Revista Humanidades vol10_n2_nov2011

2,503 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,503
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
24
Actions
Shares
0
Downloads
6
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Revista Humanidades vol10_n2_nov2011

  1. 1. Revista de HumanidadesVolumen 10 Número 2 Noviembre 2011 Editorial Diez años: una deuda de gratitud José Luis Puerta Artículos Medicina regenerativa: el surgimiento de una industria Robert M. Nerem El caso de Elvis el viejo de la Sima de los Huesos Alejandro Bonmatí y cols. Ansel Adams, la naturaleza de un fotógrafo M.a Teresa Hernández Presas La genética de los matrimonios consanguíneos Francisco C. Ceballos y Gonzalo Álvarez Artículo especial Jovellanos: la educación como necesidad, la Ilustración como deber Santiago Prieto Doce artículos para recordar Crítica Ingrid Bergman. La actriz «natural» Juan Tejero Página literaria Mark Twain (1835-1910) Nota de la Redacción Un sueño raro. Con una moraleja Mark Twain Miscelánea Colabora y ¿vencerás? Crowdsourcing, sí... ma non troppo Adrián Ruiz Mediavilla Miguel Serveto (1511-1553): una nueva perspectiva Justo Hernández Índice general de autores (2002-2011)
  2. 2. Revista de Humanidades Dendra Médica. Revista de Humanidades es una publicación semestral (junio y noviembre) que patrocina la Fundación Pfizer y publicaMediscript, S.L. Fue fundada en 2001 por José Luis Puerta López Cózar y el primer número apareció en junio de 2002 con el título de ArsMedica. Revista de Humanidades con el que ha sido publicada hasta noviembre de 2008 por el Grupo Ars XXI de Comunicación, S.L.,momento en el que por distintos avatares esta empresa editora dejó de hacerse cargo de la publicación y, por tanto, hubo que cambiar elnombre de la publicación. Desde su aparición, la Revista ha tenido como objetivos recuperar la tradición humanística que siempre ha rode-ado la práctica de la medicina y contribuir a que se entienda mejor el nuevo paradigma que se está fraguando dentro de la profesión médi-ca. Consecuentemente, la publicación pretende, por un lado, acercarse a la Historia de la Medicina y, por otro lado, favorecer la interac-ción de esa larga lista de materias que inciden en la práctica clínica de hoy: economía, derecho, gestión, ética, sociología, tecnología, eco-logía, relaciones internacionales, política, etc. Asimismo, esta publicación desea analizar y promover los valores humanos que siempredeben estar presentes en la relación médico-paciente. Dendra Médica. Revista de Humanidades is a biannual publication (June and November) sponsored by the Pfizer Foundation (Spain), andpublished by Mediscript, S.L. The journal was grounded in 2001 by José Luis Puerta López-Cózar, and its first issue appeared in June 2002with the title Ars Medica. Revista de Humanidades. Under this name has been published until November 2008 by Grupo Ars XXI deComunicación, S.L. Due to various circumstances, the publisher discontinued it, and the title of the publication should be changed. From itsvery first issue, the aims of the journal were to restore the humanistic tradition that has always surrounded the clinical practice, and to contri-bute to a better understanding of the new paradigm that is operating within the medicine. Accordingly, in these pages we try to approach theHistory of Medicine, and to promote the interactions of the long list of disciplines which are shaping the clinical practice in our days: econo-mics, law, management, ethics, sociology, technology, ecology, international relations, politics and so on. Likewise, this publication tries toanalyze and foster the human values that should always be present in the physician-patient relationship. Redacción Consejo Editorial Director: José Luis Puerta López-Cózar Juan Álvarez Bravo, Juan Luis Arsuaga Ferreras, Enrique Baca (jlp@dendramedica.es) Baldomero, Francisco José García Pascual, Julián García Vargas, José Redactor Jefe: Santiago Prieto Rodríguez Luis González Quirós, Maite Hernández Presas, Juan José López-Ibor (s_prieto@telefonica.net) Aliño, Emilio Moraleda Martínez, Alfonso Moreno González, Pedro Coordinación editorial: Assumpta Mauri Núñez Morgades, Juan José Francisco Polledo, Marta Reyes Suárez, (mauri@dendramedica.es) Juan Rodés Teixidor, Julián Ruiz Ferrán, Elvira Sanz Urgoiti Periodicidad: Dos números al año (junio y noviembre) que se distribuyen gratuitamente entre profesionales de la salud Suscripciones: Si desea recibir la revista en soporte papel, entre en la página web: www.dendramedica.es. En la parte superior derecha, haga doble clic en la pestaña “contactos” y rellene el formulario, incluyendo su dirección postal completa. Si prefiere obtenerla en versión electrónica, entre en la página web de la Fundación Pfizer: http://www.fundacionpfizer.org/publicaciones/coleccion_de_humanidades/indice_coleccion_de_humanidades.html. También puede conseguir la revista en formato electrónico en: www.dendramedica.es © Copyright 2011 Mediscript, S.L. c/. Doctor Esquerdo 16 • 28028 Madrid • Tel. (34) 659510261 • correo electrónico: mauri@dendramedica.es www.dendramedica.es Los contenidos de la revista expresan exclusivamente los puntos de vista y las opiniones personales de sus autores. Y en ningún modo pue-den considerarse representativos de los posicionamientos del staff de la Revista, la Fundación Pfizer, que la patrocina, o sus patronos.Asimismo, los autores son los únicos responsables ante terceros de la autoría de sus escritos o de aquellos otros elementos suministradospor ellos (fotos, ilustraciones, dibujos, etc.).Publicación que cumple los requisitos de soporte válido. ISSN: 1889-8203. Título abreviado: Dendra méd. rev. humanid. Depósito Legal: M-30736-2009. Fotocomposición e Impresión: Imprenta Taravilla, S.L. • c/ Mesón de Paños, 6 - 28013 (Madrid) - taravilla.sl@gmail.comReservados todos los derechos. Queda rigurosamente prohibida, Remisión de manuscritossin la autorización escrita de Mediscript, S.L., bajo las sanciones Dirigirlos a: Dr. José Luis Puerta, director de “Dendra Médica. Revista deestablecidas por las leyes, la reproducción parcial o total de esta Humanidades”, al correo electrónico: jlp@dendramedica.espublicación por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la Todos los artículos aceptados quedan como propiedad permanente de “Dendrareprografía y el tratamiento informático, y la distribución de ejem- Médica. Revista de Humanidades” y no podrán ser reproducidos total o parcial-plares mediante alquiler o préstamo públicos. mente sin permiso de Mediscript, S.L.
  3. 3. Revista de Humanidades sumario / contents www.dendramedica.esVolumen 10 Número 2 Noviembre 2011 Editorial | Editorial123 Diez años: una deuda de gratitud Ten years: a debt of gratitude José Luis Puerta Artículos | Articles126 Medicina regenerativa: el surgimiento de una industria Regenerative medicine: the emergence of an industry Robert M. Nerem138 El caso de Elvis el viejo de la Sima de los Huesos The case of Elvis the elder from the Sima de los Huesos Alejandro Bonmatí, Asier Gómez-Olivencia, Juan Luis Arsuaga, José Miguel Carretero, Ana Gracia, Ignacio Martínez, Carlos Lorenzo147 Ansel Adams, la naturaleza de un fotógrafo Ansel Adams, nature of a photographer M.a Teresa Hernández Presas160 La genética de los matrimonios consanguíneos The genetics of consanguineous marriage Francisco C. Ceballos y Gonzalo Álvarez Artículo especial | Special Article177 Jovellanos: la educación como necesidad, la Ilustración como deber Jovellanos: education as a necessity, Enlightenment as a duty Santiago Prieto199 Doce artículos para recordar | Twelve Articles to Remember Crítica | Critic206 Ingrid Bergman. La actriz «natural» Ingrid Bergman. The «natural» actress Juan Tejero
  4. 4. Revista de Humanidades sumario / contents www.dendramedica.esVolumen 10 Número 2 Noviembre 2011 Página literaria | Literary page215 Mark Twain (1835-1910) Mark Twain (1835-1910) Nota de la Redacción222 Un sueño raro. Con una moraleja A curious dream. Containing a moral Mark Twain Miscelánea | Miscellaneous230 Colabora y ¿vencerás? Crowdsourcing, sí... ma non troppo Collaborate and Conquer? Crowdsourcing, yes... ma non troppo Adrián Ruiz Mediavilla236 Miguel Serveto (1511-1553): una nueva perspectiva New Light on Miguel Serveto (1511-1553) Justo Hernández246 Índice general de autores (2002-2011)
  5. 5. EditorialDiez años: una deudade gratitud Ten years: a debt of gratitude Así es, lector amigo, nuestra Revista de Humanidades con elnúmero que tienes ahora en tus manos cumple —en este mes de noviembre de2011— su décimo aniversario. Por eso no está de más que, sin adentrarnos endetalles que puedan resultar fatigosos, se dediquen unas cuantas líneas a contarla pequeña historia de esta publicación. Todo empezó a finales de 2001, cuando se presentó el proyecto de esta Revistaa la Fundación Pfizer y la Fundación Sanitas. Sus presidentes, que entonces eranEmilio Moraleda y Juan J. López-Ibor, al igual que sus directores, Esperanza Guisadoy Julián Ruiz Ferrán, y sus patronos dieron su visto bueno y se comprometierona poner los medios para su desarrollo. Pero como estamos hablando de los apoyosrecibidos no podemos olvidarnos de mencionar a John de Zulueta, que por aquellasfechas era el Consejero delegado de Sanitas, SA, ni a aquellas otras personas quea lo largo del tiempo han seguido impulsando —con idéntico entusiasmo— estainiciativa editorial, como son Elvira Sanz, presidenta de la Fundación Pfizer, Fran-cisco García Pascual, Maite Hernández y Marta Reyes. Son muy pocas las empresas que se pueden realizar sin un equipo, aunque seapequeño. Por fortuna, no resultó muy difícil convencer a Santiago Prieto para quese uniese al proyecto; por lo que, desde el primer momento, sus aportaciones y ob-servaciones en tantos aspectos siempre han dejado una huella fácilmente observable. Puestos ya en marcha, el primer obstáculo que tuvimos que encarar fue la exi-gencia legal de modificar la cabecera de la Revista, pues la «Fundación Medicina yHumanidades Médicas» había logrado registrar una publicación —un poco despuésde que saliera la nuestra— con el nombre de «Humanitas. Humanidades Médicas».Por este motivo, en el segundo número se prescindió del calificativo «médicas»,quedando su título así: «Ars medica. Revista de Humanidades». Como no hay malque por bien no venga, estamos convencidos de que salimos ganando, pues estenombre se ajusta mucho más a los contenidos de sus índices. Pero aquí no acaba-ron las vicisitudes, ya que a finales de 2008 la empresa editora de la publicación(Ars XXI de comunicación, SL) se vio afectada por un concurso de acreedores,dejó de atender el pago de sus colaboradores y proveedores, y finalmente cerró.Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):123-125 123
  6. 6. EditorialEsta circunstancia forzó otro cambio en nuestra cabecera y el primer número de2009 tuvo que salir rebautizado como «Dendra médica. Revista de Humanidades». A lo largo de estos años, como le sucede a cualquier publicación, el diseño de laRevista también ha experimentado ligeras modificaciones que se han debido, por unlado, a un cambio de la fuente tipográfica con el que se ha pretendido hacer másfácil su lectura; y, por otro, a la introducción paulatina de ilustraciones, gráficos yfotos que eran muy escasos al principio. En lo que respecta a sus patrocinadores,todos lamentamos que a finales de 2005 la Fundación Sanitas, después de expe-rimentar su cuadro directivo una importante renovación, tomara la decisión deabandonar este proyecto. Si alguna virtud adorna esta publicación es, sin duda, el amplio espectro de te-mas que toca. Así, en sus páginas han tenido cabida desde artículos sobre políticasanitaria firmados por Milton Friedman (2002) o Hillary Clinton (2003), hastaensayos de filosofía política o historia europea salidos de la pluma de Peter Singer(2009) o Joseph Ratzinger (2010); pasando por textos que nos han acercado adistintos dilemas éticos planteados por la tecnología (Daniel Callahan, 2002; Fre-eman J. Dyson, 2004; Gerald Q. Maguire, Jr. y Ellen M. McGee, 2010), o noshan hablado de la conquista del espacio (Arthur C. Clarke, 2002) o de aquellasreservas naturales que solo son accesibles a unos pocos elegidos (César Pérez deTudela, 2004). Todo ello, sin descuidar temas tan interesantes como el uso de losgrandes hubs para el transporte aéreo (Francisco Mochón, 2005) o el futuro delos automóviles eléctricos (Jeffrey D. Sachs, 2009). También la buena literatura hatenido un hueco en la Revista, donde se han publicado relatos cortos o poemas deGao Xingjian (2002), Mario Benedetti (2002, 2005), José Emilio Pacheco (2003)o Luis Alberto de Cuenca (2007). Antes de terminar esta apresurada historia hay que recordar que, allá por juniode 2002, cuando aparecía el primer número, se organizó un acto en el Hotel Vi-llamagna de Madrid para presentar la nueva publicación. He consultado las notasque escribí para dicha ocasión y veo que traté de explicar por qué muchos médicossentíamos la necesidad de contar con una publicación de humanidades. Entoncescreía que dicha necesidad era consecuencia de la especialización médica, que cadavez nos demanda más tiempo y concentración. Motivo por el que no solo había-mos dejado de tener una visión holística de lo que es nuestra profesión, sino quetambién, en muchas ocasiones, nos apartaba de conocimientos o informacionesque —como personas con inquietudes— echamos en falta. No me desdigo de loque dije en aquella ocasión, pero he de confesar que ahora todo me resultaría másfácil de explicar. Pues no hace mucho tiempo tropecé con el prólogo de Marañón(autor que también ha tenido su lugar en estas páginas) a un libro de AlfredoJuderías fechado en 1957. En ese texto, como en tantos otros que no dejan deadmirarnos, el maestro supo poner el dedo en la llaga. Allí dejó escrito: «Todosllevamos dentro una personalidad mucho más compleja que la que indica nuestrafachada oficial. Aun en el caso de que hayamos acertado con nuestra vocación,124 Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):123-125
  7. 7. José Luis Puertauna tendencia oculta —y a veces más de una— nos empuja a servir en silenciopreocupaciones que no son las que sirven para ganarnos el pan y para catalogarnosen los padrones profesionales». Tengo para mí que los que hacemos esta Revista y, muy probablemente, loslectores que tan amablemente la siguen no necesitemos buscar ya ninguna otrajustificación, lo que —por otro lado— no hace más que subrayar nuestra deuda degratitud con los patrocinadores que a lo largo de estos diez años nos han facilitadoel cultivo de esta «segunda vocación». ¡Hasta el próximo mes de junio! José Luis Puerta jl_puerta@yahoo.comDendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):123-125 125
  8. 8. Medicina regenerativa: el surgimiento de una industria ArtículoMedicina regenerativa:el surgimiento de una industria Regenerative medicine: the emergence of an industry Robert M. Nerem* Resumen A lo largo del último cuarto de siglo hemos visto surgir la industriade la ingeniería tisular, que actualmente está evolucionando hacia algo más amplio:la medicina regenerativa. Esta industria ha tenido sus «altibajos». Sin embargo, hoyparece encontrarse en el camino de lo que podríamos llamar el «regreso al futuro».Los últimos datos disponibles indican que en 2007 la actividad privada en estesector facturó 2.500 millones de dólares americanos, estaba integrada por 167 em-presas o unidades de negocio y contaba con 6.000 empleados a tiempo completo(FTE). Estas cifras resultan pequeñas si las comparamos con las de las empresas dematerial médico y la industria farmacéutica, aunque no son insignificantes. Todoesto nos hace pensar que esta industria y la tecnología relacionada con ella puedenllegar a desarrollar una capacidad que le permita atender la demanda de millonesde pacientes de todo el mundo, especialmente la de aquellos cuyas necesidades aúnno están satisfechas. Palabras clave Ingeniería tisular. Medicina regenerativa. Industria. Tecnologíascelulares. Abstract Over the last quarter of a century there has been an emergence ofa tissue engineering industry, one that has now evolved into the broader area ofregenerative medicine. There have been «ups and downs» in this industry; however,* Los datos sobre el autor figuran al final del texto. El artículo, que se reproduce con las oportunasautorizaciones, se publicó originalmente como: Nerem RM. Regenerative medicine: the emergence ofan industry. J. R. Soc. Interface 2010;7:S771-S775. La redacción agradece las facilidades dadas porel autor y la editorial para su traducción y reproducción. La traducción es de Assumpta Mauri Mas.126 Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):126-137
  9. 9. Robert M. Neremit now appears to be on a track that may be described as «back to the future». Thelatest data indicate that for 2007 the private sector activity in the world for thisindustry is approaching $2.5 billion, with 167 companies/business units and morethan 6.000 employee full time equivalents (FTE). Although small compared withthe medical device and also the pharmaceutical industries, these numbers are notinsignificant. Thus, there is the indication that this industry, and the related tech-nology, may still achieve its potential and address the needs of millions of patientsworldwide, in particular those with needs that currently are unmet. Key words Tissue engineering. Regenerative medicine. Industry. Cell-basedtechnologies. 1. IntroducciónLa medicina regenerativa* o ingeniería tisular está experimentando un rápido creci-miento y puede definirse como un campo interdisciplinario en el que interactúanlas ciencias de la vida, las ciencias físicas y la ingeniería. Su objetivo es desarrollarterapéuticas para la reparación, el mantenimiento o la sustitución de la funciónbiológica. Durante mucho tiempo se han llevado a cabo investigaciones científicasen el ámbito de lo que hoy denominamos medicina regenerativa, que han sidoimpulsadas, al menos en parte, por la investigación biológica. El origen de estarevolución tuvo lugar en los inicios del siglo XX, momento en el que estuvierondisponibles los primeros cultivos celulares. Desde entonces sigue avanzando aparen-temente a una velocidad cada vez mayor. La primera referencia que existe sobre la sustitución de tejidos y órganos se halla enel libro El cultivo de órganos, publicado en 1938 por Alexis Carrel, un renombradoinvestigador del campo de la biomedicina, y Charles Lindberg, un famoso aviadorconocido a ambos lados del Atlántico1. Esta curiosa asociación ha sido recientementeexplicada en un libro escrito por David M. Friedman2. Alrededor de las décadas de 1970 y 1980 la investigación en este campo del co-nocimiento creció de manera importante y, en 1987, en una reunión del comité dela National Science Foundation de EEUU se acuñó el término «ingeniería tisular».La primera reunión científica, en cuyo título figuraba el término «ingeniería tisular»,tuvo lugar en 1988 en el Lago Tahoe (California)3. A partir de entonces, las reunio-* N. de la R.- Sería más apropiado traducir «regenerative medicine» como «medicina regeneradora», deigual manera que es más correcto hablar de «medicina basada en pruebas» que de «medicina basada enevidencias», pero ambas expresiones, como tantas otras vertidas a nuestra lengua de forma precipitada,son las usadas habitualmente en la jerga médica, por lo que hemos decidido —para no confundir osorprender al lector— utilizar el término ya consagrado de «medicina regenerativa».Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):126-137 127
  10. 10. Medicina regenerativa: el surgimiento de una industrianes sobre este tema se han multiplicado y, con la aparición de la tecnología de lascélulas madre, el campo de la ingeniería tisular ha crecido hasta convertirse en elárea más extensa de la medicina regenerativa. Todo ello ha sucedido en el últimocuarto de siglo; período en el que ha surgido la industria de la ingeniería tisulary, por lo tanto, de la medicina regenerativa. Es esta evolución hacia la actividadindustrial —caracterizada como ahora veremos por «altibajos»— lo que se describeen los tres apartados siguientes. 2. Los años de «especulación»Conforme avanzaba la década de 1990, la investigación en ingeniería tisular crecíacon rapidez4,5, creando a su alrededor una industria. Como puede verse en la tabla1, en 1994 el sector privado movía 246 millones de dólares y existían, al menos,unas 40 empresas o unidades de negocio que daban empleo, como mínimo, a1.500 trabajadores6. El campo del reemplazo cutáneo, es decir, de los sustitutos de piel viva, fue elprimero en desarrollarse como un mercado capaz de ofrecer diversos productos. Unode ellos fue «Integra® dermal regeneration template», fabricado por la empresa IntegraLife Sciences (Plainsboro, New Jersey) y comercializado entonces por Ethicon, unaunidad de negocio de Johnson & Johnson. El producto fue descrito por primeravez por Yannas y Burke7 y por Burke y col.8, y más tarde revisado por Yannas9.En 1996 lo aprobó la Food and Drug Administration (FDA). También salieron almercado productos como Transcyte® y Dermagraft® desarrollados por la compañíaAdvanced Tissue Sciences (La Jolla, California) que recibieron su aprobación por laFDA, respectivamente, en 1997 y 2001. Transcyte®, aunque elaborado con células,era un producto acelular, mientras que Dermagraft® era un equivalente dérmico quese obtenía de fibroblastos dérmicos procedentes de la piel del prepucio, cultivadosen una estructura de polímeros10. La empresa Organogenesis (Canton, Massachu-setts), a partir de las investigaciones de Bell y col.11, desarrolló un sustituto cutáneodenominado Appligraf®, elaborado con colágeno, que servía como sustituto dérmicoy epidérmico12. Estos sustitutos de piel viva —constituidos por células alógenas—eran tolerados por el sistema inmunológico. Tabla 1. Actividad comercial en relación a la medicina regenerativa 6,16,17,22,23 Año 1994 1997 2000 2003 2007 Actividad total del sector privado 246 453 610 487 2.400 (millones de dólares) Nº de unidades de negocio 40 40 73 89 171 Nº de empleados a tiempo completo (FTE) 1.500 2.380 3.080 2.610 6.100128 Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):126-137
  11. 11. Robert M. Nerem La compañía Genzyme (Cambridge, Massachusetts) abrió otra nueva posibilidadal producir Epicel®, un sustituto de la piel, y Carticel®, del cartílago. El fundamentocientífico de Epicel® descansaba en los trabajos pioneros realizados por Howard Greenen Harvard13,14, y el de Carticel® en los estudios de Brittberg y col.15. En ambos casosse obtenía una muestra de las células del paciente y en los laboratorios de Genzymese multiplicaban hasta alcanzar el número necesario para lograr la sustitución cutáneacon Epicel®, o de cartílago con Carticel®. Éste fue un curioso enfoque, pues al noexistir un producto como tal, se podía considerar a Genzyme una empresa de servicios. Los sustitutos cutáneos desarrollados por las compañías Advanced Tissue Sciencesy Organogenesis fueron aprobados por la FDA a través del Center for Devicesand Radiological Health (CDRH), que es donde se registran los productos para lacicatrización de heridas. Mientras que Carticel® fue aprobado —como un productobiológico— por la FDA a través de su Center for Biological Evaluation and Research(CBER). Hasta donde este autor ha podido averiguar, Epicel® no pasó inicialmente eltrámite regulador en la FDA, pues se consideró que las células sufrían una «mínimamanipulación» en el proceso que se seguía para su producción. Sin embargo, másadelante, tuvo que pasar dicho trámite en el CBER. Hacía 1997, la actividad total en el sector privado se había casi duplicado, llegandoa mover 453 millones de dólares (véase tabla 1). Todavía seguía habiendo unas 40empresas o unidades de negocio, aunque la cifra de empleados había aumentadohasta situarse alrededor de 2.40016. Como puede verse también en la tabla 1, en elaño 2000 la actividad total del sector privado había vuelto a aumentar, alcanzandoun volumen de 610 millones de dólares17. El número de empresas o unidades denegocio también se había incrementado hasta una cifra no superior a 70 que dabanempleo a más de 3.000 personas. Otro hecho señalado de la década de 1990 fue la aparición de las células madrey la transformación de la ingeniería de tejidos en lo que hoy llamamos medicinaregenerativa. Entonces se veía un formidable potencial terapéutico a las célulasmadre embrionarias18,19 y a las células madre adultas20, a lo que contribuyó queel National Academies Report21 correspondiente al año 2001 estuviera dedicadoa analizar el futuro de las células madre y de la medicina regenerativa, aunque laactividad científica sobre estos temas se circunscribía casi exclusivamente al ámbitouniversitario y la comercialización de la tecnología de las células madre estaba aúnpor llegar. Pese a lo dicho, y mirando este asunto desde la perspectiva actual, lasegunda mitad de la década de 1990 puede ser definida —a los efectos que nosocupan— como la de los años de «especulación». Las expectativas eran enormes yel futuro se percibía rebosante de posibilidades. 3. Los años de «austeridad»Sin embargo, el comienzo del siglo XXI deparó una realidad distinta. Los datosDendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):126-137 129
  12. 12. Medicina regenerativa: el surgimiento de una industria Tabla 2. Valor del capital de las empresas de medicina regenerativa con cotización en bolsa16,17,22,23 Año 1997 2000 2003 2007 Valor (millones de dólares) 1.700 2.600 300 4.700que en la década de 1990 indicaban una actividad creciente del sector privado yde la investigación en las universidades, mostraban hacía el año 2003 una mayor«austeridad». Esto hizo que Lysaght y Hazlehurst publicaran en 2004 un artículotitulado Ingeniería de tejidos: el fin del comienzo22; el título lo habían tomado de undiscurso («Esto no es el final, ni siquiera es el comienzo del final, pero tal vez seael fin del comienzo»*) de Sir Winston Churchill pronunciado en 1942, en plenaGuerra Mundial. Afirmación que resultó ser cierta con relación a la guerra y tam-bién a la situación en la que se hallaba la ingeniería de tejidos conforme avanzabael nuevo siglo. Ciertamente, los datos relativos a 2003, tal y como aparecen en la tabla 1,trasmiten un mensaje de «austeridad», pues la actividad del sector privado habíadisminuido un 20% y facturaba unos 487 millones de dólares22. Aunque el númerode unidades de negocio había crecido hasta 89, la cifra de empleados era de unos2.600. Situación que no resultaba llamativa en un mercado que estaba entoncesestancado. De más «austera» aún se puede definir la caída en picado que experi-mentó el valor del capital de las empresas de ingeniería de tejidos que cotizabanen bolsa, que pasó de ser de 2.600 millones de dólares en 2000 a 310 millones dedólares en 2003 (véase tabla 2), lo que en términos porcentuales representó unadisminución del 90%. Pero ¿qué fue lo que les sucedió a las empresas que habían convertido la décadade 1990 en los años de «especulación»? La compañía Advanced Tissue Sciences tuvoque hacer frente a diversas dificultades por no haber calculado de forma realista lamagnitud del mercado y las necesidades de los pacientes. Además tuvo problemasmás propios de la gestión del negocio que debidos a retrasos en los reembolsos decapital. El escollo estaba en el excesivo tiempo que transcurría entre la idea y laterminación del producto, lo que la obligó, en 2002, a declararse en bancarrota. Laempresa Organogenesis sufrió también una serie de contrariedades que la forzarona cerrar. Y, por último, Corticel® que, como se ha dicho, era más un servicio queun producto propiamente dicho, no consiguió que la inversión que se había hechoen su desarrollo tuviese el retorno económico adecuado. En esta etapa pueden identificarse ciertas tendencias dignas de mención. Una deellas fue que la ingeniería tisular, tanto en el ámbito universitario como privado, seestaba convirtiendo en una actividad mundial. Con respecto a la investigación en* N. de la R.- La cita exacta es ésta: «This is not the end. It is not even the beginning of the end. But it isperhaps the end of the beginning».130 Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):126-137
  13. 13. Robert M. Neremlas universidades, hay que decir que, mientras que en el año 2000 el 80% se desa-rrollaba en centros ubicados en EEUU, en 2003 este porcentaje se había reducido aun 54%. Otro hecho interesante de señalar fue que el sector privado también abriólíneas de investigación con células madre. En cierta medida, la caída de actividadque registraron los productos para piel y cartílago en el sector privado, que supusouna pérdida de 1.500 equivalentes a tiempo completo (full time equivalents, FTE)*fue contrarrestada, al menos en parte, por los 300 empleados nuevos que genera-ron las unidades de negocio dedicadas a las células madre. Ello se debió a que lasempresas o unidades de negocio centradas en esta actividad habían crecido en un42%, lo que demuestra que en la década de 1990 la ciencia básica de las célulasmadre había encontrado ya un hueco en el mercado. 4. «Regreso al futuro»Mientras que el informe de 2003 nos hacía pensar en «austeridad», los datos rela-tivos a 2007, recopilados por Lysaght y col.23, proporcionaban pruebas de que elcampo de la ingeniería de tejidos y de la medicina regenerativa había rebrotado.En verdad, este campo, que siempre se había percibido como muy prometedor yde gran potencial, actualmente ha retrocedido a lo que podemos denominar unfuturo «lleno de esperanzas», en el que es posible que ese potencial y esas promesaslleguen a concretarse. Como se muestra en la última columna de la tabla 1, en 2007 la actividad totaldel sector privado había remontado hasta alcanzar 2.400 millones de dólares. Amediados de 2007 había unas 167 empresas o unidades de negocio en el sectorprivado que podían considerarse de ingeniería tisular y medicina regenerativa, ydaban trabajo a más de 3.000 personas. Aproximadamente medio centenar de esasempresas ofrecían productos y servicios, y en general obtenían beneficios. Ademásse estaban constituyendo 110 empresas que tenían 55 productos con los que seestaban realizando ensayos clínicos supervisados por la FDA. Tomado todo esto ensu conjunto, la cifra de empleados en este campo en el sector privado ascendía amás de 6.000. Por otro lado, el valor del capital de las empresas que cotizaban enbolsa, que había aumentado desde 300 millones de dólares en 2003 hasta 4.700millones de dólares en 2007, ofrecía otra prueba de este repunte. Este cambio detendencia tan notable se muestra en la tabla 2. De los 2.400 millones de dólares que movía la actividad del sector privado en2007, más de la mitad —unos 1.300 millones de dólares— provenía de la ven-ta de productos. De éstos, más del 50% estaba ligado a INFUSE®, una proteínarecombinante para la morfogénesis ósea [rhBMP-2] desarrollada por la compañía* N. de la R.- Un «equivalente a tiempo completo» es el número de horas trabajadas por un recurso divididopor el número estándar de horas de trabajo de la compañía o de la división. Un recurso que trabaja a tiempocompleto tiene un FTE de 1.Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):126-137 131
  14. 14. Medicina regenerativa: el surgimiento de una industriaMedtronic (Minneapolis, Minnesota). Aunque se trataba de un producto con unéxito notable, que actuaba a través de un mecanismo de acción que involucraba alas células in vivo, no se podía considerar estrictamente un producto celular. Otros elementos que contribuyeron a esas ventas de 1.300 millones de dólaresen 2007 fueron los sustitutos vivos de células cutáneas y de cartílago. En relacióna los primeros, hay que señalar que la empresa Organogenesis había logrado salirde la bancarrota y estaba comenzando a lanzar un producto cada trimestre. Por elcontrario, Advanced Tissue Sciences nunca pudo superar la crisis que determinósu cierre en 2002. Sin embargo, sus productos fueron adquiridos por una nuevaempresa, Advanced BioHealing (Westport, Connecticut), por lo que Transcyte® yDermagraft® volvieron de nuevo a estar presentes en el mercado. Genzyme siguiócomercializando Epicel® y Carticel®. Lo que representaba en términos económicosun total de 90 millones de dólares en 2007. Otro factor que contribuyó a la formación de ese mercado de 1.300 millonesde dólares fueron las ventas de lo que Lysaght y col. han llamado biomaterialesregenerativos23, que alcanzaron la cifra de 240 millones de dólares; una importanteparte de ella se debió a la venta de submucosa del intestino delgado (small intestinesubmucosa, SIS), un producto procedente de la matriz extracelular del cerdo24,25.DePuy Orthopaedics (Warsaw, Indiana), una empresa del grupo Johnson & John-son, había adquirido los derechos de SIS para el mercado de la traumatología yortopedia, a lo que había que sumar un producto suyo, denominado Restore® (unimplante de tejido blando ortobiológico), que obtuvo la aprobación de la FDA afinales de la década de 1990 a través del procedimiento 510 K*. Por otro lado, laempresa Cook Biotech (West Lafayette, Indiana) tenía los derechos para comercializarla SIS en otras indicaciones, por lo que, siguiendo el ejemplo de DePuy, tambiénobtuvo la aprobación de la FDA mediante el procedimiento 510 K. Los productosmás exitosos de Cook Biotech han sido los empleados para la eventración, la herniade hiato y la hernia inguinal, así como su matriz para las heridas crónicas y sutaponador para fístulas (M. Hiles, 2010, comunicación personal). Desde 2000 másde un millón de pacientes han sido tratados con productos de Cook Biotech. Sinembargo, dado que esta compañía es privada, no existen datos disponibles acercade sus cifras de ventas. Para finalizar, hay que apuntar otro factor que influyó en las ventas de 2007: elmercado creado alrededor de las células madre del cordón umbilical y los bancosprivados de estas células superó los 270 millones de dólares en ventas. Por otrolado, como este área de negocio está constituido a base de servicios y no de unproducto, y la SIS e INFUSE® son preparados acelulares, puede colegirse que lasventas reales para 2007 de productos basados en células se situaron entre los 100 ylos 200 millones de dólares26, una cifra que supuso el 10-15% de los 1.300 millonesde dólares que sumaron las ventas totales de 2007. Los datos de 2007 publicados por Lysaght y cols23 también mostraban otros as-pectos de interés. Por ejemplo, que de las empresas que trabajaban con productos132 Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):126-137
  15. 15. Robert M. Nerem Tabla 3. Actividad, durante 2007, en el sector privado de las células madre23. N.o de unidades Empleados a tiempo Facturación en de negocio completo (FTE) millones de dólares Actividad preclínica 41 744 230 Actividad en el estadio 25 687 277 de ensayos clínicos Comercial 25 1.391 273 Total 91 2.822 780celulares, el 63% lo hacía con células alogénicas y el 37% con células autólogas.Con el fin de desglosar la actividad del sector privado que estaba en crecimiento,el total de este mercado de productos celulares, que representaba 864 millones dedólares, fue dividido por los autores en cuatro categorías distintas: biomaterialesinteractivos, 84 millones de dólares; células y biomateriales, 210 millones de dóla-res; células madre, 507 millones de dólares, y «otros», 55 millones de dólares. Estascifras indican que en 2007 las ventas de células madre proporcionaban claramentela mayor rentabilidad a este sector privado en desarrollo. Si las cifras relativas a las células madre se estudian en detalle27, se consigue uncuadro más completo para 2007, que se presenta en la tabla 3. Como puede ob-servarse, había más de 2.800 empleados a tiempo completo en el sector privado delas células madre, lo que equivalía casi a la mitad del total de empleos en dichoaño. No obstante, de los empleados a tiempo completo en el área de las célulasmadre, aproximadamente la mitad se dedicaban a temas comerciales —tal y comose ha observado anteriormente en relación a los bancos de células madre procedentesde cordón umbilical—, mientras que la otra mitad ocupaba su tiempo en laboresrelacionadas con ensayos preclínicos y clínicos. Existían 91 empresas operando en elcampo de las células madre, de las que 66 tenían su actividad en el ámbito preclínicoo clínico. Del total, el 61% estaba centrado en las células madre adultas, el 12% enlas células madre embrionarias y el 27% en las células madre del cordón umbilical. El inicio de actividades comerciales relacionadas con las células madre en el sec-tor privado también ha sido estudiado en un informe más reciente firmado porRobin Young29, donde se presenta una proyección del mercado hasta el año 2020,comenzando con datos registrados en 2005. En 2007, año del que disponemos delos datos investigados por Lysaght27, el estudio de Young informa de unos ingresostotales de 34 millones de dólares. Para 2010, año en el que redactó este artículo,el estudio pronostica unos ingresos totales de unos 145 millones de dólares y decasi 8.000 millones de dólares para 2020. Uno de los avances de esta primera década del siglo XXI ha sido la posibilidad* N. de la R.- Así se denominan los registros que se presentan en el Center for Biologics Evaluation andResearch (CBER) de la FDA.Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):126-137 133
  16. 16. Medicina regenerativa: el surgimiento de una industriade reprogramar aparentemente las células somáticas en células pluripotenciales, de-nominadas células madre pluripotenciales inducidas (induced pluripotent stem cells,iPS). A pesar de lo apasionante que pueda resultar esto, todavía quedan muchascuestiones por resolver20, por lo que la influencia que va a tener esta circunstanciaen el mercado de la medicina regenerativa aún se desconoce en gran medida. 5. Discusión y conclusionesA lo largo de las dos últimas décadas, la industria asociada a la ingeniería de tejidos ya la medicina regenerativa no ha dejado de evolucionar. Aunque todavía se encuentraen desarrollo, especialmente si la comparamos con la industria farmacéutica y la delos dispositivos médicos, se ha convertido —como afirman Mason y Manzotti30 enuna reciente publicación— en un «nuevo sector con credibilidad». Estos autorescalculan que, en el campo de la medicina regenerativa, se han producido 675.000tratamientos celulares para 323.000 pacientes, lo que supone un mercado anualque ingresa entre 100 y 200 millones de dólares. Si a esto añadimos los productosacelulares, como la INFUSE® de Medtronics y las diversas aplicaciones de la SIS,las cifras aumentan considerablemente. Así pues, el futuro sigue siendo muy esperanzador. Como se ha observado ante-riormente, los años de «especulación» estuvieron estimulados en parte por el bom-bo publicitario de los medios de comunicación. Un ejemplo de ello lo podemosencontrar en el programa «Good Morning», de septiembre de 1999, de la cadenade televisión estadounidense ABC en el que se consideró la ingeniería de tejidos yla medicina genética como «el mayor logro científico del siglo XX»31. No obstante,ambas aún tienen que demostrar lo que son. En 2000 la revista de negocios Barrons,en un artículo titulado Partes corporales de repuesto («Spare body parts»), anunciabael advenimiento de una industria de 100.000 millones de dólares32, mientras quela revista Time, en su número del 22 de mayo de ese año (2010), situaba a la in-geniería de tejidos al principio de su lista de empleos más demandados en el sigloXXI. Con todo este bombo publicitario, la «austeridad» con la que empezó el sigloXXI puede haber tenido, al menos, un efecto positivo, pues introdujo la necesariadosis de realismo para evaluar el campo de la ingeniería de tejidos y la medicinaregenerativa, y pronosticar su crecimiento y el de su industria asociada. Los datos de 2007, considerados conjuntamente con las predicciones de RobinYoung sobre la actividad industrial inducida por las posibilidades que brindan lascélulas madre, sugieren una tendencia al alza que continuará a medida que nosadentremos en el siglo XXI. Robin Young no solo vaticina un aumento continua-do en la actividad del sector privado de las células madre, sino también se lanzaa pronosticar en qué áreas se manifestará mayormente ese crecimiento en el año2020. La lista la encabeza la traumatología y ortopedia, seguida de la reparacióndel tejido nervioso, la patología cardiovascular y las aplicaciones dirigidas a la in-flamación y la diabetes.134 Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):126-137
  17. 17. Robert M. Nerem Otra predicción sobre el futuro viene de A. Amed (comunicación personal), quienha contabilizado en 2010 más de 175 productos en desarrollo en el campo de lamedicina regenerativa, además de los 28 que ya se encuentran en el mercado, lamayor parte dirigidos a la piel y a la traumatología. Estos 175 productos se hallanentre la fase inicial de investigación y desarrollo, y la final, previa a la comerciali-zación, es decir, pasando los ensayos clínicos en fase III. De este total, más de 125son lo que podrían llamarse productos derivados de células (acelulares). Conforme nos hemos ido aproximando al final de la primera década del siglo XXI,parece que el futuro se ha ido haciendo más prometedor. Aunque a esta industriatodavía le queda un largo camino para convertirse en una de las importantes, sigueteniendo un notable potencial, que avala la actual tendencia al alza y su progresopuesto de manifiesto por distintos informes publicados recientemente. Es esencial disponer de una industria poderosa para hacer frente a la ampliavariedad de necesidades de los pacientes, incluyendo lo que puede denominarse la«crisis del trasplante», es decir, la discrepancia entre la oferta y la demanda de órga-nos33. También es necesario comercializar la tecnología de la medicina regenerativapara que pueda disponerse de la forma más amplia posible de las terapéuticas quebrinda, no solo en centros médicos seleccionados, sino también en el vasto abanicode hospitales que atienden a pacientes en todo el mundo. Para que la comercialización resulte satisfactoria es preciso contar con un marcoregulatorio y de reembolso. Con relación a lo primero, aunque la FDA está modi-ficando las normas de autorización para las terapéuticas basadas en células, debenintroducirse importantes cambios para los productos que surjan en el campo de lamedicina regenerativa en el siglo XXI. Por lo tanto, las agencias reguladoras debendesarrollar los procesos oportunos para reglamentar la prescripción segura y eficazde terapéuticas clínicas basadas en los avances de la medicina regenerativa. En loreferente al rembolso, nos enfrentamos a una cuestión crítica, ya que interviene untercer agente, el pagador. Éste tiene que proporcionar la financiación necesaria aaquellos enfoques que sean prometedores y subvencionar las terapéuticas de medicinaregenerativa que puedan mejorar significativamente la atención médica. Además, espreciso que el médico acepte estas nuevas formas de tratamiento. En fin, conviene recordar que la comercialización de la biotecnología ha sidosiempre un proceso lento. Ejemplo de ello es la industria de los anticuerpos mono-clonales, que ha tardado décadas en madurar y ser rentable. Así pues, no deberíansorprendernos los «altibajos» en el mercado de la ingeniería de tejidos y la medicinaregenerativa. Como ya se ha dicho, estamos ante un futuro más prometedor, lo que,unido a los continuos avances de la ciencia y la tecnología, hace que la medicinaregenerativa tenga el potencial suficiente para cumplir la promesa de proporcionartratamiento para enfermedades, lesiones o trastornos que carecen en la actualidadde otras opciones. Pero, para que todo esto ocurra, es necesario contar con unaindustria que sea entusiasta de la medicina regenerativa. •••Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):126-137 135
  18. 18. Medicina regenerativa: el surgimiento de una industriaRobert M. Nerem es director del Georgia Tech/Emory Center for RegenerativeMedicine, fundado en 1998 como un Engineering Research Center de la Natio-nal Science Foundation, profesor del Georgia Institute of Technology de Atlanta(Georgia, EEUU), y profesor visitante en la Universidad Nacional de Chonbuk enJeon-ju (Corea del Sur). Gran parte de los datos utilizados en este artículo proce-den de una serie de publicaciones del Dr. Michael Lysaght y sus colaboradores. Elautor, por lo tanto, está en deuda con todos ellos, siendo en realidad este artículoun homenaje al Dr. Lysaght, fallecido en noviembre de 2009, a quien le debemosmuchas cosas, pues contribuyó de una forma muy amplia al campo de la ingenieríade tejidos y la medicina regenerativa; una de sus contribuciones son los datos querecogió junto con su equipo, que no solo dieron lugar a una serie de publicaciones,sino que también constituyen una información de valor histórico en este campoque avanza hacia el futuro. Bibliografía1 Carrel A, Lindbergh C. The culture of organs. New York, NY: Paul B. Hoeber, Inc, Harper Brothers; 1938.2 Friedman DM. The Immortalists. New York: Ecco, 2007.3 Skalak R, Fox C. NSF Workshop, UCLA Symp. Molecular and cellular biology, New York, NY: Alan R. Liss; 1988.4 Langer R, Vacanti JP. Tissue engineering. Science. 1993;260:920-925.5 Nerem RM. Tissue engineering confronting the transplantation crisis: tissue engineering, stem cells, and gene therapies. Elçin YM (ed.). New York, NY: Kluwer Academic Plenum Publishers; 2005. p. 1-9.6 Lysaght MJ. Product development in tissue engineering. Tissue Eng. 1995;1:221-228.7 Yannas IV, Burke JF. Design of an artificial skin I: basic principles. J Biomed Mater Res. 1980;14:65-81.8 Burke JF, Yannas IV, Quinby Jr WC. Successful use of a physiologically acceptable artificial skin in the treatment of extensive burn injury. Ann Surg. 1981 ;194:413-428.9 Yannas IV. Studies on the biological activity of the dermal regeneration template. 1998. Wound Repair Regen.1998;6;518-523.10 Naughton G, Mansbridge J, Gentzkow G. A metabolically active dermal human replacement for the treatment of diabetic foot ulcers. Artif Organs. 1997;21:1203-1210.11 Bell E et al. The reconstitution of living skin. Science. 1981;211:1042-1054.12 Parenteau N. Skin: the first tissue-engineered products–the organogenesis story. Sci Am. 1999; 280:84-85.13 Rheinwald JG, Green H. Epidermal growth factor and the multiplication of cultured epidermal keratinocytes. Nature. 1997;265:421-424.14 Green H. Cultured cells for treatment of disease. Sci Am. 1991;72:64-70.15 Brittberg M, Lindahl A, Nilsson A, Ohlsson C, Isakson O, Peterson I. Treatment of deep cartilage defects in the knee with autologous chondrocyte transplantation. New Engl J Med. 1994;331:889-895.16 Lysaght MJ, Nguy NA, Sullivan K. An economic survey of the emerging tissue engineering industry. Tissue Eng. 1998;4:231-238.17 Lysaght MJ, Reyes J. The growth of tissue engineering. Tissue Eng. 2001;7:485-493.18 Shamblott MJ et al. Derivation of pluripotent stem cells from cultured human primordial germ cells. Proc Natl Acad Sci USA. 1998;95:13.726-13.731.19 Thomson JA et al. Embryonic stem cell lines derived from human blastocysts. Science. 1998;282:1145-1147.136 Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):126-137
  19. 19. Robert M. Nerem20 Caplan AL, Bruder SP. Mesenchymal stem cells: Building blocks for molecular medicine in the 21st century. Trends Mol Med. 2001; 7:259-264.21 National Academies Report. Stem cells and the future of regenerative medicine. Washington, DC: National Academic Press; 2001.22 Lysaght MJ, Hazelhurst AL. Tissue engineering: the end of the beginning. 2004;20:309-320.23 Lysaght MJ, Jaklenec A, Deweert E. Great expectations: private sector activity in tissue engineering, regenerative medicine, and stem cell therapeutics. Tissue Eng. 2008;14:302-315.24 Badylak SF et al. Naturally occurring ECMs as scaffolds for musculoskeletal repair. Clin Ortho Relat Res. 1999;3675:333-343.25 Lindbergh K, Badylak S. Porcine small intestine submucosa (SIS): a bioscaffold supporting in vi- tro primary epidermal cell differentiation and syntheses of basement membrane proteins. Burns. 2001;27:254-256.26 Mason C, Manzotti M. Regenerative medicine cell therapies: numbers of units manufactured and patients treated between 1998 and 2010. Regen Med. 2010;5:307.313.27 Lysaght MJ, Jaklenec A, Deweert E. Great expectations: private sector activity in tissue engineering, regenerative medicine, and stem cell therapeutics. Tissue Eng. 2008;14:302-315.28 Young RR. Stem cell summit executive summary. New York, NY: RRY Publications; 2010.29 Yamanaka S. A fresh look at iPS cells. Cell. 2009;137:13-17.30 Mason C, Manzotti M. Regenerative medicine cell therapies: numbers of units manufactured and patients treated between 1998 and 2010. Regen Med. 2010;5:307.313.31 Gillian M. Good Morning America. 1999 Abr 29.32 Palmer J. Spare body parts. Barron, 2002 mayo 15.33 Nerem RM. Tissue engineering confronting the transplantation crisis: tissue engineering, stem cells, and gene therapies. Elcin YM, editor. New York, NY: Kluwer Academic Plenum Publishers; 2005. p. 1-9.Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):126-137 137
  20. 20. El caso de Elvis el viejo de la Sima de los Huesos ArtículoEl caso de Elvis el viejode la Sima de los Huesos The case of Elvis the elder from the Sima de los Huesos Alejandro Bonmatí, Asier Gómez-Olivencia, Juan Luis Arsuaga, José Miguel Carretero, Ana Gracia, Ignacio Martínez, Carlos Lorenzo* Resumen En el yacimiento de la Sima de los Huesos de Atapuerca se hanrecuperado hasta la fecha varios miles de restos fósiles de la especie humana Homoheidelbergensis. A esta colección pertenecen los restos de una pelvis y de parte deltronco de un individuo de edad avanzada de hace medio millón de años, que sufríaun cierto grado de minusvalía locomotriz. Estos fósiles constituyen la evidencia másantigua encontrada hasta la fecha de un humano de edad avanzada con signos clarosde envejecimiento y discapacidad. La supervivencia de este individuo puede puedeinterpretarse como un indicio del cuidado social dispensado en el pasado remotoa los mayores del grupo. Palabras clave Evolución humana. Sima de los Huesos. Atapuerca. Paleopatología.Pelvis. Vértebras. Abstract Several thousands of fossil remains from a human species, namedHomo heidelbergensis, have been recovered from the Sima de los Huesos site inAtapuerca. An almost complete pelvis and part of the trunk of an aged humanindividual that lived around half a million years ago are part of this fossil sample.This individual suffered from locomotive impairments to some extent. These fos-* Los autores pertenecen al equipo investigador de Atapuerca que excava en el yacimiento de la Simade los Huesos (Atapuerca, España).138 Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):138-146
  21. 21. Alejandro Bonmatí y cols.sils are the most ancient evidence to date of the body of an advanced age humanindividual with evident signs of aging and impairment. The survival of this han-dicapped individual could be indicative of the social care given to the elderly inthe distant past. Key words Human evolution. Sima de los Huesos. Atapuerca. Paleopatology.Pelvis. Vertebrae. En el centro de la provincia de Burgos se levanta tímidamente lasierra de Atapuerca, una pequeña elevación que alberga y da nombre a un conjuntode yacimientos arqueopaleontológicos. La Sierra se ubica en el interior del Corredorde la Bureba, un paso natural que conecta las cuencas de los ríos Ebro y Duero.Al Norte está delimitada por la cordillera Cantábrica y al Sur, primero por el valledel río Arlanzón y, más allá, por las estribaciones septentrionales de la sierra de laDemanda. Se trata de un enclave especial, tanto por su rico contenido fósil comopor la diversidad actual de sus ecosistemas. Asimismo, su nombre también figuraen los libros de Historia. En sus laderas tuvo lugar la Batalla de Atapuerca, que enel siglo XI mantuvo en liza a los reyes castellano y navarro por este territorio. Enla actualidad, sigue siendo paso de numerosos peregrinos que la atraviesan en suruta por el Camino de Santiago. El descubrimiento de los yacimientos se debe en gran medida a la construcción,a finales del siglo XIX, de un ferrocarril minero que discurría desde la sierra de laDemanda hasta los astilleros vascos. El trazado de la vía a su paso por la sierra deAtapuerca atravesaba la parte inferior de su ladera occidental. La caliza que componela Sierra se formó en un mar poco profundo a finales del Cretácico, hace más de65 millones de años, y más tarde estuvo sometida a esfuerzos tectónicos que dieronlugar a su levantamiento y emersión. Su superficie quedó entonces expuesta a laacción erosiva del agua, que fue horadando un complejo sistema de cuevas en suinterior. Posteriormente y en distintos momentos, algunas de estas cuevas se abrieronal exterior y se fueron rellenando de sedimentos y restos de plantas y animales. Elposterior trazado del ferrocarril minero seccionó algunas de ellas y puso al descu-bierto parte de los sedimentos con fósiles. Mientras, otros conductos quedaron a salvo de esta obra civil. A unos 500 metrosde la Trinchera del Ferrocarril se abre una grieta en la superficie de la Sierra queda paso a la entrada de la Cueva Mayor, un complejo y largo sistema kárstico.Caminando unos 800 metros por uno de sus ramales se llega a una cavidad dereducidas dimensiones, el yacimiento de la Sima de los Huesos, al que se accedeDendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):138-146 139
  22. 22. El caso de Elvis el viejo de la Sima de los Huesos El yacimiento de la Sima de los Huesos, de donde se han recuperado fósiles humanos de al menos 28 individuos (©Javier Trueba/Madrid Scientific Film).tras descender un pozo de unos 15 metros de caída (Figura 1) (Arsuaga et al.,1997). Allí se excava desde 1984 y en su interior se han hallado numerosísimosrestos fósiles de osos y, lo que es más raro, de humanos. La edad de estos restoshumanos ronda el medio millón de años y se han asignado a la especie fósil Homoheidelbergensis (Arsuaga y Martínez, 2004; Bischoff et al., 2007). Esta especie noestá emparentada directamente con nosotros, sino con los neandertales, con quienesforma una rama diferente de la evolución humana (Arsuaga y Martínez, 1998).Con el paso de los años, la colección de restos humanos ha superado ampliamentelos 6.000 fósiles, que pertenecen al menos a 28 individuos. Todas las regiones delesqueleto están aquí conservadas, incluso los huesecillos del oído medio (Martínez etal., 2004). Sin embargo, aún no ha sido encontrado ningún esqueleto en conexiónanatómica in situ, y solo en contadas ocasiones pueden atribuirse dos o más huesosa un mismo individuo. Afortunadamente, existen pruebas sólidas para pensar quelos fósiles de una pelvis y de un conjunto de vértebras lumbares formaron partedel mismo esqueleto. El individuo al que perteneció recibe el apodo de Elvis, y susprimeros restos fueron desenterrados en 1994.140 Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):138-146
  23. 23. Alejandro Bonmatí y cols. 1. Nace una estrellaAntes de comenzar la campaña de excavación del año 1994, la colección de la Simade los Huesos se componía ya de un notable número de restos humanos. Entreellos había tres cráneos muy completos y numerosos fósiles poscraneales, incluidosalgunos restos pélvicos (Cervera et al., 1998). La pelvis humana se compone de losdos huesos de la cadera, o coxales, y del sacro. Estos tres elementos se unen entresí para formar un anillo óseo firme, que sirve de enlace entre la columna vertebraly las piernas (Platzer, 2000). Hasta aquella campaña, ninguno de los coxales ysacros de la colección se asociaba entre sí. Nada extraño si se echaba un vistazoal registro fósil mundial, más bien yermo en cuanto a pelvis humanas completas.Por suerte, las cosas cambiaron aquel año. En una planta de apenas medio metrocuadrado aparecieron dos coxales y un sacro, que a pesar de estar fragmentados envarias piezas, estaban en un estado de conservación excepcionalmente bueno. En ellaboratorio se comenzó a trabajar para restaurar cada una de las piezas y ya entoncesse vislumbraba lo que más tarde se confirmó: los tres fósiles pertenecían a un únicoindividuo y en su conjunto formaban la pelvis más completa y mejor conservada deuna especie humana fósil. El estudio en profundidad de la pelvis de Elvis culminóen un artículo, publicado cinco años más tarde en Nature (Arsuaga et al., 1999). Si hay algo que llama fuertemente la atención de esta pelvis es su tamaño y robus-tez. Se trata con seguridad de un individuo masculino, para el que se ha estimadouna estatura similar a la del promedio actual del mismo sexo (alrededor del 1,75 m),pero una masa corporal mucho más elevada, alrededor de 95 kg, suponiendo queno padeciese sobrepeso. Otros restos pélvicos de la colección muestran dimensionessimilares e incluso superiores a las de Elvis, lo que indica que sus cuerpos eranmás anchos y pesados que los nuestros, que son más esbeltos y ligeros. A pesar deque el registro fósil humano es escaso y fragmentario, los homínidos más antiguos,como los australopitecos, las primeras especies del género Homo y los neandertales,comparten un patrón pélvico similar al de Elvis. En nuestra opinión, este hechoindica que existía un modelo corporal primitivo que estaba generalizado entre loshomínidos, y que dio paso a otro caracterizado por cuerpos más delgados y grácilesen el hombre anatómicamente moderno. ¿A qué edad falleció Elvis? Las superficies articulares, que unen los coxales con elsacro (superficies auriculares), y aquellas donde ambos coxales se articulan entre sí(mediante la sínfisis púbica), sufren en nuestra especie un desgaste con la edad. Estassuperficies, que en la juventud presentan un aspecto suavemente ondulado, cambianprogresivamente con los años hacia formas más desestructuradas, rugosas y porosas.Estas modificaciones se suceden siguiendo un patrón que es utilizado hoy día porlos forenses para determinar la edad de muerte de los individuos. Por otro lado, elestudio de las superficies articulares en Elvis —y en el resto de la colección de la Simade los Huesos— ha permitido establecer una secuencia de cambios en su aspectoequivalente a la actual. Como las articulaciones de Elvis se encuentran entre aquellasDendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):138-146 141
  24. 24. El caso de Elvis el viejo de la Sima de los Huesosde aspecto más irregular y desorganizado, lo podemos situar entre los individuosde mayor edad. Aunque desconocemos si la velocidad a la que tenían lugar dichasmodificaciones en el H. heidelbergensis era equiparable a la nuestra, el aspecto de lasarticulaciones de Elvis corresponde al que se observa en un individuo de edad avanzadaen la actualidad. Con certeza Elvis superaba los 45 años y con mucha probabilidadestaba en su sexta década de vida (Arsuaga et al., 1999; Bonmatí et al., 2010). Enel registro fósil humano anterior a los neandertales no existe aún ninguno otro restofósil del cuerpo que pertenezca a un individuo tan mayor. Además, su edad no sólose manifestaba a través de su pelvis, pues hallazgos posteriores mostraron cómo elenvejecimiento de Elvis había dejado otras huellas en su esqueleto. 2. La articulación de la evidencia: la columna vertebralEn la campaña de 1994, por debajo de los restos de uno de los huesos de la ca-dera, se halló gran parte de una quinta vértebra lumbar, la última de toda la serievertebral y la que engarza con el sacro. Esta vértebra está plenamente desarrollada,es robusta y grande, y articula debidamente con la pelvis de Elvis. En 1998, y aunos escasos 15 centímetros al suroeste de donde apareció la pelvis, se desente-rró un conjunto de fragmentos vertebrales. Tras largas horas y días de metódicarestauración, se completaron cuatro vértebras lumbares pertenecientes a un únicoindividuo. Dado que tenían un notable tamaño y estaban totalmente osificadas, elpaso siguiente resultaba obvio: comprobar si estas cuatro vértebras se articulabancon aquella quinta y última lumbar aparecida en el año 1994 junto a la pelvis. Yefectivamente, toda la serie encajaba. Era la región lumbar de Elvis, y gracias a ellase podían tratar otros aspectos de su biografía como la postura de su cuerpo y lasenfermedades que sufrió en vida. Nuestro equipo decidió entonces abordar un nuevoestudio, que vio la luz en 2010 (Bonmatí et al., 2010) (Figura 2). A continuaciónfiguran algunos de sus resultados y conclusiones. 3. Los fósiles sometidos a interrogatorioEl tronco y la pelvis de Elvis poseen algunos rasgos particulares que no coincidencon la anatomía de otros fósiles de la Sima de los Huesos, ni tampoco con los quese asocian a una condición normal o saludable en las poblaciones modernas. Estascaracterísticas se consideran en la actualidad signos patológicos que se relacionancon deformidades en la columna y alteraciones posturales, y son causa de dolenciasen la región lumbar. La columna vertebral humana se compone de una serie de vértebras, normalmente23-24, separadas entre sí por discos intervertebrales (Platzer, 2000; Pilbeam, 2004).Estos anillos se articulan con las vértebras a través del cuerpo vertebral, una estructura142 Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):138-146
  25. 25. Alejandro Bonmatí y cols.discoidal que forma la parteanterior de cada vértebra.Por detrás del cuerpo, lasvértebras presentan una es-tructura en forma de arco,rematada por una promi-nencia ósea o apófisis espino-sa. Cada vértebra se articulacon las adyacentes mediantelos discos intervertebrales ydos pares de carillas articu-lares situadas en el arco. La columna vertebral des-cribe tres curvaturas caracte-rísticas a lo largo del planosagital del cuerpo, circuns-critas a las regiones cervical,torácica y lumbar. La prime-ra y la última describen unaprominencia o convexidadanterior, denominada lor-dosis, y la segunda describeuna convexidad posterior, o Reconstrucción tridimensional a partir de imágenes decifosis. Estas curvaturas son TAC de la pelvis y la región lumbar de Elvis (©Centroposibles gracias a la forma UCM-ICSIII de Evolución y Comportamiento Humanos).de los discos intervertebra-les y al acuñamiento de loscuerpos vertebrales. Una alteración en la forma de estas cuñas de hueso o de los discospuede dar lugar a que las curvaturas se exageren, se atenúen o incluso se inviertan.En el caso de Elvis, los cuerpos de la segunda a la cuarta vértebra lumbar estánintensamente remodelados, y se acuñan anteriormente mucho más de lo esperablepara un adulto sano de su especie. Este acuñamiento anómalo habría resultado dela degeneración progresiva de los cuerpos vertebrales y habría dado lugar a unafuerte atenuación o incluso a una inversión de la curvatura normal lumbar. Enconsecuencia, la región lumbar de Elvis muy probablemente estaba cóncava haciadelante. Esta deformidad se conoce en la literatura médica actual como cifosislumbar degenerativa. Al mismo tiempo, la progresiva degeneración de los discosintervertebrales habría adelgazado su espesor y reducido la distancia entre vértebras.Este fenómeno habría puesto en contacto los procesos espinosos de la cuarta y laquinta lumbar de Elvis y habría ocasionado su remodelación. Dolencia que recibeen nuestros días el nombre de enfermedad de Baastrup (o Kissing-spines en inglés)(Gómez-Olivencia et al., 2003).Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):138-146 143
  26. 26. El caso de Elvis el viejo de la Sima de los Huesos Al margen de las deformidades en las curvaturas de su columna, la quinta vértebralumbar habría sufrido, además, un desplazamiento anterior de su posición natural enrelación con el sacro. Es lo que se denomina clínicamente como espondilolistesis, ycreemos que en el caso de Elvis era de grado moderado. A esta conclusión llegamostras analizar la remodelación ósea de las carillas articulares izquierdas de estos doselementos, modificadas en tamaño, forma y orientación. En suma, resultaba evidenteque la calidad de vida de Elvis estuvo disminuida respecto a la de los individuosmás jóvenes y sanos del grupo, pero ¿hasta qué punto? 4. La pesada carga de los añosLa capacidad de Elvis a la hora de mantener una posición erguida era limitada.La posición encorvada que se habría visto obligado a adoptar desplazaría parte delpeso de su cuerpo hacia adelante, lo que requeriría de algún tipo de compensaciónpostural o muscular para evitar que su tronco se venciese por delante de sus piernas(doblando las rodillas, o forzando los músculos glúteos o los isquiotibiales de losmuslos). En estas circunstancias, no podemos dejar de imaginarnos al viejo Elvisempuñando un báculo para mantenerse en pie y salvaguardar el decoro de su es-tampa. Para su desgracia, había varios procesos inflamatorios activos en el momentode su muerte, y los dolores derivados de la lumbalgia crónica y de la enfermedadde Baastrup serían un constante calvario. Probablemente en la actualidad, el cuadroclínico de Elvis se hubiera tratado de resolver en un quirófano. Elvis estaba afectado por una importante discapacidad motora, a causa de la cualandaba más despacio, daba pasos cortos, necesitaba períodos largos de descanso ytenía serias dificultades para levantar objetos pesados. Estas circunstancias le habríanimpedido participar, por ejemplo, en las partidas de caza del grupo. El grado dedegeneración de las vértebras nos hace pensar que vivió con estas discapacidadesdurante mucho tiempo, por lo que no podemos descartar que Elvis fuese ayudadopor parte del grupo social nómada al que pertenecía. Este espíritu social y altruistapuede tener sentido en una etapa de la historia donde el conocimiento no se trans-mitía mediante la escritura y, por lo tanto, la experiencia y la sabiduría de los másmayores suponía ciertas ventajas para la comunidad. Dicho acervo daría cohesiónal grupo y aumentaría sus probabilidades de supervivencia. En todo caso, debemosser cautos, pues se sabe que existen primates que han sobrevivido en la naturalezacon graves discapacidades permanentes (Lovell, 1990). 5. La humanidad de los primatesEn los primates existen ciertas formas de altruismo. En los chimpancés, por ejemplo,a veces la ayuda tiene lugar sin existir grado de parentesco o beneficio inmediato144 Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):138-146
  27. 27. Alejandro Bonmatí y cols.por parte del auxiliador, aspectos que se consideraban hasta hace poco exclusivosde los humanos (Warneken et al., 2007). No obstante, el altruismo de los chim-pancés parece tambalearse en situaciones competitivas o cuando hay comida enjuego. Sin embargo, los humanos somos capaces de asistirnos incluso en este tipode circunstancias o incluso sacrificarnos en pos de otro individuo. ¿Cuándo y cómoha surgido el altruismo de características modernas en la evolución humana? Aúnes pronto para decirlo, pero tenemos algunos indicios interesantes. En los neandertales, una especie que habitó Europa entre los 120 y los 30 milaños de antigüedad, existen indicios de posibles cuidados sociales: muchos nean-dertales sobrevivieron a pesar de haber sufrido fracturas de huesos, amputaciones,enfermedades infecciosas o degenerativas. Como hemos visto, la Sima de los Hue-sos aporta un indicio mucho más antiguo de este comportamiento. De hecho,los fósiles de Elvis no son el único vestigio de este tipo que puede encontrarse eneste yacimiento. El estudio de un cráneo (Cráneo 14) de un individuo inmaduro,también de la especie H. heidelbergensis, indica que debido a un cierre prematurode una de sus suturas, presentaba una importante deformidad, por lo que, muyprobablemente padecía trastornos motores y cognitivos (Gracia et al., 2009). Esteindividuo murió en torno a los 10 años y hasta esa edad quizás necesitó de cuidadosespeciales por parte de su grupo. Es posible que todo este cúmulo de evidenciasfósiles indique que el trato a los más desvalidos de otras especies humanas fuesedistinto al que practican los primates y más cercano al nuestro. En este sentido,ciertas adaptaciones acontecidas a lo largo de la evolución del género Homo, comola alimentación carnívora o el dilatado período de desarrollo de los individuos desus distintas especies, podrían haber jugado un papel crítico a la hora de favorecery perfilar el modo en que los humanos ayudamos al prójimo. La Sima de los Huesos es un pozo de información. Y es muy probable que ensu interior encontremos algunas claves que nos sirvan de espejo en el que poderver qué parte de nuestra humanidad compartimos con otras especies, y qué partede sapiens es sólo nuestra. AgradecimientosLas investigaciones en Atapuerca son posibles gracias al trabajo de todos nuestroscompañeros y a la financiación que el proyecto recibe del Ministerio de Cienciae Innovación de España (CGL2009-12703-C03), la Junta de Castilla y León yla Fundación Atapuerca. Alejandro Bonmatí recibió una ayuda predoctoral de laFundación Atapuerca/Duques de Soria; Asier Gómez disfruta de una beca posdoc-toral del Ministerio de Educación (Programa Nacional de Movilidad de RecursosHumanos del Plan Nacional de I+D+I 2008-2011) y Ana Gracia es beneficiaria deun contrato Ramón y Cajal (RYC-2010-06152).Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):138-146 145
  28. 28. El caso de Elvis el viejo de la Sima de los Huesos Referencias y literatura recomendada• Arsuaga JL, Lorenzo C, Carretero JM, Gracia A, Martínez I, García N, Bermúdez de Castro JM y Carbonell E (1999) A complete human pelvis from the Middle Pleistocene of Spain. Nature 399:255-258.• Arsuaga JL y Martínez I (1998) La especie elegida. Barcelona: Ediciones Temas de Hoy, S.A.• Arsuaga JL y Martínez I (2004) Atapuerca y la evolución humana. Barcelona: Fundació Caixa Catalunya.• Arsuaga JL, Martínez I, Gracia A, Carretero JM, Lorenzo C, García N y Ortega AI (1997) Sima de los Huesos (Sierra de Atapuerca, Spain). The site. J Hum Evol. 33:109-127.• Bischoff JL, Williams RW, Rosenbauer RJ, Aramburu A, Arsuaga JL, García N y Cuenca-Bescós G (2007) High-Resolution U-series dates from the Sima de los Huesos hominids yields 600+∞-66 kyrs: implications for the evolution of the early Neanderthal lineage. J Archaeol Sci. 34:763-770.• Bonmatí A, Gómez-Olivencia A, Arsuaga JL, Carretero JM, Gracia A, Martínez I, Lorenzo C, Bermúdez de Castro JM y Carbonell E (2010) Middle Pleistocene lower back and pelvis from an aged human indi- vidual from the Sima de los Huesos site, Spain. Proc Natl Acad Sci. USA. 107:18386-18391.• Cervera J, Arsuaga JL, Carbonell E, y Bérmudez de Castro JM (1998) Atapuerca. Un millón de años de historia. Madrid: Plot ediciones.• Gómez-Olivencia A, Carretero JM, Arsuaga JL, Martínez I, Quam R, Lorenzo C, Gracia A, García N, Ortega AI y Rodríguez L (2003) La columna vertebral de los homínidos de la Sima de los Huesos (Sierra de Atapuerca, Burgos). En: Flor G (Editor). Actas de la XI reunión de Cuaternario. AEQUA (Ovie- do):334-339.• Gracia A, Arsuaga JL, Martínez I, Lorenzo C, Carretero JM, Bérmudez de Castro JM y Carbonell E (2009) Craniosynostosis in the Middle Pleistocene human Cranium 14 from the Sima de los Huesos, Atapuerca, Spain. Proc Natl Acad Sci. USA. 106:6573-8.• Lovell NC (1990) Pattern of injury and illness in great apes: a skeletal analysis. Washington, DC: Smith- sonian Institution Press.• Martínez I, Rosa M, Arsuaga JL, Jarabo P, Quam R, Lorenzo C, Gracia A, Carretero JM, Bermúdez de Castro JM, and Carbonell E (2004) Auditory capacities in Middle Pleistocene humans from the Sierra de Atapuerca in Spain. Proc Natl Acad Sci. USA. 101:9976-9981.• Pilbeam D (2004) The anthropoid postcranial axial skeleton: comments on development, variation, and evolution. J Experim Zool (Mol Dev Evol) 302B:241-267.• Platzer W (2000) Atlas de Anatomía: aparato locomotor. Barcelona: Ed. Omega.• Warneken F, Hare B, Melis AP, Hanus D y Tomasello M (2007) Spontaneous altruism by chimpanzees and young children. Plos Biology 5:1414-1420.146 Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):138-146
  29. 29. M.a Teresa Hernández Presas ArtículoAnsel Adams, la naturalezade un fotógrafo Ansel Adams, nature of a photographer M.a Teresa Hernández Presas* Resumen Ansel Adams es conocido por sus fotografías en blanco y negrode los parques naturales de EEUU que son, hoy día, auténticos iconos para losfotógrafos de la naturaleza. Ecologista convencido desde joven, luchó por defen-der la naturaleza en su país. Su principal legado fue elevar la fotografía a un artecomparable a la pintura o la música, igualmente capaz de expresar la emoción y labelleza. Como recordaba a sus alumnos: «Es fácil hacer una fotografía, pero es másdifícil hacer una obra maestra en fotografía que en cualquier otro medio artístico». Palabras clave Ansel Adams. Fotografía. Parques naturales. Sistema de zonas. Vi-sualización. Abstract Ansel Adams is known for his black and white photography’s ofAmerican natural parks that are nowadays true icons for photographers dedicatedto nature. Convinced ecologist since a very young age, fought to defend naturein his country. His main legacy was to elevate photography to an art comparableto painting or music, equally capable of expressing emotion and beauty. As he re-minded his students: «It’s easy to take pictures, although it’s more difficult to createa master piece in photography than in any other artistic field». Key words Ansel Adams. Photography. Natural parks. Zone system. Visualiza-tion.* La autora es veterinaria y fotógrafa.Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):147-159 147
  30. 30. Ansel Adams, la naturaleza de un fotógrafo 1. Sus comienzos y madurez fotográficaAnsel Adams (1902-1984) nació en San Francisco, California, hijo único de unafamilia de clase alta. Su abuelo fundó un próspero negocio de tala de madera,que su padre continuó. Más tarde, Adams condenaría esa misma industria por lamerma producida en los grandes bosques californianos. Sus primeros años, al sur de la base militar de Presidio en San Francisco, estuvieronmarcados por el entorno privilegiado en el que creció, que le permitío fomentar sucuriosidad por la naturaleza en los parajes próximos al Golden Gate. A los cuatroaños, sufrió la devastación producida por el terremoto de San Francisco de 1906,rompiéndose la nariz al golpearse con la valla del jardín. Aunque los médicos lerecomendaron reparar el tabique nasal una vez alcanzada la madurez, nunca lo hizo. El joven Ansel, hiperactivo y propenso a enfermedades leves y a la hipocondría,fue expulsado de varias escuelas por falta de atención, por lo que su padre decidióque debía ser educado en casa por su tía y por él mismo. Adams siempre recordólos años de su infancia y las enseñanzas de su padre, quien le inculcó las ideasde Ralph Waldo Emerson1: vivir una vida modesta y una moral guiada por unaresponsabilidad social hacia el hombre y la naturaleza. Gracias a su memoria foto-gráfica, aprendió rápidamente a leer música y a tocar el piano a los doce años. Lamúsica se convirtió en su principal interés y fue el complemento de su educaciónformal. Más tarde, el piano ocupó una parte fundamental en su vida y, de hecho,se transformó en su profesión como concertista. En 1916, visitó por primera vez con su familia el parque nacional de Yosemiteen California. Tras su primera impresión, escribió: «el esplendor de Yosemite sobrenosotros fue glorioso ... había luz por todas partes ... Una nueva era comienza paramí». Durante dicha visita su padre le regaló su primera cámara, una Caja KodakBrownie, con la que realizó sus primeras fotografías con su entusiasmo habitual.Decidió volver a Yosemite al año siguiente con mejores cámaras y un trípode y eseinvierno aprendió la técnica básica del cuarto oscuro trabajando a tiempo parcialpara un clasificador de fotos de San Francisco. A los 17 años se unió al Club Sierra2, un grupo dedicado a conservar las maravillasy los recursos del mundo natural. Adams, que no podía dejar de sentirse atraído porla magia del paisaje de Yosemite, regresó allí en 1920, pero en esa ocasión comovigilante en el LeConte Lodge. Durante el verano, disfrutó de la vida al aire libre, acampando, haciendo sende-rismo y fotografiando los parajes que tanto le cautivaban. El resto del año trabajómejorando su interpretación y técnica pianística dando clases para conseguir ingresosadicionales y continuar con sus ambiciones musicales. Durante su estancia en Yosemi-1 Poeta y filosofo estadounidense (1803-1882) conocido por sus ideas y ensayos precursores del tras-cendentalismo a principios del siglo XIX.148 Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):147-159
  31. 31. M.a Teresa Hernández Presaste aprovechó sus visitas al estudio dela familia Best, quienes le permitierontocar su piano. Todavía tardó algunosaños en darse cuenta de que sólo po-dría llegar a ser un músico mediocre.Comenzó a colaborar con el estudioBest, que vendía sus fotografías rea-lizadas en Yosemite, caracterizadas yapor la sensibilidad en la composicióny la tonalidad. Con el apoyo y pro-moción de Albert Bender, hombre denegocios y marchante de arte, publicósu primer portfolio Parmelian Printsof the High Sierras tomadas con sucámara de fuelle utilizando placas devidrio y un filtro de color rojo paraaumentar los contrastes tonales. Eseprimer portfolio fue un éxito, susganancias alcanzaron los 3.900 dólaresy pronto recibió encargos comerciales. Adams se dio cuenta de la impor-tancia en la impresión de la imagen, yel esmero y cuidado que debía poner Retrato de Ansel Adams. Apareció por primeraen su reproducción para conseguir los vez en el Yosemite Field School Yearbook, 1950 (©J. Malcolm Greany, US Federal Government;efectos deseados. Por invitación de cortesía de Wikimedia Commons).Bender, se unió al prestigioso ClubRoxburghe, una asociación dedicada ala impresión de calidad y altos están-dares en las artes de la publicación. Estudió técnicas, tintas y diseño que más tardeaplicó a muchos de sus proyectos. Por desgracia, en ese momento la mayor partede su trabajo en cuarto oscuro lo hacía en el sótano de la casa de sus padres, conlas limitaciones que le suponía utilizar un equipo insuficiente. Durante esta épocaexperimentó con enfoques suaves, aguafuerte, bromóleo y otras técnicas pictóricasde los fotógrafos, como Alfred Stieglitz3, e intentó reproducir la fotografía artísticaa imitación de la pintura. En la primavera de 1927, Ansel viajó por primera vez a Nuevo México, a las2 El Club Sierra es una de las organizaciones más antiguas e influyentes de grupos ecologistas en losEstados Unidos. Fue fundada el 28 de mayo de 1892, en San Francisco, California, por el famosoconservacionista y ecologista John Muir.3 Alfred Stieglitz (1864-1946) Fotógrafo y marchante de arte estadounidense, impulsor y principalrepresentante de la corriente fotográfica pictoralista.Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):147-159 149
  32. 32. Ansel Adams, la naturaleza de un fotógrafocolonias de Taos y Santa Fe. Rodeado de artistas, escritores y fotógrafos, no pudoencontrar un lugar mejor para experimentar distintas técnicas y aprender de suentorno. Sus fotografías del pueblo de Taos marcaron una transición en su trabajo.Mantenían todavía su estilo pictórico con enfoques suaves e impresiones cálidas,pero su organización geométrica y su realismo sin sentimentalismo mostraban losprimeros signos en su evolución hacia la fotografía directa. Probablemente estaetapa en Taos hizo que finalmente se inclinara por un enfoque más realista basadoen la nitidez, en un cuidado contraste, una exposición precisa y la artesanía delcuarto oscuro. En 1928, Ansel Adams y Virginia Best se casaron en el valle de Yosemite y sumatrimonio marcó el final de sus ambiciones musicales. Tras la muerte de su padre,Virginia heredó el estudio Best. El estudio, hoy conocido como The Ansel AdamsGallery, sigue siendo propiedad de la familia. A finales de la década de los años 20, empezó a trabajar como fotógrafo oficialpara el Club Sierra. Su papel en el Club creció rápidamente y se convirtió en unaetapa relevante para su éxito como fotógrafo. Con un carácter combativo, sugiriópropuestas de mejora en los parques naturales y pronto fue conocido como el artistadefensor de Yosemite. En los años de la Gran Depresión, algunos fotógrafos como Dorothea Lange yWalker Evans4 sostenían la idea de que su obligación moral era dar a conocer alpúblico la dureza de las condiciones de aquella época a través de su trabajo. A di-ferencia de ellos, Adams se centró en salvaguardar el entorno de Yosemite, en partemotivado por el aumento de la especulación en el valle y, en parte, por el crecientenúmero de visitantes. En 1934 fue elegido miembro de la junta directiva del ClubSierra y en los años en los que estuvo vinculado al club, éste se convirtió en unpoderoso lobby nacional a favor de la protección del medio ambiente. Los años 30 fueron particularmente productivos y el trabajo de Adams alcanzósu madurez. Conoció a Paul Strand5 quien le influyó en gran medida a la hora detomar la decisión de dedicarse profesionalmente a la fotografía. A principio de la década, logró su primera exposición en solitario en el Institu-to Smithsonian con 60 imágenes tomadas en High Sierra en California. Recibióexcelentes críticas del Washington Post, pero, a pesar de su éxito, sintió que sutrabajo no estaba a la altura del de Strand. Decidió entonces incluir en su obranaturaleza muerta y trabajó con esmero y minuciosidad las exposiciones largas aluz natural y diafragmas cerrados, creando detalles nítidos con una amplia gamade tonalidades. Adams también comenzó a publicar ensayos en revistas de fotografía y escribiósu primer manual, Making a Photograph, en 1935. Al mismo tiempo, inició sulabor docente. Siguiendo el ejemplo de Stieglitz, abrió su propia galería de arte yfotografía en San Francisco y empezó a recibir encargos comerciales que le permi-tían complementar sus ingresos. Hasta la década de los setenta, Adams dependióeconómicamente de los proyectos comerciales y algunos de sus clientes eran empre-150 Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):147-159
  33. 33. M.a Teresa Hernández Presassas como American Trust,Kodak, Zeiss, Pacific Gas& Electric, AT&T o la re-vista Fortune. En 1939, colaboró en lacreación del Departamentode fotografía del Museo deArte Moderno de NuevaYork, uno de los primerosdel mundo en tradición eimportancia en el arte dela fotografía. Además, fuecontratado por el Depar-tamento de Interior de losEstados Unidos para realizaralgunos reportajes fotográfi-cos de los parques naciona-les y reservas indias con elfin de decorar los muralesdel propio edificio, perosu trabajo fue interrumpi-do por la Guerra. Durantelos años de la contienda,trabajó como consultor delas Fuerzas Armadas, en laoficina de Información deGuerra, como formador de Pórtico de la Misión de San Jerónimo en Taos Pueblo (Nue-fotógrafos militares y reali- vo México, EEUU). La imagen pertenece a la serie Photogra-zó fotografías de las insta- phs of National Parks and Monuments, 1942 (©Ansel Adams,laciones secretas de Japón National Archives and Records Administration, US Federalen las Aleutianas. Tras el Government; cortesía de Wikimedia Commons).ataque a Pearl Harbor en1941, Adams se interesópor conocer el campo deconcentración de los japoneses-americanos de Manzanar, en California, y pidió per-miso para visitarlo y fotografiarlo. El resultado de aquella visita apareció publicadoen su conocido trabajo Born free and equal: the story of loyal japanese-americans. Durante la década de los cincuenta, la empresa Polaroid le encargó probar los4 Dorothea Lange (1895-1965) y Walker Evans (1903-1975) renombrados fotoperiodistas conocidospor su obra sobre la Gran Depresión.5 Paul Strand (1890-1976), uno de los precursores de la «fotografía directa» o «fotografía realista».Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):147-159 151
  34. 34. Ansel Adams, la naturaleza de un fotógrafo Niñas internadas practicando calistenia en el Campo de concentración Manzanar (Owens Valley, California, EEUU), 1943 (©Ansel Adams, National Archives and Records Administration, US Federal Government; cortesía de Wikimedia Commons). primeros prototipos de su sistema de película de autorrevelado y se convirtió enconsultor de la compañía. Muchas de sus fotografías las realizó con los productosde Polaroid, pero en los últimos veinte años de su carrera la Hasselblad fue sucámara de elección. 2. Visualización y el sistema de zonasA principios del siglo XX, las artes buscaron un lenguaje propio de expresión. Así,en fotografía surgió el movimiento de la fotografía directa no manipulada y laobra de Adams puede inscribirse en este contexto, con imágenes definidas por suadmirable realismo, una composición original y un control perfecto de las zonas. En 1932 un grupo de jóvenes fotógrafos creó una sociedad a la que llamaronGrupo f/64. Este término hacía referencia al número de diafragma más alto que se152 Dendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):147-159
  35. 35. M.a Teresa Hernández Presasutilizaba para garantizar la máxima nitidez. El 1 se correspondía con el diafragmamás abierto y, a través de valores intermedios, se llegaba al 64, el más cerrado.Entre los fundadores estaban el propio Adams, Imogen Cunningham, John PaulEdwards, Sonya Noskowiak, Henry Swift, Willard Van Dyke y Edward Weston.Estos autores sostenían que la creación en fotografía debía limitarse a los mediosestrictamente fotográficos tratando de plasmar la escena con el máximo realismo talcomo el ojo humano lo observa. Su trabajo se caracterizaba por la utilización decámaras de gran formato y números muy altos de diafragma y su teoría estética sebasaba en las cualidades que, según el grupo, debían concurrir en una fotografía: elcorrecto y preciso enfoque de la imagen hasta en los mínimos detalles; la impresiónpor contacto en papel brillante en blanco y negro, y fotografías montadas sobresuperficies blancas para resaltar la gama tonal. El trabajo desarrollado por el Grupof/64 contrastaba con el estilo de la época, en la que se practicaba una fotografíaartística mediante el manipulado de negativos y copias con un coloreado manual.De los trabajos realizados por el grupo, destacaría la visualización y el sistema dezonas desarrollado por Ansel Adams. Uno de los conceptos fundamentales que Adams introdujo fue el de la «visuali-zación»: el proceso de observar un objeto, imaginar su impresión final y ejecutarlos pasos necesarios para lograr la imagen fotográfica deseada. Poseía el talento paraimaginarlo acabado, esforzándose por conseguir un resultado perfecto ya que unabuena toma podía ahorrar mucho trabajo de laboratorio. «Mi acercamiento básicoa la fotografía depende de la visualización de la impresión final antes de hacer laexposición. Cuando visualizas la fotografía, no es sólo una forma de verlo en lamente sino una cuestión de sentimiento: apreciar las diferentes calidades que deseasobtener en la impresión final... El negativo se puede comparar con una partituramusical. Está listo para su interpretación: la impresión», explicaba Adams. Su filosofía y forma de trabajar partía de un estudio exhaustivo de todos loscomponentes que iba a utilizar, un proceso que requiere no sólo conocimientostécnicos, sino también la sensibilidad artística del fotógrafo. El punto de partida dela toma era una plataforma montada sobre el techo de su coche, lo que le brindabaun perfecto lugar de observación y una panorámica mejor. Adams solía fotografiarsus paisajes con cámaras de gran formato, que utilizaban una placa por cada cargay proporcionaban más calidad por el tamaño de su negativo. Cuidaba la lente, asícomo el uso o no de filtros para oscurecer los cielos. Su obsesión por la nitidez lellevaban a recurrir a la película de grano más fino existente entonces y los productosquímicos adecuados para su revelado, como el virador de selenio que da una granestabilidad a las copias y las protege del paso del tiempo, además de ofrecer unamayor zona de rango tonal al producir sombras más intensas con mayor detalle.La secuencia de pasos para explicar la creación de una fotografía fue descrita porAdams en tres fases y reflejada en sus libros: The camara, The negative y The print(véase el apartado Referencias). Fue ese control de la exposición y los matices lo que determinó la definiciónDendra Médica. Revista de Humanidades 2011;10(2):147-159 153

×