Tp políticas de la comunicación

1,297 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,297
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
891
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Tp políticas de la comunicación

  1. 1. Universidad Nacional de Entre RíosFacultad de Ciencias de la EducaciónLicenciatura en Comunicación SocialPolíticas de la ComunicaciónTrabajo Práctico FinalDocentes:Alejandro RamírezCamila FernándezAlumnos:Luciano CrespoJuan Pablo ScattiniFecha de Entrega:Miércoles 19 de junio de 2013
  2. 2. IntroducciónNos proponemos a partir de este trabajo desglosar y analizar el mapa de losmedios audiovisuales de comunicación de Entre Ríos. El propósito es estable-cer qué grado de democratización y concentración presenta el escenario me-diático y cuáles son las principales características de las políticas en materia decomunicación de la provincia.Asimismo es pretensión del grupo ilustrar cómo, de acuerdo a lo promovido porla NLSCA 26.522/09 debería quedar configurada la realidad de los medios deEntre Ríos.La democratización de la comunicación es una lucha que se viene desarro-llando en el mundo y particularmente en América Latina desde hace décadas.Ya en los `70 comienzan a producirse documentos relacionados con el avancede Políticas de la Comunicación y con el espíritu pluralista que deben presen-tar, como la Declaración de San José de Costa Rica (1976) y el InformeMcBride (1980). Al respecto de esto, Josep Gifreu indica que en este momentoes cuando “los problemas de la información y de la comunicación rompen losestrechos cercos del interés académico y profesional, y pasan a constituir elnudo gordiano de la sociedad global que se vislumbra para fines del siglo. Ladimensión política e internacional de los fenómenos comunicativos pasa a pri-mer plano.”1Pero a la par del avance de estas políticas, países sudamericanossufrían golpes militares que imponían fuertes restricciones a la libertad deprensa e información, frenando la contribución al logro de una comunicaciónmás democrática.En Argentina, la vuelta a la democracia en 1983 no significó sin embargo un gi-ro de las tendencias en materia de políticas de medios. Si bien no se registra lacensura de la dictadura, el gobierno de Alfonsín no supo, más allá de algunosintentos, remodelar un sistema mediático más inclusivo. Si a esto le sumamoslas dos gestiones menemistas y la de Néstor Kirchner luego, el diagnóstico esel de una profundización de un modelo neoliberal de concentración mediática yde transnacionalización de las comunicaciones. La LSCA sancionada en 2009viene a significar dentro del espectro mediático una nueva propuesta para la1GIFREU, Josep. El Debate Internacional de la Comunicación. Ariel Comunicación, Barcelona, 1986.Pág. 63
  3. 3. descentralización y democratización de los medios, en la búsqueda de más plu-ralidad y de una comunicación como verdadero derecho humano.Es el Estado, a través de leyes, el que debe resguardar el ejercicio de la demo-cracia en los medios de comunicación, a través del otorgamiento de licenciaspara el uso de frecuencias radioeléctricas en forma plural y equitativa, para asíevitar la concentración. El espectro no puede ser una propiedad privada sinoque un bien de la sociedad en su conjunto, y por tanto no ha de estar sujeto afines monopólicos. Si unos pocos controlan la información no es posible la de-mocracia. Deben adoptarse por eso políticas efectivas para evitar la concentra-ción de la propiedad de los medios de comunicación, ya sea por parte del Es-tado y por parte de la actividad privada.Para desarrollar este trabajo práctico decidimos establecer una estructura quenos permita caracterizar los puntos más importantes de lo estudiado en eltranscurso de la cátedra y anclarlos con la consigna. Es por eso que comen-zamos exponiendo qué es para nosotros la comunicación y cómo nace y cuáles la importancia de la LSCA; para luego continuar con los dos puntos tendien-tes a evaluar la situación del espectro audiovisual en nuestra provincia.
  4. 4. ¿Qué es la comunicación?Es primordial para nosotros en primer lugar comprender que la comunicaciónes un amplio campo que no solo abarca los medios masivos de difusión y lasrelaciones interpersonales, sino que involucra diversos ámbitos de la vida so-cial: económicos, culturales, políticos, científicos, etc. Como indica el InformeMcBride “la comunicación sostiene y anima la vida. Motor y expresión de la ac-tividad social y de la civilización, ha llevado a los hombres (...) a través de unaserie de procesos y sistemas de información, de impulsos y de control. (...) Lacomunicación, que ensambla el saber, la organización y el poder, vincula en elhombre la memoria de sus orígenes a sus aspiraciones más nobles a una vidamejor. (…) Apunta a liberar la humanidad de la necesidad y del miedo aunán-dola en un sentimiento de común pertenencia y en un mismo impulso de solida-ridad y de comprensión. Pero, sin unos cambios estructurales fundamentales lamayoría de la humanidad no podrá aprovechar los progresos de la tecnología yde la comunicación.”2Hace ya más de 30 años esta obra adelantaba algunas proposiciones respec-to del peligro que corría la comunicación si terminaba por ser un negocio enmanos de unos pocos, y no se democratizaba y hacía efectiva para toda la hu-manidad: “la disparidad entre quienes están demasiado informados y los que loestán demasiado poco aumenta constantemente, al mismo tiempo que se acu-sa el desequilibrio entre las fuentes y los destinatarios de la información. Sibien es justo reconocer que las corrientes internacionales de comunicación hancrecido enormemente y que las fuentes de comunicación han aumentado enenorme proporciones su producción, procede destacar también que los profe-sionales de la comunicación han reforzado sus posibilidades de control del im-pacto de los mensajes transmitidos y de la selección que se hace entre la in-formación disponible. (…) No es posible que se perpetúe la situación presentesin que ello vaya en detrimento a la vez de la comprensión internacional y lacolaboración entre las naciones, repercuta en las condiciones sociopolíticas ysocioculturales de los diferentes países y coarte la satisfacción de las necesi-2McBRIDE, Sean. Un solo mundo, voces múltiples: comunicación e información en nuestro tiempo.FCE, UNESCO, Comisión Internacional sobre p`roblemas de las Comunicación, México, 1980. Pág. 19
  5. 5. dades fundamentales y la resolución de los problemas esenciales de la pobla-ción de todo el mundo, así con la salvaguardia de la paz mundial.”3Entender la importancia del informe McBride dentro del campo de la comuni-cación es fundamental para comprender que muchas de las inequidades res-pecto del acceso a la información y a la manipulación corporativa de la comuni-cación se podrían haber evitado, si los estados nacionales hubiese implemen-tados políticas protectoras de los derechos civiles antes que aquellas tendien-tes a favorecer a los grandes grupos económicos transnacionales. Pero comoexplica Max Tello: “la historia demuestra que ha sido mucho pedir que el ejerci-cio de la libertad de expresión vaya más allá de los límites liberales del concep-to.”4Nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual: su importanciaLa importancia de una Ley de Servicio de Comunicación Audiovisual en Ar-gentina nace de la necesidad de reconsiderar a la comunicación como un dere-cho humano, y no como un objeto más del mercado de consumo.Tal cual indica el artículo 2 de los 21 puntos presentados por la IniciativaCiudadana por una Ley de Radiodifusión para la Democracia, “La radiodifusiónes una forma de ejercicio del derecho a la información y la cultura y no un sim-ple negocio comercial. La radiodifusión es un ser-vicio de carácter esencial pa-ra el desarrollo social, cultural y educativo de la población, por el que se ejerceel derecho a la información”.5Desde la vuelta a la democracia, en 1983, los distintos gobiernos amagaroncon la sanción de una nueva Ley que reemplazara la 22.285 sancionada duran-te la última dictadura cívico-militar, pero nunca la pudieron concretar. En un pe-ríodo que comienza con el gobierno de Raúl Alfonsín y que concluye durante elmandato de Cristina Kirchner, que finalmente sancionó la LSCA 26.522, los3McBRIDE, Sean. Un solo mundo, voces múltiples: comunicación e información en nuestro tiempo.FCE, UNESCO, Comisión Internacional sobre p`roblemas de las Comunicación, México, 1980.Págs. 75-764TELLO, Max. Políticas y planificación de la Comunicación en América Latina. En www.maxtello/24-08MAXTELLO.PDF5Iniciativa por una Ley de Radiodifusión para la Democracia. En http://www.coalicion.org.ar
  6. 6. proyectos han sido muchos, pero las indecisiones y los desacuerdos termina-ron siempre por primar, anteponiendo los intereses partidarios al problema dela democratización de los medios en el país. Proponemos un pequeño recorridopor los distintos proyectos, así como un análisis de la nueva normativa sancio-nada.Como indica Sergio Coim, en la obra de Guillermo Mastrini llamada MuchosRuidos, Pocas Leyes, el primer proyecto de sanción de una nueva ley se dio afines de 1987, y contaba con conceptos estudiados, debatidos y avalados pordiversos sectores de la sociedad: “la ley de radiodifusión dejaba de ser un textojurídico especializado, comprensible para unos pocos, para convertirse en unapropuesta abierta, adquirible por los ciudadanos comunes en cualquier libre-ría.”6Este proyecto tenía similitudes con los implementados en Europa, y pro-ponía, entre otras cosas, la creación de un Instituto de Investigación y Promo-ción Audiovisual y de un defensor público. Lamentablemente tuvo una vida muycorta, dado que fue abandona por el PEN en 1988, en lo que marcó un poco latónica del gobierno radical de Alfonsín, poco propenso a avanzar con firmezaen medidas de fondo, y cayendo ante la presión de los grandes grupos econó-micos.Los dos mandatos de Carlos Menem entre 1989 y 1999 marcaron la etapamás fuerte de mercantilización de la comunicación. Diego Rossi, en el mismolibro de Mastrini antes mencionado, describe esta época como la caracterizadapor los siguientes componentes: “la ´urgencia privatizadora`, la amplitud de susrealizaciones, los elevados niveles de concentración de la propiedad de lasempresas privatizadas, las garantías normativas y/o regulatorias de obtenerbeneficios extraordinarios, la transferencia de capacidades decisivas en cuantoa la delimitación de la estructura de los precios y rentabilidades relativas, lasdiscontinuidades normativas y regulatorias, las fragilidades institucionales, fun-cionales al exitoso intento de conformar y afianzar sólidas articulaciones de in-tereses hegemónicos.”7En este marco los proyectos presentados para obteneruna nueva ley de radiodifusión por algunos legisladores fracasaron ante la pocainiciativa del Poder Ejecutivo, que igualmente en 1993 mandó al Congreso un6MASTRINI, Guillermo. Muchos ruidos, pocas leyes. La Crujía Ediciones. Buenos Aires, Marzo de 2005.Págs. 202-203.7MASTRINI, Guillermo. Muchos ruidos, pocas leyes. La Crujía ediciones. Buenos Aires, Marzo de 2005.Págs. 238-239
  7. 7. borrador de normativa, pero nunca dio el guiño para que se tratara en las legis-laturas.El gobierno de la Alianza, entre 1999 y 2001, y encabezado por el electo Pre-sidente Fernando De la Rúa, propuso inmediatamente luego de su llegada alpoder una reforma del mapa de medios audiovisuales, poniendo coto, al menosen lo discursivo, al descontrol de la expansión de los conglomerados en Argen-tina. Si bien el COMFER dio a conocer un proyecto de Ley de de Radiodifusióna los legisladores nacionales y diversos sectores involucrados para su debate,como explican Daniela Blanco y Carlos Germano, en su texto 20 Años de Me-dios & Democracia en Argentina, éste “se diluyó al ritmo del resquebrajamientopolítico de la Alianza. Producto de la ingobernabilidad creciente y de la falta decohesión interna dentro de la misma coalición gobernante, el proyecto de Leyterminó extiguiéndose”.8Si bien hubo algunos proyectos presentados, en general durante las presiden-cias de Duhalde (2001-2003) y Néstor Kirchner (2003-2007), el debate sobreuna nueva Ley quedó ausente, y ambos dirigentes sostuvieron políticas ten-dientes a favorecer a los grandes oligopolios mediáticos, como la modificacióna la Ley de quiebras del 2002 (que favoreció a los grandes multimedios endeu-dados durante los 90, principalmente Clarín), y la prórroga del usufructo de li-cencias de multimedios de 2005. A partir de esto, Blanco y Germano sosteníansobre la gestión del presidente santacruceño que “en lugar de poner fin a lacreciente concentración de la propiedad y de la información de los medios decomunicación, dada la condición ideal de haberse cumplido los plazos vigentesde las licencias y, en consecuencia, tener la posibilidad de producir una apertu-ra a un verdadero pluralismo, este gobierno ha elegido profundizarla (…) de-mostrar su falta de vocación para adoptar alguna de las tantas alternativas alproceso de monopolización como, por ejemplo, enviar al Congreso un proyectode nueva ley de radiodifusión”.9Finalmente, el 18 de marzo de 2009, el PEN, encabezado por la PresidenteCristina Kirchner, presentó un anteproyecto de Ley de Servicios de Comunica-8BLANCO, Daniela & GERMANO, Carlos. 20 Años de Medios & Democracia en la Argentina. La CrujíaEdiciones. Buenos Aires. 2005. Pág. 1739BLANCO, Daniela & GERMANO, Carlos. 20 Años de Medios & Democracia en la Argentina. La CrujíaEdiciones. Buenos Aires. 2005
  8. 8. ción Audiovisual. Entre el momento en que se dio a conocer y el que se san-cionó en el Congreso de la Nación (10 de octubre del mismo año), el proyectode normativa abrió el debate gracias a la participación de diversos protagonis-tas interesados tanto en la sanción como en la no sanción de la normativa. Talcual indica Alejandro Ramírez en su texto Sectores, Actores e Intereses entorno a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en la Argentina (2009-2010), “gobierno, funcionarios, legisladores, empresarios, pero también organi-zaciones sociales y comunitarias, asociaciones y sindicatos de periodistas,pueblos originarios, las universidades nacionales, e incluso gente sin vincula-ción directa con los medios de comunicación (más allá del rol de oyentes y te-levidentes) (…) contribuyeron a a la configuración de un debate que no recono-ce antecedentes en la historia de la radiodifusión en la Argentina”.10La sanción de la LSCA 26.522 tiene una importancia fundamental, dada quees la primera Ley de regulación de medios audiovisuales que contó con unaamplia inserción y participación de la ciudadanía en la discusión sobre políticasnacionales de comunicación. Significó y significa aún hoy un avance importan-tísimo en la búsqueda de desarticular los grandes grupos mediáticos, de con-trolar el otorgamiento de frecuencias y democratizar y pluralizar el espectromediático. Sin embargo, y a pesar de que ya pasaron cuatro años, la LSCA nose explicita todavía en políticas concretas de inclusión, sobre todo en lo quehace a los sectores que pretenden desarrollarse sin fines de lucro.10RAMIREZ, Alejandro. Sectores, actores e intereses en torno a la ley de servicios de comunicaciónaudiovisal en la Argentina (2009-2010) CD de memorias del X Congreso de ALAIC, Septiembre de 2010,Bogotá, Colombia. Pág. 1
  9. 9. Desarrollo de la consignaConsignaTeniendo en cuenta los conceptos vertidos a lo largo del cuatrimestre en rela-ción con la DEMOCRATIZACIÓN, la CONCENTRACIÓN, las POLÍTICAS deCOMUNICACIÓN, y los cuestionamientos y reflexiones en torno a laCOMUNICACIÓN misma, cada grupo deberá:1-De acuerdo al lugar de residencia (mayoritaria) del grupo, analizar la situa-ción comunicacional de ENTRE RÍOS ó SANTA FE y, basándose en los con-ceptos estudiados en esta cátedra:a)Establecer qué grado de democratización/concentración observan; yb)Cuáles son las principales características de las Políticas de Comunicaciónde ambas provincias (investigar, analizar y explicar, de acuerdo a los paráme-tros que explicita la cátedra).2-Cómo debieran quedar los MAPAS DE MEDIOS de ambas provincias, deacuerdo a lo estipulado por la LSCA 26.522. Nota al respecto: poner especialatención no sólo en los aspectos vinculados a la ADECUACIÓN de los mediosque estén operando, sino que también a la EXTENSIÓN de los nuevos mediosque prevé la misma Ley.1) A)¿Qué es la concentración? ¿Cómo afecta la democracia comunicacional?Asistimos hoy en nuestro país a un debate muy fuerte entre el poder político ylos grandes multimedios. Esta confrontación surgió concretamente a partir delconflicto agrario del 2008 entre el gobierno y sectores del campo, donde elGrupo Clarín, hasta allí alineado y beneficiado por las políticas en materia decomunicación de los presidentes Néstor y Cristina Kirchner, tomó una postura afavor de los ruralistas. De allí en más la oposición encarnizada entre los intere-ses defendidos por unos y por otros, ha puesto de manifiesto ciertas cuestionesrelacionadas con el campo de la comunicación que, si bien habían sido estu-diadas y discutidas en algunos ámbitos, tomaron carácter público a partir deese momento. El tema de la concentración de medios, la formación de mono-
  10. 10. polios u oligopolios, y los fuertes intereses corporativos que allí se conjugan,fue uno de los asuntos de mayor y más fuerte trascendencia.El problema de la concentración, como dijimos antes, fue uno los grandesadelantos del Informe McBride. La posibilidad de que la información y todo elinmenso campo que la compone esté en manos de pocos grupos de poder, hasido una de las discusiones más fuertes en el campo de la comunicación en losúltimos años.Guillermo Mastrini y Martín Becerra, en su obra Periodistas y Magnates, seproponen desandar seria y concretamente el asunto de la concentración mediá-tica, analizando todos sus aspectos. De este modo comienzan por preguntarsesi realmente la concentración es un mal en sí misma, si no es una alternativade independencia frente al poder del Estado, si es siempre sinónimo de mono-polio u oligopolio, cuáles son las medidas que hay que aplicar como preven-ción, y finalmente, si es lo mismo la concentración de medios escritos y la demedios electrónicos, donde la TV tiene un papel predominante. Al respectomanifiestan: “Es notorio que la presencia de la TV, sus alcances cuantitativos ycualitativos potenciados por los avances continuos y casi sin límites de la cien-cia y la tecnología, ha marcado un antes y un después en el tema de la concen-tración. (…) No es lo mismo un grupo de medios escritos, de medios radiales, eincluso de medios escritos y radiofónicos, con canales de TV, que sin ellos.”11A propósito de las condiciones de cada uno de los tipos de medios los autoresremarcan que si bien la prensa escrita marca el menú informativo (y sobre todoel político) y la radio sigue cumpliendo una función clave en la comunicacióngracias a sus características insustituibles, “ambos medios tienen una funciónfundamental: la de ser vigilantes y críticos de la TV., casi en los mismos alcan-ces en que deben serlo del poder político y de los funcionarios públicos. (…) siparte de todo el grupo también lo es la TV, si los diarios y periódicos y las ra-dios además cuentan con el respaldo de la TV y a la vez están al servicio deésta, todas aquellas características propias y funciones de control se pierden,se transforman o se desvían en perjuicio de los intereses de la sociedad.”1211MASTRINI, Guillermo & BECERRA, Martín. Periodistas y Magnates. Estructura y concentración de lasindustrias culturales en América Latina. Edic. Prometeo. Buenos Aires, Julio de 2006. Pág. 2112MASTRINI, Guillermo & BECERRA, Martín. Periodistas y Magnates. Estructura y concentración de lasindustrias culturales en América Latina. Edic. Prometeo. Buenos Aires, Julio de 2006. Pág. 22
  11. 11. Con todo esto es que los autores concluyen que el primer paso para evitar laconcentración monopólica es evitar el agrupamiento de medios. Asimismo des-tacan que esto no significa que medios escritos no se puedan agrupar, pero síde que no lo hagan radios y canales, dado que allí estamos hablando de unespectro limitado de frecuencias. Por último afirman: “ la concentración de me-dios, con sus efectos y potencialidades oligopólicas y monopólicas, sólo es evi-table y combatible con el establecimiento de reglas precisas, estrictas y equili-bradas para la asignación de frecuencias y permisos de radios y muy en espe-cial de canales de TV (…) En esa línea no parece aconsejable dejar únicamen-te en manos del gobierno de turno la administración de estos instrumentos. de-bería existir un organismo, extra gobierno, que administrara estos bienes de lasociedad. (…) No puede ser un organismo manejado desde el poder político,pero tampoco estar dominado por un sinnúmero de ´sellos` con autoproclama-das representatividades”.13De esta manera se evitaría el manejo discrecionalde los medios por parte de unos pocos, y se democratizaría notablemente elespectro radiovisual.Para poder establecer el grado de concentración/democratización de los me-dios de comunicación audiovisuales de Entre Ríos no tuvimos parámetrosexactos, debido a la falta de información respecto de los licenciatarios de losmedios. Trabajamos entonces alrededor de tres fuentes: los mapas brindadospor la cátedra, el listado (incompleto) de la AFSCA, y los medios que aparecenen los boletines oficiales del gobierno provincial como beneficiarios de pautaoficial. Por tanto que se trata de conclusiones inferidas a partir de un juego bas-tante exhaustivo de relaciones.Siguiendo los conceptos más arriba desarrollados podríamos deducir, a partirde los apellidos o razones sociales obtenidos del reparto de pautas detalladoen los boletines oficiales y de los cuadros de medios, determinar que hay con-centración en variados casos, a saber:-Alejandro David Usatinsky: recibe pautas por Canal 11 de Paraná y Canal 5 deColonia Avellaneda.-Jorge Carlos Ballay: recibe pautas por FM Sonika de Chajarí y Radio 24 deConcordia.13MASTRINI, Guillermo & BECERRA, Martín. Periodistas y Magnates. Estructura y concentración de lasindustrias culturales en América Latina. Edic. Prometeo. Buenos Aires Julio de 2006. Págs. 23-24
  12. 12. -Marcelo Manuel Pereyra: recibe pautas por Radio Mitre de Paraná 92.1, RadioMitre de Concordia 101.1, FM Mediterráneo de Concordia 98.3 y un canal deTV (New Cable TV).-Mariano José Carbone: recibe pautas por LT 38 Radio Gualeguay, LT 39 Ra-dio Gualeguay y FM Radio Cero 104.1 de Gualeguay.-Nueva Contacto S.A.: recibe pautas por FM La Metro 105.1, FM República deCrespo 99.7 y Radio Nacional y Popular 93.9-Radio RÍo S.A.: FM Los 40 principales 100.5 y FM Radio Río 107.3-Karina Reynoso: recibe pautas por Canal 4 San Salvador y Canal 13 Villaguay-Un caso paradójico se da en la ciudad de Crespo, donde FM Universo 105.5,FM Latina 97.5 y FM Libertador 90.3, están a nombre de personas de apellidoHuck pero de diferente nombre, lo cual levanta fuertes sospechas.Yendo desde lo particular a lo general, es notoria la escasa participación ciu-dadana en los medios de comunicación, así como el casi nulo protagonismo deorganizaciones sin fines de lucro (una sola radio comunitaria y un solo mediocooperativo) y la excesiva ocupación de frecuencias sin control alguno, lo cualrelega nuevamente a la comunicación al plano mercantilista que la caracterizólas última décadas.Un espectro sumamente radiofónico sobrecargado, falta de control de cum-plimiento de la Ley en los canales de TV (Canal 11 no cuenta con soporte legalalguno, en tanto que Canal 9 no cumple con las directivas respecto del conte-nido propio), dibujan un panorama audiovisual complejo.Todo esto nos lleva a concluir que la situación comunicacional de Entre Ríosno está para nada democratizada. Hay hoy en día todavía vestigios de aquellaspolíticas típicas de los `90, épocas del Estado permisivo que concibió la comu-nicación como una mercancía más, a la vez que unos pocos empresarios vie-ron en la radiodifusión el negocio perfecto.Asimismo el AFSCA ha dado una señal positiva en las últimas horas, abriendouna convocatoria a organizaciones comunitarias a participar de un concurso deproducciones audiovisuales. Con esto se Avanzaría de algún modo en el cum-plimiento de lo que indica la 26.522, que reserva un 33% del espectro radio-eléctrico para las organizaciones sociales sin fines de lucro.Los siguientes gráficos ilustran algunos de los casos de concentración que infe-rimos a partir de lo analizado:
  13. 13. ConcordiaMarcelo Manuel Pereyra Guillermo Daniel PereyraFlorencia Mornacco María Elba Itatí OlmosRodrigo Valentín Gutiérrez Horacio Ramón Osorio - Elida Ester KesslerRadio Medio de Comunicación S.A Gustavo Gabriel SilveroJorge Carlos Ballay - Carlos H. R. Fulladoza Julián Andrés Rebot - Rubén E. BonelliJulio Cesar Gallo Osvaldo Andrés BodeanNelly Haydee Pellichero Ramón Silvano GularteCotrapretel Ltda. El Heraldo S.R.L.CrespoSonia Lorena ElsasserLucrecia Josefa VecchioCabanaySilvana Verónica ElsasserFamilia HuckLibertad S.R.L.
  14. 14. B)¿Qué son las políticas nacionales de comunicación?Luis Ramiro Beltrán, en su escrito denominado Comunicación para el Desa-rrollo, hace un recorrido histórico por ciertas experiencias latinoamericanas queinvolucran al Estado y a principios rectores de políticas innovadoras y educati-vas en materia de medios, a la vez que también desarrolla el progreso de laspolíticas liberales y sus consecuencias en la región. A propósito de esto último,el autor explica que “la década de 1970 fue trascendental en América Latina encuanto a procurar el cambio de la situación (…) un pléyade de bien documen-tados analistas académicos comenzó a producir en varios países de la regiónuna importante literatura de protesta y de propuesta que ventiló debates en ella(…) Denunció al mismo tiempo la dependencia de Latinoamérica de potenciasforáneas y la dominación interna de las mayorías empobrecidas por las mino-rías enriquecidas, tanto en términos de la comunicación como en los del desa-rrollo.”14Fue allí que formuló una primera aproximación a lo que él determinacomo Política Nacional de Comunicación, y expone que se trata de “un conjun-to integrado, explícito y duradero de políticas parciales de comunicación armo-nizadas en un cuerpo coherente de principios y normas dirigidos a guiar las14BELTRÁN, Luis Ramiro. La Comunicación para el desarrollo de Latinoamérica: un recuento de mediosiglo. Documento presentado en el III Congreso Panamericano de la Comunicación. Buenos Aires.2005.GualeguayMariano CarboneJorge BarroetabeñaJuan Enrique Cosso
  15. 15. conductas de las instituciones especializadas en el manejo del proceso generalde comunicación de un país.”15Las políticas nacionales de comunicación son importantes, en tanto que seanimpulsadas por el Estado en pos de una mejoría de la situación comunicacionalde un país, y que acompañe y asegure una mayor pluralidad y apertura de vo-ces. Si bien en nuestro país la sanción de la Ley de Servicios de ComunicaciónAudiovisual significó un avance legislativo notable en materia de democratiza-ción comunicacional, el estado actual de situación nos permite ver que, si bienhay normativas e iniciativas muy positivas, éstas pocas veces cumplen su co-metido, y en la mayoría de los casos, quedan relegadas frente a los interesesgubernamentales. Daremos dos casos concretos que, si bien no son requisitoespecífico de la consigna, ejemplifican la situación actual: la pauta oficial y elacceso a la información pública.Pauta oficial: un ejemplo de manejo de discrecionalLa pauta oficial es una herramienta destinada a promover la pluralidad de vo-ces, informando sobre la gestión de los gobiernos y de los funcionarios públi-cos, comunicando normativas y políticas sociales, y promoviendo la participa-ción ciudadana. El Art. 76 de la LSCA 26.522 destaca, al respecto, lo siguiente:“La pauta oficial puede ser paga o gratuita. Para la inversión publicitaria oficialel Estado deberá contemplar criterios de equidad y razonabilidad en la distribu-ción de la misma, atendiendo los objetivos comunicacionales del mensaje encuestión”.16El análisis de los boletines oficiales deja entrever la enorme preferencia delgobierno entrerriano por ciertos medios, lo cuales cuentan con una partida pre-supuestaria altísima en relación con otros medios. Esto, que lejos está de cum-plir con lo que indica la norma, explicita una política comunicacional muy clara:la pauta oficial es utilizada como premio para aquellos que repliquen el discursooficial, en tanto que es un castigo para aquellos que no lo hacen. Se trata de15BELTRÁN, Luis Ramiro. La Comunicación para el desarrollo en Latinoamérica: un recuento de mediosiglo. Documento presentado en el III Congreso Panamericano de la Comunicación. Buenos Aires.2005.16Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual. En:http://www.infoleg.gov.ar/infolegInternet/anexos/155000-159999/158649/norma.htm
  16. 16. una forma de chantaje, del uso discrecional del poder y los recursos públicosen la búsqueda de beneficios propios. Diversos han sido los pedidos de infor-mes que se han elevado, por ejemplo, en la Cámara de Diputados, sin queellos fueran debidamente contestados.El uso indebido de la pauta oficial puede constituir un ejemplo de censura indi-recta, dado que el otorgamiento en forma arbitraria y discriminatoria de las par-tidas atentan contra la operatividad de los medios que menos dinero reciben, yesto consecuentemente quebranta la libertad de expresión.En conclusión, la utilización en forma arbitraria de la hacienda pública por par-te del Estado puede premiar o castigar a diferentes medios de comunicación.En lo que hace a lo legal, el mal manejo de la pauta oficial contradice al Artículo13 del Pacto de San José de Costa Rica y a los Artículos 14 y 75 inc. 22 denuestra Constitución Nacional, todas estas normativas tendientes a proteger elderecho a trabajar y a expresar las ideas sin ningún tipo de restricción.Con respecto a los contenidos, la pauta oficial debe ser de uso exclusivo paramensajes considerados de bien público, no para impulsar la imagen de un de-terminado personaje político. El límite de la pauta oficial es cuando ésta pre-tende restringir el pensamiento opositor o coartando la libertad de expresión.Acceso a la información públicaComo explican Daniela Blanco y Carlos Germano en su obra 20 Años de Me-dios y Democracia en la Argentina “la Ley de acceso a la Información Públicase transformó en un tema cada vez más relevante en la agenda política, con eldesgaste que ha venido sufriendo el vínculo representativo desde la percepciónde la ciudadanía”.17Hoy en día nuestro país no cuenta con una Ley de Acceso a la InformaciónPública. Sin embargo hay dos Decretos, uno provincial del 2005 (el 1.169) yuno presidencial del año 2003 (el 1.172) que reglamentan el acceso a la Infor-mación Pública. Gracias a estas normativas los ciudadanos y ciudadanas te-nemos derecho a solicitar, acceder y recibir información de la administraciónpública. El Decreto provincial tiene un anexo que indica que “los ciudadanos17BLANCO, Daniela & GERMANO, Carlos. 20 años de Medios y Democracia en la Argentina. La CrujíaEdiciones. Buenos Aires. 2005. Pág. 198
  17. 17. pueden requerir información al poder Ejecutivo y los organismos encargadosdel manejo de los fondos públicos.”18Por su parte, la norma nacional, como re-calcan Blanco y Germano, fue ejecutada para “lograr el saneamiento de las ins-tituciones, proceso en el cual debe darse un lugar primordial a los mecanismosque incrementan la transparencia de los actos de gobierno.”19Consideramos que el acceso a la información pública está intrínsecamenteasociado al recorrido que tuvimos que realizar para elaborar este trabajo, dadoque para poder hacernos de datos factibles de análisis nos acercamos a distin-tas instituciones relacionadas con el ámbito de la comunicación. Tanto en losámbitos dependientes del Estado (Secretaría de Comunicación y Cultura deEntre Ríos y AFSCA) como en los privados nos dieron información a medias, odirectamente nos la negaron. Una demostración más de que la normativa solano alcanza para poder verdaderos derechos, sino que se necesita fundamen-talmente de autoridades públicas con voluntad de cambio y de progreso.Por último nos gustaría agregar que el silencio y el ocultamiento de informa-ción por parte de los funcionarios públicos y las instituciones del Estado sontambién una política de comunicación, en tanto que demuestra el escaso inte-rés del poder político por involucrar a la ciudadanía en la materia, a la vez queexpone a sobremanera una actitud repudiable en todo sentido, que no favorecede ningún modo a la calidad de nuestra vida democrática.2- Para poder desarrollar de qué modo debería quedar un nuevo mapa de me-dios en la provincia y, de acuerdo siempre a lo inferido en función del materialcon el que contamos, nos parece acertado empezar resaltando lo que la LSCAindica en su articulado respecto de las licencias:“A fin de garantizar los principios de diversidad, pluralidad y respeto por lo localse establecen limitaciones a la concentración de licencias.En tal sentido, una persona de existencia visible o ideal podrá ser titular o tenerparticipación en sociedades titulares de licencias de servicios de radiodifusión,sujeto a los siguientes límites: (...)18BLANCO, Daniela & GERMANO, Carlos. 20 años de Medios y Democracia en la Argentina. La CrujíaEdiciones. Buenos Aires. 2005. Pág. 19919BLANCO, Daniela & GERMANO, Carlos. 20 años de Medios y Democracia en la Argentina, La CrujíaEdiciones. Buenos Aires. 2005. Pág. 200
  18. 18. En el orden local:a) Hasta una (1) licencia de radiodifusión sonora por modulación de amplitud(AM);b) Una (1) licencia de radiodifusión sonora por modulación de frecuencia (FM) ohasta dos (2) licencias cuando existan más de ocho (8) licencias en el áreaprimaria de servicio;c) Hasta una (1) licencia de radiodifusión televisiva por suscripción, siempreque el solicitante no fuera titular de una licencia de televisión abierta;d) Hasta una (1) licencia de radiodifusión televisiva abierta siempre que el soli-citante no fuera titular de una licencia de televisión por suscripción; En ningúncaso la suma del total de licencias otorgadas en la misma área primaria de ser-vicio o conjunto de ellas que se superpongan de modo mayoritario, podrá ex-ceder la cantidad de tres (3) licencias.”A partir de esto podemos deducir que para una verdadera democratización delos medios en Entre Ríos, que respete la adecuación propuesta por la nuevaLey, y que de este modo acompañe un espíritu de pluralidad de voces, es ne-cesaria la desarticulación de ciertos grupos que detentan hoy el poder de variasfrecuencias.¿Cómo debería quedar el mapa de servicios de comunicación enEntre Ríos?De acuerdo a lo estipulado en la Ley 26.522/9 el mapa de medios de la provin-cia de Entre Ríos debería garantizar la participación de las radios comunitariasen el espectro radioeléctrico. En la realidad, pese a que la Ley fue sancionaday promulgada en el 2009 no se respeta, dado que no se promueve la descon-centración y por tanto no se le otorga a los medios comunitarios la posibilidadde participar en el plan técnico.“Los requisitos y modalidades de solicitud de la apertura de concursos e inclu-sión de frecuencias en el Plan Técnico son establecidos por el AFSCA, quiendebe llamar a concurso público destinado a Micro y Pequeñas Empresas (…).”En la evaluación se asigna mayor valor o puntaje a las propuestas vinculadascon la producción local. Debe tenerse en cuenta favorablemente, entre otrosaspectos, la propuesta que tienda a la desconcentración de la propiedad de losservicios de comunicación audiovisual; la transparencia en la identidad de los
  19. 19. propietarios reales del servicio; la separación formal y operativa entre los in-tereses periodísticos de aquellos comerciales, financieros, particulares, guber-namentales o de cualquier otra naturaleza, y el respeto y fomento a la plurali-dad de voces.Como establece la normativa, “La AFSCA reconocerá la naturaleza de Micro yPequeña Empresa. A tales fines deberá definir las características de las em-presas que serán consideradas como tales contemplando las especificidadespropias. No serán consideradas Micro y Pequeñas Empresas aquellas que,reuniendo los requisitos establecidos, se encuentren controladas por o vincula-das a empresas o grupos económicos”.La LSCA establece la ceración la Defensoría del Público de Servicios de Co-municación Audiovisual, un organismo encargado de recibir y canalizar lasconsultas, reclamos y denuncias del público de la radio y la televisión. Será de-signado por resolución conjunta de los presidentes de ambas Cámaras. En elcaso de Entre Ríos, la Defensoría del Público no funciona acorde a lo estipula-do por la ley.La AFSCA es un órgano autárquico y descentralizado, que tiene como funciónla aplicación, la interpretación y el cumplimiento de la ley. En el caso de EntreRíos no se garantizan ni siquiera los principios básicos que promueve la ley.Niega la información y desconoce cómo esta diagramado el mapa de mediosen la provincia. No es real en la medida que se pudo comprobar que en ciuda-des como Gualeguay funcionan mucha más radios de lo que figura en la grillaoficial.Sobre datos que despiertan múltiples sospechas, en la medida que no existeuna correspondencia entre la grilla de emisoras legales otorgada al grupo por elAFSCA de Buenos Aires y la grilla de medios entrerrianos que reciben pautaoficial, podemos concluir que para una verdadera democratización de la comu-nicación entrerriana hace falta que la mayoría de los medios dejen de ser ma-nejados por privados, reciban más y mejor ayuda del Estado, al tiempo que laLSCA se comience a cumplir, permitiendo a los que menos pueden ser partedel espectro.
  20. 20. ConclusiónEn la provincia de Entre Ríos no hay un mapa de medios bien definido, delimi-tado, procesado y ordenado. Lamentablemente, casi cuatro años después de laSanción de la LSCA 26.522, y contando con los recursos necesarios para po-der hacer un trabajo serio y sistemático, nos encontramos con que las puertasde los funcionarios públicos y de las empresas de medios se cierran, y así laspreguntas y los cuestionamientos superan notablemente las certezas. LaAFSCA, quien debería velar no solo por su propio funcionamiento interno, sinopor el de toda la Ley, nos da información a medias, nos pide que no revelemosalgunos de los datos que nos da, no nos provee de los nombres de los licencia-tarios, y pretende conformar a estudiantes avanzados de una carrera de Co-municación Social con un listado incompleto. Su delegado en la provincia, Nés-tor Rodríguez, se excusa diciendo que es una situación incómoda.Por otro lado el Ministerio de Comunicación y Cultura del Gobierno de la Pro-vincia no sabe cómo explicarnos la carencia de un esquema sistematizado delos medios audiovisuales de Entre Ríos. Nos explican cómo se manejan, perola información es siempre a medias, y nos resulta poco útil.La sola sanción de una normativa no es garantía de su cumplimiento y su fun-cionamiento. La ley 26.522/09 viene a establecer pautas precisas y concretasrespecto de la ampliación del espectro audiovisual, de su democratización y desu pluralidad. Al contrario de lo que la ley indica, la falta de voluntad política pa-ra proponer un ordenamiento real y eficiente, así como la carencia de iniciativasde parte del gobierno hace que, lejos de modificarse el escenario mediático, semantenga todo igual. El debate, en vez de pasar por las políticas reales y con-cretas a efectuar para ampliar las posibilidades, termina circunscripto a los pro-blemas legales entre un gobierno que prescinde de los medios por miedo a te-ner que responder lo injustificable, y grandes multimedios que se han estable-cido prácticamente como discurso opositor, que se victimizan ante la sociedady que se niegan a cumplir con lo que dictan las leyes. Todo esto obviamentefavorece a ambos bandos, en tanto el problema de fondo queda sin resolver:cómo democratizamos la comunicación en Argentina.Nosotros como estudiantes de Comunicación Social, y mucho más como acto-res sociales de una comunidad en movimiento, en constante cambio, no pode-mos ser ajenos a este problema. Es más, es nuestro deber como ciudadanos
  21. 21. exigir el cumplimiento de las leyes, profundizar el debate respecto del rol delEstado y de los órganos de contralor, bregar por la democratización del espec-tro audiovisual y luchar por la pluralidad. Como explica Cristina Mata en su obraCiudadanizar las políticas de la comunicación: los nuevos desafíos, está rela-ciona con una “situación de reconocimiento y reivindicación débil de los dere-chos de comunicación en relación con proceso económicos y culturales que,unidos a un específico modo de organización técnica y empresarial de la co-municación, naturalizaron a los actores del sistema de medios masivos comogenuinos poseedores de del derecho público a hablar y dar la palabra segúnsus propias reglas e intereses.”20Sólo así podremos lograr que todas las voces se hagan escuchar. Porque, co-mo indica casi en su final el Informe McBride: “Una democratización de la co-municación tiene múltiples connotaciones, mucho más de las que se suelecreer. Comprende evidentemente el suministro de medios más numerosos ymás variados a un mayor número de personas, pero no puede reducirse sim-plemente a aspectos cuantitativos (…) significa también posibilidades mayorespara las naciones, las fuerzas políticas, las comunidades culturales, las entida-des económicas y los grupos sociales de intercambiar informaciones en un ma-yor plano de igualdad sin una dominación de los elementos más débiles y sindiscriminaciones contra nadie.”2120MATA, María Cristina. Ciudadanizar las políticas de comunicación: los nuevos desafíos. II ColoquioArgentina Brasil de Ciencias de la Comunicación. Mendoza, Octubre de 200921McBride Sean. Un solo mundo, voces múltiples: comunicación e información en nuestro tiempo.FCE, UNESCO. Comisión Internacional sobre Problemas de la Comunicación. México, 1980.
  22. 22. BIBLIOGRAFÍA UTILIZADA-McBRIDE, Sean. Un solo mundo, voces múltiples: comunicación e informaciónen nuestro tiempo. FCE, UNESCO. Comisión Internacional sobre Problemas dela Comunicación. México, 1980.-GIFREU, Josep. El debate Internacional de la Comunicación. Ariel Comunica-ción. Barcelona, 1986.-BELTRÁN, Luis Ramiro. La Comunicación para el desarrollo en Latinoamérica:un recuento de medio siglo. Documento presentado en el III Congreso Pan-americano de la Comunicación. Buenos Aires, 2005.-TELLO, Max. Políticas y Planificación de la Comunicación en América Latina.En www.MAXTELLO.COM/2408MAXTELLO.PDF-MASTRINI, Guillermo. Muchos ruidos, pocas leyes. La Crujía Ediciones. Bue-nos Aires, Marzo de 2005.-BLANCO, Daniela & GERMANO, Carlos. 20 años de Medios y Democracia enla Argentina. La Crujía Ediciones. Buenos Aires, 2005.-MASTRINI, Guillermo & BECERRA, Martín. Periodistas y Magnates. Estructu-ra y concentración de las industrias culturales en América Latina. Edic. Prome-teo. Buenos Aires, Julio de 2006-RAMÍREZ, Alejandro & FERNÁNDEZ, Camila. Panorama de medios en la re-gión Paraná-Santa Fe (2006-2009)-RAMÍREZ, Alejandro. Sectores, actores e intereses en torno a la Ley de Servi-cios de Comunicación Audiovisual en la Argentina (2009-2010)- MATA, María Cristina. Ciudadanizar las políticas de comunicación: los nuevosdesafíos. II Coloquio Argentina Brasil de Ciencias de la Comunicación. Mendo-za, Octubre de 2009.-Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. En:http://www.infoleg.gov.ar/infolegInternet/anexos/155000-159999/158649/norma.htm-Decreto 1172/03 del PEN de Acceso a la Información Pública. En:http://infoleg.gov.ar/infolegInternet/anexos/90000-94999/90763/norma.htm-Decreto 1169/05 del GOB. De Acceso a la Información Pública. Enhttp://www.siksi.com.ar/adc/o_londero.pdf-Boletín oficial del Gobierno de Entre Ríos. En:http://www.entrerios.gov.ar/boletin/1024x768.html
  23. 23. -Iniciativa Ciudadana por una Ley de Radiodifusión para la Democracia. En:http://www.coalicion.org.ar

×