Documentación parroquial

1,463 views
1,316 views

Published on

Pequeña descripción de la institución parroquial y sus documentos

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,463
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
32
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Documentación parroquial

  1. 1. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOS DOCUMENTACIÓN PARROQUIALASHOK KISHINCHAND 1
  2. 2. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSASHOK KISHINCHAN Resumen Con el presente trabajo, se ofrece un pequeño estudio sobre losdocumentos que hay en los archivos parroquiales y por tanto en estas, los quelo tengan, presentan una gran variedad, es por ello que su estudio se hafocalizado más en el pasado que en la actualidad, gracias a estos documentos sepuede conocer la sociedad de esa época en todos sus vertientes, siendo de granayuda para los investigadores y curiosos en general, el lector podrá observarque no están todos los documentos que conforman esta tipología pero sí los másimportantes, con la idea de tener una idea más certera, también se ha incluidoen algunos de ellos su estructura diplomática, por otro lado también se haañadido un pequeño comentario sobre la parroquia como institución y susarchivos, con la idea de tener un conocimiento más certero de una instituciónmuy cercana y a la vez desconocida.Palabras Clave: Documentos. Parroquia. ArchivosAbstract In this paper, we give a small study of the documents that exist in theparish archives and therefore these, those who have, are very diverse, which iswhy their study has focused more on the past than today, thanks to thesedocuments can be known society of that era in all its aspects, to be of greathelp to researchers and the curious in general, the reader will note that not alldocuments that make up this type but the most important, with the idea ofhaving a more accurate, has also been included in some diplomatic structure,on the other side also has added a small comment on the parish as aninstitution and its archives, with the idea of having a knowledge more certain ofan institution very close and yet unknown.Keywords: Documents. Records. ParishesAshok Kishinchand 2
  3. 3. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOS CONCEPTO DE PARROQUIA A TRAVÉS DE SU HISTORIA: L a palabra parroquia procede del griego Proikia, que significa un conjunto de casas o un grupo de habitantes vecinos, por lo que etimológicamente parroquia significa vecindario ocohabitación, denotando dicha voz en su primitivo origen la vecindad de casas,barrios y arrabales agregados a una misma ciudad. Antes del siglo IV y en plena persecución de los cristianos, los fieles sereducían a unos núcleos más o menos numerosos concentrados en las grandesciudades en torno a un obispo. Los pocos cristianos que vivían en el campoacudían a la ciudad episcopal, para los actos de culto divino, de modo que nohabía en cada diócesis más que una iglesia, la episcopal y un solo pastor, elobispo quien predicaba la divina palabra y administraba los sacramentos. En estos tiempos se utilizaba tanto el término parroquia como el dediócesis para designar a los límites o territorios dentro de la cual secircunscribía la potestad de cada uno de los obispos. Con la paz dada a la iglesia por Constantino crece el número de fielesextendiéndose el cristianismo por el mundo rural y construyéndose nuevostemplos. Dado su distanciamiento de la ciudad episcopal los obispos se venobligados a enviar a los Corepiscopos, especie de obispos auxiliares por loscampos, quienes al parecer no gozaron de muchas simpatías, por lo que elConcilio de Laodicea del año 364, se crea a los Peridautas o sacerdotescirculantes que los obispos enviarán desde la capital a los pueblos, para enseñarla fe y moral cristiana y administrar los sacramentos, los cuales una vezcumplida su función volvían a la catedral donde estaban incardinados. A partir de entonces se irá imponiendo la acepción de parroquia comoparte de una diócesis, a la cual se enviaba un clérigo para que administrase elpasto episcopal a los fieles allí existentes. 3
  4. 4. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOS Para asegurarles el sustento a estos sacerdotes se les asignó una porciónde bienes de la masa común episcopal, que al morir el sacerdote volvía aincorporarse al acervo diocesano, lo que puede considerarse como el rudimentodel beneficio eclesiástico. Finalmente a cada uno de estos sacerdotes fijos y concura de almas, se le asignó una porción de territorio determinado y un conjuntode bienes eclesiásticos para las distintas poblaciones, con cuyas rentas sesustentasen y mantuviesen el culto, bajo la suprema inspección del obispo. Así surge el concepto y realidad del beneficio parroquial, siendoprecisamente esta vertiente la que va a predominar durante siglos comoconcepto mismo de la parroquia, entendido como masa de bienes que se asignaa un sacerdote para su sustentación y mantenimiento del culto. No es posible determinar la época precisa en la que se produjo lafundación de iglesias primero y la organización parroquial después puesto queal no ser consecuencia de ningún decreto general, conciliar ni pontificio, sino delas necesidades que con el tiempo se iban sintiendo, en unas partes se hicieronantes que en otras, dependiendo de la voluntad de los obispos y de lascircunstancias particulares de cada país. Se sabe que a partir del siglo XI seintroduce en las ciudades episcopales la división en parroquias, si bien en lasDecretales de Gregorio IX del año 1234, no aparece como obligatoria lainstitución parroquial. No será hasta el concilio de Trento cuando se dicte la primera leygeneral en la que se impone la división en parroquias. Así en el capítulo 13 de lasesión 24 se dice que “para mejor asegurar la salvación de las almas a ellosconfiadas, asigne a cada grupo de fieles un párroco propio y perpetuo”, ademásse señala “que los obispos se apliquen a fundar parroquias en las ciudades yotros sitios que aun no las tienen”. Dicho Concilio ordena los límitesterritoriales de las parroquias y prohíbe los párrocos cumulativos, es decir, a losque podían acudir los fieles indistintamente. Ya en el presente siglo, el Código de Derecho Canónico de 1917, en elcanon 216, párrafo 1º, artículo 3º, define la parroquia como “porción del 4
  5. 5. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSterritorio diocesano con su iglesia especial, pueblo determinado y rector propioque tiene la cura de almas de aquel pueblo, en aquel territorio”. De estas definiciones se deduce que los elementos de una parroquia sonel territorio, el pueblo, la iglesia, el rector o pastor, la cura de almas y elbeneficio o dote. En el nuevo de Código de Derecho Canónigo de 1983, en el canon 515.1se define la parroquia como “una determinada comunidad de fieles, constituidade modo estable en la iglesia particular, cuyo cuidado pastoral, bajo laautoridad del obispo diocesano, se encomienda a un párroco, como pastorpropio.” Con el nuevo Código se ha dado una esencial variación en el concepto yregulación de la parroquia, que siguiendo las directrices doctrinales ynormativas de Concilio Vaticano II, hace de la comunidad parroquialestablemente constituida por el obispo, el elemento esencial y fundamental dela parroquia, apartándose de la concepción puramente administrativa ybeneficial de la parroquia. ELEMENTOS DE LA PARROQUIA Si bien han variado a lo largo del tiempo, tanto en número como enimportancia concedida a cada uno de ellos, podemos señalar que los elementosconstituidos de una parroquia son: el territorio, la comunidad de feligreses, laiglesia parroquial, la cura de almas, el párroco y el beneficio o dote. No todosellos, sin embargo, son igualmente esenciales para que una parroquia pueda serconsiderada como tal. Unos son más necesarios que otros. Nunca podrá faltar elpárroco y el pueblo, elementos verdaderamente esenciales, pero tampoco puedefaltar el oficio o cura de almas, que es el elemento formal, los demás nopertenecen a la esencia de la parroquia que puede darse, incluso, como en elcaso de las parroquias personales, vinculadas a una profesión, a un gremio, a unaentidad étnica, dispersas por territorios distintos, carentes, por tanto, delrequisito del territorio propio. Tal es el caso de las parroquias castrenses, el de laparroquia mozárabe en Toledo y las parroquias, integradas por las colonias de 5
  6. 6. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSdistintas nacionalidades (española, italiana, portuguesa), tan frecuentes enAmérica etc. El territorio parroquial: El territorio parroquial es el que tiene demarcado una parroquia, de talmanera que a ella pertenezca cuantos feligreses tienen en él su domicilio ocuasi-domicilio. La territorialidad no se considera como un elemento esencial,existiendo parroquias personales, que no tienen territorio, o al menos cuyaparroquia no se determina por el territorio, sino por la clase de personas que aella acuden (castrenses, de rito mozárabe). La demarcación de unos límites fijos para las parroquias, fueestablecida por el Concilio de Trento como el medio más oportuno para que elpueblo de una parroquia apareciese distinto de otra, sin embargo taldemarcación no se llevó a cabo en todas partes y aun en la segunda mitad delsiglo XIX había en España parroquias sin deslindar e incluso en Ávila lademarcación territorial no se realizó hasta el año 1911. El Código Canónico de 1917, en su canon 216, obligó a realizar eldeslinde, mandando que el territorio de cada diócesis se dividiese en partesterritoriales, cada una con su peculiar iglesia, su pueblo determinado y supropio pastor. El nuevo código de 1983 incide en este asunto estableciendo en el canon374.1 la obligación de dividir en diócesis o cualquier iglesia particular, en partesdistintas o parroquias. Los feligreses Los feligreses son los fieles que pertenecen a una determinadaparroquia. El número necesario para erigir una parroquia no está determinado enel derecho, ni es fácil determinarlo al depender de circunstancias como latopografía del lugar, la posibilidad del congruo sustento para el párroco etc. 6
  7. 7. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOS Solamente el Real Decreto de 21 de noviembre de 1851, en su artículo 2dice que los pueblos que no excedan de 35 vecinos tendrán una parroquia ruralde segunda clase, pero no se indica cuantos vecinos son necesarios para que seles conceda parroquia. El Código de 1917 en el canon 102 señala que una vez constituidaparroquia, como persona moral que es, sea con muchos o con pocos feligreses oincluso aunque todos faltasen, seguirá existiendo mientras no sea suprimidapor decreto de la autoridad eclesiástica competente o estuviese sin muestraalguna de vida por espacio de cien años. El Código de 1983, como anteriormente se ha señalado, hace de lacomunidad parroquial establemente constituida el elemento esencial yfundamental de la parroquia. La iglesia parroquial La iglesia parroquial es la sede en la que el párroco desempeña losministerios propios de su oficio pastoral. La iglesia es un elemento integrante de la parroquia, pero un elementono esencial, puesto que la parroquia puede estar constituida como personajurídica con todos sus derechos y deberes, sin tener una iglesia propia. Una iglesia puede llegar a ser parroquial:  Por designación del prelado al erigir la parroquia, designando en el mismo decreto la erección de su sede  Por traslado canónico de la sede parroquial a otra iglesia  Por prescripción Una iglesia con la categoría de parroquia conlleva:  Que sea la sede del beneficio parroquial  El derecho y el deber de poseer una pila bautismal independiente  Confesionario donde el párroco por derecho propio ejercita la jurisdicción en el fuero sacramental  Santísimo sacramento reservado 7
  8. 8. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOS  Conservar los santos óleos  Sello propio  Levantar su propia cruz en las procesiones parroquiales, a no ser ante la cruz del cabildo catedral o colegial La iglesia parroquial de ordinario pertenece a la fábrica de dicha iglesiaaunque también puede pertenecer a otra persona moral eclesiástica (como uncabildo, cofradía o mitra) o una persona moral civil. La cura de almas La cura de almas es el oficio pastoral que los obispos delegan en lospárrocos, para que provean el bien espiritual de los fieles, siendo por lo tanto eldeber genérico en el que contienen o del cual se derivan todos los deberesparroquiales, como son: La residencia o permanencia asidua del párroco en el territorio de suparroquia. La aplicación de la Misa pro pópulo, que es la que los curas de almasdeben aplicar a los fieles a ellos confiados. Es un deber consignado en el conciliode Trento, pero que estuvo algo indeterminado hasta Benedicto XIV en suconstitución Cum Semper oblata de 1744 determinó que los párrocos y vicarios laaplicaran los domingos y fiestas de preceptos y posteriormente Pío IX en 1858en la constitución Amantissimi declaró que también en las fiestas que figurabancomo de precepto en el catálogo de Urbano VIII. La celebración de los divinos oficios, comprendiéndose bajo el nombre deoficios divinos las funciones litúrgicas prescritas por el Misal y el Ritual comolas misas solemnes, vísperas acostumbradas, bendición de candelas, ceniza,ramos, oficios de Semana Santa y procesiones. La administración de sacramentos, salvo la confirmación y ordenación queestán reservadas al obispo. El conocimiento y corrección de fieles 8
  9. 9. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOS La predicación del Evangelio por el párroco a los fieles todos losdomingos y fiestas de guardar La catequesis o sencilla instrucción acerca de los principales artículos dela fe, los mandamientos de Dios y la Iglesia y de los medios de salvación,impartida tanto a los niños como a los adultos. La atención de los libros parroquiales. El párroco El párroco es un sacerdote o persona moral (cabildo, comunidadreligiosa, etc.) a quien se confiere una parroquia, para ejercitar la cura de almasen nombre y con título propio, por el derecho de su oficio y de modo estable,bajo la autoridad del obispo. El párroco tiene potestad: Pastoral puesto que a él le compete la cura de almas como pastor de supueblo Ordinaria o aneja a su oficio por el derecho mismo sobre todos susfieles. De jurisdicción para el fuero interno sacramental y extra sacramental,esto es, para oír las confesiones de cualquiera dentro de su territorio y de losfeligreses aun fuera de él, para administrar los sacramentos y ceremoniasrituales y conservar la vida cristiana, en resumen para todo lo relativo a lainterna santificación espiritual. También tiene alguna potestad ordinaria dejurisdicción en el fuero externo como la potestad de magisterio, de predicar oenseñar la religión a su pueblo y la de dispensar en algunos casos de las leyescomunes. La potestad del párroco, subordinada a la del obispo, abarca a todos losfieles que tienen en la parroquia domicilio o permanencia admitida en elderecho como equivalente para algunos actos de la cura de almas. En cada parroquia debe haber un solo párroco que ejerza la cura actualde almas. 9
  10. 10. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOS Un mismo párroco no puede tener más que una sola parroquia a no serque se trate de parroquias unidas con unión igualmente principal. En el caso de que una parroquia esté unida de pleno derecho a unacorporación eclesiástica, como un cabildo o monasterio, tendrá como párroco ala corporación eclesiástica quien deberá ejercer la cura de almas y gozará dedote beneficial, pero la corporación como persona no puede ejercer de hecho lacura de almas, viéndose obligada a designar un vicario curado para que laejerza de hecho, en estos casos se dice que la corporación eclesiástica ejerce lacura habitual de almas y el vicario la cura actual, al vicario curado le pasará apertenecer toda la cura de almas con todos los derechos y obligaciones de lospárrocos, para su dotación se le asignará con carácter de beneficiado, unaporción de los frutos beneficiales de la parroquia. Además de los vicarios curados hay una serie de sacerdotes que puedenejercer la cura de almas ya en sustitución del párroco, ya ayudándoles oauxiliándoles, tales como el ecónomo o sacerdote que rige una parroquiavacante por muerte, traslado o ausencias temporales; el regente o vicariusauditor, que ayuda o suple al párroco inhábil para desempeñar su ministerio porvejez o enfermedad mental, impericia u otra causa permanente; el coadjutor ovicarius cooperator, que es el que de modo permanente ayuda al párroco hábilpero insuficiente para atender por el solo a la parroquia debidamente. El beneficio parroquial El beneficio parroquial es la renta fija o emolumentos eventualesconcedidos para atender en lo necesario al sustento del párroco y a los gastospropios de la parroquia. El beneficio ha sido definido como el derecho de percibir una rentaeclesiástica, aneja a un oficio espiritual o ministerio perpetuo creado por laiglesia, bajo este nombre también se ha designado al oficio eclesiástico al queestán perpetuamente unidas de la iglesia. Los beneficios surgen de la necesidad de asignar una parte delpatrimonio episcopal al sustento de los párrocos, así, dado que en los primeros 10
  11. 11. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOStiempos de la iglesia, todos sus bienes estaban en manos de los obispos, alcrearse la parroquias, este patrimonio se fue desmembrando, otorgándose elderecho a percibir las rentas de parte de estos bienes por el desempeño deloficio eclesiástico. En el año 513, el papa Símaco permitió que se concediera a los clérigosbienes de la iglesia como verdadero derecho usufructuario. Esos derechos delos clérigos concedidos vitaliciamente sobre el usufructo de bienes inmuebles,unidos perpetuamente con oficios eclesiásticos, se llamaron beneficios a partirdel siglo IX, generalizándose la práctica a partir del siglo XI en los oficiosparroquiales y en las prebendas canonicales. En opinión de Carlos Corral y de José Mª Urteaga, la plenacristalización del beneficio como retribución de un oficio se produce en elperíodo feudal, por cuanto los obispos, considerándose unos señores más bajola protección del príncipe, unían como ellos un patrimonio o unas tierras a untítulo o cargo público. En el beneficio podemos distinguir dos elementos constitutivos, unoespiritual que es el oficio eclesiástico y otro temporal que es el derecho a larenta, todo beneficio debe llevar anejo el desempeño de un cargo u oficioeclesiástico, instituido por la autoridad eclesiástica competente y con carácterde perpetuidad. El oficio eclesiástico queda erigido en una entidad jurídica, de modoque siempre debe de haber un clérigo que desempeñe sus funciones y si elclérigo muere, el cargo u oficio no cesa, sino que queda vacante. En atención aloficio eclesiástico del beneficio se pueden diferenciar distintos tipos debeneficios. En primer lugar podemos diferenciar los beneficios mayores que sonlos que van inherentes a los primeros grados de la jerarquía eclesiástica comoson el pontificado, patriarcas, arzobispos, obispos, y abades y beneficiosmenores que son todos los restantes. 11
  12. 12. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOS Hay beneficios seculares que son los que versan acerca del régimen yservicio de la iglesia y regulares que tienen por objeto la observancia de ladisciplina monástica y gobierno de los monjes. Los beneficios curados o parroquiales son aquellos a los que va aneja lacura de almas y que comprende todo el conjunto de facultades necesarias oútiles para la dirección de las almas; frente a ellos los beneficios simples son losque no llevan aneja la cura de almas, como capellanes colativos y todos los delas iglesias catedrales y colegiatas. Por lo que respecta al derecho a la renta, señalar que es el elementoformal específico por el cual se distinguen los oficios beneficiales de los demás. Al beneficiado se le concede, a modo de dotación en usufructo yadministración, las rentas de una serie de bienes y derechos temporales,adscritos por la iglesia al oficio que desempeña, dichos bienes beneficialesconstaban ordinariamente de la casa del beneficiado, fincas, muebles, comodinero, títulos etc. también se considera parte que forma parte de la dotebeneficial las ofrendas voluntarias de los fieles; los derechos de estola que sonlos estipendios debidos a los creyentes en razón de ciertas funciones sagradasque los párrocos desempeñan en su favor; los derechos reales sobre los bienesde una familia o persona moral o particular ( como hipotecas, censos etc.); lasprestaciones o pensiones ciertas y determinadas debidas por alguna familia opersona moral, en este sentido se incluyen las dotaciones que a partir delconcordato de 1851, concede el estado español al clero en compensación de losbienes y derechos que le fueron desamortizados por la iglesia. La voluntad de la iglesia de reformar la retribución de los sacerdotescondena a la desaparición el sistema beneficial. Así en el Concilio Vaticano II se dice que “hay que dejar el sistema quese llama beneficial, o al menos hay que reformarlo, de suerte que la partebeneficial o el derecho a los réditos dotales anejo al beneficio se considere comosecundario y se atribuya en derecho el primer lugar al propio eclesiástico” 12
  13. 13. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOS En el Código de Derecho Canónico de 1983, en su canon 1272 se señalaque en las regiones donde aun existan rentas y la dote de beneficios, laConferencia Episcopal de acuerdo con la Sede Apostólica, determinará elrégimen para que aquellos separándolos del oficio vayan pasándolegradualmente a integrar el fondo de un instituto solo diocesano para proveer lasustentación de los clérigos que trabajan en las diócesis. ORGANIZACIÓN Y FUNCIONAMIENTO DE LA PARROQUIA Organización parroquial De modo muy esquemático (para evitar redundar en lo ya dicho o loque se dirá en otros puntos) se expondrá cual es la organización de unaparroquia, partiendo del siguiente cuadro. Párroco Vicario curado Parroquial Suplentes del párroco: Ecónomos, Sustitutos Ayudantes del párroco: Regentes, CoadjutoresPersonalEclesiástico Extra Capellanes Parroquial Predicadores Personal de oficios: sacristán, organista…Subalterno de administración económica: mayordomos, recaudadoresPersonal Eclesiástico 13
  14. 14. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOS El elemento básico de toda parroquia es el párroco, a quien correspondeel cumplimiento de todas las funciones tanto religiosas como económicas que sepuedan y se deban desempeñar en la mencionada institución eclesial. El párroco en caso en que la parroquia esté unida pleno iure a unapersona moral (como un cabildo, casa religiosa, etc.) será dicha persona moral,por lo que para el desarrollo del cargo necesitará de una persona física que,como representante del párroco asuma todos sus derechos y obligaciones,recibe el nombre de vicario curado. El párroco (o vicario curado) puede ser suplido o ayudado por otrossacerdotes en caso de necesidad, así en caso de que una parroquia este vacante,mientras se nombra un nuevo párroco, lo suplirá un ecónomo quien concarácter interino ejercerá las funciones propias del párroco, en las ausenciastemporales del párroco se nombrará un sustituto que gozará de las mismasfacultades que el párroco en lo tocante a la cura de almas. Si un párroco se halla inhábil para dirigir la parroquia, se le dará unregente quien, dependiendo de la incapacidad del párroco, desempeñaráparcial o totalmente sus funciones. Cuando en una parroquia debido a sus muchos feligreses, dispersión delas viviendas o cualquier otra circunstancia, el párroco no puede atenderadecuadamente a las funciones parroquiales se le puede nombrar a uno o varioscoadjutores quienes suplirán y ayudaran al párroco en todo el ministerioparroquial, menos en la misa pro pópulo. Además del párroco, su representante, suplentes, en una parroquiapodemos otros sacerdotes deputados para ejecutar funciones sacerdotales comola celebración de misas, aniversarios, y cabos de año, predicar, ayudar a bienmorir etc. entre ellos están los capellanes que se ocuparan del cumplimiento delas cargas espirituales (ordinariamente misas) establecidas por los fundadoresde las capellanías, a cambio pueden ser de varios tipos y dependiendo de ellovariará el carácter del capellán. 14
  15. 15. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOS Las capellanías eclesiásticas o colativas son las erigidas por la autoridadeclesiástica en provecho eclesiástico teniendo el carácter de beneficios y por lotanto de capellanes de beneficiados. Las laicales son aquellas en cuya fundación no interviene la autoridadeclesiástica, aunque está bajo su vigilancia el cumplimiento de las cargasimpuestas por sus fundadores. Son poseídas por legos que nombrarán uncapellán a quien entregarán los bienes de la fundación o el estipendioestablecido con la obligación de cumplir las cargas, estas capellanías tambiénreciben el nombre de memorias de misas, legados píos y patronato de legos. Las capellanías familiares son las que el capellán ha de proveerse enpersona de una familia determinada y las patrimoniales las que han deotorgarse a sujetos de una localidad o diócesis determinada. En determinadas fechas por Cuaresma, la Pascuas, o la festividad dedeterminados santos la parroquia puede recibir la visita de predicadoresvenidos de fuera de la parroquia. Personal subalterno Para el buen servicio de la parroquia y para asegurar el esplendor delculto divino son necesarios una serie de empleados u oficiales inferiores,subordinados al sacerdote como el sacristán, campanero, organista, cantores,acólitos, etc. Además para el control económico de la parroquia, el párroco se serviráde mayordomos y recaudadores, que se ocuparán del cobro de impuestos yderechos propios de la fábrica y atenderán a los gastos que conlleva laparroquia, el párroco puede estar auxiliado por un Consejo Económico y/o unajunta de Fábrica. 15
  16. 16. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOS Funciones parroquial Actividad Predicación Evangelizadora CatequesisActividades Actividad Misa pro pópuloReligiosas Litúrgica Divinos oficios Administración de SacramentosActividades económicasActividades religiosas Toda parroquia surge para atender la cura de almas de un colectivo defieles lo que conlleva el cumplimiento de unas funciones de las cuales seocuparán los párrocos auxiliados, complementados o sustituidos por una seriede eclesiásticos. Actividades evangelizadoras Su finalidad es divulgar y hacer conocer a los fieles el Evangelio y ladoctrina cristiana, lo que se conseguirá mediante la predicación y la catequesis. Hasta el Concilio de Trento la predicación estuvo reservada a losobispos, desde entonces se reconoce como un deber personal del párrocopredicar la homilía – sencilla explicación del Evangelio, acomodada a lacapacidad de los oyentes- todos los domingos y fiestas de guardar, pero lapredicación no será una función exclusiva del párroco pudiendo ser ejecutadapor otros sacerdotes seculares y religiosos, sin necesidad de contar con elpárroco. Mediante la catequesis se instruye tanto a niños como adultos en losfundamentos de Dios y de la Iglesia y en los principales dogmas de la fecristiana. 16
  17. 17. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOS La enseñanza del catecismo viene impuesta a los párrocos desdeantiguo, ordenando las Decretales que al menos los domingos y otros díasfestivos se instruya a los niños, un deber sancionado en Trento donde ademásse manda que se instruya a los fieles adultos sobre la intercesión y invocaciónde los santos, honor de las reliquias y uso legítimo de las imágenes, aunque esun deber propio de los párrocos también puede ser desempeñado por otrossacerdotes e incluso según señalaba el Código de 1917, el párroco, para lainstrucción de los niños puede servirse tanto de los clérigos que viven en suparroquia como de los laicos piadosos. Actividades litúrgicas Como la aplicación de la misa pro populo, la celebración de divinosoficios y de los aniversarios y cabos del año. La misa pro populo la deben celebrar los domingos y las fiestas deprecepto, todos los que por su oficio tienen cura de almas. Por lo que al ámbito de la parroquia se refiere es competencia delpárroco, pudiéndola celebrar en su defecto el vicario curado, el ecónomo, elsustituto y en caso de incapacidad absoluta del párroco, su regente. Por divinos oficios se entiende una serie de funciones litúrgicas como lacelebración de misas, procesiones y bendiciones, así a lo largo del año secelebran una serie de misas señaladas por el Misal y el Ritual Romano, por lacostumbre y en honor de los vivos o difuntos que aun siendo solemnes laspuede celebrar cualquier sacerdote aunque sea el párroco. Las procesiones públicas realizadas fuera de la iglesia deben serpresididas por el párroco. Al párroco le están reservadas las bendiciones de la pila bautismal, delas casas del sábado santo u otro día según la costumbre, así como otrasbendiciones solemnes realizadas fuera de la iglesia, pero otras como labendición de las Candela el día de la Purificación de la Virgen, de las reciénparidas, de los ramos y la imposición de la ceniza, pueden ser llevadas porotros sacerdotes. 17
  18. 18. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOS Los aniversarios y cabos de año celebrados por los difuntos, al ser oficiosde pura devoción pueden encargarse al clérigo que se quiera, solo las exequiasal tener carácter obligatorio serán competencia exclusiva del párroco. Administración de los sacramentos El primero de los sacramentos cristianos que se recibe es el Bautismo,mediante el cual se regenera los hombres para la vida espiritual, la facultadprimitiva de bautizar reside en los obispos, pero tras la institución de lospárrocos, además de los obispos vienen a ser ellos los ministros ordinarios delbautismo, el resto de sacerdotes pueden administrarlo ordinariamente, conlicencia del obispo o párroco y en caso de necesidad incluso lo puedenadministrar los legos. Después del bautismo se administra la Confirmación, sacramentoconcebido como un auxilio para conservar y perfeccionar la inocencia adquiridacon el bautismo y para resistir las tentaciones del mundo y del demonio, elministro ordinario de las confirmaciones es el obispo que la suele impartirnormalmente en las visitas pastorales. La Eucaristía es el sacramento del cuerpo y la sangre de Jesús, bajo lasespecies del pan y vino, instituido para alimento espiritual de los fieles porJesús en la Última Cena. La eucaristía abarca dos partes que son la consagraciónde los elementos y su distribución, por lo que a la primera se refiere solo lapueden ejercer los sacerdotes, pero para la distribución de la eucaristíaconsagrada por el sacerdote no es necesario que sea uno de estos, puesto que noes una potestad sacerdotal. A los párrocos está reservada la Comunión Pascual y el Viático. La Penitencia es un sacramento por cuyo medio se le perdonan al fieltodos los pecados que hubieran cometido después del bautismo, la penitenciaconlleva la contrición y arrepentimiento de unas penas impuestas al pecador afin de que expíe sus pecados. Los párrocos por derecho de su oficio administrarán la penitencia en suparroquia, pudiendo con consentimiento administrarla en el resto de 18
  19. 19. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSparroquias de la diócesis. El penitenciario general administra la penitencia porderecho propio y ordinario en toda la diócesis, como vicario que es del obispo.El resto de sacerdotes que carecen de cura de alma, se les puede delegar lapotestad para administrar la penitencia. La Extrema Unción es un sacramento con el que se confiere la gracia alos enfermos por medio del santo óleo y de la oración que a él va unida,borrándose los pecados y aumentando la fuerza para vencer las incomodidadesde la enfermedad, el ministro ordinario de la extremaunción es el párroco, peroen caso de necesidad puede administrar cualquier sacerdote. El Orden es un sacramento destinado a conferir la potestad sagrada a losministros del altar, siendo el obispo su ministro ordinario. El Matrimonio es un contrato por su naturaleza y origen, pero que entrelos cristianos se considera también como un sacramento, al simbolizar la uniónde Jesús y la Iglesia y al infundir la gracia a los contrayentes y purificar todo locarnal que en él hay, será ministro del matrimonio todo clérigo a quien se leconfiera facultad de bendecir en la ordenación y principalmente los obispos ysacerdotes. Actividades económicas La parroquia también se nos presenta como una institución generadorade ingresos provenientes del desempeño del ministerio parroquial y originadorde gastos para el sustento de su personal y para el mantenimiento y ornato delos templos, es por ello, por lo que la actividad económica no es ajena a laparroquia, siendo un apartado al que se le presta especial atención. En una parroquia se reciben una serie de retribuciones determinadas oeventuales como los diezmos, primicias, ofrendas u oblaciones, derechos deestola o pie de altar, o los estipendios por las misas, además de las rentas de losbienes beneficiales. Los diezmos son una prestación que los fieles pagaban a la iglesia paraatender a la subsistencia del culto y de sus ministros consistentes generalmenteen la décima parte de la producción agrícola y ganadera. 19
  20. 20. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOS Su origen se remonta a las tribus de Israel,, que por un precepto de suley contribuían con la décima parte de su producción y mantenimiento de latribu Leví, que era la de los sacerdotes, pero entre los cristianos en el Evangeliono hay mención alguna a los diezmos, así como tampoco en los primeros siglosde la Iglesia puesto que en estos primeros tiempos, los clérigos se manteníancon las ofrendas voluntarias y con las que producían sus bienes raíces, alparecer al disminuir las ofrendas, algunos padres de la iglesia como SanJerónimo, San Juan Crisóstomo o San Agustín, exhortaron al pago de losdiezmos, el cual se irá generalizando en el siglo VIII y por lo que a España serefiere a partir del siglo IX. Se reconocen tres tipos de diezmos: Los prediales pagados con frutos delos predios; los personales por los productos del trabajo o industria de loshombres y los mixtos que participan de la naturaleza predial y personal como elqueso o lana. Los diezmos se pagaban en las iglesias parroquiales, los prediales enaquella en cuyo territorio de hallaba el predio y los personales en la que lapersona recibía los sacramentos, en España por decreto de las cortes del 29 dejunio de 1837, quedaron suprimidos. Las primicias se fundamentan en la entrega a la Iglesia de los primerosfrutos de la tierra y del ganado para dar gracias al criador, su origen se haceremontar a las leyes de Moisés pero en España no hay alusión a ella, ni en lasactas conciliares visigóticas ni en documentos eclesiásticos anteriores al siglo X,nunca se ha fijado por las leyes ni la cuota ni la clase de frutos y ganados quedeben darse por lo que se darán variaciones según la zona. El destino quegeneralmente se le dio a las primicias, fue el mantenimiento a la Iglesia, siendoeste en sus orígenes el medio con el que se mantenían los ministros de la Iglesia. Las oblaciones se remontan a los tiempos apostólicos, así en los Hechosde los Apóstoles, San Lucas se señala que los fieles vendían sus bienes y poníanel precio en manos de los apóstoles que los distribuían entre los ministros ypobres, se conocían tres tipos de oblaciones: 20
  21. 21. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOS 1) Las realizadas en el altar, así los fieles al tiempo del sacrificio ofrecíanpan y vino tomándose lo necesario para la Eucaristía y el resto se distribuíaentre los clérigos y pobres. 2) Las realizadas fuera del altar, pues los fieles entregabanvoluntariamente el dinero, aves, frutos, etc., según su riqueza en un arca dentrode la Iglesia, cuyo destino eran los ministros de la Iglesia y los pobres. 3) Al recibir los sacramentos o en ciertos oficios sagrados, los fielesdesde antiguo hacían ofrendas tanto en dinero como en especies. Actualmente se realizan ofrendas ante el altar en manos del sacerdoteen la misa, funerales y responsos y en cualquier tiempo se depositan en lasacristía, en cepillos, altares o imágenes de gran devoción etc. Los derechos de estola y pie de altar son aquellas prestaciones que conarreglo a las leyes eclesiásticas o costumbres laudables y probadas, puede exigirel párroco por el ejercicio de ciertos actos de su ministerio, tanto para atender susustento como para sufragar los gastos que ocasionen el desempeño de losdeberes y funciones de su cargo, corresponden a los derechos que el párrocopercibe por administrar el bautismo, asistir al matrimonio, celebrar el entierro yel funeral de sus feligreses, así como la expedición de partidas y otrosdocumentos. Su origen se encuentra en las ofrendas voluntarias que los fielesotorgaban al recibir los sacramentos o en ciertos oficios sagrados que de servoluntarios acaben convirtiéndose en costumbre piadosa, para posteriormente alos ministros de altar medios de sustento se hacen obligatorios, hecho queocurre en el IV Concilio de Letrán, bajo el pontificado de Inocencio III. Estipendios por la celebración de misas a favor de los fieles vivos o enmemoria de los difuntos, su origen se encuentra en las ofrendas voluntarias depan y vino realizadas para la celebración de la Eucaristía que al introducirse elpan eucarístico preparado por el propio clérigo, se trasformaron en ofrenda deharina para el pan y poco después en dinero, en un principio, se controlaba queel destino del dinero fuera para la Eucaristía o en beneficio de los pobres, 21
  22. 22. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSestando mal visto que los sacerdotes empleasen en usos propios dinero de lasofrendas, pero esta integridad no duro mucho tiempo y los sacerdotes le dieronfinalmente ese destino, siendo este el origen del honorario o estipendio actualde las misas. Admitidos los estipendios de la misa, se fue imponiendo que estas seofrecieses especialmente por cada uno en particular y que el fruto sobrante deellas, aprovechase únicamente al que ofreciera el estipendio, desarrollándosepor este motivo los legados de misas y aniversarios. Con todos estos ingresos la parroquia tiene que:  Atender el sustento de todo el personal eclesiástico y subalterno que está a su servicio.  Procurar la reparación, conservación y aseo de la iglesia  Dotar al templo de los ornatos necesarios (imágenes, retablos…), así como de los objetos necesarios para celebrar el culto (cruces, incensario, cálices, relicarios…)  Abonar la parte correspondiente para el pago de las contribuciones eclesiásticas a la hacienda real El administrador nato de toda la actividad económica es el párroco quepuede ser auxiliado por un consejo económico y valerse para la recaudación delos derechos de la parroquia y para el control de los gastos de un mayordomo. Para todos los asuntos referentes a la reparación, conservación, aseo yornato de la Iglesia, así como a los gastos del culto que en ella se producen,puede existir una Junta de Fábrica, dicha Junta se ocupará de recibir los frutos,cobrar las rentas y pagos pertenecientes a la fábrica de la iglesia, podrá comprary vender lo que fuera necesario para el régimen económico cotidiano y aceptardonaciones de poca cuantía; con carácter extraordinario y siempre con licenciatambién podrá aceptar donaciones de poca cuantía; con carácter extraordinarioy siempre con licencia también podrá aceptar o repudiar herencias, legados ydonaciones hechas con solemnidad, comprar inmuebles, pedir empréstitos decuantía, construir o reformar edificios y cementerios, hacer reparaciones 22
  23. 23. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSextraordinarias, etc., la Junta de fábrica se podrá valer de un mayordomoparticular para atender sus recaudaciones y gastos. Control episcopal: Las Visitas Pastorales El obispo es la máxima autoridad diocesana quien ante la imposibilidadde atender las necesidades espirituales de todos los fieles de su diócesis delegaparte de su potestad y entrega parte de sus bienes y derechos a los párrocos,para que cada uno en su parroquia se ocupe de la cura de almas de sus fieles, alconfiar la dirección de los negocios eclesiásticos a un gran número de párrocos,con diversidad de conocimientos, edad, condiciones, etc., era de temer quealguno de ellos podía dejar de cumplir los cometidos encomendados, bien porignorancia o por falta de celo. Por ello, el obispo para enterarse delfuncionamiento de las parroquias debía acercarse hasta ellas, surgiendo de estanecesidad de control de la vida parroquial las visitas pastorales. La visita es un instrumento pastoral y un acto administrativo degobierno de un territorio siendo el medio a través del cual el obispo se pone encontacto inmediato con las personas que están sujetas a su jurisdicción,proporcionando un conocimiento directo de la situación material, espiritual ymoral de las parroquias, le permite llevar un control del cumplimiento de lasórdenes dadas y de la observancia de las leyes de la Iglesia y le ofrece la ocasiónde un acercamiento al clero para estimularlo y mantener su celo y fidelidad. Con la visita pastoral el obispo se informa del estado de la enseñanzareligiosa, las costumbres del clero y del pueblo, del cumplimiento de suministerio por parte de los eclesiásticos según los respectivos oficios,inspecciona los libros parroquiales, comprueba el cumplimiento de losaniversarios, fundaciones y testamentos, si se recaudan y se distribuyen lasrentas de la iglesia conforme a sus objetos, comprueba el estado material de lostemplos y de los bienes que están dotados. La obligación de la visita se consideró siempre como un cargo personaldel obispo, pero pudiendo delegar sus facultades en otra persona cuando 23
  24. 24. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSlegítimamente estuviesen impedidos. Se deben realizar anualmente o en caso deque la diócesis sea de gran extensión cada dos años. Antes de iniciarse una visita se prepara fijándose un itinerario a seguiry elaborando el cuestionario que sirva de guía al visitador, en el que seenumeran todos los puntos a los que debe prestar atención la inspección. La llegada de los visitadores, se advertía con varios días de adelantomediante un edicto o carta, para que el párroco tuviera todo dispuesto para lainspección. El visitador llega acompañado de una comitiva formada por unfiscal, un notario y un nuncio. En la visita se sigue un orden que indica elPontifical Romano iniciándose la visita a la iglesia parroquial y en concreto porla Eucaristía y el Baptisterio, sigue la visita a las capillas y altares,posteriormente las reliquias, vasos sagrados, libros litúrgicos, etc., que deberátener dispuestos el párroco en la sacristía, se visitará el archivo poniendo a lavista los libros sacramentales, los inventarios y demás documentos. Una vezcomprobado el estado material de las cosas, parte de la visita conocida comovisitatio rerum, el visitador procede a la visitatio hominum o visita de la conductade las personas, informándose sobre el comportamiento y cumplimiento de lasobligaciones de los clérigos y laicos, basándose en los testimonios dados por ungrupo de clérigos y laicos de la localidad. También visitará las asociacionespiadosas, quien tendrán que presentarle el decreto de erección o aprobación,sus estatutos, el libro de actas y los objetos propios de la asociación, tambiénvisitará el resto de iglesias, ermitas existentes en la localidad o cualquier edificioo lugar pío que pudiera existir. Durante la visita el prelado puede ejercer otrasfunciones que le son propias como la confirmación, la predicación delEvangelio, la tonsura y ordenación de clérigos, la dedicación de iglesias y laadministración del sacramento de la penitencia en casos reservados. Asociaciones de Fieles: Las Cofradías Una de las características fundamentales de la Iglesia es su raízcomunitaria, por lo que solo se puede entender a la Iglesia como comunidad,pero además dentro de la gran comunidad que es la iglesia, ya desde suscomienzos se desarrollan agrupaciones de cristianos con una finalidad 24
  25. 25. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSdeterminada como dar sepultura a los creyentes en las catacumbas, cuidarenfermos, auxiliar a los obispos en la liturgia. En oriente, estas agrupaciones especializadas de cristianos se centraronen la perfección personal, en el culto litúrgico y la caridad con el prójimo, enoccidente prevalecerá el apoyo a la vida cristiana y el socorro o alivio paradespués de la muerte, por lo tanto, la Iglesia además de las instituciones oagrupaciones propiamente religiosas instituye asociaciones para los fielesseculares a fin de promover entre ellos, ya una vida cristiana más perfecta, ya elejercicio de alguna obra de caridad o piedad, o el incremento del culto público. Dichas asociaciones se conocen como Pías Uniones cuando se erigenpara el ejercicio de obras de piedad o caridad, Hermandades o Congregacionescuando se constituyen a manera de cuerpo orgánico y Cofradías. Las Cofradías son agrupaciones eclesiásticas compuestas por fielesfundamentalmente laicos, erigidas canónicamente y gobernadas por el superiorcompetente, con la finalidad de promover la vida cristiana a través deespeciales obras buenas, orientadas al culto divino o la caridad con el prójimoen sus diversas modalidades: alivio de las ánimas del Purgatorio, conversión delos pecadores, instrucción religiosa de la infancia, visitas domiciliarias yhospitalarias a los enfermos, entierros de pobres, etc. Las cofradías (así como toda asociación eclesiástica), tendrá unosestatutos propios, redactados por sus miembros y aprobados por el ordinariodel lugar en los que se establecerán las funciones a desarrollar y suorganización. Tendrán derecho a adquirir, poseer y administrar bienestemporales, con dependencia del obispo a cuya jurisdicción y vigilancia estánsujetas y quien tendrá derecho a visitarlas. Las cofradías y Pías Uniones se establecen en iglesias o en oratoriospúblicos o al menos semipúblicos y normalmente en un altar determinado. Las cofradías que fueron proliferando a lo largo de la edad media, seráa partir del siglo XVI cuando se expandan extraordinariamente de la mano de ladoctrina del Concilio de Trento, siendo utilizadas como medio de aculturación 25
  26. 26. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSde las masas en materia religiosa y de defensa de la ortodoxia católica frente alos movimientos heréticos reformistas. La mayor vitalidad y pujanza de las cofradías se manifiesta desde elsiglo XVI hasta el siglo XVIII. Con la Ilustración se produce un descrédito ycrítica de las prácticas religiosas, coincidiendo con el anquilosamiento yparalización de la vida de las cofradías que volverán a resurgir, (pero no con lafuerza interior) en los siglos XIX y XX. Archivos Parroquiales En teoría, el archivo parroquial debería coincidir con el origen de lamisma parroquia y el primer documento custodiado en él, según esto, tendríaque ser el acta de bendición de la iglesia parroquial o el decreto episcopal por el quese erigía canónicamente la parroquia, cualquiera de estos dos documentos ouno de ellos, debería ser, en teoría, el punto de partida del archivo parroquial,esto no suele ajustarse a la realidad. Por lo que a España se refiere, los archivos parroquiales vanapareciendo por primera vez en el territorio de la provincia Tarraconense,antiguo Reino de Aragón. Un concilio provincial celebrado en Tarragona porlos años 1360, dispuso que en todas las parroquias se llevasen los RegistrosSacramentales. Esta medida conciliar supuso el punto de partida de los archivosparroquiales en los territorios de su circunscripción, pero en el reino de Castillalos archivos parroquiales aparecieron después, excepcionalmente, podemosencontrarnos con algunos del siglo XV, e incluso del XIV, pero son excepciones. Hay que esperar a la celebración del Concilio de Trento y a sulegislación, para poder hablar de los archivos con existencia ya normalizada ygeneralizada, a partir de Trento lo normal es que cada parroquia cuente ya consu propio archivo, esta antigüedad alcanza también a buena parte de lasprimeras parroquias, erigidas canónicamente en los antiguos Reinos de Indias,en lo que la penetración española coincide, casi, con Trento, al generalizarse yprogresar la evangelización que tenían ya en los Reinos de España. Es posibleencontrarse en tierras de la América Española con archivos parroquiales, 26
  27. 27. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSherederos en muchos casos de la documentación generada por las antiguasdoctrinas implantadas por los religiosos, sus primeros evangelizadores. Pero no todas las parroquias conservan sus antiguos archivos,circunstancias, ajenas en muchos casos a los responsables de las comunidadesparroquiales, han impedido la conservación de sus fondos parroquiales másantiguos. En muchos casos, la pérdida de estos primitivos archivos puede habersido motivada por la incuria o por el abandono, pero en la mayoría de las vecesfueron circunstancias ajenas, adversas e incontrolables, la causa de ladesaparición y pérdida irreversible de muchos archivos. A este respecto, losincendios fortuitos o provocados de las casas rectorales. En otras ocasiones lacausa hay que ponerla en las inundaciones, en la excesiva humanidadambiental, como sería el caso de las parroquias de los países tropicales, comoVenezuela, Colombia, Puerto Rico, etc., en los que la humedad excesiva, juntocon el clima cálido, propicia el desarrollo de los insectos, como el comején,destructor implacable del papel. También hay que pensar en las guerras y en lasguerras y en las depredaciones de que han sido víctimas algunos archivos.El Concilio de Trento y los archivos parroquiales Este concilio representa, sin duda, el punto de partida de los archivosparroquiales. Es cierto que no se ocupa expresamente de tales archivos, perotambién es cierto que con sus decisiones de reforma impulsó e hizo posible suexistencia. Se celebró, entre los años 1545 y 1563. En diversos capítulos de lassesiones VII, XXI, XXIV, XXV, los padres conciliares legislaron sobre materiasconexas con la vida y con la actividad parroquial, como son la fábrica, lasfundaciones pías, la observancia y el cumplimiento de las mandas espiritualesde los feligreses, la erección canónica de las hermandades y cofradías, perosobre todo el concilio legisló sobre el minucioso control y registro de laadministración de los sacramentos. “Habeat párochus librum, se dice en elcapítulo I de la sesión XXIV, in quo cóniugum et testium nómina, diemque etlocum contracti matrimonii describat, quem dililigenter apud se custodiat”. Con 27
  28. 28. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSesta normativa conciliar la andadura de los archivos parroquiales quedó puestaen marcha en el ámbito de la iglesia universal. Según el concilio, los párrocos, vicarios, curas de almas y rectores deiglesias, deben llevar anotados, conservar y custodiar diligentemente cuántoslibros fueren necesarios para constancia y testimonio del ejercicio de susministerios. Las disposiciones de Trento fueron promulgadas en España pordecisión solemne de Felipe II el 12 de julio de 1564, al año escaso de la clausuradel concilio. El monarca español otorgó a las decisiones conciliares el rangosolemne de Leyes del Reino. A partir de esta fecha histórica entraron tambiénen vigor en todos los territorios de “los nuestros Reinos de Indias”. La legislación de Trento tuvo su repercusión más inmediata en losRegistros Sacramentales, concretamente en los libros de Bautismo y en los deMatrimonio, a los que no tardaron en sumarse los de Finados o difuntos, estosregistros serán comunes a todas las parroquias y darán carácter uniforme aseries documentales de valor único para tantos aspectos de la vida en España,junto a los registros sacramentales, aparecen los libros de Fábrica, los deCofradías, los de Hermandades, los libros de Visita, etc., todos juntosconfiguran y definen el carácter de los fondos específicos custodiados en losarchivos parroquiales, en torno a estos libros se tienen que enuclearnecesariamente las series documentales en que nosotros dividiremos un archivoparroquial.El Código de Derecho Canónico y los archivos parroquiales Según el derecho canónico de 1917, hay que decir que reguló endiversos cánones, tanto su existencia como la normativa a que debe ajustarse sufuncionamiento, el código determinó las condiciones que debe reunir el archivoy dictó normas para el acceso, uso y estudio de los documentos, no puedeafirmarse que en el código se trazara una política sistemática en relación con losarchivos parroquiales, pues la normativa que los regula aparece dispersa através de muchos cánones. Sin embargo, desde el canon 375 al 378, además de 28
  29. 29. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSlos cánones 383, 384, 470, 2383, y 2406, el código dejó bien sentada la normativacanónica reguladora de estos archivos, señalando la obligación de custodiar enellos determinados libros y documentos. Según el código, son libros a custodiar preceptivamente en todo archivoparroquial: 1) los documentos episcopales: Cartas Pastorales, decretos delprelado relativos a la parroquia, nombramiento del párroco y sus traslados, lasdispensas matrimoniales controladas por la curia episcopal. 2) Los documentospontificios: como breves, rescriptos, indulgencias, los indultos de oratorioprivado. 3) Los libros Parroquiales. 4) El libro de Cuentas de Fábrica (canon1523). 5) inventario de los bienes parroquiales (canon 1522). 6) Documentos queacreditan los derechos de la Iglesia (canon 1523, nº6). 7) El inventario de losbienes que constituyen la dote del beneficio, si no está constituida porasignación del estado. 8) el testimonio de la escritura de erección de laparroquia, con su dote, sus cargas y obligaciones (canon 1518). 9) El libro de losestipendios de misas. 10) Inventario o catálogo de todos los libros o documentosque se custodian en el archivo (canon 383). Estos son los fondos que debe figurar con carácter general en todoarchivo parroquial según el Código, a ellos habrá que añadir ciertas coleccioneslegislativas como el Boletín Oficial del Obispado, un ejemplar del código dederecho canónico, el libro del Sínodo Diocesano y del Concilio Provincial. En cuanto al aspecto material del archivo, el local, el canon 373 disponeque debe instalarse en un lugar seguro y cómodo, deberá estar protegido contrarobos e incendios y otros peligros, el local debe ser cómodo y encontrase amano y deberá ser a propósito para poder trabajar en él, sin necesidad de tenerque sacar los documentos fuera de él, además según el canon 374, el localdeberá permanecer cerrado con llave, que guardará el párroco, el ecónomo o elvicario, finalmente el canon 375 establece unas normas muy elementales sobrela ordenación de los fondos, diciendo que los documentos deben encontrarseconvenientemente dispuestos en el archivo, añadiendo el canon 383 que en el 29
  30. 30. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSarchivo debe haber dos catálogos o índices, uno de los cuales permanecerá en elmismo archivo y el otro se remitirá al archivo diocesano episcopal. No pasó desapercibido al código el tema de acceso a los archivosparroquiales, como norma general prescribe que los documentos originales nopodrán salir del archivo sin licencia del obispo o vicario general, esta licencia seotorgará solo por tres días, prorrogables, con moderación, por el Ordinario,siempre que se saque del archivo un documento, se entregará al párroco unrecibo en el que se especificará la fecha del servicio y el compromiso expreso desu devolución (canon 383, nº2). También reguló el código el acceso al estudio de la documentación,diciendo que es libre y gratuito, tanto para el estudio del documento como parasu duplicación, en este punto se exige al investigador que se someta a lasnormas establecidas por la autoridad eclesiástica, de este estudio quedanexcluidos los documentos secretos. El código determina sanciones para los que incumplan la obligación decustodiar fielmente los documentos o no lo hacen con el debido cuidado, prevé,igualmente sanciones contra los falsificadores de escrituras o de actaseclesiásticas y contra los que a sabiendas hacen uso de los documentosfalsificados (canon 2362). Todas estas normas de viejo código de derecho canónico han sidoreguladas y ratificadas, aunque de forma más simplificada y en muchosaspectos haciendo extensivas a ellos las normas contempladas para los archivosepiscopales por el nuevo código del año 1983, en apariencia dedica menosatención al ordenamiento canónico de los archivos parroquiales, el códigoreciente mantiene la normativa canónica de la Iglesia en materia de archivosparroquiales, así en los cánones 486 al 491 renueva y simplifica la legislaciónanterior acerca de los archivos y a la vez muestra más exigente en algunospuntos concretos, es la mejor prueba del renovado interés de la iglesia por unamejor conservación y mantenimiento de los archivos, el canon 486 ratifica la 30
  31. 31. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSobligación de conservar con la mayor diligencia la documentación de la diócesisy las parroquias. En otros cánones se prescribe la inscripción de las partidas de bautismo(cánones 1067, 1081, 1123,1133) y las de las exequias (canon 1182). Otroscánones, como: 958, 1284, 1307, urgen la obligación de llevar determinadoslibros y custodiarlos en el archivo parroquial.Tipología de la documentación custodiada en los archivos parroquiales El primer gran grupo que no puede faltar en un archivo de este tipo esla de los registros sacramentales o registros parroquiales, como su nombre indica, enesta serie se recogen las actas de los bautismos, matrimonios, defunciones yconfirmaciones administradas en la parroquia, a ellos pueden añadirse los librosborradores o libros membretes de las partidas, en los que con carácter provisionalse anotan los datos fundamentales, traslados después a los libros propiamentedichos, finalmente entran también en esta serie los expedientes matrimoniales yen algunos casos las minutas de notas marginales. El denominador común de todos estos registros parroquiales es el deestar redactados en forma de acta, redacción que comprende por igual a loslibros de bautismos, matrimonios y defunciones o finados, los libros deconfirmaciones, suelen reducirse a simples relaciones o listados, añadidas alfinal del libro corriente de bautizados o al final de los mandatos de visita.Libro de bautizados Están redactados en forma de acta, iniciándose con la fecha tópica ycrónica, síguela expresión del título de la parroquia y el de la villa o ciudad a laque pertenece al bautizado, le sigue el nombre del ministro del sacramento yacto seguido se registra el nombre del bautizado, se consignan la fecha, el día yel lugar del nacimiento, siguiendo el nombre y apellidos de los padres, con sunaturaleza, vecindad y el estado social al que pertenecen, a continuación seexpresa el nombre, apellidos, naturaleza y vecindad de los abuelos, tantopaternos como maternos, cerrándose con el nombre y apellidos de los padrinosy la firma del ministro que autoriza el acta. 31
  32. 32. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOS Cada partida lleva su número de orden, en el margen superiorizquierdo suele ponerse el nombre y apellidos del neófito, debajo del cual seanotarán las notas marginales, que dejarán constancia del cambio de estado, no soloen el caso de haber contraído matrimonio sino de haber abrazado el estadoreligioso o eclesiástico. Esta tipología documental, salvo contadas variantes, se mantiene a lolargo de los siglos de su implantación por el Concilio de Trento, aunque enocasiones se haya insistido más en unos aspectos que en otros, como al referirsea la condición social de los padres, especificándose siempre al principio lapertenencia a la hidalguía o a la nobleza, el título, en efecto, procediendo alnombre, era indicativo de la condición de noble o hidalga de los interesados,mientras que su omisión tiene que ver con una condición plebeya o villana, estadiferencia empieza a dejar de señalarse a partir del siglo XIX e incluso conanterioridad, habiendo caído totalmente en desuso en la actualidad.Libros de casados o velados Tienen una tipología similar a los libros de bautismos, al declararlosobligatorios, el Concilio de Trento dispuso que se reflejaran en ellos lascircunstancias que aseguran la validez del contrato matrimonial, como son lalibertad y soltería de los contrayentes, la constancia de que no existíaimpedimento canónico que se opusiera a la validez o la licitud del matrimonio oen caso de que hubiera existido, que había sido debidamente dispensado,precediendo al efecto las proclames canónicas, en el acta, tras la fecha tópica ycrónica, el título de la parroquia, se consigna el nombre, apellidos, vecindad delos contrayentes, sigue la referencia el nombre y los apellidos de los padres, consu naturaleza y vecindad, así como el nombre de los testigos, concluye con lafirma y rúbrica del sacerdote que bendijo el matrimonio en nombre de la iglesia,si el sacerdote celebrante no era el párroco, se hace constar que contóexpresamente con su licencia. La celebración del matrimonio representa la culminación de un procesoque iba precedido de determinados requisitos legales, reflejados en los llamados 32
  33. 33. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSexpedientes matrimoniales, de los que queda constancia en los archivosparroquiales, siendo por lo general los fondos más voluminosos de todos losque integran el archivo. Su finalidad, era la de proteger el matrimonio contra los peligros deinvalidez o ilicitud, según se tratase de impedimentos dirimentes o impedientes, losprimeros, si existían y no habían sido dispensados, anulaban la validez delmatrimonio, entre otros, figuraba el parentesco en primer grado (padres, hijos,hermanos), la impotencia, incapacidad o la ignorancia invencible sobre laesencia u fines del matrimonio. Los impedimentos impedientes, no anulaban elmatrimonio, lo hacían ilícito, eran muchos y su dispensa, lo mismo que en elcaso de los dirimentes, era competencia de la Sede Apostólica y en muchoscasos del Ordinario diocesano. Los expedientes pueden ser ordinarios o extraordinarios, son ordinarioscuando entre los contrayentes no existía ningún impedimento, en este caso elexpediente se tramita, según el código viejo ante el párroco de la desposada, ossea de la novia, aunque en la disciplina actual, tras la promulgación del nuevocódigo, son competentes para tramitar e instruir el expediente indistintamenteel párroco de origen, del novio o de la novia o el que bendecirá después elmatrimonio, en el caso de que opten por casarse en una parroquia distinta de lapropia. Se abre el expediente con la certificación de la partida de bautismo delos novios, sigue la certificación de haberse publicado o dispensado, lasproclamas canónicas, no faltando en muchos casos el acta de consejo paterno,todo este proceso forma parte de los dichos, nombre popular con el que sedesigna a todo el proceso de tramitación del expediente, particularmente almomento de su iniciación, en la nueva disciplina suele añadirse también alexpediente el certificado o nota del párroco de que los novios han realizado elcursillo prematrimonial, período durante el cual se les imparte instrucción sobrelas obligaciones que van a contraer y sobre la naturaleza y fin del matrimoniocanónico. 33
  34. 34. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOS Expedientes extraordinario son aquellos que se tramitan cuando existepreviamente un impedimento que se exige la intervención de la santa Sede odel Ordinario del lugar para la dispensa de los matrimonios a contraer entrefamiliares directos, hoy estas dispensas matrimoniales se han simplificadomucho debido a la disciplina introducida por el código de 1983 que hafacultado a los obispos a dispensar en materia reservada ante Roma. El segundo título de estos libros matrimoniales es el de velados, que hacereferencia a la ceremonia o rito de imponer el velo a la desposada dentro de lamisa nupcial, se trataba de una tradición de la Iglesia Mozárabe española, caídaen desuso y restaurada de nuevo con carácter opcional por la ConferenciaEpiscopal Española.Libros de defunciones o de finados Tampoco puede faltar en los archivos parroquiales, aunque suexistencia no coincide siempre en el tiempo con la de bautizados o casados, alprincipio se inscribían solo las actas de difuntos que habían otorgadotestamento antes de su óbito, su redacción era muy sencilla: Nombres yapellidos del finado y la circunstancia de haber hecho testamento, a veces seexpresaba también el nombre del escribano que lo autorizó, en esta misma líneano es frecuente encontrarse con la expresión no testó por no tener de qué, clarareferencia a los pobres de solemnidad. Al principio, tenían más carácter de libros de testamentos que el delibros obitorios o de difuntos, por recogerse en ellos las mandas pías ordenadaspor los difuntos para la aplicación de sufragios por su alma, en estos casos, elpárroco, responsable del cumplimiento de la última voluntad del testador, teníaque anotarlas en los libros de finados, más adelante en cambio gana en interés eimportancia la consignación del hecho demográfico, o sea, el registrar ladefunción, este hecho explica que no todos los difuntos de la parroquiaquedasen registrados desde el principio, pues no todos disponían mandas pías.Desde el punto de vista, los libros de finados no son tan fiables como los de losbautizados a la hora de su valoración histórica y demográfica. 34
  35. 35. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOS Tampoco se registraban, de ordinario, las defunciones de los párvulos,que naturalmente, no testaban y para los que se llevaban libros aparte en razónde su crecida mortalidad, víctimas, como es sabido, de las enfermedadesendémicas de la época, sin llegar a alcanzar la edad adulta, la redacción de estoslibros también es en forma de acta con arreglo a los esquemas, ya conocidos, delos libros de bautizados y de casados, con las variantes propias del caso. Unanota añadida y peculiar de estas actas es la dejar constancia de que el difuntorecibió los últimos sacramentos, en ocasiones se deja también constancia de laenfermedad causante del óbito.Libros de confirmados (Confirmaciones) En las parroquias de mayor entidad demográfica solían llevarsetambién libros dedicados a registrar aparte las confirmaciones administradas alos feligreses, sin embargo, por regla general, las confirmaciones se registrabana continuación del libro corriente de bautizados, en base a largas relaciones, olistados, se encabezaban con el nombre del obispo oficiante, seguido de losnombres a y apellidos de los confirmados y los de los padrinos. Estos registrossuelen limitarse a unas relaciones nominales o listas de nombres confirmadosque aparecen cada diez o doce años, al final del correspondiente libro debautismos o en los libros de visita de la parroquia, con la sola indicación de lafecha y el nombre del obispo confirmante.Valoración histórica de la información contenida en los registros parroquialeso sacramentales ¿Qué tipo de información puede esperar el investigador que accede alestudio de los Registros Parroquiales? La ley del registro civil no se promulgó en España hasta el año de 1871y en solo 3 años desapareció en Venezuela, así como en el resto de países de laAmérica de habla hispana, con esta ley nacieron los registros civiles en losjuzgados, hasta esta fecha, las únicas fuentes de índole demográfica radicabanen los libros de los registros parroquiales, custodiados casi siempre con celoejemplar en las parroquias con bastante antelación al nacimiento de la 35
  36. 36. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSDemografía, como ciencia, la demografía histórica nace en Suecia en la 2ª mitaddel siglo XVIII, en España se creó la Asociación Nacional de Demografía en 1850,luego hasta esa fecha hay que valorar la importancia de los registrosparroquiales en orden a la adquisición de datos de índole familiar, tantogenealógico como demográfico. La información contenida en los archivos parroquiales puedecontemplarse desde diversas perspectivas, en primer lugar, a través de ellospodemos estudiar la natalidad en un grupo de población, el que el índice denatalidad será más o menos alto, pues bautizado, por lo general, era sinónimo denacido ya que cuando un niño nacía era bautizado, a veces el mismo día. A base de las partidas de bautismo el estudioso de la demografía podráconocer el valor absoluto de la natalidad, dentro de un período dado, tambiénserá posible conocer en base a la información recogida en estos libros elmovimiento estacional de los nacimientos o en que época del año es más alta laincidencia de natalidad, así se podrá trazar el coeficiente y la curva denatalidad, también es susceptible averiguar la tasa de fecundidad matrimonial,sacando el promedio de hijos nacidos por familia, lo mismo es válido para elconocimiento de la natalidad ilegal, así como para registrar las tendencias decrecimiento o disminución, ligadas al nivel de vida, con las incidencias de lasalubridad, de la higiene, de las buenas y malas cosechas, etc., todos estos datosemergen a través de los registros de bautizados de una parroquia.Nupcialidad Los libros de casados y velados nos permiten abordar el estudio de lanupcialidad, pudiendo calcular a través de ellos el valor absoluto y el valorestacional, conociendo el porcentaje de matrimonios que se celebran cada año encada parroquia dada. Con los datos contenidos en estos libros nos es dadoconocer la edad y el origen de los contrayentes, la tendencia a casarsepreferentemente entre los de la misma población o si abundaban losmatrimonios entre forasteros, también resulta posible hacer la estadística de laedad más frecuente para contraer matrimonio que a partir del siglo XVIII 36
  37. 37. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSincluyen también la referencia a las proclamas canónicas, dato éste que nospermite detectar el número de matrimonios contraído entre deudos yfamiliares, tanto el sociólogo como otro cualquier otro estudioso, encuentran enestos registros matrimoniales información de primera mano para la elaboraciónde sus estudios. Los libros de finados ilustran el aspecto de la mortalidad, siendo posiblellegar a través de ellos fijar el índice de la mortalidad dentro de un territorio, deun pueblo, de una parroquia, también son fuente de información para elconocimiento de las enfermedades causantes de esa mortalidad, así como lasepidemias de la época, tan frecuentes y devastadoras que asolaban confrecuencia las zonas rurales, finalmente estos libros son fuente de primera manopara el estudio y el conocimiento de la mortalidad infantil.Libros de fábrica El Concilio de Trento dispuso que se llevasen con toda diligencia losLibros de Fábrica, el cumplimiento de esta normativa tridentina ha hechoposible que estos libros constituyan una serie documental muy interesante yconstante en los archivos parroquiales, en ellos se registraban por partida doblelos ingresos y gastos de la fábrica de la iglesia, las partidas de gastos, anotadaspor los mayordomos, pueden incluir capítulos informativos de tanto interéscomo son las nóminas satisfechas a los maestros de la obra en el caso de recogerlas partidas de los gastos relacionados con la construcción del temploparroquial o pueden referirse a reparaciones y restauraciones posteriores,quedando reflejados en ellos los salarios abonados a maestros alarifes, así comoa herreros, pintores, estofadores, carpinteros, etc., también se deja constancia delos pagos originados por la adquisición de una imagen sagrada, de un cáliz, deunas panas, etc., estos datos pueden resultar particularmente interesantes, puesen muchos casos permiten documentar el nombre del escultor, o artistadesconocido, así como el precio pagado por la talla de una imagen. 37
  38. 38. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOS El interés informativo de esta serie es tanto mayor, cuanto que estoslibros de fábrica han llegado sin solución de continuidad hasta nuestro días,pues el párroco sigue con la obligación de llevar las Cuentas de Fábrica, a travésde ellas podemos conocer adecuadamente la evolución artística del temploparroquial y al propio tiempo las vicisitudes por las que ha pasado a lo largo delos últimos siglos. Otros libros, que completan las cuentas de fábrica, son una serie dedocumentos y de expedientes, recogidos en legajos, que no tienen nada que vercon las cuentas propiamente dichas, pero que también guardan relación con laFábrica, pues recogen los documentos producidos por la administración de susbienes, como serían las huertas, casas, viñas, olivares, tierras de pan, etc.,integrantes con frecuencia del patrimonio de la fábrica, en estos casos se tratade escrituras y de títulos de propiedad, de testamentos, libros de tributos y decensos, pagados a la fábrica y conservados en el archivo parroquial. La tipología documental de esta serie resulta muy diversa, por libros decarácter contable, hasta las escrituras y títulos de propiedad, los libramientos eincluso los contratos con el artista al que se encargó la talla de una imagen parael templo parroquial, una gama documental muy variada que no necesita serdescrita con más detenimiento.Valoración histórica de la información contenida en esta serie documental Salta a la vista que el interés informativo de la documentación de estaserie es el máximo, en primer lugar, Habrá que referirse a su interés para lahistoria del arte de un país, aunque en este caso no se trate de una catedral, através de las cuentas de fábrica podemos conocer el nombre del artista desegunda o inclusa de tercera fila, es decir, la aportación más modesta hecha almundo del arte por aquellos cuyos nombre se escapó a la atención y el análisisde los tratadistas del género, en este orden de cosas, las cuentas de fábrica, nospermitirán documentar aspectos artísticos de un templo, como el autordesconocido de unas trazas o planos, al autor de tal o cual retablo o imagensagrada. 38
  39. 39. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOS Un segundo aspecto, no menos interesante, es el relativo a la economía,la fábrica de la iglesia, no consistía en un templo material, también era titular depropiedades rústicas o urbanas, a través de esos libros podemos conocer elvalor de la propiedad, el proceso de evolución de precio de las cosechas o de lasrentas de las casas, también podemos establecer las variantes de la inflación ysu incidencia en el valor de los productos agrarios, la historia de la economía deun país encuentra apoyo documental seguro en los datos registrados en losasientos de los libros de fábrica de la parroquia. Esta serie no resulta tan voluminosa, pero el interés de la informaciónrecogida en sus fondos que da fuera de todo comentario.Libro de diezmos El pago anual de los diezmos formó parte del sistema ordinario dedotación de la iglesia hasta el siglo XIX, la aportación de los fieles a los gastosde sustentación de la iglesia se contabilizaban en los llamados Libro de Diezmos oTazmías, los fieles contribuían a la iglesia con la décima parte del producto desus cosechas, tanto del campo, como de la ganadería, además entraban aquí lasaportaciones por los variados conceptos de las tercias reales, el noveno, el subsidioy el excusado, los servicios de millones, etc., con unos y otros los fieles contribuíanal sostenimiento de la iglesia, la cual a su vez por múltiples vías indirectas aremediar las necesidades, endémicas, de la corona, destinataria directa deltercio, del noveno, del subsidio y excusado y des servicio de millones. La información que podemos encontrar en estos fondos documentales,si se conservan en el archivo parroquial, será naturalmente de tipo económico,siendo del mayor interés para el conocimiento de la producción agraria yganadera, a través de los libros de diezmos podemos conocer el valor de laproducción de la tierra y los diversos sistemas de cultivo así como el valor delas rentas, estos datos no constan o son poco fiables en las fuentes civilescomparables, naturalmente que en ocasiones no faltarían las argucias paraeludir el pago de los diezmos, pero como la falta de pago solía sancionarse conlas penas espirituales, como la excomunión en determinados casos y aun el 39
  40. 40. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSentredicho en otros, penas tan eficaces y terribles en tiempos pasados, en lamayoría de los casos los fieles cumplían con la obligación, aunque algunosintentasen eludirla. Suele tratarse, generalmente, de libros que se ordenarán por materias,dentro de los diezmos de cada parroquia y dentro de éstas se dispondrán pororden cronológico, existiendo documentación suelta, como sería en el caso deexpedientes, correspondencia con los hacedores de diezmos, nombramientos, etc.,esta documentación se dispondrá por orden cronológico en legajos o en cajasdebidamente numeradas, se les dará un número correlativo al de los legajos, ano ser que se opte por archivarlos al final, por no romper la unidad correlativade la numeración dada a los legajos.Valoración histórica de la información contenida en los libros de diezmos La información contenida es de índole económica y siempre del mayorinterés, a través de ellos se conoce la cuantía de la producción de la tierra, expresadaen cántaras de aceite o de vino, fanegas de trigo o de cebada, en menudos de pan y vino oen ganados extremeños, también permiten conocer los parámetros exactos denuestra economía rural y agraria, pudiéndose hacer estadísticas de la media deesa producción en los distintos campos de esa actividad económica, así comosus altibajos y de las causas que influían en sus condicionamientos.Libros de visitas Se trata de otra serie que no puede faltar en los archivos parroquiales,aunque a nivel diocesano el sitio propio de los Libros de Visitas son los archivosepiscopales, en el archivo parroquial nos podemos encontrar solo con los de laparroquia respectiva, en todo caso se trata de libros de gran peralte, es decir muyvoluminosos, ocasionalmente se pueden remontarse hasta el siglo XVI, pero lomás frecuente es que empiecen en el siglo XVII, están redactados en forma deacta, recogiéndose en ella la visita pastoral realizada por el Prelado o por algúnvisitador delegado, la finalidad de la visita es la de controlar in situ todo lorelacionado con la parroquia: Personas y cosas, a este respecto y en cumplimientode la normativa canónica, el obispo visitaba detenidamente el templo 40
  41. 41. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSparroquial con todas sus dependencias, verificando su estado de conservación,describiendo al detalle la fábrica del templo con todo su contenido yregistrando los vasos y ornamentos sagrados. El ámbito de la visita era amplísimo, extendiéndose a todas lasinstituciones y organismos dependientes o radicados en la parroquia, así comoen los aspectos religiosos y sociales de los feligreses, el resultado se reflejaba enlos llamados mandatos de visita, dictados por el visitador en orden a laerradicación de los defectos y abusos detectados, como podían ser: los pecadospúblicos, entre los que contaban el adulterio, el concubinato público, la blasfemia, elsacrilegio, la infracción del descanso dominical, etc., el visitador urgía al párroco lacorrección de estos defectos, además visitaba cuidadosamente las cuentas defábrica, controlando los ingresos y los gastos, también revisaba las rentasparroquiales y su aplicación en cada caso, el monto de recaudación de losdiezmos y tazmías, así como la del excusado y las de otras aportaciones de losfieles al sostenimiento de la iglesia, punto muy importante era el de las visitas delas hermandades y cofradías, así como la de otras asociaciones piadosas, cuyos librosy cuentas censuraban rigurosamente, al mismo tiempo que examinaba losestatutos y reglas que reformaba en el caso de que no se ajustasen a las normascanónicas vigente.Valoración histórica de la información contenida en los libros de visita La información que puede llegarnos a través de estos libros resulta muyvariada y del mayor interés para los estudiosos de la historia local,particularmente en su vertiente del arte y más interesante aún en la vertiente dela espiritualidad popular, por estos libros se documenta en muchos casos laconstrucción los templos, así como descubrir la persona de su autor, tambiéngracias a ellos la fecha y autoría de las imágenes sagradas y de los cuadros depintura, orfebrería, bordado artístico y muy en especial las tradicionespopulares, en su doble vertiente fiestas y romerías tradicionales. Al proponerseel obispo la erradicación de los defectos de los feligreses a través de losmandatos de visita, el sociólogo y el investigador de la religiosidad popular 41
  42. 42. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSencontrarán en ellos el más rico de los filones para reconstruir estos aspectostan interesantes de la historia y de la cultura popular.Padrones parroquiales Los padrones se hacían con bastante regularidad en las parroquiasdesde el siglo XVI, solían hacerse casi todos los años por Pascua o Cuaresma, noobstante, los de esta época tan temprana no suelen conservarse siempre, estabamandado hacerlos por la colaboración solicitada por Felipe II a los obispos elaño 1586 para “mejor conocer la población del reino”, por lo que respecta a laiglesia, la obligación de hacer estos padrones se remonta, por lo menos, alConcilio de Trento, y del cumplimiento de esta disposición conciliar es buenaprueba la respuesta de los obispos al requerimiento del monarca, respuesta quese produce precisamente en base a los padrones parroquiales. Se hacían desde distintos ángulos, aunque siempre la determinante erael recuento de la población parroquial, por lo tanto, del peligro de la incidenciafiscal y tributaria, como sucedía en los casos análogos del estado, por eso solotenían presente la vertiente espiritual, el motivo inmediato solía ser tomar elpulso a la observación y cumplimiento pascual, en lo referido a la comunión yconfesión, razón ésta por los que figuraban en estos listados recibían el nombrede almas de confesión, no computándose, por tanto en ellos ni los niños ni losimpedidos. Otros padrones tenían que ver en su motivación inmediata con losrepartimentos, aspectos éstos tan interesantes, se ha escrito muchas veces quetanto la nobleza como la iglesia estaban exentos de contribuir a las cargasfiscales y que no tributaban la corona, lo que referido, al menos la iglesia nopasa de ser una verdad a medias, admitida sin la menor labor de análisis, essabido que la iglesia contribuía de muchas y variadas formas con su aportacióneconómica, ya que en diversas ocasiones y sobre todo con ocasión de losrepartimentos en forma de subsidios acudían en ayuda de las arcas exhaustasdel estado, la cuantía de estos subsidios lo fijaba la congregación de las SantasIglesias en sus reuniones anuales que solían celebrarse en Madrid o en Toledo, 42
  43. 43. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSde esta congragación de las santas iglesia, verdadera diputación permanente dela iglesia a efectos económicos, formaban parte representaciones de los cabildosy de los obispos, su misión era la de repartir entre los diversos obispados lacuantía del subsidio, a recaudar después por las parroquias, las cualesderramaban entre sus respectivos feligreses la cantidad repartida a cadacomunidad parroquial.Valoración histórica de la información contenida en los padrones parroquiales La Comisión Estadística del Reino se constituyó en España en el año1586 y la Estadística nace como ciencia a mediados del siglo XVIII en Suecia, elprimer censo civil que se realiza en Venezuela data del año 1873, creándose elServicio de Estadística Nacional, hasta esa fecha, la información de índoledemográfica y estadística de los habitantes del país hay que buscarla casiexclusivamente en los Padrones Parroquiales, estos padrones eran mucho másfiables que los civiles que se hacían en Castilla desde los Reyes Católicos, bajosu reinado, en 1492 se realizó el primer censo de población, su finalidad sinembargo era mínima, pues según advertía el Contador Mayor del Reino Alonsode Quintanilla “en los repartimentos se facen muchos fraudes e muchos engaños emuchos cohechos”, o sea que todo el mundo procuraba ocultar cuanto podía endichos repartimentos, pero cuando se trataba de los de origen eclesiástico, sobretodo los que gravitaba la amenaza de incurrir en la excomunión, los efectos a lahora de su efectividad, eran muy distintos que en los civiles. Se sabe cómo se hacían los padrones por los arciprestes, curas yvicarios, los cuales hacían el recuento de sus respectivos feligreses, casados,viudos y clérigos, más los solteros con casa abierta y puesta.Serie de hermandades y cofradías Raramente faltarán en los archivos parroquiales los fondosdocumentales de antiguas, extinguidas, suprimidas o actuales, hermandades ocofradías, en el caso de las hermandades suprimidas, sus fondos en lageneralidad de los casos, terminaron engrosando los de los archivosparroquiales. En todo caso la presencia de esos fondos, permite vislumbrar la 43
  44. 44. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSvitalidad de las comunidades cristianas en siglos pasados, estas hermandades eencontraban organizadas en torno al culto a una imagen venerada, que un díanutrió la espiritualidad de la feligresía, si se trata de cofradías con vida yactividad actual, sus fondos documentales, debidamente conservados, permitiráconocer en el futuro el pulso de la espiritualidad popular en nuestro días. Pudiera ser que esta clase de documentación resulte de escaso volumeny entidad, pues en muchos casos las hermandades disponen de su propioarchivo, instaladas en las respectivas casas de hermandad, tal es el caso de buenaparte de las cofradías de Sevilla y de las de muchos pueblos de su arzobispado,de estos mini archivos hay que decir que salvo muy honrosas excepciones, suinstalación es muy deficiente y su estado de conservación deja mucho quedesear. Los fondos documentales de esta serie suelen constar preferentementede libros, encabezados por las primitivas Reglas, Estatutos, o Constituciones, asícomo con las que se hayan formado sucesivamente a lo largo de los siglos,siguen por su interés, los Libros de Acuerdos, dispuestos y ordenadoscronológicamente, lo mismo que los Libros de Entradas, no faltan los Libros deFábrica, los de Mayordomía, de cargo y data y los Libros Protocolo, queregistran los títulos de propiedad de la hermandad, para terminar los Libros deVisitas. También hay documentación suelta, integrada por documentos yexpedientes, dispuestos por materias y archivados por legajos o carpetas.Valoración histórica de la información contenida en esta serie El investigador que accede al estudio de los archivos parroquiales,puede encontrarse en los fondos de las cofradías con una informaciónvariadísima e interesante que irá desde la parcela del arte a través de los librosde Acuerdos o los de la fábrica en los que encontrará información sobre laadquisición y sobre la talla de la imagen titular de la hermandad, incluyendocontratos con el artista, libramientos de pagos satisfechos, hasta el estudio de lareligiosidad, costumbres y tradiciones populares y fiestas típicas del pueblo, 44
  45. 45. LA INSTITUCIÓN PARROQUIAL Y SUS DOCUMENTOSvestidos, trajes populares, romerías, sin olvidar la gastronomía típica de laszonas rurales. También puede resultar del mayor interés la formación recogida en loslibros de visita, a través de los cuales se capta la espiritualidad peculiar de lasdistintas hermandades, sus mejores momentos de autentica religiosidad, losperíodos de decadencia, los defectos detectados por el visitador y mandados acorregir en los mandatos de visita, hay que tener en cuenta que algunascofradías tuvieron en sus orígenes carácter gremial, como las que integraron ensiglos pasados plateros, los panaderes, los mareantes, etc., sin olvidar lasconstituidas por vizcaínos, catalanes, francos, burgaleses, etc., lo que nos poneen pista para estudiar la procedencia social o geográfica de sus miembros, enlos libros y documentos de estas hermandades se pude encontrar fuentes deprimera mano para el estudio de la organización social de tiempos pasados.Serie de patronatos y obras pías En muchas parroquias se dotaron Aniversarios y otras Obras Pías, cuyadocumentación está integrada por Títulos de Propiedad, Escrituras deCompraventa, Testamentos, Expedientes, etc., así como otra documentación relativaal cumplimiento de las cargas dotadas en la parroquia, como serían las cuentasanuales, correspondencia y otros documentos relacionados con las fundaciones. La documentación de esta serie suele ser rica en información de carácterfamiliar y genealógico e incluso podría resultar de interés para obtenerinformación de índole social, pues muchas de estas obras pías tenían comorazón de ser fundacional el reparto de comida y vestido a los más necesitadosde la parroquia.Otras series documentales en los archivos parroquiales No deben faltar en un archivo parroquial los fondos documentales querecogen los Títulos de Propiedad de la Parroquia, como la titulación de la casarectoral y la de otras posibles propiedades patrimoniales de la iglesia local,como podrían ser: Huertos, olivares, solares, el cementerio parroquial, etc. 45

×