• Like
Libro La piedra de alcublas
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

Libro La piedra de alcublas

  • 1,171 views
Published

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
1,171
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
19
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. La piedrade AlcublasAplicación enpatrimonio históricoy en la arquitecturavernacular local Ayuntamiento de AlcublasALCUBLAS ESCRIBE José Luís Alcaide Verdés María Desamparados Civera Adrián Soler María José López Azorín Albert Ferrer Orts
  • 2. La piedra de AlcublasAplicación en patrimonio histórico yen la arquitectura vernacular local
  • 3. © José Luis Alcaide Verdés (de CASETAS, REFUGIOS Y SIETES)Adrián Soler, M. Desamparados Civera, María José López y AlbertFerrer, de sus textos.EDITA: AYUNTAMIENTO DE ALCUBLAS, con la colaboración de laCONSELLERIA DE CULTURA I ESPORTCOLECCIÓN ALCUBLAS ESCRIBEDepósito legal:Imprime:Diseño y maquetación: J. BLANCO
  • 4. La piedra de Alcublas / 3SALUDA DEL ALCALDEDe nuevo se me brinda la oportunidad de dirigirme a los lectores de nuestracolección “Alcublas escribe”, con un nuevo trabajo sobre el patrimonio local,en este caso sobre nuestro material más noble “la piedra de alcublas”, y sobreconstrucciones de piedra que en nuestra historia tiene un papel tan relevante.Es sin duda un primer catálogo que nos introduce en un mundo apasionantey que debemos tener muy en cuenta.La arquitectura tradicional vernácula nace ligada íntimamente al paisaje, frutode la sabia combinación inmediata de la materia disponible en un entornoconcreto, según sistemas constructivos y técnicas artesanales creados por lamano de sus pobladores en el transcurso de generaciones y que responden auna estricta funcionalidad. Su conocimiento y puesta en valor, así como eluso ordenado del territorio son los ejes claves a tener en cuenta en cualquierpropuesta de futuro.Sin duda alguna, la conservación y restauración de la arquitectura tradicional,fomenta y desarrolla los oficios y la industria local, no sólo porque propor-ciona actividad a los artesanos y pequeños industriales, sino porque el gruesodel beneficio de esa actividad en forma de mano de obra, revierte en un altoporcentaje sobre nuestro ámbito inmediato. Este carácter conservador denuestros elementos de arquitectura tradicional, con sus virtudes ecológicas ysu voluntad bioconstructiva constituyen aspectos de rabiosa actualidad recla-mados por una renovada sensibilidad medioambiental de técnicos, construc-tores y futuros propietarios de casas en el espacio rural.El nuevo trabajo que nos ofrece José Luis Alcaide, en colaboración con loscomponentes de la Asociación Cultural Las Alcublas, que han convertido sutiempo libre en una apasionante tarea de documentar nuestro patrimonio cul-tural, para compartirlo con toda la vecindad, y ofrecer así la posibilidad dereflexionar sobre niveles de protección y de su puesta en valor, y tambiénaportar elementos de juicio a la Instituciones para determinar su incorpo-ración al planeamiento urbanístico de Alcublas. Tareas que, a su vez, per-miten ir descubriendo y proponiendo iniciativas que puedan encadenarempleo y desarrollo.
  • 5. 4 / La piedra de AlcublasEn esta ocasión contamos con la estimable colaboración de Adrián Soler,licenciado en Bellas Artes y con una experiencia del uso de la piedra deAlcublas en el noble oficio de escultor, que no sólo nos enorgullece comoalcublano y por su proyección profesional, sino que ofrece un nuevo abanicode posibilidades de promoción local de dimensiones culturales muy impor-tantes.Conocer nuestra propia cultura, capturarla desde cualquier disciplina artísticay ponerla en valor, ha de ser una constante en todo pueblo que se precie.Catalogar y registrar aquello que nos rodea con rigor y con actitud respetu-osa por lo tanto que debemos a nuestros antepasados, será tarea a la quepoco a poco pero sin pausa, nos vamos sumando con mayores inquietudes yaportaciones desde diferentes colectivos y profesionales. Los estudios quenos aportan Adrián Soler sobre la pedrera, y el testimonio que nos ofrece elprofesor de Historia del Arte Albert Ferrer sobre la construcción de la Torrede la Iglesia dan una relevancia muy significativa a esta nueva publicación. Atodos ellos nuestra consideración y enorme gratitud.El presente texto se publica con la ayuda de la CONSELLERÍA DE CULTURA IESPORTS, y ofrecen una visión panorámica e histórica del material por exce-lencia de Alcublas, la piedra. En sus aplicaciones, en su largo recorrido pordiferentes construcciones, que supera con claridad el ámbito estrictamentelocal, le sitúa con todo merecimiento entre ejemplos sobresalientes de laarquitectura como un material muy noble del patrimonio de nuestro país. Enconsecuencia debemos insistir en el conocimiento y estudio de sus usoshistóricos, con la búsqueda de testimonios y ejemplos de diferentes épocas. Ysin duda, en el empeño de encontrar nuevas aplicaciones que ofrezcan opor-tunidades de crecimiento y singularidades de usos actuales.El agradecimiento sincero desde el Ayuntamiento y mi profundoreconocimiento a quienes contribuyen a esta tarea tan apasionante, que nospermiten mejorar como personas y colectivamente, y a su vez, posibilitafortalecer la identidad como pueblo.Manuel Civera SalvadorAlcalde de Alcublas
  • 6. La piedra de Alcublas / 5SALUDA DE LA CONCEJALA DE CULTURAEs para mi una enorme satisfacción como Concejala de Cultura el poder escribirestas letras, ya que quiere decir que editamos un nuevo libro que quedará para lahistoria de todo un pueblo como es Alcublas.La colección “Alcublas Escribe”, impulsada por un Ayuntamiento preocupado porla cultura y la recuperación de nuestras historia, se va completando cada año con elobjetivo cumplido de poder ofrecer a vecinos y visitantes la historia viva y que contanto cariño y entrega están realizando todos los autores que relacionados de unmodo u otro con Alcublas. Así, van perfilando en distintos ámbitos una com-pletísima investigación, que aflora facetas desconocidas o -diría yo- olvidadas y quecon su labor nos dan la posibilidad de plasmarlo por escrito, para que no se olvide.Este libro que tienen en sus manos es el resultado de una cultura, historia,economía... que existió alrededor de la piedra y que en sus muchas manifestacionesinunda el paisaje de nuestro pueblo: paredes, ventisqueros, caleras, corrales de gana-do, incluidas las casas del casco urbano, pero también -por su apreciadísima cali-dad- nuestra piedra esta presente en numerosas edificaciones emblemáticas de laciudad de Valencia.Quiero hacer una apreciación del Taller de Empleo de Mampostería que se estadesarrollando en Alcublas, con ocho personas que están aprendiendo una oficio, ala vez que se recupera esa tradición, y que tiene como objetivo la recuperación delentorno de los Molinos, ya se esta viendo todo el trabajo realizado, que debemossaber respetar.Os recomiendo la lectura de este libro para adentrarnos de lleno en nuestra histo-ria desde todas las facetas posibles, y que iremos recuperando con otros númerosque siguen proyectándose y que se está trabajando con diversos autores -todosellos alcublanos de pro- que tienen a bien el poder enaltecer a Alcublas, y a suhistoria.Desde el Ayuntamiento y la Concejalía de Cultura, animo a que nos planteéisnuevos temas de investigación que estaremos encantados en publicar.Maria Desamparados Civera Domingo
  • 7. 6 / La piedra de AlcublasLa historia continua:Taller de empleo de mampostería en Alcublas Maria Desamparados Civera DomingoCuando comienzo a escribir estasletras siento que estamos inmer-sos en una aventura, en algo quehabíamos pensado con anteriori-dad y que la sucesión de acontec-imientos y nuestra tenacidad hanhecho posible todo lo que esta-mos viviendo en Alcublas.La iniciativa del Taller de Empleose configura como un programaque incentiva la cultura del apren-dizaje, a través del compromisoformativo de las Instituciones públicas, las empresas y el conjunto de la sociedad.Las bases para la concesión de ayudas públicas destinadas a estos programas seestablecieron por Orden del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales en 2001; pub-licación del RD 395/2007, por el que se regula el subsistema de formación profe-sional para el empleo; subvenciones de política activa de Empleo que viene desarrol-lando el Servicio Público de Empleo Estatal La gestión de estos programas públicosde empleo y formación corresponden a la Conselleria de Economía, Hacienda yempleo a través del SERVEF.Con la asignación y realización del Taller de Empleo lo primero y más importante adestacar es la labor social llevando a cabo con todos los alumnos que asisten. Cadauno es una vida y una historia que puede atestiguar que cada uno de ellos se lo hatrabajado y apostado por estar donde están, en el Taller de Mampostería en Alcublas.Ese sentimiento se ha palpado en todo este trabajo que están realizando. Desdesu proceso de selección, en los exámenes, entrevistas, y prácticas hemos esta-do al lado de ellos, hemos visto la fuerza de su interés, tanto el Alcalde comoyo misma, y han tenido nuestro apoyo y reconocimiento. Ahora 8 personas -8familias- se benefician de este gran proyecto y Alcublas se beneficia de ese tra-bajo de recuperación que tanto necesitaba.
  • 8. La piedra de Alcublas / 7Este Taller de Empleo supone para Alcublas un derecho del que ya disfrutaban otraslocalidades, pero al que nunca habíamos podido acceder, por despreocupación.Cronología de una aventura que marcará la historia de Alcublas.La idea se llevaba muchos años en mente por la importancia de la piedra en Alcublas,y surge con el acceso a la alcaldia de Manuel Civera Salvador, cuando la Concejala de Cultura, Maria Desamparados Civera Domingo, lo lleva al Consejo Local de Cultura el día 1 de agosto de 2008. Con ello, se pretendia impulsar una Escuela-Taller para recuper- ar un oficio con mucha tradición en Alcublas, y que las nuevas generaciones no conocían, ya que estaba en fase de desapare- cer. Nuestro objetivo era promover un estudio sobre la posibilidad deexplotación de la Pedrera de Alcublas, que tanto renombre había dado a la población,y a la vez obtener una fuente de ingresos que si se demostraba viable, llevara a crearuna industria alrededor de la misma, como antiguamente hubo. Y también, poner aldía todo el valor Patrimonial de Alcublas por medio de la piedra seca: caleras, ventis-queros, paredes de bancales... una idea que diera impulso a la economía local y crearaempleo.Los inconvenientes estaban en los limitados medios económicos con los que cuentael Ayuntamiento, con pocos ingresos, pero una Orden de la Consellería deEconomía, Hacienda y Empleo convocaba los programas de Escuela taller Casas deOficios Talleres de Empleo y Unidades de Promoción y desarrollo para el ejercicio2009. Tenímos pocas posibilidades pero en la Mancomunidad “La Serranía” a la quepertenecemos y de la que ostentamos el cargo de Vicepresidenta 2ª en la persona dela Concejala de Cultura Maria Desamparados Civera Domingo, nos comunica que seiba a presentar el proyecto del Taller de Empleo “La Serranía II”, ya que el año ante-rior habían gestionado la fase I. Nos presentamos,compitiendo con otras localidades,y la Comisión de Turismo, Empleo y Nuevas Tecnologías de 6 de febrero de 2009 -reunida en Gestalgar- aprueba nuestra solicitud, junto a otras tres de otras localidades.Puestos en marcha, presentamos el proyecto de la obra a realizar, la memoria valora-
  • 9. 8 / La piedra de Alcublasda de la actuación a realizar y la memoria descriptiva, las actuaciones a desarrollar, elpresupuesto con estimación aproximada (los costes salariales no estarán reflejadospues serán subvencionables al 100%), el plano de actuación de la zona...Toda esta documentación esta ratificada en el Pleno de Mancomunidad del 16 demarzo de 2009, donde indica que la puesta en marcha de esta especialidad prevé unatrayectoria en potencia de los alumnos que formen esta especialidad ya que, hoy porhoy la Comarca carece de todo tipo de empresas que dominen esta técnica ancestralpero dilapidada por las nuevas generaciones siendo los mas veteranos los únicos queconocen y dominan esta práctica aunque cada vez más demandada ante todo de caraa la construcción de casas típicas o acondicionamiento de antiguas obras realizadaspro medio de esta técnica.De este modo, la realización de esta especialidad formativa tendrá por objeto la recu-peración de la antigua cantera, desde la que se abasteció en el pasado obraspertenecientes a toda la Comarca y alrededores utilizando las extracciones que seobtengan de esta para la recuperación de diversas construcciones del medio agrícolacomo corrales, ribazos, caleras etc.Así pues la realización de la especialidad de mampostería en la localidad de Alcublasse situará en el entono de la zona denominada “Los molinos” , donde los alumnos-trabajadores restauraran las casa del molinero, las laderas del terreno en las que losribazos derruidos y otras zonas erosionados por el tiempo serán rehabilitados.A través de la formación que los alumnos-trabajadores recibirán durante el Taller deempleo, estos adquirirán la suficiente formación de cara al desempeño de dicha pro-fesión ofertando a las diferentes poblaciones de la Comarca así como a territoriosadyacentes la realización de este tipo de construcción creando así un nuevo servicio
  • 10. La piedra de Alcublas / 9hasta la fecha inexistente en nuestro territorio.La aprobación de la Solicitud del Taller de Empleo “La Serranía II” establecíalas características de las plazas ofertadas, las condiciones de los aspirantes:parados de larga duración, mayores de 25 años, con cargas familiares, el desar-rollo de las pruebas y calificaciones, puntuación de la situación, de losconocimientos generales y la entrevista personal al alumno por el Grupo Mixtode Trabajo del Servef y Mancomunidad.Hemos vivido a lo largo del verano los progresos que desde la sede en elAlbergue Edificio de Usos Múltiples se han llevado a cabo por la vistosidad delos mismos, por su elaboración de arcos, pozos, pilares, que toda la gente quese ha acercado ha disfrutado y valorado positivamente.La historia sólo ha hecho que empezar. Quizá sea materia de historiadores latarea que a continuación se plantea por los restos hallados en la falda de LosMolinos de anteriores generaciones y que con el inicio de los trabajos se handescubierto: restos de una edificación importante, vasijas y otros enseres deépoca indeterminada, que corresponde a los arqueólogos determinar.Mientras tanto el paisaje de Los Molinos va cambiando y se denota el trabajotan arduo que están llevando a cabo, con el acondicionamiento de toda lasenda, que jamás ha estado tan hermosa. Es tarea de todos concienciar delcuidado de toda la riqueza que nos rodea y pensar que quizás los hallazgoscambien la historia escrita de Alcublas, o aporten nuevos datos a la historiaque no estaba escrita.De una manera u otra, el Taller de Mampostería es la razón de toda esta aven-tura que pronto dará nuevos frutos.
  • 11. 10 / La piedra de Alcublas
  • 12. La piedra de Alcublas / 11La Pedrera:la antigua cantera de Alcublas Adrián Soler "Hállase la cantera abierta en un montecito al norte deAlcublas en bancos casi horizontales ; dista como a unquarto de legua de la población, (...) En casi todos los edi-ficios del pueblo se ven sillares ó cantos de mármolnegro, porque esta es la piedra de los alrededores."Observaciones de Cavanilles, 1795La antigua cantera de Alcublas se encuentra, como apuntó Cavanilles en susObservaciones,... , al norte de la población, más o menos a un kilómetro y mediopor el camino que se dirige a Segorbe, se trata de una pequeña montaña rocosa ala que se accede por un camino que aparece a la izquierda tras el puente que cruzael barranco donde se encuentra la antigua ermita y el depósito de Santa Barbara.El origen de su uso se pierde en el tiempo, pues desde la época romana se conocede la utilización de materia para la construcción que se extraía de dicha cantera.Hay que tener en cuenta que, debido al terreno aluvial sobre el que se asienta la ciu-dad de Valencia, no hay piedra en el subsuelo ni en sus cercanías, por lo que seaprovisionarían de sus alrededores. En algunos yacimientos arqueológicos de laValencia romana, en el casco antiguo de la ciudad, donde se ubicó la parte monu-mental de la colonia, se encontraron sillares oscuros de caliza de un color gris azu-lado, de difícil identificación de producción, son conocidos como piedra deAlcublas, aludiendo a su procedencia. Pero este dato no ha sido confirmado medi-ante análisis petrográficos, así que bien podría tratarse de la caliza dolomítica deSagunto también utilizada para la construcción. Este dato hay que tenerlo en cuen-ta porque se trata de dos ciudades costeras con puertos dedicados a la actividadcomercial en la época imperial.En el S.XVII con motivo de la construcción de la Basílica, J. V. del Olmo describióde esta manera los restos hallados, datados en la época romana:
  • 13. 12 / La piedra de Alcublas "Hallose a los diez y seis palmos un pavimento muy dilatado de piedras açules de los montes de Murviedro."Por otra parte el historiador N. P. Gómez Serrano, menciona la existencia a 3,5metros de profundidad de un pavimento y una cloaca de piedra de Alcublas en lacalle del Palau y la Plaza de lAlmoina.La historiadora María Jesús Blasco Sales, afirma que en la actual plaza de lAlmoinarestan fragmentos de losa de Alcublas, del antiguo foro romano, lo que sería comola plaza mayor de nuestras ciudades actuales. Hay que destacar la importancia quetendría este hecho, pues el forum, era el centro de la ciudad y lugar de convergen-cia de la vida pública romana, donde se agrupaban las funciones políticas, reli-giosas, judiciales, administrativas y económicas de la época.La procedencia de los materiales en esta época puede dar lugar a confusión, puesno se han conservado los registros, que realizarían las officinae lapidarias romanas,encargadas del abastecimiento lapidario.Además, los romanos también se abastecían de otra piedra de color gris extraídade una cantera aun mas próxima que se encontraba en el término de Godella.En la etapa republicana la piedra que se utilizó, normalmente en grandes sillaresera caliza travertínica, traída de las canteras de Rocafort y Godella.La época imperial (27 a.c.-476) supuso una diversificación en el aprovisionamien-to de piedra, desaparece la travertínica local y aparece el tipo del caliza lacustre grisoscuro, de las canteras de Alcublas o Saguntum, junto a un lujoso elenco de már-moles importados (Carrara, Grecia, Numidia...).El abastecimiento de material lapídeo para la epigrafía o la construcción por partede las officinae lapidarias que dieron servicio en esta zona y a la ciudad de Valentiase controlaría desde la ciudad romana de Edeta, actual Liria, encargada de la pro-ducción y el comercio que tuviese lugar en todo el territorio edetano, mitad nortede la provincia de Valencia y la sur de la provincia de Castellón.Según Rosario Cebrián Fernandez, la conocida como piedra de Alcublas, se uti-lizó como soporte ideal epigráfico en inscripciones y decoración durante la épocaromana, también utilizaron el tipo similar de caliza extraído de las canteras sagunti-nas, el uso de uno u otro material indistintamente se hacia en base a la proximidadal área de Valentia, Edeta y Saguntum, respectivamente, en donde se concentranmayor numero de inscripciones en torno a las ciudades.Aunque La Pedrera, pudo ser descubierta anteriormente a la llegada de los colo-nizadores romanos. Es conocida la existencia de varios asentamientos íberos en laCalderona, conocidos como íberos Edetanos, anterior al siglo III a.c. No sería pre-cipitado suponer que ya los íberos edetanos conociesen de la existencia de este
  • 14. La piedra de Alcublas / 13yacimiento, pese a que su arquitectura se basaba principalmente en los muros demampostería y adobe, también utilizaban este tipo de material en sus caminosenlosados (Castellet de Bernabé), y que a través de estos conocieran la cantera losposteriores ocupadores romanos.La cantera de Alcublas nunca ha tenido una explotación regular, ha sido utilizadaocasionalmente para obras concretas. Tras un periodo de cinco siglos de domi-nación musulmana (VIII-XIII), maestros en el arte de la cerámica y el ladrillo,como fundamental característica de su arquitectura., la caliza de Alcublas volvió aser requerida, durante la Baja Edad media, en dos edificios paradigmáticos del góti-co. Encontramos restos de mármol oscuro de la Pedrera, en las ruinas de laCartuja de Vall de Cristo, mal conservado y ruinoso por los ataques que ha sufri-do a lo largo de la historia, y en la prestigiosa Lonja de los Mercaderes, declaradoPatrimonio de la Humanidad desde 1996, en el pavimento del Pabellón delConsulado, y en la escalera de la Sala de Contratación.Los cartujos de Vall de Cristo, administrarían la extracción de la cantera desde1409, año en que fueron donados a los frailes los términos de Altura y Alcublas, yestos controlarían los recursos que se hallasen en dichas tierras. Los destinatariosse encargarían de la extracción del material, de separar los bloques y prepararlospara el transporte, para una vez en el sitio rematar su adecuación y disposición finalen la obra.Aunque el poder de comerciar con la cantera, perteneciese a los cartujos, los veci-nos de Alcublas podían disponer a modo particular del material que necesitasen;entre otras cosas, utilizaron la piedra de la cantera para la realización de obras pub-licas: en La Casa Consistorial o Ayuntamiento, en la fachada y el arco de la entra-da, en la mena, un conducto de agua que funciona a modo de acueducto cubier-to desde el yacimiento hasta la fuente de San Agustín, en la fuente y su abrevaderos,o los pavimentos y bordillos que rodean la iglesia. Así como en los lavaderos de LaCava o El Balsón.Volvemos a encontrarla en una obra importantísima del renacimiento valencianocomo es el Monasterio de San Miguel de los Reyes, ambicioso edificio concebidopor el duque de Calabria, diseñado por el prestigioso arquitecto del Rey Alonso deCovarrubias. De esta época se conservan documentos manuscritos de los arqui-tectos, dirigidos a los escultores en los que se detalla rigurosamente, la forma delos diferentes elementos arquitectónicos, así como la cuantía que percibían y lapiedra que debían utilizar. Se encuentra en los tres sepulcros del interior de la crip-ta, obra de Fr. Juan de San Eusebio. En la balaustrada del presbiterio, en la escalerade acceso a la cripta, en diferentes zócalos y en la mesa del altar de los escultores
  • 15. 14 / La piedra de AlcublasFray Atanasio de San Jerónimo y Fr. Francisco de Santa Barbara. El monasteriofue declarado bien de interés cultural con la categoría de monumento en 2008.Actualmente biblioteca valenciana.En 1656, durante el Barroco español, se usó en un edificio Gótico, el Palau de laGeneralitat, en una nueva portada en la fachada de la Calle Caballeros, según dis-eño del pintor Jeroni Espinosa, inspirado en la sacristía del Colegio del CorpusChristi. Los canteros Josep Escrivá y Esteve Girardo se encargarían del trabajo,usando piedra negra de las Alcublas, junto con mármol blanco de la Valldigna ypiedra de Ribarroja.Encontramos más referencias relevantes en el catalogo de España para la exposi-ción universal de 1867 en el apartado Cuerpo de Ingenieros de minas, Valencia,con el nombre de Mármol negro y pardo de Alcublas, donde se encuentra catalo-gada y tasada, muy bien valorada, con un precio por encima de los materialesextraídos de otras canteras, llegando incluso a duplicarlo.Esta formada por bancos sedimentarios de roca caliza lacustre formandoestratos horizontales.Su antigüedad se remonta al periodo Jurásico ( 200-145 millones de años) Las man-chas de color ocre que aparecen a veces están constituidas por óxidos de hierro.Las finas líneas blancas sobre las rocas son de calcita, un mineral muy común for-mado por cristales de carbonato de calcio.Las calizas lacustres son rocas de grano muy fino que tienen su origen enantiguos barros calcáreos, el carbonato de calcio de los cuales provenía en granparte de algas carofícias, de los caparazones de pequeños crustáceos ostráco-dos y de caracoles. Las rocas son de un color gris oscuro con un tono azula-do, los colores pueden ser más o menos oscuros según la cantidad de materiaorgánica que contienen.La disposición y dimensión de los estratos facilitaba su extracción, y el tamaño delos sillares la convertía en una roca ideal para trabajar en las épocas pre-industriales.Por su dureza, relativamente blanda ( 3 en la escala de Mohs), menos dura queel cobre, es una roca fácil de trabajar, pero este tipo calizas lacustres tienenmuy poca porosidad y son muy resistentes al paso del tiempo, lo que tradi-cionalmente las ha hecho idóneas para la construcción, especialmente para lafabricación de pisos o escaleras.Generalmente, las canteras de piedra estaban situadas bastante próximas a lasobras para abaratar costes en el transporte, a no ser que se contara con la posi-bilidad de trasladarla por vía fluvial o marítima. En las canteras a cielo abierto,el primer paso era eliminar la capa vegetal y de piedra degradada; a contin-
  • 16. La piedra de Alcublas / 15uación se procedía a la extracción. Cuando se trataba de piedra blanda se uti-lizaban sierras dentadas o cables de acero, obteniéndose de este modo cortesmuy limpios. Cuando, por el contrario, eran rocas más compactas o duras, cal-izas, se empleaban cuñas.Se usaban las grietas entre los bloques o se tallaban por todas sus caras a excepciónde la inferior. Para desprenderlo se utilizaban cuñas (cunei) de hierro o bien demadera, que se empapaban en agua; la presión del hinchamiento hacían el restopues provocaba una fractura plana quedando desgajado el bloque de piedra.Una vez extraído el sillar, terminaban de darle forma con la ayuda de un pico acer-ado llamado malleus, convirtiéndolos en sillares perfectamente escuadrados o endovelas para arcos.Del trabajo en la cantera se encargaba el lapidarius o cantero (tallaba la piedra unavez extraída) y el marmorarius, obrero especializado en decoración ornamental,talla de pedestales, columnas o molduras.Las herramientas utilizadas eran muy diversas, en función del tipo de piedra; paradar forma a los bloques empleaban asciae o hachas y la upupa, alcotana (uno desus filos tiene forma de hacha mientras que el opuesto es una azuela). La serrula osierra era utilizada para cortar piedras; el scalprum o escoplo se empleaba cuandola roca era dura, mientras que el malleus o maza de hierro era servía para introducirlas cuñas de hierro y madera.Para retirar malezas y escombros se ayudaban de sacenae (azadas) y dolabrae(picos de dos puntas). Para elevar los sillares, una vez trabajados, y colocarlosen carretas para su transporte se utilizaba el forfex, una especie de tenaza suje-ta a una grúa.Sinceramente creo que debería reconocerse y reivindicarse el nombre de laroca caliza de color gris oscuro azulado, utilizada en la construcción de monu-mentos reconocidos como bien de interés histórico cultural y patrimonio de lahumanidad, conocida como piedra de Alcublas como patrimonio cultural,debido a su importancia histórica, y a las características que la hacen única y lahicieron seleccionada entre otras muchas y requerida por Maestros de la con-strucción en diversas épocas de la historia valenciana. Exportando y difundi-endo con el origen de su producción el nombre de un modesto pueblo de laSerranía valenciana. Además de con su aspecto afilado y oscuro, definir elentorno árido y rocoso de la geografía que circunvala nuestra localidad, nues-tra Villa de Alcublas.Adrián Soler, Licenciado en Bellas Artes
  • 17. 16 / La piedra de Alcublas
  • 18. La piedra de Alcublas / 17Unos apuntes sobre los frailesarquitectos Sanmartí, Ortiz y Ruimonte María José López Azorín y Albert Ferrer Orts * Las frecuentes reparaciones, ampliaciones o construcciones de nueva planta queexperimentaron numerosos cenobios e iglesias valencianas durante el primer terciodel s. XVII hicieron necesaria la participación -además de numeroso personal seglarespecializado- de maestros de obras y tracistas o arquitectos pertenecientes al cleroregular que no sólo se dedicaron a satisfacer las necesidades de los conventos de lasórdenes a las que pertenecían, sino que intervinieron decisivamente en otras obras decarácter religioso pero también civil. El final del quinientos y todo el seiscientos comprenden, por lo general, un perío-do en el que esta formación específica hará que tanto jesuitas, como carmelitas, jerón-imos, agustinos, cartujos... dispongan de un elenco de peritos en el arte de la con-strucción sin parangón hasta entonces1. Baste citarse a significados artífices como loshermanos jesuitas Andrés Ruiz, Fernández Bustamante, Juan de Tolosa, Bartoloméde Bustamante, Juan Bautista Villalpando, Pedro Sánchez, Francisco Bautista, PedroMato o Pablo Albiniano de Rojas; los frailes carmelitas Alberto de la Madre de Dios,Alonso de San José o Gaspar de Sanmartí; los monjes jerónimos Francisco de laConcepción, José de la Concepción; el agustino recoleto fray Lorenzo de SanNicolás; los religiosos cartujos Antonio Ortiz, Pedro Ruimonte, Martín de Cinto,Jaume Rebull... 1 Arciniega García, L. El monasterio de San Miguel de los Reyes, vol. II, Valencia, 2001, p. 185 sintetiza muy bien estefenómeno: “La progresiva, aunque muy lenta, intelectualización de la profesión del arquitecto, la ausencia de cauces forma-tivos oficiales de la misma, la gran impronta de lo religioso en la sociedad y la gran expansión de órdenes nuevas o renova-das facilitó la proliferación de los monjes tracistas. Su diversa formación anterior a su ingreso en la Orden se completabauna vez dentro, asimilando la forma de vida, la normativa y la tradición que conferían cierta especificidad, desde un puntode vista práctico y técnico asistiendo al proceso constructivo de las propias casas, y desde un punto de vista teórico por mediode una cultura libresca a la que accedían principalmente a través de las nutridas bibliotecas de la Orden.Probablemente de las facetas que dominaban estos monjes sea más necesario subrayar el gran conocimiento técnico quealcanzaron, pues su elevada cultura, al menos en términos comparativos, y el calificativo de tracistas parece desgajarles dela experiencia en el tajo...En definitiva, disponían de tiempo y de medios para el estudio, tenían la posibilidad de viajar y aumentar sus conocimien-tos, y la mayoría no tenía grandes inquietudes mundanas, pues no aspiraban a cargos y no supeditaban su actividad al sus-tento. Tenían una formación pausada, reflexiva y culta, y su actividad se centraba generalmente en las necesidades de lapropia Orden, aunque su prestigio hizo que fueran solicitados por algunas instituciones”.* Publicado en el Boletín de la Sociedad Castellonense de Cultura. Nº. 84, 1-2, 2008 , pags. 257-264
  • 19. 18 / La piedra de Alcublas Durante el primer tercio del s. XVII, en el medio valenciano proliferaronestos monjes, quienes participaron activamente en diversas obras como tracis-tas, maestros de obras, comisionados para visurar los trabajos de otros cole-gas... Particularmente, en este trabajo nos ocupamos del carmelita fray Gasparde Sanmartí y de los cartujos fray Antonio Ortiz y fray Pedro Ruimonte, y desu relación con la construcción de dos campanarios singulares en el reino deValencia: el de Alcublas (desaparecido), relacionado con el primero2 , y el cono-cido como de la alcudia de Xèrica, atribuido a los restantes3. Sanmartí (1574-1644)4 , a quien se le han dedicado algunas investigacionesen los últimos tiempos, va cobrando paulatinamente un papel de primer ordenno sólo por su concurso en determinadas obras para el convento del Carmende Valencia5 del que era profeso, sino al constatarse su papel en la traza de lacartuja de Ara Christi del Puig6. Circunstancia que, sin lugar a dudas, catapultasu figura como uno de los máximos representantes de la arquitectura valen-ciana de las primeras décadas del seiscientos. Su intervención en la torre par-roquial de Alcublas a partir de 1633 no deja lugar a dudas: Die X mensis junii MDCXXXIII, el Consejo General de la presenta Villa de Las Alcublas, en presencia del Sr. Bayle, dicho consejo dio orden a los Jurados de dicha Villa para que traxeran artífices para dar la traça de la torre de la presente Villa y vino al dicho efecto el Padre Fr. Gaspar de San Martín, carmelita, y Pedro Ambuesa, obrero de villa, y viendo los puestos donde se puede hacer la torre vieron y arbitraron que será su coste quatro mil libras y si se crece una navada en la iglesia de la que hay tanta necesi- dad, habrá en todo coste 4.700 libras. Visto que el crecer dicha iglesia es de tanta necesi- dad como hacer la torre, determinó que se haga dicha torre y navada y qu epara esto se hagan capítulos con los cuales se corra dicha obra y asimismo que al dicho P. Fray Gaspar y Pedro Ambuesa se les dé ciento y quarenta reales por la venida, traça y hazer los capítulos. Actum en la sala etc. [Joan] Muñoz, Notario y Escribano7.2 Domingo Comeche, D. Alcublas. Aproximación a su historia, Valencia, 1999, pp. 273-274.3 Pérez Martín, J. Mª. “Torre (mudéjar) de las campanas de Xèrica”, Archivo de Arte Valenciano, VIII, 1922, pp. 3-71.Recientemente Martín Gimeno, E. R. “Los cartujos Antón Ortin y Pedro Raymonte y la construcción de la torre mudé-jar de Jérica”, Cuadernos de Valldecrist, núms. 2 y 3, junio 2007, pp. 69-88 hace una aproximación a las biografías deambos cartujos en lo referido a su participación, además de la torre de Xèrica, en determinadas obras de Portaceli yValldecrist. Cabe reseñar, no obstante, la confusión que produce al investigador introducirse en las fuentes que mane-ja el autor, alejadas de los mínimos criterios científicos cuando se citan.4 Orellana, M. A. Biografía pictórica valentina, Valencia, 1967, pp. 90-96.5 García Hinarejos, D. La arquitectura del Convento del Carmen de Valencia, Valencia, 1989, pp. 29 y ss.6 Ferrer Orts, A. La cartoixa d´Ara Christi (1585-1660), tomo I (pp. 214-215) y tomo II (pp. 83 y ss.), Analecta Cartusiana,197, Salzburg, 2004; donde se recogen otros trabajos anteriores sobre el particular. Reseñamos, igualmente, quequien se encargó de dirigir las obras fue fray Antonio Ortiz.7 Archivo del Reino de Valencia (=ARV), Diversos de Alcublas (1598-1660), L. 9, f. 128 r.; cfr. Domingo Comeche, D. Op.cit., pp. 273-274.
  • 20. La piedra de Alcublas / 19Informaciones que acaban concretándose de la siguiente forma: Die XI mensis Decembriis MDCXXXIII, el Consejo General de la presente villa de Las Alcublas, en presencia de dicho Bayle, determinó dar la obra de torre y navada de la iglesia de la presente Villa a Pedro Ambuesa por cuatro mil y seiscientas libras por las capitulaciones con- tenidas en un cuaderno firmado de la mano de dicho Ambuesa y de dicho Joan Muñoz, notario, escribano en ocho años, a pagar desta manera, dando en el presente año seiscientas libras antes de comenzar la obra, y las restantes cuatro mil en siete años, es a saber, de cuatro en cuatro meses comienzan los siete años desde el día del año nuevo en adelante y la dicha obra se ha de dar acabada conforme las capitulaciones. Actum Alcublas, etc. Muñoz, Notario y Escribano8.Aunque las mejoras en el remate del campanario continuarán años después porotros artífices9 . Desgraciadamente destruida por un incendio en 1917, y a falta de las capitula-ciones de la misma y del tramo de la iglesia, en 1633, sólo disponemos de unafotografía antigua que nos informe de su aspecto10. Se trataba de una sólida con-strucción de cantería, con dos cuerpos prismáticos de volumen ligeramente decre-ciente, rematados posteriormente por una linterna o cupulín (bocellón) octogonal,ubicándose a los pies del templo, como la actual. Llama poderosamente la atenciónel sistema de fajas desornamentadas del segundo cuerpo de la caña por sus simili-tudes con las torres de la fachada de la iglesia conventual de San Miguel de losReyes de Valencia, obra en la que tan activamente participaron Juan Cambra y,especialmente, Pedro Ambuesa (ca. 1580-ca. 1661)11. La intervención de los cartujos fray Antonio Ortiz (¿?-1637)12 y fray PedroRuimonte (¿?-1640) en algunas fases de la traza y elevación de la torre de la Alcudiade Xèrica –fábrica que se alargó por la desidia del cantero Domingo Frasnedo13 y susconstantes pleitos con los jurados de la villa castellonense- es incuestionable a tenorde las informaciones publicadas en 1922, como se ha indicado: Que la obra de la Torre de la Alcudia [cuya traza había dado Fr. Antón Ortín] se ponga8 ARV, Diversos de Alcublas (1598-1660), L. 9, f. 128 r.; cfr. Domingo Comeche, D. Op. cit., p. 274.9 Domingo Comeche, D. Op. cit., pp. 275-277.10 Véase al respecto la portada del libro de Dolores Domingo Comeche.11 Canteros y tracistas vinculados, entre muchas otras obras, a la fábrica de San Miguel de los Reyes, como atesti-guan las exhaustivas investigaciones de Arciniega García, L. Op. cit., vol. II, pp. 236-271.12 Arciniega García, L. Op. cit., vol. I (p. 392) y vol. II (pp. 184, 185, 268, 274 y 277); Ferrer Orts, A. Op. cit., tomo I (pp.201-202) y tomo II (pp. 83-100); Hogg, J. “The Valencian Charterhouses in the Chartae of the Carthusian GeneralChapter (1272-1658)”, Actas del Congreso internacional sobre las cartujas valencianas, [El Puig, abril, 2003], tomo I,Analecta Cartusiana, 208 bis, Salzburg, 2004, p. 92 y Ferrer, A. “De la procedencia de los artífices de la cartuja deAra Christi (1585-1682)”, Analecta Cartusiana, 225, Salzburg, 2005, p. 132).13 Activo en 1607 en la accidentada capitulación de la parroquial de Ademuz y en 1620 en Mora de Rubielos, dondeconsta que estaba domiciliado en la población del Alto Palancia.
  • 21. 20 / La piedra de Alcublas en encante y que se conceda u otorgue al que por menos la hiciere [Domingo Frasnedo], dando fian- za a voluntad de los oficiales para capitular con dichos maestros y hacer los autos que convengan14. Añadiéndose el 1 de enero de 1616 ...que el domingo después de Santa Águeda se trançeo subaste la obra de la torre de la Alcudia, y que para el pago tome la villa un plazo de tres o cua-tro años15, encargándole a fray Pedro Ruimonte la dirección de las obras16, las cualesdieron comienzo el 19 de mayo de 1616. Consta que el 6 de junio siguiente las obras de demolición del viejo baluarte esta-ban muy avanzadas así como, dada la penuria económica de la villa, de algunas mod-ificaciones en la traza original por parte del donado de Valldecrist. Cambios que seconsideraron desproporcionados respecto a la idea original concebida por Ortiz. Porlo que, el 15 de julio de 1618, se acordó llamar de nuevo al monje de Portaceli con elobjeto de que ambos realizaran una nueva traza de la torre17 . El 4 de noviembre de 1619, a propuesta de Ruimonte dado el progreso de la nuevaconstrucción, se determina hacer caso a las sugerencias del cartujo, quien ... proponía, porque estaría mejor, la substitución del tritón que rezaba la Capitulación, por una águila que habíase hecho para el Colegio del señor Arzobispo D. Juan de Ribera de Valencia que dicen venderán, mandando que se pagase al momento el coste del águila, sin perjuicio de compen- sarse la diferencia del tritón que viene obligado el constructor…18 Asimismo, se acuerda ... que vaya a Altura el Síndico Pedro Gutarra a dar asiento con Fr. Pedro sobre los ladrillos que se han de hacer, quién los ha de hacer y el modo de ellos, para la torre…19 Y, en 6 de julio de 1620, cuando Frasnedo requirió el pago a las mejoras realizadasde acuerdo con la nueva traza, decide ...el que vengan Fray Pedro Ruhimonte y Fr. Antonio Ortin, y acompañados de las personas que fueren necesarias, hagan visura en la obra nueva para ver las mejoras de la Torre20, entre las que se encuentra Francisco Catalán, maestro de obras de Valencia,vinculado desde entonces a la cartuja de Ara Christi junto con Sanmartí, Ortiz,Ruimonte21. Visura que no debió de favorecer al constructor dado el enojosoproceso a que dio lugar22 y que desembocó en un nuevo examen de la misma14 Archivo Municipal de Xèrica (=AMX), Libro IV determinaciones (1607-1637), 29-III-1615; cfr. Pérez Martín, J. Mª.Art. cit., p. 9.15 Archivo Municipal Xèrica (=AMX), Libro IV determinaciones (1607-1637), 29-III-1615; cfr. Pérez Martín, J. Mª. Art. cit., p. 9.16 Pérez Martín, J. Mª. Art. cit., p. 10.17 Pérez Martín, J. Mª. Art. cit., pp. 12-13.18 AMX, Libro IV Determinaciones (1607-1637), 4-XI-1619; cfr. Pérez Martín, J. Mª. Art. cit., p. 14.19 AMX, Libro IV Determinaciones (1607-1637), 18-V-1620; cfr. Pérez Martín, J. Mª. Art. cit., p. 14.20 Ibídem.21 Ferrer Orts, A. Op. cit., tomo I (pp. 176-177) y tomo II (pp. 83-89), Analecta Cartusiana, 197, Salzburg, 2004.22 Pérez Martín, J. Mª. Art. cit., pp. 15 y ss.
  • 22. La piedra de Alcublas / 21entre 1622, en la que Catalán fue requerido por los jurados de Xèrica y PedroHombuena (u Ombuena) “cantero de Rubielos” por Frasnedo23. Tasación queparece aseguró la definitiva terminación de la torre, pues el 23 de diciembre de1622 se firmó el ápoca de liquidación de sus obras con un sobrecoste de 1.503libras sobre el precio previamente pactado24. Considera Pérez Martín en sus conclusiones que, en un principio, tanto Ortizcomo Ruimonte debieron ejecutar una traza distinta; aunque sobre la que se capitu-la con Frasnedo es sobre la del primero, la única que entonces se había presentado.Que sobre ésta, Ruimonte –como director de las obras- había practicado unasprimeras modificaciones de acuerdo con Ortiz (1617-18) y otras con ¿PedroHombuena? (1620-21), como se colige de las visuras y tasaciones que se realizansobre la marcha25. Finalizando su disertación remarcando que la afección mudéjar delcuerpo central se debe al cartujo del cenobio de Serra26. Sin embargo, procede ahora recordar que en este mismo período ambos monjescolaboraron en la planificación de la cartuja de Ara Christi entre 1619 y 1621, para laque incluso Ruimonte llegó a presentar una planta. Diseño que fue finalmentereprobado en beneficio del proporcionado por Sanmartí, a quien se envió finalmentea la cartuja de Aula Dei de Zaragoza para que sus planos se inspiraran y se ajustaranen lo posible a aquella Féu-se portar la traça ques executa en Aula Dei y fr. Pedro [Ruimonte] comensà a traçar de son cap, yn féu altra mudant algunes coses de com estava en Aula Dei, y esta la delinià en forma tan gran que paresia un llansol y, aprés, la posà en forma més chica, les quals encara van per casa, si bé lo pare prior no tenia molta confiança de la sua architectura27. lo que nos hace pensar -junto a otras deliberaciones del cenobio de l´Hortaen las que la pericia de Ruimonte no queda muy bien parada a tenor de lascontinuas faltas que sus reputados colegas hallan en sus propuestas- que enel caso de la torre de Xèrica el plan director seguido fue el del conventual dePortaceli, principalmente, quien a la postre fue el director de las obras de lacartuja de El Puig.23 Pérez Martín, J. Mª. Art. cit., p. 21. Pensamos que, tal vez, la transcripción de Pedro Hombuena u Ombuena no sea la ade-cuada y verdaderamente se trate de Pedro Ambuesa, natural de Valencia, quien se domicilió en Rubielos de Mora en 1606,población en la que contrajo matrimonio el 13 de febrero de 1611 con Mariana Villanueva. Además, estuvo vinculado conCambra, su padrastro, en la obra de cantería de la iglesia de Rubielos de Mora desde 1608 (Arciniega García, L. Op. cit., vol.II, pp. 253 y ss.).24 Pérez Martín, J. Mª. Art. cit., p. 22. No obstante, la torre fue objeto de reparaciones o reconstrucciones desde esta fecha,como la reedificación del cupulín que la remataba entre 1685-86.25 Pérez Martín, J. Mª. Art. cit., pp. 31-32.26 Pérez Martín, J. Mª. Art. cit., p. 36.27 Ferrer Orts, A. Op. cit., tomo I (pp. 212-213) y tomo II (pp. 83-88), Analecta Cartusiana, 197, Salzburg, 2004.
  • 23. 22 / La piedra de Alcublas
  • 24. La piedra de Alcublas / 23EL PAISAJE Y LA PIEDRA:ARQUITECTURA RURALEN ALCUBLAS ( I )CASETAS,REFUGIOSY “SIETES”José Luís Alcaide Verdés
  • 25. 24 / La piedra de Alcublas
  • 26. La piedra de Alcublas / 25EL PAISAJE Y LA PIEDRA:ARQUITECTURA RURAL EN ALCUBLAS ( I )CASETAS, REFUGIOS Y “SIETES”Hablar del paisaje de Alcublas supone hablar de vegetación, de fauna y de orografía, eimplica necesariamente hablar de la piedra, y más específicamente de su uso y apro-vechamiento en la vida cotidiana y como material para la construcción.Desde la perspectiva de un estudio integral de la localidad a nivel etnológico, unode los aspectos que más llama la atención es la profunda transformación del pai-saje por el ser humano y las características que adquiere este paisaje en funciónde las actividades y necesidades socio-económicas del grupo humano que ocupael territorio. Situados en la localidad, si observamos la naturaleza a su alrededorvemos en los montes algo que, por lo familiar, suele pasar inadvertido: los banca-les. Este es un territorio pobre en el que la vida del agricultor ha sido siempredura, en el que el esfuerzo de los alcublanos para subsistir desde hace siglos hadado lugar a un paisaje “domesticado”, y en el que por todas partes es posibleapreciar las huellas de ese construir los montes: campos abancalados en laderas,barrancos en los que el agua de las tormentas se frena en las “garras” o peque-ños bancales que los van escalonando, caminos que no se estropean, corrales parael ganado, casetas para refugiarse, refugios descubiertos o “sietes”, caleras, ven-tisqueros… Es un tipo de paisaje tradicional que no se percibe como algo ajeno ala naturaleza, sino como algo integrado en ella. Pero al mismo tiempo es un tipode paisaje que está siendo sometido a importantes transformaciones que amena-zan con desdibujarlo e incluso con destruirlo poco a poco.Aunque al hablar de piedra en Alcublas necesariamente hemos de tratar sobre la pie-dra procedente de la Pedrera - la cantera de mármol negro o “piedra azul de Alcublas”explotada desde época romana, y presente en numerosos monumentos valencianos yedificios locales -, si hablamos de piedra y paisaje hay que reconocer que el protago-nismo lo tiene la piedra común, la piedra trabajada o sin trabajar usada en las cons-trucciones del territorio alcublano.El presente trabajo pretende llamar la atención sobre unos de los elementos máshumildes de esta arquitectura rural tradicional, las casetas, los refugios y los “sietes”,
  • 27. 26 / La piedra de Alcublasen un intento por revalorizarlos socialmente y frenar así el deterioro que están sufrien-do a causa de su abandono. La intención final de este estudio es transmitir la idea deque estas construcciones también forman parte del acervo cultural local y, a través desu catalogación, proporcionar la información necesaria para conservar y trasmitir estepatrimonio cultural y material a generaciones futuras.La base e ideas que han dado lugar a este estudio han sido los trabajos en torno a lapiedra seca desarrollados por la Asociación Cultural Las Alcublas (ACLA), especial-mente sus fichas de catalogación de arquitectura, cuya elaboración ha permitido esta-blecer los rasgos tipológicos y característicos propios de estos elementos de la arqui-tectura rural de Alcublas. Corral Blanco. Ejemplo de caseta con exterior en pie- dra seca y acceso por el lateral. Se aprecian el umbral y dintel pétreos, y el uso de piedras sobre las tejas como contrapeso. Llano de La Balsa. Ejemplo de caseta reali- zada con piedra y mor- tero, y con acceso fron- tal ancho, para permitir el acceso del carro.
  • 28. La piedra de Alcublas / 271. Casetas, refugios y sietesDefinición y tipologías.Agricultura y ganadería son dos actividades económicas que tradicionalmente se handesarrollado al aire libre –la estabulación de ganado y la agricultura en invernaderosson un fenómeno relativamente reciente-, por lo cual siempre han estado muy expues-tas a las inclemencias meteorológicas. Este motivo hizo necesaria la construcción deinstalaciones en las que el agricultor o el pastor se pudiera resguardar del frío, elcalor, la lluvia o la nieve.Estas construcciones las encontramos por igual en lugares cercanos a la población yen lugares alejados, y aunque hoy en día, en la era del automóvil, puede llamar la aten-ción la presencia de casetas o refugios a menos de un kilómetro de la localidad, reco-rrer esas distancias a pie o en carro suponía antaño una pérdida de tiempo que el agri-cultor o el ganadero no podían permitirse. Así pues, se trata de construcciones emi-nentemente prácticas, cuya tipología varía según su finalidad, pero también según laépoca de construcción.a) Las casetas.Las primeras de estas construcciones de las que vamos a hablar son las casetas, sen-cillas construcciones de planta rectangular de unas dimensiones que oscilan entre los3.35 x 2.75 m. de la Caseta I de Los Bones, y los 9.00 x 3.40 m. de la Caseta I de Puerta.Predominan las de una longitud por debajo de los 5 metros (aproximadamente 2/3 deltotal), y en algunos pocos casos no pasan de ser meros refugios con pretensión decaseta.Son edificaciones de un espacio único, sin tabiques interiores, y están concebidas paraun uso sencillo: guarecerse de las inclemencias climatológicas durante un periodo detiempo reducido, sin contemplarse, en principio, la opción de pernoctar en ellas. Estaconcepción de las casetas hace que en su interior se combinen en ese espacio únicovarios usos: una parte importante del espacio interior – la mitad, e incluso en muchasocasiones dos tercios-, se reserva para las caballerías, y en ella se disponen uno ovarios pesebres y estacas en los muros para colgar los aperos y atalajes. El resto delespacio se reserva para las personas, y por lo general sólo destaca en él la presenciade algunas estacas de madera en las paredes, algún hueco o alacena de reducidasdimensiones, y un hogar con chimenea, e incluso en muchos casos ni esto. Por logeneral no hay ningún elemento que marque una separación entre ambas zonas deuso, aunque en un caso hemos podido apreciar la colocación de una hilera de piedrasincrustada en el suelo con esta finalidad, y algún caso de un uso más moderno, con elrecubrimiento con cemento u hormigón de la zona destinada al uso humano, mante-niendo en tierra pisada la parte destinada a pesebres.
  • 29. 28 / La piedra de AlcublasEn lo relativo al acceso, podemos hacer dos distinciones, según sea un acceso por laparte larga o la estrecha de la caseta, y según sea un acceso estrecho o ancho parapermitir el acceso del carro. Aproximadamente dos tercios de las casetas tienen elacceso por la parte larga, y en una tercera parte de éstas es lo suficientemente anchocomo para permitir el acceso de carros. Tan sólo en tres de las casetas catalogadas seha encontrado algún tipo de puerta: en uno de los casos se encuentra en el suelo de lacaseta, en otro ha sido colocada en tiempo reciente aunque es vieja, y en el tercer casoes una persiana reutilizada a modo de puerta; en ninguna de las casetas se aprecia unsistema de anclaje de una hipotética puerta, y aunque es posible que en algunos casosla tuviesen, también es probable que si se utilizaba algún cerramiento éste no fuesefijo, algo en cierto modo comprensible por el uso temporalmente reducido para el queestaban concebidas. Hay que señalar igualmente que sólo en una de las casetas cata-logadas hemos encontrado un umbral propiamente dicho, y que en lo relativo a los din-teles, están realizados con una o varias vigas de madera –en las casetas de accesolateral lo más frecuente es que se use una de las vigas de sustentación de la cubiertaa modo de dintel-, excepto en una de las casetas en la que encontramos un dintel for-mado por una piedra de considerable tamaño.La técnica constructiva de las casetas es muy sencilla, basada en el uso de la piedracomo material base con el que levantar la estructura, ya sea sin utilizar ningún ele-mento de unión –piedra seca-, o bien usando mortero de cal entre las piedras. Lo máshabitual es el uso combinado de piedra seca en los exteriores con piedra unida conmortero en los interiores, aunque en muchos casos el uso de la argamasa en los inte-riores era para “rejuntar” o tapar los huecos entre las piedras, más que para unirlas.No obstante, en algunos pocos casos hallamos el uso de argamasa tanto en el interiorcomo en el exterior, usando una técnica que se ha querido emparentar con las técni-cas usadas en Teruel o “a la aragonesa”. Uno de los muros en ocasiones se levantaaprovechando la pared del bancal inmediatamente superior, y el grosor de las pare-des, salvo ligeras variaciones y alguna excepción, es de 0.50 metros.Para la construcción de los pesebres en todos los casos se usa la piedra seca comobase, y sobre ella se levantan las paredes y las separaciones internas usando losasenlucidas con argamasa o yeso, colocando como remate un tronco para evitar abrasio-nes de las caballerías con el pesebre al alimentarse. Un sistema parecido al de lasparedes de los pesebres se utiliza para construir las chimeneas, con un tronco finosobre el que se levanta la campana, realizada con finas losas de piedra enlucidas.Exteriormente la chimenea carece de estructura alguna.En lo concerniente a la cubierta, el esquema constructivo es uniforme, con una sus-tentación mediante vigas de madera sobre las que se disponen cañizos, y sobre estosteja árabe. Es muy frecuente observar sobre los tejados piedras colocadas en los extre-mos de las hileras de tejas, cuya finalidad es asegurarlas ante posibles rachas fuer-tes de viento que pudieran levantarlas.Para concluir es preciso señalar dos cosas:- por un lado la difícil datación de estas construcciones, ya que muchas de ellas hansido reparadas y modificadas en diferentes ocasiones, hecho que complica esta tarea.Tampoco es posible usar como criterio el estado de conservación, ya que éste sólo es
  • 30. La piedra de Alcublas / 29indicativo generalmente de la fecha en la que se abandonó su uso, pero no de la fechade construcción. Como mucho se puede aventurar un origen de la mayoría de las case-tas catalogadas en el primer tercio del siglo XX, y es posible que algunas de ellas apro-vechasen otras anteriores del último tercio del siglo XIX. De todos modos esto son sóloconjeturas, y ni tan siquiera en la caseta del Corral Blanco, que por sus peculiaridadesy por su proximidad al antiguo corral que da su nombre a la partida podríamos dataren el siglo XVIII o antes, se puede fijar una cronología con certeza.- Por otro lado, señalar una peculiaridad constatable en aproximadamente lamitad de las casetas catalogadas: la existencia de “escudilleros”, pequeñas alace-nas realizadas en el muro con unas dimensiones medias que oscilan entre los0.50-0.30 m. de largo por 0.30-0.35 m. de ancho y de profundo, en las cuales secolocaba sal, útiles sencillos, cerillas, etc.b) Refugios y “sietes”.Más sencillos que las casetas, aunque con una finalidad parecida, son los refugios. Setrata de construcciones de reducidas dimensiones y de una simpleza constructivaenorme. Creados al mismo tiempo que se construía un majano asociado a la pared deun bancal –de los refugios catalogados sólo el de la Pedrera escapa a esta norma-, sontan sólo pequeños huecos en el majano cubiertos por una falsa bóveda creada poraproximación de piedras o de grandes losas. Los majanos son acumulaciones artificia-les de piedras que eran retiradas de las tierras para mejorar su calidad y permitir sucultivo, y que en ocasiones formaban cuidadosos amontonamientos en forma de muro.Este hecho nos permitiría una datación aproximada de estas construcciones en algu-nas zonas si averiguamos el momento en el que se roturaron las tierras –por ejemploen el Carrascal la datación sería tardía, ya en el último tercio del siglo XIX. En la imagen puede apreciarse la técnica constructiva de los pesebres.
  • 31. 30 / La piedra de AlcublasEn los refugios tampo-co existe un patrónuniforme, y junto aunos casos en los quese debe entrar a gatasy en los que sólo sepuede estar tumbado osentado en el suelo,hay otros en los que laaltura interna esmayor y permitenestar sentados en unasilla baja. Un caso untanto especial lo supo-ne el que hemos cata-logado como refugio Majano construido en un campo de almendros en la partida de lade La Balsilla II, un Balsa Calzón.refugio inscrito en unmajano de grandes dimensiones, y que tiene una altura interior de 1.70 metros yun diámetro de 2.20 metros. Además es este un caso peculiar por presentar unaplanta circular perfecta en su interior y porque en su perímetro interno tiene unpequeño banco adosado formado por una hilera de losas: en esta caseta podríanrefugiarse hasta 7 personas. Lamentablemente se encuentra en serio peligro dederrumbe por los desprendimientos de piedras en la bóveda y en la esquina exte-rior izquierda.Casi todos los refugios, al estar asociados a majanos situados en la pared de ban-cales - que suponen un engrosamiento de esa pared -, forman un pequeño abrigodescubierto junto a la pared del bancal, abrigo que en algunos casos adquiere unacierta complejidad: en el caso del refugio que hemos catalogado como “LosCasales nº 1”, además de formar un pequeño abrigo vemos que aparece asociadoa una estructura en forma de letra “U” con uno de los dos brazos más corto, lo quese denomina un “siete”.Los ”sietes” son abrigos al aire libre formados por tres muros, uno de ellos máscorto – recuerdan la forma de un nº 7 escrito con caligrafía antigua -, cuya finali-dad era dejar en ellos un tanto resguardados el carro y la caballería. Generalmentese construían en terrenos baldíos en los que aflora la piedra, por eso aparecenmuchas veces asociados a los majanos, que también se formaban aprovechandoterrenos no cultivables. El tamaño es en la mayoría de los casos un poco mayor delo que ocupa un carro, y en lo relativo a la altura de los muros, aunque hay casosen los que son relativamente bajos, lo normal es que se hiciesen aprovechandoparedes de bancal altas, y para quienes los desconozcan pueden confundirse concasetas en ruinas. A veces encontramos en sus muros “escudilleros” para dejar elhato o la botija del agua, elementos que es bastante frecuente encontrar tambiénaislados en las paredes de bancales.
  • 32. La piedra de Alcublas / 312. Catálogo de casetas, refugios y sietes (I)A continuación presentamos una primera entrega del catálogo de casetas y refugiosdel término de Alcublas, formada por 19 fichas de casetas y seis de refugios y sietes.Aunque no se trata de un catálogo completo, las casetas y refugios que se presentanen este catálogo proceden de diferentes zonas del término, hecho que nos permiteconsiderar este muestreo como lo suficientemente representativo del conjunto decasetas y refugios. Hemos incluido dos refugios de la partida de la Balsa Calzón queprobablemente se encuentran en término de Andilla, aunque en el mismo límite, y quenos ha parecido oportuno presentar aquí por responder perfectamente a los modelosde refugios alcublanos localizados en otros puntos.En lo relativo al contenido de las fichas, se ha mantenido el esquema de las fichas dela Asociación Cultural Las Alcublas que, con ligeras variaciones, sigue las pautas decatalogación de la Dirección General de Patrimonio Artístico de la Conselleria deCultura de la Generalitat Valenciana. Es precisamente por este motivo por lo que se haoptado por conservar el apartado sobre autoría y fecha de realización del trabajo decampo.Refugio: se aprecia el abrigo en “L” que forma con la pared del majano.
  • 33. 32 / La piedra de AlcublasCASETAS. FICHA Nº 1IDENTIFICACIÓN: Puerta. Caseta de Puerta.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Construcciones de piedra en seco. Caseta .COORDENADAS UTM: 698912.12 m. , 4412204.46 m.ALTITUD: 888 m.CARTOGRAFÍA: 639 (3 – 4)LOCALIZACIÓN: En la partida de Puerta, a mano derecha junto al camino, en uncampo de almendros. La accesibilidad es buena.TIPO DE PLANTA: rectangular, con la entrada orientada hacia el Sur.MEDIDAS:Ancho ...............................3.40 m.Ancho puerta....................1.10 m.Altura puerta....................1.60 m.Largo ................................9.00 m.Alto (mínimo/máximo) .....1.60/2.40 m.MATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: realizada con piedra seca, en su inte-rior las paredes aparecen recubiertas con barro. El suelo es de tierra pisada, y lacubierta está formada por veinte vigas de madera sobre las que se dispone cañizocubierto por tejas. Otra viga hace la función de dintel. Algunas partes aparecen“rejuntadas” con argamasa.ESTADO DE CONSERVACIÓN: El estado de conservación es regular. La campana dela chimenea hace tiempo que desapareció, parte de los pesebres también ha des-aparecido y existe alguna filtración en el tejado, a pesar de que la caseta está enuso y ha sido objeto de numerosas reparaciones en la cubierta.OBSERVACIONES: La caseta es de propiedad colectiva de al menos 10 propietariosde campos de alrededor, motivo que explica sus dimensiones. En sus paredes hayvarias estacas clavadas a modo de perchas, y existen dos “escudilleros” o alace-nas en la pared, una pequeña a la izquierda de la chimenea, y otra algo mayor enla pared de enfrente de la puerta, cerca de la chimenea, con unas medidas de 0.44m. de anchura por 0.40 m. de alto y 0.34 m. de hondo.TRABAJO DE CAMPO: SERAFÍN MARTÍNEZ Y J. L. ALCAIDE. 29/12/2007MATERIAL COMPLEMENTARIO: Croquis y fotografías.
  • 34. La piedra de Alcublas / 33
  • 35. 34 / La piedra de Alcublas CASETAS. FICHA Nº 1 Rincón de la chimenea: se puede ver el hogar, y uno de los escudilleros a aprox. 1.50 m. de altura en la pared de la derecha.Detalle de los pesebres. Rincón de la chimenea con las perchas.
  • 36. La piedra de Alcublas / 35CASETAS. FICHA Nº 2IDENTIFICACIÓN: Llano de la Balsa. Nº 1. Caseta de “los chicharras”.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Construcciones de piedra en seco. Caseta .COORDENADAS UTM: 698740.49 m. , 4409905.37 m.ALTITUD: 836 m.TOPOGRAFÍA: 667 (3 – 1)LOCALIZACIÓN: En la partida del Llano de la Balsa. A unos 500 metros de la carre-tera, en el camino que lleva desde La Balsilla al Prao, a mano izquierda del mismo.La accesibilidad es buena.TIPO DE PLANTA: rectangular, con la entrada orientada hacia el Sureste.MEDIDAS:Ancho ...............................3.90 m.Ancho puerta ...................1.10 m.Altura puerta ...................1.60 m.Largo................................6.20 m.Alto (mínimo/máximo).....1.60/2.30 m.Pesebre:...........................2.30 m. de largo por 0.90 de alto y 0.50 m. de ancho.MATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: realizada con piedra seca, en su inte-rior las paredes aparecen recubiertas con barro. El suelo es de tierra pisada, y lacubierta está formada por 16 vigas de madera sobre las que se dispone cañizocubierto por tejas. Otra viga hace la función de dintel. Algunas partes aparecen“rejuntadas” con argamasa. Entrando a la derecha tiene un pesebre dividido encuatro partes.ESTADO DE CONSERVACIÓN: El estado de conservación es malo. La campana dela chimenea hace tiempo que desapareció, aunque queda el palo de la parte infe-rior, y han cedido dos de las vigas. Un buen número de tejas ha desaparecido o seencuentran rotas, por lo que es de esperar que el tejado ceda a corto plazo.OBSERVACIONES: Se aprecia en la factura de los muros la utilización de dos tiposde piedra diferentes, una más clara en la parte superior que podría ser indicativade una construcción en dos fases o, más probablemente de una reconstrucción deuna caseta anterior.TRABAJO DE CAMPO: COLECTIVO DE ACLA. 02/02/2008MATERIAL COMPLEMENTARIO: Fotografías
  • 37. 36 / La piedra de Alcublas CASETAS. FICHA Nº 2Derrumbe del techo. Detalle del interior con los pesebres.Lado izquierdo con los restos de la Detalle de la parte trasera: se aprecia el malchimenea. estado de la cubierta.
  • 38. La piedra de Alcublas / 37CASETAS. FICHA Nº 3IDENTIFICACIÓN: Llano de la Balsa. Nº 2. Caseta del Tío Justo.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola.. 2ª Construcciones de piedra en seco. Caseta .COORDENADAS UTM: 698943.69 m. , 4410185.30 m.ALTITUD: 837 m.TOPOGRAFÍA: 667 (3 – 1)LOCALIZACIÓN: Partida del Llano de la Balsa. A 1000 metros de la carretera, enel camino de La Balsilla al Prao, a mano izquierda. La accesibilidad es buena.TIPO DE PLANTA: rectangular, con la entrada orientada hacia el Sureste.MEDIDAS:Ancho ...............................4.00 m.Ancho puerta....................1.90 m.Altura puerta....................1.70 m.Largo ................................7.65 m.Alto (mínimo/máximo).....1.70/2.50 m.Pesebres: ........................cuatro. 3.00 m. largo x 1.00 de alto y 0.50 m. de ancho.MATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: se trata de una caseta hecha en un estiloun tanto peculiar para la zona, ya que está construida “a la aragonesa”, con piedra secay por fuera enlucida de forma basta con barro, con piedras que sobresalen de tanto entanto del enlucido. El interior está dividido en dos partes: el suelo es de tierra pisada enla parte reservada para los animales, mientras que la parte destinada a las personas seha recubierto con hormigón, material con el que también se ha obrado la parte superiorde un poyo o banco que hay junto a los pesebres. La separación de ambas zonas semarca en el suelo por una hilera de piedras clavadas en el suelo. En la parte destinadaa las personas, en el rincón frente a la puerta, hay una “llar” con su chimenea. La cubier-ta está formada por 16 vigas de madera sobre las que se dispone cañizo cubierto portejas. La puerta es más ancha de lo habitual para permitir entrar el carro, y el dintel estáformado por tres vigas y un bisel de hoja de lata que las protege de la lluvia. Junto a lapuerta hay una minúscula apertura cuadrada en piedra cuya utilidad no conocemos. Enlas paredes interiores hay varias estacas para atar las caballerías y para colgar cosas.ESTADO DE CONSERVACIÓN: Es regular, ya que hay varias goteras y al menos dosvigas están seriamente dañadas, con riesgo de derrumbe de la cubierta.OBSERVACIONES: En octubre de 2008 ya se había derrumbado la cubierta.TRABAJO DE CAMPO: COLECTIVO DE ACLA. 02/02/2008MATERIAL COMPLEMENTARIO: Fotografías.
  • 39. 38 / La piedra de Alcublas CASETAS. FICHA Nº 3Vista desde la carretera, junto al camino de acceso a los campos. Se aprecian el enlucidode barro y las piedras que sobresalen del muroVista de la puerta. El ancho permite Vista de la zona de los pesebres.la entrada de un carro.
  • 40. La piedra de Alcublas / 39 CASETAS. FICHA Nº 3Detalle de la parte destinada a los animales. Pequeña “ventana” junto a la puerta.
  • 41. 40 / La piedra de AlcublasCASETAS. FICHA Nº 4IDENTIFICACIÓN: El Llano de la Balsa. Caseta nº 3.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Estructuras de piedra en seco. Caseta.COORDENADAS UTM: 699499.84 m. , 4409900.48 m.ALTITUD: 835 m.CARTOGRAFÍA: 667 (3-1)LOCALIZACIÓN: En la partida del Llano de la Balsa, llegando al final de la recta dela carretera en dirección Segorbe, a la izquierda. La accesibilidad es buena,mediante un camino. A unos 12 metros de la carretera, en el margen de un campode almendreros.TIPO DE PLANTA: Rectangular. La puerta aparece orientada hacia el Sur.MEDIDAS:largo .................................4.05 m.ancho................................3.70 m.altura máx./mín ...............2.40 m./ 1.40 m.ancho puerta....................1.45 m.altura puerta ....................1.60 m.pesebre ............................1.20 m. largo x 1.00 m. alto x 0.50 m. anchogrosor muro .....................0.50 m.MATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: caseta realizada con piedra seca, ensu parte exterior y en el interior las juntas están reforzadas con barro. El suelo esde tierra pisada, y la cubierta está formada por diez vigas de madera de pino sobrelas que se dispone cañizo cubierto por tejas. Tres vigas hacen la función de dintel.En su interior hay un pesebre doble y en el rincón izquierdo una chimenea. A laderecha de la puerta hay un escudillero de 0.50 m. de alto x 0.35 de largo x 0.30 m.de profundidad, y junto a él un pequeño hueco formado por dos medias tejas. En lafachada tiene adosado un pequeño banco o poyo de 2.20 m. de largo x 0.30 m. dealto x 0.45 m. de ancho.ESTADO DE CONSERVACIÓN: El estado de conservación es aceptable, a pesar depresentar alguna filtración en la cubierta..OBSERVACIONES: Uso eventual.TRABAJO DE CAMPO: BEGOÑA LLORENS Y J. L. ALCAIDE. 13/08/2008MATERIAL COMPLEMENTARIO: Fotografías.
  • 42. La piedra de Alcublas / 41 CASETAS. FICHA Nº 4 Escudillero y hueco hecho con tejas. Se aprecia el revocado rudimentario de las paredes.Vista delhogar y lachimenea.
  • 43. 42 / La piedra de AlcublasCASETAS. FICHA Nº 5IDENTIFICACIÓN: Collado de la Cruz. Caseta nº 1.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Construcciones de piedra en seco. Caseta 1.COORDENADAS UTM: 699139.90 m. , 4410255.14 m.ALTITUD: 839 m.TOPOGRAFÍA: 667 (3 – 1)LOCALIZACIÓN: Partida del Collado de la Cruz. A unos 1800 metros de la Balsilla,en el camino que lleva desde La Balsilla al Prao, a mano derecha, cruzando uncampo de almendros. La accesibilidad es buena.TIPO DE PLANTA: rectangular, con la entrada orientada hacia el Sur-Suroeste.MEDIDAS:Ancho ...............................3.50 m.Ancho puerta....................1.20 m.Altura puerta....................1.75 m.Largo ................................3.75 m.Alto (mínimo/máximo) .....1.75/2.10 m.Pesebres: .........................1.35 m. de largo por 0.80 de alto y 0.50 m. de ancho.MATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: caseta realizada con piedra seca, ensu parte frontal y en el interior las juntas están reforzadas con barro. El suelo esde tierra pisada, y la cubierta está formada por ocho vigas de madera de pino sobrelas que se dispone cañizo cubierto por tejas. Tres vigas hacen la función de dintel.En su interior hay un pesebre doble y en el rincón izquierdo junto a la puerta hayun rudimentario hogar y una chimenea hecha con una lata vacía. Para proteger lasvigas del dintel y mitigar un poco la entrada de agua se colocó un bisel de hoja delata sobre la entrada. .ESTADO DE CONSERVACIÓN: El estado de conservación es bueno.OBSERVACIONES: Adosado a la parte trasera de la caseta hay un majano que sirveal mismo tiempo de pared de separación entre campos. En la parte delantera estapared forma un pequeño refugio descubierto. Por los restos del hogar y la presen-cia de una escoba rústica se puede deducir que la caseta está en uso.TRABAJO DE CAMPO: COLECTIVO DE ACLA. 02/02/2008MATERIAL COMPLEMENTARIO: Fotografías.
  • 44. La piedra de Alcublas / 43CASETAS. FICHA Nº 5 Vista de la entrada. Se aprecia el bisel de hojalata. Detalle del pese- bre. Apoyado en el se ve una esco- ba “campestre”.
  • 45. 44 / La piedra de AlcublasCASETAS. FICHA Nº 6IDENTIFICACIÓN: El Prao. Caseta nº 1.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Estructuras de piedra en seco. Caseta.COORDENADAS UTM: 699434.23 m. , 4411473.30 m.ALTITUD: 855 m.CARTOGRAFÍA: 667 (3-1)LOCALIZACIÓN: En la partida del Prao, junto al camino que va del Prao a Puerta,a unos 200 m. del inicio. La accesibilidad es buena.TIPO DE PLANTA: Rectangular. La puerta aparece orientada hacia el Sur.MEDIDAS:largo .................................4.30 m.ancho................................3.85 m.altura máx./mín. ..............2.40 m./ 1.60 m.ancho puerta....................1.00 m.altura puerta ....................1.40 m./ 1.60 m.pesebre ............................1.70 m. largo x 1.20 m. alto x 0.60 m. anchoMATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: caseta realizada con piedra seca, ensu parte exterior y en el interior las juntas están reforzadas con barro. El suelo esde tierra pisada, y la cubierta está formada por diez vigas de madera de pino sobrelas que se dispone cañizo cubierto por tejas. Tres vigas hacen la función de dintel.En su interior hay un pesebre doble y en el rincón izquierdo junto a la puerta hayun rudimentario hogar.ESTADO DE CONSERVACIÓN: El estado de conservación es bueno.OBSERVACIONES: Uso eventual.TRABAJO DE CAMPO: S. MARTÍNEZ Y J. L. ALCAIDE. 22/03/2008MATERIAL COMPLEMENTARIO: Fotografías.
  • 46. La piedra de Alcublas / 45 CASETAS. FICHA Nº 6Vista desde el camino. La puerta se ha practicado en un lateral, por cuestiones de accesibilidad.Pesebre de dos senos, aca-bado con yeso y madera. Vista del rincón del hogar, en la que se aprecian antiguas filtraciones de agua en paredes y vigas.
  • 47. 46 / La piedra de AlcublasCASETAS. FICHA Nº 7IDENTIFICACIÓN: El Prao. Caseta nº 2. Caseta “de Cundito”.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Estructuras de piedra en seco. Caseta.COORDENADAS UTM: 699379.72 m. , 4411483.88 m.ALTITUD: 856 m.CARTOGRAFÍA: 667 (3-1)LOCALIZACIÓN: En la partida del Prao, junto al camino que va del Prao a Puerta,a unos 250 m.del inicio a mano izquierda. La accesibilidad es buena.TIPO DE PLANTA: Rectangular. La puerta aparece orientada hacia el Este .MEDIDAS:largo .................................5.20 m.ancho................................4.00 m.altura máx./mín. ..............2.50 m./ 1.30 m.ancho puerta....................1.10 m.altura puerta ....................1.70 m.pesebre ............................2.10 m. largo x 0.90 m. alto x 0.50 m. anchoMATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: caseta realizada con piedra seca, ensu parte interior las paredes están enlucidas con barro. El suelo es de tierra pisa-da, y la cubierta está formada por seis vigas de hormigón sobre las que se dispo-ne cañizo cubierto por tejas. Dos vigas de madera en la parte interior y una de hor-migón en la exterior forman el dintel. En su interior hay un pesebre de tres senos,rematados con yeso y madera, y en el rincón derecho, junto a la puerta, hay unrudimentario hogar.ESTADO DE CONSERVACIÓN: Dada la reconstrucción de la cubierta y de parte deldintel, el estado de conservación es bueno, salvo por el estado de ruina de uno delos senos del pesebre..OBSERVACIONES: Uso eventual.TRABAJO DE CAMPO: S. MARTÍNEZ Y J. L. ALCAIDE. 22/03/2008MATERIAL COMPLEMENTARIO: Fotografías.
  • 48. La piedra de Alcublas / 47 CASETAS. FICHA Nº 7En contraste con otras casetas de la zona, el aparejo de piedra es de buena calidad Vista de la puerta. Se aprecia el rudimenta- rio hogar y las vigas de hormigón.
  • 49. 48 / La piedra de AlcublasCASETAS. FICHA Nº 8IDENTIFICACIÓN: El Prao. Caseta nº 3.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Estructuras de piedra en seco. Caseta.COORDENADAS UTM: 699251.40 m. , 4411326.72 m.ALTITUD: 856 m.CARTOGRAFÍA: 667 (3-1)LOCALIZACIÓN: En la partida del Prao, junto al camino que va del Prao a Puerta,a unos 250 m.del inicio. A mano izquierda, en la parte interior de un campo dealmendros y rodeada de higueras. La accesibilidad es buena.TIPO DE PLANTA: Rectangular. La puerta aparece orientada hacia el Sur.MEDIDAS:largo .................................4.80 m.ancho................................3.60 m.altura máx./mín. ..............2.50 m./ 1.30 m.ancho puerta....................0.80 m.altura puerta ....................1.80 m.pesebre ............................1.70 m. largo x 1.20 m. alto x 0.60 m. anchoMATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: caseta realizada con piedra seca, ensu parte exterior está rodeada por tres de sus lados por un majano. En el interiorhay zonas reforzadas con barro. El suelo es de tierra pisada y cascajo, y la cubier-ta está formada por ocho vigas de madera sobre las que se dispone cañizo cubier-to por tejas. El dintel y la parte de muro sobre este han sido rehechos con vigas dehormigón, ladrillo y cemento. En su interior hay un pesebre al que le falta la partesuperior. En la parte exterior, a la izquierda de la puerta el majano que rodea lacaseta se prolonga formando un abrigo al aire libre.ESTADO DE CONSERVACIÓN: El estado de conservación es bueno.OBSERVACIONES: Uso eventual.TRABAJO DE CAMPO: S. MARTÍNEZ Y J. L. ALCAIDE. 22/03/2008MATERIAL COMPLEMENTARIO: Fotografías.
  • 50. La piedra de Alcublas / 49 CASETAS. FICHA Nº 8Lateral y parte trasera con el majano adosado. Majano adosado: se aprecia que parte de las piedras han sido retiradas.
  • 51. 50 / La piedra de AlcublasCASETAS. FICHA Nº 9IDENTIFICACIÓN: El Prao. Caseta nº 4.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Estructuras de piedra en seco. Caseta.COORDENADAS UTM: 699203.51 m. , 4411693.96 m.ALTITUD: 862 m.CARTOGRAFÍA: 667 (3 -1)LOCALIZACIÓN: En la partida del Prao, junto al camino que va del Prao a Puerta,a unos 300 m.del inicio, a mano derecha, al final de un campo de almendros, enun perdido y lindando con monte. La accesibilidad es buena.TIPO DE PLANTA: Rectangular. La puerta aparece orientada hacia el Sur.MEDIDAS:largo .................................5.90 m.ancho................................3.90 m.grosor muro .....................0.50 m.altura máx./mín. ..............2.70 m./ 1.60 m.ancho puerta....................1.00 m.altura puerta ....................1.80 m.pesebre ............................2.60 m. largo x 1.15 m. alto x 0.50 m. anchoMATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: caseta realizada con piedra seca, ensu parte exterior y en el interior las juntas están reforzadas con barro. El suelo esde tierra pisada, y la cubierta está formada por doce vigas de madera de pino sobrelas que se dispone cañizo cubierto por tejas. Tres vigas hacen la función de dintel.En su interior hay un pesebre de cuatro huecos y en el rincón izquierdo junto a lapuerta hay una chimenea. A los lados de la chimenea hay dos “escudilleros”, elmás cercano a la puerta de 0.20 m. x 0.20 m. x 0.20 m., y al otro lado uno mayor de0.40 m. de largo x 0.35 m. de alto x 0.30 m. de hondo.ESTADO DE CONSERVACIÓN: El estado de conservación es bueno.OBSERVACIONES: Uso eventual.TRABAJO DE CAMPO: B. LLORENS Y J. L. ALCAIDE. 12/08/2008MATERIAL COMPLEMENTARIO: Fotografías.
  • 52. La piedra de Alcublas / 51 CASETAS. FICHA Nº 9Vista lateral. La piedra central grande es la trasera del“escudillero”.
  • 53. 52 / La piedra de AlcublasCASETAS. FICHA Nº 10IDENTIFICACIÓN: La Palacia. Caseta nº 1.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Construcciones de piedra en seco. Caseta y “siete”.COORDENADAS UTM: 699051.11 m. , 4411320.90 m.ALTITUD: 861 m.CARTOGRAFÍA: 667 (3 – 1)LOCALIZACIÓN: A pesar de algunas dudas, consideramos que la caseta está en laPartida de la Palacia. El acceso es complejo, desde la catalogada como nº 3 en laPartida del Prao (la de las higueras), unos 500 m. en dirección Oeste.TIPO DE PLANTA: rectangular, con la entrada orientada hacia el Este.MEDIDAS:CASETA Ancho .....................3.40 m. SIETE Trasera. . . . 4.20 m. Ancho puerta..........0.80 m. Lados . . . . . 3.40 m. Altura puerta..........1.60 m. Abertura. . . 3.00 m. Largo ......................3.75 m. Alto (mín./máx.) .....1.90 / 2.90 m.MATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: caseta en piedra seca, a su derechatiene adosado un siete. La caseta ha sido reformada, añadiéndole una puerta demadera, y en el interior se han revocado las juntas en las paredes y cubierto elsuelo con cemento. La cubierta está formada por vigas de madera sobre las quese dispone cañizo cubierto por tejas. En uno de los rincones de la pared del fondo,en concreto en el que está el hogar, hay una viga que cruza en diagonal de pareda pared por debajo del techo. Tres vigas hacen la función de dintel. En todas lasparedes hay incrustados palos a modo de perchas, y en una de ellas, junto alhogar, hay un “escudillero” o pequeña alacena de 0.40 x 0.20 x 0.20 metros.ESTADO DE CONSERVACIÓN: El estado es bueno, como atestiguan los numerososobjetos y la limpieza del interior. La caseta es usada con una cierta frecuencia.OBSERVACIONES: Adosado a los lados y la parte trasera de la caseta hay un maja-no reforzado con cemento. A unos 10 metros en dirección SO hay otro majano rec-tangular de 10m. largo x 2 ancho y 1.50 de alto. Delante, en dirección Sur, hay enel muro de la izquierda una hoquedad de 0.50 x 0.50 m. y 0.90m. de profundidadpara colocar “el hato y la botija” (comida y agua) resguardados del sol.TRABAJO DE CAMPO: S. MARTÍNEZ Y J. L. ALCAIDE. 22/03/2008MATERIAL COMPLEMENTARIO: Croquis y fotografías.
  • 54. La piedra de Alcublas / 53CASETAS. FICHA Nº 10 Detalle del siete anexo.
  • 55. 54 / La piedra de Alcublas CASETAS. FICHA Nº 10 Vista general. Se aprecia parte del majano que rodea la caseta. “Escudillero” practicado en una pared-majano cercana a la caseta.Escudillero junto al hogar. El hogar, y sobre él la viga Taburete y silla antigua que cruza de pared a pared. de “boga”.
  • 56. La piedra de Alcublas / 55CASETAS. FICHA Nº 11IDENTIFICACIÓN: La Palacia. Caseta 2.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Construcciones de piedra en seco. Caseta .COORDENADAS UTM: 698128.86 m. , 4411240.84 m.ALTITUD: 876 m.CARTOGRAFÍA: 667 (3-1)LOCALIZACIÓN: En la partida de la Palacia, junto a la carretera de Alcublas a LasDueñas, casi al final de la recta a mano derecha, en el margen de un campo dealmendros, a 25 m. de la carretera. La accesibilidad es buena.TIPO DE PLANTA: rectangular, con la entrada orientada hacia el Sur.MEDIDAS:Ancho ...............................3.70 m.Ancho puerta....................1.35 m.Altura puerta....................1.65 m.Largo ................................6.25 m.Alto (mínimo/máximo).....1.20/2.50 m.Grosor muro.....................0.50 m.MATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: Construida en piedra seca, hacetiempo que perdió su cubierta y elementos interiores (probablemente pesebres ychimenea). En el interior sigue las mismas pautas que la mayoría de las casetasde la zona, y presenta uso de argamasa para “rejuntar” las piedras. Como curiosi-dad, en el dintel, formado por tres vigas de las que sólo quedan dos, una de lasvigas es un palo de prensa de un trullo o “trull”.ESTADO DE CONSERVACIÓN: Muy malo, hace tiempo que perdió la cubierta y suselementos interiores, y han empezado a derrumbarse las paredes, comenzandopor el lienzo de muro de encima de la puerta.OBSERVACIONES:TRABAJO DE CAMPO: JORGE MARTÍNEZ Y J. L. ALCAIDE. 06/12/2008MATERIAL COMPLEMENTARIO: Fotografías.
  • 57. 56 / La piedra de Alcublas CASETAS. FICHA Nº 11Uno de los palos usados como viga enel dintel era un palo de trul
  • 58. La piedra de Alcublas / 57CASETAS. FICHA Nº 12IDENTIFICACIÓN: Los Casales. Caseta nº 1.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia).TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Estructuras de piedra en seco. Caseta.COORDENADAS UTM: 698154.13 m. , 4407898.66 m,ALTITUD: 808 m.CARTOGRAFÍA: 667 (3 – 1)LOCALIZACIÓN: En la partida de los Casales. En el camino de Los Casales alCorral Blanco, a aproximadamente 1.000m. desde el cruce del camino de las OyasCiveras, en un campo de almendros a la derecha del camino, un poco más delan-te de una clocha. La accesibilidad es buena.TIPO DE PLANTA: Rectangular. La puerta aparece orientada hacia el Sur.MEDIDAS:largo .................................3.85 m.ancho................................3.00 m.altura máx./mín. ..............2.15 m./ 1.70 m.ancho puerta....................1.00 m.altura puerta ....................1.60 m.pesebre ............................0.70 m. largo x 0.80 m. alto x 0.50 m. anchoMATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: caseta realizada con piedra seca, ensu parte exterior y en el interior las juntas están reforzadas con barro. El sueloes de tierra pisada, y la cubierta está formada por seis vigas de madera de pinosobre las que se dispone cañizo cubierto por tejas. Cuatro vigas hacen la funciónde dintel. En su interior hay un pesebre simple realizado en piedra, argamasa ymadera.ESTADO DE CONSERVACIÓN: El estado de conservación es bueno.OBSERVACIONES: Uso eventual. En el camino, antes de desviarse hacia la casa,hay una “clocha” de 75 x 75 cm. que aprovecha un afloramiento rocoso, y a la quealguien ha colocado unas paredes y una cubierta de piedra.TRABAJO DE CAMPO: S. MARTÍNEZ Y J. L. ALCAIDE. 22/03/2008MATERIAL COMPLEMENTARIO: Croquis y fotografías.
  • 59. 58 / La piedra de Alcublas CASETAS. FICHA Nº 12
  • 60. La piedra de Alcublas / 59 CASETAS. FICHA Nº 12“Clocha” en el camino antes del desvíohacia la caseta
  • 61. 60 / La piedra de AlcublasCASETAS. FICHA Nº 13IDENTIFICACIÓN: Los Casales. Caseta nº 2.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia).TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Estructuras de piedra en seco. Caseta.COORDENADAS UTM: 698434.72 m. , 4408133.74 m.ALTITUD: 816 m.CARTOGRAFÍA: 667 (3-1)LOCALIZACIÓN: En la partida de los Casales. En el camino de Los Casales alCorral Blanco, a aproximadamente 1.300m. desde el cruce del camino de las OyasCiveras, en una curva cerrada a la derecha hay un entradero con asfalto: siguien-do ese camino varios campos está la caseta en un campo de almendros. La acce-sibilidad es buena.TIPO DE PLANTA: Rectangular. La puerta aparece orientada hacia el Sur-Este.MEDIDAS:largo .................................4.95 m.ancho................................3.80 m.altura máx./mín. ..............2.45 m./ 1.85 m.ancho puerta....................1.65 m.altura puerta ....................1.75 m.pesebre ............................1.20 m. largo x 1.00 m. alto x 0.40 m. anchoMATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: caseta realizada con piedra seca, ensu parte exterior y en el interior las juntas están reforzadas con barro. El suelo esde tierra pisada, y la cubierta está formada por siete vigas de madera sobre las quese dispone cañizo cubierto por tejas. Tres vigas hacen la función de dintel. En suinterior hay un pesebre simple realizado en piedra, argamasa y madera. La puer-ta es más ancha de lo habitual para permitir la entrada del carro.ESTADO DE CONSERVACIÓN: El estado de conservación es regular, con filtracio-nes en la cubierta.OBSERVACIONES: Uso eventual.TRABAJO DE CAMPO: S. MARTÍNEZ Y J. L. ALCAIDE. 22/03/2008MATERIAL COMPLEMENTARIO: Croquis y fotografías.
  • 62. La piedra de Alcublas / 61CASETAS. FICHA Nº 13
  • 63. 62 / La piedra de Alcublas CASETAS. FICHA Nº 13Vista de la parte delantera, con laentrada ancha para el carro. Vista general de la caseta desde el bancal de arriba.
  • 64. La piedra de Alcublas / 63CASETAS. FICHA Nº 14IDENTIFICACIÓN: Los Casales. Caseta nº 3.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Estructuras de piedra en seco. Caseta.COORDENADAS UTM: 698420.96 m. , 4408203.06 m.ALTITUD: 820 m.CARTOGRAFÍA: 667 (3-1)LOCALIZACIÓN: En la partida de los Casales. En el camino de Los Casales alCorral Blanco, a aproximadamente 1.300m. desde el cruce del camino de las OyasCiveras, en una curva cerrada a la derecha hay un entradero con asfalto: siguien-do ese camino varios campos está la caseta, un bancal más adelante y más arribade la nº 2. La accesibilidad es buena.TIPO DE PLANTA: Rectangular. La puerta aparece orientada hacia el Sur.MEDIDAS:largo .................................4.50 m.ancho................................4.30 m.altura máx./mín. ..............2.20 m./ 1.60 m.ancho puerta....................0.90 m.altura puerta ....................1.60 m.pesebre ............................1.00 m. largo x 0.70 m. alto x 0.50 m. anchoMATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: caseta realizada con piedra seca, en suparte interior las juntas están reforzadas con barro. En uno de sus laterales aprove-cha la pared del bancal superior para muro de la caseta. El suelo es de tierra pisada,y la cubierta está formada por ocho vigas de madera sobre las que se dispone cañizocubierto por tejas. Sobre esta cubierta se ha colocado varios trozos de “uralita” en unintento por evitar las filtraciones en el estropeado tejado. Dos vigas hacen la funciónde dintel y se ha dispuesto una vieja persiana a modo de puerta. En su interior hay unpesebre simple realizado en piedra, argamasa y madera.ESTADO DE CONSERVACIÓN: El estado de conservación es malo, con algunas vigas enmuy mal estado por las filtraciones y con un apuntalamiento muy rudimentario.OBSERVACIONES: Uso eventual. En su interior se observan varias garrafas de pro-ductos fitosanitarios, algunos sacos y varas, y algunos vasos de corcho para col-menas ya en desuso.TRABAJO DE CAMPO: S. MARTÍNEZ Y J. L. ALCAIDE. 22/03/2008MATERIAL COMPLEMENTARIO: Croquis y fotografías.
  • 65. 64 / La piedra de AlcublasCASETAS. FICHA Nº 14 Vista desde el extremo del bancal superior a la caseta 2.
  • 66. La piedra de Alcublas / 65CASETAS. FICHA Nº 14
  • 67. 66 / La piedra de AlcublasCASETAS. FICHA Nº 15IDENTIFICACIÓN: Los Casales. Caseta nº 4.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Estructuras de piedra en seco. Caseta.COORDENADAS UTM: 698429.96 m. , 4408067.86 m.ALTITUD: 810 m.CARTOGRAFÍA: 667 (3 – 1)LOCALIZACIÓN: En la partida de los Casales. En el camino de Los Casales alCorral Blanco, a aproximadamente 1.300m. desde el cruce del camino de las OyasCiveras, en una curva cerrada a la derecha hay un entradero con asfalto: siguien-do ese camino, se llega a unos campos: a mano derecha bajando dos campos estála caseta. La accesibilidad es buena.TIPO DE PLANTA: Rectangular. La puerta aparece orientada hacia el Oeste.MEDIDAS:largo .................................4.00 m.ancho................................3.60 m.altura máx./mín. ..............2.20 m./ 1.60 m.ancho puerta....................0.70 – 1.00 m.altura puerta ....................1.60 m.escudillero .......................0.30 m. x 0.30 m. x 0.30 m.MATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: caseta realizada con piedra seca, enuno de sus laterales aprovecha la pared del bancal superior para muro de la case-ta. El acceso es por un lateral en el que el muro del bancal superior hace de refu-gio descubierto anexo. La anchura del acceso es decreciente según se desciende,y en su interior no quedan restos de pesebre. Si que hay sin embargo un escudille-ro, y como curiosidad existe una especie de respiradero en una de las paredes, for-mado por dos tejas insertadas en el muro, a unos 70 cm. De altura.ESTADO DE CONSERVACIÓN: El estado de conservación es malo, ha perdido lacubierta por completo.TRABAJO DE CAMPO: JORGE MARTÍNEZ Y J. L. ALCAIDE. 13/09/2008MATERIAL COMPLEMENTARIO: Croquis y fotografías.
  • 68. La piedra de Alcublas / 67 CASETAS. FICHA Nº 15Detalle del escudillero, con un lagarto o“buzgaño”a su izquierda.
  • 69. 68 / La piedra de AlcublasCASETAS. FICHA Nº 15En el muro junto a la puerta hay otroescudillero un poco deteriorado. Detalle del “respiradero”. En el lateral, en el rincón junto a la rampa, se observa el respiradero de tejas.
  • 70. La piedra de Alcublas / 69CASETAS. FICHA Nº 16IDENTIFICACIÓN: Cañada de los Charcos. Caseta nº 1.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Estructuras de piedra en seco. Caseta.COORDENADAS UTM: 700552.49 m. , 4410741.72 m.ALTITUD: 847 m.CARTOGRAFÍA: 667 (3-1)LOCALIZACIÓN: En la partida del Descansador, casi en el límite con el término deAltura, a 838 m. de altitud. Se accede, pasada la recta de la Balsilla, desde el ter-cer camino a mano izquierda en dirección a Altura. Este camino tiene una bifurca-ción nada más empezar: hay que tomar el ramal izquierdo, y tras la primera curvala primera senda que sale a la derecha. La accesibilidad es buena.TIPO DE PLANTA: rectangular, orientada hacia el Sur-Sureste.MEDIDAS:Ancho ...............................3.90 m.Largo ................................4.60 m.Altura máxima/mínima ...2.00 m./ 1.60 m.Grosor muro.....................0.50 m.Ancho puerta....................0.80 m.MATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: realizada con piedra en seco. Hay unpar de palos a modo de cubierta ya derruida, pero que no pertenecen a la cubier-ta original, si no a otra posterior muy rudimentaria. En la pared del fondo quedanrestos de un pesebre doble y de un poyo (las medidas son de 0.50 m. de hondo x1.40 m. de largo x 0.75 m. de alto.Está construida aprovechando la pared de un bancal, y en su parte posterior tieneun majano adosado a modo de muro o banco, de 0.50 m. de altura.ESTADO DE CONSERVACIÓN: El estado de conservación es malo. La caseta ha per-dido la cubierta y está abandonada desde hace mucho tiempo, y casi cubierta porla maleza, aunque si se conserva abierta la senda que conduce a ella desde elcamino.TRABAJO DE CAMPO: J. MARTÍNEZ Y J. L. ALCAIDE. 13/08/2008MATERIAL COMPLEMENTARIO: Fotografías.
  • 71. 70 / La piedra de Alcublas CASETAS. FICHA Nº 16 Restos de los pesebres. Detalle del rincón.
  • 72. La piedra de Alcublas / 71CASETAS. FICHA Nº 17IDENTIFICACIÓN: Corral Blanco. Caseta de los Burgos.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Estructuras de piedra en seco. Caseta.COORDENADAS UTM: 698280.74 m. , 4409025.36 m.ALTITUD: 834 m.CARTOGRAFÍA: 667 (3-1)LOCALIZACIÓN: En la umbría del Corral Blanco, antes de llegar al corral. Tomandoel camino que lleva desde La Balsilla a Los Molinos, en el primer desvío a manoderecha una vez cruzado el barranco de la Tejería, a poco más de 30 metros, rode-ada de campos de almendros y viña. La accesibilidad es buena.TIPO DE PLANTA: Rectangular. La puerta aparece orientada hacia el Sur-Suroeste.MEDIDAS:largo .................................4.50 m.ancho................................3.70 m.altura máx./mín. ..............2.40 m./ 2.00 m.ancho puerta....................0.85 m.altura puerta ....................1.65 m.pesebre ............................0.60 m. largo x 1.10 m. alto x 0.50 m. anchogrosor muro .....................0.60 m.MATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: caseta realizada con piedra seca, ensu parte interior las juntas están reforzadas con argamasa. El suelo es de tierrapisada, y la cubierta está formada por seis vigas de madera de pino sobre las quese dispone cañizo cubierto por tejas. El dintel, al igual que el umbral, está forma-do por un enorme bloque de piedra, y también en las esquinas aparecen grandesbloques toscamente trabajados. En el interior hay un pesebre y en el rincón, a laizquierda de la puerta, un rudimentario hogar. En la parte posterior hay adosadoun majano.ESTADO DE CONSERVACIÓN: El estado de conservación es bueno.OBSERVACIONES: Uso eventual. Por el uso de umbral y dintel en piedra es una delas casetas más interesantes del término municipal.TRABAJO DE CAMPO: J. MARTÍNEZ Y J. L. ALCAIDE. 13/09/2008MATERIAL COMPLEMENTARIO: Fotografías.
  • 73. 72 / La piedra de Alcublas CASETAS. FICHA Nº 17 Vista lateral en la que se aprecia el majano existente.
  • 74. La piedra de Alcublas / 73CASETAS. FICHA Nº 18IDENTIFICACIÓN: La Roza. Caseta 1.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Construcciones de piedra en seco. Caseta .COORDENADAS UTM: 697618.78 m. , 4411651.99 m.ALTITUD: 923 m.CARTOGRAFÍA: 667 (2-1)LOCALIZACIÓN: En la partida de la Roza, entrando desde la carretera a Sacañe, amano derecha junto al camino, en un campo de almendros. La accesibilidad esbuena.TIPO DE PLANTA: rectangular, con la entrada orientada hacia el Sur-Sureste.MEDIDAS:Ancho ...............................3.75 m.Ancho puerta....................0.95 m.Altura puerta....................1.55 m.Largo ................................5.55 m.Alto (mínimo/máximo).....1.90/2.40 m.MATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: Está realizada con piedra seca en elexterior y con piedra y argamasa en el interior. La cubierta es de tejas sobre cañizoy vigas de madera. En el interior destaca la presencia de una chimenea en muy buenestado de conservación, construida con un palo y sobre él losas recubiertas de yeso,una técnica muy similar a la usada para hacer los tres pesebres, cuya altura es de0.80 m., la profundidad de 0.60 m., y la longitud total de los tres es de 2.90 m.En las paredes hay numerosas estacas para colgar objetos, y destacan dos escu-dilleros, uno muy pequeño ( 0.12 x 0.12 x 0.20 m.), y otro al lado derecho de la chi-menea de 0.30 x 0.35 x 0.35 m, y un hueco en el muro junto a la puerta que muybien pudo ser creado con la intención de colocar en él la botija de agua.ESTADO DE CONSERVACIÓN: bastante bueno, sólo habría que repasar la cubiertaun poco.OBSERVACIONES: en la parte de detrás, a unos 25 m. de la caseta hey, debajo dela pared de un bancal, un espacio pseudo-circular delimitado por piedras, al quepopularmente se denomina “sitio”, y que se usaba para dejar la uva vendimiadahasta que llegaba el carro y se la llevaba al trul.TRABAJO DE CAMPO: COLECTIVO DE ACLA. 06/12/2008MATERIAL COMPLEMENTARIO: Fotografías.
  • 75. 74 / La piedra de AlcublasCASETAS. FICHA Nº 18 Rincón con la chimenea. El suelo se ha cementado para su uso.. Pequeño escudillero
  • 76. La piedra de Alcublas / 75 CASETAS. FICHA Nº 18 Detalle del dintel. A pocos metros de la case- ta, un “sitio”Detalle del escudillero grande.El “sitio” es un espacio delimitado por piedras y sobre roca, en el quese dejaba la uva vendimiada mientras el carro hacía un viaje hasta el trul
  • 77. 76 / La piedra de AlcublasCASETAS. FICHA Nº 19IDENTIFICACIÓN: La Roza. Caseta 2.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Construcciones de piedra en seco. Caseta .COORDENADAS UTM: 697580.64 m. , 4411692.50 m.ALTITUD: 929 m.CARTOGRAFÍA: 667 (2-1)LOCALIZACIÓN: En la partida de la Roza, subiendo la ladera a la izquierda de laCaseta 1 hay unos campos de almendros, y en el vértice derecho del segundocampo se encuentra, casi oculta por una carrasca.TIPO DE PLANTA: rectangular, con la entrada orientada hacia el Sur-Sureste.MEDIDAS:Ancho ...............................4.10 m.Ancho puerta....................0.90 m.Largo ................................4.50 m.Alto (mínimo/máximo) .....1.50/2.00 m.Grosor muro.....................0.60 m.MATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: realizada con piedra seca, se hayatotalmente en ruinas. Se aprecia restos de argamasa en la parte superior, dondedescansaba la cubierta, y en el pequeño respiradero en el muro lateral. La mayorparte del interior es imposible de inspeccionar a causa de la vegetación.ESTADO DE CONSERVACIÓN: En ruinas.OBSERVACIONES:TRABAJO DE CAMPO: JORGE MARTÍNEZ Y J. L. ALCAIDE. 06/12/2008MATERIAL COMPLEMENTARIO: Fotografías.
  • 78. La piedra de Alcublas / 77CASETAS. FICHA Nº 19
  • 79. 78 / La piedra de AlcublasREFUGIOS. FICHA Nº 1IDENTIFICACIÓN: Los Bones – Nº 1. Refugio de La Pedrera.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Construcciones de piedra en seco. Refugio .COORDENADAS UTM: 697248 , 4409039ALTITUD: 855 m.CARTOGRAFÍA: 667 (2-1)LOCALIZACIÓN: En la partida de Los Bones. En uno de los bancales de la mina demármol. La accesibilidad es regular.TIPO DE PLANTA: Mixta, semicircular en la parte posterior y rectangular en lafrontal y lateral. La puerta aparece orientada hacia el N. Adosado a su lado Estetiene un muro que forma un abrigo o siete.MEDIDAS:Parte frontal.....................2.10 m.Ancho puerta....................0.48 m.Lateral..............................2.20 m.Altura ...............................1.20 m.Muro adosado (longitud)..1.60 m.MATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: realizado en piedra seca. La cubiertaestá hecha con piedras apoyadas en dos travesaños de madera y sobre ellas tierray piedras.ESTADO DE CONSERVACIÓN: El estado de conservación es bueno.OBSERVACIONES: Era utilizado como refugio eventual por los picapedreros quetrabajaban en la cantera. Dejó de utilizarse en el segundo tercio del s.XX. En susproximidades se puede observar un portal para una casa a mitad de labrar.TRABAJO DE CAMPO: COLECTIVO DE ACLA. 04/11/2007MATERIAL COMPLEMENTARIO: Fotografías.
  • 80. La piedra de Alcublas / 79 REFUGIOS . FICHA Nº 1Detalle del interior y la cubierta.Vista de una de las terrazas de explotación de la cantera.
  • 81. 80 / La piedra de AlcublasREFUGIOS. FICHA Nº 2IDENTIFICACIÓN: La Balsa Calzón – Refugio 2.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Estructuras de piedra en seco. Refugio.COORDENADA UTM: 696823.91 m. , 4405975.12 mALTITUD: 744 m. (aprox.)CARTOGRAFÍA: 667 (2-2)LOCALIZACIÓN: En la partida de La Balsa Calzón, justo en la curva que hace el cami-no que viene desde La Cava antes de salir a la carretera de Alcublas. Situado en uncampo de almendros tres bancales arriba del camino. La accesibilidad es buena.TIPO DE PLANTA: Mixta, semicircular en la parte posterior y rectangular en lafrontal y lateral. La puerta aparece orientada hacia el E.MEDIDAS:Interior: 2.00 m. largo Exterior: 10.80 m. largo Puerta: 0.80 m. ancho 1.10 m. ancho 7.60 m. ancho 1.35 m. alto 1.40 m. alto -------- altoMATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: realizad con piedra en seco, en unazona muy pedregosa en la que son frecuentes las acumulaciones de piedras omajanos, más o menos ordenadas. Aprovechando la construcción de uno de estosmajanos se hizo el refugio, cubierto con grandes losas de piedra. Para evitar filtra-ciones de agua se ha colocado recientemente dos trozos de “uralita” y piedras máspequeñas en la parte superior de la cubierta. El dintel está hecho con una piedragrande y el suelo es de tierra. Parte del majano está construida para servir de abri-go complementario al refugio. En el rincón del abrigo hay unas piedras grandes amodo de banco.ESTADO DE CONSERVACIÓN: El estado de conservación es bueno, salvo por lamodificación de la cubierta.OBSERVACIONES: El refugio está en uso, tal como atestiguan la silla, las varaspara tirar las almendras del árbol situadas en un lado del techo, o la bolsa de plás-tico colgada de una estaca.En el mismo bancal, a unos 25 metros, existe un majano de forma regular de apro-ximadamente 5 metros de largo por 1 metro de ancho y 1.40 metros de alto.TRABAJO DE CAMPO: COLECTIVO DE ACLA. 08/12/2007MATERIAL COMPLEMENTARIO: Fotografías y croquis.
  • 82. La piedra de Alcublas / 81REFUGIOS . FICHA Nº 2
  • 83. 82 / La piedra de AlcublasREFUGIOS. FICHA Nº 3IDENTIFICACIÓN: La Balsilla. Nº 1. Refugio del Tío Román.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Estructuras de piedra en seco. Refugio.COORDENADAS: 698273.33 m. , 4409552.67 m.ALTITUD: 841 m.CARTOGRAFÍA: 667 (3-1)LOCALIZACIÓN: En la partida de La Balsilla. Nada más tomar la carretera que vaa Sacañet, por el primer “entradero” a los bancales a mano izquierda, está situa-da en la pared del fondo del cuarto bancal de la derecha. La accesibilidad es buena.TIPO DE PLANTA: Mixta, semicircular a los lados y rectilínea en las partes frontaly posterior. La puerta aparece orientada hacia el Sur.MEDIDAS: Interior: Exterior: Puerta: 2.20 m. largo 8.40 m. largo 0.90 m. ancho 0.90 m. ancho mínimo 4.50 m. ancho 1.35 m. alto 1.40 m. ancho màximo -------- altoMATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: realizado con piedra en seco, en unazona muy pedregosa en la que son frecuentes las acumulaciones de piedras o maja-nos, más o menos ordenadas y las paredes de separación de campos en altura y bas-tante anchas. Aprovechando la construcción de uno de estos majanos se hizo el refu-gio, cubierto con grandes losas de piedra, y sobre ellas piedras de menor tamaño yguijarros. La pared lateral junto a la puerta sirve de abrigo complementario al refu-gio. En el interior, al fondo, hay un ensanchamiento de la cavidad.ESTADO DE CONSERVACIÓN: El estado de conservación es regular, con un des-prendimiento de piedras a la derecha de la puerta y una zarza a la izquierda queamenaza con cubrir el refugio por completo.OBSERVACIONES: Con permiso del propietario se realiza una limpieza del accesoy un apuntalamiento provisional de la zona desprendida. En el interior, al fondo, seaprecia la colocación de sarmientos a modo de base para confeccionar un lechoprovisional.TRABAJO DE CAMPO: S. MARTÍNEZ Y J. L. ALCAIDE. 29/12/2007MATERIAL COMPLEMENTARIO: Fotografías y croquis.
  • 84. La piedra de Alcublas / 83REFUGIOS . FICHA Nº 3
  • 85. 84 / La piedra de AlcublasREFUGIOS. FICHA Nº 4IDENTIFICACIÓN: La Balsilla – Refugio nº 2.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Estructuras de piedra en seco. Refugio.COORDENADAS UTM: 698315.66 m. , 4409651.89 m.ALTITUD: 840 m.CARTOGRAFÍA: 667 (3-1)LOCALIZACIÓN: En la partida de La Balsilla. Nada más tomar la carretera que vaa Sacañet, por el primer “entradero” a los bancales a mano izquierda. Desde elángulo derecho del campo en el que está el refugio nº 1, se cruza dos bancales endiagonal hasta llegar a un campo de almendros situado a espaldas de una granja(“la granja del molinero”).TIPO DE PLANTA: Mixta, semicircular en el lateral derecho y rectilínea en el restode lados. y lateral. La puerta aparece orientada hacia el Sur. El interior del refugioes de planta circular.MEDIDAS:Interior: 2.20 m. diametro Exterior: 4.75 m. parte frontal Puerta: 0.65 m. ancho 1.70 m. altura 5.40 m. pared lateral 1.30 m. alto 2.75 m. altura aprox.MATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: realizado con piedra en seco, en unazona muy pedregosa en la que son frecuentes las acumulaciones de piedras omajanos, más o menos ordenadas. Aprovechando la construcción de uno de estosmajanos se hizo el refugio, cubierto con falsa bóveda por aproximación de hiladasde piedras. Todo el muro interior del refugio está recorrido en la parte inferior poruna hilera de losas a modo de banco. Las paredes del majano y el bancal, en ángu-lo recto, dan lugar a un refugio descubierto complementario.ESTADO DE CONSERVACIÓN: Aunque el interior está relativamente bien conserva-do, existe un desprendimiento de piedras considerable en la parte exterior dere-cha del refugio, junto a la puerta, y a consecuencia de éste han caído algunas pie-dras en el interior. Peligra seriamente toda la estructura.OBSERVACIONES: sería muy interesante, dado lo elaborado del interior de esterefugio, contactar con el propietario para obtener permiso para su reparación.TRABAJO DE CAMPO: S. MARTÍNEZ Y J. L. ALCAIDE. 29/12/2007MATERIAL COMPLEMENTARIO: Fotografías y croquis.
  • 86. La piedra de Alcublas / 85 REFUGIOS. FICHA Nº 4Interior con las losas amodo de banco.
  • 87. 86 / La piedra de AlcublasREFUGIOS. FICHA Nº 5IDENTIFICACIÓN: Los Casales. Refugio y siete nº 1.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Estructuras de piedra en seco. Refugio.COORDENADAS UTM: 698408.79 m. , 4408188.51 m.ALTITUD: 822 m.CARTOGRAFÍA: 667 (3-1)LOCALIZACIÓN: En la partida de los Casales. En el camino de Los Casales alCorral Blanco, a aproximadamente 1.300m. desde el cruce del camino de las OyasCiveras, en una curva cerrada a la derecha hay un entradero con asfalto: siguien-do ese camino varios campos está el refugio, un bancal más arriba de la caseta nº3. La accesibilidad es buena.TIPO DE PLANTA: Estructura mixta formada por un siete de planta rectangular yun refugio circular adosado un par de metros a la izquierda.MEDIDAS:REFUGIO: Interior: 1.30 m. de diámetro / 1.60 m. de altura aprox. Puerta: 0.70 m. ancho / 0.70 m. altoSIETE: 3.30 m. (pared frontal) X 4.00 m. (lado izquierdo) Altura muro siete: 1.90 m. Escudillero: 30 X 30 X 30 m.MATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: realizados con piedra en seco, en unazona muy pedregosa en la que son frecuentes las acumulaciones de piedras omajanos, más o menos ordenadas. Aprovechando la construcción de uno de estosmajanos se hicieron el siete y el refugio, cubierto éste con falsa bóveda por apro-ximación de piedras. En la pared lateral del siete hay un “escudillero”.ESTADO DE CONSERVACIÓN: Existe un importante desprendimiento de piedras enla parte exterior izquierda del refugio junto a la puerta, y a consecuencia de éstehan caído algunas piedras en el interior. Peligra seriamente toda la estructura. Elsiete está en buen estado aunque todo el conjunto está bastante invadido por lavegetación.TRABAJO DE CAMPO: S. MARTÍNEZ Y J. L. ALCAIDE. 29/12/2007MATERIAL COMPLEMENTARIO: Fotografías y croquis.
  • 88. La piedra de Alcublas / 87 REFUGIOS. FICHA Nº 5Detalle del siete. Se observa la pequeñaalacena o escudillero.
  • 89. 88 / La piedra de AlcublasREFUGIOS. FICHA Nº 6IDENTIFICACIÓN: La Balsa Calzón – Refugio 1.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Estructuras de piedra en seco. Refugio.COORDENADAS UTM: 696844.29 m. , 4405997.88 m.ALTITUD: 740 m. (aprox.)CARTOGRAFÍA: 667 (2-2)LOCALIZACIÓN: En la partida de La Balsa Calzón, justo en la curva que hace elcamino que viene desde La Cava antes de salir a la carretera de Alcublas. Situadoen un bancal de almendros un poco más arriba del camino. La accesibilidad esbuena.TIPO DE PLANTA: Mixta, semicircular en la parte posterior y rectangular en lafrontal y lateral. La puerta aparece orientada hacia el SE.MEDIDAS:Interior: 2.20 m. largo Exterior: 3.50 m. largo Puerta: 0.60 m. ancho 1.20 m. ancho 3.20 m. ancho 1.20 m. alto 1.60 m. alto -------- altoMATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: realizado con piedra en seco, en unazona muy pedregosa en la que son frecuentes las acumulaciones de piedras omajanos, más o menos ordenadas. Aprovechando la construcción de uno de esosmajanos se hizo el refugio, cubierto con falsa bóveda de piedras por aproximación,y piedras más pequeñas en la parte superior de la cubierta. El dintel está hechocon una piedra grande y el suelo es de tierra.ESTADO DE CONSERVACIÓN: El estado de conservación es bueno, sin que se apre-cien filtraciones ni desprendimientos.OBSERVACIONES: Por la limpieza del interior y el buen estado de conservación,parece que está en uso. En el interior se aprecian restos antiguos de haber encen-dido fuego.TRABAJO DE CAMPO: COLECTIVO DE ACLA. 08/12/2007MATERIAL COMPLEMENTARIO: Fotografías.
  • 90. La piedra de Alcublas / 89REFUGIOS. FICHA Nº 6
  • 91. 90 / La piedra de AlcublasREFUGIOS. FICHA Nº 7IDENTIFICACIÓN: Los Bones. “Siete” nº 1.LOCALIDAD: Alcublas (Los Serranos, Valencia)TIPOLOGÍA: 1ª Patrimonio agrícola. 2ª Estructura de piedra en seco. Refugio Descubierto o Siete.COORDENADAS UTM: 697435 , 4408842ALTITUD: 831 m.CARTOGRAFÍA: 667 (2-1)LOCALIZACIÓN: En la entrada de un campo de almendros, aproximadamente a 50metros de distancia de la Caseta 1 en dirección SE . Accesibilidad buena.TIPO DE PLANTA: Irregular, en forma de “u” ligeramente cerrada por su ladoizquierdo.MEDIDAS:Pared derecha: 5.20m.Pared trasera: 6.30 m.Pared izquierda: 3.60 m.Acceso: de 2.20 m., abierto al Este.MATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS: Piedra en seco.ESTADO DE CONSERVACIÓN: Muy deteriorado, ha perdido gran parte de las pie-dras que lo formaban.TRABAJO DE CAMPO: COLECTIVO DE ACLA. 04/11/2007MATERIAL COMPLEMENTARIO: Croquis y fotografías.
  • 92. La piedra de Alcublas / 91REFUGIOS. FICHA Nº 7
  • 93. 92 / La piedra de AlcublasEstrategias y propuestas de conservaciónLa pérdida de funcionalidad de la mayoría de las construcciones que nos ocupanlas ha abocado generalmente al olvido, y cuando sufren algún deterioro son aban-donadas a su suerte o bien son reparadas de cualquier manera, sin tener en cuen-ta su posible valor patrimonial y sin ningún respeto por los materiales y técnicasconstructivas originales. En muchas ocasiones también han sido objeto de un cam-bio de usos, amparado en la relativa anarquía que a nivel urbanístico reina en losterrenos rústicos del término municipal: antiguas casetas o refugios de campo hanido transformándose -en algunos casos poco a poco, con un pequeño añadidocada año, pero en otros casos con total alevosía y desprecio de la normativa urba-nística-, en auténticos “chalets” que modifican el paisaje.La intención de este trabajo no es juzgar estas posibles infracciones urbanísticas,ni enjuiciar tampoco esos cambios de usos, lógicos por otra parte en cuanto quehan cambiado los medios y modelos de producción agrícola y ganadera. Tampocopodemos criticar la utilización de materiales no tradicionales en los casos en losque estas construcciones son reparadas: hoy por hoy hay materiales difíciles deconseguir –un ejemplo claro serían los cañizos para las cubiertas-, y técnicas cuyouso no está al alcance de todo el mundo por la escasez de operarios especializa-dos, como es el caso de la técnica de construcción con piedra seca. Lo que preten-demos con este catálogo es conocer de forma detallada las características de estepatrimonio para así poder elaborar estrategias de conservación selectiva: todaslas casetas, refugios o “sietes” no merecen una protección especial por el merohecho de serlo, sino que sólo la merecen aquellos ejemplares que por sus carac-terísticas tipológicas, por su estado de conservación, su ubicación o su disponibi-lidad, son susceptibles de dar forma a un conjunto que pueda representar demanera fidedigna los usos y modos de vida tradicionales de la localidad.Así, en principio seleccionaríamos varias construcciones de cada una de las tipo-logías existentes, y luego concretaríamos más esa selección atendiendo a la loca-lización: interesa que ésta sea en zonas próximas entre sí, o próximas a otros ele-mentos de valor etnológico, de modo que puedan integrarse en un conjunto demayor entidad susceptible de una explotación turística o didáctica mediante rutastemáticas. También, como ya indicábamos, la disponibilidad es un criterio básico ala hora de realizar la selección: se debe de intentar llegar a acuerdos con los pro-pietarios de los ejemplares más interesantes para su cesión o venta alAyuntamiento, o para que permitan su visita e inclusión en itinerarios turísticos odidácticos –de manera gratuita o, por ejemplo, a cambio del mantenimiento de laconstrucción a cargo del Ayuntamiento.El siguiente paso es, lógicamente, la adecuación de las construcciones mediantesu recuperación “física”: es raro el ejemplar que no padece goteras o algún otrodaño estructural. Acometer la rehabilitación de los ejemplares seleccionados nosería excesivamente costoso a pesar del uso de técnicas y materiales tradiciona-
  • 94. La piedra de Alcublas / 93les, ya que el número de construcciones a recuperar no será muy elevado. Unida aesta recuperación física debe ir la recuperación y adecuación del entorno: accesosdefinidos, instalaciones anexas adecuadas en los casos en los que proceda y seaposible –aparcamientos, miradores, áreas de descanso-, trabajos de limpieza y deselvicultura, y señalización de las construcciones e instalaciones.Por último, debería estudiarse la posibilidad de obtener subvenciones para elmantenimiento de construcciones tradicionales, formen o no parte del conjunto deconstrucciones seleccionadas. Facilitar a sus propietarios el mantenimiento yrehabilitación de las construcciones con métodos y materiales tradicionales seríala mejor manera de evitar la desaparición de un patrimonio cultural propio de lalocalidad.Al igual que ocurre con el resto de construcciones tradicionales de la localidad,casetas, refugios y “sietes” sólo adquieren su verdadero significado y valor comopartes de un conjunto mayor, y su exhibición o explotación turística y didáctica sóloes concebible en combinación con el resto de recursos etnológicos, históricos ymedioambientales de la localidad.
  • 95. 94 / La piedra de Alcublas Agradecimientos. Quiero dar las gracias al Grupo de Piedra Seca de la ACLA, formado por José R. Casaña, Serafín Martínez, Charo Alcaide, Margarita Alcaide, Pilar Climent, Miguel Giménez, Begoña Llorens y Jorge Martínez, por su labor de catalogación de casetas y sietes, a Joan Blanco por su dedicación y ayuda para preparar este trabajo, y a la Asociación Cultural Las Alcublas en general por permitirme usar las fichas de catalogación en este estu- dio, que espero tenga continuidad hasta que la totalidad del patrimonio en piedra de Alcublas quede catalogado. José Luís Alcaide Verdés
  • 96. La piedra de Alcublas / 95BIBLIOGRAFÍAAmbrós i Ortiz, M. Lourdes; Pubill i Soler, Biel (2001). "Les construccions en pedraseca, recurs per interpretar el patrimoni". Perspectiva escolar. Núm. 257, p. 67-77.Benito Martín, Félix: La conservación de la arquitectura tradicional. Arquitecturatradicional y globalización cultural. Revista de Folklore. Caja España, FundaciónJoaquín Díaz. Año 2005, nº 290, págs. 39-43.Borrell i Cedó, Neus (2006). "El paisatge de la pedra en sec: lexperiència destudi,valoració, conservació i restauració daquest patrimoni de la Fundació El Solà".dins Paisatge, territori i societat a les terres de parla catalana: actes del V Congrésde la CCEPC (Maó, 14, 15 i 16 doctubre de 2005). Barcelona: Coordinadora deCentres dEstudis de Parla Catalana [etc.], p. 75-87.Campanera, Josep Maria; Vallés, Josep; Jané, Gerard; Guilera, Pere; Borrell, Neus(2009). "Taula Rodona de Pedra Seca al Baix Penedès: la importància de la valorit-zació econòmica de la pedra seca en la seva preservació". El marge. núm. 30Campanera, Josep Maria; Vallés, Josep; Jané, Gerard; Guilera, Pere; Borrell, Neus(2009). "Taula Rodona de Pedra Seca al Baix Penedès: la importància de la valorit-zació econòmica de la pedra seca en la seva preservació". El marge. núm. 30Cebrián Gimeno, Rafael (2007). "Larquitectura de la pedra en sec: paisatges sin-gulars de la paciència i la necessitat". Mètode. Núm. 54, p. 30-37.Constante Lluch, Juan Luís. Refugios rurales en el bajo maestrazgo: barraques ybarraquetes. [Artículo]. En: Penyagolosa, 15, 1980-1981, p. 27-44.Grimalt, M.; Rodríguez, R.; Alomar, G.; Ferrer, I; Reynés, A. (2003). "Paisatge ipedra en sec a Mallorca: la serra de Tramuntana de Mallorca, les muntanyes cons-truïdes". Mètode. Núm. 36, p. 40-43. [Consulta: 26.11.07].Jarque, Francesc. Lhome i la pedra. Universitat de València. València 2001.Jiménez, Clara (2005). "Considerant la idea de paisatge a través dels paisatges depedra seca (reversibles, reciclables, transformables". Dau: debats darquitectura iurbanisme. Núm. 24, p. 21-24.Simó Castillo, Juan B.: Congreso Internacional de la Piedra en Seco, Peñíscola,2000. [Artículo]. En: Centro de Estudios del Maestrazgo, 64, 2000, p. 51-54.Vallés Borrás, Vicent. Urbanisme i arquitectura popular: LAlcúdia, segles XVI-XX.[Libro]. LAlcúdia : Ajuntament de LAlcúdia, 1986. 81 p. : il. ; 30 cm.. 6853.
  • 97. La piedra de Alcublas Aplicación en patrimonio histórico y en la arquitectura vernacular localcon la colaboración de AYUNTAMIENTO DE ALCUBLAS