Uploaded on

 

More in: Spiritual
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
119
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1

Actions

Shares
Downloads
3
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. 1 Glorifica a Dios, por medio de deleitarte en El
  • 2. 2 En esta hora de casi total oscuridad se vislumbra un destello alentador: dentro del cristianismo conservador cada día son más los que están sintiendo un anhelo creciente de encontrarse con Dios. Almas que desean conocer las realidades espirituales, y no se contentan con meras “interpretaciones” de la Palabra de Dios. Los que tienen verdadera sed de Dios no se contentan hasta que no be- ben de la fuente de Agua Viva. Esta genuina sed y hambre de Dios es el único precursor de avivamientos en el mundo religioso. Esta sed podrá ser al principio una nube del tamaño de una mano, que atisban unos pocos santos por aquí y por allá, pero puede ser el retorno a la vida de muchas gen- tes y la recuperación del esplendor que debe acompañar siempre a la fe en Cristo, y que parece haber desaparecido de las iglesias de hoy en día. Nuestros dirigentes religiosos deben re- conocer este ardiente deseo. El evangelismo de hoy en día parece haber levantado el altar y dividido el sacrificio en trozos, sin percatar- se, quizá, que no hay fuego en la cumbre del monte Carmelo. Pero gracias a Dios porque hay algunos que se preocupan por ello. Son los que aman el altar, y se deleitan en el sa- crificio, y no están conformes porque aún no ven descender el fuego. Lo que desean, por sobre todas las cosas, es la presencia de Dios. Más que ninguna otra cosa desean gustar de la “penetrante dulzura” del amor de Cristo, del cual escribieron los profetas y cantaron los salmistas. No hay falta hoy en día de buenos maes- tros bíblicos que enseñan correctamente la doctrina de Cristo, pero muchos de ellos pa- recen contentarse, año tras año con enseñar los fundamentos de la fe, sin advertir que en su ministerio hay falta de la Presencia, ni nada en sus propias vidas que sea extraordi- nario o sobrenatural. Ejercen su ministerio entre creyentes espirituales, anhelantes de experiencias que ellos no pueden satisfacer. Lo digo con amor, pero en nuestros púlpi- tos falta calidad espiritual. Nuestros tiempos son semejantes a los de Milton, que le hicie- ron exclamar, “las ovejas hambrientas miran interrogantes, pero nadie las alimenta.” Es algo patético y lamentable, ver a los hijos de Dios sentados a la mesa del Padre y desfalle- ciendo de hambre. Se confirma la sentencia de Wesley, “la ortodoxia o correcta opinión, es, después de todo, parte muy endeble de la religión. Si bien es cierto que nadie puede te- ner buen carácter sin tener buenas opiniones, es posible tener buenas opiniones sin tener buen carácter. Se pueden tener excelentes opiniones acerca de Dios sin que ello signifi- que que se lo ama o se desee servirle. Satanás es una prueba de ello.” Gracias a la notable difusión de la Biblia que se ve hoy en día mucha gente tiene co- rrectas opiniones, quizá más que nunca antes en la historia. Sin embargo me pregunto si hubo alguna vez un tiempo en que la tempe- ratura espiritual estuvo en un grado tan bajo. En grandes sectores de la iglesia se ha perdi- do el arte de la verdadera adoración, y en su lugar han puesto una cosa extraña y espuria llamada “programa.” Esta palabra ha salido del teatro y el circo, y se la aplica lamenta- blemente al tipo de servicios que hoy pasan por “adoración.” La exposición sana y correcta de la Bi- blia es imperativa en la iglesia del Dios vivo. Sin ella ninguna iglesia puede ser una igle- sia neotestamentaria en el estricto sentido del término. Pero dicha exposición puede hacerse de manera tal que deje a los oyentes vacios de verdadero alimento espiritual. Las almas no se alimentan solo de palabras, sino con Dios mismo, y mientras los creyentes no encuentren a Dios en una experiencia perso- nal, las verdades que escuchen no les harán ningún bien. Leer y enseñar la Biblia no es un fin en sí mismo, sino el medio para que lleguemos a conocer a Dios, y que podamos deleitarnos con su presencia y gustemos cuan dulce y grato es sentirle en el corazón. A. W. Tozer Editorial Esta revista es una ofrenda de amor a Dios, aquel que es mi todo, en todo. Y tiene el mismo propósito por el cual existimos: Glorificar a Dios, por medio de disfrutar de Él eterna- mente. Tenemos que reconocer que vivimos en un mundo totalmente humanista, donde para muchas personas el úni- co dios que tienen, es tan pequeño que lo pueden llevar en el bolsillo, y manejar según su conveniencia; un dios que formaron en sus pen- samientos y que se adecua a sus necesidades solamente. Hay un des- conocimiento del verdadero Dios en los templos evangélicos. Las iglesias han caído en la monotonía de acti- vidades superfluas que consumen todo nuestro tiempo y atención. Los hombres ahora buscan motivación en programas, conciertos, activida- des y toda una serie de religión es- tereotipada; cosas que por más pin- torescas que parezcan no satisfacen los deseos mas profundos del alma. Necesitamos sentarnos y meditar en Dios, pensar en Dios, vivir a Dios. Solo es él aquel que puede llenar ese abismo infinito que hay en nosotros y colmarlo de la más profunda y du- radera felicidad. Como cita un pre- dicador: El hombre que tiene a Dios por su posesión, tiene todo lo que es necesario tener. Podrá carecer de todos los tesoros materiales, o si los posee, estos no le producirán ningún placer especial. Y si los ve desapa- recer, uno tras otro, apenas podrá sentir la pérdida, por que teniendo a Dios tiene la fuente de toda felicidad. No importa cuántas cosas pierda, de hecho no ha perdido nada. Todo lo que posee, lo posee en Dios, pura y legítimamente para siempre. Mi amado lector, el fin de la revista no es el mero entretenimiento, sino que a través de estos escritos, llegues a conocer, amar y deleitarte más en tu creador. Paúl Tinoco STAFF Dir. General: Paúl Tinoco Colaboradores: Pr. Regino Acuña Pr. Euler Enovore Pr. Lander Mano Diseño: Andrés Eyzaguirre O. Si la revista ha sido de ayuda espiritual para su vida, o si desea apoyar este mi- nisterio.Escríbanos a: salmos42.2@hotmail.com o llame al cel. 72696078
  • 3. 3 La familia fue la primera institución di- vina, y por esta razón es fundamental, ya todos estamos familiarizados con la historia de Génesis capítulo 2, en donde aparece un Adán solitario, nombrando a los animales que se le presentaban. El pasaje concluye así: “Más para Adán no se halló ayuda idónea para él”; luego lee- mos la hermosa historia de la provisión que Dios hizo, puesto que tomó de la cos- tilla de Adán e hizo a la mujer y la trajo al hombre. Muchos teólogos románticos su- gieren que ésta fue la primera boda del mundo y que fue Dios mismo quien la realizó. Desde ese día hasta hoy, ningún otro factor en la vida humana ha sido más significativo que el hogar. Dios no solo proveyó una ayuda idónea para Adán y un esposo para Eva; sino que les dio to- das las condiciones que un hogar necesita para vivir a plenitud y ser feliz. En primer lugar. Tenían perfecta comunión y una intima relación de amor con su creador, y quien tiene este tipo de relación con Dios lo tiene todo. En segundo lugar: tenían abundan- cia de comida. Dios plantó en el Huerto todo árbol delicioso a la vista y bueno para comer. (Gn. 2:16) En tercer lugar; vivían en un jardín que Dios mismo había hecho para ellos, cuya belleza jamás podríamos alcanzar imaginar a cabalidad, hoy cuando pen- samos en un lugar para recrearnos; pen- samos en un lugar donde haya árboles, flores, aves que canten y un arroyo con aguas cristalinas; pues este primer matri- monio tenía esto y mucho más. (Gn. 2:8- 16). Dios creó al primer hombre y a la primera mujer, Adán y Eva; para que tu- vieran una relación de amor con El cada día; Adán y su esposa esperaban ansio- sos el momento cuando Dios su creador descendía al huerto para disfrutar de esa hermosa comunión y perfecta relación de amor entre la criatura y su creador; no podemos determinar con exactitud cuan- to tiempo disfrutaron Adán y Eva de es- tas abundantes bendiciones que tenían a su disposición. La Biblia nos dice que un día Dios descendió al huerto y ellos oye- ron la voz de Dios que se paseaba por el huerto al aire del día, ¿y qué paso? ahora en lugar de correr al encuentro de Dios como siempre lo habían hecho, el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Dios entre los arboles del huerto. (Gn. 3.8); trate de imaginar el corazón del Pa- dre amante cuando les hizo la maravillo- sa y amorosa pregunta: ¿Dónde estás tú? Dios sabía que algo había ocurrido en la relación de amor que hasta entonces ha- bían disfrutado la primera pareja. No hay duda de que el aspecto individual mas importante de la vida es una relación de amor apropiada con Dios; cuando esta se rompió todo se transfor- mó; la seguridad que sentían al estar en comunión con Dios se transformó en miedo por causa de su pecado y su des- nudez, la abundancia se convirtió en miseria, las bendiciones en maldición y por último Jehová los sacó del huerto de Edén. (Gen.3:16-24). Dios no les había pedido a Adán y a Eva que hicieran algo para El, todo lo que Dios quería era que le amen y disfru- ten de una relación de amor con El; cuan- do esta relación se rompió todo lo demás no tenía sentido. Hoy tenemos hogares que tienen muchos bienes materiales y muchas co- modidades y sin embargo, no son felices. Ya que la única manera en que un hogar puede ser feliz es volviendo a una rela- ción con Dios. Si usted es una persona que está preocupado por hacer cosas para Dios, pues quiero decirle que Él no esta tan in- teresado en lo que usted pueda hacer para Él, sino en lo que usted pueda llegar a ser para El. Dios quiere que usted le ame con todo su corazón, con toda su alma y con toda su mente. Pr. Regino Acuña
  • 4. 4 Esta enfermedad que por su expansión rápida, se ha convertido en una pandemia, la misma que por su naturaleza esta cobrando muchas vidas y está dejando grandes secuelas en la sociedad, en las familias y particular- mente en el individuo. Este artículo presenta lo que es la gripe H1N1, ella es “una enfermedad causada por un virus llamado influenza el mismo que se presenta de tipo A, B, y C, de los cuales el tipo A y B, suele causar enfermedad en los humanos y particularmente el tipo A ha ocasionado pandemias” sin embargo no se mencionará absolutamente nada acerca de su prevención y tratamiento, ya que es de conocimiento colectivo. Lo que se perseguirá, es dar a conocer que durante el desarrollo de la re- velación progresiva de Dios, se tienen algunas alusiones referentes al cuida- do divino al pueblo de Israel, estas tiene repercusiones en la vida cotidiana del pueblo. El pueblo fue receptor de las leyes de Dios para que normara su vida y así reciban grandes bienestares, las leyes dadas al pueblo de Israel tenían como propósito la prosperidad, entre estas se puede mencionar: Que las leyes de las comidas eran para bien del cuerpo, el trato de las heridas era para la salud, la acción de cavar un hoyo e improvisar una letrina durante la guerra era para la higiene y finalmente las leyes sobre la moralidad, daban como resultado la salud espiritual y emocional de los súbditos israelitas. Muchos han creído que las leyes eran de carácter punitivo, por esto han emitido conceptos con desdén acerca de ellas y por ende han tratado de ex- poner la crueldad de Dios al tratar al ser humano. Sin embargo estos hechos puntualmente mencionados en el pueblo de Israel y sus leyes, daban como resultado que se mantengan con buena salud, en contraste con las naciones vecinas, la cuales por no tener leyes, tenían un montón de problemas en su diario vivir. Concluyendo, Dios tiene cuidado de sus hijos, pero no solo de ellos, tam- bién de su creación y cuando se dan estos hechos como la pandemia que se vive de la gripe H1N1, se debe comprender no como un castigo, o como algo fuera de vista divina, antes bien, como la expresión clara de independencia, rebeldía y falta de apego a Dios por parte del género humano. Por esto, se recomienda a cada lector, a la búsqueda de Dios, a depositar su vida en las manos de Dios, pues estando la persona en Dios, aunque la vida física se termine, es perenne por estar espiritualmente en Dios, a los hermanos se les aconseja a ser fieles a Dios y a los amigos a buscar, aceptar y servir al Señor. Dios les bendiga. Pr. Euler Enovore Hitachi La Gripe H1N1Mateo 6: 33, 34
  • 5. 5 De acuerdo al relato bíblico, el hombre fue creado a imagen y seme- janza de Dios (Gn. 1:26, 27), por esta razón, el único que puede llenar el vacío existencial del hombre es preci- samente Dios mismo, por esta razón, conocer a Dios es de vital importancia. Esta importancia está demostrada y explicada claramente en las siguientes afirmaciones bíblicas: El Señor Jesucristo dice claramen- te que conocerle significa tener vida eterna (Jn. 17:3). Esto quiere decir que nadie puede llegar a ser salvo, a menos que llegue a conocer personalmente a Dios. Esta clase de conocimiento men- cionado en el Evangelio de Juan, se tra- ta de un conocimiento por experiencia propia, y solamente se puede adquirir a través de un encuentro personal con Cristo. Es creer y recibir a Jesucristo como Salvador personal y con la con- secuencia posterior de reconocerlo como el Señor de su vida (Jn. 1:12). Conocer sus atributos personales y cada una de sus actividades como el Creador del universo, incluyendo al hombre y a los ángeles, es fundamental para el cristiano, ya que toda idea sobre Dios influye directamente en el resto de las doctrinas y en la conducta diaria de cada persona. Normalmente la razón fundamental por la cual surgen falsas interpretaciones o falsas ideas acerca de Dios, es precisamente por falta de un conocimiento correcto de la persona y obra de El. Por lo tanto, tener el mayor conoci- miento posible acerca de Dios es tener la mejor base posible para comprender el resto de las doctrinas bíblicas y las restantes enseñanzas de la Escritura, colocando cada cosa en el lugar que le corresponde. No hay nada más erróneo y peligroso, que un sistema de doctri- nas que no tienen un sólido fundamen- to bíblico (2 Ti. 3:16, 17; 1 Co. 3:11). Si bien el conocimiento intelectual es importante, sin embargo, el conoci- miento sobre Dios no puede quedar en un mero intelectualismo, sino que ha de producir como resultado una mayor reverencia hacia El y una mejor dispo- sición de obediencia a sus mandatos. La Biblia es muy clara cuando dice que, el amor del cristiano hacia Dios, se debe reflejar a través de una comple- ta obediencia a los mandamientos di- vinos (Jn. 14:15). Entonces ¿Cómo se puede saber lo que una persona cree? O ¿Cuánto conoce a Dios? No es tanto por lo que dice, sino más bien por lo que hace. Una vida de obediencia es la mayor prueba de que conocemos y amamos a Dios. Conocer a Dios es tener clara la exigencia bíblica para quienes son sus hijos: “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto” (Mt. 5:48), o dicho de otro modo: “...como Aquel que os llamó es Santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vi- vir; porque escrito está: Sed santos, porque Yo Soy Santo” (1P. 1:15-16). Es importante reco- nocer que desde la caída en el huerto del Edén, el hombre se encuentra en una desventaja muy no- table con respecto al en- tendimiento de las cosas espirituales (1 Co. 2:14). Por esta razón, sus pen- samientos acerca de Dios son solamente especula- ción finita. Es importante resaltar que, en medio de los inten- tos del hombre por llegar a obtener algún grado de conocimiento acerca del Dios infinito, y precisamen- te porque el hombre, debido a sus limi- taciones, no puede llegar a conocerle, es que Dios a tomado la iniciativa de darse a conocer (Ex. 3:1-7, 13, 14). En el Nuevo Testamento, la máxima revelación de la persona de Dios, es a través de Su hijo, Jesucristo, la tercera persona de la Trinidad, quien dio a co- nocer o explicó al Padre (Jn. 1:1, 14, 18), a tal punto que Cristo dijo que ver a él era ver al Padre (Jn. 14:6-11). Para concluir es necesario contestar algunas preguntas necesarias: ¿conoces a Dios por creer en Jesucristo como tu salvador personal? ¿si tu respuesta es sí ¿estás creciendo en el conocimiento de Dios por cultivar una relación diaria con Él? ¿Estás reflejando cuanto cono- ces a Dios a través de una vida de obe- diencia o santidad como expresión de cuanto Le amas? Pr. Lander Mano
  • 6. 6 Mi amigo el cristianismo no es una re- lación legalista, es una relación de amor; y las personas que son legalistas nunca tienen la victoria, diez mil ¡no hagas eso!, nunca lo harán una pizca más como el Se- ñor Jesús, es Él mismo quien lo hace en usted, usted necesita pasar tiempo con el Señor Jesucristo. Usted no puede amar a alguien que usted no conoce, y no puede conocer a alguien con quien no pasa tiempo, conocerlo es amarlo, amarlo es confiar en él, confiar en él es obedecerle y obedecerle es ser gran- demente bendecido. “obedecer y confiar en Jesús es la regla marcada para andar en la luz”, y empieza con su devocional, con una conversación diaria con Dios. FACTORES QUE INFLUYEN EN COMO TENER UN DEVOCIONAL PROVECHOSO 1. USTED DEBE TENER UN TIEM- PO APROPIADO. a.Debe ser la mejor hora posible. No le de las sobras al Señor, El se merece lo mejor. b.Debe ser temprano en el día. (Sal. 5:3) ¿Por qué en la mañana? Obviamente por- que es cuando usted se alista para vivir el día, usted no va de viaje y hasta después lee el mapa, usted no ora por su pan, su pan diario hasta que el día se halla termi- nado, es obvio que ésta es la oración que abre la puerta de la mañana, es un tiempo para empe- zar con Dios. Todo atleta conoce que es el comienzo el que le asegura un buen final. Y pienso que por lo menos toma una media hora para tener un devocional beneficioso, media hora es mejor que nada, así que em- piece con algo de tiempo; y a propósi- to, ¡no encontrará el tiempo para hacerlo! ¿sabe porque? Por- que el diablo se encargará de eso, así que usted tendrá que hacerse el tiempo. El mejor tiempo para mi es después del desayuno, tengo que luchar para levantar- me en las mañanas, la alarma del reloj la pongo generalmente como a las 6.00 am o 6.30 am mas o menos, pero tengo que levantarme y empezar, mas nunca quiero levantarme, cada mañana, es como una resurrección para mi, es muy difícil des- pegar mi espalda de la cama, lo confie- so, no se si será malo o no, pero así soy, mientras mas tiempo pase, mas fuerte me pongo, si quiero estar alerta tengo que le- vantarme y empezar, porque como ya les dije mi esposa es una alondra y yo soy un búho , ella es como un resorte para salir de la cama y yo soy bastante perezoso, y cuando me levanto por la mañana, me golpeo contra el baño, pongo mi rodilla en la pasta de dientes para apretarla, tan solo trato de empezar el día. Lo que trato de hacer es bañarme, rasurarme, desayu- nar, y mi esposa y yo tenemos un tiempo de oración a la hora del desayuno, oramos por nuestra familia, por el resto del mun- do y luego me retiro a mi estudio, como a esa hora es mi mejor tiempo para tener mi devocional. 2. USTED DEBE TENER UNA PRE- PARACIÓN APROPIADA a.Debe estar físi- camente alerta. Un tiempo cuando su mente no esta llena de telarañas, cuan- do usted pueda pensar claramente. b.Debe estar puro y limpio moral- mente. ¿Sabe lo que es un devocio- nal? Un devocional es tener compañe- rismo con un Dios Santo. la razón por la que algunos no tienen su devocio- nal es porque se sienten incómodos, y la razón por la que se sienten in- cómodos es porque no quiere mirar a Dios, y la razón por la que no quieren mirar a Dios cara a cara es porque hay pecado en sus vidas. Usted debe tener su corazón limpio y puro antes de tener su tiempo con Dios. (Sal. 66:18) Bien ¿Cómo se purifica moralmente? us- ted examina su corazón antes de empezar su devocional y se dice: “Oh Dios exa- mina mi corazón, pruébame y ve si hay en mi camino de maldad” y si Dios y el Espíritu Santo le señala algo, confiéselo. (1 Jn.1:9) No hay razón por la cual ningu- no de nosotros no pueda ser tan limpio y puro como la blanca nieve (1 Jn. 1:7). c.Debe estar mentalmente atento: Ne- cesita estar firme mentalmente, es difícil para mí, tengo un tipo de mente un tanto peculiar, y por eso tengo que ceñir los lo- mos de mi mente y afirmarlos. cuando us- ted vaya a tener su devocional sea serio, valla con ánimo, con deseo y ansias de recibir algo, usted debe estar firmemente dispuesto y decir: Señor aquí vengo. 3. USTED DEBE TENER UN LU- GAR APROPIADO. ¿Y cuál es ese lugar apropiado? Je- sús dijo: “Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, cerrada la puerta ora a tu padre…” (Mt 6:6) la palabra aposento significa: lugar de aislamiento, un lugar donde usted pueda cerrarle las puertas al mundo y abrirle las ventanas a los cie- los. ¿Por qué el Señor nos pide entrar al aposento y orar? Por dos razones. Uno es porque lo que usted es cuando esta solo, es lo que verdaderamente es; y la otra ra- zón es para evitar las distracciones visua- les y auditivas. Ore y pídale a Dios que le de un lugar especial. 4. USTED NECESITA TENER LAS HERRAMIENTAS APROPIADAS. a.Una Biblia. Que sea leíble, no use una Biblia con letra diminuta, invierta en una buena Biblia, con márgenes anchos, de buen papel, y no tenga miedo de escribir en ella, tomar notas, gástela y consíga- se otra, pero, no tire a la basura la vieja, guárdela y repásela de vez en cuando, esta será como un viejo amigo. b.Un Diario. En donde pueda escribir algunas notas, usted tal vez diga: ¡oh! no se preocupe pastor yo tengo una buena memoria, lo recordaré. Mi amigo a quien esta engañando, es mejor que lo anote, lo
  • 7. 7 grabará en su mente, y la tinta mas débil es mejor que la mejor memoria. c.Un diario de oración: Yo he tenido un diario de oración por mucho tiempo, no lo uso todas las mañanas pero si algunas de ellas, lo utilizo para recordar peticiones de oración por mi familia, por mis seres queridos, por ustedes, por mi iglesia y por mi mismo. Esto le ayudará a orar siste- máticamente por cosas o personas por las que usted no ora con mucha frecuencia. d.Un cuaderno o una agenda: donde anotará esas cosas que debe hacer duran- te el día, sus asignaciones diarias, esas cosas vendrán a su mente cuando ore, o vienen a su mente antes de orar, para que usted pueda orar concerniente a ellas. 5. UN PROCEDIMIENTO APRO- PIADO a.Guarde silencio. La Biblia dice: “Es- tad. quietos, y conoced que yo soy Dios”. (Sal 46:10) Fije y enfoque su mente en Él, tranquilícese, relájese, reconozca su presencia; usted esta teniendo una entre- vista privada con el Señor Jesucristo, us- ted necesita pensar acerca de eso, piense en el hecho que Jesús esta allí con usted para pasar un tiempo a solas con usted. Una de estas noches tuve la oportunidad de enseñar por algunos días en el Centro de aprendizaje del Dr. Billy Graham, una de esas noche el Dr. Graham y su espo- sa, nos invitaron a mi y a mi esposa para cenar, así que fuimos y pasamos un rato agradable en su compañía, hablamos de temas relacionados con la bendición de Dios para nuestras vidas y que experien- cia tan humilde y grandiosa fue para no- sotros. Pero amigo,todos tenemos un ho- nor mas grande cada mañana, y eso es el encontrarse con Jesús, estar a solas con Él, cenar con Él, y Él con nosotros. Ahora bien usted no tiene que hacer- lo, pero quiero compartírselo, es una de las cosas más dulces que en mi opinión personal he aprendido a hacer. en priva- do con el Señor cuando usted esta listo para pasar ese tiempo con El mire hacia arriba, y levante sus manos hacia El, ele- ve sus manos en alabanza y adoración y diga: Señor te alabo, luego alza sus ma- nos de nuevo y diga Señor me rindo a ti, me entrego a ti ,soy tuyo, estoy bajo tu mando, álcelas una ves más y diga Señor yo recibo (como esperando recibir algo); pruebe, pon estas tres cosas en práctica, esto hará que piense acerca de la presen- cia de Dios. Este tipo de cosas es mejor hacerlo en privado que en público, y se lo comparto porque ha sido para mi una tremenda bendición hacerlo. b.Sumérjase en la Palabra de Dios. Em- piece primero leyendo la palabra de Dios, esto preparará su corazón parar orar, us- ted oye a Dios y luego habla con Él en oración; un devocional es un tiempo a so- las con Dios donde usted escucha a Dios y Dios le escucha a usted. Ahora, cuando usted lee la Biblia léela por calidad y no por cantidad. Deténgase, piense al leer la palabra de Dios y pregúntese ¿Qué me esta diciendo Dios a mi?; no que dice, porque claro que dice algo, es la pala- bra de Dios, tampoco se pregunte ¿Qué quiere Dios que le diga a alguien? o ¿Qué voy a enseñar en la escuela dominical? sino ¿Qué me esta diciendo Dios a mi? Lea la Biblia en secuencia, en párrafo o unidades, use su sentido común cuando lo lea, lea del Antiguo Testamento y lea del Nuevo Testamento, lea regularmente los Salmos, porque aprenderá a adorar y le motivarán, lea regularmente del libro de Proverbios, porque recibirá sabiduría, que su lectura Bíblica sea totalmente ba- lanceada. c.Medite en la palabra de Dios. Usted se enfoca en la palabra de Dios y medita en la palabra de Dios, y deja que la pala- bra de Dios lo penetre. Hágase estas pre- guntas con un corazón limpio y la Biblia arderá en llamas en sus manos: ¿Existe una promesa a la que pueda acogerme? ¿Existe una lección para aprender? ¿Exis- te una bendición para disfrutar? ¿Existe un mandamiento para obedecer? ¿Existe un pecado por evitar? ¿Existe un nuevo pensamiento para llevar conmigo?. d.Apunte lo que ha aprendido. Aquí es donde utiliza su diario, apúntelo, no esta escribiendo para el público, ni esta tratan- do de impresionar a otras personas con un lenguaje distinguido, es algo personal. al mismo tiempo tome su agenda y anote las cosas que usted necesita hacer durante el día, los puntos de acción, las obligacio- nes, metas y decisiones, que salen de ese tiempo. e.Ore y vierta su alma. Sea natural, no trate de usar palabras elegantes cuando ora. Jesús dijo que no usáramos repeti- ciones vanas, Dios no lo escucha por su mucho hablar, sea honrado con Dios, dí- gale como se siente, Él ya lo sabe, pero dígaselo; cuando esta a solas, ore audi- blemente. ¿porque? porque mantiene su mente en la meta, le permite que se enfo- que, hable coherentemente, usted le esta hablando a Dios, hable claro, piense en lo que esta diciendo cuando ora, y no ore con afán ni se alargue, es decir, cuando terminó, pues, terminó. f.Comparta lo que ha aprendido: Com- parta lo que el Señor le ha mostrado en sus devocionales, nosotros debemos ex- hortarnos entre nosotros, Dios no nos hizo para ser depósitos, Dios nos hizo para ser canales. g.Obedezca lo que Dios le dice: Su tren espiritual va a correr en dos rieles, uno es la revelación, el otro la obediencia, y si cualquiera de esos rieles no esta, su tren se detiene, aprenda a obedecer la Palabra de Dios y cuando usted falle, confiésalo al Señor. Ahora usted dirá: pastor si empiezo a hacer esto, que tan pronto veré un cam- bio en mi vida; pues no lo se, creo que usted vera un cambio enseguida, pero no espere nada radical, ni dramático, mas si usted se disciplina en obedecer la palabra de Dios y alimenta su alma, el cambio no será espasmódico, ni drástico, pero con el transcurso del tiempo lo cambiará por la eternidad. Pr. Adrián Roger
  • 8. 8 “Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.” Dt.6:5 ¿Por qué he de hacerlo? ¿Por qué he de amarle con todo mi ser? Hasta la pre- gunta es necia. No podría ni aún conce- bir la pregunta que hice, sino fuera por Él. Si he de amarle con todo corazón, alma y fuerzas, tengo que entender que es “amar”; y también que es, “corazón, alma y fuerzas”. Amar es la forma suprema y noble que ve algo infinitamente precioso en su objeto; también el amor a Dios, es una experiencia gozosa de comunión con Él, que se demuestra en la obediencia a sus mandamientos. Y hacerlo con el “corazón”, nos habla del hombre interior; que incluye el carác- ter, la personalidad, la voluntad, la sabidu- ría, las pasiones y los deseos. El “Alma” destaca nuestra vida como un todo. Y las “Fuerzas”, señala la capacidad de realizar grandes esfuerzos físicos y mentales. Todo esto y mucho más es lo que significa y de- nota este versículo. ¿Es Dios precioso para ti? ¿Sientes pasión por estar en comunión con él cada día? ¿Tu carácter, tus pensamientos y pa- siones se centran en él? ¿Obedeces sus mandamientos con alegría? Cuan fácil es decir que amamos a Dios, cuan fácil es cantar “te amo oh Jehová…”, pero ¿realmente lo estamos viviendo? Dios derramó su amor en nuestros co- razones por el Espíritu Santo que nos fue dado (Rom. 5:5) y es ese mismo amor el que nos impulsa a a m a r - le a ÉL. Pero debemos de entender que si nosotros le amamos a Él, es por que Él nos amó primero (1 Jn. 4:19). Dios demuestra su amor al mundo de muchas maneras. Aquí algunas de ellas. El acto de respirar, debería recordar- nos la grandeza de Dios, ¿Qué sería del hombre si por unos cuantos minutos, Dios se descuidara del aire que respiramos? Pasaría algo trágico, la sangre dejaría de llevar oxígeno a cada célula del cuerpo, y solo bastarían de tres a quince minutos para qué miles de células cerebrales mue- ran y dejen de trabajar, el hombre moriría en pocos minutos. Sin embargo, Dios tiene el control de todo lo que pasa en el univer- so entero. Es por eso que cada respiro nos debería traer a la mente el amor sublime de Dios para con nosotros. ¿Y quéde las fuerzas? ¿Son innatas en uno o vienen de Dios? un hombre decía: yo no le debo nada a Dios, yo trabajo con mis manos día y noche, y todo lo que ten- go lo debo a mi esfuerzo y dedicación… ¡Oh necio! Si tan solo supieras, que si hoy puedes pararte para ir al trabajo, es por la gracia de Dios. Es él quien da la chispa de energía al nodo sino auricular para que esta estimule la contracción cardiaca y así tu corazón pueda latir todos los días. Es Él quien creo los alimentos y permitió que estos se metabolicen en la maravillosa fá- brica del cuerpo y así generen energía para tus movimientos. ¿Acaso tú hiciste algo? Todo lo hizo él. Cada mirada, cada asombro, cada sonrisa que nace del contemplar su crea- ción también debería inclinarnos a amar mas a Dios. ¿Por qué se tomó el tiempo en hacer las cosas tan bellas? Al ver la pues- ta de sol, la variedad en las estaciones del año, las flores de diferentes olores, formas y colores. Cada riachuelo y gruta que vier- te su agua cristalina, cada animal con su diferente particularidad y función, cada estrella y planeta solar bien estructurado y miles de maravillas mas que él hizo. Ante esto solo puedo exclamar: “Dios mara- villoso y sabio, excelso en sobremanera; tu creación es solo una pisca de tu perso- na, una pequeña coma de tu grandeza, un diminuto tilde de quien eres. También al ver l o s talentos y do- nes que da a cada ser humano: Da inspiración al poe- ta, fuerza al agricultor, conocimiento al maestro, ingenio al inventor, ternura a los de Educación especial, compasión a la en- fermera, belleza al pintor, melodías al mú- sico, etc. Solo Dios puede hacerlo, nada es innato en uno mismo, Él es la fuente de donde fluyen los dones y talentos, es por eso que la sabiduría se inclina ante él y la inteligencia lo llama Padre. Otra de las cosas que nos dio es su Bendita Palabra, la Biblia. Una prueba más de su amor; esta se diferencia de los demás libros en que no es nosotros quien la lee- mos a ella, sino que es ella quien nos lee a nosotros. Es ella el bisturí que nos deja al descubierto ante el Padre, y hace que nues- tro corazón se quebrante, y nuestras meji- llas se empapen de lágrimas. También es ella la que llena de alegría nuestros ojos, y da paz a nuestro corazón. Bien dijo Philip Bliss ¡que bellas son, que bellas son! Be- llas palabras de vida. Dios nos dio muchas bendiciones, pero la mayor bendición fue que Él se dio a si mismo. Siendo Dios se hizo hombre, “se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló así mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Fil. 2:7-8). ¡El murió!, Pablo Washer comen- ta al respecto: “esas palabras deberían ser suficientes para romperte el corazón en mil pedazos y arrojarte al piso y adorar a Cristo, ¡Él murió! Y fue por su sangre que derramó en ese árbol, la única razón por la que la mugre de nuestros pecados pue- de ser lavada.” ¡Cristo murió!, pero ahí no quedó todo. Él fue sepultado y la muerte no tuvo poder sobre Él; esta susurraba: aquí se va a quedar, sin embargo en el asombro una mañana lo vio despertar. ¡La muerte esta vencida! ¡Jesús resucitó! Pós- trese toda rodilla que vida nueva ofrece hoy. ¡El lo hizo todo! ¡Al suelo mi propia justicia! ¡Sean tenidos por trapos sucios! Y a él solo la Gloria. ¿Que por qué he de amarle? la res- puesta es obvia: porque Él es Digno. Paúl Tinoco
  • 9. 9 ¿Qué es la Adoración? Es una respuesta a Dios, por lo que Él es y por su obra, de aquellos que son creyentes, por Él ser digno de esa ado- ración. ¿Cuál es la base para Adorar Correctamente? Es pensar en lo que a Dios le gusta y de- manda según la Biblia, lo que a Dios le gusta y según lo que dicen los paráme- tros bíblicos. Si no hay una Teología Bí- blica básica, nos vamos a enredar en la cultura, en los estilos y en las preferen- cias. Tiene que haber un conocimiento bíblico, para saber como adorar a Dios. ¿Cuál es la prioridad en la Ado- ración? Sencillamente exaltar a Dios, magnificar a Dios, alabar a Dios. ¿Cuáles son las características de la verdadera adoración? Juan 5:24 lo dice: sencillamente en espí- ritu y en verdad, que sea una adoración sincera, basada en la verdad de Dios; una adoración sincera, emotiva, reveren- te, yo hablo de un gozo reverente, pero básicamente es una respuesta del cora- zón, usando mi cerebro para entender la verdad de Dios que es la Biblia. ¿Por qué en nuestros días la adoración se ha convertido más en un deber que en un acto su- blime? Sencillamente por falta de conocimiento Bíblico y específicamente de quien es el objeto de nuestra Adoración. ¿Para que Dios se deleite en la adoración, como tiene que ser esta? Si es deleite para Dios, tiene que ser una adoración echa como a él le gusta, como a él le place, por que en la adoración no estoy buscando mi placer o mi satisfac- ción, eso sería egocéntrico, antropocén- trico; y la adoración primordialmente es Teocéntrica, basada en Dios. En cuanto a la música en la ado- ración ¿Podría darnos algunos principios bíblicos? En el Nuevo Testamento solo hay una, se refiere a la llenura del Espíritu o al con- trol del Espíritu, y luego dice: hablando entre vosotros con Salmos e Himnos y Cánticos Espirituales. Eso es lo único que dice el Nuevo Testamento y ese es el único versículo que se repite dos veces, una es controlados por el Espíritu Santo y otra es basado en la Palabra de Dios; y en cuanto a la música le digo: vaya a esos dos pasajes y de ahí saque el prin- cipio bíblico. Hay una frase que comúnmente se escucha y es esta: yo escucho esto, porque a mi me gusta ¿es eso lo que debe buscar el cris- tiano? No, porque muchas veces lo que a mi me gusta no le gusta a Dios; entonces tene- mos que volver otra vez, donde está la autoridad; al principio al medio y al fi- nal; y tiene que ser la Palabra de Dios. ¿No cree que la causa de todo esto, viene de un desconoci- miento de quien es Dios? Por eso tenemos los problemas, si hubie- ra más conocimiento de Dios, si hubiera más cercanía a Dios, tuviéramos menos problemas; vamos a tener siempre pro- blemas, pero sería menos, y estamos ha- blando de la adoración a Dios; y es don- de menos problemas deberíamos tener, y es donde más problemas tenemos; senci- llamente es por un desconocimiento de la Palabra de Dios.
  • 10. 10 Mi nombre es José Egüez, naci en Portachuelo, de allí vine muy pequeño aquí a Santa Cruz, viví en el barrio Pillín, Tercer anillo. Mi madre es Lourdes Egüez, y mi padre Francis- co Guanega. Ellos se separaron, mi padre dejó a mi madre yo estando en su vientre, y mi madre me crió sola; de pequeño co- mencé a trabajar, ayudaba a mi madre vendiendo pan de arroz y cuidando autos en los mercados Mutualista y los Pozos. Fue en ese tiempo que conocí la droga, a la edad de doce años unos amigos me invitaron cocaína y fui agarrando el vi- cio; también comencé a fumar, llegué a los quince años y ya era adicto al cigarro, me fumaba una cajetilla de cigarro diario; ya a los dieciséis años me fui envolviendo más en la mari- guana, después procedentemente llegué a lo que es el pitillo, cumpliendo casi los veinte años. De ahí en adelante mi vida fue un desorden total, tuve una pareja, con la cual tuve un hijo, ella me dejó cuando el niño tenía a penas un año de edad, porque yo era una perso- na adicta a las drogas, borracho y malo; mi vida estaba bien des- truida, sufrí bastante en el mundo de las drogas. También me enferme de Herpes, eso me lo diagnosticaron los médicos y me dijeron que esa enfermedad no tenía cura, que se iba a expan- dir a mi organismo y llegar a mi cerebro, y de ahí iba a tener muerte cerebral, recuerdo muy bien que el doctor me dijo que iba a quedar como un vegetal. Así fue mi vida, dura, metido en las dro- gas, en el alcohol, en las pandillas. En el año de 1998 fui líder de una pandilla llamada “los lagartos” en el barrio los Tusequi, allí hice muchas fechorías y cosas malas. Cumplí los veintidós años, y ya era mas perverso; a los veinticuatro me recuerdo muy bien que yo vivía en san Joaquín, vivía en una laguna, allí estaba metido porque ya las drogas me habían hundido mas y la adicción al pitillo me llevo a huir de la socie- dad y estar refugiado allá en los montes, en la oscuridad con unos amigos, tomando. Pero en ese tiempo recuerdo hubo una persona que me predicó, un amigo, me leyó un texto bíblico, que hasta ahora no se me puede borrar de mi mente, que esta en Ap.21:8 “Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre”, y me recuerdo muy bien que yo decía: y mi religión que, pues yo era católico, yo de vez en cuanto, me persignaba y rezaba; pero él me dijo que eso de nada me servía. Después mi padre murió, fue atropellado, mis herma- nos cayeron por narcotráfico y mi madre se fue de la casa, me dejo solo con mi hijo de cinco años. Entonces yo fui a mi casa, allí estuve viviendo con mi hijo, no tenía comida, no tenia nada; solamente pensaba en beber, la plata que conseguía era solamente para eso, para tomar, para comprarme droga. De ahí fui al médico y salieron mis análisis donde el médico me daba un año mas de vida, porque después iba a quedar inválido; mis hermanos cayeron preso, y yo ahí hundido. Me recuerdo bien que había una persona que me predicaba de Jesucristo, había un hermano que me visitaba siempre, iba y me buscaba ahí en los canales, él me venía hablando de Jesucristo, me decía que Dios tenía poder para cambiar mi vida, para darme la fuerza para dejar la droga, yo no le creía al principio, yo creía que era religio- sidad, que quería meterme y emborracharme en su religión, pero realmente me di cuenta de lo que él me hablaba. Y fue así que llegue a conocer a Jesucristo. Un día después de carnaval del año 2002, me recuerdo le tiré los tres días de carnaval bebiendo, consumiendo drogas con mis amigos en mi casa; mi hijo estaba allí, me pedía co- mida y yo agarraba y le echaba guasca; fue allí que casi muero de intoxicación por las drogas. Porque aparte que estaba hundido en las drogas, tenía muchos problemas: mis hermanos presos, mi padre había muerto y yo es- taba enfermo; así que lo que hice fue lo que me dijo el hermano, me recuerdo muy bien sus palabras: que en el lugar donde yo este, que Dios iba a estar allí, y que él tenía el poder para cambiarme, y que yo tenía solamente que buscarlo en oración.
  • 11. 11 Lo único que hice fue orar, me hinque, prendí una vela porque estaba en la oscuridad, y le dije a Dios que si él existía que se haga real en mi vida, que si era verdad lo que me decía el hermano, que si eran verdad las historias bíblicas que él me con- taba: que Dios levantaba muertos, que daba vida a los paralíticos, que había hecho ver a los ciegos, si esas historias eran reales, yo le dije, que él me ayude a salir de ese vicio en el que desde la niñez estaba metido. Le dije que si realmente existía, él me ayude a cambiar y que me dé la fuerza, el valor para dejar la droga, yo le dije: Dios mío ayúdame, tu ves como estoy, de ahí me puse a llorar, yo quería seguir hablando, quería seguir desahogándome, contándole a Dios, pero fue un llanto, un quebrantamiento de mi corazón, y me humille y llore como unos cinco minutos,casi nunca había llorado, era duro, ni cuando se murió mi padre llore tanto; pi- diéndole a Dios que me ayude, que me de fuerzas para salir del vicio, que me de amor para mi hijo, porque yo era un bruto, yo llegaba drogado y le pegaba; él me pedía pan, y yo agarraba y le daba un manaso y lo echaba a dormir. Le dije a Dios que si él me ayudaba a cambiar, yo iba a servirlo a él hasta el fin de mi vida. Ese día sentí algo lindo, algo especial, algo que nunca había sentido; al otro día sentí una hambre, una necesidad de leer la Biblia, recuerdo muy bien que fue el hermano que me habló y me invitó a ir a la iglesia, y yo acepte ir allá. Me fui cargando la Biblia, llegamos allí, para mi era extraño cantar en una iglesia a Dios, por que yo antes me burlaba de ellos, me burlaba de los evangelistas, y me enfurecía si me invitaban a la iglesia, pero ahí estaba y en mi necesidad y en mi angustia clame a Dios. Ahora hermanos ya llevo siete años en la iglesia, Dios me dio una esposa y tres hijos, y con el que yo tuve, son cuatro a los cuales amo muchísimo, sane de la enfermedad que tenía, porque incluso fui donde el médico que me estaba viendo y me hice nuevos análisis. Y recuerdo lo que el doctor me dijo: esto solo puede ser obra de Dios, y le dije: si doctor, porque ahora yo acepte a Cristo y le entregue mi vida, mi enfermedad y ya no tenía nada de aquello que yo adolecía. El cigarro después de catorce años lo dejé, también dejé la cocaína, la mariguana, el pitillo, de un momento a otro. Yo animo a todas las personas que lean esto, y les digo que Dios tiene poder para deshacer las obras del diablo, por- que yo era una presa de Satanás, yo era un alma que estaba en poder de Satanás, pero gracias al amor y a la misericordia de Dios, ahora estoy donde estoy, Dios a sido muy bueno conmigo, me sacó de las drogas, restauro mi familia y me ha dado un lugar donde vivir. Ahora puedo decir que Dios tiene poder, Dios es real, y se ha manifestado de muchas maneras en estos años que vivo de cristiano, he visto su poder, su amor, su misericordia, su perdón, su provisión; como Dios me a ayudado en todos los aspectos de mi vida, en toda prueba, en cada situación, Dios me ha dado fuerzas para seguir, por la misericordia de Dios estoy ahora de pie en este lugar. Yo siempre doy gracias al hermano que me predicó y me llevó a la iglesia. Actualmente asisto a la Iglesia Bautista Nueva Jerusalén, en la cual sirvo como líder; Dios me ha dado el don de evangelista, y me encanta predicar por las calles, por los mercados, los hospitales y la cárcel, allí doy mi testimonio y llevamos víveres con los hermanos de la iglesia, ayudamos a muchas personas que necesitan de Dios. Hno. José Egüez “Lo único que hice fue orar, me hinque, prendí una vela porque estaba en la oscuridad, y le dije a Dios que si él existía que se haga real en mi vida.”
  • 12. Comienza la aventura Hola niños, imagínense por un momento que están en el huerto del edén, ahí te encuentras caminando por los pastos verdes, tomas una flor y hueles su aroma, escuchas el canto de las aves y puedes ver toda la naturaleza tan hermosa. De repente te encuentras en medio del huerto y ves algo que te llama mucho la atención. Un animal muy hermoso Desde lejos puedes ver un árbol muy grande, con frutas agradables, y recuerdas haber es- cuchado a Adán que lo llamaba el árbol de la ciencia del bien y del mal, era un árbol muy misterioso, ya que Dios les había prohibido tanto a Adán como a Eva comer del fruto de ese árbol, y mientras observas el árbol, ves volar a un animal muy hermoso, con cuatro patas, alas de diferentes colores y ves que se posa sobre el árbol, como si estuviera espe- rando a alguien. La curiosidad de Eva De repente escuchas unos pasos y te pregun- tas ¿de quien será?, y ves a Eva venir a lo lejos, la ves mirando a todos lados, como si quisiera que nadie la viera, y ves que se dirige al árbol, al árbol que Dios le había prohibido y que Adán su esposo le había advertido que ni siquiera tocara el fruto. Pero Eva un poco curiosa quería saber más acerca del árbol. Satanás toma forma de un animal Y de repente ves que aquel animal empieza a abrir la boca y comienza a hablar, ¿hablar? ¿Acaso los animales hablan? ¡No!, ¡claro que no!, pero este si lo puede hacer, y te pregun- tas ¿Por qué será? Y luego te das cuenta que aquel animal esta poseído por una fuerza muy malvada, conocido como Satanás. Satanás engaña a Eva Palabras mentirosas, si, palabras mentirosas comienzan a salir de la serpiente, Palabras como: “Dios no les quiere, el quiere que se mueran de hambre, por eso les ha prohibido comer de todo árbol que hay en el huerto”. Entonces Eva se ve media confundida y le dice: “Dios dijo que del fruto de todos los ár- boles del huerto podemos comer, pero del fru- to del árbol de la ciencia del bien y del mal no comeremos, para que no muramos”, entonces sucede algo asombroso, la serpiente toma con sus patas un fruto del árbol, y comienza a co- mer de el, y le dice a Eva: “Dios es un men- tiroso, no moriréis”, Eva al ver asombrada el suceso, se olvida de las palabras de Dios, qui- ta sus ojos de Dios y comienza a ver el fruto, lo toma con sus manos un poco temblorosas y le da un mordisco. Adán también come del fruto. Por otro lado, Adán regresa del trabajo, hoy puso nombre a varios animales, y también se puso a trabajar en el huerto, pero al regresar a casa ve que no había su esposa, entonces muy preocupado, comienza a buscarla. ¡Eva!, ¡Eva! Grita por todas partes, y la ve venir, tenía una mirada diferente, ella toma de sus brazos a Adán y le dirige hacia el árbol, le cuenta lo sucedido y le da del fruto que tenia en su mano. Y él también la come. La alegría de Satanás y la vergüenza de Adán y Eva. La serpiente había logrado su propósito: que Adán y Eva pecaran contra Dios. Luego paso algo, fueron abiertos los ojos de Adán y Eva, como si una tela que cubría sus ojos fue quitada, y vieron que estaban desnudos. Muy avergonzados ambos fueron corriendo a busca unas hojas para poder cubrirse. Escondidos detrás de un árbol y un montón de hojas estaban Adán y Eva, entonces Adán le dice a su mujer: seguro que Dios nos va a matar, le hemos fallado, su ira y todo su odio caerá sobre nosotros, mejor es que no nos vea, tal ves no se de cuenta de lo sucedido. El amor de un padre ¡Adán! , ¡Eva! A lo lejos se escuchaba el lla- mado de un Padre, un Padre que ya lo sabia todo, Él es todo poderoso y Él lo conoce todo, nada lo podemos esconder de sus ojos, pero su llamado era un llamado lleno de gracia, era para poder escuchar de los labios de sus hijos la confesión de su pecado y desobedien- cia, que él estaba listo para perdonarlos y así ayudarles a salir a delante...que hermoso sa- ber que nuestro Dios es un Dios perdonador, tantas veces le fallamos, tantas mentiras a nuestros padres, tantas veces que hemos sido irresponsables, tantas veces que hemos pre- ferido ver televisión que ir a la iglesia, tantas veces que hemos desobedecido las palabras de nuestros padres, y aun así Dios quiere perdonarnos y cambiarnos…. antes de seguir con la lectura de la lección no te gustaría dar- le gracias a Dios en oración por ser un Dios perdonador. ¡La culpa la tuvo ella!, ¡no la culpa la tuvo él! Dios les esperaba con los brazos abiertos, esperaba su confesión ¿pero saben que paso? Adán y Eva no confesaron su pecado, en ves de eso echaron la culpa a Dios y al otro. Adán decía: “Dios tu tienes la culpa, por darme a Eva”, Eva decía: “la serpiente tiene la culpa, ella me engaño”…se imaginan, en ves de confesar su pecado, llorar por su desobe- diencia y ponerse de rodillas delante de Dios, ellos buscaron excusas y no se arrepintieron…..no te parece si- milar esta historia a lo que pasa con nosotros, en ves de pedir perdón, muchas veces buscamos echarle la culpa a otro. A veces se ve cuando un niño pelea con su hermana o hermano, y luego viene su mamá para ver lo que paso, siempre sucede que ambos se echan la culpa, o a veces cuando hay que presentar la tarea al profesor, y no lo presentamos, en ves de reconocer que somos muy flojos y desordena- dos, le echamos la culpa a otros o buscamos varias excusas. Las consecuencias del pecado Se imaginan Dios estaba listo para perdo- narlos, pero ellos no confesaron su pecado, y Dios les castigo tanto a Eva como a Adán, fueron expulsados del hermoso huerto, aho- ra Adán tenia que trabajar mucho mas duro y Eva daría a luz con muchos dolores en el parto. La desobediencia siempre trae conse- cuencias.