Los amish de las comunidades religiosas que más crece parte 3

1,400 views
1,276 views

Published on

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,400
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
342
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Los amish de las comunidades religiosas que más crece parte 3

  1. 1. Los Amish de las comunidades religiosas que más crece parte 3Menonitas bolivianos enfrentan escándalo por violación de mujeresEl caso de la violación de decenas de mujeres menonitas ocurrida dentro de una colonia en Bolivia causómalestar en la opinión pública de ese país dada la imagen positiva que se tenía de ese grupo. Ocho colonosfueron acusados por las víctimas y por sus líderes religiosos y presentados ante las autoridades civilescomo los causantes de ese delito.“Se tenía el número de veintitantas víctimas, las cuales atestiguaban y testificaban. Luego elprocedimiento del Ministerio Público siguió continuando, y dentro de las investigaciones, que es deconocimiento social, las víctimas oscilan en un centenar. Existen menores de edad, por los certificadosforenses acumulados al cuaderno procesal”, detalló la jueza Natalia Rosas.La comunidad menonita en Bolivia tiene unos 60 mil miembros. Ellos siempre fueron conceptuados comogente de trabajo y de alta moralidad.Según quienes conocen y trabajan muy de cerca con ellos, las causas de esa conducta tienen sus orígenesen el área espiritual.“Se mantiene la estructura de la colonia, de la institución, de la iglesia, pero por dentro falta el Espíritu;falta esa comunión íntima con Dios”, dijo Darío Kehler, director de la misión menonita.
  2. 2. Un menonita que durante 18 años vivió dentro de una colonia, cuenta la realidad que allí vivían losjóvenes.“Siempre donde acudíamos era al alcohol, a las drogas y a las peleas. Había muchas peleas entre nosotros;nos hemos rompido botellas de vidrio, de cerveza en nuestras cabezas. palos hemos quebrado en nuestroscuerpos… así nos hemos golpeado. Pero siempre éramos nosotros los jóvenes los más marginados, porqueno nos querían, porque éramos malos; y, lógico, pero tampoco nos enseñaban cosas mejores”, confirmóPeter Friesen, director Centro Bíblico Menonita.Pero la vida de Peter cambió al escuchar que Dios le ofrecía perdón. “Cuando yo supe la verdad, ycomprendí esta verdad de ese versículo, no tardé en arrodillarme y pedir perdón por todos mis pecados, yrecibir al Señor Jesucristo en mi corazón. y desde ese momento Dios puso una carga en mi corazón paraque yo hablara y trabajara con los jóvenes que vivían en la misma situación que yo”, recordó Friesen.Ahora Peter Friessen está a cargo de un ministerio evangelístico y de literatura dirigido a los menonitasque llegan a la ciudad de Santa Cruz.También, junto a su esposa, lideran una iglesia para los menonitas que viven fuera de las colonias. Losmiembros de esta iglesia han visitado la colonia afectada para llevar el mensaje cristiano de esperanza.pero también consideran que es imprescindible un cambio espiritual en el liderazgo en las coloniasmenonitas.“Y pienso, mientras los ministros no reconozcan la necesidad de Cristo en sus propias vidas, no van apoder enseñar, ni evitar esas cosas que han pasado últimamente en las colonias”, comentó EnriqueFriesen de la iglesia menonita de Pailón.Mientras se hacen los esfuerzos para alcanzar con el mensaje del Señor Jesucristo a más menonitas, estaiglesia ora y se prepara espiritualmente para llevar a cabo esa tarea.Los Menonitas en el mundo y en ArgentinaLos Menonitas son descendientes directos del movimiento anabaptista del siglo XVI, contemporáneo de la Reforma Protestante.Los Hermanos Suizos y los anabaptistasEn 1523 Ulrico Zuinglio, ex sacerdote católico, comenzó a reformar la iglesia de la ciudad suiza deZúrich.del Rin, Hesse, Turingia, Sajonia y otros territorios alemanes. En vez de reducirse su número, nuevos seguidores se lessumaban en cada lugar.La situación se agravó para el conjunto de los movimientos anabaptistas por las decisiones de la Dieta de Espira. Desde 1526 la Dietahabía decretado que cada príncipe podía decidir en sus territorios si se enseñaba el culto reformado o el católico, lo cual chocabadirectamente con la concepción de los Hermanos, quienes exigían que la autoridad civil no se entrometiera en las cuestiones de fe.En 1529, a pesar de que los príncipes partidarios de la Reforma expresaron su célebre protesta rechazando cualquier cosa "contrariaa Dios o a su Santa Palabra", se pusieron de acuerdo con los católicos en cuanto a las medidas para perseguir a todos los losanabaptistas.Así fue promulgada la ley imperial del 23 de abril de 1529 que ordenaba "quitar la vida a todo rebautizador o rebautizado, hombre omujer, mayor o menor, y ejecutarlo según la naturaleza del caso y de la persona, por fuego, por espada o por otro medio en cualquierlugar donde fuere hallado". Las medidas represivas se agudizaron después de la rebelión de los anabaptistas extremistas
  3. 3. en Münster y, con el pretexto de aplastar el levantamiento protagonizado por éstos y sus ideas subversivas, se multiplicaron lasejecuciones de Hermanos a pesar de que ellos siempre fueron pacifistas y rechazaron las ideas y prácticas de los münsteristas.MennoMenno SimonsGrabado de ChristoffelMenno Simons (1496-1561) fue un sacerdote católico de Frisia, hoy Holanda, que escribió para denunciar los errores de losrevolucionarios anabaptistas. Impresionado por la tragedia de Münster y convencido de que solamente con un testimonio deauténtico seguimiento a Jesucristo y de sometimiento a la autoridad de la Biblia era posible evitar que las personas fueran seducidaspor nuevos errores, y para rechazar las de los príncipes y las jerarquías católicas y reformadas, decidió romper en 1536 con la iglesiaCatólica y unirse a los anabaptistas pacifistas.Menno desarrolló una exitosa labor pastoral en medio de la persecución. Participó en la organización de las congregacionesanabaptistas en Holanda, el norte de lo que hoy es Alemania y el noroeste de Polonia. Participó en numerosas polémicas conreformadores luteranos y calvinistas, con anabaptistas unitarios y con los partidarios de usar la violencia. Al interior de las propiascongregaciones, las discusiones sobre la excomunión causaron rupturas. No le fue posible ponerse de acuerdo con las comunidadesestablecidas desde 1528 por los huterianos sobre la obligatoriedad o no para los cristianos de la comunidad de bienes.Las congregaciones unidas al movimiento que contaba con la activa participación organizativa de Menno lograron consolidarse,aunque muchas veces tuvieron que peregrinar huyendo de un lugar a otro. La influencia de Menno llegó a ser tan notoria, que susadversarios comenzaron a llamarlas "menistas" o "menonitas", a manera de insulto. Perseguidas sin cuartel en la Europa occidental,comunidades enteras de menonitas y otros anabaptistas se desplazaron forzadamente, estableciéndose en la Europa oriental, asícomo en Pennsylvania en 1683, y durante el siglo XVIII, cuando, además surgió allí otra denominación anabaptista similar, la deHermanos en Cristo.RAICES DE UN PUEBLO EXTRAÑOLos menonitas surgieron como un grupo moderado de anabaptistas. Rechazan el bautismo de los niños y conceden valor al bautismode los adultos creyentes. Declaran que la Biblia no exige ni enseña formalmente la práctica de este sacramento en los niños. Laprimera comunidad de devotos del bautismo, que recibió el nombre de menonitas, apareció en Zurich, el 25 de enero de 1525.Víctimas de persecuciones, tanto de los príncipes católicos como de los protestantes, poco antes de 1530 se establecieron mayormen-te en los Países Bajos y en el noreste de Alemania.
  4. 4. En la comunidad de Amsterdam, cuya dirección era ejercida por Jan Mattys, prevaleció el anabaptismo radical y revolucionario.Aquí surge entonces la corriente moderada y pacífica cuya cabeza estaba constituida por Simonsz Menno (1492-1561), sacerdoteholandés de quien deviene el nombre de esta comunidad.De Rusia a AméricaEn 1788, a invitación de Catalina la Grande, emperatriz de Rusia, grupos de agricultores menonitas de Prusia (donde se lesimpusieron en 1786 severas condiciones para su permanencia), emigraron a Ucrania, en el sur de Rusia.Con el correr del tiempo, muchos menonitas de los establecidos en Rusia habían luchado y padecido por su bienestar espiritual,cultural y material en diversas regiones de Europa y de la Rusia asiática. Los menonitas habían sido eximidos por Catalina de laobligación de prestar el servicio militar, pero esta condición, al igual que la autonomía de que gozaban en sus escuelas ycomunidades, fueron abolidas en 1870, por lo que muchos menonitas decidieron ir al Canadá, donde fueron aceptados en 1873, ya Estados Unidos, donde había muchas comunidades menonitas y Amish desde 1683. En la misma época aparecen registros demenonitas emigrados de Rusia a América Latina. Fue en la Argentina, en 1877, cuando se formó una colonia agrícola en el arroyoNievas, cerca de Olavarría, en la provincia de Buenos Aires. Estos menonitas no mantuvieron su identidad, y posiblemente sefusionaron con iglesias luteranas que servían a otros inmigrantes alemanes que llegaron en la misma época.En Estados Unidos, deseando mantener su ética pacifista, muchos menonitas rehusaron apoyar la Primera Guerra Mundial. Algunosconscriptos jóvenes en Europa y Estados Unidos pasaron el conflicto en la cárcel, donde algunos murieron como consecuencia demaltratos y torturas. Al avecinarse la Segunda Guerra Mundial se reconoció en Estados Unidos el derecho de los objetores deconciencia, y miles de jóvenes participaron en un Servicio Voluntario Alternativo. El modelo fue tan exitoso que ha continuado hastaahora (es la base de los voluntarios del Comité Central Menonita), y ha sido imitado por programas como el Cuerpo de Paz de losEstados Unidos.En Rusia, las políticas de Stalin causaron nuevos éxodos de menonitas a América. Entre 1920 y 1930 nuevos grupos se establecieronen Canadá, México y Paraguay. La Segunda Guerra Mundial resultó desastrosa para la mayoría de los menonitas que quedaronen Ucrania y Rusia. Se les consideró "alemanes" por el idioma que hablaban, y miles murieron o fueron deportados a Siberia.Parte de los menonitas de Rusia que huían de la persecución stalinista emigraron a Paraguay en 1930. Allí se trasladaron tambiénotros menonitas de Estados Unidos, Canadá y México. En 1945 llegó una nueva ola de refugiados, que se instalaronen Uruguay, Brasil y Paraguay. En las últimas décadas se han acelerado los movimientos migratorios, y hoy hay importantescolonias de menonitas que mantienen el uso del idioma alemán en Paraguay, Bolivia, Uruguay, Brasil, México y, más recientemente,en la Argentina (cerca de Guatraché, en la provincia de La Pampa y cerca de Pampa de los Guanacos, en la provincia de Santiago delEstero).En Estados Unidos y Europa, los menonitas se han opuesto a tomar parte en las guerras en Vietnam e Iraq y han participado ennumerosas campañas pacifistas. En América Latina, su testimonio pacifista es conocido en países como Colombia, donde algunoslíderes han sido asesinados.Las colonias agrícolas menonitas de idioma alemánAproximadamente el 15% de los menonitas pertenecen a comunidades donde, junto con el idioma alemán, se conservan tradicionescentenarias. Estos grupos son mayormente de dos vertientes: a) de Suiza, donde en 1700 se originaron los Amish y otros gruposmenores ahora en Canadá y Estados Unidos; y b) de Rusia. Estos grupos, llamados en general "La Antigua Colonia" por la zona deRusia donde habitaban, comenzaron a radicarse a partir del 1920 en Canadá, México, Paraguay, Bolivia y, recientemente, enla Argentina. Estos grupos se han dedicado a la labranza de la tierra y a vivir un estilo de vida sencillo, sin automóviles, electricidadni otros progresos de la vida moderna. Se distinguen por sus vestimentas modestas. Todo es expresión de su entendimiento de la fecristiana, en la que es muy importante mantenerse apartados del mundo.Comité Central Menonita
  5. 5. Diferentes denominaciones menonitas, los Hermanos en Cristo y los Amish fundaron en 1920, con recursos de congregacionesde Canadá, Estados Unidos y Holanda, el Comité Central Menonita, para ayudar a sus hermanos de Ucrania, afectados por lossufrimientos causados por la Primera Guerra Mundial y la guerra civil subsiguiente. Desde entonces, el Comité ha logrado exitosascampañas para socorrer en todo el mundo a poblaciones pobres o afectadas por catástrofes naturales o guerras, sin importar lascreencias de las personas que reciben la ayuda. En Laos el Comité ha ayudado a financiar los programas para eliminar las minasantipersonales que quedaron sembradas durante las campañas militares norteamericanas por la Guerra de Vietnam.DifusiónSegún un informe publicado a principios del 2007 por la Conferencia Mundial Menonita, hay en el mundo aproximadamente1.480.000 menonitas, distribuidos en 82 países. Debe recordarse que estas estadísticas no incluyen niños, sino solamente miembrosadultos bautizados.A principios del siglo XX se despertó en las iglesias menonitas de los Estados Unidos el interés por enviar misioneros a otros países,especialmente a América Latina. Los primeros misioneros llegaron a la Argentina en 1917. Detrás de ellos se fueron abriendo obrasmisioneras en otros países, con congregaciones latinoamericanas étnicas, cuyo primer idioma es el español, el portugués, el francés,y diversos idiomas indígenas.Hay ahora iglesias menonitas activas en Argentina, las Bahamas, Belize, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, ElSalvador, Guatemala, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana,Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela. La membresía combinada en esos países supera los 156.000.Aunque en sus primeros 450 años los menonitas estaban radicados mayormente en el hemisferio norte (Europa y América delNorte), en las últimas décadas han experimentado un notable crecimiento en los otros continentes, y en los primeros años del SigloXXI sólo el 37% vive en Europa y América del Norte. Hay más menonitas en Africa que en cualquier otro continente. Las estadísticasa fines del 2006 eran:Africa 530.000 Estados Unidos, Canadá y México 500.000 Asia, Australia y el Pacífico 241.500 América Central, del Sur y Caribe156.000 Europa 52.500En la actualidad se encuentran colonias en los Estados Unidos, Canadá, México, América Central, Bolivia y Argentina.Menonitas en La Pampa - Colonia MenonitasLos menonitas llegaron a la Argentina en 1987 y viven tal como en el siglo pasado: sin luz eléctrica, sin automóviles; no conocen latelevisión ni la radio. Su particular lectura de la Biblia los obliga a una vida de aislamiento y renuncia.Guatraché, provincia de La Pampa. Un viento suave pero constante atraviesa la misteriosa colonia menonita. El sol acaba de asomarpor un horizonte no tan llano como podría esperarse de este sitio. Ya se hace visible la rima de casas austeras y similares entre sí, contejados a dos aguas y un estilo más propio de los Países Bajos, pero sobre todo extem-poráneas, que se erigen a los lados de laspolvorientas calles.Puede observarse, cuando las ciudades todavía no despertaron, el movimiento de los habitantes entrando y saliendo de los establos,atravesando las huertas que ellos tienen por jardines.
  6. 6. Llegaron a estas tierras en el año 1987, procedentes de México y Bolivia (ver Raíces...).En aquella fecha adquirieron 10.000 hectáreas que a su vez dividieron en diez campos. Cada uno de estos lotes posee una iglesia yuna escuela propia. Hoy habitan el territorio cerca de 1.200 personas. En esta cultura, la religión es el principio regidor yfundamental no sólo del or-den social sino también de todas las esferas de la actividad humana, in-cluidas la política y la economía.La lectura ortodoxa de la Biblia los obli-ga a una vida de profundo aislamien-to, austeridad y renuncia.Cuenta Claudia Everlo, guía de la Municipalidad de Guatraché: “Uno de los requisitos fundamentales para que los menon itasdecidan instalarse en una determinada región del mundo, es que el gobierno de esa zona les otorgue una serie de privilegios talescomo: la eximición del servicio militar y la no obligatoriedad de voto entre otros”. Juan Fast es el encargado de la colonia, y en uncastellano trabado por su acento alemán, opina “los privilegios son una manera de mantener viva nuestra cultura, de nocontaminarla con la modernización. Así podemos vivir aislados sin molestar tampoco a nadie”.
  7. 7. Y en verdad podría definirse a este lugar como una isla, una isla impermeable a la inercia del tiempo: con sus escuelas a cargo de laenseñanza excluyente de la historia de esta cultura y de los enunciados bíblicos; sin otra forma de arte ni de literatura que no estévinculada con el coro de la iglesia y con las Sagradas Escrituras con sus calles de tierra tímidamente transitadas, no por automóvilessino por unos carruajes tirados por caballos, a los que ellos denominan «boogies»; sin ningún tipo de alumbrado que provenga de laenergía eléctrica sino de candilejas, velas y faroles de querosene; sin cables ni antenas que recojan y transmitan las señales detelevisión o de la radio; sin prensa, sin computadoras, sin impulsos telefónicos, sin más comunicación con el en-torno que la quedemanda una transacción obligada en el pueblo.“Esta comunidad encontró que una de las formas de mantener fuertes sus límites es el autoabastecimiento”, sostiene Claudia Everlo.Por esta razón, los menonitas tienden a producir (ya sea bienes materiales o servicios) la mayor cantidad de insumos necesarios parala supervivencia. Las tierras de la Pampa Húmeda les dan una inmejorable posibilidad de sem-brar trigo y otros granos que luegoutilizan para la elaboración de sus alimentos. El excedente, que suele ser generoso, es vendido a los graneros de la zona. De lashuertas, florecientes a un lado de todos los hogares, recogen algunas frutas y verduras.El destino del ganado está ligado principalmente al tambo, y tal vez radique aquí el ejemplo más representativo de la fraternidad quetrama todas las acciones en este lugar. Por las mañanas, mientras las mujeres se abocan a los quehaceres domésticos, los jefes de lasfamilias y sus hijos comienzan en el establo el ordeñe de las vacas. La leche extraída se almacena en tarros. Una vez finalizada lalabor,esos recipientes se acomodan a la vera del camino, para que más tar-de sean recogidos por las carretas de la quesería.La quesería pertenece a la comunidad. Al finalizar el día, los tarros son devueltos a cada una de las familias con un tercio de suero deleche, que es utilizado como alimento para ani-males. Todos contribuyen con el pago a los maestros queseros, y cada familia esremunerada también de acuerdo a la cantidad de leche aportada para la fabricación de los quesos.En la colonia hay también carpinteros, costureras, personas duchas en la construcción e inclusive una partera. De este modo, lasrelaciones con el mundo exterior quedan restringidas a la compra de materia prima (telas, materiales, máquinas para trabajar latierra).
  8. 8. La renuncia a los lujos no sólo consta en la negación a todo tipo de tecnología moderna; también se hace presente en cuestionesmenores: no utilizan, por ejemplo, jabón de tocador (perfumado) para su aseo personal sino que se valen del jabón blanco en barra.“Hay casos en que los menonitas se han comprado tractores para trabajar el campo, pero antes de ponerlos en funcionamiento lesquitaban las cabinas por considerarlas lujosas”, comenta Claudia.Hoy, los menonitas luchan con el gobierno pampeano para impedir que sus descendientes ingresen y formen parte del sistemaeducativo de la provincia. No obstante, el gobernador de La Pampa, Rubén Marín señaló que antes del inicio del próximo ciclolectivo, está situación debía resolverse.Los menonitas son de mirada huraña y huidiza, son cordiales con los visitantes pero permanecen siempre indescifrables. Y noobstante lo romántico (en el sentido amplio del término) y lo atractivo, es la de estos seres una vida realmente ardua. La jornada detrabajo durará lo que tarde el sol en recorrer su eterna parábola. Des-pués, se encenderán las candilejas para alumbrar y bendeciruna cena que alivie el cansancio del cuerpo. Y así, muy lejos del continente, se sucederán los días en esta apacible isla que los refugiadel tiempo.
  9. 9. Fuentes: http://es.wikipedia.org/wiki/Menonita Recopilado de la revista "MAGAZIN" Semanal AÑO 5 - N°234 - 6 de feb de 1998 - Suplemento del Domingo del diario "La Arena". Escribe Damian Richarte. Fotos: Martín Correa Urquiza http://www.soydetoay.com.ar/menonitas/portada.htm http://www.soydetoay.com.ar/menonitas/2.htm http://www.soydetoay.com.ar/menonitas/3.htm

×