Your SlideShare is downloading. ×
sudestada15.pdf
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Saving this for later?

Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime - even offline.

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

sudestada15.pdf

616
views

Published on

Published in: Career, News & Politics

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
616
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
6
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. E D I T O R I A L por Héctor Fernández SUDESTADA 1
  • 2. EL 17 DE OCTUBRE Era Octubre y parecía Mayo E l 17 de octubre representó un hito no solo en la historia na- cional sino también en la lar- ga lu cha de los pue blos la ti no- americanos por su independencia, ya que ese día la Argentina subterránea, excluida por el proyecto demoliberal entreguista, vuelve a la Plaza de Ma- yo para reasumir su vocación liberta- ria y eri gir se en fa ro y guía de la Patria Grande. Afirmamos esto por- que el pueblo tenía clara conciencia de que Perón encarnaba la conduc- ción estratégica de esta nueva etapa des de la Se cre ta ría de Tra ba jo y he asistido a reuniones de trabaja- de la lucha por la soberanía y la dig- Previsión Social, Perón se dió a la dores...pero desde hoy sentiré un nidad de la nación, siendo la libera- tarea de incorporar a la clase traba- verdadero orgullo de argentino por- ción del líder cautivo la condición de jadora a un estado de justicia social, que interpreto en este movimiento posibilidad inexorable para la reali- a través del reconocimiento de sus colectivo, el renacimiento de una za ción de ese pro yec to. Ade más, derechos, y al Movimiento Obrero conciencia de trabajadores, que es Organizado a la participación políti- lo único que puede hacer grande e ca. Perón sintetizó no solo los anhe- inmortal a la patria.” Sobre estas los de li be ra ción na cio nal si no banderas y al grito de “el pueblo también la posibilidad de concre- con Perón”, nacería el más grande ción de la re vo lu ción so cial que movimiento nacional y popular de otorgara a las masas excluidas la Latinoamérica, el Movimiento Pe- dignificación sistemáticamente ne- ronista. El 17 de octubre es enton- gada por el régimen oligárguico. La ces el Día de la Lealtad del pueblo lucha en Plaza de Mayo fue doble: argentino a su líder, a su destino y a por la soberanía política y por la su movimiento justicia social. La unidad de estas La revolución gestada ese día dos luchas la expresa el mismo Pe- ha quedado inconclusa. La destruc- rón cuan do el 17 de oc tu bre de ción de las conquistas sociales de 1945, a las 23:00 hs, y ante la mul- los trabajadores., la entrega del pa- titud que colmaba la plaza (“era oc- trimonio nacional, el sometimiento tubre y parecía mayo”, como diría de la Nación a los dictámenes del nuestro querido poeta Marechal) sa- Fon do Mo ne ta rio In ter na cio nal, le al balcón y dice: “Muchas veces nos condujeron a la casi desintegra- 2 SUDESTADA
  • 3. POLITICA NACIONAL Perón, visto por el genio de Sábat soberanía y realizar la integración de América del Sur. Hoy es la nueva hora de los pueblos. Es la hora en que Argentina debe asumir su papel en la historia, cumplir su destino y triunfar definitivamente en la lucha por la Segunda Independencia. Pero para que esto sea posible es necesa- rio recuperar el sentido profundo de la lealtad sellada el 17 de octubre. No es la lealtad de los obsecuentes, sino la asunción de un compromiso vital con el pueblo y la patria. Por eso, militante de esta causa es el que comprende y abraza el sacrificio, el que, al sentir el dolor del hambre, decide dar la vida por una Argentina Nueva que exista para todos y no para unos pocos, es el que puede re- nunciar a los honores pero no a la lucha. Mientras la revolución siga ción de la patria y del movimiento vidada ni totalmente vencida. Lo de- in con clu sa el eco mal di to de los nacional. proceso que pudo llevarse mostró el pueblo que combatió en la bombos en la Plaza de Mayo no se a cabo por la traición de muchos di- Plaza de Mayo el 19 y 20 de diciem- extinguirá y nosotros, como militan- rigentes que olvidaron el proyecto bre del 2001, lo demuestra la reor- tes, deberemos caminar siempre al de liberación, hecho destino históri- ga ni za ción de la mi li tan cia del son de esa música. co el 17 de oc tu bre. Hoy exis ten campo nacional y popular y lo de- signos de que la revolución perfila- muestra el gobierno nacional que in- Catalina Fernández Rivero da ese día no está ni totalmente ol- ten ta re cu pe rar es pa cios de María José Viola “La irrealidad alcanzó tal extremo, que los estadistas medían los gra- dos de nuestra riqueza por el monto de las deudas que los banqueros ex- tranjeros nos permitían contraer. (…) El pueblo, a pesar de su sagacidad y de su intuición natural, prolijamente desviado de su propio conocimiento, carecía de indicios para presumir que se estaba enajenando el patrimonio nacional y que alguna vez debería reconquistarlo con sangre o ser humil- lado hasta la casi esclavitud. Por eso, mientras hubo reservas privadas o del Estado que vender, la República flotó en una atmósfera ficiticia de irrealidad, de optimismo y de confianza, aunque el pueblo sentía que potencias inconcretables contenían su espontaneidad”. Raúl Scalabrini Ortiz, “Política británica en el Río de la Plata” SUDESTADA 3
  • 4. Cosechadores de cartón ¿C uántas veces hemos escuchado la frase? “¡qué vagos somos los argentinos!”, para luego refe- En Capital Federal son aproxi- madamente 10.000 personas dedi- ca das al “car to neo”, el to tal de material celulósico recogido en la un mayorista y siempre termina en unas de las po cas em pre sas que manejan el reciclado y se quedan con la mayor porción de la torta. rirse a que esa vagancia se debe a ca lle es apro xi ma da men te de Ade más de ser un mo do de que una vez existió un presidente 150.000 to ne la das al año, que que fue demagogo y acostumbró equivale a 30 millones de pesos, subsistencia, el “cartoneo” es pro- al pueblo a recibir todo de arriba, lle ván do se ca da uno 250 pe sos. vechoso desde el punto de vista sin el sudor de su frente. Viendo estos datos era lógico que ecológico. Claro, los que repiten esta fra- Macri hijo haya llamado a los car- Mire si serán vagos los argenti- se son los que defienden con uñas toneros “ladrones” porque le esta- nos, que los car to ne ros ge ne ran y dientes el neoliberalismo, un sis- ban robando “su” basura. Macri es tan ta ri que za anual co mo la tema de exclusión social, de desin- el que maneja la licitación de la Quickfood, o la mitad de Edenor o dustrialización, de desempleo. Son recolección de basura en esta ciu- Edesur. los que se manejan con datos que dad. Pe ro no nos ol vi de mos de brindan las consultoras económi- Al re de dor de los dos ter cios cas (FIEL, Mediterránea, etc), los que se junta en Capital Federal es aquel presidente demagogo, que diarios cipayos, pero no se fijan en llevado al Gran Buenos Aires por hizo que los argentinos tengamos la economía “informal”, la de la el ya famoso “Tren blanco” o de em pleos dig nos, jus ti cia so cial, calle, la que manejan los desocu- formaciones especiales para carto- que el Estado fuera el rector de la pados de los ’90, los “cosechado- neros con que cuenta cada línea economía, que los recursos estra- res de cartón”. ferroviaria. Esto se debe a que el tégicos de la Nación estén en ma- Los cartoneros de todo el país precio se incrementa en un 20 por nos del Es ta do, si to do es to es juntan 430.000 toneladas de papel, ciento. demagogia y Perón fue demagogo, diario y cartón por un valor de 80 El circuito que sigue el mate- millones de pesos. Cuando la tota- rial celulósico, en líneas generales, yo soy peronista. lidad de este material es reciclado, em pie za con el car to ne ro, si gue el monto asciende a 500 millones con un galpón que lo maneja un de pesos. acopiador, algunas veces pasa por Diego Sombra Compañero, visite nuestra página web www.peronismomilitante.com.ar 4 SUDESTADA
  • 5. POLITICA NACIONAL Arturo Jauretche, FORJA y el 17 de Octubre C orrían los primeros días del mes de septiem- bre de 1930. Arturo Jauretche, quien estaba en Mendoza, veía desmoronarse el gobierno Nacional y Popular de don Hipólito Yrigoyen. La intriga venía de los eternos sectores de la anti-pa- tria: la izquierda y la derecha. El “Maestro de la Juventud” Palacios y Lugones apoyaban el golpe que finalmente sucedió el 6 de septiembre. Al enterar- “Los radicales blandos eran hombres representati- se de las noticias, Arturo muere de impotencia: “Ser vos de esa generación y de esa juventud, frutos de la vencidos sin dar pelea no es cosa de criollos”, piensa, Universidad donde se enseñan todas las corruptelas mientras agarra su revólver y sale a la calle para en- mentales de Europa y todas las teorías inventadas para contrarse con sus amigos yrigoyenistas. En el camino, la es cla vi za ción de las po bla cio nes co lo nia les [...] se encuentra con un grupo que vivaban el golpe mili- Frente a los radicales blandos, claudicantes, ambiguos tar. Arturo no vacila. En la cara les grita “¡Viva Hipó- ideológicamente, aparecen ahora estos radicales fuer- lito Yrigoyen!”. Comenzaron los tiros y Arturo se tes que denuncian al capital extranjero, a la inteligen- salvó de milagro. Lo detienen por esta causa y es tras- cia universitaria, a los políticos corrompidos”. Su base ladado a un cuartel. Farrel, quien podía darle la pena ideológica era: 1) promover la reconquista de la sobe- de muerte, lo dejó en libertad con la condición de que ranía económica de la Nación Argentina y de todas las abandonara Mendoza. naciones latinoamericanas, mediante la anulación in- Una vez en Buenos Aires, se junta con los yrigoye- mediata de todos los tratados, contratos, leyes o sen- nistas y participa de diferentes incidentes armados, ten cias por las cua les se han da do o re co no ci do tanto de superficie como clandestinos. Milita activa- concesiones a empresas mercantiles; 2) promover la mente junto a Homero Manzi y el “Loco” Papa en la reconquista de la soberanía política de la Nación Ar- “Juventud del Sud” y es parte de levantamientos arma- gentina y de todas las naciones latinoamericanas por la dos, como el de “Paso de los Libres”. Por esta última anulación absoluta de todas las facultadas dadas o re- experiencia quedó detenido en Concepción del Uru- conocidas a toda institución educacional que no se ins- guay durante un año. De vuelta en Buenos Aires, reor- pire en los principios de la revolución americana; 3) ga ni za las fi las yri go ye nis tas (RA DI CA LES abolir todos los privilegios; 4) establecer las nuevas FUERTES) con la intención de pelear la conducción instituciones, basadas en la colaboración continental y del Partido Radical a los alvearistas (RADICALES en la seguridad económica y cultural de todos y cada BLANDOS). uno de los habitantes; 5) restituir al ejército la integri- dad de la misión que le asignara San Martín, de defen- SUDESTADA 5
  • 6. continuadora de esa lucha por el imperio de la sobera- nía popular y la realización de sus fines emancipado- res”; 3) “Que el ac tual re cru de ci mien to de los obstáculos opuestos al ejercicio de la voluntad popular, corresponde a una mayor agudización de la realidad colonial, económica y cultural del país”. Frente a esto, FORJA declara; a) “la tarea de la nueva emancipación sólo puede realizarse por la acción de los pueblos”; b) “corresponde a la UCR ser el instrumento de esa tarea, consumando hasta su totalidad la obra truncada por la desaparición de Hipólito Yrigoyen”; c) “para ello es La gente, el 17 de octubre de 1945. necesario en el orden interno del Partido, dotarlo de un estatuto... y el orden externo, precisar las causas del endeudamiento argentino al privilegio de los monopo- lios extranjeros, proponer las soluciones reivindicato- rias y adop tar una tác ti ca y los mé to dos de lu cha der la soberanía nacional y cumplir los mandatos legí- adecuados a la naturaleza de los obstáculos que se opo- timos conducentes a asegurar la libertad y voluntad nen a la realización de los destinos nacionales”, d) “es del pueblo. imprescindible luchar dentro del Partido, para que éste Pero en la convención fueron derrotados por el recobre la línea de principismo e intransigencia que lo do ble de los vo tos. Po cos días des pués (ju nio de caracterizó desde sus orígenes”. 1935), Arturo se juntó con Manzi, Ortiz Pereyra, Ra- En un primer momento era “andar con el arco y la mírez García y Fleitas, y comieron un asado en el Ba- flecha en medio de ametralladoras y cañones, constru- jo Bel gra no. Ahí mis mo se de ci dió cons truir un yendo con ladrillos y barro en la época del hormigón grupo, dentro del radicalismo, teniendo como punto armado”. Los recursos eran mínimos: “Un volante, una de partida la base ideológica de los radicales fuertes. oblea que llegan a manos del público, son el producto Se decidió también, “la necesidad de levantar tribunas de urgentes esfuerzos. Sin prensa, sin radiotelefonía, en todo el país denunciando la entrega, poniendo al desnudo la corrupción del Régimen, refutando al ofi- sin car te les mu ra les, te ne mos nues tras gar gan tas y cialismo conservador y al alvearismo cómplice, en el nuestras manos. Las manos se ponen a tizar las paredes terreno de la economía, de la política y de la cultura”. hasta que el nombre de FORJA sea obsesión. Las gar- Arturo se inspira en una frase de Yrigoyen: “Todo ta- gantas funcionan permanentemente. Cada esquina es ller de FORJA parece un mundo que se derrumba”. una tribuna. Cada forjista, un orador. No hace falta re- Lo que necesitaba el partido, justamente, era un taller tórica para gritar verdades: limpieza de almas y fe. ¡Y de FORJA ideológica. qué fe, la que se necesita para pararse ante un público Constituyeron FORJA: Luis Dellepiane, Amable minúsculo de viejos que toman sol y de jóvenes que es- Gutiérrez Diez, Manuel Ortiz Pereyra Gabriel del Ma- peran una cita! Y hablan jóvenes que han dejado mu- zo, Homero Manzi, Juan Luis Alvarado y Arturo Jau- chas citas para cumplir esta cita con la Patria”. retche. Más tarde se incorporó Scalabrini Ortiz. Muchas veces se acercaban los nacionalistas reac- Luego de elegir las autoridades, se aprobó una de- cionarios, elitistas, que querían hacer al país desde arri- claración, que redactó Jauretche: “Somos una Argen- ba y a la fuerza, con o sin la voluntad de los pueblos. tina colonial. Queremos ser una Argentina Libre”. Arturo recuerda que una vez le dijo a uno de ellos: “El Dicho documento afirma: 1) “Que el proceso históri- nacionalismo de ustedes se parece al amor del hijo jun- co argentino, en particular y el latinoamericano, en to a la tumba de su padre. El nuestro se parece al amor general, revuelan la existencia de una lucha perma- del padre junto a la cuna del hijo, y ésta es la sustancial nente del pueblo en procura de su soberanía, para la diferencia. Para ustedes, la Nación se realizó y fue de- realización de los fines emancipadores de la Revolu- rogada; para nosotros, todavía sigue naciendo”. ción Americana, contra las oligarquías como agentes Hacia 1938, FORJA lanza una publicación: “Ar - de los imperialismos en su penetración económica, gentinidad”. En su primer número aclara: “Argentini- política y cultural, que se oponen al total cumplimien- dad sal drá cuan do pue da y có mo pue da. En la to de los destinos de América”; 2) “Que la Unión Cí- Argentina esclavizada y traicionada, lo argentino tiene vi ca Ra di cal ha si do, des de su ori gen, la fuer za siempre un destino incierto. Argentinidad es un arma 6 SUDESTADA
  • 7. POLITICA NACIONAL chica, como los cuchillos que los gauchos ataban a la En dos años, el Coronel Perón ocupó más poder y punta de las tacuaras con tientos del país. Con esa po- consiguió una relación directa con los trabajadores. El ca cosa se hizo la Patria y en cambio, con otras mejo- Estatuto del Peón es un claro ejemplo de esto. Este es res, se apuntaló a los que la vendieron... Haremos el motivo por el que el gobierno decide alejarlo y en- patria... Que al salir, salga cortando”. carcelarlo en Martín García. Al no estar Perón, los Los años pasaban y FORJA crecía de manera no sectores patronales anuncian que no pagarán el jornal prevista por sus fundadores. Las palabras utilizadas por el feriado del 12 de octubre: “Vayan a cobrárselo por ellos ya las usaban gran mayoría de los argenti- a Perón”, decían. nos: cipayo, vendepatria, descamisados, “Patria, pan y Jauretche veía que el proyecto revolucionario se poder al Pueblo (“las cuatro pe”)”. derrumbaba sin la figura de Perón. El 15 de octubre, Mientras tanto, el gobierno de Castillo iba perdien- Arturo se reunió con Luis Molinari y el dirigente gre- do legitimidad. Por un lado, porque el régimen ya no mial Ferrari en dónde se discutieron las medidas para podía mantenerse, y encima, la labor de FORJA que que Perón retornara al poder. En el aspecto gremial, se iba generando conciencia en el Pueblo. Además, había resolvió la huelga general revolucionaria. Cuenta Ar- sectores del ejército que analizaban la coyuntura en turo que el 16 de octubre “vino a verme un dirigente clave nacional. Uno de ellos era el Grupo de Oficiales de Lanús, Pedro Arnaldi, obrero de la construcción. Unidos (GOU), en el cual el Mayor Perón, tenía gran Serían las 9 de la mañana. Entra y me dice: participación. El mismo Perón tenía gran interés de re- —Doctor, mañana nos venimos todos al centro. lacionarse con FORJA y comenzó a leer los cuaderni- —¿Quiénes? llos de FORJA por medio de Homero Manzi. —Nosotros, los obreros, los bolicheros, la gente El gobierno de Castillo estaba cada vez más débil. del barrio, los maestros de escuela, todo el barrio se En los últimos días del mes de mayo y principios de viene al centro. Porque ya no hay más radicales, no junio, los rumores de un golpe eran muy fuertes. Dos hay más conservadores, no hay más socialistas. Hay sectores del Ejército (el nacional y el vendepatria) peronistas. La gente está con Perón y no hay más re- querían derrocar a Castillo. Pero el sector que se mo- medio. O Perón o la oligarquía”. Arnaldi, también mi- vilizó primero fue el sector nacional y en la madruga- litante de FORJA, le pregunta a Arturo: —¿Qué hago da del 4 de junio, con Rawson y Ramírez a la cabeza, Doctor? Y Jauretche le responde con ganas: —¡Aga- derrocaron al gobierno de Castillo. Los 300 militantes rrá la bandera y ponéte al frente! “Empezó entonces de FORJA se movilizaron al Congreso con sus boinas esa marcha increíble, Arnaldi, hombre de FORJA, que blancas y alentaron la revolución. movía 30 votos en Gerli, a la mañana del 17 de octu- A partir de este momento, Jauretche intentó “in- bre pasó el Puente Pueyrredón con su bandera al fren- fluir sobre los sectores nacionales del viejo Partido te de diez mil almas”. Radical convocándolos a la gran tarea de recuperar el Sucedidos los acontecimientos de octubre, decidie- radicalismo para la lucha popular, al tiempo que pro- ron disolver FORJA ya que “el pensamiento y las fi- mueve una alianza con el ala nacional de las Fuerzas na li da des per se gui das al crear se FOR JA es tán Armadas: revolucionar al radicalismo y radicalizar la cumplidas al definirse un movimiento popular en con- revolución”. diciones políticas y sociales que son la expresión co- Comenzaron a tener contactos con el nuevo go- lectiva de una voluntad nacional”. bierno y llegaron a la conclusión de que el Mayor Pe- Tiempo después, don Arturo comenta que “había- rón, a cargo del Ministerio de Guerra, era el hombre mos fundado FORJA para tratar de recuperar el radi- nacional de la Revolución. A partir de ese momento, calismo para su función histórica en el campo de las se estrecha la relación entre Perón y Jauretche, y todas ideas y una nueva conciencia alumbró el seno de las las mañanas desayunan juntos. Arturo comentó que masas, pero políticamente fracasamos. Esa concien- “Perón aprendió y aprendía con una gran velocidad cia, en condiciones históricas más evolucionadas, tra- porque era muy inteligente. Por ejemplo, sobre la vie- jo la crisis institucional de 1943 y apareció entonces el ja política argentina creo haberle sido muy útil para conductor que necesitaba el momento histórico. La informarle o para conocer, pero aseguro que pronto bandera de las clases medias que el radicalismo yrigo- sabía más que yo. Y tenía ciertas aptitudes revolucio- yenista no había sabido sostener, pasó a manos de los narias que los hombres ya formados no tenemos, una trabajadores que la llevaron a la victoria”. capacidad para no sorprenderse de nada, para aceptar hechos nuevos y para adaptarse a la realidad”. Juan Manuel Navarro SUDESTADA 7
  • 8. La Patria existe y tiene quien la defienda Tuvieron que pasar 22 años para qwue un gobierno se qacurde de aquellos hombres que defendieron la Patria. Con un discurso muy emotivo y frases como: “Malvinas es la causa nacional y una bandera inclaudicable”, “Yo los vi llegar al sur para dar batalla por la patria”. El presidente Néstor Kirchner se dirigió a los ex combatientes de Malvinas anunciando una mejora del 130% de sus pensiones o sea $ 924.- El beneficio es compatible con otras pen- siones o subsidios y además tendrán asi- gnaciones familiares. La mejora alcanza a los 25.528 veteranos de Malvinas censados por el gobierno y odría alcan- zar a otros casi 3 mil ex conscriptos cuando a fin de mes termine el relevamiento ordenado por el Ministro del Interior Aníbal Fernández. Una vez más este gobierno peronista (que no queden dudas) levanta la bandera de nuestra patria y defiende una causa nacional. Porque “Mejor que decir es hacer” Matías Calvano HISTORIAS DE LA ULTIMA RESISTENCIA Una empresa editorial que funciona en el barrio de Almagro, está constituida por desocupados y rpo- duce libros con tapas artesanales realizadas con material comprado a los cartoneros. Esta empresa, surgida en el año 2002, nos parece un ejmplo de la resistencia popular la neolib- eraliso, con una forma organizativa basada en la solidaridad, con publicciones aprecios accesibles para los más pobres y rescatando principalmente a autores latinoamericanos. Dicha emprea que lleva el significativo nombre de “Editorial Eloísa Cartonera”, funciona en la calle Guardia Vieja 4237 de la ciudad de buenos Aires, lleva publicdos más de cuarenta títulos. Con lo que recaudan pagan el alquiler del local y los sueldos de los jóvenes que arman los libros. Para Sudestada, revista de resistencia cualtural, estos ejemplos que reflejan la capacidad de nuestro pueblo de rescatar nuestra cultura en medio de los peores embates del hipercapitalismo globalizado nos señala que el ímite a los enemigos de nuestra Patria, de sus fundamentos y razón de ser, solo puede ponerlos el campo popular con su inagotable imaginación y su increíble voluntad de seguir siendo una gran Nación. Diana His 8 SUDESTADA
  • 9. ECONOMICAS Uno de los personajes más nefastos de las últimas décadas Martínez de Hoz: el socio del silencio “Fuertemente custodiado por dos personas de civil y un policía uniformado, Martínez de Hoz atinó a decir ‘qué momento’, cuando el público reunido en la intersección de Lavalle y Diagonal Norte comenzó a proferirle improperios e insultos de grueso calibre. ‘Delincuente... ¿cuándo vas a devolver lo que te robaste?’, fueron algunos de los duros reclamos que se escucharon. ‘Ladrón... ladrón’, ‘Atorrante’, exclamaron los exaltados allí reunidos” (La Voz, 24 de febrero de 1983) E s conocido, juzgado y critica- do el rol perverso llevado a cabo por las Fuerzas Arma- das argentinas durante la última dic- ta du ra mi li tar que aso ló nues tra Patria entre 1976 y 1983. Pero poco y nada se dice y se conoce de los mentores ideológicos y ejecutores del programa económico de entrega que se llevó adelante en dicho perío- do. En tanto hay militares detenidos por graves violaciones a los derechos humanos más elementales, no hay encarcelado ni un solo civil de aque- llos. Ha blo de Cris tian Zim mer - mann, Gui ller mo Wal ter Klein, Alberto Grimoldi, Alejandro Estra- da, Adolfo Diz y Alejandro Fabián Reynal entre otros. Todos ellos, diri- gidos y apañados por José Alfredo Martínez de Hoz, (“Joe”, “Hood Ro- bin”, “El Orejón”) verdadero cerebro del plan oligárquico e imperialista que tenía como último fin la destruc- “¿Y qué te ción del patrimonio nacional. puedo cobrar?”. Al pueblo Entonces, no resisto a la tenta- argentino le ción de volver a mi época de escue- costó carísimo. SUDESTADA 9
  • 10. el 10 de julio de 1866 y fue el pri- mer presidente de la misma. Accio- nis ta de los fe rro ca rri les, de la compañía de gas y de la Bolsa de Comercio, al fallecer dejó una for- tuna de 13 millones de pesos. Su abuelo Miguel Alfredo del Corazón de Jesús Martínez de Hoz, Martínez de Hoz en “buena fue ganadero (e integrante del di- compañía”: Jorge Rafael Videla y rectorio de la Sociedad Rural), pre- David Rockefeller. sidente del Jockey Club y director del Ban co Na ción. Crió va cu nos Short horn y ca ba llos de ca rre ra. Construyó un castillo donde gusta- ba ser servido por lacayos de librea. ¡Qué hacés, Así llegamos al padre, que co- hermano! “Joe” con otro típico mo “Joe” portaba el mismo nombre “organizador de de pila: José Alfredo. No se apartó derrotas nacionales”, del negocio familiar: crió caballos y Roberto Alemann. vacas y llegó también a ser presi- dente de la Sociedad Rural. la primaria, pero ahora como maes- ¿Por qué? Muy sencillo: Este José Nuestro personaje, nació el 13 tro, lo to mo de una “ore ji ta” al Martínez de Hoz, como Tomás de de agosto de 1925 con el nombre y alumno Martínez de Hoz, lo hago Anchorena y Francisco Antonio de apellido completo de José Alfredo pasar al frente y lo obligo a que me Beláustegui actuaban de interme- Antonio Martínez de Hoz. Se reci- cuente su vida… diarios de los monopolistas de Cá- bió de abogado con medalla de oro diz y también se beneficiaban con y además obtuvo el mejor promedio “ DIME CON QUIEN ANDAS Y el contrabando de mercaderías in- TE DIRE QUIEN ERES...” . Viejo glesas. Y debieron enfrentar los in- de la graduación. refrán español que le cabe de peri- ten tos pa trió ti cos de Bel gra no y Su primer cargo público vino de llas a Martínez de Hoz. Todo co- Castelli al respecto. la mano de la Revolución “Liberta- menzó en España, en Castilla La El personaje familiar que sigue do ra” (Fu si la do ra) de Ro jas y Vieja, allá por el siglo XVIII, cuan- es Narciso de Alonso Martínez, be- Aramburu, en 1956, al ser designa- do dos naturales del lugar; Mateo neficiario de la herencia de José y do ministro de Economía, Finanzas Martínez y Antonia de Hoz unieron sobrino de éste. Narciso, tatarabue- y Obras Públicas en la provincia de sus vidas. Sus dos hijos, José y Ma- lo de nuestro personaje, mutó en al- Salta. Dos años más tarde fue nom- ría Antonia dieron inicio al uso del macenero próspero y para 1845 sus brado presidente de la Junta Nacio- apellido compuesto tal como hoy se existencias andaban por el medio nal de Gra nos. Y du ran te el lo conoce. José fue el que se vino millón de pesos, lo que le permitió in te rreg no del es cri ba no Gui do, para estas tierras y acumuló ganan- incursionar en otras actividades lu- presidente de facto impuesto por los cias en función de algo que maneja- cra ti vas ta les co mo ha cen da do y militares, entre 1962-63, se desem- ba muy bien: el co mer cio. Tu vo ac cio nis ta del Ban co Na ción. Al peñó como ministro de Economía también tiempo para ser regidor, al- morir, en 1848 les dejó a sus once durante seis meses. calde, diputado de policía, alférez hijos, en herencia, alrededor de 6 real y defensor de pobres, un título millones de pesos entre efectivo, al cual, “nuestro” Martínez de Hoz, acciones y propiedades. LA “GES TION MAR TINEZ hubiese renegado con gusto. Asi- Pasemos al bisabuelo, el estan- DE HOZ”. Ni bien se instaló en el mismo, en carácter de “vecino im- cie ro Jo sé To ri bio Mar tí nez de poder, la dictadura militar de Vide- por tan te” es tu vo pre sen te en el Hoz: que fue fundador del exclusi- la en marzo de 1976 puso al frente Cabildo Abierto del 22 de mayo de vo Club del Pro gre so, se na dor y de la con duc ción eco nó mi ca de 1810 de fen dien do las po si cio nes presidente del Banco Provincia. En nuestra Nación, a conspicuos repre- del Virrey y la corona de España. su casa se fundó la Sociedad Rural sentantes de la escuela neoliberal y 10 SUDESTADA
  • 11. ECONOMICAS La nefasta “Plata Dulce” que se transformó en un amargo trago para el futuro de la Nación: gente en las calles del microcentro porteño haciendo cola en las casas de cambio. de los grupos concentrados de po- der económico. Martínez de Hoz, como minis- tro de Economía, pivoteó su ges- tión sobre dos premisas fundamen- tales: la subsidiaridad del Estado y la apertura económica. A través de la pri me ra, fi jó que la ac ti vi dad productiva correspondía al ámbito de los negocios particulares, sien- do allí el Estado una malformación congénita que debía desaparecer. Con la segunda quitaba todo ti- po de protección a la industria na- cio nal, li be ra ba im por ta cio nes y obligaba a competir en desventaja al productor nativo con los colosos foráneos. Como parte de su plan dispuso la prescindibilidad de los emplea- dos públicos, la suspensión del Es- ta tu to del Do cen te, au men tó las más ganancia que poner el dinero a ce una entrevista de dos horas. En tarifas ferroviarias y derogó toda plazo fijo e interés. Se malvendie- el curso de la misma defiende a ra- nor ma so bre pre cios má xi mos. ron empresas con más de medio si- jatabla su proyecto y se anima a Tam bién des do bló el agui nal do, glo de antigüedad para incorporar decir que “a través de esta política bajó los aranceles aduaneros, gene- su capital a las mesas de dinero. que proponemos y que estamos im- ralizó el IVA, suprimió el impues- Si uno se toma el trabajo de bus- plementando, entendemos que el to a la he ren cia (ca sual men te car la revista oficialista “Somos” del país y su gente, alcanzarán un es- Martínez de Hoz recibió una he- 30-12-77 encontrará un sustancioso tándar de vida y un desarrollo co- rencia de su padre por esos días) y reportaje que cubre cinco páginas, mo nunca se logró”. Más espejitos redujo el impuesto a las ganancias para quien considera “el protagonis- de colores para la “gente paqueta” (que se cobra a los ricos). Además, ta del año”: Martínez de Hoz. La ex- y “gente como uno” que propiciaba con la reforma financiera que in- tensa nota se presenta con un título la re vis ta de Edi to rial Atlán ti da, trodujo, el dinero ya no sirvió para premonitorio: “Todavía hay argenti- socia del “Proceso Militar”. Los re- producir trabajo sino directamente nos que no nos creen”. Debe referir- sultados están a la vista. Ya para para especular. Fue la época de la se a los mi les de en car ce la dos, 1980, luego de cuatro años de ges- “plata dulce” y “el déme dos” de torturados, exiliados y secuestrados- tión económica ininterrumpida de una clase media argentina idiotiza- desaparecidos que hasta dieron su “Joe y sus Chicago Boys” muchísi- da, que como dice el profesor de vida enfrentando la entrega nacional mas fábricas cerraban o se iban de Historia de la UBA, Manuel Fer- que él llevaba adelante: sobre todo, nuestro territorio nacional dejando nán dez Ló pez, “ha cía po si ble el me refiero, a dirigentes gremiales, un tendal de desocupados y damni- sueño argentino de vivir sin traba- delegados de fábrica y militantes fi ca dos. Ese fue el prin ci pio del jar”. Ló gi ca men te es ta dia bó li ca sindicales de base. fin. estrategia destrozó e hizo colapsar Para esa misma época, otra re- Por otro lado, Martínez de Hoz a la industria nacional. Nada daba vista para boludos, “Gente”, le ha- obligó a las empresas del Estado SUDESTADA 11
  • 12. Es caricatura, sí, pero en realidad ocurrió. (aún solventes) a tomar créditos en estos “chupasangre”, afirmó muy te sos te ni do, prác ti ca men te una el exterior, a endeudarse compulsi- suelto de cuerpo en una entrevista ovación, que los funcionarios del vamente. Las divisas obtenidas las concedida al mismo medio oficia- B.I.D. no recuerdan en toda la his- atrapaba el Banco Central y se las lista que citaba antes, allá por octu- toria de la institución”. ¡Qué dife- ven día a ope ra do res pri va dos, bre de 1976: “Yo haría lo mismo rencia con Perón! que, cuando el quienes a su vez, rápidamente las que es tá ha cien do Mar tí nez de embajador norteamericano Spruille depositaban en el exterior. Se in- Hoz”. Braden le ofreció en 1945 no ata- crementó así, adrede, un fabuloso carlo públicamente si le brindaba endeudamiento de las empresas es- LA VOZ DEL AMO. Una vez “beneficios económicos reales” a tales, lo que sumó una deuda públi- instalado el golpe militar de 1976, su país imperial, le respondió que ca ex ter na im pre sio nan te que el banquero millonario norteameri- no, que él iba a ser el presidente de aumentó de 7.500 millones de dó- cano David Rockefeller, estuvo por los argentinos e iba a gobernar de- la res a cer ca de 40 mil mi llo nes nuestro país de inspección y nego- fendiendo los intereses de la Na- durante la dictadura militar 1976- cios en dos oportunidades; 1979 y ción Argentina y que por otro lado 83. Los únicos beneficiados de esta 1980. Al regresar a su país, la pri- no tenía ningún interés en ser apre- en tre ga pla ni fi ca da fue ron las me ra vez, de cla ró sin ta pu jos su ciado en los círculos económicos y grandes empresas monopólicas, los admiración por el entonces minis- financieros extranjeros a riesgo de bancos y el capital extranjero. Por tro de Economía, Martínez de Hoz. ser considerado por sus conciuda- ejemplo, propició convenios con la Lo admiraba “como ser humano, danos como un hijo de puta.... Standart Oil en perjuicio de YPF; como economista y como persona reactualizó otros con la ITT para dedicada plenamente a su labor pú- ANTIPERONISTA FURIOSO. desfavorecer a Entel y congeló el bli ca”. En su se gun da vi si ta, Cuenta el abogado Laurence Levine plan de ex pan sión de So mi sa en Rockefeller fue más directo. Aga- con oficinas en Wall Street que “hu- beneficio de Acindar, empresa de sajado por Martínez de Hoz con un bo un encuentro entre el embajador la cual –otra casualidad- era presi- asado en el Yacht Club San Isidro, de los EE.UU. en Bue nos Ai res, dente. Aún más: en junio de 1977 dijo sobre él y su gestión que: “En Mr. Hill y Martínez de Hoz. Hill le revocó un decreto que había firma- los Estados Unidos se asigna una dijo que, a partir del nuevo gobier- do el go bier no pe ro nis ta, por el importancia trascendente a los ob- no, se esperaba que su equipo eco- cual se prohibía a las corporacio- jetivos logrados por la gestión del nómico pudiera encontrar la manera nes automotrices –Chrysler, Ford, ministro Martínez de Hoz”. de incorporar a los ‘peronistas’, que General Motors– repatriar sus ga- Ya an tes, en ju nio del ´76, a todavía representaban tanto de la ri- nancias. A partir de ahí, entonces, tres meses del golpe, el ministro de queza argentina. Hill me contó des- éstas tenían las manos libres para los monopolios, había tenido su re- pués que, en ese mo men to, llevarse cuantas remesas de dinero conocimiento en las entrañas del Martínez de Hoz empalideció. Se qui sie ran sin ver se obli ga das a sistema capitalista. Contaba Martí- levantó rígidamente con sus manos reinvertir un solo peso en nuestro nez de Hoz que “el interés que ge- detrás de su espalda, y le dijo: ´Se- país. neró mi exposición fue tal que la ñor embajador, cuando yo termine Milton Friedman, Premio No- sala se llenó. Al concluir mi men- mi tarea, la palabra peronista ya no bel de Economía y gurú de todos saje recibí un aplauso inusualmen- existirá´”. 12 SUDESTADA
  • 13. ECONOMICAS LAS CUEN TAS CON LA en la nada. Fue cuando en diciem- del Consejo Argentino Empresario JUSTICIA. Un indulto firmado por bre de 1985 el Juez Federal Néstor (CEA) un organismo que agrupa a Menem lo desvinculó a tiempo de Biondi le decretó la prisión preven- los 30 empresarios más poderosos un raro caso de secuestro extorsivo tiva una vez más, por considerarlo del país y que tuvo llegada al ex de los empresarios Miguel y Fede- “prima facie” autor responsable del presidente De la Rúa, asesorándo- ri co Gut heim. Ocu rrió que es tos de li to de sub ver sión eco nó mi ca lo, por ejemplo, en un proyecto so- hermanos y Martínez de Hoz ha- culposa en relación con la causa bre coparticipación de impuestos bían fijado sus ojos sobre el mismo N° 9.561 por la cual se investiga el con las provincias. Desconozco la ne go cio; lo que no re cor da ron vaciamiento de Yacimientos Petro- suerte de dicho proyecto, pero sé aquellos fue que “El Orejón”, co- líferos Fiscales (YPF). como terminó De la Rúa por hacer- mo solía llamar el pueblo al minis- Todas estas maniobras no de- les caso. tro de Economía, detentaba todo el ben sorprender al lector. Poco an- Pa ra 1996, Mar tí nez de Hoz poder y la amistad de los genera- tes de asumir el ministerio en el volvió a ser noticia. En el diario les. Los Gutheim fueron privados fatídico 1976, Martínez de Hoz, di- ro sa ri no “La Ca pi tal” del 17 de de su libertad, puestos a disposi- recta o indirectamente representaba marzo afirmó muy suelto de cuer- ción del Poder Ejecutivo y obliga- los intereses económicos y comer- po que se sentía “reivindicado” por dos a firmar una serie de papeles y ciales de empresas de primera línea la política económica llevada ade- transacciones a riesgo de perder su relacionadas con el acero, las fi- lante por el gobierno de Menem e vida. Debieron ceder un cupo de nanzas, los seguros, las comunica- impulsada por el ministro Domin- exportación de algodón por 12 mi- cio nes, la cons truc ción y la go Cavallo. La acción de estos dos llones de dólares a favor de varias aeronavegación: hablo de la antes “cipayos” la consideró como una transnacionales, entre ellas Drey- ci ta da Acin dar, Ro sa fin, Bue nos manera de que “la Argentina se en- fus. Aires Seguros, The Western Tele- caminaba a retomar las ideas cen- De la segunda acusación en su graph Co., Columbus Argentina y trales de su programa: reforma del contra también lo sobreseyó defini- Pan Ame ri can, res pec ti va men te. Estado, apertura y modernización tivamente la Corte Suprema mene- Además era presidente del Centro de la eco no mía y es ta bi li dad”. mis ta lue go de sie te años de Azucarero Regional del Norte Ar- Con clu yó sus de cla ra cio nes con proceso judicial, cuando ayudó a gentino que nucleaba a los empre- una confesión: “Sin ninguna falsa levantarle la prisión preventiva en sa rios pa tro na les más feu da les y modestia, creo que de alguna ma- su contra. Es que dejando toda éti- despiadados. (Recordar el caso de nera contribuimos a preparar el te- ca de lado, Martínez de Hoz, “esta- Ingenio Ledesma en 1976 cuando rre no y a que se pro du je ra el tizó” la compañía Italo Argentina los patrones oligarcas y el ejército cambio de mentalidad”. de Electricidad; una estatización se lle va ron de no che y lue go de bastante “sui generis” si se tiene en cortar la luz de todo el pueblo a CAZADOR FURTIVO. Solía cuen ta que com pró la em pre sa más de mil sospechosos de luchar ir de cacería por el Africa con su energética en un precio sobreva- contra las injusticias que se come- amigo, el genocida general Albano luado que alcanzó los 300 millones tían a diario). Además, como abo- Harguindeguy, ministro del Inte- de dólares. Martínez de Hoz –otra gado defendió los intereses de dos rior de la última dictadura militar. casualidad y van...– había ostenta- em pre sas que li ti ga ban con tra el Se gún sus ve ci nos del ex clu si vo do hasta pocas horas antes de asu- Estado al momento de su entroni- edificio Kavanagh, en el tercer pi- mir como ministro de la dictadura, zación como ministro: Siemens y so, donde vive, Martínez de Hoz, el car go de vi ce pre si den te de la Esso. entre una colección de pipas, aún Italo. Tan evidente fue la maniobra guarda las armas y las fieras que que el fis cal de la in ves ti ga ción LOBBISTA EMPEDERNIDO. mató, embalsamadas como trofeos. acusó al sospechoso de montar “un Desde 1993 es presidente de Quí- ¿Habrá algún lugar especial, privi- ardid, para consumar un despojo al mica Estrella, la compañía algodo- legiado en la pared, donde cuelgue país, un ejemplo de la mayor co- nera de los hermanos Rohm. Debe esa clase obrera argentina que él rrupción que ha soportado la Repú- recordarse que uno de ellos, José ultimó premeditadamente? blica”. Rohm, fue uno de los banqueros Tuvo un tercer encuentro con la preferidos de Carlos Menem. Ade- Justicia que luego también quedó más Martínez de Hoz, es fundador Roberto Baschetti SUDESTADA 13
  • 14. PARA ENTENDER LA CRISIS CITY INFORME BANK: CONFIDENCIA L supone ocupación mili- tar. El dólar y su diploma- cia son mas que suficientes pa ra lle var a ca bo cual quier operación de ocupación. La Oli- garquía argentina festeja esta deci- sión de EE.UU. y le da la E n un país donde su fuente de Banco, sus relaciones con el Estado bienvenida al primer banco extran- re cau da ción es la agroex - y sus protagonistas. jero en nuestras tierras. ¿El Orden portacion es más que lógico Para entender cómo nace el Ca- y el Progreso llegarían finalmente que los países imperiales descar- pital Financiero hay que tener en al País? guen sus fuerzas para saciar su sed cuenta el contexto internacional. El Ya instalado en el país el Ban- de capitalismo destructivo y explo- 23 de diciembre de 1913 el Presi- co comenzó sus andanzas. En sep- tador sobre esa tan querida tierra. dente de EE.UU. Woodrow Wilson tiembre de 1923 desembarcó en el Los siglos XIX y XX escriben las sanciona la “Federal Reserve Act”, puer to Aris tó te les Só cra tes pá gi nas ne gras de es ta gran Na - una ley que básicamente habilitaba Onas sis, un eu ro peo de fa mi lia ción, donde fueron perversamente a los bancos con mas de un millón griega que llegó con el sueño de explotados sus recursos naturales de dólares de capital a abrir sucur- todo inmigrante, a “hacer la Amé- dejando como resultado un índice sales en el exterior para competir a rica”. de pobreza que supera el 60 % de es ca la glo bal. En no viem bre de la población. Estas destrucciones 1914 el capital financiero nortea- fueron llevadas a cabo por los im- me ri ca no se in ter na cio na li zó. El El presidente de EE.UU., perios a través de toda la historia. que tomó la iniciativa de radicar la Woodrow Wilson Pero en las últimas décadas estos primera sucursal del “The National han descubierto tal vez su mejor City Bank of New York”, después herramienta de conquista, el capital llamado Citibank en Buenos Aires, fi nan cie ro, me jor lla ma do CI TI - fue Frank Van der lip, que des de BANK. 1909 ejercía la presidencia del di- El primer antecedente financie- rec to rio. Es to fue ava la do por el ro en América Latina fue la partici- entonces presidente James Stillman pa ción del CI TI BANK en va rios Rockefeller que comprendía que el empréstitos al gobierno chileno a capital norteamericano necesitaba fines del siglo XIX. La operación de esto para ocupar el rol imperial de fi nan cia mien to del fe rro ca rril que an te rior men te ejer cía Gran entre La Paz y Antofagasta fue un Bretaña. gran éxito capitalista. Pero este se- Este neocolonianismo se impo- ría el primero de una gran lista de ne en el siglo XX como el método ne go cios que el CI TI BANK em - más efec ti vo de do mi na ción. No prenderá en estas tierras. Vamos a acarrea como contrapartida los cos- tratar de describir la historia de este tos de la colonización directa, que 14 SUDESTADA
  • 15. ECONOMICAS INFORME Consiguió trabajo como electri- ma de bienestar es que la terrible en Once, Belgra- CONFIDENCIA cista en la sucursal de Avellaneda de la British United River Plate Te- carga tributaria destruye el incenti- vo e impide los ahorros y la forma- no, Lomas L lephone. Cuando juntó un pequeño ción de capital, que al fin y al cabo, de Za mo ra, capital emprendió un plan para im- son las fuentes de bienestar”. Pero Córdoba, Rosario portar tabaco oriental y así compe- a este boletín le faltó aclarar: “Para y Mendoza. tir con el cubano. Buscó a alguna unos pocos...” empresa local para fabricar cigarri- En septiembre de 1955 un golpe Con texto In ter na cional. llos con tabaco oriental, pero nadie de Estado derroca al Gral. Perón. ac ce dió. Em pren dió es te ca mi no No hace falta aclarar quiénes apo- Geor ge Moo re era uno de los solo. Invirtió todo lo que tenía y yaron y festejaron eternamente. lugartenientes de Stillman Rockefe- consiguió un empréstito del Citi- A co mien zos de 1956 ape nas ller y tenía bajo su vicepresidencia bank de 20.000 pesos. Aramburu puso en práctica su pro- el manejo de los negocios domésti- El negocio de los cigarrillos le grama económico, Walter Wirston, cos del banco. Este recomendó a generó mucho más dinero que el que ter mi na ría sien do Pre si den te Wirs ton pa ra ocu par el se gun do necesario para pagar la deuda y así puesto en la División Internacional del Citibank, tomó la decisión de comenzó una relación que no mori- del Banco. En una de las visitas a que, junto con el Chase Manhattan rá jamás, a tal punto que, termina- Bs.As. en el año 1960 Wirston co- ,le prestaran al gobierno argentino da la Se gun da Gue rra Mun dial, no ció a un al to fun cio na rio del quince millones de dólares a corto es te hom bre fue con si de ra do F.M.I. que conocía en profundidad plazo para destinar al financiamien- “cliente estrella”. a América Latina, ya que era el en- to oficial de importaciones. Y así el Banco se asentó en el cargado de auditar a los países de la El elemento concreto que dispa- región, entre ellos, a la Argentina. territorio financiando empresas y ró el cambio de actitud fue la rea- consiguiendo una considerable car- Su nombre era Gesualdo Constan- per tu ra del flu jo cre di ti cio, zo, más co no ci do por su apo do tera de clientes. anulando el esquema de nacionali- “Al”. Wirston le transmitió el inte- Pe ro los te rri bles años que zación de los depósitos que el Pero- rés del Ci ti bank de con tra tar lo. transcurrieron entre 1930 y 1943 nismo había instaurado diez años Lue go de unos días ac ce dió a la en la Argentina, periodo conocido atrás. Nuevamente los bancos pri- propuesta. Comenzó como secreta- como la Década Infame, harían re- vados podían disponer libremente rio privado de Wirston. Tenia bajo surgir un movimiento que el líder de los fondos que captaran. su comandancia las relaciones con Juan Domingo Perón encabecería. Ya en 1961 el Ci ti bank te nía los bancos centrales y los gobiernos La independencia económica era una red con for ma da por la se de de cada uno de los países de Amé- una de las prioridades que necesita- central y siete sucursales ubicadas ba el país, y así fue como se tomó una de las pri me ras me di das es - tructurales: la nacionalización de El golpe de 1955 contra Perón: un golpe funcional al Régimen los depósitos bancarios. En la prác- y…obviamente al City. tica los bancos siguieron recibien- do dinero de sus clientes, pero lo hacían en nombre del Banco Cen- tral. Los bancos privados se con- virtieron en meros intermediarios, sin ca pa ci dad de de ci dir a quién beneficiar ni qué tasas de interés cobrar. El Ci ti bank pa só así a ser un protagonista pasivo de la política monetaria y crediticia del Banco Central. En 1949, considerando la situación en un boletín declaran: “El dilema que presenta el progra- SUDESTADA 15
  • 16. El economista yankee Milton berales que el premio Nobel Milton Friedman desempeñó un importante papel político Fried man pro mo cio na ba des de la como consejero del candidato Universidad de Chicago, comenzó a la presidente B. Goldwater, con un fuerte apoyo del F.M.I. que como ideólogo del Comité de Asesores Económicos de de inmediato concedió un préstamo Richard Nixon y como asesor para “oxigenar” al país. Con este económico del régimen de respaldo, siguiendo sus recetas, el Pinochet en Chile y de Videla en la Argentina. Gobierno se planteó como prioridad la lucha contra la inflación, el peor enemigo de la economía racional-li- beral. Los aspectos estructurales de es- ta gestión fueron dos: la apertura comercial y la liberalización finan- ciera. No sólo no consiguieron re- ducir la inflación sino que el salario real de los tra ba ja do res ca yó un 40%. Todo esto enmarcado en un contexto de extrema represión so- cial, que abarcaba desde la prohibi- ción de la ac ti vi dad po lí ti ca y sindical, hasta la tortura, desapari- ción o muerte de dirigentes, delega- dos y militantes. rica Latina donde el Citibank tenía persona, voló a Santiago de Chile una garra encima. Era una suerte de pocos días después de que tomara A tr a ba jar “canciller mundial del Banco”. el poder Augusto Pinochet y duran- Una de las entidades financieras Al año siguiente el Citibank re- te esa visita se manifestó encantado nacionales que tuvo un protagonis- clutó para sus filas a John Shepard por el programa económico que los mo en la vida del Citibank fue la Reed, un joven que conocía bien a militares habían adoptado. Fue la que se fundó a fines de 1977 por la Argentina ya que parte de su ado- primera experiencia de esta nueva cuatro accionistas. La “Compañía lescencia la vivió en el país. Este política monetaria que se instaura- Financiera República” era la enti- hombre llegaría más alto que Cons- ría en América Latina. Esta receta dad crea da por Raúl Juan Pe dro tanzo, hasta lo más alto del Banco, surgida de la Universidad de Chica- Moneta, su padre Raúl Adolfo Mo- cuando le tocó el turno de reempla- go llegaría en corto tiempo a la Ar- neta, su tío Benito Lucini y Jorge zar a Wirston como presidente. gentina, con el modelo económico Enrique Rivarola. Moneta hijo ha- Por ese entonces el Banco po- de Martínez de Hoz. bía asesorado al Banco de inversión seía una red de inteligencia que na- Este modelo selló la clausura de Merrill Lynch. Su padre fue un mi- die des cri bió tan bien co mo el una etapa histórica del país que tu- litante activo de la Revolución Li- propio presidente, Wirston, al de- vo como pilar a un modelo econó- bertadora en el ´55 y Presidente del clarar: “A veces sabemos mas sobre mi co ba sa do en el de sa rro llo Colegio de Escribanos de la Provin- lo que sucede en un País extranjero in dus trial para el abas te ci mien to cia de Bs.As. Lu ci ni y Ri va ro la que el Gobierno de los EE.UU, por- del mercado interno. En su lugar se eran miem bros del di rec to rio de que nosotros estamos en el lugar instauró lo que el economista Clau- Acindar –empresa que había presi- mirando por la ventana”. dio Lozano definió como un “régi- dido Martínez de Hoz– y de la ace- men de valorización financiera de ría Lucini, que fue a la quiebra en recursos del exterior”. Esto se tra- 1981. Con texto La tinoa mer ica no duce en deuda externa. La “Compañía Financiera Repú- Como era de suponerse, la dic- La tarea de Martínez de Hoz y blica” empezó siendo una mesa de tadura chilena fue muy bienvenida su grupo de economistas discípulos dinero clandestino pero fue legali- por parte del Citibank. Wirston, en de las ideas monetaristas y ultra-li- zada en la época de la dictadura. 16 SUDESTADA
  • 17. ECONOMICAS INFORME CONFIDENCIA Comenzó a intermediar como mesa de dinero tanto en el Mercado local que elegían tanto los clientes como el propio Citibank para asentar los Se ña - ló que L como en el exterior. Pero para ha- fondos de operaciones involucra- “la ca pi - cer esto necesitaba que un banco das con fondos ilegales o de eva- talización de la extranjero le brindara los servicios sión impositiva. deuda tiene que complementarse para operar afuera. En el año 1985 es elegido Ri- con el ingreso de fondos frescos” y Fue así como en diciembre de chard Handley presidente del Citi- agregó que “el crecimiento econó- 1977 el Citibank de Nueva York le bank en la Ar gen ti na. Apo da do mico se debe buscar mediante la abrió cuen tas pa ra ac tuar co mo “Gato”, este hombre fue enviado privatización de ciertos rubros que banco corresponsal tanto a la fi- como pupilo al colegio inglés Saint hoy están en manos del sector pú- nanciera como a una empresa que George, ubicado en Quilmes, don- blico” (Clarín, 17-09-1988). Estas Moneta y compañía habían forma- de fue com pa ñe ro del que lue go declaraciones fueron hechas en La do en las Bahamas: American Ex- seria su socio y amigo: Raúl Juan Rioja. Un presagio del futuro que change Co. Nacía una relación que Pedro Moneta. Handley tenia cuen- le esperaba al Banco a partir de la fue clave para la historia del Citi- tas en el Banco República de Raúl llegada al año siguiente del Gober- bank. Vale la pena aclarar que éste Moneta, que por entonces operaba nador de esa Provincia a la Presi- es propietario de sucursales insta- con el Citibank. dencia de la Nación. ladas en los paraísos fiscales del En 1988 Handley criticó la po- El Citibank esperaba agazapa- Caribe. Estas sucursales eran las lítica cambiaría por inconsistente. do ser el protagonista para capitali- LA GIGANTESCA VOLUNTAD POLITICA DE LA CLASE OBRERA “El proceso de industrialización que venía de la Primera Guerra Mundial y acrecentado rápidamente en el transcurso de la Segunda, había dado origen a un proletariado industrial destinado a una decisiva experiencia histórica en medio del pánico de los partidos directa o indirectamente complicados con el pasado. Esas masas, decepcionadas del socialismo, ajeno a la realidad nacional, del radicalismo en plena descomposición histórica después de la muerte de su gran caudillo Hipólito Yrigoyen, y del comunismo, cuyas consignas nunca entroncaron con demandas populares del país, carecían de compromisos. El 17 de octubre no solo fue una lección histórica para las fuerzas del antiguo orden sino la gigantesca voluntad política de la clase obrera. Su adhesión a un jefe no se fundó en artes demagógicas sino en las condiciones históricas maduras que rompaian con las antiguas relaciones económicas del régimen de la producción agropecuaria, que superaban los programas de los partidos pequeño burgueses de centro izquierda. La revolución política exigía la reforma social. La recuperación de la economía, enajenada al extranjero y la elevación del nivel de vida del hombre argentino explotado, son la doble faz de un mismo fenómeno: la toma de conciencia histórica de las masas. Todo el problema político de la Argentina actual se reduce a esta irrupción consciente de los trabajadores en la historia nacional” Juan José Hernández Arregui (1913-1974) SUDESTADA 17
  • 18. zar sus títulos en las privatizacio- ministradas por Moneta, Petracchi más permeable de toda la región a nes, que era lo que Handley recla- y un hombre de confianza llamado la inversión y la capitalización de maba. Sal va dor Ra da ve ro. Lue go esas la deuda externa. Pero antes de que llegue esta fin cas pa sa ron a pro pie dad del En sus 10 años como Presiden- “época dorada” el Citibank y sus Banco Central, pero antes se firma- te, Menem volcó todas sus fuerzas socios Moneta y compañía seguían ron contratos de explotación a lar- en aplicar lo que se llamó el “Con- haciendo de las suyas. El Banco go plazo. En esas condiciones el senso de Washington”, que sugería del Oeste fue una de las entidades Banco Central procedió a rematar- a todos los gobiernos, de todos los que sufrió el saqueo de todos sus las. Obviamente los únicos intere- ám bi tos (ya sea gu ber na men tal, fondos. Lo vaciaron a través de in- sa dos fue ron aque llos que las municipal o el mismo Banco Cen- numerables autopréstamos a com- es ta ban ex plo tan do. En 1991, la tral), a reducir los gastos del fisco. pa ñías vin cu la das. La fa mi lia Sociedad controlante del Banco del Se buscó en esta década reducir Gue lar ve nia in vir tien do fuer te - Oeste cambia su nombre por Citi- los gastos del Estado con una libe- mente en la Provincia de Mendoza. corp Banco de Inversión y, tiempo ralización financiera y una abertura Compró quince viñedos con finan- después, luego de que pasó el es- comercial. El respaldo de esta polí- ciamiento otorgado por su Banco, cándalo por la caída del Banco, pi- ti ca es tá da do por el Ca pi tal ex - que, a su vez, cubría los desfasajes dieron la autoliquidación. tranjero, financiero, mayoritaria- con redescuentos del Banco Cen- Esto es uno de los vínculos que mente del Citibank. tral. Dos de los operadores de esas une a Moneta y compañía con los compras eran Moneta y Petracchi, diferentes traidores tanto internos Con clu sión que también administraban varios como externos. Cuando llega el proceso suce- viñedos. Poco antes de caer, mien- sorio de Wirston como presidente tras recibía redescuentos del Banco La Déca da Menemista. del Citibank llegaría, a la cúpula Central, el Banco del Oeste efectuó La participación del “Citicorp John Reed, a mediados de 1984. gi ros mi llo na rios al ex te rior que Capital Investors” (CCI) en Movi- Poco tiempo antes Wirston, al ser pasaron por Hispanoamericana Ca- com fue la primera tajada que sacó preguntado por un periodista qué sa Bancaria, una entidad uruguaya el Citibank de las políticas privatis- venía a hacer el Citibank a la Ar- presidida por Lorenzo Sigaut, ex tas que comenzaban a imponerse gentina éste respondió: “Los países ministro de economía del Proceso, en la Argentina. Aunque en el sen- nun ca quie bran”, y con ti nua ba y fueron a parar a cuentas de Gui- tido estricto no era una privatiza- “Por más que no dispongan de di- do Guelar. Entre 1982 y 1984 el ción, era un ne go cio nue vo que visas en lo inmediato, siempre ten- Ban co to mó vein tiún in mue bles desde un principio quedó en manos drán algo que entregar a cambio. como pago de deudas de las em- pri va das. CCI ga nó la li ci ta ción Podrá ser el patrimonio publico, el pre sas de la fa mi lia Gue lar que para ser el primer prestador de ese sistema previsional, la recaudación fueron recibidos, sobrevaluados y servicio junto al Grupo Macri, la futura de impuestos como garantía luego transferidos a otras firmas de es ta dou ni den se Bell South y de o cualquier otra cosa que indique ellos. Firmas que eran insolventes BGH como representante local de la circunstancia”. pero que compraban con créditos la multinacional Motorola. Las ideas los ene mi gos de la del propio Banco, que estaba sien- Es te ca so fue pa re ci do a la Patria las tienen claras. Su política do auxiliado por el Banco Central. crea ción en ju lio de 1988 de la no ha variado. La dicen expresa- Es decir, el vaciamiento se finan- compañía “Sur Seguros de Retiro”, mente, sin contradicciones. Por eso ciaba con fondos públicos. Al mo- que mostró que el Citibank supo tenemos nosotros que comprome- mento de la caída del Banco éste advertir con mucha antelación que ternos con la causa y organizados, tenia una deuda con el Central que se estaba abriendo un resquicio pa- los derrotaremos. ascendía a los 113 millones de dó- ra apropiarse de otra actividad que Por eso debemos luchar junto lares. históricamente era prestada por el al Com pa ñe ro Nés tor Kirch ner Cuando cayó el Banco del Oes- Estado: la jubilación. contra el Imperio que nos quiere te, las pro pie da des que te nia en En tan solo un par de años el destruir. Así y solo así llegaremos Mendoza fueron transferidas a em- gobierno menemista demostró su a ser una Patria Libre, Justa y So- pre sas que es ta ban a nom bre de fanatismo privatizador, convirtien- berana. testaferros y, en varios casos, ad- do a la eco no mía na cio nal en la Juan Santiago Walker 18 SUDESTADA
  • 19. INTERNACIONALES PINOCHET Ni murió ni fue guerrero… A l general Pinochet le apa- recieron algunos pesitos. Pinochet y su esposa. Hace no muchos días una comisión del Senado de los Estados esta parte del patrimonio de aquel fondos. Y no parece que quiera re- Unidos descubrió que Augusto Pi- que gobernó Chile desde que arre- cor dar. Mien tras tan to, la otra nochet era titular, junto con su es- bató el poder el 11 de setiembre de co- ti tu lar de las cuen tas tam po co posa, Lucía Hiriart de Pinochet de 1973 hasta que entregó el poder a podría aportar datos sobre el origen dos cuentas en el Banco Riggs de Patricio Aylwin en 1990. Pinochet, de los fondos, puesto que, al decir Washington por un total de 12 mi- al tiempo de asumir la presidencia del abogado de Pinochet, “esas co- llones de dolares. Una de ocho y chilena no contaba, en su patrimo- sas las manejaba él directamente”. otra de cuatro. nio, más que con una casa de clase Y así nos encontramos aquí, con Cuentas secretas, puesto que de media y un auto. que este señor que gobernó Chile no mediar la mentada comisión no El problema radica en que Pino- por 17 años resultó un hombre de ha bría chi le no (sin con tar a don chet, declarado senil, ahora no re- fortuna y sin memoria. No hace mu- Augusto y su Sra.) que conociera cuer da de dón de pro vie nen esos cho que declaró ante un juez trasan- dino que no sabía que había sido de la vida de 17 personas que se en- contraban desaparecidas porque él era presidente “y estaba para otras cosas”. Nosotros aquí en SUDES- TA DA cree mos, por las prue bas, que algunas de las cosas de las que se es tu vo ocu pan do en esos años fue de enriquecerse. Y lo hizo bas- tante bien. Por cierto que, como todos los de su estirpe, en nuestra sufrida pa- tria, desde el Rio Grande hasta la Tierra del Fuego, cuando asumen los gobiernos, lo hacen, entre otras cosas, para salvar la integridad mo- ral de la nación. Y entonces matan sin enterarse, roban sin acordarse y nos endeudan sin darse cuenta. Pa- recen todos del mismo tronco, del Familiares de mismo palo. Verde. desaparecidos chilenos reclaman en Santiago. Estanilao Graci y Sussini SUDESTADA 19
  • 20. ABELARDO RAMOS “Colorado”: AZUL Y BLANCO E Jorge xisten múltiples maneras de ho me na jear a los gran des Abe lar do Ra mos, hombres, y aun a los peque- murió el 3 de octu- ños. Pero en este caso, como habla- bre de 1994, ha ce mos no solamente de un teórico de ahora diez años. Fue la revolución nacional, sino también el iniciador del revi- de un maestro y de un militante po- sio nis mo his tó ri co lítico incansable que formó a milla- res de lu cha do res, mu chos de los so cia lis ta y el fun - cuales hoy ocupan puestos dirigen- dador y principal di- tes en todas las provincias argenti- ri gen te de la nas y en nu me ro sas agru pa cio nes Izquierda Nacional, políticas que reconocen la figura de que apoyó al Pe ro - Ramos como formativa de sus iden- nismo desde un primer momento y durante toda su historia, tidades, voy a tomarme la licencia de mencionar algunos eventos, po- confrontando decididamente con la izquierdita por tuaria. cos, de mi propia vida, a partir de En 1945 fundó, junto a militantes obreros e intelectuales, el los cuales Abelardo Ramos influyó Partido Socialista de la Revolución Nacional, que se colgó en mi formación hasta mi ingreso con orgullo la medalla de la proscripción junto al Peronis- definitivo en el Peronismo. Más que mo, tras el golpe cívico-militar cipayo de 1955. El Colorado vanidad o autorreferencia, se trata Ramos es aún hoy un referente primordial para la forma- aquí de reconocimiento y también de agradecimiento. ción de nuestra conciencia histórica y uno de los pensado- res “malditos” de nuestra tierra. Fir mando como “Víctor Almagro”, compartió las páginas del diario “Democracia” La Pa tr ia in ciner a da con el columnista “Descartes”, que no era otro que Juan Pe- “ Somos un país por que no pudi- rón. Obras de Ramos como “Revolución y Contrarrevolu- mos integrar una na ción y fuimos ción en la Ar gen ti na”, “His to ria de la Na ción ar gen ti nos por que fra ca sa mos en ser america nos. Aquí se encierra to- Latinoamericana”, “Historia Política del Ejército Argenti- do nuestro dra ma y la cla ve de la no” y “El Marxismo de Indias”, son lectura prácticamente revolución que vendrá.” obligada para los cuadros militantes del Movimiento Nacio- Jorge Abelardo Ramos nal y Popular. Vaya en estas páginas el homenaje necesario al gran patriota argentino y latinoamericano. La puer ta de en tra da es ta ba abierta. Daba a un largo pasillo que en el fondo, pasando el ascensor, te- 20 SUDESTADA
  • 21. HISTORICAS Federal. Pero tras la derrota del fe- de ra lis mo nues tras “his to rias” se escindieron por obra y gracia de los alquimistas liderados por Bartolo- mé Mitre. Y en Argentina se ignoró desde entonces a Artigas, por ser “uruguayo” y el Uruguay lo humi- lló colocándolo en el pedestal infa- man te de fun da dor de una pa tria cu ya in de pen den cia, ga ran ti za da constitucionalmente por el imperio británico, representa su derrota his- tórica. Así que elegir a Artigas y a su bandera significaba romper la insu- laridad argentina, entrando a la po- lítica de la Cuenca del Plata por la puerta ideológica del federalismo popular y revolucionario de un cau- dillo que no era uruguayo ni argen- tino, sino americano. nía un in ci ne ra dor. Mien tras mi con la consigna “Vote a Perón des- vieja iba y venía desde la biblioteca de la Izquierda”. Aquella boleta co- El r egr eso de San dokán hasta el incinerador, el gato, que se se chó 900 mil vo tos en tre los “ La culpa de todo esto la tiene llamaba Sandokán –como aquel hé- cuales estuvo el de Arturo Jauret- Perón” roe malayo de las novelas de Sal- che. Margaret Thatcher ga ri que lu cha ba con tra el La elección de la bandera arti- colonialismo inglés–, desapareció. guista no era azarosa ni caprichosa. 1982. Era 30 de marzo y yo no Todo era fragor en el viaje final de Ramos había sido el primer teórico podía volver solo del colegio hasta los libros y los discos peligrosos. Y de la “cuestión nacional” latinoa- mi casa porque la violencia se ex- mi abue lo, que ha bía ve ni do esa mericana, planteando que nuestro pandía por Buenos Aires. La dicta- noche portando el augurio tenebro- drama consistía en que conformá- du ra cí vi co-mi li tar de Vi de la y so del Golpe Criminal, de repente bamos una de las partes escindidas Martínez de Hoz, regenteada enton- mi ró, des de aden tro del pe que ño de la Nación común, unida por len- ces por Galtieri, reprimía salvaje- departamento, hacia la pared, sobre gua, territorio, historia e intereses, men te una ma ni fes ta ción de la puer ta de en tra da. “Es to tam - que quiso nacer en el siglo XIX pe- re pu dio or ga ni za da por la CGT. bién”. “No, esto no.” “¡Esto tam- ro resultó fragmentada por la ac- Cuan do vol vía mos mi her ma no bién!” Y arrancó sin ceremonias la ción de las oligarquías y burguesías bandera azul, blanca y azul, cruza- comerciales locales en alianza con da con una franja roja, que presidía los imperios de la época; en nues- nuestra casa. La insignia de Arti- tro caso particular, Inglaterra. En- gas, símbolo de la Izquierda Nacio- ton ces, Ar ti gas mis mo era un nal, de sa pa re cía al fon do del símbolo, porque el caudillo del si- pasillo, como Sandokán, como lo glo XIX ha bía lu cha do por la haría pronto el mismo incinerador, emancipación del Río de la Plata y y tantas otras cosas... por la unidad americana liderando Abe lar do Ra mos li de ra ba en - en un momento la Banda Oriental tonces, en 1976, el Frente de Iz- (incluyendo parte del actual territo- quier da Po pu lar, que se ha bía rio brasileño), Entre Ríos, Corrien- presentado a las elecciones de 1973 tes, las Mi sio nes, San ta Fe y con la candidatura de Perón, pero Córdoba, en lo que se llamó la Liga SUDESTADA 21
  • 22. menor y yo, junto a mi madre, ha- de guerra ad hoc a los representan- cia el departamento a tres cuadras tes de todos los partidos políticos. de la Plaza de Mayo, veíamos la re- En esas reuniones, los cerebros que presión desatada entre gases lacri- después dirigirían la democracia de mó ge nos con tra los mi lla res de fin de siglo le decían a Galtieri que peronistas que aún resistían a los no había de qué preocuparse, que palos de la Policía. De algún modo ahora venían 150 años de reclamos no constituía sorpresa. Recordaba ingleses y que EEUU iba a ser por los tanques del 24 de Marzo a la lo menos neutral porque el Tratado noche, en 1976, recorriendo las ca- Interamericano de Asistencia Recí- lles de mi barrio; y la huida a algu- proca compensaba sus obligaciones na casa familiar más segura que la con la OTAN... Só lo uno de los propia. Y durante esos años conocí presentes advirtió en esas reuniones la voz de Perón, que sonaba en casa que suponer que las cosas serían tan gracias a un disquito que había re- fáciles era desconocer la naturaleza sul ta do in mu ne al in ci ne ra dor y del imperialismo y que por ende ha- contenía el último discurso del Ge- bía que jugar todas las cartas y con- neral en la Plaza, aquél de “la más centrarse en la obtención de ayuda maravillosa música”. latinoamericana, única que obten- Sólo tres días después el Ejérci- lada de violencia que podía llevar a dríamos, y en la expropiación de to Argentino recuperaba las Islas una es pe cie de “con fla gra ción los bienes británicos en Argentina Malvinas. Otra vez volvía del cole- mundial” porque la Unión Soviéti- ca podría interceder de nuestro lado para resistir al inevitable contraata- gio, pero sólo. Y el miedo me inun- junto a otras grandes potencias mi- que inglés. Ese único hombre era dó en el colectivo al escuchar los litares e, incluso ¡junto al Japón! Jorge Abelardo Ramos. cantos de multitud por la calle La- valle. Pero no eran de rabia sino de Bi ro me ver de: So bre sa lien te. En La Er a del Per onismo júbilo. Y el mismo Pueblo del 30 efecto, era una idea que algunos de- lirantes barajaban, palabras más pa- “ Alguien dijo, una vez, que yo de marzo los entonaba ahora. Ha- labras menos, y excepción hecha de me fui de mi ba rrio. bíamos recuperado de las garras del la ingenuidad propia de un pibe de ¿Cuándo? león británico las islas que nos per- 11 años. Recuerdo que, orgulloso, ¿Pero cuándo? tenecían por derecho. To do cam bió. Las ra dios se le mostré el trabajo con su respecti- ¡Si siempre estoy llegando!” abrieron a la música nacional y al va calificación a mi viejo, que en el Aníbal Troilo debate. Hasta en la clase de sexto auto, rumbo a su casa, me dijo que grado se hablaba de cosas nuevas. estaba muy bien pero que no era Un mar de ca be zas. Has ta el Nunca fui extremadamente aplica- tan así... Ese fin de semana, des- Cielo se ha puesto a llorar. 1974. 1º do al estudio formal, así que cuan- pués de una larga reunión partidaria de julio. Ha muerto Juan Domingo do pi die ron co mo ta rea pa ra el y probablemente tras una siesta con Pe rón y mi vie jo me lle va a sus hogar un reportaje sobre cualquier el cuerpo repartido entre dos sillas, exequias, multitudinarias. Imposi- tema a quien uno quisiera, familiar el viejo nos llevó de regreso a casa ble tener un recuerdo nítido con só- o amigo, yo elegí entrevistar a Ra- de mi madre; Ramos vino con no- lo 3 años de edad. Pero guardo una mos acerca de la Guerra de Malvi- sotros, seguramente para ir luego a fo to, una ima gen ce re bral im po - nas. Los in gle ses aún no ha bían alguna parrilla del Centro junto a nente que inaugura en mi memoria partido con su flota a nuestro Sur y los compañeros del FIP. En la puer- la conciencia de la Patria dolorida. como dejé hasta último momento la ta de calle, mi vieja consultó preo- Imposible ver la multitud con sólo tarea encomendada decidí la tarde cu pa dí si ma a un Ra mos que se 3 años de edad. Por eso mi viejo anterior a la entrega del trabajo fra- había bajado a saludarla. Y Ramos me le van ta so bre sus hom bros y guar el reportaje de marras. Enton- la tranquilizó: “¡Vienen a tirar!” aho ra sí: un mar de ca be zas. Ha ces de sa rro llé por bo ca de un Cuando la Dictadura se encon- muer to Juan Do min go Pe rón. Y Ra mos ima gi na rio la “teo ría” de tró en fren ta da a la gran po ten cia guardo en la retina aquella foto. De que los ingleses no se animarían a –de va lua da, pe ro gran po ten cia– tan triste, la foto parece en blanco y venir porque arriesgaban una esca- convocó en una especie de consejo negro. 22 SUDESTADA
  • 23. HISTORICAS En abril de 1981 cum plí 10 ge Abelardo Ramos, el polemista te- años. La Dictadura vive un período mible, el editor incansable, el teóri- de relativo ablandamiento y Ramos co contundente, pero sobre todo el reedita “La Era del Peronismo”. Ya conductor político más fructífero de no se trata de “bonapartismo” como la Iz quier da Na cio nal, con du jo la en la primera edición de este último fuerza de izquierda auténticamente tomo de “Revolución y Contra…”, revolucionaria que más votos obtu- sino de una caracterización deseu- vo en la historia argentina. Y a esa ropeizada, digamos; un reconoci- cima llegó, valga el ejemplo, cuando miento de originalidad total hacia el empalmó sus objetivos tácticos con gran movimiento nacional argenti- el anhelo del Pueblo Argentino de no del siglo XX. Otra vez en casa ver a Perón otra vez presidiendo los del Colorado, un fin de semana más destinos de la Patria. con mi viejo. La casa, custodiada En el ocaso de su vida, el Colo- con convicción por un pastor ale- ra do iba a di sol ver su agru pa ción mán desde el patio externo, tiene en para que ingresara al Peronismo en su interior un sinnúmero de ejem- pleno. Yo mismo me afilié en ese plares de La Era del Peronismo. Es entonces al Partido Justicialista, el Ramos era un marxista. Como 17 de Octubre de 1994. En las dis- la morada de un apasionado por la tal, llegó a la comprensión de Pe- tintas filas de las fuerzas provenien- divulgación que se ha pasado toda rón y su movimiento por caminos tes de la vieja Izquierda Nacional su vida publicando libros propios o “científicos” que aquí sería largo hay detractores y defensores de esta ajenos. Como fuera. Etapa tras eta- detallar y dejaremos para más ade- de ci sión de Ra mos. Unos y otros pa, Ramos impulsa editoriales, co- lante. Sólo digamos que ha habido tendrán sus razones, como cabe a la lec cio nes, re vis tas y pe rió di cos. en la Izquierda Nacional distraídos política cuando se ama a la Patria Encerrado con Jauretche, después que creyeron que el partido revolu- –que eso sí los une–, pe ro esa es de 1955, en una imprenta que se ha cionario del proletariado argentino otra historia, que no rehuimos, pero salvado de la libertad de prensa de no llegó a desarrollarse por la per- que dejamos para más adelante. los “libertadores”; insistiendo con sonalidad “conflictiva” de Abelar- Lo cierto es que Ramos fue “el ve he men cia al edi tor Pe ña Li llo, do Ramos. Es pueril la afirmación. último tatú carreta”, el sobreviviente héroe reconocido para los pensado- El siglo de las revoluciones socia- final de una gran generación de pen- res nacionales; enloqueciendo a los listas fue también el de las revolu- sadores que dio la Argentina en el militantes que ya ni duermen, ata- cio nes na cio na les. Ra mos lo siglo XX. Murió cuando se sentía dos al mimeógrafo o a la imprenta; comprendió, como todos en la Iz- “un pibe”, catorce días antes del ac- como fuera; el objetivo es publicar, quierda Nacional, y apoyó a la re- to público en que se afiliaría al Pe- publicar, publicar. Entonces la casa volución concreta que se dio en la ronismo. está repleta de libros fresquitos co- Argentina: el Peronismo, ese frente Ramos ha dejado como legado mo pan caliente, blancos incluso. Y de clases antiimperialista que cual- ideas que hoy están en la agenda po- ahí estoy yo. Y el Colorado que au- quier trotskysta consecuente debía lítica del siglo XXI: la necesidad de tografía uno “para Juan Cruz Ca- apoyar. Aún cuando se propusiera la uni dad efec ti va de la Amé ri ca bral, en su cumpleaños, cariñosa- “marchar separados y golpear jun- Criolla; el cuestionamiento origina- mente” y me lo regala. Sigue hoy tos” para constituirse en la reserva rio de la deuda externa; la adverten- en mi biblioteca, todo subrayado y socialista de una Revolución Na- cia acer ca del pe li gro de la como en fascículos de una hoja ca- cional que pronto mostraría sus li- partidocratización de los movimien- da uno, de tan desarmado. Ahí lo leí mi ta cio nes. Pe ro la Iz quier da tos populares, es decir de su coopta- por primera vez, sin provecho algu- Nacional no conformó el gran par- ción por una visión formalista de la no, pero más adelante se convertiría tido de masas que se proponía por- democracia. en el li bro de con sul ta pre fe ri do que su tiem po fue el tiem po del Rindo mi homenaje, entonces, al acerca de la Gran Década y los años Peronismo; y las masas eran pero- luchador, al maestro y al amigo en subsiguientes, signados por la figu- nis tas, un po co co mo hoy, pe ro la Patria. ra de Perón. muchísimo más. En todo caso, Jor- Juan Cruz Cabral SUDESTADA 23
  • 24. “El último rebelde” Juan Bautista Bairoletto Bautizado con el nombre del “Robin Hood de las Pampas”, este gaucho lideró una forma particular de lucha social. Esto se demuestra en prácti- cas cotidianas, que juntas forman un espectro de la situación social de un tiempo y lugar determinado. C ontar la historia de Bairoletto es rememorar y uno de estos actos provocara en cada uno de los suje- descubrir valores, costumbres, códigos que la tos que él ayudaba, a que se sintieran parte de un mis- gente de esa época usaba cotidianamente. Este mo gru po, que jun tos con sa gra ban la li ber tad de acto de revitalizar figuras como la de este gaucho sir- Bairoletto como un triunfo propio contra la oligarquía, ven, en el imaginario de hoy, como bandera de la inte- siempre enmarcada en la legalidad y el orden. Luego gridad, entrega y disposición que la gente consciente de varias entradas a la cárcel, el 22 de Junio de 1925 de la situación social actual e imperante, tiene acerca salió por última vez, para ya nunca más volver a ser de sí mismo, como la de los compañeros que tiene a su apresado. lado. Vivía en la ciudad de Carmensa (sur de Mendoza) No es menor el aporte que ha hecho este hombre a bajo el nombre de Francisco Bravo, junto a su esposa la causa que nos involucra. La transgresión que este Telma Ceballos y sus dos hijas, Juana y Elsa. hombre izaba como bandera no era una rebeldía sin El apodo de “Robin Hood de las pampas” no es ca- causa ni justificación. Su transgresión obedecía a una sual. Sus enemigos eran aquellos que año tras año ex- coerción efectuada desde lugares que él no podía si- plotaban cada vez más a una sociedad envuelta en una quiera imaginar. Tal vez ni las causas ni objetivos que grave crisis social. éstas perseguían. Pero no necesita mayor análisis el he- Aquellos usureros, tabacaleras extranjeras, sufrían cho de ver a pueblos y pueblos sumergidos en la mise- la carga de este gaucho, que les robaba y repartía su ria, en con di cio nes de plo ra bles y con fer vien tes botín entre los más necesitados. Para ilustrar su acción, anhelos de vivir en una situación más digna. cuenta la historia que Bairoletto tenía un amigo que Nacido en Santa Fe en 1894, quinto hijo de un ma- había comprometido su único bien, una modesta finca, trimonio de italianos, Bairoletto sufrió desde niño las con una hipoteca a favor de un conocido usurero de la injusticias de un Estado que ignoraba a su Pueblo. Su zona. Como casi siempre ocurría, sucesivas cosechas vida estuvo enmarcada por la persecución policial. Se fallidas le impedían rescatar su crédito. Enterado Bai- dedicó al hurto y al asalto, combinando la insolencia roletto del asunto, acudió a lo de aquel hombre y le en- hacia la ley y la valentía en sus actos. Como si cada tregó el dinero necesario. Luego recomendó que citara 24 SUDESTADA
  • 25. HISTORICAS Afiche de la película argentina sobre nuestro personaje, realizado para su presentación en el extranjero. teo. Hiere a uno de los oficiales. Teme por la vida de su mujer y de sus hijas y empieza “la” huida. La más larga de todas. Su brillante escape. En un momento del tiroteo, él da vuelta su arma, se apunta, y dispara. Bairoletto se suicidó. No lo mataron. Empieza a caer para atrás, se apoya en la pared y cae al piso. Luego entra la policía y le tiraron ya muerto. Una vez más Juan Bautista Bairoletto había huido. No pudieron con él sus enemigos. Nuestros enemigos. Una vez más eligió la dignidad. al usurero a la tarde, le diera el dinero y recuperara los Este gaucho “rebelde” tomó el compromiso de es- pagares hipotecarios, y que luego, para festejar el pago, tar con aquellos más necesitados. En una década que la lo hiciera quedar a cenar. Y así lo hizo el chacarero. Historia bautizó, no en vano, como la “Década Infa- Luego de una abundante cena, con los bolsillos llenos, me”. Este gaucho luchó con valentía contra las desinte- subió a su vehículo (un sulky de aquella época). A 500 resadas leyes y autoridades del momento, erigidas en metros de la finca Bairoletto lo esperaba en las som- elecciones fraudulentas y golpes de estado, lo que hace bras y cuando el prestamista llegó, el “Robin Hood de que estos enormes gestos de compromiso sean eternos. las Pampas” lo despojó de sus haberes, recuperando el dinero invertido en la operación. Y es nuestro deber hacerlos así, para que aprendamos El 13 de Septiembre de 1941 salió temprano. Iba a de la historia. Así nuestro héroe lo entiende. buscar su caballo y se iba a ir por algunos días. Pero Y al final de su vida, para demostrar que el triunfo inesperadamente regresó esa misma tarde. Se sentía en- es y será nuestro, declara: “...los que me lloran por fermo. Al amanecer se sintieron algunos tiros. Los po- muerto dejan ya de llorar, vivo en el alma del pueblo, licías confundieron al puestero con Bairoletto. Este se nadie me puede matar”. levanta de un salto, busca sus armas y comienza el tiro- Ramiro Aboy EL 17 DE OCTUBRE “Un pujante palpitar sacudía la entraña de la ciudad. Un hálito áspero crecía en densas vaharadas, mientras las multitudes continuaban llegando. Venían de las usinas de Puerto Nuevo, de los talleres de Chacarita y Villa Crespo, de las manufacturas de San Martín y Vicente López, de las fundiciones y acerías del Riachuelo, de las hilanderías de Barracas. Brotaban de los pantanos de Gerli y Avellaneda o descendían de las Lomas de Zamora. Hermanadas en el mismo grito y en la misma fe, iban el peón de tambo de Cañuelas y el tornero de precisión, el fundidor, el mecánico de automóviles, el tejedor, la hilandera y el peón. Era el subsuelo de la patria sublevado. Era el cimiento básico de la Nación que asomaba por primera vez en su tosca desnudez original, como asoman las épocas pretéritas de la tierra en la conmoción del terremoto. Era el sustrado de nuestra idiosincrasia y de nuestras posibilidades colectivas allí presentes en su primordialidad sin reatos y disimulo. Era el de nadie y el sin nada en multiplicidad casi infinita de gamas y matices humanos aglutinados por un mismo estremecimiento y el mismo impulso, sostenido por una misma verdad que una sola palabra traducía”. Raúl Scalabrini Ortiz SUDESTADA 25
  • 26. La Semana Trágica de 1919 S i hay algo que reconocerle a la oligarquía, aparte del carácter despiadadamente sanguinario de sus irrupciones en la historia argentina, es la contuma- cia. Así al menos parece demostrarlo la saga de los “cosacos” (policía montada), los que arremetieron contra Vasena. El que nos ocupa en esta ocasión no es el que supo ser ministro de economía de la sangrienta dictadura la multitud. Ante la resistencia a desconcentrarse de los de Onganía, sino su padre. Este último, a principios del trabajadores y sus familias fueron enviadas tropas de siglo pasado era personero de la pérfida albión, a quien refuerzo que establecieron una línea de tiradores a lo pertenecía en casi su totalidad el paquete accionario de la largo de seis cuadras y patrullaron intensamente la zona Empresa Metalúrgica Pedro Vasena. hasta que consiguieron poner fin al incidente. El saldo del Las condiciones en las que desempeñaban sus tareas enfrentamiento fue de un obrero muerto a sablazos y los trabajadores de estos talleres eran inhumanas y el trato otros cuatro a balazos. La indignación popular se tradujo de los directivos para con ellos ciertamente despótico. en una inmensa movilización que acompañó los restos de Ante esta realidad, el 2 de diciembre de 1918 unos 2.500 los caídos. El 9 de enero, en Chacarita, mientras hablaba obreros se declararon en huelga. Exigían aumentos de a la multitud un dirigente sindical, la policía y los salario, descanso dominical, jornada laboral de ocho bomberos armados y atrincherados en los murallones del horas, abolición del trabajo a destajo, entre otras cosas, y lugar balearon a la multitud provocando cerca de 50 la reincorporación de los compañeros despedidos a causa muertos. de sus actividades gremiales. Los directivos no recibieron La Sociedad de Resistencia Metalúrgicos Unidos con- a la comisión de huelga, negándole entidad e hicieron vocó a la huelga general, a la que se sumaron la FORA y caso omiso de escritos que le fueron enviados, procedien- muchas federaciones de oficio. Los piquetes obreros que do en cambio a contratar o sobornar, según el caso, recorrieron las calles terminaron imponiendo el paro a algunos “carneros” con los que logró mantener cierta toda la ciudad. Se producían saqueos a armerías y los actividad. Entre estos y los huelguistas se suscitaban inci- enfrentamientos armados, alarmas y corridas se extendían dentes cada vez más frecuentes y violentos, sobre todo en por doquier. El gobierno, mientras tanto, iba concentran- el trayecto recorrido por los carros que transportaban do un fuerte aparato represivo: a las fuerzas policiales, materiales desde los depósitos ubicados en el barrio de del escuadrón de seguridad y los bomberos armados, se Pompeya hasta los talleres de Cochabamba y La Rioja. habían sumado ya las tropas de la 1ª y 11ª División del Presionado por influyentes empresarios, el gobierno radi- Ejército, y en Dársena Norte atracaban los acorazados cal proporcionó fuerzas policiales para proteger esos con- Belgrano y Garibaldi, desembarcando sus efectivos. De voyes, que se sumaron a los rompehuelgas contratados esta manera el Gral. L. Dellepiane contó rápidamente con por la “Asociación del Trabajo”, eufemismo con el que se más de diez mil hombres armados. Muchas calles se con- designaba a una entidad empresaria (integrada por virtieron en verdaderos campos de batalla, pero las tropas Christophersen, Macadam, Morgay, entre otros person- se imponían. eros de la extranjería) dedicada a proteger los bienes de la El día 11 de enero el presidente H. Yrigoyen se patronal y reprimir con violencia los legítimos reclamos entrevistó con Pedro Vasena, quien terminó aceptando las populares. demandas obreras y el gobierno se comprometió a liberar Transcurridos varios días de conflicto, el 7 de enero a los detenidos, los que lentamente fueron recuperando su se produce el primer enfrentamiento que desencadenará la libertad. Paulatinamente la situación se fue normalizando. huelga general. Esa tarde, seis chatas que salían de los La evaluación de lo acontecido variaba de acuerdo a depósitos eran seguidas por gran número de huelguistas, la ideología política de las diferentes centrales o federa- que acompañados de sus mujeres e hijos reclamaban a los ciones obreras, todavía faltaba recorrer un largo camino carneros que abandonaran su papel de rompehuelgas. La que cristalizaría en la unidad del movimiento obrero con caravana pasó frente a la escuela situada en la esquina de la creación de la C.G.T., la Confederación General del Alcorta y Pepirí, donde desde algunos días antes habían Trabajo. quedado acantonados veinte matones armados y diez Arturo Bulián 26 SUDESTADA
  • 27. HISTORICAS ENCARNACION EZCURRA Homenaje a la heroína de la Federación sus familias no avalaban su casamiento, idearon una L a educación formal nos enseña, en todos sus ciclos, la vida ejemplar de ciertos personajes a estrategia: le hicieron creer a ambas familias que ella los que la superestructura cultural coloca en un estaba embarazada. El objetivo se cumplió y el hijo vi- Olimpo intocable. Como decían “los malditos”, estos no un año después. intelectuales nos son presentados como paradigmas de Después de su primer gobierno, Rosas, realizó una lo que debería ser nuestra cultura. Caras endurecidas Campaña al Desierto, con el fin de extender la frontera por el bronce o el mármol nos miran como transmi- pacíficamente y entretejer alianzas con los caciques de tiéndonos la fórmula para ser un “buen argentino”. Así la Patagonia Argentina (como verán, muy diferente a nos venden que Mariquita Sánchez de Thompson fue la de Roca). Estas campañas lo mantenían fuera de ca- la mujer más importante del siglo XIX, porque en su sa durante largos períodos, en los cuales Encarnación casa se cantaron por primera vez las estrofas del Him- actuaba activamente en representación de los intereses no Nacional. Años más tarde, en el gobierno centralis- de Rosas. Empieza a dedicarse a la política y a inter- ta de Rivadavia, presidió la Sociedad Benéfica, como venir en los temas sociales en la vida de Buenos Aires. lo hicieran las Damas de Caridad antes del gobierno Era ella misma quien le daba de comer y vestir a todos de Perón: una caridad vacía de contenido, para limpiar los pobres que se juntaban en su puerta, tarea que le las conciencias frente a la alta sociedad y para con su delegaría a su hermana Josefa, cuando ella estaba en religión. otras funciones. Josefa tenía instrucciones claras. Se Parte de la batalla por la definitiva Liberación Na- debía ocupar de todos, conocerlos por su nombre, dar- cional es dar la lucha dentro del campo de las ideas, le a todos ellos un plato de comida y a los que no acu- específicamente, en el Revisionismo Histórico. Gra- dían, invitarlos para que lo hicieran. Esa era la tarea de cias a éste, encontramos a otros personajes, olvidados Josefa. Pero esto no consistía sólo en darles un plato por la historia oficial, que encarnan y re-significan de comida. La gran diferencia con la filantropía de nuestros legítimos valores culturales. Mariquita está en el objeto de dos ideologías contra- Contemporánea a Mariquita encontramos a Encar- puestas: la primera quería saciar su culpa de “señora nación Ezcurra, nacida en una familia prestigiosa, al importante”, en cambio, Encarnación lo hacía por “el igual que su marido, don Juan Manuel de Rosas. De- otro” y con contenido social. sinteresada de su herencia, al igual que Juan Manuel. El Pueblo esto lo percibía claramente, ya que pudo Eran el uno para el otro. Tenían los mismos problemas y puede diferenciar entre la dádiva que se entrega des- y las mismas aspiraciones. A ella no la querían los Or- de el guante blanco a la mano que se mezcla siendo tiz de Rosas y a él no lo querían los Ezcurra. Como una más. SUDESTADA 27
  • 28. Además del amor y compromiso a su pueblo, tenía las ca lles. Las au to ri da des no pu die ron cal mar los. capacidad de organizar. Por eso pudo fundar la Socie- Tampoco pudieron explicar contra quién era el juicio. dad Popular Restauradora, conocida como “La Mazor- Cada vez que alguno quería hablar, el grito se hacía ca”. Dirigía a hombres duros, como Parra, Cuitiño y escuchar más fuerte: “¡Qué viva el padre de los po- Salomón. bres!”. En el año 1833, mientras Juan Manuel estaba en El 20 de octubre de 1838, a los 33 años de edad, Campaña, lanzó una publicación donde se arremetía falleció la “Heroína de la Confederación”. contra el gobierno de turno. La guerra de pasquines se A través de este artículo queremos homenajear y hizo cada vez más cruenta, hasta que el gobierno deci- resaltar los valores comunes entre Encarnación y Evi- dió enjuiciar al libelo. Ella empapeló la ciudad con ta. Las coincidencias no pasan solamente por la edad carteles donde se anunciaba que el juicio se hacía con- de su muerte, sino porque las dos protagonizan un tra don Juan Manuel, y no contra el libelo. Ese día, to- Movimiento Nacional y Popular que sostienen las ba- do el pue blo sa lió a la ca lle. Los co mer cian tes, ses para el proyecto de una Argentina Libre, Justa y contrabandistas y pulperos, todos los que trabajaban Soberana. Las dos han sabido conducir los procesos de en el cuero, en los más de cien talleres. Criollos, ne- “Octubre” en cada siglo, jugándose hasta las últimas gros e indios acompañados por las mujeres. Nadie se consecuencias por el amor hacia un Hombre y hacia su quedó en su casa. Todos salieron por las calles gritan- Pueblo. do “¡Viva el padre de los pobres, que viva el Restaura- dor!”. Todo un día se quedó el pueblo en la plaza y en Lucas Bonello. Desde el Oeste un rumor… Era muy de mañana, y yo acababa de ponerle a mi mujer una inyección de morfina (sus dolores lo hacían necesario cada tres horas). El coronel Perón había sido traído ya desde Martín García. Mi domicilio era este mismo departamento de calle Rivadavia. De pronto me llegó desde el Oeste un rumor como de multitudes que avanzaban gritando y cantando por la calle Rivadavia: el rumor fue creciendo y agigantándose, hasta que reconocí primero la música de una canción popular y, enseguida, su letra: “Yo te daré,/ te daré, Patria hermosa/ te daré una cosa,/ una cosa que empieza con P/ Perón”. Y aquel “Perón” resonaba periódicamente como un cañonazo. Me vestí apresuradamente, bajé a la calle y me uní a la multitud que avanzaba rumbo a la Plaza de Mayo. Vi, reconocí, y amé los miles de rostros que la integraban no había rencor en ellos, sino la alegría de salir a la visibilidad en reclamo de su líder. Era la Argentina “invisible” que algunos habían anunciado literariamente, sin conocer ni amar sus millones de caras concretas, y que no bien las conocieron les dieron la espalda. Desde aquellas horas me hice peronista” Leopoldo Marechal (1900-1970) 28 SUDESTADA
  • 29. CULTURALES El duro aprendizaje de la Revolución Cultural E n América del Sur se juega si América latina será o no capaz de acceder a un cierto protago- nismo en la historia o quedará en el anonimato de los coros. El tema implica dos centros. Uno, el centro del mundo, es decir, los centros que guían al mundo, y el otro es donde uno vive y está. Uno inevitablemente reflexiona y piensa desde donde uno vive y es. El cen- tro del mundo es cada uno de nosotros, irremediable- men te, aun que en el mun do real ese cen tro sea dependiente de los centros reales. Pero hay una dialéc- tica incesante entre los centros protagónicos del mun- do, de la historia real, y el centro desde donde se piensa la historia, que es el que vive cada uno y que uno, para pensar con natural am- plitud, necesita que su centro atraviese los ejes protagónicos de la realidad. Si no coin- cidimos en nuestro centro vital con el eje pro- tagónico de la realidad, no nos es fácil pensar con nitidez. Nos es fácil ser confusos porque esta- mos dependiendo intelectualmente de la irradiación de los protagonistas. Todos nosotros –latinoamerica- nos– somos en cierto sentido más dependientes que protagonistas en nuestro centro, intentando llegar a ser más protagonistas que dependientes, no solo en los países sino en nuestra vida personal. Por- que los países se manifiestan a través de las potencias y las impotencias de las vidas personales. Hay cinco grandes Estados-Na- ción industriales que irrumpen en el siglo XIX como los dinamizadores y que forman parte hoy del Grupo de los Siete. Entre los siete países más ri- cos del mundo, más industriales del mun- do, están los cinco que entraron al nivel de Estado-nación industrial en el siglo XIX. Son Inglate- rra, Francia, Alemania, Italia, Japón. Pero al iniciarse SUDESTADA 29
  • 30. el siglo XX irrumpe en la historia un nuevo acontecer, Con cier to de poten cias que se llama Estados Unidos de América. El poder Dice Henry Kissinger que la unipolaridad del mundial lo miraba con asombro, como a los “nuevos Estado-Continental industrial más moderno que son ricos”, pero aparentemente no alteraba el juego de na- los Estados Unidos no va a ser de largo plazo. Consi- die. Se despliegan en un avance continental gigantesco dera que el mundo va a evolucionar hacia un “concier- cuya única víctima importante es México, que era un to de po ten cias”. Los Es ta dos Uni dos no tie nen país que nadie sabía dónde estaba sino por el fusila- hábitos de concierto de potencias, han sido siempre miento del emperador Maximiliano, que era austríaco. unipolares, pero deberán hacer ese aprendizaje porque Para Fiedrich Ratzel, fundador de la geopolítica ale- –de acuerdo con su análisis– se va a ir gestando en Eu- mana, se trata de “la apertura de la era de los Estados rasia durante los próximos veinte años del siglo XXI, Continentales”. Sostiene que los Estados-Nación euro- un conjunto de potencias que forman la Unión Euro- peos están obsoletos, no sirven más, que Europa está pea, Rusia, la India, China y Japón. obsoleta porque sus potencias se ilusionan con que es- En América latina hay dos zonas básicas bien tán en el centro del mundo, pero ya hay un nuevo cen- diferenciadas: una formada por México, América Cen- tro del mundo más real que ellos. tral, las Antillas y el Caribe y otra que es América del Europa como centro del mundo se termina y Sur. En América del Sur se juega si América latina se- en América latina aparece la “Generación del 90”. De rá o no capaz de acceder a un cierto protagonismo en una forma singular y ante la emergencia de ese poder la historia o quedará en el anonimato de los coros. Mé- que ve Ratzel, esa generación siente que “ha emergido xico es la mayor potencia hispanohablante, pero está un gigantesco poder”. Era el tiempo en que se consoli- ligado a una cantidad de multienanitos que están en daban las repúblicas periféricas y agroexportadoras América Central y las islas del Caribe. Por eso carece que se habían independizado y separado: la Argentina de maniobrabilidad en la frontera del poder mundial estaba próspera, Uruguay estaba rico también, Brasil, máximo. Está solo y excéntrico respecto del lugar bá- con el café era la emergencia de San Pablo, y México, sico de América latina. con Porfirio Díaz, “orden y progreso” para todos. Por otra parte, Brasil es la mitad de América En esa situación aparecen en Uruguay, José del Sur, en extensión, en población, en producto bruto Enrique Rodío y una generación como la del argentino neto. La otra mitad es hispanohablante. Somos dos mi- Manuel Ugarte, el venezolano Rufino Blanco Fombo- tades y la diferencia entre la luso-mestiza brasileña y na y el peruano Francisco García Calderón, un mundo la hispano-mestiza, es que la segunda está dividida. de gente que se encontraba en París y se daban cuenta Brasil es un solo país, y los otros están divididos en de que ve nían del mis mo mun do la ti noa me ri ca no, nueve. De esos nueve hispanohablantes, hay cinco paí- aunque todo se encontraba allá, porque aquí cada uno ses medianos –Venezuela, Colombia, Perú, Chile y la estaba atrincherado en su barrio, avizorando que los Argentina– y cuatro pequeños, que son Ecuador, Boli- peruanos y los bolivianos no molesten o que los porte- via, Paraguay y Uruguay. Los cuatro chiquititos ape- ños no nos incomoden. Es desde allí que se replantea nas llegan a sumar el producto bruto interno de Perú, la vocación bolivariana de la unidad. que es el último en la escala de los medianos. “...esta es una revolución antiimperialista y eso la llena de un contenido especial que nos obliga al pensamiento claro y a la acción no solo en Venezuela sino en el mundo entero. Esta es una revolución que ha entrado en una fase antiimperialista, eso tiene ya un profundosignificado, y nos obliga a continuar...” Hugo Chávez 30 SUDESTADA
  • 31. CULTURALES De los cinco países medianos, la Argentina es Carlos Saúl Menem. De los 32 países que serían los el mayor, siendo equivalente en PBI a la suma de Vene- que integran el ALCA, 20 alcanzan el 0,01 del PBI de zuela, Colombia, Perú y Chile, y es en consecuencia el todos los otros países, de manera que hay una cantidad mayor poder hispanohablante de América del Sur. La ya de pigmeos absolutos y que van a ser usados en alianza de Brasil y la Argentina equivale a los dos ter- contra nuestra. No hay inconvenientes en hacer zonas cios de América del Sur. Por eso, el núcleo de aglutina- de libre comercio con Estados Unidos o con Europa, si ción posible de la unidad de América del Sur es la logramos un cierto concierto de poder interno, una re- unidad de Brasil y la Argentina. Hace 50 años, Juan gionalización que nos permite tener una presencia, una Domingo Perón intentó hacer la alianza con Getulio voz, una economicidad y una posibilidad. Porque el Vargas, de Brasil y con Carlos Ibáñez del Campo, de Chile, constituyendo el nuevo ABC, que entre 1951 y asunto no es solamente económico. 1954 es el primer intento –frustrado como ocurre siem- Edu ca ción y cultu r a pre con lo que se inicia– de nacimiento de una política latinoamericana. Se nos dice que la educación es el eje, pero El equivalente aquí de la alianza franco-alema- nuestras universidades son bachilleratos ampliados, na es lo que planteó Perón en 1951, la alianza argenti- porque ninguna tiene el capital suficiente para generar no-bra si le ña. El la lla ma el “nú cleo bá si co de altas especializaciones en energía nuclear o en ciencias aglutinación” de todo el conjunto. Si se genera ese nú- biológicas, por ejemplo. El único modo es que sepa- cleo de aglutinación, dice Perón, inevitablemente va a mos que una política de la cultura es más importante arrastrar al conjunto y se podrá formar la Confedera- aún que la empresarial. Aun el país industrial más im- ción de la América del Sur. portante que es Brasil, exporta básicamente commodi- Perón es el refundador de la política latinoa- ties. No exporta nada vinculado a asuntos de punta, mericana en el siglo XX. Planteó el único camino real, sino el equivalente industrial a los commodities agra- modernización e industrialización latinoamericana de rios, lo más rústico en la industria. Lo contrario exigi- bases indígenas dinámicas. Antes de Perón había un ro- ría capacitar 70.000 especialistas en las industrias de manticismo latinoamericano, un ansia difusa de la uni- punta todos los años, como hacen en la India. dad de Amé ri ca la ti na. Pe ro po lí ti ca es cuan do se El Mercosur no enfrentó nunca una política señalan los caminos reales, se distingue lo principal de de la cultura porque el estudiantado desapareció, por- lo secundario, porque si no cualquier cosa sirve para que no hay movimientos estudiantiles en América La- cualquier cosa. Hace una década que el Mercosur es esencial- tina. Hubo un holocausto de las juventudes en los años mente la alianza estratégica más importante de la Amé- 60 y 70 en América Latina entera, de Tlatelolco a Bue- ri ca del Sur y que ine vi ta ble men te lle va a in ten tar nos Aires. El estudiantado latinoamericano, que había unificarse con la Comunidad Andina de Naciones. Pero sido el portavoz del latinoamericanismo, el creador en el Mercosur no es una alianza entre la Argentina y Bra- el siglo XX de la mejor herencia de América latina, sil como si fuera una alianza en el Pacto Andino o en quedó sin historia, afónico, lelo y ahora no sabe nada otro lado. Es la alianza constituyente de las posibilida- de sí mismo y no se mueve por nada. Y quedaron por des de la unidad de América del Sur. Por eso reniego el otro lado las uniones regionales del Mercosur en del nombre de Mercosur. Eso es un subtítulo. Es pensar manos de funcionarios, de técnicos, pero no quedó en que estamos haciendo solo mercado. Bienvenido el la juventud de los pueblos. La juventud de los pueblos mercado entre nosotros, y bienvenido el que se desarro- es la que genera lo nuevo. Es lo que debemos recupe- lle, pero lo fundamental es que tendríamos que llamar- rar. Si el Mercosur queda encerrado en los límites mer- nos “Unión Sudamericana”. Porque es ésta la única can ti les, es tá per di do. El Mer co sur re quie re una posibilidad real de unión sudamericana. gigantesca revolución cultural. Estamos haciendo un AL CA: la da ga de Her odes duro aprendizaje entre todos. Alberto Methol Ferré* Y hoy es ta mos en el con flic to del AL CA emergente que todavía nadie sabe lo que es, pero sí que es un invento para matar al Mercosur. El ALCA nace *Profesor de Historia Contemporánea en la Universidad de de la Iniciativa de las Américas de George Bush padre, Montevideo, profesor de Historia de América Latina en el en junio de 1990. Pero en julio de ese año, se firma el Instituto Artigas del Ministerio de Relaciones Exteriores y Acta de Buenos Aires entre Fernando Collor de Mello y miembro de la Academia de Historia Marítima y Fluvial. SUDESTADA 31
  • 32. Hemos visto “Los fusiladitos”. Argentina 2003. Escrita y dirigida por Cecilia Miljiker. ATP. Duración: 57 minutos. imágenes de archivo, una carta de Rodolfo Walsh, “L os fusiladitos”, ópera prima de Cecilia las vo ces en off de Ma le na Sol da y Car los Miljiker, es un interesante mediometraje Portaluppi relatando lo ocurrido, y citas de diferen- documental que apela a la memoria fíl- tes filmes argentinos. De esta manera se inaugura mica para cuestionarse los fusilamientos provoca- una tendencia que seguramente va a ser adoptada dos por la Revolución Libertadora en los basurales por esta nueva generación de realizadores, más in- de José León Suárez en el año 1956, exigiendo con teresados en hacernos tomar conciencia de lo que justicia una reparación histórica de aquellos he- verdaderamente importa que en filmar superpro- chos. ducciones que sirven para acompañar al balde de Para ello recurre al libro “Operación masacre” pochoclo. de Rodolfo Walsh y vuelve a las raíces del primer Si bien desde el punto de vista técnico puede peronismo, analizando su influencia en la historia presentar algunas desprolijidades propias de cual- política de nuestro país entre 1956 y 1973, y criti- quier debutante, que hacen que no esté a la altura cando agudamente a esos nuevos “líderes socia- de las grandes películas de su género, “Los fusila- les” que valoraron su seguridad personal por sobre ditos” es una película que vale la pena ver para el proyecto social que debían continuar. que to me mos con cien cia en el pre sen te de los El resultado es una suerte de collage en el que errores cometidos en el pasado y no los repitamos se mezclan una entrevista a un sobreviviente de lo en el futuro. sucedido aquella jornada, una gran cantidad de Patricio Ferro BUSCANDO AL GENERAL DUVAL Los miércoles de 10 a 12 del mediodía por FM LA BOCA, 89.3 megahertz 32 SUDESTADA