• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Carta de un padre socialista
 

Carta de un padre socialista

on

  • 440 views

 

Statistics

Views

Total Views
440
Views on SlideShare
371
Embed Views
69

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

2 Embeds 69

http://elpiscinaembarillado.wordpress.com 67
https://elpiscinaembarillado.wordpress.com 2

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Carta de un padre socialista Carta de un padre socialista Document Transcript

    • CARTA DE UN PADRE SOCIALISTA A SU HIJO SOBRE LA ENSEÑANZA DE LA RELIGIÓN El soc ialista .lEAN JAUIlÉS nació en 1859 en Castres, Francia.Fue diputado por el Partido Obrero Francés en 1889, manteniéndose comoparlamentario hasta 1898. Posteriormente fue elegido también en laselecciones de 1902 , 1906, 19 10 Y 1914. Murió en 1914 . En 1904 fundó el periódico LHwllallilé. En 1905 consigue unirbajo su li derazgo a los sociali stas franceses. formando la Sección Francesade la Internacional Obrera. Fue precisamen te el diario L Hlllllallilé el quepublicó esta carta diri gid a a su hij o que reprod ucimos. Este texto fue citadopor Pi ldain en la Cortes Constituyentes de la 11 República española y hallegado hasta nosotros a través de Carlos Ga rcía Andoí n, coordinadornacional de «Cristianos en el PSOE», a quien se la hizo ll egar MichelSanta marina, antiguo mi lit ante de la HOAC de Seslao (Bi lbao).I Dia rio de ~ es iones , I de ma rzo de 1933. La carta íntegra fue entregada a lostaquígrafos de las Cortes para que figurara en las aclas des pués de la intervenciónde Pildain .
    • «Qllerido hijo, me pides 1111 jllslUicanle qlle le eximo de ClIrsar la religión, IIIl poco por lener la gloria de proceder de dislinta mQnera que la mayor parle de los condiscípulos, y temo qlle también IIII pocopara parecer digno hijo de un hombre que no tiene convicciones religiosos. Este justificante, querido hijo, no te lo envío ni te lo enviaréjamás. No es porque desee que seas clerical, a pesar de ljlle 110 hay en eslo ninglÍn peligro, ni lo hay tampoco en que prof ses las creencias e que te exp ondrá el profesor. Cuando tengas la edad suficiente parajuzgar, serás completamente libre; pero, tengo empella decidido en ljue tu instrllcción y fu educación sean completas, 110 lo serían sin 1II1 estudio serio de la religión. Te parecerá extraíio este lengllaje después de haber oído tanbellas declaraciones sobre esta cuestión; son hijo mío declaracionesbuenas para arrastrar a algllnos, pero que están en pugna con el máselem ental buen sentido. ¿Cómo sería completa fu instrucción sin lIIJconocimiento suficiente de las cllestiones religiosas sobre las cualestodo el mundo discllte? ¿Quisieras tlÍ, por ignorancia voluntaria, nopoder decir una palabra sobre estos asuntos sin exponerte a soltar I/ndisparate? Dejemos a IIIllado la política y los discllsion es, ) veomos lo quese refiere a los conocimientos indispensables que debe lener un hombrede cierta posición. Estudias mitología para comprender la historia o lacivilización de los griegos y de los romanos Y ¿qué comprenderías dela historia de Europa o delml/ndo entero después de Jesucristo, sinconocer la religión, que cambió lafaz del mlIlldo y produjo l/na nuevacivilización ? En el arte ¿qué serán para ti las obras maestras de laEdad Media y de los tiempos modernos, si no conoces el motivo <jlle lasha inspirado) las ideas religiosas que ellas contien en? En las letras,¿puedes dejar de conocer no sólo a Bossuet, Fenelón, Lacordaire, DeA1aistre, Veuillol y tantos otros que se ocuparon exclusivamente en
    • cuestiolles religiosas. sino también a Corlleille. Racine. Hugo. eH lInap"l"bra a lodos es/os grandes maes/ros lile debieron al cris/ianismosus más bellas inspiraciones? Si se Ira/a de derechu, defilosojia o de /Iloral, ¿plledes ignorar la expresión /Ilás clara del Derecho Na/lIIal, lajilosojia más extendida, la moral más sabia y más universal? -éste esel pensainien/o de Jllan Jacobo Rousseau-. Has/a en las ciencias na/urales y ma/emá/icas encon/rarás la religión: Pascal y New/on eran crislianos fervientes: Ampére erapiadoso; las/ellr probaba la exis/encia de Dios y decía haberrecobrado por la ciencia /a fe de IIn bre/ón; Flalllnarion se en/rega ajim/asías /colágicas. ¿Quernís /IÍ condenarte a saltar páginas en todas tllS lecturasy en todos tllS estudios? Hay que confesarlo: la religión estáíntimamen/e unida a todas las manifestaciones de la inteligenciahumana; es la base, de la civilización y es ponerse ji/era del mundointelec/ual y condenarse a l/na manifiesta inferioridad el no quererconocer una ciencia que han es/udiado y que poseen en nuestros díastantas inteligencias preclaras. Ya que hablo de educación: ¿para serun joven bien educado, es preciso conocer y practicar las leyes de laIglesia? Sólo /e diré lo siguiente: nada hay que reprochar a los que laspractican jielmente, y con lIll/chajiecuencia hay que llorar por los queno las toman en cuen/a. No .fijándome sino en la cor/esía, en el simple"savoir vilre ", hay que cOllvenir en la necesidad de conocer lasconvicciones y lus sen/imien/os de las personas religiosas. Si /10esltllllOs obligado.l· a imitarlas, debemos, por lo menus, comprenderlas,para poder guardarles el respeto, las consideraciones y la tolerancial/l/e les son debidas. Nadie será jamás delicado, jino, ni siquierapresentable sin nociones religiosas. Querido hijo: convéncete de lo que /e digo: muchos tienenin/eró en lile los demás desconozcan la religión; pero todo elllllllldodesea conocerla. En cl/anto a la libertad de conciencia y otras cosasanálogas, eso es vana palabrería que rechazon de conSllno los hechosy el sentidv com lÍn. A-fue/lOs {ll1ti-católicos conocen por lo mellOs
    • medianamente la religión; otros hall recibido educación religiosa; SIlcOllducta prueba que han cOllservado toda su libertad. Además, llO es preciso ser UIl genio para cumprender que sóloSOIl verdaderamente libres de 110 .ser cristianos los que tiellen facultadpara serlo, pues, en CllSO contrario, la ignorancia les ohljga a lairreligiólI. La cosa es muy clara: la libertar! exige lafúculta¡/ de poderobrar en sentido contrario. Te sOlprelUlerá es/a carta, pero precisa.hijo mío, que 1111 padre diga siempre la verdad a su hijo. Nillgúncompromiso podría excusarme de esa obligacióll».