto y alto peligro sísmico. Se localizan en ellas las principales ciudades del país y se concentran las principales actividades económicas y comerciales y los centros de decisión política. En el mapa se observa la distribución de máximas intensidades sísmicas en el país y la localización de las ciudades principales. </li></ul><ul><li>Más expuestas y sensibles son las ciudades con altas concentraciones poblacionales, a eventos sísmicos principalmente, caso de Lima y Callao. </li></ul>
  17. 19. <ul><li>En el Perú, existe una alta concentración de centros poblados en zonas de muy alto peligro geológico e hidrodinámico. En el mapa se observa la coincidencia entre la zonificación de estos peligros (deslizamientos, huaycos, inundaciones, aludes, aluviones) y la localización espacial de las capitales distritales del país. </li></ul><ul><li>Estos peligros afectan poblaciones, viviendas, carreteras e infraestructura en general. </li></ul>Zonificación de peligro Geológico
  18. 20. Conclusiones <ul><ul><ul><li>Primero que nada, existe una estrecha correlación entre las presiones demográficas en aumento, sobre todo en los países en desarrollo y en particular en nuestro país, el deterioro ambiental, la mayor vulnerabilidad poblacional, y la intensidad de los desastres. La pobreza y la vulnerabilidad a los peligros están íntimamente vinculadas y se refuerzan mutuamente. Los pobres que explotan los recursos ambientales para sobrevivir aumentan tanto el riesgo como la exposición a los desastres, sobre todo aquellos provocados por inundaciones y sequías. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Es necesario instituir la evaluación de los riesgos como requisito para la formulación de los planes territoriales. Para ello se requiere también concordar las metodologías que se vienen aplicando para el diagnóstico de peligros y vulnerabilidades en asentamientos urbanos y en asentamientos rurales y establecer una metodología básica para instituir su elaboración, a través de una norma técnica. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Es necesario hacer co-responsables a los municipios de programas de prevención, monitoreo y educación cívica en su ámbito jurisdiccional. En éste sentido es necesario fortalecer los procesos de participación ciudadana y el compromiso político de las autoridades locales en la elaboración de los estudios, diseño y ejecución de los planes de usos de suelos y de mitigación. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Una condición esencial para la viabilidad de todo plan, es lograr en su formulación el involucramiento de quienes serán sus gestores. Los Municipios, empresas, instituciones y población, son los que crean, transforman y hacen el territorio, de manera que su participación se torna clave particularmente en el manejo de los instrumentos para la gestión de su espacio. </li></ul></ul></ul>

×