Bitcoin a debate

265 views

Published on

En la revista Inversión & Finanzas núm. 928 de marzo de 2014 varios expertos, entre los que figuro yo como director editorial de iAhorro.com, analizamos la reciente quiebra de dos casas de cambio del bitcoin, una especie de bancos de la moneda digital privada.

Published in: Economy & Finance
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
265
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Bitcoin a debate

  1. 1. 34 GUÍA DE LA INVERSIÓN | MONEDAS ALTERNATIVAS de regulación para dar seguridad real a los inversores». María Muñoz, de Inversis, no pone en cuestión el bitco- in, pero sí insiste en que no todas las plataformas son seguras, no todas tienen medidas de seguridad contra los hackers. Hay que tener cuidado. EL BITCOIN COMO ACTIVO Más allá de la mayor o menor seguri- dad de las casas de cambio, el bitcoin tiene riesgos. Según María Muñoz, el recorrido del precio es de burbuja. No hay más que ver el gráfico sobre estas líneas. También para comprobar su volatilidad. Pero se justifica en que es una moneda muy joven. Eso no quita para que algunos in- versores la hayan visto no sólo como oportunidad y se han tirado a la pisci- na para ser los primeros en adoptarla y tener, así una ventaja frente al resto, a los rezagados, por si fuera un nuevo Google, sino también como refugio. Cuando se temió la posibilidad de confiscación de los depósitos coinci- diendo con la crisis chipriota, subió N o ha sido uno, sino dos los «bancos bitcoin» que han quebrado en los últimos días. El primero fue Mt. Gox, una de las mayores empresas de intercambio de bitcoins, con sede en Japón. El segundo, Flexcoin. ¿Pone esto en cuestión al bitcoin? Dicen los expertos que no. Pau A. Monserrat, de iahorro.com, compara lo sucedido con estas dos plataformas con la quie- bra de un banco en el que hay depo- sitadas monedas de curso legal. Quie- bra el banco, la moneda, no. Por eso al principio hablábamos de «bancos bitcoin» para designar a estas plata- formas. Así, según comenta Andrés Alonso, editor de sintentia.com, «pa- rece que MtGox no tuvo un proble- ma tan grande con la maleabilidad de los bitcoins, sino sencillamente insu- ficiente capital propio para asumir un aumento de la retirada de efectivo». La gran diferencia es que los clien- tes de un banco que quiebra en un sistema regulado tienen parte de sus ahorros garantizados. El bitcoin, para lo bueno y para lo malo, está en tierra de nadie por el deseo expreso de sus creadores y sus defensores. Porque no quieren verse sometidos a los «capri- chos» de un banco central. A Monse- rrat, sabiendo que ésas son las reglas del juego, no le preocupa que el bitco- in no esté regulado, pero sí los riesgos que se han puesto de manifiesto con las quiebras y los corralitos de las ca- sas de cambio. Ése es un riesgo que no debe ser asumible. Pero, para Alonso, «esto es un buen reflejo de la ironía de bitcoin: el activo que se hizo famoso por la atractivo de su desregu- lación plena, precisaría de algún tipo QUIEBRAN LOS «BANCOS» DE BITCOINS Los expertos tienen la esperanza de que la nueva moneda sobrevivirá Los robos y corralitos de bitcoins no ponen en cuestión su futuro como moneda desregulada complementaria a las existentes actualmente. Pero, como activo financiero, tiene mucho riesgo. Cristina Vallejo @acvallejo
  2. 2. 35 INVERSIÓN & FINANZAS • Nº 928 • DEL 7 AL 13 DE MARZO DE 2014 como la espuma. En Argentina se usa para protegerse de la devaluación. Y en la última crisis ucraniana, incluso tras haber colapsado una de las dos plataformas, subió junto a todos los refugios. Alonso dice: «Hay un punto fuerte a favor de bitcoin, que es la cara B de su volatilidad: porque se debe al riesgo propio y único de este activo, la correlación del precio de bitcoin con el resto de activo es baja o negativa. Por tanto, ofrece cierto valor de diversifica- ción en grandes carte- ras de inversión. Si un inversor tiene bonos, acciones, cash… me- ter algo de riesgo (vo- latilidad) como bitco- in tiene sentido». La oportunidad también puede estar en que habrá un nú- mero limitado de bitcoins: 21 millones. Al existir un nivel máximo de masa monetaria en circulación, su valor no se podrá devaluar.Y eso, por si solo, es una herramienta para controlar la inflación. El bitcoin podría ser una especie de patrón oro: si llegara a ser una moneda global, toda la riqueza existente en el mundo se tendría que medir con los 21 millones de bitcoins. Pero no contar con un banco cen- tral tiene su inconveniente también, según Alonso: «Es más una debilidad (histórica) que una fortaleza. Su ofer- ta fija hace que su volatilidad sea ex- trema y no tiene respaldo legal (valor facial) que apoye su estabilidad». El riesgo de que se esté hinchando una burbuja, la volatilidad, la inexis- tencia de respaldo real, hace que Ma- ría Muñoz afirme que sólo hay que invertir en bitcoins si quien lo haga está dispuesto a perder todo lo que haya confiado a esta novedosa mone- da virtual y si entiende los complica- dos procesos informáticos que hace que los «mineros» vayan encontrando los bitcoins escondidos en la red. Pese a todo, Monserrat apuesta porque el bitcoin puede convertirse en un medio de pago complementario al de las monedas «de curso legal». Pese a que, de momento, como re- cuerda Muñoz, las empresas parecen estar utilizando el gancho del bitcoin con intenciones más mercadotécnicas que de otro tipo. En su contra puede jugar su prohibición en algunos luga- res, aunque, como dice Muñoz, los países con mayor libertad económica la permiten sin problemas y en ellos ya se usa muchísimo. ESQUEMA PONZI Pero ahí está el mayor riesgo, según Alberto Matellán, de Inverseguros. en que la gente lo deje de utilizar. El bitcoin, al no tener el respaldo de ninguna economía, como el euro tie- ne a la zona euro, o el dólar a la eco- nomía estadounidense, valdrá en tan- to que la gente lo utilice para pagar y las empresas lo acepten como medio de pago. De esta manera, según Alon- so, el riesgo es casi binario: «Si sale mal, sale muy mal, ya que estás en un activo no regulado, nadie te asegura nada. Entramos en los esquemas Pon- zi: cuando la rentabilidad de tu inver- sión depende exclusivamente de que la gente siga confiando en meter más dinero ahí, entras en ese peligro. Si bitcoin sigue sin tener valor intrínseco, si sólo se basa en la confianza, debe- mos encender las alertas». En este sentido, Alonso considera que el futuro del bitcoin pasará más por el uso de su tecnología para el almacenamiento de datos de manera descentralizada: «Desde luego no veo a bitcoin (desregulado) como meca- nismo de pago generalmente acepta- do. Y si se regula, ofrecería un servi- cio muy similar a algo que ya existe: Paypal». También alerta Matellán: hay que tener cuidado, no vaya a ser que las plataformas de cambio de bitcoins no sean más que chiringuitos, que captan el dinero de la gente y luego cierran. ¿De verdad no quieren un regulador como el que hizo posible que hace sólo unos días el juez Bermúdez man- dara a la cárcel a once responsables de montar chiringuitos financieros? Sentix acaba de crear un índice para medir la confianza en el bitcoin. Puede oscilar entre +100 y -100 puntos y ahora está en los -49,5 El bitcoin «burbujea» En dólares por bitcoin. Fuente: Blockchain.info. Medidas de protección «Recuerde siempre que es su responsabilidad adoptar las medidas adecuadas para proteger su dinero». Los impulsores del bitcoin no se andan con chiquitas y aplican a rajatabla el catecismo liberal. Pero también dan ciertos consejos para proteger el monedero de bitcoins. Igual que no se llevan habitualmente mil euros en el bolsillo, tampoco es aconsejable guardar grandes cantidades de bitcoins en el ordenador, en el móvil o en el servidor. Ahí hay que tener disponibles pequeñas cantidades de dinero para las operaciones diarias. Para el resto, para los ahorros o para las inversiones a largo plazo, lo mejor es utilizar otras ubcaciones seguras y no conectadas a internet. Por ejemplo, un USB. Con los servicios en línea hay que tener muchísimo cuidado: no ofrecen suficiente seguridad y garantías para guardar en ellos su dinero. Para protegerse de fallos, es aconsejable realizar una copia de seguridad de la billetera. Y encriptarla, para que no le roben: el proceso implica la creación de una clave, como la de la tarjeta de débito. 21MILLONES DE BITCOINS HABRÁ, COMO MÁXIMO, EN EL MUNDO EL BITCOIN PUEDE DAR VALOR DIVERSIFICADOR EN UNA CARTERA DE ACTIVOS B Mar. 2013 Mar. 2014 0 200 400 600 800 1.000 1.200

×