Contenido                                                                                               Introducción      ...
INTRODUCCIÓN                                                            ha caído en la cuenta de que tiene condiciones y m...
escrita, reside en el propósito de hacer pensar, de invitar a los                                     1lectores y a las le...
1.2. ¿Por qué no se han cumplido los sueños?                            transformando en una pesadilla, pues está llevando...
sabia lógica de la naturaleza hace que las dos fuerzas de auto-         Urge rehacer el camino de vuelta, rumbo a la casa ...
hacia arriba y hacia delante, abierta a las virtualidades que se         historia. Prácticamente todo está bajo el signo d...
Al arquetipo de la conquista —Alejandro Magno, Hernán Cortés y          químicamente con el medio para garantizar su super...
cuyos párrafos centrales ( 3 9-44) están dedicados al cuidado como     en Seattle, en Génova? Es el sueño de la inclusión ...
materialista y mecánico, lineal y determinista, dualista yreduccionista, atomizado y compartimentado. Y que ha separado la...
El estudio de la historia revela que hay dos fuentes que orientaron y     nosotros, Enrique de Lima Vaz y Manfredo Oliveir...
David Goleman diría: «En el fundamento de todo está la inteligencia        1.4. Irradiación de la ética: la ternura y el v...
Para orientamos en esta espinosa cuestión nos serviremos de dos           que habitan en la morada, para que cooperen y se...
Ese ángel bueno hace que moremos bien en la casa, que puede ser la          Si queremos una revolución ética que responda ...
La ética es parte de la filosofía. Considera concepciones de fondo        nosotros podemos y debemos tenerla, y de ese mod...
Además, en la morada, los moradores tienen costumbres,                    las personas. A su juicio, ese carácter remite a...
Esta es una de las razones —nada irrelevante, por cierto— de la           interés de clase), para oír sólo la voz de la no...
valer como norma para todos». Son principios de la razón ilustrada,          todo conocimiento que se siente desafiado a c...
paleocristianismo, por el contrario, otorga una centralidad absoluta      creación. El humilde Francisco se había converti...
devastación de la biosfera y de la propia supervivencia de la especie                         habéis llegado a ningún cons...
ni tampoco las directrices de los diferentes gobiernos. Es urgente una     equilibrio. Y nosotros queremos controlar esos ...
ricos no tienen el menor sentido de solidaridad, pues destinan menos     Estos datos objetivos deben ser asumidos subjetiv...
Pero antes tenemos que hacer una terapia del lenguaje, pues               ¿cuál es el mejor medio para liberarnos del sufr...
cultura tibetana expresa ese ideal a través de la figura del Buda de      En san Francisco emergió poderosamente, sin que ...
File
File
File
File
File
File
File
File
File
File
File
File
File
File
File
File
File
File
File
File
File
File
File
File
File
File
File
File
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

File

616 views
554 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
616
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
10
Actions
Shares
0
Downloads
8
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

File

  1. 1. Contenido Introducción 1. Ética: la enfermedad y sus remedios 1. Nuestro pecado de origen 1.1. La elección es nuestra: cuidar o desaparecer . 1.2. ¿Por qué no se han cumplido los sueños? 1.3. Un nuevo reencantamiento 2. Paradigma-conquista 3. Paradigma-cuidado 4. La religación, base de la civilización planetaria ... 2. Genealogías de la ética 1. Cómo nace la ética 1.1. Religión y razón: fuentes de la ética .... 1.2. El afecto: fuente originaria de la ética .. 1.3. Tensión entre afecto y razón 1.4. Irradiación de la ética: la ternura y el vigor . 2. El fundamento: daimon y ethos, el ángel y la morada 3. Ética y moral: distinciones y definiciones ... . 3.1. Definición de «ética» y de «moral» 3.2. Experiencia fundamental: la morada humana. 3.3. Hábitos familiares, formadores de la ética y de la moral 4. El ethos que busca 5. El ethos que ama . 6. El ethos que cuida 7. El ethos que se responsabiliza 8. El ethos que se solidariza 9. El ethos que se compadece LEONARDO BOFF, ETICA MORAL LA BÚSQUEDA DE LOS 10. El ethos que integra FUNDAMENTOS 3. Virtudes cardinales de una ¿ética planetariaTraducción: Ramón Alfonso Díez Aragón 1. Bien común para toda la comunidad de la vida 2. Autolimitación: virtud ecológica © 2004 by Editorial Sal Terrae Polígono de 3. La justa medida: fórmula secreta del universo y de la felicidad Título del original en portugués: Raos, Parcela 14-1 Etica e moral. 39600 Maliaño (Cantabria) Fax: 942 369 201 4. Guerra y paz A busca dos fundamentos Con las debidas licencias 1. Amenaza contra la paz: el imperialismo globalizado © 2003 by Animus / Anima Produçóes Impreso en España. Printed in Spain 2. Terrorismo: la guerra de los ofendidos Petrópolis, RJ ISBN: 84-293-1546-2 Depósito Legal: BI-673- 3. La globalización del riesgo www.animus/anima.com 04 4. La guerra: una cuestión metafisica Para la edición española: Fotocomposición: 5. Guerra y ética E-mail: salterrae@salterrae.es Sal Terrae — Santander 6. La paz posible http://www.salterrae.es Impresión y encuadernación: 7. La paz y el «efecto mariposa» Grafo, S.A. — Bilbao ConclusiónTrascripción en proceso de autorización para uso exclusivo de la materia de Taller de Ética. Bibliografla Enero 2011. La Carta de la Tierra
  2. 2. INTRODUCCIÓN ha caído en la cuenta de que tiene condiciones y medios para poner fin a la especie humana y herir de muerte a la biosfera. ¿Qué ética yCUANTO MAYOR ES EL RIESGO, TANTO MAYOR ES LA qué moral pondrán freno a ese poder avasallador?SALVACIÓN Prescindiendo de esta amenaza extraordinaria, ¿qué revolución éticaNadie está hoy en condiciones de decirnos hacia dónde camina la y moral hay que hacer para curar la mayor haga que avergüenza a lahumanidad: si hacia un abismo que nos tragará a todos o hacia una humanidad, y concretamente a nuestro país: los millones y miles deculminación que nos englobará a todos. Lo cierto es que estamos millones de seres humanos que gritan desesperadamente al cieloentrando en un nuevo rellano de conciencia, la conciencia planetaria; pidiendo un poco de compasión y misericordia en forma de pan, deque sentimos la urgencia de una alianza entre los pueblos que agua potable, de salud, de vivienda, de reconocimiento y dedescubren que están juntos dentro de la única Casa Común, una inclusión en la familia humana?alianza necesaria para poder convivir de una forma mínimamentepacífica, y que se hace necesario un cuidado especial de la Tierra y Cuando nos encontramos en crisis que afectan a las razones de lade sus ecosistemas, si no queremos perder las bases de nuestra convivencia humana y al sentido último de la vida, ha llegado elsubsistencia. momento de detenernos un momento y reflexionar sobre los fundamentos. Es la oportunidad de revisar la experiencia seminal yHay señales para todos los escenarios. Pero ninguna de ellas es originaria que hizo nacer en otros tiempos y hace brotar todavía hoyinequívoca. Estamos condenados a hacer camino caminando, no lo que llamamos «ética» y «moral». Como veremos, la experienciapocas veces en medio de una noche oscura, sin ver claramente la protoprimaria reside en la morada humana, en morar en este mundodirección y sin poder identificar los obstáculos. Y tenemos que creer junto con otros, cuidándonos mutuamente y cuidando lo que esy esperar que el camino nos lleve a algún lugar que sea bueno para común. Morar es una experiencia irreducible, cargada demorar y detenerse en él. significaciones que el pensamiento tiene que desentrañar.Pero hay una constatación indiscutible: la aterradora crisis ética y Tal vez bebiendo de esta fuente recibamos el regalo de algunamoral que se extiende por todas partes ha alcanzado ya el corazón de inspiración prometedora que nos muestre cómo debemos ser yla humanidad. ¿Quién tiene suficiente autoridad para decirnos lo que comportarnos actualmente. Meditando a partir de los desafiostodavía es bueno y malo, lo que todavía vale? Nos sentimos propios de la nueva fase de la historia de la humanidad y de laperplejos, confundidos y perdidos. misma Tierra, la fase planetaria, obtendremos alguna luz. Y toda luz es creadora y liberadora. Muestra caminos y señala la dirección. Y,Percibimos, por otro lado, la urgencia de puntos comunes que sobre todo, mantiene viva la esperanza.orienten algunas prácticas salvadoras. Si no los encontramos,podemos encaminarnos hacia lo peor y —,quién sabe?— quizás nos El sentido de las reflexiones que hemos hecho en los últimosaguarde el mismo destino que a los dinosaurios. Nuestra generación tiempos, unas habladas y otras publicadas en órganos de la prensa
  3. 3. escrita, reside en el propósito de hacer pensar, de invitar a los 1lectores y a las lectoras a inquietarse y, con la inquietud, amovilizarse en busca de un paradigma ético y moral que esté a la ÉTICA:altura de los desafíos que experimentamos. LA ENFERMEDAD Y SUS REMEDIOSSi el riesgo es grande, decía un poeta-pensador alemán, grande ymayor aún es la posibilidad de salvación. Esta es la irrefrenableesperanza que inunda estas páginas. 1. NUESTRO PECADO DE ORIGENPetrópolis, en la fiesta de San Juan de 2003 Analistas procedentes de la biología, de las ciencias de la Tierra y de la nueva cosmología nos advierten que el tiempo actual se asemeja mucho a las épocas de ruptura en el proceso de evolución, épocas de extinciones en masa. No porque pese sobre nosotros alguna amenaza cósmica, sino por causa de la actividad humana, que es altamente depredadora de todos los ecosistemas. Hemos llegado a un punto en que la biosfera está a merced de nuestra decisión. Si queremos seguir viviendo, tenemos que quererlo de verdad y garantizar las condiciones adecuadas. 1.1. La elección es nuestra: cuidar o desaparecer Cálculos optimistas establecen el año 2030 como fecha-límite para esta decisión. A partir de ese momento la sostenibilidad del sistema Tierra no estará ya garantizada, y entraremos en una crisis cuyo resultado es imponderable. La Carta de la Tierra, documento producido por la nueva conciencia ecológica y de ética mundial, y asumido por la UNESCO, advierte en su introducción: «Los fundamentos de la seguridad global están siendo amenazados. Estas tendencias son peligrosas, pero no inevitables. La elección es nuestra: formar una sociedad global para cuidar la Tierra y cuidar unos de otros, o arriesgamos a la destrucción de nosotros mismos y de la diversidad de la vida».
  4. 4. 1.2. ¿Por qué no se han cumplido los sueños? transformando en una pesadilla, pues está llevando a los países, a la humanidad y a la Tierra a un impasse fatal: los recursos son¿Por qué hemos llegado a este punto crucial? La respuesta más limitados, las ganancias no pueden ser generalizadas para todos,inmediata se fija en las revoluciones iniciadas en el neolítico, hace porque entonces tendríamos que disponer de otras tres Tierras condiez mil años: la revolución agrícola, seguida de la industrial y los recursos de la nuestra, y la capacidad de aguante y regeneracióncompletada por la del conocimiento y la comunicación de los del Planeta se encuentra en estado crítico. Tenemos que cambiar detiempos actuales. Estas revoluciones modificaron la faz de la Tierra rumbo o nos enfrentaremos a lo imponderable.para bien y para mal. Por un lado, aportaron inmensas comodidadesy prolongaron considerablemente la expectativa de vida. Por otro, Pero esas respuestas, aun siendo objetivas, no van suficientemente adepredaron el sistema Tierra por el monocultivo tecnológico y la raíz de la cuestión. Hay una causa última: la quiebra de la re-material y por la deshumanización de las relaciones entre las ligación del ser humano consigo mismo, con los demás, con lapersonas y los pueblos. naturaleza y con el sentido trascendente de la vida. ¿Acaso no es el ser humano, esencialmente, un nudo de relaciones en todas lasLa segunda respuesta, más elaborada, trata de saber qué sueño direcciones? ¿Por qué se rompió la red de relaciones?perseguía el ser humano con esas revoluciones, especialmente con elinmenso progreso técnico-científico y cultural. Era el sueño de la Para dar una respuesta que tenga sentido tenemos que entenderprosperidad material que había que conseguir por el poder- previamente dos fuerzas fundamentales que actúan siempre juntas ydominación sobre la naturaleza y sus recursos, sobre la mujer, sobre que construyen concretamente al ser humano y a cualquier otro serlos pueblos y sus riquezas, y sobre la explotación de la fuerza de del universo: la fuerza de autoafirmación y la fuerza de integración.trabajo de las personas. Por la fuerza de auto-afirmación, cada uno consigue hacer valer yEsta prosperidad, hay que reconocerlo, ha traído incontables garantizar su supervivencia y su posibilidad de seguir co-beneficios en todos los campos del bienestar material. Pero como ha evolucionando. Por la fuerza de integración se refuerzan lassido predominantemente material y no ha estado acompañada por un relaciones inclusivas, se garantiza la cooperación de todos con todosdesarrollo ético y espiritual, ha acarreado un espantoso vacío y, de este modo, se asegura mejor el futuro.existencial, ha provocado una devastadora destrucción del sentidocordial de las cosas y ha ocasionado una inmensa devastación de la Ninguna de esas dos fuerzas es suficiente sin la otra. Las dos tienennaturaleza. que actuar sinergéticamente, reforzándose y completándose mutuamente. Cualquier ruptura del equilibrio es fatal. Si el serEse sueño de prosperidad ilimitada ocupa el imaginario colectivo de humano se auto-afirma sin integrarse, se aísla y se enemista con losla humanidad y da forma a la agenda central de cualquier gobierno. demás, y entonces vive amenazado o tiene que usar cada vez más¡Ay de la política económica y técnico-científica que no presente fuerza para defender- se. Si se integra en el todo sin auto-afirmarse,anualmente índices positivos de crecimiento! Pero ese sueño se está pierde la identidad y acaba desapareciendo, asimilado en el todo. La
  5. 5. sabia lógica de la naturaleza hace que las dos fuerzas de auto- Urge rehacer el camino de vuelta, rumbo a la casa materna común yafirmación y de integración funcionen siempre en un sutil equilibrio hermanándonos con todos los seres. Tenemos que dejar el exilio,y en una medida justa para que los seres no destruyan la armonía del cultivar nostalgias, como en la parábola del hijo pródigo, reavivartodo y, al mismo tiempo, conserven su singularidad. sueños antiguos de comunión, de paz sin amenaza, de benevolencia generalizada, sueños escondidos en el corazón de todos los humanosPero el ser humano rompió esta justa medida: exacerbó la auto- y testimoniados en sus mitos, ritos e historias.afirmación en detrimento de la integración; descubrió la fuerza de suinteligencia y su creatividad; y usó esta fuerza para ponerse por Principalmente necesitamos la paz, que es la plenitud resultante deencima de los demás. En lugar de estar junto a los demás seres, se las relaciones adecuadas con todas las cosas, con todas las formas depuso sobre ellos y contra ellos. vida, con todas las culturas, con nosotros mismos y con Dios.En ese momento comenzó el auto-exilio del ser humano, y después Para ello el ser humano tiene que reencantarse con la naturaleza yse fue alejando lentamente de la Casa Común, de la Tierra, y de los con el universo. Ese reencantamiento no irrumpe por sí mismo, sinodemás compañeros y compañeras en la aventura terrenal. Rompió que emerge a partir de una nueva experiencia espiritual y un nuevolos lazos de coexistencia con ellos. Perdió la memoria sagrada de la sentido de ser.unicidad de la vida en su inmensa diversidad. Despreció el tejido delas interdependencias, de la comunión con los vivos y con la Fuente Esa nueva experiencia y ese nuevo sentido tampoco brotanoriginaria de todo ser. Se colocó en un pedestal solitario desde el espontáneamente, sino que surgen a partir de la activacióncual pretende dominar la tierra y los cielos. consciente e intencionada del principio de lo femenino, de la dimensión del anima (que se completa con el animus) presente enEste es nuestro pecado de origen que subyace en la crisis ética de los hombres y en las mujeres.nuestra civilización: nuestra auto-concentración, nuestra rupturafatal. Lo femenino en nosotros es aquella energía estructuradota que nos hace sensibles a todo lo que tiene que ver con la vida y laEsta postura de arrogancia produjo la mayor tragedia de la historia cooperación, que capta el valor de los hechos, que lee el mensajede la vida. Sus consecuencias llegan hasta nuestros días, y de una secreto emitido por todos los seres, que identifica el hilo conductorforma peligrosa, pues engendró el principio de autodestrucción de la que liga y re-liga las partes en el todo, y el todo a la Fuenteespecie y de su hábitat natural. Los griegos pensaban que esa actitud originaria de la que todo procede. Lo femenino nos enseña a cuidararrogante (que ellos llamaban hybris) provocaba la fulminación de de todo con celo entrañable. El cuidado constituye la esencia dellos dioses, pues veían en ella la mayor perversión de la naturaleza. anima y la precondición necesaria para que continúe la vida.1.3. Un nuevo reencantamiento De lo femenino y del cuidado surge un nuevo paradigma ético que coloca la vida en el centro: vida compartida con otros, vida abierta
  6. 6. hacia arriba y hacia delante, abierta a las virtualidades que se historia. Prácticamente todo está bajo el signo de la conquista.esconden dentro de ella y que quieren ver la luz y hacer historia. Conquistar la Tierra entera, los océanos, las montañas másAquí reside la curación de nuestro pecado de origen. inaccesibles y los rincones más inhóspitos. Conquistar pueblos y «dilatar la fe y el imperio»: éste era el sueño de los colonizadores.2. PARADIGMA-CONQUISTA Conquistar los espacios extraterrestres y llegar a las estrellas: ésta es la utopía de los modernos. Conquistar el secreto de la vida yEn el conjunto de los seres de la naturaleza, el ser humano ocupa un manipular los genes. Conquistar mercados y altas tasas delugar singular. Por un lado, es parte de la naturaleza por su crecimiento, conquistar cada vez más clientes y consumidores.enraizamiento cósmico y biológico. Es fruto de la evolución que Conquistar el poder del Estado y otros poderes como el religioso, elprodujo la vida, de la que él es expresión consciente e inteligente. profético y el político. Conquistar y controlar a los ángeles y losPor otro lado, se eleva sobre la naturaleza e interviene en ella, demonios que habitan en nosotros. Conquistar el corazón de lacreando cultura y cosas que la evolución nunca crearía sin él, como persona amada, conquistar las bendiciones de Dios y conquistar launa ciudad, un avión o un cuadro de Portinari. salvación eterna. Todo es objeto de conquista. ¿Qué nos queda aún por conquistar?Por su naturaleza, es un ser biológicamente carente, pues, adiferencia de los animales, no posee ningún órgano especializado La voluntad de conquista del ser humano es insaciable. Por eso elque le garantice la subsistencia. Por ello se ve obligado a conquistar paradigma-conquista tiene corno arquetipos referenciales asu sustento, modificando el medio, creando así su hábitat. Alejandro Magno, Hernán Cortés y Napoleón Bonaparte, los conquistadores que no conocían ni aceptaban límites. Después de varios milenios de existencia, el paradigma de laEsto explica que en el proceso de hominización surgiera muy pronto conquista ha entrado en una grave crisis en nuestros días. ¡Basta deel paradigma de la conquista. Salió de Africa, donde irrumpió como conquistas! De lo contrario, lo destruiremos todo. Ya hemosHomo erectus hace siete millones de años, y se puso a conquistar el conquistado el 83% de la Tierra, y en este afán la hemos devastadoespacio, empezando por Eurasia, pasando por Asia y América y de tal forma que ha sobrepasado en un 20% su capacidad determinando por Oceanía. Con el crecimiento de su cráneo, sostenimiento y regeneración. Se han abierto heridas que tal vez noevolucionó y se convirtió en Horno habilis, inventando, hace 2,4 se cerrarán nunca. Necesitamos conquistar aquello que nunca antesmillones de años, el instrumento que le permitió aumentar aún más habíamos conquistado porque pensábamos que era contradictorio:su capacidad de conquista. conquistar la autolimitación, la austeridad compartida, el consumo solidario, la compasión y la solicitud para con todas las cosas, a finPor comparecer como un ser entero, pero inacabado (no es defecto, de que sigan existiendo. La supervivencia depende de estassino marca), y porque tiene que conquistar su vida, el paradigma de anticonquistas.la conquista pertenece a la autocomprensión del ser humano y de su
  7. 7. Al arquetipo de la conquista —Alejandro Magno, Hernán Cortés y químicamente con el medio para garantizar su supervivencia yNapoleón Bonaparte— hay que contraponer el arquetipo del cuidado evolución. El cuidado se hizo más complejo aún cuando surgieronesencial —Francisco de Asís, Gandhi, Madre Teresa de Calcuta y los mamíferos —de los que también venimos nosotros— hace 125Hermana Dulce—. No hay tiempo que perder. Tenemos que millones de años, y con ellos el cerebro límbico, el órgano delempezar por nosotros mismos, con las revoluciones moleculares. Sin afecto, del cuidado y de la ternura.ellas no garantizaremos las nuevas virtudes que salvarán la vida y laTierra. El cuidado se hizo aún más central con la emergencia del ser humano hace siete millones de años. Según una tradición filosófica que procede del esclavo Higinio, el bibliotecario de César Augusto que nos legó la famosa fábula del cuidado —a la que el filósofo3. PARADIGMA-CUIDADO Martin Heidegger dedicó páginas tan geniales—, la esencia humana reside exactamente en el cuidado.Después de haber conquistado toda la Tierra, a costa del grave estrésde la biosfera, es urgente y urgentísimo que cuidemos lo que ha El cuidado es la condición previa que permite la eclosión de laquedado y regeneremos lo vulnerado. Esta vez, o cuidamos o inteligencia y el afecto; es el orientador anticipado de todomorimos. Por eso es tan urgente que pasemos del paradigma- comportamiento para que sea libre y responsable y, en definitiva,conquista al paradigma-cuidado. típicamente humano. El cuidado es el gesto amoroso con la realidad, el gesto que protege y da serenidad y paz. Sin cuidado, nada de loSi nos fijamos bien, descubrimos que el cuidado es tan ancestral que está vivo sobrevive. El cuidado es la fuerza principal que secomo el universo. Si después del big-bang no hubiese habido opone a la ley de la entropía, el desgaste natural de todas las cosas,cuidado por parte de las fuerzas directivas, mediante las cuales el pues todo lo que cuidamos dura mucho más.universo se autocrea y autorregula —a saber, la fuerza de lagravedad, la electromagnética, la nuclear débil y la nuclear fuerte—, Hoy tenemos que rescatar esa actitud, como ética mínima ytodo se habría expandido demasiado, impidiendo que la materia se universal, si queremos preservar la herencia que recibimos deladensase y formase el universo tal corno lo conocemos, o bien todo universo y de la cultura y garantizar nuestro futuro. El cuidado surgese habría retraído hasta tal punto que el universo habría colapsado en la conciencia colectiva siempre en momentos críticos. Florencesobre sí mismo en interminables explosiones. Pero no. Todo se Nightingale (1820-1910) es el arquetipo de la enfermería moderna.realizó con un cuidado tan sutil, en fracciones de milmillonésimas de En 1854 parte de Londres, junto con 38 colegas, con destino a unsegundo, que ello hizo posible que estemos aquí para hablar de estas hospital militar en Turquía, donde se libraba la guerra de Crimea.cosas. Imbuida de la idea de cuidado, en dos meses consigue reducir la mortalidad del 42% al 2%. La primera guerra mundial destruyó lasEse cuidado se potenció cuando surgió la vida hace 3.800 millones certezas y produjo un profundo desamparo metafisico. Y en aquellade años. La bacteria originaria, con cuidado singularísimo, dialogó situación escribió Martin Heidegger su genial Ser y tiempo (1926),
  8. 8. cuyos párrafos centrales ( 3 9-44) están dedicados al cuidado como en Seattle, en Génova? Es el sueño de la inclusión de todos en laontología del ser humano. En 1972 el Club de Roma hizo sonar la familia humana, morando juntos en la misma y única Casa Común,alarma ecológica sobre la gravedad del estado de salud de la Tierra. la Tierra; el sueño de la integración de todas las culturas, etnias,En 2001 se concluye la redacción de La Carta de la Tierra, texto de tradiciones y caminos religiosos y espirituales en el patrimoniola nueva conciencia ecológica y ética de la humanidad. Los común de la humanidad; el sueño de una nueva alianza de los seresdocumentos redactados se estructuran en torno al cuidado como la humanos con los demás seres vivos de la naturaleza,actitud más adecuada y necesaria para con la naturaleza. Seres que considerándonos verdaderamente hermanos y hermanas en lapracticaron el cuidado fueron Francisco de Asís, Gandhi, Madre inmensa cadena de la vida, en la que somos un eslabón entre otros;Teresa de Calcuta y la Hermana Dulce. Son arquetipos que inspiran el sueño de una economía política de lo suficiente y de lo decenteel camino de la curación y la salvación de la vida y de la Tierra. para todos, también para los demás organismos vivos; el sueño de unAquí se funda el ethos que ama y cuida. cuidado de unos para con otros, a fin de exorcizar definitivamente el miedo; el sueño de hospitalidad, tolerancia, convivencia y4. LA RE-LIGACIÓN, BASE DE LA CIVILIZACIÓN comensalidad con todos los miembros de la familia humana; elPLANETARIA sueño de la coexistencia pacífica y alegre de las diferencias; el sueño de la capacidad de perdón que permite volver a empezar una historiaMueren las ideologías. Pasan las filosofías. Pero los sueños sin amarguras y resentimientos; el sueño de un diálogo de todos conpermanecen. Son ellos los que mantienen el horizonte de esperanza su Profundidad, de donde nos vienen inspiraciones de benevolencia,siempre abierto, formando el humus que permite proyectar de cooperación y de afecto;continuamente nuevas formas de convivencia social y de relacióncon la naturaleza. el sueño de una re-ligación de todos con la Fuente originaria, de donde brotan los seres, que nos da el sentimiento de acogida en unBien entendió la importancia de los sueños el jefe piel roja Seattle Utero último en el que todas nuestras contradicciones serán resueltascuando, en 1856, escribió al gobernador del Estado de Washington, y todas nuestras lágrimas enjugadas, para caer en los brazos delStevens, que le forzaba a vender sus tierras a los coloniza dores Dios-Padre-y-Madre de infinita bondad y descansar de tantoeuropeos. Perplejo, se preguntaba sin entender: ¿se puede comprar y peregrinar y penar y, finalmente, irradiar vida y más vida paravender la brisa, el verdor de las plantas, la limpidez del agua y el siempre.esplendor del paisaje? Y concluía: los pieles rojas entenderían elporqué «si conociesen los sueños del hombre blanco, si supiesen Como se puede deducir, se trata del sueño de una civilización de lacuáles son las esperanzas que transmite a sus hijos e hijas y cuáles re-ligación universal que incluya a todos, desde la hormiga dellas visiones de futuro que ofrece para el día de mañana». camino hasta la galaxia más distante. Ese anhelo ancestral de la humanidad fue desterrado por el tipo de cultura que predominó en¿Cuál es nuestro sueño? ¿Cuál es el sueño de la sociedad civil los últimos siglos. Somos hijos de un ensayo civilizatorio, hoymundial que se hizo visible en los pueblos reunidos en Porto Alegre, mundializado, que ha realizado cosas extraordinarias, pero que es
  9. 9. materialista y mecánico, lineal y determinista, dualista yreduccionista, atomizado y compartimentado. Y que ha separado lamateria del espíritu, la ciencia de la vida, la economía de la política,y a Dios del mundo.Ha realizado una especie de lobotomía en nuestra mente, pues nos hadejado desencantados, ciegos para percibir las maravillas de lanaturaleza e insensibles a la reverencia que el universo suscita ennosotros. La civilización de la re-ligación de todo con todo darácentralidad a la religión, más como dimensión antropológica que 1. CÓMO NACE LA ÉTICAcomo institución, y como fuerza que se propone re-ligar todas lascosas entre sí, con el ser humano y con el Ser supremo. Hoy vivimos una grave crisis mundial de valores. A la inmensa mayoría de la humanidad le resulta dificil saber lo que es correcto yEntonces surgirá la civilización de la etapa planetaria, de la sociedad lo que no lo es. Ese oscurecimiento del horizonte ético redunda enterrenal, la primera civilización de la humanidad como humanidad una enorme inseguridad en la vida y en una permanente tensión enen comunión, al fin, con todas las cosas. las relaciones sociales, que tienden a organizarse más alrededor de intereses particulares que en torno al derecho y la justicia. EsteEs importante que no dejemos que el sueño se quede en mero sueño. hecho se agrava aún más por causa de la propia lógica dominante deUrge poner las bases para su implementación procesual en nuestra la economía y del mercado, que se rige por la competencia —la cualvida diaria, y también dentro de las complejas estructuras de la crea oposiciones y exclusiones— y no por la cooperación —quecivilización contemporánea. armoniza e incluye—. Con ello se dificulta el encuentro de estrellas- guía y de puntos de referencia comunes, importantes para lasDe esta perspectiva podrá nacer una nueva ética, expresión de un conductas personales y sociales.nuevo estado de conciencia de la humanidad y de la realidad, quelentamente se fue transformando hasta inaugurar la fase globalizada Conviene también no olvidar lo que constató el historiador Ericdel destino humano y de la Tierra. Hobsbawm en su obra The Age of Extremes [La era de los extremos]: ha habido más cambios en la humanidad en los últimos cincuenta años que desde la edad de piedra. Esa aceleración ha hecho que los mapas conocidos ya no puedan orientarnos, que la brújula haya llegado a perder el Norte. En esta situación dramática, ¿cómo fundar un discurso ético mínimarnente consistente? 1.1. Religión y razón: fuentes de la ética
  10. 10. El estudio de la historia revela que hay dos fuentes que orientaron y nosotros, Enrique de Lima Vaz y Manfredo Oliveira —si nossiguen orientando ética y moralmente a las sociedades hasta nuestros quedamos dentro del marco de la cultura occidental.días: las religiones y la razón. Esta tarea sigue aún abierta, alejada de otros esfuerzos éticosLas religiones continúan siendo los nichos de valor privilegiados fundados en otras bases que no son la razón (éticas heterónomas). Espara la mayoría de la humanidad. Samuel P. Huntington, en su el ethos que busca.famosa obra El choque de civilizaciones y la reconfiguración delorden mundial, reconoce explícitamente: «En el mundo moderno, la Con todo, el nivel de convencimiento ha sido moderado y se hareligión es una fuerza fundamental, quizá la fuerza fundamental, que limitado a los ambientes académicos; por ello ha tenido unamotiva y moviliza a la gente... Lo que en último análisis cuenta para incidencia limitada en la vida cotidiana de las poblaciones.las personas no es la ideología política ni el interés económico;aquello con lo que las personas se identifican son las convicciones Esos dos paradigmas no quedan invalidados por la crisis actual, peroreligiosas, la familia y los credos. Por estas cosas combaten e incluso tienen que ser enriquecidos, si queremos estar a la altura de lasestán dispuestas a dar su vida» (1997, p. 77). Hans Küng, uno de los demandas éticas que nos vienen de la realidad hoy globalizada.pensadores mundiales que más se han ocupado de estas cuestiones,propone las religiones como la base más realista y eficaz para 1.2. El afecto: fuente originaria de la éticaconstruir «Una ética mundial para la economía y la política» (título La crisis crea la oportunidad de ir a las raíces de la ética y nos invitade uno de sus libros). Dejando a un lado las diferencias, que no son a descender a aquella instancia en la que continuamente se formanpocas, los puntos comunes entre ellas permiten elaborar un consenso valores. La ética, para ganar un mínimo de consenso, tiene queético mínimo, capaz de mantener unida a la humanidad y de brotar de la base última de la existencia humana, que no reside en lapreservar el capital ecológico indispensable para la vida. Las razón, como siempre ha pretendido Occidente.religiones representan en la historia el ethos que ama y cuida. La razón, como ha reconocido la misma filosofia, no es el primerLa razón crítica, que irrumpió casi simultáneamente en todas las momento ni el último de la existencia. Por eso no explica ni abarcaculturas mundiales en el siglo vi a.C., en el llamado «tiempo axial» todo. La razón se abre hacia abajo, de donde emerge algo más(Karl Jaspers), trató de establecer desde el primer momento códigos elemental y ancestral: la afectividad; y se abre también hacia arriba,éticos universalmente válidos. La fundamentación racional de la hacia el espíritu, que es el momento en que la conciencia se sienteética y de la moral (ética autónoma) representó un esfuerzo parte de un todo y que culmina en la contemplación y en laadmirable del pensamiento humano desde los maestros griegos espiritualidad. Por lo tanto, la experiencia fundamental no esSócrates, Platón y Aristóteles, pasando por san Agustín, Tomás de «pienso, luego existo», sino «siento, luego existo». En la raíz de todoAquino e Immanuel Kant, hasta los modernos Henri Bergson, Martin no está la razón (logos), sino la pasión (pathos).Heidegger, Hans Jonas, Jürgen Habermas, Enrique Dussel y, entre
  11. 11. David Goleman diría: «En el fundamento de todo está la inteligencia 1.4. Irradiación de la ética: la ternura y el vigoremocional». El afecto, la emoción..., en suma, la pasión, es un sentirprofundo. Es entrar en comunión, sin distancia, con todo lo que nos La ternura es el cuidado para con el otro, el gesto amoroso querodea. Por la pasión captamos el valor de las cosas. Y el valor es el protege y da paz. El vigor abre caminos, supera obstáculos ycarácter precioso de los seres, aquello que los hace dignos de ser y transforma los sueños en realidad. Es la rivalidad sin la dominación,apetecibles. Sólo cuando nos apasionamos, vivimos valores. Y por la dirección sin la intolerancia. Ternura y vigor, o también anirnus ylos valores nos movemos y somos. anima, construyen una personalidad integrada, capaz de mantener unidas las contradicciones y de enriquecerse con ellas. Son dosSiguiendo a los griegos, llamamos a esa pasión eros, amor. El mito principios capaces de sustentar un humanismo sostenible, fundadoarcaico lo dice todo: «Eros, el dios del amor, se levantó para crear la en la materialidad de la historia y en la espiritualización de lastierra. Antes todo era silencio, desnudo e inmóvil. Ahora todo es prácticas humanas.vida, alegría, movimiento». Ahora todo es precioso, todo tiene valor,por causa del amor y de la pasión. De estas premisas puede nacer una ética capaz de incluir a todos en la familia humana. Tal ética se estructura en tomo a los valores1.3. Tensión entre afecto y razón fundamentales ligados a la vida, a su cuidado, al trabajo, a las relaciones cooperativas y a la cultura de la no violencia y de la paz.Pero la pasión está habitada por un demonio. Dejada a sí misma, Es un ethos que ama, cuida, se responsabiliza, se solidariza, sepuede degenerar en formas de disfrutedestructivo. Todos los valores compadece.valen, pero no todos valen para todas las circunstancias. La pasión esun caudal fantástico de energía que, como las aguas de un río, 2. EL FUNDAMENTO:necesita márgenes, límites y la justa medida. De lo contrario,irrumpe avasalladora. Es aquí donde entra la función insustituible de DAIMON Y ETHOS, EL ÁNGEL Y LA MORADAla razón. Lo propio de la razón es ver claro y ordenar, disciplinar ydefinir la dirección de la pasión. La cultura dominante es culturalmente pluralista, políticamente democrática, económicamente capitalista y, al mismo tiempo, esAquí surge una dialéctica dramática entre la pasión y la razón. Si la materialista, individualista, consumista y competitiva, perjudica alrazón reprime la pasión, triunfan la rigidez, la tiranía del orden y la capital social de los pueblos y toma precarias las razones de nuestraética utilitaria. Si la pasión prescinde de la razón, dominan el delirio convivencia. Con mucho poder y poca sabiduría ha creado elde las pulsiones y la ética hedonista, del puro disfrute de las cosas. principio de la autodestrucción. Por primera vez podemos eliminarMas, si se impone la justa medida, y la pasión se sirve de la razón las bases de la supervivencia de la especie, lo cual hace que lapara un autodesarrollo ordenado, entonces emergen las dos fuerzas cuestión ética (cómo tenemos que comportamos) sea apremiante eque sustentan una ética prometedora: la ternura y el vigor. inaplazable.
  12. 12. Para orientamos en esta espinosa cuestión nos serviremos de dos que habitan en la morada, para que cooperen y sean pacíficos; conpalabras griegas, extrañas para muchos, ethos y daimon. Con ellas un rincón sagrado, donde guardarnos recuerdos queridos, la vela queafrontaron los griegos la mayor crisis de su historia, estructuralmente arde, los santos de nuestra devoción o las Sagradas Escrituras; y consemejante a la nuestra, cuando en el siglo vi a.C. surgió la razón los vecinos, para que haya bondad y ayuda mutua. Morada es todocrítica. Esta amenazaba con privar de sentido a las tradiciones y los esto y, por lo tanto, no algo material, sino existencial y globalizante,valores que habían garantizado hasta entonces, por la razón mítica y un modo de ser de las cosas y de las personas.religiosa, la sociabilidad de la ciudad griega (polis). La morada, para serlo, tiene que ser habitable, es decir, tiene queVamos a examinar por nuestra cuenta estas dos palabras seminales, tener un buen espíritu astral, un buen «axé» [fuerza, magia] —comopues su significado concreto (que es lo que nos interesa) contiene dice la tradición nagó— o un vigoroso «shi» —como sostiene latodavía hoy el secreto de un comportamiento ético destinado a tradición del Tao y del Feng-Shui—. Eso lo proporciona el daimon,salvamos a todos y a fundar un nuevo acuerdo mínimo entre los el ángel bueno, el genio bienhechor y protector. El bien que élhumanos en la fase planetaria de nuestra historia. inspira hace de las cuatro paredes y del conjunto de las relaciones la morada humana, en la que nos sentimos bien, amamos y, si todo saleHay que explicar los términos daimon y ethos, porque su significado bien, morimos tranquilamente,no es inmediatamente comprensible. En primer lugar, cabe decir quedaimon, en griego clásico, no es demonio. Por el contrario, es el ¿Qué es, entonces el daimon/ángel bueno? Platón, en suángel bueno, el genio protector. Y el ethos no es primariamente la conmovedora Apología de Sócrates, conservó las palabras finales delética, sino la morada humana. genial maestro. Daiinon, dice, es la «voz profética dentro de mí, proveniente de un poder superior», o también «la señal de Dios».Heráclito, genial filósofo pre-socrático (500 a.C.), unió las dos Nosotros diríamos que es la voz de la interioridad, aquel consejeropalabras en el aforismo 119: «El ethos es el daimon del ser de la conciencia que disuade o estimula, aquel sentimiento de lohumano», es decir, «la casa es el ángel bueno del ser humano». En conveniente y de lo justo en las palabras y en los actos que seesta formulación se esconde la clave de toda una construcción ética. anuncia en todas las circunstancias de la vida, pequeñas o grandes.Veámoslo con detenimiento, como hacen los filósofos. Todos poseen el daimon, ese ángel protector que nos acompaña siempre, un dato tan objetivo como la libido, la inteligencia, el amorEl ethos/morada no está constituido simplemente por las cuatro y el poder.paredes y el techo. Esta es una visión exterior y fisica de la casa. Lacasa tiene que ser vista desde dentro, en una aproximación Como se puede ver, Heráclito, como buen filósofo, deja atrás elexistencial, como una experiencia originaria y, por ello, como un sentido convencional de las palabras y capta su significación secreta:dato irreducible. Entonces aparece como el conjunto de las morada (ethos) acaba siendo la ética que debemos tener, y el ángelrelaciones que el ser humano establece con el medio natural, bueno (daimon) el tacto para lo que es justo y bueno, elfreling paraseparando un pedazo del mismo, para que sea su morada; con los lo que hay que hacer en cada situación.
  13. 13. Ese ángel bueno hace que moremos bien en la casa, que puede ser la Si queremos una revolución ética que responda a los desafios devivienda en que residimos, la ciudad, el país o el planeta Tierra, Casa nuestro tiempo, tenemos que desencadenar y liberar al daimonComún. interior y empezar a escucharlo de nuevo. Para ello tenemos que rescatar el buen sentido ético, aquello que simplemente debe ser,Todo lo que hagamos para que podamos morar bien juntos (seamos pues ésa es la misión que el daimon desempeña dentro de nosotros.felices) es ético y bueno; lo contrario es antiético y malo. El es la fuente de la creatividad ética y moral. Él nos sugerirá cómo ordenar la casa que es la ciudad, el Estado y la Casa ComúnHay una especie de tragedia en nuestra historia: el daimon fue planetaria.olvidado. En su lugar, los filósofos como Platón y Aristóteles, Kanty Schopenhauer, pusieron los sistemas éticos, con normas y leyes No tenemos más salida que despertar al daimon en todos nosotros.tenidas por universales. Pero los sistemas, debido a la ordenación ¿Es utopía? Sí, pero es la dirección correcta para encontrar el caminoarquitectónica, se distancian de lo vivenciado. Se hacen abstractos verdadero. El daimon protegerá nuestra vida y la Tierra, hoycuando, en cambio, la ética siempre tiene que ver con la práctica amenazadas. No permitirá que elijamos el suicidio, sino la expansiónconcreta. Poseen innegables virtudes, pero también vicios como la y la irradiación de la vida.rigidez, la inflexibilidad, la a-historicidad. Por eso todos los sistemastienen algo de artificial y construido. No pocas veces, las normas 3. ÉTICA Y MORAL: DISTINCIONES Y DEFJNICIONESfuncionan como imperativos, como superegos castradores, más quecomo inspiradoras de comportamientos creativos. ¿Qué es ética, qué es moral? ¿Son lo mismo o hay que establecer distinciones entre ellas? Hay mucha confusión al respecto.Cuanto más arquitectónico es el sistema, tanto más se distancia deldairnon, hasta considerarlo inexistente o reducirlo a un subproducto Tratemos de esclarecer esta cuestión. Tanto en el lenguaje comúnde los mecanismos de control psicológico o del encuadramiento como en un lenguaje más culto, «ética» y «moral» son sinónimos.social. Mas como el daimon es intrínseco al ser humano (es su Así decimos:dimensión ontológica indestructible), la voz de ese ángel bueno nodeja de hablar. Puede ser confundida con las otras mil voces de los «Aquí hay un problema ético» o «un problema moral», o bien,ideólogos, de las religiones, de las iglesias, de los Estados o de otros uniendo ambas expresiones: «Aquí hay un problema ético y moral».maestros. Pero él es soberano, y su voz es persistente. Con ello emitimos un juicio de valor sobre alguna práctica personal o social y la calificamos como buena, mala o dudosa.Figuras ejemplares que supieron escuchar al daimon y se dejaronguiar por él fueron los profetas, como Isaías y Amós, y personajes Ahora bien, si profundizamos en esta cuestión, percibimos quecomo Jesucristo, Buda, Sócrates, Francisco de Asís, Gandhi y otras «ática» y «moral» no son sinónimos.muchas personas anónimas, hombres y mujeres que dan testimoniode la existencia y la persistencia de esta voz interior. 3.1. Definición de «ética» y de «moral»
  14. 14. La ética es parte de la filosofía. Considera concepciones de fondo nosotros podemos y debemos tenerla, y de ese modo nosacerca de la vida, del universo, del ser humano y de su destino; capacitamos para entender mejor lo que significa ética y moral endetermina principios y valores que orientan a las personas y las nuestra vida.sociedades. Una persona es ética cuando se orienta por principios yconvicciones. Decimos entonces que tiene buen carácter.La moral es parte de la vida concreta. Trata de la práctica real de las La experiencia ftmdamental, radical, siempre válida, está constituidapersonas, que se expresan por medio de costumbres, hábitos y por la experiencia de la morada humana (ethos con «e» larga). Ahoravalores culturalmente establecidos. Una persona es moral cuando bien, la morada no era ni debe ser entendida fisicamente (las cuatroactúa de acuerdo con las costumbres y valores consagrados. Estos paredes y el techo), sino existencialmente.pueden, eventualmente, ser cuestionados por la ática. Una personapuede ser moral (sigue las costumbres aunque sea por conveniencia) En sentido existencial, la morada significaba —y significa tambiény no ser necesariamente ética (obedece a convicciones y principios). para nosotros— la red de las relacioJ nes entre el medio fisico y las personas, como ya hemos aclarado antes.Pese a ser útiles, estas definiciones son abstractas, porque nomuestran el proceso por el que surgen efectivamente la ática y la Los griegos llamaban ethos a la morada. Mas para que la morada seamoral. Y en esto los griegos pueden ayudamos. tal es necesario organizar el espacio físico (habitaciones, salas, cocina, jardín) y el espacio humano (relaciones de los moradoresPartamos de los sentidos de la palabra ethos, de la que se deriva entre sí y con sus vecinos), según criterios, valores y principios«ética». Antes de nada, constatamos que los griegos escribían esa inspiradores, para que todo fluya y esté como es debido. Entonces lapalabra de dos formas diferentes: ethos con eta (o «e» larga), que casa posee estilo, carácter y su aura propia. De la misma forma, lassignifica la morada humana y también el carácter la manera, el modo personas que la habitan y que sintonizan con el modo de ser propiode ser, el perfil de una persona; y ethos con épsilon (o «e» breve), de la casa asumen un carácter singular. Los griegos llamaban tanto aque se refiere a las costumbres, usos, hábitos y tradiciones. los principios inspiradores como a las personas, cuyo carácter era moldeado por ellos, ethos, escrito como casa (ethos con «e» larga).3.2. Experiencia fundamental: la morada humana En suma, ethos es sinónimo de ética en el sentido que expusimos¿Cómo articular todas estas dimensiones y no dejarlas yuxtapuestas? antes: el conjunto ordenado de los ? principios, los valores y las¿Cómo mostrar que son explícitaciones de una experiencia motivaciones últimas de las prácticas humanas, personales yfundamental singular? sociales. Ethos significa también el carácter; el modo de ser de una persona o de una comunidad.Tenemos que desentrañar esta experiencia originaria, puesciertamente no es sólo griega, sino simplemente humana. También
  15. 15. Además, en la morada, los moradores tienen costumbres, las personas. A su juicio, ese carácter remite a algo mástradiciones, hábitos, y modos de organizar las comidas, los fundamental:encuentros, las fiestas, las formas de relacionarse, que pueden sertensos y competitivos, o bien armoniosos y cooperativos. A esto los a los valores de fondo, a los principios, a la visión de la realidad quegriegos lo llamaban también ethos (con «e» breve). Por tanto, ethos está en la cabeza y en el corazón de las personas. Serán áticasson las costumbres, aquellos hábitos y comportamientos concretos (tendrán principios y valores), pues, las personas o las sociedadesde las personas que después los romanos llamarán mores, de donde que hayan tenido una buena moral (relaciones armoniosas ese deriva moral. inclusivas) en casa, en la relación primera con la madre, en la sociedad y, hoy, en las relaciones globalizadas.3.3. Hábitos familiares, Los medievales no tenían la sutileza de los griegos. Usaban laformadores de la ética y de la moral palabra moral (que viene de mos/moris, costumbre y hábito) tanto para las costumbres como para el carácter y los principios y valoresComo se puede ver; las palabras esconden procesos bien precisos. Es que lo moldean. Todo ello se designaba con el término «moral».lo que sucede, procesualmente, con la genealogía de la ética. Todo Pero dentro de la moral distinguían entre la moral teórica (filosofiaempieza en la morada (ethos), que puede ser la casa con- creta de las moral), que estudia los principios y las actitudes que iluminan laspersonas, o la comunidad, la ciudad, el Estado y el planeta Tierra. prácticas, y la moral práctica, que analiza los actos a la luz de lasLas personas que moran en ella tienen valores, principios, actitudes y estudia la aplicación de los principios a la vida.motivaciones inspiradoras para el comportamiento (ethos). A esosdos momentos los llamamos ethos (con «e» larga) o ética. Además, A partir de esta comprensión podríamos juzgar las diferentes éticas yen la casa las personas no viven de cualquier manera: reproducen morales existentes en las culturas mundiales. Nos limitamos a la mástradiciones, estilos de vida, maneras de organizar las comidas vigente y hoy hegemónica: la ética y la moral capitalista. La éticafamiliares, los encuentros, las recepciones. Ese conjunto de cosas se capitalista dice: bueno es lo que permite acumular más con menosllama también ética, ethos (con «e» breve). Nosotros hablaríamos inversión y en el menor tiempo posible. El fin de la moral capitalistahoy de «moral», de acuerdo con la definición que hemos establecido concreta es emplear el menor número de personas posible, pagaranteriormente. menores salarios e impuestos y explotar mejor la naturaleza para acumular más- medios de vida y riqueza.Procesualmente, empezando desde abajo, diríamos que lascostumbres y los hábitos (moral) forman el carácter y configuran el ¿Nos imaginamos cómo serían una casa y una sociedad (ethos) queperfil (ética) de las personas. Donald Winnicott, gran pediatra y tuviesen tales costumbres (moral/ethos) y produjesen caracterespsicoanalista británico (1896-1967), estudió, siguiendo a Freud, la humanos (ethos/moral) tan voraces? ¿Serían todavía humanas yimportancia de las relaciones familiares para establecer el carácter de beneficiosas para la vida?
  16. 16. Esta es una de las razones —nada irrelevante, por cierto— de la interés de clase), para oír sólo la voz de la norma y el orden, venidosgrave crisis actual: crisis de valores, crisis de una visión más de fuera, pero intemalizados.humanitaria y generosa de la vida, crisis de perspectiva que generauna crisis ética. En segundo lugar, dado que los entes son ilimitados, también los saberes lo son. Pero se olvida que son partes de un todo. Realidad4. EL ETHOS QUE BUSCA fragmentada, produjo un saber fragmentado y una ética fragmentada en infinitas morales, para cada profesión (deontología), para cadaFue la razón crítica, articulada por los geniales filósofos Platón y clase y para cada cultura.Aristóteles, la que dio el salto del daimon (la percepción éticafundamental, o sentido moral) al ethos (sistema racional de En tercer lugar, separó lo que en la realidad siempre va unido: Diosprincipios). De este modo empezó una gran aventura intelectual bajo y mundo, razón y emoción, masculino y femenino, justo y legal,cuya vigencia aún nos encontramos, aunque está en su ocaso. A una privado y público. La ética fue dividida en pública y privada, éticadistancia de más de dos milenios, podernos tratar de hacer una de los intereses y ética de los principios, ética de los medios y éticalectura de ciego que capte la relevancia e identifique el perfil básico de los fines.del ethos de nuestra civilización. En cuarto lugar, el saber fue puesto al servicio del poder, y éste fueLa ática siguió el destino de la razón. La naturaleza de la razón es usado como dominación. La ética se hace instrumento debuscar, y el ethos será un ethos que busca. La razón no se detiene normalización del individuo, forzado a introyectar las leyes paraante nada. Por eso es esencialmente desacralizadora. Su expresión introducirse en la dinámica del proceso social, leyes por las cuales esacabada se encuentra en la razón instrumental-analítica, cuyo fiscalizado e incluso castigado. La sociedad se funda menos en laproducto más importante es la tecnociencia, con la civilización que ética y en la ley que en la legalización de las diversas prácticasha creado, hoy mundializada. Tiene un inmenso alcance, pues nos ha personales y sociales aceptadas oficialmente, sin preguntarse a quéproporcionado un saber y un poder nunca antes imaginados: ha sirven: si a los intereses de dominación por parte de los poderesmodificado la vida, ha redefinido el espacio y el tiempo y nos ha establecidos o a la sociedad que quiere orientarse por el bien comúnllevado fuera de la Tierra. Pero también tiene límites, los cuales que, y por la equidad.si no son controlados, pueden poner en peligro nuestro futuro.Enumeremos algunos de ellos. En quinto lugar, fundado solamente en la razón crítica, el ethos que busca no consiguió consensos mínimos, susceptibles de serEn primer lugar, olvidó el ser (el todo) y se centró en el ente (la aceptados y asumidos por las grandes mayorías. Los imperativosparte), considerándolo la «realidad» fuera de la cual nada existe. La categóricos como los de Kant permanecieron, infelizmente,consecuencia para la ética fue que no se volvió a escuchar la «voz abstractos: «trata al ser humano siempre como fin, nunca comointerior» (degradada a la condición de superego psicológico o a la de medio» y «obra de tal manera que la máxima de tu acción pueda
  17. 17. valer como norma para todos». Son principios de la razón ilustrada, todo conocimiento que se siente desafiado a conocer cada vez más.no de la razón común de las grandes mayorías de la humanidad. La razón científica nos ratifica ese recorrido: empezó con la materia, llegó a los átomos, descendió aún más, a los elementos subatómicos,En sexto lugar, encerrada exclusivamente en el ámbito de la razón, la a la energía y a los campos energéticos, al campo de Higgs, origenética perdió el horizonte de trascendencia que viene del espíritu y de de todos los campos, al big-bang, hace 15.000 millones de años, parasu obra, que es la espiritualidad: aquella dimensión de la conciencia terminar en el vacío cuántico, que es el estado de energía de fondoque permite al ser humano sentirse parte del todo e identificar un del universo, aquella fuente nutricia, misteriosa e innombrable, desentido mayor de su existencia y de su breve paso por este mundo. todo cuanto existe, que el conocido cosmólogo Brian SwimmeLa espiritualidad es para la ética lo que el aura para las estrellas. Sin identifica como la presencia de Dios.aura, las estrellas no brillan; sin espiritualidad, la ética se transformafácilmente en moralismo y en legalismo. El misterio se revela más inmediatamente en el otro. Por más que se quiera conocerlo y encuadrarlo, el otro siempre se retira más allá. ElEn séptimo lugar, la ética perdió el corazón y el pathos, la capacidad es, efectivamente, misterio vivo y desafiante que nos obliga a salirde sentir en profundidad al otro. Es solipsista, está centrada en sí de nosotros mismos y a tomar postura ante él.misma. La ética surge y se renueva siempre que el otro emergefrente a nosotros. El otro nos obliga a adoptar posicionamientos Cuando el otro irrumpe ante mí, nace la ética. Porque el otro meconcretos, no pocas veces nuevos e innovadores. Hoy, en el proceso obliga a adoptar una actitud práctica de acogida, de indiferencia, dede globalización, irrumpen muchos «otros» que deben ser acogidos, rechazo, de destrucción. El otro significa una pro-puesta que pidecon los que hay que convivir y establecer una alianza para construir una res-puesta con res-ponsa-bilidad.juntos una nueva historia planetaria. El límite más oneroso del ethos que busca reside en el hecho de queEl ethos que busca no presenta instrumentos internos que nos ha reservado poco lugar al otro. El paradigma occidental tuvopermitan dar respuesta a los graves desafios actuales que tienen que siempre dificultades con el otro. Por eso lo incorporó, lo sometió over con el futuro de la vida y de la humanidad. Necesitamos un ethos lo destruyó. Al negar al otro, perdió la posibilidad de la alianza, delque no sólo busque, sino que también ame y cuide. diálogo y del aprendizaje mutuo. Se impuso el paradigma de la identidad sin la diferencia, siguiendo los pasos del presocrático5. EL ETHOS QUE AMA Parménides.Cuando la razón busca hasta el fin, encuentra en su misma raíz el El otro hace que surja el ethos que ama. Paradigma de este ethos esafecto que se expresa por el amor y, sobre ella, el espíritu que se el cristianismo de los orígenes, el paleocristianismo, cuya diferenciamanifiesta por la espiritualidad. Y al término de su búsqueda se del cristianismo histórico y de sus iglesias radica en el hecho de queencuentra con el misterio. El misterio no es el límite de la razón, sino éste, en el terreno de la ética, estuvo más influido por los maestroslo ilimitado de la ésta. Por eso el misterio sigue siendo misterio en griegos que por el mensaje y la práctica de Jesús. El
  18. 18. paleocristianismo, por el contrario, otorga una centralidad absoluta creación. El humilde Francisco se había convertido en el hermanoal amor al otro, que para Jesús es idéntico al amor a Dios. El amor es del Sol y de las estrellas, del viento, de las nubes, del agua, del fuegotan central que quien tiene amor lo tiene todo. El atestigua la sagrada y de todo cuanto vive. Entonces se había puesto a cantar suconvicción según la cual Dios es amor (1 Jn 4,8), el amor viene de admiración. Todo cantaba en él. La gracia lo había visitado, y conDios (1 Jn 4,7) y el amor no morirá nunca (1 Co 13,8). Y ese amor ella el júbilo» (El sol sale sobre Asís, Sal Terrae 2000, p. 131).es incondicional y universal, pues incluye también al enemigo (Lc6,35). El ethos que ama se expresa en la regla de oro, atestiguada por El ethos que ama funda un nuevo sentido de vivir. Amar al otro estodas las tradiciones de la humanidad: «Ama al prójimo como a ti darle razón de existir. No hay razón para existir. La existencia esmismo»: «No hagas al otro lo que no deseas que te hagan a ti». pura gratuidad. Amar al otro es querer que exista, porque el amor hace que el otro sea importante. «Amar a una persona es decirle: túAsí pues, el amor es central porque, para el cristianismo, el otro es no morirás jamás» (G. Marcel), tú tienes que existir, tú no puedescentral. Dios mismo se hace otro encarnándose. Sin pasar por el otro, morir. Cuando una persona o una cosa se hacen importantes para elsin el otro más otro —que es el hambriento, el pobre, el peregrino y otro, nace un valor que moviliza todas las energías vitales. Por eso,el desnudo—, no se puede encontrar a Dios ni alcanzar la plenitud de cuando alguien ama, rejuvenece y tiene la sensación de que empiezala vida (Mt 25,31-46). Este salir de sí en dirección al otro para a vivir de nuevo. El amor es la fuente de los valores.amarlo en sí mismo, para amarlo sin esperar ser correspondido, deforma incondicional, fundamenta un ethos lo más inclusivo posible, Solamente ese ethos que ama puede responder a los desafios actualeslo más humanizador que pueda imaginarse. Este amor es un solo que son de vida o muerte. Hace que los distantes sean próximos, ymovimiento que se dirige al otro, a la naturaleza y a Dios. que los próximos sean hermanos y hermanas.Nadie en Occidente ja igualado siquiera a san Francisco de Asís También cuidamos todo lo que amamos. El ethos que ama se abre alcomo arcjuetipo de esa ética amorosa y cordial. Comenta Eloy ethos que cuida, se responsabiliza y se compadece.Leclerc, el mejor pensador franciscano de nuestro tiempo,superviviente de los campos de exterminio nazi de Buchenwald: «En 6. EL ETHOS QUE CUIDAlugar de endurecerse y encerrar- se en un aislamiento soberbio, sehabía dejado desposeer de todo, incluso de su obra. Se había hecho Cuando amarnos, cuidamos; y cuando cuidarnos, amarnos. Por esopequeño ante aquel “cuyo nombre nadie es digno de pronunciar”: el ethos que ama se completa con el ethos que cuida. El «cuidado»Dios es, y eso basta. Y se había insertado con enorme humildad en constituye la categoría central del nuevo paradigma de civilizaciónmedio de las criaturas. Cercano y hermano de las más humildes, que pugna por emerger en todas las partes del mundo.había fraternizado con la tierra, con su humus original, con sus raíces La falta de cuidado en el modo de tratar la naturaleza y los recursososcuras. Y he aquí que “nuestra hermana la Madre Tierra” había escasos, la ausencia de cuidado en relación con el poder de laabierto, ante sus asombrados ojos, un camino de fraternidad sin tecnociencia que construye armas de destrucción masiva y delímites, sin fronteras. Una fraternidad a la medida de toda la
  19. 19. devastación de la biosfera y de la propia supervivencia de la especie habéis llegado a ningún consenso acerca del nombre, yo decido que sehumana, nos está llevando a un impasse sin precedentes. O cuidamos llame hornem, que viene de humus, que significa tierra fértil”».o perecemos. Esta fábula está llena de lecciones. El cuidado es anterior al espírituEl cuidado asume una doble función: de prevención de daños futuros infundido por Júpiter y anterior también al cuerpo prestado por lay de regeneración de daños pasados. El cuidado posee ese poder Tierra. La concepción cuerpo-espíritu no es, por tanto, originaria.misterioso: refuerza la vida, vela por las condiciones fisico- Originario es el cuidado, «que fue el primero en modelar al serquímicas, ecológicas, sociales y espirituales que permiten la humano». Cuidado lo hizo con «cuidado», celo y devoción y, porreproducción de la vida y de su ulterior evolución. tanto, con una actitud amorosa. El es anterior, es el a priori ontológico, aquello que debe existir antes para que pueda surgir elEl elemento correspondiente al cuidado, en términos ecológico- ser humano. El cuidado, por tanto, entra en la constitución del serpolíticos, es la «sostenibilidad», cuya finalidad consiste en encontrar humano. Sin él no es humano. Con razón Martin Heidegger, en Seryel justo equilibrio entre la utilización racional de las virtualidades de tiempo, considera que el cuidado es la real y verdadera esencia della Tierra y su preservación para nosotros y para las generaciones ser humano. De ahí que, como se dice en la fábula, el «cuidadofuturas. Tal vez recordando la fábula del cuidado, conservada por acompañará siempre al ser humano mientras viva». Todo lo queHiginio (t 17 d.C.), bibliotecario de César Augusto y filósofo, haga con cuidado revelará quién es el ser humano y, además, estaráentendamos mejor el significado del ethos que cuida: bien hecho. «Cierto día, Cuidado, que paseaba por la orilla del río, tomó un poco de El ethos que cuida y ama es terapéutico y liberador. Cura las heridas, barro y le dio la forma del ser humano. Entonces apareció Júpiter, que, a despeja el futuro, da seguridad, disipa los miedos e infunde petición de Cuidado, le insufló espíritu. Cuidado quiso darle un nombre, esperanza. Con razón dice el psicoanalista Rollo May: «En la actual pero Júpiter se lo prohibió, pues quería imponerle el nombre él mismo. Ambos empezaron a discutir. confusión de episodios racionalistas y técnicos, perdemos de vista al ser humano. Tenemos que volver humildemente al simple cuidado. Después apareció la Tierra, que alegó que el barro era parte de su cuerpo y El mito del cuidado, y sólo él, nos permite resistir al cinismo y a la que, por lo tanto, ella tenía derecho a escoger un nombre. Y se entabló una apatía, males psicológicos de nuestro tiempo» (Eros e repressiio, discusión entre los tres que no parecía tener solución. Vozes, Petrópolis 1982, p. 340). Al fin, todos aceptaron llamar a Saturno, el viejo dios ancestral, señor del 7. EL ETHOS QUE SE RESPONSABILIZA tiempo, para que fuera el árbitro. Saturno dio la siguiente sentencia, considerada justa: La capacidad de la Tierra para soportar la voracidad del crecimiento “A ti, Júpiter, que le diste el espíritu, se te devolverá el espíritu cuando esta mundial y el consurnismo unido a ella se está agotando rápidamente. criatura muera. A ti, Tierra, que le proporcionaste el cuerpo, se te devolverá Para que se produzca un cambio radical no bastan los llamamientos el cuerpo cuando esta criatura muera. Y tú, Cuidado, que fuiste el primero de los organismos internacionales que estudian el estado de la Tierra, en modelar a esta criatura, acompáñala siempre mientras viva. Y como no
  20. 20. ni tampoco las directrices de los diferentes gobiernos. Es urgente una equilibrio. Y nosotros queremos controlar esos procesosverdadera revolución molecular a partir de las conciencias de los complejísimos en una sola generación, sin medir las consecuenciashijos e hijas angustiados de nuestro Planeta. El ethos que busca, de nuestra acción. Por eso el ethos que se responsabiliza impone laimperante en el mundo, no está en condiciones de proporcionarnos precaución y la cautela como comportamientos éticos básicos.por sí solo los instrumentos para un salto cualitativo. Se hadesmoralizado, porque no ha conseguido evitar el genocidio de los Este ethos propone algunas tareas prioritarias. En relación con laindígenas latinoamericanos, el holocausto nazi-fascista, los gulags sociedad, hay que pasar del eje de la competencia, que usa la razónsoviéticos, las armas de destrucción masiva, las recientes guerras de calculadora, al eje de la cooperación, que usa la razón cordial. Enprevención y la devastación del modo de producción capitalista, que relación con la economía, hay que pasar de la acumulación degenera cada vez más miseria y exclusión. Consigue imponerse, no riqueza a la producción de lo suficiente y digno para todos. Enconargumentos, sino por la fuerza. En las conciencias más despiertas relación con la naturaleza, urge celebrar una alianza de sinergia entreestá surgiendo la siguiente convicción: o la civilización planetaria la utilización racional de lo que precisamos y la preservación deldeja de ser predominantemente occidental o dejará de existir. capital natural. En relación con la atmósfera espiritual de nuestrasEstamos obligados a desarrollar un ethos de responsabilidad sociedades, hay que pasar de la magnificación de la violencia,ilimitada hacia todo lo que existe y vive, como condición de especialmente en los medios de comunicación social, a una culturasupervivencia de la humanidad y de su hábitat natural. de la paz y del cultivo del bien común.Responsabilidad es la capacidad de dar respuestas eficaces La responsabilidad revela el carácter ético de la persona. Junto con(responsuni en latín, de donde viene «responsabilidad») a los las fuerzas rectoras de la naturaleza, la persona se considera co-problemas que nos plantea la compleja realidad actual. Y sólo lo responsable del futuro de la vida y de la humanidad. Al asumirconseguiremos con un ethos que ame, cuide y se responsabilice. La responsablemente nuestra parte, hasta los vientos contrarios ayudanresponsabilidad surge cuando nos damos cuenta de las a llevar a puerto el Arca salvadora.consecuencias de nuestros actos sobre los demás y sobre lanaturaleza. Hans Jonas, el filósofo del «principio de 8. EL ETHOS QUE SE SOLIDARIZAresponsabilidad», formuló así el imperativo categórico: Vivimos tiempos de enorme barbarie, porque la solidaridad entre los«Actúa de tal manera que las consecuencias de tus acciones no humanos es extremadamente escasa. 1.400 millones de personasdestruyan la naturaleza, ni la vida, ni la Tierra». Este imperativo vale viven con menos de un dólar al día. Dos terceras partes de esosespecialmente para la biotecnología y para aquellas operaciones que 1.400 millones están constituidas por la humanidad futura:intervienen directamente en el código genético de los seres humanos,de otros seres vivos y de las semillas transgénicas. El universo niños y jóvenes con menos de 15 años, condenados a consumir 200trabajó 15.000 millones de años, y la biogénesis 3.800 millones de veces menos energía y materias primas que sus hermanos yaños, para ordenar las informaciones que garantizan la vida y su hermanas estadounidenses. Pero ¿quién piensa en ellos? Los países
  21. 21. ricos no tienen el menor sentido de solidaridad, pues destinan menos Estos datos objetivos deben ser asumidos subjetivamente comodel 1% de su riqueza a luchar contra este azote. Para hacer frente a proyecto de libertad que 0pta por la solidaridad como contenido deesta vergüenza humana es urgente una revolución ética, más que una las relaciones entre todos. La solidaridad política será el ejerevolución política; es decir, hay que despertar un sentimiento articulador de la geosociedad mundial; de lo contrario, no habrá, aprofundo de hermandad y de familiaridad que haga intolerable esa largo plazo, futuro para nadie. Y esa sociedad hay que construirladeshumanización e impida que los voraces dinosaurios del desde abajo, desde las víctimas de los procesos sociales y desde losconsumismo prosigan con su vandalismo individualista. que sufren. El imperativo es, por tanto:Necesitamos, por tanto, un ethos que se solidarice con todos los quehan caído en el camino. «Solidarízate con todos los seres, tus compañeros en la aventura planetaria y cósmica, especialmente con los más perjudicados, paraLa solidaridad está inscrita objetivamente en el código de todos los que todos puedan ser incluidos en tu cuidado». Es importanteseres, pues todos somos interdependientes unos de otros. también alimentar la solidaridad con las generaciones futuras, puesCoexistimos en el mismo cosmos y en la misma naturaleza con un también ellas tienen derecho a una Tierra habitable.origen y un destino comunes. Los cosmólogos y fisicos cuánticosnos aseguran que la ley suprema del universo es la de la solidaridad Nuestra misión es cuidar de los seres, ser los guardianes dely la cooperación de todos con todos. La misma ley de la selección patrimonio natural y cultural común, haciendo que la biosfera siganatural de Darwin, basada en el estudio de los organismos vivos, siendo un bien para todas las formas de vida y no sólo para nosotros.debe ser pensada dentro de esa ley mayor. Además, los seres luchan Por causa del ethos que se responsabiliza, veneramos a cada ser yno sólo para sobrevivir, sino para realizar virtualidades presentes en cada forma de vida.su ser. En el nivel humano, en lugar de la selección natural, tenemosque proponer el cuidado y el amor. Así, todos pueden ser incluidos, 9. EL ETHOS QUE SE COMPADECEtambién los más débiles, y se evitará que sean eliminados en nombrede los intereses de grupo o de un tipo de cultura que reafirma su Para ser plenamente humano, el ethos tiene que incorporar laidentidad por encima de la dignidad y el derecho de los otros. compasión. Hay mucho sufrimiento en la historia, demasiada sangre en nuestros caminos y una interminable soledad de millones yLa solidaridad se encuentra en la raíz del proceso de hominización. millones de personas que llevan solas, en su corazón, la cruz de laCuando nuestros antepasados homínidos salían en busca de injusticia, la incomprensión y la amargura. El ethos que sealimento, no lo consumían individualmente, sino que lo llevaban al compadece quiere incluir a todas esas personas —que, en el fondo,grupo para repartirlo solidariamente. Fue la solidaridad la que somos cada uno de nosotros— en el ethos humano, es decir, en lapermitió el salto de la animalidad a la humanidad y a la creación de casa humana, donde hay acogida y donde las lágrimas pueden serla socialidad, que se expresa por el lenguaje. Todos debemos nuestra lloradas sin vergüenza o enjugadas cariñosamente.existencia al gesto solidario de nuestras madres, que nos acogieronen la vida y en la familia.
  22. 22. Pero antes tenemos que hacer una terapia del lenguaje, pues ¿cuál es el mejor medio para liberarnos del sufrimiento? La«compasión» tiene, en la comprensión común, connotaciones respuesta de Buda es: «Por la compasión, por la infinita com-negativas que le roban su contenido altamente positivo. Según esa pasión».comprensión común, tener compasión significa tener pena del otro,un sentimiento que lo rebaja a la condición de desamparado, sin El Dalai Lama actualiza esa ancestral respuesta de este modo:energía interior para erguirse. Entonces nos compadecemos de él y «Ayuda a los otros siempre que puedas; y si no puedes, nunca losnos con-dolemos de su situación. Así, por ejemplo, en el hambriento perjudiques» (O Dalai Lama fala de Jesus, Fisus 1999, p. 214). Esta(y en la humanidad hay miles de millones de personas hambrientas) comprensión coincide con el amor y el perdón incondicionalesve sólo el hambre de pan. No ve que a la vez existe en él un hambre propuestos por Jesús.de belleza que grita porque quiere realizarse y que con nuestrasolidaridad podría ser saciada. La «gran corn-pasión» (karuna en sánscrito) implica dos actitudes: desapego de todas las cosas y cuidado para con todas las cosas. PorPodríamos entender también la com-pasión en el sentido del el desapego nos distanciamos de las cosas, renunciando a poseerlas,paleocristianismo (el cristianismo originario, antes de constituirse en y aprendemos a respetarlas en su alteridad y diferencia. Por eliglesias), un sentido altamente positivo. Tener misericordia equivale cuidado nos aproximamos a las cosas para entrar en comunión cona tener un corazón (cor) capaz de sentir a los míseros y salir de sí ellas, responsabilizándonos de su bienestar y socorriéndolas en elpara socorrerlos. Es una actitud que la misma palabra com-pasión sufrimiento.sugiere: compartir la pasión del otro y con el otro, sufrir con él,alegrarse con él, caminar con él. Pero esa acepción no consiguió He aquí un comportamiento solidario que nada tiene que ver con laimponerse en pena y la mera «caridad» asistencialista. Para el budista el nivel de desapego revela el grado de libertad y madurez alcanzado por unala histona. Predomino la acepcion moralista y menor de quien mira persona. Y el nivel de cuidado muestra cuánta benevolencia ydesde arriba y desliza una limosna en la mano de la persona que responsabilidad desarrolló una persona para con todas las cosas. Lasufre. Mostrar misericordia equivaldría a hacer «candad» al otro, com-pasión engloba las dos dimensiones. Exige, pues, libertad,caridad criticada por el poeta y cantautor argentino Atahualpa altruismo y amor.Yupanqui: «Desprecio la caridad por la vergüenza que encierra. Soycomo el león de la sierra: vivo y muero en soledad». El ethos que se compadece no conoce límites. El ideal budista es el bodhisattva, la persona que lleva tan lejos el ideal de la com-pasiónLa concepción budista de la com-pasión es diferente. Tal vez la que se dispone a renunciar al nirvana e incluso acepta pasar por uncom-pasión sea una de las mayores contribuciones éticas que Oriente número infinito de vidas sólo para poder ayudar a los otros en suofrece a la humanidad. La com-pasión tiene que ver con la pregunta sufrimiento. Ese altruismo se expresó en la oración del bodhisattva:básica que dio origen al budismo como camino ético y espiritual. La «Mientras dure el tiempo, persista el espacio y haya personas quepregunta es: sufren, también yo quiero vivir para liberarlas del sufrimiento». La
  23. 23. cultura tibetana expresa ese ideal a través de la figura del Buda de En san Francisco emergió poderosamente, sin que él tuvieselos mil brazos y los mil ojos. Con ellos puede, compasivo, atender a conciencia elaborada de ello, una fecunda experiencia del ethosun número ilimitado de personas. seminal, o sea, una forma nueva de organizar y llenar de valores la morada humana (ethos). La novedad residía en la inclusión sinEl ethos que se compadece, en la percepción budista, nos enseña límites de todos, empezando por quienes estaban más excluidos,también cómo debe ser nuestra relación con la naturaleza: primero como los leprosos, o marginados como los siervos de la gleba y lostenemos que respetarla en su alteridad, y después cuidar de ella. Sólo pobres en general, abriéndose también para acoger como hermanos yentonces podemos usarla, en la justa medida, para nuestro provecho. hermanas a todas las criaturas: los árboles, los animales, el sol y la luna; en suma, el universo entero. En la experiencia ética deA la «guerra infinita» de la demencia actual tenemos que oponer la Francisco se realizan de forma eminente las diversas expresiones del«com-pasión infinita» de la sabiduría budista. ¿Utopía? Sí, pero es la ethos que hemos analizado anteriormente.mejor manera de mostrar nuestra verdadera humanidad, hecha decom-pasión y de cuidado y que se traduce en un ethos que sabe En él descubrimos el ethos que busca. De familia rica, buscó concompadecerse de todos los que viven y sufren, para que nunca estén extrema intensidad primero ser un caballero heroico, después monjesolos en su sufrimiento. benedictino y, por último, penitente. Insatisfecho, escogió el «camino de la simplicidad», que consistía en tomar el evangelio a la10. EL ETHOS QUE TNTEGRA letra y vivirlo sin glosa ni comentario, como fuente inspiradora de un nuevo ethos. Francisco se da cuenta de lo inusitado de esteLa ética es del orden de la práctica y no del de la teoría. Por eso son propósito. Por eso dice claramente: «El Señor me reveló su voluntadimportantes las figuras ejemplares que testimoniaron en su vida la de que fuese un nuevo loco en el mundo» (novellus pazzus). Es locorealización de una ética coherente. Sólo los ejemplos luminosos son frente a los sistemas que abandona: el burgués emergente, el feudalrealmente convincentes. decadente, el religioso- monacal vigente. Pero no es loco frente al nuevo ethos que inaugura. Según el primer biógrafo de la época,Para los occidentales la figura más transparente es Francisco, de Tomás de Celano, Francisco apareció como «un hombre de un nuevoAsís, considerado «el primero después del Unico», o «el último siglo»; nosotros diríamos: «de un nuevo paradigma». Lo quecristiano». No orientó su vida por el modelo imperial de Iglesia acabamos de decir parece extremadamente contemporáneo, ya quevigente en su tiempo, ni por la dogmática eclesiástica, sino por la estamos buscando un nuevo camino civilizatorio y un nuevoexperiencia evangélica, por la inserción en los medios pobres y por horizonte de esperanza para la humanidad.una nueva relación amorosa con la comunidad de la vida. Ello lepermitió rescatar el vigor del paleo- cristianismo, es decir, del Es un representante singular del ethos que ama. A semejanza delcristianismo de los orígenes jesuánicos y apostólicos. gran místico sufi Rumi —contemporáneo de Francisco que vivía en la antigua Persia, en el actual Afganistán—, testimonia la mística del amor y del enamoramiento de Dios como nadie lo había hecho antes

×