Práctica 16 (individual) ¿Se puede modificar una conducta?
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Práctica 16 (individual) ¿Se puede modificar una conducta?

on

  • 2,741 views

 

Statistics

Views

Total Views
2,741
Views on SlideShare
2,696
Embed Views
45

Actions

Likes
2
Downloads
112
Comments
0

2 Embeds 45

http://patriiei.blogspot.com.es 41
http://patriiei.blogspot.com 4

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Práctica 16 (individual) ¿Se puede modificar una conducta? Práctica 16 (individual) ¿Se puede modificar una conducta? Document Transcript

  • 1
  • Juan es una niño de 3 años que cuando llega al colegio llora, grita y pataleasistemáticamente por una excesiva "ansiedad por separación" de sus padres. ¿Sepuede modificar este comportamiento? ¿Cómo? describe pautas concretas deactuación para la modificación paulatina de esta conducta disruptiva. Consulta eldocumento "La conducta de los niños y sus problemas" 1. Pasos a seguir para modificar una conducta/comportamiento. Cuando un niño presenta comportamientos inadecuados en el aula, el profesorpuede adoptar una serie de medidas que nos ayudarán a hacer desaparecer esaconducta, y cuando no sea posible erradicarla al menos, a disminuir su aparición. Para ello, disponemos de algunas herramientas para afrontar y resolver, en parteeste tipo de problemas. Para utilizar técnicas de modificación de conducta, se requiereuna formación previa en su utilización. No pueden utilizarse sin una planificaciónprevia, una evaluación conductual que nos permita conocer los estímulos en cuyapresencia ocurre la conducta-problema. De lo contrario, corremos el riesgo dereforzar, sin darnos cuenta, conductas indeseables, que no hemos evaluadopreviamente. - Realizar la “evaluación conductual”. Es el primer paso para afrontar los problemas de comportamiento. En el ámbitoeducativo, se debe realizar en equipo: orientador, tutor y otros profesionales queintervengan con el niño, si es posible también con la madre, el padre y otros adultosque ejerzan funciones de cuidador fuera del horario escolar. Primero habría que definir la “conducta problema” en términos operativos, esdecir, utilizando términos que cualquier observador pueda interpretar de la mismaforma, cuantificando el problema para poder medirlo de forma objetiva. Ejemplo: “Cuando Juan llega al colegio acompañado por su madre, esta se va conmucha prisa y le deja antes de llegar a la fila donde le esperan los compañeros, sinapenas despedirse, el niño se queda mirando a la madre cómo se aleja sin decirle nada,cabizbajo. En la fila, de camino a clase, va llorando. Una vez en clase, la profesoraintenta que se calme, pero Juan tira la mochila al suelo, se mete con ella, grita, se tiraal suelo, llora y patalea”. Se trata de no hacer un juicio valorativo sobre el comportamiento de Juan, sinolimitarse a describir de la forma más objetiva posible las conductas que se observan,no solo en Juan, sino en todos los sujetos que intervienen en cada de comportamiento,y también los elementos ambientales, incluidos el lugar y el momento en el queaparece la conducta-problema. 2
  • - Decidir los aspectos que vamos a tratar de esa conducta. Una vez que hayamos definido correctamente, en términos operativos, laconducta-problema, el siguiente paso es cuantificar qué aspectos de esa conducta vana ser objeto de la intervención, para después comprobar si la intervención ha sidoefectiva o no. Algunos de los aspectos que pueden medirse son: - Producto de la conducta. - Frecuencia del comportamiento. - Duración de la conducta. - Observar los antecedentes y los consecuentes de la conducta. Una vez que hemos descrito de forma adecuada la conducta-problema, y hemosmedido la frecuencia y duración de esa conducta, el siguiente paso es observar ydescribir los antecedentes y consecuentes de esa conducta. • Antecedentes: son aquellos estímulos que se encuentran presentes cuandoaumenta la probabilidad de aparición de la conducta-problema; y también losestímulos discriminativos, aquellos cuya presencia disminuye esa probabilidad. Ejemplo: “Cuando la madre le da un beso antes de despedirse, y le dice adiós con lamano, Juan no tira las cosas ni grita; pone cara triste pero en unos pocos segundosentra contento a clase con todos sus compañeros”. • Consecuentes: son aquellas modificaciones que ocurren en el entorno del niñoinmediatamente después de la aparición de la conducta-problema. La descripciónprecisa y correcta de estas consecuencias es muy importante, porque nos permitiráidentificar cuáles son los “reforzadores” que están “operando” para aumentar lafrecuencia de la conducta problema. Ejemplo: “Cuando Juan está en el suelo pataleando, la profesora intenta que secalme, pero Juan tira la mochila al suelo, llora, grita y patalea”. - Establecimiento de la línea base: Cuando ya tenemos una descripción adecuada de la conducta-problema, y hemosregistrado durante un tiempo los datos de aparición de esa conducta, podremosestablecer la “línea base”, es decir, la frecuencia de aparición, duración yconsecuencias de la conducta-problema. Esto nos permitirá establecer un objetivorealista y medible de la intervención. Muchas veces no será posible marcarse comoobjetivo la desaparición radical de la conducta problema, pero sí la disminuciónprogresiva de su frecuencia, de su duración o de su gravedad, en término de dañosproducidos a otros, así mismo, o a objetos del entorno. Para comprobar si la intervención tiene éxito, a partir de la línea base, esnecesario continuar midiendo y registrando los datos de la conducta-problema, deforma continua o cada cierto tiempo, durante la intervención, y una vez finalizada,para comprobar sus efectos, y si son o no permanentes (generalización o extinción delreforzamiento positivo). 3
  • Para establecer un método de medición tendremos que analizar correctamente los medios con los que contamos para hacer esa medición. No sirve un programa perfectamente diseñado, si después no se puede llevar a cabo. Es necesario utilizar registros fáciles de cumplimentar: fichas de registro. Ejemplo:FECHA LUGAR HORA ANTECEDENTE CONDUCTA CONSECUENTE El niño va de la Puerta del 1 8:45 mano con su Ninguna El niño está tranquilo colegio madre El niño se opone a entrar Patio del La madre se va sin 2 8:50 Llanto con sus compañeros colegio apenas despedirse tranquilamente La profesora Llanto, El niño se pone aún más 3 Aula 9:00 intenta que se Pataleo, nervioso calme Gritos 4 ..... ..... ..... ..... ..... - Elegir la técnica adecuada para enfrentarnos a la conducta. Para obtener el objetivo de eliminar o reducir la frecuencia de conductas- problema, existen técnicas muy diversas. En cada caso, es necesario elegir la técnica más adecuada teniendo en cuenta todos los elementos de la evaluación conductual: características de la conducta-problema en términos de tipo de conducta (motriz, verbal…), gravedad de las consecuencias (llanto, insulto, agresión…), características del niño, de las personas que interactúan con él (padres, maestros, compañeros…), medios con los que contamos para llevar a cabo la intervención, etc. Es necesario planificar las intervenciones de forma conjunta entre varios profesionales, y formarnos en técnicas de modificación de conducta, para poder utilizarlas sin riesgos para el niño o para sus compañeros. Algunos ejemplos de las técnicas más utilizadas en el ámbito escolar, con niños de educación infantil y primaria: • Técnicas de extinción: consisten en eliminar los reforzadores contingentes o consecuentes, a la conducta-problema. Son adecuadas cuando las conductas son fácilmente identificables, su aparición es reciente en el tiempo (no tienen una larga historia de reforzamientos), y podemos modificar de forma adecuada el entorno del niño. La más utilizada es la “retirada de atención”: consiste en retirar al niño el reforzamiento. Es decir, si el niño para conseguir algo se pone a llorar, y siempre que lo hace, nosotros le damos lo que pide, deberíamos dejar de prestarle atención cada vez que se pille una rabieta, de modo que la persona que antes le reforzaba dicha conducta ahora haga como si no existiese. Así, el niño poco a poco dejará de recibir el refuerzo de la conducta, y con ello disminuirá la probabilidad de que aparezca de nuevo. Esta técnica no es adecuada en presencia de conductas altamente disruptivas, o peligrosas, como las conductas de auto-estimulación, o de auto-agresión en niños con discapacidad intelectual grave, o conductas violentas. 4
  • • Reforzamiento diferencial: consiste en reforzar la aparición de conductasdiferentes a la conducta-problema. Se utilizan cuando no es posible, o no es efectivo,marcarse el objetivo de la extinción directa de esa conducta. Existen diferentestécnicas que responden a este objetivo: * Reforzamiento Diferencial de Otras conductas (RDO): consiste en reforzar otrasconductas, con el propósito de que la conducta-problema no aparezca durante untiempo determinado. Es importante elegir el tiempo y el reforzador adecuado paracada caso. Si pedimos un esfuerzo demasiado costoso, o demasiado fácil, o el refuerzono es suficientemente atractivo, o no podemos mantenerlo durante mucho tiempo, latécnica fracasará. * Reforzamiento de Conductas Incompatibles (RDI): consiste en reforzar unaconducta cuya aparición es incompatible con la conducta-problema. También esnecesario encontrar el reforzador (la conducta incompatible) más adecuado para cadacaso. * Reforzamiento Diferencial de Tasas Bajas (RDTB). A veces, el problema no estáen la naturaleza de la conducta del niño, sino en que su aparición es excesivamentefrecuente. En estos casos puede dar resultado un refuerzo cuando el niño alcanza la“tasa máxima” de respuesta que se considera adecuada, adaptada a la situación, con elobjetivo de que la conducta no vuelva a presentarse durante un tiempo. Una de lastécnicas más utilizadas de este tipo es: El “tiempo fuera” o “time out”: consiste en impedir que el niño tenga oportunidadde repetir la conducta problemática, apartándole, durante un tiempo limitado, de lainteracción con otros niños. Muchos maestros en educación infantil utilizan el llamado“rincón de pensar”: lugar de la clase donde se envía al niño que molesta de formareiterada, para que “recapacite” sobre lo que está haciendo. No hay que confundir estas técnicas con los “castigos”. Los castigos no debenutilizarse, salvo que hayan fracasado otro tipo de técnicas. Su utilización no suele serefectiva, y sí puede provocar la aparición de otras conductas, más disruptivas que lasque pretendíamos extinguir. Cuando es imprescindible, debe ir acompañado delreforzamiento de otras conductas alternativas. Como alternativa al castigo podemosusar el “costo de respuesta”, que consiste en retirar un reforzador positivo, comoconsecuencia de la aparición de la conducta problema. • Técnicas de organización de contingencia: consiste en planificar lasconsecuencias que tendrá la conducta de los niños, con el propósito de aumentar latasa de respuestas positivas, y disminuir la de las conductas molestas o disruptivas. * La Economía de Fichas (+ utilizada): consiste en proporcionar al niño un métodopara que él mismo controle la aparición de las respuestas problemáticas, y se esfuercepara eliminarlas 5
  • Las fichas son reforzadores secundarios, símbolos que representan el reforzadorprimario, y que se presentan al niño de forma contingente a la conducta que se esperade él, demorando la recompensa que el niño espera conseguir. Esta técnica requiereque el niño comprenda la relación o la representación del reforzador por la ficha. * Contrato de conducta (utilizada con niños que tienen la edad y capacidadsuficiente para comprender y cumplir las consignas que implica): un documento escritoen el que el profesor y el alumno se comprometen ambos a cumplir determinadoacuerdo. Deben formularse en términos comprensibles para el niño, deben incluirobjetivos o conductas que pueda alcanzar sin excesiva dificultad, y su incumplimientono debe suponer un castigo para el niño, ya que podríamos reforzar indirectamenteconductas problemáticas. * El Moldeado de Conducta: consiste en descomponer un comportamiento queesperamos instaurar en conductas más sencillas, y reforzarlas por separado, una a una,hasta conseguir instaurar el ciclo completo. Consiste en ofrecer al niño un modelo de comportamiento, para que el niño loimite (método de “aprendizaje por observación” o aprendizaje social de Bandura). 2. Webgrafía. http://trinidadbonet.com/index.php?option=com_content&view=article&id=24&Itemid=16 6