D. platón y aristóteles
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

D. platón y aristóteles

on

  • 7,362 views

 

Statistics

Views

Total Views
7,362
Views on SlideShare
7,362
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
52
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

D. platón y aristóteles D. platón y aristóteles Presentation Transcript

  • Historia de las ideas sobre el arte y la belleza en Occidente Antigüedad
  • A. Antigüedad
  • A.3. Platón ( 428 a.C. – 348 a. C. Aprox.) Platón pintado por Rafael
  • Las principales ideas de Platón sobre el arte y la belleza I. LA BELLEZAPlatón apreciaba enormemente la belleza. En El Banquete, escribió: “La belleza es el esplendor de la verdad”.Y también: “Si es que hay algo por lo que vale la pena vivir, es por contemplar la belleza”.Los escritos de Platón sobre la belleza están basados en su doctrina de lasideas. Explicaba que lo que sabemos por la experiencia cotidiana no esconocimiento, sino sólo creencia o presuposición (doxa) y que debiéramosintentar encontrar tras ello el saber real y permanente (epistemé) que consisteen "ideas". Una de las ideas es la "belleza" (to kalon), o la propiedad permanenteque pertenece a todos los objetos bellos. Esta propiedad pervive inmutableindependientemente de si alguien admira el objeto o no.
  • El mundo inteligible consta de esencias eidéticas o Ideas. Las Ideas son esencias,esto es, aquello que hace que una cosa sea lo que es, la determinación en sí decada cosa. La Idea de Belleza es aquello por lo cual las cosas son bellas.El mundo sensible, por el contrario, es mudable, es el lugar del nacimiento y lacorrupción, del devenir, es el mundo de la contingencia, del cambio.Las Ideas existen trascendentemente, son sustancias separadas de los objetosque percibimos sensorialmente. Son entidades que poseen existencia real eindependiente: cada Idea es una "sustancia" (ousía), algo que existe en sí comorealidad trascendente y no inmanente a las cosas.Naturaleza de las Ideas.Las Ideas son entidades objetivas, trascendentes, independientes de nuestraconciencia, representaciones que son condición de posibilidad tanto de lo realcuanto de su conocimiento fiable y exacto. Las Ideas son inmutables y eternas,atópicas y acrónicas. Platón habla generalmente de las Ideas de un modo más omenos metafórico: no existen en el mundo sensible. Existen de forma trascendente,en un cosmos propio, el kosmos noetós, separado del mundo fenoménico,empírico, sensible. El mundo inteligible es real. El mundo sensible es semi real,es fantasmagórico, aparente. El mundo inteligible es necesario, consistente,inmutable.
  • El mundo sensible no tiene apenas espesor ni consistencia ontológicos, escontingente, está en permanente devenir y cambio. En todo caso, cuatrocaracterísticas atribuye Platón con seguridad a las Ideas: 1) Las Ideas son eternaso intemporales; 2) Las Ideas son únicas, es decir, a cada término general oabstracto corresponde una y sólo una Idea; 3) Las Ideas son simples, y4) Las Ideas son inalterables, no sufren cambio ni transformación alguna,permanecen siempre idénticas a sí mismas.La esencia de la teoría de las Ideas consiste en la aceptación consciente de unaclase de entidades cuya mejor denominación quizá sea la de "universales", queson por entero diferentes de las cosas sensibles.La teoría de las Ideas no se limita a la geometría, sino que lo abarca todo, enespecial el campo de la moral. Existen formas o Ideas perfectas del Bien, de laJusticia, de la Virtud, de la Belleza.Las teorías metafísicas y éticas de Platón influyeron sobre sus teoría estéticas.Fue la primera vez que los conceptos de la belleza y del arte quedaron incluidosen un gran sistema filosófico, un sistema idealista, espiritualista y moralista.
  • El “Mito de la Caverna” (La República VII)http://www.webdianoia.com/platon/textos/platon_caverna.htm
  • El mito de la caverna (La República VII)
  • MODELO ESQUEMATICO DE LA TEORIA DE LAS IDEAS DE PLATON
  • El concepto de la bellezaEl concepto platónico de la belleza era muy amplio. Platón entendía la bellezade manera parecida a como la entendían la mayoría de los griegos, o sea, deuna manera distinta a como se entiende hoy es término. Las formas, los coloresy las melodías constituían tan sólo una parte de la belleza. También podía haberbelleza en elementos psíquicos y sociales, en los caracteres y sistemas políticos,en la virtud y la verdad. Hablando de la belleza no se refería únicamente a lo queagrada a los ojos y al oído, sino a todo lo que causa admiración y aprobación,lo que fascina o lo que gusta.La verdad, el bien y lo belloDe Platón proviene la famosa tríada “verdad, bondad, belleza” que reúne losmayores valores humanos. Aquí, Platón iguala la belleza con otros valoressuperiores, sin elevarla por encima de ellos.En principio, su significado estaba claro, aunque era diferente al que adquiriómás tarde. Al formularla, Platón solía añadir: “y toda virtud afín”, queriendo decircon ello que no consideraba la triada como un conjunto completo. Además, “labelleza” Platón la entendía en un sentido griego, o sea, no estrictamente estético.Esta tríada recibió en los siglos siguientes un acento estético mayor al que lequería darle Platón.
  • En contra de la interpretación hedonista y funcionalista de lo belloEn el diálogo Hipias Mayor, Platón tomo en consideración cinco definiciones delo bello: lo bello es lo conveniente, lo bello es lo útil, lo bello es lo que sirve paralo bueno, lo bello es un placer para la vista y para el oído, lo bello es la gratautilidad. En el fondo, estas definiciones se reducen a dos: lo bello es lo conveniente(lo útil y lo que sirve pueden ser considerados como variantes de la conveniencia)y lo bello es un placer para la vista y los oídos.Platón tuvo en cuenta ambas definiciones, pero no las aceptó. Ambas habían sidoutilizadas en la filosofía pre-platónica; la belleza es lo conveniente, es definiciónsocrática. Las objeciones que hace Platón son: lo adecuado puede ser un mediopara llegar a lo bueno, pero no puede constituir lo bueno por si mismo, mientrasque lo bello siempre es bueno; en segundo lugar, podemos apreciar los objetos porla utilidad o en si mismo.La segunda definición, “lo hermoso es lo que produce placer por medio del oído yde la vista”, provenía de los sofistas, y no fue aceptado por Platón: el placer nopuedo ser un rasgo que defina la belleza, ya que existen placeres que no estánvinculados con la belleza. Lo bello no puede ser limitado, ya que comprendetambién la sabiduría, la virtud, los actos heroicos y las buenas leyes.
  • La interpretación objetiva de la bellezaPlatón refutó la postura de los sofistas por restringida y por subjetiva. Para lossofistas, lo bello no es una propiedad de las cosas bellas, sino una comprobaciónsubjetiva de la belleza en las cosas. Esta tesis era inadmisible para Platón ya queél entendía la belleza objetivamente: poseemos un sentido innato y permanentede la belleza, de la armonía y del ritmo; solo este sentido puede constituir paranosotros una prueba de ellos.La manera de entender Platón la belleza difería en muchos aspectos de cómo laentendían los sofistas. Primero: para Platón la belleza no se limita a los objetossensibles. Segundo: es una propiedad objetiva de las cosas bellas, y no unareacción subjetiva de la gente hacia ellas. Tercero: la prueba de la existencia de labelleza es un innato sentido de lo bello y no el sentimiento fugaz del placer. Y,finalmente, no todo lo que nos gusta es bello de verdad, a veces sólo lo aparenta(belleza ilusoria). Contrapuso la verdadera belleza a la ilusoria; también opuso laverdadera existencia a la aparente, el verdadero conocimiento al aparente, laverdadera existencia y la verdadera virtud a la aparente.El hecho que Platón rompiera con la convicción antigua de que lo bello es lo quegusta, tuvo grandes consecuencias en el futuro. Platón fue el iniciador de la críticadel arte y de la especulación estética. Posteriormente nos aclara su postura antela definición formal de belleza, apareciendo rasgos propios suyos, y rasgospitagóricos.
  • La belleza como orden y medidaLa concepción pitagórica, asumida y desarrollada por Platón, veía la esencia de labelleza en el orden, en la medida, en la proporción, en el acorde y en la armonía;concebía la belleza primero como una propiedad dependiente de la disposición(distribución, armonía) de los elementos y, como una propiedad cuantitativa,matemática que podía expresarse por numerosos (medida y proporción). Platónestaba convencido que la medida y la proporción son las que deciden sobre labelleza de las cosas y les proporcionan unidad.Platón sostiene que el sentido de belleza no difiere del de orden, medida, proporcióny armonía y que tal sentido es una particularidad del hombre, una manifestación desu “parentesco con los dioses”. Admira a los egipcios porque habían comprendidoque en el arte, igual que en la vida, lo más importante son el orden y la medida, yque el que encuentre la medida adecuada deberá atenerse a ella sin buscar formasnuevas.Platón ofrece unos ejemplos concretos de buenas proporciones. En el Menónconcede un lugar privilegiado a dos cuadrados que quedan en tal relación que ellado de uno constituya la mitad de la diagonal del otro, como si esta proporción latuviese por perfecta. Su autoridad contribuyó a que durante siglos los arquitectosbasasen las proporciones de las obras más monumentales en la relación existenteentre estos dos cuadrados.
  • Platón construyo un cuadrado cuyo lado es de dos unidades (izquierda, rojo).Su área vale cuatro unidades cuadradas. Trazando un nuevo cuadrado ahorasobre su diagonal se obtiene un cuadrado de ocho unidades cuadradas(centro, azul), doble superficie de la del primero. Hasta aquí la duplicación delcuadrado.
  • No obstante, con su teoría estética de medida, orden y proporción, Platón no seinclina, ni mucho menos, por un plano formalismo. Atribuye a la forma el papelpreponderante en el arte y la belleza, pero la forma como disposición de loselementos y no como apariencia de las cosas. Elogia las formas bellas, pero sinconsiderarlas superiores al contenido.La idea de bellezaLa segunda concepción de belleza que Platón mantiene en su madurez esproducto de las opiniones filosóficas que él mismo había creado. Eran posturasespiritualistas e idealistas que sostienen que en el mundo existen no sólo cuerpossino también almas y no sólo objetos sensibles y perecederos sino también ideaseternas. Las almas son más perfectas que los cuerpos, y las Ideas más perfectasque los cuerpos y las almas. De esto, derivan consecuencias importantes para laestética: no se puede limitar la belleza a los cuerpos; esta debió ser tambiénpropiedad de las almas y de las Ideas, la cual es por otra parte, superior a loscuerpos. Esto trajo como consecuencia la espiritualización e idealización de labelleza, llevando a la estética, a un cambio de perspectiva: de la experiencia a laconstrucción.
  • La belleza espiritual es superior, pero no es la mas perfecta. La Idea misma de labelleza es la que alcanza la perfección, poniendo así la belleza en un planotrascendente. Con ello, Platón extiende el alcance del concepto griego de labelleza haciéndole abarcar también los objetos abstractos, inaccesibles para laexperiencia. Introduce una nueva valoración en la que la belleza real, todo lo quehasta entonces había sido considerado como bello, queda devaluada frente a labelleza ideal. Introduce también una nueva medida de belleza, el grado de labelleza de las cosas reales dependía de su mayor o menor distancia respecto dela Idea de lo bello.El pensamiento platónico, dio a su estética un matiz idealista y moralista. Suconvicción de que los mayores bienes son morales, ejerció también una influenciasobre su manera de entender la belleza. Su idea de la belleza perfecta forjó enbuena medida ese ideal de belleza que hasta ahora llevamos en la mente y queutilizamos para medir la belleza real. “Los que son amantes de la audición y los espectáculos gustan de los bellos sonidos, colores, formas y todo lo realizado a partir de ello, pero su inteligencia es incapaz de ver y gustar de la naturaleza de la belleza en sí misma”. Platón: República
  • La gran belleza y la belleza de la moderación,belleza absoluta y belleza relativaPlatón no fue sólo un artista y un amante del arte, sino también un filósofo quedesconfiaba de aquél. De su pensamiento filosófico nació el concepto general delo bello y del arte, mientras que de sus conocimientos artísticos surgieron muchasideas, observaciones, análisis y diferenciaciones.En Las leyes distingue entre el gran arte, y el arte de la moderación, separando labelleza austera y llena de dignidad de la más superficial y ligera. Pensaba que esadualidad se encontraba en el teatro y en la poesía, así como en la música y en ladanza. Su distinción origino la diferenciación entre lo bello y lo sublime, y fue unintento de establecer las categorías estéticas.Distinguió también entre la belleza de las cosas reales de un lado, y la belleza delas líneas rectas, los círculos y los cuerpos sólidos por el otro. Las preferencias dePlatón están del lado de la belleza de las formas sencillas y los colores moderados. “Pues intento expresar por belleza de las formas no lo que el vulgo creería, la de los seres vivos o de algunas pinturas, sino que me refiero a la línea recta y al círculo y a las superficies y los sólidos que provienen de ellos con tornos, reglas y escuadras, pues estas cosas no son bellas en relación a algo, como otras, sino que siempre en sí mismas son bellas por naturaleza…” Platón: Philebus
  • II. EL ARTEEl concepto del arte, la poesía y el arteLa teoría del arte de Platón no esta muy estrechamente unida con su teoría de lobello. La mayor belleza la reconoce en el universo y no en el arte, y en muchas delas artes no percibe ningún vínculo que las una con la belleza. Se sirve delconcepto griego del arte, que comprendía tanto la pintura y la escultura como lasartes útiles. Para él, como para los demás griegos, era arte todo lo que el hombreproduce con habilidad y para algún fin.Conforme a tal entendimiento del arte, incluía inicialmente en el también la técnica,pero no la poesía, ligada esta a la inspiración y no a la habilidad.Desarrollando el punto de vista de los griegos sobre la poesía, creó una concepciónprofética e irracional de ésta (Sublime manía).“Todos los buenos poetas épicos dicen todos esos bellos poemas no por unatécnica, sino estando endiosados y poseídos, y los buenos líricos igualmente” (Ion).“El que sin la locura de las Musas llegue a las puertas de la poesía, persuadido deque llegará a ser un poeta eminente por medio de la técnica, será imperfecto, y lapoesía del hombre cuerdo es oscurecida por la de los enloquecidos” (Fedro).
  • Sin embargo, finalmente Platón aceptará también la legitimidad de una poesíaproducida “técnicamente” y dirá que existe una poesía “maníaca”, nacida de lalocura poética y una poesía “técnica” que proviene de las habilidades poéticas.División de las artes, las artes imitativasPlatón intento varias veces hacer una división de las artes. En la República, dividelas artes en tres categorías: artes que utilizan objetos, artes que lo fabrican y artesque lo imitan. En el Sofista encontramos una división semejante aunque máscompleja. Allí distingue entre la ktética (arte de aprovechar lo que se halla en lanaturaleza) y la poética o arte de producir lo que no se encuentra en la naturaleza.Esta ultima la subdividió en la que sirve al hombre directamente, la que lo sirveindirectamente (produciendo instrumentos) y la que imita.En esas divisiones que propuso Platón, lo más importante para la estética fue laseparación de las artes que representan las cosas de las que las producen, laseparación entre las artes representativas, imitativas y miméticas.Para Platón las artes figurativas, como la pintura y la escultura, mostraban másinterés por sus otras funciones, sobre el hecho de que diferían de la realidad yafectaban o engañaban de diversas maneras.
  • La semejanza entre una obra y la realidad era importante para los poetas de eseentonces, pero no lo era para los teóricos del arte. Hasta mediados del siglo V,había poco parecido entre las obras fruto de las artes plásticas y la realidad.No había un termino fijo para denominar la representación por el arte. Algunostérminos como la mimesis no se utilizaba, ya que para los griegos esta vozesignaba la expresión del carácter y la recitación, no la imitación de la realidad.Fue Platón quien introdujo el antiguo concepto de mimesis.La escultura se había liberado del estilo geométrico, empezando a representarpersonas vivientes y reales. Una transformación análoga ocurrió en la pintura,transformando el arte mismo la realidad. La mimesis también la aplicó Platón alas artes plásticas. Llamaba “primitivas” a las artes que se sirven de instrumentosespecíficos. Llamó “imitativa” tan solo a la poesía, hablando los protagonistas enprimera persona; aplicó ese término también a la poesía, donde el poeta habla alos protagonistas, y denominó como “representativo e imitativo”, todo arte musical,el que sirve a las Musas.Si el arte representa la realidad, surge la pregunta de si lo hace conforme a laverdad. Era ésta una cuestión que había inquietado a los griegos desde hacíatiempo. Platón empezó a comparar la obra de arte con su modelo natural y prestóal problema la máxima atención, tomando también en consideración la efectivaverosimilitud con la que el arte representa la realidad.
  • Las artes creadoras de imágenesPlatón introdujo al concepto de “mimesis” el elemento de imitación en el sentido dereproducir de repetir el aspecto de las cosas. Pero conservó el antiguo elementode imitar, en el sentido de presentar o representar, como se hace en el artehistriónico. Llegó a la conclusión de que el pintor o el escultor, al “imitar” al hombre,no crean otro hombre parecido, sino que crean su imagen. Dicha imagen pertenecea un orden distinto que el hombre real y, a pesar de las semejanzas, tiene otraspropiedades. Por eso , el concepto platónico de “mimesis” encierra dos elementos:1. El artista crea una imagen parecida a la realidad; 2. Es una imagen irreal. Por unlado, las obras de arte son “imitaciones”, pero por otro, son “fantasmas”. A lasartes imitativas que crean imágenes ilusorias, Platón contrapone aquellas quecrean verdaderas cosas. La característica esencial de las artes imitativas, de lapintura o de la escultura, de la poesía o de la música, no está sólo, según Platón,en lo imitativo, sino también en lo irreal de sus obras. Este segundo elemento fuepara él incluso el más relevante.A pesar de concebir las artes como imitativas, Platón no pone en duda su caráctercreativo. No fue tanto el carácter representativo del arte como su ilusionismo lo quedecidió que la opinión de Platón sobre el arte fuera a veces negativa. No cree queel ilusionismo sea un rasgo esencial ni indispensable del arte; al contrario, sostieneque el arte cumplirá su objetivo cuando se libere de él.
  • Los objetivos del arte: la utilidad y la justedadUno de los objetivos primordiales del arte fue para Platón su utilidad, que entendíacomo utilidad moral, como un medio de formar el carácter. Este punto de vistamoral constituía un legado socrático en la interpretación platónica del arte. Sinembargo, Platón planteo el problema socialmente, manteniendo que el arte debeparticular en la creación del Estado perfecto y de buenas y duraderas condicionesde existencia para sus ciudadanos.El arte debe atenerse a las leyes que rigen el mundo, debe penetrar en el planodivino del cosmos; si el arte forma las cosas, ha de hacerlo conforme a ese planoy a las leyes universales. Así pues, la veracidad o la justedad es la segundafunción fundamental del arte.Tan solo el cálculo y la medida garantizan al arte la justedad. La justedad de unaobra consiste, en una disposición adecuada de sus elementos, en el orden interno,así como en su estructura, en que tenga su “principio, mitad, fin”, y en que suconstrucción se parezca al ser vivo, al organismo.El criterio del placer proporcionado no es muy significativo en el arte, dado que estese sirve de colores y formas más complejos. El placer puede ser, un complementoen el arte y no su objetivo o criterio de valor. Si el criterio del arte ha de ser lajustedad, el arte debe ser dirigido por la razón, lo cual descarta el sentimiento, elplacer y el dolor.
  • La verdad interna de una obra de arte como criterio de su valor, es la conformidadcon lo que presenta; el artista no tiene modelo y para sus figuras recoge los rasgosde muchos para crear de este modo algo más hermoso que la realidad. El arte nodebe ser autónomo, en relación a la realidad que debe representar y cuyas leyesdebe observar, y en la relación al orden socio-moral al cual debe servir.La condena del artePlatón condenó el arte de su tiempo por sus aspiraciones a la novedad y a lavariedad, por sus efectos subjetivos y deformaciones de la perspectiva, por todosu individualismo e ilusionismo. Exigía que el arte se atuviera a la tradición.El primer argumento de Platón en contra del arte provenía de la metafísica y de suteoría del conocimiento y el segundo de la ética. Platón censura a las artes plásticaspor su labor deformadora y a la poesía y a la música por su labor desmoralizadora.Los argumentos de Platón resultaron poco convincentes. No lograron convencer alos artistas griegos que siguieron desarrollando su arte. Esos argumentos sebasaban en sus teorías personales. Conforme a sus principios metafísicos, lascualidades perceptibles de las cosas no coinciden con las cualidades reales del ser,mientras que sus tesis sociales sostienen que hay un solo método adecuado deeducar a los ciudadanos y de dirigir su vida. La crítica de Platón no fue unaevaluación estética del arte sino, una demostración de que el arte es inútil en elaspecto moral cognoscitivo.
  • El conflicto entre filosofía y el artePlatón evaluó el arte negativamente, aunque le gustaba. Sus competenciasartísticas eran amplias, él mismo pintaba y escribía poemas, y sus diálogosfilosóficos eran verdaderas obras de arte.La actitud negativa de Platón hacia el arte no se debe sólo a sus opinionespersonales. Es también reflejo de las condiciones griegas, del “eterno conflicto”entre poesía y filosofía. Este conflicto tiene su origen en que la poesía en Greciapretendía instruir de igual manera la filosofía. Lo que pensaban los griegos sobresus dioses, lo debían a Homero y a Hesíodo. Esquilo se pronunció sobre eldestino del hombre,. Aristófanes decía que había que admirar a los poetas “porsu espíritu y por la enseñanza que proporcionan, haciendo mejores a las gentesde las ciudades”.Platón estaba convencido que solo la filosofía racional alcanza la verdad. En suApología de Sócrates escribió: “los poetas son como los clarividentes y losadivinos: no saben nada de lo que hablan. Al mismo tiempo, a causa de supoesía se tienen por sabios, también en las cosas en que no lo son”. Fue ésteun conflicto entre la ciencia y la poesía, y las artes plásticas fueron incluidas enél por ser una aliado natural de la poesía. Más tarde, Aristóteles manifestará sudesacuerdo con su maestro Platón sobre este tema.
  • Rafael
  • Lectura y comentario de algunos textos de PlatónLa triple concepción de lo bello.La belleza se divide en tres clases: de ella, en efecto, una es elogiable, comola hermosura a través de la vista; otra es útil, como un instrumento, una casa,y cosas similares que son bellas por su utilidad, y lo relacionado con las leyes,costumbres y cosas similares son bellas por el beneficio que reportan. Así, dela belleza, una cosa es elogiable, otra útil y otra beneficiosa.La belleza y la medida.Pues la medida y la proporción ciertamente resultan en todas partes bellezay virtud… Así pues, si no podemos captar el bien bajo una sola característica,sí podemos con tres, belleza, proporción y verdad. ***Todo lo bueno es bello y lo bello no carece de proporción; así pues, la criaturaviviente que va a ser tal ha de ser proporcionada; …ninguna proporción odesproporción es más importante que la del alma misma en relación al cuerpomismo.
  • La belleza y el amorPues el que hasta aquí ha sido educado en las cosas del amor, contemplando en orden yrectamente lo bello, yendo ya hacia el punto culminante de las cuestiones amorosas, veráde repente algo admirablemente bello en su naturaleza, aquello Sócrates, por lo quetambién tuvieron lugar todas las fatigas anteriores, que, en primer lugar, existe siempre,no nace ni perece, ni aumenta ni disminuye, que, en segundo lugar, no es bello por unaparte ni feo por otra, ni unas veces sí y otras no, ni bello en un respecto y en otro feo, niaquí bello y allí feo, de otro modo que para unos sea bello y para otros feo; ni tampoco sele aparecerá lo bello como un rostro, unas manos, ni ninguna otra cosa de las que elcuerpo participa, ni como un razonamiento ni una ciencia, ni como algo que exista enalguna otra cosa, como en un ser vivo, en la tierra, en el cielo o en otra cosa, sino ellomismo por sí mismo, consigo mismo siendo siempre único en su especie, mientras quetodas las demás cosas bellas participan de ello de un modo tal que, aumentando ypereciendo lo demás, aquello no se hace ni más grande ni más pequeño, ni sufre nada.Así pues, cuando uno a partir de lo de aquí, a causa del recto amor a los muchachos, seeleva y comienza a contemplar aquella belleza, de alguna manera casi alcanza la meta.Pues ésa es, en verdad, la manera recta de abordar las cosas del amor o ser guiado porotro: empezando por las cosas bellas de aquí, con la vista puesta en aquella belleza,continuamente ascender como utilizando escalones, desde un cuerpo a dos y de doshacia todos los cuerpos bellos, y de los cuerpos bellos hacia las bellas normas de conducta,y de las bellas normas de conducta hacia las bellas ciencias, hasta terminar, a partir deestas ciencias, en aquella ciencia que no es ciencia de otra cosa, sino de aquella mismabelleza y conocer por fin lo que es bello. En ese momento de la vida… si en alguno,merece la pena la vida del hombre, cuando contempla la belleza en sí.
  • La idea de lo bello.Así pues, cuando el obrero mira constantemente hacia lo que es idéntico y,utilizando tal clase de modelo, se esfuerza en realizar la idea y las propiedades,todo lo que así lleva a cabo es necesariamente bello, pero si mirara hacia lonacido, al utilizar un modelo mortal, no sería bello. ***En efecto, si este mundo es bello y bueno su creador, es evidente que mirabahacia lo eterno.La división de las artes.Sobre cada cosa hay tres artes: la de utilizarla, la de fabricarla y la de imitarla. ***Pero de todas las artes, ciertamente, hay, en suma, dos formas… la agriculturay cualquier cuidado de todo cuerpo mortal, y, además, lo que se refiere a lacomposición y modelado, que llamamos utensilios, y la mimética, todo eso sepodría denominar, con mucha justicia, con un solo nombre.
  • La justedad (Orthotes)¿Acaso no es verdad que la excelencia, la belleza y la justedad de cada utensilio,ser vivo y actividad no están en relación con ninguna otra cosa más que con eluso para el que han sido hechos o han nacido? ***Es necesario que todo discurso esté compuesto como un animal, con un cuerpopropio, de manera que no carezca de cabeza ni de pies, sino que tenga centro yextremidades, escritos de modo conveniente unos con otros y con el todo.La condena de las artes.La pintura, y el arte de imitar, en general, realiza su propia obra, que está lejos dela verdad, tiene relaciones con la parte que hay en nosotros que está lejos de larazón a su vez, y es su compañera y amiga para nada sano ni verdadero… Asípues, vil tratando con lo vil, engendra cosas viles el arte de imitar… ¿Acaso sóloel que corresponde a la vista o también el que corresponde al oído, que llamamos,ciertamente, poesía?
  • La condena de las artes (Continuación)El poeta imitativo… ¿lo pondríamos, también, en el mismo plano que al pintor?Pues… se le parece en este respecto, en tener trato con la otra parte del alma,pero no con la mejor; así, al punto, en justicia, no lo podríamos admitir en unaciudad que va a ser bien gobernada… y de ese modo diremos que el poetaimitativo origina en el alma de cada uno, privadamente, un régimen malo, alagradar a su parte insensata, que no distingue ni lo mayor ni lo menor, sino queconsidera lo mismo unas veces grande y otras pequeño, creando imágenesque están muy lejos de la verdad. ***Parece, dicen, que, de esas cosas, las mayores y más hermosas las llevan acabo la naturaleza y el azar, y las más insignificantes el arte, que, tomando dela naturaleza las grandes y primarias obras, ya formadas, modela y construyetodas las más insignificantes que, precisamente, todos llamamos artificiales…Y el arte, que nació después como resultado de esas causas, mortal él mismopor proceder de mortales, ha engendrado, finalmente, unos juegos que noparticipan mucho de la verdad, sino que son unas imágenes afines a ellas,como las que engendra la pintura, la música y cuantas artes son auxiliaressuyas; de estas artes, las que engendran algo serio son las que ponen encomún su propia fuerza con la naturaleza, como la medicina, la agricultura yla gimnasia, a su vez.
  • El control de las artes¿No debemos, acaso, vigilar sólo a los poetas y obligarles a representar ensus obras la imagen del buen carácter o a no componer entre nosotros? ***Que vigilen en todo que no haya innovaciones en la gimnasia y en la músicacontra lo dispuesto… pues hay que guardarse de adoptar un nuevo tipo demúsica, pensando que corre peligro en su totalidad; en efecto, de ningunamanera se modifican los modos de la música sin modificarse las mayores leyesde la ciudad… Ciertamente, la ilegalidad… pasa inadvertida con facilidad alintroducirse subrepticiamente como si fuese parte de un juego y como si noprodujera ningún daño…Silenciosamente se desliza en las costumbres y loshábitos. ***El buen legislador persuadirá al poeta, o lo obligará si no le persuade,a componer rectamente con su bello y loable lenguaje, figurando en los ritmoslos caracteres y en las armonías los tonos de los hombres sabios, valientes yenteramente buenos.
  • Fin de Platón
  • A.4. Aristóteles ( 384 a.C. – 323 a. C. Aprox.) Rafael
  • Coincidencias y diferencias entre Platón y AristótelesAristóteles fue discípulo de Platón y permaneció en su Academia durante veinteaños, recibiendo indudablemente su influencia.Sus doctrinas tuvieron coincidencias pero también divergencias, las cuales si sellegaran a conciliar podrían complementarse adecuadamente para constituir unasíntesis superior a ambas doctrinas separadas.Para Platón el Ser tiene realidad eterna y consistente en tanto que la cosmovisiónde Aristóteles más definida es la del devenir.Platón elaboró una metafísica sobre los valores morales y estéticos basada en laética de Sócrates ampliándola posteriormente a las sustancias individuales.Este nuevo punto de vista lo llevó a Platón a investigar más profundamente larelación entre los objetos sensibles y las ideas o esencias ejemplares.Desarrolló entonces el concepto de que las cosas cambiantes son las copias,espejismos o imitaciones de las ideas verdaderas y esa era la relación que veíaentre el mundo sensible y el inteligible.La filosofía para Platón es una actividad mental y se ocupa principalmente delSer y luego del devenir, por lo tanto el acento en el pensamiento de Platón estápuesto en el Ser inmutable.
  • La principal objeción de Aristóteles a la teoría de Platón era el dualismo entrelos objetos sensibles y las ideas y ningún tipo de justificación que los uniera.Para Aristóteles, toda la naturaleza presenta una escala jerárquica de especiesy cada una de ellas tiende hacia la total actualización de su esencia de unamanera asombrosa e inexplicable.La naturaleza es para Aristóteles un proceso dinámico de autoperfección y deautodesarrollo y toda esa serie de fenómenos tiene un sentido y un significado.Aristóteles entiende el cambio y el devenir como la causalidad final del PrimerMotor Inmóvil que distingue a la contemplación teórica de los objetos inmutablescomo la actividad más excelsa del hombre.Para Aristóteles por lo tanto el Ser de una cosa Es sólo en acto, el ser se estárealizando constantemente en la materia, en los fenómenos, atraído por laactualidad última, el ser supremo.Aristóteles pensaba que el fin del hombre es una actividad y no una cualidadmientras que para Platón parecía limitarse más a la cualidad.Ninguna de las dos teorías sobre la realidad es la verdad total, pero ambascontribuyeron a esclarecer racionalmente una posible respuesta sobre elmisterio del mundo y el sentido de la vida.
  • El conocimiento según Aristóteles
  • En el alma se produce el conocimiento de la “substancia”
  • La teoría de la sustancia en Aristóteles .La sustancia es en Aristóteles la forma privilegiada de ser. Afirma que el ser sedice de muchas maneras, pero fundamentalmente como sustancia, es decir, comoaquello que no se da en un sujeto sino que es ello mismo sujeto. Las otras formasde ser se dan necesariamente en la sustancia, y Aristóteles las llama accidentes.Junto con la sustancia, constituyen las categorías del ser : cantidad, cualidad,relación, lugar, tiempo, posición, estado, acción y pasión. En la medida en quetodas las formas de ser accidental remiten a la unidad de la sustancia, la unidaddel ser queda garantizada.La sustancia es el individuo concreto y particular, lo que ordinariamente llamamos"cosas" u "objetos", es decir, esta mesa, este caballo, Sócrates, lo que es sujeto,aquello sobre lo que actúan las otras formas de ser, los accidentes. Frente a lairrealidad de las Ideas, el verdadero ser, la sustancia, adquiere las característicasde la experiencia (concreto, particular ) aunque, como veremos más adelante, sinperder por ello la referencia a lo universal, a la esencia. En la medida en quedefinimos un objeto, lo conocemos en su esencia. La esencia puede ser llamadatambién sustancia, pero sólo un sentido secundario. La sustancia primera, lasustancia propiamente dicha, el ser, es el individuo; la esencia, aquello por lo queconocemos el ser, es llamada por Aristóteles sustancia segunda.
  • La sustancia es para Aristóteles un compuesto de materia (hyle) y forma (morphé).(De ahí el término hilemorfismo con el que tradicionalmente se ha designado lateoría de la sustancia aristotélica). El compuesto de materia y forma es indisoluble,de modo que ambas no pueden ser separadas ; sólo en el entendimiento, o seaen el pensamiento, separación es posible.La materia próxima es, en realidad, la sustancia de la que están hechas las cosas,como decimos que el bronce es la materia de la estatua; la materia prima es, sinembargo, aquel sustrato último de la realidad, absolutamente incognoscible paranosotros ya que está desprovisto de toda forma y, por lo tanto, de toda cualidad.Mientras que la forma representa la esencia del objeto, de la sustancia, lo que enella hay de universal, la materia representa lo que hay de particular, de distinto enla sustancia. La materia es, pues, principio de individuación: lo que distingue unasustancia de otra es la materia de la que está hecha (lo que diferencia esta mesade aquella es la materia de la que está hecha cada una de ellas, no la forma, quees idéntica en ambas).La forma, por el contrario, representa no solamente la esencia de cada ser, sinotambién su naturaleza; dado que la materia es incognoscible, conoceremos lassustancias por su forma, es decir, por lo que hay en ellas de universal y no departicular. En la medida en que la forma representa también la naturaleza, y siendola naturaleza el principio y la causa del movimiento, Aristóteles introducirá en lasustancia la realidad misma del cambio y, con ello, la posibilidad de explicarlo.
  • Materia y Forma en Aristóteles
  • La metafísica aristotélica: la teoría de las cuatro causasEn el libro I de la Metafísica, luego de haber identificado el verdadero saber conel conocimiento de las causas del ser, Aristóteles nos presenta las cuatro causasde las que ya nos había hablado en la Física:“Evidentemente es preciso adquirir la ciencia de las causas primeras, puesto quedecimos que se sabe, cuando creemos que se conoce la causa primera. Sedistinguen cuatro causas. La primera es la esencia, la forma propia de cada cosa,porque lo que hace que una cosa sea, está toda entera en la noción de aquello queella es; y la razón de ser primera es, por tanto, una causa y un principio. Lasegunda es la materia, el sujeto; la tercera el principio del movimiento; la cuarta,que corresponde a la precedente, es la causa final de las otras, el bien, porque elbien es el fin de toda producción.” (“Metafísica”, libro 1, 3).“Resulta evidentemente de lo que precede, que las indagaciones de todos losfilósofos recaen sobre los principios que hemos enumerado en la Física, y que nohay otros fuera de éstos. Pero estos principios han sido indicados de una maneraoscura, y podemos decir que, en un sentido, se ha hablado de todos ellos antesque nosotros, y en otro, que no se ha hablado de ninguno. Porque la filosofía delos primeros tiempos, joven aún y en su primera arranque, se limita a hacer tanteossobre todas las cosas.” (“Metafísica”, libro I, 7)
  • La noción aristotélica de causa es más amplia que la actual; nosotros entendemospor causa sólo lo que Aristóteles llamaba causa eficiente y causa final. Para estefilósofo causa es todo principio del ser, aquello de lo que de algún modo dependela existencia de un ente; o de otro modo: todo factor al que nos tenemos que referirpara explicar un proceso cualquiera.Para entender cualquier ente debemos fijarnos en cuatro aspectos fundamentales(cuatro causas):- la causa material o aquello de lo que esta hecho algo;- la causa formal o aquello que un objeto es;- la causa eficiente o aquello que ha producido ese algo;- la causa final o aquello para lo que existe ese algo, a lo cual tiende o puede llegar a ser.
  • Las cuatro causas del Ser
  • Las principales ideas de Aristóteles sobre el arte y la bellezaPara Platón, el concepto estético básico había sido el de la belleza mientras queAristóteles, ya en su obra sobre la Poética, se despreocupó de lo bello yemprendió una investigación sobre el arte. El arte era para él era más atractivoy menos ambiguo que el concepto de belleza.Para definir qué es el arte, Aristóteles afirmaba que éste era, en términosgenerales, una actividad humana, lo cual lo distingue de la naturaleza. Decía que“del arte proceden las cosas cuya forma está en el alma”; o también: “el principioestá en quien lo produce y no en lo producido”. Por eso, los productos del arte“pueden ser o no ser”, mientras que los de la naturaleza surgen de la necesidad.El arte es una producción del artista quien, para producir, debe poseer ciertahabilidad, cierta disposición permanente para crear. Y fue a esta capacidad, aesta habilidad más que a la producción misma a lo que Aristóteles llamó arte.La producción, la capacidad de producir, el conocimiento indispensable para laproducción así como el producto mismo, todo ello estaba estrechamenteentrelazado y el sentido de la palabra “arte” era fácilmente trasladado de unconcepto a otro. La polisemia del término griego “techne” pasó a la voz latina ars,y ésta al nombre de “arte” de las lenguas modernas.
  • El concepto aristotélico de arte presenta varios rasgos característicos, a saber:Aristóteles entendía el arte de una manera dinámica. Como acostumbraba ainvestigar la vida y la naturaleza, tendía a subrayar la importancia de los procesos.Su concepto de arte no era estático sino dinámico y daba mayor importancia a laproducción que al producto terminado.Por otro lado, Aristóteles hacía hincapié en el factor intelectual en el arte, en losconocimientos indispensables para crear una obra, en el razonamiento y en lainventiva. No hay pues arte sin reglas generales. “El arte nace cuando de muchasobservaciones experimentales surge una sola concepción universal sobre lascosas semejantes”.Aristóteles concebía el arte como un proceso psico-físico, contraponiéndolo a lanaturaleza, aunque estaba consciente de que el arte, al igual que la naturaleza,aspira siempre a un fin.La importancia de la materia en la producción de la obra fue reconocida porAristóteles. Afirmaba que el arte necesita de la materia, pero que se sirve de ellade distintas maneras. El arte cambia la forma de la materia; el arte añade o quitamateria, compone la materia o, por último, cambia su cualidad. Igualmente,Aristóteles pensaba que, para ser realidad, el arte requiere de ciertas condiciones.Entre ellas, las fundamentales son el conocimiento, la eficiencia y las capacidadesinnatas.
  • Las arte imitativasEn su división de las artes, Aristóteles siguió el camino marcado por Platón,partiendo por la relación entre el arte y la naturaleza. Según Aristóteles el arte“realiza” lo que la naturaleza es incapaz de terminar, o bien “imita” lo que ellahace. Estas últimas las denomina “artes imitativas” o miméticas y son la pintura,la escultura, la poesía y por lo menos una parte de la música, o sea, las artesque posteriormente se llamarían “bellas”.La “imitación” fue para Aristóteles uno de los conceptos principales de su teoría,y la base de su división artística. Según él, no es que el pintor o el poeta sepropongan crear bellas obras y con este objetivo imiten la realidad, sino que seproponen la imitación misma como su verdadera finalidad. Creía que la imitaciónes para el hombre una actividad natural, basada en sus tendencias innatas y que,por lo tanto, le proporciona satisfacción.Aristóteles sostenía que el artista, al imitar la realidad, la puede presentar no sólotal y como es sino que también la puede embellecer o afear.La teoría aristotélica de la imitación se aparta del naturalismo exigiendo que elarte represente únicamente las cosas y acontecimientos que tienen un significadogeneral y que son típicos.
  • Aristóteles afirmaba que la poesía era más filosófica y más profunda que lahistoria porque presenta lo universal mientras que la historia presenta loparticular y relativo.Aristóteles sostiene que el arte representa sobre todo lo posible. “No es deberdel poeta hablar de lo que realmente ocurrió sino de lo que pudo ocurrir y loque decide sobre esta posibilidad es la probabilidad y la necesidad”. El artistatiene el derecho de introducir en su obra incluso cosas imposibles, si lo requiereel objetivo que se ha propuesto.A juicio de Aristóteles, no tienen importancia en una obra de arte las cosas yacontecimientos populares, ni los colores ni las formas sino su composición yarmonía. “Si alguien pintara en confusa mezcla los más hermosos colores, nocomplacería tanto como el que pinta negro sobre blanco una imagen”.
  • El arte y la poesíaLa poesía había sido reconocida como una de las artes imitativas, y por lo tantoquedaba incluida e igualada con las otras artes imitativas. Con ello se habíasuperado el dualismo platónico entre arte y poesía, o sea, el arte consideradocomo producción y la poesía como adivinación. Para Platón la poesía no era unarte, dado que el arte era cuestión de habilidad y la poesía cuestión de “divinalocura”. Aristóteles, por su parte, no admitía la idea de esta “locura divina” y creíaque la poesía era más bien cuestión de “capacidades innatas que de locura”.Para él , la buena poesía nacía de la misma manera que un arte cualquiera:mediante el talento, la habilidad y el ejercicio. Estaba sujeta a reglas generales,igual que las otras artes, y por esta razón podía constituir el objeto de un estudiocientífico que recibe el nombre de “poética”. Friedrich
  • Las diferencias entre las artesAristóteles estableció las diferencias entre las artes imitativas en términos clásicos.Demostró que se distinguen o bien por los medios que utilizan, o bien por susobjetos o por la manera de “imitar”.1. Los medios de la poesía y de la música son: el ritmo, la palabra y la armonía,empleados conjuntamente o por separado. La armonía y el ritmo los emplea lamúsica instrumental, mientras que el ritmo sólo lo utilizan los danzantes que consus movimientos rítmicos representan los caracteres, los sentimientos y lasactividades humanas. Por otro lado, haya artes como la tragedia, la comedia y elditirambo, que se sirven de los tres medios a la vez.2. Desde el punto de vista de los objetos imitados, era más importante paraAristóteles la diferencia entre las artes: unas representan los hombres como son,otras mejor de cómo son y otras peor.3. En cuanto a los modos de imitar propios del arte literario, Aristóteles subrayó eldualismo del hablar el autor por sí mismo o por medio de sus protagonistas.
  • La purificación mediante el arteEn la Poética, Aristóteles da la siguiente definición de la tragedia: “La tragedia es, pues, la representación (Mimesis) de una acción seria (Spoudaias), completa en sí misma y de una cierta magnitud; en un lenguaje embellecido con varias clases de embellecimiento, cada uno de los cuales tiene su lugar correspondiente en las diversas partes, en forma dramática y no narrativa, y que, además, mediante una serie de hechos que suscitan piedad (Eleos) y terror (Phobos), tiene por efecto elevar y purificar (Katharsis) el ánimo de pasiones semejantes”.Conforme a los conceptos órficos y pitagóricos, la “catarsis” (purificación) serealizaba mediante la música. Aristóteles se atuvo a estos conceptos,distinguiendo varias tonalidades: la ética, la práctica y la entusiástica. A estaúltima le atribuía el poder de liberar las emociones y purificar las almas. Lacatarsis era para Aristóteles el modo de opera propio de algunas artes, pero node todas. Aisló de entre las artes “imitativas” el grupo de artes “catárticas” a lascuales pertenecía la poesía, la música y la danza; al otro lado quedaban lasartes plásticas, que constituían un grupo separado.
  • Las fiestas dionisíacas
  • La función del arteSegún Aristóteles, el arte contribuye a la realización del fin supremo del hombreque es la felicidad, lográndose eso mediante la scholé (el “tiempo libre”). Serefería a una vida en la cual el hombre está libre de las preocupacionescotidianas y de las extenuantes exigencias de la vida y puede dedicarse a lasocupaciones verdaderamente dignas de él, que no pueden ser consideradassimplemente como medios sino como fines de la vida.Para Aristóteles, la función del arte no se limitaba al placer, como en el caso delos hedonistas, pero, por otra parte, el placer constituía para él un elemento demucha importancia. El arte proporciona placeres de diversos tipos, consiguiendoesto mediante la liberación de las emociones, una hábil imitación, una perfectaejecución, o el empleo de hermosos colores o sonidos. Placeres no sólosensoriales, sino también intelectuales, e incluso estos últimos son más intensos.Además, el tipo de placer depende del género de arte de que se trata, pues “cadaArte crea el género de placer que le es propio”. Los placeres intelectualespredominan en la poesía mientras que en el caso de la música y de las artesplásticas, prevalecen los sensoriales.
  • La autonomía del arte y la verdad artísticaA diferencia de la mayoría de los griegos, y en particular de Platón, Aristótelesreconoce que el arte, y especialmente la poesía, es autónomo, y precisamenteen dos sentidos : en relación a las leyes morales y naturales por un lado, y enrelación a la virtud y a la verdad, por otro.Las reglas de la política eran para él reglas morales. Escribió: “No es la mismala norma de corrección de la política y de la poética”. Igualmente, afirmó que lapoesía “aunque errase, puede tener razón”, lo cual quiere decir que aunqueerrase desde el punto de vista de la realidad (por no reproducirla fielmente)puede tener razón desde su propio punto de vista.
  • El concepto de bellezaLa definición aristotélica de la belleza la encontramos en la Retórica. Es unadefinición un tanto complicada, pero simplificándola se puede constatar que esbello lo que es valioso por sí mismo y lo que a la vez nos agrada. Esta definicióncorresponde a la imagen de la belleza corriente entre los griegos, peroAristóteles modifica la idea de belleza como también había hecho con la idea dearte. Convirtió la imagen en un concepto, sustituyendo una interpretaciónintuitiva por una definición. La definición de Aristóteles tiene un significado másamplio que el moderno y en su universalidad se atiene a la tradición griega.Comprende la belleza estética, pero no se limita a ella, lo que explica por quéno habla de la experiencia o de la forma , sino solamente del valor y del placer.Siguiendo el razonamiento de Aristóteles podemos afirmar que toda belleza esbuena, pero no todo lo bueno es bello; toda belleza es agradable, pero no todoplacer es bello; y es bello solamente lo que es bueno y agradable. La belleza se relaciona con el placer, ya que su valor reside en ella misma, adiferencia de lo útil, sobre cuyo valor reside el resultado. Entre los actos delhombre, unos tienden a lo útil y otros exclusivamente a la belleza. El hombrelucha por conseguir la paz y trabaja para poder descansar, anda en pos de lonecesario y persigue lo indispensable, pero al fin y al cabo, todo esto lo hace poramor a la belleza. Aristóteles sostiene que “es necesario que la belleza, y no labestialidad, sea la protagonista”.
  • Orden, proporción y dimensiónTanto en La Poética como en La Política, Aristóteles afirma que sobre la bellezadeciden “orden” y “dimensión”. En la Metafísica, a estas dos cualidades generalesde la belleza el filósofo añade una tercera, la “proporción”. Así, para Aristóteles, labelleza reside en la dimensión, en el orden y en la proporción. Como va a reducirla proporción al orden, finalmente la belleza dependerá del orden y la dimensión.Lo que Aristóteles llamaba orden, o sea la disposición adecuada, posteriormentepasaría a denominarse “forma”.En los antiguos términos de orden y proporción, Aristóteles introdujo otro matiz,identificándolos con la moderación. Este concepto era conocido entre los filósofosgriegos anteriores a él, pero lo empleaban más bien respecto a la sabiduría. Elconcepto de moderación, Aristóteles lo aplicó a la belleza.Pese a la semejanza que la teoría estética de Aristóteles mantiene con la de lospitagóricos, ambas no son idénticas. Aristóteles añadió a la doctrina de laproporción la de la conveniencia. Creía que la proporción hace bellas las cosasno porque ella misma sea perfecta en sí, sino porque se ajusta a la naturaleza yal objetivo de las cosas. La doctrina de la proporción era pitagórica, la de laconveniencia provenía de Sócrates.
  • La idea de que la belleza depende de la dimensión, era un concepto original deAristóteles, concibiéndola como una dimensión adecuada, como la medidaapropiada para cada objeto. Según él, la belleza depende no sólo de la dimensiónrelativa de los objetos, sino también de su dimensión absoluta. Así, sostenía quelos objetos grandes gustan más que los pequeños, y que los hombres de pocaestatura pueden resultar agraciados, pero no hermosos.La belleza y la perceptibilidad.Según Aristóteles sólo puede ser bello lo que es perceptible. En la Metafísica,entre las cualidades que deciden sobre la belleza, junto al orden y la proporción,agrega la limitación. Las cosas limitadas gustan porque son perceptibles para lossentidos y la razón. En la Poética y en la Retórica, el concepto de limitaciónadquiere el sentido de todo lo que conjuntamente puede ser abarcado con la vista.La idea se refiere a todo tipo de belleza, no sólo a las de las cosas visibles, sinotambién a la de la poesía. “Igual que en los cuerpos y que en los animales debehaber una cierta dimensión, y esta ser abarcable por la vista, así también en losargumentos debe haber una extensión que sea abarcable por la memoria”.Cuando una obra de arte es fácilmente perceptible vemos mejor su unidad.Aristóteles subrayó especialmente la importancia de la unidad en la tragedia.Ningún otro elemento en la teoría aristotélica de las artes ha tenido tantainfluencia a través de los siglos.
  • El alcance y el carácter de la bellezaPara Aristóteles, el alcance de la belleza era amplio; eran bellos tanto Dios comoel hombre, el cuerpo humano y la sociedad, las cosas y las acciones, la naturalezaterrestre y el movimiento de los cuerpos celestes, tanto lo bello en la naturalezacomo lo bello en el arte.La belleza es diversa, relativa y mudable, por ejemplo, la belleza de un hombredepende de su edad y es distinta en un efebo, en un adulto y en un anciano. Y nopuede ser de otra manera, dado que la belleza estriba en formas apropiadas y enla medida y dimensión adecuadas. Aristóteles concebía la belleza como unapropiedad objetiva de las cosas: “los productos de las artes tienen su valor en símismos; así pues, basta que tengan cierta forma”.
  • La experiencia estéticaEn la Ética a Eudemo, Aristóteles describe lo que es una experiencia estética.1. Afirma que se trata de vivir un goce intensivo, del cual el hombre no puededesprenderse.2. Al experimentar este goce, el hombre parece como fascinado, “comoencantado por las Sirenas”.3. Esta experiencia puede ser intensa, pero también puede ser“insuficiente” o “excesiva”; más nadie considera lo excesivo como licencioso.4. Es una experiencia propia exclusivamente del hombre. El placer experimentadopor otros seres vivos proviene del sabor y del tacto y no de la vista y del oído y suarmonía.5. La experiencia en cuestión se debe a las impresiones sensoriales,pero no depende de la agudeza de los sentidos ya que precisamente los sentidosde otros seres vivos son más agudos que los del hombre.6. Lo más significativo es que el goce se debe a la experiencia misma y no a loque se asocia con ella. Podemos gozar de los perfumes de las flores “por símismos” o también por lo que anuncian o recuerdan.
  • Lectura y comentario de algunos textos de AristótelesEl concepto del arteLo mismo sería el arte y la disposición productiva acompañada de la razónverdadera. Todo arte trata sobre la creación, tramar y considerar cómo puedellegar a ser algo de lo que puede ser o no ser, y cuyo principio está en quien loproduce y no en lo producido; pues el arte no tiene que ver con las cosas queson o llegan a ser por necesidad, ni con las cosas que son o llegan a ser deacuerdo con la naturaleza (Ethica Nicomach.) ***Y el arte nace cuando de muchas observaciones experimentales surge una solaconcepción universal sobre las cosas semejantes (Metaphysica).El arte y la materiaY se producen las cosas que llegan a ser absolutamente unas por transformación,como una estatua hecha de bronce, otras por adición, como las cosas que crecen,otras por substracción, como el Hermes sacado de la piedra, otras por composición,como una casa, y otras por cambio, como los objetos modificados en su materia(Physica).
  • El origen de la obra de arteDel arte proceden las cosas cuya forma está en el alma del artista (Metaphyisica)Las artes imitativasY puesto que los que imitan, imitan a los seres que actúan, y es forzoso que estossean buenos o malos; imitan a personas mejores que nosotros, o peores, oincluso iguales, como hacen los pintores; pues Polignoto representaba a personasmejores, Pausón a peores y Dionisio a semejantes. También en la danza y en elarte de la flauta y de la cítara es posible que haya esas diferencias, y en lo relativoa la prosa y la poesía que carece de música, como Homero, que imita a personasmejores, Cleofonte a semejantes y Hegemón de Tasos, el primero que compusoparodias, y Nicocares, el autor de la Delíada, a peores…y en eso consiste ladiferencia entre la tragedia y la comedia; pues ésta quiere imitar a personas peoresque las de ahora, y aquélla a mejores (Poética). ***Como el poeta es un imitador, igual que el pintor o cualquier otro artista plástico,es forzoso que imite siempre una de estas tres cosas, o como dicen o parecen ser,o como es preciso que sean (Poética).
  • El arte es más bello que la realidadDicen que los hombres hermosos se diferencian de los no hermosos y lo pintadopor mediación del arte de la realidad, por estar reunido en un solo ser lo que estádisperso y separado, puesto que, aisladamente, un hombre tiene el ojo máshermoso que el de la pintura y otro, otra parte (Política). ***Y quizá es imposible que haya hombres tales como los que pintaba Zeuxis; peroes mejor, pues es preciso superar el modelo (Poética).Definición de la tragediaAsí pues, la tragedia es la imitación de una acción seria y completa, que tengaamplitud, dotada de un lenguaje embellecido con figuras usadas separadamenteen cada una de sus partes, con personajes, que actúan y no mediante unanarración, que, por medio de la piedad y el terror, realiza la purificación de talespasiones (Poética).
  • El imitador es un creadorDe esto resulta, pues, evidente que el poeta debe ser creador más de relatos quede versos, por cuanto es poeta conforme a la imitación, e imita las acciones. Y si,por caso, sucede que compone cosas que han ocurrido, no es por ello menospoeta, pues nada impide que algunas de las cosas que han sucedido realmentesean verosímiles y posibles, en función de lo cual él es su creador (Poética). ***Y puesto que aprender y admirar es agradable, también es forzoso que seanagradables cosas tales como lo imitativo, como la pintura, la estatuaria, la poesíay todo lo que esté bien imitado, aunque no sea agradable el objeto imitado en sí,porque no está el goce en eso, sino que hay un razonamiento: “esto es aquello”,de modo que resulta que se aprende algo (Rhetorica).La contemplaciónParecería que ella sola (el arte de la contemplación) se ama por sí misma; puesnada se obtiene de ella excepto la contemplación, mientras que de las actividadesprácticas conseguimos algo más o menos además de la acción. Y se piensa quela felicidad está en el ocio; en efecto, estamos ocupados para tener ocio ycombatimos para tener paz (Ethica Nicomach.).
  • El objetivo del arte musicalY el argumento es el mismo aunque debemos servirnos de ella como goce ydistracción propia de hombres libres; ¿por qué debemos aprenderla y nodisfrutarla cuando otros la ejecuten...? y a éstos los consideramos gente vulgary el practicarla como propio de un hombre que esté borracho o bromeando… Y elprimer tema de investigación es si la música debe incluirse o no en la educación,y qué sentido tiene de los tres propuestos, si es educación, juego o distracción.Razonablemente se incluye en todos y parece participar de todos. En efecto, eljuego tiene como finalidad el descanso, y el descanso es necesario que seaagradable (pues es una cura de la pena de los trabajos), y es necesario que ladistracción, según se reconoce unánimemente, no sólo incluya la belleza, sinotambién el placer; pues el ser feliz proviene de esas dos cosas. Y todos afirmamosque la música es de las cosas más agradables, tanto sola como acompañada decanto (Política). ***Y afirmamos que la música no debe utilizarse por un solo beneficio, sino pormuchos esto es, por la educación y la purificación del alma… y en tercer lugarcomo distracción, alivio y descanso de la tensión (Política).
  • La génesis de las artes imitativasDos causas, y ambas naturales, parecen haber engendrado en general la poesía;pues el imitar es connatural a los hombres desde niños y en eso se diferencian delos demás animales, en que es un ser muy apto para la imitación y se hace consus primeros conocimientos mediante la imitación, y en que todos se gozan conlas imitaciones. Prueba de eso es lo que ocurre en la realidad; pues cosas que ensí mismas las vemos con disgusto, nos complacemos al ver sus imágenes hechascon la mayor fidelidad posible, como, por ejemplo, figuras de los animales másinnobles o muertos… puesto que sí sucede que no se ha visto de antemano elobjeto, no causará el placer la imitación sino por la realización, el color o algunaotra causa similar (Poética).El orden y la dimensiónPues la belleza radica en la dimensión y el orden, por lo cual no podría serhermoso un animal muy pequeño, pues su contemplación es confusa al darse enun tiempo casi imperceptible, ni muy grande, pues no hay una contemplación deconjunto, sino que se escapa a los que miran la unidad y la totalidad de lacontemplación, como, por ejemplo, si se tratara de un animal de diez mil estadios;de modo que, igual que en los cuerpos y en los animales debe haber una ciertadimensión, y ésta abarcable por la vista, así también en los argumentos debehaber una extensión que sea abarcable por la memoria (Poética).
  • Más allá de Aristóteles
  • Próxima presentación: Edad Media