• Save
Concurso de cuentos (power point)
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Concurso de cuentos (power point)

on

  • 1,866 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,866
Views on SlideShare
1,503
Embed Views
363

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

7 Embeds 363

http://biblioteca-capellania.blogspot.com.es 285
http://aprendiendo2014.wikispaces.com 35
http://biblioteca-capellania.blogspot.com 17
http://biblioteca-capellania.blogspot.ru 15
http://biblioteca-capellania.blogspot.mx 7
http://biblioteca-capellania.blogspot.com.ar 3
http://www.blogger.com 1
More...

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Concurso de cuentos (power point) Concurso de cuentos (power point) Presentation Transcript

  • CONCURSO DE CUENTOS(sobre nuestra mascota“Dadoletín” y sobre el centro deinterés “los juegos”)Curso 2012/2013
  • 2ºA
  • “La princesa que perdió la corona”Érase una vez una princesa llamada Anelis, era guapa, alta, le gustaba el color violeta de lasparedes de su habitación y los trajes largos. Vivía en un palacio a las afueras del reino de lasChiquilladas. En su habitación violeta la princesa Anelis tenía muchísimos juguetes y una camagrande. Entre sus juguetes preferidos se encontraban una corona de color rosa con piedrasmulticolores. Con sus amigos en el patio del palacio jugaba al escondite, al pilla pilla, al tú lallevas, al tuli... La princesa Anelis tenía un hermano pequeño llamado Carlos, todo el mundo decíaque el hermano es muy bueno y la princesa un poquito traviesa. Un día el mago Raspador hechizóa todas las personas que vivían en el palacio, entre ellos: el rey, la reina, el príncipe y todos lossirvientes menos a la princesa Anelis. El mago quería quitarle la corona de juguete a Anelis porquepensaba que era mágica. A ella no la pudo hechizar porque cuando hizo el hechizo la princesa seencontraba en el bosque recogiendo fresas. Cuando la princesa llegó al castillo descubrió que todoel mundo se encontraba en un sueño encantado y que su corona había desaparecido. La princesa sepreguntó quién pudo hacer esa maldad y entre sus juguetes una muñeca se despertó y le dijo quehabía venido al castillo el mago Raspador y se había llevado la corona de la princesa porque creíaque era mágica. La princesa asustada al ver a la muñeca hablar, cogió una bolsa con sus cosas y lepreguntó a la muñeca como es que hablaba y le dijo que al hacer el mago el hechizo ella se habíadespertado. Anelis, la princesa, le dijo a la muñeca que si quería acompañarla a la casa del magopara pedirle que despertara a su familia y al resto de las personas que vivían en el castillo. Y así lohicieron, salieron las dos del palacio en busca del mago y fueron hacia su casa que se encontrabadentro del bosque. Cuando llegaron a la casa del mago, la princesa y la muñeca tocaron en lapuerta y de repente el mago salió y le preguntó a la princesa qué hacía en su casa.
  • La princesa le dijo al mago que no sabía porque había echado un hechizo en su palacio yse había llevado su corona de juguete. El mago le contó al resto de las personas quevivían en el palacio, que era muy traviesa, que no recogía su cuarto, que no jugaba con suhermano y no ayudaba a sus padres, y que se había llevado su corona porque no lepertenecía. La princesa llorando le preguntó al mago cómo podía acabar con el hechizo yrecuperar su corona y el mago le respondió que si era buena de corazón tenía que bailary bailar y el hechizo desaparecería. La princesa volvió a su casa y se puso a bailar y abailar y el hechizo desapareció y toda su familia y las personas que vivían en el palaciose despertaron. La princesa llorando le dijo a sus padres que no volvería nunca más adesobedecerles y que iba a quererles mucho, igual que a su hermano. A partir de aqueldía la princesa Anelis con su corona de juguete hace caso a sus padres, recoge suhabitación, ayuda, cuida y juega con su hermanito Carlos. Y todos vivieron felices en elcastillo de la princesa Anelis y nunca se volvió a saber del mago.LAURA CABRERA LUIS (2º A)
  • 2ºB
  • “EL NIÑO Y EL CABALLO DE MADERA”Había una vez un niño rubio, flaco y de ojos azules, llamado Pablo. Tenía nueve años y vivía enPortugal, en una zona de campo. Se perdió en un bosque cercano y cuando se hizo de nochellegó a una casa abandonada. Allí se encontró a un caballo de madera, buscó la salida y cuandola encontró se lo llevó a su casa. Le llevaron al caballo comida y no se la comió, la tuvieron quetirar y comprar otra que tampoco le gustó. El caballo no paraba de llorar, cuando Pablo lepreguntó qué quería, él respondió: estar con mis padres. Sus padres no estaban en la casaabandonada, así que había que ir a buscarlos. Volvieron al bosque en busca de huellas ydescubrieron que siguiéndolas llegaban a la ciudad. En la ciudad se perdieron de nuevo lashuellas. Paseando por las calles, Pablo vio en un escaparate un balón grande, de color amarillo yde fútbol que le gustó. Entonces entró en la juguetería para tocarlo, y de repente, el caballo demadera echó a correr hacia el fondo de la tienda. Pablo le siguió y observó que se acercaba aunos caballos grandes de madera, le preguntó que quiénes eran y le respondió con una gransonrisa y alegría, que eran sus padres.COLORÍN, COLORADO ESTE CUENTO SE HAACABADO.RONÁN CURBELO GUEDES (2º B)
  • “LA PRINCESA ANDREA Y SU PERRA LINDA”Había una vez una princesa llamada Andrea y su perra Linda. Un día se fueron a paseary Linda se perdió. La perrita aruñó la puerta de un niño llamado Feder. El niño le pusocomida a Linda, la sacó a pasear y se encontró con Andrea. Linda cuando vio a Andreaempezó a ladrar de alegría y salió corriendo hacia ella, cuando la princesa vio que erasu perra, gritó de alegría -¡Linda!.Feder se acercó a Andrea y le preguntó: -¿es tuya la perra?-, y Andrea le contesto -¡síes mía!, gracias por estar cuidando de ella, si me acompañas al castillo mi padre terecompensara con lo que tú desees-. Los niños se fueron caminando juntos hacia elcastillo.El padre de Andrea estaba esperando a su hija en la puerta porque estaba preocupado,cuando vio que la pequeña llegaba con Linda fue hasta los niños, Andrea le contó a supadre lo que había pasado. El rey le dijo a Feder: - pídeme lo que quieras-.Feder le dijo al rey que su familia era muy pobre y que sólo quería trabajo para su padrey éste le contestó: - deseo concedido-.Al día siguiente Feder y su familia se fueron a vivir al castillo porque el rey le dio trabajoa su padre y a su madre y desde entonces Feder y Andrea han sido los mejores amigospara siempre y sus madres fueron amigas también.FinELIZABETH DIAZ NICOLÁS (2º B)
  • “EL PELUCHE PERDIDO”Hace ya algún tiempo, vivía en la isla de los peluches una princesa llamada Susana,Susana tenía ocho años y era algo bajita para su edad, su color favorito era el violeta, tenía todoel armario lleno de fabulosos trajes en este color. Susana tenía dos hermanastras fruto delsegundo matrimonio del rey, el cual enviudó cuando ella sólo tenía 2 años, sus nombres eranMaría y Gema. María era alta, rubia y se creía la mejor en todo. Siempre quería destacar y seenfadaba mucho con Susana, pero ella tenía una habilidad especial para hacer vivir a lospeluches de juguetes, ¡sí, hacer vivir!... no olvidemos que se trata de un mundo mágico. Gematenía 11 años, era alta, muy delgada y era la gran confidente de María, ya que le guarda todoslos secretos y las trampas que ésta le hacía a nuestra protagonista.Susana tenía un amigo especial que se llama Ted. Ted era el primer peluche al queSusana había dado vida, y desde entonces siempre jugaban, dormían y hacían todo juntos, entreellos se creó un vínculo muy especial, este hecho enfadada mucho a María que se ponía muycelosa al ver esta bonita amistad.Una noche después de un concierto en palacio, María convenció a Gema para robar aTed. Las hermanastras esperaron a que Susana y Ted se hubiesen quedado dormidos, y fueentonces cuando entraron en la habitación por una pequeña ventana del dormitorio que dabapara el patio de almenas, sustrajeron a Ted amordazado y atado para que no despertara a nadiedel palacio.
  • Por la mañana cuando la princesa se despertó y no vio a Ted por ningúnlado, pensó que había dado un paseo mañero, las hermanastras eran tan malas que lellevaron el desayuno a la cama para ver su cara, y al ver que no decía nada confesaronsu fechoría, diciendo: -María te he quitado a Ted y ahora sólo yo podre dar vida a lospeluches-, Susana se puso llorar y a llamar a su padre para contarle lo sucedido, éstemandó a llamar a las hermanastras para interrogarlas pero no confesaron, puesto quecomo ya habíamos dicho, Gema le guardó el secreto a María; realmente Gemaadmiraba a su hermana y haría lo que fuera por ser como ella. El rey pensó que Susanamentía y la castigó en su cuarto, pero al pasar los días y ver que Ted no venía sepreocupó y habló con su reina comentándole lo sucedido. La reina mandó a llamar denuevo a sus hijas y las volvió a interrogar y Gema, que no era mala del todo,reconoció la fechoría, y por decir esta verdad su castigo fue menor, pero a María lacastigaron quitándole toda su magia para que no volviera a causar daños. Elreencuentro de Ted y Susana fue muy bonito, el tiempo se detuvo por un segundosiendo el momento más feliz para ambos. Susana que era muy buena, habló con supadre para que perdonara a sus hermanastras y éste lo hizo así y desde entoncesvivieron felices para siempre.PAULA CABRERA LUIS (2º B)
  • “LA MEJOR AMIGA DE ESTEFANÍA”Estefanía era una niña de pueblo, que siempre le estaba pidiendo un perro a su padre, peroéste siempre le decía que no. Un día su padre se arrepintió de decirle que no y fue a la perreray se lo compró. Al día siguiente se lo entregó y Estefanía se puso muy contenta y decidióponerle de nombre Lili. Estaba tan feliz que decidió pasearla. Por el camino se encontró asus amigos y les dijo: -tengo una perra que se llama Lili-, sus amigos la envidiaban y lepidieron a sus padres un perro porque su amiga Estefanía tenía uno y a todos les dijeron queno. Estefanía regreso a su casa y le puso a Lili comida y agua, su padre le preguntó si queríaque le comprara una cama a Lili y Estefanía le contestó: -¡claro que sí!-, su padre se lacompró y se fueron a dormir. Al día siguiente se levantó, se lavó los dientes y se fue al cole, yLili se quedó triste porque Estefanía se había ido al colegio y se pasó todo el día tumbada enla puerta de su casa. Cuando regresó Estefanía Lili se puso muy contenta. La niña le pidió asu padre que le comprara una pelota, él se la compró y se pasaron todo el día jugando ydespués se fueron a la cama muy cansadas de jugar todo el día.FinESTEFANÍA (2ºB)
  • 2ºC
  • “UN DIA EN EL PATIO”Érase una vez, en el patio del Capellanía los niños y niñas jugaban con Dadodín como si fueranfichas de un parchís. Dadodín saltaba y cada vez salía un número en su barriga, que marcabadonde los niños y niñas se debían colocar como si fuera una partida de parchís. Todos queríanjugar con Dadodín porque Dadodín era muy divertido, gastaba bromas divertidas, se reía conlos demás, y hacía que todos ganaran al menos una vez.Pero había otro dado que se llamaba Dido, era un poco malo. Casi nadie quería jugar con él,porque hacía trampas. Cuando él saltaba para decir los números que salían de su barriga nodejaba que nadie ganara en las partidas de parchís. Pero ¿te cuento por qué era malo?.Porque tenía rabia de Dadodín, de que todos los niños jugaran con Dadodín y no con él y cadavez sin darse cuenta se volvía un poquito más malo.Y él, decía a los niños y las niñas que Dadodín era mentiroso y los niños y niñas creyeron aDido y dejaron de jugar con Dadodín y se fueron con Dido, olvidándose de Dadodín que sequedó solo, triste y sin amigos, no sabía qué hacer, y aunque les decía a los niños que él nomentía nadie le creyó y muy triste se quedó.Cuando empezaron a jugar con Dido, vieron que Dido seguía haciendo trampas, seguía sin dejarque nadie ganara y no era nada divertido. Los niños poco a poco dejaron de creerlo yempezaron a acercarse otra vez a Dadodín pidiéndole perdón y que jugara con ellos.Entonces Dadodín y Dido se dieron cuenta de que no es bueno dejar a nadie solo, que lo mejores jugar todos juntos sin discutir, sin pelear y dejando que siempre ganen todos.Desde ese momento nadie estuvo solo en el patio del Capellanía y siempre jugaban todos juntosy felices.CRISTINA ROMERO GUISADO (2ºC)
  • “DIVERPLUS, UN JUGUETE DIFERENTE”Érase una vez, un juguete llamado Diverplus, que vivía en la biblioteca de un colegio. Diverplustenía cuerpo de parchís, cabeza de ajedrez y sus pies y manos eran dados. Era un juguete que novivía feliz, porque sus otros compañeros de juegos, como el parchís, el dominó o los dados, sereían de él, por ser diferente a ellos y porque los niños cuando iban a la biblioteca nunca jugabancon él, porque no sabían cómo utilizarlo.Pasaban los días y el pobre Diverplus se llenaba poco a poco de polvo y de telas de araña.Un día organizaron para los niños de primaria, una excursión al campo, y les permitieron llevartodos los juguetes de la biblioteca. Diverplus estaba contento porque también lo llevaban a él.Pero poco duró su felicidad porque al llegar al campo, cuando terminaron de comer y empezarona jugar, una vez más no lo quisieron a él. Estaba atardeciendo y a la hora de irse se olvidaron deDiverplus y quedó abandonado en medio del campo, se hizo de noche y estaba triste porque teníamiedo y se quedaba sólo. Se acurrucó entre los árboles llorando hasta que se quedó dormido.Al día siguiente lo despertaron los gritos de unos niños que decían:-¡Corre María! ¡Mira lo que he encontrado!--¡Qué curioso Andrés! ¡Este juguete tiene que ser muy divertido! ¿Nos lo llevamos a casa?--Sí María, está abandonado y parece que no tiene dueño-.Llegaron a su casa y al sacarlo de la mochila, lo encontraron muy sucio, lo limpiaron y estuvierontoda la tarde jugando con él. Diverplus se alegró mucho porque por fin había encontrado a unosniños que lo apreciaban y que lo iban a cuidar siempre. Ya era un juguete feliz.Se dio cuenta de que algunos niños y personas mayores, a veces no sabemos querer a los que sondiferentes a nosotros.
  • El resto de juguetes de Andrés y de María también supieron quererlo tal y como era.F I NNAYARA VILCHES BRITO (2ºC)
  • “EL PRINCIPE JORGE”El príncipe Jorge es un caballero de los playmovil muy valiente.Un día una princesa fue secuestrada de su castillo por un dragón.Cuando el príncipe se enteró, quiso salvarla, montó en su caballo y salió a buscarla cueva donde el dragón tenía prisionera a la princesa y luchó contra el dragón yganó la batalla.Salvó a la princesa y vivieron felices y comieron perdices.FINGABRIEL VALERO DOMÍNGUEZ (2ºC)
  • “LA BATALLA CUADRADA”El rey blanco estaba en una batalla contra el rey negro, las piezas blancas empezaron el ataque -han movido el rey-. Y las negras han dicho -¡el rey no se mueve al principio!-.Después retiro el rey y ataco el caballo y un peón de la negras y las blancas el otro caballo y lasnegras la dama, 48 piezas intentan ganar sobre 64 cuadrados.
  • Y las blancas comieron la dama con el peón -¡bien diez puntos!-.Las blancas movieron el caballo y -¡jaque mate he ganado hurra!.ZAKARIA DJELLAL ZENASNI (2ºC)
  • “LA PELOTA QUE SE PERDIÓ”Érase una vez una pelota que se llamaba Pon. Pon era una pelota lista, amable,graciosa y siempre estaba feliz. Un día la dueña de Pon empezó a botarla y luegola dejó en la esquina y se fue a jugar con otros juguetes. La pelota se sintió muytriste.Vino un fuerte viento y la arrastró muy lejos de su casa y se perdió en la niebla.Pon se asustó muchísimo. Pero la dueña siguió el rastro de Pon y la encontró, sepuso muy contenta. Y todos vivieron muy felices.NAYRA OJEDA GODOY (2ºC)
  • “NANCY Y EL DELFÍN”Nancy es una niña alta y rubia, que vive en un pueblo de costa llamado Paraíso. Ellaes valiente, atrevida y siempre quiso ser veterinaria. Un día fue a su bonita playa y seencontró un delfín en la orilla. Nancy fue corriendo en su ayuda y empujó fuerte de élpara conseguir que nadara. ¡Lo consiguió! ¡Nancy lo ha salvado! El delfín agradecidole dedicó un gran salto.FINAinhoa Prada Figueras (2º C)
  • “EL PARCHIS DE LOS INSECTOS”Había una vez una aldea con pocas casas y muchos cultivos. En el campo había unas piezasde parchís; las rojas se llamaban mariquitas, las azules se llamaban mariposas, las amarillas sellamaban abejas y las verdes saltamontes.Estaban muy felices de vivir en el campo, porque podían jugar. Tenían sus casas cerca unas deotras, tanto que visto desde arriba parecían un parchís. Eran cuatro campos cercanos: uno paralas mariquitas, otro para las mariposas, otro para las abejas y otro para los saltamontes. Y sevisitaban unos a otros dando saltitos por los caminos que los comunicaban como si fueran decasilla en casilla por un parchís.Un día hicieron una carrera. Al principio iban ganando las mariposas, después les adelantaronlos saltamontes. Las mariquitas eran muy lentas. Las mariposas casi, casi ganan la carrera, pero¡ganaron las mariquitas!.ISABEL RAMOS HERRERA (2º C)
  • “UN DÍA SIN TRÉBOLES”Érase una vez, una carta llamada Cartarina, que en su cuerpo no quería tenercorazones, sólo tréboles de cuatro hojas.Sus amigos le decían que no estaba mal tener corazones, y entonces, laconvencieron. Desde ese día… Cartarina lleva corazones.FINCORINA (2ºC)
  • 3ºA
  • “DADOLETÍN EL DETECTIVE”Había una vez en un país muy lejano un señor llamado Apu aficionado a los juegos demesa. Solía practicarlo en compañía de su mascota Dadoletín y su amigo Amir. Dadoletín yApu eran muy amigos y nunca se fallaban, pero sin embargo Amir era deshonesto y nosabía perder. Cuando iba ganando seguía jugando, cuando iba perdiendo, sin que Apu sediera cuenta se metía a Dadoletín en la boca y lo metía debajo de la lengua y luego decía:•Dadoletín se ha perdido, no lo veo por ningún lado-.Como si estuviera preocupado, buscaba y buscaba por debajo de la mesa, entre su ropa,debajo de las alfombras por todos sitios. Hasta que acaba por decir:- ¡oh que pena! no se puede seguir jugando-.Apu un día con ayuda de Dadoletín se dio cuenta que Amir se metía a Dadoletín en la boca.Entonces Amir y Dadoletín planearon una trampa para Amir. Se trataba de ponerle aDadoletín picante, para que cuando Amir se lo metiera en la boca chillara y lo escupiese.•Al fin llego el día esperado. Hicieron una llamada a Amir, para quedar a jugar. La partidaempezó, Apu le dejó ganar dos partidas. Cuando empezó a perder Amir, hizo lo de siemprese metió a Dadoletín en la boca. Entonces empezó a chillar y a saltar y se dio cuenta quehabía sido Dadoletín, era él que le picaba. Apu le preguntó:¿Qué te pasa Amir?-.Entonces cuando Amir se recuperó le explicó lo que había pasado y por qué lo hacía. Le dijo queél quería ganar siempre. Entonces Apu le contestó que sólo jugaba para pasar rato con él y conDadoletín porque eran sus mejores amigos. Apu le dio el siguiente consejo diciéndole:•Entre amigos siempre debe haber lealtad como entre Dadoletín y yo.Colorín colorado este cuento se ha acabado.Álvaro Betancor Quesada (3º A)
  • “EL JUGUETE AL QUE NO QUERÍAN”Érase una vez un dado que se llamaba Pablo. Pablo era un dado muy malo jugando a todo.Cuando jugaba al parchís o a la oca siempre perdía, porque la persona que lo iba a tirar tirabafuerte y a Pablo no se le daba bien tirar números altos. Y siguió perdiendo y perdiendo, hastaque un día dijo “Cerebrito pequeñito te vas a convertir en muy listito”. El hizo cálculosfáciles al principio pero después se le fue dando mucho mejor. Y un día dijo a sus amigosdados:- ¿Queréis echar una partida a la oca?Le contestaron:- SíAl principio iba perdiendo, pero después fue mejorando y mejorando…¡Hasta que ganó!. Y sepuso muy contento porque se convirtió en el mejor dado del mundo.MARÍA DUARTE (3ºA)
  • “DADOLETÍN EL DADO TRISTE, Y LASNAVIDADES FELICES”Érase una vez, una ciudad donde había muchos comercios: jugueterías, ferreterías,zapaterías, etc. La juguetería era muy especial, porque tenía juguetes especiales. Alcerrar sus puertas, los juguetes cobraban vida. Hablaban entre ellos, los cochesteledirigidos hacían carreras, las muñecas saltaban en las camas elásticas, las pelotasbotaban sin parar por toda la tienda desordenándolo todo, las cocinitas cocinaban solashaciendo la cena para todos y el resto de juguetes hacían fiestas durante toda la noche,pero al día siguiente, todo estaba es su sitio y nadie podía imaginar lo que había pasado.Entre todos esos juguetes, había un dado de vivos colores, que no paraba de rodar, aligual que todos sus amigos. Un buen día, todos los juguetes de la tienda, fuerondesapareciendo porque era Navidad e iban destinados a las casas de los niños en lanoche de Reyes. Dadoletín, se quedó triste y olvidado en un rincón y nadie lo compraba.El pobre dado no dejaba de llorar. Echaba de menos a sus amigos, y las fiestas queorganizaban juntos hasta el amanecer. Una de esas noches, Dadoletín cerró los ojos y sedurmió pidiendo un deseo: “Por favor, que alguien me compre”. Durante la noche, tuvoun sueño y se asustó. Al abrir los ojos, vio como los Reyes Magos, estaban cargando suscamellos con los juguetes que quedaban en la tienda, y sin pensarlo dos veces dio unsalto y se metió en una de las bolsas que llevaban los camellos.
  • Mientras los camellos caminaban hacia la casa de los niños, Dadoletín se sintió unpoco mareado, pero pronto se le pasó, porque pararon en una preciosa casa, conjardín, parque infantil, piscina y en el interior un bonito salón decorado con un árbolde Navidad y debajo de él, unos zapatitos rosas de una niña y otros marrones de unniño, que además habían dejado comida y bebida para los Reyes Magos y suscamellos, esperando que les dejaran muchos regalos. Dadoletín y el cocheteledirigido, fueron elegidos para quedarse en esa casa. Al día siguiente, los niñosse quedaron muy contentos con los regalos, y Dadoletín fue feliz por siempre conesos niños que lo trataban con mucho cariño.GABRIELA ARMAS ACUÑA (3ºA)
  • “EL PERRO DE PELUCHE”Había una vez un niño que se llamaba Aridane, estaba paseando por la calle yvio una tienda de peluches, entró y se compró un perrito de peluche, ¡se alegrómucho!. De camino a casa Aridane pensaba en el nombre para su perrito;- ¡Lo llamaré Fefi!, pensó Aridane.Dormía con él, jugaba en el parque, lo llevaba al colegio; era como un granamigo. Un día Aridane le llevo de excursión al Volcán de Timanfaya. Al entraren el autobús Fefi se enganchó su patita:- ¡Oh no! -, dijo Aridane. Se le había caído su patita.Al llegar a casa triste, su mamá se la cosió y Aridane se puso muy contento.FINARIDANE ESPINO LÓPEZ (3ºA)
  • 3ºB
  • “UN AMIGO DIVERTIDO”En el recreo, todo era silencio, los niños cabizbajos, los profes con el ceño fruncido ymucho silencio.Entonces se me ocurrió una idea, así que, rápidamente reuní a todos mis compañeros en elpatio y les dije:-Tengo una idea, creo que Dadoletín nos ha abandonado porque ya no jugamos como antes.Antes, éramos un buen grupo de amigos, jugábamos todos juntos, y si alguno no sabíajugar, lo ayudábamos, ningún niño se quedaba sólo. Sin embargo, últimamente nos hemosvuelto egoístas, competimos en lugar de ayudarnos, ¡Ya no nos divertimos!.Creo, que si nos esforzamos y volvemos a jugar como antes, como amigos, él volverá.Ese día, jugamos como nunca, no faltó ningún niño, ninguno dejó de divertirse. Y, cuandoya casi acababa el recreo, se escuchó a lo lejos una divertida canción. ¡Dadoletín había vuelto!, yya nunca nos iba a dejar.Habíamos aprendido cómo tenerle contento.¡NO DEJEMOS NUNCA DE JUGAR!.LUCIA FELIPE GUADALUPE (3ºB)
  • “Boletín”Boletín era un bolo blanco tímido. Cada vez que le derribaban lloraba. El siempre quería estarde pie, los otros bolos le decían:- “Boletín, lo más divertido de los bolos es cuando nos derriban”-.Y el contestaban:-“ Ya lo sé, pero a mí me hacen daño y me ensucian”-.Todos los días Juan, un chico que entrenaba para el campeonato del mundo, iba a la bolera ytodos los días derribaba a Boletín.Pero llegó el día del campeonato del mundo, el campeón del mundo y rival de Juan, no derribóa Boletín y Juan quedó campeón del mundo.Juan se quedó tan contento, que sacó a Boletín de la bolera y puso a Boletín en una vitrina.Desde ese día Boletín es el bolo más feliz del mundo.DARIO MÁXIMO GONZÁLEZ DUARTE (3ºB)
  • “LAS AVENTURAS DE DADOLETIN”Érase una vez un dado llamado Dadoletín. Un día le tocaron a la puerta de su casa yle dieron un paquete que era para Dadoletón, su hermano, que vivía mucho más lejosde su casa. Como se lo tenía que dar salió ya de casa y fue a la de su hermanoDadoletón. Entonces se encontró con muchas cosas en la selva que es por dondetenía que ir, y se encontró con: tigres, cocodrilos, tiburones, monos, serpientes ymuchísimos animales mas, y hasta con un león, pero logró salir de la selva, le seguíaun mono pero Dadoletín se tropezó con una espada y mató al mono y logró llegar a lacasa de Dadoletín y le dio un paquete que era un parchís.Cuando se fue le dijo Dadoletón a Dadoletín: - iré a visitarte muchas veces-. De vueltapara casa Dadoletón le dio dinero para coger un avión porque Dadoletín estabacansado.DAVID NODA MARTÍN (3ºB)
  • “DADOLETÍN Y DINOLECTORA”Érase una vez un rey de los juegos llamado Dadoletín, era un niño muy bueno al que legustaba todos los juegos de mesa. Una vez fue a jugar al ajedrez con una amiga que sellamaba Dinolectora y la amiga le ganó jugando al ajedrez. Dadoletín se enfadó mucho porquenadie le había ganado pero se le paso el enfado rápido y Dinolectora le enseñó un juego queDadoletín no conocía. El juego lo conocía todo el mundo menos él. El juego se llamabaparchís y le dijo –Dadoletín, ¿me enseñas a jugar por favor?- Le enseñó a jugar y le gustómucho y se llevaron muy bien. Y colorín colorado este cuento se acabado.FELIPE (3ºB)
  • “DADOLETÍN Y SUS AMIGOS”Érase una vez un dado que se llamaba Dadoletín. Siempre lloraba porque lo tiraban con muchafuerza. Sus amigos fichas y tablero le preguntaban por qué se ponía triste y él respondía:- los jugadores me lanzan con demasiada fuerza-.Pero hubo una temporada que no jugaban, entonces Dadoletín se puso contento porque jugabacon sus mejores amigos, las fichas y el tablero.Colorín, colorado, este cuento se ha acabado.¡Fin!MIGUEL FERRER MORALES (3º B)
  • “EL REGRESO DE DADOLETIN”Dadoletín era un dado muy alegre y juguetón, siempre pasaba por las manos de los niños yniñas del colegio hasta que un día Dadoletín desapareció. Se había quedado en el bolsillo delpantalón de Carlitos de 1ºB, que era muy olvidadizo. Todos los niños y niñas del colegiobuscaron por todas partes a Dadoletín. Lo buscaron en las clases, en el patio, en el comedor, ensecretaría, en la biblioteca y en el teatro pero no lo encontraban. Colocaron carteles con fotosde Dadoletín, ofrecían una recompensa a quién lo encontrara, la madre de Carlitos que habíavisto los carteles en el super se quedó sorprendida al encontrar a Dadoletín en el bolsillo delpantalón de Carlitos, entonces fue con su hijo a devolverlo al colegio y todos los niños y niñasdel colegio se alegraron mucho.FINHELLEN MICHELLE MILLAN ZAMORA (3ºB)
  • LA GRAN AMISTAD ENTRE DADOLETÍN Y SUS AMIGOSDadoletín era un dado que vivía con un montón de juguetes. Un día Dadoletín jugó con susamigos con el tablero del parchís, el de la oca y las cuatro fichas: la azul, la roja, la amarilla y laverde. Ganó la azul y las fichas empezaron a pelearse: -"¡Eh, no es justo, yo soy la mejor!", -dijola ficha amarilla. -"¡Mentira, yo habría ganado!"- gritó la roja. Dadoletín les dijo: "Parad dediscutir, ¿no veis que vais a ser enemigos?" La ficha azul le respondió: "Tienes razón, aunquehaya ganado, no soy mejor". -" ¿Cómo lo sabes? Yo he pensado lo mismo ..." - añadió la roja.Todos se abrazaron y se dieron un gran beso en los cachetes. Al final, jugaron al teje y se reíancomo ningún niño que haya existido nunca. También se fueron a todas partes con un coche dejuguete: al río, a la montaña, a otros países,... Pero eso sí, tardaban diez días en hacer un viaje.NATALIA LUCKSTEIN RODRÍGUEZ (3º B)
  • “LA GUERRA DE LOS OKINIWA”ÓSCAR ASENSIO COKER (3ºB)
  • “MI CUENTO”La mascota del colegio Capellanía del Yágabo Dadoletín, se había ido a la zona de juegos.Entonces vio como el Parchís que era mágico se fue volando poco a poco y lo siguió hastauna cueva muy lejana, extraña, fría, larga y húmeda.El Parchís vio que Dadoletín le seguía y le preguntó por qué le estaba siguiendo, entonces él lerespondió que quería pedirle un deseo.Dijo el Parchís: -dime lo que quieres pedirme y me lo pensaré-.Dadoletín le dijo: -deseo que no haya guerra en el mundo- y se lo concedió.Dadoletín se puso muy contento y se fue a contárselo a toda la clase y después todos leagradecieron a Parchís su buena acción.Entonces no volvieron a ver al Parchís en toda la vida, pero por siempre recuerdan su granaventura.DAVID HINOJOSA (3ºA)
  • “UN DADO CON VIDA”Érase una vez un dado con vida que se llamaba Dadoletín. Él iba al colegio Capellanía comoun alumno más. Estaba en la clase de 3ºB y su profesora se llamaba Victoria. Era uno de losmás listos, y se llevaba muy bien con sus compañeros. Le gustaba hacer deporte como elbaloncesto, futbol, balonmano, etc... Pero como era un dado no le dejaban jugar en losequipos, sólo lo ponían de mascota. Un día estaba jugando con sus amigos en la cancha debaloncesto que está en frente de su casa, y pasó un entrenador y lo vio jugar. Le gustó tantocomo jugador que se acercó a hablar con él y le dijo que si quería jugar en su equipo.Dadoletín se puso muy contento y aceptó. Se convirtió en uno de los mayores jugadores.FINSIBISE (3ºB)
  • 4ºA
  • “DADOLETÍN Y LOS JUEGOS FÍSICOS”Un día, Dadoletín se estaba preparando para salir a jugar con sus amigos Dadote, Dadín yDadetón al parchís y luego a la oca, y cuando llegó, ¡¡¡Había muchos más amigos de los que élse imaginaba!!!. Estaba: Cometi la cometa, Combo la comba, Trompito el trompo, Pupi elextraterrestre, Polilla la estrella fugaz, Pete el conejo… Dadote le dijo que los planescambiaron, que ahora estaban haciendo deportes físicos y juegos físicos. Como saltos delongitud o moros y cristianos. A pesar de que a Dadoletín le encantaba jugar al parchís y a laoca, pensó que eso era mejor idea, hacer un poco de deporte, que hacía tiempo que nopracticaba. Al empezar los juegos, Cometi ganó el salto de longitud y Polilla el salto de altura,Pete ganó la carrera y Pupi la meditación (equilibrio) y Dadín ganó los moros y cristianos.Dadoletín creía que nunca ganaría un juego o deporte, hasta que llegó su preferido e invenciblejuego, el TEJE, por más que lo intentarán ganar, era invencible, incluso los otros dados nopodían con él. Ya todos alegres, de haber podido ganar al menos a un juego (algunos más deuno), se fueron cansados a sus casas. Dadoletín contó todo lo sucedido. Bueno amigos,Dadoletín tiene que bañarse porque se le habían manchado los números de sus seis caras,aunque sólo tiene una cara con ojos, boca y nariz.
  • UN NUEVO COMPAÑEROAl día siguiente.Alarma- beep beep, beep beep-. Hoy le toca a Dadoletín ir al colegio con todos susamigos, ya que ayer era domingo.Madre de Dadoletín: -Dadoletín, ven a desayunar.- Dadoletín se acuerda de que soñóanoche. Soñó que hizo un nuevo amigo que les enseñó a jugar a la bola canaria,precisamente porque él era una bola canaria. Al ir al cole ya no se acordaba de que hoyvenía un compañero nuevo. A que no lo adivináis. Seguramente si lo habréis adivinado,una bola canaria y como Dadoletín ya sabía jugar por el sueño, le ayudó a explicarlo yjugaron un buen rato.Colorín colorado, este cuento se ha acabado.ALEX CORREA (4ºA)
  • “UNA PROFESORA CURALIBROS”Érase una vez una profesora llamada Victoria, Victoria era muy especial porque se dedicaba acurar cuentos. Ella, siempre que veía un cuento enfermo lo curaba o si estaba roto lo remendaba,por lo que les digo y por mucho más, ella era muy especial. Un día vino a la consulta un dadollamado Dadoletín. Dadoletín era un gran fan de la Doctora Victoria, juntos pasaron algunasaventuras.Los niños se reunían a la hora del recreo en la biblioteca para estudiar o leer en la zona delectura, jugar al parchís o a la oca en la zona de juego. Esta era una manera entretenida quetenían para pasar el recreo, no siempre apetece estar en el patio. Pero cuando jugaban dejaban undado apartado de los demás, los niños decían que aquella cosa no era un dado, claro que no teníala misma forma que el resto de los dados, pues parecía una bolita con lunares, aquella cosa quenadie quería era Dadoletín.Dadoletín se sentía muy triste porque siempre se olvidaban de él dejándolo abandonado en unacajita. Un buen día la Doctora Victoria vio a Dadoletín muy triste y solo, le preguntó a qué sedebía tanta tristeza y Dadoletín le empezó a contar su malestar y su dolor, la Doctora Victoria loescuchó atentamente, se quedó pensando y luego dijo:- No te preocupes Dadoletín, ya buscaremos la manera para que no sigas quedándote solo y teelijan para jugar. Podemos inventarnos un juego donde los dados como tú, Dadoletín, puedanparticipar tanto como los otros dados-.
  • A Dadoletín se le abrieron sus dos ojitos al escuchar las palabras de esperanza y deconsuelo de la Doctora. Por un momento se imaginó formar parte de los juegos de mesa,sentir la emoción de los niños,… Mientras soñaba con verse en el zarandeo de loscubitos dio saltos de alegría y… ¡Tac, tac, tac!, el pequeño dado empezó a dar botesescaleras abajo. Inmediatamente la Doctora corrió en su ayuda, tras consolarlo y ver queno se había hecho daño le dijo: - Dadoletín, ¿te has mirado al espejo?, algo mágico haocurrido, ¡vuelves a tener caritas!-.La cara de Dadoletín se iluminó, siempre había soñado con este momento. El caso deDadoletín fue comentado en todo el colegio.A partir de aquel día no lo dejaron descansar, era el dado que todos los niños queríantener en todas las partidas.SAYÉN ZAMORANO PLACERES (4º A)
  • “DADOLETÍN QUIERE UN HELADO”Un día a Dadoletín se le ocurrió ir al parque a jugar con su amigo Pelotín. Cuando llegó alparque vio a su amigo Pelotín en un banco tomándose un helado y Dadoletín quiso uno, perono tenía dinero para comprárselo. Hacía mucho calor así que fue a pedirle dinero a su madre,pero ella tampoco tenía y Dadoletín fue al parque a decirle a su amigo Pelotín, que si leprestaba dinero para comprarse un helado de fresa, y se lo devolvería otro día. Pero cuandoDadoletín fue al parque Pelotín ya no estaba. Dadoletín empezó a buscarle por todas partes: ensu casa, en la playa, en las tiendas. Pero no había rastro de él. Dadoletín pensó que habíadesaparecido. Tenía muchísimo calor y se acostó en el banco a dormir bajo la sombra de unárbol, pero no podía dormir porque hacía demasiado calor y de repente, apareció una sombra yDadoletín abrió los ojos y era su amigo Pelotín. No había desaparecido, sino que había ido apor otro helado para Dadoletín, había visto que su amigo tenía mucho calor y pensó que seguroque le apetecía un helado, y al final los dos comieron juntos un gran helado de fresa y fueron ala playa a pasar la tarde.Andrea Hernández Villa 4º A
  • “TROMPO: EL MEJOR AMIGO DE CARLOS”Un día trompillo se encontraba aburrido en casa y decidió dar una vuelta por el parque, al llegarse encontró con trompo su mejor amigo, pero no lo encontró como siempre, feliz y muyhablador, más bien todo lo contrario. Estaba cabizbajo y tristón, y acercándose a él le preguntó:-¿Qué te pasa Trompo?-, a lo que Trompo respondió: -¡me duele mucho la cabeza!-. Trompillosin dudarlo lo cogió del brazo y se lo llevó corriendo al famoso doctor de juguetes.Al llegar a la consulta del doctor, se encontraron que en la sala de espera habían un par dejuguetes: una bailarina con un tobillo dolorido, un dado redondo y un oso de peluche sinrelleno, por lo que tuvieron que esperar un buen rato. Cuando les llegó su turno y pasaron a laconsulta, allí estaba el doctor con su bata blanca y el fonendoscopio colgado al cuello, y dice: -¡hola Trompillo que te trae por aquí!-, y Trompillo le contesto: -he traído a mi amigo Trompoporque le duele mucho la cabeza-, a lo que Trompo añadió que también estaba muy mareado. Eldoctor después de examinarlo un rato y hacerle un par de preguntas, descubrió que lo que teníaTrompo era agotamiento, ya que su dueño Carlos, un niño de nueve años, no lo soltaba ya queera su juguete preferido y jugaba con él a todas horas. Había que buscar una soluciónurgentemente. El doctor después de pensar un poco, cogió el recetario y escribió: “hay queponer un juguete nuevo en la vida de Carlos”.Cuando salieron de la consulta Trompo y su amigo Trompillo se dirigieron a la tienda dejuguetes del barrio, estuvieron dando vueltas por los pasillos viendo todos los juguetes hastaencontrar uno que le pudiera gustar a Carlos. ¡Por fin lo encontraron!, allí estaba era de colorrojo y con llamas a los lados, era un coche teledirigido. La señora de la tienda se lo envolviócon un bonito papel de regalo y un gran lazo azul, ahora sólo faltaba que Carlos lo encontrara.
  • Fueron corriendo hasta la casa, y sin que los vieran se colaron en la habitación de Carlos queestá en la segunda planta, y lo dejaron a los pies de la cama. Cuando Carlos terminó dealmorzar subió a su habitación para hacer los deberes como todos los días, y al coger lamochila que la había dejado en el suelo se encontró con aquel regalo. Lo abrió con desesperoy al ver el coche se puso muy contento y rápidamente terminó los deberes para jugar con sunuevo juguete.Y al cabo de unos días Trompo se recuperó y volvió a ser el juguete feliz de antes.Y COLORÍN COLORADO ESTE CUENTO SE HAACABADO.LAURA CURBELO ARMAS (4ºA)
  • 4ºB
  • “TOM Y MARCO, LOS AVENTUREROS”Érase una vez un niño llamado Marco que vivía en Málaga con su madre Lidia. Un díaestaban recogiendo la casa y Marco se encontró un dado, aunque no sabía lo que era.Cogió el dado, se lo llevó a su cuarto y lo puso en la mesilla. Por la noche empezó a leercuentos de fantasía como “los fantasmas del barco”, y “el ratón mágico”, hasta que sedurmió. Al día siguiente se despertó y al ver el dado pensó que estaba vivo y que lehablaba. Desde entonces Marco consideró al dado como su mascota.Después de 3 semanas le dijo a su madre que si podía ir a vivir aventuras con su dadomascota y su madre le contestó que no podía porque era pequeño. Marco se fue a sucuarto enfadado pensando qué debía hacer y se le ocurrió una buena idea.Miró a la ventana, cogió el dado y se escapó de casa por ella. Al salir del pueblo, yaestaba muy cansado y comenzó a pensar en ponerle nombre al dado. Finalmentedecidió ponerle Tom. Mientras andaban sin parar vieron un río que descendía de unamontaña, Marco cogió un palo y empezó a escalar la montaña con el dado a cuestas. Alllegar al rio fue corriendo a beber agua, pero se dieron cuenta que un león se acercaba.Se asustaron tanto que cuando iban a salir corriendo las piernas de Marco no lerespondían. En ese momento Tom dijo:-¡Tírame con toda tu fuerza Marco!-
  • Marco apuntó y lanzó a su mascota en dirección al león, pero falló. Entonces el león leatacó y Marco se tiro al agua y perdió el conocimiento. Al rato se despertó en la orilla.-¿Dónde estará Tom?-se preguntó Marco-. Pronto lo vio al lado suyo y le dio un fuerteabrazo.El león se había ido y Marco decidió continuar el camino junto a Tom. Recorrieronciudades y pueblos hasta que salieron de España. Una vez en Francia se adentraron enun bosque extraño y vieron a una persona que traía comida en una cesta. Comotenían mucha hambre decidieron pedirle comida. El hombre, llamado Pablo, les regalóunos pasteles y zumo. Después de comer les entró sueño y se pusieron a dormir lasiesta bajo un gran árbol. Al despertar el hombre ya se había ido, pero les habíadejado unas manzanas.-¡Qué persona tan buena!-exclamó Tom. Sigamos andando para ver qué otrasaventuras encontraremos en el camino.Al salir del bosque se toparon con una casa en medio de una llanura. Entraron y nohabía nadie, pero había comida, así que decidieron quedarse unos días. Cuando segastaron los alimentos emprendieron de nuevo el camino. Cuando llevaban unosminutos andando divisaron en el horizonte una manada de rinoceronte y se asustaronmucho. Volvieron corriendo a casa, cogieron un látigo, una cuerda e hicieron unatrampa para rinocerontes. Un rinoceronte quedó atrapado en una trampa y el restode compañeros se asustaron y se alejaron.
  • Hablaron con el rinoceronte y después de que se tranquilizase lo liberaron.Siguieron su camino tranquilamente hasta que escucharon un ruido de caballodetrás de sus cabezas. Al mirar había seis caballos. Se acercaron a uno de ellos ypudieron montarlo y cabalgar por la pradera durante mucho tiempo. Fue algoincreíble.Durante muchos días continuaron viviendo aventuras incontables junto a sucaballo. Finalmente llegaron a París y se quedaron allí unos días con la abuela deMarco. Ésta les invitó a cenar en un lujoso restaurante francés. La abuela los llevó alo más alto de la torre Eiffel y jugaron durante horas en los jardines de alrededor.Se despidieron, cogieron el caballo y siguieron camino al norte. Pasaron porAmsterdam y durmieron una noche en un oscuro bosque donde conocieron al ratónLatón que les regaló un queso holandés. Descendieron hacia el sur y después de unmes de camino llegaron por fin al las montañas de los Alpes. Allí subieron al picomás alto y clavaron una bandera de España con sus nombres escritos en ella. Comohacía mucho frío decidieron irse a Italia. En el camino encontraron un bosque deárboles frutales, como manzanos, ciruelos,.. y comieron y recogieron comida parallevar en la mochila.
  • Llegaron a Roma y corrieron una carrera de caballos en el Coliseo. Allí obtuvieron unpremio de dinero que les permitió coger un barco hasta Sicilia. Esta preciosa islatenía unas playas maravillosas. Allí estuvieron Marco, Tom y el caballo durante unasemana. Se bañaron cada día y se pusieron muy morenos. Volvieron a embarcarhasta Orán y por el desierto recorrieron un largo camino lleno de riesgos hastaMelilla. Tuvieron que sortear un fiero puma que quería devorarlos, un nido deserpientes que hicieron asustar al caballo y casi estuvieron a punto de caerse alsuelo. Allí, en Melilla, los abuelos de Tom les recibieron con mucha alegría, losllevaron al teatro, al cine,… Fueron unos días muy felices.Otro barco los llevó de regreso a Málaga. Lidia, la madre de Marco no estabaenfadada después de tanto tiempo sin ver a su hijo. Lo recibió entre abrazos. Desdeentonces, Tom y Marco vivieron juntos como grandes amigos.Y colorín colorado este cuento se ha acabado.HUGO PÉREZ TOVAR (3ºB)
  • LAYONEL (4ºB)
  • 5ºA
  • “PALOMITA Y SUS JUGUETES DE VIAJE”Palomita era una paloma muy divertida y juguetona. Sus amigos venían a jugar a su casa yella les prestaba sus juguetes, pero un niño pesado siempre venía y les espantaba, entoncespalomita un día decidió irse de viaje. ¿No sabéis a donde fue?. A Lanzarote una isla muybonita y calurosa. Visitó muchos lugares como Famara, Timanfaya, etc. Encontró la casaperfecta y mientras iba a por la casa ¡zazzzzzz! un halcón chocó contra Palomita y calló, elhalcón se arrepintió y ayudó a Palomita. El halcón la invitó a que se quedara una noche.Comieron y jugaron con los juguetes de Palomita pero al dormirse, el halcón se iba acomer a Palomita pero se holló un ras ras ras ras y se cayó el árbol. Palomita se escapó dela casa de halcón y volvió a su casa. Juró no fiarse nunca más de un halcón.Colorín colorado, este cuento se ha acabado.NIKO CORREA (5ºA)
  • 5ºB
  • “LA HISTORIA DE LOS JUEGOS”Érase una vez en el reino de los juegos un niño llamado Dadoletín. Era un niño muytravieso y mentiroso. Un día Dadoletín le dijo a su amiga Parchita: - sabes que hay unlobo-. Parchita corrió aterrorizada. Dadoletín fue a decirle a Parchita que era una bromay Parchita se fue enfadada a su casa. Pero ese mismo día cuando brillaba la luz de la lunaDadoletín se vistió de lobo y fue tocando de puerta en puerta aterrorizando al pueblo y atodos los juegos, pero el alcalde Biblicolorín que era muy listo, sabía que el lobo eraDadoletín y le dijo a todo el pueblo que se vistieran de lobos y que aterrorizaran aDadoletín.AITOR GONZÁLEZ DUARTE (5ºB)
  • 6ºA
  • “MASCOTA DEL COLEGIO”Había una vez un juguete que le gustaba comer tarta y un día, se comió unbizcocho, le sentó tan mal que tuvieron que mandarle a comerse una galleta.Una vez se comió un bizcocho de chocolate, de naranja y de melocotón, por lanoche de tanto comer se puso malo y vomitó. Al día siguiente el juguete se lo dijo a suspadres y ellos se enfadaron tanto y tanto que no le dejaron comer más bizcocho.El juguete se enfadó mucho que se encerró en su cuarto y no quiso salir durantetodo el día. La madre al ver al juguete tan triste subió al cuarto y habló tranquilamentecon él.Después de estar durante un gran rato.- DIJO LA MADRE : ¡ ¡ Juguete, juguete!! No ves que lo que te decimos es por tubien, porque no puedes estar comiendo siempre dulces. Porque eso es muy malo para lasalud, lo que tienes que comer es más fruta y verdura.- DIJO EL JUGUETE: ¡¡ vale, vale!! No volveré a cometer los mismos errores.Y los dos muy contento se fueron a comer una ensalada de fruta.Ya sabéis amigos comer frutas y verdura que es muy saludable.Colorín colorado este cuento lo he acabado.AIRAN CRUZ PEREZ 6°A
  • Dadoletín se levantó, hizo lo que hace siempre, desayunó, se duchó, etc.…La clase empezó, era la clase de ciencias. El profesor es desgarbado, viejo y lo más interesante es que es un científicolooooooooocooooo!!!!!!!!!.Al final de la clase Dadoletín se quedó el último en salir ya que no le hacen mucho caso.-¿Profesor, profesor?- preguntó Dadoletín.No lo escuchó porque no estaba. Había una puerta entreabierta y a Dadoletín le picó la curiosidad, entonces entró.Él se quedó estupefacto al ver lo que era. Es un transportador de películas.-Si me entro que pasará—pensó Dadoletín.Apretó unos botones, unas palancas y ¡zas!. No sabía dónde se encontraba. Se desplazó a la película ‘’Toy Story’’ Y sepasó a llamar Dadoletín Lightyear.Todos los juguetes de Andy se quedaron asombrados. El perro salchicha Slinky dijo:-¡Eh! ¿Quién eres tú?-preguntó.-Pues soy, ¡Dadoletín Lightyear!- exclamó Dadoletín – sin saber mucho como iba la cosa.Todos le preguntaban que puedes hacer, de donde eres etc.Y él respondía:-Vengo de la vida real no de una peli y soy de Lanzarte y me hizo una chica fantástica llamada Patricia etc.-explicóDadoletín.Al día siguiente se lo pasaron muy bien jugaron Andy le gustó mucho pero a la mañana siguiente Dadoletín se aburrióun poco y quería volver a casa con su vida normal aunque se lo pasaba muy bien.-Chicos, me lo he pasado muy bien pero tengo que llegar a casa- comentó Dadoletín.Todos muy tristes le dijeron que lo comprendían. Entonces Dadoletín como tenía que volver con el transportador depelículas, no sabía dónde, pero sus amigos le ayudaron.La operación transportadora empezó a las 22:00h. Salieron por la ventana, buscaron por todas partes y no encontraronnada hasta que Dadoletín miró hacia el garaje, estaba allí.-ALEJANDRO CÓRDOBA 6º-A
  • “LA AVENTURA DE DADOLETÍN Y EL PERRO”Érase una vez, un dado llamado Dadoletín al que le gustaba jugar al parchís ynunca le elegían para jugar. Un día, le escogieron para jugar una partida pero alpobre niño nunca le salió el cinco y la perdió. El niño muy enfadado tiró a Dadoletína la basura. Dadoletín se puso muy triste y se fue enfadado a la calle.Un perro pasó por allí, le vio triste y le preguntó:-¿Qué te pasa?-Nadie quiere jugar conmigo- respondió Dadoletín.-Ya encontrarás a alguien que quiera jugar contigo.- dijo el perro.- Además yo notengo dueño y ahora nadie me acaricia ni nada.-¿Y te sientes mal por eso?-No, porque ahora voy donde quiero y cada día conozco un lugar nuevo.-¡Qué guay! – dijo Dadoletín olvidándose de todo.-¿Quieres acompañarme?- preguntó el perro.Dadoletín asintió con la cabeza.Al día siguiente, Dadoletín y el perro caminaron hasta llegar a Francia. Allícomieron cruasanes y vieron por primera vez la Torre Eiffel.
  • Debajo de la Torre había un mimo que la verdad lo hacía muy bien y Dadoletín le dio1€.Se quedaron como dos meses allí hasta que un día vino un OVNI y se los llevó a laluna.Cuando llegaron él se quedó mirando a ver lo que estaba haciendo el perro porqueestaba comiéndose un trozo de la luna.-¿Qué haces?- preguntó Dadoletín.-Es que me han dicho que la luna es de galleta.AROA CORUJO CORUJO (6ºA)
  • “LAS AVENTURAS DE DADOLETÍN Y RONI”En una ciudad a las afueras de América Central vivía una niña a la que llamaba Natalie, era unabuena niña.De pelo castaño claro, no más de un metro treinta, tenía unos ojos marrones oscuros quetransmitían pura seguridad, era muy atenta en clase y le encantaba leer.Natalie decía que leer era lo mejor que se podía hacer cuando uno estaba aburrido.Le gustaba leer todo tipo de aventuras, pero también le gustaba mucho jugar con sus peluchesDadoletín y Roni.Un día Natalie decidió combinar las dos cosas que le gustaba hacer, así que cogió a sus peluchesy los sentó alrededor de una mesa de té y les contó un cuento; Caperucita Roja.Natalie les dijo a sus peluches que tenían que interpretar el cuento como si fuera una obra deteatro. A las 5 en punto el té estaba listo para tomar porque se había enfriado un poco, la niña ledio el té a sus peluches y estos parecían cobrar vida. ¡Un té mágico! Exclamó Natalie.De repente Roni dijo:— Abuelita, abuelita, ¡qué ojos más grandes tienes!— Son para verte mejor—dijo Dadoletín con un pañuelo de abuelita rodeándole la cabeza.— Abuelita, abuelita, ¡qué orejas más grandes tienes! Prosiguió Roni con la capa roja— Son para oírte mejor — siguió diciendo Dadoletín.— Abuelita, abuelita, ¡qué dientes más grandes tienes!— Son para... ¡comerte mejor! — y diciendo esto, a Dadoletín se le calló el pañuelo de lacabeza y apareció una máscara de lobo malvado que se abalanzó sobreRoni que estabadisfrazado de Caperucita y lo devoró, lo mismo que había hecho con la abuelita.
  • Natalie se quedó impresionada y pensó que ahora que sus juguetes habían cobrado vida, podríanser sus mejores amigos pero de eso nadie se podría enterar.La niña empezó a contarles más historias a sus nuevos amigos para enriquecer su cultura y aellos les encantaban las historias así que cada fin de semana interpretaban una después de tomarel té, cosa que les resultaba muy agradable.Fue un secreto que permaneció siempre guardado.CARLA CÁCERES FERNÁNDEZ (6º-A)
  • Érase una vez, un niño llamado Juan, y que no tenía amigos. Por la mañana de Navidad leregalaron un coche de juguete al que le llamó Cochecito, en esa misma noche pidió que sucoche cobrara vida. A la mañana siguiente, se despertó, y no lo encontraba, pero de repente,salió de debajo de la cama y dijo:-¡Hola, Juan!, ¿qué tal has dormido?-Bien, ¿y tú?- dijo Juan.-Espera un momento, ¡estás vivo!- Se sorprendió Juan.Sí, no te acuerdas de que ayer por la noche pediste que cobrara vida.-Dijo Cochecito.Era verdad, porque fue la noche perfecta para pedir un deseo. Juan y Cochecito prometieron sersiempre los mejores amigos para siempre y también prometieron los dos guardar el secreto deque Cochecito vivía.Cochecito tenía un sueño, que era conducir solo por la carretera de verdad, entonces Juan le ibaa ayudar, y pensó en ponerle un imán positivo a Cochecito y otro imán negativo al coche de sumadre y cuando la madre de Juan vaya a salir con el coche le seguía, porque un imán positivo yotro negativo se atraen. Cochecito se puso muy contento cuando probaron la idea de Juan.Ahora Juan tiene un sueño que es jugar al hockey, pero su madre no le dejaba y Cochecito le ibaa ayudar porque Juan ya le ayudó con su mayor sueño.Un día Cochecito le dijo a Juan una cosa para que se la dijera a su madre que es:-Mamá, por favor déjame jugar al hockey, es mi mayor sueño, y dentro de unos años con lapráctica seré muy bueno jugando.Su madre se lo pensó mucho y al final aceptó. Juan al cabo de los años practicó y fue muybueno. Y siempre Cochecito y Juan estuvieron juntos para siempre.CÉSAR FERNÁNDEZ BARRERA (6º-A)
  • “LA MUÑECA Y EL TESORO PERDIDO”Había una vez, una muñeca que se llamaba Carolina, un día ayudó a todos los juguetes pobres del mundo, ¿quieressaber cómo pasó todo? pues no pares de leer.Ella era una muñeca muy buena, siempre pensaba en los demás más que en ella misma. Un día, cuando llegaba delcolegio de los juguetes, la madre le dice:-Hola cariño, ¿me puedes traer del cajón la caja de madera?- le pregunta la madre.-Sí, claro- dijo Carolina.Cuándo ella estaba cogiendo la caja de madera encontró un mapa, entonces fue a preguntarle a su madre.-Mamá, mamá ¿qué es este mapa?-pregunta Carolina.-Este mapa es de cuando yo era pequeña, me lo encontré en el parque, mi madre, o sea, tu abuela, me decía que era deun tesoro perdido. Lo estuve buscando, pero como no lo encontraba, me aburrí de ello.- le explicó la madre.Ella se emocionó muchísimo cuando la madre le explicó que era de un tesoro perdido, cogió el mapa y fue rapidísimoen busca del tesoro.-Primero debo de ir al parque de juguetes- dice Carolina.Cuando llegó, empezó a seguir las instrucciones del mapa. Se volvió loca para descifrarlas, porque estaba muyestropeado, pero consiguió descifrar las instrucciones. Después de seguirlas, Carolina ve una X en el suelo.-¿Pero esto qué es?, ¡ah!, ya sé, aquí está el tesoro- se dice a sí misma.Ella empezó a escavar, a escavar y a escavar, después de un buen rato, ve el tesoro.-¡El tesoro perdido!- se emociona Carolina.Cogió el tesoro y se lo llevo a la madre para que lo viera.-¡Mira mamá, he encontrado el tesoro perdido!- dice emocionada Carolina.-Que bien, vamos a abrirlo- dice la madre.Cuando lo abrieron se encontraron muchísimo dinero, como Carolina siempre pensaba muchísimo en los demás, quisodonarlo a todos los juguetes pobres que hubieran en el mundo.Así fue como Carolina ayudó a todos los juguetes pobres del mundo, todos fueron felices y comieron perdices.¡Fin y colorado, este cuento se ha acabado!CLAUDIA SOFÍA BUZZO GARCÍA 6º A
  • “El cumpleaños de Dadoletín”Érase una vez un dado que se llamaba Dadoletín,hoy era su cumpleaños.Dadoletín invitó a sus amigos los juguetes: puzzles, muñecas, cuentos, marionetas…etc.Lo celebraron en su casa con piscina. La madre de Dadoletín fue a la tienda a comprar:gusanitos, papas,chupa chups, una tarta de oreo…etcLos puzzles le regalaron una camiseta con una foto de él, las muñecas un osito depeluche, los cuentos un monopoly y las marionetas una nintendo X L. ¡ La tarta estababuenísima !Dadoletín siempre se dormía en su cama con el osito de peluche que le habían regaladolas muñecas.¡¡¡ Fue 1 día genial !!!
  • “DADOLETÍN Y SU MUNDO EXTRAÑO”Dadoletín no es un niño cualquiera. A él no le gustan las nuevas tecnologías: no juega a la playstation3,no se conecta al Twenti y no sabe usar el ordenador.A Dadoletín le gusta el fútbol pero sus amigos prefieren la tele y el ordenador antes de jugar con él.Dadoletín explica a sus amigos que estar tantas horas ante la pantalla del televisor y ordenador puededañar la vista y que hay otras cosas mejores que hacer, como estudiar o practicar deportes.Además muchos de los aparatos que utilizamos contaminan porque aunque no lo parezca el microondas,el secador, el móvil y la televisión gastan electricidad y eso hace que haya más centrales eléctricas eincluso nucleares. Esto quiere decir que no es bueno abusar de los aparatos electrónicos o automóviles.Al día siguiente Dadoletín fue a casa de uno de sus amigos y le preguntó:- ¿Quieres ir a la cancha a jugar al fútbol?- No lo sé, porque estoy a punto de conseguir el prestigio 7 del Call of duty.- Pero, ¿cuánto tiempo llevas jugando?- Dos horas y media.Después de oír eso, Dadoletín se había ido decepcionado. Pero tuvo una gran idea, que era organizar unfestival de deportes en su barrio.A la mañana siguiente fue al ayuntamiento de su barrio para pedir permiso al alcalde. Él aceptó y le dijoque era una gran idea.Dos días después, Dadoletín estuvo anunciando el festival por el barrio. Su amigo de la radio le ayudó apublicitarlo, y fue casa por casa diciéndoles a niños y adultos que el viernes empezaría el gran festival dedeportes.El día llegó, era viernes y al llegar Dadoletín se llevó una gran sorpresa al ver que todos sus amigos ysus vecinos del barrio estaban allí.Al entrar les explicó los deportes y juegos. ¡Había de todo! Cancha de fútbol, minicampos de baloncesto,torneos de pádel... Enseñó las normas de los deportes tal y como le habían enseñado a él.Después del gran festival todo cambió. Los niños del barrio les encantaban practicar deporte, e inclusoformaron un equipo de fútbol. Dadoletín ya no vivía en un mundo extraño, ahora era su mundo ideal.ELOY BARRERO BERNAL (6ºA)
  • Érase una vez, un dado llamado Dadoletín que vivía cerca de una playa de arena dorada. Él era muysimpático y le gustaban los juegos y el deporte como a su amigo Gerónimo, una ficha de ajedrez.En aquel día de calor, a Dadoletín se le ocurrió una gran idea como a los dos les gustaban los deportesfueron a surfear a la playa al lado de su casa.Al llegar allí, Gerónimo exclamó sorprendido:-¡Menudas olas!-¡Síiii! seguro que podremos aprovecharlas-dijo Dadoletín.Antes de meterse en el agua se pusieron crema para protegerse del sol y no quemarse, más tardejugaron en la arena e hicieron un gran castillo muy bonito. Después, se pusieron el cháquet, ese trajeque cubre todo el cuerpo para no tener frio al estar mucho tiempo en el mar, se prepararon para cogerolas y…:-¡Al agua!- gritaron con fuerza.Entran, cogen muchas olas y hacen una especie de competición. Al terminar de hacer surf cuentan lasolas que han cogido y gana Gerónimo:-¡He ganado!- exclamó con alegría.-Lo has hecho muy bien-admitióDadoletín.Como estaban cansados, decidieron acabar y para recobrar fuerzas, se comieron el bocadillo que traíanen su mochila.Vuelven a casa, y se ponen a jugar a las cartas hasta que Gerónimo, decide irse.Los dos amigos se despiden:-Espero que te haya gustado este día de playa- dijo el pequeño dado.-Por supuesto, otro día repetimos- propuso.-¡Hecho!- responde.-¡Bueno adiós!- se despide.GERMÁN CAMACHO RODRÍGUEZ (6º-A)
  • ¡Hola!, me llamo Dadoletín y soy un niño un poquito despistado pero con mucha imaginación.Un día en el colegio la señorita Dominó, nos dijo que teníamos que hacer una redacción sobre el espacio, peroen ese momento en el que la señorita hablaba, tocaron a la puerta y antes de que la señorita pudiera abrir,entra muy nerviosa la madre de Dadoletín, que le dice:-¡Dadoletín! Deprisa, recoge que hoy tenemos que ir al dentista y se nos hace tarde.-Ya voy, espera un momento.Dadoletín recogió lo más deprisa que pudo y salió con su madre, la señorita salió detrás diciendo:-¡Dadoletín,no olvides la redacción!A lo lejos Dadoletín exclama:-¿Sobre el espacio, verdad?- Sí, claro.A la mañana siguiente la señorita mandó leer a Dadoletín su redacción:-Me llamo Dadoletín, vivo en una casita no muy grande, hay una cocina con suficiente espacio para unanevera, una ventana, unas mesas con sus sillas etc…Un baño en el que no entramos los tres, porque en mi casa somos mi madre, mi padre y yo , pero bueno consuficiente espacio para entrar de uno en uno, también hay un salón que a mí me parece enorme, pero como mimadre lo tiene con tantas plantas parece más pequeño, también está la habitación de mis padres, que en ellacomo no entro mucho, no me parece ni muy grande ni muy pequeña, hay suficiente espacio y por último mihabitación, que no es muy grande ni muy pequeña, pero con el suficiente espacio para una cama y unescritorio y lo más importante, una gran ventana donde todas las noches, con mi telescopio veo las estrellas,el Sol y todos los planetas que giran alrededor de él, como Marte, Mercurio o la Tierra. Fin.Los compañeros de Dadoletín le dieron un fuerte aplauso por su imaginación, al principio, todos se estabanriendo, pero al final todos comprendieron que lo había hecho genial.FIN.GRETHE DAMORA RODRÍGUEZ (6ºA)
  • Dadoletín era un dado, que siempre estaba triste, ya que tenía un error de fábrica, él había sido fabricado conuna parte más pesada que otra, este problema le hacía siempre caer en la posiciónuno. Nadie lo quería en suspartidas de parchís ya que no querían sacar un número bajo para noavanzarlentamente, y por eso Dadoletínsiempre era desplazado.Los demás dados siempre se reían de él, se burlaban porque nadie lo quería, Se le había pasado muchas vecespor la cabeza, la idea de acabar con todo y largarse no volver nunca.Un día, surgió algo imprevisto en una partida a un jugador de nombre Maison, le faltaba una casilla paraganar, tiraba y tiraba y nunca conseguía sacar ese uno, harto, decidió salir de la partida, de repenteescuchóalgo, era la vocecilla de alguien no sabía de quien así que se acercó a dónde provenía esa voz. Se dio cuenta deque era de un pequeño dado, Maison quedo atónito al ver que podía hablar con un dado-¿Qué te pasa? preguntó Maison-Que nadie me quiere en sus partidas porque tengo un defecto, siempre saco el número 1De repente a Maison se le encendió la bombilla-¡Vaya! dijo con que siempre sacas uno, yo necesito un uno para ganar mi partida-¿De veras? Preguntó Dadoletín, pues a que esperamos vamos a ganarAl llegar a la mesa, Maison dijo:-Es mi turno, sacaré ese uno y tiró a Dadoletín decididoNadie sabía el defecto así que todos confiaban en que perdiera pero un momento, cual fue la sorpresa habíasacado un unoMaison había ganado,Dadoletín estaba muy contento, había demostrado que él también podía ayudar. Losdemás dados callaron ante aquel sorprendente acontecimiento, nunca imaginaron que aquel dado que no eracomo los demás podía servir para algo.Con esta historia quiero referirme que aunque seas diferente a losdemás tú tambiénpuedes.Recordad: Lo difícil se consigue y lo imposible se intenta.JAVIER FRAILE CRUZ (6ºA)
  • Esta historia empieza con nuestro gran amigo Dadoletín, un día de estos él estaba hablando consu amigo Juanjo sobre el estuche de los deberes que les había mandado su profesor Don Martínen esta conversación interviene el malvado Libreto el rufián y roba la posesión mas preciada deJuanjo, el estuche, le robó su lápiz familiar, un lápiz muy valioso, y Juanjo le dice a Dadoletín:-¡Maldita sea! Me han robado mi lápiz familiar.-dice Juanjo muy enfadado--Tranquilo, iremos a por aquel rufián.-dice Dadoletín-Entonces empiezan a perseguir a Libreto y el coge el tren hasta Noruega.-¡Bien!, con qué esas tenemos, entonces tendrán que perseguirme tanto tiempo como seanecesario hasta que se cansen.-dice en tono burlón Libreto--¡Corre Juanjo, tenemos que arrebatarle aquel lápiz a Libreto!-exclama Dadoletín--¡De acuerdo!-responde Juanjo-Y así nuestros amigos persiguen a Libreto por Tailandia, Reino Unido, Ucrania y Francia hastaque dice Dadoletín: ¡Vasta! así no lo cogeremos nunca, pero tengo un plan, Libreto ha estadocogiendo el tren para huir de nosotros pero si le esperamos en la estación de tren no tendremosque perseguirlo.-idea Dadoletín--¡Muy bien!, pues llevaremos a cabo tu plan- dice Juanjo-Entonces lo llevan a cabo y pillan a Libreto y les confiesa una cosa:-¡Vale!, está bien, me habéis pillado, pero solo quería el lápiz para dibujar unos amigos en miinterior.-confiesa Libreto--¿Entonces por qué no lo dijiste?-pregunta Dadoletín--Porque tenía vergüenza de que se rieran de mí-dice Libreto--Pues nosotros seremos tus amigos.-dice Juanjo-Y así nuestro protagonista encontró a un nuevo amigo.FINJORGE BETHENCOURT CURBELO (6º A)
  • Érase una vez, un niño llamado Arón que tenía un soldadito de juguete. Era su juguete favorito ysiempre jugaba con él.Un buen día, se fue a jugar al parque con los amigos y se llevó el soldadito.Cuando llegó lo perdió y se puso muy triste.Entonces, llegó a casa llorando y le dijo a su madre:-Mamá, he perdido mi soldadito y no sé donde está.La madre le respondió:-Seguramente se te cayó en el parque mientras estabas jugando.Al rato, la madre de Arón lo acompañó al parque a buscarlo.-¡Mamá, lo encontré!-exclamó el niño súper ilusionado-.Cuando llegaron a casa la madre le dijo a Arón:-A partir de ahora es mejor que no lleves juguetes al parque porque los puedes perder.-¡Vale mami! -le contestó el niño-.Entonces Arón no perdió ni el soldadito ni ninguno de sus juguetes nunca más.LAURA DEL CARMEN DÍAZ INOSTROZA (6ºA)
  • “LA HISTORIA SOBRE EL AVIÓN Y EL TREN”Érase una vez, un avioncito y un trencito llamados, Pelusa y Motita. Un día, ellos dos se encontraron en elparque y, se saludaron.¡Hola! ¿Qué tal estas?- Pregunta Pelusa.¡Hola¡ Estoy muy bien- Respondió Motita.Pelusa se cayó en el columpio y se hizo mucho daño.¿Estás bien Pelusa?-Pregunto Motita.Estoy bien, tranquila, no fue casi nada solamente fue un raspón pero gracias por preocuparte-Dijo PelusaLuego los dos se tiraron por el tobogán y se pusieron muy contentos.A continuación, las madres los enviaron a tomar un helado.¡Se me ha quedado el cerebro congelado¡-Exclamó Pelusa.Después, los dos se despidieron porque se iban a ir a la casa a dormir ya eran las 21:30h de la noche.¡Hasta mañana!-Dijo Pelusa.Igualmente Pelusa-Respondió Motita.Al día siguiente, los dos tuvieron que ir al colegio y se encontraron.A Motita se le olvidó hacer los deberes.¡Se me ha olvidado hacer los deberes!-Dijo Motita.¡UY!-Exclamó Pelusa.Luego fue el recreo y los dos jugaron al escondite con 4 amigos más.Y le tocó contar a Pelusa.1,2,3,4,5,6,7,8,9,10,quien no esté escondido tuvo tiempo de esconderse-Dijo Pelusa.Pilló a Motita y tocó la sirena de que terminó el recreo.Luego tuvieron Inglés y después Música.A continuación fueron juntos hacia la puerta del colegio y se despidieron.¡Adiós!-Dijo Pelusa.¡Adiós, hasta mañana!-Dijo MotitaLAURA DANIELA CARDONA TASCÓN (6º-A)
  • Un pequeño juguete llamado Dadoletín, tenía un sueño maravilloso.El quería ser un juguete muy usado y, él decía:- Yo quiero que mi dueño Pablo me quiera, porque después de cinco años que me tuvocomo su juguete favorito ya no me quiso más.Al cabo de un año, el niño dijo:- ¡Mamá, mamá! ¿Dónde está aquel juguete que me compraste hace ya cinco años? Y lamadre dijo:- Está en tu cajón de la habitación. ¿Para qué lo quieres?- Para poder jugar con él otra vez, como hace seis años.- ¡Pues vale! Pero ten cuidado, que es una reliquia.Y entonces el juguete empezó a oír la conversación.- Me van a utilizar otra vez, es mi sueño hecho realidad.Y el niño empezó a correr para jugar con él y divertirse todos los días.El juguete dijo:- Este es mi sueño hecho realidad. ¡Bien, va a volver a jugar con migo!LUIS MANUEL ESPINO ROMERO (6ºA)
  • “DADOLETÍN Y LOS ANUNCIOS”Érase una vez, un pequeño dado llamado Dadoletín, se sentía muy, pero que muy triste, para entender bien estahistoria, hay que ir unas semanas atrás.Dadoletín estaba viendo la tele como de costumbre todos los viernes con sus amigos: Rojita y Marcelito. De repente,vieron un anuncio de una nueva consola, se llamaba Playstasion3.A partir de hoy todos los niños y niñas de su país comenzaron a tener esta consola.Dadoletín se sentía muy triste, porque ahora nadie quería ir al parque a jugar a la pelota, al escondite, a saltar a lacomba o a cualquier otro juego, sino que ahora preferían jugar multijugador con sus consolas.Él no quería tener esta consola, porque a Dadoletín no le gustaban estas ``maquinitas´´, sino que prefería jugar acualquier otro juego en el parque.Dadoletín pensó que esto no podría seguir así, por eso se le ocurrió gastarle una mala jugada, podríamos decir así, asus amigos.Un día cuando estaba preparado, grabo un vídeo, promocionando el parque, de esta manera todos los niños verían esteanuncio y dejarían sus consolas a un lado para ir al parque. Y así fue todos los niños, al día siguiente estaban en elparque jugando en los columpios, tirándose por el tobogán...Dadoletín, por fin después de semanas sin ver a sus amigos les preguntó:-¿Qué tal estáis?-preguntó Dadoletín a sus amigos.-Muy bien-contestaron a la vez Rojita y Marcelito.-¿Y tú?-preguntó Rojita.-¡Muy mal! -contestó un poco triste Dadoletín.-¿Por qué?-preguntó muy extrañada su amiga Rojita.-Porque llevaba semanas sin verte y a Marcelito, y pensé que os había pasado algo.En ese momento Rojita y Marcelito, lo entendieron todo y supieron que no podían estar jugando durante semanas a laconsola y que tendrían que dejarla un poco de lado e ir más al parque a jugar a cualquier otro juego más físico.Desde aquel día todos los niños de el país de ``Juegolandia´´ supieron que lo que decía Dadoletín era verdad y que nohabía que hacerle caso a todos los anuncios. Dadoletín jamás volvió a ser triste.COLORÍN, COLORADO, ESTE CUENTO SE HAACABADO. :)MARÍA CEDRÉS DUCHEMENT (6ºA)
  • “UN PULPO QUE QUERÍA HACER AMIGOS”Había un dado que se llamaba Dadoletín. Que llegó nuevo a un colegio, él quería un amigo, acontinuación dijo: ¿Queréis ser mis amigos?-Si nos demuestras que eres un buen amigo - dijeron los alumnos.-¡Vale! pero que queréis que haga.- Queremos que seas amable, comprensivo....Llegó a su casa y dijo: ¿cómo se puede hacer amigos?- Dijo Dadoletín-.Su madre le contestó-Tú sabes cómo se puede hacer un buen amigo pero tienes que buscar en tucorazón.Llega al colegio al día siguiente y lo intentó pero no lo consiguió y lo siguió pensando y dice sumadre: te doy una pista pero la tienes que averiguar.La pista era, no tienes que ganártelo con un premio te lo tienes que ganar a pulso, sabes por quéun amigo es para siempre? no para utilizarlo y después tirarlo a la basura.Siguió pensando y pensando y no tuvo resultado, pero un día se dio cuenta.Fue al colegio y les trató como un amigo de verdad no como una marioneta así se hicieronamigos.A Dadoletín le hizo tanta ilusión que cuando terminaran de jugar, de comer, de hacer losdeberes....Fue a su casa y la dijo muy contento a su madre, ya tengo un amigo y voy a conseguir más se lopropuso e hizo tantos amigaos que no sabía ni con cual jugar primero.Pero dijo: y.. ¿si hacemos el grupo de los amigos? Dijo Dadoletín- sí, pero como se llamará.Ya sé -dijo Dadoletín- lo llamaremos “el grupo de los mejores amigos” y jugaron mucho. Alfinal se divirtieron mucho.MOISÉS ALONSO NOLASCO (6º-A)
  • Hace mucho tiempo, había un dado llamado , él siempre se divertía con dos chicos que veníansiempre a su casa y él, claro, como era un dado de oca, siempre estaba jugando durante horascon los dos chicos. Un día se estaba preparando pero los dos chicos no vinieron y él se extrañó,al día siguiente tampoco vinieron y Dadoletín se empezaba a aburrir, pasó un mes y tampocovinieron así que Dadoletín se aburría. Un día se abrió el armario, Dadoletín se alegró tanto que sesaltó pero no eran los dos chicos, sino la madre, y entonces bajó la cabeza, ella lo tiró a la basuradel contenedor y Dadoletín pasó ahí mucho tiempo hasta que se dijo:-Voy a salir de aquí y viviré una aventura.- dijo muy serio-Y así lo consiguió, cuando iba por la calle se encontró con un perro y le dijo:-¡Hola! me llama Dadoletín y tú ¿Cómo te llamas?- PreguntóDadoletín con alegría--Me llamo Wuf y me he perdido, ¿me podrías ayudar?- le preguntó, con tristeza--Yo también me he perdido, si quieres vamos juntos.- le propuso Dadoletín--¡Sí por favor!- Dijo Wuf saltando de alegría--¡Vale! pues vamos.-dijo Dadoletín-.Así Dadoletín conoció a un nuevo amigo y se fueron juntos hacia la aventura y a buscar la casade Wuf. Los dos amigos se fueron contando su vida y cómo vivían hasta que pasó un coche y lesmojó porque había un charco, después empezó a llover a cantaros. Dadoletín y Wuf siguieroncomo si nada. Hasta que Wuf dijo que este lugar le sonaba, siguieron caminado y se encontraronla casa de Wuf y tocaron el timbre, la madre de Wuf se alegró tanto que casi se tira al suelo. Él leseñaló a Dadoletín y su madre le dijo que le faltaba un dado y que se podía quedar para siempre.Así Wuf y Dadoletín vivieron juntos y felices.NICOLAE RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ (6º A)
  • “EL JUEGO DE DADOLETÍN”Érase una vez, un dado llamado Dadoletín que vivía en una caja transparente,redonda y pequeña, ahí vivían más cosas, como: fichas, más dados y cuatro barriles.Ellos vivían cerca de un tablero de parchís, pero ellos no eran los que jugaban, loshumanos sí.El mayor sueño de Dadoletín era jugar algún día al parchís, pero los humanos nunca lecogían siempre elegían a los otros dados.-¡Hola! ¿Qué tal? – Dijo Dadindín (el mejor amigo de Dadoletín)-¡Hola, no muy bien! ¿y tú? – le respondió Dadoletín-Yo bien, pero, ¿tú por qué estas mal?- le preguntó Dadindín-Porque lo humanos nunca me eligen para jugar al parchís, y me gustaría por lo menostocar el tablero.-le dijo triste Dadoletín.Entonces Dadindín inventó un plan para que los humanos en vez de elegir a los otrosdados eligieran a Dadoletín.Su plan era intentar entre todas las fichas y entre los barriles que se moviera la caja yDadoletín fuera el único que se quedara en la parte alta de la caja, pero, no funcionó.Al día siguiente, Dadindín fue a buscar a Dadoletín a su casa para decirle si quería ircon él a jugar al fútbol, pero, no estaba en su casa, entonces Dadindín buscó por todossitios para encontrarlo y de repente, ¡ZAS! Dadoletín cayó desde unos 5 metros dealtura a su caja.Y COLORIN COLORADO ESTE CUENTO SE HA TERMINADO.PAULA BARRIOS GÓNZALEZ (6ºA)
  • “LOS AMIGOS SON PARA SIEMPRE”Érase una vez, un dado llamado Dadoletín y un oso llamado Pedro, ellos eran buenos amigos ysiempre estaban juntos para lo bueno y para lo malo y un día pasó algo fantástico.-¿Quedamos para ir al cine el viernes?-Dijo Dadoletín ilusionado.-Primero se lo tendré que preguntar a mi madre-Dijo Pedro.-¡Vale!, por la tarde voy a tu casa y se lo digo-Dijo Dadoletín con una sonrisa en la cara.-¡Vale, adiós!-Dijo Pedro subiéndose a la guagua.Por la tarde Dodoletín tenía que ir a la casa de Pedro para haber si la madre le dejaba ir al cinecon él el viernes.-¡Toctoc!- Tocó en la puerta Dadoletín.-¡Hola Dadoletín! -Dijo la madre de Pedro.-¡Hola! -Dijo Dadoletín-¿Dejas ir al cine conmigo a Pedro el viernes?-¡Vale! -Dijo la madre de Pedro.El viernes llegó y..-¡Hola Dadoletín! - dijo Pedro- Corre que se nos hace tarde.-dijo Dadoletín apuradoY ellos corrieron para entrar pero no pudieron llegar a tiempo. Ellos se pusieron muy tristespero la madre de Dadoletín dijo que para el próximo viernes podían quedar de nuevo y llegarantes para entrar, entonces ellos se alegraron.RAQUEL ARROCHA RODRÍGUEZ (6ª-A)
  • Érase una vez una ficha de dominó, se llamaba María pero todas las demás fichas la llamaban Mery, ella eratotalmente diferente a las otras fichas.Ella era castaña con los ojos grandes y marrones, ¡era súper guapa!Un día, Mery se fue a jugar con sus amigos: Manolo, Patricia, Pepe y Leonor. Era la hora de comer y la madrede Mery (Cathy) la llamó. De repente Mery le dijo a su madre:-Mami, ¿me vas a regalar algo mañana por mi cumple?-¡Ah…! mañana lo verás.Mañana era un día muy especial para Mery porque iba a cumplir 10 años.Todos acabaron de comer y se pusieron a ver la tele menos Mery, a ella le gustaba mucho leer y se ha leídotodas las historias de Jerónimo Estiton, todas las historias de Harry Potteretc. Ella estaba leyendo en suhabitación.Se estaba haciendo de noche y Mery cada vez estaba más nerviosa. Era la hora de cenar, todos cenaron,empezaron a ver una peli pero no la terminaron de ver porque ya era tarde. Se fueron todos a la cama y Meryestaba muy nerviosa.Al día siguiente, Cathy despertó a Mery diciéndole ¡Feliz Cumpleaños! Cathy se había levantado muytemprano para hacerle una tarta a su hija. Cuando se levantó se comió dos trozos de bizcocho que le habíapreparado su madre.Mery estaba muy contenta porque sabía que se lo iba a pasar muy bien.Mery tenía colegio, y su madre la llevó. Cuando llegó todos los profesores y los alumnos ledijeron:¡felicidades! Ella estaba muy contenta porque ya tenía 10 años.Por la tarde, ella invitó a sus compañeros/as de clase y se fueron todos al cine a ver la película de Los Pitufos2, y después al Burger King.Después de la fiesta, Mery había escrito en su diario secreto que esa fue su fiesta más divertida que habíatenido en su vida.Finalmente, cuando llegó Mery a su casa abrió todos sus regalos.SOFÍA BARDERAS PLAZA (6º A)
  • “LA HISTORIA DE PITUFO PITUFÍN”Era un juguete llamado Pitufo Pitufín, era un muñeco muy bueno y alegre pero a la vez estaba triste porquesu dueña, Patricia, no le hacía ni pizca de caso.Laura, la princesa era también muy simpática pero siempre que no le hacían caso se enfadaba mucho. HaPitufo Pitufín no le caía muy bien no siempre hay que ser el centro de atención como él decía.Un día la princesa le dijo a Pitufo:- Pitufo, escucha tienes que cuidarte más el pelo, está muy apagado y sin volumen, no como el mío el másbonito del mundo entero.-Laura, escucha no te lo creas tanto ¿sí? , me caes bien pero algunas veces no te aguanto siendo sinceros.Siempre quieres ser el centro de atención ¡Estoy harta de ti !-No pensé que te molestaría tanto- dijo muy triste Laura-Lo siento, Laura yo... no...-Mira sabes... déjalo - dijo enfadadaDe pronto vino Silvia una muñeca muy guapa y la mejor amiga de Pitufo Pitufín.- ¿Que ha pasado? He visto a Laura roja como un tomate - empezó Silvia-Le he dicho que lo siento -dijo triste-¡Oh ! ¡Amigo! No te preocupes ya verás como todo se pasa¡Vale¡ - le animó Silvia- Gracias Silvia, me pongo mejor cuándo sé que hay una verdadera amiga a mi lado - le dijo Pitufo dándoleun abrazo- Si hay algún problema me lo cuentas ¡vale!- ¡Sii! - dijo riéndose Pitufo- Ahora vete a pedirle perdón a Laura que está muy triste- No querrá hablar conmigo- No se sabe si no lo pruebas, venga - le animó
  • -¡Vale!Pitufo se acercó a Laura, que estaba llorando.Laura, Escucha siento lo que te dije antes es que me sentí agobiado - empezó a decir Pitufo- Tranquilo todo está arreglado - dijo - algunas veces agradezco que digan lo que sienten- ¿De verdad? -dijo Pitufo- Sí- ¡Eh! Parece que ya os habéis arreglado - intervino Silvia- ¡Sí! - dijeron a la vez- Me alegro - contestó- Oye, Laura, ¿me ayudarías a que le vuelva a gustar a Patricia? - preguntó Pitufo- Por supuesto - sonrió Laura- GraciasMás tarde Pitufo Pitufín estaba muy guapo, con el pelo muy bonito (como decía Laura ) Depronto ¡ Oh, no! Llegó Patricia ¡No los podía ver vivos!De pronto Patrcia entró en la habitación y vio a Pitufo Pitufín muy guapo.- ¡Vaya! ¡Qué bonitoo! - dijo asombradaMás tarde empezó a jugar con Pitufo Pitufín él estaba muy contento.Está historia enseña que las apariencias engañan que las personas parecen malas pero sonbuenas.YAIZA VAQUEIRO MARTÍN (6º A)
  • “EL RECORRIDO DEL TREN POR LA LUNA”Érase una vez, un ``tren´´ que soñaba en descubrir el espacio entero. Él vivía en una casa de unniño que coleccionaba todas las clases de trenes, pero aquel tren que tenía, era especial porqueestaba vivo y el niño no lo sabía.Un día, el niño lo llevó a pasear con él en el coche de sus padres, se durmió y tenía la ventanaabierta y el coche paso encima de un bache y al niño se le cayó el tren de las manos por laventana.El tren se salvó porque pasaron por los campos de la ciudad. El tren se puso en marcha hacía lamontaña porque vio la estación de las naves espaciales, cuándo llegó a la cima, se infiltró en laestación, el cohete estaba apunto de despegar pero él ya estaba en la nave, comenzó la cuentaatrás``10-9-8-7-6-5-4-3-2-1´´- despegue- dijo el comandante de la estación por el micrófono.El tren vio el espacio, cuándo llegaron a la luna los astronautas, él bajo directamente de la nave ytambién vio la tierra, estrellas y otros planetas, le gustó ir al espacio volvió a la tierra y él fue elprimer tren que viajó a la luna.JOHN OLIVEROS MONTE (6º-A)
  • 6ºB
  • ¿FUEGO?En el cuerpo de bomberos de lego city, dos bomberos no paraban de meter la pata en todo momento. Susnombres eran: Max y Tom, los dos eran ayudantes pero les hubiera gustado ayudar a apagar fuegos.Su primera vez estaban ellos solos de noche en el cuartel. Max estaba impaciente y le dijo a Tom:-Tranquilo colega, hay que estar muy atento por si a caso pasa algo-.Max le respondió tan tranquilo: -No puede pasar nada-.Y de repente se escuchó una alarma. Max le preguntó a Tom: -¿Qué es ese ruido? -¿Pues no lo sé? respondeTom. -Seguro que es para que nos relajemos más-. Dijo Max.Tom y Max con la sirena se durmieron y a la mañana siguiente se encontraron un titular muy peculiar en elperiódico, el titular ponía: -Casa arde, pero sin heridos ¿Dónde estaban los bomberos?-. A los pocos minutosel jefe los llamó. Su jefe se llamaba Matías y era muy malo, en su despacho el jefe los degrado a ayudantes yesto es todo, hemos llegado al principio de la historia. Otra vez lo dejaron al cargo del cuartel.Max dijo: - Haber si no metemos la pata esta vez-.Y entonces la sirena suena de nuevo.-Esta vez no fallaremos-. Dijo Tom.Cogen el equipo y el camión y rápido se dirigieron al incendio.- Mira, humo-. Dijo Max nervioso.Cogen la manguera y disparan el agua al montón de humo y se escuchó un grito que decía:-Basta ya.Max y Tom miraron y era una barbacoa, por eso sale tanto humo. A la mañana siguiente otro titular quedecía: -bomberos estropean una barbacoa y el jefe los llamó de nuevo y les dijo que como metan la pata unasola vez más los echarían del cuerpo de bomberos.Al cabo de un tiempo hubo un gran incendio en el bosque y todos los bomberos fuero a extinguirlo, esosignificaba que no había ni un bombero salvo Max y Tom libres. Su superior les recordó que no podían salirporque sino los echaban. Unos minutos después suena la sirena esta vez no sabían qué hacer en esta ocasión,se podían jugar sus puesto por salvar vidas ha personas.Tom dijo: -Yo me lo juego todo ¿Dónde está el incendio, Max?.
  • -Están en la plaza número 12- .Dijo Max. Se prepararon y salieron a toda mecha con elcamión de bomberos.Max le preguntó a Tom:-¿Esa no es la casa de Matías?. Le dijo Tom:- Si vive con su hijo ymujer por qué-. -Porque podría ser la suya la casa que esta incendiada-. Dijo Max. Al finalllegaron, y sí era la casa de Matías, dentro estaban encerados la mujer y el hijo.-Max tu apaga el fuego, yo iré dentro.Al final consiguen apagar el fuego y todos estaban a salvo. Los bomberos que habían ido aapagar el fuego fueron a la plaza y todos aclamaban a Max y Tom.El jefe les dio un abrazo y les dijo:Chicos ya no sois ayudantes si no subcapitanes.Y al cabo de unos años, cuando Matías se jubiló Max y Tom pasaron a ejercer de capitanes. Yno se les da nada mal.AYTAMI(6ºB)
  • “DADOLETÍN Y SUS JUEGOS”Había una vez un dado llamado Dadoletín. Dadoletín era un dado muy agarrado. El teníamuchos juguetes y no se los quería prestar a nadie. Los amigos fueron a casa de Dadoletín y élno les hizo caso. Prefería estar con su osito de peluche, antes que estar con sus amigos. Losamigos de Dadoletín se llamaban: Trompito, Rayita y Parchita.Ellos decidieron no ser amigos de Dadoletín por un tiempo haber si él reflexionaba. Pero no, élno reflexionó y se quedó sin sus mejores amigos sólo por querer más a un juguete que no valenada a querer a sus mejores amigos.Trompito, Rallita y Parchiti se pusieron muy pero que muy tristes. Entonces la madre deDadoletín decidió hablar con él para ver si reflexionaba, pero seguía con su amigo el peluchitoy no quería a nadie sólo a su peluchito.Al día siguiente Dadoletín se fue al colegio y vio a sus amigos con otros niños. Entonces eso ledio mucha rabia y ahí fue cuando se dio cuenta que sus amigos valen más que un osito depeluche y que había perdido a sus mejores amigos sólo por un osito de peluche. Tiró el osito depeluche a la basura porque ya no lo quería más. Finalmente decidió hablar con Trompito, Rallitay Parchiti. Ellos le dijeron que nunca se habían enfadado con él si no que quería quereflexionase sobre lo que había hecho. Pero finalmente Dadoletín les dio todos sus juguetes paraque se los dieran a los niños pobres que no tienen nada, ni que comer.FINPAULA GUTIÉRREZ PASANTES (6ºB)
  • “DADOLETÍN”Era una mañana tranquila en Elike. Todos los habitantes del pueblo dormíanprofundamente... Todos excepto Dadoletín. ¡¡RIN!!, ¡RIN!!. El despertador sonó.Dadoletín saltó de la cama, y corriendo fue a vestirse. - ¡Es la hora de ir a clase deconducir! - exclamó alegremente. El único sitio que Dadoletín amaba era la autoescuelade la señorita Pinza. Aunque nunca conseguía el carné, pero él no se iba a rendir.Dadoletín siempre aprobaba el examen teórico, pero cuando llegaba el examen prácticose ponía tan nervioso que suspendía. Lo había intentado ya hasta cuatro veces.De camino a la autoescuela se encontró a su amigo Trompito y fueron juntos a sacarse elcarné... - bueno, ya hemos llegado - dijo Dadoletín.A las nueve en punto, los estudiantes entraron en la clase de la señorita Pinza y sesentaron en los pupitres. - Buenos días, chicos- dijo la señorita Pinza. La lección de hoyserá sobre el giro. - ¡DADOLETÍN! y ¡TROMPITO!, ¿Qué estáis haciendo?- gritó laseñorita,- nada, nada - exclamaron los dos a la misma vez. La señorita los cogió a los dosy los llevó a la sala de los castigos....UNA HORA MAS TARDE...
  • - Trompito, ¿cuánto ha pasado? - preguntó Dadoletín.- Sólo han pasado dos horas y medias.De repente se escucha la puerta, los dos miraron hacia atrás y era la señorita Pinza.Dadoletín y trompito le pidieron perdón y la señorita les dijo que sólo tenían otraoportunidad y que a la próxima no los dejaba sacarse el carné.A la mañana siguiente fueron otra vez a las clases de conducir, ellos se portaron bien,aprendieron todas las señales y pasos que tenían que tener en cuenta.Así que hicieron el examen práctico y el teórico y les salió muy, muy bien... y pudierontener el carné.Desde ese día aprendieron que para conseguir algo se tienen que portar bien.BENCHEY MARTÍN MARTÍN (6ºB)
  • “PELUDÍN Y LA LECCIÓN DE MAITON”Había una vez, un conejo llamado Peludín que un día iba brincando por el pradodesesperadamente hacia el colegio porque llegaba muy tarde. Nada más llegar, laprofesora que era muy formal pero a la vez muy estricta, le regañó por llegar tan tarde.Peludín, avergonzado por las risas de sus compañeros se disculpó a su profesora por haberllegado a esa hora. Los demás alumnos, que eran muy malos, comenzaron a mandarlenotas ofensivas como todos los días. El las leyó. En estos decían cosas como: eh!Gordinflón, ¿Por qué has llegado tan tarde? Me has estropeado mi estupenda broma queconsistía en ponerle pegamento a la silla en la que te sueles sentar pero gracias a ti, mimejor amigo Matizón se ha sentado ahí por equivocación y todavía no lo ha descubierto.Y recuerda, no se lo digas a nadie o ya sabes que pasará, tú eliges, o te pego o te quedascalladito.Peludín, se sintió muy mal, ya que siempre le acosan por su aspecto e interior perono se atrevió a decírselo a la madre, ni al padre, ni a la profesora… En conclusión, a nadie.Después del recreo el conejito se quedó dormido en clase; ya sabéis que por la mañanacorrió muy pero que muy rápido para llegar al colegio lo antes posible.Peludín, mientras la profesora Rosinea explicaba una nueva lección sobre naturales ypredicaba en el desierto para él, este descansaba y sonaba tranquilamente.El pequeño estaba soñando que el mundo era conquistado por el mismo y nadie seburlaba de otros ni los otros de ellos y que era un universo lleno de paz y alegría. Todoscompartían, jugaban, estudiaban, descansaban, trabajaban…etc. Además, todos los árbolessoltaban golosinas y por supuesto otras frutas y frutos secos.
  • Pero un día precioso de arcoíris, apareció un enorme chico llamado Maitón, que era el niñotan borde que le mandó la notita a Peludín. Al suceder semejante cosa, el líder (Peludín)debía realizar algo rápidamente o en cambio el mundo dejaría de ser limpio y amistoso.Durante un ligero momento se oyó un silencio total pero de pronto, justo cuando Maitón ibaa hablar en ese extraño sueño, se oyó un grito espantoso: - Peludín, ¿es que acaso estasdormido o qué?. ¡Estamos en clase pero obviamente no en casa o en el SPA!. Espabila quesi no te estallas como una pita jovencito’ dijo la profesora Rosinea con una voz muy aguday preocupada. Lo mira de reojo.En el momento en el que se oyó esa profunda voz, Peludín imaginó que Maitón estabachillando: - Tus habitantes son muy buenos para ser verdad. Deberían vivir en mi mundocruel y oscuro en el que no se dormía-. El gobernador Peludín, que no estaba de acuerdo conesas palabras dijo en voz alta: -No estoy de acuerdo, Maiton, no me gusta ni tupersonalidad, tu aspecto ni tu comportamiento, ¡pero no es que me esté burlando de ti!.Simplemente…-. Entonces se oyó de nuevo otro tremendo ruido, ¡era la sirena de incendio!.De aquel susto, Peludín salió aterrorizadamente al exterior del edificio junto a suscompañeros. Al tranquilizarse el asunto, el pequeño conejo empezó a redactar su cortosueño mientras todos sus amigos le escuchaban detenidamente asombrados..DE VUELTAA CLASE Y A CASADespués, cuando las clases acabaron, Peludín volvió a su casa gracias a todas esasaventuras. Día tras día, Peludín empezó a recordar cómo empezó esa amistad tan pésimacon Maiton. De repente, se empezó a abrir un gran círculo en forma de nube imaginaria enel que salían todas las imágenes de ese día de primaria.
  • Todo empezó así: Un día muy ventoso en el que empezaba primaria, a Maitón y a Peludínles tocó juntos en pareja en la misma mesa. Peludín, que era muy trabajador, hacía todoslos deberes. Pero en cambio, Maiton era muy plasta y molestón.Maiton, empezó a molestar a Peludín, y ese día fue en el que Peludín se enfadó porsemejante tontería. El protagonista, cuando dejó de recordarlo, empezó a madurar sobreque a esa edad de unos seis años, no se entienden muy bien las razones pero si que erauna tontería.Al día siguiente, Peludín se atrevió a perdonar a Maiton y todo se arregló.DANIELA ARROYO BELLO (6ºB)
  • “EL JUGUETE DE TOMI”Tomi, es un niño que siempre quiere juguetes nuevos, un día le pidió a sus padres uno nuevo yellos le regalaron uno. Así día tras día le compraron uno, hasta que sus padres le dijeron que no,que ya no le comprarían un juguete más hasta que se le rompieran porque ya no jugaba con losque tenía. A Tomi se le ocurrió una idea, romper un juguete para que le compraran otro nuevo,pero su madre lo vio romper un juguete. Tomi le enseñó el juguete roto a su madre y la madre ledio un juguete que a ella se lo dieron de chica, pero la madre le dijo a Tomi que sí rompía eljuguete le castigaría dos meses en su habitación sin juguetes nuevos. La madre también le dijoque sí no lo rompía durante un mes le compraría el nuevo juguete espacial.Tomi decidió no romper el juguete y tener mucho cuidado con él, así que decidió ponerlo ensu cuarto muy bien escondido para que no se rompiera durante el mes. Pero la madre no vio aTomi jugar ni un día con él. La madre le dijo a Tomi que si no jugaba con el juguete no leregalaría el juguete espacial. Tomi sacó el juguete de donde lo escondió y se aburría mucho conél, no puede decir frases al apretar un botón, no puede sacar las alas. Tomi ya se estabaaburriendo del juguete. Él solo llevaba cinco días con él pero ya no podía jugar con el juguete seaburría un montón. Un día por la noche Tomi no podía dormir así que miro a las estrellas y viouna estrella que brillaba un montón así que pidió un deseo, que el juguete que le dio su madrefuera más interesante.A la mañana siguiente el juguete se volvió totalmente de color azul y parecía que era nuevo.Ahora Tomi no paraba de jugar con él, le gustaba mucho, sólo le gustaba ese juguete no parabade jugar con él. Cuando había pasado el mes ya no quería un juguete nuevo, le gustaba más el quele había regalado su madre porque era mejor. Pero lo que no sabía Tomi era que su madre pintó eljuguete y lo arregló. Así que ese día Tomi aprendió que tiene que jugar con un juguete antes depedir uno nuevo.ANDREY DAVID SEBASTIÁN (6ºB)
  • ``SOUP, CAPITÁN SOUP´´Había una vez un niño muy pero que muy creativo, que tenía, un pequeño soldadito de juguetellamado Soup, Capitán Soup. Ese muñequito es el protagonista de nuestra historia.Todo empezó con la misión huida, consistía en salir de aquel lugar negro y oscurodonde atrapaban a miles como él, pero no permitiría que lo atraparan ya que él era capitán delgrupo de militares de élite llamado S.E.A.L. Lo intentó pero aquel hombre lo atrapó y lo llevó aun lugar llamado TOY PLANET.Allí lo compraron y lo llevaron a Lanzarote. Pero una tarde aquel niño lo perdió porquese le cayó en un parque donde conoció a su camarada Price. Allí unos grandes dientes loatraparon y no lo soltaban hasta que al fin lo soltaron en unas manos tan suaves que no paraba deresbalarse, pero se escuchó: - eso no, caca - y algo lo tiró al piso.Con su entrenamiento en las fuerzas especiales consiguió avanzar por todo el parque,incluso domó a una paloma para transportarse más velozmente pero por desgracia resbaló y cayóen el jardín de un orfanato. Allí lo encontró un niño llamado Alex.Soup pensaba que Alex lo iba a capturar sin embargo Alex lo cuidaba y vivía con élmuchas aventuras, al cabo de unos años se encariñaron, Soup hasta llegó a sentir pena cuando lospadres elegían a otros niños en vez de a él.Un día una familia acogió a Alex. Se mudaron y casi perdió a Soup pero lo encontró.Pasó tanto pánico que prometió nunca separarse de él. Eran como hermanos de sangre.FINDAVID LUZURIAGA CURBELO (6ºB)
  • “MI AMIGA INVISIBLE”Ana es una niña de siete años, divertida, inteligente y muy, muy, muy TRAVIESA. Vive en un pequeñopueblo, retirado de la ciudad, cerca de un gran lago azul, con sus padres, su abuela, y sus doshermanas mayores, Natalia y Rebeca.Es verano, y faltan doce días para su cumpleaños. Ana espera que este cumpleaños sea elmás especial, pero para eso, tendrá que portarse bien. Una calurosa mañana, Ana quería ir a la playa,pero sus padres no podían llevarla, ya que tenían una importante reunión de trabajo. Entonces, sepuso muy pesada, esperando un sí como respuesta, pero no lo consiguió; siempre consigue lo quequiere, porque se acaba enfadando mucho, como ahora. Entonces, se encerró en la habitación y noquiso saber nada. Después de estar allí un rato enfadada, fue al armario de juguetes, pero odiaba todolo que tenía y no quería jugar con nada. De repente, vio en una esquina de la habitación su pequeñabicicleta, a la que le tenía tanto cariño antes de haber tenido todos aquellos juguetes que tiene ahora.Empezó a recordar todos aquellos buenos momentos que había tenido con ella, pero ya lo daba comoalgo pasado, algo que no volvería a suceder, ahora tendría juguetes mejores el día de su cumpleaños,pero claro, no lo dudó ni dos veces que aun faltaban siete días, y que se le pasaría el tiempo muylento. Entonces, se le ocurrió una idea, cogió la bicicleta, se puso su chaqueta, y en cuanto estaba yalista, lo primero que se le ocurrió fue salir por la ventana, el problema, no era bajar ella, sino, bajar labicicleta, lo tenía difícil, ya que su habitación estaba en la segunda planta de la casa, pero,sigilosamente, bajó hasta el garaje a por la gran escalera de su padre, cuando venía de vuelta, pasó porel salón, donde sin querer, le dio a la lámpara con toda la escalera, se escuchó un gran ruido en la casa,pero Ana salió corriendo con la escalera para arriba, hasta que llegó a su habitación, y la dejó caer porla ventana, así tenía más fácil lo de bajar ella, pero seguía teniendo el mismo problema, el de bajar labicicleta. Ana, no se rendía, y decidió buscar otra solución, en cuanto la abuela bajó a ver qué eraaquel ruido tan extraño, Ana, decidió, definitivamente, tirar la bicicleta por la ventana, y luego bajarella. Al llegar abajo, vio que la bicicleta se había hecho mil pedazos, y se puso muy, muy triste, no sabíacómo decírselo a sus padres.
  • Al rato, después de mucho caminar, quiso descansar, y decidió sentarse en un bancocerca de la casa de su tío, al que tenía miedo ver porque se podía chivar a la madre deque la había visto allí. Se empezó a sentir cansada, y en cuanto se sentó, se quedódormida. Pasó la tarde, y llegó el anochecer, cuando se despertó, se encontró en unacama grande, y en una habitación muy colorida, en donde pensó: -Vaya, esta habitaciónse parece muchísimo a la habitación de los invitados de la casa de mi tío Quique-. Encuanto la niña se veía muy confusa, se abrió la puerta. - ¿Hola, eres tú Quique?- Dijo laniña asustada. Después de unos cuantos minutos, Ana empezó a hablar para sí misma, ya preguntarse cosas, como: - ¿Qué hago yo aquí? - ¿Esta es la casa de Quique? - ¿Qué eslo que ha pasado?-. Ana, se iba preguntando cosas, unas tras otras, pero no secontestaba ninguna. De repente, se acordó de las historias que le contaban los niñosmayores en el colegio, historias malas y fantasiosas, de juguetes que tenían vida, defantasmas, y las que más le gustaba a Ana eran las historias de los amigos imaginarios.Ana se acordó de aquella amiga imaginaria que se había inventado hace muchísimotiempo, pero según ella, ya que podían tener vida los juguetes, pues también podíantenerla los amigos imaginarios, entonces, quiso volver a imaginarse a Tania, aquellaamiga invisible, quiso contarles todas sus cosas y secretos, como si hablase sola, peropara ella, hablaba con su mejor amiga Tania. Hablando, hablando y hablando, se olvidóde que tenía que volver a casa, entonces, decidió volver a su casa con su amiguitainvisible.
  • Al rato, después de mucho caminar, quiso descansar, y decidió sentarse en un bancocerca de la casa de su tío, al que tenía miedo ver porque se podía chivar a la madre deque la había visto allí. Se empezó a sentir cansada, y en cuanto se sentó, se quedódormida. Pasó la tarde, y llegó el anochecer, cuando se despertó, se encontró en unacama grande, y en una habitación muy colorida, en donde pensó: -Vaya, estahabitación se parece muchísimo a la habitación de los invitados de la casa de mi tíoQuique-. En cuanto la niña se veía muy confusa, se abrió la puerta. - ¿Hola, eres túQuique?- Dijo la niña asustada. Después de unos cuantos minutos, Ana empezó ahablar para sí misma, y a preguntarse cosas, como: - ¿Qué hago yo aquí? - ¿Esta es lacasa de Quique? - ¿Qué es lo que ha pasado?-. Ana, se iba preguntando cosas, unastras otras, pero no se contestaba ninguna. De repente, se acordó de las historias que lecontaban los niños mayores en el colegio, historias malas y fantasiosas, de juguetesque tenían vida, de fantasmas, y las que más le gustaba a Ana eran las historias de losamigos imaginarios. Ana se acordó de aquella amiga imaginaria que se había inventadohace muchísimo tiempo, pero según ella, ya que podían tener vida los juguetes, puestambién podían tenerla los amigos imaginarios, entonces, quiso volver a imaginarse aTania, aquella amiga invisible, quiso contarles todas sus cosas y secretos, como sihablase sola, pero para ella, hablaba con su mejor amiga Tania. Hablando, hablando yhablando, se olvidó de que tenía que volver a casa, entonces, decidió volver a su casacon su amiguita invisible.
  • A la hora de cenar, las hermanas de Ana, le avisaron de que bajara, que tenía quecenar. Ana bajó, y cuando se fue a preparar su plato, preparó otro al lado del de ella.Todos la miraron asombrados, - Ana, sólo somos seis personas, no siete.- Afirmó lamadre. - No mamá, ahora hay una persona más en la familia, os la voy a presentar,miren. - TANIAAAA! Ven! Está la cena preparada, tú te sientas a mi lado, ¿vale? ¡Vale! -Dijo Ana muy contenta. - ¡Nena, no hay nadie, siéntate ya y ponte a comer, anda!- dijola madre alucinada. Cuando empezaron a comer todos juntos, se escuchó decir a Ana: -Tania, ¿Te gusta la cena? Seguro que sí, es mi cena favorita.. Todos acabaron de cenar,y cuando ya estaban recogiendo, solo quedaba Ana en la mesa. -Ana, ya has acabadode cenar, ponte el pijama, lávate los dientes, y para cama. Venga, y déjate de tonterías,que ya no son horas. - Dijo la madre. - Espera mamá, estoy esperando a que Taniatermine de cenar, no la voy a dejar aquí sola. - Dijo la niña. Más tarde, cuando Ana yatenía el pijama puesto, ya se había lavado los dientes, y ya se iba para cama, llegó lamadre y le dijo que si quería que le contase el cuento de todas las noches, Ana le dijoque no, que se lo iba a contar su amiga Tania. - Esta bien Ana, no te duermas tarde, yasabes que mañana hay que madrugar para ir a la casa de la tía, como todos lossábados.- Dijo la madre muy sorprendida. - No mamá, yo mañana no quiero ir a casade la tía, yo me voy a quedar aquí, jugando con Tania.- Dijo la niña con ilusión. - Ana,mañana tienes que venir como todos los sábados, y vendrás, no hay más que hablar,déjate ya de tonterías y ponte a dormir ya, no me hagas enfadar, te lo advierto.¡Buenas noches Ana!.- Dijo la madre ya enfadada. - Buenas noches mamá, pero no esjusto, siempre vamos, y porque un día que no valla yo, no va a pasar nada, la tía nuncame hace caso, y prefiero quedarme con mi mejor amiga Tania. - Dijo Ana con enfado. -¡Buenas noches Ana!, mañana vendrás y punto.- Respondió la madre ya cabreada.
  • Días más tarde, Ana ya iba por la casa diciendo que solo le faltaban tres días para sucumpleaños, y que quería el mejor cumpleaños de su vida. La madre le iba diciendo quesi le seguía contestando de la forma de aquella noche, no lo iba a conseguir, pero en elfondo, le daba pena.Ya faltaban dos días, y Ana estaba muy nerviosa, empezó a hacer una cartade todo lo que quería, y pidió ayuda a Tania, su amiga invisible, cuando le entregó lacarta a su madre, se quedó asombrada al ver todas aquellas cosas: unas gafas, unaagenda para el colegio, unos tenis nuevos, un vestido rosa, una mochila nueva, una telepara su habitación, un mp4, unas sandalias rojas, dinero, ... y, lo que más quería, eraamor y cariño. La madre le dijo que todo no se podía tener, pero Ana era muy pequeñacomo para entenderlo, ella lo quería todo. - ¡AH! Y que no se te olvide que quiero unabicicleta nueva.- Dijo Ana muy ilusionada. - Ana, tu ya tienes una bicicleta, y no te piensocomprar otra.- Le dijo la madre. - No, pero es que... - Dijo Ana. - Es que, que. No mepongas excusas Ana. - Le interrumpió la madre. Luego, la madre se fue a hacer lacomida, mientras Ana se fue a jugar arriba con su amiga imaginaria.Hoy es el cumpleaños de Ana, y se ha levantado gritando: - Siiii, yujuu, hoy esmi día especial del año. ¡Qué guay! Todos vinieron a decirle felicidades. Y, al rato,tocaron el timbre, eran los invitados, la tía, el tío Quique, los amiguitos de Ana, amigos yamigas de los padres,... Ana estaba muy contenta, pero a la vez muy triste. - ¿qué tepasa Ana? - Le dijo el tío Quique. - Nada, he pensado que me iban a dar regalos, perono, debe ser que sigo castigada por lo de escaparme aquel día, pero pensé que ya lohabían olvidado. - Dijo Ana muy, muy triste. - Claro que está todo olvidado Ana, perotoma mi regalito.- Le dijo Quique animándola un poco.
  • Mientras que Ana abría su primer regalo, vinieron todos los invitados junto a ella, y sus padrescon una gran bolsa muy llena de algo que Ana no sabía qué era lo que había dentro. Entonces,abrió la bolsa y vio muchísimos regalos dentro, empezó a abrirlos todos como una loca, muyilusionada. Y grito:- ¡Que contenta estoy! ¡Es el mejor día de mi vida!.Y, al final, cuando ya se acabó el cumpleaños y se fueron los invitados, se fue a lahabitación a jugar con todas aquellas cosas fantásticas que le habían regalado. - ¿Ana, y tuamiga Tania? - Dijo la madre muy orgullosa de Ana. - Mamá, ¡ es verdad!. Me he olvidadocompletamente de mi mejor amiga imaginaria, me he dado cuenta de que no siempre hay quepedir, sino, apreciar las cosas que tengo, y no envidiar de los demás.Ahí fue cuando Ana, ya estaba todos los días jugando con las cosas que tenía, yapreciando todo lo que tenía, sin pedir ni una sola cosa más que no fuese necesaria, claro.FINXIANA MOREIRA (6ºB)
  • “DADITA Y EL MISTERIO DE LAS PERLAS MÁGICAS”Dadita era una chica aventurera que le gustaba ir a lugares desconocidos, pero nunca vivía esasaventuras que tanto soñaba. Una mañana Dadita fue al colegio, se encontró con sus amigas quehablaban del calor que hacía.Dijo Dadita: -no estáis hartas de vivir siempre lo mismo-.Su amiga respondió: -Sí pero no podemos hacer nada-.-¡Pues yo tengo la respuesta!- dijo una vocecita de lejos, era Muñequita una niña muy callada perocon un gran corazón. Todas sorprendidas e intrigadas fueron hacia Muñequita.Susana le preguntó: -¿y qué podemos hacer?-.Respondió: -Pues muy fácil las vacaciones de verano ya están a punto de venir, vamos a decir anuestros padres que quedamos en el parque para jugar y ese momento lo aprovechamos para ir abuscar una aventura, dijo muy ilusionada.-Yo también tengo una idea- dijo Dadita.-¿Qué idea es?- preguntaron todas.Respondió Dadita: - Ya que vamos al parque de paso vamos a la playa que está muy cerca y jugamos aque la playa es un desierto-.-Sí, claro-, gritaron todas muy contentas.-Pues quedamos dentro de dos semanas en el parque-, respondió Muñequita.Pasaron dos semanas como se había previsto. La primera que llegó al parque fue Dadita. No queríaperder ni un minuto. Cuando sus padres se fueron, corrieron a la playa, jugaron pero a los pocosminutos se cansaron. Dadita fue caminando a la orilla y encontró cinco piedras brillantes.-¡Mirad!- Corrió Dadita ilusionada.-¿Pero qué sucede?-, preguntó Muñequita.-Que he encontrado unas piedras que creo que son mágicas-.Susana comentó: - podemos hacernos unos colgantes-.
  • Alicia, qué es la mejor amiga de Dadita, respondió que sí quería hacerse unos colgantes.Cogieron unas cuerdas y cada una se lo hizo.Mientras jugaban a las hadas a Dadita le entraron muchas ganas de meterse en el agua yaque hacía mucho calor.-tengo calor, porque no nos metemos al agua- dijo Dadita.-vale-, respondieron todas a coro.Se sumergieron en el agua y comenzó la aventura, Muñequita dijo a sus amigas,asombrada.-Chicas, puedo respirar debajo del agua-.Todas se dieron cuenta de que era verdad y que ellas también podían respirar.Dadita y sus amigas se sumergieron en el mar. Conocieron a muchos animales del reino dePulpolandia y a un niño llamado Pulpote que era aventurero como Dadita y había vividootra aventura con su mejor amigo. Pulpote les explicó la aventura que había vivido y quepor ahí era muy conocido.-Pero ahora díganme ustedes que hacéis aquí y cómo es que podéis respirar en el fondodel mar-.Alicia respondió.-pues vinimos a vivir una aventura y lo de respirar aun no lo sabemos-.Pulpote dijo asustado. -¡claro los colgantes!--¿Qué pasa con los colgantes?- preguntó Susana.-Que los colgantes son del reino de Gatunul donde vive la reina Gatuna. Tenemos que irallí para entregárselo y ella os llevará a vuestra casa. Pero los obstáculos para llegar ahíson muchos porque todos quieren esas piedras-.
  • A la mañana siguiente salieron por un camino azul que les llevaría hacia el reino de Gatunul.-Seguidme y no os separéis– dijo Pulpote.Caminaban por un bosque tenebroso, parecía que fuera de noche, se escuchaban unos ruidos muyraros, las chicas querían irse a su casa pero no podían retroceder. Escucharon unos pasos pun pumpum pum y Dadita asustada gritó, pero era un peluche asustado que se había perdido.-¿Qué haces aquí?- le pregunta Susana.-Estaba paseando con mi madre para ir al reino Gatunul y me perdí-.-¿Qué hacemos?- Preguntó Muñequita.-Pues vamos con él a Gatunul para encontrar a su madre- respondió Alicia.-Vale - dijo Susana.Pasaron por muchas aventuras, fueron al reino de los perros, al reino de los playmovil,…Cuando por fin llegaron al reino de Gatunul encontraron a la madre de Peluchín que estaba muycontenta y agradecida. Fueron hacia el castillo de la reina Gatuna y le entregaron las perlas, lareina agradecida les llevó de vuelta a casa y les regalo a todas una pulsera para que pudieranvolver a Pulpolandia.-¡Ya hemos llegado!- dice Dadita.-Sí- responde Alicia.A la mañana siguiente llegaron a la puerta del colegio y se dieron cuenta de que cada día era unaaventura nueva.FinARELY GÓMEZ (6ºB)
  • “EL BAÚL DEL PASADO”Cuando era pequeño mi primo y yo solíamos jugar al fútbol. Un día estábamos jugandoun partido cuando la pelota se metió por accidente en una cueva muy oscura. Decidimosentonces ir a casa de la abuela a buscar una linterna para poder ir a buscarla. Volvimos a lacueva y entramos en ella. Al entrar mi primo de pronto cayó al suelo, había tropezado conalgo. Alumbramos con la linterna al suelo y descubrimos un baúl que estaba semienterrado.Miré a mi primo muy sorprendido y decidimos sacarlo de la cueva y abrirlo a ver quecontenía.Después de sacarlo lo llevamos corriendo a casa de mi abuela, ¡puf, cuantopesaba!.Cuando llegamos al sótano de casa de la abuela abrimos el baúl con una palanca, y¡SORPRESA!, estaba lleno de juguetes.No podíamos creer la suerte que teníamos, había un yoyó, un ajedrez, un trompo.Ese día lo pasamos jugando con todo lo que había en el baúl y nos divertimos muchísimo.FINADAY GONZÁLEZ BRAVO (6ºB)
  • “EL GRAN CONCURSO”Érase una vez Dadolotín, el dado; Elefantín, el elefante parlanchín; Tiroles, eltrompo regordón y Filín, el bolo sabelotodo.Como cada año, por primavera, se celebraba en su colegio el concurso de lasfrases ingeniosas. Aquél que creara la más ingeniosa u original se convertiríadurante ese curso en el ayudante de la biblioteca del cole. El tema a tratar era “laamistad”. Dadolotín y sus amigos estaban muy ilusionados porque este año al fin,podían participar y quizás alguno de ellos pudiese ganar. Sin embargo, se sentíanun poco desanimados ya que sólo podría haber un ganador y todos queríanllevarse el premio.Así empezó una competición en la que por primera vez sintieron envidia entreellos. Todos estaban dispuestos a prepararse muy bien para el concurso.Día tras día creaban frases nuevas y las guardaban en sus carpetas de lasque no se separaban pero tras haber escrito tantas, ninguna les convencía.En el tablón de anuncios del colegio ya estaba colgada toda la informaciónsobre el concurso. Dadolotín leía:-Antes del día 22…. Se entrega…en papel….para el día ¡23! ¡El día delconcurso!Fue corriendo a decírselo a sus amigos, y, todos se pusieron las pilas paratomar una decisión sobre la frase con la que participarían, porque ya estaban aviernes 19 y el plazo para entregarlo era el lunes 22.
  • Ese fin de semana trabajaron duro, crearon, leyeron y releyeron una y otra vez susfrases hasta que al fin, cada uno eligió una con la que participaría en el concurso. Peroaparte de trabajar también se divirtieron porque al final dejaron de un lado sus diferenciasy se lo tomaron como algo creativo, divertido,… Ya no había problemas entre ellos, nisentían envidia los unos de los otros porque Tiroles les había recordado que ganar no era loimportante, sino participar y pasárselo bien. De esta manera se acabaron sus discusiones.El lunes a primera hora, Dadolotín, Elefantín, Tiroles y Filín entregaron sus respectivasfrases a su profesora y ésta a su vez se las pasó a la directora que era la encargada junto conla bibliotecaria de elegir la frase ganadora de entre todos los participantes.Dadolotín y sus amigos estaban muy nerviosos, y a cada día que pasaba más nerviososse ponían. Ya sólo faltaban cuatro días. Fue complicado elegir una entre tantas y por eso lanoticia de la ganadora se hizo esperar. Los días habían pasado muy rápido y el gran día yahabía llegado Aunque todos estaban muy exaltados, se sentían muy orgullosos del trabajorealizado. Dadolotín, Elefantín, Tiroles y Filín estaban en clase de lengua y su profesora lesestaba explicando el sujeto y el predicado cuando, de repente, sonó la sirena para quetodos bajasen al patio. La clase de Dadolotín, fue la última en bajar y al llegar se dieroncuenta que había llegado el gran momento. Vieron que junto a la directora y labibliotecaria, estaban unos cuantos regalos y a su lado, un caballete cubierto con una tela.Los compañeros y compañeras se preguntaban que de quién sería la frase ganadora que sehallaba bajo la tela. La directora pidió silencio y pronunció su gran discurso acompañada dela bibliotecaria.
  • Todo pasó tan rápido que en un abrir y cerrar de ojos la directora ya habíaterminado de hablar y estaba destapando la frase ganadora. Elefantín fue el primeroen reconocer la frase de Dadolotín, y cuando éste se dio cuenta empezó a dar brincosde alegría. Dadolotín lo había conseguido y la directora le hizo entrega de un granlibro.Y ¿no quieren saber cuál fue la frase que ganó?Bueno, pues se las diré de todos modos, fue: El verdadero amigo es aquel que apesar de saber como eres te quiere.Sus amigos lo felicitaron y se sintieron muy orgullosos de él. Para celebrarlo fuerona su casa, compraron unas pizzas y pasaron la tarde de lo lindo charlando y riendo.Durante los siguientes días, Dadolotín participó como ayudante de la biblioteca enla organización de un taller en el que todos los alumnos/as debían hacer un cuento defantasía para elegir al mejor, hacer copias de él, venderlas y recaudar dinero para unabuena causa. Todos los amigos de Dadolotín se pusieron manos a la obra y despuésde tanto esfuerzo consiguieron vender cuatrocientos ejemplares.Además de ayudarle muchísimo en todo, consiguieron que un escritor famosofuese al colegio y les diera una charla sobre su último libro. Por si esto fuera poco,habían conseguido que incluyera el nombre del colegio en la dedicatoria de su libroque dentro de poco se vendería en las librerías. El centro decidió poner el libro en unlugar especial dentro de la biblioteca. Y como recompensa de lo bien que lo habíanhecho Elefantín, Tiroles y Filín la directora los nombró “Ayudantes Honoríficos” de labiblioteca.FINLOHANA MÉNDEZ HERNÁNDEZ (6ºB)
  • Había una vez dos hermanos llamados José Miguel y Rocío. Estos niños eran comomuchos otros, se pasaban el día jugando a las consolas. En el colegio, en vez de jugar en elrecreo con los demás niños, jugaban con ordenadores.Pero ya, eso de estar todo el día jugando con consolas, les resultaba aburrido. No sabían aqué jugar. Un día, José Miguel, Rocío y sus amigos, fueron a la biblioteca por primera vez enbusca de un libro para pasar el rato. A los niños les resultó muy extraño ver una gran marionetade muchos colores subida a una estantería. Pero no le dieron mucha importancia y siguieronbuscando libros. De repente, la marioneta cobró vida, a los niños les dio un susto de infarto.¿Qui … qui… quién eres?-preguntó extrañado José Miguel.-¡Soy Bibliocolorín, la mascota de la biblioteca!– exclamó Bibliocolorín – Sois losprimeros niños que entran en esta biblioteca desde hace años.-¿Los primeros niños desde hace años?... Eso es imposible, algún niño habrá entrado-afirmó Rocío.-Pues no, desde que se crearon las maquinitas, ningún niño se ha molestado en visitar labiblioteca.- dijo Bibliocolorín.-Seguro que has estado aburrido todo este tiempo sin nadie con quien hablar… igual quenosotros- comentó Rocío.-¿Vosotros aburridos? ¡Si sois niños, tenéis que divertiros!- exclamó Bibliocolorín.-Pero… es que no sabemos a qué jugar- dijo José Miguel.-Tomen- dijo Bibliocolorín mientras les daba un maletín-. -Con esto sabréis a qué jugar yno os aburriréis más-.-Pero…- dijo Rocío sin poder terminar, porque Bibliocolorín ya se había convertido enmarioneta otra vez.
  • Los niños no se atrevían a abrir ese misterioso maletín. Finalmente lo abrieron. De él,salieron miles de marionetas como Bibliocolorín, cada una servía para jugar a un juego deforma más divertida que la normal. Una de las marionetas se llamaba Dadoletín, con ella,podías jugar de forma más divertida al parchís y muchos juegos más.A partir de ese día, José Miguel, Rocío y sus amigos, salían al recreo a jugar con esemaletín que Bibliocolorín les había regalado, y, poco a poco, se fueron uniendo más niños. Y nohace falta decir, que Bibliocolorín y los niños se hicieron amigos íntimos. Los niños no sevolvieron a aburrir nunca más… Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.SHEILA LUNA GONZÁLEZ (6ºB)
  • “LA MUÑECA BAILARINA Y SU SECRETO”En un país muy lejano vivía el rey y su hija que era muy guapa. Su nombre era Julia era muyfeliz en palacio, tenía todo lo que quería. Su gran ilusión era tener una muñeca que bailara, yaque esa era su afición. Julia se pasaba horas en su habitación, bailando con sus zapatillas debailarina.El rey sabiendo, la ilusión que le hacía a la princesa, ofrecía una recompensa a la persona que letrajera la muñeca bailarina a su hija.Un campesino al enterarse de la noticia atravesó el bosque, en el camino se encontró con unaanciana a la que le contó lo qué quería conseguir.La anciana le dijo: “yo te ayudare, te ofrezco esta capa que al ponértela te vuelves invisible asípodrás viajar a los lugares que quieras.El campesino viajó por varios países hasta llegar, al país de los juguetes y allí entre todos losjuguetes estaba la muñeca bailarina de la princesa.La cogió y muy feliz se dirigió a palacio, al llegar pidió ver al rey para ofrecerle la muñeca, elrey le dio su recompensa.Llamó a su hija y le enseñó la muñeca, la princesa se emocionó al verla. Era una muñecapreciosa era rubia, ojos azules, vestido y zapatillas de bailarina. Estaba tan emocionada quesubió a su habitación para poner música, ponerse sus zapatillas de bailarina y comenzar a bailarcon su muñeca.Pero la princesa se llevó una gran sorpresa que no podía imaginarse y es que la muñeca alescuchar la música se convertía en humano y la enseñaba a bailar. Ese sería su gran secreto.Al final la princesa fue feliz con su muñeca a la que le puso el nombre de Flor.NOELIA MARTÍN CAMACHO (6ºB)
  • “LAURA Y SUS DESEOS”Había una vez una niña llamada Laura que fue a pasar las vacaciones de Navidad al pueblode sus abuelos. En este lugar había gente muy pobre y no tenían apenas nada que comer. Laura sepuso muy triste y les preguntó a sus abuelos de qué forma les podía ayudar.Un día fue al desván de la casa que estaba lleno de cajas de trastos antiguos, herramientasoxidadas, sacos de ropas, etc. Entre ellos, encontró un juego del parchís y un dado que alrozarlo se puso a brillar y a decir: - “Hola, me llamo Dadoletín y soy un dado mágico. Puedocumplir tres deseos”-.Laura asombrada pensó que podría pedir para ella, pero se acordó de la gente que había visto enel pueblo muy pobre y pensaba cómo les podría ayudar.- Pido por la gente que vi esta mañana, para que no les vuelva a faltar alimentos nunca más-.Al poco rato, se comenzó a oír una escandalera en la calle, se oía risas y música, Laura seasomó a la ventana y notó un cambio en el paisaje, se veía todo verde, como si la primavera sehubiera presentado de repente, los árboles lucían cargados de frutos, de la fuente de la plaza salíaun hermoso chorro de agua cristalina, y el sol volvía a calentar el aire.Laura llamó a su abuela y muy contenta le contó lo que pasaba, su abuela la tomó del brazopara salir juntas a la calle a compartir la alegría, y llegando a la puerta, su abuela se para y le dicesonriendo, -Laura, ¿qué tal lo has pasado jugando al parchís?-. -Muy bien abuela, me ha gustadomucho ayudar a toda esa gente me lo he pasado muy bien-.FINALBA GONZÁLEZ LÓPEZ 6B
  • “AMIGA DE TRAPO”Érase una vez, hace mucho tiempo, en una isla llamada Zamborondón, había mucha crisis yescasez de recursos.Una desafortunada familia, alejada de la ciudad no tenía dinero y se acercaba la navidad. Notenían nada para poner debajo del árbol hasta que dijeron: - Cariño, no tenemos nada paranuestra Tamara-. Dijo su padre preocupado. - Yo le haré una muñeca de trapo- dijo la madre.Pasó el tiempo y la madre cosió la muñeca para ponerla debajo del árbol .A la mañana siguienteTamara tenía ilusión por ver su regalo de Navidad. Al abrir el regalo dijo: - Gracias me encantaeste regalo, y más sabiendo que estamos en crisis-. Tamara se pasó todo el día jugando con ella.Cuando se fue a dormir la muñeca acumuló tanto amor que cobró vida y sin querer se tropezó ydespertó a Tamara. Ella dijo media dormida: - Oye no hagas tanto ruido y duérmete ya-. Sevolvió y dijo: - co… co… ¡cómo has podido hablar!-, dijo Tamara sorprendida y la muñeca lerespondió: - Gracias a ti y a tu amor por mi- respondió la muñeca como si nada y entonces dijoTamara: - Se lo puedo decir a mis padres-.La muñeca respondió que no porque si no se volvería aser normal otra vez al captar nuevo amor u afecto. Pasado el tiempo el padre encontró trabajo yella pudo ir a la escuela. Al día siguiente la profesora mandó a traer el juguete preferido de cadaniño o niña de la clase. Tamara llevó su muñeca sin consultárselo antes. Se le había olvidado elhechizo y se convirtió en un muñeco normal.FINMoraleja: vale más haber amado y perdido que no haber amado nuncaJOEL MARTÍN (6ºB)
  • “MI OSITO DE PELUCHE”Había una vez, en Navidad, un niño llamado Juan que esperaba su regalo con granemoción e ilusión. Pero no sabía que sus padres estaban pasando una crisis, en la cual, nopodían hacer gastos que no fueran los normales. Entonces sólo pudieron regalarle unjuguete que la mamá le hizo con sus manos, le puso todo el cariño, buscó una tela yconsiguió un osito grande y hermoso, el cual le regalaron pensando que no le gustaría.Juan se encariñó mucho con él y jugaba todos los días, tanto que se convirtió en sucompañero de sueños y nunca lo soltaba.Juan creció y entró al colegio. Un día su maestra pidió a todos sus alumnos quellevaran sus juguetes preferidos. Juan llevó a Flipo; era el nombre que le puso a su osito,pero los demás llevaron aviones, coches y se burlaron de él, porque decían que los“peluchitos” solo eran para los bebés. Este hecho hizo que Juan se pusiera triste y quellorara todas las noches, pero tuvo esperanza y ¡Flipo cobró vida!. Sus papás se dieron unbuen susto cuando vieron a Flipo saltando por los muebles pero Juan los tranquilizódiciéndoles que iba a ser su hermanito.Juan pasó a la secundaria y se olvidó de Flipo. Lo olvidaba por las tareas y por larelación con sus compañeros, creía que era más importante ser “popular” que pasar mástiempo con su familia.
  • Noche tras noche tenía pesadillas, hasta que tuvo la peor pesadilla de todas laspesadillas. Soñó que sus padres se mudaron de su casa y lo dejaban solo. Se despertó ybuscó por toda la casa hasta que encontró a Flipo en su ropero. Rápidamente Juan sacó aFlipo y le dijo: -“Sé que tú no me quieres por abandonarte pero ahora ayúdame que nopuedo dormir”-. Flipo aceptó y se durmió junto a él, susurrándole al oído: -“¡Juan, lafamilia es un regalo muy especial que te ha dado la vida!-”.Después de lo sucedido, Juan se unió otra vez a su familia. Ya no estaba consus amigos todo el día, así que un amigo decidió espiarlo para así saber porque los dejó ydescubrió que dormía con un osito. Rápidamente difundió la noticia por el colegio, pero aJuan no le importó mucho.Pasó a la universidad. No sabía a qué dedicarse, así que Flipo le hizo un testmuy raro y le aconsejó que fuera profesor.Fue muy feliz en su nuevo ambiente, así que se llevó a Flipo a la universidad ysiempre estuvieron unidos.FINCYNTHIA MORALES ARRÁEZ (6ºB)
  • 6ºC
  • CAPIÉrase una vez un niño que se llamaba Pablo y tenía unjuguete que se llamaba Capi.Se hizo mayor y ya no jugaba con él, entonces tiró el muñecopor la ventana. Y el muñeco lleno de tristeza se fuecaminando por la calle, se encontró con un perro y casi learranca el brazo. Una hora después lo encontró una chicaque le lleva a casa y le cose el brazo, a continuación lo llevaen el coche a una guardería y lo deja allí .Al rato vinieron unmontón de niños y jugaron con él, aunque lo trataban muymal.Un día una niña lo robó y se lo llevó a su casa, ella tenía unahermanita y le gustaban los muñecos, las dos jugaron con ély lo trataron bien y Capi fue feliz.FINDANIEL ROSALES (6ºC)
  • FIN