Atlas de plantas
Viviendas

.

Friederike Schneider (ed.)
con una nueva introducción del profesor
Dr. Reinhard Gieselmann
...
NM -EH nd, An1sterdarn, Holanda, 1989-1994 70
ihl rnt-, SihlholzHstrasse, Zúrich, Suiza, 1992- 1995 72

H innchs: Uhlandst...
Antonio Cruz, Antonio Ortiz: Carabanchel, e/ Genera l Romer 0 8
~
.
Dietrich Fink Thomas Joch er: Grafm ühlstra sse Su lzb...
Klaus Müller-Rehm: Franz-Künstler-Strasse, Berlín-Kreuzberg, Alemania, 1960-1961
Bertrand Goldberg: Marina City, Chicago, ...
Pi t 1 n1: H
Hern1an H rtzb r r: Ctt::sts:>
Peter Haa , G. Hernlann: lt nb r
ichal
Grimshaw·& Partner: Grand Uni n
1
Baufr...
tes ti!>os de planta que anticipan las co
por eJemplo, a través del pro ect
.s~um_bres de los futuros residentes
usuario c...
0

~~ener una buena iluminación natural y con la obligada orientación
VIVIendas. la. categoría del f:i@ff.j describe t odo...
Desarrollo histórico de la planta d e la vivienda
1. Ordenaciones donsns de poca altura
ianar la
En adelante, usaremos la ...
R~

FiJrlJ

2

3

7

9
8

11

topológicos para las ordenaciones densas de poca altura

~ 6 Mawaon plano de sotuación de Sa...
Aunque algunos arquitectos se adhirieron con entusiasmo n los pi
Howard, lo cierto es que planearon sus ciudades-jardín co...
-a-- - ... - ·--·----·-§-· -

---------·--- 1

•

1

L
'f

::2

In

-

<O

.

~

~

~

.

1
..

!

'

-

Cl)
.

1
'i
e

"

~

~

ff~~- .

6
..
~

'--'

!:¡/

~-

-...

-

~

..

i
e

"

.. -----·-- .!

-+-

...• • ,, ., _ """ ........
7(}

l.

t

3

1

21

1 24

W,•tkhttnd, Vi nn,

22

15
para la urbaniz .
ancho, con la e:clón Da?'merstock, Gropius ideó un t ipo de casa en hilera de 5,6 m .de
Uno de los
caler...
habla definido con precisión ol concepto de vivienda como entidad independiente. Por
ejemplo, a menudo la cocina estaba ap...
A '

He
e~

te¡
Ht

~¡
ce

las habitacione
Plantas concentradas
"( 1 división pre'-'"'~ ~-fines fun·
Ya en San Petersburgo...
....tw 1: 81ft 8dtta. .....

~U: . .

etttn." ••
31

.,._,.. W: IJbf 8ttlfa, 61 •'

27
32

33

28

~,.el concurao de Moscú...
~•••••• monanta • Y ouo vlvlendoo aon c . , _ de uo_,.......n, flOIIIbl... Y oln ...,baroo pet·
!"16100"$!109

P'-

El hom...
··11

36

38

36

39

6 .4 0 1'1

37
40

4

Taut· plano de altuac•ón, urbanización

residencial Herrsdur11, Berlfn Britz, ...
:~ leme

rt

1'

1

del pleneemlento urbeno de let clud1d11 llemanll -edtp~c•:•m;.d~·d
cada de 196o- pudo haber tldo potlb...
•

.,
t

...

43

-

46

44

a
DO

§1810

Balkon

45

Laubengang

48
Balkon

:¡--¡¡

47

-

(

1

41 PIIAO de aituación. e...
por 1 con
1
la ran eJCpanslón urban• Vener•ol6n de
A grandes rasgos, este periodo se caracteriza por :terrazadot. L1 nueva...
omr~ & núm
dad d" unur. medldat1 m ás pequeñas, des pu6a de añ

bloque& ror;ldenciolos da grttn altura fue ron d

dt' c;on...
.

Tipo pasillo
1 J. Martorell, O. Bohigas, D. Mackay, Albert Puigdomenech: Villa Ollmpica, Barcelona, 1988-1992
2 Eric Ly...
func ional• de la vivienda: la
a
1 d
1
En 1 planta •• aepa,.n claramente ... dlferenW8 ereas
•zone de dla ... con ..la de ...
l1'1 rv~llrLJ

l-t:_l.'~' ~~ilit

J];

~'

~

~

"Planta da racimo"
1 O. M. Ungers: Wilhelmsruher Damm, Berlln, 1967-1969
...
En esta tipo da plante al tema principal de la vivienda lo ocupan lOS recorrid"" da circulación a1l'av6a dale_.. So crea a...
....

Planta circuito

~

1 Alisan y Peter Smithson: House of the Futura, Exposic1ón Ideal Home, lou

1956
2 Berry Gesson....
Le importancia del acceso
Como parte del rllpldo·deMrrollo experimentado por la construcción de alojamientos resl~.. mulvo...
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
atlas de las plantas en arquitectura
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

atlas de las plantas en arquitectura

8,678 views

Published on

describe las plantas de las viviendas

Published in: Education
0 Comments
9 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
8,678
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
8
Actions
Shares
0
Downloads
419
Comments
0
Likes
9
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

atlas de las plantas en arquitectura

  1. 1. Atlas de plantas Viviendas . Friederike Schneider (ed.) con una nueva introducción del profesor Dr. Reinhard Gieselmann basado en los trabajos preliminares del profesor ~ Waltér Meyer-Bohe · Asesores: Dr. Reinhard Gieselmann y profesor Hellm · s g
  2. 2. NM -EH nd, An1sterdarn, Holanda, 1989-1994 70 ihl rnt-, SihlholzHstrasse, Zúrich, Suiza, 1992- 1995 72 H innchs: Uhlandstrasse, Berlín-Chartottenburg, Alemania, 1973-197 4 76 Cruz, Antonio Ortiz: Calle Doña María Coronel, Sevilla, España, 197 4-1976 77 U li rbach y Arthur Ruegg: Spalenvorstadt, Basitea, Suiza, 1984-1985 78 J h nnes Uhl, Wihefmshavener Strasse, Berlín-liergarten, Alemania, 1978-1981 79 lund, Puttfarken, Stürzebecher: Admiralstrasse, Berlin-Kreuzberg, Alemania, 1986 80 Campbell, .Zogolovitch, Wilkinson, Gough: China Wharf, Docklands, Londres, Gran Bretaña, 1986-1988 82 argreet Duinker, Machiel van der Torre: Dapperbuurt, Amsterdam, Holanda, 1989 84 Dolf Schnebli, Tobias Ammann: Alte Züurcher Strasse, Baden, Alemania, 1987-1990 85 Jacques Herzog, Pierre de Meuron: Schützenmattstrasse, Basilea, Suiza, 1991-1993 86 Reinhard Gieselmann: Jm Werd, Viena, Austria, 1993 88 Francis Soler: Cité St. Chaumont, París, Francia, 1993 89 Philippe Gazeau: Rue de I'Ourcq, París, Francia, 1993 90 Johannes Uhl: Alt-Moabit, Berlín-Tiergarten, Alemania, 1977-1981 94 Ernst Gisel: Hasenheide, Berlín-Kreuzberg, Atemania, 1981-1983 95 Anton Schweighofer: Muthsamgasse, Vi, na, Austria, 1989 96 e Rob Krier: Schrankenberggasse, Viena, Austria, 1983-1986, 97 Jacques Herzog, Pierre de Meuron: Atfschwilerstrasse, Basilea, Suiza, 1987-1988 98 Hilde Léon & Konrad Wohlhage: Schlesische Strasse, Berlín-Kreuzberg, Alemania, 1993 100 Morger & Degelo, Mülfheimerstrasse, Basilea, Suiza, 1993 102 lnken y Hinrich Baller: Fraenkelufer, Berlín-Kreuzberg, Alemania, 1982-1984 106 Otto Steidle: Kopenicker Strasse, Berlín-Kreuzberg, Alemania, 1984-1985 108 Gustav Peichl: Schlosstrasse, Berlín-Tegel, Alemania, 1984-1989 110 Josep Ltinas: C/ Carme, C/ Roig, Barcelona, España, 1989-1994, 112 . Hemz Schudnagis: Wallotstrasse, Berlín-Wilmersdorf, Alemania, 1972 116 J ha nes Uhl: Rheinbabenallee, Berlín-Grunewald, Alemania, 1980-1982 118 AnltDJne Grumbach: Am Tegeler Hafen, Berlín-Tegel, Alemania, 1986 120 - ...v..uv Peichl: Wienerberg, Viena, Austria, 1985 121 onio Cruz, Antonio Ortiz: Carabanchel e/ General Romero Basart, Madrid, España, 1986-1989 122 rich Fink, Thomas Jocher: Grafmühlstrasse, Sulzbach-Rosenberg, Alemania, 1993-1995 124 lager & Eberle: Kapellenweg, Feldkirch, Austria, 1995-1996 126 umschlager & Eberle: Lindenweg, Lauterach, Austria, 1995 127
  3. 3. Antonio Cruz, Antonio Ortiz: Carabanchel, e/ Genera l Romer 0 8 ~ . Dietrich Fink Thomas Joch er: Grafm ühlstra sse Su lzba h R asart, Madnd, Espana, 1986-1989 122 ' , e - osenberg Al · ' emanta, 1993-1995 1 2 4 Baumschlager & Eberle· Kapell enw eg Feldkirch A ust · 1995 · . ' ' na, -1996 126 Baumschlager & Eberle: L1nde nw eg, Lauterach, A ustria, 1995 127 Le Corbusier: "Unité d'Habitation", Marsella, Franci a, 1946-1947 130 Alvar Aalto, Paul Baumgarten: Klopstockstrasse, Berlín-Tiergarten, Alemania 1g 56 _1957 1 32 Osear Niemeyer, So ares Filho: Altoaner Strasse, Berl ín-Tiergarten, Alemania' 195? 133 Otto Jager y Werner Müller: llHannibal", Stuttgart-Asemwald, Alemania 19B9-1971 134 Prentiee & Chan: Twin Parks North-West, Nueva York, EE UU, 1970 136' Wilhelm Holzbauer: Weigi-Gasse, Viena, Austria, 1974-1980 138 Theo Hotz: Buehgrindel, Wetzikon, Zúrieh, Suiza, 1985 140 Dobbelaar, de Kovel, de Vroom: Ammersooiseplein, Rotterdam, Holanda, 1984-1988 142 Dobbelaar, de Kovel, de Vroom: Kop St. Janshaven, Rotterd am, Holanda, 1986-1988 144 Guillermo Vázquez Consuegra: e/ Ramón y Cajal y e/ Urbi ón, Sevilla, España, 1986-1987 146 Jean Nouvel, Jean-Mare Ibas: Avenue du Général Leelere, Nimes, Francia, 1987 148 Rem Koolhaas: Lj Plein, Amsterdam, Holanda, 1990 150 Josep Martorell, Oriol Bohigas, David Maekay, Albert Puigdom eneeh, Villa Olímpica, Barcelona, España, 1988-19 Steven Hall: Fukuoka, Japón, 1991 154 Kees Christiaanse, Art Zaaijer: IIK25", Dedemsvaartweg, La Haya, Holanda, 1988-1992 156 Margret Duinker, Maehiel va n der Torre: Burgerziekenhuisterrein, Amsterdam, Holanda, 1992-1993 158 Volker Gieneke: Cari-Spitzweg-Gasse, Graz, Austria, 1992-1993 160 Rüdiger Kramm: Frankfort-Bonames, Frankfort del Main, A lemania, 1990-1995 162 Florian Riegler, Roger Riewe: Bahnhofstrasse, Graz-Strarsga ng, Austria, 1992-1994 164 Manfred Kovatseh: Tyroltgasse, G raz, Austria, 1994 166 Bruno Dereon, Pieter T'Jonek, Leo van Broeek: Hoge Pontstraat, Gante-Scheldekaai, Bélgica, 1992-1996 168 Gustav Hassenpflug: Bartning allee, Berlín-Tiergarten , Alem ania, 1958 172 Denys Lasdun: Cluster Block, Bethnal Green, Londres, Gran Bretaña, 1955-1958 173
  4. 4. Klaus Müller-Rehm: Franz-Künstler-Strasse, Berlín-Kreuzberg, Alemania, 1960-1961 Bertrand Goldberg: Marina City, Chicago, EE UU, 196 Schipporeit & Heinrich: Lake Point Tower, Chicago, EE UU, 1965 1 Emile Aillaud: Nanterre Sud, La Défense, París, Francia, 1975 1 Campbell, Zogolovitch, Wilkinson, Gough: lsle of Docks, Londres, Gran Bretaña. 1986-1988 178 Erick van Egeraat: "Haus 13", IGA Stuttgart, Alemania, 1989-1993 180 Henri Ciriani: Morgenstrond, Dedemsvaartweg, La Haya, Holanda, 1993-1994 182 ~ Moshe Safdie: Habitat 67, Montreal, Canadá, 1967 186 Frey, Schroder y Schmidt: Brüderstrasse, Mari, Alemania, 1968 188 Patrick Hodgkinson: New Brunswick Center, Bloomsbury, Londres, Gran Bretaña, 1969-1972 189 Hans Kammerer, Walter Belz: Trollinger Weg, Waiblingen-Neustadt, Alemania, 1972 190 Peter Faller y Hermann Schroder: Stuttgart-Neugereut, Alemania, 1972-1975 192 Georg Heinrichs: Schlangenbader Strasse, Berlín-Wilmersdorf, Alemania, 1976-1981 194 Hartsuyker architekten: "Zonnetrap", Rotterdam, Holanda, 1979-1980 196 Baumschlager & Eberle: "Agip", Bregenzerstrasse, Bregenz, Austria, 1987-1988 198 Tadao Ando, "Rokko 2", Kobe, Japón, 1989-1993 200 Bloques aislados de volumetría libre 203 1.9 · Hans Scharoun: "Romeo y Julieta", Stuttgart-Zuffenhausen, Alemania, 1954-1959 204 Herbert Stranz: Wilhelmsruher Damm (Markisches Viertel), Berlín-Wittenau, Alemania, 1966-1968 206 Oswald Mathias Ungers: Wilhelmsrsher Damm (Markisches Viertel), Berlín-Wittenau, Alemania, 1967-1969 208 Karl Fleig: Wilhelmsruher Damm (Narkisches Viertel), Berlín-Wittenau, Alemania, 1965-1966 209 Werner Düttmann: Mehringplatz, Berlín-Kreuzberg, Alemania, 1974 210 Zvi Hecker: "Ramot", Jerusalén, Israel, 1981-1985 212 Casas unifamiliares aisladas (iiit'Et"lll,lrf§l,,lli6124#1MFm6t+J144 Kisho Kurokawa: "Karuizawa Kapselhaus", Kita-saku, Nagono, Japón, 1973 216 · Richard Meier: Casa Smith, Darien, Connecticut, EE UU, 1968 217 Peter Eisenman: "Castillo de naipes" 11 (Falk) y "Castillo de naipes" 111 (Miller), Lakeville, Connecticut, EE UU, 1969-1971 218 Arata lsozaki: Casa Vano, Kawasaki, Japón, 1973-1975 220 Helmut Schulitz: Lloydcrest Orive, Beverly Hills, California, EE UU, 1975 221 Alvaro Siza Vieira: Casa Carlos Antonio Siza, Santo lirso, Portugal, 1976-1978 222 Renzo Piano, Richard Rogers: Cusago, Milán, Italia, 1972-1974 223 Mario Botta: Via Panora, Breganzona, Suiza, 1987-1988 224 Michael Hopkins: Casa Hopkins, Londres-Hampstead, Gran Bretaña, 1976 225 Estudio Wylde Oubrerie: Casa Miller, Lexington, Kentucky, EE UU, 1991 226 Van Berkel & Bos: "Villa Willbrink", Amersfoort, Países Bajos, 1992-1994 228 Katsuhiro Miyamoto + Atelier Cinquieme: "Aida-sou", Takarazuka, Hyogo, Japón, 1995 229 Erkki Kairamo: Espoo, Helsinki, Finlandia, 1990 232 Franco y Paolo Moro: Cavigliano, Suiza, 1989-1990 234 Fred Bos: Straat van Ormoes, Delft-Tanthof, Holanda, 1990 235 Jan Pesman (Cepezed): Straat van Ormoes, Delft-Tanthof, Holanda, 1990 236 Atelier 5: Colonia Halen, Suiza, 1955-1961 240 Francesca Sartogo, Arnaldo Bruschi: Capo Linaro, San Marinella, Italia, 1966-1967 242 Piet Blom: Hellmond, Pa1ses Bajos, 197 4-1976 244 Herman Hertzberger: Casas Diagoon, Delft, Holanda, 1976 246 Peter Haas, G. Hermann: Altenbergstrasse, Stuttgart, Al emania, 1981- 1982 2 48 Nicholas Grimshaw '& Partner: Grand Union Walk, Londres, Gran Bretaña, 1986- 1988 2 49 Baufrósche Kassel: Dietzenbach, Franckfort del M ain, Alemania, 1983-1984 250 Hermann Schroder y Sampo Widmann: Johann Rieder-Strasse, Passau -Neustift, Alemania, " 1989 252 GFP & Ass., Günter Pfeifer y Roland Meyer: Kirchholzle, Schopfheirn -W iechs, Austria, 1986~1990 25 Verheijen, Heuer en De Haan: Almere, Am sterdarn, Holanda, 1990-1991 256 Tegnestuen Vandkunsten: "Egebjergllrd", Ballerup, Copenhague, Dinamarca, 1985 1996 258 Van Sambeek & van Veen: Prinsenpark, Rotterdam, Holanda, 1993 1996 260 • lt ~.1
  5. 5. Pi t 1 n1: H Hern1an H rtzb r r: Ctt::sts:> Peter Haa , G. Hernlann: lt nb r ichal Grimshaw·& Partner: Grand Uni n 1 Baufrosche Kassel: Dietzenb h, Fr n H rm nn Schroder y Sampo Widmann: Johann-Ried r- t a::s~;t: FP & Ass., Günter Pfeifer y Roland Meyer: irchholzl , h pfh in1- ¡ Verheijen, Heuer en De Ha n: lrn r , r 1 t r nh Tegnestuen Vandkunsten: "Egebjergard", 8 llerup, C Van Sambeek & van V en: Prin np r , R tt residenciales/ordenaciones 1
  6. 6. tes ti!>os de planta que anticipan las co por eJemplo, a través del pro ect .s~um_bres de los futuros residentes usuario con su edificio y su vY . odpartlclpatlvo. Lograr la identificación deÍ lo 1 Vlen a es una tarea de vit 1 • grar o, se puede recurrir a proyecta d a Importancia; para . r zo~as e acceso espaciosas Y cómodas, espacios semipúblicos o es edificio un aspecto agradable AP?CI~s pnv?dos, o, simplemente, a darle al cios residenciales de varias ~la~t e estuddlo de los_ problemas de los edifiejemplos. En este libro sólo se ha as pro uce un neo abanico de ideas Y cipalmente a partir de 1960) plasmado la_Eii.ll!ltf!il!firi•hHiilit.ri)(prin. , aunque sea ev1dente que buena rt d 1 0 ~;~~;~~:~:¡~ d;~~~t~~~~~~:;~~~:~~!;'d~:'t:~::::~~~~';;:,: :~ c;rá~e~ notablemente el di"ño de las plantas de distribuc'lón s· b nquecer los p t · · m em argo todos . . !oyec os escog1dos. ~an tenido que pasar por los rigores de 1~ financ1ac1on Y ~~ la c~nstrucc1on, aspectos necesarios para poder establecer una ~om~~rac1on sena entre ellos, ya que, incluso hoy en día, el proceso de reahzacl_on puede llegar a transformar un proyecto radical en una variante conve~clon~l basada en el compromiso. En este libro, la arquitectura no constrUid~ s~lo se contempla como punto de referencia en el contexto de las descnpc1ones de las cate_gorías tipológicas. También hemos procurado la internacionalidad de los eJemplos, pero, eso sí, acotando las diferencias cul. , . turales _Y c!•mat1cas dentro de un~.s ciertos límites; de otro modo, el proceso de d1seno de las planta~ se hub~ara hecho ininteligible y no habrían podido est~blecerse comparaciones entre los distintos ejemplos. De ahí que la mayona de ellos procedan de países europeos con climas moderados. La inter_nacionalidad de los _e~~mplos no tiene como único objetivo el de proporcionar al lector una v1s1on general sobre la evolución de la construcción de viviendas; también nos han interesado igualmente la originalidad y variedad de los ejemplos concretos dentro de cada categoría. La equivalencia de presentación que se les ha dado en este libro tiene por objeto facilitar su traslado de un contexto a otro. Se ha intentado que los ejemplos de construcciones de poca altura -casas unifamiliares aisladas, casas adosadas, o casas en hilera-, que en ocasiones son solamente un reflejo de situaciones culturales, climáticas o urbanísticas especiales, o también fruto de los deseos específicos del cliente, inviten a la transferencia y a la combinación. Pero, al margen de todos estos criterios, se ha intentado por encima de todo que el proyecto elegido tenga una buena distribución en planta. Creemos que una buena planta se caracteriza por hacer buenüso -incluso un uso ejemplar- de los condicionantes concretos y de los fondos disponibles. Por otra parte, cualquiera que sea la idea de la planta, ha de estar expresada con la máxima claridad posible; en tal caso, carece de importancia que el enfoque global pretenda tener una validez general para cualquier sector de la población o solamente para un segmento concreto de la misma. Dicho de otro modo, "una buena planta" es la que da forma visible a una idea de estructura y organización y no se limita a combinar las áreas funcionales, como si se tratase de un rompecabezas predeterminado. En la más univergran mayoría de los casos, hemos seleccionado las soluciones _ __ · ···· · transferibles; sin embargo, nos ha parecido conveniente sales y fácilmente incluir también algunas soluciones muy especiales, singularísimas y, posiblemente, irrepetibles. Cada una de las descripciones de los proyectos incluye una lista inform at~­ va al margen de la página, ideada para conferir legibilidad a la planta, f acilitar su comprensión y permitir la clasificación del proyecto por categorías. En concreto, estas categorías son las siguientes: el tipo de edificio proporciona una descripción de la clase de edificio de que se trata, número de pisos y posibilidades de orientación. La fecha de construcción fija el con texto cronológico e histórico en que está basado el edificio, proporcion ándonos el marco adecuado para comprender mejor el costo del mismo. La información sobre la forma de financiación, es decir, si ha sido financiado con fondos públicos, pnvados o con otras fuentes de financiación , establece los criterios económicos básicos de la planta. Por ejemplo, los conceptos de espacio y las relaciones espaciales (como los espacios al aire libre, por ejemplo) posibles en una edificación residencial de promoción privada, np pueden ser transferidos fácilmente a una planta sujeta a las normas de la promoción pública . Así, en el marco de la Exposición Internacional de Arquitectura de Berlín, los fondos adicionales posibilitaron una mayor libertad en el diseño de las vías de acceso, cajas de escalera y patios, o el ensayo d~ nuevas estrategias de ahorro energético. La j.Ji.)Q!.i M§ Qtpm9 permite detectar posibles problemas de iluminación ylinanciación, dado que una gran profundidad edificable suele llevar aparejada una reducción de los costos, pero la calidad ambiental de una planta de tal&s características tiene mucho que ver con el ingenio desplegado por el proyectista para __...,._..,.__ tri® 10
  7. 7. 0 ~~ener una buena iluminación natural y con la obligada orientación VIVIendas. la. categoría del f:i@ff.j describe t odos los modos de acoMO ho: zo~t~l. Y vertical y sus combmaclones, que pueden ser variados Y de dHfcll leg1b1hdad, en especial en el caso de ciNtos ejemplos muy recleme. Algunas formas de acceso se manifiestan como más proclives a favorecer la comunicación (p. ej., galerías o amplios rellanos), aunque en este aspec-t~ ha~~ía_que matizar y distinguir entre la comunicación deseada y la comu· necac1on mevitable. El número de unidades nos da una idea del tamaño del proyecto, el cual, lógicamente, tiene una influencia (positiva o negativa) sobre las plantas de distribución; este dato explica, por ejemplo, la variedad d~ tamaños y tipos de viviendas en un mismo edificio que tenga un gran n_umero de ellas, o la solución especial de planta proyectada para un edifiCIO de pocas viviendas. El tamaño de las viviendas {aunque no siempre expresado con la misma precisión) ayuda a establecer comparaciones y da luz sobre lo que puede y lo que no puede lograrse dentro de un tamaño concreto,. las categorías de aparcamiento y espacios abiertos se utilizan principalmente para ilustrar sobre el conjunto, en el sentido más amplio. la categoría de espacios libres también incluye los de uso privado (jardines de los residentes, azoteas ajardinadas, etc.). El símbolo del Norte, situado en el encabezamiento de la página, se refiere a la orientación de los planos de planta a escala 1/200. Las descripciones que complementan la documentación tienen una doble función: por un lado, la de ahorrar tiempo al lector del manual"guiándole" con palabras a través del edificio y de la vivienda; por otro lado, el resumen de los aspectos esenciales de la idea esencial de planta pretende ayudar al lector a "liberarse" un poco de la imagen superficial que ésta pueda adoptar en un caso concreto. Antes de la descripción de los proyectos, se han incluido tres textos introG($i.W.H de carácter general, a modo de marco de referencia -que-áyl.lae al lector a ordenar y delimitar la variedad y abundancia de los ejemplos propuestos. Además, estos textos han de servir para introducir al lector y usuario de este Atlas en las diversas formas posibles de "leer" las plantas que contiene. Uno de esos enfoques consiste en considerar la planta como una estructura de unidades de vivienda individuales en una red de acceso, una red crítica ya que de ella depende el funcionamiento general. Hellmuth Sting estudia este aspecto en su contribución "La importancia del acceso". ~--~--~~~--~ Otro modo de leer el edificio comporta una búsqueda de la idea abstracta subyacente tras la ordenación de sus habitaciones individuales, tal como explica Friederike Schneider en su aportación "La distribución de la vivienSe ha añadido un n_u_e_v_o-'!"te-x~t~o-:-in~t-ro-ductorio de Reinhard Gieselmann, • · . · •· · en el que se ordenan y analizan cronológicamente las distintas tipologías de plantas de viviendas, sus conceptos básicos y sus formas de acceso. El texto de Gieselmann permite al lector descubrir bajo qué condiciones fue concebida una planta concreta, cómo se desarrolló después, cuántos años pasaron antes de que algunas ideas llegaran a materializarse, y quién copió algo de quién. Estos tres textos han de habilitar al lector para estable~er otros niveles de comparación y le ayudarán a comprender que para aprec1ar íntegramente toda la complejidad de la tarea conocida (de forma un tanto simplista) como "construcción de viviendas' , es necesario confrontar una amplísima variedad de análisis y puntos de vista. Como no podía ser de otra manera, este Atlas de plantas . sigu ~ siendo, como el precedente, una obra incompleta. En consec~enc1a, re1te~amos nuestra anterior invitación a todos los lectores y usuanos que cons1deren que falta algún proyecto especialmente interesante -:-sea ~ropio o. de o~ro arquitecto- , que por favor nos lo com~niquen, por s1 pud1eramos mclunlo en una futura edición revisada de este hbro. Editorial Gustavo Gili, SA 08029 Barcelona. Rosselló, 87 -89 Fax: 93 322 92 05 e-Mail: ggili@seker.es 1. En la descripción de la composición de las viviendas, téngase en cuenta que el numero de hnbita· ciones incluye dormitorios y sala de estar, y no sólo dormitorios, como es práctics bastante extendida en España. En este texto, pues, una vivienda de 4 habitaciones es la que tiene sala de estar y tres dor· mitorios. {N. del T.) 11
  8. 8. Desarrollo histórico de la planta d e la vivienda 1. Ordenaciones donsns de poca altura ianar la En adelante, usaremos la descripción "ordenación densa de poco altur ordenación compuesta por edificios de uno a tres pisos, construidos on haiNU o en .o!ra agrupaciones similares. Definimos la agrupación en hilera como una succ!>aon do vavaen· das situadas una a continuación de otra --estén escalonadas o dispuestas mediante otra forma de adición--, generalmente a lo largo de una calle. También puede conseguirse una estructura extendida similar mediante la agrupación de casas-pati o introvertidas. En la tipología de casa-patio se pueden establecer las siguientes distinciones: angular, semi-atrio, atrio completo, multi-patio, y bloque-patio desarrollado en altura. En esas fo~­ mas aumenta progresivamente la superficie de fachada, a la vez que disminuye la eficiencia en el costo, produciéndose, eso si, una mejora de las cualidades espaciales (1) . En otras palabras: aquellos que puedan permitírselo, podrán usar el patio como lugar para trabajar o descansar, o para establecer interacciones sociales, con salvaguarda de la intimidad y protección contra el ruido, el polvo y el calor. La casa en hilera, más eficiente en cuanto a costes, no puede ofrecer esas ventajas. De sus paredes de cierre -por lo general, cuatro-~ dos se comparten (normalmente, las más largas) con las casas vecinas, Y tres de los lados de su patio limitan con, al menos, tres vecinos. Sin embargo, la casa en hilera es una de las tipologías más populares entre las clases sociales de ingresos medios. Se considera que sus atractivos principales son su bajo coste en cuanto a construcción Y calefacción, así como el modesto tamaño del patio, todo lo cual la hace asequible a amplias capas sociales, incluso en la ciudad. El desarrollo histórico de las casas en hilera en Europa es un fenómeno estrechamente ligado al crecimiento de las colonias industriales construidas por los patronos para sus obreros. Los patronos consideraban muy ventajaso que sus obreros viviesen cerca del , pu8$to de trabajo. Y de paso, los pequeños huertos podían servir como fuente de suministro de verduras en épocas de necesidad. Sin embargo, lo que resulta destacable es que tales puntos de vista no aparecieran en las sociedades socialistas, cuya ideología dictaba que el obrero no poseía propiedad privada. Las condiciones de las ciudades europeas de mediados del siglo XIX no eran las más propicias para que los empresarios promovieran colonias con jardines para sus empleados. En Londres, con sus casas de vecindad de poca altura, el rápido desarrollo de la construcción derivado de la industrialización, tuvo más que ver con la explotación que con el planeamiento urbanístico, el resultado fueron unas aglomeraciones muy densificadas y de ínfima calidad. Pero aparte de Londres, el panorama de muchos otros centros urbanos no era menos sombrío: unas ciudades lúgubres, monótonas, abarrotadas y caóticas, sucias e insalubres. Como explicaba Friedrich Engels en su famoso libro La situación de las clases trabajadoras en Inglaterra (1845), "en el núcleo antiguo de Manchester, allá donde el programa constructivo de la época precedente dejó algo de espacio, han aparecido nuevas edificaciones del tipo 'espalda contra espalda', en pequeños y sucios patios, hasta no quedar entre las casas una pulgada de terreno por construir". Esas construcciones tocaban a las casas vecinas en tres de sus lados, y sólo les llegaba la luz por uno de ellos. Consecuentemente, la mayoría de las habitaciones carecían de iluminación natural. Sin embargo, no a todos los empresarios de la época se les puede acusar de explotadores, algunos incluso habían leído a Jean-Jacques Rousseau (1712-1778) y oído hablar de los reformadores sociales utópicos, como Charles Fourier (1772-1837) y Robert Owen (17711858). Si bien muchos de ellos vivían presos del temor a las huelgas socialistas, otros estaban inspirados por motivos más o menos filantrópicos. Esta actitud empresarial comprensiva para con los problemas de la clase obrera recibió el calificativo de paternalista. En el caso concreto de Inglaterra, y bajo las críticas condiciones de vida del Londres de la época, algunos de esos empresarios decidieron trasladar sus fábricas al campo y levantar junto a ellas colonias industriales para alojar a sus obreros. James S. Buckingham inició este movimiento en 1949 (con la ciudad ideal Victoria) . Entre 1850 y 1863, litus Salt, un industrial textil de la lana, construyó una aldea modelo rectangular en el campo, dotada de instalaciones para los residentes, como escuela, iglesia, hospital, parque y estación de ferrocarril. Salt emplazó su industria al nordeste de la colonia, teniendo en cuenta la dirección de los vientos' dominantes y los humos contaminantes emitidos por la fábrica (2). La tipología escogida para las viviendas construidas en Saltaire -que así fue como se llamó la colonia- fue la de casas en hilera de dos plantas de altura, en estilo renacentista. Las casas en esquina, de tres plantas de altura, se reservaron para las familias numerosas. Entre 1879 y 1895, el fabricante de chocolate George Cadbury realizó un experimento análogo en Bournville, cerca de Birmingham. Esta iniciativa estaba impregnada de generosidad social, en un terreno cercano a las 180 hectáreas, se construyeron calles curvas, se creó una franja de parque que atravesaba la ciudad, se parceló el terreno en lotes más desahogados, construyéndose unas 500 casas en hilera y pareadas, sin prescripciones de estilo, pero fijando una proporción entre terrenos y construcciones (3, 4). A lo largo de la década de 1870 se sucedieron iniciativas paternalistas similares, incluyendo Port-Sunglight (1887), construida por el fabricante de jabón William Hesketh Lever cerca de Liverpool, y la colonia Margarethenhole, construida por el magnate alemán de la industria del acero Alfred Krupp en las cercanías de Essen , En Margarethenh~le, construida en 1906, se construyeron unas viviendas dúplex de planta cuadrada notablemente moderna, compuestas de cuatro habitaciones y .una gran cocina (5). En 1898, Ebenezer Howard, profundamente impresio· nado por todas esas realizaciones, expone su teoría de la. ciudad-jardín en un folleto, y funda una sociedad, la Garden City and Townplsnning Associstion. En 1908, los arquitectos R. Unwin y B. Parker construyeron para Howard la ciudad-jardín de Letchworth a unos 50 kilómfttros de Londres, en estilo medievalista. Las casas en hilera y pareadas que allí se construyeron tenían plantas relativamente anchas y poco profundas (6, 7).
  9. 9. R~ FiJrlJ 2 3 7 9 8 11 topológicos para las ordenaciones densas de poca altura ~ 6 Mawaon plano de sotuación de Saltaire, 1861 pleno de situación de Bournvilla, Borrnin¡¡harn. 1911 Bournvollo, 1911 _ colon•• Mergarethenhole. E'asen, 1906 •&l'.arller: plano de sotu~coón de 11 dudad jardín de Letchworth, 1908 ON81 en hilera, couclad ¡oHiin d~ letchworth, 1908 c;aHI en hil•••· cludad·rardín de Hallara u, 1906 un tolo muro". patentH de 1920 KJefhO.k. 1925 ferlln Bnll, 11175 12
  10. 10. Aunque algunos arquitectos se adhirieron con entusiasmo n los pi Howard, lo cierto es que planearon sus ciudades-jardín como prolon eKistentes, en lugar lfe hacerlo como entidades aisladas y rodeada tactos Riemerschmld, Muthesius y Tessenow construyeron en 1906 ~' Hellerau, cerca de Dresde, para obreros y clases medias bajas. Heinreth prendió la importancia de la normalización y proyectó unas casas en hilor de madera, entre crujías de 5,40 metros de luz. Las casas constaban de tr cocina abierta al comedor, aseo, establo y lavadero (8). 1918-1945: "Construir económicamente" A principios de siglo, Peter Behrens y H. de Fries publicaron un influyente ensayo tit~lado ·construir económicamente" (Berlín, 1918) en el que abogaban por las configuraciones ~grupadas Y las tipologías 'espalda con espalda', con el fin de reducir los costes de l~s m~ueble~. En Viena, Adolf Loos estudió una tipología de casa en hilera que era economlca en VIrtud de su propio diseño estructural. Loos llamó a su diseño "Casa de un solo muro .. Y lo patentó (9, 10). En este diseño únicamente el muro cortafuegos era de albañilería Y estaba encargado de sostener las' vigas de los forjados de dos vecinos adyacentes. En cambio, las fachadas a la calle y al patio eran de madera. Este tipo de casa era relativamente amplia. El holandés Jakobus Johannes Pieter Oud fue el primer arquitecto que rebajó decididamente la anchura de la crujía de las casas hasta los 4,20 metros, como e~ las realizadas en la urbanización residencial Kiefhoek en 1925 (11). Con un espacio de pasillo extremadamente reducido, Oud proyectó una casa en hilera de dos pisos de a!tura, conectados por una escalera compensada de ida y vuelta, pero sin cuarto de bano: El arquitecto alemán Bruno Taut fue algo más generoso con sus espacios. En su urbamzación residencial Britz-Berlín, construida en 1925-1931 el tamaño de las habitaciones superaría incluso las expectativas actuales, con una sala de estar-comedor de 24m2 , una cocina de 10 m 2 , y un dormitorio doble de 20 m 2 • Las casas también disponían de cuarto de baño con bañera e inodoro (12). No obstante, uno de los ejemplos de construcción residencial de poca altura que más influyó en los arquitectos de la época fue el barrio obrero realizado por Oud en el suburbio Hoek van Holland, en Rotterdam, en 1924. Oud construyó dos bloques lineales revocados en blanco que contenían dos filas de viviendas superpuestas, de diferentes tamaños y con entradas separadas desde la calle, redondeando los extremos de ambos bloques, a efectos de no interrumpir el ritmo compositivo (13). Entre 1922 y 1925, en la Cité Moderne de Bruselas, Víctor Bourgois enriqueció la tipología en hilera, proyectando unos bloques con planta en forma de diente de sierra, de forma que las fachadas formaban un ángulo de 45° con una calle de orientación este-oeste (14). A mediados de la década de 1920, Ernst May fue nombrado arquitecto y urbanista municipal de Franckfort del Meno. May, quien había completado su formación colaborando como ayudante del taller de arquitectura de Unwin y Parker cuando éstos trabajaban en la ciudad-jardín de Hampstead, empezó su carrera profesional proyectando varias urbanizaciones de viviendas prefabricadas en la periferia de la ciudad. May trabajó principalmente en la ejecución de una secuencia de viviendas de dos y tres pisos, bien adaptadas a la topografía del lugar. Además de su atención a los componentes prefabricados, también puso en práctica otras ideas sobre la construcción de bajo coste, como cocinas compactas normalizadas, armarios empotrados, cubiertas planas que podían usarse como terraza, así como también otros elementos normalizados, como hornos, puertas, marcos de puertas y ventanas, etc. Sus plantas (de 5 a 5,15 m de luz de crujía) diferían entre sí según fuera la orientación -lateral o longitudinal- de la escalera con respecto al eje de la casa (15). Bajo los auspicios del Deutscher Werkbund 2, en 1927 Ludwig Mies van der Rohe trazó el plano de conjunto de la urbanización modelo Weissenhofl, situada sobre una colina en la periferia de Stuttgart. Contrariamente a la tradición constructiva de la ciudad, según la cual se acostumbraba a disponer los muros hastiales de las casas perpendicularmente a la pendiente del terreno, Mies orientó sus casas paralelamente a las curvas de nivel, tal y como se había hecho en las urbanizaciones residenciales de Franckfort. En su contribución particular (un pequeño bloque de casas en hilera), Mart Stam estableció la máxima de que las casas habían de ser objetos de uso cotidiano, en lugar de meros símbolos de posición social. Pero la contribución más importante a la construcción de poca altura vino, una vez más, de la mano de Jakobus Johannes Pieter Oud: las viviendas de su bloque de casas en hilera constaban de 4 ó 5 habitaciones, organizadas en tres niveles. Como rasgos especiales de su diseño merecen destacar el inodoro independiente del cuarto de baño, un pequeño patio de entrada rodeado de muros, y un lavadero-sala de secado de ropa al nivel del rellano de la escalera (16). Dos años más tarde, Walter Gropius ganó el prim~r premio d~ un concurso y construyó la urbanización Dammerstock en Karlsruhe (Aiemama). Pero a diferencia de las urbanizaciones de Stuttgart y Franckfort, aquí prevaleció la simplicidad, abogada por Gropius com 0 parte de su lema de "organización eficiente de la construcción y del terreno", pues tod los bloques estaban orientados de Norte a Sur, para distribuir simétricamente sobre ts dos fachadas la iluminación del sol. Destinó el 22 o/o del terreno a espacios púbticos al _as aire . . d d . . libre, y tuvo la habilidad de proyectar ca d a v1v1en a ocupan o umcamente 149 m, de parcela. De las 671 unidades que se construyeron, alrededor de la mitad seguian la t'lp • · T "' O O1 og1a de casa en hilera . Para el pequeno barno orten en essau (Alemania), construido en di . 1926 Walter Gropius y Hannes Meyer desarrollaron un modelo de casas en hil "d L 1 d era stn, . buidas interiormente en mveles part1 os. a sa a e estar-comedor y la cocina se • · · · orgamzaban en planta baja Y los dorm•tonos se e n cont rab_ me d"lO PISO más ahos, sobre el . an semisótano: una forma especial de planta con habitaciones en racimo (17). Por otra parte,
  11. 11. -a-- - ... - ·--·----·-§-· - ---------·--- 1 • 1 L 'f ::2 In - <O . ~ ~ ~ . 1 .. ! ' - Cl)
  12. 12. . 1 'i e " ~ ~ ff~~- . 6 .. ~ '--' !:¡/ ~- -... - ~ .. i e " .. -----·-- .! -+- ...• • ,, ., _ """ ..... _,~--·--·- " ·-· ·+ ,. ="":~ Ji...-" ... ~ 1 1 1 , : 1 crr"'j"~L :~ 9 t J u o~ a.JJ t-:.:: 1 o ~ "' 1 1 ~ t:: o N =1 ~ Ir~ ... Ñ
  13. 13. 7(} l. t 3 1 21 1 24 W,•tkhttnd, Vi nn, 22 15
  14. 14. para la urbaniz . ancho, con la e:clón Da?'merstock, Gropius ideó un t ipo de casa en hilera de 5,6 m .de Uno de los calera Situada en el medio y perpendicularmente a las medianeras (18). s uperficie d g~nadores del premio, Alfred Fisher se las ingenió para ensanchar la escasa sala de estae a parcela añadiendo una terraza tr~nsitable y diseñó una planta en la que la ler presenta~ era el centro de la casa, fue un precedente al bloque de viviendas de alqui0 por Alvar Aalto en la exposición /nterbs u de Berilo (1957) En 1932, para el di seno d el barreo-modelo para la exposición del Werkbund en Viena, mas . . pintoresco arquitectos que ~~ anterior, los organizadores invitaron, además de a una veintena de adquirido cia~stnacos: a un holandés, un francés y un alemán: Hugo Haring. Haring había hilera y por e a ~oton~d.ad a lo largo de varias décadas por sus tipologías de casas en t ó a su épocsus at~stadlslma~. plantas. En sus casas en hilera de Viena, Haring se adelanenergía sola~ en _ explorac1on de dos ideas muy de nuestro tiempo: la flexibilidad Y la a orientadas al pasl~a. S~s casas, de diferentes tamaños, tenían sus fachadas mayores mente acrista~~~· a p~tlo 0 al sendero de los residentes. Las fachadas sur estaban totalmuy pequeñas La;· _ mientras que las otras tres eran de ladrillo y presentaban aberturas fachada acrista.lad:l~a~ent~, la ?ntrada, las salas de estar y los dormitorios daban a la daban al norte L el Jardm, mientras que los aseos, la cocina y el cuarto de almacén ta corredera ~ a sa 1 de .e~ta~ Y uno de los dormitorios estaban separados por una puera ción del We;kb q~ permltla Cierta flexiblidad de uso (19). En su proyecto para la exposiRaump/aft en f~n ' ~dolf Loos tuvo la oportunidad de poner en práctica su concepto de de altura está b;~a de una casa en hilera de tres pisos. Aquí, la sala de estar de dos pisos r ea a en dos de sus lados por una galería, con un sofá empotrado (20). ~ 1¡ 1 t ' ~ lj ~ V. . p e 1 h l. Durante la era de la arquitectura nacionalsocialista, entre 1933 y 1939, las ordenaci~nes residenciales de poca altura fueron estructuradas de acuerdo con nuevos puntos de v•s!a, como consecuencia las casas pareadas y las casas gemelas gozarían desde ahora de pnoridad sobre las casas en hilera. La simetría pasó a ser esencial. Las cubiert~s ~ dos agua~ Y las vent anas barretadas pretendían sugerir afinidad con la tierra y el paiSaJe. Las ~ocl­ nas con espacio para comer desplazaron a las cocinas diseñadas únicamente para cocm_ar. Pero, a medida que progresaba la guerra, la construcción de nuevas viviendas empezo a disminuir gradualmente, y los bombardeos abrieron otros campos de actividad. Durante esos mismos años, pero lejos del alcance de la influencia nazi, tomó forma una notable concepción de urbanización residencial, cuya planta tipo ha seguido teniendo influencia hasta nuestros días. En 1936, Alvar Aalto empezó a trabajar en los sucesivos proyectos residenciales para los empleados de la empresa papelera de Sunila, cuya última fase no se terminaría hasta 1954. El plan director de Aalto muestra que los grupos de viviendas se agruparon en las laderas sur, m- entras las arterias de circulación y los jardines se disi ponían en las cañadas. Entre las viviendas se incluían dos bloques de casas en hilera de tres pisos de altura sobre las laderas5 • Cada unidad contenía dos viviendas de una habitación en planta semisótano, con acceso desde el nivel más bajo del terreno en pendiente (lado sur); dos viviendas de dos habitaciones en el medio, con acceso desde el lado norte; y dos viviendas de dos habitaciones en el nivel superior, a las que se accedía mediante escaleras, también desde la fachada norte (21, 22). Dicho con otras palabras: tres casas en hilera apiladas una encima de otra, con terrazas escalonadas en las plantas superiores y paredes de carga transversales. En concordancia con los tiempos que corrían, las viviendas eran realmente pequeñas (unos 40 m 2 ). Pero los motivos que impulsaron a Aalto a proporcionar a la mayoría de las viviendas su propia entrada independiente no fueron únicamente de índole económica, sino más bien de orden sociológico, pues era muy importante para el arquitecto la intimidad, pese a la configuración especial del bloque. Con el paso de los años. esta actitud encontraría eco entre los arquitectos ingleses y, más tarde, alemanes. El uso, económicamente racional, del costoso suelo de las ciudades condujo a una considerable propagación de la construcción de edificios de varios pisos. Por la misma razón, esto impulsó a proyectistas y promotores a intentar economizar al máximo en los espacios comunes de acceso a las viviendas. La estructura de los edificios de varios pisos se resuelve, bien mediante muros de carga centrales paralelos a las fachadas, bien mediante muros de carga transver~ales, o in~lu~o por medio de pilar~s, sistema éste por lo general más caro que los anteriores. El d1seno de la estructura ejerce una influencia esencial sobre la planta de la vivienda, en. consecuencia, los muros portantes centrales se asocian con soluciones de planta con pas1llos, y los muros portantes transversales con soluciones de habitaciones en racimo. ciu~a.des e~rople~a~iento. eb~ provoc~ ongena~auclase s el siglo xtx representó el periodo de mayor hacinamiento y Para las Las plantas de las viviendas de esa época reflejan una 0 eores condiciones a ial cam lan te . Por un lado, la industrialización y la emigración .del campo . 1 estructura soc . 'miento del proletariado; pero, por otro lado esas m1smas condlla ciudad e naclna clase alta adinerada. La clase media, menos articulada, vivia ciones dieron social, a su vez, ocupaba un tipo de vivienda característico P aislada de ambas. e recursos. En Berlín, las primaras ordanazao dala odHicación datan da sus necesodades Y n vigentes hasta1887. La finalidad de esas normas, adom6a de la de 1853 y permanelcleroalles• el suministro de agua potable• y •la instalación de la red de · · n de as e 1 1 de poner un poco de orden en e crec1m1ento caótico de la ciudad. pavimentaclo alcantarillado, era a s , en una habitación de 15 a 30 ma no se autorizaba que vivieran ordenanza Segúneesas a 3 persona s · Hay que tener en cuenta que en aquella 6poca toda>ria no .. más d 1,5
  15. 15. habla definido con precisión ol concepto de vivienda como entidad independiente. Por ejemplo, a menudo la cocina estaba apartada de las habitaciones a laa que servla medilln· te un pasillo que daba acce!lo a varias unldadas de vivienda. Para los edificios de haata siete pisos de altura, no era obligatoria la instalación de ascensor. El tamaño de los patios se fijaba de acuerdo con el alcance de las mangueras de los bomberos. La vivienda de la burguesía Entre la burguesía de la época, se concedía más importancia a la ostentación que al hecho de tener una planta de vivienda racional. La sala de estar debía estar orientada a la calle. Dado que cada hogar disponía al menos de una persona de servicio, no parecía imprescindible tener una planta que garantizase unas relaciones funcionales eficientes. Largos y tortuosos pasillos conducían a habitaciones distantes, a menudo orientadas al patio (23). 23 Hacia finales de siglo se produjo un florecimiento de la clase media, acompañado de una recesión en la construcción de grandes viviendas y un aumento paralelo en las de tamaño medio. Para explotar al máximo el suelo disponible, en las parcelas se construían edificios delanteros y traseros. En Berlín y en otras ciudades, los edificios de viviendas con alas que se extendían a lo largo de cada uno de los lados de los patios crearon las llamadas Berliner Zimmer, o habitaciones berlinesas, unos cuartos situados en las esquinas peor iluminadas del edificio. Con frecuencia, esas habitaciones servían de zona de paso a las habitaciones orientadas al patio. Las salas de estar de las viviendas de las clases altas daban a la calle. La casa trasera se reservaba para viviendas de los inquilinos con menos recursos. La estructura de esos bloques interiores sólo quedaba interrumpida por los patios de luz y patinejos, cuya ubicación y diseño tenía una influencia significativa sobre la calidad de las viviendas. 24 ~~~ ·e;~~~~~~~~=<~ . ¡::_ ¡ . Una tipología muy característica de la época, particularmente en Viena, fue la de los bloques residenciales con pasillo central. El pasillo central daba acceso a todas las habitaciones. La gran profundidad de esos edificios (unos 12m, aproximadamentel-así como también las nuevas ordenanzas municipales, que reflejaban avances en cuanto a higiene-, determinaban la ubicación de tales pasillos. Por otra parte, el carácter neutro de este espacio de acceso a las habitaciones, propició las situaciones de subarriendo o de coexistencia de varias familias bajo el mismo techo, un factor esencial en tiempos de necesidad crítica de alojamientos. Los cuartos de baño, un elemento nuevo que apareció a principios del siglo xx, se ubicaban junto a las cocinas, para permitir la concentración de instalaciones. Durante los primeros años del nuevo siglo se detectó una mejora general en la construcción de viviendas. En Berlín, Bruno Taut y Hermann Muthesius empezaron a llevar a la práctica los primeros programas de vivienda social. Por toda Europa, los arquitectos proyectaban y ponían en práctica nuevos conceptos de vivienda para la clase media-alta: Hector Guimard en París, Otto Wagner en Viena, Antoni Gaudí en Barcelona, y Víctor Horta en Bruselas (24). § La vivienda del proletariado 25 • Un censo realizado en Berlín en 1827 revelaba que, en el barrio de Hamburguer Tor, vivían 496 familias en 400 habitaciones, el 25% de las cuales tenía como única subdivisión una raya de tiza trazada en el suelo. Hacia mediados del siglo XIX, el proletariado constituía el 88% de la población total de Berlín. Los miembros de la clase social más baja malvivían en unas condiciones verdaderamente lamentables. Incluso en 1875, el 8,4% de la población de Berlín únicamente disponía de un ' espacio para dormir', pues sólo podían alquilar camas en viviendas de otros inquilinos. Para 1890, los barrios centrales de Berlín estaban tan densamente apretujados de edificios de alquiler, que los promotores se vieron obligados a construir barrios residenciales e n las afueras de la ciudad. La situación era algo diferente en Viena y Londres. las ordenanzas de edificación de la ciudad de Viena permitían una ocupación del25% de la superficie de los solares (25). Com o alojamientos para las masas se construían los Bassenahauser. edificios así llamados por los depósitos de agua que se colocaban en los pasillos para uso de todos los inquilinos. Viviendas de una o dos habitaciones daban a un pasillo común, con una cocina como antesala. Los retretes comunales daban directamente a este pasillo común 126). Sólo a finales del siglo XIX, las condiciones de vida de las viviendas de la clase trabajadora empe- 26 zaron a mejorar gradualmente. Nuevas ideas Bloque de vlvlftldal en Berlín, hacía 1900 C)ao Wagner: bloque do viviendas para la clase media-a lta. Linke Wienzeile, Ja-1. . dt vivlende• en, Viena, hacia Si se considera la multitud de proyectos llevados a cabo durante la década de 1920, para entonces la mayoría de las ideas de planta de alojamiento ya se había desarrollado. En Alemania, la reconstrucción no pudo comenza r inmediatamente después de la 1 Guerra Mundial, una situación que, sin embargo, resultó positiva para el desarrollo de nuevas ideas de alojamiento. En la creación de las ideas modernas intervino un considerable número de arquitectos, y, entre ellos, Gropius, Hiiring. Hilberseimer, Rading y Scharoun. Alexander Klein fue otro de esos arquitectos que, en cierto modo, puede considerarse~ como ejemplar. Klein hab1a sido origin almente arquitecto municipal de la ciudad de San Petersburgo, en Rusia. En 1920 emigró a Berlín, ciudad donde trabajo durante diez años 1900 la~•' vleneu " Balitllna• 7
  16. 16. A ' He e~ te¡ Ht ~¡ ce las habitacione Plantas concentradas "( 1 división pre'-'"'~ ~-fines fun· Ya en San Petersburgo, Klein había postulado su · ··· . . para dormir. Y para 510 oles· . de una vivienda según tres grupos de actividad: para functon es en esos grupos fíamd e 1a 5 • s VIVI~, - · f'l ctonales. De esta manera ' la familia puede rea 1tzar ·su hocaba d e lleno con la t oso on pas•· · ·· · Kl . · t •as nt Interferencias"' · Sin embargo ' la tdea de em ed b preferenc•a- a la planta e . d uan· ordenanzas de la edificación de Berlín, en las que se a a. - 0 de tipos de vivten a, e . llo central. Y no fue hasta 1925, en un concurso ruso de ~·sen E las tres plantas de _Kiem, do pudo presentar públicamente su idea de planta de vivtend_ ' na t ur al ' que conducta a ba a. la ·1 -nactón n 1' e 1 acceso se realizaba a través de un vestíbulo con1• um• a los d orm itorios se rea aza • • eso . cocma y a la sala de estar. En dos de sus ttpos, e acc . d'stribuidor comun1 0 1 directamente desde la sala de estar. En su tercer tipo, int~rP ," a un na puerta de acce· en alemán, Pantoffelgang (algo así como "paso en zapatt~las )-: co~ uta una planta con· so al baño (27). En un proyecto para otro concurso poster~or, Klema~a: paso a un pasillo centrada con un muro de carga central. Aquí, una peq~ena a~tes. instalaciones de en fo~ma de T. A un lado del pasillo están las dependenctas sanitartas El extremo del agua Independientes), y al otro lado se sitúan el comedor V la sala de e ar: que aparecía pasillo termina en un intimo y pequeño distribuidor. El cuartito de almacen un armario sf mándose en en 1as tres plantas anteriores, ha mermado en tamano, tran or La sala 1• • empotrado en la cocina (28): En .1928' Klein desarrolló la planta concentrada e a~aca,. o e st a n · . . 1 s dormitoraos 0 e estar con su terraza estan onentadas a pomente, mtentras que d a levante (29). (e;;' n los tipos creados por Klein sirvieron de base a gran cantidad de urbanizaciones posteriores, especialmente por el modelo de planta agrupada, incluso en una épo_ca ~n que las ordenanzas municipales estipulaban rígidamente las dimensiones de las habitactones de la vivienda. Klein trabajó desde el punto de vista de ofrecer una vivienda funcional, no ostentosa, para familias sin personal de servicio. Su planteamiento le permitió preparar un estudio exhaustivo, a base de diagramas, del asoleo de la vivienda. Sin embargo, el incansable V enérgico espíritu de Klein no se detuvo ahí. En 1926 recibió el encargo de proyectar un edificio de cinco pisos en una urbanización residencial de poca altura. Klein se inspiró parcialmente en las plantas de los edificios de dos pisos adyacentes, así como también en modelos holandeses e ingleses. En consecuencia, proyectó un tipo con plantas estructuradas de diversos modos. En las plantas baja y primera dispuso maisonettes, mientras que los pisos segundo v tercero estaban ocupados por pequeñas viviendas abiertas a galerías a l aire libre. El tercer piso v el nivel del ático también tienen maisonettes, a las que se accede igualmente por galerías al aire libre. En sus últimas urbanizaciones residenciales, Walter Gropius también trabajó la idea de planta concentrada (30). En su proyecto de Franckfort de 1931 desarrolló aún más esta , dea, convirtiéndola en una planta clásica que ha venido siendo ampliamente emulada i hasta nuestros días. Gropius combinó el pasillo central y la antesala, configurando un pasillo e n L. El resultado fue una construcción económica, más profunda, que Gropius pudo aplicar finalmente en su proyecto para la exposición lnterbau, en 1957. Aquí, alineó mecánicamente las habitaciones de diversas funciones a ambos lados de un largo y estrecho pasillo central. En 1930, Hans Scharoun proyectó una admirable planta residencial; admirable, porque estaba basada en la propia vida. Scharoun creó una sala de estar continua, totalmente ilum inada por la luz natural que entraba por dos de sus lados, con una galería y un rincón de comer con una ventana con jardinera, que servía de paso al distribuidor de los dormitorios. He aquí un magnífico ejemplo de planta de vivienda concebida orgánicamente (31). Por esa misma época, varios arquitectos coetáneos de Alexander Klein trabajaron también en el desarrollo de plantas de viviendas. Uno de los objetivos comunes a todos ellos era la reducción del pasillo al mínimo. En 1920, Adolf Rading, conocido por su Pabellón del Centenario en Breslau, presentó una 'planta camarote' para unas viviendas de planta baja. Su propuesta consistía en una planta de 7 metros de profundidad, con la sala de estar en el medio. La sala de esta r estaba rodeada por tres de sus lados por tres dormitorios-camarote, cada uno de ellos con do~ c~m~s y armarios empotrad~s; cocina; distribuidor con la escalera de bajada al sótano; d1stnbU1dor con el acceso al bano; y una salida al jardín. Est redilección por tos espacios tipo camarote no era nueva, recuérdese que en las alque . a P . . 11 d b . 1 nas alemanas había unos espac1os s1m1'1 ~res, ama os en aJo a emán Butze 0 Durk, aunque éstos consistían en si~ples camas-nacho empotradas en la par~d. E_s~ m.ismo año, Ludwig Hilberseimer presento una planta -ca~arote para una casa multifam 1har, mspirada en el efi. te uso del espacio que caractenza a los camarotes de los transatlánticos (l 2 ) U cien 1 • 1 ' d 1 d H'lb . . nos mo e o e b 1 erse1mer casi literalmente · No o b stananos después , Otto Haesler ap 1co e . 1 . . t e, 1 Solución de planta-camarote so o presenta a autenticas ventajas económica s a costa a . t d d • h de eliminar el pasillo, es decir, a cos a e acce er a 1 me os-dormitorio únicamente a traos vés de fa sala de estar (33) .
  17. 17. ....tw 1: 81ft 8dtta. ..... ~U: . . etttn." •• 31 .,._,.. W: IJbf 8ttlfa, 61 •' 27 32 33 28 ~,.el concurao de Moscú, 1925 ~. 8erfln, 1826 llllf•,conourso. Múnich, 1923 ~adl pera un bloque de viviendas, 1930 rHidancial, Berlln. 1930 para un bloque de viviendas. 1920 lltluolón·modelo Weisaenhof, Stuttgart, 34 19
  18. 18. ~•••••• monanta • Y ouo vlvlendoo aon c . , _ de uo_,.......n, flOIIIbl... Y oln ...,baroo pet· !"16100"$!109 P'- El hombre Stiidte .;.; '."" Tout oscribló eoto penaomlento en t920, en ou librO (}10 A-ung d 8 Erdo olno guto Wohnung ll.o dloOfudón de 100 . , . . , - . o la tiM'• como buena m doe 0 te flaxlbl Poro lo cierto ea que Taut no logró pr.,.,....r uno .......... aut•ntica,.,... de sus oral contrario, Ludwig Mloo van der Rohe sliCJO'Ó ,..,- en ioslde• sus proyectos d ese "tos. basadas en Introducir el c o n - de - - · H1ructure 1 en •meros . tuirlas por tab· e vovoandas, lo que la permHióllbaror lo p i - de..,.- fljoS Y aut>stl· en Stuttgart toques móviles. Su aportación ale urbonizaclón·mo- Wala-holl19271, ame nt os eonst<Uctivos r· una vivienda de p1anta flaxobla an al cont•- de unos pocos a 1 ' ue · misma supeofi::•s:tS,u solución parmltla alojar Indistintamente o •· 5 ó 6 persono• en la rota, paro con c;itu 0 • Aqui, van dar Ro ha oplkó algunos de las ideaS de lo planta-cama· • realizó una da generosidad 1301. Siete años m6s tarda. Eric Frlbe<gar usuario podia con creacoón an su casa experimental en GOtaborg-lúllaback donde al su gusto los tabiq s su planta individual sobra una losa de hormigón, disponiendo a escalera, el ogeros. olnicos elementos fijos lno modiflcablosl eran la cala de ra: Y los pilares Fuer edaguas ub•cado en la cara interior de la pared de la caja de escale, ' · a · · · · · trtbuc·ó n de la vivienda.e estas pequeña• restroccoonas. al usuaroo podoa organozar la dis· or~dal. P;: ~ eJ! te H4 p d4 ce mamo."~~· ~ayor ~ru;~ ~ as módui~e~ ~ Lo~ 8 1 carta (véase página 31 ). 8 Aplicacion y aceptación de los principios modernos . , ctica en grandes pro m ociolos tipos de plantas resumidos más arriba se ~usteron en pr; 1f el caso de Berlín, por nes residenciales a partir de mediados de la decada de 1920·. ~ ~e Una de esas primeejemplo, donde entre 1925 y 1934 se construyeron 187.456 VIVI~n as. ibió el nombre de ras grandes urbanizaciones fue la construida en Britz, en Berhn, Y ~ec edificio central. Hufeisensiedlung (Urbanización residencial Her~a~ura),_ por la forma b~.s~d-do en jardines 1 Esta gran construcción curva delimitaba un pat1o mtenor qu~ fue su d lVI omunitario. para los inquilinos, a diferencia de Viena, donde tales espaciOS eran e uso e ún diver ó 1~ Esta zona central estaba rodeada de bloques de casas en hilera, dispu~stos seg st sas configuraciones escalonadas o en ángulo (35). Poco tiempo despues se con ruy urbanización residencial Onkel Toms Hütte (la cabaña del tío Tom), basada en un proyecto urbanístico realizado también por Bruno Taut. Por Jo general, esos progr~mas d~ colnstrucción a gran escala se pusieron en práctica aplicando formas funcionahstas s•mp es. Una solución formal que alcanzó gran difusión fue la de combinar cubos blancos P_uros, con ausencia de elementos plásticos individuales. Otra solución ampliamente ap~IC:Sda incluía franjas de ladrillo y balcones ondulados. De hecho, el periodo inicial de plast•c•_dad rítmica de Hans Scharoun alcanzó su apogeo con soluciones de este tipo. Pero Adolf Hitler cortó de raíz este periodo creativo. Pero no en todos los países europeos se llevaron a cabo promociones similares. En Viena, por ejemplo, se dio preferencia a las promociones residenciales monumentales, a base de muchas viviendas pequeñas y con un patio comunitario, que estaban financiadas por el sector público6 • Las fachadas, decoradas con expresivos elementos simbólicos, se convirtieron en llamativos signos de socialismo práctico. La planta de la vivienda --por lo general, de dos o tres habitaciones sin pasillo- no entraba entre las prioridades de diseño. La infraestructura solía incluir bibliotecas, tiendas, restaurantes, lavanderías y piscinas, lo que confería un cierto grado de autonomía a las supermanzanas. Un ejemplo destacado de estas intervenciones urbanas de la época es el conjunto residencial Karl Marx Hof, construido en 1928 en Heiligenstadt, en Viena, por el arquitecto Karl Ehn. Más modernas, desde el punto de vista arquitectónico, fueron las plantas de los edificios de viviendas de la urbanización residencial Werkbund en el barrio de Neubühl, en Zúrich. En estas plantas, diseñadas para la clase media-alta, se introducía un pasillo de distribución central paralelo a las fachadas del bloque (36). Entre 1919 y 1922, el arquitecto Michiel Brinkman construyó la urbanización ejemplar Spangen, en Rotterdam, con sus galerías abiertas. El módulo básico consiste aquí en dos viviendas de un piso superpuestas, a las que se accede desde la planta baja; una de ellas tiene la puerta de entrada en la planta baja y la otra tiene su escalera. En el segundo piso hay un sistema de galerías abiertas que conecta todos los edificios y proporciona acceso a las maisonettes (37). El recorrido de este pasillo a través de los edificios goza de unas cualidades sigulares, algunos tramos están totalmente abiertos, otros cubiertos, en ocasiones tiene anchura normal, en otras doble, pero en todos los casos resulta suficientemente desahogado para poder llevar paquetes cómodamente o para que jueguen los niños. Los primeros bloques de viviendas altos de esta ciudad se construyeron entre 1933 y 1938, y fueron el Bergpolder (de w. van lijen, Brinkman y van der Vlugt) Y el Plaslaan (de van lijen y H. A. Maaskant) (38) . las ciudades europeas desvastadas comenzó, al principio muy lenta., La construcclon en _ inmediatos a la guerra. El regreso de los soldados y refugiados durant~ lo~ an:s la escasez de viviendas. los programas de alojamiento de esos SI ~: e, por la reconstrucción de los edificios dañados y por la satisfac~~g~ 8oss más básicas. El resultado fue el dominio de una tipología sencición de las neceso a 0 cuatro pisos de altura y de dos a cuatro viviendas - rellano. las lla. de bloq~es de t;es llevadas a cabo durante el periodo de entreguerras quedaron rel&mente, agravó aun_ mas, años estuvieron ideas expenmenta es n un cajón. Como reminiscencia del luncionallsmo, y no oólo en los godas. de ~~~ento, ~ s ciudades, quedó la disposición de filas de adilicioa alineados par. barrios perofencosadl::calles, que si bien permitía la circulaci6n del aire a través de loo pendicularmente odo de canales, quedaban entre los edilicios, tarnbl6n feciUt.ba la espaciosdel rUido e~;"ático. Desaparecieron los patios. Hoy dla .. dlffcU entender eómo !obres qu~ r entrada 20
  19. 19. ··11 36 38 36 39 6 .4 0 1'1 37 40 4 Taut· plano de altuac•ón, urbanización residencial Herrsdur11, Berlfn Britz, 1925· tfpo, urbanización residenCI~I de la Werkbund en el barrio de Noubühl, ,..,_. llpo, urbanización Spangen, Aotterdarn, 1919·1922 6 van der Vlugt, bloque ro81donc•el alto, Aotterdam, 1933·34 t!/l.lbltlrfllon, Maraalle. 1952 f;lllllr.bal'riO raaidancial ECA. Stuttgart Klampenborg, Gentofte (Oinarnarca), 1950 ~ilv),gelll6l'1e•, barrio de Sumrtull&tsdt, BEtrlfn, 1958
  20. 20. :~ leme rt 1' 1 del pleneemlento urbeno de let clud1d11 llemanll -edtp~c•:•m;.d~·d cada de 196o- pudo haber tldo potlblemente "Diemlnuolón • a en an toda a partea", Durante eaoa prlmeroa etloa de la poetguerrl, t1n p1rco1 en nueva• ldeat, Le Corbu•:•r conatruyó le Un~ d'Habltatlon en Mareella, entre 1948 V 19&2. Aqul•e puto en préct ca una tlpologla que pretendla tener el ctrécter de elemento de dleefto urbano compueeta con aólo diez unldadet, Le Corbutler quito reemplazar una ciudad entera deevaetada por le guerra. En 1962, durante la Inauguración del edificio, Le Corbutler explicaba aal aua lntenclonea: "La Idea ••· aenclllamente, aubatltulr la ciudad por una• vlvlandaa configura· daa de una forma haata ahora daaconoclda La Unlt~ eaté planificada de tal manera que ofrece a sus realdentes las mlamaa coaat ~u• Maraella •• capaz de proporcionar a aua habitantes procedente• de todas lea clase• aoclales". En efecto, su Idea de encajar en el edificio las mal•onette• dúplex, desplazadas entre al, era realmente nueva. Para aervir a los 15 pisos de viviendas v 2 de locales del edificio (de unas 400 vlvlendat en total), bas:•ron únicamente 7 pasillos (39). Con su proyecto, Le Corbualer aplicó otra Idea que reaul· aria fructffera para el futuro y que vino condentada en un articulo 11crlto mlentra• tra· bajaba en su Unlt~. Una fotogratra muestra dos dedos que Insertan una maqueta de una vivienda dúplex en otra maqueta de un esqueleto estructural. Con ello se anticipó al plan· teamlento adoptado mayoritariamente por otros arquitectos de los aftos setenta que optaron por la construcción de un sistema portante de pilares y forjados, en el cual podl· an Insertarse los elementos de acabado de forma totalmente Independiente a la estructura portante. u& ~~ A!emanla, la ayuda norteamericana canalizada a través de la Economlc Cooperatlve d mmlstration (ECA), permitió la construcción de las primeras promociones residenciales t e poca altura. En el barrio residencial ECA de Stuttgart, junto a otras Ideas de planta o~adas de la década de 1920, se puso en pr,ctlca el concepto de las habitaciones desni· ~~ adas.entre sf por medios pisos (40). Por la misma época, Arne Jacobsen construyó en anamarca el barrio residencial Soholm en Klampenborg Se lograba la Intimidad median· tela organización de conjunto de los bÍoques y sus for.,.;as retranqueadas (41). 1955-1965 En esta época la escasez de viviendas todavfa no habla sido superada plenamente. la apremiante necesidad de construir viviendas con rapidez condujo al empleo de técnicas constructivas industriales. Esta época coincide con el periodo de máxima expansión urbe· na. Se extiende la construcción a base de grandes paneles prefabricados; Inicialmente, con arreglo a las limitaciones impuestas por los carrllee de las grúas, en forma de hileras de viviendas paralelas. El resultado de la mayor parte de esos proyectos es de una neutralidad intercambiable. Al mismo tiempo, en algunas ciudades se construyen bloques de viviendas altos, de 8 a 13 pisos. 4& En 1956, Hans Scharoun completa su proyecto Wohngeh6fte (patios de estar) en el barrio de Siemensstadt, en Berlln. Esos patios, lejos de quedar completamente cerrados, están concebidos como espacios comunitarios abiertos, abrazados protectoramente por el bloque curvo y los bloques lineales libremente dispuestos. Scharoun desarrolló aquf un tipo simbiótico de vivienda, una combinación de una vivienda de cuatro habitaciones con otra de una sola habitación con su propia entrada. las viviendas podfan unirse o separarse, según fueran las necesidades familiares del usuario (42). Inspirándose posiblemente en la Unité d'Hsbltstlon de Marsella, en 1967 se abre la exposición internacional de la vivienda lnterbsu en el barrio berlin6s de la Hansa, que habla quedado casi completamente destruido por la guerra. El nuevo barrio se compone de varios bloques altos, muy separados entre sf, y de una serie de bloques lineales configurados en forma de espina de pez respecto a la1 calles, todo ello en un entorno de zona verde (43). A la exposición fueron Invitados cuarenta y siete renombrados arquitectos Internacionales, deseosos de presentar sus Ideas sobre la vivienda moderna: Aaito, van den Broek y Bakema, Eiermann, Gropius, Jaenecke 8t Samuelson, Ludwig, Niemeyer, Scharoun, Senn, entre otros. Tambl6n se dio a Le Corbusler la ocasión de construir otra Unité d'Hsbitstlon a cierta distancia. la contribución de Aalto tendrfalmportantes repercusiones en el desarrollo futuro del concepto de planta. En la planta de Aalto, la sala de estar ocupa el centro de la vivienda y el acceso a las habitaciones Individuales se realiza directa, o casi directamente, desde este centro. Tambi6n se producen avances en el desarrollo de la planta-camarote (véase p6glna 28). En su bloque alto, Otto Senn organiza en abanico tres tipos de vivienda diferentes en torno a un espacio de acceso central dotado de luz natural. Esta configuración permite dotar a cada vivienda de doble orientación (44). Fuera de Alemania, es digno de dntacar que durante eaos mismos eftos predominan las urbanizaciones residenciales de poca altura. Atelfer 6 construye IU famosa colonia Halen, una urbanización de casas en hilera extremadamente densa, altuede e les afueras de Berna (véase página 24()). En ~tlgunot.QaiOI, lea plantea tienen une anchura aJustadlslma de sólo 4 m. Ludwig Mies van der Rohe y Ludwig Hllbenelmttr proyectan el Lafayett; Psrk, en Detroit, un conjunto de edlflcloe de lttructure de acero y de plante flexible Destaca la Inserción flexlbl~ de l~s •bloqun "nltartoe•, une Idea redeloublerta en 1~ década de 1990 (46). Para au .,royecto de barrio Kleln Drlene en HIDgllo PIIIM liJo• den Broek y Bakema dlseftar.on dJveraot tlpot de vlvlendM en qu; tienen en '~:~ 18 reducción al mfnlmo del npaclo dHtlnedo 1 olroulaoUtn y, ID algunoa OIIOa, la planta superior retranqueada horfzont.~lmente (481. La Pl'lmlra UfbanJMal6n •en alfombra• construyó en Kerlaruhe (Alemania): .u ne umenlauko ele •.._ · -.n~patto• M piso, con acceso exterlot y eln trMico dt vehfouloa (u.&...... -..~,_,._~-~-· · de un aolo hthn 00 41 13 . ' ,,
  21. 21. • ., t ... 43 - 46 44 a DO §1810 Balkon 45 Laubengang 48 Balkon :¡--¡¡ 47 - ( 1 41 PIIAO de aituación. exposición internacional de la vivienda lnterbau, barrio de la Hansa. lldln. 1857 Plfollnn: bloque elto, exposlcoón ~~~~~~~ta.nfn,1H7 internacional de la vivienda /nterbau. barrio do la IM.--dlr Rolle, Ludwig Hilberseimor~ Lafayette Park, Dotroit, 1955-1963 + J. S. Bakema + Stokla barrio Klein Oriene, Hengelo, Paises Bajos, ByluJr Wa/1, Newcastle upon-Tyne, 1969·1981 G. Helnrichs: plano de sltuecoón. barrio Markisches. Borlln. 49 urblntUJcoón residencial do PucloentJu. Linz. 19651969 2
  22. 22. por 1 con 1 la ran eJCpanslón urban• Vener•ol6n de A grandes rasgos, este periodo se caracteriza por :terrazadot. L1 nueva g d_,rglla trucclón de bloques de viviendas altos Y de edifl~l~:anittlcOI de Le CorbUII:rd:IO di plen arquitectos Jóvenes repudia los planteamientos u 1 En eete periodo, el m ttecto• que el concepto de patios de Hans Scharoun a gran asea adlcamento entre lo• arqu 11 modelo ta tipo malsonette de Le Corbusler goza de más pr:e desarrolla ampliamente bargo, 101 8111 entre los promotores de viviendas. Por otra parte, ara /nterbsU. Sin Este ten· de "planta camarote" aplicado por Aalto en su proyect~ ~fnlmo indiepensabJe. lna en espacios semlpúblicos y las áreas de acceso se reducen; ker Ws/1 de Ralph Ertk dan dencia general del periodo no afectó al proyecto Y t ctivas galerfas abiertas .0 Newcastle-upon-Tyne (iniciado en 1969), en el cual unas ha r~ arriba y la otra hacia abaJ · acceso a dos maisonettes, una de las cuales se desarrolla acla . Los balcones están ubicados entre los pasillos (47). • eteriza por edificios SIO La imagen de los proyectos residenciales de este penodo se c¡~ra·camente En el caso de ángulos marcados, escalonados, aterrazados Yestru_cturados rd mi semipati~s o patios de unión de edificios, tales soluciones permiten el diseno de gran e~ afueras de la ciudad vecindad. Un prototipo de este modelo de desarrollo urb~no en a~ón se respetaron las fue el barrio berlinés Miirkisches, de 1967 (48). En .esta mtervenc~s de viviendas unifa· viviendas existentes, se conservaron e incluso ampliaron los gr~!' ión vertical-- una miliares existentes. Este conjunto residencial demostró --e~ la lm:ns ue diametralmen· nueva tendencia en el desarrollo urbano: la densidad; es decir, un en ~q ción del barrio te opuesto a los planteamientos de la década de 19~0. En la con r~c ta arte de las Miirkishes sólo se emplearon grandes paneles prefabncados e~ un; ~um n:rucción en viviendas, aproximadamente. Este proyecto puso fin a la práct!ca _ e a c~o los resulta· hilera, al menos por el momento. Desde el punto de vista de d1seno urba ' . nante 1 dos del barrio Miirkishes representaron un avance significativo. El ademán mpo 1 0' protector, del edificio alto (tal vez hasta demasiado alto), pasó a substituir a los_ca~a es 0 instersticios entre los edificios. Anteriormente a Márkishes, ya ~~ ha~fa reahza_ u~a 8 estructura urbana similar en Sheffield (Inglaterra): el conjunto res1denc1al Park Hdi-Hy Park (1957-1961), obra de J. Lewis Womersley y colaboradores. Casi en paralelo a estas ordenaciones en altura, empezaron a menudear los programas urbanos densos desarrollados en sentido horizontal. En 1965, Roland Rainer inició su den· sísima urbanización residencial Puchenau, cerca de Llnz (Austria). En virtud del uso de unos bloques residenciales de cuatro pisos con acceso vertical, que se convertfan en casas de un solo piso en la fachada al Danubio, Rainer consiguió un diseño que, además de armonizar suavemente con el paisaje, se caracterizaba por una rica mezcla formal Ysocial (49). En Inglaterra, Peter Phippen realizó una urbanización de casas-patio con una gran variedad de plantas (véase página 264). Durante este periodo, los arquitectos perseveraron en la idea de Le Corbusier y Mies de separar la estructura portante de los elementos de cierre. El resultado fueron las llamadas "casas-cajón", en las que, dentro de ciertos límites, Jos residentes tenfan la opción de completarl~s a su gusto. Esta tendencia concordaba con los esfuerzos de muchos arquitectos por mcorporar planteamientos sociológicos al diseño de las plantas de las viviendas. Y de !os conjunto~ residenciales. En lo que podría definirse como una especie de asesana so~1al, esos a~qUJtect?s. desarrollaban sus plantas residenciales en el seno de un proceso de mtercamb1o de op1n1ones con los futuros residentes (50). pmm¡prp Durante este periodo, el proceso de expansión urbana se interrumpe en beneficio de la renovación urbana. Al mismo tiempo, los costes de la mano de obra en la industria de los componentes prefabricados ascienden hasta tal punto que la construcción convencional vuelve a ser competitiva. Por otro lado, la crisis del petróleo de 1974 proporciona nuevos incentivos para la explotación de las energías naturales procedentes del sol y de fuentes geotérmicas. En la construcción de las fachadas, predomina una combinación de ladrillo, como material de cierre, con los materiales de aislamiento térmico. Es frecuente el uso de galerías e invernaderos, como medio de control climático. La influencia del movimiento posmoderno se traduce en un renovado interés por el diseño de la fachada. La principal tarea durante esos años consiste en rellenar los huecos abiertos entre los edificios a causa de la guerra, Jo que deja poco lugar para la invención de nuevas tipologías de planta, debido a las estrictas limitaciones impuestas por el entorno. Cada intervención pasa a ser un caso singular donde no caben generalizaciones abstractas. Lo mismo podría aplicars~ a ~a orientación de la ~~anta Y.a la profun~idad d~l edificio, cuestiones ambas que hab1an JUgado un papel dec1s1vo en epocas antenores. Sm embargo, sí puede habla • se de una tendencia nueva en ~a estructuración de la planta a juzgar por el énfasis que :. concede a un centro del espac1o, sea éste una sala de estar o un pasillo ensanchad ) por ejemplo. También se observa una tendencia a combinar la escalera con gala . 0 151 ' . . . r1as extenores o 1ntenores. La exposición internacional de la construcción, lnternstionale Bauausstellun (IBA) brada en Berlfn antes y. después de 1984, sirvió como modelo para esas nu 9 'celedlS. En la IBA tuvieron cabida tanto la modernización esmerada (reconsn:va_~ tendentauración) como las medidas radicales (demolición y construcción nueva) El ,:• ? Y restq .en J~ Imagen de los nuevos edificios tenía por objetQ conseguir la ide~tifi ~:s PUes.no. con sut viviendas. Como efecto lateral, los diseñadores trataban d C8CJ n ~e los -~-- ·de principios de siglo recién restauradas. Durante las tareas de COmpetir con ~ problemas de naturaleza organizativa y financiera • restauración 1ot viejo. edificios tuvieron que ser alojadaa en otroa 1' Y mUChos de los este fue uno de los Incentivos para la construceló u:_rea durante laa BerJfn, donde se pusieron en lrictica laa m-Il~ nuevas vtvlenY de los edificios delimitadorea de P8tlo acle : loa bloquea urban11. Este último tipo ae C8ractwtza '-.... m ·de faa casa. ,..... IUI dbnen.ione. 60 51 56 ~ 53 5i 54 10 R. Spille: plenos de Pllln Hemburgo, 1975 •Ulllll DOS P0t 11 Hllmer y S.ttler: VlVie IZ ROb Krier. ville urbe Q ,..,ron Arr:ltit.. tur~IO . v.v.:;4.J$, M ACTAA Arqu&tlldura conjunto ru~;a• Je 350 c:.tn~enlep -le COCine, el be d~... Giben. f>.tm. de M.tt
  23. 23. omr~ & núm dad d" unur. medldat1 m ás pequeñas, des pu6a de añ bloque& ror;ldenciolos da grttn altura fue ron d dt' c;onstrucclón. Durante este periodo, ltl vctor.mo t1pologla do las casas en hilera vuelve aceptación entre la elato medita, ahoro con muyor anchura de crujía Y m tipos. La gente est á en disposición do gastar más en au casa que en & pocas aoteri que redunda en que se creen nuevos configuraciones, como la planta en for ma de cruz, menudo con uno o dos patios inte rcalados, o las plantas con las e ntradas desnivelad (tal vez pensando en las casas de Sunila, de Aaltol . También se desarrollaron algun modelos comunales de poca altura que se convirtieron en viviendas ocupadas por varl familias deseosas de compartir la experiencia de vivir juntas bajo el mismo t echo. 55 11 1985-1995 ~~~,, 56 ¡~.~~.1 I]]~ 1" w ~ UP . - ql~J q]JUJ Actualmente, los huecos dejados por la guerra ya han sido rellenados y los progra mas de renovación urbana están prácticamente completos. la principal prioridad se ha dupla do al acondicionamiento de los barrios residenciales construidos en el periodo de entreguerras o justo después de la última guerra. la gama de medidas a adoptar en est e sentido abarca desde las mejoras infraestructurales hasta el aislamiento térmico. También se han llevado a cabo intervenciones consistentes en unir viviendas pequeñas construidas durante los años treinta. V los proyectos residenciales vuelven a construirse, una vez más, en las afueras de las ciudades. los bloques de pisos que se construyen actualmente t ienen alturas bastante moderadas. También ha adquirido cierta importancia la r~onver sión de edificios existentes o su ampliación. El posmodernismo se ha retirado discretamente, aunque se sigue dedicando atención a la fachada, pero, eso sí, su diseño ha dejado de tener prioridad sobre la configuración de la planta. Se ha reavivado la repetición de ele· mentos, por sus ventajas económicas, así pues, en el campo del diseño urbano, las configuraciones lineales han adquirido un papel dominante, y, en cuanto a la planta de la vivienda, se tiende a la sucesión de habitaciones de carácter neutro (53, 54, 55). la flexi· bilidad se ha convertido en una cualidad esencial en las plantas de viviendas, dado que cada vez se hace más difícil prever el tipo de usuario. Se considera más práctico y económico permitir que sean los futuros residentes los que organicen las habitaciones a su gusto, que incorporarlos al proceso de proyecto. En cualquier caso, la flexibilidad ha pasado a ser considerada como una aportación más a la mejora de la calidad de vida y el méto· do más utilizado para conseguirla es el de las divisiones correderas. En este orden de ideas, se valora muy positivamente la capacidad que tiene una vivienda para unirse a otra(s), y también la dotación de habitaciones intermedias que puedan asignarse indistintamente a una u otra vivienda; de esta forma, los modos de vida comunales pueden convertirse en realidad. En esta misma línea, las plantas con pasillo central -como sabemos, una tipología de principios de siglo- han adquirido bastante popularidad entre lo. s jóvenes, ya que tradicionalmente han permitido un acceso independiente a las habitaciones de uso neutro. Una vez más, la idea miesiana de insertar libremente el "bloque sanitario" en la habitación, para proporcionar un cuarto de baño o una cocina, ha vuelto a convertirse en un elemento de diseño. Una nueva necesidad actual es la de poder combinar las zonas de vivir y las de trabajo. A estos efectos, el tipo pasillo se presenta como una buena solución de planta. Hasta qué punto es importante tener en cuenta esta flexibilidad de uso, lo demuestra el hecho de que muchas promociones en áreas metropolitanas se plantean dando opción a ser acabadas como viviendas o como oficinas (56) . las ventajas de la vivienda unifamiliar también han sido aplicadas a los edificios de pisos. Se ha extendido el proyecto de filas de bloques pon dos o tres viviendas de uno o dos pisos, una sobre otra, con acceso independiente a t ravés de galerías al aire libre. V no es raro encontrar diseños de escaleras o zonas comunes que propician la comunicación entre los residentes (57 ). En las urbanizaciones de casas e n hilera, no es raro repetir exhaustivamente los tipos d e planta, s in variación alguna. Evidentemente, la introducción del ordenador en los estudios de a rquitectura ha coadyuvado, en bastantes casos, a la producción de proyectos purament e "efectivos". ~i) 57 Reinhard Gieselmann Notas Tomorrow. a Peacefu/ Path to Real Reform. reeditado en 1902 con el titulo Garden Cities of Tomorrow. trad. ca~ en C Aymonimo. Orígenes y desarrollo de la ciudad moderna, Editorial Gustavo Gili, Barcelona, 1972. El ménto de HOYará res.':l en haber formulado una teoría coherente de esas experiencias anteriores. apartándolas de la arbrtrariedad d<!l tos contr&!:stu particulares. y en dar un contenido realista a la linea de pensamiento de lo1 utópicos. distinguiendo razonadame!''e lo at:s tracto de lo realizable, y concretando qué aspectos de la vida urbana es preciSO colectivizar y cuales es conveniente d 2 3 4 5 H M Njmc • N¡tnc bloque residenc111l con nucleo sanitano fijo de cocina/baño y habitacio· nH de uso neutro que admiten una gran variedad de plantas y flexibilidad de uso; Zapreslc. Croacia, 1997 Nalbac.h ArciHtekten· e¡omplo que muestra la reciente tendencia hacia la flexibilidad de ur;o de los edificios; en este caso. el edificio puede usarse como oftcmas, hotel o viviandN,l ~ 11 Manlred Kt. vatsch: vBatlbu(O comunttariO que abraza a dos bloques de casas en hilera, TvrDICGeue. Grez. 1994 6 iniciativa privada. (N del T.) Deutscher Werkbund, fundado en 1907 por un grupo de artistas y criticas. fue la institución cultural alemar-a mál ~---:= de la preguerra. Su finalidad ara ennoblecer el trabajo artesano, relacionándolo con el arte y la tndustr a La lnltJtUCt:- recogía la herencia de las asociaciones inglesas inspiradas en las enseñanzas de Morros. pero con algún matiz impotUme ,., apuntaba aprioristicamente hacia la artesanía. ni se oponia a los métodos de la producción en serie. IN. del T Además del diseño urbanístico de la urbanización, Mies encargó las casas. a modo de prototipos, a dieciseiS est arquitectura vanguardistas (como los de Le Corbusier, Stam, Oud. Bruno y Max Taut. Gropius, Sclaroun. B.._,_ más del propio Mies). La urbanización. donde se ensayaron las vrviendas blancas y fuiÍCIO!UIIes del Neue Be hito en la arquitectura racionalista de la época. (N. del T.l En el método compositivo de Loos, el Raump/an era al encaja de espacios de dist 'ltas alti"''S e-n tll.nt haxaédrico unitario. Loos era contrario a la artificiosa dtvisión de un edificto en pisos ¡¡;.~os. q ambientes una altura fija. Para él, cada ambiente debería tener la altu•a que u consKierue n-.as opc co manos; sólo así se podrla controlar su carácter con la deb1da precisión, Sin ten!ll" que socro=rto a con los ambientes contiguos. (N del T.) El autor se refiere a los dos bloques prefabricados llamados •case ROT" (R, das), construidos por la empresa constructora EKA. La e!T'presa tll'lll •me agrupaciones en Sunila, Karhula y Halla, pero el ll'Stallido de la guerra A partir de 1920, Viena tuvo une administración sOCialista que r;;JSI) c., ma masivo de edificacion munic•pal. duig•do sm preocupac-an a fondo perdido con tmpuestos especiales fuertemente progn!~IK"· clases mas acomodadas. llmitindose a exigir a los .nqu · admmistración y conservación. (N. dol T)
  24. 24. . Tipo pasillo 1 J. Martorell, O. Bohigas, D. Mackay, Albert Puigdomenech: Villa Ollmpica, Barcelona, 1988-1992 2 Eric Lyons: The Priory Blackheath, Londres, 1957 3 D. Schne bli, T. Ammann/W. Eg li, H. Rohr: Baar. Zurich, 1985 4 Hans Kollhoff: Luisenplatz, Berlín, 1983·87 ~ i!b~?l .. 1 j -. ~ ~--·~ 1 j ~ 1 . Caja insertada 1 Helmut Richter: Brunnerstrasse, Viena, 1990 2 Diener & Diener: Riehenring, Baslilea, 1980-85 3 Erkki Kai ramo: Asunto-Oy Hiiralankaari, Espoo, Finlandia, 1982-83 4 Atelier 5: Urtenen, Suiza. 1964-65 5 M . Duinker, M. van der Torre: Dapperbuurt, Amsterdam, 1989 6 Jan Pasman (Cepezed): Straat van Ormoes, Delft-Tanthof. 1990 Sala de eetar central Joachim Ganz, Walter Rollos: Lindenstrasso. Borlin 1964 2 Anton Schwelghofur: Muthsamgasse. Viena. 1989 3 D Schnobll, T. Ammann/W Egli, H. Rohr Saar. l~ ;lch. 1985 4 O.M. Ungera: Proyocto Killn·Noue Stadt. 1962 ti Alvar Anito, Poul Baumgarten: Klopstockstrasso. lll•rhn. 1956·':i 8 Ekholrn, Whlto, Alrn, Fal~: desarrollo serpentuante Órebro Baronllackara, Suecia. 1955 27
  25. 25. func ional• de la vivienda: la a 1 d 1 En 1 planta •• aepa,.n claramente ... dlferenW8 ereas •zone de dla ... con ..la de estar, ooclna y comedor, Yla "zon~ de noche", c:n u':..~';:, torios Y el batio (ejem.,lo 1). Los cuartos de trabajos manual• o de eetudl P mar una tercera zona. ¡El obJetivo de eate tipo de planta • • permitir un c~e~arrollo fluido Y aln Interferencias de las funciones Individual••: el Individuo de la oomunldld familiar goza de la mayor llberted e Intimidad posibles.)Cada zona tiene I U propio petillo: lol pasillo pueden confluir en la entrada o estar organizados secuencialmente. En el primer caso, puede llevarse a cabo la separación de zonas mediante un núcleo de baftos (con acceso deede ambas zonas), como en el ejemplo 2, o una cocina. En el 0810 de edificios con pequeftoa patios Interiores la división espacial H puede lograr t lmplemente organizando 1 doa zonas ortogonalmente. El acceso se realiza por el veatlbulo que conecta los dos • grupoa de habitaciones (eJemplo 31. Sin embargo, la sala de estar también puede proporoloniH' aoceso Indirecto a la zona de los dormitorios simplemente organizando su vestfbulo de acceso de forma que conecte con el pasillo de 101 dormitorios (ejemplo 4). En la construcción con paredes de carga trensverteles, es frecuente asignar una crujfa a cada zona, con un vinculo de conexión central. También se puede lograr la separación entre las zonas de dfa y de noche por medio de un cambio en la dirección del pasillo. A menudo, para lograr Intimidad, Incluso en el caso de conexión directa entre las zonas de dfa Y de noche, se proporciona un segundo pasillo de conexión con los dormitorios: esta circulación secundarla puede realizarse atravesando la cocina o incluso el bailo (ejemplo 51. Dado que, en este caso, el pasillo de 101 dormitorios sólo absorbe una parte de las circulaciones de la caN, puede ser ensanchado convenientemente para convertirlo en una zona.de juegos o de trabajo. En las viviendas dúplex, la zonificación es horizontal. Por lo comun, la entrada se efectúa por el nivel de la sala de estar y más raramente a través de la zona de dormitorios. En esta tipologia dúplex, la separación de las zonas es mucho más drástica. El proyecto de galerias o balcones abiertos sobre el comedor o la sala de estar puad! ayudar a establecer una relación entre los niveles de la casa y a promover la comunicacrón. El má?'i~o de intimidad se obtiene con la plante en forma de cruz (ejemplo 61, en la que las destentas habitaciones quedan separadas por la escalera, aún dentro de la misma zona. La planta "'organica"' Este tipo de planta se basa en un estudio de las circulaciones de los usuarios durante sus d"eversas actividades. Las paredes se ubican en torno a las zonas donde se concentran los desplazamientos y los espacios se desarrollan en concordancia con ellas (ejemplo 1). Las circulaciones son, así, cortas. la superficie meramente de pasillo se reduce al mínimo Ylos espacios pueden confluir uno en otro. El ángulo recto es sólo uno más entre todos los posibles. Las plantas de este tipo tienen un aspecto orgánico y, a menudo, las paredes parecen partir y alejarse de un espacioso vestlbulo central (zona de juegos), como si del origen de todas ellas se tratara (ejemplo 2). En este tipo de planta se pone el énfasis en las relaciones funcionales entre las habitaciones y en las secuencias espaciales individuales; por ejemplo, la relación entre la cocina y la zona de juegos, entre la cocina y la entrada, o entre el dormitorio de Jos padres y el de los niilos (ejemplo 3). Los espacios así creados adoptan formas poco usuales que suelen presentar problemas de amueblamiento estándar y sólo aceptan bien el ideado y diseilado por el propio arquitecto. Dado que los tipos de circulación (y, consiguientemente, las relaciones entre ellos) que determinan nuestras vidas están en continuo cambio, estas plantas .,envejecen" rápidamente: son tan "perfectas" y especiales que acaban por ser inflexibles. Puede con1iderar1e como una variante de la planta orgánica. No •• caracteriza por ninguna posición particular de las paredet, sino por su omltlón. Lat habitaciones rara vez están Nparadal de la zona de circulación y pr818ntan sólo alguna ligera aeparación entre ellal: fluyen una en otra, ofrecen referencias vlaualn e Invitan al visitante a avanzar. Las viviendas de lite tipo parecen mayoru Y rQÍI ablertaa y la• habltaclonet Individuales llempre eltán relacionada• con el conjunto. En ile)emplo 1 (entreluedo horizontal), la 1ala de e..,, el comedor y 11 cocln1 H fuelonan oon loa patllloa del dormitorio de los pedrea y de los de los hljoa; laa habltaclonH M pr...ntan eaoelonadu unaa con otras y con reapecto al eje de circulación. Por otra Plrtt, el entrelazado vertloal auele conducir a una dlveraldad de altura• de techo de lea hab~naa y de relaclon11 llpaclales que aumentan el placer de la circulación a travH de IJI vivienda (ttjemplo 2). La fluidez del eepecio .. refuerza a menudo mediante el uao de la luz: el vlaltantt .. alente atrafdo hacia una fuente de luz colocada en el extremo del recorrido. En·el e)tlllplo 1 M trata de la cristalera que da acceao al Jardfn altuado en el extremo oputato 1 la entrad~; en el eJemplo 2, la fuente de luz no ea otra que la claraboya, auvo .haalumlnoao vertloal .. convierte en el foco central de la vivienda. u tlpoloele de ...0.• : lentu • ca..Ahtll oper• mía con las t relacionea visuales que con le proximidad lruntael. dt.man•• · ue._ habltto16n Indiviq . dual conNt'Va en gran medlde IU lndepandenof• ·• - . . . . .~-~~~~ de • • concepción de la vlvlendl, ~ue tienen muoho q~• ~~;t¡:~~ ·de Mpl· rar lo Individual de lo oomun, quedan uf DlrOialmMta ,. ...... ...... . · ·
  26. 26. l1'1 rv~llrLJ l-t:_l.'~' ~~ilit J]; ~' ~ ~ "Planta da racimo" 1 O. M. Ungers: Wilhelmsruher Damm, Berlln, 1967-1969 2 Otto Jager und Werner Müller: "Hannibal", Stuttgart-Asemwald, 1969-71 3 Theo Hotz: Buchgrindel 2, Wetzikon, Zúrich, 1979-85 4 Carlos Ferrater: Villa Olfmpica, Barcelona, 1991 5 Johannes Uhl: Wilhelmshavener StraBe, Berlln, 1978-81 6 Francesca Sartogo, Arnaldo Bruschi· Capo Linaro, San Marlnella, Italia, 1966-67 Planta "orgánica" 1 Hans Scharoun: "Julia". Stuttgart, 1954·59 2 a b Heinz Rasch. Planta previa y propuesta 3 Walter und Bea Betz: House Schater, Würzburg, 1966 [iJ -----------1 1 1 ___. :i:; Q[J Planta fluida 1 P. Phlppen: Hatfiold, Londres, 196' 2 a b e d Herman Horubergor Vív·orc:'..J~ 01Jgc-c... Jt-lft 1976 29 ,,
  27. 27. En esta tipo da plante al tema principal de la vivienda lo ocupan lOS recorrid"" da circulación a1l'av6a dale_.. So crea al mayor númaro_ poofbla da ralaci- tuncfonai8S Yespa58 ciales entre las diversa• habitaciones. A diferencia del enfoque anterior. en nta _la conexión sólo se ostabl.ce antro cada lugar y el siguiente. Sin '"?bargo. cuando la desarrolla en tomo a un patio centrallejamplos1. 21. temboén se crean relaciones vosuales antro las habitaciones situadas en fados anfrentedotl del mismo. Sial paso a las habitaciones está constituido por un pasillo adicional (ejemplos 2, 31, aquéllas adquieran el aspecto de salas da exposición distribuidas a lo largo da un circuito da visitantes. Dado que -tipo de distribución conlleva un notable aumento da la superficie destinada a circuleclón, se considera una disposición da lujo para casas unifamiliares. Si la sala de estar en el centro de la vivienda (ejemplo 41, al acceso a cualquier habitación se puede realo méal rutas. En el ejemplo 5 asto sólo se consigue a costa de espacio para por lo tento, cabe suponer qua algunas puertas sólo se abrirán o cerrarán en en qua lo requiera la situación familiar da cada momento. En algunas plantas 1 corcu.íto, el núcleo do baños y cocina ocupa el centro da la vivienda (ejemplo 61; en otras ;~oones, es la propia caja do escalera la que se dispone en posición centrallojemplo 71 . .•ndomberg~. en esta último caso se corre el riesgo da que las habitaciones queden demasra o atomrzadas o aisladas, como en ciertos ejemplos de la planta pasillo. vlvoan~ ~stá mob~haroo; ~ m~oda ~~ar ~-~s ¡. ;---, 1--, 0 1 !EI·itih!EMI""IDNHiiHIMI'hW·hb"'li!i 1· · · ·· La situación familiar (tamaño composacaon) en contmuo cam b"ao y la creciente diferencia. ción de las necesidades de al~jamiento entran en contradicción con la necesadad_ ~e no_rmalización e industrialización de la construcción masiva de vivien~as: La. ~olucaon mas lógica a este problema sería la posibilidad de transformación de la dastnbu~a.on, antes que verse forzado a cambiar de vivienda. Los posibles enfoques de esta cuestaon van desde modificar las paredes exteriores, modificar sólo las interiores, sin tocar la fachada, p~ever habitaciones que p..,edan adjudicarse indistintamente a viviendas diferentes Y cambaar la forma y tamaño de las habitaciones por medio de tabiques móviles. Indudablemente, la solución más radical es la de la "casa creciente" (como la casa unifamiliar del ejemplo 1), en la que se diseñan previamente las posibles expansiones graduales que pueden ser llevadas a cabo por los residentes para incrementar su sentido de identificación con la propia casa. En el ejemplo 1, como en casi todas las demás soluciones, el núcleo del edificio, a partir del cual éste se desarrolla horizontal y verticalmente, consiste en un núcleo de instalaciones y acceso, que asume simultáneamente funciones estructurales. El ejemplo 2 es un caso pionero de envoltura exterior modificable (horizontalmente): la planta individual se construye sobre una plataforma y consta de una serie de paredes ligeras contenidas en el seno de un esqueleto portante de hormigón. En el ejemplo 3 también se emplea un sistema de pilares, pero en este caso las fachadas portantes y las zonas de instalaciones son fijas; los usarios tienen la posibilidad de establecer la distribución interior que les convenga mediante el uso de tabiques especiales desmontables. La escasa profundidad del edificio permite _tener en todos l?s caso~ una bue_na iluminación natural. El ejemplo 4 es u_na ~str~ct~ra tapo en la que las mstalacaones estan colocadas en un eje y se deja el resto sm dastrabuar. No obstante, el intento de resolver los problemas de alojamiento residenc·aal e 1 t • on P an as fl exa"bles ha t e~•"do re1 • ~tavamente poco éxato. El problema del aislamiento acústico no se ha resuelto satasfactoraamente,dlos costes de los falsos techos (las rutas d e 1 • t a 1 • as ans acao• • rt nes d e 1 y, en cae os casos, e 1 sastemas de calefacción etc ) n h uz os d" d · · · 1 car las ventajas de un proyecto de planta flexible. La prácti::S ha. do an pod 0 JUStafa• • emostra o sobrada• d 1 men t e que 1 mayoraa e os usuaraos t1ene un temor casi reve e · 1 1 a • rentes al hecho de cambiar de posición una pared y prefiere 0 rt nc•a a os. ga~os an~~­ pativo. Los edificios y las viviendas siguen siendo considerado P ar tor el da~eno partac•estático, a lo·cual no hay más remedio que adaptarse ComQ ms ~or a mayoru~ como algo Así p"es, hoy por hoy, la flexibilidad se r.estringe al tamaño d eJor s~ ~ueda. 1 de carácter· neutro que puedan asignarse a viviendas dlfere t · e la vav~enda: habitaciones das en una .s ola (ejemplo 5). Uis formas y los tamaños de ~ es, 0 ~ u~ar dos o más vivienficarse, hasta cierto punto, i~tercalando elementos mÓvil a~li~.abltacao~es pueden modimient~ que permite ca~biar los usos d•ntro de la ·vivlenCI:s , g~ros. Exaste otro phinteaespaclos n~tros que, sm embargo, requler•n ·Ún'lt PilO me •~e _ Incorporación de la 01 d~~en permitir,_ en todo caso, el ac.cMo ~,ndep•odJ,-.nte : ~18~~ Y ~mafio •decuados y v1v1endas del s1.glo XIX ofrecen al usuario Jllocltf~ ."~•.-g,Q~ IW)ftnplo 6). Muchas buena parte de las ;pl,antas modernas, nftr ¡malv.· e-i.:~•-.:a~.•~9J .· D~.tcJe flulbllldad que . ·l'f"" . •·7Jr~jl ~. -MMJA~· •9f. . IJ;,.~~' • v.: . .· Friederlke Schnelder ti g 1 L.... t cr -=
  28. 28. .... Planta circuito ~ 1 Alisan y Peter Smithson: House of the Futura, Exposic1ón Ideal Home, lou 1956 2 Berry Gesson. John Meunier: Barton, Cambridge, 1965 3 Huygens, Tappe: Wayland, Massachusetts, 1965 4 Oiener & Oiener: Hammeratrasse, Basilee. 1978-81 15 O. M. Ungers: Garthestrasso 8, K61n Riehl, 1957 8 "Synd•cat dos Architects de la Solne" : propuusta de vivienda flexible, Parls, 19GO 7 Rem Surukl: "cruciformes·, Paris, 1967 ... A i) .~ f ~es 0 ~ b3 1 i- l!i 1 --~lÍTi. l: · - 11- ~~ :t~-iol~ ~~~"~ S!aa ~ ~ tiJlU ~ ~~ • • -1-- - .. 1 ... .,....... .. ~---_ _ · ~-- F-:': :1 Planta " flexible " 1 Espacio fun c ional n.utro 1 Ronzo P1ano, Peter R.ee· Sistema viviendas, Pcrugia. 1978 2 abe d E:rik Fr~rger V Swcde,. 1935 3 Mu:1 van dor R~'le W 4 Wollor f :1:"er Br 5 Wemer Kollr C Alerne11:a 1976 8 Oie~ J &O. ~A T
  29. 29. Le importancia del acceso Como parte del rllpldo·deMrrollo experimentado por la construcción de alojamientos resl~.. mulvop diiiiCM la 11 Guerra Mundial, ha surgido un gran n&lmero de nuevos conceptoa y form.. ,cfe ,a}o),mlento. $In embargo, cuando examinamos esos nuevos concep- to. ala luz de IQ!I:pLlartM ·c,t. vista actuales, nos damos cuenta de que sólo unos pocos han sido capaces de .....,.co., 6xlto la exigente prueba que supone el uso cotidiano, la vida dllrla. Por desgratll. .cuando la gente empezó a percatarse de ,que la causa principal de au l......,acclón 'con :!tU 'lugar de resldeocla era la falta de atractivo del ambiente residenen cial - general, .era ~ demasiado tarde. Desde lu~go, la solución no es sencilla y pasa ~poruna .actua~ón .global. En realidad, los únicos casos en que se han notado sínaon aquellos en que se ha procedido ~ reorganizar el entorno completo ~611 rMidenclal, ea decir, la zona de las vlv!endas, el edificio en sf, y todo su ... 111._..,.. 11 Acttaiimente~ casi nadie discute ya que el acceso, como elemento conectador . (10.101' ~ toda esta .correlación, juega un papel esencial en cualquier promoción resi- totnlla·••oce ..W 1 lan ""'>o.1 l«eoop¡, cía..,. .. ta..,.,ienct; ., .. <ttu., Pane, ,. •uto,>. ... !l$ptQ¡¡ ¡ domina, 'ntiano, a Partir< Desgraciadamente, en demasiadas ocasiones hemos permitido que las condiciones económicas impongan una disminución de la atención dedicada al acceso a los edificios residenciales. .Ea 181 contexto de la construcción residencial desarrollada en altura, por lo general el tema del acceso se ha reducido a unas pocas áreas exteriores de relación como las caUes, las aceras y las zonas de aparcamiento. Por lo común, las zonas verdes que separan los ed"lficios son consideradas como •verde privado .. (para mantener las distancias sociales) y, por ende, se las hace inaccesibles (léase, •prohibido pisar el céspedn). En cuanto al interior de los edificios, las zonas de relación entre las viviendas se reducen, igualmente, al mfnimo imprescindible (caja de escalera y pasillos). El espacio se destina a conseguir el ináximo de superficie útil de vivienda. Todo ello quiere decir que los espacios ptiblicos y semipúblicos (que originalmente habíamos heredado de los conjuntos desarrollados tradicionalmente, en forma de zonas que se extendían hasta las propias vivienBu · elitré' t~ ~'Y qu~ cumplían una amplia variedad de funciones sociales) de los t glieftos.residenciat.S que flan crecido en las afueras de nuestras ciudades, con sus siste~ ...,otuDcionales de acceso, han quedado relegados casi exclusivamente a las funciónes de circular o conducir. ••• demos ha dt.r tntret dtncia corw,e que ti trfU quilo tio ~ caU '! no Por ro -~. puede ~rse que ha desaparecido el espacio exterior de las viviendas, que E~ te ~o·se empleaba para multitud de actividades humanas y muchas de las zonas que se u ofr.8C8n éomo comunes (p.·ej., los campos de juego) no constituyen un sustituto satisfac~· ~Imante, tales zonas ~stán demasiado alejadas de las viviendas y, por lo · '• -son de escaso interés para sus residentes. Además, en esas áreas no pueden desa· ;jriJUarSe"satisf840toriamente los destt•bles contactos entre vecinos, ya que el grado de -anónimato inherente a tales instalacio'n es es demasiado elevado para que induzcan al desarrollo de .comunicaciones sociales estables. Como Ja .experiencia demuestra sobradamente, los únicos aco.ntecimientos que suscitan .r .jqtereS chtt residente de una vivienda por su entorno iñm&diato, son aquellos que él ,.....o puede percibir fácilmente desde su propio hogar. La capacidad y la disposición del lllil,dente.para tomar part.e en los contactos s~c:iales están estrechamente vinculadas a su ~ sensoriid y 5e restringen, por lo ·m ismo, a distancias cortas y zonas pequeñas, como Jp qu·e d8finen 5u capacidad. de rec9nocor a la ge-:~te, escuchar y llamar a los pa· ...,.._, y -.ludar á IOJ c:Onocidos. Esa zoqa .se corresponde aproximadamente con la extensión .áreas.de acCeSO compren,.,.das entre dos ecflficios de viviendas contiguos cte ·b .U Cuatro .piios, decir, afredécror de Ul)os 20 6 25 metros. Si la excesiva distancia Obst8cufiza .el establecirrliento de cóntactos cftt un residente de un edificio de viviendas con .u ento1119 social (como ocurre, por ·ejemplo, entre ecflficios de mucha altura), ello ~ redclndar en que tales 90~cto~ no::n-.uen a 8Jtablecerse en absoluto. Las lamen~ CQ~. . da t~JI aiSia'mieqto ·en : O. .. . .cfpa 'de viviendas son de todos conoJ ciiJil.t. ·Sf,se pretertde quel~~ ~~lqjami'.!ltPSirJtJ.I~cf•f'- ·promuivan realmente la comu. nJP,.cióQ ~JJ:tre sus r•lde~es•.Ja prlrnttra ·mJdid.e que .. . .nos antoja como absolutamente ~a ":la .~e•c:lón de Jot 8fPafiOI!ft :~ adecuadO$ y su· dotación con cualidadés que los ba'ga verdadtramentt ...vbtJb,_'"., :¡ p virtud de la nec8$idad regular de utilizar el -.paclo de.ecceso, resufta ..,;.id~Bfe .queto.~~ ,peatonal" a la vivienda y los espac:iOJ!I·W ~lcaclón .errtre 1• ·dhfMIU IY.flrJondu han de proporcionar las condiciones ~-~ :para la creación lfe ;.,_ •de ,r•JM~ón, para su aceptación por parte de los -~, y, consecuentemente, Ptra · Qu.lH:diurroJien lot d&Mados procesos de inte. ~i.P.fNtra ·da •• viviendas lndivfduAIJftl, de,_ h Tes.sefiO'o": Casa'" hile' a tot1 blt'ICO te ll'ldtf&. u, 19101911 u ,f uncional de las zonas de acceso . ,,... :la:capaclded de los residentes para t(1j~ -fue formulado duran:, :jit.xto .el sociólogo Norbert . o,, ,.'fiDJIJ~ ~empleando el término 1 :l!fVIend.,_.; por medio de la cerrar• la vivienda cerrar la puar· visual no desea· que aqui se •n de~ ine.itob ruido. 1 st.-tJ~ · "- "'

×