Unidad 2.pdf
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Unidad 2.pdf

on

  • 548 views

 

Statistics

Views

Total Views
548
Views on SlideShare
548
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
24
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Unidad 2.pdf Document Transcript

  • 1. Unidad Didáctica 2. Curso “IGUALDAD DE OPORTUNIDADES: APLICACIÓN PRÁCTICA EN LA EMPRESAY LOSRECURSOS HUMANOS”.UNIDAD DIDÁCTICA 2: RADIOGRAFÍA DE LA IGUALDAD DEOPORTUNIDADES EN EL MERCADO LABORAL ESPAÑOL:REFLEXIONES SOBRE EL ORIGEN DE LAS DESIGUALDADES EN ELÁMBITO DE LA EMPRESA Y AVANCES EN MATERIA DE IGUALDADÍNDICE1. EVOLUCIÓN DE LAS MUJERES EN EL PROCESO DE INCORPORACIÓN YDESARROLLO PROFESIONAL EN EL MERCADO DE TRABAJO.2. SITUACIÓN ACTUAL DE LAS MUJERES Y HOMBRES EN EL MERCADOLABORAL ESPAÑOL. ANÁLISIS DE LAS NECESIDADES DE ACCIONESPOSITIVAS.2.1. Acceso al empleo y contratación.2.2. Perfiles académicos y su correlación con el acceso al empleo y lapromoción laboral. Desarrollo profesional y promoción.2.3. Categorías profesionales y retribución salarial.2.4. Acceso de mujeres y hombres a puestos de responsabilidad.2.5. Abandonos del mercado de trabajo. Corresponsabilidad. Usos deltiempo.2.6. Acoso sexual, moral y discriminatorio.3. AVANCES DE MUJERES Y HOMBRES EN MATERIA DE IGUALDAD EN ELÁMBITO EMPRESARIAL. BREVE RECORRIDO HISTÓRICO.3.1. Ámbito institucional europeo.3.2. Ámbito institucional estatal.3.3. Iniciativa desde el ámbito empresarial.ESCUELA VIRTUAL DE IGUALDAD. INSTITUTO DE LA MUJER. SECRETARÍA GENERAL DE POLÍTICAS DEIGUALDAD. MINISTERIO DE IGUALDAD1
  • 2. Unidad Didáctica 2. Curso “IGUALDAD DE OPORTUNIDADES: APLICACIÓN PRÁCTICA EN LA EMPRESAY LOSRECURSOS HUMANOS”.Para reflexionar...“La sociedad no puede en justicia prohibir el ejercicio honrado de susfacultades a la mitad del género humano”.Concepción Arenal. (1820-1893). Escritora y socióloga.ESCUELA VIRTUAL DE IGUALDAD. INSTITUTO DE LA MUJER. SECRETARÍA GENERAL DE POLÍTICAS DEIGUALDAD. MINISTERIO DE IGUALDAD2
  • 3. Unidad Didáctica 2. Curso “IGUALDAD DE OPORTUNIDADES: APLICACIÓN PRÁCTICA EN LA EMPRESAY LOSRECURSOS HUMANOS”.1. EVOLUCIÓN DE LAS MUJERES EN EL PROCESO DE INCORPORACIÓN YDESARROLLO PROFESIONAL EN EL MERCADO DE TRABAJOPara poner en práctica...Las mujeres desde el inicio de los tiempos han trabajado dentroy fuera del hogar aunque esta haya sido una realidadinvisibilizada.Las dos Guerras Mundiales obligan a las mujeres a incorporarsea la actividad laboral con jornadas de trabajo de hasta 12 horasdiarias.La liberalización de la economía en España en los años 60 tuvocomo consecuencia la necesidad de contar con el trabajo de lasmujeres lo que llevó a aprobar en 1961 la Ley sobre DerechosPolíticos, Profesionales y de Trabajo de la Mujer.Según la Encuesta de Empleo del Tiempo (2002-2003), delInstituto Nacional de Estadística, además del tiempo remunerado,las mujeres asumen las actividades relacionadas con elmantenimiento del hogar y la familia.Haciendo un pequeño paseo por la historia y remontándonos a la Edad Media(S.V al XV) podemos contemplar la evolución del trabajo de las mujeres. El saberoficial en esta época estaba en manos masculinas ya que las mujeres no teníanacceso a los espacios donde éste se transmitía. En Europa surgen las primerasuniversidades (en nuestro país las primeras universidades datan del s. XIII). Lasexpertas en medicina, literatura, y otras artes ejercían sin la aprobación de lasautoridades académicas. Las mujeres realizaban trabajos muy distintos: comocomadronas, sanadoras, enseñanza en los conventos, alquimistas, pero todo sinningún reconocimiento.ESCUELA VIRTUAL DE IGUALDAD. INSTITUTO DE LA MUJER. SECRETARÍA GENERAL DE POLÍTICAS DEIGUALDAD. MINISTERIO DE IGUALDAD3
  • 4. Unidad Didáctica 2. Curso “IGUALDAD DE OPORTUNIDADES: APLICACIÓN PRÁCTICA EN LA EMPRESAY LOSRECURSOS HUMANOS”.La aparición de los gremios en el siglo XII, donde se asociaban artesanos ycomerciantes, permitió que las mujeres se incorporaran a alguno de ellos, comoen el caso del gremio de tejedores permitiéndoseles incluso tener talleres contrabajadoras, si bien es verdad que el contrato de las aprendizas incluía laobligatoriedad de desempeñar las labores domésticas, situación que no sucedíacon los hombres, lo que nos hace reflexionar sobre cómo, una vez más, el hechode tener un sexo determinado, en este caso el femenino, era en aquella épocauna justificación para la “adjudicación” de otro tipo de tareas.En las ciudades, las mujeres trabajaban en múltiples actividades como: criadas,amas de llaves, nodrizas, lavanderas, médicas, comadronas, etc. En el sector delcomercio como azabacheras, especieras, hospederas (con gran presencia en elCamino de Santiago); en el metal y la construcción como caldereras, cuchilleras,fabricantes de tijeras, etc.También, y debido a su condición de mujeres, como prostitutas (mujeresdeshonestas) con derecho a ejercer libremente su sexualidad, excepto enSemana Santa y concubinas de clérigos (barraganas) con contratos legales quecondicionaban y, en algunos casos, aseguraban su situación de vida.Aunque el trabajo femenino más común era el de criada y en la mayoría de loscasos era un trabajo retribuido en especie mediante casa, ropa y comida. Enalgunas ocasiones se hacían contratos con las menores, hasta con una duraciónde hasta 10 años lo que provocaba que el dinero lo percibiera el tutor o padre ynunca la mujer, que era la que realizaba el trabajo.En el campo, donde vivía la mayor parte de la población, las mujeres sededicaban a las tareas agrícolas, ganaderas y al pastoreo, pero en todos loscasos el añadido de los trabajos domésticos eran de su exclusiva competencia.A partir del siglo XVI disminuyó la participación de las mujeres en los oficios quehabían venido desempeñando durante la Edad Media, aunque a finales del sigloXVIII retomaron algunos oficios. La crisis económica que se produjo en el sigloXVII agudizó más la situación precaria del trabajo de las mujeres y, por ello, su
  • 5. ESCUELA VIRTUAL DE IGUALDAD. INSTITUTO DE LA MUJER. SECRETARÍA GENERAL DE POLÍTICAS DEIGUALDAD. MINISTERIO DE IGUALDAD4
  • 6. Unidad Didáctica 2. Curso “IGUALDAD DE OPORTUNIDADES: APLICACIÓN PRÁCTICA EN LA EMPRESAY LOSRECURSOS HUMANOS”.presencia se vio reducida a los hogares y a los conventos, y aunque se establecióun fuerte debate intelectual sobre la necesidad o no de la educación para lasmujeres hubo escritoras como Sor Juana Inés de la Cruz, que reivindicaron elderecho de las mujeres a la instrucción.En esta época las pocas mujeres que estudiaban lo hacían en sus casas o en losconventos, formando parte de algunos círculos literarios y filosóficos.La inclusión de los estudios de medicina en las Universidades a las que lasmujeres no tenían acceso provocó que tuvieran que dejar de ejercer comomédicas y, solamente, pudieran actuar como comadronas o curanderas. En elcampo las mujeres continuaron con la actividad agrícola y ganadera existiendoincluso una normativa en la que se reconocían como labores de las mujeres larecogida de aceitunas, la escarda o la vendimia.Por otra parte, en este período se produce una gran expansión del comercio conlas Indias, hecho en el que las mujeres participan veladamente, aunque sinpoder de decisión en los negocios reservado a sus maridos.La Ilustración, un movimiento basado en el racionalismo, que defendía losderechos de libertad e igualdad de los hombres y que emprendió una dura criticacontra el orden establecido, surgió en Francia a principios del Siglo XVIII, aunquepronto se expande por toda Europa. Las ideas de las sociedades democráticas deRousseau y la importancia de la instrucción van calando en algunos sectoresminoritarios, llevando a algunos escritores a reivindicar la igualdad de capacidadentre mujeres y hombres. Sin embargo, no podemos olvidar que a pesar deldebate de la necesidad de instrucción y formación para las mujeres, y el granhito que representó la Revolución Francesa, la educación para las mujeres nuncase propone en las mismas condiciones y contenidos que los hombres. En lamisma Revolución Francesa fue guillotinada Olimpia de Gouges por proclamarla “Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana” acusada de“haber olvidado las virtudes propias de su sexo”. El mismo Rousseau habíaescrito en su obra maestra el “Emilio” como debía ser la educación para las
  • 7. mujeres haciendo una clara y marcada diferencia entre los sexos. Vemos puesESCUELA VIRTUAL DE IGUALDAD. INSTITUTO DE LA MUJER. SECRETARÍA GENERAL DE POLÍTICAS DEIGUALDAD. MINISTERIO DE IGUALDAD5
  • 8. Unidad Didáctica 2. Curso “IGUALDAD DE OPORTUNIDADES: APLICACIÓN PRÁCTICA EN LA EMPRESAY LOSRECURSOS HUMANOS”.como hasta en los momentos más “revolucionarios” de la historia se mantieneesa “socialización diferencial” para mujeres y hombres.Es a partir del siglo XVIII con la Industrialización y las condiciones creadas porla Revolución Industrial (demanda de mano de obra barata, el excedentedemográfico femenino de comienzos de siglo o la aparición de las máquinas y elferrocarril), lo que permite el traslado de las personas del campo a la ciudad y dalugar al gran cambio laboral que, mas adelante, se consolida, innegablemente,con las repercusiones económicas internas de la I Guerra Mundial.En España, la industrialización es más tardía y la sociedad continúa siendomayoritariamente agraria. Cuando las mujeres acceden a las fábricas seencuentran con la oposición mayoritaria de los obreros, quienes estaban encontra de que las mujeres casadas trabajaran fuera del hogar. Habitualmente,las mujeres accedían al trabajo entre los 9 y 14 años y, además, la remuneraciónpercibida por su trabajo era, en la mayoría de los casos, la mitad de lo percibidopor la mano de obra masculina. Su salida del mercado laboral la marcaba elmatrimonio o el nacimiento del primer hijo o hija.La mano de obra femenina se destinaba, en un porcentaje importante, a lasfábricas reales con mujeres procedentes de las escuelas de bordadoras,tejedoras y encajeras. El trabajo en las fábricas de tabaco y en la manufacturasde seda y de lana, en el que se realizaban jornadas de hasta doce horas consalarios inferiores a los de los hombres, y compatibilizado con el trabajo en casa,conformaban la vida diaria de las mujeres de los siglos XVIII y XIX.A mediados del siglo XIX, junto con el trabajo en las fábricas, las mujeres seocupaban en el servicio doméstico como nodrizas, camareras o criadas,trabajaban como maestras por un salario inferior a los maestros y solamentepodían ser parteras las mujeres viudas o casadas con autorización de susmaridos.ESCUELA VIRTUAL DE IGUALDAD. INSTITUTO DE LA MUJER. SECRETARÍA GENERAL DE POLÍTICAS DEIGUALDAD. MINISTERIO DE IGUALDAD6
  • 9. Unidad Didáctica 2. Curso “IGUALDAD DE OPORTUNIDADES: APLICACIÓN PRÁCTICA EN LA EMPRESAY LOSRECURSOS HUMANOS”.A finales del siglo XIX las oficinas de correos, la Administración Pública, elcomercio y la enseñanza comienzan a preferir mano de obra femeninaconsiderando que así se las preserva de la dureza de las fábricas. Pero, es afinales del siglo XIX y principios del siglo XX cuando comienzan a reivindicar, enigualdad con los hombres, derechos como la incorporación al trabajo remuneradoo el derecho al sufragio.La I y la II Guerra Mundial marcan un punto de inflexión en la historia de lasmujeres, ya que estas contiendas obligan a las mujeres europeas ynorteamericanas a incorporarse a la actividad laboral con jornadas de hasta 12horas, reemplazando a los hombres en todo tipo de actividades: fábricas,astilleros, conducción de autobuses, camiones y ambulancias, industriamaderera... llegando a pilotar en algún país aviones de carga. Sin embargo, aúndesempeñando los mismos trabajos, durante la II Guerra Mundial, al igual queocurrió durante la I Guerra, el salario de las mujeres era inferior al percibido porlos hombres.Además, en el momento en que finalizaron ambos conflictos, se obligó a lasmujeres a abandonar sus puestos de trabajo en favor de los hombres queregresaban del frente. Sin embargo, de estas dos contiendas, las mujeres salenfortalecidas, ya que, en casi todos los países ya ejercían su derecho al votoapareciendo una mujer más activa y liberada en sus costumbres y manera devivir.ESCUELA VIRTUAL DE IGUALDAD. INSTITUTO DE LA MUJER. SECRETARÍA GENERAL DE POLÍTICAS DEIGUALDAD. MINISTERIO DE IGUALDAD7
  • 10. Unidad Didáctica 2. Curso “IGUALDAD DE OPORTUNIDADES: APLICACIÓN PRÁCTICA EN LA EMPRESAY LOSRECURSOS HUMANOS”.En España, la II República mejora las condiciones de la población trabajadoraen general, en cuanto a limitación de la duración de la jornada a ocho horas, elreconocimiento de los derechos de sindicación y asociación, aun cuando seguíaexistiendo discriminación salarial hacia las mujeres. También, es el momento enque las mujeres conquistan el derecho al voto y se produce un hecho importante:la generalización de la educación primaria y la entrada paulatina, aunque enningún caso generalizada, de las mujeres a la universidad. Este aumento en elnivel de instrucción de las mujeres les permite ir accediendo a trabajos máscualificados.“Mujer y educación en el Siglo XIX”La primera noticia del interés de la mujer por los estudios superiores es del 2 deseptiembre de 1871, cuando María Elena Masseras consigue un permisoespecial del Rey Amadeo de Saboya para realizar estudios de segunda enseñanzay poder continuar en la Universidad después. María Dolores Aleu Riera es laprimera mujer que realiza el examen de grado para obtener una Licenciatura, enMedicina, el 20 de mayo de 1882, seguida en el mismo año por Martina CastellsBallespi y Ma Elena Masseras Ribera, todas por la Universidad de Barcelona. En1886 obtiene la Licenciatura en dicha Universidad Dolores Llorent Casanovas (26de junio de 1886) y dos días después la quinta mujer licenciada en Medicina, MaLuisa Domingo García natural de Palencia, la obtiene en la Universidad deValladolid.No podemos pensar que, rápidamente, el acceso al bachiller superior y a laUniversidad se convirtió en una rutina. En 1882 y durante un período de casi unaño, el director general de Instrucción Pública ordenó que no se admitiera amatrícula de segunda enseñanza a las mujeres, pero sí a la de Universidad a lasque estuvieran en posesión del grado de bachiller. Cuando el 25 de septiembrede 1883 se autorizó de nuevo la matrícula de segunda enseñanza, se añadió lasalvedad de que "sin derecho a cursar después los de Facultad".ESCUELA VIRTUAL DE IGUALDAD. INSTITUTO DE LA MUJER. SECRETARÍA GENERAL DE POLÍTICAS DEIGUALDAD. MINISTERIO DE IGUALDAD
  • 11. 8
  • 12. Unidad Didáctica 2. Curso “IGUALDAD DE OPORTUNIDADES: APLICACIÓN PRÁCTICA EN LA EMPRESAY LOSRECURSOS HUMANOS”.Es en 1888 cuando, tras la solicitud de tres mujeres, se permitió de nuevo a lasmujeres matricularse en la Universidad, en principio sólo para exámenes yposteriormente, a instancia de Matilde Padrós en la enseñanza oficial. Lapresencia de mujeres en la Universidad española durante el siglo XIX es, portanto, prácticamente anecdótica y, además, parte de las alumnas consignadas enellas, no acabaron la carrera.Fuente: “Mujer y educación en el Siglo XIXhttp://personal.us.es/alporu/historia/mujer_educacion.htmMatilde Padrós fue una de las primeras mujeres que ingresaron en laUniversidad española. En 1888 fue alumna libre y al año siguiente consiguiómatrícula oficial. En la clase se sentaba en una silla al lado de la tarima en la quese encontraba el profesor. Un bedel la acompañaba diariamente a la clase desdela sala de profesores y la devolvía a la misma sala cuando las clases terminabanhasta que un familiar la recogía.Uno de sus profesores, José Ortega y Gasset, dijo de ella “es la mujer másinteligente que he conocido, pero lo más interesante de ella es que no sabe quelo es”.A la vez que estudiaba realizaba las tareas de contabilidad en el negocio familiar.Se licenció en 1890 en Filosofía y Letras. Se doctoró en 1893 con una tesistitulada El testamento de Jacob. En el año 1911 se trasladó a Londres con sumarido y tres años más tarde trabajaba para la Enciclopedia Británica y dabaclases de español en el King’s College de Londres.Fuente:http://aula2.el-mundo.es/aula/noticia.php/2005/01/26/aula1106675716.htmlEntre las circunstancias a las que tuvieron que enfrentarse estas mujeres seencontraba la oposición de muchos hombres, que consideraban que las mujeresno eran aptas para desarrollar ningún trabajo intelectual.Así por ejemplo el Dr. Marañón aseguraba que la estructura nerviosa y endocrinade la mujer la hacía apta para los estímulos sensitivos y emocionales de la
  • 13. ESCUELA VIRTUAL DE IGUALDAD. INSTITUTO DE LA MUJER. SECRETARÍA GENERAL DE POLÍTICAS DEIGUALDAD. MINISTERIO DE IGUALDAD9
  • 14. Unidad Didáctica 2. Curso “IGUALDAD DE OPORTUNIDADES: APLICACIÓN PRÁCTICA EN LA EMPRESAY LOSRECURSOS HUMANOS”.maternidad, mientras que los del hombre lo hacían más apto para la creaciónmental.Laboralmente hablando, fue a partir de la Constitución de 1931 (Art. 46) cuandoel Régimen Republicano inició un nuevo marco legal de relaciones laborales, asícomo la suresión de toda la reglamentación contraria al principio de igualdadentre los sexos. Más adelante, durante la Guerra Civil se produjo unaincorporación masiva de las mujeres al ámbito laboral, realizando actividadesagrícolas, trabajando en las fábricas de municiones, en fábricas textiles, en elcuidado de los heridos en batalla, etc.Finalizada la guerra civil, las mujeres quedan recluidas principalmente al ámbitodoméstico. Las que mantuvieron su trabajo se vieron sometidas a la prohibicióndel trabajo nocturno, la regulación del trabajo a domicilio y la excedencia forzosaal casarse. Su incorporación al mercado laboral se produce en los años previos almatrimonio en los sectores de comercio, oficinas, servicio doméstico y enseñanzaprincipalmente.Además, se restableció el Código Civil de 1889 y, con ello, toda la legislación sedirigió a la vuelta de las mujeres a la vida doméstica. La mujer casada no podíatrabajar sin el consentimiento de su marido, ni disponer de los ingresos fruto desu trabajo, tampoco podía administrar sus propios bienes, abrir una cuenta en unbanco, obtener un pasaporte o ser cabeza de familia. La mujer casada se dedicaa las labores del hogar y sus expectativas sociales y laborales quedabansupeditadas a las decisiones del marido.La liberalización de la economía de los años 60, tuvo como consecuencia lanecesidad de contar con la mano de obra de las mujeres, lo que llevó a aprobarla Ley sobre Derechos Políticos, Profesionales y de Trabajo de la Mujer,de fecha 24 de julio de 1961. En esta ley se reconoció a las mujeres losmismos derechos que a los hombres para el ejercicio de actividadesprofesionales y políticas, sin descuidar su marco “natural” de trabajo: el hogar yla familia. Se exceptuaban el ingreso en el Ejército, la Marina Mercante, el acceso
  • 15. ESCUELA VIRTUAL DE IGUALDAD. INSTITUTO DE LA MUJER. SECRETARÍA GENERAL DE POLÍTICAS DEIGUALDAD. MINISTERIO DE IGUALDAD10