Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción            ...
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu

2,247 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,247
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
16
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y condu

  1. 1. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X Región UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA METROPOLITANA VICERRECTORIA DE TRANSFERENCIA TECNOLOGICA Y EXTENSION DIRECCION DE TRANSFERENCIA TECNOLOGICA CENTRO DE DESARROLLO SOCIAL PROGRAMA DE PUEBLOS INDIGENAS E INTERCULTURALIDAD Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X RegiónHan Gundermann K.Joaquín Bascopé J.Alejandro Clavería C.Temístocles Lizama A. 2
  2. 2. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X RegiónINDICE INTRODUCCIÓN 7I. RESUMEN DEL INFORME VIII Región del Bío Bío 10 IX Región de la Araucanía 14 X Región de Los Lagos 20II. INFORME FINAL VIII REGIÓN DEL BÍO BÍO 27 Presentación 281. La población mapuche regional y en las tres comunas consideradas, características generales 292. El Estado y su institucionalidad regional y comunal respecto a la población mapuche 353. Interacciones entre agentes estatales y sujetos indígenas 383.1 Los agentes estatales 383.1.1 La agencia estatal y la programación culturalmente diferenciada dirigida hacia los sujetos mapuches. 383.1.2 Tensiones entre agentes estatales considerados institucionalmente: la problemática de la intersectorialidad 413.1.3 La programación étnica estatal y la lógica de proyectos: la externalización a través del contingente paraestatal 463.1.4 Agentes estatales: las personas 493.1.4.1 Del rescate cultural a la instalación de capacidades 493.1.4.2 Caracteriología de lo mapuche, convergencia entre distintos funcionarios: el caso evangélico 523.1.4.3 Caracteriología de lo mapuche, divergencia entre distintos funcionarios: el “carácter situacional mapuche” 533.1.4.4 Percepciones “periféricas” sobre lo mapuche, funcionarios ajenos a la agencia pública indígena 553.1.5 Mapuches Funcionarios 593.2 Los agentes mapuches 643.2.1 Entre la imposición y el reconocimiento 653.2.2 El posicionamiento carenciado de los sujetos mapuchea frente a la agencia pública 693.2.3 El recurso de la presión frente a la agencia pública 733.2.4 Percepción de los funcionarios mapuches 773.2.5 Comparación funcionarios públicos-agentes privados 783.3 Interacciones agentes estatales-agentes mapuches 813.3.1 La acción de agencias y funcionarios públicos sobre fisuras pre existentes en 3
  3. 3. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X Región las comunidades mapuches 813.3.2 La conciencia de los sujetos mapuches de ser objeto de la acción estatal, algunas de sus manifestaciones en las interacciones con los funcionarios públicos 843.3.3 Las disputas dirigenciales mapuches y el logro de la interlocución con la agencia pública a través de las interacciones 873.3.4 Interacciones entre funcionarios públicos mapuches y agentes comunitarios mapuches 903.3.4.1 La “identificación étnica” a la luz de la personalización de los vínculos 903.3.4.2 Las brechas relacionadas con la profesionalización de los funcionarios Mapuches. 93III. INFORME FINAL IX REGIÓN DE LA ARAUCANÍA 97 Introducción 981. La Región de la Araucanía y el estudio en tres comunas 1011.1 La IX Región de la Araucanía 1011.2 Aspectos de la situación mapuche 1021.3 Las comunas consideradas en el estudio 1032. Agencias estatales y puntos de relación con lo mapuche 1092.1 Panorama general 1092.2 Algunas agencias estatales y su acción en comunas y comunidades mapuches 1103. Los agentes estatales 1153.1 Caracterización general 1153.2 Agentes estatales y agentes en el Estado 1173.3 Reclutamiento y movilidad en los agentes estatales, características y problema 1183.4 Hombres y mujeres del/en el Estado trabajando con mapuches 1193.5 Mujeres mapuches trabajando en el Estado 1203.6 La condición de agente estatal mapuche 1223.7 Locales y afuerinos, antiguos y nuevos 1224. Interacciones: tipos y escenarios 1244.1 Tipos genéricos de interacción y variantes 1244.2 Los escenarios de la interacción 1275. Tensiones, nudos y problemas en la interacción agentes estatales e indígenas 1335.1 El personal del Estado en la Araucanía: categorías contractuales, heterogeneidad y relaciones con los mapuche 1335.2 Funcionarios locales y de organismos sectoriales del Estado en la relación con mapuches 1365.3 Lo interno y lo externo en las agencias públicas: visiones y prácticas encontradas 141 4
  4. 4. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X Región5.4 El prejuicio hacia los indígenas como elemento modelador en las interacciones 1435.5 Los funcionarios públicos mapuches y la visión interna 1475.6 Continuidad, rotación y personificación 1515.7 La interacción mapuche diferenciada y selectiva con agentes públicos 152IV. INFORME FINAL X REGIÓN DE LOS LAGOS 1541. Presentación 1562. Política pública y realidad indígena regional y local 1592.1 Actividad estatal comparada en Panguipulli y San Juan de la Costa 1612.1.1 Agencias presentes y orientación de la inversión 1623. La agencia estatal 1653.1 Etnificación y focalización 1653.2 Regímenes institucionales. Continuidades, cambios, alcances y objeto de aplicación 1663.3 Algunas tensiones en torno a la coordinación interinstitucional 1693.3.1 Trayectorias personales: el desplazado 1703.3.2 El problema de las expectativas y la movilización de los recursos 1713.3 3 La dilución de la responsabilidad y la sobrecarga de trabajo 1723.4 Omnipresencia y supervisión estatales: la asesoría externa y la lógica del proyecto 1733.4.1 Acción estatal rutinaria y clientelismo 1744. De la institución a la persona: el agente estatal 1774.1 Viejos y jóvenes: ¿del asistencialismo a la autogestión? 1784.2 El funcionario ante la dicotomía cultural 1814.2.1 El funcionario cultural 1824.2.2 El anti-funcionario 1845. El agente indígena en tensión 1875.1 Características locales de la agencia indígena 1905.2 Posiciones de agente 1925.2.1 El funcionario-institución 1925.2.2 Acción individual, acción colectiva y diferencia de género 1945.2.3 Tensiones internas 1986. La interacción en escena 2076.1 Secuencia típica de interacción 2076.1.1 Convocatoria (motivaciones) 2076.1.2 Fechas (cuándo) 2086.1.3 Lugares (dónde) 2096.2 Ejemplos analíticos de interacción 2126.2.1 En la nueva oficina 2136.2.2 Silencios y reclamos 2146.2.3 De la reunión técnica a la reunión étnica 216 5
  5. 5. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X Región6.2.4 La tierra en el imaginario de la interacción 2216.2.5 Lo étnico desborda(n)do 2236.3 Grupos interaccionales 2297. Conclusiones 232V. CONCLUSIONES GENERALES 239VI. ANEXO: ENTREVISTAS Y OBSERVACIONES VIII Región del Bío Bío 250 IX Región de la Araucanía 254 X Región de Los Lagos 258 6
  6. 6. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X RegiónINTRODUCCIÓNEste informe final contiene cuatro secciones: tres informes regionales y un documento introductorioque integra todo lo anterior en un resumen de los principales antecedentes y resultados alcanzadosen el trabajo realizado en la VIII, IX y X Regiones.Los informes regionales siguen un esquema general común que considera las siguientes secciones:a) una caracterización somera de cada región en cuanto a su población mapuche: cantidad,localización, situación social, etc., y el Estado y su institucionalidad en la región respecto de losindígenas; b) una caracterización somera de las comunas estudiadas en que se focalizó el estudioen cuanto a la población mapuche comunal y sus características, y el Estado y su institucionalidad,de manera semejante a lo regional. Luego se pasa, c) a caracterizar las interacciones entre agentesestatales y sujetos indígenas, consignando en cada caso las principales complejidades de esasinteracciones.Algunas precisiones y delimitaciones respecto del estudio deben hacerse. Ellas informan laestrategia de investigación seguida en este estudio. Primero, no se investiga aquí las determinantesestructurales de las formas de dominación hacia el pueblo mapuche presentes en las regionesconsideradas, aun cuando deben tenerse siempre en cuenta por su importancia para elconocimiento y caracterización de las relaciones sociales de los mapuches con otros sujetossociales regionales. El análisis que emprendemos se dirige a la caracterización de actores o agentesen situación de interacción, a las formas de interacción que les son características y a susdeterminaciones sociales, políticas y culturales. No se aborda entonces un análisis de tipo sistémico,de sistemas o estructuras sociales globales. No obstante, ellos se suponen y se traen a colacióntoda vez que sea necesario.Segundo, es un estudio dirigido a caracterizar relaciones sociales y no políticas públicas hacia lospueblos indígenas. No son las lógicas ni los cursos de acción que se siguen en la implementación delos programas y proyectos estatales hacia los pueblos indígenas lo que aquí interesa principalmente,aun cuando es en su despliegue que tienen lugar las interacciones que son materia del estudio. Elestudio supone prestar atención a programas y proyectos, además de muchas otras actividades másconvencionales y difusas para poder hacer efectiva la observación de interacciones.Tercero, no todas las instituciones del Estado, ni todos los tipos de agentes estatales regionalespodrán ser considerados de igual manera. Ello por razones de capacidad de cobertura, accesibilidady orientación de la acción del Programa Orígenes, mandatario del estudio. En cuanto a esto último,se privilegian aquellos organismos que son co-ejecutores de la acción del Programa Orígenes y quefocalizan su acción en la prestación de servicios, la asistencia y el desarrollo (por ejemplo, INDAP,CONADI, Servicios de Salud, Servicios de Educación, municipios). Quedan fuera de estafocalización otras entidades estatales con clara presencia regional, por ejemplo Carabineros deChile, Instituto de Normalización Provisional, Registro Civil, por alejarse de la orientación genérica deOrígenes, aun cuando su presencia y efectos puedan ser gravitantes en la vida de la gente mapucheregional. 7
  7. 7. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X RegiónSe trata de un estudio diagnóstico y evaluativo de las percepciones y conductas de los actoresinvolucrados en la interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X Región. Tiene entoncespor finalidad conocer de manera sistemática la interacción social que se realiza entre agentes delEstado – sujetos indígenas, sus principales aspectos y determinantes. Para estos efectos, seincluyen las percepciones mutuas y medio ambiente circundante de los actores involucrados en lasactividades de capacitación (funcionarios públicos e indígenas). Ello supuso la caracterización deprogramas de servicios públicos e instituciones privadas relacionados con el pueblo mapuche Lainformación obtenida es permitió delimitar y caracterizar la oferta actual de programas y proyectoshacia la población mapuche. También se abordó, como segundo aspecto, las condiciones ypercepción de la relación con el Estado que experimenta la población indígena mapuche de lasregiones VIII, IX y X. El estudio buscó explorar las percepciones que mantiene la población indígenaacerca de los servicios públicos que implementan programas y proyectos de los cuales son usuarios,beneficiarios y/o clientes. Se dirige a estudiar percepciones, conciencia y valoraciones de la relacióncon las distintas reparticiones públicas. Corresponde con dimensiones subjetivas de la relación entreel pueblo mapuche y las agencias estatales. Se debe entender por “percepciones” no unamanifestación meramente sensorial o cognitiva de algún aspecto de la realidad, sino,fundamentalmente, la forma en que simbólicamente, a través del lenguaje, se representaactivamente dicha realidad. Se parte del supuesto de una preformación simbólica o cultural delmundo, que se manifiesta en los individuos, pero tiene siempre un carácter colectivo; y que ellenguaje es la expresión fundamental de esta estructuración, aunque no necesariamente en formaconciente. Adicionalmente, se debe buscar recuperar, en la mayor medida posible, las manerasespontáneas en que los sujetos en estudio intercambian verbalmente formas simbólicas consignificados pertinentes para el estudio.Complementario a lo anterior, se estudiaron las percepciones de las instituciones públicas acerca delPueblo Mapuche. Se trató en este caso de obtener una perspectiva definida de la percepción queexiste en las instituciones públicas regionales acerca de la situación del pueblo mapuche, lanaturaleza de los sujetos mapuche y las formas de interacción que caracterizan su relación con losservicios públicos. Resultó de interés, asimismo, caracterizar los espacios en que se da lainterrelación servicios del Estado – comunidades. Los componentes indicados permitieron configurarlas principales características de los espacios (institucionales y comunitarios) en que se da lainterrelación entre la población indígena y los servicios públicos, tanto al interior de estos servicioscomo en las localidades y comunidades en que residen los mapuches. La actividad contempla,entonces, una caracterización objetiva y subjetiva de dichos espacios, así como un análisis crítico delas brechas que en estos se presentan para una relación fluida entre ambos actores. Por ende, sebusca, por un lado, confrontar las visiones de indígenas y funcionarios públicos, intentandoestablecer no sólo la forma en que describen sus relaciones entre sí, sino fundamentalmente lasvaloraciones y expectativas que existen acerca de dichas relaciones.El estudio de las interacciones podría haberse abordado regionalmente, pero se optó por situarlo ycontextuarlo comunalmente tomando el trabajo de servicios estatales y grupos indígenas en comunasparticulares. Hacerlo de otro modo habría limitado la observación y el conocimiento de la acciónestatal en el nivel municipal al alcanzarse sólo información muy disgregada. Se recordará queaspectos relevantes de la acción estatal hacia la población indígena se realiza a través de losmunicipios (ciertas inversiones, asistencia social, asistencia productiva, servicios de salud yeducación, etc.). Para estos efectos, entonces, se determinó tomar a lo menos dos comunas de cada 8
  8. 8. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X Regiónuna de las tres regiones consideradas. Se prefirió aquellas o algunas de aquellas con más poblaciónindígena relativa y con, correspondientemente, una acción estatal visible en ellas. En la VIII Regióndel Biobío se abordó la comuna de Tirua y, complementariamente, se tomaron antecedentes de la deCañete en la Provincia de Arauco. En la provincia del Biobío se tomó la reciente comuna de AltoBiobío para incluir el núcleo mapuche pehuenche de la cordillera andina regional. En la IX Región dela Araucanía se seleccionó las comunas de Lumaco y Galvarino y la de Melipeuco en la precordilleraandina. En la X Región de los Lagos, a su vez, se consideraron dos de los núcleos comunales másimportante de población Hulliche: San Juan de la Costa den la Provincia de Osorno y la comunacordillerana de Panguipulli en la de Valdivia.AgradecimientosEl equipo de investigación del estudio desea dejar expresa constancia de su agradecimiento por eltiempo y las facilidades prestadas para el desarrollo de sus actividades por comuneros mapuches ydirigentes, así como por funcionarios y directivos de agencias públicas, sectoriales y municipales,que residen, laboran o se vinculan a las comunas de Tirua y Alto Biobío en la VIII Región, Lumaco,Galvarino y Melipeuco en la IX Región y Panguipulli y San Juan de la Costa en la X Región. Dedistintas maneras y en diversas circunstancias, unos y otros prestaron su colaboración aceptandoentrevistas y también como sujetos de observación en eventos de interacción social. Agradecemostambién la posibilidad dada por el Programa Orígenes y la Universidad Tecnológica Metropolitana(UTEM) a través de su Programa Pueblos Indígenas e Interculturalidad para abordar el estudio denuevos temas antropológicos, social y políticamente relevantes en las regiones con presenciaindígena importante de nuestro país. 9
  9. 9. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X RegiónI. RESUMEN DEL INFORMERESUMEN INFORME VIII REGION DEL BIOBIOEl régimen de relaciones Estado Pueblos Indígenas inaugurado por la ley indígena de 1993, abrió elcauce para que se direccionara desde el Estado una programación específica basada en elreconocimiento de la diferencia cultural de las poblaciones indígenas del país. Con centro en lo quepodríamos denominar la agencia pública indígena (CONADI, y más recientemente el programaOrígenes), este empeño se ha ido difundiendo hacia el resto del aparataje estatal, hacia agenciascomo INDAP, CONAF, los Ministerios de Salud, y Educación, entre otros. Esto se está produciendono sin notorias dificultades y resistencias. Entre las principales de éstas se cuentan la falta deintersectorialidad (confluencia en los objetivos y en las metodologías) en las múltiples líneas deacción que se ejecutan entre diferentes agencias; lo que se grafica en las diferentesconceptualizaciones con que cada agencia aborda el objeto de su programación: usuario obeneficiario rural (INDAP), beneficiario-paciente (Salud), alumnos (Educación), mujeres (SERNAM yProdemu), entre otras. Conceptualizaciones a las que se agrega una categoría transversal a todo elentramado estatal: la de pobres, o pobres-rurales.Vinculado a esto aparece otra dificultad atávica en el desempeño estatal, el centralismo con que, engeneral, se definen los programas sociales también afecta a la programación estatal étnicamentediferenciada. Ambas situaciones (el déficit de intersectorialidad y la persitencia del centralismo en ladefinición de programas y proyectos públicos) fueron elementos resaltados por los diferentesfuncionarios públicos regionales considerados en este estudio.A pesar de lo anterior, en los funcionarios regionales entrevistados se constata, discursivamente almenos, una valorización de la importancia que reviste la existencia de políticas públicas depromoción de un objeto étnico, asociada en algunos casos a la idea de preservación de unaidentidad cultural específica, la que debe ser reconocida en su alteridad por el Estado. En sí, estopuede considerarse como uno de los logros de la programación estatal étnica o culturalmentediferenciada.Paralelamente este direccionamiento y empeño etnificador de la programación estatal con foco en elreconocimiento de la diferencia cultural se conjuga con otra característica predominante en la actualfisonomía estatal, la externalización de muchas de las funciones y servicios tradicionales del aparatopúblico dirigidos hacia los diversos nichos de población beneficiaria. En el caso de la programacióndirigida hacia la población mapuche regional esta realidad aparece concentrada en las agencias quecuentan con más recursos para ello, Orígenes, INDAP, y CONADI (básicamente a través de suFondo de Tierras y Aguas). Esta externalización de servicios, asociada al predominio del régimenoperativo vía proyectos, enfrenta resistencias en algunos de los funcionarios de la agencia indígena,fundadas en la sangría que implicaría para una efectiva participación de los comuneros y dirigentesmapuches en la definición y ejecución de las diversas iniciativas públicas que les atañen.Este estudio consideró tres comunas de la VII Región, Cañete y Tirúa en la Provincia de Arauco, yAlto Bio Bío en la Provincia de Bio Bío. En ellas se concentra el grueso de la población mapucheregional, población que en el contexto regional es muy marginal (representa el 2.86 % del total 10
  10. 10. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X Regiónregional según el censo de 2002). Esta población mapuche se concentra fundamentalmente enlugares periféricos de la región, en rincones de ella (que es donde se encuentran las tres comunasconsideradas), por lo cual, con respecto a la realidad regional presenta las características deenclaves. Si, en principio, los agentes municipales ostentan un mayor conocimiento y cercanía conlos habitantes mapuches de sus jurisdicciones, en comparación con los funcionarios de las agenciassectoriales, esto se matiza a la luz de las características distintivas de cada una de las comunasconsideradas. En estas comunas la tematización de la diferencia cultural como vector de la acciónmunicipal hacia la población mapuche es disímil. El municipio de Cañete no operacionaliza taldistinción. En cambio, los otros dos sí. Éstos comparten la relevante característica de serencabezados por alcaldes mapuches, Adolfo Millabur en Tirúa y Félix Vita en Alto Bio Bío.Particularmente en el caso tiruano, el alcalde y su equipo de confianza (compuestofundamentalmente por mapuches) definen la gestión municipal como un ejercicio al servicio delincremento de la autonomía territorial de las comunidades tiruanas. En el caso de Alto Bio Bío estepropósito aparece a nivel de discurso en el alcalde, y también en los pocos funcionarios pehuenchesdel municipio, pero de una manera mucho más difusa y menos estructurada en comparación con elmunicipio tiruano. En ambos casos sin embargo, la concreción de dicho propósito se confunde con lapromoción e incremento de la autoridad personal de ambos alcaldes.Tanto en los funcionarios que se desempeñan en la agencia pública indígena, como en aquellosque, en agencias más tradicionales, laboran en unidades especialmente implementadas pararelacionarse con los mapuches (en base a su condición étnica específica), se ha socializado unaimagen o construcción de un objeto étnico que, en la mayoría de los casos, aún responde a la ideade una identidad cultural “tradicional”, fundamentalmente preservada en la fuente oral, la que esnecesario rescatar, revalorizar. Imbricándose con lo anterior, se acusa un posicionamiento de losagentes estatales con respecto a los agentes mapuches sustentado en la perspectiva de considerarel desempeño funcionario como un ejercicio que estimula procesos de cambio (valorados comopositivos) en las comunidades mapuches. La consigna de instalar capacidades resume estaposición.La sistematización que la programación culturalmente diferenciada ha ido efectuando de su objetoétnico, se ha ido plasmando en una caracteriología de la “identidad mapuche”, que incide claramenteen las interacciones que los funcionarios públicos establecen con los dirigentes y comunerosmapuches. Algunos rasgos de tal caracteriología se encuentran muy difundidos entre elfuncionariado regional. Uno de ellos es la distancia, por no decir rechazo, con que los funcionariospúblicos (particularmente de aquellos que se desempeñan en las agencias indígenas) enfrentan lapresencia del mundo evangélico en las comunidades mapuches de la región. Lo perciben como unobstáculo importante para los propósitos de reforzamiento de una identidad cultural situada en lascoordenadas de una tradicionalidad esencializante.Existen, en cambio, otros ámbitos de las relaciones entre los agentes mapuches y los agentespúblicos, que generan discrepancias interpretativas entre los funcionarios públicos. Uno de estasdiscrepancias recae en lo que podríamos denominar el carácter situacional de los sujetos mapuchesen lo que hace a las vinculaciones que establecen con las agencias públicas. Por caráctersituacional se entiende la adecuación discursiva y conductual de los sujetos beneficiarios a losdiferentes escenarios y requerimientos que plantean las diversas agencias públicas (y tambiénprivadas), en vistas de una optimización de la obtención de los recursos vehiculados por dichas 11
  11. 11. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X Regiónagencias. Algunos de los funcionarios que remarcan esta situación, sitúan tal conducta en unasuerte de esencia mapuche. Para otros en cambio, tal conducta es una respuesta adaptada (yacotada) de los agentes mapuches ante la política organizacional y la lógica proyectual imperante enla programación étnica nacida al alero de la ley indígena de 1993. Respuesta adaptada qua nocoparía la totalidad de la vida organizacional mapuche y, menos aún, tendría una índole esencial.Centrándonos en la agencia indígena, en las tres comunas consideradas existe un total de 96comunidades jurídicamente constituidas (50 en Cañete, 23 en Tirúa y 11 en Alto Bio Bío). Ademásexiste una gran variabilidad de asociaciones funcionales vinculadas a diversos ámbitos y quehaceresproductivos, tanto urbanas como rurales (artesanía -que agrupa a la mayoría de las organizacionesfemeninas mapuches-, turísticas, de pesca y recolección, agrícolas). Junto a ellas existen algunasasociaciones más inclusivas que mezclan este perfil funcional con uno más territorial, es decir, seasientan en una base supracomunitaria que integra una amplia gama de intereses productivos, peroarticulados en una representación y vocería que se perfila, o pretende establecerse, en lascoordenadas de la autogestión y de un diálogo más general con las agencias públicas. Algunas delas organizaciones territoriales más destacadas son, en Arauco, la Asociación Pu Lafkenche (10comunidades de Tirúa Sur), la Rayinche Leubu Lafken (9 comunidades tiruanas ribereñas del LagoLleu Lleu), la Asociación Provincial Lautaro (11 comunidades principalmente de Cañete). Y, en AltoBio Bío, la Asociación de Lonkos y Comunidades Pehuenches (que agrupa a las 11 comunidadesrepresentadas por 34 dirigentes y lonkos).Junto con apuntar los problemas de representación que suelen presentar estas organizaciones, esimportante notar que su interlocución frente a las agencias públicas en muchos casos se haformalizado a través de la utilización de los espacios que la institucionalidad pública ha abierto en suprogramación especialmente dirigida hacia la población mapuche. Así por ejemplo, el ComitéProvincial de Salud Intercultural de Arauco, dialoga con representantes de estas organizaciones enel marco de una Mesa de carácter participativo y resolutivo. Por otra parte, muchos de estos mismosrepresentantes interlocutan con el resto del aparataje público (Intendencia, Gobernaciones,Programa Orígenes, CONADI), con un grado de fluidez aceptable, lo que por cierto no indicaausencia de conflictos.Es importante señalar la diferencia que se marca entre el mundo organizacional mapuche de Araucoy el de Alto Bio Bío. En el primer caso, debido a un mayor desarrollo histórico de sus organizaciones,tempranamente vinculadas al sindicalismo de la minería del carbón, se han generado orgánicas deaglutinación supracomunitarias que, en la última década, han articulado un discurso de autonomíaterritorial mapuche. Este grado de aglutinación ha estado ausente en el mundo pehuenche, donde elaccionar de los dirigentes, aún hoy, aparece más bien circunscrito a intereses comunitarios;situación que, no obstante, muestra visos de cambio gatillados por los drásticos cambios generadosen Alto Bio Bío por el impacto asociado a todo el proceso de construcción de las centraleshidroeléctricas Pangue y Ralco.Dentro de la recepción que los actores mapuches regionales dan a la oferta programática estatalétnicamente diferenciada, se aprecia el claro reconocimiento de una mejora en el trato de parte delos funcionarios públicos. Mejoría en el trato que puede resumirse en mejor disposición y prontitudde los funcionarios para atender los diversos requerimientos y necesidades de los comuneros, y queencuentra en la figura del diálogo con los funcionarios y directivos de reparticiones un buen 12
  12. 12. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X Regióncompendio. Esto, que sin dudas admite excepciones y relativizaciones, generalmente es interpretadocomo una consecuencia del nuevo régimen de relaciones inaugurado por la ley indígena.Especialmente de parte de los dirigentes comunitarios se valoran algunos espacios de participacióny decisión abiertos por las agencias públicas en ámbitos específicos de la programación estatal.Dichos espacios suelen ser interpretados por los dirigentes como el resultado de la lucha dada porlas comunidades por lograr el reconocimiento de parte del Estado. Sin embargo al indagar en lasrazones de esta valoración emergen consideraciones que cabe calificar de paternalistas, y quecuestionan el posicionamiento de contraparte ante las agencias estatales con que suelenpresentarse los dirigentes comunitarios y supracomunitarios.Lo anterior cuestiona también el empeño etnificador de la programación estatal, ya que si bien, éstaapela a los agentes indígenas en base al reconocimiento de su identidad cultural específica, laoperacionalización de dicha apelación se realiza bajo los apremios de la carencia. Concibe a losagentes mapuches como sujetos carenciados: en términos tradicionales los sitúa como carenciadossocialmente, lo que en la práctica subsume a los mapuches bajo la clásica categoría decampesinado pobre. Y en términos más actuales los sitúa como sujetos carentes de identidadcultural. Emerge como un discurso reiterado en muchos funcionarios de la agencia pública indígena,el diagnóstico de que los agentes y comunidades mapuches acusan un agudo déficit de identidadcultural. Frente a lo cual, asumen su cometido funcionario como un esfuerzo por resarcir talsituación.Análogamente, de parte de los agentes mapuches opera un mecanismo de acoplamiento a dichaoperacionalización. Interlocutan con la agencia pública situándose en la dimensión de la carencia,para lo cual se apoyan en una condición étnica específicamente adaptada para tal interlocución. Talcondición étnica (distinta a una identidad o conciencia étnica) es un producto de la relación con elEstado, y su base de legitimidad, para ambas agencias, se sustenta en el régimen dereconocimiento abierto por el Estado.A la luz de esta situación, las interacciones que los actores mapuches establecen con losfuncionarios públicos acusan una clara personalización. La valoración que efectúan de los avances oretrocesos en sus relaciones con las agencias públicas descansa prioritariamante en elenjuiciamiento de la conducta personal de los funcionarios con los que se vinculan. Y en esto, noconstituye un elemento diferenciador el hecho de que algunos de estos funcionarios sean mapuches.Los funcionarios, independiente de su condición étnica, son evaluados con el mismo rasero.Por otra parte, desde los actores mapuches suele emitirse una crítica genérica en el sentido de quelos programas y proyectos vehiculados hacia ellos por las agencias públicas indígenas, generandivisión en las comunidades. Esto, por el exacerbamiento de tensiones y competencia que seproduce en las comunidades ante la (relativamente considerable) inyección de recursos quesuponen los programas de la agencia indígena. Algunos funcionarios apuntan que esta situación esatribuible a la lógica proyectual y organizacional con que opera la programación estatal direccionadahacia los indígenas. Ésta, al permitir la creación de varias asociaciones al interior de una comunidadjurídica, con miras a la obtención y administración de diversos proyectos, estaría generando unefecto formalizador, institucionalizador de fisuras preexistentes en las comunidades. Lo cual, podríaconsiderarse un efecto concreto de la actual programación estatal étnicamente diferenciada. 13
  13. 13. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X RegiónRESUMEN: IX REGIÓN DE LA ARAUCANÍALa Región de la Araucanía reune la mayor población indígena del país, y es la región donde laacción del Estado hacia los mapuche es más intensa y diversificada. Integran esta región dosprovincias, Malleco y Cautín con un total de 32 comunas, considerando la nueva comuna deCholchol. La población regional total según el Censo Nacional de Población de 2002, alcanza a867.351 habitantes. La concentración urbana es de un 61,3% y del 38,7 % restante es rural. LaAraucanía es una región con alta ruralidad relativa en el país. El porcentaje de la población indígenaregional asciende, según el último Censo, a 204.195 personas, correspondiente con un 30,79%. Laregión es quizá la única del país en que las relaciones interétnicas son social y políticamentegravitantes por la envergadura de sus tensiones y conflictos.La Araucanía es la región con mayores índices de pobreza e indigencia del país. Ello explicado portécnicos, políticos y planificadores con base en la preeminencia de actividades económicas primariasde baja productividad, por la alta ruralidad existente y por la extrema subdivisión de las propiedadesagrícolas. Esto afecta principalmente a la población mapuche y es por tanto en ella que semanifiestan tales restricciones generales.Esta realidad social, cultural y económica orienta la acción pública en algunas líneas estratégicas deacción regional que pudieran ayudar a superar los índices de pobreza. Una de esas orientaciones sedirige hacia la ruralidad y el mundo indígena. Para ello el sistema estatal se organiza en un nivelcentral regional (Seremías, Direcciones Regionales; Servicios), un nivel local (Oficinas, Áreas) deservicios centrales y el Estado local, los municipios y sus servicios. Importancia operativa adquierenen este empeño la Corporación Nacional de Desarrollo Agropecuario (CONADI), el Instituto deDesarrollo Agropecuario (INDAP), la Corporación Nacional Forestal (CONAF), el Ministerio de ObrasPúblicas (MOP) y el Instituto Nacional de Normalización Provisional (INP), además de la acción dela Intendencia Regional, las Gobernaciones y Municipios, estos últimos básicamente en laadministración de recursos y programas de la red subsidiaria del estado. El Programa ORÍGENESde reciente creación es también relevante.Las comunas estudiadas en la IX Región tres: Galvarino, Lumaco y Melipeuco; más precisamente, lainteracción entre agentes públicos y sujetos indígenas en esas comunas en un marco de tiempobreve de unos 3 meses. En cuanto a las fuentes de información, se privilegió en un caso testimoniosy experiencias de actores indígenas y agentes estatales Se acudió también a documentos y registrosescritos y se asistió a eventos en que interactuaban agentes públicos (estatales y para estatales)con sujetos mapuche. Esas comunas gozaban de accesibilidad para los investigadores y porrepresentar situaciones distintas en cuanto a la estructuración y actividad de los actores mapuches.También se consideró de interés la intensidad de la acción estatal.La comuna de Galvarino, se localiza en el denominado secano interior de la región de la Araucanía,en la provincia de Cautín. Ocupa parte de la vertiente oriental de la cordillera de Nahuelbuta y de ladepresión intermedia, al noroeste de la capital regional, Temuco. La población comunal es de12.596 habitantes, de la cual es rural un 71,90 % (INE 2002). La población mapuche repre4senta un59,7% (INE, 2002). En la comuna de Galvarino está presente un gran número de organizaciones 14
  14. 14. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X Región(102 de mujeres, 85 deportivas, 68 de iglesias, 18 de adultos mayores, 15 de jóvenes). Respecto delas mapuches, están presentes 68 comunidades y 10 asociaciones indígenas.Las comunas estudiadasLa comuna de Lumaco pertenece a la provincia de Malleco y está ubicada en el denominado SecanoCostero, al sur de Angol la capital provincial. Prevalecen en la comuna, por lo tanto, las formasmontañosas abruptas, con quebradas ocupadas por ríos y esteros. Según el Censo de 2002 lapoblación es de 11.335 habitantes, de los cuales un 37,78% es mapuche. Los mapuches ocupan,como es característico de la IX Región, terrenos con escasa capacidad productiva y con fuertedegradación, por efecto de la sobreexplotación, los monocultivos y la deforestación agresiva.Lumaco es una de las áreas más claramente identificadas como epicentro o foco de conflictos ydemandas étnicas durante la última década. Allí se reclama y litigan terrenos que manifiestan lesfueron usurpados, generándose un largo proceso de negociación con la intermediación de CONADI,que ya ha ido resolviendo algunos asuntos. Como es general a todas las comunas de la región,están presentes en Lumaco numerosas organizaciones territoriales (Juntas de Vecinos,agrupaciones de mujeres, clubes deportivos, grupos de iglesia, agrupaciones de jóvenes, comités dediverso tipo) que elaboran y gestionan una diversificada demanda hacia el municipio y las agenciasestatales con presencia en la comuna. La demanda propiamente mapuche es levantada en lacomuna por la Asociación Comunal Mapuche que reúne a un grupo numerosos de las 58comunidades indígenas constituidas con arreglo a la Ley Indígena ( N° 19.253). Este mismo cuerpolegal ampara un grupo de 8 Asociaciones Indígenas.La Comuna de Melipeuco se ubica en una zona precordillerana de la provincia de Cautín, al norestede Temuco. Esta comuna fue fundada en 1981 siendo parte del proceso de regionalizaciónimpulsado por el gobierno de la época, con la intención de dotar a este apartado rincón de la regiónde elementos de administración propios, potenciando el desarrollo de la población local. Por suscaracterísticas y ubicación geográfica precordillerana, tiene la mayor parte de su superficiecompuesta por cerros y cordones montañosos, con pocas áreas cultivables. La zona basa suactividad económica en la explotación forestal y en la ganadería de ovinos, caprinos y vacunos. Enel último tiempo ha surgido con cierta fuerza la actividad turística, teniendo en consideración losrecursos naturales de la comuna. La población comunal es mayoritariamente rural: 5.578 personas,según el Censo de 2002 de los cuales un 37,68% se declara mapuche. Esta población se asientabásicamente en los sectores rurales y convive en plenitud con los denominados colonos “chilenos”.Las organizaciones mapuche de la comuna están integradas por asociados descendientes omiembros de familias agrupadas según títulos de merced y por lo común expresan demandaslocales productivas, lo que no dista de las características de otro tipo de organismos como lostalleres laborales y grupos de pequeños productores al cual acceden indistintamente mapuches y nomapuches y, de manera más amplia, el conjunto de la población local. Dada la escasa diferenciaciónde propuestas, en relación a grupos de no mapuche, se evidencia en Melipeuco una débilorientación desde las bases indígenas hacia reivindicaciones más amplias en un sentido étnico,territorial o cultural, lo que sí está presente en comunas como las de Lumaco y Galvarino.Según lo descrito, destaca el pequeño tamaño, el carácter prevalecientemente rural de las trescomunas, las altas tasas de pobreza y el alto porcentaje mapuche relativo de su población:mayoritaria en Galvarino, de algo más de un tercio en Lumaco y Melipeuco. En relación con esta 15
  15. 15. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X Regióncaracterización se puede desde ya anotar que la acción del Estado, visto en perspectiva, se dirige demanera general hacia la ruralidad indígena, su pobreza característica y los esfuerzos para lasuperación de la misma, más que a abordar el carácter étnico de esa población.Agencias públicas y agentes estatalesTodas las agencias estatales deben en principio llegar a las comunas de una región; aunque no entodos los casos es procedente. El modo en que se estructura su presencia en las comunas seorigina en una acción centralizada desde las cabeceras regionales, o provinciales, para desde allíbajar a las localidades y familias campesinas según líneas programáticas. En algunos casos seestablecen oficinas de acción local con fines operativos. A lo anterior se agregan los convenios deresponsabilidad compartida con los gobiernos comunales. Algunos organismos lo hacen conexclusividad o con importantes programas dirigidos a los indígenas, enfatizando una focalización ytrato preferencial hacia ellos: la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (CONADI), elPrograma Orígenes, el Programa de Recuperación Ambiental y Desarrollo Socio Productivo enÁreas Campesinas e Indígenas Araucanía Tierra Viva y el Ministerio de Bienes Nacionales. Estánpresentes también agencias que cubren realidades regionales de pobreza y ruralidad. Algunas deellas introducen acciones específicas para abordar la población indígena, pero sin que ello supongametodologías y foco de trabajo nítidamente diferenciados: Instituto de Normalización Previsional(INP), la Corporación Nacional Forestal (CONAF), el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y elServicio de Cooperación Técnica (SERCOTEC). También el Ministerio de Obras Públicas (MOP). Enotros tantos, los cursos de acción no consideran lo indígena y este tema no recibe algún tipo detratamiento especial.Visto en perspectiva, resulta notable el aumento de agencias creadas para abordar específicamentelos pueblos indígenas indígena o que se han abierto a la formulación de programas y accionesfocalizadas a estos grupos, como nunca antes en la historia moderna del país. Se privilegió elestudio de dos formas de estructuración de las instituciones y la acción estatal. Una es la local omunicipal, correspondiendo a ello un repertorio bastante amplio de agentes y acciones que sonprivativos, se organizan y ejecutan a nivel comunal. Otra es sectorial y su organización es regional,aunque con llegada local, con o sin participación o coordinación cercana con el municipio.Principales distinciones en los agentes estatalesVarias distinciones son pertinentes a los fines de caracterización de los agentes públicos. Una deellas es la que reconoce diferencias entre agentes estatales y agentes en el Estado. Corresponde,por una parte, a sujetos a contratos de planta, con una serie de privilegios como estabilidad laboral,posibilidad de organización, restricciones a las acciones arbitrarias de superiores, etc. Y también unnumeroso contingente de personas sometidas a contratos por honorarios y otros tantos que ejecutanacciones para el Estado. En especial en el área social del Estado, dentro de la que caben buenaparte de las agencias y programas hacia los indígenas, se mantienen plantas reducidas, un buennúmero de contratas y relaciones extensas con entidades ejecutoras. 16
  16. 16. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X RegiónOtra de ellas se refiere a la rotación, movilidad y circulación de los funcionarios públicos, muchos delos cuales desempeñan labores con población mapuche. En las agencias nacionales la rotación serelaciona con la carrera funcionaria, según la cual el personal busca destinaciones con mejorescondiciones laborales, remuneraciones y ascensos. En los municipios está presente también lacarrera funcionaria, pero adquiere igualmente importancia la rotación por afinidades políticas yconfianzas de la autoridad local. La transitabilidad por las comunas obstaculiza su visualizacióncomo agentes realmente interesados por la situación local.La gran mayoría del personal de terreno y de oficina de las agencias estatales y municipalesproviene de la misma región, o de las inmediatamente aledañas. Profesionales de alta calificación y,a veces, algunas jefaturas son originarias de la capital u otras regiones más distantes. Pero, esepersonal está sujeto a altas tasas de rotación en razón de los periódicos cambios de jefaturas yautoridades locales, por interrupciones, cambios o términos de programas y proyectos y, también,por movilidad asociada a carreras funcionarias y mejoramiento de ingresos y destinaciones. Unafracción importante de los agentes implicados en la acción pública no son del Estado, sino que están"en el Estado" y lo que caracteriza su presencia allí es una alta movilidad y rotación. Poco quedaentonces de ese antiguo personal de la administración pública regional y municipal, originario de lasmismas comunas y provincia, o con proyectos de vida allí, partícipe íntimo y directo de un sistema derelaciones de poder locales y relaciones entre grupos en cuyo balance lo indígena se encontraba enposición de subordinación y en el lugar más bajo de la escala social. Y en el interior de esta nuevacamada encontramos antecedentes y tomas de posición sobre lo étnico muy heterogéneas que nocorresponde con la vieja configuración del sistema estatal en la región. Con todo, siguen siendo hijosde la región y portadores, en mayor o menor grado, de una cultura regional de las relacionessociales. Participan de las formas de sentir, pensar y actuar, viejas o nuevas, hacia lo rural yagrícola, lo campesino y lo mapuche. Una parte de ellos mantiene fuertes relaciones locales por susorígenes familiares o por una prolongada permanencia y estabilidad en el lugar, con ubicacionesdefinidas en el sistema de relaciones sociales (de clase y étnicas locales): por lo común integrantesde estratos socio-económicos medios, usualmente distantes de lo indígena y de visiones solidariascon ellos.La relación de hombres y mujeres, mapuches y no mapuches con comunidades y grupos indígenasestá también cruzada por factores de personificación, reconocimiento de capacidades para ejercerlas funciones asignadas y aceptación, o cuestionamiento, de la condición de experto o del nivel dedecisiones en el que participa. Con todo, suele ser más fuerte la evaluación a la que se somete a losagentes mapuche y mucho mayor entre estos a las mujeres.No hay segregación, en principio, por género, edad, origen social o geográfico y condición étnicapara la incorporación al Estado. Para los mapuches que buscan incorporarse al Estado no existentrabas explícitas y tampoco preferencias especiales. Esto debe matizarse de dos maneras. Una esdiscriminatoria y excluyente, no pública, velada, no reconocida pero existente. Razones de prejuicio,cálculo o expectativas llevan a desestimar candidatos indígenas (así como también a mujeres,personas mayores, según atributos físicos, etc.), a la manera de una plantilla de evaluación presenteen el substrato de las decisiones. Otra es solidaria y positiva. Por razones éticas (opción por unaacción afirmativa y de igualación, en un municipio con mayoría de indígenas, por ejemplo), políticas(aplicación de criterios de igualación, pero también por conveniencias para no recibir críticas dediscriminación) o funcionales (mediadores, facilitadores, etc.) se eligen mapuches. 17
  17. 17. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X RegiónEscenarios e interaccionesLa interacción entre agentes públicos y sujetos mapuches se realiza en escenarios característicos,en espacios sociales donde tiene lugar la concurrencia de unos y otros, individual o colectivamente,y en donde se realizan interacciones. Por otra parte, estas interacciones son más heterogéneas delo que pudiera pensarse y guardan una relación de correspondencia no mecánica con los escenariossociales.Los escenarios propios a las relaciones mapuches-funcionarios y agentes públicos del tipo queestamos aquí tratando son las reuniones de trabajo en la comunidad y espacios propios mapuches oen dependencias de los organismos públicos. Tenemos luego la entrevista, una modalidad deinteracción empleada preferentemente por los funcionarios públicos y asociada con la etapa dediseño de las acciones o intervenciones estatales, sean estas de carácter local (municipal), osectorial. En la visita de terreno, por su parte, se puede diferenciar aquella de tipo técnico profesionalque corresponde a prácticas de capacitación, monitoreo, seguimiento y control de acciones enmayor medida radicadas en el campo productivo. Desde el municipio tenemos, además, a losdirectivos de la alcaldía (encargados del Área Social, Jefe de Obras, Director de Planificación) y enespecial el Alcalde quienes realizan visitas a terreno. A su vez, el “trámite” representa una forma deinteracción por lo general efímera, centrada en la gestión o trámite breve de entrega de documentoso solicitudes y de recepción de certificados, papeles, depósitos, subsidios de dinero, obtención deatención en establecimientos escolares o de salud, etc. La entrega- recepción de “beneficios” es delos momentos más felices y efusivos de las interacciones entre organismos estatales y comunidadeso grupos mapuches. Por último, las “gestiones personales” designan un tipo de interacción que se daentre miembros individuales de grupos mapuches (comuneros o dirigentes) y agentes públicos (enalguno de los niveles de la jerarquía burocrática, pero de preferencia en aquellos que mantienennexos directos con mapuches) sobre asuntos personales o individualizados y de mutua convenienciaa propósito o al amparo de relaciones entre instituciones y comunidades indígenas.En cuanto a los escenarios, de manera característica estos son, primero, la “oficina” de la reparticiónpública. Es inevitable su concurrencia a ellas para la gestión de proyectos colectivos, búsqueda debeneficios individuales, obtención de información, hacerse de documentos y certificaciones dediversa índole, etc. De otra parte, es el lugar donde una manera más fuerte los mapuches hanexperimentado los maltratos que los funcionarios estatales solían y suelen todavía prodigarles:rehuyendo recibirlos, y cuando los tienen delante, mantener una postura de ascendencia. Luego,tenemos La “ventanilla” o el “mesón”. Con mayor frecuencia en las últimas décadas la relación decampesinos y pobladores mapuches y no mapuches con el Estado está mediada por trámites ydocumentación que se resuelven en escenarios de relación tipificados por la figura de la cajapagadora o el mesón de atención para la solicitud de certificados y la entrega de documentos.La “sede social” es el espacio en que la organización local mapuche (comunidad indígena,asociación indígena, junta de vecinos, comité de agricultores) converge y se reúne. Aquí es dondese recibe información de funcionarios públicos, donde se dialoga con ellos, donde se acuerdaimpulsar iniciativas de trabajo (proyectos), donde la organización adopta resoluciones, donde sellevan a efecto las conversaciones y confrontaciones críticas, internas o hacia un organismo estatal, 18
  18. 18. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X Regiónetc. El "salón de reuniones” es lo opuesto de la “sede social” por el lado de las agencias estatales yhan empezado a abrirse para los mapuches cuando grupos de dirigentes o delegaciones mapuchesse reúnen con autoridades locales o regionales y con funcionarios públicos. Y en estos eventos eltono de las relaciones también ha ido cambiando hacia modalidades más horizontales, a vecesconfrontacionales y otras con el tinte de la autoridad que logran seguir imponiendo los agentespúblicos.La “ruka” mapuche puede considerarse como el escenario antitético de la “oficina”. Todas lasvalencias se invierten. Los poderes y autoridad del funcionario quedan momentáneamente ensuspenso, abriéndose la relación hacia el trato distendido y familiar. El campo, a su vez, designa elespacio rural inmediato con sus casas e instalaciones, parcelas y terrenos, espacios sociales ypúblicos como construcciones escolares y canchas, cementerio, etc., que conforma la localidad yalberga la comunidad. La “parcela demostrativa” puede entenderse como un predio o instalacióncampesina donde se lleva a efecto una acción de tipo técnico, por lo común técnico productiva, quese constituye como el escenario para acciones de enseñanza, capacitación y evaluación. “Toparseen la calle” es una expresión que ejemplifica la situación o escenario en que se dan varias formas derelación entre sujetos mapuches y funcionarios públicos. Ellas se realizan de manera usualmenteinformal y más o menos casual, que dependen para su realización de un conocimiento previo yrelaciones de confianza. A veces están implicados compromisos personales (de amistad), secomparten intereses en común (políticos o económicos, por ejemplo) o hay vínculos profesionales(asesoría, asistencia). Por último, el celular también llegó al campo mapuche simbolizando lasformas de interacción no basadas en la copresencia, mediadas por formas escriturales, orales y entecnologías de comunicación (correspondencia, telefonía fija o celular, Internet y correo electrónico).No constituyen propiamente escenarios de interacción. 19
  19. 19. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X RegiónRESUMEN X REGION DE LOS LAGOSLa historia de las interacciones, de encuentros y desencuentros, entre el Estado y los mapuche-huilliches de la actual Región de Los Lagos tiene matices respecto a lo que ocurrió en el resto de laantigua Araucanía (desde el Toltén al Bío-Bío), aunque, al igual que en esas zonas, por más de 400años el motivo que las ordenó fue la tierra: de un lado su apropiación, de otro su pérdida. Con eltiempo, sin embargo, algunos de esos matices han persistido, otros se han intensificado yconstituyen verdaderas diferencias, mientras que otro tanto señalan importantes similitudes. Noobstante, continuidades y cambios no son ajenos a la transformación estructural de la relaciónacaecida con la Ley Indígena de 1993. En efecto, desde ese momento el Estado se da por tarea lapromoción y desarrollo de las etnias del país e inicia, con el reconocimiento de “otros”, la vía haciaun “nuevo trato” con ellos. Éste comprende no sólo un reconocimiento abstracto de la diferencia(reconocimiento legal) sino una transformación efectiva de la política pública y sus agentes, de lasformas de intervención y cursos de acción sobre / con los usuarios indígenas. Es así, con este“nuevo trato”, como la denominada “interculturalidad” ha venido a permear las estructurasfuncionariales de todos los servicios, afectando sustantivamente los espacios y dinámicas deinteracción. Por su parte, los agentes indígenas, a ratos desbordados por el nuevo escenario y sumultiplicación de recursos, de reuniones, de proyectos, ofrecen también respuestas ante estaformalización estatal de lo indígena, diseñando sus propias estrategias de acción y aprovechandolos resquicios para decidir crecientemente sobre los asuntos que los afectan.Política pública y realidad indígena regional y localLa orientación de la política pública sectorial encuentra su horizonte en la proyección hecha por elGobierno Regional de Los Lagos al 2010 en la denominada Estrategia Regional de Desarrollo. Allíencontramos que la planificación política, social, medioambiental, etc., tiene por meta la integraciónde la región en las redes globales del mercado con un claro énfasis en el crecimiento económico.Pese a ello, la Décima se piensa como una región plural, aunque las manifestaciones de esadiversidad interesan en la medida en que contribuyan a la unidad de una zona marcada, noobstante, por los contrastes geográficos, económicos, políticos y culturales. Por otra parte, se apuntaal aumento de la participación ciudadana. En líneas generales, los planes comunales de desarrollo(PLADECO) de las comunas seleccionadas en el estudio, a saber, Panguipulli y San Juan de laCosta replican el modelo de la ERD. Los matices y énfasis respectivos vienen dados en parte por laespecificidad socioproductiva de cada comuna (mayoría de población rural, riquezas paisajísticaspara el turismo) y en parte por la orientación de los gobiernos locales (en San Juan el componente“Identidad y Cultura” no tiene tanto peso como en Panguipulli).S.J. de la Costa y Panguipulli albergan el 15,4% de la población mapuche de la región (5,2% y10,2%, respectivamente), siendo los puntos más importantes tras los centros urbanos (Valdivia6,9%, Osorno 12,5% y Puerto Montt 8,2%). A diferencia de éstos, donde la población espreferentemente urbana, en las comunas estudiadas la tasa de ruralidad alcanza el 86,4%. Ambasocupan asimismo los últimos lugares regionales y nacionales en el ranking de desarrollo humano(PNUD). 20
  20. 20. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X RegiónPero estos elevados índices de ruralidad tienen matices locales: si bien S.J. de la Costaprácticamente no cuenta con poblados urbanos, Panguipulli, capital comunal, es un importantecentro urbano provincial, impulsado por el creciente turismo. Así, mientras en S.J. de la Costa elreferente urbano es extra comunal (Osorno), puesto que Puaucho, la capital, alberga únicamente elmunicipio, una escuela, la biblioteca, la posta, la oficina del PRODESAL y un par de kioscos, enPanguipulli existe una infraestructura urbana considerable y tienen allí oficina los principalesservicios públicos (INDAP, CONADI, CONAF, INP, Registro Civil, además del municipio dos bancos,tres consultoras, así como supermercados, cafés y restoranes) haciendo menos urgentes y másocasionales los trámites en Valdivia. De este modo, podemos afirmar que mientras que en S.J. de laCosta la comuna no pasa de ser una mera delimitación administrativa (de hecho, en Puaucho nohabita prácticamente nadie –la imagen de los funcionarios municipales siendo trasladadosdiariamente en bus a Osorno es ejemplificadora), en Panguipulli tiene un correlato territorial concierta autonomía política.La agencia estatalAbandonaremos aquí los análisis que abordan el Estado como entidad uniforme en su constitución yhomogénea en su actividad. Por el contrario, consideramos que en su interior (distinción que para elcaso indígena es problemática) es posible rastrear una serie de instituciones, programas, agentes yprácticas distintas entre sí que reconducen el análisis hacia un modelo multiforme sujeto aconstantes reordenamientos ocurridos ya no en la planificación sino en la interacción. Observamosun cierto desfase entre los distintos niveles –Institución, Agente, Beneficiario–, lo cual deriva en que,en el paso de un nivel a otro, la acción estatal ve afectado su carácter institucional adaptándose alas particularidades locales de interacción. Son los agentes en interacción (entre ellos y con losbeneficiarios, y éstos entre ellos) los que definen en gran medida “en qué consiste el programa” (fijanexpectativas, disponen medios, obtienen resultados).A este esquema debemos incorporar el impacto de la Ley Indígena (1993) sobre los distintosservicios públicos y sus funcionarios introduciendo el paradigma intercultural en la acción estatal.Con el aumento creciente de la intervención en localidades indígenas, la Ley, en el transcurso de sutraducción e implementación como proyectos y programas, ha contribuido definitivamente a visibilizar(o “promocionar” como establece el texto) lo indígena –el Programa Orígenes desde 2001 marcó unhito en tal sentido. Las consecuencias de este nuevo horizonte de acción se advierten claramente enlos agentes estatales ahora “sensibilizados” o en proceso de sensibilización respecto de la“diferencia étnica” e influyen decisivamente en las relaciones con los usuarios.Lo indígena hoy, comonunca antes vuelto objeto de política pública, deberá entenderse como el conjunto de las complejasrelaciones entre “agentes estatales” y “usuarios indígenas” en constante proceso de definición desus posiciones y con el marco culturalista como telón fondo.Pero el arribo del indigenismo de Estado, si bien afecta, no suprime todo un conjunto dedisposiciones para la acción sedimentadas históricamente en los regímenes institucionales. Así elalcance de los servicios (sectorial / local) así como su carácter (especialización indígena, semi-especialización, etc.), su objeto de aplicación (“indígena”, “paciente”, “alumno”, “campesino”, “pobre”,“emprendedor”), sus cursos de acción (proyectos, programas, concursos, acción rutinaria), susdinámicas internas o “culturas institucionales” (filiaciones políticas, formas de reclutamiento y 21
  21. 21. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X Regiónmovilidad de funcionarios, clientelismo), entre otras, constituyen las condiciones estructurales de larelación entre agentes y a la vez distinciones analíticas para una lógica de la interacción Estado-Indígena.De la institución a la persona: el agente estatalLa experiencia en terreno nos enseñó, sin embargo, que si bien el diagrama institucional y suespecificidad según cada servicio, determinan, a partir de cierta “cultura inter e intrainstitucional”, unperfil de funcionario (sea éste hombre, mujer, mapuche o no mapuche), se ven alterados o invertidos(según cada caso) y no alcanzan a dar cuenta de la heterogeneidad de interacciones entre agentes.Ello puesto que la influencia del personalismo en las relaciones tanto horizontales (entrefuncionarios) como verticales (entre funcionarios y beneficiarios). Veremos que esto es tambiénaplicable a la agencia mapuche. Este régimen personalista vuelve difusa la distinción entre losagentes (considerados como entidades previamente constituidas) y el espacio de interacción al queconcurren, donde se encuentran, interactúan y transforman mutuamente. Una expresión de unfuncionario de la UEZ-Orígenes sirve para comprender los alcances de este esquema: “yo no trabajocon la Intendencia, trabajo con el intendente”.Dicho esto, la tipología que organizamos aquí arranca de una primera diferenciación, a la vezgeneracional y operativa, que distingue a los antiguos funcionarios arraigados en el patrónasistencialista de intervención, es decir, un tipo de relación paternal y una visión pesimista delbeneficiario mapuche, de un grupo de jóvenes profesionales en expansión que trabajan con laautogestión como horizonte, esto es, un vínculo más participativo, menos vertical y jerárquico, con elahora “usuario” indígena.A esta distinción inicial debemos, sin embargo, superponer otra derivada del ingreso del paradigmaculturalista a la agencia estatal. No sólo ha habido un incremento en el número de funcionariosmapuches en cargos de responsabilidad y en la toma de decisiones, sino en gran parte de losfuncionarios no indígenas, el discurso de la diferencia a cuajado, al menos como noción de “dosmundos”. Esta dicotomía cultural instalada en el seno de los servicios públicos que trabajan conpoblación indígena, ofrece al menos tres perfiles de agente, desde aquél que concibe una diferenciaétnica aunque siquiera sospeche su sentido, hasta el funcionario subversivo o anti-funcionario que,pese a trabajar para el Estado, rechaza la forma en que este concibe lo mapuche y conduce suspolíticas. Un tipo intermedio describe a aquél que se ha interiorizado en el “mundo indígena” y, sibien reconoce las carencias del modelo intercultural actual, comulga con gran parte del trabajoestatal (“su” trabajo, al fin y al cabo). Estos perfiles atraviesan a los agentes estatales mapuche y nomapuche, sin ser exclusivo de uno u otro.El agente indígenaSan Juan de la Costa y Panguipulli destacan por el gran número de organizaciones mapuche quealbergan. Sólo remitiéndonos a las estadísticas de CONADI (es decir, Asociaciones y Comunidades,sin contar los sindicatos o empresas colectivas), suman un total de 257. Estamos hablando de 6.639 22
  22. 22. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X Regiónsocios con sus respectivas familias, según las últimas actualizaciones de CONADI, lo que da unaidea de la gran cantidad de población que pretendemos tipificar.Cabe diferenciar a Panguipulli y San Juan de la Costa según los entramados en que se constituyen yubican las respectivas agencias. Ambos territorios comparten historias de violencia más o menosrecientes que conservan aún las huellas de la discriminación en la vida cotidiana. Coinciden tambiénen la distribución geográfica de sus poblaciones, con periferias marcadas respecto a los centrosurbanos, pese a que en el caso de S.J. de la Costa podríamos hablar de una periferia más profundapuesto que el centro urbano pertenece a otra comuna (Osorno). Se repite un tipo de distribución queha significado un acceso desigual a las instituciones públicas con el consiguiente reconocimientodiferencial de comuneros y dirigentes (se advierten relaciones distintas cuando los sujetos sonconocidos, es decir, con contacto institucional fluido). Existen además en ambas comunas periferiaspolíticas (que en el caso de Panguipulli se traslapan con las geográficas) lo cual implica un régimende visibilidad entre los agentes indígenas que favorece las desigualdades de poder internas1.Ahora bien, la agencia indígena de Panguipulli presenta características organizacionales diferentes alas de S.J. de la Costa. Probablemente ligado a las vinculaciones de cierta élite dirigencial con lasorganizaciones de Temuco, en Panguipulli se observa una dinámica política interna más intensa, conimportantes conflictos entre viejos y nuevos líderes, entre estos entre sí y entre dirigentes y bases,todo lo cual repercute en los vínculos con las instituciones. Lo anterior difiere notablemente de larealidad en S.J. de la Costa, donde la mayor parte de la organización está sujeta a estasinstituciones, pues se ha constituido a su alero. De ahí que la interacción asuma otra forma. Sinembargo, y contra lo que podría suponerse, en Panguipulli es mayor la dispersión organizacional,aunque más fuertes los liderazgos, mientras que en S.J. de la Costa las organizaciones son –relativamente– más estables, no obstante sus líderes aún no alcanzan posiciones de interlocuciónfuertes como sucede en Panguipulli.Podría definirse un tipo predominante de acción indígena en S.J. de la Costa como “cultural”, esdecir, donde los agentes negocian una profundización de las políticas indigenistas, que enconsideración de su alteridad, se traduzcan en inversión y desarrollo. Su expresión interna es eldilema tradición / modernidad. En cambio en Panguipulli, si bien el tipo cultural tiene presencia,posee un carácter “político” marcado, es decir, en las relaciones entre los distintos agentespredomina la disputa por mayores cuotas de poder. Los dos tipos –el cultural y el político– seentrecruzan también con un tipo más general aún presente en ambas comunas: el desarrollista. Losdiscursos y prácticas en torno al desarrollo (aunque no existan todavía criterios compartidosrespecto al camino y sentido de este proceso) son hoy quizás las más comunes para un ampliosector de población campesina, indígena y no indígena.Con grados de tensión y efectividad dispares, estos perfiles se componen de bases clientelares,semi clientelares o bien de relaciones horizontales. En general, cuanto más político2 es el perfil al1 Las comunidades seleccionadas por el Programa Orígenes, cuyos dirigentes resultan ser los más“conocidos” por la autoridad, reproducen este mapa político.2 Incluimos aquí a la “cultura” cuando ésta es motivo de disputas políticas. Tal es el caso de gran parte de las“demandas culturales” de los pueblos indígenas actualmente: una lucha de poderes que busca el 23
  23. 23. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X Regiónque responde un determinado agente, mayores posibilidades tenemos de encontrar allí relacionesclientelares clásicas (“favores a cambio de lealtad”). Como dijimos más arriba, con el ingreso delparadigma neo-desarrollista, y su brazo proyectológico, se habría producido un tránsito haciarelaciones semiclientelares (intermediación y negociación) que favorecerían el empoderamiento deciertas élites mediadoras (los brokers) cuyo poder, sin embargo, no estaría garantizado más que acondición de renovar constantemente su apoyo en las bases. Bajo estas distinciones, diremos quelas formas semiclientelares se encuentran más desarrolladas en Panguipulli que en S.J. de la Costadonde las encontramos en una fase inicial. En cambio, en S.J. de la Costa se conservan todavía lasrelaciones tanto horizontales como las clientelares clásicas.Finalmente, a los tipos esbozados habría que incorporar una última dimensión: las formas de acciónde los agentes mapuche-huilliches se actualizan ante un determinado público (que en ocasiones sonlos propios actores) en una circunstancia específica de interacción. En otros términos, suactualización depende de la continua capacidad de los agentes de representar la diferencia étnica,de representarse a sí mismos como étnicamente distintos, ante públicos diversos. En síntesis, esteesquema ejemplifica el rango en el que fluctúan no sólo las posiciones de las élites políticas,insistimos, cuya relación al poder podría confundirnos, sino cualquier agente que entre eninteracción. Ésta comprende en sí, e independiente de la institución y los agentes que involucre, unjuego de reconocimientos mutuos.La interacción en escenasLos agentes, sus posiciones y sus relaciones se actualizan o transforman en diversos escenariosinteraccionales. Éstos reúnen un conjunto de circunstancias que, en tanto condiciones de producciónde la interacción, constituyen su infraestructura. Distinguimos en este nivel tres dimensiones:a) Convocatoria: La convocatoria a un encuentro (entendido como cualquier reunión de agentes,independiente del lugar y concurrencia que se trate) surge la mayor parte de las veces del agenteindígena. Sólo en casos excepcionales tales como la presentación de alguna institución proyecto oprograma, aviso de alguna información urgente, entrega de algún beneficio o la necesidad depresencia indígena para ciertos eventos institucionales, sucede al revés. En cambio, los motivos porlos que el agente indígena solicita la presencia de, o se desplaza hacia, un funcionario-instituciónvarían notablemente según el sector (desde posicionar demandas hasta la mera búsqueda de,pasando por beneficios, negociaciones / acuerdos, reclamos y trámites personales).b) Fechas: en ciertos períodos se acumulan un mayor número de interacciones en relación a unaestructura programática. Tales períodos se acoplan, en general y de manera creciente (en desmedrode la acción rutinaria), a la lógica de los proyectos, a su temporalidad , su metodología (cronogramasprecisos de trabajo) y sus metas. Se trata principalmente de los períodos de postulación, iniciación ycierre de proyectos.reconocimiento de formas tradicionales de vida, formas que son a la vez motivo de discusiones internas antela invasión de prácticas “no tradicionales” en el seno de “la” tradición. 24
  24. 24. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X Regiónc) Lugares: el mayor número de interacciones se da en contextos urbanos (oficinas, ventanillas omesones de edificios públicos) e implica el desplazamiento del agente indígena desde lascomunidades hasta los centros comunales. Esto último favorece la interacción preferencial de lasdirectivas de comunidades y asociaciones. Sólo ocasionalmente se dan interaccionesdescentralizadas (de preferencia en la sede comunitaria, la “parcela demostrativa” junto al técnico) ofuera del circuito de líderes locales (la visita al hogar del asistente social o el médico), aunque en loscasos de interacción rutinaria local (Salud, Educación) el esquema se invierte. Últimamente laexpansión de la tecnología comunicacional (telefonía celular e internet) ha favorecido el aumento delas interacciones no presenciales y transformado en gran medida su relación temporo-espacial (lavelocidad y el “no-lugar” de una conversación teléfónica o un mail) .Una vez descritos los elementos espaciales es preciso organizar los contenidos de la interacción.Según cuatro criterios-marco surgen cuatro grupos interaccionales no exclusivos ni excluyentesentre sí, que presentan, sin embargo, una relativa regularidad en su ocurrencia.a) Generacional: enfrenta tanto a agentes estatales modernos v/s tradicionales o asistencialistas v/sautogestores pero también se aplica a la relación entre los lonkos y los nuevos dirigentes. Creemos,en este último caso, que la diferencia generacional, como grupo de interacciones, no se limita a ladirigencia mapuche sino que, en tanto diferencia de poderes, es pertinente para entender lavinculación de los nuevos y antiguos funcionarios con los nuevos y antiguos beneficiarios.b) Étnico: son aquellas interacciones cuyo motivo gira en torno al propio marco que las haceposibles, esto es, lo mapuche en sus diversas manifestaciones. La forma que asume el tópico étnicoes también amplio y se expresa igualmente en ambas comunas: desde la Salud hasta la Tierra,desde la Educación hasta el Medioambiente. De preferencia, diremos que el grupo de interaccionesétnicas se presenta bajo la forma de reuniones ampliadas, con participación de agentes estatales eindígenas diversos en número y jerarquía, en general, al alero de CONADI, el Programa Orígenes y /o las instituciones articuladas a ambas.c) Clientelar y / o personalista: en las relaciones clientelares prima un tipo de relación asimétricadonde se reproduce el fenómeno extendido de “favores a cambio de lealtad”. Se trata de una formaconocida y aceptada de interacción entre los agentes huilliches, especialmente en las capas conmenor contacto institucional. Sin embargo, hemos dicho, el clientelismo ha sufrido una derivación enformas semiclientelares con la emergencia, por una parte, de las consultoras y la lógica del proyecto,y por otra, aunque íntimamente ligada a lo anterior, de la figura del broker o intermediario. Estaintermediación si bien equilibra en parte la asimetría política, refuerza, por otra parte, el peso(histórico) del personalismo en la interacción “inter” e “intra” étnica –de los liderazgos carismáticos,de las relaciones basadas en la confianza, de los modos de presentación de los agentes–, y con ellode su determinación escénica.d) Rutinarias: son aquellas interacciones asociadas a oficinas, mesones de atención, salas deespera, aulas, consultorios, etc., aunque también a las reuniones técnicas de bajada o recolecciónde información. Entran aquí todos los agentes estatales no abocados específicamente a lo indígena(INP, Registro Civil, aunque también la plana más antigua de INDAP o CONAF). El contenido de lasinteracciones tiene que ver con trámites burocráticos tales como el relleno de formularios o larespuesta a una encuesta. Por ello, por la aparente “naturalidad del proceso” que lleva adjunta, este 25
  25. 25. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X Regióntipo de interacciones carece de muchos diálogos y tiende a ser instructiva. Es el campo donde aúnpersisten los prejuicios y donde la dicotomía cultural institucional, o etnificación de los agentesestatales, aún no penetra consistentemente. Junto con una tendencia preferentementeasistencialista, en las interacciones rutinarias se da asimismo una mayor asimetría de posiciones, enla medida en que el control de la escena está del lado del agente estatal en posesión del know howde los procedimientos. 26
  26. 26. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X Región II. INFORME FINAL VIII REGIÓN DEL BIOBÍO Informe regional redactado por Alejandro Clavería 27
  27. 27. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X RegiónPresentaciónLa necesidad de determinar con grados suficientes de certeza el efecto y recepción que estáteniendo la programación que el Estado está direccionando hacia los sujetos mapuches, a partir delreconocimiento a su condición cultural específica, deriva en esfuerzos por precisar la incidencia queen este proceso tienen aspectos que podrían aparecer más alejados de las prioridades que enprincipio apremian a los diversos programas y proyectos de inversión y desarrollo dirigidos hacia lapoblación mapuche.El juego de percepciones y conductas entre los agentes públicos y los agentes mapuches, de cara alespacio de interacción que los conjuga es uno de tales aspectos. Éste determina y caracteriza enbuena medida las relaciones que en el marco de la citada programación deben establecer,ostentando en consecuencia una capacidad demarcadora relevante en las interpretaciones que lossujetos involucrados en dicha interacción hacen tanto de sus propias posiciones relativas, como delmarco programático que los involucra. Este marco se asume, por una parte, tanto como la expresiónactual de una relación histórica entre el Estado y el Pueblo Mapuche, encarnada en sus respectivosagentes --relación caracterizada por el desconocimiento y la desconfianza mutua-- y, por otra, comoun esfuerzo conciente por superar cualitativamente dichas brechas en la dirección de entablar unnuevo trato, se supone igualitario, en el que los actores mapuches tenderían a ser concebidos (yautoconcebirse) como usuarios concientes de los servicios estatales en provecho de sus propiosprocesos de autogestión, característica, esta última, atribuible al empeño etnificador de la actualprogramación estatal.Ciertas problematizaciones de estos supuestos se vislumbran en el propio campo de lasinteracciones agentes estatales-agentes indígenas, de sus conductas y percepciones mutuas, asaber, qué tanto desconocimiento ha existido entre ambos mundos y agentes. O si más bien no seha ido produciendo, sedimentándose al fragor de la relación histórica, un conocimiento apropiado,discreto, pertinente al espacio de interacción agentes estatales-agentes mapuches, que desde estosúltimos podríamos considerar como la potenciación rescilente de su condición de sujetosinterculturales a la fuerza, expresada en la elaboración de una condición étnica (distinta por ejemploa una conciencia étnica) adecuada a la comparecencia al espacio interacción; y, ligado a lo anterior,qué tan pertinente es ese mismo espacio interacción (con su carga histórica) para avanzar en lospropósitos que el énfasis etnificante le ha impuesto a la actual programación estatal, la que buscaríaimpulsar procesos que se relacionan con aspectos vinculados a la conciencia étnica de los sujetosmapuches, pero en un diálogo permanente con una condición étnica ad hoc al espacio interacción.Esta condición étnica (que la programación estatal, al reconocerla, ayudaría a generar, a potenciar),podríamos decir que se ancla en la referencia a una identidad étnico-cultural mapuche, para desdeahí encarar a los agentes estatales desde otras dimensiones, por ejemplo desde la dimensión de lacarencia-pobreza.Para abordar el estudio-diagnóstico de esta realidad en la VIII Región, nos focalizamos en trescomunas en las que se concentra la población mapuche y, en consecuencia se concentran losprogramas estatales direccionados hacia ella. Estas comunas son Cañete y Tirúa en la Provincia deArauco, y la recién creada comuna de Alto Bio Bío, en la Provincia de Bio Bío. La pesquisa de estasituación se asentó en un exhaustivo trabajo de terreno que implicó la entrevista a un número 28
  28. 28. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X Regióncreemos considerable de actores, tanto funcionarios públicos como agentes mapuches, con unapreponderancia en este último caso de dirigentes comunitarios y supracomunitarios, como asítambién la observación de sus patrones de percepción y conducta a través de nuestracomparecencia a un número relevante de eventos y situaciones de interacción entre ambos tipos deagentes.Desde la consideración de algunas de las características relevantes de la programación étnicaestatal a nivel de las instituciones públicas, y su conjugación con particularidades regionales (asícomo los grados de variabilidad que se marcan entre las situaciones de la Provincia de Arauco y lade Alto Bio Bío); la forma en que este marco se pormenoriza en las personas de diversosfuncionarios públicos; la recepción de los sujetos mapuches a la apelación estatal desde elreconocimiento de su especificidad cultural; los diversos posicionamientos frente a las agenciasestatales que de dicha recepción se derivan; la forma en que estos posicionamientos se expresan enlas relaciones con las personas de los funcionarios, hasta divisar las posibilidades de confluencia oinadecuación entre las expectativas y valoraciones de ambas clases de agentes, que de todo esto,en la fragua de las interacciones, se van señalando, amén de las insinuaciones que de esto puedenestablecerse de cara a aspectos que escapan al campo mismo de las interacciones, este informe irácircunstanciando la problemática que se manifiesta en el (y a propósito del) espacio de la interacciónentre agentes públicos y agentes mapuches de la región, procurando conformar una visión queayude a una mejor comprensión de tal espacio.1. LA POBLACIÓN MAPUCHE REGIONAL Y EN LAS TRES COMUNAS CONSIDERADAS, CARACTERÍSTICAS GENERALESSegún el censo de 2002 la población mapuche de la VIII Región alcanza a 53.104 personas, lo querepresenta el 2,86 % de la población regional (1.859.546). Este solo dato refleja el peso marginalque la realidad mapuche tiene en la región. Esta situación tiene un correlato en la distribucióngeográfica de esta población, la que aparece bajo las características de enclaves, concentrándoseprincipalmente en dos zonas periféricas, en dos rincones del mapa regional (y alejadas de losprincipales centros de decisión política), en la Provincia de Arauco, principalmente en el sector sur,llamado también el “cono sur”, y que comprende a las comunas de Cañete, Tirúa y Contulmo, y en lazona cordillerana denominada Alto Bio Bío, que corresponde a la jurisdicción que abarca larecientemente creada comuna del mismo nombre, en la Provincia de Bio Bío, ámbitos y espacioshistóricos de los lafkenches en el primer caso y de los pehuenches en el segundo3.Esta misma distribución quizás sirva como parábola de la histórica situación social desmejorada dela población mapuche regional. Tradicionalmente asimilada al campesinado regional, esta población3 Existe además una porción relativamente significativa de población mapuche en las comunas de Lebu(3.164 de un total comunal de 25.013 habitantes) y en Los Alamos (2.429 de un total comunal de 18.535habitantes), ambas en la Provincia de Arauco). 29
  29. 29. Estudio Diagnóstico y Evaluativo de las Percepciones y Conductas de los Actores Involucrados en la Interacción Estado - Pueblos Indígenas en la VIII, IX y X Regiónha enfrentado constantes problemas de acceso y de tenencia-propiedad de la tierra4, lo que se havisto agravado por el aumento demográfico, que derivó en una temprana busqueda de trabajoasalariado en los fundos de la zona (en el caso de Arauco) y en un movimiento migratorio de loselementos más jóvenes, tanto a las faenas de extracción de carbón (nuevamente en Arauco) como acentros urbanos regionales o a la capital. Actualmente las huellas de este movimiento aún puedenpercibirse en la asaliarización y temporización de hombres jóvenes mapuches en las faenasforestales (Arauco), o en la salida periódica y transhumante de pehuenches a faenas agrícolas yforestales tanto en la misma región, como en las que están ubicadas más al norte.Situados como campesinos con poco tierra, o ganaderos menores en el caso de las comunidadespehuenches (y pescadores recolectores de orilla en el caso de varias comunidades costeras deArauco), con una baja escolaridad aún persistente, su vinculación con las agencias públicas haestado marcada, aún hoy, por el signo de la reparación y solución de necesidades sociales yeconómicas básicas, marcando en algunas zonas la persistencia de una relación paternalista con unEstado asistencialista, como en Alto Bio Bío, donde los directivos comunales señalan que lapoblación pehuenche “no tiene salarios”, y que los ingresos provienen fundamentalmente desubsidios estatales (el “subsidio familiar” y la pensión asistencial). La superación de esta situación esuna idea dominante que está presente tanto en las agencias públicas, como en los representantes yorganizaciones mapuches (algunos de ellos imbricados con administraciones municipales: Tirúa yAlto Bio Bío). Más allá de la fuerza discursiva de esta idea, pareciera que esfuerzos concretos, comolas compras de tierras de CONADI, unidos a ciertas vinculaciones virtuosas con circuítos de laeconomía regional, están marcando algunos despuntes de reversión o superación de la situacióndescrita, lo que se marca en fenómenos y lugares acotados, como el retorno a las comunidades dejóvenes emigrados, en TirÀ

×