Existencia de Dios: Argumentos y Textos

4,665 views
4,431 views

Published on

Exposición de los argumentos más corrientes para demostrar la existencia o inexistencia de Dios

Published in: Education, Spiritual, Technology
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
4,665
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
92
Actions
Shares
0
Downloads
156
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Existencia de Dios: Argumentos y Textos

  1. 1. La existencia de Dios<br />Razones para decir que sí<br />Razones para decir que no<br />Razones para decir que no puede saberse<br />
  2. 2. Razones para decir que sí.<br />
  3. 3. Si Dios es perfecto, entonces no le falta ninguna perfección. La existencia es una perfección, por tanto, Dios existe.<br />BASTA CON TENER LA IDEA DE DIOS.<br />Argumento ontológico<br />
  4. 4. San Anselmo de Canterbury<br />
  5. 5. Ciertamente creemos que tú eres algo mayor que lo cual nada puede ser pensado. Se trata, de saber si existe una naturaleza que sea tal, porque el insensato ha dicho en su corazón: no hay Dios. Pero cuando me oye decir que hay algo por encima de lo cual no se puede pensar nada mayor, este mismo insensato entiende lo que digo; lo que entiende está en su entendimiento, incluso aunque no crea que aquello existe. Porque una cosa es que la cosa exista en el entendimiento, y otra que entienda que la cosa existe. Porque cuando el pintor piensa de antemano el cuadro que va a hacer, lo tiene ciertamente en su entendimiento, pero no entiende todavía que exista lo que todavía no ha realizado. Cuando, por el contrario, lo tiene pintado, no solamente lo tiene en el entendimiento sino que entiende también que existe lo que ha hecho. El insensato tiene que conceder que tiene en el entendimiento algo por encima de lo cual no se puede pensar nada mayor, porque cuando oye esto, lo entiende, y todo lo que se entiende existe en el entendimiento; y ciertamente aquello mayor que lo cual nada puede ser pensado, no puede existir en el solo entendimiento. Pues si existe, aunque sea sólo en el entendimiento, puede pensarse que exista también en la realidad, lo que es mayor. Por consiguiente, si aquello mayor que lo cual nada puede pensarse existiese sólo en el entendimiento, se podría pensar algo mayor que aquello que es tal que no puede pensarse nada mayor. Luego existe sin duda, en el entendimiento y en la realidad, algo mayor que lo cual nada puede ser pensado.<br />Proslogion, cap 2<br />
  6. 6. Todo tiene una causa, por tanto, el mundo mismo tiene que tenerla y tiene que ser algo distinto del propio mundo.<br />UN SER QUE SEA MUY PODEROSO, MUY SABIO, MUY BUENO.<br />Causa necesaria<br />
  7. 7. Santo Tomás de Aquino<br />
  8. 8. Hallamos que en este mundo de lo sensible hay un orden determinado entre las causas eficientes; pero no hallamos que cosa alguna sea su propia causa, pues en tal caso habría de ser anterior a sí misma, y esto es imposible. Ahora bien, tampoco se puede prolongar indefinidamente la serie de causas eficientes, porque siempre que hay causas eficientes subordinadas, la primera es causa de la intermedia, sea una o muchas, y éstas, causa de la última; y puesto que, suprimida una causa, se suprime su efecto, si no existiese una que sea la primera, tampoco existiría la intermedia ni la última. Si, pues, se prolongase indefinidamente la serie de causas eficientes, no habría causa eficiente primera y, por tanto, ni efecto último ni causa eficiente intermedia, cosa falsa a todas luces. Por consiguiente, es necesario que exista una causa eficiente primera, a la que todos llaman Dios.<br />Suma Teológica, I parte, c.2<br />
  9. 9. <ul><li>El universo es un mecanismo maravilloso en donde todo encaja de forma perfecta en un equilibrio que no puede haber salido del azar. Igual que un reloj necesita un relojero, el universo tiene su relojero.
  10. 10. ESE CONSTRUCTOR DEBE SER ALGO DISTINTO DEL MUNDO (LO CONSTRUIDO) Y DEBE SER UN SER INTELIGENTE PORQUE HA CREADO LAS LEYES QUE TODO LO REGULAN.</li></ul>Orden del mundo<br />
  11. 11. Vemos, en efecto, que cosas que carecen de conocimiento, como los cuerpos naturales, obran por un fin, como se comprueba observando que siempre, o casi siempre, obran de la misma manera para conseguir lo que más les conviene; por donde se comprende que no van a su fin obrando al acaso, sino intencionadamente. Ahora bien, lo que carece de conocimiento no tiende a un fin si no lo dirige alguien que entienda y conozca, a la manera como el arquero dirige la flecha. Luego existe un ser inteligente que dirige todas las cosas materiales a su fin, y a éste llamamos Dios..<br />Suma Teológica, I parte, c.5<br />
  12. 12. <ul><li>¿Por qué intentar ser bueno, por qué esforzarse por ser justos, de dónde sale que han de existir unos derechos que sean de todos y unos ideales que merezca la pena buscar? Si Dios no existiera todo estaría permitido.
  13. 13. DIOS ES LA FUENTE DE LAS LEYES HUMANAS, Y LA GARANTÍA DE QUE LA JUSTICIA AL FINAL PREVALECERÁ.</li></ul>Ley moral de los hombres<br />
  14. 14. Inmanuel KANT<br />
  15. 15. Es un hecho la existencia de un principio del deber básico en todas las personas (aunque no porque exista en nuestra conciencia le hagamos caso siempre), que puede considerarse como guía racional del comportamiento moral de los hombres. Pues bien, si ha de tener algún sentido tal principio, entonces debe tener existencia real una justicia plena (Kant le llama supremo bien) que haga corresponder el bien que uno hace con la felicidad que uno logre. Pero eso no es posible con las sólas fuerzas del hombre o la naturaleza, de donde resulta razonable creer en la existencia de Dios como supremo Bien Originario, modelo del supremo bien que buscamos realizar y garantía de la única esperanza posible de su realización.<br />Crítica del Juicio, parágrafo 87<br />
  16. 16. RAZONES PARA DECIR QUE NO.<br />
  17. 17. Si Dios es bueno y poderoso no debería permitir que hubiera mal en el mundo. Si lo hay es porque o no quiere evitarlo o no puede hacerlo, y en ambos casos no sería Dios, luego no existe.<br />El mal es un sinsentido con Dios<br />
  18. 18. Epicuro de Samos<br />
  19. 19. Epicuro citado por Bayle, Diderot, Schopenhauer…<br />Dios quiso eliminar el mal y no pudo…Dios sería impotente, lo que contradice su omnipotencia. Conclusión: si dios no es omnipotente no es dios, luego dios no existe.<br />Dios pudo eliminar el mal y no quiso… Dios sería malvado, lo que contradice su bondad suma. Conclusión: si dios no es bondadoso no es dios, luego dios no existe. <br />Dios ni quiso ni pudo… Dios sería impotente y malvado a la vez, lo que contradice su omnipotencia y bondad. Conclusión: si dios no es omnipotente ni bondadoso no es dios, luego dios no existe. <br />Dios quiso y pudo…Si dios quiere y puede acabar con el mal, ¿porque no elimina al mal?. Dios sería incoherente, lo que contradice su perfección. Conclusión: si dios no es perfecto no es dios, luego dios no existe.<br />
  20. 20.
  21. 21. <ul><li>Si analizamos qué es Dios vemos que tiene las características del hombre pero llevadas al infinito. Dios es pues un objeto al que hemos llenado de cualidades humanas como si fuera un ideal de lo que debería ser la humanidad o de lo que le falta. Pensar que Dios es eso puede incluso llevarnos a pensar que no debemos luchar por mejorarnos en esta vida.</li></ul>Dios es una idea inventada<br />
  22. 22. Feuerbach (influye en Marx)<br />
  23. 23. La religión es la escisión del hombre consigo mismo; considera a Dios como un ser que le es opuesto. Dios no es lo que es el hombre, el hombre no es lo que es Dios. Dios es el ser infinito, el hombre el ser finito; Dios es perfecto, el hombre imperfecto; Dios es eterno, el hombre temporal; Dios es omnipotente, el hombre impotente; Dios es santo, el hombre pecaminoso. Dios y el hombre son extremos; Dios es lo absolutamente positivo, la suma de todas las realidades, el hombre es lo absolutamente negativo, la suma de todas las negaciones.<br /> El hombre objetiva en la religión su esencia secreta. Es, por lo tanto, necesario demostrar que esta oposición, esta escisión entre Dios y el hombre con la que comienza la religión, es una escisión entre el hombre y su propia esencia. (...) Este ser no es otra cosa que la inteligencia, la razón o el entendimiento. Dios concebido como lo opuesto del hombre, como ser no humano, es decir, como ser personal, es la esencia objetivada del entendimiento. <br />La esencia del cristianismo, Sígueme, Salamanca 1975, p.81-82, p. 93<br />
  24. 24. Karl Marx<br />
  25. 25. El fundamento de la crítica irreligiosa es: el hombre hace la religión; la religión no hace al hombre. Y la religión es, bien entendido, la autoconciencia y el autosentimiento del hombre que aún no se ha adquirido a sí mismo o ya ha vuelto a perderse. Pero el hombre no es un ser abstracto, agazapado fuera del mundo. El hombre es el mundo de los hombres, el Estado, la sociedad. Este Estado, esta sociedad, producen la religión, una conciencia del mundo invertida, porque ellos son un mundo invertido. La religión es la teoría general de este mundo, su compendio enciclopédico, su lógica bajo forma popular, su pundonor espiritualista, su entusiasmo, su sanción moral, su solemne complemento, su razón general de consolación y justificación. Es la fantástica realización de la esencia humana, porque la esencia humana carece de verdadera realidad. <br />
  26. 26. La lucha contra la religión es, por tanto, indirectamente, la lucha contra aquel mundo que tiene en la religión su aroma espiritual.<br />La miseria religiosa es, de una parte, la expresión de la miseria real, y, de otra parte, la protesta contra la miseria real. La religión es el suspiro de la criatura agobiada, el estado de ánimo de un mundo sin corazón, porque es el espíritu de los estados de cosas carentes de espíritu. La religión es el opio del pueblo.<br /> La superación de la religión como la dicha ilusoria del pueblo es la exigencia de su dicha real. Exigir sobreponerse a las ilusiones acerca de un estado de cosas vale tanto como exigir que se abandone un estado de cosas que necesita de ilusiones. La crítica de la religión es, por tanto, en germen, la crítica del valle de lágrimas que la religión rodea de un halo de santidad. [...]<br />
  27. 27. [...] La crítica no arranca de las cadenas las flores imaginarias para que el hombre soporte las sombrías y escuetas cadenas, sino para que se las sacuda y puedan brotar las flores vivas. La crítica de la religión desengaña al hombre para que piense, para que actúe y organice su realidad como un hombre desengañado y que ha entrado en razón, para que gire en torno a sí mismo y a su sol real. La religión es solamente el sol ilusorio que gira en torno al hombre mientras éste no gira en torno a sí mismo.<br /> La misión de la historia consiste, pues, una vez que ha desaparecido el más allá de la verdad, en averiguar la verdad del más acá. Y, en primer lugar, la misión de la filosofía, que se halla al servicio de la historia, consiste, una vez que se ha desenmascarado la forma de santidad de la autoenajenación humana, en desenmascarar la autoenajenación en sus formas no santas. La crítica del cielo se convierte en crítica de la tierra; con ello, la crítica de la religión, en la crítica del derecho; la crítica de la teología, en la crítica de la política. <br />Crítica de la Filosofía del Derecho de Hegel, Grijalbo, México 1962, p. 21-22<br />
  28. 28. Jean Paul Sartre<br />
  29. 29. El existencialismo ateo que yo represento es más coherente. Declara que si Dios no existe, hay por lo menos un ser en el que la existencia precede a la esencia, un ser que existe antes de poder ser definido por ningún concepto, y que este ser es el hombre, o como dice Heidegger, la realidad humana. ¿Qué significa aquí que la existencia precede a la esencia? Significa que el hombre comienza por existir, se encuentra, surge en el mundo, y que después se define. [...] El hombre no es otra cosa que lo que él se hace. Éste es el primer principio del existencialismo. Es también lo que se llama subjetividad. [...] Porque queremos decir que el hombre empieza por existir, es decir, que empieza por ser algo que se lanza a un porvenir, y que es consciente de proyectarse hacia el porvenir. El hombre es ante todo un proyecto que se vive subjetivamente, en lugar de ser un musgo, una podredumbre o una coliflor; nada existe previamente a este proyecto; nada hay en el cielo inteligible, y el hombre será ante todo lo que habrá proyectado ser <br />El existencialismo es un humanismo, Huáscar, Buenos Aires 1972, p.15 -16.<br />
  30. 30. Imagina un ser que no se puede oír, ver, tocar, oler, por el que no pasa el tiempo (es eterno), que no tiene materia (¿qué naturaleza tiene?) que no está en ninguna parte (porque está en todas), etc. y suma todas esas cosas y entonces piensa qué te queda: nada. Luego hablar de Dios es hablar de lo que no existe.<br />Dios tiene tales características que viene a coincidir con no ser nada.<br />
  31. 31. Carl Sagan<br />
  32. 32. — En mi garaje vive un dragón que lanza fuego.<br />— Enséñamelo –me dices. Te llevo al interior de mi garaje. Miras dentro y ves una escalera, latas vacías de pintura, un viejo triciclo, pero ningún dragón.<br />— ¿Dónde está el dragón? –me preguntas.<br />— ¡Oh!, está justo ahí –replico–, olvidé mencionar que es un dragón invisible.<br />Entonces, tú propones rociar de espuma el suelo para grabar las pisadas del dragón.<br />—¡Buena idea! –digo–, pero el dragón flota en el aire.<br />Entonces, dices que usarás un sensor de infrarrojos para detectar el calor del fuego invisible:<br />— ¡Buena idea!, pero el fuego invisible es también a-térmico.<br />Se te ocurre esparcir un spray de pintura para hacerle visible:<br />— Sería otra buena idea, si no fuera porque en un dragón incorpóreo el spray no puede adherirse.<br />
  33. 33. Y así sucesivamente a cada prueba física que tú propones le encuentro su especial explicación de por qué no funcionará.<br />Pero, entonces, ¿qué diferencia hay entre un invisible, incorpóreo y levitante dragón que escupe fuego no calórico y un dragón inexistente? Si no hay ningún camino para poner a prueba mi suposición, ningún experimento concebible capaz de ponerlo en cuestión, entonces, ¿qué significa decir que mi dragón existe?<br />The demon-haunted world: The Science as a candle in the dark, N. York, Ballantine, 1995: págs. 171-2<br />
  34. 34. La polémica está servida<br />

×