Lorenzo, martir de Cristo

760 views

Published on

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
760
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
69
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Lorenzo, martir de Cristo

  1. 1. LORENZO (martir de Cristo)Diácono de la Iglesia de Roma. SIGLO IIIDiácono de la iglesia de Roma, que murió mártir el 10 de agosto del año 258 durante lapersecución de Valeriano.Por la Depositio Martyrum, sabemos que recibió sepultura junto a la vía Tiburtina, un 10 deagosto. Este dato lo concreta después el Martiriólogo jeronimiano, precisando que la deposicióntuvo lugar en el cementerio de su nombre.
  2. 2. De esta misma época arrancan varios testimoniosarquitectónicos, las basílicas construidas en su honor, juntocon otros testimonios epigráficos y arqueológicos.Hay que señalar que en estos primeros testimonios los detallesconcretos sobre su pasión son muy escasos. Solamente elpapa san Dámaso habla genéricamente de lasdiversas torturas que padeció, y más en concreto de la delfuego, pero sin aludir concretamente al tormento de lasparrillas.Hasta San Ambrosio (+397) no se conoce ningún otro detalle.Éste refiere detenidamente varios episodios de su martirio, loque supone que ya para entonces existía la Passio Laurentii.Esta misma tradición se refleja también en el himno quePrudencio le dedica. De su Pasión se conservan tresversiones, compuestas entre los siglos V y VII.Sin duda su testimonio impactante y tan tremendo, era recordado hasta el extremo en losprimeros siglos de la cristiandad.Lo deduzco porque en Roma era “uno de los santos de culto más popular, siendo muyabundantes las basílicas a él dedicadas, ya desde el siglo IV, y durante toda la Edad Media.”Parta el siglo v aproximadamente ya comenzaron a venerarlo los cristianos de un modoidolótrico.Se cree que en San Lorenzo in Panisperna, se guardaban las parrillas de su tortura.Y en Roma, su „fiesta litúrgica‟ seguía en importancia a la de los Apóstoles Pedro y Pablo.Fuera de Roma, también fue muy ‘venerado’ en Occidente durante la Edad Media."ESTOS SON NUESTROS TESOROS"Durante el año 258, el emperador Valeriano dictó un Decreto de persecución. Según él, losobispos, sacerdotes y diáconos debían ser ejecutados en el acto; los cristianos ricos, privadosde sus bienes, y, si no apostataban, ejecutados también.La primera víctima ilustre en la persecución, en Roma, fue el papa San Sixto II. Estaba con suclero celebrando el natalicio de un mártir en el cementerio de Pretextato, junto a la Vía Apia,cuando lo prendieron; allí mismo lo mataron, siendo enterrado en el vecino cementeriode Calixto, en la cripta de sus predecesores.
  3. 3. De este suceso arranca la Pasión de Lorenzo, el protodiácono de San Sixto. Según ella, alsalir el Papa para el martirio, Lorenzo se le acerca, quejándose de que fuera a la muerte solo,sin “su diácono”. San Sixto lo consuela, asegurándole que lo seguirá en seguida, y le mandaque, entre tanto, distribuya los bienes de la Iglesia a los pobres.Muy pronto le prenden, y lo presentan ante el Emperador (Decio, según la Pasión), que le pidecuentas de los bienes que administra. Lorenzo pide tiempo para presentarlas; convoca a lospobres que socorría, unos 1500 por aquellos años, y se presenta de nuevo con ellos. “Estosson nuestros tesoros”, le dice; y elEmperador enfurecido, le somete a tormento.Lo azotan, lo despedazan, leaplican planchas candentes, sin resultado.Convierte a un soldado, Román, que esmartirizado en el acto.Nuevos tormentos, con la decisión final desometerlo al suplicio de las parrillas: asarlo afuego lento hasta que expirara.Estando en este suplicio tremendo, tiene aúnfuerzas para decirles que “pueden ya darle lavuelta y comer de la parte asada”.Murió dando gracias a Dios por haberlehecho digno del cielo.Hipólito, el jefe de los soldados que locustodiaban, a quién había conseguido convertir antes, y el sacerdote Justino, lo enterraron enuna propiedad privada, en el Campo Verano, junto a la Vía Tiburtina.El primero que narra muchos detalles sobre el juicio de San Lorenzo es San Ambrosio,menos de un siglo después del martirio, tiempo no excesivo que podría explicar la pervivenciade una tradición.Pero hay autores que niegan la objetividad de estas actas.Su argumento principal es que la persecución de Valeriano, dirigida contra la Jerarquía de laIglesia, no pretendía la apostasía; mandaba que una vez identificados, fueran sin másejecutados; y así murió efectivamente San Sixto.En esto se diferenció esta persecución de la antecedente de Decio y de la siguiente deDiocleciano. Éstos se sirvieron de las torturas para conseguir apostasías, que era lo quepretendían.
  4. 4. Por tanto, según esos autores, el tormento de las parrillas se había introducido en la tradicióndel martirio de San Lorenzo por influencia de otras pasiones.Es posible que hayan sido adulterados con un fin „piadoso‟.Aun asi, no déjà de ser untestimonio mas del precio que los hijos de Dios nos vemos obligados a pagar en esta vidacomo consecuencia de nuestra fe. Es el precio de seguir a Cristo. Creo sinceramente que el testimonio de estos héroes de la fe que no dudaron en sacrificar sus vidas por el Señor Jesucristo nos debería poner a pensar si acaso algo nos pasara a nosotros en este tiempo que hariamos? Si soportaríamos los tormentos o negariamos conocer al señor Jesús, como hizo el dicípulo Pedro ante la tentación? Su salvación eterna depende del plan eterno de Dios, pero su consagración depende de su santidad extrema. Porque si ud. se aferra con uñas y dientes a la vida terrenal, dudo mucho que pueda soportar el castigo de los verdugos. Los cristianos de la edad Media cayeron en el error de venerar los héroes de la fe cristiana mas que en imitarlos. Y hasta el dia de hoy hay muchos que continúan en esta actitud tradicional errónea, venerando a la madre del Señor, a José, a los apóstoles y otros héroes mas que han surgido como testimonio durante la era cristiana.No caigamos nosotros en el mismo error. Seamos imitadores de la fe de estos hombrespiadosos, mas no dejemos de poner nuestra confianza plena en Jesús.-------http://www.primeroscristianos.com/index.php/news/view/san_lorenzo._diacono_de_la_iglesia_de_roma._su_fiesta_se_celebra_el_10_de_a/

×