¿Cómo se fortalecen la democracia y rendición de cuentas?       Educándonos en la responsabilización y participación cívic...
un proceso complejo de exigibilidad del vínculo de la representación política yde verificación de la responsabilidad, razo...
es, de corresponsabilización del ejercicio de gobierno, representar paragobernar. En este sentido, la acción estratégica d...
tiene un marcado carácter cívico-político, al contenerse dentro de un sistemapolítico que tiene que integrar proactivament...
igual para     la implementación, optimización        y diseño de dispositivosdemocráticos de evaluación y sanción de la t...
En esta lógica, se debe de retomar la sinergia y el diseño normativo derivadode la reforma petrolera que fue insertado en ...
Bibliografía.Baños, Jessica. (2006).Teorías de la democracia: debates actuales. En:Andamios. 2006, vol.2, n.4, pp. 35-58. ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Cómo se fortalece la democracia

4,387 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
4,387
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Cómo se fortalece la democracia

  1. 1. ¿Cómo se fortalecen la democracia y rendición de cuentas? Educándonos en la responsabilización y participación cívicas.En México, la democracia representativa está regida por una serie de principiosde gobierno que han sido adecuados desde antiguos modelos del gobiernoliberal, republicano y democrático (Guillermo O’Donnell, 1998) y cuyos pilaressubyacen en la rectoría del estado de derecho y la soberanía popular –interpretada como autogobierno de los ciudadanos– y entendida como unacompleja relación contractual que implica certeras responsabilidades, en dondela máxima publicidad de los actos del gobierno –antítesis del secreto deEstado– la distinguen del autoritarismo.La solidez de la democracia, explicada como el conjunto de reglas procesalespara la toma de decisiones colectivas [que propicia] la más amplia participaciónposible de los interesados (Bobbio, 1984:53), encuentra ciertos indicadores enla interacción armónica del autogobierno con los derechos fundamentales y elejercicio de libertades que resguarda el estado de derecho y que permite laparticipación de los ciudadanos en la configuración de los actos de gobierno(Baños, 2006). Puesto que la participación cívica es sustantiva a la democraciarepresentativa y un indicador de su solidez, en ello coinciden diversos autoresclásicos y contemporáneos como J. J. Rosseau James Madison, John S. Mill,Robert Dahl, Benjamin Baber, David Held y John Dryzak señala la doctora PipaNorris (2002:311).En este sentido, la institucionalización de la accountability –traducida al españolcomo rendición de cuentas (RDC)– 1 entendida como “la obligación del poder desujetar sus actos al escrutinio público” (Andreas Schedler 2000:16-18), es unimportante sostén en la consecución del estado democrático responsivo con losciudadanos; por ello resulta imprescindible descifrar su mecánica y con ellovalorar las lógicas de las diversas interacciones -formales o informales- de laparticipación ciudadana que constituyen la RDC puesto que su relación expresala democratización y los rasgos de la cultura política del régimen, entre otroselementos; y en virtud de que la intervención cívica debe de entenderse como1 Andreas Schedler (2000:15) apunta que la traslación en español de “rendición de cuentas norecoge a plenitud el concepto de accountability”. 1
  2. 2. un proceso complejo de exigibilidad del vínculo de la representación política yde verificación de la responsabilidad, razonada como “la posibilidad de preverlos efectos del propio comportamiento y [corregirlo] con base en tal previsión”,ya que concepto de “responsabilidad política se basa en la noción de elecciónque es consustancial al concepto de la libertad limitada” (Fornero, 2004:922-923).Por lo tanto, un régimen democrático se interpreta como el ejercicio de lasoberanía popular dotada del conjunto de derechos que configuran laciudadanía,2 a través de las instituciones garantes del acceso a laconfiguración del poder público. En ello está implícita la dotación decapacidades y facultades a los ciudadanos para ejercer y exigir larepresentación política responsable a través de la adecuación deprocedimientos que lo fomenten y permitan. Ello consiente un sano equilibriodel sistema político debido a la continua inversión del poder, acotado porderechos de las minorías y configurado por la soberanía popular.Al respecto, existe una tensión entre gobernar y representar, con lo cual surgeun dilema. En este sentido, la intervención de los ciudadanos en los procesosde toma de decisiones mejora el desempeño de los procesos políticos, latransparencia y rendición de cuentas de la función pública; y fomenta a la vezlas prácticas democráticas en el desarrollo institucional. Ello en virtud de que laacción cívica funge como un motor democrático y mejora la funcionalidad de lagestión pública en la toma de decisiones al fomentar la transparencia y lapermanente vigilancia de los actos y de las decisiones de los servidorespúblicos, acordes al interés público.Ante este razonamiento surgen varias cuestiones respecto al tipo de relaciónque guardan la acción social y la función pública debido a la complejidad de lasinteracciones entre ciudadanos y entes públicos que surgen durante losprocesos de toma de decisiones relevantes. Al respecto se debe de señalarque la participación de los ciudadanos debe coexistir con el ejercicio de lafunción pública bajo un entorno de mutua cooperación y responsabilidad, esto2 En este tenor, la ciudadanía está integrada por un conjunto de derechos, que garantizan laracionalidad de la democracia; políticos, civiles y sociales, según la clasificación de Marshall. 2
  3. 3. es, de corresponsabilización del ejercicio de gobierno, representar paragobernar. En este sentido, la acción estratégica de los ciudadanos y suscolectivos –sean estos, movimientos sociales, organizaciones de la sociedadcivil, asociaciones, prensa y demás grupos sociales– permiten crearcondiciones de exigibilidad para la transparencia en la toma de decisiones y lafunción pública responsable con el interés general.Este proceso contemporáneo de exigibilidad de transparencia y rendición decuentas tiene su fundamento histórico en la enérgica participación de losciudadanos, muy significativo en el Distrito Federal y cobijado con el marcolegal de la vanguardia de nuestra legislación. Dicha participación cívica se havinculado a lo largo de la historia reciente para impulsar los procesos dedemocratización y que actualmente ha sido coronada con la jerarquizaciónconstitucional de los derechos; entre ellos el de la información –artículo 6º de laConstitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y Ley Federal deTransparencia y Accesos a la información Pública Gubernamental (LFTAIPG).Este proceso social e histórico, hoy ocurre a través de las diversas dinámicas ysinergias entre los colectivos de la sociedad civil. A través de la demanda yretroalimentación de los insumos para la información útil al escrutinio público; elrefuerzo de los mecanismos de sanción intragubernamental y cívica; laproducción social de entornos adecuados para la accesibilidad a dichainformación; y la deliberatividad de los tópicos relevantes de la toma dedecisiones.En esta complejidad, emergen una gama de problemas que es vital identificarsi deseamos ampliar las fronteras de las políticas de transparencia y acceso ala información pública. Esto, para localizar los obstáculos a esta labordemocratizadora y ubicar las guaridas en donde cobran una cuota abusiva lasfacultades discrecionales. En ello, está “en juego” 3 la capacidad de regulaciónmutua entre sociedad y gobierno; la cual está determinada por la publicidad delos actos de Estado y su margen de acción discrecional. En otras palabras, lalógica de la rendición de cuentas democrática; cuya perspectiva sistémica,3 Siguiendo la definición de “enjeu” de Touraine (2006), sobre la relación conflictual entre elmovimiento social y su adversario en el poder institucional, que define la historicidad de lasociedad. 3
  4. 4. tiene un marcado carácter cívico-político, al contenerse dentro de un sistemapolítico que tiene que integrar proactivamente la sinergia de los ciudadanos enla conformación conjunta de incentivos formales e informales para laasignación de responsabilidad con transparencia. La rendición de cuentasdemocrática más que un instrumento es una lógica de organización de unsistema político que busca la consolidación de las instituciones democráticas através de la ampliación participativa del demos en la integración de las mismas.En este sentido, la rendición de cuentas en democracia, se distingue de otrosejercicios de regulación y sanción practicados fuera de las democraciasliberales.Por ello, es vital la intervención de los ciudadanos en la toma de decisionestranscendentales que afectarán las condiciones de ejercicio de otros derechosde ciudadanía. En consecuencia, la producción social de ciudadanía requieredel continuo fortalecimiento de los derechos fundamentales de libertad deexpresión, asociación, e información; los derechos políticos de participación enla toma de decisiones y de autogobierno.Nosotros mismos en el Distrito Federal hemos sido testigos y partícipes deestos procesos de responsabilización y participación cívicas durante lacoyuntura de la reforma petrolera o energética de 2008 en México. Al respectopodemos destacar que en el proceso de reforma petrolera de 2008, losciudadanos responsabilizamos enérgicamente al gobierno federal y a losfuncionarios públicos para ceñirlos a la representación responsable del interéspúblico. Acción que fue ampliamente respaldada por los procesos consultivosorganizados en el gobierno capitalino. Al respecto, encontramos que laConsulta Sobre la Reforma Energética fue un factor político significativodurante la coyuntura en torno al proceso de legislación de la reforma petrolerade 2008. Puesto que en este proceso, el inusual refrendo cívico articulósinergias y mecanismos cívicos de vigilancia y sanción desde la enérgicaacción popular. Tal refrendación cívica, enfrentó con éxito el ejercicio opaco ydiscrecional con el que se conducía inicialmente la legislación de la reforma.La reforma petrolera de 2008 generó una coyuntura política de gran calado quea pesar de los conflictos alrededor de la misma, significó una oportunidad sin 4
  5. 5. igual para la implementación, optimización y diseño de dispositivosdemocráticos de evaluación y sanción de la toma de decisiones. Acontinuación, remarcamos algunos elementos vitales: • Se reconfiguran la producción y el provecho de la información, la opinión pública autónoma y los entornos de exigibilidad de responsabilidad política. • Se legitima la actuación de los órganos de transparencia, fiscalización y rendición de cuentas, al establecerse sinergias entre la fiscalización superior y la demanda ciudadana de la responsabilización pública y política. • Se reconfiguran los balances y contrapesos políticos que condicionan el desarrollo de la legislación sobre la reforma. • Se impacta en la deliberación del Poder Legislativo.En este sentido nuestra propuesta de diseño institucional debe incorporar estosejes: • Fortalecer de manera proporcional los incentivos positivos y negativos para el ejercicio responsable de la función pública. • Someter al escrutinio ciudadano los procesos relevantes de la política gubernamental que afectan de sobremanera el interés público. • Robustecer el vínculo cívico-legislativo en las labores de vigilancia, evaluación y sanción de dichos procesos. • Generar un fuerte vínculo entre los entes de fiscalización superior y los sectores cívicos que ya tienen facultades de “contraloría social”. • Publicitar la importancia de la función socio política de la responsabilización cívica para el desarrollo democrático. • Realizar las adecuaciones correspondientes al marco normativo en los tres niveles de gobierno respecto a los conceptos institucionales de participación ciudadana, contraloría social, soberanía popular, transparencia y rendición de cuentas. • Re-institucionalizar la participación cívica, con la inclusión de mecanismos vinculatorios, tanto de la pericia de los ciudadanos expertos, como del capital social expertise inserto en los foros sociales de consulta. 5
  6. 6. En esta lógica, se debe de retomar la sinergia y el diseño normativo derivadode la reforma petrolera que fue insertado en la Ley Orgánica de laAdministración Pública Federal, respecto de la institucionalización de laparticipación de la sociedad civil. Esto debe servir de antecedente para dar piea la creación de la figura jurídica del ciudadano experto, y del foro social deconsulta, como mecanismos de democracia directa vinculatorios con la toma dedecisiones de los Poderes públicos (Rendón y Manríquez, 2011).Finalmente subrayamos que la responsabilización cívica, con la consecuentepenetración de la transparencia y el libre acceso a la información pública sonfundamentales –aunque no suficientes– para la desarticulación de la corrupciónde la función pública y el fortalecimiento del sistema de rendición de cuentasdemocrática. Es así que la acción cívica permite sustentar un enérgico motordemocrático para reconfigurar los procedimientos de toma de decisiones,integrando un valioso elemento de transparencia y rendición de cuentas endemocracia.Compartir esta análisis y dejarlo en este espacio académico tiene el firmepropósito de aportar una propuesta ciudadana que fortalezca a través de losestudios de ciencia política; el programa de las políticas públicas departicipación ciudadana; de educación cívica y; de la política de rendición decuentas que seguramente serán la beta de estudios que muchos de miscompañeros habrán de explorar con éxito. Muchas gracias. 6
  7. 7. Bibliografía.Baños, Jessica. (2006).Teorías de la democracia: debates actuales. En:Andamios. 2006, vol.2, n.4, pp. 35-58. UACM. México.Bobbio, Norberto. (1986). El futuro de la democracia. FCE. México.Fornero, Giovanni. (2004). Diccionario de Filosofía. Actualizado y aumentado.Fondo de Cultura Económica (FCE). Cuarta ed. Español. México.Manríquez, Omar. (2011). Responsabilización, accountability y rendición decuentas. Ciudadanos frente al proceso político de reforma petrolera en el D.F.-2008. Tesis para obtener el grado de licenciatura. Universidad Autónoma de laCiudad de México - Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal. TesisInédita. México.Norris, Pippa. (2002). La participación ciudadana: México desde un perspectivacomparativa. En Avances y retos en el desarrollo de la cultura democrática enMéxico, SEGOB, SEP, IFE, CIDE, ITAM. México. Miguel Ángel Porrúa.O’Donnell, Guillermo. (1998). “Accountability Horizontal”. En Ágora Cuadernosde Estudios Políticos. [En línea] Número 8, pp. 5–34. Argentina. [Consultado:23 de mayo de 2010]. Disponible en:http://www.insumisos.com/lecturasinsumisas/accountability%20democratico.pdfRendón, Iliana y Manríquez, Omar. (2011). La opinión pública y la participaciónvinculatoria de expertos de la sociedad civil en las iniciativas de calidad en elSenado de la República. La incidencia de la opinión pública en el procesolegislativo de la reforma petrolera de 2008. Ensayo inédito. México.Schedler, Andreas. (2004). ¿Qué es la rendición de cuentas? Cuadernos detransparencia 03. IFAI. México.Touraine, Alan. (2006). “Los movimientos sociales”. Revista Colombiana deSociología. Número 27, pp. 255-278. 2006. Bogotá, Colombia.Normativa.Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información PúblicaGubernamental. 7

×