Macroeconomia De Gregorio

5,405 views
5,290 views

Published on

0 Comments
5 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
5,405
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
680
Comments
0
Likes
5
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Macroeconomia De Gregorio

  1. 1. Macroeconomía. Teoría y Políticas 1ra. Edición, 2007   Este libro fue publicado y distribuido exclusivamente por Pearson-Educación hasta agosto de 2012. Mientras preparo la segunda edición, he decidido poner este libro en la web. © José De Gregorio Octubre 2012
  2. 2. . ii De Gregorio - Macroeconomía
  3. 3. Macroeconom´ ıa.Teor´ y Pol´ ıa ıticas Jos´ De Gregorio e SANTIAGO,CHILE iii
  4. 4. A Sol, y a nuestros hijos,Soledad, Jos´ Tom´s, Manuela y Victoria e a iv De Gregorio - Macroeconomía
  5. 5. Resumen de ContenidosI Introducci´n a la macroeconom´ o ıa 1II Comportamiento de los agentes econ´micos o 61III La econom´ de pleno empleo ıa 161IV Crecimiento de largo plazo 265V Dinero, Inflaci´n y pol´ o ıtica monetaria 391VI Fluctuaciones de corto plazo 477 v
  6. 6. De Gregorio - Macroeconomía
  7. 7. Contenidos Acerca del autor XIII Prefacio XV El prop´sito de este libro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xv o Algunas propuestas para el uso de este libro . . . . . . . . . . . . . . . . . xvii Agradecimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xviiiI Introducci´n a la macroeconom´ o ıa 1 1. Introducci´n o 3 1.1. La evoluci´n de la teor´ macroecon´mica . . . . . . . . . . . . . . . o ıa o 4 1.2. Una sinopsis de lo que sigue . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 2. Los datos 13 2.1. Medici´n del nivel de actividad econ´mica . . . . . . . . . o o . . . . . . 13 2.2. Medici´n del desempleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . o . . . . . . 24 2.3. Variables nominales y reales y la medici´n de la inflaci´n . o o . . . . . . 29 2.4. PIB (real) como medici´n de bienestar . . . . . . . . . . . o . . . . . . 33 2.5. PIB y PNB . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 2.6. Ahorro-Inversi´n . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . o . . . . . . 36 2.7. El d´ficit de la cuenta corriente como exceso de gasto . . . e . . . . . . 40 2.8. La cuenta financiera y la balanza de pagos . . . . . . . . . . . . . . . 41 2.9. La posici´n de inversi´n internacional y la deuda externa o o . . . . . . 44 2.10. Tipo de cambio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46 Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56II Comportamiento de los agentes econ´micos o 61 3. Consumo 63 3.1. La funci´n consumo keynesiana . . . . . . . . o . . . . . . . . . . . . . 63 3.2. Restricci´n presupuestaria intertemporal . . . o . . . . . . . . . . . . . 68 3.3. Modelo de consumo y ahorro en dos per´ ıodos . . . . . . . . . . . . . 70 3.4. La teor´ del ciclo de vida . . . . . . . . . . . ıa . . . . . . . . . . . . . 78 3.5. Seguridad social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81 3.6. Teor´ del ingreso permanente . . . . . . . . . ıa . . . . . . . . . . . . . 84 3.7. Consumo, incertidumbre y precios de activos* . . . . . . . . . . . . . 88
  8. 8. viii Macroeconom´ ıa Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94 4. Inversi´n o 101 4.1. La demanda de capital . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101 4.2. Tasa de inter´s nominal y real . . . . . . . . . . . . e . . . . . . . . . . 103 4.3. El precio de arriendo del capital (costo de uso) . . . . . . . . . . . . 105 4.4. Del stock de capital deseado a la inversi´n . . . . o . . . . . . . . . . 106 4.5. Evaluaci´n de proyectos y teor´ q de Tobin . . . . o ıa . . . . . . . . . . 108 4.6. Incertidumbre e inversi´n* . . . . . . . . . . . . . . o . . . . . . . . . . 111 4.7. Irreversibilidad de la inversi´n e incertidumbre . . o . . . . . . . . . . 116 4.8. Costos de ajuste y la teor´ q* . . . . . . . . . . . ıa . . . . . . . . . . 119 4.9. Restricciones de liquidez y la teor´ del acelerador ıa . . . . . . . . . . 121 4.10. Impuestos e inversi´n . . . . . . . . . . . . . . . . . o . . . . . . . . . . 123 Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127 5. El gobierno y la pol´ ıtica fiscal 133 5.1. Definiciones y evidencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134 5.2. Restricci´n presupuestaria intertemporal . . . . . . . . . . . . o . . . . 140 5.3. La din´mica de la deuda p´blica y los efectos del crecimiento a u . . . . 144 5.4. Equivalencia ricardiana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148 5.5. Ciclo econ´mico y balance estructural . . . . . . . . . . . . . o . . . . 150 5.6. Financiamiento, inversi´n p´ blica y contabilidad fiscal . . . . o u . . . . 154 Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156III La econom´ de pleno empleo ıa 161 6. La econom´ cerrada ıa 163 6.1. Equilibrio de econom´ cerrada . . . . . ıa . . . . . . . . . . . . . . . . 164 6.2. Pol´ ıtica fiscal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167 6.3. Otros ejercicios de est´tica comparativa a . . . . . . . . . . . . . . . . 172 6.4. Modelo de dos per´ ıodos* . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 174 Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 186 7. Econom´ abierta: La cuenta corriente ıa 191 7.1. Cuenta corriente de equilibrio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192 7.2. Movilidad imperfecta de capitales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 194 7.3. Est´tica comparativa . . . . . . . . . . . . a . . . . . . . . . . . . . . . 199 7.4. Ahorro e inversi´n en la econom´ abierta o ıa . . . . . . . . . . . . . . . 202 7.5. Modelo de dos per´ ıodos* . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205 Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 210 8. Econom´ abierta: El tipo de cambio real ıa 215 8.1. Paridad del poder de compra (PPP) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216 8.2. Tipo de cambio real, exportaciones e importaciones . . . . . . . . . . 217 8.3. Est´tica comparativa del tipo de cambio real . . . . a . . . . . . . . . 221 8.4. Tasa de inter´s, tipo de cambio y nivel de actividad . e . . . . . . . . . 230 De Gregorio - Macroeconomía
  9. 9. Contenidos ix Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 235 9. M´s sobre tipo de cambio real y cuenta corriente* a 241 9.1. La teor´ de Harrod-Balassa-Samuelson . . . . . . . ıa . . . . . . . . . 241 9.2. Interpretaci´n de la teor´ de HBS . . . . . . . . . . o ıa . . . . . . . . . 244 9.3. M´s factores y libre movilidad de capitales . . . . . . a . . . . . . . . . 246 9.4. T´rminos de intercambio . . . . . . . . . . . . . . . . e . . . . . . . . . 247 9.5. Efectos de demanda: Gasto de gobierno . . . . . . . . . . . . . . . . 249 9.6. Tasas de inter´s y tipo de cambio reales . . . . . . . e . . . . . . . . . 251 9.7. Dimensi´n intertemporal de la cuenta corriente . . . o . . . . . . . . . 254 Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261IV Crecimiento de largo plazo 265 10. Introducci´n al crecimiento econ´mico o o 267 10.1. ¿Por qu´ es importante el crecimiento? . . . . . . . . . . . . . . . . . 268 e 10.2. La evidencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 270 10.3. Resumen de la evidencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 282 11. El modelo neocl´sico de crecimiento a 285 11.1. El modelo b´sico . . . . . . . . . . . a . . . . . . . . . . . . . . . . . . 286 11.2. La regla dorada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 294 11.3. Progreso t´cnico . . . . . . . . . . . e . . . . . . . . . . . . . . . . . . 296 11.4. Aplicaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 299 Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 304 12. Modelos de crecimiento: Extensiones 309 12.1. El modelo de Solow ampliado: Capital humano . . . . . . . . . . . . 309 12.2. Trampas de pobreza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 312 12.3. Crecimiento end´geno: El modelo AK . . . . . o . . . . . . . . . . . . 314 12.4. Crecimiento end´geno: Externalidades y capital o humano . . . . . . . 317 Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 318 13. Evidencia emp´ ırica 323 13.1. Contabilidad del crecimiento: Aspectos anal´ ıticos . . . . . . . . . . . 324 13.2. Los datos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 327 13.3. Contabilidad del crecimiento: La evidencia . . . . . . . . . . . . . . . 331 13.4. Descomposici´n en niveles . . . . . . . . . . . . . o . . . . . . . . . . . 337 13.5. Convergencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 346 13.6. Determinantes del crecimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 348 Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 352 14. Crecimiento econ´mico con ahorro ´ptimo* o o 355 14.1. El modelo de Ramsey: Comportamiento de hogares y empresas . . . 356 14.2. Equilibrio en el modelo de Ramsey . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 362 14.3. An´lisis de pol´ a ıticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 366
  10. 10. x Macroeconom´ ıa 14.4. Equivalencia ricardiana y horizonte infinito . . . . . . . . . . . . . . 369 14.5. Crecimiento end´geno . . . . . . . . . . . . . o . . . . . . . . . . . . . 372 14.6. La econom´ abierta . . . . . . . . . . . . . . ıa . . . . . . . . . . . . . 374 14.A.Optimizaci´n din´mica y control ´ptimo . . . o a o . . . . . . . . . . . . . 378 14.B.Integraci´n de la restricci´n presupuestaria de o o los individuos . . . . . 383 Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 385V Dinero, inflaci´n y pol´ o ıtica monetaria 391 15. Teor´ cuantitativa, neutralidad y demanda por dinero ıa 393 15.1. ¿Qu´ es el dinero? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . e . . . . 394 15.2. La teor´ cuantitativa del dinero . . . . . . . . . . . . . . . . ıa . . . . 397 15.3. Dicotom´ cl´sica y ecuaci´n de Fisher . . . . . . . . . . . . . ıa a o . . . . 399 15.4. Evidencia: Dinero, inflaci´n, tipo de cambio y tasas de inter´s o e . . . . 401 15.5. Demanda por dinero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 406 Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 412 16. Oferta de dinero, pol´ ıtica monetaria e inflaci´n o 415 16.1. La oferta de dinero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 415 16.2. Pol´ıtica monetaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 419 16.3. El impuesto inflaci´n y el se˜oreaje: Definiciones b´sicas o n a . . . . . . . 427 16.4. El se˜ oreaje, la inflaci´n e hiperinflaci´n . . . . . . . . . n o o . . . . . . . 431 16.5. Los costos de la inflaci´n . . . . . . . . . . . . . . . . . . o . . . . . . . 438 16.A.Evoluci´n del dinero en una hiperinflaci´n* . . . . . . . o o . . . . . . . 443 Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 444 17. Pol´ıtica monetaria y mercados financieros 449 17.1. Los mercados financieros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 450 17.2. Definiciones b´sicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . a . 451 17.3. Precios, retornos, forward y estructura de tasas . . . . . . . . . . . . 453 17.4. Interpretando la curva de retorno: La hip´tesis de las expectativas o . 458 17.5. Riesgo de no pago y deuda soberana . . . . . . . . . . . . . . . . . . 464 17.6. Pol´ ıtica monetaria, arbitraje de tasas y precio de acciones . . . . . . 466 17.7. Burbujas especulativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 470 Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 473VI Fluctuaciones de corto plazo 477 18. Introducci´n a las fluctuaciones de corto plazo o 479 18.1. Oferta y demanda agregada: Introducci´n . . . . . . . . . . . . o . . . 479 18.2. Oferta y demanda agregada: El modelo b´sico . . . . . . . . . . a . . . 482 18.3. ¿Qu´ hay detr´s de la oferta agregada?: El mercado del trabajo e a . . . 484 18.4. ¿Qu´ hay detr´s de la oferta agregada?: Mercados de bienes . . e a . . . 492 18.5. Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 497 De Gregorio - Macroeconomía
  11. 11. Contenidos xi19. El modelo keynesiano de econom´ cerrada: IS-LM ıa 499 19.1. El modelo keynesiano simple . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 500 19.2. Multiplicadores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 502 19.3. La tasa de inter´s y el mercado de bienes: La IS . . . . . e . . . . . . . 507 19.4. El mercado monetario: La LM . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 510 19.5. Equilibrio y din´mica en el modelo IS-LM . . . . . . . . a . . . . . . . 514 19.6. Pol´ ıticas macroecon´micas y expectativas inflacionarias o . . . . . . . 516 19.7. La trampa de la liquidez y el problema de Poole . . . . . . . . . . . 526 Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53120. El modelo de Mundell-Fleming: IS-LM en econom´ abiertas ıas 539 20.1. Tipo de cambio flexible . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 540 20.2. Tipo de cambio fijo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 547 20.3. Din´mica del tipo de cambio y el overshooting de Dornbusch . . a . . 554 20.4. Movilidad imperfecta de capitales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 560 20.5. Crisis cambiarias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 567 20.6. Tipo de cambio fijo versus tipo de cambio flexible . . . . . . . . . . . 574 Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57821. La oferta agregada y la curva de Phillips 587 21.1. De la curva de Phillips a la oferta agregada . . . . . . . . . . . . . . 588 21.2. El modelo de Lucas: Informaci´n imperfecta y expectativas racionales 593 o 21.3. Rigideces de salarios nominales y expectativas . . . . . . . . . . . . . 598 21.4. Rigideces de precios e indexaci´n . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 600 o 21.5. La nueva curva de Phillips* . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 602 21.6. La curva de Phillips en econom´ abiertas . . . . . . . . . . . . . . . 608 ıas 21.7. Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61022. Oferta, demanda agregada y pol´ ıticas macroecon´micas o 613 22.1. El modelo b´sico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . a . . . . . . 614 22.2. La demanda agregada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 617 22.3. Regla de Taylor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 618 22.4. Regla ´ptima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . o . . . . . . 620 22.5. La nueva demanda agregada* . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 624 22.6. Aplicaciones de modelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 627 22.7. Econom´ abierta: Tipo de cambio flexible . . . . . . . . . ıa . . . . . . 634 22.8. Econom´ abierta: Tipo de cambio fijo . . . . . . . . . . . ıa . . . . . . 637 22.9. Extensiones a las reglas de pol´ıtica monetaria . . . . . . . . . . . . . 639 Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64223. Fluctuaciones en modelos del ciclo econ´mico real* o 645 23.1. Antecedentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 645 23.2. Modelo b´sico del ciclo econ´mico real . . . . . . . . . a o . . . . . . . . 649 23.3. Modelo simplificado de CER . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 652 23.4. Sustituci´n intertemporal del trabajo . . . . . . . . . . o . . . . . . . . 656 23.5. Modelos del CER: Discusi´n . . . . . . . . . . . . . . . o . . . . . . . . 658
  12. 12. xii Macroeconom´ ıa Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66124. Los mercados del trabajo y del cr´dito ene el ciclo econ´mico o 665 24.1. Salarios de eficiencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 665 24.2. Creaci´n y destrucci´n de empleos . . . . o o . . . . . . . . . . . . . . . 670 24.3. Modelos de b´ squeda y emparejamiento* u . . . . . . . . . . . . . . . 675 24.4. Implicancias macroecon´micas . . . . . . o . . . . . . . . . . . . . . . 685 24.5. El canal del cr´dito: Antecedentes . . . . e . . . . . . . . . . . . . . . 688 24.6. El cr´dito bancario . . . . . . . . . . . . . e . . . . . . . . . . . . . . . 692 24.7. Efectos sobre los balances y colaterales* . . . . . . . . . . . . . . . . 697 24.8. Crisis financieras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 702 Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70725. Inconsistencia intertemporal y pol´ ıtica monetaria 711 25.1. Conceptos preliminares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 712 25.2. Inflaci´n e inconsistencia din´mica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . o a 713 25.3. Reputaci´n en horizontes de largo plazo . . . . . . . . . . . . . . . . o 717 25.4. Bancos centrales conservadores, estabilizaci´n y metas de inflaci´n* . o o 720 25.5. Reputaci´n y credibilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . o 723 25.6. Econom´ abierta: Tipo de cambio fijo versus flexible* . . . . . . . . ıa 725 25.7. Ciclo pol´ ıtico y pol´ ıtica monetaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 731 25.8. Discusi´n: Bancos centrales independientes y otros . . . . . . . . . . o 733 Problemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 736Referencias bibliogr´ficas a 743´Indice anal´ ıtico 755´Indice de autores 767* Los cap´ ıtulos y secciones marcados con asterisco requieren un nivel m´s avanzado ade matem´ticas. a De Gregorio - Macroeconomía
  13. 13. Acerca del autorJos´ De Gregorio es Vicepresidente y Miembro del Consejo del Banco Cen- etral de Chile. Ha sido Ministro en las carteras de Econom´ Miner´ y Presi- ıa, ıadente de la Comisi´n Nacional de Energ´ Es profesor titular en la Pontificia o ıa.Universidad Cat´lica de Chile y la Universidad de Chile, donde dicta cursos ode Macroeconom´ ıa. Es Ingeniero Civil Industrial y Mag´ ıster en Ingenier´ de la Universidad de ıaChile (1984), donde recibi´ el premio Marcos Orrego Puelma al mejor egresado ode su promoci´n. o Obtuvo su Doctorado (Ph.D.) en Econom´ en 1990 en el Massachusetts ıaInstitute of Technology (MIT). Despu´s de terminar su doctorado, trabaj´ como economista en el departa- e omento de investigaciones del Fondo Monetario Internacional; para luego desem-pe˜arse como: Coordinador de Pol´ n ıticas Macroecon´micas del Ministerio de oHacienda de Chile; miembro del directorio, del comit´ editorial de la revista eEconom´a, y coorganizador de la reuni´n anual de 1999 de la Latin Ameri- ı ocan and Caribbean Economic Association (LACEA); miembro del directorioejecutivo del Programa Doctoral Latinoamericano de Econom´ realizado en ıa,conjunto por el ITAM de M´xico, la Universidad Torcuato di Tella de Ar- egentina y la Universidad de Chile; y profesor jornada completa y director deestudios de postgrado en el Centro de Econom´ Aplicada de la Universidad ıade Chile. Ha publicado una gran cantidad de art´ ıculos en revistas acad´micas nacio- enales e internacionales y en libros sobre los temas de pol´ ıticas macroecon´mi- ocas, reg´ımenes cambiarios y crecimiento econ´mico. o Sitio web: http://www.bcentral.cl/jdegrego
  14. 14. De Gregorio - Macroeconomía
  15. 15. PrefacioEl prop´sito de este libro o Esta obra se inici´ a partir de mis notas de clases del curso de Macroeco- onom´ que dict´ a finales de la d´cada de 1990, mientras era profesor en el ıa e eCentro de Econom´ Aplicada del Departamento de Ingenier´ Industrial de la ıa ıaUniversidad de Chile. Este es el unico curso de Macroeconom´ que tienen los ´ ıaalumnos de Ingenier´ Industrial, despu´s de haber hecho un curso de Micro- ıa eeconom´ y que se toma alrededor del cuarto a˜o de la carrera. Originalmente ıa, ndictaba el curso con el apoyo de dos buenos libros de pregrado, los de Blan-chard y Mankiw. Sin embargo, dada la base matem´tica de los alumnos, era aposible hacer un curso algo m´s sofisticado para cubrir m´s temas con mayor a aprofundidad. La idea no es ocupar el tiempo en discusiones y presentacionesmatem´ticas, sino usar estas como un lenguaje que permita analizar los ar- agumentos con mayor rigor, pero al mismo tiempo desarrollando al m´ximo la aintuici´n, aspecto fundamental que distingue a quienes realmente entienden la oEconom´ Cuando los alumnos saben matem´ticas, muchas veces se cae en la ıa. atentaci´n de usar modelos sofisticados, perdiendo de vista los conceptos m´s o aimportantes. Por eso, en este libro, las matem´ticas se usan en la medida que apermiten discutir las materias con mayor precisi´n. Lo que, a mi juicio, real- omente corresponde a una buena formaci´n es que los estudiantes desarrollen osu intuici´n para interpretar los fen´menos macroecon´micos, pero con rigor o o oy una s´lida base conceptual; y eso es lo que pretendo que los estudiantes oconsigan al usar este texto. Despu´s de un par de a˜os de interrupci´n —mientras ocup´ un puesto e n o ede gobierno—, con mi ingreso al Consejo del Banco Central de Chile, volv´ a ıense˜ar Macroeconom´ de pregrado, esta vez en las escuelas de Econom´ n ıa ıade la Universidad de Chile y la Universidad Cat´lica. Tambi´n us´ parte del o e ematerial en un curso de macroeconom´ en econom´ emergentes en el MBA ıa ıasde UCLA. En los ultimos cuatro a˜os he dictado el curso Macroeconom´ I en ´ n ıala Universidad Cat´lica, y luego, con el prop´sito de cubrir materias que no se o oalcanzan a revisar en un solo curso, el curso Macroeconom´ II. La experiencia ıade estos a˜os me permiti´ usar el libro fuera del ´mbito de estudiantes de In- n o a
  16. 16. xvi Prefaciogenier´ y usarlo con estudiantes de Econom´ y Administraci´n de Empresas. ıa ıa oAsimismo, esto me permiti´ estudiar y pensar en temas de pol´ o ıtica monetariay fluctuaciones de corto plazo, que no estaban bien cubiertos en los primerosborradores. Con esto espero haber logrado un grado de formalizaci´n en la opresentaci´n, lo suficientemente amplio como para cubrir las exigencias tanto ode quienes tienen que hacer una secuencia de cursos de Macroeconom´ como ıade los que la estudiar´n en un solo curso o, incluso, una introducci´n breve al a o´rea.a Desde 1994, tambi´n he dictado varios cursos de maestr´ usando los exce- e ıa,lentes textos de Blanchard y Fischer (1989) —con el que estudi´ en MIT— y eRomer (2001). Asimismo, los textos de Obstfeld y RogoÆ (1996) para finanzasinternacionales, Barro y Sala-i-Martin (2003) en crecimiento, y Walsh (2003)en teor´ monetaria, son apropiados para presentar el material m´s avanzado. ıa aHe aprendido mucho de ellos, pero desafortunadamente son muy avanzadospara estudiantes de pregrado. Lo ultimo que uno quiere, si desea motivar el ´aprendizaje de una disciplina y ense˜ar lo fascinante que puede ser su estudio, nes intimidar al estudiante con presentaciones complejas. Hasta ahora no he logrado encontrar un texto intermedio, entre los b´si- acos y los avanzados, espacio que espero cubrir con este libro de pregrado, quecontiene algunas secciones con un asterisco * (para indicar que se trata dematerial m´s avanzado) que pueden servir como base para un curso de post- agrado o para profundizar con estudiantes de Econom´ en la etapa final de su ıacarrera. De acuerdo a mi experiencia, este libro puede ser usado por cualquieralumno que haya tomado un curso b´sico de c´lculo de nivel universitario y, a aen muchas partes, ni siquiera es necesario esto. He usado los contenidos de to-dos los cap´ıtulos en clase y he aplicado pr´cticamente todos los problemas en aalguna prueba. He hecho un esfuerzo especial —el lector juzgar´ si lo logr´— a epor proveer la m´xima intuici´n posible. a o Un aspecto muy importante en cualquier ciencia, en particular cuando tra-ta de explicar fen´menos sociales, es su capacidad para explicar los datos. Por oello, es de primera importancia contrastar nuestras teor´ con la realidad. ıasDe esta forma se puede discriminar la validez de distintas teor´ en conjunto ıascon su consistencia interna. En este libro permanentemente se hacen comen-tarios acerca de c´mo podemos llevar la teor´ a los datos y qu´ nos ense˜a la o ıa e nevidencia emp´ ırica acumulada. De Gregorio - Macroeconomía
  17. 17. Algunas propuestas para el uso de este libro xviiAlgunas propuestas para el uso de este libro Este libro puede ser usado —y de hecho lo he usado— para varios cursos.Al final la decisi´n ser´ del profesor, pero la experiencia y los comentarios o arecibidos de algunos profesores me permiten sugerir las siguientes opciones: ´(a) Mas de un curso El libro puede cubrir por completo dos cursos de Macroeconom´ comoıa,he hecho en el ultimo tiempo. Para ello sugiero organizar el primer curso en ´torno a los aspectos b´sicos, los datos y la macroeconom´ en su parte real. a ıaEsto es, las partes I, II, III y IV. Personalmente prefiero dejar el materialm´s avanzado de econom´ abiertas del cap´ a ıas ıtulo 9 para un segundo curso,asimismo, el cap´ıtulo 14 puede ser usado en un curso de maestr´ El segundo ıa.curso puede enfocarse en econom´ monetaria, fluctuaciones de corto plazo y ıamercados financieros, partes V y VI. Se puede cubrir el libro entero en unas56 a 60 clases, y pasar alg´n otro material de preferencia del profesor. u(b) Un curso intermedio En este caso hay que usar el libro de manera parcial, y se pueden dejaralgunos cap´ ıtulos como lecturas. Despu´s de revisar el cap´ e ıtulo 2, se puedencubrir las partes b´sicas de II, III y IV. Las discusiones de evidencia emp´ a ıri-ca de crecimiento econ´mico, as´ como algunas partes del sector gobierno del o ıcap´ ıtulo 5, se pueden usar como material de lectura. Luego se ver´ el creci- amiento econ´mico. La parte V se puede omitir, y pasar los elementos centrales ode los cap´ıtulos 18 al 22. En mi experiencia esto demanda aproximadamente30 clases muy efectivas. ´(c) Un curso basico El cap´ ıtulo 2 es clave para que los alumnos sepan de qu´ se trata el ´rea. e aDe ah´ se pueden utilizar partes de los cap´ ı ıtulos 3, 4, 6, 7, 8, 10, 12, 18, 19 y21. Por supuesto, existe libertad para saltar t´picos y cubrir los aspectos que oel profesor quiera profundizar y no est´n tratados. e(d) Una introduccion breve con enfasis en pol´ ´ ´ ıticas y evidencia Esto es algo as´ como medio curso. En este caso se pueden cubrir los cap´ ı ıtu-los 2 y 5, partes del 6 y 7, el 10 y el 18. En el cap´ ıtulo 2, se pueden haceralgunas referencias a las teor´ del consumo y la inversi´n. Si se dispone de ıas omenos tiempo y solo se quiere introducir la Macroeconom´ se pueden ver los ıa,cap´ıtulos 2 y 10, y se deber´ hacer referencia a la teor´ mientras se explica la a ıaevidencia.
  18. 18. xviii PrefacioAgradecimientos Como se˜ala el dicho argentino, se necesitan dos para bailar tango. Para nescribir un libro de texto se necesitan m´s de dos. A pesar que obviamen- ate soy el unico responsable de su contenido, y por sobre todo de sus errores, ´cont´ con la colaboraci´n de mucha gente en las distintas etapas de este proyec- e oto, a quienes deseo agradecer. Colaboraci´n en el trabajo, comentarios, ideas, oest´ımulo y distracci´n, que me han hecho disfrutar la vida m´s all´ del ´mbito o a a ade este libro, algo fundamental para tener las ganas de invertir tanto tiempoescribiendo. Un amigo una vez me pregunt´: ¿Para qu´ escribes este libro, si es mucho o em´s rentable acad´micamente escribir papers? Le respond´ que a m´ me gustaba a e ı ıense˜ar. M´s all´ de los t´ n a a ıpicos clich´s para justificar por qu´ uno hace clases, e epara m´ es un gran desaf´ intelectual, adem´s de una buena oportunidad para ı ıo arelajarme y hacer bromas. Siempre he cre´ que una cosa es pensar que uno ıdoentiende, otra a´n m´s dif´ es ense˜ar lo que uno piensa que entiende, y a u a ıcil nmi juicio, un desaf´ a´n mayor es escribir lo que uno piensa que entiende. Es, ıo upor lo tanto, un proceso personal, y laborioso por supuesto, de entender mejory con m´s rigor nuestra disciplina. a Para escribir este libro he tenido la fortuna de contar con muy buenos co-laboradores. Los ayudantes de mis cursos han sido importantes en la organiza-ci´n del material, preparaci´n y soluci´n de ejercicios. Este libro lo comenc´ a o o o eescribir en 1998, cuando mi ayudante de ese entonces, Crist´bal Huneeus, em- opez´ generosamente a escribir mis clases en L TEX y organizarlas en forma o Ade libro. Adem´s me ense˜´ L TEX-CAD, una interfase que nos permit´ ha- a no A ıacer las figuras e insertarlas de una manera muy sencilla en el texto. De estaforma descubr´ que mis peleas con el software ser´ menores y podr´ ocu- ı ıan ıapar mi tiempo escribiendo y peleando con mis ideas en vez de pelear con elcomputador. Este libro se fue haciendo con las clases a medida que yo las ibadictando. Lamentablemente, solo para el libro por supuesto, Crist´bal se fueoa hacer su doctorado, y yo tuve que empezar a escribir los borradores. Todoel material ha sido presentado en clases antes de ser convertido en texto. Despu´s de completar un borrador de unas trescientas p´ginas, entr´ al e a egobierno. Con lo cual dej´ de hacer clases y escribir, salvo algunos discursos. eDe hecho, en alg´n momento pens´ dejar este libro incompleto, s´lo como u e oapuntes que circulaban electr´nicamente. Sin embargo, cuando entr´ al Banco o eCentral volv´ a hacer clases, y aprovech´ para completar el esfuerzo iniciado. ı eClave fue que Mariana Tepper usara L TEX-CAD y pudiera ayudarme haciendo Alas figuras, lo que agradezco mucho. Marco N´nez fue un excelente ayudante, u˜cuando decid´ continuar el libro y necesitaba actualizar datos y otro material. ıFinalmente, he tenido la valios´ ısima colaboraci´n de Christopher Neilson. Sin osu entusiasmo y eficiencia este proyecto se habr´ atrasado significativamente, ıa De Gregorio - Macroeconomía
  19. 19. Agradecimientos xixreduciendo su calidad y tambi´n su probabilidad de t´rmino. En los ultimos e e ´meses Jorge Lorca se encarg´ de la edici´n con una prolija revisi´n del texto o o ofinal, aunque ciertamente soy yo el responsable de los errores que puedan per-sistir. Muchos otros ayudantes han contribuido de distintas formas a trav´s de elos a˜os, entre los que quiero agradecer de manera especial a Rodrigo Alfa- n ´ro, David Coble, Alejandro Drexler, Christian Ferrada, Alvaro Garc´ Tania ıa,Hern´ndez y Francisco Parro. a He tenido la suerte tambi´n de tener muy buenos amigos en la profesi´n, de e olos cuales he aprendido mucho; con algunos hemos escrito trabajos en conjunto,hemos hecho clases juntos, hemos trabajado o simplemente hemos comparti-do nuestro entusiasmo por la macroeconom´ Varios de ellos me han hecho ıa.valiosos comentarios a los cap´ ıtulos y me han ayudado a entender y explicaraspectos que en un principio no estaban bien tratados. Ojal´ lo haya logrado. aMis agradecimientos especiales a Luis Felipe C´spedes, Kevin Cowan, Eduardo e ´Engel, Miguel Fuentes, Jordi Gal´ Luis Oscar Herrera, Igal Magendzo, Eric ı,Parrado, Andrea Repetto, Rodrigo Vald´s, Rodrigo Vergara y Federico Stur- ezenegger. Una menci´n especial merece Fernanda Castillo, excelente editora oadem´s de una gran entusiasta de este proyecto. a En nuestra vida siempre hay mucha gente que ejerce influencia sobre noso-tros. Desde el apoyo de nuestros padres, y en mi caso ha sido muy importante,los profesores que nos ense˜an y motivan, nuestros colegas, en especial los ncompa˜eros de estudio y de trabajo, y, finalmente, nuestros alumnos. Deber´ n ıamencionar a muchas personas. Tuve excelentes profesores, tuve el privilegio deestudiar en MIT, y tambi´n tuve la oportunidad de conocer e interactuar con eotros grandes economistas que han tenido impacto en mi trabajo. Sin embargo,quiero sintetizar mi gratitud en quien fuera mi gran profesor y amigo, RudiDornbusch. Es dif´ resumir la tremenda influencia que tuvo en m´ basta ıcil ı,se˜alar que a m´s de cuatro a˜os de su fallecimiento, sus amigos todav´ lo n a n ıaextra˜amos mucho. Su generosidad, amistad y sabidur´ son irremplazables. n ıa La gran mayor´ de los agradecimientos terminan mencionando a la familia, ıay esta no ser´ una excepci´n, pues es un profundo y sincero agradecimiento. a oEscribir un libro tiene costos: se sacrifican vacaciones —como las ultimas en ´que me encerr´ a escribir—, fines de semana, noches hasta muy tarde e incluso ese deja de correr con buenos amigos en la ma˜ana para trabajar de madrugada. nPara poder hacer este tipo de locuras se necesita bastante comprensi´n, y mi ofamilia lo ha entendido; me ha dado un enorme apoyo, aunque no se si handisfrutado. Al menos las bromas que me hacen no dejan de tener una cari˜osa niron´ Por sobre todo, me han dado lo que una persona necesita para sentirse ıa.bien m´s all´ de los logros profesionales. Este libro no lo hice para escapar, por a ael contrario, sacrifiqu´ bastante. No hay palabras para agradecer a mi mujer, eSol, por todo lo que ha significado para m´ en estos a˜os juntos. Me acompa˜´ ı n no
  20. 20. xx Prefacioa estudiar fuera, donde nos quedamos viviendo por un tiempo, ha estado siem-pre a mi lado, ha sido una verdadera compa˜era. Tenemos cuatro hijos ma- nravillosos, y ciertamente se lo debo a ella. Ellos le han dado un sentido a mitrabajo y me han llenado la vida. Por eso, a Sol, y a nuestros hijos, Soledad,Jos´ Tom´s, Victoria y Manuela les dedico este libro. e a De Gregorio - Macroeconomía
  21. 21. Parte IIntroducci´n a la o macroeconom´ ıa
  22. 22. De Gregorio - Macroeconomía
  23. 23. Cap´ ıtulo 1Introducci´n o Una primera definici´n es que la macroeconom´ es el estudio de los agre- o ıagados econ´micos. Con ella podemos entender c´mo funciona la econom´ y o o ıa,obtener recomendaciones de pol´ ıtica econ´mica. Ese es precisamente el ob- ojetivo de este texto. En primer lugar, tratar de entender qu´ determina los edistintos agregados econ´micos, y en segundo lugar, analizar qu´ efecto tienen o elas pol´ıticas macroecon´micas sobre la evoluci´n de la econom´ Por ejemplo, o o ıa.nos interesa saber qu´ causa el desempleo y las recesiones, y qu´ se puede hacer e epara evitarlo o, al menos, reducir sus efectos. Tambi´n nos interesa estudiar equ´ determina la inflaci´n, cu´les son sus costos y qu´ se puede hacer para e o a econtrolar las alzas de precios. Otra cuesti´n, particularmente importante en opa´ en desarrollo, es por qu´ hay econom´ que crecen por un tiempo pro- ıses e ıaslongado m´s r´pidamente que otras. A partir de estas explicaciones podemos a asaber qu´ pol´ e ıticas est´n disponibles para aumentar el crecimiento. a El estudio de la macroeconom´ siempre ha estado ligado a sus implican- ıacias de pol´ ıtica. Estas pueden ir desde el extremo donde se plantea que nohay nada que hacer, pues lo que observamos en la realidad no son m´s que arespuestas ´ptimas de las empresas y hogares a cambios en la econom´ has- o ıa,ta otro extremo donde se ven alarmantes se˜ales de desequilibrios que ser´ n ıanecesario corregir con medidas de pol´ ıtica econ´mica. Para adoptar cualquier oposici´n, primero debemos entender la realidad. M´s a´n, podemos llegar a la o a uconclusi´n de que, en ciertas circunstancias, la teor´ nos entrega respuestas o ıaambiguas, e incluso no puede responder a todas nuestras inquietudes. De seras´ desde el punto de vista de pol´ ı, ıticas no queda m´s que aplicar el juicio, apero para llegar a un buen juicio es fundamental entender qu´ ocurre en la erealidad. No obstante lo anterior, no todo en macroeconom´ es recomendaci´n de ıa opol´ıticas. En el mundo de los negocios —y en todas las actividades econ´micas oen general—, la evoluci´n del ambiente macroecon´mico es un par´metro fun- o o adamental. Es por ello que establecer los posibles cursos de la econom´ tambi´n ıa e
  24. 24. 4 Cap´ ıtulo 1. Introducci´n oes importante. Por ejemplo, hoy d´ es cada vez m´s importante la predictibi- ıa alidad de la pol´ ıtica monetaria. Esto tiene repercusiones en el funcionamientode los mercados financieros, donde adem´s es posible establecer estrategias de ainversi´n que permitan cubrir riesgos y obtener buenos retornos. El an´lisis o amacroecon´mico nos puede ayudar a determinar las principales vulnerabilida- odes y potencialidades de una econom´ aspectos muy importantes a la hora ıa,de decidir sobre la realizaci´n de un proyecto de inversi´n. o o Desde el punto de vista de las empresas, la evoluci´n de la tasa de inter´s o ey la actividad econ´mica son muy relevantes para determinar la rentabilidad ode un proyecto de inversi´n. Una empresa que est´ contemplando invertir en o eel sector exportador deber´ hacer alguna evaluaci´n de las posibles tendencias a odel tipo de cambio y de los salarios. Las decisiones de los hogares en cuan-to a su ahorro, a la compra de viviendas, o a tomar un puesto de trabajo,tambi´n estar´n influidas por el entorno macroecon´mico. La macroeconom´ e a o ıaest´ presente en todas nuestras decisiones econ´micas. a o A modo de conclusi´n, lo que nos interesa con el estudio de la macroeco- onom´ es entender la realidad. Una vez que tenemos cierta noci´n de lo que ıa oocurre, podemos avanzar en la obtenci´n de conclusiones de pol´ o ıtica econ´mica, opredecir lo que puede ocurrir y evaluar el estado de una econom´ particular, ıasus oportunidades y riesgos.1.1. La evoluci´n de la teor´ macroecon´mica o ıa o La obsesi´n de la macroeconom´ por sus implicancias de pol´ o ıa ıtica est´ en asus or´ıgenes. La macroeconom´ surgi´ como disciplina dentro de la econom´ ıa o ıacon la Gran Depresi´n de los a˜os 30. Su gran precursor fue John Maynard o nKeynes, en especial con la publicaci´n de su libro Teor´ general del empleo, o ıainter´s y dinero en 1936. Si bien varios autores del siglo XIX y principios del esiglo XX ya escrib´ sobre fen´menos macroecon´micos, Keynes fue quien dio ıan o oel gran impulso al estudio de la macroeconom´ Su hip´tesis central fue que la ıa. oGran Depresi´n era un problema de insuficiencia de demanda, y por lo tanto osu soluci´n pasaba por estimular la demanda agregada1 . o En una revisi´n de los premios Nobel de Econom´ se ve la influencia de o ıaKeynes en economistas tan importantes como Paul Samuelson, John Hicks,Lawrence Klein, James Tobin, Franco Modigliani y Robert Solow, entre otros.Asimismo, las cr´ ıticas al enfoque keynesiano han dado origen a importantescontribuciones que han cambiado radicalmente el estudio de la macroeconom´ ıa, 1 Hay muy buenos art´ ıculos que presentan una visi´n m´s completa de la evoluci´n del pensa- o a omiento en macroeconom´ y del estado actual de la disciplina. Para comenzar un curso, los art´ ıa ıculosde Taylor (1997) y Mankiw (2006) proveen una muy buena introducci´n. Para terminar los cur- osos, me gusta dar a leer a los alumnos los trabajos de Blanchard (2000), Chari y Kehoe (2006) yWoodford (1999). De Gregorio - Macroeconomía
  25. 25. 1.1. La evoluci´n de la teor´ macroecon´mica o ıa o 5y tambi´n ha hecho merecedores a varios cr´ e ıticos al premio Nobel de Econom´ ıa.Esto ha ocurrido con los trabajos de Milton Friedman, Robert Lucas, FinnKydland y Edward Prescott, entre otros. La teor´ keynesiana se orient´ a la construcci´n de modelos macroecon´mi- ıa o o ocos que permitieran estudiar el impacto de diversas pol´ ıticas y derivar reco-mendaciones de pol´ ıtica con el prop´sito de estabilizar el producto. En estos omodelos la demanda agregada era clave en la determinaci´n del producto. oDesde el punto de vista metodol´gico, la econom´ lleg´ a lo que se conoce o ıa ocomo la s´ntesis neocl´sica, o neocl´sica-keynesiana, donde la microeconom´ ı a a ıasegu´ el rigor del enfoque neocl´sico y la macroeconom´ se abordaba desde ıa a ıauna perspectiva keynesiana, y donde el enfoque est´ndar era el modelo IS-LM, adesarrollado en Hicks (1937), que se expone en los cap´ ıtulos 19 y 20 de estelibro. La dominancia de la macroeconom´ keynesiana dur´ hasta principios de ıa ola d´cada de 1970. Si bien Milton Friedman ya hab´ lanzado sus primeras e ıacr´ıticas metodol´gicas, en particular a la existencia de una relaci´n negativa o ode largo plazo entre inflaci´n y desempleo, al papel de las expectativas y a la oimportancia de seguir reglas de pol´ ıtica, no fue sino hasta Robert Lucas, juntoa otros destacados economistas, que la macroeconom´ keynesiana tradicio- ıanal fue seriamente cuestionada. Lucas argument´ que era esencial incorporar ola formaci´n de expectativas en el an´lisis macroecon´mico, ya que todos los o a odesarrollos previos que la ignoraban estaban impl´ ıcitamente asumiendo un gra-do importante de irracionalidad por parte del p´blico. Si la autoridad hiciera uun anuncio, el p´blico deber´ procesar esta informaci´n, lo que afectar´ su u ıa o ıaconducta. Esto se conoce como la formaci´n de expectativas racionales, y ha opasado a ser un supuesto b´sico en la gran mayor´ de los modelos macro- a ıaecon´micos. Adem´s, constituy´ un cuestionamiento fundamental al an´lisis o a o ade pol´ ıtica con modelos que no estaban bien fundamentados en la conductade los agentes econ´micos y en la formaci´n de expectativas. Por eso, a este o odesarrollo se le conoce como la revoluci´n de las expectativas racionales. o No debe quedar la impresi´n de que la evoluci´n de la macroeconom´ ha o o ıapasado por simples discusiones te´ricas acerca de c´mo hacer buena ciencia: o osu evoluci´n tambi´n ha estado siempre ligada a fen´menos reales. Despu´s de o e o ela Gran Depresi´n, y en particular en la posguerra, la econom´ mundial —y o ıaEstados Unidos especialmente— crecieron con vigor. En los a˜os 70, y como nconsecuencia de decisiones de pol´ ıtica monetaria as´ como del primer shock ıdel petr´leo, el modelo keynesiano prevaleciente hasta ese momento no fue ocapaz de dar cuenta del fen´meno de inflaci´n y recesi´n. De ah´ el atractivo o o o ıde las cr´ ıticas como forma de buscar nuevas explicaciones a los fen´menos omacroecon´micos.o La siguiente cr´ ıtica a los modelos tradicionales, aun m´s radical, surge de alos modelos conocidos como del ciclo econ´mico real. Estos son discutidos en el o
  26. 26. 6 Cap´ ıtulo 1. Introducci´n ocap´ıtulo 23, pero sus bases ya se presentan en toda la parte III de este libro. Laidea desarrollada entre otros por Fynn Kydland y Edward Prescott, plantea ensu versi´n original que modelos de equilibrio general sin imperfecciones pueden odar cuenta de las fluctuaciones econ´micas. De ser as´ las fluctuaciones ser´ o ı, ıan´ptimas y no habr´ necesidad de usar pol´o ıa ıticas de estabilizaci´n. Las recesio- ones, por ejemplo, ser´ la respuesta ´ptima de los agentes a perturbaciones ıan ode la productividad. Metodol´gicamente, estos desarrollos han representado oun importante avance en t´rminos de tener modelos internamente coherentes ey con s´lidos fundamentos microecon´micos. Sin embargo, su ´xito emp´ o o e ıricoa´n es muy discutido. Los nuevos avances en esta ´rea han tenido que apelar u aa distorsiones para replicar de mejor forma la evidencia macroecon´mica. o Los desarrollos keynesianos no se han quedado atr´s de estos desaf´ y a ıos,es as´ como surge lo que hoy se conoce como la nueva s´ ı ıntesis neocl´sica. aEsta ha tenido un importante ´xito aplicado. Hoy d´ la mayor´ de los ban- e ıa, ıacos centrales de pa´ industriales usa este tipo de modelos para realizar sus ısesproyecciones y an´lisis de pol´ a ıticas. Esta nueva s´ ıntesis sigue la tradici´n key- onesiana de considerar rigideces de precios, pero en modelos con expectativasracionales, comportamiento din´mico de los agentes econ´micos y en un con- a otexto de equilibrio general. En estas circunstancias, la pol´ ıtica monetaria puedeafectar el producto y empleo en el corto plazo. Estos son los modelos que serevisan en la parte VI de este libro. Desde el punto de vista te´rico, est´n o acompuestos de una demanda agregada de esp´ ıritu keynesiano (IS), una ofertaagregada o curva de Phillips y una regla de pol´ ıtica monetaria. En sus versio-nes m´s rigurosas, estos modelos son complejos, mucho m´s que lo que era por a aejemplo el modelo IS-LM, que es bastante simple de ense˜ar. Aqu´ se hace un n ıesfuerzo por hacer su presentaci´n sencilla, a costa de tener que hacer algunas osimplificaciones importantes, dejando relegado para secciones con * (asterisco)algunos aspectos que revisten mayor grado de complejidad. Paralelamente, la macroeconom´ se ha preocupado del crecimiento econ´mi- ıa oco. El objeto ya no es solo describir las fluctuaciones de la actividad en torno asu tendencia, sino explicar qu´ determina la tendencia de largo plazo del nivel ede producci´n de una econom´ Despu´s del impulso inicial desarrollado en o ıa. eSolow (1956), esta ´rea no fue parte central de la macroeconom´ sino hasta a ıamediados de la d´cada de 1980. La existencia de amplias bases de datos y ela resoluci´n de algunos problemas te´ricos permitieron realizar importantes o oavances te´ricos y muy valiosas contribuciones emp´ o ıricas. Este es el foco de laparte IV de este libro. Por lo anterior, una definici´n m´s precisa es que la macroeconom´ es el o a ıaestudio del crecimiento y las fluctuaciones econ´micas. En la figura 1.1 se pre- osenta la evoluci´n de la producci´n de una econom´ hipot´tica en un per´ o o ıa e ıodode 120 trimestres, es decir, treinta a˜os. La l´ n ınea punteada representa la pro-ducci´n efectiva, y la l´ o ınea continua su tendencia. Esta econom´ tiene una ıa De Gregorio - Macroeconomía
  27. 27. 1.1. La evoluci´n de la teor´ macroecon´mica o ıa o 7tasa de crecimiento de tendencia suave, aunque cambia en el tiempo. Perotambi´n sufre de ciclos econ´micos en los cuales la econom´ crece por encima e o ıay por debajo de su tendencia. La macroeconom´ estudia qu´ determina el ıa ecrecimiento de la tendencia, y tambi´n las fluctuaciones de la actividad. e 300 250 Actividad Economica 200 150 100 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 110 120 TiempoFuente: Simulaciones realizadas por el autor Figura 1.1: Evoluci´n de la producci´n, ciclo y tendencia o o En consecuencia, nos importan los fen´menos agregados en la medida que onos ayudan a entender el crecimiento de largo plazo y el ciclo econ´mico. Por oejemplo, nuestro inter´s en estudiar los precios de los activos, m´s all´ de que e a ason un tema medular de la teor´ de finanzas, se relaciona con sus implican- ıacias sobre la actividad econ´mica y el impacto que las decisiones de pol´ o ıticamonetaria tienen sobre ellos. En macroeconom´ tambi´n nos interesan, por ejemplo, la evoluci´n y de- ıa e oterminantes de los niveles de educaci´n, dado que son una explicaci´n im- o oportante de los diferenciales de crecimiento entre pa´ ıses. El grado de apertura,algo que es propio de la teor´ del comercio internacional, tambi´n nos interesa ıa epor su impacto sobre el producto y la inflaci´n. o Metodol´gicamente, la teor´ macroecon´mica ha hecho muchos avances y, o ıa oen la actualidad, existen ciertos est´ndares ampliamente aceptados. El uso de aexpectativas racionales y la necesidad de que los modelos est´n microfundados ey sean din´micos son algunos de ellos. Por supuesto que para analizar muchos afen´menos no es necesario especificar un modelo completo, y es posible, co- o
  28. 28. 8 Cap´ ıtulo 1. Introducci´n omo se hace mucho a lo largo de este libro, aislar el fen´meno que se quiere oestudiar. Es por ello, que no s´lo la teor´ macroecon´mica ha evolucionado o ıa oa trav´s de controversias entre distintas escuelas, sino que ha sido tambi´n e euna b´squeda, desde distintos frentes, de una mejor descripci´n de la realidad. u oHoy d´ el desaf´ es c´mo incorporar imperfecciones en modelos rigurosamen- ıa, ıo ote especificados que nos permitan entender fen´menos sobre los cuales a´n no o uentendemos bien, por ejemplo, las interacciones entre las rigideces de preciosnominales y las rigideces reales2 . Existen tambi´n algunos principios b´sicos en el funcionamiento de la eco- e anom´ que tienen vasta aceptaci´n, que est´n presentes en este libro, y que ıa o aTaylor (1997) ha resumido de la siguiente forma: • En el largo plazo, el crecimiento del producto depende del crecimiento de la productividad y la acumulaci´n de factores. o • No existe tradeoÆ entre inflaci´n y desempleo en el largo plazo3 . Es de- o cir, en el largo plazo mayor o menor inflaci´n no tiene impacto sobre el o desempleo. Este principio est´ asociado con el hecho de que, en el largo a plazo, la inflaci´n es un fen´meno monetario. Sin embargo, esto no signi- o o fica que haya una relaci´n causal, ya que depender´ de la forma en que o a se conduzca la pol´ ıtica monetaria, pues esta es la que en definitiva ancla la inflaci´n. o • Existe un tradeoÆ entre inflaci´n y desempleo en el corto plazo, aunque o este no siempre es posible de explotar. Sin embargo, por lo general una reducci´n de la inflaci´n requiere una reducci´n del nivel de actividad. o o o • Las expectativas responden a las pol´ ıticas y, por lo tanto, deben ser con- sideradas en la evaluaci´n del impacto de las pol´ o ıticas monetaria y fiscal. Por ejemplo, la credibilidad de la pol´ıtica monetaria es clave en la deter- minaci´n de los costos de la reducci´n de la inflaci´n. Si el p´blico no o o o u cree en el compromiso de estabilidad de precios de la autoridad, ser´ m´s a a costoso su control. • Por lo general, cuando se analiza las pol´ ıticas monetaria y fiscal, muchas veces se consideran como cambios aislados en los instrumentos. Sin em- bargo, una visi´n m´s general debe considerarlas como una secuencia de o a pol´ ıticas asociadas a alg´n proceso sistem´tico o alg´n tipo de regla. u a u Por ultimo, es preciso destacar que desde el punto de vista macroecon´mico, ´ oel mundo ha progresado significativamente, en particular en los pa´ indus- ısestriales. La inflaci´n est´ bajo control y hay crecimiento econ´mico. A pesar de o a o 2 Para mayor discusi´n a este respecto ver Blanchard (2000). o 3 TradeoÆ es una de las pocas palabras que es de muy dif´ traducci´n. Se dice que hay un ıcil otradeoÆ entre x e y si para conseguir algo m´s de x se debe sacrificar algo de y. a De Gregorio - Macroeconomía
  29. 29. 1.2. Una sinopsis de lo que sigue 9lamentables crisis que han enfrentado algunos pa´ en desarrollo, incluso en ısesAm´rica Latina, paradigma de los d´ficits fiscales y la alta inflaci´n, se observa e e omayor estabilidad. Algunos argumentar´n que es porque la pol´ a ıtica econ´mica oha aprendido de la teor´ Otros dir´n que la pol´ ıa. a ıtica econ´mica es la que ha omejorado y la teor´ ha tratado de formalizarla. Es ambos: se ha progresado en ıamuchas ´reas de pol´ a ıtica antes que la teor´ lo haya formalizado, pero tambi´n ıa ese ha aprendido mucho de la investigaci´n de como hacer mejores pol´ o ıticas ma-croecon´micas. El marco para poder analizar estos temas es lo que se presenta oen este libro.1.2. Una sinopsis de lo que sigue El libro contin´a con una discusi´n de los datos en macroeconom´ en el u o ıacap´ıtulo 2. Personalmente tengo mala experiencia estudiando contabilidad na-cional. Era un conjunto de definiciones, de las cuales se entend´ muy poco. ıaEste cap´ ıtulo es m´s que contabilidad nacional, y para ir m´s all´ de defini- a a aciones —que normalmente se olvidan con rapidez—, he tratado de motivar ladefinici´n de las variables con una revisi´n a los datos, con algunos eventos o oimportantes y con una idea clara de qu´ es lo que efectivamente se quiere emedir. Despu´s, en la parte II, se aborda la conducta de los agentes econ´micos, e oque distinguimos en hogares que consumen y ahorran, empresas que invierten,y gobierno que gasta y cobra impuestos. Estos conforman los componentesb´sicos de la demanda agregada. Actualmente, la mayor´ de los textos de- a ıaja esto para el final, y las teor´ se elaboran con versiones simplificadas de ıasla conducta de los agentes. Sin embargo, esa no me parece la mejor opci´n, opues si queremos hacer un an´lisis completo, es fundamental, por ejemplo, adiscutir qu´ pasa cuando la econom´ se ve afectada por shocks permanentes o e ıatransitorios, debido a que las conductas de los agentes pueden ser radicalmen-te distintas. Adem´s, en esta parte se enfatizan de manera muy importante alas restricciones de recursos que enfrentan los agentes, que son esencialmentedin´micas y son la base del an´lisis intertemporal. Los consumidores, al igual a aque los gobiernos y las empresas, pueden gastar m´s de sus ingresos, en cuyo acaso se estar´n endeudando, lo que tendr´ implicancias sobre su capacidad de a agasto futura. Estas restricciones condicionan los planes de gasto de los dis-tintos agentes econ´micos. Por estas restricciones es que los efectos de shocks opermanentes y transitorios tienen efectos distintos. En estos cap´ıtulos se apro-vecha, adem´s, para introducir conceptos de teor´ de finanzas, que est´ muy a ıa aligada a al teor´ de consumo y las decisiones de inversi´n. ıa o Los primeros modelos macroecon´micos se presentan en la parte III. El ofoco de dicha parte, con alguna excepci´n en el cap´ o ıtulo 8, es la econom´ de ıapleno empleo. Ello nos permite discutir cu´l es el equilibrio de una econom´ a ıa
  30. 30. 10 Cap´ ıtulo 1. Introducci´n oen el largo plazo o, m´s bien, una vez que todas las rigideces de precios se ahan disipado. Para muchos problemas espec´ ıficos, el foco de an´lisis no son alas fluctuaciones de la actividad econ´mica, sino otras variables. Por ejemplo, ola reacci´n del tipo de cambio real a cambios en las condiciones de la eco- onom´ mundial. Suponer pleno empleo para dicho an´lisis es un buen punto ıa ade partida. Despu´s de eso, uno puede definir la direcci´n y magnitud de las e odesviaciones de corto plazo. Tres de los cuatro cap´ ıtulos de esta parte est´n areferidos a econom´ abiertas, lo que hace el an´lisis mucho m´s realista, da- ıas a ados los elevados grados actuales de integraci´n internacional en materia tanto ocomercial como financiera. El mundo se ha globalizado y es cada vez m´s aimportante entender el funcionamiento de las econom´ abiertas. ıas Una vez analizado el pleno empleo, en la parte IV se analiza el crecimientode largo plazo. Se revisa la evidencia emp´ ırica, tanto la llamada contabilidaddel crecimiento como la evidencia respecto de los determinantes del crecimien-to. Se revisa el modelo m´s tradicional de crecimiento econ´mico —modelo a ode Solow— y sus extensiones m´s modernas. Por ultimo, se finaliza con un a ´cap´ıtulo m´s t´cnico que desarrolla el modelo de crecimiento en el contexto de a eun agente que decide su trayectoria de consumo y ahorro ´ptimamente, con el oprop´sito de maximizar el valor presente de sus flujos de utilidad de consumo. oEste es conocido como el modelo de Ramsey. En las partes I a IV el dinero no ha aparecido y, por lo tanto, tampoco haypol´ıtica monetaria, tema que estar´ presente en todo el resto del libro. En la aparte V se introduce el dinero. En primer lugar, en el cap´ ıtulo 15 se explica porqu´ hemos podido ignorar el dinero, y esto es por dos razones: la primera es eque no hemos hablado de pol´ ıtica monetaria, y la segunda, que impl´ ıcitamentese ha asumido que los precios son flexibles. De esta forma se plantea que laparte real de la econom´ determina las cantidades reales, parte III, y la parte ıamonetaria, cap´ ıtulo 15, las variables nominales. La parte V contin´a con laudefinici´n del dinero y el an´lisis acerca de c´mo se hace pol´ o a o ıtica monetariaen la pr´ctica, lo que nos permite dar un primer vistazo a los determinantes ade la inflaci´n, sin entrar en sus consecuencias sobre el nivel de actividad. Por olo general, la pol´ıtica monetaria afecta directamente las tasas de inter´s de ecorto plazo. Sin embargo, hay tasas a diferentes plazos, y la transmisi´n de laopol´ıtica monetaria ocurre a trav´s de sus efectos sobre toda la estructura de etasas. Esto se analiza en el cap´ ıtulo 17. Finalmente, la parte VI, que representa algo m´s de un tercio de este libro, ase concentra en las fluctuaciones de corto plazo. En ella se presenta el modelokeynesiano tradicional, conocido como el modelo IS-LM. Se presenta este mo-delo en econom´ cerradas y econom´ abiertas. En estas ultimas resulta clave ıas ıas ´discutir el r´gimen cambiario. Este modelo keynesiano es la versi´n opuesta e ode los modelos de pleno empleo, por cuanto asume que la demanda agregadadetermina la producci´n, y los precios, por su parte, son completamente fijos. o De Gregorio - Macroeconomía

×